Está en la página 1de 7

1

Índice

1. CAPÍTULO 10: CLAVES VIOLENTAS...........................................................................2


1.1. Violencia, déficit cerebral..........................................................................................2
1.2. Déficit cerebral y responsabilidad............................................................................2
1.3. Estímulos, inteligencia y criminalidad.....................................................................2
1.4. Criminales sin serotonina.........................................................................................2
1.5. Una receta para tener salud y ser feliz...................................................................2
1.6. Proyectos de asesinos..............................................................................................2
1.7. Nicotina violenta.........................................................................................................2
1.8. Sociedad y neurología, el debate abierto...............................................................2
1.9. Jóvenes violentos......................................................................................................2
2. CAPÍTULO 11: PLACERES Y DESGRACIAS DE LA IMAGINACIÓN.......................2
2.1. El puzle: cerebro, cuerpo, ambiente, cultura…......................................................2
2.2. Los genes no determinan nada...............................................................................2
2.3. Hombres preocupados, cerebros devastados.......................................................2
2.4. Nadando en dopamina..............................................................................................2
2.5. Pensar desgracias perjudica seriamente la salud.................................................2
2.6. ¿Es usted un tramposo?...........................................................................................2
3. CAPÍTULO 12: INTELIGENCIA CREATIVA..................................................................2
3.1. Creatividad..................................................................................................................2
3.2. Creadores, locos y depresivos.................................................................................2
3.3. Midiendo la inteligencia.............................................................................................2
3.4. Tertulia creativa..........................................................................................................2
3.5. Miradas distintas........................................................................................................2
3.6. Experiencia, conocimiento, imaginación y venta...................................................2

2
1. CAPÍTULO 10: CLAVES VIOLENTAS
Eduardo Punset comienza este capítulo citando la famosa frase se comportaron como
animales, con la que hacemos referencia al comportamiento salvaje y violento de
algunas personas. Afirma que, en realidad, las personas somos más violentas que
muchos de los animales y que, junto a la delincuencia, constituye un gran problema
mundial.

1.1. Violencia, déficit cerebral


En uno de los programas de Redes se abordó esta cuestión entrevistando a Adrian
Raine, profesor del departamento de Psicologia de la Southern California University.
El objetivo de este investigador es comprender las bases biológicas y sociales del
comportamiento violento.

La sociedad teme este tipo de comportamiento, teme la violencia y el crimen. A día de


hoy no se ha conseguido reducir el crimen, y parece que se ha convertido en una
costumbre humana. Eduardo Punset piensa que quizás nuestra mentalidad también es
una costumbre que deberíamos modificar.

Según Adrian Raine la violencia no es un acto consciente que podamos controlar


decidiendo ser o no violentos en una situación, sino que se trata de una enfermedad
clínica, ya que en estas conductas hay una base biológica. Como ya sabemos, el
comportamiento de una persona se ven influenciados por los malos trataos en la
infancia, la pobreza, o la falta o mala educación de los padres. Según Adrian Raine,
existen además factores genéticos y biológicos que influyen. Uno de ellos es el
funcionamiento del córtex prefrontal, zona del cerebro situada justo encima de los ojos
escondida detrás de la frente. Esta parte regula el comportamiento, se activa al tomar
decisiones, e inhibe la agresividad. Su mal funcionamiento o si posee defectos puede
suponer una predisposición hacia la violencia y conducta delictiva.

3
Si discutimos por ejemplo con nuestro jefe, lo que nos impide levantarnos, cogerlo por
el cuello y matarlo es el cortez prefrontal. Si funciona bien nos dirá ¡Espera! ¡Alto! ¡No
actúes ahora!ésta no es la situación adecuada ni el momento para mostrarse
físicamente agresivo y violento. Si funciona mal, este mensaje se distorsionará,
invertirá o no nos llegará, por lo que nos dejaremos llevar por el odio.

No es la única base biológica, pero cuando existe un déficit mental es probable que se
den estas actitudes agresivas y violentas. Como nos desagradan y odiamos a los
delincuentes y criminales, los castigamos y encerramos. Pero si su comportamiento es
fruto de un mal funcionamiento del cerebro y tienen esa predisposición, según
Eduardo Punset las consecuencias deberían ser otras, ya que quizás el daño lo
sufrieron años atrás, ¿eran realmente libres para decidir si iban a cometer un acto
violento o no?

1.2. Déficit cerebral y responsabilidad


El equilibrio entre el córtex prefrontal y el sistema límbico (zona del cerebro que
genera las reacciones instintivas y emocionales) nos permite amar y respetar las
normas de conducta para poder convivir. Las personas que cometen delitos no tienen
este equilibrio.

Se hizo un estudio a un grupo de psicópatas y todos tenían el córtex prefrontal con un


volumen reducido, por lo que sus instintos tenían más poder al decir conductas.

Sin embargo, existen otras anomalías cerebrales que pueden influir en esta conducta.
Por ejemplo, una disfunción del hipocampo (área del cerebro que guarda recuerdos)
puede hacer que una persona olvide que la violencia es castigada, y podría repetirla.

Se llega así a la cuestión de quien es realmente responsable de esos actos. El


profesor Raine quiere pensar que sí son plenamente responsables, pero afirma que
los culpables son aquellos que causan esa patología del cerebro, por lo que, en
algunos casos, esos culpables son los padres del criminal.

Si se maltrata a un bebé se puede dañar su cerebro. Una simple bofetada puede


dañar el cerebro de una manera irremediable. A simple vista no se aprecia daño ni
síntomas algunos, pero se puede dañar de por vida su capacidad de procesar
estímulos emocionales y tomar decisiones correctas. Raine parte de que todos
tenemos un cerebro con un funcionamiento correcto y, por tanto, somos responsables
cien por cien de nuestros actos. Pero se pregunta si debemos echarles la culpa al cien
por cien a las personas que tienen ese funcionamiento alterado.

4
1.3. Estímulos, inteligencia y criminalidad

Una parte de la violencia se puede relacionar con la conducta social más que con la estructura
cerebral. Según Raine, los niños sociables y que interactúan entre ellos son más inteligentes y
menos violentos que los que viven aislados y sin contacto con otros niños, ya que éstos últimos
viven en un entorno deficiente que conduce a una estructura cerebral deficiente y a un
funcionamiento de éste también deficiente. La pobreza no causa deficiencias cerebrales, sino
que conduce a una carencia de estímulos sociales. Si se enriquece el entorno buscando
estímulos, también enriquecemos el cerebro y mejoramos la inteligencia. Así, un coeficiente
intelectual bajo conduce a un comportamiento criminal.

Si los niños interactúan con los adultos aprenderán las reglas de la sociedad y las respuestas
emocionales adecuadas en cada caso, por lo que será sociable y no violento o delincuente, o
por lo menos se disminuye esta posibilidad.

Es difícil cambiar a un adulto violento y delincuente. Sin embargo, según Raine, si queremos
reducir la violencia tenemos que invertir en la siguiente generación, en los niños, mejorando su
salud, su nutrición y enriqueciendo su entorno educativo, mejorando con ello el
funcionamiento de sus cerebros.

5
1.4. Criminales sin serotonina

1.5. Una receta para tener salud y ser feliz

1.6. Proyectos de asesinos

1.7. Nicotina violenta

1.8. Sociedad y neurología, el debate abierto

1.9. Jóvenes violentos

2. CAPÍTULO 11: PLACERES Y DESGRACIAS DE LA IMAGINACIÓN

2.1. El puzle: cerebro, cuerpo, ambiente, cultura…

2.2. Los genes no determinan nada

2.3. Hombres preocupados, cerebros devastados

2.4. Nadando en dopamina

2.5. Pensar desgracias perjudica seriamente la salud

2.6. ¿Es usted un tramposo?

6
3. CAPÍTULO 12: INTELIGENCIA CREATIVA

3.1. Creatividad

3.2. Creadores, locos y depresivos

3.3. Midiendo la inteligencia

3.4. Tertulia creativa

3.5. Miradas distintas

3.6. Experiencia, conocimiento, imaginación y venta

También podría gustarte