Está en la página 1de 3

MONICIÓN DE ENTRADA

Dentro del contexto del adviento, María juega un papel muy importante,
pues es para nosotros un modelo en espera de la llegada del Mesías.
Acabamos de celebrar la Solemnidad de la Inmaculada Concepción y ahora
nos encontramos de fiesta, celebrando la Solemnidad de Nuestra Señora de
Guadalupe, a quien Pio X la proclamó como "Patrona de toda la América
Latina", Pio XI “Patrona de todas las Américas", Pio XII la llamó "Emperatriz
de las Américas" y Juan XXIII "La Misionera Celeste del Nuevo Mundo" y "la
Madre de las Américas".
América está de fiesta; y nosotros, pidiendo la intercesión de Nuestra
Señora de Guadalupe, jubilosos cantamos, de pie, el canto de entrada.

LITURGIA DE LA PALABRA
María la Madre Inmaculada, tiene una misión muy importante: ser madre
de Jesucristo que vino a liberarnos. Ella en su humildad nos muestra un
gran ejemplo de entrega y servicio desinteresado hacia el necesitado.
Estas lecturas llenas de sabiduría, amor y esperanza alegran nuestros
corazones, escuchemos atentamente la Palabra de Dios.

MONICIÓN AL OFERTORIO
1. Rosas: Virgen de Guadalupe, tú que apareciste al Indio Juan Diego en el
Cerro del Tepeyac para mostrar el amor, compasión y alegría de tu hijo a
todas las gentes que acuden a ti. Este niño a imagen de San Juan Diego,
presenta hoy su inocencia ofreciendo estas rosas como un símbolo de
nuestro amor.
2. Las Banderas de Los Pueblos de América Virgen de Guadalupe,
Madre de las Américas Da la Paz, la justicia y la prosperidad a nuestros
Pueblos: todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado señora
y madre nuestra
3. Pan y Vino Te presentamos el pan y el vino. Fruto de la tierra y el
trabajo del hombre, “El será Para nosotros Pan de Vida y Bebida de
Salvación”
Monición a la Comunión
El gran regalo que Santa María de Guadalupe nos da es: a su Hijo amado
Jesucristo. Con verdadera devoción, acerquémonos a recibir el Cuerpo y la
Sangre de Nuestro Salvador que es fortaleza para nuestra alma y compañía
para nuestra vida.

Para después de Comulgar


La madre de Cristo se apareció a un hombre sencillo, un indio llamado Juan
Diego. Lo escogió como representante de todos sus amados hijos e hijas,
para anunciar que la divina Providencia llama a la salvación a los hombres
de todas las razas y culturas.
Pidámosle a Dios cada uno en nuestro interior que nos dé la humildad de
Juan Diego para ser dignos mensajeros de amor y paz.

Monición de Despedida
La fiesta de nuestra señora de Guadalupe, debe comprometernos a mejorar
nuestras vidas y a seguir preparando con entusiasmo nuestro caminar
hacia el Señor, que desea renovar su amistad con nosotros en esta
Navidad.
Oración de los Fieles
Pongamos hermanos, nuestros ojos en Jesús que, para
salvar al mundo, quiso nacer de santa María Virgen, y
oremos por nuestra nación, por los pueblos de América
Latina y por el bien de todos los hombres. Contestaremos a cada
petición: "Por intercesión de María de Guadalupe, escucha nuestra
oración"

1.- Para que el Señor, que quiso que la santidad de la Iglesia se


prefigurara y culminara en la perfección de María, conceda a los
cristianos de América y a sus pastores ser vivo reflejo de aquella
santidad que resplandece en la santa Madre de Dios, roguemos al
Señor
2.- Para que nuestra nación, que hoy venera con solemnidad a María
Virgen bajo la advocación de Guadalupe, alcance una paz verdadera y
estable y vea alejada de sus ciudadanos las injusticias y los egoísmos
mutuos, roguemos al Señor
3.- Para que el ejemplo de la fortaleza de María, que sufrió crueles
dolores al pie de la cruz, sea consuelo para los que sufren y
esperanza para quienes se sienten decaídos, roguemos al Señor
4.- Para que los cristianos que hoy celebramos la fiesta de Nuestra
Señora de Guadalupe, demos a los ciudadanos de nuestra nación un
claro testimonio de fe cristiana y una colaboración eficaz a la
prosperidad de nuestro pueblo, roguemos al Señor

Dios nuestro, que has querido que santa María de Guadalupe


fuera ayuda y patrona del pueblo mexicano, escucha
nuestras plegarias y haz que, confiando en su ayuda
poderosa, obtengamos los bienes que te hemos pedido. Por
Jesucristo nuestro Señor.

También podría gustarte