Está en la página 1de 6

Aprovechar el control

de los estímulos existentes: las reglas y los objetivos


Debido a las múltiples experiencias de aprendizaje a lo largo de los años, y
debido a los refuerzos recibidos al responder a determinados estímulos, es
probable que estos, personas, lugares, palabras, olores, sonidos, etc.,
estos ejerzan control sobre nuestras conductas. Antes de diseñar un
programa de modificación de conducta es importante preguntarse ¿es
posible aprovecharse las formas existentes de control de los estímulos?
Los paquetes de tratamiento que lo hacen entran en la categoría de
reglas, metas, modelado, guía física, e inducción situacional.

Las reglas

Una regla es una descripción oral o escrita de una contingencia de


reforzamiento de tres términos (antecedente-conducta-consecuencia).
Hablando claro, es una afirmación de que una conducta valdrá la pena en
una situación concreta. Cuando éramos pequeños, las reglas no tenían
ningún significado para nosotros, pero al crecer, sin embargo, aprendimos
que seguir las reglas solía llevar a obtener recompensas, o nos permitan
evitar castigos. De ahí que las reglas puedan funcionar como estímulos
discriminativos, es decir, claves que indican que emitir la conducta
especificada por la regla llevara al reforzador especificado, o que no seguir
la regla conllevara al reforzador especificado, o que no seguir la regla
conllevara a un castigo. Las reglas también ejercen como operaciones de
motivación.

Conducta moldeada por contingencia y conducta gobernada por reglas

La conducta moldeada por contingencia implica consecuencias inmediatas


y se fortalece típicamente poco a poco mediante ensayo y error. La
conducta gobernada por reglas, suele implicar consecuencias demoradas y
lleva frecuentemente a cambios conductuales inmediatos.
Los objetivos

En entornos industriales u organizacionales, los programas de


establecimiento de objetivos han conseguido mejorar el rendimiento en
áreas como cargar camiones, conductas de seguridad, servicios a los
clientes y mecanografía.

En el lenguaje cotidiano, los objetivos se consideran factores


motivacionales. Las metas se ven como compromiso propios hacia el
esfuerzo y dedican necesarios para lograr el éxito; dan un sentido y
ayudan a mantener la concentración en lo que persigue. Desde una
perspectiva comportamental, sin embargo, una meta puede considerarse
como una regla.

Aprovechar el control de estimulo existente: modelado, guía


física e inducción situacional
Modelado

El modelado es un procedimiento en que se presenta una muestra de un


comportamiento determinado para facilitar que los observadores llevan a
cabo una conducta similar. La presentación de modelos puede ser una
técnica tan eficaz como el planteamiento de normas. Como sucedía con
las normas, el modelado es un procedimiento tan habitual que pocas
personas, salvo las modificadores de conducta, lo contemplan como un
procedimiento profesional. ¿Qué determina que imitemos el
comportamiento de los modelos? Aunque existen varias explicaciones
posibles, es evidente que un factor importante es nuestro historial de
premios y castigos por imitar a los demás. Y puesto que todos hemos
tenido experiencias diferentes, los factores específicos que determinan los
comportamientos que funcionan como estimulo discriminativo para la
imitación también varían ampliamente de una persona a otra.

Directrices para la aplicación del modelado

A continuación se presentan algunas pautas para lograr un eficaz


modelado:
1. Siempre que sea posible, hay que elegir modelos que sean amigos o
compañeros de los aprendices, quienes han de valorarlos como
componentes, con cierta posición o prestigio.
2. Si es posible, es aconsejable usar mas de un modelo
3. Hay que adecuar la complejidad de la conducta modelada a la
destreza comportamental de los clientes.
4. Combinar las normas con el modelado.
5. Los aprendices han de ver que los modelos reciben refuerzos,
preferiblemente naturales, por realizar el comportamiento.

Guía física

La guía física es la aplicación del contacto físico para inducir a una persona
a que realice los movimientos del comportamiento deseado. La guía suele
servir de apoyo para seguir indicaciones o imitar un comportamiento
modelado, de manera que posteriormente, ya sin guía, los aprendices
sigan las normas e imiten a los modelos en el establecimiento de otras
conductas. La guía física suele aplicarse para ayudar a superar los miedos.

Inducción situacional

Dado que compartimos historias similares de premios y castigos, son


muchas las situaciones y los ambientes sociales que controlan
comportamientos parecidos en mucho de nosotros: los interiores de
algunos edificios públicos, como iglesias, museos y bibliotecas, tiene a
suprimir hablar en voz alta; las fiestas provocan comportamientos joviales
y amistosos, libres de preocupaciones; las melodías favorecen atararear y
canta r, la música de una marcha militar incita a desafiar a paso marcial;
los adornos asociados a la navidad inducen alegría, amabilidad y compra
de regalos.

El termino inducción situacional hace referencia al uso de situaciones y


ambientes que ya ejercen control sobre el comportamiento para influir
sobre él. En lo que respecta la modificación de conducta, la inducción
situacional ha sido aplicada de forma creativa y eficaz par ayudar a
aumentar o disminuir las conductas deseadas, o para ponerlas bajo el
control del estimulo apropiado.
Motivación y modificación de conducta
Una visión conductual de la motivación

Una cosa es que una persona sepa como emitir una conducta y otra es
que quieran hacerlo. En la psicología tradicional los procesos relacionados
con querer hacer algo han sido abordados desde las teorías de la
motivación. Sin embargo más que plantear posibles hipótesis acerca de
impulsos internos o motivos, los psicólogos conductuales definen una
operación motivacional como un tipo de manipulación del entorno
antecedente. Específicamente las operaciones motivacionales son eventos
u operaciones que. Alteran temporalmente la afectividad de las
consecuencias como reforzadoras o castigos e influyen en conductas que
normalmente llevan a esos reforzadores o castigos.

Las operaciones motivacionales también tienen un efecto de alteración de


la conducta cuando afectan a los reforzadores. El efecto de alteración de
las operaciones de establecimiento de la motivación es un aumento de la
frecuencia de la conducta seguida por el reforzador sobre el que actúan
estas OEM.

Operaciones de motivación incondicionada y condicionada

En las operaciones de motivación incondicionadas el efecto de alteración


del valor es innato. La privación de alimento es una operación del
establecimiento de motivación incondicionada porque aumenta la eficacia
de la comida como reforzador sin aprendizaje previo. El efecto de la
alteración de la conducta de las operaciones de motivación
incondicionada sin embargo es aprendido.

Algunas factores alteran la eficacia de las consecuencias como reforzador


o castigos (el efecto de alteración de valor) debido al aprendizaje previo.
Estas variables se denominan operaciones de motivación condicionadas.
Como se indico antes, el efecto de alteración del valor de una operación
motivacional incondicionada es innato, mientras que el efecto de
alteración de conducta es aprendido. En el caso de las operaciones
motivacionales condicionadas, tanto el efecto de alteración del valor,
como el de alteración de la conducta se deben al aprendizaje.
Operaciones de abolición de la motivación y estímulos delta

La distinción entre operaciones condicionadas de abolición de la


motivación y estímulos delta es análoga a la distinción entre operación de
establecimiento de la motivación condicionada y estimulo discriminativo.
Un estimulo delta es aquel en presencia del cual una respuesta no se ha
reforzado (con la implicación de quela respuesta se ha reforzado en
presencia de otro estimulo). También aquí se asume que la persona ha
sido privada de ese reforzador concreto. En lenguaje cotidiano, un
estimulo delta es una clave que indica que emitir esa conducta concreta
no va a gestionar el reforzador que se desea.

Algunas aplicaciones de las operaciones de motivación

Skinner estaba interesado en el estudio de la conducta verbal de los


hablantes más que en las practicas gramaticales de la comunidad
hablante. Definió conducta verbal como aquella que se refuerza a través
de la mediación de otra persona, donde la persona que proporciona el
reforzamiento ha sido especialmente entrenada para hacerlo. La conducta
verbal contrasta con la conducta no verbal, que es aquella que se esfuerza
mediante el contacto con el entorno físico. Skinner distinguía varios tipos
de respuestas verbales básicas, tres de las cuales eran ecoicas,
denominación de objetos, y demandas. Una respuesta ecoica es una
respuesta verbal imitativa que típicamente es premiada con un reforzador
social. Una respuesta de denominación de objetos también recibe
habitualmente refuerzo social. Una demanda es una respuesta verbal que
está bajo el control de una operación de motivación, y seria
recompensada con el correspondiente reforzador (o eliminación del
estimulo aversivo perteniente). En lenguaje cotidiano, una demanda es
una petición de algo que la persona quiere y que será reforzada al
recibirlo.

Las observaciones sugieren que las demandas son el primer tipo de


conducta verbal que adquieren que los niños, y que la aplicación de las
operaciones motivacionales en los programas de entrenamiento en
demandas en niños con autismo y trastornos del desarrollo conduce a
resultados satisfactorios.

También podría gustarte