Está en la página 1de 195

prólogo

Desperté, una luz cegadora no me dejaba ver muy bien, poco a poco mi
visión fue mejorando, al lado mío esta una señora de cabellos castaños e
ojos marrones sonriéndome junto con un hombre de mediana edad de
cabello cobrizo y ojos verdes, miro a mi izquierda un muchacho mayor que
yo de cabello castaño igual que sus ojos pero en aquella habitación blanca
lo que más me llamó la atención son unos ojos diferentes del resto de la sala
unos azules.

La puerta principal se abrió dando paso a un señor en bata blanca, tiene que
ser el médico.

- ¿Como te encuentras pequeña? - me pregunta el hombre que acabo de


entrar.
- bien, creo - le respondo
- me alegro, te has dado un fuerte golpe en la cabeza - dice sonriéndome.

Empiezo a mirar a mi alrededor, ¿quienes son estas personas?, no lo


entiendo pero lo que más me asusta es ¿quién soy yo?.

- seguro que estás un poco confundida, deja que yo te explique quienes son,
ella se llama Karla Nessman, aquel hombre se llama Josh Nessman, el
jovencito de allí se llama Jake Nessman y el de cabello negro se llama Ares
Stone y por último yo, me llamó Gabriel Gómez y soy tu doctor - dice
mientras se sienta al lado mío.

- yo, ¿como me llamo?- preguntó curiosa.


- Ah, perdón, usted es Hana tienes 12 años es la pequeña de los Nessman -
dijo riéndose.

Ahora entiendo todo, ellos son mis padres, el joven mi hermano mayor y el
otro la verdad no lo sé pero me resulta familiar lo he visto antes en otro
lugar, algo de él me llama mucho la atención, está solo en una esquina en la
oscuridad, todos me están avasallando con preguntas pero él ni me habla
solo se queda parado allí mirándome.
El doctor me receto unas clases de pastillas para los dolores constantes que
tengo en la cabeza, oigo sonidos raros y sobre todo nombres que ahora no
logro recordar pues cuando tomo los medicamentos las voces y los
fragmentos de imágenes se esfuman.

Ya han pasado 4 años desde aquel horrible incidente que no logro recordar,
nos mudamos a California.

Dicen que gracias a él pudieron salvarme, no profundizan más de eso, solo


me dicen que no pregunte sobre lo que pasó ese día.

Me llamo Hana Nessman tengo 16 años y está es mi historia.


Ignorada
Jake como siempre me despierta jalándome de los pies ( como odio que
haga eso).

-vamos enana a despertarse!-dice jake con su típica voz de superioridad.


-ya voy no me molestes-nunca me ha gustado que me levanten así, por qué
no puede levantarme con amor con un beso en la mejilla, no es tan difícil.

Al cabo de 10 minutos sentada en el borde de la cama viendo un zapato


decidí levantarme para irme a duchar me puse mis jeans preferidos y una
blusa de color negro que tiene escrito hell y con mis típicas convers grises.

Le envié un mensaje a leila para que estuviera preparada para recojerla.


Baje a desayunar me despedí de mis queridos padres y me subí al deportivo
de jake.
Fuimos a buscarla, llegamos justo a tiempo para la primera clase. Me
despedí de jake y me fui con leila a física ¡argh! por qué tenía que ser física
un lunes por la mañana esto sí que no se puede poner peor.

-hana ya deja de suspirar te ves feísima-como siempre mi queridísima leila


haciendo comentarios que no me interesan en absoluto.
- puedes dejar de ser tan superficial- si, leila es hermosa rubia, alta, ojos
azules con un cuerpazo, sip esa es mi amiga una de las populares de aquí.

- Ay! ya hana lo siento si? Dame una sonrisa-dijo leila.

-bueno, bueno ya vamos a entrar antes de que el maestro colins nos deje
afuera- opte por decirle para que dejara de molestarme.

Entramos a clase y como siempre me senté en el medio con leila al lado


como todos los días, mi vida es muy monótona si señores y señoras está es
la famosa vida de Hana Nessman.
¿Sera que mi suerte cambiara hoy?
Por fin sonó el timbre que indica que estamos en receso me fui con leila
al comedor y como siempre todos nos miraban, bueno a mi por ser la
hermana de jake y a leila pues por qué es leila.

-hana ya deja ese humor de perros- me dijo mi queridísima leila.


- O si que sirves de ayuda leila deberías de ser psicóloga- le dije con mucho
sarcasmo.

Leila suspiró y nos sentamos.

-mira quién está ahí!-


Mire y ahí estaba en la mesa de los populares, En el Centro jake y Ares,
esta muy guapo hoy! lleva unos jeans y una camiseta de color rojo en
definitiva que hombre!.

A leila le encanta mi hermano pero jake la ignora igual que Ares lo hace
conmigo, si es triste pero bueno seguro no somos lo suficiente para ellos.

Se acabo el recreo entonces leila y yo nos vamos a nuestra clase de biología


¡arg! odio biología, bueno lo odio todo menos Ares.

-hana el viernes hay una fiesta en casa de Zac vamos a ir cierto?- dijo leila.

Zac es uno de los populares y amigo de jake y como todos los populares,
son del equipo de fútbol americano del colegio.

-mmm no se -- la verdad no me gustan mucho las fiestas prefiero ver una


película.

Leila me puso su carita de perro abandonado Ah que se le puede hacer.

-está bien pero no te vayas por ahí dejándome sola como siempre-
-si si te lo juro- me dijo con su cara picara, la verdad no le creo para nada,
pero es mi mejor amiga.
-además va a ir Ares-dijo leila
-yo sé... pero igual nunca me mira ni me hace caso así que no vale la pena-

Es cierto nunca me ha mirado ni en mi casa ni en el colegio, ni mucho


menos en una fiesta ya que siempre está con una mujer o con dos a la vez.

-tú tranquila hana estaré en tu casa a las 4:00 de la tarde para arreglarte vas
a quedar hermosa, vamos a idear un plan para que él te haga caso y caiga a
tus pies-

Por fin sonó el timbre que indica que estamos en receso me fui con leila
al comedor y como siempre todos nos miraban, bueno a mi por ser la
hermana de jake y a leila pues por qué es leila.

-hana ya deja ese humor de perros- me dijo mi queridísima leila.


- O si que sirves de ayuda leila deberías de ser psicóloga- le dije con mucho
sarcasmo.

Leila suspiró y nos sentamos.

-mira quién está ahí!-


Mire y ahí estaba en la mesa de los populares, En el Centro jake y Ares,
esta muy guapo hoy! lleva unos jeans y una camiseta de color rojo en
definitiva que hombre!.

A leila le encanta mi hermano pero jake la ignora igual que Ares lo hace
conmigo, si es triste pero bueno seguro no somos lo suficiente para ellos.

Se acabo el recreo entonces leila y yo nos vamos a nuestra clase de biología


¡arg! odio biología, bueno lo odio todo menos Ares.

-hana el viernes hay una fiesta en casa de Zac vamos a ir cierto?- dijo leila.

Zac es uno de los populares y amigo de jake y como todos los populares,
son del equipo de fútbol americano del colegio.
-mmm no se -- la verdad no me gustan mucho las fiestas prefiero ver una
película.

Leila me puso su carita de perro abandonado Ah que se le puede hacer.

-está bien pero no te vayas por ahí dejándome sola como siempre-
-si si te lo juro- me dijo con su cara picara, la verdad no le creo para nada,
pero es mi mejor amiga.

-además va a ir Ares-dijo leila


-yo sé... pero igual nunca me mira ni me hace caso así que no vale la pena-

Es cierto nunca me ha mirado ni en mi casa ni en el colegio, ni mucho


menos en una fiesta ya que siempre está con una mujer o con dos a la vez.

-tú tranquila hana estaré en tu casa a las 4:00 de la tarde para arreglarte vas
a quedar hermosa, vamos a idear un plan para que él te haga caso y caiga a
tus pies-

Bufé por qué se que eso nunca va a pasar los populares nunca se enamoran
ni mucho menos Ares, el es frío casi nunca sonríe y nadie quiere tampoco
hacerlo enfadar.

-bueno vamos a ver si funciona- la verdad no tengo nada que perder.

Leila se rió y nos despedimos al dejarla en su casa.


La semana pasó muy rápida y sin darme cuenta ya era viernes.
El
Es viernes! Leila y yo estamos ideando un plan para conquistar a Ares y
ella a jake.

-Hana ya deja de moverte, no ves que vas a parecer un payaso si sigues


moviéndote no me dejas maquillarte bien!-dijo leila... yo no confío en ella,
mantiene viendo tutoriales por YouTube y ya se cree una profesional.

-claro leila estoy muy tranquila- dije sarcásticamente.


-ya falta poco hana te prometo que vas a verte mil veces más hermosa de lo
que eres ahora-me dijo con un tono de satisfacción indicando que le gusta
como está quedando mi transformación.

Al cabo de una hora y media por fin leila dejo de tocarme la cara y pude ver
lo que me había echo estoy asustada será que parezco un payaso, pero para
mi sorpresa estoy realmente bonita. O si mejor dicho estoy buenísima si
fuera hombre me enamoraría.

-bueno, ya basta hana que me está dando terror la cara que estás poniendo
mientras te ves el en el espejo pareces una sicópata -dijo leila burlándose de
mí. Pero la verdad me importa una mierda lo que diga yo hoy estoy muy
guapa.
Después de que me peinara que por cierto me deje el cabello suelto, me
llega por la cadera. Si, tengo el pelo muy largo, pero me encanta.

En las puntas tengo hondas naturales y opte por ponerme un vestido que me
había regalado mi madre cuando cumplí 15 años, es corto como 5 dedos por
encima de la rodilla aterciopelado y de color rosa tirando a violeta y unos
zapatos de vestir, ya que tacones no me voy a poner por qué mido 1'75.

Cuando salí del baño leila se quedó con la boca abierta, obvio estoy que me
como yo misma de lo bonita que estoy. Pero leila no se queda atrás está
bellísima casi tan linda como yo, con unos tacones y un vestido negro que
le deja ver sus hermosas piernas y maquillaje lijero.

Salimos de la casa y llegamos a la casa de zac, todos ya estaban borrachos,


otros drogandose y pues obvio que teniendo sexo son adolescentes que iban
a hacer si no? A tengo que decir que yo soy virgen. Estoy guardándome
para Ares si es que me hace caso.

-Hana ahí está Ares y con jake- me dijo mi desesperada leila. Hay esta Ares
con unos jeans oscuros y una camiseta negra que se le marcan sus hermosos
músculos y con su cabello ligeramente despeinado en definitiva está
guapísimo.
-suspire-que guapo es-pero ahí estaba ella la más puta de todo el colegio
detrás de Ares como siempre Kelly ¡arg! no la soporto siempre está de
ofrecida. Ares ya se ha acostado con ella bueno y con otras pero a la que
más odio es a ella.

-y mira quién está ahí- dije con tono de burla.


- kelly - dijo leila con tono de fastidio.
-y ahora qué hacemos?- le pregunte a leila ya que ella es la cabeza de este
equipo, ella ideó el plan.
-tú tranquila vamos a beber y a bailar y después seguimos con el plan- dijo
leila.
Fuimos a la barra y pedimos vodka con cocacola y pues creo que ya estoy
mareada así que deje de tomar y me puse a bailar, estoy bailando con leila y
el me esta viendo. SI EL ME ESTA VIENDO!!!

-leila me está mirando, si lo ves, lo estás viendo cierto? - le dije


desesperada.
-si ya lo vi pero hazte la desinteresada no lo mires- así que le hice caso a la
jefa y me hice la desinteresada.

Al cabo como de media hora que el me estaba mirando el decidió ir a hablar


conmigo o eso creo por qué viene directo a donde estoy yo!.
-viene hacia aquí leila!!!-"-y entonces lo tenía tan cerca y me estaba viendo
con esos hermosos ojos cafés.
Cuando vi que pasó de largo y fue a hablar con la chica que está detrás de
mi?! No me lo puedo creer.
-Jajajaj hana no puedo jajaja-mi amiga riéndose de mí que bello.
- ya deja de reírte de mí foca retrasada, todo está mal no me lo puedo creer
ni me noto-dije deprimida.
- Ay hana tranquila tengo un plan B-me dijo muy decidida.
plan B
Que he echo mal? No lo entiendo, será que mi maquillaje se corrió?
Será mejor que vaya a comprobarlo.
Por qué ni un solo chico se me ha acercado esta noche... no me considero
preciosa pero yo tengo lo mío, además las chicas me miran raro como si se
burlaran de mi.
Entonces llegue a una puerta de color gris y entre cuando me vi en el espejo
casi me da un infarto.

-Que coño? Parezco el guason-

Estoy horrible mis ojos están negros prácticamente parezco un puto panda y
mi labial está esparcido por casi toda mi cara.
Que coño ha pasado.
Decidí limpiarme la cara y pues menos mal que en mi bolso traje base y un
labial y rímel.

Acabe de maquillarme y salí ahora sí que estaba perfecta.


Fui a la barra y le dije al Barman que me sirviera lo más fuerte que tuviera.
El solo se limitó a soltar una risita y me dio un baso con una especie de
líquido rojo pero a mí me dio igual me lo tomé de un sorbo.

Ya creo que voy por mi tercer vaso y ya me siento mareada no veo por
ninguna parte a Leila y eso, eso la verdad me daba igual por qué estoy en
sintonía me siento genial.

Por el rabillo del ojo podía ver a Ares bailando con la estúpida rubia que
estaba detrás mío antes.

De pronto alguien me tocó el hombro y me dispuse a ver quién era el que


me estaba molestando mientras acosaba a Ares y maldecía a la rubia.

Pero cuando me giré casi no pude pensar con claridad, es un chico como de
unos 18 años, alto de pelo castaño oscuro y con unos labios realmente
jugosos.
PD: soy una pervertida jijiji
- Que hace una chica tan hermosa como tú aquí sola?-
- disfrutar de la fiesta- arg! Hana es un chico hermoso no puedes dejar de
ser Sosa por una vez en tu vida.
Me di una bofetada mental, la verdad mi conciencia tiene razón.
Por mi suerte el chico río y dejo ver sus hermosos dientes blancos. O Dios
mío que chico tan lindo.

-lo siento no quise responderte así- dije apenada.


-no hay ningún problema, lo entiendo estás a la defensiva- río el chico- y
como te llamas?-

-Hana y tú?- le dije con mi mejor sonrisa.


-Rik Belton- me dijo el apuesto chico.

De fondo pude escuchar mi canción preferida Shape of you -- edd sheeran.


Entonces le agarre la mano a Rik y me puse en la mitad de la pista y
empezamos a bailar mientras yo cantaba y intentaba moverme aunque
parecía un pez fuera del agua ya que estoy muy mareada creo que el alcohol
por fin hizo su efecto.

Después de bailar mi canción pusieron una lenta así que abrace a Rik y puse
mi cabeza en su hombro y el rodeo sus fuertes brazos por mi cintura
estábamos dando vueltas y entonces lo vi.

Ares besándose con la rubia. Sentí un fuerte dolor en mi pecho, por qué esa
rubia no puedo ser yo por qué el no me puede mirar como mira a esa rubia,
no lo entiendo.
Sentía que estaba por llorar entonces alce mi vista y vi a Rik dándome una
cálida sonrisa.

Bah! Por qué no, me lance y lo bese.

O si! lo estoy besando, sentí un cosquilleo en mi estómago, Rik se veía


sorprendido pero me siguió el beso me apretó más contra el y entonces
volví a sentir un hormigueo en mi estómago será que me gusta Rik?
O no, lo que quiero es vomitar! Me aparte de el y vomite, ahí mismo en El
Centro de la pista podía escuchar a la gente apartarse y a las mujeres gritar
de asco hasta la música dejo de sonar.

Me siento muy mal! Creo que me voy a desmayar, después todo lo que
podía ver era oscuridad.

Creo que el plan B no funcionó.


Que he echo mal? No lo entiendo, será que mi maquillaje se corrió?
Será mejor que vaya a comprobarlo.
Por qué ni un solo chico se me ha acercado esta noche... no me considero
preciosa pero yo tengo lo mío, además las chicas me miran raro como si se
burlaran de mi.
Entonces llegue a una puerta de color gris y entre cuando me vi en el espejo
casi me da un infarto.

-Que coño? Parezco un payaso-

Estoy horrible mis ojos están negros prácticamente parezco un puto panda y
mi labial está esparcido por casi toda mi cara.
Que coño ha pasado.
Decidí limpiarme la cara y pues menos mal que en mi bolso traje base y un
labial y rímel.

Acabe de maquillarme y salí ahora sí que estaba perfecta.


Fui a la barra y le dije al Barman que me sirviera lo más fuerte que tuviera.
El solo se limitó a soltar una risita y me dio un baso con una especie de
líquido rojo pero a mí me dio igual me lo tomé de un sorbo.

Ya creo que voy por mi tercer vaso y ya me siento mareada no veo por
ninguna parte a Leila y eso, eso la verdad me daba igual por qué estoy en
sintonía me siento genial.

Por el rabillo del ojo podía ver a Ares bailando con la estúpida rubia que
estaba detrás mío antes.

De pronto alguien me tocó el hombro y me dispuse a ver quién era el que


me estaba molestando mientras acosaba a Ares y maldecía a la rubia.

Pero cuando me giré casi no pude pensar con claridad, es un chico como de
unos 18 años, alto de pelo castaño oscuro y con unos labios realmente
jugosos.
PD: soy una pervertida jijiji

- Que hace una chica tan hermosa como tú aquí sola?-


- disfrutar de la fiesta- arg! Hana es un chico hermoso no puedes dejar de
ser Sosa por una vez en tu vida.
Me di una bofetada mental, la verdad mi conciencia tiene razón.
Por mi suerte el chico río y dejo ver sus hermosos dientes blancos. O Dios
mío que chico tan lindo.

-lo siento no quise responderte así- dije apenada.


-no hay ningún problema, lo entiendo estás a la defensiva- río el chico- y
como te llamas?-

-Hana y tú?- le dije con mi mejor sonrisa.


-Rik Belton- me dijo el apuesto chico.

De fondo pude escuchar mi canción preferida Shape of you -- edd sheeran.


Entonces le agarre la mano a Rik y me puse en la mitad de la pista y
empezamos a bailar mientras yo cantaba y intentaba moverme aunque
parecía un pez fuera del agua ya que estoy muy mareada creo que el alcohol
por fin hizo su efecto.

Después de bailar mi canción pusieron una lenta así que abrace a Rik y puse
mi cabeza en su hombro y el rodeo sus fuertes brazos por mi cintura
estábamos dando vueltas y entonces lo vi.

Ares besándose con la rubia. Sentí un fuerte dolor en mi pecho, por qué esa
rubia no puedo ser yo por qué el no me puede mirar como mira a esa rubia,
no lo entiendo.
Sentía que estaba por llorar entonces alce mi vista y vi a Rik dándome una
cálida sonrisa.
Bah! Por qué no, me lance y lo bese.

O si! lo estoy besando, sentí un cosquilleo en mi estómago, Rik se veía


sorprendido pero me siguió el beso me apretó más contra el y entonces
volví a sentir un hormigueo en mi estómago será que me gusta Rik?

O no, lo que quiero es vomitar! Me aparte de el y vomite, ahí mismo en El


Centro de la pista podía escuchar a la gente apartarse y a las mujeres gritar
de asco hasta la música dejo de sonar.

Me siento muy mal! Creo que me voy a desmayar, después todo lo que
podía ver era oscuridad.

Creo que el plan B no funcionó.


Que he echo mal? No lo entiendo, será que mi maquillaje se corrió?
Será mejor que vaya a comprobarlo.
Por qué ni un solo chico se me ha acercado esta noche... no me considero
preciosa pero yo tengo lo mío, además las chicas me miran raro como si se
burlaran de mi.
Entonces llegue a una puerta de color gris y entre cuando me vi en el espejo
casi me da un infarto.

-Que coño? Parezco el guason-

Estoy horrible mis ojos están negros prácticamente parezco un puto panda y
mi labial está esparcido por casi toda mi cara.
Que coño ha pasado.
Decidí limpiarme la cara y pues menos mal que en mi bolso traje base y un
labial y rímel.

Acabe de maquillarme y salí ahora sí que estaba perfecta.


Fui a la barra y le dije al Barman que me sirviera lo más fuerte que tuviera.
El solo se limitó a soltar una risita y me dio un baso con una especie de
líquido rojo pero a mí me dio igual me lo tomé de un sorbo.

Ya creo que voy por mi tercer vaso y ya me siento mareada no veo por
ninguna parte a Leila y eso, eso la verdad me daba igual por qué estoy en
sintonía me siento genial.

Por el rabillo del ojo podía ver a Ares bailando con la estúpida rubia que
estaba detrás mío antes.

De pronto alguien me tocó el hombro y me dispuse a ver quién era el que


me estaba molestando mientras acosaba a Ares y maldecía a la rubia.

Pero cuando me giré casi no pude pensar con claridad, es un chico como de
unos 18 años, alto de pelo castaño oscuro y con unos labios realmente
jugosos.
PD: soy una pervertida jijiji

- Que hace una chica tan hermosa como tú aquí sola?-


- disfrutar de la fiesta- arg! Hana es un chico hermoso no puedes dejar de
ser Sosa por una vez en tu vida.
Me di una bofetada mental, la verdad mi conciencia tiene razón.
Por mi suerte el chico río y dejo ver sus hermosos dientes blancos. O Dios
mío que chico tan lindo.

-lo siento no quise responderte así- dije apenada.


-no hay ningún problema, lo entiendo estás a la defensiva- río el chico- y
como te llamas?-

-Hana y tú?- le dije con mi mejor sonrisa.


-Rik Belton- me dijo el apuesto chico.

De fondo pude escuchar mi canción preferida Shape of you -- edd sheeran.


Entonces le agarre la mano a Rik y me puse en la mitad de la pista y
empezamos a bailar mientras yo cantaba y intentaba moverme aunque
parecía un pez fuera del agua ya que estoy muy mareada creo que el alcohol
por fin hizo su efecto.

Después de bailar mi canción pusieron una lenta así que abrace a Rik y puse
mi cabeza en su hombro y el rodeo sus fuertes brazos por mi cintura
estábamos dando vueltas y entonces lo vi.
Ares besándose con la rubia. Sentí un fuerte dolor en mi pecho, por qué esa
rubia no puedo ser yo por qué el no me puede mirar como mira a esa rubia,
no lo entiendo.
Sentía que estaba por llorar entonces alce mi vista y vi a Rik dándome una
cálida sonrisa.

Bah! Por qué no, me lance y lo bese.

O si! lo estoy besando, sentí un cosquilleo en mi estómago, Rik se veía


sorprendido pero me siguió el beso me apretó más contra el y entonces
volví a sentir un hormigueo en mi estómago será que me gusta Rik?

O no, lo que quiero es vomitar! Me aparte de el y vomite, ahí mismo en El


Centro de la pista podía escuchar a la gente apartarse y a las mujeres gritar
de asco hasta la música dejo de sonar.

Me siento muy mal! Creo que me voy a desmayar, después todo lo que
podía ver era oscuridad.

Creo que el plan B no funcionó.


¡no puede ser!
Me levanto de la cama y lo primero que hago es concentrarme... que
coño hago yo en esta habitación que no es la mía!?
Que alguien por favor venga y me lo explique, pero estoy totalmente sola y
con ropa. Uff! Menos mal. Me levanto de la cama y observó la habitación
es de un chico definitivamente es muy, muy oscura? Si oscura paredes
negras y trofeos de rugby.

Decidí salir de ahí tanto negro no era bueno y me di cuenta que estoy en la
casa de zac. No puede ser donde está leila?
Cuando bajó las escaleras hay un montón de ebrios en el piso y la casa está
hecha un asco.
Salí de esa casa olía fatal. Menos mal que mi casa nada más estaba a unas
cuantas cuadras de está así que opte por caminar.

Al llegar a mi casa pude ver que mis padres estaban desayunando así que
me quite los zapatos para no hacer ruido y me fui a mi habitación muy
despacio sin hacer nada de ruido.
Logró entrar a mi habitación y lo que veo... no me lo creo! Hay está
LEILA!! Que coño hace leila aquí? Así que opte por tirarle un zapato.
Rebotó de la cama asustada... y pues me eche a reír.

-Que coño Hana, eso dolió. Serás perra- me dijo leila frustrada.
-más perra que tú seguro que no... me abandonaste en la casa de zac y si me
hubieran violado!- le dije furiosa.
-Hana... no recuerdas nada de lo que pasó?- me preguntó.
-mmm deja que piense emmm pues no estupida por qué me dejaste en esa
casa y SOLA?!-
-Hana te emborrachaste y te pusiste a besarte con un chico y encima
vomitaste en mitad de la pista y después te desmayaste te tuvimos que dejar
ahí, ya que todos estábamos ebrios-
-No me lo puedo creer y Ares me vio?- le dije muy asustada no me lo puedo
creer, vomite o Dios mío.
-si... Ares y toda la secundaria...-
-y el chico con el que me bese estaba guapo?- por lo menos espero que si,
ya que si me pasaron tantas cosas malas al menos no me sentiré tan mal.
-pues... estaba buenísimo-
-O si- dije con aire de superioridad.

Después leila y yo nos empezamos a reír como focas retrasadas aplaudiendo


y todo creo que todavía tenemos alcohol en nuestra sangre.

-y dime qué pasó después de que me abandonaras lograste avanzar?-


cuando le pregunte ella automáticamente se puso roja.
-si, pasó algo- me dijo con mucha pena.
-¿QUE? Cuenta, cuenta- le dije desesperada por saber qué pasó.
-pues, me bese con Jake- dijo así sin más, me quede en shock por unos
segundos, minutos, hasta que reaccione.
-¿QUE? No puede ser!- dije casi gritando.
Leila solo movía la cabeza dándome a entre que si era cierto.
-cuenta, cuenta- le dije emocionada. Leila ha estado enamorada de mi
hermano desde que lo vio hace 5 años.
-pues cuando te subimos a dejarte en la habitación con el chico guapo yo
baje para decirle a tu hermano como estabas... entonces hablamos un poco y
pues el ya se iba a ir con sus amigos otra vez así que yo me lancé a el ya
que estaba un poco borracha y no pensaba con claridad y lo bese el al
principio se vio sorprendido pero después me siguió el beso y cuando nos
separamos, solo nos miramos unos instantes y se fue sin decir una palabra-

WOW que romántico... pero el final no me gusto mucho... como que se


fue?.

-Leila tenías que haberle dicho que lo amas desde hace 5 putos años- le dije
ofuscada por lo tarada que es mi amiga.

-lo sé pero recuerda que estaba borracha y no sé qué pasó... bueno pero
dime tu que vas a hacer con Ares?-
- No lo sé, ya ningún plan funciona leila no se que más hacer creo que lo
mejor será rendirme.- le dije sin esperanza alguna.

-NO! Si yo pude tú puedes. Ares está abajo desayunando con jake yo lo vi y


por la hora que es tus padres tiene que ya haberse ido al trabajo-
-que me estás queriendo decir?- le dije a leila.
-Que lo beses, si te rechaza entonces ya olvídate de el pero si no lo hace
entonces haz que se muera por ti, que se arrodille ante ti-

Leila tiene razón, SI, voy hacerlo sin más palabras me levante de la cama y
abrí la puerta baje las escaleras decidida y hay estaba desayunando con su
pelo despeinado y sus bellos ojos color miel.
Fui directamente a donde el, vi que mi hermano no estaba ¡vía libre! así que
es mi oportunidad y sin más preámbulos lo agarre por la camiseta y me le
quedé mirando unos segundos. El se veía confundido, lo acerque a mi boca
y cerré mis ojos dejándome llevar por el momento pero sentí un fuerte dolor
en mi boca.

-Auch!- espetó ares.

O no, no puede ser choque contra sus dientes, es que estoy muy nerviosa...
él se ve anonadado... Dios por qué nada me sale bien?

Ares no está hablándome solo está mirándome fijamente sin decir una
palabra.
Siempre había deseado que me mirara pero ahora estoy avergonzada, estoy
temblando que hago???.

Pues correr, corrí lo más rápido que pude a mi habitación y me encerré.

Cuando me giré a contarle todo a leila. Ella ya no estaba.


Era de esperarse siempre se las pira.
Pero entonces escuche unos pasos alguien estaba subiendo las escaleras.
Intentaron abrir la puerta de mi habitación pero me recosté en ella para que
no pudieran abrirla...

la empujaron y se abrió. Me quede en shock al ver quién era y entonces...


¿que acaba de pasar?
Es Ares! Que hace Ares en mi habitación? O Dios será que me va a decir
algo por el beso... digo el saludo de dientes... argh! Si que doy pena.

-Que fue lo que acaba de pasar ahí abajo?- me dijo con su voz ronca que
tanto me encanta.
- Y-yo lo s-siento mucho- dije sin mirarlo a los ojos.

Pero entonces pensé y dije:


-lo hice por qué te amo. Desde la primera vez que te vi no dejo de pensar en
ti, y quiero que tú me hagas caso...- O Dios mío me estoy declarando a Ares
mi dios griego el único en mi vida.

-Jummmm me estás diciendo que la hermana pequeña de mi mejor amigo


está obsesionada conmigo? JA! Crees que no lo sabía?- dijo Ares con una
risa burlona.

No! Esto no es lo que quería ahora el se lo va a decir a todo el mundo... por


cierto tan obvia soy? Estoy acabada. Se lo va a decir a mi hermano.

-por favor no se lo dig-


-no se lo voy a decir a nadie tranquila- me interrumpió todavía con su risa
burlona.

No sé qué decir, Él no se mueve todavía me mira y sigue sonriendo esto sí


que es raro pero se ve tan sexy.

-a cambio me tienes que hacer todo lo que yo quiera- me dijo


interrumpiendo mis pervertidos pensamientos.
-cosas como... ser tu sirvienta?- le dije confundida.

Él soltó una risita y negó con la cabeza.

-no, Hana lo que voy a hacer es destruir tu inocencia, voy a hacer todos tus
deseos realidad, pero quiero que sepas que no voy a enamorarme de ti. Y
solo te utilizaré cuando no tenga nada más que hacer-
-y si no quiero hacer nada de lo que me digas?- le dije con un hilo de voz.
-entonces les diré a todos que cuando tenías 13 años te measte en la cama,
con 14 años me robaste una camiseta y la olías a escondidas, y que desde
los 15 años tienes un álbum de fotos mías hasta durmiendo, que con- lo
calle enseguida poniéndole mi mano sobre su boca, no me lo puedo creer
por qué sabe tantas cosas de mi. Qué vergüenza, qué vergüenza.

-entonces prácticamente me estás chantajeando- le dije preocupada y


avergonzada.
-prácticamente... SI- dijo con una sonrisa de lado que me mata!
-Ah, y no le digas a nadie, lo que hacemos, no me gustaría tener que pelear
con jake por TU culpa- dijo resaltando la palabra "Tu".

Dicho eso se dio media vuelta y se fue no sin antes dejar un casto beso
sobre mis labios.
He sido besada por Ares, y chantajeada también, no sé si estar feliz o
asustada.
Yo le daría todo a el, pero el dijo que nunca me va a amar... voy a sufrir, si
segurísimo que si.

Necesito a leila, donde está Cuando uno la necesita. Fui rápidamente


agarrar mi teléfono y marcarle, al segundo pitido respondió.

-oye perra, solo han pasado 20 minutos de habernos visto y ya me llamas.


Tanto me extrañas?-
-claro que no maldita... es que acaba de pasar algo con Ares y te lo tengo
que contar es YA!-

Después de como 30 minutos explicándole todo a leila lo único que hizo fue
reír... si reír esa es mi amiga en los momentos difíciles y importantes ella se
ríe.

-YA! Leila para! Quiero consejos, C-O-N-S-E-J-O, si sabes lo que es eso?-


le dije sarcásticamente.
-ok, ok amargada. Pues yo digo que has avanzado y mucho. Ahora lo único
que tenemos que hacer es que se enamore de ti y ya! Listo!- dijo tan
tranquila.
-Aja, si que fácil suena, pero hacerlo es otra cosa. Estamos hablando de
Ares! El nunca siente celos, ni repite de chica y mucho menos que sienta
amor... y soy la hermana de su mejor amigo-
- ay! Hana relájate déjame dormir ok? Tengo sueño no he dormido nada,
mientras sueño ideó un plan tú tranquila déjamelo a mí- me dijo
bostezando.
- está bien... confió en ti, Chao te quiero- le dije.

Después de colgar me acosté sobre mi cama, y mientras pensaba sobre los


labios de Ares y sus hermosos ojos, me quede dormida.

De pronto sonó un fuerte ruido en el piso de abajo, me desperté de un


brinco.
Mire la hora y son las 1 de la mañana,
fui a aventurarme a ver qué sucedía en la planta de abajo, que por cierto soy
una gallina veo muchas películas de terror y siempre sucede algo cuando la
estúpida pregunta quién anda ahí? Así que solo me quede callada y baje las
escaleras con un zapato en la mano.

Fui a la sala que es de donde provenía el ruido y solo eran jake y Ares
jugando a los videojuegos, revise por todas partes y papa y mama dejaron
una nota diciendo que no vendrían a dormir esta noche.

La Luz de La Cocina se encendió viendo a un hermoso Ares sonriéndome


de lado yendo directamente hacia mi.
ya lo sabia
Sentí sus fuertes brazos sujetarme la cintura mientras sigilosamente y
peligrosamente se acercó a mi oído y me susurró.

-hueles muy bien- dijo Ares con una voz ronca.


-gra-gracias-

Me sonrió y se hundió en mi cuello, pude sentir la punta de su nariz que


rozaba contra mi piel, de arriba hacia abajo, lentamente y tan tentador.

Deseo que me bese el cuello, los labios, deseo que me posea ahora mismo
en este instante.
Pero desgraciadamente la voz de mi hermano sonó como alarma, me separe
de él bruscamente.

Y muy muy sonrojada... él en cambio se veía normal. Me miró por un


instante analizándome y se fue a donde mi hermano.

Me asomé por curiosidad.

-oye y mi cerveza ?- dijo jake.


-no pude encontrar nada, ya que una gatita me hipnotizo- dijo entre risas
Ares.

¡Que está diciendo? Mi hermano acto seguido lo miró raro.

-está bien amigo, yo sé que tú siempre has sido muy peculiar- le dijo mi
hermano mientras esbozaba una sonrisa.

Se paro y fue directamente hacia La Cocina, así que yo me fui


sigilosamente hacia mi habitación.

Casi no pude dormir, pensando en Ares... no me lo puedo creer todavía, él


abrazándome, mirándome, sonriéndome.

Solté un suspiro( de amor) y me fui hacia la escuela puesto que ya eran las
6:30 de la mañana, mis padres todavía no habían llegado...

Que pillines, seguro estarán... iugh! Mejor ni lo pienso.

Me dispuse a desayunar, mi hermano bajo y me saludo con un beso en la


frente.

-Que raro- dijo serio mirándome.


-Que?, por qué ?- dije nerviosa.
-Es muy raro que te hayas levantado sola- me dijo riéndose.

Yo solo asentí y le di una sonrisa. Uff menos mal que solo era eso. Ya me
estaba asustando.

Que paranoica soy. Mi hermano me llevó al colegio.

Matemáticas, a primera hora. Esto es un asco.


Llego Leila con su hermosa melena rubia y su risueña sonrisa.

-Hana! Que tal? Me extrañaste?- me dijo entre risas.


-mi amor! No hay ni un solo segundo que no pare de pensar en ti!- le dije
dramáticamente.
-pues qué pena cariño... por qué nos tendremos que separar- me dijo casi
llorando.
-NO!!!!- le dije extendiéndole mi mano mientras se alejaba.

-Nessman! Ya deja tu drama y entra a mi clase, pero ¡YA!- me comentó mi


profesor de matemáticas. Que por cierto no le caía muy bien.

-ya voy profe- le guiñe un ojo a Leila mientras ella se reía de mí y entre a
esa aburrida clase.

Pasaron dos horas y todavía seguía el profe explicando algo que ni siquiera
sabía que era.
Maldigo al que invento las matemáticas.

Ya era la hora del recreo. Fui al comedor y me encontré con leila sentada en
donde siempre y con dos bandejas de comida.

- Esa es mi chica- le comenté.


-la única que tienes- dijo riéndose.

Estábamos hablando, quejándonos de todos, si, somos unas amargadas.


Hasta que algo captó mi atención. Ahí estaba Ares. Tan Hermoso como
siempre. Con unos jeans azules oscuros, y un hermoso polo negro.

Se sentó junto a mi hermano. Lo estaba observando cómo una estúpida


hasta que apareció Kelly, la chica más popular del colegio la típica jefa de
las animadoras del club de fútbol. Se sentó en el regazo de Ares y lo beso!,
si, bueno lo está besando todavía.

Y lo peor es que me vio, si, mientras él se estaba besando con esa PUTA!
Me está viendo y pude divisar una sonrisa burlona.

Leila también lo vio así que se giró automáticamente hacia mí y me miró


con una cara de : Hana tranquila.

-Ya lo sabía- musité en un suspiro.


-el que ?- pregunto Leila confundida.
-que el nunca se va a enamorar de mi.-

Leila no dijo nada. Y Ares pues ahí estaba todavía besándose con Kelly...
que Asco.

Intenté controlar mis lagrimas pero cuando me di cuenta ya se estaban


derramando, como una cascada.

Leila me acompañó al baño y nos quedamos ahí hasta que ya me sentía


mejor.

Quiere jugar? Pues juguemos, él lo dijo.


Nunca me va amar, dijo que me iba a destruir.
Vamos a ver quién destruye a quien.
¿entonces?
Viernes 13... si, hoy es viernes y no uno normal, no chicas/os es un día de
mala suerte! Por qué ? Pues por qué no han visto la película de viernes 13?
Jackson... siii! El chico raro con la máscara de hockey y un machete.

Y además de eso ya han pasado dos días desde que Ares se beso con la
¡PUTA!, digo Kelly...

-Hana, despierta chica, tienes una cara muy creepy-


-suspire-Que quieres Leila, no ves que estoy pensando?-

-Uy perdón, Charles Louis Montesquieu- me dijo leila sarcásticamente.


-Leila se nota que estás prestando atención a la clase de literatura no?-
-pues si, esa vieja se la mantiene encima mío... no me deja ni ir al baño
sola- me dijo haciendo un puchero.
-pues obvio, no ves que te vas siempre a verme... creo que nuestra relación
te está afectando demasiado... necesitamos un espacio-le dije sería.
-pues yo creo que ... me la suda todo el mundo. Yo de ti no me separo- y
nos empezamos a reír.

-Hana, hoy por la tarde Iván uno de los populares y amigo de tu hermano y
futuro novio mío, va a hacer una fiesta. Así que vamos a ir - me dijo leila
muy decidida.
-No se leila... va a estar Ares. Y pues me dolió mucho que se besara con
Kelly y además de eso burlándose de mí!-
-No que te ibas a vengar?-me dijo con una sonrisa pícara.-La Hana que yo
conozco no se deja derrotar tan fácil.-

Esa frase abrió una puerta de mi cerebro... Oh si! La que había decidido
cerrar con llave... La Venganza!

Yo soy muy vengativa... bueno lo era por qué hace tres años decidí dejar de
serlo. Quieren saber por qué ?

Pues por qué envié a una chica al hospital. Por qué se metió conmigo y con
Leila y NADIE se mete con Leila y menos conmigo!
Pero Ares se lo buscó. No sabe con quién está jugando... pobre, pobre Ares.

-Y entonces? Que dices Hana?- me dijo leila todavía esbozando una sonrisa
malvada.
-OH! Si Leila vamos a hacerle daño!- le dije respondiéndole con otra
sonrisa aún más malvada que la de ella.

-MUAJAJAJA!- dije imitando a las risas malvadas de los villanos de


Disney.
-¡¡¡MUAJAJAJA!!!-gritó Leila.

-LEILA, HANA a detención, estamos dando clases y ustedes riéndose


como desquiciadas, Afuera pero ya!- dijo la profesora.

¡MIERDA! Me olvide que todavía estamos en clase.

-Perdón profe, ahora salimos- dije


-Bueno mejor, ya no me la aguantaba, hablando sobre economía y política...
que mierda! estamos en artes a ella si se le va la olla- dijo entre risitas Leila.

-SH! Leila harás que nos dejen dos horas en detención... con una es
suficiente yo creo, así que cállate-
-está bien, está bien-

Nos levantamos y fuimos a la mesa de la profesora y agarramos los dos


papeles para ir directos a detención una hora.

-bueno Amo a idear el plan- dijo leila mientras se rozaba las manos.

-SI! Igor a idearlo se ha dicho!- dije maquiavélica.


la fiesta
Son las 7 de la noche, y leila como siempre de puntual está en mi casa,
nótese el sarcasmo.

-¡LEILA JACKSON O'BRIEN! Donde estás metida? Ya son las 7 de la


noche y ni siquiera estoy vestida- le dije muy ofendida por el teléfono.
-ya voy hana, es que mi madre se enfadó conmigo pero conseguí escaparme
estoy a una cuadra de tu casa corriendo como una loca- me dijo con su voz
agitada.
-más te vale... por qué si no t- y el timbre sonó.

-HANA! Ábreme ya!-

Claro quién va a ser si no? Pues leila.

-ya voy-

Llegamos a mi cuarto y lo primero que hicimos fue peinarnos, opte por


dejarme el cabello suelto, con un poco de ondas en las puntas, leila se lo
recogió en un moño que le queda hermoso.

El maquillaje... intente hacérmelo yo pero me quedo todo el ojo negro


parecía un panda, eso no es lo que tenía en mente...

Por suerte mi querida leila me ayudó y quede de Puta madre!

Elegí una falda apretada color rosado con su top.

Leila eligió un vestido rojo que le queda, precioso se le notan las curvas un
montón, en definitiva hoy de que arrasamos, arrasamos.

La casa de Iván queda a 6 cuadras de la mía así que decidimos a papel y


tijera si ponernos tacones, yo dije que no y leila que si pero adivinen quién
ganó... pues yo!.
Mis padres hoy no estaban, se fueron de viaje... no sé por qué, pero se
fueron.
Pero bueno mejor para mi.

Jake seguro estará en la fiesta con... Ares.

-¡oye! Hana, hola?- decía leila mientras agitaba su mano por delante de mi
cara.
-mmm, si?-
-amiga, deberías de verte, pones una cara de retrasada... algún día te tomaré
una foto ya verás- me decía entre risas.
-vale, vale pero aún así salgo preciosa yo sé que si- le dije con mi sonrisa
frívola.

Al cabo de 10 minutos ya estábamos delante de la casa de Iván, es un


desastre apenas son las 11 y ya están tan borrachos... habían unos en el
jardín vomitando y otros creo que estaban follando... la verdad no sé ni
quiero saberlo.

Apenas cruzamos la puerta de la casa pude sentir un olor a alcohol que me


inundó las fosas nasales, pero todo ese olor fue sustituido por el dulce olor
del amor... por qué? Pues por qué ahí estaba Ares con una camiseta negra,
su perfecto cabello alborotado y esos jeans que le quedan como para
comerse su ajh@/&/))-
¡Argh!

-hana se te está callando la baba-


Rodee los ojos, siempre tiene que andar molestándome.
-leila que no ves que ando ocupada deleitándome con la vista que tengo.- le
dije
Un poco estresada.
Ella nunca lee el ambiente.

-hana que no te acuerdas lo que te hizo ayer?


Oh! Claro que me acuerdo, y muy bien.
-si... si me acuerdo- le dije un poco desanimada.- pero tranquila ya tengo un
plan, pero primero a beber, por qué sin alcohol no puedo realizarlo- le dije
mientras me dirigía a la barra.

Después de haberme tomado 5 chupitos ya me sentía más en sintonía, así


que me puse a bailar.

Estaba bailando y pude visualizar a Ares con esa puta de Kelly... argh! Es
que no se cansa ella de andar detrás de el. Pero lo peor es que el la estaba
manoseando.

Pero ella no me iba a arruinar el plan, oh no claro que no.

Ya es hora de que empiece.

Empecé a bailar al ritmo de la música lenta, sensual. Mientras le daba


miradas fugases a Ares, y como lo pensé el me vio, así que como lo predije
el fue a la pista acercándose a mi lentamente mirándome como si fuera su
presa, pero lo que el no sabe que esta vez yo soy el depredador.

Se me acercó por atrás mientras me tocaba la cintura podía sentir su


respiración en mi cuello.

-gatita, gatita... está fiesta no es para niñas- me decía mientras se reía


roncamente.
- quien dijo que soy una niña?- le decía mientras me quedaba cara a cara
con el.

Cuando le dije eso el mostró una sonrisa cínica, hizo que mis bellos se
erizaran.

-entonces ya no eres una niña?- me dijo


Yo le negué con la cabeza.
-mmm, muéstrame que no lo eres- me dijo en un susurro muy cerca de mi
boca.

No lo pensé dos veces y lo agarre por el brazo y fui hacia las escaleras para
subir a un cuarto y enseñarle que ya no soy una niña con la que puede
jugar... o si?.

Cuando entramos al cuarto el se veía un poco sorprendido pero cambio en


cuestiones de segundos reemplazándola por una llena de confianza.

- y ahora gatita ? - me preguntó mientras se cruzaba de brazos y se reía.

No me lo pensé dos veces y lo agarre de la camiseta y muy cerca de sus


labios le susurré.

- esto -

Y lo bese, el no me dejo invadir su boca, tardó en reaccionar, pero solo


fueron segundos. Por qué después pude sentir sus fuertes brazos alrededor
de mi cintura mientras me cargaba y me dejaba en la cama.

Se separó de mi por falta de aire, mientras me tocaba la cadera con una


mano y con la otra me agarraba la cara para que no me separará de el, era
un animal, furioso, pude sentir como me mordía el labio y gruñía por qué
yo no le abría la boca, no se lo iba a dejar tan fácil.

El derrotado se separó de mi, pude sentir mis mejillas arder de la vergüenza,


dije mi plan funcionó, no le deje que siguiera.

Así que pensé que lista para irme y dejarlo con las ganas pero una mano me
lo impidió y me volvió a dejar en la cama.

Ares esbozó una sonrisa malvada mientras miraba mi intimidad.

Fue tan rápido que cuando me di cuenta el ya estaba abajo de mi falda, pude
ver su espalda sin camiseta, cuando se la quitó?

Que está pasando? Me sentí mareada, pero ese sentimiento se reemplazo


por placer, que estaba sucediendo? Sentía una oleada de calor en mi
feminidad, sentía su lengua recorrer mi clítoris como me lamía de arriba
abajo.
-mmm ah Ares-

Gemía y gemía, pero ese no era el plan así que intente quitármelo.

- P-para a-res n-no, basta- le decía tartamudeando.

Lo intenté empujar con las manos pero el me agarro las caderas tan Fuertes
que solté un pequeño grito de dolor.

Lo sentí gruñir contra mi feminidad, que hizo que me estremeciera más de


lo que ya estaba, de pronto sentí un increíble placer y acto seguido me tape
la boca para no gritar mientras tenía espasmos.

Ares se separó de mi y pude ver cómo se lamia la boca y se acercaba a mí.

- enserio pensabas que me ibas a dejar insatisfecho gatita? Nadie me deja


con las ganas - me dijo contra mi oído.

Se levanto de la cama agarro su camiseta y se fue de la habitación


dejándome ahí tirada.

No pude hacer nada más que llorar, está me las vas a pagar Ares.
!auch¡
Ya ha pasado una semana desde lo ocurrido en la fiesta.
No dejo de pensar en él, en sus ojos, todavía me queman los lugares en
donde me tocó.

Estoy tan enamorada de él que duele hasta respirar. Pero lo que me hizo en
la fiesta después de haberme tocado como lo hizo, ningún hombre me había
manoseado ni mucho menos haber visto mi feminidad de esa manera, solo
uno y ese es el ginecólogo.
Pero Ares se pasó de la raya. Tengo que vengarme, me dejo tirada llorando,
ni una caricia ni nada solo fue lujuria.

- hana, ahora nos toca mates no? - me pregunto leila.


- si... - le dije en un susurro.
- hana, cariño no te martirices por lo que pasó en la fiesta de Iván- me dijo
acariciando mi cabello.
- está bien leila, pero tenemos que hacer algo y tú lo sabes, no podemos
dejar esto así.- le dije.
- ya pensaremos en algo, tu tranquila que seguro se me ocurre cualquier
locura, pero tenlo por seguro que esta guerra la ganamos nosotras- me dijo
sonriendo pícaramente.

Al cabo de un rato cuando acabó la hora de matemáticas, fuimos al


comedor.
Y por supuesto ahí estaba él.

Sin duda no lo mire pero tenía a leila para que me informara de todo.

-Hana no te asustes pero ahí viene tu galán directo a nosotras- dijo leila un
tanto nerviosa.
- ¿QUE? - le dije casi gritando.

Iba a decirle algo más pero ya era demasiado tarde.

- gatita, como has estado? - me dijo mientras enterraba su cara en mi


cabello.

Pude sentir como aspiro mi aroma, casi me desmayo.

- b-bien y tu? - le dije intentando sonar tranquila, pero mis manos me


delataban.

- pequeña, hoy voy a ir a tu casa, espero que estés lista para lo que viene -
me dijo con una risa ronca.

Lo fulmine con la mirada y le solté.


- no creo que pueda jugar contigo mucho tiempo, hoy tengo una cita - le
dije recalcando "cita".

Pude ver cómo leila hizo un O con su boca y Ares puso los ojos como
platos.

- ¿una cita? JA y con quien? - dijo riéndose con burla.

Estaba temblando que iba a decir, en realidad no tenía ninguna cita, que
decía, que hacía, Dios la e cagado.

- Conmigo - dijo una cuarta voz.

Todos nos giramos hacia dónde provenía el sonido de aquella masculina


fama. Casi se me sale un grito.

Era un rubio que estaba buenísimo, unos labios, unos ojos verdes, en
definitiva HERMOSO.

- ¿ con kaiet ? - dijo Ares mirando al rubio con una mueca rara que no logre
descifrar.

El rubio ignoro el comentario del castaño y me comentó.


- Hana Nessman, te voy a recoger a las 7 en punto. - y con esto me guiñó un
ojo y se fue.

Ares gruño y se levanto de la mesa sonoramente y se fue por una dirección


contraria a kaiet.

- O Dios mío, hana tienes a dos dioses gringos peleando por tu amor - chilló
leila.
- claro que no leila y baja la voz. - le dije en un suspiro.

Después de eso nos fuimos a nuestra siguiente clase.

Pasaron 4 horas y por fin sonó el maldito timbre que indicaba que ya
podíamos irnos a nuestras casas, baile como en high school musical, cuando
están mirando el reloj para poder salir a vacaciones, incluso tire un libro y
le dio en la cabeza a leila.

- ¡ AAh! - gritó leila.


-ups, estás bien ? - le dije mientras le acariciaba la cabeza.
- CLARO QUE NO ESTUPIDA UN POCO MÁS Y ME ABRES LA
CABEZA - me dijo gritando.
- bueno bueno, pensé que me iba a quedar mejor creo que me vi genial - y
hice un gesto raro con los dedos.

Pude ver cómo la nuestros compañeros nos miraban raro y como mi


profesora preferida negaba con la cabeza mientras se reía.

Salimos del colegio y nos fuimos a mi casa directo, leila vive muy cerca de
la mía así que siempre vamos primero a mi casa y después ella se va a la
suya.

- hana, plan 356 activado, tenemos que ponerte guapísima para que Ares
tenga celos - dijo leila riéndose malvadamente.
- siiiiii - y le seguí el juego.

Lo primero es lo primero, la ducha.


Fui escaleras hacia arriba y gire a la derecha y hacia el baño se a dicho.
Después leila me tendió una toalla y como si estuviéramos sincronizadas
empezó ella a peinarme mientras que yo me lavaba los dientes, después me
ponía mi ropa interior y ella me ponía la camiseta y yo el short. Por último
los zapatos.

- listo, ahora el maquillaje, siéntate - me ordenó.

Me senté y deje que ella hiciera magia con sus magníficas manos.

Cuando acabó pude visualizarme entera en el espejo que tengo junto a mi


cama y estaba...
P-r-e-c-i-o-s-a.

- el cabello... que hacemos con el? - le dije a leila.


- vamos a hacerte una coleta de cabello bien tumblr.- me dijo mientras
reímos por la última palabra.

Cuando terminó justamente tocaron el timbre, ya eran las 7 de la noche, así


que le dije a leila que me deseara buena suerte y me fui escaleras hacia
abajo.

- a donde vas enana? - me pregunto jake.


- a una cita - le dije mientras reía inocentemente.
Por detrás de jake pude ver que se encontraba ares cruzado de brazos
mientras me veía muy serio.

- bueno enana , cuidado y utiliza condón - me dijo mientras se reía.


Yo me reí igual y volví a ver a Ares para lanzarle una mirada coqueta, pude
notar cómo se ponía tenso por el comentario de jake.

Hana 1 : Ares 0

Abrí la puerta y ahí se encontraba él, que hombre, casi se me cae la baba,
lleva un jean ajustado y una camiseta negra un poco holgada.

-hola preciosa, nos vamos - lanzándome una sonrisa matadora.


- claro - le dije muy pícara.

Entramos a su deportivo, en todo el camino hablamos de donde me iba a


llevar, yo estaba muy curiosa, pero el me repetía que era una sorpresa.

Estacionó el coche en un bosque, un poco desolado para mi gusto.

O no Hana, te van a violar, dice mi conciencia, bueno si es este papi el que


lo hace me dejaría.
Me reí por dentro por la estupidez que acabo de soltar mentalmente.

- ven princesa, quiero enseñarte algo - me dijo agarrándome la mano.

Caminamos un poco hasta que llegamos a una especie de lago que la luna
alumbraba aquel hermoso paisaje.

- Wow, es alucinante, que lugar - dije mirando hacia todos lados.


- lo sé, es mi lugar favorito, ven vamos a meternos.- me dijo mientras se
quitaba los zapatos.

Cuando se quitó la camiseta, casi se me cae la mandíbula, está buenísimo,


tiene toda la tableta de chocolate sus 8 cuadritos bien marcados.

- que hombre - dije en un suspiro.


- mmm? - dijo el.
- ammm nada que ya me meto - le dije riéndome nerviosamente.

Empecé quitándome mi blusa, entonces me percaté que el me estaba


observando.

- ummm, me da vergüenza, podrías no mirar? - le pregunte con pena.


- A si lo siento - dijo riéndose y se dio la vuelta.

O por dios que espalda.

Termine de desvestirme y fui directo al agua, estaba helada.


Me metí hasta el fondo, después pude sentir unas manos alrededor de mi
cintura.

- pequeña no te me ahogues- dijo entre risas.


Hice un puchero.
- no soy una niña, ya tengo 16 años - le dije riéndome.
El me dio una sonrisa ladeada. Y se veía muy sexy con el cabello mojado.

- princesa tienes los labios morados, seguro que estás bien? - me preguntó
frunciendo en entrecejo.

- si, estoy bien, solo hace un poco de frío - le dije titiritando.

- por qué me invitaste a una cita ? - le pregunte curiosa.

- por qué te veías en problemas, además hace rato te llevo observando - me


dijo sonriendo de lado.

- ¿eres un acosador? - le dije riéndome.


- puede ser - me siguió el juego.

Eso me gusta. Después de estar hablando, pensé en un plan genial para


poner celoso a Ares así que empecé a ejecutarlo.

- tengo frío - le dije muy cerca de su cara.


- ¿quieres que salgamos? - me pregunto.
- no, quiero que me calientes - le dije susurrando en su oído.

Pude sentir que tembló por un momento.

- pequeña - dijo con su voz ronca.

Genial! Ya está excitado.

- por favor hazme una marca, para que sepan que soy tuya - le dije casi
rozando nuestros labios.
Kaiet empezó a respirar más rápido y apretarme contra el, creo que
funcionó.
De pronto sentí su boca en mi cuello, así que yo enrede mis piernas
alrededor de él.

Empezó a succionar, y a morder mi cuello.

- Auch -

Sentí un dolor leve en mi cuello así que me aferré más a kaiet.

- nena, me estás matando con lo que me dices - me dijo en mi oído.


- mmm no pares - le dije para que se siguiera.

El soltó un ronco gemido cuando me apreté contra su bulto que sobresalía


de su ropa interior.

Sentí un fuerte dolor en el cuello, después se separó y me miró, tiene los


ojos negros y el pelo despeinado.

Se acercó lento hasta estar frente a mi, le recibí el beso, fue lento hasta que
sentí su lengua en mi boca, no sentí un hormiguero en mi barriga, pero, el
chico besa bien.

Pasaron unos minutos y ya quería irme a mi casa tenía mucho frío y sueño.

- kaiet, tengo frío, podemos irnos ya? - le pregunte mientras le a Acariciaba


la cara con mi nariz.

- claro que si princesa -

Me separe de él y pude salir por fin del agua, por suerte el tenía dos toallas
en el coche, así que pude secarme y ponerme mi ropa nuevamente.

En el coche hubo mucho silencio solo se escuchaba la música de la radio.

Hasta que llegamos a mi casa.


- me encanto estar contigo esta noche nena - dijo dándome un casto beso en
los labios.

- a mi igual - le dije mientras le sonreía.

Baje del coche y lo despedí agitando la mano y viendo cómo se alejaba.

Por fin se fue! Me adentré a la casa, no siento que he echo nada malo, leila
me explicó que Kaiet es igual que Ares, un mujeriego, así que solo lo utilice
al igual como él utiliza a las chicas con las que se acuesta.

Entre a La Cocina y bebí un poco de agua tenía la garganta seca de tanto


besar.
Fui al espejo de La Cocina y pude ver que tenía los labios rojos, y un
montón de marcas moradas en mi cuello.

Bueno! Meta cumplida.

Jake esta durmiendo así que entre despacio a mi habitación, pero apenas
entre una mano me agarro del cuello y me empujó fuertemente, dándome un
golpe con la pared.

- ¡¿ ARES !? -
gatita
- Ares, me haces daño, no puedo respirar - le dije tranquilizándolo.
Me tiene agarrada del cuello contra la pared, me estoy quedando sin aire.

- ¡ARES PARA!- le digo gritando, ya que me está haciendo mucho daño.

Él al percatarse de lo que está haciendo se aparta rápidamente y me mira


asustado.

Yo acto seguido me agarro la garganta, me quema, arde.


Que le pasa? Lo miro y está espantado, se mira las manos y acto seguido se
las pasa por la cara en modo de frustración.

- Hana, con él no - me dice muy serio mirando mi cuello.

Creo que nota mi chupón por qué se tensa enseguida.


Me aparto de la puerta y lo dejo irse.
Nunca había visto a Ares así, el siempre juega conmigo y se burla de mi,
pero nunca me había hecho daño.

Una lagrima que vacilaba por salir, rueda por mi mejilla.

- no me lo puedo creer - digo en un susurro.

Voy directa a mi cama y me acuesto en ella cediéndole a mis ojos para que
puedan cerrarse y con esto me quedó profundamente dormida.

Suena la alarma, siento que no he dormido nada, con rabia estrelló mi


despertador contra el suelo.

- Argh!, maldito colegio, no quiero ir - digo gruñendo.

Me levanto y voy al baño que queda en mi habitación, cuando entro y


enciendo La Luz se me sale un grito ahogado, TENGO UNA MARCA EN
MI CUELLO, y no es del chupón.

Maldita sea, la toco y me arde, está entre morada y negro.

Tengo que tapar está marca...

Me metí a la ducha y me di un refrescante baño, después me vestí, me peine


y opte por ponerme una venda alrededor de mi cuello, si me preguntan
diré... que no es su puto problema, y ya.

Si, será lo mejor, me parece aceptable, me digo a mí misma.


Bajo La escaleras y voy a desayunar, parece ser que mis padres volvieron
del viaje por qué están sentados desayunando con Jake.

- buenos días familia - digo mientras les doy un beso a todos en el cachete.
- Hana mi amor que te pasó en el cuello?- pregunta la metida de mi madre.

Gruño para mis adrentros, mierda y ahora que digo? , es muy difícil
mentirle a mama, no se, por qué, pero ella siempre acaba descubriendo la
verdad, creo que es intuición femenina o algo así.

- mmm, nada mama una alergia - digo mirando mi desayuno.


- una alergia amor? Tenemos que ir al hospital, a ver déjame echar un
vistazo - dice mi madre acercándose a mi.

Acto seguido me levanto y me agarro el cuello.

- no mama tranquila, yo ya me puse una crema y todo y está mejor solo que
no quiero que le de el sol, para que no quede marca- le sigo riéndome.

- segura? - dice achinando los ojos.

Oh oh, ya la cague.

- si madre, yo la ayudé, así que déjala desayunar - dice jake.


- Umm bueno cariño, está bien - me dice sonriendo.

Ufff mierda me salve, me siento y miro a jake de reojo, veo que me está
observando, muy serio. Así que me hago la loca y me pongo a desayunar.

Ya son las 7:20, tengo 10 minutos para llegar al cole, así que salgo
corriendo de mi casa en dirección al instituto, en eso veo que una melena
rubia que me sobrepasa.

- ¡corre que nos toca historia! - dice leila gritando.

Mierda! Esa profesora es un incordio, si llegas tarde te deja afuera de su


clase.

Así que con todas mis fuerzas me pongo a correr como naruto para tomar
impulso.

Veo que leila se ríe de mí pero me sigue el juego.

Llegamos a tiempo, uff menos mal.

- oye, pss -
- que? - le digo a leila bajito.

Veo que me señala el cuello y inclina un poco la cabeza hacia la derecha


haciendo morritos con los labios mientras que pone sus manos a la altura de
su cabeza.

- después te digo - le digo susurrando.

- Señorita O'brien y Nessman, tiene algo que contarnos? - nos llama la


atención la profesora.

Nos paramos al unísono y nos miramos.


Mierda que le decimos.

- no, nada - dice leila.

- Jummmm entonces no vuelvan a interrumpir mi clase - dice la profesora


fulminándonos con la mirada.

Nos sentamos y estuvimos prestando atención, entre comillas.

********************************************

-entonces, me estás diciendo que Ares te hizo esa tremenda marca en tu


cuello?- me dijo una leila sorprendida.
- que si leila, te lo e repetido 3 veces - le digo agobiada.
- está bien, está bien es que no me lo puedo creer, él es muy tranquilo,
nunca pelea.
- eso mismo pienso yo- le dije riéndome- a pero el me dijo algo, me dijo
que no él -

- ¿no él? - repitió leila.


- aja, tampoco lo entendí muy bien- le digo.

Ella puso una mano en su mentón e hizo como si estuviera pensando.

- ah! Ya se - me dijo sacándome de mis pensamientos.


- ¿que ?- le dije curiosa.
- kaiet, el no quiere que estés con kaiet - me dijo sonriendo con
superioridad.
- ummm puede ser, el es muy enigmático, así que nunca se sabe -

Después de hablar nos pusimos a ver una película, hasta que fueron las 7 de
la noche y ella ya se tenía que ir.

Bajamos juntas y leila no paraba de mirar a jake jugar videojuegos con


Ares.

- ¡Adiós Hana! - gritó leila todavía con la mirada puesta en jake.


- no grites que estoy aquí - le dije bajito.

Me abrió los ojos y me hizo un movimiento rápido con ellos.

Ahhh, ya quiere llamar la atención de Jake.

- ¡Adiós leila, ten cuidado, hay muchos violadores por esta zona!- dije
gritando.

Eso hizo que el videojuego se pusiera en pausa y que jake y Ares nos
miraran.

Jake se levanto y fue directo hacia nosotras, pude ver cómo a leila se le
teñían las mejillas de rojo.

- si quieres te acompaño- le dijo mirándola.


- cla-claro - dijo ella sonriendo inocentemente.

Que linda es, salieron de la casa, y OPS me dejaron sola con Ares, creo que
este plan solo salió beneficiado por una parte. Y seguro que no es por la
mía.

Lo mire y pude ver que me miraba el cuello mientras se tensaba, tiene los
brazos cruzados.

Entonces no me lo pensé dos veces, empecé a correr escaleras hacia arriba,


pero no había tocado ni el primer escalón cuando sentí unos fuertes brazos
rodear mi cintura.

- n-no, bájame - le espeté asustada.

Él no me hizo caso, fue hacia el sofá y me dejo cuidadosamente en el.

-Hana, no vuelvas a dejar que kaiet te toque.- me dijo muy serio.

No le respondí me quede quieta, sin decir una sola palabra.

- ¡entendiste !?- elevó la voz un poco.


- ¿po-por que?- respondí armada de valor.

Pude ver cómo sus ojos se oscurecieron, y sentí una mano debajo de mi
suéter.

Me removí incomoda por su cercanía, me causa tantas cosas.


Se acercó a mí y me susurró a mi oído.

- vas a aprender gatita, que no puedes ronronear a todos los machos que se
te acercan - me dijo con aquella voz que causa mil efectos en mi.

Empezó a tocarme más arriba hasta llegar a mi sostén, pasó su mano por mi
espalda y en un momento a otro ya no tenía ni sostén ni suéter, estaba
desnuda de la cintura para Arriba.

Sentí su mirada recorrer mis pequeños pero redondos pechos, sentí sus dos
manos apretar mis senos de tal manera que solté un grito ahogado.

- ahh, Ares - dije susurrando, ya que me dolía.

La mano izquierda manoseaba un seno mientras que la otra me quitaba la


venda de mi cuello, estoy tan excitada que no me doy cuenta hasta que
siento un ardor en mi garganta.

Ares me está besando el cuello.

- lo siento -

Y con estas dos palabras se levanta y se va. Dejándome semi desnuda,


excitada y sobre todo confundida.
susurros
Pov's leila

No me lo puedo creer, estoy caminando con Jake, puedo sentir su calor


corporal de lo cerca que estamos.

Mierda qué pena que mi casa este a solo 5 cuadras de la de Hana. Por
primera vez odio que estemos tan cerca.

- ¿Por que me besaste aquella vez ?- me dijo Jake sacándome de mis


pensamientos.

Acto seguida lo mire, y en efecto él me está observando detenidamente,


como si quisiera recordar cada parte de mi cara, cada peca que tengo.

Que le digo? Que lo amo desde la primera vez que llego a nuestro barrio,
que desde que lo vi jugando fútbol me quede locamente y frenéticamente
obsesionada con él. Que he estado guardando mi virginidad para el, o que
ya tengo los nombres de nuestros hijos elegidos, se llamaran, lalo y cora, un
niño y una niña y que nos casaremos en hawaii. Con 25 años de edad.

No leila, si le dices eso lo asustaras, creo que mejor le hago caso a mi


conciencia.

- ¿no me vas a responder?- me pregunta frunciendo el entrecejo.


- es que, fue el alcohol, ¡ si! Eso, bebí mucho y pues cuando bebo, me dan
ganas de besar - le dije nerviosa.

Ojalá que se lo crea, por favor.

Lo vi como achinaba los ojos y inclinaba un poco la cabeza hacia la


derecha, uff pero que bello se ve haciendo esa mueca, me pasó la mano por
la boca, por si estoy babeando.
- no te creo - me espeta.

¡Joder! Y ahora, será maldito, no puede hacer como si me creyera, nooooo


el tiene que presionarme.

Puedo visualizar mi casa a unos pocos metros, siiii! Salvada por la house.

- Umm, bueno ya llegamos, muchas gracias por traerme hasta mi casa, a


sido un placer, ahora sí me disculpas - le digo sonriendo.

- NO - me dice muy serio.


- perdón? - le preguntó
- que no te vas a ir y dejarme con la duda, quiero que me digas por qué me
besaste - me dice un poco molesto por mis evasiones.
- acaso no te gusto?- le preguntó curiosa.

Puedo ver cómo abre los ojos y abre un poco la boca, se ve la cara de
sorprendido.

- no digo que no me gusto, solo que quiero saber por qué lo hiciste - me
dice, mirando la acera.

Sonrío, lo estoy poniendo nervioso, ahora siento que soy yo la que mando
en este juego.

- entonces quieres repetir, por eso me preguntas todo el rato sobre el beso,
te quedó gustando - le digo con mi voz sensual o al menos un intento de
ella.

Puedo ver que un movimiento rápido y un poco rudo levanta la cabeza y me


mira directamente a los ojos, siento un escalofrío, como si sus ojos color
marrón se funden con mis azules.

Visualizo como abre la boca y vuelve a cerrarla repetidas veces.

- ¿te comió la lengua el gato? - le digo riéndome, ya que hace un rato no


paraba de hablar.
Veo que traga rápidamente y se pasa una mano por la nuca arrancándosela,
está incómodo y confundido, se nota.

Soy muy buena observando y por eso puedo saber en qué clase de situación
se encuentra la persona.

Me acerco sigilosamente a él y le tocó el pecho veo como se tensa, tengo


efecto en el, rodeó su cuerpo hasta quedar detrás, y poniéndome en puntillas
le susurró al oído.

- siempre te e estado observando, por eso te bese- le rozó mi nariz en su


cuello y puedo notar cómo se eriza por el acercamiento. - la próxima vez no
va a ser solo un beso y el que va a pedir más vas a ser tú- le digo dándole un
beso en el lóbulo de la oreja.

Me separó de él y puedo percibir que me va a decir algo pero soy más


rápida y me despido de él dándole un cálido beso en la mejilla.
Aprovechó que se quedó estático en el lugar y me acerco a la puerta de mi
casa y sin girarme abro y entro.

Dejándolo afuera atónito por lo que acaba de pasar, nadie nunca a dejado al
famoso rompecorazones Jake Nessman sin palabras , hasta el día de hoy.
jugando a ser espias
Ya ha pasado una semana desde que Ares hablo conmigo, desde que se
fue dejándome atónita por tales palabras " lo siento", de que se estará
disculpando?

Realmente no lo entiendo, no entiendo nada, él es un misterio, es un dolor


de cabeza.

Hoy es sábado, y como siempre estoy esperando a Leila para que veamos
películas en netflix.

-Como está la niña más linda de este mundo? - dijo Leila con una extraña
voz.

- ya sé que eres tú, que quieres?-


- uyyy, chica lo que tú necesitas es sexo, estás muy estresada - me dijo
riéndose.
- Ja Ja Ja - le dije volteando a verla.
- hoy! No vamos a ver películas, sabes por qué ?-
- no, por qué? - le dije siguiéndole el juego.
- pues por qué, vamos a espiar a jake y a Ares que tienen una cita - me dijo
achinando los ojos.

- y tú cómo lo sabes ? - le dije haciendo la misma acción que ella.


- pues por qué lo escuche - me dice riéndose.
- tu! Si que eres una acosadora, sabes más cosas de mi hermano que yo - le
dije mirándola asustada.
- bueno, vamos si o que? - me dijo sonriendo pícaramente.
- Oh! Siii! - le dije sonriendo de lado.

Leila empezó a dar saltos de emoción, mientras que yo fui a poner nuestra
música.

Sam smith - writing's on the wall

Leila sacó de su mochila una ropa negra, con casi todo, cámara, grabadora
de voz ...

- Leila, tú estabas segura que te iba a decir que si no? - le dije riéndome.
- obvio, ósea duh!, quien se perdería esta oportunidad? Te acuerdas cuando
nos gustaba la serie de mini espías- me dijo sonriendo.
- claro que si - le dije recordando.

Me puse un saco color negro sin ningún dibujo, junto con unas mallas lisas,
y unos zapatos negros, obvio y una gorra negra, claro está.

Me hice dos trenzas y agarre una mochila con comida, ya que a mí siempre
me da hambre.

Ya estando listas nos miramos en el espejo e hicimos la típica pose de las


dos espalda contra espalda y las manos formando una pistola.

Perfectas.

- a qué hora es la misión? - le dije a Leila.


- a las 8:00pm - me dijo mirando por la ventana.
- trajiste tu coche? -
- claro que si, y adivina... traje el negro- me dijo mientras se reía.
- Leila vamos a parecer unas asesinas - le dije riéndome.

Pude ver cómo ella rebuscaba en su mochila y sacaba unos walkie talkie.

- noooo - le dije asombrada.


- siiiiiii - me dijo emocionada.

Empezamos a reírnos, ella los compro para esta misión, si que está loca.

Mientras pasaban las horas nos pusimos a ver películas y a pintarnos la uñas
de.... negro, obvio.

- Hana, detectó movimiento - me dijo Leila mirando por la ventana.


Acto seguido fuimos caminando por las escaleras despacio, observando que
no haya nadie en la casa.

Le hice una seña a Leila y ella fue hacia la derecha mientras que yo fui
hacia la izquierda, nos volvimos a reencontrar en la entrada de la casa.

Las dos hicimos una seña con la cabeza, como asintiendo, y nos dirigimos
hacia la puerta.

La abrimos lentamente y vimos como Ares y Jake bromeaban y se dirigían


hacia el deportivo de mi hermano.

Cuando se fueron, tuvimos que ir corriendo hacia el coche de Leila.

En eso me tropecé y como siempre Leila en vez de ayudarme se empezó a


reír de mi.

- Ayúdame estúpida que me dolió! - le digo casi llorando.

Leila me ayudó y nos adentramos a su coche.

- y ahora? Los hemos perdido! - dije triste , ya que fue por mi culpa.
- tranquila, van a la plaza de siempre - me dijo prendiendo el carro.

La mire asombrada... joder Leila da miedo cuando se lo propone es peor


que el FBI.

Llegamos al parque y ella apagó las luces de coche.

Y en efecto ahí se encontraban, hablando y fumando, mientras se reían, en


eso llegaron dos chicos más, creo que son del equipo de fútbol del colegio.

Se chocaron los puños y se fueron.

- vamos a dejar aquí el coche - me comentó Leila.


- ummm, si está bien -
Nos bajamos del coche y como siempre nos pusimos en el papel.

Podía ver a Leila escondiéndose de pared en pared mientras avanzábamos,


en cambio yo voy de árbol en árbol.

A cuatro cuadras se podía divisar una casa con música a tope, y


adolescentes borrachos.
Ya se a donde van. Encendí el walkie talkie y me dispuse a iniciar la misión.

- Leila, cambio y fuera -


- dime - escuche por el aparato.
- van a la fiesta -
- si, ya lo sé -
- cuál es el plan -

Pero no obtuve respuesta, entonces empecé a mirar por los alrededores,


pero no había nadie y los chicos ya estaban casi por llegar a la casa.

Entonces sentí unas manos agarrar mis senos.

- KYAAAA - no pude chillar más ya que una mano tapo mi boca.

Iba a ponerme a pelear cuando sentí una voz.

- Hana soy yo - y empezó a reírse.


- serás puta, Leila casi me meo encima - le dije muy asustada.
- lo siento, lo siento - dijo mientras se tranquilizaba. Ya que lo único que se
escuchaba era la risa de ella.

- el plan es... entrar a la casa y ya - me dijo riéndose inocentemente.

- Leila... eres tonta no? Parecemos unas atracadoras, no creo que nos dejen
entrar así - le dije segura.

- quien dijo que vamos a entrar así? -


La mire extrañada, pero después me di cuenta.

- Ahhhh, ya -

Leila empezó a sacar unos tacones míos y un mini vestido rosado pastel,
mientras que ella se ponía en un arbusto su ropa, yo me puse la mía detrás
de un coche.

- Leila cuando agarraste mis tacones y mi vestido?- le dije extrañada, ya


que todo el rato e estado con ella.
- para que veas - me dijo riéndose.

Cuando se levanto vi que tiene puesto mi vestido azul.

La mire y levante una ceja mientras que ella hacia una señal diciéndome "
es que es hermoso" mientras hacia un puchero, yo me reí y negué con la
cabeza.

- está bien , pero me lo devuelves eh - le dije señalándola

- si, si, ahora vamos a por nuestros hombres -

Mi marca del cuello ya a desaparecido, casi no queda ni rastro. Así que


podía andar tranquilamente con el cuello al aire.

Cuando casi llegamos a la casa Leila me jalo de un brazo y me adentro a un


arbusto.

- Hana, vamos a dejar nuestras mochilas aquí pero toma - y me entregó una
mini bolsita.

La examine y se encontraba el walkie talkie y una cámara pequeña.

- es para que hayan pruebas y eso, por si yo encuentro a Ares y tú a Jake-


Yo afirme con mi cabeza.

Entonces nos adentramos a la fiesta, hay adolescentes por todos lados,


alcohol, mariguana... de todo.

Divide a Leila que me hacia una señal, ella fue hacia la izquierda, así que
yo voy por la derecha.

-Muy bien, que empiece la misión- dije en un susurro.


mision fallida
Apenas me fui por la derecha vi a jake con una chica.
-oh, oh hermanito te pille - dije tapándome la boca ya que por poco suelto
una carcajada.

Saque mi teléfono y empecé a tomar fotos, él la tiene agarrada por la cintura


mientras le dice cosas en el oido.

En eso veo que jake está mirando hacia la cámara... mierda.

Veo como jake frunce el entrecejo y aparta a la muchacha y se dirige hacia


dónde estoy yo.

Joder! Corro hacia la dirección opuesta y veo como Leila corre hacia mi
dirección, le hago una señal con la mano hacia mi cuello, como que me
pillaron.

Ella abre mucho los ojos y me señala con la cabeza un poco hacia atrás,
entonces yo veo que Ares está buscando algo también.

Mierda! La agarro por el brazo y la agacho.

- te pillaron ?- le digo
- si... y por lo que veo a ti igual-

Me giro y veo como jake busca entre la multitud, señaló a Leila hacia la
izquierda.

- vamos a La Cocina- digo gateando.

Divisó que ella me está siguiendo y en efecto la tengo pegada al culo.

Me pisan la mano.
-ah - chilló bajito.

Miro hacia arriba y es una mujer... zorra, ni siquiera se disculpa.

Leila me pega una nalgada, así que yo avanzo, cuando llegamos a La


Cocina nos quedamos un rato ahí sentadas, puedo ver cómo nos miran
curiosos, pero están tan borrachos que ni siquiera pueden mantenerse en
pie. Así que no son una amenaza.

- ya vuelvo, voy a ver si siguen buscándonos- me dice Leila mientras señala


el walkie talkie.

Yo asiento con la cabeza, mientras saco el mío.

Espero unos minutos hasta que siento una voz.

- negativo, están despistados, cambio y fuera -

Yo suspiro, menos mal a sido una falsa alarma.

- está bien, donde te encuentras?-


- vigilando a jake-

Okey, está en la ala este.

Me levanto y voy empujando a la gente mientras me adentro hacia dónde se


encuentra Ares.

Está guapísimo. Creo que se me va a caer la baba. Pero todo se acaba


cuando veo que está agarrándole el culo a una chica mientras que ella le
besa el cuello.

Creo que voy a vomitar, que asco... me adentro más y me escondo en una
esquina, aprovechó y agarro a un muchacho que está solo.

- Shhh! - le digo tapándole la boca.


Él muchacho asiente y me mira asombrado pero se queda quieto con sus
dos manos apoyadas en la pared al costado de mi cabeza.

Un perfecto escudo, sacó mi cámara y le tomó algunas fotos.

Pero una rubia se interpuso en mi cámara, suspiró y veo lo que está


pasando, mierda! Es Kelly.

Suelto un grito ahogado y lo siguiente que presiento es una mano golpeando


el cachete de Ares.

Me empiezo a reír, joder se lo tenía merecido.

La chica con la que estaba Ares se marcha corriendo, mientras que Kelly le
dice de todo a Él.

Puedo ver cómo su mandíbula se tensa... oh oh, separó al chico que está
enfrente mío y voy corriendo hacia dónde está Leila, esto no se lo puede
perder, veo a jake viniendo hacia mi.

Mierda giro en el suelo hacia la derecha y cocho contra una pared.

- pero que? - me tocó la cabeza y siento un bulto.

Lo que me faltaba. Escucho una risita, me giro y pues es Leila.

- a estado buenísimo, tenías que haberte visto.- me dijo entre risas.

Yo ruedo los ojos.

- es que jake venía directo hacia mi- le digo como excusa.


- ya, ya me imagino - me dice sonriendo.
- bueno, vamos corre, tienes que ver esta pelea, vino Kelly y le pego una
cachetada a Ares y ahora le está gritando- le dije emocionada.

Leila abrió los ojos asombrada y fue hacia el bulto de gente, yo la seguí y
por un hueco pude ver a jake que agarraba el hombro de Ares y le decía
unas palabras en el oido, después jake agarro a Kelly y la saco de entre la
multitud hacia afuera de la casa.

En eso fueron los anteriores chicos que andaban en el parque con Ares y
jake y se pusieron a hablar con Él, pero todavía se le notaba el enfadado.

-LA POLICIA- grito alguien.

Todos empezaron a salir como un rebaño de búfalos corriendo y apartando a


la gente, pude salir agarrada de la mano de Leila, cojimos nuestras mochilas
nos cambiamos y corrimos como en una maratón hacia el coche.

- joder... que intenso - soltó Leila mientras se hacia un moño.


- ni que lo digas- dije mientras miraba mi chichón por el espejo.

Llegamos a la casa como en 10 minutos.

Me baje le hice una señal a Leila y entre a la casa.

Fui directo a mi habitación, por suerte mis padres están durmiendo y jake
todavía no a llegado a casa. Espero que la policía no lo haya atrapado.

Me quede en sostén mientras miraba la luna y chateaba con Leila


enviándole las fotos de jake.

En eso entro una sombra por la ventana. Me levante y fui corriendo hacia la
puerta pero sentí unas manos frías recorrer mi abdomen.

- gatita, quien te dijo que podías salir a espiar, es muy peligroso- me dijo en
mi oído.

Huele a alcohol, se nota que no está 100% sobrio.

Me giré y lo vi mientras que la luna lo iluminaba. Que vista tan

- hermosa - susurró Ares.


Abrí los ojos sorprendida, no puede haberme dicho esto a mí o si?.

Me mordí el labio inquieta, que va a pasar? Que me va a hacer?.

- no me vas a responder a la pregunta de antes ?- me dijo sonriendo de lado.

- fue una pregunta?- dije un poco asustada.

El meneo un poco la cabeza y acto seguido afirmó con ella.

Que le digo? Me hago la loca o le cuento la verdad... opte por la primera.

- no se de que me hablas- le dije mirando hacia otro lado.

Escuche su ronca risa.

- tengo pruebas gatita- me dijo en mi oído.

Empecé a hiperventilar, no puede ser, el todo el rato a estado con esa chica,
además yo lo e estado viendo.

saco de su jean su teléfono y me lo puso enfrente.

Lo agarre y, mierda, soy yo mientras le tomo fotos.

Cerré los ojos, no puede estar pasando. Seguro un amigo suyo me la tomo y
se la mando.

- disfrutabas con el espectáculo- me dijo muy serio.

Vi su mejilla roja, no pude más y empecé a reírme.

- pues un poquito - le dije mientras me tapaba la boca.

Vi como tenso su mandíbula, mierda, pare de reírme y el levanto su mano.


Cerré mis ojos esperando el golpe, pero nunca llegó, solo sentí algo cálido
sobre mis labios, pero no duró mucho entonces abrí los ojos y él se había
marchado.
barreras
Estoy en la escuela tranquila todavía no dejo de pensar en el roce que
sentí en mis labios aquella noche... será que me beso?

No creo, solo soy un juego le gusta burlarse de mí con mis reacciones a


causa de su cercanía, de su toque, de su mirada.

- Hana vamos, se nos va a hacer tarde y no podremos comer- me dice Leila.

La acompaño a la cafetería, hoy está lloviendo, es un día muy gris, muy


triste... o soy yo o estoy un poco deprimida?.

En fin me siento con Leila en nuestro puesto habitual, puedo ver por el
rabillo del ojo a Ares con su pandilla en está incluida mi hermano.
Y por supuesto Kelly.

Como siempre de necesitada encima de Ares manoseándolo y diciéndole


cosas en el oido.
No puedo reprimir mis gestos y siento y creo que estoy haciendo una cara
de asco.

Puedo ver cómo Kelly se gira directamente hacia dónde me encuentro, me


quedo quieta sorprendida, ella sonríe de lado, y se acerca a Ares y lo besa,
pero que? Que acaba de pasar? Acaso la popular de la escuela me considera
una rival?

- ¿Hana por qué sonríes maliciosamente? - me dice Leila mirando hacia la


misma dirección que yo.
- Oh, Ah ya - dice adoptando la misma sonrisa malvada que yo.

Estamos observando todo con lujos y detalles, veo que Ares me mira y se
tensa. Se tensa? Que está pasando hoy!? Él se levanta empujando a Kelly y
viene directamente hacia dónde me encuentro.

Estoy atónita que está pasando? Por qué viene directo hacia dónde estoy
yo?
- levántate - me dice muy serio.

Yo asiento con la cabeza y me levanto despacio, veo como Ares se sienta en


mi anterior puesto y me agarra por la cintura poniendo a horcajadas encima
de él.

Siento palidecer y veo a Leila muy sorprendida.


Percibo su aliento en mi oreja.

- ¿pensabas que me había olvidado de ti pequeña ?- dice en un susurro.

No respondo estoy roja y es de la ira, puedo ver alrededor como la gente


cuchichean sobre nuestra posición.

- ¡Aléjate de mi hombre! - chilla una voz.

Ares y yo nos giramos al unísono, y la proveniente de esa horrorosa voz es


Kelly.

- ¡Que no escuchaste? Que te levantes !- vuelve a espetar ella.

Estoy sorprendida, que le pasa a esta pareja de locos.

- por si vez, querida TU hombre es el que me estás sujetando - le digo un


poco enfadada.

Ella me está sacando de mis casillas y eso es malo muy malo.

Percibo como Ares se ríe roncamente en mi nuca. Haciendo que mi piel se


erice por el contacto de su aliento sobre mi.

- dime gatita, ¿quieres jugar? - me pregunta Ares en un susurro que apenas


puedo entender.

Frunzo el entrecejo, ¿jugar? ¿Ahora?.


- No lo volveré a Repetir te levantas pero ya - me había olvidado de ella.

- deja de ser pesada y vete si?- le dije ya estresada, ya me está empezando a


doler la cabeza.

La mire y estaba con los ojos inyectados en sangre y con una mueca muy
rara.

Iba a hablar pero una voz se me adelantó.

- VETE - dijo ares mirándola tranquilo.


- Que? Yo soy tu novia que se valla ella - dijo señalándome.
- No lo volveré a repetir - dijo ares tensando su mandíbula y su agarre.

- AUCH - dije ya que me estaba estrangulando.

Él al sentir mi quejido, me soltó.


Y Kelly se tuvo que ir refunfuñando.
Cuando se lo propone Ares de mucho miedo, intimida.

- dime pequeña sigues loca por mi? - me preguntó mordiendo mi lóbulo.

- N-no, ya no siento nada por ti - dije cruzándome de brazos.

Empezó a reírse como si hubiera dicho un chiste súper gracioso.


No lo dude y me levante.

- Vamos Leila -

Leila se levanto y me siguió hacia la puerta de la cafetería.

- Que bueno escuchar eso, por qué yo no siento nada por ti más que deseo -
me dijo sonriendo.

- ¡No soy ninguna de tus putas! - chille indignada.

- Ah no? Entonces que eres? Si te derrites por mi como todas- me dijo


mirándome desafiante.

Escuche risas, me giré y observe que todo el mundo me miraba como si


fuera una burla.

No lo puedo creer! Dijo eso delante de todo el instituto, incluso delante de


mi hermano.

Me giré y salí corriendo de allí, me hizo quedar como una Puta, como otra
de sus Zorras.

Me salió una lagrima, mi dignidad ahora está por los suelos.

Como puedo estar tan enamorada de ese idiota.


Muchas chicas sueñan con cambiarlo, con hacer que él se enamore de ellas
y yo soy una del montón.

Pero ya no más, quiere jugar? Quiere que sea su puta? Está bien, voy a ser
su zorra, pero no una cualquiera... OH NO! Voy a ser la peor de todas!
jugando sucio
Sonó el despertador, lo apague me miré al espejo y me dije a mí misma.
- Buenos días zorra, hacerle la vida imposible a tu hombre -

Me fui al baño, me lave los dientes me duche y fui al armario a elegir la


ropa más puta que tuviera.

Elegí una camiseta corta por encima del ombligo de color rosa junto con
unos shorts y unas plataformas.

Y me maquille lo más provocadora que pudiese junto con una coleta, ya


que mi cabello está muy largo y me taparía mi trasero.

Baje por las escaleras y casi me voy de boca.

- malditas plataformas - musité.

Cuando llegue al comedor mi madre abrió los ojos tan grandes que sentí
que en algún momento se le iba a salir alguno.

- HANA NESSMAN esas no son ropas para llevar al instituto - me dijo en


un chillido.

Yo solo la mire y gire los ojos.

- UY hermanita estás buenísima - me dijo Jake sentándose al lado mío.

Yo lo mire y le di una sonrisa de labios cerrados.

- ¡JAKE! Es tu hermana por favor - chillo otra vez mama.


- que es este escándalo - dijo papa adentrándose a La Cocina.
- TU hija ese es el problema- dijo mama mientras se toca la sien.
Papa me miró y sonrió.

- pero si esta bellísima - dijo mientras me daba un beso en la frente.

- ¿Bueno hermanita, quieres que te lleve a la escuela? - me dijo jake


sonriendo.

Ummm esto sí que es raro. Debería de vestirme así de puta todos los días
para que Jake me haga caso.

- si, está bien - dije mientras me levantaba y iba en dirección a la puerta.

- Hana así no vas a ir a la escuela- dijo mama

Yo la ignore y cerré la puerta de la casa.

Subí al auto con jake y veía como me miraba nervioso... que le pasa?

- que quieres? Te enamoraste de mí o que ? - le dije mientras lo veía a los


ojos.
- ¿que? Claro que no, si no que... -
- YA SUÉLTALO - odio que no vayan al grano.
- es por Ares? - dijo mirando a la carretera.
- si - musité en un susurro.
- si quieres te ayudo - me dijo sonriendo.

Me giré bruscamente hacia él... jake ayudándome?

- y por qué me vas a ayudar? No es que Ares es tu mejor amigo? -


- si, lo es. Pero se metió contigo así que quiero que le des una lección para
que aprenda, pero ten cuidado Hana, él es peligroso - dijo un poco serio.
- no pasa nada - dije esbozando una sonrisa malvada, que tan peligroso
puede ser? No que fuera hijo de algún mafioso.
Aunque nunca he visto a sus padres.

Llegamos al instituto me baje del deportivo de Jake y pude ver cómo todos
me observaban, escucho comentarios como "guapa" o "puta" por parte de
mujeres.

Solo opte por enseñar el dedo del corazón mientras que me reía y movía
mis caderas caminando como diva.

Vi a una rubia con una falda corta y un top, Wow que cuerpazo, cuando la
rubia se gira casi se me sale el corazón del pecho.

- ¿Leila? -
- Wow, Hana estás zorrisima - dijo riéndose.
-¿yo? Tu pareces prostituta - dije señalándole el atuendo.
- ¿pensabas que te iba a dejar sola?, obvio que no - dijo poniéndose a mi
lado.

Yo solo sonreí y negué con la cabeza, tengo a la mejor amiga del mundo.

Entramos al instituto y sentía todas las miradas centradas en nosotras dos.


Pues estamos más buenas que las animadoras.

Vi a Ares recostado en su casillero. Empieza el juego.

Fui directa hacia él.

- Hola - dije mirándolo de arriba a abajo sin ningún pudor.


- ¿Hana?- dijo asombrado.
- esa misma muñeco - dije mordiéndome el labio.
Vi como abría un poco la boca babeando.
- se te va a caer la baba mi amor cierra la boca - dije mientras me acercaba
peligrosamente a él.
Me acerqué y le susurré al oído.
- esta noche voy a ir a tu cuarto - le dije mordiéndole un poco el cuello.

Sentí como se puso tenso por mi cercanía.

Me separe de él y casi rozando sus labios le dije.

- te has metido con la chica equivocada cariño - y le plante un pequeño beso


en la boca.

Y lo deje sorprendido mientras me alejaba riendo por mi victoria, ya no soy


una gatita, si no una leona.

Las clases estuvieron aburridas recibí piropos, insultos... bla bla bla.

Y por fin era la hora de la cafetería.

Nos sentamos en la mesa de siempre... pero adivinen alguien estaba sentado


al lado mío y ese alguien es kaiet.

- hola princesa - me dijo acariciando mi cara.


- hola bebe - dije mordiéndome el labio.

Ya que soy una zorra vamos a meternos en el papel.

Al lado de Leila había un chico muy bonito también.

- o perdón, él es Angel un amigo mío - dijo kaiet.


- hola - saludó angel.
- hola soy Hana - dije sonriéndole.
- lo sé - umm qué raro
- yo soy Leila -

Y vi cómo el rubio no le quitaba la mirada a Leila.

Así que entre miradas de ella y yo optamos por coquetearles.

Mientras que ella coqueteaba con angel, yo hacía lo mismo con kaiet.

- ¿que vas a hacer esta noche? - me pregunto


Kaiet
- ummm lo siento estoy ocupada - dije haciendo un puchero.
Y lo siguiente no lo vi venir, me estaba besando... delante de toda la
escuela.

Y ¡PUM! Se encontraba en el suelo.

¿Que acaba de pasar?

Me giré y vi a un Ares muy pero muy enfadado.

- te dije que no la tocaras - le dijo Ares en un tono muy tranquilo, tanto que
asusta.
- uuuuuh, el Dios de la guerra está sacando su verdadera personalidad en la
escuela eh?- dijo Kaiet
- Cierra la puta boca - espeto Ares.

¿Guerra?

- ¿que ? - dije

Pero no pude decir nada más por qué Ares me tiene agarrada por el brazo y
me esta sacando de la cafetería a rastras.

- ¡Hana! - escuche la voz de Leila.


- ¡QUE HACES CARIÑO!- se escuchó el molesto chillido de Kelly.

Entramos por un lugar de la escuela muy oculto, no sabía que existía un


lugar así en este instituto.

- me haces daño, suéltame - le dije temblando.

- te callas si no quieres que te reviente esa boquita tuya tan promiscua- me


dijo estampándome contra una pared.

- Ahora me vas a escuchar, te dije que no te acercaras a Kaiet, y qué haces ?


Te besas con él-

No se que decir estoy muy asustada siento que voy a llorar y él no me


suelta, me está doliendo el brazo.

- ¿por qué te dijo "Dios de la guerra" ?- dije un poco asustada.


Vi como se tensó y apretaba la mandíbula.

Oh oh, no tenía que haber preguntado eso en este momento.

- Eso a ti no te concierne - dijo susurrando en mi cara.


- está bien - dije hiperventilando -puedo irme? - pregunte asustada.

Me miró unos largos 4 minutos hasta que cedió su agarre y me dejo


marchar.

Empecé a correr, sentía que estaba volando de lo rápido que estoy llendo.
Vi a Leila en una esquina y corrí en dirección a ella.

- por fin! Que miedo pensé que te iba a matar o algo - dijo Leila
abrazándome.

Empecé a llorar en su hombro, puede que por fuera parezca ruda, pero soy
muy sensible.
No me gusta la fuerza bruta.

- ya, ya todo pasó- me dijo Leila acariciando mi cabeza.

Yo solo asentí y me seque las lágrimas y el maquillaje corrido. Ugh! Debo


de estar feísima.

- ¿que te dijo?- preguntó curiosa.


- nada... prácticamente me dijo puta por besarme con kaiet y después se
enfado por qué le pregunte sobre el comentario que hizo el rubio- dije
estresada, odio llorar.
- Lo de el Dios de la guerra?- preguntó Leila
- si, eso - dije con una mueca.
- y-yo ya sé por qué le dijo así - dijo Leila tragando. Parece nerviosa.
- por qué ? - susurre.
- por qué hace peleas clandestinas - dijo en un susurro.
el lado oscuro de el
Peleas clandestinas? Ares? Dios de la guerra?
Estoy confundida muy pero muy confundida.

- Hana, hoy vamos a verlo pelear - dijo Leila en un susurro.


- como lo sabes? Como estas segura?- le pregunte
- Angel, él me dijo que si queríamos conocer al verdadero Ares que
fuéramos a este lugar a las 9:00 pm - y me enseñó un papel con una
dirección.

Yo solo asentí con una la cabeza, está bien. Vamos a verlo, vamos a ver si es
verdad.

- te pasó a buscar a las 8:30 -


- bueno -

Iba caminando hacia mi casa cuando empezó a llover... joder lo que me


faltaba.

Sentí un escozor en mi brazo izquierdo así que me quite el suéter, ya que


estaba muy mojado y solté un grito ahogado, está hinchado y muy morado...

Se me salió una lagrima que desde hace rato amenazaba con brotar.

Entre a mi casa empapada y fui directa al baño a darme una buena ducha de
agua caliente.

Suspiré, estoy cansada, me duele todo el cuerpo... Ares es un bruto.

Siempre haciéndome moretones, ya van dos veces.

Salí de la ducha y me puse un suéter negro junto con unos jeans, deje mi
cabello suelto y me puse unas zapatillas Adidas.

Mire el reloj, ugh ya son las 8:29, Leila no tardará en aparecer.


Baje las escaleras, estoy sola en la casa, voy hacia la nevera y hay una nota
pegada en ella.

Una de mama y papá, otra de jake.

- hija, papa y yo volveremos tarde a la casa estamos en una reunión, besos -


rodee los ojos.

Agarro la nota de jake y la leo.

- hermanita, llegare súper tarde así que no me esperes despierto- obvio hoy
es viernes Duh!

Suspiro, que familia que tengo dejando a la pequeña sola e indefensa, me


pueden violar.

Me río por la tontería que digo, si yo también salgo y no a cualquier lugar si


no a uno peligroso.

Suena el timbre, miro a hora son las 8:31

Corro y abro la puerta.

- llegas tarde -
- solo por un minuto - bufa Leila.

Salgo de la casa y voy con ella a su coche.

Mientras cantamos y hablamos de tonterías llegamos al sitio en donde angel


nos dijo, es un edificio muy feo, da miedo.

Leila baja y yo la sigo como un perrito asustado.

Hay un gordo parado en la entrada nos da una mirada que no logró


descifrar.
- la contraseña - dice el hombre.

Contraseña?? Mierda no la sabemos, ya nos mataron, nos van a violar, a


descuartizar y tirar nuestros restos al río.

Empiezo a hiperventilar.

- 0128765 - dice Leila sería.

La miro sorprendida ¿pero que coño?

El gordo sonríe y nos deja pasar no sin antes darme una nalgada.

- me cagó en todo gordo hijo de pu- no logró acabar la frase por qué Leila
me empuja hacia ella, y me tapa la boca.
- shhhh! No llames la atención- me dice en un susurro.

Miro alrededor está lleno de chicas en mini falda sentadas encima de chicos
con tatuajes y piercings, estoy asustada, lo admito.

Huele a cigarro y a vomito, ugh! Que asco... todo está muy oscuro solo hay
como 4 lámparas colgando del techo.

En una de esas veo a un chico en una esquina.


Pero que? Ese no es jake?

- Leila mira hacia la derecha pero ya -

Leila se gira y veo como abre los ojos sorprendida.

- Jake está aquí - dice en un susurro.

Ella me esconde detrás suyo y nos adentramos en la gente hasta desaparecer


del radar de Mi hermano.

- ¡Tenemos la pelea más esperada de todos los siglos!- dice un chico con un
micrófono.
Leila y yo vemos que hay una especie de tarima y el muchacho está en el
medio hablando.

- ¡A nuestra derecha tenemos a puños de hierro! - se levanta un chico muy


guapo de cabello negro y unos ojos marrones.

Las chicas gritan su nombre, creo que dijeron Alec, si así se llama.

- ¡A nuestra izquierda tenemos al Dios de la guerra! - chilla el comentarista.

Se levanta un chico con un cigarro en la boca y se quita la capucha.

Oh Dios mío, pero si es Ares.

Las chicas gritan su nombre y siento que alguna se va a desmayar de la


emoción,
Que asco.

- bueno, ya saben las reglas, pero igual voy a nombrarlas.


1-a puño limpio.
2-el primero que caiga inconsciente pierde
3-el que gana se lleva 3,000 dólares
Así que comience la pelea- dicho esto se aleja del ring.

Veo como Alec se ríe y Ares sigue con el cigarro en la boca. Está muy
tranquilo.

- Alec se ve muy grande y fuerte al lado de Ares no? - digo asustada.


- si... ojalá que no lo destrocen mucho - dice Leila haciendo una mueca de
dolor.

Alec se acerca peligrosamente a Ares y le pega el primer puñetazo haciendo


que El Dios de la guerra suelte el cigarro, este se limpia la sangre de la boca
y la observa mientras esboza una sonrisa, alza los brazos poniendo una pose
de pelea.
- oh oh, a despertado la ira del Dios - dice una chica al lado mío.

Yo frunzo el entrecejo, la ira? Y entonces veo como Alec está en el suelo y


Ares encima de él propinándole golpe tras golpe, solo se siente el sonido de
los nudillos de Ares golpeando la cara del pobre chico que está tumbado sin
moverse.

Estoy asustada, Ares se está riendo, mientras le está pegando? Está loco, va
a matar al otro chico.

Veo alrededor y nadie ayuda solo chillan de emoción, qué diablos?

- Que alguien lo separe - escucho que dice el comentarista.

En eso sube jake y otro chico agarran a Ares de los brazos haciendo que
este se relaje un poco.

Está manchado de sangre todo el dorso, y esa sangre no es de él.

Dos chicos agarran de los brazos a Alec y se lo llevan.

- Tan Tan Tan, tenemos un ganador - dice el comentarista levantándole la


mano a Ares.

Las chicas chillan su nombre mientras se muerden el labio y los chicos


gritan de la emoción.

Miro a Leila y está con la boca abierta, parece ser que no soy la única
sorprendida.

- ¿ya viste la ira del Dios no? - me giro para ver de dónde proviene aquella
voz.

Y veo que es kaiet con angel.

- s-si - digo nerviosa.


Él esboza una sonrisa malvada y me susurra al oído.

- y eso no es todo, todavía te falta saber quién es él en realidad - dice


alejándose y perdiéndose entre la gente.

- ummm okey? Rarito - dice Leila riéndose.

La miro sería, pero su risa es contagiosa así que me río también.

- corre vamos al camerino del Dios de la guerra, ojalá que me elija a mi -


chilla una muchacha con emoción.

Elegir?

-vamos a su camerino - me dice Leila.

Yo dudo por un momento pero me adentro con ella en el lugar.

Nos paramos al frente de una puerta tiene en letras doradas el nombre de


Ares.

Tocamos la puerta y sale un hombre vestido de negro con un puro en la


mano.

- ¿cuál de las dos va a ser la comida del Dios hoy ? - dice riéndose

Que asco tiene un diente de oro y los demás están de un color amarillento.

- ella - dice Leila empujándome.

- te espero aquí- me dice sonriendo.

Dudo un poco entre entrar o no, algo me llama la atención, a lo lejos está
jake mirándonos y abre los ojos con sorpresa, viene corriendo en nuestra
dirección.

Veo que está diciendo algo pero no logró escucharlo.


Creo que me dice que no entre, no logró entender nada más por qué uno de
los hombres Me adentra al camerino de Ares.

- pobrecita se ve frágil - dice uno de los hombres.

- ¿que ? - digo girándome pero ya han desaparecido.

Me giro a ver la habitación, un fuerte golpe me asusta.

Veo a alguien entre la oscuridad, viene directo hacia mi. Está lleno de
sangre, y tiene los ojos negros.

Me empotra contra la pared mientras me gruñe.

- ¿Ares? -
cruel
- ¿Ares Estás bien?- pregunte temblando.
Pero no obtenía respuesta, él está delante mío respirando agitadamente, sus
hermosos ojos grises ahora se ven negros.

Estoy asustada lo admito nunca lo había visto así de esta forma lleno de
sangre y con la boca partida.

Me percato de su boca otra vez, tiene la mandíbula tensa, acercó mi mano


hacia su labio y lo toco.

- ¿ te obligan a pelear? - digo mientras mi voz se quiebra y una lagrima


amenaza con salirse.

No me responde... voy a levantar mi cara para mirar sus hermosos ojos y no


llego ni a mirar su barbilla cuando siento unos labios encima de los míos.

Suelto un grito, pero acto seguido su boca bloquea la mía otra vez.
No me gusta este beso, no siento amor, siento que me está besando para
desquitarse de TODO.

Logró sacármelo de encima corro hacia la salida, estoy atemorizada.


Ya entiendo lo que dijo aquel hombre con dientes amarillos " yo soy la
comida" he entrado a la cueva del lobo.

Llego a la puerta agarro el pomo de esta pero no llegó a girarlo ya que una
mano se interpone en esta, una mano tatuada, la mano de Ares.

- p-por fa-vor déjame salir - le suplico.

Y qué obtengo por respuesta?

- NO - me dice en mi oído.

Me carga y me lleva a una especie de cama, empiezo a estresarme, yo


quiero perder la virginidad con él, pero no así.

- ¡JAKE! - empiezo a chillar.

Ares me ignora sigue tocandome, haciéndome daño, está siendo brusco, ni


siquiera me besa solo está concentrado en quitarme la ropa.

Lo que él quiere es sexo... y a este paso me van a violar.

- por favor, alguien ayuda -

Ya estoy llorando, siento que no puedo respirar, y Ares no me hace caso.

- para, por favor, tú no eres así - le digo acariciándole la cara.

Se tensa, siento una pizca de emoción, será que me soltara? Pues no, me
tapo la boca con su mano, que por cierto se lleva casi toda mi cara.

Estoy entrando en pánico, ya estoy en ropa interior. No paro de llorar y


forcejear con él.
Ares me besa el cuello siento que me muerde y me aprieta un seno, me
duele, no me está gustando esto, siento que su mano está bajando hacia mi
feminidad, me muevo inquieta.

Intentó pararlo con mis manos, pero no obtengo nada, ni se inmuta.

Con una de sus manos, ya que la otra está ocupada en mi boca.

Se adentra a mis bragas y sin previo aviso Introduce un dedo dentro de mi


vagina, chilló, me está desgarrando por dentro.

Llamo a mi hermano, a Leila o al menos hago un intento.

Se escuchan golpes, no estoy segura, ya que en esta habitación está


inundado de llantos y gritos por parte mía y de la música que hay afuera.

¡PUM!

Se escucha un estruendo y percibo una luz, me ciega por un momento, pero


después puedo ver que es jake con Leila.

- ¡Agarralo, corre! - le chilla jake a otro chico.

Me quitan a Ares de encima, veo como este gruñe e intenta propinarles


algunos golpes.

- ¡SUÉLTENME! - grita Ares.

Pego un brinco por su grito.

- Hana... - Leila me mira horrorizada.


- me duele - le digo en un susurro mientras veo como jake y su amigo se
llevan a Ares hacia afuera.
- ¿que te duele?- me pregunta hana mirándome de arriba abajo con el ceño
fruncido.
- el corazón - murmuró.
Leila no se percata de mi comentario y sigue buscándome alguna herida, me
toca el cuello y hace una mueca de dolor, seguro está horrible.

Mi mejor amiga Se acerca a mí y me abraza, Ares ya no está dentro de la


habitación, así que me levanto después de haber llorado un rato en el
hombro de Leila y me visto.

Esto no me lo esperaba, es como si no fuera Él, me trató de una forma muy


cruel sin considerar mis sentimientos.

Creo que no conocía tanto a Ares como yo pensaba ni mucho menos a mi


hermano.

- Hana, vamos a la casa - me dice Leila halándome por el brazo.

Yo la sigo aturdida, metida en mis pensamientos.

Todavía no lo asimilo, no lo entiendo!

¿Quién es Ares Stone?


su oscuridad
Ya han pasado dos días desde mi encuentro con "El Dios de la guerra",
no he hablado con jake sobre lo que pasó con Ares ni él tampoco a
comentado nada.

Y Ares? Pues no ha ido al instituto en estos dos días...

Estoy caminando por los pasillos de la escuela cuando divisó a una


cabellera castaña y a una rubia.

Me acerco más y veo que es jake y otro chico que no me sé su nombre.


Voy sigilosamente por qué mi hermano está mirando hacia todos los lados,
creo que está asustado.

- ¿cómo está?- pregunta jake.


- pues... está mejor, pero ahora está trabajando- dice el chico desconocido.
- ¿todavía se lleva mal con su padre?- comenta jake.
- tú sabes cómo va esto jake - dice en un susurro.
- sí... entonces ? Hoy hay trabajo?- pregunta mi hermano.
- sí, entras ?- pregunta el chico rubio.
- no lo sé, tengo que cuidar a mi hermana - dice jake.
- cuando entras, ya no es fácil salirse jake y lo sabes - comenta el chico
rubio con una voz que asusta.

Veo que jake suspira derrotado y asiente.

¿Trabajo? ¿Padre de Ares?

El chico rubio le da una clase de papel a jake.


Me acerco para poder ver mejor aquel misterioso trozo de lamina.

Pero justamente cuando ya estaba leyendo el principio suena la campana


que indica que se acabo la jornada escolar y jake guarda la hoja.

¡Mierda! Me disperso entre la gente para que no sospeche, ya que esto se ve


peligroso.
- te pille- dice una voz a mi espalda.
Sobresalto por el susto, estoy temblando, joder me acaban de descubrir,
empiezo a sentirme mareada me giro lentamente y...

Es Leila! Casi me cagó en los pantalones.

- Joder Leila! - y pongo mi mano en mi pecho.


- jummm sospechoso - dice Leila poniendo una mano en su barbilla.

Empiezo a reírme incómodamente.

- si bueno, vámonos - le digo arrastrándola por todo el pasillo.

Salimos del instituto y lo siguiente que veo es a Ares caminando hacia un


callejón, está vestido de negro y tiene puesta la capucha, pero lo reconocí
por sus tatuajes.

Me despido de Leila mintiéndole que tengo que hacer una diligencias, ella
se las cree.

- Está bien hana, pero después pasare por tu casa - me dice dándome un
abrazo.
- bueno, te quiero - le digo corriendo hacia la dirección que se había ido
Ares.

Giro hacia el callejón, y veo que el gira hacia la izquierda así que lo sigo.

Está a unos 5 metros de distancia, veo como 3 chicos corpulentos se


acercan a él.

Suelto un grito ahogado pero me tapo la boca.


Será que Ares está metido en cosas malas?

Nah! No puede ser, con las peleas clandestinas yo digo que es suficiente.
Digo yo? No?.
Están discutiendo con Ares, pero él está tranquilo en el medio de los tres,
uno de cabello negro lo empuja haciendo que se tambalee un poco, mientras
que otro de cabello castaño oscuro saca un cuchillo... espera un
¡CUCHILLO!

¡Oh Dios mío! Que hago? Lo van a matar!


Agarro mi teléfono... mierda! Como era el número para llamar a la policía,
carajo!

Estoy temblando. Vuelvo a ver cómo está Ares y lo siguiente que pasa me
deja sin palabras.

El chico con el cabello castaño va a apuñalarlo, pero Ares se lo esquiva,


mientras que saca una pistola y apunta a la cabeza del muchacho, aprieta el
gatillo y veo como los sesos del pobre joven están esparcidos por todos
lados, los dos chicos que quedan gritan mientras que salen corriendo pero
no les da tiempo ya que Ares apunta hacia el muchacho de cabello rubio
propinándole el horrible destino que su amigo.

El único chico que queda es de cabello pelirrojo, muy guapo por cierto,
pero está asustado, demasiado diría yo... el chico se cae, Ares se acerca al
pelirrojo peligrosamente y se agacha a la altura del chico y le dice unas
cosas al oído haciendo que el muchacho asintiera repetidas veces mientras
que se iba corriendo alejándose del monstruo, de él.

Sigo paralizada, estoy muy asustada, acabo de presenciar un asesinato, y lo


peor es que estoy enamorada del asesino.

Ares se gira y nuestros ojos se conectan, sus hermosos ojos grises se funden
con mis ojos pardo.

Veo que frunce el entrecejo y aprieta la mandíbula, viene directamente


hacia dónde estoy yo, y está furiosos muy pero muy furiosos.

Empiezo a correr, escuchó los sonidos de las pisadas cada vez más cerca...
genial! El amor de mi vida me va a matar.
Aceleró el ritmo y por fin veo la salida del callejón.

Pero acto seguido una mano me agarra y me estampa contra la pared.

- Hana - me susurra al oído.


- s-si?- le respondo asustada.

Se aleja un poco de mi, puedo ver mejor su hermosa cara en su ojo derecho
tiene una cruz tatuada al revés.

Él empieza a negar con la cabeza.

- ¿por qué tenías que ser tan curiosa? No sabes del dicho? La curiosidad
mato al gato.- me espetó con su ronca voz.
- l-lo s-siento mucho, por favor no me mates - le suplico llorando.

Siento una risa, abro los ojos y veo como Ares se está riendo, de mi?

- no gatita, no te voy a matar. Pero lo que acabas de ver no se lo dirás a


nadie, entendido?- me dijo muy cerca de mi cara.

Solo me limité a asentir.

- muy bien, te estaré vigilando - me dice mientras me Acaricia la cabeza.


- ahora, piérdete de mi vista - me espeta gruñéndome.

Solté un grito ahogado ya que me había empujado, caí al suelo me raspe las
rodillas, pero no me importó empecé a correr, giré mi cabeza y ahí estaba él
fumándose un cigarrillo en la oscuridad mientras lo único que se podía ver
con claridad era su cínica sonrisa.

Acabo de descubrir el lado oscuro de Ares Stone.


jugando a las escondidas
Llegue a mi casa muy asustada, estoy paranoica miro hacia todos los
lados, siento que me observan.

- ¡llegue! - pero no obtengo respuesta.

Seguro mis padres estarán trabajando como siempre y jake haciendo ese
"trabajo" que por cierto mañana averiguaré que es lo que está haciendo.

Subo a mi habitación, abro la puerta y la laptop está encendida ... jummm


qué raro que yo recuerde la deje apagada.

Me acerco a la cama y saludo a mi gato.

- Hola coco, me extrañaste ? - le digo con esa típica voz chillona.


- SI, te extrañe - dice una voz gruesa.

Me giro asustada y veo una cabellera rubia en una esquina.

- uff Leila, joder tía siempre estás igual -


- lo siento, igual tú sabías que iba a venir te lo dije - me dijo riéndose.

Empecé a negar con la cabeza.

- amiga te he visto últimamente muy asustada y alerta, desde pues cuando


fuimos a ver la pelea de ya sabes quién - dijo frunciendo el entrecejo.
- no me pasa nada , deben ser imaginaciones tuyas - dije sonriendo
forzosamente.
- Hana sabes que me puedes decir todo, no te lo guardes para ti sola que la
fuerte de la relación soy yo - dijo acariciando me el cabello .

No pude más y empecé a llorar, y le conté TODO.

- estoy muy asustada Leila - le dije abrazándola.


- me lo imagino cariño - me dijo correspondiéndome al abrazo.

Después de hablar un poco más sobre el tema ella me tranquilizo


diciéndome que Ares nunca me mataría y que estuviera tranquila. Después
de todo es el mejor amigo de mi hermano cierto?

- ¿quieres que me quede a dormir?- me pregunto Leila.


- no, tranquila esperare a jake dijo que no tardaría mucho - le dije en un
susurro.

Enserio si quiero que se quede a dormir pero sé que ella tiene una cena
familiar o algo así hoy.

La acompañe a la salida y le di un abrazo mientras le decía adiós.

- mañana vengo a verte - me decía mientras me tiraba besos.


- si, si - dije cerrando la puerta mientras me reía.

Bueno, observe la casa y se ve muy pero muy oscura para mi gusto.


Así que empecé a encender todas las luces la de La Cocina, la televisión del
salón junto con las luces, las luces de las habitaciones, del baño y cerré la
puerta de la casa con llave y también la trasera.

Okey! Todo está perfecto, lo malo es que el recibo de La Luz de este mes va
a ser muy caro.

- ohhh! Está película me encanta!! - empecé a chillar como una niña


pequeña.

Están dando ¡LA BELLA Y LA BESTIA!

Me hice unas palomitas y me puse a ver la película, la bestia se está


muriendo y le dijo que la ama... estoy llorando oh Dios mío qué escena tan
hermosa.

Bella le iba a responder cuando de pronto se fue La Luz.


- ¿pero que ? - me levante acto seguido y puse la linterna de mi teléfono.

Empecé a caminar asustada, los interruptores de La Luz están en el sótano.

Oh claro que no voy a bajar allá. Siempre en las películas de terror muere la
rubia estúpida preguntando ¿quien anda ahí?.

Así que lo primero que hice fue correr a mi habitación y encerrarme.

Agarre mi teléfono pero se me cayo del nerviosismo que tengo, las manos
me están temblando.

- Te advertí - dijo una voz.

Me giré lentamente y en la ventana hay un chico con un cigarrillo.

- ¿ Ares ? - digo temblando.


- ¿y que fue lo que hiciste ? Abriste la boca - dijo mientras se acercaba a mi
peligrosamente.
- por favor no me hagas daño, lo siento enserio que lo siento - empecé a
decir muy rápido.

Empezó a chasquear la lengua.

- no no no, no te puedo perdonar Hana, necesitas un castigo- me dijo


sonriendo.

Solté un grito, mire mi hombro tengo una marca roja con un poco de
sangre... no me lo puedo creer acaba de apagar su cigarrillo conmigo?

Empecé a llorar.

- ¡Estás loco hijo de puta! - le dije chillando.

Él abrió los ojos sorprendido.

- Gatita, gatita, esa boca sucia, te mereces otro castigo - me dijo mientras
me tocaba la cara.

Empecé a temblar del miedo.

- pero mejor vamos a jugar ¿si?- me dijo tocando mis labios.

Empecé a asentir repetidas veces con la cabeza.

- muy bien, entonces tú debes esconderte... si pasan 20 minutos y no te


encuentro entonces tú ganas - me dijo sonriéndome tímidamente.
- q-que obtengo s-si ganó?- dije en un susurro.
- Que no te castigue y deje pasar por alto lo que le dijiste a tu amiga - me
dijo.
- y si pierdo?-
- Vivirás conmigo y harás todo lo que yo quiera - dijo mientras me miraba
de arriba a abajo.

No... no quiero definitivamente no, ya no siento que lo amo, ahora le tengo


miedo, mucho mucho miedo. Este no es el Ares que yo conocía.

- Bueno entonces te daré ventaja, voy a contar hasta 20 - dijo sentándose en


mi cama.

Yo lo mire espantada.

- tic, tac, tic, tac - dijo mientras encendía otro cigarrillo.

Abrí la puerta de mi habitación y la cerré empecé a correr por la casa, joder


donde me escondo, coño... si me quedo en un sitio todo el tiempo me va a
encontrar así que lo mejor será esconderme en algún lugar de la casa y
después ir hacia dónde el ya a revisado.

!SII! Hana eres un genio.

Opte por esconderme en las puertas que quedan abajo del televisor.
Solo mi hermano siempre me busca ahí cuando jugamos.
Me tape la boca ya que estoy muy asustada y mi respiración es
entrecortada.

Escuche unos pasos por el salón, todo está muy oscuro así que no veo muy
bien, además de que solo hay una ranura.

- ¿Donde estás ?- dice Ares con una voz burlona.

Está tarareando una canción mientras que se ríe.

Sale del salón, y va hacia La Cocina, abro las puertas sigilosamente.

Cojo un zapato de jake y lo tiro hacia el baño que queda por la izquierda.

Ares escucha el ruido y va corriendo hacia allá.


Genial! Se lo a creído, voy hacia La Cocina y me escondo abajo del
lavaplatos.
Miro la hora solo quedan 5 minutos para que gane.

Ya no estoy tan asustada. Siento que voy a ganar. Miro otra vez la hora y
solo falta un minuto.

Cuando de pronto las puertas se abren dejando ver unos ojos grises y una
sonrisa blanca como el gato de Alicia.

- Te pille - dijo riéndose.

¡Mierda!
!duele¡
- !Estoy en casa!- dijo una voz que reconozco.
Vuelvo a fijar la vista al frente y Ares no se encuentra ahí.

Me levanto poco a poco y desde la encimera veo a Ares y a jake.

-Hey bro, como estas? - dijo él.


- oye, fui a tu casa pero no contestaste así que estabas aquí he!- dijo jake
riéndose.
- sí... estaba esperándote - dijo sonriendo de lado - ¿que tal el trabajo?-
pregunto ahora serio.

Jake se rasco la nuca y dijo.

- bien... estuvo difícil pero ya todo está solucionado.- dijo sonriendo


coquetamente.

Ares solo asintió con la cabeza y se giro hacia mí.


Parecía que me comía con la mirada así que me agaché para no poder estar
al alcance de sus hermosos pero peligrosos ojos.

Ares se despidió y se fue no sin antes llegar hasta donde estoy yo.

- hola pequeña, es una pena ya me tengo que ir- dijo haciendo un puchero -
pero tranquila tendremos mucho tiempo juntos después de todo vas a vivir
conmigo - dijo riéndose.

Se me salió una lagrima, quería aparentar ser fuerte delante de él, pero no
puedo soy muy sensible.

- shhh, ya gatita, no llores la pasaremos genial, pero van a haber reglas y si


no las cumples entonces habrán penitencias.- dijo acercándose a mí.

Casi no puedo respirar siento que me estoy ahogando con su presencia.


Él se acercó a mis labios y espetó.
- Vas a ser mi mujer - dijo aquello mientras juntaba nuestros labios en un
simple beso.

Se alejó de mí y se fue tan rápido como vino.


Me limpie la boca, no quiero esto, no quiero ser suya, no quiero vivir con
él.

No creo que Jake deje que viva con Ares, además mis padres no lo
permitirán, claro que no.
Seguro lo dice para a asustarme, si seguro.

Mama y papá no llegan, y ya son las 2 de la mañana no he podido dormir


estoy intranquila ya he revisado mi ventana 4 veces.

El hombro izquierdo me arde, está hinchado y tiene una forma de círculo a


carne viva.

Me eche una pomada y me lo vende, creo que es suficiente, abrazo a Coco


que está al lado mío y me quedó profundamente dormida.

Tengo mucho calor me levanto, me doy cuenta que ya es de día.


Menos mal que hoy es sábado, con mucha pereza logró pararme de la cama,
me encamino hacia la puerta para bajar a desayunar veo a mi madre
preparando la comida y a jake comiéndosela desesperado.

- ¿y papa?- preguntó.
- hola hija buenos días - dice mi mamá sonriendo.
Ruedo los ojos.
- hola mama buenos días -
- ahora respondiendo a tu pregunta de antes, papa está hablando con nuestro
jefe - dice mama un poco emocionada.
- ¿un ascenso?- preguntó curiosa.
- ojalá que siii!! - dice mama dando saltitos.

Veo de reojo a jake que parece no estar tan feliz.


- ¿que te pasa hermano?- preguntó confundida.
Nuestros ojos se encuentran y por un momento veo sus ojos cristalizarse
pero de un momento a otro vuelven a la normalidad.
- nada pequeña, estoy recién despierto - dice forzando una sonrisa.

Ummm sospechoso, miro mi plato y son wafles con nutela, delicioso.

Después de desayunar ayudó a mama a fregar los platos, cuando de pronto


se abre la puerta entrando mi padre.

- ¿hola cariño y que tal? - pregunta mi mama feliz.


- Karla hablemos en privado - dice mi padre muy serio.

Los adultos caminan directamente hacia el despacho de papa.

Empiezo a morderme las uñas... la verdad no conozco al jefe de papa y


mama, pero lo que si se es que es uno de los empresarios más rico y
peligroso de California, he escuchado que ha asesinado para llegar a donde
está y que es calculador, inteligente, intimidante y mucho más pero seguro
que solo son rumores.

Voy acercándome a la puerta pero está se abre dejándome descubierta.

- entra Hana - dice mi padre serio.

Yo asiento y entro tranquila.

- tu madre y yo queremos decirte una mala y buena noticia - dice mi padre.


- ¿cuál quieres primero cariño?- dice mama temblando.
- l-la b-buena - digo tartamudeando.
- me han ascendido de puesto - dice papá.
- ¿y la mala ?- oh no seguro nos vamos a mudar.
- Que tendrás que vivir con el hijo de mi jefe - dice el señor que tengo al
frente.
Abro los ojos asombrada.
- ¿qué? ¿Y por qué ? ¿Quién es ? - preguntó.
- por qué? Por qué aún no sabemos los detalles. Quién es? Lo conoces de
casi la mitad de tu vida. Ares - dice papá con una mueca que no logró
descifrar.
- eso es genial hija! Si te casas con él vas a tener una vida llena de lujos -
dice mama sonriendo.
- MAMA! Él es peligroso... no quiero, tengo miedo - le digo a mi madre
llorando.
- DEJA DE COMPORTARTE COMO UNA NIÑA - grita mi padre - es por
el bien de tu familia tienes que hacerlo no es bueno contradecir a nuestro
jefe él sí que es peligroso, conocemos a Ares desde hace años no es un mal
chico -

Empiezo a reírme... claro eso será por qué no lo conocen de verdad solo han
visto su máscara.

- está bien - digo en un susurro.


- ¿cuándo se va? - dice una cuarta voz.
- el próximo Lunes - dice papa.

Jake asiente y mis padres salen de la habitación dejándonos a mí y a mi


hermano solos.

- ¿tú lo sabías cierto?- le preguntó a jake.


- si... ya que tú ya conociste su verdadera personalidad te voy a decirte
algunas cosas-

Me senté en un sillón y jake en el otro.

- ¿qué tengo que saber? - pregunte un poco asustada por lo que me diga.
- 1-cuando Ares esté enfadado no te metas, ya que no hay nadie que ha
logrado pararlo, tiene ataques de ira.
2-tiene un pasado oscuro, su padre... mejor dejemos que él te lo diga más
adelante, que te diga sus secretos.
Y 3-después de que Ares pelea le gusta desquitarse follando, por eso la otra
vez casi te viola, él no distingue nada ni nadie es como una bestia, solo
quiere saciar su sed, así que solo escóndete por la casa cuando pase eso. -
- e-está bien - dije temblando.

Jake solo me miró con pena y antes de salir logre escuchar lo que dijo.

- espero que él no la destrocé -


¿porque a mi?
Faltan 9 horas para que Ares venga a recogerme... si, al final tuve que
aceptar que otra opción tengo si no? Dejar a mis padres sin trabajo?
Buscarnos un enemigo?

No, tengo que ser lista voy a ganarme el amor de Ares y así poder volver
con mis padres o al menos llegar a ser su esposa como dicen ellos ya que la
empresa algún día será de él.

- estoy un poco asustada - le comentó a Leila.


- me imagino, pero me parece excelente que mejor manera de conquistarlo
que viviendo juntos - me dijo mientras se reía.
- Leila!-
- ya, ya, lo siento, pero qué vas a hacer ? Por lo que veo él ya no te va a
tratar como antes - me comentó.
- ummm, también estoy pensando lo mismo, así que voy a ser dócil y jugaré
a los espías, para averiguar quién es él en realidad -
- ten cuidado Hana, ya te a quemado con un cigarrillo quién sabe seguro
ahora te obliga a tener relaciones sexuales con él-
- mierda... no había pensado en eso, y ahora ? - le digo asustada.
- relájate, es una broma no creo que te haga nada - me dice mientras me da
palmaditas en la espalda.

Voy a decir algo cuando un ruido se presenta en la habitación.

- Hana, dice mama que si ya hiciste la maleta solo faltan 4 horas - me dice
jake dándome una sonrisa.
- no... ya la hago - le digo devolviéndosela
- hola jake - dice Leila mirándolo sin ninguna expresión en su rostro.
- hola - dice mi hermano bajando la mirada.

Cuando jake sale de la habitación me dispongo a saber que ha pasado entre


esos dos.

- y cuéntame querida Leila que fue lo que acaba de pasar ? -


- argh! Larga historia después te la cuento vamos a hacer la maleta - me
dice suspirando.

Ummm sospechoso muy sospechoso.

Ya ha pasado una hora y todavía estamos haciendo la dichosa maleta, he


encontrado cosas que pensaba que ya ni existían.

- awww mira estas cartas, son las que le escribías a Ares de pequeña - decía
Leila mientras las leía.

- NO! Devuélvemelas - se las intente quitar pero ella fue más rápida.

- ... si que eras penosa de pequeña, "Oh Ares no sabes cuando te amo, si
supieras o si al menos me miraras ya que para ti solo soy la hermana
pequeña de tu mejor amigo " - dijo imitando mi voz.
- para Leila no es gracioso - le digo haciendo un puchero.

Nos miramos, sin tener que utilizar ninguna palabra nos entendemos y
bajamos corriendo hacia el salón donde la chimenea está encendida ya que
estamos entrando en la estación de invierno.

Miramos las cartas y Leila dice.

- Bueno fue un placer presenciar este puro amor y sobre todo leer estas,
estas ... umm -
- horribles cartas echas por una niña que pensaba que se iba a casar con el
dueño de sus sueños - dije yo terminando su frase.
- si eso, creo, iba a decir otra cosa pero eso está bien, entonces quieres hacer
los honores ? - me preguntó entregándome los dichosos papeles.
- si, por qué no? - las agarre y las tire al fuego viendo cómo se quemaban y
en ellas mis sentimientos por él.

Nah! A quien engaño sigo loca por Ares.

Después de ver un rato como se quemaban los papeles subimos otra vez a
terminar la maleta que por cierto ni habíamos empezado y solo faltaba una
hora para que llegara el susodicho.
- ¿enserio te vas a llevar eso? - preguntó Leila señalando con asco mi
pijama de bob esponja.
- Ahh! Claro que siiii! - le dije ofendida.

Lo metí a la maleta con mis tacones, mi cepillo de dientes y muchas más


cosas.

Ya llenamos dos maletas, observó mi habitación ... no hay nada ya, las luces
las quite junto con mis pósters mi cuarto ahora está soso.

Miro a coco, sabes que? También me la llevo, la agarro y la intentó meter


en la maleta pero Leila me la arrebata.

- ¿estás loca? Vas a matar al gato - dice chillando.


- si, si, lo siento coco mama no estaba pensando - le digo con un puchero.

Pero coco me gira la cara. Pues me da igual me la voy a llevar igual.

- ¡Hana baja, ya que falta poco! - grita mama.


- ¡Ya voy! - le respondo.

Leila agarra una maleta y yo agarro la otra y una mochila aparte que lleva
mi ordenador con algunos libros.

Y Coco a mi espalda.

Bajamos, mama mira a mi hombro y abre los ojos como platos.

- Oh no querida a Coco no te la llevas - dice cruzándose de brazos.

Abro los ojos y pongo una mano en mi pecho dramáticamente.

- encima qué echas a tu hija de su casa no vas a permitir que se lleva a su


único amigo fiel, su gato, madre no tienes corazón. - digo mientras me tapo
la cara haciendo sollozos.
- uff, Hana Basta! Compórtate como la señorita que eres, Jake quítale a
coco - dice mama mirándome con superioridad.
- ¡Malvada!, padre vas a dejar que mama me quite a Coco? - le digo
mientras lloro.

Papa me mira sorprendido, yo lo abrazo con fuerza, le hago pucheros y


ojitos.

- no te dejes engañar, se fuerte - dice jake en un susurro.

Lo fulminó con la mirada mientras que le susurró " cállate ".

- está bien, déjala querida que se lleve el gato, se va a sentir sola - dice papá
mientras me acaricia el cabello.

Yo sonrío triunfante mientras miro a Leila y le guiñó el ojo.

Leila y yo estallamos a carcajadas cuando el timbre de la casa suena


haciendo que todos miremos hacia la dirección de donde proviene el
sonido.

Leila se para al lado mío y yo agarro a coco más fuerte.

- llego - dice Leila.

Yo solo asiento con la cabeza, veo como papá abre la puerta, en el umbral
de esta aparece un muchacho de cabello negro con ojos azules casi grises
lleno de tatuajes y con una sonrisa cínica.

- Buenas noches, señora y señor Nessman. -


- Buenas tarde querido, como estas ? - responde mi madre muy alegre.
- bien, feliz ya que por fin no estaré solo en mi apartamento. - dice
mirándome.
- me alegro muchacho, espero que la cuides igual jake irá a visitarla ya que
ustedes son amigos desde pequeños - dice papa riéndose.

Él solo se limita a asentir con la cabeza mientras va directo hacia dónde me


encuentro.

- ¿estas son tus maletas ? - me pregunta sonriendo.


- si - digo en un susurro.

Leila y yo nos miramos extrañadas está muy risueño, esto es muy raro
seguro está planeando algo.

- A-Ares puedo llevar a coco? - le preguntó un poco asustada.

Él se gira y mira el gato que estoy sosteniendo, aprieta la mandíbula y dice.

- Oh, claro que si Hana -

Okey? Esto sí que es raro.

Jake ayuda a Ares a subir mis maletas a su coche, que por cierto no sabía
que tenía uno.
Es un mustang 2017 de color negro.

- Bueno padres, hermano y Leila, fue un placer haber convivido con ustedes
16 años pero ahora tengo que independizarme y qué mejor manera que con
él loco hijo de un empresario millonario. - digo sonriendo falsamente.

- ¡Hana! Shh! No seas grosera- me regaño mama.


- no puede escuchar, está en el coche - bufo molesta.

Abrazo a cada uno, cuando abrazo a jake este me dice.

- recuerda lo que te dije -

Abrazo a Leila y me dice " nos vemos mañana en la escuela, si es que llegas
viva".

Me río por el mal chiste y entro al coche de satanás.

Lo miro, visualizo que que saca un cigarrillo de su bolsillo y lo enciende, se


gira, lo que me dice me deja perpleja.

- Ahora me perteneces Hana Nessman - dijo tirándome el humo a la cara.


sus reglas
Llegamos a su apartamento, no tengo quejas es precioso y muy moderno
siempre pensé que Ares vivía cerca de nuestra casa con su familia pero
parece que me equivoque.

- ah, eh, ¿desde hace cuándo vives solo?- preguntó curiosa.

Se gira y me mira de arriba abajo encarnando una ceja.

- desde que tengo 14 años vivo solo y yo me mantengo, ahora también


tendré que alimentarte a ti y a tu gato - me dijo achinando los ojos mientras
hacía una mueca de asco por Coco.

Asentí y me dirigí al espacioso salón mientras miraba todo con


detenimiento.

Una foto en especial me llamó mucho la atención, salía jake y el abrazados


riéndose encima de una moto, les echo 16 años o por ahí.

Sonrío, se ven tan lindos juntos, Ares se ve más joven incluso no tiene
tantos tatuajes como ahora.

Hay una televisión grandísima que ocupa casi toda la sala de estar, un sofá
blanco que se ve cómodo y una ventana que sustituye una pared por la cual
se ve toda la ciudad.

- Wow - digo asombrada por la preciosa vista.

Coco se ve inquieta está paseándose entre mis piernas y oliendo el lugar,


debe de familiarizarse ya que no se cuando volveré otra vez a mi hogar,
aunque una parte de mí quiere quedarse aquí para siempre.

- sígueme, te mostraré tu habitación - me dice mientras desaparece por un


largo pasillo.

¿Mi habitación? ... "pensé que íbamos a dormir juntos",me río por lo que
estoy pensando.

Me sonrojo, sí que soy pervertida.

- es aquí, ¿acaso pensaste que íbamos a dormir juntos?- dijo mientras se


burlaba de mí.
-cl-claro que no - dije sonrojándome, mas de lo que estaba.

Mire la habitación, Wow es, es preciosa, sofisticada y con un toque juvenil.


Hay un ciervo, es una estatua creo que voy a tener pesadillas por la noche
con eso, ya que seguro con La Luz apagada se verá terrorífico.

- ¿te gusta?, la mande a hacer para ti - me dijo en el umbral de la puerta con


los brazos cruzados.
- ¿la hiciste para mi?- digo emocionada.

Él se limita a asentir, estoy muy emocionada así que corro hacia Ares y lo
abrazo.

- gracias, me encanta - le digo susurrando.

Siento unas manos en mis hombros que me apartan de él.

- no me puedes tocar sin mi permiso, Hana - me dice con una voz ronca.

Me asusto así que me aparto mucho más, de lo que estaba.

- escucha (suspira) hay reglas en mi casa y son reglas que se tienen que
cumplir por qué si no habrán castigos - me dice con semblante serio.

Asiento para que continúe.

- número uno: no seas curiosa.


Número dos: debes de obedecerme en todo lo que yo digo.
Número tres: ahora yo soy tu familia, así que si necesitas dinero o
comprarte algo solo dímelo.
Y la más importante número cuatro : no puedes tener novio o cualquier otra
cosa con algún hombre que no sea yo, como te pille te castigaré y te juro
que va a dolerte tanto que no volverás a desobedecerme en tu vida -

- s-si, señor - le digo asustada por la amenaza.

Él solo suspira y se gira saliendo de mi cuarto.

- ¿q-que somos?- preguntó temblando y curiosa por la cuarta regla.

Veo como se gira mostrando esa hermosa sonrisa y esos peligrosos ojos.

- Somos más que amigos pero menos que novios - dice riendo.

-¿Amantes ?- preguntó.

Él ladea la cabeza y suelta una hermosa carcajada.

- más que eso mucho más, ya que tú tendrás a mi primogénito - dijo


mientras desaparecía por el oscuro pasillo.

Estoy en shock acaba de decir ¿primogénito?


tiene que ser ella
Pov Ares
Después de salir de la casa de Jake y jugar con Hana me encamino hacia
el Club, me apetece follar con cualquier culo que se me atraviese.

Entro y saludo a algunos conocidos mientras me pido una cerveza.

- Hola guapo - dice una chica de cabello negro y con un buen par de tetas.
- Hola muñeca - le susurró al oído.

Veo cómo se muerde el labio, joder que rápido caen.


Me piro hacia la mesa con los chicos mientras que la peli negra me pisa los
talones.
Me siento, ella repite la misma acción pero encima mío, la ignoro mientras
me besa por el cuello.

Creo que es suficiente la agarro, me la llevo afuera del Club mientras que
me despido de mi pandilla.

La subo al coche, empiezo a tocarle los pechos escucho sus gemidos.

Sonrío ya está muy mojada así que no espero más me pongo el condón y la
penetro, no voy a besarle la boca, ni tampoco a ser cariñoso con ella solo
quiero follar y ya, no hacer el amor ni tampoco decirle cursilerías y por lo
que veo a ella tampoco le importa mucho por qué esta gimiendo como loca
debajo mío.

Acabo con la tetona y la echo del coche.

- ¿nos volveremos a ver ?- pregunta ella.


- no lo creo muñeca - enciendo el coche y aceleró a toda velocidad.

Llego a mi apartamento, estoy realmente agotado, que voy a hacer con


Hana? Como voy a hacer que viva conmigo?, solo hay una persona que
puede lograr eso ... mi padre.
Suspiro solo de llamarlo así me dan náuseas.
Agarro mi teléfono y me dispongo a llamarlo.

Suena El Segundo pitido y ya han contestado.

- Hola Buenas noches, Sara Adams a su disposición soy la secretaria del


CEO Estefan Stone ¿ que se le ofrece? -
- soy Ares Stone, podría comunicarme con mi padre por favor? - digo
educadamente.
- Claro que si señor Stone -

Espero por unos minutos hasta que escucho una voz que reconozco.

- ¿Ares? Que necesitas hijo? - pregunta estefan.


- necesito un favor, pasare mañana a tu empresa, a las 4 de la tarde estaré
ahí - le digo
- está bien hijo - dice ese hombre que se hace llamar mi padre.

No espero más y cuelgo.

Ya son las 1 de la tarde, creo que he dormido demasiado.


Me adentro a mi lujosa ducha para asearme,
Abro mi armario y me dispongo a elegir un traje, los odio pero tengo que
estar presentable, me pongo uno de color marrón, muy normal pero a la vez
presentable.

Cojo las llaves de mi mustang y me dirijo a la empresa Stone.

Entro, veo a una mujer muy bonita rubia típica secretaria, me río seguro es
la amante de estefan.

- Buenas tarden señor Stone su padre lo está esperando dentro - dice con
una sonrisa.

Yo asiento con la cabeza mientras me adentro hacia una puerta grande de


madera.

- Hola hijo, que necesitas con tanta urgencia que hasta has venido a verme -
dice sonriendo.

Hago una mueca de asco.

Me siento en las sillas que hay al frente de su mesa y me dispongo a hablar.

- conoces a la pareja Nessman cierto? -


- si, hijo son trabajadores míos -
- quiero que hables con ellos para que su hija viva conmigo - digo serio.

Él abre los ojos sorprendido.

- Está bien, pero que ganó yo con eso ? - dice mi padre serio.
- un nieto y que me encargue de tu empresa - le digo sonriendo.
- me parece justo, menos mal que por fin decidiste laborar nuestra empresa
y formar una familia, por qué como yo siempre he dicho -
- los hijos son el futuro y sin una familia no hay base para el éxito - terminó
por él.
- si, hijo -
- bueno, ya todo quedó aclarado así que me voy -
- hijo, sabes que me gustaría que te casaras con la hija de un amigo mío que
tiene una empresa exitosa y así poder fusionarla con la nuestra - dice
tranquilo.
- creí que te dije que te iba a dar un nieto no es suficiente? - le dije
conteniendo la rabia.
- puedes tenerla como amante -
- PADRE usted decide, si quiere que me case con la hija de su amigo
entonces yo ya no me ocuparé de sus trabajos pero si decide ayudarme y
dejar que yo elija a mi mujer entonces haré lo que sea que usted quiera -
dije sonriendo.
- está bien hijo, perdona por mi imprudencia si tú quieres casarte con esa
muchacha entonces no te lo voy a impedir -

Le devolví la sonrisa diciéndole "adiós" mientras camino hacia la salida.


Es un hipócrita lo detesto, diciendo siempre que la familia es lo primero
pero yo nunca me olvidaré de lo que me hizo a mí y a mi madre.

- me vengare PADRE - dije mientras me encendía un cigarrillo y salía de


ese lugar.

Se preguntarán quién es mi padre? Somos los Stone un legado mafioso que


desde hace años está formado.

Además de encargarme de la empresa también llegare a ser él Cabeza de los


Stone, nuestra pandilla está conformado por nuestra familia, primos, tíos,
amigos e esposas.

Por qué quiero elegir a mi esposa? Es muy fácil por qué la mujer que quiere
mi padre para mí es una mimada y lo peor es que es una zorra, una vil
serpiente.

Yo quiero una mujer pura, inocente e ignorante para que así no se meta en
mis asuntos, cuando pienso en esas cualidades me vienes a la mente la
imagen de Hana Nessman, desde que es una niñata está loca por mi. Haría
lo que fuera por estar a mi lado incluso moriría por mi, y eso es lo que yo
necesito.

Su hermano, Jake, es mi mejor amigo trabaja para mi, ¿en que trabajo? En
matar a los enemigos de mi padre, me llaman El Dios de la guerra, los
torturo para que me digan los trabajos de sus bandas e incluso puedo matar
a una mujer sin sentir ningún tipo de sentimiento.

¿Por qué soy tan insensible? Él me enseñó a ser así, no voy a entrar en
detalles no quiero recordarlo, por su culpa soy un monstruo sin corazón.

ya no puedo volver ha amar, por qué ? me arrebataron lo único importante


en mi vida mi madre y quien la mato? Pues Él, diciendo que ella me hacía
vulnerable.
Dejo de pensar en el pasado, ahora necesito centrarme en el futuro. Miro mi
teléfono y en la pantalla de fondo la tengo a ella, a mi futura mujer, a la
madre de mis hijos a mi bella e pura Hana.
sentimientos encontrados
Estoy instalándome en mi nueva habitación, aunque no hay mucho que
hacer solo poner la ropa en sus respectivos cagones.

- Coco! Estás emocionada? - le preguntó a la gata.


- Miau - responde ella.
-si! Yo también - le digo, parezco una loca hablando con el gato.

Después de una hora y media por fin acabe de desempacar todo! Mi baño es
perfecto como un hotel, tengo una bañera preciosa de mármol.

Salgo de el, me encaminándome hacia la cama cuando...

Mi celular suena, lo agarro y veo 18 llamadas perdidas de Leila.


Me tapo la boca, se me había olvidado decirle que todo está bien.

La llamo para así aclararle que todo está perfecto.

- Leila! Estoy bien tranquila! - le digo rápido para que así no me grite.
- HANA NESSMAN CASI ME DA UN ATAQUE AL CORAZÓN - dice
gritando.
- sí, lo siento es que estaba arreglando mis ropa - le digo riéndome.
- uff! Pensé que él ya te había violado, matado y escondido - dice
susurrando.
- nah! No es tan malo, me hizo una habitación exclusivamente para mi! - le
digo emocionada.
- ¿Qué? Mañana mismo voy a tu nueva casa con tu marido a verla - dice
muy segura.
- no es mi marido... -
- eso es lo único que te intereso de lo que dije eh! - dice riendo.
- shh! No lo es -
- que sí! Que sí! Pero ya te gustaría que lo fuera -
- pues sí! - digo tirándome a la cama y riéndome como una niña pequeña
enamorada.
- me tienes que invitar a la boda -
- Claro que sí, tú serás mi dama de honor... por cierto que pasó con jake y
tú? - le preguntó recordándome de lo que pasó en mi casa.
- eh!? El que? Ushh no te escucho Hana? Estás ahí? -
- Leila no te hagas la loca! - le digo regañandola.

Pero no me contesto más ya que me corto la llamada, me río, hizo la vieja


confiable, hacerse la sorda como si la señal estuviera interfiriendo.

Suena mi teléfono dándome indicaciones que llego un mensaje.


Lo abro y leo lo que Leila me pone diciéndome cuánto me ama mientras se
despide poniéndome buenas noches.
Niego con la cabeza y optó por no responderle.

Me dispongo a salir de mi preciosa habitación, estoy llendo al salón cuando


veo a un Ares poniéndose una chaqueta de cuero, agarrando las llaves del
coche encaminándose directamente hacia la puerta.

- ¿ vas a salir ? Mañana hay colegio... vuelve temprano - le digo un poco


nerviosa por lo que me vaya a responder.

Ares se gira mirándome de reojo y negando con la cabeza, suspira y me


dice.

- Hana, ¿ cuál es la primera regla ? - me pregunta.

La primera regla? Ummm, mierda! Que era? Creo que es que puedo pedirle
dinero cuando quiera no? ... no! No creo, cuál es??.

- N-no s-seas curiosa? -


- Correcto Hana, así que por esta vez te la perdono pero la próxima te voy a
castigar - dice caminando dónde estoy.

Asiento con la cabeza despacio, él alza una mano, me asusto así que me
encojo en mi lugar protegiendo mi cara pero lo que siento es una acaricia en
mi cabeza no una cachetada como pensaba que iba a pasar.

- Shh, ya, te dije que no te voy a castigar - dijo mientras me mostraba una
dulce sonrisa.
Me quede embobada admirando tal belleza, una risa ronca me saco de mi
ensoñación.

- ¿por qué me miras como si fuera la última cosa-cola del desierto? Hasta se
te está cayendo la baba - dice riéndose.

Me pongo roja de la vergüenza, no me lo puedo creer me pilló


contemplándolo.

- l-lo siento - digo agachando la cabeza.


- no tienes que disculparte por estar mirándome, si quieres te doy un beso -
dijo coqueto.

Abrí los ojos sorprendida, me daría un beso si se lo pido? Ummm sentir sus
carnosos labios otra vez ... que tentación.

- ¡si! Lo quiero - dije sonriendo.


- siento que voy a besar a mi hermana pequeña - dijo riéndose de... pues se
mi!.

Deje de sonreír, seguro me ve como su hermana pequeña por eso nunca me


ha tomado enserio, seguro bromeó con lo del primogénito, si! Eso debe de
ser.

Mi ánimo está decayendo cuando sentí una sensación extraña en mis labios
abrí los ojos, azul, eso es lo único que podía ver unos hermosos ojos azules,
como el mar.

Los cerré para no perderme más en ellos.


Pase mi mano por su sedoso cabello negro como la sombra que te persigue
en un día soleado.

- mmm - gemí, se siente tan bien.

Un brazo musculoso se paseo por mi cintura apretándome contra un pecho


que latía tan rápido como el mío. Me está estrujando tan fuerte que siento
que en algún momento nos vamos a fundir en uno mismo.

Otra mano hace su recorrido hasta alcanzar una mejilla de mi redonda cara
y estrecharla para así sentir mi boca conectada a la suya por más tiempo.

Abrí mis oscuros ojos, sus bellos ojos ahora están cerrados, sonreí eso
significa que está sintiendo lo mismo que yo, que no soy una cualquiera.

Me tire a sus brazos enredando mis piernas alrededor de su fornido torso.

Escuche un gruñido y una ronca risa.

- ¿quieres matarme gatita? -

Me separe de él y le acaricie una mejilla, Ares paro de reír me miro más


detalladamente sentía que podía ver mi alma si seguía observándome de esa
manera pero no quería que parara, por fin me contempla, pienso.

- te amo - le digo mientras junto mi nariz con la suya.

Él tensa su mandíbula y por un momento vi algo en sus ojos, creo que fue
un rastro de sentimientos verdaderos como si fuera a llorar.

- lo sé - dice mientras me da un último beso y me deja en el suelo.

- voy a volver mañana, así que no me esperes despierta, en la nevera hay


comida - dice mientras se dirige a la puerta principal.

Siento un dolor en el pecho quiero decirle que no se vaya que no me deje


sola pero las palabras no salen de mi garganta y él ya se ha ido.

- ¿por qué no puedes quedarte conmigo? - digo en un susurro.


el primer castigo
Escucho un ruido que me saca de mi ensoñación, me percato que es la
alarma indicándome que son las 6 de la mañana.

Suspiro de cansancio, Estuve esperando a Ares despierta hasta las 2 de la


mañana. Me levanto y me dirijo a estrenar mi hermoso baño de mármol.

Enciendo mi bocina, pongo the cure de lady gaga.

- So, baby, tell me yes


And I will give you everything
So, baby, tell me yes
And I will be all yours tonight
So, baby, tell me yes
And I will give you everything
I will be right by your side - canto a todo pulmón.

Cuando la puerta de mi baño se abre de par en par. Abro los ojos


sorprendida por el ruido.

- ¡Cállate la puta boca Hana ! - dice un Ares muy enfadado.

Me quedo estática, estoy sorprendida, siento un aire frío así que me abrazo
a mí misma cuando me doy cuenta que estoy desnuda, miro mi cuerpo y
dirijo mi mirada hacia Ares.

- los pechos son pequeños pero no están mal - dice sonriendo mientras se
recuesta en el marco de la puerta.

- ¡AHH! - chilló mientras me pongo en cuclillas e intento taparme con mis


brazos.

- no te tapes, igualmente dentro de poco lo veré todo - dice mientras se


acerca a mi.

- ¡vete, no te me acerques ! -
- shh! No seas dramática - comenta tocándome el cabello.

Me quedo quieta en la misma postura de antes agachada esperando a que se


vaya pero su mano me indica que no se va a ir tan rápido ya que está
bajando por mi espalda, me estremezco, amo su toque siento una
electricidad, suelto un ronroneo como los gatos.

- así me gusta gatita que vayas aprendiendo quién es tu amo - dice


agarrándome la cara bruscamente.

Lo miro, se nota que está recién despierto, tiene el cabello alborotado y sus
hermosos ojos azules están apagados.

Observo que se está acercando sigilosamente hacia mi, analizando si voy a


escapar pero no lo haré, deseo esto, deseo que me toque.

Siento su respiración en mi mejilla su nariz toca la mía dulcemente hacia


arriba y hacia abajo acariciandola.

Sigo sin emitir ni un sonido ni ninguna acción que haga asustar a mi


depredador o lo haga actuar de otra manera.

Su boca, el dulce néctar que proviene de esos deliciosos labios se estampan


contra los míos, cierro los ojos por el placer que estoy sintiendo, siento una
mano en mi seno, abro los ojos sorprendida y lo empujó.

Estoy agitada así que me cuesta respirar.


Él está tirado en el piso del baño mirándome mientras sonríe.

Eh!? Pensé que iba a estar enfado por qué lo rechace.

- no pasa nada Hana, te voy a esperar pero quiero que sepas que no tengo
mucha paciencia - dijo mientras se levantaba y se dirigía hacia la puerta.

Todo el aire que tenía retenido en mis pulmones son expulsados


estruendosamente por mis fosas nasales.
Me levanto de la tina, y me desplazo a buscar una toalla.

Me pongo unos jeans azules, una camiseta ancha de color negro y unas
Adidas.

Salgo de mi habitación y voy al comedor me encuentro con un Ares vestido


muy varonil, jeans negros y camisa de cuadros rojos y negros el tatuaje de
su cuello sobre sale por su camisa mientras que los tatuajes de sus brazos
están al descubierto mostrando a un chico malo, pero yo sé que dentro de
ese hombre hay un niño que solo necesita amor.

- ¡por fin! Si que las mujeres son lentas - dice él suspirando.


- es difícil desenredar este cabello - le digo rodando los ojos.
- aja, claro, bueno ahí tienes el desayuno - me señaló en la mesa.

Desayuno? Él sabe cocinar? Me acerco a la mesa y observo dos huevos con


bacon. Que juntos Hacen una carita feliz.

Empiezo a reírme, que lindo.

- ¿de que te ríes ? - dice acercándose a mi.


- ¿esto lo hiciste tú? - le digo sonriéndole.

Él asiente con la cabeza con una sonrisa que me deja helada, me siento,
Ares vuelve a La Cocina.

Su sonrisa... esta vez fue diferente creo que note ¿cariño en ella? Nah!
Seguro solo son imaginaciones mías.

Ares se sienta al frente mío y empieza a comer así que yo también repito su
acción.

Acabamos de desayunar así que recojo los platos y los lavo ya que él hizo el
desayuno es lo mínimo que puedo hacer.
Me guío hacia la puerta principal, miro disimuladamente él está pisándome
los talones. Bajamos por el ascensor nosotros vivimos en el piso 18...
vivimos uff quien lo iba a decir vivo con el amor de mi vida con el primer
hombre que se robo mi corazón con solo una mirada solo basto que me
observara por un instante con esos maravillosos ojos azules, aunque yo
sabía que solo miraba a mi hermano que estaba al lado mío pero aún así me
daba igual por qué desde ese momento me prometí que sus ojos me
mirarían a mi el resto de su vida.

- hey! Deja de soñar conmigo y camina - me dijo riéndose.

Me sonroje como puede saber que estoy soñando con él?

Entramos a su coche y nos fuimos hacia el instituto.

Prendí la radio, nos quedamos en silencio disfrutando de la música y yo de


su compañía.

Él se estacionó en el parking del colegio y antes de salir del coche sentí una
mano en mi brazo.

- sabes que tengo admiradoras... y sobre todo Kelly que se cree mi novia, lo
que quiero decir es que cuando bajes de este coche todo el mundo te va a
mirar y van a haber chismes y seguro que te van a hacer alguna escena, no
te voy a defender ni tampoco voy a negar nada de lo que me pregunten. -
dijo serio.

- si - dije en un susurro.

Joder! En que me he metido, se me había olvidado que Ares es el chico más


popular de la escuela junto con mi hermano. Me van a matar.

Baje del coche un poco asustada me giré y cerré la puerta cuando me dirigí
a la puerta principal TODO el mundo me está mirando, escucho susurros e
incluso veo miradas que si mataran estaría ahora mismo a 100 metros bajo
tierra.

¿Pero sabes que ? Yo no me dejo de nadie levante mi hermosa cara y con la


frente en alto me dirijo hacia mi casillero.

- veo que eres el nuevo centro de comidilla - dijo Leila a mi lado.


- uff, ya ves -

Leila empezó a reír y me dijo al oído " tú tranquila que si tenemos que ir
contra el mundo "

- lo hacemos - dije terminando nuestra frase.

Empezamos a reír y fuimos hacia nuestra primera clase.

- matemáticas ugh - espete haciendo una mueca de asco.

Él profesor entro he empezó a poner problemas en la pizarra.

Ya habían pasado 4 periodos, tocó el timbre indicando que nos tocaba el


recreo así que fuimos al comedor.

- Bueno Hana ¿estás preparada?- dijo Leila agarrando la puerta.


- lo estoy - dije muy segura.

Acto seguido sentí la mirada de todos los presentes en esa sala o soy muy
paranoica.

Trague, me fui al mismo sitio donde Leila y yo nos hemos sentado desde
que empezamos el instituto.

Entablamos conversación y poco a poco se me estaba olvidando las


miradas.
Pero entonces un ruido nos hizo que fijáramos la vista hacia la dirección de
donde provenía el ruido.

- mira , mira que tenemos aquí, la perra quita novios - dijo Kelly sentándose
en NUESTRA mesa.

Levante una ceja en respuesta a lo que esa mujer me acaba de decir. Toda la
cafetería estaba en silencio esperando mi respuesta.

- ¿perdón? - dijo Leila.


- contigo no hablaba lame culos - dijo Kelly.

Pero que ? Oh no, no, no, NO con mi amiga si que no.

- mira quién habla la que se coje a los profesores para pasar de materia -
dije sonriéndole.
- ¿ah? Que has dicho ? - dijo una Kelly muy roja por la rabia.
- encima de puta sorda - dije mirándome las uñas.

Leila empezó a reírse mientras que nos chocábamos las manos.

Todo el mundo empezó a burlarse mientras que algunos hacían ruidos para
alentar la pelea.
Kelly indefensa e estúpida se fue corriendo con el rabo entre las piernas
como un perrito asustado.

Mire a mi alrededor buscando la mirada que me quita el aliento, pero no la


encontré.
Qué raro mi hermano tampoco está.

Mire a Leila que también miraba alrededor seguro buscando a jake.

- ¿los buscamos?- pregunte


- si - dijo levantándose.

Salimos del comedor, los pasillos están desolados, registramos casi todas La
aulas hasta que llegamos al salón del laboratorio.

Entramos sigilosamente, en efecto ahí estaba jake y Ares junto con otro
chico que no conozco.
- Ayer recogí una mercancía y se la mande a tu padre - dijo jake.
- y-yo r-recogí el cuerpo que mataste ayer - dijo el chico que no conozco.

Cuerpo? Muerte?

- ¿donde lo tiraste ? - pregunta Ares.


- al río - dijo el pobre chico temblando.
- te dije que se lo llevaras a los cerdos - dijo ares apretando la mandíbula.
- l-lo siento - dijo el chico hiperventilando.
- la próxima vez que hagas algo mal te voy a dejar peor que los cuerpos que
recoges - dijo él muy tranquilo.

Él chico asintió con la cabeza, mientras que Ares y jake estaban hablando.

Mire a Leila ella estaba tan sorprendida como yo.

Me puse un dedo en mi boca indicando que no hiciera ruido.


Empecé a gatear hacia la puerta cuando me di contra la puerta.
Mierda! Quien carajo cerró la puerta?

Mire atrás, Leila esta pálida, observe más arriba y en efecto ahí se
encontraba Ares, jake y el chico mirándonos.

Mi hermano tiene cara de sorprendido, él chico tiene cara de asustado y


Ares tiene cara de enfado.

Ya la cague.

- Jake ocúpate de Leila - dijo serio.


- por favor no te pases con Hana - dijo jake preocupado.

Él otro chico se fue de la sala no sin antes mirarme con dolor.

Con dolor? Oh Dios mío, espera llévame contigo.

- vamos - dijo jake mientras agarraba a Leila de la mano y se la llevaba


lejos de mi.
Sentí las pisadas de Ares cada vez más cerca hasta que una sombra me tapo
privándome de La Luz.

Él se puso en cuclillas.

- Hana, Hana, dime que regla has desobedecido? - dijo mientras me acaricia
el cabello.
- no seas curiosa - dije susurrando.
- si! Muy bien, pero la incumpliste y sabes lo que te va a pasar no? - dijo
esta vez agarrando mi cabello con fuerza acercando mi rostro al suyo.
- u-un castigo - dije sintiendo un nudo en mi garganta.

Él me empujó haciendo que mi cabeza se estrellara contra la pared.

- levántate - dijo serio.

Estoy aturdida por el golpe pero no quiero desobedecerlo más así que con
ayuda de la pared pude levantarme.

Apenas lo mire sentí un ardor en mi mejilla derecha. Las lágrimas


empezaron a salir por sí solas. Me ha pegado una cachetada.

Me agarre la mejilla y lo mire, tiene el semblante serio, se acercó a mí, sentí


miedo así que me acurruqué a la pared.

- Hana, tranquila este no es el castigo, el verdadero llegara apenas entremos


a nuestra casa -me dijo agarrando mi cuello.

Se fue de la clase dejándome sola, con la mejilla adolorida y sobre todo


muy asustada este no era el castigo? Entonces va a ser peor ?.
no aprietes el gatillo
Estoy asustada lo admito, sé que cuando llegue al apartamento me van a
hacer daño o mucho peor me van a ¡matar!.

- ¡nah! No creo - digo para reconfortarme yo misma.

Estoy cansada miro mi reloj y ya ha acabado el periodo escolar de este día.


(suspiro) me levanto, apenas salgo del laboratorio veo a un chico que está
temblando en el suelo.

- lo siento, lo siento, lo siento, lo siento tanto Hana -

- ¿que? - digo confundida.

El muchacho levanta su cara, es el chico que estaba hace poco hablando con
jake y Ares.
Me agacho para poder hablar mejor con él.

- ¿ qué sientes chico? No te entiendo - digo curiosa.


- él me obligó - dice llorando.
- ¿quién? - digo ya un poco asustada.

El chico mira hacia ambos lados, pero cuando mira hacia la izquierda abre
mucho los ojos poniendo una cara aterradora como si hubiera visto un
fantasma.

- él - dice susurrando mientras levanta un brazo apuntando con el dedo


hacia la izquierda.

Me giré lentamente hacia la dirección que apunta, al final del pasillo hay
una sombra.
Me levanto y me quedo mirando.

- ¿pero qué mierda? -

Me asombro, el hombre que está al final del pasillo está corriendo


velozmente hacia mi dirección.

Así que no lo pienso dos veces y salgo como un alma perdida hacia la otra
dirección.

- joder, joder, joder, ¡AYUDA! - grito asustada mirando hacia todos sitios.

Sabes qué ? A la mierda yo no voy a ser la típica damisela en peligro que se


esconde en el colegio desolado y la encuentran para después darle una
horrorosa muerte.

el hombre que me persigue parece terminator es grandísimo el cabrón y


corre como un atleta.

Por fin llego a la puerta principal, agarro la manilla, perfecto! Está cerrado.

- ¿quién coño cierra la escuela a las 5 de la tarde? -

Me giro y al final del pasillo viene el hombre caminando tranquilamente.

- niña estúpida no podrás escapar de mi - dice riéndose.

Sus carcajadas hace que se me erice la piel. Si no puedo escapar del


monstruo entonces combátelo.

Si! Perfecto, giro hacia la derecha, después a la izquierda y llego al


comedor. Me agacho ya que escucho las pisadas del hombre que intenta
asesinarme.

Voy directo hacia La Cocina y agarro un cuchillo. Me encamino al comedor


otra vez y me escondo detrás de una de las mesas del final. Escucho sus
pasos muy cerca, me asomo mientras me tapo la boca ya que estoy
hiperventilando, estoy demasiado asustada, respiró hondo, veo que el
objetivo está de espaldas muy cerca ,si sigo dejándolo va encontrarme -solo
tengo una oportunidad -pienso en mi mente.

Voy gateando hacia el corpulento hombre, le encajo el cuchillo en el talón


de Aquiles, acto seguido el hombre se cae al suelo empieza a chillar
mientras se agarra el pie.

- ¡HIJA DE PUTA! -

No espero más agarro una silla del comedor la estrelló contra la ventana
permitiéndome escapar del cruel destino que me esperaba.
Salgo por ella, siento algo caliente por mis piernas como un líquido, miro
mis rodillas y están ensangrentadas, seguro fue cuando salí por la ventana
con los vidrios rotos.

No me importa lo único que quiero es sobrevivir, estoy corriendo como si


mi vida dependiera de eso cuando siento un disparo, me giro pero no veo
nada, no veo al hombre.
Qué raro, pero todo está oscuro miro la hora y son las 6 de la tarde.

Miro al cielo, me cae una gota, genial! Lo que me faltada. Ahora está
lloviendo típica película de terror.

- No quiero morir - digo mientras mis lágrimas se funden con la lluvia.

Vuelvo a mirar al frente, observo una sombra negra acercándose a gran


velocidad a mi.

No puede ser! No a muerto? Debería de haberse desangrado.

Empiezo a correr otra vez estoy muy asustada así que chillo.

- NOOOO! Ayudaaa! POR FA- no termino de gritar por qué una mano me
tapa la boca.

Empiezo a patalear e intentar zafare del agarre de aquel hombre.

- ¡HANA PARA SOY YO! - dice una voz que conozco muy bien.

Paro de luchar y me giro lentamente a ver a mi hermano.


- Oh Dios mío jake - digo abrazándolo.
- ya, tranquila estás a salvo - dice acariciando me la cabeza.

Me percato de él y le preguntó.

- ¿qué haces aquí?¿el hombre? Él, él intentó - no me deja terminar ya que


habla.

- ya lo sé, Ares ya se encargó de él, por cierto muy bien Hana fuiste muy
lista - dice sonriéndome.

Niego con la cabeza.

- casi el pánico me consume jake y tú te estás riendo? Crees que es


gracioso? ¿Que quería ese hombre de mi? No entiendo nada y quiero
explicaciones ya! -

Jake me mira sorprendido, suspira abre la boca para decir algo cuando otra
presencia lo deja mudo.

- Deja que yo le expliqué jake - dice una tercera voz.

Me giro para ver de dónde proviene esa voz.


Ares está empapado y con un arma en la mano, a su lado un cuerpo
llorando.

- vamos - dice haciéndome una seña con la pistola hacia el coche que está
aparcado.

Miro por última a vez a mi hermano, voy caminando hacia el coche de él


cuando siento un grito de dolor. Miro hacia atrás, me tapo la boca del
asombro.

- ¡Suéltalo!- digo asustada.

Ares está golpeando al chico que me decía - lo siento-.


- Hana no te metas, entra en el coche - dice mi hermano dándome un
empujón.

-NO, no ves que le está haciendo daño? - le digo a jake pero él ni se inmuta.

Miro a Ares que le está diciendo algo al oído al otro muchacho.

- Eso te pasa por traicionarnos - dice jake mientras se ríe.

¿ qué ? Estos dos chicos están locos.

Ares carga su pistola, la posiciona lentamente hacia la sien del pobre chico
que está temblando en el suelo tirado.

No lo dudo más y me lanzó contra Ares.


Empiezo a pegarle, arañarle, gritarle.
De pronto siento unos brazos alrededor de mi cintura y a Él arriba mío.

- ¡Basta! Tú no entiendes nada, piensas que nosotros somos los malos de


esta historia pero quiero que sepas que yo no soy malo mi amor, solo sigo
las reglas que me inculcaron -

No respondo estoy pasmada con la declaración que acaba de tener este


chico conmigo.

- lo siento mucho, pero éste tiene que morir, no lo puedo dejar vivo-

dice mientras se levanta y vuelve a posicionar la pistola en la cabeza del


adolescente.

- todos ven lo que aparento pero pocos advierten lo que soy - dice apretando
el gatillo.

Veo gotas de sangre volando por los aire, el chico yace ahora inmóvil en el
césped.
Estoy en shock, miro a Ares, él está mirándome mientras enciende un
cigarrillo. Se pone en cuclillas, aparta un mechón rebelde de mi cara.

- los demonios nacen, los monstruos se crean -

Lo último que recuerdo de ese día fue sus hermosos ojos azules y su sonrisa
cínica.
mis demonios
- ¡ Mama ! ¡Mama! ¿Dónde estás ? - decía un pequeño entusiasmado de
tan solo 8 años.

- Aquí cariño, en la cocina - respondió una hermosa mujer de cabellera


negra e ojos azules como el cielo.

El pequeño se adentro al cuarto esbozando una tierna sonrisa. Se acercó


lentamente mientras se quedaba embobado viendo a su madre, una mujer
alta con un cuerpo envidiable, un cabello largo hasta la cintura con
pequeñas ondas, negro como la sombra que te persigue en verano.

Pero lo que mas amaba el pequeño eran sus envidiables luceros claros,
azules tan claros que ni la pupila se visualizaba en esas par de joyas que se
llaman ojos.

- ¿Qué necesita mi océano ? - comentaba su madre al ver al pequeño


maravillado ensimismado en sus pensamientos.

La mujer lo llamaba "mi océano" un pequeño apodo que obtuvo el bebe la


primera vez que abrió sus ojos para ver a su madre.

- Solo quería ver qué estabas haciendo de comer - dijo el niño abrazando a
su madre.

- pasta cariño, tu plato favorito, ya que hoy es un día especial - dijo la


madre riéndose.

La risa de su madre era como música para los oídos del pequeño.

- ¿Ah si, y por qué ? - dijo el pequeño.

- Por qué hoy, mi océano cumple 9 años - dijo la madre joven agachándose
a la altura del jovencito para así hacerle cosquillas.

El Niño se reía estruendosamente.


- ¿hoy tienes que trabajar mama ? - preguntó Él con una expresión triste.

- No Ares, he pedido el día libre para así estar contigo todo el día - dijo la
madre acariciando la pequeña cabeza de color azabache.

La mujer apenas tenía 26 años, madre soltera, siempre trabajando puesto


que su familia le dio la espalda en cuento supieron que estaba embarazada y
más cuando ella no quiso dar el nombre del padre del bebé.

Sola Kassia enfrentaba el cruel mundo en un pequeño apartamento junto


con lo único que le hacía salir adelante su pequeño océano.

Kassia nunca le hablo ha Ares sobre su padre y nunca lo haría, Aquel


hombre no podía encontrar a su hijo, ella no quería que su pequeño ya no
volviera a sonreír ni tampoco que presenciará muertes, ella solo deseaba
que su luz siempre fuera feliz como ha sido durante esos duros 9 años.

Cuando ella llegaba cansada de estar trabajando desde las 7 de la mañana


hasta las 8 de la noche, Ares le tenía preparado la cena, el pequeño siempre
fue muy independiente desde que era pequeño casi nunca lloro siempre
sonriendo.

Ella pensó que todo marcharía perfecto como ha estado sucediendo estos
años pero lo que no pensó es que este día iba a hacer el peor de todos, el 9
cumpleaños de Ares.

- ¿Mama y mi pastel? - dijo el niño mirando por La Cocina curioso.

- nonono, fuera de aquí pequeñín - dijo Kassia riéndose.

Ares decepcionado se fue al salón a ver la televisión, cuando sonó el timbre.

- pequeño ve a ver quién es - le comentó la madre ocupada haciendo la


comida.
Ares se levanto yendo directo hacia la puerta de la entrada, la abrió y vio a
dos hombres vestidos de negro muy intimidantes los dos chicos se apartaron
dejando ver a un hombre de al menos unos 30 años.

- Hola niño ¿está tu madre en casa ? - dijo el hombre del medio.

Ares seguía quieto en shock, él había visto muchas películas de acción, y lo


que acababa de ver de seguro no iba a ser nada bueno.

- M-mama unos hombres te buscan - dijo el pequeño sin apartar la mirada


del hombre.

La madre al escuchar el comentario de su hijo frunció el entrecejo y se


acercó a ver lo que estaba pasando.

- Kassia, mi querida y hermosa Kassia ¿cómo has estado? - dijo el hombre


del medio.

- ¡Stefan! - dijo la mujer sorprendida.

No se lo pensó dos veces y corrió en dirección hacia su hijo, agarrándolo


por los hombros poniendo detrás de ella protegiéndolo.

- tranquila querida, solo vengo a celebrar el noveno cumpleaños de mi hijo


o acaso no puedo? - dijo Stefan adentrándose al pequeño apartamento con
sus dos guardaespaldas.

Ares soltó un grito ahogado mientras miraba con curiosidad a aquel hombre
que dijo que era su padre.

Stefan es un hombre muy intimidante pero a la vez atractivo, muy alto


como 1,78 de pelo castaño claro e ojos de color verdes como los árboles en
primavera.
- ¡No! A qué has venido? - preguntó la madre un poco desesperada.

- A llevarme a mi hijo, lo necesito y tu lo sabes bien kassia, no podrías


esconderte siempre de mi, tarde o temprano me lo tendré que llevar tiene
que seguir mi linaje - dijo Stefan un poco serio.

- por favor, deja que se quede un tiempo más conmigo hasta que cumpla 12
años, Stefan te lo suplico - decía la pobre mujer arrodillada e devastada por
qué le arrebatarían a su pequeño.

Ares ahora asustado por ver a su hermosa madre de rodillas llorando sintió
que su corazón se rompía, así que se acercó a ella y le limpió las lágrimas
con sus pequeñas manitas.

- madre no llores, yo estaré bien siempre y cuando tú estés sonriendo - dijo


el pequeño mirando con amor a la única mujer que él siempre va a amar
sobre todas las cosas.

La joven madre había criado a Ares con amor y con dulces palabras nunca
tuvo que levantarle la mano al joven, siempre enseñándole los valores
siempre estando con él instruyéndolo para que sea un hombre honorable.

- hijo mío, aunque te vayas con este hombre y él te enseñe cosas malas
nunca cambies ten presente tus valores los que fundamos juntos - decía la
madre dándole besitos en la punta de la nariz.

Ares solo reía por las cosquillas que le ocasionaban los besitos tiernos de su
madre en la punta.

Mientras que Stefan miraba cautelosamente toda la escena que sucedía


entre su hijo y su madre, suspiro derrotado sabiendo que si quería que su
hijo reinará y sobreviviera en el mundo al cual lo iba a meter necesitaba que
todos los valores y el amor que sentía desaparecieran y qué mejor forma
que hacerlo matando sus esperanzas.

Stefan le pidió un arma a su guardaespaldas mientras que al otro le


ordenaba que agarrara a su hijo.

- ¡No suéltame! ¡MADRE! - decía el pequeño mientras que lo apartaban de


su única figura paterna.

Kassia observaba en shock la escena su niño llorando en los brazos de un


hombre, y a Stefan en sus manos un arma apuntándola hacia ella, Kassia
sabía lo que iba a pasar así que volvió a dirigir la mirada a su pequeño y le
dijo: " no dejes que tus demonios te consuman ni que tú oscuridad te ciegue
".

El pequeño negaba repetidas veces, no podía creerlo enserio iba a matar a


su madre? Lo haría?.

Y así fue, un sonido ensordecedor apareció y su preciada madre yacía ahora


en el suelo con un gran charco de sangre alrededor del torso.

El hombre soltó al pequeño, que estaba todavía en shock mirando a su cielo


en el suelo.

Se acercó gateando hacia ella y le quitó unos mechones negros que estaban
en su cara, la cara que ahora estaba sin sus mejillas sonrojadas y esos
hermosos ojos que tanto ama él ya no tiene ese brillo que los caracterizaba.

- m-mama, por favor levántate, no me dejes mami - dijo Ares sintiendo que
algo dentro suyo se derrumbaba.

Su vista ahora estaba nublada por las lágrimas, le prometió a su madre que
siempre sonreiría pero ahora ya no tenía motivo para sonreír, su luz ya no
estaba en este mundo ya se había apagado.

- NOOOOOOOOOOO AHHHHHHHH - Grito Ares moviendo a su madre


hacia el meciéndola mientras le tarareaba la canción que ella siempre le
cantaba antes de ir a dormir.

- todo estará bien, madre - decía el pequeño abrazando el cuerpo frío del
que alguna vez fue alguien especial para él.
- cárgalo, nos vamos de aquí - dijo Stefan sin mostrar ni un abismo de
sentimiento.

El pequeño caminaba desconcertado por lo que acababa de ocurrir.

Se lo llevaron muy lejos de ahí de su felicidad y todo ocurrió el día de su


cumpleaños, desde ese instante, momento e día sus demonios lo atraparon.

el pequeño recordando esa frase que siempre su madre le decía.

- érase una vez un demonio y un ángel se enamoraron ... pero su historia no


tuvo un final feliz -
de fiesta
- NOOOO -
Me despierto agitada, visualizo donde me encuentro y estoy en mi
habitación.
Qué raro? Cuando llegue aquí? Que yo recuerde hace poco estaba en el
instituto... qué pasó después ?

Intentó acordarme, instituto, charla misteriosa de Ares y jake, hombre raro,


cuchillo, muertes.

Todas las imágenes vienen a mi cabeza como flashbacks.

Miro mi teléfono, tengo 8 llamadas perdidas de Leila, me levanto de la


cama voy hacia el salón, todo está muy callado y las luces están apagadas...
me dirijo hacia La Cocina y en la nevera hay un papel enganchado, lo
arranco.

- voy a salir de fiesta, no me esperes despierta.


Besos de tu esposo -

¿Qué? Tan rápido se olvido de matar a una persona, se nota que lo único
que tiene en esa hermosa cabeza es sexo, fiesta y muerte.

Suspiro, que mierda de vida la mía. Agarro mi celular, voy a llamadas,


suena El Segundo timbre y contesta.

- ¿mi amorrrr, que pasó ? Estabas perdida - dice Leila desde el otro lado del
teléfono.

- buff, tengo que contarte tantas cosas mi vida - le respondo.

- ahora me las cuentas, voy directo hacia tu apartamento... por qué hoy
salimos de fiestaaaa!!! - grita Leila.

- A emborracharnos - digo riéndome.

La verdad lo necesito para dejar de martirizarme con él. Con mi demonio.

- bueno, chau ahora nos vemos - dice colgando.

Voy hacia la puerta principal y la dejo abierta para ella, mientras me


encamino al baño, por qué apesto.

Estoy llena de barro, ya que ... mejor voy a olvidarlo, si! Eso haré.

Me arranco los cabellos por qué estoy frustrada.

Enciendo la llave , empiezo a cantar mientras que el agua caliente me


acuna.

Me acabo de bañar agarro la toalla y me seco, escucho que cierran la puerta.

- ¡Leila estoy aquí!- digo gritando para que ella me escuche.

Pero no obtengo respuesta por parte de ella, así que me escondo detrás de la
puerta, si parecerá que soy paranoica pero si no has visto lo que yo he visto
entonces no opines.
Escucho pasos que se dirigen a donde me encuentro... mierda, mierda,
mierda. Encima estoy desnuda, bueno solo una toalla me cubre.

Me tapo la boca para no hacer mucho ruido, cuando de pronto los pasos se
detienen en el marco de la puerta.

¡CLICK! apagan La Luz. Empiezo a temblar cuando siento una mano en mi


antebrazo.

- Te voy a comer - dice una voz rasposa.


- KYAAAA -

La Luz se enciende y escucho una risa muy particular que yo conozco muy
pero muy bien.

- Me cagó en todo Leila, ¿tú no sabes que tus sustos van a hacer que algún
día me de un ataque al corazón? - digo cabreada.

Leila no para de reírse está tirada en el suelo así que aprovecho y le meto
una patada.

- ups, perdón - digo saliendo del baño.

Escucho un quejido, pero lo ignoro se lo merece.

Abro el armario, tengo muchos vestidos, no sé cuál ponerme.

- me gusta este mono - dice Leila agarrando una ropa.

Lo miro bien... si, puede servir.

Hago un asentimiento de cabeza y me dirijo al baño a cambiarme.

Salgo del cuarto, Leila abre la boca sorprendida y me da una sonrisa súper
hermosa.
Me pongo pintalabios rojo que contrasta contra mi piel blanca e ojos miel.

Por cierto yo me pinto el cabello de muchos colores, ahora lo tengo de


castaño oscuro con flequillo.

Todo el mundo dice que me parezco a Angelina jolie cuando era joven.

En los ojos nada más me puse el delineado de gato, Leila sale del baño
verdaderamente está mujer es hermosa. Lleva un vestido apretado negro
con escote de cremallera ligeramente abierto hacia un lado que le deja ver el
comienzo de su pecho, la cara, bufff no hay palabras para describirlo.

- ¡vas a arrasar amiga! - le digo sonriendo.


- gracias, gracias - dice ella haciendo reverencias repetidas veces.

Bueno estamos listas, salimos del apartamento, Leila llego en su coche así
que montamos en él.

- ¿y a donde vamos ? - le preguntó.


- ya verás - dice riéndose pícaramente.

Ummm, esto va a marchar mal estoy segura.

- ¿al menos tienes plan B por si algo pasa ? - le preguntó curiosa e asustada.

- obvio, tú relájate - dice conduciendo mientras canta.

Bueno, si ella lo dice, empiezo a cantar con ella para así distraerme un rato.
Leila aparca el coche en una especia de estacionamiento público.

Es muy tétrico, bajamos del coche, miro hacia la derecha hay un callejón y
un faro al final que está parpadeando, tengo frío así que me caliento
abrazándome a mí misma. Cuando veo a una niña de cabello castaño largo a
lo lejos de la calleja, le echo unos 12 años, tiene un vestido rosado, se
parece mucho al que tenía de pequeña.

Me empieza a doler la cabeza, la sobo con la yema de mis dedos, Pero el


dolor no se va, es más intenso, vuelvo a fijar mi vista a la niña, escucho una
voz en mi cabeza " sasha", me arrodillo en suelo por el dolor de cabeza que
casi no me deja ni respirar escucho ese nombre una y otra vez.

- ¿Hana? Estás bien? -

El dolor se fue, levanto mi cabeza y veo a Leila que me observa con una
mirada curiosa.

- estoy bien, solo fue un ligero mareo - le digo sonriendo para que no se
preocupe.

Me levanto, ¡ la niña ! Miro hacia el callejón, pero la pequeña ya no está!


Qué? Es un callejón sin salida no puede haberse ido.

- Leila, la niña donde se fue ? La que estaba allá ! - le señaló el lugar.

Leila mira confusa en aquella dirección.

- yo no he visto a ninguna niña Hana - dice segura.

Ummm qué raro, seguro habrá sido mi imaginación. Hacía tiempo que los
fuertes dolores habían desaparecido, qué raro que vuelvan otra vez y ahora
con alucinaciones.

Cuando era pequeña me di un fuerte golpe en la cabeza que hizo que


perdiera la memoria, papa y mama nunca hablan de eso prefieren no
decirme cómo pasó, solo me daban pastillas para tranquilizar los fuertes
dolores, pero ya hace 1 año que deje de tomarlas, ellos piensan que las sigo
ingiriendo pero yo pienso que estoy mejor que no las necesito, no es que
fuera médico para recomendarme esas cosas yo sola pero bueno.

Leila me jala del brazo para que camine ya que estoy un poco cansada y
pensativa.

Entramos al antro, está a tope de gente, alcohol y música.

Nos encaminamos a la barra y pedimos 4 shots, es como nuestra escénica


siempre que llegamos alguna discoteca o fiesta pedimos 4 shots dos para mí
y dos para ella.

- por nosotras, contra el mundo, siempre juntas - y nos bebimos los dos
shots de una.

Buff, soy malísima con el alcohol ya me mareé, veo que Leila me hace
señal de que vayamos a la pista a bailar así que la sigo.

Suena grey-i miss you feat. Bahari.

Amo esa canción empiezo a mover las caderas provocadoramente al son de


la música, siento unos brazos alrededor de mi torso así que me giro a ver
quién es la presa de hoy pero me quedo pálida.

Estoy muy asustada, siento que se me están saliendo las lágrimas, menos
mal que mi maquillaje es resistente al agua.

-A qué le temes gatita? - me pregunta con voz ronca.

- a ti - entretanto se me salían las lágrimas.


-¿por qué ?- me dijo mientras me acaricia la mejilla y sonreía.

-tengo miedo, miedo a perderme en tu oscuridad- le dije en un susurro.

Logró ver su sonrisa seductora, una mano masculina pasa por mi rostro
llevándose con ella mis lágrimas.

Suspiro, lo miro con curiosidad veo que me está mirando de la misma


forma ya que tiene levemente la cabeza inclinada hacia la derecha y sé que
cuando él hace eso es por qué está observando meticulosamente.

Me acaricia la cara gentilmente se acerca lentamente inclinado hacia la


izquierda.

- no me temas nunca te mataría, no a ti - susurra cerca de mi oído.

Wow, ahora me siento muy bien, genial Ares. Eres perfecto para consolar.

Bufo molesta.

Escucho su bella sonrisa, pero esta vez no es burlona si no diferente se está


riendo de corazón, giro mi cabeza hacia su dirección logró ver destellos de
felicidad en sus ojos que rápidamente se sustituyen por cariño!?

Sonrío, será que me ama? O me está empezando a amar?

- te amo - se me escapan esas dos palabras, ya que me lleve mucho por mis
fantasías.

Él me acaricia el cabello y se acerca a mí boca para decirme.

- lo sé - y junta nuestros labios que son como dos piezas que encajan
perfectamente cómo un puzzle.

Siento que estuviera flotando, estoy feliz, más que feliz estoy enamorada,
aunque eso ya lo sabia.
Ares me rodea con sus enormes brazos para separarse de mis labios, a lo
que yo hago un puchero por haber roto nuestro beso.

- lo continuaremos en la casa, camina - dice agarrando mi mano.

Lo sigo como perrito obediente, pero y Leila? Giro mi cabeza para buscarla
y la encuentro con mi hermano besándose... ummm creo que ella me tiene
que contar que está pasando ahí!.

Ares me lleva hacia su coche abre la puerta del copiloto dejándome pasar.
Wow está muy caballeroso... esto es sospechoso.

Bah! Me da igual voy a disfrutar del momento, siento que no puedo parar
de sonreír.

Él enciende el coche y se adentra por las calles de California.

Llegamos al apartamento, estoy un poco nerviosa se lo que vamos a hacer,


ares dijo que lo íbamos a continuar aquí y sé que es lo que viene después de
un beso, después de todo he visto mucho porno y películas románticas.
Todo para estar experimentada para él.

Pero no sirvió de nada ya que estoy muriéndome del miedo, dolerá? Lo hará
en el salón?.

- vamos - dice guiándome hacia su habitación?

Nunca he entrado, está es la primera vez, abre la puerta y me deja ver una
hermosa cama grande con sábanas negras, las paredes son de color rojo
vino y tiene una gran vista de la cuidad.

Me siento en la cama... ahora que hago? Empiezo yo? O él?

Se pone en cuclillas y me levanta la cara roza su nariz junto con la mía


esperando a que yo le dé permiso para que prosiga.
- sí - le digo temblando.

A lo que él asiente con la cabeza lentamente mientras me besa dulcemente


los labios, siento su lengua lamiéndome los labios para que lo deje entrar a
mi boca, abro mis labios para así dejar que siga explorando cada parte de mi
cuerpo con su boca, le doy el poder para que haga lo que quiera conmigo ya
que yo estoy pensando que sueño con él.

- Hana, puedes tocarme también -

Mis 5 sentidos se activan al escuchar las palabras que acaba de pronunciar


el hombre que está encima mío.

Empiezo a tocarle la espalda disfrutando de su esencia y su dulce toque.

Sus manos me despojaron de mi ropa apenas tengo mis bragas puestas, su


boca hace un camino por mi cuello hasta llegar a uno de mis pechos y
lamerlo mientras que mi otro pecho está siendo manoseado por su mano
derecha, su mano izquierda se está abriendo camino por mis piernas para
adentrarse a mi intimidad.

Siento como un dedo es introducido, gimo de dolor y placer a la vez es una


sensación muy extraña, la boca de Ares libera mi pecho para así volver a
poseer mi boca.

Voy tocando sus cuadritos hasta llegar a la cremallera del pantalón, lo miro
como buscando una aprobación por parte de él, a lo que Ares sonríe y me
dice que sí.

Desabrocho su pantalón y liberó su pene de ese lugar tan apretado en el que


estaba, es muy grande lleno de venas y de un color rosado, será que huele
bien ?

Empiezo a subir mi mano de arriba hacia abajo repetidas veces, él hace lo


mismo en mi vagina introduce el dedo y lo saca, me siento mareada.
Siento una ola de calor en mi abdomen.
Ares detiene mi mano y me dice " prepárate, ya estás lista para mí " siento
un escalofrío eso ha sonado tan sensual.

Se despoja de su camiseta y de su jean quedándose desnudo como yo,


agarra del cajón de su mesita de noche una especie de bolsita cuadrada, creo
que es un condón.

Ya listo, se acomoda entre mis piernas, estoy muy nerviosa, me levanta una
pierna y se acerca sigilosamente hacia mi siento también como introduce la
punta de su pene.

- Auch - gimo de dolor

Ares se acerca y me besa, siento como su pene se está abriendo paso en mis
paredes , me duele, enserio me duele.

- no - susurró

Siento una acaricia en mi nariz miro y Ares tiene su frente junto a la mía,
me mira con ojos afligidos, veo una chispa de dolor también.

- estoy bien - le digo besando la punta de su nariz.

Él abre mucho los ojos, creo que se sorprendió por el beso. Me lo devuelve
y me sonríe.

Sus embestidas cada vez son más fuertes, lo escucho gemir roncamente
mientras que yo solo suelto quejidos cuando entra fuertemente en mí. Esto
duele demasiado.

Me lame el cuello mientras entra repetidas veces en mí rápidamente, su


pene palpita dentro mío.

- voy a correrme - me afirma roncamente.


Yo solo le arañó la espalda, cuando siento un dolor en mi hombro y un
fuerte gruñido, se queda quieto encima de mí y dentro mío.

Yo estoy temblando, también estoy agotada.

Ares sale de mi cuidadosamente y se acuesta al lado mío acariciándome la


cara.

- la próxima vez no te dolerá y lo disfrutaras ya verás - dice dándome un


beso en la boca.

Me limito a sonreírle ya que mis ojos se cierran por sí solos dándole pasó a
una oscuridad.

Antes de quedarme dormida escucho como me dicen " dulces sueños mi


pequeña sasha ".
la curiosidad mato al gato
Abro los ojos poco a poco por el agotamiento de la otra noche, creo que
es de día pero no veo ninguna luz prendida ni tampoco los rayos del sol así
que me siento en la cama rápidamente, hace mucho frio y esta muy oscuro.

-¿Ares estas ahí? - pregunto un poco asustada, pero no obtengo respuesta


alguna.

bajo de la cama y el suelo es ¿pavimento?.

asustada subo de nuevo a la cama, miro alrededor, ¿dónde estoy?, de pronto


a lo lejos hay una niña no lo pienso dos veces bajo otra vez.

estoy acercándome hacia la niña, ella esta con un bello vestido rosa y una
cabellera castaña larga, me suena familiar demasiado, a su mano derecha
tiene una especie de muñequito, creo que es un oso.

- hola nena sabes dónde es - de pronto empieza a correr hacia la izquierda.

-!NO ESPERA! -

corro desesperadamente hacia dónde ella huyo, ¿ pero de que huye?.

sigo corriendo me adentro hacia unas especies de callejuelas, me falta el


aire y no sé por que pero estoy asustada, de pronto se sienten pasos, me
detengo aquellas pisadas se escuchan detrás mío no delante, así que seguro
que no es la niña.

-lo que me faltaba - musito un tanto agotada por el ejercicio.

toca correr entonces, vuelto hacia la derecha y la pequeña esta de lado noto
que debajo de sus pies hay un charco de sangre, me tapo la boca
sorprendida, ¿será que la pequeña esta herida?.

voy lentamente hacia ella, me agacho a su altura.


-¿estas bien? - le pregunto temblando, pero ella sigue sin mirarme.

curiosa por ver lo que tanto observa la infante, giro mi cabeza lentamente
hacia la izquierda.

-!AHHH¡-

me echo hacia atrás por la impresión hay una mujer amarrada de pies y
manos ,al lado de ella un hombre de igual manera, el charco de sangre
proviene de ellos, pues tienen los dos un gran agujero en sus cabezas.

-¿s-son t-tus papas? -pregunto temblando.

la chica asiente con la cabeza y por primera vez me mira.

- fue él- dice mirándome mientras señala hacia el frente.

empiezo a hiperventilar, ¿enserio quiere que mire?¿ y si me matan a mí por


fisgona? no, no, debo de comportarme como un adulto la niña tiene a sus
padres delante suyo muertos y ni siquiera la he visto llorar.

Giro lentamente la cabeza hacia donde ella esta señalando, hay un chico con
pelo negro, camisa negra y jeans en su mano derecha lleva un arma, el
muchacho gira su cabeza lentamente hacia nosotras.

abro los ojos a tal punto que siento que en cualquier momento se me saldrá
alguno, es Ares aquel joven, de pronto él se arrodilla y apenas sus rodillas
tocan el suelo el joven se convierte en un niño de cabello negro y ojos
azules eléctrico, parece que esta llorando, el muchacho puede tener unos 14
años, el personaje esta mirando a los dos cuerpos sin vida, cuando alza la
vista y pronuncia algo que no logro entender.

- ¿qué? - giro a ver a la niña.

ahora ella esta asustada, esta llorando arrodillada amarada como sus padres
pero ella tiene un pañuelo en la boca, ¿en qué momento se lo pusieron?
miro a los alrededores pero no hay nada, absolutamente nada ni nadie.
vuelvo a fijar la vista en el adolescente que ahora esta en frente mío?
sorprendida me echo hacia atrás, miro otra vez a la infante, pero ella ya no
esta, ni los padres de ella solo esta él.

siento algo frio en mi frente levanto mi mirada y me están apuntando, siento


que mi respiración se detiene al igual que mi corazón.

- ¿ares?- le pregunto al puberto.

tiene la mirada vacía y esta muy serio, solo me da un asentimiento de


cabeza como respuesta.

- ¿p-por q-que me haces e-esto?- le preguntó ya llorando por la angustia.

Él quita la pistola de mi cabeza mientras se pone en cuclillas.

- shh, no hagas ruido o si no Él te matará - dice acariciandome el cabello.

¿Que? ¿Matarme?¿quien? Voy a preguntarle cuando se acerca y a solo un


centímetro de mis labios dice

- sasha - dándome un beso.

Abro los ojos de golpe, miro a mi alrededor, estoy en la habitación de Ares,


ese sueño fue muy escalofriante, estoy muy asustada, mi corazón esta a mil
por hora.

me levanto de la cama voy directamente hacia la cocina en ella se encuentra


el susodicho haciendo el desayuno, solamente tiene puesto un short
deportivo, se ve tan bien su espalda y sus brazos llenos de tatuajes
simplemente es "perfecto".

-mmm, ¿y eso que me haces el desayuno? - le pregunto coqueta.


-no se, si quieres me lo como todo yo -dice sonriendo de lado.

niego con la cabeza y hago un gesto con las manos como si me pusiera una
cremallera en los labios.

ares ríe y niega con la cabeza mientras sirve nuestros deliciosos huevos con
bacon en dos platos con jugo de naranja.

-esta delicioso - gimo mientras le doy otra probadita.

-gracias- dice mirándome.

que raro no ha dicho nada grosero ni pervertido, lo miro ni siquiera a


probado su desayuno solo esta hay mirándome al frente mío.

-¿ya te has enamorado de mi?- digo con un tono de burla.

pero dejo de reírme cuando no obtengo respuesta, él siempre dice "No" o "
ni lo sueñes" cosas así.

veo que abre la boca, mi respiración esta irregular de lo nerviosa que estoy,
¿me ama? siento algo en mi pecho un dolor leve ¿sabes que es eso? pues yo
tampoco tendré que ir al medico.

cuando suena un teléfono, y por supuesto es el suyo, saca su teléfono y


responde.

argh, lo que me faltaba que me arruinen mi momento, se me quitaron las


ganas de comer.

-Hana, tengo que salir- dice el hombre que se me iba a proponer tan solo
unos minutos atrás.

-esta bien, yo voy a ir a visitar a mis padres- le digo sonriendo falsamente.

Él solo se limite a asentir y se encamina a su habitación, bufo, que mierda,


me levanto y tiro la comida junto con la de Ares que ni siquiera la a
probado, mejor guardo la comida en un envase para dárselo a los niños de
las calles.

voy a mi habitación, me ducho, me visto, salgo de mi cuarto al mismo


tiempo que Ares.

- ¿quieres que te lleve?- me pregunta sonriendo.

- claro- digo embobada.

salimos de la casa, nos adentramos al ascensor.

todo mi mal humor ha desaparecido ahora mismo estoy como en el cielo, su


colonia invade mis fosas nasales, huele delicioso.

-gracias- dice riendo.

me giro hacia él, OH DIOS MIO, inconscientemente lo dije en alto, me doy


una cachetada mental.

-¿esta bien tu cuerpo? - me pregunta.

frunzo el entrecejo, ¿ por qué me pregunta eso? entonces recuerdo todo lo


que hicimos ayer.

- sí, esta perfecto gracias- le digo sonrojándome.

siento una mano en mi cabeza, me asombro un poco por su muestra de


afecto así que aprovechó y me tiro a sus brazos.

Él sigue tocándome el cabello dejándose abrazar ¿y yo? pues súper mega


feliz.

de pronto las puertas del ascensor se abren y pues lamentablemente nos


tuvimos que separar para seguir hacia nuestro destino, su coche.

me siento delante con él, arranca el coche y recorremos las calles de


california, escuchando música, cantando y me quedo anonadada cuando
ares me sigue la canción, en fin fue perfecto.

aparca delante de mi casa, esperamos unos minutos, ya que él esta


escribiendo en su iPhone.

- bueno, me voy adiós - le digo sonriendo, voy abrir la puerta

- ¿no me vas a dar un beso de despedida? -me pregunta haciéndome un


¿puchero?

me acaba de dar un paro cardiaco, me esta preguntando que si le doy un


beso, mi primer amor, el que nunca me ha echo caso y por fin los dioses
escucharon mis plegarias. suspiro pero de amor.

- c-claro que si - me acerco lentamente hacia él y le planto un beso en los


labios.

me voy a retirar feliz, cuando su mano atrapa mi cara y me jala hacia él otra
vez, acaricia mi nariz con la suya, me besa dulcemente mientras su otra
mano acaricia mi cabello, su lengua se introduce en mi boca profundizando
el beso, cuando un golpe nos hace separarnos. miro hacia mi ventana y se
encuentra jake.

me bajo del coche enfadada, siempre tiene que estropear los mejores
momentos, ya que estoy segura que fue él quien llamo cuando ares se me
iba a declarar.

mi pelinegro baja del coche también.

-bueno, bueno, bueno hola hermanita, veo que estabas ocupada he-dice en
tono de burla.

- hola - le digo secamente.

ares se pone a mi lado y me susurra.


- tranquila cuando lleguemos a la casa tendremos mucho tiempo para seguir
-dice rozando su nariz en mi cachete.

me limito a sonreír, les digo adiós a los dos y me encamino a la casa.

-!te vengo a buscar mas tarde así que no te vayas sola¡- dice ares gritando.

le digo que si con la cabeza y entro a mi casa, bueno a la que era mi casa.

-LLEGUE-

-no grites Hana- dice mi madre saliendo de la cocina.

corro a abrazarla enserio la extrañe, demasiado diría yo.

-¿y papa?-pregunto.

-se fue a trabajar cariño- dice acariciándome la cabeza.

yo solo le respondo con un simple " vale", voy a mi habitación, cuando veo
una cuerdita en el techo me había olvidado que teníamos desván, papa nos
prohibía subir que por que era peligroso, pero ya estoy grande así que un
vistazo no haría nada de mal. lo abro y salen unas escaleras que las bajo
lentamente para así no hacer ruido, las subo lentamente ya que están muy
viejas.

esta oscuro, tiene una ventana en forma de medio circulo y un montón de


cajas, seguro son fotos, que por cierto no hay ninguna de cuando era
pequeña en la casa solo de jake, es muy raro.

empiezo buscar en las cajas, solo hay fotos de mi hermano , el acta de


nacimiento y pura mierda de periódicos, bla bla bla, pero algo me llama la
atención, un vestido rosado, voy hacia allá y es pequeño seguro es mío de
cuando tenia unos 12 años o por hay. Pero me parece muy muy familiar yo
lo había visto en algún lado, me empieza a doler la cabeza me echo para
atrás choco contra una caja y de hay salen periódicos, pero hay uno que me
llama la atención, niña desaparecida, pareja muerta, brutalmente asesinada.
empiezo a leer el articulo no sale foto de la niña, pero si sale su nombre y es
Sasha Morrison.

sasha

sasha

sasha

sahsa

ese nombre se repite una y otra vez en mi cabeza, la niña de mis sueños se
tiene que llamar así, seguro esta muerta y quiere que averigüe su asesino y
el de sus padres así como la serie de gosht whisperer.

-¿Hana que haces?- dice mi madre un poco sorprendida, en la entrada del


desván.

- estaba leyendo el asesinato de la familia Morrison, ¿conoces a una tal


Sasha?- le pregunto seguro debe de saber más acerca del asesinato y la
desaparición de ella.

mi madre viene corriendo hacia mi y me arrebata el periódico.

- BAJA, TU PADRE Y YO TE PROHIBIMOS ESTAR AQUI - me grita se


le nota un poco asustada.

¿ que pasa aquí, por que ella no quiere hablar sobre ellos, que me esconden?
a ser detective
¡Te dije millones de veces que no podías entrar al desván!-
-Pero madre ya estoy mayor, no creo que me pase nada- le respondo.

-Hija es por tu bien, las tablas ya están muy viejas y si te caes?- me


reclama.

-Lo siento mama- le digo agachando la cabeza en forma de derrota.

-(suspiro) Esta bien hija, vamos baja- dice mientras se retira.

La sigo en mutismo hasta que paramos en la cocina, estamos solas todavía


no ha llegado papa ni jake.

Se siente un silencio incomodo, ella esta haciendo la comida sin mirarme


Karla siempre hace eso cuando me esta ocultando algo, lo huelo.

-¿por qué no hay fotos mías de cuando era un bebe?- pregunto analizándola.

- las tiene tu abuela cariño, recuerda que después del accidente nos
mudamos, mi madre se quedo con algunas fotos de jake y las tuyas.- dice
sonriéndome.

Digo un simple "esta bien" mientras me alejo de la cocina, agarro mi


teléfono y marco a mi rubia.

-Dime baby-- suena una voz ronca intentando sonar sensual.

- Reunión secreta YA, CODIGO ROJO -

-¿Donde te encuentras águila?- pregunta leila.

- En la casa de Nosferatu - digo riéndome

-Recibido sargento- dice colgando la llamada.


Subo a mi antigua habitación y espero 10 minutos que me parecieron
eternos de pronto suena dos toques en mi puerta.

-!pasa Charlie!- le digo a leila.

Leila entra en mi habitación y se sienta en la cama, nos abrazamos mientras


nos reímos e decimos cuanto nos hemos extrañado.

-¿Que es lo que pasa?- pregunta seria.

-Recuerdas el accidente que me sucedió hace 4 años, el que te conté- le


digo.

-si... ¿que sucede con eso?- pregunta ahora frunciendo el ceño.

- sucede que mi madre esta un poco sospechosa cuando entre al desván y -

-¿DESVAN? no sabia que tenían uno - dice sorprendida.

-¿me vas a dejar terminar ?- respondo molesta ya que estaba metida en el


papel.

-si, si, sigue mujer- dice en un tono de burla.

ruedo los ojos y suspiro.

-En lo que estaba entre al desván y vi un vestido que me suena familiar


además encontré un periódico sobre una pareja asesinada y una niña
desaparecida...-

-¿Y?-pregunta leila.

-pues que el nombre de esa niña es Sasha, y yo he escuchado ese nombre


antes leila te lo juro además tengo unos sueños muy extraños, la he visto a
ella y a sus padres muertos -digo lo ultimo susurrando.
-shh, joder me ha dado escalofríos que tétrico, eres !MEDIUM¡ -chilla la
adolescente.

-Leila cállate -digo tapándole la boca.

-¿entonces quieres que averigüemos?- dice la rubia sonriendo pícaramente.

-Claro que si -

salimos de mi habitación bajamos las escaleras nos encontramos con mi


madre en la cocina.

-¿señora Nessman podemos salir a la biblioteca?- le pregunta a mi madre.

-¿biblioteca? ¡ustedes? !JA¡ claro - dice mi mama sarcásticamente.

-madre enserio iremos a la biblioteca- le digo seria.

-hmm, esta bien pero no vuelvan tarde-

-!si¡ -decimos al unísono.

salimos de la casa y nos adentramos al coche de leila.

-hacia dónde vamos? - le pregunto ya que yo sí tenía en mente ir a la


biblioteca.

-vamos a ir a la estación de policía, mi tío trabaja ahí.- dice girando hacia la


derecha.

-genial, ¿ pero nos dejaran entrar a la sección de archivos? -

-no... pero nos adentraremos por la parte trasera, mi tío siempre se olvida de
cerrarla y hoy le toca turno.-

-están bien-
ya es de noche son las 6 de tarde, leila aparca a una esquina un poco alejado
de la comisaría.

bajamos del vehículo, vamos lentamente hacia un callejón y en ella esta una
puerta de color gris de metal, leila la abre lentamente mientras se gira y me
da una sonrisa de suficiencia. yo me rio y niego con la cabeza
adentrándome al lugar, leila va primera gira a la derecha entrando en una
puerta de madera llena de archivos y papeles, no se escuchan voces así que
no hay nadie aquí, empezamos a buscar.

- niña secuestrada llamada Maria, bla bla bla, ohaya, no, esa no S, S, S,
argh! ninguna empieza con S.- digo ofuscada.

-¡lo encontré!- dice leila susurrando alto.

Abro los ojos sorprendida y voy corriendo hacia ella, miro los papeles, hay
una foto, ¡ es aquella niña! la que vi en mi sueño, empiezo a leer, Sasha
Morrison, edad: 12, color de cabello: castaño, color de ojos: mieles, altura:
1,60 cm , la niña nunca fue hallada así que la pusieron en caso cerrado. Los
padres por otra parte salen aquí también, hallados muertos en un callejón
por california el asesino no ha sido encontrado se dice que el rapto a la niña,
la mujer se llamaba Alicia Morrison y el hombre Harry Morrison, la edad
de la madre era 34 y la del padre 36, pobres que jóvenes, voy a cerrar el
archivo cuando veo Empresa Stone, allí trabajan mis padres y por lo que
veo también trabajaban los difuntos Morrison... que extraño, cuando le
pregunte a mi madre por Sasha, evadió la pregunta eso dignifica que los
conocía.

-¿encontraste algo?- pregunta leila.

- si, encontré algo- digo cerrando el folder.


abriendo su corazon
- vámonos antes de que venga tu tío y nos encuentre aquí - le comentó a
Leila.
- si, está bien -

Salimos de la comisaría, nos encaminamos por las estrechas calles con


destino al coche.
Ya dentro de él nos pusimos a hablar de lo que habíamos encontrado, pistas
y demás.

- los padres de Sasha trabajaban para la empresa Stone, voy a hablar con
Ares seguro él sabrá algo de la familia Morrison cierto?- le preguntó a la
rubia que está conduciendo.
- sí, me parece perfecto pero y si se pone violento? -
- no creo ha estado muy tranquilo últimamente - le digo sonrojada.
- hm, ¿por qué será?- dice Leila riéndose.
- shh, presta atención a la carretera - le digo para cambiar de tema.
- está bien por hoy te salvas nena - dice riéndose.

Recibo un mensaje de texto por parte de mi hermano mayor diciéndome


que Ares no me puede recoger que si puedo ir al apartamento por mi cuenta,
le respondo poniendo "está bien, Leila me lleva".

- ¿Leila puedes llevarme al apartamento?-


- sí, cariño pero te saldrá caro - dice riéndose mi uber personal.

Aparca al frente del apartamento, me despido con un simple adiós y un te


amo saliendo del coche.

Saludo al portero mientras camino hacia el ascensor, pico el número 26, me


miro en el espejo mientras espero a que llegue a mi destino, se abren las
puertas llegando a mi destino, salgo de este y me dirijo hacia la puerta 26 A
busco en mi bolso como media hora hasta que encuentro las llaves, abro y
todo está muy oscuro solo se ven las luces de la cuidad y un chico recostado
en la ventana.
- ¿estás bien? - digo acercándome a Ares.

No me responde, tiene una especie de bebida en su mano derecha mientras


que mira la ciudad con ojos perdidos, sin vida.

- todo es culpa de él, lo sabías? Yo la necesitaba tanto y me la arrebató y


junto con ella se fue mi infancia - dijo mirándome.

Me quede muda, nunca habla de su vida Personal, quién es ella? Quién es el


que le arrebató todo? Mejor me quedo quieta y callada para que siga
abriendo su corazón.

- necesito un hijo Hana, enserio lo necesito para llegar a ser jefe y ¡matarlo!
- escupió lo último con asco.

Me senté he lo mire allí todo abatido como un niño huérfano sin amor, solo,
tan vulnerable.
De pronto sus ojos me vieron pero esta vez su mirada fue distinta tan
similar a la del niño de mi sueño, en ella hay dolor con una pizca de
esperanza.

- ¿ me lo darías? - me pregunta esta vez mirando hacia el suelo, cómo un


niño preguntándole a su madre.
- sí, sin duda alguna - le dije pero lo que no sabía es que diciéndole aquellas
palabras sentenciaría un cruel destino.

Él me miró acto seguido me dio una sonrisa ladeada mientras se inclinaba


hacia dónde yo me encontraba, ya sabía lo que iba a pasar ya sabía lo que
me haría, pero lo amo tanto que moriría por él si hiciera falta, desde aquella
vez en aquel hospital cuando sus ojos por primera vez me miraron fue como
si no me importara nada más que él.

Sé que este amor es tóxico, lo sé, pero esta vez quien me lo dice es mi
corazón no mi cabeza, esta vez está pensando y sabe muy bien que esto
acabará mal, ni siquiera me ha dicho que me ama y le voy a dar un hijo?
Estoy loca? Pues sí, lo estoy que se le va a hacer, después de todo es lo
único que tengo y que recuerdo.
Mientras pensaba él ya me había quitado casi toda la ropa estando encima
mío besándome por el cuello, no lo voy a detener yo también deseo esto
tanto como él.

Sentí un pequeño dolor cuando entró en mi pero fue sustituyéndose por


placer, nos estábamos convirtiendo en uno solo, en mente y cuerpo, lo sentí
y Ares también, su mirada su toque había cambiado, ya no era rudo, ya no
lo sentía intimidante, al contrario ahora es dulce y su mirada comprensiva.

Esa noche fue especial, diferente me sentí amada por primera vez y creo
que él pelinegro también.

Después de ese día todo fue normal, o eso creía yo, hasta que le pregunte
sobre ella.

- Ares, ¿puedo hacerte una pregunta?- le dije curiosa.


- claro, dime - dijo viendo la televisión.
- quién es aquella mujer que dijiste hace unos días cuando estabas un poco
borracho - pregunte.
- mi madre - dijo cortante.
- está bien, umm, ¿conoces a una tal familia llamada Morrison? -
- ¿qué? - dijo un poco alterado mirándome.
- ¿conoces a Sasha Morrison?- dije un poco asustada.
- NO, no los conozco y no vuelvas a preguntar por ellos, ¿ENTENDISTE? -
dijo gritando.
- s-si -

Salí de allí huyendo, no quería que se enfadara más y me hiciera daño, soy
una estúpida, estábamos tan bien, por qué tuve que preguntarle sobre ellos?
Argh.

Me acosté en mi cama, será mejor que descanse un poco hasta que él se


tranquilice.

- ¿quieres saber más de él, Hana? - dijo una voz.


- ¿quién está ahí?- dije levantándome del sofá? Que hacia yo aquí?.
- tranquila, solo dime sí o no - dijo la voz juguetona.
- si - dije curiosa.
- te contaré una historia - dijo la voz.

Se encendió una luz que se reflejaba en una pared blanca, entonces salió
una sombra con forma de niño.

- había una vez un joven muy solo, tenía dinero, dolor y sufrimiento, lo
único que aquel triste chico quería era alguien que lo amara, entonces la
oscuridad fue adueñándose de su ser, poco a poco sus demonios lo
dominaban hasta tal punto que el pequeño ya no sonreía-

Era extraordinario cómo las sombras contaban la historia se veía al chico


muy triste , me era familiar esa narración.

- Un día los socios del monstruo de su padre trajeron a la mansión a una


pequeña niña, muy hermosa e pura, la chica quería hacer sonreír al
desdichado chico, le contaba chistes, le sonreía, le daba cartas pero él nunca
sonrío, la infante empezó a agarrar Flores del jardín y se las traía al joven,
todos los días él tenía una flor en su escritorio-

Qué es esto? Mire hacia todos los lados pero no hallé la voz ni de dónde
provenía La Luz solo se veía la penumbra en aquella pared blanca, que por
cierto parecía un teatro de sombras como las que utilizaban en la antigüedad
de la era China para entretener.

- un día, el apuesto joven le grito a la niña "deja de mandarme flores nunca


voy a sonreír , no te necesito a ti ni a nadie" la pequeña no se rindió y siguió
enviándole Flores junto con cartas, cartas de amor, el muchacho
sorprendido fue a reclamarle y la pequeña le dijo con una sonrisa " aunque
tú oscuridad te invada yo nunca tendré miedo de perderme en ella " dijo
acariciandole la maltratada cara del crío, él sorprendido por el gesto de la
pequeña y las palabras que dijo no pudo más y se echó a llorar, la chiquilla
abrazo al destruido chico y unió pieza por pieza su roto corazón.-

Empezaron a salirme las lágrimas no entendía por qué pero esa historia me
recordaba algo pero no lograba saber que era, me dolía el pecho, quiénes
eran los niños de esa historia, quién era el muchacho asolado y la niña con
complejo de héroe ?

Me desperté bruscamente, me quede dormida, toque mi cara y está mojada?


He estado llorando, el sueño ha sido tan real.
¿mi pasado?
Durante dos semanas he estado teniendo sueños extraños, oigo voces
pero esta vez son más escalofriantes, tengo miedo, siento que me estoy
volviendo loca.

- Leila, ¿tú piensas que estoy demente?- susurró, para que así el profesor de
historia no se enfade conmigo, no tenemos buena comunicación.
- claro que no ... bueno solo un poco, pero tranquila yo estoy peor - ríe, lo
único que sabe hacer, pero aún así la adoro.

- entonces podrías hace - otra voz se nos unió a nuestra conversación


interrumpiéndome.

- señorita Nessman ¿si tanto odia mi clase por qué no sale a dar un paseo?
Usted igual - dirigiéndose a la rubia que se sienta a mi derecha.

Tragamos fuerte como si tuviéramos un trozo de pan en nuestras gargantas


impidiéndonos el paso para hablar.

- claro que no señor, ya nos quedamos quietas - comente con mi sonrisa de


comercial.

El profesor por suerte pasó por alto la falta y volvió a retomar su aburrida
clase.

Así pasó el grandioso lunes entre tediosas clases, sonó el timbre indicando
que era la hora de descanso.

¡Aleluya! Odio la escuela, odio los profesores y odio matemáticas.

- Dime querida, ¿has tenido mucho sexo con Ares? - preguntó mi mejor
amiga coquetamente.
- shh! Por dios Leila - empecé a mirar por todas partes para ver si alguien
escucho eso.
- !RESPONDE! Esto es un interrogatorio. -
- (suspire) veamos, mucho, mucho, No, solo dos veces. - dije convencida.
- ¿la tiene grande? - preguntó.
-¿qué? No!, digo si, no lo sé - note como mis mejillas se tornaban de un
color carmesí.

Leila empezó a reírse, pero de mí.

- Cambiemos de tema, mejor cuéntame cómo te está yendo con mi


hermano? La otra vez los vi muy cariñosos - dije curiosa.

- Estamos muy bien, progresando, creo que lo tengo loco por mi, míralo
seguro está observándome.-

dirijo mi mirada hacia la mesa de Ares y en efecto Jake estaba embobado


contemplando a MI rubia.

- no me lo puedo creer, ¿qué le hiciste? ¿ vudú?- declare con un tono


gracioso.
- NUNCA LO SABRÁS - manifestó con una risa malvada.

Sonó la campana indicando que el último periodo estaba empezando, entre


a clase de Química, dos horas, hablando sobre la tabla periódica, DOS
MALDITAS HORAS. En definitiva casi me suicido con unas tijeras.

Suena la campana, salgo corriendo de clase como si mi vida dependiera de


ello cuando una voz me para en seco.

-Hana, te toca quedarte hoy a hacer unos papeleos acompáñame- es el


maldito profesor.

Ahora sí rotundamente me voy a suicidar.

- Sí señor - dije cayéndole detrás.

Entramos al salón de los maestros, hay una gran pila de hojas en su


escritorio, Oh no, no, no.
- ¿profesor usted quiere que me muera? -
- muy chistoso Nessman, igual que su hermano mayor será la genética?
Ahora siéntese y póngase a trabajar eso le pasa por hablar en mi hora.-

Bufé, que más podía hacer, me fui a sentar como una niña obediente, agarre
mi teléfono y le envié un mensaje de texto a Ares diciéndole que llegaría
tarde a la casa.

Últimamente está muy amoroso conmigo, ya puedo preguntar y ser un poco


más curiosa, me da besos!, si, de la nada, creo que lo estoy enamorando o
ya está loquito por mí.

Empecé a escribir ese maldito reporte, corregir ejercicios, parece que estoy
haciendo el trabajo de él.

- TERMINE, por fin - dije casi llorando de alegría.


- eh? Bueno está bien, ya váyase que es tarde- dijo acomodándose ya que se
había quedado dormido el descarado.
- si! Adiós -

Salí casi corriendo de este horrible lugar al que llaman colegio, mire mi
reloj, !son las 7 ! Sí que he tardado.

Todo estaba oscuro solo se veían las farolas de la calle alumbrando y un frío
descomunal, no me lo puedo creer está escena tan tétrica es muy típica... en
las películas de terror.

Empecé a caminar hacia la parada de buces cuando escucho una bocina,


¡hoy me violan.!Acelere el paso, no quiero mirar pero el sonido se volvió a
oír y el motor sonaba cada vez más cerca.

-¡Ahhh!- grite asustada ya que ahora el coche había frenado al lado mío.
-Hana, soy yo - dijo una voz muy conocida.

Me giré a encarar aquel vocablo.

- Por poco me matas de un susto kaiet - recite muy angustiada.


- lo siento, lo siento, si quieres te llevo a tu casa - hablo con una hermosa y
hechizante sonrisa.

Ares me dijo que no me acercara a él, la verdad denota confianza pero sigue
habiendo algo de Kaiet que no me cuadra, pero prefiero llegar sana y salva
a la casa.

- sí claro - me subí a su coche.

Está vestido con una chaqueta de cuero y un cigarrillo en la boca, algo muy
raro ya que yo pensé que era un chico bueno y ahora mismo no siento esa
aura.

- últimamente has estado investigando ¿no?- preguntó.


- ¿investigar? ¿Sobre qué? - respondí con intriga.

Soltó una risa ronca, los vellos de mis brazos se erizaron. El seguro del
coche se activó.

- Sobre la familia Morrison -

El aire de mis pulmones fueron expulsados y mi corazón extirpado, como él


sabía sobre eso? Me ha estado vigilando? Mire a mi alrededor, No estamos
ni remotamente cerca de casa.

- ¿a dónde vamos? -
- si quieres yo te puedo decir lo que tanto tú quieres escuchar... la verdad -

Él miro hacia atrás y asintió con la cabeza, cuando iba a repetir la misma
acción que kaiet acababa de hacer una mano masculina fue más rápida
tapándome la boca con un pañuelo blanco, empecé a moverme
violentamente para zafarme del agarre, pero cada vez me sentía más y más
mareada hasta que mis ojos se cerraron dándole acceso a la oscuridad.

- ¿ya está despierta? -


- creo que si, muévela -

Poco a poco estaba recobrando la conciencia, abrí los ojos estaba en un


lugar totalmente desconocido para mí, atada de piernas y manos sobre una
silla con dos hombres delante mío.

Pude distinguirlos, kaiet y Angel.

- ¿q-que hago a-aquí? - comente al borde de las lágrimas.


- princesa, tranquila no llores nunca te haría daño, solo queremos hacerle
daño a él y contarte la verdad - dijo kaiet con una sonrisa retorcida como el
gato de Alicia.

No hay escapatoria, todo el lugar huele a mierda, está oscuro solo hay una
luz y es la que me alumbra a mí, seguro que me van a torturar como en las
películas por qué esto tiene una pinta de policía malo y bueno.

- ¿quieres que te cuente la verdad... sasha?-

Mi cerebro se activó apenas escuche ese nombre mi cabeza hizo un giro de


90 grados como si estuviera poseída.

- ¿qué? - comente aturdida.


- ¿la quieres saber si o no ?- dijo ahora el rubio de atrás un poco molesto.
- s-si - mencione en un susurro.

Kaiet sonrío satisfecho con mi respuesta se fundió en la oscuridad que nos


rodeaba y atrajo de ella una silla metálica sentándose en ella.

- Tu siempre fuiste su luz desde que eras pequeña, después de todo nosotros
nos conocemos, se mucho sobre ti mi pequeña sasha, te voy a contar una
historia y el protagonista de esta es el asesino de tu familia.-
erase una vez
- ¿Ares, dónde estás? - preguntó una dulce voz.
"Nunca lo sabrás", ahora mismo estoy en una rama de un árbol de mi jardín,
está niña es una molestia ha estado persiguiéndome desde hace 5 años,
regalándome Flores desde entonces.

- No te escondas, ¿estamos jugando? Entonces te encontraré - comentó


risueña mi pequeña de cabellos claros.

No estamos jugando estúpida, estoy huyendo de ti. Cómo me gustaría


decirle eso, pero aún diciéndoselo ella hace caso omiso, sigue
persiguiéndome con una sonrisa aunque la siga rechazando, tan
estúpidamente inocente.

- te encontré - susurraron en mi oído.

Me giré sorprendido encontrándome con unos hermosos ojos color miel.


Fue tan grata la bienvenida de ella que me caí del árbol.

- ¡cuidado! -

Y ella encima mío.

- ahh! Mi espalda - espete, ya que todo el golpe me lo llevé yo.

Empuje a la niña de encima mío y ahí quede Observando el azul cielo.


-¿Allá se encuentra tu mamá? - preguntó ella recostándose a mi lado
- no... está muerta - dije para que ya se callara la boca.

Sentí su tacto en mi rostro.

- sasha cuantas veces te he dicho que no me toques - dije quitándole


bruscamente su mano.
- muchas, pero ahora mismo acabas de poner una cara muy triste - comentó
mientras se subía encima mío.
- boba yo no estoy interesado en niñas de preescolar así que quítate de
encima mío - empecé a hacerle cosquillas.

Su risa... es muy hermosa no me cansaría de escucharla, cambiamos de


lugar quedando ahora yo encima de ella ,sus carnosos labios formaban una
preciosa sonrisa, sus ojos brillaban sus mejillas ahora estaban rosadas por el
sofocante calor.

- Estas sonriendo - sasha volvió a acariciarme la cara pero esta vez sí la


deje.

Poco a poco iba acercándome a ella ya no podía, siento que estoy perdiendo
fuerzas ante ella.

- Bueno, Bueno, Bueno quién iba a decir que Ares es pedófilo - hablo mi
enemigo acabando con la magia.

- Kaiet ¿ quién carajo te dejo entrar ? - comente con repugnancia mientras


me disponía a levantarme.
- por si no lo sabes tu padre y el mío están haciendo negocios -

Rodé los ojos, me importa una mierda.

- ¿cómo se llama está preciosura?- coqueteo el tarado con mi pequeña.

Mire a sasha pude ver cómo se sonrojaba por qué le habían dicho preciosa.

- No te importa - dije arisco escondiéndola detrás mío.

Kaiet me tiro una mirada asesina.

- No te lo pregunte a ti, se nota que no te enseñaron modales - escupió con


despreció.

Sonreí maliciosamente, tape los oídos de mi princesa.


- Desgraciadamente no me instruyeron modales porque estaban muy
ocupados enseñándome ha apretar un gatillo -

Vi como él se tornó pálido por el secreto que acaba de contar y sasha


riéndose por que mis manos le hacían cosquillas en los oídos.

- Sasha ve a jugar por ahí - exprese empujándola.

Ella asintió con la cabeza mientras se alejaba de nosotros.

- Con qué se llama sasha ¿ he ? - esputo el rubio.


- Ten cuidado con lo que mires o toques por qué ella me pertenece - declare
apretando la mandíbula para así no romper la suya.

El elevó los brazos en forma de derrota alejándose de mí.

- Esta bien, tranquilo ya me voy, espero verte en el futuro - dijo sonriendo.

- espero que nunca - susurre

Odio todo lo que tenga que ver con él, su apellido, su fortuna, su cara, lo
detesto desde mucho antes de que naciéramos.

Voy a dejar de pensar en ese idiota por qué si sigo así lo voy a terminar
matando.

- ¡ARES! - una cabellera castaña corriendo a toda velocidad hacia mí.

¡PAM! Se me tiran encima, siempre igual, como le gusta abrazar a esta


niña.

- ¿Qué pasa sasha? - le preguntó tocando su sedoso cabello.

- Ya me tengo que ir - dice haciendo un puchero.


Me río, se ve hermosa haciendo esa carita parece una ardilla con las
mejillas hinchadas.

- Está bien, Adiós - le digo haciéndome el duro.


- Si, te veo mañana Esposo - comenta riéndose.

La miro sorprendido, acaba de decirme Esposo? No me lo puedo creer, me


echo a reír mientras que ella se escapa corriendo sin darme la oportunidad
de rechistar.

Los Morrison llevan trabajando para mi padre desde hace seis años, Alicia
casi no tiene nada en común con ella, el color de su cabello es castaño claro
casi rubio, sus ojos son verdes, sus fracciones son finas y su altura es de
1,65, trabaja en La Cocina, Harry por otro lado es la viva imagen de su hija
pero en masculino, cabello castaño oscuro, nariz respingona e ojos
marrones, él por otro lado tiene un trabajo más difícil técnicamente es la
mano derecha de Estefan.

Siempre traen a su hija Sasha ya que no tienen ningún familiar para que se
la cuiden, a mi padre no le importa con tal de que no moleste.

Al principio me pareció muy fastidioso estaba destrozado, solo y golpeado


por supuesto, Estefan tiene una manera muy peculiar de enseñar, si haces
algo mal te manda a sus hombres a que te den una paliza, si lo haces bien
solo te mira con desaprobación diciéndote " podrías haberlo echo mejor " ...
y otra paliza más.

Me han roto huesos, he estado en la cama sin moverme durante días o


incluso en el sótano abandonado a mi suerte sin casi nada de comer solo un
trozo de pan duro una sopa asquerosa y agua.

Todo eso para que yo me convierta en un hombre digno para llevar la


empresa y los negocios de donde surgió el verdadero linaje de los Stone.

Pero algo cambio en mi rutina de golpes, insultos, muertes, sangre. Una


niña pequeña con flores en la mano, todos los días sin faltar me encontraba
en todos mis escondites secretos, con una sonrisa y las piernas raspadas.

- Ares, te llama el señor - dice uno de sus subordinados.

Asiento con la cabeza encaminándome hacia el despacho del "Señor", subo


unas escaleras giro a la derecha al final del pasillo se encuentra una puerta
de madera, la toco, espero, vuelvo a tocarla.

- Adelante - escucho una voz.

Agarro la manilla de la puerta tirándola hacia adentro. La cierro detrás de


mi. El despacho es grande tiene una estantería llena de libros una mesa en el
centro con una silla de cuero a la derecha hay otra estantería pero esta llena
de licores.

- Hola hijo, te mande a llamar por qué hoy quiero que me hagas un favor -
dice sonriendo.
- ¿de qué se trata? - espeto con cara de asco.
- Nada importante, solo matar a una gente que me traicionó - agarra un vaso
con algo servido en él y le da un trago de este.
- A qué hora y dónde - comentó lo más serio posible.
- A la una de la mañana, en el callejón de la Ellm street -

Hago una reverencia mientras me dispongo a salir de allí lo más rápido que
mis pies puedan, no aguanto ver su asquerosa cara un minuto mas.

Voy hacia mi cuarto me pongo la alarma y me voy a dormir, tengo que estar
como nuevo para matar sin pensamientos ni nada como una maquina vacío
y la cama me lo quita todo es mi única amiga.

Suena la maldita alarma, ah! Bueno saben por qué me gusta dormir? Por
qué cuando me despierto siempre estoy de mal humor es más fácil matar
así.

Me visto, armó mi M1911, voy a la planta baja hay un coche esperando en


la entrada.

Estoy dentro del coche aburrido, contando coches rojos, hasta que por fin el
vehículo para al frente del callejón.

Salgo de este, camino con dos hombres detrás mío adentrándonos a las
oscuras calles sin salida, giramos hacia la derecha y después a la izquierda,
en efecto hay están tres cuerpos de rodillas atados de manos y pies con una
bolsa en la cabeza.

El muchacho de mi derecha me pasa el silenciador, se lo pongo a mi


princesa me acerco al que parece ser un hombre.

No lo pienso dos veces, le disparo en la cabeza, el cuerpo cae inmóvil al


suelo, los otros dos ahora están sollozando.

Suspiro, como odio matar mujeres pero sí toca, toca. Vuelvo a elevar mi
arma y le disparo, la mujer cae al lado del hombre también inmóvil.

Me muevo hacia mi derecha para matar al siguiente, cuando lo veo me doy


cuenta de que es una niña, lleva un vestido, su cabello sobresale de La
Bolsa que tiene en la cabeza. Algo en ella me es familiar.

- ¿Cómo se llama? - preguntó a los hombres.

Se quedan en silencio bajan la mirada, es una mala señal.

Agarro rápidamente el costal de su cabeza. Unos ojos mieles me observan,


están rojos y con rastros de lagrimas, tiene una especie de pañuelo en su
boca, lentamente y casi temblando se lo quitó.

- ¿Ares? - pregunta temblorosa.

Algo dentro de mí se está derrumbando, miro a su lado hay mucha sangre,


ella repite mi acción.

- ¿papa? ¿Mama? ¿Por qué no se mueven?- su voz se quiebra, sé que sabe


lo que les pasa pero no quiere aceptarlo.

- Sasha, lo siento enserio no lo sabia - digo acariciandole la mejilla pero ella


ahora me mira diferente.

Va a hablar, pero el sonido de mi teléfono la interrumpe. Miro la pantalla es


Estefan.

- ¿!por qué no me lo dijiste?¡ - le digo ofuscado.


- tranquilo hijo, muy bien has matado a los traidores solo falta que la mates
a ella -
- No!Dime que han echo para merecer morir-
- Querer salir de este negocio, no puedo dejarlo vivo, ha renunciado sabe
mucho sobre nuestros planes futuros - comenta tranquilo.
- ¿qué tiene que ver ella en todo esto?- le preguntó dolido.
- Ella acaba de ver tu cara y si no la matas se lo contara a la policía -

Me quedo mudo, es cierto, la miro está llorando viendo a sus padres, si no


la mato me va a odiar toda su vida y cuando crezca me matará.

Agarro el arma y le apuntó a la cabeza.

- Así es hijo, ahora aprieta el gatillo -

Estoy hiperventilando, tengo la vista nublada a causa de las lágrimas que


quieren salir.
Voy a apretar el gatillo cuando ella se gira, me mira, sus ojos tienen un
brillo especial, ella lo sabe, sabe qué va a morir y que es lo que hace? Me
sonríe, cómo puede ser tan hermosa y a la vez tan destructiva.

- Lo siento pero no puedo, ella es mía -

Cuelgo la llamada y guardo mi celular, me giro rápidamente y le propinó un


disparo en toda la frente al subordinado de mi padre, el otro va a sacar el
arma pero yo soy más rápido, le disparo en la rodilla, cae del dolor, me
acercó a él.
- No voy a dejar que nadie le haga daño - y con esto acabo con el
sufrimiento del chico.

Me giro hacia Sasha, está asustada temblando, la desató y la cargo como


una princesa llevándomela de allí.

Camino hasta el coche la pongo en la parte trasera del él, está en shock.

Arrancó el vehículo, voy a ir a la casa de los Nessman seguro que me


ayudaran.

Voy llegando a mi destino cuando a solo cuatro cuadras nos estrellan el


coche.

Mierda! Me he dado un buen golpe. Me giro asustado a ver a Sasha, tiene


unas cuantas heridas y está inconsciente.

Salgo de allí con ella en mis brazos.

- ¡Oye! ¿Estás bien? - pregunta un tipo ebrio saliendo del otro coche.

- tienes suerte que ella esté viva por qué si no, ahora mismo tú estarías
muerto - digo lo más serio posible.

El chico se asusta, alejándose de allí con su ahora destruido automóvil.

Toco la puerta cinco veces, hasta que por fin la abren.

- ¿Ares? ¿Qué ha pasado? - dice la señora Nessman.

- por favor ayúdenme - digo destruido.

Ella asiente repetidas veces, salimos en su vehículo con Jake y el señor


Nessman.

Llegamos al hospital pregunto por el doctor de mi familia.


- hombre pequeño no esperaba encontrarte tan pronto por aquí - dice
risueño.
- Gabriel por favor atiéndela a ella - le digo tumbando a sasha en la camilla.

Él empieza a inspeccionarla, dice que le va a hacer unas placas en la


cabeza.

Salgo de la consulta a hablar con los Nessman.


Les explico todo y por supuesto también les pregunto si podrían colaborar.

- Sé los ruego, yo le pagaré los gastos de ella, todo, la escuela, la comida, la


ropa. Por favor cuídenla como si fuera su hija, hasta que yo pueda
llevármela - les comento derrotado y cansado.

- Tranquilo Ares, nosotros la cuidaremos, después de todo Jake es tu mejor


amigo - dice el señor Nessman.

Jake me da palmaditas en la espalda para reconfortarme.

El doctor sale de la consulta con una cara muy seria, oh, por favor que no le
haya pasado nada a mi ángel.

- A sufrido un fuerte golpe en la cabeza, así que ha perdido la memoria


temporalmente - dice Gabriel.

Abro los ojos sorprendido, enserio? Por fin algo bueno.

- Genial! Perfecto, Gabriel no tienes algunas pastillas para que su pérdida


no se recupere tan rápido - comentó alegre.

- eh, si... creo que si tengo - dice dándose la vuelta confundido.

Me acerco a mi pequeña le tocó su hermoso cabello tiene ojeras y algún que


otro moretón por el fuerte impacto, pero aún así se ve preciosa.

Me acerco sigilosamente para así no despertarla.


- ¿como se va a llamar? - dice Jake.

Cierto, no había pensado en eso... me giro y veo unas Flores cerca del
escritorio de Gabriel.

Abro los ojos, ya encontré su nombre.

- Hana -
- ¿como? - dice Gabriel
- se va a llamar Hana - digo sonriendo.
- ¿por qué así? - pregunta Jake.
- por qué en japonés significa Flor -

Me acerco, la miró como si fuera una obra de arte, no lo pienso dos veces y
la beso dulcemente en sus labios rosados.

- mi pequeña y dulce Hana, nadie te volverá a hacer daño ni siquiera yo -


digo soltando una lagrima.
soy yo
- No pudo matar a su pequeña, desesperado fue ha acudir a la familia
Nessman quien adoptaron a la niña como suya y él por supuesto se quedó a
su lado aún sabiendo la verdad -

-No! Es mentira, no puede ser, y-yo soy Hana, no Sasha! - digo intentando
convencerme a mí misma.

Ángel se acercó a mí, desató mis manos. Dirigí mi atención otra vez a Kaiet
que se encontraba recostado en la silla de metal.

- Lo siento mi princesa pero es la verdad, yo lo vi - lo último lo dijo serio y


con la mirada vacía.

- ¿Q-que viste ? - pregunte temblando.


- Como Ares apretaba el gatillo sin vacilar ni un solo momento -

¡No puedo respirar! Me siento mal, todo me da vueltas hasta que una voz
aparece abriéndome los ojos.

- Soy yo - habla una niña en mi oreja izquierda.

Rápidamente me giro hacia la voz. Es ella, es Sasha.

- diles, diles que eres tú! Que yo no soy Sasha, soy Hana - comentó
desesperada.

Ella sigue mirándome fijamente, me pone de los nervios así que optó por
agarrarla de los hombros.

- ¡Háblales, piensan que yo soy Sasha Morrison, diles la verdad, estás


muerta y por eso hablas conmigo, se están confundiendo de persona ! - le
grite.

La infante me acarició la cara mientras que la suya cambiaba de forma


volviéndose más madura, su cabello creció y su altura también.
Convirtiéndose en MI reflejo.

Le quite la mano de mi cara asustada.

-¿Q-quien eres? -
- Soy yo y tú , soy Sasha y Hana -

- ¡NO! ¡Cállate! ¡Ahhhhh! - me tape los oídos, no quería seguir


escuchándola, no es cierto, todo esto no es verdad.

- ¿Hana Estás bien, Con quién hablas? -

Fijo mi vista en Kaiet que me mira muy consternado. Me quite las manos de
mis orejas y mire a mi alrededor buscando a la chica, pero no estaba, solo
estábamos nosotros tres rodeados de oscuridad.

- Sasha ... déjame entrar, deja que te muestre lo que una vez olvidaste -

- no lo sé, no quiero recordar, por favor - las lágrimas empezaron a salir por
sí solas.

- Tio, yo la veo muy mal, mejor dejemos esto aquí - habla Angel.
-No, esperemos un poco todavía se niega - le responde Kaiet.
- Pero solo mírala, está ... esta... ida. Ni siquiera nos mira y tiene una cara
muy terrorífica, estaba hablando con otra persona, joder hasta toco como si
hubiera alguien además de nosotros. - hablo asustado.

- Sasha... Sasha ... no puedes escapar de mi, solo dime que sí y volveremos
a estar juntas. -

- Cállate -

- Sasha -

-¡ Ya Cállate! - empecé a gritar no quiero seguir escuchándola me rehuso.


- Hana, shhh! Ya tranquila - las manos cálidas de Kaiet empezaron a hacer
círculos en mi espalda.

Estoy cansada, tengo hambre, siento ganas de vomitar y sobre todo quiero
irme de aquí. Pero sé que no me iré hasta que sepa la verdad, creo que ya
fue suficiente de ser una ignorante.

- Muy bien Sasha, tranquila lo hemos amado, lo odiaremos y lo volveremos


a amar es nuestro destino. -

Ella apareció delante de mi otra vez, pero esta deje que me tocara, junto su
frente con la mía y poco a poco se fue fundiendo conmigo convirtiéndonos
en uno, sentí que ya no me faltaba nada que estaba llena, completa.

Poco a poco fragmentos de mi infancia, amor, felicidad, mis primeros


pasos, mi primera palabra, mi primer castigo, mi primer amor, Ares, sangre,
muertes, golpe y después nada solo oscuridad.

- Por fin estamos juntas -


- Si -

Le quite la mano a Kaiet. Me levante y los encare.

- Ya recordé, así que me voy, Adiós -

Los dos chicos se quedaron con la boca abierta, sorprendidos. Salí de ese
maloliente edificio abandonado, agarre un bus y me dirigí a su apartamento.

Después de 6 paradas, logre llegar, entre al lujoso edificio, marque el piso


agarre mis llaves y abrí la puerta.
Él se encontraba estresado caminando de lado a lado gritando con el
teléfono en la oreja.

-¡Llegue! - grité para así llamar su atención.

Ares giro hacia mi dirección y sus ojos se notaron aliviados.

- ¡Hana! ¿Donde coño te has metido? Casi me da un paro al corazón pen -


- No me llamo así - le dije interrumpiendolo.
- ¿que? Habla más alto odio cuando balbuceas -
- ¡He dicho que yo no me llamó así! - le dije furiosa.
- ¿Ah no? Entonces como? - dijo burlándose.
- Sasha, Sasha Morrison - hable muy seria.

Ahora su burlona sonrisa se transformó en una línea recta.

- ya lo sé todo, Ares. - dije dolida.


- Ha-Hana yo -
-¡Que no me llamo así! - grité

Él empezó a rascarse la cabeza abría la boca y la volvía a cerrar, hizo esa


acción repetidas veces.

- ¿Acaso te comió la lengua Coco? -


-Lo siento - fue lo único que dijo.
-¿lo sientes? ¿Por qué? Por haberme mentido toda mi puta vida? O por
haber matado a mis padres? - mis palabras fueron como veneno ya que Ares
ahora se encuentra de rodillas con la cabeza agachada.

Fui hacia mi habitación, agarre mi maleta y empecé a llenarla de ropa.


Acabe de empacar, me dirijo al salón y él todavía está de la misma manera.

Levanta la cabeza, me mira y después dirige su mirada a mi equipaje.


- No, por favor Sasha, lo siento enserio lo lamento no fue mi culpa, y-yo no
sabía que eran ellos - hablo suplicándome.

No! No puedo caer ante él, no quiero esto para mí! Que me traten como una
mierda, amar a un hombre que sabes que nunca va a sentir nada por ti.

- Lo lamentó, esto no es por lo de mis padres, es por mi - cargo a coco y me


dirijo a la salida.

- Sasha, te amo, lo hago, siempre lo he echo lo eres todo para mí, siempre te
he protegido, te he escondido de mi padre, lo siento si? Cambiare! Seré un
mejor hombre para ti! Ya no matare gente, pero por favor no te vayas... no
me dejes solo, eres lo único que tengo -

Podía escuchar sus lagrimas cómo caían en la fría madera pero si me giro
habré perdido y volvería a él otra vez, le creo si lo hago pero hay algo en mi
interior que me dice que me vaya que yo he sufrido suficiente con todo esto
que necesito otro ambiente... y esa parte le ha ganado a mi amor por él.

Agarro el pomo frío de la puerta, la abro y salgo de allí tan rápido como
puedo para así no flaquear.

- ¿Hana? Que pasa? Son la 1 de la mañana tía, tiene que ser muy importante
no? -
- Leila, necesito que agarres tu pasaporte un poco de ropa y todo el dinero
que tengas, por qué nos vamos de aquí - le digo llorando.
- En 5 minutos estoy ahí -
me duele amarte asi
Pov Ares
Se fue... estoy destruido, la necesito, me siento tan solo, vulnerable, tengo
miedo y si no vuelve nunca más ? la amo tanto que me duele.

Agarro una botella de mi habitación, siento como el líquido amargo me


quema la garganta bajando hasta mis entrañas.

- ¿Por qué?, Mama mi luz se apago dejándome en esta oscuridad - mire


hacia la ventana esperando una respuesta - ¿Que hago ahora? Por fin estaba
cambiando y solo por ella -

Me senté en contra de la ciudad dándole la espalda a las calles concurridas


de California.
Suspiré volviendo a tomar otro trago de Ron.

Sabes? No necesito nada más, solo quiero a Sasha, no dejo de pensar en


ella, en su olor, su habitación está intacta, esperando a que vuelvan a habitar
en ella.

La busque tanto tiempo, han pasado 8 años desde entonces, no he echo nada
más que llorar como un estúpido. No he estado con otra mujer.

Sonó el teléfono, mire la pantalla "Padre" suspire, no quiero responderle así


que optó por cancelar la llamada.

Dos, tres, cuatro llamadas de él, derrotado respondo a la quinta.

- ¿si? - intentó sonar normal.


- Hijo ... ya deberías de olvidarte de ella, huyó, igual que tú madre -
- ¿Qué quieres? - respondí con cólera.
- Quiero que ya te ocupes de nuestra Empresa e negocios, eres el único
heredero de los Stone y yo ya me quiero retirar - habla con autoridad.
- Está bien, mañana pasó por la empresa a hacer los papeles -
- Muy bien, por cierto la hija de Manuel, es una muchacha muy hermosa y
ad -
- No necesito a otra mujer que no sea Sasha - lo interrumpo.
- Ares, no volverá ya sabe que clase de monstruo eres, sabe que TÚ mataste
a sus padres, tienes suerte que no haya ido a la policía a testificar -
- Ella no es así, solo está confundida - esas palabras fueron más para mí que
para él.
- (suspiro) da igual, necesitas un heredero qué pasará si te matan? Hay
mucha competencia -
- No me importa morir, adiós, mañana nos vemos - dado por terminada la
conversación.

Me encamino al baño, me miro al espejo, doy asco, mi cabello está


despeinado mis ojeras son más negras que la última vez que me vi y
parezco anoréxico.

Últimamente no he comido bien, las pesadillas vuelven, se van y llegan otra


vez sin previo aviso.

Siento que estoy cargando algo, con lo que no puedo, siento no poder
soportarlo, se van juntando los problemas sin embargo sigo respirando.
Buscando un camino, una esperanza, ya sé que estoy cargando, es mi
destino.

Otra vez mi celular sonó sacándome de mi ensoñación.

- ¿diga? - pregunte mirando la televisión.


- ¿Como estás amigo? -
- bien jake y tú? - pregunte por educación.
- pues normal, ya sabes, estás encerrado en tu casa eh, todavía la necesitas?
No crees que es tiempo de dejar de pensar en ella? -
-No la necesito estoy perfectamente bien,
Solo tengo que estar entretenido con algo ¡si! Con cualquier cosa, ya ni
pienso en ella - hable un poco indignado por las preguntas que estaba
haciendo mi mejor amigo.
- si tú lo dices... ya han pasó ocho años desde entonces, fue duro yo también
la extraño pero no creo que volverá - hablo con una voz triste.
- si, lo sé, estoy mejor te lo aseguro - le mentí.
- Bueno, mañana vamos a salir ¿quieres venir? - me pregunto.
- ¿Van todos ?-
- si -
- está bien, adiós -
- adiós - dijo Jake cerrando la llamada.

Mire mi reloj, son las 3 de la tarde. Mi teléfono por tercera vez volvía a
sonar pero esta vez es un mensaje de texto.

Lo abro " Ares, encontramos a Sasha Morrison, se encuentra en Fresno


calle 56 número de casa 5, vive junto con Leila y un niño de 8 años se llama
Luka Morrison parece ser el hijo del objetivo."

Terminó de leer el texto, siento algo cálido bajando por mi mejilla, son
lágrimas, no puede ser. Por fin la encontré después de tantos años. Hacía
tiempo que había contratado a un detective y después de 5 años la
encuentra.

Le escribo un simple "ok" , me dispongo a salir de mi apartamento, agarro


las llaves de mi deportivo.

- Voy a por ti Sasha y esta vez no te dejaré ir -


nueva vida
- ¡NO PUEDE SER! -
- sí, todo lo que tenía, mi familia, mi nombre, mi apellido, no era mío,
nunca lo fue. Nunca existió Hana Nessman - estoy tan abatida, presiento
que si sigo llorando de esta manera voy a quedarme sin ojos.
- Todo va a estar bien, vámonos de aquí, yo iré a donde quieras, todo por ti
mi morena - sus labios rosados se plantan en mí frente haciendo un ruidoso
sonido con ellos.

Mi teléfono suena, miro la pantalla "número desconocido" respondo.

- ¿si? - hablo desconfiada.

Nadie responde, hay un silencio muy incómodo, voy a repetir la misma


palabra para así despertar al que está en la otra línea cuando una ronca voz
se me adelanta.

- Sasha -
- ¿q-quien es? - digo asustada.

Una risotada se presenta en la línea.

- Soy la pesadilla de muchos, incluso la tuya pequeña -


- ¿qué? - creo que está loco.
- Un día hace años te mande a matar junto con tu familia, por desgracia
fallo a favor tuyo, pasaron los años, te busque por todas partes hasta que
apareciste delante de mi ojos y sin yo notarlo, que estúpido no lo crees? -

Voy a contestarle a la pregunta.

- Otra vez volví a mandar a alguien un poco más profesional a que acabara
con el trabajo que un niño no pudo hacer, pero resulta que otra vez él se
entrometió. Lo hiciste débil!, el amor no es bueno si no te mata, te quema.
Te hace vulnerable. - Está hablando del hombre del colegio?.

- ¿quién es? - dice en un susurro Leila.


No le respondo estoy helada con tal confesión este hombre es, este hombre
es ...

- Soy el padre del muchacho al que hechizaste, Soy Estefan Stone. -

Suelto un alarido de sorpresa, Lo sabia.

- ¿Me va a matar? - le pregunte tranquila.


- No, él mismo lo hará.- y con esa confesión corto la llamada.

¿Quién es él? ¿Acaso mando a otro asesino?.

- ¿quién quiere matarte? - comenta Leila con la oreja pegada a mi celular.

Bajo el aparato electrónico y lo guardo en el bolsillo de mis jeans.

- Creo que el padre de Ares - digo tranquila.


- Wow, nunca había escuchado eso, siempre es la suegra la que quiere matar
a la nuera.-

No pude soportarlo, me echo a reír, ella siempre tiene una tontería que
decir.

Agarramos el bus que más lejos nos lleve, lejos de esta ciudad que solo trae
destrucción y traición.

Nos sentamos, hablamos de cómo se escapó Leila de su casa, nos reímos


hasta quedar en un sueño profundo. Tendremos un nuevo hogar, una nueva
familia, una nueva ciudad.

Un señor gordo nos despierta, me dice que llegamos a la última parada


Fresno, lo observo por la ropa que lleva creo que es el conductor, le pido
disculpas y me bajo con mi rubia.

Hace frío, pero el pueblo es muy hermoso, estamos en Mariposa.


- Muy... rural -
- Oh vamos Leila, no seas tan aguafiestas - digo rodando los ojos.
- Solo digo mi opinión, estamos en un país libre de expresión - dice
mirando hacia todos lados.

Caminamos unas cuantas cuadras hasta que logró visualizar la casa N 56.
Uff por fin llegamos, es perfecta.

- Umm, puede ser - dice como si me leyera los pensamientos.

Una señora sale de adentro de la casa, por su sonrisa de bienvenida estoy


segura que es la dueña.

- Hola queridas, pasen, pasen deben de estar cansadas - comenta risueña.

Asentimos con la cabeza y le regalo una de mis mejores sonrisas.

- Se parece a la vieja del Freak Show de la serie de American Horror Story -


dice Leila.
- ¿A la de la barba, no? - digo dándole la razón.

Ya adentro, la casa tiene un aire a anciana, con angelitos de porcelana y


cuadros de Jesús.

- Aquí está el contrato de alquiler -

Lo reviso detalladamente, firmó y se lo entregó junto con el dinero de todo


un año pago.

La señora feliz nos da un asentimiento de cabeza y sale por la misma puerta


que entramos.

La casa, es muy grande tiene 3 habitaciones, dos cuartos de baño, cocina


con sala de comedor y un salón grandísimo.

Subimos las escaleras, me quedo con la habitación principal, mientras que


Leila se queda al lado de la mía.

Me siento feliz, estoy emocionada.

- Sasha, mañana vamos a ir a ver el colegio e inscribirnos.- dice Leila en el


umbral de la puerta.

Asiento y me tiro a la cama.

Son las 8:00pm creo que es una buena hora para comer, un olor delicioso
me llama, me adentro a la cocina, Leila ha pedido comida china.

Me siento en el comedor, hay pollo agridulce mi preferido, cuando le doy el


primer bocado algo se revuelve en mi estómago no aguanto más, salgo
corriendo hacia el baño, abro la tapa del inodoro, vomito. Creo que la
comida me ha sentado mal.

Leila aparece agarrándome el cabello para que no ensucie.

- ¿estás bien? ¿Te duele la barriga? - pregunta preocupada.


- No, solo la comida me dio náuseas - digo sin importancia.
- ¿hace cuando que no te viene la regla Sasha?
- no lo sé quizás hace dos meses - abro los ojos, Oh no por favor.
- creo que tenemos que comprar ahora mismo una prueba de embarazo.- me
dice saliendo del baño.

Salimos de la casa, vamos caminando como otras cuatro cuadras,


encontramos una farmacia. Entramos toda la gente nos está observando, es
normal es un pueblo todos se conocen.

- Espera afuera, ya la compro yo - me susurra.

Salgo de la tienda. Hace un poquito de frío y las farolas están encendidos.


Pasan como 4 minutos y Leila por fin sale de la tienda. Volvemos a la casa.

- Mejor hazte la prueba por la mañana, dicen que así es más efectivo. - me
dice acariciándome la cabeza.

Asiento con ella, me dirijo a mi habitación, estoy asustada que haré si estoy
embarazada, lo tendré? No lo creo, apenas tengo 16 años, soy una niña.
Bueno somos dos niñas, ni siquiera somos mayores de edad. Puede que
hasta nuestros padres, bueno solo los de ella la estén buscando.

Me despierto por los rayos del sol que atraviesan mis ventanas.

- Sasha, a despertarse! Hay que hacerse la prueba - dice Leila tirandose


encima de mi cama.

Me levanto, voy hacia el baño, Leila me pasa la prueba. Leo las


instrucciones, meo encima de ella.

- Ya termine - digo para que entre.

Nos quedamos enfrente de la prueba, Leila nerviosa y yo angustiada.

Casi no tenemos dinero, yo le robe un poco de dinero a Ares y agarre todo


lo que había ahorrado durante 3 años. Un bebe es mucho gasto.

- Esta apareciendo - dice Leila sacándome de mi ensoñación.

Me asomo mordiéndome las uñas, hay dos líneas.

Miro las instrucciones :


una línea ( negativo)
Dos líneas ( positivo )

¡Mierda!

- VAMOS A SER PAPÁS - dice Leila abrazándome.


- parece ser que si - digo entre llorando y riéndome.
final
Mi barriga está más grande que mi cabeza, es un niño!, acabamos de ir al
centro de ginecología, ya tengo 9 meses, el doctor nos dijo que puedo dar a
luz dentro de una semana o menos.

-¿cómo lo vas a llamar? - me pregunto Leila.


- Umm, Luka - le respondí sonriendo.
- ¿qué significado tiene? - me preguntó curiosa.
- Significa Lucas en ruso "Luz" - acaricio mi barriga de forma protectora.
- Me gusta -
- ¿Como te va en el colegio? Ya estás por graduarte no? - comentó curiosa.
- Si, me va muy bien -

Desde que nos enteramos de mi embarazo, tuvimos que posponer mi


entrada al colegio, por otra parte Leila si se inscribió en la escuela, ya
tenemos 17 años, las dos trabajamos en medio tiempo para sobrevivir,
cuando tenga a Luka, estudiare por la noche mientras que Leila lo cuida.

Estoy feliz con mi vida, no me arrepiento de nada, ni siquiera de Luka.

Ocho años después

-Luka, ven hijo - gritó llamando la atención de mi pequeño.


- Ya va mama - viene corriendo.
- cuidado pequeño torbellino - habla Leila riéndose.
- Hola tía -
- Luka, tu profesora me llamó hoy - lo miro para ver su reacción.
-¿Y que te dijo?- parece nervioso.
-Que te peleaste, otra vez, ya es la quinta vez ¿que está sucediendo?- intentó
imponer seguridad, como lo haría una madre.
- Se burlan de mi, dicen que mi mama es una cualquiera y que no tengo
papa que nos abandono - dice serio.
-Claro que no pequeño, tu papa nunca te abandonó, solo que no pudimos
estar juntos por ciertas circunstancias - digo sonriendo.
-bueno, ¿sabes que día es hoy niño?- Leila le empieza a hacer cosquillas.
-SI!,SI! MI CUMPLEAÑOS - dice riéndose.

Mi hijo hoy cumple 9 años, tiene su cabello castaño claro, unos ojos grises
preciosos, la verdad no se parece a ninguno de los dos, ni a mí ni a su padre,
él tiene su propia esencia.

Estoy preparando su pastel de cumpleaños, Leila está al lado mío sin


ayudarme solo contándome tonterías sobre la universidad, que por cierto yo
también voy, estoy estudiando psicología, después de todo si acabe la
preparatoria, yendo a clases nocturnas.

Leila en cambio estudia medicina, que irónico, Leila siempre odio estudiar
y la rama que escogió es una de las más difíciles y de las que más tienes que
estudiar.

Luka va a cuarto de primaria, es muy inteligente, estudia mucho todo para


que yo lo felicite.

Somos una familia muy unida, en cuanto a hombres, ni los nombres, he


tenido citas y todas han sido horribles creo que mi destino es acabar sola.

- ¿Lo harás de chocolate no? - pregunta Leila.


-No, recuerda que a Luka le gusta la vainilla-
- Urgh, es el único niño que veo que odia el chocolate o que antepone la
vainilla ante el chocolate, deberías de estudiarlo o ayudarlo - le echo una
mirada de advertencia.
- se nota que te has vuelto más protectora - comenta Leila riéndose.

Suspiro, es cierto me he vuelto muy sobreprotectora con Luka, no dejo que


nadie diga nada malo de él y lo protejo de todo.

Pero no me juzguen, como no hacerlo? Algún día sé que Ares vendrá y me


lo quitara, pero no lo permitiré, Lo es todo para mí, es mi Luz.

Suena el timbre, sigo preparando el pastel de Luka, suena otra vez. Veo que
nadie ha ido a abrir la puerta, miro a Leila, está hablando por teléfono.

- ¡Luka abre la puerta! -


- ¡voy!- dice gritando.

Pasan 2 minutos cuando escucho las pisadas de mi hijo corriendo en mi


dirección. Se me acerca y me hace una señal para que me ponga a su altura,
obedezco, se acerca a mi oído y me susurra.

- Él está aquí -

Dejo todo lo que estaba haciendo y me dirijo corriendo hacia la puerta


principal.

- ¿Sasha? ¿Qué pasa?- grita Leila.

No le respondo estoy helada, mi peor pesadilla está aquí, se va a llevar a mi


hijo como lo predije, lo sé, lo veo en sus ojos pero estos me dicen que no
solo se lo va llevar a él.

- Mi pequeña y linda Sasha - habla con su voz ronca.


- ¿Qué quieres Ares? - mi niño ahora está detrás mío, mirando curioso al
hombre que está enfrente nuestro.
- A ti y a mi hijo, vine a buscarte y esta vez no voy a dejar que te vayas -

Está historia se vuelva a repetir, pero esta vez de una manera diferente más
enfermiza, por qué el demonio se enamoró del ángel y este le quitara las
alas para que así no pueda escapar de él.

-Mi dulce ángel, ya eres mía.-