Está en la página 1de 42
[ENTE LA UNIDAD YLA PLURALIOAD, PARTIDO Y FACCION EN ISEXOAMERICA, 1770-1870"! (Cstcbat Ajovin de Locoda Alec Loaya Pere ssmoouccon fel sglo mc hay una tenién entre una concepelén untara de is polica y otra de indole mis bien pluralist. En un inc, letra peliica iberoomercan etabe fuertemenle taza en le bisqueda dea id yen ele hay ura vin del pueblo concebio en 30s tennis. Desde este glo, se cbnsidsa que lo interes son parte de aida privada de os niduos erras que, pore conta essa poltco debe {pear interés nacena. como es notoro, era esta cencepcin entre raconal es algo diferente que el de bs ndduos. Crforme se da a Sparicin de organraciones police ormalac, su erentamventa y apertura pole, sumanta con el ance dal so et Sass por comprenc la pltca como compucsta de ina pluraidad de actores cotton que oxpresin datirtar frm de pansar ode moginat sue teresa En ete sentido la ‘oboracin del concepo de partido va cambiardo:beco que no es propio clo el mundo iberamercaro, sie tmbén de varios paises del Europa Contneniay de fs stados Unidos, que se va gestardo aproxinadainerte a meds del sigh ma. con la excepcc Jenga, que constitu un “ace termprana de concebit i stem pif ce gobierney opasicgn a fs: del siglo al La alacén aire amb formas de magia la pica ‘alba tranida de ua tercién que adquirfaen ocasones ristes de durezay angus. En e=te sonido interecarte saber ue a fries del siglo at nthos pensadores pelicas euopeos consteron la aparcién de ts partes comno un indador dela decackca del sistema represestatho. Para ‘muchos de els, fs paris rompian a unitad del pas a autonomta del iputaco desapareca a costa dl crecente premio de os aris. a |rupeion del partes ens nocena pic sa traci, en dina, one detltamiento de un mela ce hacer pli que tenia acento lot notables, Ulzarco la heetariontar metodoligcas de RethartKocllck, el horzorte de expectatva del concepto estaria vnc alos diferentes ‘pos de cltura paltica, que ston ene un eterna que acertala unidady oo gue pone el peso ela luraidod extrema. Con la iupedn del gobierno representivo,republeana 0 monsiquico cersttuconal aprecer les grupes paificos come pate de by desea alc yasea de manera founa ofr. Es se converte en ares stro depres orden en os cases se defen y exes scons pelle. La politica mesma en general es incemprersibe in pugnas entre grupos de Inler. Sin embargo, ro es Fc met el valor que la respectas Drganiraciones polis han teride stOicamerte. Han Sd considera oe area ere: dese urs presen neta dela pica qe OeSTUye a lnc del pueblo hasta como un cmponent fundamertal dea poBica, ons quc el partido de gobierno represent a mayora ental mia la ‘poss. Entre aminosexremos e tia ura varia de larercuros qu ussimente on les que prevlecer. Como es cb, en ol tarceurso del tempo, ha hab veraciones respecto de cémo ae percben estes gupes uw ogarizasones poftcas Para comprender las mutaconesseméntcesde patie yfacin se dae cbserverbojo cut theese anal polea {los tenpes del Antiguo Régie, ks prises, en su sent polio, esiaban creurscites al nando dela cre, de as rentiles buroteas y aemats lerminn seria para desigar alos srgsdores de un lero de un corto de eas. én el mismo psn fcc ea usa para deste {belenes. A parte de ax eis de fa Morsrquia expat, rica con a invas6n epolerica a I pernulaibaea, ce aloe a ransormacon cel ‘ocabulaio peltic, en gran meds de a mano de l= cambiar operados er l lrggme conetuciora y el binomia partido fccén apareco como un ‘ements fardanenta del muro pltico tlinee de ese legue se vine por tanto, rtensorent co les debates corwtitudonales de a Coraition dle Citic de 1812 en Certroaméica, Cub, México, Peri Chile, s Gran Colombia y, con mest fuerza, por un furs deserolo auténcmo, en eo dela Pa yen a actual epitics del Uruguay. En cambio, en ico so portugues resllaron clave los debates constkucoaks de la deca de 1820 cs conficts poltcos de orden tevotudonai, la nica patlarentari las deciones, as com el surginevo dela nein de sober anfa popula, Seg is cal el pueblo es € soberanafrentan& uso constate Ge partaccn ydnen su serido posto onegatwo Esta dup ed vada a core se deneribe ests pucblo sabersno sls wakyarioncie su comportsrnerta LA VECTACEN Ge PETE, COND VEFENIOS, SENIVE RES ARNRAR ENDACANS UR PATE GEt COC CNC EVENMISIRETIE, ETO NO MECESANAINESES, SRERAERIS ‘a vida del conjunto. Faccién, en cambio, siempre acocié su significado a la parte del todo zacal que atentaba contra el orden legtime, del grupo que no ‘busca el ben de la nacion, sino el suyo propio. A grandes rasgos, dependiendo de la estatilidad o inestablidad poitica de cada pals, puede afirmarse que fn Las primera décaras del siglo se hay ura valoracién de partido mis negativa que positva, aunque kiego su imagen majara y pasa atener un nun rol ‘epresentativa, Sin embargo, partido conserva slermpre una veleracién amilgua, aunque ya daramente dstirta a facc6n en la medida en que hace alusion {una nueva reatdad poltcael «partido politicos como institucién. Con todo, as transformaciones del concepto no implicaron un abvido de su tersién con lanociin de unidad, acumen ne aunnan Hay dos variables principales de naturaleza ideolégica que explican la culura de la uniiad que hermes mensionad. Una primera es el egado de las -monarqutasIbéricas,y la segunda es ol enguaje cel corstituciorasmo continertal europeo. 1. legato de fa monarqura. En el tempo previo a las Cortes de Cad, la Monarqula hispirica, plural en su constitucién socal, se sustertaba en un conjunto de sentimlertos y vinculos hacia el rey y la religién. La figura de! monarca es la que creales sentimientas fliales con los vasalos. La monarquia es concebida en términos de ‘una suerte de feria grande. De all que es primordial honar al padre, es det, el tey. Asimisen, se cance la morarquia como una comunidad catSlea en la que sus miembros se encuentran unides por vinculos sagrads y atermporales, por un bautismo en la fe en un inico Dips. En ese sentido, a defensa dela undad implicaba no romper con lo ya corstituido, que c= una unidad natural, igada de manera particdar al leltad al monarca y ala iglesia. E= gor ello que la unidad Se debe preservar y no creat. Es la leatad al padre, el rey, y ala verdad revelada, a gests. Como parte de esta idea de comunidad hay ‘una idea dl bien cormin que se refer al fin moral del gobierno, 2 sus ebjetvos y limites ante la necesidad de mantener un orden socal arménico que ‘busque el benefcio del epdbics y no de intereses partcularesPI. Cuando la figura del rey sea desplazada en los patses que asumen la forma de goblet ‘epubicara, la religion catdlica no perder fuerza como parte de la idea de comuridady, frente alas divsiones étnicas, culturalesy sociales que aquejaban 2 os pases beroamericanos, fomentando la discordia, se convertrS en un referente moral y cultural dela ideniidad nacional y, por lo rismo, en garante de la cohesion socialy del orden politico. 2 Ellenguajeconsbtuconal, 1 lengua consttucioral de nicios dal siglo también se sustentba en gran medida en una cura dela unida, partendo de ura concencon de noc compussta por individu. En teor, laren entre el Etedo yc ido dea ser drectay no medina por corporacionesenla pita, era ‘eda por sus representantes, De acuerdo 2 este lenge. la vountad generale sluenclarousseaunlana) deba expresarse en la policy, ente a ta lactterecesparcadare ran dato. La uni ctl Unedada leony ala Ubrtar, que ea ca extadacer crear. En ee crdin, Sg at ‘Comntituciones, la opinién publicay, finalmente, el parlamento son instarcias de deliberacién que establecen el interés general. Ademds de estos aspectos ideoligicos hay otros dos, conectados ertre si, relatives al contexto politico: la inestabilidad y el autoritarismo de los ‘regimenes. En términos generaes, la guerra y la corfictvidad paitca, que debilitan o panen en riesgo a las gobieros, generan desde la socedad la axpiraciin por restablecer la unidad. En esta Stuacién, un gebiemo autoritaro, para martener su estatildad, tionde a anular 0 limitar la competencia ppolticay, poo misino, no permite espacio ots grupos acussndolos de feccioses y apelande ala unidad. HED VFACCION HAD LA MOMAROLIAY CRBS Las entradas de partido son muy sirilares en los diccionarios de la Real Academia Espatila (RAE) entre les afios de 1780 y 1884. No aparece una definicién nucva, Partido se define como un grupo humane que ze vincula en torno a un interés wu opinién con el fin de hacerlo provalecer. En general, Sigifica ediisiom, aunque es importante recalcar que las definiciones de partido no arrastran una carga negatia Estan vincuiadas a una concepaion de: Sociedad diisble en partes, al igual que las demés cosas, sin que allo arse necesariamente una apreciacion negativa Al contrat se considera que el “tomer partido» > parte de la vida. En las entradas de las ciccionarios, partido ne implica el romper la unidad del sistema politica; al menos, las definiciones no parecen descrbilo asi. Vamos el diccionario de la RAE de 1780. Partido tiene ciez entradas, de las cuales cinco son de interés para el [presenta trabajo: 1Parcaidad, o coligacicn entre los que siguen una misma opinién, 0 intereses. Facto, partes, 2«Ampato, favor, © proteccién particular de muchos; y as se dice: fulano Uene partido para el logo de tal pretension. Suffagiumns, 3-eEn e! juego se lana al conjunt, o agyegadio de. varios que entran en &: como compafiers, conira otros tantos. Certatores in iudo singul in singuos, soi in ludov; 4c conjunto, o segregado de personas, ‘que sguen y defienden una misma sertenda, opinién, © dogma. Sect, nostrates;5.-Irterés, 0 razén de propia canvenienca;y ase dice: defender su partdo. Pares suaes. O06 el caso de faci: Este término, que también implica dvsién, rompe el orden pablo. Es definide muchas veces con una fuerte carga negativa y, de hecho, no hay posicién de neutraldad en las definciones de la Real Academia. Vearnos las entradas del dicciorario de la RAE de 1780 que nos interesan:1.-«Acometimento de soldadas, 0 ejecucién de alguna empresa militar, para ganar gloria y honra contra los enemigos. Facinuss;2.- interezare en este purto el caso de Chile. Como meneiora Sol Serrano, e! Partido Conservador ‘surg a mediados de la década de 1850 tas la separacion de un grupo regalista del partido pelucén, identifcéndose como catdicoy con une estreca aunque no dependiente- relacién con Ia jerarquia dela iglesia catlica, En tal sentido, su grupo parlamentaro, en una carta conjunta al Papa Leén Xllen 1878, se definia como «un gran partido caya bandera fue siempre la Religén y Patria y que tiene corro principio fundamental de su programa, la defensa y propsgaciin de las docttinas y obras catlicassP4) En 1871, en ol primer némero del semanario colombiano Los prircipiox politicos eliginsos de Popayn, diigo por Sergio Arboleda intelectual del Partido Conservader colomibiaro, se armaba que ¢!xpartido liberal no podria establece: una wrerdadera ‘desnocrada» tampoco una erepéblica estable» mientras sus dirgentes sostuviesen que la igesia y el crstanisino eran contrarios a la libertad, le democraca y e! progreso. Blo porque Ia iglesia, continuaba el artculo, era la nica «replica verdaderay;y Jess y sus apéstoles formaron la primera ‘Sociedad Democrats del mundol), De esta forma, el Partido Conservador afrmaba la funcién politica de la religion catélica, usando & lenguaje democratico y apelando ala legitena representacién de ls intereses: del pueblo catblico por medio de un partido. Ello es lao en Ia fundamentacién ee Miguel Antenio Caro da a la fundacin del Partido Catélico colombiano en 1871. Segini Caro, «el paride catSlco es el corjunto de catdlces que trabajan [por restaurar en el orden cil los prircipis cristianos, [es la misiin de operarlos disputada ante los gobiernos por la igesia a fin de convestles del liberalisro ala nia catia [esa iglesia mitante en el orden socal poicos! Los parties politicos iban dejando de ser organizaciones limadas a las eampafias electorates para tranefortarse paulatinamente en institudones eon fap nds duraderas Enel fo de 1878 e! Partido Gil peruano sobvevve a su Ider asesinado y mantiene una estructura partidarlaacional que inegre _miemixos de! parlamentoy de su Grectvary en Chile, el Partido Conservador reaiz6 su primera Convencion Nacional, reurnendo a delegadios de todo el territrio cilenol37. Este modelo, es claro, también fue adoptado por otros paises, con no pocos contratiermpcs debido a sus particulares contextos polices. La compieja historia poltica de Espata y Cuba puede ayudar a comprencer este proceso debido a qe durante varies afios ambos pases ;pasaron de tener un gobierro representatiw a otro que no [0 ra. Esto constituye una gran eferercia con les paises del continents americane, que fueron ‘en Su Conjunto tegidos bajo les princpios del gobierno representativ, fuera éste tepublicano © mondrquico consttucional (Brasil entie 1824 y 1888, y ‘México algunes pocos afios en las décadas de 1820 y 1860). Veamos primero el caso de Cuba y, después, el de Espafia. Las «leyes especiales» dadas a Cuba en 1837 alejaron a fa isla de la dinamica electoral y, en general, de cualquier tipo de participacién politica inattaonal barat en derechos corsitedonale4, La reposted prtipar en el embarserdo da loc represertantar abtociG el dasrrale do tna concep de a policaartiadeda en torma al non paride fact Como sotione Gloria Garcia Radhiguer, ol estatu ctorgedo a Cuba on sa sleyesespecate> converte aa bla en una suerte ce colonia abr que esperar al nal deta primera gucrra de independenca cuban (1866-1878) para {que aparezcan los pars poltias con una estructura concebia orgénicamente: el Partdo Liberal Autonomsta y el Partido Unidn Consttucional, {undadosen 1878 Amos se organiza cen una jurta central yuna representacén cue busta ocupar todo el tert inslar con un regio de afiades (Garcia Rods guerafrma qual Partido Lira Aonomista ho un tomo mas raided y an cxf por duagar aus plarioareontna. La aporcn do ambos partes fe posible por el cambio del ordenamnertojurcicoespafiol que permiiala libertad de asocaiony la aparicn dela gura pico Drofesional. fines de sigo x es Cara en Cuba la mportanca del corcepto de patio. Pasando a oto cna conun dessrroko police partie, en Espa nine 1835 y 1949 ia percep de una pobica compart por partidos sures notableerte arte de este desarrolo semantic se deblé a un dob confcto que Se produ a dos nveles y con ruy efeente interior un lad, ‘una sangyenta guerra cil entre los defensores del absolut y sus oponeniesliberales por ore, un enfrentamiento pacfco entre los prosresitas moderados, ambos adversarios pertenecientes al bando liberal. Este cruce de pugnas gener6 la necesidad de deslindar dos tipos de lucha politica: la tain olga ela qu no ler Enel primar seri en el perce Lin tad por Femndea Teer, a deiree an 13 a acha yaldebeta entre partidos como algo io necsariamente negatho. Elimite del debate era que no raspasase mercado por la ly. La observed de la legblacon era el lite ce la tolerancia hacia los partidos. As, ls defenses del radccnalmo, los caistas (que se habianalrado en armas contra el sistem ler), asaban a revestre de ls caracterstcasnegatvasasoredss a a vor facién en tanto que para las tendencisliberales se reserva el us del tring paride Extn precano le depuracn del eorcopto de partido progress de ona caterida hasta qu Gramart, durante la clan ce 1268 doa 4de personal juridca a los partidos. La Carattucion cxpenota de 1869 consigy® ast cl derecho de asociscién que preparé el tere para ‘exposim plurbartesta que avo ligr en los aos dellamaco Sexenio revoliclonaro (1868-1874) No obstante, apart de 874 selmi el margen ce accién de los partie, buscando imtar el sistema biparistaingés. Los partidos, segtin expuso Cénovas en 187 se convitieron en sasociaciones -construidas con el objeto de sostener al régimen a partir de la admisién de una férrea legalidad comin sobre la que no cabia transacciérol331_ Sin ‘mbargo, como deseribe Ferner Torres, ol concaptocentinus sind perdtco por certoxsecores de moda negative, ambiguedic valrativa que e= ‘aradertties de dicho eomoxpio. tion pra ta cata da 1870 na Lge pli apart pic ya dart tr rata commplja ry cfarente fein, lot combats por conesbir un sistema de partidos como ago legtimo o ne, contingan pode armarse que inekio hasta el preset. Strata en eid dea debate en tomo as modslidades de expresin del spuedio soberano-y ya nolos «oustios-y sobre su legtma representacdn politica. Yate esa ism dad, or ejemplo, el incpiente movimento obrero espafolrechazatala idea de partic poco como representarte de sus itereses e introdacialacuesion de chase, proporcianando un new refeentepostico. una idertidad pacar deiida pos liga en la eccnorria y enla sociedad Fst cai en os ‘debates poltcos pond’ de nuevo en cuestinia valde de los partides pobleos en el igo 2c -REFLEXIONES FINALES: Partidovfaccin, como s2 ha rencionado, slo adquiete importance como par conceptual con el desarrolo del gobierno representatvo, en su dable version, repubicana o mondrquico- consituciona. Tiene coma punto de partic la crisis dindstica del aio 1808 y les posteriores ensayes corstituconaies ‘en Ibercamérica, que fundaron gobiernos represertatives. Esa partr de esta forrra de gobierno que el concepto de partido se vuehe mis derso. En este ‘periodo se aftaden nuevos signficados, que aparecen enimarcados por la centraidad, antes desconocds, de! termina. Los actores nist6ricos desarrollan tiferentes formes de opropiacién del concept, que estén entrelaradas con laa dindrmicas de la potica. Partidoffaccién aparece come un modo de Jmaginar el cuerpo poltica cegiin ol cual éste se haya compuesto por varias partes que pugnan por el poder. La lucha poltica propia dal gobierno ‘epresentativo genera que haya diferentes grupos poltices, go impensable en el contexto de ia monarquta del Antiguo Regimen, Bao este esquera, 1a ‘crisis dela Corona espavioa,iriciada en 1808, converte partidoffacciin en parte del vocabuleriopoltico esencal trabajo de JA. W. Gunn Focians no more narra cémo surge en Inglaterra una vision posttva de los paridos.y muestra como algo propio del sistema ‘parlamentaro la existencia de un partido de gobicrne y otro de oparicién a fines de! siglo vm, Podriamas infer de lo algunes puntos. El ms abo es la pPatticularidad britinica frente a la Europa continental « tberoaméica, consistente en la temprana aceptacién de los partidos y de la nocién _gobierno/oposicion, que coma es sabido lienen en el caso ingés una larga historia electoral y patlamentata. Para el caso iveroarericano, este tipo de Corganizaciones (cubes electoral, partidos y asoxiacones policas) s6lo es aceptado de manera més o menos resignada 6 ertusasta a mediados del siglo ac En cambio, el juego politica gnbiemno opesciin no est’ muy presente. Muchas veces los actores histricesimaginan que la pluralidad de partidos debe ‘erminar al final de les eleccicnes, al estilo de las propuesias fusionistas, que se manfiestan eri Uruguay y otros paises. Tras estas manvfestaciones se ‘evan dudas acerca de les bondades dele qu les poltslogos lamar un sistema de partidos. ‘serio se nota otra gran dferenca entre Inglaterra y la Europa continental e beroamérica. Enel mundo anglosajén ~nglatera y Estados Unidos, ‘po hay un miedo 0 un desdén hada los ntereses particulares o de grupos. Estos ser consterades como pare consitutva de la sociedad, como mathos iustrados esceceses entre otros, exicaren. Ak cultura politica ibereamericana, en cambo, con un fuerte catz catdio, lees fell maginar-y ain ms ‘aceplar- una poitca o una sociedad compuesta por intereses egoistas tos son peribidas con descenfarva, como una fuerza distuptva y dsgregadora ‘que amenavs la unidad poltica. Ho ere8 difcaltades para imaginar le plitca cn términes plurlistas ‘A wavs de los confictes politicos, esta cuitura de la unidad Se vio confiontada con una sociedad cambiarte, desalada por nuevas formes de hacer & ‘maginar la poitica. En tal sertido, ls unidad se resquebraja en varies puntos: 1-La uniad catéiea fue puesta en cuestiSn en favor de la inmigracisn ‘ocrarjera protestante: 2-Fl lenge corstitucional untano asumido por el Estado no cubre las expectatvas particulares de la sociedad en tanto se ‘consier6 que aque tenia un rol poftico eminertemente pasivo (jarante de derechos y del orden) y no activo (planes y proyectos), fhakrente, 3-La proleracién de azociacones chiles con objetivo ¢ intereses dversos permiié que ol interés: fuera ms areplable en tanto no se baraba exclusvamente ‘enelindvcun, sno en una comunidad deirtereses. En este escerao la idea de partido poltco acquier un ro! fundamental en a pili como instancia ‘epresentatvay agente del eprogresc». No quiséramos cerrar este articulo dando la impresién de cue una concepcon plurlista de la politica emerg6 por los afios de 1870. dejando defintivamerte la noxién de undad, que en mucho tiene une mayor fuerza de convocatera. Lo que se propene née ben es mostrar que ls tersiin ‘unidad/pluraidad es parte fundamental del lenguaje de La democracia instaurado a pattdel siglo wu por ls lamadas «revoUiones alsnticacs desritas ‘or Robest Palmer Frangois Xaver Guerra incuy6 con acetal mundo hisianoarericann como parte de cicho proceso histricn de cambio rica ‘el lenge de las prdcticas polticas en el lamado mundo atic, pero en clave hispana, con una fuerte raigambre catblcal™. La vansforacidn de la ‘altura pelea no implica el abandero de una concepcién unitaria en favor de una pluralist, sno un cambio de rolaiones entre una y otra Commo eseribe Pierre Rosavallon, durante los momentos de: una fueste concepcin a favor de [a unidad en Francia a fines del sigo xt inicios del wx, ta dirsimica Merve Rosaveron, Curante [0s momentos G2 Una TMEE CONCEPCON & tavor Ce i Wdad en Francia 2 Shes Cel SHO Ame NECOS Cem, B Chena pparlamentara, y la expresi6n de los intereses plurales presentes en la sociedad comprometian esa unidad o, para utlizar el vocabulario de Jean Jacques, Rousseau, la voluntad general. Por otra parte, el surgirierto de las orgarizaciones polticas no elminé la ansiedad por fundar un mundo basado en ka Lnidad, que dejase de lado los intereses individusles o grupales. La tensién entre unidady pluralidad persiste hasta nuestros dias y es parte constituyente de la democracia. U1 Presenic articulo ha recogian las apartes sobre partcio facacn entre 1710 y leit Oc fos siguientes investigadares: l0ra Gara Soar |BuC? (Lupa), MO Coser (Brasil). Sonia Alda Majias y Chrstorhe Belubre (Certroamérical, Rodrigo. Maycren (Chie). us Fenn Terres (Espa) Nfredo Ada (Nueva EspaftayMéxico}, Cistébal Ajovin de Lozada (Por), Rui Rames (Portugal) Maia Tereza Calderén y Carlos Vilamizar Duarte (Nueva Granada/Colombi}, Nora SoUto (Rb dela Pata/hrgentinay, Gerardo Caciano (Bartle OrentaLUiuguay)y Véronique Hébrard (Venere). 1 Giovanni Sas, Paris y stoma de pontdos Marca para un andi Madrid, Anza Fito, 1962, pp. 1758: } A.W. Gun, Fetions No Mere Andes to Partyin Government 8 Gppesiton in Lightcenth Century England, Londres, Frank Cass, 1572, Fp. 1 30. 12) Bernard Maw. Princes du gouremerent fepréert. Par. Calman Léy. 1995, 9p. 248.250 fois traducén a casa, Los principio del gobierno representtio, Mackie, Niza, 2006) [5] Antony Bia £l persamiento police en Europa, 1250-1450, Came. Cambridge University Press 1986, pp. 3642. [Luts Festa Tows, 6 concept de pari. su evlucin semdnica (1780-1868), Tests doctorat Universidad del Pafs Vasco, 2011, pp. 63.89. [5] estan de la junta Suprema de Venezucla cn el glerioso cia 18 de abide 1810. Acta de ayuntamiorto de Caracas, on Pocko Geass y Horacio ree Decco, emsarnieno police de fs enareipaiéa verezolau, Caracas, Bibiowea Ayacuxhe, 1988, p62. [6] Proceso seauido al Teniente Corone! on Tors Feuroa yofraspiezas referents al matin ccurido on Santiago cl 1 * do abil de 1811. on Colecién de itzoviadoes ide documentos relatives ala indegendenca de hie, tomo Xi, Santiago de Chile, mprenta Cervantes, 1911, 325. (7) Luis Femur Tons, concerto de arid, pp. €3 89. [6] «Nocucén det congrese federal de Venezuela a presenta a os pucblesla Consttucon de 161», en Ges yBrcco, Petsumient poco, pp. 193195. (6) Féima Si y Neb Fann «Entre vijos y nuevas sentiles:epuebie y «pueblos» on ol mundo Ibersamericano entre 1750 y 1850q en Javier Frandnnez Sewerun (dr, Dieconario poitico y social del mundo iberoameriane. La era de las revoucones 1750-1850, Madrid, Fundacibn Carolina SECC CEPC, 2009, pp. 11321133, {10} Crist6bal Ayovioe Lacan. Cauilesyconstituiones, Peni: 1821-1845, Lima, RAFCE, 2000, ap. 6. [11] € Repubicono, 201 1823, Arequipa. [12] etncomienda a revlucin, La Miceldnea 523 [30 1832), Lima. [13] El president de la renibicaa ios pueblos, en Consitucin de fa Replica de Chil juroda ypromuigads el 25 de mayo cd 1823, Santiago de Chile, Imprenta dela Opinién, 1833, ir. (14) Aa Republica, Faro 1025 11843) Lima. [15] Florentino Ganchtz, Ecrtospolias jerticosyecondmices, Bogota Insitute Colombiana de Cultura, 1981, p. 35. 1G) Diario cle Secianes: 1498-1821 0 1284 7] ET Conacimiento de! caso Ingirs ¥ de ia Mosola que to sustenta parece, en termncs generaics, maber tenico poca miuencia real en la powtica iberoamericana. Se nota cirtainfluencia del munco arelosalén, que acepta cl ral de les intereses en | mundo poltica, aunque la letura poltica abarcaba sin ‘duda autores dal contnente europe (franceses,itaanes, alemanes y e=pafoles) Para ol cazo e=pafiol de incios del siglo my, hay escasas referencias a los parties, situscién que debe repetire en ctros Contexzos. Como lb adverte Luis Fetnndez Torres, cl sistena inglés, muchas veces poco comprendido por la inluencia de Locke, «se insertaba en la doctrina de la monarquia mia y equilbrada. Es deci, constitucén formal se impuso a a consitucin real A través de Bolingbroke. Montesquieu. Blackstone y De Lolme esa interpretaciin legé a Espafia. No es sorprendente que apenas haya reflexiones sobre los partidos en Espafa euando la concepcién predorinante del sistema que los vio nacerignoraba su papel en ls insitucioness. Luis FemAnocz Tous El concep de partido. [8] eVariedades: Debe un partido ser gobierno Et Telégrafo de Lima, 26 11826, Lima. [19] Cenieapottica y teraria de Line, 4 i 1827. (20) Ete Consitucional, 24 VIL 1820. [21] Gado en Simon Coust, Cite a construcidn de una reibica, 1830-1865. Poti e Meas, Sariago,Edidones Universidad Carica de Chile, 2005, 9.75. [02] Biar Genre Rrenacrn oe Qunats, Clad y politica en los arigenes dela nacién ergentna. Las exciahilidades en Rusnos Nites, 1829-1852, ycros Neos, FCF, 2008, pp. 195 199 223. 23] Sobre la cultura de la unidad y les cambios en el concepto de ofinién piiblica ver Noemi Go.puas, wLagtimidad y dolicracién: ol concepto de opinién plies en Iberoamérica, 1750 1850s, on Femuuncz Sears, Dicoorari paltcoy social de! mundo beroamericane, pp. 981 988. [24] Venezolano 23 [411841], Caracas. [25] «Proclama del General Urquiza al pucble de Buenos Aires después de la derrota de Resas, 4 de febrero de 1852», en Beary Bosc Fresencia de Urquza, ‘Buenos Aes, Raga, 1953, pp. 117 118 [26] Bartolomé Mrmr, «fl programa de estos paises» Lor Debates [14 I 1858], en Tullo Hatsenm Dons, Proyecto y constuccién de una nacién (ygentina 1846-1880), Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1980, pp. 167 169. (771 Nex Loar. «£1 Cub Progresista y la coyuntura electoral de 1849-1851, en Crstébal Ayowi br Lasany Sinesio Lore (eds). Hitorio de ns eleccones enol Per Estues sobre el gobierno representativo, Lina, IEP, 205, pp. 418-420. [28] Sein Heinrich Ahrens, discipulo de Krause y autor de un manual de derecho natural de ampliaciusion en beroamética, fa asacacién, producto de la ‘cuidad del hombre que le leva 2 tounise con otras para realizar sus fines racioales, era un medio que hacia «me mora al cor Humana, que le porta ‘superar su ndivdualdad gosta porque wcine y crcitala tbertad conla razén la voluntad comdn, sin las cuales no pueden haber nifin i direccién comuness. Par el, slo bao el pricipio de asocadén se podian curmpi fos objctvos dela sodtedad. Esta idea marcaba una 1uptura Con vsén host que e!Hbesalsmo de las primeras décadas de! siglo 2 tenia hacia cualquier agrupacén por considerara simiar los cuerpos del Antiguo Régimen. Ver Heinrich Awenes Curso de derecho natural o de lesefia del derecho, Pars, 1853, pp. 102113. Para una idea genoral sabre la infuorcia de Krause on Hispancamériea wr 0, Carlo: Steen, ‘Karl Chis Fried Krause ond his Infuence in the Hispanic World, Colona, Boctiau, 1998, pp.53 70. Sobre la nocién y el «principio de asocacirw en la Csparia ‘decimononica vease: Mara Ancona FemsANbez y Juan Francsco FUENTES esociaGOms, cn javier Feaunez SeuASTAN Juan Francisco Fueure (dis, Dicaonario poltico _y socal del sig» espaio, Masri, Nianza Editorial 2002. pp. 104 107 [29] Ver por ejemplo, para el caso de México y Per, Carlos Forme, Democragy in Latin America, 1760-1900, Chicago, University of Chicago Press, 2008, y para Buenos fires, Piar Gowrz Brenaino nt Quis, Clidad y plficaen ls oigenes dela rain argentina, Buenos Aires, FCE. 2008 {30} £1 Orden [28 ViI-1853}, ctado en jum E. Pies Devoro, Historia de los partidos polices en el Uruguay, Morkexideo, Tpogratia Attantida, 1943, |, p.219. (31. Pueblo [7 11859), ctado on Mania José Navas, «L.08 cubes politicos en Tucumsn. Discursos, representaciones y pricticas, studios Sociales 36 2009, p. 6. [52] Manu! Panto, «Discurso en fs instalacién de a Junta Provincilciista de Lima (mayo, 1871}, en Carmen Meter, a hula liberal ene! Peri. Manu Par. ‘sctos funcamereaks, Lima, Fond Ector del Congeso cel Pex, 2004, pp. 386 389. (35] Por ejemplo, en cl Peri el «Cub Progresisa» (1848), en Brasil dl «Partido Progressista (1864) y en Portugal los partidos «Progressa Historic y “Progressisia Regencradors. En Espafa, la denominacén «Partido Progresista» empez> a aparecer desc principios de 1836, y poco desputs sus adeptos _doptarenoficalmente ese nombre por inciatva de Sakustano de Olizaga vier Fndvoez Stasi, sProgresstar, cn Javier Frninoez Sess y Juan Francsco Fer (dirs), Diccionario politic y social de siglo wx espa, Madrid, Nionza Ecitorial, 2002, pp. $55 556. Sobre ls ctiquetas eprogressia y econsonvador» como ‘nombres de partido puede verse también, Fwnor7 Sest, yr ‘ser sino «secuaces de princpios, os jvenes romnticos estaban dispuestos a acepiar «iodo lo que haya legitmo en los intereses y doctrnas de las acciones de la revcluciins (Dogma socilisia [18381 cita en Echeverria, 1951, 265 y 267). ¥ aqui se ackerte la aparcién de un nusew aspecto de la idea de partido que consiste en la invocacién de sus races histéricas: se trata de apelar a tradiciones que crtrencan dircetamente con by revolucién, que han sido antagénicas y que aquelos aspran a fusionar. mimo. £1 proceso paltco que ate ta guerra de Independencia de las rece Coloias yl Reolucin fancesa dota al concept partido de un deco sesg0 police que cv munibecta icialnarta an las Comportariarie Cotsionos para ideriiicar hrenca al tiarisr de aguparnietes qu andar te Consideradan Pomogénecs. La nueva acepaon ene un rep Sigur ens USOs costumres del vide dara, fenémeno que transorma I rth Schl enn signe de errr atocay nacional mara a TPO, un article dl Pope Peri ce Hey arp dvr ks ods femeninas en la colonia al «espiritu de partido, que quieren fjar hasta las mujeres (Roig de Leuchsenring, 1962, | 23 y 88} distinguiéndose entre elas las igndes~portedres delaras hespana en cl wes de les pines, erfusisas seguidores dla inenarcones hencesas, Ferma gusta ya Perospcin popalar de una dtinein octane entre lx riley fox paren, aunun esta Wepiortahrticacin cnuncatxinda un ple fundamerte potteo, Sin rrbarg, a aparcion de una cenduca que se atibuye 2 un eespitu de partidos comno un fenémeno que rela opciones -ce caricterpoltico © fo ganar ene ere esconars wena La repent de ks ioas dol evocn Wancean yal Inpero se merfster tan on ks mods come ch {a referencia por lami, aunque a itv de as ropes galas a a Penis hie supone une euptiraapaerte cn acts dela utr y de la lclega dle esa procedencia yestiesar e fuerte recone opaticdn de afeuos vuln contra Napoken yes exces0s del jacoDhsMO. En 1S primeros afr del siglo [a pransa del cop ze hace eco de as apts ue suzctan los aconteciventor de Espa en cara usin 3 a emergends ie agrupevintcs de carter polio. Acalracs debates wrascenien 3 espacis plas, como la pepubr tetulasestenida ene malecdn habanero: donde sted antfrancés es retharade de eta sociedad no se acritsn sno 2 ciosos defensores de Est, rientas los afconados alos nglse> Ppronuncian con elegancia su defensas (Roig de Leuchsenring, 1962, , 109-110), lo que evidencia la existencia de grupos que se autodefinen como ao vider ion de cra sates potetile paltica eeropiea. No resulta exirafie que la politica sc refiejara, ante todo, en los usos aparentemente triviales del vestido o del peinado o de la mtisica porque, en ‘contrapasicion con la mayoria de los paises iberoamericanos, Cuba, en el period que se extiende desde la segunda mad del glo xm hasta 1870, eta ‘sometida 3 un tégimen represivo que obliga al enmascaramiento de as opiniones, en especial de ls que cuesticnanelstatu quo insular. En tal sentido, no ‘comparte la evolucin que est’ ocurriendo en Espafiay en el continente americano, con la apertura de espacios mis favorables para la difusién de las Uiversas conientes. Su cendicén suberdinada y, ademds, le dreunstancia de que el gobierno central espaol le olorgase Un estalus judo singular ‘después de 1837 ~fecha que marca la expulsion de fos iputados insulares de las Cortes, esto es la Ge ser gobesnada mediante leyes especiales que en la reakdad nunca fueron promulgadas, cred condiciones para una trayectoria divergente. Ruptura que imponcr cambios sustancales en el discurso politico predorirante desde les tiers de lacolenizaién en que primaba la pereepzién de Cuba como parte integyante de fa nacién ibéries;estatus que, por ova pare, fuera ratifcado por la Constitudién de 1812. Las weyes especidess degradaban al paisa la condcén de colonia, argumento que serd ‘esgrmido desde esa época por la publicstica insular de todos es matices. Estas cecurstancies explicen por qué el cencepto de partido, una de les tstituciones bésicas del sistema peltico representa, conserve durante un periodo prolongado rasgos y contenids antiguos y nuevos en dependenca de las cayurturas por las que atravesa la sociedad de Ia isla. En tal sentido, ‘sufre los mismo avatares que otros concentes con las que aparece asociado, como nacién, consitucén, ciudadania y opinién piblica todos insensarabies de la concepeiin mederna de representacién. Pese a estas cambiantes condiciones; el conterido de este concepto fue perfilindose en la realidad histérica Los partidos, entendidos como agrupaciones polticas establesy esiructuradas alrededor de un proyecto sodal alqutieron carta de naturcleza, ‘aunque ios elementos que los consituyen -elliderazgo, el estrato de funcionarios y masa militante 0 aiiada (Gramsci, 1962, 47-48)- emergieron en romentosy con ritmo diferentes a lo argo de period analizado. Si una caradteristica basica de este tine de institucién social es la de constituirse en portavor de un programa para el progreso, o también para eh aflanzamiento del statu quo, de ura sociedad determina, ya desde fines del siglo x es posible corstatar la presencia de cortientos de opinign en las ‘tes que propenden a la reforma o la trensfermacién del ardest social y politica vigente en el pals La publicacién del Papel Periidica de La Havana (1790) la creacion de la Socedad Economica de Amigos del Pals (1793) y de! Real Consulado de Agricultura, Industria y Comercio (1794-1795) atestiguan et ‘surgimiento de una nueva forma de organizacién de los grupos dominantes en pro de la consecucién de sus intereses, aunque no se ajusten a la defincién clicica y restringida de partido. También la preocupacién por dfuncir lar laces en la poblacién lare y de modifica sus costumbres a ten eon los usos de la divlizacin se inicla en este periodo y pessitrd a lo largo del siglo xx, objeto vinculado asimisino « la formacion dela opiniGn pala y de ln tipo de sujeto canar de actuar acorde con las aspraciones del proyecto conservador o demociatco de que se trate. lo explica por qué durante esta larga etapa el partido se asocia preferentemente a la exstencia de una corriente de persamiento mas que a un ‘elemento de todo el sisterra politico. El eje principal sobre el cual gan estas corrientes esté centrado en la sclucién de la cuestién nacional y, en las, pocas constituciorales en la defers o re¢hazo de! texto de 1812, opcién @ la que se asocia la oposicién espafol/cubano y colonialismofindependencia Pero a medida que transcurren las primeras décadas del siglo ol sentimicnto se profundiza y las diversas posiciones prenden en la conciencia de los ralupies grupos que las hacen suyas. 6 errpleo cel término, sin embargo, repugna todavia a las autoridades, que asplran ante todo 2 mantener la ‘apariencia de unidad en la poblacién. En este sentido, es ilusratna la conducta del marqués de Sorreruelos, capitén general de la colonia, cxendo califica blintento de Romnin de fa Lu de atraer a mayor niimera de partiarios 2 si moviminto independentista coma la aspiracién a ereurir después otros dest facciéne (Franco, 1977, 48), con fo que indica que trabajaba para fracturar una poblacién esencalmente homogénea en sus acttudes respecto al poder ‘colonial. La turbulencia politica de estos anos se extendié al nutrido sector de los negros y mulatas libres. En los afias de 1810 a 1812, en varias localidades de {aida se tuvonotica de planes encaminados ala aboicén de la escnitudy, entre ésts, dela conspiracin del negro litre loséAnionio Aporte. 2 quien algunos autores aribuyen adem’ objetivo independertstar. Er estos grupes al térino parti es ermpleado como sinénimo de dec, plan u epscn. en ba extensa causa seguda alos conspiradores habaneros aparece la palabra ulizada en este sentido, como en la ocasin en que Aponte reiere que Ciro de los implcados tra de atraero ala accén inmedata sin que xestas insinuacioness corsigueran (E! Edtor Consitucional 1 28V-1821),*). La Sinorimia subsiste, pero también la diferencia entre partide y facién aparece poco a poco de manera marcada, En 1821, antes de que éta fuera ‘ung redid, hubo una verdadera campavia erquestade para preparer la independencia por un grupo de intelectuales encabezado por el médico Pedro ‘Molina, gran figura poitica guatemalteca que jugaria un papel importante en los gobiernos federales y estates. Estos personajes defienden abiertamente {que «{dljvicr e= meritorie y s[ujir a pucblo bajo un punto de vista a direccién de las auteridades es un cimens. En el periédico de Molina, un mes despues de frmada el Acta de Independencia, se leia que «lJo mismo, mismisimo que ha sucecido siempre; porque eso de derramar proclamas ‘manuscitas tomar frmas para apoyar partidos, suger a los europeos ideas odiosas cortra el crolisr y engafary fascinar al pueblo para sus fines, todo ‘eso se ha hecho con absoluca libertad ¢ impunermente y si agura vez se les ha formaco un sumario se ha ccrtado parodiglesarnente todo procederiento y ‘ha habido condecoraciones honorficase (EI Genio dela libestod 16 (10-X-18711, 121), Que haya sido necesario enfatizar por mecio de un articulo de prensa la idea de que un partido no es un concepto incompatible con la idea de ‘concerdia sina ids bien io corkrari, demuestra la dficakad que enfientaban los lideres politicos dela époce, Scio con etiempo y la experiencia dk los ssucesivas proceses de elecciones la distincin enire ‘accion y partido se afina, y la faccén se uel con més discemimiento ura parte minoritaria del ‘grupo politico sin forzcsamente ser percitida de manera negative: (plorque todos sabemos cémo ze hacen estas cosas y que aunque las juntas ‘electorales deben ser por derecho el érgano del voto de las pueblos, en punto a elecciones, de hecho suelen ser la expresicn de la voluntad de los misrnos ‘electeresy no pocas veces la del partido que supo apaderarse de la olecciérs (Cérdova, 1824), En 1826 surge una crisis en la federacién, que dard lugar 2 varias guorras chiles entre las fuerzas federales y los dstintos estados. En este periodo, la ‘dbtindén entre partido y faccion puede mantenerse. Por ejerpio,e! jee de! Estado del Salvador, José Maria Cornejo, pubicd en 1833 un manifesto en el {que relataba su trayectoria politica personal. Esta comenzaba en los afos anteriores a la Independencia, posteriormente, al regresar a Su «patrae, EL Sahador, después de haber terminado sus estudios en la universidad de San Carlos (Gustemala, detallé que fue welecto para serv les principales ‘empleos municinaes, y cuando se restableco la constiucion el partido Iberal me elgio Regidor»(Comejo, 1833, 23). escribir una década despues de la independencia, recuerda sin prajucis lac divsiones polticas de la época, encabezadar por lox hombres polticaments activo: del momento. De igial ‘manera recuerda que en la guerra de 1827-1828 se adhne al «partido nacionals en contra de los supuestos inst gadores del confcto, Manuel José Arce y Vicemia Popsine yer temper nas 9a). Pero no es siempre el caso. El presidente de la Federacién convocaba a un Congreso Nacional extraordinario por medic de un felleto cuyas primeras: ppolabras atestiguan que partido, con sus carnetaciones negativas y sinenimia con faecién, no ha desaparecide: «Cuando los paridesy las facciones 3¢ hhacen superires a a ley, y cuando ias venganzas contra la persona atacan al poder que se eerce en nombre de aquella (E/ Gobierno a fos pueblos, 10- X-1826). Este uso de partido se asocia a una tensién politica que se hacia sentir desde la eleccin a la presidencia dela Federacién de! 21 de abil de 1825, ‘cuando, segin el dputae jose Antonio Alvarado, Wlos caprichos y las pasiones de los eiptados, y del partde ques demina a los diputadose habia ‘maripulodo los resultades de los votos (Alvarado, 1825, 2.5 fos partidos tienen tendencias polticas liberales,corservadoras, nacionales es interesante ‘notar que, por ser personales las faccones pueden asociarse con un lugar 0 una persona; jefe del Estado del Savador, José Maria Cornejo, en 183, ‘mencioné la faccién de Olancho, un disiito de Honduras sublevado, y la faccién del presidente federal Manuel josé Arce y el general de las fuerzas ‘nacionales, Vicente Domingue, para subrayar el apoyo que habia tendo del pueblo del Salvador para derrotarlos(Comejo, 1833, 3,5). De acuerdo con la vision anterior, se consideré que en Centreaméica se habia legado a una situacién Sptima en la década de los cuarenta, bao el predominio corservador, ya que sos partidos, propiamente hablard, han venide a cenfandirse, desapareciendo enteramerte, 0 tendiendo tedos all ‘mismo fin las opesicionesy rvalidades de clases, de profesiones y de origen han cesado del todos (Gaceta de Guatemala, 14 X-1851} Esta stuacén ideal _no implcaba negar el bipartidisma existence o propugnar un partido Gnico. Los conservadores contemplaban la alternancia de partidos en el poder y adrian la existencia de un partido de oposicién que ecensurase los abusos» del partido gabemante, si bien ambos se regirian «bajo los mismos pincipioss(Gaceto de Guaterale, 1041-1843), evtand la distin oe disenteniento, Segin elo, © negati era que les partdes ervejeceran wen antiguas ‘manias, en que ne adidlanten, en que no vean el cambio, siempre mudablo, dal espirtu del siglo» (Gaceta de Guatemala, 18-'V-1248} Por lo que respecta a la esfera de influencia de los tberales, no parece que de haber logrado una situacién hegeménica hubieran coneebido una pasiién diferente. Su ‘concepcién sobxe los partidos yas facciones era comin a los conservadores. | F. Barrundia lider de cote liberal, cortemplaba iguaimente la aternancia y la necesidae de un partido de aposicién xque fiscal, celey vies las acciones del partido gabernante para eviar buss de poder (5 Semi-Diorio de fos Libres, 19 y 21-91-1837) Si bien se admitia un sistema de partidos, su verdadera razén de ser era evitar & eisentimiento y a pluraldad, que conductan al