Está en la página 1de 2

DISCALCULIA

Usamos las matemáticas diariamente, ya que son fundamentales para la


economía diaria (ir al supermercado, pagar o dar el cambio correctamente...),
interpretar el tiempo (calendario, horario…), orientarse en el espacio (recordar
direcciones, número de la puerta…), incluso son necesarias para cocinar
atendiendo a las cantidades marcadas por una receta, además de muchas
otras situaciones cotidianas. Así pues, la discalculia afecta a la vida cotidiana
de las personas que la padecen y, por lo tanto, es muy importante tratarla.

TIPOS

La mayoría de autores identifican cuatro áreas de deficiencia en la discalculia


que se corresponden con los cuatro grandes tipos comúnmente aceptados:

Deficiencias lingüísticas. El problema reside en un déficit en la compresión


de los enunciados de los problemas matemáticos.

Problemas de compresión. Dificultades para reconocer y entender símbolos,


así como también para ordenar y seriar grupos de números.

Problemas con las operaciones. El alumno no es capaz de seguir el ritmo


medio de la clase en las operaciones básicas y sus secuencias.

Problemas de atención. En este caso, se observan problemas en la copia de


figuras geométricas y símbolos operacionales.

CAUSAS

La discalculia, la incapacidad para comprender y realizar cálculos aritméticos y


matemáticos, es producida por anormalidades en las conexiones cerebrales
que se encargan de este tipo de aprendizaje. Los neurocientíficos creen que la
región del cerebro encargada de esta capacidad es el lóbulo parietal.
DIAGNOSTICO

El diagnóstico de la discalculia se efectúa a partir de los resultados obtenidos


en la evaluación neuropsicológica, en la que se evalúa, además de las
capacidades numéricas y de cálculo, otras funciones cognitivas como la
memoria, la atención, las capacidades visuoperceptivas y visuoespaciales y las
funciones .EJECUTIVAS.

 Emplea ejercicios para fortalecer el sentido numérico. Se trata de


ejercicios básicos de números, tales como operaciones sencillas,
cantidades, etcétera.
 Utiliza juegos numéricos. Emplear el juego aporta un sentido lúdico que
favorece la estimulación y el aprendizaje.
 Trabaja con tu hijo conceptos matemáticos básicos, como cantidad,
proporción (mayor, menor, mucho, poco, etcétera) y la seriación.
 Apóyate de referentes visuales que les ayuden a la comprensión de las
matemáticas (ábacos, dibujos, esquemas, etc.)
 Muéstrale la correspondencia entre las operaciones y el lenguaje
matemático (sumar: unión; restar: quitar; multiplicar: sumar el mismo
número; dividir: reparto).
 Ayúdale a visualizar los problemas y a secuenciarlos en datos y
cuestiones.
 Entrena el cálculo mental mediante repetidas actividades. De este modo
dotarás al niño o niña con discalculia de estrategias cognitivas para las
matemáticas.
 Dale su tiempo para aprender y crear el sustrato neural pertinente.
 Cuida su bienestar emocional. Es fundamental que le ofrezcas tu apoyo
emocional para evitar problemas derivados.
 Adapta el proceso de aprendizaje a cada niño o niña. Su nivel, sus
conocimientos, sus necesidades, etcetera.

También podría gustarte