Está en la página 1de 212

Ediciones NotiChess tiene el agrado de presentar a la consideración del

público de habla hispana, este libro electrónico con el material de las confe-
rencias desarrolladas en España por el GM yugoslavo Svetozar Gligoric, a fi-
nes del año 1985. La audiencia del mencionado cursillo fue de lo más selecto
del ajedrez profesional español de aquella época.

A pesar del tiempo transcurrido desde entonces, creemos que aquellas con-
ferencias de Gligoric mantienen plena vigencia, y serán de suma utilidad para
los lectores que pretendan acercarse al entrenamiento de alta competencia.

Curso de Entrenamiento
Svetozar Gligoric

Organización: Centro de Estudios de la F.E.D.A.


Dirección: GM Svetozar Gligoric
Realización del informe: Enrique Iglesias

El primer curso de entrenamiento y perfeccionamiento, organizado por el


Centro de Estudios de la Federación Española de Ajedrez, se celebró en la ciu-
dad de Alicante, entre el 26 de noviembre y el 4 de diciembre de 1985, en los
salones del Hotel Meliá.

Las clases fueron impartidas por el gran maestro internacional yugoslavo


Svetozar Gligoric.

Los asistentes al mismo fueron los siguientes ajedrecistas:

GM Juan Manuel Bellón


IM Francisco Javier Ochoa
IM Alfonso Romero Holmes
IM Javier Sanz Alonso
IM Francisco Gallego
IM Juan Carlos Gil Reguera
FM Juan Mario Gómez
WIM Nieves García
WIM Pepita Ferrer
María Luisa Cuevas
Teresa Canela
Miguel Illescas
Carlos García
Página 3 de 212
Gómez Deltell
Enrique Iglesias.

El presente trabajo es el fruto de revisar y adecuar las cintas de la grabación


efectuada durante el Curso de entrenamiento, impartido por el gran maestro
internacional yugoslavo Svetozar Gligoric.

El resultado pretende ser fiel reflejo de lo dicho por el maestro a lo largo del
cursillo.

Enrique Iglesias

Página 4 de 212
TEMARIO
Curso de Entrenamiento I:

1. Selección y tratamiento de las aperturas


2. El factor tiempo: el tiempo y el desarrollo
3. Cómo se deben tratar las aperturas
4. Selección del repertorio de aperturas I

Curso de Entrenamiento II:

1. Selección del repertorio de aperturas II


2. La preparación para un torneo
3. El análisis de los finales
4. El trabajo en equipo
5. El sistema de vida del ajedrecista
6. Apuntes sobre Ideas Estratégicas Fundamentales
7. La evolución del ajedrez
8. Diversos temas y problemas planteados por los asistentes al curso

Bibliografía

Página 5 de 212
CURSO

DE ENTRENAMIENTO

I
SELECCIÓN Y TRATAMIENTO DE LAS APERTURAS

LA LUCHA POR EL FACTOR TIEMPO

Antes de hablar sobre cómo se seleccionan las aperturas o de dar comienzo


al estudio de las mismas, es necesario a llegar a comprender primero sus prin-
cipios.

Estos principios, que son conocidos genéricamente, sólo son aprovecha-


dos en la práctica, de forma ideal, por los grandes maestros. La lucha en la
apertura, es la lucha por el espacio, por el tiempo y por el material.

Capablanca ha dicho:
"Lo más importante es la posición,
la ventaja material viene después"

Este punto de vista es esencial. El espacio y el tiempo son factores funda-


mentales del ajedrez, ya que son factores de la posición.

Por mi parte afirmo: El arte de jugar las aperturas perfectamente, es el arte


de usar el factor del tiempo con la óptima eficiencia, y muy pocos jugadores en
la historia del ajedrez han podido jugar así.

Por ello, hay que llegar a comprender mejor lo que significa el factor
tiempo en la partida de ajedrez.

Esto es, las jugadas a nuestra disposición, para desarrollar nuestras fuerzas
con la máxima rapidez y capturar el espacio y el material consecutivamente.
De esta manera, cada jugada debe ser considerada como un tesoro. De igual
forma que en la apertura, el factor tiempo tiene un papel decisivo en el medio
juego, en el ataque o en la defensa, y también en el final.

A continuación, vamos a analizar unas partidas donde la lucha en la apertu-


ra influye, básica y lógicamente, en el resultado final.

Más adelante veremos los principios de la apertura en detalle, pero para


memorizar y comprender mejor, hay que generalizar primero la idea de la
apertura y la de factor del tiempo.

Página 8 de 212
Este factor del tiempo significa el total de las jugadas a nuestra disposición,
siendo la tarea fundamental el usar la mínima cantidad de jugadas para conse-
guir el mayor espacio y material posible.

El primer ejemplo es una buena muestra de lo dicho:

PARTIDA Nº 1 de casillas. Esto es por lo que 1.c4 es


igual de buena que 1.d4 o 1.e4, a pesar
Moscú, 1935 de que esta última es la más popular
[B13] Caro-Kann: entre los principiantes (y no sólo entre
Variante del cambio y Ataque Panov los principiantes), ya que abre líneas
BLANCAS: Botvinnik, Mikhail M para el desarrollo del alfil de rey y la
NEGRAS: Spielmann, Rudolf dama al mismo tiempo.
Ya que 1.c4 fue jugada para ejercer
[Gligoric, Svetozar] presión sobre d5, las siguientes jugadas
de desarrollo por el blanco son cómo-
(Juego de Piezas) 1.c4 das y fáciles de entender: él incrementa-
rá la presión sobre d5 y, en general, de-
sarrollar nuevas piezas mientras dirige
su poder hacia el centro.

1...c6

Al negro le gustaría jugar 1...d5 pero


él no puede hacerlo fácilmente de una
vez, ya que tras 2.cxd5 £xd5 3.¤c3. El
blanco incrementa su ventaja en desa-
rrollo.
Por supuesto, el negro tiene muchas
otras jugadas a su disposición aquí. Él
puede jugar 1...e6 con la intención de
apoyar un posterior ...d5 (similar a
El peón avanza dos casillas en lugar nuestra partida); o puede jugar 1...e5
de sólo una. Este es ya un ejemplo del con la idea de capturar más espacio, o
uso eficiente del tiempo: ¿Por qué ha- puede tratar de mantener la simetría
bría que tomarse dos jugadas para que con 1...c5.
un peón llegue a la cuarta horizontal si Él puede comenzar su lucha por el
lo puede hacer con una? centro desarrollando una pieza con
Esta jugada está también motivada 1...¤f6; o preparándose a desarrollar
por otro factor importante en el ajedrez: una pieza con 1...g6, pero tarde o tem-
el control de espacio. La jugada niega al prano él tendrá que involucrar sus peo-
negro espacio importante de maniobra, nes centrales en la lucha.
como podemos ver donde el área de
control del blanco está marcada. 2.e4
De especial significancia es la pre-
sión que el blanco ejerce sobre la casilla
central d5 (nótese la flecha). El área
más importante del tablero de ajedrez DIAGRAMA
es el centro. Sólo desde el centro las
piezas pueden ejercer su máxima activi-
dad y cubrir el mayor número posible
Página 9 de 212
3.exd5

De los dos peones avanzados, el e4


es el indefenso, de ahí que es recomen-
dable cambiarlo y evitar perder tiempo
defendiéndolo más tarde.

3...cxd5 4.d4

El blanco insiste en controlar d5.

Hemos mencionado las ventajas de


las jugadas iniciales de peones. Pero de-
bido a que los peones jamás pueden re-
troceder, el avance de un peón deja en
su camino casillas potencialmente débi-
les, o "agujeros" ("holes" en la termino-
logía usual en ajedrez). Los agujeros
son casillas que no pueden ser defendi- Esta posición es característica del
das por peones y por ello son blancos Ataque Panov en la Defensa Caro-
atractivos para las piezas oponentes; la Kann, para la cual el orden más usual
defensa de tales casillas contra la ocu- de jugadas es 1.e4 c6 2.d4 d5 3.exd5
pación o explotación de las piezas ene- cxd5 4.c4.
migas a menudo ata las propias piezas Estrictamente hablando, las jugadas
de uno, que de otra forma podríamos de peones en la apertura no son juga-
darles mejor uso. Aquí las marcamos das de desarrollo; pero ellas son útiles
con rojo. A causa de la segunda jugada para obtener espacio y a menudo nece-
del blanco, estas casillas no pueden ser sarias para posibilitar a que las piezas
ya protegidas más por el peón rey. Las sean desarrolladas. La última jugada
casillas marcadas con amarillo son las blanca es a la vez útil y necesaria, ya
que no son aún débiles, pero pueden que completa su influencia sobre las ca-
llegar a serlo si el peón "a" o el peón "g" sillas marcadas en verde.
posteriormente avanzan. No obstante, Particularmente importantes es el
un intento del negro de explotar la de- puesto avanzado potencial en e5 y la
bilidad de la casilla d4 con 2...e5 (2...c5? presión posicional ejercida en d5, las
es una obvia pérdida de tiempo) falla- dos casillas en la mitad del negro mar-
ría, debido a que el blanco eliminaría la cadas en verde.
En síntesis: la jugada aumenta el con-
debilidad y ganaría mayor control de es- trol central en las casillas "d4" y "e5". A
pacio jugando 3.¤f3 y 4.d4. pesar de la cuarta jugada del blanco se
Otra posibilidad es 2.d4 d5 traspo- ve mucho como una necesidad posicio-
niendo a la Defensa Eslava del Gambito nal, era posible jugar primero 4.cxd5. El
de Dama (para la cual el orden usual de negro no debe contestar 4...£xd5? a
jugadas es 1.d4 d4 2.c4 c6). causa de 5.¤c3 la cual fuerza a la dama
a moverse de nuevo, lo que incremen-
2...d5 taría la ventaja del blanco en tiempo y
el liderazgo en desarrollo que él ya tie-
Si 2...e5 3.¤f3 y 4.d4. ne en virtud de realizar la primera juga-
Página 10 de 212
da. En cambio, el negro debe replicar menta su presión sobre el peón negro
4...¤f6 con buenos prospectos de re- "d".
capturar el peón "d" más tarde y cons-
truir un bloqueo en frente del peón ais- 5...¤c6
lado central blanco.
Nótese el término "peón aislado". Mientras el blanco presiona en d5, el
Tras 4.cxd5 el peón blanco "d" (en negro lo hace en d4.
d2) está aislado debido a que los peo- Un método más seguro, pero más
nes blancos "c" y "e", los dos adyacentes pasivo de añadir apoyo a d5 es 5...e6
al "d", han desaparecido y no hay otros 6.¤f3 ¥e7 una posición que pudo ser
peones para protegerlo. Tal situación alcanzada también por transposición a
aparecería tanto tras 4.cxd5 o 4.d4 dxc4; partir del Gambito de Dama, si tras 1.d4
pero hay una diferencia importante en- d5 2.c4 e6 3.Cc3 c5 4.e3 Cf6 5.Cf3 el ne-
tre estas dos alternativas. Sabemos que gro prematuramente acepta abrir la co-
tras cuatro jugadas el blanco ha usado lumna "e" y la diagonal del ¥c1 con
cuatro "tempos"; pero ahora ha llegado 5....cxd4 6.exd4, con prospectos de una
el momento de aprender como contar iniciativa blanca.
"tempos" de una manera más sutil. Este
conocimiento es indispensable para el 6.¥g5
manejo preciso de la apertura; ignorar
este detalle de la máxima importancia
es despreciar uno de los sustentos bási-
cos de la teoría de las aperturas. El pun-
to aquí es que con 4.cxd5 es el blanco
el que gasta una jugada en el cambio de
peones, pero si 4.d4 dxc4 5.Axc4 es el
negro el que gasta la jugada. Así que
aquí tenemos dos posiciones con carac-
terísticas similares, pero en la segunda
el desarrollo del blanco es ligeramente
mejorado. Algunas veces esto puede ser
de gran importancia. El peón central, a
pesar de estar aislado, da al blanco más
espacio y con ello la posibilidad de más
actividad para sus piezas. Pero si él es Una jugada enérgica que desarrolla
demasiado lento para traerlas a la bata- el alfil y ataca al caballo que apoya el
lla, el negro tendrá tiempo para dirigir centro negro.
sus piezas contra el peón aislado blanco
y convertirlo de fortaleza en debilidad 6...£b6?
en la posición blanca.
Esta jugada fue recomendada en la
4...¤f6 época por el maestro checo Rejfir y era
conocida por Botvinnik. De hecho, él
El negro opta por el desarrollo. Los gastó sólo 20 minutos en toda la parti-
movimientos de peones no son desarro- da, confirmando meramente la preci-
llo. (4...dxc4 5.¥xc4). sión de su análisis en casa, sobre el cual
él gastó muchas horas de duro trabajo.
5.¤c3 Este enfoque es típico de las competen-
cias modernas de ajedrez, donde la pre-
Estas jugadas "naturales" pueden ser paración profunda es requerida.
descritas como sigue: El negro desarro- El temprano desarrollo del alfil dama
lla otra pieza y fortalece la casilla clave blanco ha debilitado el flanco dama
d5; el blanco también desarrolla e incre- blanco (la mayoría de las veces la regla
Página 11 de 212
de Lasker de desarrollar los caballos an- 8.¤a4 £b4+ 9.¥d2 £xd4 10.dxc6 ¤e4
tes que los alfiles es una guía valiosa en 11.¥e3 £b4+ 12.¢e2 bxc6! con la idea
la apertura) y el negro está ansioso de de ...¥a6. El negro obtendría el ataque
explotar esta debilidad. Pero la jugada que esperaba. Pero todo esto es un aná-
del negro es mala y la causa de su de- lisis erróneo, ya que tras la jugada ¦c1!,
rrota ya que el negro inicia un prematu- el caballo de c6 debe irse.
ro ataque con la dama sola, en lugar de
desarrollar normalmente sus otras pie- 8...¤b4
zas.
En síntesis: esta jugada es mala, ya Es única. El negro no tiene buena ju-
que, aunque continúa con la presión en gada para su caballo. Si el caballo se va
d4, y además toca b2, infringe un prin- a 8...¤b8 9.¤a4 £b4+ 10.¥d2+- (dia-
cipio fundamental de las aperturas. Pri- grama)
mero hay que desarrollar las piezas y
luego la dama.
Obviamente, a Spielman no le agra-
daba 6...dxc4 7.d5 ¤e5 8.£d4 ¤d3+
9.¥xd3 cxd3 10.¤f3! y el blanco tiene
ventaja en desarrollo (match Botvinnik-
Flohr 1935).

7.cxd5 £xb2

Otras jugadas hubiesen incremen-


tado la ventaja en desarrollo del blanco:
7...¤xd5 8.¤xd5 £a5+ 9.¤c3 £xg5
10.¤f3; o 7...¤xd4 8.¤ge2 ¤xe2 9.¥xe2
ellas eran por ello poco atractivas para
el negro. Y el blanco gana pieza; 8...¤a5
9.£a4++-; 8...¤d8 9.¥xf6 exf6 10.¥b5+
8.¦c1! y clara ventaja. Veamos: 10...¥d7
11.¦c2 £b4 12.£e2+! ¥e7 13.¥xd7+
¢xd7 14.£g4+ con ventaja decisiva.

9.¤a4

El fin está cerca; el negro puede sal-


var su aventurera dama sólo a costa de
una pieza.

9...£xa2 10.¥c4

Es siempre un placer desarrollarse


con ganancia de tiempo.

10...¥g4 11.¤f3 ¥xf3 12.gxf3. 1-


Aunque desarrolla una nueva pieza y 0.
protege al caballo dama del blanco, esta
jugada fue una sorpresa para el Gran Los principiantes tienen una tenden-
Maestro Spielmann. El negro esperaba cia de hacer tempranas excursiones con
una continuación (entonces recién pu- la Dama en la apertura buscando cela-
blicada en la prensa) en la cual, a pesar das baratas, pero aquí, como consuelo,
de que el blanco gana material tras fue hecho por un gran maestro. El casti-
Página 12 de 212
go fue instructivo en su sencillez. Tras
12...£a3 13.¦c3 el negro tiene que dar
una pieza con 13...¤c2+.

*-*-*-*

Veamos ahora otro ejemplo del


mismo estilo, donde el factor tiempo
vuelve a ser decisivo: Gligoric, S - Bi-
dev, P, 1-0, Belgrado 1946. Esta par-
tida constituye un claro ejemplo de lo
transcendental que es en ajedrez el La réplica clásica. El negro pone un
buen uso de los tiempos, también en "signo de alto" en frente de las piezas
el medio juego, lo que desemboca, en enemigas en la línea marcada en rojo y
caso de perderlos, en la derrota. trata de mantener un área de espacio
equivalente bajo su control. No será fá-
cil, ya que las siguientes jugadas blan-
cas pondrán presión sobre la casilla cla-
PARTIDA Nº 2 ve e5 del negro con las piezas blancas.
La principal tarea posicional del negro
YUG-ch Belgrade YUG, 1946 será reforzar este punto clave central
[C92] Ruy López: Variante Chigorin como un obstáculo al progreso poste-
BLANCAS: Gligoric, Svetozar rior blanco.
NEGRAS: Bidev, Pavle
[Gligoric, Svetozar] 2.¤f3

(Juego de Piezas) 1.e4 El caballo entra en acción y ataca el


peón negro más importante.

2...¤c6

Desarrolla una pieza y defiende al


peón al mismo tiempo.

3.¥b5

La manera más efectiva de luchar


por superioridad en el centro. Esta juga-
da de desarrollo, la cual ataca la pieza
que defiende al peón negro "e", define
a la Apertura Ruy López.

El área de la influencia del blanco es 3...a6


mostrada en verde, y es diferente de la
de la primera partida. Incluso desde la Esta jugada es posible a causa de
primera jugada se determina el carácter que el peón "e" blanco está aún inde-
del curso futuro de la partida. fenso. El blanco ha jugado un desarrollo
armónico de alfil y caballo, atacando el
1...e5 peón "e5".
Página 13 de 212
4.¥a4 causa de la efectiva mayoría de peones
blancos en el Flanco Rey tras un even-
El blanco no cree aún que jugando tual d4.) 5...£d4 seguido por 6...De4+
4.¥xc6, creando una más favorable for- no es peligrosa para el blanco.
mación de peones, vale el dar la ventaja
de la pareja de alfiles. Para ver porque, 4...¤f6
coloque un alfil y un caballo en el cen-
tro de un tablero de ajedrez vació. Des- Esta jugada es efectuada por las mis-
de ahí el caballo ataca ocho casillas, pe- mas razones que la segunda jugada del
ro el alfil trece. En la práctica, sin em- blanco.
bargo, las dos piezas son iguales en El negro no desea perseguir al alfil
fuerza: si la posición está cerrada, con blanco y mandarlo a una mejor diago-
peones bloqueando las diagonales, el nal prematuramente con 4...b5 5.¥b3,
caballo puede ser superior a un alfil donde el alfil controlaría la casilla cen-
obstruido por los peones. tral d5 y atacar la bien conocida debili-
Pero la fuerza combinada de las pie- dad del negro, el peón "f" tan pronto en
zas trabajando juntas puede alterar sus la partida. Además, 4...b5 es otra jugada
valores relativos normales. Es una rara de peón y no hace nada para avanzar el
excepción cuando dos alfiles juntos no desarrollo negro. Si un alfil en b3 está
son superiores a dos caballos, ya que en mejor diagonal cuando situado en
los alfiles cooperativamente cubren tan- b5, uno puede preguntarse porque la
to las casillas blancas como las negras a Ruy López es considerada una mejor
larga distancia y nada puede escapar a apertura que la Guioco Piano, en la cual
su larga mirada. Este es por qué el blan- el blanco coloca su alfil de rey en esa
co desea preservar sus dos alfiles, espe- mejor diagonal. Para responder a esta
cialmente cuando el negro aún los tie- cuestión, sugerimos ver la partida anexa
ne. 1.
Hemos visto que, a pesar de que las
piezas tienen ciertos valores conocidos 5.0-0 ¥e7
relativos unos a otros, el valor actual de
una pieza en un momento dado en una La jugada da alguna necesaria pro-
partida puede hasta cierto punto ser de- tección al rey y prepara el enroque.
terminado por las características de la Tras 5...¤xe4 6.d4 El blanco recapturará
posición. Se dice, por ejemplo, que la el peón con mejor juego; (6.¦e1, aun-
dama es más o menos igual a dos torres que jugable, ofrece menos).
en fuerza. Sin embargo, la dama puede
ser capaz de combatir dos poderosas to- 6.¦e1 b5
rres mucho mejor si cada bando tam-
bién tiene una pieza menor (un caballo Esta jugada es ahora recomendable,
o un alfil) ya que la dama necesita un ya que el negro estaba en peligro de
ayudante, aunque sea un peón, para perder un peón, ya que el peón "e"
producir amenazas de mate alrededor blanco esta ahora protegido; (6...0-0?
del rey oponente (lo cual, es por supu- 7.¥xc6 dxc6 8.¤xe5!).
esto, el objeto de la partida, uno mucho
más importante, ultimadamente, que la 7.¥b3
mera captura de material). Este es un
ejemplo de cómo la efectividad de las Esta es la mejor diagonal para el alfil
piezas puede ser incrementada por me- blanco, ya que controla el centro y ata-
dio de coordinar sus actividades. ca en "f7". Pero entonces, cabe pregun-
La continuación 4.¥xc6 dxc6 5.¤xe5 tarse por qué no jugar un Giuoco Piano,
(Pero jugable es 5.0-0 creando una con 3.¥c4 directamente. Hay que decir
amenaza real para el peón "e" negro y que el alfil en c4 está expuesto y el ne-
esperando por una ventaja en el final a gro tiene ...d5. En la Ruy López el alfil
Página 14 de 212
no está expuesto y el negro no se libera De ahí que sea más efectivo preparar
tan fácilmente. d4 que desarrollar al caballo dama de
A pesar de la explicación tras la cuar- una vez a c3.
ta jugada del negro, el estudiante puede
aún tener algunas dudas sobre el proce- 8...d6 9.h3
dimiento del blanco, el cual ha permiti-
do al negro ganar espacio sobre el flan- Otra útil "pérdida de tiempo", esta ju-
co dama "gratis": las dos jugadas de gada es realizada para preparar d4. Esta
peones de negro en el flanco dama no es una excepción a la regla del desarro-
eran un gasto de tiempo ya que el alfil llo, y a la regla de no mover los peones
blanco tuvo que mover el mismo núme- del enroque, así como a la de no mover
ro de veces. Bueno, primero que todo, peones en la apertura. Tras una inme-
las condiciones en el centro del tablero diata 9.d4 ¥g4 (la jugada preparada con
cuentan más en la apertura: lo que su- 8...d6) la clavada sobre el caballo blan-
cede lejos del centro cuenta menos. Se- co sería incómoda y el peón "d" blanco
gundo, cualquier peón avanzado, a pe- estaría bajo presión incrementándose.
sar de que controla más espacio adelan-
te, está expuesto y es por ello una debi- 9...¥b7
lidad potencial a ser atacada, dando al
enemigo una oportunidad de abrir una Más frecuentemente jugadas de con-
columna para su propio uso. Por ejem- tinuación son la clásica 9...¤a5; o
plo, con el peón negro en e5, el blanco 9...¤b8 y 10....¤bd7 para conectar los
puede jugar d4 o f4; y con el peón blan- peones del flanco dama, o 9...h6 y
co en e4 el negro sería feliz de atacarlo 10...¦e8 para fortalecer el bastión e5. Si
de la misma manera si pudiera. Pero el 9...¦e8? 10.¤g5.
ajedrez es un juego basado en la razón
y la lógica; no permite tales radicales ju- 10.d3
gadas sin suficiente preparación, y pre-
paración toma tiempo y hace la lucha Esta jugada es intentada para restrin-
más compleja. gir la actividad del alfil dama negro
De la misma manera, el peón negro manteniendo su diagonal cerrada. La
"b" aquí se ha vuelto un objetivo para idea es limitar la acción del ¥b7, así co-
un eventual a4 para las blancas. El blan- mo preparar el ataque en el flanco del
co ha obtenido la opción de abrir la co- rey. Pero más enérgica y fuerte es 10.d4
lumna "a" cuando le sea favorable, y el no gastando más tiempo en iniciar la ac-
negro tiene la preocupación adicional ción vital en el centro.
de proteger su expuesto peón "b" (la
protección por el peón "c" esta tempo- 10...¤d7 11.¤bd2 ¤c5 12.¥c2
ralmente bloqueada por el caballo da-
ma negro). Cierto, el negro ha liberado Las piezas que se sitúan detrás de los
la casilla de desarrollo b7 para su alfil, peones no son piezas muertas, ya que
pero no está claro que este alfil esté co- están irradiando poder.
locado mejor ahí que en su diagonal Una muy buena recomendación por
original, donde puede defender f5 (el Philidor (1726-1795) era colocar las pie-
agujero creado por el negro en la ¡pri- zas detrás de los peones, los cuales pa-
mera jugada!) de la ocupación de un ca- ra él representaban el "alma" del aje-
ballo blanco, o quizás apoyar el peón drez. El gran descubrimiento de Phili-
b5 desde d7. dor era que la colocación de los peones
tenía una influencia fundamental en el
7...0-0 8.c3 carácter de la partida. Aunque sus pie-
zas han sido empujadas hacia atrás, la
Las piezas no tendrán buenos pros- posición blanca es más flexible y mejor.
pectos de ataque sin un centro fuerte. El estudiante debe entender que las pie-
Página 15 de 212
zas no están nada muertas cuando están Ya podemos ver las desventajas de
colocadas detrás de los peones, a pesar la jugada 12 del negro. Después de esta
de que se ven como limitadas en su al- jugada, la iniciativa del blanco es rápi-
cance. Ellas continúan irradiando poder damente convertida en un centellante
y pueden contribuir significantemente a ataque contra el rey negro.
la fuerza de los peones avanzados. Por
ejemplo, aquí el blanco está mejor pre- 15...£d7 16.d4!
parado a atacar el centro con d4; en tan-
to hay piezas blancas para ocupar las El lector recomendará nuestra ante-
casillas d5 y f5, las cuales están contro- rior discusión de la radiación del poder
ladas por el peón blanco "e", hay una de las piezas blancas detrás de sus peo-
gran energía potencial acumulada en el nes. Repentinamente estas piezas en-
alfil rey blanco y en la torre rey. Si las tran poderosamente en juego en el ata-
piezas blancas colocadas en d5 o f5 que sobre el rey enemigo, un resultado
pueden ser capturadas por el negro, se- de la prematura jugada 12 del negro.
rá a costa de incrementar el poder del
alfil blanco y la torre. Por la misma ra- 16...exd4
zón, el negro no puede atacar con ...d5
sin tomar el riesgo de liberar la energía Debido a que 16...e4? pierde un
de las piezas blancas. Una buena ilus- peón tras 17.¤d2.
tración de lo que significa la radiación
del poder de las piezas es la partida 16 17.cxd4 £c8
del Campeonato Mundial entre Fischer
y Spassky en Reykjavik 1972 (partida El peón era tabú: 17...¤xd4 18.¤xd4
anexa 2), y la partida Suetin-Gligoric; £xd4 19.£xd4 ¦xd4 20.¤f5 y el blanco
La Habana 1969 (partida anexa 3). gana material.
12...d5? 18.¥d2!
El negro tiene la intención de liberar- Ya que 18.¥xh7+ ¢xh7 19.£c2+ g6
se, pero esta jugada es mala ya que está 20.dxc5 es refutada por 20...¤b4 cuan-
utilizando muchos tiempos y no defien- do el negro tiene algún contrajuego por
de bien a su rey. el peón.
Esta jugada prematura causará la de-
rrota del negro debido a que él ha des-
perdiciado tiempo. Contemos los tem- 18...¤a4
pos: para hacer su rompimiento en el
centro el negro ha gastado dos jugadas Es una triste necesidad que ambos
con su maniobra de caballo, removien- caballos negros se tengan que alejar de
do esta pieza de la defensa del Flanco la defensa del Flanco Rey. 18...¤xd4?
rey, y otro tiempo en jugar este peón a 19.¤xd4 ¦xd4 no es jugable a causa de
d5 en dos jugadas en lugar de una. In- 20.¤f5.
cluso si el blanco pagara la deuda en
tempos jugando su propio peón "d" dos 19.d5 ¤b8
veces, su caballo dama entraría a la lu-
cha con una ganancia de tiempo y eso La posición de los caballos negros es
daría a nuestra ecuación un plus a favor lamentable. El blanco emprende el ata-
del blanco. Más segura era 12...¥f6 para que decisivo al rey negro.
fortalecer el apoyo negro sobre el cen-
tro. 20.¤f5 ¥f6 21.¤g5 g6

13.exd5 £xd5 14.¤f1 ¦ad8 Si 21...¦xd5 pierde tras 22.£h5 h6


15.¤e3 23.¤h7! £d8 24.¤xh6+ gxh6 25.£xh6.
Página 16 de 212
22.¤xh7! PARTIDA Nº 3
El blanco comienza a desnudar al Venecia, ITA, 1971
abandonado rey negro de su cubierta [A52] Gambito Budapest: Línea princi-
de peones. pal
BLANCAS: Gligoric, Svetozar
22...¢xh7 23.¤e7 NEGRAS: Westerinen, Heikki
[Gligoric, Svetozar]
Quitando al caballo del camino del
alfil rey blanco.
(Juego de Piezas) 1.d4 ¤f6 2.c4
23...¥xe7 24.£h5+ ¢g8 e5

Si 24...¢g7 25.£h6+ sería la misma Planteando el Gambito Budapest. El


cosa. término "gambito" implica un sacrificio
de peón, ya sea temporal o permanen-
25.¥xg6 fxg6 26.£xg6+ ¢h8 te, en la apertura para obtener alguna
27.¦xe7. 1-0. ventaja compensatoria, tal como más
poder en el centro o mejor desarrollo
con oportunidades para ataque. Un
El negro no puede evitar el mate. gambito puede ser sólido o no, el juicio
final dependiendo sobre si la ventaja
Esta partida constituye un claro ganada demuestra haber valido el mate-
ejemplo de lo transcendental que es rial sacrificado. El Gambito de Dama,
en ajedrez el buen uso de loe tiem- por ejemplo, es sólido debido a que el
blanco obtiene un fuerte amarre sobre
pos, también en el medio juego, lo el centro y es incluso capaz de recupe-
que desemboca, en caso de perderlos, rar su peón sacrificado (asumiendo que
en la derrota. el negro lo acepta en primer lugar). Pe-
ro el gambito usado en esta partida per-
Hay que concluir que es de gran tenece al grupo de los no sólidos: pro-
duce sólo una inferioridad en el centro
importancia, de decisiva importan- para el negro, quien en vano espera por
cia, la lucha por el tiempo, que algunas oportunidades tácticas en com-
combinada con el papel también de- pensación por su inferioridad posicio-
cisivo de la batalla por el centro, nal.
constituyen ambas lo que denomina- 3.dxe5
mos en ajedrez como la lucha del de-
sarrollo. Gligoric juega siguiendo el principio
de Capablanca, que decía que la forma-
*-*-*-* ción ideal de los peones era en una sola
línea.

3...¤g4
En la partida que vamos a repro-
ducir a continuación, se podrá obser- Nótese que es la pieza ya desarrolla-
van· como estos principios constitu- da la que lucha por la recaptura del ma-
terial, lo que evidencia que este sistema
yen y desarrollan la base del ajedrez de juego es para el negro dudoso.
e intervienen decisivamente en el re-
sultado final de la confrontación. 4.¥f4 ¤c6
Página 17 de 212
En caso de 4...g5?! sigue 5.¥d2! (dia- Naturalmente, el blanco no estaría
grama) satisfecho con la repetición de jugadas
9.£d2 £e7 10.£d5 £a3.
9...£xa2
El sacrificio de un peón tras 9...f6
10.exf6 ¤xf6 11.£d2 d6 12.¤d4 0-0
13.f3! no le daría al negro suficiente
contrajuego, pero la recaptura del peón
como se jugó da al blanco la oportuni-
dad de obtener una iniciativa muy fuer-
te.
10.h3 ¤h6 11.e4!
El negro toma todas las casillas cen-
Intentando Ac3, el negro quedará trales bajo poderoso control y deja a las
con un flanco rey debilitado (el avanza- piezas negras sin buen juego. El cambio
do peón "g" será un blanco, como he- de su fuerte alfil por el caballo rey pasi-
mos visto). 5...¤xe5 6.¥c3 y la ventaja vo negro para arruinar la formación de
es del blanco, ya que ...g5 es una juga- peones negros del Flanco Rey no vale
da débil. la transacción. 11.¥xh6.
5.¤f3 ¥b4+ 11...¤g8
Nos encontramos ahora en un mo- La fuerza blanca en el centro fuerza
mento importantísimo del planteamien- a las piezas negras a danzar alrededor
to de la partida. sin esperanzas. El negro ha viajado con
la dama al flanco del mismo nombre, en
6.¤c3 busca de ventaja material, pero la con-
secuencia que trajo esta operación ha
Gligoric elige en esta partida la pre- sido una pérdida total del espacio cen-
sente jugada natural, que es el mejor tral, lo que dificultará notablemente el
desarrollo del caballo, pero observemos normal desarrollo del resto de sus efec-
como un conocido gran maestro tam- tivos.
bién puede equivocarse a la hora de
elegir el camino correcto... Es más pasi- 12.c5!
va la jugada 6.¤bd2 (ver partida Nº4).
6...£e7 7.£d5!
El blanco está listo a regresar el
peón, pero no el que está en e5, el cual
tiene efecto restringidor sobre la posi-
ción del negro.
7...¥xc3+ 8.bxc3 £a3
El negro debía aceptar la pérdida
permanente de un peón con 8...f6 si el
desea que su caballo rey regrese a f6.
9.¦c1
Página 18 de 212
Esto libera una casilla activa para su
alfil rey.

12...£a3

El cambio empeoraría aún más la si-


tuación negra. No hay alegría para el
negro en el final 12...£xd5 13.exd5 ¤a5
14.¤d4 con la amenaza de ¤b5.

13.¥c4 ¤d8 14.¥e3

Una útil jugada profiláctica la cual re-


mueve al alfil de la casilla expuesta y Quitándole a la dama negra la casi-
protege al peón en c5. lla de retirada b6 y así forzando al ne-
gro a debilitar su casilla d6 para proveer
14...¤e7 15.£d1 b6 16.0-0 una nueva retirada.

Nótese que el blanco está ansioso de 18...c6


completar su desarrollo, por eso le da
prioridad, y así incrementa su ventaja.

16...bxc5 17.£d3

Con esta jugada se habilita una casi-


lla para la dama, pero se debilita la co-
lumna "d", además de dejar alfil malo
en "c8" y cerrar la sexta horizontal, lo
que posibilita un ataque más cómodo al
La amenaza inmediata es 18.¦a1 blanco.
£b2 19.¦fb1.
19.¦a1 £c7 20.¥xc5
17...£a5 18.¦b1
El negro está estratégicamente perdi-
do; el resto es sólo una ejecución.

DIAGRAMA 20...¤e6 21.¥d6 £d8 22.¤d4

DIAGRAMA

Página 19 de 212
PARTIDA Nº 4

Taxco Interzonal (6), 1985


[A52] Gambito Budapest:
Línea principal
BLANCAS: Browne, Walter S (2530)
NEGRAS: Speelman, Jonathan S
(2530)
[Gligoric, Svetozar]

(Juego de Piezas) 1.d4 ¤f6 2.c4


e5 3.dxe5 ¤g4 4.¥f4 ¤c6 5.¤f3
¥b4+ 6.¤bd2
El alfil negro no tiene futuro, y esto
lo único que logra es hacer la posición Esto es demasiado pasivo. Mejor es
negra sin esperanza. La jugada realizada el desarrollo natural 6.¤c3.
abre el camino para el avance del peón
blanco f2-f4. 6...£e7 7.a3 ¤gxe5 8.¤xe5
¤xe5 9.e3 ¥xd2+ 10.£xd2 d6
22...¤g6 23.¤xe6 11.¥e2 b6 12.e4 ¥b7

Esto remueve la única pieza activa La ventaja teórica es del primer juga-
negra, lo cual es siempre el método más dor, que ha conseguido la pareja de los
simple en una posición ganadora. La al- alfiles. Pero la posición negra es muy
ternativa era 23.¤f5. sólida.

23...dxe6 24.f4 f6 25.£e3 a5 13.f3 0-0-0 14.0-0-0


26.£c5 ¥d7 27.f5 1-0 RR14.0-0 g5?! 15.¥xg5 f6 16.¥f4 h5
17.¦ad1 (17.a4!?‚con ataque) 17...h4
El dominio central es decisivo. Du- 18.b4± Henke-Gorges, corr 1989 (0-1
rante el medio juego, las piezas negras en 32)
han estado deambulando por las esqui-
nas, sin asumir un papel en la lucha. 14...f6 15.h4 h5 16.¦he1
Esto ha sido un grave error. Si
27...exf5 entonces 28.e6 y el blanco ga- RR16.¥e3 ¦he8 17.¦he1 ¢b8 18.g3
na. £f7= ½-½ Junker-Bellmann, corr 1999.

*-*-*-* 16...¦hg8 17.£c3 g5 18.hxg5


fxg5

El negro ha conseguido activarse en


Observemos como un conocido el ala rey. A pesar de la pareja de alfiles
gran maestro también puede equivo- del blanco, idea básica de la sexta juga-
carse a la hora de elegir el camino cor- da, las negras tienen una posición sana
recto, y para ello vamos a ver el desar- con muchos planes por el ala rey.
rollo de la partida Browne - Speelman,
19.¥h2 g4 20.f4 ¤d7 21.¥d3 h4
disputada en el trascurso del torneo In- 22.b4 £f7 23.¦f1 ¦de8 24.¦de1 g3
terzonal de Méjico de 1987. 25.¥g1 h3 26.gxh3 g2!

Página 20 de 212
El negro se ha apoderado de la ini- 2...dxc4
ciativa y de la ventaja.
El negro puede también entrar al
27.¦f3 ¤e5 28.¦f2 ¤xd3+ Gambito de Dama Rehusado apoyando
29.£xd3 £f6 30.¢b1 £h4 31.e5 su peón "d" con 2...e6; o 2...c6.
dxe5 32.fxe5 ¦g3 33.£f5+ ¢b8
3.¤f3
La ventaja negra es decisiva, debido
a su buen peón pasado en g2 y la posi- Primero el blanco asegura el domi-
ción tan expuesta del rey blanco. nio de e5, ya que él tiene tiempo de re-
capturar el peón después. Sería muy
34.£c2 £xh3 35.¢b2 a6 36.¦d2 natural tomar la oportunidad dada por
¥c8 37.¦f2 ¦d8 38.e6 ¥xe6 39.¦f6 la segunda jugada del negro y jugar
¥xc4 40.£xc4 ¦d2+ 41.¢b1 ¦xa3. 3.e4 Pero esta jugada es menos común
debido a la respuesta simplificadora
3...e5 sin embargo, tras 4.¤f3 (No
Este es un buen ejemplo de cómo 4.dxe5 £xd1+ 5.¢xd1 ¥e6 y el negro
una jugada decide, o puede decidir, se desarrollará más confortablemente)
el rumbo de una partida. 4...exd4 5.£xd4 El blanco aún podría
contar con alguna ventaja en el final.
La conclusión no es otra que la 3...¤f6
que indicábamos en un principio: la
lucha por el tiempo, combinada El negro se desarrolla y previene e4.
con la lucha por el centro, consti-
tuyen, en definitiva, la lucha pa- 4.e3
ra el desarrollo.
La manera más segura de recapturar
*-*-*-* el peón. La más ambiciosa 4.¤c3 a6!
complicaría esa tarea.

4...¥g4
Veamos un nuevo ejemplo, donde el
blanco practica un sano gambito, el de La alternativa es 4...e6 y 5...c5 ata-
dama. cando el amarre central blanco.

5.¥xc4 e6 6.h3 ¥h5 7.¤c3


PARTIDA Nº 5
El blanco prefiere el desarrollo sóli-
Busum, 1969 do a la aguda continuación 7.£b3 ¥xf3
[D25] Gambito de Dama Aceptado 8.gxf3 ¤bd7 9.£xb7 c5 cuando el negro
tiene buen contrajuego por el peón.
BLANCAS: Gligoric, Svetozar
NEGRAS: Ghitescu, Theodor 7...¤bd7 8.¥e2
[Gligoric, Svetozar]
Esta jugada viola la regla de no mo-
ver la misma pieza dos veces en la aper-
(Juego de Piezas) 1.d4 d5 2.c4 tura, pero, como ya hemos apuntado,
no hay regla sin excepción. La jugada
El blanco ataca el peón "d" negro; es- realizada remueve al alfil de su casilla
te peón controla la casilla central e4 del expuesta y se quita la clavada sobre el
blanco y obstaculiza el avance de las caballo rey, lo cual es esencial para el
piezas blancas. control blanco del centro, ya que el ne-
Página 21 de 212
gro busca liberar su juego con ...e5 tras El blanco no se apresura en iniciar
suficiente preparación. En definitiva, al un ataque y calmadamente mejora la
alfil no le gustan las casillas expuestas, posición de sus piezas bajo la protec-
y esta razón es suficiente para violar la ción de su poderoso centro.
regla de no jugar dos veces con la mis-
ma pieza en la apertura. Tratar de obte- 13...a5
ner el centro completo de peones con
8.e4 No funcionaría bien a causa de la Aquí tenemos la misma situación de
simplificadora 8...¥xf3 9.£xf3 ¤b6 Ata- la partida previa: el blanco tiene un fir-
cando al alfil y al peón "d" simultánea- me amarre sobre el centro, y el negro
mente. está obligado a marcar meramente el
tiempo.
8...¥g6?
14.¦c1 £b8 15.a3 ¦d8 16.£c2
Pero este es un desperdicio de tiem- ¦c8 17.¦fd1 b5
po, ya que el negro no tendrá éxito en
mantener e4 bajo su supervisión por Al no tener un plan adecuado a su
mucho tiempo. Era mejor completar el disposición, el negro pierde la pacien-
desarrollo de su flanco rey. Pero el de- cia y trata de tomar algún espacio, si no
be ser cuidadoso de no hacer esto con otra cosa, en el flanco, pero esta manio-
8...¥d6 9.0-0 0-0 a causa de 10.¤b5! e5 bra sólo debilita su posición.
11.dxe5 ¤xe5 12.¤xd6! con una ventaja
posicional para el blanco. 18.e5 ¤e8

9.0-0 ¥e7 10.¤h4! El punto del avance del peón blanco


es que la natural 18...¤d5 es contestada
Ganando la pareja de alfiles. con 19.¤xd5 exd5 (no 19...cxd5 debido
a que el peón "b" necesita protección,
10...0-0 11.¤xg6 hxg6 12.e4! ¡recuerde nuestra discusión sobre las
debilidades de los peones avanzados!
Con su jugada 10 el blanco logra dos 20.£xc8+ £xc8 21.¦xc8+ ¦xc8
ventajas claras: el centro completo de 22.¥xb5 con ventaja decisiva) 20.¥g4
peones (un mayor espacio central) y la £b7 21.e6 destruyendo el flanco rey ne-
pareja de alfiles. De todas formas, no es gro.
fácil penetrar en la posición de las ne-
gras, que se mantienen muy sólidas. Pri- 19.¤e4
mero hay que maniobrar largamente
para mejorar la posición de las propias Acercando las piezas al rey enemigo.
piezas y, posteriormente, dar comienzo La clave de la jugada previa del blanco
al ataque. es la centralización de su caballo, el
cual está ahora listo para tomar parte en
12...c6 el ataque contra el rey enemigo y simul-
táneamente mira al agujero en c5.
El negro se decide por tenaz y pasiva 19...¤b6 20.¥g5!! ¥f8
táctica, la cual, no obstante, no es muy
prometedora. Sin embargo, la activa Este alfil es necesario para proteger
12...c5 hubiera sido contestada con la las casillas débiles negras en el campo
incómoda 13.e5. negro, particularmente c5 y g5.
13.¥e3 21.h4!

Página 22 de 212
Recuerde nuestra lección sobre peo- La ventaja que supone un mayor
nes expuestos. Cada peón expuesto es dominio central ha supuesto, una vez
una meta a atacar siempre. Aquí los
peones negros doblados "g" son el blan- más, una clara Victoria.
co que las blancas utilizarán para abrir
la columna "h" sobre la cual el blanco *-*-*-*
construirá amenazas de mate.

21...¤d5 22.£d3 Veamos ahora una muestra de có-


mo se juega cuando se tiene una lige-
Debido a que el blanco controla más ra ventaja de espacio. Lecciones de
espacio, él no tiene dificultad en trans- este estilo sólo pueden darlas los
ferir su dama al flanco opuesto para el
ataque. grandes campeones, por eso el ejem-
plo lo tomamos de un superclase: Fis-
22...£b7 23.£h3 £d7 24.h5 cher, R - Gheorghiu, F, (1-0), Buenos
Aires 1970. El ex campeón mundial
Esta es la recompensa del blanco por nos ha dado toda una lección de la
tener más poder en el centro: con tan precisión con que se utiliza una ven-
sólo medios tranquilos él ha alcanzado
una posición ganadora. taja del espacio en el centro.

24...gxh5 25.¥xh5 £a7


PARTIDA Nº 6

Buenos Aires it ARG, 1970


[C42] Defensa Petrov
BLANCAS: Fischer, Robert James
NEGRAS: Gheorghiu, Florin
[Gligoric, Svetozar]

(Juego de Piezas) 1.e4 e5 2.¤f3


¤f6

Existen varias aperturas en las cuales


el negro puede intentar este método só-
lido de repetir las jugadas blancas, pero
Con la idea de jugar ...c5 y atacar. el ajedrez sería un juego aburrido si el
negro pudiera mantener esta simetría
26.¥g4 c5 27.¥d2! por mucho tiempo.
Se rinde el negro. La amenaza de 3.¤xe5 d6
28.¤g5, la cual ha estado en el aire mu-
cho tiempo, es ahora irresistible. La otra El negro hubiese perdido material
forma de rematar fácilmente puede ser tras 3...¤xe4? 4.£e2 , así que el negro
¥xe6. La ventaja que supone un mayor primero corre al caballo blanco.
dominio central ha supuesto, una vez
más, una clara victoria. Tener en cuenta 4.¤f3 ¤xe4 5.d4
que tras 27.¥d2! el negro no puede pa-
rar 28.¤g5 con 27...¥e7 debido a Ahora 5.£e2 sería contestada con
28.¥xe6! 1-0 5...£e7.
Página 23 de 212
5...¥e7

Esta es la jugada favorita de Petro-


sian, quien se hizo famoso por practicar
un estilo de juego ultra posicional, don-
de no se podían encontrar debilidades.
Una continuación más activa pudiera
parecer ser 5...d5 6.¥d3 ¥d6 7.0-0 0-0
pero esto hubiera dado al blanco la ini-
ciativa tras 8.c4 y 9.¤c3, debilitando al
caballo negro avanzado. Este es un
buen ejemplo de cómo el tiempo puede
ser ganado atacando unidades que apo-
yan una pieza enemiga expuesta.
Fischer aumenta su espacio central y
6.¥d3 ¤f6 sitúa los peones en una sóla línea, co-
mo recomendaba Capablanca.
Esta jugada modesta es una idea de
Petrosian a quien le gustaba jugar posi- 9...¤c6 10.¤c3 h6
ciones "sin debilidades".
Evita ¥g5. Esta jugada preventiva es
7.h3! necesaria, a pesar de que paga la deuda
en tiempo. Si 10...¥f8 11.¥g5 sería in-
Esto cuesta un tiempo, es cierto, pe- cómoda.
ro ¿cuál sería la utilidad de la mayor
movilidad blanca si al negro le permitie- 11.¦e1 ¥f8 12.¦xe8 £xe8
sen desarrollar su alfil dama a una posi-
ción activa en g4?... De modo que Fis- Con su oportuna 11 jugada el blanco
cher incumple los principios de no alte- tiene éxito en cambiar la torre activa ne-
rar la disposición de los peones del en- gra sin desperdicio de tiempo.
roque, y de usar los tiempos para desa-
rrollar las piezas, pero con la jugada del 13.¥f4 ¥d7 14.£d2 £c8
texto impide que el negro juegue
...¥g4, lo que le causará problemas en
su desarrollo del flanco dama. El blanco
ya tiene una ligera ventaja.

7...0-0 8.0-0 ¦e8

Un año después, también en Buenos


Aires, Petrosian le jugó a Fischer del si-
guiente modo: 8...c6 9.¦e1 ¤bd7
10.¥f4 ¦e8 11.c4 ¤f8 12.¤c3 a6 y el
blanco tiene iniciativa y más espacio.

9.c4
La consecuencia práctica de su posi-
DIAGRAMA ción apretada es que el negro encuentra
dificultades para traer al juego a su torre
dama. Ahora él espera liberar su juego
con 15...¥f5, pero el blanco no lo per-
mite.
Página 24 de 212
15.d5! ¤b4 16.¤e4! operación agresiva de su torre, y dos
diagonales limpias para su ataque con-
tra el rey negro.

21...b6

Esta pérdida de tiempo sellará el des-


tino negro. Pero al negro no le agrada-
ba 21...£f6 22.¦a3 b6 23.b4 ¤b7
24.¤b3.

22.¦g3 ¢h8

Necesaria para prevenir 23.¥xh6.


Cada jugada nueva del blanco supone
adquirir una mayor ventaja. La superio-
16...¤xe4 17.¥xe4 ¤a6 18.¤d4 ridad en espacio y desarrollo ha dado la
posibilidad de ocupar la tercera línea,
Con ingeniosa maniobra basada en desde donde se iniciarán peligrosas ma-
el ataque simultáneo sobre ambos caba- niobras contra el enroque. Mientras esto
llos negros (jugada 16), el blanco ha re- sucede, el alfil de casillas blancas y la
ducido el número de piezas que defien- torre del negro están haciendo el papel
den al rey negro y ha prevenido la juga- de objetos decorativos.
da vital liberadora ...¥f5, movimiento
que sería clave para la liberación de las 23.¤f3!
piezas negras. Sin esta posibilidad, el
segundo jugador se queda sin casillas
para sus piezas.

18...¤c5 19.¥c2 a5

Una posición muy interesante. La si-


tuación del caballo negro en c5 se ve
bien, pero meramente abanica el aire y
no puede unirse a la defensa del flanco
de rey. El resto de las piezas negras es-
tán sin juego, sin plan a seguir. Además,
el segundo jugador encontrará grandes
problemas para desarrollar su torre. Por
el contrario, el blanco ha situado sus
piezas en buenas y céntricas casillas. Su Amenaza £d4. Hemos enfatizado la
dominio central es absoluto y cuenta, importancia del control del centro. Una
también, con facilidades para ocupar la ventaja mayor que pertenece al jugador
columna "e". El ataque dará comienzo que tiene la mayor parte del control del
una vez que se mejoren algunos deta- centro es que él puede centralizar sus
lles. piezas para incrementar su movilidad y
con ello su poder. Aquí el caballo cen-
20.¦e1 £d8 21.¦e3! tralizado retrocede para dar lugar a la
dama, la cual podrá ahora ejercer su po-
Esta es una buena ilustración del sig- tencial máximo.
nificado práctico del mayor espacio: el
blanco tiene la tercera horizontal para la 23...£e7
Página 25 de 212
Ahora el negro puede enfrentar 26...¦e8 27.¦e3 ¦b8
24.¥e3 con ...¤e4, pero... 23...£f6 sería
enfrentada con 24.¥e3 y 25.Ad4 con la El negro desesperadamente intenta
irresistible amenaza de 26.Dxh6. su única contrachance preparándose
para abrir la columna "b".
24.£d4
28.b3 b5 29.cxb5 ¥xb5 30.¤f5
¿Qué hará el negro contra 25.Axh6?
Si 24...f6 las casillas blancas alrededor Ya no puede ser evitada la pérdida
de su rey serían desastrosamente debili- de material.
tadas (25.Ch4). Si 24.¥e3 se podría con-
testar 24...¤e4.
30...¥d7 31.¤xh6 ¦b4 32.¦g3
24...£f6
El blanco amenaza dos mates dife-
Única. Esta es una elección necesa- rentes.
ria, aunque incómoda. El ataque blanco
ahora será convertido en un final supe- 32...¥xh6 33.¥xh6 ¤e4?
rior donde los peones negros del flanco 34.¥g7+ ¢h7?
rey estarán débiles sin esperanzas y
abatidos finalmente. Si 24...f6 la res- Se resistía algo más con 34...¢g8, pe-
puesta sería 25.¤h4. ro el blanco obtenía también la victoria
con 35.¥xe4 (o también con 35.¦e3
25.£xf6 gxf6 con clara ventaja) 35...¦xe4 36.¥xf6+
¢f8 37.¥d8 etc.
La ventaja en el final es muy grande.
La mala configuración de los peones 35.f3.
negros en el ala rey (dos doblados y
uno aislado) sumado a la superioridad El caballo negro no puede ser salva-
obtenida en el espacio, decidirán la lu- do. El negro se rinde. 1-0
cha. El ex campeón mundial nos ha dado
toda una lección de la precisión con
26.¤d4 que se utiliza una ventaja del espacio
El caballo se prepara para hacer en el centro.
buen uso de la ahora permanente base
en f5. *-*-*-*

Página 26 de 212
EL FACTOR DEL TIEMPO

EL TIEMPO Y EL DESARROLLO

Retornemos ahora al tema fundamental, el primero y más importante de


todos, que es el cómo utilizar el factor: del tiempo para conseguir un desarrol-
lo de máxima rapidez.

Para ello contaremos con una nueva partida de Fischer, que ha sido el
maestro que mejor ha entendido este tema y de quien se pueden ver los ejem-
plos mas hermosos.

El desarrollo rápido es el conocimiento de cómo contar los tiempos utilizados,


además de emplearlos para la obtención de una ventaja y una iniciativa. Preste-
mos atención a la aplicación de este concepto en la siguiente partida:

PARTIDA Nº 7 cado en la gran diagonal, a menudo el


lugar más activo para él) en este mo-
Izt Palma de Mallorca ESP, 1970 mento inusual. La finalidad es cambiar
[A36] Apertura Inglesa: rápidamente el alfil de casillas negras.
Variante Botvinnik, contra 4.¥g2 ¥g7 La variante reconocida era 5.e3 e6
BLANCAS: Smyslov, Vassily 6.¤ge2 ¤ge7 7.0-0 0-0 8.d4 cxd4
NEGRAS: Fischer, Robert James 9.¤xd4 d5 con igualdad en la posición.
10.cxd5 ¤xd5 11.¦e1!
[Gligoric, Svetozar] En Petrosian-Fischer, segunda ronda
del match URSS vs Resto del Mundo
(Juego de Piezas) 1.c4 g6 2.¤c3 (Belgrado 1970) ocurrió 5.¤f3 e6! Fis-
¥g7 3.g3 cher apuntó aquí: "Ahora es el negro
quien esta jugando por el centro" 6.0-0
La red de trabajo de los caminos de ¤ge7 7.d3 0-0 8.¥d2 d5 9.a3 b6 10.¦b1
Fischer alrededor de un buen juego es ¥b7 11.b4 cxb4 12.axb4 dxc4 13.dxc4
muy denso. A 3.¤f3 él pudo haber in- ¦c8 y aquí Fischer tuvo la iniciativa ata-
tentado 3...c5 4.d4 cxd4 5.¤xd4 ¤c6 co- cando los peones "colgantes" sobre el
mo él lo hizo contra Naranja en el mis- Flanco Dama. El blanco había gastado
mo torneo, cuando repentinamente el demasiado tiempo sobre sus maniobras
blanco no sabe qué hacer con su caba- en el flanco.
llo (6.¤xc6 bxc6 sólo fortalecería el
centro negro) y así él jugó la modesta 5...e6!
6.e3 aliviando al negro de cualquier
preocupación en la apertura. Podíamos repetir aquí que es el ne-
gro quien está ahora jugando por el
3...c5 4.¥g2 ¤c6 5.b3 centro. Fischer juega inmediatamente
para capturar espacio en el centro. Esto
Esta es una idea original de Smyslov, le dará enseguida una rápida iniciativa.
que favorece el doble fianchetto (el de-
sarrollo lateral en el cual el alfil es colo- 6.¥b2 ¤ge7 7.¤a4?!
Página 27 de 212
Como con la jugada 5 del blanco, es- po en la maniobra del cambio de los al-
ta jugada tiene un significado especial. files de casillas negras, y aún tendrá que
Hay que destacar que Smyslov le había ceder otro para reintegrar el caballo de
jugado a Fischer, en una partida ante- b2 al juego, ya que ocupa una casilla
rior, en Buenos Aires 1970, la misma pasiva.
idea de esta partida, pero una jugada
más tarde, ya que hizo: 7.¤f3 si noso- 10.cxd5
tros interpolamos aquí 7...0-0 y luego
intentar 8.¤a4 como se jugó en esa par- Si 10.¤e2 d4 sería incómodo a causa
tida, el negro convierte al alfil dama del alejado caballo dama.
blanco en una pieza inútil con 8...e5! ya
que 9.¤xc5 e4! 10.¥xg7 exf3 le costaría 10...¤xd5
al blanco material. La partida menciona-
da ilustra otro objetivo de la estrategia Esto crea presión a lo largo de la co-
de la apertura, el de limitar el potencial lumna "d" y por ello es mucho mejor
del oponente. Uno de los mejores me- que 10...exd5.
dios para lograr esto, como ya hemos
aprendido: concentrar poder en el cen- 11.¤e2 b6!
tro.
Smyslov ha tratado de mejorar la lí-
nea en su laboratorio casero, pero lo
más probable es que Fischer hiciese lo
mismo y casi con toda seguridad, con
mayor profundidad que la del soviético.
7...¥xb2 8.¤xb2 0-0
El blanco ha logrado su objetivo,
cambiar los alfiles de casillas negras, pe-
ro, esto debe ser anotado, a costa de
perder tiempo. Estando acostumbrados
a contar tiempos con precisión, pode-
mos ver que tras el cambio de alfiles es Muy buena jugada de Fischer, con la
el turno del negro para jugar y que el idea de ¥a6, atacando las debilidades
blanco tiene que gastar otra jugada para blancas d3 y e2.
regresar su caballo dama al juego. ¡Esta
ligera pérdida de tiempo es suficiente 12.d4
para que el negro tome la iniciativa!
El blanco considera que debido a
9.e3 12...Aa6 esta es la última oportunidad
de liberar su juego. Pero él siempre es-
Tras el tiempo perdido por el blanco tará una jugada tarde en consolidar su
con su jugada 7, este es un lujo que el posición. Debido a que su desarrollo es-
blanco no puede darse. El blanco está tá retrasado, la pasiva 12.0-0 ¥a6 13.d3
jugando por ganancias posicionales es mejor que lo jugado en la partida, la
cuando él debe apresurarse en alcanzar cual abre columnas y diagonales que el
el desarrollo para poder mantener el ba- negro, estando más desarrollado, está
lance. 9.¤f3 es lo indicado. en una mejor posición para usarlas.
9...d5! 12...¥a6!
La ventaja ya se ha ido al bando de El blanco tiene ventaja en el desarro-
las negras. Smyslov ha perdido un tiem- llo y clara iniciativa en el juego. Por esta
Página 28 de 212
razón, Fischer golpeará enérgicamente La mejor esperanza del blanco radica
en las casillas centrales, dedicándose en reducir el material sobre el tablero y
únicamente a completar el desarrollo de regresar el peón extra en una posición
sus piezas y despreocupándose del ma- más simplificada.
terial.
20...axb6
13.dxc5
El blanco, consciente de su inferiori-
Esta captura cuesta al blanco otro dad, intenta compensar sus insuficien-
tiempo. Pero es difícil culpar al blanco cias con una ventaja material.
en este punto: 13.¤c4 b5 no es una al-
ternativa atractiva. 21.£b2

13...£f6! El blanco activa la dama y la remue-


ve de su expuesta posición sobre la co-
Comienza el ataque definitivo. lumna "c". Más cambios con 21.¥xc6 no
sirve a un propósito útil ya que enton-
14.¤c4 ¤c3! ces la artillería pesada del negro pe-
netra rápidamente con efectos desastro-
El punto es que el blanco no podrá sos.
enrocar y tendrá que perder más tiem-
po conectando sus torres. 21...¤a5 22.h4

15.¤xc3 El blanco trata de traer su torre de


rey al juego. La alternativa 22.£xb6
Es obvio que a 15.£c1 ¤xe2 ¤xc4 23.£b3 £d2 sería casi suicida,
16.¢xe2 el negro cuenta sobre el tiem- considerando las muchas amenazas
po más que en material para su superio- contra el rey blanco.
ridad, y desarrolla un ataque irresistible
tras 16...¦ac8! 17.cxb6 ¤e5. 22...¤xc4 23.£f6 £f5!

15...£xc3+ 16.¢f1 ¦fd8! Fischer efectúa esta jugada sin titu-


beos, lo cual ilustra la eficiencia de su
Más desarrollo. El negro emplea ma- técnica. La única pieza activa y fuerte
temáticas simples y eficientes para traer del blanco era su dama, y ahora será
nuevas fuerzas en juego en el menos cambiada. El negro no tiene ilusiones
número de tiempos posible. sobre continuar la cacería del rey y en
cambio va por una incrementada venta-
17.£c1 ¥xc4+ 18.bxc4 £d3+ ja en el final tras el cambio de damas.
También, había alguna amenaza de
Fischer cambió el alfil blanco con el 24.h5.
objeto de debilitar los peones del flanco
dama, de cara al final. 24.£xf5 gxf5!

19.¢g1 ¦ac8 Esta es la mejor jugada: remueve el


objetivo del peón "h" blanco, impide
Una fase de la partida ha concluido. que se abra la columna "h", y aumenta
Al barato costo de un peón, el negro el control del centro, pues ahora la ca-
domina las columnas centrales mientras dena de peones negros más centrali-
el blanco está jugando sin el uso de una zada limita las posibilidades del alfil
de sus torres. blanco.

20.cxb6 25.h5
Página 29 de 212
El blanco apunta a activar su torre 33.f4 aún no funciona, por la razón
rey en la cuarta horizontal. Si 25.¢h2 dada tras la jugada 31 del blanco.
¦d2 26.¦hf1 ¤e5 27.¢g1 ¦cc2 28.a4
¤g4 es incluso peor para el blanco. 33...¦c2 34.¢g2

25...¦d2 26.¦c1 El blanco no tiene jugada útil y debe


esperar mientras que el negro gana ma-
El blanco ofrece regresar un peón terial.
para salvar la partida con esta clavada y
una simplificación con ¥f1,etc. Pero la 34...¤g4
réplica negra mata incluso esta esperan-
za. Ya es tiempo de atacar los peones
débiles del flanco rey blanco.
26...¦c5
35.¢g1
Ahora la clavada es fútil, y esta juga-
da de torre llevará a la creación de un Jugada para evitar lo peor con
terrible peón pasado, el cual decide la 35...Cxe3+. Ahora los peones del flanco
partida. rey caen y el negro vende su peón pa-
sado por una cosecha más rica.
27.¦h4 ¤e5 28.¦xc5
35...¦xf2 36.¥xc4 ¦f3 37.¢g2
Este cambio es incómodo, pero for- ¦xe3 38.¦h8 ¤xh6 39.¦xh7 ¤g4
zado, de otra manera el negro pone las 40.¥b5 ¦b3 41.¥c6
dos torres en la segunda horizontal y
gana material. El "momentum" de la partida mantie-
ne al blanco jugando aunque tenga dos
28...bxc5 peones menos.

Fischer ha conseguido ya un peón 41...¦b2+ 42.¢g1 ¤e5 43.¥a8


pasado y apoyado en el avance por la ¦b8
torre y el caballo.
Si el negro quiere cambiar torres, él
29.¦a4 puede hacerlo con 44...¤g6 y 45....¦h8.

Al fin esta torre entra en la lucha, pe- 44.¥h1.


ro desafortunadamente es en frente del
peón pasado blanco. El peón pasado En este momento se aplazó la lucha,
negro, bien apoyado por sus piezas, abandonando el soviético sin reanudar.
avanzará demasiado rápido. La ventaja decisiva de desarrollo que
cedió Smyslov en la apertura, con la
29...c4 30.h6 ¢f8 31.¦a8+ maniobra de ¤a4, para cambiar el alfil
de casillas negras, no podía resultar sin
Aquí 31.f4 ¤g4 32.¦xc4 falla debido un castigo, y éste ha sido evidente. 0-1
a 32...¦xg2+ 33.¢xg2 ¤xe3+ ganando
las negras. La ventaja decisiva de desarrollo que
cedió Smyslov en la apertura, con la
31...¢e7 32.¦c8 maniobra de ¤a4, para cambiar el alfil
de casillas negras, no podía resultar.· sin
El peón negro debe ser detenido, y un castigo, y éste ha sido evidente.
es ahora o nunca.

32...¦xa2 33.¥f1 *-*-*-*


Página 30 de 212
Pasemos a un nuevo ejemplo de
otra partida de Fischer, en esta oca-
sión con el impenetrable Petrosian, y
perteneciente al match de Candida-
tos de 1971. Una vez más, hay que
destacar especialmente la moralina
que se va a deducir del desarrollo de
las jugadas que vamos a reproducir a
continuación: El arte del trata-
miento de las aperturas, es el ar-
te de saber utilizar el tiempo co-
rrectamente.
Esta jugada define a la Defensa Sici-
Este principio, que debe ser dog- liana. En la mayoría de las partidas dis-
cutidas en este capítulo, los oponentes
ma de fe para el jugador de ajedrez, han enfocado su atención en la apertura
resulta de una dificultad especial a la sobre la misma área central del tablero
hora de disponer adecuadamente las de ajedrez; pero esta partida es diferen-
piezas sobre el tablero, incluyendo en te. Con su primera jugada el blanco ha
este apartado también a los grandes declarado su intención de capturar es-
maestros, que, de vez en cuando, sue- pacio sobre el flanco rey, mientras el
len equivocarse en sus partidas. negro, con la suya, busca ganar espacio
sobre el flanco opuesto. Las casillas co-
Cuando vemos que un jugador está loreadas ilustran esto. La primera jugada
obligado a mover dos veces la misma negra también indica su insatisfacción
pieza, debemos concluir que hay algo con la mera resistencia inerte a la pre-
mal en su posición. Fischer, R - Pe- sión, y su deseo, tras neutralizar el cen-
trosian,T 1-0, Buenos Aires, Candi- tro, a contratacar por su cuenta. Así esta
datos 1971. El desarrollo conduce a la apertura debe ser considerada menos
como una defensa que un contrataque.
victoria tras desaparecer el centro de Con su primera jugada el negro pre-
peones del negro. viene al blanco el dominar el centro
con peones, y cuando el blanco even-
tualmente juegue d4, el negro cambiará
PARTIDA Nº 8 su peón de menor importancia por el
peón central blanco. (Es una regla ge-
Candidatos Buenos Aires ARG (7), 1971 neral que los peones centrales, el "e" y
[B42] Defensa Siciliana: Variante: el "d", tienen mayor valor que los peo-
Variante Paulsen o Kan, 5.¥d3 nes de flanco). La ganancia posicional
BLANCAS: Fischer, Robert James del negro es contrabalanceada por el
NEGRAS: Petrosian, Tigran Varta hecho que la primera jugada blanca
novich contribuye mejor al desarrollo que la ju-
[Gligoric, Svetozar] gada negra, por lo que el negro des-
pués tendrá que hacer una jugada extra
1.e4 c5 para abrir diagonales para sus dos alfi-
les.

DIAGRAMA 2.¤f3 e6 3.d4 cxd4 4.¤xd4

El cambio de peones ha disminuido


la presión del negro sobre d4 y ha
Página 31 de 212
abierto la columna "d" para las piezas 6.¤xc6
pesadas blancas y la columna "c" para
las del negro. Emanuel Lasker (1868- Si no se cambian caballos, se pierde
1941) lo resumía así: "Por todo, la De- el tiempo, y si se cambian, se potencia
fensa Siciliana está llena de tensión". el centro negro. ¿Qué hacer, entonces?
La decisión correcta es la textual. El
4...a6 tiempo es mucho más importante.

Esta jugada, inventada por Louis 6...bxc6


Paulsen (1833-1891), ha llegado a ser
en el siglo XX una parte del enfoque El fortalecido centro de peones ne-
moderno posicional, el cual es limitar el gros va a ser ahora sopesado contra el
campo de acción de las piezas oponen- mejor desarrollo del blanco. Con su ju-
tes (controla b5) y prepara una captura gada 6 el blanco ha salvado un tiempo,
de espacio más extendida con ...b5. El y ahora tiene el turno de nuevo para
agujero en d6 creado por la segunda ju- hacer algo para avanzar la movilización
gada del negro necesita protección de de sus fuerzas.
un caballo blanco que podría llegar ahí
desde b5. El Dr. Siegbert Tarrasch 7.0-0 d5
(1862-1934), conocido por sus rígidos
principios en ajedrez, enfáticamente cla- Todo esto fue jugado por Petrosian
maba que 1...c5 no hace "nada" por el en estilo de "blitz", ya que él tuvo bue-
apropiado desarrollo de las piezas. (El na experiencia con esta línea en su
lector recordará que las jugadas de peo- match del Campeonato Mundial con
nes, estrictamente hablando, no son ju- Spassky. Mientras el blanco se desarro-
gadas de desarrollo) Tarrasch decía de lla, el negro juega el centro de peones.
la Siciliana que aunque los peones ne-
gros en el centro superaban en número 8.c4!
a los blancos, las oportunidades de ata-
que del blanco debían prevalecer debi- Atacando el centro inmediatamente,
do a que él tenía mejor desarrollo y más ya que es lo único que tiene el negro.
espacio. Si ese exagerado juicio fue al- Este es el único tratamiento correcto de
guna vez cierto tras 1...c5, debía serlo la posición. La jugada realizada aquí
neutraliza la superioridad del negro en
incluso tras el posterior "desperdicio de el centro y abre líneas ahí, incremen-
tiempo" con 4....a6. tado así la efectividad de la ventaja del
Pero sigamos la partida de Fischer en blanco en desarrollo. Spassky había ju-
lugar de sacar conclusiones prematuras. gado 8.¤d2.
5.¥d3 8...¤f6
Esta jugada desarrolla una pieza y Cambiar aquí los peones hubiera
protege al indefendido peón "e". Es más conducido al negro a un final desfavo-
flexible que 5.¤c3 ya que deja al peón rable con tres "islas" de peones en el
blanco "c" la opción de avanzar para bando negro contra dos del blanco. Por
fortalecer el amarre blanco sobre el cen- "islas" nosotros entendemos por grupos
tro. de peones conectados; los más que ten-
gamos, lo más difícil que será defender-
5...¤c6 los. El negro, estando atrasado en desa-
rrollo, hubiese preferido mantener la
Así había jugado Petrosian contra posición cerrada, pero él no tiene tiem-
Spassky en los encuentros del Campeo- po para 8...d4 debido a la restringidora
nato del Mundo. 9.e5!
Página 32 de 212
9.cxd5 cxd5 10.exd5 exd5 pero el negro no tiene otra manera de
cerrar la columna "e".
Este es el resultado de la apertura
negra. El desarrollo de Petrosian es muy 14.¤xa4 ¥e6 15.¥e3 0-0
inferior, y Fischer ha jugado correcta-
mente, abriendo la posición para faci- 15...¤d7 hubiese protegido el aguje-
litar el ataque de sus piezas. El negro se ro en c5 mejor, pero hubiera dado al
decide contra la más atractiva 10...¤xd5 blanco un tiempo vital para tomar con-
debido a la incómoda 11.¥e4 y la ven- trol de la columna "c" con 16.¦ac1.
taja continúa del lado del primer juga-
dor. Pero ahora, tras la jugada de la par- 16.¥c5!
tida, el negro tiene tres "islas" de peo-
nes, y un peón aislado central. Debilitando las casillas negras. El
blanco remueve al defensor de las casi-
11.¤c3 ¥e7 12.£a4+! llas débiles negras en el campo de su
oponente.
Justo a tiempo. Petrosian, quien ha-
bía pensado por sólo cinco minutos 16...¦fe8 17.¥xe7 ¦xe7 18.b4!!
hasta este momento, reflexionó 24 mi-
nutos en su respuesta. La jugada blanca,
la cual prepara la centralización de la
dama, rompe la armonía de la posición
del negro debido a que ninguna de las
piezas negras estará bien colocada en
d7.

12...£d7

A la alternativa 12...¥d7 13.£d4!


¥e6 (nótese que el negro no gana un
tiempo con su jugada 12 debido a que
su peón aislado "d" necesita defensa),
14.¥f4 0-0 15.¦fe1. El blanco saca mu-
cho mejor de esto. Extraordinaria coherencia en el jue-
go de Fischer. Esto fija atrás al peón "a"
13.¦e1! negro en la casilla débil a6 y activa la
mayoría de peones blanca en el flanco
¡Recuerde bien esta lección en mate- dama. Ahora, las piezas negras se que-
máticas simples! Cada jugada desarrolla darán pasivas al tener que defender el
una nueva pieza. El blanco correcta- peón a6.
mente prefiere esta continuación segura
en lugar de la dudosa cacería de mate- 18...¢f8 19.¤c5 ¥c8
rial con 13.¥b5 axb5 14.£xa8 0-0
15.£a5 d4! 16.¤xb5 ¥b7 cuando el ne- El negro está obligado a la pasividad.
gro tendría fuerte contrajuego. Si 19...a5 20.b5 hubiera dado al blanco
un fuerte peón pasado.
13...£xa4
20.f3
¡El negro está forzado a ayudar a su
oponente! Este cambio mueve al caba- Esto abre el camino al centro para el
llo blanco hacia el fuerte puesto avanza- rey blanco y quita un par de casillas al
do en c5, contribuyendo a su ventaja, caballo negro.

Página 33 de 212
20...¦ea7 26...¦b8 27.a3 ¦bb6 28.¦a7 tampoco
ayudaba mucho.
La elección negra fue muy difícil, la
hizo tras media hora de reflexión. La ju- 27.f4 h4?
gada da protección adicional al peón
"a" y prepara la activación del alfil ne- No sabiendo que hacer que pudiera
gro. 20...¦xe1+ 21.¦xe1 ¤d7 22.¤b3 (o ser de alguna utilidad, el negro sólo
22.¦c1 se ven sin esperanzas). crea otra debilidad.

21.¦e5! 28.¢f3

El blanco mantiene la presión y ata El blanco amenaza 29.¢g4.


al caballo negro a la defensa del peón
"d". 28...f5 29.¢e3! d4+

21...¥d7 De ortra manera sigue 30.¢d4. El ne-


gro está forzado a exponerse a si mismo
Amenazando ...¥b5. más y más.

22.¤xd7+! 30.¢d2 ¤b6 31.¦ee7 ¤d5


32.¦f7+ ¢e8 33.¦b7 ¤xf4
Jugada instantáneamente y sin pre-
juicio en favor de su orgulloso caballo 33...¦b6 34.¦xb6 ¤xb6 35.¦g7 ¢f8
respecto al alfil negro, el cual defendía 36.¦xg6 ¤d5 37.¥c4 es igualmente sin
varios puntos débiles en la posición ne- esperanzas para el negro.
gra. El punto importante es que la si-
guiente jugada blanca toma la columna 34.¥c4!
"c", donde el negro se ha vuelto más
vulnerable tras la desaparición de su al- El negro esta inerme contra la ame-
fil. 22.a4 también era jugable, pero me- naza de ¦g7. El negro se rindió. 1-0.
nos efectiva.
Si buscamos la causa de la derrota
22...¦xd7 negra en esta partida, nos daremos
cuenta que el carácter de la apertura co-
Con este cambio en d7, el blanco locó al posicionalmente ambicioso ne-
pierde el caballo bueno, pero evita ¥b5 gro sobre arena movediza y tras de que-
y abre para su torre la columna "c". dar atrás en desarrollo con su cuarta y
quinta jugadas sus problemas reales co-
23.¦c1 ¦d6 menzaron. Cuando el blanco destruyó
la superioridad negra en el centro con
Jugada para liberar a la otra torre de su jugada 8, la compensación del negro
la defensa del peón "a". 24.¦c7 ¤d7 Es- por la rápida movilización blanca desa-
perando al menos cortar las comunica- pareció también. Entonces vimos el más
ciones entre las piezas blancas. 24...¦e8 fino ejemplo de cómo contar tiempos y
25.¦xe8+ ¤xe8 26.¦a7 hubiera costado explotarlos. 34.¥c4 por ejemplo: 34...g5
un peón. 35.¦g7 ¦f6 (o 35...¤g6 36.¥f7+ seguido
de Tg8 también conduce a mate);
25.¦e2 g6 26.¢f2 h5 36.¦g8+ ¦f8 37.¥f7+ ¢d8 38.¦xf8
mate. 1-0
El negro está casi en un tipo de
zugzwang. 26...¦e8 27.¦xe8+ ¢xe8 Robert Fischer ha sido el más
28.¦a7 ¦b6 29.a3 ¤b8 30.¢e3; o grande de los maestros de todos los
Página 34 de 212
tiempos en el buen uso del factor del 12.dxe5 ¤d7
tiempo. La causa de la derrota de Pe-
12...¤d5 13.¤e4.
trosian está en la cuarta jugada
(...a6) y en la quinta (...¤c6), donde 13.¦e1 ¤c5 14.¦e3!
el blanco le ganó dos tiempos.

*-*-*-*

EL TIEMPO PERDIDO

Seguimos con un nuevo ejemplo de


este tipo, recordando una partida que
se jugó en el match URSS-Yugoslavia
de 1957: Gligoric, S - Tolush, A 1-0.

PARTIDA Nº 9 Estupenda jugada de Gligoric. El


blanco puede desprenderse del alfil, ya
URS-JUG Leningrado (6), 1957 que al negro le cuesta mucho sacar sus
[E54] Defensa Nimzoindia: piezas. Además, la presencia de la torre
Variante principal en la tercera horizontal y la buena dis-
BLANCAS: Gligoric, Svetozar posición de sus piezas, le garantizan
NEGRAS: Tolush, Alexander V posiciones de ataque al rey contrario:
[Gligoric, Svetozar] ¦g3, £g4, ¤e4, etc.

1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 d5 4.¤c3 14...g6


¥b4 5.e3 0-0 6.¥d3 c5 7.0-0 cxd4
8.exd4 dxc4 9.¥xc4 14...¥d7 15.¥xh7+! ¢xh7 16.£h5+
¢g8 17.¦h3‚ con ataque;
Esta es la línea favorita de Karpov y 14...¤xd3 15.¦xd3± (Dominio de la
de Furman. columna "d"); 15...£c7 16.¥f4 b5
17.£h5‚con ataque).
9...¤bd7 10.¥d3 a6?
15.¤e4
Esta es la falta grave en el plantea-
miento defensivo de las negras. Este
movimiento es una pérdida de tiempo y
proporcionará al blanco la posibilidad
de montar un fuerte ataque que les dará
la victoria. Hay que decir, también, que
la jugada ¥d3 del blanco no constituye
una pérdida de tiempo, ya que abando-
na una casilla expuesta para dirigirse al
flanco de rey. (¹ Era mejor 10...b6;
10...¤b6).

11.¤e5! ¤xe5

11...£c7!?; 11...b5 12.¤c6.


Página 35 de 212
Ataca las debilidades de las casillas 20...¥f8 21.¥xf8 ¢xf8 22.h4
negras.
Con esta jugada son dos los objeti-
15...¤xe4 16.¦xe4 ¥e7 vos a cumplir. El primero es reducir el
número de peones del flanco rey negro,
16...£e7 17.h4 (diagrama) y el segundo, también importante, abrir-
le paso al rey desde la primera línea.

22...£b6 23.h5!

23.b3 ¦ad8 24.h5 ¦d4!

23...£xb2 24.¦d1

24.¦b1! £c3 25.hxg6 hxg6 26.¦c4


£d2 27.¥xg6! fxg6 28.¦f4+ ¢g7
(28...¢e7 29.£g5+) 29.£g5! £d8 30.¦f6
¥e4 31.¦xg6+!+-.

24...¦ad8 25.¦f4 ¦d7


Amenazando ¥g5.
25...¦d4 26.hxg6 hxg6 27.¦b1
17.¥h6 ¦e8 18.£f3! (27.¦xf7+) 27...£c3 28.¦xf7+! ¢xf7
29.¥xg6++-.
18.¦c1 b5.
26.hxg6 hxg6 27.£g5! ¦d4
18...¥d7
27...¦xd3 28.¦xd3 (28.¦xf7+ ¢xf7
18...¥g5 19.¥xg5 £xg5 20.h4. 29.£f6+ ¢g8 30.£xg6+ ¢f8 31.¦xd3
£c1+ 32.¢h2 £f4+ 33.¦g3 £xe5)
19.¦g4 ¥c6 20.£g3 28...£b1+ 29.¢h2 £xd3 30.¦h4!‚con
ataque (30.£f6 £f5! Vukovic; será
así?...) 30...£f5 (30...¢g8 31.£f6+-)
31.¦h8+ ¢g7 32.£h6 mate.

28.¦xf7+! ¢xf7 29.¥xg6+ ¢g8


30.¥h5+ ¢h7 31.£g6+ ¢h8
32.£f6+!

El mate es imparable. De nuevo, un


sólo tiempo costó perder la partida. Las
piezas no llegaron a tiempo a la defen-
sa. El error hay que buscarlo en la juga-
da 10...a6?.
32...¢h7 33.¥g6+ ¢h6 34.¥f7+ ¢h7
Amenazando h4-h5, y a la vez 35.£g6+ ¢h8 36.£h6 mate. 1-0
creando una amenaza de doble sacrifi-
cio. *-*-*-*

Página 36 de 212
EL ORDEN EN EL DESAROLLO espacio del blanco sobre el flanco da-
ma.

El preciso ordenamiento en el de- 2...e6 3.¤c3 ¥b4


sarrollo es también muy importante.
El negro desarrolla su flanco rey rá-
pidamente y con su clavada previene
A este respecto, hay que decir que e4. En esta defensa, inventada por Nim-
es preferible desarrollar primero las zovich (por ello conocida como Nim-
piezas de menos valor y, después, las zoindia), el gran maestro del bloqueo,
más fuertes. Es claro que hay excep- los caballos a menudo tienen excepcio-
ciones, pero debemos considerar, pa- nal utilidad y llegan a ser superiores a
ra las aperturas, como egla general, los alfiles, cuyo poder es más grande en
que es más conveniente jugar prime- posiciones abiertas.
ro con los caballos, luego con los alfi- 4.e3
les, más tarde con las torres y en últi-
mo lugar con la dama. El blanco hace tanto como le es per-
mitido. Él está listo para ¥d3 ahora,
Veamos un ejemplo de esta idea: continuando la lucha por la casilla cen-
Gligoric, S - Portisch, L 1-0, Olimpía- tral e4. El hubiese preferido poder jugar
da de Lugano 1968. e4 de una vez, por supuesto, pero el
texto no es un desperdicio de tiempo y
da necesario apoyo al peón central en
PARTIDA Nº 10 d4.

Lugano olm SUI, 1968 4...0-0 5.¥d3 c5


[E54] Defensa Nimzoindia:
Variante principal Tarde o temprano los peones tienen
que tomar parte en la disputa por el
BLANCAS: Gligoric, Svetozar centro. El esperado por el blanco e4 no
NEGRA: Portisch, Lajos será posible ahora debido a que el
[Gligoric, Svetozar] peón "e" es necesario para defender el
peón "d" debido a la amenaza del negro
1.d4 ¤f6 de debilitarlo con ...cxd4.

El centro puede ser controlado por 6.¤f3


peones, como ya hemos visto, pero
también por piezas. En este caso el de- Es normal para el caballo preferir es-
sarrollo del caballo previene el que el ta casilla de desarrollo a e2, desde don-
blanco juegue 2.e4. de atacaría sólo una de las casillas cen-
trales en lugar de dos (d4 y e5). En f3 el
caballo también ayuda a proteger el
2.c4 punto posiblemente sensible h2 y otras
casillas alrededor del rey cuando el
Un intento de crear un centro com- blanco enroque en el flanco rey.
pleto de peones con 2.¤c3 fracasaría El caballo rey podría ir a e2 cuando
ante 2...d5, y el peón blanco "c" queda- la naturaleza de la posición requiera
ría bloqueado de participar en la lucha que el peón blanco "f" este libre para
por el centro. Así que el blanco hace es- avanzar. Si 6.a3 ¥xc3+ 7.bxc3, el blanco
ta jugada precautoria primero, la cual logra la pareja de alfiles y cierto fortale-
pone presión sobre d5 e incrementa el cimiento del centro, pero tras 7...¤c6
Página 37 de 212
8.¤e2 b6 9.e4 ¤e8! 10.¥e3 d6 11.0-0 La dama se desarrolla al último. El la-
¥a6 el negro tiene bloqueado los peo- do brillante del peón aislado "d" no es
nes doblados débiles y a 12.f4 el negro sólo la ventaja en espacio que el pro-
bloquearía los del flanco rey también vee, sino la notable característica de ta-
con 12...f5! así aquí de nuevo los caba- les posiciones en que la dama negra no
llos negros serían más fuertes que los tiene casilla tan buena de desarrollo.
alfiles blancos.
14...¥xc3
6...d5 7.0-0 dxc4 8.¥xc4 cxd4
El negro no puede lógicamente pro-
El negro espera explotar la debilidad ceder con 14...¤f8 a causa de la incó-
del peón aislado "d" después, pero este moda 15.¥b5 (15...¥c6 16.¥a6). Así
peón, como sabemos, dará mayor liber- que decide dar al oponente el par de al-
tad de movimiento a las piezas blancas. files y fortalecer su centro para cerrar la
columna "c" y asegurar la confortable
casilla c7 para su dama, esperando ejer-
9.exd4 b6 cer presión sobre los "peones colgan-
tes" blancos en el centro.
Esta es la mejor posibilidad del ne-
gro, una jugada normal que lleva la idea 15.bxc3 £c7
de efectuar ...¥b7. Esto abre la mejor
diagonal para el alfil dama negro, don- Esta es una posición clave y muy co-
de ejercerá firme control sobre la casilla nocida por la teoría de las aperturas.
de bloqueo d5. Esta era la misma posi- Las blancas tienen peones colgantes,
ción surgida en la partida anterior, pero pero móviles. Esa movilidad de los peo-
resuelta de mejor forma. nes centrales, y la pareja de alfiles, son
su principal ventaja. Gligoric jugará con
10.¥g5 ¥b7 11.¦e1 ¤bd7 gran energía y precisión.

El caballo, aunque no muy activa- 16.c4!


mente colocado aquí, le da necesario
apoyo a su colega clavado que defiende Siguiendo los consejos de Capablan-
el flanco rey. ca -mejor jugar con los peones en una
misma fila-, y controlando el escaque
12.¥d3 d5.

Superficialmente, esta jugada no está 16...£c6


en acordancia con el consejo de que
No existía el peligro de 16...¤g4 de-
una pieza debe moverse una sola vez bido a 17.h3! ¥xf3 18.£xf3 £h2+
en la apertura. Aun así, es una muy 19.¢f1 y las piezas negras quedarían so-
buena jugada. El blanco no estaba listo bre el lado equivocado del tablero,
a jugar d5, y existía la amenaza de mientras que el blanco tendría la ame-
12...¥xc3 13.bxc3 £c7 y 14...¤e4. Con naza ganadora de ¥f4.
el texto, el blanco remueve al alfil de la
columna expuesta, donde no hace na- 17.h3 ¦cd8
da, y lo pone en una diagonal más acti-
va, donde apunta al rey enemigo. Esta 17...e5 falla a 18.¥xf6.
es una excepción a la regla de no mo-
ver dos veces la misma pieza en la aper- 18.¦cd1
tura.
El blanco calmadamente mantiene la
12...¦c8 13.¦c1 ¦e8 14.£e2! presión.
Página 38 de 212
18...¤f8 19.£e5! El negro no puede responder
24...exd5? debido a 25.¤d4 con idea de
El negro no despliega un plan efecti- 26.¤f5 ganando.
vo, así que el blanco aprovecha la opor-
tunidad de maniobrar su dama hacia el 25.¤d4 ¤c5 26.dxe6
flanco rey.
El blanco reduce el número de peo-
19...¤6d7 nes defensores.

Intentando algo diferente. 26...¤cxe6 27.¥c2


20.£g3 ¦a8 Persiguiendo a la dama lejos del peli-
grado flanco rey negro.
Portisch realiza esta jugada con el
objeto de dejar libre "c8" para su dama. 27...£xa2
Por eso no era bueno 20...¦c8 por
21.¥e4 £c7 22.¥f4. El negro no tiene alternativas atracti-
vas: 27...£d7 28.¤xe6 (si 28.¥f5 £xd4
21.h4 con oportunidades de defensa)
28...¦xe6 29.¦xd7 ¦xe1+ 30.¢h2 ¤xd7
Tarde o temprano la marcha de este 31.£d3! ¤f8 (o 31...¥e4 32.£d2)
peón forzará al negro debilitar la estruc- 32.¥a3 ¢g8 (o 32...¥e4 33.£d2 ganan-
tura de peones en el flanco rey. do material) 33.¥xf8 ¢xf8 34.£h7 des-
truyendo los peones negros del flanco
21...¢h8 rey. O bien si toma en c4: 27...£xc4 el
blanco responde con 28.¥b3 (diagra-
El negro intenta en vano mantener ma)
su estructura de peones intacta.

22.¥c1 f6

El proceso debilitador comienza, el


negro no podía esperar por 23.¥b2 y
24.d5.

23.h5 h6

Ahora la posición del rey negro está


llena de agujeros, pero él no podía so-
portar 24.h6, creando gran peligro so-
bre la gran diagonal con el alfil rey ne-
gro ausente.
Presionando aún más en e6:
24.d5! 28...£xd4 29.¦xd4 ¤xd4 30.¦xe8 ¦xe8
31.£c7! reteniendo la ventaja material.
Un rompimiento temático en este ti-
po de posición. Todas las piezas blan- 28.¦xe6! ¦xe6
cas están en armonía para dar comienzo
al ataque. Gligoric maniobra hábilmente Un ataque de mate seguiría a
para disminuir los defensores del rey 28...¤xe6 29.¤xe6 ¦xe6 30.£g6.
adversario.
29.¤xe6 ¤xe6 30.£d3 ¤f8
24...£a4 31.¥a3 f5 32.£c3!
Página 39 de 212
El negro se rinde. ¥b4 4.e3 0-0 5.¥d3 c5 6.¤f3 d5
Había una oportunidad de enfrentar 7.0-0 ¤bd7 8.a3 ¥a5
la amenaza de 33.¦a1 con 32...¤e6! pe-
ro el blanco tenía la intención de jugar Llegado este momento, el blanco no
33.¥b2 (no es bueno jugar 33.¦a1 ya tiene continuación activa y se decide
que viene 33...¤f4! con juego complica- por adoptar la fórmula de sacrificar po-
do) 33...£a5 34.£e3! con una posición sicionalmente.
ganadora, pues aquí hay dos diagonales
abiertas para el ataque irresistible blan- 9.cxd5 exd5 10.b4!
co. 1-0
Sacrificio posicional.
*-*-*-*
10...cxb4 11.¤b5!

EL SACRIFICIO DE MATERIAL
O POSICIONAL

Este tipo de sacrificio posicional


se ejecuta con la finalidad de activar
las piezas, o bien en función de la po-
sición.

El sacrificio es otra posibilidad


más para abrir el juego y reactivar la
iniciativa.

Veamos un claro ejemplo de esta Esta es la idea de Gligoric. La con-


cepción del sacrificio anterior es similar
modalidad de acción: Gligoric, S - a la del Gambito Volga, o Gambito Ben-
Andersson, U 1-0, Berlín 1971. Con ko, con colores cambiados. Ahora, la
este ejemplo damos por concluido el posición de los peones centrales del pri-
tema de la lucha por el tiempo en la mer jugador es superior, y ejerce, ade-
apertura. más, presión en las columnas abiertas
del flanco dama. Parecido a la idea de
Benko.
PARTIDA Nº 11
11...a6
Berlin it Berlin GER, 1971
[E53] Defensa Nimzoindia: Gligoric nada dice acerca de esta ju-
Variante principal gada; pero otros comentaristas la han
considerado dudosa. Prefiriendo en
BLANCAS: Gligoric, Svetozar cambio 11...¤b8 12.axb4 ¥xb4 13.¦xa7
NEGRAS: Andersson, Ulf ¦xa7 14.¤xa7 ¥e6² Kesmaecker.
[Gligoric, Svetozar]
12.£b3!
Esta partida recibió el premio de be-
lleza del torneo. Esta es la jugada que justifica el plan
del sacrificio.
(Mejor Partida-Sacrificio-Juego de Pie-
zas) 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 12...bxa3
Página 40 de 212
En caso de 12...axb5 13.axb4± Kes- En caso de 32...¥d7 33.d5 con la
maecker idea de ¥h8 +- (Kesmaecker).

13.¤d6 ¥c7 14.¥xa3 ¥xd6 33.¦xc6 ¦c8 34.d5!

La actividad compensa ampliamente De esta forma, la torre activa se con-


el peón de menos. El desarrollo de An- vierte en un peón pasado muy fuerte.
dersson es malo y difícil, porque no tie- La victoria es una mera demostración
ne casillas para ubicar sus piezas. de buena técnica.
15.¥xd6 ¦e8 16.¦fc1 ¦e6 34...¦xc6
17.¥f4
34...¥d7 35.¥h8 £f8 36.¥g7!+- Kes-
Gligoric practica los consejos de maecker
Nimzowitsch: "La amenaza es más fuer-
te que la ejecución". 35.dxc6 ¥c8 36.c7 ¢h7 37.£d4
£d7
17...h6 18.h3 ¤f8 19.¥c7! £e8
20.¤e5± g6 21.¥e2 ¤8d7 22.¤xd7 37...f5 38.£d8 £e6 39.£h8+ ¢g6
£xd7 23.¥f4 g5 24.¥e5 £d8 40.¥g7+-
25.¥f3 ¤e4 26.¥c7 £d7 27.¥e5
£d8 38.£xe4+ £f5 39.£d5 £d7
40.£c5 ¢g6 41.¥d4 g4 42.hxg4
El objeto de estas repeticiones es £xg4 43.£d6+ £e6 44.£d8 f5
acercarse al control de movimientos. 45.£f8! a5 46.f3 a4 47.¢h2 ¢h5
48.e4! fxe4 49.g4+ ¢g5 50.¢g3!
28.¥xe4!
Con la idea de 51. £g7+ £g6 52.
Es bueno cambiar las piezas activas ¥e3 mate. 1-0
del contrario, para continuar el ataque.
Con este ejemplo damos por concluido
28...dxe4 29.¦c7 £e8 30.¦ac1 el tema de la lucha para el tiempo en la
¦c6?! apertura.
Kesmaecker 30...a5.

31.¦1xc6 bxc6 32.£c3 ¥e6 *-*-*-*

Página 41 de 212
COMO SE DEBEN TRATAR LAS APERTURAS

Sobre cómo debe ser el tratamiento de las aperturas, podemos y debemos


mencionar los consejos de algunos grandes maestros. Por ejemplo, comence-
mos con Aarón Nimzowitsch, que apuntó siete axiomas fundamentales. Son
los siguientes:

Consejos de Nimzowitsch sobre las aperturas

Nimzowitsch apuntó siete axiomas fundamentales.


Son los siguientes:

1º) Desarrollar un avance estratégico de las fuerzas hacia la línea de la fronte-


ra, con el desenvolvimiento completo de todas las piezas y no sólo de algu-
nas de ellas.

2º) Un movimiento de peón no se considera como estricto desarrollo, sino só-


lo como una ayuda. Su fuerza como atacante es pequeña en comparación
con la de las piezas. Es pues prioritario el desarrollo de éstas, que son más
eficientes.
Hay que construir un centro de peones como ayuda a nuestro desarrollo y
a la fuerza de nuestras piezas, que suponga, a la vez, un impedimento al
buen desarrollo del contrario.
Podemos considerar como centro del tablero, las casillas: e4, e5, d4, d5, y
como centro amplio las casillas: f4, f5, c4 y c5.

3º) La ventaja en el desarrollo es un ideal de cualquier apertura, por eso, ésta


debe de convertirse en una auténtica "carrera" para un mejor desarrollo.

4º) Se deben de cambiar las piezas siempre y cuando se ganen tiempos. Ejem-
plos: Ejemplo - 1: (1.e4 d5 2.exd5 £xd5 3.¤c3) o también Ejemplo - 2: (1.d4
d5 2.c4 ¤f6 3.cxd5 ¤xd5 4.e4). En ambos casos, con ventaja blanca.

DIAGRAMAS

Página 42 de 212
Ejemplo Nº 1 Ejemplo Nº2

5º) La liquidación de material es muy útil si se realiza con un desarrollo conse-


cuente. Así, en el Gambito Danés, ocurre que: Ejemplo - 3: (1.e4 e5 2.d4
exd4 3.c3 dxc3 4.¥c4 cxb2 5.¥xb2 d5 6.¥xd5 ¤f6 7.¥xf7+ ¢xf7 8.£xd8 ¥b4+
9.£d2 ¥xd2+ y aunque el blanco tiene una ligera ventaja, esta línea es juga-
ble).

Ejemplo Nº 3

Hay que devolver el material en el momento adecuado, recuperando los


tiempos perdidos anteriormente, como en la jugada quinta del negro vista
antes, 5...d5.
De esta forma, si: Ejemplo - 4: (1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.d4 exd4 4.c3 Es peligro-
so aceptar el peón. 4...d5! 5.exd5 £xd5 6.cxd4 ¥g4 7.¥e2 ¥b4+ 8.¤c3 ¥xf3
Con contrajuego negro. 9.¥xf3 £c4!= con posición igualada).

DIAGRAMA

Página 43 de 212
Ejemplo Nº 4

Este axioma de liquidación es original de Nimzowitsch.

6º) El centro de peones debe ser móvil. En la Defensa Alekhine vemos: Ejem-
plo - 5: (1.e4 ¤f6 2.e5 ¤d5 3.c4 ¤b6 4.d4 d6 y el centro ya no es móvil ni los
peones están en línea, como aconsejaba Capablanca. Estas razones justifican la
idea de Alekhine, pues e5 está expuesto al ataque y a los cambios).

Ejemplo Nº 5

7º) No hay tiempo para capturar peones en el transcurso de la apertura, excep-


tuando los centrales, que son de gran poder. Hay, naturalmente, algunas
excepciones, como la del peón envenenado en la Siciliana Najdorf, que
aporta un buen contrajuego. Esta es la única razón para que el peón de b2
de las blancas sea capturable. Es un problema de compensaciones, donde
el negro cubre la desventaja de su desarrollo, con la actividad y las debili-
dades posicionales del primer jugador. De este modo, resulta muy difícil
penetrar en la posición del negro ya que su defensa es buena y el blanco
tiene muchos huecos, aunque goza de buen ataque por su mejor desarrollo
de piezas.

Página 44 de 212
Richter, maestro checo, dijo que hay que dar mucho aire a las piezas, para
que éstas puedan respirar. Esto significa que hay que crear columnas
abiertas y diagonales libres para las torres y los alfiles, respectivamente.

Pasemos ahora a enumerar los consejos vertidos por el soviético y gran


maestro, Alexei Suetin, quien aportó cuatro axiomas y, nada menos, que trece
recomendaciones.

Suetin: 4 axiomas y 13 recomendaciones

Empecemos por los axiomas:

1º) La apertura debe ser la lucha por el control de las casillas centrales.

2º) Hay que esforzarse por ejecutar un rápido y activo desarrollo.

3º) Se deben de crear las condiciones apropiadas para un temprano enroque,


lo que resulta muy favorable, aunque en la práctica se encuentran muchas
excepciones.

4º) Hay que formar una estructura de peones que sea sólida y favorable.

Y éstas son las trece recomendaciones:

1º) Utiliza cada tiempo de la mejor forma. Las piezas de mayor valor, como la
dama y las torres, hay que ponerlas en juego más tarde para evitar que
sean atacadas por las de menor valor del adversario, con las consiguientes
pérdidas de tiempo y el retraso en el desarrollo que producen.

2º) Los movimientos de peones deben estar bien planeados.

3º) El comienzo del juego debe hacerse con un peón central, desarrollando las
piezas menores de tal forma que presionen en el centro.

4º) Mantener un desarrollo flexible.

5º) El desarrollo debe ser también armónico, jugando en ambos flancos.

6º) No efectuar movimientos sin propósito. Cada jugada debe ser parte de un
plan definitivo.

7º) Jugar sin demasiado entusiasmo por ganar material. La lucha por el tiem-
po es mucho más importante, especialmente, en posiciones abiertas.

Página 45 de 212
8º) Solamente podemos admitir un debilitamiento de nuestra estructura de
peones, si obtenemos compensación en la actividad de nuestras piezas. Un
claro ejemplo de esta idea lo tenemos en la Defensa India de Rey, donde el
negro juega con una estructura de peones inferior, que es la siguiente: a5,
b7, c6, d6, f7, g6, h7. A pesar de que el blanco tiene un mayor espacio y
puede presionar sobre la debilidad negra en d6 -peón retrasado-, el segun-
do jugador goza de una gran actividad para sus piezas y las debilidades
quedan compensadas.

9º) Con la ayuda de los peones, debemos tratar de debilitar la formación de es-
pacio enemigo, así como tratar de conseguir una ventaja de ésta para nues-
tros colores.

10º) No obstruir nunca el paso de los peones acumulando piezas delante de


ellos. Tanto los peones como las piezas deben trabajar juntos.

11º) En las primeras jugadas de la partida, es conveniente prestar especial


atención a las casillas fe y f7, que son las más vulnerbales del tablero.

12º) La mala colocacón de una pieza destruye la buena armonía de las demás.

13º) Con las blancas, aprovecha la ventaja de la primera jugada para mantener
la iniciativa. Con las negras, busca siempre el contrajuego.

Vamos a recoger, también las ideas básicas que sobre el comienzo de la par-
tida tenía el gran maestro y antiguo campeón del mundo cubano, José Raúl
Capablanca.
Capablanca dejó escritas muchas de sus opiniones sobre el ajedrez acerca
de sus distintas fases, y todas ellas son de gran valor didáctico para el jugador
y para el entrenador de ajedrez.

Ideas básicas de Capablanca sobre las aperturas

Sobre este tema, Capablanca vertió tres puntos fundamentales. Son los si-
guientes:

1º) Desenvolver las piezas siguiendo los principios de rapidez y solidez, evitan-
do crear en nuestra formación debilidades permanentes. Esto será espe-
cialmente bueno si se fuerza al contrario a adquirirlas. La base de todo el
juego deberá estar en el dominio de las casillas centrales, es decir, en e4,
e5, d4, y d5, que debemos ocupar y presionar con peones y piezas.

2º) No mover dos veces la misma pieza has concluir el desarrollo. Sólo por ra-
zones especiales se puede vulnerar esta regla.
Página 46 de 212
3º) Hay que evitar siempre las pérdidas de material. Solamente se puede ce-
der a este principio si existe una amplia compensación.

Principios de Capablanca sobre la importancia de los Peones

La formación de los peones, su estructura, es vital para una partida de aje-


drez. Tanto en la fase inicial, la denominada apertura, como en el medio juego
y en el final, los peones son de suma importancia.
Capablanca ha hablado de ellos, diciendo lo siguiente:

1º) Generalmente, la formación más fuerte es cuando están en línea, pues ga-
nan flexibilidad y movilidad.

2º) En la apertura, una mala formación suele desechar una idea, mientras que
en el medio juego, una mala estructura es suficiente para que la ventaja se
vaya al bando contrario.

3º) En la defensa, es mucho mejor cuanto más cerca estén de la base, mientras
que en el ataque, son mucho más peligrosos cuanto más avanzados estén.

4º) En el final, a menudo, deciden la victoria de uno u otro bando. Un peón


pasado, bien apoyado, suele ser decisivo.

5º) En el enroque tienen también su importancia. Podemos decir que el enro-


que corto es más seguro que el largo, ya que en éste, el peón a2 o a7 es dé-
bil. No es suficiente argumentación decir que al enrocarse largo, la torre
gana un tiempo al situarse en d1 o d8, pues este tiempo hay que devolverlo
para jugar ¢b1 o ¢b8 como medida de seguridad.

Ideas de Capablanca sobre el Medio Juego

El genial cubano aporta estos seis puntos que pasamos a enumerar:

1º) Es de gran importancia el coordinar la acción de las piezas.

2º) Resulta fundamental un total dominio del centro del tablero para poder
atacar con éxito el rey contrario.

3º) Los ataques violentos y directos al monarca adversario, sólo se pueden rea-
lizar en conjunto, con la mayor fuerza posible, para poder alcanzar la vic-
toria. Una vez comenzados, hay que seguir adelante. Si se paralizan sin un
éxito parcial, al menos, cuestan, normalmente, la partida.

Página 47 de 212
4º) La ventaja material, por pequeña que sea, asegura el éxito final, a igualda
del resto de los factores de la partida.

5º) La posición es lo más importante de todo. Sus factores son el espacio y el


tiempo, la ventaja material viene después.

6º) Si el juego se encamina hacia un final, considérese éste antes de cambiar


las piezas.

Principios generales de Capablanca sobre la idea de centro

A continuación ofrecemos los que son, a juicio de Capablanca, los princi-


pios generales de la idea de centro y su dominio, englobados en la idea de cen-
tralización.
Estos principios están basados en las ideas vertidas en sus obras.

1º) El centro y el desarrollo en ajedrez constituyen una batalla igual, donde


vencerá el bando que consiga una mayor movilidad de sus ejércitos.
Centralizar las piezas será dirigirlas hacia las cuatro casillas centrales, o
sea, e4, e5, d4 y d5, y este punto debe constituir una preocupación cons-
tante en cualquier jugador. El dominio de las cuatro casillas centrales será
la facultad de poder colocar las piezas en esos cuadros sin que puedan ser
capturadas, pudiendo, en cambio, capturar cualquier pieza enemiga que
pretenda ocuparlas.
En el centro, las piezas adquieren su mayor efectividad, siendo mucho
más vulnerables si están dispersas.

2º) Todo ataque lateral se controlará inmediatamente dominando el centro. Si


contamos con la ventaja de desarrollo, que sea apreciable, debemos abrir
líneas en el centro. Así, la ventaja de las pieza será decisiva.

Recomendaciones de Capablanca a los principiantes

Esto es lo que les dice Capablanca a los principiantes en el ajedrez:

1º) El primer movimiento ha de ser el de un peón a la cuarta casilla. Un peón


central.

2º) Desarrollar el caballo y el alfil de rey para hacer un enroque rápido.

3º) Buscar una buena ubicación para una pieza y no volver a moverla. Desa-
rrolla el resto. Lleva las torres a columnas abiertas y semiabiertas o a las
centrales. Esto es bueno.

Página 48 de 212
4º) Jugar con el rey o la dama prematuramente es malo. Primero sacar las pie-
zas menores.

5º) No se deben hacer tres movimientos seguidos de peones. Esto no es desa-


rrollo. Deben evitarse también las jugadas de peón no relacionadas en el
desarrollo de una pieza, o en el general.

6º) El enroque se efectúa con el objeto de llevar el rey a posición más segura.
Mover los peones de la segunda línea ya crea debilidades, como ya decía
Steinitz.

7º) Hay que jugar siempre al dominio del centro.

8º) No hay que cambiar piezas desarrolladas por piezas sin desarrollar del
contrio. Los tiempos de la pieza son perdidos.

9º) No hay que ganar peones sin completar el desarrollo.

Principios generales del Final según Capablanca

Los consejos que reproducimos a continuación, están basados en la expe-


riencia personal del maestro cubano.

1º) El tiempo es de suma importancia en el final.

2º) Dos alfiles son mejores que dos caballos. Un alfil cubre tresce casillas y un
caballo ocho.

3º) Un alfil es mejor que un caballo, salvo en las posiciones bloqueadas.

4º) Generalmente, torre y alfil es mejor que torre y caballo.

5º) La combinación de dama y caballo es mejor que la de dama y alfil.

6º) Los peones están mucho mejor cuando están en una misma línea. Son más
fuertes.

7º) Cuando el contrario tiene un alfil, es mejor, en general, colocar los peones
en casillas del mismo color del alfil contrario. Cuando tenemos nosotros
un alfil, debemos colocar los peones en casilla contraria al color de nues-
tro alfil.

8º) El rey, pieza defensiva en la apertura y medio juego, es parte del ataque en
el final y en muchas ocasiones, decisiva.
Página 49 de 212
9º) En finales sin dama, con una o dos piezas menores, hay que adelantar el
rey al centro del tablero. Cuando sólo son de peones, aún con mayor moti-
vo.

Consejos generales de Capablanca sobre la iniciativa

Capablanca nos aporta, en este sentido, dos consejos básicos a seguir.

1º) Asumir la iniciativa, a la primera oportunidad, y tratar siempre de mante-


nerla.

2º) Mantener libertad de acción para las piezas propias y restringir en lo posi-
ble las del adversario, al mismo tiempo.

Principio de Philidor

El famoso principio de Philidor, que vamos a explicar a continuación, es el


que da pie para la ya vista décima recomendación de Suetin.

Philidor decía: "Hay que situar las piezas detrás de los peones. Los peones
representan el alma de la posición en ajedrez".

En efecto, los peones tienen gran importancia en el ajedrez. La estructura


de los peones influye fundamentalmente sobre el resultado final de la partida.

Es también muy cierto que las piezas irradian energía detrás de los peones.
A este respecto, vamos a ver dos claros ejemplos a continuación: Fischer, R -
Spassky, B ½-½, Match por el Campeonato Mundial, Reykjavik 1972.

PARTIDA Nº 12
Para dejar mayoría en el flanco rey.
Campeonato del Mundo, Reykjavik ISL
(16), 1972 6...¥g4 7.dxe5 £xd1 8.¦xd1
[C69] Ruy López: Variante del cambio fxe5
con 5.0-0 f6
BLANCAS: Fischer, Robert James 8...¥xf3 9.gxf3 fxe5.
NEGRAS: Spassky, Boris V
9.¦d3 ¥d6!
[Gligoric, Svetozar]
9...¥xf3 10.¦xf3 ¤f6 11.¤c3 ¥b4
1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6 12.¥g5 ¥xc3 13.bxc3! ¦f8 (13...¤xe4
4.¥xc6 dxc6 5.0-0 f6 14.¦e1) 14.¥xf6 ¦xf6 15.¦xf6 gxf6
16.¦d1 ¢e7 17.¦d3±.
5...£d6!?
10.¤bd2 ¤f6 11.¤c4 ¤xe4
6.d4 12.¤cxe5
Página 50 de 212
12.¤fxe5 ¥e6=

12...¥xf3 13.¤xf3 0-0

Ligera ventaja del blanco.

14.¥e3 b5!= 15.c4!? (Estructura de


Peones)

…(con idea de) ¦f2.

34.¢f3 ¦d2 35.¦a7+ ¢f6


36.¦a6+ ¢e7 37.¦a7+ ¦d7 38.¦a2
¢e6 39.¢g2 ¦e7 40.¢h3 ¢f6
41.¦a6+ ¦e6 42.¦a5 h6 43.¦a2 ¢f5
44.¦f2+ ¢g5 45.¦f7 g6 46.¦f4 h5
47.¦f3 ¦f6 48.¦a3 ¦e6 49.¦f3 ¦e4
50.¦a3 ¢h6 51.¦a6 ¦e5 52.¢h4
¦e4+ 53.¢h3 ¦e7 54.¢h4 ¦e5
Bloqueando la mayoría de peones 55.¦b6 ¢g7 56.¦b4 ¢h6 57.¦b6
del negro. 15.¦c1. ¦e1 58.¢h3 ¦h1+ 59.¢g2 ¦a1
60.¢h3 ¦a4.
15...¦ab8!! (estrategia)
Es destacable la jugada decimo-
Esta es la aplicación del principio de quinta del negro, que está impregna-
Philidor. Energía detrás de los peones. da de sentido philidoriano.

16.¦c1 bxc4 17.¦d4 ¦fe8 18.¤d2 Esta partida también fue brevemente
¤xd2 19.¦xd2 ¦e4 20.g3 anotada por Gligoric para Chess Infor-
mant 14/271. ½-½
20.¢f1? ¥xh2. *-*-*-*
20...¥e5 21.¦cc2 ¢f7 22.¢g2
¦xb2!³ Mostraremos un nuevo ejemplo
del mismo estilo:
Y se llegó a un final igualado que
concluyó en tablas. PARTIDA Nº 13

23.¢f3 c3 24.¢xe4 cxd2 25.¦xd2 La Habana Capablanca Mem La Habana


¦b5 26.¦c2 ¥d6 27.¦xc6 ¦a5 CUB, 1969
28.¥f4 ¦a4+ 29.¢f3 ¦a3+ 30.¢e4 [C90] Ruy López:
¦xa2 31.¥xd6 cxd6 32.¦xd6 ¦xf2 Desviaciones de la línea principal
33.¦xa6 ¦xh2 BLANCAS: Suetin, Alexey S
NEGRAS. Gligoric, Svetozar
DIAGRAMA [Gligoric, Svetozar]

Página 51 de 212
1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6 Y el negro ya tiene ventaja, consi-
4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¥e7 6.¦e1 b5 guiendo la victoria más tarde. Si se cam-
7.¥b3 d6 8.c3 0-0 9.a3! bia dos veces en c4, el segundo jugador
consigue la pareja de alfiles, además de
Preparando el espacio en el flanco una fuerte presión en b2. Sobre este ti-
dama. Otra alternativa es 9.h3. po de posiciones españolas, es muy im-
portante saber que el punto e5 es la ba-
9...¤d7 (Estrategia) se del centro negro. El peón e5 es
quien para a las fuerzas blancas en su
camino al flanco de rey. Hay que man-
tener siempre el peón e5. Es el punto
básico del planteamiento de las negras.
16.b3

16.¥xb6

16...¤xe3µ 17.¦xe3 ¥g5 18.¦e1

18.¦d3 f5.

18...¥xf3 19.gxf3 ¥f4

Directo hacia el hueco de b3. 19...f5!

10.d4 ¥f6 11.¥e3 ¦b8! 20.¦c2 £g5+ 21.¢h1 f5 22.¦g1


£h5 23.¦g2 ¢h8 24.b4! ¦f6 25.exf5
De nuevo el tema Philidor. ¦h6 26.¤f1 £xf5 27.£e2

12.¤bd2 ¤b6= 27.c4.

El negro se dirige a los agujeros de 27...c6! 28.dxc6 d5 29.¤g3 ¥xg3


b3 y c4. 30.fxg3 ¦xc6 31.¦d2! ¦xc3
32.¥xd5 ¦xa3
13.¦c1 ¥g4! 14.d5?
32...¤xd5 33.¦xd5³
14.h3.
33.¥e4 £f6 34.¦g1 ¤c4 35.¦d7
14...¤a5 15.¥a2 ¤ac4! ¦e3 36.£d1 ¦f8 37.¦e1 ¦xe1+

37...¦a3 38.£e2 h5 39.¦ed1.

38.£xe1 ¤d6 39.¥d5 h6 40.£a1


¤c4 41.¦a7?

41.¥e4.

41...£d6 42.¥e4 £xb4 43.¦xa6


¦d8 44.¦a8 £f8 45.¦xd8 £xd8
46.£a7 ¤d2 47.£b7 ¤xe4 48.fxe4

48.£xe4.

Página 52 de 212
48...£d1+ 49.¢g2 £e2+ 50.¢h3? Por aquella época, esta línea estaba
abandonada, ya que se pensaba que la
50.¢g1. respuesta de Ragozin (...£c7) era muy
fuerte. Sin embargo, Averbach había
50...¢h7-+ 51.£d5 h5 52.£b7 preparado en su casa esta posibilidad.

52.£xe5 £f1+ 53.¢h4 £f6+. 8...£c7 9.£b3 (Novedad)


9...¥xc3+ 10.£xc3 ¤xe4 11.¤b5!!
52...£f1+ 53.¢h4 ¢h6. £c5 12.£xg7 ¦f8 13.¥h6 £xf2+
14.¢d1 ¤d7 15.¦e1 ¤ef6 16.¥xe6
Esta partida también fue comentada £xb2 17.¦c1.
por Svetozar Gligoric en Chess Infor-
mant 8/256. 0-1 El negro no tiene buena respuesta.
La jugada de Ragozin, con ...£c7, in-
*-*-*-* validó la línea blanca durante dieciocho
años, y resulta que es un movimiento
prematuro, claramente refutado por el
LAS CELADAS EN LAS análisis de Averbach. 1-0
APERTURAS
Los análisis de los libros pueden
Es muy importante investigar en ester equivocados y esto ocurre con
nuestro laboratorio particular sobre mucha frecuencia.
cuáles son las mejores jugadas en la
apetura, desconfiando de las nove-
dades de moda o de las jugadas reco- *-*-*-*
mendadas en los libros.
Veamos lo que le sucedió a Petros-
El seguir los consejos de otros
sian, aunque sólo contaba quince
puede provocar situaciones muy em-
años, en una partida contra Mikenas,
barazosas.
donde el joven talento conf'ió en los
análisis de los libros.
Veamos algunos e jemplos de este
estilo.
PARTIDA Nº 15
PARTIDA Nº 14
GEO-ch Tbilisi, 1944
Moscú-ch Moscú, 1964 [B05] Defensa Alekhine:
[D39] Gambito de Dama Rehusado: Variante Moderna 4.Cf3 Ag4
Defensa Ragozin BLANCAS: Petrosian, Tigran Varta
BLANCAS: Averbach, Yuri L novich
NEGRAS: Estrin, Yakov Boriso NEGRAS: Mikenas, Vladas I
vich [Gligoric, Svetozar]
[Gligoric, Svetozar]
1.e4 ¤f6 2.e5 ¤d5 3.d4 d6 4.¤f3
1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤c3 ¤f6 4.¤f3 ¥g4 5.h3?
dxc4 5.¥g5 ¥b4 6.e4 c5 7.¥xc4
cxd4 8.¤xd4 Lo sólido es 5.¥e2.
Página 53 de 212
5...¥xf3 6.£xf3 dxe5 7.dxe5 e6 PARTIDA Nº 17
8.a3? ¤d7 9.c4 ¤e7
YUG-ch Belgrado (3), 1948
Y el negro ya está mejor. [D98] Defensa Grünfeld:
Sistema Smyslov
10.¥f4 ¤c6 11.£g3 ¤d4 12.£c3 BLANCAS: Kulzinski, Nikolaj
c5 13.¤d2 £c7 14.¤f3 ¤xf3+ NEGRAS: Gligoric, Svetozar
15.gxf3 0-0-0 16.¥d3 ¥e7 17.0-0-0
f5 18.h4 ¤b8 19.¥c2 ¤c6 20.¦xd8+ [Gligoric, Svetozar]
£xd8 21.h5 g5 22.hxg6 hxg6
23.¦xh8 £xh8 24.¥e3 £xe5 1.d4 ¤f6 2.¤f3 g6 3.c4 ¥g7
25.£xe5 ¤xe5 26.f4 ¤xc4 27.¥b3 4.¤c3 d5 5.£b3 dxc4 6.£xc4 0-0
b5 28.¥xc4 bxc4 29.¢c2 a6 30.¢c3 7.e4 ¥g4 8.¤e5
¥f6+ 31.¢xc4 ¥xb2 32.¥xc5 ¢c7
33.a4 ¢c6 34.f3 ¥c1 35.¥e7 ¥xf4 Intentando mejorar. También es ju-
36.¥c5 g5 37.¥g1 g4 38.fxg4 fxg4 gable 8.¥e3.
39.¢d4 ¥c7 40.¢e4 ¥b6 41.¥xb6
¢xb6. 0-1 8...¥e6 9.£b4 ¤fd7! 10.¤xd7

*-*-*-* Si 10.£xb7 entonces 10...¤b6.

10...¤c6!
Pero no fue áste el único tropiezo Ganando un tiempo.
de Petrossian con Mikenas, incu-
rriendo, además, en el mismo error. 11.£a4 ¥xd7 12.d5 ¤d4 13.£d1
Veamos. e6 (Estrategia)

Esto es lo justo. Con ventaja de desa-


PARTIDA Nº 16 rrollo hay que abrir el juego.
URS, 1945 14.¥e3 c5 15.¥d3 exd5 16.¤xd5
[D90] Defensa Grünfeld: Variante Flohr ¥c6 17.¤c3 b5! 18.0-0 c4 19.¥c2
BLANCAS: Petrosian, Tigran Varta b4 20.¤d5 ¤xc2 21.£xc2 ¥xd5
novich 22.¦ad1 ¥xe4 23.£xe4 £c8 24.¦c1
NEGRAS: Mikenas, Vladas I c3 25.bxc3 bxc3 26.h3 £a6 27.¦c2
[Gligoric, Svetozar] ¦fe8 (Estructura de Peones)
1.d4 ¤f6 2.c4 g6 3.¤c3 d5 4.¤f3
¥g7 5.£a4+ ¥d7 6.£b3 dxc4
7.£xc4 0-0 8.e3 ¥e6 9.£b4
£c8!ƒ(iniciativa)
En esta posición, Romanovsky anali-
zaba a base de 9...¤c6 10.£xb7 etc., pe-
ro Mikenas jugó un plan mejor y se
quedó de nuevo con la iniciativa.

*-*-*-*

Un nuevo ejemplo de este tipo.

Página 54 de 212
Y el negro ganó a base de técnica, ¦d8 29.¥e2 ¦de8 30.¥d1 ¥d3+
pues cuenta con un sano peón pasado 31.¢g2 ¥e2 32.¥xe2 ¦xe2+
de más. 33.¢g3 h5 34.f5 ¦f2 35.a4 ¦f1
El excesivo viaje de la dama blanca 36.axb5 cxb5 37.b3 f6 38.¤d4 ¦ee1
dejó sin desarrollo al resto de sus pie- 39.¦xa6 ¦xc1 40.¤xb5 ¦xf5. 0-1
zas, además de conceder excesivos
tiempos al negro, que consiguió una Es muy conveniente estudiar en
fuerte iniciativa y contragolpeó en el nuestra casa las lineas que vamos a
centro con precisión.
jugar, analizando minuciosamente
28.£g4 £d3 29.£a4 a6 30.¦cc1 todas las variantes, sin fiarnos de las
£b5 31.£c2 h5 32.¦fd1 ¦ad8 recomendaciones de los libros o de
33.¦xd8 ¦xd8 34.£e4 £d5 35.£a4 las jugadas de moda.
£d3 36.£b3 ¥e5 37.£a4 ¢g7
38.£a5 £d1+. 0-1 *-*-*-*

*-*-*-* LAS TEMPRANAS


CATÁSTROFES
Un nuevo desliz de Petrossian, si-
guiendo las lineas recomendadas en Veamos algunos ejemplos de lo
sus tiempos. que puede suceder en muy pocas ju-
gadas de la apertura, gracias al análi-
sis casero de una línea.
PARTIDA Nº 18

URS-ch sf Moscú (13), 1947


[C89] Ruy López: Ataque Marshall PARTIDA Nº 19
BLANCAS: Petrosian, Tigran Varta URS-ch Leningrado/Moscú (1), 1941
novich [E35] Defensa Nimzoindia:
NEGRAS: Averbach, Yuri L Variante 4.£c2
[Gligoric, Svetozar] BLANCAS: Keres, Paul P
NEGRAS: Botvinnik, Mikhail M
1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6
4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¥e7 6.¦e1 b5 [Gligoric, Svetozar]
7.¥b3 0-0 8.c3 d5 9.exd5 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4
4.£c2 d5 5.cxd5 exd5 6.¥g5 h6
Petrosian sigue la moda de aquella 7.¥h4 c5 8.0-0-0 ¥xc3!
época.

9...¤xd5 10.¤xe5 ¤xe5 11.¦xe5


c6 12.d4 ¥d6 13.¦e1 £h4 14.g3
£h3 15.¦e4 g5!ƒ (con iniciativa)

Y el negro se apoderó de una inicia-


tiva duradera.

16.¤d2 ¥f5 17.£e2 ¤f6 18.¦e5


¥xe5 19.dxe5 ¤g4 20.¤f3 ¦ae8
21.£f1 £xf1+ 22.¢xf1 h6 23.h4
¥e4 24.¤e1 ¦xe5 25.f4 gxh4
26.gxh4 ¦e7 27.¥d1 ¥f5 28.¤f3
Página 55 de 212
Keres juega la línea de moda de El blanco juega para obtener una es-
aquel entonces. Anteriormente, en una tructura de peones superior.
partida Mikenas-Botvinnik, se había ju-
gado así: 8...0-0?! 9.dxc5 ¥xc3 10.£xc3 8...¥xf1 9.¢xf1 exd5 10.g4!
g5 11.¥g3 ¤e4 12.£a3 ¥e6 13.f3 etc. y
Botvinnik perdió más adelante. Su error Consigue espacio en el flanco rey,
fue 8...0-0, que carece de energía, y mejorando la idea jugada en una parti-
quedó en difícil posición. En la partida da celebrada en Estados Unidos, años
del texto, en cambio, Keres adopta la atrás, donde el blanco hizo primero £f3
misma idea, pero el trabajo de Botvin- y luego g4: Si 10.£f3 c6 11.g4. Botvin-
nik ya había dado el fruto apetecido. La nik opta por g4 en directo, que es me-
jugada 8...¥c3! es especialmente buena, jor.
ya que quita protección al rey blanco y
elimina la presión central del caballo. 10...c6 (Única)

9.£xc3 g5 10.¥g3 cxd4! 11.g5 ¤fd7

Ganando más tiempos de desarrollo.

11.£xd4 ¤c6 12.£a4 ¥f5 13.e3


¦c8 14.¥d3 £d7 15.¢b1 ¥xd3+
16.¦xd3 £f5 17.e4 ¤xe4 18.¢a1 0-
0 19.¦d1 b5 20.£xb5 ¤d4 21.£d3
¤c2+ 22.¢b1 ¤b4

Keres esperaba jugar una posición


igual o similar, pero Botvinnik lo sor-
prendió. El ex campeón mundial tenía
una buena costumbre, que es aconseja-
ble para todos los jugadores de ajedrez,
que no es otra que analizar detenida-
mente las partidas jugadas anteriormen- 12.h4 ¥d6 13.e4
te, incluyendo en este apartado espe-
cialmente las derrotas. 0-1 El blanco ha conseguido una gran
ventaja de espacio.
*-*-*-*
13...dxe4 14.¤xe4 ¥xf4 15.¥xf4
0-0 16.h5
Dos nuevos ejemplos.

PARTIDA Nº 20

Wch m Moscú (2), 1954


[E45] Defensa Nimzoindia:
Variante Rubinstein
BLANCAS: Botvinnik, Mikhail M
NEGRAS: Smyslov, Vassily
[Gligoric, Svetozar]

1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3


b6 5.¤ge2 ¥a6 6.a3 ¥e7 7.¤f4 d5
8.cxd5

Página 56 de 212
16...¦e8 17.¤d6+- 27.axb5 ¦g5 28.d5 £c5 29.dxe6
¦xc6 30.bxc6 ¤g4 31.¦d4 £xc6+
Y la ventaja blanca es decisiva. Bot- 32.f3 ¦d5 33.exf7 £f6 34.¦xg4. 1-0
vinnik venció pocas jugadas más tarde.
*-*-*-*
17...¦e6 18.d5 ¦xd6 19.¥xd6
£xg5 20.£f3 £xd5 21.£xd5 cxd5 Pero Petrossian se fijó especial-
22.¦c1 ¤a6 23.b4 h6 24.¦h3 ¢h7 mente en la mejora que había intro-
25.¦d3 ¤f6 26.b5 ¤c5 27.¥xc5
bxc5 28.¦xc5 ¦b8 29.a4 ¦b7 ducido Flohr para las negras, en su
30.¦dc3. 1-0 partida con Opocensky. Esta era la si-
guiente.
*-*-*-*
PARTIDA Nº 22
En los análisis de Petrossian, con
vistas a jugar contra Fischer en 1971, Bad Sliac, 1932
en match de Candidatos al Campeo- [C11] Defensa Francesa: Sistema clásico
nato del Mundo, el soviético preten- BLANCAS: Opocensky, Karel
NEGRAS: Flohr, Salo
día plantear con negras la defensa
francesa, línea que le gustaba mucho. [Gligoric, Svetozar]

1.e4 e6 2.d4 d5 3.¤c3 ¤f6 4.¥g5


Para ello, entre otras, Petrossian dxe4 5.¤xe4 ¥e7 6.¥xf6 gxf6 7.g3
había analizado algunas partidas de f5
Fischer con la variante que pretendía
jugar. Por ejemplo. Con la idea de hacer jugar a los dos
alfiles negros.

8.¤c3 c6 9.¥g2 b6
PARTIDA Nº 21
Esta es la idea de Flohr en la apertu-
La Habana ol (Men) fin-A Havana (10), ra.
1966
[C11] Defensa Francesa: Sistema clásico 10.¤ge2
BLANCAS: Fischer, Robert James
NEGRAS: Minev, Nikolay N Pero Petrosian pensaba en por qué
[Gligoric, Svetozar] Fischer jugaría esta línea todavía y co-
menzó a investigar en el desarrollo de
1.e4 e6 2.d4 d5 3.¤c3 ¤f6 4.¥g5 las jugadas con minuciosidad. Tras lar-
dxe4 5.¤xe4 ¥e7 6.¥xf6 gxf6 7.g3! gos análisis, encontró la solución a sus
¥d7 8.¤f3 ¥c6 9.£e2 f5 10.¤ed2 temores. El secreto del genio americano
¥f6 11.c3 se encontraba en la décima jugada,
donde se podía jugar mucho mejor para
Y el blanco tiene clara ventaja, que el blanco. La continuación fuerte era es-
convertirá posteriormente en triunfo. ta: 10.d5! cxd5 11.¤xd5 y las blancas es-
tán mucho mejor. Sin un análisis previo,
11...£e7 12.¥g2 ¤d7 13.0-0 0-0 ésta podía haber sido una derrota de
14.¦fe1 ¦fe8 15.b4 a6 16.a4 b6 Petrosian en el match de los Candida-
17.¤c4 ¥e4 18.¦ad1 ¦ed8 19.g4 tos.
¢h8 20.¤cd2 fxg4 21.¤xe4 gxf3
22.¥xf3 ¦g8+ 23.¢h1 c6 24.¤xf6 10...¥b7 11.¤f4 £d6 12.£e2
¤xf6 25.¥xc6 ¦ac8 26.b5 axb5 ¤d7 13.0-0-0 0-0-0
Página 57 de 212
Y las negras consiguieron una posi- Equipos, 1969, pero Smyslov produjo
ción bastante buena. una poderosa mejora.
14.£c4 ¢b8 15.a4 ¥g5 16.¤ce2
¤f6 17.¢b1 ¤d5 18.¤d3 ¥e7
19.¤e5 ¦hf8 20.£b3 £c7 21.c4 PARTIDA Nº 23
¤b4 22.¤f4 ¥d6 23.¦he1 ¦fe8
24.c5 bxc5 25.dxc5 ¥xe5 26.£xb4 Lugano olm SUI, 1968
a5 27.£c4 ¢a7 28.¥f1 ¦b8 29.¦e3 [D53] Gambito de Dama Rehusado:
¥c8 30.¦b3 ¦xb3 31.£xb3 ¥b7 Línea principal, desviaciones
32.¥c4 ¦b8 33.¤d3 ¥c8 34.£c2 BLANCAS: Malich, Burkhard
¥d4 35.f4 f6 36.¥b3 e5 37.¤c1 NEGRAS: Spassky, Boris V
£e7 38.¤e2 ¥xc5 39.£c3 ¦b4
40.¤c1 ¥b7 41.¤d3 ¥d4 42.£c2 [Gligoric, Svetozar]
¦b6 43.¢a2 ¥c8. 0-1
(Partida Modelo -Plan de Apertura)
Siempre hay que pensar con nues- 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 d5
tra cabeza, de forma independiente, 4.¥g5 ¥e7 5.¤c3 h6 6.¥h4 0-0
al margen de lo que digan los libros o 7.¦c1!
las revistas al respecto de una apertu-
Esta es una idea original del gran
ra o una defensa.
maestro alemán oriental, Wolfgang Uhl-
*-*-*-* mann. Lo que se pretende es no jugar
e2-e3, como en las líneas clásicas, para
EL ATRASO EN EL DESAROLLO desarrollar el alfil de casillas blancas por
POR LA GANANCIA la gran diagonal h1-a8, después de
cambiar peones en d5, presionando así
DE MATERIAL
con más fuerza en el centro negro.
Para este tema, vamos a analizar
7...b6 8.cxd5 ¤xd5 9.¥xe7 £xe7
una variante de la defensa Ortodoxa 10.¤xd5 exd5 11.g3!
del Gambito de Dama, conocida como
Variante Bondarevsky-Makogonov: Este es el complemento de la sépti-
ma jugada blanca. El alfil se va a situar
Veamos cómo jugó el ex campeón en g2, desde donde ejercerá una fuerte
mundial Spassky: partida Nº 23 Ma- presión sobre el peón d5. Spassky jugó
lich, B - Spassky, B ½-½, (Olimpíada ahora
de Lugano 1968). La experiencia de es-
ta partida, indica que hay que jugar 11...¥e6
más energicamente, intentando con las
negras algo más activo que lo jugado A lo que siguió
por Spassky.
12.¥g2 c5 13.¤e5!
En la partida Nº24: Smyslov, V -
Con una posición muy superior para
Portisch, L 1-0, celebrada en Tilburg las blancas, aunque Spassky en la parti-
1984, el negro prefirió otra continua- da logró tablas, de forma milagrosa.
ción, siguiendo la partida Nº25: Uhl- Por esto, hay que jugar más enérgi-
mann, W - Veresov, G 0-1 Match por camente, intentando algo más activo.

Página 58 de 212
13...¤a6 14.0-0 ¦ac8 15.f4 ¥f5 Esta es la posición clave. Hay que
16.¥xd5 ¤b4 17.¥b3 ¦cd8 18.a3 decir, una vez más, que la investigación
¦xd4 19.£e1 ¤a6 20.e3 ¦d6 de las líneas con cautela da muchos be-
21.£e2 ¤b8 22.¦fd1 ¦xd1+ neficios, incluso ante uno de los mejo-
23.¦xd1 ¥e6. ½-½ res teóricos del mundo, como Portisch.
Smyslov encontró en esta posición un
plan excelente, que le daría la victoria.
*-*-*-*
13.e3!!

En la partida Smyslov - Portisch, Smyslov juega muy bien. Con esta ju-
celebrada en 1984, el negro prefirió gada elimina todos los probleas de la
columna "e", y acaba con el plan del ne-
la continuación siguiente (11....¦e8). gro. Uhlmann había jugado contra Vere-
sov 13.¤e5.
PARTIDA Nº 24
13...c5 14.£a4
Tilburg it NED, 1984
[D53] Gambito de Dama Rehusado: Una nueva sorpresa posicional. El
Línea principal, desviaciones blanco no puede enrocarse, pero el ne-
BLANCAS: Smyslov, Vassily gro tiene paralizado el flanco de dama,
NEGRAS: Portisch, Lajos pues no puede mover ni la torre, ni el
[Gligoric, Svetozar] caballo si quiere mantener el alfil en a6
para impedir el enroque blanco. Esto ya
(Partida Modelo -Plan de Apertura) constituye una derrota estratégica para
el segundo jugador. En esta situación de
1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤c3 ¥e7 "ahogado", habiendo finalizado ambos
4.¤f3 ¤f6 5.¥g5 0-0 6.¦c1 h6 jugadores sus planes de apertura, queda
7.¥h4 b6 8.cxd5 ¤xd5 9.¤xd5 probado el mejor enjuiciamiento de las
exd5 10.¥xe7 £xe7 11.g3! ¦e8 blancas para hacer nuevas jugadas con
habilidad, mejorando su posición, en
tanto que las negras quedan clavadas
en su sitio sin poder nada.

14...¦c8 15.¤e5 £e6 16.¦c3 ¦d8


17.h4 £d6 18.a3

Presionando sobre el punto e2, ya


que el rey blanco está en el centro y se
puede impedir el enroque.

12.¥g2 ¥a6
Página 59 de 212
18...£e7 19.h5 PARTIDA Nº 25

DDR-BLR match Schwedt (2.1),


11.12.1969
[D53] Gambito de Dama Rehusado:
Línea principal, desviaciones
BLANCAS: Uhlmann, Wolfgang
NEGRAS: Veresov, Gavriil N
[Gligoric, Svetozar]

(Partida Modelo -Plan de Apertura)


1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 d5
4.¤c3 ¥e7 5.¥g5 0-0 6.¦c1 h6
7.¥h4 b6 8.cxd5 ¤xd5 9.¤xd5
Viendo que las negras pueden acti- exd5 10.¥xe7 £xe7 11.g3 ¦e8
var su torre de rey, incluso por h4, el 12.¥g2 ¥a6 13.¤e5 ¤d7 14.¦xc7
negro cede en su empeño de no dejarle
que se enroque. ¦ac8!! 15.¦xc8

19...¥b7! 20.0-0 ¤a6 21.¦fc1 Si 15.¦xd7 £b4+ 16.¢f1 £xd4! y el


¤c7 negro gana rápido.

15...¦xc8 16.0-0 ¤xe5 17.dxe5


£xe5 18.¦e1 d4³

Y las negras tienen ligera ventaja.

19.£d2 ¦e8 20.f4 £c5 21.b4


£d6 22.¥f3 ¥c4 23.a3 b5 24.¦d1
¦d8 25.¢g2 a5 26.£b2 a4 27.¦d2
g5 28.fxg5 hxg5 29.£c2 £e5
30.£e4 £xe4 31.¥xe4 ¢g7 32.e3?
¦e8! 33.¢f3 dxe3 34.¦d1 e2 35.¦e1
¢f6 36.¥c6 ¦e6 37.¥d7 ¦d6
38.¥g4 ¦d3+ 39.¢e4 ¦xa3
22.b4!? 40.¥xe2 ¥xe2 41.¦xe2 ¦b3.
Evitando la consolidación negra con
...¤e6. Uhlman perdió esta partida por la
sorpresa de 14...¦ac8!! 0-1
22...c4?
No está demás que volvamos a
Este es un grave error. Había que ha-
ber ensayado 22...b5. repetir que el ajedrecista necesita tra-
bajar solo y estudiar, una y otra vez,
23.¦xc4! dxc4 24.¥xb7 ¦ab8 todas las posiciones que juega en el
25.¤c6! £e8 26.£xa7 b5 27.¤xb8 tablero.
¦xb8 28.¥c6. 1-0

*-*-*-* *-*-*-*
Página 60 de 212
DECISIÓN Y PRECISIÓN 11.¥a6 ¥xa6 12.£xa6 ¤c7
EN LA APERTURA 13.£e2 d5 14.e4 cxd4 15.cxd4 dxe4
16.£xe4 ¤d5 17.¦ac1 ¦ac8 18.a3
£f6 19.¦c2 ¤ce7 20.¦fc1 £g6
Vamos a ver algunos ejemplos sobre 21.¦xc8 ¦xc8 22.¦xc8+ ¤xc8
dos factores que son muy importantes, 23.£xg6 hxg6 24.g3 f6 25.¤c4 ¢f7
también, en la apertura. Son la deci- 26.¢f1 ¢e7 27.¢e2 g5 28.h3 ¢d7
sión y la precisión de las jugadas. 29.¢d3 ¢c6 30.¤fd2 ¤d6 31.¤xd6
¢xd6 32.¤c4+ ¢c6 33.b3 ¤c7
Petrosian utilizó mucho la siguiente 34.¢e4 ¤b5 35.¢d3 ¤d6 36.¤e3
a5 37.a4 ¤e8 38.¤c4 ¤c7 39.¤e3.
línea de apertura que era una de sus fa- ½-½
voritas: como ejemplo tomemos la par-
tida Marshall, F - Capablanca, J ½-½, *-*-*-*
jugada en 1928, en Bad Kissingen.
PARTIDA Nº 27
Pero posteriormente, se descubrió
algo que no les gusta a las negras. Sen- Munich ol (Men) fin-A (5), 1958
[A46] 1.d4 ¤f6 e6 -
cillamente, la jugada 4...b6? no se pue- Sistema Torre, Colle y Londres
de hacer sin quedar en una posición BLANCAS: Petrosian, Tigran Varta
crítica. novich
Veamos el porqué: partida Nº 27 Pe- NEGRAS: Kozma, Julius
trosian, T - Kozma, J 1-0, Olimpíada [Gligoric, Svetozar]
de Munich 1958.
1.d4 ¤f6 2.¤f3 e6 3.¥g5 c5 4.e3
b6 5.d5! exd5 6.¤c3 ¥b7 7.¤xd5
PARTIDA Nº 26 ¥xd5 8.¥xf6 £xf6 9.£xd5 ¤c6

Si 9...£xb2 10.¦d1 y el blanco gana,


Bad Kissingen (2), 1928 ya que si 10...£b4+ 11.c3! £xc3+
[A47] 1.d4 ¤f6 e6 - 12.¦d2 £a1+ 13.¢e2 (diagrama)
Sistema Torre, Colle y Londres
BLANCAS: Marshall, Frank James
NEGRAS: Capablanca, José Raúl
[Gligoric, Svetozar]

1.d4 ¤f6 2.¤f3 b6 3.¥g5

Esta salida de alfil en tercera jugada


era muy del gusto de Petrosian, pero en
la posición que vamos a tener en el ta-
blero el negro jugaba muy cómodamen-
te.

3...¥b7 4.¤bd2 c5 5.c3 ¤c6 6.e3


e6 7.¥d3 ¥e7 8.£e2 ¤d5 9.¥xe7 y se gana la ¦a8.
£xe7 10.0-0 0-0
10.¥c4 ¥e7 11.0-0-0 ¦d8
El negro no tiene problemas y juega 12.¦d2 0-0 13.c3 ¤a5 14.¥e2 £e6
muy cómodo. 15.¦hd1 £xd5 16.¦xd5 d6 17.¤d2
Página 61 de 212
f5 18.f4 g6 19.g3 ¦f6 20.e4 fxe4 que el blanco juega 8.¤e5! y consigue
21.¤xe4 ¦e6 22.¥f3 ¢g7 23.b3 clara ventaja, pues tiene muchos planes
¤c6 24.¦5d3 ¤b8 25.¤f2 h5 de ataque sobre el rey negro.
26.¢d2 ¥f8 27.¥d5 ¦e7 28.¤e4
¤a6 29.¢e3 ¤c7 30.¢f3 ¤xd5
31.¦xd5 ¦de8 32.¦e1 ¦e6 33.¦e2 8.0-0 (Error Estratégico)
b5 34.h3 a5 35.g4 hxg4+ 36.hxg4 8...¥b7
¥e7 37.f5 ¦e5 38.¦xe5 dxe5
39.¦d2 ¦f8 40.¦d7 ¦f7 41.¦xe7. 1- En las posiciones bloqueadas, como
0 ésta, se debe esperar a enrocarse y efec-
tuar primero las maniobras útiles. Elegir
*-*-*-* el flanco del enroque con premura es
una incorrección, y éste es un caso típi-
Debido a esta trampa, la línea vol- co de ese tipo de error.
vió a ser utilizada y el mismo Spassky
la puso en práctica con Petrosian en 9.¤e5?!
el match por el Campeonato del
Spassky imita el juego de Petrosian y
Mundo, en partida que vamos a ver a sigue desarrollando sus variantes favori-
continuación. tas, pero hay algo con lo que no cuenta
el entonces aspirante a campeón del
Las investigaciones del blanco so- mundo, y es su grave error de la octava
bre la apertura, hicieron concluir al jugada, donde efectuó un enroque pre-
maturo. Sin embargo, Petrosian aún es-
negro que la mejor jugada es 4...Ae7: pera para elegir el bando que albergará
Spassky,B - Petrosian,T 0-1, Cam- a su rey.
peonato Mundial, Moscú 1966.
9...¤xe5! 10.dxe5 ¤d7 11.¥f4
£c7 12.¤f3 h6! (Estrategia)
PARTIDA Nº 28
Ahora da comienzo la sorpresa. El
Wch m Moscú RUS (7), 1966 negro no se ha enrocado corto y su po-
[D03] Apertura de Peón de Dama, sición es más flexible.
incluyendo el Ataque Torre
BLANCAS: Spassky, Boris V 13.¥g3 g5! 14.b4 h5
NEGRAS: Petrosian, Tigran Varta
novich El negro renuncia al peón y da co-
[Gligoric, Svetozar] mienzo una serie ofensiva en el flanco
de rey. Spassky tiene ya grandes pro-
1.d4 ¤f6 2.¤f3 e6 3.¥g5 d5 blemas, todos ellos surgen de su octava
4.¤bd2 ¥e7 5.e3 ¤bd7 6.¥d3 c5 jugada (0-0), pues si su rey estuviera
7.c3 b6 aún en el centro, el plan negro sería
irrealizable. Debió esperar un poco pa-
El negro se ha encargado de consoli- ra enrocar.
dar la casilla d5 y de liberarse de la cla-
vada del ¤f6 antes de proceder a fian- 15.h4 gxh4 16.¥f4 0-0-0
chettar el alfil dama. Este es el orden
preciso de movimientos. También era El segundo jugador ha conseguido la
incorrecto el enroque corto 7...0-0 ya ventaja.
Página 62 de 212
17.a4 c4 PARTIDA Nº 29
Asegurando al rey. 18.¥e2?! a6 Linares it ESP, 1981
[D48] Gambito de Dama:
Variante Merano
BLANCAS: Gligoric, Svetozar
NEGRAS: Ljubojevic, Ljubomir
[Gligoric, Svetozar]
1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤f3 c6 4.e3
¤d7 5.¥d3 ¤gf6 6.¤c3 dxc4
7.¥xc4 b5 8.¥d3 a6 9.e4!
Este es el momento oportuno de sa-
car ventaja de los peones centrales. El
enroque sería pasivo.
9...c5 10.d5 c4 11.dxe6 fxe6
Preparando el bloqueo en el flanco
de dama, antes de atacar en la columna En un torneo posterior, Jusupov me-
"b". joró esta línea para el negro, con
11...cxd3 12.exd7+ £xd7 13.0-0 ¥b7
19.¢h1 ¦dg8 20.¦g1 ¦g4 14.¦e1 ¥e7 (Tal le había jugado a Kar-
21.£d2 ¦hg8 22.a5 b5 23.¦ad1 pov en Bugojno, sin éxito 14...¥b4?!)
¥f8!! 24.¤h2 ¤xe5 25.¤xg4 hxg4 15.e5 ¤d5 16.¤e4 0-0 17.£xd3 £g4!
26.e4 ¥d6 27.£e3 ¤d7 28.¥xd6 („contrajuego) y el negro tiene sufi-
£xd6 29.¦d4 e5! 30.¦d2 f5 31.exd5 ciente contrajuego.
f4 32.£e4 ¤f6 33.£f5+ ¢b8 34.f3 12.¥c2 ¥b7 13.0-0 £c7 14.¤g5!
¥c8 35.£b1 g3 36.¦e1 h3 37.¥f1
¦h8 38.gxh3 ¥xh3 39.¢g1 ¥xf1 (Novedad)
40.¢xf1 e4 41.£d1 ¤g4 42.fxg4 f3
43.¦g2 fxg2+ El blanco introduce una novedad
teórica, fruto de sus análisis de laborato-
rio. Trata de sacar partido de las des-
La causa de la derrota de Spassky vi- ventajas de su contrario, que son las
no a consecuencia, como ya dijimos an- tres islas de peones y su débil flanco de
teriormente, de su prematuro enroque. rey. 14.¤g5 mejora la línea anterior de
Podía haber esperado algunas jugadas 14.£e2.
más para decidirse, ya que el negro aún
no había tomado partido y la posición 14...£c6 15.£f3!
se encontraba muy bloqueada. Petro-
sian, por su parte, sin complicaciones
de ningún tipo, supo esperar el error
del adversario y luego castigarlo con
maestría. 0-1

*-*-*-*

Otro ejemplo en el mismo sentido:


Gligoric, S - Ljubojevic, L 1-0, Torneo
de Linares 1981.
Página 63 de 212
…(con idea de) ... £h3. 23...¦ac8 24.£g4! ¦he8!

15...¥c5 [#5Ee6]

15...h6 16.£h3. 25.¥g5 ¢f7 26.¦ad1 £b5!


27.¦d2 h6 28.¥e3!
16.£h3 ¢e7± 17.¤f3
Hay que mantener las piezas en el
No es fácil explotar la ventaja, ya tablero para poder atacar.
que las piezas negras se han activado,
pero el rey se encuentra en el centro, y 28...¦ed8 29.¤d4! £d5 30.b3 a5
esto es también una ventaja para el 31.¦fd1 ¤e5?! “(apuro de tiempo)
blanco. 17.¥e3 ¥xe3 18.£xe3 £c5!
31...¤f8.
17...b4 18.¤e2 ¤xe4! 19.¤ed4
£b6 20.¥xe4 ¥xe4 21.£g4! ¥xd4 32.£e2 £b7 33.h3 ¦d5 34.f4
¤c6 35.¤xe6!+- ¦xd2 36.£xd2
¤e7

Y no 36...¢xe6 por 37.£d5+ ¢e7


38.¥c5+ ¢e8 39.£g8 mate.

37.¤d8+ ¦xd8 38.£xd8 ¢g6


39.£d3+.

Esta partida también fue comentada


por Gligoric en Chess Informant 31/482.
1-0

Las reglas no valen siempre, sólo va-


[#5Eg7] le encontrar la mejor jugada y para ello
es preciso trabajar mucho.
22.£xe4 ¥f6 23.£xc4

Recuperando el peón. *-*-*-*

Página 64 de 212
LA SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS

Hoy en día tenemos cientos y cientos de partidas en torneos internacionales,


que revisten gran importancia teóricas. Estas partidas hay que estudiarlas.

Hay que estar al día de las nuevas ideas, de las nuevas posibilidades, para po-
der jugar con exito.

Como este ingente material es imposible memorizarlo, debemos de reducir


nuestros problemas disminuyendo el repertorio de aperturas.

Los grandes maestros actuales tienen un repertorio limitado, pues no se puede


jugar una línea sin conocerla profundamente.

No es fácil conocer el por qué o el cómo seleccionar un repertorio. Un consejo


general para llevar a cabo esta tarea es el utilizar los principios de simplicidad y
economía.

En el Torneo Interzonal de Candidatos de Montpellier, en el año 1985, el ex


campeón mundial, Boris Spassky, jugaba con el joven gran maestro norteamerica-
no Yasser Seirawan. Spassky necesitaba vencer para seguir manteniendo posibili-
dades de clasificarse para las finales del Torneo de Pretendientes.

Spassky abrió el juego con 1.e4, sabiendo que Seirawan responde con la defen-
sa Caro-Kann o la Francesa. Sin embargo, Seirawan intentó sorprenderle y res-
pondió de la misma manera que el blanco: 1...e5. Spassky, tras unos minutos de
reflexión, en los que valoró la juventud de su adversario, dedujo que éste no podía
conocer bien las líneas antiguas. Se decidió por el Gambito de Rey, y la sorpresa
cambió de bando...

PARTIDA Nº 30 Sabiendo que Seirawan responde


con la defensa Caro-Kann o la France-
Torneo de Candidatos de Montpellier sa. Sin embargo, Seirawan intentó sor-
(9), 1985 prenderle y respondió de la misma ma-
[C34] Gambito de Rey: nera que el blanco:
Gambito del caballo
BLANCAS: Spassky, Boris V (2590) 1...e5
NEGRAS: Seirawan, Yasser (2570)
[Gligoric, Svetozar] Spassky, tras unos minutos de refle-
Spassky abrió el juego con xión, en los que valoró la juventud de
su adversario, dedujo que éste no podía
1.e4 conocer bien las líneas antiguas. Se de-
Página 65 de 212
cidió por el Gambito de Rey, y la sor- ¢b8 30.£d3 ¥e7 31.£xh7 g4
presa cambió de bando... 32.¢g3.

2.f4 exf4 3.¤f3 ¤e7 Este es un ejemplo, de los muchos


que hay, de los riesgos que tiene el en-
La situación no es nueva para trar en líneas desconocidas. 1-0
Spassly, pero Seirawan ya intenta salirse
de lo más conocido en la tercera juga- *-*-*-*
da, efectuando un movimiento raro. La
psicología de Spassky comienza a dar Vamos a ver ahora un ejemplo de
resultado, su rival se encuentra incómo- cómo jugar clásico en el Gambito de
do. Rey:
4.d4 d5 5.¤c3 dxe4 6.¤xe4 ¤g6 PARTIDA Nº 31
7.h4
Ljubljana/Portoroz Vidmar Mem YUG,
Anteriormente, Spassky había ensa- 1977
yado 7.¥c4 sin mucho éxito, pero todo [C34] Gambito de Rey:
esto es completamente nuevo para Sei- Gambito del caballo
rawan.
BLANCAS: Planinc, Albin
7...£e7?! 8.¢f2 ¥g4 9.h5 ¤h4 NEGRAS: Gligoric, Svetozar
10.¥xf4 ¤c6 11.¥b5! 0-0-0 [Gligoric, Svetozar]
12.¥xc6 bxc6 13.£d3 ¤xf3 14.gxf3
¥f5 15.£a6+ ¢b8 16.¤c5 ¥c8 1.e4 e5 2.f4 exf4 3.¤f3
17.£xc6 ¦xd4 18.¦ae1
La posibilidad de jugar 3.¥c4 permi-
tiendo el jaque en h4, con la idea de te-
ner el rey en el centro para el final, es
muy optimista. Esto lo jugó Steinitz en
varias ocasiones.
3...d6

En 1961, el gran Bobby Fischer dijo


que esta jugada era la refutación del
Gambito de Rey. Cuenta Gligoric que
en 1965, el gran maestro soviético Da-
vid Bronstein, especialista en esta línea,
le comentó lo mismo. La bondad de es-
ta idea se basa en quitarle la casilla "e5"
La posición negra es lastimosa. No al caballo blanco, y esto es muy impor-
queda otro remedio que sacrificar la da- tante.
ma para impedir la maniobra del blanco
con ...¦e3-¦b3, pues la única casilla 4.d4 g5 5.h4 g4 6.¤g1
donde puede retirarse es "d8", ya que
hay que defender c7 ante el jaque mate. Si 6.¤g5? f6!

18...¦xf4 19.£b5+ ¢a8 20.£c6+ 6...¥h6 7.¤c3


¢b8 21.¦xe7 ¥xe7 22.¦d1 ¦f6
23.¤d7+ ¥xd7 24.£xd7 ¦d8 En caso de 7.¤e2 las negras pueden
25.£b5+ ¢c8 26.¦xd8+ ¥xd8 responder 7...£f6 8.¤bc3 c6 9.g3
27.£a4 g5 28.£xa7 ¦f4 29.£a6+ (9.£d3!? ¤a6 10.e5 dxe5 11.¤e4 £d8
Página 66 de 212
12.¥d2 f5 13.¤g5 ¥g7 14.£b3 £e7 (Con idea de jugar después ...¦g8)
15.0-0-0 h6 16.¤xf4 exf4 17.¦e1 (Day- 13.¢f2 ¤g4+ 14.¥xg4 (¹(con idea de)
Ivanov, CAN-ch 1986) 17...hxg5 14.¢e1 según Gligoric).
18.¥c4÷) 9...fxg3 (9...f3 10.¤f4 £e7
11.¥d3 ¥g7 12.¥e3 h5 13.£d2 ¤d7 14...¥xg4 15.£d3 ¥g7!!
14.0-0-0 ¤f8 15.¦de1 e5 Gallagher-
Jackson, Blakpool 1988) 10.¤xg3 ¥xc1
11.¦xc1 ¤e7 12.e5 dxe5 13.¤ce4 £h6!
14.dxe5 ¤d7= Lepeshkin.
7...¤c6 8.¤ge2 f3! 9.¤f4 f2+!
En cambio, si las negras juegan
9...fxg2 sigue 10.¥xg2 ¤f6 11.0-0‚
con ataque blanco. Y si 9...£f6 10.¤cd5
pudiendo seguir: 10...£xd4 11.£xd4
¤xd4 12.¤xc7+ ¢d8 13.¤xa8 ¤xc2+
14.¢d1 ¤xa1 15.¤d5± y la ventaja
blanca es evidente.

10.¢xf2 g3+ (Sacrificio) Este movimiento lleva consigo un


profundo y acertado planteamiento. La
El complemento del plan -dice Gli- idea es forzar ¥e3, así la dama blanca
goric-. Ahora es el blanco quien tiene tendrá obstruida la tercera horizontal.
problemas. El negro sacrifica por ata-
que. 16.¥e3 £d7 17.¤ce2

11.¢xg3 ¤f6°(compensación) Gligoric nada dice sobre el valor de


esta jugada blanca. Con posterioridad
La iniciativa de las negras compensa parece haberse mejorado el juego para
el material entregado. 12.¥e2 (12.¥b5!? el blanco. Veamos:
fue sugerido por Leisebein). 17.¤cd5! es la mejora, que ha tenido
mucha práctica, sobre todo en el aje-
12...¦g8+ drez postal: 17...0-0-0 18.b4 (18.c4 f5
19.exf5 ¥xf5 20.£d2 ¥e4 21.¢g1 ¦de8
Ningún comentarista criticó este ja- 22.¦f1 £g4 ½-½ Braakhuis-Alvarez Vi-
que, salvo Gligoric... quien opina que llar, IECC Email 1999) 18...¦de8
es un error. Gligoric sugiere que lo me- a) 18...¤e7 19.¤xe7+ £xe7 20.¤d5 £e6
jor era antes 12...¤g4. 21.¦ae1 ¦de8 (21...¢b8!? 22.b5= Ku-
kin-Nenashev, corr 1990 ─½-½ en
37─) 22.£c4 £d7 23.b5 ¢b8 24.¥f4
¥e6 25.¦e3± Nimtz-Skropik, corr
1984;
b) 18...f5 19.b5 ¤e7 20.£a3 ¢b8
21.¤xe7! £xe7 22.e5!ƒ Nimtz-Bobkov,
corr 1984 y V.Korneev-Gulbis, corr
1990;
19.b5 (19.c4 f5 20.b5 ¤e7= Raidna-Pe-
rez, SEMI Email 2000 ─0-1 en 30─
19...¤b8 (19...¤e7 20.c4 ¤xd5³ Hitsel-
berger-Eilmes, IECG Email 1998 ─0-1
en 25─; 19...¤d8 20.b6 cxb6= Souchko-
Gobbo, corr 1989 ─½-½ en 26─)
Página 67 de 212
20.¦ab1 f5 21.£c4!± Strelis-Billion, Hubiera sido prematuro jugar ahora
Belgium 1985 ─1-0 en 24─. 23...£xe4? a causa de la respuesta
24.£b3+-.
17...0-0-0 18.¤g3 f5!
24.¢d2?
Las negras abren la columna "e". Hay
que mantener la iniciativa y así, el rival
no podrá respirar. Gligoric nada dice del valor de esta
jugada, pero probablemente es el error
19.¤xf5 ¦df8µ decisivo de las blancas. Quizás lo justo
sea la aparentemente riesgosa 24.e5
Un dato curioso, al pasar: ustedes sa- (diagrama)
ben que los engines de análisis se han
vuelto hoy casi imprescindibles (sobre
todo para los comentaristas de ajedrez
con mucho trabajo diario...) pero tam-
bién es cierto que hay que saber mane-
jarlos, y el presente es un ejemplo.
Fritz8 valora que las blancas tienen lige-
ra ventaja, cuando una simple mirada a
lo que ocurre sobre el tablero indica
que la ventaja negra es muy clara (así
opina también Van der Tak).

20.¤xg7 £xg7 21.¢e1

No era bueno para el blanco jugar a y si 24...¦e4 entonces si 25.¢d2 y las


base de 21.g3 pues con 21...¥h5! blancas parece que pueden seguir de-
22.¦hg1 y ahora 22...£g4 son muy difí- fendiéndose.
ciles de defender las casillas blancas.
Esta es la ventaja que otorga el tener al- 24...£xe4
fil de color contrario cuando se está ata-
cando. Unos años después de esta parti-
Este es el momento justo para efec-
da, se experimentó 21.¦af1 siguiendo
tuar esta jugada.
21...¤b4 (21...¤xd4 22.¥xd4 ¦xf4+
23.¢e3 ¦xf1 24.¥xg7 ¦xh1 25.¥c3=)
22.£c4 ¤xc2 (22...¥d1!?) 23.£xc2 25.¦ag1?! ¥f5 26.£b3 ¦g3!
¦xf4+ 24.¢e1 (¹24.¥xf4 £xd4+ 27.¦h2 ¦f2+
25.¥e3 ¦f8+ 26.¢g3 £xe3+ 27.¢h2²)
24...¦xf1+ 25.¦xf1= Dufraisse-Flecher, El ataque es irresistible. No vale
corr 1982 (½-½ en 42). 27...¦f2+ 28.¥xf2 porque hay mate for-
zado: 28...¦xb3 29.axb3 £xc2+ 30.¢e3
21...¤b4! £d3+ 31.¢f4 £e4+ 32.¢g5 £g4+
33.¢f6 £g6+ 34.¢e7 £g7+ 35.¢e8 ¥d7
Con idea de sacrificar para desviar la mate. 0-1
dama negra del centro.

22.£c3 £e7 23.£xb4 ¦xf4! *-*-*-*


Página 68 de 212
Veamos un nuevo ejemplo del Gam- mente los principios de simplicidad y
bito Rey, pero aplicando las blancas el economía al estudio de las aperturas.
movimiento ¥c4:
PARTIDA Nº 33
PARTIDA Nº 32 Palma de Mallorca (13), 1967
[A37] Apertura Inglesa: Simétrica contra
Montilla it ESP, 1977 ...g6 ─4.¥g2 ¥g7 5.¤f3
[C34] Gambito de Rey: Gambito Muzio BLANCAS: Larsen, Bent
BLANCAS: Calvo Minguez, Ricardo NEGRAS: Ivkov, Borislav
(2455) [Gligoric, Svetozar]
NEGRAS: Gligoric, Svetozar
(2565) 1.c4 c5 2.¤c3 ¤c6 3.g3 g6 4.¥g2
[Gligoric, Svetozar] ¥g7 5.a3 a6 6.¦b1 ¦b8 7.b4 cxb4
8.axb4 b5 9.cxb5 axb5 10.¤f3 ¤f6?!
1.e4 e5 2.f4 exf4 3.¤f3 d6 4.d4 g5
5.¥c4 g4 6.0-0 gxf3 7.£xf3 £f6 Esta jugada es dudosa. En las posi-
8.e5 dxe5 9.dxe5 £xe5 10.¥xf7+ ciones simétricas, como en ésta, el se-
¢xf7 11.¥xf4 £f5! gundo jugador ha de salirse de ellas en
el momento preciso, y a Ivkov le ha pa-
sado el turno de hacerlo. La jugada
El ataque parece peligroso, pero hay 10...¤f6 es insuficiente.
dos piezas de más.
11.0-0 0-0 12.d4 d5 13.¥f4 ¦b6
12.¤d2? 14.£b3 e6 15.¦fc1 ¥b7 16.e3 h6
17.¥e5 ¢h7 18.¥f1 ¤xe5
RR12.£c3!? ¥c5+ 13.¥e3 ¥xe3+ 19.¤xe5±
14.£xe3 £xf1+ 15.¢xf1 ¤f6 16.£b3+
¥e6 17.£xb7 ¤bd7µ. La posición del blanco es muy supe-
rior.
12...¤f6 13.¦ae1 ¥c5+ 14.¢h1
19...¤e4 20.£d1 ¤d6 21.¤d3 h5
¦e8!! (Defensa) 22.¤c5 h4 23.¥d3 hxg3 24.hxg3
¦h8 25.¦a1 ¥c6 26.£g4 £e7
Simplificando el material. 27.¤e2 ¤c4 28.¤f4 e5 29.¥xg6+
¢g8 30.dxe5 ¤xe5 31.£c8+ ¥f8
15.¦xe8 ¢xe8 16.£c3 ¤c6! 32.¥h5 d4 33.e4 £g5 34.¤ce6 fxe6
17.¥xc7 ¥d4 18.£g3 £g4 19.£e1+ 35.£xe6+ ¢h7 36.¦a7+ ¥g7
¥e6 20.h3 £g8 21.c3 ¢d7 22.cxd4 37.¦c5 ¥e8 38.¦xe5 £xf4
¥d5 23.£e2 ¦e8 24.¥e5 ¤xd4. 39.¦xg7+ ¢xg7 40.£e7+ £f7
41.¦g5+. 1-0
Rinden blancas. 0-1
*-*-*-*
*-*-*-*
Veamos cómo resuelve Petrosian es-
Es suficiente jugar una sóla variante ta situación conduciendo las piezas ne-
de cada línea, conociendo profunda- gras contra Reshevsky, en partida cele-
mente todos sus pormenores. Esta es brada en la Copa Piatigorsky, Los Án-
la consecuencia de utilizar adecuada- geles, en el año 1963.
Página 69 de 212
PARTIDA Nº 34 Variante 11.¥f6, Subvariante 15...
g6 (partida Nº 35): Reshevsky, S -
Piatigorsky Cup 1st Los Angeles (14), Magmasuren, L 1-0, Interzonal Sousse
1963 1967.
[A37] Apertura Inglesa:
Simétrica contra ...g6 ─4.¥g2 ¥g7 5.¤f3
Variante 11.¥f6, Subvariante 15...
BLANCAS: Reshevsky, Samuel Her
man ¤e6 (partida Nº36): Bagirov, V - Klo-
NEGRAS: Petrosian, Tigran Varta vans, J ½-½, XXXI URS-ch 1963.
novich
[Gligoric, Svetozar] [D36] Gambito de Dama Rehusado:
Variante del cambio
1.c4 c5 2.g3 g6 3.¥g2 ¥g7 4.¤c3 Ejemplo - 6
¤c6 5.a3 a6 6.¦b1 ¦b8 7.b4 cxb4 [Gligoric, Svetozar]
8.axb4 b5 9.cxb5 axb5 10.¤f3 e5!
1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤c3 ¤f6 4.cxd5
Aquí Ivkov contra Larsen, en Palma (!)
de Mallorca había jugado 10...¤f6?! que
es insuficiente. 11.e4 ¤ge7 12.0-0 0-0 Calificamos la jugada de interesante,
13.¦e1 d6 14.h3 h6 15.d3 ¥e6=. Y la no por su bondad en la posición, sino
posición está igualada. por cumplir perfectamente los princi-
pios de simplicidad y economía de los
16.¤h4 d5 17.exd5 ¤xd5 18.¤e4 que venimos hablando. Con este cam-
¤dxb4 19.¥a3 £a5 20.¦a1 £d8 bio de peones se simplifica la posición
21.£d2 ¤d5 22.¥xf8 £xf8 23.¦ec1 y aclaramos el centro, fijando la estruc-
¤d4 24.¤c5 £e7 25.¢h2 b4 26.¦a6 tura de los peones. Este movimiento eli-
¤c3 27.¤xe6 ¤xe6 28.¦ca1 ¤c7 mina muchísimas variantes y le deja al
29.¦c6 ¤7b5 30.¦e1 ¦d8 31.¦c4 segundo jugador dos posibilidades úni-
¤a3 32.¦xc3 bxc3 33.£xc3 £d6 cas. La primera, si toma de ¤f6 en d5,
34.£a5 ¤c2 35.¦b1 ¤d4 36.¦b6. donde se plantea una Semi-Tarrasch. La
½-½ segunda, si captura de peón en d5, dan-
do paso a un juego de ataque de mino-
*-*-*-* rías. Comencemos con la segunda posi-
bilidad:
El Gambito de Dama 4...exd5 5.¥g5 c6 6.e3 ¥e7
7.¥d3 0-0 8.£c2 ¤bd7 9.¤f3 ¦e8
Los jugadores activos han de bus- 10.0-0 ¤f8 11.¦ab1
car líneas enérgicas para sus plan-
En esta decimoprimera jugada, el
teos, pero, al mismo tiempo, han de blanco cuenta con dos posibilidades. La
simplificar y reducir la complejidad y primera es la del texto, con ¦ab1, y la
las dificultades de los mismos. segunda es el cambio en f6 (11.¥xf6
¥xf6) con idea de b2-b4 inmediato.
Veamos cómo se puede realizar es- Analizaremos las dos. La primera, con
ta labor, por ejemplo, en el Gambito ¦ab1, con idea de iniciar el juego en el
flanco dama, está basada en el plan de
Dama, cuando el negro asume la De- avanzar el peón "b" a b4 y b5 para crear
fensa Ortodoxa: un peón débil en c6 al negro, al margen
de lograr algunas ventajas adicionales,
Variante 11.¦ab1: Ejemplo - 6 como son el forzar al segundo jugador a
Página 70 de 212
dejar tres islas de peones, contra dos [Gligoric, Svetozar]
del blanco. Además, la estructura de
peones de éste, sería mucho mejor y (Estrategia) 1.d4 e6 2.c4 d5
más sólida que la de aquél. 3.¤c3 ¤f6 4.cxd5 exd5 5.¥g5 ¥e7
Al negro se le abren dos tipos de jue- 6.e3 0-0 7.¥d3 c6 8.£c2 ¤bd7
go: 11...¤e4 y 11...a5: 9.¤f3 ¦e8 10.0-0 ¤f8 11.¥xf6
¥xf6 12.b4!
11...a5
11...¤e4 12.¥xe7 £xe7 13.b4 a6
14.a4 ¥d7 (Si 14...¤g6?! 15.b5! y el blan-
co está mejor. ─Es malo jugar aquí
15.¦fc1? ¥g4 16.¤e1 ¤h4 17.¥xe4
dxe4 18.¤e2 ¦ad8 19.¤g3 ¦d5 20.£a2
¥e6 21.£e2 ¦g5 22.¦c5 ¥d5 y la
ventaja es del negro─) 15.¤e5 f6
16.¤xd7 ¤xd7 17.b5 axb5 18.axb5 f5
19.bxc6 bxc6 20.¤e2 c5 21.¤f4 £d6
22.¤xd5± con clara ventaja blanca.
12.a3 ¤e4 13.¥xe7 £xe7 14.b4
axb4 15.axb4 ¤g6 16.b5 ¥g4
17.¥xe4 dxe4 18.¤d2 ¥f5 19.bxc6
bxc6 20.¤e2 El negro tiene el alfil de casillas os-
curas mal colocado, ya que abandona la
diagonal a3-f8, permitiendo el avance
b2-b4. En su actual casilla de f6 no ha-
ce nada positivo, estrellándose contra la
cadena de peones del blanco y obstru-
yendo la tercera horizontal negra para
un posible ataque en el flanco rey.

12...¥g4 13.¤d2 ¦c8 14.¥f5


¥xf5 15.£xf5
Un final más agradable para las blan-
cas. El primer jugador cuenta con la po-
sibilidad de efectuar b4-b5, para presio-
nar en c6 o d5, lo que le otorga ventaja,
Con ventaja blanca, que cuenta con tanto en el flanco dama, como en la es-
ataque sobre los peones c6 y e4. tructura de peones. Veamos este ejem-
plo de Reshevsky, y el siguiente, para
*-*-*-* comprobar cómo puede discurrir el de-
sarrollo del juego a partir de esta posi-
PARTIDA Nº 35 ción.
Sousse izt EUA, 1967 15...g6 16.£d3 £d6 17.¦fb1!
[D36] Gambito de Dama Rehusado: ¥g7 18.a4² ¤d7 19.¦a2 ¦e6
Variante del cambio 20.¦c2 ¦ce8 21.¤b3 ¤f6 22.h3 b6?
BLANCAS: Reshevsky, Samuel Her 23.¤c1 ¥h6 24.¤1e2 ¤h5 25.b5
man
NEGRAS: Magmasuren, Lamshu Con clara ventaja blanca. El negro no
ren tiene contrajuego en el flanco de rey, y
Página 71 de 212
la tarea blanca es más cómoda, al que- 28...¦cd6 29.¦b2 ¥h8 30.¦bc2
dar sensible d5. g5 31.¤e2 £e4 32.£xe4 fxe4
33.¤h2 ¥g7 34.hxg5 hxg5 35.¤g4
25...£d7 26.bxc6 ¦xc6 27.£b5 ¢f7 36.¤c3 ¤e6 37.¤b5 ¦6d7
¦ec8 28.¦bc1 ¦8c7 29.g4 a6 38.¦c6 ¢e7 39.a4 ¦b8 40.¢g2 a6
30.£xa6 ¤f6 31.¤xd5 ¤xg4 41.¤a3 ¦d6 42.¦6c3 b5 43.axb5
32.¦xc6 £xd5 33.£a8+. 1-0 axb5 44.¦b1 ¦db6 45.¤c2 ¢d6
46.¤b4 ¦a8 47.f3 exf3+ 48.¢xf3
*-*-*-* ¦a7 49.¤f2 ¦f7+ 50.¢g2 ¦c7
51.¦xc7 ¤xc7 52.¢f3 ¥f8 53.¤fd3
¢e6 54.¢g4 ¥d6 55.¤c5+ ¢e7
PARTIDA Nº 36 56.¦h1 ¥xc5 57.dxc5 ¦e6 58.¦h7+
¢d8 59.¢f5 ¦e8 60.¤c6+ ¢c8
URS-ch31 Leningrad (3), 11.1963 61.¤e7+ ¢d8 62.¢f6 ¤a6 63.¤c6+
[D36] Gambito de Dama: Variante del ¢c8 64.¤a7+ ¢b8 65.c6 ¤c7
cambio 66.¤xb5 ¤xb5 67.¦b7+ ¢c8
BLANCAS: Bagirov, Vladimir 68.¦xb5 ¦xe3 69.g4 d4 70.¦d5 ¦d3
NEGRAS: Klovans, Janis 71.¦d7 ¦d1 72.¢xg5 d3 73.¢g6 d2
74.g5 ¢b8 75.¦b7+ ¢c8 76.¦b2
[Gligoric, Svetozar] ¢d8 77.¦a2 ¢c8 78.¦b2 ¢d8
79.¢g7 ¢c7. ½-½
(Estrategia) 1.c4 ¤f6 2.¤c3 e6 3.d4
d5 4.cxd5 exd5 5.¥g5 ¥e7 6.e3 0-0 *-*-*-*
7.¥d3 ¤bd7 8.¤f3 c6 9.£c2 ¦e8
10.0-0 ¤f8 11.¥xf6 ¥xf6 12.b4
¥g4 13.¤d2 ¦c8 14.¥f5 ¥xf5 Este tipo de planes, centrados en
15.£xf5 ¤e6 16.¦ab1 g6 17.£d3
¥g7 18.¤a4 b6 19.¦fd1 el juego del flanco de dama, princi-
palmente sobre c6, para vulnerar así
d5, consiguiendo una mejor estructu-
ra de peones para sentir un final más
agradable, son los más frecuente-
mente utilizados en esta línea. Sin
embargo, no es el único modo de
tratar la posición. Vamos a ver ahora
como Yusupov, en su partida contra
Spassky, prefiere maniobrar en el
flanco del rey:

Variante 11.¦ae1: Jusupov, A -


Spassky,B 1-0, Torneo de Candida-
Evita ...c5. tos, Montpellier 1985.
19...£d7 20.¤c3 ¦ed8 21.¤f3 f5
22.¤e2 £d6 23.g3 h6 24.h4 ¦c7
25.¤f4! ¤f8 26.b5! £e7 27.bxc6 PARTIDA Nº 37
¦xc6 28.¦dc1
Torneo de Candidatos de Montpellier
Con clara ventaja blanca. De nuevo, (8), 1985
la estructura de peones es muy supe- [D36] Gambito de Dama Rehusado:
rior. Variante del cambio
Página 72 de 212
BLANCAS: Jusupov, Artur (2600) El negro se equivocó, apremiado por
NEGRAS: Spassky, Boris V (2590) el tiempo, pero, de todas formas, la de-
fensa era muy difícil. 1-0
[Gligoric, Svetozar]
Este cambio en el estilo del ataque
(Estrategia) 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 es una seria alternativa, digna de es-
3.¤c3 d5 4.cxd5 exd5 5.¥g5 ¥e7
6.e3 0-0 7.£c2 ¤bd7 8.¤f3 c6 tudio, a los más clásicos sistemas de
9.¥d3 ¦e8 10.0-0 ¤f8 maniobras en el otro flanco.

Y ahora, en vez de 11.¦ab1 ú *-*-*-*


11.¥xf6, para jugar en el ala dama, Ju-
supov prefiere el otro lado del tablero.
Nos falta por hablar de la otra op-
11.¦ae1 ¥e6 12.¤e5 ción del cambio en d5, que resulta de
Todas las fuerzas blancas buscan el tomar con el caballo. Esta variante la
espacio y el ataque en el centro y flanco conocemos con el nombre de Defen-
de rey. sa Semi-Tarrasch.

12...¤6d7 13.¥xe7 ¦xe7 14.f4 f6 Sobre este esquema, tenemos un


15.¤f3 ¤b6 16.f5! ejemplo en la siguiente partida:
Capturando más espacio. Jusupov Spassky, B - Petrosian, T 1-0, 5ª par-
también sugirió 16.¢h1 …(con idea) tida del Match por el Campeonato
¦g1, g4. Mundial, Moscú 1969
16...¥f7 17.g4 £d6 18.e4 dxe4
19.¤xe4 £c7 20.g5 ¤d5 21.¥c4
¢h8 22.gxf6 gxf6 23.£d2 PARTIDA Nº 38

World Championship 27th Moscú (5),


23.04.1969
[D41] Gambito de Dama Rehusado:
Defensa semi-Tarrasch
BLANCAS: Spassky, Boris V
NEGRAS: Petrosian, Tigran Varta
novich
[Gligoric, Svetozar]

1.c4 ¤f6 2.¤c3 e6 3.¤f3 d5 4.d4


c5 5.cxd5 ¤xd5 6.e4

Otra posibilidad es 6.e3 , pero la tex-


tual es más enérgica.
Buscando la casilla h6.
23...¤e3 24.¦xe3 ¥xc4 25.¦fe1 6...¤xc3 7.bxc3 cxd4 8.cxd4
¦g7+ 26.¤g3 ¥d5 27.¢f2 ¦d8 ¥b4+ 9.¥d2 ¥xd2+ 10.£xd2 0-0
28.¦e8 ¢g8 29.¤h5 ¦xe8 30.¤xf6+ 11.¥c4
¢f7 31.¤xe8 £xh2+ 32.¤xh2
¦g2+ 33.¢e3 ¢xe8 DIAGRAMA

Página 73 de 212
21...¦cd8 22.d7 £c4 23.£f5 h6
24.¦c1 £a6 25.¦c7 b5 26.¤d4 £b6
27.¦c8 ¤b7 28.¤c6 ¤d6 29.¤xd8
¤xf5 30.¤c6

El viaje de la dama negra ha sido de-


masiado largo. Los tiempos perdidos
han sido sabiamente aprovechados por
Spassky para promocionar el peón pa-
sado. 1-0
*-*-*-*

Para ayudar al avance d4-d5. Pero, como en todas las defensas y


aperturas, también la Semi-Tarrasch
11...¤c6 12.0-0 b6 13.¦ad1 ha tenido sus mejoras con el pasar
El blanco orienta sus piezas para ata- del tiempo. Fischer consiguió aplicar
car en el flanco de rey, que es donde un mejor orden de los movimientos
puede conseguir ventaja. iniciales de las negras, que estuvo po-
niendo en práctica, con mucho éxito,
13...¥b7 14.¦fe1 ¦c8 15.d5 exd5 el húngaro Zoltan Ribli en varias oca-
16.¥xd5 ¤a5 17.£f4 £c7 18.£f5 siones.
¥xd5 19.exd5 (Estructura de Peones)
En los últimos años, Ribli jugó es-
ta variante con brillantes resultados,
hasta que en el Torneo Interzonal de
Candidatos de 1985, el joven soviéti-
co Artur Yusupov le dió a entender
que, aún así, era insuficiente. Pase-
mos a ver esta interesante lucha teó-
rica: Jusupov, A - Ribli, Z 1-0, Tor-
neo de Candidatos, Montpellier 1985.
Yussupov, con este nuevo plan, ha lo-
grado una mejora importante a la
que desarrolló Fischer contra
Spassky en el match por el Campeo-
19...£c2 20.£f4 nato del Mundo de Reikjavik, en el
año 1972.
Spassky no quiere cambiar damas,
pues la suya va a ayudar a la promoción
del peón pasado. PARTIDA Nº 39

20...£xa2 21.d6 Torneo de Candidatos de Montpellier


(10), 1985
El factor del tiempo es más impor- [D41] Gambito de Dama Rehusado:
tante que el material. Defensa semi-Tarrasch

Página 74 de 212
BLANCAS: Jusupov, Artur (2600) Hay que ver con atención esta posi-
NEGRAS: Ribli, Zoltan (2605) ción. Ahora hay que bloquear la sexta
[Gligoric, Svetozar] línea. Ribli pensaba que con ...¤d6 aca-
baban sus problemas, pero tiene debili-
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 d5 4.¤c3 dades en la columna "c" y especialmen-
c5 5.cxd5 ¤xd5 6.e4 ¤xc3 7.bxc3 te en c6.
cxd4 8.cxd4 ¤c6
22.¤c6 ¤c4 23.¦fe1 ¤b2
Esta es la mejora de Fischer. 24.¥e4 ¤c4 25.h3 h6 26.¥d3 ¤b2
27.¥b1 ¥xc6 28.dxc6 ¦xe1+
9.¥c4 b5! 10.¥e2 ¥b4+ 29.¦xe1 £xc6 30.¥e4 £c3 31.¦c1
¤d3 32.£xf7+!!
Así jugaba Fischer.
Espléndido remate de Jusupov a su
11.¥d2 £a5 12.d5! (Novedad) brillante labor posicional del medio jue-
go. En esta ocasión la táctica culminó
perfectamente la labor estratégica. 1-0
Y ésta es la mejora de Jusupov.
El cambio prematuro en d5 es de-
12...exd5 13.exd5 (Estructura de sagradable para las negras, pero esto
Peones) se puede evitar practicando la idea
del gran Petrosian, pensada única-
mente para evitar este cambio. Así
tras 1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤c3.

El segundo jugador no efectúa


3...¤f6, con lo que da pie para que
su adversario pueda jugar 4.cxd5, en-
trando en lo que hemos analizado an-
teriormente. Por el contrario, el ne-
gro transpone el orden de jugadas de
la apertura y se decide por 3...¥e7.

13...¤e7 14.0-0 ¥xd2 De esta forma se evita la continua-


ción blanca más normal de esta posi-
Si 14...¤xd5 15.¥xb4 ¤xb4 ción, que es 4.¥g5.
16.£d6+- y ganan las blancas.
*-*-*-*
15.¤xd2 0-0 16.¤b3 £d8
17.¥f3! ¤f5 Vamos a ver seguidamente, cómo
Esta es la clave del plan del húngaro. jugaba Mihail Botvinnik en estos ca-
Bloquear el peón con ...¤d6. Aún así, sos. Su idea, sacando el alfil de casi-
no terminan sus problemas. llas oscuras a f4, fue desarrollada por
Karpov y Kasparov en el match por el
18.¦c1 ¤d6 19.£d4 £b6 20.£f4 Campeonato del Mundo de 1985:
¥d7 21.¤d4 ¦fe8
Kasparov, G - Karpov, A ½-½.
Página 75 de 212
PARTIDA Nº 40 Una gran jugada de Kasparov. De es-
te modo, quedan conectadas las torres y
Campeonato del Mundo m Moscú RUS la dama para dirigirse a la columna "h"
(21), 1985 y poder presionar desde ella.
[D31] Gambito de Dama:
Variante Semieslava 16...£e7 17.b3
BLANCAS: Kasparov, Gary (2700)
NEGRAS: Karpov, Anatoly (2720)
[Gligoric, Svetozar]

1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤c3 ¥e7 4.cxd5


exd5 5.¥f4 c6 6.e3 ¥f5 7.g4!

Esta es la base de la idea de Botvin-


nik: ganar espacio en el flanco de rey.

7...¥e6

Y la respuesta correcta del negro. Si


7...¥g6 8.h4 ¥xh4 9.£b3 b6 10.¤f3
Dejando sin actividad al caballo de
b6.

17...g5 18.¤d3 0-0-0 19.¦h1 f6


20.£g1 ¤f7 21.£g3 £d6 22.£xd6
¤xd6

Como podemos observar, la posición


es claramente favorable al primer juga-
dor. Karpov se ha defendido con poca
precisión, dejando a sus caballos sin ca-
sillas. Kasparov tratará de conseguir
ventaja definitiva jugando en la colum-
na "h".

Con idea de ¤e5, consiguiendo ven- 23.f3 ¦dg8?


taja.
Como se verá más adelante, era me-
8.h4! ¤d7 9.h5 ¤h6 10.¥e2 ¤b6 jor 23...¦df8.
11.¦c1 ¥d6
24.¤c5 ¢d8 25.¥d3 ¥c8 26.¤e2
11...¤c4 12.¥xc4 dxc4 13.¥xh6 ¤a8 27.¥h7! ¦f8
gxh6÷(poco claro) Kasparov.
Esta es la razón de considerar erró-
12.¤h3 ¥xf4 13.¤xf4 ¥d7 nea la vigesimotercera jugada.
14.¦g1 g5
28.¦h6 ¤c7 29.¤g3 ¤f7 30.¦h2
Esto es un intento de bloquear el ¤e6 31.¤d3!
flanco de rey.
Al contar con más espacio, no es
15.hxg6 hxg6 16.¢d2!! bueno cambiar el material, ni simplificar
la posición. Cuantas más piezas haya en
Página 76 de 212
el tablero, es mejor para el bando fuer- quema. Sucedió así: Karpov, A - Kas-
te. parov, G 1-0.
31...¤g7 32.¦ch1 ¢e7 33.¤f2
¦d8 34.¥f5 ¦xh2 35.¦xh2 ¤xf5
36.gxf5 ¦h8 37.¦xh8 ¤xh8 38.e4 PARTIDA Nº 41
¤f7 39.¤g4 ¤d6 40.¤e3 dxe4
41.fxe4 Wch m Moscú RUS (22), 1985
[D35] Gambito de Dama Rehusado:
Y la partida fue aplazada en posición Variante del cambio
favorable a Kasparov. La inmensa ma- BLANCAS: Karpov, Anatoly (2720)
yoría de los especialistas destacados en NEGRAS: Kasparov, Gary (2700)
Moscú para cubrir las tareas informati- [Gligoric, Svetozar]
vas del match, así como destacados
grandes maestros internacionales, da- 1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤c3 ¥e7 4.cxd5
ban a Kasparov la victoria en este final exd5 5.¥f4 ¤f6 6.e3 0-0 7.¤f3
sino con sencillez, sí con seguridad. Ha-
bría de ocurrir un milagro para que este Si el blanco juega 7.£c2 entonces
vaticinio no se convirtiese en realidad, existe 7...c5! jugando al estilo Tarrasch,
pero... ¡se produjo el milagro! La ex- como se había dado entre ambos con-
traordinaria jugada sellada por Karpov tendientes, en el match anterior.
el día anterior dió el fruto apetecido.
Pocas jugadas después se acordaron las 7...¥f5 8.h3 c6 9.g4
tablas. Esto fue lo que ocurrió:
Esto es eficaz, ya que el negro está
41...b6!! 42.b4 ¥a6 43.¤g4 ¤b5 enrocado corto. Karpov gana espacio.
44.¢d3
9...¥g6 10.¤e5 ¤fd7 11.¤xg6
44.¢e3 ¤c3. fxg6 12.¥g2 ¤b6 13.0-0 ¢h8
14.¤e2 g5 15.¥g3 ¥d6 16.£d3
44...¤a3+. ¤a6 17.b3
Y se firmó el empate. El blanco no
puede ir a e3 en la jugada 44, pues con
¤c3 el negro captura los dos peones
del flanco dama de las blancas, con el
consiguiente peligro que esto conlleva.
½-½

*-*-*-*

No fue ésta la única ocasión en


que Karpov y Kasparov jugaron la va-
riante Botvinnik en el Gambito Da-
ma, contra la Defensa Ortodoxa. Am-
bos la habían incluído en su reperto- La formación de peones de Karpov
es superior.
rio de aperturas, y ambos la pusieron
en práctica. En la vigesimosegunda 17...£e7 18.¥xd6 £xd6 19.f4
partida también se empleó este es- gxf4 20.exf4 ¦ae8 21.f5 ¤c7 22.¦f2!

Página 77 de 212
Esta es la forma de defenderse en la primer jugador se encuentra con un
columna abierta, ocupada por las ne- abanico de posibilidades. A lo largo
gras, sin cambiar material y preparando
el avance de los peones. de los años, diferentes maestros han
intentado descubrir cuál es la más
22...¤d7 23.g5 £e7 24.h4 £e3 eficaz, pero a cualquiera de los inten-
25.¦d1 ¤b5 26.£xe3 ¦xe3 27.¢h2! tos de las blancas se han descubierto
¤b6 28.¤g3 ¤c8 29.¤f1 ¦e7 líneas muy sólidas para la defensa
30.¦d3 ¤cd6 31.¤g3 ¤e4?!
32.¥xe4 dxe4 33.¦e3 ¤xd4 del adversario.
34.¢h3!!
Vamos a analizar detenidamente
Karpov va a recuperar el peón, y se las principales posibilidades que las
quedará en una situación muy superior. piezas aportan en esta interesantísi-
ma variante.
34...¦e5 35.¢g4 h5+? 36.¢xh5
¤xf5 37.¦xf5 ¦fxf5 38.¤xf5 ¦xf5
39.¦xe4 En primer lugar, atendamos la va-
riante de 5.Cf3, idea centrada en po-
Y el blanco ganó pocas jugadas des- der jugar d4-d5 si el negro desarrolla
pués... El final está perdido. La actividad el caballo dama a c6. Y para ilustrar
del rey blanco y las amenazas de mate
en la octava otorgan fácilmente la vito- esta posibilidad, reproducimos la
ria al primer jugador. partida siguiente: Christiansen, L -
Browne, W 0-1, Campeonato USA
39...¢h7 40.¦e7 b5 41.¦xa7 b4 1981.
42.¢g4. 1-0

*-*-*-* PARTIDA Nº 42

USA-ch/zt South Bend (8), 1981


La Defensa Nimzoindia y [E41] Defensa Nimzoindia: Variante Ru-
la India de Dama binstein
BLANCAS: Christiansen, Larry
El negro puede evitar entrar en las Mark (2575)
líneas del Gabito Dama, conduciendo NEGRAS: Browne, Walter S (2570)
sus piezas hacia esquemas o plantea- [Gligoric, Svetozar]
mientos indios, ya sea con la Defensa 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4
Nimzoindia o con la India de Dama. 4.¤f3 c5 5.e3 ¤c6 6.d5 ¤e7!

Veamos con algunos ejemplos, có- En una partida Gligoric-Seirawan, se


mo transcurre el juego con un plan- intentó 6...¥xc3+ pero esto es peor pa-
teo de Nimzoindia. ra las negras.
7.d6?!
1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cc3 Ab4
4.e3. Esta continuación fue idea de
Rubinstein, y durante mucho tiempo DIAGRAMA
se pensó que era la respuesta más
fuerte. 4...c5. Y en esta situación, el
Página 78 de 212
El negro tiene ahora un centro muy
poderoso y se va a quedar con la venta-
ja.

13.¦d1 0-0 14.a3 ¥xc3 15.bxc3


¤xb5 16.a4 £a5 17.¥b2 ¥e4
18.£d2 ¤c7 19.¥a3 ¦fe8 20.¥b4
£d5 21.£a2 £a8 22.¥d6 ¤cd5
23.¦ac1 ¥d3 24.¥xd3 cxd3 25.c4
¤e4 26.¥e5 f6 27.cxd5 ¦xc1
28.¦xc1 fxe5 29.dxe6 dxe6 30.¤xe5
d2 31.¦f1 £d5 32.£xd5 exd5
El peón pasado es ganador, ya que
Este peón está demasiado avanzado. costará una pieza.
7...¤f5 8.£d3 b5! 9.cxb5 ¥b7 33.¤f3 ¦c8 34.g3 ¦c2 35.¢g2
10.¥e2 ¦c8! ¤xf2 36.¤xd2 ¤e4 37.¦b1 ¦xd2+
38.¢f3 ¦f2+ 39.¢g4 ¤f6+ 40.¢g5
¤e4+ 41.¢g4 ¦xh2 42.¦b8+ ¢f7.
0-1

Esta variante cayó en desuso y los


jugadores de blancas comenzaron a
plantear la línea ¥d3 en vez de ¤f3.

*-*-*-*

Veamos: Pinter,J - Timman,J 0-1,


Interzonal de Las Palmas 1982.
El intento negro se basa en enrocar y
hacer ...c4!
PARTIDA Nº 43
11.0-0 c4! 12.£c2 ¤xd6
Las Palmas Interzonal Las Palmas (3),
1982
[E41] Defensa Nimzoindia:
Variante Rubinstein
BLANCAS: Pinter, Jozsef
NEGRAS: Timman, Jan H
[Gligoric, Svetozar]

1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4


4.¤f3 c5 5.e3 ¤c6 6.¥d3 ¥xc3+
7.bxc3 d6 8.0-0 e5 9.¤d2 0-0

Resulta extremadamente peligroso


tomar el peón d4, pues se abre el juego
a los alfiles blancos.

Página 79 de 212
10.d5 ¤e7 tes, además de ser un claro prototipo
del sistema de bloque nimzoindio.
No es bueno 10...¤a5 pues esta pie- En los finales de este estilo, el caba-
za se necesita en el flanco del rey para llo es superior al alfil, pues éste no
oponerse a la chance blanca, que es f4. cuenta con diagonales abiertas para ha-
Con ...¤a5 la posición negra es perdida cer valer su poder. 0-1
estratégicamente.
*-*-*-*
11.f3 ¥f5
En la siguiente partida, el gran
Forzando a e3-e4, con lo que se de- maestro húngaro Lajos Portisch trata
bilita la casilla f4.
de mantener la tensión central de los
12.e4 ¥d7 13.£c2 ¤h5 14.g3 f5 peones, al objeto de poder abrir la
15.exf5 ¥xf5 16.¤e4 h6 17.¥d2 posición para su pareja de alfiles. Es-
£d7 (Estrategia) te es el desarrollo de lo sucedido:
Portisch, L - Browne, W 0-1, Torneo
El juego negro es sencillo. El primer Internacional de Tilburg 1982.
jugador tiene debilidades para el final,
como los peones doblados en la colum-
na "c". PARTIDA Nº 44
18.¦ae1 ¥h3 19.¦f2 ¦f7 20.£d1 Tilburg it NED, 1982
¤f6 21.¥e3 ¤xe4 22.¥xe4 ¥f5 [E41] Defensa Nimzoindia:
23.£c2 ¦af8 24.¦ef1 ¥xe4 Variante Rubinstein
25.£xe4 £f5!
BLANCAS: Portisch, Lajos (2625)
Este es el complemento de la estrate- NEGRAS: Browne, Walter S (2590)
gia de Timman. El gran maestro holan- [Gligoric, Svetozar]
dés continúa la maniobra de simplifica-
ción total, que le aportará un final clara- 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3
mente favorable y sencillo de ganar, en c5 5.¥d3 ¤c6 6.¤f3 ¥xc3+ 7.bxc3
el que contará con caballo bueno con-
tra alfil malo. Ahora el caballo blanco está mal co-
locado en f3, pues el blanco ha de jugar
26.a4 £xe4 27.fxe4 ¦xf2 28.¦xf2 luego f4 para romper el muro de su ad-
¦xf2 29.¢xf2 (Final) a5! versario. Las chances del primer jugador
están en el flanco de rey.
El alfil se queda sin casillas de pe-
netración. 7...d6 8.e4 e5 9.h3 h6 (Estrategia)

30.¢e2 ¤c8 31.¢d3 ¤b6 32.h4


¤xa4 33.¥c1 ¤b6 34.g4 ¢f7 Browne rehúsa realizar cambios en
35.¥d2 a4 36.¥c1 ¢f6 37.¥a3 g5 d4, aún ganando un peón, pues éste se
38.h5 ¢e7 39.¥c1 ¤d7 40.¢e2 ¤f6 recuperaría unas jugadas más tarde y la
41.¢f3 ¢d7 posición quedaría abierta para el alfil
negro de Portisch. Lo mejor es mante-
El rey negro entra por el flanco dama ner el bloqueo y así inutilizar la pareja
tras efectuar ...b5, con lo que se gana de alfiles blancos. El negro tenía una al-
fácilmente. Esta es un apartida que de- ternativa en 9...£a5 tal y como jugó Mi-
muestra nítidamente la estrategia a se- les contra el propio Portisch, en el tor-
guir por el negro en este tipo de varian- neo de Amsterdam de 1981. Esta posibi-
Página 80 de 212
lidad es dudosa, pero veamos lo que vuelve a conseguir éxito. Las últimas
pasó: 10.¥d2 ¥d7 11.0-0 h6 12.¤e1 decisiones de ambos contendientes han
cxd4 13.cxd4 £a3 14.d5 ¤d4 15.¥c1 dejado ventaja a Browne en el final.
£a6 16.¥e3 ¥a4 17.£d2 ¦c8 18.¥xd4 Tanto ...b6 como a4 son debilidades,
exd4 19.¦b1 (diagrama). pero a4 es aún más débil. La defensa de
b6 es más sencilla que la de a4.

20.¦b1 ¦b8 21.£c2 ¤xe4


22.fxe4 ¥d7 23.¦a1 £e8 24.¥e2
£g6

Ya es notorio que la estrategia blan-


ca ha fracasado.

25.¢h2 ¢h8 26.¦hf1 ¤g8 27.g4


¦xf1 28.¦xf1 ¤f6 29.¥f3 ¦f8
30.£b3 ¤xg4+ 31.hxg4 ¥xg4
32.¥g2 ¦xf1 33.¥xf1 £xe4 34.¥f2
£f4+ 35.¢g1 £c1 36.¢g2 e4
37.£a2 ¥f3+
Con idea de ¤f3-¤d4 y gran ventaja.
Portisch ganó sin problemas. La estrate- No hay solución. 37...¥f3+ 38.¢g1
gia diseñada por Miles ha sido errónea, e3 (diagrama)
pues el negro no puede soportar una
posición semi-abierta en este esquema.
No se debe, por tanto, cambiar en d4
los peones.

10.¥e3 b6 11.d5 ¤e7 12.¤d2

Anteriormente, Portisch había ensa-


yado contra Timman, en el torneo de
Mar del Plata de 1982, la siguiente con-
tinuación 12.0-0 £c7 13.¤h4 g5 14.£f3
¤fg8 15.¤f5 ¤xf5 16.exf5 ¤f6 17.g4
¥a6 18.£d1 e4 19.£a4+ ¢f8 20.£xa6
exd3 21.£a4 ¦e8 22.¦ae1 £b7 23.£d1
b5! y el negro consigue ventaja decisiva.
Timman venció en la trigesimoquinta ju- Con idea de ...e2. 0-1
gada.
*-*-*-*
12...¤g6 13.g3 0-0 14.¢f1 ¤e8
15.¢g2 ¤e7 16.f3 f5 17.exf5 ¥xf5 En la siguiente partida, el gran
18.¤e4 ¤f6 19.a4 a5 (Estrategia) maestro húngaro Lajos Portisch trata
de mantener la tensión central de los
peones, al objeto de poder abrir la
La posición a que hemos llegado es posición para su pareja de alfiles. Es-
muy similar a la que ya analizamos con
motivo de Pinter-Timman. Ambas estra- te es el desarrollo de lo sucedido:
tegias giran en torno al mismo tema, Portisch, L - Browne, W 0-1, Torneo
donde la conocida canción del bloqueo Internacional de Tilburg 1982.
Página 81 de 212
Esta es una variante muy intere- 12.¤c2 ¥g4?!
sante, en la que durante los últimos
Incluso el negro pudo jugar mejor,
diez o doce años el negro ha conse- con 12...¥d7!
guido brillantes resultados, lo que ha
llevado a que se rehuya continua- 13.f3 ¥d7 14.¤e3 £c7 15.¤f5
mente a entrar o aceptar el planteo ¤xf5 16.exf5 0-0-0 17.¥d2 ¦hg8
nimzoindio del negro. 18.£c2 h5 19.¦ae1 h4

Y la ventaja es del segundo jugador.


Pero, ¿cómo jugar mejor con las
blancas? Hasta ahora no se ha visto. *-*-*-*

Grandes jugadores han intentado Veamos un ejemplo donde el ne-


diversas líneas, nuevos planes, para gro busca otro sistema defensivo, con
enriquecer las posibilidades del blan- poca fortuna: Shashin,A - Novikov,M
co, pero estos ensayos no han obteni- 1-0, Campeonato de Leningrado
do el resultado apetecido, al menos 1972.
hasta este momento.

Los esfuerzos de las blancas han PARTIDA Nº 45


de ir dirigidos a la casilla f4, donde
Leningrad-ch Leningrad, 1972
debe efectuar la ruptura para in- [E41] Defensa Nimzoindia:
tentar penetrar en el flanco de rey del Variante Rubinstein
adversario. Sin embargo, el negro pa- BLANCAS: Shashin, Alexsander A
rece controlar este hecho sin excesi- NEGRAS: Novikov, Mikhail V
vos problemas. Su error principal [Gligoric, Svetozar]
consistirá en no hacerlo.
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3
c5 5.¥d3 ¤c6 6.¤f3 ¥xc3+ 7.bxc3
[E41] Defensa Nimzoindia: d6 8.e4 e5 9.d5 ¤e7 10.0-0 h6
Variante Rubinstein 11.¤e1 £c7 12.¤c2 ¥d7 13.¤e3 0-
Ejemplo - 7 0-0 14.f3 g5 15.¦b1 ¢b8 16.¥c2
[Gligoric, Svetozar]
Sin este alfil no hay nada en el ata-
que.
(Estrategia) 1.d4 ¤f6 2.c4 e6
3.¤c3 ¥b4 4.e3 c5 5.¥d3 ¤c6 16...¤h5?! 17.¥a4 ¥c8 18.¦f2
6.¤f3 ¥xc3+ 7.bxc3 d6 8.e4 e5 9.d5 ¤g7 19.¦fb2 ¢a8 20.£b3 ¦df8
¤e7 10.0-0 h6 11.¤e1 g5! 21.¥c6! ¤xc6 22.dxc6 £xc6
23.¤d5 ¤e6 24.£a3 ¢b8 25.¦b5+-
Esta es la base de la estrategia de las
negras. El control de la casilla "f4". Sería La situación negra es desesperada.
un serio error no proceder de este mo-
do, manteniendo el bloqueo. Lo ideal 25...¤c7 26.¦a5 a6 27.¦b6 £e8
es controlar la ruptura, después captu- 28.¦xd6 ¤xd5 29.cxd5 £e7 30.¦b6
rar el espacio con ...f5. El negro puede
maniobrar de esta forma, ya que no está Este ha sido el mejor ejemplo de ata-
enrocado corto. que para las blancas de los últimos
Página 82 de 212
años. Pero, claro está, el negro puede 22.¥e1 £g6 23.£d3 ¤h5! 24.¦xf8+
jugar bastante mejor. 1-0 ¦xf8 25.¦xf8+ ¢xf8 26.¥d1 ¤f4!

*-*-*-* La posición negra es ya muy supe-


rior, de todas formas, Spassky comete
En el match por el Campeonato un nuevo error, que significará el fin.
del Mundo, Fischer le jugó a Spassky 26...¤f6 27.¥g3!
de este modo...
27.£c2??

PARTIDA Nº 46 27.£b1µ.

Wch m Reykjavik ISL (5), 1972 27...¥xa4!


[E41] Defensa Nimzoindia:
Variante Rubinstein Rinden las blancas. No había solu-
BLANCAS: Spassky, Boris V ción. Luego de 27...¥xa4! 28.£xa4
NEGRAS: Fischer, Robert James £xe4-+ (diagrama)
[Gligoric, Svetozar]

1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4


4.¤f3 c5 5.e3 ¤c6 6.¥d3 ¥xc3+
7.bxc3 d6 8.e4 e5 9.d5 ¤e7 10.¤h4!

Esta línea la había empleado Donner


en ocasiones, obteniendo algunos éxi-
tos.

10...h6!

10...¤g6 11.¤f5!

11.f4!?

11.f3.
Tocando en e1 y g2.
11...¤g6!! Esta partida también fue comentada
por Svetozar Gligoric en Chess Infor-
11...exf4!? 12.¥xf4 g5 13.e5! ¤g4 mant 14/572. 0-1
14.e6!
*-*-*-*
12.¤xg6 fxg6 13.fxe5
Ha habido muchos intentos de
13.0-0.
mejorar esta línea para el bando
13...dxe5³ 14.¥e3 blanco. Así, tras las doce primeras ju-
gadas iguales a la partida anterior,
14.¦b1. Unzicker intentó lo siguiente: Unzi-
cker, W - Timman, J 0-1, Wijk aan
14...b6 15.0-0 0-0 16.a4? a5!µ
17.¦b1 ¥d7 18.¦b2 ¦b8 19.¦bf2? Zee, 1981. La estrategia blanca ha su-
£e7 20.¥c2 g5! 21.¥d2 £e8! frido un nuevo revés.
Página 83 de 212
PARTIDA Nº 47 Timman ganó en pocas jugadas...

Hoogovens Wijk aan Zee (3), 01.1981 35.¦e8+ ¢f7 36.¦d8 ¦c2 37.¦d4
[E41] Defensa Nimzoindia: ¦xc3 38.¢f2 ¦c2+ 39.¢e3 ¢e7
Variante Rubinstein 40.g4 ¦e2+ 41.¢f3 ¦e1 42.¢f2 ¦c1
BLANCAS: Unzicker, Wolfgang 43.¢e3 ¦c2 44.h4 ¦e2+ 45.¢f3 ¦e1
(2515) 46.¢f2 ¦c1 47.¢e3 ¦c2.
NEGRAS: Timman, Jan H (2620)
La estrategia blanca ha sufrido un
[Gligoric, Svetozar] nuevo revés. 0-1
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3 *-*-*-*
c5 5.¤f3 ¤c6 6.¥d3 ¥xc3+ 7.bxc3
d6 8.e4 e5 9.d5 ¤e7 10.¤h4 h6 Sería un error imperdonable no in-
11.f4 ¤g6 12.¤xg6 fxg6 13.0-0 0-0
14.f5! cluir en este pequeño estudio de las
posibilidades estratégicas del sistema
Capturando el espacio en el flanco nimzoindio, una de las más impor-
de rey. En la partida Spassky-Hort, de tantes partidas que se han celebrado
Tilburg, en 1979, el ex campeón mun- con esta línea. Una partida clásica ya,
dial ensayó: 14.¦b1 b6 15.¦b2 £e7
16.h3 ¥d7 17.f5 gxf5 18.exf5 e4 19.¥e2 donde las negras, conducidas por la
£e5 20.£e1= con igualdad. sabia mano de Robert Huebner,
aportan una interesante lección so-
14...b5! bre el concepto nimzoindio de la po-
sición, del tratamiento estratégico
Idea de Timman. Muchísimo mejor óptimo. Esta partida otorgó mucha
que el antecedente siguiente: En Me- fama a la variante, que hoy en día se
cking-Gligoric, San Antonio 1972, ocu-
rrió lo siguiente: 14...gxf5 15.exf5 e4 conoce como variante Hübner:
16.¥e2 £e7 17.¥e3 ¥d7 18.£e1 ¤h7
19.g4 ¤g5 20.£g3 ¦ae8² y el blanco
consiguió una ligera ventaja, pues pue- PARTIDA Nº 48
de jugar a base de ¥f4 y £e3, etc., pero
el negro sigue sólido. Hoogovens Wijk aan Zee NED (7), 1971
[E41] Defensa Nimzoindia:
15.cxb5 c4 16.¥c2 gxf5 17.exf5 Variante Rubinstein
£b6+ 18.¢h1 £xb5 BLANCAS: Najdorf, Miguel
NEGRAS: Hübner, Robert
El centro blanco va a desaparecer. [Gligoric, Svetozar]
19.¥a4 £a6 20.¥c6 ¥b7 Esta es una de las más importantes
21.¥xb7 £xb7 partidas que se han desarrollado con el
sistema Nimzoindio. Una partida clási-
Timman está mucho mejor. ca, donde las negras, conducidas por la
sabia mano de Robert Hübner, aportan
22.¥a3 ¦fd8 23.£a4 ¦ac8 una interesante lección sobre el concep-
24.¦ab1 £xd5 25.¦bd1 £c6 to nimzoindio de la posición, del trata-
26.£xa7 ¦a8 27.£e7 d5 28.¦fe1 miento estratégico óptimo. Esta partida
¦e8 29.£d6 £xd6 30.¥xd6 d4! otorgó mucha fama a la variante, que
31.¥xe5 d3 32.¥xf6 ¦xe1+ hoy en día se conoce como Variante
33.¦xe1 gxf6 34.¢g1 ¦xa2 Hübner.
Página 84 de 212
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3 12...¥h3 13.0-0 (13.¤e3 £d7 14.f3
c5 5.¥d3 ¤c6 6.¤f3 ¥xc3+ 7.bxc3 0-0-0 15.¦b1 ¢b8 16.¦b2 h5! 17.¦f2!
d6 8.e4 e5 9.d5 ¦df8 18.¦g1 ¤h7 19.g4 ¤g6 20.¦g3
¤f4 21.¤f5 hxg4 22.fxg4 ¤f6 23.¥c2
9.h3 h6 (9...0-0 10.0-0 b6 11.¦e1 ¦h7 24.¥e3 ¦fh8 25.£d2 ¦h4!µ
¢h8 12.¦b1 £e8 13.¦b2 ¥a6 14.d5 Hübner-Timman, Tilburg 1981)
¤a5 15.¤h4!! ¥xc4 16.¥b1 £d7 17.f4 13...£d7 (13...¤g6 14.¦b1 £c7 15.¦e1
¤g8² Gligoric-Larsen, Bugoino 1982) ¥xg2 16.¢xg2² Debarnot-Martz,
10.¥e3 £a5 (10...b6 11.d5 ¤e7 12.¤d2 Skopje ol 1972) 14.a4 0-0-0÷ 15.f3
¤g6 13.g3 0-0 14.¢f1 ¤e8 15.¢g2 ¤e7 ¢b8 16.¦f2 ¢a8 17.a5 ¦hg8?!
16.f3 f5÷ Portish-Browne, Tilburg (¹17...¤e8 …f5) 18.¦b1 ¤e8 19.¤e3²
1982) 11.0-0 0-0 12.£b3 £c7 13.¦ae1 Smyslov-Sosonko, Tilburg 1979.
b6 14.d5 ¤e7 15.£d1 ¤g6 16.¢h2 ¥d7
17.g3 ¤h7 18.¤d2 £c8 19.h4 f5 20.exf5 13.£b3?
¥xf5 21.¥e2 £d8 22.¦h1 ¤f4³ Por-
tisch-Timman, Rio de Janeiro izt 1979. 13.¥d2!²

9...¤e7 10.g3!? 13...¥h3!

Controlando f4, y a la vez preparan- La idea es bloquear el peón de la co-


do un eventual f2-f4. lumna h, impidiendo, así, que el blanco
a) 10.¤h4 h6 11.g3! (11.f4 Spassky- efectúe h2-h4. Esto mismo se evitaría
Fischer, Reykjavik 1972); con 13...g4 pero en ese caso el blanco
b) 10.¦b1 £c7 (10...h6 11.h4 £c7 abriría la columna "f" para sus torres.
12.¤h2 h5 13.¤f1 ¥d7 14.¤g3 0-0-0
15.¥g5 ¤eg8 16.0-0 ¦f8÷ Gligoric-Ni- 14.0-0 0-0-0 15.¦b1 £c7 16.f3
kolic, YUG 1982) 11.¤h4 h6 12.g3 g5 ¢b8 17.¦f2 ¦hg8 18.¤e3
13.¤g2 ¥h3 14.¤e3 £d7÷ Gligoric-
Van Der Wiel, Novi Sad 1982; 18.g4? h5µ.
c) 10.0-0 ¤g6! 11.¤e1 0-0 12.g3
¥h3 13.¤g2 ¤e8³ Gligoric-Timman, 18...¥c8 19.¢f1?!
Bled Portoroz 1979; Najdorf hace huir a su rey, antes de
d) 10.¤d2 ¤g6 11.h4 h5 12.g3 £a5 que se abran las columnas del ala rey.
13.£c2 ¥d7 14.a4 0-0-0 15.¤f1 ¦de8! 19.¤f5!?=.
16.¦a3 ¤e7= Petrosian-Cebalo, Vrshac
1981; 19...¦df8³ 20.¢e1 ¤e8 21.¤f5?!
e) 10.¤g1 h5 11.h4 £c7 12.f3 ¥d7
13.£b3 0-0-0 14.¦b1 ¢b8 Sinesh-Ce- No es una buena jugada, pero, ante
balo, Vrbas 1982. todo, hay que impedir que se produzca
la ruptura ...f5, movimiento que dejaría
10...h6?! a las negras toda la iniciativa y la venta-
ja de la posición.
10...¤g6!? 11.h4 ¥g4 (11...£a5
12.£b3 ¥g4 13.¤h2 ¥d7 14.¥g5). 21...¤xf5 22.exf5 f6 23.g4 ¦h8
24.¥e3 h5 25.¥f1 ¦f7 26.h3 £d7
11.¤h4 g5 12.¤g2 27.¢d2 ¤c7!! 28.a4?
Si 12.£f3 ¤fg8 13.¤f5 ¤xf5 14.exf5 28.¢d3³.
£f6=. Por lo demás 12.¤f5 no conduce
a nada prometedor. 28...¦e7
12...£a5 …(con idea de) ...e4.
Página 85 de 212
29.¦e1 ¤a8!! 51.c4÷ (51.c4 a5 52.¥e3 e4+ 53.fxe4
¤d7 54.¥d2 ¤e5+-+).
Finísima maniobra de Hübner. Ya
que los alfiles blancos no tienen diago- 49.¥d3
nales libres para ejercer su poder, el ca-
ballo negro puede maniobrar a su albe- 49.¥b3 ¥c8 50.¥e3 ¢c7 51.¢c2
drío. La posición del segundo jugador ¥a6 52.¢d3 ¤xd5-+.
es muy flexible.
49...¢c7 50.¢b2 ¥c8 51.¢b3
30.a5 £d8 ¥a6 52.¥e3
Hübner ataca ahora en el ala dama. 52.¢c2 ¤xc4 53.¢c1 ¥b5 54.¢c2 a6
55.¥g1 ¤b6-+.
31.£a3 ¦hh7 32.¦b1 b6!
52...¤xd5.
De este modo se crea un peón pasa-
do para el final. "Una exquisita y magistral muestra
de la estrategia a seguir por el negro en
33.¥d3?! este tipo de posiciones. Es el caballo la
pieza que da sentido y dinamismo al
33.¥g2!? sistema. Sin el caballo, el blanco no tie-
ne nada positivo en donde elegir. El ca-
33...¦b7 34.axb6 ¤xb6 35.¦a1 ballo es la pieza mágica en las posicio-
nes bloqueadas" (Gligoric).
35.¥f1? ¤xc4+.
Esta partida fue comentada por Ro-
35...£h8 bert Hübner en Chess Informant
11/490. 0-1
Manteniendo el juego en ambos flan-
cos. *-*-*-*

36.¢c2 También Petrosian ha estudiado


profundamente esta línea, aportando
36.¥f1 hxg4 37.fxg4? ¦xh3-+.
su granito de arena a la resolución de
36...hxg4 37.hxg4 ¥d7 38.£a2 la problemática creada al blanco por
¦h2 39.¢d2 ¦xf2+ 40.¥xf2 £h2 la estrategia negra. La idea de Petro-
41.¢e2 ¤a4 42.£d2 ¥e8µ 43.¦b1? sian es ésta: Petrosian, T - Cebalo, M
½-½, Torneo de Vrsac 1981. Pero la
43.¦c1.
idea de Petrosian tampoco sirve de
43...¦xb1 44.¥xb1 £f4-+ mucho.
45.¥d3
PARTIDA Nº 49
45.£d3 ¤b2-+.
Vrsac Vrsac (5), 1981
45...£xd2+ 46.¢xd2 ¤b6 [E41] Defensa Nimzoindia:
47.¢c1 ¥a4 48.¥c2 ¥d7 Variante Rubinstein
BLANCAS: Petrosian, Tigran Varta
El gran maestro alemán no cambia, novich (2585)
para no darle juego al otro alfil. NEGRAS: Cebalo, Miso (2500)
48...¥xc2? 49.¢xc2 ¤xc4 50.¢d3 ¤b6 [Gligoric, Svetozar]
Página 86 de 212
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3 caballo de e2 en mala situación, ya
c5 5.¥d3 ¤c6 6.¤f3 ¥xc3+ 7.bxc3 que, con esta estructura de peones,
d6 8.e4 e5 9.d5 ¤e7
su casilla ideal sería f3.
Manteniendo la forma de las últimas
partidas. Podría seguir así: 7.cxd5 cxd4
8.exd4 ¤d5 9.0-0 con ligerísima
10.¤d2 (Novedad) ventaja blanca, como en la partida:
Suba, M - Ribli, Z ½-½, Interzonal
Esta es la novedad de Petrosian. de Las Palmas 1982.
10...¤g6 11.h4 h5 12.g3 £a5 PARTIDA Nº 50
13.£c2 ¥d7 14.a4 0-0-0 15.¤f1
¦de8 16.¦a3 Las Palmas Interzonal Las Palmas (7),
1982
Esta última jugada es una clara de- [E48] Defensa Nimzoindia:
mostración de que ya no sabe qué ha- Variante Rubinstein
cer. Su idea tampoco cambia el sentido
del juego y el blanco vuelve a cer en un BLANCAS: Suba, Mihai (2525)
pozo sin fondo. NEGRAS: Ribli, Zoltan (2580)
[Gligoric, Svetozar]
16...¤e7.
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3
Y tablas a propuesta de Cebalo. Pe- c5 5.¥d3 0-0 6.¤ge2 d5!
trosian acepta el empate porque no tie-
ne planes claros ni aceptables para pro- De este modo, el segundo jugador
mocionar su pareja de alfiles. En defini- opta por un juego clásico, dejando al
tiva, la idea de Petrosian tampoco sirve caballo de e2 en mala situación, ya que,
de mucho. ½-½ con esta estructura de peones, su casilla
ideal sería f3.
*-*-*-*
7.cxd5 cxd4 8.exd4 ¤xd5 9.0-0²
Ante las grandes dificultades que ¤c6 10.¥b1 ¦e8 11.£d3 g6 12.¤e4
plantea la línea de¥d3 en el quinto b6 13.a3 ¥e7 14.¥a2 ¥b7 15.¥h6
¦c8 16.¦ad1 ¤cb4 17.axb4 ¤xb4
movimiento, seguido de ¤f3, pues es 18.£g3 ¥xe4 19.£e3 ¥f6 20.£xe4
inevitable el bloqueo efectuado por la ¤xa2 21.¦a1 £d5 22.¤g3 ¤b4
famosa variante Hübner, el blanco ha 23.¦xa7 ¥xd4 24.£f4 e5 25.£g4
buscado nuevos caminos, más pro- £e6 26.¤e4 ¤d5 27.£f3 ¦e7
metedores, desarrollando el caballo 28.¦xe7 £xe7 29.£b3 ¤f4 30.g3
£e6 31.£f3 ¤d5 32.£b3 ¤c7
por e2, donde no obstaculiza f4. 33.£b4 £c6 34.¦e1 ¤d5 35.£b3
¤e7 36.¥g5 ¢f8 37.¤f6 ¤g8
Pero el negro, ante esta posibili- 38.¤e4 ¢g7 39.¥e3 ¤f6 40.¤g5
dad, tiene, también, una respuesta £d5 41.£xd5 ¤xd5 42.¥xd4 exd4
preparada. Veamos: 1.d4 ¤f6 2.c4 43.¦d1 ¦c4 44.¤f3 ¦b4 45.¦xd4
¦xd4 46.¤xd4 ¢f6 47.f4 ¢e7
e6 3.¤c3 ¥b4 5.¥d3 ¤c6 6.¤e2 48.¢f2 ¢d6 49.¢e2 ¢c5 50.¤f3 f6
d5! 51.¢d2 ¤b4 52.¢e3 b5 53.¤d2
¤d5+ 54.¢d3 f5 55.¤f3 ¤f6. ½-½
De este modo, el segundo jugador
opta por un juego clásico, dejando al *-*-*-*
Página 87 de 212
De todas formas, es más promete- El negro logró contrajuego, pero el
dor aún para las negras alterar el or- blanco aún puede jugar mejor en esta
continuación con ¤e2.
den de las jugadas y eliminar prime-
ro tensión de peones. 31.¤e2 ¤xb2 32.¦xf8+ ¥xf8
33.£f5 £c5 34.¦d5 £xa3 35.h4
Vamos a ver esta posibilidad a £e7 36.£c2 £f7 37.¦f5 £xd7
38.¦xf8+ ¦xf8 39.£xb2 £f7
continuación: Suba, M - Browne, W 40.¤hg3 ¦e8 41.h5 h6 42.£b5 ¦d8
0-1, Interzonal de Las Palmas 1982. 43.£c6 £f6 44.£e4 ¦d1+ 45.¤f1
¦xf1+ 46.¢xf1 £a1+ 47.¤c1
£xc1+ 48.¢e2 £d2+ 49.¢f3 £d1+
50.¢g3 £xh5 51.£a8+ ¢h7
PARTIDA Nº 51 52.£xa7 £g6+ 53.¢f3 £e6 54.f5
£xf5+ 55.¢xe3 £e5+ 56.¢f2 £d4+
Las Palmas Interzonal (5), 1982 57.¢g3 £d3+ 58.¢h2 b5 59.£e7
[E48] Defensa Nimzoindia: £c4 60.£e5 b4 61.£f5+ ¢g8 62.g4
Variante principal b3. 0-1
BLANCAS: Suba, Mihai (2525)
NEGRAS: Browne, Walter S (2590) Pero el blanco aún puede jugar
[Gligoric, Svetozar] mejor en esta continuación con ¤e2.
Por esta razón, vamos a continuar
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3 trabajando sobre ¤e2, línea que pare-
c5 5.¥d3 ¤c6 6.¤ge2 cxd4 7.exd4 ce más prometedora que ¤f3.
d5
*-*-*-*
Este es el orden óptimo.
En la partida siguiente tenemos
8.0-0 dxc4 9.¥xc4 0-0 10.a3 un nuevo ejemplo: Franco Ocampos,
¥d6 11.£d3 b6 12.¦d1 ¥b7
Z - Seirawan, Y 0-1, Open de Lugano
13.£h3
1982.
Esta es una idea de Petrosian.
PARTIDA Nº 52
13...¤e7 14.¥g5 ¤g6 15.d5!ƒ
Lugano op Lugano (8), 1983
[E49] Defensa Nimzoindia:
El blanco activa sus fuerzas. Suya es Variante principal
la iniciativa.
BLANCAS: Franco Ocampos, Ze
15...e5 16.¤e4 ¥e7 17.¥xf6 nón (2500)
NEGRAS: Seirawan, Yasser (2600)
¥xf6 18.£f3 ¥h4 19.d6 ¢h8
20.¥d5 ¥xd5 21.¦xd5 f5 22.¤4c3 [Gligoric, Svetozar]
e4 23.£h3 £f6 24.¦ad1 ¦ad8 25.d7
¤e5 26.¤f4 ¤c4 27.¦1d4 ¥g5 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3
28.¤h5 £c6 29.¦xf5 e3 30.f4 c5 5.¥d3 ¤c6 6.¤ge2 d5
Como ya sabemos, lo mejor es jugar
Si 30.¦xg5 exf2+ 31.¢f1 ¦xd7 y se clásico (...d5) ya que las blancas evitan
ataca en la columna "d" y en "e3", ga- la Variante Hübner.
nando.
7.0-0 0-0 8.a3 ¥xc3 9.bxc3 dxc4
30...¥e7 10.¥xc4
Página 88 de 212
Por ello, el blanco buscó, dentro
del mismo esquema, donde podía
mejorar su posición, llegando a la
conclusión de que es mejor obviar el
movimiento a3 en la octava jugada y
cambiar primero en d5 antes de for-
zar el alfil de b4. Por ejemplo: Ceba-
lo, M - Velimirovic, D ½-½, Cam-
peonato de Yugoslavia, Vrbas 1982.

PARTIDA Nº 53
Esto es similar a la variante principal,
y ahora el caballo estaría mejor en f3 y YUG-ch Vrbas, 1982
no en e2, pues desde f3 controlaría la [E48] Defensa Nimzoindia:
casilla e5.
Variante principal
10...e5 11.¥a2 cxd4 12.cxd4 exd4 BLANCAS: Cebalo, Miso (2495)
13.exd4 ¥e6 14.¥xe6 fxe6 15.¦b1 NEGRAS: Velimirovic, Dragoljub
£d7 16.£b3 b6 17.¥f4 ¦ac8 (2500)
18.¦bd1 ¤a5 19.£d3 £f7 20.¥d2 [Gligoric, Svetozar]
¤c4 21.¥c1 ¤d5
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3
Y el negro se quedó mejor, consi- 0-0 5.¥d3 c5 6.¤ge2 d5 7.0-0 ¤c6
guiendo la victoria más tarde. Seirawan 8.cxd5
tiene mucho contrajuego en las casillas
blancas y la debilidad de e6 se defiende El blanco cambia primero en d5 an-
fácilmente. Otra de sus ventajas reside tes de forzar al alfil de b4.
en la mayoría conseguida en el flanco
dama con un dos contra uno. 8...exd5 9.a3 cxd4 10.exd4 ¥d6
22.¤g3 ¤d6 23.¥d2 a5 24.¦de1 11.¥f4 ¥g4 12.£d2 ¥xe2 13.¤xe2
¦c6 25.¦e2 ¤c4 26.¥c1 ¤d6 ¦e8 14.¦fe1 ¤e4 15.¥xe4 ¦xe4
27.¥d2 ¤f5 28.¤e4 h6 29.¦fe1 16.¥xd6 £xd6 17.f3 ¦e6=
¦d8 30.¤g3 ¤fe7 31.¤e4 ¦dc8
32.¤g3 ¤g6 33.¦e4 ¤f6 34.¦4e2 Y el negro ha vuelto a conseguir la
¤d5 35.¦e4 ¤f6 36.¦4e2 ¤f8 igualdad tras simplificar el centro. Su
37.¤e4 ¤d5 38.£g3 £g6 39.£f3 juego, ahora, es fácil y fluido.
¦c2 40.£b3 ¦8c6 41.g3 £f5
42.£d3 ¦2c4 43.¦d1 ¤g6 44.¦ee1 18.¤f4 ¦f6 19.g3 h6 20.¦e3 g5
¤ge7 45.¦c1 ¦xc1 46.¦xc1 ¦xc1+ 21.¤h5 ¦e6 22.¦ae1 ¦xe3 23.£xe3
47.¥xc1 £f8 48.¥b2 ¤f5 49.¤d2 ¦f8 24.¢g2 f5 25.£e6+ £xe6
¤d6 50.¢g2 £f5 51.£xf5 exf5 26.¦xe6 ¤xd4 27.¦xh6 ¦c8 28.¢f2
52.a4 ¢f7 53.¢f3 ¢e6 54.¢e2 g5 f4 29.gxf4 gxf4 30.¤xf4 ¦c2+
55.f3 ¤b4 56.¤f1 ¤c4 57.¥c3 h5 31.¢e3 ¤f5+ 32.¢d3 ¦xb2 33.¢c3
58.h4 g4 59.fxg4 fxg4 60.¤h2 ¢d5 ¦f2 34.¦h3 ¦a2 35.¢b3 ¦d2
61.¤f1 ¢e4 62.¤d2+ ¤xd2 36.¦h5 ¤e7 37.¢c3 ¦f2 38.¤xd5
63.¢xd2 ¤d5 64.¥a1 ¤e3 65.d5 ¦xf3+ 39.¢b2. ½-½
¤xd5 66.¢e2 ¤c7. 0-1
*-*-*-*
*-*-*-*

Página 89 de 212
Existe una tercera alternativa para Tolusch cambia por segunda vez an-
el blanco en esta situación, que es la te la amenaza c4-c5.
Variante Rubinstein. Esta es la más 9.¥xc4 ¤c6 10.¥e3
enérgica. Se trata de efectuar ¤e2,
pero sin hacer ¥d3, o sea, en la quin- Es posible 10.d5 pero la posición se
ta jugada. Así, el blanco se asegura simplifica demasiado.
una sólida extructura de peones.
10...0-0 11.0-0 b6 12.£d3!!
Veamos cómo juega el ex campeón Botvinnik se moviliza inmediatamen-
mundial Mihail Botvinnik contra el te y busca presión en el centro y en el
gran maestro Tolusch, antiguo entre- flanco de rey.
nador de Boris Spassky, utilizando
esta idea de Rubinstein, otra más, en 12...¥b7 13.¦ad1 ¤e7
esta apertura: Botvinnik, M - Tolush,
Más sólido era 13...h6 pero ante esta
A 1-0, Match Moscú vs Leningrado jugada el blanco tiene un plan a base
1965. Esta partida demuestra que el de f3-¥f2-¤e4, que le da ventaja.
negro tiene serios problemas al efec-
tuar cambios en el centro. 14.¥g5

PARTIDA Nº 54 Ya es tiempo de dar actividad al alfil


de casillas negras.
Moscú-Leningrad Moscú, 1965
[E42] Defensa Nimzoindia: 14...¤g6 15.f4!
Variante Rubinstein
Las piezas de Botvinnik están ubica-
BLANCAS: Botvinnik, Mikhail M das en lugares ideales.
NEGRAS: Tolush, Alexander V
[Gligoric, Svetozar] 15...h6 16.f5 exf5 17.¥xf6 £xf6
18.¦xf5 ¤f4
(Partida Modelo -Plan de Apertura) (Es-
trategia) 1.c4 ¤f6 2.¤c3 e6 Única.
3.d4 ¥b4 4.e3 c5 5.¤ge2 d5 6.a3
¥xc3+ 7.¤xc3 cxd4 8.exd4 19.¦xf6 ¤xd3 20.¦xf7 ¤xb2
21.¦xf8+ ¢xf8 22.¦f1+ ¢e8

La posición parece jugable, pero la


entrada en la séptima es decisiva.

23.¥e6 ¦d8 24.d5 ¥c8 25.¦f7


¥xe6 26.dxe6 ¦d6 27.¦xg7 ¦xe6
28.¦xa7 ¤d3 29.h3 ¤f4 30.¦a4
¤e2+ 31.¤xe2 ¦xe2 (Final)

La esperanza de lograr tablas aún no


se ha perdido. Tolusch busca este final
de torres, que es su mejor chance para
empatar.
8...dxc4 32.¦a7 ¢f8 33.¦b7 ¦e6
Página 90 de 212
Esta partida demuestra que el ne-
gro tiene serios problemas al efectuar
cambios en el centro. Por ello, las ne-
gras han intentado otras posibilida-
des, como las siguientes.

Tras... l.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3


¥b4 4.e3 c5 5.¤e2 Lo mejor para el
segundo jugador es 5...cd4 con lo que
se abre la diagonal de vuelta para el
alfil de b4, no dando la ventaja de la
pareja de alfiles.
La inutilización del rey en la octava
horizontal es un factor determinante de
este final. El blanco continúa con 6.ed4, y an-
te el negro se abren dos alternativas,
34.¢f2 ¦f6+ 35.¢g3 ¦g6+ que son ...d5 y ...0-0.
36.¢f3 ¢g8 37.g3 ¦c6 38.¢g4 ¢h8
39.¢f5 ¦c5+ 40.¢g6 ¦c6+ 41.¢h5 Vamos a verlas con algunos ejem-
¢g8.
plos. 6...d5 7.c5 ¤e4 El blanco juega
Y Tolusch rindió sin esperar el apla- a la mayoría en el flanco de dama 8.
zamiento. La posición es ganada por las ¥d2 ¤d2 9.£d2 a5! 10.a3 ¥c3
blancas. Mi opinión es que podría se- 11.¤c3 a4 Bloqueo de la mayoría de
guirse con 42.g4 ¦d6 43.h4 ¦c6 44.a4 peones. El negro cuenta con mejor
¦d6 (el negro no tiene jugadas activas) estructura de peones, mientras que el
45.¦a7 ¦c6 46.g5!! hxg5 47.hxg5 ¢f8
48.¦a6 (diagrama) blanco tiene más desarrollo.

Veamos la partida Korchnoi - Sei-


rawan:

PARTIDA Nº 55

Bad Kissingen it Bad Kissingen, 1981


[E42] Defensa Nimzoindia:
Variante Rubinstein
BLANCAS: Korchnoi, Viktor
NEGRAS: Seirawan, Yasser
[Gligoric, Svetozar]

48...¦c4 (La amenaza era a4-a5) 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3
49.¢h6 ¦h4+ 50.¢g6 ¦g4 51.¦xb6 c5 5.¤ge2
¦xa4 52.¦b8+ ¢e7 53.¢g7+- y se gana
fácil con la maniobra del "puente". Ahora lo mejor para el segundo juga-
dor es

*-*-*-* 5...cxd4

Página 91 de 212
Con lo que se abre la diagonal de 14...f5
vuelta para el alfil de b4, no dando la
ventaja de la pareja de alfiles. El blanco Evitando f4-f5, aunque se podía ha-
continúa con ber hecho: 14...g6!? Sin embargo, es ma-
lo 14...b6 por 15.f5!! ver la partida com-
6.exd4 plementaria Gligoric-Lein.

Y ante el negro ahora se abren dos 15.¦fe1 ¥xb5 16.¤xb5 £d7


alternativas, que son ...d5 y ...0-0. 17.¤c3 ¤c6 18.£d1

6...d5 7.c5 Impide ...¤a5.

El blanco juega a la mayoría en el 18...¤d8 19.¦c1 ¦f6 20.¦c2 h6


flanco de dama. 21.¦f2 ¤f7 22.£d3÷

7...¤e4 8.¥d2 ¤xd2 9.£xd2 a5! Con posición complicada. Valorar la


situación es difícil. Hay chances mutuas.
22...¦a5 23.¤a2 ¦a8 24.¤b4 g5
25.£g3 ¢h7 26.¦c2 ¦g8 27.c6 bxc6
28.¦xc6 gxf4 29.£xf4 e5 30.£c1
¦xc6 31.£xc6 £xc6 32.¤xc6 exd4
33.¦e7 ¢g6 34.¦d7 ¦e8 35.¤xd4
¦e1+ 36.¢f2 ¦d1 37.¤f3 ¤g5
38.¦a7 ¦b1?
38...¤xf3!
39.¤e5+ ¢f6 40.¤d3 ¤e4+
41.¢e2 ¦h1 42.¦a6+ ¢g5 43.¤e1!
d4 44.¤f3+ ¢h5 45.¤xd4 ¦xh2
46.¢f3 ¢g5 47.¤e6+ ¢f6 48.¤f4+
10.a3 ¥xc3 11.¤xc3 a4 ¢e5 49.¦a5+ ¢f6 50.¦xa4+- ¦h1
51.¦a6+ ¢e5 52.¦a5+ ¢f6 53.¤d5+
Bloqueo de la mayoría de peones. El ¢e6 54.¤e3 ¤d6 55.¦d5 ¤c4
negro cuenta con mejor estructura de 56.¦b5 ¤d6 57.¦b4 h5 58.a4 h4
peones, mientras que el blanco tiene 59.¢f4 h3 60.gxh3 ¦xh3 61.¦b6
más desarrollo. ¦h2 62.¤xf5. 1-0
12.f4 0-0 13.¥b5 ¥d7 14.0-0 *-*-*-*
Página 92 de 212
PARTIDA Nº 56 17...g6 18.h4 ¤d7 19.h5 ¦fe8=

Niksic it YUG, 1983 19...¤f6 20.hxg6 hxg6 21.¦xe6 fxe6


[E42] Defensa Nimzoindia: 22.£xg6+ ¢h8 23.£h6+ ¢g8=.
Variante principal
BLANCAS: Gligoric, Svetozar 20.¦ab1 ¤f8
NEGRAS: Seirawan, Yasser
20...£d8!
[Gligoric, Svetozar]
21.£d1 £a7 22.£g4² ¦ec8
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3 23.¦e3 ¥d7 24.hxg6 fxg6 25.£f4
c5 5.¤ge2 cxd4 6.exd4 d5 7.c5 ¤e4 ¥e8 26.¦be1 £c7 27.£g4 ¦cb8
8.¥d2 ¤xd2 9.£xd2 a5! 10.a3 28.¦b1 ¦b7 29.£d1 £c4.
¥xc3 11.¤xc3 a4 12.¥d3!
Esta partida también la comentó Sve-
Esta es la mejor forma de jugar para tozar Gligoric en Chess Informant
el blanco. 36/672. ½-½
12...b6! 13.cxb6 *-*-*-*
Se había jugado antes 13.¤xa4 Infor-
mador 35/651. PARTIDA Nº 57
13...£xb6 14.¥c2! ¥d7 15.0-0 0- Lone Pine op Lone Pine USA, 1981
0 16.¦fe1 [E42] Defensa Nimzoindia:
Variante Rubinstein
16.¦ae1!?
BLANCAS: Gligoric, Svetozar
NEGRAS: Lein, Anatoly
[Gligoric, Svetozar]

1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3


c5 5.¤ge2 cxd4 6.exd4 d5 7.c5 ¤e4
8.¥d2 ¤xd2 9.£xd2 a5 10.a3 ¥xc3
11.¤xc3 a4 12.¥b5+

Resulta mejor para el blanco jugar a


base de 12.¥d3! ver la partida Gligoric-
Seirawan.

12...¥d7 13.0-0 0-0 14.f4 b6


…(con idea de) f4. Esto es malo. 14...g6!?
16...¥c6 15.f5! exf5
16...¤c6? 17.¥xa4±. 15...bxc5? 16.f6!
17.£d3?! 16.¥xd7 £xd7
Era muchísimo mejor 17.¦e3!ƒ don- 16...¤xd7 17.¦xf5
de el blanco conserva toda la iniciativa
y gran ventaja. 17.cxb6 ¤c6
Página 93 de 212
17...¦a6 18.¦ae1! Un nuevo intento blanco en esta lí-
nea lo realizó Tatai en el torneo de
Lugano de 1984, donde logró vencer.
Fue así

PARTIDA Nº 58

Lugano op Lugano (7), 1984


[E42] Defensa Nimzoindia:
Variante Rubinstein
BLANCAS: Tatai, Stefano (2430)
NEGRAS: Hmadi, Slaheddine
(2300)
[Gligoric, Svetozar]
…(con idea de) ¦e5. 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3
c5 5.¤ge2 cxd4 6.exd4 0-0
18.£f4 g6 19.¦ac1 ¦a5 20.£c7!
£xc7 21.bxc7 ¦c8 22.¤xd5 Con esto el negro trata de aprove-
char mejor los problemas que plantea al
22.¤xa4! ¦xc7 23.b3±. desarrollo blanco el caballo de e2. Este
impide que salga el alfil de rey, obstru-
22...¦xd5 23.¦xc6 ¦xd4 yendo, consecuentemente, toda el ala
24.¦fc1² ¢f8 25.¦6c4 ¦e4! 26.¢f2 rey del blanco.
¢e7 27.¢f3 ¢d6 28.¦d1+ ¢e7
29.¦c5 h5 30.h3 h4! 7.a3 ¥e7

30...¢e8? 31.g4! hxg4+ 32.hxg4 ¦xg4 Si se cambia 7...¥xc3+ viene el tema


33.¦e5++-. de Botvinnik-Tolusch, que vimos ante-
riormente.
31.¦dd5 ¢e8
8.d5
31...¢e6?? 32.¦d8.
Esto da más esperanzas de conseguir
32.¦e5+ ¢d7! 33.¦xe4 fxe4+ espacio e iniciativa, pero se abre la co-
34.¢xe4 ¦xc7 35.¦xc7+ ¢xc7 lumna "e", lo que va en su detrimento,
36.¢e5 ¢c6 37.¢f6 ¢c5 38.¢xf7 pues se encuentra poco desarrollado.
¢c4 39.¢xg6 ¢b3 40.¢g5 ¢xb2 Las blancas podrían jugar ahora a base
de 8.¤f4?! d5 9.cxd5 ¤xd5 10.¤fxd5
41.¢xh4 ¢xa3 42.g4 ¢b4 43.g5 a3 exd5 11.¥d3 ¥g5 12.0-0 ¤c6 13.¥e3
44.g6 a2 45.g7 a1£ 46.g8£ £e1+ g6!! 14.¦c1 pero esto conduce a las
47.¢h5 £e5+ 48.£g5 £e8+ 49.¢g4 blancas. Hay que jugar más enérgico en
£e2+ 50.¢h4 £e1+ 51.¢h5 £e8+ el octavo movimiento.
52.£g6 £e5+.
8...exd5 9.cxd5 ¦e8! 10.d6 ¥f8
Esta partida también fue comentada 11.g3 ¦e6?! 12.¥f4 ¤h5 13.¥e3
por Gligoric en Chess Informant 31/647. ¦xd6 14.£b3!
½-½
Un nuevo intento de Tatai. 14.£c2
*-*-*-* ¤c6 15.¥g2 ¦e6 16.0-0 y el negro tiene
ventaja.
Página 94 de 212
14...¤c6 15.¥g2 b6 16.¤b5 ¦e6 12.¥g2
17.¤ed4 ¦e7 18.£d5±
Otra posibilidad es 12.b4 intentando
La ventaja blanca es clara. complicar el desarrollo negro del flanco
dama. Pero tampoco es muy bueno ni
18...¥a6 19.£xh5 ¤xd4 resolutivo.
20.¤xd4 ¦c8 21.£d1 £e8 22.¢d2
g6 23.¦c1 ¥g7 24.£a4. 1-0 12...¤c6!

*-*-*-* Usando el tiempo para el desarrollo.

Sin embargo, las alegrías duraron 13.0-0?!


bien poco, pues las negras no estaban
Se pudo haber jugado mejor con
jugando de la mejor forma posible. 13.¤b5! como en la partida Gurevich-
En el torneo de Bugojno de 1984, el Adorjan, New York 1983.
negro mejoró su línea. Veamos: Gli-
goric, S - Ljubojevic, L ½-½. 13...¥a6 14.¦e1 ¦c8 15.¥f4
¤e5. ½-½

*-*-*-*
PARTIDA Nº 59

Bugojno 1984
[E42] Defensa Nimzoindia: PARTIDA Nº 60
Variante Rubinstein
New York op New York (5), 1984
BLANCAS: Gligoric, Svetozar [E42] Defensa Nimzoindia:
(2510) Variante Rubinstein
NEGRAS: Ljubojevic, Ljubomir
(2635) BLANCAS: Gurevich, Dmitry (2545)
NEGRAS: Adorjan, Andras (2570)
[Gligoric, Svetozar]
[Gligoric, Svetozar]
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3
c5 5.¤ge2 cxd4 6.exd4 0-0 7.a3 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3
¥e7 8.d5 exd5 9.cxd5 ¦e8 10.d6 c5 5.¤ge2 cxd4 6.exd4 0-0 7.a3
¥f8 11.g3 b6! ¥e7 8.d5 exd5 9.cxd5 ¦e8 10.d6
¥f8 11.g3 b6 12.¥g2 ¤c6 13.¤b5!

Esto es mejor que 13.0-0 como se ju-


gó en Gligoric-Ljubojevic, Bugojno
1984.

13...¥a6 14.a4 ¤e4 15.¥e3 £f6


16.0-0 £xb2 17.¦e1 ¥xb5 18.axb5
¤a5 19.¦a4 ¤xd6 20.¥xa8 ¦xa8
21.¦d4 ¤dc4 22.¦xd7 £xb5
23.¤c3 £c6 24.¥f4 ¤b2 25.£d5
£xd5 26.¤xd5 h6 27.¦e4 ¤b3
28.¥e3 ¤c5 29.¥xc5 ¥xc5 30.¦f4
¦f8 31.¦xa7 ¤d3 32.¦f3 ¤e5
33.¦f5 ¤c6 34.¦d7 ¤d4 35.¤e7+
¢h7 36.¦fd5 ¤e2+ 37.¢f1 ¤c3
Desarrollando la última pieza menor. 38.¦f5 ¤e4 39.¤d5 ¢g8 40.¢g2
Página 95 de 212
¤g5 41.¤f4 ¦e8 42.h4 g6 43.¦xc5 BLANCAS: Kasparov, Gary (2715)
bxc5 44.hxg5 hxg5 45.¤d5 ¦e5 NEGRAS: Karpov, Anatoly (2705)
46.¤e3 f5 47.¦c7 g4 48.¤c4 ¦d5
49.¤b6 ¦e5 50.¤a4 c4 51.¤b2 c3 [Gligoric, Svetozar]
52.¤d3 ¦e6 53.¦xc3 ¢g7 54.¤f4
¦d6 55.¦c7+ ¢f6 56.¦b7 ¢g5 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 b6 4.g3
57.¦g7 ¦b6 58.¦e7 ¦b8 59.¦e6
¦g8 60.¤d5 ¦g7 61.¢f1 ¢h6 Existen otras posibilidades interesan-
62.¢e2 ¢g5 63.¢e3 ¢h6 64.¢d4 tes también, como 4.a3 línea favorita de
¦a7 65.¢e5 ¦a5 66.¦d6 ¢g5 Petrosian, y que practicó el propio Kas-
67.¢e6 ¦a2 68.¢f7 ¦a7+ 69.¤e7 parov en infinidad de ocasiones, consi-
¢h5 70.¢f6 g5 71.¦d1 ¦a6+ guiendo abundantes éxitos, de gran bri-
72.¢g7. 1-0 llantez, contra destacados adversarios.]

*-*-*-* 4...¥b7 5.¥g2 ¥e7 6.0-0 0-0


7.d5!

Se han producido miles de inten- Esta idea blanca resulta mucho más
tos, se han gastado infinidad de ho- enérgica que la clásica 7.¤c3 a lo que
ras de análisis y estudio pormenori- se suele responder con 7...¤e4 y el se-
gundo jugador fijará después la casilla
zado de las diferentes posiciones, de "e4" mediante el avance ...f5. La jugada
las alternativas posibles, pero, hoy 7.d5! es más agresiva y esto va bien con
por hoy, aún no se ha encontrado el temperamento de Kasparov.
una línea prometedora para las blan-
cas contra la Defensa Nimzoindia. 7...exd5 8.¤h4! (Estrategia)

Esta es la razón por la cual se lle- Este es el complemento de 7.d5. La


van varios años en los que los jugado- estrategia se basa en abrir la diagonal
res que conducen las piezas blancas, h1-a8 para el ¥g2, ejerciendo una cla-
rehusan continuamente esta defensa. vada sobre el ¥b7. Así se acentúa la
presión en d5 y se gana una casilla para
El método más habitual es desarro- el caballo en f5. Esta idea es original de
llar primero el caballo de rey, lo que Lev Polugaievsky, quien la puso en
ha dado pie para que haya evolucio- práctica por primera vez en un Match
nado mucho la Defensa India de Da- de Candidatos, enfrentándose a Viktor
ma. Korchnoi.

Veamos un ejemplo de este tipo de 8...c6 9.cxd5 ¤xd5


partida: Kasparov, G - Karpov, A
También es posible tomar de peón:
½-½, Match por el Campeonato 9...cxd5?! pero resulta dudoso.
Mundial, Moscú 1984.
10.¤f5 ¤c7 11.¤c3 d5 12.e4 ¥f6
13.¥f4 ¥c8! 14.g4 ¤ba6 15.¦c1!
PARTIDA Nº 61
No se deben efectuar cambios en el
Campeonato del Mundo m Moscú RUS centro. La presión es muy fuerte y favo-
(2), 12.09.1984 rece a Kasparov.
[E17] Defensa India de Dama:
Línea principal 15...¥d7 16.£d2 ¤c5 17.e5?!
Página 96 de 212
Este movimiento es un error. Kaspa- cambiados y, por supuesto, con
rov juega para un ataque que no existe. un tiempo de más.
La partida continuó muchas jugadas
más con incesantes esfuerzos del blan-
co por obtener la victoria por ataque b) Preparar la Variante Alapin
contra el rey. Kasparov debería haber contra la Defensa Siciliana del
jugado 17.¦fd1! (una idea personal) y negro. Sería así: 1.e4 c5 2.c3. De
ahora no se ve cómo puede maniobrar esta forma evitamos infinidad de
Karpov para defenderse bien. La pre-
sente variante ya no se jugó más en los variantes.
matches entre ambos jugadores, evitan-
do esta posición. c) Con el mismo fin que el punto an-
terior, imitanto a Boris Spassky,
17...¥e7 18.¤xe7+ £xe7 19.¥g5 podemos jugar la Variante Ce-
£e6 20.h3 £g6 21.f4 f6 22.exf6 rrada, es decir, 1.e4 c5 2.Cc3,
gxf6 23.¥h4 f5 24.b4 fxg4 25.hxg4
¤d3 26.¦f3 ¤xc1 27.f5 £g7 rehuyendo miles de líneas que de-
28.£xc1 ¦ae8 29.£d2 d4 30.¤e2 beríamos preparar en el caso de
¤d5 31.¤xd4 ¢h8 32.g5 ¦e4 abrir el juego con d4.
33.¥f2 £e5 34.¦g3 ¦f4 35.f6 ¥e8
36.b5 c5 37.¤c6 £a1+ 38.¥f1 ¦f5 d) Podemos también utilizar esque-
39.g6 ¥xg6 40.¦xg6 ¦5xf6 41.¦xf6 mas de este estilo: 1.d4 d5 2.c4
£xf6 42.£e1 ¦g8+ 43.¢h2 £f4+
44.¥g3 ¦xg3 45.£xg3 £xf1 e6 3.Cc3 c5 4.e3 cxd4 5.exd4,
46.£b8+ ¢g7 47.£g3+. ½-½ haciendo caso omiso de los pro-
blemas teóricos que plantea la Ta-
La presente variante ya no se jugó rrasch y conservando una peque-
más en los match entre ambos jugado- ña ventaja.
res, evitando esta posición.

*-*-*-* Vamos a ver como se puede jugar


con economía en la Variante del
EL PRINCIPIO DE ECONOMÍA Dragón, en la Defensa Siciliana.
Primero expondremos dos ejemplos
Como hemos dicho en repetidas clásicos del juego de esta línea, siem-
ocasiones, resulta muy conveniente, pre complejo y difícil, para luego apli-
en el ajedrez actual, recurrir a y prac- car esta idea de economía con otra
ticar los principios de simplicidad y partida.
economía, con el objeto de llegar a
PARTIDA Nº 62
los torneos con una buena prepara-
ción en las aperturas. ESP-ch Barcelona 1984
[B78] Defensa Siciliana: Moderna va-
Claros ejemplos de economía a la riante Dragón - Ataque Yugoslavo
hora de prepar nuestro repertorio, BLANCAS: Martín González, Ángel
podrían ser los siguientes: NEGRAS: Romero Holmes, Alfon
so
a) Usar el Ataque Indio de Rey [Gligoric, Svetozar]
con piezas blancas, donde juga- 1.e4 c5 2.¤f3 d6 3.d4 cxd4
mos una India de Rey con colores 4.¤xd4 ¤f6 5.¤c3 g6 6.¥e3 ¥g7
Página 97 de 212
7.f3 ¤c6 8.£d2 0-0 9.¥c4 ¥d7 De ahí que el gran maestro Lajos
10.h4 ¦c8 11.¥b3 h5 Portisch diga que es mejor jugar con
Hemos llegado a una posición típica, economía, en lugar de complicar tan-
que se ha dado ya en muchas partidas. to las posiciones con estas variantes,
donde los análisis cambian día a día.
12.0-0-0 ¤e5 13.¥g5 ¦c5!
Para poder jugar estas líneas, es
Esta es la idea de Miles. 14.g4 Esto es totalmente necesario estar al día de
lo más enérgico. Si 14.f4?! (diagrama)
las continuas novedades que surgen
en los muchos torneos que se cele-
bran, amén de dedicar muchas horas
a investigar y estudiar en nuestro la-
boratio casero las posibilidades de
las mismas.
*-*-*-*

Tenemos una nueva muestra de la


peligrosidad de esta variante de la Si-
ciliana, en la siguiente partida: Qi, J -
Speelman, J 1-0, Interzonal de Tax-
co 1985.
Dejamos g4 para una pieza negra.

14...hxg4 15.f4 ¤c4 16.£d3 b5 PARTIDA Nº 63


17.h5 ¤xh5
Interzonal Taxco, 1985
Resulta imposible dar un juicio de la [B78] Defensa Siciliana: Moderna va-
posición. La valoración de ésta cambia riante Dragón - Ataque Yugoslavo
según el progreso del análisis. BLANCAS: Qi, Jingxuan
NEGRAS: Speelman, Jonathan S
18.¤d5 ¦e8 19.f5 ¦xd5 20.exd5
¥xd4 21.fxg6 ¥xb2+ [Gligoric, Svetozar]
1.e4 c5 2.¤f3 d6 3.d4 cxd4
Ambos jugadores no quieren perder 4.¤xd4 ¤f6 5.¤c3 g6 6.¥e3 ¥g7
tiempos. Sólo cuenta el ataque. 7.f3 0-0 8.¥c4 ¥d7 9.£d2 ¤c6
10.h4 h5 11.¥b3 ¦c8 12.0-0-0 ¤e5
22.¢b1 f5 23.¦xh5 £a5 24.¥d2!! 13.¥g5 ¦c5 14.g4 hxg4 15.f4 ¤c4
¤xd2+ 25.¢xb2 ¤e4 26.£e3 e6 16.£d3 b5 17.h5 ¤xh5
27.¦h8+.
Hasta aquí todo es igual a Martín-
El mate es inevitable. 1-0 Romero, partida antes examinada.

Este es el peligro de jugar varian- 18.¤d5 ¤xf4 19.¥xf4 e5 20.¥g3


tes agudas, donde se pueden encon- exd4 21.¥xc4 bxc4 22.£d2 ¦xd5
trar muchas sorpresas. El juicio de- 23.exd5 ¥f5 24.£h2 g5 25.¥xd6
¦e8 26.¦de1 d3 27.¥b4 a5 28.¥c3
pende casi siempre de una sola juga- ¦xe1+ 29.¦xe1 g3 30.£xg3 ¥xc3
da. 31.bxc3 ¢g7 32.£e5+ ¢g6 33.¦f1
Página 98 de 212
¥h3 34.£e4+ ¢g7 35.£d4+ ¢g6 Muy buena maniobra. Deja la colum-
36.£e4+ ¢g7 37.¦e1 dxc2 38.¢xc2 na "d" para la torre y busca el espacio y
£c8 39.¢d2 ¥f5 40.£e5+ ¢g6 la presión en el flanco de dama.
41.£d6+ ¢g7 42.¦f1 f6? 43.¦e1
¢g6 44.£c6 £b8 45.£e8+ £xe8 10...¦b8 11.a4
46.¦xe8 ¢f7 47.¦a8 ¢e7 48.¢e3
Evita que Miles capture el espacio
El blanco ha logrado mantener siem- con el avance ...b5.
pre la iniciativa y esto es básico en las
posiciones agudas, como ésta, de la Si- 11...b6 12.¦e1 ¥b7 13.¥f4 ¤d7
ciliana Dragón, donde el ataque prima 14.¤d5 ¤e5 15.¦ad1
sobre la defensa, las estructuras de peo-
nes, o cualquier otro tema posicional o Popovic activa sus piezas sin proble-
estratégico. 1-0 mas, de forma muy armoniosa, dentro
de los principios clásicos del centro y
Pero, que duda cabe, se puede del desarrollo.
evitar el jugar este tipo de líneas
practicando un plan sólido, jugando 15...¦c8 16.c3 ¤c6 17.£a3 ¢h8
en el centro, sin obligarse a perder o 18.¥h3 ¦a8 19.¥g5
ganar en uno u otro flanco.
*-*-*-*

Un buen ejemplo es la partida que


vamos a ver a continuación: Popovic,
P - Miles, A 0-1, Memorial Vidmar,
1985.

PARTIDA Nº 64

Portoroz/Ljubljana Vidmar Mem YUG,


1985
Ejerciendo siempre la máxima pre-
[B70] Defensa Siciliana:
sión.
Variante Dragón
BLANCAS: Popovic, Petar 19...h6 20.¥c1 ¤e5 21.¥g2 ¥a6
NEGRAS: Miles, Anthony J 22.¤b4 ¥c8 23.f4 ¤c4 24.£a2 £c7
[Gligoric, Svetozar] 25.¤d5 £c5+ 26.¢h1 e6 27.¤e3
¤xe3 28.¥xe3 £c7 29.e5 ¥b7
1.e4 c5 2.¤f3 d6 3.d4 cxd4 30.¦xd6 ¦fd8 31.¦ed1 ¦xd6
4.¤xd4 ¤f6 5.¤c3 g6 6.g3 32.¦xd6

Jugada sólida, que evita los análisis y La estrategia blanca ha sido muy
las complicaciones de las variantes an- buena y se ha visto recompensada con
teriores. la ganancia de un sano peón. Sin em-
bargo, Popovic va a perder ahora el
6...¤c6 7.¥g2 ¤xd4 8.£xd4 sentido del peligro, y acabará perdien-
¥g7 9.0-0 0-0 10.£b4! do la partida.
Página 99 de 212
32...¥xg2+ 33.¢xg2 £b7+
34.¢g1 ¥f8 35.¦d2 £e4„ 36.¥f2

Algo ya no marcha bien. Hay dema-


siado contrajuego para Miles.

36...g5 37.fxg5 hxg5 38.£a1


£xe5 39.£d1 ¥c5 40.£f3??
El tiempo ayudó al grave error del
blanco.
40...£e1+ 41.¢g2 £xd2
42.£xa8+ ¢g7
Mejorando el control de la casilla d5.
La derrota de Popovic no desluce su
atinada estrategia de la apertura, donde 9...¥e6 10.f4
realizó un juego sólido y, a su vez, inci-
sivo. 0-1
*-*-*-*

También tenemos oportunidad de


ver como se plantea un esquema clá-
sico contra el Dragón, abriendo la Si-
ciliana con d4: Hübner, R - Miles, A
1-0, Tilburg 1985.

PARTIDA Nº 65
10...£c8
Tilburg it Tilburg NED (5), 02.09.1985 Impidiendo f4-f5.
[B74] Defensa Siciliana:
Variante Dragón 11.¥f3 ¥g4 12.¤d5 ¥xf3
BLANCAS: Hübner, Robert (2620) 13.£xf3 ¤xd5 14.exd5 ¤b4
NEGRAS: Miles, Anthony J (2570) 15.£e4!! ¤a6 16.c3
[Gligoric, Svetozar]
1.e4 c5 2.¤f3 d6 3.d4 cxd4
4.¤xd4 ¤f6 5.¤c3 g6 6.¥e2 Clási-
co. 6...¥g7 7.0-0 0-0 8.¥e3 ¤c6
9.¤b3

DIAGRAMA

Página 100 de 212


El blanco tiene clara ventaja. El ¤a6 1.e4 c5 2.¤f3 d6 3.d4 cxd4
está fuera del juego y Hübner cuenta 4.¤xd4 ¤f6 5.¤c3 ¤c6 6.¥g5
con más espacio y la mejor centraliza-
ción de sus piezas. Esta es la clave del sistema, idea de
Rauzer.
16...£c7 17.¦ae1 ¦ae8 18.f5 ¤c5
19.¤xc5 dxc5 20.¦f3‚ (Ataque) 6...e6 7.£d2 ¥e7 8.0-0-0 0-0
9.f4 h6 10.¥h4 e5
Esta es una de las posibilidad que La continuación de moda. Antes se
otorga el tener ventaja de espacio: el
ocupar la tercera horizontal para au- hacía 10...¤xd4 11.£xd4 £a5 (diagra-
mentar la capacidad del ataque. ma)
20...gxf5 21.£h4! £d6 22.¥f4
£b6 23.¦h3 h6 24.¦g3 ¢h8
25.¦e6!! (Sacrificio)

Cerrando el paso a la dama negra.

25...fxe6 26.¥xh6 c4+ 27.¢h1

La defensa no tiene solución. Como


ya hemos repetido varias veces, en el
ataque el tiempo es superior al material.
1-0

*-*-*-*
Con la pretensión de jugar luego
...b5.
Resulta también muy conocido y 11.¤f5 ¥xf5 12.exf5 exf4
practica el famoso ataque Rauzer, 13.¢b1 d5!
contra la Defensa Siciliana. Veamos
algunos ejemplos de cómo se desa- Liberando la posición.
rrolla este plan: Sax, G - Van der 14.£xf4
Wiel, J 0-1, Torneo Interzonal de
Biel 1985. Sax elige esta jugada para intentar
vencer. En Karpov-Kasparov se jugó
14.¥xf6 ¥xf6 15.¤xd5 ¥e5 16.g3 fxg3
PARTIDA Nº 66 17.hxg3 ¤e7! y la partida acabó en tab-
las.
Biel Interzonal Biel SUI (2), 1985 14...d4 15.¥xf6 ¥xf6 16.¤e4
[B64] Defensa Siciliana: ¥e5 17.£f3 ¦c8 18.¥c4?!
Variante Rauser
BLANCAS: Sax, Gyula (2535) Esto es dudoso. Otorga demasiado
NEGRAS: Van der Wiel, John TH tiempo a Van der Wiel.
(2520)
[Gligoric, Svetozar] 18...¤a5 19.¥d3 ¤c4 20.f6 g6
21.h4 £b6 22.¥xc4 ¦xc4 23.h5?

Página 101 de 212


Había que haber jugado más enérgi-
co con 23.¦d3!

23...d3 24.c3 ¦xe4 25.£xe4


¥xc3

El error de 23.h5 ha sido demasiado


grave. Sax no ha jugado su ataque con
mucha precisión y esto se suele pagar
caro en las posiciones de ataque en en-
roques opuestos. 0-1

*-*-*-* La maniobra de Sisniega no es co-


rrecta. El peón no es importante ya que
le queda un alfil muy inferior.
Las blancas pueden jugar con más
prudencia, de forma más posicional. 13.£xd8 ¥xd8 14.¥xd8 ¤xd8
A este respecto, podemos fijarnos en 15.¤c5 f5 16.¦d6 ¢f7
la partida: Tal, M - Sisniega, M 1-0, El negro no puede completar el de-
Interzonal de Taxco 1985. sarrollo.

PARTIDA Nº 67 17.¦hd1 ¢e7 18.¥d7!

Taxco Interzonal (9), 1985 Penetrando en el campo negro.


[B63] Defensa Siciliana: Variante Rauser
18...¦f7?
BLANCAS: Tal, Mihail (2575)
NEGRAS: Sisniega, Marcel (2470) 18...¥xd7 19.¦xd7+ ¢f6 20.¤xb7
[Gligoric, Svetozar] ¤xb7 21.¦xb7 ¦fd8 22.¦dd7 ¦xd7
23.¦xd7 h5! 24.h4 ¦g8„(contrajuego)
1.e4 c5 2.¤f3 d6 3.d4 cxd4 Sisniega.
4.¤xd4 ¤f6 5.¤c3 ¤c6 6.¥g5 e6
7.£d2 ¥e7 8.0-0-0 0-0 9.¤b3 19.¤xe6! ¥xd7 20.¤c7! ¥xa4
21.¤xa8 ¤e6 22.¤b6 ¥e8 23.¦6d5
En lugar de f4. Esto es más sólido. Se ¥c6 24.¦xa5 ¢f6 25.¤d5+ ¢g6
amenaza cambiar en f6, presionando en 26.¤e3+-
d6. El caballo de b3 está bien colocado
para el final y se obliga al negro a jugar Ya no hay jugadas satisfactorias para
enérgico. el segundo jugador. Aceptar el peón fue
un grave error. Es más importante el de-
9...a5 10.a4 d5 11.¥b5! sarrollo que el material. 1-0

*-*-*-*
En el match Karpov-Kasparov, el
primero tomó el peón, resultado una
posición igualada. 11.exd5 ¤xd5 Unos pocos meses más tarde, en el
12.¥xe7 ¤cxe7= En cambio, Tal le da Torneo de Candidatos, el ex soviético
prioridad al desarrollo. Viktor Korchnoi, frente a Tal, mejoró
la variante para las negras, aunque
11...¤xe4?! 12.¤xe4 dxe4 tampoco consiguió reflejar nada posi-
Página 102 de 212
tivo en el resultado final: Tal, M - piezas están mejor situadas y más desa-
Korchnoi, V 1-0, Torneo de Candida- rrolladas. El flanco de dama de Korch-
noi tiene graves problemas para activar-
tos, Montpellier 1985. se.

17...¥c7 18.g3 b6?! 19.¤xf5! exf5


PARTIDA Nº 68 20.¥d5 ¥e6
Torneo de Candidatos de Montpellier Única. No es posible 20...¦b8 por
(8), 1985 21.¦e7 (diagrama)
[B63] Defensa Siciliana: Variante Rauser
BLANCAS: Tal, Mihail (2565)
NEGRAS: Korchnoi, Viktor (2630)
[Gligoric, Svetozar]

1.e4 c5 2.¤f3 d6 3.d4 cxd4


4.¤xd4 ¤f6 5.¤c3 ¤c6 6.¥g5 e6
7.£d2 ¥e7 8.0-0-0 0-0 9.¤b3 a5
10.a4 d5 11.¥b5 dxe4

Mejorando lo efectuado por Sisniega


en la anterior partida.

12.£xd8 ¥xd8 13.¦he1! ¤a7


14.¥c4 h6 15.¥xf6 gxf6
ganando una de las dos piezas clava-
Korchnoi come de peón para ahorrar das.
el tiempo y emplearlo en activarse. Si
captura de alfil: 15...¥xf6 habrá de reti- 21.¥xa8 ¦xa8 22.¤d4 ¥d5
rar éste en la jugada siguiente, luego de 23.¦e7 ¦c8 24.¤b5!
16.¤xe4 que es lo que efectuará el
blanco con toda seguridad. 24.¤b5 y si 24...¤xb5 25.¦xd5 ¤d6
26.¦xc7 ¦xc7 27.¦xd6+- y se gana fá-
16.¤xe4 f5 17.¤d6 cilmente el final de torres. 1-0

Tal ha conseguido una posición su- *-*-*-*


perior, que le dará un mejor final. Sus

Página 103 de 212


CURSO

DE ENTRENAMIENTO

II
SELECCIÓN DEL REPERTORIO DE APERTURAS II

Ya hemos hablado de la conveniencia de reducir nuestro repertorio a unas


pocas variantes, pero profundamente analizadas.

La cuestión, ahora, es cómo seleccionar las aperturas que vamos a jugar.

El confiar en los libros sobre la materia es un error. Podemos apuntar dos


razones inequívocas. La primera reside en que los jugadores se equivocan y
sus faltas figuran en los libros. La segunda es que cada año se celebran mu-
chos nuevos torneos y aparecen nuevas ideas y nuevas experiencias, todas
ellas motivo de análisis y nuevo estudio, que debemos ir anotando.

Nuestro trabajo es, pues, permanente. Por ello, la mejor recomendación


que se puede hacer es la de volver a los antes mencionados principios elemen-
tales. El consejo que doy por mi parte a este respecto es utilizar siempre, para
nuestro trabajo, los principios fundamentales de las aperturas, en especial, el
factor de la lucha por el tiempo. De ese modo, cada jugada que realicemos de-
be ser útil y parte integrante de un plan definitivo.

Así pues, los libros dan conocimiento para un primer paso, pero luego hay
que ir mucho más allá.

El segundo paso será estudiar las partidas de los grandes maestros, asimi-
lando la estrategia y la táctica de las diferentes posiciones.

Esto no quiere decir que debamos memorizar las jugadas y las juguemos
mecánicamente, sino que debemos comprender y asimilar los conceptos. Nun-
ca será bueno el trabajar sólo con la memoria, ya que nos hacemos partícipes
de los errores de otra persona. Hay que ser independiente en el sentido creati-
vo del ajedrez. Esta es la razón de que tengamos que conocer los axiomas de la
estrategia. Esto es especialmente esencial.

Una vez aquí, tenemos ya que acometer un tercer paso, o fase en nuestro
desarrollo como ajedrecistas. Este es el análisis personal.

El análisis personal debe complementar los pasos mencionados anterior-


mente. Esto es especialmente importante en el ajedrez de alta competencia o
ajedrez de élite.

Página 106 de 212


Constantemente debemos desmenuzar las partidas de los mejores jugado-
res del mundo, de los grandes maestros, analizándolas con ojos críticos.

El ex campeón mundial, Mihail Botvinnik, dice: "No tiene sentido memori-


zar simplemente las variantes de las aperturas, sino que hay que aplicar los
principios fundamentales a las posiciones. En muchos casos, jugar con la me-
morización es aún peor que no haber leído ningún libro".

El proceso de las ideas en la Lo más clásico.


Apertura Ruy López
10.¥c2 c5 11.d4 ¤d7! (Novedad)
A continuación, vamos a analizar
el proceso que tuvo la Apertura Ruy
López, o Apertura Española, tras la
aplicación de diversos conceptos es-
tratégicos a las jugadas y planes bási-
cos de la posición.

Asimismo, también tendremos


oportunidad de comprobar qué es lo
que pasa cuando se juega por el libro,
sin analizar de forma cuidadosa las
consecuencias que puede acarrear.
Tal, M - Keres, P 0-1, Torneo de Can-
didatos, 1962. Las ideas estratégicas de las negras,
en esta línea, se basan en mantener
fuerte el punto e5, que es el freno del
PARTIDA Nº 69 ataque de las blancas. Su problema resi-
de en hacer jugar al caballo de a5 y pre-
Torneo de Candidatos de Curazao (2), sionar en "d4" sin mover la dama. Keres
03.05.1962 buscó algo nuevo y ensayó ...¤d7!, co-
[C96] Ruy López: Defensa Chigorin - mo alternativa en esta posición, que era
desviaciones la que le interesaba a Keres antes de
BLANCAS: Tal, Mihail viajar a Curazao.
NEGRAS: Keres, Paul P
12.¤bd2 cxd4
[Gligoric, Svetozar]
Keres analizó como lo mejor el cam-
1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6 biar una vez en el centro, antes de vol-
4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¥e7 6.¦e1 b5 ver el caballo a c6.
7.¥b3 d6 8.c3 0-0 9.h3
13.cxd4 ¤c6 14.¤b3
Incomodando el desarrollo del alfil
negro. Esto es mejor que 9.d4, etc. DIAGRAMA
9...¤a5

Página 107 de 212


Al realizar una maniobra de este esti-
lo, hay que asegurarse que la actividad
de las piezas compense adecuadamente
la debilidad del peón d6.

19.¤e2 ¥b7 20.£d3 ¤c5


21.£xb5 ¥xe4 22.¥xe4 ¤xe4=

Y el negro consiguió la igualdad. La


partida continuó muchas jugadas más y
finalizó con la victoria de las negras, al
intentar forzar el blanco la posición pa-
ra intentar ganar.
Con la intención de defender en d4 y 23.¦ad1 d5 24.¤f4 ¥xd4
despejar el camino al alfil dama. 25.¦xd4 £f6 26.£xd5 ¦ad8
27.¦exe4 ¦xd5 28.¤xd5 £g5 29.f4
14...a5 15.¥e3 a4 16.¤c1 £h6 30.¦xa4 £d6 31.¦a5 h6 32.b4
¢h7 33.¦c5 £a6 34.¤c3 ¦d8 35.f5
¦d2 36.¦e8 £d3 37.¦e4 ¦c2 38.a4
¦c1+ 39.¢h2 £d6+ 40.¦ee5 ¦xc3.
0-1

*-*-*-*

Esta novedad de Keres tuvo mu-


cha historia en este torneo. Veamos
lo que pasó con Fischer unos días
más tarde: Fischer, R - Keres, P 1-0.

Con la idea de llevarlo a c3, desde PARTIDA Nº 70


donde presionaría b5 y d5.
Torneo de Candidatos de Curazao (7),
16...exd4 17.¤xd4 ¤xd4 1962
18.¥xd4 ¥f6 [C96] Ruy López: Defensa Chigorin -
desviaciones
BLANCAS: Fischer, Robert James
NEGRAS: Keres, Paul P
[Gligoric, Svetozar]

1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6


4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¥e7 6.¦e1 b5
7.¥b3 d6 8.c3 0-0 9.h3 ¤a5 10.¥c2
c5 11.d4 ¤d7

Las once primeras jugadas fueron


idénticas a las de Tal-Keres, de este
mismo torneo.

Página 108 de 212


12.dxc5 dxc5 13.¤bd2 £c7? No terminó aquí el examen de esta
nueva posibilidad, creada por Keres,
Este es un error decisivo. Era necesa-
rio hacer 13...f6. que la volvió a jugar contra Fischer y
Tal en la siguiente vuelta del torneo,
14.¤f1 ¤b6 15.¤e3 que se celebraba a cuatro ruedas.

PARTIDA Nº 71
Torneo de Candidatos de Curazao (16),
02.06.1962
[C96] Ruy López: Defensa Chigorin -
desviaciones
BLANCAS: Tal, Mihail
NEGRAS: Keres, Paul P
[Gligoric, Svetozar]

1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6


4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¥e7 6.¦e1 b5
Dirigiéndose a los semihuecos d5 y 7.¥b3 d6 8.c3 0-0 9.h3 ¤a5 10.¥c2
f5. c5 11.d4 ¤d7 12.¤bd2 cxd4
13.cxd4 ¤c6 14.a3
15...¦d8 16.£e2 ¥e6 17.¤d5!
Esta es la novedad de Tal, preparada
Simplifica, pero abre las diagonales a tras la sorpresa de que fue objeto ante-
los alfiles para atacar en el flanco de riormente. La idea es evitar ...¤b4 a d5,
rey. pero esto es una pérdida de tiempo. El
factor tiempo vuelve a ser fundamental.
17...¤xd5 18.exd5 ¥xd5
19.¤xe5 14...exd4 15.¤b3 ¤de5 16.¤fxd4
¥f6 17.¥d2
Comienzan las dificultades del ne-
gro.

19...¦a7 20.¥f4 £b6 21.¦ad1! g6


22.¤g4 ¤c4 23.¥h6

Fischer consiguió mucha ventaja,


venciendo algunas jugadas más tarde.

23...¥e6 24.¥b3! £b8 25.¦xd8+


¥xd8 26.¥xc4 bxc4 27.£xc4! £d6
28.£a4 £e7 29.¤f6+ ¢h8 30.¤d5
£d7 31.£e4! £d6 32.¤f4 ¦e7
33.¥g5 ¦e8 34.¥xd8 ¦xd8
35.¤xe6 £xe6 36.£xe6 fxe6 Con el propósito de hacer ¥c3.
37.¦xe6 ¦d1+ 38.¢h2 ¦d2 39.¦b6
¦xf2 40.¦b7! ¦f6 41.¢g3. 1-0 17...¤xd4 18.¤xd4 ¤d3 19.¤c6
*-*-*-* Si 19.¥xd3 ¥xd4.
Página 109 de 212
19...¤xf2! 20.£f3 ¤xh3+ El negro ha conseguido ventaja es-
21.¢h2 ¥e5+! 22.¤xe5 dxe5 tratégica.

Y Keres ganó fácilmente. 17.¤df3 ¥xc1 18.£xc1 ¢g7


19.£g5 ¤b7
23.¦ed1 ¤f4 24.g3 ¤e6 25.¥c3
£g5 26.¦d6 £h6+ 27.¢g1 ¤d4 Keres juega de cara al final, donde
28.¦xh6 ¤xf3+ 29.¢f2 gxh6 tiene clara ventaja, ganando más tarde.
30.¢xf3 ¦e8 31.¦h1 ¢g7 32.¥b3 Aunque era muy interesante también
¥b7 33.¥d2 f5 34.¦xh6 ¦ad8 19...f6! con contraataque.
35.¦b6 ¥xe4+ 36.¢e2 ¥f3+ 37.¢e1
f4 38.¥c3 fxg3 39.¦xa6 ¦d4 20.£xd8 ¦xd8 21.a4 bxa4
40.¦a7+ ¢h6 41.¦f7. 22.¥xa4 ¤xa4 23.¦xa4 ¥d7
24.¦a2 c4 25.¤d2 ¥b5 26.¤hf1
La pretensión de Tal de complicar el ¦h8 27.¤e3 ¦h4 28.¢g2 ¦ah8
juego en la decimonovena jugada no 29.¤f3 ¦h3 30.¤f1 ¤c5 31.¤g3
estuvo acertada. 0-1 ¥d7 32.g5 f6 33.gxf6+ ¢xf6 34.¦e3
¢e7 35.¤d2 ¦h2+ 36.¢g1 ¥b5
*-*-*-* 37.¦a1 ¦2h4 38.¢g2 ¦f8 39.¦f3
¦b8 40.¢g1 ¦a8 41.¦a5 ¦c8
42.¦a3 ¦a8 43.¦a5 ¦a7 44.¢g2
Y por último, para concluir con es- ¤b7 45.¦a1 a5 46.¤gf1 ¤c5
ta prueba, veamos el encuentro que 47.¤e3 a4 48.¦h3 ¦xh3 49.¢xh3
¤d3 50.¦a2 ¤xf2+ 51.¢g3 ¤d3
nos resta: Fischer, R - Keres, P 0-1. 52.¤exc4 ¦a8 53.¤b6 ¦a6 54.¤bc4
¤c5 55.¢f3 ¦a8 56.b4 ¤b3 57.¤a3
¥d7 58.¢g2 ¥g4 59.¤ac4 ¦c8
PARTIDA Nº 72 60.¤e3 ¥d7 61.c4 ¦b8 62.b5 ¤c5
63.¤d1 ¢d8 64.¤c3 ¦a8 65.¤f3
Torneo de Candidatos de Curazao (21), ¢c7 66.¤g5 ¢b6 67.¤f7 ¦f8
15.06.1962 68.¦f2 a3 69.¦f3 ¥g4 70.¦f2 a2
[C96] Ruy López: Defensa Chigorin - 71.¤xa2 ¤xe4 72.¦f1 ¥f5 73.c5+
desviaciones dxc5. 0-1
BLANCAS: Fischer, Robert James
NEGRAS: Keres, Paul P Esto supone un buen ejemplo de
[Gligoric, Svetozar] cómo la investigación y el análisis
personal son un buen arma de cara a
1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6 la competición. La preparación de
4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¥e7 6.¦e1 b5 Paul Keres, incluyendo aquí la sor-
7.¥b3 d6 8.c3 0-0 9.h3 ¤a5 10.¥c2 presa, tuvo éxito.
c5 11.d4 ¤d7 12.d5

Fischer juega a ganar con esta idea. *-*-*-*

12...¤b6 13.g4
Los análisis caseros de Keres con-
Mala jugada de Fischer. tinúan utilizándose aún hoy día, co-
mo en el ejemplo con el que conti-
13...h5 14.¤h2 hxg4 15.hxg4 nuamos: Ljubojevic, L - Portisch, L
¥g5 16.¤d2 g6 1-0, Torneo de Tilburg 1984.
Página 110 de 212
PARTIDA Nº 73 da, ya que si se pone al cambio, queda
el alfil de h3 colgado.
Tilburg it NED, 1984
[C96] Ruy López: Defensa Chihorin - 20.¤xe7+ £xe7 21.£xd6 £xd6
desviaciones 22.¦xd6 (FInal)
BLANCAS: Ljubojevic, Ljubomir
NEGRAS: Portisch, Lajos
[Gligoric, Svetozar]
1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6
4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¥e7 6.¦e1 b5
7.¥b3 d6 8.c3 0-0 9.h3 ¤a5 10.¥c2
c5 11.d4 ¤d7 12.¤bd2 cxd4

Portisch repite la continuación de


Keres.

13.cxd4 ¤c6 14.¤f1

Mejorando el plan de Tal, que lleva-


ba el caballo a b3. Hemos llegado a un final en el que
prima la ventaja de los alfiles de Ljubo-
14...exd4 15.¤xd4 ¤xd4 jevic.
16.£xd4 ¤e5
22...¥e6 23.b3 ¦ac8 24.¦d2 ¤c6
25.¥a3! b4 26.¥b2 a5 27.¥d3 a4

El juego del gran maestro húngaro


está siendo demasiado optimista.
27...¦fd8 28.¦ad1 a4 29.bxa4 ¥xa2
30.¥a6 ¦b8 31.¥b5± Análisis de Ljubo-
jevic.

28.bxa4 ¤a5 29.¥d4 ¦b8

29...¦fd8 30.¥b6 ¤c4 31.¥xd8


¦xd8! 32.¥xc4 (32.¦dd1 ¤b2 33.¥c2
¤xd1 34.¦xd1 ¦xd1+ 35.¥xd1 ¥xa2
36.a5 ¥c4 37.f3 ¢f8 38.¢f2) 32...¦xd2
Con la intención de jugar ...¥h3, o 33.¥xe6 (33.¥b3 ¦b2 34.¦d1) 33...fxe6
bien 17...¥f6. La dama blanca está de- 34.¦b1 ¦xa2 35.¦xb4± Ljubojevic
masiado expuesta en d4.
30.¥e5!
17.¦d1! £c7
Ahora comienza a sentirse el poder
Si 17...¥xh3?! 18.£xe5! con mejor fi- de la pareja de alfiles.
nal para el blanco.
30...¦b7 31.¦c2 f6 32.¥c7 b3™
18.¤e3 ¥xh3 19.¤d5 £d8 Única 33.axb3 ¤xb3 34.¦a3 ¤d4
35.¦cc3 ¦c8 36.¥d6 ¦d8 37.¥c5
Sería erróneo 19...£xc2 por ¤b3 38.¥e3 ¦bd7 39.¥c2 ¤d4
20.¦d2+- y no tendría casilla de retira- 40.¥xd4 ¦xd4 41.a5
Página 111 de 212
Y el peón pasado gana fácilmente. 10.d4 ¤bd7
Ha sido decisivo el poder de la pareja
de alfiles de Ljubojevic. Sería un error jugar 10...¥b7?! pues
podría darse una continuación de este
41...¦8d7 42.¦d3!+- ¦xd3 tipo: 11.dxe5 dxe5 12.£xd8 ¥xd8
43.¥xd3 ¢f7 44.a6. 1-0 13.¤xe5 ¤xe4 14.¥e3 ¥f6 (ventaja
blanca) 15.¤g4 ¤d7 16.¤d2 ¤xd2
*-*-*-* 17.¥xd2 ¦fe8 18.¥f4 ¦xe1+ (el negro
no tiene buena respuesta) 19.¦xe1 ¦c8
No fue Keres el único que estudió 20.¥c2! g6 21.¦d1 ganando. El segundo
detenidamente esta posición, a todas jugador ha tenido constantes problemas
para poder completar el desarrollo. El
luces básica dentro del planteo de las buen orden de las jugadas de la apertu-
negras contra la Apertura Española o ra de ambos bandos es de suma impor-
Ruy López. tancia. Por ello, es mucho más sano
10...¤bd7.
Es también interesante la idea de
11.¤bd2 ¥b7 12.¥c2 ¦e8
Breyer a este respecto, por ejemplo: 13.¤f1 ¥f8 14.¤g3 g6
Short, N - Spassky, B ½-½, Torneo
de Candidatos, Montpellier 1985. El La posición es jugable, aunque las
ex campeón mundial es uno de los blancas conservan una iniciativa muy
pocos que continúa fiel al sistema duradera.
Breyer. 15.a4 c5 16.d5 c4 17.¥g5 h6
18.¥e3 ¤c5 19.£d2 h5 20.¤g5
¥g7 21.axb5 axb5 22.¦xa8 ¥xa8
PARTIDA Nº 74 23.f4 exf4 24.¥xf4 £e7 25.¤f3
¥b7 26.¥g5 £c7 27.¤d4 ¤h7
Torneo de Candidatos de Montpellier 28.¥h6 ¥e5 29.£f2 £e7 30.¤f3 h4
(1), 1985 31.¤e2 g5 32.¦f1 f6 33.¤xe5 dxe5
[C95] Ruy López: Variante Breyer 34.g3 ¤d3 35.£b6 £c5+ 36.£xc5
BLANCAS: Short, Nigel D (2575) ¤xc5 37.gxh4 gxh4 38.¢f2 ¢f7
NEGRAS: Spassky, Boris V (2590) 39.¥e3 ¤d7 40.¤g1 ¤g5 41.¥xg5
[Gligoric, Svetozar] fxg5 42.¤f3 ¦g8 43.¢e3 ¢e7
44.¦g1 ¥c8 45.¤xh4 ¤f8 46.¤f3
1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6 ¢f6 47.¦a1 ¦h8 48.¦a8 ¤g6
49.¢f2 ¤f4 50.¦b8 ¦xh3 51.¦xc8
4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¥e7 6.¦e1 b5 g4 52.¦c6+ ¢g7 53.¦c7+ ¢f6
7.¥b3 d6 8.c3 0-0 9.h3 54.¦c6+ ¢g7 55.¤g5 ¦h2+ 56.¢g3
¦g2+ 57.¢h4 ¤g6+. ½-½
Y ahora, en lugar de 9...¤a5, que es
lo más clásico, Breyer comenzó a ensa-
*-*-*-*
yar

9...¤b8 Otros destacados grandes maes-


tros, como el ex campeón mundial
Esta es una sutil maniobra que tiene Vasili Smyslov, dedicaron muchas
el objeto de llevar a d7 el caballo del
flanco de dama, facilitando también el horas de su trabajo a buscar un me-
que los peones queden en un solo gru- jor planteo para las negras contra la
po. Española o Ruy López.

Página 112 de 212


La idea central del segundo juga- PARTIDA Nº 75
dor debe centrarse en impedir la ma-
niobra de acercamiento del caballo Match de entrenamiento, Belgrado
YUG (5), 1979
de dama b1-d2-f1-g3, al flanco de rey. [C92] Ruy López: Variante Chigorin
BLANCAS: Ljubojevic, Ljubomir
Con este propósito, Smyslov co- NEGRAS: Gligoric, Svetozar
menzó a ensayar la variante de ...h6, [Gligoric, Svetozar]
con la idea de poder hacer posterior-
mente ...¦fe8 y el blanco no tuviera (Partida Modelo -Plan de Apertura-)
chances sobre el peón f7. 1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6
4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¥e7 6.¦e1 b5
Esto, aunque suponía una pérdida 7.¥b3 d6 8.c3 0-0 9.h3 ¥b7!
de tiempo, parecía que se quedaba
compensada con la efectuada por el La idea de Zaisev.
blanco al mover h3; sin embargo, no 10.d4 ¦e8 11.¤g5 ¦f8 12.f4?!
podemos considerar esta concepción exf4 13.¥xf4 ¤a5 14.¥c2 ¤d5!³
de la defensa negra como lo mejor. 15.exd5

Durante muchos años se estuvo a 15.¤xh7 ¤xf4; 15.£h5 h6.


caballo entre la idea de Breyer y la de 15...¥xg5
Smyslov, hasta que el gran maestro
soviético Zaitsev, encontró la luz.

Zaisev logró concretar y sistemati-


zar las ideas de Breyer y de Smyslov y
propuso como mejor alternativa el
movimiento ...¥b7! Esta es la mejor
idea: 9...¥b7! 10.d4 ¦e8 11.¥c2
¥f8, como plan general de la combi-
nación.

Así se economiza el tiempo al má-


ximo y se impide la maniobra del ca-
ballo dama blanco al flanco rey, con Ljubojevic ha tratado de impedir el
plan de las negras, pero se encuentra,
lo cual el primer jugador no puede ahora, con un peón débil en la casilla
acumular sus fuerzas en este ala del d5.
tablero.
16.£h5 h6 17.¥g3
Vamos a ver una demostración
práctica de estas ideas: Ljubojevic, L
- Gligoric, S 0-1, 5ª partida del DIAGRAMA
Match de entrenamiento, Belgrado
1979.

Página 113 de 212


…(con idea de) h4 Debilidades en b2, b3, d5.

17...g6!µ 18.£f3 25.h4 ¥h6 26.a4 ¢h7 27.¦f1


£g7 28.£f3
18.¥xg6? fxg6 19.£xg6+ ¢h8.
28.£e7 f5!
18...¤c4 19.¤a3
28...¦ae8 29.¥f2 f5
Única para salvar el peón.
Explotando la mayoría.
19...¤b6 20.¥b3 h5!
30.b3?!

Para salvar d5.

30...cxb3 31.¤a3 b2 32.¦ab1


¥c1-+ 33.c4

Por fin Ljubojevic logra defender el


peón d5, pero el precio ha sido muy al-
to. 33.¤c4 ¥a6.

33...f4 34.¤b5 ¥c8 35.£c3 g5!


(Ataque)

El blanco juega con una torre de me-


Libera la casilla h6 para el alfil. nos en el flanco rey, por eso las negras
deciden abrir el juego, para el ataque
21.¤c2 £f6 22.£e4 a5! 23.a3? decisivo.
23.a4 bxa4 24.¥a2. 36.¦bxc1 bxc1£ 37.¦xc1 g4!
38.£xa5 g3 39.¥e1.
23...¤c4! 24.¥xc4 bxc4
Y el blanco abandona sin esperar la
obvia respuesta de ...£f6.
DIAGRAMA Esta partida también fue comentada
por Gligoric en Chess Informant 27/311.
0-1
Página 114 de 212
La idea de Zaisev, que vemos eje- La intención de Ribli es entrar en la
cutada en esta partida, elimina mu- Defensa Merano.
chas posibilidades del blanco. Es una 6.£c2
combinación de las cosas buenas de
las variantes de Breyer y Smyslov, en- Este movimiento, original de Najdorf,
marcadas en una acertada estrategia. es prematuro.

*-*-*-* 6...¥d6 7.b3 0-0 8.¥e2 e5 9.cxd5


¤xd5

La investigación de las partidas Lo normal aquí era contestar con


9...cxd5 y el blanco conseguía ventaja.
celebradas en los torneos Con esta variante, además de abrir la
columna "c", dejamos libre la sexta hori-
En el método de selección de aper- zontal, lo que favorece el desarrollo ne-
turas es fundamental la investigación gro.
de las partidas celebradas en los tor-
neos. Debemos recoger y archivar las 10.¤xd5 cxd5 11.dxe5?
nuevas ideas, para analizarlas poste- Portisch no advierte el peligro. Había
riormente de forma personal. Así que jugar 11.¥b2.
sentiremos el pulso del ajedrez.
11...¤xe5
Por esta razón es también conve-
Ventaja negra. Empiezan las dificul-
niente crear un sistema de memoriza- tades de la superflua jugada 6.£c2.
ción.
12.0-0? ¤xf3+ 13.¥xf3 £h4!
En el Torneo Interzonal de Candi- 14.h3?
datos, celebrado en Montpellier, te-
nemos un claro ejemplo de cómo se De todos modos, si 14.g3 entonces
14...£f6µ.
analiza y escoge el repertorio perso-
nal. Veamos: Portisch, L - Ribli, Z 0- 14...¥xh3-+ 15.¦d1 ¥h2+
1, Candidatos, Montpellier 1985. 16.¢f1 £f6 17.¥xd5 ¥f5 18.e4
¥g4 19.¥a3 £a6+. 0-1

PARTIDA Nº 76 *-*-*-*

Torneo de Candidatos de Montpellier Una nueva idea puede traer una


(6), 1985
[D45] Gambito de Dama: catástrofe para nuestro rival, aunque
Variante Anti-Merano sea un jugador de reconocido presti-
BLANCAS: Portisch, Lajos (2625) gio.
NEGRAS: Ribli, Zoltan (2605)
[Gligoric, Svetozar] Veamos algunos casos más de este
tipo: Jusupov, A - Nogueiras, J 1-0,
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 d5 4.¤c3 Torneo de Candidatos, Montpellier
c6 5.e3 ¤bd7 1985.

Página 115 de 212


PARTIDA Nº 77 ¹(es mejor) 11...¤6d7 12.¥f4 ¤g6
13.¥xg6!? hxg6 14.e4 £xb2 15.¦c1 Ju-
supov.
Torneo de Candidatos de Montpellier,
1985 12.£a4!±
[D35] Gambito de Dama Rehusado:
Variante del cambio 12.¥f4 ¤g6 13.¥xg6 hxg6 14.h3 ¤h6
BLANCAS: Jusupov, Artur 15.e4 £xb2 16.¦c1 0-0² Jusupov.
NEGRAS: Nogueiras, Jesús
[Gligoric, Svetozar] 12...£xb2?

1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤c3 c6 4.¤f3 12...¥d7 13.£a3!? (13.e6 ¥xe6™úni-


¤f6 5.¥g5 ¤bd7 ca 14.¤xd5 ¥xd5 15.£xg4±) 13...f6
™(única) 14.exf6 gxf6 15.¥h4± Jusu-
pov

13.¦ac1! ¥d7 14.£d4!

Nogueiras pretende jugar la Defensa


Canbridge Springs.

6.cxd5 exd5 7.e3 ¥d6?!


Además de centralizar la dama, se
(el signo es de Jusupov). Esta idea es crea la amenaza de ¤d5, que atacaría
de Ljubojevic. El plan es ¥d6, ¤f8, ¤g6, en c7, con mate, y a la dama negra de
h6, consiguiendo la pareja de alfiles. b2. 14.¦c2 £b6 15.¦b1 £c7 16.¤xd5
(16.¥f4 ¤e6) 16...£xe5÷ Jusupov.
8.¥d3 ¤f8 9.¤e5! £b6
14...f6
Este ambicioso movimiento es un
tanto artificial, pues no se cuenta con el Para liberar f7 al rey ante la amenaza
adecuado desarrollo para comenzar a anterior. 14...£b6 15.e6!+-.
inquietar con este tipo de juego. 9...¤g6
10.f4 0-0 11.0-0± Jusupov. 15.exf6 gxf6
10.0-0 ¥xe5 Ahora tan sólo resta rematar la posi-
ción. La armonía de las fuerzas negras,
10...£xb2 11.¦c1 ¥xe5 12.dxe5 el dominio del centro y el desarrollo,
¤6d7 13.f4 Jusupov. brillan por su ausencia.
11.dxe5 ¤g4 16.¥xf6 ¦g8

Página 116 de 212


16...¤xf6 17.£xf6 ¦g8 18.¤xd5!+- ¦b6 27.b4 ¥c6 28.¦b3 d4 29.¤c5
Jusupov. ¥xg2 30.¢xg2 ¦d6 31.¦bd3 dxe3
32.¦xd6 e2 33.£f3 exd1£ 34.¦xd1
17.¤b5!!+- ¥d4 35.£a8+ ¢g7 36.¤e4 ¦xb4
37.h3 £e6 38.g4 ¥b6 39.¤g3 ¦b2
Nuevamente, la amenaza creada en 40.¦f1 ¦c2 41.¤f5+ ¢h7 42.£f3
la jugada decimocuarta, pero ahora con £c6 43.£xc6 ¦xc6 44.¦b1 ¦c2
la casilla d6, y vuelve a ser inevitable el 45.¦xb5 ¦xf2+ 46.¢g3 ¦d2 47.¦b3
escoger entre el mate o la pérdida de la ¢g6 48.¦c3 ¦e2 49.¦c6+ ¦e6
dama. 17.¤e4! £a3 18.¦c3+-. 50.¤e7+ ¢g7 51.¤f5+ ¢f6 52.¦c4
h5 53.¢f3 h4 54.¦b4 ¦e1 55.¦b5
17...£xb5 ¦f1+ 56.¢e4 ¦f4+ 57.¢d5 ¦a4
58.¦b1 ¦xa6 59.¦f1 ¦a5+ 60.¢d6
17...£xd4 18.¤d6 mate. ¥c5+ 61.¢c6 ¢g6 62.¦b1 ¥b6
63.¦c1 ¢f6 64.¦f1 ¢e5 65.¦e1+
18.¥xb5 ¤e6 19.£b2 cxb5 ¢f4 66.¦f1+ ¢e5 67.¦e1+ ¢f4
20.¥h4. 1-0 68.¦f1+ ¢e4 69.¤d6+ ¢d3 70.¦xf7
¦c5+ 71.¢b7 ¦c3 72.¦f5 ¥e3
*-*-*-* 73.¤b5 ¦c5. 0-1

PARTIDA Nº 78 *-*-*-*

Torneo de Candidatos de Montpellier En la misma prueba, Vaganian tu-


(6), 1985 vo oportunidad de jugar su idea una
[E15] Apertura Catalana: Variante Cerra- vez más. Esta vez, el esquema plan-
da - desviaciones tempranas
teado por su adversario no fue acer-
BLANCAS: Vaganian, Rafael Agred tado tampoco. Sucedió así: Vaganian,
(2625)
NEGRAS: Spassky, Boris V (2590) R - Nogueiras, J 1-0, Montpellier
[Gligoric, Svetozar] 1985.

1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 b6 4.g3 PARTIDA Nº 79


¥a6 5.£b3
Torneo de Candidatos de Montpellier,
Este es una nueva idea de Vaganian. 1985
[E15] Defensa India de Dama: Línea
5...d5 6.cxd5 exd5 7.¤c3 ¥e7 principal - desviaciones
8.¥g2 0-0 9.¤e5 BLANCAS: Vaganian, Rafael Agred
NEGRAS: Nogueiras, Jesús
Ya es notorio que ¥a6 ha sido una [Gligoric, Svetozar]
pérdida de tiempo.
1.d4 ¤f6 2.¤f3 e6 3.c4 b6 4.g3
9...¥b7 10.0-0 c6 11.¦d1 ¤a6 ¥a6 5.£b3!? ¤c6 6.¤bd2 ¥b4
12.¥f4 ¤c7 13.a4² 7.d5!
Y el blanco consiguió ventaja. 7.¥g2? ¤e4! Vaganian.
13...¤a6 14.a5 b5 15.¥g5 ¦c8 7...¥xd2+ 8.¥xd2 ¤a5 9.£a4!
16.¤d3 h6 17.¥xf6 ¥xf6 18.e3 £e7 ¤e4 10.¥xa5
19.¤a2 c5 20.¤xc5 ¤xc5 21.dxc5
¦xc5 22.a6 ¥a8 23.¤c1 ¦c4 10.b4? ¤xc4 11.£xa6 ¤cxd2
24.¤d3 ¦b8 25.¦ab1 g5 26.£a3 12.¤xd2 £f6-+ Vaganian.
Página 117 de 212
10...bxa5 11.dxe6! fxe6 12.¥g2 Por eso, es muy recomendable ha-
cer ficheros con todas las ideas que
Estratégicamente, la posición ya es
ganada para blancas. surgen en los torneos sobre cualquier
aperturas.
12...0-0 13.0-0± ¦b8 14.¤e5!
¤d2 15.¤xd7 ¤xf1 16.¤xf8 £xf8 Generalmente, éste es el sistema
17.¦xf1 £b4 de trabajo que utilizan los grandes
17...¦xb2 18.£c6!± Vaganian. maestros, en especial, los de la vieja
guardia. Algunos jugadores, sobre to-
do los jóvenes, usan también una
18.£xb4 ¦xb4 (Final)
computadora personal, que es más
El final es claramente favorable a las fácilmente manejable y más cómoda-
blancas. (18...axb4 19.b3 ¦d8 20.a3! mente transportable.
bxa3 21.¦a1+- Vaganian).
Fieles usuarios de los ordenadores
19.b3 a4 20.¦a1!+- ¥b7
son Kasparov y Velimirovic, por po-
20...¥c8 21.¥c6! Vaganian. ner un ejemplo, mientras que Gligo-
ric y Portisch continúan con el siste-
21.¥xb7 ¦xb7 22.¢f1 a5 23.¢e1 ma de los ficheros, que es el que han
¢f7 24.¢d2 axb3 25.axb3 ¦xb3 utilizado siempre.
26.¦xa5 ¦b2+ 27.¢d3 ¢e7 28.h4!
¦b3+ 29.¢c2 ¦b7
Tanto Gligoric como Portisch tie-
Un peón de menos y dos islas contra nen un cierto número de cuadernos,
tres, son decisivas. en cada uno de los cuales anotas las
particularidades, novedades e investi-
30.f3! ¢d6 31.h5 h6 32.¦a8 c6 gaciones de una apertura diferente,
33.¢c3 ¦f7 34.¢d4 e5+ 35.¢e4
¦e7 36.¦a5 ¦b7 37.¦xe5 según el repertorio personal de cada
uno.
La defensa es inútil: Si 37...¦b4 Este es el único sistema viable de tra-
38.¢f5 ¦xc4 39.¦e6+ ya decide ante bajo, ya que es imposible memorizar-
39...¢d7 (y ante 39...¢d5 40.e4+ ¢d4 lo todo.
41.¢g6+- y la victoria es sencilla e ine-
ludible) 40.¦g6+-. 1-0
Es también muy útil contar con
*-*-*-* otros cuadernos destinados a los ju-
gadores o contrincantes con los que
nos vamos a enfrentar. En ellos ire-
Está claro que dirariamente apare- mos reflejando las variantes más co-
cen nuevas, buenas y sorpresivas ju- munes de su juego, sus aperturas o
gadas, que modifican el juicio que te- defensas favoritas, que constituyen
nemos sobre una determinada línea su repertorio habitual.
o variante de nuestras aperturas o de-
fensa favoritas, que son las que nor- Estos cuadernos serán de gran
malmente hemos seleccionado para ayuda el día anterior de la partida a
integrar nuestro repertorio. disputar con alguno de ellos, pues
Página 118 de 212
tendremos relacionado el estilo, las
particularidades y las líneas de juego
que está utilizando últimamente.

Este punto será de vital importan-


cia para buscar una jugada nueva,
una nueva idea que nos aproxime
más a la victoria.

Continuemos con algunos ejem-


plos más de las más importantes no-
vedades que aparecieron en el Tor-
El blanco está jugando una especie
neo de Candidatos de Montpellier.
de Catalana, en la que el ¥g5 está de
más.
PARTIDA Nº 80 8.¥xf6 gxf6 9.dxc5 ¥xc5 10.£d1
b5 11.¤cd2 ¥b7
Torneo de Candidatos de Montpellier,
1985 El negro juega con la pareja de alfi-
[D30] Gambito de Dama: Sin ¤c3 les, mientras que su debilidad de f6 no
BLANCAS: Smyslov, Vassily es muy seria.
NEGRAS: Nogueiras, Jesús
12.e3 ¤e5 13.¤xe5 fxe5 14.a3
[Gligoric, Svetozar] £h4 15.£b3 0-0
1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤f3 ¤f6 El superior desarrollo y la pareja de
alfiles, llevarán al segundo jugador a la
El cubano Nogueiras sigue la regla victoria.
de Lasker y de Capablanca, que reco-
mendaban desarrollar primero los caba- 16.¥e2 ¦fd8 17.¤f3 £f6 18.£c3
llos y después los alfiles. ¥d6 19.b4 ¦ac8 20.£b2 £g6!
21.¦c1 e4 22.¦xc8 ¦xc8 23.¤h4
£g5 24.g3 £e5!-+ 25.£xe5 ¥xe5
4.¥g5 (Error estratégico)
Las insuficiencias blancas son ya irre-
¹(es mejor) 4.cxd5 exd5 5.¥g5. parables. El alfil de casilla negra se diri-
ge a la formación de peones del flanco
4...dxc4! dama, mientras que la torre domina en
la columna "c". Las piezas de Smyslov
Muy buena la idea de Nogueiras, no tienen ninguna actividad.
que se basa en que en el Gambito Da-
ma aceptado, el alfil de dama del blan- 26.¢d2 ¥c3+ 27.¢c2 ¥xb4+
co no está bien en g5. La cuarta jugada 28.¢b2 ¥e7 29.¦d1 ¥f6+ 30.¢b1
de Smyslov ha sido mecánica y el negro ¥d5 31.¤g2 ¥e5 32.¤f4 ¥xf4
ha respondido correctamente. 33.gxf4 ¦c3 34.a4 bxa4

5.£a4+ ¤bd7 6.¤bd2 c5 7.¤xc4 La resistencia es inútil. El error del ex


a6 campeón mundial reside en el cuarto
Página 119 de 212
movimiento, es decir 4.¥g5?!. Como ya
hemos dicho, en el Gambito Dama
aceptado, el alfil no está bien en esa ca-
silla, por lo que Nogueiras, acertada-
mente, traspuso de inmediato a la men-
cionada defensa.
Smyslov, antes de efectuar ¥g5, de-
bía de cambiar peones e imposibilitar,
de esta forma, la respuesta del cubano.
Lo correcto habría sido 4.cd5 ed5
5.¥g5, y seguir por los cauces norma-
les. El mínimo error puede ser decisivo
en ajedrez. 0-1
…(con idea de) ¤c5-¤d3.
*-*-*-*
14...cxb3 15.axb3 £c5 16.¦a2
¥e7 17.e3 ¥d6
PARTIDA Nº 81
Vaganian asegura el flanco dama,
Torneo de Candidatos de Montpellier, que es donde tiene su mayoría de peo-
1985 nes, ventaja crucial de cara al final.
[E05] Apertura Catalana:
Variante Abierta 18.¦c1 ¤e5
BLANCAS: Korchnoi, Viktor ¹18...£b6³.
NEGRAS: Vaganian, Rafael Agred
[Gligoric, Svetozar] 19.£d2 £b6
1.¤f3 ¤f6 2.c4 e6 3.g3 d5 4.¥g2
¥e7 5.0-0 0-0 6.d4 dxc4 7.£c2 a6
8.¥g5?!

El signo es de Korchnoi. Esta alterna-


tiva es un poco inusual en la Apertura
Catalana. La intención de Korchnoi es
sacrificar el peón, pero a cambio de la
calidad. Vaganian acepta el reto.

8...b5 9.¥xf6 ¥xf6 10.¤g5 ¥xg5


11.¥xa8 £xd4

La posición resultante es muy intere- …(con idea de) ...¥b7.


sante. No resulta fácil decir cuál de los
dos contendientes está mejor. La lucha 20.¤e2! ¦d8?! 21.¤f4 c5
será muy tensa. 11...c6!? 12.a4 £xd4
13.axb5 cxb5³. 21...¥b7 22.£a5! (22.£e2³) 22...£a7
23.¤xe6 ¥xg2 24.¤xd8±.
12.¥g2 ¤d7 13.¤c3 f5!³ 14.b3!
22.¦d1 c4 23.bxc4 ¤xc4
14.e3?! £b6 (diagrama) 24.£e2² a5

Página 120 de 212


Comienza el peligro. 29...¤d6 30.¤h3! (30.¤e2 b4 31.f4
¥a6 32.£d2 ¥xe2÷) 30...b4 31.f4 ¥a6
25.¦aa1 ¥e5 26.¦ab1 ¦xd1+ 32.£d2 ¤c4 33.£d7! (33.£d8+ £xd8
27.¦xd1 ¤d6 34.¦xd8+ ¢f7 35.fxe5 a4µ ─35...b3µ─
) 33...h6 34.fxe5±. Análisis de Korchnoi.
Mejorando la defensa del flanco da-
ma y preparando los peones para el 30.£e2
avance. Korchnoi analiza las siguientes
variantes: 27...¥f6 28.e4±; 27...a4 28.e4! Los alfiles negros controlan todas las
(28.£f3!? a3 29.£a8 ¥b8™única casillas de penetración en la columna
30.¥f1) (diagrama) "d". Korchnoi sólo puede esperar.
30...g6 31.g4

31.e4!?.

31...fxg4?!

31...¥xf4 32.exf4 £c7 33.gxf5 £xf4


(33...exf5 34.¦e1! …£d7 35.¥d5++-)
34.¦d8±;
31...¤d6! …(con idea de) 32.gxf5
¤xf5².

32.£xg4± ¤xe3 (Sacrificio)

(…con idea de) ¥xc4) 28...¥xf4 Vaganian, desde su vuelta a c4 con


(28...¥b7 29.¤xe6 £xe6 30.¦d8+ ¢f7 el caballo, estaba esperando el momen-
31.exf5+-) 29.gxf4 ¥b7 (29...fxe4 to oportuno para realizar esta entrega,
30.£xe4 g6 31.£d3±) 30.£h5 g6 que es definitiva.
31.£g5±. 32...¥f6 33.¥e4 (33.¤d5 £d8
34.¤xf6 £xf6 35.£g3 e5²) 33...¤e5
28.£c2 34.£h3 ¢g7 35.¥d5! £d6 36.¤xe6+
¢h8 (36...¥xe6 37.£xe6±) 37.f4 ¤c4
38.e4±;
32...£c7 33.£h3 h5 (33...¢g8
34.¤xe6+-) 34.¤d3 (34.£g3 ¥xf4
35.exf4 ¥b7!=) 34...¥d6 (34...¥f6
35.¥e4 … £g2) 35.¥e4 £e7 36.¢h1
…(con idea de) ¦g1.

33.£f3

Korchnoi signa con doble interroga-


ción esta jugada. Y señala como lo co-
rrecto: 33.fxe3 £xe3+ 34.¢h1 ¥xf4
35.¦f1 g5 (35...e5 36.£xc8+-) 36.£xg5
e5 37.¥d5+ ¢e8 38.£g8+ ¢d7
…(con idea de) ¦xd6. 28.g4!? 39.¥e6++-.

33...¤f5-+ 34.¤d3 ¥d6 35.¦c1


28...¤c4 29.£d3 ¢f7! ¥d7
Página 121 de 212
Vaganian hace gala de un juego a lo Si 15...bxc3? 16.¥a3!+- recuperando
Petrosian, sin dejar ningún hueco. la pieza, salvando el mate, y mejor jue-
go para las blancas.
36.£e4 ¢f6 37.¦d1 £d4 38.£e1
b4 39.¥e4 ¥a4 40.¦d2 ¥b5 16.¤e4 ¦d1+ 17.¤e1 ¤d4
41.¢h1 £c3 42.f3 ¥xd3 43.¥xd3 18.¥b2 ¤xc2
¥f4 44.¦d1 £xe1+ 45.¦xe1 a4
46.¥b5 a3 47.¥c4 ¤d4 48.¦e4 e5 Las piezas de Jusupov han consegui-
49.¢g2 b3 do crear constantes amenazas y Tim-
man se ve obligado a jugar con mucho
Las líneas de análisis anexas son de cuidado en defensa.
Viktor Korchnoi, en Chess Informant
40/608. 0-1 19.£e2 ¦xa1 20.¥xa1 ¤xa1
21.¤xc5 ¥xc5 22.¤d3 ¥b6
*-*-*-*
22...¥e7 23.¤f4².
Tenemos también temas de sacrifi-
cio de dama, donde resulta de vital 23.¤xb4 0-0
importancia alcanzar el suficiente Todo el problema reside ahora en
contrajuego para lograr las tablas. hacer tablas en esta posición. Pero esto
es posible ya que el material va a redu-
cirse demasiado. 23...a5!? 24.¤c6 Parali-
PARTIDA Nº 82 zando la columna "d".

24...f6 25.h4! fxe5 26.£xe5


Torneo de Candidatos de Montpellier,
1985 Timman va recuperando material,
[C81] Ruy López: Defensa Abierta - pero éste, cada vez es menor.
Variante Keres
BLANCAS: Timman, Jan H 26...¦f6 27.¤d8! ¥f7
NEGRAS: Jusupov, Artur
[Gligoric, Svetozar] 27...¥c8 28.£d5+ ¢f8 29.¤c6²

1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6 28.¤xf7 ¢xf7


4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¤xe4 6.d4 b5
7.¥b3 d5 8.dxe5 ¥e6 9.£e2 28...¦xf7!? 29.£xa1 ¦xf2 30.¢h2 a5
31.£e5 g6².
Esta era la continuación favorita de
Keres, quien gustaba de organizar la 29.£xa1 ¦xf2 30.¢h2 a5 31.£e5
presión en la columna "d", inmediata- h6
mente.
Y se acordó tablas después de mu-
9...¥e7 10.¦d1 ¤c5 11.¥xd5 chas jugadas. Las líneas de análisis son
de Jusupov y Dvoretsky en Chess Infor-
¥xd5 12.¤c3 ¥c4 (Sacrificio) mant 40/412.
31...¦xa2 32.£h5+±;
No queda otro remedio que sacrifi- 31...g6 32.£h8 h5 33.£h7+ ¢f6
car la dama, pero el contrajuego que se 34.£g8 ¦f4! … ¦g4.
obtiene es muy grande.
32.a4 g6
13.¦xd8+ ¦xd8 14.£e3 b4 15.b3
¥e6 …(con idea de) ...¦f5=.
Página 122 de 212
33.£d5+ ¢g7 34.£e5+ PARTIDA Nº 83
34.b4!? ¦f5 35.£d7+ ¦f7 36.£e6 Torneo de Candidatos de Montpellier,
axb4 37.a5 ¥a7. 1985
[E04] Apertura Catalana:
34...¢f7 35.h5 ¦f5! 36.hxg6+ Variante Abierta
¢xg6 37.£e6+ ¢g5 38.£g8+ ¢f6 BLANCAS: Vaganian, Rafael Agred
39.£f8+ ¢g6 40.£g8+ ¢f6 41.g4 NEGRAS: Ribli, Zoltan
¦g5 42.£f8+ ¢g6 43.£e8+ ¢f6
[Gligoric, Svetozar]
44.¢h3 ¢g7
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 d5 4.g3
44...¥c5. dxc4 5.¥g2 c5 6.0-0 ¤c6 7.£a4
cxd4 8.¤xd4 £xd4 9.¥xc6+ ¥d7
45.£e7+ ¢g8 46.£f6 ¢h7
47.£f7+ ¢h8 48.£f8+ 10.¦d1 £xd1+ (Sacrificio)

48.¢g3 ¥c5!=. Es casi obligado sacrificar en esta lí-


nea. Si 10...¥xc6 11.£xc6+ bxc6
48...¢h7 49.£f6‡ ¥c5! 12.¦xd4 con mejor final para las blan-
cas.
…(con idea de) ...¥b4=.
11.£xd1 ¥xc6 12.¤d2 b5
50.£f7+ ¢h8 51.£e8+ ¢g7
Aunque las piezas negras están acti-
52.£d7+ ¢f6 53.£xc7 vas, aún hay muchas dificultades que
resolver.
53.£c6+!? ¥d6 54.b4 axb4 55.£a8
¢e7 56.a5 b3 57.a6 ¦e5!? …(con idea 13.a4 ¥e7!
de) ¦e2 (57...¦a5!?).
13...a6 14.axb5 ¥xb5 (14...axb5?
53...¥b4= 54.£h7 ¦g6 55.¢g3 15.¦xa8+ ¥xa8 16.¤xc4+-) 15.£c2
¥e7 16.¤xc4 0-0².
55.£h8+ ¢f7 56.¢h4 ¥e1+ 57.¢h5?
¦g5+ 58.¢xh6 ¥d2-+. 14.axb5 ¥xb5 15.¤xc4 0-0 16.b3
¦fc8?
55...¥d6+ 56.¢f3
Una novedad. 16...¦fd8! 17.£c2
56.¢h4 ¥e7 (56...¥f8!?) 57.£h8+ ¦dc8!= Inf. 36/(579).
¢f7+ 58.¢h5 ¦g5+ 59.¢xh6 ¦g6+=.
17.¥a3 ¥xa3 18.¤xa3! ¥c6
56...¥b4 57.£d7 ¦g5 58.£h7
¦g6 59.£h8+ ¢f7 60.£d4 ¦g5 El material, como en el caso anterior,
61.¢f4 ¢g8 62.£f6 ¢h7 63.£f7+ es ya bastante reducido. Como resulta
¢h8 64.¢f3 ¦g7™ 65.£h5 ¢h7 muy difícil maniobrar sin piezas, el ne-
66.¢e4 ¦g5= 67.£f7+ ¢h8 68.¢f4 gro no tiene excesivas dificultades para
¥d6+ 69.¢e3 ¥c5+ 70.¢f3 ¥b4 lograr las tablas. Esta línea la jugó el
71.¢e4 ¥e1 72.£f6+ ¢h7 73.¢d3 gran maestro sueco, Ulf Andersson, en
¥b4 74.£f7+ ¢h8 75.£d7 ¢g8 repetidas ocasiones, buscando hacer
76.¢e4 ¢h8. ½-½ tablas, y aunque el blanco experimenta
con nuevas ideas para lograr la victoria,
*-*-*-* hasta ahora, nunca lo ha logrado.

Página 123 de 212


19.f3 ¦d8 20.£c2 ¥e8 21.¢f2! a6 52...¢e7 53.£f1 ¢d8 54.h4 gxh4
22.e4 h6 23.¦d1! ¦dc8 24.£a2 55.£e1 ¦b5! 56.¢a2 h5 57.£xh4
¦ab8 25.¤c4 ¥b5 26.¤d6 ¦c6 hxg4 58.£xg4 e5
27.¦d2 ¦bb6! 28.£a3 ¦b8! 29.£a5
¦c1 Las líneas de análisis pertenecen a
Zoltan Ribli en Chess Informant 40/607.
Como podemos apreciar, a Vaganian ½-½
le resulta imposible penetrar por el flan-
co dama negro. Cuando se sacrifica la dama, es ne-
cesario conseguir una reducción del
30.g4?! material, que sea suficiente para
30.¢e3±.
evitar la maniobrabilidad de la dama
del contrario.
30...g5! 31.£a3 ¦f1+! 32.¢g2
¦b1 *-*-*-*

…(con idea de) ...¦b3. PARTIDA Nº 84

33.¤xb5 ¦xb5 Match de entrenamineto, Hilversum


NED (1), 1984
[B97] Defensa Siciliana:
La partida concluyó en tablas, tras Variante Najdorf
mucho maniobrar...
BLANCAS: Timman, Jan H
34.¦d3 NEGRAS: Portisch, Lajos
[Gligoric, Svetozar]
34.¦d8+ ¢g7 35.£f8+ ¢g6=.
1.e4 c5 2.¤f3 d6 3.d4 cxd4
34...¢g7! 4.¤xd4 ¤f6 5.¤c3 a6 6.¥g5 e6

34...a5? 35.£a2! ¦e1 36.£d2 ¦b1 La idea negra al hacer ...a6, es efec-
37.£c2 ¦a1 38.£b2+-. tuar ...e5, por eso controla la casilla b5
con el peón y d5 con el caballo; pero
35.¦c3 tratando el blanco la posición con ¥g5,
esto ya no es bueno, pues quedaría una
debilidad muy importante en d5, debi-
35.£a2 ¦c1 36.£xa6 ¦bc5°. do a la clavada del caballo.
35...¦b7 36.¢f2 a5 37.h3 ¦a7 7.f4 £b6 8.£d2 £xb2
38.¦c1 ¦xc1 39.£xc1 ¤d7 40.¢e2
f6 41.£c6 ¢f7 42.£b5 ¢e7 43.¢d1 El famoso peón envenenado de la Si-
¢d6 44.¢d2 ciliana Najdorf.
44.¢c2 ¦c7+ 45.¢b2 ¦c5=. 9.¦b1 £a3
44...¦a8 45.¢c2 ¦c8+ 46.¢b2 Esta es la posición crítica de la va-
¦c5!= 47.£d3+ ¢e7 48.£a6 ¤e5 riante. El blanco tiene el juego abierto y
49.£a7+ ¤d7 50.£b7 ¢d6 51.£a8 un mayor desarrollo, pero las negras se
¦e5 52.£a6+ mantienen muy sólidas y su posición es
difícilmente penetrable.
52.£h8 ¦b5 53.¢a2 e5! 54.£xh6
¢c7!=. 10.f5
Página 124 de 212
Lo más agudo. 23.£h4+ g5 24.£xh5 ¥d7

10...¤c6 11.fxe6 fxe6 12.¤xc6 Timman recupera la pieza, pero Por-


bxc6 13.¥e2 ¥e7 14.¦b3!?N tisch se ha movilizado bien.

14.0-0 0-0 15.¦b3 (15.¢h1 Ue 25.£e2 ¥b5 26.£d2 ¥xf1


36/347) 15...£c5+ (15...£a5? 16.¤d5 27.£a5+ ¢e8 28.£c7 ¥xg2+
£xd2 17.¤xe7+ ¢f7 18.¥xd2 ¢xe7 29.¢xg2 £xe4+ 30.¢g3 £e3+
19.e5±) 16.¥e3 £e5 17.¥d4 £a5 31.¢g2 £e2+ 32.¢g3. Y se firmaron
18.¥b6 (18.e5? dxe5 19.¥b6 ¥c5+µ) las tablas.
18...£e5 19.¥d4=.
Timman no logró presionar con sufi-
14...£a5™ (Única) ciente fuerza y hubo de conformarse en
buscar el empate.
14...£c5? 15.¥e3 £e5 16.¥d4 £a5 Las líneas de análisis pertenecen a
17.e5!±. Lajos Portisch en Chess Informant
38/370. ½-½
15.¥h5+?! g6
*-*-*-*
Sería un error 15...¤xh5 por 16.¥xe7
¢xe7 17.¤d5+ y se gana la dama. Timman no logró presionar con
suficiente fuerza y hubo de confor-
16.0-0 ¤xh5 marse en buscar el empate. Para me-
jorar esta variante, modificó su línea
16...£c5+!? 17.¢h1 gxh5!? 18.¥xf6
¦f8 19.£h6 £c4! 20.¦bb1 (20.¢g1? en el torneo de Tilburg.
£xf1+! 21.¢xf1 ¦xf6+-+) 20...¦b8!
21.¦bd1 e5! 22.£xh5+ £f7 23.£xf7+
¦xf7³. PARTIDA Nº 85

17.¥xe7 £c5+ 18.¢h1 ¢xe7 Tilburg it NED, 1985


[B97] Defensa Siciliana:
19.¤a4° (Sacrificio) 19...£e5 Variante Najdorf
20.¦bf3 BLANCAS: Timman, Jan H
NEGRAS: Ljubojevic, Ljubomir
La idea de Timman es conseguir un
ataque fuerte que compense la pieza sa- [Gligoric, Svetozar]
crificada. 20.¤b6? ¦f8!-+.
1.e4 c5 2.¤f3 d6 3.d4 cxd4
20...¦b8 21.£f2! 4.¤xd4 ¤f6 5.¤c3 a6 6.¥g5 e6 7.f4
£b6 8.£d2 £xb2 9.¦b1 £a3 10.f5
El blanco trabaja en la columna "f". ¤c6 11.fxe6 fxe6 12.¤xc6 bxc6
Ahora se amenaza ¦f8 con mate. 13.¥e2 ¥e7 14.¦b3 £a5
La partida fue igual a la Timman-
21...¢d8! 22.¦f7 Portisch, antes vista, pero ahora Tim-
man hizo:
22.¤b6?! £c5!
15.0-0N
22...c5!
Mejorando el 15.¥h5+?! que era sólo
22...¦b7?! 23.¦xb7 ¥xb7 24.£b6+ una amenaza táctica. Ahora se completa
¢c8 25.¦b1 £g7 26.e5!?÷ (26.£a7÷). el desarrollo.
Página 125 de 212
15...¦a7! 33.a5 £g5 34.£h3 ¥g7 35.a6
¦xf1+ 36.¥xf1 ¥d4 37.£c8+ £g8
15...0-0 16.¤d5 £d8 (16...£xd2 38.£b7 £g7 39.£b8+. Rinden.
17.¤xe7+ ¢f7 18.¥xd2 ¢xe7 19.e5+-)
17.¤xe7+ £xe7 18.¦d3±. El peón progresa de modo inevi-
table. 39....¢h7 (39...£g8 40.a7+- y el
16.¥xf6 gxf6 17.¦b8?! peón cuesta la pieza, lo que significa
una rápida derrota) 40.¥d3+ +-.
17.£h6°(compensación) Las líneas de análisis pertenecen a
17...0-0! 18.¦f3 Jan Timman en Chess Informant 40/328.
1-0
Timman da comienzo a una manio-
bra de ataque en el flanco rey. *-*-*-*

18...£e5?
Muchas tentativas de ataque se
18...d5³ han jugado en esta línea durante los
19.£h6 f5 20.¦h3 ¥f6 últimos años, donde se han venido
mejorando progresiva y paulatina-
El gran maestro holandés presiona mente las posiciones, tanto del ata-
insistentemente contra el enroque de que como de la defensa.
Ljubojevic. La defensa se hace difícil, ya
que hay muchas debilidades.
En un torneo internacional en Yu-
21.¥xa6!± £d4+ 22.¢h1 £f2 goslavia, el gran maestro Velimirovic
23.¦f3 £e1+ 24.¦f1 £xc3 25.¦xc8 prefirió un estilo más posicional.
¦af7 26.exf5 exf5
Veamos la partida a continuación:
Ljubojevic no va a poder salvar el Velimirovic, D - Gavrikov, V 1-0,
ataque, porque Timman va a ejercer Vrsac 1985.
una gran presión sobre las casillas blan-
cas. Esta es una consecuencia lógica de
contar con alfiles de distinto color, que
siempre favorecen al bando atacante. PARTIDA Nº 86
26...e5 27.¦xf8+ ¦xf8 28.¥c8!+-.
Vrsac it Vrsac YUG, 1985
27.¦xf8+ ¦xf8 28.¥d3 £e5 [B97] Defensa Siciliana:
29.¥xf5 £e7 30.a4 Variante Najdorf
BLANCAS: Velimirovic, Dragoljub
Este peón pasado será suficiente pa- NEGRAS: Gavrikov,Viktor
ra ganar. Al negro le resultará imposible
defenderse en los dos flancos. [Gligoric, Svetozar]

30...¢h8 31.¥d3 £g7 32.£h5 1.e4 c5 2.¤f3 d6 3.d4 ¤f6 4.¤c3


cxd4 5.¤xd4 a6 6.¥g5 e6 7.f4 £b6
No es bueno cambiar. La dama blan- 8.£d2 £xb2 9.¦b1 £a3 10.¥xf6
ca es más activa que la negra.
Esta es la modificación de Velimiro-
32...h6?! vic, con respecto a lo hecho por Tim-
man en las dos partidas anteriores, que
32...¥e7. era 10.f5.
Página 126 de 212
10...gxf6 11.¥e2 ¤c6 Busca £c4.

11...¥g7 12.0-0 f5 13.¦fd1 ¤c6 17...£c7


14.¤xc6 ¥xc3 (14...bxc6 15.¦b3 £c5+
16.¢h1 0-0 17.¤a4!± Inf. 7/432) 17...h4 18.£c4 £c5 19.£xc5 dxc5
15.£e3 bxc6 16.¦b3 £c5 17.¦xc3! 20.¤a4²,
£xe3+ 18.¦xe3 ¢d7 19.exf5 exf5
20.¦ed3± Inf. 35/358. 18.¦b3

12.¤xc6 bxc6 13.0-0 £a5 18.£c4!? ¥d8 19.¤a4.

13...¥e7. 18...¦b8

14.¢h1 18...a5!? 19.¦fb1 (19.¤a4 ¥a6


20.c4÷) 19...¥a6 20.£d2 h4÷ (poco
El juego blanco es muy posicional. claro)
Velimirovic no se lanza directamente al
ataque, sino que mejora continuamente 19.¦xb8 £xb8 20.£c4 £c7
su posición. 21.¦b1 ¥d8

14...¥e7 15.f5 h5 21...h4 22.¤d5.

15...exf5 16.exf5 ¥xf5 17.¥xa6!± 22.¤a4 h4


Parma,B; 15...0-0 16.e5!±.
No es fácil la defensa del flanco de la
16.¥f3N dama. Hay el problema de que la torre
no puede pasar a este lado del tablero.
…(con idea de) 17.fe6 fe6 18.e5. Es- Esta es la compensación posicional al
te es un nuevo concepto de entender la peón sacrificado.
posición aplicando tesis tranquilas y po-
sicionales. Velimirovic aumenta el con- 23.h3 ¦g8 24.¦b3 ¦g7
trol y la presión de los peones. Esto ha-
rá que más tarde, el negro, no puede 24...¦g3.
conectar las torres, ya que la presión
que se hará en el flanco dama será bas- 25.¤b6
tante fuerte.
Con este movimiento se trata de en-
16...e5 17.£d3 trar en juego de alfiles opuestos, con lo
que crecerá la presión.

25...¥b7 26.a4 £e7“ (apuro de


tiempo)

26...a5 27.£c3±; 26...¢f8!?

27.£b4!±

DIAGRAMA

Página 127 de 212


tualidad, es la más importante en la
práctica de la Apertura Ruy López.

PARTIDA Nº 87

Torneo Interzonal de Túnez (3), 1985


[C92] Ruy López: Variante Chigorin
BLANCAS: De Firmian, Nick E
(2540)
NEGRAS: Beliavsky, Alexander G
(2635)
[Gligoric, Svetozar]
Busca ¤c4.
1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6
27...d5 28.£e1 £c5 29.¤xd5 4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¥e7 6.¦e1 b5
cxd5 30.¦xb7 dxe4 31.£xe4 £c3 7.¥b3 d6 8.c3 0-0 9.h3 ¦e8 10.d4
32.£xh4 ¦g8 ¥b7 11.a4
Las piezas de Gavrikov carecen de Esta es la opción que prefiere De Fir-
armonía.
mian, ya que vimos antes, en otra parti-
33.£e4 £a1+ 34.¢h2 £c3 da, que ¤g5 no soluciona nada al blan-
35.£c6+ £xc6 36.¥xc6+ ¢f8 co. Esta es una posición clave para el
blanco, pues ha de definir su estrategia.
Velimirovic apuesta por la línea más
sencilla de ganar el final, y ésta pasa 11...h6 12.¤bd2 ¥f8 13.¥c2
por el cambio de damas. exd4

37.¥d5 He jugado en diversas ocasiones


13...¦b8.
El joven gran maestro soviético opta
por el abandono. 37.¥d5 La posibilidad 14.cxd4 ¤b4
de continuar luchando con 37...¦g7 es
poco atractiva. Realmente, las negras Esta línea que asume Beliavsky es
han librado su batalla con una torre de bastante arriesgada, pues da posibilida-
menos y éste es un "hándicap" demasia- des de ataque en el flanco de rey al ju-
do grande en ajedrez. gador de blancas.
Las líneas de análisis pertenecen a
Velimirovic en Chess Informant 40/326. 15.¥b1 c5 16.d5 ¤d7 17.¤f1
1-0 f5!³

*-*-*-* Idea de Beliavsky.

18.exf5 ¤f6!
De nuevo vamos a volver sobre la
Variante Zaitsev, que vimos anterior- En esta misma posición, Psakhis, en
su partida con Sokolov, ¿jugó errónea-
mente, mostrando algunos ejemplos mente 18...¦xe1? y no salió bien su
de los intentos blancos y de las mejo- idea. Beliavsky mejora con ¤f6, que es
ras negras en esta línea, que, en la ac- mucho más activa.

Página 128 de 212


19.¥d2?! 30...£xf5 31.¥e3 d5 32.b3 c4-+
33.¦d1 cxb3 34.¦d2 £f6 35.£c7
Thomas Ernst analiza las siguientes ¦c4 36.£b7 ¦c1+ 37.¢h2 ¥d6+
líneas: 19.¤1h2 ¥xd5; 19.¦xe8 £xe8 38.f4 ¥xf4+ 39.g3 ¥xe3 40.£xd5+
20.¤1h2 £f7 21.¤g4 ¤xg4 22.hxg4 ¢h7. 0-1
£xd5 23.£e2 ¥c6!³ …(con idea de)
...¦e8; 19.¤e3 ¤bxd5 20.¥a2 c4³. Este es un buen ejemplo del buen
19...¤bxd5 juego negro dentro del esquema Zait-
sev, con la idea blanca de 11.a4, juga-
El centro ya está dominado por el da que empleó Kasparov contra Kar-
negro. pov en Moscú, durante el desarrollo
del primer match del Campeonato
20.¤g3 £d7
del mundo.
Beliavsky continúa interpretando *-*-*-*
muy bien el esquema de Zaitsev. La cla-
ve de la posición es la columna "e",
pues sin el control de ella, el blanco po-
dría atacar. Veamos otro dentro de la misma
línea: De Firmian, N - Nikolic, P 1-0,
21.¤e4 Interzonal de Túnez 1985.
21.axb5!? axb5 22.¦xa8³ Ernst
PARTIDA Nº 88
21...b4!ƒ 22.¤h2 ¤xe4! 23.¥xe4
¤f6 24.¥xb7 ¦xe1+! Tunis Interzonal Tunez (1), 1985
[C92] Ruy López: Variante Chigorin
Con este movimiento, el negro se
asegura el dominio de la columna "e". BLANCAS: De Firmian, Nick E
(2540)
25.¥xe1 £xb7 26.¤g4 ¤xg4 NEGRAS: Nikolic, Predrag (2575)
27.£xg4 ¦e8 28.¥d2 [Gligoric, Svetozar]

28.f6? £e4. 1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6


4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¥e7 6.¦e1 b5
28...¦e4! 7.¥b3 d6 8.c3 0-0 9.h3 ¦e8 10.d4
¥b7 11.a4 h6 12.¤bd2 exd4
Anulando el ataque. 13.cxd4 ¤b4 14.axb5 axb5 15.¦xa8
£xa8
29.£g3
15...¥xa8 16.e5 (16.£e2!?²)
29.£f3 ¥e7µ Ernst. 16...dxe5 17.dxe5 ¤fd5 18.e6 fxe6
19.¤e5÷ (poco claro)
29...£d5!
16.e5!
El peón d6 es mucho más importante
que el de h6. Como ya comentamos en la partida
anterior, el cambio de peones es arries-
30.¥xh6 gado para el segundo jugador, que de-
be vigilar su flanco de rey ante el ata-
30.f6 £e5 Ernst. que blanco. Ahora, el caballo de f6 de-
Página 129 de 212
be alejarse de la defensa de su rey, lo en el flanco de rey. Por eso es muy im-
que traerá complicaciones. portante mantener siempre el punto e5,
controlando el avance blanco. Sólo en
16...dxe5 17.dxe5 ¤fd5 18.¤e4 casos excepcionales, como en De Fir-
c5 19.e6!! mian-Beliavsky, se puede omitir.
La idea de la defensa negra es impe-
Abriendo todas las líneas para el ata- dir la maniobra del caballo de dama
que. blanco: ¤bd2, ¤f1, ¤g3 o ¤e3, en acer-
camiento al flanco de rey.
19...fxe6 El error en este concepto trae, gene-
ralmente, el desastre. 1-0
19...f5 20.¤g3 ¦f8 21.¤e5 c4 22.¤f7
cxb3 23.¤xf5 ¥f6 24.£g4±.
Este es un claro ejemplo de lo que
20.¤e5 ¤c6 sucede cuando el negro permite el
avance en el centro y en el flanco de
20...c4 21.£h5 ¦f8 22.¥xh6 £e8 rey. Por eso es muy importante man-
23.£g4+- tener siempre el punto e5, controlan-
21.¥xd5 exd5 do el avance blanco. Sólo en casos ex-
cepcionales, como en De Firmian-Be-
De Firmian ha conseguido abrir paso liavsky, se puede omitir.
a sus piezas en el flanco del rey. A con-
tinuación, podremos ver un bonito re- *-*-*
mate a la labor estratégica. 21...¤xe5?
22.¥xe6+ ¢h7 23.£h5 ¥xe4
24.¦xe4+-.
La idea de la defensa negra es im-
22.£xd5+ ¢h7 23.£d3 ¢g8 pedir la maniobra del caballo de da-
24.£d5+ ¢h7 25.£d3 ¢g8 26.¤d7 ma blanco, ─ ¤bd2, ¤f1, ¤g3 o ¤e3
¤b4 ─, en acercamiento al flanco de rey.
26...¢h8! 27.£g3‚ (ataque)
El error en este concepto trae, ge-
27.¤ef6+! ¢f7 neralmente, el desastre.

27...¥xf6 28.¤xf6+ ¢f7 29.£d7+


PARTIDA Nº 89
28.¤e5+ ¢e6 29.¤eg4+

29.£g6 gxf6 30.¤c4+ ¢d7 Torneo Interzonal Biel SUI, 1985


31.¤b6++-. [C95] Ruy López: Variante Breyer
BLANCAS: Ljubojevic, Ljubomir
29...¢f7 30.¤e5+ ¢e6 31.¤eg4+ NEGRAS: Torre,Eugenio
¢f7 32.¤xh6+ gxh6 33.£h7+ ¢xf6
34.£xh6+ ¢f7 35.£h7+ ¢f6 [Gligoric, Svetozar]
36.¥g5+ ¢xg5 37.£g7+. Y jaque ma-
te en pocas. 1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6
4.¥a4 ¤f6 5.0-0 ¥e7 6.¦e1 b5
Excelente remate táctico del gran 7.¥b3 d6 8.c3 0-0 9.h3 ¥b7 10.d4
maestro norteamericano. Este es un cla- ¦e8 11.¤bd2 ¥f8 12.¥c2
ro ejemplo de lo que sucede cuando el
negro permite el avance en el centro y 12.a4.
Página 130 de 212
12...¤b8 …(con idea de) ¥c2-¥b3 atacando
f7. Más espacio.
Los movimientos de Torre van dirigi-
dos a presionar en e4, para impedir 23...£d8 24.¥c2 exd4
¤f1.
Torre pierde la paciencia.
13.b3
25.cxd4 ¤b6 26.¥g5!± £c7
Para capturar el centro con d5. 27.£f4

13...c6 La presión crece y todas las piezas


blancas están activas.
Novedad. La intención del filipino
Torre es controlar el avance del blanco 27...¤fd7 28.¥h6 ¤f8 29.¥xg7
¢xg7 30.£g5 £d8
en d5, lo que le aportaría a Ljubojevic
un mayor espacio, pero con esta juga- 30...¤e6 31.¤f5+ ¢g8 32.£g3±.
da, se cierra la diagonal del alfil y, con-
secuentemente, se acaba la presión en 31.¤h5+ ¢h8 32.¤f6 ¦e6 33.e5!
e4.
33.¤xh7±.
14.¤f1 ¤bd7 15.¤g3 g6 16.¥g5
33...¤c8 34.¦aa1
16.¥e3.
34.¦a3!? ¤e7 35.£h4 ¤g8 36.¤g5
16...¥g7 ¦xf6 37.exf6 £xf6 38.¦f3+-.

16...h6. 34...¤e7 35.£h6 dxe5 36.dxe5


¤g8 37.¤xg8 ¢xg8 38.¥b3 ¦e7
17.£d2 £e7
Ljubojevic ha conseguido una venta-
17...£c7, ja que ya es decisiva.

18.a4 39.¤g5 £d4

Cuando ya no se puede hacer nada 39...¥c8 40.¦ad1 £c7 41.¦d4


más útil, siempre es conveniente atacar …(con idea de) 41...¦h4
en el flanco dama, con a4, creando nue-
vos problemas al rival. 40.¥xf7+! ¦xf7 41.¤xf7 ¢xf7
42.¦ad1+- £xb4 43.e6+ ¢g8
18...£f8 19.¥d3 ¦ad8? 43...¤xe6 44.£xh7+ ¢f6 45.¦xe6+
¢xe6 46.£xg6+ ¢e7 47.£g7+ ¢e8
Abandonar la columna "a" es un 48.£e5++-;
error. 19...d5!? 43...¢f6 44.e7 ¤e6 45.¦e3 ¦e8
(45...c5 46.¦d6+-) 46.¦f3+ ¢e5
20.axb5 axb5 21.¦a7 ¦b8 47.£e3+ £e4 48.£c3+ ¤d4 49.¦e3+-.
22.¥e3² £e7
44.e7 ¦e8 45.exf8£+ ¦xf8
22...d5? 23.dxe5 ¤xe4 24.¥xe4 dxe4
25.£xd7. 45...£xf8 46.¦xe8 £xe8 47.£h4+-.

23.b4 46.¦e6
Página 131 de 212
…(con idea de) ¦d7 La penetración quema de Zaitsev, no deben olvidarse
de las torres acaba con la resistencia ne- nunca. La presión constante del peón
gra.[46.¦e6 ¥c8 47.¦xc6+- Las líneas
de análisis pertenecen a Ljubomir de e4, así como el mantenimiento fir-
Ljubojevic, en Chess Informant 40/444. me del punto e5, son los nudos de la
1-0 posición.

Hemos visto como el error, el


abandono de las casillas claves del es- *-*-*-*

Página 132 de 212


LA PREPARACIÓN PARA UN TORNEO

El ex campeón mundial, Mihail Botvinnik, nos ha hablado en repetidas oca-


siones de cómo se preparaba él para jugar un torneo.

Botvinnik ha dicho que el primer paso que debemos dar para este menes-
ter, es realizar una compilación de toda la literatura ajedrecística que no poda-
mos haber visto anteriormente, procediendo luego a un exámen minucioso de
la misma.

Es necesario conocer y poseer toda la información sobre las partidas nue-


vas, prestando atención particular a las jugadas por nuestros próximos rivales
en el torneo.

Asimismo, es necesario analizar las características del juego de nuestros


contrarios. Este punto, nos resultará muy útil posteriormente, cuando proce-
damos a preparar la partida con alguno de ellos, pues sabremos cuáles son sus
varias favoritas.

De cara al torneo, es suficiente con preparar tres o cuatro esquemas para ju-
gar con blancas, y otros tantos para jugar con negras. Eso sí, todos ellos han
de ser preparados en profundidad, con extremo cuidado.

No es muy bueno jugar solamente un sistema, o una apertura. Esta es una


facilidad que le damos a nuestro adversario para que se prepare mejor.

El gran maestro soviético Yuri Averbach dice que el análisis de nuestras


partidas nos será sumamente útil, ya que, de esta forma, encontraremos la ra-
zón de nuestro éxito, o de nuestra derrota.

Este análisis, en combinación con el estudio de las aperturas, que realiza-


mos con la ayuda de nuestro instructor será suficiente para afrontar el torneo.

El gran maestro soviético Simagin, recomienda a los jugadores que partici-


pen en competiciones de correspondencia. Este hábito era seguido por Paul
Keres, que jugaba cientos de partidas al mismo tiempo.

El que fuera subcampeón mundial en dos ocasiones, el jugador de origen


soviético y gran maestro, Viktor Korchnoi, recomienda practicar siempre un
juego de estilo clásico, evitando los movimientos no necesarios en la posición.

Página 133 de 212


Sólo podemos acudir a las complicaciones tácticas, cuando es preciso defen-
derse en una situación compleja y difícil.

Sin embargo, al ex campeón mundial Mihail Tal le agrada jugar con mu-
chas complicaciones tácticas, aunque sólo sea, según su parecer, por una cues-
tión de estética.

Lo que debe quedar claro es que, hoy en día, y por encima de todas estas
opiniones, el profundo conocimiento de la moderna teoría de las aperturas, re-
sulta desde cualquier punto de vista, totalmente básico.

El sistema indicado por Mihail Botvinnik es, en la actualidad, la base de la


preparación de los grandes jugadores. Esto es lo que conocemos como la pre-
paración científica de Botvinnik.

La diferencia de un maestro con otro jugador es, únicamente, su trabajo, la


calidad de su trabajo. Este punto depende del cómo y del cuánto, quedando
muy bien reflejado en el último match Karpov-Kasparov, con el título mundial
en juego. Podemos decir que la preparación de Garri Kasparov era muy supe-
rior a la de Anatoli Karov.

No debemos quedarnos únicamente en el estudio y el análisis ajedrecístico.


Hay que darse cuenta también de que la preparación física tiene una gran im-
portancia. Debemos combinar, pues, ambos aspectos, el técnico y el físico.

Todos los grandes maestros y los candidatos al campeonato mundial, prac-


tican algún deporte antes y durante el torneo o el match.

En el último Campeonato del Mundo, Garri kasparov practicaba el footing


y el football, mientras que Anatoly Karpov fijó sus preferencias en el tenis.

Otros como Lajos Portisch, son consumados deportistas físicos habitual-


mente: practica mucho la natación. Gligoric se desenvuelve en varios depor-
tes, dependiendo éstos de las inclemencias climáticas, que varían mucho del
verano al invierno.

En el aspecto técnico, durante el último match por el Campeonato del Mun-


do, celebrado en Moscú en 1985, Garri Kasparov consiguió una mejor prepara-
ción. Si bien no tuvo en su repertorio tres o cuatro sistemas diferentes, tal y co-
mo recomienda Botvinnik, sí contaba con unos análisis muy buenos y minu-
ciosos, que contaban, además, con la sorpresa de lo novedoso.

Página 134 de 212


Es claro que su línea de la Siciliana Scheveningen tenía detrás un profundo
análisis. Pero las sorpresas no se terminaron ahí, ya que tras impedir siempre
el entrar en la Defensa Nimzoindia, preparó para el match con Karpov una lí-
nea muy poco habitual, dando un vuelco total a su repertorio de aperturas.

Kasparov cambió su idea de no aceptar la Nimzoindia, tratando de crear


una posición Catalana e ignorando las intenciones de las negras. De la clásica
Nimzoindia, se trasponía a esquemas catalanes o ingleses.

Esta idea ya la había practicado Alexander Alekhine en 1938 y, últimamen-


te, el gran maestro soviético, Oleg Romanishin. La utilización por parte de
Kasparov de este sistema, ha convertido una extravagancia en un gran proble-
ma teórico de gran interés.

PARTIDA Nº 90 Sin embargo, Kasparov duda del va-


lor de esta jugada, y en cambio señala
Campeonato del Mundo m Moscú RUS 9...¤c6 10.c5 g5! 11.¥g3 ¤e4÷(poco
(11), 1985 claro)
[E21] Defensa Nimzoindia:
Variante 4.¤f3 10.¥xc4 ¤c6 11.0-0
Esta es una posición típica del Gam-
BLANCAS: Kasparov, Gary bito Dama aceptado, pero, en esta oca-
NEGRAS: Karpov, Anatoly
sión, el primer jugador cuenta con dos
[Gligoric, Svetozar] ventajas. La primera es que el alfil de
rey sólo ha gastado un tiempo en su de-
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 sarrollo, capturando directamente en
4.¤f3 c4. La segunda se basa en la vuelta del
alfil de b4, que debe trasladarse a e7,
Alekhine jugó en 1938 4.g3 pero este para liberar la clavada del alfil de g5.
movimiento es menos flexible.
11...¥e7 12.¦e1 b6 13.a3
4...0-0 5.¥g5 c5 6.e3 cxd4 7.exd4
h6 8.¥h4 d5N De esta forma se evita el bloqueo,
pues se impide la maniobra de ...¤b4-
Ya se nota que el alfil negro de b4 ¤bd5. 13.d5 ¤xd5 (13...¤a5?! 14.¥b5
está mal en esa casilla, pues debiera exd5 (14...¤xd5 15.¤xd5 ¥xh4 16.¤c7
estar en e7, salvando la clavada y defen- ¦b8 17.b4! ¤b7 18.¤a6 ¦a8 19.¥c6°)
diendo mejor el centro del tablero. 15.¦xe7 £xe7 16.¤xd5 £d8 17.¤xf6+
gxf6 18.£a4 …(con idea de £f4)
9.¦c1! 14.¥xd5 exd5 15.¤d4 (15.£xd5 £xd5
16.¤xd5 ¥xh4 17.¤xh4 ¤d4=)
Ganando un tiempo. La amenaza es 15...¥xh4 16.¤xc6 £d6! (16...¥xf2+?
crear una mayoría de peones en el flan- 17.¢xf2 £f6+ 18.¢g1 £xc6 19.¤xd5±)
co de dama jugando c4-c5. Por eso... 17.¤xd5 ¢h8÷(poco claro)

9...dxc4 13...¥b7 14.¥g3!

Página 135 de 212


14.¥a2 ¤h5!=. 22...¦e7?? 23.¦xe7 £xe7 24.¥xf7+!
£xf7 25.¦d7 h5 26.£h3+-;
14...¦c8 22...¦dc7 23.b4!²;
22...¦dd8 23.b4!²;
14...¤h5 15.d5±. 22...¦d6! 23.¥e4 (23.¦e4 ¦f8! 24.¦f4
£d8 25.£h5 ¤e5!) 23...¦cd8 24.¦xd6
15.¥a2 ¥d6! ¦xd6 25.b4 ¦e6!=-

…(con idea de) ...¤e7. 23.£xd7! ¦xd7 24.¦e8+ ¢h7


25.¥e4+
16.d5!
Además de capturar la segunda to-
Kasparov, sin embargo, pone signos rre, Kasparov ganaría también una de
?! a su jugada, indicando en su lugar: las dos piezas, con lo que la defensa se-
16.¥h4 g5! (16...¥e7 17.£d3 … ría insostenible.
¥b1) 17.¥g3 (17.¤xg5? hxg5 18.¥xg5 Se muestra claramente que no es fá-
¤xd4!µ) 17...¥xg3 18.hxg3 g4 19.¤e5 cil jugar contra esta variante introducida
por Gary Kasparov. 25.¥e4+ g6
£xd4! 20.¤xf7! (20.¤xc6 £xd1 21.¤e7+ 26.¦xd7 ¥a6 27.¥xc6 Las líneas de
¢g7 22.¦cxd1 ¦ce8=) 20...£xd1 análisis son de Garri Kasparov en Chess
21.¦cxd1 ¢xf7 22.¥xe6+ ¢g6 23.¥xc8 Informant 40/687. 1-0
¥xc8 24.¦d6²;
16.¥e5 ¥xe5 17.dxe5 ¤d7 18.¥b1² *-*-*-*
(18.¤b5? ¤cxe5! 19.¤xe5 £g5µ).
PARTIDA Nº 91
16...¤xd5 17.¤xd5 ¥xg3
18.hxg3 exd5 19.¥xd5 £f6? Campeonato del Mundo m Moscú RUS
(1), 1985
La ventaja blanca es bastante clara, [E20] Defensa Nimzoindia:
pues cuenta con dos torres en juego y Jugadas inusuales
un alfil muy bien centralizado. Karpov BLANCAS: Kasparov, Gary
quiso adoptar una defensa activa, pero NEGRAS: Karpov, Anatoly
cometió un grave error y alejó la dama
[Gligoric, Svetozar]
de la defensa del ala dama. El castigo
no tardará en llegar. 19...£d7!? 20.¦c2 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4
¦fe8=. 4.¤f3 c5
20.£a4 ¦fd8 21.¦cd1! El enroque es pasivo. Al apercibirse
Karpov, de que siguiendo este orden de
Evitando los cambios en la columna jugadas: 4...0-0 5.¥g5 h6 como en la
"c", además de ocupar las columnas partida anterior, entraba en una posi-
centrales. 21.£e4?! ¦d6. ción desagradable, el ex campeón mun-
dial introdujo una variante en su cuarta
21...¦d7? jugada, que es la única lógica en esta si-
tuación. La alternativa sería entrar en el
(solo dudosa, según Kasparov) Gambito dama con 4...d5.
21...£xb2? 22.¥xc6 ¦xd1 23.¥xb7±;
21...¦d6?! 22.¤e5±; 5.g3
21...¦c7!=]
Una nueva sorpresa. Ahora se pasa a
22.£g4! ¦cd8?? la Apertura Inglesa.

Página 136 de 212


5...¤e4 6.£d3 £a5 7.£xe4
¥xc3+ 8.¥d2 ¥xd2+ 9.¤xd2 £b6?!

El signo de duda es de Kasparov. El


negro tendrá gran dificultad para desa-
rrollar su flanco de dama, lo que da un
mejor final al blanco. Esta es la razón de
que Karpov busque complicaciones en
la apertura, pero utiliza muchas jugadas
de dama, con las obvias pérdidas de
tiempo. Esta es una señal inequívoca de
que no está a gusto con la posición.

10.dxc5! …(con idea de) ¤f3-¤d4.

10.0-0-0 cxd4 11.¤b3 (11.¤f3 ¤c6 15.¥g2 ¢e7 16.¢e2?


12.¤xd4 ¤xd4=) 11...£c6 (11...¤c6
12.c5!?) 12.¦xd4 b6 13.¥g2 ¥b7=. 16.0-0! d6 (16...b6 17.cxb6 axb6
18.¦b3 ¥b7 19.¦fb1±) 17.cxd6+ ¢xd6
18.c5+ ¢c7 19.¤c4±.
10...£xb2
16...¦d8 17.¤e4 b6 18.¤d6 ¤c7
Si toma en c5, jugaría la variante con
otro tiempo de menos. Kasparov entiende que esto es un
error. Hubiera sido erróneo 18...bxc5
11.¦b1 £c3N (Kasparov signa esto con admiración)
por 19.¤xc8+ (Kasparov da la variante
Si captura 11...£xa2 12.¥g2 con idea 19.¦xb8 ¤xb8 20.dxc5 ¤a6! (20...¥a6
de £e3 y 0-0. El peón c5 aprieta toda la 21.¦b1±) 21.¤xc8+ ¦xc8 22.¥b7 ¦xc5
posición del negro. (Kasparov en cam- 23.¥xa6 ¦a5 24.¥b7 ¦xa2+ 25.¢e3
bio da la variante: 12.£d4 0-0 ¦c2=) 19...¦dxc8 20.¥b7. Ganando. No
13.£c3°); se pueden cambiar las piezas. Lo nece-
11...£a3 12.£d4 0-0 13.¥g2². sario es cambiar el caballo de d6 que es
el que paraliza todo el juego. Sin em-
12.£d3! £xd3 13.exd3± ¤a6 bargo Kasparov continúa: 20...¦xb7
21.¦xb7 cxd4 22.¦xa7 ¤c5÷(poco cla-
13...¤c6 14.¥g2 b6 15.¤e4 (15.d4!? ro)
bxc5 16.dxc5) 15...¢e7 16.¢d2 f5
17.cxb6! axb6 18.¤c3±. 19.¦b4!

19.¤b5? ¤xb5 20.cxb5 a6! 21.c6


14.d4 ¦b8 (21.a4? axb5 22.axb5 bxc5 23.dxc5
¦xb5!) 21...dxc6 22.bxc6 ¢d6÷(poco
Resulta muy difícil movilizar las fuer- claro)
zas del ala dama del negro. 14...e5
15.¥g2! (15.dxe5 ¤xc5 16.¥g2 ¢e7! 19...¤e8 20.¤xe8?
17.0-0 d6 18.¦fe1 ¥e6!=) 15...¦b8
(15...exd4 16.¦xb7 ¦b8 17.¦xb8 ¤xb8 20.¤xc8+! ¦bxc8 21.cxb6 axb6
18.¤e4±) 16.dxe5 ¤xc5 17.0-0 b6 22.¢d3 ¤d6 23.¦c1 ¦b8 24.¦cb1 ¦bc8
18.¥d5 ¥b7 19.f4 (diagrama) 25.a4!±.

Página 137 de 212


20...¢xe8? los planes de Karpov, que no pudo
encontrar la refutación.
20...¦xe8! 21.¦hb1 ¥b7 22.d5 exd5
23.cxd5 ¢f8+ 24.¢d2 ¦a8!².
La falta de preparación de este sis-
21.¦hb1 ¥a6 22.¢e3 d5 tema se tradujo en un montón de
problemas para el juego de Karpov.
Resulta difícil reaccionar en esta po-
sición. La amenaza de Kasparov era *-*-*-*
cb6, ab6; c5, b5, a4, con gran ventaja.
22...¦dc8 23.¥f1! …(con idea de) Veamos ahora lo que sucedió en la
¦a4+-. 19ª partida, también en esta línea:
23.cxd6 ¦bc8 Kasparov, G - Karpov, A 1-0.

23...¦xd6 24.c5 ¦dd8 25.c6! ¦bc8 PARTIDA Nº 92


26.¦a4+-.

24.¢d3 Wch m Moscú RUS (19), 1985


24.¦a4! ¥xc4 25.¥b7 b5 26.d7+!+-. [E21] Defensa Nimzoindia:
Variante 4.¤f3
24...¦xd6 25.¦a4! b5 26.cxb5 BLANCAS: Kasparov, Gary
¦b8 27.¦ab4 ¥b7 NEGRAS: Karpov, Anatoly
[Gligoric, Svetozar]
Karpov salvó la pieza, pero a costa
de entrar en un final perdido. 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4
4.¤f3
28.¥xb7 ¦xb7 29.a4 ¢e7 30.h4
h6 31.f3 ¦d5 32.¦c1 ¦bd7
Esta es la posición crítica. Ahora,
32...¢d6 33.¦c6+ ¢d7 34.¦c5 ¢d6 Karpov, tras las experiencias anteriores,
35.¢c4. y con el objeto de evitar ¥g5 del blan-
co, se decide por:
33.a5 g5 34.hxg5 ¦xg5 35.g4 h5
36.b6 axb6 37.axb6 ¦b7 38.¦c5 f5 4...¤e4?!
39.gxh5 ¦xh5 40.¢c4 ¦h8 41.¢b5
¦a8. Pero este movimiento es prematuro.

Y se efectuó la jugada secreta por el 5.£c2 f5 6.g3 ¤c6?!N


blanco. Karpov notificó su abandono
sin reanudar la partida. La jugada sella- 6...b6.
da por Kasparov era 42.¦bc4 , con lo
que no se puede impedir la penetración 7.¥g2 0-0 8.0-0 ¥xc3 9.bxc3
en la séptima y, pocas jugadas mas tar- ¤a5
de, la victoria del primer jugador.
Las líneas de análisis son de Gary Esta era la idea. Primero ataca en d4
Kasparov en Chess Informant 40/683. un movimiento antes que en las ocasio-
1-0 nes anteriores, por eso no hizo ...c5,
presionando ahora en c4.
El poder de la sorpresa, de la nove-
dad, supuso una gran alteración de 10.c5 d6
Página 138 de 212
Karpov espera abrir la columna "c", La partida está ya estratégicamente
con la intención de presionar posterior- perdida para las negras.
mente, mediante ...¦c8, la estructura c3 15...¥a6 16.¦fc1 ¤c4 17.¥f1;
y £c2. El abrir esta columna iría en fa- 15...b5 16.£c3 ¤c4 17.a4.
vor de las negras, pero Kasparov tam-
bién había previsto esto. 10...b6 11.c4! 16.£c3 ¦f7
¥a6 12.¤d2 ¤xd2 13.¥xd2 ¤xc4
14.¥b4! (14.¥xa8 £xa8°) 14...d5 La única esperanza y posibilidad de
a) 14...b5 15.d5!? (15.a4); Karpov, reside en poder jugar ...b5 y
b) 14...¦b8 15.cxb6 axb6 16.¥xf8 £xf8 ¤c4, por eso Kasparov hace £c3, ya
17.d5!±; 15.cxd6 cxd6 16.£a4! £c8! que una sola pieza fuera de juego, o
17.¥xa8 b5 18.£b3 £xa8 19.a4!±. mal colocada, es suficiente para perder.
11.c4! 17.¦fc1 ¦b8 18.¦ab1 ¦e7 19.a4
¥f7 20.¥f1
Espléndida sorpresa. Kasparov sacri-
fica un peón, pero esto es engañoso. El alfil sale para ocupar una mejor
[11.cxd6? cxd6 12.c4 ¥d7 …(con idea diagonal. Ahora controlará c4 y atacará
de) ...¦c8. f5, otra de las debilidades negras.
11...b6 20...h6 21.¥d3 £d7 22.£c2 ¥e6

(Kasparov señala ?!) No era posible 22...g6!? 23.h4 ¥e6.


aceptar el peón sacrificado por el blan-
co, pues 11...dxc5 12.dxc5 (Sin embar- 23.¥b5 £d8
go, Kasparov señala esta como mejor al-
ternativa, continuando con 12.¦d1°; o Si jugamos 23...c6 aportaríamos una
bien con 12.¥a3°) 12...¤xc5 13.¥a3 nueva debilidad a la posición, 24.¥d3
£e7 14.¤e5 ¦b8 15.¤d3 b6 16.¤xc5 (diagrama)
bxc5 17.£a4 ¤b7 18.£xa7 y ganan las
blancas.

12.¥d2!

Forzando al negro a cambiar su ca-


ballo bueno. 12.¤d2? d5÷(poco claro)

12...¤xd2

12...dxc5 13.¥xa5 bxa5 14.¦fd1±.

13.¤xd2 d5

13...¥b7 14.¥xb7 ¤xb7 15.c6 ¤a5 24.¦d1!


16.d5±; Con 13...¦b8; o bien 13...c6 el
caballo queda fuera de juego. El blanco Con idea de apoyar, cuando en un
ha conseguido ya, de todas formas, una futuro se abra la partida en el centro, el
notable ventaja. avance del peón de la columna "d".
14.cxd5 exd5 15.e3± ¥e6 24...g5?!

Página 139 de 212


Quiere impedir ¤f3, jugando ...g4, Los buenos resultados que le dió a
además de intentar crear contrajuego, Gary Kasparov este esquema, hicie-
pero ya no hay tiempo. ron que lo repitiera en diversas opor-
25.¤f3! ¦g7 tunidades, sin que Anatoly Karpov lo-
grase solventar los nuevos problemas
25...¤c4 26.¥xc4 dxc4 27.d5! ¥xd5 que se plantean.
28.£xf5 c6 29.e4! ¦xe4 30.£g6++-.
*-*-*-*
26.¤e5
Veamos, a continuación, lo que su-
La tarea estratégica ya está realizada cedió en la 17ª partida de este match:
y la partida resuelta. El caballo negro de
a5 está perdido para la lucha, mientras Kasparov, G - Karpov, A ½-½
que su homónimo de e5 domina todo el
tablero. La estrategia blanca ha triunfa-
do y Kasparov debe vencer. PARTIDA Nº 93

26...f4
Campeonato del Mundo m Moscú RUS
Último intento para crear complica- (17), 1985
ciones y contrajuego en el flanco rey. [E20] Defensa Nimzoindia:
Jugadas inususales
27.¥f1! £f6 28.¥g2 ¦d8 29.e4 BLANCAS: Kasparov, Gary
dxe4 30.¥xe4+- ¦e7 31.£c3 ¥d5 NEGRAS: Karpov, Anatoly
32.¦e1 ¢g7 33.¤g4! £f7 [Gligoric, Svetozar]
Cada vez se hecha más en falta la 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4
participación del caballo de a5. 4.¤f3 c5 5.g3 ¤c6 6.¥g2 ¤e4
7.¥d2
34.¥xd5 ¦xd5 35.¦xe7 £xe7 Este movimiento es aún mejor que
36.¦e1 £d8 37.¤e5 £f6 38.cxb6 7.£d3± como había jugado anterior-
£xb6 mente Kasparov.

38...cxb6 39.£c7+ ¢g8 40.¤g4+-. 7...¥xc3!?

39.gxf4! ¦xd4?“ Posteriormente, durante la celebra-


ción del Campeonato del Mundo por
39...gxf4 40.£f3 £e6 41.¢h1 ¦xd4 Equipos, Karpov prefirió jugar 7...¤xd2
42.£g2+ ¢h7 43.¦g1+-. pero tampoco consiguió nada positivo.
Esta partida, disputada con el gran
40.¤f3 ¤b3 41.¦b1 £f6 maestro Suba, la podremos ver a conti-
nuación.
42.£xc7+.
8.bxc3!
Y la partida fue aplazada en esta la-
mentable situación para Karpov, que, Si 8.¥xc3 ¤xc3 9.bxc3 cxd4 10.cxd4
por supuesto, abandonó sin reanudar. £a5+ y el primer jugador no tiene bue-
Las líneas de análisis pertenecen a na respuesta. Esta es una posición muy
Gary Kasparov en Chess Informant original, que plantea grandes problemas
40/689. 1-0 a las negras.
Página 140 de 212
8...0-0 9.0-0 ¤a5!?N 17.¦b5 e5 18.¦c5 £f7µ) 15...f6 16.¤xc4
¤xc4 …(con idea de) 17... ¥d7 (17...
Karpov mejora la respuesta: 9...f5?! e5? 18.¥d5) 18.£b3 ¤a5=
que había efectuado en la decimoterce-
ra partida de este match. 11...¤xd2!

10.dxc5!? 11...¤xc5? 12.¤b5 £b8 13.¥e3±.

10.¤e5? ¤xd2 11.£xd2 d6³; 10.£c2 12.£xd2 ¤xc4


f5÷; Debemos decir que el blanco pue-
de jugar mejor. Aquí se puede efectuar El negro juega ahora por la ventaja,
10.¥f4!? con lo cual se evita ...£c7!, que pero las blancas se van a defender bien.
da mucha actividad al segundo jugador.
Un ejemplo de continuación podría ser: 13.£g5
10...¤xc4
a) Karpov, en cambio analiza las si- …(con idea de) £e7.
guientes variantes: 10...¤xc3? 11.£c2
(11.£d3 cxd4 12.¤xd4) 11...cxd4 13...f6
12.¤xd4+-;
b) 10...g5?! 11.¤xg5 ¤xg5 12.h4±; 13...d5?! 14.cxd6 (14.e4 e5! 15.¤b3
c) 10...d6 11.dxc5 (11.£d3 f5 12.¤d2 h6³) 14...¤xd6 15.¦fd1 ¥d7 (15...£xc3
¤xd2 13.¥xd2) 11...¤xc4 (11...dxc5 16.£e7±) 16.£e7 ¦fe8 17.¤xe6±.
12.£xd8 ¦xd8 13.¥c7+-) 12.cxd6±;
d) 10...b6 11.¤g5 ¤xg5 12.¥xg5 £xg5 14.£f4 ¤e5?!
13.¥xa8 d5 14.cxd5 ¥a6 15.¥c6 exd5
16.¥d7 £e7 17.¥g4±; 14...e5? 15.¥d5+ ¢h8 16.¤b5+-; Si
e) 10...d5!? 11.cxd5 exd5 12.dxc5±; 14...£xc5!? 15.¤b3 con complicaciones.
11.dxc5 ahora sí, con ventaja para las 15...£b5 16.¤d4! (16.£c7 d5 17.e4 £c6!
blancas, pues la jugada negra 11...¤a5 18.£e7 dxe4 19.¦ad1 f5! (19...b6
tampoco parece muy convincente. 20.¦d4 f5 (20...¦e8 21.¦xc4) 21.¦fd1
¥a6 22.¦d7+-) 20.¤d4 (20.¦d4 b5
10...£c7! 21.¦fd1 ¦e8 22.¦d8 ¥a6 23.¦1d7
£xd7! 24.£xd7 ¦axd8-+) 20...£b6!µ
Kasparov se llevó una buena sorpre- (20...£d5? 21.¤f3 exf3 22.¦xd5 fxg2
sa en este momento, pues no había pre- 23.¦d8 gxf1£+ 24.¢xf1 ¦xd8
visto esta continuación. 10...b6?! 11.¤e5 25.£xd8+ ¢f7 26.£c7+±)) 16...£a6
¤xd2 12.£xd2 ¦b8 13.£d6±. (16...£e5 17.¤xe6!! £xe6 18.£d4 ¤b6
19.a4 a5 20.c4° (20.¦ab1? ¦a6 21.c4
11.¤d4?! ¢h8 22.c5 ¤a8µ)) 17.£c7 d5 18.¦fb1!?
(18.¤f5 exf5 19.¥xd5+ ¥e6 20.¥xb7
11.¥f4 £xc5 12.£c2 f5=; 11.¥e3 £b6³; 18.e4 £b6) 18...£d6 19.¤b5
¤xc4 (11...¤xc5 12.¥f4±) 12.¥d4 d5 £d7 (19...£xc7 20.¤xc7 ¦b8 21.¤a6=;
(12...e5 13.¤xe5±; 12...¤xc5 13.¥xg7 19...£d8 20.£xd8 ¦xd8 21.¤c7=)
¢xg7 14.£d4+ f6 15.£xc4 d5 16.£h4²;
12...f6 13.£d3 d5 14.cxd6 ¤exd6 20.£xd7 ¥xd7 21.¤c7 ¦ab8 22.¤xd5
15.¤d2 ¤xd2 16.£xd2 e5 17.¥d5+ ¢h8 ¤a3 23.¦b3 ¤c2 24.¦c1 exd5 25.¥xd5+
18.¥e3 ¤c4 19.£d3 ¤xe3 20.£xe3±) ¢h8 26.¦xc2 ¥a4 27.c4 ¥xb3
13.cxd6 ¤exd6 14.¤e5 (14.£b3 f6 28.axb3³.
15.¦fd1 e5 16.¥e3 ¢h8=) 14...¦d8!?
15.£a4 (15.f4 f6 16.¤xc4 ¤xc4 17.£d3 15.¤b3 ¦b8 16.£d4 b6 17.f4 ¤f7
e5 18.fxe5 fxe5 19.¥c5 £xc5+-+;
15.£d3 f6 16.¤xc4 ¤xc4 17.¦ab1 e5 Karpov ha resuelto sus problemas
18.¦b4 ¤a5µ; 15.¦b1 f6 16.¤xc4 ¤xc4 principales, y podemos considerar que
Página 141 de 212
en el tablero hay completa igualdad. talán. De esta forma, el negro debe jus-
17...bxc5 18.£xc5 £xc5+ 19.¤xc5 ¦b5 tificar el movimiento ...¥b4.
20.¤e4 ¤c4 21.¦ab1 ¦b6 22.¦b4 d5=.
5...¤c6!?
18.¦fd1 ¦d8 19.c4 ¥b7 20.¥xb7
No sería correcto hacer 5...£a5?! por
20.e4 e5! 21.£e3 d6³ 6.¥d2 cxd4 7.¤xd4 £c5 8.e3 ¤c6 9.a3
¥xc3 10.¥xc3 £e7 11.b4 con ventaja
blanca, como ocurrió en la partida Polu-
20...¦xb7 21.cxb6 ¦xb6 22.c5 gaievsky-Nikolic.
¦c6 23.¦ac1 d5=
6.¥g2 ¤e4 7.¥d2 ¤xd2 8.£xd2
23...e5 24.£c4². cxd4 9.¤xd4 ¤e5 10.¤c2!N ¥e7

24.cxd6 ¦dxd6 25.£e3 ¦xd1+ Es malo 10...¤xc4?! 11.£d4 (diagra-


26.¦xd1 g6 27.¦c1 ma)

27.¤d4 £b6 28.¢f2 ¦d6³.

27...¦xc1+ 28.£xc1 £b6+


29.£c5.

Y se acordaron las tablas. La igual-


dad de posibilidades en el final es evi-
dente.
Las líneas de análisis son de Anatoly
Karpov, en Chess Informant 40/682.
½-½

*-*-*-*
Presionando en g7.
Veamos lo que pasó en el Campeo- 11.¤e3 f5!÷ 12.0-0
nato Mundial de Clubes: Suba, M -
Karpov, A ½-½. 12.¤b5? ¤f7 …(con idea de) ...a6
12...a6 13.¢h1
PARTIDA Nº 94
Prepara f4.
Campeonato Mundial por Equipos, Lu-
zerna SUI (1), 1985 13...0-0
[E20] Defensa Nimzoindia:
Jugadas inusuales 13...h5!?
BLANCAS: Suba, Mihai
NEGRAS: Karpov, Anatoly 14.f4 ¤f7 15.¤c2
[Gligoric, Svetozar] …(con idea de) e4.
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 15...£c7 16.b3 ¦b8
4.¤f3 c5 5.g3
…(con idea de) b5.
Suba imita el juego de Kasparov,
consistente en plantear el esquema Ca- 17.¤d4 ¤d6 18.a4 b6
Página 142 de 212
Las últimas jugadas de Suba han es- Pasemos de nuevo a examinar este
tado destinadas a impedir la ruptura sistema con la siguiente partida:
...b5.
Giorgadze, T - Polugaevsky, L 1-0,
19.e4 fxe4 20.¤xe4 ¤xe4 Unión Soviética 1983.
21.¥xe4 ¥b7
PARTIDA Nº 95
El blanco tiene una ligera ventaja,
pero ha simplificado demasiado. USSR USSR, 1983
[E20] Defensa Nimzoindia:
22.¥xb7 £xb7+ 23.£g2 ¥f6 Jugadas inusuales
24.¦ad1 ¦fc8 25.£xb7 ¦xb7
26.¦f2 d5= BLANCAS: Giorgadze, Tamaz
NEGRAS: Polugaievsky, Lev
¹(es mejor) 26...¢f8³ (diagrama) [Gligoric, Svetozar]

1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4


4.¤f3 c5 5.g3 cxd4

La posición se ha traspuesto a una


partida Inglesa.

6.¤xd4 0-0

…(con idea de) ¥e7, ¥c5, g5.

27.cxd5 exd5 28.¢g2

28.¦d3 ¦bc7 …(con idea de) ...¦c3.

28...¦c3 29.¦f3 ¦bc7.

Y se acordaron tablas algunas juga-


Con idea de hacer ...d5.
dasmás tarde. Aunque Suba mantiene
un poco de ventaja, el material es ya
7.¥g2 d5 8.£b3!
muy reducido para ganar. 30.¤e6 ¦7c6
31.¦xc3 ¦xc3 32.¦xd5 ¦xb3 33.¤c7
Si 8.cxd5 ¤xd5 9.¥d2 ¥xc3 10.bxc3
¦b4 34.¤xa6 ¦xa4 35.¤c7 ¦a2+
36.¢h3 ¦b2 37.g4 ¦b3+ 38.¢g2 ¦b2+ e5! 11.¤b3 ¤c6 12.0-0 ¤b6!!
39.¢f3 h6 40.g5 hxg5 41.fxg5 ¥xg5.
Las líneas de análisis son de Suba, en
Chess Informant 40/680. ½-½ DIAGRAMA

*-*-*-*

Página 143 de 212


14.¥c5 a6!

14...¦d8

…(con idea de) ...¤d5.

15.£c5

A pesar del peón de menos, el pri-


mer jugador mantiene una posición mu-
cho más activa, además de la ventaja de
la pareja de alfiles.
15...¦xd1 16.¦xd1 a6 17.¤d6
Y el blanco tiene grandes problemas
para igualar, por la debilidad de c4. Es- 17.¤a3 ¤d7.
to sucedió en la partida Tal-Timman,
Bugojno 1980. 17...¤d7 18.£a3 £c7 19.£a4
¤a5 20.¤xb7!² ¤xb7 21.£c6!
8...¥xc3+
Con este golpe de táctica, Georgadze
Si 8...¥c5 9.¥e3! recupera la pieza sacrificada y se asegu-
ra la pareja de alfiles para afrontar el fi-
9.bxc3 e5 10.¤b5 dxc4 11.£a3! nal con garantías de victoria.

21...£xc6 22.¥xc6 ¦b8 23.¥xd7


No sería bueno 11.£xc4? a6 12.¤c7 ¦d8 24.¥a4 ¦xd1+ 25.¥xd1 (Final)
¦a7 (diagrama).
25...¢f8 26.¥c1 ¢e7
27.¥a3+ ¢d7 28.¥c2 g6 29.f3 ¢c6
30.¢f2

30.¥f8!

30...¤c5 31.¢e1 f5

31...¢b5!?

32.¥c1 ¢d5 33.¥g5 e4

Con la amenaza ...b5, que es gana-


dora.

11...¤c6 12.¥e3!N ¥e6 13.¦d1


£b8™(Única)

Resulta difícil encontrar una buena


casilla para la dama.

14.0-0
Página 144 de 212
La ventaja de la pareja de alfiles se BLANCAS: Cordes, Hans Joerg
empieza a hacer notar. NEGRAS: Miles, Anthony J
34.¢d2 exf3 35.exf3 ¥d7 36.¥d1 [Gligoric, Svetozar]
¥a4 37.¥e2 ¤d3
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4
Polugaevsky intenta cambiar el alfil 4.¤f3 c5 5.g3 b6?!
de casillas blancas, con objeto de redu-
cir la ventaja, pero Georgadze juega El negro intenta solventar los proble-
con precisión. mas de desarrollo del alfil dama.
38.¥f1 ¥c6 39.¢e3 ¤c1 40.¥e7 6.¥g2 ¥b7 7.d5!N
¤d3
Unica posibilidad de mantener la ini-
No sirve 40...¤xa2? 41.¢d2+- y el ciativa. 7.0-0 ¥xc3 8.bxc3 ¤c6 (8...£c8
caballo no sale. 9.d5±) 9.¥f4 ¤a5 10.¤d2 ¥xg2
11.¢xg2 ¤h5! 12.¥d6! ¤b7 13.e4 g6
41.¥f8 h5? 42.h4 ¥d7 43.¥h6 14.dxc5 bxc5 15.¤b3 £b6 16.¥xc5!
¤xc5 17.£d4 0-0 18.¤xc5 ¦ac8!= Wo-
Malo sería 43.¥g2? f4+! 44.gxf4 ¥f5= ckenfuss-Miles, BRD 1983.
igualdad.
43...¥c6 44.¥f4 ¤c5 45.g4!!+- 7...exd5 8.¤h4 ¤e4 única 9.¥xe4
¥xc3+ 10.bxc3 dxe4 11.£d6° f6!
Con este movimiento, Georgadze de-
cide la contienda. 11...£e7? 12.¤f5+-; 11...£f6 12.£xf6
gxf6 13.¤f5±.
45...¤a4 46.gxh5 gxh5 47.¢d2
¤c5 48.¥g5 ¤d3 49.¢e3 ¢c5 12.¤f5 g6?
50.¥e2 ¥e8 51.f4 ¥f7 52.¥f3 a5
53.¥b7 ¥e6 54.¥e7+ ¢b5 55.¢d4 12...¢f7! 13.£f4 ¢f8 14.¤d6°(com-
¤c1 56.¥f3 ¤xa2 57.¥xh5 ¤c1 pensación)
58.¥e8+ ¢a6 59.¢e3.
13.¥g5!± ¦f8
La pareja de alfiles ha sido decisiva
para obtener el triunfo. Sería erróneo 13...fxg5? 14.£e5+ ¢f7
Las líneas de análisis pertenecen a 15.¤h6++-; 13...¢f7 14.¤h6+ ¢g7
Tamas Giorgadze, en Chess Informant
36/643. 1-0 15.¤g4! fxg5 16.£e5+ ¢f7 17.¤h6++-.
*-*-*-* 14.£e5+!

Y nos quedan dos ejemplos más a Resulta obvio que la dama es tabú,
este respecto: Cordes, H - Miles, A 1- pues el caballo se desplaza a d6, desde
0, Bad Woerishofen 1985. donde da mate. La posición es intere-
sante.
14...¢f7
PARTIDA Nº 96
14...fxe5? 15.¤d6 mate.
Bad Woerishofen GER, 1985 15.¤d6+ ¢g7 16.¤xb7
[E20] Defensa Nimzoindia: ¤c6™(única) 17.£d5! £c7 18.¤d6
Jugadas inusuales fxg5
Página 145 de 212
18...¤e7 19.¥xf6+. BLANCAS: Timman, Jan H
NEGRAS: Korchnoi, Viktor
19.h4!+- e3 20.f3 gxh4
[Gligoric, Svetozar]
20...¦ae8 21.¤xe8+ ¦xe8 22.0-0-
0+-; 20...g4 21.h5 gxf3 22.exf3+-. 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4
4.¤f3 c5 5.g3 b6 6.¥g2 ¥b7 7.d5?!
21.¦xh4 £d8 22.0-0-0
Los signos son de Korchnoi.
El blanco venció algunas jugadas
más tarde. Cordes consiguió clara venta- 7...exd5 8.¤h4 ¤e4 9.¥xe4
ja, y la razón podría buscarse en la un- ¥xc3+ 10.bxc3 dxe4 11.£d6
décima jugada, con un ...f6 poco con-
vincente. Hasta aquí todo es igual a la partida
anterior.
22...£e7 23.¦dh1 ¦h8
11...£f6!
23...h5 24.¦xh5! ¦h8 (24...gxh5
25.£xh5+-) 25.¤f5+! gxf5 26.£xf5+-. Para liberarse inmediatamente de la
fuerza que imprime la dama blanca en
24.¤f5+! gxf5 25.£xf5 h5 d6. No es bueno 11...£e7 ya que existe
la respuesta 12.¤f5!
25...h6 26.¦g4+.
12.£xf6 gxf6 13.¤f5 ¤c6 Única
26.¦xh5 ¦xh5 27.¦xh5 £e6 14.¤d6+ ¢e7 15.¥f4
28.¦g5+ ¢h8 29.£f4! £h6 30.¦g8+
¢xg8 31.£xh6 ¦e8 32.£g6+ ¢f8 Si 15.¤xb7 ¦ab8 recuperando la pie-
33.£f6+ ¢g8 34.£g5+ ¢f7 35.£f4+ za con buen juego para las negras.
¢g7 36.£g4+. 16.¤xc5 bxc5µ.
Las líneas de análisis pertenecen a 15...¤a5 16.f3?!
H.J.Cordes en Chess Informant 39/678
1-0 16.¤f5+ ¢e6 (16...¢e8 17.¤d6+
¢f8?! 18.0-0-0°) 17.¤g7+ ¢e7
Cordes consiguió clara ventaja, y 18.¤f5+=.
la razón podría buscarse en la undéci-
ma jugada, con un 11...f6 poco con- 16...¥a6 17.fxe4?
vincente.
17.¤f5+=.
*-*-*-*
Timman y Korchnoi tuvieron 17...¤xc4
oportunidad de discutir este punto
sobre el tablero, y el ex subcampeón 17...¥xc4!?µ.
mundial se apartó de esta partida, 18.¤f5+ ¢d8µ
justo en ese momento. Ocurrió así:
El juego es bastante complicado para
ambos contendientes.
PARTIDA Nº 97
19.¤h6 ¦e8 20.¤g4
Tilburg it Tilburg NED, 1985
[E20] Defensa Nimzoindia: 20.¤xf7+ ¢c8 …(con idea de)
Jugadas inusuales ...¦e4.
Página 146 de 212
20...¢e7 21.0-0 h5 22.¤h6 ¥b7 40...fxe6 41.h5 d4! 42.cxd4 c4!
23.¤f5+ 43.¦c7?
23.e5 fxe5 24.¥g5+ ¢d6µ. 43.d5? exd5 44.¦c7 (44.¢f4 c3
45.¦c7 ¤c5!µ) 44...¤g5+ …(con idea
23...¢d8 24.¤g7 ¦xe4?! de) ...¤e6;
Timman va a conseguir un peón pa- 43.¢f4! ¦c8 44.¦xe6 c3 45.d5 c2
sado en la columna "h", pero, a pesar 46.¥b2 c1£+ 47.¥xc1 ¦xc1 48.h6 ¦f1+
de todo, Korchnoi mantiene sus piezas 49.¢e5 ¤xg3 50.d6 ¢c6 51.h7 ¦e1+
muy activas, lo que le aportará un fuer- (51...¦h1 52.¦e7+-) 52.¢f6 ¦h1
te contrajuego. 24...¦h8! … (con idea 53.¢g7 ¤h5+ (53...¦xh7+ 54.¢xh7
de) ...¥e4 Timman. ¤e4=) 54.¢g8 ¤f4 55.¦f6 ¤d5 56.¦g6=.

25.¤xh5 ¦xe2 26.¦f2 ¦xf2 43...¤c3!!-+ 44.h6 ¤d5


27.¢xf2 (Final) f5 28.¦d1!
Con buen criterio, Korchnoi inutiliza
28.¦e1 ¥e4 29.¤f6 d5 30.¤xd5 la gran diagonal negra y de esta forma,
¥xd5 31.¦d1 ¢e7 32.¦xd5 ¢e6µ. el alfil no puede colaborar en la defensa
del avance de peones.
28...d5?
45.a4+
28...d6 …(con idea de) ¥e4, ¢d7.
45.¦d7 c3 46.¢e2 ¦c8 47.¦xd5+
29.¦e1!÷ ¤b2 30.¥g5+ ¢d7 exd5 48.¢d1 ¢b4 49.¢c2 b5 50.h7 ¢a3
31.¦e7+ ¢c6 32.¥f6! 51.h8£ ¦xh8 52.¥xh8 b4 53.¢b1
c2+-+.
32.¦xf7 ¤d1+ 33.¢e1 ¤xc3³.
45...¢b4
32...¤c4 33.h4 ¤d6 34.¥e5 ¥c8
45...¢xa4? 46.¦xc4+ ¢b3 47.¦c6 a5
Korchnoi se ha consolidado en el 48.¦xe6 a4 49.¦e5! ¢c4 (49...a3
centro y disfruta ahora de una peligrosa 50.¦xd5 a2 51.¦b5+ ¢c4 52.d5+-)
mayoría en el flanco de dama. 50.h7+-.
35.¢f3 ¥e6 36.¤f4 ¤c4 37.¦c7+ 46.¦c6 c3 47.h7 ¢xa4 48.h8£
¦xh8 49.¥xh8 ¢b3
37.¥f6? ¢d6 38.h5 ¤e5+ …(con
idea) ...¤g4. 49...b5 50.¦xe6 b4 51.¦a6+! ¢b5
(51...¢b3 52.¥g7÷) 52.¦d6 b3
37...¢b5 38.¥g7 ¤d6 39.¦e7
¤e4 40.¤xe6?! 53.¦xd5+ ¢a6 54.¦d6+ ¢b7 55.¦d7+
¢c8 56.¦d5 b2 57.¦c5+ ¢d7 58.¦xc3
40.h5 d4 41.cxd4 ¥xa2 (41...cxd4 b1£ 59.¥e5 £f1+ 60.¢e3 a5µ.
42.¤xe6 (42.h6 ¦d8 43.¤d3 ¢c4
44.¤e5+ ¢d5 45.¢f4 ¤f2!?÷ (45...f6÷)) 50.¥e5?
42...fxe6 43.¦d7! (43.¢f4? ¦d8µ)
43...¢c6 44.¦xd4 ¤g5+ 45.¢f4 ¤f7±) 50.¦xe6 a5 (50...c2? 51.¦e1 (51.¦c6?
42.dxc5 (42.d5 ¦d8 43.h6 ¤g5+ 44.¢e3 ¢b2-+) 51...b5 (51...¢b2? 52.g4! fxg4+
¥xd5µ; 42.¤h3 f6 43.h6 ¥g8³) 53.¢e4+-; 51...a5 52.¢e2 a4 53.¢d2 a3
42...bxc5 43.h6 ¤g5+ 44.¢e3 a5 45.¤h5 54.¦c1 a2 55.¥g7 b5 56.¥e5 ¢a3
a4 46.¤f6 a3 47.h7 ¤xh7 48.¤xh7 57.¥d6+ ¢b3 58.¥e5=) 52.g4! a)
¥d5=. 52.¥g7 b4 53.¥h6 ¢a2 54.¦e2 (54.¦e5
Página 147 de 212
f4-+) 54...b3 …con idea de ...¤b4, Y esto sucedió también con otras
...b2-+; b) 52.¢e2 b4 53.¢d2 ¢b2 líneas de aperturas, en las que Gary
54.¥g7 b3 55.¥h6 a5 56.¢d3 ¤b4+ Kasparov introdujo nuevas jugadas o
57.¢c4 ¢a2 58.¦e5 b2 59.¦xa5+ ¢b1-
+; 52...fxg4+ 53.¢e4 ¤c3+ 54.¢d3 ¤a2 recuperó para el ajedrez magistral
55.d5! (55.¢d2? c1£+ 56.¦xc1 ¤xc1 antiguas y olvidadas ideas, con las
57.¢xc1 g3 58.d5 (58.¥e5 g2 59.¥h2 que fue consiguiendo su pretendido
¢c4 …con idea de ...a5-a4, ...b4-b3, propósito, en definitiva, que no era
...a3-+) 58...¢c4µ) 55...c1£ 56.¦xc1 otro que alcanzar ventaja en la aper-
¤xc1+ 57.¢e3! a) 57.¢e4 ¢c4 58.¥d4 tura.
(58.d6 ¤b3-+) 58...¤e2-+; b) 57.¢d4
g3-+; 57...¤a2 58.d6 ¤b4 59.¢d4 ¤c6+
De esta forma, también guardaba
60.¢c5=) 51.¦e1 a4 52.g4 (52.¢e2 ¢c2!
53.¢f3 ¢d2 54.¦a1 c2-+) 52...fxg4+ Kasparov serios e interesantes análi-
53.¢e4 ¢c4 54.¦a1 b5 55.¥e5 (55.¥g7 sis para el momento de conducir las
g3) 55...b4 56.¥d6 (56.¦xa4 c2 57.¦a1 piezas ngras.
b3-+) 56...c2 57.¦c1 b3 58.¥a3 ¤c3+
59.¢e3 ¤b5 60.¥f8 ¢c3 61.d5 b2 En este aspecto, destaca la Varian-
62.¥g7+ ¢b3 63.¥xb2 ¢xb2 64.¢d2 te Scheveningen de la Defensa Sicilia-
¤d4-+. na, que utilizó en diversas ocasiones.
50...a5 51.¥c7 a4 52.¥xb6 a3
53.¦c5 ¤xb6 54.¦b5+ ¢c4 Vamos a analizar la última y deci-
55.¦xb6 a2 56.¦a6 c2 57.¢e2 ¢b5 siva partida del match, que se desa-
rrolló dentro de un planteo Scheve-
El primer jugador perdió su opción ningen: Karpov, A - Kasparov, G 0-1.
cuando no pudo ejercer la fuerza de su
alfil de casillas oscuras en la gran diago-
nal. PARTIDA Nº 98
Esta partida demuestra que ...b6 pue-
de ser una alternativa para el juego ne- Campeonato del Mundo, Moscú RUS
gro. (24), 1985
Las líneas de análisis pertenecen a [B85] Defensa Siciliana:
Viktor Korchnoi en Chess Informant Variante Scheveningen
40/678. 0-1 BLANCAS: Karpov, Anatoly
NEGRAS: Kasparov, Gary
*-*-*-* [Gligoric, Svetozar]

Sin embargo, durante la celebra- 1.e4 c5 2.¤f3 d6 3.d4 cxd4


ción del match por el Campeonato 4.¤xd4 ¤f6 5.¤c3 a6!
del Mundo, Karpov vio como todas Las razones que mueven esta jugada
sus preparaciones para jugar con ne- son las de evitar el Ataque Keres, plan-
gras contra peón de dama se iban al teo que ya utilizó Karpov contra Kaspa-
traste. La sorpresa de Kasparov en la rov anteriormente.
primera partida hizo que el ex cam- 6.¥e2 e6
peón mundial no encontrase su sitio
en el tablero durante el resto del tor- En este momento, el negro puede ju-
neo. gar también 6...e5 pero este movimien-

Página 148 de 212


to deja un peligroso hueco en d5, con- En esta posición, Karpov intento va-
tra el que Anatoly Karpov sabe jugar rias jugadas. Al final, llegó a la conclu-
muy bien. Como ejemplo de esta línea sión de que hay que desarrollarse rápi-
desarrollaremos, una vez finalizada esta damente y por eso efectúa £d2!.
partida, el enfrentamiento Karpov-
Nunn. 13...¥d7 14.¤b3
7.0-0 ¥e7 8.f4 0-0 9.¢h1 £c7 De esta forma se evita el cambio en
10.a4 d4, y el posterior e5 del negro. Así man-
Esta es una decisión importante. Kar- tiene Karpov la posibilidad de atacar el
pov sigue la recomendación de Ma- flanco de rey con peones.
roczy, pero esta jugada pierde un tiem-
po, además de debilitar los puntos b4 y 14...b6
d5, casillas que pasarán a ser de domi-
nio negro en un futuro. La intención del 14...b5?! 15.axb5 axb5 16.¥e2 b4
blanco es evitar la maniobra ...b5, ¥b7, 17.¤b5 ¦xb5².
¤bd7, que puede ser jugada en algunas
variantes. Así, el blanco juega en todo 15.g4 ¥c8
el tablero, pero no está claro que sea
esto lo mejor. Sabemos, por la Defensa
India de Rey, que cuando se quiere ac-
tuar en el flanco de rey, no se deben
mover los peones del flanco de dama,
pues se pierden tiempos en el ataque,
además de favorecer el contrajuego del
rival. Karpov, jugando contra Kasparov,
en el transcurso del primer match por el
título mundial, ensayó lo siguiente:
10.£e1 b5 11.¥f3 ¥b7 12.e5 ¤e8! 13.f5
dxe5 14.fxe6 ¥xf3 15.exf7+ ¦xf7
16.¤xf3 ¤d7÷ y la posición no está
clara. Si se continúa 17.¥g5 ¥f8! y la
ventaja del primer jugador es ligerísima
y la valoración complicada. (17...¥xg5
18.£e4 y el bando blanco se queda con Kasparov libera la casilla d7 para el
la ventaja) 18.a3? Esto es pasivo. caballo, ante un eventual g4-g5.
18...¤d6„(contrajuego) 19.¤d2 ¦xf1+
20.£xf1 £c6 21.¦e1 ¦e8 y se acorda- 16.g5 ¤d7 17.£f2!
ron las tablas, pues la ventaja blanca se
ha ido. Karpov-Kasparov, m/43 Wch Pocos días antes de celebrarse esta
1984. Esta idea no la volvió a repetir partida, Andrei Sokolov había jugado
Karpov nunca. con Zoltan Ribli lo siguiente: 17.¥g2
¤a5? 18.£f2 ¥f8 19.¦ad1 ¤c4 20.¥c1
10...¤c6 11.¥e3 ¦e8 b5 etc., consiguiendo vencer el soviéti-
co. Karpov mejora la idea.
El orden de jugadas establecido por
el estudio de Kasparov y Nikitin parece
muy exacto. La idea es cambiar en d4 y 17...¥f8
efectuar luego e5, con lo que se libera
el juego negro. 17...¤a5 18.¦ad1.

12.¥f3 ¦b8 13.£d2 18.¥g2 ¥b7 19.¦ad1 g6


Página 149 de 212
Hasta aquí llegaba el estudio de la- ¤xh2-+) 30...£c8! 31.¤xc4 d5!!
boratorio. Karpov empleó cuarenta mi- 32.£xf8+!! (32.¤xb6? £xh3 33.£f4
nutos para efectuar la siguiente jugada, ¥c5+ 34.¢h1 ¤g4; 32.¤d6 £xh3
mientras que Kasparov reflexionaba du- 33.¤xd5 ¤f3+) 32...¢xf8 33.¤xe5 £xh3
rante veintiocho la respuesta. 34.¥f4÷) 25...£c4! 26.£xh7+ ¢f8
27.¤d2! ¥xg2+ 28.¢xg2 £c6+ 29.¤f3
20.¥c1 gxf5 30.£xf5 ¤d5! 31.¢g1 ¤xc3
32.bxc3 (32.¤xe5? ¤e2+) 32...£c5+
33.¦f2 ¦c7²; 25.¢xg2 gxf5 26.£xf5
¤f8 con ligera ventaja negra. Por esto
Karpov no rompe. Además tiene una
gran debilidad en b4, y su caballo de b3
no participa en el ataque. La respuesta
de Kasparov es muy buena, pues con:

23...¦e7!!

Defiende en f7 y prepara la ruptura.


23...¥xc3?? 24.bxc3 £xc3 25.¥d4 £xc2
26.¦xh7!

24.¢g1
…(con idea de) ¦d3-¦h3. 20.f5?!
¤ce5; 20.£h4?! ¥g7 21.¦f3 ¤b4 22.¦h3 24.¥d4 e5; 24.¤d4 e5 25.¤de2 exf4!
¤f8. (25...¤xc2? 26.f5) 26.¤xf4 ¦ce8;
24.f5 exf5 25.exf5 ¥xg2+ 26.£xg2
(26.¢xg2? ¥xc3! 27.bxc3 £xc3 28.¥d2
20...¦bc8?!
(28.£h4 h5) 28...£c4) 26...gxf5÷(poco
claro).
20...¤c5! 21.¤xc5 bxc5 22.¦d3 ¤d4
23.¦h3 £e7! …(con idea de) 24.£h4 24...¦ce8!
h5.
…(con idea de) f5.
21.¦d3 ¤b4 22.¦h3 ¥g7?!
25.¦d1!
22...f5 23.gxf6 ¤xf6 24.f5 (24.£d4?
e5! 25.£xb4 d5 26.¤xd5 ¤xd5 27.£e1 A pesar de que tiene ventaja de es-
¤xf4µ) 24...exf5 25.exf5 ¥g7÷(poco pacio y posibilidades de atacar en el
claro) 26.¦g3 (26.¤d4 ¤g4) 26...¦f8! flanco de rey, Karpov no cuenta con la
participación del caballo de b3.
23.¥e3?
23.£h4? ¤f8 24.f5 exf5 25.exf5 25...f5 26.gxf6
¥xg2+ 26.¢xg2 £b7+ 27.¢g1 ¥xc3
28.bxc3 ¦e4!µ. Si el blanco hubiera ju- 26.£d2 e5! 27.exf5 gxf5 28.¤d5
gado 23.f5?! exf5 24.exf5 ¥xg2+ a) ¤xd5 29.¥xd5+ ¢h8ƒ(iniciativa).
24...gxf5 25.£h4! £c4 26.£xh7+ ¢f8
27.£xf5 ¥xg2+ 28.¢xg2 ¤xc2 26...¤xf6!
29.¥f4!±; b) 24...¤e5! 25.£h4! (25.f6
¥xg2+ 26.¢xg2 £b7+ 27.¢g1 ¥f8 26...¥xf6?! 27.£d2.
28.£h4 h5 29.£xb4 ¦c4 30.¤a5!
(30.£a3? ¦g4+ 31.¦g3 ¤f3+ 32.¢f2 27.¦g3
Página 150 de 212
Se amenazaban ...¤g4. 27.¥xb6 41...¥xe5 42.¦xh7+ ¥g7°(compensa-
£b8! (27...¤g4? 28.¥xc7 ¤xf2 ción)
29.¥xd6±) 28.¥f3 e5!?°compensación
(28...¦f7°). 36...¦b7 37.£xa6 ¦xb3 38.¦xe6
¦xb2°
27...¦f7 28.¥xb6 £b8 29.¥e3
¤h5 El blanco tiene compensación por la
pieza. (Kasparov en cambio, dice que el
Por esta razón Kasparov sacrificó en negro ya tiene juego ganador).
b6. Ahora asume la iniciativa y causará
graves problemas a Karpov. 39.£c4 ¢h8 40.e5??
30.¦g4
Este grave error, cometido por el
30.¦f3?! ¥xc3! (30...¤f6) 31.bxc3 apuro de tiempo, en la intención de ac-
¤a2. 30...¤f6 31.¦h4!? (31.¦g5? ¥h6 tivar la ¦h4, costó la partida, el match y
32.¦g3 ¤h5 33.¦f3 ¦ef8 34.¥h3 el título mundial. Karpov pudo jugar
¥c8!µ). Con 31.¦g3 Karpov tiene tab- mejor: 40.¦xe8+ £xe8 41.¤d1 ¤a3
las, pero no hay que olvidar que Kar- 42.£d3 ¦a2! (42...¦b1? 43.e5 h6
pov necesitaba ganar para mantener en 44.¦d4!) 43.¥h3! (Kasparov sólo men-
su poder el título de campeón del mun- ciona 43.¤e3 £f8!-+) 43...¥c6 44.e5 (o
do. 31...¤h5=. bien 44.¥f5) 44...h6 45.£d6„(contra-
juego) con mucho contrajuego para las
31...g5! 32.fxg5 ¤g4!? blancas; 40.g6! h6 41.¦xe8+ £xe8
42.¤d1 ¤a3 43.£f7 £xf7 44.gxf7 ¦b1
32...¤xe4!?÷(compensación). 45.¥f3 ¤c4 46.¦f4 ¦b8-+. Ahora Kas-
parov vence fácilmente con
33.£d2 ¤xe3 34.£xe3 ¤xc2
35.£b6!
40...£a7+
35.£h3? £a7+ 36.¢h1 ¤e3 37.¦g1
(37.¦e1 ¤xg2 38.£xg2 £f2 (38...£b6) Y Karpov no tiene buena respuesta.
37...¤xg2 38.£xg2 d5!µ. Si 41.¢h1 ¥xg2+ 42.¢xg2 ¤d4+.

35...¥a8! Las líneas de análisis pertenecen a


Gary Kasparov en Chess Informant
Kasparov presiona fuertemente so- 40/300. 0-1
bre la columna "b", lo que decide a Kar-
pov a cambiar una pieza por peones. Y Esto demuestra que el esquema
esta es la mejor solución.
negro continúa teniendo algunos pro-
36.¦xd6??“(apuro de tiempo) blemas, no quedando claro aún cuál
es la mejor continuación. La posición
36.£xb8 ¦xb8 37.¥h3! ¦e7! es muy complicada.
(37...¦xb3?! 38.¥xe6 ¦xb2 39.¦xd6
¥xc3 40.¦f4! ¥d4+! 41.¢g2! ¥xe4+! La duda que queda es la decisión
42.¦xe4 ¥c5 43.¥xf7+ ¢xf7 44.¦f6+ tomada por Karpov en la apertura de
¢g7 45.¦e2!²) 38.¦xd6 ¦xb3 39.¦d8+ la última partida. Debió o no, abrir el
(39.¥xe6+ ¦xe6 40.¦xe6 ¤d4!) 39...¢f7 juego con peón de rey?
40.¦xa8 ¦xb2 41.e5!? (41.¤e2 ¤d4
42.g6+ (42.¤xd4? ¥xd4+ 43.¢h1 ¦c7)
42...¢xg6 43.¦g4+ ¢h6 44.¦h4+=) *-*-*-*
Página 151 de 212
Veamos una idea mucho más sóli- 17...£d7 18.¦e1 ¦d8
da, a partir del Gambito de Dama, y
Si 18...¦e8 19.¦xe8+ £xe8 20.£f4²
que fue usada por Kasparov en la 23ª (diagrama)
partida del Campeonato del Mundo,
que era, a su vez, la penúltima. Kas-
parov, G - Karpov, A ½-½.

PARTIDA Nº 99

Campeonato del Mundo, Moscú RUS


(23), 1985
[D55] Gambito de Dama Rehusado: Lí-
nea principal, desviaciones - Antigua
variante Lasker
BLANCAS: Kasparov, Gary
NEGRAS: Karpov, Anatoly
Y se penetra en c7.
[Gligoric, Svetozar]
19.£f4 ¤d5 20.¤xd5
1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤c3 ¥e7
20.¥xd5!?
Karpov, tras varios y serios reveses
con la Nimzoindia, prefiere, en este ca- 20...cxd5 21.¤e5
so, imitar la táctica de Kasparov.
21.¦c1!?
4.¤f3 ¤f6 5.¥g5 h6 6.¥xf6
¥xf6 7.e3 0-0 8.¦c1 c6 9.¥d3 ¤d7 21...¥xe5
10.0-0 dxc4 11.¥xc4 e5 12.h3!
21...£c8 22.¦c1; 21...£e6 22.¤d3±.
La amenaza negra es 12...exd4
13.ed4 ¤b6 14.¥b3 ¥g4, clavando el 22.¦xe5 ¥e6²
caballo que defiende d4. Por eso Kaspa-
rov juega 12.h3! manteniendo la tensión La ventaja estratégica es del primer
central. jugador. Las blancas tienen alfil activo
contra alfil pasivo, además de poder
12...exd4 13.exd4 ¤b6 presionar el peón negro fijado en casilla
del color del alfil. Por si esto fuera po-
co, las casillas negras también las domi-
Se podía haber jugado normal con nan las blancas. La defensa negra es
13...¦e8 14.£d3 (Kasparov menciona muy difícil.
14.£b3!) 14...¤f8 15.¦fd1 ¥e6 16.d5
con ligera ventaja blanca. 23.£e3 ¢f8
14.¥b3 ¦e8 15.¦e1 ¥f5 …(con idea de) ...¦e8, f6. 23...¦e8??
16.¦xe8+ £xe8 17.£d2 24.¥xd5; 23...a5!? 24.£d2² (24.f4 a4
25.¥c2 £c6 26.¥d3 ¦c8 27.f5 ¥d7
Van a dar comienzo los problemas 28.¢h2?? f6 29.¦e7 £d6+ … ¢f8-+;
para las negras. El blanco ocupará la co- 24.a3 £b5!) .
lumna "e", además de la diagonal h2-
b8. 24.£d3

Página 152 de 212


24.f4 ¦e8 25.£f3 f6 26.f5 ¥f7 36...£d8 37.¦c5 £e7 38.£c3?
27.¦xe8+ ¢xe8 28.£g3 ¢f8! 29.£b8+
£e8=. 38.£d2 g5 39.¢g1 gxh4 40.gxh4±.

24...f6?! 38...g5! 39.£e3

24...£c7±. 39.¢g1 gxh4 40.gxh4 f5÷(compen-


sación)
25.¦e1 ¥f7 26.£c3 £d6
27.¦c1± 39...g4 40.¥d1 £e4+ 41.¢g1

Dominando también la columna "e". 41.¢g1 £b1 42.£d2 ¦e7 43.¢h2


El blanco, en esta posición, posee ini- (43.¦c1 ¦e1+) 43...£f5 44.¦c3 ¥g6
ciativa y ventaja estratégica clara, pero 45.¥c2 £d7².
no logró encontrar la maniobra precisa Las líneas de análisis pertenecen a
y su rival, Karpov, se encontró algunas Gary Kasparov, en Chess Informant
jugadas más tarde con las tablas. De to- 40/545. ½-½
das formas, el blanco no jugó lo mejor a
su disposición. Unas semanas más tarde, Anatoli
Karpov jugó con Boris Spassky esta
27...¥e8 28.¥d1 a6 29.¥f3 g6?! misma partida Ortodoxa, pero con-
30.h4 h5 31.g3 duciendo el juego Karpov. Spassky
31.£c7 £xc7 32.¦xc7 ¥c6 33.¥e2 no quiso entrar en la misma situa-
(…con idea de ¥a6) 33...a5 34.¥d3±. ción que tuvo Karpov. Optó por en-
tregar un peón y perdió al no lograr
31...¥f7 32.a4 ¦d7 33.a5 ¢g7 contrajuego.
34.£b3 £e6 35.£b4
Los problemas para las negras, en
…(con idea de) ...¦c8. la Variante Tartakower de la Defensa
35...£e8
Ortodoxa, comenzaron, de la manera
más simple, cuando el blanco adotó
35...£e7 36.£xe7+-. el estilo más clásico, es decir, cuando
comenzó a jugar para ganar el tiem-
36.¢g2?! po en la apertura, como en este caso
es efectuar 6.¥f6 y no retirarlo.
36.¥g2!? …(con idea de) ¥h3;
36.¦c5 …(con idea de) £c3, ¦c8, £c5. *-*-*-*

Página 153 de 212


EL ANÁLISIS DE LOS FINALES

Nota aclaratoria: En realidad este capítulo se denominaba


"El Análisis de las Partidas Aplazadas".

El GM Gligoric expuso esta conferencia en tiempos en que aún no se ha-


bían suprimido las partidas suspendidas.

No obstante ello, hemos querido mantener esta conferencia porque consi-


deramos que no ha perdido interés.

Una vez llegado el momento del aplazamiento, uno de los dos jugadores
sella su jugada secreta. Por lo tanto, éste no tendrá mayor problema, pues
conoce cuál es esa jugada, mientras que su oponente deberá buscar, con sus
análisis la mejor alternativa y tratar de deducir cuál ha sido el movimiento
sellado.

El análisis de una posición debe ser sistemático.

Cada una de las alternativas que consideremos, tenemos que trabajarla in-
dividualmente, es decir, sin saltar de la una a la otra constantemente.

Cuando es un equipo el que se encuentra ante un aplazamiento, es reco-


mendable que se formen grupos de dos jugadores cada uno.

Si, por el contrario, el análisis se afronta de forma individual, o con un "se-


gundo" o ayudante, ambos pueden comenzar juntos la tare, pero, tras una o
dos horas de estudio, lo mejos es que se separen y trabajen cada uno por su la-
do. De esta manera, se evita que ambos jugadores se influyan mutuamente.

Ya sabemos que el análisis de una partida aplazada es difícil, pues el juga-


dor se encuentra cansado. De todas maneras, es fundamental evitar el pesi-
mismo y la fatiga, a fin de no perder la objetividad.

Especialmente, en las posiciones perdidas, es muy importante mantener


buen ánimo, con el objeto de buscar y encontrar una jugada sorpresa, aunque
ésta pueda perder en un menor número de movimientos.

En la mayoría de los casos, las partidas aplazadas son los finales. Por esta
razón, es muy conveniente tener en nuestro poder algunos libros sobre los fi-
nales, pues éstos ayudan mucho durante los análisis.
Página 154 de 212
Dentro de este capítulo, podemos recomendar las siguientes obras:

- Tratado de Finales, de Rubén Fine


- Finales de Torre, de Smyslov y Lowenfisch
- Estudio de los Finales, de Averbach (4 tomos)
- Enciclopedia de peones, editada por Sahovski Informator, de Belgra-
do.
- Enciclopedia de torres, editado por Sahovski Informator, de Belgrado.

En cualquier caso, como en el tema de las aperturas, lo ideal es captar y asi-


milar las ideas, nunca los movimientos o el orden en que hay que efectuar és-
tos.

Por ejemplo, en el final de torre y alfil contra torre, lo que debemos saber es
que hay que llevar el rey al lado opuesto del color del alfil, en el supuesto de
que el bando fuerte logre cortar el paso al rey débil en la última fila.

Con este sistema siempre sabemos cuál es la filosofía de cada tema de los fi-
nales, evitando así la memorización mecánica de las jugadas, que no sirve du-
rante largo tiempo.

Vamos ahora a proceder al estudio de varios finales de partida, todos ellos


extraídos de la práctica magistral en los torneos internacionales de ajedrez.

PARTIDA Nº 100 30.£xb5 axb5 31.¦c5 ¢d6 32.¦xb5


¦a8° 33.¦b3 ¢d5 34.¦e1 ¦a5
Memorial Nimzowitschz, Naestved 35.¥h4 ¦g7 36.¦d1! ¦c5 37.¦b2?
(11), 1985 e4 38.¥f6 ¦d7 39.g4 e3 40.¢g2
[C17] Defensa Francesa: ¢e4µ 41.¦e1 ¤e5 42.¥xe5 ¢xe5
Variante Winawer 43.¢g3 ¦dc7 44.¦e2 ¢e4 45.h4 ¦f7
BLANCAS: Chandler, Murray G 46.¦b4! ¦c8 47.h5 ¦f3+ 48.¢g2!
¦f4 49.¢g3 ¦f3+ 50.¢g2 ¦cf8
(2525) 51.¦xb7 ¦3f7! 52.¦xf7 ¦xf7 53.a4
NEGRAS: Vaganian, Rafael Agred ¢f4 54.a5 ¦g7! 55.¢f1 ¢f3! (Final)
(2625)
[Gligoric, Svetozar]
El primer jugador tiene dos peones
1.e4 e6 2.d4 d5 3.¤c3 ¥b4 4.e5 de más, pero las negras disfrutan de un
c5 5.a3 ¥a5 6.b4 cxd4 7.£g4 ¤e7 rey y una torre mucho más activos. Este
8.bxa5 dxc3 9.£xg7 ¦g8 10.£xh7 aspecto es un factor fundamental tam-
¤bc6 11.¤f3 £c7 12.¥b5 ¥d7 bién en el final. La actividad de las pie-
13.0-0 ¤xe5!? 14.¤xe5 £xe5 zas es un factor determinante en los fi-
15.¥xd7+ ¢xd7 16.£d3!± d4!? nales.
17.¦b1!? £d5² 18.f3 ¦ac8 19.¥f4
e5 20.¥g3 f6= 21.¦b4! ¦c7 22.f4! 56.a6?
a6! 23.fxe5 fxe5 24.¦e1² ¤c6
25.¦c4 ¢d8 26.¦xc3 ¦e7 27.¦e4 Esto no es bueno, porque cuesta un
¢d7 28.¦c4 £xa5 29.£b3 £b5! tiempo, ya que avanzamos un peón que
Página 155 de 212
vamos a perder. Pero hay otras posibili- 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 4.e3
dades de defensa, por ejemplo: 56.h6!? c5 5.¤f3 d5 6.¥e2 0-0 7.0-0 ¤c6
¦c7! Con esta jugada se amenaza ...d3 8.cxd5 exd5 9.dxc5 ¥xc5 10.a3 a6
para conseguir mate o un nuevo peón 11.b4 ¥d6 12.¥b2 ¥g4 13.¦c1 ¥c7
pasado, por eso... (Si 56...¦xg4? 14.¤a4 £d6 15.g3 ¤e4 16.¤c5
57.¦h2= tablas.; 56...¦b7? 57.¦e1=) ¤xc5 17.¦xc5 ¦ad8 18.¤d4 ¥xe2
57.¦h2 (Pero hay más alternativas para 19.£xe2 ¤xd4 20.¥xd4 ¥b6
el bando blanco. Otra posibilidad sería 21.¦d1 ¥xc5 22.¥xc5 £e5
la siguiente: 57.g5 d3 58.¦xe3+ ¢xe3 23.¥xf8 ¢xf8 24.¦d4 g6 25.b5 axb5
59.cxd3 ¦c5! (59...¦c1+? 60.¢g2 ¦c5 26.£xb5 £c7 27.£b2 ¢g8 28.£d2
61.¢g3! ¦xg5+ 62.¢h4 ¢f4 63.h7 ¦g1 £c5 29.a4 £a3 30.a5 ¦c8 31.¦xd5
64.¢h5 ¢f5 65.¢h6=) 60.h7 (60.g6 £c1+ 32.£xc1 ¦xc1+ 33.¢g2 ¦b1
¦f5+ 61.¢e1 ¦h5 62.h7 ¦h1 mate) 34.g4 ¢g7 35.h4 b6 36.h5 bxa5
60...¦f5+!-+ y el segundo jugador consi- 37.¦xa5 (Final) 37...¦b2
gue, de nuevo vencer.) 57...d3 58.¦h3+ 38.g5? gxh5?
¢xg4 59.h7 dxc2 60.¦h4+ ¢g5 (Si se
captura la torre se corona con jaque) La única ventaja blanca es su mejor
61.¦h5+ ¢g6 62.¦h6+ ¢f7!-+ y el ne- estructura de peones, además de la es-
gro gana de nuevo. peranza de recuperar el peón de h5. Sin
embargo, el negro tiene inmovilizados
56...¦a7 57.¦e1 ¦xa6 58.¦b1 los peones f7 y h7, lo que es muy peli-
¦a2 59.¦c1 e2+ 60.¢e1 ¢e3 61.h6 groso. Euwe ha dejado pasar su oportu-
¦a7 62.¦b1 d3! nidad de liquidar el material, jugando
38...h6.
De este modo se cierra la tercera lí-
nea y se protege el rey de los jaques. 39.¦a6 ¦b3 40.¦h6 ¦a3
Las blancas abandonaron. 62...d3
63.cxd3 ¦f7. En esta situación fue aplazada la par-
Este ejemplo deja muy claro que el tida y el blanco selló su jugada secreta.
factor del tiempo resulta de máxima im- El juego continuó así:
portancia en los finales. De igual forma
que en la apertura, el factor del tiempo 41.¢g3!
está por encima del material. 0-1
Y no 41.¦xh5?! ya que viene
*-*-*-* 41...¢g6 y el final de dos contra uno
son tablas teóricas.
A continuación tenemos un intere-
santísimo final de torre y peones, que 41...¦a1 42.e4 ¦g1+ 43.¢f4 ¦h1
presenta grandes dificultades: Gligo- 44.e5!!
ric, S - Euwe, M 1-0, Torneo de Can-
didatos, Zurich 1953.

PARTIDA Nº 101

Torneo de Candidatos, Zurich (22),


10.10.1953
[E51] Gambito de Dama Rehusado: De-
fensa semi-Tarrasch
BLANCAS: Gligoric, Svetozar
NEGRAS: Euwe, Max
[Gligoric, Svetozar]
Página 156 de 212
Fijando totalmente los peones. Limitando el campo de acción de la
torre enemiga.
44...h4?
67...¦f3 68.¢e4 ¦f2 69.¢e3 ¦a2
Este movimiento es un grave error
por dos razones evidentes. La primera La molesta torre ha de irse y con esto
es que le limitamos el espacio a la torre, finaliza la segunda fase del plan blanco.
y la segunda es que le damos al rey
blanco una importantísima casilla para 70.f5 ¦g2
maniobrar, como es g4.
Los jaque laterales no sirven para na-
45.¢g4 ¦g1+ 46.¢f5 ¦h1 da, ya que el rey se cubre con la torre.
47.¢g4 ¦g1+ 48.¢f5 ¦h1

El blanco gana tiempos para llegar al 71.¦d7 ¦xg5 72.¢f4 ¦g1 73.e6+-
nuevo aplazamiento. 73...¦f1+ 74.¢e5 ¦e1+ 75.¢d6 h5

49.f4 h3 50.¢g4 ¦g1+ 51.¢f3 Si 75...¦d1+ 76.¢c7 ¦c1+ 77.¢d8


¦f1+ 52.¢g3 ¦g1+ 53.¢f2 ¦h1 terminándose los jaques.
54.¦f6!
76.¦xf7+ ¢g8 77.¢e7
Forzando al negro a mover.
La posición ya no tiene defensa.
54...¦a1 55.¢g3 ¦h1 56.¢g4! 77.¢e7 si 77...h4 78.¦f8+ ¢h7 79.¦a8
¢g8 57.¦h6 h2 58.¢g3 ¦g1+ h3 80.¦a2 (diagrama)
59.¢xh2 ¦g4 60.¦f6 ¢g7

De esta forma concluye la primera


fase del final, que era recuperar el peón
sacrificado.

61.¢h3 ¦g1 62.¢h4 ¦h1+


63.¢g4 ¦g1+ 64.¢f5 ¦f1

Una alternativa para la defensa de


las negras era efectuar directamente
64...¦a1 65.¦c6 ¦a4 66.¦c7 ¢f8 67.¢g4
¦a1 68.f5 ¦g1+ 69.¢f4 ¦f1+ 70.¢e4
¦e1+ 71.¢d5 ¦d1+ 72.¢c6 ¦c1+
73.¢d7 ¦d1+ 74.¢c8 ¦d5 75.f6 ¦xe5
76.¢d7! ¦d5+ 77.¢c6 ¦d8 78.¦d7 ¦c8+ Y el peón f corona sin problemas.
79.¢b7 ¦e8 80.¢c7 La amenaza es ¦d8 1-0
y el final de peones está ganado.]
*-*-*-*
65.¦d6 ¦f3
A continuación tenemos un nuevo
La idea del blanco al sacar la torre a final, que es un buen ejemplo de lo
la columna "d" es tener un defensor pa- importante que es profundizar en el
ra cuando lleguen los jaques desde el análisis lo más posible: Spassky,B -
lateral.
Fischer, R 0-1, Campeonato Mundial
66.¦d8 ¦f2 67.¦d1! 1972.

Página 157 de 212


PARTIDA Nº 102 Hasta este momento, ambos jugado-
res parecían haber hecho idénticos aná-
Campeonato Mundial, Reykjavik ISL lisis y jugar siempre lo mejor de la posi-
(13), 1972 ción. Sin embargo, a partir de aquí, se
[B04] Defensa Alekhine: empezó a notar que Fischer había llega-
Variante moderna 4.¤f3 do más lejos en el análisis. El excelente
BLANCAS: Spassky, Boris V (2660) juicio del norteamericano, supo valorar
NEGRAS: Fischer, Robert James favorablemente para sí, los tres peones
(2785) contra la pieza.
[Gligoric, Svetozar] 50.¦exd5+ ¢c6 51.¦d6+ ¢b7
52.¦d7+ ¢a6 53.¦7d2 ¦xd2
1.e4 ¤f6 2.e5 ¤d5 3.d4 d6 4.¤f3 54.¢xd2 b4 55.h4
g6 5.¥c4 ¤b6 6.¥b3 ¥g7 7.¤bd2
0-0 8.h3 a5! 9.a4 dxe5 10.dxe5 ¤a6 Única posibilidad. Si 55.¢c2 ¢b5
11.0-0 ¤c5 12.£e2 £e8 13.¤e4 56.¢b2 c4 57.¢a1 c3-+ con ventaja de-
¤bxa4 14.¥xa4 ¤xa4 15.¦e1 ¤b6 cisiva.
16.¥d2 a4 17.¥g5 h6 18.¥h4 ¥f5
19.g4 ¥e6 20.¤d4 ¥c4 21.£d2 55...¢b5 56.h5 c4! 57.¦a1
£d7 22.¦ad1 ¦fe8! 23.f4 ¥d5
24.¤c5 £c8 25.£c3 e6! 26.¢h2 Ante la amenaza de c3.
¤d7! 27.¤d3 c5! 28.¤b5 £c6
29.¤d6 £xd6 30.exd6 ¥xc3 57...gxh5 58.g6 h4!!
31.bxc3 f6 32.g5 hxg5 33.fxg5 f5
34.¥g3 ¢f7 35.¤e5+ ¤xe5 Existe otra posibilidad para el negro,
36.¥xe5 b5 37.¦f1! ¦h8!! 38.¥f6 a3 a base de 58...¦a3 59.g7 ¦g3 60.¦xa2
39.¦f4 a2 40.c4! ¥xc4 41.d7 ¥d5 c3+ 61.¢e2 b3 62.¦a1 y la posición no
(Final) es clara, pues el alfil controla en la dia-
gonal a los peones pasados del negro.
Fischer gozaba de dos peones más Por esa razón 58...h4!! es muy buena.
en la posición, pero Spassky tenía un
peón pasado y un fuerte alfil, que le po- 59.g7
nía las cosas difíciles al entonces aspi-
rante. El blanco efectuó su jugada secre- 59.¥xh4 b3 60.¢c3 ¦g8-+ Purdy.
ta y la partida continuó así.
59...h3 60.¥e7 ¦g8 61.¥f8
42.¢g3! ¦a3+ 43.c3 ¦ha8
61.¦xa2?? ¦xg7-+.
43...¦b8 44.¥e5 ¦d8 45.¦h4= Purdy;
43...a1£? 44.¦xa1 ¦xa1 45.¦h4!! ¦g1+ 61...h2
(45...¦aa8 46.¥xh8 ¦d8 47.¥f6=)
46.¢f2 ¦g2+ 47.¢f1 ¦xh4 48.d8£ ¦f4+ Aún sin la torre, el negro juega para
49.¢e1 ¦g1+ 50.¢d2 ¦f2+ 51.¢e3 ¦f3+ ganar. La profundidad del análisis de
52.¢e2 ¦g2+ 53.¢e1= Purdy. Fischer fue excelente.

44.¦h4 62.¢c2 ¢c6 63.¦d1 b3+ 64.¢c3?


h1£
Amenazando jaque perpetuo, por lo
que hay que buscar salida al rey. 64...f4 65.¦d6+ ¢c7 66.¦d1 f3
67.¢b2= Purdy.
44...e5 45.¦h7+ ¢e6 46.¦e7+
¢d6 47.¦xe5 ¦xc3+ 48.¢f2 ¦c2+ 65.¦xh1 ¢d5 66.¢b2 f4 67.¦d1+
49.¢e1 ¢xd7 ¢e4 68.¦c1 ¢d3 69.¦d1+?
Página 158 de 212
Spassky, con apuro de tiempo, co- exd5 24.exd5 ¤c3 25.£d4!± £xd4
mete su último y decisivo error. Única 26.¤xd4 ¤xa2 27.¤c6 ¥c5!
era 69.¦c3+= ¢d4 70.¦f3 c3+ (70...¢e4 28.¥h3?! ¦a8= 29.¥d4 ¥xd4
71.¦c3 f3 72.¦xc4+ ¢e3 73.¦c1 … 30.¤xd4 ¢f8 31.d6 ¤c3! 32.¤c6?
74.¢b3 = Purdy) 71.¢a1 c2 72.¥a3! y el ¥b7!µ 33.¥g2 ¦e8 34.¤e5 f6!-+
blanco consigue situación de tablas, ya 35.d7 ¦d8 36.¥xb7 fxe5 37.¥c6
que controla todos los peones negros; ¢e7?“(apuro de tiempo) 38.¥xb5!µ
72.¦xf4+ ¢c3 (72...¢d3 73.¦f1 …con ¤xb5?! 39.¦xe5+ ¢xd7 40.¦xb5
idea de 74.¢b2 +- Purdy) 73.¦f3+ ¢d2 ¢c6 41.¦h5? h6 42.¦e5 (Final)
74.¥a3 ¦xg7 75.¦xb3 ¦c7 76.¥b2=
(76.¢xa2?? ¦a7!-+). En los finales de reyes y peones, co-
mo dijo Capablanca, es preferible tener
69...¢e2 70.¦c1 f3 71.¥c5 ¦xg7 el rey por delante de los peones, y de
72.¦xc4 ¦d7! Purdy 73.¦e4+ ¢f1 esa forma capturar más espacio. Sin em-
74.¥d4 f2 bargo, en los finales de torres, el rey es-
tá mucho mejor por detrás de los peo-
74...f2 75.¦f4 ¦xd4 76.¦xd4 ¢e2 nes, pues así dejamos pasiva la torre del
77.¦e4+ ¢f3 78.¦e8 f1£ 79.¦f8+ ¢e2 adversario. Esta es la posición a la que
80.¦xf1 ¢xf1 81.¢a1 ¢e2 82.¢b2 ¢d3 se llegó en el momento del aplazamien-
83.¢a1 ¢d2 84.¢b2 a1£+ 85.¢xa1 ¢c3 to. El rey negro es más activo que el
86.¢b1 b2 87.¢a2 ¢c2-+ Purdy. blanco, y el segundo jugador cuenta,
Spassky perdió su última oportuni- además, con un peón pasado de rápida
dad en el movimiento sesenta y nueve. progresión, mientras que el blanco tar-
0-1 dará mucho tiempo en conseguir uno.
El entonces campeón mundial, Anatoly
*-*-*-* Karpov, realizó en este momento la ju-
gada secreta, que fue ésta:
En el siguiente final, tenemos el co-
rrespondiente a la sexta partida, del 42...¦a8!!-+
primer match del Campeonato Mun-
dial, celebrado en Moscú entre 1983 Lo mejor. 42...¦d5!?-+.
y 1984: Kasparov, G - Karpov, A 0-1.
43.¦a5
PARTIDA Nº 103 43.¦e6+ ¢c5 44.¦g6 a5 45.¦xg7 a4
46.¦c7+ ¢b4 47.¦b7+ ¢a5 48.g4 a3
Campeonato del Mundo m Moscú RUS 49.¦b1 a2 50.¦a1 ¢b4 51.f4 ¢b3
(6), 1984 52.¢f2 (52.g5 hxg5 53.fxg5 ¦a5! 54.h4
[E15] Defensa India de Dama: Línea ¦a4) 52...¢b2 53.¦xa2+ ¦xa2 54.¢e3
principal, desviaciones ¢c3 55.h4 ¦h2 56.h5 ¦h4 57.g5 ¦xh5
BLANCAS: Kasparov, Gary 58.g6 ¦h4! 59.f5 ¦g4.
NEGRAS: Karpov, Anatoly
[Gligoric, Svetozar] 43...¢b6 44.¦a2

1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 b6 4.g3 44.¦a1!? a5 45.¢f1 a4 46.¢e2 a3


¥a6 5.b3 ¥b4+ 6.¥d2 ¥e7 7.¥g2 47.¢d3 ¢c5 48.¢c3 (48.¢c2 ¢c4!)
0-0 8.0-0 d5 9.¤e5 c6 10.¥c3 ¤fd7 48...¢d5! (48...a2?! 49.¢b2 ¢b4 50.f4!
11.¤xd7 ¤xd7 12.¤d2 ¦c8 13.e4 h5 51.¦xa2! ¦xa2+ 52.¢xa2 ¢c3 53.f5!
b5 14.¦e1 dxc4 15.bxc4 ¤b6?! ¢d3 54.¢b3 ¢e4 55.¢c4 ¢xf5 56.¢d4
16.cxb5? cxb5 17.¦c1 ¥a3 18.¦c2 ¢g4 57.¢e5 ¢h3 58.¢f5 ¢xh2
¤a4 19.¥a1 ¦xc2 20.£xc2 £a5?! 59.¢g6=) 49.¢b3 a2 50.¢b2 ¢e4
21.£d1!² ¦c8? 22.¤b3 £b4 23.d5 51.¦e1+ ¢f3.
Página 159 de 212
44...a5 45.¢f1 Sacrificando un peón para dar tiem-
po a la penetración del rey hasta la casi-
El rey debe viajar al otro lado, para lla f3. 56...¦h2?! 57.¢c1 ¢g4 58.¦g6!
defender el avance del peón pasado ne- (58.¦a3? ¦h3 59.fxg5 hxg5 60.¢d2
gro. ¦xg3 61.¦a5 ¦f3 62.¢e2 ¦f8-+)
58...¦h5 59.¢d2 ¢xg3 60.¢e3! g4
45...a4 61.¢e4³.

45...¦e8!?. 57.¦xh6 ¦g2 58.¦h5+


46.¢e2 ¢c5 47.¢d2 a3 48.¢c1 58.¢c1 ¦xg3 59.¢d2 ¦f3 60.¢e2
¢d4 ¢xf4! 61.¦f6+ ¢g3.

Karpov sabe que su oponente llega a 58...¢e4 59.f5 ¦f2! 60.¢c1 ¢f3
tiempo al ala dama y busca la penetra- 61.¢d1
ción en el flanco de rey. Es ahí donde
puede conseguir la ventaja al tomar los 61.f6!? ¢xg3 62.¦h6 ¢g2 (62...¦f3?
peones blancos, pues las piezas de Kas- 63.¢d2 ¢f2 64.¦h2+ ¢g1 65.¦h6=)
parov quedarán sujetas a la defensa del 63.¢d1 g3 64.¦g6 (64.¢e1 ¢g1 65.¦g6
peón de la columna "a". g2 66.¦h6 ¦f5 67.¢e2 ¦e5+ 68.¢f3 ¢f1
69.¦g6 ¦e6!) 64...¦f5 65.¢e2 ¦e5+
49.f4 66.¢d3 ¢f3 67.¢d4 (67.f7 ¦f5 68.¦g7
¦f4!) 67...¦h5!! 68.f7 ¦f5 69.¦g7 g2
49.¢b1 ¦b8+ 50.¢a1 ¦b2 51.¦xa3 70.¢d3 (70.¢c4 ¢f2) 70...¦f4 Dolma-
¦xf2 52.¦a6 ¦f6! 53.¦a7 g5; La alterna- tov, S.
tiva era 49.h4 De cualquier forma, se
debilita la estructura de peones. 61...¢xg3 62.¢e1 ¢g2 63.¦g5 g3

49...¢e4 50.¢b1 ¦b8+ 51.¢a1 La colaboración entre la torre y el


¦b2 rey es ideal.

No se pueden cambiar las torres, ya 64.¦h5


que el rey negro captura fácilmente los
peones del flanco de rey. 64.¢d1 ¢h3! 65.¢e1 ¢h4.

52.¦xa3 ¦xh2 64...¦f4 65.¢e2 ¦e4+ 66.¢d3


¢f3 67.¦h1 g2 68.¦h3+ ¢g4
En esta situación, Karpov da comien- 69.¦h8 ¦f4 70.¢e2 ¦xf5.
zo a una nueva fase. Su rey es muy su-
perior al del blanco, y por esta razón, La posición, conocida de la teoría, es
debe ganar. La colaboración entre la to- ya perdida para las blancas.
rre y el rey es perfecta. La posición es Algunas líneas de análisis son de Ar-
conocida por la teoría. tur Jusupov, en Chess Informant 38/707
0-1
53.¢b1 ¦d2!
*-*-*-*
…(con idea de) ...¦d3. Cortando el
paso al rey blanco.
Pasemos a estudiar un nuevo fi-
54.¦a6 ¢f5 55.¦a7 g5 56.¦a6 nal: Karpov, A - Kasparov, G 1-0,
g4!!
Campeonato del Mundo 1984. Kaspa-

Página 160 de 212


rov perdió el final por realizar un Como resulta lógico de una típica
análisis demasiado supérfluo. posición bloqueada, el caballo es mejor
que el alfil en este tipo de juego.

45.¤e3 ¥b1
PARTIDA Nº 104
Aún con esta ventaja de caballo so-
Campeonato del Mundo, m Moscú RUS bre alfil, y de que el rey negro no
(9), 1984 puede penetrar, debido a la cerrada es-
[D34] Gambito de Dama: tructura de peones, hay que valorar el
Defensa Tarrasch, línea principal final siempre como tablas, aunque el
caballo viaje combinando el ataque en
BLANCAS: Karpov, Anatoly casillas de ambos colores. Sin embargo,
NEGRAS: Kasparov, Gary el superficial análisis del equipo de kas-
[Gligoric, Svetozar] parov va a propiciar que se desestabi-
lice el equilibrio.
1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤f3 c5 4.cxd5
exd5 5.g3 ¤f6 6.¥g2 ¥e7 7.0-0 0-0 46.b4 gxh4?
8.¤c3 ¤c6 9.¥g5 cxd4 10.¤xd4 h6
11.¥e3 ¦e8 12.£b3 ¤a5 13.£c2 Esto es un grave error. El negro pien-
¥g4 14.¤f5 ¦c8 15.¥d4 ¥c5 sa que sigue la respuesta gxh4, con lo
16.¥xc5 ¦xc5 17.¤e3² ¥e6 que continuaría siendo tablas, pero no
18.¦ad1 £c8 19.£a4 ¦d8 20.¦d3 vio que se puede sacrificar, lo que otor-
a6 21.¦fd1 ¤c4 22.¤xc4 ¦xc4 ga gran ventaja al poder penetrar el
23.£a5 ¦c5 24.£b6 ¦d7 25.¦d4 blanco con su rey. ¹(es mejor)
£c7 26.£xc7 ¦dxc7 27.h3 h5 28.a3 46...¥g6².
g6 29.e3 ¢g7 30.¢h2 ¦c4 31.¥f3
b5 32.¢g2 ¦7c5 33.¦xc4 ¦xc4 47.¤g2!! hxg3+ 48.¢xg3 ¢e6
34.¦d4 ¢f8 35.¥e2 ¦xd4 36.exd4
Es ya muy difícil defender. El rey
¢e7 37.¤a2 ¥c8 38.¤b4 ¢d6 39.f3 blanco va a penetrar. Y si 48...¥g6
¤g8 40.h4 ¤h6 41.¢f2 ¤f5 42.¤c2 49.¤f4 (diagrama)
(Final)

Kasparov selló en esta situación su


jugada secreta, que fue:

42...f6?!

La ventaja de Anatoli Karpov reside


en la formación de los peones del ne-
gro, que se encuentran en casilla de
idéntico color al del alfil del primer ju-
gador. Además de este detalle, el equi-
po de analistas de Garry no se apercibió
de las sutilezas de la posición. En lugar
de ...f6 como secreta, movimiento algo Con idea de ¢h4, pudiendo tomar el
dudoso, hubiera sido mejor efectuar peón y ganando el final de reyes.
42...¥d7! que deja una posición iguala-
da. 49.¤f4+ ¢f5 50.¤xh5!
43.¥d3 g5 44.¥xf5 ¥xf5 …(con idea de) ¤g7-¤e8-¤c7.
Página 161 de 212
50...¢e6 51.¤f4+ ¢d6 Vamos a ver un nuevo ejemplo,
que pertenece a la vigésimoquinta
El negro no tiene buen plan.
partida, del primer match por el
52.¢g4 ¥c2 53.¢h5 ¥d1 Campeonato del Mundo disputado
54.¢g6 ¢e7 por Anatoly Karpov y Gary Kasparov.
Vamos a observar un juego de gran
Si 54...¥xf3 55.¢xf6 y el caballo lle- precisión tras el aplazamiento. Los
ga a f5, ganando.
análisis han sido de gran calidad:
55.¤xd5+ ¢e6?! Karpov, A - Kasparov, G 1-0
¹(es mejor) 55...¢d6
56.¤c7+ ¢d7 57.¤xa6 ¥xf3 PARTIDA Nº 105
58.¢xf6 ¢d6 59.¢f5 ¢d5 60.¢f4+-
¥h1 61.¢e3 ¢c4 Campeonato del Mundo, Moscú, RUS
(25), 1984
No es fácil hacer algo útil. El peón [D55] Gambito de Dama Rehusado: Lí-
de b5 controla dos peones, y el rey y el nea principal, desviaciones - Antigua
alfil fijan el peón d4, que no puede variante Lasker
avanzar.
BLANCAS: Karpov, Anatoly
62.¤c5 ¥c6 NEGRAS: Kasparov, Gary
[Gligoric, Svetozar]
62...¥g2 63.¤d3 ¢b3 64.¤f4 ¥b7
65.¢d3 ¢xa3 66.¢c3+-. 1.¤f3 d5 2.d4 ¤f6 3.c4 e6 4.¤c3
¥e7 5.¥g5 h6 6.¥xf6 ¥xf6 7.e3 0-
63.¤d3 ¥g2 64.¤e5+ ¢c3? 0 8.£c2 c5 9.dxc5 dxc4 10.¥xc4
£a5 11.0-0 ¥xc3 12.£xc3 £xc3
Es mejor 64...¢d5 controlando la ca- 13.bxc3 ¤d7 14.c6 bxc6 15.¦ab1
silla del avance. ¤b6 16.¥e2 c5 17.¦fc1!² ¥b7?!
18.¢f1 ¥d5 19.¦b5 ¤d7 20.¦a5
65.¤g6 ¢c4 66.¤e7 ¥b7? ¦fb8 21.c4 ¥c6 22.¤e1!± ¦b4
23.¥d1! ¦b7 24.f3 ¦d8 25.¤d3 g5
66...¢b3 67.d5 ¢xa3 68.d6+-. 26.¥b3 ¢f8 27.¤xc5 ¤xc5
28.¦xc5 ¦d6 29.¢e2 ¢e7 30.¦d1
67.¤f5 ¥g2 68.¤d6+ ¢b3 ¦xd1 31.¢xd1 ¢d6 32.¦a5 f5
69.¤xb5 ¢a4 70.¤d6 33.¢e2 h5 34.e4!? fxe4 35.fxe4
¥xe4 36.¦xg5 ¥f5 37.¢e3 h4
Algunas líneas de análisis pertenecen 38.¢d4 e5+ 39.¢c3 ¥b1 40.a3 ¦e7
a Efim Geller, en Chess Informant
38/520. 1-0 (Final)

El secreto de un buen análisis resi- Aquí se suspendió la partida.


de en lograr la máxima concentra- 41.¦g4 h3
ción. Muchas veces, a pesar de que se
reúne un buen número de grandes Intenta doblar los peones del blanco
maestros, se analiza más con las ma- en la columna h, lo que daría posibili-
nos que con la cabeza. dades de tablas. 41...e4 42.¥d1 ¦f7
43.¢d4 ¦f2 44.c5+ ¢e7 45.¥b3 ¦d2+
*-*-*-* 46.¢c3 ¦d3+ 47.¢b2 e3 48.¥a4+-.

Página 162 de 212


42.g3 ¦e8 43.¦g7!+- ¦f8 44.¦xa7 Veamos un nuevo final, que co-
¦f2 45.¢b4 ¦xh2 rresponde a la cuadragésimooctava
El negro mantiene la esperanza de partida del primer match entre Kar-
conseguir tablas, pues ha dejado un pov y Kasparov, valedero para el
peón pasado y peligroso en h3, pero... Campeonato del Mundo. Kasparov,
45...¦b2 46.c5+ ¢c6 47.¦a6+ ¢c7 G - Karpov, A 1-0.
48.¢c4 ¥c2 49.¥xc2 ¦xc2+ 50.¢d5
¦xh2 (50...¦d2+ 51.¢xe5+-) 51.¦a7+
¢b8 (51...¢c8 52.¦h7 ¦h1 53.¢d6 h2 PARTIDA Nº 106
54.¦h8+ ¢b7 55.c6++-) 52.¦h7 ¦h1
53.¢e4 h2 54.¢f3 e4+ 55.¢g2 ¦c1 Campeonato del Mundo, Moscú, RUS
56.¢xh2 ¦xc5 57.¦e7 ¦c4 58.g4+-. (48), 1984
[C42] Defensa Petrov
46.c5+ ¢c6 47.¥a4+ ¢d5
48.¦d7+ ¢e4 BLANCAS: Kasparov, Gary
NEGRAS: Karpov, Anatoly
Karpov aleja el rey lo más posible. [Gligoric, Svetozar]
49.c6 ¦b2+ 50.¢a5!! 1.e4 e5 2.¤f3 ¤f6 3.¤xe5 d6
4.¤f3 ¤xe4 5.d4 d5 6.¥d3 ¤c6
Sólo esta jugada logra la victoria. 7.0-0 ¥e7 8.c4 ¤f6 9.¤c3 0-0
Con 50.¢c3; o 50.¢c4 el negro conse- 10.h3 dxc4 11.¥xc4 ¤a5 12.¥d3
guiría tablas. ¥e6 13.¦e1 ¤c6 14.a3 a6 15.¥f4
£d7 16.¤e5!? ¤xe5 17.dxe5 ¤d5
50...¦b8 51.c7 ¦c8 52.¢b6 ¢e3 18.¤xd5 ¥xd5 19.£c2 g6
53.¥c6 h2 54.g4 20.¦ad1² c6?! 21.¥h6 ¦fd8 22.e6!
fxe6 23.¥xg6 ¥f8 24.¥xf8 ¦xf8
De esta forma se controla el punto f5 25.¥e4 ¦f7 26.¦e3 ¦g7 27.¦dd3!?
y se aleja el peón g del control del rey ¦f8 28.¦g3!± ¢h8™ 29.£c3 ¦ff7
negro. 30.¦de3 ¢g8 31.£e5 £c7 32.¦xg7+
¦xg7 33.¥xd5 £xe5 34.¥xe6+
54...¦h8 55.¦d1 ¥a2 56.¦e1+ £xe6 35.¦xe6± ¦d7 36.b4 ¢f7
¢f4 57.¦e4+ ¢g3 58.¦xe5 ¢xg4 37.¦e3 ¦d1+ 38.¢h2 ¦c1 39.g4 b5
59.¦e2. 40.f4 c5 (Final)
Y de esta manera se decidió la lucha. Kasparov tiene un peón de ventaja, y
La defensa es inútil, pues después de va a conseguir dos pasados. Sin embar-
mover el alfil, que se encuentra amena- go, esta empresa no es nada fácil.
zado, la torre captura el peón de h2 y
los peones pasados de Karpov garanti- 41.bxc5 ¦xc5 42.¦d3!? ¢e7
zan una victoria sin problemas, ya que 43.¢g3 a5
la torre blanca en h2 no puede ser cap-
turada si se quiere impedir la corona- El mayor peligro reside en que la to-
ción del peón "c". rre negra se sitúe por detrás del peón
Algunas líneas de análisis pertenecen pasado negro, lo que dejaría pasiva la
a Efim Geller, en Chess Informant torre blanca. De todas formas, el rey del
38/562. 1-0 primer jugador se activa muy pronto.

44.¢f3 b4 45.axb4 axb4 46.¢e4


*-*-*-* ¦b5 47.¦b3 ¦b8 48.¢d5 ¢f6

Página 163 de 212


48...h5 49.¢c5 hxg4 50.hxg4 ¦g8 ¢f8 60.¢c7!? ¢f7 61.¦d7+ ¢g8
51.g5 ¢e6 52.¦xb4+-. (61...¢f6 62.¦g7+-) 62.¦g7+ ¢h8
63.¦e7 ¢g8 64.¢d7 ¦xg4 65.¢e6 ¢f8
49.¢c5 ¦e8 66.¦a7 ¦e4+ 67.¢f6 ¦e8 68.¦xh7 ¢g8
69.¦e7+-.
La esperanza de Karpov es atacar los
peones por detrás y liquidar material, 57.¢d7 ¦g8
pues el rey de Kasparov, de momento,
está lejos del flanco de rey. 57...¦e1 58.¦d6+ ¢g5 59.f6+-.
50.¦xb4 ¦e3 51.h4 ¦h3 52.h5 58.h6 ¢f7 59.¦c4 ¢f6 60.¦e4
¦h4 53.f5 ¢f7 61.¢d6 ¢f6 62.¦e6+ ¢f7
63.¦e7+ ¢f6 64.¦g7 ¦d8+ 65.¢c5
Kasparov ganaba fácilmente en este ¦d5+ 66.¢c4 ¦d4+ 67.¢c3
momento, con 53.g5+ ¢f5 54.h6 ya que
queda la amenaza de g6 y no se pue- Ahora ya se podría capturar la torre,
den cambiar las torres; 54...¦h1 55.¢d6 pues no se ocupa la casilla e5 con el
¦e1 56.¦b8! ¢xf4 (56...¦d1+ rey.
57.¢c5!+-) 57.g6 hxg6 58.h7 ¦h1 El error clave en este final, reside en
59.h8£ ¦xh8 60.¦xh8+-. que el negro no situó la torre en la hori-
zontal. De ser así, el resultado hubiese
53...¦h1 54.¢d5 ¦d1+ 55.¦d4 sido tablas.
¦e1 56.¢d6 ¦e8? Algunas líneas de análisis pertenecen
al GM Mark Taimanov, en Chess Infor-
Era mejor hacer 56...¦f1 o bien mant 38/416 1-0
56...¦g1 pues la torre en g8 queda muy
pasiva; 57.¢d7 ¢f7 58.¢d8 ¦g2 59.h6 *-*-*-*

Página 164 de 212


EL TRABAJO EN EQUIPO

En ajedrez, el trabajo en equipo es diferente al que se realiza de manera in-


dividual.

El interés del equipo es lo fundamental, tanto si se juega con piezas blancas


o negras, y haya o no jugadores que quieran o puedan ganar su partida parti-
cular.

Durante la Olimpíada de Lugano, celebrada en 1982, en el encuentro Unión


Soviética vs Yugoslavia, tres de las partidas quedaron aplazadas. Ante la difi-
cultad que presentaban las partidas suspendidas, los soviéticos propusieron
un empate a dos puntos. Tanto el capitán yugoslavo como Gligoric, eran parti-
darios de aceptar el ofrecimiento, pero el resto de los jugadores, confiados en
su éxito personal, preferían seguir jugando.

Tras una decisión por votación, la mayoría hizo que al día siguiente se rea-
nudaran los aplazamientos y el equipo yugoslavo perdió por 2½ a 1½ el en-
cuentro.

En las pruebas por equipos, como la Olimpíada, resulta muy importante có-
mo se analiza y cómo funciona la coordinación entre los componentes del
equipo.

Lo mejor es dividir los jugadores libres y repartir el trabajo.

Es malo que todos los miembros del equipo vayan analizando las partidas
aplazadas de una en una, porque así hay muchas manos y, por lo tanto, mu-
chas proposiciones que hacer. Esto dificulta mucho la concentración e impìde
un profundo análisis, serio y científico, de la posición.

De cara a los torneos, tanto por equipos como individuales, es muy útil te-
ner archivos personales y de los demás jugadores rivales, con muchas parti-
das, de tal forma que conozcamos su repertorio, lo que evita sorpresas en las
aperturas.

No solamente hemos de preparar nuestras variantes predilectas, sino que


debemos conocer también las del contrario.

Página 165 de 212


EL SISTEMA DE VIDA DEL AJEDRECISTA

Llevar una vida sana, con bastantes horas de sueño y de descanso, son pun-
tos importantes para el jugador de ajedrez

Asimismo, es vital estar en contacto con aire fresco, pues el oxígeno es fun-
damental para el cerebro.

Por esta razón, el tabaco perjudica al ajedrecista, especialmente. Tanto Bo-


ris Spassky como Viktor Korchnoi, jugadores que fumaban mucho, dejaban el
tabaco durante los torneos, ya que la nicotina de los cigarrillos mata el oxíge-
no cerebral y, por ello, produce un mayor cansancio durante la quinta hora de
juego.

Es también bueno cuidar del régimen de comidas y de la ingestión de al-


cohol. Sólo se puede beber alcohol después de la partida y nunca antes.

El problema del alcohol es directamente proporcional a la edad y a la cos-


tumbre. Algunos jugadores agradecen y pueden beber una pequeña cantidad
después de la comida, ya que es bueno para el estómago y el sistema nervioso.

La comida debe ser siempre ligera y, sobre todo, digestiva. Esto es impor-
tante para el desarrollo posterior de la partida.

Jugar mucho o poco es malo. Lo ideal es dosificarse. Asimismo, el entusias-


mo y las ganas de luchar son indispensables para el ajedrecista.

Hay que intentar llevar un sistema de vida ideal.

Nuestro repertorio debe ser muy conocido por nosotros mismos. Esto hace
que podamos encontrar, de forma más sencilla, las refutaciones a las sorpre-
sas del contrario, lo que nos hará ahorrar mucho tiempo de reflexión durante
la partida.

Cada jugador debe elegir su repertorio en función de su carácter. También


hay que sentir el momento de cambiarlo, y para ello hay que estudiar los nue-
vos problemas de la posición, del esquema.

El estilo de cada uno debe amoldarse a nuestras derrotas, que debemos de


analizar detenidamente.
Página 166 de 212
Este consejo ya lo dio Capablanca hace muchos años, y es la única posibili-
dad que tenemos de jugar mejor.

La búsqueda de nuestros errores es básica, y éstos se manifiestan más y me-


jor en nuestras derrotas, de las que tenemos que tomar nota detallada.

Las derrotas son nuestra mejor ayuda.

El que gana constantemente se acomoda y pierde las ganas de luchar. La


derrota es como un despertador.

Página 167 de 212


APUNTES SOBRE IDEAS ESTRATÉGICAS FUNDAMENTALES

Como ya hemos dicho en repetidas ocasiones durante el desarrollo de este


trabajo, lo que resulta fundamental para alcanzar un buen nivel en el arte aje-
drecístico es poder llegar a comprender las ideas.

Por esta razón, la esencia de la progresión de un jugador radica en asimilar


la estrategia de las posiciones y nunca memorizar las jugadas.

El Sistema Benoni

Vamos a ver a continuación un buen ejemplo de cómo una idea estratégica


se lleva a efecto y conduce a una victoria. La tarea del blanco, en la siguiente
partida, radica en efectuar una ruptura en la casilla f4 o b4, mientras que la es-
trategia negra debe situarse en la ruptura f5 o b5.

PARTIDA Nº 107 6.¤f3 a6 7.¥e2 ¥e7 8.0-0 0-0


9.¤e1
Belgrade it Belgrade (19), 1954
[A56] Defensa India Antigua o
Benoni checa
BLANCAS: Gligoric, Svetozar
NEGRAS: Petrosian, Tigran Varta
novich
[Gligoric, Svetozar]

Vamos a ver a continuación un buen


ejemplo de cómo una idea estratégica
se lleva a efecto y conduce a una victo-
ria. La tarea del blanco, en la siguiente
partida, radica en efectuar una ruptura
en la casilla f4 o b4, mientras que la es-
trategia negra debe situarse en la ruptu- La intención del blanco es llevar el
ra f5 o b5. caballo a d3, para efectuar el avance f2-
f4 y presionar en el punto e5.
1.d4 ¤f6 2.c4 c5 3.d5 e5 4.¤c3
d6 5.e4 ¤bd7 9...¤e8 10.¤d3 ¤c7
La idea del primer jugador, en princi-
pio, es acumular más espacio, mientras
que el segundo dispone una sólida de- DIAGRAMA
fensa y va a preparar la ruptura de ...f5
ó ...b5.

Página 168 de 212


La estructura de peones del negro es
inferior, pues tiene dos islas.

18.f4!

La casilla e5 no está ahora bien con-


trolada por el negro y por esta razón, ya
es tiempo de cambiar la acción al ala de
rey.
18...exf4 19.£xf4 f6 20.¤d1 £e7
21.¤e3 g5!?

Petrosian quiere bloquear la posi-


Petrosian prepara el golpe en b5, ción y defender bien las casillas negras,
con lo que conseguiría contrajuego en en especial e5, pero con el último movi-
el flanco dama. miento debilita mucho el punto f5.
11.a4 ¦b8 12.¥e3 ¥g5! 22.¤f5 ¥xf5 23.£xf5 £h7
Como el negro tiene menos espacio, El juego negro se ha debilitado en
ha de buscar simplificaciones de mate- las casillas blancas, pero las negras son
rial, en especial de este alfil de casillas fuertes y por esto confía en su defensa.
negras.
24.£g4 ¦ae8 25.¦f5 ¤d7
13.£d2 ¥xe3 14.£xe3 h6 26.¦af1 ¦e7 27.b4!

Este es el momento crítico de la par-


tida. Con la ruptura en b4 se desarmoni-
za la defensa negra en el flanco de da-
ma. No hay que olvidar el doble tema
estratégico de esta apertura, que se ba-
sa en las rupturas en f4 y/o b4.

27...cxb4 28.c5!

Sin perder tiempos.

28...h5 29.£g3

Si se cambian las damas, pierde fuer-


Para cambiar también la dama en g5. za el ataque en el flanco de rey.
15.a5 29...¦xe4 30.c6 ¦xe2
A pesar de que ya no hay alfiles de Es más importante acabar con el ca-
casillas oscuras, la idea blanca sigue ballo de d7, que controla la casilla e5 y
siendo hacer b2-b4, pero el negro no defiende en f6, que el alfil de casillas
quiso esperar a esto. blancas.
15...b5 16.axb6 ¤xb6 17.b3 ¦a8 31.£xd6

Página 169 de 212


No es importante ahora el material, Más fuerzas para presionar en e5.
sino la rapidez del ataque.
9...b5 10.£g3 ¥b7 11.fxe5 ¤xe5
31...¤b5 32.£xb4 ¤b8 12.¥f4 h5?!
33.¦xg5+!
Al segundo jugador le resulta muy
El ataque ya es decisivo. difícil completar el desarrollo.

33...¢f7 34.¦xf6+! ¢xf6 13.¤xe5 dxe5!?


35.£xf8+ ¢xg5 36.h4+
Si 13...¥xe5 14.¥xe5 £xe5
El rey ya no tiene buena casilla. 15.£xe5+ dxe5 16.¦f5 (diagrama)
36.h4+ ¢xh4 (36...¢g4 37.£f4#;
36...¢g6 37.¤f4 mate) 37.£f4 mate. 1-
0

*-*-*-*

PARTIDA Nº 108

Ljubljana/Portoroz Vidmar Mem Ljublja-


na/Portoroz YUG, 1973
[A44] Benoni Antigua o Semi-Benoni
BLANCAS: Gligoric, Svetozar
NEGRAS: Puc, Stojan
[Gligoric, Svetozar] Ganando un peón en e5 o h5: 16...f6
17.¦xh5±
(Estrategia) 1.d4 c5 2.d5 e5 3.e4
d6 4.¤c3! 14.¥e3 £d6 15.a4

Desarrollando rápidamente las pie- Es ahora cuando hay que luchar por
zas y dejando un hueco en c4 para un la casilla c4, para situar en ella un caba-
caballo. llo.

4...¤d7 5.f4! ¥e7 6.¤f3 a6± 15...b4 16.¤b1 ¤e7


6...¥f6 7.¤b5 £b6 8.¤d2 …(con La partida ya está ganada estratégica-
idea de) ¤c4. mente por las blancas.
7.¥e2! 17.¤d2 ¤g6 18.¤c4 £c7
La lógica jugada 7.a4?! pierde un Esta posición es ideal para el blanco,
tiempo 7...¥f6². pero aún está bloqueada y es muy bue-
no romperla con el sacrificio posicional
7...¥f6 8.0-0 £e7 que viene a continuación, pues se vul-
nera la estructura de peones y se mejo-
El negro tiene que controlar e5 con ra el ataque.
mucho cuidado.
19.¦xf6! gxf6 20.¦f1 £e7 21.£f2
9.£e1! ¦c8 22.¤a5+- ¤f4
Página 170 de 212
Si 22...¥a8 23.¥xa6. Las debilidades del negro son ya de-
masiadas para confiar en una defensa
23.¥xf4 exf4 24.£xf4 ¦g8!? positiva. 29.¤c6 £d6 30.¤xd8. 1-0
25.¥xh5 ¦g5 26.¥g4 ¦d8 27.¤c4
a5 28.¤xa5 ¥a6 29.¤c6 *-*-*-*

El ataque en dos flancos

Veamos ahora una demostración de cómo se lleva un ataque en los dos flan-
cos del tablero. Gligoric, S - Ivkov, B 1-0, Campeonato de Yugoslavia, Novi
Sad 1975.

PARTIDA Nº 109 8...¤bd7

YUG-ch Novi Sad, 1975 Existe también la posibilidad de


[A56] Defensa India de Rey: 8...h6 y la veremos en la partida si-
Sistema clásico guiente.
BLANCAS: Gligoric, Svetozar
NEGRAS: Ivkov, Borislav 9.¥e2 a6 10.0-0 h6
[Gligoric, Svetozar] Ivkov se da cuenta que no tiene
buen plan en el flanco dama y da co-
1.d4 ¤f6 2.c4 c5 3.d5 d6 4.¤c3 mienzo a la acción en el ala rey.
g6 5.e4 ¥g7 6.¤f3 0-0 7.h3
11.¥e3 ¤h7 12.£d2 h5 13.¤g5!

Ocupando el semihueco.

13...£e7 14.¦ae1 ¦b8

Para la ruptura en el flanco de rey


está mejor movilizado el blanco.

15.a3

Para hacer ¥d3 y dejar el caballo li-


bre para el control de e5.
7...e5 8.¥g5!

Esta es la mejor jugada de la posi-


ción. Se clava el ¤f6 para sujetar la co-
lumna "f" y evitar ...f5. Si el negro quie-
re llevar a efecto este plan debe ahora
debilitarse.

Página 171 de 212


Para jugar b2-b4. En el caso de que el blanco jugara ya
22.f4 las negras tienen la contestación
15...£e8 16.¥d3 b6 22...¤h7 y se cambia un alfil que no de-
be cambiarse, por eso es mejor retirarlo
Si 16...f5?! 17.f4. primero.

22...¤h7 23.f4
17.¢h1! (Estrategia)
Ya es el momento.
23...exf4 24.¥xf4 ¦fe8 25.¤f3
¦bd8 26.£f2

Si se juega 17.f4 el negro jugará muy


bien en e5 luego de 17...exf4 (diagra-
ma)

Para £g3 y presionar aún más en e5.

26...¥c3?! 27.¦e2 b5 28.bxc5


£xc5 29.¥e3 £xa3?! 30.¦a2 £b3
31.¤d4 ¥xd4 32.£xf7+ ¢h8
33.¥xd4+ ¦e5 34.£e7 ¦e8
35.£xd7

El blanco ha desarrollado una intere-


sante maniobra de caballo para presio-
nar y controlar el punto clave de la po-
sición, que es e5. La maniobra ha sido
muy similar a la efectuada por Anatoly
Con el ¥g7 y el ¤d7; por eso, hay Karpov contra Boris Spassky, en una Si-
que buscar una solución estratégica, ciliana, en el match de Candidatos de
que conlleva un aumento de la presión 1974. 1-0
sobre el punto e5, y esta pasa por la
maniobra ¢h1, ¤e2, ¤g1, ¤f3, jugando *-*-*-*
con una nueva pieza sobre el punto bá-
sico de esta posición, que es "e5". PARTIDA Nº 110
17...£d8 18.b4 ¤df6 19.¤e2 Manila Manila (10), 1974
¥d7 20.¤g1 ¤xg5 21.¥xg5 £c7 [E92] Defensa India de Rey:
22.¥e3 Sistema clásico

Página 172 de 212


BLANCAS: Gligoric, Svetozar des en su estructura de peones y un di-
(2585) fícil desarrollo.
NEGRAS: Ljubojevic, Ljubomir
(2605) 19...b5 20.cxb5 axb5 21.¥xb5
¥a6 22.¥xa6 ¦xa6 23.¦ae1 ¤c7
[Gligoric, Svetozar] 24.¢h1 £e8 25.£d3 ¦e7 26.¤f3
¤d7 27.¤d2 ¤e5 28.¥xe5 fxe5
1.d4 ¤f6 2.c4 c5 3.d5 d6 4.¤c3 29.¤c4 ¦f7 30.¦xf7 £xf7 31.¦f1
g6 5.e4 ¥g7 6.¤f3 0-0 7.¥e2 ¤a6 £e7 32.a3 ¦a8 33.b4 cxb4 34.axb4
8.0-0 ¤c7 9.h3 e5 10.¥g5 h6 ¥h6 35.b5 h4 36.b6 ¤e8 37.¦b1
11.¥e3 ¤h7 12.£d2 h5 13.¤h2 (Es- ¤f6 38.b7 ¦b8 39.¤a5 £c7 40.£c4
trategia) £xa5 41.£c8+ £d8 42.£xd8+
¦xd8 43.b8£ ¦xb8 44.¦xb8+ ¢f7
45.¦b7+ ¢f8 46.¢g1 ¥d2 47.¤b1
¥e3+ 48.¢f1 ¤xe4 49.¢e2 ¥c1
50.¦c7 ¥b2 51.¦b7 ¥c1 52.¦b4
¤g3+ 53.¢e1 ¥f4 54.¤c3 ¢e7
55.¤e2 ¤xe2 56.¢xe2 ¢f6 57.¦b8
¢f5 58.¦d8 e4 59.¦e8 ¥g5 60.¦e6
¥f4 61.¢f2 ¥g3+ 62.¢e3 ¥f4+
63.¢d4 ¥e5+ 64.¢e3 ¥f4+ 65.¢e2
¥e5 66.¦e8 ¥f4 67.¢d1 ¥e3. ½-½

El tema estratégico de estas últi-


mas partidas siempre ha sido el mis-
mo. La ruptura en f4, con posterior
13...¤e8 14.f4 exf4 15.¥xf4 a6 presión y control de la casilla e5, sin
16.¤f3 f6² olvidar, drante el ataque central, que
se tiene también a disposición la rup-
Las blancas tienen ventaja. tura en el flanco de dama, mediante
h4.
17.¥d3 ¦f7 18.¥g3 ¤f8 19.¤h4
*-*-*-*
Y la posición es muy difícil para Lju-
bojevic, ya que tiene muchas debilida-

La superioridad del alfil sobre el caballo

Este es uno de los temas clásicos y fundamentales de la estrategia en el aje-


drez.

El mejor método para estudiar y asimilar este concepto, como tantos otros
de similar calibre, es estudiar las partidas de los grandes maestros. De esta for-
ma, iremos descifrando las diferentes maniobras de cada posición.
Gligoric, S - Portisch, L 1-0, Torneo de Zagreb 1965.

Página 173 de 212


PARTIDA Nº 111 causa no se cambian los alfiles, pues el
negro se liberaría de muchos proble-
Zagreb Zagreb (9), 1965 mas.
[D55] Gambito de Dama Rehusado: Lí-
nea principal, desviaciones -Antigua va- 20...¤c4 21.£c3 ¦fd8 22.¦cd1
rian Lasker
Para evitar ...¤d2.
BLANCAS: Gligoric, Svetozar
NEGRAS: Portisch, Lajos 22...¦xd1 23.¥xd1
[Gligoric, Svetozar]
Hay que dar por finalizados los cam-
1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤c3 ¤f6 4.¥g5 bios, pues una torre se necesita para ju-
¥e7 5.e3 0-0 6.¤f3 h6 7.¥xf6 gar en el centro y en el flanco de rey.
¥xf6 8.¦c1 c6 9.¥d3 dxc4 10.¥xc4
¤d7 11.¤e4 23...£f6 24.e5 £e7 25.¤d4 ¥d5
26.¥g4 £g5 27.e6! ¤d6 28.exf7+
Esta es la idea del gran Alekhine, ¥xf7 29.¤e6
con la que se pretende controlar el cen-
tro mucho mejor, porque la intención Hemos estudiado anteriormente al-
del negro es jugar ...e5. Esto es similar gunos casos en los que el caballo era
al sistema de liquidación de Capablanca superior al alfil ya que el juego se en-
en la Defensa Ortodoxa. 11.0-0 e5 contraba bloqueado. Ahora vamos a ver
12.¤e4 (12.¥b3; 12.h3 exd4 13.exd4 un ejemplo donde el alfil, con más dia-
¤b6 14.¥b3 ¥f5 15.¦e1=) 12...exd4 gonales abiertas, es superior al caballo
13.¤xf6+ ¤xf6=. y consigue la victoria en el final. En este
instante podemos observar que el blan-
11...e5 co consigue la ventaja de alfil sobre ca-
ballo.
11...£a5+ 12.£d2; 11...¥e7 12.0-0
b6 13.£e2 ¥b7 14.¦fd1 £c7 15.¤c3 29...¥xe6 30.¥xe6+ (Juego de Pie-
¦ad8 16.e4² Polugaievsky-Donner, zas)
Habana 1967.
12.¤xf6+ £xf6 13.0-0 £e7 14.e4
Esta era la última oportunidad del
blanco para luchar por el espacio.

14...exd4 15.£xd4 ¤b6

Esta jugada, aunque permite el desa-


rrollo del alfil, es demasiado pasiva.

16.¥b3 ¥g4 17.£e3

Defendiendo en f3 y abandonando
la casilla expuesta.
30...¢h8 31.¦e5
17...¦ad8 18.¦fe1 ¦d7 19.h3 ¥e6
20.¥c2 Centralización.
Mirando el punto h7, donde el rey 31...£f6 32.£e3 ¦f8 33.¥b3
no tiene suficiente defensa. Por esta ¤b5
Página 174 de 212
La amenaza era 34.¦e6 £d8 35.¦h6 mente. 37.¦e8 y si 37...¦xe8 38.£xe8+
gh6 36.£h6 mate. ¢h7 39.¥g8+ (39.¥c2+ g6 40.£xg6+
¢h8 41.£h7 mate) 39...¢h8 40.¥f7+
34.¦e6 £h4 35.g3! ¢h7 41.£g8 mate. El blanco ha logrado
vencer en esta partida por la ventaja es-
Liberando la dama de la defensa del tratégica del alfil sobre el caballo. A pe-
peón f2 y dejando la dama negra fuera sar de que había pocas piezas sobre el
del juego. tablero, el primer jugador disfrutaba de
más espacio central y de una mayoría
35...£xh3 36.£e5 a5 de peones en el flanco de rey. Además,
el rey negro no estaba muy seguro pues
La amenaza era a4, dejando al caba- las casillas blancas son motivo de ata-
llo sin casilla. Si 36...£f5 37.£xf5 ¦xf5 que para las blancas, que poseen un al-
38.¦e8+ ¢h7 39.¥c2+- ganando fácil- fil que controla prácticamente todo el
mente. tablero y deja al caballo rival sin buenas
casillas. 1-0
37.¦e8
*-*-*-*
No hay buena defensa en la posición
final, como podemos observar perfecta-

La mayoría de peones en un flanco

Vamos a ver ahora la misma apertura de la anterior partida, pero con una
idea diferente. En este caso, el jugador que conduce las blancas, provoca el te-
ma de la famosa mayoría de peones, y esto le da la victoria.
Gligoric, S - Filip, M 1-0, Torneo de Zagreb 1965.

PARTIDA Nº 112 con la idea de cambiar el alfil, como


gustaba Alekhine.

Zagreb Zagreb (5), 1965 12.¤e4 exd4 13.¤xf6+ £xf6?!


[D55] Gambito de Dama Rehusado: Lí-
nea principal, desviaciones - Antigua Es mejor 13...¤xf6.
variante Lasker
BLANCAS: Gligoric, Svetozar 14.£xd4 £xd4 15.¤xd4 ¤f6
NEGRAS: Filip, Miroslav
[Gligoric, Svetozar] Este es un final favorable al blanco,
pues goza de una mayoría de peones
1.d4 d5 2.c4 e6 3.¤c3 ¥e7 4.¤f3 en el centro que llega rápidamente.
¤f6 5.¥g5 0-0 6.e3 h6 7.¥xf6
¥xf6 8.¦c1 c6 9.¥d3 ¤d7 10.0-0 16.f3!!
dxc4 11.¥xc4 e5
El negro ha jugado más correctamen- Limitando el área de maniobras del
te la apertura, pero Gligoric continúa negro.

Página 175 de 212


16...¥d7 17.¦fd1 ¦ad8 18.e4 31...¤xc5 32.bxc5 (Final)
¦fe8 19.b4 32...¦f7
Paralizando la mayoría negra en el
flanco de dama. La ventaja blanca ha En el flanco de dama, dos peones
crecido notablemente. blancos paran a tres negros. Es, pues,
como jugar un final con un peón de
19...¥c8 20.¥b3 a6 21.¢f2 g6 más.
22.¤e2 ¥e6 23.¥xe6 fxe6 (Estructu-
33.¢e3 ¢f6 34.h4 h5 35.¢f4 e5+
ra de Peones) 36.¢e3 ¢g7 37.g3 ¦e7 38.f4 exf4+
39.gxf4 ¢f6 40.¦d6+ ¢g7 41.e5
El negro se queda con tres islas de ¢f7 42.¢e4 ¢g7 43.f5 gxf5+
peones. 44.¢xf5
24.¤f4 ¢f7 25.¤d3 ¤d7 26.¤b2
¤b6 27.a4 ¢e7 28.a5 ¦xd1 29.¦xd1 El peón pasado es decisivo y la de-
¤d7 30.¤a4 ¦f8 31.¤c5! fensa ya no tiene esperanzas. 1-0

Ya se ve que la ventaja es clara, por


eso se puede entrar en el final de torres. *-*-*-*

Página 176 de 212


LA EVOLUCIÓN DEL AJEDREZ
SU HISTORIA Y SU PORVENIR

El ajedrez, su idea de juego, nació en China.

Posteriormente, en la India, el tablero recibió la forma conocida hoy en día


y, mucho más tarde, llegó a Occidente. Fue en la época medieval cuando se
instauraron y dispusieron las reglas y normas que hoy utilizamos.

Existen dos concepciones sobre cómo nació el ajedrez.

La primera de ellas es la idea de la guerra, con dos armadas que luchan en


el tablero, que es el campo de batalla. Esta idea tiene una buena base teórica,
pues la torre era antiguamente el elefante y la dama el primer ministro, por
ejemplo. Los nombres de rey y reina o dama, son ya del período europeo.

La segunda es la tesis filosófica, que dice que las piezas son la represen-
tación de los cuatro elementos, a saber, tierra, aire, agua y fuego.

Ambas teorías son aceptables, pero la primera, la idea de la guerra, es la


más práctica, aunque el ajedrez tenga también una filosofía muy profunda.

Diversos estudiosos del tema han encontrado una correlación casi exacta
entre los valores de las distintas piezas del ajedrez.

De esta forma, la relación entre el peón y el caballo sería de 1 a 1,61; la del


caballo con el alfil también de 1 a 1,61, e igualmente entre el alfil y la torre o la
torre y la dama.

Parece, pues, que existe una relación matemática exacta entre la fuerza de
las piezas, medida en la eficiencia de las mismas.

Este argumento hace pensar que hay una concepción muy profunda de có-
mo deben mover las piezas.

Por supuesto, en la partida de ajedrez, estos valores son variables, pues de-
penden también de la actividad de las otras piezas y de la estructura de la posi-
ción. Ya sabemos que, cuando el juego está bloqueado, el caballo vale más que
el alfil y éste es más poderoso que el caballo cuando la posición se encuentra
abierta. Pero, si lo miramos con el tablero vacío, la eficiencia del alfil y del ca-
Página 177 de 212
ballo, al mover de h1 hasta a8, y calculamos cuantas casillas dominan estas
piezas, la relación matemática entre ambas es de 1 a 1.61.

En realidad, con muchas piezas en el tablero, sube el valor del caballo y ba-
ja el del alfil, especialmente si el juego se haya bloqueado.

Hace ya mucho tiempo que José Raúl Capablanca dijo que la combinación
de dama y caballo era superior a la de dama y alfil, y esto es cierto, pues, en de-
terminadas cposiciones, la primera proporciona un mayor número de mates.

Progresivamente, con el paso de los años, se han dado nuevas reglas para el
desarrollo del ajedrez, que le ha dado un mayor dinamismo.

Normas como la coronación del peón, el enroque o la facultad de poder sa-


lir con un peón dos escaques de una vez, han convertido un juego tranquilo en
algo muy activo y de gran rapidez.

Todo ello viene movido por la lógica, que ha desarrollado un profundo tra-
bajo intelectual.

El ex campeón mundial soviético, Mihail Botvinnik, dijo en una ocasión:

"El ajedrez es la mejor ilustración, el máximo exponente,


de la belleza de la lógica del hombre".

En los primeros siglos de la práctica del ajedrez, los jugadores querían


siempre atacar. Era un juego muy poco popular, que únicamente utilizaban
los ricos y la gente de gran educación como motivo de diversión.

Por esta razón, eran muy apreciadas las jugadas vistosas, como entregas y
sacrificios, que hicieran llegar a posiciones de mate.

Esta época del romanticismo se vio interrumpida por el español Ruy López,
que con su idea de jugar 1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5, introducía el sentido po-
sicional en el ajedrez.

Ya en el siglo XVIII, fue Philidor quien valoró debidamente la importancia


de los peones, que anteriormente eran casi despreciados. Para Philidor, los
peones "son el alma del ajedrez".

Sólo muchos años después, Capablanca habló sobre la importancia de las


estructuras de peones en la apertura o medio juego.
Página 178 de 212
En el siglo XIX, el norteamericano Paul Morphy, extraordinario talento, fue
quien primero entendió y aplicó la importancia del factor del tiempo, además
de la imprescindible premisa del desarrollo rápido, que son los conocimientos
más profundos de la esencia del ajedrez.

Las partidas de Morphy demuestran que éste había comprendido perfecta-


mente los conceptos del factor del tiempo y del desarrollo rápido, dejando cla-
ro que los sacrificios y las combinaciones son el resultado de las ventajas posi-
cionales acumuladas anteriormente.

Esta fue la grandeza de Morphy.

Con posterioridad vino Steinitz, que comenzó siendo un romántico, pero


que asumió las teorías de Morphy y de Paulsen, creando el ajedrez moderno.

Paulsen había colaborado con ideas tan fundamentales como la superiori-


dad de la pareja de alfiles, o la formación de peones siciliana, que intenta res-
tringir la posición del contrario, sin abrir la propia.

Fue Steinitz quien primero intentó hacer del ajedrez su profesión.

En 1886 dió la idea de crear el Campeonato del Mundo, y creó, además,


una revista de ajedrez, en la que empezó a desarrollar su teoría del balance.

Este fue su más importante éxito ajedrecístico, con el que da comienzo la


teoría posicional y se abre un nuevo camino ante el ajedrez y su desarrollo.

Steinitz, aunque exageró algunas de sus concepciones, como la línea del


gambito de rey donde dejaba éste en el centro del tablero, para jugar el final
con ventaja, dejó bien sentadas las bases del juego posicional.

Steinitz jugó con Zuckertort el primer match por el Campeonato del Mun-
do, que se celebró en tres ciudades de los Estados Unidos, con un abolsa de
tres mil dólares, y se convirtió en el primer campeón mundial de la historia.

Más tarde llegó Emmanuel Lasker, gran conocedor de las leyes del ajedrez,
quien retó a Steinitz y le arrebató el título. Tras perder el match revancha con
Lasker, Steinitz volvió a los Estados Unidos y siguió jugando. Cuando alguien
le preguntó por qué seguía haciéndolo, cuando ya había demostrado que había
sido el mejor durante años, le respondió: "y... ¿cómo voy a ganarme la vida?".

La pérdida del título llevó a Steinitz al desequilibrio mental y murió poco


después, totalmente loco.
Página 179 de 212
Lasker continuó profesionalizando el ajedrez, tarea que ya había comenza-
do su predecesor. Proliferaron los torneos y matches, y se empezaron a poner
buenas bolsas.

Sin pertenecer a una escuela nueva, Lasker fue el que aseguró que el aje-
drez moviese mucho dinero y dio pie a que otros ajedrecistas se convirtiesen
también en profesionales.

En 1911, en el torneo internacional de San Sebastián, aparece José Raúl Ca-


pablanca, que logra reunir una fuerte suma de dinero ─diez mil dólares─, y le
reta y quita el título mundial.

Lasker se retiró del campeonato por enfermedad, cuando ya perdía por cua-
tro derrotas. Posteriormente, ganó diversos torneos de gran importancia, pero
Capablanca se mantuvo seis años sin perder partida.

Aparecen muchos más jugadores, entre los que destaca el gran Alekhine,
quera un fanático enamorado del ajedrez, todo lo contrario de Capablanca.

Alekhine iba perdiendo por ocho a cero con Capablanca, pero logró conse-
guir la suma de diez mil dólares y retó al entonces campeón.

Alexander Alekhine venció por seis a tres a Capablanca, en un match que


duró treinta y cuatro partidas. El derrotado nunca logró encontrar el dinero
suficiente para disputar la revancha y Alekhine brilló con luz propia durante
muchos años.

El era el más grande hasta 1935, momento en el que, debido a la bebida,


perdió el título con el Dr. Max Euwe, aunque luego lo recuperó de nuevo.

Al margen de los campeones mundiales, el ajedrez crece gracias a las ideas


de un buen número de grandes jugadores.

Durante el siglo XIX se jugaba a dominar el centro con los peones, pero es
entonces cuando aparecen nuevas teorías, como las de Nimzowitsch, Reti, Tar-
takower, Rubinstein, etcétera, quienes piensan que también es posible jugar
en el centro con las piezas.

De esta forma nacen las defensas como la Nimzoindia, la Grünfeld, la India


de Rey, la India de Dama, el Sistema Reti y otras.

Por ejemplo, en 1911, Tartakower jugó: 1.d4 f5 2.c4 e6 3.¤c3 ¤f6 4.e3
¥b4 5.¥d3 ¥c3 6.bc3 c5, con la idea de bloqueo que luego popularizó Nim-
Página 180 de 212
zowitsch, y que jugó por primera vez con Janovsky, en 1914, en San Petersbur-
go.

Sin embargo, en lo que a ideas se refiere, el primero en jugar esto fue el in-
glés Staunton, que en 1894 hizo: 1.f4 d5 2.¤f3 c5 3.e3 ¤c6 4.¥b5, lo que es
igual, pero con los colores cambiados.

Todos los datos pertenecientes al desarrollo de la Defensa Nimzoindia, pue-


den encontrarse en el libro "Play de Nimzo-indian Defence", publicado por el
autor en 1985.

A continuación, vamos a ver un pequeño desarrollo, sintetizado, de las prin-


cipales ideas estratégicas que se fueron poniendo en práctica contra la Nim-
zoindia.

Veamos la partida: Bronstein, D - Najdorf, M 1-0, Budapest, Candidatos al


Campeonato del Mundo, 1950.

PARTIDA Nº 113 10.e5 b6 11.f4 f6 12.¥e4 ¥b7 13.0-0


£c7 14.£c2 f5 15.¥d3 dxe5 16.fxe5
¦d8? 17.¥g5 ¦d7 18.¤f4 1-0 Kornath-
Budapest ct Budapest HUN (5), 1950 Teichgraber, corr 1974; ‹10.¥e3 Bot-
[E29] Defensa Nimzoindia: vinnik-Reshevsky, Moscú 1948.
Variante Sämisch
BLANCAS: Bronstein, David Iono 10...b6 11.f4 ¥a6?
vich
NEGRAS: Najdorf, Miguel Era prácticamente única 11...f5! pues
es indispensable efectuar un bloqueo
[Gligoric, Svetozar] para parar el ataque. Puede seguir:
12.d5! ¤a5 13.dxe6 ¥xe6 14.exf5 ¥f7
Esta partida fue importante para el (14...¥xf5 15.¥xf5 ¦xf5 16.£d3 …con
desarrollo de la teoría de la Defensa idea de f5, ¤f4-e6 ) 15.g4 ¤xc4
Nimzoindia. Significó un jalón impor- (15...¥xc4?? 16.¥xc4+ ¤xc4
tante en cuanto a las ideas estratégicas 17.£d5++-) 16.g5 …(con idea de)
que se fueron poniendo en práctica por 17.g6 16...¢h8 17.¦f3 d5 18.¦h3 ¥g8
las blancas. 19.¤g3 ¤cd6„(contrajuego) Stahl-
berg-Reshevsky, Amsterdam 1950.
(Partida Modelo -Plan de Apertura-)
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4 12.f5! e5
4.a3
12...¤f6 13.¥g5‚(ataque)
Bronstein adopta la idea de Sämisch,
que pensó en esta jugada como oposi- 13.f6!
ción directa a la estrategia del negro.
Este movimiento introduce la cuña
4...¥xc3+ 5.bxc3 c5 6.e3 ¤c6 en el corazón mismo de la débil posi-
7.¥d3 0-0 8.¤e2 d6 9.e4 ¤e8 10.0- ción del rey negro. La posición se abre
0 y las piezas de Bronstein van a caer so-
Página 181 de 212
bre el enroque negro con gran fuerza.
Por esto era indispensable bloquear con
11...f5!.

13...¢h8

13...gxf6 14.d5 ¤e7 15.¥h6 ¤g7


16.¤g3 ¥c8 17.¤h5 ¤xh5 18.£xh5 ¦e8
19.¦xf6 ¤g6 20.¦xf7 ¢xf7 21.¥g5 £d7
22.£xh7++-; Luego de 13...¤xf6 habría
sido muy desagradable 14.¥g5 (diagra-
ma)

Inmediatamente el caballo ocupa el


hueco "ofrecido".

16...¥c8 17.£h5 ¥xf5 18.exf5


¦g8 19.¦f3 ¦g7

19...¤g7 20.£xh7+ ¢xh7 21.¦h3+


¤h5 22.¦xh5+ ¢g7 23.¥h6+ ¢h7
24.¥f8 mate.

20.¥h6 ¦g8 21.¦h3!+-

Las negras abandonaron. Había la


amenaza ¥f8. 1-0
seguido de ¤g3 y ¤h5.
*-*-*-*
14.d5! ¤a5 15.¤g3 gxf6

PARTIDA Nº 114
Campeonato del Mundo, La Haya-Mos-
cou (14), 1948
[E29] Defensa Nimzoindia:
Variante Sämisch
BLANCAS: Botvinnik, Mikhail M
NEGRAS: Reshevsky, Samuel Her
man
[Gligoric, Svetozar]

(Partida Modelo -Plan de Apertura)


1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4
En la situación de las negras ha naci- 4.e3 c5 5.a3 ¥xc3+ 6.bxc3 ¤c6
do una zona de debilidad: h5, f5, h6. 7.¥d3 0-0 8.¤e2 b6 9.e4 ¤e8
10.¥e3 d6 11.0-0 ¤a5 12.¤g3 ¥a6
16.¤f5 13.£e2 £d7!

Página 182 de 212


28.£xb3 ¤xb3 29.¥d3 ¢e7
30.¢e2 ¤a5 31.¦d2 ¦c7 32.g4
¦cd7 33.gxf5 gxf5 34.¦ed1 h4

etc... y el segundo jugador consiguió


la victoria.

35.¢e1 ¤b3 36.¤d5+ exd5


37.¥xf5 ¤xd2 38.¦xd2 dxc4
39.¥xd7 ¦xd7 40.¦f2 ¢e6 41.¦f3
¦d3 42.¢e2.

La estrategia negra ha triunfado. El


blanco se ha visto bloqueado en el cen-
El blanco busca jugar f4 y el negro tro y en el flanco de rey, por lo que se
prepara ...f5. ha visto sin plan de juego. 0-1
14.f4 f5 15.¦ae1 g6 16.¦d1 £f7! *-*-*-*
Mientras los peones negros están ar- Vamos a ver, a continuación, un
mónicos y bloqueantes, con puntos sóli-
dos y seguros en c5 y f5, los blancos de nuevo ejemplo con una estrategia ne-
c4 y f4 están paralizados y, a su vez, im- gra en idéntico estilo: Geller, E -
piden el paso de los alfiles. Smyslov, V 0-1, Torneo de Candida-
tos 1956.
17.e5 ¦c8 18.¦fe1 dxe5 19.dxe5
¤g7 20.¤f1 ¦fd8 21.¥f2 ¤h5!
22.¥g3 PARTIDA Nº 115
22.g3 £e8 …(con idea de) £c6, Torneo de Candidatos, Amsterdam (2),
¥b7µ. 1956
[E26] Defensa Nimzoindia:
22...£e8 23.¤e3 £a4 Variante Sämisch
La estrategia negra está triunfando. BLANCAS: Geller, Efim Petrovich
Mientras los peones negros están segu- NEGRAS: Smyslov, Vassily
ros, el blanco tiene muchas debilidades [Gligoric, Svetozar]
en el flanco de dama. El ataque de Res-
hevsky en este flanco es quizá un poco (Partida Modelo -Plan de Apertura)
prematuro si lo realizara anteriormente, 1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤c3 ¥b4
por ejemplo en la jugada decimosépti- 4.a3 ¥xc3+ 5.bxc3 c5 6.e3 b6 7.¤e2
ma, pero ahora es ya perfectamente rea- ¤c6 8.¤g3 0-0 9.¥d3 ¥a6 10.e4
lizable. ¤e8
24.£a2 ¤xg3 25.hxg3 h5 El negro aplica la misma maniobra
que ya jugara Capablanca en 1929.
Inutilizando el flanco rey.
11.¥e3 ¤a5 12.£e2 ¦c8 13.d5
26.¥e2 ¢f7 27.¢f2 £b3!
Esto es lo que le gusta al negro. Al
Todo está preparado para jugar el fi- bloquear el centro, se acaba la movili-
nal. dad de los peones. 13.¦c1.
Página 183 de 212
13...£h4!! 22.¦xb7

Muy buena jugada de Vassili 22.¦fd1 ¤f6-+.


Smyslov, aplicando perfectamente la
teoría profiláctica de Nimzowitsch. Se- 22...£xb7 23.¤xf5
gún esta teoría, lo primero es consolidar
para más tarde poder atacar con garan- 23.¤xe4 fxe4 24.¥xe4 ¦xf4 25.¥xb7
tías. Sería erróneo atacar inmediatamen- ¤xb7 26.¥xf4 ¦d8 27.¦e1 ¤a5µ
te en c4, pues este débil peón ya está Smyslov.
bloqueado y únicamente debemos ata-
carlo en el final. Lo primero es consoli- 23...¦ce8
dar la iniciativa y esto pasa por una es-
trategia que paralice primeramente el No hay suficiente compensación por
flanco de rey, lugar único donde el la calidad sacrificada. 23...¤xc3 24.£h4
blanco puede tener planes de ataque. ¤xb1 25.¤e7+.
13...¤d6? 14.e5 ¤dxc4 15.£h5 g6
16.£h6 …(con idea de) ¤h5 Smyslov. 24.£g4 ¢h8 25.¤g3
14.0-0 ¤d6 15.¦ad1 f5!
25.¤h4!.
Más espacio en el flanco de rey.
15...¥xc4 16.f4„(contrajuego) 25...¤xg3 26.hxg3 £f7

16.dxe6 dxe6 …(con idea de) ...¦xe3.

16...f4 17.exd7 ¦cd8 18.e5. 27.£h4 h6 28.¥d3 £f6µ

17.exf5 exf5 18.£f3 ¥b7 Y la ventaja negra es clara. Smyslov


venció en esta partida algunas jugadas
Mejorando y centralizando el alfil. más tarde y dio así feliz término a una
18...f4 19.£d5+ ¤f7 20.¤f5. brillante estrategia.

19.£f4 £f6 29.£h5 ¦d8 30.¥e2 £f5 31.£h4


£f6“ 32.£h5 ¤c6 33.g4 £f7
19...£xf4 20.¥xf4 ¤dxc4 21.¥xc4+ 34.£h4 ¤e7 35.£h3 ¤g6 36.£h2?
¤xc4 22.¦d7!
36.g3!
20.¥b1
36...¤f4 37.¥f3 £xc4 38.g5 ¦d6
¹(es mejor) 20.f3. 39.¦c1
20...¤e4 39.gxh6 ¦xh6 40.£g3 £xf1+ 41.¢xf1
¦h1 mate.
20...¤axc4? 21.¥a2 b5 22.¦xd6+-.
39...¦g6 40.gxh6 ¦xh6 41.£g3
21.¦d7 £e4! 42.£xf4 £xf4
21.¤xe4 fxe4 22.£xf6 ¦xf6 23.¦d7 42...¦xf4 43.¥xe4.
¦f7 24.¦fd1.
43.¥xf4 ¦xf4 44.¦e1 ¦a4
21...£c6!

…(con idea de) ...¤d2. 44...¦hf6.


Página 184 de 212
45.¦e8+ ¢h7 46.¥e4+ g6 47.g4 56.¦e7+ ¢f6 57.g7 ¦xe8! 0-1
¦xa3 48.¦e6 ¦xc3 49.¢g2
Smyslov venció y dió feliz término a
49.g5 ¦h4 50.¥xg6+ ¢g7. una brillante estrategia.
49...b5 50.f3 b4 51.g5 ¦h4
52.¥xg6+ ¢g7 53.¢g3 ¦d4 54.¥e8 *-*-*-*
b3 55.g6 ¦d8 56.¦e7+“

Página 185 de 212


RESPUESTAS DEL GRAN MAESTRO SVETOZAR GLIGORIC
A DIVERSAS PREGUNTAS P LAN TEADAS POR LOS AL UMNOS
ASISTENTES AL CURSILLO

Las partidas rápidas

Las partidas rápidas o blitz, es un discutido tema, que ha sido tratado de di-
versas maneras por los grandes maestros.

Tanto Botvinnik como Portisch no lo practican nunca, ya que lo consideran


muy superficial. Sin embargo, Fischer juega miles de partidas al año.

Según mi opinión (yo que he practicado mucho este ajedrez rápido), esta
modalidad es buena, siempre que se utilice de forma comedida, pues estimula
la imaginación y da experiencia al jugador, que juega un gran número de parti-
das.

Resulta especialmente indicado cuando se comienza a jugar al ajedrez, pues


ayuda a orientarse en las diferentes posiciones que se desarrollen.
También agiliza el proceso táctico o combinativo.

Muchos de los grandes jugadores lo practican habitualmente, como Kar-


pov, Kasparov, Korchnoi, Tal, y otros.

Sin embargo, no es bueno abusar de las partidas rápidas pues podemos


caer en un ajedrez superficial, y esto no es bueno.

Los apuros de tiempo

Lo mejor es evitarlos siempre.

Para Fischer, el apuro de tiempo ya no es ajedrez. El genial norteamericano


pensaba que en el apuro de tiempo influía casi únicamente la suerte, por lo
que casi nunca, en su dilatada carrera, se le vió en esta situación.

Para evitar los apuros hay que efectuar un mejor estudio de las aperturas,
pues esto facilita un juego mucho más fluído, ya que las posiciones nos serán
conocidas en la mayoría de las ocasiones.
Página 186 de 212
El ajedrez rápido, el blitz, es muy bueno para solventar este tipo de situacio-
nes.

El medio juego

El medio juego es la consecuencia lógica de la apertura y lo fundamental en


él es el plan.

Para lograr un plan hay que estudiar profundamente las aperturas, además
de analizar con detenimiento las partidas jugadas por los mejores grandes
maestros.

Este estudio nos proporcionará nuevas ideas y éstas nos ayudarán y facilita-
rán la búsqueda de un buen plan durante el medio juego de una partida de aje-
drez.

El repertorio de aperturas para un jugador de mediana clase en


progresión

Puesto que un jugador de mediana clase no puede estudiar las aperturas co-
mo un gran maestro, y no puede entender totalmente la lógica del juego, ya
que le faltan los conocimientos y el tiempo necesarios, pues se supone que no
es un profesional, debe especializarse en algunas aperturas que no sean muy
comunes.

Por este método, y ya que no tendrá mucha teoría que estudiar ni noveda-
des de las que estar al día, puede desarrollar un ajedrez de buen nivel.

El gran maestro danés Bent Larsen, ha hecho una propuesta para que los
jugadores en progresión, que sean agresivos, puedan seleccionar su repertorio
de aperturas. Esta es la propuesta de Larsen:

Con piezas blancas:

1. Apertura Española, línea 1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6 4.¥a4 ¤f6 5.0-
0 ¥e7 6.d4!, etc.
2. Apertura Escocesa, Gambito Göring. 1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.d4 ed4
4.c3, etc.
3. Ante una Defensa Caro-Kann, la Variante Panov.
4. Ante una Defensa Francesa, 3.¤d2, pues la línea de 3.¤c3 da mucho
trabajo.
5. Ante una Defensa Siciliana, jugar como una Holandesa, es decir: 1.e4
c5 2.f4, o bien la Variante Rossolimo, con 1.e4 c5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5, por
ejemplo.

Página 187 de 212


6. Si hemos estudiado la Variante del Dragón para jugar con las negras,
entoces podemos jugarla también con las blancas.

Larsen no recomienda el Gambito Morra, pues no le gusta sacrifi-


car un peón central.

Con piezas negras:

A peón de dama ...

1. Defensa Grünfeld.
2. Defensa Benoni Moderna.
3. Gambito Benkö o del Volga.
4. Gambito de Dama aceptado.
5. Defensa Holandesa, Variante Leningrado o Stonewall.

Deben elegirse solamente dos de las cinco mencionadas.

A peón de rey ...

1. Apertura Española, línea 1.e4 e5 2.¤f3 ¤c6 3.¥b5 a6 4.¥a4 ¥c5, etc.
2. Defensa Siciliana, variante del Dragón.

Larsen recomienda un mayor estudio con piezas negras que con


blancas, y apunta que cuando se conozcan bien las variantes elegidas,
puede irse ampliando el repertorio.

Problemas actuales en el repertorio de los grandes maestros

1 ) El Gambito Benkö o del Volga:

PARTIDA Nº 116 5...¥b7?!

Thessaloniki ol GRE, 1984


[A57] Gambito Volga / Benkö
BLANCAS: Beliavsky, Alexander G
NEGRAS: Miles, Anthony J
[Gligoric, Svetozar]

1.d4 ¤f6 2.c4 c5 3.d5 b5 4.cxb5


a6 5.e3

Con la idea de jugar e3-e4 más tar-


de, una vez hecho el enroque. Este es
un plan bastante sólido.
Página 188 de 212
El negro trata se hacerse de la inicia-
tiva, atacando inmediatamente el peón
d5.

6.¤c3 £a5 7.¥d2 axb5 8.¥xb5


£b6 9.£b3! e6 10.e4! ¤xe4?!
11.¤xe4 ¥xd5 12.£d3 f5 13.¤g3 N
13...¥xg2 14.a4 £b7

y el alfil blanco está en peligro.

16.¤1e2 ¥xh1 17.¤xh1 0-0


18.0-0-0 ¥f6 19.¥c3 d5 20.¤f4±
¥xc3 21.£xc3 ¦f6 22.¤g3 ¤a6
23.¤gh5 ¦f7 24.¤xe6

Los análisis que siguen a continua-


ción son de Nikolai Krogius, en Chess
Informant 38/87. 24.¦g1?! d4 25.£b3
Debilitando más la casilla f3. ¤c7 26.¤xe6 ¤xb5 27.¦xg7+ ¦xg7
28.¤exg7+ ¢h8 (28...£f7 29.£xb5)
15.f3 29.axb5÷(poco claro)

En esta posición, Miles siguió 24...¤c7! 25.¤xc7 £xc7 26.£d2


f4 27.£xd5 ¦af8 28.£e6!
15...¥e7?!
28.¦e1 ¢h8 …(con idea de) ...g6.
y perdió la partida algunas jugadas 28...¢h8 29.¦d7 ¦xd7 30.¥xd7
después. [Sin embargo, el gran maestro £d8 31.a5! £g5
Tatai recomienda aquí jugar del siguien-
te modo: ¹(es mejor) 15...¤c6 16.¥c3 31...£xa5 32.£e5 ¦g8 33.¥e6+-.
¥xh1 17.¤xh1 ¤a7 Atacando el ¥b5. Y
si 18.¥a6 (Pero queda la posibilidad de 32.£g4! £xg4
jugar 18.¦d1!? aunque, en opinión del
gran maestro Juan Manuel Bellón tam- 32...£e7 33.£xg7+ £xg7 34.¤xg7
poco es suficiente, porque 18...¤xb5 ¢xg7 35.¥c6+-.
19.axb5 ¥e7! con ligera ventaja del ne-
gro) 18...£c7 19.¤g3 d5 (diagrama) 33.¥xg4 g6 34.¥d7! ¦a8

34...gxh5 35.¥c6 ¦f7 36.a6 ¦a7


37.¥b7 ¢g7 38.¢c2 ¢f6 39.¢c3 ¢e5
40.¢c4+-
DIAGRAMA
35.¤xf4 ¦xa5 36.¢c2² ¢g7
37.¥e6 ¢f6 38.¥g8 ¦a8 39.¥c4
¢e5 40.¤e6 ¢d6?!

Página 189 de 212


¹(es mejor) 40...¦a1 41.¤xc5 ¦h1. 59.¥xg6 ¦h2+ 60.¢e3 ¢b4
61.¢f4 c3 62.¤e3 ¢b3?!
41.¤g5 ¢e5 42.¥d3 ¦a7 43.¥e4
¢d4? ¹(es mejor) 62...¢c5 …(con idea
de) ...¢d6.
43...h6 44.¤h3 g5².
63.¥d3 ¢b2 64.¢e4 ¢c1 65.f4+-
44.¤e6+! ¢c4 45.h4! ¦a1 ¦h8 66.¥b5 ¦b8 67.¥d3 ¢d2
46.¥d3+ ¢b4 47.¤g5 ¦h1 48.¤xh7 68.¤c4+ ¢d1 69.¢f3! ¦h8 70.¥e4
¦xh4 49.¤f6 ¦h2+ 50.¢c1 ¢b3 ¢e1 71.¤a3 ¢d1 72.f5 ¦h7 73.¢f4
51.¤e4! ¦h1+ 52.¢d2 c4 53.¥e2 ¦f7 74.¢e5 ¦e7+ 75.¢d4 ¢e2 76.f6
¦b1 54.¥d1+ ¢xb2 55.¤c3 ¦a1 ¦c7 77.¢e5 ¢e3 78.¤c2+ ¢d2
56.¥c2 ¦f1? 79.¢f5 ¦c5+ 80.¢f4 ¦c8 81.¢g5
¦g8+ 82.¢f5 ¦f8 83.¢g6 ¦g8+
56...¦g1!?. 84.¢f7 ¦g4 85.¥h7 ¦h4 86.¥g6
¦g4 87.¤a3 ¢c1 88.¢g7 ¢b2 89.f7
57.¤d1+ ¢a3 58.¢e2 ¦h1 ¦f4 90.¤c2 ¦xf7+ 91.¢xf7. 1-0
58...¦g1 59.¤e3 c3 (59...g5 60.¤xc4+ *-*-*-*
¢b4 61.¤e5±) 60.¢f2 ¦g5 61.f4±.

2) India de Dama

PARTIDA Nº 117 lumna "c". Existe la alternativa de 7.¥f4


¥d6 8.¥g3 0-0 9.e3 c5 10.£c2² con li-
gera ventaja blanca, como en la partida
Portoroz/Ljubljana Vidmar Mem YUG, Portisch-Gligoric, jugada en Linares en
1985 1981. Pero la verdadera dificultad la
[E12] Defensa India de Dama: ocasiona el movimiento g3!, con la in-
Sistema Petrosian tención de efectuar después ¥g5. Si por
BLANCAS: Christiansen, Larry ejemplo el juego continúa con
Mark
NEGRAS: Parma, Bruno 7...¥e7 8.£a4+ ¤bd7
[Gligoric, Svetozar]
Si 8...c6 9.¤e5² y se gana un tiempo
1.d4 ¤f6 2.c4 e6 3.¤f3 b6 4.¤c3 para ¦d1.
Kasparov está jugando últimamente 9.¤e5 c5
4.g3 que es interesante.

4...¥b7 5.a3 d5 6.cxd5 exd5 7.g3! 9...0-0 10.¤c6.

¡La verdadera dificultad la ocasiona 10.dxc5!


el movimiento g3!, con la intención de
efectuar después ¥g5. Este es el mayor La clave está en evitar cxd4 con esta
problema para el negro en la India de jugada 10.dxc5!
Dama actualmente, pues la estructura 10.¥h3 cxd4 11.¤xd7 ¤xd7 12.£xd4
de peones del blanco es superior. Con 0-0!µ.
el movimiento ¥g5 se presionará en el
punto d5 y se crearán huecos en la co- 10...bxc5?!
Página 190 de 212
10...0-0!? 11.c6™(única) ¤c5 12.£d1 19.¥f5?
(12.cxb7? ¤xa4 13.bxa8£ £xa8
14.¤xa4 b5 15.¤c3 d4-+) 12...¥a6 19.¥g4! ¥e4 20.¦bc1±.
13.b4 ¤ce4 14.¥b2.
19...¥d4!² 20.¥xd4 cxd4
11.¥h3 d4 12.0-0!± dxc3 13.¦d1 21.¥d3 £c5 22.£d7
0-0™(única)
22.¦dc1 £d5 23.f3 £e5 24.£xa7
13...¥c8 14.bxc3+-. ¥xf3!=.
14.¤xd7 ¤xd7 15.¥xd7 22...¥c6 23.£f5 £xf5 24.¥xf5
g6 25.¦bc1
15.¦xd7? £e8.
25.¥d3!?.
15...¥f6 16.bxc3 £e7 17.¥e3
25...¥b5= 26.¥g4 ¦bd8 27.¦c7
Con la idea de ¥g4-¦d7 posterior- a6 28.¦e7 ¦d6 29.¥f3
mente, con lo que el blanco adquiere
clara ventaja. Algunas líneas de análisis pertenecen
a Bruno Parma en Chess Informant
17...¥xc3 18.¦ab1 ¦ab8 39/646. ½-½

18...¥e4 19.¦bc1!±. *-*-*-*

3) Defensa Grünfeld

PARTIDA Nº 118 17.h4

URS-YUG Odessa UKR (5), 1975 El plan de Gligoric es disminuir el


[D88] Defensa Grünfeld: número de peones que defienden el
Línea principal, variante Alekhine rey, para incrementar el ataque en el
BLANCAS: Gligoric, Svetozar flanco.
(2575)
NEGRAS: Tukmakov, Vladimir B 17...¤b4 18.¥c4 b5! 19.¥b3 h5
(2570) 20.£g3?!
[Gligoric, Svetozar] Era mejor 20.£h3 (diagrama)
1.d4 ¤f6 2.c4 g6 3.¤c3 d5 4.cxd5
¤xd5 5.e4 ¤xc3 6.bxc3 ¥g7 7.¥c4
c5 8.¤e2 ¤c6 9.¥e3 0-0 10.0-0
¤a5 11.¥d3 cxd4 12.cxd4 b6
13.¦c1 e6

Si 13...¥b7? 14.d5!

14.e5 ¥b7 15.¤f4 £e7 16.£g4


¤c6

El blanco se prepara para resolver la


iniciativa en el flanco de rey. Es la única
"chance" lógica.
Página 191 de 212
Para jugar g4 rápido, lo que aporta 13...¤a5
bastante ataque.
Y no 13...¤e7? pues existe la res-
20...¦fc8 21.¥d2! ¦xc1? 22.¦xc1 puesta 14.¤xe6.
¦c8? 23.¦xc8+ ¥xc8 24.£c3
14.¥e2 c5 15.¥e3 cxd4 16.cxd4²
El negro jugó mal por dos veces con- ¦fd8 17.¦ad1!
secutivas y consiguió perder una pieza
y, en consecuencia, la partida. 1-0 Abandonando completamente el ala
de dama, donde el negro tiene ventaja,
*-*-*-* y concentrando las fuerzas en el otro
flanco, donde se tiene la iniciativa y el
En la Grünfeld, el tema central es ataque.
que el blanco ocupa el centro con
peones, mientras el negro lo controla 17...£e7
desde lejos con las piezas. Veamos un
nuevo ejemplo: Gligoric, S - Vaga- Si tiene 17...£a4?! 18.£h4 (…con
idea de ¤h3-¤g5) 18...h6 19.¤h3 ¢h7
nian,R 1-0, Match URSS vs Yugosla- (19...g5 20.¤xg5! hxg5 21.¥xg5 …con
via, Odessa 1975. idea de ¥f6+-) 20.¥xh6!! ¥xh6
21.¤g5+ ¢g7 22.¤xe6+! fxe6 23.£f6+
¢h7 24.£f7+ ¢h8 25.£xg6+-.
PARTIDA Nº 119
18.£g3 ¦ac8 19.h4 ¦c3
URS-YUG Odessa UKR, 1975
[D86] Defensa Grünfeld: Línea prinic- 19...¤c4?! 20.¥c1.
pal, variante Simagin mejorada
BLANCAS: Gligoric, Svetozar 20.h5± ¥e4
NEGRAS: Vaganian, Rafael Agred
20...¤c4 21.¥xc4 ¦xc4 22.hxg6 hxg6
[Gligoric, Svetozar]
23.¤h3 …(con idea de) 24.¥g5,
24.¤g5.
1.d4 ¤f6 2.c4 g6 3.¤c3 d5 4.cxd5
¤xd5 5.e4 ¤xc3 6.bxc3 ¥g7 7.¥c4
21.hxg6 hxg6 22.¤h3 ¥h6
0-0 8.¤e2 £d7!?
23.¤g5! ¥xg5 24.£xg5 £xg5
25.¥xg5 ¦dc8
Una idea de Larsen.
La estrategia blanca ya ha dado fruto.
9.0-0 b6 10.£d3! ¥b7 11.e5!
Con la pareja de alfiles se asegura un
mejor final y ataque en el ala de rey.
El blanco utiliza la misma idea de la
partida anterior, aprovechando la supe-
rioridad central para atacar en el flanco 26.f3!
de rey.
…(con idea de) ¢f2, ¦h1.
11...¤c6 12.¤f4
26...¥d5 27.¢f2 ¢f8™(única)
…(con idea de) e6.
27...¥xa2?? 28.¦h1 ¢f8 29.¦h8+ ¢g7
12...e6 13.£h3! 30.¥f6 mate.

…(con idea de) ¤e6. 28.¦h1 ¢e8 29.¥b5+! ¤c6!


Página 192 de 212
Si 29...¥c6? 30.d5!! con motivos de Si 38...¤f5+ 39.¥xf5 gxf5 40.¥d6
mate; 30...¥xb5 (30...exd5 31.¦xd5!+-) ¥c6 41.d5!! con ventaja decisiva;
31.dxe6 fxe6 32.¦h8+ ¢f7 33.¦h7+ ¢e8 41...exd5 42.¥f8!+-
(33...¢g8 34.¦dh1+-) 34.¦e7+ ¢f8
35.¦h1 ¢g8 36.¥f6+-. 39.¥xg6 ¤xg6 40.¦xg6 ¦a4
41.¥d6+- ¦c4 42.¦xc4 ¥xc4
30.¦h8+ ¢d7 31.¦h7 ¦c2+
32.¢g3 ¦f8 El final es muy superior para las
blancas.
32...¢e8 33.¦g7! (diagrama)
43.¢f4 a5 44.g4 ¦h3 45.¦g7+
¢e8 46.¦e7+ ¢d8 47.g5 ¥d5 48.g6
¦xf3+ 49.¢g4 ¦f1 50.g7 ¦g1+
51.¢f4 ¥c6 52.¦f7 ¥e8 53.¥c7+
¢c8 54.¦e7 ¥d7 55.¥xb6 a4
56.d5!!

El blanco ha hecho triunfar de nuevo


la misma idea, por eso, en ajedrez, lo
importante es memorizar las ideas y
nunca las jugadas.

Algunas líneas de análisis pertenecen


a Goran Cabrilo, en Chess Informant
…(con idea de) ¦h1-¦h8. 20/644. 1-0
33.¥h6 ¦e8 34.¦xf7+ ¦e7
35.¦f6 ¦xa2 36.¥f8! ¦h7 37.¥d3 *-*-*-*
¤e7 38.¦c1!? a6

Página 193 de 212


BIBIOGRAFÍA

1. "El sentido común en ajedrez", de Emmanuel Lasker.


2. "Ultimas lecciones", de José Raúl Capablanca.
3. "Mi Sistema", de Aarón Nimzowitch.
4. "300 Partidas", de Siegbert Tarrasch.
5. "El Medio Juego", de Savielly Tartakower.
6. "Know to open a chess game", de ocho autores, entre ellos Gligoric.
7. "Play the Nimzo-indian defence", de Svetozar Gligoric.

Página 194 de 212


GM SVETOZAR GLIGORIC

Nacido el 2 de febrero de 1923, en la ciudad de Belgrado, gran maestro yu-


goslavo. Doce veces campeón de Yugoslavia, candidato al título mundial en
1953, 1959 y 1968, Gligoric está considerado como uno de los mejores jugado-
res de su tiempo.

Página 195 de 212


Gligoric vs Ivkov

Aprendió muy pronto a jugar al ajedrez, pero no fue un niño prodigio. En


1938, a la edad de 15 años, ganó el Campeonato del Club de Ajedrez de Belgra-
do, uno de los más famosos en Yugoslavia. Su fama arranca de 1939, cuando
participó por primera vez en el Campeonato Yugoslavo y se le otorgó el título
de maestro.

La Segunda Guerra Mundial, en la que defendió la causa de su país (como


partisan, contra el régimen nazi), interrumpió su carrera ajedrecística. Termi-
nada la guerra, Gligoric se hizo muy pronto el jugador número uno de Yugos-
lavia, superando a Pirc y a Trifunovic; y su reinado duró casi veinte años.

Página 196 de 212


En 1947, ganó su primer gran torneo internacional, en Varsovia, delante del
futuro campeón mundial, Vasily Smyslov. En 1950 recibió el título de maestro
internacional por su actuación en el torneo de Mar del Plata, y en 1951 el título
de gran maestro, y fue cuajando cada vez mejores actuaciones.

Vencedor con Yugoslavia en las Olimpíadas de 1950, tres años más tarde
participó en el Torneo de Candidatos celebrado en Zürich. Fue uno de los juga-
dores que hizo sombra a la hegemonía soviética después de la Segunda Guerra
Mundial. Sin embargo, pese a sus numerosos puestos de honor en los torneos,
nunca ha supuesto una auténtica amenaza para los poseedores del título mun-
dial. En los dos torneos de los Candidatos, en 1953 y 1959, lo sobrepasaron los
jugadores soviéticos. Y diez años más tarde, de nuevo un soviético, el ex cam-
peón del mundo, Tal, lo eliminó en cuartos de final de los encuentros de los
Candidatos.

Página 197 de 212


Gligoric enfrentando a Smyslov

En el Torneo de Candidatos de Zürich sólo consiguió clasificarse en decimo-


tercer lugar. Los siguientes años, dedicados enteramente al ajedrez, produje-
ron una profunda modificación de su estilo: hasta entonces conocido por su
fuerza atacante, disciplinó su temperamento y se convirtió en una especie de
cruce entre Rubinstein y Capablanca.

Página 198 de 212


Larsen, Bjelica, y Gligoric, durante un torneo en Linares.

Tal como dijimos, en 1959 volvió a disputar el Torneo de Candidatos, en el


que compartió el quinto puesto, lo que le valió ser reconocido como uno de los
mejores jugadores del mundo.

Página 199 de 212


Reshevsky y Gligoric, festejando el triunfo en Dallas 1957

Gligoric ha participado en gran cantidad de torneos, siendo el triunfador de


los certámenes de Mar del Plata 1950, Memorial Staunton 1951, Hastings
1951/52, 1956/57, 1959/60, 1960/61, 1962/63, Dallas 1957, Sarajevo 1961, Tel
Aviv 1967, Berlín 1971, etc.

Página 200 de 212


En lo que concierne a las competiciones de alcance nacional, ha tomado
parte en diecinueve ocasiones en el Campeonato Yugoslavo, resultando vence-
dor en doce. Ha participado en todas las Olimpíadas posteriores a la guerra;
su mejor puntuación fue el 80% obtenido en Munich 1958.

En matches derrotó a Stahlberg en 1949, por +2 -1 =9 y perdió ante Res-


hevsky en 1952 por +1 -2 =7.

Fue el quinto tablero del encuentro URSS vs Resto del Mundo de 1970.

Página 201 de 212


Torre vs Gligoric, en la Olimpíada de Niza 1974.

El secreto de los éxitos de Gligoric es su intensa dedicación al ajedrez. A pe-


sar de ser una persona interesada por un gran número de actividad, entre las
que se cuentan la música y los idiomas, y de su profesión de periodista, siem-
pre ha reservado una parte de su tiempo al ajedrez y su entusiasmo se ha mul-
tiplicado cada vez que ha superado una crisis.

Svetozar Gligoric fue uno de los primeros que jugó la Defensa India de Rey
(o India del Este) en la que es un especialista reconocido.

Página 202 de 212


Como periodista, es autor de una crónica difundida en numerosos periódi-
cos internacionales: "La partida del mes". Ha escrito varios libros sobre aje-
drez y colabora en muchas revistas. Entre sus mejores obras se cuentan "Fis-
cher-Spassky, 1972" y "La Defensa Siciliana", en cuya redacción intervino
también Sokolov, publicada en servo croata. Fue también árbitro en los Cam-
peonatos del Mundo.

Página 203 de 212


Gligoric y Spassky, en Belgrado, año 2006.

Página 204 de 212


Actualmente se encuentra retirado de los grandes torneos, pero a Svetozar
Gligoric se lo considera un héroe en su país y, gracias a su reputación, ha con-
seguido difundir el ajedrez en amplias capas de la población.

Página 205 de 212


_______________

© NotiChess - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Página 206 de 212


ÍNDICE
Curso de Entrenamiento I:
1. Selección y tratamiento de las aperturas (pág. 8)
2. El factor tiempo: el tiempo y el desarrollo (pág. 27)
El tiempo perdidido (página 35)
El orden en el desarrollo (pág. 37)
El sacrificio de material o posicional (pág. 40)
3. Cómo se deben tratar las aperturas (pág. 42)
Consejos de Nimzowitsch (página 42)
Suetin: 4 axiomas y 13 recomendaciones (pág. 45)
Ideas básicas de Capablanca sobre las aperturas (página 46)
Principios de Capablanca sobre la importancia de los peones (pág. 47)
Ideas de Capablanca sobre el Medio Juego (pág. 47)
Principios generales de Capablanca sobre la idea de centro (pág. 48)
Recomendaciones de Capablanca a los principiantes (pág. 48)
Principios fgenerales del final según Capablanca (pág. 49)
Consejos generales de Capablanca sobre la iniciativa (pág. 50)
Principio de Philidor (pág. 50)
Las celadas en las aperturas (pág. 53)
Las tempranas catástrofes (pág. 55)
El atraso en el desarrollo por la ganancia de material (pág. 58)
Decisión y precisión en la apertura (pág. 61)
4. Selección del repertorio de aperturas I (pág. 65)
El Gambito de Dama (pág. 70)
La Defensa Nimzoindia y la India de Dama (pág. 78)
El principio de Economía (pág. 97)

Curso de Entrenamiento II:


1. Selección del repertorio de aperturas II (pág. 106)
El proceso de las ideas en la Apertura Ruy López (pág. 107)
La investigación de las partidas celebradas en los torneos (pág. 115)
2. La preparación para un torneo (pág. 133)
3. El análisis de los finales (pág. 154)
4. El trabajo en equipo (pág. 165)
5. El sistema de vida del ajedrecista (pág. 166)
6. Apuntes sobre Ideas Estratégicas Fundamentales (pág. 168)
El Sistema Benoni (pág. 168)
El ataque en dos flancos (pág. 171)
La superiorida del Alfil sobre el Caballo (pág. 173)
La mayoría de peones en un flanco (pág. 175)
7. La evolución del ajedrez (pág. 177)
8. Diversos temas y problemas planteados por los asistentes al curso (pág. 186)
Las partidas rápiidas (pág. 186)
Los apuros de tiempo (pág. 186)
El Medio Juego (pág. 187)
El repertorio de aperturas para un jugador de mediana clase en progresión (pág.
187)
Página 207 de 212
Problemas actuales en el repertorio de los grandes maestros (pág. 188)
El Gambito Benkö o del Volga (pág. 188)
India de Dama (pág. 190)
Defensa Grünfeld (pág. 191)

Bibliografía (pág. 194)

Partidas
001) Botvinnik, M - Spielmann, R 09 B13 Caro-Kann
002) Gligoric, S - Bidev 13 C92 Ruy López
003) Gligoric, S - Westerinen, H 17 A52 Gambito Budapest
004) Browne, W - Speelman, J 20 A52 Gambito Budapest
005) Gligoric, S - Ghitescu, T 21 D25 Gambito de Dama Aceptado
006) Fischer, R - Gheorghiu, F 23 C42 Defensa Petrov
007) Smyslov, V - Fischer, R 27 A36 Apertura Inglesa
008) Fischer, R - Petrosian, T 31 B42 Defensa Siciliana
009) Gligoric, S - Tolush, A 35 E54 Defensa Nimzoindia
010) Gligoric, S - Portisch, L 37 E54 Defensa Nimzoindia
011) Gligoric, S - Andersson, U 40 E53 Defensa Nimzoindia
012) Fischer, R - Spassky, B 50 C69 Ruy López
013) Suetin, A - Gligoric, S 51 C90 Ruy López
014) Averbach, Y - Estrin, Y 53 D39 Defena Ragozin
015) Petrosian, T - Mikenas, V 53 B05 Defensa Alekhine
016) Petrosian, T - Mikenas, V 54 D90 Defensa Grünfeld
017) Kulzinski, N - Gligoric, S 54 D98 Defena Grünfeld
018) Petrosian, T - Averbach, Y 55 C89 Ruy López
019) Keres, P - Botvinnik, M 55 E35 Defensa Nimzoindia
020) Botvinnik, M - Smyslov, V 56 E45 Defensa Nimzoindia
021) Fischer, R - Minev, N 57 C11 Defensa Francesa
022) Opocensky, K - Flohr, S 57 C11 Defensa Francesa
023) Malich, B - Spassky, B 58 D53 Gambito de Dama Rehusado
024) Smyslov, V - Portisch, L 59 D53 Gambito de Dama Rehusado
025) Uhlmann, W - Veresov, G 60 D53 Gambito de Dama Rehusado
026) Marshall, F - Capablanca, R 61 A47 Sistema Colle
027) Petrosian, T - Kozma, J 61 A46 Sistema Colle
028) Spassky, B - Petrosian, T 62 D03 Sistema Colle
029) Gligoric, S - Ljubojevic, L 63 D48 Merano
030) Spassky, B - Seirawan, Y 65 C34 Gambito de Rey
031) Planinc, A - Gligoric, S 66 C34 Gambito de Rey
032) Calvo, R - Gligoric, S 69 C34 Gambito de Rey
033) Larsen, B - Ivkov, B 69 A37 Apertura Inglesa
034) Reshevsky, S - Petrosian, T 70 A37 Apertura Inglesa
035) Reshevsky,S - Magmasuren 71 D36 GDR Sistema del Cambio
036) Bagirov, V - Klovans, J 72 D36 GDR Sistema del Cambio
037) Jusupov, A - Spassky, B 72 D36 DGR Sistema del Cambio
038) Spassky, B - Petrosian, T 73 D41 Semi Tarrasch
039) Jusupov, A - Ribli, Z 74 D41 Semi Tarrasch
040) Kasparov, G - Karpov, A 76 D31 Semieslava
041) Karpov, A - Kasparov, G 77 D35 GDR Sistema del Cambio
Página 208 de 212
042) Christiansen, L - Browne, W 78 E41 Defensa Nimzoindia
043) Pinter, J - Timman, J 79 E41 Defensa Nimzoindia
044) Portisch, L - Browne, W 80 E41 Defensa Nimzoindia
045) Shashin, A - Novikov, M 82 E41 Defensa Nimzoindia
046) Spassky, B - Fischer, R 83 E41 Defensa Nimzoindia
047) Unzicker, W - Timman, J 84 E41 Defensa Nimzoindia
048) Najdorf, M - Hübner, R 84 E41 Defensa Nimzoindia
049) Petrosian, T - Cebalo, M 86 E41 Defensa Nimzoindia
050) Suba, M - Ribli, Z 87 E48 Defensa Nimzoindia
051) Suba, M - Browne, W 88 E48 Defensa Nimzoindia
052) Franco, Z - Seirawan, Y 88 E49 Defensa Nimzoindia
053) Cebalo, M - Velimirovic, D 89 E48 Defensa Nimzoindia
054) Botvinnik, M - Tolush, A 90 E42 Defensa Nimzoindia
055) Korchnoi, V - Seirawan, Y 91 E42 Defensa Nimzoindia
056) Gligoric, S - Seirawan, Y 93 E42 Defensa Niumzoindia
057) Gligoric, S - Lein, A 93 E42 Defensa Nimzoindia
058) Tatai, S - Hmadi, S 94 E42 Defensa Nimzoindia
059) Gligoric, S - Ljubojevic, L 95 E42 Defensa Nimzoindia
060) Gurevich, D - Adorjan, A 95 E42 Defensa Nimzoindia
061) Kasparov, G - Karpov, A 96 E17 Defensa India de Dama
062) Martín, A - Romero, A 97 B78 Defensa Siciliana
063) Qi, J - Speelman, J 98 B78 Defensa Siciliana
064) Popovic, P - Miles, A 99 B70 Defensa Siciliana
065) Hübner, R - Miles, A 100 B74 Defensa Siciliana
066) Sax, G - Van der Wiel, J 101 B46 Defensa Siciliana
067) Tal, M - Sisniega, M 102 B63 Defensa Siciliana
068) Tal, M - Korchnoi, V 103 B63 Defensa Siciliana
069) Tal, M - Keres, P 107 C96 Ruy López
070) Fischer, R - Keres, P 108 C96 Ruy López
071) Tal, M - Keres, P 109 C96 Ruy López
072) Fischer, R - Keres, P 110 C96 Ruy López
073) Ljubojevic, L - Portisch, L 111 C96 Ruy López
074) Short, N - Spassky, B 112 C95 Ruy López
075) Ljubojevic, L - Gligoric, S 113 C92 Ruy López
076) Portisch, L - Ribli, Z 115 D45 Anti-Merano
077) Jusupov, A - Nogueiras, J 116 D35 Sistema del Cambio
078) Vaganian, R - Spassky, B 117 E15 Apertura Catalana
079) Vaganian, R - Nogueiras, J 117 E15 Apertura Catalana
080) Smyslov, V - Nogueiras, J 119 D30 Gambito de Dama
081) Korchnoi, V - Vaganian, R 120 E05 Apertura Catalana
082) Timman, J - Jusupov, A 122 C81 Ruy López
083) Vaganian, R - Ribli, Z 123 E04 Apertura Catalana
084) Timman, J - Portisch, L 124 B97 Defensa Siciliana
085) Timman, J - Ljubojevic, L 125 D97 Defensa Siciliana
086) Velimirovic, D - Gavrikov, V 126 B97 Defensa Siciliana
087) De Firmian, N - Beliabsky, A 128 C92 Ruy López
088) De Firmian, N - Nikolic, P 129 C92 Ruy López
089) Ljubojevic, L - Torre, E 130 C95 Ruy López
090) Kasparov, G - Karpov, A 135 E21 Defensa Nimzoindia
091) Kasparov, G - Karpov, A 136 E20 Defensa Nimzoindia
092) Kasparov, G - Karpov, A 138 E21 Defensa Nimzoindia
Página 209 de 212
093) Kasparov, G - Karpov, A 140 E20 Defensa Nimindia
094) Suba, M - Karpov, A 142 E20 Defensa Nimzoindia
095) Giorgadze, T - Polugaievsky, L 143 E20 Defensa Nimzoindia
096) Cordes, H - Miles, A 145 E20 Defensa Nimzoindia
097) Timman, J - Korchnoi, V 146 E20 Defensa Nimzoindia
098) Karpov, A - Kasparov, G 148 B85 Defensa Siciliana
099) Kasparov, G - Karpov, A 152 D55 Gambito de Dama Rehusado
100) Chandler, M - Vaganian, R 155 C17 Defensa Francesa
101) Gligoric, S - Euwe, M 156 E51 Semi-Tarrasch
102) Spassky, B - Fischer, R 158 B04 Defensa Alekhine
103) Kasparov, G - Karpov, A 159 E15 Defensa India de Dama
104) Karpov, A - Kasparov, G 161 D34 Defensai Tarrasch
105) Karpov, A - Kasparov, G 162 D55 Gambito de Dama Rehusado
106) Kasparov, G - Karpov, A 163 C42 Defensa Petrov
107) Gligoric, S - Petrosian, T 168 A56 Defensa India Antigua
108) Gligoric, S - Puc, S 170 A44 Semi-Benoni
109) Gligoric, S - Ivkov, B 171 A56 Defensa India de Rey
110) Gligoric, S - Ljubojevic, L 172 E92 Defensa India de Rey
111) Gligoric, S - Portisch, L 174 D55 Gambito de Dama Rehusado
112) Gligoric, S - Filip, M 175 D55 Gambito de Dama Rehuado
113) Bronstein, D - Najdorf, M 181 E29 Defensa Nimzoindia
114) Botvinnik, M - Reshevsky 182 E29 Defensa Nimzoindia
115) Geller, E - Smyslov, V 183 E26 Defensa Nimzoindia
116) Beliavsky, A - Miles, A 188 A57 Gambito Volga/Benkö
117) Christianssen, L - Parma, B 190 E12 Defensa India de Dama
118) Gligoric, S - Tukmakov, V 191 D88 Defensa Grünfeld
119) Gligoric, S - Vaganian, R 192 D86 Defensa Grünfeld

Página 210 de 212