Está en la página 1de 2

¿Quieres Saber Cómo Entrenar a un Braco de Weimar?

¿Cómo entrenar a un Braco de Weimar? Muchos vienen a mí con esta pregunta. El


perro es una criatura tan distinta al hombre, con su propio modo de pensar, con sus
propias ideas, instintos y hábitos, y lo peor es que no hay una manera directa de
comunicarse. No, al menos sin aprender y enseñar. Y esa es la clave para educar a
nuestras mascotas, aprender a entenderlas, y enseñarles a entendernos a nosotros.
¿Parece difícil? No te preocupes: es mucho más sencillo de lo que parece. En realidad
es como un juego.
El Braco de Weimar es un animal familiar, eso ya lo sabemos. Como descendiente del
lobo necesita sentirse parte de una manada, aunque únicamente tenga dos miembros:
él y tú. Es una necesidad básica del perro formar parte de un grupo, tener su posición.
Y esa es la parte importante del asunto, porque para entrenar a un Braco de Weimar
hay que permitirles estar en la posición del seguidor, de manera que tú, como su
dueño, seas el alfa, el líder. ¿Por qué? Porque tener un Braco de Weimar dominante es
tener un perro agresivo que haga su voluntad sin importar lo que tú quieras.
La manera más eficaz de entrenar a un perro es comprender cómo funciona su mente.
Necesita una familia, necesita estímulos, necesita disciplina y necesita ejercicio. La
familia ya la tiene contigo; el ejercicio es obvio: debes llevarlo a pasear a menudo,
jugar con él, ponerle tareas incluso. Puedes enseñarle a buscar objetos desperdigados
por la casa, de manera que se canse física y mentalmente. ¡Es una tarea muy divertida!
Además de cansarlo haces que se divierta, y seguro que tú también lo pasarás bien al
ver cómo obedece tenazmente tus instrucciones por el mero hecho de hacerte feliz…Y,
bueno, si además consigue una recompensa por su buen trabajo, ¡tanto mejor!
Esto son los estímulos: unas recompensas. Un perro se siente más inclinado a aprender
lo que quieras enseñarle si va a recibir algo a cambio. Y no es que quiera únicamente
premios materiales…Por supuesto que le gustará que le des su juguete favorito o lo
premies con una deliciosa chuchería, pero unas caricias también son una recompensa,
incluso unas palabras dulces que él interprete como que estás orgulloso de él. En
realidad tu perro quiere tu felicidad, quiere que estés contento con él. Tu orgullo es
también un estímulo para tu perro.
Por último, para entrenar a un Braco de Weimar debes ser muy firme y consecuente.
Eso es la disciplina. Tienes que imponerte, que se haga tu voluntad. Ya, sé que tu perro
tiene la habilidad de enternecer tu corazón y hacer que quieras colmarlo de cariño y
mimos, pero en pos de su felicidad y la tuya debes educarlo correctamente.

Si quieres saber más sobre adiestrar a un Braco de Weimar no lo dudes:

>> Clic Aquí Para Aprender Los Secretos del Adiestramiento del Braco de Weimar <<

Marcos Mendoza