Está en la página 1de 6

Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA)

Nombre:

Edith Muñoz Luna

Matricula:

2-18-0536

Materia:

Historia Social Dominicana

Profesor:

Yohanna Crisostomo

Tema:

Historia de Rafael Leónidas Trujillo


INTRODUCCION

A continuación le presentare la breve historia de un tirano que marco la historia Dominicana implantando
terror y miedo a cada ciudadano de esa época fue sin duda uno de los influentes negativo más temido y
respetado pues hablar de este en su época era sinónimo de Dios pero ahora se ha convertido en todo un
antónimo.

Rafael Leónidas Trujillo

Nació en la ciudad de San Cristóbal el 24 de octubre de 1891. Hijo de José Trujillo Valdez,
pequeño comerciante hijo del sargento grancanario José Trujillo Monagas, que llegó a Santo
Domingo como integrante de las tropas españolas de refuerzo durante la Anexión,23 y de
Altagracia Julia Molina Chevalier, más tarde conocida como Mamá Julia, hija de Pedro Molina
Peña, campesino dominicano, y de la maestra Luisa Erciná Chevalier, cuyos padres aunque
oriundos de Haití eran predominantemente de origen francés: su padre, Justin Alexis Victor
Turenne Carrié Blaise, era blanco, y su madre, Eleonore Juliette 'Diyetta' Chevallier Moreau,
mulata.
Fue el tercero de once hijos. Sus hermanos fueron Virgilio, Flérida Marina, Rosa María Julieta,
José "Petán" Arismendy, Amable "Pipi" Romero, Luisa Nieves, Julio Aníbal, Pedro Vetilio, Ofelia
Japonesa y Héctor "Negro" Bienvenido Trujillo Molina. Trujillo tuvo asimismo hermanos por
parte de padre. Todos sus hermanos varones con excepción de Amable Romeo fueron generales y
coroneles del Ejército Dominicano. Bajo su dictadura, Héctor Bienvenido llegó a ser nombrado
generalísimo en 1959.26

La infancia de Trujillo pasó relativamente sin incidentes aunque su educación básica fue irregular
y bastante limitada. En 1897, a sus 6 años fue inscrito en la escuela de Juan Hilario Meriño. Un
año más tarde se trasladó a la escuela de Broughton, donde fue discípulo de Eugenio María de
Hostos y permaneció allí durante tres o cuatro años.

En 1907 a los 16 años de edad, Trujillo obtuvo un empleo como telegrafista por influencia de su
tío que ocupaba un cargo importante en el ejército, actividad que ejerció durante 3 años. Después,
se dedicó junto a su hermano "Petán" al cuatrerismo, a la falsificación de cheques y el robo postal.
Por estos delitos fue declarado culpable y encarcelado algunos meses.

En 1916, nuevamente se dedicó a actividades criminales y lideró a la banda de asaltantes llamada


«la 42», temida por su violencia.27 Más tarde trabajó durante dos años en la industria azucarera
como guarda campestre.

Se beneficia con la ocupación norteamericana (1916–1924). En 1918 se integra a la recién fundada


Guardia Nacional, en donde emprende una vertiginosa carrera como oficial. Se había desempeñado
en el oficio de guardia campestre, ingresó en el ejército dominicano el 18 de diciembre de 1918.
Fue ascendido rápidamente a segundo teniente, prestando juramento el 11 de enero de 1919.
Trujillo se convirtió en el teniente número quince de los dieciséis que existían entonces en la
Guardia Nacional. Ingresó en el ejército con el propósito de realizar una carrera militar y ascender.

Ascendió rápidamente en la escala jerárquica de la Guardia Nacional, atropellando, en El Seibo, a


sus compatriotas que se levantaban contra la intervención estadounidense. En 1921 ingresó en una
Academia Militar fundada por el Ejército de Ocupación norteamericano en Haina y el 22 de
diciembre de ese mismo año fue designado para ocupar la jefatura de la Guarnición de San Pedro
de Macorís. Fue trasladado al Cibao en 1922 y, mientras se encontraba en San Francisco de
Macorís fue ascendido a capitán sin pasar por el grado de primer teniente, algo irregular en el
escalafón militar, pero explicable debido a los "servicios" prestados por Rafael Leónidas al
ocupante estadounidense. Este ascenso fue acompañado por la reorganización de la Guardia
Nacional, que se convirtió en la Policía Nacional Dominicana, en la que ocupó muy poco tiempo
después el mando de la 10ª Compañía.

También ahí fue elogiado por sus servicios y en mayo y agosto de 1923, antes de su nombramiento
como inspector del primer distrito militar, participó como estudiante en la Escuela de Oficiales del
Departamento del Norte. En esta época, a pesar de su formación militar, comenzaron a
manifestarse sus inclinaciones políticas.

Al llegar 1924, fue promovido en forma temporal al mando de la Guarnición del departamento del
Norte, y en septiembre de ese mismo año recibió el nombramiento definitivo, siendo ascendido al
rango de mayor. Mientras estuvo en el ejército fue muy popular y trató de hacer de la policía un
ejército nuevo; conservó las enseñanzas recibidas de los militares estadounidenses pero muchas
cosas las aprendió por sí solo.

La enseñanza militar lo llevó rápido a ocupar puestos de alto mando en la Guardia Nacional
transformada en Policía Nacional Dominicana. Con rango de mayor, dirigió el Departamento Norte
de esta institución en 1924. Al triunfar Horacio Vásquez en las elecciones que siguieron a la
desocupación de las tropas estadounidenses en 1924, Trujillo recibió la petición de permanecer al
frente de la Policía Nacional. El 6 de diciembre de ese mismo año el Presidente Vásquez lo
ascendió a teniente coronel y lo nombró Jefe de Estado Mayor.

Con el triunfo de Horacio Vásquez en las elecciones que siguieron a la desocupación de las tropas
estadounidenses en 1924, Trujillo permaneció al frente de la Policía Nacional. El 6 de diciembre
de ese mismo año, el Presidente Vásquez lo nombró teniente coronel y jefe del Estado Mayor.

En 1930, estalló en Santiago una insurrección contra el presidente Horacio Vásquez y los rebeldes
marcharon hacia Santo Domingo. Trujillo recibió la orden de someter la rebelión, pero cuando los
amotinados llegaron a la capital el 26 de febrero, no encontraron resistencia alguna. Enterado el
presidente Vásquez de que uno de los ideólogos de la insurrección era el propio Trujillo decidió
renunciar como una salida negociada a la crisis a fin de evitar derramamiento de sangre. Vásquez
fue enviado al exilio y el líder rebelde Rafael Estrella fue proclamado presidente interino.

Trujillo se convirtió en el candidato en las elecciones presidenciales de 1930 llevando a Estrella


Ureña como vicepresidente. La candidatura opositora, representada por Federico Velásquez
Hernández y Ángel Morales a la presidencia y vicepresidencia respectivamente, se retiró quedando
la de Trujillo-Ureña como única opción.
La campaña electoral se realizó bajo un clima de terror provocado por Trujillo y su banda
paramilitar La 42, dirigida por el mayor del ejército Miguel Ángel Paulin. Hasta los miembros de
la Junta Central Electoral se vieron forzados a renunciar el 7 de mayo, siendo sustituidos por
personas que respondían a la voluntad de Trujillo. El binomio Trujillo-Ureña ganó las elecciones
el 16 de mayo, oficialmente con el 45 % de los votos. Más tarde se supo que solo el 25 % de los
votantes acudieron a las urnas, lo que hizo pensar que fueron elecciones fraudulentas. El 24 de
mayo de 1930 fueron proclamados oficialmente Trujillo y Ureña, presidente y vicepresidente del
país, respectivamente. El 16 de agosto a la edad de 38 años, Trujillo asumió la presidencia de la
República.
El 3 de septiembre de 1930, a tres semanas de que Trujillo asumiera el poder, el destructivo huracán
San Zenón golpeó Santo Domingo y dejó más de 3000 muertos. Con el dinero aportado por la Cruz
Roja Americana, se reconstruyó la ciudad. En junio de ese mismo año, la oposición se organizó
para derrocar a Trujillo, pero todo fue en vano y los promotores terminaron en el exilio. Entre los
exiliados se encontraban Martín de Moya, Horacio Vásquez, Ángel Morales, Federico Velásquez,
Alfredo Ricart, Cucho Álvarez Pina, Ángel María Soler, José Dolores Alfonseca, Luis F. Mejía,
Leovigildo Cuello y Ramón de Lara.

En marzo de 1931 el general Desiderio Arias renunció al gabinete de Trujillo, quien al quedar sin
oposición alguna, fortaleció su dictadura. En octubre Trujillo promulgó la ley de emergencias,
mediante la cual el estado dominicano suspendió el pago por concepto de amortización de la deuda
externa con los Estados Unidos. También redujo el gasto público con despidos masivos y
reducción de sueldos. Además, disminuyó las importaciones y equilibró la balanza comercial.

El Partido Dominicano fue la maquinaria ideológica de soporte del régimen. Formado oficialmente
el 16 de agosto de 1931, fue el único partido permitido durante el régimen, salvo contadas y
coyunturales excepciones. Mario Fermín Cabral fue el principal auspiciador del Partido, que tenía
por símbolo una palma. El carné de miembro del partido se convirtió en documento obligado para
todos los dominicanos mayores de edad y necesario para la mayoría de las actividades cotidianas,
como buscar empleo o salir del país. Ante el riesgo de posibles invasiones por parte de los exiliados
políticos, Trujillo realizó un recorrido junto a su Estado Mayor por las diferentes provincias del
país acompañado de militares del ejército nacional el 31 de diciembre de ese mismo año.

El 26 de mayo de 1933 fue nombrado «generalísimo de los Ejércitos Nacionales» por el Congreso
Nacional.
En febrero de 1934 se celebró una convención para elegir a Trujillo nuevamente candidato a
presidente por el partido dominicano. El 16 de mayo de ese año y sin ninguna oposición política
se celebraron las elecciones nacionales con Trujillo como único candidato. El 16 de agosto asumió
el poder por segunda ocasión consecutiva, esta vez llevando a Jacinto Bienvenido Peynado como
vicepresidente.
Trujillo siempre mostró preocupación por la inmigración haitiana a la República Dominicana y
sobre la base de esto, desarrolló una política xenófoba en el país. Dicha política iba dirigida, por
supuesto, a los habitantes del país vecino aunque también afectó a dominicanos de piel
significativamente oscura. En octubre de 1933 viajó a Haití para reunirse con Sténio Vincent,
presidente del vecino país en ese entonces. Trujillo le propuso a Vincent revisar el acuerdo anterior
de 1929 con relación a los límites de la frontera Domínico-haitiana. Vincent aceptó y en marzo de
1936 ambos presidentes firmaron un nuevo acuerdo que estableció nuevos límites en la frontera.

Desde el 28 de septiembre al 8 de octubre de 1937, Trujillo decidió el genocidio de miles de


haitianos que vivían en la zona de la frontera dominicana con Haití en un evento conocido como
la Masacre del Perejil o El Corte, donde tropas del ejército dominicano mataron, según estimados,
entre 15 000 y 20 000 personas. Este hecho intentó ser justificado con el pretexto de eliminar
infiltraciones conspirativas y como una represalia por la idea de que el gobierno haitiano cooperaba
con un plan de exiliados dominicanos que buscaban derrocarlo desde la vecina nación.

Febrero de 1942 Trujillo fue nuevamente postulado a las elecciones de ese año por el Partido
Dominicano y por el recién creado «Partido Trujillista». El 16 de mayo fueron celebradas las
elecciones donde votaron casi 600 000 ciudadanos, saliendo electo Trujillo nueva vez como
presidente.

En 1944, al cumplirse los 100 años de la fundación de la nación dominicana, Trujillo celebró un
evento llamado «Las fiestas del centenario».

El 4 de agosto de 1946 un fuerte terremoto azotó la región noreste del país.

A finales de 1945 se agudizó el descontento en los ingenios azucareros debido a la inflación que
hubo en la época agravada por los salarios que devengaban los obreros de baja cualificación.
Contra aquellos que osaron quedarse en sus casas a manera de protesta, Trujillo ordenó al ejército
la realización de redadas alegando el delito de vagancia. Los capturados fueron encarcelados y
obligados a trabajar. Estas redadas abarcaron también a los que no poseían los documentos
reglamentarios exigidos por el régimen, conocidos popularmente como «los 3 golpes».

En enero de 1946, la Federación Local del Trabajo, un grupo de manifestantes obreros fundado
por el líder sindical Mauricio Báez hizo una huelga que duró más de una semana. Aunque la
dictadura terminó cediendo a las peticiones de los demandantes, posteriormente algunos de sus
dirigentes y participantes fueron perseguidos y asesinados, mientras que otros se vieron obligados
a tomar el camino del exilio. Tiempo después Trujillo desintegró todos los sindicatos del país,
obligándolos a pertenecer a una federación afín a él. En 1950 Mauricio Báez fue secuestrado en
Cuba donde estaba exiliado y nunca más se supo su paradero.

En mayo de 1947 se celebraron nuevas elecciones, matizadas esta vez con fuertes críticas
internacionales sobre el carácter dictatorial del gobierno, lo que obligó a Trujillo a montar una
ficción democrática. En dichas elecciones participaron tres partidos políticos, el Partido Nacional
Laborista, el Partido Nacional democrático y el Partido Dominicano, quienes llevaban de
candidatos a Rafael A. Espaillat, Francisco Prats Ramírez y Rafael Trujillo, respectivamente.
Trujillo terminó ganando el certamen con el 90 % de los votos.

En octubre de 1952 Trujillo creó el Instituto Trujilloniano con Manuel A. Peña Batlle como su
presidente. La institución tenía como misión la difusión de la obra de gobierno de Trujillo.
CONCLUSION

La era de Trujillo constituye un periodo de caracteres económicos y políticos, implantando 30 años


de violencia y sangre en nuestro país. Supo manejar todos los puntos cardinales de nuestro país y
administrar todas las empresas del Estado.

De Trujillo podemos decir que era una hombre ambicioso, sin escrúpulos ni sentimientos que solo
buscaba su bien particular a costa del pueblo que gobernó con puño de hierro.
Podemos concluir diciendo que la Era de Trujillo es como una cicatriz que vivirá por siempre en
el recuerdo de todos los dominicanos aun en los que no la vivieron porque su herida fue tan
profunda que en las generaciones venideras seguirá presente, el recuerdo de Trujillo es historia
que debemos de conocer y nunca olvidar.
"Después de muchos años de desgracia, terminada la fatalidad y el desorden, es tiempo de que
pensemos mejor y de que busquemos hacer la felicidad del pueblo dominicano por medio de la
Rectitud, la Libertad y el Trabajo".

También podría gustarte