Está en la página 1de 3

El 

protocolo, definido de forma muy general, es el conjunto de


reglas y normas que establecen la forma de actuar en distintas
situaciones. En función del tipo de evento que se realice y de quien
lo organice, las normas de protocolo a seguir serán unas u otras.
Protocolo social

El protocolo social es el conjunto de conductas, hábitos y


comportamientos que no son de obligado cumplimiento, pero son
aceptados por la mayoría de la sociedad. Este conjunto de normas
sociales debe conocerse y respetarse para poder comportarse de
forma correcta en público.

Muchas de ellas, con el uso y el paso del tiempo, se han convertido


en convencionalismos. Las utilizamos en nuestro día a día sin darnos
cuenta. Respetar la puntualidad no es una norma obligada, pero
cualquier persona sabe que llegar puntual a un evento es una buena
norma de conducta y de saber estar. Vestir de una manera
determinada según el evento al que asistimos también se considera
una costumbre del protocolo social.

La educación y las buenas maneras son la base del protocolo y del


saber estar. El saludo varía según la relación con la otra persona.
Saber qué tipo de saludo debe hacerse en todo momento o cuando es
el momento de hablar o escuchar, son principios de un buen
comportamiento basado en normas sociales.
10 reglas de oro para comportarse en sociedad

Es posible que diez reglas no sean suficientes  para ver


de forma exhaustiva todo lo que abarca el tema de la etiqueta
social y los buenos modales. Pero son una importante base en
la que situarse para quedar como una persona bien educada.

1. Saber saludar. El saludo es un gesto de cortesía que


debe hacerse a todo el mundo, con independencia del
grado de cercanía que se tenga. El saludo puede variar en
función de esta "relación" de cercanía. Es una forma
de mostrar cortesía y buena educación al resto de
personas con las que tratamos.

2. Saber presentar. Social o laboralmente es preciso


hacer presentaciones de personas que no se conocen entre
sí, bien sea en una fiesta o celebración, o en una reunión
de trabajo.

3. Saber hablar. Las conversaciones son un eje


importante en la relaciones sociales o laborales. Hay que
saber cómo y de qué hablar.

4. Saber escuchar. Si es importante saber hablar, es


tanto o más importante saber escuchar. Estar atento a lo
que dicen los demás. Remarcamos, saber escuchar que no
es lo mismo que oír.

5. Saber vestir adecuadamente. El vestuario es la mejor


tarjeta de presentación de una persona. Cambiar un mala
primera impresión es bastante difícil. Hay que saber vestir de
forma correcta en función del qué, cómo, cuándo y dónde.
6. Ser puntual. La puntualidad dice "es la cortesía de los
reyes". Ser impuntual significa hacer esperar a otras
personas, hacerlas perder un tiempo que no deberían
malgastar en esa espera. Es una gran falta de cortesía y de
educación.
7. Ser respetuoso. Las personas tienen sus ideas, sus
creencias, sus formas de ver las cosas... y todo eso hay que
respetarlo. El respeto también supone tratar a la gente
acorde a su cargo, edad o jerarquía. El respeto supone no
tutear a un desconocido.
8. Ser cordial y amable. Es importante tratar a los demás
con amabilidad y cordialidad. No cuesta nada y se consigue
mucho. Una frase mal dicha, un gesto grosero, un tono de voz
inadecuado... son formas de actuar que no favorecen nada la
buena convivencia entre las personas. En cambio, saber pedir
las cosas "por favor", dar las "gracias", saber pedir
disculpas... ayudan a mejorar nuestras relaciones con los
demás y ayudan a tener una convivencia muchos más cordial
y pacífica.
9. Saber despedir. Un saludo es un inicio. Una despedida,
es un término, una conclusión. Hay que saber terminar una
celebración, una reunión, una visita... de forma educada y
cordial. A la hora de la despedida es muy importante la
naturalidad y la brevedad. Una despedida concisa y natural
es la que deja una mejor impresión.

10. Ser cívico. Importante, aunque parece un término caído


en el olvido. Tirar un papel al suelo, una colilla, una lata de
refresco; dar los buenos días, respetar el mobiliario urbano,
ceder el paso, sujetar una puerta, etc. son formas de actuar
en la vida que deben inculcarse a todo el mundo; hay que
enseñar estas reglas y formas de comportarse tanto en casa
como en el colegio-escuela.
IMPORTANCIA
Tanto en el ámbito social como empresarial, es importante saber
comportarse y dejar la mejor imagen. La etiqueta es el conjunto de
reglas y costumbres que nos permite desenvolvernos,
adecuadamente, en los diferentes ambientes que se enfrentan cada
día
Como conclusión, quiero terminar con esta frase:
La buena educación es una materia que todo el mundo debe
aprender desde pequeño, para ponerla en práctica a lo largo
de toda la vida.

También podría gustarte