Está en la página 1de 2

1.

la educación debe promover una «inteligencia general » apta para referirse, de manera
multidimensional, a lo complejo, al contexto en una concepción global.

Morín, enfatiza un problema severo que se ha ignorado por mucho tiempo en la impartición
de la educación, el cual es, la necesidad de originar y promover un conocimiento que aborde
los problemas globales, y una vez comprendidos y fundamentados extender en él los
conocimientos regionales y locales.

Cuando el estudiante -independientemente de la disciplina a la que pertenezca-recibe un


conocimiento fragmentado (es el conocimiento aplicado a cada asignatura la cual solo se basa
en sus contenidos), produce que el estudiante durante su edad adulta sea un ser incapaz de
enfrentar su realidad, ya que los problemas del mundo no pertenecen solo a una asignatura.
Como futuros docentes se hace necesario tratar de llevar al aula y enseñar la realidad a partir
de un conocimiento que sea capaz de captarlo teniendo el acierto de donde y cuando debe
aplicarlo en los diferentes contextos.

una visión global y holística de las cosas, además de la concienciación, las ganas, el esfuerzo
y el trabajo podemos tener mejores resultados en nuestros estudiantes a la hora de enfrentarse
a cualquier tipo de obstáculo. Para ello se debe mejorar la educación de hoy y del futuro, y
que así garantizar la construcción de un futuro viable

2. La educación del futuro deberá ser una enseñanza primera y universal centrada en la
condición humana.

Se hace necesario infundir en los estudiantes el verdadero conocimiento de la condición


humana visto desde lo físico, biológico, psíquico, cultural, social e histórico en respuesta a
incógnitas de ¿Quiénes somos?,¿de dónde venimos? ¿a dónde vamos? Y ¿Qué propósitos
tenemos? De esta manera como docentes los preparamos para que se puedan integrar en la
sociedad, mediante el estudio y la enseñanza del respeto hacia la diversidad de culturas e
ideologías para así formar una reconstrucción social y poder contribuir productivamente en la
sociedad es por eso que la educación es la armadura indispensable para progresar, adquirir
conocimientos y para saber emprender una lucha a favor de la superación.

3 Como seres vivos de este planeta, dependemos vitalmente de la biósfera terrestre;

debemos reconocer nuestra muy física y muy biológica identidad terrenal.

Como futuros docentes somos conscientes en que la humanidad se enfrenta a problemas de


vida y muerte elementales y de ahí que nuestra identidad de habitantes de la tierra sea de una
gran importancia ya que todos somos pobladores de la misma nación que es la tierra y poseemos
la misma identidad humana, resultado de un proceso de humanización. Conocer nuestra
identidad terrenal es esencial para mantener una paz durable en nuestro planeta. Problemas como
la globalización afectan la relación de los humanos con su entorno, es por eso importante que a
partir de las diferencias culturales y sociales el ser humano tome conciencia y reflexione a cerca
de sus actos ya sean individuales o colectivos. Cada día vemos nuestro mundo más amenazado
por los conflictos que nos aquejan. La persistente amenaza de los conflictos nucleares que se
incrementan cada vez más a lo largo del tiempo y así los intereses económicos que reinan en el
mundo hacen a países más pobres seguir por esa misma línea.

De aquí nace la idea de que la educación es una herramienta en la construcción de la identidad


terrenal y a partir de las diferentes sociedades como futuros docentes debemos iimplantar una
cultura en donde se aprenda a vivir como uno solo junto a las demás personas que componen
nuestra realidad, nuestro diario vivir.

4.La educación del futuro deberá velar por que la idea de unidad de la especie humana no
borre la de su diversidad, y que la de su diversidad no borre la de la unidad.

Como educadores del futuro es importante forjar una educación y una sociedad para todos,
todos los seres humanos somos seres con diferencias marcadas debemos partir tomando en
cuenta que cada ser humano es “Único-distinto e irrepetible, aceptar la diversidad desde nuestro
ámbito profesional como riqueza en la naturaleza humana nos ayudara a tener éxito en nuestra
labor.

Notamos como en las diferentes instituciones educativas se percibe la diversidad entre niños
pobres-ricos, entre los niños especiales y los llamados regulares y los normales sin que existe una
verdadera educación integradora y una escuela para todos esto implica la equidad en la
participación. Reconocer la diversidad nos hace tomar a todos los seres por igual
independientemente de sus características personales y condiciones de vida deben tener las
mismas oportunidades que en términos simplistas equivale a que todos podamos “IR EN EL
MISMO TREN”.

El reconocimiento de las diferencias deviene como punto de partida para la constitución de


sujetos con equidad entre los géneros y reconocimiento de las diversidades respectivas, de aquí
nace la necesidad desde nuestra profesión promover prácticas que concienciar y fortalecer la
diversidad en cada uno de sus aspectos.