Está en la página 1de 308

I Blow

Good
¡Apoya al autor comprando sus libros!

Este documento fue hecho sin fines de lucro, ni con la


intención de perjudicar al Autor (a). Ninguna traductora,
correctora o diseñadora del foro recibe a cambio dinero por
su participación en cada uno de nuestros trabajos. Todo
proyecto realizado por Letra por Letra es a fin de complacer
al lector y así dar a conocer al autor. Si tienes la posibilidad de
adquirir sus libros, hazlo como muestra de tu apoyo.

¡Disfruta de la lectura!

I Blow
Good
Staff
Traducción
May

Corrección
Yuli

Revisión Final
Yuli

Diseño
May

I Blow
Good
Índice
Sinopsis
Nota de Autor
1. I Blow Good = I Love God
2. ¡Entrégate a la locura!
3. Cerca
4. Agujero negro supermasivo
5. Supersexyminisuperflower popopcolafan
6. Dom Dom
7. Mujeriego
8. Corromper
9. Los hombres son cerdos
10. Perdido
11. Camina lejos del sol
12. Cristalizado
13. Introduccion
14. Tetas
15. Dámelo bien
16. Déjame verte desnuda - Primera Parte
17. Déjame verte desnuda - Segunda Parte

I Blow
Good
Sinopsis
Hannah Amalia Hawking, una conocida y respetada chaperona, recibe
a su cliente más duro: Spank Ransom, también conocido como Mason
Hunter, un autoproclamado dios del sexo, orgulloso propietario de
tortugas y estrella de rock de fama mundial, se le debe ser mostrado el
camino virtuoso adecuado porque su madre teme por la reputación de
su única descendencia amada.
A regañadientes, Hannah acepta el caso aparentemente sin esperanzas,
sin tener la menor idea de en qué se está metiendo. El patán sexy,
además de aprender sus lecciones, hace que su misión sea convertirla...
en su propia manera especial. Es cualquier cosa menos de categoría G,
espantosamente seductor, y no corresponde en absoluto a la etiqueta
general.
Le ofrece jugar con ella durante las horas nocturnas a cambio de clases
diurnas de modales.
En última instancia, sin embargo, ambos deben decidir entre
Rock o amor.
“¿Mencioné que aborrezco todo lo que es rock and roll y su género? Los gritos sin
sentido y los saltos constantes. ¡El inútil rompimiento de guitarras y el vulgar
ESCUPIR! Mujeres satanistas despreciables. Habitaciones de hotel destruidas por
artistas. ¡Ignorantes de los semáforos de motociclismo! ¡Drogadictos devoradores
de mujeres! En mi opinión, esta es la obra de la vida de una estrella de rock y no
tenía ni idea de cómo alguien podía convertirse en un ser humano, tal vez nació de
esa manera. ¡Con botas con cordones abiertos y pelo largo! Ese no era mi mundo.
Viví por ideales completamente diferentes - ¡al menos TENGO algunos!”

I Blow
Good
Nota de Autor:

Me encanta Mason Hunter y me encantan mis ¡SUPER BABELS! Sin


ellas, esta historia no se habría estrenado hace nueve años en
Fanfiction, por lo que merece que se les agradezcan por sus grandes
ideas. ¡Ellas realmente son un poco genial y divertidas! ¡Ellas son MIS
ESTRELLAS PERSONALES!
¡Las ingeniosas canciones del libro juegan un papel importante y
realzan enormemente el sentimiento del respetado capítulo! ¡Deberías
escucharlas! A bajo volumen mientras lees y luego otra vez después,
¡pero realmente quisiera que fuera ¡ALTO! ¡Porque la buena música
TIENE que ser tocada fuerte!
Cada capítulo contiene algo de una de nuestras canciones favoritas; las
canciones dicen mucho sobre el estado emocional de Mason y la
naturaleza de la relación en la que se encuentra.
¡Muchas gracias a los artistas por sus impresionantes piezas!
Una nota importante más: ¡ATENCIÓN! El personaje principal de
este libro realmente, ¡REALMENTE, REALMENTE,
REALMENTE molestará a su chica y a usted, el lector!
Y eso no es en absoluto una gran hazaña para nuestro rockero. Sin
embargo, la Srta. Odia perder la compostura estará muy molesta.
Entonces, ¿qué es lo que decidirán en última instancia?
¿Rock....o amor?

I Blow
Good
1. I Blow Good = I Love God

Hannah
¡Querido Dios! ¿Por qué me veía así?
Me obligaron a usar jeans demasiado ajustados, según mi hermana,
jeans de tubo. A pesar de que no soportaba los pantalones porque creía
que eran inapropiados para las mujeres. Sin embargo, eso no fue lo
peor. Lo peor era mi camiseta, que estaba literalmente pegada a mí
como una capa de piel y que revelaba sin piedad cada pequeño
contorno. Por lo general, sólo usaba blusas de cuello alto y blanco
brillante, bellamente planchada. Sin embargo, aquí llevaba un top
negro con la inscripción dorada brillante, I BLOW GOOD (La mamo
Bien) Como me negué vehementemente a aprender inglés, después de
todo, ¿para qué? vivíamos en Alemania, no tenía ni idea del significado
de las letras brillantes en mi pecho.
Magda y Rosi, mis queridas hermanitas, responsables de este horror,
se reían cada vez que me miraban, lo que me hacía sentir muy
desconfiada. Sin embargo, me aseguraron que significaba que ¡AMO
A DIOS!
Como correspondía a mi creencia, finalmente me puse la camisa llena
de orgullo y fervor a pesar de su corte poco favorecedor. Además,
¡tenía el pelo suelto! Caía sobre mis hombros en olas obstructivas de
color castaño — normalmente lo mantengo liso y bien sujeto. Los rizos
sueltos oscurecían constantemente mi campo de visión, así que intenté
con una exhalación fuerte sacarlos de mi cara.
¿En qué me he metido? Murmuré por milésima vez y
miré a mi hermana menor, quien felizmente condujo su
Mini amarillo a través del tráfico pesado.

I Blow
Good
¡Nos vamos a divertir mucho! ¡Estoy segura de ello! Tal vez
encuentres tu verdadero amor o al menos te acuestes con alguien.
Magda gorjeaba con su voz demasiado penetrante, lo que hacía que
mis sienes palpitaran ligeramente.
¡No, gracias! Estoy bien sin sexo, muy bien. Está completamente
sobrevalorado de todos modos. ¿Y quién necesita hombres en estos
tiempos? Las mujeres somos muy capaces de vivir una buena vida sin
esos eructos, pelotas rascándose, criaturas demasiado ruidosas. Sin
ellos, el mundo estaría mucho mejor. Créeme respondí secamente,
como siempre.
Pero el mundo no es nada sin Spank Ransom, dijo mi hermana
desde el asiento trasero, incapaz de quedarse quieta. Sus dorados rizos
aparecieron cuando ella se apretó hacia adelante entre el asiento de
Magda y el mío. En las últimas horas, su expresión había sido la misma;
sus ojos azules estaban abiertos de par en par y brillaban como los de
un niño en Navidad. Sus mejillas tenían manchas rojizas, lo que sugería
que estaba más que emocionada....
Puse los ojos en blanco porque sabía cómo se comportaban cuando se
trataba de este tema en particular. Magda se rio de la forma en que las
mujeres se ríen cuando piensan en un símbolo sexual fotogénico de
dos piernas.
Oh, sí, un mundo sin Spank Ransom sería espantoso y aburrido...
simplemente monótono... Magda le devolvió la mano, que fue
abofeteada con entusiasmo por Rosi. Sus miradas se fusionaron en el
espejo retrovisor.
¡LO VEREMOS HOY! gritó Magda. Irritada, resoplé y me
pellizqué el puente de la nariz con dos dedos. Sin embargo,
hubiera sido mejor si me hubiera tapado los oídos porque
comenzó una segunda ronda de chillidos histéricos.

I Blow
Good
¡SÍ, SÍ, SÍ, SÍ, SÍ! ¡Y estoy segura de que se va a follar a su soporte
de micrófono!
¡Y gemirá en el micrófono!
Tal vez use una de sus camisas rotas.
¡WOW, SIII! ¡Y se tocará el pezón perforado! ¡Y se acariciará su
sexy cabello!
¡Sí, y... y... y... y... se lamerá el labio inferior!
Se pondrá el look de el póster de nuestra habitación.... ooh, ¡casi me
vengo pensando en ese look de “quiero follar”!
¡LENGUAJE! Se los recordé en el medio y me ignoraron. Con
cada segundo que pasaban, se hacían más fuertes y sonaban más
jóvenes, a pesar de que se comportaban a la altura de los adolescentes
de 14 años durante toda la noche. Y aquí sus edades reales eran 19 y
22 años.
¡QUIZÁ ME MIRE A MÍ!
¡SI NOS MIRA, ME MIRARÁ A MÍ! Rosi alisó sus voluminosos
rizos en sus manos. Había tenido suficiente para que estuvieran así
durante todo el viaje, así que puse fin a sus ilusiones.
¡No las mirará a ninguna de las dos! El estadio tiene capacidad para
80.000 personas, y si se fija en ti, estoy segura de que intentará ponerse
a salvo lo antes posible. Porque verá de inmediato que estás
obsesionada con Satanás y estás totalmente loca. Hice un poco más
de ruido de lo habitual porque su postura pseudoadolescente
realmente afectó a mis ovarios. Sus ojos inmediatamente
rompieron contacto y me miraron amenazadoramente.
¡Ahora escucha, Han!Magda siseó como una olla a
presión—nunca una buena señal.

I Blow
Good
¡Hannah! Magda, me llamo Hannah!
¡A quién le importa! Sin impresionarse, siseó un poco más alto.
Cuando amo algo, ¡entonces lo amo de todo corazón! ¡Y me encanta
esta banda! Creo que hacen una música genial que contiene mensajes
muy importantes. Encuentro a Spank caliente, y a menos que seas
lesbiana o totalmente sin gusto, ¡también lo encontrarías caliente! ¡Más
caliente, más sexy, Spank Ransom! ¡Simplemente es el hombre más
bello de este planeta! Tiene una voz de terciopelo y fuego, y puede
mover su cuerpo inspirador, tan salvaje, como un dios. Además, ¡hace
cinco años que esperamos que dé un concierto aquí! ¡CINCO AÑOS!
¡ASÍ QUE VAMOS A DIVERTIRNOS UN POCO AUNQUE NO
LO ENTIENDAS! ¿QUÉ ES TAN DIFÍCIL? Su silbido se había
convertido en ese murmullo familiar que susurraba entre sus dientes y
que siempre blandió poco antes de perder la compostura.
¿Ya terminaste? Le pregunté con calma.
¡SÍ! Obviamente furiosa, volvió a mirar el camino y empezó a
descargar su ira tocando el claxon como una loca en el tráfico detenido
frente a nosotras.¡Jodidos idiotas!, gritó estridente. ¿Por qué
nadie se mueve? Ya estamos llegando tarde, ¡maldita sea!
¿Podrías por favor cuidar tu lenguaje? ¡Tú comportamiento es
inaceptable! Le regañé enérgicamente.
¡NO! Me lanzó una mirada de fuego.
En el asiento trasero, Rosi se rió porque siempre le gustaban nuestras
discusiones bulliciosas.... No era difícil discutir con Magda. Su
temperamento era el de una mula rabiosa, mientras que el de Rosi era
el de un cordero, o más bien un perezoso, por así decirlo.
Nada la desconcertó rápidamente — en cuanto a mi parte, era
aún más difícil de conseguir un ascenso. Como
chaperona certificada, había adquirido una piel

I Blow
Good
gruesa porque siempre trabajé con los casos más difíciles. Sin embargo,
si alguna vez me enfado, ¡cuidado!
En ese momento, sin embargo, estaba a kilómetros de distancia porque
para mí era bastante divertido ver a Magda ponerse aún más nerviosa,
maldiciendo, tocando el claxon y teniendo una cabeza roja brillante,
que no le quedaba bien.
Sin embargo, media hora más tarde, mi estado de ánimo había
cambiado, ya que se suponía que el concierto comenzaría en 33
minutos y aún así teníamos que CORRER a la Sala Olympia. Y yo
llevaba tacones de cinco pulgadas en los que me costaba mucho
caminar en circunstancias normales. Los adoquines tampoco ayudaban
mucho, estaba segura de que ya tenía colonias de ampollas en los pies.
Esperemos que no se conviertan en Americanos.
Frente a la entrada, el público estaba muy mal. Por un lado, era bueno
no haber comido antes porque mi estómago estaba vacío cuando
estaba medio aplastado por las masas. Por otro lado, mi visión empezó
a nublarse, lo que probablemente se debió a la falta de oxígeno que se
me escapó cuando casi fui aplastada por una horda salvaje de mujeres
locas.
Añade a eso, gritos constantes en tonos severos:  ¡SEX ON TWO
LEGS! ¡SEX ON TWO LEGS! (Sexo En Dos Piernas)Sólo para
evitar un malentendido, era el nombre de la banda, como mis
hermanas me informaron.
No podemos dejarnos ir las unas a las otras, anunció Magda.
Quería reírme porque pensaba que era imposible y se demostró
abruptamente que tenía razón. Estaba a punto de agarrarme de la mano
cuando la multitud la arrastró y yo no pude agarrarla.
¡No te preocupes! Te veré en nuestros asientos, le grité
y la vi preocupada. Sin embargo, la banda de apertura
comenzó a tocar sus primeras notas y la cabeza negra

I Blow
Good
de Magda y la cabeza rubia de Rosi desaparecieron en el revoltijo de la
gente.
Al mismo tiempo, algunas de las chicas e incluso algunos de los pobres
hombres que me rodeaban empezaron a gritar aún más fuerte y a
pegarse fuerte a mí. Mientras me arrojaban de un lado a otro, pensé en
gritar que esto era sólo la banda de apertura, pero no creí que nadie
me hubiera escuchado de todos modos.
¡Eh, por favor! ¡Cuidado! ¡Cuidado! Dije, indignada cuando
alguien estaba a punto de pisotearme de nuevo. Mis intentos de
defenderme con los codos fueron relativamente infructuosos —
simplemente era muy pequeña, sin mencionar que me tambaleaba en
las piernas.... ¿Por qué no me llevé mi paraguas para defenderme?
Inevitablemente, me estrellé... Lo último que recordé fue golpearme la
frente contra la barandilla y caer al suelo cerca de una barrera.

¡Genial!
¿Mencioné que aborrecía todo el rock and roll y su género?
Los gritos sin sentido y los saltos constantes. ¡El inútil rompimiento de
guitarras y el vulgar ESCUPIDO! Mujeres satanistas despreciables.
Artistas destruyendo habitaciones de hoteles. ¡Motociclista Ignorantes
de los semáforos! ¡Drogadictos devoradores de mujeres! En mi
opinión, esa fue la obra de la vida de una estrella de rock y no tenía ni
idea de cómo alguien podía convertirse en un ser humano así, tal
vez nació de esa manera. ¡Con botas con cordones abiertos y
pelo largo! Ese no era mi mundo. Viví para ideales
completamente diferentes—¡al menos tengo algunos!

I Blow
Good
No tenía ni idea de lo que estaba haciendo ni de dónde estaba....
Especialmente cuando abrí los ojos y me encontré en una incómoda
camilla verde. Mi cabeza me palpitaba, como hace quince años cuando
bebí alcohol por primera y última vez. Cuando levanté la vista, me
estremeci porque vi a una chica sentada a mi lado en la camilla.
Aparentemente, ella nunca había oído hablar de Clearasil o del agua,
porque sus protuberancias de pus en toda su cara no eran bienvenidas
para mi ojo sensible.
Oh, ¿estás despierta?, preguntó ella, sonriendo y mostrando sus
frenillos con restos de comida que guarda ahí para más tarde. Creo que
comió espinacas para la cena. Sacudida hasta la médula por la cruel
visión, me senté e inmediatamente me acuné la cabeza, que se sentía
bastante mareada y de la que me cayó una compresa fría directamente
en el escote. Suprimiendo un grito agudo, rápidamente lo saqué y la
chica con la piel impura amablemente me lo quitó.
Eso parece, respondí tan pronto como recordé su pregunta.
Desafortunadamente, después de un tiempo, poco a poco recordé
todo lo demás. ¿Dónde estoy? Le pregunté a la chica con la
desafortunada condición de la piel.
En el nivel inferior de la habitación del hospital en el estadio. Tienes
suerte de que un guardia de seguridad te viera ser atropellada.
Ah, dije, para nada encantada. Inesperadamente, los ojos de la
chica se iluminaron.
Hey, sabes qué, estamos en el área VIP y ¡podríamos ir a buscar el
camerino de la banda!
¡No, gracias! Contesté bruscamente y me levanté. Mis
hermanas ya deben estar preocupadas por mí, además,
alguien tenía que vigilarlas.

I Blow
Good
La chica de los frenos parecía atónita. ¿No gracias?, repitió con
incredulidad. ¿Cómo que no, gracias? ¡Estamos cerca del hombre
más sexy del universo!
Puse los ojos en blanco. Otra de esas mujeres de cerebro cojo —
evidentemente yo estaba en las inmediaciones de una colmena.
Siéntete libre de fingir que estoy mirando contigo, me ofrecí y me
dirigí a la puerta. ¡Pues diviértete! Deseaba educadamente que los
modales fueran siempre una obligación.

Cuando salí de la enfermería, sentí una presión incómoda en mi vejiga,


que me hizo saber inequívocamente que la naturaleza tenía que seguir
su curso.
¡Necesitaba un baño!
¿Dónde diablos encontraría uno en este laberinto de túneles? Decidí
empezar a buscar a medida que mi necesidad se hacía más urgente
cada segundo. Me resultó difícil suprimir los sonidos reveladores que
produce esta emergencia. Básicamente, mucho uhhhhhhhhhhh.
Además, casi me torcí los tobillos a cada paso, me sentí tentada a
romperme los tacones y tirarlos a la papelera más cercana. Sin
embargo, Rosi me estrujaría el cuello porque eran sus zapatos favoritos.
Justo cuando pensé que tendría que dejar un charco desagradable en
el túnel, lo noté; la señal que se veía igual en todo el mundo, una señora
con un vestido de ama de casa.
Casi delirando por mi vejiga llena, irrumpí por la puerta con
toda mi fuerza y me congelé tan pronto como me di
cuenta de que no era un inodoro limpio, sino un

I Blow
Good
vestidor. En ese momento, vi una puerta a una habitación adyacente,
un Adonis de hombre entró completamente desnudo como Dios lo
había creado, con perlas de agua por todo su cuerpo.
Se estaba secando el pelo con una toalla negra y no podía ver su cara.
Lo que vi, sin embargo, fue sobredimensionado y totalmente desviado
del resto del mundo.
¡Sus pies!
¡Odiaba los pies!
Entonces mi mirada se desvió hacia arriba. Mi grito de indignación fue
obviamente escuchado porque dejó caer la toalla y miró a su alrededor,
confundido. Entonces me di cuenta de a quién me enfrentaba y le
siguió un jadeante jadeo. No fue nada menos que el cantante principal
de Sex on Two Legs. Tuve que admitir que el nombre le dio justo en
el clavo. Por eso, o mejor dicho, en realidad él era sexo a dos piernas.
Aunque no tenía experiencia previa al respecto, la intuición de mi
mujer me decía que así era.
Suave, afeitado por todas partes, musculoso, sexo en dos piernas.
¡Tatuado, impresionante, chico malo, sexo en dos piernas! ¡Confiado
en sí mismo, misógino, idiota, sexo en dos piernas!
Sonrió maliciosamente cuando notó mi mirada vagando sobre su
cuerpo atlético, tatuado y perforado, mientras permanecía en ciertos
lugares. Su voz era aterciopelada, pero lo que dijo lo desmiente y me
confundió totalmente.
Sí... no me quites los ojos de encima puede que se me pare. ¡OOH!
Sólo... Él lo movió. ¿Lo viste? No podía creer sus palabras mientras
señalaba su pene, que se movía y se enderezaba poco a poco.
Ahora, la mirada del dueño deambulaba sobre mi cuerpo y
se detenía no entre mis piernas sino sobre mi camiseta.
Levantó una ceja dramáticamente.

I Blow
Good
Bonito eslogan. ¿Haces lo que promete?
Sorprendida, me asomé a la parte superior y luego volví a la zona de
su entrepierna. Simplemente no podía dejar de mirar fijamente. Se
hizo aún más grande y duro. Estaba segura de que era consciente de lo
vergonzosa que era la situación. Sin embargo, en lugar de terminarlo,
lo empeoró. Se paró frente a mí, sin preocuparse por estar
completamente desnudo y con una erección casi completa. Por otra
parte, no tenía por qué avergonzarse de su cuerpo, ya que estaba hecho
a medida de la disciplina y el trabajo duro.
¿No llevas sujetador a propósito? ¿Así que tus pezones duros son
agradablemente visibles? Maldita sea, tengo que decir que se ven muy
bien
¡HPDS! No se anda con rodeos. Y Magda y Rosi me habían rogado
literalmente que no usara sostén. Naturalmente, mis manos volaron
para cubrir el lugar mencionado tan desvergonzadamente.
¿Disculpe? Apenas pude separar mis dientes porque el vapor
estaba a punto de salir de mis oídos. ¿Acabo de oírte bien?
El arrogante Adonis obviamente me ignoró porque se dirigió al buffet
situado en un rincón de la habitación más pequeña y abrió una lata de
refresco de cola. Mientras el líquido frío corría por su garganta, sentí
que estaba en un comercial de esa bebida con cafeína, que, por cierto,
no era casi nada más que azúcar y la razón por la que categóricamente
me negué a disfrutarla. Miré atónita su manzana de Adán y su
musculoso cuello tatuado. Y dulce Jesús, ¡estaba de humor para
refrescos de cola! ¡Ahora! Mientras arrugaba la lata vacía con una mano
y soltaba un gran eructo, me estremecí. ¡Dios mío! ¡Se comportó como
un neandertal! Aunque el espécimen aquí era inusualmente sin
pelo....
Creo que has oído bien, nena. ¡Dije que tienes unos
estupendos pezones! Pestañeó sugestivamente.

I Blow
Good
¿Nena? Repetí, incrédula. Mi deseo por la solución azucarada
desapareció instantáneamente por miedo a contraer diabetes. Le
ruego que se comunique conmigo en la jerga apropiada. Su idioma deja
mucho que desear y POR FAVOR, cúbrase. Tal vez no te hayas dado
cuenta, pero estás en presencia de una ¡SEÑORITA!
Ahora estalló en carcajadas. Era melódico y bullicioso.
Las damas no usan camisas con eslóganes que digan “¡la mamo
bien!”
¿Qué? Lo miré fijamente, perpleja. ¡Significa“Amo a Dios”!
Murmuré para mí misma, a lo que él se rio con más fuerza. El hombre
se rio tanto que tuvo que agarrarse a la mesa del buffet con ambas
manos, lo que me proporcionó una imagen increíblemente
estimulante. Su espalda no era en absoluto inferior a su frente y era
igual de suave....
A ver si lo entiendo, dijo una vez que se calmó un poco, ¿No
eres una fanática loca que va a saltar sobre mí ahora? ¿No estás aquí
para tener sexo salvaje?
¡No, desde luego que no! Contesté con indignación. ¡Estaba
buscando el baño!
¡Oh! ¡Puedo ayudarte con eso, pero la puerta a mi sigue abierta!
Sus ojos brillaban de alegría.
Todo lo que podía hacer era mirarlo fijamente. Por supuesto,
simplemente como una precaución para estar seguros de que Él no se
cayó repentinamente sobre Mí. Porque su pene parecía que estaba a
punto de hacerlo. Me preguntaba cómo un monstruo así podía
aparearse con una mujer sin herirla gravemente.
Sí, la polla de un hombre es interesante, ¿no es así? Si
quieres, puedes tocarlo.

I Blow
Good
¡No te atrevas a acercarme esa cosa!Grité estridentemente.
¿Alguna posibilidad de que lo guardes en calzoncillos, que es, en mi
humilde opinión, donde pertenece? Me costó mucho no proteger
mis ojos con una mano.
No pertenece a los calzoncillos, respondió inmediatamente. ¡Él
pertenece a una mujer! Lo dijo como si fuera lo más natural del
mundo y cruzó los brazos frente a su ancho pecho.
Noté el tatuaje que se entrecruzaba a lo largo de su brazo derecho en
un patrón oscuro. Continuó hasta su hombro y cuello y me sonrojé
cuando lo vi corriendo por su lado derecho para perderme en el
impresionante área de la ingle.
¿No vas a violarme? En general, no parecía ser alguien que me
atacara, pero su erección y su comportamiento salvaje y desenfrenado
me hicieron pensar seriamente.
Sonrió altivamente. No tengo que recurrir a violar a una puta, no te
preocupes. Inhalé bruscamente. ¡Cómo se atreve! Supongo que no
debería sentir que se trataba de mí considerando que era virgen y
devota, pero ser llamada por ese título fue una insolencia escandalosa.
Voy a terminar esta conversación ahora, anuncié. Conocerte
fue bastante incómodo; sin embargo, ¡te deseo una noche exitosa!
Me alejé de él con la cabeza bien alta y comencé a marchar hacia la
puerta. Sin embargo, no llegué muy lejos, pues en el instante siguiente
gritó con todo su fervor.
¡Al diablo con esto!
Luego lo sentí agarrar la parte superior de mi brazo y darme la
vuelta para que de repente estuviera incómodamente cerca.
De hecho, podría perderme en sus pícaros y brillantes ojos
marrones dorados y moteados. Desde esta distancia,
noté que su piel era absolutamente lisa, sin ningún

I Blow
Good
tipo de manchas. Era intimidante cuando un hombre tenía tal
complexión. La sensación que desencadenó su toque también fue
intimidante. Era como si una fuerza emanase de ellos, una que hacía
latir hasta mis huesos en cualquier área que tocase. Las comisuras de
su boca se elevaron y sus labios llenos me sonrieron. Era casi
encantador, pero no me engañó.
Pensé que tenías que usar el baño. El aliento de su cerveza y de
su mirada me cubrió la cara y me sacó del estupor.
¿Has oído hablar de los chicles? ¡Maldición, eso es horrible!
Asqueada, me pellizqué la nariz con dos dedos. Sus ojos brillaron
maliciosamente y una hebra de sus caóticos mechones cayó sobre una
parte de su frente. A los costados, tenía rasurado el pelo castaño oscuro
corto. Su peinado salvaje se ajustaba al resto de su apariencia salvaje.
Mis dedos se movieron y salté cuando me di cuenta de que casi había
llegado a cepillar la hebra de su suave frente.
Su conmovedora mirada deambuló sobre mi cara y finalmente se
detuvo en mis labios. Se lamió su suave labio inferior y yo vi su lengua
rosada que emergió mientras un calor desconocido se extendía dentro
de mí. ¡¿No me besaría ahora?!
¡No te atrevas! Ni siquiera lo pienses... fue lo más lejos que llegué
porque en ese momento, él se atrevió a bajar y a poner sus labios con
fuerza contra los míos. Al principio, estaba petrificada. Todas las
emociones que me atravesaban no eran como las que yo había
experimentado nunca. Él apoyó una mano en la puerta detrás de mí
mientras que la otra sostenía firmemente mi cintura y me presionaba
contra él. ¿O fue su cuerpo empujando contra el mío? ¡Era tan cálido,
tan duro, tan MORDAZ! No tenía idea de que lo que debía
hacer por mis emociones era demasiado contradictoria. Él,
por otro lado, parecía saber perfectamente bien lo que
necesitaba hacer para derribar mis barreras. Su lengua
rozó mi labio inferior y, avergonzada, se me escapó

I Blow
Good
un pequeño suspiro mientras sentía lo aterciopelado que era. Mi
pequeño error me hizo abrir la boca, lo cual, obviamente, él aceptó
como una invitación, ¡que nunca había planeado darle! Sus labios se
rizaron, sin duda con una sonrisa triunfal, pero eso no le restó mérito
a su extraordinario talento para besar.
Antes de que pudiera prevenirlo, la curiosa punta de mi lengua tocó
la suya, la cual envió ondas de choque eléctrico a través de todo mi
cuerpo que eventualmente causaron que el área entre mis muslos
palpitara. Más o menos en el mismo momento, cualquier sentido de
la lógica y la decencia, de las que estaba tan orgullosa, se fueron de mi
mente y alguna parte de mi mente subconsciente, antes desconocida,
se abrió camino a la superficie. Era tan responsable de que yo
levantara las dos manos y le arañara el pelo mojado como lo fue para
mí frotar sin vergüenza mi entrepierna contra su impresionante
dureza, lo que rápidamente provocó un gemido de garganta y
sorpresa de su parte.
No esperaba que hiciera tal cosa. Mi corazón estaba tratando de salir
de mi pecho. Mi respiración se volvió urgente y se mezcló con sus
suaves jadeos. De repente, ya no me importaba su aliento porque el
sabor de la coca dulce mezclado con el desagradable sabor amargo de
la cerveza era fenomenal. Las papilas gustativas de mi boca bailaban la
samba. Nunca pensé que un beso podría desencadenar todo eso y
consumir tanto. Sin mencionar que estaba totalmente sorprendida de
que fuera suficiente para marearme.
No podía recordar mi nombre, olvidé por completo que estaba
buscando un baño, y aborrecí abismalmente a hombres como él. Eso
fue probablemente porque el hombre que en ese momento estaba
confundiendo mi mente debe ser el mejor besador del mundo,
aunque, según mi experiencia, no tenía a nadie con quien
compararlo. Desafortunadamente, o debería decir, gracias a

I Blow
Good
Dios, fue demasiado lejos, lo que hizo que mi mente lógica se
desbordara.
En ese momento, su mano subió por mi estómago y sus largos dedos
repentinamente agarraron y apretaron mi pecho mientras emitía un
sonido áspero y claramente primitivo desde las profundidades de su
garganta. Así que, finalmente, finalmente hice lo que debería haber
hecho todo el tiempo.
¡Eres un grosero!
Con todas mis fuerzas, lo empujé por sus anchos hombros y al instante
siguiente mi mano plana le dio una bofetada en la cara.
¡PELIGRO!
Me miró fijamente, asombrado y sin aliento, mientras sus largos dedos
tatuados tocaban lentamente su dolorida mejilla. Yo, por otro lado,
corrí sin decir palabra hacia la habitación de la que había salido con la
esperanza de que encontraría un baño junto a la ducha. Tuve suerte.
Por supuesto, cerré la puerta con llave y tuve cuidado de cubrir el
asiento con papel higiénico antes de sentarme para hacer mis
necesidades. Me aseguré de tomarme mi tiempo, porque esperaba que
al final tuviera que subir al escenario.
Y ese fue el caso. Tan pronto como oí el portazo, miré cautelosamente
a la habitación. Se había ido. Sólo que su maravilloso aroma aún
permanecía en el aire. Como si fuera solo, mi mano se levantó y las
puntas de mis dedos rozaron mi labio inferior, que todavía me
hormigueaba. El beso había sido increíble, mientras que todo lo demás
debería ser olvidado. Recé para no volver a ver a ese primitivo
neandertal después del concierto. Sin embargo, yo acababa de pecar,
así que mis oraciones no fueron respondidas....

I Blow
Good
2. ¡Entregate a la locura
Dow with the Sickness — Disturbed

Hannah
Para cuando finalmente logré abrirme paso a través del pasillo hasta
llegar a mis hermanas, en realidad estaba cargando mis zapatos de
tacón asesino. Nuestros asientos estaban prácticamente al lado del gran
escenario. Exhausta, como si hubiera caminado un día por la selva, me
caí en la incómoda silla de plástico, volví a ponerme las zapatillas y
respiré profundamente.
Rosi y Magda estaban ocupadas viendo a los demás técnicos caminar
por el escenario. Estaban tomadas de la mano y parecían demasiado
excitadas para darse cuenta de que había resucitado de entre los
muertos.
¡Afortunadamente!
Después de todo, todavía me sentía un poco vulnerable por la
emboscada anterior. Todavía podía sentir sus largos dedos en mi piel,
que, por otro lado, me sentía degradada y deshonrada, pero, por otro,
de alguna manera....diferente. No me gustaba que el grosero me hiciera
sentir diferente.
Pero lo había hecho. Pensar en esos pocos minutos en el camerino
cuando sus labios habían estado en los míos hizo hervir mi
sangre, lo quisiera o no.
Tan pronto como mi pulso volvió a la normalidad,
pude enfrentarme a lo que me rodeaba. El escenario

I Blow
Good
era redondo y un brillante tambor negro con la enorme inscripción
SEX ON TWO LEGS (SEXO EN DOS PIERNAS) estaba sobre una
plataforma elevada.
A la derecha y a la izquierda del escenario, dos pasarelas se abren hacia
la multitud que ahora grita impaciente, presumiblemente para acercar
al músico a sus fans o para dar al Neandertal en él la oportunidad de
meterse con la cabeza de más mujeres inocentes. Una de ellas estaba a
sólo dos metros de nosotros. Me sentía un poco recelosa sentada junto
a una de esas pasarelas y esperaba que no me reconociera si caminaba
por allí. Para estar segura y menos discreta, me hice lo más pequeña
posible en mi asiento.
¡Dios mío! ¡Ahora estaba tan loca como mis hermanas! ¿Cómo me
identificaría entre otras 80.000 personas? ¡Mi paranoia era horrible!
Necesitaba concentrarme en calmarme para que mi presión arterial
finalmente volviera a la normalidad. También me insté a olvidar lo que
había sucedido. De lo contrario, mis hermanas podrían descubrir que
algo anda mal. Y me quitarían la cabeza si descubrieran que he vivido
su sueño más íntimo. YO.... La maldita chaperona.
¡Y que ni siquiera lo había querido! Con avidez, miré el agua en las
manos de Rosi y tiré de su falda negra corta para llamar la atención
hacia mí. A regañadientes, apartó los ojos del escenario para dejar que
el alborotador lo tuviera, cuando se dio cuenta de que era yo y el alivio
apareció en su rostro. Ella cayó en el asiento de al lado y aunque fue
muy grosero, le quité el agua de la mano y la vacié de un trago.
¡Gracias a Dios que estás aquí! Nos preocupaba que te hubieras ido
del gallinero, dijo con voz demasiado grave para una mujer.
¡Como si tuviera una oportunidad! Murmuré
burlonamente.
¿Por qué tardaste tanto?

I Blow
Good
Ahora también Magda se fijó en mí, tomó su lugar junto a Rosi y se
inclinó hacia adelante para mirarme de pies a cabeza.
Sí, ¿dónde coño estabas y por qué tienes el pelo tan raro? Está
desordenado. ¿Y tus labios están hinchados? Magda empujó a Rosi
y se acercó tanto a mi cara para examinar mi boca que me encogí. Su
mirada también viajó a mi frente y se detuvo allí, seguramente porque
se anunciaron letras rojas parpadeantes: ¡He besado al diablo!
Automáticamente, lo froté.
Oh, por favor, Magda. Deja de maldecir... Yo...Yo… Me resbalé y
me desmayé.
Rosi se quedó boquiabierta, pero Magda permaneció escéptica.
¡MIRA ESTO! Levanté mi flequillo recto para exponer la
antiestética protuberancia de mi frente como prueba.
¡Oh! Ahora Magda también parecía comprensiva.
Me llevaron a una habitación del hospital. Los ojos de mis
hermanas se abrieron de par en par. Pero no fue nada serio. Hice
un gesto de desdén y presioné la botella fría contra la protuberancia.
Considerando que me gustaba la cabeza sobre los hombros, dejé de
lado todo lo demás que había pasado.Sólo me llevó tiempo salir de
allí y llegar hasta aquí. ¡Toda esta gente loca de aquí da un poco de
miedo! Dije encogiéndose de hombros y echándome hacia atrás
exhausta con los ojos cerrados.
Oh, cariño, ¡y te dejamos sola! Rosi me peinó un mechón de pelo
de la frente y le di una palmada en los dedos.
¡Puedo cuidar de mí misma, gracias! Por cierto, estaba
buscando en mi bolso mis tapones para los oídos, que llevo
casi a todas partes. Después de todo, mi impecable oído,
hasta los rangos de alta frecuencia, era sagrado para

I Blow
Good
mí y en este país, las obras de construcción estaban en cada esquina.
Sin embargo, mis tapones fueron arrancados inmediatamente por unos
dedos y sin más preámbulos, lanzados sin cuidado a la multitud detrás
de nosotros.
Rosi se rió con su risa oscura, probablemente debido a mi expresión,
y tiró los rizos de su sacacorchos sobre su hombro. Mientras tanto, la
miraba con tristeza mientras pensaba, no por primera vez, cómo el
hombre que terminará con ella sería un pobre imbécil y un tipo con
suerte al mismo tiempo. Rosi había heredado toda la belleza de nuestra
madre, el cabello rubio dorado y la figura alta con proporciones
perfectas. Entre nosotras tres, ella tenía los pechos más grandes. Magda
siempre envidió que su pecho era tan plano como una tabla. Además,
Magda también era la más baja de las chicas. Pero ella tenía los ojos
más grandes y era del carácter más extrovertido.
En cuanto a su confianza en sí mismas, mis hermanas estaban en pie
de igualdad. Ambas. Sabían que eran inteligentes y hermosas a su
manera. La cara esbelta de Magda estaba enmarcada por una melena
moderna, mientras que los rasgos de Rosi eran más suaves y clásicos,
al igual que su corte de pelo. En este momento, su cuerpo estaba
vestido con una falda negra corta, medias del mismo color, una blusa
brillante con mangas de murciélago y adornada con muchas cadenas y
joyas. Su pantimedias aparentemente no habían sido lavadas en el ciclo
suave porque había corridas y agujeros por todas partes. Terrible. Le
había ofrecido un par nuevo de los míos, pero todo lo que recibí a
cambio fue el dedo medio. Magda, por otro lado, se había metido en
un vestido de corsé azul oscuro con encaje. Ella combinó esto con un
par de pantimedias sin daños y muchos brazaletes.
Ambas parecían chicas rockeras, lo que, por cierto, eran.
Durante todo el día, no escucharon nada más que ese género.
Preferiblemente canciones de Sex on Two Legs. A estas
alturas, ya estaba harta de la voz gruñona de Spank

I Blow
Good
Ransom y tampoco quería verle la cara. Después de todo, cada vez que
entraba en la habitación de mis hermanas me miraban fijamente desde
todas las paredes con esa expresión, en mi opinión, de cabeza vacía,
que hacía que mi carne se arrastrara y mi sangre hirviese con
regularidad. Los carteles me asustaron y me causaron una o dos
pesadillas. ¡Cuando se trataba de él, mis hermanas se comportaban
como dos niñas en vez de adultas! Sin embargo, lo más probable es
que estuviera acostumbrado a volver locas a las mujeres con una sola
mirada, aunque sólo fuera por un cartel.... Ahora que lo había
conocido, podía simpatizar un poco con esa fascinación porque él
también me había hipnotizado con su frívola manera. Me costó mucho
admitirlo, y me alegré cuando, de repente, la luz principal se oscureció
y el escenario se iluminó de rojo brillante.
Varias luces estroboscópicas destellaron a través de la sala en patrones
aleatorios e incontrolados, iluminándola con todo tipo de colores
mágicos. Pronto, se volvió negro como la boca del lobo y, en
anticipación, toda la multitud cayó en un silencio absoluto. Juro que se
oía la gota de un alfiler. ¡Un eructo en el micrófono rompió la tensión
y todos gritaron! Comenzó la música, liderada por una batería pesada
y luego una guitarra eléctrica.... Era emocionante, tenía que admitirlo,
lo quisiera o no.
¿Puedes sentir eso?
Can you feel that?
...una voz masculina profunda, ¡aparentemente simbolizando sexo
puro, resonó en el micrófono!
Oh mierda...
Oh shit
Desafortunadamente, las palabras fueron directamente a mi
región privada. Presumiblemente, así fue como sonó al
entrar en una mujer....

I Blow
Good
OW WAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHA!
...de repente bramó en el micrófono. Luego los fuegos artificiales
iluminaron el pasillo y la multitud enloqueció mientras Spank Ransom
saltaba al escenario, ahora iluminado. Todos se levantaron de sus
asientos, subiendo y bajando con los brazos extendidos, con una
energía desenfrenada en su mejor momento.
¡Qué mono! Puse los ojos en blanco y crucé los brazos mientras
la multitud que me rodeaba se volvía loca.
Hizo más sonidos de primate mientras a su lado, su guitarrista rubio
saltaba como Rumpelstiltskin y su oso de batería golpeaba su
instrumento como un maníaco. Sin embargo, eran más bien
secundarios. No pude evitar mirarlo más de cerca mientras agarraba su
micrófono con ambas manos. Volvió completamente locas a Magda y
a Rosi cuando empezó a violar el micrófono al compás del ritmo
mientras seguía produciendo sonidos desagradables. Dios mío, ¿por
qué mis hermanas no pueden amar a Richard Wagner?
El roquero llevaba pantalones de cuero negro apretados y botas con
cordones desabrochados, sobre los que estaba segura de que
tropezaría, posiblemente incluso se haría daño a sí mismo o a otros,
bastante irresponsables en mi opinión. También llevaba una camisa de
tirantes, desgarrada, oscura y estrecha que mostraba más de lo que
ocultaba. Las correas de cuero serpentean alrededor de sus
pronunciados antebrazos tatuados. Una gruesa cadena de plata colgaba
de su cuello, su pelo colgaba despeinado en todas direcciones. Sus
caderas esbeltas — adornadas con un par de cinturones con tachuelas
— se movían al ritmo de la música como si la hubiera aprendido
profesionalmente. Mientras tanto, su carisma era increíblemente
erótico, no podía negarlo. Y cuando empezó a cantar... a
cantar de verdad... no a gritos... sentí como si su voz me
empujara a otro mundo...

I Blow
Good
Ahogándome profundamente en mi mar de aversión
Drowning deep in my sea of loathing
Roto tu sirviente me arrodillo.
Broken your servant I kneel
(¿Me lo darás?)
(Will you give it to me?)
La multitud gritó. ¡SÍ, SÍ, SÍ, SÍ!
Parece que lo que queda de mi lado humano
It seems what's left of my human side
está cambiando lentamente en mí
is slowly changing in me
(¿Me lo darás?)
(Will you give it to me?)
Ahora, la multitud se asustó completamente y hasta mi corazón latía
mucho más rápido. Molesta, noté que mi pie derecho se movía al
compás del ritmo, así que rápidamente puse ambas manos sobre mi
rodilla y la empujé.
Mirando mi propio reflejo
Looking at my own reflection
Cuando de repente cambia
When suddenly it changes
Violentamente cambia (oh no)
Violently it changes (oh no)
Su voz se hizo más fuerte y me estremecí por el timbre
que resonaba sin cesar por el pasillo. Sentí el bajo en

I Blow
Good
cada fibra de mi ser, todo mi cuerpo temblando y vibrando. La pierna
siguió haciendo lo que quería e incluso la otra tenía mente propia y no
se quedaba quieta.

Ya no hay vuelta atrás


There is no turning back now
Has despertado al demonio dentro de mí...
You've woken the demon within me…
¡Y luego me miró! Estaba tan conmocionada que casi me ahogo con la
saliva. Sus ojos ardían, me devoraba literalmente.
¡Y me vio! Sabía dónde estaba sentada y me habló a través de su
canción. Su voz era impresionante y bajaba como la miel... cuando no
estaba gritando, y yo me senté allí con el corazón petrificado cuando
las lágrimas finalmente llegaron a mis ojos por cualquier razón, a pesar
de que no entendía ni una sola palabra de lo que estaba diciendo.
Sonrió contento, se lamió todo el labio inferior y luego apartó la mirada
de mí mientras el estribillo se repetía mientras estiraba los dos brazos
con las palmas hacia arriba en un esfuerzo por conseguir que el público
cantara. Eran como masilla en sus manos.
Levántate, vamos, entrégate a la locura
Get up, come on get down with the sickness
Libera tu odio y déjalo fluir sobre mí.
Open up your hate, and let it flow into me

I Blow
Good
Levántate, vamos, entrégate a la locura.
Get up, come on get down with the sickness
Tú, madre, levántate, vamos.
You mother get up
Vosotros, cabrones, levantaos, vamos, entrégate a la locura.
You fucker get up, come on get down whit the sickness
¡La locura es el don que me ha sido dado!
Madness is the gift, that has been given to me
Mientras tanto, la canción me arrastraba y mi cuerpo se balanceaba
mientras mi cabeza asentía sin control. Sus movimientos fluidos me
hipnotizaron. Estaba en casa en el escenario. Se podía ver claramente
lo cómodo que estaba y lo mucho que le gustaba hacer que las mujeres
chillaran y se arrodillaran frente a él, dispuestas a hacer cualquier cosa
por él. Él y su cuerpo en buen estado eran uno solo. ¡Un arma
poderosa mezclada con su voz plena y vibrante!
Puedo ver dentro de ti, la locura se está levantando
I can see inside you, the sickness is rising
No intentes negar lo que sientes.
Don’t try to deny what you feel
Parece que todo lo que era bueno ha muerto.
It seems tha all that was good has died
Y se está pudriendo en mí
And is decaying in me

I Blow
Good
(¿Me lo darás?)
Will you give it to me?
¡Y aquí todavía tenía la espantosa sensación de que me hablaba!
Parece que estás teniendo problemas
It seems you’re having some trouble
Para hacer frente a estos cambios
In dealing with these changes
Viviendo con estos cambios
Living with these changes
Oh no, el mundo es un lugar que da miedo.
Oh no, the world is a scary place
Ahora que has despertado al demonio dentro de mí.
Now thatYou’ve woken up the demon in me
La multitud ya no estaba tranquila. Saltaron y se empujaron unos a
otros, básicamente enloqueciendo. ¡Ya, las primeras bragas y sostenes
fueron lanzados al escenario! Tomó un objeto y se lo frotó entre las
piernas. Luego llamó al micrófono.
¡No se maten por eso, hijos de puta calientes! La agitó sobre su
cabeza y la lanzó de nuevo a la multitud.
Vi un puñado de manos frenéticamente tratando de agarrarlo y volteé
los ojos. ¡Qué asco! La canción terminó con un fuerte golpe y Spank
Ransom saltó un buen metro en el aire, aparentemente exhausto.
Finalmente, aterrizó de rodillas en una buena pose de rockero,
mientras que a su derecha e izquierda explotaron fuegos
artificiales rojos.
Luego se puso de pie con un movimiento suave y
provocativo y, como un depredador, se acercó a su

I Blow
Good
micrófono mientras sus compañeros de banda tocaban en los primeros
compases profundos de la siguiente canción. ¡Que os jodan a
todos! Le dio a la audiencia sus dos dedos del medio y sonrió
demoníaco mientras lo vitoreaban como si fuera un dios. Concedido,
su sonrisa era algo....
¿Quieres volverte loco con nosotros?
¡Sí, sí, sí, sí!
Pregunté, ¿quieres volverte loco con nosotros?
SISSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS
SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS
¡ENTONCES HAZLO, CABRONES! gritó al micrófono antes
de que comenzara la siguiente canción y un espectáculo de láser casi
me robó la visión.
Honestamente, no podía dejar de mirar al hombre grosero pero
intrigante que caminaba y saltaba, por no decir que se pavoneaba como
una gran bailarina en el escenario... mientras violaba constantemente
cualquier objeto inanimado frotándole la entrepierna, lo que, por
cierto, cada vez hacía que mis dos hermanas lloricasen por él. Algunas
mujeres de mi fila y de otras incluso se desmayaron, como en algún
extraño montaje de dominó, y pensé que estaba en una película mala
cuando había que hacer una tras otra.
Rosi y Magda ya no respondían y tenían los ojos pegados a él, sin
pestañear, y estaba segura de que tenían que estar secas. Como no me
había vuelto a mirar, pensé que estaba a salvo. Desafortunadamente,
sin embargo, no lo estaba porque cuando anunció el final del
espectáculo con una sonrisa particularmente desagradable y se
abrió paso con el micrófono en la mano por la pasarela que
conducía a nuestra fila de asientos, sentí la perversión.

I Blow
Good
Bueno, pronto la fiesta terminará....pero vamos a tener una ráfaga
más... Y para esta canción necesito apoyo femenino....¡sin ella una
buena cogida simplemente no es una buena cogida!
Aparentemente, la multitud sabía qué canción vendría ahora, pues oí a
varias personas gritando.
¡CERCA!(¡CLOSER!) ¡CERCA! (¡CLOSER!) ¡CERCA! (CLOSER)
¡Sí! ¡Tienes razón! ¡Cuanto más cerca, mejor! Sorprendida,
retrocedí mientras sus ojos brillantes me destellaban de nuevo como
un relámpago. Magda y Rosi contenían la respiración mientras saltaba
del escenario y saltaba sobre la barrera para brincar hacia mí. Todo el
tiempo, estaba flanqueado por seis guardaespaldas o de lo contrario
habría sido tragado por mujeres como Ramsés por el Mar Rojo.
¡TOMAME! ¡TOMAME! ¡TOMAME! Lo que sea que las
hembras dentro de los 20 pies gritaban a pleno pulmón y yo temía que
la sordera repentina que me amenazaba durante tanto tiempo se
apoderara de mí. Y entonces él estaba allí, justo enfrente de mí.—
sonriendo arrogantemente hacia mí. Ahora Magda y Rosi estaban allí
paradas congeladas con la boca abierta. Probablemente era la única
mujer de las 80.000 presentes que estaba allí de pie, de pie, frente a él,
con los brazos cruzados y una mirada iracunda.
¡Bajo ninguna circunstancia! No... AHHHHHHHH, grité
mientras se agachaba, agarraba mis muslos, y me ponía sobre su
hombro! ¡¿QUÉ?!
¡He atrapado a mi presa, gente! UGA, UGA, bromeó y sentí que
su mano me daba una palmada en el trasero.
¡Cómo te atreves! Exclamé, sólo para oírle reír mientras
me llevaba. ¡No soy un pedazo de carne! Realmente eres
un neandertal... UGH! Con un tirón, me sentó en
una especie de trono que había sido colocado en el

I Blow
Good
centro del escenario. Mientras tanto, había cambiado de un micrófono
de mano a un microauricular. Cuando me miró, sus ojos brillaron con
tanto deseo y anticipación que en ese momento supe que estaba
perdida. Completamente perdida....

I Blow
Good
3. Cerca
Closer – Nine Inch Nails

Hannah
Mientras intentaba levantarme y huir del escenario, me bloqueó el paso
con las dos manos en los reposabrazos y me dijo algo. Era sólo una
palabra, pero la forma en que la dijo, con tal... dominio... me
sorprendió para que no me moviera.
¡Quédate!
No tenía idea de lo que me haría, pero una cosa era cierta, me
arrepentiría amargamente si no le obedecía.
Es lo que mi intuición me gritó.... Porque algo acababa de cambiar. Tal
vez era el estado de ánimo, pero en ese momento, éramos sólo él y
yo.... él tenía el control total de mí. Había algo en su comportamiento
— era bastante autoritario e imposible de ignorar, un poco oscuro...
pero... sensual y totalmente cautivador.
El escenario era su patio de recreo. Él estaba a cargo aquí, y lo
transmitía con cada movimiento y cada mirada.
Confiado en que lo había entendido, se alejó y regresó con una fusta
roja. Mis ojos se abrieron de par en par mientras se golpeaba la palma
de la mano con ella y se acuclillaba frente a mí. Sus ojos ardían con un
resplandor en los míos, lanzando un hechizo sobre mí cuando
empezó a cantar, o mejor dicho...a conjurar...susurrar...
murmurar...gemir....

I Blow
Good
Me dejas violarte
You let me violate you
Levantó la fusta y tan ligera como una pluma, la rozó sobre mi
mandíbula mientras me miraba fijamente.
Me dejas profanarte
You let me desecrate you
Luego él dejó que se deslizara por el costado de mi cuello y yo temblé
al sentir el cuero. Tal vez fue el toque, pero mis ojos se pusieron en
blanco con deleite mientras él me sonreía a sabiendas y me mostraba
sus relucientes dientes blancos.
Me dejas penetrarte
You let me penetrate you
Inesperadamente, empujó la punta de la fusta entre mis labios. Sin que
me lo pidieran, lo lamí con la lengua, probé el cuero. Mi estómago se
anudó mientras sus ojos se oscurecían. Mi voz interior estaba
conmocionada por mi comportamiento vergonzoso y me gritaba
histéricamente. Sin embargo, nada de esto tenía importancia.
Me dejas complicarte.
You let me complicate you
De repente, me dio un golpe en los labios con la punta, lo que hizo
que se me saliera el aliento. Aunque no golpeó fuerte, me encogí.
Sostenía el instrumento de tortura en la mano, apoyaba los brazos en
los apoyabrazos de la silla y seguía cantando, susurrando, gimiendo....
Ayúdame, he roto mis entrañas...
Help me; I ripped apart my insides...
Poco a poco, se deslizó por encima de mi cuerpo, haciendo
que aguantara la respiración. Todo lo que podía

I Blow
Good
hacer era mirar fijamente a esos ojos ardientes mientras sentía sus
músculos duros.
Ayúdame, no tengo alma para vender
Help me; I've got no soul to sell
Cuando se encontró cara a cara conmigo, se detuvo brevemente y
sonrió maliciosamente, rompiendo un poco el hechizo y
permitiéndome recuperar el control de al menos algunas de mis
habilidades motoras, incluso si todo lo que significaba era que yo me
retorciera impotente en la silla. Se inclinó un poco hasta que su nariz
casi tocó la mía y noté que olía a cerveza, cigarrillos, perfume y un
aroma indefinible que gritaba sexo, sexo puro.
En cuanto a esto último, lo imaginé y lo supuse.
Ayúdame, la única que funciona para mí
Help me; the only thing that works for me
Todo a mi alrededor empezó a girar. Su presencia era tan abrumadora
que me privó de mi capacidad de pensar con claridad. Me sentí como
si hubiera perdido completamente el control en su presencia y me
dirigiera más y más a donde sea....tratando de escapar.... ¡ahora! Sin
más preámbulos, traté de alejarlo y levantarme, pero él simplemente
hizo un gesto con la cabeza para que me sentara mientras cantaba las
siguientes líneas directamente en mi oído y me ignoró por completo,
empujando contra su pecho.
¡Ayúdame a escapar de mí mismo!
Help me get away from myself!
De la nada, me agarró de las muñecas y me las tiró
dolorosamente. ¡Me quedé boquiabierta de horror al sentir el
metal frío! Como si eso no fuera suficiente, no, de repente
sus labios estaban en los míos.

I Blow
Good
Quiero follarte como un animal
I wanna fuck you like an animal
Desamparadamente agarré las piernas de mi silla mientras suprimía un
gemido, cuando escuché un CLICK — CLICK. ¡Me sorprendió darme
cuenta de que me había esposado! ¡Ahora estaba completamente
indefensa! ¡No es como si hubiera hecho los últimos minutos un
verdadero esfuerzo para defenderme! ¡Lo que estaba mal conmigo,
estaba completamente!.... Oh Dios mío.... ¡Sus labios se fueron directo
a mi oreja!
Quiero sentirte desde adentro
I wanna feel you from the inside
Sentí su aliento caliente antes de que su lengua tibia me lamiera la oreja
y volví a estremecerme.
Quiero follarte como un animal
I wanna fuck you like an animal
No cantaba sino que respiraba las palabras, seguidas de una breve
mordida en el lóbulo de la oreja, lo que me provocó un grito ahogado.
Era.... un animal...
Toda mi existencia está viciada...
My whole existence is flawed
De repente, me miró directamente a los ojos, penetrando en mi alma,
apoyó su suave frente contra la mía, su aliento acariciando mi rostro.
Ahora, él honestamente transmitía calma, calidez y tristeza. Sentí que
lo conocía de toda la vida.
Me llevas cerca de Dios
You get me closer to God
Ambos inhalamos bruscamente.

I Blow
Good
Entonces la intimidad que acabamos de disfrutar se desvaneció como
si nunca hubiera existido, pues él se levantó y se alejó de mí.
Instantáneamente, me sentí sola y abandonada. Tuve dificultades para
asimilarlo y me aterroricé. Mientras parpadeaba mis crecientes
lágrimas de humillación, se posicionaba detrás de mí. Sentí su
presencia por el calor que emanaba de él, por su carisma que penetraba
cada célula de mi cuerpo.
Puedes tener mi aislamiento, puedes tener el odio que esto atrae
You can have my isolation; you can have the hate that it brings
Su gran mano agarró mi cabello firmemente y forzó mi cabeza hacia
un lado hasta que mi cuello quedó expuesto. ¡Sentí que la humedad se
extendía entre mis piernas y no entendía por qué!
Puedes tener mi ausencia de fé,
You can have my absence of faith
Me rozó la arteria carótida con la fusta....
Puedes tener mi todo
You can have my everything
...y por encima de mis pechos, cuyos pezones estaban
vergonzosamente duros.
Ayúdame a derribar mi razón
Help me, tear down my reason
Mi respiración era tan intensa que tenía miedo de que fuera a
hiperventilar porque el cuero continuaba hasta mi estómago, donde no
se detenía sino que se deslizaba entre mis piernas.
Ayúdame, es tu sexo, lo puedo oler
Help me; it's your sex I can smell

I Blow
Good
Me golpeó directamente en la entrepierna palpitante. Olas calientes de
lujuria corrían a través de mí mientras mi voz interior gritaba
histéricamente de nuevo.... ¡queriendo que cerrara mis muslos con
pinzas, sin embargo, mi cuerpo no obedecía!
Ayúdame, me haces perfecto
Help me; you make me perfect
De nuevo, me frotó la entrepierna, justo entre los labios. ¿Cómo fue
que me senté allí con las piernas tan separadas y me moví
lujuriosamente contra el cuero?
Ayúdame a convertirme en alguien más
Help me become somebody else...
Mientras el excitante instrumento de tortura se alejaba de mí, cerré los
muslos de un tirón mientras me invadía la vergüenza resplandeciente.
Finalmente, volví a ser maestra de mis sentidos, al menos parcialmente.
Me había humillado manipulando mi cuerpo, haciéndome sentir
emociones en las que estaba prohibido siquiera pensar.
Todo lo que me había hecho se burlaba de mi creencia en Dios. Le di
una mirada sombría por encima del hombro a pesar de que me sentía
rojo remolacha. Simplemente sonrió maliciosamente. ¡Lo odiaba!
Olfateó profundamente la fusta y mi boca se abrió indignada cuando
me guiñó el ojo.
Y luego LA TOMÓ EN LA BOCA y la lamió de arriba a abajo.
Aunque una parte de mí se sintió totalmente disgustada con la escena,
otra parte de mí no pudo detener mi reacción mientras rozababa con
la fusta sobre mi pecho mientras me rodeaba. Esta vez, no sólo fue la
excitación lo que recorrió mi cuerpo, que parecía tener una
mente propia, sino que también sentí un hormigueo y un
latido, sin mencionar que vi relámpagos y estrellas frente
a mis ojos.

I Blow
Good
Quiero follarte como un animal. Toda mi existencia está viciada.
I wanna fuck you like an animal. My whole existence is flawed
Finalmente, arrojó la fusta por encima del hombro al público y me
miró a los ojos de nuevo, cautivándome con su ahora completamente
oscura y resplandeciente mirada, mientras se arrodillaba ante mí.
Me llevas cerca de Dios
You get me closer to God
Con determinación me separó las piernas de las rodillas antes de que
sus manos se deslizaran tan lentamente, demasiado lentamente, por la
parte interior de mis muslos mientras su hermosa y fuerte voz
susurraba…
A través de cada bosque, por encima de los árboles. Dentro de mi
estómago, mis rodillas raspadas.
Through every forest, above the trees. Within my stomach, scraped off my
knees
Su mano derecha me acarició la entrepierna. El tacto lo incendió todo,
robándome todo el pensamiento lógico.
Bebo tu miel de adentro de tu colmena
I drink the honey inside your hive
Sus largos dedos se detuvieron en mi pecho, justo encima de mi
corazón y luego se inclinó hacia adelante mientras me miraba a los ojos.
Sus labios se detuvieron a la anchura de mis cabellos de la entrepierna.
Eres la razón por la que estoy vivo.
You are the reason I stay alive
Y luego me lamió la entrepierna con la lengua.

I Blow
Good
¡GRITÉ! ¡GRUÑÓ! Entonces la música se detuvo y el escenario se
oscureció.

Aquí estaba sentada con él en la oscuridad — jadeando, excitada y


furiosa, sin saber lo que me estaba pasando, ni recordando mi
nombre ni dónde estaba.
Ahora tengo una gran erección... No hay comparación con antes
en el vestuario... me susurró al oído mientras me quitaba las
esposas.
En el momento exacto en que mis manos estaban libres y volví a la
realidad, dándome cuenta de lo que acababa de hacerme, las luces
volvieron a encenderse y la multitud empezó a gritar de nuevo.
Durante unos segundos, me quedé atónita, absolutamente pasmada
ante su sucia sonrisa de satisfacción personal. Entonces hice lo único
correcto y apropiado:
¡Degenerado!
Le di una bofetada, por segunda vez esa noche. Entonces me estreché
la mano, ya que ardía como el demonio. Volteó la cabeza para
mirarme. Lentamente... sus manos se apretaron en puños.
Ay, susurré con reproche, pero me quedé helada cuando noté
que su expresión había cambiado.
Eso ya fue demasiado, susurró amenazadoramente, para ser más
exactos, bastante mortífero, y luego siguió desempeñando su papel,
agarrándome y volviéndome a arrojar por encima de su
hombro. Debe tener esa sonrisa de auto—satisfacción en su
cara mientras se volvía hacia el público que gritaba y
silbaba.

I Blow
Good
¡Y ahora le mostraremos a la pequeña descarada quién manda en
esta casa! ¡No, gracias, no hay reverencia, no hay nada! Con estas
palabras siniestras, me sacó del escenario. Sentí mi corazón latiendo
en mi garganta y olvidé todos mis modales cuando empecé a luchar
mientras le daba de palmadas en la espalda.
¡Bájame! ¡DÉJENME IR! ¡AYUDA! ¡AYUDA! ¡ALTO!
¡ASESINO! ¡MASACRADOR!
Una vez que llegamos entre bastidores, el personal se rió de él y de su
presa. Normalmente no te dan tantos problemas, ¿eh, Mason?
¡Simplemente tengo que enseñarle modales! contestó, divertido,
al que resoplé sarcásticamente.
¡Modales! ¡No me hagas hablar de modales!
¡Silencio! ordenó y, al pasar, agarró un vaso de agua que
inmediatamente tiró al cubo de la basura.
Ahora me sentía bastante mal porque a cada paso su hombro parecía
empujar más fuerte contra mi estómago.
¡Suéltame! ¿No fue suficiente humillarme ante toda esa gente?
Si supieras... Esas palabras provocaron una sensación de
incomodidad en mí y me entró el pánico cuando lo vi abrir la puerta
de su camerino. Antes de que pudiera pronunciar un solo sonido, ya
había cerrado la puerta de una patada detrás de nosotros y me había
puesto de pie.
¡Déjame ir a la derecha esta vez! Grité y estaba a punto de pasar
a su lado cuando su fuerte brazo agarró mi cadera y me
presionó contra la pared. Usó su cuerpo sudoroso para
inmovilizarme en su lugar.

I Blow
Good
De ninguna manera, nena... Me agarró de las muñecas y me las
puso sobre la cabeza. Cuando volví a sentir el toque de metal frío, mis
ojos se abrieron de par en par. Sin más preámbulos, resistí con todas
mis fuerzas. Desafortunadamente, sin un éxito significativo, pues
parecía disfrutar de mi lucha, mientras su sonrisa traicionaba.
¡NO TE ATREVAS!
Oh... sí, no pares, casi ronroneó mientras me esposaba las
manos otra vez. Ahora, ¿dónde te colgamos? musitó en voz alta
y me levantó de las caderas como si fuera una muñeca y me llevó un
poco a la derecha. Justo debajo de los percheros. Inexorablemente,
me tiró de los brazos de modo que tuve que pararme de puntillas
mientras literalmente le siseaba y luego simplemente colgó la cadena
de los puños sobre el gancho.
¡NO PUEDES HABLAR EN SERIO! exclamé. Me sentí
estirada, expuesta y humillada. No admití la derrota ni declaré que
había ganado. Por lo tanto, actué como una dama y le di una patada.
No hice contacto porque él hábilmente esquivó mi intento.
Oh, sí, pequeña. Satisfecho, dio un paso atrás. Mientras miraba
su trabajo, se lamió el labio inferior—otra vez. Me sentí como un
cerdo recién sacrificado que se desangraba en un anzuelo y continué
luchando —más duro y más enojada—, pero las esposas me cortaban
las muñecas y después de unos minutos, empecé a transpirar por
todos los poros, rechinando los dientes mientras resoplaba
enérgicamente a través de mi nariz.
¡Naturalmente, no pudo resistirse a hacer comentarios estúpidos!
¡Yo no haría eso si estuviera en tu lugar! Sólo causa
moretones antiestéticos, dijo el sabelotodo, aburrido.
De repente, se dio la vuelta y se acercó a la bolsa de
deporte. Buscó a través de el durante lo que parecía

I Blow
Good
una eternidad hasta que finalmente sacó una caja de cigarrillos.
Encendió uno con un Zippo plateado. Satisfecho, inclinó la cabeza
hacia atrás e inhaló el humo profundamente.
No estarás saltando en el escenario por mucho más tiempo si
sigues envenenando tu cuerpo con esos palos de cáncer. En ese
momento, no podía dejar de comentar porque, después de todo, me
vi obligada a participar en sus agentes causantes de cáncer. Sin
embargo, la visión del sudoroso roquero humeante me hizo sentir un
hormigueo en el estómago, algo que nunca admitiría.
Fumar es sexy. ¿No estás de acuerdo? Ahorré mi aliento,
negándome a responder cuando se acercó y me sopló el apestoso
humo directamente a la cara. Se quedó allí con las piernas abiertas,
mirándome como si fuera una obra de arte exhibida mientras sus
labios llenos chupaban repetidamente el filtro. No le importó la
ceniza y simplemente la dejó caer al suelo cuando finalmente ladeó
un poco la cabeza. Ahora, ¿qué debo hacer contigo? preguntó
pensativo y golpeó con su dedo índice su labio inferior blando.
¡Deja de arruinar tu salud y la mía y déjame ir! Él sonrió más
mientras yo me quejaba y noté que mi esfuerzo hacía que mi espalda
se estirara incómodamente.
Eres dulce. Volvió a acercarse a mí, tomó otra pitada del
cigarrillo y apretó sus labios contra los míos.
¡Basta! Grité tan pronto como pude contra sus labios mientras
trataba de patearlo con mis piernas. Sin embargo, simplemente se rió
y hábilmente esquivó mis patadas.
Oops, ahora tienes humo en los pulmones. Sólo tienes que
toser mucho. Entonces la mierda sale.
Ahora mismo, grité en voz alta y pensé, ya que
estaba en ello, que era mejor continuar. ¡AYUDA!

I Blow
Good
¡AYUDA! ¡ESTOY SIENDO VIOLADA! Me equivoqué al pensar
que mi acusación lo intimidaría porque las comisuras de su boca
continuaban sacudiéndose para divertirse.
Frunció el ceño. No lo estás, aún no, dijo secamente.
Mis ojos se abrieron de par en par ante su insolencia, así que seguí
gritando, incluso de forma convincente: ¡AYUDA! ¡ME ESTOY
MURIENDO! ¡AYUDA!
Suspiró, ahora un poco molesto y descuidadamente apartó su
cigarrillo. Sin más preámbulos, se quitó las botas y los calcetines negros
de Nike y sostuvo los asquerosamente apestosos trapos justo frente a
mi nariz. Me hubiera encantado pellizcarme la nariz, pero mi situación
sólo me permitía lucir absolutamente disgustada.
Un sonido más y te meteré esto en la boca, furioso.
Inmediatamente me quedé en silencio y apreté los labios con fuerza.
Luego se rió melodiosamente y tiró los calcetines tan descuidadamente
como su cigarrillo. Luego cayó hacia adelante y en el último momento,
atrapó su cuerpo al apoyar sus manos contra la pared a cada lado de
mí. Estaba demasiado cerca y no pude escapar de él. Aunque me
hubiera encantado alejarme de él porque me asustaba un poco, otra
parte más dominante de mí no quería eso en absoluto. Se frotó la nariz
contra la mía mientras sus dorados ojos me miraban con audacia.
Haré lo mismo si me pateas de nuevo. Así que ahora, dime tu
nombre, niñita, Yo la mamo bien y creo en Dios.
¡Eso no es asunto tuyo! Y por cierto, ¡no soy una niñita!
H'm, h'm, tarareó aburrido y me rozó la mandíbula con su
nariz. Puedes tener suerte de ser una niña. De lo contrario,
ya te habría follado aquí colgada hasta que te olvidaras de
Dios.

I Blow
Good
Inhalé bruscamente. ¡No te atreverías!
Se rió —otra vez— mientras me pasaba la nariz por encima de la mejilla.
Lo olí... lo sentí, tan cerca, escuché su voz sedosa. Y mis piernas se
debilitaron....realmente...bastante.
No tienes idea de lo lejos que estaría dispuesto a llegar, cariño. Me
encantaría darte una paliza con la fusta hasta que grites a Dios...
Dios mío. ¿Podrías dejar de tomar el nombre de Dios en vano?
Apreté los dientes.
Dime tu nombre y podría hacer un esfuerzo. Se desplomó contra
la pared y se quitó la camisa. Me miró con una sonrisa arrogante en sus
ojos mientras yo miraba su cuerpo, incapaz de resistirme.
Te gusta, ¿eh? Pero el piercing también está caliente... Cuando
sus manos se movieron a su cinturón, me puse muy caliente. No
tienes que tener miedo, cariño.... Ya te dije que no te follaría. No
importa lo duro que este y lo mucho que me gustaría después de tu
actuación en el escenario... Sus largos y ágiles dedos desabrocharon
un cinturón... y luego otro... y otro......y otro......y otro...
Maldita sea, refunfuñó después del quinto y tuve que contener mi
risa. Me miró intensamente y rápidamente escondí mi diversión.
Aunque lo intenté, levantó una ceja.¿Sabes que eres muy dulce?
OH! Ahora lo había hecho. Mis mejillas se sonrojaron de nuevo. Dulce
Señor. ¡DULCE! Este hombre me describió como dulce, lo cual
definitivamente no era. ¡Los conejitos de peluche eran dulces! Sin
embargo, mi corazón pensó que era gracioso y empezó a latir más
rápido.
¡No soy dulce!Jadeé como un pez en un anzuelo, que
fue exactamente lo que sentí. Finalmente, se impuso en

I Blow
Good
todos sus cinturones y cada uno de ellos aterrizó con un ruido en el
suelo.
—Sí, pero no me gustas—, dijo despectivamente mientras abría el botón
de sus pantalones.
¿Cuánto más de tu ropa planeas quitarte? pregunté, claramente
asustada.
Ignorando mi objeción, bajó la cremallera. ¡Todo el tiempo que
estuve actuando, no podía pensar en otra cosa que no fuera tu estúpida
camiseta! ¿A quién se le ocurre tal eslogan? ¡Esa persona debe haber
sido una verdadera maravilla! Simplemente me quedé boquiabierta
mientras se quitaba los pantalones de las caderas.¿Sabes lo jodido
que es cuando se me pone dura en el escenario? ¿Tienes idea de la
mierda que tengo que escuchar de mis compañeros de banda? Me
miró como si fuera culpa mía, sus hormonas estaban furiosas. Aquí,
te tengo en el escenario, pensando que huirías de mí la primera vez
que tuvieras la oportunidad, y qué haces, lames esa maldita fusta de
montar por todas partes, me extiendes las piernas y, como si estuvieras
en un trance, mueves el cuerpo como una desnudista desarreglada. ¡Ni
siquiera sabías lo que estabas haciendo! ¡Disfrutaste cada momento
conmigo y como agradecimiento, me abofeteaste! Enloqueció y
ahora me miraba con una mirada más oscura. ¡No soy una persona
a la que le guste que le den una bofetada! Terminó su monólogo y
se quitó la ropa interior.
Mi boca y mis ojos se abrieron con horror. A pesar de su arrebato,
volvió a sonreír y puso sus manos a cada lado de mi cabeza. Tienes
que ser castigada por eso, susurró tan suavemente, que el calor
se extendió dentro de mí. Poco a poco, presionó su cuerpo
contra el mío, se frotó contra él, extendió su sudor sobre mí,
¿y qué hice?

I Blow
Good
Gimoteé y mis ojos se volvieron hacia atrás cuando sentí su dureza
inquebrantable contra mi estómago.
Oh, sí, me quieres... sentí eso desde el primer momento, nena. Me
doy cuenta por tu respiración frenética, por tu piel sonrojada y tus ojos
hambrientos.... Así que, ¡ni siquiera lo niegues! Su boca se cernía
sobre la mía.
Me mordí el labio inferior.
Déjame hacer eso, respiró, luego agarró mi labio inferior con sus
dientes y lo liberó, sólo para abrazarlo con sus labios y chuparlo
suavemente.
Por favor, no... Me quejé.
Lo soltó con una sonrisa. H'm, tú también sabes... DULCE, me
susurró en mi boca y luego me lamió el labio superior. Mis piernas se
debilitaron indeciblemente, mi entrepierna se mojó aún más; no tenía
ni idea de lo que me estaba pasando. De la nada, se alejó de la pared y
dio un paso atrás.
Sí, me quieres a mí. Pero no me atraparás, aún no. Primero, necesito
ducharme y frotarme mientras pienso en ti. Sólo aguanta un poco.
Con eso, se dio la vuelta y, como un dios muy benévolo lo creó,
marchó desnudo hacia el baño silbando. No tuve más remedio que
colgarme del gancho. Sin embargo, ese no era mi mayor dilema.
¡Dios mío! Me invadieron los pensamientos traviesos. Mi cabeza estaba
nublada. Todo tipo de imágenes desagradables pasaban por mi mente,
de las cuales no debería tener ni idea porque nunca había tenido sexo.
¿Qué me hizo el hombre? ¿Cómo podría dejar de ver esas horribles
imágenes? Cerré los ojos, tratando de calmarme y deshacerme
del estúpido color de mi cara. Miserablemente fallé porque
al momento siguiente, oí un inconfundible gemido
profundo que salía del baño. Una sensación de

I Blow
Good
hormigueo recorrió mi cuerpo cuando escuché su voz.... Oh, nena,
si supiera tu nombre lo gemiría ahora....
Puse los ojos en blanco, pero no pude evitar reírme con las mejores
intenciones. ¡Y ESO fue vergonzoso! ¡Nunca me había reído antes!
Exactamente cuando hice ese sonido atípico, la puerta se abrió y mis
dos hermanas, seguidas por sus compañeros de banda, irrumpieron en
la habitación como un escuadrón de rescate.
¡OH, JODER! Irritadas, miraron alrededor del vestuario. Cuando
notaron su ropa en el suelo y el estúpido brillo rojo de mis mejillas, tal
vez hasta escucharon mi risita, me miraron atónitos.
¿Dónde está? preguntó Magda, siendo la primera en componerse
mientras sus compañeros de banda cerraban la puerta con un suspiro.
Me estoy duchando y frotando pensando en ella. ¿Puede alguien
decirme su nombre? Suspiré, agité la cabeza y volteé los ojos.
Ahhhh, gritaron Rosi y Magda al mismo tiempo. Oh, Dios mío.
Oh, Dios mío. ¡OH DIOS MIO! Se agarraron las manos de nuevo
y saltaron como si alguien les hubiera robado sus últimas funciones
cerebrales.
¿Puedes por favor sacarme de este lío? Viendo mi mirada, la
rubia inmediatamente se encogió y buscó la llave entre los pantalones
negros en el suelo.
¡NO HAGAS ESO! No he terminado con ella todavía, gritó,
sonando claramente preocupado, y cerró el grifo. Afortunadamente, la
rubia ya me había liberado y me estaba frotando las muñecas antes de
agarrar con fuerza los brazos de mis hermanas y tirar de ellas.
NO, Han... ¡NO! ¡NO! ¡POR FAVOR NO! ¡NO!

I Blow
Good
Lucharon, pero yo era más fuerte. Me impulsaba un miedo
desordenado a este hombre y a los sentimientos que despertaba en mí.
¡SILENCIO! Ordené y hui lo más rápido posible. Las dos no
tuvieron más remedio que tropezar conmigo.
Llegué afuera y al auto cuando Magda se negó a tomar el volante y se
quedó allí de pie, haciendo pucheros y derramando algunas lágrimas
teatrales. Así que, molesta, me puse al volante y me puse a llorar.
Durante todo el viaje, mis hermanas no me dijeron una sola palabra,
mientras que yo estaba ocupada desterrando a la fuerza las imágenes
de mi mente, pero fracasé miserablemente.
¡CORTEN!
¿Qué opinas tú?

I Blow
Good
4. Agujero negro supermasivo
Supermassive Black Hole –Muse

Mason
Rotzi se masturba?
...fue el título audaz del artículo que mi madre pinchaba con una de
sus uñas lacadas en rojo mientras me miraba como si yo fuera el
engendro personificado del infierno.
Su mirada se movió sobre mí y se detuvo sobre mis piernas, que
estaban vestidas con pantalones de cuero negro y mis pies, que estaban
en botas, los talones descansando sobre su mesa de café blanca.
Cuando no obedecí inmediatamente su silenciosa petición, ella levantó
una de sus cejas perfectamente depiladas. Suspiré y me senté
correctamente mientras ella tomaba el periódico, se ajustaba las gafas
en la nariz y empezaba a leer en voz alta. Mientras tanto, iba y venía
delante de mí como una maldita maestra de escuela.
Spank Ransom (de ascendencia alemana y americana) cruza más fronteras con
cada nueva actuación. Por consiguiente, varios países están debatiendo
actualmente si sería aconsejable prohibir estos espectáculos extremos. En
particular, los Estados Unidos están a favor de ello porque él es responsable
de crear publicidad, un poco como James Dean y Elvis Presley lo hicieron en
sus tiempos.
La forma en que influye en sus fans raya en la obediencia. Es un
modelo muy pobre que los jóvenes que lo idolatran a él y a su música
ya están copiando. Sus seguidoras se ven especialmente afectadas.
Las chicas jóvenes literalmente se lanzan hacia él mientras

I Blow
Good
cantan en voz alta sus provocativas letras, enfatizan los críticos repetidamente.

¡Sí! Tiré de mis rizos que cayeron a propósito sobre mi frente. Mi


madre entrecerró los ojos y me lanzó una mirada que se suponía que
me asaría vivo antes de seguir leyendo.
Además de los gestos sexuales sugestivos en el escenario, orinar en cada
rincón, y decir constantemente.... Se aclaró la garganta porque
simplemente se negó a poner palabrotas en su boca porque las
consideraba insípidas y no dignas de su dignidad. Sin embargo, yo sabía
que ella quería decir: ¡JÓDETE!...él también indigna a la humanidad al
aparecer desnudo donde le gusta, se atiborra de drogas y, lo que es mucho
peor, tiene sexo en público.
Desde su último paso en falso, donde sedujo y se apareó con dos empleadas en
el escaparate de una perfumería justo delante de los transeúntes (disponible en
muchos canales de YouTube), hay más urgencia de hacer que cambie su
comportamiento. Sin embargo, nuestro rockero rufián no parece molesto por
nada de esto, pero entonces su nueva gira genera grandes ingresos, además de
aumentar su base de fans.
Sin embargo, debería hacerse esta pregunta: ¿Qué dirá su respetada y
respetuosa madre sobre su comportamiento?
¿Todavía hay esperanza para él o acabará como James y Elvis?
Profundamente reprochable, bajó el periódico y yo puse los ojos en
blanco.
Mami...Empecé, levantándome para seducirla hábilmente.
No me llames mami, Mason. ¡Suficiente con MAMI! Ella se alejó
de mí cuando le quité el periódico de las manos y abrió la boca
conmocionada mientras yo lo rompía por la mitad y tiraba los pedazos
sobre nuestras cabezas.
¡Al carajo con las opiniones de los demás! Dije con
firmeza, a la que cualquier otra mujer se habría
acobardado, pero no ella. No mi madre. Sus ojos

I Blow
Good
marrones atravesaron los míos. Ella apretó los labios antes de que se
abriera sobre mí.
¡Quería leer el periódico, Mason Anthony Hunter! ¿Quién te crees
que eres? ¿Algún dios? ¡No puedes seguir así, hijo! Ya ni siquiera
puedo ser vista en público. Donde quiera que vaya, los dedos me
señalan. ¡Si tu padre lo supiera, se revolcaria en su tumba!
¡Déjalo! Inmediatamente escupí y no me arrepentí ni un poquito.
¡Y eso va para todos los demás también! Vivo MI VIDA y tengo
éxito, ¿entiendes? No quiero conformarme y ser como los demás
hipócritas. Pudriéndose lentamente por dentro como todos esos
idiotas que no saben lo que significa vivir y que a los 50 años se
preguntarán si eso era todo lo que había en la vida. ¡NO! ¡Así no será
como yo termine!
Eres hedonista y arrogante, me dijo con sus delgados brazos
cruzados frente a su pecho.
¿Y qué? ¡Puedo permitírmelo! ¡También trabajo duro para mi
placer! ¡La mayoría de la gente nunca verá eso!
¡Vamos, Mason! Tienes que encontrar un nivel saludable. Vivir tan
excesivamente como lo haces requiere períodos de descanso
entremedio. ¡Sin embargo, parece que el significado del descanso es
extraño para ti!
JODIDO DESCANSO, balbuceé y metí la mano en mi bolsillo
para sacar mi paquete de cigarrillos. Puedo descansar cuando esté a
dos metros bajo tierra. Pero mientras viva, lo haré bien.
¡Si tienes que arruinar tu salud, al menos vete a fumar
afuera! Una de sus uñas de monstruo apuntaba a la terraza.
Puse el extremo entre mis labios y pasé al lado de ella sin
molestarme en cerrar la puerta porque sabía que la
discusión estaba lejos de haber terminado.

I Blow
Good
Y yo tenía razón.
Me siguió afuera y se enfrentó a mí, tosiendo.
¡HOMBRE! ¡Debería haber mantenido la distancia!
¡No puedes seguir así!
Puse los ojos en blanco; después de todo, había oído esa frase tantas
malditas veces. Como cuando tenía 14 años y me masturbaba
constantemente. O a los 16, cuando estaba robando, o a los 18, cuando
empecé a follar, todo el tiempo, ¡no puedes seguir así!
Sí, puedo. ¡Así de fácil! Le contesté con indiferencia y tomé un
poco de mi amado humo.
¡Entonces te desheredaré!
¿QUÉ DICES? Estaba tan sorprendido que incluso mostré un
poco de buen comportamiento al corregirme inmediatamente.
¿DISCULPA? Casi se me cae el humo.
Ella tenía esa mirada maternal de “yo he hablado” otra vez y esta vez
supe que lo decía en serio.
¡No puedes hacer eso!
Puedes apostar a que sí. Sólo tengo que llamar al abogado. Parece
que no hay razonamiento contigo. Y, estoy al final de mi paciencia.
Agité la cabeza. Mi candado celeste de James Dean se balanceaba hacia
arriba y hacia abajo frente a mi campo de visión. O te superas a ti
mismo o saco mis propias conclusiones. La elección es tuya. No puedo
soportarlo más.
Bueno, esta era una situación totalmente nueva que no puede
seguir así.
No olvides que en tres meses tienes una audiencia
con el Canciller. Tienes que cenar y hablar con ella

I Blow
Good
para que te considere para el concierto benéfico, lo que sería bueno
para nuestra reputación. Pero la forma en que te comportas, te
convertirás en una molestia y lo más probable es que asustes en lugar
de impresionar....
Quieres decir que te avergonzaré...Dije sin pensar.
Cuida tu lengua. No pongas palabras en mi boca. ¿Cuándo
entenderás finalmente que tus acciones tienen consecuencias? Todo
el tiempo, su mirada no vaciló hasta que rompí el contacto visual.
¡MIERDA!
Mamá, me quejé, pero ella se dio la vuelta y entró en su sala de
estar, muy ordenada y desbordante de flores.
He contratado a una chaperona para ti. Llegará a tu casa mañana.
¿QUEEEEEEEEEEEEEEEEEEÉ? Grité lo suficientemente
fuerte como para ser escuchado a través de toda la mansión mientras
dejaba caer mi cigarrillo. ¡No puedes hablar en serio! ¡Sabes que soy
un caso incurable! Tú....¡puedes tirar el dinero por el retrete!
¡Ahora contrólate, por el amor de Dios! Ella es la mejor, Mason. La
Srta. Banner me la recomendó. Es conocida en todo el país y ya ha
tenido éxito con los casos más difíciles. Estoy segura de que ella
también puede manejarte. Despreocupada, tiró de su árbol y giró las
macetas para obtener una luz óptima antes de continuar. Puede que
seas su caso más difícil hasta ahora, pero estoy segura de que durante
los tres meses que la he contratado, ella tendrá éxito donde yo he
fallado, es decir, ¡enseñándote modales! ¡Estoy convencida, cariño!
Aunque parecía no arrepentirse, me sonrió calurosamente.
Furioso, entrecerré los ojos. Siempre supe que eras una
sádica.
Se rió cariñosamente. Supongo que te lo pasé a ti.

I Blow
Good
Eso hiciste, murmuré y ella me preguntó.
¿Disculpa?
NADA. Molesto, hice un gesto de desdén y encendí otro
cigarrillo. No pretendía ponérselo fácil a esa extraña chaperona.
Dejarla venir, incluso mudarse si es necesario, yo seguía a cargo de la
casa porque era un HOMBRE VERDADERO que no tenía intención
de acobardarse ante una perra.
¿Cariño? preguntó mi madre tan dulcemente.
¿Qué?Me puse nervioso.
Asegúrate de que tú casa esté limpia. Ella es muy estricta con el
orden. No quiero que cambie de opinión en la puerta y renuncie al
trabajo. Además, espero que no le hagas la vida innecesariamente
difícil... Mi mirada debe haberle dicho lo contrario.

Más tarde ese mismo día, me arrodillé en el suelo y limpié mientras


escupía blasfemias.
Por supuesto, como no era totalmente estúpido, había contratado a una
señora de la limpieza, pero resultó ser tan caliente que le pedí que me
puliera la polla en lugar de la casa. Después, desafortunadamente, ella
tenía otro trabajo al que ir y no pudo encontrar un reemplazo en tan
poco tiempo, así que tuve que hacerlo yo mismo. ¡Qué jodido fue eso!
De todas formas, desafortunadamente, inevitable.
Así que, mientras me arrastraba como un bebé, también fui
mordido por Dom Dom y Sub Sub.
¡Maldita sea! ¡No soy una cabeza de lechuga!

I Blow
Good
Agarré a Dom Dom, en cuyo caparazón había pintado el letrero
masculino en color neón y lo puse en su jardín de tortugas. También
cogí a Sub Sub Sub, la tortuga un poco más pequeña con el signo
femenino, y la puse en su casa. Como en la vida real, el hombre trabaja
en el jardín, la mujer en la casa.
Dom Dom golpeó su cabeza contra la pequeña cerca blanca. El idiota
hacía eso todo el tiempo. Afortunadamente, la puerta del jardín resistió
su ataque. Las manchas de semen de mi masturbación en todo mi
apartamento de 2000 pies cuadrados eran realmente difíciles de
limpiar. Estaba sudando y como si eso no fuera suficiente, mis
mascotas pensaron que me arrastraba por el suelo para jugar con ellos.
Afortunadamente, les había construido laboriosamente su propia casa
con amplios terrenos y jardín, en la que los coloqué cuando se
volvieron demasiado amigables.
¡Por fin! La última mancha blanca desapareció. Me puse de pie y me
froté la dolorida parte baja de la espalda—sólo llevaba pantalones
negros. Una vez más, marqué mi lista mental. Aspirado, incluso
desempolvado. Había abordado la cocina con una bolsa de basura
GIGANTE....
Ahora, lo único que queda por hacer es esconder las pruebas. Tal vez
si la convenciera de que todavía tenía decencia, podría informarle a mi
madre de lo genial que era yo y de que había manejado la cita de
manera fácil y absolutamente perfecta, ¡no como un animal primitivo!
¡Ese fue un plan brillante! Así que me dirigí a mi ultramoderno armario
de pared de la sala de estar y tomé mi no tan pequeña colección de
porno. Después, me quedé con las películas en mis brazos y me
pregunté qué hacer con ellas. ¿Dónde ponerlas? Miré a la izquierda,
derecha, arriba, abajo. ¿En el mostrador de pared? ¡Ningún
lugar!

I Blow
Good
¡Mierda! Maldije con indignación mientras mi mirada seguía
haciendo las rondas hasta que se quedó atascado en el sofá! ¡DEBAJO
DEL SOFÁ!
¡AHA! Sin más preámbulos, me arrodillé y rellené los lugares de
mala reputación que había debajo. Mientras tanto, me aseguraba de no
prestar atención a los cuerpos femeninos desnudos en las portadas o
mi cerebro enfermo empezaría a soñar con una cara determinada...
como había sucedido en las últimas semanas cuando miraba porno.
Esos estúpidos ojos marrones incluso me siguieron en mis sueños
sexuales, que realmente ya no eran solemnes.
Luego, mi mirada se dirigió a la estatua desnuda de una mujer que
estaba junto a mi monstruoso sofá negro y me sonrió seductoramente.
Nena, hoy no, le susurré y la puse detrás de mi cortina
roja.¡Entonces!Pensativo, me froté el cuello y continué buscando
evidencia de mi mala, sucia y desenfrenada vida de rockero. Mis ojos
se entrecerraron cuando vi un trapo bajo la silla de mi sillón de jefe.
Lentamente me acerqué a el como si fuera un animal salvaje y lo saqué
a la luz para ver bragas de encaje. Consideré brevemente a quién
pertenecían, pero luego lo pensé mejor, ya que me habría dado dolor
de cabeza.
Bajo el sillón en el que me gustaba sentarme y ser montado, encontré
tres bragas más... que guardé rápidamente en mis bolsillos porque no
quería tirarlas.
Entonces caí contento en mi sillón y encendí un cigarrillo. Había hecho
progresos. Incluso olía más fresco y no tan rancio porque había abierto
todas las ventanas durante una hora—¡aunque sólo era
primavera! ¡La cocina de al lado brillaba, el suelo estaba
aspirado! No más ropa o porno esparcido y las drogas que

I Blow
Good
usualmente se encuentran en la mesa de café también habían sido
guardadas.
¡Maldita sea! Mirando a mi alrededor, vi mi lámpara en el alféizar
de la ventana. Estaba acostumbrado y ya no lo consideraba sucio
porque la lámpara representaba un par de tetas que se iluminaban por
dentro.
Lo miré durante unos segundos con la cabeza inclinada en
TheThinkerpose. Después de tomar un par de fumadas, finalmente
fui a la cocina a buscar una toalla para cubrir la lámpara.
Problema resuelto.
¡Ha!
¡Una mujer podría sentirse cómoda aquí! Y si se sintiera incómoda,
bueno, mientras se viera bien, ¡la haría sentir aún más que cómoda!
Después de todo, ¡era mi especialidad!
Mis ojos se fijaron en mi guitarra, que era el corazón de mi
apartamento, además de representarme. La llamé con cariño, Honey.
El guitarrista de Musegave me la regaló después de uno de sus
conciertos, en el que habíamos tocado en el acto de apertura,
aparentemente hace décadas. Tales conciertos nos habían hecho
famosos en todo el mundo y habíamos estado en la carretera desde
entonces.
Ahora, estaba en casa por primera vez en años y en realidad tenía
tiempo para mí. Suavemente recogí a Honey, acaricié la madera fresca
y toqué algunas cuerdas.
Me relajé, pateé mi asiento con un pie en la rodilla para agarrar
mejor a Honey, y dejé que mi mente deambulara.

I Blow
Good
Fue a la deriva hasta mi último concierto y me dio una erección más
fuerte que el mármol. Por lo tanto, empecé a tocar y a cantar
suavemente — sólo para mí....
Oh nena ¿que no sabes que sufro?
Oh, baby, don't you know I suffer?
Oh nena ¿puedes oírme gemir?
Oh, baby, can you hear me moan?
Me atrapaste bajo falsas pretensiones
You caught me under false pretenses,
¿Cuánto tiempo antes de que me dejes ir?
How long will it be before you let me go?
¡Mierda! ¿Por qué no podía quitarme de la cabeza las curvas de su
cuerpo, la forma en que colgaba impotente frente a mí, con un aspecto
vulnerable y a la vez tan atractivo? Sus ojos me habían rogado que la
tomara e iluminara su alma mientras su mente me había detenido.
¡Ojalá pudiese derretir sus glaciares!
Pensé que no era tonto de nadie
I thought I was nobody's fool
Pero, oh nena soy un tonto por ti
But oh, baby, I am your fool
Eres la reina de la superficialidad
You're the queen of the superficial
Pero, ¿cuánto tiempo pasara antes de que digas la verdad?
But how long before you tell the truth?

I Blow
Good
Me preguntaba si una persona como ella podría ser influenciada.
¿Podría convencerla de que sea sincera consigo misma? Si pudiera
llegar a ella y mostrarle los placeres de la vida. Después de todo, una
cosa era cierta; ella no tenía idea de cómo vivir, cómo ¡DISFRUTAR!
Nunca había conocido a una persona tan inhibida como ella. Y sin
embargo... en el escenario... cuando mi frente estaba contra la suya, se
derritió... Ella se había rendido por completo a mí, yo podría haberla
follado justo delante del público, y aún así habría querido más y más.
Igual que yo.... ¡Yo quería MÁS!
Sin embargo, ni siquiera sabía su nombre, ni era probable que me
encontrara con ella de nuevo. Fue una verdadera lástima. Me hubiera
gustado presentarle la vida de la lujuria... y llevarla a sus límites. Hacer
de ella una nueva humana LIBERADA, que tomó lo que quiso, sin
importar la decencia y la moral. ¡Sin tener en cuenta a la sociedad de
mierda que de todas formas caga a todo el mundo!
Me imaginé la maravillosa imagen de ella arrodillada frente a mí,
completamente desnuda y deseable. Su labio inferior de color rojo
sangre temblaba por la incertidumbre y su aliento se le escapaba de los
labios a chorros, mientras que sus duros pezones de color marrón claro
empujaban hacia mí y gritaban por mis dedos. Sus brazos están
firmemente atados detrás de su espalda y temblaban. Mi mirada
lujuriosa vagaba sobre sus muslos expuestos entre los que quería
empujar y luego a sus ojos, que literalmente me rogaban que la liberara
de su capullo... que me la cogiera tan fuerte y durante tanto tiempo que
se olvidó por completo del por favor y del gracias, y que dejara de
hablar de una manera tan afectuosa y arrogante.
¡MIERDA! Juré, y mi toque de guitarra llegó a un final abrupto y
poco melódico porque mi polla latía, casi dolorosamente, y
exigía atención.
Bueno, sólo tenía una opción.... Así que me metí la
mano en los pantalones y lo agarré firmemente con

I Blow
Good
una mano. Fue un acto completamente natural. Aunque mi madre
solía decir: No puedes seguir así...
¡BUUUUUUUUUUUUUUU! Comencé a frotar y rápidamente
ignoré cualquier pensamiento no deseado de ella; de lo contrario, mi
erección se habría tornado inmisericorde y flácida.
En vez de eso, me aseguré de volver a ver su cuerpo.
Estaba completamente absorto en mi fantasía y miré sus tetas
temblorosas....cuando de la nada sonó el timbre de la puerta...
¡CORTEN!

I Blow
Good
5. Supersexyminisuperflower popopcolafan

Hannah
Mientras marchaba por los suburbios arrastrando mi maleta de ruedas
detrás de mí, decidí que el área era bastante aceptable. Hermosos
jardines cuidados, mucha vegetación, céspedes meticulosamente
cortados, columpios para niños, ancianas que me miraban con
escepticismo cuando las saludaba de manera amistosa y
ocasionalmente saludaba con la mano.
El sol brillaba, los pájaros cantaban y el papel blanco que tenía en la
mano me cegaba. Seguí comprobando la dirección para asegurarme de
que estaba en la calle correcta. Mi nuevo caso no podía ser tan malo
considerando que vivía en un barrio tan encantador.
Sin embargo, mis pasos se detuvieron abruptamente cuando llegué a la
casa con el número 123.
Tuve la tentación de revisar mi postura porque la valla del jardín estaba
en mal estado y la pintura se estaba pelando.
El paisaje tampoco se veía mejor. Un matorral insuperable casi bloquea
la vista de toda la casa. En una segunda mirada, esto era beneficioso
para las palabras obscenas que se pintaban en las puertas del garaje con
letras rojas claramente en negrita. Me hicieron sonrojar como la
remolacha. Nunca pondría esas expresiones en mi boca, mucho menos
en mi cabeza.
Algo sorprendida, miré la mugre durante unos segundos,
luego respiré hondo, pisé con mis zapatos ortopédicos el
amplio camino de entrada de guijarros y traté de

I Blow
Good
llevar mi maleta que no cooperaba. Mi falda negra apretada no ayudó
al proceso y cuando oí un alboroto sospechoso, en realidad tuve que
contenerme de maldecir. Eso fue algo que no me gustaba en absoluto.
Afortunadamente, la chaqueta gris que llevaba sobre mi blusa blanca
de cuello alto era lo suficientemente larga como para que nadie notara
inmediatamente la rasgadura. Tan pronto como estuviera en la casa,
me cambiaría — definitivamente.
Finalmente, llegué con éxito a la puerta del jardín. Chillaba en protesta
cuando la abrí y el rosal demasiado grande, que dificultaba la entrada,
no era nada atractivo. Más bien al contrario, las flores casi negras me
dieron ganas de dar la vuelta inmediatamente. Sin embargo, no era
propensa a rendirme tan rápidamente.
Un camino de baldosas de mosaico negro me llevó más allá de las
expresiones sucias de las puertas del garaje. Aunque las malas hierbas
crecían en las juntas entre las piedras, no fue un problema que mi
maleta se pusiera encima de ellas. Cuando me encontré con un
escalón, supe que había llegado al porche delantero cubierto. Sin
embargo, el cultivo silvestre de rosales me impidió ver ningún detalle.
Así que busqué en vano lo que parecía un timbre. Todo lo que
encontré fue un pecho femenino, donde el pezón era el botón del
timbre. Me repugnaba tocarlo.
Saqué un pañuelo de mi chaqueta, lo envolví en mi dedo y lo empujé.
En lugar de un tono de timbre normal, oí a una mujer quejarse en voz
alta. Sorprendida, miré a mi alrededor porque definitivamente no
quería irrumpir en una situación de "tête—à—tête". Sin embargo, no
había nadie en ninguna parte, así que me quedé callada y esperé
pacientemente a que alguien abriera la puerta. Realmente no sabía qué
esperar. La Sra. Hunter, que me había contratado para su hijo,
parecía ser una mujer muy educada, por lo que era difícil
imaginar cómo una mujer tan buena podría haber criado a
un patán. Ella no había ofrecido mucha información,

I Blow
Good
principalmente dijo que yo conocería el problema tan pronto como
conociera a su hijo.
Tuve mis dudas cuando escuché sus crípticos comentarios, pero mi
curiosidad estaba más que despertada, así que acepté el trabajo
generosamente remunerado y continué el viaje de 100 kilómetros en
tren.
Si me hubiera dicho quién era su hijo, nunca habría aceptado el trabajo
porque cuando se abrió la puerta, todo dentro de mí gritaba para que
se fuera. Delante de mí estaba nada menos que ese increíblemente sexy
Neanderthal, que todavía me preocupaba la cabeza, con —no lo podía
creer— una mano en los pantalones...
Ambas mandíbulas se cayeron mientras nuestros ojos parecían batirse
en silencio, mirando fijamente y ensanchándose con incredulidad.
Todavía no me atrevía a parpadear cuando se compuso. Sus ojos
deambulaban sobre mi cuerpo petrificado, aguantando un rato en mis
anteojos, mi moño y mi blusa almidonada. Me di cuenta de que su
mente estaba en marcha. Debe estar teniendo dificultades para llegar a
la conclusión de que la persona que estaba frente a él era la del
concierto, pues la desconfianza entró en sus ahora entrecerrados ojos
mientras me miraba más de cerca.
Yo, por otro lado, supe inmediatamente quién estaba de pie ante mí.
Mi memoria no me había jugado una mala pasada porque su cuerpo
de sueño atlético desnudo se parecía al de mis sueños —sí, me da
vergüenza admitirlo—. Poco a poco, me tranquilicé y me arriesgué a
mirar su pezón perforado y su intrincado tatuaje negro en su lado
izquierdo.
Los dos permanecimos callados. Entonces agitó la cabeza,
apretó los ojos y los volvió a abrir. Incluso las frotó, pero yo
seguía allí.

I Blow
Good
¡Debería dejar de emborracharme!, se decía más o menos a sí
mismo que a mí, y yo ponía los ojos en blanco. Dime, ¿eres tú o no?
¿Y por qué demonios llevas eso puesto? ¿Qué pasó con la camisa
buena? ¿El pelo suelto? ¿Los vaqueros ajustados y alegres? ¿El
maquillaje oscuro de mierda?
Sólo hubo una respuesta.
Encantada de conocerte. Mi nombre es Hannah Amalia Hawking.
¿Estoy en lo cierto al asumir que usted es Mason Hunter?
¡WOW! ¡WOW! WOW! Esa no es la forma en que te enfrentaste
cuando nos conocimos. Entonces, me gritabas que te metiera la lengua
en la boca. ¡Me estás asustando!
Me obligué a no pensar en ello y tuve éxito. En ese momento, tu
madre aún no me había contratado para ser tu chaperóna. Entonces,
¿eres Mason Hunter o Spank Ransom?
Tú decides, nena. Tuvo el valor de inclinar la cabeza y darme esa
pícara, embrujadora y astuta sonrisa, pero yo mantuve la compostura.
Lo interpreto como un sí. ¿Vas a invitarme a entrar?
¡Mierda! ¡Claro que sí! Dio un paso atrás y abrió la puerta lo
suficiente para que yo pudiera entrar. Por favor, sé tan amable y
quítate la mano de los pantalones. Es indecoroso en presencia de una
dama dije de pasada, pues, dejando a un lado los modales, me
irritaba profundamente.
¡Ya hemos cubierto esto, chica de la mamada! Me guiñó un ojo y
no pude evitar justificarme mientras caminábamos por un largo pasillo.
No tengo ni idea de lo que significan esas palabras. ¡Y para
ti sigue siendo la Srta. Hawking!

I Blow
Good
¿Por qué todavía? Nunca me dirigí a ti con ese nombre. Hasta hace
un momento, ni siquiera lo sabía porque te negaste a dármelo.
Me detuve en una puerta y respiré hondo antes de tratar de explicarle
algo en la entrada.
Si quieres que esto funcione, tendrás que seguir mis reglas.
Me gusta jugar, respondió rápidamente e hizo un gesto de desdén
con la mano.
Era mejor ignorar algunos de sus comentarios, como se hace con un
niño petulante, así que continué objetivamente: Lección número
uno, Sr. Hunter, lo siguiente se aplica cuando se sugiere un nombre de
pila: Es la persona con mayor prestigio la que otorga el nombre de pila
y, en nuestro caso, ese sería yo.
Sin palabras, me miró fijamente. Me resultaba incomprensible por qué
estaba tan sorprendido. A estas alturas, tenía que saber que yo era su
chaperón y él mi pupilo. Después de todo, no podía creer que su
madre me contratara sin su consentimiento.
Oh, esta paz y tranquilidad es celestial. Lo disfruté todo el tiempo
que duró y pasé junto a él en una cocina—sala de estar abierta. Bonita
decoración... ¿Feng Shui? Mi mirada viajó a través de la gran área
amueblada clásicamente con ventanas de piso a techo y techo alto.
¡Sí! Mi decorador estaba metido en esa mierda.
Aha. Ignoré el cubo en el medio de la habitación y el humo rancio
que atacaba mis fosas nasales. Sin embargo, cuando miré hacia arriba
y vi un par de bragas rojas colgando de una luz, no pude resistir un
comentario.¿Son tuyos? Pregunté secamente,
señalándolos. Sus ojos siguieron mi dedo. Esperaba que
estuviera al menos un poco avergonzado, sin embargo, me
demostró que estaba equivocada al sonreírme.

I Blow
Good
No....pero si quieres, puedo probármelos.Dios mío....el hombre
sería mi mayor desafío hasta ahora. Eso ya lo sabía.
¿Ya has olvidado la primera lección?
¡No veo por qué tú tienes una posición más alta que yo! De la
nada, su estado de ánimo cambió y dio un paso hacia mí. De un
momento a otro, su expresión se volvió intimidante y me eché atrás.
Sonrió triunfalmente porque la cuestión de quién gozaba de una
posición más elevada se resolvió para él. Presioné mis labios. Siempre
y cuando yo quisiera que funcionara, NUNCA dejaría que me
intimidara. Desafortunadamente, fue más fácil decirlo que hacerlo,
como si mis mejillas sonrojadas hubieran sido traicionadas.
Oh mierda... susurró, la forma en que lo hizo cuando sonó la
primera canción en el concierto y me estremecí. ¿Sabes qué? ¡Me
acabo de frotar una! Adivina a quién me estaba imaginando. Se paró
justo delante de mí y pude sentir el calor de su cuerpo sin que me
tocara mientras sus ojos moteados me miraban.
No quiero saber, susurré y me molesté conmigo misma por sonar
tan débil e insegura. Demasiado para no dejar que me intimidara, pero
entonces simplemente tenía esa autoridad natural sobre sí mismo. Por
lo general, yo era la que irradiaba y mantenía a quien fuera en línea,
pero no con él. Oh no.
¿Qué tal si no me importa lo que te interesa o no?, dijo con una
expresión de hielo y levantó una ceja. Puse fin a nuestra cercanía
porque estaba demasiado cerca para mí. Demasiado cerca.
No puedo trabajar así, Sr. Hunter. Deberíamos dejarlo. Parece que
ni siquiera estás dispuesto a recuperar la compostura durante
cinco minutos para trabajar conmigo. Me alejé de él sin
quitarle los ojos de encima y vi su expresión mientras

I Blow
Good
agarraba el mango de mi maleta de ruedas. Tenía que estar de acuerdo
o no tenía sentido que yo estuviera allí.
Un parpadeo en sus hermosos ojos hizo que mi corazón latiera más
rápido. Era una situación peligrosa. Lo sentí con cada fibra de mi ser.
El hombre hermoso sería mi perdición porque tan pronto como se
acercó demasiado, perdí mi amado control. Y el control lo era todo
para mí.
Sostenía firmemente su mirada mientras levantaba la maleta y esperaba
unos segundos más para ver si decía algo. Sin embargo, se quedó de
pie en la cocina y me miró tan intensamente que me dio un calambre
en el estómago.
Finalmente, me di la vuelta y me fui. Sólo había dado un par de pasos
cuando oí su suave voz: ¡Espera! Y mis pasos se tambaleaban,
quisiera o no. ¿Por qué de repente me emocioné? Mis entrañas
estaban en completa confusión. Como estar en su presencia me hizo
pensar en el puré de papas, continué después de unos segundos.
Le recomendaré a su madre un colega que también es muy bueno.
En cuanto a nuestro acuerdo, se detiene aquí y ahora. Eso fue lo
mejor o eso me dije a mí misma. Pero entonces lo oí siguiéndome y
mi corazón empezó a latir con fuerza. Por un lado, le suspiraba, por
otro, quería alejarse de él lo más rápido posible. Me alcanzó en la
puerta principal y sus largos dedos serpenteaban alrededor de mi
brazo. Luego me dio la vuelta y me empujó de espaldas contra la
puerta.
No quiero un maldito colega. Te quiero tanto como tú a mí, me
gruñó.
¡Por supuesto que no te quiero! Puso los ojos en blanco
y exhaló su molestia en mi cara.

I Blow
Good
¡Sí, me quieres! Y tú me atraparás. ¡Pagaré el doble de tu tarifa para
que te quedes!
¿DISCULPE? Mis ojos se hicieron grandes, más grandes, más
grandes. ¿Doblar mis honorarios? ¡Son 30.000 euros por tres meses
de trabajo!
Sí, simplemente contestó y me di cuenta de que hablaba en serio.
Me vendría bien el dinero....ahora que lo pienso.... ¡y un gran bulto de
una vez! ¡Eso me acercaría mucho más a mi sueño de abrir mi propia
escuela de etiqueta!
¿Te he entendido bien? ¿Me quedo tres meses y me das 30.000?
¿Cuál es la trampa?
Casi sonrió, aunque su expresión general parecía bastante sombría e
implacable. Correcto.
¡Déjenme decir esto enseguida; esto no funcionará sin su
cooperación!
Pongámonos cómodos en el salón y discutamos todo en paz y
tranquilidad.... Sin esperar mi respuesta, me llevó a la habitación.
Te das cuenta de que eres grosero y dominante, regañé, lo que
provocó una risa melódica genuina.
Me guió hasta el sofá y me empujó hacia abajo antes de que tuviera la
oportunidad de comprobar si terminaría sentada en algo asqueroso.
Permaneció de pie frente a mí con los brazos cruzados y me ofreció
una buena mirada a sus increíbles abdominales y V, que
desaparecieron en sus pantalones de baja monta. Su cuerpo era pura
tentación, de la que estaba segura que era consciente. Tan
cierto como que tenía una forma de avergonzarme.
Claramente, usó su apariencia como cebo y lo peor de todo,
incluso tuvo éxito. Porque todo lo que quería en ese

I Blow
Good
momento era trazar esa V con la punta de mis dedos y acariciar sus
músculos rasgados.
Como si tuviera un problema mental, continué mirando hacia
abajo....su entrepierna, donde podía ver claramente el contorno de su
mejor amigo. ¿Qué se siente al tocarlo allí? Mi cabeza fue atacada
instantáneamente por imágenes; cuando me ató....me colgó indefensa
del gancho...su erección empujando contra mi estómago. Sin avisar,
empecé a respirar más rápido.
Inesperadamente, se movió en sus pantalones y yo estaba tan asustada
que grité, a lo que él se rió maliciosamente. Naturalmente, me volví de
color rojo remolacha después de haberme quedado mirando fijamente
y me hubiera encantado desaparecer en la tapicería.
¿Qué me estaba haciendo?
¡Treinta mil! Me obligué a recordar.
Finalmente, pareció darse cuenta de que la cortesía le pedía que se
sentara. Afortunadamente, no se sentó a mi lado, sino en un sofá frente
a mí, en el que se apoyaba su guitarra. Al recogerlo, agarró las cuerdas
y me miró sombríamente.
La trampa... Se lo recordé tan pronto como recuperé la
compostura.
De repente, sonrió y se giró en su sillón mientras tocaba la escala
musical, de lo alto a lo bajo. Puse los ojos en blanco. A veces, tenía la
sensación de que estaba tratando con un niño más que con un hombre.
Bueno... te quiero a ti, tú me quieres a mí. ¡Eso es un hecho,
simplemente no está claro para ti porque no tienes experiencia con los
hombres!Me preguntaba cómo lo sabía, pero me abstuve de
hacer comentarios. Él continuó: Te pagaré un montón de
dinero y me esforzaré por ser afable. Aquí está la
trampa; espero lo mismo de ti, Hannah!

I Blow
Good
¡Diríjase a mí formalmente! Dije, tratando de controlar mi
confusión y ponerlo a prueba. Vio a través de mí y puso los ojos en
blanco mientras tocaba el tema de Érase una vez en el Oeste.
Está bien....estarás bien para mis propósitos.
¿Y qué quieres de mí?
Siguió jugando después de encogerse de hombros enfáticamente.
Nunca me quitaba los ojos de encima ya que sus largos y talentosos
dedos seguían tocando las cuerdas. ¿Estaba tratando de hipnotizarme?
Si es así....en realidad estaba funcionando bastante bien.
Oh, un poco de esto... un poco de aquello... un poco de sabes qué.
Oh, ya veo, jadeé, me molestó. ¿Podrías ser un poco más vago?
De repente, dejó la guitarra a un lado y se inclinó hacia adelante con
los codos apoyados en las rodillas mientras se acurrucaba con la cara
en las manos.
Deja que te sorprenda. Puedo decirte una cosa; ¡no te
arrepentirás! Sus ojos brillaron mientras decía esas últimas palabras.
No estaba segura, después de todo, no tenía ni idea de cuáles eran sus
intenciones, aunque me había dado cuenta de que se trataba de sexo.
Y lo peor de todo es que el sólo hecho de pensarlo despertó en mí
sentimientos cálidos. Eran sentimientos tranquilizantes que no me eran
familiares pero que no me importaría explorar más.
Puso los ojos en blanco cuando no le contesté. Bien, déjame ponerlo
de esta manera. Tienes el día para enseñarme modales, a los que
prestaré atención y me esforzaré mucho. Te seguiré como un cachorro,
pero, a cambio... tengo las noches para mostrarte lo que significa
vivir con indecencia.

I Blow
Good
¡OH DIOS! Por alguna extraña razón, me estremecí
involuntariamente. Debe haber sido debido a esa promesa tácita en su
voz, que atrajo y despertó mi curiosidad.
¡Pero sólo cuando lo permita expresamente... y no me harás
daño! Mi demanda terminó en incertidumbre, pero había que
decirlo, porque en ese momento me pareció enormemente
importante. No pude evitar sentir que había algo más en él que el
carisma mocoso, pero también erótico, algo que aún no había puesto
en marcha y que hacía sonar todas mis alarmas.
Durante algún tiempo me miró a los ojos mientras sopesaba su
respuesta, luego su mirada vagó por mi cuerpo y finalmente respondió
con una voz profunda: Nunca me permito perder el control total, así
que siempre puedes decir que me detenga. Es todo lo que puedo
prometer. Dudé. Nuestras miradas estaban entrelazados, marrón
dorado contra marrón chocolate, era demasiado....demasiado
intimidante...Demasiado—confuso.—Oh—tan—hermoso...
Excepcional....
Eventualmente, yo también tengo que dormir alguna vez,
murmuré sin aliento.
Dormirás mucho. ¡Te necesito de buen humor para lo que tengo en
mente!
Respiré profundamente y cerré los ojos para romper nuestro intenso
contacto visual porque en ese momento parecía estar mirando
directamente a mi alma desnuda. Además, la visión de él se volvió
demasiado. ¿Cómo puede un demonio tan desenfrenado parecerse a
un ángel? ¿O era una farsa? ¿Una máscara? Me confundió
profundamente y, al mismo tiempo, me impulsó a hacer todo
lo posible para averiguarlo. Además, me vendría bien el
dinero, aunque pensar así me avergonzara un poco.

I Blow
Good
Me quedaré a pasar la noche. Usaremos las próximas horas como
prueba. Te dará la oportunidad de demostrarme que eres capaz de
controlarte. Mi deglución se hizo muy laboriosa cuando hice esa
oferta porque, como en el escenario, ahora mismo, no me reconocí a
mí misma.
Y yo lo QUERÍA.
Una pequeña parte de mí estaba intrigada de que me hubiera escogido
para hacer lo que fuera con.... No reflexionó mucho antes de volver a
sentarse en su sillón, tomó su guitarra y tocó Érase una vez en el Oeste.
Suena bien, babe, pero no me voy a dirigir a ti formalmente. Estás
en mi casa, es decir, tengo una posición más alta. Eso es todo.... ¡fin de
la discusión! Por cierto, se giró en su sillón y enfatizó sus palabras
con un eructo. A pesar de todo, yo lo llamaría por su nombre de pila.
Me proporcionó la distancia saludable que se necesitaba para jugar con
la otra parte.
Como desee, pero en público, cuando no estemos en su casa, se
dirigirá a mí como es debido. Por cierto, ahora echaremos un vistazo a
sus habitaciones. Con eso, metí la mano en mi bolso y saqué mis
delgados guantes blancos. Mason giró su asiento, así que estaba de
frente a mí otra vez.
No me vas a sondear el culo con eso ahora, ¿verdad?
No, no estoy examinando tu RECTO, dije, luego saqué mi
estuche de cuero con la grabadora de voz y me puse de pie.
Echemos un vistazo. La forma en que una persona mantiene su
apartamento dice mucho de su ser más íntimo.
Presioné el botón de grabación. Inspección de las
condiciones de vida de Mason Hunter.
¿Hablas en serio? Lo oí detrás de mí.

I Blow
Good
Paré mi grabadora de voz y me volví hacia él. Lo necesito para mis
archivos, le informé con calma.
Sí, para luego vender a los periódicos, siseó.
No recurro a eso, Sr. Hunter. La discreción es mi prioridad número
uno y ahora, por favor, cállate cinco minutos. Prueba número uno....
Moví las cejas. Fingió cerrar los labios con cierre y tirar la llave por
encima del hombro. Luego se recostó con su guitarra y tocó una suave
y tranquilizadora melodía.
Puse los ojos en blanco cuando volví a encender la grabadora. Luego
fui a su gabinete de pared de la sala de estar y abrí las puertas. Fui
recibida por un caos total. A primera vista, el lugar parece bastante
decente. Sin embargo, en general, es caótico...
No tienes idea de lo que significa... empezó, pero yo sólo señalé
a mi grabadora. Se quedó en silencio y en su lugar, tocó la melodía un
poco más agresivamente.
Cerré el gabinete y pasé mi dedo índice por la superficie de la madera.
Luego me froté los dedos y me quedé horrorizada.
De nuevo, hablé en la grabadora. El polvo es claramente un
concepto extraño. Conclusión: no hay orden en la vida. La melodía
era tan fuerte que parecía que estaba golpeando las cuerdas.
Cuando me di la vuelta y lo miré, me miró desde su posición sentado
como un depredador a punto de atacar. ¡AYUDA! ¿Por qué mis
piernas tenían el impulso de caminar hacia él para poder saltar
dramáticamente sobre su regazo? Respiré profundamente para no
dejar que su toque de guitarra me provocara porque sabía que
esa era su intención. Cuando fue el turno de las ventanas, noté
un objeto redondo cubierto por un trapo de cocina.

I Blow
Good
¿Qué es esto de aquí? Esto realmente no pertenece aquí—, dije y
saqué el trozo de tela escocesa para descubrir los pechos monstruosos
de una mujer, que supuestamente era una lámpara. Sin decir una
palabra, me volví hacia él con una ceja levantada.
Se encogió de hombros. ¡Bueno, necesito luz!
Hablé en mi grabadora. El Sr. Hunter tiene un problema obvio con
la sexualidad. Parecía que no estaba de acuerdo con mi valoración
porque su melodía armónica terminaba abruptamente con un tono
inarmónico. Casi sonrío cuando lo oí ponerse de pie detrás de mí.
Ciertamente no tengo un problema con el sexo. ¡Nadie se ha
quejado nunca de eso! Mi polla es divina, ¿te lo demuestro?
¡No, gracias! Y un regreso como el que acabas de hacer sólo prueba
que tienes un problema sexual. Afortunadamente, esa terapia no es mi
fuerte. ¡Ahora siéntate y déjame terminar mi evaluación!
A regañadientes, se sentó en su sillón con las piernas cruzadas, luego
tomó su guitarra de nuevo y la sostuvo como si fuera un escudo para
esconderse detrás. En realidad, podría haber sido exactamente eso.
Dirigí mi atención de nuevo a las ventanas. Una breve mirada era todo
lo que necesitaba. Las ventanas nunca han sido limpiadas, señalé
brevemente. Luego, me acerqué al sofá...
Mason me miró de forma extraña cuando me incliné para inspeccionar
la tapicería. Como llevaba guantes, me arriesgué a meter la mano en la
grieta e inmediatamente me metí en la suciedad. Agarrando el objeto
entre dos yemas de los dedos, saqué un par de calzoncillos negros y se
los puse debajo de la nariz.
¡NATALIE! Son de Natalie, dijo felizmente, me los
arrebató y me sorprendió de nuevo metiéndolos en el
bolsillo de su pantalón.

I Blow
Good
Me alegro de haber podido ayudarte, dije irónicamente, y
continué mi inspección porque me faltaban los típicos artículos
masculinos. ¿Dónde están tus películas eróticas? Pregunté sin
rodeos. No había visto nada en el armario de la pared y el
compartimento junto al reproductor de DVD estaba vacío y sin polvo.
Sonrió inocentemente. No tengo nada de eso. No le creí, ni
siquiera por un segundo, así que volví a propósito al gabinete para
mirar más de cerca. No te molestes ahora, dijo, mientras me
acercaba para una cuidadosa inspección del gabinete. Inmediatamente,
abrí las dos puertas y los cinco cajones. Aunque vi mucho desorden,
no me encontré con ninguna película.
Me giré con los ojos entrecerrados y lo atrapé justo a tiempo mientras
su mirada salía del sofá.
¡JA! exclamé, corrí hasta el lugar y me arrodillé. Cuando estaba a
punto de llegar debajo, de la nada, empezó a tocar la guitarra como un
loco. Casi me muero de miedo y me detuve para mirarlo con total
asombro mientras daba su espectáculo.
Soy un sexyminisuperflowerpopopcolafan sí, lo soy
Saltó de la silla y se puso de pie mientras cantaba ruidosamente antes
de lanzarse al sofá.
¡Sí, yo aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!
Cuando no estaba tocando la guitarra, lanzó sus brazos como un mono
enloquecido y tuve suerte de que no me golpeara. Al final de su
interludio, se deslizó sobre sus rodillas y se detuvo frente a mí donde
tuvo algún tipo de ataque epiléptico.
Sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí,
sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí, sí....
Repentinamente se quedó en silencio con una
sacudida, me miró y sonrió.

I Blow
Good
Estaba dividida entre acariciarle el pelo y decirle que todo iba a estar
bien o huir gritando para llamar a los caballeros de las chaquetas
blancas que vendrían porque definitivamente se había vuelto loco. Sin
embargo, algo en su sonrisa despreocupada y traviesa me hizo sonreír
tontamente mientras mis dedos se movían en su dirección.
La canción había sido divertida.... Al igual que su interludio... Podría
haber sido un comediante. Algo me conmovió mientras lo veía
arrodillado frente a mí, sonriendo.
Realmente necesito una Coca—Cola ahora, dijo, poniéndose de
pie, colocando su guitarra en la mesa de café y saltando sobre la parte
trasera del sofá para llegar al área de la cocina.
Tal vez deberías beber un poco menos de cafeína. Usted es
hiperactivo. ¿Alguna vez has visto a un médico por eso? Se puede tratar
con medicamentos, dije, sacudiendo la cabeza, y luego recordé
apagar mi grabadora. Estaba segura de que volvería a escuchar el
interludio, algún día... en secreto.
Tomó una lata de coca de su enorme refrigerador, que yo también
inspeccionaría, se sentó en el aparador y se la bebió. De alguna manera,
el proceso fue increíblemente.... distractor de mis tareas reales.
¿Tú también quieres algo? ¿Coca Cola, café, cocaína? Te vendría
bien un poco de hiperactividad. Eructó fuerte y con todo su corazón.
Con un suspiro, me di la vuelta y volví al sofá. Su acrobacia no había
sido más que una distracción. Mis pasos vacilaron mientras un reptil
peligroso y espantoso me miraba a los ojos.
Lo oí justo detrás de mí. ¡Oh, mierda, Dom Dom! ¡Deja de romper
la valla!
Sólo oí correr en mis oídos y, sin pensarlo, solté el grito más
chillón de mi vida y salté a los brazos de Mason
Hunter, subiendo las piernas para salvar mi vida.

I Blow
Good
¿Mencioné que tenía fobia a los reptiles?
¡CORTEN!
Como la Srta. Púdrete, supongo.
Srta. Absoluta a su modo....Srta. Hawking......

I Blow
Good
6. Dom Dom
Mason
Mierda.
Acababa de fantasear con ella y me había frotado una, sólo para que
mi inspiración apareciera en carne y hueso y se aferrara a mí con sus
brazos y piernas envueltos a mi alrededor. No podía entender mi
suerte, se sentía tan bien.
¡Aleja a ese monstruo de mí! me gritó al oído, lo que no era nada
bueno, teniendo en cuenta lo importante que era mi audición para mí.
Así que presioné sus suaves tetas contra mi pecho desnudo para
compensar el inconveniente de la sordera temporal. El hecho de que
su falda hubiera subido bastante alto fue otro beneficio. Además, ni
siquiera se dio cuenta de que la sostenía por los muslos; de lo contrario,
habría caído al suelo como un saco de arroz chino. Como esa no era
definitivamente una opción, simplemente tomé ese paso hasta el
mostrador de mi cocina y planté su delicado trasero en él, pero me
quedé cerca de ella. Además, la forma en que se aferró a mí me dejó
sin otra opción. Parecía aterrorizada mientras observaba a Dom Dom,
que continuaba su camino hacia nosotros a paso de caracol.
Ella estaba temblando por todas partes y no pude evitar encontrar la
situación completamente excitante.
¡Oye! Le ahuecé la barbilla con los dedos y volví su pálida cara
para mirarme. Es sólo una maldita tortuga... ¡no un depredador
come—hombres! Y le importan los modales, así que si puedo
hacer las presentaciones, este es Dom Dom. Sub Sub está en
casa ocupada cocinando.

I Blow
Good
La sargento Hannah Hawking, la más caliente y ahora mismo, la
chaperona más aterrorizada del país, estaba frunciendo el ceño y
mordiéndose el labio mientras miraba escépticamente a Dom Dom.
Poco después, sus ojos de pánico se abalanzaron sobre la bonita casa
de las tortugas.
¿Qué? Hay otra... gimoteó impotente y me fascinó ver que tenía
un lado vulnerable. Era difícil de creer porque hasta ahora había
actuado estrictamente decorosa.
¡Mierda!
Estaba en una situación de vulnerabilidad y rápidamente me puse tan
duro que me sentí como si me frotara extensivamente entre sus piernas.
Sin embargo, todo lo que me haría ganar otra bofetada, así que decidí
—con el corazón apesadumbrado— no hacerlo. En cambio, me
concentré en su pregunta.
Dom Dom necesita alguien con quien jugar. ¿Sabes que las tortugas
gimen durante el sexo?
En serio, preguntó, y el parpadeo infantil en sus ojos, que a veces
era abrumador, era realmente indescriptiblemente tierno. Esa era la
única manera de describirlo, incluso si realmente odiaba usar esa
palabra. Y me asusté tanto la primera vez que lo oí.... ¡pensando que
una chica podría estar tumbada detrás del sofá, haciéndolo ella misma!
Respiró hondo y cerró los ojos. Sospechaba que volvería a empezar su
rutina de sargento instructor.
Y así lo hizo...
Bien....ahora que hemos resuelto ese asunto vital, por favor se
amable...y pon ese...monstruo...de vuelta en su patio
delantero cerrado.

I Blow
Good
Dom Dom fingió ser una aplanadora.... Tendré que arreglar la valla
primero. ¡Quédate donde estás! Exigí con brusquedad y, sin querer,
di un paso atrás para volver a mi gabinete de chatarra.
Me refugié tan pronto como lo abrí porque sabía que algunos objetos
se derramarían. Sentí su giro de ojos y su sonrisa hacia mí,
especialmente desde que ella estaba volviendo a ser la misma de antes.
¡No puedo sentarme en el mostrador de la cocina! Aquí es donde se
sirve la comida. ¡Muy antihigiénico!
Si supieras todo lo que hice en él... ¡Si! ¡Culpable de los cargos!
De alguna manera, no podía dejar de provocarla porque cuanto más
excitada estaba, más atractiva me parecía y más me divertía ese día.
Ahora tenía que tener cuidado con el enemigo y quedarse donde
estaba. Dom Dom no tenía intención de ser indulgente con la bella
doncella y continuó su camino hacia su extremadamente mojigata
presa con pasos tranquilos. Le encantaba que le acariciaran las mujeres,
igual que al maestro.
Mientras tanto, me puse mi cinturón de herramientas profesional y la
forma en que cambió su expresión me hizo darme cuenta de que
estaba cuestionando mi estado mental de nuevo. Para enfatizar su
punto, rebusqué un rato y finalmente saqué mi casco. Luego cogí dos
latas de cerveza de la nevera y las puse en los soportes del casco.
¿Qué? Le pregunté mientras levantaba una de sus cejas
perfectamente depiladas. ¡Seguridad en el trabajo!
Tomé a Dom Dom bajo mi brazo, saqué el techo de la casa y lo puse
junto a su esposa antes de colocar la cerca de madera y volver a apretar
los tornillos. ¿Acabo de oír una risita?
Pareces un.... idiota.

I Blow
Good
Me sonreí a mí mismo una vez que todo volvió a su lugar como debía
ser y abrí una lata con un silbido. Me tomé mi tiempo para vaciarlo y
guardar mis herramientas.
¿Soy un idiota? Y aquí pensé que podrías decir....Adonis...bastardo
cachondo...un sueño para todas las mujeres...un libro de sexo dios
cobra vida...bragas y máquina de mojar bimbo con dos piernas...
¡chaperón hipnotizador!
No seas tan arrogante. No todas las mujeres son descerebradas y
están a tu merced. ¡Especialmente yo no!
La miré y levanté una ceja. En el escenario, Srta. Sargento
Simulador, ESO se veía muy diferente.... Te tenía enganchada como
un pez, bueno.... De todos modos... te demostraré que hay más en la
vida que las reglas impuestas por la sociedad humana, que limitan y
dictan lo que está permitido y lo que no.
Giró los ojos, apoyó los brazos detrás de ella, y lentamente se bajó del
mostrador. Me pareció recordar que la mujer tenía una figura muy
atractiva, pero ahora.... ¿Por qué tenía que usar esa ropa horrible? ¿Y
qué hay de esos neumáticos de bicicleta negros conectados en su nariz?
¿Por qué te hiciste eso a ti misma? Pareces un personaje de una
película de mierda de los años 50.
Usted es un encanto Sr. Hunter, pero no todas las mujeres corren
todo el día con minifalda y tacones altos. Eso no siempre es apropiado.
Al contrario, en realidad hay pocas oportunidades que requieran tal
equipo.
Pero eso es apropiado, ¿en serio? La señalé con un gesto
acusador.
No siempre juzgues a la gente por su apariencia. Lección
número dos: ¡El prejuicio es malo!

I Blow
Good
Ahora tenía que reírme. ¡Eso viene de ti!
Sr. Hunter, puedo pensar en usted cuando y como quiera, pero
demostrarlo no es apropiado.
Si hay algo que no me gusta de una persona, se lo digo a la cara. Se
llama ¡HONESTIDAD! Todo el mundo lo espera de ti, pero sólo
unos pocos pueden soportarlo... ¿sabes?
No es tan fácil. Cada uno tiene su propia perspectiva e ideas. No
podemos esperar que otros siempre estén de acuerdo con nuestros
puntos de vista. De todos modos, ese tema no nos concierne, así que
vayamos a la agenda de hoy. Por favor, dame una bolsa de basura.
Tengo que deshacerme de las películas desagradables debajo del sofá.
¿QUÉ? ¡NO! exclamé. ¡Ella sonrió cortésmente, a sabiendas y
extremadamente insidiosamente!
Creí que no te servían de nada.... ¡Incluso podemos hacer algo
bueno con estos y donarlos a un banco de esperma! Como no me
moví, empezó a buscar una bolsa de basura. La dejé porque no tenía
ninguna para empezar. Sin embargo, encontrar una bolsa de plástico
de ALDI pareció satisfacerla.
Sospechosamente, miró a mi casa de tortugas mientras se deslizaba por
ella; entrecerró los ojos mientras leía en voz baja I love BDSM (Me
encanta el BDSM). Me miró interrogativamente y tuve que luchar
con todas mis fuerzas para no reírme. ¿Qué significa eso?
Confundida, señaló el pequeño letrero hecho a mano que estaba
apoyado en el patio delantero, anunciando así otro de mis intereses
aparte de las tortugas.
Ehhh....dice... Lo saqué para ganar tiempo y conseguir
un acrónimo apropiado. ¡Me encantan....las babes... que
adoran las ensaladas!

I Blow
Good
¡Ni siquiera tú crees eso!
Pero amo a mis tortugas. ¡Con todo mi corazón!
Lo que sea... Haciéndome señas a un lado, se arrodilló frente a
mi sofá y sacó una película tras otra con dos dedos sin mirar de cerca
las tapas. Como lo estaba haciendo con el culo en alto, no podía
concentrarme en lo que estaba haciendo. Toda mi súper—duper—cola
acción fue en pocas palabras, ¡jodido!
¿Puedo al menos quedarme con una? ¿Sólo una? ¡MIERDA! ¡No
Vivien Schmitt! Grité y traté de alcanzarlo, pero ella fue rápida y me
abofeteó. No me estremecí y rápidamente le quité la película de las
manos. Luego me incliné hacia adelante, así que mi nariz casi tocó la
suya, pues hasta ahora había disfrutado de una pequeña bonificación
que terminó con la aceptación de nuestro acuerdo. Si se suponía que
yo tenía que aprender modales, entonces ella debería aprender a no ir
demasiado lejos.
Compromiso — ¡eso fue todo!
Te dije dije lenta y fríamenteque no levantaras la mano contra
mí. O terminarás conociéndome más rápido de lo que te gustaría y me
refiero al verdadero yo.
Ella tragó con fuerza y me miró con sus ojos hipnotizantes como si
fuera la Santa Virgen en carne y hueso.
Mierda.... me encantaba cuando la intimidaba. Pero como de
costumbre, ella misma se compuso en poco tiempo, mientras que
cualquier otra mujer no podría hacerlo.
¡No levanté la mano contra ti, sino que era una caja de
DVD! dijo despectivamente y recogió el resto de las
películas mientras yo veía con dolor cómo mis coños
desaparecían en la basura.

I Blow
Good
La vida puede ser tan cruel...

Después de que ella había terminado su inspección de mi sala de estar,


naturalmente, armada con su grabadora de voz, la llevé al piso superior
de mi enorme casa. Como en el resto de la mansión, las paredes
estaban adornadas con fotos en blanco y negro que un amigo fotógrafo
había tomado especialmente para mí.
Obviamente, cuando se dio cuenta de que la imagen estaba torcida, no
dudó en corregir el error enderezándola. Ella era tan concienzuda que
no podía sofocar un bostezo mientras me apoyaba contra la pared a su
lado.
Supongo que no te importan las fotos.
No....son arte. En ese momento, supe que había esperanza para
ellas. Nos tomó una eternidad subir las escaleras ya que casi todas las
fotos no estaban en su sitio.
La planta superior no era tan grande como la planta baja, pero para mí,
las cuatro habitaciones y un baño de mármol eran bastante adecuados.
Aproveché la oportunidad para mostrarle la habitación justo al lado de
las escaleras, que era donde ella residiría.
Los milagros siguen ocurriendo porque ella parecía satisfecha. La
habitación fue especialmente diseñada para que las mujeres se
quedaran en ella, razón por la cual casi nunca entré. Colocó su
bolso en el vestidor frente a la cama grande con sábanas
moradas.

I Blow
Good
Es bastante adecuado aquí, apuntó, pero, por supuesto, tuvo que
amortiguar inmediatamente el estado de ánimo. Pero, por supuesto,
nosotros dos limpiaremos toda la casa.
Será mejor que nos saltemos el sótano... Murmuré para mí
mismo.
Por cierto, ¿tengo un baño propio? preguntó ella, casi sonando
asustada y tuve que sonreír.
No, sólo hay uno en este piso... y perdí la llave. En la planta baja
sólo hay un aseo de invitados.Me costó mucho suprimir una sonrisa
lasciva.
Bueno, si eso no es reconfortante... Supongo que tendremos que
poner reglas en el baño, contestó ella y abrió su bolso.
Siempre puedo hacer que mi tortuga vigile la puerta cuando estoy
usando el baño, entonces estaría seguro de que no irrumpirías.
Eso no es gracioso, Sr. Hunter. Ahora, si fueras tan amable...
¡déjame tener un poco de privacidad! Una vez más, me confrontó
con los brazos cruzados frente a su pecho y esperó a que yo cumpliera
rápidamente con su petición.
Bien, quería fumar de todos modos... Sólo baja, si te atreves, me
burlé y le miré profundamente a los ojos mientras cerraba la puerta tras
de mí.

Quince minutos después, ella apareció.


Afortunadamente, ya no llevaba un moño y en su lugar, tenía
el pelo en una cola de caballo. La falda oscura también
había sido reemplazada por una blanca.

I Blow
Good
Honestamente, ya estaba harto de las faldas, aunque me vendrían bien.
Sin embargo, ella estaba lejos de esa etapa.
Son las seis, hora de cenar. Echemos un vistazo a lo que tienes en la
casa.
Cerveza, respondí rápidamente y mi declaración fue confirmada
cuando ella abrió el refrigerador que estaba lleno hasta el borde de
botellas de cerveza y latas de Coca—Cola aquí y allá.
¿Cuándo te beberás todo esto?
Nunca se sabe quién puede aparecer... Respondí ambiguamente
y meneé las cejas.
¿Realmente comes comida sólida?, preguntó tersamente y cerró
el refrigerador con firmeza.
Mi mejor amigo tiene un servicio de entrega.
¡Oh, Dios mío! Esto no va a funcionar. Tienes que comer bien. Creo
que prepararé un plan de nutrición para ti.
¿Parece que lo necesito? Pregunté tersamente y ambos miramos
hacia abajo a mi meticulosamente entrenado paquete de seis, que yo
flexioné sólo para ella.
Uh.... Tragó, se distrajo brevemente antes de componerse
demasiado rápido. Sugiero que vayamos de compras.
¡Está bien! Eso me venía muy bien. Necesitaba cigarrillos de todas
formas, así que me fui a la puerta principal.
¿Hola?, me gritó.
¿Hola? Chillé a cambio.
¡Sr. Hunter!

I Blow
Good
Sí, ese soy yo. Luego daré autógrafos, me burlé y agarré las llaves
del gancho.
¡No estás usando una camiseta!, dijo ella mientras ignoraba mis
pinchazos.
Sonreí y me volví hacia ella. ¿Te molesta?
¡Cuando sales a la calle así, es indecencia pública!
Y aquí pensé que sería una lástima si no salía a la calle así.
Simplemente no pude evitarlo. Fue muy gracioso cómo se tomó su
tiempo, probablemente contando en su cabeza hasta diez antes de
responder.
¡Por favor, ponte algo!
Me obligo.
Una vez que estaba vestido con jeans negros andrajosos, que mi
chaperóna caliente claramente desaprobaba, el suéter del mismo color,
y mi collar de cuero nunca quitado del cual colgaba mi primer púa
como colgante, nos dirigimos a mi garaje. Señaló a la puerta
acusándola.
¿Qué pensarán los vecinos?
¿Al diablo con ellos? ¿Qué más deberían pensar? ¡Eso decía la
pintura roja en aerosol!
Estoy segura de que los niños viven en el vecindario.
Presioné el botón del control remoto para que la puerta del garaje se
abriera y encogiese de hombros. ¡No es mi problema!
Sacudiendo la cabeza, me siguió y se detuvo en su camino tan
pronto como me vio agarrar mi cohete negro y rojo de
Yamaha, guardar el soporte, y rodarlo hacia atrás fuera
del garaje y sobre la grava.

I Blow
Good
¡No puedes hablar en serio!
Claro que sí. Le puse Klaus a la moto... Parecía atónita, así que
puse los ojos en blanco y le expliqué: El buen tiempo es para montar
en moto.
¡Pero.... eso es peligroso! Como cuando vio a Dom Dom,
retrocedió dos pasos. La ignoré y cogí mi casco y mi mochila.
No seas tan fuddy—duddy; andar en moto es como el sexo. ¡Y como
no has tenido ninguno de los dos, deberías probar al menos uno!
Con eso, le quité el gancho del pelo y le puse el casco.
Afortunadamente, la visera estaba en posición baja, evitándome así su
protesta.
¡Aquí está la mochila! La giré por los hombros y le puse la bolsa
encima. Aunque estaba de acuerdo con todo, claramente refunfuñó.
No iba a decirle que el visor podría estar levantado. Al menos me dio
un poco de tiempo libre de sus comentarios de sabelotodo. Ella
continuó gimiendo, humeando y silbando, y todavía estaba agitada
cuando la llevé a la motocicleta, le di la vuelta a la máquina y me subí.
Casualmente, acaricié el asiento detrás de mí. Con los brazos cruzados,
se detuvo frente a mí.
Suspiré profundamente porque, una vez más, ella estaba haciendo un
escándalo por nada. Todo lo que quería era que se sentara detrás de
mí, que pusiera sus brazos alrededor de mi estómago y que confiara en
mí por una vez. ¡REALMENTE!
Hannah... Susurré sedosamente y alargué mi mano. Por favor,
confía en mí. Al menos con respecto a esto, ¿de acuerdo?
¡Mierda! ¿Por qué de repente era tan importante para mí que
se sentara en mi maldita motocicleta?

I Blow
Good
Una sacudida atravesó su cuerpo y juro que, a pesar de la visera, vi algo
parpadear en sus ojos. La perspectiva hizo que mi corazón latiera más
rápido. Ella no se estremeció cuando le envolví mi brazo alrededor de
sus caderas y la empujé bruscamente sobre el asiento de la moto detrás
de mí. Hizo que su falda se subiera tanto que me distrajo. Sin embargo,
hice todo lo posible para ignorar sus muslos aterciopelados y en su
lugar, hice una nota mental para, de alguna manera, ¡convencerla de
que se comprara unos cuantos pares de pantalones! La puse más cerca
de mí de lo necesario y me di la vuelta para poder arrancar mi vehículo
favorito.
Ella refunfuñó lo suficientemente fuerte como para que yo la escuchara
cuando me abrazó por detrás. Me sorprendió que cediera tan rápido.
¡Esa fue una buena señal, por la razón que sea! Sus tetas se sentían
increíblemente fantásticas mientras presionaban contra mi espalda y
sus rodillas temblaban a mis lados mientras el poderoso motor
empezaba a rugir.
Me hubiera encantado tocarle y apretarle la mano de forma
tranquilizadora, pero sabía que volvería a armar un escándalo, así que,
en su lugar, me marché una vez que me puse el casco negro. Se aferró
más fuerte a mí, sus puños agarraron la tela de mi chaqueta de cuero,
y sus muslos se acercaron más a mí al girar hacia el camino. Sin
embargo, mientras aceleraba en la carretera para volar junto a todos los
coches, disfrutando de la sensación de libertad, ella realmente se aferró
a mí.
No hay metal a mi alrededor. Sólo el asfalto, el viento y yo — ¡libertad
absoluta!
¡Simplemente me encantaba andar en motocicleta!
¡Y ella también debería estar bien!
Desafortunadamente, el viaje terminó demasiado rápido.

I Blow
Good
Sólo habían pasado unos 10 minutos antes de que saliéramos de la
autopista, tomando la curva a velocidad de cuello roto, y nos dirigimos
hacia el estacionamiento del supermercado. Aparqué en ángulo en la
ranura más cercana y esperé a que Hannah se bajara de la motocicleta.
Parecía que no tenía esa intención, pues se aferraba a mí. Esto
lentamente se convirtió en un tormento porque ahora no podía evitar
preocuparme por sus suaves tetas y sus largos y lisos muslos. Tenía
miedo de entrar en mis pantalones cuando una sacudida la atravesó y
finalmente puso una pierna temblorosa en el suelo seguida de la otra.
Inmediatamente intentó quitarse el casco de la cabeza, pero gracias a
sus dedos helados, no tuvo éxito. Sonreí mientras la acercaba por la
blusa para soltarle el broche.
Por supuesto, no se me escapó la forma en que ella hervía por dentro
— una nube de truenos negra y profunda llamada Prudella se estaba
gestando, esperando para dármela. Sin embargo, la ayudé a quitarse el
casco y me dio una palmada en el pecho.
¡De verdad! gritó mientras me miraba con furia. Tú....tú...tú,
grosero asqueroso, patán, tú... ¿Cómo te atreves a conducir tan rápido?
¿Y si tuvieras un accidente? Supongo que no valoras tu vida, ¡por no
hablar de la mía! Y luego aquí en el estacionamiento.... ¡Podrías haber
atropellado a alguien, tú... tú... tú, patán grosero! Eres asqueroso...
Ella no llegó más lejos porque en ese momento, ella era demasiado
sexy y yo estaba demasiado entusiasmado por el viaje.
Presioné mi dedo contra sus labios furiosamente temblorosos y tan
estimulantes y le quité el casco sin quitarle los ojos de encima. Entonces
me levanté y la dominé. Se quedó callada mientras me miraba.
Como si no me importará nada en el mundo, le agarré el pelo
con una mano y la forcé a retroceder la cabeza para que me
mirara. Ella jadeó mientras presionaba mis labios,
espontánea como soy, sobre los suyos. Mi otra mano

I Blow
Good
serpenteaba alrededor de su cintura y mis dedos se clavaban en su
suave carne para, finalmente, volver todo su vulnerable cuerpo hacia
mí.
Esperaba que se resistiera, pero se derritió contra mi pecho con un
suave suspiro. Agarrándole las muñecas, las jalé detrás de su espalda,
disfrutando de los pequeños gemidos que se le escaparon mientras
inclinaba su cabeza hacia atrás para poder entrar en su boca más
profundamente y arrasarla salvajemente y dominarla. Más o menos,
gemí desde las profundidades de mi garganta cuando la punta de su
lengua se encontró con la mía porque ambos queríamos obtener más
del otro. Al menos, quería más. ¡Mucho más!
Desafortunadamente, no iba a pasar más porque un bolso me golpeó
la cabeza. La dueña, una abuela, aparentemente no podía decidir a
quién regañar primero. En cualquier caso, ella sonaba así:
¡Los jóvenes de hoy simplemente no saben cómo comportarse en
público! ¿No tienes una casa? ¿Y cómo sostienes a esa pobre niña?
Debes estar lastimándola. Con un gruñido molesto, quité mis labios
de los aterciopelados de Hannah y bromeé ligeramente con su nuca
con mis dedos antes de dirigirme a la abuela con un vestido floral y le
disparé una mirada de enfado. Inmediatamente dio un paso atrás y
mientras se daba la vuelta para alejarse, gritó que volvería con sus dos
nietos.
¡Ahora sí que estoy asustado, abuela! La llamé, luego volví mi cara
hacia la mujer cuyas muñecas todavía sostenía a sus espaldas y cuya
delicada piel todavía masajeaba. Parecía completamente aturdida.
Sólo podía sonreírle porque se veía muy caliente con sus mejillas
brillantes, sus labios temblorosos y sus entrañas enfurecidas.
Todo porque la besé, la encendí y me detuve. Su expresión
claramente traicionó sus abrumadores sentimientos

I Blow
Good
contradictorios. Yo era responsable de su confusión y estaba orgulloso
de ello.
Finalmente, solté sus muñecas de mi puño de hierro para reajustar el
pene palpitante en mis pantalones.
Que la sacó de su trance.
Me miró fijamente y rápidamente hizo uso de sus brazos libres, levantó
una mano y....sin decir una palabra, ¡me abofeteó! ¡Otra vez!
Sin más preámbulos, se dio la vuelta y se alejó con la cabeza en alto
para buscar un carrito de la compra.
Ligeramente enmudecido, me froté la mejilla y juré VENGANZA.
Se daría cuenta de que tales acciones tienen consecuencias. Una
sonrisa se deslizó por mis labios como un plan retorcido formado en
mi cabeza.

(Nota del autor: Los capítulos de ÉL siempre empiezan con mierda,


recuérdalo)

I Blow
Good
7. Mujeriego
Womanizer (All American Rejects – Cover)
Hannah
Dios mío, este tipo grosero fue un verdadero desafío para mi caracter
nervioso. Normalmente yo siempre tenía el control, sólo que él logró
irritarme y cruzar mis límites con una precisión incomparable. ¡Su
expresión facial siempre expresaba pura alegría como si fuera un
demonio! Lo que más me molestaba era el hecho de que de alguna
manera me gustaba su descarada naturaleza. ¿Cómo llegó a cruzar mis
límites una y otra vez? ¿Y cómo llegué a hacerlo de esa manera cada
vez que... disfrutaría si hiciera eso? ¡Fue increíble! Así que todavía me
regañaba a mí misma cuando entré en la tienda, donde la música
horrible ahogaba mi murmullo.
¡Prudella! ¡Ahora, vamos! ¡Sólo fue un beso! Un maldito beso
caliente, lo oí llamando detrás de mí. Su volumen atrajo toda la
atención hacia nosotros, así que me detuve en el departamento de
verduras y me giré hacia él, aunque no fue la primera ni la última vez
que intenté derribarlo con los ojos.
Con un grácil movimiento se deslizó bajo la barrera de los carros de la
compra, agarró un ramo de rosas que se ofrecía justo en la entrada, se
dio la vuelta, se puso de rodillas y se disculpó y lo sostuvo bajo mi nariz
a la altura de la de Casanova.
¡OH DIOS MIO! ¡Esa sonrisa! ¡Esos ojos brillantes! ¡Este
cuerpo! ¡Este gesto!

I Blow
Good
Superestrella ¿De dónde vienes? ¿Qué tal va?
Superstar, where you from? How’s it going?
Sé que sabes bien, lo que haces
I know you got a clue what you’re doing
Puedes actuar con las otras chicas de ahí fuera,
You can play brand new to all the other chicks out here
Pero yo sé lo que eres, lo que eres, bebé .
But I know what you are, what you are, baby
Mírate, consiguiendo algo más que una recarga (de droga: re-up).
Look at you gettin’ more than just a re—up
Bebé, tienes sujetas a todas la marionetas por las cuerdas,
Baby, you got all the puppets with their strings up
Simulando como los buenos, pero yo las llamo como las veo
Fakin’ like a good one but I call ‚em like I see ‚em
Sé lo que eres, lo que eres, bebé.
I know what you are, what you are, baby

Sin decir palabra tomé el ramo y lo puse en su sitio. Esto podría haber
funcionado para sus admiradoras, pero no para mí, aunque ya estaba
conmovida. Pero no debería creer que siempre podía besarme si no
quería oír lo que tenía que decirle. Tampoco su aspecto le daba ningún
bono. ¡Igual que su voz aterciopelada o su aspecto! ¡No!
¡Necesitamos frutas y verduras! Ignorándolo, toqué
algunos pepinos para ver si no eran demasiado blandos.

I Blow
Good
Uhhhh sí, Babe... Así es, tienes un gran agarre... Sólo un poco más
apretado, y más y más rápido..., me susurró al oído por detrás, y me
sonrojé. Levanté los ojos y noté que estábamos siendo observados por
una pareja mayor. La mujer agitó la cabeza y yo saqué el pepino de mi
mano como si me hubiera quemado. Se rió en mi oído. ¡Dios
Todopoderoso! ¿Cómo pudiste reírte tan melódicamente? ¡Eso fue
ensayado!
Concéntrate en las compras, dije, mientras abría la boca y lo
alejaba de mí con el trasero. Siseó y le torcí los ojos mientras lo
inspeccionaba a fondo mientras yo ya estaba bailando a las manzanas.
Manzanas, anotó ingeniosamente, tomando dos especímenes
particularmente grandes.
Sí, le respondí con una sonrisa más amplia, la sostuvo contra el
pecho y giró los tallos entre el dedo índice y el pulgar.
¡Me encantan las manzanas!
Basta por favor, grité, dando vueltas alrededor del frutero y se lo
arranqué de las manos. Levantó una ceja provocadoramente.
¿Con qué? ¿Ser yo mismo?
¡Deberías hacer terapia! Agresivamente puse la fruta profanada en
el carrito de la compra.
¡Pero sólo si eres mi médico, Babe!
Me quitó una hebra de mi rostro y se marchó de buen humor. Hoy no
olía a cerveza, sino a menta... y simplemente... delicioso... ¡Mierda!
Durante unos segundos me detuve, me quedé mareada, luego
agarré rápidamente un pepino, una cabeza de lechuga y
tomates, y lo seguí.

I Blow
Good
Lo encontré en el departamento de farmacia. Allí inspeccionó
cuidadosamente dos paquetes. Tan pronto como me vio al final del
pasillo, los levantó y gritó: ¿XXL CONDOMA con o sin textura?
Cuando oí un resoplido detrás de mí, quise hundirme en el suelo.
Especialmente cuando me di la vuelta y reconocí a la señora mayor del
estacionamiento.
Dios mío, exclamé, sentí que mi rostro literalmente ardía en
llamas y corrí hacia él para quitarselos... De sus manos. ¿No puedes
comportarte?— Casi grité y volví a tirar el paquete a las estanterías.
¿Entonces qué? Estoy seguro de que quieres usar anticonceptivos,
¿no es así? preguntó y puso sus manos inocentemente en los
bolsillos de su pantalón. Cerré los ojos y conté hasta diez en espíritu.
Hmmm, también podría hacerte temblar de otra manera... y sería
mucho más agradable para ti.
Ve a comprarte... Cerveza o patatas fritas.... O cualquier otra cosa
que creas que es alimento básico, simplemente apreté entre mis
dientes y escuché su felicidad mientras él se iba riendo. Sólo cuando
pude estar segura de que estaba fuera de mi alcance abrí los ojos y
respiré profundamente antes de hacer el resto de las compras. ¡Sola!
Con él eso no habría sido posible, al menos no sin perder el control.
Sólo podía esperar que al menos se comportara un poco mejor durante
la primera lección de mañana. Lo vi de nuevo en el mostrador de
salchichas. Por otro lado, no se fijó en mí porque acababa de ser
asediado por dos adolescentes y probablemente les firmó autógrafos.
Me quedé en el fondo y observé, desde mi posición detrás de un
estante de pañales, cómo a una de ellas se le ocurrió la gloriosa idea de
tomarse una foto con su ídolo. Puso un brazo alrededor de sus
hombros y sonrió con una sonrisa impresionantemente
torcida a la cámara mientras las niñas estaban
completamente asombradas. Sonrió, era encantador,

I Blow
Good
amigable, y aparentemente disfrutaba de la atención, pero sus ojos
parecían vacíos... No irradiaban calor real.
Casi se podría pensar que la situación era desagradable para él, pero
hábilmente exageraba cualquier incomodidad con sus mocosos
modales. Se me escapó un suspiro y levantó la vista rápidamente.
Cuando me descubrió, me estremecí, me atrapó, pero me hizo señas
con la mano. Al acercarme a él, las niñas me miraron como si les
hubiera quitado su juguete favorito, pero yo las ignoré ingeniosamente.
Si había algo que podía hacer, era esto. Gruñonas se alejaron y me
dejaron con el corazón triste con su superestrella.
¿Has terminado? Le pregunté y me asusté cuando de repente se
giró con una larga salchicha.
OH .... sí... Por supuesto, la sostuvo justo enfrente de su
entrepierna y luego la puso en el carrito de compras como si no
estuviera loco. Volviendo la vista, seguí adelante. Cuando tomé algo del
congelador, se metió un poco más adentro y meneó los productos
refrigerados.
¡Whoo, Prudella! Suspiré, pero ya no hice comentarios sobre su
estupidez. Obviamente estaba aburrido y quería atraer mi atención
permanentemente. De hecho, estaba pensando en ponerlo en mi
carrito de compras para que no haga más tonterías. Una sonrisa en las
comisuras de mi boca ante ese pensamiento, que gracias a Dios no se
dio cuenta. Caminaba a mi lado y, quisiera o no, las miradas de las
mujeres que atraía no se escondían de mí. Lo miré en secreto desde
un costado y traté de verlo a través de los ojos de sus fans. ¿Qué
encontraron de él y de los de su especie que quisieran hacer todo por
él? ¿Fue su apariencia confiada? ¿La gracia con la que se movía?
¿El encanto que poseía cuando quería? ¿Era la sonrisa lo que
podía encantarte cuando la ponía? ¿O era su voz con la que
podía llevarte a otro mundo?

I Blow
Good
Babe… Sé que te gusto, pero estás a punto de caer en la estantería
de caramelos.
¡OH! En el último momento me detuve, cara a cara con los
Gummi Bears.
¡AHH! Qué bueno que casi chocaste contra ellos cuando me
follabas, mira, ¡todavía los necesitamos! Agarró cinco bolsas y abrió
una de ellas. Tiró a los otros al carrito de la compra. Mientras rellenaba
su boca, los tenía bajo mi nariz.
¡¿Qué?! Le quité el paquete y lo puse junto con las otras cosas.
¡No hables con la boca llena! Sin darme cuenta, seguí adelante,
pero tuve que parar de nuevo en el departamento de ropa interior,
porque teatralmente se arrojó entre los estantes y desapareció de mi
campo de visión. Me sentí como si estuviera en camino con un niño y
la idea de ponerlo en el carrito de compras se convirtió en una seria
consideración. Porque cuando regresó, se había puesto calzoncillos
negros en la cabeza y había pescado la salchicha del carrito de la
compra.
¿Qué? grité horrorizada mientras él la sostenía de nuevo de pie y
la volvía a erguir con una voz masculina desalineada y profunda:
Prudella.... Yo... ¡Soy tu cabrón! La gente me miraba fijamente
como si yo pudiera hacer algo por el estado espiritual de esta persona
imposible, ¡y se REALIZÓ! Con toda mi fuerza empujé el carro de
compras contra él y su “sable de luz” llamado Jagdwurst y me alejé, de
lo contrario le habría gritado. ¡Prudella, no seas siempre así,
Prudella! No le hice caso. En vez de eso, lo dejé con las compras,
crucé el área de caja y fui a su vehículo para esperarlo con mi
pie escribiendo a máquina.
¿Por qué este hombre no puede tomar nada en serio?
¿Por qué se burlaba hasta de las cosas más

I Blow
Good
cotidianas? ¿Y por qué me molestó tanto? Me preparaba, porque no
podía soportar las miradas culpables de los demás, y al mismo tiempo
me preguntaba cómo la opinión de los demás podía ser tan
insignificante para él. Y sobre todo, ¿por qué tenía que provocar y
llamar la atención constantemente? Me irritó tanto que ya había
perdido el control varias veces hoy. Eso no era posible. No me hizo
ningún bien. No se detuvo ante nada.
Realmente NADA era sagrado para él. Ni siquiera pudo recuperarse
por unos minutos. ¡Le había dicho muy claramente que este día sería
un ensayo para él! Pero sobre todo perdí la compostura todo el tiempo,
no sólo por enojo, sino también por sus acercamientos. ¡Suspirando,
pensé en el beso — no, corrección, mientras tanto ya los besos! —
Recordé que no me había resistido, y una cosa me quedó clara: ¡Debo
abandonar el caso, sin importar cuánto dinero me había ofrecido y
quizás todavía me ofrecería!

Salió de la tienda con una mochila voluminosa y yo sabía que había


metido todo de alguna manera y la había cerrado con fuerza. Los
tomates deben haber sido puré. Esnifando tomé la cosa y no lo miré a
la cara cuando me dio el casco. Tampoco intentó romper el silencio
entre nosotros, sólo me miró con ojos estrechos. Probablemente había
contado con un sermón de mi parte, pero yo me había dado por
vencida (absolutamente atípico para mí, una vez más), y yo también le
diría eso si estuviéramos con él de nuevo.
Hasta ahora podía presumir de ser la mejor chaperona, pero
él me hizo sentir insegura, me hizo dudar y desesperar. ¿Por
qué me lo puso tan difícil? Habíamos acordado, pero él
parecía distorsionar cualquier reprimenda. Era casi

I Blow
Good
como si no quisiera aprender nada y por lo tanto no quisiera ser
salvado. Prefería burlarse de todo, su aparición era sólo un espectáculo.
Seguía de pie en el escenario y no me dejó mirar detrás de la máscara,
ni un poquito. Es por eso que yo era de la opinión de que él necesitaba
un terapeuta en primer lugar y no alguien como yo. Había prometido
intentarlo hoy, pero no lo intentó en absoluto. Aunque era ambiciosa
y luchadora, también me di cuenta cuando había perdido y tuve que
rendirme. Intentarlo, sin embargo, sólo me costaría un tiempo
innecesario. Tiempo que podría invertir en casos que valieran la pena.

En el camino de regreso ya no conducía tan rápido, pero mi corazón


latía rápido en mi pecho. Sólo eso me animó a abandonar este caso, el
primero en la historia de mi formación en decencia. Su cuerpo, al que
me aferré, era duro e inflexible —al igual que su carácter— y me
encantaba tocarlo. ¿Cómo podía ser que su interior fuera tan repulsivo
y su exterior tan hermoso y atractivo? Cada vez que lo miraba me
quedaba sin palabras, especialmente mientras veía el juego de sus
músculos bajo el ajustado suéter negro mientras guardaba la pesada
máquina en el garaje. Pero no quería que me cegara su caparazón
perfecto, no quería pensar en él de esa manera en particular. Eso fue
superficial, equivocado y de ninguna manera mi naturaleza.
Sólo por esta razón tenía que irme para no ser desgarrada más allá del
abismo. Sí, tal vez era una cobarde, y una pequeña voz en mí susurró
que me había defraudado, pero la mayoría de la gente ya no podía
soportarlo más cerca de él. Mi sentido del honor y mi instinto
continuaron discutiendo mientras subía a buscar mi equipaje. El
instinto ganó, yo huiría. Porque si una cosa era segura, era el
hecho de que Mason Hunter significaba peligro.
Cuando llegó, ya estaba esperando que se despidiera.
Por segunda vez en un día, ¡tenía el asa de mi maleta

I Blow
Good
en la mano! Inmediatamente algo parpadeó en sus dorados ojos
mientras comprendía la situación, y sus pasos se tambaleaban en la
puerta. Casi con dolor, miró mi maleta, luego mi cara, mientras mi
corazón se detuvo y apretó la mano hasta el puño.
¿Otra vez? Si no hubiera sido tan triste, me habría reído de ello,
porque lo mismo me había pasado por la cabeza.
Sí, contesté con sencillez y levanté la barbilla.
Olvídalo, murmuró para sí mismo y se cubrió la cabeza con su
suéter, de modo que sólo usó una camisa negra de músculo antes de
entrar en su cocina y abrir una cerveza en paz. Bebió un sorbo y me
vio hacerlo. Como si estuviera arraigada, me quedé allí, incapaz de
eludirlo. Algo me mantuvo en su lugar, a pesar de que ya estaba de
camino a casa en mi mente. Me pareció que el tiempo se había
detenido. Bajo su atormentada mirada me volví colorada y miré su
lengua como hechizada, con la que se mojó los labios después de haber
dejado la botella de cerveza. La forma en que lo hizo siguió atándome
y dejando una sensación de hormigueo en mi abdomen. La tensión
siguió aumentando. Había un chisporroteo entre nosotros.
El aire estaba cargado eléctricamente, y yo sabía que sólo se necesitaría
una chispa para que todo explotara. Cómo pude liberarme de este
hechizo era un misterio para mí, pero lo logré: ¡Ya me voy!
¡NO! Con un estallido, tan violento que la cerveza entera se
espumó, puso la botella sobre el mostrador. Con cinco pasos enérgicos
estaba conmigo y me agarró la cara con sus grandes manos.¡No te
irás hasta que te muestre lo que puedes esperar de mí! Teníamos un
trato, susurró con voz ronca y tragué bajo su mirada ardiente.
Pero yo..., quería explicárselo, pero sofocó mi protesta
de nuevo con sus labios. Calientes y hambrientos se
movieron sobre mí... Y por alguna razón mística mis

I Blow
Good
brazos volvieron a serpentear a su alrededor, mientras mis manos se
agarraban firme y desesperadamente a su cabello y yo presionaba su
rostro contra el mío. Abrí la boca, lo ataqué y... gimió.... Porque, con
toda honestidad, exactamente en contra de esto, yo había luchado aquí,
pero fue tan liberador renunciar a mi moderación simplemente y vivir
el momento. No quería dejarlo ir nunca más. Quería disfrutar de este
sentimiento de desapego por toda la eternidad. Todo el hormigueo y
toda la electricidad se desvaneció hasta convertirse en un suave
zumbido cuando su pulgar me acarició la mejilla, su mano se clavó en
mi cabello y la naturaleza de su beso cambió repentinamente.
Me acarició casi tiernamente con la lengua....por eso mi cabeza
zumbaba como las abejas en una colmena. Después de que yo fuera
cera en sus manos, lo que él había logrado derretir, me suplicó. ¡Con
sus suaves labios hacia los míos! Quédate conmigo... Puedo darte mucho
más de esto aquí.....Su otra mano me acarició suavemente en la espalda,
casi me hace cosquillas.... Sin embargo, no se perdió y se metió en mi
cuello para mantenerme allí. Este pequeño toque liberó un aleteo casi
insoportable en mí, mientras que mi respiración era intermitente y las
lágrimas en mis ojos se elevaban.
¿Qué estaba haciendo aquí? ¿Quién era yo de todos modos? Con un
tirón (no había otra manera) me separé de él y respiré agitadamente en
su boca: ¿Qué es esto ahora?
No lo sé... Nunca lo he experimentado de esa manera... Su voz
era ronca, tan áspera e indescriptiblemente erótica... Sólo sé una
cosa. No quiero que te vayas, susurró antes de volver a apretar
suavemente sus labios sobre los míos. Por favor, quédate
aquí...Beso.Juguemos... Se deslizó por mi mejilla hasta
que sopló aterciopelado en mi oreja: Bonita.
Jugar, pregunté y no pude reprimir un escalofrío con
esta palabra.

I Blow
Good
Hannah. Nunca he querido una mujer tan urgente como tú.... ¡De
verdad! Eso no es tan descabellado... Te prometo que intentaré
comportarme... y para mantenerme también a sus reglas del juego.
Haré todo lo que pueda para que te quedes, y te aseguro que nunca le
he dicho eso a nadie antes: ¡Anda!
¡NO! Sus dedos bailaban sobre mi brazo.
Hay tantas cosas que puedo mostrarte... Miles de formas en las que
puedo hacerte sentir... ¡Sé lo que quiero y ese eres tú! Confía en mí,
me susurró al oído mientras su mano en mi cuello me tocaba con sus
dedos, sabiendo que suspiraba suavemente. Oh sí.... desgraciadamente
este hombre sabía realmente lo que estaba haciendo. Probablemente
sintió mi inseguridad, pero tampoco le gustó, y habló más profundo.
Dame otra oportunidad. Empecemos de nuevo, con decencia.
Con ella soltó sus labios de mi piel y sonrió.... tímidamente sobre mí,
mientras yo quería acariciar la única hebra, que todavía colgaba de su
frente, en su rostro. Me sostuvo la mano derecha, la otra detrás de la
espalda.
Buenos días... Me llamo Mason Hunter. Casi implorando, me
miró bajo sus largas pestañas mientras se inclinaba en perfecta forma.
¡Me mordí el labio porque era simplemente encantador cuando quería!
¿Lo intentaría? ¿RESISTENCIA? ¿Porque me quería a mí? Increíble,
pero obviamente iba en serio. Sin embargo, nunca debería
involucrarme en algo tan poco profesional. Bien.... Sus labios y dedos
habían hecho una línea a través de mi ley -una vez más. ¡En general
parecía como si estuviéramos dirigiendo la mitad de nuestras
conversaciones y discusiones a través de besos! ¿Quién habló así? Eso
no es normal ni aceptable. Sin embargo: Sus palabras me habían
despertado la curiosidad- sobre su mundo. Sobre lo que
podría mostrarme... sobre lo que quería darme... en sus
juegos, pero especialmente en Mason Hunter. Era un

I Blow
Good
hormigueo, un zumbido y un zumbido cuando él estaba cerca y yo ya
era adicta a ese sentimiento.
No tuve otra opción. Así que agarré su gran mano y la estreché con
fuerza.
Hannah Amalia Hawking, encantada de conocerlo.  Sus ojos
brillaban triunfalmente, pero también eran extremadamente calientes
y oscuros.
La suerte está completamente de mi lado.  E incluso ESO sonaba
extremadamente infame, en realidad tanto que me puse de nuevo de
color rojo brillante y sonreí avergonzada.
CORTE

I Blow
Good
8. Corromper
Corrupt —Depeche Mode)
Mason
Mierda
¡Esta pequeña chaperona mojigata de enfrente me robó el último
nervio de mierda! ¿Qué era lo que me pasaba? La había besado. ¡DE
ACUERDO! Hasta ahora, todo bien. Besé a muchas mujeres. Sólo
que había algo malo en la forma en que lo había hecho. Generalmente
empezó, dominante.... y tiernamente el beso había terminado. Porque
yo, Mason Hunter, me había ahogado literalmente en la sensación de
sus labios en los míos. Cambio de poder.... y de repente me tenía en la
mano... o en la lengua. Eso que ninguna mujer había logrado antes.
De lo contrario, siempre pongo el tono. ¡Y no sólo eso! Me había
presentado a ella. De una manera muy educada. ¡Le rogué a esta mujer!
¡Ella golpeó! Me incliné ante ella y, si fuera necesario, incluso me
habría arrodillado ante ella, ¡lo cual no era posible! ¡Yo era un
Rockero! ¡No un debilucho manso! ¡No podría seguir así!
¡Espeluznante! Ahora ya sonaba como mi madre, pero no importa. Yo
era Spank Ransom -vale, en realidad Mason Hunter- y tenía un
problema. ¡Un gran problema! Un problema GIGANTE. Y eso
significaba: ¡Prudella! Quería cambiar eso, ¡y lo cambiaría! Esta noche.
En mi sótano. Sexo, drogas y rock'n'roll.
Después de todo, mis fiestas espontáneas fueron las mejores, los
suministros allí y las instalaciones también. ¿Por qué era tan
importante para mí que ella se quedara? ¡Sin ella mi vida
sería definitivamente más fácil! Ella había dicho que se
quedaba. Y después de haber almacenado los últimos

I Blow
Good
días, cortinas lavadas, pulidas y limpias, en pocas palabras: limpiado
toda mi maldita casa, para que mis malditas manos estuvieran todas
adoloridas, volvería esta noche a sembrar todo. ¡Mis ventanas estaban
más limpias que el asiento del inodoro! ¡Mi cagadero estaba
desinfectado, así como mi maldito refrigerador y mi maldita estufa!
Podrías haber comido del estúpido suelo. Dios, ni siquiera era ese
picobello cuando me mudé. Tenía una pequeña clínica. Azulejos por
todas partes, y la sensación sería perfecta.
Lo único que faltaba era que equipara el sofá con estas repugnantes
fundas de plástico y me pusiera inmediatamente, como en un condón
gigante, para que no dejara suciedad en ningún sitio. Maldición, me
sentí como si estuviera en otro planeta. Por todas partes brillaba,
destellaba y relucía. Era insoportable. ¿Qué había pensado mi madre
al enviarme a esta lunática a casa? Al principio era todavía muy dulce.
Se había dejado besar y regularmente se ponía tan linda de rojo. Pero
ahora todo era diferente. ¡En los últimos días había mostrado su
verdadero rostro y no había permitido ni un solo acercamiento! De
guía a sargento mayor. Si todavía tuviera que saludar ahora, golpearía,
me iría, qué sé yo.... hmm, o la ataría y amordazaría y le mostraría quién
está realmente a cargo. Pero no me dejó acercarme un metro más a
ella. Maldita mujer. Con los ojos entrecerrados la miré.
uSeb sentó en el maldito sofá, levantó los pies y leyó un jodido libro
sobre el orgullo y el azote de la humanidad: los prejuicios. De vez en
cuando hablaba y soñaba y a veces murmuraba: ¡Oh, Sr. Darcy!
Yo hubiera preferido: “¡Oh DIOS, Masón!” Estaba sentado en mi
sillón, jugando frente a mí, mirándola y pensando que mi cerdo estaba
silbando, pero en algún momento ya no podía soportar más el silbido.
Así que agarré a Dom Dom y a Sub Sub, me senté con ellos en
el suelo y les dije algunas cosas.
¡Vamos! ¡No te quejes así! Sí, ellos con su consolador
anal... Sé que eres un hombre de verdad y nada se te

I Blow
Good
mete en el culo. Sub Sub, tienes que tolerar eso, finalmente firmaste
un contrato. Sí, también las pinzas de los pezones y los látigos. Sí,
incluso la pequeña máscara de cuero. Es todo por tu propio bien.
Recuerda, el Subdirector tiene la última palabra: Sí, señor. No, Dom
Dom, no estoy bromeando, deberías saber que... Es tu trabajo
transmitir confianza y respeto. Transmitir la devoción y también
recibirla. ¡Pero no olvides el respeto en todo! Respétenlos como nunca
han respetado nada.... Deben irradiar autoridad y crear condiciones
claras para una ejecución creíble. Debes ser sensible... Sí, has oído
bien, sensible... Debes reconocer y entender los sentimientos y
pensamientos de Sub Sub antes que ella. Pero sobre todo, amigo mío,
debes ser flexible y adaptarte a los sentimientos y necesidades de Sub
Sub. ¡Y no un BREAK! Usted puede hacerlo. TÚ. NO. NUNCA.
NUNCA. NUNCA. ¡ROMPER!
Porque si no, estarás bien, ¿verdad? Son sólo tortugas, no te
entienden de todos modos. ¿Tienen orejas? preguntó de repente
desde el sofá y bajó su libro para mirarme como si estuviera
completamente loco. ¡MIERDA! ¿Por qué tenía que estar tan caliente
y menear sus bonitos y desnudos dedos de los pies tan tentadoramente
cerca de mi nariz? Quería chupar todo eso.
Pff, la vieja dice que no me entiendes. ¿Preferirías explicárselo a
ellos?, pregunté a Sub Sub Sub y la abracé. En poco tiempo se sentó
derecha, lista para escapar.
¡Saca... tus... extrañas... tortugas sexuales de aquí! crujió y se tiró
de la nariz rizada, la cual fue entronizada por esta horrible nariz-
bicicleta.
Oh, ¿has oído a ese Subalterno? La puse en su cabaña y
le acaricié la cabeza suavemente. Ella dijo que eres una
tortuga SEXUAL - como si no tuvieras nada más en tu
pequeño cerebro. Pero eso no es verdad. Eres mucho

I Blow
Good
más que eso, ¡sólo tienes que abrir los ojos para ver! No dejes que la
ciega Prudella te convenza de nada. Sabemos cómo es realmente, ¿no?
La ya mencionada Prudella agitó la cabeza, pero las comisuras de su
boca se movieron sospechosamente cuando también puse a Dom
Dom Dom de vuelta en su jardín delantero y le dije que cortara el
césped. Entonces me levanté.
Puedes cambiarte si quieres, Dom Dom. Pronto llegarán los
primeros.
¿Cómo dices? Ahora dejó a su señor Pedo a un lado.
Decidí dar una fiesta esta noche, exclamé eufórico y extendí las
manos hacia el letrero de rocker mientras me golpeaba un poco la
cabeza para que mi legendario rizo rebotara frente a mis ojos.
¡Pero acabamos de limpiar todo!
¡Entonces todo puede volver a ensuciarse! Mi lógica era la mejor
y la señorita Prudella no podía hacer nada al respecto.
Pero señor Hunter, eso es... No pude evitarlo. Sin previo aviso
me incliné hacia ella y la besé en la comisura de su boca, con lo cual se
quedó callada como estaba planeado. Sonreí y volví a recostarme hacia
atrás.
Una idea brillante, terminé su frase y la dejé sin aliento con este
toque casi fugaz antes de subir a mi habitación para terminar. Lo peor:
Yo estaba aún más sin aliento que ella.

Dos horas más tarde entré en mi sótano. Cincuenta personas


más habrían encajado fácilmente, pero yo sólo había invitado
a los "amigos más cercanos". Si bajabas las escaleras,
entrabas en un largo pasillo con una puerta a la

I Blow
Good
izquierda y a la derecha. A la derecha había un cartel con la inscripción
propiamente dicha:

¡Entra bajo tu propio riesgo


Si uno se atrevía a atravesar esta puerta mágica, entraba en el corazón
de mi imperio. Esta habitación estaba estrictamente prohibida de usar
zapatos, porque estaba forrada con terciopelo rojo. Si girabas a la
derecha, podías ver un escenario ligeramente elevado en el que a Max,
Friedl y a mí nos gustaba dar conciertos en casa. En esta había una
batería y mi guitarra eléctrica. Pero esta noche me había decidido por
el karaoke, aunque seguramente tocaríamos una o dos de nuestras
canciones, porque de lo contrario la gente no nos dejaría en paz. Detrás
del escenario había una pantalla blanca en la que podía proyectar
patrones, porno o películas normales. O lo usé como fondo cuando
hice mis propias películas prohibidas. Por lo demás, las paredes
estaban completamente reflejadas, así que la habitación parecía infinita
- un efecto loco que me encantaba. En la pared opuesta a la entrada
había un gran bar con diez taburetes. Siempre estaba lleno de las
mejores bebidas y drogas. Junto al bar, bien iluminado, había una
vitrina asegurada con un candado que sólo yo podía abrir porque
siempre llevaba la llave conmigo.
Perfectamente escenificada y reluciente en todos los colores, contenía
todo lo que necesitaba para tocar. A la izquierda de él se encontraba
un moderno armario negro de alto brillo. Estos dos muebles son,
además de mi guitarra, las cosas más importantes de mi vida. Justo al
lado se puede vivir la vida en un césped para tomar el sol que, según la
experiencia, ofrece espacio para más de diez personas. Una puerta de
salida me llevaba a mi oasis personal de lujo, donde uno podía
relajarse maravillosamente, y en la esquina izquierda,
separada con la típica cinta de barrera de Peligro, estaba mi
último santuario - mi piano oscuro y brillante. Todo

I Blow
Good
esto sólo estaba iluminado por las luces del techo, donde podía ajustar
el color y el brillo girando la perilla.
Entre medias colgaban coloridas y largas telas del techo, que también
usaba de vez en cuando para mis juegos. Sonriendo, miré por encima
de la habitación y saludé a Tom, que saltó como camarero esta noche.
Me senté en el bar y bebí una cerveza fría con él para entrar en calor,
mientras llegaban los primeros imbéciles y putas. Atendía a mis
invitados, me entretenía aquí, charlaba allí con uno u otro, hasta que
mi ingeniero de sonido Marcus encendió la música, que salía de los
boxes por todas partes. Pronto la habitación se llenó de coños
cachondos, y saludé a mi colega de la banda Max, que saltó al
escenario.
Tranquilízate, el MAX está aquí, cantó, y me levanté para pegarle
y gritarle ¡UGA UGA UGA! Max era uno de mis mejores amigos,
casi como un hermano. No es de extrañar, lo conocía desde hacía
varios años y habíamos tenido éxitos juntos.
Bueno, ¿alguna chica está fuera, Mason? preguntó, mientras Tom
le servía una cerveza sin preguntar.
¡Claro! Me encogí de hombros. ¿No lo hago siempre?
 MIS HERMANOS, ¿TODO ENCAJA EN EL ESCENARIO?
De repente, el tercer tipo del grupo berreó sobre la música, se puso a
gritar y se colgó de mi cuello. Con el puño me murmuró en el pelo:
¡Mierda! Friedl... quita tu rotulador de mi pelo, gruñí y le apreté
una cerveza sin alcohol en la mano para que me dejara en paz. Lo
conocía más que a Max. Mejor dicho, desde la caja de arena siempre
hemos cagado juntos y luego enterrado la mierda. Friedl era la
única persona en este planeta que lo sabía todo sobre mí y
no sentí la necesidad de cambiar eso. Bebimos nuestra
cerveza y hablamos de esto y aquello, pero no de
nuestra música.

I Blow
Good
Nos sentamos lo suficientemente temprano en el estudio de grabación
para producir un nuevo álbum. Pero ese no era el tema de hoy,
finalmente fuimos libres para reunirnos como amigos. ¡Que sea una
fiesta! ¡Y joder! ¡Oh sí, durante demasiado tiempo no había sentido un
corte a mi alrededor, y hoy no sería sólo uno! Después de todo, tuve
que llegar a mi carga de trabajo semanal - ambiguamente. Coincidiendo
con mis pensamientos, tres perras calientes entraron en este momento.
La que ya había tenido el honor de ser feliz conmigo varias veces,
simplemente porque estaba tan dispuesta y por cada mierda que tenía
- sin contradicción ni orgullo. Había olvidado su maldito nombre, pero
sus bragas aún estaban en mi colección. Su largo cabello negro, esas
piernas interminables y la delgada y femenina figura curvada la
convirtieron en el material perfecto para follar. Cuando sus ojos
marrones claros me vieron, ella brilló en varias caras y arrastró a sus
amigas, que parecían ser de ascendencia india, hacia mí.
Masoooooooon, ya se había puesto dos metros delante de mí y
agitaba la mano salvajemente, como si yo pudiera pasar por alto lo
contrario. Mientras tanto, Max y Friedl miraban a sus amigas, que se
veían bastante jodidas en sus vestidos cortos y rizos naturales salvajes,
e inclinaron sus cabezas hacia un lado.
Oye, no sé tu nombre, la saludé en la espalda, tiré de su cadera
hacia mí tan pronto como se puso al alcance de la mano, y le dí un
beso en la mejilla, después de lo cual se derritió de inmediato como un
pedazo de hielo en el sol.
Pero Mason... soy yo... ¡Ángela! Puso sus dedos cuidados en mi
pecho y se arrastró sobre mi delgada camisa roja con la simple, pero
expresiva impresión: “¡Jódete!”
Ah, sí, muy bien... Angi... ¿Y cómo se llaman tus dos
amigas?

I Blow
Good
Tiré de una ceja hacia arriba y puse mi cabeza ligeramente torcida
mientras examinaba sus amígdalas dispuestas. Si parpadearan un poco
más con sus pestañas artificiales de un metro de largo, se irían volando.
Son Michelle y Chantal, y están un poco emocionadas porque
finalmente se enfrentan a la leyenda en persona.
También pueden estar debajo de mí personalmente, le contesté
con una sonrisa y le agarré el trasero a Ángela. Chillaba y colgaba sus
delgados brazos riéndose alrededor de mi cuello. Sí, las mujeres no
tenían una chispa de autoestima en estos días y yo no tenía reparos en
quitarme lo que tan libre y voluntariamente me impusieron.
¿Pero dónde estaba la autoestima de la señorita Hannah? Ella había
prometido (después de una hora de mi persuasión) que aparecería.
Pero hasta ahora no la he podido encontrar en ninguna parte, a pesar
de que ya eran las once y los primeros espasmos.
Mi corazón seguirá adelante, balbuceó. Vi en los ojos de la
muñeca de Ángela y tiré de mi boca.
Debo mear rápido, le anuncié y la empujé para que me dejara ir
de su trasero crujiente y sexy.

Caminé con los pies ligeros por los dos niveles y me obligué a llamar a
su puerta antes de entrar. Por mucho que quisiera verla en ropa
interior, me hubiera dejado caer con un arma si hubiera podido
disfrutarlo.
Adelante, gritó y afortunadamente no parecía estar
dormida. Estaba tumbada boca abajo, en medio de la
cama, todavía leyendo su divertido libro de suspiros,

I Blow
Good
mientras su trasero en sus delgados pantalones me gritaba literalmente.
Hablar no me era posible por un momento, luego me atrapé a mí
mismo.
La fiesta está abajo, gruñí y realmente ignoré sus estrechas
mejillas. Afortunadamente se volvió a su lado para mirarme. Lo que
desafortunadamente no fue mejor, ¡porque ella estaba casi desnuda!
¡Sólo llevaba una camiseta blanca y pantalones de pijama azul claro!
Sus curvas calientes y femeninas, que nunca antes había notado,
hicieron que mi polla se moviera inmediatamente. Ángela y una de sus
amigas tendrían que ayudarme muy pronto y en gran medida a salir de
esta debacle en la que me metió día tras día. Si no, se me reventaría la
polla por la parálisis sanguínea. ¡Y eso sería extremadamente
desagradable y doloroso!
Es difícil escuchar a dónde está la fiesta.... Pero eso no significa que
quiera asistir a ella, respondió cortésmente y con el culo al aire,
como de costumbre. No parecía tan huesudo y marchito.
Boah... no seas aguafiestas... Un poco de alcohol y música no te
matará.
No tengo ningún interés en el veneno ni en los gritos que usted llama
música. Eres libre de irte sin mí y divertirte... No dejes que te
detenga. Demonstrativamente ella levantó su libro. Giré los ojos, me
incliné y la volví a empujar hacia abajo con el dedo índice para poder
ver sus ojos de color marrón oscuro. Y el escote era casi el mismo.
Si no sacas tu culito de la cama ahora mismo, voy a moverlo
arriba. Se sentó de pie. Satisfecho, crucé los brazos ante el pecho y
me enderecé de nuevo. Si no quieres divertirte, la diversión
debe venir a ti. Puedo enviarte un par de tíos buenos con un
disfraz de tortuga. Eso sería algo...

I Blow
Good
¡No te atrevas! Llena de brío, arrancó las almohadas de sus
adorables manos. ¡Bien, vete de aquí, entonces me pondré algo
rápido y saldré! ¡Fuera, chantajista!
Babe, es suficiente para que aparezcas contesté con una sonrisa
lasciva antes de que ella me empujara a la puerta con un brillo de enojo
en sus ojos. Pero antes de que pudiera ser golpeado detrás de mí, volví
a meter la cabeza por la rendija.
¡Tienes cinco minutos!
¡Fuera! Sólo por si acaso retrocedí, de lo contrario mi cara habría
sido plana como una platija. Todavía estaba gorgoteando por las
escaleras, esperando que no apareciera con ropa de cincuenta y tantos
años y una olfateadora.

Cuando regresé a mi acogedor sótano, fui inmediatamente saludado


por una nube de humo, por la que pasé valientemente, y arrullado por
el estruendo de la música. La gente bailaba, algunos de ellos ruidosos,
mientras Friedl y Max afinaban sus instrumentos en el escenario.
Supongo que eso significaba que yo también tenía que cantar.
Los primeros besuqueadores ya estaban jugando en el césped para
tomar el sol. Las personas que querían un poco de paz y tranquilidad
se trasladaron inmediatamente a la zona de relax, mientras que el bar
era el más concurrido. Las luces cambiaban de color, varios patrones
de colores se proyectaban en la pantalla y se multiplicaban por
los espejos de toda la habitación. Conectado con las telas
ligeramente infladas que colgaban del techo, mi sótano tenía
un aspecto increíblemente místico. Como un lugar
prohibido. Me gustó el ambiente un tanto sombrío

I Blow
Good
del club. Me dio el anonimato, del que rara vez se me permitía disfrutar
de otra manera.
De camino al escenario le guiñé un ojo a Ángela, que aún estaba
sentada en el bar, antes de que me levantara y me dirigiera a Friedl,
que estaba tocando su guitarra eléctrica. Agarré el soporte del
micrófono con el micrófono y lo saqué... Dejé mi guitarra ahí
recostada.
¡Sólo un número! Realmente debo follar urgentemente, le dije a
mi colega. Giró los ojos, pero sonrió a sabiendas al mismo tiempo. Se
negó a hacer ningún comentario, porque me conocía demasiado bien.
Si no tenía mi sexo normal, me convertía en una diva. En ese momento
la puerta se abrió y mi chaperona entró en la habitación.
WOW!
Llevaba una chaqueta de punto marrón, un poco más ajustada y unos
vaqueros. ¡Sin falda!
Su pelo, por supuesto, estaba atado a su cola de caballo, pero al menos
no se ahogó hasta morir en un moño.... Sus grandes ojos marrones y
descubiertos miraron a su alrededor buscando, y cuando me encontró,
no pude evitar saludarla con la mano.
¡MIERDA! ¿Realmente me volvió más gay?
¿Quién es ella? preguntó NombrePorno-Chantal Ángela en voz
baja. Se habían parado directamente frente al escenario para adorarme
adecuadamente. Sin decirle nada, le dije a Hannah que fuera al bar.
Pero no había lugar allí, así que detuve a mis compañeros de banda en
su introducción, saqué mi taburete del escenario y salté para ponerlo
en el bar para ella. Se sonrojó porque no se había esperado esto
en un billón de años y lo agradeció. Para ser honesto,
también me sorprendió, pero ella debería tener un buen
asiento. Eso era lo más importante.

I Blow
Good
¡No hagas una mierda! Te veo, exigí con una sonrisa antes de
volver a saltar al escenario y les grité a Friedl y Max que podían
continuar. Empezaron a tocar de nuevo y mi mirada se deslizó hacia la
mujer a la que acababa de poner mi banco debajo de su trasero.
Me sonrió y se acarició una hebra suelta detrás de la oreja... Algo que
rara vez hacía. Sin embargo, cuando sucedió, me golpeó con la fuerza
de un elefante volador, y mi corazón se aceleró repentinamente. ¡Eso
fue vergonzoso! Y cálido y soso. Simplemente ya no es sórdido.
Completamente inaceptable. La idea de un exorcismo no me dejó ir.
Eso ya no era posible con las cosas correctas. Probablemente era una
mujer diabólica después de todo.... ¡Y la dulzura e inocencia que había
en ella era sólo una estafa!
Así que me concentré en los otros coños, especialmente Ángela, que
realmente me adoraba y acarició su dedo índice lascivamente sobre su
clavícula cuando empecé a cantar.
Podría corromperte con tan sólo un latido
I could corrupt you In a heartbeat
Seductoramente le sonreí con una sonrisa moja bragas y avancé
lentamente hacia ella....
¿Crees que eres tan especial?
You think you’re so special
¿Crees que eres tan dulce?
Think you’re so Sweet
Pero, ¿qué intentas hacer?
But what are you trying?
Me agaché y levanté su pequeña barbilla con mi dedo índice
para que me mirara directamente a los ojos.

I Blow
Good
Ni siquiera me provoques,
Don’t even tempt me
Pronto estarás llorando
Soon you’ll be crying
Inesperadamente le agarré los rizos y tiré de su cabeza hacia atrás, así
que jadeó,
Y desearías haberme soñado
And wishing you‘d dreamt me

La dejé ir un poco y le di la vuelta a la cabeza para que pudiera oler su


fragante cabello. El olor de las mujeres, sin importar dónde ni cómo,
era indescriptible.
Estarás gritando mi nombre
You’ll be calling out my name
De repente me bajé del escenario y la asusté cuando la agarré por la
cadera con una mano y la tiré hacia mí. Sonriendo, hábilmente dejé
que mi pelvis le diera vueltas, como si ya estuviera dentro de ella.
Cuando necesites un culpable.
When you need someone to blame
Podría corromperte,
I could corrupt you
Sería fácil
It would be easy
Viéndote sufrir.
Watching you suffer

I Blow
Good
Nena, me encantaría.
Girl, it would please me
Ella suspiró mientras se asemejaba a mis movimientos y se dio cuenta
de lo excitado que estaba. ¡Oh Mierda! Ella estaba buena.... ¡mejor me
la hubiera follado aquí y ahora!
Quiero tocarte
I wanna touch you
Con mi dedo meñique.
With my little finger
Ella se inclinó devotamente hacia atrás y se ofreció a presentarme con
una preciosa y brillante camiseta rosa envolviendo sus tetas, mientras
yo le acariciaba la barbilla con el dedo índice por encima de su largo
cuello y entre sus tetas. Al llegar a su ombligo me detuve bruscamente,
porque en algún momento no pude contenerme y la agarré entre las
piernas, así que habría sido demasiado tarde para los dos. Así que la
empujé con fuerza hacia mí y le canté las dos líneas siguientes en la
oreja.
Sé que te enamoraría,
I know it would crush you
Mi recuerdo persistiría.
My memory would linger
Inesperadamente solté a Ángela y me di la vuelta con su sexy amiga,
que se levantó conmocionada antes de que me apoyara en el escenario
a la izquierda y a la derecha detrás de ella y le mirara a los ojos, se
inclinó sobre mí y le acaricié con la nariz su cuello. Perfume...
dulce, el perfume de las cerdas... me impactó...

I Blow
Good
Estarás llorando en el dolor
You‘d be crying out in pain
La mordí en el cuello delgado, chillando y agarrándome la espalda.
Sonriendo lamí su suave piel.
Rogándome que juegue mis propios juegos.
Begging me to play my games
De repente me hormigueaba el cuello. Me volví a la derecha para ver
por qué.
¡Hannah!
Ella saltó del taburete en ese momento para irse, como era su
costumbre, con la cabeza bien alta.
¡MIERDA!
Inmediatamente dejé que la polla fuera una polla y seguí a Hannah
mientras la multitud hacía espacio para mí gruñendo. En la puerta la
agarré por la parte superior del brazo y la giré hacia mí. Agité la cabeza.
Tuve que... para que me concentrara en lo demás, yo de su distracción,
¿ella entendió que no entonces?
Mi mano cobró vida propia mientras se acurrucaba en su mejilla y
agarraba suavemente su cabello mientras la acariciaba con mi pulgar.
No, ella era real. Nada de juegos. Claramente inocente. Demasiado
inocente para un monstruo como yo.
Podría corromperte
I could corrupt you
Sería horrible.
It would be ugly
Podrían drogarte

I Blow
Good
They could sedate you
Pero, ¿qué droga podría ser?
But what good would drugs be?
Sin poder evitarlo, apoyé mi frente contra la de ella y ahora aspiraba el
mejor perfume del mundo. Hannah. Nada más... Le puse una mano
en la cadera estrecha.
Pero no te tocaría,
But I wouldn’t touched you
Mis manos sobre tus caderas.
Put my hands on your hips
Finalmente incliné mi cabeza y canté las siguientes líneas directamente
en su boca rosada mientras rápidamente mis labios se movían por
encima...
Sería demasiado
It would be too much to
Poner mis labios sobre los tuyos.
Place my lips on your lips
¡MIERDA!
Ella gimoteaba impotente.
Quería tomarla en mis brazos, cargarla aquí y acostarme en mi cama
para penetrarla lenta y placenteramente. ¡El pensamiento me
sorprendió! ¡Nunca antes había penetrado lentamente a una mujer!
Con un tirón que me dolía en el alma, me separé de ella y me
alejé de este pequeño imán seductor.

I Blow
Good
Estarás gritando todos mis nombres
You’d be calling out my name
Rogándome que juegue mis propios juegos.
Begging me to play my games
De repente sentí la mano de Ángela en mi pecho y sin pensarlo mucho,
la agarré por el pelo, tiré de su cabeza hacia atrás y hundí mi lengua
profundamente en su boca. Independientemente de las consecuencias.
Tuve que probarme a mí mismo que Ella no tenía poder sobre Mason
Hunter, pero Mason Hunter sobre las mujeres. ¡Sobre todas las
mujeres!
Me quedé sin aliento y miré a Hannah para asegurarme de que había
entendido el mensaje. Eso lo tenía, porque sus ojos nadaban en
lágrimas.
Sin decir palabra, agarré a Ángela, que mientras tanto estaba igual sin
aliento, y señalé con mi dedo índice a la otra chica, cuyo nombre ya
había olvidado de nuevo, también debía venir a mí. Ella siguió con
caderas que se balanceaban y una sonrisa lasciva.... A las dos les
coloqué un brazo alrededor de los hombros y las alejé del escenario
con gritos fuertes y comentarios lascivos, mientras se tocaban las
últimas notas de la canción. Me encerré en mi interior ante esta
pequeña persona, que me arrastraba una y otra vez tanto en su hechizo,
como lo hacía de otra manera sólo con las mujeres. ¿Qué clase de
poder había desarrollado sobre mí?
No era más que mi maldita chaperona. ¡Nada más! ¡Maldita mierda!
Pero ahora me sacaría de la cabeza cada pensamiento de ella de una
vez por todas.
¡CORTEN!

I Blow
Good
9. Los hombres son cerdos
Manner sind Schweine -Die Ärzte oder die beste Band der welt)
Mason
¡Mierda!
La bolsa que me acababa de fumar no era realmente de malos
cultivadores. Me senté desnudo, como más les gustaba a las mujeres,
en la bañera de hidromasaje y les hice saber - ¿cómo se llamaba la
perra? Oh sí - Ángela.... masajear su espalda mientras que la perra
número dos obedeció la orden imposible, de hacerme una mamada
bajo el agua. También mantenía la nariz cerrada, y yo tenía que reírme
cada vez como un idiota cuando subía a tomar un aire.
Como estaba burbujeando sin fin, no sabía si sus burbujas también
estaban allí, así que no puse mi mano en la parte de atrás de su cabeza
para ayudarla, aunque ella ya podía hacer un poco más de esfuerzo.
Después de todo, no estaba de humor para una prostituta muerta, yo
sólo quería relajarme. Lo intentó, de verdad, pero fue cruel. Después
de diez minutos, que debe haber parecido eterno para ambos, decidí
salvarla - la tragedia era insoportable- y la levanté para presionar mis
labios contra su boca.
Me salvé a mí mismo de verla. Porque cada vez que aparecía, se veía
más trastornada porque su maquillaje tenía rayas en la cara y su pelo
mojado se pegaba a sus mejillas huecas. Un cadáver de agua era una
mierda contra ella. La otra perra... Carajo, ¿cómo se llamaba? Ha,
exactamente, Ángela.... vagaba con sus manos sobre mi pecho,
jugaba con mis pezones, mientras que su boca sobre mi
cuello se estrujaba y sus tetas blanqueadas, pequeñas y
apretadas a mi espalda se apretaban.... La zorra

I Blow
Good
número dos, sin embargo, probablemente tenía en principio
dificultades con el suministro de aire -probablemente demasiado
estúpida para respirar-, porque no era del agua, sino que ya había
llegado por el beso a las dificultades de la siguiente respiración.
Levanté una mano y le di un masaje en la teta operada, irrité su pezón
con el pulgar - y se derritió. Con el otro, me apoyé casualmente en el
borde del remolino. Los dedos de parche de Ángela se fueron por mis
abdominales y empezó a masturbarme. Siseé en la boca manchada
delante de mí y me cogí a la número dos con los dedos mientras ella
gemía alocadamente.
¡MIERDA! ¡Ahora quería entrar ahí! ¡Ahora! Como estaba en un
estado muy intoxicado, busqué un condón en el tazón junto a la piscina
y lo puse encima de mí. ¡Por supuesto que lo hice! Si tienes tanto sexo
como yo, sería harakiri no usar anticonceptivos.
Niños, honestamente, la anticoncepción es lo más importante.
Luego, agarré a la número dos -finalmente había dejado de recordar
sus nombres- por las caderas y la subí a mi regazo sin decir mucho. Ella
gimoteaba cuando la empujé y dejó que su cabeza cayera
completamente mareada porque yo estaba bien equipado y las mujeres
se volvían locas cada vez que las llenaba por primera vez. Rápidamente
cerré mis párpados para no ver su condición destruida, porque para
ser honesto me asustó un poco, mientras Ángela me mordisqueaba el
cuello, suspirando suavemente.
A esa perra le encantaba mi maldito gusto por el dinero, el sexo y la
fama. Pero los ojos cerrados eran una mierda porque mi estúpido
cerebro inmediatamente imaginó felizmente otras caras. Así se
convirtió, para mi miedo excesivo, la número dos bastante
rápido... ¡Prudella! Y EL UNO no había perdido nada
AQUÍ con seguridad, ¡mierda de mierda!

I Blow
Good
!Ohhhhhhhh mierda! Maldije y abrí los ojos, tirando de la cabeza
de Ángela por encima de mi hombro para hundir mi lengua
profundamente en ella, lo que hizo que silbara como la otra mientras
yo la dirigía a mi lado para poder tocarla con los dedos. No sólo las
mujeres pueden hacer varias cosas a la vez.
Esa era la prueba. Fue fácil para mí satisfacer a dos mujeres al mismo
tiempo. Los movimientos eran ensayados, todo era mecánico.
Siempre y cuando mi dinero valiera la pena - con las perras no había
ningún esfuerzo necesario en este sentido, si se les permitía tocarme -
eso era completamente suficiente. Pero hoy, por primera vez en mi
vida, de repente pensé: ¡ABURRIDO! ¿QUÉ? Frunciendo el ceño,
tomé la ducha y até las dos manos que tenía juntas detrás de su espalda.
Ella jadeó conmocionada y tensa, lo que fue bueno para mi pene.
La sonreí y me incliné hacia adelante para chuparle la parte superior
del cuerpo y morderla sin piedad mientras la empujaba desde abajo y
la sacaba de su mente. Pero eso no fue suficiente.... Así que me separé
de sus tetas y le dije en voz baja: ¿Quieres venir, nena? Moví mis
dedos entre nuestros cuerpos y acaricié su clítoris. Se quejó y lanzó la
cabeza hacia atrás, tensa de nuevo.
SIIIIIÍ, por favor... suplicó y sus movimientos se volvieron
absolutamente arrítmicos cuando la masajeé suavemente con dos
dedos.
Mhhmmm, entonces hazlo... AHORA, susurré y dejé que mis
caderas dieran vueltas mientras frotaba más fuerte sobre su punto más
sensible. Ella vino rápidamente, como yo quería, y la dejé ir antes de
que yo la levantara y agarrara a Ángela por el pelo. Quiero tu culo,
exigí bruscamente, y ella asintió rápida y ansiosamente antes
de inclinar su vientre sobre el borde del remolino para que
sus dos suaves mejillas miraran hacia mí. ¡Me encantó
esta vista y aplaudí! ¿Alguna vez te han dado por el

I Blow
Good
culo?, le pregunté mientras me inclinaba sobre ella y le besaba la
columna vertebral. Poco a poco introduje un dedo para estirarlo. Con
la otra mano envolví su vientre plano y resbaladizo y le di un masaje en
el clítoris.
Sí, tú el otro día... ya no te acuerdas de eso... gimoteó y presionó
la parte inferior de su cuerpo hacia mí. Ella jadeó cuando penetré con
el segundo dedo.
Oh, Babe... Sólo me duele la cabeza cuando trato de recordar
follar...Sin más preámbulos, me enderecé y coloqué mi polla-
claramente estaba lo suficientemente estirada. No sé nada más y
ahora quédate quieta. Así que la empujé. Ella gritó. Como no era un
completo imbécil, primero me detuve para darle la oportunidad de
acostumbrarse a la sensación de mi polla en el culo, que era
ciertamente violenta. Pero durante mucho tiempo no pude soportarlo
y lentamente moví mis caderas.
¡MIERDA! ¡Estaba tan apretada en el culo!
Así que me gusta más... Me alegré de estar siempre pensando en
la anticoncepción, porque no me gustaban tanto las enfermedades de
transmisión sexual como a mí me gustaba la férula de papá. Y se alegró
de que yo supiera lo que estaba haciendo porque irritaba tanto su
clítoris que lloraba mi nombre y el nombre del tipo que estaba allí
arriba alternativamente en unos pocos minutos, mientras que yo casi
me atrevía a parar. Ella se vino... ¡FUERTE! Un orgasmo anal y del
clítoris en uno. Por exactamente eso, las mujeres me amaban. Me
zumbaban los oídos, era muy ruidosa. Con seguridad podía oírlo todo
en la casa, pero eso me pasaba por el culo, aunque las Putas quisieran
estar en su lugar.... Pero no era suficiente... ¡Todavía no!
¡MIERDA! Dejé volar mi imaginación y la cabeza de
pelo negro se transformó... en rizos que fluyen de color
marrón... labios suaves y rosados, piel PURA... y una

I Blow
Good
lengua puntiaguda. De repente, fue suficiente y me vine, porque el culo
perfecto de Prudella se me echó encima. Inmediatamente después me
separé de la puta sin aliento que tenía delante y le volví a abofetear con
firmeza en las mejillas. ¡Necesito una cerveza ahora!
Bamboleando, saqué la goma antes de salir del agua y saqué una toalla
de un armario para frotarla. De alguna manera, me sentí.... no tan
satisfecho como de costumbre, a pesar de que la presión más fuerte
había desaparecido afortunadamente. Me vestí apresuradamente y me
molesté porque había pensado en ELLA.
¿Una también?les pregunté a las dos chicas borrachas y
destruidas y les ofrecí mi paquete de cigarrillos. Yo era muchas cosas,
pero no tacaño. Pero se alejaron y trataron compulsivamente de
recuperar el aliento, donde la número dos ya era mejor que la otra...
eh... ¡al diablo con los nombres! Con un encogimiento de hombros
encendí uno y aspiré el humo hasta lo más profundo de mis pulmones
cuando de repente oí gritos fuertes desde afuera. Entrecerré los ojos.
¿Van a desalojar mi sotano o qué? Maldije y tiré el cigarrillo en el
siguiente cenicero antes de ir a la sala de fiestas.

Lo que vi allí me hizo tropezar en mis pasos... porque... Hannah


absoluta obstinada, temida por todo país, se paró en el escenario y se
rió a carcajadas, porque mis compañeros de banda, que estaban tan
locos como yo, le pusieron un espectáculo idiota de primera clase. Me
apoyé en la pared junto a la puerta con los brazos cruzados y miré
el escenario con los ojos entrecerrados.

I Blow
Good
Hola, cariño, te quiero. Tú eres el único para mí. A los otros los
encuentro estúpidos, por eso voy a cortejarte.
Hallo, mein Schatz, ich liebe dich. Du bist die Einzige für mich. Die andern
find ich alle doof, deswegen mach ich dir den Hof

Friedl cantó el papel.... con una hábil voz de fondo, estaba borracho
como un palo, mientras Max se arrodillaba ante ella en el mismo
estado y sostenía una rosa de plástico entre los dientes. ¿De dónde sacó
esa mierda? Pero lo que es más importante, ¿por qué se rió, sus
mejillas se enrojecieron y su cabeza se echó hacia atrás, mientras Max
se acurrucaba en su mano y seguía cantando?
Eres tan diferente, tan especial, que siempre puedo decirlo
rápidamente. Ahora quítate la ropa y acuéstate porque estoy muy
enamorado de ti.
Du bist so anders ganz speziell, ich merke so was immer schnell. Jetzt zieh
dich aus und leg dich hin, weil ich so verliebt in dich bin.

Con estas palabras Friedl la jaló y abrió la cremallera de su chaqueta


marrón con un tirón. Incliné la parte superior de mi cuerpo hacia
adelante abruptamente porque no podía creer lo que veía. Se rió más
fuerte. Ahora ambos idiotas volvieron a cantar y agitaron sus dedos
índices frente a su radiante y alegre cara.
Oscurecerá en un minuto, pronto será de noche. Una palabra de
advertencia es apropiada.
Gleich wird es dunkel, bald ist es Nacht. Da ist ein Wort der Warnung
angebracht.

Y luego todos, incluido el público, cantaron el estribillo


desde lo más alto de sus pulmones, con Max y Friedl

I Blow
Good
abrazando sus hombros y los tres compartiendo el micrófono.
Los hombres son unos cerdos. No confíes en ellos, hija mía.
Männer sind Schweine. Traue ihnen nicht, mein Kind.
¿Por qué me sentí dirigido?
Todos quieren una cosa porque así son los hombres.
Sie wollen alle nur das Eine, weil Männer nun mal so sind.
Arrastraron a Hannah de un lado a otro y ella se tambaleó, de lo cual
concluí que debía haber bebido mucho. ¿Por mi culpa?
Un hombre no se siente como un hombre hasta que puede conseguirlo
para ti. Miente que las vigas se doblan sólo para llevarte a la cama. Y a
la mañana siguiente ni siquiera sabe tu nombre. Temerario y
desinhibido, los sentimientos son completamente ajenos a él.
Ein Mann fühlt sich erst dann als Mann, wenn er es dir besorgen kann. Er
lügt, dass sich die Balken biegen, nur um dich ins Bett zu kriegen. Und
dann am nächsten Morgen weiß er nicht einmal mehr, wie du heißt.
Rücksichtlos und ungehemmt, Gefühle sind ihm völlig fremd.

Gruñí cuando le indicaron delante de Hannah que se estaban


masturbando con movimientos excesivos que no eran ciertos. Y tú, que
solías enfadarte por cada pedo, te divertías deliciosamente. Ella les
daba lo que yo quería de ella todo el tiempo. Su desconexión.
Para él, el amor es igual a la pérdida de semen, las chicas siempre lo
saben.
Für ihn ist Liebe gleich Samenverlust, Mädchen sei dir dessen stets
bewusst.

Y luego todos los idiotas juntos de nuevo:

I Blow
Good
Los hombres son unos cerdos. No pidas que te den sol.
Desafortunadamente, no hay excepciones, en cada hombre siempre hay
un cerdo. Los hombres son cerdos. ¡No les creas ni una palabra! Te
juran lealtad eterna, y a la mañana siguiente se van.

Männer sind Schweine. Frage nicht nach Sonnenschein. Ausnahmen gibt’s


leider keine, in jedem Mann steckt doch immer ein Schwein. Männer sind
Säue. Glaube ihnen nicht ein Wort! Sie schwören dir ewige Treue, und
dann am nächsten Morgen sind sie fort.

Friedl y Max fingieron huir de Hannah en cámara lenta. ¡Gracioso!


¿Eran las estúpidas pantomimas? Friedl cantó junto a Hannah y con
una voz demasiado alta a Max:
¿Qué he hecho para que siempre me tortures y digas que no me amas?
Was hab ich denn getan, dass du mich immer quälst, und sagst du liebst
mich nicht?

Max respondió muy profundamente:


No tienes idea de lo que es el amor, ni siquiera nos conocemos.
Du hast doch nicht die geringste Ahnung, was Liebe ist, wir kennen uns ja
nicht mal!

Prudella se tambaleó sospechosamente, pero Max la atrapó en el


momento en que yo estaba a punto de tirarme de la pared y subir al
escenario. Friedl terminó solo y le mostró a Max que debía bajarla.
Como un saco de risitas ella colgaba en sus brazos y yo me apresuraba
a interceptarla en la puerta de la casa a través de la jauría. Agarré
a Max por la parte superior del brazo mientras trataba de
sacar a Hannah. ¡Ese era mi trabajo!
¿Qué haces con mi chaperona?

I Blow
Good
Voy a acostar a Hanni antes de que se muera. ¿Qué más?¿Cómo
dice? ¿HANNI?
¡Puedes olvidarte de eso, querido, por una vez! Se rió cuando la
tomé por las caderas y la acerqué a mí.
Suéltame... y ve con esa... chica fácil...Intentó en vano alejarse de
mí, pero yo la agarré un poco más fuerte y la miré con indignación.
¡Mierda, estás empapado! Le eché una mirada de enfado a Max
antes de levantarla a mis brazos porque no dejaba de empujarme. Pero
ahora ella luchaba con sus piernas, pero se aferraba a mi cuello. Sus
intentos de fuga fueron bastante tibios.
HEY! ¡Ella estaba totalmente deprimida después de que te fueras
con tus chicas, y Friedl y yo estuvimos un rato con ella para ponerla de
pie!
Y ahora está corriendo a gatas. Supongo que el plan salió un poco
mal. No sé por qué todo esto me enojó tanto ahora, pero ignoré
vehementemente su resistencia mientras me iba para cargarla, así como
el sentimiento que me inundó cálidamente mientras la sostenía en mis
brazos. ¿Cuándo fue la última vez que cargué a una mujer así? ¿Por
qué se sintió mejor que cualquier polvo que haya tenido?
Apestas. Sólo déjame pararme así..., balbuceó, pero apretó su
cara contra mi pecho y respiró profundamente y aliviada.
¿Vas a vomitar?, pregunté directamente, porque entonces me
habría desviado hacia el baño.
No... si tengo que vomitar... lo diré... ¡ya! Tuve que sonreír,
porque la oh tan grande, siempre perfecta Hannah Amalia
Obediencia en realidad tenía una sesión de sobriedad.
Empujé la manija de la puerta de su habitación con el codo
y pateé la puerta con el pie detrás de mí. ¡Bien!
Primero en seguridad, pero ahora la parte difícil

I Blow
Good
vendría. En la que tenía que desvestir y acostar a una mujer atractiva
que estaba viendo desde hacía días sin acostarme con ella. ¡Un estreno
absoluto! Para colmo, ella sonreía en la superficie blanda tan pronto
como la había dejado en el suelo, y tuve que tragar con gran esfuerzo y
sequedad. ¿Por qué carajo se movió otra vez en mis pantalones?
¡Acababa de rociar! Respiré profundamente, e inmediatamente de
nuevo, cerré los párpados con mucha fuerza y volteé la cara cuando
abrí sus jeans y puse la cintura sobre su piel sedosa. Ella suspiró
suavemente mientras mis brazos la rozaban y cojeaban un poco más.
¡Ella era la seductora en persona Y poseía un sentido del humor!
Entonces quítamelo.... eso es lo más lejos que hemos llegado.¡Y
ella era muy linda, carajo!
¿Verdad? Le pregunté con una sonrisa y abrí los ojos, pero sólo
para mirar su rostro, que me sonrió tan suavemente. Las largas y
gruesas pestañas proyectaban sombras sobre sus mejillas sonrosadas,
con los brazos extendidos sobre su cabeza, olvidándose de sí misma.
Ella yacía frente a mí como una musa iluminada por la luz de la luna....
y no pude resistir la tentación de escribir una canción sobre ella
inmediatamente y así rendirle homenaje.
¡Hasta está la escolta del tren alemán! ¿Habrá algo más hoy? Tengo
que... irme...murmuró y le torcí los ojos mientras movía
amablemente los pies para poder ponerle los pantalones sobre sus
tiernos tobillos. ¡NO! ¡Deja esos tobillos en paz! Está medio
inconsciente, me advertí a mí mismo antes de que se levantara para
deshacerse de su cárdigan en un poco de acrobacias de contorsión.
¡NADA MÁS que un par de bragas! ¡Mierda! ¡Estas piernas
perfectamente curvadas eran impresionantes! ¡Especialmente
envueltas a mi alrededor! Cómo me hubiera gustado
inspeccionarlas con mis labios. Cada rincón y cada pedazo
de piel tierna tenía que ser lamido, besado y mordido
hasta que ya no pudiera caminar. Otra vez forcé mis

I Blow
Good
párpados a bajar y tuve medio ataque al corazón cuando ella se cayó
de repente con todo su peso en mi regazo.
¡Ooops! ¡Se RIÓ de verdad! Un sonido que nunca antes había
oído de ella, pero que me calentó mucho.¡El jerseeeeyyyy es
estúpidooooo! En un momento se dislocaría el brazo si siguiera
moviéndose así. ¡Sólo el estúpido jersey! Le quitas el jersey y no la
camiseta negra, demasiado ajustada que lleva debajo. No te importa
qué tipo de sostén usa. Hunter, contrólate una vez en tu vida y no des
crédito a tu apellido.
¡Espera un momento! Tuve que reírme cuando ella cayó casi
hacia atrás de mi regazo en su intento de salir de la parte tejida, y la
puse en el suelo delante de mí - ¡lejos de mi polla más que dura! Ella
me entorpeció más que nada en su intento de ayudarme a desvestirla.
De hecho, sin embargo, ella obedeció mi breve orden de no moverse
y se tropezó con el baño poco después bajo circunstancias que ponían
en peligro la vida. Pensé en dejarla sola y desaparecer, pero me sentí
como una mierda al pensar en dejarla sola en este estado. Después de
todo, probablemente estaba borracha por primera vez. Así que me
quedé en el borde de la cama y esperé como un perrito a que ella
volviera.
¡ESTRENO NÚMERO DOS! Como si lo hubiera olido,
naturalmente se tomó su tiempo y cantó alegremente las canciones de
los niños mientras estaba sentada en el cuenco. En algún momento
apagué la luz, me acosté en la cama con las manos dobladas detrás de
la cabeza y traté de entender lo que significaba la mierda cuando estaba
aquí en esta habitación - para cuidar a alguien, o mejor dicho, a ella.
Antes de que pudiera profundizar demasiado en mis pensamientos
fatales, la puerta se abrió con un estruendo y ella cayó de
cabeza en la habitación. Con gusto se arrojó en su cama, sin
importar mi cuerpo de lujo allí, y aterrizó sobre mi
vientre.

I Blow
Good
UFFFFFFFFFFFF!
Todavía estás aquí... Su cabello ahora suelto colgaba de su cara, y
su figura, que descansaba calurosamente sobre mí, estaba muy
ventajosamente iluminada por la luna, que brillaba a través de la
ventana directamente sobre la cama. ¡DEMASIADO VENTAJOSO!
Especialmente este culo. Desconecté apresuradamente mi mirada de
estas seductoras curvas y miré su cara, de la cual ella sólo intentaba
acariciar su cabello. Fracasó miserablemente y se enfadó cada vez más
por ello. Tan graciosamente la agarré por completo, los mechones
densos y los sostuve detrás de su cabeza. Yo era un profesional en eso.
Me miró intensamente a los ojos, a la nariz, a la boca y se lamió con la
lengua sobre el labio inferior lleno... Exactamente, Babe, me quieres
tanto que... y ahora sólo se desliza un trozo hacia abajo, de modo que
tus lindas rodillas toquen el suelo y me abran los pantalones. Todavía
me gusta sostener tu cabello para poder verte con esos labios de
martillo alrededor de mi.... ¡Santa mierda, NO! Una vez más cerré los
párpados para escapar de esta miserable mierda - fiel al lema: fuera de
la vista, fuera de la mente - y me sentí aliviado poco después de cómo
ella finalmente trepó por encima de mí por completo. Ella golpeó su
rodilla contra mi estómago, lo que realmente envió TODOS los
pensamientos que no deberían estar sobre el Jordán para siempre.
¡Desgraciadamente, poco después puso su tierno cuerpo junto a mí,
como si perteneciera allí y me agarró la mano! ¿Eh? Puso su mejilla
contra ella.
—Él... tan... esponjosas... las manos..., murmuró mientras frotaba su
suave mejilla contra mi palma como un gatito pequeño, rollizo,
maravillosamente dulce, perfumado y perfecto. Me volví hacia ella y
levanté una ceja.
¿Manos esponjosas?, pregunté secamente, porque sólo
una Prudella borracha podría conseguir tal mierda.

I Blow
Good
Sí.... taaaaan esponjosas... Cerró los ojos y se frotó contra ella.
Vale.... si se refería a.... entonces la dejé tener su voluntad, ¡aunque mis
manos eran ciertamente cualquier cosa menos ESPONJOSAS! ¡Nada
de mí era ESPONJOSO! Durante algún tiempo estuvimos en silencio
envueltos en la oscuridad mientras ella me acariciaba la mano
continuamente.
¿Realmente crees .... en la vida .... después de la muerte?, susurró
de repente en el silencio, y tuve que reírme a carcajadas. No tenía la
intención seria de discutir cuestiones filosóficas profundas ahora,
¿verdad?
¡NO! Muerto es muerto, exclamé.
¡No tienes ni idea! Ella asintió con decisión. Luego todo volvió a
estar tranquilo. Sólo se oía el tic-tac del reloj y la lluvia, que
constantemente caía. De vez en cuando uno de los idiotas caminaba
por la casa o una puerta se cerraba de golpe. Yo estaba tumbado allí
estúpidamente, mirando al techo, pero no a ella, con la esperanza de
que pronto se quedara dormida, porque mi mano se adormecía
lentamente.
¿Realmente…gimen...las…tortugas…cuando…tienen...sexo? pidió
horas de perfecta inmovilidad, mientras que sus palabras se volvieron
aún más agitadas, porque tenía hipo.
Siiiiiiiií, le aseguré, alargado y volviéndome a mi lado, porque
quería mirar en sus inocentes ojos, mientras ella me preguntaba algo
así. ¿DÓNDE ESTABA PRUDELLA? ÉSTA no era Prudella. ¡Esa
era la Chica Chupapollas! Prudella que quería irritar.... provocar. La
Chica Chupapollas quería besar, sentir su cálida lengua en la mía,
acariciarla y abrazarla y.... Pero entonces me gustaría sentir su
lengua en otra parte... Y sus labios llenos alrededor de mi...
MIERDA, ¡NO!

I Blow
Good
¿Quieres dormir un poco? , le pregunté muy bruscamente, pero
tuve que sonreír mientras agitaba la cabeza pensativamente con esos
grandes ojos velados, y finalmente extraía los labios que QUIERO
sentir alrededor de mi POLLA TODO EL TIEMPO.
Me encantaría escuchar eso. Así que el archivo “tortugas
gimiendo” no estaba cerrado todavía.
No puedes hacerme eso... imagina... ¿Es eso más bien así? AH-AH-
AH-AH más o menos UH-UH-UH-UH, en realidad me mostró su
devoción de borracha, y por primera vez pude entender cómo se sintió
cuando llegué con mis cosas. ¡Mierda! Ella estaba…maldita…dulce…y…
sucia. ¿Acaso había pensado otra vez en la palabra “dulce”? ¡Tenía que
dormir, en el acto! ¡Y yo también tenía que hacerlo!
Suenan como bombas de aire, y ahora cierra los ojos y vete a
dormir, le contesté claramente y quise cerrar sus párpados con mi
mano, que no estaba metida entre la mejilla y la almohada. Pero ella
hábilmente la interceptó y la apretó contra su otra mejilla.
Dime algo... volvió a empezar, como si yo no hubiera dicho nada,
y suspiré profundamente:
...Algo...No se dejó perturbar por mi saque de banda y se vio
obligada a formular su importantísima pregunta.
¿Por qué eres… tan…soñador…en…el…escenario…y…tan…
cretino?¿CRETINO? ¿De verdad me acaba de llamar CRETINO?
¿Esto es un interrogatorio o qué? contesté oscuramente, pero no
pude evitar reírme. ¡Incluso era MUY DULCE y me miró a la cara con
una sonrisa! Nunca antes había mostrado unos hoyuelos tan
sabrosos como ahora... y cuando miré más abajo sólo... esas
curvas que me endurecieron...

I Blow
Good
¡Ah! ¡Qué tonterías! gritó, dejó mis manos libres y se volvió
enfurruñada con los brazos cruzados en la nuca para mirar con
obstinación el techo.
Desgraciadamente, su actitud de rechazo sólo hizo que sus dulces
manzanas fueran empujadas hacia arriba: la pequeña Prudella, que
estaba acostada en su cama en una versión infantil de sí misma y que
no podía haber sido más atractiva para mí. También todavía esa boca
llena y enfurruñada, que debería estar alrededor de mi polla y chuparla
con fuerza.... Estos pensamientos tenían que cesar urgentemente, por
lo tanto me puse también en la parte posterior y tomé con la cubierta
en contra.

Además me masajeé la erección, la mano adormecida, profanada y


premiada en secreto sobre la siguiente y linda estupidez. Ella no me
decepcionó. Balbuceando suavemente, su voz profunda y femenina
llenó el silencio de la habitación.
Dom Dom... y Sub Sub.... esos son nombres realmente
estúpidos..., filosofó mucho más ahora, y me pregunté si sólo estaba
pensando en las malditas tortugas de tanque.
No son nombres, son actitudes, refunfuñé cansado y me puse un
antebrazo suelto sobre la frente con la esperanza de que la Inquisición
española se quedara dormida. No lo hizo. Por supuesto que no. La
Chica Chupapollas aún no había terminado su fuga. Ni por asomo.
¡Ahora las preguntas de Quemador vinieron primero!
Dime ahora.... XXL .... Eso ha estado en mi mente durante días....
¿Es eso cierto? Ella lo mostró con las dos manos.
¿o algo así? Le separe aún más las manos y finalmente
estiró los brazos lejos de ella.

I Blow
Good
¿O asiiiiiiiiiiiiií de grande? Así que, ¿realmente fuera de la
ciudad?Entonces ella estalló en una risa rugiente y torcí mis ojos.
Te he ofrecido mil veces que te lo muestro, babe....Por supuesto
que ni siquiera escuchó lo que dije. ¿He hablado tan bajo o qué?
Porque de repente ella se giró a su lado y se acercó a mí; me trajo a mí
y a mis intenciones, no a sus labios llenos alrededor de mi polla,
chupándola y sus ojos mirándome al mismo tiempo, para pensar, con
su suave y fragante cuerpo para destruir.
¡¿Puedo tocarlo?! Como una niña pidiendo una maldita piruleta,
me miró. Probablemente no había una sola mujer en este mundo que
pudiera parecer tan inocente como Hannah Obedece. ¡Y eso con una
sola pregunta!
No, exclamé con pánico e intercepté su mano mientras ella
simplemente quería tocar mi polla semirrígida. Ella se rió y movió su
muñeca con mucho esfuerzo de mis dedos.
Vamos, tú mismo me lo ofreciste, ¡simplemente lo golpearé con la
mano! Y así dio un golpecito con la punta de su dedo contra mi
polla. Siseé y traté de atrapar sus dedos, que de repente parecían ser
cientos. Ni siquiera puedo encontrarlo allí. ¡Es sólo un hueso duro!
Enfurruñada, echó las manos hacia atrás y levantó su mirada
profundamente decepcionada e indignada para mirarme a la cara con
reproche. ¡Un hueso tan duro! Me eché a reír y a reír hasta derramar
lágrimas. ¡Sólo un hueso duro! ¡Sólo Prudella podría decir algo así!
Ahora entrecerró los ojos para hacerme unas rendijas y agitó su dedo
índice delante de mi nariz.
Bien, bien, bien... no puedes reírte de una dama de...
Detente.... o tendrás que irte.
¡Está bien! Tan pronto como me fue posible
quise arriesgarme y salir de la cama, pero de repente

I Blow
Good
ella se agarró a mi brazo como un bebé mono con su mamá. Y de tal
manera que se acostó con sus tetas cerca de mí. Tetas suaves y cálidas...
¡Tetas de Hannah!
¡No, no te vayas! La vida es tan dura... ¡Necesito tus manos
esponjosas! No sabía con lo que me había ganado esto. Pero ahora
probablemente pensó que tenía que matarme completamente cuando
anidó todo su cuerpo contra mí y convirtió este lugar en un infierno en
la tierra. ¿Cuándo fue la última vez que me contengo con una mujer?
Bastante tenso pensé en distraerme y llegué a una sola palabra cuando
se trataba de cuando no me había follado a una mujer que quería follar:
NUNCA.
Esta copia especial también la quería URGENTE.
Entonces, ¿por qué no empecé a tocar? Sabía que se había estado
preguntando en secreto los últimos días qué había sido de ellos.
Después de todo, había anunciado que la reclamaría por la noche,
¡pero quería dejarla inquieta! ¡Y quería que me lo pidiera! Que diera
el primer paso, que se diera cuenta de que realmente quería eso. ¡Sin
embargo! ¿Por qué no me la cogí? ¡Sin complicaciones, follando duro!
Porque no encajaba con mis fantasías de cogérmela banalmente. No
era sexo plano. Quería seducirla. Catapultarla a otro mundo. ¡Quería
EXCURSIÓN completa! La Chica Chupapollas continuó con su
monólogo externo sorbiendo durante mi monólogo interno.
En realidad... eres bastante desagradable... sólo en realidad.... no
realmente ....sólo que pronto se ha convertido en un poco... una muy
pequeña .... Pero bésame, recordó de repente. Se enderezó con un
tirón y me miró con ojos grandes y hermosos, arrancándome los
pensamientos. Porque acababa de decir ¡BESO! Sus besos eran
como una droga para mí....Besas muy bien, dijo,
mirando mis labios, que automáticamente se convirtieron en
una sonrisa engreída. Allí estaba ella mintiendo con

I Blow
Good
toda la razón y eso no era nada que otras mujeres en este mundo no
supieran. Pero en realidad la besé de forma muy diferente. Tengo....
¿Entrenaste tu lengua, entrenada para besar, en una escuela de besos?
¿Por qué eres tan bueno en esto? No, no, no, no... Ni siquiera quiero
saber... He leído sobre ello, ¿sabes? lo que los hombres hacen a las
mujeres con la lengua... ¡Eww! ¡AYUDA! ¿Quizás quería matarme,
resucitarme y volver a matarme? ¡Así es como se sentía esto! Ella ya
había vuelto al siguiente tema sobre el cual tenía que darme su opinión
urgentemente mientras yo aún estaba muriendo en el último. Y
tienes a una Bretta en el estómago así...
De acuerdo.
En realidad, esta conversación fue muy buena, porque me mostró
claramente que incluso me encontraba muy caliente. Finalmente pensó
en mis besos, mis huesos duros, mis manos esponjosas y mis tablas
abdominales. ¡Mierda caliente!
Se llama músculos abdominales o Six-Packs, le contesté
divertidamente y me quité el brazo de la frente. Mientras tanto, se había
levantado a mi lado, de modo que se sentó más o menos erguida, y se
tambaleó hacia sí misma. El dedo índice estaba, por supuesto, torcido.
Pero las mejillas estaban rojas, los grandes ojos brillantes y las tiernas
comisuras de la boca, que seguramente sabían bien, se elevaron hacia
arriba.
Si lo golpeo con la cabeza... entonces duele, dijo ella
inteligentemente.
¿QUÉ?, le pregunté estridente, cuando ella me clavó su grueso
cráneo en el estómago. Este ataque frontal me hizo subir. Con la cabeza
clavada en las tablas duras, murmuró con reproche:
¡Ahora tengo que vomitar! Estaba a punto de saltar,
cuando ella se rió de nuevo. Oh no, para

I Blow
Good
nada.Me hizo un gesto con la mano y luego me dio unas palmaditas
en la cara sin coordinación. Ahora he estado haciendo el tonto
contigo, idiota, tú... Me agarró la nariz después de haberla
encontrado y tirado de ella, mientras se deslizaba monótonamente en
mi estómago. Lo mismo con el mismo… pesado a pesado… y
también rosa a rosa… negro a ronco. Tuvo que reírse cada vez más
fuerte y frotar su nariz contra mis músculos.
Afuera está más oscuro que de noche... ¿lo sabes? De repente se
enderezó y se arrastró con sus tetas girando sobre mi brazo y mi
costado hacia arriba hasta agitar a mi buena amiga -su dedo índice-
delante de mi nariz.
¿Sabes lo que es el Hamma?, dijo malhumorada y yo le pregunté
divertidamente: ¿Qué?
¡UNA HERRAMIENTA! Se echó a reír y tuve que reírme tanto
si quería como si no. Déjame decirte algo... En serio, me miró a
los ojos poco después y siguió murmurando.... Había dos Tomates
sentados en la escalera.... el que se cayó... ¡Y el otro... se llamaba Erika!
Se rió tan fuerte que incluso gruñó. Escondió su cara en mi pecho y ni
siquiera se dio cuenta. También tuve que reírme hasta que me maree,
porque no podía creer lo que estaba haciendo aquí. ¡Incluso dejó más
mierda de la que yo dejé! ¡Nunca antes había conocido a una mujer
así! Era la cosa más divertida, dulce, suave y asombrosa que jamás había
conocido - si tan sólo lo hubiera querido - ¡ya estaba claro! Mi brazo la
rodeó por sí solo y la apretó contra mí. Su violento gorgoteo se
desvaneció y se convirtió en un ligero hipo mientras me acariciaba con
la nariz el pecho y respiraba profundamente.
Amo tú... boca... aunque las cosas salgan tan mal... De
repente levantó la cabeza y me miró. Para ser más precisos,
¡mis labios! La atmósfera se desplomó, el silencio fue

I Blow
Good
casi infinito, ahora que ella ya no se reía ni balbuceaba y yo había
puesto mi brazo alrededor de su espalda. No para irritarla, sino para
abrazarla. De repente, las lágrimas la golpearon en los ojos. ¡OH
MIERDA! ¡Ser vulnerable no le quedaba bien! Cuando ella se mostró
vulnerable, automáticamente me sentí responsable de protegerla y aún
más atraído por ella. Esos... Besos.... eso fue lo más hermoso que
un hombre me ha dado jamás, reveló en un silencioso susurro. Y
me golpeó tan desprevenido que me dio un calambre en el estómago.
Casi como si me estuviera enfermando... ¿ESO había sido lo más
hermoso para ella?
¡MIERDA!
La primera vez había estado desnudo y borracho, la segunda vez no
había querido nada más que silenciarla, y la tercera vez había estado
completamente fuera de mí mismo. ¿Nunca había besado a nadie más
que a mí? ¡Malditos imbéciles!
¿Además, los soportes completos ya no eran completamente
herméticos y ciegos? Doloroso, los miré. Sus labios llenos,
intensamente rojos, la piel pálida y tierna, los grandes ojos expresivos
que siempre miraban mucho más profundo de lo que deberían.
¿En serio?Mi mano le acarició el pelo de la cara por sí sola, y mi
pulgar yacía por sí solo sobre su labio inferior completo para deslizarse
sobre él. ¡No podía creer que nunca hubiera habido un idiota que
quisiera tocarle la cara! Ella asintió violentamente, lo que me hizo
sonreír, porque Mierda, de alguna manera fue increíble que mis besos
fueran los únicos que había recibido. Así que era una dulce virgen...
Mi pequeña y dulce virgen.
Quiero besarte de nuevo, dijo finalmente casi susurrando
y todo el humor se esfumó. Me miró como si fuera un
sándwich y se estaba muriendo de hambre. Me mordí el
labio inferior porque Mierda, yo también quería

I Blow
Good
besarla - para ser más precisos, nada mejor que eso - pero sabía que
sería un descuido hacerlo en ese momento. Sabía que no sería capaz
de controlarme si su tierna lengua acariciaba la mía. Realmente era un
maldito… rockeador de Culo, PERO no me la cogería ni aunque
estuviera borracha. ¡Tú no! Si Prudella volviera mañana y olvidara a la
Chica Chupapollas, me patearía el trasero. Además, quería todos sus
sentidos cuando ocurriera, fuertes y receptivos, no tan nebulosos como
ahora.
Así que, con el corazón apesadumbrado y una voz vergonzosamente
ronca, dije: No sé si puedo controlarme. Y me torturó admitirlo
delante de ella. Pero la necesidad de decírselo -ADVERTIRLE- fue
abrumadora. No se trataba sólo de mis necesidades.
Sé que puedes hacerlo... De repente se empujó más hacia arriba,
y yo la miré sólo porque acababa de esquivarme por primera vez y
porque parecía tan segura de sí misma. Ya no soportaba verla
mirándome a los ojos con nostalgia y cerrándole los párpados mientras
mi mano aún estaba en su mejilla. Aún así, sentí su reverencia y entré
en pánico honestamente mientras su fragancia se intensificaba. Mi
aliento se volvió más agitado, cayendo en su rostro justo cuando el suyo
me acariciaba. Me hubiera encantado huir. Y al mismo tiempo me
hubiera gustado tirar de ella en mis brazos para engraparla con una
maldición hacia mí.
Demasiadas contradicciones que me paralizaron. Así que esperé a que
me besara... porque ella me debilitó y lo deseaba tanto como ella. Sólo
un beso. ¿Qué tiene de malo eso? ¿Especialmente cuando se sentía
tan bien por ello? ¡Ya era mayorcita! ¡Ya era mayor! Y no quería poner
mi polla en su boca, ¡sólo quería besarla así! Esperé y esperé reprimido
un bostezo, y noté sólo unos segundos después, cuando abrí
los ojos de nuevo, que ella acababa de inclinarse hacia
adelante y se había quedado dormida y roncaba en voz
alta en mi oído. ¡A FELICIDAD! No era un maldito

I Blow
Good
caballero blanco. Yo era Mason Hunter y ciertamente no se habría
quedado con ese beso.
CORTE

I Blow
Good
10. Perdido
Lost -Noir Desir)
Hannah
La noche ha sido mala, conmovedora y confusa. Por consiguiente, me
arrojé sin descanso en mi cama. Los sueños más hermosos y los peores
me atormentaban en uno solo. Pesadillas en las que Mason Hunter
sostenía el pelo de otras mujeres. Donde se echaron sobre él y se reían
en cuanto él le acariciaba con su pulgar los labios inferiores y les sonreía
amorosamente. Hermosos sueños en los que yo era la que yacía en la
cama con él. A quien se le permitía tocarlo y era simplemente libre,
desapegada y alegre, mientras yo me sentía tan cómoda en su
presencia, como si fuera una persona completamente nueva… Pero eso
no encajaba con mi naturaleza… Esos eran sólo sueños y como ya
sabes, son densas espumas. Ignoré compulsivamente los mensajes de
mi subconsciente. Sobre todo, que deseaba dentro de mí simplemente
aceptar algo -al menos un poquito- de su especie y dejarme llevar. De
la misma manera no quería admitir que la idea de que se riera con otras
mujeres, las besara y sonriera a su manera me causara un dolor
abdominal grave. Como ahora.... Vi a la mujer que sostenía su mano
como una sombra negra, una extraña. Una sensación desagradable y
resplandeciente se apoderó de mí cuando noté la mirada que le puso.
El calor en sus ojos cuando ella frotó su mejilla en su mano con los
ojos cerrados con gusto. El dolor aumentó en intensidad mientras se
reía a carcajadas con ella, tanto que echó la cabeza hacia atrás y pude
ver su largo y hermoso cuello y la manzana de Adán. Casi podía
sentir por el extraño lo segura que se sentía en su cuerpo.
Casi podía percibir el calor que le daba al poner sus brazos
protegiéndola.

I Blow
Good
Pero nunca estaría tan familiarizada con él. Nunca me acercaría tanto
a él. Nunca me reiría con él. Nunca… sería amada por él. Estaba
perdida. El pensamiento me arrancó de mi sueño inquieto, como si
alguien me hubiera abofeteado o vertido agua helada sobre mí.
Confundida, miré en la oscuridad y me senté mientras me frotaba la
cara. ¿Qué eran esos sueños? ¿Por qué mi mente subconsciente no
tenía nada más en mente que él? Sus ojos, sus labios, sus manos. ¿Y
por qué... ahora el término “esponjoso” venía a mi mente?
Resoplando sacudí mi cabeza empañada cuando de repente los suaves
sonidos del piso inferior estallaron hacia mí. Obviamente tocaba la
guitarra. Lo que sus talentosos dedos fabricaban allí sonaba fantástico
y casi hizo que me salieran lágrimas en los ojos, fue tan emotivo.
Aunque un rumor extremadamente doloroso y palpitante detrás de mi
frente y mis piernas tenían la consistencia del caucho, me arropé, me
envolví en mi manta y me arrastré a lo largo del camino más de lo
habitual salí de mi habitación. Al llegar al pasillo escuché más de cerca
su guitarra, así que me detuve en la parte superior de la escalera y
escuché los tonos armónicos que ahora complementaba su voz.
Pero no cantaba ni en alemán ni en inglés, no, era francés. Mi boca se
abrió con asombro, porque nunca pensé que el rufián neandertal de
todos los pueblos pudiera hablar francés. ¡Dios mío! Cómo acarició las
palabras... las acariciaba y las hacía un placer acústico. No era de
extrañar que de repente me resultara tan indescriptiblemente cálido y
que su voz pasara por todas las extremidades. ¿Por qué tenía que
encontrarme siempre tan a fondo si cantaba?
Podrás decírselo
Pourras-tu le dire
Debes intentarlo todo
Tu dois tout essayer
Debes convertirte

I Blow
Good
Tu dois devenir
Debes ver más lejos
Tu dois voir plus loin
Debes volver
Tu dois revenir
Desviado del camino
Egaré en chemin
Verás lo peor
Tu verras le pire
Para encontrar el sur
Pour trouver le sud
Sin perder el norte
Sans perdre le Nord
Estoy perdido, pero aún no estoy varado
I'm lost but I'm not stranded yet
Su toque de guitarra se hizo un poco más poderoso, y aunque tenía
lágrimas en los ojos por alguna razón desconocida y no quería
molestarle, me atrajo como un imán. Envolví la manta más apretada
alrededor de mi cuerpo, temblando de cansancio y frío, y caminé
despacio y con cuidado por las escaleras. En el último momento me
detuve y gire hacia la esquina. Mason se sentaba de espaldas a mí en su
sillón. Sólo la luna brillante a través de los grandes ventanales,
sumergiendo todo en la mística plata y el negro, y haciendo
brillar su confuso cabello. No pude resistirme y pude ver su
cara. Sonaba tan… destrozado…. y tan… desesperado que mis
sueños cayeron en el olvido y todo lo demás también.
Sólo estaba él. Cuidadosamente me acerqué a él.

I Blow
Good
Cuando llegué a su lado, noté que había cerrado los ojos. Pero en vez
de ver relajación en sus facciones, parecía estar sufriendo, aunque eso
no rompió su apariencia perfecta. Se había inclinado hacia atrás sin
fuerza, poniendo un pie sobre su rodilla, con nada más que sus
pantalones deportivos negros y cortos, su guitarra oscura y su cuerpo
superior desnudo y con la cara iluminada por la luna.
Se me puso la piel de gallina porque su forma de tocar y cantar se hizo
tan intensa que tuve que sentarme en el sofá. En retrospectiva, esa era
mi oportunidad, de lo contrario ciertamente me habría retirado debido
a la energía y la agonía pura que irradiaba cuando realmente se ponía
en marcha. Las lágrimas calientes corrían incontrolablemente por mis
mejillas y cerré mis párpados mientras lo escuchaba por primera vez
en mi vida. No entendía una sola palabra, pero una cosa estaba clara
para mí: se trataba de… un grito de ayuda de una persona tan sola como
yo...
Entre los tropiezos
Entre les dérapages
Entre las líneas de las tormentas
Entre les lignes d'orages
Entre el tiempo y entre nosotros
Entre temps entre nous
Y entre perro y lobo
Et entre chien et loup
A máximo voltaje
Au maximum du voltaje
A penas ha pasado el mensaje
A peine est passé le message
Al filo de la navaja

I Blow
Good
Au fil du rasoir
Combates de autoridad
Des combats d'autorité
Conflictos de intereses
Des conflits d'intérêts
Debes ver más lejos
Tu dois voir plus loin
Debes volver
Tu dois revenir
Debes probarlo todo
Tu dois tout essayer
Debes convertirte
Tu dois devenir
Estoy perdido, pero aún no estoy varado
I'm lost but I'm not stranded yet
El último sonido parecía resonar para siempre, una pequeña infinidad
en la que ni siquiera me atrevía a respirar.
Deja de llorar, Babe. Abrí los ojos cuando sus palabras
interrumpieron mi flujo de lágrimas y me sorprendió notar que
probablemente me había estado mirando durante bastante tiempo.
¿Por qué no bromeaba? ¿No me molestaba? ¿No me hizo sentirme
muy fuerte? Pero la pregunta más importante: ¿Por qué no podía dejar
de llorar? Apretó los ojos, atormentado, mientras observaba
cómo luchaba conmigo misma y, sin embargo, no ganaba.
Estaba tan solo. Estaba tan sola. Ambos estábamos
perdidos y no sabíamos adónde ir. Lloré más. Sin

I Blow
Good
decir palabra, dejó su guitarra a un lado. Sin instrucciones seguí la
invitación silenciosa, me puse de pie, me subí de costado a su regazo y
me enrollé allí. Fue un instinto al que obedecí, demasiado fuerte para
resistirme en este momento. Mientras él nos cubría con una manta y
me sostenía firmemente en sus fuertes brazos, yo respiraba
temblorosamente. Sentir su piel desnuda y cálida bajo mis dedos me
tranquilizó enormemente y apoyé mi cara contra su cuello,
absorbiendo todo de él. Enterré mis manos en su cuello y le dejé
dibujar círculos suaves en mi espalda y poner su mejilla en mi cabello.
Los sollozos disminuyeron con el tiempo y la tristeza dio paso a una
profunda felicidad mientras me sentaba en su regazo en la silenciosa y
oscura noche y lo dejaba acariciarme, como la pequeña niña
despreocupada que a veces deseaba estar dentro de mí. Pero no sólo
me convertí en otra persona a través de él. En ese momento era todo
menos un matón mocoso, pero un caballero sensible. Una gigantesca
carga cayó de mis hombros mientras me abrazaba a él.... tan
casualmente.... que me quedé dormida muy pronto.

Mientras soñaba… la sombra se iluminó y me reveló una imagen


perfecta e impecable del paisaje, o mejor dicho, de los recuerdos de la
última noche que mi subconsciente estaba procesando. Y me di cuenta
de que había sido yo quien había tratado con él tan descuidadamente,
quien había estado tan alegre y quien simplemente se había dejado
guiar por sus sentimientos. No una extraña.

I Blow
Good
A la mañana siguiente me desperté porque me estaba muriendo de
calor. Estaba sudando por todo el cuerpo, y la piel, literalmente
caliente, se me pegaba bajo la mejilla mientras levantaba la cabeza y
miraba directamente al cuello con tinta negra enrollada. Dormía
profunda y firmemente, pero aún así me abrazaba e inclinaba la cabeza
hacia atrás relajadamente. Bueno, al menos tenía la boca cerrada y
podía mirarlo en paz. Esto lo hice extensivamente, mientras me erguía
cuidadosamente en su regazo. Primero, no despertarlo y segundo,
porque mi cráneo estaba en pleno auge como si alguien estuviera
cortando el césped. El sol nos iluminaba a través de las ventanas y hacía
brillar su piel uniforme. Tenía círculos profundos alrededor de los
ojos, pero las pestañas eran tan largas que automáticamente se
centraban en él. Sin exagerar, era el hombre más bello que había
conocido.
Miré reverentemente su frente suave y…ligeramente arqueada y su
nariz recta. Quise seguir el movimiento sobre los pómulos altos,
acariciándolo sobre este pronunciado músculo de la mandíbula, que
estaba tan estimulantemente tenso cuando apretaba los dientes.
Inevitablemente, mi mirada permaneció colgada en mi parte más
querida de su cuerpo. Su boca. Estos labios llenos ligeramente rosados,
que literalmente me invitaban a chuparlos y lamerlos, a probarlos, o
simplemente a pasarlos con mis propios labios para sentir que la tierna
carne cede. ¡Oops! ¡¿Qué estaba haciendo mi dedo ahí?! Como si me
hubiera quemado, y en este caso probablemente lo había hecho, retiré
la mano y la puse en mi boca para controlar mi respiración. Incluso
cuando estaba dormido, ¡me confundía por completo! ¡Y luego
Dios…Todopoderoso! ¿Qué me ha hecho?
Esta sonrisa, que ahora hace que las comisuras de sus labios se
tuerzan, ¡debería ser clasificada como la más peligrosa! Una
mano me rodeaba la espalda. La otra alrededor de mi
cadera. Reforzó su agarre y me apretó ligeramente
contra su pecho mientras se estiraba debajo de mí.

I Blow
Good
Eso difícilmente podría ser superado en sensualidad, porque podía
sentir el trabajo de sus músculos exactamente. Sin decir palabra, su
mano bailó por mi espina dorsal hasta mi cuello, donde de nuevo me
volvió loca con las yemas de sus dedos, tan loca que me puse mucho
más caliente al mismo tiempo. Cuando me estremecí, sonrió más.
Entonces su mano se metió en mi cabello en un movimiento erótico
insano, donde me masajeó tiernamente la cabeza y me relajó de
inmediato. Debería haber sabido que los dedos que podían tocar tan
bien la guitarra también tenían que tener un enorme talento para otras
cosas. Un suave suspiro se me escapó y cerré los ojos. En el borde noté
una ligera presión en la parte posterior de mi cabeza y me di por
vencida, me incliné hacia adelante e hice lo que inconscientemente
quería hacer todo el tiempo. Presioné mis labios muy delicadamente
sobre su cálida y suave carne y los moví ligeramente sobre la suya. Él
gimió ronco en mi boca y yo apreté mis ojos más fuerte, pero su beso
permaneció inusualmente pasivo. Me dejó a cargo, dejándome
explorar su boca y disfrutar juzgando por su sonrisa como yo lo hice.
Yo era la que le acariciaba reverentemente los dedos en la mejilla. Yo
era la única cuya lengua seguía sintiendo su camino para saborear su
sabor único. Yo era la que gemía suavemente cuando se me acercaba
con la lengua y yo también era la que de repente recordaba lo que había
hecho anoche. Me puse rígida. Como si hubiera adivinado lo que
estaba a punto de suceder, sus manos corrieron hacia delante y me
agarraron de las muñecas.
No, ahora no, exigió.
TÚ... TÚ... TÚ... No se me ocurrió una expresión adecuada para
él mientras pensaba en lo que me había hecho durante la actuación.
Cómo primero me envolvió y luego me dejó caer para salirse
con la suya con sus chicas livianas.
¿Grosero? ¿Cretino? ¿Queso?, ¡me ofreció con
una sonrisa y no sabía qué comedia podía derivar de

I Blow
Good
esta situación! Para ser honesta, lo encontré listo para ser entregado.
Exactamente eso también estaba en el horizonte, porque mi estómago
se acalambró - tuve náuseas - realmente náuseas - y todo el color
desapareció de mi cara.
¡Oh, oh!,fue su comentario inteligente y me dejó ir para que
pudiera saltar de su regazo y salir corriendo al baño para vomitar
miserablemente desde la parte superior de mi garganta. Acababa de
perder la compostura, pero ¿cómo podía mantenerla cuando mi ser
interior se arqueaba hacia afuera y se iba por la boca? Cuando terminé
y mi estómago ya no se encogió bruscamente y con dolor, mientras
hacía ruidos terribles, me cepillé los dientes. De un vistazo en el espejo
renuncié y me arrastré por completo a la sala de estar. Ignorándolo me
dejé caer en el sofá y agarré mi manta bien doblada para envolverme,
cerrar los ojos y esperar que mi cabeza dejara pronto de rugir.
Sólo después de unos segundos abrí un párpado para asegurarme de
que el señor- me- divertí- con- los- bordillos- y- te- besé- después- como
si- nada- hubiera- pasado- y -tú –fueras- la- única- que- seguía- presente.
Caminó entrando en mi campo de visión y puso un vaso de agua
cristalina sobre la mesa de café, que por supuesto no se quedaría ahí,
porque se inclinó hacia arriba. Suspiré pesadamente y leí sobre las
ropas que había depositado por todas partes en su apartamento.
¡Estaban claramente demasiado lejos! ¡Aparentemente en otra estrella!
No es posible limpiar. Sonrió y golpeó una pastilla blanca junto a él.
¡Trágatelo, bruja! Así que se dejó caer sobre su sillón para agarrar
su guitarra, ¡por suerte en silencio! Como excepción, me incorporé sin
luchar y me tragué la pastilla. Así es como es..., alabó
estúpidamente. Hinché y le di la espalda con demasiado ímpetu, lo que
no fue bueno para mi estómago y mi cabeza. Se rió en silencio
y siguió tocando... ¿Me estaba observando? ¿Estaba
literalmente al acecho? Después de un tiempo, ya no
podía soportar no mirarlo y me di la vuelta.

I Blow
Good
Afortunadamente, los dolores de cabeza ya habían disminuido un
poco. Y mientras yo estaba tumbada allí viéndolo tocar y verme sonreír
mientras lo miraba, ¡se me ocurrió! ¡Me había olvidado de llamar a mis
hermanas! Dios, eso daría problemas. Hace días que no saben nada de
mí. Pero odiaban que no se les informara de todo lo que yo hacía. Así
que me enderecé, poco a poco, y pregunté.
¿Puedo usar tu teléfono?
Si puedes, no lo sé... respondió con una sonrisa descarada y tocó
una misteriosa melodía. Giré los ojos débilmente.
Pero no cuenta con una alarma con vibración..., añadió,
agitándose y escarbando en el bolsillo de su pantalón para sacar su
teléfono móvil.Espera un minuto, Prudi. Marcó un número y
luego esperó concentrado.... Me pregunté brevemente por qué no me
dio el teléfono móvil, pero tal vez no tenía una tarifa fija. AHHH,
ahí está, exclamó mientras sonaba en algún lugar de la grieta del sofá,
pero no me atreví a poner mis guantes para sacarlo. Mason fue tan
amable y escarbó para mí en las profundidades de las grietas de su sofá
de manera que me deslicé lo más lejos posible de sus dedos.
Triunfalmente, lo levantó después de encontrarlo. Aquí....¡Incluso
tiene batería! Afortunadamente me lo puso en la oreja, pero sólo lo
tomé con la punta de los dedos - lejos de la cara - y luego lo limpié con
un paño de Sagrotan, el cual tenía guardado en una mochila de la
familia debajo de la mesa en caso de que ocurriera una emergencia.
Allá vamos .... ¡No tengo SIDA!
¿Sabes que los teléfonos celulares y los teléfonos están muy
contaminados con gérmenes? Especialmente el tuyo. Nunca se
sabe dónde estuvieron tus dedos antes.
Así que, si quieres estar segura, los dedos índice y medio
estaban en el culo de.... No tengo ni idea de cómo se

I Blow
Good
llamaba..., contestó sin rodeos, y me mostró los dos largos y
hermosos dedos.
Eso es tan asqueroso. Tan vulgar... tan desdeñoso con las mujeres...
 ¡Pues, ella también lo quería!
No quiero hablar de tus prácticas enfermas ahora, todavía estoy
enferma por ahora.
Así que anoche me agarraste el hueso duro y ¿hoy no quieres saber
nada de mis dedos esponjosos? Ahora movía sus diez hermosos
dedos.
¿Yo qué?
Le diste un golpe, Babe.
¿A quién te refieres?
¡ÉL! Señaló a la entrepierna y enganchó los dedos como si
quisiera bajarse los pantalones.
¡Te lo muestro ahora! Cerré los ojos a la velocidad del rayo.
No, no, no, no, no, no, no, ya lo habíamos hablado y ahora, POR
FAVOR, ¡cállate durante cinco minutos! Tengo que llamar a mis
hermanas y ellas no deberían saber dónde estoy. Lo harás, ¿verdad?
Sí, ahora soy una buena chica y voy a cuidarme sola.
Dios no lo quiera... Le contesté gimiendo y retorciendo los ojos
mientras se reía, se levantaba y se iba a la casa de las tortugas para
acariciar sus pequeñas y graciosas cabezas. Mientras tanto,
compulsivamente traté de no mirarlo, de no pensar en lo que
me acababa de decir, y marqué mi número de teléfono de
casa. Después del timbre número diez mil, una Magda
muy somnolienta respondió.

I Blow
Good
¿Hola?
Hola...Soy yo...Hannah. Tu hermana... Le informé
objetivamente.
Sé quién eres... Sólo a una persona se le ocurre la idea de llamar a
esta hora, murmuró y bostezó extensamente. Podía ver literalmente
cómo se rascaba en lugares inapropiados y seguía murmurando:
¿Alguna vez has mirado el reloj?
.... Sí... Son...Yo lo busqué. ... las once y veintisiete minutos,
hora de Berlín. Oh Dios... ¿cuánto tiempo había estado sentada en
su regazo y luego acostada en el sofá? ¡Era casi mediodía!
¡Sí! ¡Medianoche! Por tu culpa tengo que conseguir cubitos de hielo
para mis ojos ahora. ¡GRACIAS, HAN!
¡Hannah! Siseé inmediatamente.
Sí, sí.... eres un dolor en el culo...
Magda, debo decirlo. No ciegues a los demás. Ahora oí una risa
melódica clara. Mi cabeza se dirigió hacia él con cuidado, y puse mi
dedo en mis labios para indicarle que no hiciera ruido de sí mismo.
Porque si Magda y Rosi descubrieran quién era mi cliente grosero, lo
dejarían todo en pie y tirado y harían autostop aquí en su ropa de
dormir, con rulos en el pelo y máscaras en la cara. Mason, que
aparentemente acababa de despertar, me sonrió diabólicamente y supe
que el fin del mundo se acercaba cuando se arrodilló junto a su casa
de tortugas y lentamente se arrastró hacia mí. ¿Por qué tenía que
parecer tan sensual? ¿Por qué no llevaba nada que cubriera el juego de
sus músculos? Lo miré con atención, pero no se dejaba detener
mientras Magda empezaba.
Pídeme lo que quieras, pero nunca me vuelvas a
llamar tan temprano.... Rosi estaba sonámbula otra

I Blow
Good
vez esta noche, y la encontré con helado de vainilla en el pelo en la
nevera. Entonces tuve que acostarme con ella, mientras ella rodaba de
un lado a otro, y... “Mason, Mason.... OHHH, MASON” gimió
ante sí misma... Así que ahora tengo un ojo morado y no era su mano
sino su pie... Mi pequeño cuerpo me duele porque me rodó y quiso
montarme mientras me balanceaba el brazo como si tuviera un lazo
en la mano y gritaba: “Mason, ohhhh siiiiiiii, Mason, te estoy
montando a ti, semental salvaje”. Por lo demás, siempre haces eso
con ella, pero ahora no estás ahí y tengo que soportarlo. Por eso no
puedo dormir, y luego tienes la desfachatez de llamarme aquí en mitad
de la noche.
¡Por favor, preste atención a su elección de palabras y tonos,
señorita!
¡Me importa una mierda la marcación por palabras y tonos! ¡Tengo
un latigazo cervical! ¡¿Tienes a Rosi sentada sobre ti?!
He tenido eso a menudo, contesté y vi al señor Rotzer sexy que se
levantó en el sofá y se inclinó sobre mí.
No, no, no, no, no, le susurré y traté de apartarlo por los hombros,
lo cual no fue una buena idea, porque me hizo chillar -totalmente
atípico para mí- cuando de repente se sentó a horcajadas sobre mi
estómago, levantó el teléfono y encendió el altavoz. Agitaba la cabeza
en pánico mientras él dejaba el teléfono sobre mi pecho y me sonreía
antes de tomar mis manos, sostenerlo sobre mi cabeza y estirarme con
una velocidad vertiginosa. Siempre con esta sonrisa grosera y
escandalosa que moja las bragas, moviéndose hacia otras esferas. Eso
sería mi perdición en algún momento. ¿Y cómo llegó a usarme
como asiento ahora?
¡Bájate!, Susurré con indignación, pero no lo
suficiente.

I Blow
Good
¿Quién debe bajar a dónde?, resonó inmediatamente del
teléfono, y de repente mi hermanita ya no parecía cansada.
Uhhhh.... Pensé compulsivamente, pero Mason Hunter alias
Spank Ransom no me dio tiempo para ordenar mis pensamientos,
porque se inclinó hacia adelante sin soltarme las manos de su mano,
me acarició la nariz sobre la mandíbula hasta el oído y me susurró
aterciopelado: Dile, Chica Chupapollas. Dile quién se sienta sobre
ti y te pone en forma.
¡NO! ¿Te has vuelto loco? Ella enloquecerá... Le susurré y quise
quitármelo de encima girando las caderas, al menos lo intenté.
¡HEY! La voz de Magda sonaba desde el receptor. ¿Acaba de
hablar un hombre? ¿Por qué de repente te aceleras? Mason se rió
en silencio... y se deslizó por mi cuello con sus labios.
Sí, Hannah... ¿por qué? se burló de mí con voz sedosa. No pude
darle una respuesta provocativa, porque Magda me habría escuchado
de otra manera, así que traté de liberarme aún más temblando, pero él
me apretó más fuerte, mientras que sus labios tampoco se detuvieron
en la clavícula.
¡HANNAH! HABLA CONMIGO, exigió mi hermanita y mis
ojos se retorcieron hacia arriba como si estuvieran solos, mientras una
dulce sensación de hormigueo se extendía de sus labios que casi me
roba la mente.
Uhhhh yo... uh.... Te estoy hablando..., le dije, pero el TE sonaba
demasiado alto, porque en ese momento me mordió ligeramente en la
piel. Se rió en silencio.
¿ALGUIEN SE ESTABA RIENDO? ¡Oh DIOS! ¡Eso
sonó sexy! ¿Estás viendo algo sobre Sex on Two Legs en
televisión?, preguntó Magda sospechosamente.

I Blow
Good
¡AHHHH! ¿Qué me ha hecho? ¿Y por qué me gustaba tanto lo que
sentía en el estómago? ¿Por qué me gustaba tanto que él me abrazara
con tanta firmeza? ¿Por qué me latía el corazón hasta el cuello y por
qué no podía concentrarme en mi llamada telefónica con la mejor
voluntad del mundo?
No, exclamé, porque me sorprendió verlo empujando su rodilla
entre mis piernas. El NO estaba claramente dirigido tanto a.... Pero,
por supuesto, ambos me ignoraron también. Levantó la cara y me miró
exigiendo directamente a los ojos cuando aumentó la presión para que
mis piernas traicioneras se extendieran mucho. Muy satisfecho,
sonriendo, frotó entonces con su muslo duro sobre mi cuerpo. Un
suspiro silencioso se me escapó, porque de repente fluía a través de mí
con un… calor placentero, yo quería alejarlo de mí por un lado, pero
por otro lado quería más de esta maravillosa fricción… más… contacto
físico más...Mason....
Y ahí está de nuevo... mi Chica Chupapollas... respiró contra mi
piel... me acarició con la lengua sobre el cuello... lamido .... chupó...
sopló sobre los lugares húmedos e incrementó la maravillosa presión.
¡HANNAH! ¿Qué demonios estás haciendo? ¿Acabas de suspirar?
¿Alguien susurró? ¿Estás siendo tocada, lamida o satisfecha? Eso no
puede ser en absoluto. ¿Qué está pasando ahí?
¡Magda!Exhalé en estado de shock y sin aliento mientras él se
reía.
Buena idea.... debes estar muy apretada, susurró. AHHH, estas
palabras .... Mi cabeza empezó a girar.
¡ROSI! Magda gritó de repente. ¡NO PUEDO
CREERLO! ¡NUESTRA HERMANA SE BESUQUEA
MIENTRAS ESTÁ AL TELÉFONO!

I Blow
Good
No lo hago, exclamé, pero Mason también empujó su otra pierna
entre la mía, apoyándose en un brazo y susurrando.
No, tú no, Chica Chupapollas.... AH MIERDA....estás mojada,
dijo mientras presionaba la parte inferior de su cuerpo contra el
mío.Estas son las más puras cataratas del Niágara... Tenía razón,
mis bragas estaban completamente inundadas y en realidad debería
haber sido vergonzoso... PERO... Su tono ronco y excitado mezclado
con este resplandor, puesto que para mí los ojos exigentes lo habían
hecho. De alguna manera se me había metido en la cabeza, y toda la
racionalidad, toda la decencia y toda la moral se esfumaron.
Magda, no tengo tiempo. Yo viviré... He venido... no hagas
tonterías... Besa a Rosi de mi parte... Te quiero... ¡Adiós!
Inmediatamente Mason me soltó las manos, porque aparentemente ya
sabía lo que iba a hacer. Agarré el teléfono, colgué y lo tiré sobre el
sofá.
Así es como me gustas, fue su fascinante comentario. Sólo quería
probarlo… sentirlo… olerlo, así que enterré mis dedos en su pelo y tiré
de su cara hacia mí. Presioné con firmeza mis labios contra los suyos y
me acerqué... su... hueso duro con la fricción en contra. La perspectiva
del más ya no era suficiente - ¡lo quería TODO! No había contado con
ello... Sorprendido, gimió en mi boca, me cubrió la cabeza con sus
manos fuertes y me besó con una intensidad que me quitó todo aliento.
Movía las caderas hacia arriba y hacia abajo… con la punta frotando
sobre un punto en el que todo lo que tenía en mi vientre se juntaba y
yo lloriqueaba impotente. Esta reacción de mi cuerpo me sorprendió.
Honestamente. Así que lo agarré con más fuerza del pelo y le arranqué
la cabeza de encima. Respirando pesadamente, con los labios
maravillosamente rojos y con los ojos oscuros y velados, me
miró hacia abajo.... Como en ese momento en el escenario...
¡OH DIOS! Esta mirada, que irradiaba puro deseo,
era casi peor que sus toques.

I Blow
Good
¿Qué me estás haciendo? le pregunté susurrando débilmente,
desesperada... Cómo es posible que me sintiera tan bien tan pronto
como él hizo estas cosas asquerosas conmigo.... ¿Cómo es posible que
me haya olvidado de todo a mi alrededor, de un segundo a otro? Un
chasquido de sus dedos y me derretí porque esos sentimientos
increíbles y a la vez aterradores fluían por mi cuerpo sin que yo pudiera
hacer nada al respecto. Eso fue aterrador y absolutamente no normal.
Pero la explicación era simple. Mason Hunter era un maestro de la
seducción. Y estuvo a la altura de ese título. Dio un giro ligeramente
con las caderas para que yo jadease.
Lección número uno, Srta. Obediencia: Su voz ronca y sexy me
llevó a la médula y a los huesos. La gente se excita cuando se excitan
ciertos puntos... y a toda persona le gusta estar excitada. A ti también,
susurró ronco y rechinó los dientes cuando encogí de hombros todo
mi cuerpo porque aumentó la presión.
Basta, casi rogué, porque sabía que no podía parar, aunque mi
mente me dijera que DEBÍA parar. Esto fue escandaloso e
incorrecto... y así sucesivamente.... intoxicante. Me sonrió de una
manera encantadora, se inclinó hacia adelante y acarició sus labios
sobre los míos.
¿Por qué debería parar, Chica Chupapollas? Me encanta cuando me
suplicas con los ojos. Cuando te frotas exigentemente contra mí,
cuando tu aliento se vuelve más rápido para mí, cuando tus mejillas se
ponen tan maravillosamente rojas. Si me quieres con cada una de las
fibras.... ¡Si muestras tu verdadero yo y no te escondes detrás de tu
máscara de Prudella! Así que aumentó la presión un poco mientras
su dulce aliento fluía en mi boca mientras trazaba mi labio
inferior con su lengua.

I Blow
Good
¡No es…apropiado…que…frotes…tú…tú…hueso…contra…mí! ¡Tú,
perro! ¿Por qué tenía que burlarse ahora?
Si vuelves a llamar a mi polla hueso, no sólo lo frotaré por fuera...
porque los perros entierran sus huesos en lo profundo de la tierra....
Muy profundo, me informó con una sonrisa áspera y me
estremecí. Así que, ¡cállate! Por supuesto, su lengua sedosa volvió
a entrar en mi boca, me dominó.... hasta que realmente no pude
respirar más. Mi cara y mi cuerpo se quemaron alrededor de todo.
De nuevo aparté su cabeza y jadeé profundamente: ¡Detente
ahora!Se rió en silencio.
Dice Prudella... mientras la Chica Chupapollas me ruega que la
libere. PARA DEJAR SALIR TODO AMONTONADO... Que se
corra la voz. Podría hacerlo sin problemas. Ya sabes, nena... Podría
hacerte sentir tan bien en dos minutos... pero sé que si te meto el dedo
ahora, me pegarás.
¿Dedo? ¿No puedes hablarme en alemán? ¡Y FINALMENTE
BAJARTE!
¡No! Volvió a agarrar mis manos y cruzó los dedos junto a mi
cabeza antes de besarme de nuevo.
¡SÍ!, le grité en la boca. Mi mente estaba en contra, mientras que
mi cuerpo estaba absolutamente a favor.
No. Me besó más fuerte, me mantuvo completamente inmóvil....
Gimiendo impotente en su boca cuando algo quería explotar en mí,
pero al mismo tiempo entré en pánico porque perdí cada vez más el
control sobre mi cuerpo. Así que hice lo único correcto, al
menos intelectualmente. Incliné con un tirón las caderas
hacia un lado, con tanta fuerza que lo arrojé de mí al suelo.
Me miró desde allí, reprochando y frotando su

I Blow
Good
costado mientras yo me enderezaba y trataba de calmar mi corazón
acelerado. Todo en mí palpitaba, resonaba, crepitaba, se volvía loco...
Mi cabeza es una locura. Mis extremidades parecían de goma. Me
sorprendió que le devolviera la mirada. No podía creer que se las
arreglará tan fácilmente para hacerme sentir así. Al mismo tiempo, me
quedó claro lo mucho que se había contenido hasta ahora y lo
indefensa que estaba yo. Nunca más se repetirá nada imprevisto
como eso, pedí, y sonó vergonzoso porque tuve que jadear por aire.
Realmente eres un hueso duro de roer, dijo, retorciendo los ojos
y sentándose relajado. Se acercó a mí en el sofá, puso su barbilla en mi
muslo como un perrito y se frotó la rodilla. Me rascó la piel desnuda
con su barba, con lo que volví a sentir un hormigueo. Quería alejarlo,
pero simplemente no podía... ¡No con esta mirada de perro salchicha!
No te enojes, Babe, susurró contra mi piel y me besó en la rodilla.
AHHHH... ¿por qué tuvo que hacer conmigo cosas tan terriblemente
eróticas en un momento, y mirarme devotamente con sus grandes ojos
marrones al siguiente?
¿Sabes qué? Le agarré la cabeza por el pelo, lo levanté y me
incorporé.¡Eso es todo! ¡Termina con el holgazaneo! Cuando se
anda con rodeos, a la gente sólo se le ocurren malas ideas. ¡Es hora de
ponerse a trabajar y dejar de jugar a estos juegos! ¡Vístete! ¡Aféitate! ¡Me
vas a llevar a comer ahora!
¿A McDonalds?, preguntó esperanzado y también saltó sobre sus
piernas, sobre el sofá hacia atrás y me siguió hasta las escaleras. Había
envuelto la manta alrededor de mis hombros, después de todo sólo
llevaba bragas y un top delgado. El levantó el dobladillo de mi manta y
yo chillé, me di vuelta y le pegué en los dedos. Sí, lo siento...
Tuve que resistir todo el tiempo para agarrar tu dulce culo
no con las dos manos y frotarte contra mi polla, porque
quería verlo al menos una vez a la luz del día…ayer
por la noche a la luz de la luna, ya me ha hecho

I Blow
Good
sonreír tanto, se justificó sonriendo, desapareció a toda prisa en su
habitación, que estaba enfrente de la mía, y me dejó como a menudo
igual de aturdida y entusiasmada de vuelta.
¡Rufián!,Le grité y tuve que sonreír cuando una risa diabólica sonó
detrás de su puerta cerrada.
¡CORTEN!

I Blow
Good
11. Camina lejos del sol
Walk away from the Sun - Seether)
Mason
Mierda.
¡Mi jodida polla en mis malditos pantalones apestaba! X-mil veces tuve
que cambiarme porque a ella no le gustaba mi elección de ropa, ya
fueran mis vaqueros negros desgarrados o mis pantalones de mezclilla,
o mi camisa de “Sostén mi pene”, no podía complacerla. Tal vez debí
haberle mentido cuando ella me preguntó en el papel de maestro qué
significaba la impresión.
Claramente me convertí en un debilucho con esta mujer cerca de mí.
Pero en algún momento, después de varios intentos de Prudella, me
senté a su lado en el coche - ella simplemente se negó a subir a mi
motocicleta - realmente pensé en por qué - y conduje hacia el centro
de la ciudad con música en pleno auge. Por supuesto que me había
dado cuenta de que, para variar, no se había atado el pelo a morir en
un moño y, al parecer, había reemplazado sus gafas de monstruo por
lentes de contacto. También me di cuenta de lo atractiva y joven que
se veía cuando sus rizos caían brillando sobre sus hombros y de cómo
me hubiera gustado envolver una de esas hebras alrededor de mi puño
y tirar de ella hacia mí para jugar un poco con su lengua. PERO me
comporté absolutamente extraño y me reprimí.
Entonces, Sr. Hunter. Echaré un vistazo más de cerca a su
comportamiento en público hoy. No interferiré aunque se me
enrosquen las uñas de los pies. Pero este paso es parte de
ello. Después de la lección nos sentaremos de nuevo y
evaluaremos su comportamiento.

I Blow
Good
Mierda, será divertido, respondí con una sonrisa y aparqué frente
al restaurante de tres estrellas al que nos había llevado mi sistema de
navegación. Porque ni siquiera podría atraer a un puñado de paparazzi
a unos cobertizos tan lujosos. Prudella salió sola, mientras ya
garabateaba diligentemente y con la lengua entre los dientes en un
pequeño bloque de mierda, en el que seguramente grabaría mis
escandalosas e infames hazañas. Bueno, ¡entonces definitivamente
debería ofrecerle algo!
¿Estás escribiendo mis memorias o qué?
No... Hago una breve y concisa nota de todo lo que me llama la
atención.
¡AHA! ¿Estás segura de que tu pequeño bloque servirá?, le
pregunté, sonriendo, metiendo las manos en los bolsillos del pantalón
mientras caminaba hacia el restaurante y ella me seguía. De alguna
manera estaba bastante enfadado con ella, ¿por qué no lo sabía
todavía? frunciendo el ceño, abrí la puerta, pasé... y sólo escuché un
sonido desagradable más. IMBÉCIL. Mierda, murmuré mientras
me daba la vuelta y volvía a abrir la puerta, porque Prudella se había
dado un portazo contra su nariz. Sostuvo su pequeño órgano olfativo y
me miró con lágrimas en los ojos, porque la mierda debe haber dolido.
¡La sincronización fue la culpable! ¡En todo caso, yo no fui!
¡Muy bien, señor Hunter! Nunca tienes la culpa de nada,
¿verdad? Se frotó la nariz con una mano. Luego sacó su lápiz, que
tenía sujetado detrás de la oreja, y anotó algo con labios torcidos y
siniestros. Al menos dos puntos negativos.... La camarera rubia con
tetas oscilantes llegó, y dejé que su mirada se deslizara primero,
obviamente, sobre mis músculos masculinos.
Sí.... hay algo que mirar, nena...Respondí, sonriendo
torcidamente. Se lamió sobre los labios brillantes, fijó
la mirada y sonrió estúpidamente. Sí, funcionaba una

I Blow
Good
y otra vez, con todas, excepto con Prudella. Mi mandíbula se apretó.
Tetas colgantes que se lamía los labios, nos llevó a una mesa donde me
senté en mi silla. Allí me incliné hacia atrás y me presenté en la mejor
pose. Tetas colgantes se puso rojo brillante cuando lo alisé en mis
pantalones. Hannah tomo el otro lado de la banca y garabateó de
nuevo o aún lo seguía haciendo.
¡HEY! Le arranqué la cosa de las manos y hojeé salvajemente para
averiguar mi última ofensa. ¡No hice nada!, exclamé. Pero ella se
levantó, se inclinó sobre la mesa y me quitó el papel de los dedos.
¡Ese es el problema! Giré los ojos y me volví a reclinar en mi silla
mientras miraba de reojo al restaurante y le daba un vistazo a su escote.
Y Prudella escribió.... una vez más... diligentemente, cómo era ella.
¿Qué puedo ofrecerte de beber?, preguntó Tetas colgantes con
voz amable y gentil. OH SÍ .... Con certeza, pronto dejaría de lado a
alguien si continuara así y eso sería más que apropiado. Porque mi
chaperona no me dejaba entrar, a pesar de que anoche me había
revelado un lado tan encantador, y yo realmente no quería nada más
que a ella. ¡Mierda otra vez! ¡Eso estuvo mal! ¡Algo salió mal aquí! ¡La
mujer me tenía agarrado de las pelotas!
Tomo por favor un agua tibia con una rodaja de limón orgánico,
dijo Prudella amigable y ordené lo único verdadero.
Un montón de cerveza, cariño.
Desafortunadamente, no tenemos forma de hacerlo. Sólo se puede
beber en vasos de 0,5 litros.
Entonces venga, démelo..., pesé sin complicaciones y volví a
ver el estúpido bolígrafo deslizarse sobre el papel. La
camarera se fue al carajo y yo miré su sabroso trasero con la
cabeza torcida.... Tenía finalmente piernas
interminables, y si el lápiz escribía de todos modos

I Blow
Good
todo el tiempo, yo también podía exagerar. Además, mis malditos
huevos no le pertenecían a ella. ¡OH NO! Ella levantó la vista mientras
yo agarraba el salero.
¡Creo que voy a tener suerte aquí contigo! ¡Cuidado, cuidado,
cuidado!,  anuncié con una sonrisa y lo tiré todo por encima de mi
hombro izquierdo. Si alguien estuviera sentado ahí, me llamaría si esa
cosa llegara a su cara. Prudella dejó de escribir, se quedó boquiabierta
y me miró fijamente durante unos segundos. Me encogí de hombros.
¿No lo sabes o qué? ¡La sal sobre el hombro izquierdo trae suerte!
Ah, sí, contestó secamente y, por supuesto, volvió a anotar
diligentemente.
Solías ser una superdotada.
Te refieres lo que era. Mi carrera escolar siempre ha sido de enorme
importancia para mí.
No para mí .... Yo me di de baja después de octavo... para poder
dormir más tiempo... ¡Levantarse es casi tan malo como vomitar!
¿Tu madre no se opuso?
Claro, pero no pudo arrastrarme a la escuela por la fuerza.
Veo que tu madre ha pasado por mucho contigo. No respondí a
eso ni siquiera. Especialmente porque la teta rubia de pelo largo
regresó con nuestras bebidas y preguntó por el aperitivo.
Tráeme un poco de maldita sopa... La sopa llegó. El pan también.
Pregunté por Maggi y cogí el pan en muchos trozos para echarlo en la
sopa, sumergí mi cuchara y lo sorbí placenteramente delante de
mí, mientras me inclinaba sobre él porque no quería hacerlo
todo bien. Hannah, por otro lado, escribió y escribió y
escribió y dejó que la comida fuera comida, y estaba
bastante delgada de todos modos. Aunque ella trató

I Blow
Good
de no dejar que nada se notara, pero unas cuantas miradas censuradas
no pudieron detener mi posición, ahora sí.
¡Hombre! ¡Ahora baja ese maldito bloque y come! Lo bueno se está
enfriando... ¿Te gustaría probar?, le pregunté, mientras le ponía una
cucharada de pan y sopa bajo la nariz y seductoramente la rodeaba
frente a su cara. Pero apretó los labios y levantó una ceja. Aquí viene
el avión... Abrir la escotilla de carga..., tarareaba y hacía ruidos de
motor a juego. No podía evitar sonreír con la mejor voluntad del
mundo, pero eso habría sido difícil con el espectáculo que acabo de
montar. Finalmente abrió sus labios llenos, que todavía quería sentir
alrededor de mi polla y otras cosas, e inmediatamente aceptó por lo
menos la cuchara. ¡MIERDA! ¡Ahora estaba duro otra vez! Buena
chica... ¡Si te comes todo, tendrás un lindo rato mañana! Me incliné
y le di palmaditas en la cabeza mientras retorcía los ojos y... ¿puedes
creerlo? - escribió. Yo comí. Sorbiendo y también masticando, hablé
con ella.
Tú también puedes llamarme, nena... Ya sabes... Creo que tienes
una voz muy aguda. Seguro que sonaría genial si tuviéramos sexo
telefónico o si cantáramos un dúo juntos. Preferiblemente con estos
ruidos. Sonaría algo como esto.... Ya lo tengo desde hace días en la
cabeza. Uhhhh. Ahhhh. OHHHH, SIIIII. ¡DIOS, MASOOOOON!
¿Por casualidad tiene que ir al baño, señor Hunter? me preguntó
ella, pero sus ojos brillaron un poco y supe que secretamente me
encontraba malditamente gracioso cuando pasaba por alto toda la
locura... Después de tomar la sopa, la camarera se perdió y el plato
principal estaba en la mesa, miré más de cerca el tazón con el agua
frente a mí y decidí espontáneamente que era té. Cuando lo
tomé y quise beberlo, una mano se metió en mi campo de
visión y sostuvo mi brazo en movimiento.

I Blow
Good
No es para beber, es para limpiarse los dedos, Sr. Hunter. Giré
los ojos y volví a poner el cuenco en su sitio.
Entonces, ¿por qué no lo ponen ahí, los idiotas? le pregunté y ella
sólo volvió a escribir en su bloc, mientras se encogía de hombros.
Hay ciertos hechos en la vida que son como son. No siempre se
tiene que cuestionar todo, simplemente se acepta, respondió
distraídamente, y yo le levanté una ceja.
Entonces moriré estúpido e inactivo, como la mayoría de la
sociedad.
Esto no tiene nada que ver con la estupidez. Estas son las costumbres
y reglas de etiqueta de nuestra sociedad.
¡Me pasan por el CULO porque soy un individuo que piensa
independientemente y no sigue ninguna regla que no considere
necesaria!  Ahora ella dejó que su bloque se hundiera y me miró con
la cabeza torcida y desafiante.
Entonces, ¿cuáles son las reglas necesarias para usted?
Uhhhhh, por ejemplo.... ¡siempre cerrar el congelador! O dejar que
la mujer siempre se venga primero o... Dom Dom y Sub Sub siempre
darles algo de comer... ¡Muy IMPORTANTE! la ayuda de la abuela al
otro lado de la calle, no seguir si uno está en el suelo... tales cosas son
reglas importantes para mí.... ¿Todo lo demás?  sacudí la mano.
¡Es una Mierda!
Hay muchas otras reglas que son importantes y que evitan que el
mundo caiga en el caos, pero podemos hablar de ello en otro
momento. Su comida se está enfriando, Sr. Hunter.
OHHH, por supuesto que eso no es posible, contesté
seriamente y me incliné hacia atrás mientras me metía

I Blow
Good
la servilleta en el cuello y empecé a masticar mis camarones con los
dedos. Por supuesto que una vez más escribió, la escritora... Un
camarón se hizo autónomo y saltó de mi mano, directamente debajo
de la mesa. Mierdita resbaladiza, comenté a la manera de Pretty
Woman, porque había tenido que ver la película mil veces antes, y me
arrodillé. De hecho.... sí, en realidad quería recoger a la criatura marina
y ponerla de nuevo sobre la mesa.... Pero ENTONCES vi por primera
vez la vista debajo de la mesa.... y era suave y largo.... y seguramente
más sabroso que las cagadas resbaladizas de mi plato. Oh, ¿adónde
se fue? ¿Las estúpidas gambas? murmuré entre dientes y agarré estas
hermosas y firmes piernas con ambas manos para acariciarlas hasta las
rodillas.
¡Sr. Hunter! ¡Disculpe!, por supuesto que estaba indignada en su
linda vuelta a Prudella, pero no me dejé intimidar.
Sí, ¿dónde está ella? No se arrastró hasta allí, ¿verdad? Y entonces
deslicé, como un experimento, con mis dedos a lo largo de sus muslos
internos y no pude evitar reírme cuando sus manos se abalanzaron
sobre mí y me agarraron las muñecas con manijas de hierro.
No hay nada para ti ahí abajo, ¡y ahora siéntate en tu asiento!
¡Inmediatamente! Gruñí enojado y me puse de pie. En realidad ya
estaba lleno y ahora muy molesto. Si tan sólo lo supiera. No hay nada
para ti allá abajo, la monté en mis pensamientos y me acaricié el pelo.
Para relajarme saqué mis cigarrillos del bolsillo y encendí uno.
Prudella gritó inmediatamente: ¡Está prohibido fumar aquí!
Wuuuuu .... Ya sé por qué sólo voy a McDonalds... al menos hay
ceniceros para llevar, contesté y puse el cigarrillo en el medio
de mi plato. Prudella arrugó su nariz con asco, y yo ya tenía
reservas, porque claramente quería saltar a mi amada
garganta, y en un sentido negativo. No como el gran

I Blow
Good
pecho que nos trajo el postre poco después y me sonrió con los dientes
blanqueados y rectos.
Aquí tienes, tu helado de mango. Se mordió el labio mientras me
miraba la entrepierna. Levanté una ceja y sonreí. Se puso roja de fuego
y tartamudeó: ¿Me das un autógrafo? Creo que tienes una voz
demencial y un elegante… swing de cadera.
Hannah resopló. Pero yo sonreí más, miré su trasero de nuevo
extensamente inclinándome hacia atrás. Y sí, me gustó más que nada,
así que le quité el bolígrafo a Prudella.
Claro. ¿Dónde lo quieres? Jugué deliberadamente con mi voz... y
mi sonrisa, que era una combinación mortal para cualquier mujer
excepto la WauWau. Pequeño culo caliente sacó el aire
temblorosamente y aparentemente se armó de valor mientras sus ojos
azules colgaban anhelantes en mis labios.
¿Puedo enseñarte en privado? Se sonrojó después de preguntar,
y oí que Hannah se quedó conmocionada. Mi sonrisa casi rodeó mi
cabeza mientras empujaba mi silla hacia atrás. ¡Ciertamente no me
perdería una oportunidad así y llegó justo a tiempo después de los
interminables rechazos de Hannah! Después de eso me sentiría mejor
y, sobre todo, ¡ya no estaría tan enfadado!
Por qué no... Oye, no te ves como una teta de regalo en la boca...
o mejor dicho ya... y que con la lengua y la polla... Cuando me levanté
y tiré la servilleta al plato, mi mirada se dirigió brevemente a la
conmocionada Prudella. No tomará mucho tiempo, babe,
anuncié, porque la posición que he estado presionando todo este
tiempo por ella sería una cosa de tres minutos. Hannah cerró la boca
y me miró con una mezcla de indignación y asco.
No puedes hacer eso... susurró y aparentemente no
quería que mi próxima oportunidad de follar la

I Blow
Good
escuchara. Sonreí aún más, ¡eso era perfecto! Oh, sí... vamos,
ruégame... sé honesta... ¡sólo una vez! ¡Dime que no quieres que me la
coja! Dígame que sólo te pertenezco a ti.... No sabes si tiene alguna
enfermedad, exclamó con pánico. Mierda.... ¡sólo le importaba mi
maldita salud! ¡No estaba interesada en nada más! Mi estómago se
contrajo violentamente y apreté los dientes.
Yo... Siempre llevo condones conmigo... XXL, ¿recuerdas? Así
que le puse una larga hebra marrón detrás de la oreja, me incliné hacia
adelante y le susurré: Podrías estar en su lugar, pero no
quieres...Todavía con una sensación desagradable en la zona del
estómago, me enderecé, le hice un guiño y agarré a la camarera caliente
por la cadera, para llevarla al siguiente mejor baño.
La pequeña perra era buena... Ella sabía exactamente lo que estaba
haciendo cuando la empujé contra la pared de la cabina del baño y la
besé. Pero mientras tanto, la presión en mi vientre empeoraba y
empeoraba y se acalambraba cada vez más. El sudor me pisó la frente
y pensé que tendría que vomitar. ¡Maldición! Mientras tanto, la rubia
gimió y pasó una pierna por mi cadera, se frotó contra mí, después la
agarré por el culo, se levantó y presionó más fuerte contra la pared....
Trabajé muy duro para no pensar en este sentimiento de indiferencia
y sobre todo no en ella. ¡Pero era imposible! ¡Maldición! Sólo estaba
Prudella! ¡Sólo sus besos, sólo su voz, sólo sus gemidos! ¡Todo lo
demás me daba asco! Así que empujé este maravilloso regalo
voluntario al mundo de los hombres de mí y aflojé mis labios de ella.
Simplemente no pude.
Nada se movía en mis pantalones, ningún hormigueo estaba en mi
estómago -al menos no uno agradable-, ni siquiera mi aliento se
movía intermitentemente. La rubia ya no era mi tipo....
Por supuesto que quería mi número, y sólo para deshacerme
de ella rápidamente le di uno equivocado y me

I Blow
Good
despedí de ella después de haberle garabateado el maldito autógrafo
en las tetas. Me sentí aliviado cuando me fui de nuevo del cagadero, y
volví furioso a Hannah, la mujer que llamaba a mis manos
“Esponjosas” y nada de mí dejaba que dijera que... Que de alguna
manera me había cautivado completamente y contra quien nadie más
tenía una oportunidad. Pero cuando entré en el restaurante, la mesa
estaba vacía. Probablemente debería haber contado con ello... Otras
Putas podrían haber esperado a que cambiara de opinión en una cita y
me cogiera a otra persona. Pero no Prudella... Ella había desaparecido.
¡MIERDA! Pasaba por mi pelo mirando la silla vacía donde ella
acababa de sentarse con su bloc, bolígrafo y su trasero metido en él.
¿Qué clase de mierda de elefante adulto era esa ahora? ¿Por qué no
podría ser una buena WauWau, sólo sentarse y esperarme mientras
aliviaba mi presión? Entrecerré los ojos cuando salí y encendí un
cigarrillo. ¿Le molestaba? ¿Le importa si pongo mi polla en otro sitio?
¿Pero por qué debería hacerlo? Ella era sólo mi chaperona… ¡y yo
estaba usando anticonceptivos y no me había apareado directamente
con la camarera en público! ¡No había roto ninguna regla! Así que
podría ser Prudella, sin embargo, no importa. Ella no debería estar
desaparecida y yo no debería estar tan molesto porque se haya ido a la
mierda. Enérgicamente me subí a mi auto, subí la música a todo
volumen y tocando el tambor en el camino de regreso a casa me
molestaba el ritmo en el volante.
Probablemente esté en casa... y estará allí esperando para leerme el
acta de disturbios. Ella no se ha escapado. Su maleta seguirá ahí. Ella
lo hará... esperará. Pero cuando llegué a la entrada, ya estaba
oscureciendo y no había luz. Mis ventanas estaban negras y lúgubres...
Con los dientes apretados me estacioné, salí y entré.
¿Hannah? , grité tan pronto como abrí la puerta,
cuando recordé que ella ni siquiera podía estar adentro
porque no tenía llave. ¡Mierda! ¡Tenía que darle mi

I Blow
Good
segunda llave lo antes posible! Miré a mi alrededor salvajemente.
¿Dónde estaba? Seguro que no podía sentarme aquí y girar los
pulgares, así que cerré la puerta... pero puse la llave en el tapete, así
ella lo vería cuando llegara, y regrese a mi auto. Y luego me fui. ...a
través de todo el suburbio. No la encontré... Incluso después de una
hora, no... cuando la noche ya había caído completamente sobre mí y
me reveló un impresionante cielo estrellado. Sólo en el Chiemsee hice
una pausa y me bajé para recostarme contra el capó y fumar un
cigarrillo.
Mis pensamientos regresaron a esta tarde... cuando ella estaba en esa
pequeña camisa apretada y sus delgados pantalones en mi sofá y había
telefoneado con una sonrisa en los labios con su hermana.... Lo
conmocionada que estaba cuando me puse sobre su vientre plano.
Como sus ojos brillaban cuando la sostenía de las muñecas. Su
expresión exigente en la cara cuando tiró el teléfono y se me tiró
encima... se entregó a mí .... Sus pequeños y suaves ruidos cuando
trabajaba en ella con mi muslo.... La luz de su delicado cuerpo. Sus
inocentes y sin embargo tan consumidos besos... Sus mejillas
enrojecidas. Su hermoso rostro entre las palmas de mis manos.... Su
voz excitada, un poco áspera, que gemía por mí.... Al carajo con la
mierda, exclamé y encendí mi cigarrillo mientras me movía la polla.
¿Qué me estaba haciendo? ¿Por qué me hacía pensar en ella todo el
tiempo? ¿Y POR QUÉ la tuve en mis brazos esa noche sin ningún
motivo oculto y la besé TAN temprano en la mañana? Aún sin motivos
ocultos. Sólo por el bien de abrazar y besar. ¿Cuándo fue la última vez
que acaricié a una mujer o la tuve en mi regazo? ¿Y cuándo fue la
última vez que disfruté de un beso tanto como cada beso que ella
amablemente me dio? ¡NUNCA! En toda mi vida nunca me
había sentido así. ¡La quería a ella! ¡Puedes probar lo que
quieras! ¡Y ella también me quería a mí! ¡Si no, no habría
huido, no habría tocado mi hueso y no habría dicho
que mis besos eran lo más hermoso que un hombre

I Blow
Good
le había dado! No me habría mirado así, tan ardiente, tan exigente y
tan devota.... Durante un tiempo quise comenzar con mi máxima
técnica de seducción e introducirla en mi mundo personal de lujuria y
deseo, porque en este mundo yo era un maestro. Pero cuando ella no
estaba allí, yo tampoco podía tocarla.... en su dulce piel y mirarla a los
ojos brillantes mientras la follaba hacia el cielo, lamiéndola y
metiéndole los dedos.
¿Podría llevarla tan lejos? Si ella sólo permitiera salir a la pequeña
Chica Chupapollas, entonces seguramente no... Pero la dura roca de
Prudella tenía que ser agrietada, pero a veces también durante más
tiempo, antes de que volviera a florecer. No tenía la menor puta idea...
Yo sólo sabía una cosa: Ella me tenía en sus manos. Si no lo fuera, la
idea no me cabrearía que pudiera empacar sus cosas e irse. La idea era
horrible. Me gustaban nuestras batallas de palabras, me gustaban sus
modales seguros de sí misma, incluso me gustaba cómo me regañaba
y, sin embargo, no quería nada más que mis labios en los suyos.
Cuando me habló, no estaba satisfecha con mis estúpidas respuestas
como todos los demás. No le importaba una mierda quién era yo o
qué había logrado en mi vida. No, ella discutió conmigo y no sólo se
quedó ciega a mis pies como el resto del mundo. Para otros yo era una
estrella de rock, para ella yo era un ser humano.
Con un dolor de cabeza conduje a casa, y toda esperanza desapareció
cuando vi que todavía no había luz detrás de las ventanas. Suspirando,
tomé la llave, abrí la puerta y entré en mi solitario pasillo. Había vivido
solo durante años, ¿y ahora el silencio me molestaba? Me convertí en
una mujer... Era oficial.
Probablemente era hora de volver a la gira, de hacer ruido, de pasar
las noches y de hacer las mismas cosas que los hombres. Estar
sentado en casa no me sirvió de nada. ¡Todo este maldito
entrenamiento de preparación no me sirvió de nada! Era
un mocoso, no un maldito caballero. No fui un

I Blow
Good
caballero... ningún hombre, que le da a una mujer una hierba fragante
maldita o mantiene cada puerta abierta para ella, como si la chica fuera
minusválida... Yo no era así... y me gustaban las otras mujeres, no
importaba cómo era... ¿Por qué no pude complacerte? ¿Por qué no
pudo quedarse conmigo? ¿Cómo es que ya había llegado a ti?
Frustrado, entré en la sala de estar y me quedé helado en la entrada
cuando miré mi sillón.
Porque allí estaba en realidad.... enrollada bajo su manta, yacía allí.
Ambas manos dobladas bajo sus mejillas, sus rodillas apretadas - sólo
iluminadas por la luna. ¡MIERDA! Su vista me golpeó con toda su
fuerza. Porque parecía inocente, como una niñita dulce... como MI
niñita dulce... Por supuesto, tuve que pensar de nuevo en cómo había
estado recostada sobre mí exactamente en la misma postura. Cómo me
había abrazado fuerte y cómo me había besado por la mañana. ¡Ella
aún estaba aquí! Quería correr hacia ella y romperla en mis brazos.
¡Pero yo no haría esa mierda! Así que decidí subir y me duché con
aquella otra raja del cuerpo, porque aunque sólo nos habíamos besado,
me sentía mal y sucio. Sólo en mis pantalones de jogging bajé de nuevo,
agarré mi guitarra y me dejé caer en el sofá frente a ella. Toqué en
silencio para que no le molestara. Sin embargo, un leve suspiro
atravesó su cuerpo y ella dio un pequeño respingo cuando empecé a
cantar...
Camina lejos del sol, ven despacio y deshecho
Walk away from the sun, come slowly undone
Puedo ver en tus ojos que he ganado ya
I can see in your eyes i've already won
Podría sangrar por una sonrisa, podría llorar por un poco de
diversión
I could bleed for a smile, i could cry for some fun

I Blow
Good
Camina lejos del sol, y díselo a todo el mundo
Walk away from the sun, and tell everyone
Aún queda mucho en el aire
There's so much left in the air
Mucho que decir desde las miradas fijas
So much to tell from a stare
Aún queda mucho por defender
There's so much left to defend
Pero no soy divertido
But i am no fun
Asi que aléjate de aquellos que dañan a todos
So turn away from the ones who hurt everyone
Puedo decirte por tu sonrisa que vienes rehecho
I can tell by your smile you're coming undone
Podría sangrar por una sonrisa, podría morir por una pistola
I could bleed for a smile; could die for a gun
Camina lejos del sol, y mata a todo el mundo
Walk away from the sun and kill everyone
Y te desvaneces con cada día que pasa
(Podrías haber sido el siguiente, y deberías haber sido suficiente para
mí)
And you're fading with every day
(you could've been the next one, should've been the next one…

I Blow
Good
Mientras me hundía en los sonidos producidos por mis dedos y mi
voz, la miraba... Noté que se había arrugado un poco la frente y que
estaba cómodamente retraída... Ella juntó sus ojos más firmemente
cuando se despertó, pero yo era demasiado egoísta para dejarla dormir.
¡Y quería que escuchara lo que tenía que decirle! Aunque no
entendiera una palabra, entendía el sentimiento que le transmitía a
través de mi música de la única manera que era posible para mí.
Aún queda mucho en el aire
There's so much left in the air
Mucho que decir desde las miradas fijas
So much to tell from your stare
Aún queda mucho por defender
There's so much left to defend
Pero no soy divertido
But i am no fun
Ella me entendió... Por supuesto que lo hizo. Porque una pequeña
lágrima solitaria corrió por su mejilla y supe que ahora estaba solo con
la Chica Chupapollas. Sentí que mi mensaje había llegado cuando ella
abrió los ojos y me miró directamente. Doloroso miré su cara bonita y
maldita, sólo quería sostenerla, acariciarla, besarla... no quería que se
fuera y se alejara de mí, sino que se acercara a mí. Y que aunque
pudiera hacerle daño.... ¡Quería que se quedara conmigo como la
Chica Chupapollas y que no se convirtiera en una Prudella fría e
inaccesible una y otra vez! Mi ritmo se detuvo y tragué laboriosamente.
Su mirada era tormentosa, pero al menos no disgustada, como
en el restaurante cuando la dejé para ir con otra mujer. Lejos
de mi sol. Tuve que controlarme para no arrancarlo de mí.
Así que cerré los ojos y bajé la cabeza sobre el
respaldo del sofá, sosteniendo mi guitarra con las

I Blow
Good
manos flojas. No me dio más seguridad.... Ya anoche me había
desnudado mentalmente ante esta mujer.... pero ahora se convirtió en
un paso más violento. Me abrí a ella... y me molestaba que no lo
hiciera. ¿No se dio cuenta de eso? ¿No se dio cuenta de que, a pesar
de las circunstancias externas que nos separaban, de alguna manera
éramos el uno para el otro? ¡Maldita mierda! ¿Cómo se me ocurrió esa
mierda? ¿Quién era yo? ¿Y qué había hecho con Mason Hunter?
Mason, dijo de repente en voz baja y pensé que había escuchado
mal. Estaba seguro de que NUNCA había usado mi nombre de pila; y
estaba seguro de que NUNCA había sonado tan bien como ella lo dijo.
Mi corazón latió más rápido cuando levanté la cabeza de nuevo y le
miré interrogativamente.
¿Qué? ¿Por qué mi voz tenía que sonar tan áspera?
¿Por qué haces eso cuando no te hace feliz? ¡OH MIERDA! ¿Por
qué tuvo que preguntarme eso ahora? Tan suave... tan cálido... ¿Cómo
me hizo sentir, en pocas palabras, como si fuera el vago más antisocial
del mundo? Una vocecita en mi cabeza susurró molesta: “¡Eres el vago
más antisocial del mundo, vago!”
Soy un monstruo... Es muy bueno que no te involucres conmigo...
¡MIERDA! ¿Por qué dije algo así ahora? ¡No era BUENO que ella
no se involucrara conmigo!¡Deberías empacar tus cosas y huir lejos
de mí! No soy bueno para ti... ¿Por qué seguí HABLANDO?
¿Podría mantener mi maldita boca cerrada?  ¡Y no me la cogí! No
podía, sólo tenía que pensar en ti.... Sólo puedo pensar en ti de todos
modos, incluso cuando estoy junto a otras, agregué, lo que parecía
una maldita bala en la cabeza.
La mirada de Hannah se volvió inmediatamente un paso más
suave, y de repente se volvió roja. Oh, me encantaba cuando
ella tenía algo vergonzoso... y cuando miraba hacia
otro lado para morderse el labio y cuando andaba a

I Blow
Good
tientas como una niña en sus dedos. Sabía que diría algo que le
resultaría muy difícil.
¿Qué puedo significar para ti si no puedes hacerlo durante unos días
sin otras mujeres?
¡Si me das una oportunidad, no necesito a nadie más!
¿En serio? Levantó una ceja hacia arriba y unas campanas de
ángeles sonaron en mi cabeza, pero ella ya habló un poco más....
¿Realmente crees que eres capaz de esto? ¿Sólo yo y nadie más?
Su mirada atormentada voló hacia mí y estaba roja como un tomate,
mientras me miraba como si su salvación dependiera de mi respuesta.
¡Mis ojos se agrandaron cuando me di cuenta de lo que ella me estaba
diciendo subliminalmente! ¡Quería intentarlo conmigo!
¡FINALMENTE! Había esperado mucho tiempo a que ella volviera
por su cuenta. Casi me levanto y hago una carrera, pero me mantuve
tranquilo. Muy cool. Me obligué a sentarme en mi puto culo y pensar
seriamente en ello.... Aunque sólo me había dado unos besos, podía
pensar casi sólo en ella. ¿Qué tal cuando consiga más de ella? ARGH!
Mi cabeza se volvió loca y mi respiración se aceleró rápidamente.
¿Perderían las otras tragamonedas su atractivo si yo pudiera tener la
mejor de todas? ¿No era sólo el color del cabello lo que importaba,
sino la mujer en su conjunto? Bien.... ¡Habían perdido su encanto,
finalmente las chicas habían sido oscurecidas en el remolino y había
sido casi una lucha por venir! Al final sólo lo había hecho con las demás
porque estaba acostumbrado a aliviar la presión regularmente, ¡bien, y
porque Hannah no me dejaba hacerlo! Lo que significa que si pudiera
tenerla FINALMENTE, no me importarían una mierda las otras. Oh
wow.... ¡qué maldita iluminación!
¿Estás bien?, preguntó ansiosa, mientras yo la miraba y
apretaba los puños para no hacer realidad
inmediatamente mis fantasías más íntimas. ¡Tuve que

I Blow
Good
recuperar mi maldito control sobre mí mismo y especialmente sobre
ella! Porque para lo que iba a hacer con ella, necesitaba todo mi
autocontrol, aunque de hecho todo dependía de ella. Respirando
profundamente, cerré mis párpados para ocultar su seductora vista.
Creo que sí se puede hacer, babe..., le contesté sin rodeos y volví
a abrir los ojos para sonreírle torcidamente. ¡Eso sería posible en
cualquier caso! Ella sonrió tímidamente y se puso de pie y dejó caer la
manta.
Casi tuve un ataque cardíaco cuando me presentó su delicado y suave
cuerpo en una braga de encaje azul oscuro, una delgada camiseta
blanca sin mangas y NADA más. ¡OH MIERDA! ¿DÓNDE
ESTABA PRUDELLA?
Espero que te hayas duchado, murmuró avergonzada y siguió
acomodándose en sus delicadas manitas. ¡MIERDA! ¡Era linda!
¡MIERDA! ¡MIERDA! ¡MIERDA! Sin palabras, la miré. No podía
moverme... bien .... Ya podría haberme movido, pero no tan suave y
empático como ella lo necesitaba.
¿Qué estás haciendo?Pregunté demasiado alto y casi me aferré al
sofá con pánico cuando se me acercó. Lentamente...insegura....
mejillas sonrosadas...... Mordiendo su labio... descalza y sobre todo tan
seductora. Se detuvo justo delante de mí y me miró con desprecio
respirando más rápido. Y entonces ella me tiró completamente de su
hechizo cuando sus labios llenos, que yo quería sentir alrededor de mi
polla, se movieron hacia arriba y ella respiró:
¿Necesita usted también una máquina de dictado para su primera
lección, Sr. Hunter? Porque estoy lista. Y de inmediato cambié al
modo de juego, ¡por fin!
CORTE

I Blow
Good
12. Cristalizado
Crystalised -The XX <3)
Hannah
Sus ojos ardían en llamas.... La tensión, que estaba en el aire,
crepitaba... Mi estómago daba una vuelta tras otra... Mis piernas
temblaban inquietas, porque una parte de mí sólo quería huir... Porque
por un momento actuaba como si estuviera completamente
descolocado y caía encima de mí como si fuera un depredador
hambriento. Pero con el tiempo la postura rígida de su cuerpo
cambió... y se relajó. Se convirtió en el cazador tranquilo y controlado.
¿Quieres jugar conmigo, babe? respiraba e irradiaba una
sensualidad tan enorme que pensé que iba a desplomarme a causa de
mis piernas blandas.
¡Si! ¡ESO ES LO QUE YO QUERÍA! ¡REALMENTE! Porque
me confundía más de lo que ningún hombre lo ha hecho antes. Podía
jugar con mis emociones como ningún otro antes - en todos los
sentidos. La rabia que todavía sentía en el restaurante había sido tan
ardiente, tan cautivadora que tuve que admitir la verdad ante mí misma.
Sentía algo por él. Y no era sólo mi verdad, sino también la suya.
Después de todo, había rechazado a la otra mujer y me había seguido.
Eso dice mucho más de él de lo que las palabras podrían haber hecho.
Yo también era importante para él. Él también había desarrollado
sentimientos por mí, sentimientos contra los que ya no podía
defenderme con la mejor voluntad del mundo. Yo estaba
demasiado débil.... Y ahora él estaba aquí conmigo... y había
prometido no tocar a otras... A cambio, yo quería
mostrarle lo que había conseguido por ello. Por lo

I Blow
Good
tanto, estaba ahora medio desnuda delante de él... por eso salté sobre
la oscuridad y puse mi cuerpo y mi alma en sus experimentadas manos.
Porque una separación de ambos no era posible en este momento. No
con Mason Hunter. Mi corazón latía hasta el cuello y estaba segura de
que podía ver lo rápido que respiraba mientras lo miraba.
En su cuerpo largo y flexible, en su pelo brillante y desaliñado, en sus
ojos siempre oscuros y en esos labios suaves que me gustaba sentir en
los míos. Poco a poco sus hermosas y grandes manos dejaron la
guitarra a un lado sin perderme de vista. Y sus movimientos lentos y
animales sólo hicieron que mi mente se alterara más. Tomó el control
remoto de la mesa de café detrás de mí y poco después sonó una
música suave y fluida que empañó mis sentidos y al mismo tiempo los
estimuló. ¿Qué me haría ahora? ¿En qué me había metido? Yo no
estaba realmente lista... pero mis bragas estaban definitivamente listas.
Cálmate, Hannah, tarareó, de modo que su voz única se insertó
en la melodía de la música... Extendió una mano y acarició los nudillos
de sus dedos sobre la parte exterior de mi muslo derecho... Su tacto se
tiñó en mi piel. Contempló la luz de la luna en la que estábamos
envueltos, sus ojos casi negros por el deseo.
En lo profundo de mi vientre, todo se contrajo cuando me di cuenta
de que quería esto, exactamente eso, tanto como él - ¡Ardiendo! Al
mismo tiempo me di cuenta de lo mucho que se estaba conteniendo.
Sólo por mí.... Porque ahora podría haberme agarrado y exigido todo
lo que me pidiera. Pero no lo hizo. Porque quería mi cuerpo, pero
respetaba mi alma. Y confié en él... ahora, aquí... en la noche oscura.
En la que ambos éramos otras personas que durante el día. Sus nudillos
no se detuvieron y yo temblé al sentir las yemas de los dedos de su otra
mano bailando sobre mi otra pierna también.
Tienes una piel tan suave... Sabía que se sentiría así,
susurró y sus dedos deambularon y provocaron un
escalofrío en la espalda... Luego dejó que ambas

I Blow
Good
manos, con los dedos abiertos, yacieran en la parte superior de mis
muslos antes de que respirara profundamente y se levantara
lentamente. Mis ojos se agrandaron mientras él se elevaba sobre mí y
el embriagador aroma de perfume y Mason se elevaba sobre mi nariz.
Este no es mi sillón de terapia, dijo y me dio una sonrisa
impresionante. De repente me agarró más fuerte y me levantó.
Jadeando, me aferré a él mientras caminaba los tres escalones hasta el
sillón y me dejó caer frente a él.
Quédate así... exigió, me rodeó y se sentó detrás de mí en el sillón.
La tensión de no poder verlo y saber que estaba completamente
obsesionado conmigo casi me mata, pero no me volví hacia él. Sólo
escuchaba la música con los ojos cerrados y de alguna manera trataba
de controlar los latidos de mi corazón y mi respiración.
Desafortunadamente, eso resultó ser imposible. Sus dedos
deambularon por los lados de mis rodillas, a lo largo de mi forma
curvada, permaneció acostado sobre mis caderas, me agarró un poco
más fuerte y luego me tiró suavemente hacia atrás. Me sostenían
erguida mientras yo me sentaba de espaldas en su regazo, el cual se
sentía insanamente íntimo. Tenerlo tan cerca de mí y sentir su calor
era simplemente divino, y tan excitante que por un corto tiempo todo
en mí se revolvió.
Relájate... ¡No estoy haciendo nada que no quieras que haga! No lo
olvides, suspiró en mi oreja, y puse mi cabeza sobre su hombro con
confianza. Sus labios suaves besaban mi cuello, mientras que sus
manos permanecían en mi cintura para que me acostumbrase a la
posición, mientras yo tocaba sus musculosos antebrazos. Abre las
piernas para mí... exigió suavemente. Me puse tensa... No te
tocaré allí.... Aún no estamos tan lejos, agregó y obedecí,
extendiendo tímidamente mis piernas para que pudiera
aumentar la inclinación con sus rodillas. Aunque
confiaba en él, al menos me esforcé al máximo, la

I Blow
Good
situación era tan nueva para mí que no sabía cómo podría suceder. Las
emociones rabiaban a través de mi ser interior. Me sentí expuesta, pero
también atrevida, al mismo tiempo insegura e indeciblemente
indefensa en sus brazos. No pienses, sólo diviértete, me dije, al menos
por esta noche. Ese era el trato. Así que me concentré en sus pulgares,
que dibujaban pequeños círculos en mi estómago.
Eso es, babe.... todo lo que haré es hacerte sentir bien... no tienes
que mover un dedo. No me debes nada. Todo esto se trata de ti. Siente
la música.... siente tus reacciones hacia mí... siente mi cuerpo debajo
de ti... ¿Sientes cuánto te deseo? ¡Ohhhhhhh siiiii! Lo sentí incluso
muy exactamente en mi coxis y me gustó. Suspirando asentí y me moví
fácilmente sobre él. Sí, te quiero, pero no te tomaré a menos que tú
quieras. Estás a salvo conmigo.... estás a salvo de mí... a menos que
exijas lo contrario. ¿Quieres cruzar tus brazos detrás de mi cuello?
me preguntó y de inmediato hice lo que me pedía, pues de repente
no había nada más urgente para mí que averiguar qué estaba tramando
conmigo.
Mhhhhmmm, tarareó en mi oído y apretó su nariz contra mi pelo.
Sus manos me acariciaban los costados... a lo largo de mis pechos hasta
mis brazos, donde las puntas de sus dedos se quedaron un poco y luego
subieron y bajaron. Se deslizaban suavemente desde mis codos hasta
mis axilas mientras respiraba en mi oído: Mi mundo consiste en
dejar ir y confiar en el otro. Como lo estás haciendo ahora mismo. Me
doy cuenta de que serás una estudiante con potencial para la
enseñanza. Se trata de dar y recibir, y de hacernos sentir bien.  Sus
dedos malcriados me hicieron temblar y él sonrió.
Sí.... hay diferentes maneras de hacerte sentir bien... Sólo
puedo tocarte con la punta de mis dedos, como ahora, o...
Su mano se metió en mi pelo, sin piedad me tiró de la cabeza
hacia atrás para que pudiera hablar directamente en

I Blow
Good
mi boca y yo no pudiera moverme. O puedo atarte a mi cama y
follarte tan duro y durante tanto tiempo hasta que te desmayes.... Se
trata de nosotros dos, babe... Se trata de nuestros deseos. Me dejó ir
mientras lo miraba con grandes ojos y casi se deslizaba inocentemente
sobre mis hombros, allí dibujaba pequeños círculos inocentes... hasta
mis clavículas y espalda. Sin reglas... Sin decencia ni sociedad que
nos diga qué hacer. Todo lo que cuenta es el aquí y ahora y el tú y yo...
No haré nada de lo que me prohíbas hacer... sino todo lo que necesites.
Ni siquiera tienes que decirlo, sólo enséñamelo... Me concentré en
sus tiernos toques.
Ya no podía quedarme quieta cuando noté cómo su respiración se
aceleraba... Como prometió, después de mi silenciosa orden él se
dirigió hacia mí y sus dedos se deslizaron hacia abajo, abrazando
suavemente mis pechos, los cuales estaban cubiertos por nada más que
por mi camiseta. Me quedé mirando la emocionante imagen de sus
grandes y hermosas manos en mis sensibles curvas. La espalda me
temblaba. Pero su voz seguía siendo oscura y controlada, aunque
ronca.
Mi cuerpo será tuyo si me das el tuyo. Frotó ligeramente sus
palmas sobre mis puntas levantadas y me hizo apretar los ojos con
fuerza y presionarme más cerca de él. Porque las sensaciones que
descansaban a través de mí eran tan intensas que apenas podía
resistirlas. Nunca alguien me había tocado de tal manera y ciertamente
no mis pechos... Era inusual, pero todo excepto desagradable. Los
toques de Mason se sentían celestiales dondequiera que los hacía. Mi
corazón latía tan fuerte que apenas podía oír la música.... Pero en lo
único que podía concentrarme era en sus dedos, su cuerpo y su voz.
¡Oh mierda! Te quiero de verdad... ¡y eso me confunde!
Normalmente soy yo el que tiene el poder perfecto... pero
tú... oh cielo... Gimió suavemente mientras yo
presionaba mis pechos contra su mano y mis dedos

I Blow
Good
se clavaban más fuerte en su cuello. Porque su voz exigente y sus
palabras roncas me llevaron hasta los huesos.
Me haces débil.... Cada movimiento que haces, mi cuerpo se vuelve
loco... Sus gemidos se hicieron más fuertes y su aliento se volvió más
áspero contra mi garganta. Sus manos abrazaron mis pechos un poco
más fuerte... amasados suavemente, hicieron que en mis venas la
sangre palpitara salvajemente. Si te ruborizas.... si te muerdes el
labio... si te acaricias el pelo hacia atrás... juegas con tus dedos... Esto
es como una droga para mí... mi droga muy personal, respiró, y de
repente sentí sus talentosos dedos índices y su pulgar tomándome los
pezones y girándolos suavemente. Incluso a través de la delgada
camiseta sentí que la piel de sus dedos era un poco áspera...
probablemente por tocar la guitarra.
OHHHH, me quejé y giré.
Déjame disfrutar de ti... déjame desearte... sométete y arrójame a tus
pies al mismo tiempo... déjame ser tu maestro y tu discípulo.
Presionó con más fuerza, mientras su respiración era intermitente, y yo
ya no podía quedarme quieta, sino que me froté completamente sin
vergüenza contra él. Cuando sus dedos fueron arrancados por primera
vez, pensé que inmediatamente estallaría en pedazos. Entre mis
piernas palpitaba y tiraba violentamente. Sé mi chica chupa
chupapollas... Volvió a pellizcar y las olas amenazaron con
ahogarme. Apaga tus pensamientos y déjame guiarte. ¿Quieres que
te muestre la confianza que tienes? ¿Cómo se siente el pico del placer?
¿Puedo ser tu primero, mi dulce virgen? La próxima vez que
pellizco, no pude reprimir un quejido vergonzoso mezclado con un
sollozo. Incliné aún más la espalda y froté mi trasero sin
vergüenza sobre su dureza.
SÍ, jadeé y volví mi cara para besarlo, salvaje y
ambiciosa. Un rayo bailó frente a mis ojos cerrados.

I Blow
Good
Mi cabeza estaba nublada. Mi cuerpo hipersensible y tenso hasta
reventar.... Todo en mí estaba fijado en este hombre sensual bajo mi
poder... todo en mí gritaba por... él... gritaba por... redención. Recibió
mi beso.... estaba tan hambriento como yo. Pero de repente me vino
un sonido de gemidos.
A través de todas las capas de lujuria que acababa de girar a mi
alrededor. Me puse tensa en todo el cuerpo, con los labios pegados a
los suyos, y abrí los ojos mientras escuchaba con atención. ¡Sí,
definitivamente! Era un gemido... un gemido brillante y débil, y
ciertamente no provenía del hombre sensual que estaba debajo de mí,
que todavía sostenía mis pechos y permanecía tan inmóvil como yo.
Me separé de él y lo miré suspirando. Miró fijamente hacia atrás
jadeando. Mi cerebro estaba trabajando a toda velocidad, y no fue hasta
que echó un vistazo a la casa de las tortugas que supe quién estaba
haciendo estos sonidos extremos y sonaba como el propio Mickey
Mouse. Nos miramos de nuevo y empezamos a reír a carcajadas
mientras Dom Dom y Sub Sub se entregaban a su lujuria, no
necesariamente en silencio. El momento había desaparecido.
Ahora ya sabes cómo suenan, dijo Mason y me movió en su
regazo para que me sentara de su lado. Puse mis brazos alrededor de
su hombro y pecho y presioné mi cara contra su piel desnuda. Ya
estábamos llorando de risa, pero aún no habían terminado. Ahora
realmente empezaba y parecía que incluso la casita se tambaleaba.
Oh Dios... Mason, ya no aguanto más, sollocé temblorosamente
y empezó a resoplar de nuevo cuando ellos aumentaron la velocidad.
Cuando finalmente llegaron a un final pomposo, me dolió la barriga y
me quedé completamente exhausta sobre ella. En algún momento
volvió un silencio suave y agotador, incluso la música se había
detenido hacía mucho tiempo. Todo el éxtasis había
desaparecido. Mason me sostuvo con un brazo y se

I Blow
Good
inclinó hacia adelante para recoger la manta que se me había caído
antes.
Creo que hicieron un buen trabajo enseñándote cómo hacerlo con
Lujuria. Oh, y la lección número dos sería: Si quieres disfrutar de tu
orgasmo en paz, asegúrate de que nada pueda molestarte. Sin impacto
de bomba, sin teléfono, sin timbre y sobre todo sin tortugas cachondas
BDSM.
¡Lo recordaré! Me reí en silencio mientras me acurrucaba en su
pecho y aspiraba su olor. Eso fue muy interesante, señor Hunter,
le susurré sonriendo a su tatuaje y escuché el latido de su corazón, que
se había calmado. Todavía tengo que cepillarme los dientes y tú
deberías hacer lo mismo..., murmuré medio dormida.
Buenas noches, Chica Chupapollas... Fue un placer conocerte.
Bienvenida, Prudella... Y con esas palabras en el pelo, mis ojos se
cerraron y dormí….bastante relajada y con una amplia sonrisa...

Cuando me desperté, porque todo me daba vueltas en la cabeza.... y


mi estómago refunfuñaba... Whoa.... ¿Qué pasó ahora? Cuando sentí
una corriente de aire violenta, abrí los ojos y noté que todo estaba
girando. Molesta, me acurruqué más cerca del pecho caliente bajo mi
mejilla y murmuré sobre su piel: ¡Mason, detente!
Basta, babe, tarareó somnoliento y buscó con su mano mis manos
acostadas sobre su pecho. Cuando las encontró, me di cuenta
de que no nos hacía girar como idiotas, así que parpadeé y
miré alrededor... Sólo para ver a Friedl y a Max durante dos
segundos antes de que el resto de la sala de estar

I Blow
Good
pasara por delante de nosotros. Los dos giraron nuestro sillón en
círculo con alegría.
¡Oh DIOS!, grité y me aferré a Mason mientras ellos se reían y
nos hacían girar aún más rápido.
¿Quién quiere hacerlo de nuevo? ¿La guerra aún no ha terminado?
El loco carrusel del inodoro de vómitos sigue abierto, comentó
Friedl profundamente, cuando Max volvió a ponerse en marcha.
¡AHHHHHHHHHHHHHHHHHH!, grité, entrecerré los ojos
y presioné mi cara contra el cuello de Mason. ME ESTOY
MAREANDO, me quejé y sentí que Mason se enderezaba.
¡Son unos imbéciles!, gruñó y me apretó contra él con un brazo
para que no me cayera.
¿Estás listo tambieeeeeeeeeeeeén....?  De repente, la voz de
Friedl se detuvo y, en cambio, hizo un sonido de asfixia y silbidos. Nos
detuvimos con un tirón y sólo pude ver que Mason había estirado su
brazo en un instante para detenernos y se había aferrado a Friedl, quien
se había desplomado. Me quedé en mi sitio y esperé a que mi cabeza
dejara de girar.
No puedes seguir estando allí, se quejó enfadado Mason y me di
cuenta de que le hubiera gustado levantarse para darles una paliza
como a un neandertal. Un enfoque que yo habría aprobado en este
momento, pero que desafortunadamente no podía moverme.
¡Están realmente trastornados! ¿Qué están haciendo aquí, y cómo
se te ocurren siempre esas ideas de mierda?, refunfuñó y me frotó
la espalda. Oye, no vas a hacerme enojar ahora, ¿verdad?
preguntó ansioso y yo respiré profundamente. Siempre
inhala y exhala bien entre dientes... No creo...,
murmuré débilmente.

I Blow
Good
Si estuviera en sus brazos, yo también vomitaría. Te liberaremos del
monstruo, bella doncella me sugirió Max con una sonrisa-, y yo entré
en pánico mientras trataba de quitarme la manta del cuerpo. Pero
Mason lo sostuvo inmediatamente.
No te atrevas, gruñó y Max soltó la manta. ¡PUH! Cuando mi
cabeza se calmó, sostuve la manta alrededor de mi pecho y me puse
de pie, con cuidado. Sin embargo, el primer paso casi no se logró y
pude mantener el equilibrio en el último momento. Después de
superar este vergonzoso deslizamiento, tensé los hombros y levanté la
barbilla.
Buenos días, en primer lugar... y muchas gracias por el “rescate”.
Estaré eternamente en deuda contigo. Mason me mostró su erección
mientras se levantaba bostezando y se estiraba. Aahh, las imágenes de
la noche anterior se dispararon en mi cabeza y aparté la mirada de él
sonrojándome mientras revelaba su opinión.
¿Estás loca, o qué? ¡No digas esas cosas! Se aprovecharán de eso
hasta el final de tu maldita vida, ¡los idiotas! Lo ignoré hábilmente y
subí las escaleras con cuidado. Todavía podía oír la voz enojada de
Mason.
¡Ahora arruinaron mi número matutino, idiotas, y tengo que andar
por ahí con moprawala todo el día! Fruncí el ceño y decidí que le
preguntaría después qué era una moprawala. Cuando me duché y me
puse la blusa y la falda blanca hasta la rodilla del mismo color, bajé. El
cinturón negro y delgado sostenía la falda en mis caderas y el collar con
la cruz colgaba de mi cuello. No me había puesto las gafas y mi pelo
estaba trenzado en una trenza francesa. Pero los hombres no se dieron
cuenta de todo eso cuando entré en la cocina, donde estaban
sentados en el mostrador, en fila como gallinas, bebiendo
café. Los ojos de Mason crecieron al ver el bastón en mi
mano derecha. No pude evitar pararme frente a él y

I Blow
Good
palmear mi querido bastón en la palma de mi mano mientras lo miraba
con la ceja levantada.
¡MIERDA! Ahora se está poniendo seria. ¡Déjenme atrás y sálvense
ustedes dos, amigos! Mason se sostuvo teatralmente, y Max y Friedl
casi escupen su café al mismo tiempo que me veían.
Sólo quieres cambiar los papeles lo más rápido posible y usar el
bastón en ella... Levanté la ceja un poco más y Mason saltó del
mostrador.
¡Cállate, hombre! Pellizcó a Max, que había soltado la frase, con
firmeza en la rodilla. Decidí empezar y no dejar que me distrajera, que
todavía estaba en topless y vestido sólo con pantalones de chándal.
Bueno, caballeros. Ya que han aparecido en números tan grandes,
todos ustedes se beneficiarán de mi lección de hoy.
¡OH MIERDA! ¡SÁLVESE, QUIÉN PUEDA! Friedl y Max
también saltaron del aparador y quisieron escapar, pero Mason agarró
a ambos por la parte trasera del cuello y los tiró hacia atrás.
No, imbéciles. ¡Uno para todos, todos para uno! Friedl estaba
corriendo, mientras Max ya había aceptado su destino y me guiñó un
ojo.
Mason.... amigo... dijiste que te sacrificaras por nosotros y te
dejáramos atrás. No puedes hacernos esto ahora, hombre... ¡a las
nueve de la mañana!
Sí, pensé que podría usar el bastón con ella. No sabía que ella dejaría
que la domina se quedara aquí...Max tenía un lamento miserable.
No quiero que me peguen... ¡Mamá! ¡Mami! Mason y
Friedl se giraron hacia él.

I Blow
Good
Amigo, ¿eres un maldito ratón o un hombre? ¡Un Indio no conoce
el dolor! Pero Max siguió gimiendo.
No soy un Indio...
¡Silencio ahora!Coloqué mi bastón entre los tres en el mostrador
para que hiciera ruido, se asustaron y me miraron con ojos grandes y
asustados.
Wuu... Nena... Me estoy volviendo duro de nuevo, comentó
Mason de manera ociosa.
No se lo aconsejo, Sr. Hunter susurré amistosamente, aunque con
severidad, y se quedó en silencio abruptamente. Esta mañana en
realidad quería crear mi plan semanal contigo y evaluar el fiasco de
ayer, pero cambié de opinión a corto plazo cuando tus colegas nos
despertaron con tanto cariño.
Oh mierda, dijeron los tres a la vez y se miraron con pánico. Yo
sonreí.
Se trata de la primera impresión, porque transmite a la contraparte
la imagen primaria de un ser humano. Puesto que los tres tienen una
cita con el Canciller Federal, es bueno que todos se unan y se escuchen
mutuamente y, sobre todo, que absorban espiritualmente lo que tengo
que decir. Así que.... caballeros... No toleraré ninguna interrupción.
Así que si quiere dimitir de nuevo, por favor, hágalo ahora. Por
cierto, añadí con una sonrisa, cualquier escape es inútil. Con
una educada sonrisa me hice a un lado para que los tres pudieran pasar
a mi lado con los hombros colgando. Mientras ellos se quejaban arriba,
yo respiraba profundamente y primero tomé una taza de café de una
de estas tazas vulgares, que no podía ser descrita como tal. Eran
réplicas de pechos, pero Mason no tenía nada más.
Realmente me disgustaba beber de ellos, así que decidí
reemplazar esas fallas de gusto con tazas razonables

I Blow
Good
para la próxima compra. Después de que volvieron a la cocina - bajo
un fuerte estruendo, por supuesto - los dirigí a la sala de estar y los puse
en fila uno al lado del otro.
Existen factores parciales que nos dan una imagen aproximada de la
persona con la que estamos tratando. La más obvia es la ropa. Sr.
Hunter, ¿podría ponerse a disposición para que se lo pueda
demostrar?
Puedes demostrar mucho más conmigo, babe... y siempre estoy a tu
disposición.
Yeeeaaahhh, uuhhhh Max y Friedl exclamaron cuando Mason se
acercó a mí a los dos pasos y yo NO estaba distraída por esta asombrosa
sonrisa.¡Dáselo, amigo!
Seguramente quieres causar una buena impresión en tu cita.
¡Entonces te aconsejo que te concentres ahora!
Exactamente... Mi mujer ha hablado. ¡Cuidado!
¡Señor Hunter, usted más que nunca! No pude resistirme y dejar
que mi bastón hiciera clic en su trasero. Nunca lo usaba, pero con él
haría una excepción. Se movió, pero cerró sus maravillosamente suaves
labios y me miró fijamente. Echemos un vistazo a tu ropa
inexistente. Caminé alrededor de mi objeto de prueba mientras
hablaba. La aptitud, la confianza en sí mismo y la ropa de diseño no
hacen nada.... ¡si no se ajustan bien! Así que agarré la cintura de sus
pantalones de chándal sobre esas nalgas tan atractivas que tenía delante
y las levanté con un tirón. Pegó un salto hacia adelante.
¡AHHHH! ¿Quieres castrarme o qué? Me volví hacia
Friedl y Max con una amplia sonrisa y los vi subirse los
pantalones apresuradamente.

I Blow
Good
Los pantalones no deben colgar demasiado bajos. Ya no son niños
inmaduros. Las camisas deben estar cerradas. Las mangas no deben
estar al revés. La ropa debe estar limpia y no debe apestar. Antes de
este evento iremos de compras de todos modos. Porque al mirarte así,
no creo que tengas la ropa adecuada en tu armario. Así que saltémonos
este punto y vayamos a los detalles, porque todo traje es inútil si te
arrancan las uñas de los dedos o si tu cabello está grasiento y
despeinado. Así que, Sr. Hunter, ¡muéstrame tus manos!
Se supone que debes saber que no tengo las manos sucias como
cuando te las frotaste en la mejilla anoche. ¡Aquí están las florecitas!-
Extendió sus hermosas, grandes y delicadas manos teatralmente y
ligeramente homosexuales bajo mis narices y las giró hacia adelante y
hacia atrás. Él tenía razón. Las uñas estaban cortas y limpias, al parecer
incluso manicuradas. Asombrada, lo miré con los ojos entrecerrados.
Sólo sonrió torcidamente, pero no reveló nada. Friedl también tenía
unas manos bastante decentes, pero unas uñas ligeramente
mordisqueadas, pero las manos de Max me dejaron sin habla. Porque
ni siquiera podía ver cómo se veía debajo de sus uñas porque llevaba
esmalte de uñas negro.
Y me inclino hacia adelante, se encogió de hombros y yo me volví
hacia Mason, cuyo pelo era salvaje en todas las direcciones.
Tal peinado, dije señalando su cabeza, no es apreciado en la
mesa del comedor y en ocasiones públicas. Aunque a mí
personalmente me gustó mucho, una vez que te acostumbras. Sr.
Hunter, tenemos que hacer algo con este crecimiento incontrolado.
Friedl, tienes que atarte el pelo a una cola de caballo. Max, tu pelo está
bien. El cabello de Friedl casi llegaba a la barbilla, mientras
que los rizos oscuros de Max eran cortos.
¡HAHA, dos a cero! dijo Max.

I Blow
Good
Tus uñas no cuentan, maricón, le devolvió Friedl y le clavó el
codo en el costado. Ignoré esta objeción y continué.
Además de la apariencia, el carisma y la presencia real juegan un
papel importante. Echemos un vistazo a su postura, señor Hunter.
Así que me paré frente a él otra vez y desvanecí todo lo que no debía
estar aquí. Como su olor o la sonrisa traviesa en sus ojos.
Haz lo que quieras, dijo y no se movió mucho delante de mí.
La mano izquierda representa el sentimiento, la mano derecha la
mente. Los pies y las piernas muestran el punto de vista, la firmeza con
la que alguien se encuentra en la vida y en su opinión—. Toqué su
rodilla izquierda con mi bastón. —Si el peso está en su pierna izquierda,
como en su caso, la sensación prevalece en este momento. Si te paras
sobre tu pierna derecha, como tu colega Friedl, tu mente se activa. El
cambio rápido de una pierna a la otra traiciona la indecisión, como en
el caso de Max.
No estoy indeciso. Sólo tengo que ir al baño otra vez...
Bueno, entonces, ve rápido. ¡De hecho, te di la oportunidad de
hacerlo antes! Una vez más me sentí como si estuviera en el jardín
de infantes cuando Max me pasó por al lado para llegar al baño.
Respiré un momento y seguí hablando tan pronto como Max regresó.
Una marcha dinámica con grandes pasos muestra que se trata de
una persona que conoce su meta y quiere alcanzarla. Por otro lado, los
pasos que se mueven arrastrando los pies y los hombros caídos son
prueba de la falta de empuje. Si tropiezas mucho, tropezarás en la vida.
La planta del pie en el suelo muestra agarre y sentido de la realidad,
esto se aplica al sentarse. La parte superior del cuerpo doblada
puede significar atención especial, pero también tensión.
Lo demostré tomando a Mason por los hombros e
inclinándolo un poco hacia adelante, lo que hizo

I Blow
Good
sonreír a Friedl. Volví a poner a Mason en posición vertical. El
retroceso crea distancia o defensa así como brazos cruzados.
Recuérdelo, señor Hunter, y si el Canciller está sentado frente a usted
así, haga algo al respecto.
¿Me prestas tu grabadora de voz? ¿Cómo se supone que voy a
recordar toda esa mierda?
Por supuesto, te lo daré todo por escrito de nuevo, para que tengas
la oportunidad de repasarlo por la noche e incorporarlo, respondí
cortésmente. Vamos a pasar a la parte práctica de inmediato, pero
antes me gustaría decir unas palabras sobre el tono de voz. La voz es el
vehículo de tus pensamientos, ideas y argumentos. Hablar demasiado
alto es tan desagradable como demasiado silencioso. Sensibilicen su
percepción a las voces de otras personas. De esta manera se puede ver
si la persona con la que se está hablando está realmente convencida de
sus argumentos o simplemente finge estar convencida. ¿Pero a quién
se lo acabo de decir? Estaba segura de que era tan bueno leyendo en
otras personas como ignorando las cosas que había escuchado...
¿No te gusta mi voz, babe... susurró con esa voz de miel que le
había hecho mundialmente famoso e hizo que los corazones de las
mujeres se derritieran, y yo me lo tragué.
Eso no importa ahora. Pasemos ahora a un punto importante. El
saludo. Quiero que juegues conmigo a través de la situación del saludo
paso a paso. En primer lugar, antes de entrar en una habitación, se le
pide que entre, por lo general tocando o timbrando al timbre. Usted
sólo entra cuando se le ha concedido esta admisión y se concentra
principalmente en la gente de esta sala, no en las hermosas plantas o
en los pechos de las damas presentes. Al presentarse, tienes
que mirar a la otra persona a los ojos y un apretón de manos
firme también es parte de ello. El rango más alto siempre
es bienvenido primero, igual que el más alto. Sólo se

I Blow
Good
menciona el nombre y no se habla de ello, como siempre le gusta
hacer, Sr. Mason. La MUJER se acerca primero al HOMBRE. Y para
que realmente no hagas nada malo en este punto, te pido que salgas
por la puerta y practiques tu primera entrada conmigo.
Oh, hombre, eres una sádica. ¡Hace mucho frío afuera! ¿No
podemos hacer eso aquí?
No, señor Hunter. Tiene que ser lo más realista posible. Sólo con
mucho esfuerzo me negué a mí misma la sonrisa de júbilo cuando lo
empujé hacia afuera por los omóplatos. Un Friedl refunfuñón y un
Max refunfuñón le siguieron. Cerré felizmente la puerta delante de sus
narices.
Señor Hunter, usted es el primero. Imagínate que soy el Canciller
Federal, grité a través de la ventana de la puerta.
Voy a vomitar, tarareó atormentado.
¡Concentración, caballeros! Así que me giré en el pasillo hacia el
espejo y me miré con mi bastón. Intenté golpearme el culo con él para
ver si me dolía y si parecía seductor. Sí, las dos cosas. Froté el lugar con
suavidad y me asusté cuando sonó el gemido del timbre.
Adelante, dije educadamente.
Eres graciosa, tienes que abrirnos, gritó desde fuera un Mason
ligeramente enfadado. Oh... fue mi comentario antes de que fuera
a la puerta, la abriera, y tres hombres congelados me miraban y querían
irrumpir dentro.
¡No, no, no, no, no, ¡uno a la vez! Mason eclosionó con un.
¡Atsch, por favor! y cerré la puerta tras él.
No te lo ofrecí y tampoco fue un saludo apropiado. Otra
vez Con eso abrí la puerta de nuevo y lo empujé hacia
afuera, en el pecho. Ponte en posición atrás de los

I Blow
Good
demás, le dije. Gruñó de nerviosismo y un Friedl muy bien educado,
congelado hasta los huesos, entró e inmediatamente hizo todo bien, y
eso con mucho encanto, porque quería entrar en la sala de estar y
calentarse.
Maldito cerdo nerd, comentaron los otros dos desde fuera y
volvieron a quejarse. Llegó el pedido de Max. Pero
desafortunadamente su mirada se atascó en partes de mi cuerpo que
no podía mirar nunca más, pero él mismo se dio cuenta de su error.
Sí, sí, me pondré en la fila... Un encantador Mason Hunter vino
después y mostró un comportamiento impecable, al menos al
principio. Pero luego pasó la mano por su pelo antes de estrechar la
mía, destruyendo todo.
¡A fuera otra vez, Sr. Hunter! Tiré de mi mano hacia atrás.
¿Qué? ¿Por qué? Yo no hice nada, una mierda, ¡mi piercing en el
pezón se está congelando! Mierda, REAL, maldijo mientras se
marchaba. ¡Sólo quieres oír los gemidos, puta!
Refunfuñando, cerró la puerta tras él. Grité: ¡El pelo! ¡No toques el
pelo antes de darle la mano a alguien!
No tengo mierda de pájaro en la cabeza, me dijo. Max lo hizo
todo bien esta vez y obtuvo una sonrisa alentadora de mi parte. Ahora
sólo quedaba Mason. Tocó el timbre, esperó hasta que abrí la puerta,
chispeó hacia mí con ojos oscuros, de modo que mi corazón casi se
detuvo, porque ya conocía esa mirada, y me apreté contra la pared más
cercana en el pasillo vacío, sin más preámbulos. Antes de superar la
conmoción, me besó brevemente, intensamente y muy
conmovedoramente, antes de volver a separarse de mí.
Lo saludaré así, y luego lo tendré en la bolsa. Me soltó
la cara y se paseó silbando por la sala de estar,
frotándose sus fríos brazos.

I Blow
Good
Espero que no lo hagas, grité débilmente mientras me acariciaba
los labios. ¡Genial! Ahora mi interior se encendió de nuevo y todo se
volvió loco. ¿Qué acabamos de hacer? ¿Por qué estaba aquí otra vez?
¿Por qué tenía la espalda tan bonita y larga? Luego volví a repetirlo
todo con mis alumnos con una taza de café y me alegré de que hubieran
guardado un poco. El bastón que siempre tenía a mano los intimidaba,
así que se cuidaban. Pero otra lección no fue posible porque los tres
terminaron la lección por sí mismos. Mason tomó su guitarra, Friedl
desempacó la suya, y luego tocaron y cantaron algo a la
Supersexyminiflowerpopcolafan mientras Max jugaba en el Playstation.
Así que decidí dejarlo pasar, y mientras preparaba la comida en la
cocina, pensé en más lecciones.
Sin embargo, tuve problemas para concentrarme porque se acercaba
la noche y me preguntaba qué había planeado Mason. Todo se juntó
en lo profundo de mi estómago y tuve que mirar rápidamente al
hombre hermoso que me sonreía como si supiera lo que acababa de
pensar. Por supuesto que me sonrojé inmediatamente, lo que sólo se
intensificó cuando me di cuenta de lo mucho que le gustaba a Mason
cuando adquirí el color de un tomate muy maduro. Su guitarra se
detuvo bruscamente y formó dos palabras con sus maravillosos labios
que hicieron que mis piernas se suavizaran.
Más tarde, babe...
¡CORTEN!

I Blow
Good
13. Introduccion
Intro - The XX)
Hannah

Con los ojos cerrados, me senté en el sillón de la sala de estar,


esperando que Mason Hunter viniera y me llevara a su mundo de
lujuria. Traté de controlar mi respiración y calmar mi corazón salvaje
porque me había prometido no hacer nada que yo no permitiera - todo
lo contrario. Según sus palabras, sólo se trataría de mí antes de que él
añadiera cierto ardor en sus ojos que también me daría su cuerpo
cuando estuviera lista. Pero, ¿quién era yo?
Para mi molestia, últimamente apenas sabía dónde estaban las idas y
venidas, por lo que me resultaba casi imposible responder a esta
pregunta tan sencilla. Sólo una cosa estaba clara, la necesidad de huir
gritando me parecía una alternativa más tentadora que estar sentada
aquí. Pues ahora... en la noche oscura, cuando una tormenta se
desataba afuera y los árboles que soplaban arrojaban sombras
aterradoras en la cálida sala de estar.... Me sentí tan indefensa... casi
terminada. Pero no podía negar que estaba secretamente deseando
hacer esas cosas con él, aunque no sabía lo que había planeado para
hoy.
Admito que Mason Hunter era un hombre hermoso que te encantaría
tocar. Pero no sólo eso... también sabía exactamente lo que estaba
haciendo... cómo tenía que hablarme y tocarme, de modo que
realmente me secuestró en otro mundo - un mundo
completamente desconocido para mí. Básicamente no
pensaba mucho en el sexo antes del matrimonio y por

I Blow
Good
lo tanto era virgen. Pero cuando este hombre entró en mi vida, había
tirado por la borda todas mis resoluciones, que me habían
acompañado durante 26 años.
Ahora, por la noche, mientras estaba sentada aquí con nada más que
un par de bragas y una camiseta sin mangas bajo la oscuridad como él
me había pedido, me permití admitirlo delante de mí misma: Yo lo
quería a él. Con cada fibra de mi cuerpo. Quería sentir sus labios en
mi piel, quería ser tocada por sus dedos conocedores, quería ser uno
con él.
Con él y ningún otro. Cerré los ojos y respiré profundamente de nuevo,
me limpié las manos sudorosas y traté de controlar la confusión que
había en mí. Pero fallé miserablemente. Era demasiado estresante
como para sentarme aquí a esperarlo mientras llevaba sus tortugas a su
habitación, a la que no se me permitía entrar. Cuando oí música, abrí
los ojos y me estremecí un poco, porque de repente estaba de pie frente
a mí. Durante un momento mi corazón se detuvo en mi pecho porque
la visión de él era casi más de lo que podía soportar.
Como siempre, durante nuestras horas de juego, sólo llevaba
pantalones de tela negros y anchos... El tatuaje se movía
ventajosamente sobre sus músculos entrenados y su piercing en el
pezón brillaba en la oscuridad mientras levantaba un brazo y se paseaba
a través de su cabello. Con una intensidad que casi me deja sin aliento,
me miró. Apenas podía reconocer sus ojos, porque eran de un negro
profundo, pero sentí cómo mi piel se teñía... sentí cómo todo en mi
estómago se hundió mientras pensaba que él me tocaría y me besaría
otra vez. Pero su mirada casi estaba esperando. Casi inseguro.... Como
si también estuviera emocionado.
¡EL AQUÍ había algo completamente diferente entre
nosotros de lo normal! No sólo crepitaba que esperaba ver
chispas a cada momento, sino que también el humor era
el adecuado. Sonreí débilmente para animarlo, lo que

I Blow
Good
obviamente logré. Levantó la comisura de la boca y también sonrió.
No insolente.... pero.... fascinado, casi tímido. La sonrisa de un
verdadero ángel.
Hola, Chica Chupapollas me saludó con una voz sexy y malvada,
que al mismo tiempo sonaba tan inocente como la de un santo, y
comenzó a acercarse a mí con gracia.... El corazón me golpeó hasta el
cuello.
Hola, señor Hunter, tartamudeé, y ni siquiera me dio vergüenza.
Era como era antes. Me intimidó... y al mismo tiempo lo deseaba.
Tragué. Su sonrisa se hizo un poco más amplia cuando se detuvo frente
a mí, se inclinó y se apoyó con ambas manos sobre mis rodillas.
Llámame Mason, exigió. Su rostro era tan hermoso, su mirada
tan oscura. Estaba tan perdida y sólo podía asentir estúpidamente... ¡Yo
le diría CUALQUIER COSA!¿Quieres jugar conmigo? preguntó
medio burlonamente, medio en serio y sobre todo ronco. Tragué de
nuevo y humedecí mis labios.
Sí, Mason, contesté y sonaba áspero porque mi garganta parecía
tan seca como el desierto de Gobi.
Sí, confirmó en voz baja, y no pude evitar reírme excitada
mientras acariciaba sus labios sobre los míos, y luego gemir mientras
su lengua se deslizaba sobre mi labio inferior. Por supuesto que la
encontré a medio camino y la disfruté al máximo, saboreando de nuevo
su sabor típico; disfrutando de sus pulgares acariciando mis rodillas y
también de su inclinación hacia delante e intensificando el beso para
que mi cabeza girara antes de soltarme con sus cálidos labios. Dios
mío, yo lo quería. Caminó casualmente hacia una estructura de cristal.
Resultó ser una moderna chimenea de gel. Tan pronto como
nos envolvió en una cálida luz parpadeante, volvió a mí, tomó
mis manos y me ayudó a ponerme de pie. Lentamente

I Blow
Good
me arrastró hasta su cuerpo. Me miró a los ojos y pidió permiso.
¡DIOS! Como si eso fuera necesario. En ese momento yo estaba en
sus manos y él podía conseguirlo todo de mí - sin discutir... Pero sólo
porque podía confiar en él en ese aspecto y sabía que nunca aceptaría
nada que yo no estuviera dispuesta a darle.
¡Él hablaba EN SERIO! Sus manos se deslizaban hacia arriba sobre
mis brazos... Me hizo cosquillas con la punta de los dedos... sobre mis
hombros y en mi espalda hacia abajo. Mis manos levantadas -
aparentemente como si estuvieran solas - tocando la piel desnuda y
caliente de su espalda mientras sentía los músculos bajo mis dedos.
Apoyó su frente contra la mía, como en el concierto, y pude sentir esa
energía entre nosotros que siempre me invadía cuando él estaba tan
cerca de mí. Luego me empujó suavemente hacia atrás, lejos del sillón.
Soplé de sorpresa.
Necesitamos más espacio hoy, susurró y separó su frente de la
mía para mirarme directamente a los ojos. Su mirada mostraba tanto
afecto que estaba segura de que... algo especial entre nosotros podía
sentirse. Me dio la sensación de que no sólo estaba interesado en
ganarme como súpergroupie o en impresionarme, sino sólo en mí. Su
mano levantada y su pulgar acariciado tiernamente sobre mi pómulo.
¿Confías en mí, babe?me preguntó tan directamente y tan... que
apenas podía oír su voz aterciopelada. No tuve que pensar mucho.
Porque por razones que no podía entender lo hacía, aunque
normalmente todo estaba en contra. Simplemente porque era lo
correcto. Aquí y ahora.... En la noche oscura, con las llamas
abrasadoras que proyectan sombras sobre su inmaculada y recién
afeitada cara.
Sí, le contesté en voz baja y me mordí el labio mientras
el brillo de sus ojos se intensificaba.

I Blow
Good
Entonces date la vuelta, porque nuestra lección de hoy es: escucha
lo que tu cuerpo te dice y sigue sus órdenes, concluyó. Me
hormigueaba el cuello cuando le di la espalda. Las yemas de sus dedos
se elevaron fantasmagóricamente sobre mis brazos una vez más, luego
soltó sus manos de mí y oí un suave crujido.
Te vendaré los ojos. Porque quiero que me sientas con los otros
cuatro sentidos. Quiero que me pruebes, que me huelas.... me oigas y
me sientas. Me percibirás y experimentarás con cada fibra de tu
cuerpo.... Noté ya algo aterciopelado que él puso alrededor de mi
cuello. Apoyó sus labios directamente en mi oído y susurró: Cierra
los ojos. Mis párpados revoloteaban mientras los cubría con el paño
suave.
Sus dedos cerraron la tela en la parte posterior de mi cabeza y luego
me quitó el elástico del cabello. Con los diez dedos me atravesó las
hebras, las aflojó y las empujó por encima de mi hombro. En el otro
lado me besó el cuello. Me estremecí y automáticamente doblé la
cabeza para facilitar el acceso.
Mhmmm, tarareó con una sonrisa y susurró suavemente: ¿Me
oyes? Volví a temblar y asentí con la cabeza, pues nunca había oído
nada mejor que su voz aterciopelada y melódica, que penetraba en mis
oídos. Sus manos bajaron por la parte exterior de mis brazos -
acariciando el dorso de mis manos y mis diez dedos. Nunca me había
sentido mejor que el ligero cosquilleo que sus toques dejaron en mí.
¿Puedes sentirme? Sólo asentí débilmente y suspiré, por lo que
se rió suave y duramente.
Podía sentirlo rodeándome y parado frente a mí. Luego, la punta de su
nariz se deslizó sobre la mía y yo aspiré el malvado pero fresco
aroma masculino que emanó cuando me preguntó:
¿Puedes olerme? Y cómo no hacerlo. Nunca había
olido nada mejor que su amargo cóctel, que cautivó

I Blow
Good
mis sentidos. Cuando sus labios acariciaron los míos, casi tuve la misma
suerte... ¿Puedes saborearme?, sopló directamente en mi boca y
me besó... Exigiendo intensamente... impresionante.
Gemí sin ganas, me hundí contra su pecho... me consumió por sus
hábiles besos y su gusto único. Pero demasiado rápido se separó de mí,
me puso un brazo firmemente alrededor de la cintura y apoyó al otro,
aparentemente detrás de mí en el sofá, cuando me dejó hundirme
lentamente hacia atrás. Confié en él completamente. Sus dedos
deambularon sobre mi espalda cuando sentí el enorme y suave sofá
debajo de mi trasero.... Me puso completamente en él.
Al final me agarró por el cuello cuando se inclinó sobre mí y me
susurró: Ahora estamos jugando a un juego erótico... que también
sirve para algo, porque sé que aún no puedes decirme directamente
dónde quieres sentirme. Pero puedes decirme si hace más calor o más
frío. Se siente tan frío. Acariciaba el dorso de mi mano con su dedo
índice. Es hermoso y agradable... pero nada especial... Pero te
calientas y te hace cosquillas cuando te toco aquí... Su dedo índice
se deslizó sobre el interior de mi torso del brazo y todo comenzó a
hormiguear, especialmente el triángulo entre mis piernas. Estas son
tus zonas erógenas, babe, y las conozco todas.... de arriba a abajo.
Su voz reflejaba su sonrisa autocomplaciente, que estaba garantizada
para adornar su cara, y mi estómago giraba en círculos, pero en un
sentido positivo.
Sus dedos se deslizaban por mi cuello mientras hablaba suavemente en
mi oído. Haré algo que quise hacer desde el primer momento.
Probaré tu suave piel y me dirás si se siente caliente o frío. Para que al
final de mi viaje lleguemos donde quieras que estén mis dedos
y mis labios sin que tengas que decírmelo directamente...
Porque yo soy tu juguete aquí y tú eres el mío. ¿Todo bien,

I Blow
Good
babe? Oh, Dios mío... No tenía ni idea de qué responder. Excepto...
¡Continúa con ello! No podía creerlo cuando le susurré eso y él
tampoco parecía creerlo, porque exhaló en mi cara y me enderezó,
quitó sus dedos de mí, para que ningún contacto con la piel nos
conectara más. Así que honestamente no quise decir eso.
Los segundos parecían días. Me derretí por dentro y literalmente
desaparecí entre mis piernas. Su voz y los pocos toques y besos que me
había dado me excitaron tanto que pensé que tenía que estallar cada
segundo, aunque la presión no era tan grande como la de anoche, antes
de que Dom Dom y Sub Sub nos hubieran interrumpido. Las
almohadillas debajo de mí se movían mientras él se apoyaba en ellas y
su cálido aliento rozaba mi sien izquierda. Temblando un poco, me
puse tensa por todo el cuerpo, cerré los ojos.... sólo se sentía quieto.
Como era de esperar, me tocó con sus labios suaves y sedosos. Se
deslizaron por encima de mis mejillas hasta la comisura de mi boca,
donde noté exactamente cómo se contenía y que esperaba algo... Así
que murmuré: ¡Caliente!
Ahora sus labios me acariciaban como una pluma, vagando sobre mi
mandíbula y a lo largo del lado izquierdo de mi cuello, besándome allí
suavemente. Al mismo tiempo, sus dedos se deslizaron por el otro lado
de mi cuello y luego por encima de mi clavícula. Su boca se movió
sobre mi hombro... hasta mi brazo. Cada fibra de mi cuerpo se
concentró en el hormigueo de su piel sobre la mía. Sentí cada toque
en mi corazón. Su otra mano cubrió mi muñeca y giró mi brazo para
que pudiera tocarme por dentro.
Sus labios se deslizaban cómodamente a lo largo de mi brazo, sobre
mi palma hasta la punta de cada dedo. Mientras tanto, sus dedos
continuaban acariciando mi clavícula hasta que me rozaron
el cuello y su pulgar se deslizó sobre mi pulso acelerado.
Entre mis piernas latía más violentamente que nunca.
Cada emoción fue intensificada por mi falta de visión.

I Blow
Good
Déjalo ir, babe, respiró contra mi palma y movió sus labios hacia
arriba. Sólo interrumpió su esfuerzo brevemente cuando susurró —
Dilo... en mi piel.
Luego quiso deslizarse de nuevo hacia mi cuello, pero esa no era la
dirección correcta... así que jadeé: ¡FRÍO! y sentí que sus labios
se convertían en una sonrisa cuando volvió a deslizarse hacia abajo y
condujo a lo largo de mi escote.
 Caliente, suspiré y me agité más cuanto más descendía. Casi
quería levantar mis manos y enterrarlas en su pelo, pero decidí no
hacerlo y preferí clavar mis uñas en el sofá. Seguramente escuchó el
martilleo incontrolado de mi corazón. En la base de mi blusa me
acarició sobre la suave curvatura de mis pechos, de modo que la
pequeña llama lujuriosa que había en mi interior se encendió hasta
convertirse en una llama expansiva. Porque ayer sabía lo bien que se
sentía cuando me tocaba los pezones, ¡y yo lo quería allí! ¡AHORA!
Más caliente, me quejé a mitad de camino y me estiré
discretamente para sentirlo allí más rápidamente. Sonrió y cumplió mi
deseo mientras se deslizaba por mi pecho izquierdo, dejando un rastro
caliente, sus labios apareciendo sobre mi pezón rígido debajo de la tela.
¡Muy caliente! Doblé mi espalda cuando respiró violentamente
contra ella, y noté en ese momento que todo el asunto tampoco lo
dejaba frío.
Y luego me sacó casi completamente de mi mente, porque tomó
cuidadosamente mi carne sensible entre sus labios y la sacó por la parte
superior. Se me escapó un fuerte gemido. Mis dedos arañaban más
fuerte, entre mis piernas se movía casi dolorosamente y en el segundo
supe exactamente dónde quería tener estos maravillosos labios.
Así que NO dije caliente... sino: ¡Frío!, y le oí reír en
voz baja... Sonaba tan ronco que me calenté.
Suavemente continuó su viaje... se deslizó sobre mi

I Blow
Good
vientre y tocó allí, donde mi blusa se había deslizado hacia arriba, cada
centímetro de carne desnuda. Pero se burló de mi ropa al subirme un
poco la blusa con su nariz. Casi me hiperventilé cuando sumergió su
ágil lengua húmeda en mi ombligo, me hizo cosquillas allí y me hizo
sentir muy bien. Era como si estuviera volando mientras todo giraba en
mi cabeza.
Lentamente me acarició la base de mis bragas blancas. Su aliento
violento me empujó contra mi piel hipersensible y tuve que
desplazarme bajo su cuerpo... lo quería allí donde el golpeteo era más
violento. Quería que se redimiera. Porque sabía que él podía, sólo él
podía. Así que le dije con voz temblorosa: Bastante caliente, y lo
sentí respirar profundamente otra vez y cambiar su peso.
Mis latidos se detuvieron brevemente... Cuando pasó sus dedos
suavemente sobre mis muslos, me acariciaron y luego lentamente, pero
con seguridad tomó mi rodilla. Puso uno de mis pies en el sofá, para
que me sintiera expuesta, pero al mismo tiempo segura.
Luego se arrodilló entre mis piernas y puso ambas manos sobre mis
muslos, acariciándome con los pulgares. Quería calmarme, pero no era
necesario. No tenía miedo y lo quería exactamente donde él quería ir.
¿Lo sientes, Hannah? ¿Sientes el fuego corriendo por tu torrente
sanguíneo y juntándose entre tus piernas preparándote para mí?
respiró sensual y silenciosamente sobre mi rodilla derecha. Era como
música para mis oídos y un afrodisíaco para mi cuerpo.
Sus labios se deslizaron por mi pierna... y sabía que no tenía que decir
nada más... Sabía que cumpliría mi deseo, sabía que me haría feliz. Tan
feliz. Su boca de los dioses hacía cosquillas en mi muslo y su aliento
acariciaba mi piel. Esto era erótico al más alto nivel y casi lo
amé por lo que le estaba haciendo a mi cuerpo en ese
momento. Cuanto más se acercaba a ese punto caliente,

I Blow
Good
más violenta era mi respiración, más rápido latía mi corazón y más
miedo tenía de desmayarme inmediatamente.
Y cuando sus labios entonces vagaron sobre el dobladillo de mis
bragas, todo en mí se juntó y mis manos volaron en su pelo lleno.
Gimiendo, lo agarré con fuerza, mis caderas moviéndose hacia arriba
con un tirón.
Tú eres mía, murmuró tan silenciosamente que apenas pude
oírlo. Y luego... sí, entonces... Acariciaba su NARIZ sobre mis bragas
hacia arriba, directamente entre mis pliegues y le seguía la boca... y me
besó en cierto punto. Cuando me tocó allí, disparó a través de mí miles
de descargas de calor y me estremecí más fuerte. Era algo que nunca
había sentido. Era... fantástico.
¡Caliente, Mason! Tan caliente, jadeé, entrecerré los ojos y eché
la cabeza hacia atrás. No tiene por qué parar. Pero otro extraño gemido
lo alejó de mí.... Esta vez no fueron las tortugas. ¡Era el timbre!
Mierda, maldijo en mi humedal y yo me enderecé mientras me
quitaba la venda de los ojos. Mason ya estaba de pie. Un momento.
¿Okay, babe? me preguntó, se inclinó de nuevo y me dio un beso
corto en la frente antes de desaparecer de la sala de estar y mover lo
que iba a ser empujado en sus pantalones.
Sin aliento me dejé caer de nuevo en las almohadas y puse mi mano
sobre mi corazón que palpitaba violentamente. ¡Eso era una locura! Mi
cabeza seguía zumbando. Cuando mi mirada se deslizó hacia el reloj,
entrecerré los ojos, porque ya era poco antes de medianoche. ¿Quién
molesta a esta hora del día? ¡Eso realmente no era apropiado!
Especialmente cuando Mason jugaba caliente o frío conmigo.
¿Qué quieres aquí?, sonó desde el pasillo, no
exactamente amigable. Sobre él sonaba una voz ahumada,
femenina - completamente silenciosa...

I Blow
Good
¡Te he echado de menos... especialmente.... esto de aquí!
¡Whoo! ¡Quita las manos! ¡Él está reservado! Se rió con
incredulidad. ¡No me jodas! ¡FUERA AHORA! Oí el eco de
zapatos de tacón de aguja en el mármol de su pasillo. Y la próxima
vez que tengas la maldita idea de venir, ¡piénsalo de nuevo! La puerta
se cerró violentamente.
Con la respiración contenida, esperé a que volviera. Cuando
reapareció, su humor asesino era casi tangible. Cada paso y cada
movimiento irradiaba una agresividad que lo apartaba de mí. Abatido,
se sentó en su sillón, agarró su guitarra y comenzó a tocar en silencio.
Por mucho que fuera demasiado rápido, podría haber sido
tranquilizador... Pero después de un tiempo la melodía cambió y se
convirtió en.... vacío.... triste... Ya no me miraba, sino que cerraba los
ojos y presionaba los labios con fuerza.
Algo lo había puesto en ciento ochenta y cinco y traté de averiguar qué
podía ser en base a mi entrenamiento terapéutico. ¿Acaso recibía con
más frecuencia visitas no planificadas de mujeres? De mujeres que sólo
querían una cosa: su cuerpo, su fama, su reputación. Aquellos que sólo
querían lo que él presentaba al mundo exterior. Me golpeó como un
rayo. Aunque estaba rodeado de miles de personas, se sentía solo.
Miles de mujeres lo querían, al menos lo imaginaban, pero no lo
conocían en absoluto, sólo la estrella que mimaba hacia el exterior.
No les interesaba en absoluto cómo le iba a Mason, quién era como
persona... Sólo les importaba Spank y sus habilidades sexuales. No les
importaba si se sentaba solo por la noche tocando melodías solitarias
en su guitarra porque la superficialidad de los medios de comunicación
determinaba su vida. Obviamente él estaba solo - el alma
solitaria en este mundo - y me dolió en el pecho cuando me
di cuenta de eso.

I Blow
Good
Sin pensarlo dos veces, me resbalé del sofá y me arrastré de rodillas
hacia él. Su mirada voló hacia mí y sus dedos titubearon por un
momento en la melodía. En sus ojos la incertidumbre parpadeaba. No
sabía qué esperar de mí. Y eso fue probablemente lo que le fascinó de
mí. Yo era diferente a los demás. No saltaría sobre él en un momento
de debilidad. No me importaba que fuera millonario. No me
importaba que fuera un sex symbol. Me importaba un bledo todo lo
de afuera. Lo que más me interesaba era su interior...
Cuando estaba con él, me senté a su lado, puse sólo mi barbilla en su
rodilla y lo miré. Me mantenía con mis manos cuidadosamente sobre
sus muslos, pero lo que de ninguna manera era un gesto sexual, sino
que debía señalarle que yo estaba ahí para él. El ligero parpadeo en sus
ojos se convirtió en un resplandor ardiente cuando me miró y ya no
tocó en absoluto. Abrió los labios, inclinó un poco la cabeza, mientras
sus ojos miraban mi cara y absorbieron cada centímetro de piel. Sonreí
un poco para animarlo y fui recompensada con una pequeña e
impresionante sonrisa de su parte.
¿Por qué si no eres tan cool y tan dulce, tan furiosa? preguntó en
voz baja y soltó una mano de su guitarra. Sentía un hormigueo mientras
me acariciaba las puntas de los dedos sobre la sien hasta la barbilla y
luego ponía su mano debajo de ella para levantar mi cara. Mi sonrisa
se amplió cuando su pulgar se deslizó sobre mi labio inferior y lo besé
sonrojándome.
¿Por qué si no eres tan despiadado y tan compasivo, matón?—, le
contesté en voz baja y le hice reír honestamente.
Un punto para ti, nena... ¿Por qué se siente como si te conociera
desde hace años? ¿Por qué se siente así…como... Se quedó
en silencio abruptamente y frunció el ceño.
Por qué se siente como si ninguna otra persona en el
mundo contara cuando estamos juntos así, terminé

I Blow
Good
con una voz suave y él cerró los ojos mientras yo decía eso. Pero luego
guardó su guitarra y se agachó.
Hannah, ¿qué me estás haciendo? susurró torturado y levantó mi
cara para besarme suavemente. Gimoteé suavemente en su boca
mientras sus labios tocaban los míos y me paré entre sus rodillas para
enterrar mis manos en su pelo y presionar su cara contra la mía.
Eso mismo me preguntaba mientras me dejaba completamente sin
voluntad con su arte de besar. Mientras sus dedos todavía sostenían mi
barbilla y acariciaban su lengua sobre la mía ¿Qué hizo conmigo? Mi
corazón amenazaba con reventarme el pecho y me sofocaba, así que
en algún momento me separé de él y apoyé mi frente contra la suya.
Le acaricié las mejillas, disfruté con los ojos cerrados la sensación de
su suave piel bajo las yemas de mis dedos.
Háblame de ti, por favor.
¿Qué debo decirte? ¿Cuánto dinero tengo en mi cuenta? ¿Cuál es
mi posición favorita? ¿Dónde tengo casas en todas partes? ¿Con quién
he estrechado la mano?
¡No! ¡No me interesa todo eso! Cuando abrí los ojos, noté que ya
me estaba mirando. Marrón sobre marrón. Vulnerables a la vista.
Quiero saber cómo vivías ANTES de que te hicieras famoso...
Porque eso era lo que más importaba de él. Se inclinó hacia atrás, me
reveló una vista perfecta de su pecho y de sus músculos abdominales,
y tuve que recobrar la compostura para no acariciarlo. En vez de eso,
le puse la mejilla en el muslo y volví a cerrar los párpados... esperé
pacientemente y sentí cómo me acariciaba con cuidado al comienzo de
mi cabello.
¿Qué quieres que diga, babe? Estaba bastante jodido...
antes de que me hiciera famoso.

I Blow
Good
Define, murmuré y temblé mientras sus dedos masajeaban
suavemente el lóbulo de mi oreja.
Bueno.... Yo era un maldito... Stripper.... y me mantuvo a flote...
mientras yo hacía música al mismo tiempo y actuaba en clubes de
música con Friedl y Max.
¿Stripper? Mis mejillas se sonrojaron cuando lo miré y él sonrió,
era de nuevo un poco más su yo auto-satisfecho e impresionante.
Sí... Stripper... moviendo mis caderas y seduciendo a las mujeres
está en mi sangre... Estas palabras fueron como una pequeña
promesa que me hizo calentarme de nuevo, así que... ¡cambié
rápidamente de tema!
¿Cómo llegaste a conocerlos? Ahora se rió en silencio.
Friedl - ese es su apodo, por cierto, su verdadero nombre es un
secreto - y lo conozco desde la infancia. Era mi vecino... mi mejor
amigo... algo como mi hermano. Después del octavo grado abandoné
la escuela y ya un año después me mudé de mi casa... Friedl me acogió
hasta que encontramos nuestro propio lugar. Estudió música mientras
yo la cagaba y le hacía la vida imposible. Sin embargo, nunca me dejó
caer, siempre estuvo ahí para mí.
Conocimos a Max cuando teníamos 19 años. Reparó el viejo Mini de
Friedl y de alguna manera llegamos a la conclusión de que tocaba la
batería... Como sólo hacíamos música, lo invitamos un día y ya después
de la primera sesión en nuestro pequeño apartamento nos dimos
cuenta de que Max era exactamente lo que nos faltaba. Bueno,
finalmente grabamos miles de cassettes, los enviamos a las emisoras de
radio, los pusimos en la calle, pusimos los videos en internet y
FM 4 empezó a tocarnos más a menudo.
A los 21 años, nuestro actual jefe de discos se nos acercó.
Nos dio un contrato, creyó en nosotros tanto como

I Blow
Good
nosotros creímos en nosotros - ¡porque la fe es lo que cuenta! Igual que
el talento, por supuesto. Nuestros conciertos se hicieron más y más
grandes. Los salones siempre estaban más llenos. Y las bragas en mi
armario se volvieron cada vez más confusas...
Cuando tenía 24 años, nos convertimos en la banda de apoyo de Muse
y nos fuimos de gira con ellos. Eso fue una locura, porque siempre
habían sido nuestro gran modelo a seguir, porque los tres son sólo
genios.... Se encogió de hombros.
Con los ojos cerrados escuché su suave voz, que rompió el silencio, y
me concentré en sus dedos, que ahora acarician distraídamente mi
cabello. La fama y el dinero llegaron por sí solos a partir de un cierto
momento.... Hicimos una gira mundial, nos hicimos famosos en todas
partes, ganamos varios premios y reconocimientos... Ahora tengo 28
años y todos los cerdos me conocen.... Cada puta quiere acercarse a
mí... y de repente todo el mundo quiere ser mi mejor amigo, aunque
antes me miraban como si fuera un pedazo de tierra. Me habrían
pisoteado si hubiera querido algo de ellos... ¡Todos estos idiotas
superficiales y manipulados! ¡Y ahora me vitorean como si fuera Dios
y dicen que me aman! ¿Pero cómo pueden amarme? Ellos no me
conocen, ¡nadie me conoce! Lo que encarno en el escenario es un
papel. Es lo que quieren. Soy el culo sexy... el chico malo, y sólo
porque me veo bien y tengo una voz única, me dejan salirme con la
mía, pero ni siquiera sueñan con que todo el mundo tenga un lado
sensible y un pasado que arrastrar con ellos, ¡no importa cómo se vean!
Que cada ser vivo merece ser tratado con respeto. Si yo no fuera
famoso, todavía se cagarían en mí, ¡todos ellos!
De repente me quitó los dedos del pelo y miré asombrada para ver que
miraba por la ventana y que su mandíbula estaba amargamente
endurecida. ¡OKAY! Sus palabras me decían que algo había
sucedido en su pasado que pesaba mucho en su alma
porque ni siquiera podía pensar en ello sin que sus

I Blow
Good
manos apretaran los puños. Todavía no me miraba mientras seguía
hablando casi sin hacer ruido.
Sabes que... Me siento aquí todas las noches en este puto sillón... e
incluso cuando hay tres chicas en el sofá a la vez y mi sótano está lleno
de gente.... entonces sé que estoy solo. Cada persona en este mundo
está sola, porque cuando se trata de eso, cada uno sólo piensa en sí
mismo.
Pero Friedl y Max siempre parecen estar ahí para ti, ¿no? Todavía
no me miraba.
Sí, y están ellos también. No sé qué me habría pasado si no lo
hubieran hecho, y por eso tienen toda mi lealtad.
—¿Y tu madre?, le pregunté en voz baja, pues ya me había
preguntado antes dónde había estado todos estos años cuando su hijo
había sido atormentado.
Mi madre tiene sus propios... contratiempos. Tragó con fuerza.
...tuvo que soportar. No siempre fue tan equilibrada como hoy... y
hubo un tiempo en que ni siquiera podía mirarla a los ojos, por eso
rompí el contacto. Para mí estaba claro que yo estaba sobre hielo
delgado porque su mandíbula aún no se había relajado, así que decidí
cambiar de tema.
¿Qué es lo que te gusta de tu vida? Lo miré interrogativamente y
su mirada voló hacia mí... En un segundo me vio en... Entonces sentí
las puntas de sus dedos que me acariciaban la mejilla mientras sus
labios FINALMENTE se movían de nuevo hacia una sonrisa.
En este momento me gusta mi vida al máximo para poder
tocarte, contestó con absoluta honestidad y casi rasgó el
suelo bajo mis pies. ¡OH DIOS! ¿Él siempre era... tan dulce?
Me sonrojé rápidamente y él sonrió más. No lo dijo en
serio, ¿verdad? Cerré los ojos, porque de lo contrario

I Blow
Good
habría visto la esperanza que germinaba en mí. Después de todo,
podría tener a cualquiera. ¿Por qué debería significar tanto para él?
¿Y qué es lo que NO te gusta de tu vida?, desvié la atención del
tema emocional y volví a abrir los párpados. Sus dedos me acariciaban
el pelo, me hacían cosquillas y me hacían temblar cuando se metía en
mi cuello.
Cuando Mi Chica Chupapollas se convierte en Prudella,
respondió con prontitud. Giré los ojos y estaba a punto de responder,
cuando de repente me preguntó: ¿Y tú? ¿Qué es lo que te gusta de
tu vida, Hannah? Sonreí y cerré los ojos ante la triste respuesta
familiar.
Cómo me rascas el cuello... Así que finalmente lo hice reír y,
inesperadamente, se inclinó, me tomó por la cintura y me levantó hasta
su regazo, como de costumbre. ¡HUCH!
¿Qué más? preguntó y acarició su nariz sobre la mía.
Cómo me tocas... Él acababa de ser honesto conmigo, así que yo
fui honesta con él. Se lo debía.
¿Te gustan mis labios...?  Suavemente besó la comisura de mi
boca.  ...o mis manos sobre ti? Lo miré y torcí los ojos, pero al
mismo tiempo temblé cuando me dio un masaje más fuerte en el cuello
y, por supuesto, me enrojeció.
Labios, murmuré y escondí mi cara ardiente en su cuello, porque
admitirlo era vergonzoso. Pero era toda la verdad. Sus labios eran una
locura, hechos para sacarme de mi mente. ¿Cómo sabías que no
tuve a ningún hombre antes que tú?, le pregunté cerca de su
fragante piel y sonreí mientras me abrazaba con fuerza en sus
brazos y ponía su barbilla sobre mi cabeza. Se rió
suavemente...

I Blow
Good
Nena... todo sobre ti GRITA: ¡sigo siendo virgen porque reprimo
mis sentimientos donde puedo.... por favor, por favor, por favor, por
favor ven y libérame! Por favor, muéstrame lo que es la lujuria....
¡Quiero VIDA Y SENTIMIENTO! ¡Quiero reconocer cómo soy
realmente! Porque eres malditamente apasionada bajo tu duro
caparazón.Al principio imitaba mi voz y sonaba muy chillona, lo
que me hacía reír.
¿Por qué sabes tanto de mujeres? Pregunta estúpida... siguiente
pregunta... Pensé en secreto.
He tratado con ellas en profundidad, porque encuentro a las
mujeres maravillosas. Me encantan sus cuerpos y sus sonidos, su
aroma, su suavidad y su elegancia.... Me puse tensa, porque por
alguna razón mi estómago burbujeaba inquietantemente cuando me lo
imaginé con otras mujeres... Cómo estaba con ellas tan suave y
dulcemente, mientras estaban sentadas en su regazo - como yo. Me
encanta follar con ellas, duro y profundo. Y me encanta dominarlas y
someterlas a mí.... Me siento como Dios... cuando la hago hacer
TODO por mí sin voluntad... pero contigo...
De repente se aflojó su agarre y clavó una mano en mi pelo, tiró de mi
cabeza hacia atrás de modo que me encontré con dos topacios
brillantes. Contigo es diferente, Hannah Amalia Hawking. Contigo
ya me siento como un dios todopoderoso cuando veo la devoción en
tus ojos.... Contigo ya es suficiente si te fundes bajo mis labios y tu
mano, como ahora, yace sobre mi pecho como si perteneciera allí....
El sólo hecho de pensar que algún día estarás lista para tocarme
realmente me vuelve loco. Puede parecerte que yo tengo el poder
sobre ti, pero ya te lo he dicho antes... no es así. Tú mantienes
las cuerdas, porque te deseo como nunca he deseado nada
en el mundo. Te quiero a TI. Sólo a TI. Por eso fue tan fácil
para mí decirte que me las arreglaré sin las otras

I Blow
Good
mujeres. Renunciaría a muchas cosas para conseguirte. Porque quiero
que seas MÍA. ¡Sólo MIA!
¡OH DIOS MIO! Ahora tenía lágrimas en los ojos. Sus ojos ardían con
una intensidad que no podía dudar de sus palabras, y las mariposas
volaban alrededor de mi vientre. No recordaba haber sido nunca tan
feliz.
Dios... Mason..., tartamudeé completamente abrumada, luego me
incliné para besarlo, porque quería mostrarle... que yo era SUYA...
¿Por qué no? Fue el primer y único hombre para mí. Pero ya después
de unos segundos se separó de mí con un gemido y apoyó su frente
contra la mía.
¡Para, Hannah! Tengo que controlarme tanto cuando te toco. No
sirve de nada que me ataques también con la lengua mientras me frotas
el culo, y después de un rato.... MIERDA... Se cerró los párpados
torturado.
¿Qué es lo que te pasa?
No puedo esperar a tocarte sin que me molesten y mostrarte lo que
quiero decir con éxtasis. Me estremecí, sólo por anticipación... Pero
lo interpretó mal. ¡Sé que tengo que tomármelo con calma y lo haré!
Quiero que te sientas completamente segura conmigo.
Yo quiero...Cerré mis ojos y puse mi cara sobre su hombro, aspiré
profundamente su fresca fragancia y le acaricié cuidadosamente con las
yemas de los dedos sobre su cuello.
Deberíamos dormir ahora.... Supongo que Prudella ya ha inventado
una nueva y horrible maldad para mí mañana. Sonreí cuando
oí su tono divertido.
Sí, en efecto, lo hizo... Suspiró melancólicamente y
me besó en el pelo.

I Blow
Good
Bueno, entonces... Nos vemos mañana. Chica Chupapollas
nocturna... Ya se me ha ocurrido un nuevo juego para nosotros....
Duerme bien y sueña con algo mojado. Con estas palabras todo se
calmó una última vez profundamente en mí y supe que me quedaría
despierta ante la expectativa todavía muy larga.... Pero en algún
momento me quedé dormida y me acurruqué con una sonrisa más de
cerca de Mason.... a MI Mason.

¡CORTEN!

I Blow
Good
14. Tetas
Titten -(Creme de la Creme)
Mason
¡Mierda!
Una vez más me pregunté en qué me estaba metiendo. Ha sido
increíble. Cuanto más lo pensaba, más increíble se hacía. Habíamos
pasado la mañana jugando sin mentir. Como en el maldito jardín de
infantes. Un milagro que me permitieran usar las tijeras. Esta pequeña
loca, absolutamente sexy mujer había logrado que a pesar de mi cráneo
en expansión - en el que tenía cero porte, ya fuera que lo obtuviera o
no - hiciera de papel de arcilla, pegamento, tijeras y un montón de
bolígrafos de colores un diario, en el que habíamos escrito nuestras
lecciones adicionales - o mejor dicho las SUYAS.
¿Cómo se las arregló para persuadirme de que hiciera algo tan
arriesgado? Podía recordar vagamente que ya había odiado jugar de
niño, porque en primer lugar simplemente no podía hacerlo y en
segundo lugar me parecía una locura total.
En consecuencia, mi diario se veía también - como vómito... Todo
estaba torcido y mi escritura en garabatos puso la corona sobre el
conjunto. Prudella, sin embargo, jugó antes como un niño pequeño y
sólo cosechó una ceja levantada. Luego, tuve que sentarme junto a ella
en el sofá con una distancia segura, porque ya no era mi seductora chica
chupapollas, sino la odiada chaperona. Y aunque de nuevo se puso el
traje de combate completo que consistía en cola de caballo,
falda negra y blusa blanca, estaba tan buena que mis
pensamientos se volvieron locos.

I Blow
Good
Quería hacer feliz a WauWau inclinándome sobre el sofá en una
posición adecuada, después de haberle arrancado la ropa imposible de
su cuerpo, pero eso no funcionó -desgraciadamente-, así que le seguí
el juego y traté de escuchar su conferencia, que literalmente me dio
una palmadita en la oreja gracias a su pequeño bloc.
Punto por punto, ella siguió adelante conmigo. El tenedor se lleva a la
boca, no la boca al tenedor; te sientas derecho y miras a la otra persona
a los ojos. Además, bajo ninguna circunstancia hay que morder el pan
-una estupidez así-, sino sólo partirlo. Es importante asegurarse de que
las porciones sean del tamaño de un bocado...
Y así fue durante las siguientes dos horas. Dos horas de mi vida que
nunca recuperé, que perdí escuchando lo que había hecho mal
mientras comía y suprimía un bostezo tras otro. No podría haber
dicho: ¿QUE TODO ESTABA MAL? Como si esta tortura no fuera
suficiente, poco después tuvo la gloriosa idea de ir a tomar una taza de
café en el maldito centro de la ciudad y darme la siguiente lección allí
conmigo.
Bueno, si tiene que ser así... Entonces no debería quejarse al final, sino
de que he vuelto a arruinarlo todo. Era simplemente imposible hacer
justicia a estas demandas utópicas, aunque lo intentara, no funcionaría.
Muy al contrario que ella, cuando jugaba con ella.... Esa última noche...
había sido el cielo y el infierno en uno. Me había permitido tocarla, eso
solo era absolutamente fantástico - al igual que sus ruidos, su olor, sus
besos.... Incomparablemente celestiales. Pero al mismo tiempo estaba
mi maldito deseo por ella, y eso había convertido todo en un infierno.
Porque me hubiera encantado sacarle la ropa, especialmente sus
fragantes bragas, y probar TODO de ella. Y este pensamiento era
bastante absurdo para mí. ¡Porque de lo contrario NADA me
hacía mimar la raja de una mujer con la boca o incluso mejor
con la lengua! Con Hannah eso era otra cosa... Yo la quería
a ELLA. Quería todo de ella.

I Blow
Good
La quería de frente, por atrás, por los lados, por arriba, por abajo, por
dentro, por fuera... Por supuesto que tuve que esperar con ella, porque
era muy mojigata, y si avanzaba demasiado rápido, huiría de mí. Así
que me dije a mi mismo que condujera con el freno de mano puesto...
y mi brida, aunque me costara toda mi fuerza de voluntad.

El sol brillaba, pero Prudella se había negado -otra vez- a subir a mi


motocicleta. Supuestamente porque todavía teníamos que ir de
compras y ella no tenía ganas de llevar todo en la mochila. Sí, y una
mierda, sólo estaba asustada. Eso es lo que parecía. Pero como yo era
un buen estudiante -al menos a veces- tomamos el descapotable sin
hacer ningún comentario mío, bajamos la tapa, subimos la música y
nos fuimos al centro de la ciudad.
Allí me estacioné en el estacionamiento para discapacitados e ignoré
la mirada de culpa de Hannah, así como su discurso sobre lo antisocial
que era hacer algo así antes de que ella me dijera que tenía que abrirle
la puerta. Moviendo los ojos, la seguí y me incliné ante ella mientras la
ayudaba a salir. Le resultaba difícil reprimir su sonrisa, pero como
siempre traicionó el suave enrojecimiento que se deslizaba por sus
mejillas.
Cuando caminaba junto a ella bajo el sol y era reconocido por todo
tipo de gente, me detenía aquí y allá para dar autógrafos o encender un
cigarrillo para mí, me hubiera gustado tomar su pequeña mano en la
mía. Pero yo sabía que ella definitivamente no estaría de acuerdo con
eso y que preferiría cortarla, porque cuando se trataba de sus
lecciones, ella era tan profesional de mierda como para que
dejara hacer eso. Así que puse mis manos en los bolsillos
del pantalón y caminé junto a ella.

I Blow
Good
Creo que todo está bien aquí, anunció finalmente, después de
haber pasado por tres cafés olfateando, y se detuvo frente a una
pequeña mesa. Me caí en una silla y estaba a punto de encender otro,
cuando me di cuenta de que todavía estaba parada frente a su silla y
levantó una ceja.
Um, babe.... Soy reacio a destruir tus esperanzas... pero la silla no se
mueve sola sólo porque la estés mirando.
Señor Hunter, dijo ella objetivamente y yo resoplé frustrado
porque realmente lo odiaba, si me maldijera ¡SIETE VECES! Ayer le
besé el clítoris y ahora ella volvió a hablarme. Un caballero tira de la
silla de la dama y no toma asiento hasta que ella se sienta.
Oh, mierda... Hoy hablas en serio, ¿eh? Elegantemente me
levanté y empujé la maldita silla hacia ella. Por supuesto que no dejé
pasar la oportunidad de acariciar su largo cuello con mi dedo índice y
recordarle que tenía que volver a jugar con mis reglas esta noche.
Funcionó... Como era de esperar, tembló al tiempo que sus mejillas se
volvían rojas y se mordió el labio. Oh.... Mierda.... ¿podría soltarse un
poco y dejarme follarla aquí y ahora en esta mesa? Después de
haberme sentado, moví mi polla en mis pantalones y finalmente
encendí mi cigarrillo con la cabeza torcida.
Normalmente no deberías fumar ahora, pero como estamos aquí en
un café al aire libre y ni siquiera puedes reprimir tu adicción durante
cinco minutos, lo dejaré pasar, anunció resoplando y abrió el menú
de una manera interesada para ocultar sus mejillas rojas y el deseo
detrás de él. Sin embargo, ella seguía leyendo mientras yo disfrutaba
de mi cigarrillo.... Por supuesto que lo hacía... Sabía cómo funcionaba
con las mujeres cuando fumaba, y me encantaba jugar con ella.
Con gusto tomé una calada y la miré recostado con una ligera
sonrisa mientras dejaba escapar el humo de mis labios.
Sabía que la atraería, como siempre. Por un

I Blow
Good
momento perdió el control y se le salió la punta de la lengua por todo
el labio inferior. Sus ojos estaban fijos en mi boca y yo estaba noventa
y nueve por ciento seguro de que no sólo estaba pensando en su
maldita etiqueta, sino en cómo se habían sentido mis labios en su
cuerpo. Por dentro me di palmaditas en el hombro... Yo era bueno y
le hice un guiño, luego ella volvió a levantar la carta y la inspeccionó a
fondo. Ya después de unos segundos, sin embargo, volvió a bajarla y
me miró con ojos radiantes.
Tomaré un helado, aplaudió con anticipación, y casi me trago el
humo.
Niña mala respondí con una sonrisa, levanté las cejas, jugué con
horror y tiré de mi cigarrillo....¡Qué imprudente eres al tomar un
helado, incluso en un heladería! Antes de que pudiera levantarse,
empujé mi silla hacia atrás y me levanté para ir a buscar el maldito
helado, de lo contrario tardaría demasiado. ¡Entonces yo también
tomaré uno! ¿Cuál de los dos quieres? ¿Es usted más bien el tipo de
chocolate o de vainilla? ¿Prefieres por delante o por detrás? ¿Más bien
abajo o arriba? ¿Eres un lameculos o un chupapollas? ¿Escupes o te
lo tragas? Ella tiró de su cara y me miró como si me hubiera vuelto
completamente loco, lo que me hizo reír.
Tomaré un helado de vainilla, Sr. Hunter. Muchas gracias,
murmuró con los ojos entrecerrados y yo sabía que seguía pensando
en lo que yo quería decir mientras me movía entre las otras mesas para
conseguir nuestro helado.
Cuando me senté de nuevo, con orgullo sostuve el helado capturado
contra ella y deseé no haberlo hecho la primera lamida de su lengua
sobre el helado blanco cremoso. ¡Porque lo que vi fue el
INFIERNO, el PURGATORIO, mi FIN absoluto! Su
pequeña lengua rosada, que primero quitaba el hielo
líquido por todas partes, luego sus labios llenos de

I Blow
Good
sangre, que yo quería sentir tanto alrededor de mi polla que se cerraban
y chupaban alrededor hasta que sus mejillas estaban completamente
huecas...
¡Oh mierda! Apreté mis ojos juntos, atormentado, cuando imágenes
no bienvenidas aparecieron ante mi mente... Cómo ese helado se
convertía en mi polla, cómo mi mano se enterraba en su pelo, cómo
gemía suavemente mientras yo golpeaba en su garganta. Me quedé
boquiabierto y su mirada voló hacia mí. Atrapado, miré hacia otro lado,
maldije y moví el algo tieso entre mis piernas.
¿Se encuentra mal, Sr. Hunter? preguntó inocentemente y se
inclinó un poco sobre la mesa para poner su mano sobre mi frente.
Resoplé irónicamente y la vi brillar... sólo para volver a ver esa dulce
lengua que ahora rodeaba la bola redonda.
¿Quieres matarme? Grité tan fuerte que TODA la gente que nos
rodeaba se dio la vuelta con horror. Hannah también se asustó tanto
que tiró de su mano hacia atrás para ponerla en su pecho.
Dios mío... ¿Qué está pasando? Vergonzosamente conmovida,
miró a su alrededor Cálmate... , murmuró regañando, volvió a
poner los labios alrededor del helado y chupó.
No puedo cogerla aquí... No podemos follar aquí... Puede que no
folle aquí..., murmuré mi mantra antes que yo y me tirara sobre ella
me preguntó.
¿Qué acabas de decir? ¿Qué es lo que te pasa? Cerré mis
párpados brevemente, respiré profundamente y los abrí de nuevo
inmediatamente para mirarla intensamente.
¿Qué coño está pasando?rugí con los ojos
entrecerrados, mientras ella estaba felizmente lamiendo de
nuevo y me miraba absolutamente inocente. Entonces
ella gimió en voz baja: Eso está muy bien... No he

I Blow
Good
tenido ningún helado en años… y con tristeza bajó los párpados.
ESO FUE DEMASIADO. Le arrebaté el maldito helado, me incliné
hacia adelante y siseé:
Deja de violar esta bola de helado. ¡Sólo cómetelo! Porque si lo
babeas tan placenteramente, sólo me imagino que este helado de
vainilla es mi POLLA la que chupas, mientras yo me agarro a tu pelo,
miro a estos ojos inocentes y te cojo la boca... TAMBIÉN: Deja de ser
tan sexy inmediatamente, de lo contrario te arrastraré a la mierda
maldita y reemplazaré este maldito helado con lo que acabo de
mencionar. ¿De acuerdo? Así que le devolví el instrumento de
tortura húmedo. Me miró sólo unos segundos con la boca abierta,
luego sonrió casi endiabladamente y.... lamió en cámara lenta una vez
de abajo hacia arriba.
¿Eso es lo que quieres? ¡Eso es todo! Resoplé frustrado, presioné
mi helado en el cenicero y dejé caer mi cabeza sobre mis brazos
cruzados sobre la mesa. Ella se rió, y yo le devolví la risa con un
JAJA seco. En un momento dado había terminado....
Ahora puedes volver a mirar, me dijo con una sonrisa amplia y
bien pronunciada, y yo abrí cuidadosamente un ojo para ver si
realmente no tenía el helado en su mano para lamerlo hasta la muerte.
El aire era puro.... Así que... Me levanté y me estiré aliviado, rodeé la
silla para ir hacia ella, de modo que pudiera ponerla de pie, llevarla a
casa e iniciar la siguiente hora de juego. Sin embargo, antes de que me
consiguiera convertir mi proyecto en el acto, sentí una resistencia en
mi polla y miré hacia abajo. El helado de vainilla de un niño pequeño
estaba pegado a mis pantalones, que obviamente había chocado
conmigo cuando me di la vuelta.
Maldita mierda, gruñí y miré a los ojos verdes... ¡En el
momento siguiente me pateó un pie pequeño de este sapo
de estiércol muy infaliblemente contra la espinilla!

I Blow
Good
¡HOMBRE! ¿Será posible?, grité y sostuve mi pierna profanada
mientras saltaba sobre la otra. El pequeño tenía una buena patada.
¿Es que estás loco?
Tiraste mi helado, gritó el niño acusador mientras las lágrimas de
rabia se acumulaban en sus verdes ojos.
Tú arrojaste tu helado en mí.... mi área baja, volví a rugir y busqué
ayuda buscando a Hannah. Pero ella sólo apretó con todas sus fuerzas
una risa y no me apoyó... ¡la traidora! Estaba a punto de agarrar al niño
por el cuello y arrastrarlo hasta el suelo, cuando alguien agarró mi
muñeca y tiró de mí para sacarme antes de que yo pudiera tocarlo.
Todo está bien aquí... giré los ojos mientras miraba al grande,
inflamado, ojos verde-marrón, y saqué la mano.
¿Bien? ¡Mira eso! Demostrativamente moví la entrepierna.
Será mejor que le enseñe modales a su hijo en vez de dejarle ir a la
humanidad con un helado. Con estas manchas que se parecen a S....,
ya sabes lo que quiero decir, no puedo andar por ahí, continué
enfadándome y el tipo de aspecto arrogante que obviamente era el
padre de este niño lo levantó en brazos y me miró con la ceja levantada.
¡Te vi patear su helado con tu maldito trasero! Así que deja de culpar
a un niño inocente sólo porque eres demasiado estúpido para caminar.
Y sobre todo, deja de balancear tus malditas pelotas de un lado a otro
delante de mí.
Tristán, la voz de una mujer gritó amonestando desde algún lugar
y giró los ojos antes de darse la vuelta y responder:
¡Guau, baby! ¡En un minuto! ¡Sólo tengo que defender a
Robbie aquí como el padre león! Luego se volvió hacia mí
otra vez.

I Blow
Good
La próxima vez que vayas a moverte, ten cuidado, ¿de acuerdo?
Sí, por supuesto. Ahora es mi culpa otra vez, gran padre león...
Giré los ojos. Lo que sea... ¡Aquí! ¡Puedes comprar diez bolas de
ese helado! Sin más preámbulos, apreté un billete de diez euros
arrugado en la mano del niño y le estropeé el pelo rubio castaño. La
cuchara mocosa me sacó la lengua como agradecimiento.
Resoplando, me di la vuelta y seguí a Prudella, que ya me estaba
esperando con los brazos cruzados en la entrada de la cafetería. ¡No
puedo andar por ahí con esas manchas! ¡Mira con qué anhelo miran
todos a mi polla! ¡El foco está totalmente en ella! Habrá accidentes,
desastres terribles, las mujeres correrán contra las señales de tráfico
cuando yo camine por las calles de esta manera, me quejé
inmediatamente cuando estaba con ella. Se negaba a reírse y se obligó
a no mirar donde el helado había dejado huellas claras.
Quería vestirte de todos modos... así que. Hannah se encogió de
hombros y yo entrecerré los ojos mientras se dirigía infaliblemente a
una gran galería comercial. Normalmente la ropa la obtenía siempre
de tiendas de segunda mano, porque allí sólo había las partes más
calientes. También odiaba la mierda comercial. Pero para Merkelchen
necesitaría para bien o para mal un maldito traje. Mi WauWau me
llevó también directamente a la primera tienda de Hugo Kotz. La
música de mierda que salía de los altavoces de todas partes me obligó
a eliminar la asfixia. Pero esta violación fue compensada por los
asistentes de la tienda. Tan pronto como cruzamos el umbral, una
mujer de pelo negro se arrojó sobre nosotros. A regañadientes Hannah
estuvo de acuerdo y me siguió hasta la parte trasera de la tienda. ¡El
culo no debía ser despreciado!
¿No eres Spank Ransom de Sex on two Legs, preguntó
tan pronto como estábamos en los vestidores.
Automáticamente puse mi cabeza ligeramente torcida

I Blow
Good
y puse mis manos en los bolsillos de mis pantalones mientras me
encogía de hombros....
Supongo que sí.... y tú eres... jodidamente sexy, le contesté con
una voz suave y profunda. Sus mejillas se volvieron de color rojo
brillante, su mirada velada y supe que las imágenes de mis labios
danzaban sobre los suyos frente a su ojo mental.
Es agradable poder recibir a una clientela de tan alto rango...
Encantadoramente me sonrió y luego se fue al máximo mientras se
acarició la clavícula bronceada, se mordió el labio inferior y me cogió
con sus ojos de color azul oscuro.
¿Atacas así a todos tus clientes?Hannah interrumpió su ojo que
me cogía y puso un alto en la rueda de este coqueteo inicial. No pude
evitar suspirar con fuerza y encoger los hombros con una sonrisa. No
habría ido más allá de mirarla de todos modos. La vendedora se puso
muy roja.
Por favor, discúlpenme, sólo estuve brevemente abrumada...
Inmediatamente encontraré algo adecuado para usted. ¿Quieres algo
de beber? ¿Café? ¿Champán? ¿Agua? Ella había regresado
completamente al modo profesional - asumiendo con toda la razón que
WauWau era mi chica.
Cerveza, pedí inmediatamente y me subí a una de estas sillas de
diseño mientras la vendedora salía corriendo. ¡Ouch! Casi llevo a
Hannah a mi regazo, porque ahí es donde pertenecía. Pero no quería
que me pillaran hoy, así que lo dejé estar y me senté en mis manos para
no tocarla. Porque ella estaba justo delante de mí... ... y... su culo de
ciruela era muy peligroso. Además, estaba obviamente amargada,
lo que yo sólo podía soportar pesadamente. A pesar de todos
los esfuerzos, mis dedos se hicieron independientes. Sin mi
intervención se sintieron mágicamente atraídos por la
piel desnuda de sus pantorrillas, se liberaron sin más

I Blow
Good
preámbulos de su prisión y dieron vueltas suavemente en su hueco de
la rodilla.
Coqueteo con otras mujeres, pero tú eres la única a la que toco....
¿de acuerdo? Se puso rígida pero no se fue.
¿Qué es esto? Su voz sonaba ronca... con nostalgia... por un
cambio no comprendido y fresco.... Ah.... ¡Así me gustaba mucho más!
Zona erógena, nena. ¿Recuerdas?, murmuré y le hice cosquillas
en su sedosa piel hasta que tembló y se alejó un paso de mí.
Puedes volver a estar ocupado con ellos esta noche, murmuró, y
vi la sonrisita en su rostro cuando se puso a salvo y también buscó algo
para vestirme. La vendedora vino con unos monstruos de trajes y me
atrincheré en la cabina. Allí luché... porque estas partes sucias eran para
mí en un lugar completamente seguro, claramente demasiado
pequeñas.
HANNAH, TRAE TU CULO SEXY AQUÍ, llamé desde la
cabina y la escuché bailar con sus bailarinas. Al menos ya no llevaba
esos crueles zapatos de salud. Demasiado tarde me di cuenta de lo que
había dado de mí mismo. Eso sería interesante.
Pero me volvió a sorprender, porque sin un comentario correctivo me
preguntó: ¿Qué ocurre?
No avancé mucho, alcancé a través de la cortina, la agarré por la parte
superior del brazo y la metí en la espaciosa cabina. Entonces reproché
que me apuntara con ambas manos a la entrepierna.
¡Esta mierda no va a cerrar!
¡Tú, Dios mío! Ella realmente no me ayudó
abofeteándome con las dos manos delante de mi cara y
corriendo roja como un tomate. ¿Qué? ¡Hoy tenía puestos
unos pantalones cortos de Bob Esponja para variar y

I Blow
Good
al menos no anduve por ahí sin mi ropa interior! ¿Cuál era su maldito
problema?
BABE, ¡no me ayudas! Quita tus manos de tu cara y haz algo,
gruñí y agarré sus manos para sacárselas de los ojos. Me miró con tal
deseo que me robó la palabra por un momento. ¡OH MIERDA!
Ahora quería besarla. ¡Y cómo! Quería empujarla contra la pared y
ponerle los labios encima... Tal vez me froto un poco en ella y sobre
todo en sus suaves tetas.... Me incliné un poco, allí ella ya levantó ese
maldito dedo índice, la constante reprimenda en mi pecho o ante mis
ojos se movía de un lado a otro y mis labios caían directamente sobre
él.
Pruébate otro par de pantalones, susurró sin emoción, y yo agité
la cabeza por tanta mierda sabia, la solté y me molesté mucho mientras
me bajaba los pantalones y me probaba otro.
Tampoco encaja, anuncié de inmediato.
Dios mío, ¿cómo haces eso con los pantalones? siseó irritada y se
volvió hacia mí de nuevo.
Bueno, si fuera por mí, no me pondría nada, pero las damas
derribarían mi puerta más de lo que lo hacen de todos modos, o ¿por
qué crees que se cuelgan tan bajo y están tan sueltos, eh, babe? Ya lo
has visto, así que no seas tan virginal ahora.
¡No me lo recuerdes! Y no estoy fingiendo, ¡soy virgen! Sí,
culpable en el sentido de enjuiciamiento. Realmente terminé con mi
chica... pero no pude PARAR.
Pero no por mucho tiempo. Tal vez otra semana.... y luego estarás
gimiendo debajo de mí. Con una sonrisa acaricié una hebra
de su cara. Intenté frenar la expectación que se apoderaba de
mí, sólo con la idea de ser el primero en invadirla.
Respiró temblorosamente y se apresuró a llevarme

I Blow
Good
los dedos a un lugar seguro, dejando la adorable intimidad de la cabina,
por supuesto, no sin asumir un tono aún más oscuro de rojo en su cara.
Entonces tendremos que hacer el traje.
De acuerdo, estoy tomando medidas, escuché inmediatamente la
voz demasiado entusiasta de la vendedora detrás de la cortina mientras
me quitaba los pantalones. Como si lo hubiera estado esperando. En
los siguientes segundos escuché una pequeña discusión, seguida de
algunas palabras siseadas, y quedé profundamente impresionado
cuando Hannah volvió a la cabina con su cabello despeinado y sin
aliento.
¿Acabas de pelear por la cinta métrica? pregunté riendo. Pero
eso no es muy femenino, continué bromeando mientras ella estaba
en cuclillas frente a mí.
¡Silencio, señor Hunter! No hice nada más... sino por defender... lo
qué... Ella se quedó en silencio y brillaba furiosa conmigo. Nos
miramos a los ojos y nos hundimos unos segundos en la mirada del
otro. Hasta que Hannah agitó la cabeza, su deseo sexual se disolvió en
ella y la fría expresión de Prudella cedió.
¡Olvídalo, no te preocupes!
Lo que es tuyo, babe... Dilo en voz baja, murmuré y le acaricié la
mejilla. ¿Sabes lo caliente que me pone ahora que me defiendes y
que te pongas en cuclillas delante de mí así? ¿No quieres cerrar los ojos
un momento y abrir la boca?
¡NO! Me golpeó firmemente en el muslo. ¡Detente ahora y
concéntrate!
Creo que deberías concentrarte en no acercarte
demasiado a él... Ahora cierro los ojos e imagino que

I Blow
Good
harías lo que he estado soñando durante tanto tiempo....
Haz lo que quieras, pero no hagas ruido, murmuró mientras
medía la longitud de mi pierna.
¿Por qué debería estar callado? Sé que mi voz te cae como miel
líquida.
¡Sí, lo hace y no me gusta la miel! Ahora, relájate , ordenó
estrictamente y escribió el resultado en el bloc que había tomado de su
bolso. Y me quedé callado mientras ella ponía la cinta métrica en varios
lugares.... Así que la oí suspirar suavemente mientras anotaba el
tamaño de mi cadera. Su mirada tímida se dirigió a mis ojos cuando
llegó a mi vientre, y también escuché la mordida de mis dientes cuando
puso la cinta sobre mis hombros por detrás y tuvo que pararse muy
cerca de mí, tan cerca que sentí su rápido aliento en mi cuello.
Luego tuve que inclinarme hacia adelante como un idiota, levantar y
bajar mis brazos y hacer las contorsiones más estúpidas para que ella
pudiera tomar las medidas posturales. Finalmente ella tomó mi
longitud del brazo, por lo cual nos paramos pecho con pecho. Cuando
finalmente terminó, no pude soportarlo más, la agarré por la cintura
con una mano y la empujé contra la pared antes de que pudiera
retroceder. Sentí sus malditos caramelos en mi pecho. Me miró
conmocionada y jadeó al notar en mis ojos la expresión que reflejaba
mi deseo.
¿Sabes cuánto deseo tu cuerpo, babe? Cada minuto. ¡Cada segundo!
Y me torturas con tu naturaleza de rechazo... Horrorizada, me miró
fijamente mientras mi otra mano lentamente se movía hacia arriba en
sus curvas y se acariciaba el costado de su Teta.
No quiero torturarte... Estoy tratando de ayudarte. Debes
aprender a controlarte y no siempre ceder a lo que quieres
en este momento. Porque a veces no es apropiado.
No se puede tener todo lo que se quiere en este

I Blow
Good
mundo respondió ella a su manera Prudella, aunque algo
temblorosa. Sus ojos hacen que sus palabras mientan.
¿Qué tiene de malo que tome lo que quiero? ¿Ahora?
¿Inmediatamente? Le acaricié suavemente el pulgar sobre el
pecho... se acercó a su centro y notó cómo apretaba los dientes al
deslizarme sobre su pezón, que por supuesto ya estaba completamente
erguido. Tienes que aprender que eres libre sólo cuando cagas sobre
lo que es apropiado o no. Casi sonríe... arrogante.
No finja, Sr. Hunter. ¡Tampoco te atreverías a TODO!
¿Ah, sí? Impulsado, levanté una ceja. ¿Qué es lo que no me
atrevería a hacer, babe? ¡Ponme a prueba! Ella agarró mis manos,
dio un paso atrás y reflexionó mientras miraba alrededor de la cabina.
Entonces se le encendió una luz y ella sonrió endiabladamente.
¡No te atreverías a cantar una canción sobre tetas en esta tienda!
Me reí y me puse los pantalones...
¡Bueno, entonces espera y verás! Caminé hacia ella y puse mis
manos sobre sus mejillas, le di un beso corto y firme en los labios,
porque era mía, así que la besé cuando lo deseaba, y me fui de la
cabina. Hannah se escabulló detrás de mí y se fijó en mis ojos mientras
yo iba a la caja y me balanceaba con un movimiento elegante. Luego
tomé el micrófono que podía usar para hacer sonar la elegante
boutique y lo toqué con mi dedo mientras presionaba el botón de
transmisión.
Probando, probando, decía. ¡Funcionaba! Las vendedoras me
miraron asombradas, pero fueron informadas por la mujer de pelo
negro sobre quién era yo.... así que no me detuvieron. Le
guiñé un ojo a mi nena y luego... Me puse en marcha...

I Blow
Good
Me encantan los cuerpos de las mujeres y especialmente sus pechos.
Ich lieb’ den Körper der Frauen und vor allem ihre Brüste.
No sé qué preferiría besar.
Ich wüsste nicht, was ich lieber küsste.
Si tuviera que elegir entre estos dos o estos dos, sufriría.
Müsste ich mich entscheiden zwischen diesen beiden oder diesen beiden,
würde ich leiden.
Pero sigamos con los fangosos, los fangosos plurales: me gustan
redondos como los fangosos königsberger.
Doch bleiben wir bei Mops, Plural Möpse: Ich mag sie rund wie
Königsberger Klöpse.
Algunos sitios se abren, y los lugares azules son el resultado de esa
experiencia.
Da gibt es Stellen, die hervorschnellen, und blaue Stellen sind das
Ergebnis’ dieses Erlebnis’.
¡Tetas, tetas, tetas cachondas! ¿Cuántas veces he sufrido a causa de las
Tetas?
Titten, Titten, tierisch geile Titten! Wie oft hab ich schon wegen Titten
gelitten?

Todo el mundo tiene los ojos grandes, pero yo me concentré en


Hannah, que se volvió pálida como la tiza, porque sólo le canté una
nota en alemán, para que lo entendiera todo.
¡Y AHORA TODOS!,grité, pero nadie participó... excepto un
abuelo que también trató de aplaudir al ritmo, pero fracasó
miserablemente.
¡Tetas, tetas, tetas en venta! ¿Cuántos clientes no han
montado todavía?
Titten, Titten, käufliche Titten! Wie viele Freier haben sie nicht
schon geritten?

I Blow
Good
Toda la tienda se aproximaba ciertamente a un infarto, mientras yo
cantaba para mí mismo y me movía hábilmente.... Estaba a punto de
comenzar el último coro, cuando una vendedora se recuperó de su
rigidez y se subió al mostrador para desconectar el micrófono.
Sí, sí, sí, sí... Sé que nos estás echando ahora, de todas formas nos van
a prohibir de por vida ¡y eso es bueno! Ciertamente no te abandonaré,
anuncié felizmente, salté de mi improvisado escenario, puse el brazo
de mi chaperona congelada sobre su hombro y la saqué de la tienda.
¡Fue divertido ver vuestras caras escandalizadas!
Ella no dijo nada, se dejó guiar sólo por mí... hasta el coche, del que
ya colgaba una pequeña multa de aparcamiento. Después de que le
abrí la puerta a Hannah y entré, la tiré sobre mi hombro en el asiento
trasero. Incluso cuando encendí el motor, ella se quedó en silencio, y
cuando después de diez minutos todavía no me dijo nada, giré los ojos.
Ya sabes, babe... No he hablado directamente de tus tetas... Si
hubiera dicho algo sobre las tuyas, habría sido más bien: Son tan
celestiales, que cuando las miro, oigo las campanas. ¡Tan pequeñas y
finas! Perfección en forma de mujer, ¡contigo no necesito una norma
maldita! Sin silicona, ¿qué ganaría yo con ella? Cariño, quiero probar
tus papilas, ¡deja que me prueben a mí! En pocas palabras: Quiero
entrar en ti, ahora que todo está dicho, esa es mi rima Ahora ella se
rió en silencio, también torció los ojos y me miró.
Mason, eres tan infantil. Sorprendido, golpeé el volante, tan fuerte
que tuve problemas para recuperar el control del auto y no terminar
en la siguiente zanja. Joder, ¿acaba de llamarme Mason con toda
seriedad? ¿Sola? ¡Durante el día! Una mirada a ella confirmó que no
me había equivocado. ¡Mi Chica Chupapollas estaba allí!
¿Chica chupapollas? ¿Eres tú? Le pregunté, jugando
confusamente, y ella torció los ojos. Hmmm, espera,
déjame ver... Atreverme a poner mi mano en su

I Blow
Good
rodilla, la acaricié con el pulgar. Inciertamente me miró y dudó, pero
al menos no se protegió. ¡En verdad lo eres! Por supuesto,
después asistí a la invitación muda y conduje con las yemas de los dedos
un pequeño trozo de su brillante y suave muslo hacia arriba. Tragó y
cerró los ojos.
Tú sólo eres... excitante. Especialmente.... cuando las caderas están
en movimiento.... mientras te movías en ese estúpido mostrador de la
tienda susurró apenas perceptiblemente. ESTÁBAMOS ALLÍ,
¡POR EL AMOR DE DIOS! Así que me detuve en la entrada, me
incliné hacia ella y apoyé mi nariz en su oreja.
Cuánto me gustaría mover mis caderas de tal manera mientras estoy
en ti... ¿Sólo queda la cena y luego podemos jugar?, le pregunté y
esperé que no tuviera más maldad para mí en el campo. Su respiración
se aceleró mientras yo seguía la larga línea de su cuello con un dedo.
¡Maldije su maldita blusa de cuello alto! Ella tragó de nuevo,
directamente bajo mi dedo índice, y asintió mientras respiraba
profundamente.
Como siempre en bragas y top.
Sí, Mason, suspiró devotamente. Mhmmm, la amaba cuando era
tan complaciente... Este lado tan contradictorio de ella me fascinaba
más de lo que le convenía.
Puedes estar feliz de que no te exija completamente desnuda
todavía, así como Dios te creó en Su bondad, susurré en su oído y
tomé su lóbulo de la oreja entre mis dientes para chuparlo suavemente.
Ella tembló y resbaló en su asiento como si se hubiera quemado el
trasero.¿Sabes bailar, nena? le pregunté y le acaricié el
pulgar en un lado del cuello. Prepárate para ser
introducida al arte de la danza erótica esta noche. Quiero
que tu cuerpo esté suelto, relajado y ágil, si puedo

I Blow
Good
disfrutarlo en cualquier momento... Abrió los ojos y de repente
volvió la cara hacia mí. Ella apoyó su frente contra la mía y respiró
violentamente en mi cara.
Gracias, Mason dijo de repente con suavidad y fruncí el ceño.
¿Por qué?
¡Por hacerme sentir así! Entonces inclinó la cabeza, besó mis
labios dulces e indescriptiblemente suaves, y salió.
Tomado por sorpresa, me quedé atrás y me toqué la boca como un
idiota. Esa había sido la primera vez que me besaba voluntariamente
durante el día, aunque sólo hubiera sido por poco tiempo. ¡MIERDA!
Salí apresuradamente y corrí detrás de ella, porque no podía esperar
que la noche pasara sobre nosotros y la abracé de nuevo
completamente y entregado a mostrarle lo que era el éxtasis....

¡CUIDADO!

I Blow
Good
15. Damelo bien
Give it to me Right - Melanie Fiona)
Hannah
Una vez más, ya era hora. Una vez más, la noche oscura había caído
sobre la ya conocida sala de estar. Una vez más tuve que admitir que
estaba esperando impaciente a Mason Hunter.
Como no era la primera vez que esperaba tanto tiempo, me preguntaba
si lo hacía a propósito en el inicio de nuestro juego, quizás para
aumentar la tensión. Si fue así, entonces funcionó, porque
contrariamente a mi naturaleza, cada latido de mi corazón hacía eco de
la inquietud que se había extendido dentro de mi cabeza.
Cómo a veces encajan las cosas extrañas. Aunque apenas había
comenzado mi servicio aquí hace siete días -hace apenas una semana-
y me había mudado con él, se sentía mucho más tiempo, pero de una
manera positiva, casi familiar. Normalmente, no permitía que nadie se
me acercara de esa manera ni que me inspirara confianza tan
rápidamente que me sintiera completamente cómoda. Era demasiada
introvertida y centrada en mi trabajo. Pero obviamente muchas cosas
habían cambiado, y yo también había cambiado. Sólo una cosa no lo
hizo - Mason Hunter, que siempre me llevó a la cima con su
comportamiento grosero.
Pero todo esto se volvió insignificante cuando me tocaba, cuando me
miraba con esa suavidad especial, o cuando me besaba. Y eso fue
básicamente bastante estúpido de mi parte, porque no era la
única a la que él envolvía fácilmente con su dedo. Durante la
cena había estado tan nerviosa que me había disculpado,
me había levantado más temprano y había ido a mi

I Blow
Good
habitación a recostarme, aunque me había dado una mirada muy
extraña por parte de Mason. Allí había rodado sin descanso de un lado
a otro de mi cama porque mi estómago zumbaba y apretada entre mis
piernas después de haberme atrevido a mirar su boca durante más de
dos minutos.
¡Pero esas imágenes!
Sus labios, como me habían besado SOBRE mis bragas, eran
demasiado conmovedoras, por no mencionar las sensaciones que me
habían perseguido.
Después de media hora había subido a preguntarme ansiosamente si
todo estaba bien.
NO, le había contestado, después de lo cual me hizo gritar
saltando en la cama y agachándose sobre mí.
¡No se saltará nuestra hora, Srta. Obediencia! No lo toleraré, así que
mueve el culo hacia abajo había respirado cerca de mi cara y al
mismo tiempo confirmó sus palabras con una palmada en las nalgas,
lo que me indignó y me hizo levantarme-.
Ahora estaba sentada aquí, aún más nerviosa que en la cena, y me
deslizaba sin descanso por mi asiento, aunque sentía la necesidad de
saltar como una pelota saltarina. Probablemente estaba tan
emocionada ahora porque había indicado antes que no sería virgen por
mucho más tiempo.... Desde que conocí a Mason Hunter, ya no quería
eso, aunque chocó un poco con mi fe. Aunque ya tenía 26 años y sabía
que mis hermanas, por ejemplo, llevaban una vida completamente
diferente en este aspecto, nunca me había molestado. Hasta que esta
misión, bueno, estrictamente hablando, mi cliente, me reveló un
mundo que era mucho más colorido e intenso de lo que yo
creía posible. Desde entonces, todo en mí se ha vuelto loco,
todo lo que cuestionaba. Porque sólo el pensamiento
de sus toques me causaba agradables escalofríos.

I Blow
Good
¿Qué pasaría entonces cuando él realmente me penetrara y se volviera
uno conmigo? Estos sentimientos, que por un lado me asustaban
inconcebiblemente y por el otro eran ciertamente muy sensuales y
conmovedores, me hacían sentir insegura y, sin embargo, lo deseaba.
Con cada fibra.
Para mí era absolutamente nuevo desear a alguien, no tenía posibilidad
de comparación. La pérdida de control era inusual, el caos emocional
me hizo hiperventilar. Era demasiado cabezota para eso. Al mismo
tiempo quería ser más valiente y disfrutar de la intensidad
embriagadora que Mason había traído a mi vida. Pero tenía que tener
mis sentidos completamente juntos. Así que respiré profundamente,
durante muchas veces, para aclarar mis pensamientos. En vano.
Hoy me sentí como una colegiala antes de un examen importante. Tal
vez fueron sólo las otras mujeres que lo cortejaban a mi lado las que
me hicieron sentir tan insegura e incluso me molestaron. Vendedoras
guapas, camareras guapas.... Mujeres en la calle... Cayó sobre mí
pesadamente, tan inexperimentadamente, ya que debía existir al lado
de todas y complacerlo. Y yo no quería nada más que eso. Pero yo me
senté aquí en el sofá y traté de mantener el miserable resto de mi
dignidad conmigo, porque él vendría a mí y a ninguna otra persona.
¡Así que descansa, Hannah!
Cerré los ojos y me incliné hacia atrás, escuchando la lluvia que caía
sobre las ventanas y los sonidos que hacía Mason para averiguar qué
estaba haciendo.... Pero se movía tan silenciosamente por su cocina
que apenas le oía lo que era bastante inusual, porque normalmente
maldecía ininterrumpidamente, sin importar lo que hiciera.
Había encerrado a sus tortugas, apagado el timbre y ahora yo
estaba esperando a que viniera a mí.
Me había dicho que me sentara en mis sexys piernas, y
estaría conmigo. Más fácil decirlo que hacerlo,

I Blow
Good
porque lo mismo resultaba ser sentido en la eternidad, mientras que la
tensión acababa conmigo.
¿Desde cuándo soy tan impaciente? Con respiraciones profundas y
controladas, finalmente logré calmarme un poco, y ni un momento
demasiado pronto, porque sentí que el sofá se hundía a mi lado. El
tintineo familiar entre nosotros, esta atracción mágica ya me causó la
piel de gallina incluso antes de que lo mirara.... y quería morir al
instante.... porque parecía un mordisco una vez más.
Su cabello enredado, que sobresalía en todas direcciones, brillaba a la
luz del fuego de la chimenea…su cara recta estaba cubierta por una
ligera barba de tres días que le permitía lucir aún más atrevido y
entonces todavía quedaba este cuerpo de ensueño medio desnudo....
si me hubiera arriesgado a mirar hacia abajo. ¡Pero no lo hice! Tenía
una gran taza en la mano y me acarició un mechón de mi pelo suelto
por encima del hombro. Su sonrisa dejó que mi corazón se calmara de
nuevo y tragué laboriosamente cuando esperé por sus acostumbradas
palabras que introducirían nuestro tiempo de sueño común.
Hola, ¿Chica Chupapollas? exhaló para asegurarse de que yo era
lo que necesitaba aquí....
Hola, Mason, le contesté, porque él debía saber que de ahora en
adelante yo era SU Hannah, tal como él quería que fuera, y que NO
había distancia, así que ni el Sr. Hunter, ni usted, ni la cortesía que yo
siempre supuse que tenía algo que ver aquí. Sonrió. Sus dedos
permanecieron en mi cuello y lo masajeó suavemente para que me
relajara un poco y suspirara con alivio mientras cerraba los ojos y me
relajaba bajo sus caricias.
¿Quieres jugar conmigo?, susurró en voz baja y se inclinó
hacia adelante para besar la comisura de mi boca. Sonreí... Y
mis mejillas se volvieron rojas, porque como siempre esta

I Blow
Good
frase me llevó casi sobre el abismo desconocido para mí.
Sí, Mason, respiré contra sus labios y giré mi cabeza para
encontrarme con su delicioso sabor.
Mierda, maldijo en mi boca cuando lo besé, mientras mis manos
aún yacían en mi regazo y su mano me masajeaba el cuello. Nos
besamos suavemente... Lentamente… Me derretí porque él sabía con
cada fibra cómo hacerme sin voluntad.
Es suficiente, anunció demasiado pronto y se separó de mí.
Sostuvo la taza bajo mi nariz. ¡Bebe eso, babe! Lo tomé,
sorprendida por el calor.
¿Qué es eso?, le pregunté en voz baja mientras me apoyaba en su
mano, que me acariciaba la mejilla.
Chocolate caliente. Contra las emociones. Él sonrió
maliciosamente, con la expresión de me-gusta-tenerte-en-la-palma-de –
mi-mano-y-yo-estoy-ahí-para-matarte-con-una-sonrisa-sexy. Olfateé y
entrecerré los ojos mientras olía a alcohol. Es sólo una pequeña
toma de Bailey's... sólo un poquito, lo que dejó claro con los dedos
pulgar e índice, y su expresión facial confirmó que podía creerle, así
que no lo subestimé.
No conseguirás más alcohol de mí, de lo contrario tendré que
escuchar tu sabiduría toda la noche, y tengo algo más en mente para
ti.... así que traga, ¡perra!
De acuerdo. Torcí los ojos y bebí con cuidado porque no sabía lo
caliente que estaba el chocolate. Pero estaba a la temperatura justa y el
alcohol era difícil de adivinar, también sabía bastante bien... y
tenía sed, así que no dejé nada del dulce manjar. ¡ESO
ESTUVO DELICIOSO!

I Blow
Good
Luego puse la taza sobre la mesa y quise lamer los restos del chocolate
de mis labios, allí me dijo: ¡Para! No te muevas, y sus ojos se
oscurecieron notablemente al extender su mano y acariciar mi labio
superior con su pulgar. Ojalá acariciara otra cosa..., suspiró con
anhelo y me quedé con los ojos grandes mientras se llevaba el dedo a
la boca y dejaba que su lengua probara la dulzura mientras él se burlaba
de mí. Mi cabeza giró un poquito y dudé de que la cantidad de alcohol
no hubiera sido mayor. Pero era agradable, y el líquido caliente había
relajado mucho mis extremidades. Al menos hasta que se levantó y
encendió la música.
¡Oh Dios mío!
¿De donde ha sacado todas estas.... canciones eróticas? Puso el control
remoto sobre la mesa de café y me miró hacia abajo antes de extender
su mano y ponerla en mi mejilla, luego me tiró hacia arriba. Con las
piernas temblorosas me detuve frente a él y olí el olor que salía de su
suave pecho. Su pulgar me acarició la mejilla y sólo habló un poco más
fuerte que la suave música que salía de los altavoces.
Dijiste que confiabas en mí. Pero, ¿realmente me crees cuando te
digo que eres hermosa y que sólo te quiero a ti? Sonrió suavemente
mientras mis ojos se volvían incrédulos. ¿Sospechó que yo tenía dudas
sobre las otras mujeres y si él lo había pensado?
¿Sólo yo?
SÓLO TÚ, enfatizó con gentileza y absoluta honestidad. Me
hubiera gustado gritar de alegría, pero apenas asentí con la cabeza.
Lección número cuatro... Srta. Obediencia... Otro también puede
guiarte. Tu cuerpo sabrá qué hacer si te rindes a la guía.
Comenzó a movernos un poco al ritmo de la música,
envolvió su otro brazo alrededor de mi cintura y fijó
suavemente el tempo. Presionó su cuerpo de ensueño

I Blow
Good
contra mí, causando una sensación de hormigueo que se propagó a
cada pequeña célula nerviosa de mi cuerpo.
Siente la música... deja que fluyan por tus venas.... Entrégate a ella...
siente el estado de ánimo.... y apaga tu mente... Tu cuerpo sabe por sí
mismo lo que tiene que hacer. Cierra los ojos, babe... Obedecí,
absorbí esta música suave pero al mismo tiempo tan poderosa - causada
por la voz femenina - en mí. Sentí sus toques, su dureza, su guía, el
momento, la melodía y desvanecí todo lo demás. Así es, respiró,
luego me dejó ir, y eso me sacó del trance y lo volvió a mirar.
De su bolsillo del pantalón tomó una venda que tenía delante de mi
nariz con una sonrisa descarada. Y ahora vamos a poner tu visión
fuera de acción otra vez y REALMENTE te haremos sentir.
¿Es posible que encuentres eróticas a las mujeres ciegas? le
pregunté y se rió en silencio mientras me vendaba los ojos.
Babe... respiró en mi sien tan pronto como tomó mi vista y
acarició sus labios sobre los míos. ¡Te encuentro muy erótica! ¡No
importa cómo!— Y luego me llevó unos pasos a la sala de estar abierta,
donde sentí la madera fresca bajo mis pies descalzos.
Finalmente dio un paso atrás y me quedé allí sola. Vergonzosamente,
mi respiración se aceleraba cada vez más cuanto más esperaba su
contacto.
Con el baile se pueden expresar tantas cosas.... El deseo... Pasión....
...afecto y confianza. Su voz callada y ligeramente ronca me llevó a
lo más profundo de mi ser y le prendió fuego a todo.
Inesperadamente sentí dos dedos en la cintura. Se deslizaron
por el lado de mi cuerpo hacia arriba, muy lentamente, y
dejaron un cosquilleo.... especialmente en mis costillas, el
lado de mis pechos... mi clavícula, mi cuello y mi

I Blow
Good
barbilla. Me levantó la cara y sentí sus cálidos labios en los míos.
Tiernamente la punta de su lengua se deslizó sobre mi labio inferior....
¡Oh, MI Dios! Me derretí... Sus dedos cayeron de nuevo... hasta la
clavícula y me rodeó desde allí hasta la espalda, mientras él estaba
detrás de mí. Su mano se dirigió hacia mi vientre, me sostuvo fuerte y
movió mis caderas un poco al mismo tiempo, mientras que la otra se
puso sobre mi cintura. Cuando presionó ligeramente su cuerpo contra
el mío y captó el latido circular de mi pelvis, tuve que suprimir un
gemido. Mis manos encontraron sus antebrazos, vagando por ellos
hasta sus dedos, que entretejió con los míos mientras guiaba mis
caderas. Sentí su emoción… justo entre mis nalgas, y eso sólo hizo que
mi sangre hirviera aún más, al igual que su aliento acariciando mi sien
a medida que nos movía más intensamente.
La presión de la parte superior de su cuerpo se hizo más fuerte y
automáticamente me incliné hacia adelante, sintiéndolo con cada fibra
mientras daba vueltas alrededor de la parte superior de mi cuerpo y
finalmente me devolvió a una posición erguida.
Luego solidificó su agarre, y aunque me había vendado los ojos, sentí
como si pudiera ver todo. Mientras se agachaba detrás de mí con su
espalda que se retorcía, se apoyó con una rodilla en el suelo y me tiró
hacia abajo hacia él. Luego soltó su mano derecha de mi cadera y se
deslizó por la parte interior de mi muslo. AHORA gemía mientras sus
dedos apenas tocaban mi área genital, sobre mi estómago y entre mis
pechos para clavarme en el cuello. Allí agarró mis rizos como el toque
sensual que hizo que su deseo se extendiera más claramente por todo
mi cuerpo.
Mhhmmm, me tarareó en la oreja y me besó bajo el lóbulo
antes de agarrar mis caderas de nuevo para ponernos erguidos
en movimientos circulares de nuestra pelvis.

I Blow
Good
Mientras tanto respiraba como si estuviéramos bailando rock'n' roll y
no tan lenta y placenteramente. Nos movimos en completa armonía,
lo que me cautivó y me llevó a otro mundo. Me adapté
automáticamente a él y al ritmo de la música, como si nunca hubiera
hecho otra cosa, mientras me empujaba hacia atrás contra él y dejaba
caer mi cabeza sobre su hombro. Tomó nuestros dedos y levantó una
de mis manos hasta que llegó a descansar en su cuello, luego
lentamente me acarició sólo con las yemas de los dedos en este brazo,
a través de mi costado hasta la otra mano en mi cadera, la cual también
agarró y me giró con ímpetu, de modo que subí, me reí tranquilamente
y sin aliento, porque mi corazón casi volteó al pararme otra vez
enfrente de él, y él me quitó la venda.
Me encontré con su mirada oscura y depredadora de frente mientras
se frotaba sensualmente contra mí antes de inclinarme lentamente
hacia atrás hasta que mi cabello tocó el suelo. En sus brazos me sentí
segura y libre. Confié en él para que me dejara caer completamente
antes de que me volviera a dar la vuelta colocando su gran mano entre
mis omóplatos. Con un tirón me volvió a jalar hacia arriba,
directamente hacia sí mismo, de modo que mis pechos presionaron
contra su pecho y sólo pude gemir cuando sus labios se fusionaron con
los míos. Me besó profunda y apasionadamente y siguió moviendo las
caderas, arrodillándose un poco para que yo pudiera sentir su dureza
entre mis piernas.
YO ESTABA PERDIDA y le rodeé el cuello con los dos brazos.
Mi lengua se acercó a él y enredó a los dos en una lucha en la que no
se tomaron prisioneros excepto nuestras almas. Enterrando mis manos
en su pelo, hice algo que nunca creí posible. Levanté mi pierna y la
envolví alrededor de su cadera porque la presión que ejercía
entre mis muslos era demasiado buena y yo quería más.
Gimió con fuerza en mi boca mientras presionaba la parte
inferior de mi cuerpo contra él. Me perdí en un

I Blow
Good
remolino de lujuria hasta que una brisa de viento aclaró mis sentidos
antes de sentir una fría pared en mi espalda. ¡Oops! me besó más
violentamente... y se frotó más íntimamente contra mí.
Aunque noté que la situación se le escapó cuando su mano me acarició
en el muslo y me sostuvo más fuerte en la rodilla mientras su aliento se
derramaba violentamente en mi boca, no quise detenerme. Yo lo
quería... le habría dado todo, no sólo mi cuerpo. Mi cabeza rugía
alocadamente y la música hacía todo lo que podía para calentar aún
más el ambiente y para dejarnos a los dos completamente sin voluntad.
Sin embargo, de repente separó sus labios de mí, terminando este
sueño increíble y apoyó su frente contra la mía. Respiraba tan rápido
como yo y parecía desesperado como él.
¡Alto!fue lanzado.
¡No! No quería dejar de probarlo, así que me agaché y le lamí el
cuello, lo besé salvajemente... le hizo temblar.
Hannah, ¿estás loca? ¡DETENTE AHORA! Así que me agarró
del pelo y me tiró de la cabeza hacia atrás para apagarme por completo.
Con una mirada confundida, me miró a los ojos. Si no paramos
ahora, te follaré sin sentido aquí en la pared y eso no es lo que te
mereces. No puedes defenderte, no puedes huir. Te atacaría como un
león salvaje sobre el cordero. Porque soy un monstruo.
Mis ojos crecieron mientras sus palabras desesperadas se filtraban en
mí. Nos miramos fijamente el uno al otro... ¿Monstruo? ¿Acaba de
decir que era un Monstruo? ¿Tienes miedo ahora?, me preguntó,
inseguro y me soltó el pelo para acariciar mi mejilla con el pulgar. Se
inclinó hacia mí para estar a la altura de mis ojos. Su iris resplandecía
de color dorado y coincidía con su voz. Oh, Dios mío.
Demasiado confundida, no fui capaz de captar un
pensamiento claro.

I Blow
Good
No quiero que me tengas miedo. Quiero que confíes en mí... Quiero
ser digno de ti, y no puedo ser digno de ti si he cambiado al modo de
caza. Así que quita tu bonita pierna de mi cadera y deja de frotarte
contra mí, ¿de acuerdo, babe? Porque de lo contrario, ya no puedo
garantizar nada más, y mucho menos tu virginidad. Tomé sus dedos
que sostenían mi cara con ambas manos y bajé mi pierna mientras le
susurraba lo que inmediatamente se me vino a la cabeza:
Quiero darte mi virginidad. Tómala. Ella te pertenece. Te
pertenezco a ti. Sonrió con indulgencia y TAN CALIENTE.
Así no, nena... Este no es el momento. Todavía tienes mucho que
aprender a gozar. Sientes la lujuria entre nosotros... la tensión...
Podemos sacar mucho provecho de ello. Quiero que siempre pienses
en las horas que pasas conmigo. Quiero que el sexo conmigo sea para
ti el mayor placer que pueda haber en este mundo.
Ya estoy disfrutando... Porque lo hacía yo. Fue lo primero que
me enseñó. Así que me insté de nuevo a él, porque el palpitar entre
mis piernas me volvía loca. ¡Muéstramelo todo!Pero se contuvo....
lo que aparentemente fue difícil para él.
Mierda... 1No! Soy un sádico gilipollas, Hannah, y en mis
necesidades especiales debo afinarte primero. No puedo empezar con
100 y esperar que lo entiendas y no huyas gritando. Tú eres importante
para mí, malditamente importante. Si no fuera por eso, te habría
cogido colgada del gancho en ese entonces.
¿Soy importante para ti? ¿Había oído bien? ¿YO ERA
IMPORTANTE PARA ÉL? ¿REALMENTE IMPORTANTE? Se
rió sin sentido del humor y luego agitó la cabeza sobre mí como
si fuera de CRISTAL. ¿Acabo de perderme algo decisivo?
¿Crees que me ofrecería para toda esta mierda y sería
tan paciente si no lo fueras, babe?

I Blow
Good
¿Soy tan importante para ti que haces lo que crees que es correcto
para mí, poniendo mis necesidades por encima de las tuyas? Ahora
realmente sonrió por mi pregunta casi descarada.
¡No tienes idea de lo que quieres! Yo decido por los dos todo el
tiempo y tengo que luchar contra tu pequeño espíritu defensivo de
Prudella para hacerte REALMENTE feliz.
¿Un poco de espíritu defensivo de Prudella?, pregunté riendo.
¡Sabes exactamente a qué me refiero! Imagínate, te tocaría en el día
de forma tan difamatoria como ahora y te presionaría también contra
la pared fría...Me mostró seriamente su mejilla izquierda y luego se
rió mientras retorcía los ojos.Y además... no siempre me involucran
en conversaciones profundas, preferimos volver al centro del asunto.
Siento haber perdido el control, ¡no volverá a pasar!
Una palabra de abuso quería pelear con mi garganta. Era cualquier
cosa menos halagador y tenía algo que ver con el ano, pero apenas
podía detenerlo. Porque si dependiera de mí, ahora podría seguir
perdiendo el control. Pero en vez de eso, dio un paso atrás, quitó su
cálida piel desnuda, su olor, su cercanía, a ÉL, y me quedé temblando.
Literalmente. ¿Hacía tanto frío aquí todo el tiempo? ¿Había sido
siempre tan esencial que me tocara? Profundamente reprochable, lo
miré y abracé la parte superior de mi cuerpo con ambos brazos.
¡Maldita sea, Hannah! ¡Sabes cómo hacerme débil! Apretó sus
ojos mientras me miraba, pero luego suspiró, me tiró de nuevo a su
cadera y me abrazó con fuerza.
Jadeando me reí, porque ahora me sentía muy bien de nuevo y estaba
simplemente feliz. ¿Yo lo hice débil? ¡Interesante! Me llevó de
espaldas a nuestro sillón en su regazo. Sabes lo que
siempre hago cuando estoy solo, preguntó. Me colocó
meticulosamente de modo que me apoyé en él con la

I Blow
Good
espalda y estaba cómoda. Apagó la música con el mando a distancia,
tomó su guitarra, que estaba junto al sillón, y me la puso encima para
que pudiera tocar. Toco y canto... Yo hago música... dejar que todos
mis sentimientos acumulados fluyan libremente en.... y cosas así...
Auto-terapia...
Silenciosamente empezó a agarrar su guitarra y sentí la conmovedora
música, que simplemente fluía de sus dedos, en lo profundo de mi
vientre, y la escuché retumbar intensamente en mí. Si escribiera una
canción ahora, probablemente sería una balada bastante tonta. Sólo
por tu culpa... me susurró al oído.
Sonriendo me acurruqué más cerca de él, volví mi cara para poder
tocarle el cuello con mis labios. Mhhmmm, me gustan tus labios
llenos, que con mucho gusto alrededor de mi... Oh, mierda... Tal vez
sería un sonido como la música de fondo del porno... que me
robaste, bromeó y apoyó su mejilla contra mi cabeza.
Eres estúpido, murmuré entre dientes.
Nunca dije nada más, replicó y siguió tocando. ¿Recuperaré las
películas?
¡NO! Esto no son películas, esto es asqueroso, le contesté, por
supuesto, después se rió en silencio y guardó la guitarra para abrazarme
con los dos brazos y para presionarse con fuerza.
Nena, el sexo es absolutamente natural. ¿Aún no lo has entendido?
¡Y tu cuerpo ya lo ha comprobado! Es más rápido que tu cabecita
cerrada, que yo rompo lentamente pero con seguridad.
Sí, pero sólo en privado y entre dos personas que se
respetan. Tanto que mi cabecita cerrada ya lo había
entendido.

I Blow
Good
¿Por qué eres tan mojigata? Tal cosa es extremadamente rara en el
tiempo de hoy, lo es, ¡eres Mormona o algo así! Sonaba pensativo.
No sé... Me encogí de hombros, no quería entrar en detalles.
¡No, Babe... no sé, no lo hay! Cada comportamiento tiene su
trasfondo. Responde a mis preguntas esta noche y mañana por la noche
es tu turno otra vez, ¿de acuerdo? Resoplé sin querer. Para ser
honesta, no estaba particularmente entusiasmada en responderle, pero
había algunos puntos que me interesaban de él. Aparte de eso, nuestra
conversación íntima de anoche también había funcionado de maravilla.
¡Así que vamos al agua fría!
Bueno... si quieres oírlo... Señor Hunter, entonces es probable que
sea porque estaba en un internado de un monasterio.
¿Hablas en serio? Quien hoy en día va voluntariamente a los
pingüinos, exclamó y trató de llamar mi atención, lo que yo evitaba
con vehemencia. Porque no podía soportar esta expresión de horror,
que ciertamente encontraría en ella, porque ya resonaba en su voz. Así
que volví a enterrar mi cara en su cuello, me senté de costado en su
regazo y tiré de mis rodillas para que mis pies descalzos se pararan en
sus muslos.
Yo y otras niñas que no fueron aceptadas y excluidas de las escuelas
normales precisamente porque éramos diferentes. ¡Eso es todo lo que
diré ahora!
Pero Babe... ¿por qué pingüinos? Torcí mis ojos. No podía
superarlo.
Estas son las hermanas de Dios, Mason, y creo en Dios. Por
eso quería ir a un internado así y mis padres cumplieron mi
deseo cuando tenía nueve años. Les sigo dando las gracias
por ello, porque mis hermanas ya me costaban el
último nervio en aquel entonces.

I Blow
Good
¿Realmente crees en Dios? El cielo y el infierno y los ángeles y los
demonios, Jesús y... ¿los apóstoles y el incienso y la mirra? Todo
eso sonaba como si ya no los tuviera a todos juntos. Me reí.
Sabes mucho sobre eso, incrédulo... ¿hm? Sí, creo en ello... Quiero
decir, no veo a un caballero mayor con una barba blanca de
intoxicación sentado en su trono cuando pienso en Dios, pero creo que
hay un poder que guía nuestras vidas y vela por nosotros.
Pfff, Babe... Lamento tener que decepcionarte, pero ¿no te resulta
un poco fácil culpar a este poder de toda la responsabilidad? ¿TÚ eres
responsable de ti mismo y de tu felicidad, y no hay nadie que te cuide,
a menos que tengas padres razonables y buenos amigos? Tampoco hay
ángeles zumbando con túnicas blancas y esponjosas... Los ángeles en
la tierra son GENTE que hace el bien.
¡WOW! Ahora me enderecé para mirarlo y sumergirme
brevemente en sus hermosos rasgos mientras él me miraba con
seriedad.Eres realmente filosófico. Me retorció los ojos y me
acarició el pelo, sólo para jugar con una de mis hebras envolviéndola
alrededor de uno de sus delgados dedos una y otra vez.
Soy un artista. Y como artista, normalmente hay algo que quieres
comunicar a la gente. Un mensaje oculto.... Además, ¿no somos todos
filósofos en nuestros corazones?
¿Cuál es tu mensaje oculto, Mason? Le pregunté directamente y
le pillé congelado. Pensativo, se limpió los labios mientras yo ponía
suavemente una mano en su mejilla. Mientras acariciaba suavemente
su piel con mi pulgar, sentí el cosquilleo de la barba agradablemente y
miré sus ojos únicos con largas pestañas. Frunció el ceño.
Hmmm, creo que... comer más babys, dijo muy en
serio. Lo golpeé en el hombro con un chasquido y me reí,
porque no me lo esperaba ahora.

I Blow
Good
Nada de maniobras evasivas cuando se pone interesante, señor
Hunter, exclamé, y me cogió de la mano cuando quise volver a
pegarle.
Srta. Obediencia, nada de violencia, tocó indignado y entrelazó
nuestros dedos. No podía creer lo fuerte que era este simple tacto en
las profundidades de mi abdomen. ¿No habíamos dicho que hoy
era mi turno antes de que intentaras maltratarme? Sus ojos me
brillaban maliciosamente y yo no podía evitar sentirme feliz cuando
estaba jugando con él de esa manera. Una cosa que me hubiera
parecido impensable hace una semana: sentarme sobre un hombre
medio desnudo y derramar mi alma a cambio de la suya, mientras yo
disfrutaba de cada segundo al máximo.
¿Qué más quieres saber de... Empujé mi labio inferior hacia
adelante y me enfurruñé con lo que contenía la cosa.
Hmmm, no deberías hacer eso, porque si lo estiras así, ¡sólo quiero
hacerlo! Decididamente puso nuestros dedos cruzados debajo de mi
barbilla y levantó mi cara para tomar suavemente mi labio inferior entre
sus dientes rectos y mordisquearlo. Suspiré suavemente. Mhhmmm,
sabes bien en todas partes... Me gustaría saber cómo...es el sabor del
sur, susurró bruscamente.
¡Dios mío, Mason! Respiré y quité mis labios de él para esconder
mi cara en su cuello otra vez. Ahora sentí y escuché su risa por todo mi
cuerpo.
¡Ahhhh, nunca he visto nada tan tímido y seductor como tú!
Es bueno que te divierta y te seduzca y... Oh, qué sé yo, le
contesté refunfuñando.
Lo haces de verdad... Seduces más que nada.... Sin
embargo, también me gusta tentarte... Me encanta

I Blow
Good
cuando te pones nerviosa. ¿Por qué siempre te dejas provocar tan
fácilmente?
Realmente no lo sé...
¡Tetas! ¡Respuesta equivocada! Torcí mis ojos.
Muy bien... Normalmente Odio cuando algo no va de acuerdo al
plan, ¿de acuerdo? ¡Odio perder el control! Odio cuando algo o
alguien rompe las reglas y tú lo haces todo el tiempo.
¿No hemos tenido la reunión regular antes? Y no te dije entonces
que las reglas sólo están ahí para forzarnos a algún tipo de proceso y
red para que encajemos en la sociedad y la complazcamos. ¡Pero yo
sólo quiero y tengo que complacerme a mí mismo! ¿Qué hace la
sociedad por mí excepto convertirme en un robot que se subordina al
sistema? ¿Eh? ¡NADA! ¡No le debo nada a nadie, y por eso no tengo
que seguir a nadie más! Pero te enseñaré cómo tomar y hacer lo que
TÚ quieras y lo que TÚ necesites. Eso funciona bastante bien, al
menos si te despierto y tus instintos toman la iniciativa.
¿Quieres decirme que estás haciendo causa común con mi mente
neandertal? Respondí riendo divertidamente y me enderecé de
nuevo para mirarlo. También se rió cuando respondió: ¡La parte
neandertal de tu cerebro es mi aliado más fuerte contra Prudella!
Todos deberíamos pensarlo un poco más a menudo.
Prudella sólo quiere lo mejor de ti..., defendí mi lado estricto.
Y sólo quiero lo mejor de ti, Hannah Amalia Hawking. No Prudella.
No la Chica Chupapollas. Así que sé ella y nada más. Me tambaleé
y le miré a los ojos. Oro con motas morenas marrones y una
chispa... El cielo...
Vale... Soy Hannah... Y yo también lo era cuando
estábamos juntos. Era yo y nunca me había sentido

I Blow
Good
más cerca de él que en ese momento de absoluta intimidad. ¿Pero
quién eres tú? Pregunté en voz baja y el humor cambió de nuevo.
Soy Mason. Simplemente Mason, Babe .... No creo que haya estado
tan cerca durante años de ser yo, como ese segundo contigo en el sillón,
mientras nos saludamos con sabiduría el uno al otro. Pero en serio,
¿cómo lo haces? ¿Has estudiado psicología? ¿Cómo puedo hacer
eso? ¿Cómo hace eso?
Sí, pero sólo tres semestres...
Oh, por eso tienes una forma tan analítica y penetrante, me
bromeó y trató de distraer del tema para volver a un terreno inofensivo
y crear un poco de distancia. Pero no fue fácil para mí permitir tanta
cercanía emocional y física.
Sí, es exactamente por eso que veo a través de ti más a menudo de
lo que te gusta, le contesté con una amplia sonrisa y estaba feliz de
poder distraer de nuestro verdadero yo.
¿Ah, sí? Bueno, mira a través de mí. ¿En qué estoy pensando ahora
mismo? Tomó una típica postura de pensamiento y se esforzó por
frotar la llamativa barbilla con el atractivo hoyuelo en ella, mientras
dirigía su mirada hacia la distancia.
Oh, Mason... Le torcí los ojos y le di unas palmaditas en la mejilla
mientras me acurrucaba con él y cerraba los párpados. Durante un rato
estuvimos en silencio. Cada uno se colgaba de sus propios
pensamientos. Al mismo tiempo me revolcaba en la sensación de ser
sostenida por sus fuertes brazos como si quisiera protegerme o incluso
amarme un poco. Al menos él irradiaba eso.
Aunque probablemente lo imaginé, fue agradable anclar esta
situación especial en mi interior y disfrutarla. Ahora aquí, en
la silenciosa noche, parecía convertirse cada vez más
en mi refugio seguro. Mi lugar de aterrizaje, donde

I Blow
Good
podía venir a descansar y reunir fuerzas, y luego continuar mi viaje
fortalecido hacia mares desconocidos. Porque me mostró muchas
cosas nuevas. Sus toques me abrieron nuevos mundos, al igual que sus
palabras. Con él no me fue difícil aceptar su ayuda incondicionalmente,
porque él también aceptó la mía. Una vez más me sorprendió lo
mucho que confié en él en este corto tiempo que nos conocimos. Pero
eso fue mutuo. Fue un toma y afloja. Como él había dicho. Era
armonía. La pregunta de qué pasaría después de los tres meses vino a
mí por sí sola, y mis dedos automáticamente encontraron las raíces de
su pelo en su cuello y comenzaron a deslizarse sobre él. Bien...
¿Qué es lo más probable? Lo más probable es que continuara como
antes, exactamente como él. Es muy sencillo. ¿Por qué se me llenaron
los ojos de lágrimas ante este pensamiento? ¿Desde cuándo soy tan
sentimental? Eso no me convenía y tampoco pertenecía a este lugar.
Nuestro acuerdo estaba limitado en el tiempo y, no se me permitió
olvidarlo, sólo un trabajo por el que se me pagaba naturalmente.
Básicamente no era más que una mejor prostituta, una puta noble....
¡Dios Todopoderoso! ¿Cuándo había caído tan bajo? La primera vez
desde que hicimos este acuerdo me sentí muy mal, indigna de
sentarme aquí con él en el sofá, por lo que quise bajarme rápidamente
de él, pero su agarre alrededor de mi espalda se hizo más fuerte.
Oye, no se levantará a menos que me des un puñetazo, anunció
con voz ronca mientras me apretaba contra sí mismo y me besaba el
pelo. Quédate aquí, babe...... agregó susurrando y consideré
seriamente si acababa de decir lo que pensaba en voz alta, pero no lo
hice.
Sin embargo, por la razón que sea, me imaginé que era así y él
habría respondido. El alivio se ensanchó en mí, cuando me
lo imaginaba, me decía estas palabras en tres meses de nuevo,
me abrazaba exactamente de esa manera y me dejaba
sentir. Como si fuera exactamente el lugar correcto

I Blow
Good
en mi vida y también al revés. Sería tan hermoso.... Respiré
profundamente y me agaché para poder tomar mi manta del piso de al
lado, que estaba allí. Sin decir palabra la extendí sobre nosotros y estiré
un poco las piernas, me giré sobre él para que estuviera más cómoda.
Cuando siseó, sonreí débilmente.
No tienes que sonreír, amor mío. No es agradable sentarse debajo
de ti todas las noches con un travesaño permanente. ¡Ahora tenía
que reírme!
Café con leche, ¿cómo puedes tener una erección... Me aclaré la
garganta.
¿Sabes cómo? ¿Quieres un café con leche? Se retorció los ojos.
Hay muchos otros términos para ello. Párate, por ejemplo. Y para
su área genital hay términos técnicos aún más hermosos...
¡No! No quiero conocerlos, exclamé y quise escapar de nuevo,
pero él ya empezó a contar con sus dedos.
Coño, concha, chocho, cochito, fuckhole, gruta de placer y mi
expresión favorita: ¡raja! Inmediatamente me puse de color rojo
brillante.
¡Oh Dios mío, eso es tan asqueroso! Me tapé los oídos y canté:
Lalalala, porque realmente no podía oír más de estos nombres
anormales.
Babe, gritó y me sacó una mano de la oreja. ¡Eso es importante!
También tengo que aprender tu lenguaje de monos y escuchar tus
tonterías de lujo. ¡Y tienes que aprender a hablar como el malvado,
malvado joven de hoy, de lo contrario estarás muy rápido lejos
de la vitrina! Retorcí los ojos y me quedé en silencio,
esperando que me dejara ir. Pero no lo hizo. Vamos,
babe, dime... hm.... ¡Carajo! Se enderezó conmigo.

I Blow
Good
No, me quejé.
¡Oye! ¡Eso no es un reto, es una palabra de cero a quince y está en
el diccionario, así que DILO!
NUNCA, contesté y me tapé las orejas de nuevo, pero sus largos
dedos índice me pincharon los costados para que me estremeciera y lo
defendiera.
¡DILO! ¡Quiero oírlo! De lo contrario, te torturaré con expresiones
aún peores. ¡Te lo juro, babe! Me hizo cosquillas sin piedad mientras
intentaba interceptar sus manos, pero con un hábil movimiento había
sujetado las mías bajo sus dos brazos.
¡Oh Dios, no! Grité y ambos nos reímos. Fui yo quien lo torturó
y él se regocijó. Se inclinó hacia adelante, sacó mi máquina de dictado
debajo de la mesa de café y presionó la grabación mientras seguía
sujetándome para que yo no pudiera moverme.
¡No querías que fuera de otra manera! ¡Te cantaré una canción
ahora! Y tu tarea será aprenderlo y devolvérmelo palabra por palabra,
de lo contrario no seguiré con mis juegos. Escucha, esto es un culto, de
Southpark: ¡Vete a la mierda y cállate, tío cabrón! ¡Viejo chupavergas,
lameculos, tío cabrón! Eres un tío hijo de puta, admítelo, ¡nadie folla
con tíos como tú!
Mason, detente, grité y corrí para poder taparme los oídos de
nuevo, pero él no se detuvo y cantó a todo gas y con toda su euforia.
¡Recuérdalo! ¡No la volveré a cantar! Y luego siguió adelante, cada
vez más rápido. ¡Jódete y cállate, tío cabrón! ¡Viejo chupavergas,
lameculos, tío cabrón! ¡Eres un tío cabrón, vieja cerda! ¡Te coges
a tu tío, exactamente! ¡Tío hijo de puta, tío hijo de puta, tío hijo
de puta! ¡Bésame el culo! La última palabra sonaba como
la de un cantante de ópera entrenado y a pesar del texto

I Blow
Good
repulsivo me sorprendió una vez más su talento y su gran voz, mientras
mis oídos zumbaban.
Mason.... ¡estás completamente loco! ¡Esa fue la prueba definitiva!
¿Ya terminaste?, pregunté molesta.
¡Sí! ¡Fin de la grabación! Asintió con una amplia sonrisa.
¿Puedes dejarme ir otra vez?, pregunté objetivamente.
Sólo si aprendes la canción, de lo contrario te tendré así por toda la
eternidad.
¡Nunca, Mason Hunter, a si mis brazos se pudran!
No queremos eso, nena... Todavía necesito tus manos. Me soltó
los brazos y me los frotó mientras me abrazaba de nuevo.
¿Podemos dormir ahora?
Sí... Buenas noches, Chica Chupapollas, sueña con nuestro baile,
con mis caderas y con el viejo tío cabrón..., dijo. ¡INCREÍBLE!
Aunque su voz fuera la mejor canción de cuna del mundo, no podría
descansar durante horas. Realmente genial, y eso sólo tenía que ver con
sus caderas de bailarín increíblemente ágiles y talentosas, con las que
ya me había robado mis pensamientos durante su actuación en el
escenario.

¡CORTEN!

I Blow
Good
16. Dejame verte desnuda - Primera
Parte
Let me see you stripped -Shiny toy Guns)
Mason
Mierda... ¿realmente pensó que podía volver a dormirme después de
que se hubiera resbalado de mi regazo para subir las escaleras como
un zombie? Siempre fue divertido ver cómo la correcta Hannah
Obediencia se movía con la postura siempre apretada cuando estaba
cansada.
Todas las mañanas ella era, en primer lugar, el zombi y probablemente
asumía que no la observaría con cada paso cojo e impotente. No sabía
que no la perdería de vista ni por un segundo. Como ahora. Después
de pasar quince minutos en el baño, bajó las escaleras con su bata
blanca y pantuflas Puschel para hacer café. Ella todavía estaba todo
menos despierta y llegó a la esquina de la isla de la cocina por lo menos
una vez. Como todas las mañanas, saludaba a las tortugas mientras
pasaban arrastrándose: ¡Buenos días, monstruos!
Era demasiado dulce como ella trató de moverse por el apartamento
silenciosamente y al mismo tiempo soñolienta, pero fracasó
miserablemente. A esta hora del día ella era sólo Hannah, sin su
naturaleza impenitente, que era de todas formas sólo una protección
para esconder el inseguro escorpión dentro de sí misma.
Necesitaba a alguien que la atrapara de por vida y le ofreciera
su protección... entonces también podría ser más flexible
y salir, y yo quería ser ese alguien. ¡MIERDA! ¿En

I Blow
Good
qué clase de mierda de caballo estaba pensando? ¿Desde cuándo
pienso tanto en una mujer soltera? Y lo que es más importante, desde
cuándo no he querido nada más que ir a la cocina a darle un beso de
buenos días. Nada más... sólo un maldito beso.
Apreté los párpados juntos mientras su mirada se deslizaba hacia mí
para asegurarme de que aún estaba dormido. Entonces oí cómo se
sirvió una taza de café y regresó cuidadosamente a la sala de estar....
De un ojo ligeramente abierto observé divertidamente cómo la
elegante y cuidadosa Srta. Obediencia colocaba el café sobre la mesa y
se dejaba caer en las almohadas sin ningún problema. Me costó todo
mi autocontrol no reírme a carcajadas ni siquiera poner una cara. Pero
la necesidad desapareció cuando me dio un vistazo de sus piernas
suaves y cremosas a través de la abertura en su bata matutina. Quería
ponerla alrededor de mis caderas, agacharme sobre ella y.... Sip....
Tenía esta mañana libre... y parecía disfrutarlo.
En los últimos días me había despertado por la mañana porque una
voz penetrante de la televisión ordenaba tocar el suelo con las yemas
de los dedos o cruzar los pies detrás de la nuca. Porque sí, la Srta.
Realiza-gimnasia-matutina con Tele-Gym. Y me encantaba mirarla
mientras fingía estar dormido.
¡Casi me enfurruño porque hoy se atrevió a dejar su culo prohibido en
el sofá y ser perezosa! Suspirando, sonrió y extendió sus delgados
brazos bostezando sobre su cabeza. Mi WauWau había dormido
bien... Lo que me hizo sentir muy bien, porque era mi mérito. Pero mi
espalda está más tensa de noche a noche. Llegó el momento de
intensificar un poco mis juegos. Una buena lección de masaje que
definitivamente también incorporaría...
Pero antes era importante quitarle la timidez ante mi cuerpo,
por lo que primero tenía que aceptarlo... Pero no se me
permitía pensar ahora en lo que tenía en mente esta

I Blow
Good
noche con ella. Eso me ponía aún más duro de lo que era, y él
empezaba a babear y a gotear en mis pantalones.
Hannah me miró de nuevo mientras se llevaba la taza a la boca para
beber un sorbo, pero lo dejó porque probablemente todavía estaba
demasiado caliente. Rápidamente volví a contraer el ojo, pero traté de
mantenerlo a la vista parpadeando un poco a través de mis pestañas.
¿Podría ser? ¿Realmente no sospechó que yo la estaba observando o
simplemente me ignoró porque le gustaba en secreto? Probablemente
me acosó mientras acechaba.
De repente la oí ponerse de pie y fruncí el ceño, especialmente cuando
sentí que se me acercaba. Me pareció que ahora estaba parada frente a
mí, pero no me atreví a mirar hacia arriba para asegurarme, sino que
inhalé y exhalé lentamente. ¿Qué demonios estaba tramando? Que me
vea de tal manera que me perturbe.
Poco a poco se volvió demasiado picante para mí. ¿Era una estatua de
mierda en una exposición o tenía un moco asqueroso en la nariz, un
grano en la frente o se me salieron cuernos del cráneo? ¿QUÉ? Quería
abandonar mi farsa cuando sentí la punta de su dedo en mi labio
superior y estaba casi muerto de miedo. Suavemente acarició el
contorno, que hacía cosquillas como el demonio. Todo mi cuerpo
estaba tan tenso que en cualquier momento me elevaría en el aire, era
sólo cuestión de segundos. Pero al mismo tiempo quería saber qué
estaba haciendo Hannah.
¿Esa era su nueva forma de despertarme? ¡Ella prefería el método
brutal de otra manera, o simplemente quería volverme loco
rompiéndome la polla, porque su tacto y su cercanía tenían un efecto
definitivo en ella!
¿Eres un ángel o un demonio? susurró de repente y
sentí las puntas de sus dedos acariciando mi cabello. Casi le
contesté: “Nena... para ti soy todo lo que quieras”. ¡Y

I Blow
Good
lo hubiera dicho en serio! Pero me negué, porque ahora se convirtió
en algo muy emocionante, casi fascinante, donde ella asumió que yo
aún estaba dormido y se comportó de acuerdo a ello. Pero lo que ella
dijo fue aún más fascinante. Tan increíblemente hermoso...
murmuró llena de profunda reverencia y volvió a deslizarse sobre mi
labio inferior, muy delicadamente. De repente sonó el teléfono de mi
casa y sus dedos desaparecieron.
Casa de Hunter, respondió rápidamente, porque no quería que
me despertara. Magda... sí ..... Ya te habría llamado... Acabo de
levantarme, susurró y sonó un poco enojada. Se distanció de mí y se
sentó en el sofá, ¿o se acostó? No me atreví a mirar. Um, de
repente se agitó y yo fruncí un poco el ceño en la frente... porque su
voz tenía ese cierto trasfondo que dejaba claro que algo era
desagradable para ella.
Por favor, basta... ¡DE ACUERDO! Si me prometes que no volverás
a usar esas palabras, te diré quién es. ¡SIIIIIÍ! Hay un tipo aquí...
incluso si realmente no apoyo el término tipo... ¡NO! Sobre todo, no
de SACO. ¡Te lo ruego! Magda.... ¿qué dijimos? Tú forma de hablar...
¡Sí, está bien... es mejor así! Ahora no pude evitar abrir un poquito
más el ojo derecho. Lo vi todo borroso, pero fue suficiente para darme
cuenta de que estaba sentada en el sofá con las rodillas apretadas, el
teléfono enganchado entre el hombro y la mejilla mientras jugaba con
sus delicados dedos.
¡MIERDA! ¡Así es como debería estar jugando conmigo! Cómo se
amasaba los otros dedos con dos dedos.... y acariciarlo como si se fuera
a quitar un anillo inexistente y deslizarlo de nuevo. Estos movimientos
hicieron que volvieran a surgir las imágenes más calientes ante
mi ojo mental. Sus dedos en mi polla mientras ella lo
exploraba en su tan típica curiosidad. Inexperimentada, sí,
pero sin embargo así es....

I Blow
Good
Ayuda, ¿tenía que salvarme? Me obligué a respirar profundamente y a
arreglármelas razonablemente sin que ella se diera cuenta. Sin
embargo, tuve la sensación de que mis pantalones cortos estaban a
punto de desgarrarse, mientras mi frente estaba lentamente pero con
seguridad sudando. Eso fue pura tortura. ¿Estaba en realidad todavía
completamente seguro de continuar este juego? Así que miré su cara
RÁPIDAMENTE, sólo para ver que estaba escuchando a su hermana
con concentración y retorciendo sus grandes y oscuros ojos. Era
adorable cuando era tan descarada.
Sí, sé que es inusual y NO, ¡no te preocupes! ¡No soy una niña
pequeña! La historia de la píldora anticonceptiva.... así que... no
estamos tan lejos todavía... Se puso de color rojo brillante cuando
susurró. Ella apretó los ojos juntos, torturada. No.... no tuvimos
sexo. Él.... sólo me tocó... ¡NO! ¡NO ESTÁ AQUÍ! En los pechos y
también.... con sus labios... ¡Dios mío, Magda... no! No lo he golpeado,
al menos no a menudo... ¡SIIIÍ! Fue muy agradable... ¡SIIÍ! Fue...
fantástico.... SIIIÍ. Ahora puedo entenderte... .... SIIIÍ... Los hombres
no sólo son malos... ¡SIIIÍ.... el mundo sería realmente un lugar terrible
sin los Masones!" ¿Cómo se le ocurrió eso? ¡Ahora ella se rió y eso
fue realmente dulce! Tan dulce que quise ponerla en mí regazo y
distraerla del teléfono para hacer todas las cosas de las que hablaba con
su hermana.
Pero Hannah no había terminado todavía. Ella giró un rizo alrededor
de sus delicados dedos y lenta y dolorosamente me mató mientras
probablemente miraba lo que le estaba describiendo a su hermana.
Oh, uh, así que podría ser, hmmm... 1,85 metros de altura y tiene...
manos cuidadas y él, huele a buen perfume.... Uh, ohhhh, sí,
tiene un físico muy atlético.... está bastante bien entrenado,
tiene esta V, los músculos del pecho y seis de ellos en el
estómago... ¿cómo los llamas de nuevo? Oh, así es, ¡un
six-pack! Y está tatuado... Sí, Magda.... un chico muy

I Blow
Good
malo.... ¡No lo sé! Sólo he visto uno en el pecho - hasta ahora.... ¡NO!
¡Santo Dios! Aún no he mirado su pene, así que no puedo
describírtelo. ¡NO, NO LO TUVE EN MI MANO O EN MI BOCA!
Ahora casi grita, estaba tan indignada. Pero me mordí la risa con todas
mis fuerzas y cerré los ojos. SÍ, ya te creo que no es tan malo... Sabe
lo que hace en la cama.... SÍ, es bueno... Magda Hawking, no le diré
que... Eso es común, se quejó y pude verla como una niña frente a
mí, siendo chantajeada por sus hermanas pequeñas en todo tipo de
actos vergonzosos. ¡Me hubiera encantado ser su hermana y habría
sabido con qué podía chantajearla! ¡Porque quería saber qué era tan
vergonzoso para ella!
Bien... sí..... Es muy, muy bueno... él es gentil.... y.... y considerado...
.... Sí... él sabe lo que quiero... Es casi espeluznante, cuánto. Él lo sabe
mejor que yo. Es tan sensual y oscuro al mismo tiempo. Yo tampoco
lo sé, pero con él puedo soltarme completamente. Sé que nunca me
haría daño... y que SIEMPRE se detendría si le dijera que se
detuviera... No, aún no he dicho que se detenga... ¿Por qué? ¡Porque
no era necesario! En realidad, deseaba que lo hiciera... proceder más
rápido... ¡OH, DIOS MÍO! ¿Realmente dije eso? ¡Magda! NO, NO
SOY UN... ¡Deja de reírte y retráctate ahora mismo! Bien, quiero que
tú también lo sepas, jovencita.
¿MÁS RÁPIDO? ¿IR MÁS RÁPIDO? ¿Cómo diablos quiso decir
eso? ¿Realmente quería... desnuda debajo de mí? ¿Con mis dedos en
ella en vez de sobre ella? ¿Quería mi lengua y mis labios en las zonas
del sur? ¿Quería tocarme? ….Besarla en todas partes y... dejar que
penetre en ella....
¡MIERDA! ¡Me duele mucho la cabeza y tengo que mear! No
sería capaz de jugar a la estatuilla por mucho tiempo sin que
mi vejiga estallara. ¡Pero lo que la mojigata Hannah acaba de
decir de sí misma es una locura! Y fue aún más difícil.

I Blow
Good
Porque de repente susurró con voz débil y bastante callada, mientras
su mirada me quemaba formalmente:
No lo sé... El sonido me llevó a la médula y a los huesos. Pero
sobre todo lo que dijo después: Tengo mariposas en el estómago, si
sólo pienso en él, y si me mira a los ojos, tengo miedo de desmayarme,
porque mis rodillas se vuelven muy blandas. Cuando me toca, me hace
cosquillas y a veces mi corazón late tan fuerte que temo que pueda
oírlo.... ... no... ¡No estoy enamorada! ¡NO, NO LO ESTOY! ¡No lo
estoy! ¡No lo estoy! Lo estoy. ¡YO SÍ! ¡NO! OKAY.... tal vez un poco...
¡Deja de gritar!
¡MIERDA, MIERDA!
¿Por qué mostré exactamente los mismos síntomas que ella había
descrito? ¿Por qué me hizo tan feliz lo que acababa de publicar? ¿Por
qué quería saltar por el apartamento con mi guitarra y tocar “Love is in
the Air”? ¿Por qué me convertí en un debilucho cuando se trataba de
esta mujer... y no podía hacer nada al respecto? Pero ya no podía
aferrarme a este caos que había en mí, porque ella hablaba de nuevo.
Esto no es tan fácil. Tiene algo así como una doble personalidad.
Me parece que lentamente parece esquizofrénico. Un enorme trozo
de piedra cayó sobre el alegre bullicio de mi vientre y me pareció que
alguien me había golpeado en la cara. Me quedé paralizado mientras
ella susurraba. Durante el día me parece como un niño que clama
por atención y que puede colapsar o volverse loco en cualquier
momento. ¡MIERDA! ¿Así es como le parezco a ella? ESO era
maldición POCO SEXY.
En cualquier caso... habla con sus tortugas, canta y baila en
cada oportunidad o se pelea con ancianas, lo que ya es muy
notorio. Pero, por otro lado.... también tiene otro... lado
suave y muy masculino.... Y entonces siempre es tan
compasivo y encantador que me pregunto si me

I Blow
Good
imagino todo lo demás. Me pone muy caliente, sinceramente, Magda,
más que a ti y a Rosi... Pero también me hace sentir cosas que antes no
sabía. Me fascina cada vez más. Tengo miedo de ello...
Babe.... ¡Yo también le tengo miedo... y maldita.... también me haces
sentir caliente... y... me confundes, pero por nada en el mundo podría
quitarte las manos de encima! ¿Y tú? Pensé y pensé en probarla un
poco... de manera positiva. Así que tiré la manta de mí y me estiré
perezosamente, acaricié mi torso desnudo con la mano y lo dejé
reposar en mi entrepierna. Hannah resolló en silencio y en cambio una
amplia sonrisa en mi cara quería salir pero apreté con todas mis
fuerzas, me vio un poco más y gimió en silencio.
Ah, uhm, Magda... Te volveré a llamar... Y ya había colgado.
¿Qué haría ahora? La oí levantarse y sentí que venía hacia mí. Al
momento siguiente las puntas de su cabello me hicieron cosquillas en
el pecho, porque se inclinó sobre mí y me puso los labios en la oreja.
Sé que no estas durmiendo, susurró en voz baja y abrí los ojos.
Si estás despierto, puedes levantarte y prepararte, ¡porque quiero ir
a dar un paseo!
Y debería ir contigo, fue todo lo que pude pedir. Ella se enderezó
de nuevo y puso sus manos en una buena pose de dominó en sus
caderas.
Por supuesto y su sonrisa era una locura.

I Blow
Good
Hannah
Una tormenta se desató frente a las ventanas de la casa. Los árboles se
doblaban con el viento, y las ráfagas de viento golpeaban pequeñas
gotas de lluvia contra el cristal. Pero lo más ruidoso que se podía oír
en el salón era el tictac del reloj de la cocina, excepto Mason, que
trabajaba en la cocina.
Me senté en el sofá otra vez y pensé en por qué estaba aquí. Sólo
recordé la fascinación que sentía por mí, y tal vez fue porque no me
gustaba la idea de irme y de dejarlo.
Al mismo tiempo me preguntaba por qué había puesto lo que llevaba
puesto ahora. No era particularmente malvado, pero era algo más que
mi pequeña camiseta sin mangas, que solía usar y que me hacía sentir
mucho más segura. Llevaba una bata azul claro de satén fluido, que
tenía correas finas y llegaba justo por encima de mis rodillas. No tenía
volantes ni encajes, así que no me había parecido tan malvado cuando
me lo mostró, pero ahora que lo llevaba puesto y sentía el tejido frío
en mi piel, era cualquier cosa menos malvado.
Mason entró en mi campo de visión y de nuevo tuve su V y su hermoso
ombligo delante de mis ojos, y espontáneamente olvidé lo que acababa
de pensar.
¡OH DIOS MIO!
Mi mirada se elevó sobre sus músculos abdominales, su tatuaje y el
piercing en el pezón. Su piel bronceada y lisa parecía casi irresistible.
Cuando llegué a su cara, me hundí en sus ojos de manchas marrones,
que me miraban con casi moderación. La sensualidad silenciosa se
extendía en el aire y las chispas empezaban a brillar cuanto más
nos mirábamos.
Hola, Chica Chupapollas me saludó suavemente
y me tendió la mano. Sus dedos acariciaron una

I Blow
Good
hebra de mi cara cuando las comisuras de sus labios se convirtieron en
una pequeña sonrisa.
Hola, Mason, respondí y no fue la primera vez que me intimidó
su belleza. Como si se hubiera dado cuenta, su sonrisa se amplió un
poco y su mano se acurrucó alrededor de mi mejilla, tranquilizándome
mientras su pulgar me acariciaba electrificante.
¿Quieres jugar conmigo?, preguntó en voz baja, pero tan ronca al
mismo tiempo, que en lo profundo de mi estómago todo se contrajo y
automáticamente supe que hoy daría un paso más. Mi ritmo
respiratorio aumentaba en excitación y entusiasmo, pero respondí con
firmeza y confianza:
Sí, Mason. Ni un segundo había dejado que nuestras miradas
entrelazadas se desenredaran.
Bien, respondió con una sonrisa, claramente un poco más
relajado y sostuvo una taza de chocolate caliente bajo mi nariz. Torcí
los ojos, pero le quité la bebida caliente y la vacié de una vez...
Inmediatamente se extendió en mí el calor que calmó mis
extremidades y también el caos en mi cabeza. Sonriendo tímidamente
le di a Mason la taza, que él colocó en la mesa de centro apagada.
¿Qué hacemos ahora?, le pregunté en voz baja mientras él se
volvía hacia mí y me tomaba las manos. Con seguridad cruzó nuestros
dedos y me puso de pie.
Te ves malditamente caliente en ese papel, Babe, anunció,
dándome la vuelta una vez para ver como mi negligé volaba alrededor.
Me reí y mi cabeza zumbaba mientras me paraba con ambas manos en
las caderas y me miraba. Su mirada era ardiente e intensa,
atrayéndome hacia su hechizo como un agujero negro.
Lección número... ¿qué sé yo? es simple, Srta.
Obediencia. Un buen orgasmo es la mejor sensación

I Blow
Good
que experimentarás y que puedes tener una y otra vez sin muchos
problemas. Serías estúpida si no lo hicieras. ... Hoy... Te daré TODO.
TODO lo que tu cuerpo anhela... Hoy alcanzaremos el nivel más alto
de lujuria. Porque si soy honesto, no puedo esperar más. Quiero oírte
temblar y gemir bajo tu redención. Nunca has tenido el placer de un
clímax, ¿verdad? Por supuesto que me sonrojé y jugueteé con mis
dedos. Su mirada oscura y consumidora se mezcló con su voz ronca y
sus propias palabras hicieron que mi sangre corriera a toda velocidad.
No, susurré. Se inclinó hacia adelante y me besó suavemente en
la mejilla, luego dejó que sus labios se deslizaran sobre mi piel hasta mi
oído y susurró con dureza:
Estoy muy contento de ser el primero en llevarte al orgasmo. Me
derretí, ya no estaba allí. Y lo peor de todo: estaba completamente
perdida, porque... ¡Yo también estaba feliz! ¡TAN GRANDIOSO!
Sabía que no podría haber encontrado un mejor maestro de la lujuria
para explorar mi sexualidad conmigo. Yo estaba tan tensa y él era tan
increíblemente BUENO en lo que me hizo. Con él se sintió bien, y
siempre fue tan compasivo y tan despierto que no pude evitar
disfrutarlo todo y sucumbir a él por completo. Y yo sabía muy bien lo
que significaba. Eres malditamente deseable.... El sueño al que
aspira un hombre... y ni siquiera está claro para ti... Te escondes detrás
de una máscara estricta, aunque eres tan hermosa, Hannah, y no tienes
que esconderte de ninguna manera.
¡OH DIOS MIO!
El encanto de este hombre habría derretido a la Antártida, y aún más
a mí. Máscara estricta o no, con él se derritió.
¿Puedo verte, Hannah? ¿Puedo ver todo de ti?, preguntó
directamente en mi oído y luego se alejó de mí para mirarme
intensamente a los ojos.

I Blow
Good
Todo lo que podía hacer era mirar a esas profundidades marrones sin
caer y asentir con la cabeza. Sonrió y me dejó ir, tomó su control
remoto y encendió una música muy suave. Ni siquiera me había dado
cuenta de que había desaparecido. Su voz melódica había sido
suficiente música.
Luego se inclinó sobre mí y me apretó los labios una vez suavemente
contra la frente. Su aliento se empañó sobre mí - olía a menta de nuevo
y a Mason, lo que me catapultó hacia el cielo. Me apoyé en sus labios
y mis piernas casi cedieron debajo de mí, especialmente cuando me
soltó y se rió suavemente a mi alrededor para pararse detrás de mí. Las
yemas de sus dedos me acariciaron los brazos hasta llegar a las manos,
donde de nuevo cruzó nuestros dedos y los presionó suavemente.
Soltó una mano de la mía y la subió por la mitad mientras yo respiraba
cada vez más rápido. Deslizó tranquilamente desde el frente hasta la
delgada correa de mi negligé. Sus dedos hormigueaban en mi piel, y
por alguna razón yo ya estaba deambulando por este pequeño toque y
deseaba tanto volver a acurrucarme con él.
Sensiblemente, tocó al tirante con el dedo índice, de modo que se
deslizó por encima de mi hombro, y luego se inclinó para besar el lugar
donde acababa de estar el tejido protector. Sentí su aliento caliente en
mi piel y temblé.
Por un momento presionó suavemente mi hombro desnudo con su
gran mano caliente e instintivamente me apoyé en ese toque. Con gran
agilidad dejó que esa mano pasara exactamente de la parte delantera
de mi clavícula a la otra correa con la que se enganchó el pulgar.
¡AYUDA!
¡En un momento me pondría casi desnuda frente a él! Estaba
tan indeciblemente emocionada que difícilmente podía
compararse con algo que había experimentado antes.

I Blow
Good
Espontáneamente me vino a la mente un paseo en una montaña rusa,
que siempre había evitado, porque me parecía demasiado peligroso. Y
en efecto... ¡Eso fue realmente peligroso aquí! Lentamente tiró de mi
ropa hacia abajo.... y luego se detuvo a la altura del escote, impidiendo
que la tela de seda simplemente cayera al suelo. Apoyó sus labios llenos
en mi oreja y respiró ronco:
No haré nada que no quieras, no lo olvides. ¡Siempre puedes decir
que paremos y yo lo aceptaré! No como a la luz del día.
¡Parar es una mala palabra! Porque ya era de noche. Se rió ronco.
Por un momento sólo sentí su aliento en mi oído y el hormigueo de
sus dedos en mi piel, y por alguna razón estaba completamente ebria...
Por el alcohol.... la música.... por el hombre detrás de mí... El pulgar
se soltó demasiado rápido, y siguió sujetándome por el hombro,
mientras la tela revoloteaba hacia el suelo y permanecía tendida sobre
mis temblorosas piernas como un enjambre.
El aire fresco soplaba alrededor de mis pechos y me sorprendió lo
rígidos que ya estaban mis pezones. Mi respiración se aceleró
rápidamente y entre mis piernas latía al notar que él también respiraba
más violentamente. Sus dedos se deslizaron sobre mi clavícula y me
acariciaron el cabello. Me besó sensualmente en el cuello mientras su
otra mano deambulaba por mi costado, tocándome con cada
centímetro de su palma y sus dedos.
Me acarició hasta la base de las bragas, donde dejó que el dedo índice
largo se deslizara por debajo de la cintura. Me estremecí porque su
dedo causó una sensación de hormigueo cuando me rodeó de nuevo,
de modo que se detuvo frente a mí con todo su esplendor. Su mirada,
mientras tanto, casi negra, con las motas doradas en ella, no se
apartó de mis ojos cuando se inclinó hacia delante sin decir
palabra para besarme.

I Blow
Good
Suspirando, me acerqué a su lengua y estaba a punto de enterrar mis
manos en su pelo, ya que sus labios ya estaban deambulando hacia
abajo y pensé que tendría que arder en llamas en el acto cuanto más
profundamente lamía, chupaba e incluso mordían ligeramente. Su
mano siguió a sus labios hacia un lado, lo que dejó un rastro
perfectamente recto y húmedo en la cintura de mis bragas. Luego
también enganchó el otro dedo índice en mis bragas, me miró
directamente a los ojos y extendió sus manos, dando vueltas con su
pulgar sobre mi piel.
¡OH DIOS MIO!
Inmediatamente me desnudaría por completo y todo lo que se me
ocurría no estaba alimentado por la intensidad de su mirada ardiente
en llamas. Esta situación era tan desconocida, tan conmovedora, pero
sobre todo tan emocionante que asentí en silencio y él respiró
profundamente. Probablemente ambos contuvimos la respiración
mientras él bajaba la fina tela centímetro a centímetro, sosteniéndome
con sus dedos y acariciándome con sus pulgares. Su mirada no
abandonó la mía ni por un segundo. Mi cuerpo se retorcía solo bajo
sus toques de hormigueo y, sin embargo, yo estaba de color rojo
brillante cuando me despojaba de mis bragas y me apoyaba en su fuerte
hombro.
Sentí como si mis piernas se rindieran en todo momento. Hasta ahora
no se había atrevido a mirarme allí, como si supiera que de lo contrario
me habría hundido en la tierra con vergüenza.
Eso es mío, anunció tan pronto como tuvo las bragas en la mano
y se las puso en el bolsillo, mientras me sonreía descaradamente y
relajaba mucho el ánimo. Le estaba muy agradecida por ello,
porque de lo contrario probablemente habría muerto de un
ataque al corazón.

I Blow
Good
Con un grácil movimiento se puso de pie, hizo que sus manos
acariciaran hacia arriba con ojos chispeantes y codiciosos a un lado de
mi cuerpo, y los enterró profundamente en mi cabello suelto y
ondulado. ¡No sabes lo que me estás haciendo!
Su voz era fuego líquido y empapada de emoción que me calentaba
aún más.
Ya sus labios estaban sobre los míos y me mostró con su boca lo que
quería decir con sus palabras cuando me besó lleno de pasión
reprimida. Me sacudió con un tirón, de modo que por primera vez en
mi vida mis pechos desnudos tocaron el pecho de un hombre
igualmente desnudo y musculoso. Gemí en su boca y me abracé a él,
sentí sus duros pezones y su perforación en mi piel sensible y caliente.
Con un sonido ronco soltó sus labios de mí e inclinó su frente hacia la
mía.
Mi cuerpo te quiere... ¡Te quiero a ti! Con eso se separó un poco
de mí y tomó mi mano, luego soltó nuestros dedos y puso mi palma en
su pecho izquierdo. Me miró a los ojos. ¿Sientes que mi corazón se
acelera? De hecho, lo sentí martillando violenta y rápidamente
contra su suave pecho. Dejó que nuestras manos se deslizaran más
hacia abajo... sobre sus músculos abdominales. ¿Sientes que tiemblo
bajo tus manos? Casi lloriqueé... ¿Quieres sentir la lujuria que
despiertas en mí?
¡MI DIOS! No tuve más remedio que asentir sin aliento, pues había
llegado a la cintura de su pantalón de tela.
Sus ojos se oscurecieron un poco más y su mandíbula se apretó
mientras bajaba nuestras manos.... sobre la larga y firme forma de su
excitación. Todo el camino hasta su entrepierna, donde luego
la agarró para que pudiera sentirlo preciso y duro como una
roca. Así que... ¡ahora se había acabado! Jadeé del
mismo modo como después de una maratón cuando

I Blow
Good
me frotó la polla en la palma de la mano con las manos arriba y abajo
unas cuantas veces.
Los dos gemimos de emoción... y apretó entre los dientes: Si
quieres, todo esto te pertenece... Estoy incondicionalmente a tú
disposición...
Volvió a gemir mientras yo aumentaba la presión por mi cuenta y
cerraba los ojos por un momento antes de continuar en la oscuridad:
Mi cuerpo es tu patio de recreo, así que deja que tu corazón se
acelere. Me quedé mirando fijamente nuestras manos en su malvada
obra y me mordí el labio mientras un verdadero diluvio se desbordaba
entre mis piernas. Sé que quieres tocarme... Desde el primer
momento... Como lo hice contigo. Es como una droga, y cuanto más
tiempo intentas resistirte a ella, más fuerte se vuelve tu deseo. Jadeó
en silencio mientras yo levantaba mi otra mano como en un trance y la
ponía sobre su duro pecho.
Porque sí, quería tocarlo... explorar.... sentir... saborear.... Así que
conduje lentamente con toda la palma de la mano hacia arriba, sobre
su clavícula y el lado de su cuello hasta su cara uniforme. Mi mirada
siguió a mi tacto hasta que finalmente lo volví a ver en los ojos
brillantes, pidiendo. Sonrió débilmente y me dijo tímidamente.
Te pertenezco, Hannah, desde el primer momento en que estuviste
conmigo en el camarín, sólo tarareó y besó la punta de mi dedo, que
tuvo que pintar sobre su atrayente boca lisa como un espejo.
El pensamiento de que lo que acabo de tocar debería pertenecerme,
así que me deslicé más allá sonriendo sobre sus labios llenos y su sexy
mandíbula, toqué el hoyuelo de su prominente mentón y dejé
que mi mano temblorosa bajara por su cuello, viendo
fascinado el brinco de su Manzana de Adán a medida que
Mason tragaba.

I Blow
Good
Su piel era tan suave y cálida... también en la clavícula y en su amplio
hombro. Poco a poco exploré la forma de sus músculos en su brazo y
acaricié cada uno de los tendones después. Por fin logré atrapar a cada
uno de sus talentosos dedos. Entonces me deslicé hasta el hueso de su
cadera, le rodeé y mi mirada volvió a vagar por nuestras manos
entrelazadas, que aún estaban en su entrepierna, donde se movía de
vez en cuando y de alguna manera.... pulsado... Era inusual, pero sobre
todo emocionante sentir su dureza en mi mano.
En ese momento quise que se parara frente a mí desnudo y como Dios
lo había creado. Quería ver TODO de este hermoso hombre... Quería
ser igual a él. Así que mis dedos condujeron a lo largo de la cintura de
sus pantalones. Temblaban como hojas de álamo y mi ritmo cardíaco
volvió a aumentar notablemente, pero se me permitió hacer todo con
él.... Y se me permitió cruzar las fronteras. Eso se sintió tan
emocionante. Así que aflojé la cuerda antes de abrir el nudo con el
pulgar y miré hacia arriba con una mezcla de vergüenza cuestionable y
deseo absolutamente codicioso hacia él.
Casi atormentado, me miró con tristeza... Pero no me sostuvo, sus ojos
parpadearon sólo más violentamente. Él empujó los pantalones
lentamente con nuestras manos cruzadas desde sus caderas y cayó al
suelo donde yacía sin que nos diéramos cuenta. No me atreví a mirar
hacia abajo, sólo miré sus ojos ardientes. Luego levantó nuestras manos
entrelazadas y me dio un suave beso en la muñeca antes de sonreírme
diabólicamente, como siempre, pero de tal manera que mi sangre
comenzó a fluir de manera aún más violenta.
Lista para la lección de hoy, Srta. Obediencia, susurró. Una vez
más, no hice nada más que un violento asentimiento con la cabeza, lo
que lo divirtió.
¡AYUDA! Los dos estábamos desnudos ahora, ¡pero
honestamente no me atrevía a mirar hacia abajo! ¿Qué
haría ahora? ¿Ya se acostaría conmigo? Si es así, no

I Blow
Good
lo habría detenido... No podría haberlo detenido en absoluto, como ya
lo había dicho una vez. Mason Hunter era como una fuerza
indiscutible de la naturaleza cuando desató sus plenos poderes de
seducción sobre mí.
¿Quieres dormir conmigo ahora? Pregunté en voz baja y le di un
divertido movimiento de cabeza.
Eso, nena... No me atrevería.... No ahora y no así.... ¡Tengo algo más
en mente para ti! Y con estas palabras, se acercó a mi rodilla y a mi
espalda y me levantó en estilo nupcial sobre sus fuertes brazos. Con
dos pasos estaba con el sofá y me puso ahí abajo suavemente.
Luego se inclinó sobre mí y acarició su nariz sobre la mía. Quédate
aquí, mi dulce virgen, y no te muevas ni un milímetro, me susurró
en la cara y me dio un besito suave.
Luego se levantó, se dio la vuelta y se dirigió a las escaleras que
conducen a su sótano. Y me quedé absolutamente sin aliento, porque
nunca había visto nada tan bello como su espalda delgada y musculosa
con el tatuaje, que terminaba en una espalda absolutamente
increíblemente crujiente. Él era sólo... WOW. Para no perder la
cabeza por completo mientras lo esperaba aquí, cerré los ojos y perdí
el tiempo concentrándome en la música y tarareando.
Pero era inútil. Cada minuto que no estaba allí aumentaba la tensión.
¡Me acosté aquí finalmente DESNUDA en el sofá de su sala de estar y
eso ya después de.... tan poco tiempo! Mi primer impulso había sido
extender la manta sobre mí, que colgaba lista en el respaldo, pero
estaba claro que le habría decepcionado, así que le obedecí y no me
moví más mientras escuchaba todos los ruidos que anunciaban su
regreso.
Cuando oí que regresaba, mantuve los ojos cerrados y respiré
profundamente hasta estar segura de que no me
desmayaría cuando lo mirara. No sirvió de nada... Sin

I Blow
Good
embargo, su vista me dejó sin habla cuando se arrodilló desnudo entre
el sofá y la mesa de centro y puso una caja de madera negra con una
tapa con bisagras en el piso frente a él. Mis ojos se agrandaron y quise
enderezarme para inspeccionar el contenido de la caja, pero él sólo
elevó una ceja de advertencia, en la que me arrojé de nuevo a las
almohadas.
Luego abrió la brillante tapa de madera pulida. Respiró
profundamente, y cuando su mirada volvió a encontrar mis ojos, supe
que se lo tomaría en serio esta noche.
¿Qué hay en la caja?, pregunté excitada, porque su rostro reflejaba
la anticipación. Sus labios lenta y sensualmente cambiaron a una
asombrosa sonrisa torcida.
Mis Juguetes.

¡CORTEN!

I Blow
Good
17. Dejame verte desnuda - Segunda
Parte
Let me see you stripped
Hannah
¿Tus juguetes?
¡Sí, Srta. Obediencia! Con un movimiento fluido, Mason se había
levantado y lentamente se había inclinado sobre mí. Sus dedos me
acariciaron el brazo izquierdo. Al llegar a la muñeca, la subió muy por
encima de mi cabeza. Cuando lo miré en shock, sonrió tranquilamente
y repitió el procedimiento con mi otro brazo.
Te necesito inmóvil...Así que me envolvió una tela negra y suave
alrededor de mis muñecas y me las ató firmemente. Cuando me ató,
me miró seriamente a los ojos y habló con esta autoridad natural
acostumbrada, aunque con una voz suave y silenciosa, que nubló mi
mente. Las manos en alto.
¡ASÍ QUE!
Ahora me sentía totalmente desnuda, pero también excitada, mientras
estaba tendida frente a él y presionaba mis pechos hacia arriba. Todo
lo que podía hacer era asentir con la cabeza. Por supuesto que los
dejaría donde estaban, después de todo quería complacerlo. Sonrió
ante mi ansiosa aprobación e inesperadamente se inclinó sobre
mi pecho.

I Blow
Good
Me gusta cuando eres tan obediente. Me besó en el pezón y se
me apretó el estómago. Sus labios de ensueño en mi piel sensible y
desnuda... eso era indescriptible. Antes de que pudiera prevenirlo, se
me escapó un gemido vergonzoso y apreté los párpados juntos. Pero al
mismo tiempo que yo quería más y para disfrutarlo, sustituyó el tacto
por otro paño negro con el que me acarició la parte superior del cuerpo
hacia arriba.
Ahora debes confiar en mí completamente, Babe.... Porque estarás
ciega y no podrás detenerme. En realidad me encantaría atarte los
tobillos, pero no creo que sea necesario si te comportas, ¿de
acuerdo? En las últimas palabras me sonrió. En circunstancias
normales y si mi corazón no se hubiera acelerado así, habría torcido
los ojos. Pero ahora asentí estúpidamente otra vez.
Bien... Levanta tu cabeza inteligente. Hice lo que ordenaba y todo
a mi alrededor se sumergió en una oscuridad oscura cuando él me
cubrió los ojos con el paño y me sujetó. Ahora sentía el tacto de sus
dedos en mi cuello aún más intensamente, al igual que su cálido aliento
contra mi mejilla corría.... y también sus labios suaves con los que me
besó brevemente y me calmó en cuanto quedé indefensa. Murmuró en
mi boca: Tampoco quiero que digas nada. Tu cuerpo hablará por ti.
Se levantó y se fue el muy idiota.
Sin aliento me tumbé allí y traté de ver algo a través del borde inferior
de la venda, pero todo lo que conseguí fue una risa melódica y tranquila
a mi izquierda, con lo cual empujé hacia delante mi labio inferior
enfurruñado.
No te enfades, Babe... ¡Ya estoy allí! Entonces sentí que el sofá se
hundía y él se fue entre mis piernas. ¡Y él estaba desnudo y yo
estaba desnuda! Instintivamente cerré mis muslos, sentí sus
caderas en la parte inferior de mis piernas. Sus manos

I Blow
Good
rodeaban mis rodillas mientras su pulgar acariciaba mi hueco de la
rodilla.
Nunca te cierres a mí, Hannah. Quiero que te abras a mí.... Para lo
que pretendo contigo, debes ser completamente abierta. Nunca
pensaré o diré nada malo sobre ti y tu cuerpo divino. Eso no es posible.
Porque eres perfecta, en todas partes, susurró con una voz excitante.
Sus palabras suaves y sus manos suaves me dieron seguridad, y con un
suspiro volví a abrir las piernas.... incluso si se sintiera como si estuviera
regalando TODO de mí en ese momento. Estaba completamente a su
merced y tenía que confiar en él. Especialmente porque yo no lo veía
y él podía ver todo de mí.
Eso es bueno. Me concentré intensamente en cada movimiento y
cada sonido de él y traté de soltarme. Lo sentí inclinarse, besar mi
pierna antes de que abrazara la parte inferior de mi pierna y la pusiera
sobre el respaldo... Se deslizó hacia arriba de modo que la pierna casi
tocó mi lugar.
Te mostraré las diferentes maneras en que los toques se pueden
sentir en tu piel. Empezamos ligera y suavemente... Algo delicado
me tocó el cuello de arriba a abajo. Hacía cosquillas y picaba - parecía
ligero como una pluma. Me preguntaba qué era y llegué a la conclusión
de que podía ser una pluma que me llevaba entre los pechos y luego
me rodeaba en círculos. Lentamente se deslizó sobre mi pezón, que
inmediatamente se levantó. Mi respiración ya era intermitente y volvió
a hablar mientras se dedicaba a ellos.
Un pequeño toque de habilidad puede llevarnos a otras esferas y
excitarnos profundamente.... ¿Estás excitada?
Sí, jadeé mientras sentía que el calor se deslizaba por mis
mejillas y se extendía hacia la pluma. Pero ya se ha ido más
abajo... sobre mi vientre, a mi lado y luego de una
cadera a la otra. Finalmente ella bailó sobre el interior

I Blow
Good
de mi muslo. Cuando yo me encontraba bajo esta dulce varita de
tortura, él detuvo brevemente sus esfuerzos y me advirtió suave pero
ciertamente.
¡No te muevas, Babe! Luego sopló sobre mi piel, exactamente
donde la pluma se deslizó y me estremecí. Dejó que se pusiera en mis
pies. Allí bailó sobre mis dedos y me hizo cosquillas en la planta del
pie hasta que no pude evitar moverme un poco y reírme en silencio.
Tienes una risa tan hermosa, dijo ronco, y luego la pluma
desapareció. En vez de eso, besó la parte interna del muslo de la pierna
que yacía en el sofá.
¿Qué era?
—Una pluma, me contesté de inmediato con entusiasmo y sentí su
sonrisa, ¡porque realmente me divertí mucho jugando a sus juegos!
Muy bien, Srta. Obediencia, ¿y qué es eso? Llena de curiosidad
noté que se inclinó sobre mí, aunque ni una sola parte de su cuerpo
me tocó.
Algo tierno, suave, elástico, pero más firme que la pluma, golpeado
contra la punta de mi dedo medio y luego acariciado tranquilamente
sobre cada uno de los dedos hasta la palma de mi mano. En la muñeca
me hacía cosquillas y suprimí el impulso de moverme. Zona
erógena, me recordó en voz baja y bajó por la parte interior de mi
brazo, dando vueltas alrededor de mi brazo, lo que también causó un
montón de escalofríos sobre mi piel. Poco a poco se deslizó hasta mi
axila y luego sobre mi clavícula. Tienes una piel tan tierna... tan
perfecta como la porcelana...
Luego, algo suave deambuló a lo largo del costado de mi cuello,
me pasó por encima de la mandíbula y por la sien.
Lentamente me acarició la frente y las cejas, que se relajaron
maravillosamente por debajo. ¡Tu nariz es tan

I Blow
Good
audaz! Se deslizó sobre ella, me hizo cosquillas en la punta, para que
se anunciara un estornudo.
Eso fue cruel y rápidamente le di la espalda para estornudar en el sofá
y no a él, aunque se lo mereciera. Eres tan dulce,murmuró
suavemente riendo antes de inclinarse y me dio un beso de disculpas
en los labios, sólo para luego presionarlos con el... ¿Pincel? Sí, pensé
que era un pincel para pintar y luego deslizarse sobre él. Y de tal
manera que me bajó un poco el rabillo de la boca. También me
acarició de nuevo con líneas serpenteantes, sobre mi cuello, mi escote
y entre mis pechos....
¡Me encantan tus pezones! Juguetonamente la orbitó con las
suaves cerdas... Delicadamente, pero sin embargo con un hormigueo
tan intenso que mi espalda se dobló un poco.
Oh, oh, oh, oh... Creo que la próxima vez tendré que atarte bien,
me advirtió, dando vueltas alrededor de la otra vértice hasta que fue
tan duro que casi me duele. Otra vez me meneé y gemí mientras el
sudor caminaba sobre mi frente.
Gruñendo, me apretó con la otra mano en la cadera y me acarició con
el pulgar. Aunque era amable, su agarre se sentía poderoso y
absolutamente inflexible. ¡Si no te mueves, sentirás más! Así el
pincel también vagó hacia abajo, rodeó mi ombligo. ¡Se teñía y
golpeaba, y yo no quería nada más ansioso que sus toques más abajo!
Así que moví mis caderas bajo sus dedos.
Sé dónde me quieres... El pincel siguió acariciando el hormigueo
sobre mi monte de Venus hasta la base de mis labios. Retuve la
respiración y me mordí el labio inferior mientras el ligero hormigueo
en mi interior seguía hinchándose, pero ya era más débil
porque se había retirado de nuevo y en su lugar jugaba en el
borde más exterior de mis muslos, bailaba hacia abajo y
luego, al otro lado, se deslizaba hacia arriba de nuevo.

I Blow
Good
Literalmente pintó mi triángulo. Todos mis dientes fueron firmemente
unidos. Frunciendo el ceño... Las manos apretadas a puños. Me
torturó, ¡lenta y absolutamente devastadora! ¡Y poco a poco esta dulce
tortura se convirtió en demasiado! Mi cuerpo finalmente necesitaba
esta salvación desconocida, que él le había prometido durante días y
que tanto alababa.
Por favor, gimoteé débilmente... y era yo mientras tanto ni
siquiera vergonzoso, cuando mis caderas se movieron otra vez hacia
arriba, porque él tocó sólo completamente fácilmente mis labios
externos en vez de ellos la atención completa para salir, y entonces
giró en círculos a los lados a lo largo de sus rondas giradas.
¿Por favor qué? Su voz sonaba tan ronca y sensual y sólo
empeoraba el hormigueo y la euforia. ¡Debes decirme lo que
quieres!
No sé... Yo... Yo..., tartamudeé sin aliento y pensé que tenía que
pegarle verde y azul en el acto, aunque en realidad era una pacifista
convencida cuando el pincel se detuvo por completo. Otra vez en la
parte superior.
Si no lo sabes, no estás lista. Oí la famosa sonrisa del famoso
matón rockero cuando me quitó el pincel y luego un vaso crujió
ligeramente. Creo que necesitas refrescarte, murmuró y yo me
asusté cuando se me cayeron gotas frías en los labios. Sabía bien -dulce
y alcohólica- y automáticamente lamí las gotas de mis labios.
Mhhhhmmm, tarareó, ya sentía que algo suave y helado me
acariciaba el labio inferior. Definitivamente era un cubo de hielo.
Cuando traté de arrebatarlo con la boca, él lo tiró hacia atrás y yo
volví a enfadarme, pero no realmente.
Se apiadó de mí y me dio el cubito de hielo largo, que chupé
un poco antes de sentir sus labios en los míos y

I Blow
Good
penetrar su lengua en mi boca para arrebatármelo con un movimiento
ágil. Lo sentí sosteniendo el cubo de hielo entre sus labios mientras me
lo pasaba por encima del cuello y dejaba un rastro frío. Cuando me
acarició los pezones, me perdí por completo. Temblaba por todo mi
cuerpo y gemía sin inhibiciones.
SÍ, murmuró, y dejó que se paseara por mi otro pezón. Luego,
aparentemente, se lo sacó de la boca porque sobre mi cuerpo llovían
gotas heladas mientras yo me estremecía debajo de cada una.
Respirando con más fuerza, se inclinó hacia delante para lamerlos con
su cálida lengua, con total devoción. El contraste entre el hielo frío y su
aliento caliente, así como su lengua húmeda y ágil, era divino. Unas
pocas gotas cayeron infaliblemente en mi ombligo, que él también
lamió lleno de placer y me hizo dejar todo y gemir desinhibidamente.
Y este fue su nombre. Pero de nuevo dejó de respirar violentamente
en la parte superior de mis labios inferiores y me puso en mi boca el
pequeño cubo casi completamente derretido mientras él se
enderezaba.
Te moviste, nena. ¡Te lo advertí un par de veces! En medio de la
nada algo siseó entre mis piernas y grité. Porque por un lado tenía
miedo y por otro casi exploto cuando me frota algo duro, delgado entre
mis pliegues, que finalmente me prometía un poco de salvación.
¿Recuerdas el sentimiento de esto? Amenazadoramente, me dio
una sensación de frescura y tensión en la parte superior de mi cuerpo.
—Eras tan traviesa en el escenario en ese entonces. Delante de toda la
gente... Todo el mundo ha visto lo asombrosa que eres cuando te
entregas a la lujuria. Todo el mundo ha visto cómo te has acurrucado
en una silla, ¡como una diosa del sexo!
Inesperadamente me golpeó ligeramente en el pezón. El
tirón me resultaba muy familiar, y rápidamente me di
cuenta de que tenía que ser su fusta. ¡Te habría

I Blow
Good
follado mejor en el medio del escenario en esa silla! Mierda, me
excitaste así. Sabía que la canción se haría realidad y que estarías tan
debajo de mí... Completamente indefensa y a mí completamente
rendida.... ¡Sabía que te convertirías en MÍA! Cuando golpeó el otro
pezón, yo jadeé.
¡Mason Hunter tenía razón! Desde ese momento en el escenario,
cuando apoyó su frente contra la mía, ¡yo fui suya! Con todo mi
corazón, todo mi cuerpo. Con cada gota de sudor, cada movimiento
de mis músculos y cada pensamiento que todavía se las arreglaba para
colarse en mis sentidos empapados de lujuria. ¡Yo era suya! Pero
quería algo a cambio.
Mason, por favor... TE QUIERO, grité casi desesperadamente, y
se detuvo abruptamente.
¡Eso es exactamente lo que quería oír! Ya sabes lo que voy a hacer
ahora, Hannah, preguntó ronco.
Agité la cabeza, con la esperanza de que tuviera algo que ver con la
salvación y me asusté cuando se inclinó de nuevo sobre mí.... Acarició
su mano cómodamente sobre mi mejilla, y su pulgar bajo la venda de
los ojos.... Me lo arrancó con un movimiento fluido, y yo parpadeé
unas cuantas veces mientras miraba su hermoso y, sobre todo,
absolutamente agitado rostro, sobre el que las llamas de la chimenea
danzaban casi demoníacamente.
Ahora te miraré a los ojos mientras tienes tu primer orgasmo por
mí, anunció con voz ronca y casi me hiperventilé. Y luego... sí,
entonces sentí cómo bajó la parte inferior del cuerpo... su desnuda y
palpitante dureza entre mis pliegues. Justo en el medio.
¡OH MI DIOS!  suspiré y me arrastré bajo él, no sabía
cómo debía reaccionar. OH.... que bien... Él lo hacía bien.

I Blow
Good
Mi corazón se aceleró y el calor se extendió repentinamente por todo
mi cuerpo irritado.
No voy a penetrarte, ¡todavía no! En realidad tuvo el valor de
guiñarle el ojo. Sólo entonces se inclinó hacia adelante y me besó
suavemente. Con una mano se apoyó junto a mi cara, se agarró fuerte
y la otra vagó entre nuestros cuerpos y extendió mis labios con dedos
tiernos. Gimió en mi boca cuando me acerqué a él y froté su
considerable longitud, que cuidadosamente colocó en el medio, en
aras de la exploración.
Su mano rápidamente me soltó y empujó mis caderas hacia abajo.
Mierda, babe... apretaba los dientes casi suplicando. No sabes
lo difícil que es para mí no empujarme a tu divino confín... ¡mantente
lo más calmada posible! ¡No te muevas! Exactamente oí la tensión
en su voz y traté de mantener la calma.
Incluso si mi respiración era intermitente y mis sentidos estaban tan
nublados que tuve que concentrarme adecuadamente para descifrar
sus palabras. ¿Realmente quieres eso?, me preguntó y todo lo que
pude hacer fue levantar la cabeza y besarlo con fuerza.
¡Porque nunca había estado tan preparada como ahora!
Afortunadamente, en la siguiente respiración lo sentí frotando su
abultada punta sobre un punto muy pequeño y muy sensible y me
estremecí. Una y otra vez lo frotó, tomó un ritmo constante e hipnótico.
Sus caderas milagrosas se movían lenta y placenteramente y me
recordaban cómo se movía en el escenario cuando bailaba y volvía
locas a las mujeres.
Pero ahora no lo hizo por ellas, lo hacía por mí, sólo por mí. También
me pertenecía a mí.
Llena de asombro lo miré. Obviamente, le resultaba difícil
controlarse, porque tenía las fosas nasales hinchadas, la
frente fruncida... Y sin embargo, me miró a los ojos,

I Blow
Good
buscando en mi mirada indicios de incomodidad. Sin embargo, estaba
a kilómetros de distancia de la incomodidad y lo conocí cada vez más
exigente, adaptándome a él, como con nuestro baile común. Me dejé
guiar por su cuerpo y me entregué completamente a mis instintos.
Mierda..., murmuró ronco, y me miró como si no pudiera
creerlo, para tenerme así debajo de sí mismo. Me besó de nuevo,
intensa e íntimamente, sosteniendo mi rostro, tan pronto como se
aseguró de que este cielo estaba bien para mí.
Allí abajo todo estaba ya tan húmedo que no era más que un poco
revuelto, y yo gemía una y otra vez, vergonzosamente fuerte en su boca,
cuando destellos de relámpagos me atravesaron e iniciaron mi
redención. Así se sentía. Y mientras las primeras olas del clímax
seguían lamiéndome, supe que lo quería una y otra vez. Este dulce
desapego y al mismo tiempo esta tensión violenta que se acumulaba en
cada célula de mi cuerpo y hacía vibrar todo.
Dejé que mi pasión corriera libremente, me entregué completamente
a él, moví mis caderas con él, jugué con su lengua, le arañé la espalda
e incliné la mía, pues no podía quedarme quieta, ni controlarme,
mientras que un sinfín de escalofríos descansaban a través de mi
cuerpo y se volvían cada vez más intensos, cada vez más apremiantes.
Esto era demasiado embriagador para no disfrutarlo. Ya no era yo, ni
lo seria, no importaba. La lujuria me mantuvo bajo su hechizo, así que
no pude y no quise pensar más claramente.
Mason jadeó violentamente en mi boca y se movió más intensamente
cuando finalmente exploté.
¡Voy a correrme contigo, mierda! Un gemido hizo su camino
palpitante sobre sus labios para que él los soltara de mí. Yo
había apretado los párpados, pero ahora él presionaba tan
excitantemente: ¡Abre los ojos, Babe! Casi

I Blow
Good
desesperadamente aumentó la presión. Fue brillante. Abrí los ojos y
recuperé su mirada oscura y exigente.
¡OH MASOON! Nunca había sentido algo tan fenomenal....
Era claramente el sentimiento más maravilloso de este mundo, que
ahora corría por mis venas. Eso llevó mi mente a otras dimensiones.
Ahora sabía por qué había hecho tanto alboroto.
¡Yo... mierda .... Hannah!, gruñó y cerró mis labios con un beso
fuerte y posesivo mientras yo sentía cómo latía y un líquido caliente
mojaba mi montículo de Venus. Era una locura sentir su dureza entre
mis piernas mientras venía. En este momento casi sagrado de salvación
absoluta, desearía que ya estuviéramos unidos, correctamente unidos.
¡No quería nada más que tenerlo dentro de mí ahora!
Después de que ambos volvimos de nuestro vuelo de fantasía aquí en
la sala de estar, en su sofá en realidad, se inclinó hacia atrás y me
acarició la mejilla con su pulgar. Su mirada ahora era suave - ya no tan
parpadeante y casi confusa.
Todavía sin aliento, miré hacia arriba, hacia su profundo color marrón
y no pude evitar sonreír tontamente. Ahora entiendo por qué algunas
mujeres probablemente habrían dado sus últimas posesiones por estar
debajo de él. Sudoroso y feliz. Me encantó con una sonrisa torcida y
me dio un besito en la punta de la nariz. ¿Y bien? ¿Prometí
demasiado? Su voz sonaba áspera y ronca.
No, le contesté y presioné mi cuerpo suave desnudo contra su
cuerpo duro desnudo, sintiendo cada músculo, cada gota de sudor,
mientras lo veía claramente ablandarse entre sus piernas. Su pene
ahora yacía sobre mi monte de Venus y yo todavía estaba
completamente lubricada hasta el ombligo, pero yo todavía
me sentía bien, satisfecha, absolutamente dichosa. Eso

I Blow
Good
fue muy... Busqué los términos correctos y por suerte él me ayudó.
¿Fascinante? ¿Impresionante? ¿Extasiado? ¿Culo caliente? En la
última palabra torcí mis ojos y él se rió en silencio. Te desataré de
nuevo. ¡Aunque me gustes así! Graciosamente se inclinó sobre mí y
abrió con movimientos dirigidos la tela de mis muñecas.
Pero no se echó atrás, ¡oh, no! Inmediatamente pasó los dedos y me
acarició con el pulgar sobre las muñecas, mientras aún me estiraba un
poco y me besaba al final con absoluta ternura. Ambos sonreímos en
nuestro beso como idiotas, y disfruté del poder inquebrantable con el
que me retuvo.
¿Con qué te he molestado? preguntó, después de que ya
estábamos sin aliento otra vez y acarició mi nariz con la punta de la
suya. He pensado en ello.
Con una pluma... un pincel... Um.... ¿un cubo de hielo? Por
supuesto que me puse roja... Con una fusta... y con tu... bueno...
Yo estaba incómoda y él se rió.
¡Babe, el tiempo de la falsa vergüenza por fin ha terminado!
Llamemos a las cosas por su nombre: ¡Te he frotado con mi polla en
tu clítoris para tener un orgasmo y a mí también! Y lo disfrutaste al
máximo, te dejaste llevar. Lo encontraste dicho brevemente: ¡caliente!
¡Siempre me molesta esta estúpida charla!
Preferiría las palabras miembro y clítoris, le contesté sabiamente
y él se rió de nuevo, mientras yo me reía y pensaba que nunca más me
quitaría el color rojo de mis mejillas.
Muy bien, digamos que sí: ¡Froté mi miembro contra tu clítoris
como un loco!

I Blow
Good
Eso suena estúpido, exclamé, se oscureció un poco más y enterró
mi cara en su cuello -lo olfateó de forma llamativa y discreta, lo que le
hizo temblar un poco a mi gusto.
Digamos que sí, estuvo de acuerdo consigo mismo y me dio un
beso en la sien antes de apoyarse y se puso de pie con un movimiento
fluido -desnudo y divino- de tal manera que no pude evitar mirar entre
sus piernas.
¡Oh... wow... así que... él era... gigantesco y yo estaba abrumada de
nuevo! Debido a mi mirada, levantó una ceja arrogantemente, como si
dijera: “Bueno, ¿te gusta lo que ves, Babe? y luego, de hecho, se movió
con su mejor amigo. ¿Podría realmente moverlo? Sorprendida, le volví
a mirar la cara y se rió.
Sí... También puedo moverlo... Un momento... Casualmente
entró en el baño y regresó con papel higiénico. Aunque sentí el
impulso de mirar allí una y otra vez, me resistí, aunque con dificultad,
cuando se sentó a mi lado en el sofá y limpió su esperma de mi cuerpo.
En vez de eso, lo observé con interés, porque no había sentido ni visto
nada parecido antes. Por supuesto que se dio cuenta de mi mirada
curiosa y sonrió típicamente.
No te preocupes, Babe... pronto te ocuparás mucho de mi semilla.
Igual que con mi miembro, se burló de mí, se agachó, me besó en
el monte de Venus limpio y se levantó para tirar el papel higiénico.
Ahora sólo agarré la manta de la parte de los pies y la puse sobre todo
mi cuerpo y mi cara, porque había terminado con el mundo a pesar de
que no había hecho nada más que estar allí y jadear, resoplar, sudar,
retorcerme, lloriquear, quejarme, gemir y gritar, como Emily Rose,
ante el exorcismo de los demonios.
Afortunadamente no había hablado latín. Hey.... hey,
hey.... ¡Olvídalo! Encuentro antisocial que me ocultes tu

I Blow
Good
cuerpo de ensueño para que no vea lo que necesitas, exclamó tan
pronto como se paró de nuevo junto al sofá.
Me reí mientras levantaba la manta, lo invité y le presenté mi cuerpo
completamente desnudo. Realmente le pertenecía a él. Al menos
desde ahora, porque mi cuerpo sabía realmente lo que era bueno para
él... ¡Mason Hunter!
Por supuesto que no me dejó preguntarle dos veces y se tiró en el sofá
enorme a mi lado después de que me resbalé todo el camino de
regreso. Con una mano agarró mi rodilla y la envolvió alrededor de su
esbelta cadera, la otra debajo de su cabeza mientras yo ponía la manta
sobre nuestras cabezas, así que no sentí ni olí nada más que a él.
Suspiré cómodamente y me di cuenta de que se inclinaba hacia
adelante y me besaba la mejilla.
Gracias, Hannah... susurró de repente.
Gracias, Mason, le susurré y puse una mano en su pecho. Me
encantaba su piel bajo mis dedos, la piel de gallina que se extendía cada
vez que lo tocaba, y sobre todo la sensación de los latidos de su
corazón, la sensación de que estaba allí. Soñolienta, lo arañé un poco.
Fingió ronronear y me acercó para que mi cara también descansara
sobre su brazo doblado.
Sonriendo, me acerqué a él, quise todo su calor y toda su agitación y
enterré mi nariz en su cuello para inhalar profundamente su olor.
Me alegro de que al principio me convencieras de que me
quedara..., susurré a través del silencio.
Yo también, Babe. Y ahora... Con firmeza, su fuerte brazo abrazó
mi espalda y apretando fuerte, muy fuerte. Fue TAN BUENO.
¡Buenas noches, Chica Chupapollas! Sueña con la cosa
más bella que hayas visto jamás, murmuró en mi pelo,
y mis ojos se cerraron.

I Blow
Good
Buenas noches, Mason. Soñaré contigo, balbuceaba cansada y al
momento siguiente ya estaba en la tierra de los sueños.

Nunca había dormido tan despreocupadamente. Pero la mañana se


presentó como exactamente lo contrario. Un tono molesto y un calor
desordenado me despertaron.
Por supuesto, el teléfono. Al mismo tiempo, el timbre de la puerta
gemía, mientras que el teléfono celular de Mason también hacía
sonidos desagradables. ¿Eso fue un grito? ¡Increíble!
Oh Dios mío..., murmuré, me quedé dormida y abrí los ojos
para ver y sentir, en el mismo segundo, cómo un Dom Dom
chirriante estaba tocando mi pecho, que por suerte estaba tapado,
pero no le impidió golpearme constantemente con su pequeño y
asqueroso pene, por no hablar de los sonidos y de la expresión de su
cara contenta. ¿Cómo diablos llegó esta tortuga al sofá? Aunque no
me atrevía a moverme, grité y lo hice con la garganta rota.
MASOOOOOOOOOOOOOOOOON!Se sacudió
violentamente.
¿QUÉ?, gruñó, se quedó dormido y acarició su nariz sobre mi
todavía completamente desnudo hombro, al que llegó perfectamente
porque estaba tumbado detrás de mí. Agité su brazo con fuerza, que
había envuelto alrededor de mi vientre.
Sobre mí... las tres en punto... ¡Tortuga monstruo sexual!
Bájala, AHORA, tartamudeé sin aliento y lo vi abrir sus
párpados cansadamente y levantar la cabeza sólo para ver a
Dom Dom haciendo su trabajo duro. Parpadeó como
si no pudiera creer lo que vio e incluso se frotó los

I Blow
Good
ojos. Pero cuando pudo asegurarse de que su tortuga me estaba
violándo y no era una alucinación, gruñó amenazadoramente.
¡Esa es mi teta, IMBÉCIL!Agarró el animal y lo puso en el suelo.
Dom Dom le dio una mirada casi mortal antes de que intentara
lentamente arrastrarse de vuelta al sofá, pero por suerte fracasó porque
aterrizó en el tanque. Mason amablemente lo giró a cuatro patas y
respiró contra la comisura de mi boca. Aparentemente, no soy el
único al que le gustan tus cachetes. Son tan calientes como la
mierda... Así que él quería retirar la manta, pero yo no podía
soportar más este ruido, que seguía haciendo estragos a mí alrededor,
y yo soplaba desde el sofá directamente al teléfono, que estaba tendido
en la mesita de café. Accidentalmente pisé el mando a distancia y se
encendió el televisor. Pero ignoré eso y tomé la conversación sin
aliento, mientras saltaba sobre un pie porque el otro me dolía. Tuve
que hacer una película muy divertida para Mason.
 ¡Hunter!
Hannah, tienes que volver a casa inmediatamente, gritó Rosi al
teléfono y mi corazón se detuvo. Exactamente en el mismo momento
en que otro se unió a la puerta gimiendo. Miré la televisión y vi
conmocionada que había un.... ¡Película Porno! Completamente
sorprendida, me tapé los ojos y me puse de color rojo brillante.
¡Oh, no! ¡NO! ¡NO! ¡NO!, grité, pero no pude evitar mirar la
pantalla entre mis dedos una y otra vez. Rosi escuchó los claros
gemidos polifónicos también a través del teléfono y se detuvo.
¿Qué está pasando contigo? Preguntó ella, claramente irritada,
aunque con una diversión subliminal.
Mi mirada se dirigió a Mason, que estaba tendido allí como
un Adonis tatuado, se encogió de hombros y, riéndose en
silencio, se puso sus pantalones negros sobre sus

I Blow
Good
caderas acostado. ¡Sin calzones! ¡Dios mío! ¡Esos huesos de la cadera!
¡El vientre! Las imágenes de su piel en mi cabeza... De su dureza en mi
lugar más húmedo... Lo sentí como si fuera ayer... su hermoso cuerpo,
justo encima de mi... sudoroso.... caliente.... ...tan excitante....tan duro.
Y lo miré fijamente. Todo lo demás se olvidó, mientras que entre mis
piernas volvió a golpear. El gemido del timbre, el gemido del porno,
mi gemido silencioso, que me causó vergüenza porque se veía tan
indeciblemente atractivo y se volvió infinitamente cálido entre mis
piernas. Sus talentosos besos... sus largos dedos... su incomparable voz
ronca y masculina. El conjunto mezclado a un cóctel erótico con el
nombre significativo: Orgasmo a la Mason Hunter. Sí, se le permitía
servírmelo más a menudo. Una y otra vez.
¿Estás pensando en eso ahora mismo? ¿Cierto?, comentó sobre
mi probablemente inequívoca expresión facial con una alegría en su
voz que me recordaba a la pequeña trompeta roja que mostraba día
tras día. Él saltó sobre sus pies y de repente me sopló una pluma
blanca. Jadeando la atrapé y la miré completamente soñadora mientras
ella yacía tan inocentemente en mi palma de la mano. De hecho, la
miré como si fuera el Santo Grial y sentí que me sonrojaba porque me
hormigueaba en los pezones como un eco de ayer. Cuando pasó junto
a mí y lo miré completamente desconcertada, me dio una palmada en
el culo y me hizo gritar.
Si no quieres que mi visitante te vea desnuda, vístete o recuéstate
bajo la manta. Yo preferiría lo segundo, anunció y se dirigió al
pasillo.
Recordé mi llamada telefónica y me puse el auricular en la oreja tan
pronto como Mason desapareció de mi campo de visión y mi mente
se aclaró. Esa mañana parecía que el resto del mundo ya no
existiría si él estuviera en la misma habitación que yo. Anoche
tuve miedo de que de alguna manera era completa e
irrevocablemente adicta a él.

I Blow
Good
¡Hannah! ¡Hannah! HAAANAAAAAAH!! ¡Hoooolaaaa!
¡Sí! Le grité a Rosi.
¿Qué pasa contigo?, gritó ella, y ya estaba bastante ronca, porque
aparentemente había gritado en el receptor todo el tiempo.
¡No quieres saberlo!Estaba exhausta, frotándome la cara, sentada
en el sofá y envolviéndome rápidamente en la manta mientras
jugueteaba con el control remoto e intentaba al menos poner fin a los
gemidos. ¿Por qué debería volver a casa? Pregunté con toda la
calma que pude reunir. Respiró hondo, pero luego dijo.
¡Es papá!
Mi dulce Rosi siempre estaba cerca de Charlie -como llamaba a mi
padre- cuando algo sucedía. Ella era una niña de papá, mientras que
Magda siempre lo había llevado con mamá. Me quedé fuera de la red
porque siempre había sido bastante independiente.
¿Qué pasa con él?, le pregunté, alarmada, pero todavía tranquila
para no molestar más a Rosi.
Quería alinear la antena parabólica y se cayó del techo. ¡Ahora está
en el hospital! Me quedé boquiabierta y me llevé la mano a la boca.
¡Oh, Dios mío, por favor, no! ¿Qué le ha pasado? Al mismo
tiempo salté sobre mis piernas y busqué mis bragas. Pero en ese
momento recordé que Mason las había guardado ayer.
Todavía no lo sabemos, pero él está cómodo y se queja de todo
contestó Rosi frenéticamente. En ese momento Mason entró en la
sala de estar y me miró con los ojos entrecerrados. No tenía ni
idea de lo que significaba esa mirada sospechosa, pero en
cualquier caso necesitaba mi ropa interior ahora.

I Blow
Good
Así que fui a él y le robé el objeto de deseo de su bolsillo. Horrorizado,
me miró cuando me lo puse. ¡Desaparece el pensamiento de anoche!
¡No! ¡No te imagines su cara de excitado! ¡Ni siquiera sus manos sobre
tu piel! ¡Nada en absoluto! ¡Mantén la cabeza fría! Me encogí de
hombros y corrí a mi habitación. Mason Hunter tenía que esperar
ahora. Definitivamente estaba ocupada con cosas más importantes. En
primer lugar, mi familia, que tenía la más alta prioridad.
Dios. ¿Por qué siempre tiene que ser tan idiota? Yo lo amo, tú lo
sabes... pero debe aprender a cuidar de sí mismo, aunque yo no esté
allí.
Ni por un segundo me quité el teléfono de la mano, ni cuando me puse
la ropa - blusa y falda - ni cuando me lavé los dientes, me peiné y
finalmente me puse las bailarinas.
Magda sostuvo la escalera, pero de alguna manera... probablemente
estaba distraída. ¡Genial! ¿Por qué no lo enviaron por una pendiente
con un auto sin frenos? ¡Eso habría sido más seguro! ¡Típicamente mi
familia! El caos absoluto.
¡Mantén la calma por ahora! Pídanle que vigile sus niveles de
colesterol y pidan la comida para diabéticos en el hospital, no firmen
nada, de lo contrario conectarán una máquina o venderán sus órganos.
Estaré allí tan pronto como pueda. ¡Hasta luego, Rosi! Torcí los ojos
cuando Magda me llamó en el fondo para que trajera a mi NOVIO
conmigo.
¡NONIO! ¡Pah! ¡No era mi NOVIO!
En poco tiempo agarré mi bolso, revisé mi billetera y bajé corriendo
las escaleras. Mi cabeza estaba vacía porque estaba preocupada
por mis hermanas pequeñas y mi padre, a quien cuidé como
la mujer más vieja de la casa desde que mi madre se había
escapado con su nuevo esposo Stanley.

I Blow
Good
Para no perder un tiempo precioso y posiblemente hundirme en
fantasías debido a los recientes acontecimientos, quise ignorar por
completo a Mason y salir corriendo por la sala de estar, aunque fuera
de mala educación, pero en el pasillo me detuvieron por el brazo y me
dieron la vuelta.
Espera un momento. ¿Adónde carajo vas? Mason preguntó no
muy divertido y me agarró más fuerte. Automáticamente agité el brazo
para soltarlo, pero ni siquiera pensó en ello, sino que entrecerró los
ojos. ¡No voy a dejar que te escapes así! ¡Ni siquiera lo intentes!
¡Habla! Instrucciones cortas y breves. ¡Tenía eso consigo!
Es Charlie...., susurré y me sentí como una niña que tenía que
justificarse ante sus padres.
No me atreví a mirarlo, porque entonces los recuerdos de anoche me
habrían corrompido. Al menos había un gran peligro de que esto
sucediera, y yo no podía permitir que eso sucediera, tenía que irme.
Contrólate, una voz gritó en mi cabeza. ¡Se cayó del tejado ayer y
tengo que ir a verle y ocuparme de él! ¡No tiene a nadie más que a mí
para que lo cuide como es debido! Volveré en unos días, ¿de
acuerdo? Los ojos de Mason se volvieron grandes en la palabra
Charlie antes de que él los estrechara un poco más y llevara su mirada
a las tendencias amenazantes - honestamente.
¡Puedes olvidarte de dejarme por un hombre! Ahora le arranqué
el brazo. ¡Claro que lo hice! ¡Era sobre mi padre! Además, no dejé que
me tratara con condescendencia.
No exagere y siga siendo profesional, Sr. Hunter. Me voy por unos
días para cuidar a alguien que es muy importante para mí y que
necesita mi ayuda y volveré después. ¡No puedes hablar de
irme! Si lo ves de esa manera, entonces es tu problema, pero

I Blow
Good
todavía tengo una vida que no gira sólo en torno a ti, le recordé los
hechos.
¡ERA SÓLO DE DÍA!
Entonces tuve que aislarme de él, de lo contrario él me arrojaría
completamente bajo su hechizo y yo mutaría en su esclava sin voluntad.
En el día tenía que decir algo. Porque había una pequeña cosa que me
había quedado clara ayer. Estaba a punto de enamorarme de él
incondicional e irrevocablemente. Era sobrehumanamente hermoso y
fascinante. Poseía un humor indescriptible y era intimidantemente
inteligente y profundo, incluso detrás de su caparazón de piedra. Era
compasivo, apasionado... y ambicioso. ¿También encantador y lo
peor? Mason Hunter me hizo fundirme regularmente con sus
fenomenales artes de seducción, sin que yo pudiera o quisiera
oponerme a él.
Él era mi opuesto exacto pero lo suficientemente empático como para
responder a mí como yo lo necesitaba - si él quería. Para decirlo en
cuatro palabras: Mason Hunter era perfecto. ¡E igualmente peligroso!
¡Por eso no se me permitía perderme en ningún éxtasis o sentimiento!
¡Eso no era posible en absoluto!
Finalmente hubo un pequeño hecho obstruccionista: para él yo sólo
era la chaperona pagada y su juguete sexual, ¡nada más! Así que lo alejé.
Físicamente y mentalmente, lo que me dolió más que nada.
Pude ver por la ofensa en su mirada que ya había ido demasiado lejos.
De repente se alejó un paso de mí y me miró casi con asco. O, lo que
encajaba mejor, me miraba con arrogancia, aunque mientras tanto me
miraba como si me estuviera gritando desde la parte superior de la
garganta, porque una vena de mi frente me estaba golpeando
sospechosamente, lo que extrañamente me excitaba.
Nos miramos fijamente el uno al otro. En medio del
pasillo. Armado para un duelo. Pero todo lo que hizo

I Blow
Good
fue agarrar su llave del gancho de la llave detrás de mí, abrir la puerta
con un tirón, inclinarse burlonamente y decir:
Muévase, Srta. Obediencia. Te llevaré a la estación para que vayas
con Charlie. Oh, Dios mío... ¿qué le había entrado en el hígado?
¡Nada de esto era el fin del mundo! Como un ratón en la carrera, me
apresuré a salir antes de que me matara a través de sus ojos.
Tan pronto como me subí al coche, él también se bajó con gracia a su
asiento, en topless, aunque vestido sólo con sus pantalones negros para
correr, que se acurrucaban en sus caderas.
Como la groupie más barata del mundo, me fijé en sus bien definidos
seis abdominales y su V. Oh, Masons V.... Cortado a punta... Suave y
musculoso... El vientre de los sueños por excelencia.... Quise lamerlo,
me puse roja a causa de estos pensamientos y me mordí el labio. Sabía
lo que estaba provocando en mí, sabía lo que yo quería e incluso dio
su paso para cambiar de puesto en un movimiento típicamente
masculino pero ejecutado por él tan CALIENTE que se apretó con
fuerza contra la tela.
Ahora, si los paparazzi me atrapan en el ascensor y en el bar por la
mañana, es tu culpa, refunfuñó para sí mismo mientras se retiraba y
se agarraba a mi reposacabezas.
Mi mirada se posó automáticamente sobre su brazo... su brazo de
ensueño... su axila afeitada... su lado hacia abajo... y otra vez a su pene...
Como un agujero negro me atrajo desde anoche. Me volví aún más
oscura en la cara, porque ya estaba avergonzada solo por la palabra
pene y por el hecho de que suspiraba silenciosamente, porque podía
sentir el pene inmediatamente de nuevo en mí. Me miró con frialdad
y levantó una ceja, sabiendo que no podía detener o controlar
mis reacciones a su cuerpo después de todo.
¿Qué? preguntó con arrogancia, como si nada
hubiera pasado entre nosotros y así, desde arriba,

I Blow
Good
sentí que en realidad sólo era una groupie barata que había perdido la
cabeza y que no significaba absolutamente nada para él.
¡Nada! Me apresuré a apartar mi mirada de él y le miré fijamente
a los labios.
¡Mantén el profesionalismo!
El día había terminado para mí, tan terrible como había empezado....
y ahora también este humor gracioso y asesino que Mason irradió.
¡Pero yo no quería ir! ¡Quería quedarme con él! Tal vez quería robar
un besito para desayunar y revolcarme en los sentimientos que fluían a
través de mí cada vez que pensaba en lo de anoche, o cuando lo
miraba, pero en vez de eso tenía que irme.
No siempre puedes hacer todo lo que quieres.
Yo volvería en dos o tres días a más tardar, así que no entendía por qué
se entusiasmaba tanto. Claro, no estaba previsto que yo desapareciera
durante unos días, pero no había nada sobre mi familia.... Ni siquiera
un encantador Mason Hunter, quien de todos modos había sido
anoche.
Finalmente en la estación se detuvo con llantas chirriantes en tres
estacionamientos. No podía soportar dejarlo así ahora, y tomé todo mi
coraje después de desabrocharme.
Mason, le susurré implorando absolutamente mientras le
extendía una mano y cuidadosamente le tocaba la mejilla rechoncha.
Volvió su hermosa y arrogante cara hacia mí. Por favor, no te
enfades conmigo. ¡Yo tampoco quiero ir... Realmente no! No después
de anoche... Pero debo... Volveré pronto. Así que mientras tanto,
¡piensa bien en nuestras lecciones! Y tal vez en mí también.
Por favor....
Claro, escupió hacia mí. Vendrás cuando lo
hayas arreglado todo con CHARLIE, ¿verdad?

I Blow
Good
Dios mío, ¿qué fue eso ahora? ¿Por qué era tan hostil? Respirando
hondo me abrí un poco más a él, aunque fuera increíblemente difícil
para mí. Pero era la verdad cuando dije:
Te echaré de menos y me incliné para besarlo, pero lo único que
me golpeó en los labios fue la mejilla, porque había volteado la cara en
el último momento.
Conmocionada me quedé helada y las lágrimas me entraron en los
ojos, ¡porque ser rechazada tan fríamente por él me dolió mucho! No
parecía darse cuenta en absoluto, sólo miraba fijamente hacia delante
con una mirada helada.
¿Qué me dijo anoche? ¿Que nunca me alejaría? ¡ASÍ QUE! Como si
la mañana no hubiera sido ya lo suficientemente horrible, lloraría
ahora. ¡Pero no delante de él! No debería desnudarme así.
Así que me retiré sin decir palabra, literalmente salí tropezando del
auto y luego corrí alrededor del edificio. Sólo cuando me enteré de
que había arrancado el motor y se había ido, dejé que las lágrimas
corrieran libremente y me puse las manos delante de la cara para llorar
mucho.
Me alegro de que se enfadara porque me fui. ¡Pero no podía soportar
su frialdad! Todo eso me dolió profundamente. Mis sentimientos por
él, que se hicieron cada vez más fuertes, me confundieron, y su actual
partida no lo mejoró, sino todo lo contrario. Tal vez no fue malo que
me fuera a casa ahora y me distanciara un poco de él, porque no era
bueno para mí pensar cada momento sólo en ÉL y en el conocimiento
de sus dedos y labios. ¡Por eso no estaba aquí! Y no importa lo hermosa
que haya sido la noche de ayer. No importaban las grandes cosas que
me había dicho... No importa cómo me haya hecho sentir. No
era bueno para mí.
Tenía que olvidarlo los próximos días. Para despejar mi
cabeza nublada de nuevo, para liberarme

I Blow
Good
mentalmente de él y para cerrarlo de nuevo, porque era muy inusual
para mí llorar a causa de otras personas. Especialmente no por un
hombre. Eso no me convenía y, desde luego, no quería repetirlo.
Después de todo, yo era una persona fuerte y autodeterminada que
seguramente encontraría rápidamente mi camino de regreso a su
verdadero yo. Porque nunca quise volver a sentirme tan horrible como
cuando dejé a Mason Hunter.

¡CORTEN!

I Blow
Good