Está en la página 1de 1

Lima, 13 de febrero del 2011 • El Dominical • 7 D

giovana fernández
grafía de Emilio Hernández dida de la fotonovela. Y va
Saavedra, artista plástico que más allá: “Era un vehículo de Partida de nacimiento
integró el reconocido colec- expresión de contenidos que
tivo Arte Nuevo. Las viñetas, también cumplían necesida- El antecedente de la fotonovela es el cinenove-
con una estética pop, van más des reales para las minorías. la, que nace en 1910 en Italia y se nutre de los
allá de la historia, sobreviven Pero el arte peruano nunca fotogramas. En 1945 se crea recién la fotono-
y resaltan por su propio regis- ha sido un buen vehículo de vela, según Contreras y Durand. Aquí existe una
tro. “Los artistas, a diferencia lo cursi, sensiblero, o senti- policial en Facebook llamada “Crimen Corp”.
de lo que pasó con los afiches mentalmente chato y banal.
en la época de Velasco, parece Nunca ha habido un diálogo
querepudiabanestegénero,lo en el arte contemporáneo forzó la producción nacional sentimental y un erotismo in-
menospreciaban”, señala esta con lo cursi. ¿A qué se debe? con la prohibición de Velasco sinuado.
pareja, que está tras Hernán- En parte, a que no ha habido del ingreso de medios extran- En los 90, Contreras y Du-
dezenbuscadenegativospara arte contemporáneo hecho jeros “alienantes”. Entonces rand pierdenelrastroalafoto-
Contreras y Durand han rescatado este género.
enriquecer la muestra. por artistas abiertamente aparecieron empresas mo- novela peruana, a diferencia
“Me llama la atención que, homosexuales. Lo cursi no mentáneas con la mira pues- deloquepasóenMéxico,don-
imágenes interiores”, cuen- co, en donde destaca la estéti- mientras los artistas pop nor- solo sobrevive a un gusto ta en el negocio: “Era una pro- de se siguió publicando. Aquí,
tan Daniel Contreras y Sophia cakitscheneldiseño,quevade teamericanos se nutrían de femenino, sino también ho- ducción precaria. Por eso, no cayeron en el olvido y desapa-
Durand, quienes iniciaron la lamanoconelmelodrama.Al- fotonovelas, como Lichtens- mosexual”. tenía mucha duración. Tres o recieron. Nadie se acordó de
búsqueda hace dos años. guna veces, más extremo, con cinco números y desaparecía. ellas. “Para mí, la fotonovela
Estaparejadeinvestigado- flores y colores chirriantes en Y surgía otra”, dice el escritor era bastante intrascendente.
res tiene una particularidad: su portada, ya que su conteni-
Llama la atención que mientras los Juan Rivera Saavedra, quien Incluso me resistía a hacer
pone el ojo allí donde hay un do es predominantemente en artistas pop norteamericanos se nutrían hizo guiones para la revista televisión. Soy un actor de tea-
vacío,unnichoaestudiarypo- blanco y negro. Otras veces, de fotonovelas, acá nadie se enganchaba “Soñadora”. “Uno se divertía tro”, dice Édgar Guillén, quien
tenciar. Antes, lo hicieron con con un lenguaje más sofisti- con la cultura de masas. Para el artista haciéndolas”, agrega. Yvonne protagonizó varias. Aunque
“Santos inocentes”, un traba- cado, que se alimenta de la peruano no era parte de su imaginario Frayssinet concuerda: “Todo ahora ve ese pasado lejano e
jo que recuperó fotografías de psicodelia propia de la épo- era muy precario y casero. irrelevante.
niños post mórtem, y que se ca. “También está el aspecto Una llevaba su propia ropa, se Unavisióny–valgalacursi-
expuso en la Alianza France- sociológico y antropológico. tein de ‘Susy, secretos del co- Inicio y final maquillaba sola. Y las hacía- lería–unsentircontrarioalode
sa. Ahora, lo hacen con las fo- Se puede delinear el perfil de razón’ o Warhol, acá nadie se Peropararastrearelfindelafo- mos en un día. Eran historias ContrerasyDurand:“Nosotros
tonovelas,enloqueadelantan la mujer de esas épocas. Al enganchaba con la cultura de tonovelaenelPerú,habríaque románticas, no tan apasio- queremosreposicionarlafoto-
se llamará “Fin del amor”, una inicio sumisa, luego heroína, masas. Era mal vista. Para el partir primero con el origen. nadas, menos físico, con un novela. Intervenir las viñetas y
muestraque,comosunombre luchadora por la pareja y la artista peruano la fotonovela Contreras y Durand la fechan vestuario más discreto. Lo vi exhibirlas como una pieza ar-
lo señala, se centrará en viñe- familia. Para los sectores más no era parte de su imaginario, en la década del 50. Sin datos como un cachuelo”. tística y un registro documen-
tas que encierran historias bajos,habíaunatemáticamás y ese divorcio viene del re- precisos, solo armados con un Pero este auge empezó a tal. Muchas muestran partes
sentimentales, cursis,inocen- dramáticayparalosmásaltos, chazo de la izquierda por este reducido grupo de revistas del decaer a fines de los años 70: olvidadas de la ciudad. Nunca
tes, u otras más truculentas, másrosa,comoCorín Tellado. tipo de cultura. Acá no hay un 54 y testimonios que han reco- la TV acaparó el mercado y hansidovistasdeestamanera.
con triángulos amorosos e Elpúblicoeranlasmujeressol- gran coleccionista de fotono- gido.Después,enlosaños60y las revistas desaparecieron o Y revalorarlas para que otras
incluso crímenes pasionales, teras, empleadas del hogar, velas”, dice Jorge Villacorta. 70,comoocurreconelrestode se volvieron en el añadido de personas que aún conservan
pero descontextualizadas amas de casa. Pero también “Claudia Coca recién lo hizo AméricaLatina,sedaunboom un periódico, mayormente una colección sepan lo que tie-
del papel y el guion, llevadas había fotonovelas para los cuarenta años después, pero de estas historias visuales que tomadas de la pluma de Corín nenensusmanos,ynolascon-
a la galería en gran formato y varones, con contenido más se trata de una obra más de tiene en la fantasía y el morbo, Tellado, pieza clave para que sideren un desecho”. Y que no
con una textura similar a los pornográfico”, agregan. autoafirmación identitaria, sus principales recursos para las fotonovelas tuvieran éxito, terminenenlabasura,comola
cuadros del artista pop Roy Dentro de ese abanico de no como un contenido más ganar lectores, al despertar pues generó un mercado con coleccióndelafanática soltera
Lichtenstein, quien apeló al revistas, en donde aparecen amplio, y Juan Enrique Bedo- deseos reprimidos por la épo- historias de una fuerte carga de La Victoria.
cómic y lo reinterpretó. “CariciadeAmor”,“Cita”(que ya la abordó haciendo viñetas ca, más allá de los personajes
parteenMéxico),“Historiade de sus amigos”, agrega. estereotipados que se hacían
En el año 76 la
Más allá de las nubes amor”, “Elvira” (de la actriz El curador y crítico de arte cercanos.
revista “Cita” sacó
La suya es una mirada que no Elvira Travesí), “Romance” ve, que este aspecto, entre En el país, tal como afir- una fotonovela con
solo concierne al plano estéti- y “Éxtasis”, sobresale la foto- otros, contribuyó a la pér- man los investigadores, se re- ‘Rulito’ Pinasco y
Sonia Oquendo.

Camucha Negrete
era la detective
privada “Niccole
la famme”. Tuvo
varios números.