Está en la página 1de 11

MECANISMOS DE AJUSTE DE BALANZA DE PAGOS.

Dentro de lo que es política económica, la Balanza de pagos, es considerada como una política
estabilizadora o coyuntural, y su equilibrio constituye uno de los objetivos fundamentales, junto
con la estabilidad de precio y empleo, este equilibrio es considerado como el ‘’equilibrio
externo’’.

Dentro de este contexto, conviene hacer notar lo que es una política económica coyuntural o
diferenciarlo de una política estructural. La política coyuntural, hace referencia, a la
responsabilidad que asume el gobierno de regular y controlar la economía. Esta acción
reguladora, es uno de los resultados políticos mas importantes de la revolución intelectual
engendrada por la Teoría General de keynes, se lleva a cabo mas concretamente sobre el
volumen y la estructura de la demanda agregada, con una perspectiva a corto plazo, es decir,
las decisiones del gobierno afecta a corto plazo al nivel de precios, al volumen de desempleo y
la Balanza de Pagos.
En lo que se refiere a la política estructural, se remite a problemas mas de fondo y se refiere a
una modificación de las instituciones, reglas, costumbres, normas, leyes o estándares sociales,
que son las que definen en sentido amplio su estructura económica y condicionan las
actuaciones de los agentes económicos, sus expectativas y motivaciones, al establecer los
derechos, incentivos y deberes que las enmarcan y dirigen hacia algunos resultados sociales
que se consideran deseables.

Ecuación de la Balanza de Pagos.

La ecuación de la balanza de pagos podemos expresarla de la siguiente forma: BCC + F En


donde su saldo es igual a la suma de los saldos de la balanza de cuenta corriente (BCC) y por
cuenta capital (F). El saldo de la balanza por cuenta corriente viene determinado por la
diferencia entre las exportaciones e importaciones de bienes y servicios. La función de las
exportaciones e importaciones reales de bienes y servicios puede definirse de la forma
siguiente:

Exportaciones reales Importaciones reales

∂X ∂X ∂X ∂X ∂ X ∂ X
{{{
X=X(Y *,E,P*,P)→¿ >0 ¿ >0¿ >0 ¿ ¿
∂Y∗¿ ∂E ∂P∗¿
O lo que es igual
{{{
M=M(Y ,E,P*,P)→¿ >0¿ <0¿ <0¿ ¿
∂Y ∂E ∂P∗¿
O lo que es igual

X =X (Y *, R )→ {∂∂ XR >0 M =M (Y , R )→ {∂∂MR <0


Donde

X = Exportaciones en términos reales.


M = Importaciones en términos reales.
P = Nivel general de precios interiores.
P* = Nivel general de precios exteriores.
Y = Renta Nacional real.
Y* = Renta exterior real.
E = Tipo de cambio nominal, definido como el numero de unidades monetarias nacionales a pagar por una unidad
monetaria extranjera.
R = Tipo de cambio real, definido como, es decir, como indicador de los precios de los bienes y servicios del país en
relación a los del exterior.
La condición de equilibrio macroeconómico puede expresarse así

I+G+X=S+T+M

O también;

I(i) + G + X(Y*,R) = S[ Y – T(Y),A/P] + T(Y) + M(Y,R)

Que es la ecuación de equilibrio IS, en la que se sabe , I, G, S, T y A/P expresan la inversión, el


gasto publico, el ahorro, los impuestos y los activos reales, respectivamente.
La ecuación de la balanza de pagos por cuenta corriente expresada en moneda nacional sería,
entonces,
BCC = P X(Y*,R) – E P*M(Y,R)

Introduciendo las entradas netas de capital del exterior ( de los no residentes) F(i), donde F’ >0,
se obtendría la ecuación de la balanza de pagos.

B = P X(Y*,R) – E P* M(Y,R) + F(i)

Gráficamente la línea de la balanza de pagos se encuentra superpuesta en el diagrama de las


curvas IS/LM.
BP

Superávit
i
LM

i1
i0
Déficit
IS

Yo Y

Observamos en el grafico que el punto de equilibrio real y monetario (i0,Y0) se encuentra por
debajo de la línea BP, de la balanza de pagos, que aparece como un déficit. Un aumento del
tipo de interés de i0 a i1 aumentaría la entrada neta de capitales hasta eliminar dicho déficit,
haciendo compatible el equilibrio interno con el externo.

La importancia fundamental de la Balanza de Pagos, es que nos da una idea previa clara de los
factores explicativos , es decir de las variables que directamente influyen sobre el y que las
autoridades puedan manejar, así podrán intervenir como en el tipo de cambio (E), al poder fijar
el sistema de paridades a emplear ( flexibles, fijas o intermedias)y al influir sobre la cotización
de su divisa en un momento determinado (devaluándola , por ejemplo), influyendo sobre el tipo
de interés (i) y, por tanto, sobre su diferencial al exterior y sobre el saldo de la balanza por
cuenta de capital , a través de políticas monetarias y financieras , estableciendo controles y
obstáculos directos a las importaciones y/o estímulos directos a las exportaciones , o,
finalmente, a través de su política antiinflacionista, dirigida al control de P, y, por supuesto,
como es habitual, mediante una combinación de todas o algunas de estas medidas .
A continuación veremos los diferentes mecanismos de ajuste para llevar a cabo estas políticas,
y de las cuales solo nos referiremos, al enfoque de las elasticidades, el enfoque renta, el
enfoque absorción y el enfoque monetario, que a nuestro parecer son los mas importantes.
El Enfoque precios o elasticidades

Debido al fracaso de numerosas devaluaciones se hizo necesario profundizar respecto a las


condiciones necesarias para dichas alteraciones del tipo de cambio ejercieran su influencia
positiva sobre la balanza comercial, tarea en la que, entre otros, han destacado los nombres de
A. Marshall, J. Robinson y A. Lerner. En si este enfoque nos ofrece un análisis de lo que ocurre
con la Balanza comercial cuando un país devalúa su moneda, precisando las condiciones a
cumplir para que esta medida tenga éxito en su objetivo de reequilibrar aquella. En este sentido
destaca la conocida condición de Marshall-Lerner para obtener resultados positivos de una
devaluación. En versión simple.
B= pX−M
Donde B es la balanza comercial medida en divisa extranjeras, con X las exportaciones físicas,
con M las importaciones en divisas y con p el precio exterior de las importaciones.
dB
Una devaluación mejorara la balanza comercial si dp < 0.
Diferenciando con respecto a p se tendría:
dB δX δM
=X + p −
dp δp δp
que también puede escribirse así:

dB p δX δM p M
dp [
=X 1+ ⋅ − ⋅ ⋅
X δp δp M pX ]
Dado que la elasticidad de la demanda de importación del país que devalúa m, y que la
elasticidad de la demanda de importación del país o países restantes ( o de exportación del
país que devalúa), x como pueden definirse de la forma siguiente:

p δM p δX
ηm = ⋅ >0 η x= ⋅ <0
M δp ; X δp
Podría expresarse la ecuación anterior como se indica a continuación

dB M
dp [ (
=X 1+ η x−ηm⋅
pX )]
De donde se deduce que
dB M
< 0→|ηm|⋅ +|η x|>1
dp pX
O también, para una balanza inicialmente equilibrada (M = pX),
|ηm|+|η x|>1
Que es la conocida formula de Marshall- Lerner.

Esta condición se apoya en algunos supuestos restrictivos, de los cuales mencionaremos


fundamentalmente tres:
 Se parte de la balanza de bienes y servicios, que además, esta inicialmente
equilibrada, y se supone que las elasticidades de oferta son infinitas. De forma que los
cambios en la demanda no afectan a los precios, los precios relativos solo cambian al
hacerlo el tipo de cambio.
 Esta condición plantea la posibilidad de que una devaluación empeore mas que mejore
el saldo de la balanza de pagos de un país. Y, aunque existen importantes problemas
para estimar las elasticidades de importaciones y exportaciones, la mayoría de las
estimaciones concluye que dichas elasticidades son menores a corto plazo ( de 6 – 12
meses) que a largo ( 2 años); es decir, que la condición Marshall – Lerner no se cumple
a corto pero si a largo plazo, con lo que la devaluación empeora a corto la balanza,
mejorándola a largo plazo. De acuerdo con este efecto, los volúmenes de X y M no
varían mucho a corto, de forma que el país que devalúa recibe menos ingresos por
exportaciones y gasta mas en importaciones, lo que deteriora su balanza comercial.
Sin embargo, tras unos meses, las X comienzan a aumentar y las M a disminuir, por lo
que dicha balanza mejora y tiende al superávit.
 Uno de los mayores defectos es que prescinde de los efectos sobre la renta nacional
de los cambios en los volúmenes de las exportaciones e importaciones.

Modelo de Absorción

Una situación de desequilibrio externo puede ser ilustrada utilizando algunas variables básicas
de cuentas nacionales. En este sentido se parte de la identidad básica de cuentas nacionales:
Y= C + I + G + X - M
Donde:
Y = PIB
C = Consumo de hogares
I = Inversión
G = Gasto de gobierno
X = Exportaciones
M = Importaciones

Por otra parte, se tiene que la absorción de la economía estará dada por C + I + G;
que no es más que el gasto interno total de los residentes nacionales. Para efectos de esta
relación se define la variable Z que representa la absorción:

Z= C + I + G

Asimismo, se define B que representará el saldo de la cuenta corriente como:

B=X–M

Combinando las variables definidas, se rescribe la identidad básica de la siguiente forma:


Y-Z=B

El primer término (Y - Z) representa el equilibrio o desequilibrio interno; Y es el ingreso y Z es el


gasto interno. Cuando Y = Z se logra el equilibrio interno, es decir, que los residentes
nacionales gastan exactamente lo que ganan; y, cuando Y y Z se tendrá una situación de
desequilibrio interno. El segundo miembro de la ecuación representa el desequilibrio externo;
cuando B = 0 implica que existe un equilibrio en la cuenta corriente, pero si B es negativo habrá
un déficit ya que las importaciones serán mayores que las exportaciones.

En consecuencia la ultima expresión permite visualizar la interdependencia que existe entre el


equilibrio interno y externo, ya que, si Y = Z entonces B = 0. Por otro lado, si existe
desequilibrio interno habrá desequilibrio externo: si Z es mayor que Y implica que B es
negativo, o sea, X menor que M. Es decir que, dado que se consume más de los que se
produce, se requiere acudir al financiamiento del exterior, situación que se expresa en un déficit
comercial; el cual, al superar los límites considerados aceptables por los mercados financieros
externos, genera la necesidad de recurrir a un ajuste de la economía. Para ilustrar la dinámica
de un ajuste del sector externo, en el numeral II de esta nota se presentan modelos de sector
externo que plantean los mecanismos necesarios para llevar a cabo un ajuste.

Este modelo utiliza como único y central el mecanismo de ingresos, donde:


1) El nivel de producción está determinado por el nivel total de gastos.
2) Los precios son exógenos a la economía del país.
3) El nivel de gastos es función (directa) del nivel de ingreso, Z= Z(Y).
4) Las exportaciones dependen (positivamente) del nivel de ingreso extranjero, Y*; es
decir, X = X(Y*).
5) Las importaciones dependen (positivamente) del nivel de ingreso del país, M = M(Y).
Como el nivel de producción de la economía está determinado por la demanda total,
entonces, el equilibrio en el mercado de bienes está dado por:

2. Y = Z(Y) + X (Y*) – M(Y)


Recomponiendo términos se tiene:

3. Y-Z(Y) = B = X(Y*) – M (Y)

En la expresión 2 se observa que el primer término representa el equilibrio interno y el


segundo el equilibrio externo. Es importante notar que el único mecanismo del cual dispone la
economía del país para establecer el equilibrio interno o externo es la variable Y (nivel de
ingresos de la economía del país)

Y-Z
B

0 Y

YB YZ
Q

En el gráfico están representadas simultáneamente las relaciones correspondientes al


desequilibrio interno (Y – Z) y externo (B). La intersección entre (Y - Z) con (B) donde se
encuentra el punto Q, proporciona el nivel de equilibrio Y1 existente en el mercado de bienes
de la economía del país. A este nivel de equilibrio en el mercado de bienes existe un déficit en
balanza comercial representado por la distancia de Y1 a Q. En el déficit mencionado se tiene
que Y – Z < 0, o sea que el nivel de gasto interno es mayor que el nivel de ingreso.
Según el modelo de absorción, si se quiere eliminar el desequilibrio externo existente Y1Q
sería preciso reducir el nivel de absorción Z; y, para reducir este nivel de absorción habría que
comprimir el nivel de ingreso Y.

En síntesis, el modelo de absorción ilustra la existencia de una relación inversa de


compensación entre el equilibrio interno y externo. En efecto, Y representa el nivel de Y
correspondiente al equilibrio externo y Yz corresponde al equilibrio interno; como se puede
apreciar en el gráfico ambos puntos no se pueden alcanzar simultáneamente.

Al tratar de lograr el equilibrio externo a través de una contracción del nivel de actividad
económica, se agrava la situación de desequilibrio interno, por cuanto la reducción de la
producción incrementa el nivel de desocupación; en otras palabras, el aumento de
desocupación es el costo en el que hay que incurrir para lograr eliminar el desequilibrio externo.
Según el modelo de absorción, el ajuste externo se logra expensas del ajuste interno, y
viceversa.

El Enfoque Monetario de la Balanza de Pagos:

El enfoque monetario de la balanza de pagos propone, contrario a la teoría Keynesiana, que los
desbalances externos son un fenómeno monetario y no un fenómeno real. Consecuentemente,
según este enfoque, un desequilibrio en balanza de pagos es resultado de un desequilibrio en
el mercado monetario interno. Sin embargo, en un sentido expost, los resultados de este
enfoque son similares a los del enfoque de absorción y el de elasticidades.
Para analizar la interacción del EMBP con los modelos mencionados anteriormente, se parte de
la identidad del balance del banco central:

Activos Pasivos
D H
F

Donde H es la base monetaria o dinero primario, F es el componente externo de H (reservas


internacionales) y, D es el componente interno de H. Por otro lado, la oferta monetaria (M) está
determinada entonces por un determinado múltiplo de H:

1. M = hH = h (F + D)

Donde h es el multiplicador monetario convencional, que para efectos de análisis de asume


será 1 (este supuesto simplificador no afecta ningún resultado).

Tomando primeras diferencias y reordenando se tiene:

2. DF = DM – DD

Donde DF es el cambio en reservas, DD es el cambio en el componente doméstico de la oferta


monetaria o expansión del crédito interno, y DM es el cambio en la oferta monetaria, que en la
literatura del EMBP es conocido como la demanda flujo de dinero.

Ahora, tomando el tipo de cambio como estable, se tiene que la variación del monto de
reservas internacionales será igual a la suma de la cuenta corriente y la cuenta de capitales de
la balanza de pagos:
3. DF = B + K

donde B representa el saldo de la cuenta corriente y K el saldo de la cuenta de capitales.


Si, por ejemplo, ambas cuentas fueran deficitarias, el país estaría perdiendo reservas
internacionales.

La ecuación 2, nos explica porqué en el país que se encuentra perdiendo reservas, ya que la
expansión del crédito es necesariamente mayor que el crecimiento de la demanda flujo de
dinero, entonces, para controlar un déficit en balanza de pagos, se necesita controlar la
expansión del crédito interno, ya que éste es el mecanismo especial que genera el desequilibrio
externo persistente.

ORÍGENES Y SOLUCIONES DE LOS DESEQUILIBRIOS DE LA BALANZA


DE PAGOS

Orígenes y Causas:

El rol del análisis económico consiste en distinguir entre aquellos hechos que afectan
temporalmente a la balanza de pagos, capaces de revertirse por sí solos sin ninguna medida
política, y aquellos que requieren cambios en la política macroeconómica para restablecer o por
lo menos acercarse al equilibrio de las cuentas externas.

Han existido muchos intentos de clasificar las causas de desequilibrio en grandes grupos, cada
distinción responde a un diferente enfoque de cada autor en un contexto histórico determinado.
Generalmente, se distinguió entre causas monetarias y no monetarias; siendo las primeras
(inflación) las más relevantes para ciertos autores.
Posteriormente, se amplio esta distinción al señalar primero a los cambios monetarios, “en
la forma de diferentes tasas de inflación en diferentes años”; en segundo lugar, cambios reales,
“en la forma de desiguales tasas de crecimiento de la productividad laboral per cápita en los
diversos países”; y cambios producidos por los movimientos de capital.

El economista Bernstein (1956), alto funcionario del FMI, consideró tres causas principales:
a) la inflación corriente, derivada de una gran expansión de crédito ocasionada por un
considerable incremento en el gasto;
b) la disparidad de costos y precios; y
c) cambios estructurales, es decir cambios en las curvas de demanda y de oferta de las
exportaciones e importaciones.

Este autor hizo en su clasificación una muy importante diferenciación entre inflación de
demanda e inflación de costos. Cuando se produce un incremento en los costos internos de los
productos nacionales y de exportación en una situación inflacionaria, y suponiendo que el país
inflacionario no tiene ningún poder de mercado para incrementar relativamente sus precios de
exportación en los mercados externos, el país no sólo experimentará un déficit en la balanza de
pagos sino que también perderá su posición competitiva con relación a productos similares de
otros países. Además, debido a sus bajos costos relativos, las importaciones se incrementarán
salvo que existan o se impongan restricciones al comercio exterior y al cambio de divisas. Si la
propensión marginal a importar es relativamente alta, como sucede en el caso del Perú, los
déficit en la cuenta corriente se acumularán rápidamente.

La inflación por exceso de demanda, iniciada por una expansión desmesurada de crédito
del sistema monetario y bancario, puede afectar la balanza de pagos a través de incrementos
en los gastos de importación. Si existe estabilidad de precios en el resto del mundo o si la
inflación mundial es menor que la del país reportante, cualquier expansión crediticia disponible
sólo para la producción interna del país inflacionario incrementará su demanda de
importaciones. Sin embargo, cuando la inflación se ha desarrollado por un buen rato es difícil
distinguir entre los elementos del proceso inflacionario causados por el exceso de demanda o
por presión de los costos y precios.

El profesor Scitovsky (1969) introdujo una clasificación que investiga las causas del
desequilibrio según su impacto en la economía interna. Primero mencionó las “fuentes de
desequilibrio que simultáneamente empeoran la balanza de pagos y disminuyen los ingresos o
(que) mejoran la situación de pagos e incrementan los ingresos”, que incluye aquellos
trastornos caracterizados por un traslado en la demanda de producción de un país a la
producción de otra economía, o por ciertos movimientos (traslados) de capital.

En segundo lugar, consideró “aquellas (causas) que empeoran los pagos mientras
aumentan los ingresos o (aquellas que) mejoran los pagos mientras reducen el nivel de ingreso
interno”. Este segundo grupo considera aquellos desajustes de pagos derivados de los
diferentes niveles de costos y precios entre distintos países comerciantes. Sus consecuencias
son más severas porque “los efectos en el ingreso de las divergencias de costos no sólo no
mitigan sino que refuerzan su impactante efecto en la balanza de pagos . . y porque ellos (la
disparidad en los niveles de costos) pueden causar un insatisfactorio e insostenible . . equilibrio
de pagos a largo plazo”.

La tercera y última clasificación (del profesor Scitovsky) comprenden a aquellas fuentes (o


causas) de desequilibrio “que no tienen impacto en el ingreso” o dejan “la cuente corriente de
un país sin alterar y sólo afectan su posición de liquidez. Estas tienen su origen, por lo tanto, en
el deseo de alguien que quiere cambiar la composición de su cartera de activos”.

Recientemente, con el advenimiento de la globalización económica, cobra mayor


importancia aquellas causas exógenas a la economía interna, conocidas como “shocks”
externos, que afectan favorablemente o no a las corrientes comerciales y financieras entre los
países centrales (los desarrollados) y los países periféricos (los emergentes y en desarrollo).
Estas coyunturas desfavorables del exterior provienen principalmente de situaciones de crisis
que experimentan periódicamente países desarrollados o emergentes, por desajustes
económicos y financieros internos. Los que se manifiestan inicialmente a través de las
turbulencias y extremada volatilidad que experimentan las bolsas y mercados financieros. En
estos casos, a las causas de los desajustes antes mencionados, hay que agregarles la
incertidumbre y las expectativas negativas que se generan en los agentes económicos sobre el
desenvolvimiento de estas economías a corto y mediano plazo.

Soluciones:

Existen varias políticas para resolver el desequilibrio en la balanza de pagos. En la práctica, los
países han usado más de una de estas políticas. Algunos países han seguido un buen patrón
de conducta; comenzando con las soluciones menos indeseables relacionadas con las metas
de la economía interna o han acabado con soluciones más drásticas, como considerables
devaluaciones monetarias y/o medidas deflacionarias drásticas.

El economista Fritz Machlup (1950), ya en el inicio de la década de los cincuenta, al tratar con
un déficit en la “balanza de pagos del mercado”, agrupó las medidas correctivas en seis clases
de políticas, que hasta ahora tienen cierta vigencia. Estas son las siguientes:

1. Reajustes en el tipo de cambio, tanto una devaluación por déficits persistentes como
una revaluación por superávits indeseables. En el caso de una política de reajuste del tipo
decambio, una devaluación de éste es generada cuando la demanda de divisas excede la
oferta de divisas al tipo de cambio vigente; luego será necesario un incremento en el precio de
la divisa hasta alcanzar un nivel en que el mercado de la moneda extranjera estaría
balanceado.

2. Arreglos de estabilización cambiaria mediante el uso de reservas internacionales. En


este caso, cuando se presenta un exceso de demanda de divisas, el exceso debe financiarse
mediante la venta de suficientes reservas internacionales para cubrir la demanda no satisfecha
al tipo de cambio fijado, siendo este último menor que él que equilibraría el mercado libre de
divisas (igualdad entre demanda y oferta agregadas de divisas).

3. Restricciones cambiarias. En una situación en la que prevalecen restricciones cambiarias,


el exceso de demanda por divisas no puede ser satisfecha. Mediante el racionamiento y/u otras
restricciones similares se asigna las escasas divisas disponibles entre algunos (pero no todos)
de los usuarios de moneda extranjera. El control de cambio es selectivo y conlleva el
establecimiento de directrices arbitrarias y ajenas al mercado para la selección de
importaciones aceptables y, si fuese necesario, el control de los movimientos de capitales.

4. Medidas deflacionarias. Una deflación, mediante la reducción del ingreso monetario, puede
hacer que las importaciones disminuyan y, por lo tanto, reducir la demanda de divisas. Estas
medidas deflacionarias pueden reducir los salarios reales (el ingreso real), creando algún
desempleo o incrementando él ya existente, pero los precios de las exportaciones se abaratan
para los compradores extranjeros.

5. Restricciones comerciales. Las restricciones al comercio exterior, mediante el incremento


de las tarifas (tasas) arancelarias o la introducción de cuotas, pueden reducir el exceso de
demanda por moneda extranjera. Una tarifa puede desviar los gastos en bienes importados a
los productos nacionales o los que compiten con los importados; sin embargo, este cambio en
los gastos incrementa el ingreso nacional y, por lo tanto, hay mayor ingreso disponible en
divisas ya que el tipo de cambio permanece fijo.

6. La supresión de las barreras comerciales de naciones extranjeras. Una política más


liberal de comercio exterior, mediante una reducción en las barreras a las importaciones,
otorgadas por otros países, puede permitir un incremento en las exportaciones de un país
deficitario a los otros que ofrecen bajas (o eliminación parcial de) barreras arancelarias y, por lo
tanto, incrementar las divisas disponibles. Pero, a menos que se tomen medidas restrictivas, un
mayor ingreso real también implicará una mayor demanda interna de bienes importados que
antes de la supresión de las barreras comerciales.
ANEXOS
FUENTE: INDICADORES ECONOMICOS BCRP – III TRIMESTRE 2007

También podría gustarte