Está en la página 1de 6

Ponerme en tu lugar

Si se tratara de una flor marchita


jardín umbroso que la luz ligera,
no le dio sol para cubrir radiante
y mustios, le quedaron los colores.

La mano trasplante salvadora


El tallo, donde aducen los deseos
haría realidad el sueño a todos
la belleza impedida no lograda.

Sufren por el delirio de sus ansias,


la mano que no cuaja la resiembra,
quisieran convertirla en un jardín
donarle a su envoltura aquel destino.

Quieran ser luz allí donde no hay luz


Dar vida a la flor, que no la tiene
la mano que trasplante que resiembra
labrarle siempre a la esperanza su razón.

Humberto Juan Bomnin Javier ® 2 de julio 2020


La alegría de tenerlos
(A nuestros hijos y nietos, a la familia)

Mañanas hijas del sol


Alas que cobijan nidos,
flores vivas bendecidas,
de albatros sus alas son.

Vuelan mariposas blancas


Por los recintos del huerto,
vecinos jardines visten
de claveles florecidos.

No hay ángel que no se cele,


de las corrientes del río,
de pura plata bruñida
relucen blancos sus velos.

Miren resbalar los días


con el asombro de duendes,
sientan alegres la sangre
lucirla hermosa en el cuerpo.

Luces bordadas le nacen


Saltan a los ojos liras,
Iluminan las bondades
De una andanada de vuelos.

Pónganle pies al camino,


y se inundarán los ojos
Entre montañas lejanas,
Una brisa blanca y tibia
de la infancia llegará.
De la pomarrosa el brillo
El canto del ruiseñor,
Desde la ceiba un arriero
inspirará una tonada,
pondrá todo el corazón
Tanto amor tanto desvelo
Que extasiados quedarán.

Sin loas tristes, serenos,


Al recinto llegarán,
sin manchas inspirarán
donación de corazones
Llenos de amapolas blancas
Las sombras se harán pasión,
Se inclinarán los antojos
Reina será la emoción.

Si entregan enamorados
Sus liras de inspiración,
Ya no cuenta el tiempo ido
Ya todo aquello pasó,
Vuelvan a la fuente augusta
De la eterna juventud,
A brindarles sus venturas,
Nada teman, todo es nuevo,
Ya los fracasos no son.

Fijen la vista en los pasos


Que quedan por desandar,
resta mucha vida nueva
Muchas ansias de vivir,
De disfrutar los amores
Que el Señor nos regaló.

Los hijos, y nietos bellos


a ellos hemos de entregar,
la hermosa experiencia nuestra
los recuerdos le darán,
duraderos del saber
Nuestra esperanza, la fe.

No dejen que nubes negras


de sombras los días colmen,
inventen ramos de luces
llévenlos al corazón,
no dejen que penas muertas
llenen de nostalgias vanas
la vida que Dios nos dio,
y así vivamos la dicha
la Palabra prometida.

Confíen, no duden, venzan


si ceden, pierden la lid
hay que jugarle a la vida
la lucha del corazón
hay que levantar enhiestos
los ideales serenos
aprendidos de los padres
en aquel seno dorado
del hogar donde nacimos.
Hablen con Dios, no le teman
Él nos conoce y escucha
nos abre su corazón,
Bríndenle atención y oído
Su palabra es salvación,
Nuca verán limitada
La vida de la alegría
Confianza y seguridad
Podrán disfrutar serenos
De felicidad, y paz.
Con certeza compartida
Porque amar es sentimiento
Que al hombre puede salvar
Libérense de sus faltas
Y hagan por el mundo el bien
Prestando servicio a todos
La tristeza morirá
Fuerte la ofrenda se hará
De entrega hacia los demás
El sacrificio es oficio
Que prepara el corazón
Siempre deja beneficios
Sin Él no habrá salvación
Le escoltan ángeles blancos
Garantes de la verdad
Para lograr transparencia
Ternuras paz y equidad.

Viejiabuelisuegris, Humbe y Lidia, © ®


a 23 días de mes de junio-2020

También podría gustarte