Está en la página 1de 1495

Visítanos en ANDRESCUSI.BLOGSPOT.

COM
SUMMA PROCESAL CIVIL
■ í : .. - = j . ¡ ..

jLT
-VJfJAa í Ji-a .¿V ft7*.i.Igtt.« ;!t±
?.+
.

Toda la ju ris p ru d e n c ia p ro c e s a l c iv il v in c u la n te ,
re le v a n te y a c tu a l en un so lo v o lu m e n
SUMMA
PROCESAL CIVIL
Toda la jurisprudencia procesal civil vinculante,
relevante y actual en un solo volumen

Haría Elena Guerra-Cerrón


P rofesora en ia U nive rsida d N acional M a yo r de San M arcos
y en la U nive rsida d de Lima

Prólogo de
Juan Monroy Gálvez
P ro fe so r en la P o n tific ia U nive rsida d C atólica del Perú

P resentación de
Daniel Yacolca Estares
P ro fe so r de T utela C au telar en la
U nive rsida d de San M a rtin de P orres

Acceso en línea al texto


completo de toda la mJF J1 « j
jurisprudencia
vinculante y a más Jurisprudencia
vinculante,
4500 relevante
casaciones y sentencias y actual

Plenos casatorios Totalmente


Plenos jurisdiccionales actualizada
Precedentes de observancia obligatoria
Doctrina jurisprudencial
SUMMA PROCESAL CIVIL
autora : María Elena G uerra-C errón

© Editorial Momos & Thesis, 2018

SERIE: S U M M A , 4

PRÓLOGO
Juan M onroy Gálvez

PR ESEN TAC IÓ N
Daniel Yacolca Estares

C O LA BO R AD O R ES
Lisbeth Escudero Del Pezo, Gerardo Kong Curaca,
Yoel Lobato Gálvez y Ernesto Sánchez Calderón

A S IS T E N T E ED ITO R IAL
Jasm ín Guiííén Arévalo

EDITOR JE F E
Carlos A tocsa García

Editorial Nomos & Thesis E.I.R.L.


Av. Brasil N.° 3068, Of. 1101, M agdalena del Mar, Lim a-P erú
Ventas: 5553380 / 979768775 / 9401 62462 / info@ nom os.pe / w w w .nom os.pe
RUC: 20509431273

D ISEÑO Y D IA G R A M A C IÓ N
Glenn M ontoya Veiasco

P rim era edición: diciem bre de 2018


Tiraje: 1500 ejem plares
Im preso por Á tico Editores E.I.R.L.

Av. Brasil N.° 3068, Of. 1108, Magdalena del Mar, Lim a-P erú
Teléfono: 4600359 / Mail: editorial.atico@ gm ail.com
N oviem bre de 2018

IS B N :9 7 8 -6 1 2 -4 7 4 0 5 -8 -9
R egistro de Proyecto Editorial N,° 31501201801185
Hecho el D epósito Legal en ¡a B iblioteca Nacional del Perú N,° 2018-17673-,

P ublicado en el mes de diciem bre de 2018.


DERECHOS RESERVADOS. Prohibida su reproducción parcial o to ta l (D. Leg. 822),
PRÓLOGO

El 2 de agosto de 1993 — hace 25 años—- entró en vigencia el Código Procesal C ivil (en
adelante C P C ), en una época de desplazam iento del poder de los Estados emergentes a los
mercados, lo que im plicó una claudicación política y económ ica paradójicam ente1 intencional
de estos. Fiel al m om ento, nuestro G obierno facilitó la entrega de los recursos naturales del
país y tam bién la titularidad de nuestros servicios productivos al m ercado m undial. Fue el
furor de las concesiones y las privatizaciones. Esto explica, por ejem plo, que la telefonía y las
pensiones de jubilación se incorporaran al “m ercado libre”.

En tal escenario, un código que aspiraba a convertirse en un agente de transform ación


social, colocando al juez como instrum ento esencial del cam bio, estaba condenado desde
su origen al abandono de un Gobierno decidido a “m odernizar” el país entregándolo a los
“vencedores” de la lucha ideológica, aquellos que siguiendo a Fukuyam a celebraron el fin de
la historia.

Reforma filosófica
Entonces, para desm itificar los datos, la reform a propuesta por el C P C fue de filosofía
política, u n a propuesta ideológica opuesta a la contenida en el código derogado de 1912. De
este suele decirse que era privado porque las partes controlaban su desarrollo. En realidad, era
un código burocrático. M e explico.

Cuando el joven M arx era director de la G aceta d e l Rin, describió en un artículo los rasgos
de un burócrata. D ecía que es aquel funcionario que desarrolla un culto por la autoridad,
una tendencia a la obediencia pasiva, una fe acrítica y u n a rigidez en el cum plim iento de
las formas. El juez del Código de Procedim ientos Civiles de 1912 era un juez pasivo que
garantizaba a las partes su neutralidad (que no es im parcialidad, pero sí la seguridad de que el
lobo se com erá a la oveja 4con arreglo a ley”) y ejercía una obediencia fanática a los aspectos
formales de la ley. Era, sin duda, un juez burócrata.

Entonces, el m ensaje de transform ación del C P C trasciende con creces el m anido dilem a
privado/públíco. Si se aprecia con atención, pretendió coadyuvar al tránsito de un Estado

1 Una paradoja es una situación que confronta el sentido común. Que un Estado claudique en su
soberanía -—fije lo que ocurrió— es una paradoja y además un oxímoron.
♦ SUMMA PROCESAL CIVIL
8 PRÓLOGO

de derecho liberal a un Estado de derecho social. Intentarlo durante un Gobierno dedicado


a insertarse en la globalizaclón neoliberal — por tanto, indiferente al funcionam iento de los
servicios públicos, como el judicial— era contrariar el viento de la historia.

Y aunque no todos los que elaboraron el C P C pensaban igual, conviene recordar que
había congresistas que debatían y m ejoraban las propuestas legislativas. Javier Alva, Lourdes
Flores o Pedro C ateriano, para citar a algunos, asistían a las sesiones sin descuidar sus otras
funciones. Com o es evidente, aprobar una norm a como el C P C en el Parlam ento actual
sería im pensable, la m ayoría de los congresistas actuales desperdician su tiem po averiguando
— se inform an al oído como si intercam biaran chismes— so pretexto de investigar, es decir,
presum en ser Poirot o M arlow e, cuando solo están capacitados p ara ser Viernes.

El Gobierno de la década de la infam ia y, por desgracia, los que lo siguieron, no asum ieron
su responsabilidad con el servicio judicial. Se requería de locales especiales para audiencias,
entonces el Gobierno les entregó edificios revejidos, recién desocupados por instituciones
que se m udaban a flamantes construcciones. La m arginación a locales indecorosos expresa
la paradoja de gobiernos económ icam ente exitosos pero que han decidido que la vigencia
del ordenam iento jurídico y la im portancia de la justicia jurídica — no la filosófica— no son
socialm ente relevantes. A hora sufrimos el descuido.

El Código Procesal Civil y el servicio de justicia


Por eso, cuando se hace escarnio del servicio de justicia a partir de escándalos, sin duda
ciertos y penosos, contem plam os con estupor el grado de ignorancia de la m ayoría sobre las
causas y los responsables del estropicio; y el nivel de cinism o de otros — alguna vez con poder
de decisión— , que durante décadas ni siquiera insinuaron actos para revertir la situación.

Lo expresado es presupuesto para referirm e al proceso. Este, en tanto fenómeno social de


masas, torna eficiente el sistem a jud icial o coadyuva a su disfunción. U n rasgo actual de los
estudios procesales es que suelen ser puram ente descriptivos, tanto que algunas propuestas
parecen hechas para m ejorar un ordenam iento inexistente. Es obvio que investigar solo con
conceptos abstractos conduce a extravíos; sin em bargo, es lo que usualm ente ocurre. Se evade
la realidad.

Importó m ucho erradicar al juez burócrata porque los conflictos que este resuelve no
son siempre producto de desinteligencias en la com prensión del enunciado norm ativo o de
la institución jurídica, como ingenuam ente se cree. Los conflictos surgen, m uchas veces,
porque la ley está construida defectuosam ente; suele ser un producto semielaborado que,
com únm ente, se form aliza como un hom enaje al consenso. Un aporte de aquí; otro de allá. Si
fuese un gato tendría cola de caballo y cuerpo de cigüeña. A unque otras veces es im pecable,
ello ocurre cuando su m andato está al servicio de quienes ejercen el poder, entonces con ella
se “legaliza” la explotación, la discrim inación, en fin, las condiciones de la sociedad 90/10.

Sin embargo, como el proceso garantiza al ordenam iento jurídico y no solo al sistema
legal, la opción por un juez que interprete el enunciado desde la perspectiva de los valores
en disputa lo convierte en un garante de la justicia. Si burocratiza su ejercicio, pasa a ser un

n o m o s & t h e s is
PROLOGO 9

instrum ento que asegura la vigencia de un sistem a social injusto y desigual. Para esto últim o
solo necesita ser fiel a un procedim iento ‘ racional”, como reclam a Luhm ann, uno donde su
criterio, sentim iento o arbitrio no cuentan. Con un juez soldado de la ley, ganará siempre
quien “form alm ente” tenga la razón.

Para ser lo prim ero, el juez necesita independencia y, por cierto, una adm inistración
razonable de su carga y de sus tiempos. Si el núm ero de procesos que ingresan a su juzgado en
un año es superior a los que acaban en el m ism o período, el desastre tiene form a de aluvión.
M u y rápidam ente el juez queda sobrepasado en sus deberes y frustrado en sus expectativas,
no solo profesionales sino personales. No olvidemos que un sistem a que es ineficiente para
la m ayoría es eficiente para alguien. R educir las consecuencias del dram ático abandono que
soporta el juez peruano es el com promiso m ayor de un procesalista; lo demás son fla tu s vocis.

Las alternativas al proceso


Cuando un sistem a jud icial es ineficiente, se produce una fuga para resolver el conflicto
hacia dos ámbitos. El peor es la “acción directa”, es decir, la solución por m ano propia (se usurpa
el bien, se secuestra, se m ata, etcétera), con lo cual se invierte la figura, es el despojado o los
deudos quienes activan el sistem a inoperante. El otro es el arbitraje, una excelente alternativa
— así empezó el proceso en la Rom a republicana e inclusive fue propuesta como reemplazo
al judicial por la Asam blea revolucionaria francesa en 1789— , teóricam ente eficiente, veloz y
discreta. Podría ser de gran ayuda si no fuera porque h ay algunos presupuestos p ara su uso que,
en sede nacional por lo menos, no interesa cum plirlos. Son presupuestos una equiparidad de
capacidades entre los contendientes; una reglam entación que im pida una excesiva onerosidad
de los honorarios (se dice que son outrageous fees) y una im prescindible im parcialidad en la
decisión final.

La ausencia de este últim o presupuesto es lo más peligrosa. Elegir árbitros en ámbitos


restringidos predispone el intercam bio de favores. A veces, los árbitros elegidos por una parte
son abogados de la otra en otro arbitraje; o presidentes del tribunal en un arbitraje distinto
donde alguna de las partes antes referidas tiene algún interés. Cuando los intereses de los
estudios, de los abogados y de los clientes se cruzan — no im porta si es intencional— , se
crea un a pequeña sociedad anónim a cerrada donde los hilos form an, con el tiem po, u n a red
casi invisible y obviam ente agraviante para la deontología forense. Si a lo dicho se agrega un
Estado con una soberanía tan frágil que el mercado lo obliga a renunciar a su derecho a la
tutela jurisdiccional (es decir, le im pone el arbitraje), lo insólito se vuelve cotidiano.

El Código Procesal Civil y su reforma o sustitución


Un código que cum ple un cuarto de siglo necesita cam bios, sobre todo si en ese lapso su
sistem ática se h a desguazado. No está en duda de que h a perdido coherencia, lo necesario es
determ inar si ello es tan grave como para haberlo convertido en un ordenam iento irracional.
La respuesta im porta porque de ella depende decidir si debe ocurrir una reform a (parcial) o
una sustitución (to tal).

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


10 PRÓLOGO

Por un lado, n ad a de lo m alo que ha ocurrido en nuestro sistem a ju d ic ia l en los 25 años


de vigen cia del C P C le es atrib uib le a este. Si esa afirm ación fuera cierta, así lo creo, es
evidente que la sustitución no es u n a necesidad actual. Por otro, es in d ud ab le que el C P C
h a m arcado ten d en cia en otros ordenam ientos procesales. No solo m e refiero a que es el
ordenam iento supletorio de cu alq uier otro procesal por ley expresa, sino que cuando en
estos años se han producido reform as procesales en otros ám bitos, expresa o tácitam en te,
las nuevas leyes tienen el A D N del C P C , p ara bien o para m al. A sí, por ejem plo, sin
descuidar las variantes propias del derecho m aterial que in strum en ta, es posible encontrar
coincidencias en la estructura procesal acogida por el N uevo C ódigo Procesal Penal con el
C P C , aun cuando las instituciones tengan nom bres distintos.

Pero tam bién h ay defectos transm itidos. Los ordenam ientos posteriores al C P C han
com prom etido su éxito a la oralidad, hasta le otorgan — como algunos doctrinarios— la
calidad de principio. La oralidad solo es una técnica para hacer efectivo el principio de
inm ediación. Su empleo en estados constitucionales periféricos ■— como el nuestro— es lo
más parecido al uso de esteroides anabólicos por algunos deportistas.

Cuando un ordenam iento procesal signado por la técnica de la oralidad entra en vigencia,
los resultados durante los primeros años son notables. El juez prepara sus audiencias, las
dirige y hasta puede resolver al final de ellas. Pero el tiem po, el Gran Escultor como le
llam a Yourcenar, presenta su factura, lenta, pero inexorablem ente. En diciem bre pasado fui
notificado por un juzgado laboral — que em plea la novísim a Ley Procesal del Trabajo— para
una audiencia en noviem bre próximo. A quí no h ay culpables. Com o el atleta, tenemos el
pecho con m edallas, pero habiendo soportado dos infartos y en silla de ruedas. La oralidad es
un lujo prohibido para sociedades emergentes.

D ifícil encontrar m ejor ejem plo para confirm ar que la problem ática judicial tiene tantas
aristas que solo un iluso podría creer que u n a reform a norm ativa sea suficiente para producir
el cam bio que necesitamos.
***

La obra que prologamos ahora es im portante porque realiza una investigación


jurisprudencial com pleta sobre el C P C , que incluye además a la Ley que regula el Proceso
Contencioso A dm inistrativo, el Decreto legislativo que norm a el Arbitraje, la Ley G eneral del
Sistem a Concursal, la Ley O rgánica del Poder Jud icial, entre otros.

El libro pretende poner al alcance de los profesionales del Derecho el estado actual de la
jurisprudencia procesal civil en el Perú, abarcando más de 45 00 sentencias y resoluciones
vinculantes, relevantes y actuales.

Felicitamos a la profesora M aría Elena G uerra Cerrón por esta feliz iniciativa que estamos
seguro será de gran u tilid ad en el ejercicio diario del Derecho.

Juan F. Monroy Gálvez


Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú

n o m o s & t h e s is
PRESENTACIÓN

El conocim iento y acceso a la jurisprudencia procesal civil resulta de vital im portancia


para la aplicación del Derecho por parte de profesores, jueces, fiscales, abogados y cualquier
estudioso o profesional del Derecho.

En este libro se expone ordenada y sistem atízadam ente la doctrina jurisprudencial


vinculante de la Corte Suprem a, particularm ente de todos los plenos casatorios civiles en
m ateria civil y procesal. Se incorpora tam bién toda la jurisprudencia vinculante del Tribunal
C onstitucional, y todos los precedentes vinculantes del Tribunal Registra! y del Tribunal de
Defensa de la Com petencia del Indecopi en m ateria procesal y concursa! Incluye además la
jurisprudencia más im portante del Consejo del N otariado en m ateria de com petencia notarial
en asuntos no contenciosos.

La obra contiene tam bién todos los plenos j urisdiccionales nacionales, regionales y distritales
en m ateria civil, procesal, contencioso adm inistrativo, com ercial y de fam ilia celebrados por
las Corte Superiores del país.

Pero la obra se sostiene principalm ente en la num erosa jurisprudencia actual y relevante
de las Salas Civiles y de Derecho Constitucional y Social de la Corte Suprema; de las salas,
juzgados civiles y de paz de letrados de las distintas Cortes Superiores del país; así como de la
jurisprudencia más selecta del T ribunal C onstitucional y hasta de la Corte Interam ericana de
Derechos H um anos (en m ateria plazo razonable, debido proceso y probatorio).

C ada sentencia aparece con un resum en o sum illa de su contenido principal. Se reproducen
íntegram ente sus fundam entos jurídicos más im portantes, recogiendo lo esencial de la
sentencia y se realiza una transcripción fiel del texto original. C ada sentencia está precedida
de un título que describe breve y a acertadam ente el contenido de la sum illa.

Es u n a obra de vital im portancia para m agistrados, fiscales, abogados, profesores


universitarios, estudiantes y demás profesionales del Derecho. Sirve para estar al día en
cada una de las m aterias objeto de com entario y para utilizar como herram ienta válida en
la solución de los problemas jurídicos cotidianos, con rigor y 'desde el lente de la práctica de
nuestros tribunales.

* SUMMA PROCESAL CIVIL


12 PRESENTACIÓN

M is felicitaciones y enhorabuena a la profesora M aría Elena G uerra-Cerrón por esta


im portante contribución al derecho procesal peruano.

D aniel Irwin Yacolca Estares


Profesor de Tutela C autelar en la U niversidad de San M artín de Porres

n o m o s & t h e s is
PALABRAS DE LA AUTORA

S um m a P rocesal C ivil es un libro de jurisprudencia procesal que sigue en su com posición


la estructura del Código Procesal C ivil. A barca toda la jurisprudencia vinculante, relevante
y actual en m ateria procesal, contencioso adm inistrativo, arbitraje, concursal y conciliación.
La obra pone al alcance de la teoría y la práctica procesal el estado actual de la jurisprudencia
peruana sobre estas m aterias. Por su carácter de com pendio, se han seleccionado las sentencias
más im portantes, las más citadas y las que han tenido más im pacto en estos 25 años de
jurisprudencia procesal, que se in icia en 1993 con la puesta en vigencia del Código Procesal
C ivil peruano.

Sem ejante esfuerzo de com pilación solo es posible gracias al apoyo de un equipo m uy
com petente que m e ha acom pañado en esta aventura. M i reconocim iento a lis b e th Escudero
Del Pezo, Gerardo Kong C uraca, Yoel Lobato Gálvez y Ernesto Sánchez Calderón, jóvenes
estudiantes de San M arcos, quienes han contribuido enorm em ente en esta titánica labor que
hoy ofrecemos a la com unidad juríd ica del país.

M i agradecim iento tam bién al profesor Juan M onroy Gálvez, por el generoso prólogo que
nos alcanzó; al profesor D aniel Yacolca Estares, por sus palabras de presentación; así como
al señor Carlos Atocsa, director de la editorial, por confiar otra vez en m í y por el cuidado
escrupuloso de la presente edición.

Lim a, noviembre de 2018

* SUMMA PROCESAL CIVIL


ABREVIATURAS

A quo Indica el juez (de primera instancia) que emitió una resolución que es impugnada
para que sea resuelto por el superior jerárquico.

Ad quem Indica el juez o tribunal (corte superior) al cual se recurre contra una resolución
determinada de otro inferior.

art. / arts. artículo / artículos


Cas. Casación

Cas. Lab. Casación Laboral

CC Código Civil (Decreto Legislativo N.° 295, de 25-07-1984)

CP Código Penal (Decreto Legislativo N.° 635, de 08-04-1991)


CPC Texto Unico Ordenado del Código Procesal Civil (Resolución M inisterial N.°
010-93-JU S, de 23-04-1993)
CPConst. Código Procesal Constitucional (Ley N.° 28237, de 31-05-2004)

CADH Convención Americana sobre Derechos Humanos. Firmada en San José el 28-11-
1969.
CEDH Corte Europea de Derechos Humanos

CIDH Corte Interamericana de Derechos Humanos

Const. Constitución Política del Perú

DC disposición complementaria

DCD disposición complementaria derogatoria

D CD U disposición complementaria derogatoria única

DCF disposición complementaria y final

DCFU disposición complementaria final única

D CM U disposición complementaria modificatoria única

DCTF disposición complementaria, transitoria y final

DD disposición derogatoria

DDF disposición derogatoria y final


* SUMMA PROCESAL CIVIL
16 ABREVIATURAS

DDSF disposición derogatoria, sustitutoria y final


DF disposición final
DFTD disposición final, transitoria y derogatoria
D. Leg. Decreto Legislativo
D. Ley / DL Decreto Ley
DM disposición modificatoria
DMD disposición modificatoria y derogatoria
D. S. Decreto Supremo
DT disposición transitoria
DTU disposición transitoria única
ed. edición
EP Diario oficial El Peruano
et a i Del latín et alii, que significa “y otros”
Exp. Expediente

f./ff. fundamento / fundamentos


fundamento jurídico / fundamentos jurídicos
fs. fojas
inc. / ines. inciso / incisos
LOPJ / LoPJ Ley Orgánica del Poder jud icial (Decreto Supremo N.° 017-93-JU S, de 02-06-
1993)
NLPT Nueva Ley Procesal del Trabajo (Ley N.° 29497)
p. / pp. página / páginas
párr. / párrs. párrafo / párrafos
R. A. Resolución Administrativa
Res. Resolución
R. M . Resolución Ministerial
RTF Resolución del Tribunal Fiscal
s. / ss. siguiente / siguientes

n o m o s & t h e s is
BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA

A ctualidad C ivil A ctualidad C ivil (seguido del número del volumen y del año de edición
correspondiente). Publicación de Instituto Pacífico, Lima.

Anales Ju diciales Anales Ju diciales d e la Corte Suprema d e Justicia de la República (seguido


del número del tomo y del año judicial correspondiente). Publicación
oficial, Lima.

Anulación d e laudos M artel C hang , Rolando A., La anulación d e laudos arbitrales en la


jurisprudencia , Gaceta Jurídica, Lima, 2018.
Cobranza T orpes C arrasco , M anuel Alberto, Guía práctica d e cobranza ju d icia l de
créditos , Gaceta Jurídica, Lima, 2008/f.
CPC Bibliogr. Código Procesal C ivil , anotado con bibliografía y jurisprudencia, edición
preparada por Carlos Atocsa, 4a ed., Grijley, Lima, 2002.
D iálogo D iálogo con la Jurisprudencia (seguido del número del tomo y del año de
edición correspondiente). Publicación de Gaceta Jurídica, Lima,
El proceso cautelar P eláez Bardales, Mariano, El proceso cautelar , Grijley, Lima, 2005.

EP D iario OJicial El Peruano.


Espinoza , Introducción E spinoza Espi noza , Juan , Introducción a l derecho privado. Los principios
contenidos en el Titulo P relim inar d el Código C ivil peruan o de 1984,
Instituto Pacífico, Lima, 2015-
Gaceta C ivil Gaceta C ivil ó 1P rocesal C ivil (seguido del número del tomo y del año de
edición correspondiente). Publicación de Gaceta Jurídica, Lima.

GJ Gaceta Ju rídica (seguido del número del tomo y del año de edición
correspondiente). Publicación de Gaceta Jurídica, Lima.

JReg. Jurisprudencia Registral, SUNARP-ORLC, Lima, 1996-2001 (seguido


del número de volumen y del tom o).
M edidas cautelares M edidas cautelares y los procesos d e ejecución en la jurisprudencia 2009-
2010, estudio introductorio de Eugenia Ariano Deho, Gaceta Jurídica,
Lima, 2012.
Plenos Jurisdiccionales Plenos Jurisdiccionales Superiores 2007-2011: C onclusiones plenarias,
Fondo Editorial del Poder Judicial, Lima, 2012.

Proceso cautelar P eláez Bardales, Mariano, Elproceso cautelar , Grijley, Lima, 2005.

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


18 BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA

Proceso d e ejecución T orees A ltez, Dante y Alexander R ío ja B ermúdez , El proceso único


d e ejecución: m ecanism os de ejecución y de defensa, Gaceta Jurídica, Lima,
2014.
Teoría im pugnatoria C avani, Renzo, Teoría im pugnatoria: recursos y revisión d e la cosa juzgada
en el proceso civil , Gaceta Jurídica, Lima, 2018.
Tutela cautelar L edesma N arváez, M arianella, Tutela cautelar en el proceso civil\ Gaceta
Jurídica, Lima, 2013.

n o m o s & th e s is
PRINCIPALES NORMAS CON JURISPRUDENCIA
INCLUIDAS EN LA PRESENTE OBRA

Constitución............................................................................................................................................ 21

Código Procesal Civil (R. M . N.° 010-93-JU S)......................................................................... 57


Ley que regula el proceso contencioso administrativo (TUO aprobado por el D. S.
N.° 013-2 00 8-JU S).............................................................................................................................. 1323
Ley de competencia notarial en asuntos no contenciosos (Ley N.° 2 6 6 6 2 )................... 1367
Ley que regula el proceso de filiación judicial de paternidad extramatrimonial (Ley N.°
2 8 4 5 7 )....................................................................................................................................................... 1371
Ley que regula el procedimiento no contencioso de la separación convencional y
divorcio ulterior en las municipalidades y notarías (Ley N.° 2 9 2 2 7 ).................................. 1374
Decreto legislativo que norma el Arbitraje (D. Leg. N.° 1 0 7 1 )............................................ 1375
Ley de Conciliación (Ley N.° 2 6 8 7 2 )......................... 1403
Ley General del Sistema Concursa!(Ley N.° 2 7 8 0 9 )................................................................. 1417
Ley Orgánica del Poder Judicial (TUO aprobado por D. S. N.° 017-93-JU S)............... 1447

* SUMMA PROCESAL CIVIL


MARCO CONSTITUCIONAL
DEL PROCESO CIVIL
TÍTULO I
DE LA PERSONA Y DE LA SOCIEDAD

CAPÍTULO I
DERECHOS FUNDAMENTALES DE LA PERSONA

Artículo 2: Derechos fundamentales de la persona

Toda persona tiene derecho:


1. A la vida, a su identidad, a su integridad moral, psíquica y física y a su libre desarrollo y bienestar. El
concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece.
2. A la igualdad ante la ley. Nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, reli­
gión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole.
3. A la libertad de conciencia y de religión, en forma individual o asociada. No hay persecución por
razón de ideas o creencias. No hay delito de opinión. El ejercicio público de todas las confesiones es libre,
siempre que no ofenda la moral ni altere el orden público.
4. A las libertades de información, opinión, expresión y difusión del pensamiento mediante la palabra
oral o escrita o la imagen, por cualquier medio de comunicación social, sin previa autorización ni censura
ni impedimento algunos, bajo las responsabilidades de ley
Los delitos cometidos por medio del libro, la prensa y demás medios de comunicación social se tipifi­
can en el Código Penal y se juzgan en el fuero común.
Es delito toda acción que suspende o clausura algún órgano de expresión o le impide circular libremen­
te. Los derechos de informar y opinar comprenden los de fundar medios de comunicación.
5. A solicitar sin expresión de causa la información que requiera y a recibirla de cualquier entidad pú­
blica, en el plazo legal, con el costo que suponga el pedido. Se exceptúan las informaciones que afectan
la intimidad personal y las que expresamente se excluyan por ley o por razones de seguridad nacional.
El secreto bancario y la reserva tributaria pueden levantarse a pedido del Juez, del Fiscal de la Nación, o
de una comisión investigadora del Congreso con arreglo a ley y siempre que se refieran al caso investigado.
6. A que los servicios informáticos, computarízados o no, públicos o privados, no suministren informa­
ciones que afecten la intimidad personal y familiar.
7. Al honor y a la buena reputación, a la intimidad personal y familiar, así como a la voz y a la imagen
propias.
Toda persona afectada por afirmaciones inexactas o agraviada en cualquier medio de comunicación
social tiene derecho a que este se rectifique en forma gratuita, inmediata y proporcional, sin perjuicio de
las responsabilidades de ley.
8. A la libertad de creación intelectual, artística, técnica y científica, así como a la propiedad sobre
dichas creaciones y a su producto. El Estado propicia el acceso a la cultura y fomenta su desarrollo y
difusión.

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Alt 2 MARCO CONSTITUCIONAL 24

9. A la inviolabilidad del domicilio. Nadie puede ingresar en él ni efectuar investigaciones o registros sin
autorización de la persona que lo habita o sin mandato judicial, salvo flagrante delito o muy grave peligro
de su perpetración. Las excepciones por motivos de sanidad o de grave riesgo son reguladas por la ley.
10. Al secreto y a la inviolabilidad de sus comunicaciones y documentos privados.
Las comunicaciones, telecomunicaciones o sus instrumentos solo pueden ser abiertos, incautados,
interceptados o intervenidos por mandamiento motivado del juez, con las garantías previstas en la ley. Se
guarda secreto de los asuntos ajenos al hecho que motiva su examen.
Los documentos privados obtenidos con violación de este precepto no tienen efecto legal.
Los libros, comprobantes y documentos contables y administrativos están sujetos a inspección o fis­
calización de la autoridad competente, de conformidad con la ley. Las acciones que al respecto se tomen
no pueden incluir su sustracción o incautación, salvo por orden judicial.
11. A elegir su lugar de residencia, a transitar por el territorio nacional y a salir de él y entrar en él, salvo
limitaciones por razones de sanidad o por mandato judicial o por aplicación de la ley de extranjería.
12. A reunirse pacíficamente sin armas. Las reuniones en locales privados o abiertos ai público
no requieren aviso previo. Las que se convocan en plazas y vías públicas exigen anuncio anticipado
a la autoridad, la que puede prohibirlas solamente por motivos probados de seguridad o de sanidad
públicas.
13. A asociarse y a constituir fundaciones y diversas formas de organización jurídica sin fines de lucro,
sin autorización previa y con arreglo a ley. No pueden ser disueltas por resolución administrativa.
14. A contratar con fines lícitos, siempre que no se contravengan leyes de orden público.
15. A trabajar libremente, con sujeción a ley.
16. A la propiedad y a la herencia.
17. A participar, en forma individual o asociada, en la vida política, económica, social y cultural de la
Nación. Los ciudadanos tienen, conforme a ley, los derechos de elección, de remoción o revocación de
autoridades, de iniciativa legislativa y de referéndum.
18. A mantener reserva sobre sus convicciones políticas, filosóficas, religiosas o de cualquiera otra
índole, así como a guardar el secreto profesional.
19. A su identidad étnica y cultural. El Estado reconoce y protege la pluralidad étnica y cultural de la
Nación.
Todo peruano tiene derecho a usar su propio idioma ante cualquier autoridad mediante un intérprete.
Los extranjeros tienen este mismo derecho cuando son citados por cualquier autoridad.
20. A formular peticiones, individual o colectivamente, por escrito ante la autoridad competente, la que
está obligada a dar al interesado una respuesta también por escrito dentro del plazo legal, bajo responsa­
bilidad.
Los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional solo pueden ejercer individualmente el
derecho de petición.
21. A su nacionalidad. Nadie puede ser despojado de ella. Tampoco puede ser privado del derecho de
obtener o de renovar su pasaporte dentro o fuera del territorio de la República.
22. A la paz, a la tranquilidad, al disfrute del tiempo libre y al descanso, así como a gozar de un ambien­
te equilibrado y adecuado al desarrollo de su vida.
23. A la legítima defensa.
24. A la libertad y a la seguridad personales. En consecuencia:
a. Nadie está obligado a hacer lo que la ley no manda, ni impedido de hacer lo que ella no prohíbe.
b. No se permite forma alguna de restricción de la libertad personal, salvo en los casos previstos por la
ley. Están prohibidas la esclavitud, la servidumbre y la trata de seres humanos en cualquiera de sus formas.
c. No hay prisión por deudas. Este principio no limita el mandato judicial por incumplimiento de deberes
alimentarios.

n o m o s & t h e s is
25 CONSTITUCIÓN / DERECHOS FUNDAMENTALES DE LA PERSONA A lt 2
d. Nadie será procesado ni condenado por acto u omisión que al tiempo de cometerse no esté previa­
mente calificado en la ley, de manera expresa e inequívoca, como infracción punible; ni sancionado con
pena no prevista en la ley.
e. Toda persona es considerada inocente mientras no se haya declarado judicialmente su responsabi­
lidad.
f. Nadie puede ser detenido sino por mandamiento escrito y motivado del juez o por las autoridades
policiales en caso de flagrante delito. La detención no durará más del tiempo estrictamente necesario para
la realización de las investigaciones y, en todo caso, el detenido debe ser puesto a disposición de! juzgado
correspondiente, dentro del plazo máximo de cuarenta y ocho horas o en el término de la distancia.
Estos plazos no se aplican a los casos de terrorismo, espionaje, tráfico ilícito de drogas y a los delitos
cometidos por organizaciones criminales. En tales casos, las autoridades policiales pueden efectuar la
detención preventiva de los presuntos implicados por un término no mayor de quince días naturales. Deben
dar cuenta al Ministerio Público y al juez, quien puede asumir jurisdicción antes de vencido dicho término.(1)
g. Nadie puede ser incomunicado sino en caso indispensable para el esclarecimiento de un delito, y en
la forma y por el tiempo previstos por la ley. La autoridad está obligada bajo responsabilidad a señalar, sin
dilación y por escrito, el lugar donde se halla la persona detenida.
h. Nadie debe ser víctima de violencia moral, psíquica o física, ni sometido a tortura o a tratos inhuma­
nos o humillantes. Cualquiera puede pedir de inmediato el examen médico de la persona agraviada o de
aquélla imposibilitada de recurrir por sí misma a la autoridad. Carecen de valor las declaraciones obtenidas
por la violencia. Quien la emplea incurre en responsabilidad.

NOTA DE ACTUALIZACIÓN
(1) Literal f) modificado por el artículo único de la Ley N.° 30558 (EP, 09-05-2017).

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL, DE LA CORTE SUPREMA Y DE LAS CORTES


SUPERIORES

DERECHO A LA IGUALDAD

(INCISO 2)

§ I. La igualdad ante la ley como principio constitucional. Im plicancia (inc. 2). 6. La igualdad
ante la ley es un principio constitucional a la vez que un detecho subjetivo que garantiza el trato igual
de ios iguales y el desigual de los desiguales. En ese sentido, y con el objeto de determinar cuándo se
está frente a una medida que implica un trato desigual no válido a la luz de cláusula de la igualdad,
la medida diferenciadora no solo debe sustentarse en una base objetiva, sino, además, encontrarse
conforme con el test de razonabilidad. Mediante este test se controla si el tratamiento diferenciado está
provisto de una justificación. En segundo lugar, si entre la medida adoptada y la finalidad perseguida
existe relación. Y, finalmente, determinar si se trata de una medida adecuada y necesaria, esto es, si
respeta el principio de proporcionalidad. (Exp. N.° 649-2002-AA/TC, del 20-08-2002 [Web: 05-04-
2003 / EP: 05-04-2003], f. j. 6. Texto completo: <bitdy/2JBDXL5>).
§ 2. Conceptualización de la igualdad (inc. 2). 2. [...] [La] igualdad es un principio-derecho que
instala a las personas, situadas en idéntica condición, en un plano de equivalencia. Ello involucra una
conformidad o identidad por coincidencia de naturaleza, circunstancia, calidad, cantidad o forma, de
modo tal que no se establezcan excepciones o privilegios que excluyan a una persona de los derechos
que se conceden a otra, en paridad sincrónica o por concurrencia de razones. Por consiguiente, supone
la afirmación a p riori y apodíctica de la homologación entre todos los seres humanos, por la identidad
de naturaleza que el derecho estatal se limita a reconocer y garantizar. [...] (Exp. N.° 018-2003-AI/TC
[Demanda de inconstitucionaüdad contra el articulo 1° de la Ley N.1327633, modificatoria de la Ley N.0
27143], de 26-04-2004, f. j. 2. Texto completo: <bit.ly/2wOdTet>).
♦ SUMMA PROCESAL CIVIL
Aft 2 MARCO CONSTITUCIONAL 26

§ 3. El principio de igualdad no se encuentra reñido con el reconocimiento legal de ía diferencia


de trato, en tanto este se sustente en una base objetiva, razonable, racional y proporcional (inc.
2). 4. [...] [La] igualdad es un principio derecho que instala a las personas, situadas en idéntica
condición, en un plano de equivalencia. Ello involucra una conformidad o identidad por coincidencia
de naturaleza, circunstancia, calidad, cantidad o forma, de modo tal que no se establezcan excepciones
o privilegios que excluyan a una persona de los derechos que se conceden a otra, en paridad sincrónica
o por concurrencia de razones. 5. Como ya lo ha señalado anteriormente este Colegiado en la sentencia
recaída en el Exp. N.° 018-2003-AI/TC [§ 2], “[...] el principio de igualdad no se encuentra reñido
con el reconocimiento legal de la diferencia de trato, en tanto este se sustente en una base objetiva,
razonable, racional y proporcional. El tratamiento jurídico de las personas debe ser igual, salvo en lo
atinente a la diferencia de sus “calidades accidentales” y a la naturaleza de las cosas que las vinculan
coexistendalmente.” “El principio de igualdad no impide al operador del derecho determinar, entre
las personas, distinciones que expresamente obedezcan a las diferencias que las mismas circunstancias
prácticas establecen de manera indubitable”. [...] (Exp. N.° 1875-2004-AA/TC, de 05-10-2004, ff. jj.
4 y 5. Texto completo: <bit.ly/2HlmlaV>).
§ 4. No toda desigualdad constituye una discrim inación, ni vulnera el principio de igualdad
(inc. 2). 61. [La] igualdad, además de ser un derecho fundamental, es también un principio rector de
la organización del Estado Social y Democrático de Derecho y de la actuación de los poderes públicos.
Como tai, comporta que no toda desigualdad constituye necesariamente una discriminación, pues no
se proscribe todo tipo de diferencia de trato en el ejercicio de los derechos fundamentales; la igualdad
solamente será vulnerada cuando el trato desigual carezca de una justificación objetiva y razonable. La
aplicación, pues, del principio de igualdad, no excluye el tratamiento desigual; por ello, no se vulnera
dicho principio cuando se establece una diferencia de trato, siempre que se realice sobre bases objetivas
y razonables. (Exp. N.° 0048-2004-PI/TC [Acción de inconstitucionalidad contra algunos artículos de
la Ley N.ú28258 - Ley de RegalíaMinerá\, de 01-04-2005 [Web: 01-04-2005 / EP: 07-04-2005], f. j.
61. Texto completo: <bitdy/2K6Cahr>).
§ 5. Remisión. Véase también, sobre la igualdad procesal, la jurisprudencia del artículo VI (§ 295
ss.) y 50° inciso 2 del Código Procesal Civil (§ 572 ss.).
§ 6. Remisión. Véase también, sobre la socialización del proceso, la jurisprudencia del artículo VI
del Código Procesal Civil (§ 292 ss.).

IGUALDAD PROCESAL
(INCISO 2)

§ 7. Noción del derecho de igualdad procesal (inc. 2), 5. El derecho de igualdad procesal o de
igualdad de armas se deriva de la interpretación sistemática del arríenlo 2, inciso 2 (igualdad) y del
artículo 139, inciso 3 (debido proceso), de la Constitución. En tal sentido, todo proceso, judicial,
administrativo o en sede privada, debe garantizar que las partes del proceso detenten las mismas
oportunidades de alegar, defenderse o probar, de modo que no se ocasione una desventaja en ninguna
de ellas respecto a la otra. Tal exigencia constituye un componente del debido proceso ya que ningún
proceso que inobserve dicho imperativo puede reputarse como “debido”. (Exp. N.° 06135-2006-PA/
TC, del 19-10-2007, b j. 5. Tribunal Constitucional. Texto completo: <bit.Iy/2rR4ddu>).

n o m o s & t h e s is
27 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Aft. 139

TÍTULO IV
DE LA ESTRUCTURA DEL ESTADO

CAPÍTULO ¥111
PODER JU D IC IA L

Artículo 138: Administración de Justicia. Control difuso

La potestad de administrar justicia emana del pueblo y se ejerce por el Poder Judicial a través de sus
órganos jerárquicos con arreglo a la Constitución y a las leyes.
En todo proceso, de existir incompatibilidad entre una norma constitucional y una norma legal, los
jueces prefieren la primera. Igualmente, prefieren la norma legal sobre toda otra norma de rango inferior.

Artículo 139: Principios de la función jurisdiccional

Son principios y derechos de la función jurisdiccional:


1. La unidad y exclusividad de la función jurisdiccionál.
No existe ni puede establecerse jurisdicción alguna independiente, con excepción de la militar y la
arbitral.
No hay proceso judicial por comisión o delegación.
2. La independencia en el ejercicio de la función jurisdiccional.
Ninguna autoridad puede avocarse a causas pendientes ante el órgano jurisdiccional ni interferir
en el ejercicio de sus funciones. Tampoco puede dejar sin efecto resoluciones que han pasado en
autoridad de cosa juzgada, ni cortar procedimientos en trámite, ni modificar sentencias ni retardar
su ejecución. Estas disposiciones no afectan el derecho de gracia ni la facultad de investigación del
Congreso, cuyo ejercicio no debe, sin embargo, interferir en el procedimiento jurisdiccional ni surte
efecto jurisdiccional alguno.
3. La observancia del debido proceso y la tutela jurisdiccional.
Ninguna persona puede ser desviada de la jurisdicción predeterminada por la ley, ni sometida a proce­
dimiento distinto de los previamente establecidos, ni juzgada por órganos jurisdiccionales de excepción ni
por comisiones especiales creadas al efecto, cualquiera sea su denominación.
4. La publicidad en los procesos, salvo disposición contraria de la ley.
Los procesos judiciales por responsabilidad de funcionarios públicos, y por los delitos cometidos por
medio de la prensa y los que se refieren a derechos fundamentales garantizados por la Constitución, son
siempre públicos.
5. La motivación escrita de las resoluciones judiciales en todas las instancias, excepto los decretos de
mero trámite, con mención expresa de la ley aplicable y de los fundamentos de hecho en que se sustentan.
6. La pluralidad de la instancia.
7. La indemnización, en la forma que determine la ley, por los errores judiciales en los procesos penales
y por las detenciones arbitrarias, sin perjuicio de la responsabilidad a que hubiere lugar.
8. El principio de no dejar de administrar justicia por vacío o deficiencia de la ley.
En tal caso, deben aplicarse los principios generales del derecho y el derecho consuetudinario.
9. El principio de inaplicabilidad por analogía de la ley penal y de las normas que restrinjan derechos.
10. El principio de no ser penado sin proceso judicial.

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 139 MARCO CONSTITUCIONAL 28

11. La aplicación de la ley más favorable al procesado en caso de duda o de conflicto entre leyes pe­
nales.
12. El principio de no ser condenado en ausencia.
13. La prohibición de revivir procesos fenecidos con resolución ejecutoriada. La amnistía, el indulto, el
sobreseimiento definitivo y la prescripción producen los efectos de cosa juzgada.
14. El principio de no ser privado del derecho de defensa en ningún estado del proceso. Toda persona
será informada inmediatamente y por escrito de la causa o las razones de su detención. Tiene derecho a
comunicarse personalmente con un defensor de su elección y a ser asesorada por este desde que es citada
o detenida por cualquier autoridad.
15. El principio de que toda persona debe ser informada, inmediatamente y por escrito, de las causas
o razones de su detención.
16. El principio de la gratuidad de la administración de justicia y de la defensa gratuita para las perso­
nas de escasos recursos; y, para todos, en los casos que la ley señala.
17. La participación popular en el nombramiento y en la revocación de magistrados, conforme a ley.
18. La obligación del Poder Ejecutivo de prestar la colaboración que en los procesos le sea requerida.
19. La prohibición de ejercer función judicial por quien no ha sido nombrado en la forma prevista por
la Constitución o la ley. Los órganos jurisdiccionales no pueden darle posesión del cargo, bajo responsa­
bilidad.
20. El principio del derecho de toda persona de formular análisis y críticas de las resoluciones y senten­
cias judiciales, con las limitaciones de ley.
21. El derecho de los reclusos y sentenciados de ocupar establecimientos adecuados.
22. El principio de que el régimen penitenciario tiene por objeto la reeducación, rehabilitación y reincor­
poración del penado a la sociedad.

PRECEDENTE DE OBSERVANCIA OBLIGATORIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 9. Debido proceso y cosa juzgada fraudulenta (me. 3). P rim ero. [CJuando la controversia en
sede judicial se relacione con el estadio de la cosa juzgada fraudulenta, no cabe duda [de] que esta se
vincula de manera categórica con el debido proceso, que en nuestro sistema legal está relacionada de la
misma manera con la tutela jurisdiccional efectiva a tenor de lo establecido en el inciso 3 del artículo
139 de la Constitución Política del Estado. (Casación N.° 288-2005-Cusco, de 05-05-2005 [EP, 02-
05-2006], f. j. 1, que constituye precedente de observancia obligatoria en el modo y forma previsto
en la ley. Sala Transitoria de Derecho Constitucional y Social. Texto completo: <bit.ly/2raBDUV>).

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL, DE LA CORTE SUPREMA, DE LAS CORTES


SUPERIORES Y DE LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS___________________

PRINCIPIO DE UNIDAD Y EXCLUSIVIDAD DE LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL


(INCISO 1)

§ 10. El órgano jurisdiccional que emitió decisión respecto a un punto m edular del proceso,
no puede cambiar su criterio posteriormente aun cuando exista una nueva conformación de
colegiados. Q uinto. [La] unidad jurisdiccional es aquel principio constitucional aplicable al ejercicio
de la potestad jurisdiccional por el cual le compete solo a los órganos -jueces y tribunales- judiciales,
en su función aplicativa, determinar lo que es derecho en caso concreto y en forma irrevocable, esto es,
con fuerza de cosa juzgada, a través del proceso y dentro del ámbito constitucionalmente demarcado.
Sexto. [En] efecto, una de las manifestaciones de este principio señala que un órgano jurisdiccional no

n o m o s & t h e s is
29 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES A ft. 1 3 9

puede contravenir una decisión consentida de otro órgano judicial por una cuestión de criterio, habida
cuenta que ello desnaturalizaría la esencia misma del proceso, dicha situación supone entonces que
cualesquiera que sean los juzgados y tribunales que apliquen el derecho al caso en concreto deberán
ejercerlo no solo como un órgano jurisdiccional unitario sino también bajo una unidad de criterio.
Sétim o. [En] el caso de autos, se advierte que habiendo la Sala de mérito establecido en un primer
pronunciamiento que la pretensión demandada era de naturaleza civil y que por consiguiente los
juzgados civiles resultaban competentes, no podía con posterioridad la misma Sala Superior razonar
de una manera distinta, independientemente que se tratase de distintos colegiados, pues se trataba de
una decisión que había quedado consentida; por consiguiente, dicha situación no podía ser materia
de un nuevo pronunciamiento. (Casación N.° 3582-2009-La Libertad, de 16-08-2010, ff. jj. 5-7.
Sala Civil Transitoria [EP, 31-01-2011, Sentencias en Casación N.° 636, p. 29436]. Texto completo:
<bít.ly/2LMKt7v>)._

JURISDICCION ARBITRAL
(INCISO 1}

§ 11. Reglas de procedencia e improcedencia del amparo arbitral. Objeto del ejercicio de!
control difuso de constitucionalidad en la jurisdicción arbitral (inc. 1). Véase la jurisprudencia
del artículo 3o del Decreto Legislativo N.° 1071, Decreto Legislativo que norma el arbitraje [§ 4479].
(Exp. N.° 00142-2011-PA/TC, del 21-09-2011 [Web: 26-09-2011 / EP: 05-10-2011], que declara
que los criterios previstos en ios ff. jj. 20, 21 y 26, constituyen precedente vinculante inmediato].
Texto completo: <bit.ly/2LUOV3d>).
§ 12. Supuestos de procedencia del proceso constitucional contra la jurisdicción arbitral (inc.
1). Véase la jurisprudencia del artículo 3o del Decreto Legislativo N.° 1071, Decreto Legislativo que
norma el arbitraje [§ 4480]. (Exp. N.° 4972-2006-PA/TC, del 04-08-2006 [Web: 18-10-2007 / EP:
11-04-2008], que declara que los criterios previstos en los ff. jj. 17 al 20, entre otros, constituyen
precedente vinculante inmediato. Texto completo: <bit.ly/2IGnCoJ>).
§ 13. Naturaleza de la jurisdicción arbitral. Dimensiones subjetiva y objetiva del proceso
arbitral. Principio de k om peten z -k om peten z y el control constitucional en la jurisdicción arbitral
(inc. 1). Véase la jurisprudencia del artículo 3o del Decreto Legislativo N.° 1071, Decreto Legislativo
que norma el arbitraje [§ 4481]. (Exp. N.° 6167-2005-PHC/TC, del 28-02-2006 [Web: 09-03-
2006 / EP: 23-03-2006], que declara que los criterios previstos en el ff. jj. 8, 11, 12, 13, 14, 17 y 18,
constituyen precedente vinculante inmediato]. Texto completo: <bit.ly/2pveUSC>).

FUNCIÓN JURISDICCIONAL

(INCISO 2)

§ 14. Las anteriores resoluciones emitidas por la sala civil no resultan vinculantes para los
magistrados por tratarse de diferentes miembros (inc. 2). P rim ero „ [...] [La] impugnante [alega]:
[...] (iii) que la Sala Superior, incurre en errores al contradecirse, al haber emitido pronunciamiento
hasta en tres oportunidades contra la misma pretensión en este proceso, ordenando al Juez de Primera
Instancia que admita la demanda y le dé el trámite correspondiente [...]. [...] Sétim o. [En] cnanto a
lo señalado en el punto (iii), debemos indicar que las anteriores resoluciones emitidas por la [...] Sala
Civil [...], no resultan vinculantes para los magistrados que suscriben la recurrida, en razón de [...]
tratarse de diferentes miembros de dicho órgano jurisdiccional. (Casación N.° 1321-07-Lambayeque,
de 14-06-2007, ff. jj. 1 y 7. Sala Civil Permanente [EP, 02-01-2008, p. 21256]. Texto completo:
<bit.ly/2LwJ rZ4>).

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 139 MARCO CONSTITUCIONAL 30

COSA J UZGADA
(INCISO 2)

§ 15. Vulneración al principio de cosa juzgada producto de una reforma constitucional (inc. 2).
116. [...] [No] es que la reforma constitucional acarree la nulidad de resoluciones judiciales ni mucho
menos que desconozca el principio de cosa juzgada. Lo que ocurre es que algunos de los fundamentos
jurídicos que condicionaron que las resoluciones judiciales a las que hacen alusión los demandantes
sean estimatorias, han sido modificadas, e incluso, expresamente proscritos constitucionalmente
(así resulta del nuevo contenido de los artículos 103 y primera disposición final y transitoria de la
Constitución). En consecuencia, han devenido en inejecutables (Exp, N.° 050-2004-AJ/TC y
otros [Proceso de Inconstitucíonaüdad contra la Ley N.0 28389 y la Ley N. ° 28449] del 03-06-2005
[Web: 06-06-2005], f. j. 116. Pleno Jurisdiccional. Texto completo: <bit.íy/2r7BpOO>).
§ 16. El juez está impedido de contradecir el contenido de una decisión firme dictada por sí
mismo o por cualquier otro órgano jurisdiccional, sobre un proceso seguido a los mismos sujetos
(inc. 2). 9. [Lo] que corresponde a los órganos jurisdiccionales es ajustarse a lo juzgado en un proceso
anterior cuando tengan que decidir sobre una relación o situación jurídica respecto de la cual existe una
sentencia firme, derivada de un proceso seguido entre las mismas partes (perfecta identidad), respecto
de los mismos hechos y tramitado ante la misma autoridad jurisdiccional. Dicho pronunciamiento
constituye, en consecuencia, un antecedente lógico respecto a aquello que nuevamente se pretende
someter a juzgamiento. (Exp, N.° 3789-2005-PHC/TC, de 09-11-2005 [Web: 03-02-2006 / EP:
15-02-2006], f. j. 9. Texto completo: <bit.ly/2LwsXjH>).

DERECHO A LA TUTELA J URISDICCIONAL EFECTIVA


(INCISO 3)

GENERALIDADES

§ 17. La tutela judicial efectiva permite también que lo que ha sido decidido judicialmente
mediante una sentencia, resulte eficazmente cumplido (inc. 3). 6. [...] [La] tutela judicial efectiva
es un derecho constitucional de naturaleza procesal en virtud del cual toda persona o sujeto justiciable
puede acceder a los órganos jurisdiccionales, independientemente del tipo de pretensión formulada
y de la eventual legitimidad que pueda, o no, acompañarle a su petitorio. En un sentido extensivo,
la tutela judicial efectiva permite también que lo que ha sido decidido judicialmente mediante una
sentencia, resulte eficazmente cumplido. En otras palabras, con la tutela judicial efectiva no solo se
persigue asegurar la participación o acceso del justiciable a los diversos mecanismos (procesos) que
habilita el ordenamiento dentro de los supuestos establecidos para cada tipo de pretensión, sino que
se busca garantizar que, tras ei resultado obtenido, pueda verse este último materializado con una
mínima y sensata dosis de eficacia. (Exp. N.° 763-2005-PA/TC, d.el 13-04-2005 [Web: 23-01-2006 /
EP: 01-02-2006], f. j. 6. Texto completo: <bit,ly/2Ica87F>).
§ 18. Diferencia entre tutela jurisdiccional y debido proceso (inc. 3). 6. No se trata naturalmente
de que el juez constitucional, de pronto, termine revisando todo lo que hizo un juez ordinario, sino,
específicamente, que fiscalice si uno o algunos de los derechos procesales con valor constitucional
están siendo vulnerados. Para proceder de dicha forma existen dos referentes de los derechos de
los justiciables: la tutela judicial efectiva como marco objetivo y el debido proceso como expresión
subjetiva y específica, ambos previstos en el artículo 139, inciso 3, de la Constitución Política del Perú.
Mientras que la cútela judicial efectiva supone tanto el derecho de acceso a los órganos de justicia
como la eficacia de lo decidido en la sentencia, es decir, una concepción garantista y tutelar que
encierra todo lo concerniente al derecho de acción frente al poder-deber de la jurisdicción, el derecho
al debido proceso, en cambio, significa la observancia de los derechos fundamentales esenciales del
n o m o s & t h e s is
31 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Aít 139
procesado, principios y reglas esenciales exigibles dentro del proceso como instrumento de tutela de
los derechos subjetivos. El debido proceso tiene, a su vez, dos expresiones: una formal y otra sustantiva;
en la de carácter formal, los principios y reglas que lo integran tienen que ver con las formalidades
estatuidas, tales como las que establecen el juez natural, el procedimiento preestablecido, el derecho
de defensa, la motivación; en su faz sustantiva, se relaciona con los estándares de justicia como son
la razonabilidad y proporcionalidad que toda decisión judicial debe suponer. Al respecto, el Tribunal
Constitucional ha reconocido estas dos manifestaciones del debido proceso en sus sentencias recaídas
en los expedientes 2192-2002-HC/TC (EJ 1); 2169-2002-HC/TC (FJ 2), y 3392-2004-HC/TC (FJ
6). (Exp. N.° 8 123-2005-PHC/TC, de 14-11-2005 [Web: 15-06-2006 / 26-05-2006], f. j. 6. Texto
completo: <bit.ly/2LTxi4E>).
§ 19. Diferencias entre el debido proceso y la tutela judicial efectiva (inc. 3). Véase la
jurisprudencia del inciso 3 del artículo 139° de la Constitución [§ 49]. (Exp. N.° 8 125-2005-PHC/
TC, del 14-11-2005 [Web: 25-01-2006 / EP: 01-02-2006], f. j. 6. Texto completo: <bÍt.ly/2DNyc9V>
§ 20. La tutela jud icial efectiva no está referida a la obligación del órgano jurisdiccional de
adm itir a trám ite toda demanda, ni que, adm itida a trámite, tenga necesariamente que declararse
fundada dicha demanda (inc. 3). 8. [...] [Cuando] el ordenamiento reconoce el derecho de todo
justiciable de poder acceder a la jurisdicción, como manifestación de la tutela judicial efectiva, no
quiere ello decir que la judicatura, prim a facie, se sienta en la obligación de estimar favorablemente
toda pretensión formulada, sino que simplemente, sienta la obligación de acogerla y brindarle una
sensata como razonada ponderación en torno a su procedencia o legitimidad. No es, pues, que el
resultado favorable esté asegurado con solo tentarse un petitorio a través de la demanda, sino tan solo
la posibilidad de que el órgano encargado de la administración de Justicia pueda hacer del mismo un
elemento de análisis con miras a la expedición de un pronunciamiento cualquiera que sea su resultado. En
dicho contexto, queda claro que si, a contrario sensu de lo señalado, la judicatura no asume la elemental
responsabilidad de examinar lo que se le solicita y, lejos de ello, desestima, de plano, y sin merituación
alguna lo que se le pide, en el fondo lo que hace es neutralizar el acceso al que, por principio, tiene
derecho todo justiciable, desdibujando el rol o responsabilidad que el ordenamiento le asigna. La tutela
judicial efectiva no significa, pues, la obligación del órgano jurisdiccional de admitir a trámite toda
demanda, ni que, admitida a trámite, tenga necesariamente que declararse fundada dicha demanda.
Cabe también puntualizar que, para la admisión a trámite, el juez solo puede verificar la satisfacción de
los requisitos formales de admisibilidad y procedencia señalados en la ley procesal; exigencias relacionadas
con la validez de la relación procesal que, como sabemos, se asientan en los presupuestos procesales y
en las condiciones de la acción; es decir, exigencias que tienen que ver con la competencia absoluta
del juez, la capacidad procesal del demandante o de su representante, los requisitos de la demanda, la
falta de legitimidad del demandante o del demandado e interés para obrar (asimila la voluntad de la
ley-caso justiciable). Se trata del ejercido del derecho a la acción que no se identifica con la pretensión
que constituye el elemento de fondo basado en las razones de pedir y que ha de significar la carga de ia
prueba. Es en la sentencia donde el juez declara (dice) el derecho y no liminarmenre; por ello, puede
haber proceso con demanda desestimada en el fondo [...]. (Exp. N.° 763-2005-PA/TC, del 13-04-2005
[Web: 23-01-2006 / EP: 01-02-2006], f. j. 8. Texto completo: <bit.ly/2Ica87F>).
§ 21. Tutela jurisdiccional efectiva está referida también a la proporcionalidad y razonabilidad
que deben contener las sanciones impuestas (inc. 3). 2. El derecho a la tutela procesal efectiva [...]
no solo se refiere al conjunto de garantías del que debe estar revestido todo procedimiento restrictivo de
derechos, sino también a que la sanción que eventualmente pueda ser impuesta guarde razonabilidad
y proporcionalidad con ia conducta imputada, y que la conducta que es causal de sanción no suponga
la restricción de derecho constitucional alguno del sancionado [...]. (Exp. N.° 5477-2005-PA/TC,
de 27-06-2006 [Web: 14-07-2006 / EP: 13-09-2006], f. j. 2. Texto completo: <bit.ly/2LA6S3Q>).
§ 22. Remisión. Véase también, sobre el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, la jurisprudencia
del artículo I del Código Procesal Civil {§ 1X5 ss.).

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art.139 m a r c o c o n s t it u c io n a l 32

EL DERECHO DE ACCESO A LA JUSTICIA

§ 23. El derecho de acceso a la justicia se encuentra condicionado, entre otros factores, a la


existencia de legitim idad e interés para obrar (inc. 3). 8. [...] El derecho de acceso a la justicia
como manifestación del derecho a ia tutela judicial efectiva, previsto en el artículo 139 inciso 3) de
la Constitución, como todo derecho fundamental, es un derecho relativo y, en su caso, específico, de
configuración legal, toda vez que el acceso al proceso y el derecho a la expedición de una sentencia
sobre el fondo de la cuestión, se encuentran condicionados, entre otros factores, a la existencia de
legitimidad e interés para obrar, conforme a lo dispuesto por los incisos 1 y 2 del artículo 427 del
Código Procesal Civil [...]. (Exp. N.° 0009-2004-AI/TC, de 02-08-2004 [Web: 21-03-2005 / EP:
28-03-2005], fi j. 8. Texto completo: <bit.ly/2uSEsYz>).
§ 24. El acceso a la justicia es un componente esencial del derecho a la tutela jurisdiccional
que no ha sido expresamente enunciado en la Constitución, pero ello no significa que carezca del
mismo rango (inc. 3). 10. [Elj derecho de acceso a la justicia es un componente esencial del derecho
a la tutela jurisdiccional reconocido en el inciso 3 del artículo 139 de la Constitución, este derecho
no ha sido expresamente enunciado en la Carta de 1993, pero ello no significa que carezca del mismo
rango, pues se trata de un contenido implícito de un derecho expreso. Mediante el referido derecho se
garantiza a todas las personas el acceso a un tribunal de justicia independiente, imparcial y competente
para la sus tan dación “de cualquier acusación penal formulada contra ella, o para la determinación
de sus derechos y obligaciones de orden civil, laboral, fiscal o de cualquier otro carácter”, como lo
señala el artículo 8.1 de la Convención Americana de Derechos Humanos. Sin embargo, su contenido
protegido no se agota en garantizar el “derecho al proceso”, entendido como facultad de excitar la
actividad jurisdiccional del Estado y de gozar de determinadas garantías procesales en el transcurso
de él, sino también garantiza que el proceso iniciado se desarrolle como un procedimiento de tutela
idóneo para asegurar la plena satisfacción de los intereses accionados. [...] (Exp. N.° 010-2001-AI/TC,
de 26-08-2003 [Web: 28-10-2003], f. j. 10. Texto completo: <bit.ly/2mgWX8l>).
§ 25. Restricciones al derecho de acceso a ía justicia (inc. 3). 11. Como sucede con todos los
derechos fundamentales, el de acceso a la justicia tampoco es un derecho ilimitado cuyo ejercicio
no pueda restringirse; sin embargo, siendo posible establecer restricciones a su ejercicio, ellas no
pueden afectar su contenido esencial. La exigencia del respeto del contenido esencial de los derechos
fundamentales no se deriva de la existencia de una cláusula que, ex profeso , lo señale así, sino,
básicamente, del diverso nivel en el que opera el Poder Constituyente (que los reconoce en normas
constitucionales) y los poderes constituidos (que solo pueden limitarlos en virtud de leyes cuya validez
depende de su conformidad con la Norma Suprema del Estado). (Exp. N.° 010-2001-AI/TC, de 26-
08-2003 [Web: 28-10-2003], f. j. 11. Texto completo: <bÍt.ly/2mgWX8l>).
§ 26. El derecho de acceso a la justicia no comporta obtener una decisión acorde con las
pretensiones que se formulen (inc. 3). 12. [...] [El] establecimiento de cualquier requisito para
poder iniciar un proceso judicial importa, p er se, una limitación del derecho de acceso a la justicia.
Este derecho, como se ha dicho, garantiza, en su contenido inicial, el poder de acceder a un tribunal
de justicia. Este derecho, como se ha dicho, garantiza, en su contenido inicial, el poder de acceder a un
tribunal de justicia. Sin embargo, la garantía de acceso a un tribunal de justicia no “comporta obtener
una decisión acorde con las pretensiones que se formulen, sino el derecho a que se dicte una resolución
en Derecho, siempre que se cumplan los requisitos procesales” [...]. (Exp. N.° 010-2001-AI/TC, de
26-08-2003 [Web: 28-10-2003], f. j. 12. Texto completo: <bit.ly/2mgWX8l>).
§ 27. Vertiente subjetiva de la tutela jurisdiccional efectiva (inc. 3). 14. El derecho a la tutela
judicial efectiva está reconocido en nuestro ordenamiento constitucional en el artículo 139, inciso 3,
donde si bien aparece como “principio y derecho de la función jurisdiccional”, es claro que se trata
de un derecho constitucional que en su vertiente subjetiva supone, en términos generales, un derecho
a favor de toda persona de acceder de manera directa o a través de representante ante los órganos
judiciales; de ejercer sin ninguna interferencia los recursos y medios de defensa que franquea la ley; de
n o m o s & th e sis
33 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Aft. 139
obtener una decisión razonablemente fundada en derecho; y, finalmente, de exigir la plena ejecución
de la resolución de fondo obtenida. (Exp. N.° 4080-2004-AC/TC, de 28-01-2005 [Web: 26-10-2005
/ EP: 08-11-2005], f. j. 13. Texto completo: <bk.ly/2Licrrl>).
§ 28, El derecho al acceso a la ju sticia de tribunales internacionales (inc. 3), 24. [El]
derecho fundamental de acceso a la justicia frente a toda vulneración de los derechos humanos,
como manifestación del derecho al debido proceso reconocido en el inciso 3) del artículo 139 de la
Constitución, no solo se reduce al acceso a los tribunales internos, sino también a los internacionales,
tal como se tiene previsto en el artículo 205 de la Constitución [...]. (Exp. N.° 5854-2005-PA/TC, de
08-11-2005 [Web: 08-11-2005], f. j. 24. Texto completo: <bit.ly/2uSolx0>).
§ 29. Derecho a ser oído en audiencia pública. Derecho de defensa. Nueva convocatoria de
vista de causa si esta se frustró por huelga jud icial (inc, 3). Véase la jurisprudencia del inciso 14 del
artículo 139° de la Constitución [§ 102], (Casación N.° 2420-2012-Lima, de 03-07-2013, £ j. 10.
Sala Civil Transitoria [EP, 02-01-2014, Sentencias en Casación N.° 687, p. 46773]. Texto completo:
<bit.íy/2vo7of3>).
§ 30. Remisión. Véase también, sobre el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, la jurisprudencia
del artículo I del Código Procesal Civil (§ 115 ss.).
§ 31. Remisión. Véase también, sobre el principio pro actione , la jurisprudencia del artículo III del
Código Procesal Civil (§ 179 ss.).

DERECHO AL JUEZ NATURAL

§ 32. Derecho al juez n atu ral. Características (inc, 3). 8. El segundo párrafo del inciso 3)
del artículo 139° de la Constitución consagra el derecho al “juez natural” o, como expresh ver bis
allí se señala, el derecho a no ser desviado de la jurisdicción predeterminada por la ley. Dicho
derecho es una manifestación del derecho al “debido proceso legal” o, lo que con más propiedad, se
denomina también “tutela procesal efectiva1. Mediante él se garantiza un diverso haz de atributos,
que si inicialmente surgieron como garantías del individuo dentro de un proceso, ahora se ha
convertido en una institución que asegura la eficacia de la potestad jurisdiccional del Estado. [...]
El derecho a la jurisdicción predeterminada por la ley está expresada en términos dirigidos a evitar
que se juzgue a un individuo en base a “órganos jurisdiccionales de excepción” o por “comisiones
especiales creadas al efecto, cualquiera sea su denominación”. En ese sentido, exige, en primer
lugar, que quien juzgue sea un juez o un órgano que tenga potestad jurisdiccional. Se garantiza,
así, la interdicción de ser enjuiciado por un juez excepcional, o por una comisión especial creada
exprofesamente para desarrolla funciones jurisdiccionales, o que dicho juzgamiento pueda realizarse
por comisión o delegación [...]. En segundo lugar, exige que la jurisdicción y competencia del juez
sean predeterminadas por la ley. Ello, por un lado, comporta la predeterminación (y no solo la
determinación) del órgano judicial y también la de su competencia. Desde esta última perspectiva,
la asignación de competencia judicial necesariamente debe haberse establecido con anterioridad al
inicio del proceso, garantizándose así que nadie pueda ser juzgado por un juez ex p ostfacto o por un
juez ad hoc. Y por otro, que tales reglas de competencia, objetiva y funcional, sean previstas en una
ley orgánica, conforme se desprende de la interpretación sistemática de los artículos 139°, inciso 3),
y 106° de la Constitución. [...] (Exp. N.° 0290-2002-HC/TC, de 06-01-2003, £ j- 8 [Web: 24-07-
2003]. Texto completo: <bit.ly/2N2njtB>).
§ 33. El juez natural, como director del proceso, es el sujeto principal de la relación jurídica
procesal (inc. 3). S egundo. [La] tesis doctrinaria de mayor aceptación sobre la naturaleza jurídica del
proceso, concibe al proceso como una relación jurídica procesal, en la que los sujetos de la misma son
el actor, el demandado y el Juez -entendiéndose el juez natural-, que como director del proceso es el
sujeto principal de dicha relación [...]. (Casación N.° 476-97-Lima, de 19-12-1997, £ j. 2. Sala Civil
Transitoria [EP, 12-04-1998, p, 659]. Texto completo: <bÍt.ly/2C830H8>).
♦ SUMMA PROCESAL CIVIL
Art 139 MARCO CONSTITUCIONAL 34

§ 34. El respeto de la garantía del juez natural importa que se respete en cada caso concreto,
el juez competente. 15- [...] [El] contenido constitucionalmente protegido del derecho al juez
predeterminado por la ley o “juez natural” alude principalmente a aquellas condiciones que debe
reunir en abstracto el órgano encargado de im partir justicia en cada caso concreto, siendo por
tanto la constatación de su agravio un asunto de mero análisis normativo. (Exp. N.° 00813-
2 0 1 1-PA/TC, de 05-07-2011 [Web: 07-07-2011 / EP: 23-07-2011], f. j. 15. Texto completo:
<bit.ly/2IqrevH>).
§ 35. Principio del juez natural: cuando un juez distinto del que ha tramitado el proceso
debe expedir sentencia, es preciso que se avoque al conocimiento de la causa (inc. 3). Véase la
jurisprudencia del artículo I del Código Procesal Civil [§ 145]. (Casación N.° 2732-2001-Canchis/
Sicuani, de 18-01-2002, ff. jj. 3 y 4. Sala Civil Transitoria [EP, 02-05-2002], Texto completo: <bit.
ly/2MWoDld>).
§ 36. Infracción del principio de juez natural. Sala civil que indebidamente absuelve el grado
de apelación de la sentencia de primera instancia pese a que existía prevención de otra sala civil del
mismo distrito judicial. Véase la jurisprudencia del artículo 31° del Código Procesal Civil [§ 546],
(Casación N.° 1966-2010-Ica, de 31-08-2011, ff, jj. 5 y 6. Sala Civil Transitoria [EP, 02-01-2012,
Sentencias en Casación N.° 658, p. 32570], Texto completo: <bit.ly/2KFL9WR>).
§ 37. Remisión. Véase también, sobre el principio del juez natural, la jurisprudencia del artículo I
del Código Procesal Civil (§ 145 ss.).

DERECHO AL DEBIDO PROCESO

§ 38. Alcances del derecho al debido proceso (inc. 3). 25. [...] [El] derecho al debido proceso
comprende, a su vez, un haz de derechos que forman parte de su estándar mínimo. Entre estos
derechos constitucionales, especial relevancia para el presente caso adquieren los derechos de
razonabilidad, proporcionalidad, interdicción de la arbitrariedad y motivación de las resoluciones
[...]. (Exp. N.° 0090-2004-AA/TC, de 05-07-2004 [Web: 12-07-2004], f. j. 25. Texto completo:
<bit.ly/2I9M0yE>).
§ 39. Delimitación del derecho al debido proceso (inc. 3). 4. [El] derecho al debido proceso,
reconocido en el inciso 3 del artículo 139 de la Constitución, es un derecho cuyo ámbito de
irradiación no abarca exclusivamente el campo judicial, sino que se proyecta, con las exigencias
de su respeto y protección, sobre todo órgano, público o privado, que ejerza funciones formal o
materialmente jurisdiccionales. Así, por ejemplo, hemos subrayado que su respeto y protección,
además del ámbito estrictamente judicial, debe observarse en todos los procesos o procedimientos
en los que se diluciden los derechos e intereses de las personas, sean estas personas jurídicas de
derecho privado, órganos y tribunales administrativos, Tribunal Constitucional, Jurado Nacional de
Elecciones, Consejo Nacional de la Magistratura, Congreso de la República, tribunales arbitrales,
etc. (Exp. N.° 7289-2005-PA7TC, de 03-05-2006 [Web: 28-08-2006 / EP: 20-10-2006], f. j. 4.
Texto completo: <bk.ly/2jUaZLZ>).
§ 40. Es deber del órgano jurisdiccional observar el debido proceso (inc. 3). 12. La norma
suprema consagra la observancia del debido proceso y la tutela jurisdiccional. Es decir, garantiza al
justiciable, ante su pedido de tutela, el deber del órgano jurisdiccional de observar el debido proceso y
de impartir justicia dentro de los estándares mínimos establecidos por los instrumentos internacionales.
(Exp. N.° 3789-2005-PHC/TC, de 09-11-2005 [Web: 03-02-2006 / EP: 15-02-2006], f. j. 12. Texto
completo: <bit.ly/2LwsXjH>).
§ 41. El debido proceso tiene dos expresiones: una formal y otra sustantiva (inc. 3). 6. [...] El
debido proceso tiene [...] dos expresiones: una formal y otra sustantiva; en la de carácter formal, los
principios y reglas que lo integran tienen que ver con las formalidades estatuidas, tales como las que
establecen el juez natural, el procedimiento preestablecido, el derecho de defensa, la motivación; en su
n o m o s & t h e s ís
35 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Aít 139
fax sustantiva, se relaciona con los estándares de justicia como son la razonabüidad y proporcionalidad
que toda decisión judicial debe suponer [...]. (Exp. N.° 8125-2005-PHC/TC, del 14-11-2005 [Web:
25-01-2006 / EP: 01-02-2006], £ j. 6, Texto completo: <bit.ly/2DNyc9V>
§ 42. Las dimensiones del debido proceso se orientan a la preservación de los estándares o
criterios de justicia sustentables de toda decisión (inc. 3). 4. [...] [Las] dimensiones del debido
proceso no solo responden a ingredientes formales o procedimentales, sino que se manifiestan en
elementos de connotación sustantiva o material, lo que supone que su evaluación no solo repara en
las reglas esenciales con las que se tramita un proceso (juez natural, procedimiento preestablecido,
derecho de defensa, motivación resolutoria, instancia plural, cosa juzgada, etc.), sino que también, y
con mayor rigor, se orienta a la preservación de los estándares o criterios de justicia sustentables de
toda decisión (juicio de razonabüidad, juicio de proporcionalidad, interdicción de la arbitrariedad,
etc.). Así las cosas, el debido proceso es un derecho de estructura compleja, cuyos alcances corresponde
precisar a la luz de los ámbitos o dimensiones en cada caso comprometidas [...]. (Exp. N.° 3075-2006-
PA/TC, del 02-05-2006 [Web: 20-09-2006], f. j. 4. Texto completo: <bit.ly/2k6mPCs>).
§ 43. El debido proceso forma parte del “modelo constitucional del proceso”, lo cual no solo
es un derecho de connotación procesal, sino también una institución compleja que desborda
el ámbito meramente jurisdiccional (inc. 3). 5. En lo que respecta al derecho al debido proceso,
reconocido en el inciso 3) del artículo 139 de la Constitución, cabe señalar que dicho atributo
fundamental forma parte del “modelo constitucional del proceso”, cuyas garantías mínimas deben
ser respetadas para que el proceso pueda considerarse debido. En ese sentido, la exigencia de su
efectivo respeto no solo tiene que ver con la necesidad de garantizar a todo justiciable determinadas
garantías mínimas cuando este participa en un proceso judicial, sino también con la propia validez
de la configuración del proceso, cualquiera que sea la materia que en su seno se pueda dirimir, como
puede ser la actividad investigatoria que desarrolla el fiscal penal en sede prejurisdiccional. De esta
forma, el debido proceso no solo es un derecho de connotación procesal que se traduce [,..] en el
respeto de determinados atributos, sino también una institución compleja que desborda el ámbito
meramente jurisdiccional. (Exp. N.° 2521-2005-PHC/TC, de 24-10-2005 [Web: 16-01-2006 / EP:
22-02-2006], f. j. 5. Texto completo: <bit.ly/202EIjq>).
§ 44. Cualquier actuación u omisión de los órganos estatales dentro de un proceso, sea este
administrativo o jurisdiccional, debe respetar el debido proceso legal (inc. 3). 1. {sic\ [...] [El]
debido proceso está concebido como el cumplimiento de todas las garantías, requisitos y normas de
orden público que deben observarse en las instancias procesales de todos los procedimientos, incluidos
los administrativos, a fin de que las personas estén en condiciones de defender adecuadamente sus
derechos ante cualquier acto del Estado que pueda afectarlos. Vale decir que cualquier actuación u
omisión de los órganos estatales dentro de un proceso, sea este administrativo o jurisdiccional, debe
respetar el debido proceso legal. Uno de los atributos del debido proceso lo constituye el derecho de
defensa, que tiene como presupuesto, para su ejercicio, la debida notificación de las decisiones que
pudieran afectar una situación jurídica. (Exp. N.° 2508-2004-AA/TC, de 12-11-2004 [Web: 30-11-
2004], f. j. 1. Texto completo: <bÍt.ly/2L4KtyF>).
§ 45. El debido proceso constituye, antes que un principio de la función jurisdiccional, un
derecho fundamental, por lo tanto, se manifiesta como tal en cualquier proceso y procedimiento,
al margen de la naturaleza de que se trate (inc. 3). 37. El artículo 139°, inciso 3 de la Constitución
establece que: “[s]on principios y derechos de la función jurisdiccional (...) 3. La observancia del
debido proceso y la tutela jurisdiccional (...)”. Sobre esta disposición constitucional debe realizarse
dos precisiones interpretativas. En primer lugar, pareciera desprenderse de la literalidad del texto
de la disposición constitucional aludida que el debido proceso constituye, antes que un derecho
fundamental, un principio de la función jurisdiccional. El Tribunal Constitucional no asume
esta interpretación, pues desde la perspectiva de la interpretación constitucional de los derechos
fundamentales, y a la luz del principio pro hom ine (artículo V del Código Procesal Constitucional), es

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


A lt 139 MARCO CONSTITUCIONAL 36

conforme con la Constitución que se interprete también que en dicha disposición constitucional se
reconoce el derecho fundamental al debido proceso. 38, [Si] se ha reconocido que en el artículo 139,
inciso 3 de la Constitución está implícito el derecho fundamental al debido proceso, tal interpretación
debe ser integrada con aquella otra que extiende la vigencia y eficacia de este derecho fundamental más
allá del ámbito de los procesos judiciales. Es decir, el debido proceso en tanto derecho fundamental
también se manifiesta como tal en los procesos y procedimientos al margen de la naturaleza de que
se trate. Esto es, en el ámbito judicial, parlamentario, militar, laboral, administrativo e incluso entre
particulares, dado que los derechos fundamentales tienen una eficacia vertical -frente a ios poderes
públicos- y una eficacia horizontal -entre particulares-. (Exp. N.° 5156-2006-PA/TC, de 29-08-2006
[Web: 21-09-2006 / EP: 13-10-2006], flf. jj. 37 y 38. Texto completo: <bít.ly/2NNlvSN>).
§ 46. El derecho fundam ental a l debido proceso es un derecho inherente que ha de ser
observado en todo tipo de procesos y procedimientos (inc. 3). 6. [...] Una interpretación literal
[del artículo 139, inciso 3 de la Constitución] podría llevar a afirmar que el debido proceso se
circunscribe estrictamente a los procesos de naturaleza jurisdiccional, Sin embargo, una interpretación
en ese sentido no es correcta. El derecho fundamental al debido proceso es un derecho que ha de
ser observado en todo tipo de procesos y procedimientos, cualquiera que fuese su naturaleza. Ello
es así en la medida en que el principio de interdicción de la arbitrariedad es un principio inherente
a los postulados esenciales de un Estado constitucional democrático y a los principios y valores que
la propia Constitución incorpora. [...] (Exp. N.° 4241-2004-AA/TC, de 10-03-2005 [Web: 28-06-
2005] , f. j. 6. Texto completo: <bit.iy/2LaGBNo>).
§ 47. ES debido proceso debe entenderse como aquellas garantías procesales que deben ser
respetadas durante el desarrollo del proceso (inc. 3). 13. [Por] debido proceso debe entenderse, en
términos latos y conforme ha sido expuesto en reiterada jurisprudencia del Tribunal Constitucional, a
aquellas garantías procesales que deben ser respetadas durante el desarrollo del proceso, para no afectar
su decurso y convertirlo en irregular. (Exp, N.° 3789-2005-PEÍC/TC, de 09-11-2005 [Web: 03-02-
2006 / EP: 15-02-2006], f. j. 13. Texto completo; <bit.ly/2LwsXjH>).
§ 48. El debido proceso y los derechos que lo conforman, resultan aplicables al interior de
la actividad institucional de cualquier persona jurídica, máxime si ha previsto la posibilidad
de imponer una sanción tan grave como la expulsión (inc. 3). 3. [El] derecho al debido proceso,
consagrado en el artículo 139, inciso 3, de ía Constitución, tal como lo ha recordado este Tribunal en
reiterada jurisprudencia, es una garantía que, si bien tiene su ámbito natural en sede judicial, también es
aplicable en el ámbito de los procedimientos administrativos sanciónatenos. En ese sentido, el debido
proceso -y los derechos que lo conforman, p.ej. el derecho de defensa y la debida motivación de las
resoluciones administrativas- resultan aplicables al interior de la actividad institucional de cualquier
persona jurídica, máxime si ha previsto la posibilidad de imponer una sanción tan grave como la
expulsión. (Exp. N .ü 5514-2005-PA/TC, del 13-03-2007 [Web: 29-03-2007 / EP: 31-05-2007], f. j.
3. Texto completo: <bit.ly/2r719ds>).
§ 49. Diferencias entre el debido proceso y la tutela jud icial efectiva (inc. 3). 6. [...] Mientras
que la tutela judicial efectiva supone tanto el derecho de acceso a los órganos de justicia como la
eficacia de lo decidido en la sentencia, es decir, una concepción garantista y tutelar que encierra todo
lo concerniente al derecho de acción frente al poder-deber de la jurisdicción, el derecho al debido
proceso, en cambio, significa la observancia de los derechos fundamentales esenciales del procesado
principios y reglas esenciales exigibles dentro del proceso como instrumento de tutela de los derechos
subjetivos [...]. (Exp. N.° 8125-2005-PHC/TC, del 14-11-2005 [Web: 25-01-2006 / EP: 01-02-
2006] , f. j. 6. Texto completo: <bk.ly/2DNyc9V>
§ 50. El debido proceso im plica el respeto de los derechos y garantías m ínim as con que debe
contar todo justiciable, para que una causa pueda tram itarse y resolverse en ju sticia (inc. 3). 3.
El debido proceso implica el respeto, dentro de todo proceso, de los derechos y garantías mínimas con
que debe contar rodo justiciable, para que una causa pueda tramitarse y resolverse en justicia. Tal es el
n o m o s & th e s is
37 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Aít 139

caso de los derechos al juez natural, a la defensa, a la pluralidad de instancias, [al] acceso a los recursos,
a probar plazo razonable, ere. (Exp. N.° 0200-2002-AA/TC, de 15-10-2002 [Web: 07-03-2003 / EP:
07-03-2003], f. j. 3. Texto completo: <bit.ly/2J15nEA>).
§ 51. La dimensión sustancial del debido proceso implica que cualquier decisión judicial
puede ser evaluada por el juez constitucional (inc. 3). 31. [A] partir de la dimensión sustancial
del debido proceso, cualquier decisión judicial puede ser evaluada por el juez constitucional no solo
con relación a los derechos enunciativamente señalados en el artículo 4 del CPConst. sino a partir
de la posible afectación que supongan en la esfera de los derechos constitucionales. En consecuencia
el argumento de [la empresa demandante en el proceso civil], en el sentido de que el derecho a la
libertad de empresa, comercio e industria no deben merecer análisis por este Colegiado al no tratarse
de derechos incluidos en el ámbito de la tutela procesal efectiva, carece de sustento y en consecuencia
se debe proseguir a su análisis. (Exp. N.° 1209-2006-PA/TC, de 14-03-2006 [Web: 23-10-2006 / EP:
30-11-2006], f, j, 31. Texto completo: <bit.ly/2LbZbDQ>).
§ 52, Diferencia entre tutela jurisdiccional y debido proceso (inc. 3). Véase la jurisprudencia
del inciso 3 del artículo 3° de la Constitución [§ 18]. (Exp. N.° 8123-2005-PHC/TC, de 14-11-2005
[Web: 15-06-2006 / 26-05-2006], f. j. 6. Texto completo: <bit.ly/2LTxi4E>).
§ 53. Remisión. Véase también, sobre el derecho al debido proceso, la jurisprudencia del artículo
I del Código Procesal Civil (§ 126 ss.).

DERECHO A UN JUEZ IMPARCIAL

§ 54. El derecho al juez imparcial: contenido, imparcialidad subjetiva y objetiva (inc. 3).
48. [El] derecho a ser juzgado por jueces imparciales no se encuentra reconocido expresamente en
la Constitución. Ello, sin embargo, no ha impedido a este Tribunal reconocer en él a un derecho
implícito que forma parre de un derecho expreso. A saber, del derecho al debido proceso, reconocido
en el inciso 3) del artículo 139 de la Constitución. [...] 54, En tanto que derecho fundamental, el
derecho a un juez imparcial tiene un contenido constitucionalmente protegido. Ese contenido está
relacionado con aquello que el Tribunal ha identificado como las dos vertientes de la imparcialidad. A
saber, la subjetiva y la objetiva. 55. Por lo que se refiere a la imparcialidad subjetiva, este Tribunal tiene
declarado que ella se refiere a cualquier tipo de compromiso que pudiera tener el juez con las partes
procesales o en el resultado del proceso [...]. Desde esta perspectiva, el derecho a un juez imparcial
garantiza que una persona no sea sometida a un proceso o procedimiento en el que el juez, o quien está
llamado a decidir sobre la cuestión litigiosa, tenga algún tipo de compromiso con alguna de las partes o
con el resultado del mismo. 56. Al lado de la dimensión subjetiva, el Tribunal también ha destacado en
el principio de imparcialidad una dimensión objetiva, [...] referida a la influencia negativa que puede
tener en el juez la estructura del sistema, restándole imparcialidad, es decir, si el sistema no ofrece
suficientes garantías para desterrar cualquier duda razonable. 57. Conforme a ella, toda persona tiene
el derecho a ser juzgada por un juez, o quien está llamado a resolver la cuestión litigiosa, dentro de
determinadas condiciones de carácter orgánico y funcional que le aseguren la inexistencia de cualquier
duda razonable sobre la parcialidad del juzgador. (Exp. N.° 6149-2006-PA/TC y otro, de 11-12-2006
[Web: 14-12-2006], ff. jj. 48, 54, 55, 56 y 57. Texto completo: <bit.ly/2vEDC59>).
§ 55. La teoría de la apariencia aplicada a la imparcialidad de los jueces (inc. 3). 3.3.7. [La]
teoría de la apariencia aplicada a la imparcialidad de los jueces, es perfectamente aplicable, también, a
la independencia con que deben contar los mismos al momento de impartir justicia. En este sentido,
el Tribunal Europeo de Derechos Humanos estima que “es preciso recordar que para poder establecer
sin un tribunal puede ser considerado “independíente” debe tenerse en cuenta, entre otras cosas, la
forma de designación de sus miembros y la duración de su mandato, la existencia de garantías frente
a presiones externas y la cuestión relativa a la apariencia de independencia que presenta el colegiado.
En lo que se refiere a la “imparcialidad”, existen dos aspectos que deben tenerse en cuenta con relación
a este requisito. En primer lugar, el tribunal debe hallarse subjetivamente libre de cualquier prejuicio

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 139 MARCO CONSTITUCIONAL 38

o tendencia personal. En segundo lugar, debe ser imparciaí también desde el punto de vista objetivo,
es decir, debe ofrecer las suficientes garantías para excluir cualquier duda legítima al respecto (...). Los
conceptos de independencia e imparcialidad objetiva están estrechamente vinculados y (...) la Corte
los considerará de manera conjunta en relación al presente caso” (subrayado nuestro) [Caso Morris
vs. Reino Unido}. 3.3.8. Bajo la teoría de la apariencia, ha de exigirse que el juez se encuentre en una
relación lo razonablemente equidistante de ambas partes, de manera que el proceso judicial cumpla
mínimamente con las exigencias derivadas del derecho a un juez independiente e imparcíal. (Exp. N.°
005 i 2-2013-PHC/TC, de 19-06-2013 [Web: 05-08-2013 / EP: 03-07-2014], ff. jj. 3.3.7 y 3.3.8.
Texto completo: <bit.ly/2APqCj8>).
§ 56. El derecho a ser juzgado por un juez o tribunal imparcial es una garantía fundamental
del debido proceso (inc. 3). 171. La Corte considera que el derecho a ser juzgado por un juez o
tribunal imparcial es una garantía fundamental del debido proceso. Es decir, se debe garantizar que
el juez o tribunal en el ejercicio de su función como juzgador cuente con la mayor objetividad para
enfrentar el juicio. Esto permite a su vez, que los tribunales inspiren la confianza necesaria a las partes
en el caso, así como a los ciudadanos en una sociedad democrática. (Caso Herrera UUoa vs. Costa Rica,
Excepciones preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia del 2 de julio de 2004, párrafo
171. Corte Interamericana de Derechos Humanos. Texto completo: <bit.ly/lcUfkCo>).

DERECHO A UN PROCESO SIN DILACIONES INDEBIDAS

§ 57. Contenido constitucional del derecho a ser juzgado sín dilaciones indebidas (inc. 3). 8.
[...] [Si] bien el derecho de ser juzgado dentro de un plazo razonable no se encuentra expresamente
contemplado en la Constitución, tal derecho está implícito en ios derechos al debido proceso y la
tutela y, por lo tanto, guarda relación con el pleno respeto de los principios de proporcionalidad,
razonabilidad, subsidian edad, necesidad, provisionalidad y excepcionalidad que se deben observar
durante y al interior de un proceso constitucional. 9. Este Tribunal reconoce la existencia implícita
del referido derecho en la Constitución, Cuarta Disposición Final y Transitoria que establece que las
normas relativas a los derechos y las libertades que reconoce se interpreten de conformidad con los
tratados sobre derechos humanos ratificados por el Perú. 10. Entre ios instrumentos internacionales en
materia de derechos humanos, ratificados por el Estado, que reconocen expresamente este derecho, se
encuentran la Convención Americana, que establece que “ [tjoda persona tiene derecho a ser oída, con
las debidas garantías y dentro de un plazo razonable, por un juez o tribunal competente, independiente
e imparcial, establecido con anterioridad por la ley, en la sustanciación de cualquier acusación penal
formulada contra ella, o para la determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil, laboral,
fiscal o de cualquier otro carácter”, (Exp. N.° 618-2005-HC/TC, de 08-03-2005 [Web: 04-08-2005],
ff. jj. 8-10. Texto completo: <bit.ly/2DvAURe>).
§ 58. Reglas para determinar la razonabilidad del plazo en el cual se desarrolla el proceso (inc.
3). 11. Este Tribunal, siguiendo el criterio de la Corte Interamericana, ha señalado que “[s]e debe tomar
en cuenta tres elementos para determinar la razonabilidad del plazo en el cual se desarrolla el proceso:
a) la complejidad del asunto; b) la actividad procesal del interesado, y c) la conducta de las autoridades
judiciales”. 12. Este Colegiado, en relación con la complejidad del asunto, ha sostenido, en reiterada
jurisprudencia, que “[p]ara su valoración, es menester tomar en consideración factores tales como la
naturaleza y gravedad del delito, los hechos investigados, los alcances de la actividad probatoria para
el esclarecimiento de ios eventos, la pluralidad de agraviados o inculpados, o algún otro elemento que
permita concluir, con un alto grado de objetividad, que la dilucidación de una determinada causa
resulta particularmente complicada y difícil”. 13. En cuanto a la actividad procesal del interesado,
se ha subrayado que “[rjesulta importante distinguir entre el uso regular de los medios procesales
que la ley prevé y la llamada defensa obstruccionista, caracterizada por todas aquellas conductas
intencionaímente dirigidas a obstaculizar la celeridad del proceso, sea la interposición de recursos
que, desde su origen y de manera manifiesta, se encontraban condenados a la desestimación, sea las
constantes y premeditadas faltas a la verdad que desvíen el adecuado curso de las investigaciones, entre
n o m o s & th e s is
39 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Alt. 1 3 9
otros. En todo caso, corresponde ai juez penal demostrar la conducta obstruccionista del procesado”.
1 4 Finalmente., con relación a la actuación de los órganos judiciales, “[s]erá materia de evaluación el
grado de celeridad con el que se ha tramitado el proceso, sin perder de vista, en ningún momento, el
especial celo que es exigidle a todo juez encargado de dilucidar una causa en la que se encuentra un
individuo privado de su libertad”. (Exp. N.° 618-2005-HC/TC, de 08-03-2005 [Web: 04-08-2005],
ff. jj. 31-14. Texto completo: <bit.ly/2DvAURe>).
§ 59. Derecho a ser juzgado en un plazo razonable. Vulneración al debido proceso (inc.
3). 5- [El] artículo 8.1 de la Convención Americana de Derechos Humanos dispone que toda
persona tiene derecho a ser oída, con las debidas garantías y dentro de un plazo razonable, por un
juez o tribunal competente. Sobre este derecho la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha
establecido, en criterio que compartimos, que el derecho al plazo razonable tiene como finalidad
impedir que los acusados permanezcan largo tiempo bajo acusación y asegurar que esta se decida
prontamente (Caso Sudrez Rosero contra. Ecuador , sentencia sobre el fondo de la Corte Interamericana
de Derechos Humanos, fundamento 70). 6. Del mismo modo la Corte, siguiendo al Tribunal
Europeo de Derechos Humanos, ha declarado que Con respecto al plazo razonable de que
trata el artículo 8.1, este Tribunal ha establecido que es preciso tomar en cuenta tres elementos para
determinar la razonabilidad del plazo en el que se desarrolla un proceso: a) complejidad del asunto,
b) actividad procesal del interesado y c) conducta de las autoridades judiciales”. (Caso Hilaire,
Constantine, Benjam ín y otros contra Trinidad y Tobago, sentencia sobre el fondo, fundamento 143).
7. Por tanto, el Tribunal Constitucional del Perú estima que, conforme a la regla de interpretación
constitucional de los derechos y libertades, anteriormente citada, el derecho a un plazo razonable
en la duración de los juicios constituye una de las manifestaciones del debido proceso reconocido
por nuestra Constitución en los términos antes expuestos. (Exp, N.° 5291-2005-PHC/TC [Caso
Heriberto Benítez Rivas y otra], de 21-10-2005 [Web: 22-11-2005], f. j. 5. Texto completo:
<bl t.ly/2LARofV>).

DERECHO A LA EJECUCIÓN O EFECTIVIDAD DE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES

§ 60. Derecho a la efectividad de las resoluciones judiciales (inc. 3). 8. El derecho a la ejecución
de las resoluciones judiciales que han pasado en autoridad de cosa juzgada, es una manifestación del
derecho a la tutela jurisdiccional, reconocido en el inciso 3) del artículo 139° de la Constitución.
También se encuentra aludido en el segundo párrafo del inciso 2) del mismo artículo 139°, cuando
se menciona que “ninguna autoridad puede (...) dejar sin efecto resoluciones que han pasado en
autoridad de cosa juzgada (...) ni retardar su ejecución. (Exp. N.° 0015-2001-AI/TC [Caso Ejecución
de sentencias que ordenan el pago de sumas de dinero contra el Estado], de 29-01-2004 [Web: 30-01-
2004], f. j. 12. Texto completo: <bit.Iy/20RAg7v>).
§ 61. Contenido constitucional del derecho a la efectividad de las resoluciones judiciales
(inc. 3). 12. El contenido constirucionalmenre protegido de este derecho [a la efectividad de las
resoluciones judiciales] impone especiales exigencias a ios sujetos pasivos del derecho, es decir, a los
que se encuentran en principio vinculados y, en particular, a quienes participaron en calidad de partes
en el proceso y, desde luego, al propio juez. Pero también lo está el Presidente de la República, a quien,
en su condición de titular del Poder Ejecutivo, conforme establece el inciso 9) del artículo 118 de la
Constitución, le corresponde “Cumplir y hacer cumplir las sentencias y resoluciones de los órganos
jurisdiccionales”. Respecto de los jueces, el glosado derecho exige un particular tipo de actuación.
Y es que si el derecho a la ejecución de las resoluciones judiciales garantiza que lo decidido en una
sentencia o en una resolución judicial sea cumplido, es claro que quienes las dictan, o quienes resulten
responsables de ejecutarlas, tienen la obligación de adoptar, según las normas y procedimientos
aplicables -y con independencia de que la resolución a ejecutar haya de ser cumplida por un ente
público o no- las medidas necesarias y oportunas para su estricto cumplimiento. (Exp. N.° 0015-
2001-AI/TC [Caso Ejecución de sentencias que ordenan el pago de sumas de dinero contra el Estado], de
29-01-2004 [Web: 30-01-2004], f. j. 12. Texto completo: <bit.ly/20RAg7v>).

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


A lt 139 MARCO CONSTITUCIONAL 40

§ 62. Eí afectado con el incum plim iento de una ejecución de sentencia puede solicitar la
adopción de las m edidas y providencias necesarias para que esta se ejecute (inc. 3). 14. [,..] [Eí]
Tribunal considera que cuando eí obligado -sea un particular o el Estado- no cumple lo ordenado
por la sentencia o la resolución judicial firme, el derecho a la efectividad de las resoluciones judiciales
autoriza al afectado con el incumplimiento a pedir del órgano jurisdiccional competente la adopción
de las medidas y providencias necesarias para que se ejecute lo dispuesto. (Exp. N.° 0015-2001-AI/TC
[Caso Ejecución de sentencias que ordenan el pago de sumas de dinero contra el Estado], de 29-01-2004
[Web: 30-01-2004], f. j. 12. Texto completo: <bit.íy/20RAg7v>).
§ 63. Los lím ites al derecho a la ejecución de las resoluciones judiciales deben tener una
justificación constitucional (inc. 3). 15. [Como] sucede con todos los derechos fundamentales, el de
efectividad de las resoluciones judiciales tampoco es un derecho absoluto, es decir, que esté exento de
condiciones, límites o restricciones en su ejercicio. Al margen de los requisitos y la presencia de una
serie de circunstancias generales que la ley pueda prever, como puede ser que la ejecución deba llevarla
adelante el órgano jurisdiccional competente; que se trate de una resolución firme; que la ejecución
se realice respetando el contenido del fallo, etc., siendo legítimo que, tomando en cuenta al sujeto
procesal vencido en juicio y, en concreto, cuando el vencido en juicio sea el Estado, el legislador pueda
establecer ciertos límites o restricciones al derecho a la efectividad de las resoluciones judiciales firmes,
en la medida en que estas tengan una justificación constitucional. (Exp. N.° 0015-2001-AI/TC [Caso
Ejecución de sentencias que ordenan el pago de sumas de dinero contra el Estado], de 29-01-2004 [Web:
30-01-2004], f. j. 12. Texto completo: <bít.ly/20RAg7v>).
§ 64. El plazo razonable en la ejecución de sentencias debe entenderse tam bién como una
exigencia para lograr la efectividad del pronunciam iento jud icial en un plazo que no exceda
lo que la naturaleza del caso am erita (inc. 3). 19. [...] [El] derecho a una decisión sobre el fondo
y al cumplimiento de la misma en un plazo razonable es extrapolable a todo tipo de procesos
jurisdiccionales. El plazo razonable no solo debe entenderse referido al trámite que existe entre la
presentación de una demanda y la decisión sobre el fondo, sino que resulta indispensable que dicho
concepto se entienda también como una exigencia para lograr la efectividad del pronunciamiento
judicial en un plazo que no debe exceder lo que la naturaleza del caso y sus naturales complicaciones
de cumplimiento ameriten, sin que en ningún caso su ejecución se difiera por dilaciones indebidas.
(Exp. N.° 4080-2004-AC/TC, de 28-01-2005 [Web: 26-10-2005 / EP: 08-11-2005], £ j. 19. Texto
completo: <bit.Iy/2Licrrl>).
§ 65. El retardo innecesario al cum plim iento pleno de lo que m ediante una sentencia jud icial
firme se ha ordenado constituye una vulneración a la tutela jud icial efectiva. 20. [Toda] dilación
indebida que retarde innecesariamente el cumplimiento pleno de lo que mediante una sentencia
judicial firme se ha ordenado, debe entenderse como vulneratoria del derecho fundamental a la tutela
judicial efectiva que la Constitución reconoce. (Exp. N.° 4080-2004-AC/TC, de 28-01-2005 [Web:
26-10-2005 / EP: 08-11-2005], f. j. 20. Texto completo: <bÍt.ly/2Licrrl>).
§ 66. El derecho a la ejecución de las sentencias como m anifestación de la independencia
jud icial y como m andato a su cum plim iento pleno y oportuno. 16. El derecho a la ejecución de
las decisiones jurisdiccionales resulta de especial relevancia no solo por su manifestación de derecho
de tutela judicial, sino porque constituye una garantía sine qua non para que pueda evidenciarse, en
la práctica, el principio de independencia judicial [...]. SI las sentencias de los jueces no se cumplen,
simplemente no podría hablarse de un Poder Judicial independiente que es capaz de hacer valer su
ju ris dictio con plena eficacia respecto de lo que decide, y de este modo, los ciudadanos no tendrían
un garante real para la protección de sus derechos. 17. El cumplimiento pleno de lo establecido en
una decisión judicial supone, por otro lado, la satisfacción real y efectiva, en tiempo oportuno, de
lo decidido por el poder jurisdiccional. No es posible admitir como alegato que, si lo que se ordena
mediante una sentencia judicial es la realización de uno o más actos administrativos previos a la
asignación de un monto que se ha dejado de pagar, cuando correspondía hacerlo, y debido a que en

n o m o s & th e s is
41 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Alt. 139
la medida que en la sentencia no se ha ordenado el pago de una suma líquida, tal obligación no es
atendible en la etapa de ejecución. Es como pretender que para el cumplimiento de las obligaciones de
la administración, haya que pasar previamente por el Poder Judicial, en una suerte de intermediación
jurisdiccional permanente. (Exp, N.° 4080-2004-AC/TC, de 28-01-2005 [Web: 26-10-2005 / EP:
08-11-2005], ff. jj. 16 y 17. Texto completo: <bk.ly/2Licrrl>).
§ 67. El derecho a la tutela jurisdiccional no solo im plica el derecho de acceso a la justicia
y el derecho al debido proceso, sino tam bién el derecho a la “efectividad” de las resoluciones
judiciales. 16. El derecho a la tutela jurisdiccional es un atributo subjetivo que comprende una
serie de derechos, entre ios que destacan el acceso a la justicia, es decir, el derecho de cualquier
persona de promover la actividad jurisdiccional del Estado, sin que se le obstruya, impida o disuada
irrazonablemente; y el derecho a la efectividad de las resoluciones judiciales. El derecho a la ejecución
de las resoluciones judiciales que han pasado en autoridad de cosa juzgada, es una manifestación del
derecho a la tutela jurisdiccional, reconocido en el inciso 3) del artículo 139° de la Constitución. Si
bien la citada norma no hace referencia expresa a la “efectividad” de las resoluciones judiciales, dicha
cualidad se desprende de su interpretación, de conformidad con los tratados internacionales sobre
derechos humanos [...]. 17. De este modo, el derecho a la tutela jurisdiccional no solo implica el
derecho de acceso a la justicia y el derecho al debido proceso, sino también el derecho a la “efectividad”
de las resoluciones judiciales; busca garantizar que lo decidido por la autoridad jurisdiccional tenga un
alcance práctico y se cumpla, de manera que no se convierta en una simple declaración de intenciones.
(Sentencia del Pleno Jurisdiccional del Tribunal Constitucional. Exp. N.° 0015-2005-PI/TC [Caso
Proceso de inconstitucionalidadL ey que modifica la Ley de Procedim iento de Ejecución Coactiva ], del 05-
01-2006 [Web: 20-01-2006 / EP: 02-02-2006], ff. jj. 16 y 17. Texto completo: <bit.ly/2IJTp8l>).
§ 68. Es deber del juzgador hacer efectivos los derechos sustanciales m ediante sentencias
que resulten ejecutables. Sexto. [...] [S]iendo el fin del proceso resolver un conflicto de intereses
o eliminar una incertidumbre ambas con relevancia jurídica, es el deber del juzgador hacer efectivos
los derechos sustanciales y no emitir resoluciones que resulten inejecutables [...]. (Casación N.°
1337-2007-Lambayeque, de 21-06-2007, f. j. 6. Sala Civil Permanente [EP, 01-10-2007, p. 20490],
Texto completo: <bit.ly/2Ls4o7E>).

DERECHO A LA PRUEBA

§ 69. El derecho a la prueba goza de protección constitucional. 148. En primer término, este
Tribunal Constitucional debe recordar que el derecho a la prueba goza de protección constitucional,
pues se trata de un contenido implícito del derecho al debido proceso, reconocido en el artículo
139°, inciso 3), de la Constitución Política del Perú. [...] (Exp. N.° 010-2002-AI/TC [Caso M arcelino
Tineo Silva y otros], de 03-01-2003 [Web: 04-01-2003 / EP: 04-01-2003], f. j. 148. Texto completo:
<bÍt.ly/2LvMC6q>).
§ 7 0 . El derecho a la prueba. Principios de la actividad probatoria. C onsiderando : [...] 2 .5 .
[.,,] [El] derecho a la prueba se encuentra sujeto a determinados principios, como que su ejercicio se
realice de conformidad con los valores de pertinencia, utilidad, oportunidad y licitud. Ellos constituyen
principios de la actividad probatoria y, al mismo tiempo, límites a su ejercicio, derivados de la propia
naturaleza del derecho. (Exp. N.° 2333-2004-HC/TC, de 12-08-2004 [Web: 29-10-2004], f. j. 2.5.
Texto completo: <bit.ly/2zVX560>).
§ 71. Elementos que forman parte del contenido del derecho a la prueba. 6. [El] derecho a la
prueba apareja la posibilidad de postular, dentro de los límites y alcances que la Constitución y las
leyes reconocen, los medios probatorios pertinentes para justificar los argumentos que el justiciable
esgrime a su favor. Por ello, no se puede negar la existencia del derecho fundamental a la/prueba.
Constituye un derecho básico de los justiciables producir la prueba relacionada con los h^bhos que
configuran su pretensión o su defensa. Según este derecho, las partes o un tercero legitimado en
un proceso o procedimiento tienen el derecho de producir la prueba necesaria con la finalidad de

* SUMMA PROCESAL CIVIL


A lt 139 MARCO CONSTITUCIONAL 42

acreditar los hechos que configuran su pretensión o defensa. [...] 8. [De] los elementos que forman
parte del contenido del derecho a la prueba uno está constituido por el hecho de que las pruebas
actuadas dentro del proceso penal sean valoradas de manera adecuada y con la motivación debida. De
lo cual se deriva una doble exigencia para el juez: en primer lugar, la exigencia del Juez de no omitir
la valoración de aquellas pruebas que son aportadas por las partes al proceso dentro del marco del
respeto a los derechos fundamentales y a lo establecido en las leyes pertinentes; en segundo lugar, la
exigencia de que dichas pruebas sean valoradas motivadamente con criterios objetivos y razonables.
(Exp. N.° 4831-2005-PHC/TC, del 08-08-2005 [Web: 06-09-2006 / EP: 20-10-2006], ff. jj. 6 y 8.
Texto completo: <bit.ly/2DKwRRt>)
§ 72. El derecho constitucional a probar está compuesto por el derecho a ofrecer medios
probatorios y que estos sean valorados de m anera adecuada y con la m otivación debida. 15.
Existe un derecho constitucional a probar, aunque no autónomo, que se encuentra orientado por los
fines propios de la observancia o tutela del derecho al debido proceso. Constituye un derecho básico
de los justiciables de producir la prueba relacionada con los hechos que configuran su pretensión o
su defensa. Según este derecho, las partes o un tercero legitimado en un proceso o procedimiento,
tienen el derecho a producir la prueba necesaria con la finalidad de acreditar los hechos que
configuran su pretensión o defensa. Así, por ejemplo, el artículo 188° del Código Procesal Civil
establece que los medios probatorios tienen por finalidad acreditar los hechos expuestos por
las partes, producir certeza en el juez respecto de los puntos controvertidos y fundamentar sus
decisiones. Se trata de un derecho complejo que está compuesto por el derecho a ofrecer medios
probatorios que se consideren necesarios, a que estos sean admitidos, adecuadamente actuados,
que se asegure la producción o conservación de la prueba a partir de la actuación anticipada de los
medios probatorios y que estos sean valorados de manera adecuada y con la motivación debida,
con el fin de darle el mérito probatorio que tenga en la sentencia. La valoración de la prueba debe
estar debidamente motivada por escrito, con la finalidad de que el justiciable pueda comprobar si
dicho mérito ha sido efectiva y adecuadamente realizado. [...] (Exp. N.° 6712-2005-HC/TC [Caso
Magaly jesú s M edina Vela y Ney Guerrero Orellana\, del 17-10-2005 [Web: 20-01-2006 / EP: 01-02-
2006], f. j. 15- Texto completo: <bitdy/2GíeA3j>).
§ 73. Límites al derecho a la prueba. 149. Como todo derecho constitucional, el de la prueba
también se encuentra sujeto a restricciones o limitaciones, derivadas tanto de la necesidad de que sean
armonizados en ejercicio con otros derechos o bienes constitucionales, como de la propia naturaleza del
derecho en cuestión. En términos generales, el derecho a la prueba se encuentra sujeto a determinados
principios, como son que su ejercido se realice de conformidad con los valores de pertinencia, utilidad,
oportunidad y licitud. Ellos constituyen principios que informan la actividad probatoria y, al mismo
tiempo, límites inmanentes a su ejercicio, esto es, derivados de la propia naturaleza del derecho. 150.
Sin embargo, lo anterior no quiere decir que no puedan establecerse otra clase de límites, derivados
esta vez de la necesidad de armonizarse su ejercicio con otros derechos o bienes constitucionales,
siempre que con ellos no se afecte su contenido esencial o, en su caso, los principios de razonabilidad
y proporcionalidad. En cualquier caso, la posibilidad de justificar válidamente estos otros límites debe
basarse en la necesidad de proteger otros derechos y bienes de la misma clase que aquel que se limita
[.,,]. (Exp. N.° 010-2002-AI/TC [Caso M arcelino Tineo Silva y otros] , de 03-01-2003 [Web: 04-01-
2003 / EP: 04-01-2003], ff. jj. 149-150. Texto completo: <bit.ly/2LvMC6q>).
§ 74. El derecho fundamental a la prueba está sujeto a restricciones o limitaciones: límites
extrínsecos y lím ites intrínsecos. 4. Este Tribunal Constitucional ha señalado (cfr. STC 010-2002-
AI/TC [§ 73], FJ 133-135) que el derecho fundamental a la prueba tiene protección constitucional,
en la medida en que se trata de un contenido implícito del derecho al debido proceso, reconocido en el
artículo 139, inciso 3, de la Constitución. En este sentido, una de las garantías que asisten a las partes
del proceso es la de presentar los medios probatorios necesarios que posibiliten crear convicción en

n o m o s & th e s is
43 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Alt. 139

el juzgador sobre la veracidad de sus argumentos. Sin embargo, como todo derecho fundamental, el
derecho a la prueba también está sujeto a restricciones o limitaciones, derivadas tanto de la necesidad
de que sean armonizados con otros derechos o bienes constitucionales -límites extrínsecos-, como de
la propia naturaleza del derecho en cuestión -límites intrínsecos-, (Exp. N.° 4831-2005-PHC/TC, del
08-08-2005 [Web: 06-09-2006 / EP: 20-10-2006], £ j. 4. Texto completo: <bit.ly/2DKwRRt>)
§ 75. Justificación de los lím ites ai derecho a la prueba. 154. [...] [Si] bien la realización de un
proceso con las debidas garantías es un derecho que se debe respetar en toda circunstancia, también lo
es que, la limitación de determinados contenidos, como el de interrogar a los que elaboran el atestado
policial, se encuentra perfectamente justificada si es que, con tal limitación, el legislador persigue
proteger derechos fundamentales tan valiosos como la vida y la integridad personal. (Exp. N.° 010-
2002-AI/TC [Caso M arcelino Ttneo Silva y otros], de 03-0.1-2003 [Web: 04-01-2003 i EP: 04-01-
2003], £ j. 154. Texto completo: <bit.ly/2LvMC6q>).

DERECHO A LA INDEPENDENCIA JUDICIAL

§ 76. El derecho a la independencia jud icial forma parte del derecho a la tutela jurisdiccional
efectiva. 22. El derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, reconocido en el artículo 139, inciso 3,
de la Constitución, implica que cuando una persona pretenda la defensa de sus derechos o intereses
legítimos, ella deba ser atendida por un órgano jurisdiccional mediante un proceso dotado de un
conjunto de garantías mínimas. Como tal, constituye un derecho, por decirlo de algún modo,
“genérico” que se descompone en un conjunto de derechos específicos enumerados, principalmente,
en el mencionado artículo, o deducidos implícitamente de él. Entre estos derechos cabe destacar,
entre otros, el derecho a un juez independiente e imparcial. 23. La independencia y la imparcialidad
del juzgador no solo constituyen principios y garantías de la administración de justicia, sino también
una garantía para quienes acuden a los órganos jurisdiccionales en busca de justicia. Al respecto, el
Tribunal Constitucional sostuvo en una anterior oportunidad, que “Debe tomarse en cuenta que si
bien, prim a fa cie, la imparcialidad e independencia son garantías consustanciales y necesarias para
una correcta Administración de justicia, estas deben entenderse, a su vez, como garantías para los
imputados (garantía a ser juzgado por un Tribunal independiente e imparcial), configurándose, de
este modo, su doble dimensión’. Ello coincide con lo establecido en la Convención Americana sobre
Derechos Humanos que en su artículo 8.1 dispone que “Toda persona tiene derecho a ser oída, con las
debidas garantías y dentro de un plazo razonable, por un juez o tribunal competente, independiente
e imparcial, establecido con anterioridad por la ley, en la sustanciación de cualquier acusación penal
formulada contra ella, o para la determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil, laboral,
fiscal o de cualquier otro carácter”. (Sentencia del Pleno Jurisdiccional del Tribunal Constitucional.
Exp. N.° 0004-2006-PI/TC [Caso Demanda de inconstitucionatidad contra la Ley N.° 28665, de
Organización, Funciones y Competencia de la Jurisdicción Especializada en M ateria Penal M ilitar
Policial], del 29-03-2006 [Web: 18-04-2006 / EP: 21-04-2006], ff. jj. 22 y 23. Texto completo: <bit.
iy/2u9n87E>).
§ 77. El derecho a la ejecución de las sentencias como manifestación de la independencia
jud icial y como mandato a su cum plim iento pleno y oportuno. Véase la jurisprudencia del inciso
3 del artículo 139° de la Constitución [§ 66]. (Exp. N.° 4080-2004-AC/TC [Caso Mario Fernando
Ramos Hostia], de 28-01-2005 [Web: 26-10-2005 / EP: 08-11-2005], ff. jj. 16 y 17. Texto completo:
<bít.ly/2Lícrrl>).

REMISIÓN

§ 78. Sobre el principio p r o actione. Véase la jurisprudencia del artículo III del Código Procesal
Civil (§ 179 ss.).

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Art 139 MARCO CONSTITUCIONAL 44

MOTIVACIÓN DJE LAS RESOLUCIONES JUDICIALES

(INCISO 5)

§ 79. Derecho a la motivación de las resoluciones judiciales (inc. 5). 7. El derecho a la debida
motivación de las resoluciones judiciales es una garantía del justiciable frente a la arbitrariedad
judicial y garantiza que las resoluciones no se encuentren justificadas en el mero capricho de los
magistrados, sino en datos objetivos que proporciona el ordenamiento jurídico o los que se derivan
del caso. Sin embargo, no todo ni cualquier error en el que eventualmente incurra una resolución
judicial constituye automáticamente la violación del contenido constitucionalmente protegido del
derecho a la motivación de las resoluciones judiciales. (Exp. N.° 728-2008-PHC/TC [Caso Giuliana
Llamoja Hilares], del 13-10-2008 [Web: 23-10-2008 / EP: 08-11-2008], f. j. 7. Texto completo:
<bk.ly/2GdCQ6h>).
§ 80. La tutela del derecho a la motivación de las resoluciones judiciales no debe ni puede
servir de pretexto para someter a un nuevo examen las cuestiones de fondo ya decididas por los
jueces ordinarios (inc. 5). 2. El derecho a la debida motivación de las resoluciones importa que los
jueces, al resolver las causas, expresen las razones o justificaciones objetivas que los llevan a tomar
una determinada decisión. [...] Sin embargo, la tutela del derecho a ía motivación de las resoluciones
judiciales no debe ni puede servir de pretexto para someter a un nuevo examen las cuestiones de fondo
ya decididas por los jueces ordinarios. [...] [El] análisis de si en una determinada resolución judicial se
ha violado o no el derecho a la debida motivación de las resoluciones judiciales debe realizarse a partir
de los propios fundamentos expuestos en la resolución cuestionada, de modo que las demás piezas
procesales o medios probatorios del proceso en cuestión solo pueden ser evaluados para contrastar
las razones expuestas, mas no pueden set objeto de una nueva evaluación o análisis. [...] (Exp. N.°
01480-2006-AA/TC [Caso Caja d e Beneficios y Seguridad Social d el Pescador], de 27-03-2006 [Web:
20-07-2007-EP, 02-10-2007], f. j. 2. Texto completo: <bit.ly/2uVJiaA>).
§ 81. El contenido esencial de la motivación se respeta siempre que exista fundam entación
jurídica, congruencia entre lo pedido y lo resuelto y, por sí misma, exprese una suficiente
justificación de la decisión adoptada, aun si esta es breve o concisa, o se presenta el supuesto
de motivación por remisión (inc. 5). 11. Uno de los contenidos del derecho al debido proceso es el
derecho de obtener de los órganos judiciales una respuesta razonada, motivada y congruente con las
pretensiones oportunamente deducidas por las partes en cualquier clase de procesos. La exigencia de
que las decisiones judiciales sean motivadas en proporción a los términos del inciso 5) del artículo 139°
de ía Norma Fundamental, garantiza que los jueces, cualquiera sea la instancia a la que pertenezcan,
expresen el proceso mental que los ha llevado a decidir una controversia, asegurando que el ejercicio de
la potestad de administrar justicia se haga con sujeción a la Constitución y a la ley; pero también con la
finalidad de facilitar un adecuado ejercicio del derecho de defensa de los justiciables. La Constitución
n o garantiza una determinada extensión de la motivación, por lo que su contenido esencial se respeta
siempre que exista fundamentación jurídica, congruencia entre lo pedido y lo resuelto y, por sí misma,
exprese una suficiente justificación de la decisión adoptada, aun si esta es breve o concisa, o se presenta
el supuesto de motivación por remisión. Tampoco garantiza que, de manera pormenorizada, todas las
alegaciones que las partes puedan formular dentro del proceso sean objeto de un pronunciamiento
expreso y detallado. [...] (Exp. N.° 1230-2002-HC/TC [Caso César Humberto Tinco Cabrera], del 20-
06-2002 [Web: 29-08-2002], f. j. 11. Texto completo: <bÍt.ly/2PyGpFZ>).
§ 82. Los jueces deben expresar la argumentación jurídica que los h a llevado a decidir una
controversia (inc. 5). 35. [Uno] de los contenidos esenciales del derecho ai debido proceso es el
derecho de obtener de los órganos judiciales una respuesta razonada, motivada y congruente con las
pretensiones oportunamente deducidas por las partes en cualquier clase de procesos. La exigencia de
que las decisiones judiciales sean motivadas en proporción a los términos del inciso 5 del artículo 139 de
la Constitución, garantiza que los jueces, cualquiera que sea la instancia a la que pertenezcan, expresen
n o m o s & th e s is
45 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Aft. 139
la argumentación jurídica que los ha llevado a decidir una controversia, asegurando que el ejercicio de
la potestad de administrar justicia se haga con sujeción a la Constitución y a la ley; pero también con la
finalidad de facilitar un adecuado ejercicio del derecho de defensa de los justiciables. En suma, garantiza
que el razonamiento empleado guarde relación y sea suficiente y proporcionado con los hechos que al
juez penal corresponde resolver. (Exp, N.° 8123-2005-PHC/TC, de 14-11-2005 [Web: 15-06-2006 /
26-05-2006], f. j. 35. Texto completo: <bit.ly/2LTxi4E>).
§ 83. Requisitos p ara que el contenido constitucional del derecho a la motivación de las
resoluciones judiciales se respete (inc. 5). 2. [Debe] precisarse, en primer lugar, que la exigencia de
que las decisiones judiciales sean motivadas en los términos del artículo 139 inciso 5) de la Constitución,
garantiza que los jueces, cualquiera sea la instancia en la que se encuentren, deban expresar claramente
los argumentos que los han llevado a la solución de la controversia o incertidumbre jurídica, asegurando
que el ejercicio de la función jurisdiccional se realice con sujeción a la Constitución y a la ley expedida
conforme a esta. Como lo ha precisado este Colegiado en reiterada jurisprudencia, el derecho a la
motivación de las resoluciones judiciales no garantiza una determinada extensión de la motivación,
por lo que su contenido constitucional se respeta, prim a facie, siempre que exista: a) fundamentación
jurídica, que no implica la sola mención de las normas a aplicar al caso, sino la explicación y
justificación de por qué tal caso se encuentra o no dentro de los supuestos que contemplan tales normas;
b) congruencia entre lo pedido y lo resuelto, que implica la manifestación de los argumentos que
expresarán la conformidad entre los pronunciamientos del fallo y las pretensiones formuladas por las
partes; y c) que por sí misma exprese una suficiente justificación de la decisión adoptada, aun si esta es
breve o concisa, o se presenta el supuesto de motivación por remisión. (Exp. N.° 4348-2005-PA/TC, de
21-07-2005 [Web: 02-02-2006 / 15-02-2006], f. j. 2. Texto completo: <bÍt.ly/2wopzSs>).
§ 84. La motivación debe estar bien fundam entada, formal y lógicamente, para que se pueda
controlar (por las partes o por el juez superior) si el razonamiento ha sido correcto y h a observado
las leyes del pensar (inc. 5). Undécimo. [Cabe] destacar que mediante el control de logicidad, este
Supremo Tribunal, puede examinar el razonamiento que realizaron los jueces inferiores para conocer si
fue formalmente correcto desde el punto de vista lógico; de ello se deriva que, no solo la sentencia tiene
que ser fundamentada sino que debe ser, en primer lugar, bien fundamentada, formal y lógicamente,
esto es, que se muestre el itinerario del razonamiento para que se pueda controlar (por las partes o por
el juez superior) si el razonamiento ha sido correcto y ha observado las leyes del pensar. (Casación N.°
4039-2007-Piura, de 06-11-2007, f. j. 11. Sala Civil Permanente [EP, 30-05-2008, p. 22200]. Texto
completo: <bit.ly/2oh9SYM>).
§ 85. Se vulnera el derecho a la debida motivación de las resoluciones judiciales si el juez
omite pronunciarse respecto el pedido de control difuso (inaplicación de la modificación al
art. 732 CPC, realizada por el Decreto Legislativo N.° 1069) por parte del recurrente (inc. 5).
5. Como ha precisado este Tribunal, el ámbito garantizado por este derecho a la motivación de las
resoluciones judiciales exige la: a) fundamentación jurídica, que no implica la sola mención de las
normas a aplicar ai caso, sino la explicación y justificación de por qué tal caso se encuentra dentro
de los supuestos que contemplan tales normas; b) congruencia entre lo pedido y lo resuelto, que
implica la manifestación de los argumentos que expresarán la conformidad entre los pronunciamientos
del fallo y las pretensiones formuladas por las partes; y, c) que por sí misma exprese una suficiente
justificación de la decisión adoptada, aun si esta es breve o concisa, o se presenta el supuesto de
motivación por remisión (Cfr. Sentencia 4348-2005-PA/TC [§ 83]). Por consiguiente, toda decisión
que carezca de una motivación adecuada, suficiente y congruente constituirá una decisión arbitraria y,
en consecuencia, será inconstitucional. 6. Pues bien, de lo actuado, este Tribunal aprecia que: a) A través
de la Resolución N.° 64 [,..], el Sétimo Juzgado Civil de la Corte Superior de Arequipa estableció la
suma de cuatro URP (unidades de referencia procesal) como honorarios profesionales del actor por su
concurso como martiliero público en el proceso de ejecución de garantías subyacente, b) Contra dicha
resolución, el demandante interpuso recurso de apelación argumentando, entre otras cuestiones, que la
modificación al artículo 732 del Código Procesal Civil, realizada por el Decreto Legislativo N.° 1069,
♦ SUMMA PROCESAL CIVIL
A lt 139 MARCO CONSTITUCIONAL 46

debe ser inaplicada porque es inconstimciónal. A su juicio, dicha modificación no guarda relación
alguna con los compromisos asumidos por el Estado en el Acuerdo de Promoción Comercial que
suscribió con los Estados Unidos de Norteamérica, c) Sin embargo, la Cuarta Sala Civil de Arequipa
no emitió pronunciamiento respecto de tal cuestión, a pesar de que la propia Sala lo consignó como
alegato del recurrente en dicha resolución [...], 7. Así las cosas, el Tribunal considera que la Cuarta Sala
Civil de Arequipa vulneró el derecho a la motivación de las resoluciones judiciales al no pronunciarse
respecto del control difuso solicitado por el demandante en el recurso de apelación formulado contra
la Resolución N.° 64 [...]. No se trata de un mero punto omitido o que carezca de trascendencia,
en la medida que precisamente lo pretendido por el recurrente es la inaplicación de la modificación
introducida por el Decreto Legislativo N.° 1069 al artículo 732 del Código Procesal Civil. 8, Por ello,
independientemente de que la inconstitucionalidad formal denunciada por el accionante tenga asidero
o no, tal cuestión no puede quedar sin respuesta como ha ocurrido en eí caso de autos. Si no se dan las
condiciones necesarias para aplicar el control difuso o si lo esgrimido carece de asidero, ello debe ser
debidamente motivado. Al no haber ocurrido así, el Tribunal Constitucional estima que se ha violado
el derecho fundamental a la motivación de las resoluciones judiciales del demandante. (STC Exp.
N.° 00966-2014-PA/TC, de 01-07-2016, ff. jj. 5, 7 y 8. Tribunal Constitucional. Texto completo:
<bit.ly/2N 1McWg>).
§ 86. Remisión, Sobre motivación de las resoluciones judiciales, véase también la jurisprudencia
de los artículos 50° inciso 6 [§ 582 ss.], 121° [§ 1142 ss.] y 122° inciso 3 del Código Procesal Civil
[§ 1218 ss.]; y del artículo 12° de la Ley Orgánica del Poder Judicial [§ 4589 ss,].

PLURALIDAD DE INSTANCIA
(INCISO 6)

§ 87. El derecho a la pluralidad de instancias como garantía del derecho al debido proceso
(inc. 6). 4. El derecho a la pluralidad de instancias constituye una garantía consustancial del derecho
al debido proceso, con la cual se persigue que lo resuelto por un juez de primera instancia pueda ser
revisado por un órgano funcionalmente superior y, de esa manera, permitir que lo resuelto por aquel,
cuando menos, sea objeto de un doble pronunciamiento jurisdiccional. (Exp. N.° 0282-2004-AA/
TC, de 29-10-2004 [Web: 18-01-2005], f. j. 4. Texto completo: <bit.ly/2muZ88d>).
§ 88. El derecho a la doble instancia no es absoluto, sino que admite excepciones (inc. 6).
11. [En] relación al derecho de pluralidad de instancias, previsto en el inciso 6) del artículo 139° de
la Constitución, no se advierte su vulneración, dado que respecto de la resolución que inicialmente
pretende cuestionar en autos la parte demandante [...], no solo se pretendió cuestionar vía un pedido
de nulidad, sino también mediante un recurso de queja de derecho. En ese sentido, cabe señalar que
dicho derecho, al igual que otros contenidos en la Constitución, no es de naturaleza absoluta, por lo
que puede ser objeto de límites, que en el caso concreto se traducen en la reglamentación que para el
acceso a los medios impugnáronos, se ha establecido en los códigos procesales, en los que se establecen
los requisitos a cumplir para cada caso. La violación a este derecho tiene lugar cuando habiéndose
cumplido tales requisitos, se deniega el medio impugnatorio impidiendo que la resolución cuestionada
sea revisada por la instancia superior, cuando corresponda; en ese sentido, no puede considerarse una
vulneración de dicho derecho cuando, por la inactividad o negligencia de la parte, se incumplen tales
requisitos, como la resolución cuestionada lo ha señalado en el presente caso. (Exp. N.° 01210-2010-
PA/TC, de 12-08-2010 [Web: 20-08-2010], f. j. 11. Texto completo: <bÍt.ly/2vkWhnd>).
§ 89. No pueden existir actos de alguna entidad estatal cuya validez constitucional no puede
ser objeto de control (inc. 6). 5. Es inherente a la dimensión jurídica de la Constitución la capacidad
de exigir, jurisdíccionalmente su cumplimiento. Afirmar que existen actos de alguna entidad estatal
cuya validez constitucional no puede ser objeto de control, supone sostener, con el mismo énfasis,
que en tales ámbitos la Constitución ha perdido su condición de norma jurídica para volver a ser

n o m o s & th e s is
47 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Alt. 1 3 9
una mera carta política referencial, incapaz de vincular al poder. En definitiva, una sociedad con
una Constitución a la que no se suma el control jurisdiccional orientado ad hoc a asegurar su plena
vigencia, en realidad, no tiene Constitución. (Exp. N.° 2730-2006-PA/TC [Caso Jurado Nacional
de Elecciones], de 21-07-2006 [Web: 27-07-2006 / EP: 05-08-2006], f. j. 5. Texto completo:
<bit.ly/2AIacbX>).
§ 90. Los ciudadanos tienen derecho a que cualquier instancia decisoria esté sometida a
controles judiciales que permitan determinar si sus actos han sido adoptados al amparo de los
derechos y garantías mínimas (inc. 6). 174. Si bien la Constitución de Nicaragua ha establecido
que las resoluciones del Consejo Supremo Electoral en materia electoral no son susceptibles de
recursos ordinarios o extraordinarios, esto no significa que dicho Consejo no deba estar sometido
a controles judiciales, como lo están los otros poderes del Estado. Las exigencias derivadas del
principio de independencia de los poderes del Estado no son incompatibles con la necesidad de
consagrar recursos o mecanismos para proteger los derechos humanos. 175. Independientemente
de la regulación que cada Estado haga respecto del órgano supremo electoral, este debe estar sujeto
a algún control jurisdiccional que permita determinar si sus actos han sido adoptados al amparo de
los derechos y garantías mínimas previstos en la Convención Americana, así como los establecidos
en su propia legislación, lo cual no es incompatible con el respeto a las funciones que son propias
de dicho órgano en materia electoral. Ese control es indispensable cuando los órganos supremos
electorales, como el Consejo Supremo Electoral en Nicaragua, tienen amplias atribuciones, que
exceden las facultades administrativas, y que podrían ser utilizados, sin un adecuado control, para
favorecer determinados fines partidistas. En este ámbito, dicho recurso debe ser sencillo y rápido,
tomando en cuenta las particularidades dei procedimiento electoral [...]. 176. Por todo lo expuesto,
la Corte concluye que el Estado violó el derecho a la protección judicial consagrado en el artículo
25.1 de la Convención Americana, en perjuicio de los candidatos propuestos por Yatama para
participar en las elecciones municipales de 2000, en relación con los artículos 1,1 y 2 de la misma.
(Caso Yatama vs. N icaragua , Excepciones preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia
del 23 de junio de 2005, párrafos 174-176. Corte Interamericana de Derechos Humanos. Texto
completo; <bit.ly/20Log7N>).
§ 91. Remisión. Véase, sobre el principio de doble instancia, la jurisprudencia del artículo X del
Código Procesal Civil [§ 400 ss.].

DERECHO DE DEFENSA / PRINCIPIO DE CONTRADICCIÓN


(INCISO 14}

§ 92. El derecho de defensa (inc. 14). 12. E l artículo 139, inciso 14, de la Constitución reconoce
El principio de no ser privado d el derecho d e defensa en ningún estado del proceso En la STC 2659-
2003-AA/TC, este Tribunal tuvo oportunidad de precisar que el derecho de defensa (...) se proyecta
(...) como un principio de contradicción de los actos procesales que pudieran repercutir en la situación
jurídica de algunas de las partes de un proceso o de un tercero con interés (fundamento 4). 13. La
observancia y respeto del derecho de defensa es consustancial a la idea de un debido proceso, propio
de una democracia constitucional que tiene en el respeto de la dignidad humana al primero de sus
valores. Por su propia naturaleza, el derecho de defensa es un derecho que atraviesa transversal mente
a todo el proceso judicial, cualquiera sea su materia. La posibilidad de su ejercicio presupone, en lo
que aquí interesa, que quienes participan en un proceso judicial para la determinación de sus derechos
y obligaciones jurídicas tengan conocimiento, previo y oportuno, de los diferentes actos procesales
que los pudieran afectar, a fin de que tengan la oportunidad de ejercer, según la etapa procesal de
que se trate, los derechos procesales que correspondan (v.g. interponer medios impugnatorios).
(Exp. N.° 5871-2005-PA/TC, dei 27-01-2006 [Web: 06-11-2006], ff. jj. 12 y 13. Texto completo:
<bit.ly/2GcQtyy>).

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 139 MARCO CONSTITUCIONAL 48

§ 93. Doble dim ensión del derecho de defensa: una m aterial y otra formal. No cualquier
im posibilidad de ejercer los medios legales para la defensa produce un estado de indefensión
(inc. 14), 2. [...] [El] derecho de defensa comporta en estricto el derecho a no quedar en estado
de indefensión en cualquier etapa del proceso penal. Este derecho tiene una doble dimensión: una
material-, referida al derecho del imputado o demandado de ejercer su propia defensa desde el mismo
instante en que toma conocimiento de que se le atribuye la comisión de determinado hecho delictivo;
y otra form al, que supone el derecho a una defensa técnica; esto es, al asesoramiento y patrocinio de
un abogado defensor durante todo el tiempo que dure el proceso (Cfr. STC N.° 06260-2005-HC/
TC). 3. Asimismo, ha precisado que el derecho a no quedar en estado de indefensión se conculca
cuando los titulares de los derechos e intereses legítimos se ven impedidos de ejercer los medios legales
suficientes para su defensa, pero que no cualquier imposibilidad de ejercer esos medios produce un
estado de indefensión que atenta contra el contenido constitucionalmente protegido del derecho, sino
que es constitucionalmente relevante cuando se genera una indebida y arbitraria actuación del órgano
que investiga o juzga al individuo. Tal hecho se produce cuando al justiciable se le impide, de modo
injustificado, argumentar a favor de sus derechos e intereses legítimos (Exp. N.° 0582-2006-PA/TC;
Exp. N.° 5175-2007-HC/TC, entre otros). (Exp. N.° 05159-2011-PA/TC, del 10-08-2012 [Web:
01-07-2013 / EP: 13-04-2014], ff. jj. 2 y 3. Texto completo: <bk.ly/2QH8iMG>).
§ 94. Se conculca la legítim a defensa cuando los titulares de derechos e intereses legítimos
se ven im posibilitados de ejercer los medios legales suficientes p ara su defensa (inc. 14). 4. [El]
derecho de defensa en el ámbito del procedimiento administrativo de sanción se estatuye como una
garantía para la defensa de los derechos que pueden ser afectados con el ejercicio de las potestades
sancionatorias de la administración. En ese sentido, garantiza, entre otras cosas, que una persona
sometida a una investigación, sea esta de orden jurisdiccional o administrativa, y donde se encuentren
en discusión derechos e intereses suyos, tenga la oportunidad de contradecir y argumentar en defensa
de tales derechos e intereses, para cuyo efecto se le debe comunicar, previamente y por escrito, los cargos
imputados, acompañando el correspondiente sustento probatorio, y otorgarle un plazo prudencial a
efectos de que -mediante la expresión de los descargos correspondientes- pueda ejercer cabalmente su
legítimo derecho de defensa. Se conculca, por tanto, dicho derecho cuando los titulares de derechos
e intereses legítimos se ven imposibilitados de ejercer los medios legales suficientes para su defensa.
(Exp. N ° 5514-2005-PA/TC, del 13-03-2007 [Web: 29-03-2007 / EP: 31-05-2007], f. j. 4. Texto
completo: <bit.ly/2r719ds>).
§ 95. Interdicción de la reform atio in p eiu s y su relación con el derecho de defensa y el
derecho de interponer recursos im pugnatorios (inc. 14). 4. La interdicción de la reformatio in peius
es una garantía del debido proceso implícita en nuestro texto constitucional. Si bien tal interdicción
se identifica íntimamente con el derecho de defensa, es indudable que la proscripción de la reformatio
in peius también tiene una estrecha relación con el derecho de interponer recursos impugnatorios.
En efecto, [...] admitir que el Tribunal que decide el recurso tiene facultad para modificar de oficio,
en perjuicio y sin audiencia del recurrente, la sentencia íntegramente aceptada por la parte recurrida,
sería tanto como autorizar que el recurrente pueda ser penalizado por el hecho mismo de interponer
su recurso, lo que supone introducir un elemento disuasivo del ejercicio del derecho a los recursos
legalmente previstos. (Exp. N.° 1918-2002-HC/TC, de 10-09-2002 [Web: 31-10-2003], f. j. 4. Texto
completo: <bit.ly/205INDK>).
§ 96. El derecho de defensa se proyecta como principio de interdicción para afrontar cualquier
indefensión y como principio de contradicción de los actos procesales que pudieran repercutir
en la situación ju ríd ic a de algunas de las partes, o en el caso de un tercero con interés (inc. 14). 5.
Es así que el derecho de defensa (de naturaleza procesal) se constituye como fundamental y conforma
el ámbito del debido proceso, siendo presupuesto para reconocer la garantía de este último. Por ello,
en tanto derecho fundamental, se proyecta como principio de interdicción para afrontar cualquier
indefensión y como principio de contradicción de los actos procesales que pudieran repercutir en
la situación jurídica de algunas de las partes, sea en un proceso o procedimiento, o en el caso de
n o m o s & th e s is
49 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Aft. 139

un tercero con interés. 6. Sobre el particular, [en autos] obran las cartas de pre aviso y de despido,
respectivamente, mediante las cuales se le imputa al recurrente el incumplimiento de las obligaciones
de trabajo con el correspondiente quebrantamiento de la buena fe laboral, la inobservancia del
Reglamento Interno de Trabajo, [...] grave indisciplina y el daño intencional ocasionado en los bienes
y actividades económicas contra [la entidad empleadora], faltas graves previstas en los incisos a), f)
y g) del artículo 25° del Decreto Supremo N.° 003-97-TR. 7. Sin embargo, luego que la empresa
demandada le notificara al recurrente la carta notarial de preaviso, de fecha 14 de enero de 2008,
donde se le hace de conocimiento la comisión de la falta grave, otorgándole el plazo previsto de
acuerdo a ley para que efectúe el descargo correspondiente (que no realizó), el recurrente se apersonó
a su centro de trabajo con fecha 18 de enero de 2008, pero se le impidió el ingreso, conforme se
aprecia en el acta de verificación de despido arbitrario y con el Infórme [...] de fechas 18 y 21 de
enero, respectivamente [...]; posteriormente, la demandada, mediante la carta notarial de fecha 24
de enero de 2008, manifestó su voluntad de dar por extinguida la relación laboral con el actor. (Exp.
N.° 00832-2009-PA/TC, de 29-09-2010 [Web: 21-10-2010 / EP: 21-12-2010], ff. jj. 5, 6 y 7. Texto
completo; <bit.ly/2KgrpsX>).
§ 97. El derecho de defensa constituye un derecho fundam ental de naturaleza procesal, que
conforma el ám bito del derecho al debido proceso (inc, 14). 13. [El derecho al] debido proceso y
los derechos que conforman su contenido esencial están garantizados no solo en el seno de un proceso
judicial, sino también en el ámbito del procedimiento administrativo. El debido procedimiento
administrativo supone, en toda circunstancia, el respeto, [tanto] por parte de la administración
pública [como la] privada, de todos los principios y derechos normalmente protegidos en el ámbito
de la jurisdicción común o especializada, a los cuales se refiere el artículo 139 de la Constitución. 14.
Bajo esa premisa, el derecho de defensa constituye un derecho fundamental de naturaleza procesal que
conforma, a su vez, el ámbito del debido proceso, y sin el cual no podría reconocerse la garantía de
este último. Por ello, en tanto derecho fundamental, se proyecta como principio de interdicción para
afrontar cualquier indefensión y como principio de contradicción de los actos procesales que pudieran
repercutir en la situación jurídica de algunas de las partes, sea en un proceso o procedimiento, o en el
caso de un tercero con interés. (Exp. N.° 8605-2005-AA/TC, de 14-11-2005 [Web: 23-01-2006 / EP:
01-02-2006], ff. jj. 13-14. Texto completo: <bit.ly/2rGnYnE>).
§ 98. No perm itir el acceso al correo electrónico del trabajador, significa que el empleador
ha lim itado el derecho de defensa (inc. 14). Q uinto. [...] En cuanto a la sustentación del recurso,
denuncia como supuestos de infracción normativa: a) La vulneración de su derecho constitucional a
un debido proceso, en el extremo de la debida motivación de las resoluciones, por inaplicación de los
artículos 139 inciso 5 de la Constitución Política del Estado, 122 del Código Procesal Civil y 12° de la
Ley Orgánica del Poder Judicial, alegando que la Sala Superior únicamente ha tomado como referencia
para dilucidar la presente controversia las afirmaciones y los hechos descritos por la demandante, pues,
sin mediar medio probatorio alguno que acredite sus afirmaciones, la Sala de mérito las ha dado por
ciertas de plano. Agrega que, no existe conexión lógica en las afirmaciones de la Sala Superior, en tanto
que la misma considera que el no permitir el acceso al correo electrónico de la demandante, significa
que la demandada ha limitado el derecho de defensa de esta [...]. Sexto. [Con] relación al agravio
contenido en el literal a), de los fundamentos de la recurrida aparece que para declarar fundada la
demanda, el Colegiado Superior ha merituado, entre otros, la carta de imputación de cargos [...], en la
que se le atribuye a la demandante el supuesto uso indebido de los servicios de taxi, así como la carta
de descargo de la demandante [...], en la que se deja constancia que no puede acceder a su cuenta de
correo electrónico y que tampoco se le permitió el ingreso a las oficinas para acceder a la computadora
que tenía asignada para su trabajo diario, lo cual le hubiera permitido acopiar información para
elaborar su defensa y presentar su descargo; concluyendo la resolución impugnada en que el empleador
lejos de realizar actos de facilitación probatoria, obstaculizó el ejercicio del derecho de defensa de la
actora, siendo de vital importancia que la actora acceda a los correos electrónicos, pues, a través de
los mismos se iba a demostrar que usó los servicios de taxi con la autorización respectiva, de donde se
♦ SUMMA PROCESAL CÍVÍL
Árt 139 MARCO CONSTITUCIONAL 50

advierte que además de encontrarse debidamente motivada la sentencia impugnada, la Sala Superior
ha tenido en consideración los medios de prueba ofrecidos por ambas parces, a lo que se añade que
en relación al audio de la reunión de fecha 8 de noviembre de 2012, la Sala de mérito ha concluido
en que a la demandante le ofrecieron renunciar a cambio de no entregarle la carta de imputación de
cargos, habiéndose respetado irrestrictamente el derecho de las parces a la motivación escrita de las
resoluciones judiciales, en tal sentido, al no cumplirse con los requisitos de procedencia previstos en
el artículo 36 numerales 2 y 3o de la Ley N.° 29497, Nueva Ley Procesal del Trabajo, este extremo del
recurso interpuesto deviene en improcedente. (Casación N.° 604-2014-Lima, de 27-06-2014, ff. jj.
5-6. Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente [EP, 30-01-2015, Sentencias en Casación
N.° 700, p. 60140]. Texto completo: <bit.iy/2HElL74>).
§ 99, Es inconstitucional el despido de un trabajador que no pudo ejercer adecuadamente
su derecho de defensa, al no habérsele concedido el plazo de ley para el descargo respectivo
(inc. 14). 6. [Cjonforme lo expresan los demandados en sus escritos de contestación de la demanda,
estos no han considerado necesario emplazar al demandante para que dentro del plazo de seis días
establecido por la ley y durante las investigaciones practicadas, tuviera la oportunidad de comparecer,
a ser oído, a exponer sus descargos y a ofrecer y actuar las pruebas que más convengan a su interés
como trabajador de la citada empresa -entre otros aspectos- razón por la que se encuentra acreditada
la violación del fundamental derecho de defensa que tiene toda persona, y a ejercerlo en un debido
proceso. (Exp. N.° 795-98-AA/TC, de 06-11-1998 [Web: 17-08-1999], f- j. 6. Texto completo:
<bit. ly/2HYeheE>).
§ 100. Deber de realizar una debida notificación para garantizar el derecho a la defensa
(inc, 14). 5. [El] Tribunal hace notar que la pretensión planteada consiste en evaluar si, dentro del
proceso civil de obligación de dar suma de dinero (Exp. N.° 2946-2012-17), los jueces emplazados
notificaron válidamente a la ahora demandante, lo cual tiene relevancia constitucional, ya que existe la
incertidumbre de si se habría intervenido el contenido esencial del derecho de defensa, que debió ser
analizado en sede de la justicia ordinaria, (Exp. N.° 01735-2014-PA/TC, auto de 18-03-2015, £ j. 5
[Web: 06-09-2017]. Texto completo: <bk,íy/2Nu0fkj>).
§ 101. La no identificación de los hechos que configuran la supuesta comisión de la falta grave,
atenta contra el principio de tipicidad y el derecho a la defensa (inc. 14). 6. [La] circunstancia de
que las respectivas cartas de imputación que la demandada notificó a los demandantes no identificaran
los hechos que configuraban la supuesta comisión de la falta grave, así como la ausencia de medios
probatorios que los acrediten, atentaron contra el derecho a la defensa de los demandantes amparado
por eí artículo 2 inciso 23) y del artículo 139 inciso 14) de la Constitución [...]. 7. [La] tipicidad de la
falta y el derecho de defensa, son aspectos constitutivos del debido proceso amparado por el inciso 3)
del artículo 139 de la Constitución, en la medida que garantizan estándares mínimos de justicia que,
junto a otros que ío conforman, hacen posible una tutela judicial válida y legítima. Por consiguiente,
si conforme se afirmó en fundamentos anteriores, el acto de la demandada resultó lesivo de la tipicidad
de la falta y del derecho de defensa, es además el derecho al debido proceso, el que ha resultado
conculcado. Circunstancia esta que permite, a este supremo intérprete de la Constitución, reiterar
la plena eficacia, erga omnes , de los derechos fundamentales es de orden procesal, constitutivos del
denominado Derecho Constitucional Procesal, también en el seno de las instituciones privadas -como
es el caso de la demandada- en mérito a la eficacia ínterprivatos o eficacia frente a terceros, del que ellos
se hallan revestidos, como todo derecho constitucional; por lo que, en consecuencia, cualquier acto
que, dentro de aquel ámbito, pretenda conculcar o desconocerlos, como el de la demandada, resulta
inexorablemente inconstitucional. (Exp. N.° 1112-98-AA/TC, de 21-01-1999 [Web: 17-08-1999],
£F. jj. 6-7. Texto completo: <bÍt.ly/2Gbm7gl>).
§ 102. Derecho a ser oído en audiencia pública. Derecho de defensa. Nueva convocatoria de
vista de causa si esta se frustró por huelga jud icial (inc. 14). D écim o . [...] [La] Cuarta Sala Civil
de la Corte Superior de Justicia de Lima al expedir sentencia de vista, confirmando la resolución de

n o m o s & th e s is
51 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Á ít 200
primera instancia que desestima la demanda, vulnera el derecho de defensa de la actora específicamente
el derecho a ser oída en audiencia pública por cuanto si bien es cierto con decreto de fecha 29 de marzo
de 2012 se señaló fecha para la vista de la causa el 8 de mayo de dicho año también lo es que por la
huelga de los trabajadores del Poder judicial llevada a cabo desde el día 3 al 14 de mayo de 2012,
como es de público conocimiento, las partes procesales no pudieron ingresar a los recintos de la sala
de audiencia consecuentemente al dictarse sentencia sin reprogramar la fecha de la vista de la causa
a fin de que ios interesados puedan rebatir el tema controvertido se ha vulnerado lo dispuesto por el
artículo 131 primer párrafo del Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial en razón
a que este acto judicial es una forma de control respecto a las decisiones judiciales toda vez que va a
permitir a la parte procesal dirigirse ante el tribunal o juez competente sobre cada uno de los extremos
controvertidos conocido como el “derecho a defenderse” y evidenciándose una clara afectación al
derecho de acceso a la tutela judicial de la empresa demandante así como la vulneración del derecho al
debido proceso consagrado en el artículo 139 incisos 3 y 5 de la Constitución Política de Estado debe
declararse fundado el recurso y expedirse nueva resolución. (Casación N.° 2420-2012-Lima, de 03-07-
2013, f. j. 10. Sala Civil Transitoria [EP, 02-01-2014, Sentencias en Casación N.° 687, p. 46773]. Texto
completo: <bk.ly/2vo7of3>).
§ 103. Derecho a la defensa. La impugnación de la obligación del pago de intereses por el
banco quien no es parte de la relación jurídico-procesal original, debe ser objeto de otro proceso.
5- Este Colegiado considera que la obligación de pago de intereses exigido por el IPSS, actualmente
ESSAL'UD, debe ser necesariamente materia de un proceso en el que sea debidamente emplazado
el Banco de la Nación y en el que se determine, mediante sentencia firme, la procedencia de dicha
obligación. 6. Uno de los derechos constitucionales que forman parte del debido proceso es el derecho
de defensa, reconocido en el inciso 14) del artículo 139° de la Constitución. El Tribunal ha declarado
que “El debido proceso está concebido como el cumplimiento de todas las garantías y normas de
orden público que deban aplicarse a todos los casos y procedimientos existentes en el Derecho” (STC
071-2002-AA/TC), y que “Por virtud de él se garantiza que las personas, en la determinación de sus
Derechos y Obligaciones cualquiera [que] sea su naturaleza (civil, mercantil, penal, laboral etc.), no
queden en estado de indefensión” (STC 1230-2002-AA/TC). Dicho derecho garantiza, entre otras
cosas, que las personas que intervienen en un proceso tengan la posibilidad de poder presentar las
pruebas necesarias para acreditar los hechos que sirven de base a su pretensión. (Exp. N.° 1150-
2004-AA/TC [Caso Banco de la Nación ], del 29-04-2005 [Web: 03-05-2005], que declara que los
criterios previstos en los ff. jj, 5 y 6, entre otros, constituyen precedente vinculante inmediato]. Texto
completo: <bit.ly/20CbwQv>).

TÍTULO V
DE LAS GARANTÍAS CONSTITUCIONALES

Artículo 200: Acciones de garantía constitucional

Son garantías constitucionales:


1. La Acción de Hábeas Corpus, que procede ante el hecho u omisión, por parte de cualquier autori­
dad, funcionario o persona, que vulnera o amenaza la libertad individual o los derechos constitucionales
conexos.
2. La Acción de Amparo, que procede contra el hecho u omisión, por parte de cualquier autoridad,
funcionario o persona, que vulnera o amenaza los demás derechos reconocidos por la Constitución, con
excepción de los señalados en el inciso siguiente. No procede contra normas leales ni contra Resoluciones
Judiciales emanadas de procedimiento regular.
♦ SUMMA PROCESAL CIVIL
Art. 2 0 0 MARCO CONSTITUCIONAL 52

3. La Acción de Hábeas Data, que procede contra el hecho u omisión, por parte de cualquier autoridad,
funcionario o persona, que vulnera o amenaza los derechos a que se refiere el artículo 2 o, incisos 5) y 6)
de la Constitución.
4. La Acción de inconstitucional idad, que procede contra las normas que tienen rango de ley: leyes,
decretos legislativos, decretos de urgencia, tratados, reglamentos del Congreso, normas regionales de
carácter general y ordenanzas municipales que contravengan la Constitución en la forma o en el fondo.
5. La Acción Popular, que procede, por infracción de la Constitución y de la ley, contra los reglamentos,
normas administrativas y resoluciones y decretos de carácter general, cualquiera sea la autoridad de la
que emanen.
6. La Acción de Cumplimiento, que procede contra cualquier autoridad o funcionario renuente a acatar
una norma legal o un acto administrativo, sin perjuicio de las responsabilidades de ley.
Una ley orgánica regula el ejercicio de estas garantías y los efectos de la declaración de inconstitucio-
nalidad o ilegalidad de las normas.
El ejercicio de las acciones de hábeas Corpus y de amparo no se suspende durante la vigencia de los
regímenes de excepción a que se refiere el artículo 137° de la Constitución.
Cuando se interponen acciones de esta naturaleza en relación con derechos restringidos o suspendi­
dos, el órgano jurisdiccional competente examina la razonabilidad y la proporcionalidad del acto restricti­
vo. No corresponde al juez cuestionar la declaración del estado de emergencia ni de sitio:

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL, DE LA CORTE SUPREMA Y DE LAS CORTES


SUPERIORES

AMPARO
{INCISO 2)

§ 104. No procede el proceso de nulidad de cosa juzgada fraudulenta en contra de las sentencias
dictadas en los procesos de amparo, pues ello im plicaría hacer ilusoria la adm inistración de justicia
en m ateria de garantías constitucionales (inc. 2). Cuarto. [Los] derechos que tutela la acción de
amparo, requieren necesariamente de un procedimiento sumario y expeditivo como el procedimiento
especial [...] habida cuenta que “la vía procesal ordinaria frustraría el derecho a ía jurisdicción, resolvería
el caso fuera de sus circunstancias, en forma [no] idónea e ineficaz” [...] que bajo estos conceptos de
orden lógico y legal las demandas sobre nulidad de cosa juzgada fraudulenta, que se tramitan en la
vía de conocimiento, orientadas a dejar sin efecto las sentencias que declaran fundada una demanda
de amparo, en el supuesto de ser admitidas a trámite, hacen ilusoria la administración de justicia en
materia de garantías constitucionales, razón por la que deben ser rechazadas liminarmente. (Casación
N.° 2490-98-Junín, de 12-04-1999, f. j. 4. Sala Civil Transitoria [EP, 14-07-1999, p. 2991]. Texto
completo: <bit.ly/2MGcRIc>).
§ 105. Reglas de procedencia e im procedencia del amparo arbitral. Objeto del ejercicio del
control difuso de constitucionalidad en la jurisdicción arbitral (inc. 2). Véase ía jurisprudencia del
artículo 3o del Decreto Legislativo N.° 1071, Decreto Legislativo que norma el arbitraje [§ 4479].
(Exp. N.° 00142-2011-PA/TC, del 21-09-2011 [Web: 26-09-2011 / EP: 05-10-2011], que declara
que los criterios previstos en los ff. jj. 20, 21 y 26, constituyen precedente vinculante inmediato].
Texto completo: <bit.iy/2LUOV3d>).
§ 106. Carece de interés para obrar en un proceso de im pugnación de acto o resolución
adm inistrativa, el actor que por los mismos hechos ha interpuesto acción de amparo (inc. 2).
Véase la jurisprudencia del artículo 57° del Código Procesal Civil [§ 665]. (Exp. N.° 23-95, de
12-05-1995, ff. jj. 3 y 5. Tercera Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo:
<bit.ly/2POGyWc>).

n o m o s & th e s is
53 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Alt. 200
§ 107. Amparo en contra de un auto de im procedencia del recurso de casación. Recurrente
aduce que la S ala dem andada, a! declarar la im procedencia de su recurso de casación, no podía
ni debía efectuar análisis alguno sobre el fondo de la controversia (indicar sí la norma es no
aplicable al caso), y a que ello solo podía efectuarse luego de realizada la vista de la causa (inc. 2).
Véase la jurisprudencia del artículo 392° del Código Procesal Civil [§ 2568]. (Exp. N.° 02522-2009-
PA/TC, de 06-11-2009 [Web: 15-12-2009], fF. jj. 1-3. Texto completo: <bit.ly/2mGSr2R>).

PRINCIPIO DE RAZO HABILIDAD


(ÚLTIMO PÁRRAFO)

§ 108. La razonabilidad comporta una adecuada relación Iógico-axiológica entre la


circunstancia motivante, el objeto buscado y eí medio empleado (último párrafo). 35. [...]
[Según] el principio de razonabilidad [...], las decisiones de la autoridad administrativa, cuando
creen obligaciones, califiquen infracciones, impongan sanciones o establezcan restricciones a los
administrados, deben adaptarse dentro de ios límites de la facultad atribuida y manteniendo la debida
proporción entre los medios a emplear y los fines públicos que se deba tutelar, a fin de que respondan
a lo estrictamente necesario para la satisfacción de su cometido. La razonabilidad implica que el acto
estatal debe mantener su justificación lógica y axiológica en los sucesos o circunstancias que fueran. Así,
la doctrina exige que se produzca una consonancia entre el hecho antecedente “creador” o “motivador”
del acto estatal y el hecho consecuente derivado de aquél. En consecuencia, la razonabilidad comporta
una adecuada relación iógico-axiológica entre la circunstancia motivante, el objeto buscado y el
medio empleado. Por otro lado, la razonabilidad puede ser analizada desde una doble perspectiva:
cuantitativa y cualitativa. La razonabilidad cuantitativa pondera el contenido del proceso discursivo
o inferente que concluye con una proposición lógica y axiológicamente válida. Su fundamentación
apuesta a la adecuación entre el hecho desencadenante del acto estatal y eí resultado de este en cuanto
a su magnitud numérica, dineraria, aritmética, etc. La razonabilidad cualitativa pondera el proceso
discursivo o inferente que concluye con una regla simétrica o asimétrica de asignación de facultades,
derechos, deberes, deberes o servicios, según sean iguales o diferentes los hechos generados por las
personas. Así, su objeto será la determinación de consecuencias jurídicas homologas para aquellos que
se encuentren en idénticas circunstancias, y distintas para los que se hallen en disímiles circunstancias.
Eí acto estatal debe acreditar la necesaria disposición o correspondencia entre la causa que lo origina y el
efecto buscado. Existe, entonces, la necesidad de acreditar coherencia y equilibrio entre el antecedente
que origina el acto estatal y la consecuencia derivada de aquél. La doctrina plantea la verificación
Iógico-axiológica de una proposición jurídica bicondicional; esto es, que se justifique la asignación
de derechos, facultades, deberes o sanciones, si y solo sí guardan armonía y sindéresis con los hechos,
sucesos o circunstancias predeterminantes. [...] (Exp. N.° 0090-2004-AA/TC, de 05-07-2004 [Web:
12-07-2004], £ j. 35. Texto completo: <bit.ly/2I9M0yE>).
§ 109. Razonabilidad y arbitrariedad (último párrafo). 12. El requisito de razonabilidad
excluye la arbitrariedad. La idea que confiere sentido a la exigencia de razonabilidad es la búsqueda
de la solución justa de cada caso. Por lo tanto, [...] “una decisión arbitraria, contraria a la razón
(entendiendo que en un sistema de derecho positivo la razonabilidad de una solución está determinada
por las normas y principios que lo integran, y no solo por principios de pura razón), es esencialmente
antijurídica”. Por lo mismo, las determinaciones administrativas que se fundamentan en la satisfacción
del interés público son también decisiones jurídicas, cuya validez corresponde a su concordancia con
el ordenamiento jurídico. En ese orden de ideas, tales decisiones, incluso cuando la ley las configure
como “discrecionales”, no pueden ser “arbitrarias”, por cuanto son sucesivamente “jurídicas” y, por lo
tanto, sometidas a las denominadas reglas de la “crítica racional”. El concepto de arbitrario apareja tres
acepciones igualmente proscritas por el derecho: a) lo arbitrario entendido como decisión caprichosa,
vaga e infundada desde la perspectiva jurídica; b) lo arbitrario entendido como aquella decisión
despótica, tiránica y carente de toda fuente de legitimidad; y c) lo arbitrario entendido como contrario

* SUMMA PROCESAL CÍViL


Art 200 MARCO CONSTITUCIONAL 54

a los principios de razonabilidad y proporcionalidad jurídica. De allí que, desde el principio del Estado
de Derecho, surgiese el principio de interdicción de la arbitrariedad, el cual tiene un doble significado:
a) En un sentido clásico y genérico, la arbitrariedad aparece como el reverso de la justicia y el derecho.
b) En un sentido moderno y concreto, la arbitrariedad aparece como lo carente de fundamentación
objetiva; como lo incongruente y contradictorio con la realidad que ha de servir de base a toda
decisión. Es decir, como aquello desprendido o ajeno a toda razón de explicarlo. En consecuencia, lo
arbitrario será todo aquello carente de vínculo natural con la realidad. [...] (Exp. N.° 0090-2004-AA/
TC, de 05-07-2004 [Web: 12-07-2004], f. j. 12. Texto completo: <bÍt.ly/2I9M0yE>).
§ 110. Determinación del nivel de justicia o razonabilidad de una decisión. 11. Determinar
el nivel de justicia o razonabilidad de una decisión no es, sin embargo, y cualquiera que sea el ámbito
de donde provenga, algo que pueda medirse conforme a un juego o interpretación sustentada en la
libre discrecionalidad. En realidad, depende de varios factores que, aunque en ocasiones pueden darse
por separado, también pueden presentarse de modo concurrente, siendo pertinente mencionar, como
supuestos en los que procedería el control en salvaguarda del debido proceso sustantivo: a) el respeto o
sujeción a los derechos y valores constitucionales, b) la interdicción a la arbitrariedad, c) la exigencia de
sentido común o racionalidad en la toma de decisión. (Exp. N.° 02698-2012-AA/TC, de 12-10-2012
[Web; 10-07-2012], f. j. 11, Texto completo: <bÍt.ly/2qMzUnC>).

PRINCIPIO DE PROPORCIONALIDAD
(ÚLTIMO PÁRRAFO)

§ 111. Principio de proporcionalidad: estructura (último párrafo). 18. El principio de


proporcionalidad [...] está estructurado por tres subprincipios: de necesidad, de adecuación y de
proporcionalidad en sentido estricto. “De la máxima de proporcionalidad en sentido estricto se sigue
que los principios son mandatos de optimización con relación a las posibilidades jurídicas. En cambio,
las máximas de la necesidad y de la adecuación se siguen del carácter de los principios como mandatos
de optimización con relación a las posibilidades fácticas". Esto supone que cuando el Tribunal se
enfrenta a un caso donde existe conflicto entre dos principios constitucionales, deberá realizar no solo
un ejercicio argumentativo enjuiciando las disposiciones constitucionales en conflicto (ponderación),
sino también deberá evaluar también todas las posibilidades fácticas (necesidad, adecuación), a efectos
de determinar si, efectivamente, en el plano de los hechos, no existía otra posibilidad menos lesiva para
los derechos en juego que la decisión adoptada. (Exp. N.° 2192-2004-AA/TC, de 11-10-2004 [Web:
09-02-2005], f. j. 18. Texto completo: <bir.ly/2!0ytfO>).
§ 112. El principio de proporcionalidad constituye un test o canon de valoración para evaluar
actos estatales que inciden sobre derechos subjetivos (último párrafo). 3. En primer lugar, cabe
precisar que el principio de proporcionalidad constituye un test o canon de valoración para evaluar
actos estatales que inciden sobre derechos subjetivos (constitucionales o simplemente legales). Se trata
de una técnica a partir de la cual el juzgador puede evaluar si la intromisión estatal en el ámbito de
los derechos resulta, o no, excesiva. [...] (Exp. N.° 0760-2004-AA/TC, de 29-12-2003 [Web: 02-03-
2006], f. j. 3. Texto completo: <bit.ly/2KYjP7L>).
§ 113. La proporcionalidad exige la existencia indubitable de una conexión directa, indirecta
y relacional entre causa y efecto. La proporcionalidad es una modalidad más de la razonabilidad
(razonabilidad instrumental) (último párrafo). 35. [...] La proporcionalidad exige la existencia
indubitable de una conexión directa, indirecta y relacional entre causa y efecto; vale decir, que la
consecuencia jurídica establecida sea unívocamente previsible y justificable a partir del hecho
ocasionante del acto estatal. En consecuencia, la proporcionalidad lo será cuando la razón del efecto
sea dedudble de la causa, o previsible a partir de ella. Ahora bien, más allá de la convención doctrinaria

n o m o s & th e s is
55 CONSTITUCIÓN / PRINCIPIOS PROCESALES Y JURISDICCIONALES Á ít 200
que admite su autonomía como concepto, en puridad, la proporcionalidad es una modalidad más de
la razonabilidad (razoHabilidad instrumental). (Exp. N.° 0090 -2 004-AA/TC, de 05-07-2004 [Web:
12-07-2004], f. j. 35. Texto completo: <bit.iy/2I9M0yE>).

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


CÓDIGO PROCESAL CIVIL
TÍTULO PRELIMINAR

Artículo I: Derecho a la tutela jurisdiccional efectiva

Toda persona tiene derecho a la tutela jurisdiccional efectiva para el ejercicio o defensa de sus derechos
o intereses, con sujeción a un debido proceso.

PRECEDENTE DE OBSERVANCIA OBLIGATORIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 114. Debido proceso y cosa juzgada fraudulenta. P rim ero. [Cjuando la controversia en sede
judicial se relacione con el estadio de la cosa juzgada fraudulenta, no cabe duda [de] que esta se vincula
de manera categórica con el debido proceso, que en nuestro sistema legal está relacionada de la misma
manera con la tutela jurisdiccional efectiva a tenor de lo establecido en el inciso 3 del artículo 139 de la
Constitución Política del Estado. (Casación N.° 288-2005-Cusco, de 05-05-2005 [EP, 02-05-2006],
f. j. 1, que constituye precedente de observancia obligatoria en el modo y forma previsto en la ley. Sala
Transitoria de Derecho Constitucional y Social. Texto completo: <bit.ly/2raBDUV>).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA, DE LAS CORTES SUPERIORES Y DEL TRIBUNAL


CONSTITUCIONAL

A. DERECHO A LA TUTELA JURISDICCIONAL EFECTIVA

§ 115. La tutela jurisdiccional efectiva forma parte del conjunto de garantías de las cuales goza
el justiciable en función de su derecho al debido proceso. P rim ero. [El] derecho al debido proceso
es un conjunto de garantías de las cuales goza el justiciable, que incluyen, la tutela jurisdiccional
efectiva, la observancia de la jurisdicción y de la competencia predeterminada por Ley, la pluralidad de
instancias, la motivación y la logicidad de las resoluciones, el respeto a los derechos procesales de las
partes (derecho de acción y de contradicción, entre otros. (Casación N.° 4683-2007-Santa, de 24-01-
2008, f. j. 1. Sala Civil Permanente [EP, 03-09-2008, p. 22899]. Texto completo: <bit.ly/2J15jF0>).
§ 116. Contenido complejo y omnicomprensivo del derecho ala tutela jurisdiccional efectiva.
P rim ero. [El] debido proceso y la tutela jurisdiccional efectiva constituyen derechos fundamentales
de la persona reconocidos en el inciso 3 del artículo 139 de la Constitución Política [...], por cuanto
el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva tiene un contenido complejo y omnicomprensivo que está
integrado por el derecho de acceso a la jurisdicción y al proceso, el derecho al debido proceso y a la
efectividad de las decisiones judiciales. (Casación N.° 864-07-Huaura, de 22-10-2007, f. j. 1. Sala
Civil Transitoria [EP, 02-12-2008, p. 23504]. Texto completo: <bit,iy/2nVZ07m>).
§ 117. La legitimidad para obrar se encuentra ínsita en el artículo VII CC y guarda relación
con el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva. Véase la jurisprudencia del artículo IV del
Código Procesal Civil [§ 219]. (Casación N.° 1470-2014-Arequipa, de 03-06-2015, f. j. 8. Sala
Civil Transitoria [EP, 02-05-2016, Sentencias en Casación N.° 713, p. 76072]. Texto completo:
<bit.ly/2Lpsp3d>).

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. I CODIGO PROCESAL CIVIL 60

§ 118. El derecho a látatela jurisdiccional efectiva no exime del cumplimiento de los presupuestos
procesales y las condiciones de acción. Primero. [El] derecho a la tutela jurisdiccional efectiva no exime
del cumplimiento de los presupuestos procesales y las condiciones de la acción, a fin de poder establecer una
relación procesal válida y emitirse un pronunciamiento sobre el fondo del asunto. [.„] Cuarto. [El] artículo
3 del Código adjetivo dispone que el ejercicio del derecho de acción es sin perjuicio del cumplimiento de
los requisitos procesales, dentro de los cuales se encuentran los presupuestos procesales; en ese sentido, al
no haberse verificado cumplimiento de dichos requisitos, el agravio referido a la vulneración deí derecho de
acción carece de base real. (Casación N.° 1169-99-Lima, de 09-12-1999, ff. jj. 1 y 4. Sala Civil [EP, 20-01-
2000, p. 4608], Texto completo: <bÍt.ly/2PlNv4N>).
§ 110. El derecho a la tutela jurisdiccional se agota cuando las partes, m ediante el derecho
de acción, hacen valer sus pretensiones al incoar la demanda, contestar la m ism a o reconvenir.
N oveno . [El] derecho a la tutela jurisdiccional es un concepto abstracto distinto a la relación material
discutida en el proceso, y se agota cuando las partes mediante el derecho de acción hacen valer sus
pretensiones al incoar la demanda, contestar la misma, al reconvenir, y de acuerdo a otras formas
procesales para hacerla valer conforme prevé la ley procesal, por tanto el sentido de fallo justo o
injusto no depende de esta institución procesal sino de otras categorías sustanciales y procesales que se
desenvuelven en el proceso y terminan con la sentencia [...]. (Casación N.° 1864-96-Lima, de 24-02-
1998, f. j. 9. Sala Civil [EP, 16-05-1998, p. 1043]. Texto completo: <bit.ly/2wrea3m>).
§ 120. Irregular actuación del órgano jurisdiccional han colocado a la actora en una indefinida
situación de indefensión atentando contra su derecho a la tutela jurisdiccional efectiva. Q uinto.
[Esta] Suprema Sala estima que ha sido el propio órgano jurisdiccional que, en virtud a una errada
interpretación de la naturaleza del proceso de amparo y del contenido de la sentencia dictada en él,
motivó a que la actora acudiera a la vía común para hacer valer el derecho reconocido por la sentencia
de amparo y si bien es verdad aposteriori el proceso de amparo, en su etapa de ejecución de sentencia,
parece reordenarse, ello no puede enervar el proceso promovido por la demandante en busca ciara
del derecho a la tutela jurisdiccional efectiva prevista en el artículo 139° inciso 3 de la Constitución
Política del Estado; y, el artículo I del Título Preliminar del Código Procesal Civil, que inicialmente,
en ejecución de una sentencia de amparo, se le denegó; máxime si no deja de parecer en cierta forma
irregular, en el campo del derecho procesal, que las últimas resoluciones de los Jueces de amparo
contravengan resoluciones anteriores de igual nivel jerárquico y que además ya habían adquirido la
calidad de cosa juzgada formal, no siendo extraño entonces que eventualmente, a través de nuevas
resoluciones en dicho proceso, nuevamente se deniegue a la demandante su petición de requerimiento
de entrega de bien; colocando a la actora en una indefinida situación de indefensión por parte de este
mismo Poder del Estado quien, por el contrario, por imperio de la Constitución Política del Estado está
llamado a proteger sus derechos; consecuentemente, existió en la actora interés para obrar al presentar
la presente demanda; de tal modo que corresponde que la Sala Revisora dicte nueve sentencia sobre el
fondo d éla pretensión. (Casación N.° 2052-2007-Ica, de 05-05-2008, f. j. 5. Sala Civil Transitoria [EP,
04-02-2009, p. 24293]. Texto completo; <bit.ly/2pnabBL>).
§ 121. Tutela jurisdiccional efectiva; el hecho de que adm inistrativam ente se reconozca el mejor
derecho de posesión a los demandantes, no im pide que también obtengan dicho reconocimiento
a través de un proceso judicial. T ercero . [La] circunstancia de que administrativamente se haya
reconocido a los demandantes el mejor derecho de posesión, no puede impedir que también
obtengan dicho reconocimiento a través de un proceso judicial, porque ello sería negar el derecho
a la tutela jurisdiccional a que se refiere el artículo I del Título Preliminar del Código [Procesal
Civil]. (Casación N.° 3082-98-Lima, de 18-06-1999, f. j. 3. Sala Civil Permanente. Texto completo;
<bÍt.ly/2P5mMVf>).
§ 122. La paralización de las labores judiciales por una huelga no puede atribuirse a las partes,
de lo contrario vulneraria la tutela jurisdiccional efectiva. O ctavo. [En] este caso, la demanda fue
presentada antes de los dos años de su prescripción liberatoria, inclusive el auto admisorio data del 19
n o m o s & th e s ís
61 TITULO PRELIMINAR Art. I
de noviembre de 2007.- pero el emplazamiento de la demanda recién se realizó el 16 de enero de 2008,
debido a la huelga de los trabajadores del Poder Judicial, según se precisa en el considerando tercero.
La paralización de labores judiciales no es atribuible a las partes, configurándose un supuesto de fuerza
mayor, caso contrario se infringe el principio de la tutela jurisdiccional efectiva. (Casación N.° 3995-
2009-Lima, de 07-10-2010, f. j. 8. Sala Civil Permanente [EP, 03-05-2011, Sentencias en Casación
N.° 640, p. 30128]. Texto completo: <bit.ly/2KN5MR3>).
§ 123. Derecho a la tutela jud icial efectiva: los derechos subjetivos de los justiciables
solo pueden ser válidam ente determinados por el juez jurisdiccional y no por la autoridad
adm inistrativa. [El] derecho a la tutela judicial efectiva de los Jueces y Tribunales constituye parte
del debido proceso legal como garantía de la Administración de Justicia prevista en los artículos
138 y 139 de la Constitución del Estado y artículo 7 de la Ley Orgánica del Poder Judicial; que,
de conformidad con el artículo 1 de la citada ley especial, la potestad de administrar justicia, esto
es, de hacer la determinación de los derechos subjetivos de los justiciables solo puede ser detenida
por la autoridad judicial dentro del proceso de conocimiento que sea sometida su decisión; que,
la decisión administrativa de demolición que contiene la Resolución N.° 184-87 sin duda alguna
afecta los derechos de los demandantes, los que solo pueden ser válidamente determinados por el Juez
Jurisdiccional y no por la autoridad administrativa; que, siendo esto así, el acto jurídico que contiene
la resolución que se impugna, es nulo, por cuanto el fondo de la controversia es eminentemente civil,
entre dos particulares sobre una relación jurídica de derecho privado legislada por el ordenamiento
jurídico sustantivo. (Exp. N.° 1250-94, de 17-01-1996. Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima.
Texto completo: GJ, 38, 1997, p. 29-A). ^ _
§ 124. El derecho al debido proceso y el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva son dos
derechos distintos entre sí. Véase infra [§ 137]. (Casación N.° 2329-00-Huánuco, de 26-10-2000, f.
j. 2. Sala Civil Permanente [EP, 02-01-2001, p. 6664]. Texto completo: <bit.ly/2BISTrL>).
§ 125. Remisión. Véase también la jurisprudencia del inciso 3 del artículo 139° de la Constitución:
derecho a la tutela jurisdiccional efectiva (§ 17 ss.), derecho de acceso a la justicia (§ 23 ss.), derecho al
debido proceso (§ 38 ss.), derecho a un juez imparcial (§ 54 ss.), derecho a un proceso sin dilaciones
indebidas (§ 57 ss.), derecho a la ejecución de las sentencias (§ 60 ss.) y derecho a la prueba (§ 69 ss.).

B. DEBIDO PROCESO

§ 126. Definición de debido proceso. P rim ero. [El] derecho a un debido proceso se entiende
como el derecho fundamenta! de los justiciables, el cual no solo les permite acceder al proceso
ejercitando su derecho de acción, sino también el usar mecanismos procesales preestablecidos en la ley
con el fin de defender su derecho durante el proceso y conseguir una resolución emitida con sujeción
a la ley. (Casación N.° 799-99-Arequipa, de 30-09-1999, f, j. 1. Sala Civil [EP, 20-11-1999, p. 4030].
Texto completo: <bit.ly/2NkE0AZ>).
§ 127- Función del debido proceso. P rim ero . [El] debido proceso tiene por función asegurar los
derechos fundamentales consagrados en la Constitución Política del Estado, dando a toda persona la
posibilidad de recurrir a la justicia para obtener la tutela jurisdiccional de los derechos individuales
a través de un procedimiento legal en el que se dé oportunidad razonable y suficiente de ser oído,
de ejercer el derecho de defensa, de producir prueba y de obtener una sentencia que decida la causa
dentro de un plazo preestablecido en la ley procesal. (Casación N.° 1772-2010-Lima, de 20-06-2011,
f. j. 1. Sala Civil Transitoria [EP, 02-11-2011, Sentencias en Casación N.° 653, p. 31930]. Texto
completo: <bit.ly/20MnNC6>).
§ 128. Supuestos que vulneran el debido proceso. D écim o S egu n do , [La] vulneración del debido
proceso se configura entre otros supuestos en casos en los que no se han respetado en el desarrollo
del proceso los derechos procesales de las partes, se han obviado o alterado actos de procedimiento o
* SUMMA PROCESAL C IV ll
Art. I CODIGO PROCESAL CIVIL 62

si ia tutela jurisdiccional no ha sido efectiva y/o se deja de motivar las decisiones o esta se realiza en
forma incoherente en clara transgresión de la normativídad vigente y de los estadios superlativos del
procedimiento [...]. (Casación N.° 3027-2014-Puno, de 31-08-2015, £ j. 12. Sala Civil Transitoria
[EP, 02-05-2016, Sentencias en Casación N.° 713, p. 76129]- Texto completo: <bit.ly/2vKlKUM>).
§ 129. El derecho al debido proceso en su dimensión formal. S egundo. El derecho a un debido
proceso supone desde su dimensión formal ia observancia rigurosa por todos los que intervienen en un
proceso, de las normas, de los principios y de las garantías que regulan el proceso como instrumento
de tutela de derechos subjetivos, cautelando sobre todo el ejercicio absoluto del derecho de defensa de
las partes en litigio. Desde su dimensión sustantiva se le concibe cuando la decisión judicial observa
ios principios de razonabilidad y proporcionalidad. (Casación N.° 178-2009-Huancavelica, de 17-01-
2011, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil Transitoria [EP, 30-06-2011, Sentencias en Casación N.° 643, p. 30356].
Texto completo: <bÍt.íy/2it0bX9>).
§ 130. Violación a la tutela jurisdiccional y al debido proceso por la nueva valoración del
juez de lo actuado. [De] la revisión de lo actuado se observa que la demanda [...] interpuesta por [los
demandantes] fue admitida por el Juzgador [...]; que [...] la [inmobiliaria] demandada [...] contesta
la demanda; posteriormente los demandantes mediante [...] escrito [..,] solicitan que la demanda
se entienda con los terceros, ocupantes del predio sublitis, motivando que [..,] el Juez proceda a
calificar nuevamente ía demanda declarando su improcedencia, para lo cual prejuzga el valor de la
prueba presentada, violando así, la ordenación de los actos procesales que corresponden al proceso de
conocimiento, con lo cual se ha infringido lo previsto en el artículo I del Título Preliminar del citado
código adjetivo [...]. (Casación N.° 87-96-Lima, de 09-05-1997. Sala de Derecho Constitucional y
Social [EP, 04-12-1997, p. 165]. Texto completo: <bit.ly/2BgVLMw>).
§ 131. Si la sentencia se fundamenta en una norma derogada, se vulnera el derecho al debido
proceso. Q uinto. [El] Reglamento General de los Registros Públicos [...] publicado el 29 de mayo de
1968, fue derogado por la Tercera Disposición Final de la Resolución del Superintendente Nacional
de los Registros Públicos N.° 195-2001-SUNARP-SN, que entró en vigencia el 1 de octubre, de
2001; en tal sentido al haber fundamentado el Superior Colegiado su fallo de fecha 13 de diciembre
de 2001 de conformidad con el citado Reglamento invocando sus artículos 122 y 123, que versan
sobre el procedimiento registral, se ha vulnerado el debido proceso al erguirse la sentencia recurrida
sobre una norma legal que ha perdido eficacia al haber sido derogada con arreglo a Ley. (Casación N.°
207-2002-Camaná, de 17-06-2003, f. j. 5. Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente [EP,
30-06-2004], Texto completo: <bit.ly/2KS1Heo>).
§ 132. El debido proceso: derecho a ser oído. P rim ero. [El] debido proceso tiene la función de
asegurar los derechos fundamentales consagrados en la Constitución, otorgándole a toda persona la
posibilidad de recurrir a la justicia para obtener la tutela jurisdiccional de los derechos individuales, a
través de un procedimiento legal en que se dé oportunidad razonable y suficiente de ser oído, ejercer
el derecho de defensa, producir prueba y de obtener una sentencia que decida la cansa con arreglo
a Ley. S egundo. [La] contravención al derecho al debido proceso, entendida como aquel estado de
anormalidad del acto procesal, originado en la carencia de algunos de sus elementos constitutivos o en
vicios existentes sobre ellos, que potencialmente lo colocan en situación de ser declarado judicialmente
inválido es sancionado ordinariamente con la nulidad procesal. (Casación N.° 828-2007-Lima, de 19-
09-2007, ff. jj. 1 y 2. Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente [EP, 01-04-2008, p. 21897].
Texto completo: <bit.ly/2MZbdS3>).
§ 133. Integración de la relación jurídica procesal como garantía del debido proceso. Cuarto.
[La] resolución recurrida, al emitir el pronunciamiento cuestionado, no incurre en el agravio alegado
[violación del debido proceso], y más bien garantiza el debido proceso, cautelando el derecho de
defensa de quienes necesariamente deben integrar ía relación procesal, en atención a lo previsto en

n o m o s & thesis
63 TÍTULO PRELIMINAR Art. I
los artículos I del Título Preliminar del Código Procesal Civil y 279, en su segunda parte del Código
Civil. (Casación N.° 567-95-La Libertad, de 04-12-1997, f. j. 4 [EP, 30-12-1997, p. 224]. Texto
completo: <bit.ly/2MugNLN>).
§ 134. La contravención al debido proceso es sancionada ordinariam ente por el Juzgador con
la nulidad procesal. N oveno. [La] contravención al debido proceso es sancionada ordinariamente
por el juzgador con la nulidad procesal, y se entiende por esta, aquel estado de anormalidad del acto
procesal, originado en la carencia de alguno de los elementos constitutivos, o en vicios existentes sobre
ellos, que potencialmente los coloca en situación de ser declarado judicialmente inválido; existiendo
la posibilidad de la sanción de nulidad de oficio cuando el vicio que se presenta tiene el carácter de
insubsanable. (Casación N.° 2190-2010-Lambayeque, de 25-05-2011, f. j. 9. Sala Civil Transitoria
[EP, 03-11-2011, Sentencias en Casación N.° 654, p. 31955]. Texto completo: <bit.ly/20nÍisL>).
§ 135. La falta de motivación es un agravio que debe ser denunciado a través de la causal de
afectación al derecho a un debido proceso y no de inaplicación de normas de derecho material. 3.°
[La] falta de motivación jurídica en la sentencia de vista es un agravio que debe ser denunciado a través
de la causal de afectación al derecho a un debido proceso, no siendo posible denunciar tal agravio a través
de la causal de inaplicación de normas de derecho material. (Casación N.° 2335-99-Lamabayeque, de
03-11-1999, f. j. 3. Sala Civil [EP, 23-12-1999]. Texto completo: <bit.ly/20jbvA3>).
§ 136. Omisión de poner en conocimiento de alguna de las partes las resoluciones recaídas
en el proceso constituye una afectación al debido proceso. C uarto . [Se] contraviene el derecho a
la tutela jurisdiccional efectiva para el ejercicio de la defensa con arreglo a un debido proceso cuando
se omite poner en conocimiento de alguna de las partes las resoluciones recaídas en el proceso [...].
(Casación N.° 2340-97-Lima, de 05-06-1998, f. j. 4 [EP, 02-10-1998, p. 1723]. Texto completo: <bk.
ly/2LmR8jx>).
§ 137. El derecho al debido proceso y el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva son dos
derechos distintos entre sí. 2.° [El] derecho al debido proceso y el derecho a la tutela jurisdiccional
efectiva son dos derechos distintos entre sí, teniendo cada uno de ellos su propio contenido, por ende,
no se puede alegar que ha existido contravención de las normas que garantizan el derecho a un debido
proceso por haberse afectado el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, estando este último referido
al derecho de toda persona a acceder a los órganos jurisdiccionales, tal como se ha establecido en la
Casación N.° 1864-96 [§ 110], de fecha 24-02-1998, en donde se señala que el derecho a la tutela
jurisdiccional se agota cuando las partes mediante el derecho de acción hacen valer sus pretensiones
al incoar la demanda, contestar la misma, al reconvenir y de acuerdo a otras formas procesales para
hacerla valer conforme prevé la ley procesal, en ese sentido, además que la recurrente ha confundido
ambos derechos, ella ha contestado la demanda planteada en su contra, por lo que no se ha visto
afectado su derecho a la tutela jurisdiccional efectiva [...]. (Casación N.° 2329-00-Hnánuco, de 26-
10-2000, f. j. 2. Sala Civil Permanente [EP, 02-01-2001, p. 6664], Texto completo: <bit.ly/2BISTrL>).
§ 138. Las normas que garantizan el derecho a un debido proceso son de naturaleza
trascendente. Sexto. [Las] normas que garantizan el derecho a un debido proceso son de naturaleza
trascendente, cuya trasgresión no solo debe atentar contra las reglas esenciales del procedimiento
preestablecido sino también contra las garantías de la administración de justicia, que a su vez garantiza
ia eficacia y validez del propio proceso [...]. (Casación N.° 109-94-Lima, de 10-11-1994, f. j. 6. Sala
Civil. Texto completo: <bit.ly/2x3NnL2>).

C. DERECHO A LA PRUEBA

§ 139. Derecho a la oportunidad de probar los hechos que alega como una faceta del
debido proceso. Dentro de las facetas procesales del debido proceso debe considerarse el derecho

* SUMMA PROCESAL CIVIL


A lt i CODIGO PROCESAL CIVIL 64

que tiene todo justiciable a tener la oportunidad de probar los hechos que alega. En un proceso de
conocimiento, si el juez en la Audiencia de Conciliación (saneamiento probatorio) no admitió las
pruebas del demandado y este no concurrió a tal audiencia, al encontrarse impedido por razones de
salud acreditado en autos, se ha violado el debido proceso al privarse al demandado el derecho a tener
oportunidad probatoria, de consiguiente existe suficiente causal de nulidad inconvalidable según el
principio de finalidad incumplida previsto en el art. 171 primer párrafo, in fin e, del Código Procesal
Civil. (Exp. N.° 699-95-N, Res. N.° 5, de 31-10-1995, sumilla. Primera Sala Civil. Corte Superior de
Justicia de Arequipa. Texto completo: <bÍt.ly/2MwBeYC>).
§ 140. Remisión. Véase también, sobre los alcances constitucionales del derecho al debido proceso,
la jurisprudencia del inciso 3 del artículo 139° de la Constitución (§ 38 ss.).

D. DERECHO DE DEFENSA

§ 141. El derecho de defensa, como principio y garantía de la tutela jurisdiccional. B ilateralidad


de audiencia (a u d ita r e t a ltera p a rís). S egundo. [El] derecho de defensa, como principio y garantía
de la tutela jurisdiccional, en esencia se basa en el tradicional brocárdico “auditur et altera pa rís”
o bilateralidad de audiencia, que se sustenta en el principio de igualdad procesal, el cual asegura a
ambos contendientes que participan en el proceso la oportunidad de ser oídos y producir pruebas
[...]. (Casación N.° 626-97-Áncash, de 12-08-1998, f. j. 2. Sala Civil Permanente [EP, 15-10-1998, p.
1927]. Texto completo: <bÍt.ly/2MtI5SJ>).
§ 142. El derecho de defensa como principio y garantía de la tutela jurisdiccional se sustenta
en el principio de la igualdad procesal. S egundo. [El] derecho de defensa como principio y garantía
de la tutela jurisdiccional se sustenta en el principio de la igualdad procesal, el cual asegura a las partes
que participan en el proceso a ser oídos y presentar pruebas. (Casación N.° 124l-97-Lim a, de 18-09-
1998, f. j. 2. Sala Civil [EP, 26-11-1998, p. 2119]. Texto completo: <bit.ly/2MsCug5>).
§ 143. La falta de notificación de la resolución que fija la fecha de la vista de la causa no
necesariamente afecta el derecho a la defensa. El proceso contencioso administrativo es
primordialmente escrito, no siendo parte de su naturaleza la oralidad. N oveno. [...] [El] proceso
contencioso administrativo se ha establecido como uno primordialmente escrito, no siendo parte de su
naturaleza la oralidad, la cual es considerada por la norma procesal que lo rige como una facultad y no
una obligación de las partes. Si bien es deber del órgano jurisdiccional poner en conocimiento de los
interesados la oportunidad en que pueden ejercer dicha facultad, cierto es también que el no ejercicio
de la misma o inconcurrencia de la parte a la diligencia donde pueda exponer oralmente los argumentos
que considere convenientes a sus intereses, no acarrea por sí mismo la nulidad de los actuados; más
aún si tenemos en consideración que en estos procesos el pronunciamiento jurisdiccional se limita a lo
actuado en sede administrativa y a los hechos nuevos ocurridos o conocidos con posterioridad al inicio
del proceso, los cuales evidentemente deben ser comunicados al órgano jurisdiccional correspondiente.
D écim o. [...] [Si] bien la resolución de fecha 25 de marzo de 2014, mediante la cual la Sala Civil
Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República fijó fecha para la realización de la vista de
la causa para el 24 de abril de 2014, no fue notificada al litisconsorte casacionista, cierto es también que
ello no aparece como vulnerador del derecho de defensa del recurrente, desde que lo que era materia de
análisis y pronunciamiento por parte del órgano revisor no era otra cosa que lo expuesto en el Recurso
de Apelación confrontado con lo actuado en sede administrativa y judicial, y el apelante a lo largo del
proceso ejercitó de modo efectivo el derecho que reclama vulnerado. (Casación N.° 11132-2015-Lima,
de 09-08-2017, ff. jj. 9 y 10. Tercera Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria [EP, 30-04-
2018, Sentencias en Casación N.° 745, p. 107372]. Texto completo: <bit.ly/2LnXgrT>).
§ 144. Remisión. Véase también, sobre los alcances constitucionales del derecho de defensa, la
jurisprudencia del inciso 14 del artículo 139° de la Constitución {§ 92 ss.}.

n o m o s & th e s is
65 TÍTULO PRELIMINAR Art. II
E. DERECHO AL JUEZ NATURAL

§ 145- Principio del juez natural: cuando un juez distinto del que ha tram itado el proceso
debe expedir sentencia, es preciso que se avoque al conocimiento de la causa. Tercero. [U]no de
los principios fundamentales del proceso es el del juez natural, es decir, que las partes conocen qué
Juez va a tramitar su proceso y en todo caso quién es el Juez que lo va a sentenciar. C uarto. [P]or
ello, cuando un Juez distinto del que ha tramitado el proceso debe expedir sentencia, es preciso que se
avoque al conocimiento de la causa, para que los justiciables sepan quién será su juez natural que va a
resolver la controversia. (Casación N.° 2732-2001-Canchis/Sicuaní, de 18-01-2002, ff. jj. 3 y 4. Sala
Civil Transitoria [EP, 02-05-2002]. Texto completo: <bit.ly/2MWoD1d>),
§ 146. Las anteriores resoluciones em itidas por la sala civil no resultan vinculantes para los
magistrados por tratarse de diferentes miembros. Véase la jurisprudencia del inciso 2 del artículo
139° déla Constitución [§ 14]. (CasaciónN.° 1321-07-Lambayeque, de 14-06-2007, ff. jj. 1 y 7. Sala
Civil Permanente [EP, 02-01-2008, p. 21256]. Texto completo: <bit,!y/2LwJrZ4>).
§ 147. Infracción del principio de juez natural. Sala civil que indebidamente absuelve el grado
de apelación de la sentencia de prim era instancia pese a que existía prevención de otra sala civil del
mismo distrito judicial. Véase la jurisprudencia del artículo 31° del Código Procesal Civil [§ 546].
(Casación N.° 1966-2010-Ica, de 31-08-2011, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil Transitoria [EP, 02-01-2012,
Sentencias en Casación N.° 658, p. 32570]. Texto completo: <bit.ly/2KFL9WR>).
§ 148. Remisión. Véase también, sobre el principio del juez natural, la jurisprudencia del inciso 3
del artículo 139° de la Constitución (§ 32 ss.).

Artículo II: Principios de dirección e impulso del proceso

La dirección del proceso está a cargo del Juez, quien la ejerce de acuerdo a lo dispuesto en este
Código.
El Juez debe impulsar el proceso por sí mismo, siendo responsable de cualquier demora ocasionada
por su negligencia. Están exceptuados del impulso de oficio los casos expresamente señalados en este
Código.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 149. El juez como director del proceso debe actuar los m edios probatorios necesarios
p ara llegar a esclarecer los hechos afirmados por las partes. U ndécim o. [Sin] perjuicio de lo
expresado hasta este punto, no se puede dejar de recalcar que conforme a lo previsto en el artículo
III del Título Preliminar del Código Procesal Civil, el juez como director del proceso, está no solo
facultado, sino en alguna medida razonablemente compelido a agotar todos los medios que le
permitan esclarecer los hechos y resolver el conflicto, obviamente, sin que esto signifique sustituirse
a las partes. En tal sentido, el juzgador debe actuar los medios probatorios necesarios para llegar a
esclarecer los hechos afirmados por las partes. (Casación N.° 530-2016-Loreto, de 25-08-2016, f.
j. 11. Sala Civil Permanente [EP, 02-05-2017, Sentencias en Casación N.° 727, p. 91633]. Texto
completo: <bÍt.ly/2A6HGAy>).
§ 150. Impulso de oficio del proceso. P rim ero. [Acorde] con la orientación publicista del Código
Procesal se establece en su artículo II del Título Preliminar que el impulso del proceso está a cargo del
juez, no se puede dejar de lado el carácter dispositivo del Proceso Civil. S egundo. [En tal sentido] la
norma bajo comentario restringe el monopolio que antes tenían las partes para el impulso del proceso,
pero no se los exime del mismo. (Casación N.° 957-96-Lima, de 31-10-1997, ff. jj. 1 y 2. Sala Civil
Permanente [EP, 23-04-1998, p. 753]. Texto completo: <bit.ly/2jHSViR>).

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. II CODIGO PROCESAL CIVIL 66

§ 151. ES juez no puede disponer de oficio la continuación del proceso si las partes no muestran
interés. La inconcurrencia de ambas partes a la audiencia de pruebas acarrea la conclusión del
proceso sin pronunciamiento sobre el fondo. C uarto. [La] declaración de conclusión del
proceso en eí presente caso resulta ajustada a derecho, pues sí bien el juez es el director del proceso
y como tal tiene el deber de disponer de todas las medidas que resulten necesarias para la efectiva
solución del conflicto intersubjetivo de intereses; no es menos cierto que la disposición prevista en
el artículo II del Título Preliminar del Código Procesal Civil, no autoriza al Organo Jurisdiccional a
disponer la continuación de la litis aun cuando las partes no muestren interés por continuarla; antes
bien, debe tenerse en cuenta que en el proceso civil la iniciativa procesal corresponde básicamente a los
justiciables, de tal modo que si las partes no demuestran interés en sustanciar la litis o inasisten a las
audiencias programadas, no hay razón alguna para que la autoridad jurisdiccional m otu prop rio realice
nuevas convocatorias o prescinda de la Audiencia de Pruebas ya convocada, por ende, constituyendo la
asistencia a la audiencia de pruebas un deber procesal de las partes. La inasistencia a la misma acarrea
la declaración de conclusión del proceso sin pronunciamiento sobre el fondo del asunto. (Casación
N.° 1196-2010-Lima, de 13-04-2011, f. j- 4. Sala Civil Transitoria [EP, 01-09-2011, Sentencias en
Casación N.° 649, p. 31325]. Texto completo: <bit.ly/2KAQX3Q>)._
§ 152. Principio de dirección del proceso. Juez no puede arrogarse la calidad de parte: el
principio rector del proceso civil es el principio dispositivo. Q uinto. [...] [Si] bien el juez es el
director del proceso, el principio recto[r] del proceso civil es el principio dispositivo, por lo que el juez
no puede arrogarse la calidad de parte y aducir argumentos que no fueron hechos valer por las partes
a través de los recursos que les franquea la ley. (Casación N.° 2935-98-Apurímac, de 26-04-1998, f. j.
5. Sala Civil Permanente [EP, 04-09-1999, p. 3428], Texto completo: <bÍt.ly/2wnlrRY>).
§ 153. La facultad del juez -como director del proceso- de rechazar la demanda no se lim ita
al inicio del proceso, sino que incluso puede realizarse al momento de emitirse la decisión final.
Tercero. [En] principio, conviene dejar establecido que eí último párrafo del artículo 121 -in fin e - del
Código Procesal Civil concede al juez la facultad de pronunciase en la sentencia, excepcionalmente,
respecto de la validez de la relación jurídico-procesal. Cuarto. [De] lo anterior se colige que, la facultad
de rechazar la demanda en nuestro ordenamiento procesal civil, no se limita al inicio del proceso, sino
que incluso puede realizarse al momento de emitirse la decisión final, inhibiéndose eí juzgador de emitir
un pronunciamiento respecto del fondo de la controversia puesta a su consideración. Esta facultad
es coherente con las nuevas tendencias de la teoría general del proceso que conciben al juez como
director del mismo y no como un mero espectador, mostrándose como una manifestación contralora
de la actividad jurisdiccional, razón por la cual puede el juzgador examinar -en cualquier estado del
proceso- que la demanda puesta a su consideración sea adecuada para obtener un pronunciamiento
final. {Casación N.° 1534-03-Lima, de 15-10-2003, ff. jj. 3 y 4. Sala Civil Transitoria. Texto completo:
<bit.ly/2BxluOn>).
§ 154. Si bien el juez es el director del proceso, este no puede sustituirse en el lugar de una de
las partes y anular actos procesales que han sido consentidos por esta. O ctavo. [Si] bien es cierto
el artículo II del Título Preliminar del Código Procesal Civil, establece que el Juez es el director del
proceso, ello no invalida que la naturaleza esencial del proceso civil es de ser dispositivo, y por lo tanto,
el Colegiado no puede sustituirse en el lugar de una de las partes y anular actos procesales que han sido
consentidos por esta; máxime si en autos dicho sujeto procesal no ha sufrido de indefección, porque
ello implicaría vulnerar el principio de igualdad entre las partes. (Casación N.° 671-99-Chincha,
de 09-07-1999, f. j. 10. Sala Civil Permanente [EP, 01-09-1999, 3409]. Texto completo:
<bit.ly/20dhwlg>).
§ 155. El juez, como director del proceso, es el sujeto principal de la relación ju ríd ica
procesal. S egundo. [La] tesis doctrinaria de mayor aceptación sobre la naturaleza jurídica del proceso,
concibe al proceso como una relación jurídica procesal, en la que los sujetos de la misma son el
n o m o s & th e s is
67 TÍTULO PRELIMINAR h i t II

actor, el demandado y el Juez -entendiéndose el juez natural-, que como director del proceso es el
sujeto principal de dicha relación [...]. (Casación N.° 476-97-Lima, de 19-12-1997, f. j. 2. Sala Civil
Transitoria [EP, 12-04-1998, p. 659]. Testo completo: <bit.ly/2C830H8>),
§ 156. El sistem a publicístico adoptado por nuestra ley procesal se ve reflejado en el impulso
de oficio. D écim o S egundo. [...] b) La concepción en el sentido que necesariamente debe existir un
pedido de parte para la emisión de la sentencia es ajena a la concepción publicística del proceso a la que
se adhiere nuestra ley procesal, estando ello instituido en la norma del artículo II del Título Preliminar
del Código Procesal Civil. [...] (Casación N.° 1938-2014-Lima Norte, de 03-08-2015, £ j. 12. Sala
Civil Transitoria [EP, 01-02-2016, Sentencias en Casación N.° 711, p. 74338]. Texto completo:
<bit.ly/2JU30xV>).
§ 157. Si bien es cierto que el im pulso del proceso está a cargo del juez, no se puede dejar
de lado el carácter dispositivo del proceso. Impulso de oficio del proceso en la apelación sin
efecto suspensivo. P rim ero. [Si] bien es cierto que [...] el impulso del proceso está a cargo del juez,
no se puede dejar de lado el carácter dispositivo del proceso civil. [...] Cuarto. [El] artículo 346
del Código Procesal Civil impone a las partes la carga de impulsar el proceso, sancionando la falta
de cumplimiento de dicha carga con la declaración de abandono. [...] Sexto. [...] [En] la apelación
conferida sin efecto suspensivo, ia eficacia de la resolución impugnada se mantiene; en consecuencia la
tramitación del proceso en primera instancia ha debido seguir impulsándose. (Casación N.° 2198-97-
Ica, de 13-11-1998, ff. jj. 1, 4 y 6. Sala Civil Transitoria [EP, 03-01-1999, p. 2348], Texto completo:
<bit.ly/2Ln7o49>).
§ 158. La discrecionalidad de la actuación de pruebas de oficio se convierte en deber para el
juez cuando, en su condición de director del proceso, debe im pulsarlo por sí mismo. Sexto. [La]
actuación de pruebas de oficio, si bien no constituye un deber del juez sino una facultad discrecional,
en aquellos casos en que las pruebas existentes resultan insuficientes para causar convicción, puede
ordenar en decisión motivada e inimpugnable la actuación de medios probatorios adicionales. Sin
embargo, esta discrecionalidad se convierte en deber, cuando el Magistrado, en su condición de director
del proceso debe impulsarlo por sí mismo conforme lo establece el artículo II del Título Preliminar del
Código Procesal Civil debidamente concordado con el artículo 5 del Texto Único Ordenado de la Ley
Orgánica del Poder judicial, que enuncia: “Los Magistrados, cualquiera sea su rango, especialidad o
denominación ejercen la dirección de los procesos de su competencia y están obligados a impulsarlos
de oficio, salvo reserva procesal expresa” [...]. (Casación N.° 2298-2009-Piura, de 15-12-2010, f. j. 6.
Sala Civil Transitoria [EP, 02-08-2011, Sentencias en Casación N.° 647, p. 30960]. Texto completo:
<bit.Iy/2Mu9WyO>).

JURISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 159. Impulso del proceso. Recepción de la notificación por el abogado. S egundo. [La]
recepción, por el abogado del demandante, del edicto mandado a publicar por el juzgado, [,..] no
configura acto que impulse el proceso, pues no tiene como fin activar el mismo, sino únicamente
cumplir con lo ordenado por el juzgado. (Exp. N.° 207-02, de 05-08-2002, f, j. 2. Cuarta Sala Civil.
Corte Superior de justicia de Lima. Texto completo: <bit.íy/2Nf3V9z>).
§ 160. Carga procesal e impulso del proceso. Si bien el Código Procesal Civil contiene una
antinomia entre el artículo II del Título Preliminar y el numeral 346°, sin embargo, lo que realmente
se sanciona con el abandono, dentro de las posibilidades que el propio Código prevé, es la negligencia
manifiesta del litigante, que con su inactividad deja paralizado el proceso, si a ello se agrega que es
una realidad la carga procesal que soportan los Juzgados, en donde la magnitud de ella no permite el
control riguroso del desarrollo del proceso para ejercitar el impulso de oficio. (Exp. N.° 1004-97, de
23-09-1997. Tercera Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Ponentes: Cardón Lugo, Alvarez
Guillen y Betancour Bossio. Referencia: CPC Bibliogr., p. 11).
♦ SUMMA PROCESAL CIVIL
Art III CODIGO PROCESAL CIVIL 68

REMISIÓN

§ 161. Sobre el juez como director del proceso. Véase también la jurisprudencia del inciso 1 del
artículo 50° del Código Procesal Civil (§ 566 ss.).

Artículo III: Fines del proceso e integración de !a norma procesal

El Juez deberá atender a que la finalidad concreta del proceso es resolver un conflicto de intereses o
eliminar una incertidumbre, ambas con relevancia jurídica, haciendo efectivos los derechos sustanciales,
y que su finalidad abstracta es lograr la paz social en justicia.
En caso de vacío o defecto en las disposiciones de este Código, se deberá recurrir a los principios
generales del derecho procesal y a la doctrina y jurisprudencia correspondientes, en atención a las cir­
cunstancias del caso.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA, DE LAS CORTES SUPERIORES Y DEL TRIBUNAL


CONSTITUCIONAL

A. FINES DEL PROCESO CIVIL

§ 162. Etim ología y definición del proceso civil. Cuarto. [El] proceso, del latín processus,
etimológicamente significa avanzar, marchar, proceder en cierto orden, y desde el punto de vista
jurídico, es conjunto ordenado y sucesivo de actos y formas, determinados por el Estado, destinados
a asegurar en orden los debates; que protegen a las partes por igual, y que deben ser cumplidos a fin
de obtener un pronunciamiento jurisdiccional que solucione un conflicto intersubjetivo de intereses
o una incertidumbre con relevancia jurídica. Q uinto. [Cuando] se falta a alguna de las formalidades
establecidas se incurriría en vicio, pues conforme al artículo IX, segundo párrafo, del Código adjetivo,
las formalidades previstas son imperativas, mas el juez adecuará su exigencia al logro de los fines del
proceso, por el interés social de que cumpla sus fines, determina que solo se declare la nulidad cuando
se afecta las reglas esenciales del debido proceso. (Casación N.° 225-98-Cusco, de 24-11-1998, ff. jj.
4-5. Sala Civil [EP, 03-01-1999, p. 2338]. Texto completo: <bit.ly/20aGmQg>).
§ 163. Finalidad del proceso civil. Tercero. [El] proceso es un conjunto ordenado y sucesivo de actos
y formas, determinados por el Estado, que deben ser cumplidos a fin de obtener un pronunciamiento
jurisdiccional válido que resuelva un conflicto intersubjetivo de intereses o una incertidumbre jurídica
[...]. (Casación N.° 975-97-Lima, de 04-09-1998, f. j. 3. Sala Civil Permanente [EP, 06-10-1998, p.
1794], Texto completo: <bit.íy/2NcPpyZ>).
§ 164. El juez deberá atender la finalidad concreta del proceso, el cual es resolver un conflicto de
intereses o elim inar una incertidumbre, por tanto, debe proceder la acum ulación de la pretensión
de suscripción de un contrato y la pretensión de otorgamiento de escritura pública. Cuarto. El juez
de la causa ha declarado improcedente la demanda de Otorgamiento de Escritura Pública considerando
que las pretensiones incoadas por el demandante [sobre la suscripción de un contrato de compraventa de
acciones y derechos de un inmueble] no pueden ser señaladas como obligación de hacer y otorgamiento
de escritura pública de conformidad con lo establecido por el artículo 1148 del Código Civil; en cuanto
al ejercicio del otorgamiento de escritura pública se orienta a dar formalidad a los actos jurídicos con
la finalidad de otorgarles seguridad, de tal modo que se requiere indispensablemente de la existencia
de un negocio jurídico cuya solemnidad se persigue, siendo así no existe correspondencia entre los
hechos expuestos y el petitorio, encuadrándose la incoada dentro de la causal de improcedencia prevista
por el artículo 427 inciso 5 [hoy inciso 4] del Código Procesal Civil. [...] Sexto. El artículo III del
Título Preliminar del Código Procesal Civil, prescribe que el juez deberá atender a que la finalidad

n o m o s & th e s ls
69 TÍTULO PRELIMINAR Art. 111
concreta del proceso es resolver un conflicto de intereses o eliminar una incertidumbre, ambas con
relevancia jurídica, haciendo efectivos los derechos sustanciales, y que su finalidad abstracta es lograr
la paz social en justicia. Sétim o. De lo expuesto, se advierte que las instancias de mérito arriban a una
conclusión errada y niegan el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva que le asiste al recurrente, con
sujeción a un debido proceso [...]. (Casación N.° 5022-201 1-Lima, de 28-11-2012, ff. jj. 4, 6 y 7.
Sala Civil Transitoria [EP, 30-04-2013, Sentencias en Casación N.° 687, p. 40444], Texto completo:
<bitdy/2vyRzlM>).
§ 165- Finalidad del proceso im plica un necesario pronunciam iento sobre lo que es m edular
en la litis. Sexto. [Las] normas procesales no pueden ser aplicadas ni interpretadas rígidamente porque
se estaría omitiendo el principio procesal previsto en el artículo III del Título Preliminar del Código
Procesal Civil, según el cual la finalidad del proceso que es la de resolver un conflicto Inrersubjedvo de
intereses o la eliminación de una incertidumbre jurídica; esto implica un necesario pronunciamiento
sobre lo que es medular en la litis [...]. (Casación N.° 454-01-Tacna, de 26-07-2001, £ j. 6. Sala Civil
Transitoria [EP, 05-11-2001, p. 7846]. Texto completo: <bit.ly/2NlxxlB>).
§ 166. Finalidad concreta del proceso. P rim ero. [...] [La] finalidad concreta del proceso es
resolver un conflicto de intereses o eliminar una incertidumbre, ambas con relevancia jurídica, siendo
su finalidad abstracta lograr la paz social en justicia. (Exp. N.° 411-96, de 17-05-1996, f. j. 1. Quinta
Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bÍrdy/2wpZJ0f>).
§ 167. El proceso no es un fin en sí mismo sino un medio p ara resolver los conflictos de
intereses. P rim ero. [D]ebe tenerse presente que el proceso no es un fin en sí mismo sino un medio
para resolver los conflictos de intereses; [...] de allí, que si bien existen los principios de vinculación y
de formalidad de las normas procesales, también se contempla el principio de elasticidad en virtud del
cual las exigencias de las citadas normas se adecuarán a los fines del proceso [...]. (Casación N.° 2787-
2009-Lima, de 10-12-2009, f. j. 1. Sala Civil Permanente [EP, 30-07-2010, Sentencias en Casación
N.° 628, p. 28219]. Texto completo: <bit.ly/2oizDI2>),
§ 168. El logro de los fines del proceso prevalece sobre otras consideraciones. Preclusión y
facultades del juez. C uarto. [La] preclusión está vinculada a la autorresponsabilidad de las partes, [...]
pero no limita en este caso la facultad discrecional del Juzgador de mérito para disponer la renovación
de un acto procesal, tanto si el recurso de apelación importa el de nulidad, como establecen los
artículos 356, segunda parte, y 382 del Código Procesal Civil. Q uinto. [En] el caso de autos, si bien
ya precíuyó la etapa probatoria, entendida como el tiempo que tienen las partes para solicitarlas y
actuarlas, nada impide que el Juzgador disponga que se actúen las pruebas ofrecidas oportunamente
y admitidas, pues en este caso, el logro de los fines del proceso prima sobre otras consideraciones.
(Casación N.° 720-97-Lima, de 03-12-1998, ff. jj. 4 y 5. Sala Civil [EP, 01-02-1999, p. 2565]. Texto
completo: <bit.ly/2xQ0AEY>).
§ 169. Principio de elasticidad procesal. El proceso no es un fin en sí mismo: el juez debe
adecuar la exigencia de las form alidades al logro de los fines del proceso. C uarto. [El] proceso no
es un fin en sí mismo, sino el medio para obtener un pronunciamiento, y si bien sus formalidades son
imperativas, el juez debe adecuar su exigencia al logro de los fines del proceso [...]. (Casación N.° 975-
97-Lima, de 04-09-1998, f. j. 4. Sala Civil Permanente [EP, 06-10-1998, p. 1794], Texto completo:
<bit.ly/2NcPpyZ>).
§ 170. La finalidad concreta del proceso es resolver el conflicto de intereses que tiene como
correlato la búsqueda de la verdad histórica o real más que la verdad legal. C uarto. [Si] bien
resulta incongruente haber fallado sobre una causa o hecho no alegado por las parres, resulta qué el
juicio al que llega la sentencia recurrida se debe a una valoración de la prueba actuada en el proceso; y
atendiendo a que la finalidad concreta del proceso es resolver el conflicto de intereses que tiene como
correlato la búsqueda de la verdad histórica o real más que la verdad legal, la impugnada llega a la
conclusión de que existe la filiación de paternidad entre el recurrente y la menor solicitante, sin afectar

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 111 CODIGO PROCESAL CIVIL 70

el objeto de la pretensión deducida por la acción reconvencional de la demandada, ni el contexto


específico por el cual se ha delimitado la materia de la controversia en la audiencia [...] en el que el
juzgador señala como punto controvertido si el demandante es padre o no de la menor, lo que ha sido
consentido por ambas partes. (Casación N.° 315-96-Junín, de 06-10-1997, ff. jj. 1-2. Sala Civil [EP,
23-04-1998, p. 753]. Texto completo: <bÍt.ly/2vJac4R>).
§ 171. Las normas procesales no pueden servir de sustento para la solución de la litis pues no
deciden el derecho. Tercero. [Las] normas procesales no pueden servir de sustento para la solución de
la litis pues no deciden el derecho, sino simplemente regulan la conducta de las partes que intervienen
en el proceso. (Casación N.° 1870-98-Cono Norte, de 27-11-1998, f. j. 3. Sala Civil Transitoria [EP,
13-01-1999, p. 2463]. Texto completo: <bit.ly/2Q_q6HdY>).
§ 172. El juez está facultado a intervenir durante todo el desarrollo del proceso para que este
se lleve de acuerdo a ley. S egu n do , [El] artículo III del Título Preliminar del Código Procesal Civil
prescribe que son fines del proceso el resolver un conflicto de intereses o eliminar una incertidumbre
jurídica y además lograr la paz social en justicia; facultándose por ello al Juez a intervenir durante
todo el desarrollo del proceso para que este se lleve de acuerdo a ley y poder contar con elementos de
convicción suficientes al momento de decidir la controversia. (Casación N.° 799-99-ArequÍpa, de 30-
09-1999, f. j. 2. Sala Civil [EP, 20-11-1999, p. 4030]. Texto completo: <bit.ly/2NkF0AZ>).
§ 173. El fallo que determina la caducidad del derecho no puede ser cuestionado por no lograr
los fines del proceso, en tanto al haberse extinguido el derecho no existirá proceso tendiente a
lograr sus fines. S étim o, La [demandante] recurrente alega que no se ha logrado los fines del proceso,
en tanto no se ha tenido en cuenta los actos lesivos y el aprovechamiento de su estado de necesidad
[apremiante en el que se encontraba, pues no contaba con ingresos económicos necesarios para costear
los gastos médicos de su hijo, por lo que se vio obligada a vender el único inmueble que tenía con un
precio desproporcional, por lo que solicita la rescisión del contrato de compraventa]. [...] O ctavo. [Sin
embargo,] las instancias de mérito han determinado que ha operado el plazo de caducidad de la acción
por lesión [...]; al respecto corresponde precisar que la caducidad es la pérdida del derecho que opera por
el transcurso del tiempo y la inacción del titular del derecho y en situaciones expresamente establecidas
en la norma (como es el caso del artículo 1454 del Código Civil) la cual debe ser declarada de oficio,
justamente en virtud a la seguridad jurídica que persigue; por lo que al haberse determinado la extinción
del derecho no existirá proceso y por ende será imposible lograr sus fines; de allí que la improcedencia
de una demanda por caducidad del derecho no puede ser cuestionada por no lograr fines de un proceso.
[...] D écim o. La recurrente alega que “[es] nula la renuncia a la acción por lesión” [...]; sin embargo,
dicho argumento no puede merecer amparo, en tanto en el proceso no se discute, ni se determina que
la accionante haya renunciado a la acción por lesión, sino que las instancias han determinado que ha
operado la caducidad del derecho de la demandante, la cual merecerá pronunciamiento de este Supremo
Colegiado en el siguiente considerando. D écim o P rim ero. La recurrente alega [...] que la instancia de
mérito ha interpretado erróneamente el artículo 1454 [CC], según el cual [la] “[...] acción por lesión
caduca a los seis meses de cumplida la prestación a cargo del lesionante, pero en todo caso a los dos años
de la celebración del contrato”; sin embargo, no ha cumplido con sustentar en qué habría consistido
la interpretación errónea y cuál sería la correcta; sin perjuicio de ello, este Supremo Tribunal advierte
que dicha norma ha sido aplicada correctamente por el Ad Quem , en tanto que al advertirse [...] que la
lesionante cumplió con la prestación el 29 de setiembre de 2012 y que la fecha de interposición de la
demanda data del 19 de marzo de 2014, ha excedido en demasía el plazo de caducidad contemplando
en la norma referida en el presente considerando. [...] (Casación N.° 3333-2015-Tacna, de 17-04-
2017, ff. jj. 7, 8, 10 y 11. Sala Civil Transitoria [EP, 31-07-2018, Sentencias en Casación N.° 752, p.
112809]. Texto completo: <bit.ly/2PzQfYo>).
§ 174. Eines del proceso. Es un exceso de formalismo declarar n u la la sentencia de vista con
el fin de m odificar el fallo de infundado a improcedente. Q uinto. [Esta] decisión de declarar
infundado el presente recurso de casación, dando por entendido que la pretensión de Nulidad del

n o m o s & th esis
71 TÍTULO PRELIMINAR Alt. III
Título de Propiedad otorgado por eí Organismo de Formalización de la Propiedad Informal - c o f o p r i
es improcedente, encuentra sustento en los principios de economía, celeridad procesal e informalismo,
pues con esta medida no solo se evita la postergación innecesaria de la resolución del conflicto, sino
que, a la par, se impide la sobrecarga de la labor de las instancias jurisdiccionales competentes, ya que
resulta inútil e inoficioso declarar nula la sentencia de vista a fin de que la Sala Superior modifique su
fallo de infundado a improcedente, dado que la Cuarta Disposición Transitoria, Complementaria y
Final del Decreto Supremo N.° 039-2000-MTC es clara y contundente al señalar que en casos como
el presente, donde se cuestiona la validez de un título otorgado por el Organismo de Formalización
de la Propiedad Informal - c o f o p r i , la demanda es improcedente; además, porque una declaración
de nulidad de la sentencia de vista por el solo hecho de servir a una formalidad establecida en la ley
devendría en un exceso de ritualismo procesal incompatible con los fines que persigue el proceso
civil, consagrado en el artículo III del Título Preliminar del Código Procesal Civil. (Casación N.°
1361-2014-La Libertad, de 22-05-2015, f. j. 5. Sala Civil Transitoria [EP, 02-05-2017, Sentencias en
Casación N.° 727, p. 91711]. Texto completo: <bit.ly/2v60nlw>).
§ 175. El hecho que no exista un reglamento de grados y títulos no es argumento para
desconocer el derecho del estudiante de obtener un grado académico. 5. [Como] puede advertirse,
el acto administrativo mantiene un mandato vigente, ya que no se acredita que haya sido revocado,
modificado o anulado; es cierto y claro, pues de su lectura se infiere de manera indudable que se
debe expedir el título de Especialista en Enfermería en Cuidados Críticos a favor de la actora; no
está sujeto a controversia compleja ni a interpretaciones dispares, porque no ha sido cuestionado por
ninguna de las partes; es de ineludible y obligatorio cumplimiento; es incondicional, porque la propia
resolución reconoce que la recurrente ha cumplido con todos los requisitos necesarios para la obtención
del referido título; y, asimismo, la resolución permite individualizar a su beneficiada, 6. [El] argumento
de la autoridad demandada, mediante el que se ratificó en su incumplimiento bajo la excusa de que no
existe un reglamento de grados y títulos por cuanto es responsabilidad del Consejo Universitario, debe ser
desestimado toda vez que ello no puede desconocer el derecho que la propia universidad ha reconocido
a favor de la actora, más aún cuando las Resoluciones Rectorales [...] de [...] 20 de junio de 2005 y [...]
3 de febrero de 2010, aprobaron el dictado de la Especialización en Enfermería en Cuidados Críticos y
oficializaron el ingreso de 25 enfermeros para seguir la citada segunda especialidad, respectivamente; lo
que supone la realización de una serie de actos para su implementación. (Exp. N.° 02480-2014-PC/TC,
de 01-06-2016 [Web: 16-07-2018], ff. jj. 5 y 6. Texto completo: <bÍr.ly/2yfMCQh>).
§ 176. De presentarse dudas sobre la ausencia evidente de alguno de los presupuestos
procesales de forma o de fondo, debe preferirse resolver el fondo de la litis buscando la solución
del conflicto de intereses. C uarto. [El] último párrafo del artículo 121 del Código Procesal señala
que con la sentencia el juez pone fin a la instancia pronunciándose sobre la cuestión controvertida,
declarando el derecho de las partes o excepcionalmente la validez de la relación procesal; cabe precisar
que la excepcionalidad prevista, solo procede por la carencia evidente de alguno de los presupuestos
procesales de forma o de fondo que le impidan al juzgador emitir pronunciamiento sobre el fondo de
la cuestión controvertida; de presentarse duda, al respecto debe preferirse resolver el fondo de la litis
buscando la solución del conflicto de intereses, en virtud de lo dispuesto por el arríenlo III del Título
Preliminar del Código Procesal Civil. (Casación N.° 1565-2008-Lambayeque, de 24-06-2008, f. j. 4.
Sala Civil Permanente [EP, 01-12-2008, p. 23397]. Texto completo: <bit.ly/2uV6jdR>).
§ 177. El juez puede adecuar la exigencia de las form alidades procesales a los fines del proceso.
4.a [...] [El] proceso y los actos procesales no son formalismos rígidos o pétreos pues conforme al perfil
ideológico de nuestra ley procesal, el Juez puede adecuar la exigencia de las formalidades procesales a los
fines del proceso [...]. (Casación N.° 1817-2000-Lima, de 31-08-2000, f. j. 4. Sala Civil Permanente
[EP, 02-01-2001, p. 6649]. Texto completo: <bit.ly/2JpyI0N>).
§ 178. Es deber del juzgador hacer efectivos los derechos sustanciales mediante resoluciones
que resulten ejecutables. Sexto. [...] [S]Íendo el fin del proceso resolver un conflicto de intereses o

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. III CÓDIGO PROCESAL CIVIL 72

eliminar una incertidumbre ambas con relevancia jurídica, es el deber del juzgador hacer efectivos
los derechos sustanciales y no emitir resoluciones que resulten inejecutables [...]. (Casación N.°
1337-2007-Lambayeque, de 21-06-2007, f. j. 6. Sala Civil Permanente [EP, 01-10-2007, p. 20490],
Texto completo: <bÍt.ly/2Ls4o7E>).

B. PRINCIPIO P R O A C T IO N E

§ 179. Alcances del principio p r o a ctio n e. 3. [...] Según el principio pro actione , invocado por
este Tribunal en anteriores oportunidades, se impone a los juzgadores la exigencia de interpretar los
requisitos y presupuestos procesales en el sentido más favorable a la plena efectividad del derecho
a obtener una resolución válida sobre el fondo, con lo cual, ante la duda, la decisión debe dirigirse
por la continuación del proceso y no por su extinción (STC 1049-2003-AA/TC [§ 184]), (Exp. N.°
2302-2003-AA/TC, de 13-04-2005 [Web: 30-06-2005], f. j. 3. Texto completo: <bit.Iy/2uRdBiD>).
§ 180, El principio p r o a ctio n e impone que el juez acoja aquellas alternativas procesales que
im pliquen una optimización o mayor eficacia del derecho referido. 2. [...] [El] principio pro actione
impone que el juez, en lugar de optar por alternativas que supongan el estrechamiento del derecho de
acceso a la justicia, máxime, a la justicia constitucional, como sería la de declarar improcedente una
demanda por un error del recurrente respecto a la competencia territorial, deba acoger aquéllas que
impliquen, por el contrario, una optimización o mayor eficacia del derecho referido. [..,] (Exp, N.°
933-00-AA/TC, de 12-06-2002 [Web: 14-08-2002], f. j. [5], Texto completo: <bit.ly/2wbFJ0m>),
§ 181. El principio p r o a ctio n e consiste en interpretar las normas en un sentido favorable
que posibilite el acceso a la tutela jurisdiccional y, consiguientemente, excluya toda opción
interpretativa que sea contraria a ese propósito. 3. [...] c. [...] Considerando que el agotamiento
de la vía previa constituye un presupuesto procesal de cuya satisfacción depende el acceso a la tutela
jurisdiccional, las normas que la regulan y, en particular, como concierne al caso, las que regulan el
sistema recursivo, deben interpretarse de conformidad con el principio pro actione . Es decir, en sentido
favorable para posibilitar el acceso a la tutela jurisdiccional y, consiguientemente, con exclusión de toda
opción interpretativa que sea contraria a ese propósito. Tal es el caso, justamente, de la interpretación
anterior del Tribunal. (Exp. N.° 1003-98-AA/TC, de 06-08-2002 [Web: 22-09-2002], f. j. 3.c. Texto
completo: <bit.ly/2MMSRjW>).
§ 182. Según el principio p r o a ction e, tratándose del derecho de acceso a un tribunal de
justicia, el operador jud icial debe interpretar las restricciones im puestas a tal derecho del modo
que m ejor se optimice su ejercicio. 2. Este Tribunal debe recordar que, en materia de interpretación
de los derechos fundamentales, uno de los principios a los que debe apelarse cada vez que se trata de
determinar los alcances de la limitación o restricción del ejercicio de un derecho constitucional de
naturaleza procesal, es el denominado principio pro actione , según el cual, tratándose, del derecho de
acceso a un tribunal de justicia, el operador judicial debe interpretar las restricciones impuestas a tal
derecho del modo que mejor se optimice su ejercicio. (Exp. N.° 2214-2004-AA/TC, de 26-10-2004
[Web: 30-11-2004], f. j. 2. Texto completo: <bit.ly/2MNAd!w>).
§ 183. El principio p r o a ctio n e como m anifestación del “derecho de acción” o “derecho de
acceso a la jurisdicción”. 3. [...] [El] derecho de obtener una sentencia que se pronuncie sobre una
pretensión es una manifestación del derecho a la tutela judicial y, como tal, si bien exige que el
justiciable previamente satisfaga las condiciones de la acción que la Ley establece, no puede perder de
vista que esta debe ser interpretada y aplicada de tal forma que se haga efectivo el “derecho de acción”
o “derecho de acceso a la jurisdicción” (principiopro actione). (Exp. N.° 112-2002-AC/TC, de 21-10-
2002 [Web: 14-04-2003 / EP: 14-04-2003], f. j. 3. Texto completo: <bit.ly/2BaGD34>).
§ 184. La inaplicación del principio pro a ctio n e im plicaría convertir, erróneamente, una duda
interpretativa respecto de las formalidades propias del instrum ento de tutela en un elemento

n o m o s & th esls
73 TÍTULO PRELIMINAR Art. IV
determinante para permitir el acceso a la tutela constitucional de los derechos. Huelga judicial.
[5.] [No] solo en el campo del derecho material, es deci r, en el ámbito del derecho cuya tutela se solícita,
se privilegia la protección de la situación jurídica reclamada por el sujeto requirente, sino que en el
plano propio del instrumento predispuesto para la tutela, es decir, del proceso constitucional a que da
lugar la acción de amparo, se configura también otro principio que refuerza la decisión de preferir la
continuación del proceso antes que su extinción, frente a una eventual duda de carácter interpretativo.
En efecto, se trata del principio fa v o r actionis o p ro actione, según el cual “se impone a los j u'zgadores
la exigencia de interpretar los requisitos y presupuestos procesales en el sentido más favorable a la
plena efectividad del derecho a obtener una resolución válida sobre el fondo” [Picó i Junoy], y donde
se establece, a su vez, que “los requisitos formales -en el presente proceso, el cálculo del plazo para
interponer ia demanda- se interpreten y apliquen de modo flexible y atendiendo a su finalidad y de que
a su incumplimiento no se anuden consecuencias desproporcionadas o excesivamente gravosas” [Picó
i junoy]. Por esta razón, si bien el Tribunal considera que los días transcurridos durante la huelga del
Poder Judicial no deben ser incluidos en el cálculo del plazo para la interposición de la demanda de
amparo, en la hipótesis de una duda interpretativa, puede igualmente ratificarse en dicho parecer, toda
vez que, en virtud del principio p ro a ctio n e, la decisión igualmente debe dirigirse por la continuación
del proceso y no por su extinción. Téngase en cuenta, finalmente, que la alternativa opuesta supondría
invertir el funcionamiento y el propósito de los procesos en general, y de los procesos constitucionales
en particular, pues implicaría convertir, erróneamente, una duda interpretativa respecto de las
formalidades propias del instrumento de tutela en un elemento determinante para permitir el acceso
a la tutela constitucional de los derechos, cuando, en realidad, es el instrumento procesal el que
debe ser adecuado e interpretado decididamente - siempre y cuando no se restrinjan los derechos
constitucionales de la contraparte- a fin de consolidar una tutela constitucional más eficaz, oportuna y
plena. (Exp. N.° 1049-2003-AA/TC, de 30-01-2004 [Web: 31-03-2004 1 EP: 13-04-2004], f. j. [5].
Texto completo: <bit.ly/2w8upCu>).
§ 185. Excepción de caducidad. Excepcionalmente, deberá admitirse a trámite una demanda
que se haya presentado luego de vencido el plazo para su presentación e incluso después de
transcurrido el primer día hábil siguiente al levantamiento de una huelga judicial. Principio
p r o a ctio n e o f a v o r p rocessu m . Véase la jurisprudencia del inciso 11 del artículo 446° del Código
Procesal Civil [§ 3063]. (Casación N.° 1260-2016-Arequipa, de 28-03-2017, ff. jj. 8-11. Sala
Civil Permanente [EP, 30-01-2018, Sentencias en Casación N.° 742, p. 104396], Texto completo:
<bit.ly/2LPtL7Í>).

Artículo IV: Principios de iniciativa de parte y de conducta procesal

El proceso se promueve solo a iniciativa de parte, ia que invocará interés y legitimidad para obrar. No
requieren invocarlos el Ministerio Público, el procurador oficioso ni quien defiende intereses difusos.
Las partes, sus representantes, sus Abogados y, en general, todos los partícipes en el proceso,
adecúan su conducta a los deberes de veracidad, probidad, lealtad y buena fe.
El Juez tiene el deber de impedir y sancionar cualquier conducta ilícita o dilatoria.

PLENOS JURISDICCIONALES

§ 186. La legitimidad para obrar cuando la demandada es la Administración Pública. La


legitim id a d p a ra obrar pasiva en e l proceso contencioso adm inistrativo cuando e l adm inistrado dem anda
la invalidez o ineficacia d e una actuación adm inistrativa, ¿corresponde a todos los órganos o unidades
adm inistrativas que em iten las resoluciones objeto d e im pugnación , o solo contra e l órgano o u n id a d
adm inistrativa q u e em itió la resolución en últim a instancia? El Pleno acordó p o r m a y o r í a : “Cuando
el administrado ejerce la acción contencioso administrativa, pretendiendo la invalidez o ineficacia

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. IV CÓDIGO PROCESAL CIVIL 74

de una actuación administrativa, corresponde la impugnación contra la entidad administrativa que


emitió la resolución cuestionada en última instancia”. (Pleno jurisdiccional Nacional Contencioso
Administrativa, realizado en Trujiílo, el 19-11-2011. Tema N.° 4. [La legitimidad para obrar cuando
la demandada es la Administración Pública]. Texto completo: <bit.ly/2ucesuT>).
§ 187. La indem nización por daños, en casos de separación de hecho, es siempre a pedido
de parte. El Pleno acordó p o r m a y o r í a : “El Juez al dictar sentencia, no puede resolver de oficio
una pretensión que no ha sido postulada, sobre hechos que no han sido alegados ni señalados como
controvertidos y menos probados; debiéndose interpretar el artículo 345-A del Código Civil en
armonía con el principio de congruencia (artículo VII del Título Prelim inar del Código Civil) como
una de las garantías del debido proceso (Casación N.° 2548-03-Lima [bit.ly/2x6dlAi], EP, 30/11/04
y N.° 2449-06-Cusco [bit.Iy/2vZpPrW], EP, 30/11/06)”. (Pleno Jurisdiccional Distrital en Materias
Civil, Familia, Constitucional y Contencioso Administrativo, realizado en Arequipa, los días 18, 20,
27, 28 de setiembre, 02, 15 y 25 de octubre de 2007. Tema N.° 3. [La indemnización por daños en
casos de separación de hecho: ¿es siempre a pedido de parte o puede ser de oficio?]. Texto completo:
cbit.ly/2wOq7Q5>).
§ 188. La legitim idad para obrar del demandante puede ser decidida en cualquier etapa del
proceso. La legitim ación en la causa (o legitim id a d p a ra obrar), ¿debe ser d ecidida necesariam ente en la
sentencia o p u ed e decidirse en la etapa postulatoria o d e sa n ea m ien toi El Pleno acordó por u n a n i m i d a d :
“La legitimidad para obrar del demandante puede ser decidida en cualquier etapa del proceso”.
(Pleno Jurisdiccional Nacional Civil, realizado en lea, 1998. Acuerdo N.° 5.2, Texto completo:
<bit.ly/2i£Rpfd>).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA, DE LAS CORTES SUPERIORES Y DEL TRIBUNAL


CONSTITUCIONAL

A. PRINCIPIO DISPOSITIVO / INICIATIVA DE PARTE

§ 189. Características esenciales del principio dispositivo. S egundo. El proceso civil se


caracteriza porque en él se discuten relaciones jurídico-privadas, dado que las partes que intervienen
tienen la disponibilidad jurídico material de los derechos subjetivos en conflicto. Por ello se dice que el
derecho procesal está regido por el principio dispositivo. Tercero. La doctrina procesal predominante
considera que tres son las notas esenciales del principio dispositivo: a) Que las partes son dueñas de
los derechos e intereses materiales que se discuten en el proceso, y al tener poder de disposición sobre
el derecho material ostentan también la plena titularidad del derecho de acción, por tanto a nadie se
le puede obligar a pedir tutela judicial o a ejercitar su defensa ante los tribunales si no desea. Esto se
concreta en el axioma Kn ep ro ced a t iudex ex o f f i c i o b) Las partes son dueñas absolutas de la pretensión
y por ende de la continuación del proceso, pudiendo disponer de él a través de una serie de actos
que pueden ocasionar la terminación del proceso, con sentencia o con anterioridad a ella, como es
no impugnar, allanarse, transar, desistirse, etc.; c) Las partes vinculan mediante sus pretensiones la
actividad decisoria del juez, quien tiene la obligación de resolver de modo congruente con respecto a
la pretensión del actor y la resistencia del demandado, lo que se manifiesta en el aforismo Me ea t iudex
ultra p etita p a r tiu m '. [...] (Casación N.° 2798-99-A_requÍpa, de 21-01-2000, ff. jj. 2 y 3- Sala Civil
Transitoria [EP, 07-04-2000, p, 4996], Texto completo: <bit.ly/2NBmvZa>).
§ 190. Se atenta contra el principio dispositivo cuando el juez actúa de oficio sobre aquello
que no fue m ateria de im pugnación oportuna y y a quedó convalidado o precluido. Quinto.
Cuando una resolución [...] falla declarando nula la resolución impugnada [...], ordenando que se
expida un nuevo fallo, lo que está señalando es que en la elaboración de la sentencia cuestionada se ha
configurado un error in p roced en d o , por lo que el juzgador de mérito debe limitarse a realizar un nuevo
examen de la apelada a fin de subsanar el vicio o error in p roced en d o alegado, y así cumplir con absolver
debidamente el grado. Cuando el juzgador de instancia [,..] dispone actuaciones procesales diferentes
n o m o s & th e s is
75 TITULO p r e l im in a r Art. IV
a las ordenadas por el superior, no solo está desconociendo las funciones que cumple el recurso de
casación y la labor desempeñada por la sala casatoria, sino también está demostrando desconocimiento
de los principios que rigen el proceso civil -como el principio dispositivo-, pues está actuando de oficio
sobre aquello que no fue materia de impugnación oportuna y ya quedó convalidado o precluido [...].
(Casación N,° 2798-99-Arequipa, de 21-01-2000, f, j. 5. Sala Civil Transitoria [EP, 07-04-2000, p.
4996]. Texto completo: <bit.ly/2NBmvZa>).
§ 191. El juez no puede arrogarse la calidad de parte: el principio rector del proceso civil es
el principio dispositivo. Q uinto. [...] [Si] bien el juez es el director del proceso, el principio recto[r]
del proceso civil es el principio dispositivo, por lo que el juez no puede arrogarse la calidad de parte y
aducir argumentos que no fueron hechos valer por las partes a través de los recursos que les franquea la
ley. (Casación N.° 2935-98-Apurímac, de 26-04-1998, f. j. 5. Sala Civil Permanente [EP, 04-09-1999,
p. 3428]. Texto completo: <bit.ly/2wnlrRY>).
§ 192. Cuando se pide la intervención del Estado para solucionar un conflicto intersubjetivo
de intereses, surge para la parte actora la obligación de activar el proceso, 4 o, [C]uando ocurre
un conflicto intersubjetivo de intereses y, en ejercicio del derecho a la tutela jurisdiccional, se pide la
intervención del Estado para solucionarlo, surge para la parte actora la obligación de activar el proceso,
para que se cumpla sus etapas, hasta alcanzar la sentencia, que es la forma ordinaria de concluirlo [...].
(Casación N.° 1399-97-Lambayeque, de 05-08-1998, f. j. 4o del voto del señor Sánchez Palacios. Sala
Civil Transitoria [EP, 15-09-1998, p. 1590]. Texto completo: <bit.ly/2oEBcjK>).
§ 193. Es im posible que la voluntad del pretensor sea m odificada por decisión jurisdiccional.
T ercero. [...] [Rjesulta imposible que la voluntad del pretensor sea modificada por decisión
jurisdiccional, en razón de tratarse de un derecho inherente a la persona como justiciable, no podiendo
resolverse en función a intereses particulares distintos al invocado, situación que reafirma la disposición
contenida en el artículo VII del Título Preliminar del [...] Código Procesal Civil en cuanto concierne
a la función correctora y supletoria del juez, respecto a la aplicación de la norma que corresponda al
derecho discutido, no refiriéndose a la persona que invoca la titularidad del mismo, máxime que la
demanda solo puede ser modificada antes que esta sea notificada conforme lo estatuye el artículo 428
de la norma adjetiva. (Exp. N.° 4301-98, de 18-01-1999, f. j. 3. Sala de Procesos Abreviados y de
Conocimiento. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2MJ WpHA>).
§ 194. El proceso se promueve solo a iniciativa de parte, la que invocará (no necesariamente
debe probar plenamente) legitim idad para obrar. Conforme al artículo IV del Título Preliminar
del Código Procesal Civil el proceso se promueve solo a iniciativa de parte, la que invocará (no
necesariamente debe probar plenamente) legitimidad para obrar. En el presente caso, del texto de la
demanda fluye claramente que la demandante ha cumplido con invocar la legitimidad para obrar; a
que, no obstante, el Juez, al sentenciar la causa, tiene la obligación procesal de evaluar los elementos
probatorios aportados al proceso para determinar si la actora tiene la propiedad del bien materia de
autos y si la demandada tiene la condición de ocupante precaria. (Exp. N.° 140-7-97, de 10-04-1997.
Primera Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Ponentes: Carrión Lugo, Sáez Palomino y
Medel Herrada. Referencia: CPC Bibliogr., p. 16).
§ 195. Cuando los jueces ejercitan la facultad de declarar de oficio la anulabilidad de un
acto jurídico estamos ante una excepción del principio dispositivo. No se incurren en ninguna
infracción del principio de congruencia procesal. Véase la jurisprudencia del artículo VII del Código
Procesal Civil [§ 355]. (Casación N.° 135-2010-Arequipa, de 20-01-2011, f. j. 8. Sala Civil Permanente
[EP, 01-08-2011, Sentencias en Casación N.° 646, p. 30802], Texto completo: <bit.íy/2uethip>).
§ 196. El Juez puede declarar de oficio la nulidad manifiesta aunque no haya sido alegada
en el petitorio. Esta declaración de oficio no atenta contra el principio de congruencia procesal
y constituye una excepción del principio dispositivo. Véase la jurisprudencia del artículo VII del
Código Procesal Civil [§ 354], (Casación N.° 1864-2000-San Román, de 07-03-2001, ff. jj. 3 y 4. Sala
Civil Transitoria [EP, 31-07-2001, p, 7430]. Texto completo: <bit.ly/2uqgC77>).

* SUMMA PROCESAL CfVÍL


k t IV CODIGO PROCESAL CIVIL 76

§ 197. Principio tu ra n o v it cu ria y principio dispositivo del proceso civil (contenidos en


el art. VII CC) no son excluyentes. Véase la jurisprudencia del artículo VII del Código Procesal
Civil [§ 321], (Casación N.° 1331-2005-Cono Norte de Lima, de 23-03-2006, ff. jj. 1-4. Sala Civil
Permanente. Texto completo: <bit.ly/2v8jDyr>).

B. INTERÉS PARA OBRAR

§ 198. Definición de interés para obrar. O ctavo. [El] interés para obrar, como condición de la
acción, es un estado actual y concreto de necesidad de tutela jurisdiccional en que se encuentra una
persona determinada y que lo obliga a solicitar por vía única, y sin tener otra alternativa eficaz, la
intervención del órgano jurisdiccional con la finalidad de que resuelva el conflicto de intereses dei cual
es parte. (Casación N.° 2440-2003-Líma, de 21-07-2004, £ j. 8. Sala Civil Transitoria [EP, 31-05-
2005, p. 14160]. Texto completo: <bit.ly/2wqFUaw>).
§ 199. Definición de interés para obrar. Q uinto. [Esta] necesidad de acudir al órgano jurisdiccional,
como único medio capaz de procesar y posteriormente declarar una decisión respecto del conflicto que
están viviendo, es pues lo que se conoce como el interés para obrar. Sexto. [Esta] condición de la acción,
conocida también con el nombre de interés procesal, se caracteriza y se diferencia de la otra forma que
toma el interés jurídico en el derecho material en que es abstracto, es decir, no tiene contenido jurídico,
no se sustenta en la presencia o no de otro derecho material, no requiere de contenido patrimonial o
moral, como podría ser el caso de los intereses expresados como consecuencia de la titularidad de un
derecho material. (Casación N.° 1955-2007-Lima, de 09-08-2007, f. j. 5. Sala Civil Permanente [EP,
30-01-2008, p. 21412]. Texto completo: <bit.ly/2vihld4>).
§ 200. Existe interés para obrar cuando la parte actora invoca una utilidad directa, manifiesta
y legítima, de índole material o moral, que lo lleve a proteger un derecho mediante el ejercicio de
la acción. Sexto. Existe interés para obrar procesalmente, cuando la parte actora invoca una utilidad
directa, manifiesta y legítima, de índole material o moral, que lo lleve a proteger un derecho mediante el
ejercicio de la acción. El juicio de utilidad debe referirse, en cada caso, a los efectos del acto jurisdiccional
que se pide, o también en sentido inverso, el perjuicio o daño que pueda causar al actor, la falta del
pronunciamiento requerido. En suma, el interés para obrar tiene contenido procesal al significar un
presupuesto del derecho de acción y supone un estado de necesidad que se busca sea atendido por el
Estado a través del órgano jurisdiccional. (Casación N.° 5003-2007-Lima, de 06-05-2008, f. j. 6. Sala
Civil Permanente [EP, 03-09-2008, p. 22951]. Texto completo: <bit.ly/2irClMA>).
§ 201. Interés para obrar como una actitud para accionar. S e g u n d o . [...] [La] rescisión de un
contrato solo la pueden interponer los intervinientes en el contrato, sus sucesores o causahabientes,
mas la nulidad de un acto jurídico puede interponerla cualquier persona que tenga interés, esto
es, que le afecte directa o indirectamente su derecho, o el de la persona o grupo de personas que
representa, o exista un interés difuso [..,]. (Casación N.° 2381-97-Tacna, de 07-12-1998, f. j. 2. Sala
Civil Permanente [EP, 31-01-1999, p. 2560], Texto completo: <bit.ly/2vq9JYj>).
§ 202. Solo al titular del derecho se le reconoce una razón de ser suficiente para poder accionar:
la fuerza del derecho subjetivo no proviene de su titular, sino del ordenamiento jurídico. Q u i n t o .
[El] derecho subjetivo se halla constituido por un poder de actuar, atribuido a la voluntad del sujeto y
garantizado por el ordenamiento jurídico para satisfacer sus intereses jurídicamente protegidos, de donde
resulta que solo al titular del derecho se le reconoce una razón de ser suficiente para poder accionar, que
la fuerza del derecho subjetivo no proviene de su titular sino del ordenamiento jurídico y el contenido
de este está constimido por las facultades jurídicas reconocidas. (Casación N.° 62-T-97-Huaura, de 23-
09-1997, f. j. 5. Sala Civil Transitoria [EP, 27-02-1998, p. 460]. Texto completo: <bit.ly/2fLwQaO>).
§ 203. El derecho de acceso a la justicia se encuentra condicionado, entre otros factores, a
la existencia de legitimidad e interés para obrar. 8. [...] El derecho de acceso a la justicia como
manifestación del derecho a la tutela judicial efectiva, previsto en el artículo 139 inciso 3) de la

n o m o s & th e s is
77 TITULO PRELIMINAR Art. IV
Constitución, como todo derecho fundamental, es un derecho relativo y en su caso, específico, de
configuración legal, toda vez que el acceso al proceso y el derecho a la expedición de una sentencia
sobre el fondo de la cuestión, se encuentran condicionados, entre otros factores, a la existencia de
legitimidad e interés para obrar, conforme a lo dispuesto por los incisos 1 y 2 del artículo 427 del
Código Procesal Civil [...]. (Exp. N.° 0009-2004-AI/TC [Caso Colegio de Abogados de Ica\, de 02-08-
2004 [Web: 21-03-2005 / EP: 28-03-2005], f j. 8. Texto completo: <bit.ly/2uSLsYz>).
§ 204. El interés para obrar es el interés sustancial que deben tener las partes que actúan en el
proceso. Tercero. [El] interés para obrar puede ser definido como el [...] interés sustancial que deben
tener las partes que actúan en el proceso, es decir, el motivo o razón de carácter jurídica material, serio y
particular que lleva a una persona (en el caso del demandante) a procurar la intervención de los órganos
jurisdiccionales del Estado a fin de que se acceda a las pretensiones formuladas en la demanda; y en
el caso del demandado, la razón por la cual se opone o contradice tales pretensiones [...]. (Casación
N.° 884-2003-Lambayeque, de 12-08-2003, f. j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 31-03-2004, p, 11687].
Texto completo: <bitdy/2vhQ6ya>).
§ 205. No se acredita el interés económico para legitimar su actuación. D é c im o . [Aun] cuando
las demandantes invocaran el simple interés económico para legitimar su actuación, aquél no se
evidencia de forma alguna, [...] ni existe indicio alguno que así lo manifieste o que pueda hacer dudar
sobre la probable existencia de algún remoto perjuicio, por lo que el amparo de la excepción de falta de
legitimidad para obrar por parte de las instancias de mérito, resulta ajustado a derecho y a lo actuado.
(Casación N.° 1494-2007-Lima, de 12-12-2007, fi j. 10. Sala Civil Transitoria [EP, 03-12-2008, p.
23650]. Texto completo: <bit.ly/2xflGvd>).
§ 206. La impugnación es una manifestación del derecho de acción y, como tal, la parte que la
plantea debe demostrar un interés personal y legítimo, pero no respecto de otros sujetos procesales.
Sexto. [...] [La] recurrente no respeta el principio de personalidad de los medios impugna torios,
en tanto, de los fundamentos de su escrito emerge la exteriorización de agravios, pero a favor de la
codemandada Junta de Propietarios [...], la que no ha cuestionado la sentencia; por lo que se entiende
que existe su consentimiento tácito frente a lo resuelto por el juzgador. Sétim o. [Se] debe tener en
cuenta que la impugnación es una manifestación del derecho de acción, y como cal, la parte que la
plantea debe demostrar un Interés personal y legítimo, pero no respecto de otros sujetos procesales;
todo lo cual, conlleva a que la facultad del órgano jurisdiccional quede delimitado para pronunciarse
sobre los agravios que debieron ser alegados por ía Asociación de Propietarios recurrente; sin embargo,
al no haber sido propuestas en esa forma, origina que se deba desestimar los argumentos planteados
en la pretensión principal y accesoria. (Casación N.° 1052-2014-Lima, de 06-06-2014, ff. jj. 6 y 7.
Sala Civil Permanente [EP, 30-10-2014, Sentencias en Casación N.° 697, p. 57562], Texto completo:
<bit.ly/2PaRlcP>).
§ 207- El interés no es más que la relación de tensión existente entre un sujeto que padece
una necesidad y el bien idóneo para satisfacerla. El interés que faculta la ley para accionar la
nulidad de un acto jurídico, es el legítimo interés económico y moral y no el que cualquier tercero
simplemente invoque sin existir. S e x to . [..,] [El] interés que faculta ia ley para accionar la nulidad de
un acto jurídico, es el legítimo interés económico y moral y no el que cualquier terceto simplemente
invoque sin existir tal. [...] N o v e n o . [En] efecto, la legitimación para solicitar la declaración judicial de
nulidad le corresponde a quienes tengan interés en que se reconozca la verdadera situación jurídica del
negocio. En general, el interés no es más que la relación de tensión existente entre un sujeto que padece
una necesidad y el bien idóneo para satisfacerla. En este caso concreto, el interés exigido por el artículo
220 del Código Civil supone la necesidad de que la accionante demuestre que el reconocimiento
judicial de la invalidez absoluta del negocio le proporcionará un beneficio (lícito) de orden patrimonial
o extrapatrímonial, por lo que no solo las partes (cuyo interés en saber a ciencia cierta si están o no
jurídicamente vinculadas es evidente) están legitimadas para demandar la declaración judicial de
nulidad del negocio sino también todos aquellos terceros que obtengan un provecho (lícito) con la

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Alt IV CODIGO PROCESAL CIVIL 78

declaración judicial de nulidad (piénsese en los acreedores de una de las partes que necesitan embargar
los bienes enajenados por esta última mediante el negocio nulo); en consecuencia la condición de ex­
conviviente que sostiene tener la actora no la habilita a demandar la nulidad de acto jurídico. (Casación
N.° 3576-2014-Cusco, de 18-09-2015, ff. jj. 6 y 9. Sala Civil Transitoria [EP, 01-08-2016, Sentencias
en Casación N.° 716, p. 80533]. Texto completo: <bit,ly/2KTRVsb>).

C. LEGITIMIDAD PARA OBRAR ACTIVA / L E G IT IM A T IO A D CA USAM

§ 208. Acepciones de la legitim idad p ara obrar. Sexto. [La] legitimidad para obrar es una de las
condiciones del ejercicio válido de la acción y [...] ba sido conceptuada de distintos modos: a) como
la relación lógica de correspondencia que existe o debe existir entre el demandante concretamente
considerado y la persona a quien en abstracto la norma jurídica confiere el derecho (legitimidad
activa), o entre el demandado concretamente considerado y la persona que en abstracto debe cumplir
una obligación (legitimidad pasiva); b) también como la posición habilitante para formular una
pretensión o para contradecirla, y que surge de la afirmación de ser titular de un derecho (legitimidad
activa) o de la imputación de una obligación o deber jurídico (legitimidad pasiva). En consecuencia,
cuando el Juez examina si el demandante tiene o no legitimidad para obrar, debe verificar si existe esa
relación formal de correspondencia; o, en la otra acepción, si es la persona habilitada para formular la
pretensión que demanda, (Casación N.° 1494-2007-Lima, de 12-12-2007, £ j. 6. Sala Civil Transitoria
[EP, 03-12-2008, p. 23650], Texto completo: <bit.ly/2xflGvd>).
§ 209. L a legitim idad para obrar está dada por el título que tiene un litigante para reclamar
algún derecho. S ep in d o . [...] La legitimidad para obrar [...] está dada por el título que tiene un
litigante para reclamar algún derecho que haya sido afectado en su perjuicio y que justifique su
petición. Tercero. En el presente proceso la actora, adjunta a su demanda instrumentales [...] en las
que acredita que a don JHAC le ha seguido un juicio de alimentos a favor de la hija de ambos
de las cuales fluye claramente que la actora tiene no solo legitimidad para proponer la demanda de
nulidad del contrato de compraventa contenida en la escritura pública tanto por simulación como
por su fin ilícito, sino también interés para obrar, pues lo que ella pretende es defender el derecho
preferencia! que pudiera tener para adquirir el otro cincuenta por ciento de los derechos y acciones
que pertenecen a don JHAC sobre el inmueble materia de la nulidad. [,..] (Casación N.° 2346-00-
Lima, de 16-11-2000, fF. jj. 2 y 3. Sala Civil Transitoria [EP, 30-04-2001, p. 7181], Texto completo:
<bit.ly/2JYyQ7v>).
§ 210. La legitim ación no puede consistir en la existencia del derecho y de la obligación, que
es el tem a de fondo que se debatirá en el proceso y se resolverá en la sentencia, sino simplemente
en las afirmaciones que realiza el actor. Véase la jurisprudencia del artículo 2o del Código Procesal
Civil [§ 425], (Casación N.° 3756-2014-Lima, de 02-10-2015, £ j. 9. Sala Civil Transitoria [EP, 30-
09-2016, Sentencias en Casación N,° 718, p. 83228], Texto completo: <bit.ly/2vbdG0C>).
§ 211. La legitim idad para obrar es la aptitud que la tiene quien afirm a ser el sujeto de la
relación juríd ica. C uarto . [La] legitimidad para obrar o legitimatio ad causam consiste en la aptitud
para ser sujeto de derecho en una determinada controversia judicial y poder actuar en ella eficazmente,
aptitud que la tiene quien afirma ser el sujeto de la relación jurídica o que se encuentra en situación de
reclamar o de ser destinatario del reclamo. (Casación N.° 2704-2007-Arequípa, de 11-03-2008, £ j.
4. Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente [EP, 04-09-2008, p. 23068], Texto completo;
<bit.ly/2LKVxRA>).
§ 212. Existe falta de legitim idad p ara obrar cuando no m edia coincidencia entre las personas
que efectivamente actúan en el proceso y las personas a las cuales la ley h ab ilita especialmente p ara
pretender o para contradecir. D écim o P rim ero . [La] legitimidad para obrar es la cualidad emanada
de la ley para requerir una sentencia favorable respecto del objeto litigioso, situación que coincide en
la mayoría de los casos, con la titularidad de la relación jurídico-sustancial; en consecuencia, existe
n o m o s & th e s is
79 TÍTULO PRELIMINAR Art. IV
falta de legitimidad para obrar cuando no media coincidencia entre las personas que efectivamente
actúan en el proceso y las personas a las cuales la ley habilita especialmente para pretender o para
contradecir, respecto de la materia sobre la cual versa el proceso. (Casación N.° 3954-2001-Santa -
Chimbóte, de 03-05-2002, f. j. 11. Sala Civil Transitoria [EP, 31-07-2002, p. 9043]. Testo completo:
<bit.ly/2LHgc96>).
§ 213. La legitim idad para accionar se establece con la sim ple constatación de que el actor
ha deducido en juicio una relación juríd ica afirmando que él y el demandado son los sujetos de
ella. P rim ero. [La] legitimidad activa para obrar corresponde a quien es titular de un derecho, ya sea
para ejercitarlo o para defenderlo, correspondiendo al actor invocar interés y legitimidad para obrar
[...]. S egu n do. [En] consecuencia, hay legitimidad para obrar cuando la relación jurídica sustancial
corresponda respectivamente con la relación jurídica procesal que se forme, pues la legitimación
deviene del derecho sustancial, lo que es fundamental para evitar la actividad jurisdiccional carente
de contenido inútil. Tercero. En otros términos, la legitimidad para accionar se establece con la
simple constatación de que el actor ha deducido en juicio una relación jurídica afirmando que él y
el demandado son los sujetos de ella, puesto que la legitimación en causa es una condición para la
fundamentación material del derecho en la persona del actor. (Casación N.° 303-2004-Arequipa,
de 07-06-2005, íE jj. 1-3. Sala Civil Permanente [EP, 30-11-2005, p. 14970], Texto completo:
<bit.ly/2vasWen>).
§ 214. La legitim idad p ara obrar constituye uno de los elementos esenciales que debe tenerse
en cuenta p ara efecto del saneamiento procesal y establecimiento certero por el juez de la causa.
Tercero. [...] [La] legitimidad para obrar del demandante es una condición de la acción y como tal
constituye uno de los elementos esenciales que deben tenerse en cuenta para efecto del saneamiento
procesal y establecimiento certero por el juez de la causa, acerca de la existencia en el proceso [...] de
una relación jurídica procesal válida, entendida esta como la correcta relación jurídica que debe existir
entre las partes que intervienen en el proceso y el juez de la causa (capacidad procesal, competencia,
requisitos de la demanda, legitimidad e interés para obrar). Solo cuando ello sea así, el Juez del proceso,
llegado el momento, puede expedir un pronunciamiento sobre el fondo de la controversia, declarando
el derecho de las partes. (Casación N.° 2936-2006-Piura, de 25-04-2007, f. j. 3. Sala Civil Transitoria
[EP, 02-10-2007, p. 20816], Texto completo: <bk.ly/2uRAnaj>).
§ 215. La legitim idad p ara obrar será evaluada ai resolver el fondo de la causa, salvo que a
criterio del juzgador el demandante careciera evidentemente de ella. S egundo. [...] [El] proceso se
promueve solo a instancia de parte, la que invocará interés y legitimidad para obrar. Dicho precepto
legal no exige la probanza rigurosa con la demanda de la legitimidad para obrar invocada. En todo caso,
ese requisito de fondo de la demanda deberá ser evaluado al resolver el fondo de la causa, salvo que a
criterio del juzgador el demandante careciera evidentemente de legitimidad para obrar (artículo 427,
inciso 1, del Código Procesal Civil), lo que no es del caso. (Casación N.° 3419-2001-Lanibayeque,
de 27-09-2002, f. j. 2. Sala Civil Permanente [EP, 31-01-2003, p. 9912]. Texto completo:
<bÍt.ly/2JZmltN>).
§ 216. El juez puede efectuar control de oficio tanto de los presupuestos procesales como
de las condiciones del ejercicio válido de la acción, al haberse examinado y pronunciado de
oficio por las instancias de m érito sobre la m anifiesta falta de legitim idad p ara obrar activa.
Tercero. [...] b) En forma excepcional, en la sentencia el Juez se puede pronunciar sobre la validez
de la relación procesal, emitiendo una resolución inhibitoria, c) La falta de legitimidad para obrar
del demandante (así como del demandado), si bien debe ser examinada al calificarse la demanda,
vía excepción o en el saneamiento del proceso, también cabe la posibilidad de que el juzgador la
examine de oficio, al momento de expedir sentencia de primera y segunda instancia, en atención
a la facultad legal señalada; por consiguiente, el juez puede efectuar control de oficio tanto de los
presupuestos procesales como de las condiciones del ejercicio válido de la acción, tal como ocurre en
el presente caso, al haberse examinado y pronunciado de oficio por las instancias de mérito sobre la

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. IV CODIGO PROCESAL CIVIL 80

manifiesta falta de legitimidad para obtar activa. Además, la declaración de oficio de la nulidad de un
acto jurídico constituye una facultad que asiste al Magistrado, por lo que su empleo es potestativo de
aquél. (Casación N.° 1662-04-Callao, de 03-08-2004, £ j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 01-12-2004,
p. 13285]. Texto completo: <bit.ly/2N09SdC>).
§ 217- Cada parte tiene su propia legitim idad para obrar, en razón de su situación personal,
respecto a las pretensiones que se discuten en un proceso. S étim o . [R] especto a la llamada legitimidad
para obrar es necesario señalar que un sujeto puede gozar de esta aun cuando no tenga el derecho o
la obligación sustancial, ya que el derecho a poner en actividad la jurisdicción y a recibir sentencia de
mérito no corresponde solo al titular del derecho sustancial. Cada parte tiene su propia legitimidad
para obrar, en razón de su situación personal, respecto a las pretensiones que se discuten en un proceso;
se trata de una condición concreta que se tiene para ejercer válidamente la acción o la contradicción.
(Casación N.° 3006-2007, de 12-11-2008, f. j. 7. Sala Civil Transitoria [EP, 04-12-2009]. Texto
completo: <bit.ly/2hvnCyB>).
§ 218. El juez debe definir la existencia de la legitim idad para obrar del demandado en la
calificación de la demanda. O ctavo . [Al] calificar la demanda el juez debe definir la existencia de
la legitimidad para obrar de la parte demandante, debiendo tenerse en cuenta que la norma procesal
exige que invoque tener legitimidad para obrar como titular del derecho conforme lo señala el artículo
IV del Título Preliminar del Código Procesal Civil. (Casación N.° 2855-2014-Lima, de 21-08-2015,
f. j. 8. Sala Civil Transitoria [EP, 03-07-2017, Sentencias en Casación N.° 731, p. 95123]. Texto
completo: <bit.ly/2NL6Y9o>).
§ 219. La legitim idad para obrar se encuentra ín sita en el artículo VII CC y guarda relación
con el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva. D écim o p rim ero . El legislador ha previsto en el
artículo 220 del Código Civil que: “la nulidad a que se refiere el artículo 219 puede ser alegada por
quienes tengan interés o por el Ministerio Público”, en el mismo sentido el artículo VII del Título
Preliminar de la norma sustantiva refiere: “Para ejercitar o contestar una acción es necesario tener
legítimo interés económico o moral...”, de lo cual se puede extraer como conclusión que la legitimidad
para obrar se encuentra ín[s]ita en los acotados artículos; además de ello este supuesto normativo
guarda relación con el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva previsto en el artículo I del Título
Preliminar del Código Procesal Civil. (Casación N.° 1470-2014-Arequipa, de 03-06-2015, f. j. 8.
Sala Civil Transitoria [EP, 02-05-2016, Sentencias en Casación N.° 713, p. 76072]. Texto completo:
<bit. iy/2Lpsp3d>).
§ 220. La legitim id ad p ara obrar requiere el examen de la titularid ad del derecho cuya tutela
jurisdiccional se aspira, por lo que de prim era intención debe calificarse la pretensión procesal
que se h aya propuesto. La legitimidad pata obrar requiere el examen de la titularidad del derecho cuya
tutela jurisdiccional se aspira, por lo que de primera intención debe calificarse la pretensión procesal
que se haya propuesto, que como es natural tiene su sustento en la relación material o sustantiva del
derecho. Analizada la demanda, se ha establecido que en ella se proponen una pretensión procesal
principal (que se establezca judicialmente que existe responsabilidad de la demandante en el aludido
accidente de tránsito), una pretensión procesal subordinada (que se establezca que la responsabilidad
a cargo de la actora es de naturaleza contractual), una primera pretensión procesal accesoria a la
subordinada (consistente en fijar el monto de la indemnización) y una segunda pretensión procesal
accesoria a la subordinada (que la indicada indemnización no genera intereses legales). No se trata,
pues, de un proceso en el que el perjudicado reclama el pago de una indemnización. De las anotadas
pretensiones procesales fluye claramente que dentro de la relación jurídica material, originaria del
evidente conflicto de intereses existente entre las partes, hay una incertidumbre jurídica que la actora
solicita se dilucide judicialmente, supuesto en el cual a esta no se le puede negar la legitimidad
que tiene para proponer judicialmente la eliminación de tal incertidumbre. En su oportunidad se
establecerá especialmente el tipo de responsabilidad que corresponda a la empresa demandante y la
magnitud de ella, sujeto naturalmente a la probanza. Conforme al numeral IV deí Código Procesal

n o m o s & thesis
81 TITULO PRELIMINAR Alt IV
Civil el actor solo está obligado a invocar la legitimidad para obrar, pues, en todo caso, al momento
de decidir la causa el Juzgador tendrá también la oportunidad de volver a calificar la legitimidad para
obrar (última parte del artículo 121° del Código Procesal Civil), por la naturaleza saneadora que
tiene el proceso civil nacional. (Exp. N.° 1302-97, de 25-09-1997. Tercera Sala Civil. Corte Superior
de Justicia de Lima. Ponentes: Quirós Amayo, Cardón Lugo y Hasembank Armas. Referencia: CPC
Bibliogr., p. 16).
§ 221. El reconocimiento judicial de la unión de hecho, debidamente ejecutoriada, otorga
legitimidad para obrar en un proceso en el que se demanda la nulidad del contrato de transferencia
de bienes sociales celebrado entre el ex conviviente y un tercero. U ndécim o. [Es] verdad jurídica
que al haberse verificado la concurrencia de los presupuestos y requisitos previstos en el artículo
326 del Código Civil, es decir, al poseer las características del concubinato strictu sensu, se declaró
[judicialmente, mediante sentencia debidamente ejecutoriada] la existencia de una unión de hecho entre
[la demandante] y [el demandado], desde enero de 1996. En consecuencia, se constituye una sociedad
de bienes sujeta al régimen de la sociedad de gananciales, esto es, la comunidad de bienes constituida
por la unión entre [ambos] corresponde al régimen de sociedad de gananciales [..,]. D uodécim o. [Con]
dicho fundamento j urídico se verifica que la casacionista tienen legítimo intetés para solicitar la nulidad
de los actos jurídicos que invoca en su pretensión [contrato de transferencia de bienes sociales celebrado
entre el ex conviviente demandado y un tercero.], por cuanto los bienes de los contratos cuestionados
son inmuebles sociales por haber sido adquiridos durante la vigencia de la unión de hecho, es decir,
se tiene la declaración judicial de convivencia o unión de hecho para efectos del presente proceso, con
lo cual se acredita la legitimidad para obrar activa de la casacionista, en la medida que con ello está
facultada para el ejercicio de la defensa de los derechos de la concubina sobre los bienes adquiridos
durante la unión de hecho. (Casación N.° 1717-2014-San Martín, de 14-04-2015, ff. jj. 11 y 12. Sala
Civil Permanente [EP, 30-06-2016, Sentencias en Casación N.° 715, p. 78667]. Texto completo:
<bitdy/2QGcmwO>).
§ 222. Si el contrato materia de resolución ha quedado sin efecto, el actor carece de legitimidad
para obrar por sustracción de la materia. S egundo. [C] on los documentos obrantes [...], presentados
por el propio actor, se acredita que el contrato [.,.] cuya resolución se está demandando en este proceso,
quedó resuelto, de pleno derecho, al haber sido requerido por el ahora demandado, en virtud de los
documentos precitados. Tercero. [En] consecuencia, al haber quedado sin efecto el glosado contrato,
se ha producido la sustracción de la materia respecto a las pretensiones demandadas. C uarto, [S]
iendo esto así, se evidencia que el actor carecía de legitimidad para obrar [,..]. (Exp. N.° 722-95,
de 20-02-1996, ff. jj. 2-4. Quinta Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo:
<bk.ly/2PzhjGf>).
§ 223. El derecho de acción y la legitimidad para obrar: diferencias. No es posible que uno de
ios cónyuges (por carecer de legitimidad para obrar) defienda el patrimonio social cuando este
se encuentra constituido por acciones que su consorte posee en calidad de socio. P rim ero. [El]
derecho de acción es el derecho subjetivo que tienen todas las personas para hacer valer una pretensión
jurídica ante el órgano jurisdiccional y obtener de este la tutela jurisdiccional efectiva a través de un
pronunciamiento judicial. S egundo. [La] legitimidad para obrar en cambio es la coincidencia que debe
existir entre las partes del derecho materia] y las partes de la relación jurídica procesal. Tercero. [A] pesar
que ambos conceptos no aparecen claramente diferenciados en las resoluciones impugnadas, resulta
evidente que estas se basan en la falta de legitimidad para obrar de la demandante, ya que apoyándose
en normas de la Ley General de Sociedades, se ha estimado que la demandante carece de legitimidad
para obrar, pues no es la sociedad conyugal a quien le corresponde el ejercicio de los derechos de socio
si no la persona designada para tal efecto. Cuarto. [El] juez al calificar la demanda puede determinar
la falta de legitimidad para obrar de la demandante conforme al inciso 1 del artículo 427° del Código
Procesal Civil. (Casación N.° 2499-98-Lima, de 03-03-1999, ff. jj. 1-4. Sala Civil Permanente. Texto
completo: <bit.ly/2Mzl5js>).
♦ SUMMA PROCESAL CIVIL
Art. IV CÓDIGO PROCESAL CIVIL 82

§ 224. La legitimidad para obrar no necesita probanza. Cuarto, [La] legitimidad para obrar [es
una] cualidad [que] no necesita probarse, pues la exigencia contenida en el artículo IV del Título Preliminar
del Código Procesal Civil dice que basta que la parte invoque interés y legitimidad para obrar a efectos de
promover el proceso, en consecuencia, no se requiere “probar” dicha legitimidad, lo cual no se contrapone
con el requisito considerado en el artículo 284 del Código. (Exp. N.° 32389-99, de 07-04-2000, £ j. 4. Sala
de Procesos Sumarísimos y No Contenciosos. Texto completo: <bit.\y¡2wNs8g8>).
§ 225. Definición de la leg itim a d o a d causam . S egundo. [...] [La legitimatio ad causam es] la
facultad legal de los sujetos del proceso, demandantes o demandados, para formular una pretensión
determinada o contradecirla, o a ser llamados al proceso para hacer posible una declaración de
certeza eficaz o a intervenir en el proceso por asistirle un interés en su resultado [...]. (Casación N.°
1751-96-Piura, de 12-05-1998, ff. jj. 1 y 2. Sala Civil [EP, 07-06-1998, p. 1263]. Texto completo:
<bit.Iy/2L9rxPT>).
§ 226. La legitim a tio a d ca u sam constituye un requisito fundam ental p ara el ejercicio de la
acción. N oveno. [...] [La] denominada “legitimatio a d causam constituye un requisito fundamental
para el ejercicio de la acción, y es la cualidad emanada de la ley para requerir una resolución favorable
respecto del objeto litigioso, situación que debe coincidir con la titularidad de la relación jurídico-
sustancial; contrario sensu , la falta de legitimación para obrar consiste en la ausencia de esa cualidad,
porque no existe identidad entre la persona del demandado y aquella a favor de quien la acción está
concedida o entre la persona del demandante y aquella contra la cual se concede; es decir, cuando no
media coincidencia entre las personas que efectivamente actúan en el proceso y las personas a las cuales
la ley habilita especialmente para pretender o para contradecir respecto de la materia sobre la cual versa
el proceso. [...] (Casación N.° 5425-2007-Ica, de 20-05-2008, f. j. 9. Sala Civil Permanente [EP, 01-
12-2008, p. 23369]. Texto completo: <bÍt.ly/20arNMm>).
§ 227. La legitim ación procesal como un elemento propio de la sentencia ya que la legitim ación
determ ina la persona que tiene el derecho para dem andar o ser dem andado. S egu n d o . [...] [La]
legitimidad para obrar, legitimación procesal o legitimación ad causam puede conceptuarse como “la
posición de un sujeto respecto del objeto litigioso, que le permite obtener una providencia eficaz” [...];
siendo ello así, la legitimación procesal es un elemento propio de la sentencia ya que la legitimación
determina ia persona que tiene el derecho para demandar o ser demandado. (Casación N.° 2602-
2000-La Libertad, de 05-03-2001, f. j. 2. Sala Civil Transitoria [EP, 01-10-2001, p. 7775]. Texto
completo: <bit.ly/2LHx2ov>).
§ 228. La legitim a tio a d ca u sam solo significa tener derecho a exigir que se resuelva sobre
las peticiones propuestas en la demanda. O ctavo. [La] legitimatio a d causam está ligada al legítimo
interés económico y moral que exige el artículo IV del Título Preliminar del Código Procesal Civil
para poder ejercitar una acción, la cual a su vez, activa el derecho a la tutela judicial para que se resuelva
el conflicto jurídico generado entre las partes. N oveno. [El] interés para obrar está constituido por
la necesidad de acudir ante un Juez cuando se han agotado todas las posibilidades de solucionar el
conflicto en vía o forma distinta, de allí que la comprobación al inicio del proceso de la coincidencia
de la relación jurídica procesal con la relación de derecho sustantivo no es condición ni presupuesto de
la acción, pues solo se establecerá ello en el momento en que se pronuncie la sentencia, por ende estar
legitimado en la causa significa tener derecho a exigir que se resuelva sobre las peticiones propuestas en
la demanda. (Casación N.° 2315-02-Puno, de 29-09-2004, ff. jj. 8 y 9. Sala de Derecho Constitucional
y Social Permanente [EP, 30-06-2005, p. 14329]. Texto completo: <bit.ly/2LFzNXm>).
§ 229. La legitim idad activa o legitim a tio a d ca u sam se refiere a la licitud juríd ica de accionar
y no debe confundirse con la titularidad m ism a del derecho m aterial. Q uinto. [La] legitimidad
para obrar está referida a los sujetos a quienes, ya sea en la posición de demandante o demandados, la
Ley Ies autoriza a formular una pretensión determinada o a contradecirla, o a ser llamados al proceso
para hacer posible una declaración de certeza eficaz o a intervenir en el proceso por asistirles un interés
en el resultado [...]. Sexto. [La] legitimidad activa, denominada legitim atio ad causam , prevista en el
n o m o s & th e s is
83 TITULO PRELIMINAR Art. IV
artículo IV del Título Preliminar del Código Procesal Civil, se refiere a la licitud jurídica de accionar,
que corresponde a quien afirma ser titular de derechos, lo que constituye un concepto procesal, que
no debe confundirse con la titularidad misma del derecho material [...]. (Casación N.° 3218-98-
Lima, de 16-06-1999, ffi jj. 5 y 6. Sala Civil Transitoria [EP, 18-10-1999, p. 3763]. Texto completo:
<bit.ly/2wDoLs8>).
§ 230. En virtud de la l e g i t i m a t i o a d c a u s a m debe m ediar una coincidencia entre las personas
que actúan en e! proceso y las personas a las cuales la ley h ab ilita para pretender (legitim ación
activa) y para contradecir (legitim ación pasiva). S é p t im o . La legitimidad activa o la denominada
“legitimatio a d causam ’ es un requisito esencial para el ejercicio de la acción; en cuya virtud debe
mediar una coincidencia entre las personas que actúan en el proceso y las personas a las cuales la ley
habilita para pretender (legitimación activa) y para contradecir (legitimación pasiva) respecto de la
materia que sobre la cual versa el proceso; por tanto dicha legitimación de las partes corresponde a la
cualidad que les asiste para accionar y que los habilita legalmente para asumir su posición procesal [...].
(Casación N.° 2581-2007-Arequipa, de 23-08-2007, f. j. 12. Sala Civil Permanente [EP, 30-05-2008,
p. 22208], Texto completo: <bit.ly/2NwSQk9>).
§ 231. La legitim idad a d c a u s a m es un presupuesto sustancial entre el sujeto dem andante o
demandado y el interés perseguido en el juicio. En un proceso de desalojo, no resulta viable que se
ponga nuevamente en debate esta legitim idad del propietario, m ediante recurso im pugnatorio,
si dicho cuestionam iento y a fue desestimado en una audiencia anterior. Q u i n t o . [La] legitimatio
ad causam es un presupuesto sustancial, es decir, un presupuesto de la pretensión para la sentencia de
fondo, pues contempla la relación sustancial que debe existir entre el sujeto demandante o demandado
y el interés perseguido en el juicio. De lo antes expuesto, se llega a la conclusión de que evidentemente
la actora sí ostenta legitimidad parar obrar en este juicio, pues, al resultar la propietaria del bien sub­
litis está facultada por el artículo 586 del Código Procesal Civil a incoar la presente acción. Por lo
demás, en el desarrollo del proceso la parte demandada cuestionó la legitimidad activa de la actora y
dicho medio de defensa fue desestimado por infundado en la audiencia única. Consiguientemente,
no resulta viable que se ponga nuevamente en debate el cumplimiento del indicado requisito de la
acción. Por lo que no evidenciándose la violación al debido proceso en los términos denunciados, el
recurso impugnatorio propuesto por la referida causal debe desestimarse por infundado. (Casación
N.° 5123-2007-Lima, de 13-03-2008, f. j. 5. Sala Civil Permanente [EP, 30-06-2008, p. 22414],
Texto completo: <bit.ly/2L08arV>).
§ 232. La l e g i t i m a t i o a d c a u s a m del poseedor de un bien en un contrato de arrendamiento
financiero. Q u i n t o . [La] legitimidad para accionar de la demandante tiene su esencia en su calidad
de poseedora del vehículo, con posibilidad de convertirse en propietaria del mismo y por las
responsabilidades que sobre el cuidado del vehículo asumió al celebrar el contrato de arrendamiento
financiero [...], que se encuentran especificadas en sus diversas cláusulas. S e x to . [Sin] embargo las
instancias de mérito han tenido una equivocada apreciación y han hecho una valorización inadecuada
de la escritura pública de arrendamiento financiero de autos, que los ha hecho concluir erradamente
que la actora no tiene legitimidad para interponer esta demanda indemnizatoria, conculcándole su
derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, consagrada en el artículo I del Título Preliminar del Código
Procesal Civil, al eludir emitir un pronunciamiento sobre el fondo de la materia en controversia.
(Casación N.° 306-2002-Chincha, de 24-06-2002, ff. jj. 5-6. Sala Civil Transitoria [EP, 01-10-2002],
Texto completo: <bÍt.ly/2vDOStA>),
§ 233. Para que exista legitim ación para obrar no es necesario que exista identidad entre la
relación jurídica m aterial y procesal. Estar legitim ado en la causa significa tener derecho a exigir
que se resuelva sobre las peticiones propuestas en la demanda. S e g u n d o . [La] legitimatio ad causam
es requisito fundamental para el ejercicio de la acción y en doctrina se aprecian dos corrientes unos que
sostienen que hay legitimidad para accionar cuando hay coincidencia con la titularidad del derecho
sustancial y otros que aceptan que pueda existir la primera sin que exista la segunda, de tal manera

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Alt IV CODIGO PROCESAL CIVIL 84

que la existencia del derecho sustancial no es condición de la acción, sino del éxito de la pretensión.
T ercero. [El] primer criterio obedece al concepto romano que consideraba a la acción como el derecho
sustancial en actividad o como un elemento del mismo. De la “legis actio sacramentó ”, que era la forma
general para hacer valer en juicio los derechos propios [...]. Cuarto. [El] segundo criterio considera que
la comprobación al inicio del proceso de coincidencia de la relación jurídica procesal con la relación de
derecho sustantivo no es condición ni presupuesto de la acción, pues eso se establecerá en el momento
en que se pronuncie la sentencia; y que estar legitimado en la causa significa tener derecho a exigir que
se resuelva sobre las peticiones propuestas en la demanda, que es la corriente que acepta este Tribunal
Supremo. (Casación N.° 2992-99-Lima, Lima, 05-04-2000, ff. jj. 2-4. Sala Civil Transitoria [EP, 30-
11-2000, p. 6445]-Texto completo; <bic.ly/2QFOlF8>).
§ 234. La legitim a tio a d causam es un elemento sustancial de la litis y, por lo tanto, no
constituye un presupuesto procesal. Sexto. [...] [La] legitim atio a d causam [...] no es condición
ni presupuesto de la acción, porque no la condiciona ni la limita en ningún sentido [por el
contrario] la legitimatio ad causam es un elemento sustancial de la litis y, por lo tanto, no constituye un
presupuesto procesal, pero la carencia de dicha calidad por su íntima relación con el interés sustancial
de la pretensión impide obviamente una decisión de fondo [...], (Casación N.° 2296-98-Cajamarca,
de 22-01-1999, f. j. 6. Sala Civil Transitoria [El] 19-03-1999, p. 2836]. Texto completo:
<bit.ly/2Q3gXbU>).
§ 235, Tiene legitim idad para obrar para adquirir la propiedad vía prescripción adquisitiva el
poseedor no propietario. No puede accionar la prescripción adquisitiva el propietario poseedor.
Cuarto. [El] demandante alega que es propietario del inmueble, por ello, tal como acusa el recurrente
no tiene legitimidad para obrar porque es el poseedor no propietario y no el propietario poseedor el que
puede demandar para que se le declare propietario vía prescripción adquisitiva de dominio. (Casación
N.° 2037-T-96-Lima, de 18-11-1997, f. j. 4. Sala Civil Transitoria [EP, 03-04-1998, p. 591]. Texto
completo; <bit.ly/2uTUr9P>).
§ 236. No tiene falta de legitimidad para obrar la persona que no determ ina su situación
jurídica. Actora que interpone primero demanda en calidad de “sucesora procesal” de su fallecido
esposo y luego como “cónyuge supérstite”. Véase la jurisprudencia del artículo 60° del Código
Procesal Civil [§ 678]. (Casación N.° 2570-2014-Lima, de 14-08-2015, f. j. 7. Sala Civil Transitoria
[EP, 30-12-2015, Sentencias en Casación N.° 710, p. 73386]. Texto completo: <bÍt.ly/2BUzGUh>).

D. DEBERES DE VERACIDAD, PROBIDAD, LEALTAD Y BUENA FE

§ 237. Manifiesta falta de lealtad, probidad, veracidad y buena fe de la letrada patrocinante.


[Está acreditado que el] [co]demandado habría fallecido el 11 de junio de 1988, hecho que la [co]
demandada ha ocultado en todo momento, a pesar de haber sido requerida con apercibimiento
de detención para que presente la partida de defunción [.,.]; que en consecuencia todo lo actuado
deviene nulo por haberse demandado a un difunto [...]; [por lo tanto,] es manifiesta la falta de lealtad,
probidad, veracidad y buena fe en que ha incurrido la letrada patrocinante de la demandada y esta
misma, faltas que deben ser sancionadas [...]. (Exp. N.° 2257-94, de 15-05-1995. Quinta Sala Civil.
Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2BZxLOc>),
§ 238. Recusación interpuesta en represalia contra el Juez que ya ha expedido sentencia.
Actuación con desmedro a la probidad, buena fe y ponderación con que debe actuar el defensor.
[Evidentemente, el abogado] hace valer [la recusación interpuesta contra el Juez], como una reacción
de represalia, con falta de probidad y buena fe, ante la sentencia expedida, apoyándose incluso [,,.] en
la forma y considerandos de la misma; que, de otro lado, se usa en ese escrito de recusación conceptos
directos o encubiertos que afectan el respeto al Juez y a la función judicial, con desmedro a la probidad
y ponderación con que debe actuar el defensor [...]; [..,] el juez tiene el deber de impedir y sancionar
cualquier conducta ilícita o dilatoria (Exp. N.° 2428-93, de 14-03-1994. Primera Sala Civil.
Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo; <bit.ly/2C0stlB>).
n o m o s & th e s ís
85 TITULO PRELIMINAR Art. V
E. SANCIÓN DE LAS CONDUCTAS ILÍCITAS O DILATORIAS

§ 239. Sanción al litigante y a su abogado que faltan a la verdad y no guardan respeto y


moderación hacia la autoridad judicial. Cuarto. [El] demandado y su abogado patrocinante faltan a
la verdad y [...] proceden con falta de respeto y [...] moderación hacia la autoridad judicial, ya que como
se aprecia [...] tanto al demandante como tú demandado se les rechazaron sus respectivos escritos por no
venir con la firma de los litigantes. (Exp. N.° 698-95, de 13-06-1995, f. j. 4. Segunda Sala Civil. Corte
Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2NyQktN>).

REMISIÓN

§ 240. Sobre la falta de legitimidad para obrar. Véase también la jurisprudencia del inciso 1 del
artículo 427° del Código Procesal Civil (§ 2777 ss,).
§ 241. Sobre la excepción de falta de legitimidad para obrar. Véase también la jurisprudencia del
inciso 6 del artículo 446° del Código Procesal Civil {§ 2987 ss.).
§ 242. Sobre la legitimidad para obrar pasiva. Véase la jurisprudencia del inciso 6 del artículo
446° del Código Procesal Civil (§ 3011 ss.).

Artículo y Principios de inmediación, concentración, economía y celeridad procesales

Las audiencias y ia actuación de medios probatorios se realizan ante el Juez, siendo indelegables bajo
sanción de nulidad. Se exceptúan las actuaciones procesales por comisión.
El proceso se realiza procurando que su desarrollo ocurra en el menor número de actos procesales.
El Juez dirige el proceso tendiendo a una reducción de los actos procesales, sin afectar el carácter
imperativo de las actuaciones que lo requieran.
La actividad procesal se realiza diligentemente y dentro de los plazos establecidos, debiendo el Juez,
a través de los auxiliares bajo su dirección, tomar las medidas necesarias para lograr una pronta y eficaz
solución del conflicto de intereses o incertidumbre jurídica.

PLENOS JURISDICCIONALES

§ 243. Uso efectivo de nuevos medios tecnológicos para garantizar la celeridad en la justicia.
¿Es técnica y legalm ente viable, el uso de nuevos medios tecnológicos para la celeridad en la justicial
(notificación electrónica , video audiencia), ¿qué se requiere para su uso efectivo en la especialidad civill
El Pleno acordó p o r u n a n i m i d a d : “Sí es técnica y legalmente viable, el uso de medios tecnológicos
para la celeridad de la justicia. Para su uso efectivo se requiere, la decisión de los magistrados y mayor
conocimiento del tema, garantizando seguridad jurídica en las diligencias y coordinando con las
autoridades en el extranjero”. (Pleno jurisdiccional Distrital en Materia Civil, realizado por la Corte
Superior de Justicia de Lima Norte, los días 17 y 18-05-2007. Tema N.° 2, Caso N.° 1 [Celeridad
procesal y uso de nuevas tecnológicas]. Texto completo: <bk.ly/2wbjKWo>).
§ 244. La presentación de demandas por la vía electrónica. ¿Es técnica y legalmente posible, la
presentación d e demandas p o r la vía electrónica? ¿En qué casos civiles sería posible su em pleo? El Pleno
acordó p o r m a y o r í a : “Si es técnica y legalmente posible. Un antecedente es el artículo 27 del Código
Procesal Constitucional que lo permite. ¿En qué casos civiles sería posible su empleo? En los procesos
no contenciosos, en el exequátur y otros procesos en que ambas partes estén de acuerdo”. (Pleno
Jurisdiccional Distrital en Materia Civil, realizado por la Corte Superior de Justicia de Lima Norte, los
días 17 y 18-05-2007. Tema N.° 3. Texto completo: <bit.ly/2wbjKWo>).

♦ SUMMA PROCESAL. CIVIL


Art. V CODIGO PROCESAL CIVIL 86

JURISPRUD ENCIA DE LA CORTE SUPREMA, DE LAS CORTES SUPERIORES Y DEL TRIBUNAL


CONSTITUCIONAL

A. PRINCIPIO DE INMEDIACIÓN O INMEDIATEZ

§ 245. Noción del principio de inm ediación. S egu n d o . [I]ntermediación [sic] es el principio
procesal que informa el proceso, recogido en los artículos V del Título Preliminar, 127 y 202 del
acotado, que propone la intervención del propio juez en la audiencia de actuación de medios
probatorios, y significa que el juez debe encontrarse en un estado de relación directa con las partes
y recibir personalmente las pruebas, mientras que la conducta de las partes puede constituirse en un
elemento de convicción. (Casación N.° 1695-97-Lima, de 21-09-1998, f. j. 2. Sala Civil Permanente
[EP, 18-10-1998, p. 1976]. Texto completo: <bit.ly/2mElhB5>).
§ 246. El principio de inm ediación compele al juez a no ingresar al juicio solo cuando hayan
terminado las actuaciones y se halle en estado de sentencia, es decir, cuando haya perdido su
dinamismo y sea solo letra m uerta. S egundo, [...] [El] “principio de inmediación” [...] le impone al
juez el deber de proximidad al litigio, comunicación con las partes, intervención en la actuación de la
prueba, con el fin de investigar la verdad con sus propios medios, y no ingresar al juicio solo cuando
hayan terminado las actuaciones y se halle en estado de sentencia, es decir, cuando haya perdido su
dinamismo y sea solo letra muerta. Tercero. [La] importancia del principio de inmediación traduce
la exigencia del mayor contacto del juez con las partes y con los hechos del proceso. (Exp. N.° 1126-
95, de 18-01-1996, f. j. 2. Quinta Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima.-Texto completo:
<bit.ly/2mEQwMk>).
§ 247. El juez que en definitiva va a resolver el conflicto de intereses o la incertidum bre jurídica
tiene que tener m ayor contacto posible con todos los elementos subjetivos (partes, terceros) y
objetos (documentos, lugares), que conformen el proceso. Juez superior reemplazante que emite
su voto sin haber escuchado el informe oral. S étim o. [C]omo es de verse de autos, se tiene que el
[Juez Superior que reemplazó al juez que estaba al momento de la vísta de la causa] [...] ha emitido su
voto sin haber escuchado el Informe Oral [...], siendo esto así la Sala Superior debió haber declarado
nula dicha vista de la causa y señalar con ello nueva fecha con los [nuevos] Vocales conformados [...],
lo que no ocurrió; por lo que se estaría vulnerando el Principio de Inmediatez, que tiene por objeto
que el Juez, quien en definitiva va a resolver el conflicto de intereses o la incertidumbre jurídica, tenga
mayor contacto posible con todos los elementos subjetivos (partes, terceros) y objetos (documentos,
lugares), que conformen el proceso, por esta razón el Juez puede participar en la realización de todos los
actos procesales y es que la cercanía puede proporcionar mayores y mejores elementos de convicción.
O ctavo. [En] consecuencia, lo argumentado por el demandante [...] tiene asidero legal, ya que se
estaría recortando el derecho de defensa. (Casación N.° 2848-2003-Amazonas, de 23-06-2004, ff, jj.
7 y 8. Sala Civil Transitoria [EP, 31-01-2005, p. 13459]. Texto completo: <bk.ly/2uR75Z8>).
§ 248. Conforme al principio de inm ediación, es el mismo colegiado superior el que, agotando
los instrumentos jurídicos que le otorga la ley, debe encargarse de actuar los medios probatorios.
Debe tenerse en cuenta también los principios de economía y celeridad procesal. Q uinto. [.,.]
[De] acuerdo al principio de inmediación, consagrado en el artículo V del Título Preliminar, ab initio ,
del Código Procesal Civil, las audiencias y ía actuación de los medios probatorios se realizan ante
el juez, siendo, en principio indelegables tales funciones, bajo sanción de nulidad. Ello implica que
debe haber una inmediata comunicación entre el juez y las personas que intervienen en el proceso,
los hechos que en él deban hacerse constar y los medios de prueba que se utilicen. [...] Sexto. [En] el
caso de autos, si bien es necesario que se recaben pruebas tales como la declaración de la demandada,
la entrevista a la menor y la evaluación psicológica de ambas, también debe atenderse a que, en
aplicación del principio de inmediación [...], sea el mismo Colegiado Superior el que agotando los
instrumentos jurídicos que le otorga la ley se encargue de actuar los medios probatorios mencionados.
Ello en razón de que debe tenerse en cuenta no solo el principio de inmediación, sino también los
n o m o s & th e s is
87 TÍTULO PRELIMINAR Art.V
de economía y celeridad procesal [...]. (Casación N.° 684-2009-Lima, de 10-12-2009, ff. jj. 5 y 6.
Sala Civil Transitoria [EP, 30-06-2010, Sentencias en Casación N.° 627, p. 27971]. Texto completo:
<bk.ly/2vchDmG>).
§ 250. Principio de inm ediación y del juez natural: cuando un juez distinto de! que ha
tram itado el proceso debe expedir sentencia, es preciso que se avoque al conocimiento de la causa.
Tercero, [U]no de los principios fundamentales del proceso es el del juez natural, es decir, que las
partes conocen qué Juez va a tramitar su proceso y en todo caso quién es el Juez que lo va a sentenciar.
C uarto. [P]or ello, cuando un Juez distinto del que ha tramitado el proceso debe expedir sentencia,
es preciso que se avoque al conocimiento de la cansa, para que los justiciables sepan quién será su juez
natural que va a resolver la controversia. (Casación N.° 2732-2001-Canchis/Sicuaní, de 18-01-2002,
ff. jj. 3 y 4. Sala Civil Transitoria [EP, 02-05-2002]. Texto completo: <bit.ly/2MWoDld>).
§ 251. Relación entre el principio de inm ediación y el derecho a la prueba. 5. [...] [La]
actuación y la valoración de la prueba personal en su relación con el principio de inmediación presenta
dos dimensiones: una personal y otra estructural- La primera, que se refiere a ios datos relacionados
con la percepción sensorial del juez: lenguaje, capacidad narrativa, expresividad de las manifestaciones,
precisiones en el discurso, etc., no es susceptible de supervisión y control en apelación, es decir no
puede ser variada. La segunda, cuyos datos se refieren a la estructura racional del contenido de la
prueba, ajenos en sí mismos a la percepción sensorial del juzgador, sí puede ser fiscalizada y variadas.
En este contexto, el relato fáctico que el juez asume como hecho probado no siempre es inmutable,
pues a) puede ser entendido o apreciado con manifiesto error o de modo radicalmente inexacto; b)
puede ser oscuro, impreciso, dubitativo, ininteligible, incompleto, incongruente o contradictorio en sí
mismo; o, c) ha podido ser desvirtuado por pruebas practicadas en segunda instancia. En este segundo
conjunto de supuestos, se encuentra constitucionalmente justificada la variación del valor de la prueba
personal otorgada por el juez de primera instancia sobre la base del principio de inmediación, y, por
tanto, no seria preciso declarar la inconstitucionalidad del acto procesal que lo contiene. (Exp. N.°
02201-2012-PA/TC, de 17-06-2013 [Web: 11-11-2013 / EP: 30-01-2015], f. j. 5. Texto completo:
<bit.ly/2JQsRlf>).
§ 252. Infracción del principio de inm ediación por intervención de distintos jueces en la
actuación de la prueba y la sentencia. Q uinto. [Se] aprecia que la audiencia de pruebas fue celebrada
ante [un] Vocal Superior [que] no intervino en la resolución de vista, no verificándose que haya
existido avocamiento alguno por parte de otro vocal; infringiéndose así el principio de inmediación
recogido por el artículo V del Título preliminar del Código Procesal Civil. (Casación N.° 815-99-
Lima, de 19-07-1999, f. j. 5. Sala Civil Permanente [EP, 02-11-1999, p. 3844], Texto completo:
<bit.ly/2JSBQSX>).
§ 253. El juez competente para sentenciar es quien h a llevado la audiencia de prueba. III. a)
[...] El juez sustituto continuará el proceso, pero puede ordenar, en resolución debidamente motivada,
que se repitan las audiencias, si lo considera indispensable. [...] [El] juez competente para sentenciar
la causa es quien ha llevado la audiencia de pruebas [...]. b) [...] [El] legislador al establecer que el
juez que inicie la audiencia de pruebas concluya el proceso ha tenido en consideración el principio de
inmediación, de modo que el juez que resuelve la causa sea aquel que haya estado en la actuación de
pruebas, en base a los cuales debe sentenciar la causa. [.,.] (Exp. N.° 2642-98, de 20-11-1998, £ j. III.
Sala de Procesos Abreviados y de Conocimiento. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo:
<bk.ly/2LN 1L0m>).
§ 254. La inm ediación requiere que el juez de la sentencia sea el mismo que actuó las
pruebas, pero adm ite excepciones. S étim o. [La] inmediación requiere que el juez de la sentencia
sea el mismo que actuó las pruebas, pero no es un principio absoluto y admite excepciones, que son
señaladas en artículo 50° in fin e del Código adjetivo, de tal manera que el juez que se hace cargo de
un proceso, ya en estado de sentencia, está facultado, y no obligado, a repetir las audiencias y solo si

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Alt V CÓDIGO PROCESAL CIVIL 88
ío considera indispensable, precisamente por la vigencia del principio de la preclusión del proceso.
(Casación N.° 1053-97-Callao, de 03-07-1998, £ j. 7. Sala Civil Permanente. Texto completo:
<bit.ly/2QdDUtc>).
§ 255- Nulidad de sentencia emitida por juez que reemplazó temporalmente por vacaciones
al titular. S egundo. [La] sentencia apelada fue expedida por el juez que reemplazó temporalmente
por vacaciones al titular del juzgado, razón por la cual carece de los requisitos mínimos para lograr
su finalidad [...]. (Casación N.° 1089-96-Lima, de 12-09-1997, £ j. 2. Sala Civil. Texto completo:
<bit.ly/2LiJsUl>).
§ 256. Es imprescindible que el juez sentenciador sea el mismo que ha dirigido el proceso en
la actuación de las pruebas, sin que pueda interferir el carácter imperativo de esta disposición
el principio de elasticidad que prevé el art. 201 CPC. Principio de inmediación. Véase la
jurisprudencia del artículo 50° dei Código Procesal Civil [§ 623]. (Casación N.° 270-T-97-Lima, de
21-11-1997, £ j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 03-04-1998, p. 606]. Texto completo: <bit.ly/20hYk2f>).
§ 257. Remisión. Véase también, sobre el principio de inmediación, la jurisprudencia del artículo
50°, in fin e , del Código Procesal Civil (§ 621 ss.).

B. PRINCIPIO DE ECONOMÍA PROCESAL

§ 258. Principio de economía procesal. Contenido. Cuarto. [El] principio de economía procesal,
como principio del procedimiento, está referido en cuanto a la esfera temporal a la prudencia con
que ios jueces deben llevar a cabo los actos procesales, tratando de encontrar el justo medio entre
la celeridad y el respeto a las formalidades que resulten imprescindibles, a fin de poder solucionar
adecuadamente la controversia que es de su conocimiento. (CasaciónN.0 1266-2001-Lima, de 12-09-
2001, f. j. 4. Sala Civil Transitoria [EP, 02-01-2002, p. 8222], Texto completo: <bit.ly/2LHwWtP>).
§ 259. Alcances de los principios de economía y celeridad procesales. Tercero, [Los] principios
[de economía y celeridad procesales] regulan el proceso no solo como un conjunto de actividades
que deben realizar los jueces y que se encuentran regulados por la ley, entendiéndose que el Juez debe
atender a que la finalidad concreta del proceso es resolver el conflicto de intereses o eliminar una
incertidumbre jurídica, buscando el mayor resultado con el mínimo empleo de la actividad procesal
[...]. (Casación N.° 646-96-La Libertad, de 22-10-1997, fi j. 3. Sala de Derecho Constitucional y
Social [EP, 04-07-1998, p. 1381], Texto completo: <bit,ly/2LnVG9A>).
§ 260. El principio de economía procesal esta edificado bajo tres aspectos: de economía de
tiempo, de esfuerzos y de gastos. Sexto. [El artículo 190 del Código Procesal Civil] se sustenta en
el principio de economía procesal, pues importa que los fines del proceso se desarrollen evitando un
despliegue innecesario de actividades procesales que pueden cumplirse eficazmente con otra actuación
procesal, de ahí que el anotado principio esté edificado bajo tres aspectos, de economía de tiempo, de
esfuerzo y de gastos; por consiguiente, la infracción de la norma antes acorada es insubsanable pues es
trascendente que el proceso se desarrolle al vigor del principio comentado, en sustento de un interés
público y distanciado del mero interés de las partes, de ahí que, pese a que el recurrente no ha alegado
haber sufrido perjuicio directo con lo resuelto por el colegiado, el vicio materia de la denuncia devenga
en insubsanable, pues la economía en el proceso es más trascendente de lo que comúnmente puede
significar que el Juez inferior actúe la prueba por él denegada, toda vez que ello, puede ser practicado
por el Juez superior ai amparo dei contenido axíológico del principio comentado y contenido en la
norma materia de la infracción. (Casación N.° 1289-99-Lima, de 27-12-1999, £ j. 6. Sala Civil [EP,
19-02-2000, p. 4643]. Texto completo: <bÍt,ly/2Muo7I8>).
§ 261. El principio de economía procesal no puede justificar el atentado contra la garantía de la
doble instancia. Cuarto. [..,] [La] resolución impugnada incurre en exceso de pronunciamiento al declarar

n o m o s & th e s is
89 TITULO PRELIMINAR ah y
improcedente la demanda, cuando el proceso fue elevado a su conocimiento exclusivamente para que
resuelva el conflicto negativo de competencia suscitado entre los juzgados civil y de trabajo [...]. Quinto.
[La] economía procesal no puede justificar el atentado contra la garantía de la doble instancia para calificar
o rechazar una demanda cuya competencia es del juzgado especializado, de manera que se ha incurrido en
una omisión de la obligación de absolver el conflicto elevado y en uso indebido de facultades extra petita
que la ley no concede [...]. (Casación N.° 428-98-Píura, de 14-07-1.999, ff. jj. 4 y 5. Sala de Derecho
Constitucional y Social [EP, 21-03-2000, p. 4816], Texto completo: <bit.ly/2A6yXhU>).
§ 262. Principio de economía procesal no le faculta al juez a afectar el carácter imperativo de
las actuaciones que así lo requieran. S egundo. [Si] bien el juzgador puede optar por la reducción de
los actos procesales, esta atribución no le faculta para afectar el carácter imperativo de las actuaciones
que lo requieran ni para no respetar los plazos establecidos [...]. (Exp, N.° 58-95, de 06-04-1995, f. j.
2. Cuarta Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bit,ly/2wVFGr3>).
§ 263. En aplicación de los principios de economía y celeridad procesal, al no encontrarse
afectado el derecho de defensa de las partes, se resuelve en sede de instancia la controversia a
efecto de poner fin a la litis. 5.10. [Se] debe precisar que aunque los Jueces Superiores al revocar la
apelada emitieron un pronunciamiento declarando improcedente la demanda, su fundamentación se
basó en el análisis de los hechos, las pruebas y con aplicación de normas sustantivas que corresponden
a una decisión sobre el fondo de la controversia; por lo que, al no encontrarse afectado el derecho de
defensa de las partes, es decir, no les causa indefensión, en aplicación de los principios de economía y
celeridad procesal contemplados en el artículo V del Título Preliminar deí Código Procesal Civil, es
menester resolver en Sede de Instancia la presente controversia a efecto de poner fin a la litis. (Casación
N.° 1389-2014-Lima, de 25-05-2015, £ j. 5-10. Sala Civil Transitoria [EP, 30-03-2016, Sentencias en
Casación N.° 712, p. 75360]. Texto completo: <bÍt.ly/2j!r2io>).
§ 264. Si bien el cuaderno de apelación existen errores de foliación e inserción de piezas
procesales, por economía procesal, no cabe declarar la nulidad del mismo. En todo caso, el Juez
de la causa tiene facultades suficientes para sancionar las conductas maliciosas al interior del
proceso. P rim ero. [El] principio de transcendencia invocado por la parte demandante como causal de
improcedencia de la nulidad deducida por la codemandada [...], contenido en su escrito de absolución
de traslado de nulidad [...] y reproducidos en su escrito de apelación [...], no son aplicables a casos
como el presente, donde no solo está en debate el derecho de las partes en conflicto, sino normas y
principios generales de orden público, como son las garantías constitucionales del derecho al debido
proceso y al derecho de defensa, los cuales no pueden ser socavados bajo ningún supuesto, por su
condición de derechos fundamentales. S egundo. [C] ada vez son más frecuentes los errores de foliación
e inserción de piezas procesales en la elevación de los cuadernos de apelación sin efecto suspensivo,
cuya responsabilidad recae directamente en los especialistas legales, como en el caso de autos, en
lo que se refiere al escrito número 4 [...], donde se dice adjuntar como anexo 4-A documentos que
demostrarían que el demandante tenía conocimiento de que los codemandados [...] residían en el
extranjero, y que son merituados por el a quo para declarar fundada la nulidad en análisis, los cuales
no han sido insertados en el presente cuaderno, y que por ende acarrearían la nulidad de la elevación
por ancos diminutos. T ercero. [No] obstante lo expresado en el considerando anterior, y por economía
procesal, no cabe declarar la nulidad del mismo, en todo caso el Juez de la causa tiene facultades
suficientes para sancionar las conductas maliciosas al interior del proceso. (Exp. N.° 3324-98, de 15-
10-1998, ff. jj. 1-3. Sala de Procesos Abreviados y de Conocimiento. Corte Superior de Justicia de
Lima. Texto completo: <bit,ly/2NXAtoY>).
§ 265. Si bien la omisión de la valoración de una prueba esencial ha ocurrido tanto en la
sentencia de prim era instancia como en la de segunda instancia, por economía procesal solo
se anula la sentencia de segunda instancia. Tercero. [Si] bien la omisión [de la valoración de una
prueba esencial] ha ocurrido tanto en la sentencia de primera instancia como en la vista, esta última

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. V CODIGO PROCESAL CIVIL 90

está facultada para la revisión del proceso de primera instancia y emitir un pronunciamiento, por lo
que por economía procesal solo se anula la sentencia de vista. (Casación N.° 950-99-Lima, de 08-09-
1999, f. j. 3- Sala Civil Transitoria [EP, 12-11-1999, p. 3910J. Texto completo; <bit.ly/2Mf9ZgV>).
§ 266. Contravención del principio de economía procesal: no se toma en cuenta que no obstante
que se trata de dos contratos distintos estos han sido liquidados como una sola obligación.
P rim ero. [E]xaminado el error ín procedendo denunciado, en relación a la contravención al principio
de economía procesal al establecerse que pese a la conexión, mismo origen de la relación jurídica
y proceso en la misma vía, se debería accionar por separado en relación a los dos títulos ejecutivos
anexados, cuando está visto que se obtendría una sentencia que atañería a ambos demandados de manera
directa, [por lo que se ha contravenido el artículo V del Título Preliminar del Código Procesal Civil
al generar un despliegue innecesario de actividades procesales, limitando y perjudicando su derecho
de pago favoreciendo la morosidad]. [...] S étim o. [En] consecuencia, no se ha tenía en cuenta que no
obstante que se trata de dos contratos distintos estos han sido liquidados como una sola obligación [...].
(Casación N.° 2314-2008-Piura, de 06-07-2009, ff. jj. 1 y 7. Sala Civil Transitoria [EP, 04-12-2009, p.
26787]. Texto completo: <bit.ly/2MYh2zX>.
§ 267. En aplicación del principio de economía procesal, se aprueba el nombramiento de
curador con anterioridad a su interdicción. [Aun] cuando el nombramiento de curador para una
persona mayor, relativamente incapaz es posterior a su interdicción, en aplicación del principio de
economía procesal [...] [se aprueba el nombramiento de curador con anterioridad a su interdicción].
(Exp. N.° 101-95, de 20-02-1995. Primera Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto
completo; <bÍt.ly/2wvmcbK>).
§ 268. Principio de economía procesal y acum ulación procesal. Tercero. [S]egún indican
los principios del derecho procesal, para el ejercicio de cada pretensión debe seguirse un proceso
independiente, sin embargo por razones de economía, es procedente tramitar y decidir una pluralidad
de pretensiones dentro de una unidad de proceso. (Casación N.° 21 1-94-La Libertad, de 20-08-1997,
f. j. 3. Sala Civil [EP, 01-05-1998, p. 826], Texto completo: <bit.Iy/2N4z6sd>).
§ 269. Se infringe el principio de economía procesal cuando las pretensiones no son conexas
entre sí. Sétim o. Del análisis de las tres pretensiones principales demandadas, no existe conexidad entre
ellas, cada una de ellas se refiere a hechos diversos y separables unos de otros, que responde a relaciones
jurídicas diversas cada una, no presentándose elementos comunes entre ellas, ni siquiera afines, siendo
que en caso se mantuviera la validez de la relación jurídico-procesal se tergiversaría el principio de
economía procesal. (Casación N.° 2340-2009-Lima, de 17-05-2010, f. j. 7. Sala Civil Transitoria [EP,
04-07-2011, Sentencias en Casación N.° 645, p. 30646]. Texto completo: <bít.ly/2PxioOO>).
§ 270. Omisión de lo dispuesto en el artículo 396 del CPC en aplicación de los principios de
economía y celeridad procesal. Véase la jurisprudencia del artículo 396° del Código Procesal Civil [§
2575]. (Casación N.° 3586-2013-Lima, de 27-05-2014, f. j. 5.10. Sala Civil Permanente [EP, 01-06-
2015, Sentencias en Casación N.° 704, p. 64021]. Texto completo: <bÍt,ly/2mHTwHR>).

C. PRINCIPIO DE CELERIDAD PROCESAL

§ 271. El juez debe, en la m edida de lo posible, resolver oportunamente controversias como


el de la tenencia de menor (donde está de por medio el interés superior del niño), absteniéndose
de em itir sentencias inhibitorias innecesarias que no tienen mayor sustento láctico n i jurídico.
D écim o. [...] [Se] advierte que el presente proceso ha sido iniciado ante el órgano jurisdiccional hace
más de cinco años; razones por las que se debe tener en cuenta lo expuesto respecto del plazo razonable
en el que se deben de resolver los procesos judiciales y en consideración que conforme a lo previsto en el
artículo III del Título Preliminar del Código Procesal Civil, el Juez debe atender que la finalidad concreta
del proceso es resolver un conflicto de intereses o eliminar una incertidumbre, ambas con relevancia
jurídica; haciendo efectivos los derechos sustanciales, contexto dentro del cual deben ser examinados los
n o m o s & th e sis
91 TITULO PRELIMINAR Art. V
fundamentos del recurso de casación a fin de no seguir alargando innecesariamente el proceso, por lo que
se recomienda a la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Huánuco, resolver el presente proceso
teniendo en cuenta la naturaleza de la pretensión (tenencia de menor y otros), donde está de por medio el
interés superior del niño; el ad quem debe en la medida de lo posible resolver oportunamente este tipo de
controversias, absteniéndose de emitir sentencias inhibitorias innecesarias que no tienen mayor sustento
fáctico ni jurídico; razones por las cuales, en atención al principio de Economía y Celeridad Procesales
contemplado en el artículo V del Título Preliminar del Código Procesal Civil, el Colegiado Superior
debe emitir pronunciamiento de fondo, sobre los agravios expuestos en la apelación interpuesta contra
la sentencia de primera instancia. [...] (Casación N.° 1682-2008-Huánuco, de 14-07-2009, f. j. 10. Sala
Civil Transitoria. Texto completo: <bit.ly/2MsDSWY>).
§ 272. La falta de capacidad procesal para accionar está convalidada con la presentación de
escritos de fechas posteriores y la nulidad que podría acarrear tales hechos no altera el sentido
del fallo, por lo que resulta aplicable el principio de celeridad procesal. [La] demandante ha
practicado válidamente el acto jurídico del reconocimiento de su menor hija, conforme aparece del
acta marginal de la partida [...]; que la omisión de la firma de la accionante en la demanda [...], así
como la falta de capacidad procesal para accionar, está convalidada con la presentación de escritos de
fechas posteriores y que la nulidad que podría acarrear tales hechos no alteraría el sentido del fallo,
por lo que resulta aplicable al caso de autos los principios de la celeridad procesal, sin perjudicar
el interés de las partes [...]. (Exp. N.° 747-95-Lima, de 26-04-1996. Sala Civil. Texto completo:
<bk.ly/2QcY32t>).
§ 273. El vicio procesal que es advertido en segunda instancia, no am eritará la declaración
de improcedencia si es posible subsanarla, en cumplimiento del principio de celeridad procesal.
Véase la jurisprudencia del artículo 121° del Código Procesal Civil [§ 1176]. (Casación N.° 3856-
2016-Lima Norte, de 24-08-2017, ffi jj. 3, 4, 5 y 7. Sala Civil Permanente [EP, 03-07-2018, Sentencias
en Casación N.° 750, p. 111107]. Texto completo: <bit.ly/2wk9oEQ>).
§ 274. Conforme a los principios de celeridad y economía procesal, juez deberá reconducir
proceso a la vía correcta si error no es im putable al demandante. Corresponde a los jueces rem itir
los actuados para su respectiva redistribución al órgano jurisdiccional competente. Véase la
jurisprudencia del artículo 12° del TUO de la Ley que regula el proceso contencioso administrativo
[§ 4428], (Casación N.° 1153-2014-Tacna, de 19-07-2015, f. j. 11. Sala Transitoria de Derecho
Constitucional y Social de la Corte Suprema [EP, 30-10-2015, Sentencias en Casación N.° 708, p.
69382]. Texto completo: <bit.ly/2It8aMn>).

D. PRINCIPIO DE PRECLUSIÓN

§ 275. No puede sustentarse la sentencia en un medio probatorio que fue declarado


inadm isible por extemporáneo. Principio de preclusión procesal. C uarto . La sentencia debe
emitirse atendiendo únicamente a los medios probatorios ofrecidos en la etapa postulatoria que han
sido admitidos por el órgano jurisdiccional, en consecuencia, si la sentencia recurrida se sustenta en un
medio probatorio que en su oportunidad ha sido declarado inadmisible por extemporáneo, se vulnera
el principio de preclusión procesal y el debido proceso, (Casación N.° 931-2002-Arequipa, de 13-10-
2003, íf. jj. 4. Sala Civil Permanente [EP, 02-02-2004, p. 11388], Texto completo: <bit.ly/2JtTnRk>).
§ 276. La facultad deí juez de declarar la im procedencia de la dem anda en la sentencia no
afecta al principio de preclusión. C uarto. [No] se ba afectado el principio de preclusión del proceso,
pues la facultad del Juez de declarar la improcedencia de la demanda en la sentencia está expresamente
concedida por el último párrafo del artículo 121 del Código Adjetivo. (Casación N.° 1019-2000-
Cono Norte - Lima, de 06-12-2000, £ j. 4. Sala Civil Permanente [EP, 01-03-2001, p. 7068]. Texto
completo: <bit.ly/2mB4wqp>).
* SUMMA PROCESAL CIVIL
Art. V CÓDIGO PROCESAL CIVIL 92

§ 277. Principio de preclusión procesal. El juez superior no puede revisar la sentencia


declarando improcedente la demanda una vez que existe auto de saneamiento. Sexto. [Al] haber
precluido la etapa postulatoria del proceso, y al haber dispuesto el superior colegiado que el juez de
la causa expida nuevo pronunciamiento respecto al fondo de la materia controvertida; al revocarse
la sentencia apelada y reformándola declarar improcedente la demanda en todos sus extremos, por
estimarse que no existe conexión lógica entre los hechos y el petitorio de la demanda, la Sala Superior
ha incurrido en nulidad insubsanable que es necesario declarar, pues se ha pronunciado sobre un
aspecto procesal que ya había quedado firme, vulnerando el principio de preclusión procesal. (Casación
N.° 1854-2004-Pnerto Maldonado, de 17-05-2006, f. j. 6. Sala de Derecho Constitucional y Social
Permanente [EP, 31-07-2006]. Texto completo: <bit.ly/20UORyo>).
§ 278. Se desecha la tolerancia para el inicio de las diligencias procesales, teniendo en cuenta
el derecho que igualm ente reclaman las otras diligencias que el juzgado tiene programadas.
P rim ero. [El] ejercicio de la función jurisdiccional y el de la defensa ante el Poder Judicial no son
antagónicos; “la abogacía es una función social al servicio de la justicia y el Derecho”, tal como lo
establece el artículo 284 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. [...] S egu n d o [H]abiéndose desechado
la “tolerancia” para el inicio de las diligencias procesales, estas deben realizarse con sujeción a los
principios contenidos en el artículo V del Título Preliminar del Código Procesal Civil, teniendo en
cuenta, sobre todo, el derecho que igualmente reclaman las otras diligencias que el juzgado tiene
programadas. (Exp. N.° 256-02-Lima, de 27-03-2002, ff. jj. 1 y 2, Cuarta Sala Civil. Corte Superior
de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2CuswGm>},
§ 279. En vía de im pugnación no puede alegarse hechos nuevos que no hayan sido discutidos
en grados inferiores. Principio de preclusión. 3.° [En] vía de impugnación no pueden alegarse
hechos nuevos no discutidos en las instancias inferiores puesto que la absolución del grado respectivo
solamente está referido a lo que es materia del proceso; ello en aplicación de los principios dispositivo y
de preclusión en materia procesal civil, (Casación N.° 2749-99-Lima, de 10-12-1999, £ j. 3. Sala Civil
[EP, 21-01-2000, p. 4622]. Texto completo: <bÍt2y/2LgNZ57>).
§ 280. Si la emplazada cumplió con absolver el traslado de la dem anda sin haber deducido
excepciones ni defensas previas, concluyó la etapa postulatoria, por lo cual correspondía, en
virtud al principio de preclusión procesal, el saneamiento del proceso. O ctavo . [En] el presente
caso, [...] la emplazada cumplió con absolver el traslado de la demanda, sin haber deducido excepciones
ni defensas previas; al concluir la etapa postulatoria, correspondía, en virtud al principio de preclusión
procesal, que se saneara el proceso, acto procesal que constituye un deber del juez de la cansa, quien
de oficio debe pronunciarse mediante resolución motivada sobre la validez de la relación jurídico-
procesal, tal como lo dispone el ya glosado inciso 1 del artículo 465 del Código Procesal Civil.
N oveno. [Siendo] esto así, la demora en la tramitación de la causa se debió, en el presente caso, a
una inactividad imputable al órgano jurisdiccional en la realización de un acto procesal al que estaba
obligado; consecuentemente, al haberse declarado el abandono del proceso, se han vulnerado normas
de procedimiento de cumplimiento obligatorio, lo cual a su vez contraviene la garantía del debido
proceso [...], (Casación Previsional N.° 030-1999-Lima, de 04-11-2003, ff. jj, 8-9. Sala de Derecho
Constitucional y Social Transitoria [EP, 01-03-2004]. Texto completo: <bit.Iy/2Knzb4l>).
§ 281. Principio de preclusión no lim ita la facultad discrecional del juzgador para disponer
la renovación de un acto procesal o se actúen las pruebas ofrecidas oportunamente y adm itidas.
Véase la jurisprudencia del artículo 189° del Código Procesal Civil [§ 1688]. (Casación N.° 720-
97-Lima, de 03-12-1998, ff. jj. 2, 4 y 5. Sala Civil [EP, 01-02-1999, p. 2565]. Texto completo:
<bit.ly/2xQ0AFY>).
§ 282. Invalidez de una prueba que no fue oportunamente ofrecida n i mucho menos adm itida
o actuada en la etapa procesal correspondiente. Toda resolución debe sujetarse al m érito de lo

n o m o s & th e s is
93 TÍTULO PRELIMINAR Art.V
actuado. Principio de preclusión. Véase k jurisprudencia del artículo 189° del Código Procesal Civil
[§ 1685]. (Casación N.° 3067-00-Cañete, de 05-09-2002, ff. jj. 4-6. Sala de Derecho Consdtucional
y Social Permanente [EP, 31-03-2003]. Texto completo: <bk.ly/2MnaH0J>).
§ 283. Si la sentencia se sustenta en un documento ofrecido extemporáneamente, se afecta
el principio de preclusión. S egundo . [C]omo se puede verificar [...], el a quo toma como sustento
un documento presentado por el demandante [...] en una constancia extemporánea [...], Tercero .
[Dicho] documento fue proveído por el magistrado de instancia, con un “téngase presente lo expuesto
en lo que fuere de ley al momento de sentenciar1 [...]; constancia que no fue ofrecida como medio
probatorio por el accionante en ningún momento y menos se llegó a actuar como tal a lo largo del
proceso, si ello fuera posible. Cuarto. [Sjiendo así, al haber concluido la probatoria, por el principio
de preclusión procesal, ya no cabría la admisión de otras pruebas y menos considerarlas como
sustento de la sentencia. (Exp. N.° 4192-98, de 18-08-1999, ff. jj. 2-4. Sala de Procesos Abreviados
y de Conocimiento. Corte Superior de justicia de Lima. Texto completo: <bitdy/2MeRyZX>).
§ 284. Los apelantes no puedan cuestionar la validez de la relación procesal m ediante la
apelación de la sentencia, en aplicación del principio de preclusión procesal. Véase la jurisprudencia
del artículo 466° del Código Procesal Civil [§ 3270], (Exp. N.° 3306-98, de 12-11-1998, f. j. III.
Sala de Procesos Abreviados y de Conocimiento. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo:
<bít.ly/2CEJphI>).
§ 285. Si la actora no ha hecho atingencia alguna respecto a la transgresión de su derecho de
defensa en el proceso principal, aquella circunstancia no puede sustituirse en vía de nulidad de
cosa juzgada fraudulenta, en virtud del principio de preclusión procesal. Véase la jurisprudencia
del artículo 178° del Código Procesal Civil [§ 1643]. (Exp. N.° 36526, de 19-01-1999, ff. jj. 1, 2 y 4.
Sala de Procesos Abreviados y de Conocimiento. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo:
<bit.ly/2QnaSaP>).
§ 286. No es posible aplicar la excepción de prescripción en el recurso de casación, en virtud del
principio de preclusión. Véase la jurisprudencia del inciso 12 del artículo 446° del Código Procesal
Civil [§ 3082]. (Casación N.° 2519-2000-Lima, de 07-05-2001, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil Permanente
[EP, 30-11-2001]. Texto completo: <bit.ly/2wglldl>).
§ 287. No se puede deducir excepción de prescripción en cualquier estado de la causa,
l a prescripción no alegada en la etapa de composición de la litis, no puede ser objeto de
pronunciam iento sin vulnerar el principio de preclusión. Véase la jurisprudencia del inciso 12 del
artículo 4 46° del Código Procesal Civil [§ 3084], (Casación N.° 2255-98-Lima, de 13-05-1999, ff. jj.
1 y 2. Sala Civil Permanente [EP, 14-09-1999, p. 3514]. Texto completo: <bit.ly/2LftytX>).
§ 288. Si el juez de la causa admitió el medio probatorio de cotejo en la audiencia respectiva,
no puede rechazarlo luego con argumentos que antes no tuvo en cuenta, por el principio de
preclusión. Véase ía jurisprudencia del artículo 257° del Código Procesal Civil [§ 1957]. (Exp, N.°
4213-98, de 08-03-1000, ff. jj. 3 y 4. Sala de Procesos Abreviados y de Conocimiento. Corte Superior
de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2Ml2Com>).
§ 289. Diferencia entre cosa juzgada y preclusión. Véase ía jurisprudencia del artículo 123°
del Código Procesal Civil [§ 1353]. (Casación N.° 1195-2004-Ica, de 08-09-2005, f. j. 6. Sala Civil
Transitoria [EP, 28-02-2006, p. 15436], Texto completo: <bit.ly/2PdíjAx>).
§ 290. Distinción entre cosa juzgada y preclusión. Véase la jurisprudencia del artículo 123°
del Código Procesal Civil [§ 1354], (Casación N.° 2056-98-Lima, de 13-01-1999, f. j. 4. Sala Civil
Transitoria [EP, 19-03-1999, p. 2832], Texto completo: <bit.ly/2JTrMcn>).
§ 291. Remisión. Sobre el principio de preclusión procesal, véase también la jurisprudencia del
artículo 121° del Código Procesal Civil [§ 1184 s.].

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Alt VI CODIGO PROCESAL CIVIL 94

Artículo VI: Principio de socialización del proceso. Igualdad procesal

El Juez debe evitar que la desigualdad entre las personas por razones de sexo, raza, religión, idioma o
condición social, política o económica, afecte el desarrollo o resultado del proceso.

TERCER PLENO CASATORIO CIVIL

§ 292. En los procesos de fam ilia, como en los de alimentos, divorcio, filiación, violencia
fam iliar, entre otros, el Juez tiene facultades tuitivas y, en consecuencia, se debe flexibilizar
algunos principios y normas procesales. Véase ía jurisprudencia del artículo IX del Código Procesal
Civil [§ 382], (Tercer Pleno Casatorio Civil [Tema: Divorcio por causal de separación de hecho],
realizado el 18-03-2011, Casación N.° 4664-2010-Puno [EP, 13-05-2011], que establece seis reglas
(entre ellas esta) como doctrina jurisprudencial vinculante. Texto completo: <bÍt.ly/2qmíDzR>).

JURISPRUDENCIA PE LA CORTE SUPREMA

§ 293. Se vulnera el principio de socialización cuando solo se califica los medios probatorios
aportados por el demandante y no los del demandado. C uarto . [...] [La] parte recurrente argumenta
que se ha afectado el debido proceso al solo merituar lo invocado por la parte demandante, basando
sus resoluciones de primera instancia y la expedida por la Sala en revisión que confirma la sentencia,
en el principio de primacía de la realidad, y no se ha dado validez, ni tomado en cuenta los medios
probatorios ofrecidos por el demandado [...], en el sentido que el demandante firmó contratos de
locación de servicios con IRTE Las resoluciones de primera y segunda instancia han contravenido lo
normado en el Título Preliminar del Código Procesal Civil, artículos VI y VII, en lo referente a los
principios de socialización o igualdad en el proceso, y en lo referente a que el Juez conoce el derecho.
(Casación N.° 1438-2010-Lima, de 08-04-2011, f. j. 4. Segunda Sala de Derecho Constitucional
y Social Transitoria [EP, 30-01-2014, Sentencias en Casación N.° 688, p. 48150]. Texto completo:
<bit.ly/2Lq670P>).
§ 294. Por el principio de socialización del proceso, las dependencias públicas no tienen
privilegios en m ateria procesal civil. P rim ero . [Si] bien es cierto [el artículo 23 de la Ley N.° 17537
señala que "no procede el abandono ni el recurso de deserción contra el Estado”, y que] este dispositivo
no ha sido expresamente derogado, debe entenderse que sí lo ha sido tácitamente, conforme al numeral
13 de la Primera Disposición Derogatoria del Código Procesal Civil, ya que la Sétima Disposición
Final del Código Procesal Civil es clara al señalar que ha quedado suprimido cualquier privilegio que
puedan tener las dependencias públicas en materia procesal civil; así lo entiende también el artículo VI
del Título Preliminar deí mismo Código, que consagra el principio de socialización del proceso [...].
(Casación N.° 3912-2001-Arequipa, de 27-12-2002, f. j. 2, Sala de Derecho Constitucional y Social
Permanente [EP, 02-12-2003]. Texto completo: <bitdy/2NF7clK>).
§ 295. El juez debe im pedir que la desigualdad en que las partes concurren al proceso sea
un factor determ inante para que los actos procesales o la decisión tengan un a orientación que
repugne el valor justicia. C uarto. [..,] [Para] dilucidar la controversia debe rodearse de todos los
elementos de juicio que determinen a cabalidad si efectivamente la parte demandada incumplió en
el pago de la acreencia y en esa línea de pensamiento, al disponerse la incorporación al proceso de los
medios probatorios pertinentes, debe darse oportunidad a la parte demandante a fin que exprese lo
conveniente a sus intereses, lo contrario implicaría infringir asimismo el principio de igualdad de las
partes en el proceso o principio de socialización, según el cual el Juez debe impedir que la desigualdad
en que las partes concurren al proceso sea un factor determinante para que los actos procesales o la
decisión tenga una orientación que repugne el valor justicia. [...] (Casación N.° 5116-2010-Cusco,
de 04-01-2012, f. j. 4. Sala Civil Transitoria [EP, 04-07-2012, Sentencias en Casación N.° 668, p.
35601]. Texto completo: <bit.ly/2uRaeZF>).
n o m o s & th e s ís
95 TITULO PRELIMINAR Art VI
§ 296. Las normas que regulaban privilegios en m ateria procesal civil a favor del Estado
han sido suprim idas. T e rc e ro . [...] [Cuando] el Estado y sus dependencias o las empresas públicas
o privadas con participación económica determinante de aquél, intervienen en un proceso civil,
cualquiera sea su calificación o ubicación procesal que se les asigne, se someterán al Poder Judicial sin
más privilegios que los expresamente señalados en [la ley procesal], quedando suprimidos todos los
privilegios en materia procesal civil a favor del Estado, sus respectivas reparticiones y demás entidades
de derecho público o privado. C u a r t o . [Lo] dispuesto por el artículo 23° de la Ley N.° 17537 [que
señala que no procede el abandono ni el recurso de deserción contra el Estado] constituye un privilegio
procesal a favor del Estado, el mismo que ha quedado suprimido por las normas del Código Procesal [
Civil [...], ya que dicho privilegio expresamente no se otorga por el Código en favor del Estado,
(Casación N.° 1049-98-Loreto, de 19-05-1999, ff jj. 3 y 4. Sala Civil Transitoria [EP, 14-06-2000, p.
5487]. Texto completo: <bit.ly/2Qq6Iíi>).
§ 297. Igualdad entre las partes. El Estado se encuentra en igual situación que cualquier
litigante. T e rc e ro . [El] Código Adjetivo no otorga ningún privilegio aí Estado, con respecto ai
abandono, por lo que el Estado se encuentra en igual situación que cualquier litigante. (Casación
N.° 892-98-Loreto, de 17-08-1998, f. j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 02-10-1998, p, 1726], Texto
completo: <bít.ly/2LJr9Up>).
§ 298. El principio de igualdad de las partes en el proceso se fonda en la igualdad ante la ley.
S egundo. [El] derecho de defensa, como principio y garantía de la tutela jurisdiccional, en esencia se
basa en el tradicional brocárdico “auditur et altera p a rís”o bilateralidad de audiencia, que se sustenta en
el principio de igualdad procesal, el cual asegura a ambos contendientes que participan en el proceso
la oportunidad de ser oídos y producir pruebas [...]. [...] [El] principio de igualdad de las partes en el
proceso, no es otra cosa que una expresión particular del principio, esencialmente político, de igualdad
de los individuos ante la ley [...]. (Casación N.° 626-97-Áncash, de 12-08-1998, f. j. 2. Sala Civil
Permanente [EP, 15-10-1998, p. 1927]. Texto completo: <bit.Iy/2MtI5SJ>).
§ 299. Eí derecho de defensa como principio y garantía de la tutela jurisdiccional se sustenta
en el principio de la igualdad procesal. S e g u n d o . [El] derecho de defensa como principio y garantía
de la tutela jurisdiccional se sustenta en el principio de la igualdad procesal, el cual asegura a las partes
que participan en el proceso a ser oídos y presentar pruebas. (Casación N.° 1241-97-Lkna, de 18-09-
1998, f. j. 2. Sala Civil [EP, 26-11-1998, p. 2119]. Texto completo: <bít.ly/2MsCug5>).
§ 300. Conforme al principio de igualdad procesal de las partes, debe descartarse la utilización
de argumentos como “el interés social” y “eí interés de la víctima”. D é c im o q u in t o . [...] [Debe]
descartarse la utilización de argumentos como “el interés social” y “el interés de la víctima” para
pretender soslayar lo normado en el artículo 1361° del Código Civil, en razón de que conforme al
artículo VI del Título Preliminar del Código Procesal Civil, el Juez debe evitar que la desigualdad entre
las personas por razones de sexo, raza, religión, idioma o condición social, política o económica, afecte
el desarrollo o resultado del proceso, eliminándose cualquier forma de discriminación, ya sea a favor o
en perjuicio de alguna de las partes. (Casación N.° 3241-2007-Lima Norte, de 13-09-2007, f. j. 15.
Sala Civil Permanente [EP, 02-01-2008, p. 21283]. Texto completo: <bit.ly/2x83acn>).
§ 301, La concesión de plazo especial a una so lap arte procesal viola el principio de igualdad.
[La] concesión de un plazo adicional en favor de [solo] una de las partes, atenta [...] contra el
S é t im o .
principio de igualdad procesal de estas al interior del proceso. (Casación N.° 303-96-Lambayeque, de
30-05-1997, f. j. 7. Sala Civil [EP 30-12-1997, p. 230]. Texto completo: <bit.ly/2p2QUFR>).
§ 302. Principio de igualdad y protección de los derechos de los litigantes ( t u s li g a t o r is ) .
[La] salvaguarda de los principios de igualdad ante la ley y seguridad jurídica cobran sentido
T e rc e ro .
y plena eficacia, cuando coinciden en la protección de los derechos de los litigantes, que constituye

* SUMMA PROCESAL CIVIL


A lt Vil CÓDIGO PROCESAL CIVIL 96

el concepto del ius ligatoris, es decir, el derecho de los justiciables a que su petitorio sea decidido con
justicia. (Casación N.° 467-95-Lima, de 09-06-1998, f. j. 3. Sala Civil [EP, 17-07-1998, p, 1461].
Texto completo: <bit.ly/2x7RhCt>).

REMISIÓN

§ 303. Sobre el derecho a la igualdad y el derecho a la igualdad procesal. Véase también la


jurisprudencia del inciso 2 del artículo 2o de la Constitución (§ 1 ss. y § 7 ss., respectivamente) y
artículo 50° inciso 2 del Código Procesal Civil (§ 572 ss.).

Artículo Vil: Juez y derecho

El Juez debe aplicar el derecho que corresponda a! proceso, aunque no haya sido invocado por las par­
tes o lo haya sido erróneamente. Sin embargo, no puede ir más allá del petitorio ni fundar su decisión en
hechos diversos de los que han sido alegados por las partes.

NOVENO PLENO CASATORIO CIVIL

§ 304. La Corte de Casación puede advertir una nulidad manifiesta aun cuando las instancias de
mérito no la hayan advertido en su oportunidad, y aun cuando no haya sido invocada como agravio
en el recurso de casación. V I I I . D e c i s i ó n . [...] S egundo. Asimismo, declararon que c o n s t i t u y e n
p r e c e d e n t e j u d i c i a l v i n c u l a n t e las siguientes reglas: [...] 7- Se modifica la ratio decidendi contenida

en el fundamento 39 del Primer Pleno Casatorio Civil (Casación N.° 1465-2007-Cajamarca [§


337]), de fecha 22 de enero de 2008, debiendo entenderse en lo sucesivo que la Corte de Casación
puede advertir una nulidad manifiesta aun cuando las instancias de mérito no la hayan advertido en
su oportunidad, y aun cuando no haya sido invocada como agravio en el recurso de casación, en
cuyo caso, en decisión motivada y con expresa indicación de la causal de nulidad que podría haberse
configurado en la celebración del negocio jurídico, se declarará la nulidad de la sentencia de vista, la
insubsistencia de la sentencia apelada y se ordenará que el Juez de primera instancia, previa promoción
del contradictorio entre las partes, emita pronunciamiento sobre la posible nulidad manifiesta. [...]
(Noveno Pleno Casatorio Civil [Tema: Proceso de otorgamiento de escritura publica], realizado el 09-
08-2016. Casación N.° 4442-2015-Moquegua [EP, 18-01-2017], que establece ocho reglas -entre ellas
esta- como doctrina jurisprudencial vinculante. Texto completo: <bit.ly/2htHSki>).

PLENOS JURISDICCIONALES

§ 305. El juez puede declarar la nulidad de un acto jurídico por una causal distinta a la
invocada por la parte demandante. ¿Es posible que elJuez declare la nulidad de un acto ju rídico p o r una
causal distinta a la invocada en el petitorio de la demanda? El Pleno acordó por m a y o r í a : “Sí es posible
que el Juez declare la nulidad de un acto jurídico por una causal distinta a la invocada por la parte
demandante, pues en aplicación de lo dispuesto por el artículo VII del Título Preliminar del Código
Procesal Civil, que precisa que el Juez debe aplicar el derecho que corresponda al proceso, aunque no
haya sido invocado por las partes o lo haya sido erróneamente, debiendo en tal caso, no fundar su
decisión en hechos diversos a los alegados por las partes”. (Pleno Jurisdiccional Distrital Civil 2009 -
Corte Superior de Justicia de Lima Norte, realizado en Lima, los días 12 y 13-11-2009. Tema N.° 2:
Nulidad de acto jurídico por causal no peticionada. Texto completo: <bit.ly/2u55rWb>).
§ 306. El juez de los procesos de nulidad o divorcio no puede aplicar una causal distinta a
la invocada porque dicha causal forma parte del petitorio. Tampoco el de responsabilidad civil
no puede aplicar un régim en legal distinto a l invocado. Principio de congruencia procesal. El
Pleno acordó p o r m a y o r í a : “El Juez de los procesos de: a) nulidad o divorcio no puede aplicar una
causal distinta a la invocada, porque dicha causal forma parte del petitorio; b) responsabilidad civil
n o m o s & th e s ls
97 TÍTULO PRELIMINAR Art. Vil
no puede aplicar un régimen legal distinto al invocado; en ambos casos, en aplicación del principio
de congruencia procesal”. (Pleno Jurisdiccional Distrital en Materias Civil, Familia, Constitucional y
Contencioso Administrativo, realizado en Arequipa, los días 18, 20, 27, 28 de setiembre, 02, 15 y 25
de octubre de 2007. Tema N.° 2. [La aplicación del principio del ‘Hura novit curia”. Los lím ites]. Texto
completo; <bit.ly/2wOq7Q5>).
§ 307. Sí es procedente resolver el mejor derecho de propiedad dentro de un proceso
de reivindicación a fin de no vulnerar el principio de congruencia procesal. ¿En un proceso de
reivindicación , pu ede discutirse el m ejor derecho de propiedad cuando el demandado también alega ser
propietario del bien inmueble? El Pleno acordó por m a y o r í a : “[Que] sí es procedente resolver el mejor
derecho de propiedad dentro de un proceso de reivindicación cuando el demandado al absolver la
demanda se opone presentando su título de propiedad, obligando al demandante a pronunciarse
sobre este hecho nuevo, y al Juez a fijar como punto controvertido en la audiencia respectiva:
“determ inar el m ejor derecho d ep rop ied a d j [...] que deberá ser materia de debate probatorio y posterior
pronunciamiento por parte del Juez al momento de expedir sentencia, a fin de no vulnerar el Principio
de Congruencia Procesal previsto en el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil y
privilegiar de ese modo los principios de economía y celeridad procesal regulados en el artículo V del
Título Preliminar del código antes glosado, así como los principios registrales contenidos en el Libro
X del Código Civil; logrando de ese modo tanto la finalidad concreta como abstracta del proceso civil,
que son resolver el conflicto de intereses con paz social en justicia”, (Pleno Jurisdiccional Distrital en
Materia Civil, realizado por la Corte Superior de Justicia de La Libertad, los días 22, 23 y 24-08-2007.
Tema N.° 3. Texto completo: <bit.íy/2fEzuL9>).
§ 308. En los procesos de divorcio por causal el juez puede declarar de oficio los alimentos.
¿En los procesos d e divorcio p or causal, p u ed e el ju ez declarar de oficio los alimentos? Al respecto, esta
circunstancia debe ser una excepción, fundada en el supuesto que el cónyuge inocente no tenga
medios para subsistir; en este sentido la aplicación del acotado artículo VII del Título Preliminar del
Código Procesal Civil, exige una limitación, que puede ejercitarse cuando no afecta ni el derecho
de la defensa, ni el principio contradictorio, vale decir cuando no altera en nada las pretensiones
planteadas por las partes ni los hechos alegados sometidos a probanza. De lo expuesto, debemos
tener en cuenta que la finalidad del proceso es lograr la paz social en justicia, por lo que no resultaría
equitativo que luego de un proceso de divorcio en el que la parte emplazada si bien mantenga el hogar
y cuente con los medios económicos suficientes, a la vez que se resuelva la disolución del vínculo
matrimonial, ello pueda conllevar a la extinción de la obligación alimentaria para con su cónyuge,
máxime si este último no cuenta con los medios económicos suficientes para subsistir (dado que se
dedicó al cuidado de los hijos y del hogar, lo que la sitúa en una posición de desventaja), por lo que
a fin de no mermar el derecho del cónyuge inocente, el juzgador debe necesariamente emitir una
declaración respecto al derecho alimentario del mismo, a fin de que se le permita llevar una vida
decorosa. El Pleno acordó por m a y o r í a : “[El] el Juez sí puede declarar de oficio los alimentos de la
cónyuge”. (Pleno Jurisdiccional Nacional de Familia, realizado en Cajamarca, 1998. Acuerdo N.° 9.2.
Texto completo: <bÍt.ly/2vyCKQC>).
§ 309. En la separación de cuerpos convencional, el juez no puede declarar de oficio los
alimentos. ¿Puede el ju ez declarar de oficio los alimentos, si los cónyuges no lo han acordado? En principio
la separación convencional resulta una separación de consuno, en la que uno de los requisitos de la
acción consiste en acompañar el convenio correspondiente, siendo en este convenio donde se fija el
régimen de los alimentos, tenencia de los hijos, régimen de los hijos, etc. Por lo que estando el acuerdo
de voluntades plasmado en él, este no puede ser afectado por intervención de un tercero (el Estado) por
lo que el juez no podría ir más allá de lo que las partes han fijado en dicho convenio, deviniendo en
aplicable el principio procesal contenido en el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal
Civil por el cual “el Juez no puede ir más allá del pedido, ni fundar su decisión en hechos diversos de
los que han sido alegados por las partes”. Que de otro lado, debe tenerse en cuenta que la fijación de
alimentos de oficio para la cónyuge, en procesos de separación de cuerpos o divorcio, atentaría contra
♦ SUMMA PROCESAL CIVIL
Alt VIS CÓDIGO PROCESAL CIVIL 98

el espíritu de la ley, por cuanto está prescrito es por el divorcio cesa la obligación de prestar alimentos, y
en la práctica vemos que si los cónyuges no han señalado régimen alimenticio entre sí, ello responde a
su capacidad económica. Por consiguiente, se exige, por parte del Juez, un estudio prolijo de los casos a
fin de establecer si las partes en el convenio adjuntado a la demanda, han fijado el régimen alimenticio
que les concierne. El Pleno p o r m a y o r í a acuerda: El Juez no puede declarar de oficio los alimentos para
la cónyuge, si los cónyuges no lo han acordado. (Pleno Jurisdiccional Nacional de Familia, realizado en
Cajamarca, 1998. Acuerdo N.° 9.1. Texto completo: <bit.ly/2vyCKQC>).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA, DE LAS CORTES SUPERIORES Y DEL TRIBUNAL


CONSTITUCIONAL

A. IU RA N O V IT CURIA

§ 310, Función supletoria y correctiva del principio iura n ovit cu ria. Sexto . [...] [El] artículo
V il del Título Preliminar del Código Procesal Civil [...] cumple dos funciones: 1) una supletoria,
cuando las partes han omitido los fundamentos de derecho o la invocación de la norma jurídica que
sustente la demanda y demás acros postulatorios; y, 2) una correctiva, cuando las partes han invocado
equivocadamente una norma jurídica como sustentatoria de sus peticiones, en cuyo caso el juez debe
corregir el error aplicando la norma jurídica pertinente. (Casación N.° 554-04-Cusco, de 07-06-2005,
f. j. 6. Sala Civil Transitoria [EP, 30-09-2005, p. 14775]. Texto completo: <bic.ly/2v8iwif>.
§ 311. Iura n o v it cu ria y control constitucional del proceso. Tercero. [El] control constitucional
del proceso está referido al control que el órgano jurisdiccional superior (sea en vía de apelación, de
casación, de revisión, de nulidad de cosa juzgada fraudulenta, etc.) reexamina el proceso, verificando si
el juzgador de la instancia inferior ha infringido o no las normas que garantizan el derecho a un debido
proceso, vulnerado alguno de sus elementos; es decir, en el control constitucional del proceso no hay
un cuestionamiento del juez al legislador, sino que se cuestiona la conducta procesal del propio juez en
la dirección y resolución del proceso, imputándosele infracciones a las normas imperativas del debido
proceso. [...] Q uinto. [Es] evidente que ía recurrida causa perjuicio al recurrente, toda vez que se ha
privilegiado una norma de rango inferior (Resolución Administrativa del Consejo Ejecutivo del Poder
Judicial), en vez de aplicar el numeral 3 del artículo 139 de la Constitución Política del Estado, que
señala como un principio y derecho de la función jurisdiccional: la observancia del debido proceso y la
tutela jurisdiccional efectiva [...]. (Casación N.° 1562-03-Piura, de 31-03-2004, ff. jj. 3 y 5. Sala Civil
Transitoria [EP, 02-08-2004, p. 12501]. Texto completo: <bít.ly/2wAvkyi>).
§ 312. Deber de los jueces de pronunciarse sobre una incertidum bre jurídica en casos de
vacío legal. C uarto. [La] pretensión demandada persigue que el órgano jurisdiccional partiendo
de lo resuelto por el Tribunal Constitucional conceda los plazos propuestos para la adecuación de la
Ley N.° 27153, teniendo en cuenta las recomendaciones propuestas por dicho órgano en el referido
proceso sobre inconstitucionalidad, respecto a los principios de razonabilidad y proporcionalidad al no
haberse expedido norma alguna por el Poder Legislativo sobre tal materia a la fecha de interposición
de la demanda por lo que en dicho período legal se produjo una incertidumbre jurídica y el vacío
legal alegado, concluyendo de ello que se trata de una cuestión justiciable ante el Poder Judicial por
considerar las accionantes que sus derechos serán lesionados con la existencia de dicha incertidumbre
lo que debía ser dilucidado ai amparo de las normas que contienen los artículos I y III del Título
Preliminar del Código Procesal Civil. (Casación N.° 1179-2004-Junín, de 09-08-2005, f. j. 4. Sala
Civil Permanente [EP, 30-01-2006, p. 15389]. Texto completo: <bit.ly/2wd5ePL>).
§ 313. El juez debe aplicar el derecho que corresponda al proceso: en la presente sentencia
se ha omitido em itir pronunciamiento respecto de ía excepción de incum plim iento, asunto que
tiene incidencia directa en el tem a que es m ateria de controversia (la resolución de un contrato).
N oveno . [De] la revisión de la sentencia apelada se advierte que se ha omitido emitir pronunciamiento
respecto de la excepción de incumplimiento (prevista en el artículo 1426 del Código Civil) que viene
n o m o s & thesis
99 TITULO PRELIMINAR ah vis
alegando la parte demandada desde que contestó la demanda [...], y que vuelve a invocarla al formular
apelación contra la sentencia de primera instancia [...], asunto que puede tener incidencia directa en
el tema que es materia de controversia (la resolución de un contrato), pues uno de los presupuestos
para que esta última prospere consiste precisamente en que no existan circunstancias que justifiquen el
incumplimiento (ausencia de circunstancias justificantes). Cabe recordar que una debida motivación de
las resoluciones constituye una de las garantías del proceso judicial, por la cual se hace posible conocer y
controlar las razones por las cuales el juez ha decidido una controversia en un sentido determinado. [...]
(Casación N.° 2368-2014-Lima Norte, de 24-07-2015, f. j. 9. Sala Civil Transitoria [EP, 30-09-2016,
Sentencias en Casación N.° 718, p. 83206], Texto completo: <bit.ly/2KxkkUE>).
§ 314. Juez resuelve el petitorio aunque no haya sido expresamente solicitado: validez del acta
mediante la cual la dem andada se hizo declarar heredera sí fue cuestionada por la demandante
al interponer su demanda. Q u i n t o . [De] la revisión de los autos, este Supremo Tribunal concluye
que la validez del Acta [...], mediante la cual la [demandada] recurrente se hizo declarar heredera de
TYV y PCC sí fue cuestionada por la demandante al interponer su demanda, aunque esta no haya
solicitado expresamente se declare su nulidad en el petitorio, más aún si el examen de la vocación
hereditaria de la demandada fue fijado como primer punto controvertido del proceso, [...] por lo que
los magistrados, circunscribiéndose a los hechos alegados por las parres y aplicando el derecho que
corresponde al proceso, aunque las partes no lo hayan invocado expresamente, estimó viable proceder
en concordancia con las facultades de oficio que le concede la ley material, específicamente el segundo
párrafo del artículo 220 del Código Civil, razón por la cual no existe transgresión de lo normado en
el artículo VTI del Título Preliminar del Código Civil, y en consecuencia este extremo del recurso
debe declararse infundado, correspondiendo por tanto emitir pronunciamiento sobre la causal material
[...]. (Casación N.° 1324-2005-Puno, de 03-04-2006, f. j. 5. Sala Civil Transitoria. Texto completo:
<bit. Iy/2Mz3Fku>).
§ 315. El Juez no puede subsanar en base al principio de t u r a n o v i t c u r i a la causal no invocada
por el ejecutado en su contradicción. T e rc e ro . [...] [Es] carga procesal del ejecutado invocar la causal
que sustenta su contradicción, por lo que no puede alegar en su favor la infracción de un acto procesal
cuando con su conducta ha propiciado su propia indefensión, que no puede ser subsanado por el tura
novit curia ya que no es un error de derecho o de nomen inris sino la posición del justiciable que tiene
en el proceso que debe ser cumplida conforme a la ley procesal, pues de lo contrario debe soportar el
efecto de su incumplimiento, como es el rechazo liminar de la contradicción, por lo que el cargo adolece
de base real de conformidad con e! artículo 175 del Código Procesal, además, la impugnante señala
que invocó la causal de inexigibilidad de la obligación, sin embargo, los defectos del protesto no caben
denunciarse al amparo de dicha causal. (Casación N.° 3568-00-Ica, de 12-01-2001, f. j. 3. Sala Civil
Transitoria [EP, 30-04-2001, p. 7249]. Texto completo: <bit.ly/2MJ0FWR>).
§ 316. En aplicación del principio i u r a n o v i t c u r i a , el juez no incurre en exceso alguno
cuando aplica una norm a legal que no fue invocada en el petitorio n i en la contestación. O c t a v o .
Establecidos los hechos, el Juez procede a su valoración jurídica, con cuyo propósito los ubica dentro
de las hipótesis de la ley, en la labor denominada subsunción, lo que le conduce a la determinación de
la norma aplicable, para lo cual no tiene limitación, sobre la base del principio iura novit curia antes
mencionado. N o v e n o . En consecuencia, no incurre en exceso alguno el Juez que aplica una norma
legal que no fue invocada en ei petitorio ni en la contestación, pues está plenamente facultado para ello
[...]. (Casación N.° 2786-99-Lima, de 20-01-2000, ff. jj. 8 y 9. Sala Civil Transitoria [EP, 07-04-2000,
p, 4996]. Texto completo: <bÍt.ly/2MFNXIj>).
§ 317. El aforismo i u r a n o v i t c u r i a se refiere a la invocación o no invocación de las normas
jurídicas que sirven de fundamento a las pretensiones esgrimidas por las partes dentro de un
proceso. 5- Distinto, pero también importante para una eficiente protección de derechos, es el caso
del aforismo iura novit curia, contemplado en ios artículos VII del Título Preliminar del Código
Civil y del Código Procesal Civil, aplicable supletoriamente a los procesos constitucionales, conforme

« SUMMA PROCESAL CIVIL


Alt VII CÓDIGO PROCESAL CIVIL 100
al artículo 63 la Ley N.° 26435. Aquel precepto establece que “el juez debe aplicar el derecho que
corresponda al proceso, aunque no haya sido invocado por las partes o lo haya sido erróneamente”.
Dicho aforismo, literalmente significa “el Tribunal conoce el derecho” y se refiere a la invocación o
no invocación de las normas jurídicas que sirven de fundamento a las pretensiones esgrimidas por las
partes dentro de un proceso. (Exp. N.° 0569-2003-AC/TC, de 05-04-2004 [Web: 07-04-2004 / EP:
11-04-2004], f. j. 5. Texto completo: <bit.ly/2NHh8rr>).
§ 318. D a m ih i fa ctu m , dab o tib í ius. El juez es por definición un conocedor del derecho y
de su técnica y está obligado a conocer en cada caso la norma objetiva aplicable a la situación
concreta que se le plantea. Cuarto. [Es] evidente el error en la motivación que objeta la recurrente,
pues el órgano jurisdiccional es por definición un conocedor del derecho y de su técnica y está, por
tanto, obligado a conocer en cada caso la norma objetiva aplicable a la situación concreta que se le
plantea, de donde se sigue que las partes no vinculan al Juez de mérito en cuanto a las alegaciones
que formulen sobre la existencia o interpretación de determinados preceptos y también que por regla
general, no están sujetas a la carga de la prueba de tal existencia o interpretación, pues es deber del Juez
examinar de oficio a demanda bajo todos los aspectos jurídicos posibles y, por consiguiente, la mejor
doctrina establece que el Juez puede, en la esfera del derecho puro suplir a las partes, que es lo que se
denomina el principio de "iiira n ovit curia" [...]. También recogido en los aforismos: “Da m ihi fa ctu m ,
dabo tibi ius” y “Los abogados al hecho, los jueces al derecho”. (Casación N.° 2162-98-Loreto, de 12-
03-1999, f. j. 4, Sala Civil Transitoria [EP, 16-04-1999, p. 2906]. Texto completo: <bit.ly/2fIV[dyBn>).
§ 319. El juez puede fundar la decisión en hechos distintos a los alegados. Q uinto. [...] [Los]
jueces deben aplicar el derecho que corresponda al proceso, que es la materialización dei aforismo iura
n ovit curia, por lo que la aplicación de la referida disposición en la sentencia de vista, en virtud del
principio señalado, no importa fundar la decisión en hechos distintos a los alegados, por lo que no se
ha incurrido en el vicio denunciado. (Casación N.° 1165-98-Lima, de 30-11-1998, £ j. 5. Sala Civil.
Texto completo: <bit.ly/2vqXzu2>).
§ 320, Principio iura n o v it curia. Se puede adaptar una demanda de nulidad de acto jurídico a
una de ineficacia si se invocan las causales de esta. Q uinto. En el presente caso, [..,] los demandantes
[...] peticionan la nulidad del acto jurídico contenido en la escritura pública del contrato particular de
fideicomiso de fecha 27 de junio de 2006, así como deí acto jurídico contenido en la escritura pública
de dación en pago de fecha 7 de julio de 2006, invocando para ello las causales de nulidad contempladas
en los incisos 3, 4 y 8 del artículo 219 del Código Civil, referidas al objeto jurídicamente imposible,
fin ilícito y por ser contrarios a las leyes que interesan al orden público; sin embargo, dentro de los
fundamentos de hecho de la demanda alegan que la demandada [...], mediante los actos jurídicos
materia de nulidad y dentro de un procedimiento concursal (periodo de sospecha), habría transferido
[un] inmueble [...], infringiendo así el artículo 19 de la Ley General del Sistema Concursal, Ley N.°
27809, norma que regula la ineficacia de las transferencias celebradas con un ano anterior a la solicitud
del procedimiento concursal. Sexto. Ahora bien, examinado el proceso, se tiene que tanto el juez como
la Sala Superior declararon improcedente la demanda, bajo el sustento de que está incursa en la causal
de improcedencia prevista en el artículo 427 inciso 6 [hoy inciso 5] del Código Procesal Civil, esto es,
por ser el petitorio jurídicamente imposible, en razón a que se peticiona la nulidad del acto jurídico
sustentada en un supuesto de ineficacia, es decir, no cuestiona los requisitos de validez del acto jurídico,
sino solo sus efectos; sin embargo, del análisis deí material fáctico de la demanda es evidente que si
bien los hechos expuestos no se subsumen dentro de la causal de nulidad del acto jurídico, no obstante,
se advierte que los demandantes sí alegaron el caso de ineficacia contemplado en el artículo 19 de
la Ley N.° 27809; por lo que, de conformidad con el principio iura n ovit curia, el Juez de la causa
debió calificar adecuadamente la demanda, pese a que la parte actora invocó erróneamente la norma
de derecho material, pues dicho principio así lo permite. (Casación N.° 1347-2015-Tacna, de 26-11-
2015, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil Permanente [EP, 28-02-2017, Sentencias en Casación N.° 724, p. 89151].
Texto completo: <bit.ly/2v0rLO3>).

n o m o s & thesis
101 TÍTULO PRELIMINAR Art. Vil
§ 321. Principio iu ra n o v i t c u r i a y principio dispositivo del proceso civil no son excluyentes.
[El] artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil establece que el juez debe
P r im e r o .
aplicar el derecho que corresponde al proceso, aunque no haya sido invocado por las partes o lo haya
sido erróneamente. Sin embargo, no puede ir más allá del petitorio ni fundar su decisión en hechos
diversos de los que han sido alegados por las partes. S e g u n d o . [La] norma acotada contiene dos
principios: por un lado el aforismo aiura n ovit curia”, en virtud del cual el juez conoce el derecho y
debe aplicar la norma correspondiente al proceso aunque no haya sido invocada o lo haya sido en forma
errónea; y por otro lado, el principio dispositivo del proceso civil en mérito del cual los hechos y el
petitorio corresponden a las partes, no pudiendo el juez ir más allá del petitorio ni fundar su decisión
en hechos distintos a los que han sido alegados por ellas. T e rc e ro . [Los] citados principios no son
excluyentes, sino más bien se complementan, porque de esta manera si bien el juez tiene la facultad
para aplicar la norma que corresponde al proceso, ello será en base a los hechos y al petitorio que han
sido fijados expresamente por las partes, no pudiendo exceder estos límites por cuanto ello conllevaría a
una afectación del derecho a un debido proceso. C u a r t o . [El] fundamento de la prohibición de que ei
juez pueda ir más allá del petitorio o de los hechos invocados por las partes, reside no solamente en el
hecho que estos extremos corresponden a las partes, quienes tienen disposición para poder postularlos
o no dentro de un proceso, sino también a la garantía del derecho de defensa, porque los hechos y el
petitorio van a fijar los límites del debate probatorio en el que se afectaría el referido derecho si el juez
emite pronunciamiento en base a hechos respecto de los cuales las partes no han tenido la oportunidad
de poder pronunciarse y formular sus alegaciones correspondientes. (Casación N.° 1331-2005-Cono
Norte de Lima, de 23-03-2006, ff. jj. 1-4. Sala Civil Permanente. Texto completo: <bit.ly/2v8jDyr>).
§ 322. No se vulnera la congruencia cuando el juez aplica eí derecho correspondiente al no
haber sido expuesto en forma clara y evidente por la parte demandante, en uso de la facultad
que le confiere el principio iura n o v i t c u r i a . Q u i n t o . [..,] [La] Sala Civil Superior al confirmar la
apelada no ha modificado el p etitu m y la causa p eten d i planteada, toda vez que sí bien el demandante
no sustentó su pretensión, de nulidad en la causal contenida en el inciso 4 del artículo 219 del Código
Civil (fin ilícito), no obstante, alegó la infracción del artículo 110 de la Ley N.° 26887, por tanto, dicho
órgano jurisdiccional calificó jurídicamente los hechos expuestos por las partes sin modificarlos, pues
solo aplicó el derecho correspondiente al no haber sido expuesto en forma clara y evidente por la parte
demandante, en uso de la facultad que le confiere el principio iura n ovit curia, no advirtiéndose por
ende la incongruencia procesal denunciada. (Casación N.° 255 9-2010-Li ma, de 26-047-2011, f. j. 5.
Sala Civil Permanente [EP, 30-07-2012, Sentencias en Casación N.° 669, p. 36520]. Texto completo:
<bit.ly/2M6hJGW>).
§ 323. D iferencia entre el principio de suplencia de queja deficiente y la aplicación del i u r a
3. [...] [A] diferencia de las situaciones resueltas sobre la base de la aplicación del principio
n o v it c u r ia .
de suplencia de queja deficiente, por aplicación del aforismo iura n ovit curiai el juez tiene el poder-
deber de identificar el derecho comprometido en la causa, aun cuando no se encuentre expresamente
invocado en la demanda. De este modo el juez, como director del proceso, dice el derecho antes de
emitir sentencia, lo que no implica, en ningún caso, la modificación del objeto de la pretensión o de
los términos de la demanda; es decir, que ello no puede suponer fundar su decisión en hechos diversos
de los que han sido alegados por las partes. (Exp. N.° 0569-2003-AC/TC, de 05-04-2004 [Web: 07-
04-2004 i EP: 11-04-2004], f. j. 3. Texto completo: <bit.ly/2NElh8rr>).
§ 324. No h ay impedimento para que el juez que conoce la causa pueda aplicar causal de
nulidad distinta a la solicitada por el demandante en aplicación del principio i u r a n o v i t c u r i a .
S é t im o . [Si] bien a los hechos no resultaba aplicable la causal de nulidad establecida en el artículo
219 inciso 1 del Código Civil (falta de manifestación de voluntad) nada impedía que los órganos
jurisdiccionales que conocieron la litis en las instancias de origen, analicen los hechos a la luz de las
demás causales de nulidad previstas en el mismo artículo 219 del Código Civil, teniendo los jueces de
mérito en aplicación del [principio iura n ovit curia ] , el deber de aplicar el derecho que corresponda [...].
(Casación N.° 2698-2011-Amazonas, de 25-05-2012, f. j. 7. Sala Civil Transitoria [EP, 01-10-2012,
Sentencias en Casación N.° 671, p. 37724]. Texto completo: <bit.ly/2g9iSlv>).

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


ah vil CÓDIGO PROCESAL CIVIL 102

§ 325. Si no se advierten elementos que perm itan concluir que los accionantes hayan sustentado
su pretensión en una determinada causal de nulidad del acto jurídico, se vulnera el principio i u r a
n o v i t c u r i a . D u o d é c im o . [La] Sala Superior al absolver la apelación interpuesta [...] ha modificado
el debate procesal, introduciendo el análisis de una causal no invocada por la parte demandante [...]
señalando que en aplicación del principio iura n ovit curia es que la demanda debe resolverse al amparo
del mencionado dispositivo, toda vez que de la fundamentación de la demanda no se observa que
se haya alegado la falta de voluntad declarada o la voluntad de declarar (cuestiones necesarias para
determinar la falta de manifestación de voluntad) [...]. D é c im o te r c e r o . [En] dicho accionar el órgano
superior vulneró el artículo V il del Título Preliminar del Código Procesal Civil, pues de la demanda
no se advierte elementos que permitan concluir que los accionantes hayan sustentado su pretensión en
que el acto jurídico era contrario a las leyes que interesan al orden público o a las buenas costumbres,
lo que en todo caso habría justificado la aplicación del principio iura n ovit curia en la sentencia de vista
[...]. (Casación N.° 1897-2014-Lima Norte, de 07-05-2015, ff. jj. 12 y 13. Sala Civil Permanente [EP,
02-05-2016, Sentencias en Casación N.° 713, p. 77160]. Texto completo: <bit.ly/2Mbckha>).
§ 326. El juez, en ejercicio del principio i u r a n o v i t c u r i a , puede am parar la dem anda de
nulidad de acto jurídico por alguna causal diferente a la invocada por el demandante, siempre
y cuando tal adecuación se desprenda estrictamente de los supuestos lácticos alegados por esta.
S e x to . [El] principio iura novit curia es aquel por el cual corresponde al juez la aplicación del derecho
con prescindencla del invocado por las partes, constituyendo tal prerrogativa un deber para el juzgador,
a quien incumbe la determinación correcta del derecho, debiendo discernir los conflictos litigiosos y
dirimirlos según el derecho vigente. Este principio, traducido como “el juez conoce el Derecho” le da
libertad al juez a la hora de elegir la norma aplicable al caso, pero teniendo como limite la plataforma
fáctica proporcionada por las partes en la demanda y contestación. El principio sub examine no está
justificado solo por la notoriedad pública de las leyes, sino que también incumbe al concepto de
jurisdicción, ya que el juez no puede sufrir limitaciones en la investigación y en el conocimiento de la
norma jurídica, cuya actuación es el específico cometido de su función. Cumplir este cometido significa
en primer lugar encontrar en el ordenamiento jurídico la regla abstracta con la cual el hecho concreto
debe ser juzgado, para hacer después una simbiosis de congruencia y exacta aplicación de aquel; todo
aquello puede ocurrir cuando el juez ejerza verdaderamente las facultades que la Constitución y la ley
le otorgan y, sobre todo, cuando ponga en práctica su independencia y libertad que corresponde a un
deber inherente a la facultad que el Estado le ha investido. S é p t im o . [En] tal orden de ideas se advierte
que al haber declarado el a d quem la pertinencia al caso de autos de la norma contenida en el artículo
219, inciso 8, del Código Civil, en vez de los incisos 1 y 5 invocados por la parte demandante como
sustento jurídico de su demanda, se ha ceñido estrictamente a la facultad que le confiere el principio
iura n ovit curia, según se ha glosado anteriormente. Cabe precisar que del examen de la sentencia
impugnada se advierte que en modo alguno el a d quem ha modificado los términos tácticos alegados
por la demandante; sino que, dentro de la facultad discrecional que le confiere el principio anotado, ha
creído pertinente invocar en abono de su fallo normas jurídicas distintas a las señaladas en la demanda.
(Casación N.° 2148-2007-Callao, de 07-05-2008, f. j. 4. Sala Civil Transitoria [EL 30-07-2009]. Texto
completo: <bÍt.Iy/2fmJWtV>).
§ 327. La aplicación del principio i u r a n o v i t c u r i a tiene como lím ites tanto el contenido
del petitorio como los hechos alegados por las partes: el pedido del dem andante consiste en la
n ulidad por sim ulación absoluta, en cambio, en la recurrida se ha resuelto por la anulabilidad
por sim ulación relativa. Q u i n t o . [El] pedido concreto del demandante consiste en la nulidad del
acto jurídico por la causal de simulación absoluta, en cambio, en la recurrida se ha resuelto por la
anulabilidad del acto jurídico por la causal de simulación relativa [...], aplicando para ello el principio
‘Hura n ovit curia ” , S e x to . Teniendo en cuenta que, se está ante un supuesto de simulación absoluta
cuando el acuerdo símulatorio prevé que, en lugar de la relación derivada del contrato simulado, no
se constituya entre las partes ninguna relación contractual, y se está ante un supuesto de simulación
relativa, cuando el acuerdo símulatorio prevé que en lugar de la relación derivada del contrato simulado,
n o m o s & th e s is
103 TÍTULO PRELIMINAR Art. VII
se constituya entre las partes una relación contractual diversa [...]. Entonces, si el juzgador consideraba
que, de acuerdo a los hechos expuestos en la demanda, advertía un supuesto de anulabilidad por
simulación relativa, mas no de nulidad por simulación absoluta, debió de haber cuidado de verificar
que tal calificación no afecte el derecho de defensa de las partes. S étim o. [La] aplicación del principio
“¿wrd novit curia ’ tiene como límites tanto el contenido del petitorio como los hechos alegados por
las partes (pues el juzgador no puede incorporar otros hechos), así lo dispone el artículo VII in fin e
del Título Preliminar del Código Procesal Civil; por ello en los supuestos en los que el juzgador
advierta una disconformidad o discrepancia entre lo que se solicita (petitorio) y los hechos en los
que se funda ese pedido, tendrá la posibilidad de tomar las medidas que le autoriza el ordenamiento
procesal, mas no podrá variar el petitorio de la demanda. O ctavo. Siendo así, [...] se ha incurrido en
un supuesto de nulidad procesal, [...] habiendo ello causado indefensión al demandante, ai no haber
sido, materia del contradictorio las diversas figuras propias de un supuesto de anulabilidad, entre ellos,
la posibilidad de haberse configurado un supuesto de confirmación del acto jurídico. (Casación N.°
2511-2007-Arequipa, de 09-08-2007, ff jj. 5-8. Sala Civil Permanente [EP, 30-10-2007, p. 20839].
Texto completo: <bÍt.ly/2t9FLHC>).
§ 328. Aplicación del principio iura n o v it curia', no se puede dejar sin protección jurídica al
propietario originario de un inm ueble con derecho inscrito, cuando respecto a ese bien exista
posteriormente concurrencia de acreedores sin la preexistencia de un deudor. M ejor derecho de
propiedad. 6. [Sobre] la infracción normativa al artículo 1135 del Código Civil, se debe señalar que
la sentencia de vista hace un desarrollo sobre la pertinencia de la aplicación de la citada disposición
normativa, determinando [...] que dicho artículo en puridad no sería de aplicación al caso de autos por
cuanto prevé la concurrencia de un deudor para la concurrencia de acreedores de un bien inmueble, no
obstante ello, refiere que en virtud a dicha norma lo que se pretende es hacer prevalecer el principio del
“primer derecho es mejor derecho”, por lo que en aplicación del artículo VII del Título Preliminar del
Código Civil que dispone que en caso de vacío se deberá recurrir a los principios generales del derecho, es
que recoge el principio contenido en el artículo 1135 para concluir que no se puede dejar sin protección
jurídica al titular originario del derecho de propiedad del bien sub litis, esto es, a la demandante
Municipalidad Distrital de La Punta, quien tiene su derecho reconocido por inscripción de su título
con anterioridad al de los demandados. En ese sentido quedan desestimados los agravios expuestos en
la presente causal, pues los Jueces de la Sala Superior han hecho uso de las facultades previstas en el
artículo VIII del Título Preliminar del Código Procesal Civil con la finalidad de resolver la controversia
con base en la aplicación de un principio general del derecho, lo cual no implica la aplicación de una
determinada norma, sino el ejercicio de un derecho. (Casación N.° 3565-2012-Callao, de 04-07-2013,
f. j. 6. Sala Civil Permanente [EP, 30-05-2014, Sentencias en Casación N.° 692, p. 51561], Texto
completo: <bit.Iy/2wAEsmu>).
§ 329. Siendo que la accionante h a invocado normas de m anera inadecuada, es el juez
quien debe aplicar el derecho que corresponda (calificación de una acción de responsabilidad
extracontractual por una de responsabilidad contractual). N oveno. [La] actúa] regulación de nuestro
Código Civil no puede ser impedimento para estudiar el sistema de la responsabilidad civil desde una
óptica unitaria. Por consiguiente, estando a tal concepción, carece de relevancia el hecho que en la
sentencia de vista ahora impugnada se haya establecido la existencia de responsabilidad contractual;
tanto más si revisados los actuados se advierte que no se ha configurado la causal de improcedencia de
la demanda prevista en el artículo 427 inciso 5 del Código Procesal Civil, porque la parte demandante
ha señalado en forma clara y precisa el petitorio de su demanda y los fundamentos que la sustentan,
al solicitar una Indemnización por Daños y Perjuicios por el fallecimiento del padre de sus hijos en
ejecución de labores para las cuales no había sido contratado; y si bien la accionante ha invocado
normas sobre responsabilidad extracontractual, es el juez quien debe aplicar el derecho que corresponda
al proceso, aunque no haya sido invocado por las partes o lo haya sido erróneamente, en aplicación del
artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil [...]. (Casación N.° 3449-2014-lea, de 07-
08-2015, f j. 9. Sala Civil Transitoria [EP, 30-03-2016, Sentencias en Casación N.° 712, p. 75396].
Texto completo: <bit.ly/2wGX6bk>).
+ SUMMA PROCESAL CIVIL
AH. VIS CODIGO PROCESAL CIVIL 104

§ 330. Deviene válido y arreglado a ley que el juez promueva el reconocimiento tutelar de
aquellas situaciones incorrectamente planteadas. Juez que modifica la calificación de una acción
de responsabilidad extracontractual por una de responsabilidad contractual. Tercero, [En] el
presente caso, la sentencia recurrida confirmó la apelada declarando fundada en parte la demanda
sobre daños y perjuicios, [...] fundamentando su decisión en que el presente caso está referido a
uno de responsabilidad contractual, por lo que si bien el actor en su demanda hizo referencia a la
responsabilidad extracontractual, ello resulta modificable por el Juez en virtud al [principio iura n ovit
curia]. C uarto . [..„] [Siendo] obligación [del Poder Judicial] brindar tutela jurisdiccional y judicial
efectiva ante los derechos lesionados o amenazados, deviene válido y arreglado a ley promover el
reconocimiento tutelar de aquellas situaciones que, estando presentes, pero incorrectamente planteadas,
ameritan su intervención como real guardián deí derecho, máxime si la tutela judicial efectiva no solo
se limita a garantizar el acceso a ía jurisdicción, sino también que el órgano jurisdiccional resuelva sobre
las pretensiones formuladas, lo que a su vez, exige al juez que al pronunciarse sobre una causa, no omita,
altere o exceda las peticiones contenidas en el proceso a resolver, sin embargo, ello no lo exime de que
en casos como el de autos, donde se ha invocado erróneamente la norma de derecho aplicable, el juez
luego del análisis fáctico, reconozca el trasfondo o el núcleo de lo solicitado y se pronuncie respecto de
él, sin que ello represente una extralimitación de sus facultades. (Casación N.° 3153-2009-Piura, de 27-
04-2010, £ j. 12. Sala Civil Permanente [EP, 03-05-2011, Sentencias en Casación N.° 640, p. 30109].
Texto completo: <bit.ly/2xuUHh6>).
§ 331. No se puede modificar el petitorio de una demanda por pago de una indemnización
por daños y perjuicios por responsabilidad contractual por una responsabilidad extracontractual
sin tener en cuenta que la m isma no se condice con los fundamentos de hecho esbozados en
la pretensión. S egundo. [...] [El] defecto que pueda haberse producido en el procedimiento de
conciliación extrajudicial resulta irrelevante porque el acta de conciliación presentada a este proceso
no ha modificado en nada la situación jurídica de ía recurrente y si bien en el petitorio de la demanda
se señala que la indemnización reclamada es por responsabilidad contractual, ello no se condice de
los fundamentos fácticos que la sustentan pues los mismos configuran una indemnización por
responsabilidad extracontractual, sin embargo, corresponde al juzgador aplicar la norma jurídica
pertinente aunque no haya sido invocada por las partes o lo haya sido erróneamente conforme al
principio iura n ovit curia recogido por el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil;
siendo que en este proceso no se encuentra en discusión si el actor paga o no sus cuotas a la Cooperativa
demandada ni mucho menos si ha incurrido en faltas frente a la institución demandada, resultando
por ende irrelevante emitir pronunciamiento al respecto y en cuanto a la naturaleza extracontractual
de la indemnización demandada [...]. [...] D écim o. [...] [La] Sala Superior [ha] modifica[do] el
petitorio expuesto en la demanda, esto es, el pago de una indemnización por daños y perjuicios por
responsabilidad contractual por una responsabilidad extracontractual sin tener en cuenta que la misma
no se condice con los fundamentos de hecho esbozados en la demanda ya que de los mismos no se
aprecia la alegación de incumplimiento o cumplimiento parcial, tardío o defectuoso de la obligación
propiamente dicha pues la relación jurídica existente entre el demandante y la Cooperativa demandada
no es de tipo obligacional por cnanto el objeto de la misma no se encuentra constituida por una
prestación de carácter patrimonial nacida de un derecho de crédito ya que se encuentra enmarcado
dentro del objeto social previsto en el estatuto de la Cooperativa el cual de acuerdo a lo consignado en
el artículo 8 es de edificar y mantener un mercado de abastos en el que cada socio haga uso del puesto
que la Cooperativa le designe según la actividad comercial que tuviere así como el de ofrecer un servicio
de mantenimiento y conservación de los puestos así como del mercado en general [...]. (Casación N.°
189-2015-Lima, de 09-11-2015, íf. jj. 2 y 10. Sala Civil Transitoria [EP, 30-09-2016, Sentencias en
Casación N.° 718, p. 83260], Texto completo: <bk.ly/2w0heRI>).
§ 332. Iura n o v it curian no es posible aplicar las normas de la responsabilidad extracontractual
a uno de inejecución de obligaciones, pues en este caso específico el hecho controvertido es la
existencia de un contrato. De lo contrario se generaría indefensión a la parte demandada. Sexto.
n o m o s & th e s is
105 TÍTULO PRELIMINAR Art. Vil
En lo que acañe a la posibilidad que el juez aplique la norma correcta aunque no haya sido invocada
por las partes, se tiene: 1, La recurrente asegura que el juez debió aplicar el derecho correspondiente
a los hechos que había expuesto; en el caso en particular, aplicar las normas de la responsabilidad
extracontractual y no de la inejecución de obligaciones, dada la inexistencia de contrato. 2. No es ese
el criterio de este Tribunal Supremo, pues en el caso específico el hecho controvertido era precisamente
la existencia del referido contrato; por consiguiente, no era posible emitir otra decisión porque ello
hubiera significado modificar los hechos constitutivos de la demanda, generando indefensión a la parte
demandada. 3. Hay que precisar que las instancias han determinado que el contrato no se celebró y
que las relaciones entre demandante y demandada quedaron en la órbita de las negociaciones previas,
sin que se formara voluntad contractual. Esto, además, dada la denuncia casatoria planteada, es lo
que acepta ahora la recurrente. En tal virtud, no se advierte infracción normativa al artículo VTI del
Título Preliminar del Código Procesal Civil, sino resolución que se ciñe a los hechos expuestos en la
demanda. (Casación N.° 4407-2015-Piura, de 05-05-2016, f. j. 6. Sala Civil Permanente [EP, 28-02-
2017, Sentencias en Casación N.° 724, p. 89283]).Texto completo: <bit.íy/2uMS8t5>).
§ 333. En caso que por error se invoque erradamente la formulación de pretensiones en la
demanda, esta no debe rechazarse. Acumulación objetiva originaria. D écim o P rim ero. [Si] bien
del escrito postulatorio de la parte demandante, se aprecia que esta invoca expresamente dos tipos
de despido “nulo” y “fraudulento”; esta Sala Suprema considera que ello no ameritaba el rechazo de
la demanda, pues para tal efecto, debe tenerse en cuenta que el Tribunal Constitucional en reiterada
jurisprudencia ha definido claramente cuando nos encontramos frente cada tipo de despido [Sentencia
N.° 976-2001-AA/TC, Caso Eusebio Llanos Huasco] [...]. D écim o segu n d o. Teniendo en cuenta ello,
se determina que las instancias de mérito efectuando una calificación severa y excesiva deí escrito de
demanda, han rechazado la misma, privilegiando un aspecto formal, como es la errada formulación
de pretensiones y no el derecho a una tutela jurisdiccional efectiva; pese a que el [,..] Código Procesal
Civil -de aplicación supletoria al proceso laboral- en ios artículos 83 a 90 prevé la figura procesal de
acumulación objetiva originaria de pretensiones, señalando que esta puede ser subordinada, alternativa
o accesoria, estableciendo además los requisitos de procedencia de dicha acumulación; normatividad
que ha sido inobservada por las instancias de mérito, al momento de calificar la demanda; y que ante
una errada formulación de pretensiones, debió ser aplicada en virtud del principio iura n ovit curia [ . . . ] .
(Casación N.° 8798-2013-Moquegua, de 02-12-2013, ff. jj. 11 y 12. Sala de Derecho Constitucional
y Social Permanente [EP, 30-01-2014, Sentencias en Casación N.° 688, p. 48279]. Texto completo:
<bit.ly/2KLBKh5>).
§ 334. Aplicación del principio iu ra n o v it cu ria por referencia a una norma equivocada.
P rim ero. [El] inciso 7 del artículo 132 de la Ley General de Sociedades no establece ninguna relación
de causalidad entre este y su contenido [por cuanto equivocadamente arguye el recurrente que dicha
norma concede mérito ejecutivo a los saldos deudores que emitan las empresas, en concordancia con
el actual inciso 11 del artículo 688 del Código Procesal Civil]; sin embargo, en aplicación del artículo
VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil se determina que la inaplicación del inciso 7 del
artículo 132 a que se refiere [realmente] el recurso es el que corresponde a la Ley General del Sistema
Financiero y del Sistema de Seguros y Orgánica de la Superintendencia de Banca y Seguros [que sí
contiene esa previsión]. (Casación N.° 1634-2000-Cajamarca, de 20-09-2002, f. j. 1. Sala de Derecho
Constitucional y Social. Texto completo: <bit.ly/2vZYxkw>).
§ 335. En virtud al principio de especialidad de la norma, es de aplicación aquella cuya
hipótesis encuentre identidad con la relación factica deí petitorio. Tercero. [Establecida la premisa
mayor corresponde realizar el juicio de subsunción respecto de las normas en que se encuadra la
relación fáctica descrita. [...] O ctavo. [Si] bien el Código Civil acoge un sistema consensualista respecto
de la transmisión de la propiedad inmueble, generando la compraventa una obligación de enajenar por
parte del vendedor, según lo establece el artículo 1529 del Código Civil, no cabe ampliar el marco del
análisis a la validez del acto jurídico -que no ha sido cuestionada en la demanda- ya que en vÍr|Cd al
* SUMMA PROCESAL CIVIL
A lt Vil CÓDIGO PROCESAL CIVIL 106

principio de especialidad de la norma, es de aplicación aquella cuya hipótesis encuentre identidad con
la relación fáctica [del petitorio] [...]. (Casación N.° 2632-99-Callao, de 15-02-2000, ff. jj. 3 y 8. Sala
Civil Transitoria [EP, 20-06-2000, p, 5498], Texto completo: <bitdy/2ylzp6e>),
§ 336. Aplicación del principio i u r a n o v i t c u r i a en sede casatoria: si bien la demandada
recurrente no cuestiona el tema de la representación insuficiente de la demandante, la Corte lo
adiciona, entra en su análisis y resuelve sobre este punto. S é t im o . [Esta] Sala Suprema considera que
en el caso que nos ocupa no se presentan los presupuestos [...] para sancionarla con nulidad respecto
a las causales denunciadas [por la demandada recurrente sobre violación del principio procesal de
contradicción], toda vez que como se aprecia en la demanda se señaló un domicilio de la demandada
indicado por la propia recurrente [...] al contestar la demanda en el proceso de exoneración de alimentos
[...] y es en dicho domicilio que se realizaron las notificaciones de la demanda, más aún si tenemos en
cuenta que la resolución que declaraba la improcedencia de la nulidad planteada por la demandada
no fue materia de impugnación, por lo que tal emplazamiento quedó firme. O c t a v o . [Conforme a la]
norma prevista en el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil “el juez debe aplicar
el derecho que corresponda al proceso, aunque no haya sido invocado por las partes o lo haya sido
erróneamente [...]” es preciso indicar que se observa que [...] la demanda [...] se formuló por [la
señora] MIV de L, señalando en su primer párrafo que se apersonó en calidad de apoderada de su
esposo JES; sin embargo, pese a lo manifestado, es de observar que en el proceso se viene considerando
en algunas oportunidades como demandante a MIV de L y en otras oportunidades como demandante
a su esposo JLS; en cuyo trámite se observa por parte de los juzgados que no existe una definición de
quién es el demandante. Asimismo, debemos indicar que, de la revisión del poder que se adjunta en la
demanda, [...] se observa que el poder otorgado por JLS a favor de MIV de L en cuanto a las facultades
especiales se encuentra otorgada solo para el proceso [...] referido a la prueba del ADN. no así referida
a la impugnación de la paternidad; en ese sentido consideramos que al no tener poder suficientes para
accionar en nombre de otro la representación que ostenta no se encuentra definida. [...] (Casación
N.° 1819-2012-La Libertad, de 19-09-2013, ff. jj. 7 y 8. Sala Civil Permanente [EP, 30-06-2014,
Sentencias en Casación N.° 693, p. 53813]. Texto completo: <bit.ly/2wCqSs>).
§ 337. Siendo la casación un recurso extraordinario, no es adm isible la aplicación del principio
39. [...] De igual guisa, tampoco podría actuarse de manera oficiosa puesto que (aun
iu r a n o v it c u r ia .
existiendo pareceres en sentido diferente) en sede casatoria nacional no es admisible la aplicación del
principio jurídico del iura novit curia , al ser la Casación un recurso extraordinario que solo permite
a la Corte de Casación la revisión de los casos denunciados específicamente bajo los supuestos del
artículo 386° del Código Procesal Civil, especificidad que impide el ejercicio de la facultad general
del juez de aplicar e! citado principio. (Primer Pleno Casatorio Civil [Tema: Indemnización por daños
y perjuicios derivados de responsabilidad extracontractual], realizado el 22-01-2008, Casación N.°
1465-2007-Cajamarca [EP, 21-04-2008], f. j. 39. Texto completo: <bit.Iy/2oQQ2S7>).
N o t a d e l e d i t o r : La sétima regla del IX Pleno Casatorio Civil ha modificado la vatio decidendi de

este fundamento 39. Véase supra: § 304.


§ 338. En casación no es de aplicación el principio i u r a n o v i t c u r i a . N o v e n o . En casación no
es de aplicación el principio “iura novit curia” [...], y no es posible exceder la causapetendi del recurso.
(Casación N.° 1815-2006-Callao, de 26-01-2007, f. j. 9. Sala Civil Permanente [EP, 31-05-2007].
Texto completo: <bit.ly/2vDcK4I>).
§ 339. Cuando se expide una sentencia inhibitoria, invocando un supuesto de improcedencia,
se atenta contra el principio i u r a n o v i t c u r i a . D é c im o s e g u n d o . [Cuando] la Sala expide una sentencia
inhibitoria, invocando un supuesto de improcedencia, no solo atenta contra lo dispuesto en el artículo
VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil, que lo faculta a aplicar el derecho que corresponde
al proceso, sino además el derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, en tanto no ha realizado un debido
juicio de proporcionalidad de la eficacia de la decisión, y principalmente de los fundamentos fácticos en
que se sustenta la demanda, y lo aportado en el proceso, más aún, si como órgano de segunda instancia,
n o m o s & th e s is
107 TÍTULO PRELIMINAR Art. Vil
está facultado a revisar las decisiones de primera instancia, de tal forma que la decisión que adopte
pueda constituir un medio de certidumbre que satisfaga las esperanzas de justicia de las partes y de la
sociedad, teniendo siempre como eje la observancia del debido proceso, el cual desde el punto de vista
del procedimiento significa que el proceso se dinamiza mediante procedimientos preestablecidos de
modo que garantice el derecho a una tutela jurisdiccional efectiva. (Casación N.° 3693-2010-Cusco,
de 21-06-2011, f. j. 12. Sala Civil Permanente [EP, 31-01-2013, Sentencias en Casación N.° 675, p.
38899]. Texto completo: <bit.ly/2nFGGue>).
§ 340. Aplicación del principio i u r a n ovit curia para la procedencia de la casación. Cuarto . [La]
recurrente no ha invocado ninguna de las causales contenidas en el artículo 386 del Código Adjetivo,
empero del texto del recurso de casación se aprecia que ha fundamentado con claridad y precisión
los agravios que le ha ocasionado la resolución de vista, los cuales se encuentran contemplados en los
incisos 2 y 3 del artículo antes mencionado de la legislación procesal; en consecuencia, el Magistrado
por el imperio de lo dispuesto en el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil, debe
aplicar el derecho que corresponda, al proceso, aunque no haya sido invocado por las partes o lo haya
sido erróneamente. (Casación N.° 543-95-Lima, de 20-11-1995, f. j. 4. Sala Civil. Texto completo:
<bit.ly/2vrGtMz>).
§ 341. El juez, aplicando el principio i u r a n ovit cu ria , puede invocar la causal adecuada
m ateria de la demanda de divorcio cuando la actor a no lo hizo. Véase la jurisprudencia del artículo
480° del Código Procesal Civil [§ 3329]. (Casación N.° 1500-2007-Lima, de 10-12-2007, f£ jj. 8,
14, 15 y 16. Sala Civil Transitoria [EP, 03-12-2008, p. 23652], Texto completo: <bit,ly/2vHeGww>).

B. PRINCIPIO DE CONGRUENCIA

§ 342. Principio de congruencia procesal. Contenido. Tercero, [Por] el principio de congruencia


procesal, los jueces, por un lado, no pueden resolver más allá de lo pedido ni cosa distinta a la
pretensionada ni menos fundar su decisión en hechos que no han sido alegados por las partes y, por
otro lado, implica que los jueces tienen la obligación de pronunciarse respecto a todas las alegaciones
efectuadas por los sujetos procesales tanto en sus actos postulatorios como, de ser el caso, en los
medios impugnatorios planteados; adicionalmente la congruencia procesal implica la obligación de los
magistrados de guardar coherencia con lo resuelto por ellos mismos en casos similares, salvo que medie
fundamentación que sustente el apartamiento del criterio ya adoptado, coherencia que también debe
existir al momento de revisar los argumentos de las resoluciones impugnadas. (Casación N.° 1266-
2001-Lima, de 12-09-2001, £ j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 02-01-2002, p. 8222]. Texto completo:
<bit.ly/2LHwWtP>).
§ 343. Conforme al principio de congruencia procesal, el juez no debe omitir, alterar o
exceder las peticiones contenidas en el proceso que resuelve. Tercero . [Se] evidencia del petitum y
la causa petendi que la pretensión de la actora se circunscribe a exigir el pago de los frutos por la suma
aludida por la posesión de la emplazada que de mala fe ejerce en el bien sublitis, desde la fecha de la
celebración de la minuta hasta la fecha de la interposición de la demanda, mas no, hasta la fecha de la
restitución del predio. [...] Noveno. [...] [Nuestro] sistema procesal se basa en el principio dispositivo,
pues el Juez puede brindar tutela jurídica solo a iniciativa de parte {nema iudex sitie actore) y, por lo
mismo, resulta vigente el principio de congruencia procesal, por el cual [...] “se exige al juez que no
omita, altere o exceda las peticiones contenidas en el proceso que resuelve” [...]. (Casación N.° 1453-
99-Cono Norte, de 06-12-1999, ff. jj. 3 y 9. Sala Civil Permanente [EP, 20-01-2000, p. 4603]. Texto
completo: <bit.ly/2xbDhbA>).
§ 344. La congruencia se establece entre la sentencia, las acciones que se ejercen, las partes
que intervienen y el objeto del petitorio. Tercero. [La] congruencia se establece entre la sentencia,
las acciones que se ejercen, las partes que intervienen y el objeto del petitorio, de tal manera que el
pronunciamiento jurisdiccional tiene que referirse a estos elementos y no a otros. Cuarto. [Esto]

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. Vil CODIGO PROCESAL CIVIL 108

significa que los fundamentos de hecho deben ser respetados, en el sentido de que además de servir
de base a la pretensión, la limitan, y que en este aspecto el proceso se rige por el principio dispositivo;
en cambio en lo que se refiere a los fundamentos de Derecho, el juez está ampliamente facultado
para sustituirlos, en aplicación al principio iura n ovit curia. (Casación N.° 932-2000-Loreto,
de 11-07-2000, ff. jj. 3 y 4. Sala Civil Transitoria [EP, 30-10-2000, p. 6378]. Texto completo:
<bit.ly/2uNT4w5>).
§ 345. Por el principio de congruencia procesal, el juez que resuelve la controversia tiene la
obligación de interpretar el título del accionante asi este adolezca de una “confusa redacción”.
Q uinto. [...] [El] colegiado, para resolver la controversia de su competencia, debía, en principio,
determinar si le asistía o no a la parte accionante derecho de propiedad sobre el bien materia de
litis; sin embargo, lejos de determinar ello, la Sala se limita a indicar que tal precisión no le resulta
posible por una supuesta “confusa redacción del contrato”, y que el derecho de propiedad o no deberá
ser determinado en la vía correspondiente, lo cual constituye un error porque el Colegiado tiene la
obligación de interpretar el título del accionante ya sea aplicando el método objetivo, sistemático o
teleológico, y previsto en los artículos 168°, 169° y 170° del Código Civil, a fin de determinar si le
asiste o no el derecho de propiedad, porque solo así se estará pronunciando adecuadamente sobre uno
de los puntos controvertidos fijados en la audiencia correspondiente. Caso contrario, no se estaría
resolviendo dicho punto, lo que implicaría una contravención del principio de congruencia procesal
establecido en el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil e inciso 4 del artículo
122° del Código acotado. Sexto, [A] lo expuesto debe añadirse que lo que no es materia de un proceso
de desalojo por ocupación precaria, es la determinación a cuál de las partes le asiste mejor derecho
de propiedad, para lo cual se requiere evidentemente que dichos sujetos procesales hayan acreditado
derecho de propiedad sobre el mismo predio, pero ello ni siquiera ha sido determinado ni en forma
positiva ni negativa en este proceso respecto al accionante, pese a que ello constituye uno de los
elementos centrales de la discusión jurisdiccional en este tipo de litis. (Casación N.° 2080-2001-Lima,
Lima, 19-10-2001, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil Transitoria [EP, 02-02-2002, p. 8297]. Texto completo:
<bít.ly/2Naf3Zv>).
§ 346. Principio de congruencia procesal: las resoluciones judiciales deben proferirse de
acuerdo con el sentido y alcance de las peticiones formuladas por las partes para que exista
identidad jurídica entre lo resuelto y las pretensiones. Tercero. [El] principio de congruencia en
sede procesal, conforme lo señala la doctrina es la sujeción “de las resoluciones judiciales que deben
proferirse, de acuerdo con el sentido y alcance de las peticiones formuladas por las partes (...) para que
exista identidad jurídica entre lo resuelto y las pretensiones [...]; en ese mismo sentido “se denomina
congruencia a la adecuación precisa entre lo pedido en la demanda y lo otorgado por la sentencia”
[...]. (Casación N.° 1428-99-Tacna, de 12-10-1999, f. j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 18-12-1999, p.
4330]. Texto completo: <bit.ly/2Qzn08L>).
§ 347. Se incurre en una incongruencia procesal cuando se resuelve sobre un punto que no
ha sido m ateria de la apelación, dado que la cónyuge del ejecutado no aparece participando
del título valor puesto a cobro, por lo que resulta inoficiosa que se le notifique a esta. C uarto.
[En] virtud del principio de congruencia, las resoluciones judiciales deben expedirse de acuerdo con
el sentido y alcance de las peticiones formuladas por las partes, es decir, debe existir identidad entre
las pretensiones y la sentencia. Q uinto. [El] recurrente señala que la Sala revisora ha incurrido en
una incongruencia procesal al resolver sobre un punto que no ha sido materia de la apelación, dado
que la cónyuge del ejecutado no aparece participando dei título valor puesto a cobro, por lo que la
declaración de nulidad de la resolución de primera instancia, a fin de que se le notifique a la cónyuge
del ejecutado, resulta inoficiosa. [..,] Sétim o. [S]iendo esto así, resulta que la Sala se ha pronunciado
sobre un extremo que no constituye punto controvertido infringiéndose de este modo los artículos
VII y IX dei Título Preliminar del Código Procesal Civil en concordancia con el inciso 6) del artículo
50° del mismo cuerpo legal. (Casación N.° 3728-2001-Cajamarca, de 22-04-2002, ff. jj. 4, 5 y 7. Sala
Civil Transitoria [EP, 31-07-2002, p. 9038]. Texto completo: <bit.iy/2xhvxEd>).
n o m o s & t h e s ís
109 TÍTULO PRELIMINAR Alt Vil

§ 348. El término “congruencia (procesal) debe reservarse para aludir a la correspondencia


que debe existir entre los puntos m ateria del petitorio y lo resuelto por la sentencia. Prim ero.
Cuando el recurrente denuncia -utilizando terminología italiana- la falta de “congruencia’ entre los
distintos considerandos de la resolución recurrida, en realidad está señalando la falta de coherencia,
de conexión o relación íntima de un razonamiento con otro, y de estos con el sentido de la resolución
impugnada. Debe precisarse que reiteradas ejecutorias expedidas por esta Sala Casatoría tienen
establecido que el término “congruencia (procesal) debe reservarse para aludir a la correspondencia
que debe existir entre los puntos materia del petitorio y lo resuelto por la sentencia. (Casación N.°
2474-99-La Libertad, de 10-12-1999, f. j. 1. Sala Civil Transitoria [EP, 11-01-2000, p. 4526], Texto
completo: <bit.íy/2x67by8>).
§ 349. Por el principio de congruencia procesal, el juzgador tiene la obligación de pronunciarse
respecto a todos los puntos controvertidos y alegaciones efectuadas por los sujetos procesales
tanto en sus actos postulatorios como en sus medios im pugnatorios. Véase la jurisprudencia del
inciso 4 del artículo 122° del Código Procesal Civil [§ 1258]. (Casación N.° 1408-2001-Lima, de 17-
09-2001, f. j. 4. Sala Civil Transitoria [EP, 01-04-2002, p, 8504], Texto completo: <bit.ly/2BwCx5D>).
§ 350. Resulta incongruente que en la sentencia se mande pagar intereses sin determ inar si en
el presente caso se está frente a una responsabilidad contractual o extracontractual. Tercero. [...]
g) [Rjesulta incongruente que en la sentencia materia del presente recurso se mande pagar intereses sin
determinar si en el presente caso se está frente a una responsabilidad contractual o extracontractual y
sin tomar en cuenta si su pago ha sido o no materia de la demanda, (Casación N.° 529-2001-Cusco,
de 24-10-2001, f. j. 3. Sala Civil Permanente [EP, 31-05-2002, p. 8860], Texto completo:
<bit.ly/2D03kIl>).
§ 351. Vicios que vulneran el principio de congruencia: p lu s petita^ in fr a p etita y ex tra p etita .
Quinto. [La] vulneración del principio de congruencia, da lugar a tres vicios: a) plus p etita cuando
se concede más de lo pedido por las partes; b) in fia p etita cuando se omite resolver algunos de los
pedidos; y, c) extra p etita cuando se resuelve algo diferente a lo pedido o la decisión se refiere a persona
ajena al proceso. (Casación N.° 932-2000-Loreto, de 11-07-2000, f. j. 5. Sala Civil Transitoria [EP,
30-10-2000, p. 6378]. Texto completo: <bit.ly/2uNT4w5>).
§ 352. No constituye fallo extra p e tita cuando el superior jerárquico agrega fundamentos a la
resolución apelada sin afectar la parte dispositiva de la citada resolución. C uarto. [No] se incurre
en incongruencia por fallo extra p etita cuando la Sala Superior, además de reproducir los fundamentos
de la apelada, introduce los suyos propios sin modificar la parte dispositiva de la citada resolución.
(Casación N.° 2673-99-Lima, de 03-12-1999, f. j. 4. Sala Civil Permanente [EP, 21-01-2000, p.
4623]. Texto completo: <bit.ly/2uBApU7>).
§ 353. Por el principio de congruencia procesal, el juez está en la obligación de em itir
pronunciam iento respecto a todo aquello que ha sido planteado por las partes como objeto de
sus pretensiones y no puede fundar su decisión en hechos diversos de los que han sido alegados
por las partes. Cuarto. En cuanto a la construcción efectuada sobre el lote sub materia, es pertinente
precisar previamente que el artículo VTI del Título Preliminar del Código Procesal Civil prescribe: “El
Juez debe aplicar el derecho que corresponda al proceso, aunque no haya sido invocado por las partes
o lo haya sido erróneamente. Sin embargo, no p u ed e ir más allá d el p etitorio ni fundar su decisión en
hechos diversos de ios que han sido alegados por las partes.” El citado dispositivo contiene el principio
de congruencia procesal, que, basado en la influencia del sistema dispositivo en nuestro proceso civil,
impone al órgano jurisdiccional la obligación de emitir pronunciamiento respecto a todo aquello
que ha sido planteado por las partes como objeto de sus pretensiones (petitu m ). En otras palabras, el
juzgador no puede emitir resoluciones en las que no se tomen en cuenta todos los extremos postulados
por las partes (pronunciamiento ínfra p etita ); así, tampoco es posible la emisión de resoluciones
que versen sobre extremos no reclamados (pronunciamiento extra petita). Lo contrario implicaría

<f> SUMMA PROCESAL CIVIL


AH Vil CODIGO PROCESAL CIVIL 110
la existencia de un defecto de motivación conocido como motivación incongruente. (Casación N.°
3741-2015-Arequipa, de 27-09-2016, £ j. 4. Sala Civil Permanente [EP, 02-05-2017, Sentencias en
Casación N.° 727, p. 91921]. Texto completo: <bit.ly/2LmNlYH>).
§ 354. El Juez puede declarar de oficio la n ulidad m anifiesta aunque no haya sido alegada en
el petitorio. Esta declaración de oficio no atenta contra el principio de congruencia procesal y
constituye una excepción del principio dispositivo. Tercero. [La] declaración de nulidad de oficio
[...] es una consecuencia inherente a la nulidad ipso iu re del acto nulo; se trata de una facultad conferida
a los jueces en forma excepcional y le permite declarar en la sentencia, aunque no haya sido alegada
en el petitorio de la demanda, en el de la reconvención, ni en las contestaciones mediante las cuales
se ejercita el derecho de contradicción [...]. C uarto. [Como] se advierte del sentido del artículo 220
segundo párrafo del Código Civil no se comete ninguna infracción del principio de congruencia
procesal previsto en el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil pues [se] trata de
una excepción del principio dispositivo ya que el juzgador está facultado para apartarse de este principio
por el cual las partes definen el objeto de la pretensión y declarar la nulidad de un acto nulo ipso ju r e
(nulidad absoluta) que no fue impetrado por aquellas, independientemente de la vía procedimental
de los procesos de cognición (conocimiento, abreviado o sumarísimo). (Casación N.° 1864-2000-San
Román, de 07-03-2001, ff. jj. 3 y 4. Sala Civil Transitoria [EP, 31-07-2001, p. 7430]. Texto completo:
<bit.ly/2uqgC77 >).
§ 355. Cuando íos jueces ejercitan la facultad de declarar de oficio la anulabilidad de un
acto jurídico estamos ante una excepción del principio dispositivo. No se incurren en ninguna
infracción del principio de congruencia procesal. O ctavo. [La] declaración de nulidad de oficio
[...] “[e]s una consecuencia inherente a la nulidad ipso ju r e del acto nulo; se trata de una facultad
conferida a los jueces en forma excepcional y le permite declarar en la sentencia, aunque no haya sido
alegada en el petitorio de la demanda, en el de la reconvención, ni en las contestaciones, mediante las
cuales se ejercita el derecho de contradicción”. Por tanto, como se advierte del sentido del artículo 220
segundo párrafo del Código Civil, cuando los Jueces ejercitan dicha facultad, no se incurren en ninguna
infracción del principio de congruencia procesal previsto en el artículo VII del Título Preliminar del
Código Procesal Civil pues trata de una excepción del principio dispositivo ya que el Juzgador está
facultado para apartarse de este principio por el cual las partes definen el objeto de la pretensión y
declarar la nulidad de un acto nulo ipso ju r e (nulidad absoluta) que no fue impetrado por aquéllas,
independientemente de la vía procedimental de los procesos de cognición, (conocimiento, abreviado
o sumarísimo). (Casación N.° 135-2010-Arequipa, de 20-01-2011, f. j. 8. Sala Civil Permanente [EP,
01-08-2011, Sentencias en Casación N.° 646, p. 30802], Texto completo: <bit.ly/2uethíp>).
§ 356. Falta de logicidad en los fundamentos atenta contra el principio de congruencia. La
resolución im pugnada desarrolla distintos procesos lógicos para analizar los actos jurídicos
objeto de la litis. Q uinto. [C]omo se aprecia en la parte expositiva de la resolución impugnada, esta
desarrolla distintos procesos lógicos para establecer la legalidad de [algunos] actos jurídicos [...], por
no cumplir con los requisitos de validez del acto jurídico contemplado en el artículo 140 del Código
Civil, para lo cual se analizan no solo los asientos regístrales sino también los antecedentes que los
motivan, no efectuándose el mismo procedimiento para calificar como legal [otro acto jurídico], en
cuyo caso basta para el Colegiado el análisis de los asientos regístrales y el principio de la fe registral
establecido en el artículo 2014 del Código Civil. Sexto. [S]Íendo ello así, es claro que la aplicación por
parte de la Sala de mérito de criterios distintos para calificar actos jurídicos estrechamente vinculados
entre sí, evidencian la existencia de falta de logicidad en los fundamentos de la decisión, que se trasunta
en la motivación contradictoria establecida, razón por la cual se encuentra viciada por violación al
principio de congruencia [...]. (Casación N.° 149-2001-Cañete, de 10-10-2001, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil
Permanente [EP, 02-12-2002]. Texto completo: <bk.ly/2wclxjm>).
§ 357. No procede la reposición de trabajador si no se peticiona la nulidad del despido.
Principio de congruencia procesal. D écim o. [...] [En] la sentencia apelada se advierte que no se ha

n o m o s & th e s is
in TÍTULO PRELIMINAR Art. Vil
respetado el principio de congruencia procesal dado que se ha resuelto más allá de lo peticionado en la
demanda, pues del petitorio de la demanda [...] la demandante solicita que “la demandada cumpla con
dar cumplimiento a las normas laborales sobre contratación de personal a plazo indeterminado y con
Registrarle en el Registro de Planillas de Remuneraciones de la empresa como trabajadora permanente
y con todos los derechos y beneficios que por ley le corresponden”; mientras que en la sentencia de vista
[...], que confirmando la apelada se ha ordenado: “(...) a Ia demandada a que cumpla con registrar a la
demandante dentro del Libro de Planillas de Remuneraciones en calidad de contrato indeterminado,
con los beneficios que al efecto la ley señale y que correspondan a tal condición y como consecuencia
lógica de ello se reponga en el mismo nivel de su puesto de labores, bajo la remuneración que venía
percibiendo o en caso de haber sido actualizada a la que corresponde a un trabajador en similar
puesto”; sin tener en cuenta que la actora no demandó la nulidad de despido que pudiera otorgar
como consecuencia de ello la reposición de la actora en su antiguo puesto de trabajo, por lo que, y
atendiendo además que la empleadora demandada es una empresa estatal que presta un servicio público
como es el de agua potable y alcantarillado, el ad quem debe resolver ateniéndose a lo peticionado en
la demanda y lo actuado en el proceso, observando lo previsto en el principio de congruencia procesal
regulado en el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil aplicado supletoriamente.
(Casación N.° 2973-2009-Madre de Dios, de 14-05-2010, f. j. 10. Sala de Derecho Constitucional
y Social Permanente [EP, 01-08-2011, Sentencias en Casación N.° 646, p. 30921]. Texto completo:
<bit.ly/2íoMpkd>).
§ 358, Para que exista propiam ente incongruencia e x t r a p e t i t a se requiere que el juzgador
conceda algo no pedido o cuando, concediendo lo pedido, lo hace en base de una c a u s a p e t e n d i
distinta de la invocada en la dem anda. S e x to . [...] [Para] que exista propiamente la infracción del
principio [de congruencia], que daría lugar en este caso, a la incongruencia extra petita , se requiere
que el juzgador conceda algo no pedido o cuando concediendo lo pedido, lo hace en base de una
causa peten di distinta de la invocada en la demanda [...], siendo menester aclarar que para que sea
congruente lo resuelto por la Sala de Revisión con los hechos alegados en la demanda, lo resuelto por
el juez inferior sobre tales hechos tienen que haber sido impugnados, habilitándola para conocer de
los mismos y fallar lo que corresponda [...]. (Casación N.° 3265-99-Lima, de 13-06-2000, £ j. 6. Sala
Civil Permanente [EP, 24-08-2000, p. 6074]. Texto completo: <bit.ly/2QwGmvc>).
§ 359. Ordenar el cum plim iento en dólares del pago de una suma de dinero que en la
dem anda y en el m andato ejecutivo se encontraba en soles es ir más allá del petitorio. S e g u n d o .
[En] el caso de autos, la pretensión principal de la demanda [,..] consiste en el pago 35-500 nuevos
soles, cantidad que se mandó pagar en el mandato ejecutivo. No obstante ello, en las sentencias
expedidas en las instancias de mérito se ha ordenado que los ejecutados paguen al banco ejecutante
la suma de 35.500 dólares americanos. T e rc e r o . [En] consecuencia, se desprende que las sentencias
mencionadas se ha ordenado pagar una suma distinta a la solicitada, por lo que se ha ido más allá del
petitorio, contraviniendo [el artículo VTI deí Título Preliminar del Código Procesal Civil]. (Casación
N.° 465-99-Lima, de 22-06-1999, ££ jj. 2 y 3. Sala Civil [EP, 31-08-1999, p. 3378], Texto completo:
<bit.ly/2Qucrnh>),
§ 360. Fallo e x t r a p e t it a x se ordena el cum plim iento de u n a obligación distinta a la pretendida
por el demandante. T r í m e r o . [De] la demanda [...] aparece que en ella se solicita la entrega del
certificado en moneda extranjera n.° 86307 de fecha 4 de julio de 1985 por la suma de US$ 5356.56,
así como una indemnización no menor de US$ 18.000, y alternativamente, el pago de US$ 5356.56
y sus intereses en caso que el demandado no estuviera en posibilidad de devolver el certificado a que se
refiere la pretensión principal. [...] T e rc e r o . [En] la sentencia impugnada [...] se ordena la devolución
de los certificados bancarios en moneda extranjera o su valor en dólares americanos, obligación
que necesariamente debe entenderse respecto de certificados n.° 18717 por US$ 2695.66 y el n.°
18716 por US$ 2695.66. C u a r t o . Que de los considerandos precedentes se puede concluir que en la
recurrida se ordena el cumplimiento de una obligación distinta de la pretendida por la demandante,
y a las materias controvertidas tal como estas quedaron fijadas en la audiencia [...], por lo que se ha
♦ SUMMA PROCESAL CIVIL
Alt. ¥11 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 112
infringido lo dispuesto en los artículos VII del Título Preliminar, 121 e inciso 4 del artículo 122 del
Código Procesal Civil. (Casación N.° 506-95-Lima, de 08-05-1996, ff. jj. 1, 3 y 4. Sala Civil. Texto
completo: <bit.ly/2p5sMIE>).
§ 361. Los jueces no pueden pronunciarse sobre decisiones no im pugnadas, de lo contrario
afectarían la cosa juzgada. O ctavo. [...] [Debe] señalarse que el extremo referido a la demanda de
divorcio por causal de separación de hecho, el cual fue revocado y reformándolo se declaró infundado
conforme a la sentencia de fecha 7 de diciembre de 2012, quedó consentido al no haber sido objeto
de impugnación por parte del demandante, por su parte la demandada cuestionó vía recurso de
casación [...] únicamente el extremo de la aludida sentencia que declaró infundada la reconvención,
sin embargo la Sala Superior al emitir nuevo fallo se excedió respecto de lo ordenado por esta Suprema
Corte, pronunciándose también por el extremo de la demanda de divorcio por causal de separación
de hecho, no obstante que ya se encontraba consentido y había adquirido la calidad de cosa juzgada,
lo cual implica inimpugnabilidad, inmutabilidad y coercibilidad, por tal motivo la Sala se encontraba
impedida de pronunciarse en ese extremo y únicamente debió pronunciarse respecto de la reconvención
desestimada (Casación N.° 4305-2014-Cajamarca, de 21-10-2015, f j. 8. Sala Civil Transitoria
[EP, 02-05-2017, Sentencias en Casación N.° 727, p. 91736], Texto completo: <bÍt.ly/2nEjDje>).
§ 362. Los jueces están obligados, por el principio de congruencia, a no ir más allá del
petitorio. Q uinto. [Se] advierte que la recurrida se limitó a establecer que la pretensión no tenía el
elemento fáctico que la haga estimable, por lo que los artículos 791 y 788 del Código Civil derogado,
referidos a la rescisión y rectificación de partición no eran pertinentes para tal efecto, ,ya que dichas
pretensiones no eran el objeto de la demanda y menos aún los artículos 901 y 902 de esta misma
norma, referidos a la no prescripción de la acción de partición, toda vez que en el presente caso no se
ha cuestionado la validez de la pretensión por los efectos del transcurso del tiempo que se haría valer
mediante excepción, sino por cuestiones de fondo, a partir del análisis probatorio y teniendo en cuenta
la posibilidad legal de efectuarse la partición mediante acuerdo privado cuando se trate de bienes no
inscritos, como los que son materia de controversia. Sexto. [Este] pronunciamiento además respeta el
principio de congruencia, que obliga a los jueces a fundar sus fallos sin ir más allá del petitorio, por
lo que el sentido en que se denuncia la inaplicación del Código Civil de 1936 resulta ajeno al debate
de fondo del presente proceso. (Casación N.° 2022-97-Juíiaca, de 02-08-1999, ff. jj. 5 y 6 Sala de
Derecho Constitucional y Social [EP, 30-04-2001, p. 7150]. Texto completo: <bit.ly/2urwSYK>).
§ 363. La sentencia no puede resolver una pretensión que no formaba parte del proceso,
como es el pago total del saldo deudor a favor de los demandados. Pronunciamiento extra
p e tita . S egundo. [...] 2.1. Resulta que la norma contenida en el artículo VII del Título Preliminar
del Código Procesal Civil, contiene el principio de Juez y derecho; que consagra a su vez el principio
tura n ovit curia,, que en su traducción significa “el tribunal conoce el derecho”, obligando al juez
aplicar el derecho que corresponde aún no haya sido invocado por las partes y lo hayan realizado en
forma deficiente; en este caso para resolver la denuncia casatoria, interesa una de las expresiones del
principio de Juez y Derecho, que impide al Juez ir más allá del petitorio y de los hechos alegados por
las partes {ne ea tju d ex ultra p etita p a rtiu m ), implicando que el Juez no puede ir más allá de lo pedido
por las partes, bajo pena de incurrir en incongruencia positiva, ni omitir pronunciamiento sobre
aquellas admitidas {ne ea t ju d ex citra p etita p artium ) pues ello significa incurrir en incongruencia
negativa, y cuando se concede algo diferente a lo solicitado por las partes {ne ea t ju d ex cifra p etita
partiu m ) se incurre en incongruencia mixta; la exigencia del pronunciamiento debido en el proceso
civil {no infra, citra ni extra p etita ), se vincula con la exigencia de motivación coherente, adecuada y
suficiente, contribuyendo a la seguridad jurídica, en razón de la congruencia de la decisión judicial por
la adecuación y correspondencia con las pretensiones de las partes y el contenido de la sentencia. [...]
2.7. [..,] [En] consecuencia, la sentencia al resolver una pretensión que no formaba parte del proceso,
como es el pago total del saldo deudor a favor de los demandados, presenta un pronunciamiento
extra p etita , infringiendo el artículo VII del Título Preliminar del Código Procesal Civil, en cnanto
impide que el Juez pueda ir más allá de las pretensiones postuladas en el proceso [...]. (Casación N.°
n o m o s & th e s is
113 TÍTULO PRELIMINAR Alt VII

15652-2014-Arequipa, de 02-08-2016, ff. jj. 2.1 y 2.7. Sala de Derecho Constitucional y Social
Permanente [EP, 31-03-2017, Sentencias en Casación N.° 726, p. 90859]. Texto completo: <bk.
ly/2mJGlrh>).
§ 364, El término congruencia debe entenderse como la conformidad entre lo resuelto
y lo pretendido. Fallo e x t r a p e t i t a . T e rc e r o . [El] término congruencia debe entenderse como la
conformidad entre lo resuelto y lo pretendido, por lo que todo fallo no arreglado a esta disposición
vulnera el principio aludido, siendo que el denominado fallo extra petita es aquel que se configura
cundo se concede algo diferente a lo pedido o la decisión se refiere a persona ajena al proceso. (Casación
N.° 1482-2000-Cusco, de 06-09-2000, f. j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 30-04-2001, p. 7158]. Texto
completo: <bit.ly/20f0jU7>).
§ 365. No se configura un fallo e x t r a p e t i t a si la sentencia se pronuncia, pero solo en su parte
considerativa, sobre un extremo que no forma parte del petitorio. P r im e r o . [El] impugnante
[..,] denuncia que la sentencia de vista se ha pronunciado por la validez de su título de propiedad,
no obstante que dicho extremo no fue materia del petitorio de ía demanda. [...] T e rc e ro . [Eí] tercer
considerando de la sentencia de vista, utiliza una expresión referida a la conclusión a la que llega respecto
al título que ostentan los demandados, que es “mal hizo la Dirección General de Reforma Agraria en
expedir el título de propiedad”; pronunciándose respecto a este documento como uno de los factores
que propiciaron la nulidad del asiento registra! respectivo, en consecuencia, no mentira ni resuelve
la validez de mencionado instrumento, por lo que no ha emitido un pronunciamiento diferente a lo
solicitado en el petitorio, no advirtiéndose por lo tanto .que haya ido más allá del mismo, no existiendo
consecuentemente contravención alguna a la última parte del artículo V il del Título Preliminar del
Código Procesal Civil. (Casación N.° 3523-2000-Callao, de 28-05-2002, ff. jj. 1 y 3. Sala de Derecho
Constitucional y Social Permanente [EP, 21-12-2003]. Texto completo: <bit.ly/2MeHZPE>).
§ 366. La sentencia ha ido más allá del petitorio incurriendo en e x t r a p e t i t a porque no
se demandó la devolución del predio rústico a la accionante. C u a r t o . [El] E1 artículo VII del
Título Preliminar deí Código Procesal Civil permite al juez aplicar el derecho que corresponda al
proceso aunque no haya sido invocado por las partes o lo haya sido erróneamente, peto le prohíbe ir
más allá del petitorio, ni fundar su decisión en hechos diversos de los que han sido alegados por las
partes. Q u i n t o . [En] este caso, la sentencia de vista ha ido más allá del petitorio incurriendo en “extra
perita” porque no se demandó la devolución del predio rústico a ía accionante, este hecho invalida la
recurrida en virtud de lo establecido por la primera parte del artículo 171° y [del artículo] 177° del
Código Procesal Civil. (Casación N.° 1557-2000-Lambayeque, de 19-10-2001, ff. jj. 4 y 5. Sala Civil
Permanente [EP, 31-05-2002, p. 8821]. Texto completo: <bÍt.ly/2QBjZ7Q>).
§ 367. Un fallo e x t r a p e t i t a solo puede presentarse en tanto la causa haya sido resuelta en su
aspecto de fondo. S e x to . [Se] ha denunciado [...] la vulneración del artículo VII deí Título Preliminar
del Código Procesal Civil, a entender del impugnante existe un fallo extra petita. tal pronunciamiento
no puede presentarse en tanto la causa no haya sido resuelta en su aspecto de fondo. (Casación N.°
2809-2000-Lima, de 23-05-2001, f. j. 6. Sala Civil Permanente [EP, 30-11-2001, p. 8005]. Texto
completo: <bÍt.ly/2NezFQm>).
§ 368. Si se invoca, en un recurso de apelación, un nuevo hecho que no fue presentado en
el escrito de contestación a la demanda, por lo que no fue tomado en cuenta al momento de
expedirse la sentencia de primera instancia, el juez no puede admitir dicha alegación. T e rc e ro .
[M]ediante recurso de apelación [...], el recurrente invoca como un nuevo hecho, no estar en posesión
de una hectárea del predio sub litis, anomalía que no fue tomada en cuenta al momento de expedirse
la sentencia de primera instancia, supuesto vicio que es reproducido en el recurso de casación. C u a r t o .
[Sin] embargo, dicho argumento, al no haber sido invocado en el escrito de contestación a la demanda,
no puede ser materia de pronunciamiento por las instancias de mérito, en atención a la expresa
prohibición prevista en el artículo VII del Título Preliminar deí Código Procesal Civil que señala que

* SUMMA PROCESAL CIVIL


ah vil CODIGO PROCESAL CIVIL 114

el Juez no puede fundar su decisión en hechos diversos de los que han sido alegados por las partes en
los actos postulatorios del proceso. (Casación N.° 101-2002-Lima, de 04-10-2002, ff. jj. 3-4. Sala de
Derecho Constitucional y Social Permanente [EP, 30-07-2003]. Texto completo: <bitdy/2v9QReQ>).
§ 369. No se vulnera la congruencia procesal cuando el juez dilucida casos en los cuales la
pretensión no resulta clara y evidente, o esta planteada de manera incorrecta. 15. [...] [Según] el
principio de congruencia judicial [se] exige al juez que, al pronunciarse sobre una causa, no omita, altere
o exceda las peticiones contenidas en el proceso a resolver. Sin embargo, como ya se ha visto, existen
casos en los cuales la pretensión no resulta clara y evidente, o está planteada de manera incorrecta, o
se ha invocado erróneamente la norma de derecho aplicable, frente a lo cual el juez luego del análisis
fáctíco, tiene el deber de reconocer el trasfondo de lo solicitado y pronunciarse respecto de él, sin que
ello represente una extralimitación de sus facultades. (Exp. N.° 0569-2003-AC/TC, de 05-04-2004
[Web: 07-04-2004 / EP: 11-04-2004], f. j. 15. Texto completo: <bit.ly/2NHh8rr>).
§ 370. La declaratoria de heredero debe determinarse previamente en la petición de herencia,
aunque no haya sido postulada en la demanda. Esta decisión no atenta contra el principio de
congruencia. Sétim o, [La] alegación de la recurrente en el sentido que se ha vulnerado el principio
de congruencia procesal, ya fue expuesta en el recurso de apelación [...] [donde se estableció] que la
decisión impugnada resulta congruente con los hechos debatidos y lo que es materia de la controversia,
si se tiene en cuenta que en el petitorio de la demanda el accionante señaló que con el ejercicio de
la presente acción pretendía “se declare el derecho del recurrente, para concurrir en el dominio del
inmueble conjuntamente con los herederos de MMCr, hijo y a su vez heredero de JMCo, hijo y
heredero del propietario CMA, respecto [de un] inmueble [...], por ser el recurrente hijo y heredero
de LMCo, hija del referido CMA”. Por lo canto resulta evidente que al ampararse la demanda debía
determinarse previamente si el ahora impugnante tenía derecho respecto de la herencia de su extinta
madre [...] lo cual ha sido dilucidado en el desarrollo del proceso, por lo tanto admitirse la tesis de la
recurrente en el sentido de no esclarecer dicha situación jurídica (porque según se afirma no ha sido
postulada en la demanda) conllevaría a emitir un pronunciamiento diminuto que no se compadece
con el mérito de lo actuado y que afectada el principio de motivación de las resoluciones judiciales.
(Casación N.° 2290-2012-Tacna, de 15-11-2012, f. j. 7. Sala Civil Transitoria [EP 30-04-2013,
Sentencias en Casación N.° 678, p. 40657]. Texto completo: <bic.ly/2vUlZMe>).
§ 371. No estamos ante una incongruencia por fallo in fr a p etita si la sentencia está referida a
la falta de pronunciam iento sobre las alegaciones esgrim idas por las partes. 3. ° [La] denuncia por
incongruencia en la resolución derivada de lo que en doctrina se conoce como infra petita debe estar
referida a la falta de pronunciamiento sobre uno de los petitorios concretos en la parte dispositiva del
fallo, y no sobre las alegaciones esgrimidas por las partes. (Casación N.° 846-95-Lima, de 24-01-1996,
f. j. 3. Sala Civil. Texto completo: <bͣ.ly/2Mutja4>).
§ 372. Debe declararse la nulidad del nombramiento de curador no solicitado por ser un
exceso en el pronunciam iento del Juez. Véase la jurisprudencia del artículo 61° del Código Procesal
Civil [§ 3719]. (Exp. N.° 1579-95, de 21-06-1995. Sexta Sala Civil. Corte Superior de Justicia de
Lima. Texto completo: <bit.ly/2BYGD6A>).
§ 373. Es im posible que la voluntad del pretensor sea m odificada por decisión jurisdiccional.
Véase la jurisprudencia del artículo IV del Código Procesal Civil [§ 193]. (Exp. N.° 4301-98, de 18-
01-1999, f. j. 3. Sala de Procesos Abreviados y de Conocimiento. Corte Superior de Justicia de Lima.
Texto completo: <bÍt.ly/2MJWpHA>).
§ 374. Principio de incongruencia procesal. M anifestaciones de los vicios de la m otivación:
falta de motivación y defectuosa motivación. Véase la jurisprudencia del inciso 4 del artículo 122°
del Código Procesal Civil [§ 1257]. (Casación N.° 86-01-Santa-Chimbote, de 18-04-2001, ff. jj. 7-8.
Sala Civil Transitoria [EP, 01-10-2001], Texto completo: <bit.ly/2LNNsg2>).

n o m o s & th e s is
115 TÍTULO PRELIMINAR Alt ¥111
§ 375. Remisión. Véase también, supra, la jurisprudencia, sobre iura novit curia , en este mismo
artículo [§ 3 1 0 ss.].
§ 376. Remisión. Véase también, sobre el principio de congruencia procesal, la jurisprudencia
del inciso 6 del artículo 50° del Código Procesal Civil [§ 582 ss.] y del inciso 4 del artículo 122° del
Código Procesal Civil [§ 1256 ss.].

Artículo VIH: Principio de gratuidad en el acceso a la justicia

El acceso ai servicio de justicia es gratuito, sin perjuicio del pago de costos, costas y multas establecida
en este Código y disposiciones administrativas del Poder Judicial.(1)
N O TA D E A C T U A L IZ A C IÓ N

(1) Artículo modificado por el artículo 2 de la Ley N.° 26846 (EP, 27-07-1997).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 377. Si bien el recurrente es una persona de escasos recursos económicos, al momento de


solicitar el auxilio judicial debe adjuntar el formato exigido como requisito por la ley: su omisión
será causa de denegación. N oveno. [...] [Las] personas de escasos recursos económicos pueden solicitar
auxilio judicial para lo cual deben cumplir con las exigencias o requisitos contenidos en el artículo 180
del Código Procesal Civil, debiéndose presentar un formato con carácter de declaración jurada; y el
segundo supuesto de gratuidad de acceso a la justicia se encuentra recogido por la Ley Orgánica del
Poder Judicial en su artículo 24, que enumera diversos supuestos de exoneración de tasas judiciales.
D écim o. [En] eí presente caso, el recurrente alegó [...] ser una persona de escasos recursos económicos
[..,]; [sin embargo], de la revisión de los actuados, se observa que ai momento de solicitar el auxilio
judicial, omitió adjuntar el formato exigido como requisito por el Código Adjetivo, siendo causante de
su denegación. (Casación N.° 1040-2004-Lima, de 20-07-2005, ff. jj. 9 y 10. Sala Civil Transitoria
[EP, 28-02-2005, p. 15425]. Texto completo: <bk.ly/2NjasV0>).
§ 378. El principio de gratuidad y el uso del derecho al auxilio judicial. S egundo. [El] recurrente
interpone recurso de casación contra la resolución de vista que declara nulo el concesorio e inadmisible
su recurso de apelación interpuesto contra la sentencia de primera instancia al no haber adjuntado el
arancel judicial por dicho concepto. Tercero. [El] artículo 3 d éla Ley N.° 26846 que modifica el artículo
24 del Texto Unico Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial, establece que la administración de
justicia es gratuita para las personas de escasos recursos económicos, y para todos los casos expresamente
previstos por Ley, encontrándose exonerados del pago de tasas judiciales, entre otros los litigantes a los
que se les concede auxilio judicial. Cuarto. [S] iendo el auxilio judicial un beneficio que debe solicitarlo
aquél que se considere necesario y no desprendiéndose de los autos que el recurrente haya hecho uso
de su derecho que le franquea la Ley, no se puede denunciar la violación del principio constitucional
del derecho a la gratuidad de la administración de justicia ya que es el mismo recurrente quien no ha
solicitado, no pudiendo pretender que la instancia judicial y mucho menos la casatoria se sustituya
y vaya más allá de sus pretensiones. (Casación N.° 935-98-Piura, de 01-10-1999, ff. jj. 2-4. Sala de
Derecho Constitucional y Social [EP, 03-06-2000], Texto completo: <bit.ly/2JEmmlQ>).
§ 379. La defensa gratuita para las personas de escasos recursos en m ateria procesal civil se
garantiza a través del auxilio judicial. 2.° [El] principio de la gratuidad de la administración de justicia
y de la defensa gratuita para las personas de escasos recursos en materia procesal civil se garantiza a través
del auxilio judicial el que debe tramitarse conforme a las normas del Título VII de la Sección Tercera
del Código Procesal Civil lo que no ha ocurrido en e! presente caso. (Casación N.° 704-96-Lima, de
23-09-1996, f. j. 2. Sala Civil [EP, 12-09-1996, p. 2487]. Texto completo: <bit.ly/2PaaCuV>).

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Alt IX CÓDIGO PROCESAL CSV1L 116

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

§ 380. El principio de gratuidad en el acceso a la ju sticia contiene dos disposiciones diferentes:


por un lado, garantiza el principio de la gratuidad de la adm inistración de justicia para las
personas de escasos recursos; y por otro, consagra la gratuidad de la adm inistración de justicia
para todos. 5. [La] Constitución establece que uno de los principios que informa el ejercicio de la
función jurisdiccional es “El principio de la gratuidad de la administración de justicia y de la defensa
gratuita para las personas de escasos recursos; y, para todos, en los casos que la ley señala”. Dicho
precepto constitucional, en lo que al caso importa resaltar, contiene dos disposiciones diferentes: Por
un lado, garantiza “El principio de la gratuidad de la administración de justicia...para las personas
de escasos recursos”; y, por otro, consagra “... la gratuidad de la administración de justicia... para
todos, en los casos que la ley señala”. 6, La primera disposición comporta una concretización del
principio de igualdad en el ámbito de la administración de justicia. Según este, no se garantiza a todos
los justiciables la gratuidad en la administración de justicia, sino solo a aquellos que tengan escasos
recursos [económicos]. Como en diversas oportunidades ha advertido este Tribunal, el principio de
igualdad, que subyace en los términos de la gratuidad en la administración de justicia aquí analizada,
no obliga a tratar igual a todos siempre y en todos los casos, sino a tratar igual a los iguales y desigual
a los desiguales. Dicho principio contiene un mandato constitucional que exige la remoción de los
obstáculos que impidan el ejercicio pleno de los derechos fundamentales. En el ámbito judicial ese
mandato se traduce en asegurar, a las personas de escasos recursos, el acceso, el planteamiento y la
obtención de un fallo judicial que resuelva sus diferencias dentro de un proceso judicial gratuito.
La gratuidad en la administración de justicia, en los términos constitucionalmente establecidos, ha
sido desarrollada por el artículo 24 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, modificado por la Ley
N.° 2684 6, según el cual, se encuentran exonerados del pago de las tasas judiciales, entre otros, los
litigantes a los cuales se les ha concedido auxilio judicial, institución que, por otro lado, está regulada
por el artículo 173 y siguientes del Código Procesal Civil. En el caso de autos, se declaró inadmisible
el recurso de apelación propuesto, pues el recurrente no sufragó el importe total de la tasa judicial por
la interposición de dicho medio impugnatorio, y tampoco solicitó acogerse al auxilio judicial; por lo
que no puede compartirse la tesis de que con ello se han violado los derechos constitucionales a la
gratuidad de la administración de justicia y a la igualdad procesal. (Exp. N.° 1607-2002-AA/TC, del
17-03-2004 [Web: 30-03-2004], ff. jj. 5 y 6. Texto completo: <bit.ly/2KvbU0r>).
§ 381. Principio de gratuidad en el acceso a la justicia y la exoneración de tasas judiciales.
4. [...] [En] aquellos supuestos en los que por propio derecho se solicita la expedición de copias
certificadas de un expediente tramitado en la vía penal, resulta inconstitucional la exigencia de tasas
judiciales o cargas impositivas de algún tipo. Tal criterio, por lo demás, se desprende del derecho a la
gratuidad de la administración de justicia en cuanto componente fundamental del debido proceso,
derecho que, como lo reconoce la propia Constitución Política del Perú, no solo opera para las personas
de escasos recursos económicos, sino para aquellos supuestos que la ley señala, significando ello que
si el Texto Unico Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial, aprobado por Decreto Supremo
N.° 017-93-JUS, precisa en el Inciso d) de su artículo 24 que, entre las exoneraciones en el pago de
las tasas judiciales, se encuentran los procesos penales, con la única excepción de las querellas, no
puede habilitarse ninguna disposición administrativa ni legal que permita distinguir donde la norma
referida no distingue. (Exp. N.° 2206-2002-AA/TC, de 19-12-2003 [Web: 05-03-2004], f. j. 4. Texto
completo: <bit.ly/20aBGdO>).

Articuló IX: Principios de vinculación y de form alidad

Las normas procesales contenidas en este Código son de carácter imperativo, salvo regulación
permisiva en contrarío.
Las formalidades previstas en este Código son imperativas.

n o m o s & th e s is
117 TÍTULO PRELIMINAR A lt IX
Sin embargo, el Juez adecuará su exigencia al logro de los fines del proceso. Cuando no se señale una
formalidad específica para la realización de un acto procesal, este se reputará válido cualquiera sea la
empleada.

TERCER PLENO CASATQRIO CIVIL

§ 382. En ios procesos de familia, como en los de alimentos, divorcio, filiación, violencia
familiar, entre otros, el Juez tiene facultades tuitivas y, en consecuencia, se debe flexibilizar
algunos p rin cip io s y norm as procesales. IV . Fallo: Por las razones expuestas, este Pleno Casatorio
de la Corte Suprema de Justicia de ía República, declara que c o n s t i t u y e p r e c e d e n t e j u d i c i a l
las siguientes reglas: 1. En los procesos de familia, como en los de alimentos, divorcio,
v in c u l a n t e

filiación, violencia familiar, entre otros, el Juez tiene facultades tuitivas y, en consecuencia, se debe
flexibilizar algunos principios y normas procesales como los de iniciativa de parte, congruencia,
formalidad, eventualidad, preclusión, acumulación de pretensiones, en atención a la naturaleza de
los conflictos que debe solucionar, derivados de las relaciones familiares y personales, ofreciendo
protección a la parte perjudicada, ello de conformidad con lo dispuesto en los artículos 4 y 43 de la
Constitución Política del Estado que reconoce, respectivamente, la protección especial a: el niño, la
madre, el anciano, la familia y el matrimonio, así como la fórmula política del Estado democrático
y social de Derecho. [...] (Tercer Pleno Casatorio Civil [Tema: Divorcio por causal de separación de
hecho], realizado el 18-03-2011, Casación N.° 4664-2010-Puno [EP, 13-05-2011], que establece seis
reglas (entre ellas ésta) como doctrina jurisprudencial vinculante. Texto completo: <bit.ly/2qmlDzR>).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 383. Principios de vinculación, fo rm alidad y de conservación. D écim o. [De] ]os principios


que informan el proceso civil nacional, el de vinculación exige que el órgano jurisdiccional se active
justificadamente, para resolver un real conflicto intersubjetivo de intereses o una incertidumbre jurídica,
para lo cual se debe presentar un petitorio con arreglo a ley, el mismo que puede ser observado hasta en
las tres oportunidades señaladas, el principio de formalidad respalda el cumplimiento de las formas y
etapas establecidas en el proceso, pues el proceso está formado por actos sucesivos, encadenados entre
sí, de tai manera que cada uno es antecedente del siguiente y consecuente del anterior, y el principio
de conservación reclama que no se anule el proceso innecesariamente, por lo que precluida ía etapa
procesal, esta ya no se puede invalidar. (Casación N.° 802-97-Ica, de 21-08-1998, f. j. 10. Sala Civil
[EP, 16-10-1998, p. 1938], Texto completo: <bit.]y/2A4Xmo7>).
§ 384. Principio de formalidad. Convalidación de los actos procesales. Tercero. [Ejxisten
actos procesales que, atendiendo a los elementos o presupuestos que se hayan transgredido, no son
susceptibles de convalidarse cuando las formas preservan la garantía del debido proceso. (Casación
N.° 1204-96-Líma, de 06-12-1996, £ j. 3. Sala Civil [EP, 04-05-1998, p. 871]. Texto completo:
<bit.ly/2NPD52D>).
§ 385. Principio de form alidad. Forma específica de los actos procesales. S egundo. [Las]
normas procesales caben interpretarse en su conjunto y cuando este Código [Procesal Civil] no señale
una forma específica de realizar un acto procesal, este se reputa válido cualquiera sea la forma empleada
[...]. (Casación N.° 934-95-Lima, de 21-10-1996, f. j. 2. Sala Civil [EP, 30-12-1997, p. 191]. Texto
completo: <bit.ly/2xvd3jH>).
§ 386. Clasificación de las normas. Normas de orden público o de interés privado. P rim ero.
[Las] normas procesales pueden ser “rígidas” o “flexibles” para el juez y “absolutas” o “dispositivas”
para las partes, según se encuentre en juego el orden público o el interés privado, de ahí que no todas
las normas de procedimiento son de orden público; asimismo, no existe un criterio definido para
determinar en qué medida se encuentra comprometido el orden público o para distinguir una norma
de interés público de la de interés privado, solo queda resolver teniendo en cuenta la naturaleza y el

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


k it IX CÓDIGO PROCESAL CIVIL 118

objeto de cada disposición; [...] determinar si una norma es de orden público tiene vital importancia
para el proceso, puesto que el proceso como instrumento de tutela del derecho constituye una garantía
de justicia. Segundo. [La] violación de una disposición de orden público entraña una nulidad que
debe ser declarada de oficio [...]. (Casación N.° 2400-98-Lima, de 24-03-1999, ff. jj. 1 y 2. Sala Civil
Transitoria [EP, 03-05-1999, p. 2947]. Texto completo; <bit.ly/2v851fl>).
§ 387. Existen normas procesales que pueden ser “rígidas” o “flexibles” para el juez o
“absolutas” o “dispositivas” para las partes, según se encuentre en juego el orden público o el
interés privado. Undécimo. [El] artículo IX del Título Preliminar del [...] Código Procesal, recoge ios
principios de vinculación y formalidad, para lo cual debe tenerse presente que existen normas procesales
que pueden ser “rígidas” o “flexibles” para el juez o “absolutas” o “dispositivas” para las partes, según
se encuentre en juego el orden público o el interés privado, de ahí que no todas las normas procesales
son de orden público, por lo que se deberá resolver teniendo en cuenta la naturaleza y objeto de cada
disposición y la violación de una norma de orden público entraña la nulidad y deberá ser declarada
de oficio. D uodécim o. [Lo] mencionado en el considerando precedente concuerda con lo resuelto
por esta Sala en la Casación N.° 554-00 [§ 388] [...]. D écim o Tercero. [Los] artículos invocados por
el recurrente y que fueron amparados por esta Sala, no trascienden los fines del proceso ni vulneran
normas de orden público, ni se lesiona el interés jurídico del impugnante; por lo que no existe causal
para declarar la nulidad de todo o parte de lo actuado. (Casación N.° 1040-2004-Lima, de 20-07-2005,
ff. jj. 11-13. Sala Civil Transitoria [EP, 28-02-2005, p. 15425]. Texto completo; <bit.ly/2NjasV0>).
§ 388. Si bien la norm a procesal algunas veces tiene carácter imperativo, los jueces no deben
ser aplícadores mecánicos de la ley y dejar de lado la equidad. Sexto. [La] norma procesal contiene
una regla de conducta que atañe, unas veces al juez y otras a las partes; en algunos casos tiene carácter
imperativo, de tal manera que todos los actores en el proceso deben someterse a ella, mientras que
en otros, sea que se faculta al juez o porque la norma no trasciende la finalidad del proceso, se puede
adecuar o eximir su cumplimiento, sin incurrir en sanción de nulidad. [...] Octavo. [Los] jueces no
deben ser aplícadores mecánicos de la ley y dejar de lado la equidad, virtud específica del magistrado,
que no es sino la prudencia actuando en el ámbito de la justicia, en función de encontrar y decidir la
medida concreta de lo justo. Noveno. [En] consecuencia, se afecta el derecho al debido proceso y se
niega la tutela jurisdiccional, cuando se rechaza una demanda, sin que previamente se haya declarado
su inadmisibilidad. (Casación N.° 554-00-Lima, de 09-06-2000, ff. jj. 6 y 8. Sala Civil Transitoria [EP,
17-09-2000, p. 6277]. Texto completo: <bit.ly/2xwIGcz>).
§ 389. Cuando no h ay argumentación suficiente respecto a la decisión de im procedencia de
la dem anda de tercería, el recurso de casación debe declararse fundado. Vicios de la motivación.
Sexto. Finalmente, se tiene que existe motivación aparente cuando en una determinada resolución
judicial parece que se justifica la decisión pero su contenido no explica las razones del fallo; que existe
motivación insuficiente cuando no hay un mínimo de motivación exigible y que existe m otivación
incongruente cuando se dejan incontestadas las pretensiones o se desvía la decisión del marco del debate
judicial. Se aprecia que tales incorrecciones se encuentran en la sentencia recurrida, pues no se advierte
que haya aplicado los artículos 535 y 537 del código adjetivo, así, no se ha justificado la decisión
tanto en el aspecto de los hechos como en el normativo, no hay argumentación prolija respecto a
la decisión de declarar improcedente la demanda de tercería preferente, por tanto en atención al
principio de vinculación y de formalidad contenido en el artículo IX del Título Preliminar del citado
cuerpo normativo, el recurso de casación debe ser declarado fundado. (Casación N.° 2162-2015-San
Martín, de 06-09-2016, f. j. 6. Sala Civil Permanente [EP, 02-05-2017 Sentencias en Casación N.°
727, p. 91904]. Texto completo: <bit.íy/2v6uTIz>).
§ 390. Conforme al principio de elasticidad, las exigencias del principio de vinculación y
formalidad de las normas y actos procesales se adecuarán a los fines del proceso. Quinto, [E]
sta Sala Suprema considera que la resolución impugnada contraviene las normas que garantizan el
derecho a un debido proceso, concretamente, de los principios de celeridad y economía procesal,

n o m o s & th e s is
119 TÍTULO PRELIMINAR Art. IX
contemplados en el numeral V del Título Preliminar del Código Procesal Civil, porque si bien es cierto
que el artículo IX de dicho Título Preliminar recoge el principio de vinculación y formalidad de las
normas y actos procesales; sin embargo, también se contempla el principio de elasticidad, en virtud del
cual las exigencias de las citadas normas se adecuarán a los fines del proceso. Sexto, [La] Sala Superior
debió tener en cuenta el principio de elasticidad [...] en concordancia con los principios que integran
la teoría de las nulidades procesales, entre ellos, el principio de convalidación, contemplado en el
artículo 172 del Código Procesal Civil, según el cual “tratándose de vicios en la notificación, la nulidad
se convalida si el litigante procede de manera que ponga de manifiesto haber tomado conocimiento
oportuno del contenido de la resolución”; pues, examinado lo actuado en el presente proceso, tenemos
que el Procurador Público a cargo de los asuntos judiciales del Ministerio de Trabajo y, Promoción
del Empleo se apersonó a la instancia y contestó la demanda [...] intervención que fue admitida [...]
e inclusive dicha parte demandada interpuso recurso de apelación contra la sentencia apelada [...] no
expresando como agravio vicios en la notificación de la demanda, demostrando plena conformidad
con su emplazamiento. S éptim o [Se] llega a la conclusión que la Sala Superior ha infringido las
normas procesales precedentes [arts. IX y 172 CPC], contraviniendo el derecho al debido proceso de
la impugnante [...]. (Casación N.° 2536-2007-Jun ín, de 31-07-2008, ff. jj. 5-7. Sala Civil Transitoria.
Texto completo: <bit.ly/20p0rzG>).
§ 391. Si bien el principio de vinculación establece que las formalidades previstas en la ley
procesal son im perativas, el juez puede adecuar su exigencia al logro de los fines el proceso.
N oveno. [...] [Aun] cuando según la norma del artículo IX del Título Preliminar del Código Procesal
Civil, las formalidades previstas en este cuerpo normativo son imperativas, el juez puede adecuar
su exigencia al logro de los fines el proceso, razón por la cual el ad quem deberá hacer la valoración
pertinente, aclarándose que no existe vulneración del derecho de defensa del demandante, en razón de
que fue notificado con el medio probatorio [presentado de forma extemporánea por el demandado],
habiendo, inclusive, emitido pronunciamiento al respecto en su escrito [correspondiente]. (Casación
N.° 877-2015-Lambayeque, de 11-04-2016, f. j. 9. Sala Civil Transitoria [EP, 30-09-2016, Sentencias
en Casación N.° 718, p. 83278]. Texto completo: <bÍt.ly/2LFyZlj>).
§ 392. Principio de vinculación. Las disposiciones procesales son normas de orden público y,
en consecuencia, de obligatorio cum plim iento. C uarto . [De] acuerdo con el artículo IX del Título
Preliminar del Código Procesal Civil las normas procesales que contiene son de carácter imperativo,
salvo regulación permisiva en contrario; lo que quiere decir que las disposiciones procesales son normas
de orden público y, en consecuencia, de obligatorio cumplimiento [...]. (Casación N.° 3772-00-LÍma,
de 04-07-2001, f. j. 4. Sala Civil Transitoria [EP, 05-11-2001]. Texto completo: <bit.ly/2JTadJF>).
§ 393. Las formalidades previstas son im perativas, mas el juez adecuará su exigencia al
logro de los fines del proceso. C uarto. [El] proceso, del latín processus , etimológicamente significa
avanzar, marchar, proceder en cierto orden, y desde el punto de vista jurídico, es conjunto ordenado
y sucesivo de actos y formas, determinados por el Estado, destinados a asegurar en orden los debates;
que protegen a las partes por igual, y que deben ser cumplidos a fin de obtener un pronunciamiento
jurisdiccional que solucione un conflicto intersubjetivo de intereses o una incertidumbre con relevancia
jurídica. Q uinto. [Cuando] se falta a alguna de las formalidades establecidas se incurriría en vicio,
pues conforme al artículo IX, segundo párrafo, del Código adjetivo, las formalidades previstas son
imperativas, mas el juez adecuará su exigencia al logro de los fines del proceso, por el interés social de
que cumpla sus fines, determina que solo se declare la nulidad cuando se afecta las reglas esenciales del
debido proceso. (Casación N.° 225-98-Cusco, de 24-11-1998, ff. jj. 4-5. Sala Civil [EP, 03-01-1999,
p. 2338]. Texto completo: <bk.ly/20aGmQg>).
§ 394. Principio de form alidad: el juez debe adecuar la exigencia de las formalidades al
logro de los fines del proceso. T ercero. [El] proceso es un conjunto ordenado y sucesivo de actos y
formas, determinados por el Estado, que deben ser cumplidos a fin de obtener un pronunciamiento
jurisdiccional válido que resuelva un conflicto intersubjetivo de intereses o una incertidumbre jurídica

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. X CODIGO PROCESAL CIVIL 120

[...]. Cuarto. [El] proceso no es un fin en sí mismo, sino el medio para obtener un pronunciamiento,
y si bien sus formalidades son imperativas, el Juez debe adecuar su exigencia al logro de los fines del
proceso (Casación N.° 975-97-Lima, de 04-09-1998, ff. jj. 3 y 4. Sala Civil Permanente [EP, 06-
10-1998, p. 1794], Texto completo: <bk.ly/2NcPpyZ>).
§ 395. El proceso no es un fin en sí mismo: el respeto por la form alidad h a de ser guardado en
cuanto sirva de protección y amparo frente al ejercicio precipitado o desmedido d el j u s liga toris.
Sexto . [El] proceso no es un fin en sí mismo, ni los trámites pueden convertirse en ritos sacramentales,
disociados tanto en su realización como en su omisión, de los efectos que produzcan, toda vez que
el culto a la forma ha de ser guardado en cuanto sirva de protección y amparo frente al ejercicio
precipitado o desmedido del ju s ligatoris. Su finalidad abstracta es lograr la paz social en justicia y
el juez puede adecuar las exigencias de las formalidades al logro de los fines del proceso. (Casación
N.° 733-98-Lima-Cono Norte, de 14-10-1998, f. j. 6. Sala Civil [EP, 22-11-1998, p. 2078], Texto
completo: <bÍt.ly/2uJx4Tl>).
§ 396. Principio de preclusión no lim ita la facultad discrecional del juzgador para disponer
la renovación de un acto procesal o se actúen las pruebas ofrecidas oportunamente y adm itidas.
Véase la jurisprudencia del artículo 189° del Código Procesal Civil [§ 1688], (Casación N.° 720-
97-Lima, de 03-12-1998, ff. jj. 2, 4 y 5. Sala Civil [EP, 01-02-1999, p. 2565]. Texto completo:
<bit.ly/2xQ0AFY>).
§ 397. La notificación es válida si se realiza en el dom icilio procesal fijado por la parte siempre
y cuando no se solicite la variación de este. No corresponde notificarse al dom icilio real en caso
de devolución de cédulas notificadas al dom icilio procesal dado la perentoriedad de los plazos
de apelación. Véase la jurisprudencia dei artículo 146° del Código Procesal Civil [§ 1405]. (Casación
N.° 2260-2009-Lima, de 15-03-2010, ff. jj. 3-7. Sala Civil Transitoria [EP, 30-09-2010, Sentencias
en Casación N.° 629, p. 28324]. Texto completo: <bit.íy/2MdR7zO>).
§ 398. Excepción de caducidad. Excepcionalmente, deberá adm itirse a trám ite una dem anda
que se haya presentado luego de vencido el plazo para su presentación e incluso después de
transcurrido el prim er día hábil siguiente al levantamiento de una huelga judicial. Principio
p r o a ctio n e o f a v o r p rocessu m . Véase la jurisprudencia del inciso 11 del artículo 446° del Código
Procesal Civil [§ 3063]. (Casación N.° 1260-2016-A_requipa, de 28-03-2017, ff. jj. 8-11. Sala Civil
Permanente [EP, 30-01-2018, Sentencias en Casación N.° 742, p. 104396]. Texto completo: <bit.
ly/2LPtL7i>).

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

§ 399. La inaplicación de una norma procesal no supone necesariamente una afectación a un


derecho fundamental. 10. [La] ausencia de un razonamiento para dilucidar la aplicación de la norma
procesal pertinente en el proceso subyacente e incluso la interpretación o aplicación incorrecta de dicha
norma procesal, no supone necesariamente una afectación al derecho de defensa. Y es que la aplicación
de la norma procesal o su] Interpretación por parte de los jueces puede representar una opción más
garantista de los derechos de las partes o más eficiente de cara al objeto dei proceso de que se trate, sin
que ello signifique que algunas de dichas opciones pueda resultar lesiva de derechos fundamentales. [...]
(Exp. N.° 04048-2013-PA/TC, de 29-04-2016 [Web: 09-06-2016 / EP: 11-07-2016], f. j. 10. Texto
completo: <bÍt.ly/2BIB2Bg>),

Artículo X: Principio de doble instancia

El proceso tiene dos instancias, salvo disposición legal distinta.

n o m o s & th e s is
121 TÍTULO PRELIMINAR Art.X
JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 400. Definición del derecho a la doble instancia. Noción. Tercero. [Eí] derecho a la doble
instancia consiste en la posibilidad que tiene el justiciable de poder recurrir, de una decisión judicial,
ante una autoridad judicial de mayor jerarquía y con facultades de dejar sin efecto lo originariamente
dispuesto, tanto en la forma como en el fondo. (Casación N.° 151-98-Arequipa, de 17-12-1998, f. j.
3. Sala Civil [EP, 21-01-1996, p. 2519]. Texto completo: <bit.ly/2PNEUDs>).
§ 401. Principio de doble instancia. 52. [...] [El] principio de doble instancia, en el inciso 6 (
del artículo 138 de la Constitución Política del Estado: “Son principios y derechos de la función ,
jurisdiccional: [...] 6. La pluralidad de la instancia”; y en el artículo X del Título Preliminar del
Código Procesal Civil que dice: “El proceso tiene dos instancias, salvo disposición legal distinta”.
Este principio garantiza que las decisiones emitidas por un juez puedan ser materia de revisión por
un órgano jerárquico superior. (Noveno Pleno Casatorio Civil [Tema: Proceso de otorgamiento de
escritura pública], realizado el 09-08-2016, f. j. 52. Casación N.° 4442-2015-Moquegua [EP, 18-01-
2017]. Texto completo: <bÍt.ly/2htEíSki>).
§ 402. Requisitos mínimos que debe respetar el órgano jurisdiccional superior para que el
impugnante baga uso del derecho a la doble instancia. N oveno , [,..] [La] Sala Superior declaró
improcedente el recurso de apelación propuesto por la impugnante, bajo el fundamento de que no habría
indicado claramente el error de hecho y de derecho en los que habría incurrido el Juez; sin embargo, tal
fundamento no tiene base real, pues examinado el recurso anotado, se desprende que este sí contiene
la fundamentación y la precisión del agravio, requisitos mínimos cuya observancia debe ser respetada
por el órgano jurisdiccional superior, toda vez que la recurrente cumple con indicar que la apelada
incurre en errores de hecho, precisando textualmente que el agravio consiste en el hecho que la operadora
jurisdiccional le quita o anula el derecho que posee la demandada de heredar el porcentaje que como hija
le corresponde legalm ente fren te a l deceso de su progenitora, agravio que consecuentemente es de naturaleza
jurisdiccional y de orden patrimonial. D écim o . En suma, esta Sala Suprema liega a la conclusión de que
en el presente caso la resolución recurrida infringe el derecho a la impugnación de la parte demandada,
derecho contenido en el principio de la doble instancia, previsto en el artículo 139°, inciso 6 de la
Constitución Política del Perú, concordado con el artículo X del Título Preliminar del Código Procesal
Civil y lo dispuesto en eí artículo 366° del mismo Código [...]. (Casación N.° 1805-2009-Cajamarca,
de 15-10-2009, ff. jj. 9 y 10. Sala Civil Permanente [EP, 02-02-2010, Sentencias en Casación N.° 623,
p. 27412]. Texto completo: <bÍt.ly/2pke9Lt>).
§ 403. El derecho a la pluralidad de instancias permite que lo resuelto por un juez de prim era
instancia pueda ser revisado por un órgano fim cionaím ente superior. Tercero. [El] principio de
la doble instancia se encuentra consagrado en el artículo 139 inciso 6 de la Constitución Política, en
concordancia con el artículo X del Título Preliminar del Código Procesal Civil; que el derecho a la
pluralidad de instancia es una garantía consustancial del derecho al debido proceso jurisdiccional;
mediante dicho derecho se persigue que lo resuelto por un juez de primera instancia pueda ser revisado
por un órgano funcionalmente superior, lo que implica un nuevo examen del caso por parte del ad
quem, tanto del aspecto fáctico como del aspecto jurídico [...]. (Casación N.° 3493-2015-Cusco,
de 05-04-2016, f. j. 3. Sala Civil Permanente [EP, 30-09-2016, Sentencias en Casación N.° 718, p.
83412], Texto completo: <bÍr.ly/2v4P21P>).
§ 404. La pluralidad de instancias nace a partir de u n a doble realidad: la comprobación
de la falibilidad hum ana y al hecho, consustancial a la pretensión de las partes, de no aceptar
la resolución que sea desfavorable a sus propios intereses. O ctavo . [En] cuanto al derecho a la
recurribiíidad de las sentencias o pluralidad de instancias, este se encuentra consagrado en el inciso
6 del artículo 139 de la Constitución Política del Perú, y nace a partir de una doble realidad: por un
lado, la comprobación de la falibilidad humana, que en el ámbito judicial recae en la persona del
juzgador, y por el otro, el hecho, consustancial a la pretensión de las partes de no aceptar la resolución
que sea desfavorable a sus propios intereses. En ese sentido, la pluralidad de instancia es un derecho
* SUMMA PROCESAL CIVIL
Art.X CODIGO PROCESAL CIVIL 122
de orden constitucional que tiene por objeto garantizar que las personas, naturales o jurídicas, que
participen en un proceso judicial tengan la oportunidad de que lo resuelto por el órgano jurisdiccional
sea revisado por un órgano superior de la misma naturaleza, siempre que se baya hecho uso de los
medios impugnatorios pertinentes, formulados dentro del plazo de ley. (Casación N.° 876-2015-
Lima, de 30-09-2015, f. j. 8. Sala Civil Transitoria [EP, 30-09-2016, Sentencias en Casación N.° 718,
p. 83276], Texto completo: <bit,ly/2N04YND>).
§ 405- El derecho de la doble instancia se hace efectivo con el pronunciam iento del
órgano superior sobre la resolución que es objeto de im pugnación. S egundo. [El] derecho de
la doble instancia [...] constituye una de las garantías del debido proceso y se hace efectivo con el
pronunciamiento del órgano superior sobre la resolución que es objeto de impugnación, por lo que
habiéndose omitido resolver la apelación concedida con la calidad de diferida se incurre en afectación
al principio constitucional a que se refiere el inciso 3 del artículo 139 déla Constitución (Casación
N.° 1184-98-íca, de 30-09-1999, f. j. 2. Sala de Derecho Constitucional y Social [EP, 30-04-2000, p.
5248]. Texto completo: <bit.Iy/2NkQLvQ>).
§ 406. Las instancias de mérito efectúan el análisis conjunto y pormenorizado de los elementos
probatorios incorporados al proceso. N oveno. [La] deficiencia en la motivación y la ausencia de análisis
idóneo de las pruebas aportadas trae como consecuencia que el Supremo Tribunal no pueda pronunciarse
sobre la causal material alegada, pues la verificación de los presupuestos citados importa haber efectuado
previamente el análisis conjunto y pormenorizado de los elementos probatorios incorporados al proceso,
labor que es ajena a esta Sede casatoria y que corresponde realizar a las instancias de mérito, las que
deben emitir pronunciamiento respectivo en salvaguarda del principio de doble instancia previsto en el
artículo X del Título Preliminar del Código Procesal Civil, y consagrado en el artículo 139 inciso 6 de la
Constitución Política. (Casación N.° 1256-05-Amazonas, de 30-03-2006, f. j. 9. Sala Civil Transitoria
[EP, 02-10-2006, p. 17080], Texto completo: <bitdy/2NlNKvt>).
§ 407. La falta de pronunciam iento sobre la apelación diferida, priva al recurrente del derecho
a la doble instancia. Sexto. [Al] dictarse la sentencia de vista, no se pronuncia sobre esta apelación
[concedida en calidad diferida] e incidiendo dichas articulaciones sobre la relación jurídica procesal,
debió ser materia de pronunciamiento en la instancia superior, omisión que acarrea una indefensión a
los demandados, afectando el derecho a un debido proceso al privársele de la doble instancia. (Casación
N.° 2322-2000-Moquegua, de 09-02-2001, f. j. 6. Sala Civil Transitoria [EP, 31-07-2001, p. 7432].
Texto completo: <bit.ly/2MjzsuE>).
§ 408. El juez superior no puede pronunciarse sobre m ateria que no h a sido analizada en la
recurrida. S egundo. [El] juez superior no puede pronunciarse sobre materia que no ha sido analizada
en la recurrida porque ello importaría violar el principio de la doble instancia a que se refieren los
artículos X del Título Preliminar del Código Procesal Civil y 139 numeral 6 de la Constitución
Política del Estado. (Casación N.° 1031-95-Callao, de 17-10-1996, f. j. 2. Sala Civil [EP, 21-12-1996,
p. 2586]. Texto completo: <bit.ly/2xn2505>).
§ 409. Falta de pronunciam iento del juez sobre la apelación concedida sin efecto suspensivo y
con la calidad de diferido vulnera el principio de la doble instancia. Tercero. [...] [La] demandada
interpuso recurso de apelación contra la resolución [...], el cual fue concedido [...] sin efecto suspensivo
y con la calidad de diferido. C uarto. [S]in embargo, el colegiado no se ha pronunciado sobre este
extremo, vulnerando la garantía del principio de la doble instancia reconocida por el artículo X del
Título Preliminar del Código Procesal Civil. (Casación N.° 180-96-Cajamarca, de 28-02-1997, íf. jj.
3 y 4. Sala Civil. Texto completo: <bit.ly/2DbOtKZ>).

JURISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 410. Instancia plural: el hecho de que se haya planteado al mismo tiempo la nulidad de la
sentencia y la apelación de la misma, no debe determ inar al juzgador denegar ambas. Atendiendo

n o m o s & th e s is
123 TITULO PRELIMINAR A riX
a que el hecho de que [se] haya planteado al mismo tiempo la nulidad de la sentencia y la apelación de
la misma, no debe determinar al juzgador denegar ambas, tanto porque se contraría el principio de que
todos tienen derecho a la tutela jurisdiccional cuanto porque la instancia plural y la revisibilidad de
los fallos son principios y derechos de la administración de justicia [...]. (Exp. N,° 182-95, de 20-02-
1995- Primera Sala Civil. Corte Superior de justicia de Lima. Texto completo: <bit.íy/2NwQrWK>).

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

§ 411. El derecho a la pluralidad de la instancia es un derecho fundamental que se ejerce


siempre que se haya hecho uso de los medios im pugnatorios pertinentes, formulados dentro del
plazo legal. 9. Con relación al contenido del derecho a la pluralidad de la instancia, este Colegiado
tiene establecido que se trata de un derecho fundamental que “tiene por objeto garantizar que las
personas, naturales o jurídicas, que participen en un proceso judicial tengan la oportunidad de que
lo resuelto por un órgano jurisdiccional sea revisado por un órgano superior de la misma naturaleza,
siempre que se haya hecho uso de los medios impugnatorios pertinentes, formulados dentro del plazo
legal” (Cfr. RRTC 3261-2005-PA, F. J. 3; 5108-2008-PA, F. J. 5; 5415-2008-PA, E J. ó; y STC 0607-
2009-PA, E J. 51). En esa medida, el derecho a la pluralidad de la instancia guarda también conexión
estrecha con el derecho fundamental a la defensa, reconocido en el artículo 139°, inciso 14, de la
Constitución. (Exp. N.° 4235-2010-PHC/TC [Caso Alberto Fujimori Fujimori], del 11-08-2011, f. j.
9 [Web: 11-08-2011 / EP: 21-09-2011]. Texto completo: <bit.ly/2v5Ya6j>).
§ 412. Contenido esencial del derecho fundam ental a la pluralidad de la instancia. S i el órgano
de prim era instancia es un órgano colegiado puede no haber segunda instancia. 25- [A] criterio
del Tribunal Constitucional, prima, fa cie y sin perjuicio de ulteriores precisiones jurisprudenciales que
pueda ser de recibo realizar, pertenece al contenido esencial del derecho fundamental a la pluralidad de
la instancia, el derecho de toda persona a un recurso eficaz contra: a) La sentencia que le imponga una
condena penal, b) La resolución judicial que le imponga directamente una medida seria de coerción
personal, c) La sentencia emitida en un proceso distinto del penal, a menos que haya sido emitida por
un órgano jurisdiccional colegiado y no limite el contenido esencial de algún derecho fundamental, d)
La resolución judicial emitida en un proceso distinto del penal, con vocación de poner fin al proceso, a
menos que haya sido emitida por un órgano jurisdiccional colegiado y no limite el contenido esencial
de algún derecho fundamental. (Exp. N.° 4235-2010-PHC/TC [Caso Alberto Fujimori Fujimori], del
11-08-2011, f. j. 25 [Web: 11-08-2011 / EP: 21-09-2011], Texto completo: <bk.ly/2v5Ya6j>).

REMISIÓN

§ 413. Sobre el principio de doble instancia. Véase la jurisprudencia del inciso 6 del artículo
139° de la Constitución [§ 87 ss.].

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


SECCIÓN PRIMERA
JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA

TÍTULO 1
JURISDICCIÓN Y ACCIÓN

Artículo 1: Órganos y alcances de ia potestad jurisdiccioncilcivii

La potestad jurisdiccional del Estado en materia civil, la ejerce el Poder Judicial con exclusividad. La
función jurisdiccional es indelegable y su ámbito abarca todo el territorio de la República.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 414. Un conflicto de intereses puede ser resuelto por eí Poder Judicial, por las partes en
disputa pero de m anera conjunta o solo el demandante, pero nunca el demandado solo. Prim ero.
[La] potestad de administrar justicia es ejercida única y exclusivamente por el Poder Judicial a través
de sus órganos jerárquicos, de conformidad con el artículo 138 de la Constitución, de forma tal que
ante un conflicto de intereses o una incertidumbre jurídica, es este poder quien concluye el proceso
entablado con declaración sobre el fondo o sin él, pudiéndolo también hacer lógicamente las partes
en disputa pero de manera conjunta o solo el demandante pero nunca el demandado [solo], tal como
fluye de los artículos 321 y 322 del Código Procesal Civil. (Casación N.° 44l-96-Lambayeque, de 23-
06-1998, £ j. 1. Sala de Derecho Constitucional y Social [EP, 20-10-1998, p. 2007]. Texto completo:
<bit.ly/2Df3Lyt>).

JURISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 415. Nadie puede ser desviado de la jurisdicción predeterm inada por la ley, ni sometido
a procedimiento distinto de los previamente establecidos. M unicipalidad que m anda trabar
embargo definitivo contra otra m unicipalidad. [...] [El] Código Procesal Civil, en su artículo 616,
prohíbe las medidas cautelares para futura ejecución forzada, contra, entre otros organismos públicos,
los gobiernos locales, es decir, las municipalidades; que, pese a esta prohibición, [„.] la Municipalidad
Distrital de Villa M aría del Triunfo, mediante su Ejecutor Coactivo, [...] ha mandado trabar embargo
definitivo, en forma de retención y hasta por la suma de S/. 207.000.20, sobre las cuentas comentes,
fondos, valores y depósitos que pudiera tener la ejecutada Municipalidad Distrital de Santiago de
Surco; que siendo esto así, tal proceder, evidentemente infringe [...] derechos constitucionales [...],
así como también conculca el principio y derecho de la función jurisdiccional a la observancia del
debido proceso y la tutela jurisdiccional [...], [ya] que nadie puede ser desviado de la jurisdicción
predeterminada por ia ley, ni sometido a procedimiento distinto de los previamente establecidos [...].
(Exp, N.° 1932-94, de 19-06-1995. Cuarta Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto
completo: <bit.ly/2NXJ0LX>).

* SUMMA PROCESAL CIVIL


ahí CODIGO PROCESAL CIVIL 126

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

§ 416. Concepto de jurisdicción. 2, [...] [[Jurisdicción es la potestad y/o poder que otorga el
Estado a determinadas instituciones para “decir”, resolver o aplicar el derecho que corresponde en
un conflicto de intereses con el carácter especial que sus decisiones son irrevisables; es decir, tienen
la calidad de cosa juzgada. Aquellos órganos cuyas resoluciones son revisables no tienen jurisdicción
sino competencia. El límite de la jurisdicción es la competencia por razón de grado, materia, turno,
territorio, etc. (Exp. N.° 584-98-HC/TC, de 06-08-1998 [Web: 29-09-1998], f. j. 2. Texto completo:
<bit.ly/2mL6qol>).
§ 417. Principio de unidad de la función jurisdiccional. 16. La unidad [de la función
jurisdiccional] ha de ser comprendida, en principio, como la negación de la idea de la fragmentación
jurisdiccional; y esto porque, por motivaciones derivadas de la esencia, carácter y calidad de la función
de dirimir en los conflictos interindividuales de contenido estrictamente jurídico, se hace patente la
necesidad, dentro de lo razonable, de asegurar la individualidad y unidad de dicho atributo soberano
a favor del Poder Judicial. [...] 18. Ahora bien, el principio de unidad no obsta que el legislador
pueda establecer, al interior del Poder judicial, juzgados especializados; siempre que dichos órganos
intrajurisdiccionales aseguren al justiciable todas las garantías vinculadas al debido proceso y a la tutela
judicial efectiva. (Exp, N.° 0023-2003-AI/TC [Caso D efensorio d el Pueblo], de 09-06-2004 [Web: 28-
10-2004 / EP: 30-10-2004], ff. jj. 16 y 18. Texto completo: <bit.ly/2mFlVvM>).
§ 418. Requisitos para el ejercicio de la jurisdicción. Facultades de la función jurisdiccional.
13. El ejercido de la jurisdicción implica cuatro requisitos, a saber; a) Conflicto entre las partes, b)
Interés social en la composición del conflicto, c) Intervención del Estado mediante el órgano judicial,
como tercero imparcial, d) Aplicación de la ley o integración del derecho. El concepto “jurisdicción”
se encuentra regulado por dos clases de facultades: las primeras relativas a la decisión y ejecución que
se refieren al acto mismo; y las segundas concernientes a la coerción y documentación que, de un lado,
tienden a remover los obstáculos que se oponen a su cabal ejercicio, y de otro, a acreditar de manera
fehaciente la realización de los actos jurisdiccionales, otorgándoles permanencia, así como una fijación
indubitable en el tiempo, es decir, el modo y forma en que se desarrollan. (Exp. N,° 0023-2003-AI/
TC [Caso Defensorio, d el Pueblo], de 09-06-2004 [Web: 28-10-2004 / EP: 30-10-2004], f, j. 13. Texto
completo: <bÍt.ly/2mFlVvM>).
§ 419. Función constitucional de la actividad jurisdiccional del Poder Judicial. 1. [...] a) La
actividad jurisdiccional del Poder judicial tiene por función constitucional el viabilizar la intervención
del Estado mediante órganos de fallo adscritos a una terceridad imparcial y compositiva, tendentes a
dirimir los conflictos interindividuales de naturaleza jurídica con el objeto de restablecer la convivencia
pacífica mediante la resolución de dichas controversias por la vía de la recta aplicación o integración
de la ley en sentido lato. [...] (Exp, N.° 2409-2002-AA7TC, de 07-11-2002 [Web: 10-12-2002], f. j,
1. Texto completo: <bÍt.ly/2NGe2nN>).
§ 420. La función jurisdiccional constituye la garantía últim a para la protección de la libertad
de las personas. 7- [...] [La] función jurisdiccional merece una especial atención, toda vez que
constituye la garantía última para la protección de la libertad de las personas frente a una actuación
arbitraria del Poder Ejecutivo o el Poder Legislativo. (Exp. N,° 0023-2003-AI/TC [Caso Defensorio
del Pueblo], de 09-06-2004 [Web: 28-10-2004 / EP: 30-10-2004], f. j. 7. Texto completo: <bit.
ly/2mFlVvM>).
§ 421. La función jurisdiccional debe entenderse como aquel fin prim ario del Estado
consistente en d irim ir los conflictos interindividuales. 11. [La] función jurisdiccional debe
entenderse como aquel fin primario del Estado consistente en dirimir los conflictos interindíviduales.
En efecto, ante el impedimento de hacerse justicia por propia mano (salvo en los casos de legítima
defensa o de derecho de retención), es el Estado el encargado de resolver las controversias legales que
surgen entre los hombres. En dicho contexto, el justiciable tiene la facultad de recurrir ante el órgano

n o m o s & th e s is
127 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Alt 2
jurisdiccional del Estado para ejecutar una acción, a lo que corresponde como correlato la jurisdicción,
que es, además, un poder-deber, (Exp. N.° 0023-2003-AI/TC [Caso Defensoría del Pueblo] , de 09-06-
2004 [Web: 28-10-2004 / EP: 30-10-2004], £ j. 11. Texto completo: <bit.ly/2mFlVvM>).
§ 422. Órganos de jurisdicción absoluta y jurisdicción relativa. 3. [Dentro] del contexto general
de la Constitución Política del Estado, según los artículos 154, 181 y 182, los órganos que tienen
jurisdicción absoluta son: el jurado Nacional de Elecciones, el Consejo Nacional de la Magistratura,
el Tribunal Constitucional y los que tienen jurisdicción relativa, según el artículo 139 inc. 1) de la Ley
Fundamental, son el Poder Judicial, el Fuero M ilitar y Arbitral. Es relativa la jurisdicción del Poder
judicial porque el artículo 200 inc. 2) de la Constitución anotada prescribe que sus decisiones son
revisables, vía acción de amparo, cuando estas emanan de un procedimiento irregular. (Exp. N.° 584-
98-FiC/TC, de 06-08-1998 [Web: 29-09-1998], f. j. 3. Texto completo: <bit.ly/2mL6qoI>).

Artículo 2: Ejercicio y alcances del derecho de acción. Derecho de contradicción

Por el derecho de acción todo sujeto, en ejercicio de su derecho a la tutela jurisdiccional efectiva y
en forma directa o a través de representante legal o apoderado, puede recurrir al órgano jurisdiccional
pidiendo la solución a un conflicto de intereses intersubjetivo o a una incertidumbre jurídica.
Por ser titular del derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, el emplazado en un proceso civil tiene
derecho de contradicción.

PLENOS JURISDICCIONALES

§ 423. Prescripción de la acción. En el caso de la interposición de la. demanda dentro d el plazo


legal de prescripción , pero notificada luego de transcurrido el mismo, p e produce o no la prescripción de la
acción? El Pleno acordó por m a y o r í a : “En el caso de interposición de la demanda dentro del plazo
prescriptorio que establece la ley, pero notificada después de trascurrido el mismo, no se produce ia
prescripción de la acción”. (Pleno Jurisdiccional Nacional Civil y Procesal Civil, realizado en Lima, los
días 8 y 09-07-2016. Tema N.° 2 [La prescripción de la acción]. Texto completo: <bit.ly/2jRkqhL>),

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 424. Derecho de acción y debido proceso. P rim ero. [Ei] derecho a un debido proceso se
entiende como el derecho fundamental de los justiciables, el cual no solo les permite acceder al proceso
ejercitando su derecho de acción, sino también el usar mecanismos procesales preestablecidos en la ley
con el fin de defender su derecho durante el proceso y conseguir una resolución emitida con sujeción
a la ley. (Casación N.° 799-99-Arequipa, de 30-09-1999, f. j. 1. Sala Civil [EP, 20-11-1999, p. 4030].
Texto completo: <bit.ly/2NkF0AZ>).
§ 425. La legitim ación no puede consistir en la existencia del derecho y de la obligación, que
es el tem a de fondo que se debatirá en el proceso y se resolverá en la sentencia, sino simplemente
en las afirmaciones que realiza el actor. N oveno. [Según] lo regulado por eí artículo 2 del Código
Procesal Civil y acorde a lo señalado por la doctrina, la legitimidad para obrar viene a ser la posición
habilitante para formular la pretensión o para rechazar la que contra alguien se formule y ha de radicar
necesariamente en la afirmación de la titularidad del derecho subjetivo material y en la imputación de
la obligación. La legitimación, pues, no puede consistir en la existencia del derecho y de la obligación,
que es el tema de fondo que se debatirá en el proceso y se resolverá en la sentencia, sino simplemente
en las afirmaciones que realiza el actor. Es decir, a través de la legitimidad para obrar, el demandante
afirma ser el titular de un derecho lesionado y dirige su pretensión contra quienes él considera han
lesionado ese derecho. (Casación N.° 3756-2014-Lima, de 02-10-2015, f. j. 9. Sala Civil Transitoria
[EP, 30-09-2016, Sentencias en Casación N.° 718, p. 83228]. Texto completo: <bit.ly/2vbdG0C>).

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 2 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 128

§ 426. La legitim ación no deviene en presupuesto procesal ni en condición de la acción, sino


más propiamente, en requisito del éxito de la pretensión. Las partes pueden estar legitimadas para
la causa inclusive sin tener el derecho o la obligación sustanciales. C uarto. [.,.] [La] comprobación
al inicio del proceso de coincidencia de la relación jurídica procesal con la relación de derecho sustantivo
no es condición ni presupuesto de la acción, pues eso solo se establecerá en el momento en que se
pronuncie la sentencia; y que estar legitimado en la causa significa tener derecho a exigir que se resuelva
sobre las peticiones propuestas en la demanda, que es la corriente que acepta este Tribunal Supremo.
Q uinto. [El] derecho a poner en actividad la jurisdicción y a acceder a la sentencia que resuelva en
el fondo sobre las pretensiones incoadas no debe estimarse que incumbe solo al titular del derecho
sustancial, porque, en fin, la legitimación no deviene en presupuesto procesal ni en condición de la
acción, sino más propiamente, en requisito del éxito de la pretensión [...]. Sexto. [La] legitimidad de la
parte actora corresponde a la cualidad que le asiste para accionar, sin limitación ni restricción para su
ejercicio, por efecto de lo normado en ios numerales I del Título Preliminar, 2 y 3 del Código Procesal
Civil, que la habilitan legalmente para asumir su posición procesal, toda vez que las partes pueden
estar legitimadas para la causa inclusive sin tener el derecho o la obligación sustanciales. (Casación N.°
2992-99-Lima, Lima, 05-04-2000, ff. jj. 4-6. Sala Civil Transitoria [EP, 30-11-2000, p. 6445]. Texto
completo: <bit.ly/2QF01F8>).
§ 427. El ejercicio de la acción representa la facultad o el poder jurídico del justiciable de
acudir al órgano jurisdiccional en busca de tutela efectiva, independientemente de que cum pla los
requisitos formales o que su derecho sea fundado. S egundo. [Es] materia de interpretación el sentido
del término “ejercicio de la acción” que contiene [el artículo 92 CC] [...]. Cuarto. [Sin] embargo,
la norma no se refiere a la demanda ni a su calificación procesal, sino simplemente al ejercicio de la
acción, el cual representa la facultad o el poder jurídico del justiciable de acudir al órgano jurisdiccional
en busca de tutela efectiva, independientemente de que cumpla los requisitos formales o que su
derecho sea fundado. Q uinto. [En] ese sentido, se ejercita la acción con la sola interposición de la
demanda, promoviendo la actividad jurisdiccional, [...] dentro del término de sesenta días establecido
en la norma interpretada por lo que no resulta extemporánea como señala la recurrida. (Casación N.°
1778-97-Callao, de 20-05-1998, ff. jj. 2, 4 y 5. Sala Civil Transitoria [EP 14-10-1998, p. 1912], Texto
completo: <bit.íy/2ÍwIWEq>).
§ 428. Requisitos sustanciales p ara la configuración de la pretensión declarativa: el interés y la
relación jurídica. Sexto. [La] dogmática procesal se ha detenido en precisar que la pretensión declarativa
tiene además de otros requisitos dos sustanciales para su configuración: el interés y la relación jurídica;
el interés se dirige hacia la protección judicial que de no seguirse se producirá un daño (material o
subjetivo), pues la incertidumbre jurídica debe derivar de circunstancias de hecho que objetivamente
apreciadas revisten aptitud para causar un perjuicio; y la relación jurídica, que constituye el objeto de
la pretensión, en él no cabe plantear cuestiones jurídicas abstractas (verbigracia: sí tal o cual ley está o
no vigente) ni tampoco la existencia o inexistencia de hechos simples (verbigracia: si un matrimonio
llegó o no a consumarse) [...]; por consiguiente, [...] se verifica que la recurrente tiene un interés en la
pretensión solicitada que se traduce en una necesidad de tutela jurídica al señalar que los terceros que
contrataron con ella han manifestado su preocupación acerca de la legitimidad contractual de la actora
para suscribir avisos publicitarios en la empresa televisora [...]; por la misma razón, la relación jurídica
es concreta y no abstracta que sustenta la pretensión declarativa al solicitar la validez y eficacia de la
obligación de [la empresa televisora] a transmitir los avisos publicitarios y la programación suministrada
por la emplazante. (Casación N.° 2121-99-Lima, de 23-01-2001, f. j. 6. Sala Civil [EL 17-09-2000, p.
6222], Texto completo: <bit.ly/2LZ5WtO>).
§ 429. Principio de contradicción o bilateralidad. Sexto. [,..] “Al principio de contradicción
también se le conoce con el nombre de principio de bilateralidad y como su nombre lo indica, consiste
en que todos los actos del proceso deben realizarse con conocimiento de las partes, aun cuando más
específicamente queremos decir que todo acto procesal debe ocurrir con la información previa y
oportuna a la parte contraria (...). Esta es la razón por la que el principio en estudio está directam ente
n o m o s & th e s is
129 JURISDICCION, ACCION Y COMPETENCIA Art. 2
ligado al objeto de la notificación procesal”. Tanto es así, que las resoluciones judiciales solo producen
efectos en virtud de notificación hecha con arreglo a ley; [...] “Una providencia judicial es procesalmente
inexistente mientras no se le ponga en conocimiento de los interesados (...)”. (Casación N.° 1098-
2014-Lima, de 27-04-2015, fi j. ó. Sala Civil Transitoria [EP, 31-10-2016, Sentencias en Casación N.°
719, p. 84259]. Texto completo: <bit.ly/2nj4iEH>).
§ 430. El avocamiento del Juez al proceso debe ser notificado a las partes para el efectivo
ejercicio del principio de bilateralidad de la audiencia. D ecim ocu a rto. [El] acto procesal por ei cual
el juez se avoca al proceso debe ser notificado a las partes para garantizar el principio de bilateralidad
de la audiencia y el que las partes puedan ejercitar sus derechos y deberes procesales, (Casación N.°
2127-99-Tumbes, de 04-07-2000, f. j. 14. Sala Civil [EP, 01-09-2000, p, 6200]. Texto completo:
<bÍt.ly/2QlSKCi>).
§ 431. El principio de contradicción constituye una forma que tienen las partes de ejercer
control sobre las resoluciones judiciales. Sétimo. [.,.] [La] preservación del derecho de defensa [...] se
encuentra íntimamente vinculado con el principio de contradicción, el que a su vez constituye no solo
una forma que tienen las partes de ejercer control sobre las resoluciones judiciales; sino, que, además,
permite al justiciable exponer sus alegaciones e impulsar la actividad probatoria a efectos de acreditar a
través de prueba pertinente, suficiente, legal o idónea la veracidad de sus afirmaciones; además de poder
impugnar las resoluciones que le causen agravio (Cas. N.° 680-2000-Ica, de 16-06-2000, £ j. 7. Sala
Civil Transitoria [EP, 30-11-2000, p. 6447]. Texto completo: <bit.ly/2NvFn07>).
§ 432. Se contraviene el principio de contradicción cuando se resuelve no adm itir como
medio probatorio la copia simple de un documento, sin otorgar la posibilidad de subsanar dicha
deficiencia. Q uinto. [...] [El] a quo, al resolver la no admisión como medio probatorio del documento
[señalado], por haber sido adjuntado en copia simple, [...] y que guarda relación con el objeto principal
del litigio, sin otorgarle la posibilidad de subsanar dicha deficiencia, evidentemente contraviene el
principio de contradicción contenido en el inciso 14 del artículo 139 de la Constitución Política del
Estado. (Casación N.° 3475-2000-La Libertad, de 12-11-2002, £ j. 5. Sala de Derecho Constitucional
y Social Permanente [EP, 02-12-2003]. Texto completo: <bit.íy/2QPuRPu>).
§ 433. El derecho de acción y la legitim idad para obrar: diferencias. No es posible que uno
de los cónyuges (por carecer de legitim idad para obrar) defienda el patrimonio social cuando
este se encuentra constituido por acciones que su consorte posee en calidad de socio. Véase la
jurisprudencia del artículo IV del Código Procesal Civil í§ 223]. (Casación N.° 2499-98-Lima, de
03-03-1999, ff. jj. 1-4. Sala Civil Permanente. Texto completo: <bit.ly/2Mzl5js>).

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

§ 434. No todos los requisitos procesales que se puedan establecer a fin de ejercerse el derecho
de acción, por el solo hecho de estar previstos en ía ley o en una norma con rango de ley, son
de suyo restricciones a b in itio plenamente justificadas. 12. [...] Los requisitos procesales o las
condiciones legales que se puedan establecer a fin de ejercerse el derecho de acción, constituyen,
prim a fa cie, límites al derecho de acceso a la justicia. Para que estos sean válidos es preciso que
respeten su contenido esencial. Evidentemente, no están comprendidos en los límites justificados
por el ordenamiento, aquellos requisitos procesales que, so pretexto de limitar el derecho de acceso
a la justicia, introduzcan vías y mecanismos que impidan, obstaculicen o disuadan, irrazonable y
desproporcionadamente, el acceso al órgano judicial. Lo que significa que si el derecho de acceso a
la justicia “no comporta obtener una decisión acorde con las pretensiones que se formulen, sino el
derecho a que se dicte una resolución en Derecho, siempre que se cumplan los requisitos procesales”,
no todos los requisitos procesales que la ley prevea, por el solo hecho de estar previstos en la ley o en
una norma con rango de ley, son de suyo restricciones ab initio plenamente justificadas. (Exp. N.°
010-2001-AI/TC [Caso Defensoria d el Pueblo], de 26-08-2003 [Web: 28-10-2003], f. j. 12. Texto
completo: <bit.ly/2mgWX8l>).

« SUMMA PROCESAL CIVIL


Art.3 CODIGO PROCESAL CIVIL 130

REMISIÓN

§ 435. Sobre el principio p r o a ction e. Véase la jurisprudencia del artículo III del Código Procesal
Civil (§ 179 ss.).
§ 436. Sobre el principio de contradicción. Véase también la jurisprudencia del artículo 2o del
Código Procesal Civil (§ 429 ss.) y del inciso 14 del artículo 139° de la Constitución (§ 92 ss.).

Artículo 3: Regulación de los derechos de acción y contradicción

Los derechos de acción y contradicción en materia procesal civil no admiten limitación ni restricción
para su ejercicio, sin perjuicio de los requisitos procesales previstos en este Código.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 437. El ejercicio del derecho de acción es sin perjuicio del cum plim iento de los requisitos
procesales, dentro de los cuales se encuentran los presupuestos procesales. P rim ero. [El]
derecho a la tutela jurisdiccional efectiva no exime del cumplimiento de los presupuestos procesales
y las condiciones de la acción, a fin de poder establecer una relación procesal válida y emitirse un
pronunciamiento sobre el fondo del asunto. [...] C uarto. [El] artículo 3 del Código adjetivo dispone
que el ejercicio dei derecho de acción es sin perjuicio del cumplimiento de los requisitos procesales,
dentro de los cuales se encuentran los presupuestos procesales; en ese sentido, al no haberse verificado
cumplimiento de dichos requisitos, el agravio referido a la vulneración del derecho de acción carece
de base real. (Casación N.° 1169-99-Lima, de 09-12-1.999, ff. jj. 1 y 4. Sala Civil [EP, 20-01-2000, p.
4608], Texto completo: <bit.íy/2PlNv4N>),
§ 438. El ejercicio del derecho de acción no puede tener lim itaciones ni restricciones: las
demoras en las notificaciones no pueden ser de responsabilidad del justiciable. Q uinto. [...]
[Debe] tenerse en cuenta [que] las demoras en que incurra el personal encargado de las notificaciones
no pueden ser de responsabilidad del justiciable debido a que afecta el ejercicio del derecho de acción,
el mismo que no puede tener limitaciones, ni restricciones conforme así lo establece el artículo 3
del Código Procesal Civil porque se trata de un derecho humano, y por tal merece total protección.
(Casación N.° 774-2011-Huánuco, de 27-01-2012, f. j. 5. Sala Civil Transitoria [EP, 30-11-2012,
Sentencias en Casación N.° 673, p. 38256], Texto completo: <bit.ly/2uR9l3i>).
§ 439. Al am parar irregularm ente la excepción de falta de legitim idad para obrar p asiv ay darse
por concluido el proceso, se está restringiendo el derecho de acción y la tutela jurisdiccional.
D écim o. [El] vicio denunciado se configura, puesto que al amparar la excepción de falta de legitimidad
para obrar pasiva y darse por concluido el proceso, se está restringiendo el derecho de acción y la tutela
jurisdiccional que atañe a todo ciudadano, en contravención del artículo 3 del Código Procesal Civil.
D écim o P rim ero. Finalmente es menester recordar que conforme io tiene señalado esta Suprema
Corte, al resolver una excepción de falta de legitimidad para obrar no se debe juzgar la justicia de la
pretensión ni el fondo de la litis, ni nmcho menos si el demandado es la persona obligada en la relación
sustantiva controvertida en el proceso, ya que dichos aspectos de la pretensión deben ser objeto de
pronunciamiento en la sentencia, mediante el respectivo juicio de fundabilidad y luego de haberse
desarrollado la actividad probatoria sobre los hechos controvertidos en lo principal. (Casación N.°
5055-2012-Lima, de 25-11-2013, ff. jj. 10-11. Sala Civil Transitoria [EP, 30-04-2014, Sentencias en
Casación N.° 691, p. 51074]. Texto completo: <bÍt.ly/2AdHqjl>).
§ 440. El principio de contradicción o bilateralidad exige que todos los actos del proceso
se realicen con conocimiento oportuno de las partes. O ctavo. [El] principio de contradicción o
bilateralidad exige que todos los actos del proceso se realicen con conocimiento oportuno de las partes,
n o m o s & th e s is
131 JURISDICCION, ACCION Y COMPETENCIA ah 4

lo que se vincula con la finalidad y efecto de las notificaciones; y el principio de publicidad del proceso
rechaza los actos ocultos. (Casación N.° 890-99-Lima, de 25-08-1999, £ j. 8. Sala Civil Transitoria [EP,
20-10-1999, p. 3786], Texto completo: <bÍt.ly/2NsofbM>).
§ 441. Remisión. Sobre el principio de contradicción, véase también la jurisprudencia del artículo
2o del Código Procesal Civil (§ 429 ss.) y del inciso 14 deí artículo 139° de la Constitución (§ 92 ss.).

Articulo 4: Consecusncias del ejercicio irregular del derecho de acción civil

Concluido un proceso por resolución que desestima la demanda, si el demandado considera que el
ejercicio del derecho de acción fue irregular o arbitrario, puede demandar el resarcimiento por los daños y
perjuicios que haya sufrido, sin perjuicio del pago por el litigante malicioso de las costas, costos y multas
establecidos en el proceso terminado.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 442. La desestimación de la demanda no necesariamente evidencia el ejercicio irregular del


derecho. S e x to . [Se] observa que las instancias de mérito han motivado sus resoluciones de manera
suficiente, con sujeción al mérito de lo actuado y al derecho, respetando el debido proceso, el derecho
de defensa deí recurrente, los puntos controvertidos fijados en autos, siendo que durante todo el iter
procesal se le ha permitido al impugnante ejercer todos los medios impugnatorios que la ley le confiere
sin restricción alguna, resolviéndose la causa conforme a ley y de acuerdo a los señalado en el artículo
III del Título Preliminar del Código Procesal Civil, pues se advierte en cuanto lo que es materia de
casación que la Sala de mérito ha determinado [...] que [de] la Carpeta Fiscal [...] se advierte que los
demandados denunciaron al demandante, la comisión de la destrucción de su cerco y la construcción
de una columna dentro de su propiedad. (...) Independientemente de que tal denuncia fue archivada
y que la demanda de indemnización [..,] haya sido desestimada por insuficiencia probatoria [e]llo no
evidencia el ejercicio irregular d el derecho de denunciar. (...) Recuérdese que el titular de la acción es el
Fiscal, esto quiere decir, que este funcionario tiene el poder para disponer el archivamiento o no, de
un caso. El rol del denunciante se limita a poner en conocimiento del fiscal actos que presuntamente
constituyen delitos. En efecto, es el fiscal quien determina la seriedad de la denuncia, cuando califica
los hechos y emprende una investigación. [...]. (Casación N.° 3713-2017-Cusco, de 02-10-2017,
f. j. 6. Sala Civil Permanente [EP, 30-01-2018, Sentencias en Casación N.° 742, p. 104613]. Texto
completo: <bit.ly/2K2SQWG>).
§ 443. Si el demandado considera que el actor h a errado en el planteamiento de su demanda,
solo a él le está perm itido y no al órgano jurisdiccional denunciarlo al momento de ejercer
su derecho de contradicción. Segundo . [Si] el demandado considera que el actor ha errado en
[el] planteamiento [de su demanda], solo a él le permite nuestro sistema procesal y no al órgano
jurisdiccional denunciarlo al momento de ejercer su derecho de contradicción, lo que no ha
sucedido en el presente caso [en el que se demanda una indemnización de daños por responsabilidad
extracontractual pero se ha amparado la pretensión pero por responsabilidad contractual], razón por la
que no obstante la denuncia formulada por el demandado, la acción incoada tiene que prosperar, tanto
más si ambas acciones [de responsabilidad] tienden al mismo fin, esto es, obtener el resarcimiento del
daño causado, que, es más, la necesidad de mantener en el proceso la acción que se ejercita prohibiendo
la “mutatio libelli” cuando los demandantes han optado por una de ellas, tiene una justificación social
y práctica, evitar nuevas demandas con los inevitables gastos de tiempo y de dinero. (Casación N.°
1112-98-Ucayali, de 07-09-1999, f. j. 2. Sala Civil Transitoria [EP, 30-11-1999, p. 4189]. Texto
completo: <bÍt.ly/20IA8qs>).

« SUMMA PROCESAL CIVIL


ah 5 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 132

TÍTULO II
COMPETENCIA

CAPÍTULO I
DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 5: Competencia civil

Corresponde a los órganos jurisdiccionales civiles el conocimiento de todo aquello que no esté atribui­
do por la ley a otros órganos jurisdiccionales.

PLENOS JURISDICCIONALES

§ 444. La competencia del juez en la pretensión de nulidad de reconocimiento basada en


causales del Código Civil. C o n s u l t a : Si la preten sión d e n u lid ad d e n u lid ad d e reconocim iento basada
en causales d e l C ódigo C ivil d eb e ser d e com peten cia d e los ju eces civiles o d e fa m ilia. Ei Pleno acordó por
m a y o r í a : “La pretensión de nulidad de reconocimiento basada en causales del Código Civil, debe

ser de competencia de los juzgados de familia debido a la naturaleza de la pretensión, que en este
caso tiene que ver con el derecho de familia, debiendo prevalecer la especialidad de dicho derecho
en concordancia con la LOPJ”. (Pleno Jurisdiccional Distrital de Arequipa. Materia Civil y Familia,
Corte Superior de Justicia de Arequipa, realizado los días 04 y 11-11-2013. Acta N.° 002, Tema N.° 1
[La competencia del juez en la pretensión de nulidad de reconocimiento basada en causales del Código
Civil (Juez de Familia o Juez Civil]. Texto completo: <bit.ly/2w4lrWD>).
§ 445. L a indem nización de daños y perjuicios se puede presentar en la vía civil, aun cuando el
agraviado se haya constituido en parte civil en el proceso penal. El Pleno acordó p o r u n a n i m i d a d :
“Es la obligación de los magistrados- en la vía civil- amparar la pretensión de indemnización de daños
y perjuicios, independientemente de que en la vía penal se haya fijado reparación civil o absuelto
al causante del perjuicio”. (Pleno Jurisdiccional Distrital en Materia Civil, realizado por la Corte
Superior de Justicia de Piura, el 06-07-2007. Tema N.° 2. [La indemnización de daños y perjuicios se
puede presentar en la vía civil, aun cuando el agraviado se haya constituido en parte civil en el proceso
penal]. Texto completo: <bit.Iy/2NfVTBD>).
§ 446, Sí procede la demanda por indem nización de danos y perjuicios por despido arbitrario
en la vía civil. ¿P rocede en la vía civil, una dem anda p o r indem nización d e daños y perjuicios, p o r despido
arbitrario, a l haber sido el trabajador repuesto en virtu d d e una dem anda d e am paro? en su caso ¿qué daños
y perju icios d eb e considerarse ? El Pleno acordó por m a y o r í a : “a) Sí procede. Respecto a los daños que
pueden ser indemnizados, b) Todos los daños a condición que sean probados”. (Pleno Jurisdiccional
Distrital en Materia Civil, realizado por la Corte Superior de Justicia de Lima Norte, los días 17 y
18-05-2007. Tema N.° 1, Caso N.° 2 [Tutela procesal efectiva y debido proceso]. Texto completo:
<bÍt.ly/2wbjKWo>).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 447. Competencia absoluta y competencia relativa. En el saneamiento procesal es deber


del juez, examinar su propia competencia. Q uinto. [D] entro del saneamiento procesal el Juzgador
debe examinar su propia competencia; y según, la doctrina, los criterios que sirven para determinar
la competencia son esencialmente: la materia, la cuantía, la función, el turno y el territorio, siendo
ios cuatro primeros absolutos e improrrogables, y el cuarto relativo y, por tanto, prorrogable. El
carácter absoluto de la competencia responde a un interés público, en razón a la estructura y funciones

n o m o s & th e s is
133 JURISDICCION, ACCION Y COMPETENCIA A lt 5
esenciales de ios órganos jurisdiccionales; mientras que la competencia relativa rige en función a las
necesidades, conveniencia e intereses de las partes. (Casación N.° 2108-03-Huánnco, de 25-05-2004,
f. j. 5. Sala Civil Transitoria [EP, 30-09-2004, p. 12727]. Texto completo: <bir.ly/2ukKcOK>).
§ 448. Com petencia del órgano jurisdiccional en casos de nulidad de los asientos regístrales,
pues está referida a la derivada de derechos reales y derecho de obligaciones, m aterias propias
de la competencia civil y no adm inistrativa. C uarto . A fin de definir si [en un caso de nulidad de
asientos registrales] se está ante materia administrativa o civil, se aprecia que ambos elementos pueden
estar presentes en la calificación registral que se realiza, instituciones civiles como la hipoteca, la cesión
de derechos, etcétera, y por otro lado figuras de orden administrativo derivadas de las normas propias
de la calificación de títulos, dentro del ámbito deí denominado procedimiento registral; sin embargo,
es la propia norma especial, el Texto Unico Ordenado del Reglamento General de los Registros
Públicos, aprobado por Resolución del Superintendente Nacional de los Registros Públicos N.°
079-2005-SUNARP-SN, que en sus artículos 90 y 107, definen la competencia de los autos, de donde
queda establecido que la invalidez (como figura genérica de la nulidad y anulabiiidad) de los asientos
registrales es una competencia exclusiva del Organo Jurisdiccional; a ello se debe añadir que la materia
involucrada para el análisis de los autos, está referida a la derivada de los derechos reales y derecho de
obligaciones principalmente (advirtiendo los supuestos de hecho y normas jurídicas que se presentan
en la demanda), materias propias de la competencia civil, con la consecuente aplicación de los artículos
I del Título Preliminar, 3, 5, 6 y 9 del Código Procesal Civil; en ese sentido, el análisis de la nulidad
de los asientos de inscripción corresponde al Organo Jurisdiccional, y dentro de este, le corresponde
a la competencia civil, pues se trata de temas que no son propios del derecho administrativo, en cuyo
caso la competencia por razón de la materia sería otra, de acuerdo a los artículos 1 y 4 de la Ley N.°
27584. (Casación N.° 380-2010-Líma, de 31-01-2011, f. j. 4. Sala Civil Transitoria [EP, 31-08-2011,
Sentencias en Casación N.° 648, p. 31069]. Texto completo; <bit.ly/2uRHfF9>).
§ 449. Los órganos jurisdiccionales civiles tienen competencia p ara conocer los procesos que
no estén atribuidos por ley. Cuando no existan otros órganos situados en un mismo territorio, es
competencia de los órganos jurisdiccionales civiles. Competencia solo puede ser establecida por la
ley. Q uinto. [Los] artículos V y VI del Código Procesal Civil disponen que corresponde a los órganos
jurisdiccionales civiles el conocimiento de todo aquello que no esté atribuido por la Ley a otros órganos
jurisdiccionales y que la competencia civil no puede renunciarse ni modificarse, salvo en aquellos casos
expresamente previstos en la Ley o en los convenios internacionales respectivos. Sexto. [En] consecuencia,
el proceso sumarísimo de impugnación de acuerdos, de conformidad con las disposiciones antes citadas
del Código Procesal Civil, era de competencia de los Jueces Civiles, al no existir Jueces Comerciales [en
ese momento]. [...] O ctavo. [Al] declararse improcedente la demanda de impugnación de acuerdos,
se ha afectado a la actora su derecho a la tutela jurisdiccional efectiva, contemplado en el artículo I
del Código Procesal Civil [.,.]. (Casación N.° 504-99-Lima, de 10-08-1999, ff. jj. 5, 6 y 8. Sala Civil
Transitoria [EP, 19-10-1999, p. 3771]. Texto completo: <bit.ly/2xtJlgX>).
§ 450. Si en la vía penal se otorga indemnización como consecuencia del ilícito pena!, también
es posible demandar indemnización en la vía civil. S egundo. [...] [El] artículo 1985 del Código
Civil delimita los conceptos indemnizables que surgen como consecuencia de la producción de un
daño. Desde esa perspectiva, es claro que la indemnización comprende ios daños patrimoniales y
extra patrimoniales. Sin embargo, si bien en la vía penal, se puede otorgar una indemnización como
consecuencia de un daño causado por un ilícito penal, debe considerarse la naturaleza distinta de estas
dos vías. En ese sentido, esta Corte Suprema, ha establecido que “en el proceso penal (...) se busca la
sanción al infractor de la ley penal ante la comisión de un hecho que la sociedad y la ley consideran
repudiable y reprimible, mientras que en el proceso civil la responsabilidad responde a una lógica
distinta, pues se busca determinar quién debe asumir el daño ocasionado producto de determinada
situación jurídica” (Casación N.° 1221-2010-Amazonas [§ 2908]), criterio reiterado en la Casación
N.° 3824-2013-Ica [§ 451a], Téngase presente además que este tema no se incluyó explícitamente

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Arl. 5 CODIGO PROCESAL CIVIL 134

como punto controvertido por el Juez de la causa, ni las partes solicitaron su inclusión. (Casación
N.° 2092-2016-Lima, de 16-05-2017, £ j. 2. Sala Civil Permanente [EP, 03-07-2018, Sentencias en
Casación N.° 750, p. 111054]. Texto completo: <bit.ly/2wjXFX2>).
§ 45 la . La reparación civil en ía vía penal no es impedimento para demandar la indemnización
por daño moral, social y fam iliar m ediante un pronunciamiento de fondo. O ctavo. [En] el caso
de autos conforme es de verse del escrito de demanda [...] la recurrente pretende se le conceda
indemnización por daños y perjuicios por responsabilidad extracontractual derivada de accidente
de tránsito [atropello por homicidio culposo] del que fue víctima su menor hijo, en tal sentido la
demandante haciendo uso de su derecho de acción promueve la presente acción a fin de que se la
indemnice por el daño moral, social y familiar resultando por ende necesario un pronunciamiento
sobre el fondo de la cuestión advirtiéndose que la resolución materia de casación infringe el principio de
motivación de las resoluciones judiciales al considerar que la pretensión invocada ya fue satisfecha por
cuanto lo que se busca a través del proceso penal es que se sancione al infractor de la Ley penal por la
comisión de un hecho que la sociedad y la ley consideran repudiable y reprimible mientras en el proceso
civil la responsabilidad responde a una lógica distinta pues lo que se pretende es que se determine quién
asume el daño ocasionado más aún si en el proceso penal no se ha analizado el daño moral demandado
en el presente proceso configurándose por ende la infracción normativa procesal del artículo 139
inciso 3 de la Constitución Política del Perú. (Casación N.° 3824-2013-Ica, de 12-11-201.4, ff jj. 8.
Sala Civil Transitoria [EP, 02-03-2015, Sentencias en Casación N.° 701, p. 60766]. Texto completo:
<bit.ly/2PInh8y>).

JURISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 451. Los jueces civiles son competentes para conocer acciones indem nizatorias relacionadas
con actividades laborales. [La] demanda de indemnización de daños y perjuicios [derivados de
actividades laborales], interpuesta, tiene carácter civil, por consiguiente la excepción de incompetencia
no tiene asidero legal [.,.]. (Exp. N.° 491-95, de 06-06-1995. Quinta Sala Civil, Corte Superior de
Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2wrcw2F>).
§ 452. La ejecución de un laudo arb itral derivado de la Ley de Contrataciones del Estado se
tram ita en la vía civil. Q uinto. En el presente caso, el laudo arbitral materia de ejecución se deriva
de un Convenio de Prestación de Servicios de Reparación y Mantenimiento de Flota Vehicular
[celebrado por una empresa con una municipalidad] [...]. Sexto. Ai respecto, los contratos que
las empresas proveedoras de bienes y servicios celebran con el Estado, de acuerdo a lo normado
por la Ley de Contrataciones y Adquisiciones del Estado, son contratos adm inistrativos sujetos a
la normatividad especial mencionada. Asimismo, estos contratos confieren tanto al Estado como
a su contraparte una serie de facultades y obligaciones extrañas a la regulación civil o comercial
[...]. S étim o. Consecuentemente, conteniendo el laudo arbitral materia de ejecución una materia no
comercial, no corresponde su conocimiento a esta Sala Subespecializada en lo Comercial, resultando
de aplicación lo dispuesto en el artículo 5 del Código Procesal Civil. (Exp. N.° 300-2006, de 23-
03-2006, ff. jj. 5-7. Primera Sala Civil con Subespecialidad Comercial. Corte Superior de Justicia de
Lima. Texto completo: <bit.ly/2xYm!zB>).
§ 453. Com petencia civil y laboral. [Cforresponde disponer [en la vía civil] la restitución del
accionante [..,] en todos sus derechos como socio de [la] cooperativa [demandada]; [...] en cambio,
no procede hacer lugar a su reclamación para que le restituyan sus derechos y pagos, en calidad de
trabajador de la [referida] cooperativa, en tanto esos temas no son de competencia del fuero civil sino
del fuero laboral [...]. (Exp. N.° 744-95, de 19-05-1995. Cuarta Sala Civil. Corte Superior de Justicia
de Lima. Texto completo: <bit.ly/2ol8fsZ>).

n o m o s & th e s is
135 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA A lt 6

A rtículo 6: Principio de legalidad e irrenunciabilidad de la com petencia

La competencia solo puede ser establecida por la ley.


La competencia civil no puede renunciarse ni modificarse, salvo en aquellos casos expresamente pre­
vistos en la ley o en los convenios internacionales respectivos.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 454. La competencia es una institución procesal irrenunciabíe e inmodificabíe. Sexto. [La]


competencia es una institución procesal cuyo objetivo es determinarla capacidad o aptitud del juzgador
para ejercer la función jurisdiccional en determinados conflictos, fijando los límites de la jurisdicción
a fin de hacer más efectiva y funcional la administración de justicia. Es irrenunciabíe e inmodificabíe,
conforme lo dispone el artículo ó del Código Procesal Civil, salvo los casos expresamente permitidos
por ley. Séptim o. En ese sentido, la competencia es una institución procesal cuyo objetivo es hacer
más efectiva y funcional la administración de justicia, surgiendo a partir de la necesidad de un Estado
de distribuir el poder jurisdiccional entre los distintos jueces con los que cuenta y por la evidente
imposibilidad de concentrar en uno solo o en un grupo de ellos tan importante función pública; por
tanto, las disposiciones que hacen objetivo el ejercicio de la referida facultad por parte del Estado,
deben interpretarse de manera sistemática y, básicamente, en orden a la necesidad de la resolución
pronta e integral de los conflictos que permita lograr un razonable grado de paz social que, a su vez,
coadyuve al desarrollo armonioso y sostenido de la comunidad. (Casación N.° 2705-2007-Lima,
de 28-08-2007, ff. jj. ó y 7. Sala Civil Permanente [EP, 31-01-2008, p, 21482], Texto completo:
<bit.Iy/2zzle2J>),
§ 455. Principio de legalidad. Juez civil es el competente para conocer la pretensión relativa
a im pugnación de acuerdos de cooperativas. S éptim o. [El] juez competente es aquel señalado
expresamente por ley, para resolver el conflicto (competencia absoluta, irrenunciabíe e improrrogable)
o aquel a quien las partes se hubieran sometido expresa o tácitamente (competencia relativa,
renunciable y prorrogable) [...]. La competencia absoluta no puede ser variada por acuerdo entre las
partes, lo que disponen las leyes es lo que se cumple, las reglas de juego de la competencia absoluta
las dicta y modifica solo la Ley; en cambio la competencia relativa puede ser modificada por acuerdo
de las partes y puede quedar preestablecida por ellas. Forman parte de la competencia absoluta, la
competencia por razón de la materia. [...] D écim o segu n d o. Este Supremo Tribunal determina que la
posición de la Sala Superior resulta congruente, teniendo en cuenta que ni la pretensión principal de
impugnación de asamblea universal de la Cooperativa, ni las pretensiones accesorias referidas a dejarse
sin efecto de la elección de los miembros del Consejo de Administración [...] así como cualquier
otra inscripción registra! generada a partir de dicha Asamblea, corresponden a la subespecialidad
comercial, considerando que el artículo 116 de la Ley General de Cooperativas, es ciato al señalar que
en los casos que no se encuentren previstos en la referida Ley se regirán por los principios generales
del Cooperativismo, o en su defecto por las normas del derecho común, que efectivamente son las
normas generales del Código Civil [...]. (Casación N.° 3655-2012-Lima, de 24-05-2013, ff. jj. 7 y 12.
Sala Civil Transitoria [EP, 30-04-2014, Sentencias en Casación N.° 691, p. 51053]- Texto completo:
<bit.ly/2K3WhwA>).
§ 456. Si bien es una facultad de los jueces de las instancias de mérito, evaluar y declarar
en cada caso concreto la existencia o no de la competencia funcional, también lo es que dicba
declaración tiene que estar fundada en el principio de legalidad. Q uinto. [El] artículo 178 del [...]
Código [Procesal Civil], que regula la acción de nulidad de cosa juzgada fraudulenta, no prevé ningún
criterio que disponga que si las causales de fraude procesal frieran cometidas por los magistrados de
segunda instancia tenga que accionarse ante la Sala Superior. Sexto. [Si] bien constituye una facultad
de los jueces de las instancias de mérito, evaluar y declarar en cada caso concreto la existencia o no de

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 6 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 136

la competencia funcional, también lo es que dicha declaración tiene que estar fundada en ley expresa,
en mérito al principio de legalidad, lo que no ocurre en la resolución materia del presente recurso.
(Casación N.° 725-97-Arequipa, de 24-08-1998, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil [EP, 05-10-1998, p. 1773].
Texto completo: <bit.ly/2urFnSC>).
§ 457. Principio de irrenunciabilidad. La petición de evitar que se aplique una sanción
adm inistrativa es de competencia del ente administrativo, y una vez que se em ita resolución recién
será recurrible al Poder Judicial mediante el contencioso-administrativo. D écim o. [Sobre] la base
de lo expuesto se puede colegir que lo peticionado en la demanda, es de competencia exclusiva [...]
[de] OSINERG, pues dicha entidad deberá atender y resolver los intereses de la empresa actora en su
calidad de administrada y, una vez concluido el cauce administrativo y expedida que sea, la resolución
administrativa que causa estado, solo de esta manera será recurrible ante el Poder Judicial mediante
la acción contenciosa administrativa de conformidad con [la] Ley que regula el Proceso Contencioso
Administrativo, en aplicación del principio de especialidad de la norma, que implica la existencia de
una norma específica para un caso concreto, lo que es suficiente por sí misma para desplazar a toda
otra norma que también exija su aplicación, siempre que esta última tenga un alcance general; lo
cual es corroborado con los principios rectores de la competencia como son: a) la legalidad y, b) la
irrenunciabilidad; siendo el primero de ellos el que establece la vigencia de aquella únicamente por
disposición de la ley y el segundo determine que la competencia civil no será objeto de renuncia ni
modificación por decisión judicial, excepto si la propia ley lo dispone de conformidad con el artículo
6 del Código Procesal Civil. (Casación N.° 3867-2008-Lima, de 02-12-2008, f. j. 10. Sala Civil
Permanente. Texto completo: <bit.íy/2KQ1 W q6>).
§ 458. Los órganos jurisdiccionales civiles tienen competencia para conocer los procesos que
no estén atribuidos por ley. Cuando no existan otros órganos situados en un mismo territorio,
es competencia de los órganos jurisdiccionales civiles. Competencia solo puede ser establecida
por la ley. Véase la jurisprudencia del artículo 5o del Código Procesal Civil [§ 449]. (Casación N.°
504-99-Lima, de 10-08-1999, ff. jj. 5, 6 y 8. Sala Civil Transitoria [EP, 19-10-1999, p. 3771]. Texto
completo: <bk.ly/2xtJlgX>).
§ 459. La competencia se rige por el principio de legalidad. La competencia por la m ateria es
improrrogable. Véase la jurisprudencia del artículo 9o del Código Procesal Civil [§ 478]. (Casación
N.° 1496-97 -Lima, de 20-04-1998, ff. jj. 6-9. Sala Civil Transitoria [EP, 07-07-1998, p. 1408], Texto
completo: <bit.ly/2zmFrGS>).
§ 460. Infracción del principio de juez natural. Sala civil que indebidamente absuelve el grado
de apelación de la sentencia de prim era instancia pese a que existía prevención de otra sala civil del
mismo distrito judicial. Véase la jurisprudencia del artículo 31° del Código Procesal Civil [§ 546],
(Casación N.° 1966-2010-Ica, de 31-08-2011, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil Transitoria [EP, 02-01-2012,
Sentencias en Casación N.° 658, p. 32570]. Texto completo: <bÍt.ly/2KFL9WIl>}.
§ 461. Ambito de competencia general del proceso contencioso-administrativo habida cuenta
que se advierte que la demandada resulta ser una entidad que forma parte de la adm inistración
pública. Véase la jurisprudencia del artículo 3o del TUO de la Ley que regula el proceso contencioso
administrativo [§ 4404], (Casación N.° 1910-2009-Lima, de 01-08-2011, ff. jj. 2 y 3. Sala Civil
Transitoria [EP, 29-02-2012, Sentencias en Casación N.° 663, p. 33876]. Texto completo:
<bit.ly/2M87TFi>).
§ 462. Excepción de incom petencia por disposición de la ley. Principios de legalidad e
irrenunciabilidad de la competencia. D em anda a persona jurídica (m unicipalidad). Véase la
jurisprudencia del inciso 1 del artículo 446° del Código Procesal Civil [§ 2958]. (Casación N.° 2581-
2005-Cono Norte de Lima, de 21-04-2006, £ j, 4. Sala Civil Permanente [EP, 02-10-2006, p. 17133].
Texto completo: <bit.ly/2uxAfML>).

n o m o s & th e s ís
137 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Art.7
JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

§ 463* El respeto de la garantía del juez natural Importa que se respete en cada caso concreto,
el juez competente. 15* [...] [El] contenido constitucionalmente protegido del derecho al juez
predeterminado por la ley o “juez natural” alude principalmente a aquellas condiciones que debe
reunir en abstracto el órgano encargado de impartir justicia en cada caso concreto, siendo por tanto la
constatación de su agravio un asunto de mero análisis normativo. (Exp. N.° 00813-2011-PA/TC, de 05-
07-2011 [Web: 07-07-2011 / EP: 23-07-2011], f. j. 15. Texto completo: <bit.ly/2IqrevH>).

Artículo 7: Indelegabilidad de la competencia

Ningún Juez Civil puede delegar en otro la competencia que la ley le atribuye. Sin embargo, puede
comisionar a otro la realización de actuaciones judiciales fuera de su ámbito de competencia territorial.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 464. Redistribución de expediente a otro juzgado no constituye una desviación de la


jurisdicción predeterm inada. C uarto. [...] [La] recurrente denuncia [...] que [...] se ha recortado
el procedimiento en trámite al redistribuir el proceso y enviar el expediente a otro juzgado al que
uo le correspondía interferir ni avocarse en una causa pendiente. [...] [Alega que] el Décimo Quinto
Juzgado Civil interfiere sobre el proceso y sobre lo que estaba juzgándose a través del Vigésimo Primer
Juzgado Civil de Lima, no respetándose el derecho de defensa ni la tutela jurisdiccional efectiva y por
lo tanto atenta contra el debido proceso. [Sostiene que la] Administración Judicial que se atribuyó
la redistribución del proceso no tiene esa facultad ni la autoridad pata “redistribuir’1 un expediente
a otro juzgado que es ajeno y que desconoce cómo se ha llevado a cabo las incidencias en el proceso
materia de litis. Q uinto. [Esta] denuncia debe ser declarada improcedente [...], [pues] no se advierte
que la recurrente haya sido desviada de la jurisdicción predeterminada, sino que por el contrario en
virtud a la redistribución de expedientes a nivel de la Corte Superior de Lima mediante Resolución
Administrativa N .w 319-08-CE-PJ, [...] se dispuso que los autos sean tramitados por el Décimo
Quinto Juzgado Especializado Civil de Lima, lo que no atenta contra el derecho al debido proceso,
más aún si no cuestionó dicho agravio en su oportunidad. (Casación N.° 4982-2012-Lima, de 16-12-
2013, ff. jj. 4 y 5 - Sala Civil Permanente [EP, 30-05-2014, Sentencias en Casación N.° 692, p, 52678].
Texto completo: <bit.ly/2NPL5pE>).
§ 465. Carácter riguroso del código adjetivo para la delegación de competencia. Q uinto. En lo
referente a la competencia, debe señalarse que conforme lo establece el artículo 6 del Código Procesal
Civil, la competencia solo puede ser establecida por la Ley, no puede renunciarse ni modiñcarse, salvo
en aquellos casos expresamente previstos en la ley o en los convenios internacionales respectivos. La
rigurosidad de nuestro Ordenamiento Procesal Civil en cnanto a la competencia, se evidencia de lo
normado en el artículo 7 del Código Adjetivo, el cual señala en su primera parte que ningún Juez Civil
puede delegar en otro, la competencia que la Ley le atribuye, estableciendo la única excepción para
casos de realización de actuaciones judiciales fuera de su ámbito de competencia territorial. Sexto.
Mientras la jurisdicción es la potestad de los órganos judiciales de juzgar los conflictos sometidos a
su conocimiento y decisión con carácter definitivo, la competencia es el ejercicio de la potestad de
la jurisdicción en el caso puntal. El legislador, mediante el instituto de la competencia, distribuye la
potestad jurisdiccional entre los distintos tribunales. (Casación N.° 956-2010-Lima, de 23-10-2012,
ff. jj. 5 y 6. Sala Civil Permanente [EP, 01-07-2013, Sentencias en Casación N.° 680, p. 41418], Texto
completo: <bk.ly/2v7dYWw>).
§ 466. Elementos (renunciables e irrenunciables) que determ inan la competencia del juez.
Véase la jurisprudencia del artículo 8 o del Código Procesal Civil [§ 467]. (Casación N.° 1901-2005-
Lima, 28-04-2006, f. j. 3. Sala Civil Permanente [EP, 01-08-2006, p. 16872]. Texto completo:
<bit.ly/2KSfx5f>).
* SUMMA PROCESAL CIVIL
Alt 8 CODIGO PROCESAL CIVIL 138

Artículo 8: Determinación de la competencia

La competencia se determina por la situación de hecho existente al momento de la interposición de la


demanda o solicitud y no podrá ser modificada por los cambios de hecho o de derecho que ocurran poste­
riormente, salvo que la ley disponga expresamente lo contrario.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 467. Elementos (renunciables e irrenunciables) que determ inan la competencia del juez.
Tercero. [D]entro de los elementos que determinan la competencia del juez unos son renunciables
por las partes y otros no; los elementos de naturaleza o materia, grado, monto de la causa y grado
constituyen leyes de orden público que no son renunciables (competencia absoluta) y contra los cuales
no vale la voluntad de las partes; en cambio, la territorialidad, o sea la división de la competencia por
razón de territorio, se ha establecido por una razón práctica en beneficio de los propios litigantes, y
por eso estos pueden renunciar a este beneficio, constituyendo esto la prórroga de la competencia
(competencia relativa). (Casación N.° 1901-2005-Lima, 28-04-2006, £ j. 3. Sala Civil Permanente
[EP, 01-08-2006, p. 16872]. Texto completo: <bit.!y/2KSfio£>).
§ 468. La competencia es im prorrogable y se caracteriza por ser de orden público. Segundo.
[...] Respecto a la competencia puede señalarse que esta importa el conjunto de facultades que la
ley reconoce a los órganos jurisdiccionales para ejercer sus funciones en un determinado territorio y
sobre determinadas materias. Conviene decir que las regias que regulan la competencia se caracterizan
por ser de orden público, pues, los criterios en que se sustentan son de interés general; asimismo, es
improrrogable, pues las reglas que establecen y modifican la competencia se encuentran sustraídas de la
voluntad de las partes, debiendo atenerse a la competencia predeterminada por la ley, a excepción, claro
está, el caso de la competencia territorial cuando es prorrogable. (Casación N.° 1910-2014-Ancasfi,
de 16-04-2015, £ j. 2, Sala Civil Permanente [EP, 30-05-2016, Sentencias en Casación N.° 714, p.
77867]. Texto completo: <bit.ly/20iG6lq>).
§ 469. Competencia absoluta y competencia relativa. Q uinto. [...] Los criterios que sirven
para determinar la competencia son esencialmente: la materia, la cuantía, la función, el tumo y el
territorio; siendo los cuatro primeros absolutos e improrrogables, y el cuarto relativo, y, por lo tanto,
prorrogable. El carácter absoluto de la competencia responde a un interés público, en razón a la
estructura y funciones esenciales de los órganos jurisdiccionales; mientras que la competencia relativa
rige en atención a las necesidades, conveniencia e intereses de las partes (Casación N.° 114-2007-
Lima, de 07-11-2007, £ j. 5. Sala Civil Transitoria [EP, 03-12-2008, p. 23590], Texto completo:
<bit.ly/2KSmLGu>).
§ 470. Elementos renunciables e irrenunciables que determinan la competencia. Tercero.
[Resulta] determinante tener en cuenta el elemento de la competencia por razón de la materia, la
que se determina por la naturaleza de la pretensión y por las disposiciones legales que la regulan
(según lo establece el artículo 9o del Código Procesal Civil), es decir, implica identificar la relación
jurídica de donde deriva el conflicto (de orden civil, familiar, laboral, comercial, administrativo, etc.)
y establecer la naturaleza de la pretensión que de ella deriva, de acuerdo a sus especiales características.
(Casación N.° 2 8 1 1-2006-Moquegua, de 02-10-2006, £ j. 3. Sala Civil Permanente [EP, 05-01-2007,
p. 18372]. Texto completo: <bit.ly/2L7iYEx>).
§ 471. La competencia por razón de m ateria establecida im perativam ente por un a norma, no
es susceptible de allanam iento. Véase la jurisprudencia del artículo 9o del Código Procesal Civil [§
477]. (Casación N.° 750-2002-Lima, de 22-08-2002, £ j. 5. Sala Civil Transitoria [EP, 02-12-2002,
p. 9631]. Texto completo: <bit.ly/2JswaPo>).
n o m o s & thesis
139 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Art. 9
§ 472. Para ía determ inación de la competencia se debe verificar la situación de hecho
existente al momento de interponerse la demanda. Si en el contrato las partes han convenido la
competencia, estas están sometidas conforme a lo dispuesto en dicho acto jurídico. S egu n d o. [La]
competencia que debió ser declarada por el Colegiado tuvo que tener en consideración la situación
existente previa a la interposición de la demanda. T ercero. La situación de hecho existente al momento
de interponerse la demanda se encuentra referida a lo acordado en los últimos actos jurídicos, es
decir, a lo convenido en el contrato de garantía hipotecaria de cuyo tenor se aprecia un sometimiento
de las partes a los jueces y tribunales de Lima; de manera que, al haberse tomado en cuenta una
situación de hecho inexistente al momento de interponerse la demanda, se ha contravenido el artículo
8o del Código Procesal Civil, por lo que la denuncia debe ser amparada. {Casación N.° 1543-
2001-Lima, de 22-03-2002, ff. jj. 2 y 3- Sala Civil Permanente [EP, 02-09-2002]. Texto completo:
<bit.ly/2PSqbXN>).

JU RISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 473. La competencia se determina por la situación de hecho existente al momento de la


interposición de la demanda. P rim ero. [...] [La] competencia se determina por la situación de hecho
existente al momento de la interposición de la demanda. [...] Cuarto. [..,] [La] competencia inicial
no podrá ser modificada, aunque posteriormente varíen las circunstancias que la determinaron. (Exp.
N.° 1489-94, de 10-10-1994, ff. jj. 1 y 4. Quinta Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto
completo: <bit.ly/2MYC9lH>).

Artículo 9: Competencia por materia

La competencia por razón de ia materia se determina por la naturaleza de la pretensión y por las dispo­
siciones legales que la regulan.

PLENO JURISDICCIONAL

§ 474. Competencia por m ateria en casos de nulidad de acto jurídico de reconocimiento de


paternidad. El pleno acordó por m a y o r í a : “El Juzgado de Familia es el competente por la materia, para
tramitar la demanda de Nulidad de acto jurídico de reconocimiento de paternidad, porque involucra
la filiación”. (Pleno Jurisdiccional Nacional de Familia 2018, realizado en lea. Tema N.° 4: Juez
competente en los casos de nulidad de acto jurídico de reconocimiento de paternidad. Texto completo:
<bit.ly/2RvrXzR>).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 475. Com petencia por razón de la m ateria. Qué se entiende por “naturaleza de la
pretensión”. Sexto. [La] competencia por razón de la materia, conforme lo establece el artículo 9 del
Código Procesal Civil, se determina por ía naturaleza de la pretensión y por las disposiciones legales
que la regulan. Por “naturaleza de la pretensión” entendemos a la naturaleza del litigio o conflicto de
intereses; entonces, es la naturaleza del conflicto de intereses que se lleva al órgano jurisdiccional, así
como las normas jurídicas materiales que regulan su desenvolvimiento y solución, las que determinan
la competencia por razón de la materia. (Casación N.° 2030-03-Lima, de 11-05-2004, f. j. 6. Sala
Civil Transitoria [EP, 30-09-2004, p. 12718]. Texto completo: <bit.ly/2me9nOb>).
§ 476. Criterios p ara determ inar la competencia por m ateria. C uarto. Las reglas de competencia
tienen por finalidad establecer a qué Juez le debe ser propuesta una litis, reglas que se fijan y determinan
por ley, y que constituyen una expresión más del derecho al Juez natural, pues, uno de los elementos
que conforman el contenido de este derecho fundamental es que el Juez que conozca un caso debe ser
el predeterminado por ley, con el fin de asegurar su plena independencia en el ejercicio de la potestad

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 9 CODIGO PROCESAL CIVIL 140

jurisdiccional. Quinto, De acuerdo a la doctrina procesal la competencia por razón de la materia “tiene
que ver con el modo de ser del litigio”, es decir la competencia por razón de la materia se determina
en función de la relación jurídica que subyace al conflicto de intereses o a la incertidumbre jurídica
que sirven de sustrato al proceso y, en especial, por la pretensión yfo pretensiones que, respecto de ese
conflicto o esa incertidumbre, se plantean en el proceso. Por ello, para proceder a la determinación
de este criterio de la competencia, se hace preciso analizar los elementos de la pretensión planteada en
el proceso, es decir, tanto el petitum como la causa petendi. El petitum a fin de establecer qué efecto
jurídico es el que busca el demandante que le otorgue el órgano jurisdiccional y la causa peten di a
fin de establecer los hechos que delimitan el contenido de la pretensión, entre los cuales está, por
cierto, la relación jurídica que subyace al conflicto. Ese es, en cierta forma, el criterio que adopta el
Código Procesal Civil, al momento de establecer qué se entiende por este criterio de determinación
de competencia. (Casación N.° 5323-2011-Lima, de 27-11-2012, ff. jj. 4-5 del voto en discordia del
juez Castañeda Serrano. Sala Civil Permanente [EP, 02-09-2013, Sentencias en Casación N.° 682, p.
42827]. Texto completo: <bit.ly/2LrFJ7e>).
§ 477. La competencia por razón de m ateria establecida im perativam ente por una norma,
no es susceptible de allanam iento. Q uinto . [Si] bien la parte demandada se allanó a tres de las
pretensiones mediante recurso presentado el 14 de agosto del 2000, dentro de las que se encontraban
la pretensión que persigue la impugnación de un Acuerdo de Junta de Acreedores, sin embargo dicho
acto procesal no es oponible a la Ley N.° 27295 porque la competencia por razón de materia establecida
imperativamente en esta norma, no es susceptible de allanamiento; que si bien la competencia se
determina por la situación de hecho existente al momento de la demanda, si la ley ordena lo contrario
se aplicará lo que esta disponga, como ocurre en el presente caso, según reza el artículo 8 in fin e del
Código Procesal Civil. (Casación N.° 750-2002-Lima, de 22-08-2002, f. j. 5. Sala Civil Transitoria
[EP, 02-12-2002, p. 9631]. Texto completo: <bit.ly/2JswaPo>).
§ 478. La competencia se rige por el principio de legalidad. La competencia por la m ateria
es im prorrogable. Sexto. [...] [Se ha acreditado que] compañía actora [...] está comprendida dentro
de las denominadas empresas públicas de economía mixta, sin embargo, no goza de los atributos
propios de la administración pública, como son las funciones de gobierno central, regional o local,
ni legislativas, ejecutivas, jurisdiccionales, electorales, de control fiscal, ni servicios básicos. Séptimo.
[D]ebe concluirse que la empresa demandante no es el Estado, por lo que la causa en examen no
debió remitirse a la Sala Contenciosa-Administrativa [,..]. Octavo. [La] competencia de los órganos
jurisdiccionales se rige por el principio de legalidad. Noveno. [La] competencia por la materia es
improrrogable. (Casación N.° 1496-97-Líma, de 20-04-1998, ff. jj. 6-9. Sala Civil Transitoria [EP,
07-07-1998, p. 1408]. Texto completo: <bit.ly/2zmFrGS>).
§ 479. Supuesto de determinación de la competencia: la pretensión de la entidad pública
demandante es de naturaleza estrictamente civil y no laboral, pues se trata de recuperar fondos del
Estado confiados a un servidor demandado. Prim ero. [El] procurador público a cargo de los asuntos
judiciales del Poder Legislativo, de la Oficina de la Presidencia del Consejo de Ministros y del Jurado
Nacional de Elecciones, acciona contra don FPE, para que se declare la nulidad de la autoíiquidarión
realizada por este y se le ordene devolver al Estado la suma de SI. 60.185 nuevos soles, indebidamente
apropiados [sustentando su petitorio en las normas sobre nulidad del acto jurídico del Código Civil],
así como el pago de una indemnización por los daños y perjuicios irrogados que los estima en la
cantidad de S/. 70.000 nuevos soles. Segundo. [Ajdmitida a trámite, la parte demandada [...] deduce la
excepción de incompetencia, señalando que el Juez competente para conocer de la presente causa es el
Juez Especializado en lo Laboral de Lima, argumentando que los hechos en que se apoya se originan en
una relación laboral que el emplazado mantuviera con FOPTUR [...]. [.,.] Quinto. [Se ha acreditado
que] la pretensión del demandante es de naturaleza estrictamente civil y no laboral, [pues] se trata de
recuperar [...] fondos del Estado confiados al demandado y por los que debe rendir cuentas, sin discutir
los derechos laborales que este pudiera tener [...]. (Casación N.° 1596-2000-Lima, de 03-11-2000,
ff. jj. 1, 2 y 5. Sala Civil Transitoria [EP, 01-03-2001, p. 7002]. Texto completo: <bit.ly/2Qa9APx>).
n o m o s & thesis
141 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Art.9
§ 480. Com petencia por razón de ia m ateria: resolución dictada por un juez incompetente.
Prim ero. El recurrente [...] sostiene que [se le ha obligado] indebidamente a acudir a su cónyuge con
una pensión alimenticia mediante resolución dictada por un Juez incompetente. Segundo. Por la Ley
N.° 27155 [de fecha, 11-07-1999] [...] se modificó, entre otros, el artículo 57 de la Ley Orgánica
del Poder Judicial, en el sentido de que los Juzgados de Paz Letrado conozcan en materia de familia,
entre otros, las acciones relativas al derecho alimentario, siempre que exista prueba indubitable del
vínculo familiar y no estén acumuladas a otras pretensiones en la demanda. Tercero, La demandante
[...] interpuso demanda de alimentos contra su cónyuge el 12 de noviembre de 1999 por ante [un]
Juzgado de Familia [...], esto es, con posterioridad a la modificación del artículo 57 de la Ley Orgánica
del Poder Judicial antes mencionado. [...] Cuarto. [Considerando] que en el presente caso no se ha
respetado la regla de la competencia por razón de la materia, evidentemente se ha infringido una de las
normas que garantizan el derecho al debido proceso. (Casación N.° 3009-2000-Junín, de 03-09-2001,
ff. jj. 1-4. Sala Civil Permanente [EP, 01-07-2002, p. 8900], Texto completo: <bit.ly/2uyT0PS>).
§ 481. Las pretensiones que cuestionan la actuación de la entidad pública en la lase de
formación del contrato es de competencia del juez en lo contencioso-administrativo, en tanto
que las pretensiones referidas a la fase de ejecución del contrato son de competencia del juez
civil. P rim ero . [...] [Se trata de] establecer si el conflicto de intereses originado en la ejecución
del contrato de compraventa, celebrado entre [una] Universidad Nacional [...] (vendedor) y [una]
Universidad Privada [...] (comprador), debe ser resuelto por la justicia común o por la justicia
contencioso-administrativa. Segundo. [Cuando] se presenta un asunto litigioso la competencia es
establecida por una serie de factores: por la materia, la cuantía, el turno, el territorio y la función que
desempeña el juez (grado). [...] Sexto. Se debe indicar que, la Administración Pública realiza actos
tanto de naturaleza administrativa como de naturaleza privada, siendo trascendente establecer qué
tratamiento sustantivo y adjetivo deben recibir y así establecer la naturaleza de la pretensión; debiendo
establecerse que, en los contratos que celebra la Administración Pública, en muchos casos es patente
la mezcla del derecho administrativo y del derecho privado, por lo que no corresponde establecer
una genérica calificación como contrato administrativo o como contrato privado. Sétimo. Para hacer
la disquisición antes mencionada, el tema debe ser tratado a través de la denominada “doctrina de
los actos separables” [...], dado que a través de ella es posible distinguir la fase de la formación de
la voluntad (fase preparatoria, de realización de una serie de actos eminentemente administrativos),
de la fase de celebración del contrato mismo. Entonces, si el tema litigioso surge en la etapa de la
formación de la voluntad, la litis deberá ser resuelta según las reglas sustantivas y adjetivas del derecho
administrativo; en cambio, si la litis surge en la ejecución del contrato mismo, deberá ser tratada
por las reglas propias del derecho común. Queda así expuesto cómo es posible separar un acto de
otro, dependiendo en qué etapa del “iter negó cial" se desarrolla, apreciándose además, que si un acto
preparatorio de la voluntad es declarado inválido por las reglas propias del derecho administrativo,
ello acarreará efectos jurídicos en el contrato ya celebrado, Octavo. Por ello, conforme lo mencionó la
sentencia de Primera Instancia [..,], en el proceso de otorgamiento de escritura pública de un contrato
de compraventa, la que se limita a llenar una formalidad aadprobationem del contrato, no es posible
analizar la validez del mismo, al estar frente a un proceso sumarísimo, debiendo ello ser discutido en
una vía más lata. Noveno. Atendiendo a lo expuesto, de autos se aprecia que la litis surgida entre las
partes se desarrolla en la etapa de ejecución del contrato de compraventa, por tanto su regulación
se encuentra en las normas de contratación privada y en las normas adjetivas previstas en el Código
Procesal Civil. Así se puede apreciar que tal contrato, en sí, no es un acto administrativo [...] y, siendo
que la pretensión demandada no tiene su base en el derecho administrativo. D écim o. Entonces, se llega
a la conclusión que, los de la materia son de competencia de los jueces civiles, por lo que, la casación
debe ser declarada fundada. (Casación N.° 2811-2006-Moquegua, de 02-10-2006, ff. jj. 1, 2, 6, 7,
8, 9 y 10. Sala Civil Permanente [EP, 05-01-2007, p. 18732]. Texto completo:. <bit.ly/2L7iYEx>).
§ 482. En base a la naturaleza de la p reten sión , resulta necesario que sea el Juez de Fam ilia
quien tramite y resuelva las demandas por interdicción que buscan proteger a las personas y

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 10 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 142

a ía fam ilia. Q uinto. [...] [El] presente proceso de interdicción y cúratela se encuentra provisto de
una tutela especial a favor de las partes. Esta especial tutela se manifiesta también en la necesidad
de que la causa sea tramitada ante un Juez Especializado, conocedor del Derecho de Familia y de la
naturaleza especialmente tuitiva de sus instituciones. En este orden de ideas, resulta necesario que sea
el Juez de Familia quien tramite y resuelva este tipo de pretensiones que buscan proteger a las personas
y a la familia. En tal sentido, es aplicable el artículo 9 del Código Procesal Civil que prescribe que
la competencia por la materia se determina en base a la naturaleza de la pretensión. Sexto. [Cabe]
precisar que el Código Procesal Civil ha fijado una regla de competencia expresa y clara respecto a
los procesos de interdicción [...]. Recordemos que la competencia puede ser definida como aquella
aptitud legalmente establecida que permite a determinado Juez conocer un proceso específico en
mérito a especiales circunstancias de materia, territorio, grado y cuantía. La legalidad se erige como
la principal característica de la competencia de los Jueces, por tanto, únicamente la Ley puede fijar
el Juez competente para determinado caso; y, al existir una regia expresa en nuestro ordenamiento
j ur ídi co-p roces al, no cabe duda que el Juez competente para conocer la pretensión postulada en este
caso es el Juez Especializado de Familia. (Casación N.° 3385-2013-Suliana, de 06-03-2014, ff. jj. 5 y 6.
Sala Civil Permanente [EP, 30-09-2014, Sentencias en Casación N.° 696, p. 56909]. Texto completo;
<bit.ly/2wfbhUi>).
§ 483. L a determ inación de la competencia debe tom ar en cuenta el principio p r o a ction e. 5.6.
[En] el análisis de las reglas de competencia prevista en el artículo 9 del Código Procesal Civil, se debe
tener en cuenta la aplicación del principio a favor del desarrollo del proceso (también conocido como
pro actione ), el que constituye una manifestación del derecho de tutela jurisdiccional efectiva; por lo
que, ante la duda sobre si un proceso debe declararse concluido porque la materia de la pretensión es de
naturaleza civil y no comercial “la decisión de la autoridad judicial debe dirigirse por la continuación
del proceso y resolver las controversias que sean sometido a su conocimiento y no por su extinción”;
por lo que, la causa debe seguir su trámite conforme a su estado. (Casación N.° 161-2014-Lima, de
04-09-2014, f. j. 5.6. Sala Civil Permanente [EP, 30-06-2015, Sentencias en Casación N.° 705, p.
65942]. Texto completo: <bit.ly/2uSZXfL>).
§ 484. Rem isión. Sobre el principio pro actione , véase la jurisprudencia del artículo III del Código
Procesal Civil (§ 179 ss.).

Artículo 10: Competencia por cuantía

La competencia por razón de la cuantía se determina de acuerdo al valor económico del petitorio
conforme a las siguientes reglas:
1. De acuerdo a lo expresado en la demanda, sin admitir oposición al demandado, salvo disposición
legal en contrario; y
2. Si de la demanda o sus anexos aparece que la cuantía es distinta a la indicada por el demandante, el
Juez, de oficio, efectuará la corrección que corresponda y, de ser el caso, se inhibirá de su conocimiento y
la remitirá al Juez competente.

PLENOS JURISDICCIONALES

§ 485. Los Jueces de Paz letrado sí tiene competencia para conocer los procesos sobre
indem nización por responsabilidad contractual y extracontractual, atendiendo a la cuantía
establecida en la norm a procesal. Para determ inar la com petencia de los ju eces de paz letrado en los
casos de indem nización p or responsabilidad civil contractual o extracontractual debe tenerse en cuenta
la com plejidad de la materia o el monto indemnizatorio ( cuantía) establecida en la norma procesal. El
Pleno acordó p o r m a y o r í a : “ L o s Jueces de Paz letrado sí tiene competencia para conocer los procesos
sobre indemnización por responsabilidad contractual y extracontractual (artículo 57°, inciso 1,
n o m o s & th e s is
143 JURISDICCION, ACCION Y COMPETENCIA k it 11

Ley Orgánica del Poder Judicial), atendiendo a la cuantía establecida en la norma procesar’. (Pleno
Jurisdiccional Distrital en Materias Civil y Familia, realizado por la Corte Superior de Justicia de lea,
el día 08-09-2008. Tema N.° 2. Texto completo: <bít.iy/2yjSyYn>).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 486. Criterios para determ inar la competencia por razón de cuantía. En el presente caso,
los jueces de m érito infringieron el derecho al debido proceso toda vez que si bien determinaron
su incom petencia por razón de cuantía, debieron rem itir los actuados al juez competente, y no
ordenar la devolución de los anexos al actor. T ercero. [...] [La] competencia por razón de la cuantía
[...] se determina en función al valor económico del petitorio, la que se justifica en la necesidad
de asignar los asuntos de menor cuantía a los juzgados y tipos de procesos que representen menor
costo para el Estado y los particulares; con esta medida se busca que ni los particulares ni el Estado
tengan que soportar un mayor costo que aquél que representa en sí el conflicto de intereses que
con él se quiere resolver. El artículo 10 del Código Procesal Civil contempla que la competencia
por razón de la cuantía se determina en función del valor económico del petitorio. El criterio de
cuantía es determinante para la competencia de un juzgado, pues si esta cuantía es mínima tendrá la
competencia el Juez de paz, y si sobrepasa el límite establecido por la ley será competencia del Juez de
Primera Instancia. [...] Q uinto. En el presente caso, analizada la resolución impugnada en casación,
se aprecia que los juzgadores declararon improcedente la demanda, de modo liminar, en aplicación
de lo dispuesto en el artículo 475, inciso 2, del Código Procesal Civil, norma que establece que
se tramitarán en proceso de conocimiento, ante los Juzgados Civiles, los asuntos contenciosos cuya
estimación patrimonial del petitorio sea mayor de mil Unidades de Referencia Procesal y, en efecto,
el petitorio de esta demanda no sobrepasa la suma de $!. 60.000 nuevos soles, monto que no alcanza
las mil Unidades de Referencia Procesal; en tal virtud, los Jueces de mérito concluyeron que no era
competente, por razón de la cuantía, el Juez Mixto [...], sino el Juez de Paz; por lo que dispusieron
la devolución de los anexos al actor. Sexto. No obstante ello, debe anotarse que los juzgadores no
contemplaron la norma contenida en el inciso 2 del artículo 10 del Código adjetivo, toda vez que
si bien determinaron su incompetencia por razón de la cuantía, debieron remitir los autos al Juez
competente, de conformidad con el precitado inciso 2 del artículo 10, esto es, debieron remitirlo al
Juez de Paz Letrado correspondiente, de acuerdo con el artículo 488 del citado texto procesal, y no
ordenar la devolución de los anexos al actor. (Casación N.° 1910-2014-Ancash, de 16-04-2015, ff. jj.
3, 5 y 6. Sala Civil Permanente [EP, 30-05-2016, Sentencias en Casación N.° 714, p. 77867]. Texto
completo: <bit.ly/20iG61q>).

Artículo 11: Cálculo de la cuantía

Para calcular la cuantía, se suma el valor del objeto principal de la pretensión, los frutos, intereses y
gastos, daños y perjuicios, y otros conceptos devengados al tiempo de la interposición de la demanda,
pero no los futuros.
Si una demanda comprende varias pretensiones, la cuantía se determina por la suma dei valor de
todas. Si se trata de pretensiones subordinadas o alternativas, solo se atenderá a la de mayor valor.
Si son varios los demandados, la cuantía se determina por el valor total de lo demandado.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 487. La ley procesal no contem pla el monto de la reconvención, al calcular la cuantía.


Tercero. De conformidad con el artículo 11 del Código adjetivo, para calcular la cuantía, se suma el
valor del objeto principal de la pretensión, los frutos, intereses y gastos, daños y perjuicios, y otros
conceptos devengados al tiempo de la interposición de la demanda, pero no los futuros. Asimismo, si
una demanda comprende varias pretensiones, la cuantía se determina por la suma del valor de todas.
* SUMMA PROCESAL CIVIL
Alt. 12 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 144

Si se trata de pretensiones subordinadas o alternativas, solo se atenderá a la de mayor valor. Si son


varios ios demandados, la cuantía se determina por el valor total de lo demandado. C uarto. Conforme
se desprende del considerado precedente, la norma no contempla el monto de la reconvención, al
calcular la cuantía. (Casación N.° 3453-2002-Cono Norte, de 02-07-2004 ff, jj. 3 y 4. Sala Civil
Permanente [EP, 02-11-2004, p. 12790]. Texto completo: <bit.ly/2ureEpg>).
§ 488. Cálculo de ía cuantía. C uarto. [La] parte recurrente no cumple con adjuntar ía tasa
judicíai que corresponde por la interposición del presente recurso de casación, atendiendo a ía cuantía
contenida en el petitorio de la demanda [...], que asciende a US$ 60.000 dólares americanos, lo
que equivale a Sí. 174.000 nuevos soles según la demanda, de conformidad con el numeral 11 del
Código Procesal Civil que regula el cálculo de la cuantía. Consecuentemente corresponde un pago
ascendente a Sí. 720 nuevos soles, de conformidad con [...] el Cuadro de Aranceles Judiciales [...], por
tanto en aplicación de los principios de economía y celeridad procesal [...], es que se debe disponer
que el Juez de la presente causa, en la erapa de ejecución de sentencia, ordene al recurrente el pago
de la tasa judicial antes expuesta. (Casación N.° 241-2012-Arequipa, de 25-04-2012, f. j. 4. Sala
Civil Permanente [EP, 31-01-2013, Sentencias en Casación N.° 675, p. 38929]. Texto completo:
<bk.íy/2LNapÍB>).
§ 489. Si una dem anda comprende varias pretensiones, la cuantía se determ ina por la suma
del valor de todas. Resulta incorrecto que los importes de varias letras de cambio sean accionados
en forma individual y ante juzgados diferentes. Tercero. Conforme lo establece el artículo 11 del
Código formal, si una demanda comprende varias pretensiones, la cuantía se determina por la suma
del valor, de todas; asimismo, si se trata de pretensiones subordinadas o alternativas, solo se atenderá a
la de mayor valor. C uarto. Siendo ello así, es evidente que la demanda ha sido interpuesta en estricta
observancia de la norma adjetiva acotada, ya que el monto de su cuantía ha sido determinado por la
suma del valor de todas las pretensiones; por ende, resulta erróneo lo señalado por la Sala de mérito,
respecto a que en atención de los importes de las letras de cambio, las mismas debieron ser accionadas
en forma individual y ante Juzgados diferentes. (Casación N.° 957-2001-Ica, de 09-11-2001, ff. jj.
3-4. Sala Civil Permanente [EP, 01-03-2002, p. 8477). Texto completo: <bÍt.ly/2L8vMKY>).
§ 490. Calculo de la cuantía en los procesos ejecutivos. C uarto. [La] competencia por la cuantía
en los procesos ejecutivos se determina por el monto contenido en el título valor presentado a ejecución
[y] por ios intereses y gastos que se liquiden sobre dicho monto, ello en virtud a ía naturaleza de los
procesos de ejecución. (Casación N.° 2398-01-Lima, de 23-11-2001, f. j. 4. Sala Civil Transitoria [EP,
02-05-2002, p. 8739]. Texto completo: <bit.ly/2ntWi7d>).

Artículo 12: Cuantía en las pretensiones sobre inmueble

En las pretensiones relativas a derechos reales sobre inmueble, la cuantía se determina en base al
valor del inmueble vigente a la fecha de interposición de la demanda.
Sin embargo, el Juez determinará la cuantía de lo que aparece en la demanda y su eventual anexo. Si
estos no ofrecen elementos para su estimación, no se aplicará el criterio de la cuantía y será competente
el Juez Civil.

JU RISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 491. Estimación de bien inm ueble p ara cálculo de la cuantía. P rim ero. [...] [El recurrente
expresa] que por haber vencido el contrato de arrendamiento del inmueble que conduce ha puesto
a disposición de [la arrendadora] el mencionado inmueble [...], pero como quiera que esta se niega a
recibirlo, y ante su negativa, consigna dicho inmueble con la entrega de las llaves a favor de la nombrada
propietaria. [...] Tercero, [En] casos como el presente, la cuantía para determinar la competencia de los

n o m o s & th e s is
145 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Art. 14
órganos jurisdiccionales no queda establecida con la suma de dinero dado en garantía sino por el valor
estimado del bien arrendado. (Casación N.° 1042-99-Lam bayeque, de 21-09-1999, ff. jj. 1 y 3. Sala
Civil Transitoria [EP, 28-11-1999, p. 4180], Texto completo; <bit.ly/2JldQaS>).

Artículo 13: Costas, costos y multa por excaso en la cuantía

Si como consecuencia de una manifiesta alteración de la cuantía se declara fundado un cuestionamiento


de la competencia, el demandante pagará las costas, costos y una multa no menor de una ni mayor de
cinco Unidades de Referencia Procesal.

Artículo 14: Demanda a persona natural

Cuando se demanda a una persona natural, es competente el Juez del lugar de su domicilio, salvo
disposición legal en contrarío.
Si el demandado domicilia en varios lugares puede ser demandado en cualquiera de ellos.
Si el demandado carece de domicilio o este es desconocido, es competente el Juez del lugar donde se
encuentre o el del domicilio del demandante, a elección de este último.
Si el demandado domicilia en el extranjero, es competente el Juez del lugar del último domicilio que
tuvo en el país.
Si por la naturaleza de la pretensión u otra causa análoga no pudiera determinarse la competencia por
razón de grado, es competente el Juez Civil.

PLENOS JURISDICCIONALES

§ 492, Prevalece la dirección dom iciliaría contenida en el DNI para determ inar la competencia
por territorio. ¿Para determ inar la com petencia p o r territorio de una demanda de amparo debe atenderse
únicam ente a l docum ento nacional de identidad o p u ed e valerse una certificación domiciliaria? El Pleno
acordó p o r m a y o r í a ; “Se rechace las certificaciones domiciliarias para determinar la competencia
territorial en las demandas de amparo y, como segundo acuerdo, que prevalezca la dirección domiciliaria
contenida en el DNI. Finalmente, que los Magistrados tengan la facultad de disponer constataciones
en caso de ser necesario”. (Pleno Jurisdiccional Distrital en Materias Civil, Familia, Laboral y Penal,
realizado por la Corte Superior de justicia de lea, los días 3 y 10-12-2007. Conclusión N.° 7. Texto
completo: <bit.ly/2xYCbSP>).
§ 493. No procede la designación de curador procesal si se desconoce el dom icilio del
demandado o se desnaturaliza el proceso. Véase la jurisprudencia del artículo 61° del Código
Procesal Civil [§ 682]. (Pleno Jurisdiccional Distrital en materia Civil, Laboral y Familia, realizado
por la Corte Superior de Justicia de Cajamarca, los días 14 y 15-06-2007. Conclusión N.° 16. Texto
completo: <bÍt.ly/2vTtTL5>).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 494. Si el demandado dom icilia en varios lugares puede ser demandado en cualquiera de ellos.
S egundo. [Cjorresponde, en principio, hacer un breve recuento de los hechos relevantes del proceso.
En tal sentido, es de apreciar que [...] el Banco [...] interpone demanda de obligación de dar suma de
dinero, a fin de que [la empresa demandada] cumpla con pagarle [una] suma [...] proveniente de tres
letras de cambio giradas contra el saldo deudor de cuentas corrientes, al amparo de lo preceptuado en
los artículos 227 y 228 de la [...] Ley N.° 26702. En dicho escrito de demanda, la entidad ejecutante
indicó como domicilio de la demandada “Carretera Panamericana Sur Kilómetro [...], Distrito de
Villa El Salvador, Provincia y Departamento de Lima”. [...] S éptim o. [A]bsolviendo el extremo in

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 15 CODIGO PROCESAL CIVIL 146

procedencia alegado por la recurrente en su recurso de casación, cabe señalar, en principio que cuando
un título valor no ha circulado no se reputa que tenga un carácter abstracto, ya que le resulta oponible
la acción cambiaría o la acción causal. Este concepto ha sido consagrado en el artículo 19.2 de la Ley
de Títulos Valores, [...] según el cual el deudor puede contradecir un acción cambiaria proponiendo las
defensas que deriven de sus relaciones personales con el tenedor del título valor. En el caso de autos,
se advierte del examen de las cambiales puestas a cobro, [.„] que no han sido endosadas, esto es, no
han sido puestas en circulación. En tal orden de ideas, es perfectamente posible, con miras a resolver
la controversia de los autos, tomar en cuenta la relación causal que ha dado origen a las cambiales sub
examine; dicha relación está constituida por los contratos de cuenta corriente y de tarjeta de crédito
celebrados entre las mismas partes del presente proceso, habiéndose girado las letras contra el saldo
deudor de las mismas, de conformidad con el artículo 228 de la [...] Ley N.° 26702. En los contratos
de cuenta corriente [...] la empresa ahora demandada consignó como dirección “Avenida Javier Prado
Este N.° [...], San Isidro Lima”, es decir, la misma dirección en la que fue notificada con la demanda y
sus anexos [...]. Cabe puntualizar que esta notificación no ha sido devuelta, por lo que debe surtir sus
efectos, de acuerdo a nuestra normativa procesal. En consecuencia, al haber señalado la demandada
en la relación causal sostenida con el Banco demandante domicilio en la ciudad de Lima, el juez de la
Corte Superior de Justicia de Lima es competente para conocer la materia de controversia del presente
proceso, por lo que no existe el vicio denunciado por la recurrente. (Casación N.° 2832-2007-Lima,
de 07-07-2008, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil Transitoria. Texto completo: <bit.ly/2QrUlSa>).
§ 495. Acumulación subjetiva pasiva. Si bien las partes acordaron someterse a determinada
jurisdicción para cualquier conflicto que derivara de un convenio de reconocimiento de deuda,
dicho sometimiento está referido al cum plim iento de las obligaciones de dicho negocio jurídico
mas no a la presente controversia, en la que se cuestiona la ineficacia de otro acto jurídico.
Prórroga tácita. Véase la jurisprudencia dei artículo 15° del Código Procesal Civil [§ 499]. (Casación
N.° 333-2004-Loreto, de 07-06-2005, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil Permanente [EP, 04-01-2006, p. 15277].
Texto completo: <bit.ly/2NWM2km>).
§ 496. Indeterm inación de la competencia por grado. Véase la jurisprudencia del artículo 28°
del Código Procesal Civil [§ 538]. (Casación N.° 2265-99-Lambayeque, de 26-09-2000, f. j. 10. Sala
Civil Permanente [EP, 02-01-2001, p. 6700]. Texto completo: <bit.ly/2g7wiea>).

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

§ 497. N otificación en el dom icilio consignado en el DNI. 21. [En] el caso de la notificación al
contribuyente que está siendo objeto de una fiscalización tributaria, constituye una obligación para
la Administración Tributaria tener la certeza absoluta de que este ha tomado conocimiento de la
existencia de dicho procedimiento y, para ello, atendiendo el independientemente de lo dispuesto en
eí artículo 104 del Texto Unico Ordenado del Código Tributario, la Sunat en ejercicio razonable de
su facultad discrecional reconocida legalmente debe tomar las medidas complementarias y necesarias
que le permitan cumplir con tal cometido de manera efectiva, vale decir, con el objeto de garantizar
el derecho constitucional a la defensa del contribuyente. De ahí que, a juicio del Tribunal, una de
las medidas complementarias que la Sunat está obligada a tomar frente a escenarios como el que el
presente caso plantea, será notificar también en el domicilio que el contribuyente haya consignado en
su DNI. (Exp. N.° 07279-2013-PA/TC, de 09-12-2015 [Web: 08-01-2018 / EP: 19-05-2018], f. j.
21. Texto completo: <bÍt.ly/2vÍnzK4>).

Artículo 15: Acumulación subjetiva pasiva

Siendo dos o más los demandados, es competente el Juez del lugar del domicilio de cualquiera de
ellos.

n o m o s & th e s is
147 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Art. 15
JURISPRUDENCIA PE LA CORTE SUPREMA

§ 498. A cum ulación subjetiva pasiva. La competencia del juez será siempre el del dom icilio
de cualquiera de los demandados. S éptim o. [...] Ninguna de las pretensiones materia del proceso
de nulidad de acto jurídico deriva del contrato de compraventa que habría suscrito la demandante
con la Federación [codemandada]. - Además atendiendo a las pretensiones de la demanda, la
resolución de vista ha determinado que de conformidad con lo dispuesto en los artículos 15° y 16°
del Código Procesal Civil, la competencia del j uez será siempre el del domicilio de cualquiera de los
demandados, lo que quiere decir que el juez competente para la presente causa es el del domicilio de
la [otra] Asociación [codemandada] y del Notario Público J. O. B. A., domicilio el cual se encuentra
ubicado en la ciudad de Cusco [...]. (Casación N.° 2423-2013-Líma, de 11-09-2013, f. j. 7. Sala
Civil Permanente [EP, 02-01-2014, Sentencias en Casación N.° 687, p. 47436], Texto completo:
cbit.ly/2v4iZQg>).
§ 499. A cum ulación subjetiva pasiva. Si bien las partes acordaron someterse a determ inada
jurisdicción p ara cualquier conflicto que derivara de un convenio de reconocimiento de deuda,
dicho sometim iento está referido al cum plim iento de las obligaciones de dicho negocio jurídico
mas no a la presente controversia, en la que se cuestiona la ineficacia de otro acto jurídico.
Prórroga tácita. C uarto . [...] [La] competencia se determina por la situación de hecho existente
al momento de la interposición de la demanda o solicitud conforme lo establece el artículo 8 del
Código Procesal Civil y que cuando se emplaza a una persona natural es competente el juez del lugar
de su domicilio y sí se tratase de dos o más demandados lo será el del domicilio de cualquiera de
ellos conforme lo disponen los artículos 14 y 15 del mismo código. Q uinto. [Es] de apreciarse de las
resoluciones aludidas que hacen referencia al convenio de reconocimiento de deuda celebrado entre
la [empresa] demandante LP y las empresas LI, LII y el codemandado E M. E. para destacar que
acordaron someterse a la jurisdicción de los Jueces de Lima para cualquier controversia o conflicto
que derivaran de él, coligiéndose de ello que dicho sometimiento está referido al cumplimiento de
las obligaciones del negocio jurídico de su propósito mas no a la presente controversia en la que se
cuestiona la ineficacia de los anticipos de legítima otorgados por el ahora codemandado E M. E. a
favor de sus hijos con la finalidad de disminuir su patrimonio para perjudicar el crédito de la actora.
Sexto. [Al] haber tomado en cuenta las instancias de mérito una situación de hecho inexistente al
momento de interponerse la demanda se ha configurado la contravención denunciada debiendo
decretarse la nulidad de la recurrida puesto que la demanda fue incoada ante el juez del domicilio
de los demandados dos de los cuales no aparecen haber cuestionado su competencia produciéndose
su prórroga tácita según lo dispuesto por el artículo 26 del Código Adjetivo, resultando, por tanto,
competente el Juez de Maynas conforme a la regla prevista en los artículos 14° y 15° del Código
Procesal Civil, (Casación N.° 333-2004-Loreto, de 07-06-2005, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil Permanente
[EP, 04-01-2006, p. 15277]. Texto completo: <bit.ly/2NWM2km>).

JURISPRUDENCIA PE LAS CORTES SUPERIORES

§ 500. D om iciliando los dem andados en dos ciudades distintas, es competente el Juez deí
lugar del dom icilio de cualquiera de ellos. T ercero. [C]uando son dos o más los demandados, es
competente el Juez del lugar del domicilio de cualquiera de ellos [...]. C uarto. [La demandante]
reclama una indemnización, por responsabilidad extracontractuaí contra don AAOR, domiciliado
en la ciudad de Huacho y contra VP S.A., domiciliada en [Lima]. [...] Sexto. [Tampoco] deviene
improcedente por [.,.] no existir conexión lógica entre ios hechos y el petitorio, toda vez que,
por haber fallecido el hijo de la accionante [...] en un accidente de tránsito, ella demanda
[indemnización] al piloto y a la propietaria del vehículo que ocasionó el daño. (Exp. N.° 92-95, de
10-02-1995, ff. jj. 3, 4 y 6. Primera Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo:
<bit.ly/2N6FnCK>).

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 16 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 148

Artículo 16; Acumulación subjetiva de pretensiones

Cuando por razón de conexión se demanden varias pretensiones contra varios demandados, será
competente el Juez del domicilio de cualquiera de ellos.

Artículo 1 7: Demanda a persona jurídica

Si se demanda a una persona jurídica, es competente el Juez del domicilio en donde tiene su sede
principal, salvo disposición legal en contrario.
En caso de contar con sucursales, agencias, establecimientos o representantes debidamente autoriza­
dos en otros lugares, puede ser demandada, a elección del demandante, ante el Juez del domicilio de la
sede principal o el de cualquiera de dichos domicilios en donde ocurrió el hecho que motiva la demanda o
donde sería ejecutable la pretensión reclamada.

DOCTRINA CONSTITUCIONAL VINCULANTE DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

§ 501. Derechos que pueden ser invocados por las personas jurídicas. Véase la jurisprudencia
del artículo 64° del Código Procesal Civil [§ 714]. (Exp. N.° 4972-2006-PA/TC, del 04-08-2006
[Web: 18-10-2007 / EP: 11-04-2008], que declara que los criterios previstos en el ff. jj. 13 ai 14, entre
otros, constituyen doctrina constitucional vinculante. Texto completo: <bÍt.ly/2ÍGnCoJ>).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 502. La norma procesal hace referencia a un supuesto genérico en el que se demanda a


una persona jurídica, pero no de m anera exclusiva o única, pudiendo concurrir como parte
dem andada junto a ella, personas naturales u otras personas jurídicas, tal como h a acontecido
en el presente proceso. Q uinto. [...] [La] Sala Mixta de Ate interpreta que el artículo 17° del
Código Procesal Civil es aplicable únicamente cuando se demanda a una sola persona jurídica, mas
no cuando son dos o más personas jurídicas demandadas. La disposición contenida en el artículo
17 del Código adjetivo hace referencia a un supuesto genérico en el que se demanda a una persona
jurídica, pero no de manera exclusiva o única, pudiendo concurrir como parte demandada junto a ella,
personas naturales u otras personas jurídicas, tal como ha acontecido en el presente proceso. Además
la Sala Superior interpreta incorrectamente la Ley N.° 27333, según la cual la recurrente solo podría
demandar la nulidad de las prescripciones adquisitivas de dominio sub litis dentro de la competencia
correspondiente al domicilio del Notario Público de Cusco. En ninguna parte de la referida ley se
indica que los cuestionamientos a dicho trámite tengan que ser demandados exclusivamente en el
lugar donde se desarrolló el trámite. La Sala no puede aseverar situaciones que no están reguladas en
dicho dispositivo legal. (Casación N.° 2423-2013-Lima, de 11-09-2013, f. j. 5. Sala Civil Permanente
[EP, 02-01-2014, Sentencias en Casación N.° 687, p. 47436]. Texto completo: <bÍt.ly/2v4iZQg>).
§ 503. En los procesos de resolución de contrato de adquisición de inmuebles situados en el
país, celebrado entre una empresa peruana y otra extranjera, la competencia es exclusiva de los
tribunales peruanos. U ndécim o . [Las] referidas instancias [de mérito] no han examinado que los
contratos celebrados entre las partes fueron no solamente respecto de una empresa extranjera, sino
de una empresa peruana cuyo patrimonio se encontraría en el país, y que en todo caso correspondía
examinar razonadamente el supuesto de competencia exclusiva en relación a dicha empresa peruana,
conforme al artículo 2058 inciso 1 del Código Civil, en cuanto a la competencia sobre predios ubicados
en el país, respecto de acciones reales. D uodécim o. [Si] bien en el presente caso se ha demandado
la resolución de los contratos de compromiso de contratar y de hecho de un tercero, y del contrato
privado de compraventa, así como la devolución de lo pagado e indemnización por daños y perjuicios,
no se ha examinado los efectos jurídicos de la resolución de un contrato que conlleva a la restitución
n o m o s & th e s is
149 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Art. 19
de las prestaciones que pueden afectar bienes y el patrimonio respecto de una empresa y los bienes con
efectos reales, en cuyo caso correspondía analizar la finalidad de lo preceptuado en el artículo 2058
inciso 1 del Código Civil, en cuanto a la competencia exclusiva [de los tribunales peruanos, cuando se
ventilen acciones relativas a derechos reales sobre bienes situados en la República], al margen dei nomen
juris de la pretensión, considerando los efectos jurídicos de la misma. (Casación N.° 1609-2007-Lima,
de 05-07-2007, ff. jj. 11 y 12. Sala Civil Permanente [EP, 30-11-2007, p, 21094], Texto completo:
<bit.ly/2xaJsKs>).
§ 504. En las demandas interpuestas contra las personas jurídicas no se establece un supuesto
de competencia territorial im prorrogable. Prórroga tácita de la competencia territorial se
produjo por no interponer una excepción. S étim o . [La] improrrogabilidad debe derivar del propio
contenido normativo, siendo que en el artículo 17 del citado Código Adjetivo, que prevé el supuesto
de las demandas interpuestas contra las personas jurídicas, no se establece un supuesto de competencia
territorial improrrogable [...]. O ctavo. [S]iendo así, la demandada tuvo la posibilidad de cuestionar
la competencia a través de la interposición de la excepción correspondiente, lo que al no haber sido
realizado, ha originado que se esté ante un supuesto de prórroga tácita de la competencia territorial.
(Casación N.° 4007-2007-La Libertad, de 18-12-2007, ff. jj, 7 y 8. Sala Civil Permanente [EP, 31-03-
2008, p. 21752], Texto completo: <bit.ly/2zKefEf>).
§ 505. Excepción de incom petencia por disposición de la ley. Principios de legalidad e
irrenunciabilidad de la competencia. Demanda a persona juríd ica (m unicipalidad). Véase la
jurisprudencia del inciso 1 del artículo 446° del Código Procesal Civil [§ 2958]. (Casación N.° 2581-
2005-Cono Norte de Lima, de 21-04-2006, f. j. 4. Sala Civil Permanente [EP, 02-10-2006, p. 17133].
Texto completo: <bit.ly/2uxAfML>).

Arííctíló 18: Persona jurídica irregular

Tratándose de demandas contra asociaciones, fundaciones, comités y sociedades no inscritas o de


cualquier otra entidad cuya constitución, inscripción o funcionamiento sea irregular, es competente el
Juez def lugar en donde realizan la actividad que motiva la demanda o solicitud.
Se aplica la misma regla en caso de demandarse directamente a su representante, administrador,
director u otro sujeto por actos realizados en nombre de la persona jurídica.

Artículo 19: b atería sucesoria

En materia sucesoria, es competente el Juez del lugar en donde el causante tuvo su último domicilio en
el país. Esta competencia es improrrogable.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 506. Para los procesos de partición jud icial de la herencia, es competente el juez del último
dom icilio del causante. C uarto . [Los] recurrentes sostienen en su recurso que tanto la resolución de
vista como la apelada incurren en grave error al aplicar el artículo 19 del Código Procesal Civil por
considerar a la presente acción como un conflicto sucesorio, ya que la materia controvertida es la división
y partición de dos inmuebles, tratándose en consecuencia de una acción real y que por tanto el juez
natural para conocer el proceso es el del lugar donde se encuentran los referidos inmuebles. Sin embargo
es menester señalar que si bien es cierto que la acción de división y partición está legislada en el libro de
los Derechos Reales, esta se refiere al régimen real de la copropiedad, que es aplicable supletoriamente
al régimen de la indivisión de la masa hereditaria en lo que no esté previsto en la Sección Cuarta, Título
II Capítulo Primero del Libro del Derecho de Sucesiones, según lo dispone el artículo 845 del Código

* SUMMA PROCESAL CIVIL


AH 20 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 150

Civil, y en materia del estado de indivisión de la masa hereditaria la partición está regulada en el artículo
854° del Código sustantivo, que establece que si no existe régimen de indivisión la partición judicial
de la herencia puede ser solicitada por cualquier heredero o por cualquier acreedor, en consecuencia el
título del cual deriva la presente acción de partición es un título sucesorio y por tanto el Juez Natural
llamado a conocer la causa es el del último domicilio del causante en aplicación del artículo 19o del
Código Procesal Civil. (Casación N.° 1294-2008-Ancash, de 02-09-2008, £ j. 4. Sala de Derecho
Constitucional y Social Permanente [EP, 02-02-2009, p. 23994]. Texto completo: <bit.ly/2NElv8T>).

JURISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 507. Competencia en sucesión intestada. Acum ulación. [No] resulta procedente acumular
en una misma solicitud el pedido de sucesión intestada de las personas fallecidas en distinta fecha,
que corresponda a distinto orden y sin precisar si ambos tuvieron el mismo domicilio a efectos de
determinar la competencia [...]. (Exp. N.° 826-95, de 25-09-1995. Tercera Sala Civil. Corte Superior
de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2NxAMGQ>).
§ 508. La competencia en m ateria sucesoria es una excepción la regía general que establece
que la competencia es prorrogable; por ende, la interpretación de la norm a debe ser restrictiva,
sin que pueda aplicarse a supuestos ajenos a su texto. [El] artículo 19 establece que en materia
sucesoria, es competente el Juez del lugar en donde el causante tuvo su último domicilio en el país, y
que este es improrrogable, es decir, que si el de cujus domiciliaba en determinado distrito judicial, no
puede solicitarse en otro; que dicho numeral constituye una excepción a la competencia territorial,
que por su naturaleza es prorrogable; que, por ende, la interpretación de la norma debe ser restrictiva,
sin que pueda aplicarse a supuestos ajenos a su texto [...]. (Exp. N.° 211-95, de 26-06-1995. Tercera
Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2PNUTlz>).
§ 509. En m ateria sucesoria en general es competente el juez del lugar en donde el causante
tuvo su últim o dom icilio en el país, competencia que es im prorrogable. P rim ero. [En] materia
sucesoria en general es competente el juez del lugar en donde el causante tiene su último domicilio en
el país, competencia esta que es improrrogable. S egu n do. [Cjonforme [a] la partida de defunción [...]
el de cujus a la fecha de su fallecimiento, vivía en el distrito de Comas, jurisdicción de la Corte
Superior de Justicia de Lima, Cono Norte. (Exp. N.° 1738-95, de 14-09-1995, ff. jj. 1 y 2. Cuarta Sala
Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2wmsyeb>).

Articuló 20: Expropiación "


Tratándose de bienes inscritos, es competente el Juez del lugar en donde el derecho de propiedad se
encuentra inscrito.
Si la expropiación versa sobre bienes no inscritos, es competente el del lugar donde el bien está
situado, aplicándose, en su caso, lo dispuesto en el artículo 24, inciso 1.

Artículo21; Regulación dé ja capacitad ju rid if» '

En materia de patria potestad, tutela, cúratela y designación de apoyos, se trate o no de asuntos


contenciosos, es competente el Juez del lugar donde se encuentra las personas con discapacidad y
aquellas contempladas en los artículos 43 y 44 del Código Civil.
Para instituir las cúratelas de bienes a que se refieren los artículos 597 al 600 del Código Civil, es
competente el Juez del lugar donde se encuentren todos o la mayor parte de los bienes, observándose, en
su caso, la regla establecida en el artículo 47 del Código Civil.
Para las cúratelas especiales a que se refiere el artículo 606 del Código Civil se observará lo dispuesto
en el artículo 23 de este Código.

n o m o s & th e s is
151 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Art. 22
NOTA DE ACTUALIZACIÓN
(1) Artículo modificado por e! artículo 4 del Decreto Legislativo N.° 1384 (EP, 04-09-2018), que reformó el primer párrafo.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 510. Para que exista falta de discernimiento no es necesario que previamente exista declaración
de interdicción, pues lo que se tiene en cuenta es esa ausencia de discernimiento y no la interdicción
declarada. En procesos de este tipo hay que recurrir a pruebas indiciarías. [Antecedente: Hija que
demanda la nulidad del contrato de compraventa de un inmueble realizado por su fallecida madre por
falta de manifestación de voluntad. Acredita probatoriamente que a la fecha de celebración del citado
contrato, su madre contaba con 70 años de edad y que estaba delicada de salud por padecer demencia
senil y crisis hipertensiva. Los compradores demandados alegan que no existe resolución judicial que la
declare incapaz, razón por la cual no estaba imposibilitada para la celebración del contrato, poniendo su
huella digital] C uarto. [...] 1. La incapacidad absoluta a la que alude el artículo 219.2 del Código Civil
se encuentra vinculada con lo expuesto en el artículo 43 del mismo cuerpo legal, fundamentalmente,
en este caso, con su inciso 2, que prescribe que es incapaz absoluto quien se encuentra privado por
cualquier causa de discernimiento. 2. Conforme reiterada doctrina ha señalado, discernir jurídicamente
es diferenciar entre hacer o no hacer algo y conocer si ese “algo” es bueno o malo, o distinguir entre
el bien y el mal, lo lícito o lo ilícito, lo que está o no permitido, lo que beneficia o es perjudicial. La
norma aludida no precisa alguna específica causa, de allí que Fernández Sessarego considere que la falta
de discernimiento puede deberse no solo por enfermedad mental, sino que puede ser ocasionado por
cualquier causa, siendo lo relevante que el agente no pueda discernir. 3. En esa perspectiva, para que
exista dicha incapacidad no es necesario que previamente exista declaración de interdicción, pues lo que
se tiene en cuenta es la falta de discernimiento y no la interdicción declarada. 4. Así las cosas, si bien es
cierto no existe declaración de interdicción respecto a la [madre vendedora], no es menos verdad que
obran en el expediente [...] medios probatorios [que acreditan su falta de discernimiento al momento de
suscribir el acto jurídico cuya nulidad se deduce]. [...] 6. Además, [existen] indicios [de que la anciana
vendedora se encontraba] imposibilitada físicamente de firmar [, que uno de los compradores] y no
la propia vendedora [fue el que contó el dinero en la notaría]. Hay que recordar que [...] en procesos
de este tipo hay que recurrir a pruebas indiciarias y que ello supone la existencia de: (i) un hecho
conocido; (ü) un hecho desconocido; y (iii) “una inferencia lógica por medio de la cual partiendo del
hecho conocido se logre con certeza o probabilidad, deducir el hecho que pretendíamos conocer1.
[...] (Casación N.° 683-2016-Callao, de 08-11-2016, f. j. 4. Sala Civil Permanente. Texto completo:
<bit.ly/2vlzAfM>).

JURISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 511. Discapacitados tienen capacidad de ejercicio al igual todas las demás personas no
discapacitadas, en concordancia con la Convención sobre los Derechos de las personas con
discapacidad. Interdicción de dos hermanos que padecen esquizofrenia paranoíde. Inaplicación
por control difuso de los artículos 43.2, 44.2 y 44.3 CC. Véase la jurisprudencia del artículo 581°
del Código Procesal Civil [§ 3716]. (Exp. N.° 01305-2012-0-1001-JR-FC-03, de 15-06-2015, fifi
jj. 1, 2, 3 y 5 del fallo. Tercer Juzgado Familia de Cusco. Corte Superior de Justicia del Cusco. Texto
completo; <bit.ly/2qv70Gm>).

Artículo 22: Quiebra y concurso de acreedores

D erogado . (1)
NOTA DE ACTUALIZACIÓN
(1) Artículo derogado por el inciso 2) de la primera disposición final del Decreto Legislativo N.° 845 (EP, 21/09/1996).

♦ s ü m m A p r ó c e s a l CÍVIL
A lt 23 CODIGO PROCESAL CIVIL 152

Artículo 23: Proceso no contencioso

En e! proceso no contencioso es competente el Juez del lugar del domicilio de la persona que Eo pro­
mueve o en cuyo interés se promueve, salvo disposición legal o pacto en contrario.

PLENOS J URISDICCIONALES

§ 5X2. La vía procedim ental en los procesos de reconocimiento de convivencia es eí proceso


no contencioso. ¿Cuál es la vía procedim ental en los procesos de reconocim iento de convivencia o
declaración ju d icia l de convivencia? El Pleno acordó por m a y o r í a : “Considera que la vía procedimental
es el de Proceso No Contencioso”. (Pleno Jurisdiccional Distrital en Materia Constitucional y Familia,
realizado por la Corte Superior de Justicia de Huancaveüca, el día 11-12-2009. Tema N.° II. Texto
completo: <bk.ly/2jehvÍX>).
§ 513. Juez competente para conocer los procesos de rectificación de partida. ¿Cuál es el Juez
com petente para conocer los procesos de rectificación de partida así com o cam bio y modificación de nom bre?
¿Cuál es la vía procedim ental a seguirse? El Pleno acordó p o r m a y o r í a : “El proceso de rectificación
de partida por error material es competencia del Juez de Paz Letrado en la vía No Contenciosa.
Asimismo, el Pleno acuerda por unanimidad, solicitar al Consejo Ejecutivo del Poder Judicial, emita
una resolución administrativa fijando la competencia en los casos de rectificación de partida por error
material y cambio de nombre, por encontrarse dentro de sus atribuciones.” (Pleno Jurisprudencial
Regional Civil, realizado en Arequipa, los días 28 y 29-03-2008. Tema N.° 3. [Competencia para el
trámite de Rectificación de Partida (Cambio de nombre, apellido, rectificación de datos de partidas de
nacimiento, matrimonio y defunción)]. Texto completo: <bit.ly/2udRqDD>).

Artículo 24: Competencia facultativa

Además del Juez del domicilio del demandado, también es competente, a elección del demandante:
1. El Juez del lugar en que se encuentre el bien o bienes tratándose de pretensiones sobre derechos
reales. Igual regla rige en los procesos de retracto, título supletorio, prescripción adquisitiva y
rectificación o delimitación de áreas o linderos, expropiación, desalojo, cúratela y designación de apoyos.
Si la demanda versa sobre varios inmuebles situados en diversos lugares será competente el Juez de
cualquiera de ellos;
2. El Juez del último domicilio conyugal, tratándose de nulidad del matrimonio, régimen patrimonial
del matrimonio, separación de cuerpos, divorcio y patria potestad;
3. El Juez del domicilio del demandante en las pretensiones alimenticias;
4. El Juez del lugar señalado para el cumplimiento de la obligación;
5. El Juez del lugar en donde ocurrió el daño, tratándose de pretensiones indemnizatorias por
responsabilidad extracontractual;
6. El Juez del lugar en que se realizó o debió realizarse el hecho generador de la obligación, tratándose
de prestaciones derivadas de la gestión de negocios, enriquecimiento indebido, promesa unilateral o
pago indebido; y
7. El Juez del lugar donde se desempeña la administración de bienes comunes o ajenos al tiempo de
interponerse las demandas de rendición, de aprobación o de desaprobación de cuentas o informes de
gestión. (1>
NOTA DE ACTUALIZACIÓN
(1) Artículo modificado por el artículo 4 del Decreto Legislativo N.° 1384 (EP, 04-09-2018), que reformó el inciso 1.

n o m o s & th e s is
153 JURISDICCION, ACCION Y COMPETENCIA Árt. 24
PLENOS JU RISDICCIONALES

§ 514. Criterios de competencia funcional en los procesos de reivindicación, m ejor derecho


de propiedad, prescripción adquisitiva de dominio, títulos supletorios y rectificación de áreas
o linderos (inc. 1). Establecer la com petencia fu n cion a l en los procesos de reivindicación, m ejor derecho
de propiedad, prescripción adquisitiva de dominio, títulos supletorios y rectificación de áreas o linderos. El
Pleno acordó: “Corresponde conocer este tipo de procesos, a los Juzgados Especializados o Mixtos por
contener una pretensión incuantificable y por mandato de la ley”. (Pleno Jurisdiccional Distrital en
Materias Civil, Laboral y Familia, realizado en Caj amarca, los días 14 y 15-06-2007. Conclusión N.°
6. Texto completo: <bit.ly/2vTtTL5>).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 515. La certificación del domicilio de las personas expedida por el RENIEC no acredita
de m anera indubitable que los cónyuges realizan vida m arital en el mismo inm ueble (inc. 2).
N oveno . [...] [C]abe precisar que el artículo 2 del Decreto Supremo N.° 022-99-PCM prevé que las
personas están en la obligación de registrar su dirección domiciliaria así como los cambios de este en
el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil, siendo que el artículo 3 del Decreto Supremo
N.° 022-99-PCM establece que la certificación del domicilio de las personas, expedida por el Registro
Nacional de Identificación y Estado Civil, surte pleno efecto jurídico, salvo lo previsto en el artículo
40 del Código Civil [...] En el caso de autos, teniendo en cuenta los hechos expuestos por las partes,
las instancias de mérito han concluido que ambos cónyuges coinciden que se encuentran separados de
hecho desde el mes de setiembre [...] hasta la fecha en que se interpuso la presente demanda [...]; es
decir, que no realizan vida marital en el mismo inmueble hecho que se acredita con los procesos
de alimentos y aumento de alimentos donde se emplaza aTLL en domicilios distintos y no en el que
se señala en el certificado expedido por el Reniec. D écim o . Si bien la certificación del domicilio de las
personas, expedida por el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil, surte pleno efecto jurídico,
conforme a lo previsto en el citado artículo 3 del Decreto Supremo N.° 022-99-PCM, también lo es
que las Instancias de mérito han apreciado que la parte demandada expresó su conocimiento respecto
al domicilio del demandante emplazándolo en procesos judiciales precedentes en dirección distinta a la
consignada en el Reniec [...]; que la instancia revisora, en relación a los documentos presentados por la
impugnante en su recurso de apelación, los que aparecen dirigidos al demandante a la citada dirección
y con los cuales pretende invocar la interrupción del plazo de separación de los cónyuges, han sido
valorados por el ad quem , siendo considerados insuficientes para acreditar que el actor domicilia en
la dirección consignada en el referido registro; prefiriendo el domicilio real acreditado en autos respecto
al formal reportado en el Registro Nacional; siendo así, corresponde desestimar también este extremo
denunciado. (Casación N.° 3499-2013-Lambayeque, de 07-11-2014, ff. jj. 9 y 10. Sala Civil Transitoria
[EP, 30-04-2015, Sentencias en Casación N.° 703, p. 61863]. Texto completo: <bit.Iy/2vrnB51>).
§ 516. Com petencia del juez del lugar señalado para el cum plim iento de la obligación (inc. 4).
Tercero. Mediante auto de primera instancia [...] se declaró infundada la excepción de incompetencia
por cuestión de territorio formulada por la demandada [...]; tras concluir que: 1) Conforme al
artículo 24 inciso 4 del Código Procesal Civil relativo a la competencia facultativa, además del juez
del domicilio del demandado, también es competente, a elección del demandante el juez del lugar
señalado para el cumplimento de la obligación; y 2) De las copias legalizadas de las facturas [...], la guía
de remisión [...], cartas notariales [...] y correos electrónicos [...], puede verse que las partes pactaron
que la entrega de la mercadería se realizaría en diversos domicilios ubicados en la ciudad de Lima y
no en el Callao; por consiguiente, habiéndose pactado que el cumplimiento de la obligación sería en
la ciudad de Lima, a elección del demandante, esta Judicatura resulta competente para conocer la
pretensión demandada, por lo que la excepción debe declararse infundada. (Casación N.° 397-2014-
Lima, de 14-01-2015, f. j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 30-06-2015, Sentencias en Casación N.° 705,
p. 65661], Texto completo: <bit.ly/2LN4J8m>).

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 25 CODIGO PROCESAL CIVIL 154

§ 517. Cuando se dem anda como única pretensión la indem nización por daños y perjuicios,
no es aplicable la competencia facultativa (inc. 4). C uarto. [De] conformidad con lo previsto en el
artículo 32 del Código Procesal Civil concordado con el artículo 1428 del Código Civil, solamente
cuando se demanda como pretensión accesoria la indemnización por daños y perjuicios resulta aplicable
la competencia facultativa de la pretensión principal de cumplimiento de la obligación o contrato.
Q uinto. [En] sentido contrario, cuando se demanda como única pretensión la indemnización por
daños y perjuicios derivados del cumplimiento defectuoso de una obligación no resulta aplicable la
competencia facultativa del lugar del cumplimiento de la obligación. Sexto. [En] el caso submateria,
no se ha demandado acumulativamente la indemnización por daños y prejuicios, sino que esta ha sido
planteada como única pretensión; por lo tanto no es aplicable la competencia facultativa prevista en
el artículo 24 inciso 4 deí Código Procesal Civil. (Casación N.° 2365-99- Lima, de 23-05-2000, ff. jj.
4-6. Sala Civil [EP, 18-08-2000, p. 5983]. Texto completo: <bit.iy/2JlGMzn>).
§ 518. Competencia del juez del lugar donde ocurrió el daño (inc. 5). Tercero. [...] [El] Juez de
la causa declara fundada la excepción de incompetencia por razón de territorio; por tanto, nulo todo
lo actuado y concluido el proceso, sin declaración sobre el fondo y sin pronunciamiento respecto a
la excepción de falta de legitimidad para obrar del demandado. Como fundamentos de su decisión el
A quo señaló que por regla general la demanda debió ser interpuesta en la ciudad de Lima, por ser de
competencia del Juez civil de esa ciudad y por ser el lugar donde tienen su domicilio los demandados,
y conforme a la competencia facultativa contemplada en el inciso 5 del artículo 24 del Código Procesal
Civil, resulta competente para el conocimiento por razón territorial el Juzgado Civil de la ciudad de
Huaraz. (Casación N.° 1440-2010-Del Santa, de 20-04-2011, f. j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 02-
11-2011, Sentencias en Casación N.° 653, p. 31924], Texto completo: <bit.ly/2Aq4s6D>).

JURISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 519. El actor debe precisar su pretensión procesal para determ inar ía competencia que le
corresponde. Tratándose de un reclamo sobre indemnización debe señalarse sí ella se origina en una
responsabilidad contractual o extracontractual y debe exponerse con claridad los daños y perjuicios
que haya sufrido la víctima. Sin embargo, si al fijarse el monto del petitorio se enumeran como
componentes del mismo conceptos relativos a remuneraciones dejadas de percibir, a compensación
por tiempo de servicios, a pérdida de derecho a la jubilación, etc., los que, por su naturaleza, son de
carácter laboral, es pertinente que el actor precise su o sus pretensiones procesales, cumpliendo con los
requisitos antes mencionados, para de ese modo determinar, incluso, la competencia del organismo
que debe conocer legítimamente de la demanda y evitar con ello seguir un proceso inútil. (Exp. N.°
1375-97, de 02-11-1997- Tercera Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Ponentes: Carrión
Lugo, Alvarez Guilíén y Hasembank Armas. Referencia: CPCBibliogr. , p. 46).

Artículo 25: Prórroga convencional de la competencia territorial

Las partes pueden convenir por escrito someterse a la competencia territorial de un Juez distinto al que
corresponde, salvo que la ley la declare improrrogable.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 520. Prórroga de competencia territorial. C uarto. [...] [El] contrato de trabajo suscrito con el
actor señala [...] que las partes sí acordaron someterse a la competencia de los jueces y tribunales del
Cercado de Lima; en tal sentido, si bien en la Ley Procesal del Trabajo no se encuentra regulado la
prórroga de competencia territorial, le resultan aplicables las normas deí Código Procesal Civil, por
así haberlo acordado las partes. [...]. Q uinto. [...] [Las] instancias de mérito han determinado con
suficiencia y basándose en los actuados, que la competencia en el presente caso es correcta, atendiendo
al contenido de las boletas de pago e información domiciliaria de la demandada, de las que se aprecia

n o m o s & th e s is
155 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Art. 26
que la dirección consignada es en Faucett (Callao), y en tal distrito judicial demandó el actor; no
variando ello el hecho que las partes hayan pactado en el contrato de locación de servicios y contrato
modal la prórroga de competencia [...]. (Casación N.° 9173-2012-Callao, de 17-05-2013, ff, jj. 4 y
5. Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente [EP, 01-12-2014, Sentencias en Casación N.°
698, p. 57962]. Texto completo: <bít.ly/2LIQ9yH>).
§ 521. La competencia por territorio es de carácter relativo, de ahí que sea susceptible de ser
renunciada. O ctavo. [...] La competencia por razón de territorio tiene un carácter relativo en razón
de haberse dispuesto en atención al interés de las partes, de ahí que sea susceptible de ser renunciada,
según se desprende de lo dispuesto por el artículo 25 del Código Procesal Civil [...]. (Casación N,°
4683-2007-Santa, de 24-01-2008, f. j. 8. Sala Civil Permanente [EP, 03-09-2008, p. 22899]. Texto
completo: <bit.ly/2Jl5jF0>).
§ 522. Prórroga convencional de la competencia territorial mediante novación. N oveno.
[En] cuanto a la alegada incompetencia que sostienen los recurrentes, respecto del juez ante quien
se ha tramitado el presente proceso, corresponde señalar que [...] por documento de novación de la
obligación, documento cuya validez no ha sido enervada en el presente proceso, las partes contratantes,
en este caso el demandante y los demandados, renunciaron a la jurisdicción de los jueces de su territorio,
sometiéndose expresamente a la jurisdicción de los jueces de Lima; con lo cual, las partes procesales
han convenido a la prórroga convencional de la competencia territorial conforme a lo establecido por
el artículo 25° del Código Procesal Civil [...]. (Casación N.° 1970-2004-Lima, de 11-10-2005, f. j. 9.
Sala Civil Transitoria [EP, 02-06-2006, p. 16269]. Texto completo: <bitdy/2CKESKQ>).
§ 523. Se convalida cualquier defecto de la competencia territorial cuando el recurrente se
somete de manera voluntaria. S egundo. [...] [El recurrente en casación acusa] b) La contravención
de las normas que garantizan el derecho a un debido proceso, ya que su domicilio se encuentra en la
ciudad de Lima, y la demanda que les fue notificada por exhorto se les notificó en forma incompleta
pues fue subsanada adjuntando nuevos medios de prueba, lo que implica que por mandato del Código
Adjetivo se les debió notificar tanto la primigenia demanda, el escrito de subsanación y los anexos de
cada uno de ellos, lo que fue incumplido; que al no haber un correcto emplazamiento o la efectiva
notificación con la demanda que de garantía de un proceso válido debe estarse a favor del demandado,
toda vez que sobre sn parte pesa la carga de contestar la demanda, atentándose contra el debido
proceso y el derecho de defensa al no habérseles notificado de manera completa; que dedujeron una
excepción de incompetencia que no fue resuelta oportunamente, lo que motivó que se sometieran a
la jurisdicción del Juez de juliaca, solicitando la nulidad de los actuados, siendo desatendidos por no
haberse planteado dentro de tres días, pero no se tuvo en cuenta que estaba pendiente de resolverse la
excepción de incompetencia [...]. Tercero. [La] fundamentación del recurso no satisface el requisito
de fondo del inciso 2 del artículo 388 [...], toda vez que: II) Lo alegado respecto a la notificación de la
demanda ya fue resuelto en definitiva por [otra] resolución [,..], siendo de aplicación el artículo 175
inciso 3 del Código Procesal Civil; III) El recurrente de manera voluntaria se sometió a la competencia
del Juez de Juliaca por escrito [...], con lo que se convalidó cualquier defecto por la competencia
territorial. [,..] (Casación N.° 702-2002-Pnno, de 26-04-2002, ff. jj. 2-3. Sala Civil Transitoria [EP,
31-07-2002, p. 9067]. Texto completo: <bitdy/2qhs59L>).

Artículo 26; Prórroga tácita de la competencia terntoríal

Se produce la prórroga tácita de la competencia para el demandante por el hecho de interponer la


demanda y para el demandado por comparecer al proceso sin hacer reserva o dejar transcurrir eí plazo
sin cuestionar la competencia.
JURISPRUD ENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 524. El demandado puede someterse tácitam ente a la jurisdicción por no haber deducido
excepción de incompetencia. T ercero . [...] A) [En] el contrato de arrendamiento [...], ambas partes
* SUMMA PROCESAL CIVIL
Art. 26 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 156

renuncian al fuero de sus domicilios y se someten a la jurisdicción de los jueces de Lima para cualquier
controversia que surgiera sobre el cumplimiento de las obligaciones de dicho contrato: por lo que al
haberse sustanciado la presente causa ante el Juez especializado en lo civil del Cono Norte y no por
ante el Juez especializado de Lima, se ha incurrido en causal de nulidad prevista en el artículo 176 in
fin e del Código Procesal Civil; sin embargo, esta motivación tampoco justifica la revisión del fallo,
puesto que implica en el fondo una excepción de incompetencia que no ha sido deducida y porque
además el demandado se ha sometido tácitamente a la jurisdicción del Juez de Lima por no haber
deducido dicha excepción. [...] (Casación N.° 3332-00-Cono Norte, de 13-12-2000, f. j. 3. Sala Civil
Transitoria [EP, 01-03-2001, p. 7063]. Texto completo: <bit.ly/2Lfre5m>).
§ 525. Prorroga tácita de la com petencia territo rial en el contexto de una excepción de
convenio arb itral. O ctavo. [El] artículo 26 del Código Procesal Civil, regula la prórroga tácita
de la competencia territorial para el demandante y para el demandado, institución que resulta
ajena al tema que nos ocupa, como es la excepción de la convenio arbitral, deviniendo por ende en
impertinente la invocación de tal precepto normativo, además el hecho de que la parte emplazada
haya propuesto en primer orden las excepciones a las que ha hecho referencia el impugnante, no
implica el sometimiento al fuero judicial, pues lo cierto y concreto es que la excepción de convenio
arbitral sí fue propuesta para cuestionar la vía judicial en que se ha promovido la acción civil
correspondiente, razonar en contrario significaría exigir un riguroso formalismo que la garantía
de orden constitucional del derecho a la defensa consagrada en el inciso 14) del artículo 139 de
la Carta M agna no admite. (Casación N.° 2699-2016-Lim a, de 28-04-2017, f. j. 8. Sala Civil
Transitoria [EP, 02-04-2018, Sentencias en Casación N.° 743, p. 105593]. Texto completo:
<bÍt.ly/20rsiBQ>).
§ 526. El som etim iento a la jurisdicción de los jueces del distrito ju d icial, im p lica una
prórroga de la com petencia. S egundo. [El] recurrente denuncia: [...] a.3) [...] [Que] es una
persona jurídica cuya sede se ubica en el Callao; en consecuencia, el domicilio se encuentra fuera de
la jurisdicción del distrito judicial de Lima por lo que es competente para conocer de este proceso
los jueces del Callao [...]. [...] S éptim o. [..,] [Respecto] a la competencia, el vicio es irreal porque
la propia recurrente, de acuerdo con la escritura pública, se sometió a la jurisdicción de los jueces
del distrito judicial de Lima lo que implica una prórroga de la competencia. (Casación N.° 308-01-
Lima, de 01-03-2001, ff. jj. 2 y 7. Sala Civil Transitoria [EP, 31-07-2001, p. 7468]. Texto completo:
<bít.ly/2NjoMrS>).
§ 527. Acumulación subjetiva pasiva. Si bien las partes acordaron someterse a determinada
jurisdicción para cualquier conflicto que derivara de un convenio de reconocimiento de deuda,
dicbo sometimiento está referido al cumplimiento de las obligaciones de dicho negocio jurídico
mas no a la presente controversia, en la que se cuestiona la ineficacia de otro acto jurídico.
Prórroga tácita. Véase la jurisprudencia del artículo 15° del Código Procesal Civil [§ 499]. (Casación
N.° 333-2004-Lorero, de 07-06-2005, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil Permanente [EP, 04-01-2006, p. 15277].
Texto completo: <bit.ly/2NWM2km>).
§ 528. En las demandas interpuestas contra las personas jurídicas no se establece un supuesto
de competencia territorial im prorrogable. Prórroga tácita de la competencia territorial se
produjo por no interponer una excepción. Véase la jurisprudencia del artículo 17° del Código
Procesal Civil [§ 504], (Casación N.° 4007-2007-La Libertad, de 18-12-2007, ff. jj. 7 y 8. Sala Civil
Permanente [EP, 31-03-2008, p. 21752]. Texto completo: <bit.ly/2zKefEf>).

n o m o s & th e s is
157 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Art. 27

Artículo 27: Competencia del Estado

Es Juez competente el del lugar donde tenga su sede la oficina o repartición del Gobierno Central,
Regional, Departamental, Local o ente de derecho público que hubiera dado lugar al acto o hecho contra
el que se reclama.
Cuando el conflicto de intereses tuviera su origen en una relación jurídica de derecho privado, se
aplican las reglas generales de la competencia.
Las mismas reglas se aplican cuando la demanda se interpone contra órgano constitucional autónomo
o contra funcionario público que hubiera actuado en uso de sus atribuciones o ejercicio de sus funciones.

PLENOS JURISDICCIONALES

§ 529. Com petencia de los Juzgados de Paz Letrado p ara conocer procesos civiles contra
el Estado. ¿ Quién es com petente para tramitar los procesos civiles contra el Estado, el Juzgado Civil o el
Juzgado de Paz Letrado? El Pleno acordó por m a y o r í a : “Que los Juzgados Civiles en aplicación del
artículo 49° inciso 4) LOPJ, si bien son competentes sin embargo, en vigencia de los artículos 27°
y 28° del Código Procesal Civil por razones de competencia por materia y funcional y en asuntos
complejos que la ley establece, también son competentes los Juzgados de Paz Letrado por razones
de cuantía que no exceda las 100 unidades de referencia procesal pueden conocer en asuntos donde
el demandado sea el Estado, así como las materias precisadas en el artículo 57° de la LOPJ”. (Tercer
Pleno Jurisdiccional Distrital de Familia, Civil y Procesal Penal, realizado por la Corte Superior de
Justicia de Apurímac, el 05-11 -2011. Tema N.° 1. Texto completo: <bit.ly/2NnFNRT>).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 530. Com petencia del Estado: es juez competente el del lugar donde tiene su oficina el ente
de derecho público. S étim o. Respecto a la competencia del Estado, el primer párrafo del artículo
27 del Código Procesal Civil, señala: “Es Juez competente el del lugar donde tenga su sede la oficina
o repartición del Gobierno Central, Regional, Departamental, Local o ente de derecho público que
hubiera dado lugar al acto o hecho contra el que se reclama (,..)”. Que, siendo así, se debe concluir,
que es válido el avocamiento del Juez del Juzgado Mixto [...] al conocimiento del presente proceso
en Primera Instancia, en la medida que ía Zona Registra! [...] tiene una oficia en dicho distrito [...],
según la Información vertida por la propia SUNARP en su página web, por lo que también resulta
de aplicación lo establecido por el artículo 35 del Código Civil que prescribe: “A la persona que
vive alternativamente o tiene ocupaciones habituales en varios lugares se le considera domiciliada en
cualquiera de ellos.” (Casación N.° 956-2010-Lima, de 23-10-2012, f. j. 7. Sala Civil Permanente
[EP, 01-07-2013, Sentencias en Casación N.° 680, p. 41418], Texto completo: <bit.ly/2v?dYWw>).
§ 531. La competencia se rige por sus reglas generales, salvo norma legal expresa. Tratándose de
entidades públicas, cuando el conflicto de intereses tuviera su origen en una relación jurídica de
derecho privado, se aplican las reglas generales de la competencia. P rim ero . [Cjontra la demanda
interpuesta por [la empresa demandante], por la cual solicita que la Municipalidad Distrital de San
isidro, en cumplimiento del Acuerdo de Transacción Extrajudicial suscrito el 17 de diciembre del 2003,
se abstenga de ejecutar [una] Resolución de Alcaldía [...], la citada Comuna Edil formuló la excepción
de incompetencia, tanto por razón del territorio como de la materia, sustentando la primera de ellas
en que siendo la Municipalidad un gobierno local, de conformidad con lo previsto en el artículo 27
del Código Procesal Civil, la demanda debió ser interpuesta ante los jueces deí lugar donde esta tiene
su sede, esto es [en el] Distrito de San Isidro, por lo que es competente el juez Civil de Lima y no
el del Cono Este. Tercero. [La] Sala Superior, reproduciendo los fundamentos pertinentes de la
apelada, estimó [...] que al ser la parte emplazada una entidad estatal con domicilio en el Distrito

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art, 27 CODIGO PROCESAL CIVIL 158

de San Isidro, la demanda debía interponerse ante el Juzgado Civil de Lima y no ante el Juzgado
Civil del Cono Este [...]; no obstante ello, el Colegiado revocó la resolución apelada que disponía la
remisión de los autos al Juez competente para que continúe el proceso, y reformándolo ordenó que el
A quo cumpla con lo dispuesto en el inciso 5 del artículo 451 del Código Procesal Civil, [.,.] S étim o.
[El recurrente] [...] cuestiona la motivación cifrapetita del auto recurrido, al no haberse pronunciado
sobre todos los extremos del recurso de apelación interpuesto por la recurrente, principalmente sobre
la aplicación a los autos del segundo párrafo del artículo 27 del Código Procesal Civil, La acotada
norma procesal establece el supuesto de determinación de la competencia territorial especial para el
caso de las demandas dirigidas contra los Gobiernos Central, Regional, Departamental, Local o ente de
derecho público que hubiera dado lugar ai acto o hecho contra el que se reclama, así como las dirigidas
contra el órgano constitucional autónomo o funcionario público que hubiera actuado en uso de sus
atribuciones o ejercicio de sus funciones; en su primer párrafo, la norma señala que es competente el
Juez del lugar donde tenga su sede la oficina o repartición respectiva; no obstante, esta regla tiene una
excepción, que es la prevista en el segundo párrafo de la norma sub examen, según la cual cuando el
conflicto de intereses tuviera su origen en una relación jurídica de derecho privado, se aplican las reglas
generales de la competencia. [...] D écim o. [En] el caso de autos, el Colegiado Superior ha determinado
la competencia del Juez Civil de Lima sobre la base de lo normado en el primer párrafo del artículo
27 del Código Procesal Civil, esto es, estableciendo el lugar donde tiene su sede ei gobierno local
demandado, sin entrar al análisis de la excepción prevista en el segundo párrafo del mismo numeral, tal
como lo proponía la empresa demandante, en virtud de lo cual esta podría acceder a la competencia del
juez de su domicilio, es decir, del Juez del Cono Este de Lima, donde interpuso la demanda, en virtud
a la aplicación de las regias generales de la competencia. D écim o P rim ero. Que, esta circunstancia
ha dado lugar a que se expida una decisión que contiene un pronunciamiento infia petita, pues no
se pronuncia sobre todos los extremos de la pretensión impugnatoria formulada en el recurso de la
alzada, y con ello incumple la formalidad prevista en el artículo 122 incisos 3 y 4 Código Procesal Civil,
vulnerando el principio de motivación de las resoluciones judiciales y, particularmente, el principio de
congruencia procesal. (Casación N.° 4548-06-Lima, de 09-07-2006, ff. jj, 1, 3, 7, 10 y 11. Sala Civil
Transitoria [EP, 01-04-2008, p. 21950]. Texto completo: <bit.ly/20Xp9xF>).
§ 532. Para conocer del proceso contencioso-administratívo, es competente el juez, del lugar
en que se produjeron las actuaciones adm inistrativas impugnables que dieron lugar al acto
administrativo m ateria de la demanda. Sétim o. [Con] relación al tema de la competencia territorial
en los procesos contencioso administrativos en los que se demande al Estado [...] este Colegiado,
en reiteradas ocasiones, ha sostenido que [...] es competente para conocer el proceso contencioso
administrativo, a elección del demandante, eí Juez del lugar del domicilio del demandado o del lugar
donde se produjo la actuación impugnable; y que lo previsto en la norma in fine, con relación a la
competencia territorial, debe ser interpretado, en ei sentido de que es competente para conocer este
tipo de procesos el Juez del lugar en que se produjeron las actuaciones administrativas impugnables que
dieron lugar al acto administrativo, que es materia de la demanda; pues interpretar en sentido contrario
esta norma, conduciría al absurdo de que casi todos los procesos contenciosos administrativos, se
tramiten ante los jueces y tribunales de Lima, lugar donde tienen su sede los organismos públicos
y en donde culminan, por lo general, todos los procedimientos administrativos. (Casación N.°
2422-2008-Amazonas, de 11-12-2008, f, j. 7. Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente.
Texto completo: <bit.ly/2nfsDeA>).
§ 533. Excepción de incom petencia por disposición de la ley. Principios de legalidad e
irrenunciabilidad de la competencia. D em anda a persona juríd ica (m unicipalidad). Véase la
jurisprudencia del inciso 1 del artículo 446o del Código Procesal Civil [§ 2958]. (Casación N.° 2581-
2005-Cono Norte de Lima, de 21-04-2006, f. j. 4. Sala Civil Permanente [EP, 02-10-2006, p. 17133].
Texto completo: <bÍt.ly/2uxAíML>).

n o m o s & th e s is
159 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Art. 28
JU RISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 534. Competencia en la capital de ía República, tratándose de organismos públicos que


no tienen personería propia individualizada. C uarto. [...] [Encontrándose la Dirección de la
Unidad de Servicios Educativos N.° 26 de Provincia de Barranca del departamento de Lima y la
Dirección Departamental de Educación de Lima, a la que pertenece., representados por el Ministerio
Educación del Gobierno Central, como ente rector, por no tener tales organismos personería propia
individualizada, resulta competente el juez especializado en lo civil de la capital. (Exp. N.° 832-95,
de 24-11-1995, £ 4. Segunda Sala Civil. Corte Superior de justicia de Lima. Texto completo: <bit.
ly/2wtPlVs>).

Artículo 28: Determinación de ía competencia funcional

La competencia funcional queda sujeta a las disposiciones de la Constitución, de la Ley Orgánica del
Poder Judicial y de este Código.

PLENOS JURISDICCIONALES

§ 535. Criterios de competencia funcional en los procesos de reivindicación, m ejor derecho


de propiedad, prescripción adquisitiva de dominio, títulos supletorios y rectificación de áreas
o linderos (inc. 1). Establecer la com petencia fu n cion a l en los procesos de reivindicación, m ejor derecho
de propiedad, prescripción adquisitiva de dominio, títulos supletorios y rectificación de áreas o linderos. El
Pleno acordó: “Corresponde conocer este tipo de procesos, a los Juzgados Especializados o Mixtos por
contener una pretensión incuantificable y por mandato de la ley”. (Pleno jurisdiccional Distrital en
Materias Civil, Laboral y Familia, realizado en Cajamarca, los días 14 y 15-06-2007. Conclusión N.°
6. Texto completo: <bit.ly/2vTtTL5>).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 536. La competencia funcional permite establecer en qué casos una m isma m ateria puede
ser conocida por Jueces de distinta especialidad o grado. Sexto. [Qonforme lo establece ai artículo
28 del Código Procesal Civil, la competencia por razón de la función queda sujeta a las disposiciones
de la Constitución, de la Ley Orgánica del Poder judicial y del citado Código; este criterio permite
establecer en qué casos una misma materia puede ser conocida por Jueces de distinta especialidad o
grado. (Casación N.° 2108-03-Huánuco, de 25-05-2004, f. j. 6. Sala Civil Transitoria [EP, 30-09-
2004, p. 12727]. Texto completo: <bít.ly/2ukKcOK>).
§ 537. La com petencia funcional sirve para llegar a establecer cuándo un litigio concreto
queda o no dentro de los que puede conocer un juzgador. P rim ero. [Para] llegar a establecer
cuándo un litigio concreto queda o no dentro de los que puede conocer un juzgador, las leyes
procesales señalan ciertos factores a los que se conoce comúnmente como criterios o factores para
determinar la competencia, como son la materia, la cuantía, el grado y el territorio. S egundo.
[Los] dos últimos criterios que se aluden, esto es, grado y territorio, se les conoce también como
competencia funcional, pues dependen de la organización del servicio de justicia mediante los cuales
se atribuye a un Juzgador el conocimiento de una litis en una determinada instancia o grado y
respecto de un territorio concreto. T ercero. [El] grado o ía instancia es un criterio para determinar ía
competencia según que un litigio haya sido sometido o no al conocimiento de un Juez; en tal sentido,
el artículo 28 del Código Procesal Civil prescribe que la competencia funcional queda sujeta a las
disposiciones de la Constitución, de la Ley Orgánica del Poder Judicial y de este Código. (Casación
N.° 2265-99-Lambayeque, de 26-09-2000, ff. jj. 2 y 3. Sala Civil Permanente [EP, 02-01-2001, p.
6700]. Texto completo: <bit.ly/2g7wiea>).

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 29 CODIGO PROCESAL CIVIL 160

§ 538. Indeterm inación de la competencia por grado. D écim o. [Si] bien resulta cierto el mismo
ordenamiento procesal ha regulado una fórmula ancha para los casos de duda de determinación de
competencia, como es el caso del artículo 14 in fin e del citado Código adjetivo, eí cual señala que sí
por la naturaleza de la pretensión u otra causa análoga no pudiera determinarse la competencia por
razón de grado, es competente el Juez civil, en el caso de autos tal disposición no es aplicable ya que
no se trata de un problema de complejidad de la pretensión o de su naturaleza, sino de una cuestión
de determinación de la competencia en el que se discuten situaciones donde el órgano que expidió la
resolución impugnada es similar o de mayor implicancia jurídica que la que está regulada en la ley,
lo que por consiguiente no justifica que la competencia de grado que conocen ambas resoluciones
sean diferentes, pues sería ilógico concebir la competencia del Juez Civil cuando la resolución es
expedida por una autoridad unipersonal de carácter nacional pese a que la Sala Civil es competente
para conocer una situación similar e incluso de menor entidad jurídica que aquella. (Casación N.°
2265-99-Lamb ayeque, de 26-09-2000, f. j. 10. Sala Civil Permanente [EP, 02-01-2001, p. 6700].
Texto completo: <bit.ly/2g7wiea>).
§ 539. Si bien los jueces pueden evaluar y declarar en caso concreto, la existencia o no de la
competencia funcional, también lo es que dicha declaración tiene que estar fundada en le y expresa.
Q uinto. [Es] menester precisar que si bien constituye una facultad de los jueces evaluar y declarar en caso
concreto, la existencia o no de la competencia funcional, también lo es que dicha declaración tiene que estar
fundada en ley expresa, en mérito al principio de legalidad, previsto en el artículo 28 del Código Procesal
Civil, que establece que la competencia funcional queda sujeta a las disposiciones de la Constitución, de la
Ley Orgánica del Poder Judicial y del mismo código adjetivo. [...] (Casación N.° 8335-2016-San Martin,
de 31-10-2017, f. j. 5. Primera Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria [EP, 03-04-2018,
Sentencias en Casación N.° 744, p. 105827]. Texto completo: <bit.ly/2PVzLcg>).

Artículo 29: Casos de prevención

Previene el Juez que emplaza en primer lugar al demandado. En caso de pluralidad de demandados en
el mismo o en diferentes procesos, previene el órgano jurisdiccional que efectuó el primer emplazamiento.

J URISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 540. Es nula la sentencia de segunda instancia que no observó las reglas de pret ención del
proceso. Previene el Juez que notifica primero al recurrente. Sétim o. [El] recurrente [..,] denunció
que la Sétima Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima previno en el proceso en segunda
instancia, debido a que resolvió el recurso de queja que presentó contra la resolución denegatoria de su
recurso de apelación [...]; la decisión de la Sala Superior mencionada fríe emitida eí 04 de junio de 2012,
[...] en tanto que la sentencia de revisión del presente proceso fue dictada por la Cuarta Sala Civil el 4
de septiembre de 2012, es decir, en fecha posterior a la decisión emitida por la Sétima Sala Civil, en ese
sentido, conforme a lo dispuesto por los artículos 29, 30 y 31 del Código Procesal Civil, la competencia
para emitir la sentencia de vista era de la Sétima Sala Civil. Pues se debe tener presente que la Sétima
Sala Civil (que resolvió la queja de derecho por denegatoria del recurso de apelación) notificó primero
al recurrente, esto es, en fecha 18 de julio de 2012 [...], en tanto que la Cuarta Sala Civil (que emitió
la sentencia de vista) lo notificó el 1 de agosto de 2012 [...]. (Casación N.° 4335-2012-Lima, de 09-
05-2013, f. j. 7. Sala Civil Permanente [EP, 30-05-2014, Sentencias en Casación N.° 692, p. 51581].
Texto completo: <bit.íy/2KSKlzh>).

JURISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 541. Improcedencia de la prevención. Tiene lugar la prevención cuando el juez emplaza en


primer lugar al demandado como lo dispone el artículo 29 del Código Procesal Civil. No hay prevención

n o m o s & th e s is
161 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Alt 31
si un juez conoce de un proceso de ejecución de garantía y posteriormente otro juez conoce de una
demanda en donde se acumulan las pretensiones de nulidad de acto jurídico de cesión de derechos de
hipoteca (garantía que es objeto de ejecución en el primer proceso), nulidad de escritura pública que
lo contiene y cancelación de asiento registra!. (Exp. N.° 561-95-N, de 31-07-1995, sumílía. Primera
Sala Civil. Corte Superior de justicia de Arequipa. Texto completo: <bit.ly/2Mx66rT>).
§ 542. El juez que em plaza en prim er lugar al demandado previene en el conocimiento de

CPC
una causa, lo que im porta necesariamente la coexistencia de dos procesos idénticos. El juez que
emplaza en primer lugar al demandado previene en el conocimiento de una causa, lo que importa
necesariamente la coexistencia de dos procesos idénticos. No hay prevención si el primer proceso se
declaró concluido al haber incurrido ambas partes a la audiencia de conciliación (arts. 472 y 203),
de consiguiente el nuevo proceso debe seguirse ante el Juez que corresponda según las reglas de
competencia y distribución de labor jurisdiccional (mesa de partes única), (Exp. N.° 710-95-N, Res.
N.° 1, de 25-10-1995, sumilla. Primera Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Arequipa. Texto
completo: <bit.íy/2nOHal 1>).

Artículo 30: Efectos de la prevención ;i. cf í|

La prevención convierte en exclusiva la competencia del Juez en aquellos casos en los que por
disposición de la ley son varios los Jueces que podrían conocer el mismo asunto.

Artículo 3 Í: Prevención de la competencia funcional

En primera instancia la prevención solo es procedente por razón de territorio.


En segunda instancia previene el órgano jurisdiccional que conoce primero el proceso. Este conoci­
miento se tiene efectuado por la realización de la primera notificación.

JURISPRUDENCIA PE LA CORTE SUPREMA

§ 543. Prevención de la competencia funcional. C uarto . [...] [En] el caso de la prevención


regulada en el artículo 31 del Código Procesal Civil, esta se aplica cuando encontrándose en trámite
un proceso judicial existen más de dos órganos jurisdiccionales de segunda instancia en aptitud legal de
conocer, vía apelación, las incidencias que se produzcan en el proceso, previniendo aquel que conoce
primero dicho proceso; siendo que en el caso sub materia no se presenta este supuesto por cuanto la
acción de tercería de propiedad se tramita en distinto proceso y en una vía procedimental diferente
a proceso en donde se afectó el bien; en tal sentido, carece de sustento fáctico y legal la denuncia del
recurrente que se ha afectado el principio de prevención. (Casación N.° 425-2002-Lambayeque, de
19-08-2002, f. j. 4. Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente [EP, 30-09-2003, p. 10904],
Texto completo: <bit.ly/2jqiEf4>),
§ 544. No se puede pretender cuestionar los presupuestos procesales del proceso prim igenio en
sede casatoria invocando la infracción normativa de la competencia funcional. Tercero. La empresa
recurrente invoca como causal de su recurso en la infracción normativa procesal, señalando que se ha
rechazado la demanda cuando en realidad el escrito contenía el apersonamiento como litisconsorte al
proceso civil [...] de tercería de propiedad seguido por [doña] A. S. A. contra [doña] B. C. P. que se
sigue por ante el Quincuagésimo Octavo Juzgado Civil de Lima, proceso que en segunda instancia
estaba siendo conocido por la Cuarta Sala Civil, por tanto, existe infracción normativa del artículo 31
del Código Procesal Civil, que establece que en segunda instancia previene el órgano jurisdiccional que
conoce primero el proceso; por esta razón, ios autos debieron ser remitidos a la Cuarta Sala Civil, sin

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 32 CODIGO PROCESAL CIVIL 162

embargo, la Sala de origen ha ignorado por completo su pedido de inhibitoria por prevención de fecha
13 de abril del 2009, el cual tampoco ha sido resuelto en el auto de vista que es materia del recurso, lo
que vicia de nulidad lo resuelto. Cuarto. El recurso así sustentado no puede resultar viable en sede de
casación, pues resulta evidente que la impugnante en esencia no denuncia la nulidad de la sentencia
de vista, por infracción del artículo 31 del Código Procesal Civil, sino que cuestiona lo establecido en
las instancias de origen acerca del incumplimiento de los presupuestos procesales de la demanda de
tercería de propiedad, pretendiendo generar un debate que conduzca a la revisión en tercera instancia
de lo que fue materia del pronunciamiento jurisdiccional en las instancias de origen; propósito que
como ha sostenido este colegiado resulta contrario a la naturaleza y fines del recurso extraordinario de
casación. (Casación N.° 3679-2009-Lima, de 04-11-2009, f. j. 4. Sala Civil Permanente [EP, 31-05-
2010, Sentencias en Casación N.° 626, p. 27683]. Texto completo: <bit.ly/2xKHXVl>).
§ 545. La declaración sobre la competencia fon cío nal tiene que estar fondada en ley expresa.
Sexto. [Si] bien constituye una facultad de los jueces de las instancias de mérito, evaluar y declarar en
cada caso concreto la existencia o no de la competencia funcional, también lo es que dicha declaración
tiene que estar fundada en ley expresa, en mérito al principio de legalidad [...]. (Casación N.°
725-97-Arequipa, de 24-08-1998, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil [EP, 05-10-1998, p. 1773]. Texto completo:
<bít.ly/2urFnSC>),
§ 546. Infracción del principio de jaez natural. Sala civil que indebidamente absuelve el grado
de apelación de la sentencia de primera instancia pese a que existía prevención de otra sala civil del
mismo distrito judicial. Q uinto. [...] [Las] reglas que rigen la competencia se inscriben dentro de la
garantía constitucional del juez natural, que es entendida como el derecho que tienen las partes a que el
conflicto de intereses o la incertidumbre jurídica sean resueltos por un tercero impardal e independiente
predeterminado por ley; derecho que, a su vez, integra el contenido del derecho a la tutela jurisdiccional
efectiva. [...] Sexto. [En] el caso en particular, al emitirse la recurrida se ha infringido el citado principio
de juez natural [...] pues se aprecia de lo actuado que el órgano jurisdiccional que indebidamente
absolvió el grado de apelación de la sentencia de primera instancia fue la Segunda Sala Civil de la
Corte Superior de Justicia [...] pese a que existía prevención de la Primera Sala Civil del mismo distrito
judicial, tal como se aprecia de las resoluciones emitidas [...] siendo que dicha infracción de carácter
insubsanable torna en nulo lo resuelto por dicha Sala Superior por resultar incompetente para asumir
conocimiento del asunto que se discute [...]. (Casación N.° 1966-2010-Ica, de 31-08-2011, ff. jj. 5 y
6. Sala Civil Transitoria [EP 02-01-2012, Sentencias en Casación N.° 658, p. 32570]. Texto completo:
<bit.ly/2KFL9WR>).

Artículo 32: Pretensiones de garantía, accesorias y complementarías

Es competente para conocer la pretensión de garantía, así como de la pretensión accesoria, comple­
mentaria o derivada de otra planteada anteriormente, el Juez de la pretensión principal, aunque conside­
radas individualmente no alcancen o excedan el límite de la cuantía establecida para la competencia del
Juez o de su competencia territorial.

PLENOS JU RISDICCIONALES

§ 547. Sí es posible demandar como pretensión principal o autónoma la indemnización


por daños y perjuicios por inejecución de obligaciones. Véase la jurisprudencia del artículo 87°
del Código Procesal Civil [§ 884]. (Pleno Jurisdiccional Distrital en Materia Civil, realizado en La
Libertad, los días 22, 23 y 24-08-2007. Tema N.° 2. [Indemnización por daños y perjuicios por
responsabilidad contractual]. Texto completo: <bit.Iy/2fEzuL9>).

n o m o s & th e s is
163 JURISDICCION, ACCION Y COMPETENCIA Art. 32
JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 548. El juez competente para conocer una demanda de tercería de propiedad es aquel
que dictó la medida cautelar que grava la propiedad del tercero. Conforme a la teoría del
desplazamiento de la competencia, un mismo juez puede resolver varias pretensiones, aun
cuando ana de ellas no sea de su competencia, produciendo una modificación de la regla general
de la competencia, haciendo competente a un juzgado que no lo era inicialmente. 3.4. [...] [C]
orresponde analizar la causal de infracción normativa procesal relacionada con la indebida aplicación
del artículo 32 del Código Procesal Civil al caso de autos. Al respecto decimos lo siguiente: [...] b) [S]
obte la base de la relevancia constitucional del Juez competente, corresponde analizar el contenido y
alcances del artículo 32 del Código Procesal Civil a efecto de determinar si el Juez competente para
conocer de la demanda de tercería de propiedad debe ser o no el Juez que dictó la medida cautelar
con que se afectó el bien cuya propiedad invoca el tercerista, c) Sobre el particular, dicha norma
procesal prevé que [...] es competente para conocer la pretensión de garantía, así como de la pretensión
accesoria, complementaria o derivada de otra planteada anteriormente, elJuez de lapretensión principal,
aunque consideradas individualmente no alcancen o excedan ei límite de la cuantía establecida para la
competencia del Juez o de su competencia territorial d) Bajo dicho contexto normativo, tenemos
que la disposición disgrega varias pretensiones a ser tomadas en cuenta al momento de determinar la
competencia, a decir: a) Pretensión de garantía. - Mecanismo que utiliza el demandante a fin de obtener
en forma anticipada tutela judicial, teniendo esta pretensión el carácter de principal, generando con su
planteamiento la interposición de otras demandas también con carácter de principal, no contradictorias
entre sí; b) Pretensión accesoria.- Se da cuando el demandante propone varias pretensiones advirtiendo
que una de ellas tiene la calidad de principal y las otras constituyen pretensiones que dependen de la
propuesta principal; y, c) Pretensión complementaria o derivada.- Las partes [demandante, demandado,
tercero, litisconsorte] tienen interés en lo que se decida en el proceso, por cuanto van a ser afectados o
favorecidos con el mismo. Es en esta última clasificación, que encuadra la pretensión del accionante,
por cuanto la demanda de Tercería de Propiedad deriva del Expediente Principal [...] que se viene
tramitando ante el Primer Juzgado Laboral de Lima, en el proceso laboral seguido por F. V. Q., sobre
pago de beneficios sociales, cuyo resultado va a afecta)' de manera directa o indirecta al accionante, e)
Cabe agregar que la norma cuya aplicación indebida se denuncia regula lo que en doctrina se denomina
“desplazamiento de la competencia’ que permite que un mismo juez resuelva varias pretensiones,
aun cuando una de ellas no sea de su competencia, produciendo una modificación de la regla general
de la competencia, haciendo competente a un juzgado que no lo era inicialmente. La razón de ese
desplazamiento busca evitar sentencias contradictorias y realizar el principio de economía procesal,
f) Por tanto, resultará competente el juzgado laboral para conocer de la demanda; concluyéndose que
lo resuelto por las instancias de mérito se ajusta a Derecho, y al no advertirse infracción alguna a las
disposiciones denunciadas, el recurso de casación debe desestimarse. (Casación N.° 1734-2012-Lima,
de 24-05-2013, f. j. 3.4. Sala Civil Transitoria [EP, 31-03-2014, Sentencias en Casación N.° 690, p.
49825]. Texto completo: <bít.ly/2vaqMeD>).
§ 549. Cuando se interponga una demanda con pretensión accesoria, el juez de la pretensión
principal es el competente para dirimir en el proceso. D écim o P rim ero. [...] [En] nuestro
ordenamiento jurídico-procesal se dan situaciones en las que la competencia del juez se determina
también en virtud a aquellos procesos iniciados con anterioridad a la formulación de la pretensión
principal y en ese contexto debemos indicar que el artículo 32 del Código Procesal Civil preceptúa que es
competente para conocer la pretensión de garantía así como de la pretensión accesoria complementaria
o derivada de otra planteada anteriormente el juez de ia pretensión principal aunque consideradas
individualmente no alcancen o excedan el límite de la cuantía establecida para la competencia del juez
o de su competencia territorial configurándose eí desplazamiento de la competencia permitiéndose que
un mismo juez resuelva varias pretensiones aun cuando una de ellas no sea de su competencia pues
la razón de ser de dicho dispositivo es evitar la expedición de sentencias contradictorias y aplicar el
principio de economía procesal al tratarse de repetir los mismos actos, producir las mismas pruebas y

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 33 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 164

requerir idéntica actividad de juzgados diferentes. (Casación N.° 1734-2012-Lima, de 24-05-2013, f.


j. 11 del voto en minoría de la señora jueza Valcárcel Saidaña. Sala Civil Transitoria [EP, 31-03-2014,
Sentencias en Casación N.° 690, p. 49825]. Texto completo: <bit,ly/2vaqMeD>).
§ 550. Puede aplicarse la competencia facultativa del cum plim iento de la obligación o contrato
cuando la indem nización se dem anda como pretensión accesoria. C uarto. [De] conformidad
con lo previsto en el artículo 32 del Código Procesal Civil concordado con el artículo 1428 del
Código Civil, solamente cuando se demanda como pretensión accesoria la indemnización por daños
y perjuicios resulta aplicable la competencia facultativa de la pretensión principal de cumplimiento de
la obligación o contrato. Q uinto. [En] sentido contrario, cuando se demanda como única pretensión
la indemnización por daños y perjuicios derivados del cumplimiento defectuoso de una obligación no
resulta aplicable la competencia facultativa del lugar del cumplimiento de la obligación. Sexto. [En]
el caso submateria, no se ha demandado acumulativamente la indemnización por daños y prejuicios,
sino que esta ha sido planteada como única pretensión; por lo tanto no es aplicable la competencia
facultativa prevista en el artículo 24 inciso 4 del Código Procesal Civil. (Casación N.° 2365-99-LÍnia,
de 23-05-2000, ff. jj. 4-6. Sala Civil [EP 18-08-2000, p. 5983]. Texto completo: <bÍt.ly/2jlGMzn>).

Artículo 33: Medida cautelar y prueba anticipada

Es competente para dictar medida cautelar antes de la iniciación del proceso y para la actuación de la
prueba anticipada, el Juez competente por razón de grado para conocer la demanda próxima a interpo­
nerse.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 551. Es competente para conocer la prueba anticipada el juez de la demanda próxima.


C uarto . [...] [De] conformidad con el artículo 33 del Código Procesal Civil, es competente para
conocer la prueba anticipada el juez de la demanda próxima a interponerse; y habiéndose actuado
la prueba anticipada ante el juez de la Corte Superior de Justicia de lea correspondía a los órganos
jurisdiccionales de esa sede conocer la demanda, a lo que se agrega que el Banco de la Nación tiene
oficinas descentralizadas a nivel nacional [...]. (Casación N.° 4140-2013-Ica, de 17-11-2014, f. j. 4.
Sala Civil Transitoria [EP, 02-03-2015, Sentencias en Casación N.° 701, p. 60780]. Texto completo:
<bit.ly/2xKVj41>).

Artículo 34: Procesos de ejecución

Los procesos de ejecución se someten a las reglas generales sobre competencia, salvo disposición
distinta de este Código.

CAPÍTULO II
CUEST10NAMIENT0 DE LA COMPETENCIA

Artículo 35: Incompetencia

La incompetencia por razón de materia, cuantía, grado, turno y territorio, esta última cuando es
improrrogable, se declarará de oficio al calificar la demanda o excepcionalmente en cualquier estado y
grado del proceso, sin perjuicio de que pueda ser invocada como excepción.(1)

n o m o s & th e s is
165 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Art. 35
NOTA DE ACTUALIZACIÓN

(1) Artículo modificado por el artículo 2 de la Ley N.° 30293 {EP, 28-12-2014), que entró en vigencia a los 30 días hábiles
de su publicación en el diario E l P e ru a n o . Anteriormente había sido modificado por el artículo 1 de la Ley N.° 28544
(EP, 16-06-2005).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 552. La incom petencia puede ser declarada de oficio en cualquier estado del proceso, siendo
no necesaria que sea invocada por las partes. Sexto. [Examinado] el proceso se advierte que las
instancias de mérito se han sujetado a lo actuado y al derecho, no verificándose falta de fundamento ni
motivación que amerite amparar la infracción por la cual se declaró procedente el recurso de casación,
al haber sustentado adecuadamente el colegiado superior que el juzgado competente para tramitar el
presente proceso de obligación de dar suma de dinero debió ser el mismo que tramitó el proceso no
contencioso de prueba anticipada, esto es el juzgado comercial, competencia que puede ser declarada
de oficio en cualquier estado del proceso conforme así lo establece el artículo 35 del Código Procesal
Civil, por lo que no resultaba necesario que esta sea invocada por las partes [...]. (Casación N.° 261-
2012-Lima, de 17-01-2013, fi j. 6. Sala Civil Transitoria [EP, 30-09-2013, Sentencias en Casación N.°
683, p. 44063]. Texto completo: <bitdy/2xLScsK>).
§ 553. Con posterioridad a la etapa de saneamiento, el a q u o puede tam bién declarar su
incom petencia por razón de m ateria; en el presente caso, el Juzgador no lo hizo. S egundo. [La]
Ley N.° 27295 [...] vigente desde el 29 de junio del 2000, [...] referida a la competencia para resolver
impugnaciones a decisiones de INDECOPI o de la junta de Acreedores, no permite que los Juzgados
Civiles conozcan o continúen conociendo una acción como la planteada como pretensión principal
en autos -que persigue impugnar un acuerdo de Junta de acreedores- la misma que se reserva solo a
las Comisiones Ad hoc, la Comisiones de Reestructuración Patrimonial o el Tribunal del INDECOPI
en la sede administrativa, y a la Corte Suprema de Justicia de la República en sede jurisdiccional en la
vía del proceso Contencioso Administrativa, siendo las disposiciones procesales de la acotada Ley de
aplicación a los procedimientos en trámite, sea cual fuere la etapa en la que se encuentren, como lo
contempla la Segunda Disposición Transitoria y Final de esa misma Ley. T ercero . [La] competencia
es un presupuesto procesal de las demandas y resulta ser un requisito indispensable para establecer
una correcta relación jurídico-procesal que permita luego una sentencia válida, siendo que al emitirse
el auto de saneamiento procesal es el momento principal en el que se examinarán los referidos
presupuestos; que con posterioridad a la etapa de saneamiento el a quo puede también declarar su
incompetencia en aplicación de lo dispuesto por el artículo 35 del Código Adjetivo, pero sin embargo
en el presente caso el Juzgador no lo hizo. (Casación N.° 750-2002-Lima, de 22-08-2002, ff. jj, 2 y 3.
Sala Civil Transitoria [EP, 02-12-2002, p. 9631], Texto completo: <bit.iy/2JswaPo>).
§ 554. Eí único supuesto previsto por la ley para que el órgano jurisdiccional declare su
incompetencia de oficio es cuando esta sea de carácter im prorrogable. O ctavo. [En] lo relativo a la
competencia territorial, el único supuesto previsto por la ley para que eí órgano jurisdiccional declare
su incompetencia de oficio es cuando esta sea de carácter improrrogable, según se desprende de lo
dispuesto en el artículo 35 del Código Procesal Civil, sin perjuicio de que pueda ser invocada como
excepción. [...] (Casación N.° 4683-2007-Santa, de 24-01-2008, f. j. 8. Sala Civil Permanente [EP,
03-09-2008, p. 22899]. Texto completo: <bit.ly/2J15jF0>).
§ 555- Eí juez de oficio puede declarar su incompetencia en cualquier estado del proceso.
D écim o. El artículo 35 del Código Procesal Civil establece que la incompetencia por razón de la materia
se declara de oficio en cualquier estado y grado del proceso, pues es indudable que está prohibido a un
órgano jurisdiccional conocer materias que no le competen; por lo que, dentro del marco constitucional
de respeto al principio del juez natural, el vicio por incompetencia resulta de tal trascendencia que
el órgano jurisdiccional al advertir su existencia no debe analizar nuevas actuaciones procesales sino
cumplir inmediatamente el mandato legal, al encontrarnos frente a un caso de nulidad absoluta que
♦ SUMMA PROCESAL CIVIL
Art. 35 CODIGO PROCESAL CIVIL 166

se presenta siempre que un acto procesal adolezca de una circunstancia fijada en las leyes procesales
como necesaria para que el acto produzca sus efectos. (Casación N.° 1153-2014-Tacna, de 19-07-2015,
f. j. 10. Sala Transitoria de Derecho Constitucional y Social de la Corte Suprema [EP, 30-10-2015,
Sentencias en Casación N.° 708, p. 69382]. Texto completo: <bit.ly/2It8aMn>).
§ 556. La com petencia funcional y la com petencia por el grado se caracterizan por ser
absolutos, no siendo factible que opere la prórroga convencional o tácita de la competencia.
Juzgado de Paz es un órgano incompetente en una pretensión que resulta inapreciable en
dinero. C uarto. [,..] [El] artículo 488 del Código Procesal Civil prevé que los Jueces de Paz Letrados
son competentes para conocer asuntos relativos a derechos reales, siempre y cuando la cuantía de
la pretensión no sea superior a las cincuenta Unidades de Referencia Procesal; no siendo posible
de modo alguno que tales órganos jurisdiccionales se avoquen al conocimiento de procesos civiles
cuya pretensión sea inapreciable en dinero o cuando haya duda sobre su monto, en cuyos casos la
competencia está reservada a los Jueces Civiles o Mixtos como ha quedado establecido en el inciso
3 del artículo 475 del citado Código [Procesal] Civil. Q u i n t o . [En] el presente caso, conforme se
desprende de los documentos anexados a la demanda y los demás que obran en autos, la sentencia
[...] ha sido dictada por [un] Juez de Paz Letrado [...] [en una] litis [en la que] se ha debatido una
pretensión que resulta inapreciable en dinero, [pese a que dicho] Juzgado de Paz Letrado [es un]
órgano jurisdiccional que resultaba Incompetente para conocer aquel proceso. Sexto. [Es] preciso
tener en cuenta que la competencia funcional o competencia por el grado está sujeta a las disposiciones
establecidas en la Constitución Política del Estado; la Ley Orgánica del Poder Judicial y el Código
Procesal Civil, por tanto esta competencia tiene carácter absoluto, ello quiere decir que no es factible
que haya operado la prórroga convencional o tácita de la competencia, ni menos puede admitirse
la posibilidad de que haya mediado la delegación de la competencia en beneficio del Juez de Paz
Letrado; en consecuencia, al haberse tramitado la litis por ante un Juez incompetente, se ha afectado
gravemente el debido proceso, toda vez que por mandato del artículo 35 del Código Procesal Civil
es nulo todo lo actuado por ante juez incompetente. (Proceso de Amparo Exp. N.° 959-2005-La
Libertad, de 08-09-2005, ff. jj. 4-6. Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente [EP, 28-04-
2006, Procesos Constitucionales, p. 5634], Texto completo: <bit.ly/2N16gyQ>).

JURISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 557. Competencia improrrogable por razón del territorio. Q u i n t o . [Cuando] la competencia


es improrrogable por razón del territorio, el cuestionamiento de ella puede declararse de oficio en
cualquier estado y grado del proceso [..,]. (Exp. N.° 1738-95, de 14-09-1995, f. j. 5. Cuarta Sala Civil.
Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2wmsyeb>).

JURISPRUDENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

§ 558. Si en sede de casación no se cuestiona la incompetencia por razón de materia, no puede


ser declarada de oficio por el juez, dado el carácter excepcional del recurso de casación. 12. De
autos se desprende que, en su recurso de casación, la empresa [demandada] alegó -entre otras causales-
la contravención de las normas que garantizan el derecho al debido proceso y la infracción de las
formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales. Sin embargo, entre los fundamentos
que motivaron dichas alegaciones no se cuestionó, en ningún momento, la competencia por razón de
la materia de las instancias judiciales que conocieron el referido proceso. 13. Más aún, [..,] la empresa
[demandada] no cuestionó -ni pretendió cuestionar- la competencia de las instancias judiciales para
conocer el procese como uno de naturaleza civil dadas las características de la materia controvertida
(entrega de acciones, pago de dividendos). 14. [Sin embargo, se ha] constatado que la Sala demandada
se pronunció sobre [una excepción de incompetencia que no había sido alegada por ninguna de las
partes y declaró la nulidad de todo lo actuado, aplicando indebidamente el principio íura novit curia
en sede de casación] [...] 15. Al respecto, el Tribunal Constitucional tiene dicho que, por su propia
naturaleza, el recurso de casación es un medio impugnatorio de carácter excepcional [...]. De ahí

n o m o s & th e s is
167 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA Alt 38

que, por regla general, el principio iura novit curia no pueda ser invocado en sede casatoria. (Exp.
N.° 7022-2006-PA/TC, de 19-06-2007 [Web: 31-07-2007 / EP: 02-10-2007], ff. jj. 12-15. Texto
completo: <bit.ly/2NfOtJK>).

Artículo 36: Efectos de la incompetencia

Sin perjuicio de lo señalado en el artículo 35 el Juez al declarar su incompetencia lo hace en resolución


debidamente motivada y dispone la inmediata remisión del expediente al órgano jurisdiccional que
considere competente. Si en los casos indicados en el artículo 35 el Juez a quien se remite el proceso se
declara incompetente, se observan las siguientes reglas:
1. Tratándose de un conflicto por la materia, se remite el proceso al órgano jurisdiccional superior de
la especialidad.
Si los órganos jurisdiccionales en conflicto pertenecen a distintos distritos judiciales, se remite a la
sala correspondiente de la Corte Suprema.
2. Tratándose de la cuantía, se remitirá el proceso a la Sala Civil de la Corte Superior correspondiente.
3. Tratándose del territorio, se remite el proceso a la Sala Civil correspondiente de la Corte Superior o
de la Corte Suprema, según corresponda.(1)

NOTA DE ACTUALIZACIÓN
(1) Artículo modificado por el artículo 2 de la Ley N.° 30293 (EP, 28-12-2014), que entró en vigencia a los 30 días hábiles
de su publicación en el diario E l P e ru a n o . Anteriormente había sido modificado por el artículo 1 de ía Ley N.° 28544
(EP, 16-06-2005).

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 559. ES juez puede declarar de oficio su incompetencia y declarar nulo todo lo actuado en el
proceso. O c t a v o . [...] Nuestro Código Procesal Civil, en su artículo 35 establece: “La incompetencia
por razón de materia, cuantía, grado, turno y territorio, esta última cuando es improrrogable, se
declarará de oficio, en cualquier estado y grado del proceso, sin perjuicio de que pueda ser invocada
como excepción”, además el artículo 36 del acotado Código, dispone “al declarar su incompetencia,
el juez declarará asimismo la nulidad de lo actuado y la conclusión del proceso, con excepción de lo
dispuesto en el inciso 6) del artículo 451”. (Casación N.° 3655-2012-Líma, de 24-05-2013, f. j. 8.
Sala Civil Transitoria [EP, 30-04-2014, Sentencias en Casación N.° 691, p. 51053]. Texto completo:
<bit.ly/2K3WhwA>).

Artículo 37: Cuestionamiento exclusivo

La competencia de los Jueces de Paz Letrados y de Paz solo se cuestiona mediante excepción. (1>

NOTA DE ACTUALIZACIÓN
(1) Artículo modificado por el artículo 1 de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005). De conformidad con la única disposición
transitoria de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005), las normas contenidas en la citada Ley rigen para los procesos
judiciales que se inicien a partir de su vigencia.

Artículo 38: Contienda de competencia

La incompetencia territorial relativa puede ser invocada, excluyentemente, como excepción o


como contienda. La contienda de competencia se interpone ante el Juez que el demandado considere
competente, dentro de los cinco días de emplazado y ofreciendo los medios probatorios pertinentes.
♦ SUMMA PROCESAL CIVIL
Art. 39 CODIGO PROCESAL CIVIL 168

El Juez rechazará de plano Ea contienda propuesta extemporáneamente o cuando es manifiestamente


improcedente o temeraria. Cuando la temeridad consista en Ea creación artificiosa de una competencia
territorial, la parte responsable será condenada al pago del monto máximo de la multa prevista por el
artículo 46, y el Juez, de oficio o a pedido de parte, oficiará al Ministerio Público, de ser el caso.
Si el Juez admite la contienda oficiará al Juez de la demanda, pidiéndole que se inhiba de conocerla y
solicitando, además, la remisión del expediente.
Con el oficio le anexa copia certificada del escrito de contienda, de sus anexos, de la resolución
admisoria y de cualquier otra actuación producida. Adicionalmente al oficio, el Juez de la contienda dará
aviso inmediato por fax u otro medio idóneo.(1)
N O TA DE A C T U A L IZ A C IÓ N

{1) Artículo modificado por el artículo 1 de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005). De conformidad con la única disposición
transitoria de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005), las normas contenidas en la citada Ley rigen para los procesos
judiciales que se inicien a partir de su vigencia.

Si recibido el oficio y sus anexos, el Juez de la demanda considera que es competente el Juez de la
contienda, le remitirá el expediente para que conozca del proceso. Esta decisión es inimpugnable.(1)

N O TA DE A C T U A L IZ A C IÓ N

(1) Artículo modificado por el artículo 1 de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005). De conformidad con la única disposición
transitoria de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005), las normas contenidas en la citada Ley rigen para los procesos
judiciales que se inicien a partir de su vigencia.

Artículo 40: Conflicto de competencia

Si el Juez de la demanda se considera competente suspenderá el proceso y remitirá todo lo actuado,


inclusive el principal, al superior que deba dirimir la competencia, oficiando al Juez de la contienda.(1)

N O TA D E A C T U A L IZ A C IÓ N

(1) Artículo modificado por el artículo 1 de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005). De conformidad con la única disposición
transitoria de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005), las normas contenidas en la citada Ley rigen para los procesos
judiciales que se inicien a partir de su vigencia.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 560. Resolución im pugnada incurre en exceso de pronunciam iento al declarar improcedente


la dem anda, cuando el proceso fue elevado a su conocimiento exclusivamente para que resuelva
el conflicto negativo de competencia. P rim ero. [E]sta Sala de Derecho Constitucional y Social ha
asumido jurisdicción por remisión hecha por la Sala Civil de este Supremo Tribunal, dada la materia
en controversia. S egundo. [Pjara absolver el grado debe definirse el recurso que corresponde, ya que
pese a que el demandante interpone uno de apelación, la Sala de mérito lo concede como de casación,
entendiendo que se trata de un auto que pone fin al proceso. Tercero. [S]Ín embargo, de acuerdo al
artículo 358 del Código Procesal Civil es el impugnante el que debe adecuar el medio que utiliza al
acto procesal que impugna, no el Organo Jurisdiccional, como ha ocurrido en este caso, en que incluso
se determina erróneamente que debe concederse un recurso de casación contra un auto que no es
expedido en revisión sino en primera instancia, al resolver una recusación y un supuesto saneamiento
del proceso. C uarto. [Corresponde], por tanto, resolver el recurso de apelación interpuesto; debe
n o m o s & th e s is
169 JURISDICCION, ACCION Y COMPETENCIA Art. 43
observarse también que la resolución impugnada incurre en exceso de pronunciamiento al declarar
improcedente la demanda, cuando el proceso fue elevado a su conocimiento exclusivamente para que
resuelva ei conflicto negativo de competencia suscitado entre los Juzgados Civil y de Trabajo de Talara.
Q uinto . [La] economía procesal no puede justificar ei atentado contra la garantía de la doble instancia
para calificar o rechazar una demanda cuya competencia es del Juzgado Especializado, de manera que
se ha incurrido en una omisión de la obligación de absolver el conflicto elevado [...]. (Casación N.°
83-98-Piura, de 24-06-1999, ffi jj. 1-5. Sala de Derecho Constitucional y Social [EP, 27-04-2000, p.
5219]. Texto completo: <bit.ly/2yiqjc5>).

Artículo 41: Resolución de la contienda ante el superior

La contienda de competencia entre Jueces Civiles del mismo distrito judicial la dirime la Sala Civil de
la Corte Superior correspondiente. En los demás casos, la dirime la Sala Civil de la Corte Suprema.
El superior dirimirá la contienda dentro de cinco días de recibido los actuados, sin dar trámite y sin
conceder el informe oral. El auto que resuelve la contienda ordena la remisión del expediente al Juez
declarado competente, con conocimiento del otro Juez, 0)

NOTA D E A C T U A L IZ A C IÓ N

(1) Artículo modificado por el artículo 1 de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005). De conformidad con la única disposición
transitoria de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005), las normas contenidas en la citada Ley rigen para los procesos
judiciales que se inicien a partir de su vigencia.

Artículo 42: Conservación de la eficacia cautelar

La medida cautelar otorgada por ei Juez de la demanda, antes de recibir el oficio del Juez de la
contienda, conserva su eficacia aunque se suspenda el proceso. Suspendido el proceso, no se otorgarán
medidas cautelares.(1)
NOTA DE A C T U A L IZ A C IÓ N

(1) Artículo modificado por el artículo 1 de ía Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005). De conformidad con la única disposición
transitoria de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005), las normas contenidas en la citada Ley rigen para los procesos
judiciales que se inicien a partir de su vigencia.

JU RISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 561. Suspensión de la tram itación civil cuando una sentencia penal pueda influir en la
que debe dictarse sobre el pleito civil. [El] artículo 3o del Código de Procedimientos Penales [...]
[establece que] el Juez suspenderá la tramitación civil siempre que juzgue que la sentencia penal puede
influir en la que debe dictarse sobre el pleito civil; [...] cabe señalar que la ley concede amplia protección
a la defensa de los derechos mientras estén en tela de juicio, mas una vez que la ley ha declarado el
derecho de una de las partes por el órgano de los jueces, toda dilación inmotivada en el cumplimiento
del fallo, es un ataque a ese derecho y causa de alarma para todos [...]. (Exp. N.° 231-95, de 15-05-
1995. Quinta Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2opVJoi>).

Artículo 43: Continuación del proceso principa!

Recibido el expediente, el Juez competente continuará el trámite del proceso volviendo a conceder el
plazo para contestar la demanda.{1)

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 44 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 170

M O TA DE A C T U A L IZ A C IÓ N

(1) Artículo modificado por el articulo 1 de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005). De conformidad con la única disposición
transitoria de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005), las normas contenidas en la citada Ley rigen para los procesos
judiciales que se inicíen a partir de su vigencia.

Artículo 44: Convalidación de la medida cautelar

A pedido de parte, y siempre que la competencia fuera decidida a favor del Juez de la contienda, este
deberá efectuar, como Juez de primer grado, un reexamen de los presupuestos de la medida cautelar
preexistente. El pedido de reexamen es procedente cuando no se ha apelado la medida, o cuando la parte
se ha desistido de dicho recurso.(1)

N O TA DE A C T U A L IZ A C IÓ N

(1) Artículo modificado por el artículo 1 de la Ley N,° 28544 (EP, 16-06-2005). De conformidad con la única disposición
transitoria de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005), las normas contenidas en la citada Ley rigen para los procesos
judiciales que se inicien a partir de su vigencia.

Artículo 45; Costas y costos

Si el incidente se resuelve a favor del Juez de la contienda, las costas y costos debe pagarlas
el demandante. Si se dirime a favor del Juez de la demanda, serán pagadas por quien promovió la
contienda.{1)

N O TA DE A C T U A L IZ A C IÓ N

(1) Artículo modificado por el artículo 1 de la Ley N.° 28544 (E P 16-06-2005). De conformidad con la única disposición
transitoria de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005), las normas contenidas en la citada Ley rigen para los procesos
judiciales que se inicien a partir de su vigencia.

Artículo 46: Multas

La parte que, con mala fe, promueve una contienda será condenada por el órgano jurisdiccional
dirimente a una multa no menor de cinco ni mayor de quince Unidades de Referencia Procesal.(1)

N O TA DE A C T U A L IZ A C IÓ N

{1} Artículo modificado por el artículo 1 de la Ley N.° 28544 (EP, 16-06-2005). De conformidad con la única disposición
transitoria de la Ley N,° 28544 (EP, 16-06-2005), las normas contenidas en la citada Ley rigen para los procesos
judiciales que se inicien a partir de su vigencia.

CAPITULO III
COMPETENCIA INTERNACIONAL

Articuló 47: Competencia dél Juez peruano

Es competente el Juez peruano para conocer los procesos en los casos señalados en el Título il del
Libro X del Código Civil.

n o m o s & th e s ís
171 JURISDICCIÓN, ACCIÓN Y COMPETENCIA AH 47
JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 562. El cuestionamiento de la competencia no es apreciable en sede casatoria. Séptim o. [La]


denuncia referida en el ítem b) del fundamento cuarto de la presente resolución tampoco cumple con
los requisitos de procedencia dispuestos en los incisos 2 y 3 del artículo 388 del Código Procesal Civil,
pues lo que se cuestiona (artículos I del Título Preliminar y 47 del Código Procesal Civil; 2057 y 2062
del Código Civil) son asunto de competencia de Juzgado, tema ajeno a sede casatoria y que ya ha sido
resuelta por el órgano de grado, más aún si la agraviada domicilia en territorio nacional y si los hechos
también se han practicado en el país. [...] (Casación N.° 1587-2015-Lima Este, de 15-06-2015, f. j. 7.
Sala Civil Permanente [EP, 30-12-2015, Sentencias en Casación N.° 710, p. 73311]. Texto completo:
<bit.ly/2íaHkcG>).

« SUMMA PROCESAL CIVIL


11
SECCIÓN SEGUNDA
SUJETOS DEL PROCESO
s
TÍTULO S
ÓRGANOS JUDICIALES Y SUS AUXILIARES

CAPÍTULO I
JUZGADOS Y CORTES

Artíbulo 48: Finalidad

Las funciones del Juez y de sus auxiliares son de Derecho Público. Realizan una labor de conjunto des­
tinada a hacer efectiva la finalidad del proceso. El incumplimiento de sus deberes es sancionado por la ley.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA *I

§ 563. El órgano jerárquico superior está facultado y debe orientar al juez de la causa sobre la
forma de determ inar el monto por concepto de reembolso. El juez debe prim ar la necesidad de un
pronunciam iento sobre el fondo y no d ilatar el proceso excesivamente. S egundo. [Doña] ELWS
y otros, en la condición de herederos de don GTWV, demandan el pago de la suma de SI. 138.000
nuevos soles, por concepto de reembolso por disfrute indebido y exclusivo de diversos bienes de la
masa hereditaria dejada por su causante, acción que la dirige contra sus hermanos MAWC, YMWC,
sustentándola en que aproximadamente desde el año 1994 sus hermanos han venido disponiendo y
obteniendo provechos de los bienes comunes dejados por su padre, sin hacer partícipes a los demás
herederos. Tercero. Que, mediante sentencia [...] el Colegiado de la Sala Civil de la Corte Superior de
Justicia de Huaura, al revocar la sentencia apelada y declarar improcedente la demanda, concluyó que
esta no podía prosperar en tanto no se establezca primeramente el porcentaje de acciones y derechos
que le asiste a cada uno de los herederos, lo que solo podrá determinarse a través de un proceso de
partición judicial o extrajudicial. C uarto. [No] obstante ello, conforme a lo dispuesto en el artículo
I del Título Preliminar del Código Procesal Civil, norma concordante con el artículo 48 del mismo
cuerpo de leyes, todo justiciable tiene el derecho de obtener un pronunciamiento sobre el fondo
de las pretensiones deducidas, correspondiendo al juzgador hacer efectiva la finalidad del proceso,
encontrándose facultado incluso para ordenar los actos procesales necesarios al esclarecimiento de los
hechos controvertidos, tal y como se lo faculta el artículo 51 del anotado Código Procesal. Q uinto.
[Si] bien el Colegiado de la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Huaura, a efectos de dar
solución a la litis, concluyó acerca de la necesidad de que los accionantes inicien previamente un
proceso de división y partición, no menos cierto es, que dado el tiempo transcurrido desde el inicio
del presente proceso, tal decisión solo generaría una dilación innecesaria, la qué es contraria a los fines
del proceso. Sexto. [En] tal sentido, correspondía al órgano de vista, en uso de la facultad conferida
en el artículo 51 del Código Procesal anotado, dictar las orientaciones necesarias a fin de que el juez
de la causa realice una pericia valorativa de los frutos que por concepto de reembolso se demandan

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 49 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 174

[...]. (Casación N.° 1886-2009-Huaura, de 25-03-2010, íf. jj. 2-6. Sala de Derecho Constitucional
y Social Permanente [EP, 31-01-2011, Sentencias en Casación N.° 636, p. 29422], Texto completo:
<bit.iy/2vxGfpf>),
§ 564. El Poder Judicial debe tomar conciencia de la im portancia de cada una de las expresiones
contenidas en una resolución, especialmente cuando se incorporan en ellas frases inexpresivas,
ajenas a lo que se entiende como la auténtica convicción del juzgador (inc. 4). III. [...] 3. [...]
Analizados cada uno de los aspectos involucrados en los fundamentos cuestionados por el impugnante,
esta Sala debe reconocer que, (1) en efecto, las sentencias de primera y segunda instancia incurren en
errores conceptuales y graves contradicciones arguméntales; (2) que todo aquello deriva en un acto
arbitrario, pues se niega una debida respuesta jurisdiccional al pedido de tutela del justiciable, llegando
a sostenerse que “la desposesión no la hace sujeto para el reclamo jurisdiccional de reposición5y que “la
decisión en tal sentido resultaría impracticable por no encontrarse en uso directo de la cosa5; (3) que,
ante tales evidencias, es necesario que el Poder Judicial en su conjunto tome conciencia de la importancia
de cada una de las expresiones contenidas en una resolución, pues no se cumple con la garantía judicial
que contiene la Constitución, referida a la debida motivación de las resoluciones, cuando se incorporan
en ellas frases inexpresivas, ajenas a lo que se entiende como la auténtica convicción del Juzgador. En
consecuencia, existe agravio en cada una de las expresiones cuestionadas. (Casación N.° 166-94-Lima,
de 19-04-1995, f. j. III.3. Sala Civil. Texto completo: <bit.ly/2CY6I6s>).
§ 565. La om isión de los relatores de suscribir resoluciones no constituye transgresión al
derecho del debido proceso. Tercero. [...] [En] cuanto a la alegada omisión de los relatores de
suscribir resoluciones, se trata de una deficiencia de estos auxiliares de justicia que no constituye una
transgresión al derecho al debido proceso. (Casación N.° 2208-2002-Líma, de 12-08-2002, f. j. 3.
Sala Civil Transitoria [EP, 02- 12-2002, p. 9628]. Texto completo: <bit.ly/205TFkW>).

Artícuio 49: Órganos judiciales en el área civil

La justicia civil es ejercida por los Jueces de Paz, de Paz Letrados, Civiles, de las Cortes Superiores y
de la Corte Suprema.

CAPÍTULO II
DEBERES, FACULTADES Y RESPONSABILIDADES
DE LOS JUECES EN EL PROCESO

Son deberes de los Jueces en el proceso:


1. Dirigir el proceso, velar por su rápida solución, adoptar las medidas convenientes para impedir su
paralización y procurar la economía procesal;
2. Hacer efectiva la igualdad de las partes en el proceso, empleando las facultades que este Código
les otorga;
3. Dictar las resoluciones y realizar los actos procesales en las fechas previstas y en el orden que
ingresan al despacho, salvo prelación legal u otra causa justificada;
4. Decidir el conflicto de intereses o incertidumbre jurídica, incluso en los casos de vacío o defecto de
la ley, situación en la cual aplicarán los principios generales del derecho, la doctrina y la jurisprudencia;
5. Sancionar aj Abogado o a la parte que actúe en el proceso con dolo o fraude;
6. Fundamentar los autos y las sentencias, bajo sanción de nulidad, respetando los principios de
jerarquía de las normas y el de congruencia.
n o m o s & th e s is
175 SUJETOS DEL PROCESO / ÓRGANOS JUDICIALES Art. 50
El Juez que inicia la audiencia de pruebas concluirá el proceso, salvo que fuera promovido o separado.
El Juez sustituto continuará el proceso, pero puede ordenar, en resolución debidamente motivada, que se
repitan las audiencias, si lo considera indispensable.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA, DE LAS CORTES SUPERIORES Y DEL TRIBUNAL


CONSTITUCIONAL_________ ___________________________ ______________________ _______

DIRECCIÓN DEL PROCESO: RÁPIDA SOLUCIÓN Y PARALIZACIÓN DEL PROCESO


(INCISO 1)

§ 566. La declaración de rebeldía no requiere de la petición de la parte contraria, el juez debe


declararlo de oficio, conforme al principio de dirección e impulso del proceso (inc. 1). 8. [Es]
preciso indicar que la doctrina nacional más autorizada señala lo siguiente: “La declaración de rebeldía
no requiere de la petición de la parte contraria; el juez debe declararlo de oficio en aras de impulsar el
proceso por sí mismo, a fin de evitar la demora de este [...] La rebeldía se justifica en la necesidad de
evitar que el proceso, a consecuencia de la inactividad de una de las partes, quede detenido y se frustre
la tutela jurisdiccional del Estado. Para que opere esta declaración de rebeldía se requiere que existan
los siguientes presupuestos: a) una oportuna y válida citación; b) la inactividad a la realización del acto
requerido; y c) la declaración de oficio” [Ledesma]. 9. Habiéndose determinado que la correspondiente
declaración de rebeldía de los demandados podría ser solicitada por la parte accionante; no obstante
ello, se trata de un deber procesal del juzgador, el cual debe ser ejercido conforme al principio de
dirección e impulso del proceso, cuya omisión no puede ser imputable a la demandante. (Casación N.°
2594-2014-Arequipa, de 22-07-2015, ff. jj. 8 y 9- Sala Civil Permanente [EP, 31-08-2016, Sentencias
en Casación N.° 717, p. 82204], Texto completo: <bk.ly/2vXkgbL>).
§ 567. El juzgador puede verificar la correcta calificación de los hecbos denunciados en uso de
su facultad de velar por una rápida solución del conflicto: el demandado en el fondo h a deducido
la excepción de representación defectuosa o insuficiente del demandante y no la de incapacidad
del dem andante. P rim ero. [Si] bien la actividad casatoria debe circunscribirse estrictamente a los
fundamentos expuestos por el recurrente, no menos cierto es que tal exigencia formal no impide al
juzgador a verificar una correcta calificación de los hechos denunciados en uso de la facultad que le
confiere el inciso 1) del artículo 50° del Código Procesal Civil. [...] C uarto. [Por] lo que queda dicho
en los considerandos precedentes [...], lo que el demandado en el fondo ha deducido es la excepción
de representación defectuosa o insuficiente del demandante [...] y no la incapacidad procesal de actor.
(Casación N.° 20-94-Ayacucho, de 21-11-1994, ff. jj. 1 y 4. Sala Civil [EP, 21-03-1995, p. 1899].
Texto completo: <bit.ly/2C48WAV>).
§ 568. La discrecionalidad de la actuación de pruebas de oficio se convierte en deber p ara el
juez cuando, en su condición de director del proceso, debe impulsarlo por sí mismo (inc. 1). Véase
la jurisprudencia del artículo II del Código Procesal Civil [§ 158], (Casación N.° 2298-2009-Piura,
de 15-12-2010, f. j. 6. Sala Civil Transitoria [EP, 02-08-2011, Sentencias en Casación N.° 647, p.
30960], Texto completo: <bk.l}72Mu9\VyO>).
§ 569. El tiempo que d ura la inactividad del proceso causado por huelga judicial no puede ser
computado para la declaración de abandono (inc. I). Véase la jurisprudencia del artículo 350° del
Código Procesal Civil [§ 2303]. (Casación N.° 3855-2010-Moquegua, de 21-06-2011, ff. jj. 6 y 7-
Sala Civil Permanente [EP, 30-07-2012, Sentencias en Casación N.° 669, p. 36547]. Texto completo:
<bit.ly/2KJOcNz>).
§ 570. El Juez como director del proceso tiene el deber de resolver el litigio conforme
a la norm a sustantiva o m aterial e incluso contra las normas invocadas por las partes. Véase
la jurisprudencia dei inciso 4 del artículo 50° del Código Procesal Civil [§ 576]. (Casación N.°
3164-03-Cusco, de 30-11-2004, f. j. 7. Sala Civil Transitoria [EP, 31-03-2005, p. 13841]. Texto
completo: <bit.ly/2mnAoyH>).
* SUMMA PROCESAL CIVIL
Art. 50 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 176

§ 571. Remisión. Véase también, sobre el principio de dirección, la jurisprudencia del artículo II
del Código Procesal Civil (§ 149 ss.),

IGUALDAD DE LAS PARTES


(INCISO 2)

§ 572. Deber de hacer efectiva la igualdad de las partes en el proceso y prueba de oficio (inc.
2). Q uinto. [El] recurrente vincula el deber de hacer efectiva ia igualdad de las partes en el proceso con
la prueba de oficio que permita la equidad procesal; al respecto debe tenerse presente que el artículo
194° del Código Procesal Civil deja al criterio discrecional del juez, que en aquellos casos donde las
pruebas aportadas no le causen convicción pueda ordenar la actuación de otras pruebas adicionales
que considere convenientes: en el caso sub examine , tanto al A quo como a la Sala les causan suficiente
convicción la minuta de compraventa con firmas legalizadas, de fecha 30 de octubre de 1999, [...] para
probar uno de los puntos controvertidos, esto es, que los actores son propietarios del inmueble. Sexto.
[La] igualdad de las partes contenida en al artículo 50° inciso 2 del Código Adjetivo, no se encuentra
afectada, toda vez que las mismas dentro de la etapa postulatoria, ofrecieron y presentaron los medios
probatorios como parte de su derecho de acción y contradicción, respectivamente; sin que alguno goce
de algún privilegio o se le dé un trato diferenciado en base a criterios subjetivos, más aún si las partes
son personas naturales [...]. (Casación N.° 1040-2004-Lima, de 20-07-2005, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil
Transitoria [EP, 28-02-2005, p. 15425]. Texto completo: <bit.ly/2NjasV0>).
§ 573. El juez tiene el deber de confrontar las versiones tanto del accionante como del
emplazado, y no solo de un a parte (ínc. 2). Sexto. [...] [Es] necesario precisar que los argumentos de
defensa de las partes antagónicas en un proceso, salvo que exista allanamiento, siempre se encaminarán
a desvirtuar aquellos fundamentos de su parte contraria, siendo precisamente función del Juez el
resolver dicho conflicto de intereses, sin embargo, para cumplir con dicha función, el juzgador no
puede basarse únicamente en una parte de lo dicho por alguna de las partes, sino que debe confrontar
la versión completa de la parte accionante y de la emplazada [...]. (Casación N.° 3581-2007-
Lima, de 18-10-2007, f. j. 6. Sala Civil Permanente [EP, 31-03-2008, p. 21677]. Texto completo:
<bÍt.ly/2JvAkWK>).
§ 574. Si bien el juez es el director del proceso, este no puede sustituirse en el lugar de una
de las partes y anular actos procesales que han sido consentidos por esta, porque ello im plicaría
vulnerar el principio de igualdad entre las partes. O ctavo. [Si] bien es cierto el artículo II del Título
Preliminar del Código Procesal Civil, establece que el Juez es el director del proceso, ello no invalida
que la naturaleza esencial del proceso civil es de set dispositivo, y por lo tanto, el Colegiado no puede
sustituirse en el lugar de una de las partes y anular actos procesales que han sido consentidos por esta,
máxime si en autos dicho sujeto procesal no ha sufrido de indefección, porque ello implicaría vulnerar
el principio de igualdad entre las partes. (Casación N.° 671-99-Chincha, de 09-07-1999, f. j. 10. Sala
Civil Permanente [EP, 01-09-1999, 3409]. Texto completo: <bit,ly/20dhwlg>).
§ 575. Remisión. Véase también, sobre el derecho a la igualdad, la jurisprudencia del inciso 2 del
artículo 2o de la Constitución (§ 1 ss.) y del artículo VI del Código Procesal Civil (§ 295 ss.),

DEBER DEL JUEZ DE DECIDIR EL CONFLICTO DE INTERESES


O INCERTIPUMBRE JURÍDICA. JU RA N O V IT CU M A
(INCISO 4)

§ 576. El Juez como director del proceso tiene el deber de resolver el litigio conforme a la
norm a sustantiva o m aterial e incluso contra las normas invocadas por las partes. S éptim o. [El]
Juez como director del proceso tiene el deber de resolver el litigio conforme a la norma sustantiva
o material que verdaderamente corresponda, a fin de efectivizar una justa composición del litigio,
n o m o s & th e s is
/
177 SUJETOS DEL PROCESO / ÓRGANOS JUDICIALES Art. 50
con arreglo a derecho; por tanto, si la finalidad del proceso contencioso [...] es no solo la simple
resolución de conflictos intersubjetivos de intereses sino esencialmente la justa composición de este
conflicto, entonces el Juez resuelve la controversia inclusive en contra de las normas invocadas por
las partes, porque además de conocer el derecho, interpreta y aplica el pertinente. (Casación N.°
3164-03-Cusco, de 30-11-2004, f. j. 7. Sala Civil Transitoria [EP, 31-03-2005, p. 13841], Texto
completo: <bit.ly/2mnAoyH>).
§ 577. Ante la dificultad para acreditar con exactitud la cuantía del lucro cesante, el juez
puede aplicar criterios de equidad y las reglas de la experiencia. 10. [...] [El] lucro cesante es la
renta o ganancia frustrada o dejada de percibir o, como lo ha encendido esta Suprema Corte, “aquello
que la víctim a deja de p ercib ir p o r del daño en determ inado bien es decir que p or efectos d el daño no ha
ingresado cierto bien a su patrim onio”; y, en consecuencia, al encontrarse propuesto en términos de
aquello “dejado de percibir”, este último aveces podrá establecerse en término de certeza (v. g., cuando
la percepción de la ganancia solo depende de la producción de un evento futuro cierto -plazo-), pero
otras se encontrará ligado a la incertidumbre que usualmente acompaña a los eventos futuros (v.g., las
rentas que pudieran recibirse del arrendamiento de un inmueble o la cosecha que pudieran obtenerse
de un predio dedicado a la actividad agrícola). Por esta causa, se ha sostenido que la diferencia más
trascendental entre daño emergente y lucro cesante está en la mayor dificultad de prueba inherente
a este último , con el resultado de que esta figura se presta másfácilm en te par ser sometida a una apreciación
equitativa” 11. No obstante, esta circunstancia no impide que el órgano jurisdiccional pueda aplicar
al caso criterios que, sobre la base de la equidad V las reglas de la experiencia, permitan arribar a una
determinación razonada del lucro cesante cuando, a pesar de haberse probado su existencia, existan
circunstancias que razonablemente impidan al demandante acreditar con exactitud la cuantía a la
que esta asciende (no por causa de negligencia o insuficiencia probatoria, debe precisarse). Estos
criterios deben tomar como punto de partida el modo en que la ahora demandante [...] y su fallecido
esposo habían distribuido los roles dentro de su familia (pues se ha evidenciado que mientras ella se
mantenía a cargo del cuidado del hogar, este procuraba el sustento económico para toda la familia)
y deberían, además, dirigirse a determinar, mínimamente, i) qué parte de los ingresos del fallecido
hubieran sido destinados efectivamente para el mantenimiento de los integrantes de la parte actora,
ii) cuál es el periodo por el que es presumible que cada uno de ellos lo hubieran percibido, üi) sí
existe algún beneficio económico que los demandantes hayan recibido como consecuencia -directa
o indirecta- del evento dañoso, etcétera. Empero, una decisión que se límite únicamente a obviar
cualquier criterio para reconstruir hipotéticamente el lucro frustrado, incumplirá necesariamente con
las exigencias de justificación razonada que impone el deber de motivación, en los términos descritos
en esta resolución. (Casación N.° 3499-2015-La Libertad, de 05-04-2016, ff. jj. 10 y 11. Sala Civil
Permanente [EP, 30-01-2017, Sentencias en Casación N.° 722-B, p. 87495]. Texto completo:
<bit.ly/2xK16ZF>).
§ 578. Remisión. Véase también, sobre el principio iura novit curia., la jurisprudencia del artículo
VII del Código Procesal Civil (§ 310 ss.).

ACTUACIÓN DOLOSA DEL ABOGADO O PE LA PARTE


(INCISO 5)

§ 579. D ilatar innecesariamente el proceso constituye conducta m aliciosa y temeraria. Octavo.


[Las] partes y sus abogados tienen el deber de actuar con veracidad, probidad, lealtad y buena fe en
todos sus actos e intervenciones en el proceso conforme lo establece el artículo 109 del Código Procesal
Civil; sin embargo, ello no se cumplió en el presente caso toda vez que se pone de manifiesto la conducta
maliciosa y temeraria con la que ha actuado tanto la recurrente como el letrado que patrocina, ya que
sí bien dicha parte al momento de interponer el recurso de casación ha adjuntado la tasa judicial
correspondiente, sin embargo, esta ha sido presentada en forma diminuta, dilatando innecesariamente

* SUMMA PROCESAL CIVIL


A lt 50 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 178

el trámite del presente recurso. (Casación N.° 662-2013-La Libertad, de 18-12-2013, £ j. 8. Sala
Civil Permanente [EP, 30-05-2014, Sentencias en Casación N.° 692, p, 51620]. Texto completo: <bit.
ly/2oKSrQz>).
§ 580. Sanción al litigante y a su abogado que faltan a la verdad y no guardan respeto y
moderación hacia la autoridad judicial. C uarto. [El] demandado y su abogado patrocinante faltan
a la verdad y [...] proceden con falta de respeto y [...] moderación hacia la autoridad judicial, ya que
como se aprecia tanto al demandante como al demandado se les rechazaron sus respectivos escritos
por no venir con la firma de los litigantes. (Exp. N.° 698-95, de 13-06-1995, f. j. 4. Segunda Sala
Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bÍt.ly/2NyQktN>).
§ 581. M anifiesta falta de lealtad, probidad, veracidad y buena fe de la letrada patrocinante.
[Está acreditado que el] [co]demandado habría fallecido el 11 de junio de 1988, hecho que la [co]
demandada ha ocultado en todo momento, a pesar de haber sido requerida con apercibimiento
de detención para que presente la partida de defunción [...]; que en consecuencia todo lo actuado
deviene nulo por haberse demandado a un difunto [...]; [por lo tanto,] es manifiesta la falta de lealtad,
probidad, veracidad y buena fe en que ha incurrido la letrada patrocinante de la demandada y esta
misma, faltas que deben ser sancionadas [...]. (Exp. N.° 2257-94, He 15-05-1995. Quinta Sala Civil.
Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2BZxLOc>).
\
MOTIVACIÓN DE LOS AUTOS Y SENTENCIAS-
PRINCIPIO PE CONGRUENCIA PROCESAL.
PRINCIPIO DE JERARQUÍA NORMATIVA

(INCISO 6)

§ 582. Función de la motivación según la doctrina (inc. 6). 13. [En] doctrina se suele mencionar
que la función de la motivación puede ser en su dimensión endoprocesal o en su dimensión
extraprocesal; se dará la primera cuando esté encaminada a permitir un control técnico jurídico, que
sucesivamente desarrollarán los litigantes (control privado) y los órganos jurisdiccionales superiores
(control institucional); en tanto que la segunda engloba el conjunto de funciones que cumple la
motivación fuera del ámbito del proceso dado que hace referencia a las consecuencias e impacto
que el dictado de una resolución jurisdiccional tiene a nivel social, puesto que, como dice Igartua
Salaverría, ni las partes, ni sus abogados, ni los jueces que examinan los recurso agotan el destino de
las motivaciones de las sentencias, dado que estas también van dirigidas al público. En suma, motivar
significa indicar el motivo por el que ha sido dictada una decisión, por lo que siendo obligación de
los jueces dictar decisiones que sean conformes al derecho, se debe presumir que el motivo por el
que ha sido dictada una determinada decisión, en vez de otra distinta, consiste en que el juez que la
ha dictado de tal modo, considera que la misma es conforme con el derecho. Por lo tanto, cuando
el derecho establece que el juez que dicta una decisión debe motivarla, lo que él considera que dicha
decisión es conforme al derecho. (Segundo Pleno Casatorio Civil [Tema: Prescripción adquisitiva de
dominio], realizado el 23-10-2008, f. j. 13. Casación N.° 2229-2008-Lambayeque [EP, 22-08-2009].
Texto completo: <bit.ly/2qo6ydh>).
§ 583. Es un principio constitucional garantista que el juez motive sus resoluciones (inc.
6) . S egundo. [Es] un principio garantista recogido por nuestra Constitución que el juez motive sus
resoluciones, pues ello permitirá a las partes conocer las razones de su decisión; verificar que la misma
responda a una determinada interpretación y aplicación del derecho a los hechos estimados y que
se pueda impugnar de la misma. (Casación N.° 2890-99-Lima, de 25-02-2000, £ j. 2. Sala Civil
Transitoria [EP, 07-07-2000, p. 5566], Texto completo: <bÍt.ly/2NoRMi9>).
§ 584. Fines de la motivación de las resoluciones judiciales (inc. 6). T ercero. [La] doctrina
reconoce como fines de la motivación: a) Que el juzgador ponga de manifiesto las razones de su

n o m o s & th e s is
179 SUJETOS DEL PROCESO / ÓRGANOS JUDICIALES Art. 50
decisión, por el legítimo interés del justiciable y de la comunidad en conocerlas, siendo el instrumento
que garantiza el control democrático sobre el fundamento y legalidad de la decisión; b) Que se pueda
comprobar que la decisión judicial adoptada responde a una determinada interpretación y aplicación
del Derecho, por lo que resguarda el principio de legalidad; c) Que las partes y aun la comunidad
tengan la información necesaria para recurrir, en su caso, la decisión; y, d) Que los tribunales de
revisión tengan la información necesaria para vigilar la correcta interpretación y aplicación del derecho.
(Casación N.° 912-99-Ucayali, de 14-09-1999, f. j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 12-11-1999, p. 3906].
Texto completo: <bit.iy/2Q20Cn5>).
m
§ 585. Construcción del razonamiento ju d icial (inc. 6). T ercero . [Mediante el] principio
3
[de la motivación y fundamentación de las resoluciones judiciales], el juzgador debe exponer las
consideraciones que fundamentan la subsunción de los hechos en los supuestos hipotéticos de las
normas jurídicas que fueron aplicadas, dando lugar a la actividad denominada construcción del
razonamiento judicial, la misma que sirve de punto de apoyo a la declaración jurisdiccional; de otra
manera, la sentencia no podría operar en el convencimiento de las partes ni de los ciudadanos en
general, ni podría permitir el control correspondiente de los órganos de instancia superior, por la vía
de los recursos previstos en la ley procesal, instados por los justiciables. (Casación N.° 3007-98-Tacna,
de 04-05-1999, f. j- 3. Sala Civil [EP, 01-09-1999, p. 3396], Texto completo: <blt.ly/2pA0dgE>).
§ 586. El juez tiene la obligación de exponer las razones que justifican su decisión (inc. 6).
Cuarto. [...] [El] principio de motivación de las resoluciones judiciales [...] tiene rango constitucional,
y [...] exige al juzgador exponer las razones que justifican su decisión, la que debe ser cierta,
coherente y verificable, la que debe respectar el principio de congruencia procesal [...]. (Casación N.°
250-2007-Callao, de 28-08-2007, f. j. 4. Sala Civil Transitoria [EP, 30-09-2008, p. 23128]. Texto
completo: <bit.ly/2LtGtEU>).
§ 587. Una sentencia válidam ente em itida es aquella que cumple con los requisitos de forma
y contenido (inc. 6), Tercero. [U]no de los presupuestos para determinar si una sentencia ha sido
válidamente emitida es que reúna todos los requisitos exigidos por el ordenamiento procesal tanto en
su forma como en su contenido. (Casación N.° 1196-2000-Lima, de 20-09-2000, £ j. 3. Sala Civil
Transitoria [EP, 01-03-2001, p. 7001]. Texto completo: <bit.ly/2mmP7tA>).
§ 588. Una vez determinados los hechos con relación a la s pretensiones procesales propuestas,
el juez tiene que subsum irlos dentro del supuesto fáctico del derecho de orden m aterial aplicable
al caso concreto (inc. 6). Q uinto. [...] [Los] jueces previamente antes de resolver un conflicto de
intereses deben establecer los hechos aportados en el proceso examinando los medios probatorios.
Una vez determinados los hechos con relación a las pretensiones procesales propuestas, tiene que
subsumirlos dentro del supuesto fáctico de! derecho de orden material aplicable al caso concreto; que
puede haber sido invocado por el demandante o por el demandado y, en todo caso, por el propio
juez en aplicación del principio iura novit curia consagrado en el artículo VII del Título Preliminar
del Código Procesal Civil [...]. (Casación N.° 3695-2007-Lima, de 11-10-2007, £ j. 5. Sala Civil
Permanente [EP, 30-05-2008, p. 22209]. Texto completo: <bit.íy/2LcWFxl>).
§ 589. La motivación es esencial en los fallos porque los justiciables deben saber por qué
razón ganan o pierden los procesos (inc. 6). N oveno. [La] motivación es esencial en los fallos porque
los justiciables deben saber por qué razón ganan o pierden los procesos y si dicha motivación no
existe en uno de los extremos demandados, la sentencia materia del recurso adolece de nulidad [...].
(Casación N.° 1478-99-Lambayeque, de 04-05-2000, f. j. 9. Sala Civil Transitoria [EP, 26-08-2000, p.
6108]. Texto completo: <bit.ly/2xCBgpd>).
§ 590. Los jueces deben sustentar sus pronunciam ientos en el derecho, para lo cual aplica
las normas que regulan la m ateria del proceso a la base fáctica establecida en el mismo (inc.
6). P rim ero. [Mediante] la sentencia el Juzgador da solución a un conflicto jurídico o dilucida una
incertidumbre jurídica, emitiendo un pronunciamiento sustentado en el derecho, para lo cual aplica

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Arto 50 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 180

las normas que regulan la materia del proceso a la base fáctica establecida en el mismo. (Casación
N.° 2890-99-Lima, de 25-02-2000, f. j. 1, Sala Civil Transitoria [EP, 07-07-2000, p. 5566]. Texto
completo: <bit.íy/2NoRMÍ9>).
§ 591. El juzgador cuando sentencia aplica el derecho según lo probado por las partes (inc.
6). Q uinto. [...] [En] general, el juzgador cuando sentencia aplica el derecho al caso concreto, según
lo probado por las partes; que así la recurrida se ha pronunciado de conformidad con lo opinado por
el representante del Ministerio Público, según dictamen [...] donde se ha evaluado si la pretensión
se adecuó a los presupuestos de las normas sustantivas denunciadas; que en tal sentido no resulta
procedente la inaplicación de las normas de derecho material invocadas, porque tanto en la apelada y
en la recurrida se ha estimado que no existe inejecución de las obligaciones, pues las averías imputadas
a la demandada son posteriores a la entrega y recepción de las obras contratadas [...]. (Casación N.°
2344-2000-Líma, de 21-09-2000, f. j. 5. Sala Civil Transitoria [EP, 30-04-2001, p. 7181]. Texto
completo: <bít.ly/2uDK8bS>).
§ 592. A los jueces íes asiste el deber de fundamentar los autos y sentencias, tanto de hecho
como de derecho (inc. 6). D écim o. [...] [A] los jueces les asiste el deber de fundamentar los autos y
sentencias, tanto de hecho como de derecho, respetando los derechos de jerarquía de las normas y el
de congruencia, bajo sanción de nulidad; siendo esta una garantía de la administración de justicia que
es trascendente, pues tiende a preservar tanto el derecho de defensa como la eficacia y validez de los
actos procesales. (Casación N.° 1147-2008-Ucayali, de 12-06-2008, f. j. 10. Sala Civil Permanente [EP,
03-09-2008, p. 22885]. Texto completo: <bit.ly/2vufjck>).
§ 593. El juez tiene la obligación de señalar en forma expresa la ley que aplica al razonamiento
jurídico aplicado, así como los fundamentos fácticos que sustentan su decisión (inc. 6). Cuarto.
[...] [La] motivación de las resoluciones judiciales es un principio con garantía constitucional [...]
[por el que] se establece la obligación del juzgador de señalar en forma expresa la ley que aplican
al razonamiento jurídico aplicado, así como los fundamentos fácticos que sustentan su decisión,
respetando el principio de jerarquía de las normas y de congruencia, lo que significa que el principio
de motivación garantiza a los justiciables que las resoluciones jurisdiccionales no adolecerán de
defectuosa motivación. (Casación N.° 4452-2006-Piura, de 12-11-2007, f. j. 4. Sala Civil Transitoria
[EP, 03-12-2008, p. 23597]. Texto completo: <bit.íy/2uFuEEa>).
§ 594. Sí bien eí juzgador está en la obligación a fundam entar las razones de su decisión
de hecho y de derecho, ello no im plica la obligación de sustentar por qué no aplica las demás
normas (inc. 6). Q uinto. [...] [El] Juzgador está obligado a sustentar suficientemente las razones de
su decisión, exponiendo los fundamentos de hecho y de derecho en los que basa su fallo; sin embargo,
ello no le impone la obligación de sustentar por qué no aplica las demás normas del ordenamiento
jurídico, las que se entienden excluidas a través de una operación lógica elemental [...]. (Casación N.°
076-2000-Chincha, de 09-04-2001, f. j. 5. Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria [EP,
02-07-2001, p. 7416]. Texto completo: <bit.ly/2zNvAfx>).
§ 595. La motivación de los fallos judiciales tiene como vicio procesal dos manifestaciones: la
falta de motivación y la defectuosa motivación (inc. 6). O ctavo. [...] [La] motivación de los fallos
judiciales tiene como vicio procesal dos manifestaciones: 1) la falta de motivación y 2) la defectuosa
motivación, la cual a su vez se divide en tres agravios procesales: a) motivación aparente; b) motivación
insuficiente; y c) motivación defectuosa en ese sentido estricto; en ese orden de ideas y coincidiendo
con la doctrina, la motivación aparente se da cuando la decisión se basa en pruebas no actuadas o en
hechos no ocurridos; la motivación insuficiente, que se presenta cuando vulnera el principio de la razón
suficiente y la motivación defectuosa propiamente dicha, se presenta cuando el razonamiento del juez
viola los principios lógicos y las regias de la experiencia. (Casación N.° 4556-2015-Cusco, de 12-05-
2016, f. j. 8. Sala Civil Permanente [EP, 31-08-2017, Sentencias en Casación N.° 732, p. 95661]. Texto
completo: <bk.ly/205qr8B>).
n o m o s & th e s is
181 SUJETOS DEL PROCESO / ÓRGANOS JUDICIALES Art. 50
§ 596. La motivación aparente se da cuando la decisión se basa en pruebas no actuadas o en
hechos no ocurridos. La arbitraria evaluación de la prueba por la instancia inferior, origina un
fallo con una motivación aparente que no corresponde a Sos criterios legales n i para la selección
del m aterial factico ni para la apreciación lógica y razonada de la prueba (inc. 6). O ctavo. [La]
motivación de las sentencias como vicio procesal tiene dos manifestaciones: 1) la falta de motivación: y
2) la defectuosa motivación, la cual a su vez se divide en tres agravios procesales: a) motivación aparente;
b) motivación insuficiente; y c) motivación defectuosa en sentido estricto; en ese sentido y coincidiendo
con la doctrina, la motivación aparente se da cuando la decisión se basa en pruebas no actuadas o en
hechos no ocurridos; la motivación insuficiente, que se presenta cuando vulnera el principio de la razón
suficiente, y la motivación defectuosa propiamente dicha se presenta cuando el razonamiento del juez
viola los principios lógicos y las reglas de la experiencia. N oveno. En ese orden de ideas, se puede colegir
que si bien no está dentro de la esfera de facultades de la Corte de Casación provocar un nuevo examen
crítico de los medios probatorios que han dado base a la sentencia recurrida y formaron la convicción
del Tribunal de mérito; no es menos cierto que en algunos casos, la arbitraria evaluación de la prueba
por la instancia inferior, origina un fallo, como se ha expresado, con una motivación aparente que no
corresponde a los criterios legales ni para la selección del material fáctico ni para la apreciación lógica
y razonada de la prueba o en algunos casos se vulnera el derecho subjetivo de las partes a intervenir en
la actividad probatoria para demostrar sus afirmaciones, lo que faculta a la Sala de Casación a revisar la
actividad procesal en materia de prueba [...]. (Casación N.° 4194-2008-Lima, de 17-08-2009, ff. jj. 8
y 9. Sala Civil Transitoria. Texto completo: <bit.ly/2BiW6a>).
§ 597. El deber de motivación de los órganos de segunda instancia no se entiende cumplido
con poner la expresión “por sus fundamentos que se reproducen” (inc. 6). Cuarto. Según el
artículo 12 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, desde la modificación producida por Ley N.° 28490,
publicada el 12 de abril del 2005, ha quedado establecido que el deber de motivación para los órganos
de segunda instancia no se entiende cumplida con poner la expresión “por sus fundamentos que se
reproducen”. Q uinto. Siendo así, la Sala Superior tenía el deber de pronunciarse, atendiendo a los
agravios formulados en el recurso de apelación con la debida motivación jurídica, lo que al no haber
efectuado ba incurrido en el supuesto de nulidad procesal [...]. (Casación N.° 103-2009-Lambayeque,
de 09-06-2009, f. j. 4. Sala Civil Permanente [EP, 02-12-2009, p. 26305]. Texto completo: <bit.
ly/2vcKhE7>).
§ 598. Contraviene con el principio de motivación de las resoluciones judiciales cuando el
colegiado ratifica lo resuelto utilizando solamente la frase “en lo demás que contiene” (inc. 6).
Q uinto. [...] [El] Colegiado, además de revocar la apelada en cuanto a otro aspecto contenido en la
demanda, procede a confirmarla respecto a las pretensiones formuladas por la demandante en la citada
ampliación de la demanda, en base al uso de la frase “en lo demás que contiene”, es decir, realiza un
acto de ratificación de lo resuelto por la sentencia apelada, sin precisar los fundamentos de hecho, el
mérito de la prueba que los fija, así como el derecho que los sustentan, y menos, sin hacer suyos las
razones por las que el A quo desestimó tales extremos; infringiendo, de esta manera, su deber legal
y constitucional de motivar la sentencia. (Casación N.° 3161-98-Callao, de 03-06-1999, f. j. 5. Sala
Civil Permanente [EP, 23-09-1999, p. 3579]. Texto completo: <bit.ly/205T5GC>).
§ 599. Los jueces superiores pueden reproducir en su totalidad o en parte los fundamentos de
la im pugnada, sin embargo, ello solamente es posible cuando exista una sentencia confirmatoria
(inc. 6). S egundo. [La] Sala de revisión ha revocado la sentencia apelada basándose en que el convenio
colectivo de trabajo celebrado con [la entidad empleadora] no obliga al Sindicato a sufragar los gastos
que por servicios genera el comedor; sin embargo, no ha expresado las normas jurídicas que sustentan
esa decisión, simplemente se a limitado ba reproducir los fundamentos pertinentes de la recurrida
lo cual resulta contradictorio puesto que las normas que cita la apelada sustentan un fallo distinto.
Tercero. [La] motivación jurídica de las resoluciones judiciales es una exigencia constitucional y
procesal que obliga a los Jueces a citar expresamente la ley aplicable, pudiendo los Superiores reproducir
en su totalidad o en parte los fundamentos de la impugnada, tal como lo establece el artículo 12 de la
* SUMMA PROCESAL CIVIL
Art. 50 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 182

Ley Orgánica del Poder judicial, sin embargo, ello solamente es posible cuando exista una sentencia
confirmatoria. (Casación N.° 843-2000-Callao, de 10-11-2000, ff. jj. 2 y 3. Sala Civil Permanente
[EP, 02-01-2001, p. 6708], Texto completo: <bit.ly/2NTYeyx>).
§ 600. La motivación de las resoluciones judiciales es im portante no solo para los justiciables,
sino también para que el juez superior, al absolver el grado, se encuentre en condiciones de
rebatir dichos argumentos si fuera de distinto parecer (inc. 6). Cuarto. [El] hecho de haber
sido elevada esta obligación procesal de los órganos jurisdiccionales [la motivación escrita de las
resoluciones judiciales] al rango de garantía constitucional, pone en evidencia la importancia que tiene
motivar las resoluciones judiciales, no solo porque los justiciables necesitan conocer las razones que ha
tenido el Juez para rechazar sus pretensiones y poderse defenderse, sino también para que el superior
al absolver el grado se encuentre en condiciones de rebatir dichos argumentos si fuera de distinto
parecer, obviamente en armonía con el interés de una administración de justicia predecible. (Casación
N.° 1242-99-Lima, de 29-09-1999, f. j. 4. Sala Civil [EP, 28-11-1999, p. 4185]. Texto completo:
<bit.ly/2NDTFfc>).
§ 601. Principio de congruencia procesal (inc. 6). 51. [...] De acuerdo con [el] principio [de
congruencia procesal] debe existir correspondencia o identidad entre las pretensiones formuladas por
las partes y lo resuelto por el Juez, de manera que no se incurra en una sentencia extra petita : cuando
se concede algo distinto a lo pedido, es decir, cuando se resuelve sobre una pretensión que no ha
sido discutida en el proceso; infra petita : cuando se omite resolver alguna pretensión; o ultra petita :
cuando se concede más de lo pedido; pues cualquiera de estas situaciones conllevará la invalidez
del pronunciamiento. (Noveno Pleno Casatorio Civil [Tema: Proceso de otorgamiento de escritura
pública], realizado el 09-08-2016, £ j. 51. Casación N.° 4442-2015-Moquegua [EP, 18-01-2017].
Texto completo: <bit.ly/2htHSki>).
§ 602. El juez en aplicación de principio tura n ovit curia no puede variar el petitorio de la
demanda mediante la sentencia (inc. 6). Séptimo. [La] aplicación del principio iura novit curia tiene
como límites tanto el contenido del petitorio (pues este no puede ser variado por el juzgador) como los
hechos alegados por las partes (pues el juzgador no puede incorporar otros hechos), así lo dispone el
artículo VII in fin e del Título Preliminar del Código Procesal Civil; por ello, en los supuestos en los que
el juzgador advierta una disconformidad o discrepancia entre lo que se solicita (petitorio) y los hechos en
los que se funda ese pedido, tendrá la posibilidad de tomar las medidas que le autoriza el ordenamiento
procesal, mas no podrá variar el petitorio de la demanda. Octavo. [En] la recurrida se ha incurrido en
un supuesto de nulidad procesal [...] habiendo ello causado indefensión al demandante, al no haber
sido materia del contradictorio las diversas figuras propias de un supuesto de anulabilidad, entre ellos,
la posibilidad de haberse configurado un supuesto de confirmación del acto jurídico. Noveno. [El]
Colegiado Superior deberá pronunciarse nuevamente, respetando las limitaciones del principio iura
novit curia, atendiendo al principio de congruencia procesal [...]. (Casación N,° 2511-2007-Arequipa,
de 09-08-2007, ff. jj. 7-9. Sala Civil Permanente [EP, 30-10-2007, p. 20839]. Texto completo:
<bit.ly/2t9FLHC>).
§ 603. Al vulnerarse el principio de no contradicción (esto es, que dos juicios contradictorios
no pueden ser al mismo tiempo verdaderos), la resolución im pugnada incurre en una incoherencia
externa que afecta el principio de congruencia (inc. 6). Octavo. [El] principio de congruencia se
encuentra dentro del contenido constitucional del derecho a la debida motivación de las resoluciones
judiciales, encontrándose regulado tanto en el artículo 50 inciso 6 del Código Procesal Civil, como
en el artículo VII del Título Preliminar de ese mismo cuerpo normativo [...]. Entonces, en virtud
de dicho principio, el juez debe dictar sus resoluciones de acuerdo con el sentido y alcances de las
peticiones formuladas por las partes. Adicionaímente, este principio también abarca un requisito lógico
de conexidad que debe haber en toda sentencia lo cual se materializa que entre lo razonado y lo resuelto
debe existir congruencia, de manera que no se presenten contradicciones, [...] D écim o Prim ero.
[Para] constatar la existencia de una incoherencia externa, resulta necesario analizar ios argumentos

n o m o s & th e s is
183 SUJETOS DEL PROCESO i ORGANOS JUDICIALES Art. 50
jurídicos esgrimidos en la resolución cuestionada con la parte resolutiva. En tal sentido, se observa
de la resolución impugnada, [...] que carece de toda conexidad lógica, vulnerando el principio de no
contradicción (esto es, que dos juicios contradictorios no pueden ser al mismo tiempo verdaderos, es
decir, no se puede negar y afirmar a la vez la existencia de un hecho) por cuanto argumenta que los
demandantes no han ofrecido medios probatorios científicos que corrobore su posición, para luego, en
su parte resolutiva, estimar la demanda planteada por esa parte. Esto es, sostiene que los demandantes
no han probado sus afirmaciones para luego estimar sus pretensiones, incurriendo la resolución
impugnada, en consecuencia, en una incoherencia externa que afecta el principio de congruencia, así
como el principio de no contradicción [...]. (Casación N.° 1688-201O-Lima, de 25-01-2011, ff. jj. 8 y
11. Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente [EP, 30-05-2012, Sentencias en Casación N.°
665, p. 34397]. Texto completo: <bit.ly/2vSgn7Q>).
§ 604. Es n ula la sentencia que tiene falta de coherencia entre el fallo y los considerandos en las
que se sustenta. La infracción del principio lógico de no contradicción (inc. 6). Sexto. [La] garantía
del debido proceso en su aspecto formal o adjetivo, consiste en el curso regular de la administración de
justicia por los tribunales, conforme a las reglas y formas que han sido establecidas para la protección
de los derechos individuales, es por eso que la ley ha determinado entre los motivos de la casación la
inobservancia de las normas esenciales y el quebrantamiento de las formas procesales establecidas en
ellas. S éptim o. [Al] adolecer la recurrida de falta de coherente entre el fallo y los considerandos en que
se sustenta, se ha incurrido en la infracción del principio lógico de no contradicción, lo que acarrea su
nulidad. (Casación N.° 1383-2000-Callao, de 06-11-2006, ff. jj. 6 y 7. Sala Civil Permanente [EP,
02-01-2001, p. 6696]. Texto completo: <bÍt.ly/2NUEOxT>).
§ 605. Si una dem anda se desestima por ausencia de un requisito intrínseco, la parte decisoria
no puede juzgar el fondo de la pretensión. Principio de congruencia procesal (inc. 6). Sexto.
[Para] efectos de otorgar a la parte que resulte vencida la tutela efectiva de sus derechos, con sujeción
a un debido proceso, la resolución que expida el Colegiado Superior necesariamente debe respetar
el principio de congruencia procesal, y en ese sentido, la parte considerativa debe guardar perfecta
concordancia con la parte resolutiva; razón por la cual, si una demanda se desestima por ausencia de
un requisito intrínseco, la parte decisoria no puede juzgar el fondo de la pretensión, y al existir tal
divergencia, la misma debe ser enmendada. Sétim o. [En] consecuencia, al verificarse la contravención
de normas que garantizan el derecho a un debido proceso, y particularmente, al haberse conculcado
el principio de congruencia procesal previsto en el inciso 6 del artículo 50 del Código Procesal Civil,
debe ampararse el recurso de casación [...]. (Casación N.° 2424-05-Junín, de 18-05-2006, ff. jj. 6 y 7.
Sala Civil Transitoria [EP, 31-10-2006, p. 17509]. Texto completo: <bit.ly/2uCoiXb>).
§ 606. La sentencia indebidam ente m otivada infringe el principio de congruencia procesal
(inc. 6). D écim o T ercero. [La] sentencia impugnada no está debidamente motivada, por lo que el
vicio denunciado determina que la Resolución de Vista infringe el principio de congruencia procesal,
con lo cual se produce la infracción al derecho a la motivación de las resoluciones judiciales. (Casación
N.° 2690-2012-Amazonas, de 12-07-2013, f. j. 13. Sala Civil Transitoria [EP, 02-01-2014, Sentencias
en Casación N.° 687, p. 47615]. Texto completo: <bit.ly/2v2Zerp>).
§ 607. El juez no puede pronunciarse respecto de la prescripción de la acción si el demandado
renunció tácitam ente a ella bajo sanción de declararse la n ulidad de la decisión por violar el deber
de congruencia (inc. 6). Cuarto. [En] el presente caso, contra la demanda de interdicto de recobrar
por despojo judicial, la comunidad campesina [...] no dedujo excepción de prescripción extintiva de
la acción [...] ni tampoco la invocó como fundamento de contradicción; por lo que no fue punto
controvertido, ni objeto de probanza; y mucho menos materia de pronunciamiento en la sentencia
de primera instancia ni tampoco constituyó extremo impugnado por la comunidad demandada en
su recurso de apelación; por consiguiente, habiendo renunciado tácitamente la citada comunidad a
la prescripción ganada, el Colegiado Superior estaba absolutamente prohibido de fundar su sentencia
en supuesta revisión, en la prescripción no invocada; violándose así flagrantemente el principio de

♦ SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 50 CODIGO PROCESAL CIVIL 184

congruencia cuya contravención está expresamente sancionada con nulidad en el artículo 50, inciso
6, del Código Procesal Civil, concordante con el artículo 122, inciso 4 del mismo Ordenamiento
Procesal; acto que evidentemente constituye violación del derecho al debido proceso. (Casación N.°
745-98-Cusco, de 23-08-1999, f. j. 4. Sala de Derecho Constitucional y Social [EP, 10-05-2000, p.
5298]. Texto completo; <bit.ly/2x5ywST>),
§ 608. Contraviene con el principio de congruencia procesal cuando se considera un hecho
que no fue alegado por las partes (inc, 6). Tercero. [La] Sala Civil, al confirmar la apelada incurre
en el mismo error que la sentencia de primera instancia, al expedir una resolución que infringe el
principio de congruencia, porque no obstante establecer el derecho del demandado con relación
al bien que ocupa, luego considera que dicho bien no es el materia de demanda, pronunciándose
sobre un hecho no alegado por las partes, sin percatarse que los sujetos de la relación procesal habían
coincidido en la identificación del inmueble materia de desalojo, de que solo existía signación distinta
en función de la variación de la nomenclatura en razón del replanteo efectuado. (Casación N.° 3282-
2000-Lima, de 22-06-2001, f. j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 01-10-2001, p. 7779]. Texto completo;
<bit.ly/2NE2UMw>).
§ 609. Cuando el juez decide sobre una pretensión no propuesta por las partes, se altera la
relación procesal válida (inc. 6). Quinto. [La] decisión del Juez debe ser congruente con las cuestiones
planteadas por las partes y cuando se decide sobre una pretensión no deducida en el juicio, se altera
la relación procesal válida. (Casación N.° 761-95-Lima, de 15-10-1996, f. j. 5. Sala de Casación [EP,
03-12-1996, p. 2523]. Texto completo: <bit.ly/2C5vCij>).
§ 610. La sentencia que resuelve una causal de nulidad de acto jurídico diferente a la im pugnada
en apelación incurre en una incongruencia injra o cifra p etita (inc. 6). Sétimo. [Existe] una
contravención al debido proceso, por cnanto el Colegiado Superior no ha cumplido con pronunciarse
sobre el extremo apelado (inciso 3 del artículo 219 del Código Civil), sino que ha desviado su
sustento en otra causal no impugnada (inciso 4 del artículo 219 del Código Civil) incurriendo en una
incongruencia infra o cifra petita , por no haberse pronunciado por el objeto litigioso o controvertido,
trasgrediendo los principios constitucionales de pluralidad de instancias y debida motivación en la
resoluciones judiciales [...]. Octavo. El principio de congruencia que informa la actividad jurisdiccional
y que debe aparejar toda resolución consiste en la adecuación, correlación o armonía entre las peticiones
de tutela realizadas por las partes, y lo decidido en el fallo de las sentencias, esto es, que el fallo debe
recaer sobre todas las pretensiones de los litigantes [...]. (Casación N.° 2171-2013-Lima, 27-11-2014,
ff. jj. 7 y 8. Sala Civil Transitoria [EP, 02-03-2015, Sentencias en Casación N.° 701, p. 60680]. Texto
completo: <bÍt.ly/2AT8fcP>).
§ 611. La falta de identidad entre las pretensiones y la sentencia da lugar al fallo extra p etita
(inc. 6). Cuarto. [...] [En] virtud del principio de congruencia, las resoluciones deben expedirse de
acuerdo con el sentido y alcance de las peticiones formuladas por las partes, por lo que debe existir
identidad entre las pretensiones y la sentencia, pues la vulneración a dicho principio da lugar al fallo
extra petita , esto es, cuando se concede algo diferente de lo pedido en la demanda; en el presente caso,
según lo apreciado en autos se ha emitido pronunciamiento sobre cada uno de los extremos de la
demanda y puntos controvertidos, sin ir más allá del petitorio; siendo así, la denuncia formulada debe
ser desestimada. (Casación N.° 237-2003-Lambayeque, de 14-08-2003, f. j, 4, Sala Civil Permanente
[EP, 01-12-2003]. Texto completo: <bit.ly/2P0TLea>).
§ 612. Si el juez resuelve una pretensión distinta a la demanda, contraviene con el principio
de congruencia procesal y el deber de motivación puesto que resuelve más allá del petitorio
(inc. 6). Sétimo. De otro lado, en cuanto a la vulneración del deber de motivación y deí principio de
congruencia procesal denunciado en el recurso de casación planteado por DCBT, debe señalarse que la
demanda de nulidad de acto jurídico planteada por JVLC se sustentó en las causales de nulidad de acto
jurídico correspondientes a la falta de manifestación de voluntad y a los supuestos en los cuales la ley lo
declara nulo (incisos 1 y 7 del artículo 219 del Código Civil), por lo que correspondía que los órganos
n o m o s & th e s is
185 SUJETOS DEL PROCESO / ÓRGANOS JUDICIALES Art, 50
jurisdiccionales se pronuncien respecto a si se incurrió, o no, en alguna de esas causales de nulidad.
Sobre este punto, el recurrente DCBT ha denunciado en su recurso de casación que en la sentencia de
vista no se resolvió la causal de falta de manifestación de voluntad, siendo que al respecto, si bien la Sala
Superior ingresó al análisis respecto a la necesidad de que los actos de disposición sobre un bien sujeto
a copropiedad sean adoptado por todos los copropietarios, y que cada uno de ellos solo puede realizar
actos de disposición respecto a su cuota ideal, no evalúa ni determina si a consecuencia de ello debe
ampararse la causal de falta de manifestación de voluntad, sino que por el contrario, resuelve la nulidad
del acto jurídico cuestionado en mérito a la trasgresión del orden público, esto es, una causal distinta a
la que sustentó la demanda y que no fue materia de debate dentro del presente proceso, evidenciando
una flagrante afectación del principio de congruencia procesal y del deber de motivación [...], dado que
la Sala Superior fue más allá del petitorio demandado y dejó de resolver una de las causales de nulidad
de acto jurídico planteadas, por lo que debe ampararse el recurso de casación planteado por DCBTT en
cuanto a la infracción normativa procesal que denunció. (Casación N.° 1911-2015, de 04-07-2015, f. j.
7* Sala Civil Transitoria [EP, 02-10-2017, Sentencias en Casación N.° 734, p. 97281]. Texto completo:
<bit.ly/2ícno9í>).
§ 613. Principio de incongruencia procesal. M anifestaciones de los vicios de la motivación:
falta de motivación y defectuosa motivación (inc. 6). Véase la jurisprudencia del inciso 4 del artículo
122° del Código Procesal Civil [§ 1257]. (Casación N.° 86-01 -Santa-Chimbote, de 18-04-2001, ff,
jj. 7-8. Sala Civil Transitoria [EP, 01-10-2001], Texto completo: <bit.ly/2LNNsg2>).
§ 614. El deber de fundam entación de las sentencias impone el respeto a las jerarquías de las
normas y la congruencia, basándose en las cuestiones de hecho y de derecho (inc. 6). Noveno. [E]
xiste [...] contradicción en el fallo, cuando por una parte se declara improcedente la demanda de pago
de mejoras interpuesto por la Municipalidad demandante, disponiéndose asimismo la restitución del
terreno y la edificación a la demandada; y en el propio fallo se declara infundada ía reconvención
en el extremo que la demandada reconviniente solicita que se declare que la construcción pertenece
al dueño y que no está obligada a reembolso alguno. D écimo. [El] deber de fundamentación de
las sentencias impone el respeto a las jerarquías de las normas y la congruencia, basándose en las
cuestiones de hecho y de derecho. (Casación N.° 3267-2007-Lambayeque, de 03-06-2008, ff. jj. 9 y
10. Sala Civil Permanente [EP, 04-09-2008, p. 22975]. Texto completo: <bit.ly/2z0drhl>).
§ 615. Conforme al principio de congruencia procesal, el juez no debe omitir, alterar o
exceder las peticiones contenidas en el proceso que resuelve (inc. 6). Tercero. [Se] evidencia del
petitum y la cam a peten di que la pretensión de la actora se circunscribe a exigir el pago de los frutos
por la suma aludida por la posesión de la emplazada que de mala fe ejerce en el bien sublitis, desde la
fecha de la celebración de la minuta basta la fecha de la interposición de la demanda, mas no, hasta la
fecha de la restitución del predio. [...] Noveno. [...] [Nuestro] sistema procesal se basa en el principio
dispositivo, pues el juez puede brindar tutela jurídica solo a iniciativa de parte (nemo iudexsine adore)
y, por lo mismo, resulta vigente el principio de congruencia procesal, por el cual [...] “se exige al juez
que no omita, altere o exceda las peticiones contenidas en el proceso que resuelve” [...]. (Casación N.°
1453-99-Cono Norte, de 06-12-1999, ff. jj. 3 y 9. Sala Civil Permanente [EP, 20-01-2000, p. 4603].
Texto completo: <bit.íy/2xbDhbA>).
§ 616. Principio de jerarquía normativa. Las disposiciones estatutarias no tienen naturaleza
de norma ju ríd ica en sentido estricto, por ío que no se pueden someter al criterio de especialidad
normativa. Es un error concebir al estatuto como una “norm a especial” y preferirla sobre la
“norma general”, que supuestamente vendría a ser el Código C ivil (inc. 6). Sexto. [,..] [Cuando] en
un proceso judicial se presenta un conflicto de incompatibilidad o antinomia entre normas jurídicas de
cualquier rango jerárquico sobre determinado asunto, supuesto o hipótesis jurídica, los Jueces tienen el
deber constitucional y legal de solucionar dicha incompatibilidad o antinomia aplicando el principio
de jerarquía normativa antes que cualquier otro criterio. Sobre este argumento casatorio cabe realizar
ciertas precisiones; En primer lugar, es necesario dejar establecido que las estipulaciones contractuales

* SUMMA PROCESAL CJVIL


Art. 50 CODIGO PROCESAL CIVIL 186

o pactos privados no constituyen normas jurídicas, como erradamente entiende el denunciante. Es


cierto que un contrato o incluso un pacto social vinculan a las partes que lo han celebrado y refleja la
voluntad de las mismas, pero ello no lo convierte en una norma jurídica de alcance general [...], En
tal cometido, no podemos referirnos a la infracción del principio de jerarquía normativa regulado en
el inciso 6 del artículo [50] del Código Procesal Civil, que se denuncia en sede casatoria, porque los
estatutos no constituyen normas jurídicas que, en contraposición con el Código Civil, pueda plantear
al juzgador la necesidad de superar la incompatibilidad del ordenamiento jurídico, recurriendo a los
criterios establecidos en la doctrina para superar tales contradicciones, como son precisamente los
criterios (o principios) de especialidad (¿ex specialis derogat legígeneral/), de jerarquía (¿ex superior derogat
íegi inferiori) y cronológico (/ex posterior derogat ¿ex anteriori). Sétim o. [Existe] incongruencia en la
decisión del Ad quem cuando, para resolver el conflicto de intereses, aplica el criterio o principio de
especialidad previsto para el caso de incompatibilidad de normas, para luego concluir que, por ser el
estatuto la “norma especial”, debe preferiría sobre la “norma general”, que vendría a ser el Código Civil,
premisa totalmente errada pues, como se tiene señalado, el estatuto no constituye norma jurídica que
dé lugar a generar incompatibilidad alguna entre sus estipulaciones y el ordenamiento jurídico vigente.
(Casación N.° 74-2014-La Libertad, de 14-05-2014, £ j. 6. Sala Civil Transitoria [EP, 01-09-2014,
Sentencias en Casación N.° 695, p. 54472]. Texto completo: <bit.ly/2vbjBpl>).
§ 617. Se declara nula la sentencia por no aplicar criterios establecidos como precedente
judicial vinculante en el OI Pleno Casatorio Civil. Véase la jurisprudencia del artículo 400° del
Código Procesal Civil [§ 2592]. (Casación N.° 1570-2015-Lima Sur, de 28-03-2016, f. j. 12. Sala
Civil Transitoria [EP, 03-07-2017, Sentencias en Casación N.° 731, p. 95138], Texto completo:
<bit.ly/2Me6Fa6>).
§ 618. Remisión. Sobre motivación de las resoluciones judiciales, véase también la jurisprudencia
del inciso 5 del artículo 139° de la Constitución [§ 79 ss.]; de los artículos 121° [§ 1142 ss.] y 122°
inciso 3 del Código Procesal Civil [§ 1218 ss.]; y del artículo 12° de la Ley Orgánica del Poder Judicial
[§ 4589 ss.].
§ 619. Remisión. Véase también, sobre el principio de congruencia procesal, la jurisprudencia del
artículo VII del Código Procesal Civil [§ 342 ss.] y del inciso 4 del artículo 122° del Código Procesal
Civil [§ 1256 ss.].

PRINCIPIO DE INMEDIACIÓN, JUEZ SUSTITUTO. REPETICIÓN DE AUDIENCIAS

(ÚLTIMO PÁRRAFO)

§ 621. Conforme al principio de inmediación, es el mismo colegiado superior el que, agotando los
instrumentos jurídicos que le otorga la ley, debe encargarse de actuar los medios probatorios. Debe
tenerse en cuenta también los principios de economía y celeridad procesal (último párrafo). Quinto.
[...] [De] acuerdo al principio de inmediación, consagrado en el artículo V del Título Preliminar, ab initio,
del Código Procesal Civil, las audiencias y la actuación de los medios probatorios se realizan ante el juez,
siendo, en principio indelegables tales funciones, bajo sanción de nulidad. Ello implica que debe haber una
inmediata comunicación entre el juez y las personas que intervienen en el proceso, los hechos que en él
deban hacerse constar y los medios de prueba que se utilicen. [...] Sexto. [En] el caso de autos, si bien es
necesario que se recaben pruebas tales como la declaración de la demandada, la entrevista a la menor y la
evaluación psicológica de ambas, también debe atenderse a que, en aplicación del principio de inmediación
[...], sea el mismo Colegiado Superior el que agotando los instrumentos jurídicos que le otorga la ley se
encargue de actuar los medios probatorios mencionados. Ello en razón de que debe tenerse en cuenta no
solo el principio de inmediación, sino también los de economía y celeridad procesal [..,]. (Casación N.°
684-2009-Lima, de 10-12-2009, ff. jj. 5 y 6. Sala Civil Transitoria [EP, 30-06-2010, Sentencias en Casación
N.° 627, p. 27971]. Texto completo: <bit.ly/2vchDmG>).
n o m o s & th e s is
187 SUJETOS DEL PROCESO / ORGANOS JUDICIALES Art. 50
§ 622. Principio de inm ediación: se incurre en causal de invalidez cuando no se notifica a la
dem andada con los pedidos de autos para sentenciar suscritos por el nuevo juez (último párrafo).
C uarto. [Aun] cuando el principio de inmediación no es absoluto, como lo ha hecho notar este
Supremo Tribunal en anteriores oportunidades, por el propio contenido de la última parte del [...]
artículo [50 del Código Procesal Civil], concretamente en el presente caso se ha incurrido en causal de
invalidez, debido a la falta de notificación a la entidad recurrente [la demandada] con los pedidos de
autos para sentenciar [...], suscritos por el nuevo juez. Q uinto. [En] consecuencia, se ha configurado
en el presente caso la causal de contravención de norma que garantizan el derecho a un debido proceso,
porque la recurrente, como se ha visto, no aparece notificada con las resoluciones glosadas y solo
cuando es notificada con la sentencia, se entera de la referida omisión, razón por la que recién al apelar
denuncia dicha irregularidad, que no ha merecido por parte de la Sala Civil pronunciamiento alguno
[...]. (Casación N.° 328-00-Lima, de 19-05-2000, ff. jj. 4 y 5. Sala Civil Transitoria [EP, 25-08-2000,
p. 6101]. Texto completo: <bit.ly/20hXQKC>).
§ 623. Es im prescindible que el juez sentenciador sea el mismo que ha dirigido el proceso en
la actuación de las pruebas, sin que pueda interferir el carácter imperativo de esta disposición el
principio de elasticidad que prevé el art. 201 CPC. Principio de inm ediación (último párrafo).
Tercero. [El] artículo 50 del Código Procesal Civil, prescribe, el Juez que inicia la Audiencia de Pruebas
concluirá el proceso, salvo que fuera promovido o separado; el Juez sustituto continuará el proceso,
pero puede ordenar, en resolución debidamente motivada, que se repitan las Audiencias, si lo considera
indispensable, que, las razones que han dado origen a esta norma se encuentran en el enunciado
principio de inmediación, conforme al cual el Juez debe'mantenerse en relación directa con las partes y
recibir personalmente las pruebas, lo que indefectiblemente resulta de la mayor importancia; pues, solo
así tendrá la oportunidad de conocer y apreciar las condiciones morales de los litigantes, cuando dicen la
verdad o cuando se abstienen de hacerlo, para llegado el caso, no solo ejercer con eficacia sus facultades
de conciliación, sino también valorar su conducta durante el proceso, adquiriendo los elementos que le
van a permitir formar convicción para un fallo justo, lo que no sería posible si el Juez sentenciador es
distinto al que ha dirigido el proceso en la actuación de las pruebas, de ahí que conforme al principio
contenido en el artículo V del Título Preliminar del Código Procesal, las audiencias y la actuación de
medios probatorios se realizan ante el Juez, siendo indelegables bajo sanción de nulidad, sin que pueda
interferir el carácter imperativo de esta norma el principio de elasticidad que prevé el numeral 201 de
citado Código, por la trascendencia que envuelve la necesidad de tener al Juez frente al material de
conocimiento. (Casación N.° 270-T-97-Lima, de 21-11-1997, f. j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 03-04-
1998, p. 606], Texto completo: <bit.ly/20hYk2f>).
§ 624. Se vulnera el principio de inm ediación cuando el juez que dicta la sentencia de prim era
instancia no es el mismo que actúa las pruebas. Fundamentos del recurso : [Se denuncia que]
a) se ha vulnerado el principio de inmediación procesal [...], porque el juez que expidió resolución
de primera instancia no fue el juez que actúo el casete en la audiencia de pruebas, siendo este defecto
advertido en el recurso de apelación, pero la Sala superior no lo ha analizado al expedir la sentencia
de vista; además, indica que no se levantó un acta en la que se dejará constancia de lo que se estaba
escuchando, lo que demuestra que la Audiencia fue indebidamente llevada [...]. D écim o P rim ero.
[...] [H]abiéndose evaluado los actos procesales desarrollados, resulta evidente que [...] el A Quo no
solo, objetivamente, no convoco a una audiencia especial para escuchar el audlo, ni fue el juez que
actuó todas los medios probatorios, sino que además, admitió correr traslado a la parte emplazada
sobre el pedido del actor de convocar a una audiencia especial; sin embargo, no esperó a que esta parte
procesal se pronuncie, ni se pronunció el A Quo sobre este incidente, antes de expedir sentencia, lo
cual afecta, indudablemente, el derecho al debido proceso no solo del recurrente sino de todos los
sujetos procesales [...]. (Casación N.° 3592-02-Lkna, de 02-07-2013, £ j. 11. Sala Civil Transitoria
[EP, 01-12-2003, p. 11138], Texto completo: <bit.ly/2uJRvz8>).
§ 625. El órgano jurisdiccional que emitió decisión respecto a un punto m edular del proceso,
no puede cam biar su criterio posteriormente aun cuando exista una nueva conformación de
* SUMMA PROCESAL CIVIL
Art. 50 CÓDIGO PROCESAL CIVIL 188

colegiados. Q uinto. [La] anidad jurisdiccional es aquel principio constitucional aplicable al ejercicio
de la potestad jurisdiccional por el cual le compete solo a los órganos -jueces y tribunales- judiciales,
en su función aplicativa, determinar lo que es derecho en caso concreto y en forma irrevocable, esto es,
con fuerza de cosa juzgada, a través del proceso y dentro del ámbito constitucionalmente demarcado.
Sexto . [En] efecto, una de las manifestaciones de este principio señala que un órgano jurisdiccional no
puede contravenir una decisión consentida de otro órgano judicial por una cuestión de criterio, habida
cuenta que ello desnaturalizaría la esencia misma del proceso, dicha situación supone entonces que
cualesquiera que sean los juzgados y tribunales que apliquen el derecho al caso en concreto deberán
ejercerlo no solo como un órgano jurisdiccional unitario sino también bajo una unidad de criterio.
S étim o. [En] el caso de autos, se advierte que habiendo la Sala de mérito establecido en un primer
pronunciamiento que 3a pretensión demandada era de naturaleza civil y que por consiguiente los
juzgados civiles resultaban competentes, no podía con posterioridad la misma Sala Superior razonar
de una manera distinta, independientemente que se tratase de distintos colegiados, pues se trataba de
una decisión que había quedado consentida; por consiguiente, dicha situación no podía ser materia
de un nuevo pronunciamiento. (Casación N,° 3582-2009-La Libertad, de 16-08-2010, ff. jj. 5-7.
Sala Civil Transitoria [EP, 31-01-2011, Sentencias en Casación N.° 636, p. 29436], Texto completo:
<bit.ly/2LMKt7v>)._
§ 626. El juez competente para sentenciar es quien h a llevado la audiencia de prueba (último
párrafo). III. a) [...] El juez sustituto continuará el proceso, pero puede ordenar, en resolución
debidamente motivada, que se repitan las audiencias, si lo considera indispensable. [...] [El] juez
competente para sentenciar la causa es quien ha llevado la audiencia de pruebas' [...]. b) [...] [El]
legislador al establecer que el juez que inicie la audiencia de pruebas concluya el proceso ha tenido en
consideración el principio de inmediación, de modo que el juez que resuelve la causa sea aquel que
haya estado en la actuación de pruebas, en base a los cuales debe sentenciar la causa. [...] (Exp. N.°
2642-98, de 20-11-1998, f. j. III. Sala de Procesos Abreviados y de Conocimiento. Corte Superior de
Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2LNlL0m>).
§ 627. L a inm ediación requiere que el juez de la sentencia sea el mismo que actuó las pruebas,
pero adm ite excepciones (ultimo párrafo). Sétim o. [La] inmediación requiere que el juez de la
sentencia sea el mismo que actuó las pruebas, pero no es un principio absoluto y admite excepciones,
que son señaladas en artículo 50° in fin e del Código adjetivo, de tal manera que el juez que se hace
cargo de un proceso, ya en estado de sentencia, está facultado, y no obligado, a repetir las audiencias
y solo si lo considera indispensable, precisamente por la vigencia del principio de la preclusión
del proceso. (Casación N.° 1053-97-Callao, de 03-07-1998, f. j. 7- Sala Civil Permanente. Texto
completo: <bÍt.ly/2QdDUtc>).
§ 628. Infracción del principio de inm ediación: audiencia de pruebas fue celebrada ante un
juez superior que no intervino en la resolución de vista (último párrafo). Q uinto. [Se] aprecia que
la audiencia de pruebas fue celebrada ante [un] Vocal Superior [que] no intervino en la resolución de
vista, no verificándose que haya existido avocamiento alguno por parte de otro vocal; infringiéndose
así el principio de inmediación recogido por el artículo V del Título preliminar del Código Procesal
Civil. (Casación N.° 815-99-Lima, de 19-07-1999, f. j. 5. Sala Civil Permanente [EP, 02-11-1999, p.
3844], Texto completo: <bit.ly/2JSBQSX>).
§ 629. La repetición de las audiencias por el juez sustituto es una facultad discrecional del
juzgador (último párrafo). Q uinto. [Del] análisis del último párrafo del artículo 50 del Código
Procesal Civil, se evidencia claramente que la repetición de las audiencias por el juez sustituto es una
facultad discrecional del juzgador [.,.]. (Casación N.° 2166-2006-Sicuani, de 04-12-2006, f. j. 5.
Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente [EP, 02-04-2007, p. 19142], Texto completo:
<bk.ly/2Cqp3sp>).
§ 630. El avocamiento del Juez al proceso debe ser notificado a las partes para el efectivo
ejercicio del principio de bilateralidad de la audiencia (último párrafo). D ecim ocu a rto . [El] acto
n o m o s & th e s is
189 SUJETOS DEL PROCESO / ORGANOS JUDICIALES k it 51
procesal por el cual el juez se avoca al proceso debe ser notificado a las partes para garantizar el
principio de bilateralidad de la audiencia y el que las partes puedan ejercitar sus derechos y deberes
procesales. (Casación N.° 2127-99-Tumbes, de 04-07-2000, f. j. 14. Sala Civil [EP, 01-09-2000, p.
6200]. Texto completo: <bit.íy/2QlSKCi>).
§ 631. Si un juez se avoca en la m isma sentencia, no h ay nulidad si la subsanación del vicio no
ha de influir en el sentido de la resolución (ultimo párrafo). Véase la jurisprudencia del artículo
172° del Código Procesal Civil [§ 1538], (Casación N.° 1230-2008-Junín, de 26-08-2008, ff. jj.
3, 4 y 5. Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente [EP, 02-02-2009]. Texto completo:
<bit.ly/2KC97Cq>).
§ 632. Un Juez de Prim era Instancia puede ser llam ado p ara completar la Sala Superior, aun
cuando sea tem poral. Véase la jurisprudencia del inciso 7 del artículo 122° del Código Procesal Civil
[§ 1308], (Casación N.° 5941-2007-Cusco, de 16-01-2008, f. j. 4. Sala Civil Permanente [EP, 31-03-
2008, p. 21764]. Texto completo: <bitdy/2Lipqc3>).
§ 633. Remisión. Véase también, sobre el principio de inmediación procesal, la jurisprudencia del
artículo V del Código Procesal Civil (§ 245 ss.).

Artículo 51: Facultades genéricas

Los Jueces están facultados para:


1. Adaptar la demanda a la vía procedimental que considere apropiada, siempre que sea factible su
adaptación;
2. Ordenar los actos procesales necesarios al esclarecimiento de los hechos controvertidos,
respetando el derecho de defensa de las partes;
3. Ordenar en cualquier instancia la comparecencia personal de las partes, a fin de interrogarlas sobre
los hechos discutidos. Las partes podrán concurrir con sus Abogados;
4. Rechazar liminarmente el pedido que reitere otro propuesto por cualquier litigante y por la misma
razón, o cuando a pesar de fundarse en razón distinta, este pudo ser alegado al promoverse el anterior;
5. Ordenar, si lo estiman procedente, a pedido de parte y a costa del vencido, la publicación de la
parte resolutiva de la decisión final en un medio de comunicación por él designado, si con ello se puede
contribuir a reparar el agravio derivado de la publicidad que se le hubiere dado al proceso;
6. Ejercer la libertad de expresión prevista en el artículo 2, inciso 4., de la Constitución Política del
Perú, con sujeción a lo establecido en la Ley Orgánica del Poder Judicial; y
7. Ejercer las demás atribuciones que establecen este Código y la Ley Orgánica del Poder Judicial.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA, DE LAS CORTES SUPERIORES Y DEL TRIBUNAL


CONSTITUCIONAL

ADAPTAR LA DEMANDA A LA VÍA PROCEDIMENTAL


(INCISO 1)

§ 634. Los jueces están facultados para adaptar la vía procedim ental m ediante resolución que
lo justifique siempre que sea posible su adaptación y antes del saneamiento del proceso. Sexto .
[Si] bien los jueces están facultados para adaptar la vía procedimental como lo anota el artículo 51
inciso j del Código Procesal Civil, ello debe ser mediante resolución que lo justifique siempre que sea
posible su adaptación y antes del saneamiento del proceso, pues luego de ello se declara la existencia de
una relación jurídico-procesal válida. (Casación N,° 2506-2001-lea, de 28-11-2001, f. j. 6. Sala Civil
Transitoria [EP, 01-04-2002, p. 8519]. Texto completo: <bÍt.ly/2KZ6LSZ>).
* SUMMA PROCESAL CIVIL
Art. 51 CODIGO PROCESAL CIVIL 190

§ 635. El juez que decide que no es competente en determinado proceso, tiene que derivar al
juez correspondiente (inc. V). Sétim o. [Si] el Juez estima que no le incumbe tramitar determinado tipo
de procedimiento, obviamente lo que debe hacer no es anularlo, ya que ello significa desconocer todo
principio procesal, sino necesariamente derivarlo al Juez habilitado administrativamente, recurriendo
a la atribución que otorga el punto 1 del numeral 5Í° del [Código Procesal Civil], (Exp. N.° 376-
95, de 30-05-1995, £ j. 7. Cuarta Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo:
<bit.ly/2MSymBA>).
§ 636. La facultad del juez de adaptar las demandas a las vías procedimentales que considere
apropiada no puede ser ejercida arbitrariam ente. Tratándose de asociaciones, toda im pugnación
se tram ita en el proceso abreviado. Tercero. [Si] bien, conforme al punto 1 del artículo 51 del [...]
texto adjetivo, el juez está facultado para adaptar las demandas en las vías procedimentales que considere
apropiadas, tal potestad no puede ser ejercitada arbitrariamente, porque aparte de su obligación de
fundamentar sus decisiones (segundo párrafo del numeral 121 del ordenamiento procesal en mención),
la íey le obliga a considerar la factibilidad de la adaptación. C uarto , [No] obstante tan claros preceptos,
que son de carácter imperativo [...] el a quo no motivó su auto admisorio [...] pese a que adoptaba la
vía de proceso de conocimiento, reservada para las acciones sin vía procedimental propia y, además,
cuando por su naturaleza o complejidad de la pretensión, el juez considera atendible su empleo [..,].
Q uinto. [El] proceder del inferior deviene así desatinado e injustificado, tanto porque no cabe atribuir
complejidad a una elección de una asociación cuanto porque dicho asunto no es cierto que no tenga
vía procedimental propia, como se aduce en la resolución que es materia de grado. Sexto. [En] efecto,
el artículo 92 del Código Civil, no ha sido derogado, dispone que, en lo que atañe a asociaciones, toda
impugnación se sujeta al trámite del juicio de menor cuantía. (Exp. N.° 1647-95, de 04-09-1995, ff. jj.
3-6. Cuarta Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.ly/2y5bERn>).

ORDENAR LOS ACTOS PROCESALES NECESARIOS AL ESCLARECIMIENTO


DE LOS HECHOS CONTROVERTIDOS
(INCISO 2)

§ 637. El juez puede realizar los actos procesales necesarios para el esclarecimiento de los
hechos controvertidos u ordenar en cualquier instancia la comparecencia personal de las partes,
a fin de interrogarlas sobre los hechos discutidos (inc. 2). O ctavo. [...] [En] materia probatoria
debe distinguirse entre actos de demostración y actos de verificación. En los primeros se incluyen los
originados por las partes y en los segundos los provenientes de la iniciativa del juez, aunque al final
tanto los unos como los otros confluyan en un solo punto: probar los hechos de las pretensiones. Así,
nuestro ordenamiento procesal le ha conferido ciertas facultades al juez para que la etapa probatoria
del proceso civil sea una auténtica comunidad de esfuerzos, de este y de las partes. Los incisos 2 y 3 del
artículo 51 del Código Procesal Civil permiten al juez realizar actos procesales para el esclarecimiento
de los hechos controvertidos u ordenar en cualquier instancia la comparecencia personal de las partes,
a fin de interrogarías sobre los hechos discutidos. (Casación N.° 4465-2012-Lima, de 11-11-2013, f. j.
8. Sala Civil Transitoria [EP, 31-03-2014, Sentencias en Casación N.° 690, p. 49896], Texto completo:
<bit. ly/20 Ovmb 1>).
§ 638. Corresponde a la sala de mérito dictar las orientaciones necesarias a fin de que el juez
de la causa realice una pericia valorativa de los frutos que por concepto de reembolso se dem anda
(inc. 2). Q uinto. [Si] bien el Colegiado de la Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Huaura,
a efectos de dar solución a la litis, concluyó acerca de la necesidad de que los accionantes inicien
previamente un proceso de división y partición, no menos cierto es, que dado el tiempo transcurrido
desde el inicio del presente proceso, tal decisión solo generaría una dilación innecesaria, la que es
contraria a los fines del proceso. Sexto. [En] tal sentido, correspondía al órgano de vista, en uso de la
facultad conferida en el artículo 51 del Código Procesal anotado, dictar las orientaciones necesarias a
fin de que el juez de la causa realice una pericia valorativa de los frutos que por concepto de reembolso
n o m o s & th e s is
191 SUJETOS DEL PROCESO / ÓRGANOS JUDICIALES Art. 5 1
se demandan [...]. (Casación N.° 1886-2009-Huaura, de 25-03-2010, ff. jj. 5 y 6. Sala de Derecho
Constitucional y Social Permanente [EP, 31-01-2011, Sentencias en Casación N.° 636, p. 29422],
Texto completo: <bit.iy/2vxGfpf>).
§ 639. Eos jueces cuentan con determinados poderes de iniciativa probatoria,
independientem ente de ía carga de la prueba que incumbe a las partes, para el esclarecimiento de
los hechos (inc. 2). S ép tim o. [...] [Los] magistrados cuentan con determinados poderes inquisitivos
para el esclarecimiento de la certeza de los hechos controvertidos, poderes de iniciativa probatoria que
son independientes de la carga de la prueba que incumbe a las partes, y que se encuentran previstos
en ios artículos 51 inciso 2 y 194 del Código Procesal Civil, los que debe ejercitar de ser necesario.
(Casación N.° 772-06-Chincha, de 26-09-2006, f. j. 7- Sala Civil Transitoria [EP, 01-02-2007, p.
18780], Texto completo: <bk.ly/2mlACq4>).
§ 640. Las facultades que la ley otorga a los jueces en su apreciación y criterio razonado
para resolver las causas justificadas, no constituye vulneración alguna al debido proceso (inc. 2).
Tercero. [La] apreciación y criterio razonado utilizado por los jueces para resolver las causas es una de
las facultades que la ley les otorga y su aplicación no constituye vulneración alguna al debido proceso,
por lo que no se ha configurado violación o transgresión al haberse expedido las resoluciones materia
del presente recurso, y por cuanto el recurrente ha hecho uso de los medios impugnatorios que la ley
le concede, (Casación N.° 3073-200O-Lima, de 11-01-2001, f, j, 3- Sala Civil Permanente [EP, 01-03-
2001, p, 6994], Texto completo: <bit.ly/2utWHXX>).
§ 641. Autorización a los jueces de actuar las pruebas que consideren pertinentes p ara
el esclarecimiento de los hechos controvertidos (ines. 2 y 3). Tercero. [.,.] [El] artículo 51 en
sus incisos 2 y 3, así como el artículo 194 de ía norma procesal autorizan a los jueces a actuar las
pruebas que consideren pertinentes para el esclarecimiento de los hechos controvertidos. C uarto.
[A] sí, la Sala Superior, al advertir situaciones descritas en la impugnada y considerar que los medios
probatorios actuados en el proceso no son suficientes para crear en el juez convicción sobre la materia
en controversia, ha hecho uso de la facultad mencionada [...]. (Casación N.° 799-99-Arequipa, de
30-09-1999, ff. jj. 3 y 4. Sala Civil [EP, 20-11-1999, p. 4030], Texto completo: <bit.ly/2NkF0AZ>).
§ 642. Facultad del Juez para actuar pruebas de oficio y ordenar los actos procesales necesarios
al esclarecimiento de los hechos controvertidos. C uarto. [Cuando] el Código Procesal Civil, en sus
artículos 194 e inciso 2 del artículo 51, faculta al juez para actuar pruebas de oficio y ordenar los
actos procesales necesarios al esclarecimiento de los hechos controvertidos, lo hace para que se fije
con precisión cuáles son los medios probatorios adicionales que deben actuarse, pero no como lo ha
hecho la resolución de vísta, que no señala ninguna prueba complementaria, sino que lo hace en forma
genérica. (Casación N.° 316-95-Piura, de 06-09-1996, f. j. 4. Sala Civil [EP, 25-11-1996, p. 2427].
Texto completo: <bit.ly/2LIeMr2>).
§ 643. La] invocación de ía facultad genérica a que se refiere el inciso 2 del articulo 51°
del Código Procesal Civil no puede servir de fundamento para invocar la contravención de
las normas que garantizan del derecho a un debido proceso (inc. 2). 3. [...] a) [La] invocación
de la facultad genérica a que se refiere el inciso 2 del artículo 51° del Código Procesal Civil, no
puede servir de fundamento para invocar la contravención de las normas que garantizan del derecho
a un debido proceso [...]. 4. [...] [En] la sentencia se ha apreciado equivocadamente el contenido
del escrito de contestación a la demanda para extraer del mismo la conclusión de que la recurrente
“ha reconocido expresamente la existencia de la deuda” y estando a lo dispuesto por el artículo 221
del Código Procesal que asimila a lo manifestado por las partes a la declaración de parte, se debe
concluir necesariamente que el extremo reclamado se refiere a cuestionar apreciación sobre hechos y
no de derecho [...]. (Casación N.° 1012-95-Lambayeque, de 22-04-1996, ff. jj. 3 y 4. Sala Civil. Texto
completo: <bit.ly/2MZuWgt>).

* SUMMA PROCESAL CIVIL


Art. 52 CODIGO PROCESAL CIVIL 192

OTRAS ATRIBUCIONES
(INCISO 7)

§ 644. En los procesos de fam ilia, el juez tiene facultades tuitivas por lo que puede flexibilizar
principios y normas procesales (inc. 7). Sexto. [...] [Si] bien es cierto, nos encontramos dentro
de un Proceso de Interdicción, sin embargo, dentro de este se ha solicitado el nombramiento de un
curador (derecho de familia), por lo tanto, resulta aplicable al caso de autos la Segunda Regla Procesal
establecida en el Tercer Pleno Casatorio Civil que [...]: “Establece que en los procesos de familia
el juez tiene facultades tuitivas, por lo que debe flexibilizar algunos principios y normas procesales
como los de iniciativa de parte, congruencia, formalidad, eventualidad, preclusión, acumulación de
pretensiones en atención a los conflictos que debe solucionar, de las relaciones familiares y personales,
ofreciendo protección a la parte perjudicada1’. (Casación N.° 2693-2015-Lima, de 17-08-2016, f. j. 6.
Sala Civil Transitoria [EP, 03-10-2017, Sentencias en Casación N.° 735, p. 99086]. Texto completo:
<bÍt.ly/2DtfDNu>).
§ 645. El juez puede declarar de oficio la n ulidad cuando esta sea m anifiesta (inc. 7).
T ercero. [...] [Sin] embargo, no se advierte que dicho acto jurídico de anticresis se haya otorgado y
celebrado por escritura pública, conforme lo exige el artículo 1092 del Código Civil, por tanto la
inobservancia de la forma (escritura pública) es sancionada con nulidad; y habiéndose advertido que
el referido acto jurídico adolece de nulidad manifiesta corresponde declarar su nulidad conforme
al artículo 220 del Código Civil. (Casación N.° 4198-2012-Junín, de 14-10-2013, ff. jj. 3. Sala
Civil Transitoria [EP, 30-01-2014, Sentencias en Casación N.° 688, p. 48490], Texto completo:
<bit.iy/20EHITx>).

Artículo 52: Facultades disciplinarias del Juez

A fin de conservar una conducta procesal correspondiente a la importancia y respeto de la actividad


judicial, los Jueces deben:
1. Ordenar que se suprima la frase o palabra expresada o redactada en términos ofensivos o vejatorios;
2. Expulsar de las actuaciones a quienes alteren su desarrollo. Si se trata de una de las partes, se le
impondrá además los apercibimientos que hubieran sido aplicables de no haber asistido a la actuación; y
3. Aplicar las sanciones disciplinarias que este Código y otras normas establezcan.

JURISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 646. Sanción al litigante y a su abogado que faltan a la verdad y no guardan respeto y


moderación hacia la autoridad judicial. C uarto. [El] demandado y su abogado patrocinante faltan
a la verdad y [...] proceden con falta de respeto y [...] moderación hacia la autoridad judicial, ya que
como se aprecia [...] tanto al demandante como al demandado se les rechazaron sus respectivos escritos
por no venir con la firma de los litigantes. (Exp. N.° 698-95, de 13-06-1995, f. j. 4. Segunda Sala
Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo: <bit.íy/2NyQktN>).
§ 647. Si bien el cuaderno de apelación existen errores de foliación e inserción de piezas
procesales, por economía procesal, no cabe declarar la nulidad del mismo. En todo caso, el Juez
de la causa tiene facultades suficientes para sancionar las conductas maliciosas al interior deí
proceso. Véase la jurisprudencia del artículo V del Código Procesal Civil [§ 264]. (Exp. N.° 3324-98,
de 15-10-1998, ff. jj. 1-3. Sala de Procesos Abreviados y de Conocimiento. Corte Superior de Justicia
de Lima. Texto completo: <bit.ly/2NXAtoY>),

n o m o s & th e s is
193 SUJETOS DEL PROCESO / ÓRGANOS JUDICIALES Alt 54

Artículo 53: Facultades coercitivas del Juez

En atención al fin promovido y buscado en el artículo 52, el Juez puede:


1. Imponer multa compulsiva y progresiva destinada a que la parte o quien corresponda, cumpla sus
mandatos con arreglo ai contenido de su decisión.
La multa es establecida discrecionalmente por el Juez dentro de los límites que fija este Código,
pudiendo reajustarla o dejarla sin efecto si considera que la desobediencia ha tenido o tiene
justificación; y
2. Disponer la detención hasta por veinticuatro horas de quien resiste su mandato sin justificación,
produciendo agravio a la parte o a la majestad del servicio de justicia.
En atención a la importancia y urgencia de su mandato, el Juez decidirá la aplicación-sucesiva,
individual o conjunta de las sanciones reguladas en este artículo.
Las sanciones se aplicarán sin perjuicio del cumplimiento del mandato.

JURISPRUDENCIA DE LA CORTE SUPREMA

§ 648. El juez tiene la facultad de imponer m ultas a las partes a fin que se cum pla con algún
mandato, mas no es una obligación (inc. 1 ) . Tercero. [...] b) La imposición de multa a las partes a
fin de que se cumpla con algún mandato es solo una facultad que tiene el Juez mas no una obligación,
por lo que no se advierte contravención al artículo 53 [del Código Procesal Civil] [...]. (Casación
N.° 3094-2001-lea, de 24-10-2001, £ j. 3. Sala Civil Transitoria [EP, 02-02-2002, p. 8330], Texto
completo: <bit.Iy/2Lqz09D>).
§ 649. El juez tiene la facultad de denunciar ante el M inisterio Público la comisión de un
delito mientras existan ciertos indicios razonables. P rim ero. [...] [El] recurrente [...] denuncia que:
[...] c) se ha contravenido la norma contenida por el artículo 3 del Código de Procedimientos Penales
que faculta al Juez poner en conocimiento del representante del Ministerio Público de la existencia
de indicios razonables de la comisión de un delito, por lo que debió haber suspendido la tramitación
del proceso. [...] T ercero . [El] cargo contenido eri el apartado c) no es amparable, pues la facultad
otorgada al Juez de denunciar ante el Ministerio Público la comisión de un delito, tiene como premisa
la existencia de indicios razonables del hecho en el proceso civil, lo que no ocurre en autos, en el que
no obstante, el Colegiado ha dejado a salvo el derecho de la parte de hacerlo valer como corresponde.
(Casación N.° 3-2000-Lima, de 14-03-2000, £ j. 3. Sala Civil Permanente [EP, 01-06-2000, p. 5451],
Texto completo: <bit.ly/2mlPGUL>).

JURISPRUDENCIA DE LAS CORTES SUPERIORES

§ 650. Imposición de m ulta a procesado que ha actuado con falta de veracidad. [En] el caso
de autos, el ejecutado ha actuado con falta de veracidad; no es menos cierto que la multa a imponerse
debe ser calculada prudencialmente por el Juez, en función a ía cuantía de la suma ejecutada. (Exp.
N.° 410-95, de 30-05-1995- Primera Sala Civil. Corte Superior de Justicia de Lima. Texto completo:
<bit.ly/2ClXx4p>).

CAPITULO III
AUXILIARES JURISDICCIONALES Y
ÓRGANOS DE AUXILIO JUDICIAL

Artículo 54: Auxiliares de la jurisdicción civil

Son auxiliares de la jurisdicción civil: los Secretarios de Sala, los Relatores, los Secretarios de
Juzgado, los Oficiales Auxiliares de Ju