Está en la página 1de 12

Introducción

II. Antecedentes
III. Presentación del problema
IV. Objetivos del proyecto
V. Revisión de literatura.

La industria avícola con el pasar del tiempo, ha ido creciendo, convirtiéndose en una de las que tienen
mayor demanda alrededor del mundo, las industrias, empresas de mediana y pequeña escala generan
miles de toneladas de residuos sólidos orgánicos al año, durante el proceso de faenamiento las plumas
se han convertido en un residuo con una gran problemática ambiental, por su falta de tratamiento y difícil
degradación, lo que ocasiona su acumulación y alteración de los recursos naturales, este residuos suele
ser transformado en harina para la elaboración de alimento balanceado de los mismos animales mediante
la hidrolisis de presión, sin embargo, no suele tener una digestibilidad alta, por lo que se puede generar
enfermedades.

Los rendimientos de las canales de las aves de corral representan entre un 70 y un 75 por ciento
aproximadamente del peso vivo, la cantidad de residuos sólidos potencialmente vendibles depende de la
eficacia de los métodos de procesamiento y de la salud de las aves antes del mismo.
La sangre constituye alrededor del 2 por ciento del peso vivo de las aves y una fuente con alta
concentración de proteínas, durante el sacrificio, la sangre suele recogerse separada de las vísceras, las
plumas constituyen entre el 7 y el 10 por ciento aproximadamente del peso vivo de las aves y son también
una fuente de proteínas (del 75 al 90 por ciento de proteínas brutas), si bien el valor de utilización de las
plumas como componente de la alimentación animal depende de los métodos de procesamiento
destinados a mejorar la digestibilidad (por ejemplo, cocción a alta presión > 100ºC o tratamiento
enzimático). Las plumas procesadas pueden utilizarse también para artículos de cama, prendas de vestir
y otros artículos de mercado para los seres humanos.

5.1. Faenamiento.

El faenamiento de aves tiene como fin, el sacrificio ordenado y regulado bajo normas y pautas, para evitar
el estrés que se puede generar en los animales y de esta manera obtener carne en condiciones óptimas
para el consumo humano, este proceso comienza con la fase de colgado y termina en la fase de
deshuesado y puede realizarlo manual o automáticamente, dependiendo de la industria (Megia, 2013, p5)

La Fase de colgado, donde se coloca a las aves boca abajo con ganchos, durante aproximadamente tres
minutos para la adaptación antes de llegar a la zona de aturdimiento. La segunda fase consiste en el
aturdimiento eléctrico del ave, que puede ser alto o bajo voltaje, para crear un espasmo electroplectico,
Posteriormente al aturdimiento se procede a la sangría, donde se realiza el degüello para el inicio de
desangrado del ave, siendo una zona separada sobre un canal recolector de la misma. El proceso de
faenamineto continua con el escaldado, donde se introduce al ave dentro de un tanque a una temperatura
de 50c°, dando paso a la fase de desplumado y eviscerado.
El proceso posterior al desplume, es el desprendimiento de la cabeza y corte de patas, permitiendo el
lavado previo de las vísceras para removerlas. Estas últimas, son retiradas mediante equipos manuales,
teniendo disponibilidad de agua para evitar la adherencia de las vísceras a la parte interior del ave. Una
vez limpia el ave, debe pasar por el proceso de enfriamiento para la correcta absorción del agua, dando
paso a la última fase del proceso de faenamiento, la cual consiste en el deshusado del ave (Rodriguez
Saldaña, 2011), dentro de estos procedimientos inicia la generación de los principales residuos, sangre,
vísceras y plumas.
5.1.1. Diagrama de flujo del proceso de faenamiento.
A continuación, se presenta un diagrama de flujo del proceso de faenamiento, en el cual se indican sus
fases correspondientes, especificando aquellas donde se generan residuos.
Figura 01. Diagrama de Proceso de Faenamiento.

Colgado Desplumado

Aturdimiento Escaldado Eviscerado

Corte Desangrado Enfriamiento

5.2. Generación de Residuos Sólidos en el Proceso de Faenamiento.

En la avicultura se estima que un aproximado de 1000 gallinas, generan alrededor de 115 litros de
desechos por día, con un contenido de humedad del 70%, lo que equivale a un contenido de 250
kilogramos de nitrógeno total de un ave con un peso promedio de 2.5 kilogramos; usualmente el 50% de
dichos desechos, son excretados como ácido úrico, dentro del proceso de faenamiento existen fases en
las cuales se generan más residuos sólidos, que representan 20% del peso total del ave, siendo los más
comunes las vísceras, la sangre y las pluma. Estos residuos, se caracterizan por ser solidos ricos en
proteínas y grasas, por lo que usualmente se los reutilizan como materia prima para el alimento de los
animales o como abono (Yoon Kim oh et all, 2014).

Tabla 01. Composición del pollo (1,600 gramos).


Componente Porcentaje (%)
Carne de Canal 62.5
Cabeza 3
Patas 3.9
Corazon 0.4
Higado 2.1
Molleja 3
Cuello 4.1
Pulmones, Bazo y Pancreas 0.9
Riñones 0.6
Intestinos 7.9
Sangre 3.5
Plumas 8.1
Total 100

5.2.1. Visceras.
Se toma como parte a vísceras a todo órgano del ave que se encuentre rodeado de una bolsa serosa,
siendo los principales, intestinos, molleja, hígado, pulmones, corazón, páncreas y riñones. Sin embargo,
se consideran las menudencias dentro de esta agrupación: patas, cuello y cabeza ya que estas también
son incluidas dentro del proceso de fabricación de harina de carne aviar.

5.2.2. Sangre
La sangre es otro desecho que se generan dentro del proceso de faenamiento. Esta debe ser recogida
dentro de canales construidos especialmente para ella, ya que, tiende a acumularse. El sistema más
eficiente para la recolección de sangre, es un tanque de almacenamiento, el cual esté conectado en los
canales de recolección, La sangre, al igual que muchos de los residuos generados en la industria avícola,
es abundante en proteína, por lo que considera beneficioso reutilizarla. Está compuesta por desechos
sólidos de la sangre del procesamiento, consistiendo de membranas celulares, electrolitos y hemoglobina
(Leeson et al., 2000, p 58).

Comúnmente se utiliza este residuo para fabricar harina de sangre, que es abundante en proteína cruda y
lisina, sin embargo, no es recomendable implementar en la dieta de los animales por su baja
digestibilidad, ya que genera problemas de bajo crecimiento y emplume normal (Roldan et al., 2004,
p.239).

Tabla 02. Composición de harina de sangre.


Características Porcentaje (%)
Proteínas 40
5.2.3. Plumas Humedad 12
Las plumas son Grasa 25 estructuras epidérmicas
tegumentarias que carecen de células
vivas, abundantes en queratina y minerales, lo cual les permite mayor resistencia a efectos del medio
ambiente. Forman una capa densa y aislante que protege a las aves del frio y radiaciones solares,
ayudando a regular la temperatura corporal.
Gil Cano (2010) señala que las plumas se pueden diferencia en tres tipos fundamentales:
 Plumas de revestimiento: Se subdividen en remeras (las plumas de las alas), timoneras (plumas
de la cola) y coberteras.
 Plumon: son las plumas pequeñas que se encuentran envueltas por las de revestimiento.
 Filoplumas: Son aquellas que tienen funciones sensoriales.

La pluma comprende de un eje central llamado raquis, la cual permite rigidez a la estructura. La fracción
del raquis que se encuentra insertada a la piel del ave se la denomina cálamo, aquella, forma un hueco
por la falta de vasos sanguíneos una vez que la pluma deja de crecer, a dicho hueco se lo nombra
ombligo inferior; el raquis tiene dos márgenes donde crece el vexilo, el cual conforma la parte visible de la
pluma, esta a su vez se encuentra formada por barbillas que parten en dos lados opuestos del raquis,
formando una lámina.
Las plumas representan del 5% al 8% del peso total del animal, lo cual equivales a 200 gramos promedio,
sin embargo, este peso dependerá de la edad que tenga el ave.
Las plumas, al igual que la mayoría de residuos orgánicos producidos en la industria avícola, son altos en
proteína, sin embargo, al contener queratina estas se vuelven más difíciles de degradar, gracias a la
estructura de esta proteína, como se explica posteriormente. Esta proteína es abundante en cisteína,
aminoácido importante para mantener la estructura de la pluma (Leeson et al., 2000) en la siguiente tabla
se visualiza la composición de las plumas del ave.
Tabla 3. Composición de las plumas.

Compuesto Porcentaje (%)


Queratina (proteina cruda) 90
Aminoacidos totales 60
Arginina 7.1
Valina 6.5
Cistina 5.5
Lisina 2.4
Treonina 4.2
Metionina 0.7
Hierro 0.06
Magnesio 0.2
Sodio 0.8
Zinc 10 ppm
Selenio 0.7 ppm
Cobre 12 ppm
Adapatado de (Leeson Et al 2000)

Usualmente se utilizan las plumas para fabricar alimento, fertilizante y proteína digerible, así mismo, el
hidrolizado de las mismas se puede convertirse en gas metano, fuente de combustible o para la
producción de biohidrogeno (Brandelli, sala y juliano 2015).

La harina de plumas es el principal producto fabricado para el tratamiento de las plumas, añadiéndola
usualmente al mismo alimento de los animales, es un producto generado a partir de la molienda de este
residuo, estando este seco o hidrolizado, siendo el ultimo el más común, este producto se realiza bajo
tratamiento térmico, usando temperaturas de 150°c pero cuando existe temperaturas demasiado altas del
proceso, se puede llegar a eliminar los aminoácidos esenciales para la harina (Roldan et al 2004).

5.3. Proteínas.
Las proteínas son macromoléculas en sistemas vivos y esenciales de distintos procesos biológicos,
funcionando como catalizadores, transportadoras y de almacenamiento para otras moléculas (Deis,
Gerber 2016) Son cadenas de aminoácidos que contienen grupos funcionales dentro de su estructura,
tales como, grupos amino, nitrógeno, oxigeno, carbono, hidrogeno, alcoholes y ácidos carboxilos, lo cual
permite reacciones químicas y determinan la funcionalidad de la proteína (Barg, Tymoczko 2015).
Existen proteínas que actúan como enzimas dependiendo su funcionalidad y naturaleza, las cuales
facilitan los procesos dentro de las células. Las proteínas como el colágeno o la queratina, son parte de
aquellas de estructura secundaria ya que forman largos filamentos en forma de hélice alfa (&) o en
zigzag, a los cuales se los denomina lamina beta (b) (Lopez Fanndiño, 2014).

5.3.1. Queratina.
La queratina es una proteína simple fibrosa, la cual forma parte de las capas externas de la epidermis,
esta proteína se encuentra presente dentro del pelo, uñas, lana, plumas y piel ( en la parte
correspondiente a la epidermis), esta proteína tiene como aminoácido principal la cistina, la cual contiene
azufre (Barioglio,2013), al tener como como componente el azufre, la queratina tiene dentro de su
estructura puentes disulfuro, lo que agrega dureza a la misma, mientras mayor es el número de enlaces
disulfuro, mayor es la dureza de la queratina.
Existen dos tipos de queratina, alfa y beta. La primera mencionada es la más comúnmente encontrada
dentro de las uñas y los cuernos de los animales. Contiene una gran cantidad de glicina y alanina, los
cuales son aminoácidos pequeños, esta puede contener residuos ricos en cistina y residuos abundantes
en glicina, este tipo de queratina, forma parte de un grupo de proteínas denominadas superhelicoidales,
las cuales tienen como característica principal hélices enrolladas, proporcionando así, una estructura más
firme; por otro lado, la queratina beta no presenta enlaces disulfuro ya que, no tiene presencia de
cisteína, por lo que se le considera inextensible, frecuentemente se la encuentra en la tela de araña
(QuimiNet,2013).

5.3.1.1. Enlaces disulfiro.

Los enlaces Disulfuro o también llamados puentes Disulfuro (S – S), son enlaces covalentes, que se
forman cuando un grupo sulfhídrico (-SH), presente en el aminoácido cisteína, pierde el hidrogeno (H),
gracias a la presencia de oxígeno, dejando libre los azufres (S), provocando la unión entre los mismos. La
unión de este enlace S-S, junto con la cisteína, dan paso a la formación de cisteína (Sanches, 2011).
Los puentes están comprendidos por residuos de cisteína, los cuales pueden pertenecer a distintas
cadenas polipeptidicas que se encuentran cercanas, de tal manera que al juntarse generan estabilidad a
la cadena. Estos enlaces son importantes para la formación proteica secundaria y terciaria de la proteína
gracias a que producen la interrelación de las cadenas laterales de los aminoácidos (Alberts et al,2006).

5.4. Enzimas.
Se consideran a las enzimas como sustancias de naturaleza proteica, las cuales manipulan ciertas
reacciones que ocurren dentro de las células. Estas pueden actuar dentro o fuera del organismo; sin
embargo, actúan sobre una determinada sustancia, es decir son específicas, su función es catalizar y
también transformar un tipo de energía en otra, la primera lo efectúa estabilizando los estados de
transición, logrando así determinar que reacción química se realiza, estas enzimas suelen ser específicas
para las reacciones que catalizan, ya que, la mayoría de estas no consiguen ser perceptibles sin enzimas.
Usualmente catalizan una sola reacción química; al contrario para aquellas reacciones que se encuentran
relacionadas existen las enzimas proteolíticas, las cuales son comúnmente utilizadas en procesos de
hidrolisis de un enlace peptídico. (Berg et al.,2015), las enzimas se clasifican de acuerdo a la función que
ejercen y se las pueden denominar por el sustrato sobre el cual actúa, así mismo indica que existen
cuatro factores importantes que influyen su velocidad de reacción: la concentración de sustrato, la
concentración de enzima, la temperatura y el potencial de Hidrogeno.

5.4.1. Queratinasa.

Queratinasa es el nombre que se le da a la enzima proteolítica que degrada queratina, la cual se presenta
en ciertos microorganismos, como por ejemplo, Bacillus licheniformis, Fervidobacterium pennivorans o
Fervidobacterium islandicum, este último, siendo el que presenta mayor actividad queratinolitica, estas
enzimas tienen un comportamiento similar a las proteasas, difiriendo de aquellas no queratinoliticas en
cuanto a la degradación de la proteína insoluble. Intervienen en el proceso de sulfitolisis en donde los
puentes disulfuro de la proteína se rompen sin afectar a los aminoácidos presentes, excepto al triptófano
(Galarza et al., 2012).
Las queratinasas tienden a ser amplias con respecto a la especificidad a los sustratos proteicos sin
importar que sean o no solubles, siendo las únicas capaces de degradar queratina, la mayoría de estas
enzimas suelen tener un pH óptimo de 7.0 a 9.0 pero se han presentado casos en los cuales se pH
optimo funcional es mayor a 12.0, ya que tienen extrema alcalinidad, todas las características que
incrementan el potencial de estas enzimas, ayudan a que sean de un uso más eficiente en algunas
industrias, ya que tienen una temperatura manejable de 10°C a 60°C y mejoando su funcionamiento
cuando se la junta con otra enzima proteasas, como la tripsina (Bermal, et al., 2006).
5.4.1.1. Kynzyme VP

En la presente propuesta se utiliza la enzima comercial Kynzyme VP. Esta enzima es una queratinaza
compuesta por endonucleasa y exonucleasa, siendo enzimas de restricción, la primera, se encarga de la
ruptura de enlaces covalentes dentro dela cadena polipeptidicas y la segunda, tiene la funcionalidad de la
división de los enlaces a los extremos de las cadenas. Esta es elaborada por la Empresa Qingdao Vland
Biotech Grupo CO.
Kynzyme VP, es capaz de hidrolizar las plumas de la Empresa avícola mediante la degradación de las
macromoléculas de las proteínas para la solubilidad u obtención de aminoácidos para mejorar los
productos. Esta enzima tiene una actividad minima de 100,000 U/g por lo que se obtiene una cantidad
mayor de proteína digerible y soluble.

5.5. Hidrolisis.

Hidrolisis se denomina a la reacción que se da a la descomposición de sustancias por acción de las


moléculas de agua, generando compuestos más solubles en la misma, este proceso por lo general es
lento y requiere de parámetro idóneos de temperatura, revoluciones y pH, cambiando propiedades de los
compuestos, por lo que generalmente se realiza mediante el uso de catalizadores, que aceleran la
reacción, existen tres tipos principales de efectuar la hidrolisis, con ácidos, bases o enzimas.

5.5.1. Hidrolisis acida.

La hidrolisis acida es aquella en la que se utiliza un compuesto acido como catalizador para romper los
enlaces, los ácidos más comunes para este proceso suelen ser, el Ácido Sulfurico (H2SO4), Acido
Fosfórico (H2PO4), Acido Clorhidrico (HCL) (Hilpmann et al 2016), usualmente este proceso consiste en
dos etapas, la primera en los enlaces más difíciles de degradar, en este caso, en los enlaces disulfuro, la
segunda etapa, consiste en la reducción de las cadenas de aminoácidos (Dai, Li,2018)
El tiempo debe ser un parámetro correctamente monitoreado dentro del proceso, ya que, dependiendo de
este será la cantidad de aminoácidos degradados. Durante las primeras horas se presenta la ruptura de
las cadenas, sin embargo, al pasar el tiempo, cuando se emplean parámetros no idóneos, se puede
manifestar una destrucción de aminoácidos, siendo en su totalidad el triptófano (Robbins, 2012).

5.5.2. Hidrolisis alcalina.

Este tipo de hidrolisis requiere de una base para poder actuar, las mas comunes siendo Hidroxido de
Sodio (NaOH), Sulfuro de Sodio (Na2S), Hidroxido de Potacio (KOH), entre otros, este proceso tiene
como fin principal la ruptura de los enlaces disulfuro, no posee el riesgo de destruir los aminoácidos en la
cadena de la proteína y tiene la capacidad de destruir los potenciales agentes infecciosos existentes (Jin,
Kim 2017), la reacción de la hidrolisis alcalina o básica se da cuando el pH de la base esta entre 10 y 13.

5.5.3. Hidrolisis enzimática.

La hidrolisis enzimática, es aquella que utiliza enzimas hidrolasas como catalizadores para lograr la
ruptura de los enlaces, como se menciona previamente, estas enzimas son nombradas según el
compuesto sobre el cual actúan.
Se sabe que dependiendo el método, tipo de proteína y enzima, la hidrolisis se puede encontrar dentro de
un rango de tiempo de 4 a 48 horas, teniendo como resultado, una obtención de proteína menor al 70%,
por lo que se recomienda realizar una hidrolisis alcalina o acida adicional a esta, para la obtención de
queratina, este tipo de hidrolisis suele ser la más económica, por lo que es la más rentable. A pesar de
ello, las enzimas queratinasas, son escasas, por lo que usualmente, toma más tiempo, ya que, el
procedimiento inicia con el cultivo de las cepas de las bacterias u hongos utilizados para las mismas.

VI. Materiales y métodos.

El presente trabajo tiene como finalidad, implementar una alternativa de disposición final de plumas y la
reducción de la contaminación de las plumas que se generan como residuos en la industria avícola,
mediante una hidrolisis enzimática de la proteína que contiene la pluma (queratina), propuesta que
serealiza al centro de producción GRANJA AMAZONICA MADRE DE DIOS.

6.1. Obtención de las Plumas.

La materia prima (pluma), se toma luego del proceso de faenado que se realiza durante todo el año, ya
que se desecha finalmente el residuo.

Preparación de la Materia prima (queratina).


La preparación de la materia prima abarca el lavado y secado de las plumas para eliminar lo excesos de
materia orgánica que se desecharon junto estas al final del proceso de faenamiento.

a) Lavado de la materia prima

Las plumas que serán obtenidas de los residuos serán lavadas a una temperatura de 30°C en agua
caliente con detergente. Este proceso permite la limpieza de la materia orgánica, sangre y otros residuos
no deseados.

b) Secado de la materia prima.

Posterior al lavado de plumas, se procede a secarlas durante 24 horas, para luego tratarlas.

6.2. Tratamiento con Sulfuro de Sodio y Metabisulfito de Sodio.

Una vez secas las plumas, se inició la realización del proceso, para la determinación de la relación
Sulfuro de Sodio: Metabisulfito de Sodio por cada 20 gr de pluma seca.

Posteriormente se las dejo reposar durante 24 horas para que se complete la reacción, agitación
(remoción) final de 30 minutos. Una v ez completado el tiempo de agitación se añado Metabisulfito de
Sodio (2NaHSO3) con agitación constante de 600 rpm durante 30 minutos hasta alcanzar el pH de 7, que
es el óptimo en el que actúa la enzima y para la eliminación de sulfuro residual. La relación establecida es
de 1:1.5.

6.3. Hidrolisis enzimática

Posteriormente al proceso previo de preparación de la materia prima y de la queratina, una vez alcanzada
el pH de 7, se efectuó el proceso de hidrolisis enzimática.

6.3.1. Proceso de hidrolisis enzimática.

Para el proceso de hidrolisis enzimática, se utilizó KINGZYME.

6.4. Preparación de la materia prima


Según el estudio realizado por Maria Valencia (2018), Indica que la relación optima de Na2S y 2NaHSO3
es de 12:20g por 20g de pluma seca, dando los porcentajes más altos grados de hidrolisis.
Los pH alcanzados inicialmente con el compuesto de Na2S variaron entre 12 y 14, si embargo al añadir el
2NaHSO3, se obtuvo un pH de 7, lo cual fue óptimo para la activación de la enzima utilizada en el
procedimiento de hidrolisis enzimática.
Los resultados según la investigación de María Valencia (2018), según las medias significativas iguales
de tratamientos que contenían 12,16 y 20 gr de Na2s, Sin embargo el tratamiento que presento la media
más alta correspondía al de 12g de Na2S, por lo cual se le considero como el mejor tratamiento.

6.5. Hidrolisis enzimática.

Al terminar con el procedimiento de preparación de la materia prima y obtener la concentración optima del
mismo, se procedió con la hidrolisis enzimática, que, como se explicó previamente, se realiza variando el
tiempo y la concentración de enzima. En este procedimiento se realizaron
Los mejores porcentajes y pH obtenidos durante este procedimiento fueron de 12 g de Na2S y 20 g de
2NaHSO3 en 20 g de pluma seca, con un promedio de queratina hidrolizada de 1.58% y pH 7.

En cuanto a la concentración de enzimas se toma un mejor valor de 0.075%, en cuanto al parámetro de


tiempo se toman las 6 horas como el tiempo óptimo para la hidrolisis enzimática.

VII. Posibles resultados o Resultados preliminares.

Tabla 04: Residuos de plumas de los últimos 4 meses de Granja Amazónica.

MES/2020 PLUMAS (Kg)


JULIO 6,700.00
AGOSTO 8,000.00
SETIEMBRE 6,900.00
OCTUBRE 10,000.00
TOTAL 31,600.00

La granja Amazónica produce un promedio de 7900 kilos de pluma mensual, estos residuos terminen en
cuerpos hídricos o en botaderos informales, transformándose en contaminantes del ambiente. Sin
embargo, su aprovechamiento en la industria agropecuaria promete darle mejor tratamiento a este
residuo, como fuente de proteína en la formulación de dietas principalmente de cerdos, aves y vacunos,
gracias a su alto contenido de proteínas, aminoácidos, minerales y fibras naturales y su incorporación en
la producción de bioabonos mejoran notablemente el contenido de materia orgánica y nitrógeno e influyen
positivamente en las propiedades del suelo y el rendimiento de los cultivos. Además, presenta gran
potencial en la industria cosmética, biomédica, textil, bioenergía, entre otras aplicaciones. Por lo que, la
revisión abordara los avances relacionados a sus efectos ambientales y sus potencialidades en la
industria pecuaria y agrícola, como alternativas de tratamiento a estos residuos y minimizar sus efectos
ambientales.

VIII. Impactos ambientales y sociales.

Dentro de los diferentes aspectos e impactos ambientales asociados al proceso productivo avícola de
engorde, únicamente se evaluara los asociados a plumas ya que son de interés para el presente trabajo.
8.1. Generalidades de la Pluma como agente de contaminación.

Las plumas se pueden transformar en agentes contaminantes del ambiente y provocar una serie de
daños a los ecosistemas (Hernández et al., 2013), frente a ello, debemos preguntarnos porque pasó a ser
un importante agente de contaminación, independientemente de las debilidades normativas y fiscalización
a los procesos industriales en nuestro país. Las razones de preferencia están ligadas a la calidad
nutricional de la carne de pollo, la FAO (2013) considera a la carne de pollo como sana, destaca el bajo
contenido de grasa, la pechuga contiene menos de 3 g de grasa/100 g, en contraste la carne oscura varia
de 5 a 7 g /100 g; además, la mitad de la grasa del pollo contiene grasas monoinsaturadas deseables y
solo un tercio son grasas saturadas, menos saludables. Condición que genero expectativas y propició
incremento en el consumo.

La calidad de la carne, los precios elevados de productos sustitutos (carne de res o chancho), el inestable
abastecimiento del pescado y la preferencia del consumidor peruano ha generado una tendencia
creciente en la producción y el consumo nacional e internacional; al 2016 alcanzo 9 430 mil millones de
pollos parrilleros en Sudamérica siendo Brasil, Argentina y Colombia los productores más importantes de
la región (Bueno et al., 2017); sin embargo, Perú lidera en consumo regional con 46,5 kg/ habitante/año,
superando en 2017 a Argentina, Panamá y Brasil que siguen de cerca a Perú con 41 kg/ habitante/año
(Industria Alimentaria-IA, 2019; Ministerio de Agricultura y Riego- MINAGRI, 2018 ).

La producción en Perú al 2017 alcanzó 707 600 millones de unidades y presenta crecimiento promedio de
7% en los 10 últimos años (MINAGRI, 2018a), del total producido el 85 % se vende como ave viva (Bueno
et al., 2017), situación que permite el beneficio en locales artesanales que no aplican medidas sanitarias y
ambientales para evitar la contaminación con los residuos generados en el proceso (FAO, 2013).

En nuestro país el 2017 se ha producido 1 464 548 toneladas de carne de pollo, entre las regiones con
mayor producción destacan Lima con 848 mil toneladas, La Libertad 271, Arequipa 153, Ica 72, Ancash
con 39 y San Martin con 38 mil toneladas (MINAGRI, 2018a), a partir de los datos de producción,
podemos determinar el volumen de residuos que se generó, tomando como base los valores medios para
las plumas, viseras y sangre.

Se producen 90 642,6 miles de toneladas de plumas en nuestro país (MINAGRI, 2018a), junto con las
vísceras y sangre son los subproductos del proceso y se consideran como residuos inútiles o desechos
(Bhange et al., 2016; Benítez et al 2014). La gestión inadecuada da lugar a potenciales problemas de
salud ambiental y humana, los desechos generados constituyen una importante fuente de impacto
ambiental negativo por sus indicadores físico-químicos- microbiológicos inadecuados.

Los problemas específicos son la contaminación por vertimientos a fuentes hídricas, figuran la
degradación de las aguas superficiales y subterráneas por incremento del nitrógeno y fósforo, OD, DQO y
DBO5, lo relativo a la calidad del aire incluyen el destino y efectos del amoníaco, el sulfuro de hidrógeno y
emisiones de gases de efecto invernadero (Fernández & Betancourt, 2018; FAO, 2013), que se originan
durante el proceso de descomposición. Además, estos subproductos generados tienen impacto
ambiental-social negativo, importante para la salud pública por la emisión de olores molestos ruidos,
moscas, roedores y aves de carroña que molestan en forma directa a la población que habita en un radio
mínimo de 100 m de las plantas de beneficio, por lo tanto, los grandes volúmenes producidos en nuestro
país nos deben llevar a plantear alternativas que permitan dar valor agregado a las plumas y evitar o
minimizar la contaminación ambiental causada por dicho residuo.

8.1. Utilización de la Pluma de aves en la industria pecuaria


Uno de los principales factores que contribuyen hoy en día a mantener la calidad del medio ambiente, es
el aprovechamiento de subproductos avícolas en la industria alimenticia de cerdos, vacunos, aves, peces
y otros, como alternativas nutricionales que permitan reducir costos sin afectar de manera adversa la
producción, el uso de plumas en dietas de aves, peces, cerdos y ganado rumiantes está siendo tratado y
estudiado por diversos autores por el gran potencial nutricional de las plumas, previo procesamiento por
hidrolisis o acciones enzimáticas de queratinasas (Cabrera et al., 2018; Machuca et al., 2016; Pan et al.,
2016; Brotzge et al., 2014; González & Bauza, 2010).

Las plumas pueden convertirse en un concentrado proteico palatable y altamente digestible de 82 % por
hidrolisis físico-químico y puede alcanzar una digestibilidad de hasta 98 % por hidrolisis enzimática
(Fakhfakh et al., 2011). El proceso de hidrolisis se da bajo condiciones de elevada presión (3,2
atmósferas) y temperatura (146-160 ºC durante 30 minutos) para que produzca la ruptura de los enlaces
químicos que dan estructura a la queratina. Sin embargo, el desequilibrio en aminoácidos esenciales
generadas por esta técnica (hidrolisis) limita su uso en dosis elevadas, aunque presenta concentración
muy elevada en cistina, treonina y arginina, pero deficitaria en metionina, lisina, triptófano e histidina; la
suplementación con aminoácidos sintéticos es una alternativa de utilizar las plumas en forma de harina
obtenida por hidrolisis (Brotzge et al., 2014). Al parecer, estos métodos tradicionales dan lugar a una
pérdida de aminoácidos esenciales tales como metionina, lisina y triptófano y es por ello que se están
desarrollando tratamientos biológicos alternativos mediante acción de enzimas queranoliticas producidas
por bacterias, actinomicetos y hongos que degradan y utilizan la queratina (Călin et al., 2017; Quintero et
al., 2017; Machuca et al., 2016) y obtener harina de plumas con mayor digestibilidad (hasta 98 %),
transformándolo como una fuente viable de proteínas.

Las plumas presentan importantes cantidades de aminoácidos al suministrarse en cerdos utilizan el


pienso tan eficientemente como los alimentados con las dietas convencionales, pero reducen ligeramente
el peso corporal y la ganancia de carne magra libre de grasa, sin embargo, queda demostrada que
promueve el crecimiento y rendimiento de lechones de vivero y es una alternativa prometedora en
términos de crecimiento, rendimiento y salud intestinal (Pan et al., 2016). Además, se evalúa su potencial
para la sustitución de insumos como la torta de soya y harina de pescado por las plumas en suplementos
proteicos útiles en la alimentación animal (Brotzge et al., 2014; Bauza et al., 2007) ya que se puede
sustituir hasta 30% de los insumos tradicionales en dietas, por plumas hidrolizadas y promover excelente
comportamiento productivo en cerdos y vacunos estabuladas (Cabrera et al., 2018; Pan et al., 2016;
Brotzge et al., 2014) y más importante, reducir costos en la formulación de dietas y dar un uso apropiado
a un subproducto contaminante (Cabrera et al 2018; Bauza et al., 2007).

8.2. Producción de bioabonos y su aplicación en la agricultura

Las plumas presentan 80,51 % de proteínas, 10,05 % Fibra orgánica, 93 % materia orgánica y 12,66 %
de nitrógeno, lo convierte en excelente sustrato para la preparación de bioabonos, ya que hasta un 30 %
de plumas muestran mejoras significativas en la capacidad de retención de agua, materia orgánica,
nitrógeno y el contenido mineral, parámetros importantes en la calidad de bioabonos (Florida & Reategui,
2019).

Además, la utilización en preparación de compost incrementa hasta 4,8 % de nitrógeno, valor muy alto en
comparación a otros abonos tipo compost a base de diferentes insumos de fuentes naturales orgánicas
(Florida & Reátegui, 2019). Además, las plumas son fuente de péptidos, aminoácidos y minerales para los
fertilizantes orgánicos, la degradación y aplicación en suelos podría ser una fuente económica de
compuestos nitrogenados para las plantas, y generar aminoácidos, especialmente el triptófano, un
precursor de la hormona del crecimiento de las plantas, ácido indol-3-acético (IAA) fitohormona esencial
para la germinación de semillas (Kumar et al., 2017) crecimiento y desarrollo de las plantas, incluida la
plasticidad celular, elongación del tejido, embriogénesis y emergencia de las raíces colaterales. Es decir,
se observa una mejora integral del cultivo.
También, se ha evidenciado que su aplicación en la agricultura orgánica funciona como fertilizante de
liberación semi lenta, la liberación de N llega hasta 65% después de 8 semanas, en parte a su resistencia
a la descomposición, la acumulación de biomasa microbiana y la descomposición secundaria (Hadas et
al., 1994). Su aplicación en los suelos presenta afectos muy importantes en los indicadores de fertilidad,
produciendo efectos significativos en el pH, MO N, P y K y sobre la población de bacterias hidrolizantes
de celulosa y las proteolíticas, favoreciendo el reciclaje que está directamente relacionada con la fertilidad
y el control de enfermedades (Tamreihao et al., 2019; Adetunji et al., 2012; Hadas et al., 1994).

El uso de las plumas (hidrolizadas o compostadas) en la agricultura, al parecer responde mejor frente a
los cultivos que requieren cantidades bajas pero constante de nitrógeno, para mantener la calidad del
producto y rendimientos aceptables, como en el caso del el cacao (Puentes et al., 2014). Por lo tanto, en
Perú, los bioabonos a base de plumas tendrían un mercado potencial muy grande en la producción de
cacao ya que al 2017 las áreas alcanzaron 199 mil hectáreas y casi el 60 % con manejo orgánico (Florida
& Reategui, 2019; MINAGRI, 2018b). Lo que garantiza la viabilidad de la producción de bioabonos a base
de plumas.

8.3. Otras aplicaciones de las plumas

El potencial de utilización de las plumas no se limita a la industria alimenticia pecuaria y como bioabonos
en la agricultura, pueden también ser usadas como fuente de peptona en la producción de biomasa
láctica para la obtención de queratina cosmética (Valencia, 2018; Machuca et al., 2016), bioplásticos
(Gómez & Yory, 2018; Calle & Washington 2017), en la Industria textil como fibra natural para relleno de
almohadas, colchones, bolsas de dormir y otros, con características estructural y mecánicas únicas
(Rahhali, 2015), como materias primas livianas, de bajo costo y biodegradables para la fabricación de
material de embalaje (Gonzales & Martínez, 2917; Serra, 2014), La bioadsorción de metales pesados
(Tejada et al., 2015), bioenergía (Mojica et al., 2016; Aguilar, 2015) aplicaciones biomédicas (Gutiérrez,
2018). Por tanto, los múltiples usos que se le pueden dar están relacionadas a sus propiedades
mecánicas y estructurales únicas (Gutiérrez, 2018; Rahhali, 2015), que incluyen biodegradabilidad,
bioreabsorbilidad, biocompatibilidad, esterilización, funcionalidad, autoensamblaje y capacidad de
fabricación.

IX. Conclusiones.
 El aprovechamiento en la industria pecuaria y agrícola son alternativas viables para la
disposición final de plumas que están compuestas de queratina, una proteína estructural fibrosa
insoluble y difícil de digerir.

 La empresa Avícola Granja Amazónica produce un promedio de 7.9 toneladas de plumas al


mes, desechos que son dispuesto en un botadero, generando impacto ambiental negativo en la
degradación de las aguas superficiales y subterráneas, suelo y emisiones de gases de efecto
invernadero,

 Los volúmenes producidos de la hidrolisis pueden usarse en dietas de cerdos y ganado


rumiantes por El gran potencial nutricional, previo procesamiento por hidrolisis o acciones
enzimáticas que pueden convertir en concentrado proteico palatable y altamente digestible de 82
% a 98 % que promueve excelente comportamiento productivo en cerdos y vacunos estabuladas
y es una alternativa prometedora en términos de crecimiento, rendimiento y sustitución
económica de insumos como la torta de soya y harina de pescado.

 Es excelente sustrato para la preparación de bioabonos con alta capacidad de retención de


agua, materia orgánica, nitrógeno, contenido de minerales y formación de ácido indol-3-acético,
un precursor de la hormona del crecimiento, fitohormona esencial para la germinación de
semillas, crecimiento y desarrollo de las plantas. Asimismo, los bioabonos de plumas presentan
excelentes niveles de fertilidad, produciendo efectos significativos en el pH, MO, N, P, K y una
liberación semilenta de N en él suelo.

 Por lo tanto, las plumas poseen excelentes propiedades mecánicas y estructurales que permiten
plantear múltiples alternativas; sin embargo, considerando el contexto actual de nuestro país, la
producción de alimentos para cerdos y rumiantes y bioabonos a base de plumas es viable y
garantiza el apropiado uso a un subproducto contaminante, como alternativas para el tratamiento
seguro y proteger el medioambiente.

X. Bibliografía

Bibliografía
FAO. (19 de JUNIO de 2012). Revision de desarrollo agricola. Obtenido de
http://www.fao.org/3/al716s/al716s00.pdf

XI. Anexos

También podría gustarte