Está en la página 1de 15

ALEGATOS DE CLAUSURA

Señor juez, quiero concluir los alegatos de clausura indicando lo siguiente; mi


patrocinado el Sr. Víctor Bárcena Mamani, no es quien le ha causado las lesiones que
aparecen del certificado médico legal, tal es así que a lo largo de todo el juicio no ha
habido una solo prueba determinante, que acredite que el acusado haya tenido la
intensión de lesionar, tanto más que este se encontraba en estado de ebriedad, y de ser
cierto la hipótesis fiscal estaríamos hablando de hechos culposos y no dolosos.

Asimismo señor juez, es necesario mencionar que el en lugar de los hechos solo se
encontraban tres personas, el supuesto agraviado, el acusado y la testigo gloria Zevallos
cerrillos, no ha estado la señora julia achahui esposa del agraviado por lo tanto su
declaración es irrelevante, tampoco ha estado presente la señora Nora chipa, por lo tanto
esta testigo tampoco ha sido testigo presencial de los hechos.

Señor juez también ha declarado la testigo Sra. Aurelia Ovalle de Estepia, quien refiere
haber visto la supuesta agresión, sin embargo la testigo tampoco ha declarado con la
verdad, en su declaración en sede fiscal ha indicado que abrió su tienda a eso de las
siete de la mañana y vio a dos personas que se peleaban, sin embargo en juicio ha
indicado que llegaba de la calle de hacer compras y al bajar del carro vio a dos personas
que se peleaban, declaraciones totalmente contradictorias entre sí que desvirtúan su
propia declaración, por lo tanto vuestro despacho no debe tomar en cuenta esta
declaración al emitir sentencia.

Finalmente señor juez, debo decir que se le quiere hacer responsable a mi patrocinado
de hechos que este no ha cometido, las lesiones que aparecen en el certificado médico
legal, referido a las lesiones del agraviado, se han producido por su propia imprudencia,
primero porque el señor al retornar a la sala del domicilio donde se llevó a cabo la fiesta
al querer sentarse en el sillón este se resbala y se causa la lesión en la rodilla, y al irse
caminando agravó más su situación, señor juez no es posible que una persona que haya
sufrido lesiones de la magnitud que aparecen del CML pueda si quiera moverse, tanto
más que tenía la rodilla dislocada y también tenía roto dos ligamentos. Situación Sr. Juez
que debe tener en cuenta al momento de sentenciar.
tal como en el desarrollo de todo el juicio no se ha podido evidenciar que el acusado es
quien le ha producido las lesiones, masya por que no es posible que por haberse nunca
ha tenido la intensión le causarle durante todo el juicio oral se han actuado pruebas
personales y documentales, entre ellos quiero referirme a la declaración de la esposa del
agraviado la Sra. Julia Achahui Condori, quien evidentemente no ha declarado con la
verdad, en sede policial ha indicado que el acusado Víctor Barcena Mamani le ha
propinado un puntapié en la rodilla izquierda y un puñete en la cabeza a mi esposo, sin
embargo en juicio oral indica que ella no ha visto nada de lo que ha sucedido afuera, y
que si estuvo presente

Sr. Juez, Honorable jurado,


demás presentes. Si me lo
permiten presentaré el alegato
de clausura
de esta defensa.
Rafael Sanago es el hombre
sentado a mi derecha. Es una
persona con una vida propia
que será
interrumpida de ser encontrado
culpable por un crimen que no
comeó. La señora Laura
Padilla
posee en su historial
antecedentes que delatan su
falta de éca y respeto a
la legalidad,
antecedentes que ponen en
evidencia su predisposición
a declarar con falsos
hechos a
conveniencia para obtener su
comedo. Cuál sea el
propósito o la razón por la
señora Laura de
incriminar al señor Rafael
Sanago de tan ofensivo y
repugnante crimen, la razón es
desconocida
para la defensa, lo que no
ignora esta defensa es la
inquietante negava de la
señora Laura tanto
para realizarse los estudios
correspondientes que ayudarían
a aclarar la veracidad de los
hechos
más allá de toda duda que asista
a la razón, como también en
cooperar en un procedimiento
cali)cado por las autoridades
para que estas pudieran actuar
de forma e)caz.
Esta defensa en colaboración de
los tesmonios ofrecidos ha
logrado probar que la conducta
de
nuestro representado fue en
todo momento de con)anza y
cooperación con las
instuciones
encargadas de traer luz a la
verdad de los hechos y dejar
que la juscia se haga cargo de
absolverlo
de un crimen que nuevamente
recalcamos no comeó.
Ha quedado probado, más allá
de toda duda, que en el
transcurso de la velada el señor
Rafael
Sanago y la señora Laura,
crean un vínculo de inmidad,
bajo el cual se puede presumir
exis+a
mutuo consenmiento, y
que es razonable de igual
manera asumir que
contemplaron la
posibilidad de mantener una
relación sexual, y que hicieron,
ambos, todo lo posible por
llegar a
ese resultado. Ha quedado
probado que Rafael es una
persona sexualmente
responsable con su
salud y la de su pareja en la
inmidad. De igual manera, ha
quedado probado por la
con)guración
de los objetos encontrados, que
no hubo prisas ni señales de
violencia, las cuales son propias
y
siempre presentes en el
aberrante crimen de la
violación. Por tanto señor juez,
una violación no es
lo que sucedió aquella noche,
pues los tesmonios indican y
coinciden que en todo
momento
hubo consenmiento de parte
de la señora Laura Padilla; y en
honor a la verdad, es un
principio
popular del derecho el que
indica, que la carga de la
prueba corresponde a la parte
que pro)ere la
acusación, y que de igual
manera ha quedado plenamente
probado en este juicio que
debido a la
sospechosa falta de cooperación
de la presunta vícma, la )
scalía no posee las pruebas
su)cientes
que resolvería de manera
contundente toda duda respecto
de la presunta violación. Y en
honor a
la juscia, es un popular y
conocido principio el que dice
que ante la insu)ciencia
Sr. Juez, Honorable jurado,
demás presentes. Si me lo
permiten presentaré el alegato
de clausura
de esta defensa.
Rafael Sanago es el hombre
sentado a mi derecha. Es una
persona con una vida propia
que será
interrumpida de ser encontrado
culpable por un crimen que no
comeó. La señora Laura
Padilla
posee en su historial
antecedentes que delatan su
falta de éca y respeto a
la legalidad,
antecedentes que ponen en
evidencia su predisposición
a declarar con falsos
hechos a
conveniencia para obtener su
comedo. Cuál sea el
propósito o la razón por la
señora Laura de
incriminar al señor Rafael
Sanago de tan ofensivo y
repugnante crimen, la razón es
desconocida
para la defensa, lo que no
ignora esta defensa es la
inquietante negava de la
señora Laura tanto
para realizarse los estudios
correspondientes que ayudarían
a aclarar la veracidad de los
hechos
más allá de toda duda que asista
a la razón, como también en
cooperar en un procedimiento
cali)cado por las autoridades
para que estas pudieran actuar
de forma e)caz.
Esta defensa en colaboración de
los tesmonios ofrecidos ha
logrado probar que la conducta
de
nuestro representado fue en
todo momento de con)anza y
cooperación con las
instuciones
encargadas de traer luz a la
verdad de los hechos y dejar
que la juscia se haga cargo de
absolverlo
de un crimen que nuevamente
recalcamos no comeó.
Ha quedado probado, más allá
de toda duda, que en el
transcurso de la velada el señor
Rafael
Sanago y la señora Laura,
crean un vínculo de inmidad,
bajo el cual se puede presumir
exis+a
mutuo consenmiento, y
que es razonable de igual
manera asumir que
contemplaron la
posibilidad de mantener una
relación sexual, y que hicieron,
ambos, todo lo posible por
llegar a
ese resultado. Ha quedado
probado que Rafael es una
persona sexualmente
responsable con su
salud y la de su pareja en la
inmidad. De igual manera, ha
quedado probado por la
con)guración
de los objetos encontrados, que
no hubo prisas ni señales de
violencia, las cuales son propias
y
siempre presentes en el
aberrante crimen de la
violación. Por tanto señor juez,
una violación no es
lo que sucedió aquella noche,
pues los tesmonios indican y
coinciden que en todo
momento
hubo consenmiento de parte
de la señora Laura Padilla; y en
honor a la verdad, es un
principio
popular del derecho el que
indica, que la carga de la
prueba corresponde a la parte
que pro)ere la
acusación, y que de igual
manera ha quedado plenamente
probado en este juicio que
debido a la
sospechosa falta de cooperación
de la presunta vícma, la )
scalía no posee las pruebas
su)cientes
que resolvería de manera
contundente toda duda respecto
de la presunta violación. Y en
honor a
la juscia, es un popular y
conocido principio el que dice
que ante la insu)ciencia de

También podría gustarte