Está en la página 1de 15

Universidad Autónoma Chapingo

Departamento de ingeniería agroindustrial

PRODUCCIÓN DE HORTALIZAS

“Cultivo de coliflor”

Grado: 6° Grupo: “4”

Integrantes:
Allende Baltazar Israel
Cela Lobato María del Carmen
Milán Liebre Sandra Odette
COLIFLOR

La coliflor es una de las hortalizas de mayor consumo. La parte comestible de esta


planta es la inflorescencia sin madurar, conocida como pella o piña. Está formada por
una masa compacta de ramificaciones florales, en cuya superficie aparecen las flores
semi abortadas como consecuencia de una concentración de savia (Vila, 1982).

Botánicamente, la coliflor pertenece a la familia de las crucíferas, género Brassica,


especie oleracea y subespecie botrytis (Vila, 1982).

1. Origen.

Diversos estudios concluyen que los tipos cultivados de Brassica oleracea se


originaron a partir de un único progenitor similar a la forma silvestre. Esta fue llevada
desde las costas atlánticas hasta el Mediterráneo. De esta manera, aunque la
evolución y selección de los distintos tipos cultivados tuvo lugar en el Mediterráneo
oriental, la especie a partir de la cual derivaron sería B. oleracea y no las especies
silvestres mediterráneas. Las evidencias apuntan a una evolución del bróculi y de la
coliflor en el Mediterráneo oriental. Sin embargo, es probable que en el camino de
diferenciación de estos cultivos, influyeran posibles intercambios de material genético
con especies como B. cretica (InfoAgro.com, s.f.).

En un principio el cultivo de la coliflor se concentró en la península italiana, y debido


a las intensas relaciones comerciales en la época romana, tendría como resultado su
difusión entre distintas zonas del Mediterráneo. Durante el siglo XVI su cultivo se
extendió en Francia, y apareció en Inglaterra en 1586. En el siglo XVII, su cultivo se
generaliza por toda Europa y a finales del siglo XVIII se cita su cultivo en España.
Finalmente, durante el siglo XIX las potencias coloniales europeas extendieron su
cultivo a todo el mundo (InfoAgro.com, s.f.).

2. Variedades.

Dado el gran número de variedades existentes y la continua aparición de otras nuevas


en el mercado, se hará mención, exclusivamente, de las más utilizadas, agrupandolas
según su época de recolección (Vila, 1982).

Variedades tempranas: Se consideran como tales las que se recolectan antes del 10
de octubre. Se caracterizan por dar pellas de tamaño pequeño y con numerosos fallos,
a veces, por encima del 20 por 100. Todas se dedican al mercado de consumo en
fresco. Las más utilizadas son Veralto, Brio Osena, Eureka, Marca y Heralda (Vila,
1982).

Variedades de media estación: Son las que producen mejores calidades. Sus pellas
oscilan entre 1 kilo y 1,5 kilos de peso. La recolección se lleva a cabo entre mediados
de octubre y mediados de diciembre. Se destinan tanto para consumo en fresco como
para preparación de congelados y para apertización. Entre ellas cabe mencionar
Avans, Erfurt, Winner, Suprimax, Durato, Dominant, Bola de Nieve, Navidad, Lecerf,
etc. (Vila, 1982)

Variedades semitardias: Se recolectan entre el 15 de diciembre y mediados de


febrero. Suelen proporcionar pellas de poca consistencia, tamaño grande y color
cremoso, normalmente; se destinan, por lo general, a consumo en fresco. Las más
características son Parnas, Frankfurter, Ebro y Kibo Giant (Vila, 1982).

Variedades tardías: Se cosechan desde finales de febrero hasta mayo. Sus pellas son
de gran tamaño y fuerte consistencia. Se destinan en su mayoría a consumo en
fresco, aunque también parcialmente a congelación y apertización. Entre las más
difundidas están Gigante de Nápoles, San José, Armado de abril, Armado de mayo y
Armado tardo. El aspecto externo de todas estas variedades se ve fuertemente
influido por los cuidados culturales, por la calidad de la tierra y por los factores
ambientales (Vila, 1982).

3. Taxonomía.

Fueyo (2007), menciona que la clasificación taxonómica de la coliflor se presenta


(tabla 1) de la siguiente manera (Universidad Técnica de Babahoyo, s.f).

Tabla 1. Taxonómia coliflor.

Reino Plantae

División Magnoliopyta

Clase Magnoliopsida

Subclase Dilleniidae
Orden Capparales

Familia Brassicaceae

Género Brassica

Especie B. oleracea

4. Morfología.

La coliflor común posee una raíz principal gruesa, de un diámetro que, en el máximo
de su desarrollo, alcanza entre 4 y 8 cm. De ella salen abundantes raíces secundarias
que raramente se ramifican, por lo que su sistema radicular es bastante reducido en
comparación. con la parte aérea (Vila, 1982).

La parte exterior está formada por un grueso tallo de 4 a 8 cm de diámetro, de escasa


longitud, en el que se insertan grandes hojas, de 25 a 50 cm, cuyo número oscila de
7 a 20, según las variedades y que protegen a la inflorescencia del sol. De que las
hojas cubren más o menos las inflorescencias depende, en gran parte, la buena o
mala coloración de las pellas (Vila, 1982).

Los colores de las hojas van desde el azulado al verde. Su forma puede ser
lanceolada o redondeada, según las variedades y estar más o menos erectas. A
veces, aparecen algunas con los bordes del limbo rizado, si bien, por lo general, éste
es liso. Sin embargo, todas se caracterizan por poseer un nervio central muy acusado
del que nacen otros laterales más pequeños (Vila, 1982).

Según Franco et al. (2015) cita las características morfológicas principales en el


cultivo de coliflor.

● Raíz. Presenta un sistema radicular con raíz pivotante que consiste en que la
propia planta emite una raíz principal de fuerte desarrollo en profundidad con
ramificaciones a diversa altura (UNNE, 2009).
● Hojas. Las hojas presentan unas características especiales como el color, que
podrá ser verde, glauco o incluso rojo, de forma ovalada y con los bordes
ligeramente aserrados (UNNE, 2009).
● Flores. En racimos o solitarias, perfectas, actinomorfas o algunas veces
zigomorfas, hipóginas, receptáculos a menudo con nectarios y, generalmente,
prolongado en un ginóforo o androginóforo (UNNE, 2009).
● Perianto. Cáliz, 4 sépalos; 4 pétalos; en disposición en cruz. Y alternando con
los sépalos (UNNE, 2009).
● Androceo. Estambres, (4 -) 6 (- 16) (UNNE, 2009).
● Fruto. Inflorescencia inmadura conocida como pella (UNNE, 2009).
● Semilla. Sin endospermo embrión oleaginoso de forma variable (UNNE, 2009).

La forma de la pella en la coliflor presenta algunas diferencias que son interesantes


para su utilización en las descripciones varietales (InfoAgro, s.f.):

❖ Esférico: la forma de las pellas es relativamente esférica, con base plana


reducida, siendo el resto de forma redondeada hasta la cúspide.
❖ Abombado: la base plana es más amplia que en el tipo esférico, la relación del
diámetro a la altura es mayor y la forma de la superficie en su mitad superior
es más amplia.
❖ Cónico: los rudimentos florales forman aglomerados cónicos parciales, en
conjunto toman la forma apuntada o cónica, especialmente apuntada en la
cúspide de la pella.
❖ Aplanado: la superficie superior de la pella es tan amplia como la base, siendo
la relación diámetro-altura mayor que en el tipo abombado, resultando en
conjunto una pella aplastada.
❖ Hueco: es el tipo que forman las pellas más ramificadas interiormente.

5. Fisiología.

En el cultivo de la coliflor se reconocen las siguientes fases:

a).Fase Juvenil.

Comienza con la siembra y tiene una duración de cuatro a ocho semanas.


Coincide, por lo general, con el periodo de semillero. Durante esta etapa se
forman las hojas, a partir de la yema terminal. En las variedades más tardías,
que suelen formar más hojas, su duración es máxima (Vila, 1982).

b). Fase de inducción Floral.

En esta fase, la planta deja de desarrollar las hojas y comienza la formación


de las pellas, coincidiendo con la acción progresiva de temperaturas
relativamente bajas. En ello influye tanto la disminución de las temperaturas
como la duración de estas. La inducción comienza cuando las temperaturas
oscilan entre los 10 y los 12° C, pues por encima de los 15° C, las plantas
continúan produciendo hojas de forma indefinida (Vila, 1982).

La duración adecuada para la perfecta formación de las pellas oscila entre las
dos y las cuatro semanas, siendo preciso más tiempo para las variedades
tardías y para las plantas trasplantadas más jóvenes. La fase de inducción
floral va acompañada de una modificación morfológica de la yema terminal que
alcanza una anchura doble de la que tenía en la fase anterior (Vila, 1982).

c). Fase de formación de la pella.

Este período dura solamente de diez a quince días. En ellos se lleva a cabo
una profunda modificación morfológica de la yema terminal, dejando de
producir hojas y comenzando a formar una pella embrionaria. Las temperaturas
muy elevadas al comienzo de este período pueden provocar una anulación, al
menos parcial, de la inducción floral, deteniendo el desarrollo de la pella y
dando lugar a brácteas en detrimento de la parte comercializable (Vila, 1982).

d.) Fase de crecimiento de la pella.

Es un período muy largo que abarca varias semanas. Durante el mismo


continúan desarrollándose las hojas hasta alcanzar su tamaño definitivo.
Comienza en este momento a crecer, lentamente, la pella, aumentando
posteriormente su velocidad de crecimiento hasta alcanzar el máximo en el
momento de la madurez. Finaliza aquí el crecimiento útil de la planta en cuanto
a su consumo, aunque botánicamente falten las fases de floración, fecundación
y maduración para cerrar el ciclo vegetativo (Vila, 1982).

6. Importancia Económica

La coliflor es de gran importancia económica a nivel mundial. Estas plantas se cultivan


anualmente por sus “cabezas”, que se consumen principalmente como verduras o en
ensaladas, utilizándose crudas, cocidas, en encurtidos o industrializadas.

7. Valor Nutricional

La coliflor es una verdura de gran valor dietético, se le atribuyen algunos beneficios a


la salud humana. Es baja en calorías y rica en vitamina C y potasio. Además contiene
vitaminas del complejo B como la vitamina B6 y en menores cantidades la B1, B2 y
B3. Su consumo frecuente ha sido recomendado basado en estudios realizados ya
que pudiera ayudar a reducir los riesgos de cáncer de próstata (Zamora, 2016).
8. Requerimientos edafoclimáticos

8.1. Temperatura

Las coliflores son algo más sensibles al frío que el brócoli, ya que responden
mal a las bajas temperaturas (0ºC), afectándole además las altas temperaturas
(>26ºC). La temperatura óptima para su ciclo de cultivo oscila entre 15.5-
21.5ºC.

Las variedades y su ciclo se cultivan en relación con las posibles heladas


donde se presenten. En estos casos se utilizarán variedades cuyas hojas
arropen las pellas cuando alcancen su tamaño de mercado, debiendo
cosecharlas antes de que las hojas se abran y dejen de proteger la pella que
puede ser dañada entonces por las heladas.

8.2. Suelo

La coliflor es más exigente en cuanto al suelo que los restantes cultivos de su


especie, necesitando suelos con buena fertilidad y con gran aporte de
nitrógeno y de agua. En tierras de mala calidad o en condiciones desfavorables
no alcanzan un crecimiento óptimo.

La coliflor es un cultivo que tiene preferencia por suelos porosos, no


encharcados, pero que al mismo tiempo tengan capacidad de retener la
humedad del suelo.

El pH óptimo está alrededor de 6.5-7; en suelos más alcalinos desarrolla


estados carenciales. Frecuentemente los suelos tienen un pH más bien
elevado, por tanto se recomienda la aplicación de abonos que no ejerzan un
efecto alcalinizante sobre el suelo.

9. Particularidades Del Cultivo

9.1. Semillero

La coliflor se propaga por semilla.

Para el establecimiento de una hectárea, se hace un semillero de


aproximadamente 150 m2 y se utilizan alrededor de 300 gramos de semilla
(Ministerio de Agricultura y Ganadería, 1991).

9.2. Preparación Del Terreno


La coliflor requiere de suelos sueltos. La preparación se puede hacer con
maquinaria, tracción animal o a mano. Se recomienda que en suelos
compactados se inicie la preparación con una arada profunda y dos pasadas
de rastra.

En la mayoría de los casos, la siembra de coliflor se hace después de la


cosecha de hortalizas o papa, por lo que la arada no es necesario.

En los terrenos con pendientes altas se deben hacer trabajo de conservación,


para proteger el suelo y la plantación (Ministerio de Agricultura y Ganadería,
1991).

9.3. Plantación

El trasplante se hace cuando las plántulas han desarrollado de tres a cuatro


hojas verdaderas, lo cual ocurre entre los veintiocho y treinta y cinco días
después de la siembra. Es muy importante tener cuidado de no trasplantar
almácigo muy desarrollado.

Las distancias de siembra varían según la época del año en que se siembra;
en la época seca se puede sembrar a 50 cm entre plantas y 60 cm entre hileras
y en la época lluviosa es aconsejable ampliar la distancia entre surcos a 80 cm
(Ministerio de Agricultura y Ganadería, 1991).

9.4. Riego

La coliflor es un cultivo que necesita gran cantidad de agua. El número total de


riegos durante su ciclo vegetativo suele ser de seis a ocho. En el cultivo
extensivo se utiliza casi exclusivamente el riego por aspersión por el ahorro de
mano de obra y de agua que supone.

9.5. Abonado

Se han obtenido buenos resultados con 50 kg de nitrógeno, 150 kg de fósforo


y 50 kg de potasio por hectárea, aplicados en el trasplante y 50 kg de nitrógeno
treinta días después.

También se recomienda la aplicación de abonos foliares para suplir


principalmente elementos como boro, magnesio y azufre (Ministerio de
Agricultura y Ganadería, 1991).

9.6. Malezas

El combate de malezas se hace en forma manual pues se aprovecha la


deshierba para aplicar el abono nitrogenado y aporcar las plantas.
En terreno donde el problema son los gramíneas, el fluazifop-butil ha dado
buenos resultados (Ministerio de Agricultura y Ganadería, 1991).

10. Plagas y Enfermedades.

10.1. Plagas.

Entre los insectos que más daños causan a la coliflor se encuentran: orugas,
pulgones, insectos del suelo como mosca blanca y mosca subterránea, entre otros.

● Orugas: Existe un gran número de insectos cuyas orugas comen las hojas de
la coliflor, otras las pellas y otras los tallos de las plantas. Entre las que atacan
a las hojas, la más importante es la oruga de la col, Pieris brassicae. Esta oruga
inverna en los troncos de los árboles, cercados, etc., en forma de crisálida de
color amarillo grisáceo con puntos negros (Vila, 1982).
○ Aunque son orugas muy sensibles a los insecticidas, su tratamiento es
muy complicado, pues es difícil llegar a ellas por encontrarse dentro del
cogollo de la planta. Entre estos últimos dan buenos resultados
Tetraclorvinfos, Triclorfón, Fosalón, etc. (Vila, 1982).
● Pulgones: Pueden aparecer en dos momentos diferentes del cultivo de la
coliflor; en el semillero y antes de la formación de la pella. Se desarrollan en
las hojas o en el cogollo de la planta. Los pulgones se alimentan de la savia
que extraen de las plantas, para lo cual introducen en ellas un estilete con el
que además inoculan saliva tóxica que suele ser portadora de virus (Vila,
1982).
○ Entre los productos más utilizados para el control de esta plaga se
encuentran: Acefato, Malatión, Menazón, Pirimicarb, etcétera. Hay que
tener muy presente los plazos permitidos entre el último tratamiento y la
recolección (Vila, 1982).
● Mosca Subterránea (Chortophilla brassicae). El estado adulto es de color
gris, realizando la puesta en el cuello de las plantas y cuando salen las larvas,
éstas penetran en el interior de los tejidos, destruyéndolos completamente
(Vila, 1982).
○ Las plantas jóvenes acaban muriendo o en caso contrario quedan muy
debilitadas. Los daños pueden ser de consideración en primavera y
otoño, especialmente en semilleros (InfoAgro.com, s.f.).
● Mosca Blanca (Aleurodes brassicae). Al contrario que otras especies de este
género, esta especie resiste bien las bajas temperaturas.
○ Los daños se localizan en el envés de las hojas, desde donde debilita a
la planta mediante la succión de savia y, además ensucia las hojas, ya
que segrega una melaza típica sobre la que se asienta el hongo
(InfoAgro.com, s.f.).
Los insectos del suelo se pueden combatir con productos comerciales a base de:
Acefato, Carbofurano, Clorpirifos, Fonofos, Foxim, etc. (Vila, 1982).

10.2. Enfermedades

El cultivo de la coliflor es atacado por enfermedades fungosas como el moho


negro causado por el hongo Cladosporium sp. el cual mancha de un color
negro la superficie de las cabezas de coliflor ocurriendo frecuentemente cerca
de la cosecha. El mildiú velloso (Peronospora parasitica) es un hongo
recurrente en áreas desérticas que aparece en la parte aérea favorecido por la
baja humedad. La pudrición negra enfermedad causada por la bacteria
(Xanthomonas campestris) es una enfermedad muy destructiva en coliflor.
También, el nematodo de la remolacha (Heterodera schactii) ataca a la coliflor
(Zamora, 2016).

11. Fechas de siembra.

Si se cuenta con riego este cultivo se puede sembrar durante todo el año.

En las zonas con estaciones seca y húmeda definidas y sin riego, los semilleros se
deben iniciar a mediados de mayo para trasplantar en junio, época en que las lluvias
están bien establecidas. (Ministerio de Agricultura y Ganadería, 1991).

La semilla es colocada de 5 a 8 cm de separación (2-3 pulgadas) a una profundidad


de 0.5 cm (1 /8 pulgadas) utilizando una sembradora de precisión ó una sembradora
múltiple de aire. Las plántulas son desahijadas a 30 ó 45 cm (12-18 pulgadas) entre
plantas. Algunas variedades tardías son producidas a doble hilera en camas de 1 a
1.10 m (40-42 pulgadas) (Zamora, 2016).

Si se va a trasplantar, pueden ser utilizadas máquinas trasplantadoras las cuales


colocan las plántulas en camas humedecidas previamente. Un sistema de "sprinklers"
puede ser instalado después tan pronto como sea posible (Zamora, 2016).

12.Cosecha.

El tiempo en que se cosecha la coliflor es muy variada y puede ocurrir entre los 60 a
280 días después de la siembra de la coliflor, esto dependiendo mucho del cultivo. Se
debe de recoger la coliflor, cuando esta se encuentre firme y con un aspecto
compacto. Cuando los brotes de cabeza empiezan a separarse, significa que el punto
de cosecha ya paso, obteniéndose una coliflor de menor calidad (Tucto, 2016).
El número de días a cosecha varía según el cultivar y el sitio de siembra; como
indicativos del momento de cosecha se consideran el tamaño y la apariencia de la
inflorescencia; cuando tiene un diámetro mayor de 15 cm y antes de que los ramilletes
florales se separen, ya que la inflorescencia pierde su apariencia compacta (Ministerio
de Agricultura y Ganadería, 1991).

Para cosechar se debe cortar el tallo, manteniendo las hojas que ayudan a proteger
la cabeza, que son fáciles de dañar. Las hojas de la coliflor que se cosechan junto a
las cabezas también pueden ser consumidas (Tucto, 2016).

13. Después del campo.

La coliflor puede ser cosechada y empacada en el campo para después ser enviada
a los centros de consumo, sin embargo antes debe someterse a técnicas para evitar
daños.

● Pre-enfriado. El rápido deterioro de las verduras frescas depende de la


temperatura, de aquí que la vida de anaquel pueda ser extendida manejando
las verduras a bajas temperaturas. La refrigeración es en manejo básico de
post cosecha y el primer paso de enfriamiento de las verduras después de la
cosecha (Zamora, 2016).

Tabla 2. Efectividad de técnicas de pre-enfriado en coliflor (Zamora, 2016).

Técnica de Tiempo (min) Condiciones Pérdida de


enfriamiento para enfriar de después del peso (%)
15° a 5° enfriamiento

Hidro enfriado 14 Excelente, pero 0.0


contiene agua en
las cabezas

Aire forzado 94 Excelente de las N.D


hojas
Al vacío 15 min (alcanza Buena- 1.5
8° C) ligeramente
marchites y hojas
arrugadas.

ND * No determinada (Lill, R. y A. Read. 1981).

15. Empaque.

En el empaque las cabezas de coliflor se envuelven en bolsas de plástico, se sujetan


con una cinta y se empacan de acuerdo al tamaño (calibres). Los calibres son: 9's,
12's, 16's, 20's, pero se prefiere mayormente el calibre 12. Algunas coliflores son
cortadas en floretes para bufetes y otros acabados. Son comunes para el empaque
de floretes la utilización de cartones conteniendo dos bolsas de 3 libras de floretes
con 1.5-3 (Zamora, 2016).

14. Postcosecha.

La coliflor es extremadamente perecedera y deberá ser almacenada por un corto


período de tiempo. La temperatura en almacenamiento deberá ser a 0 °C (32 °F) y 95
% de humedad relativa ó más, bajo estas condiciones, tendrá un período de vida de
14 a 21 días (Zamora, 2016).

El almacenaje bajo altas temperaturas causará un rápido deterioro en la calidad y vida


de anaquel. Por ejemplo, a 0 °C (32 °F) la cabeza o pella puede ser almacenada de
2 a 4 semanas, a 3 °C (38 °F) la vida en el anaquel es de 2 semanas, a 5 °C (41 °F)
es de 7 a 10 días, a 10 °C (50 °F) es de 5 días, y a 15 °C (59 °F) es de solamente 3
días. Períodos prolongados ó almacenajes deficientes resultará en un producto de
mala calidad (Zamora, 2016).

15. Características mínimas de calidad para coliflores destinadas al mercado


interior
Teniendo en cuenta las disposiciones particulares previstas para cada categoría y las
tolerancias admitidas, las inflorescencias deben ser; de aspecto fresco, enteras,
sanas, limpias, desprovistas de humedad exterior anormal, sin olor y/o sabor
extraños. Las coliflores deben presentar un desarrollo tal que les permita, soportar la
manipulación y el transporte (BOE, 1985).

15.1 Clasificación

Las coliflores se clasifican en las siguientes categorías.

Categoría Extra. Las coliflores clasificadas en esta categoría deben ser de calidad
superior. Deben presentar la forma, el desarrollo y la coloración características de la
variedad. Las inflorescencias deben ser; bien formadas, firmes y compactas, de grano
muy apretado, de color blanco uniforme o ligeramente crema, exentas de todo defecto
(BOE, s.f.).

Categoría I. las coliflores clasificadas en esta categoría deben ser de buena calidad.
Deben presentar las características típicas de la variedad. No obstante pueden
admitirse un ligero defecto de forma o de desarrollo, un ligero defecto de coloración y
la presencia de una vellosidad o pelusa muy ligera (BOE, 1985).

Categoría II. comprende las coliflores de calidad comercial, que no pueden ser
clasificadas en las categorías superiores, pero responden a las características
mínimas de calidad. Las inflorescencias pueden ser ligeramente deformadas, con
granos ligeramente separados y de coloración amarillenta. Pueden presentar ligeras
magulladuras de sol y un máximo de cinco hojillas verde pálido sobresaliendo entre
los corimbos de la pella (BOE, 1985).

15.2. Calibrado

Las coliflores se someten a un calibrado determinado por el diámetro máximo de su


sección ecuatorial o por el arco medido sobre la dimensión mayor de la parte superior
de la inflorescencia. El diámetro mínimo se fija en 11 cm y el arco máximo en 13 cm;
la diferencia de calibre entre la inflorescencia menor y la mayor contenidas en un
mismo bulto no podrá exceder de 4 cm para el calibrado por el arco (BOE, s.f.).

15.3. Envasado y presentación

Según el INEN (2003), las coliflores destinadas a la alimentación pueden presentarse


en tres formas:

a) Con hojas: Cuando están revestidas de hojas sanas y verdes en número y longitud
suficiente para cubrir y proteger completamente la inflorescencia; el ronco pedúnculo
debe ser cortado ligeramente por debajo de las hojas protectoras y debe estar intacto.
b) Deshojadas: Cuando están desprovistas de hojas y de la parte no comestible del
tronco, puede admitirse como máximo cinco hojitas tiernas, de color verde pálido,
enteras y pegadas a la inflorescencia.

c) Coronadas: Cuando están provistas de un número suficiente de hojas, que


protegen la inflorescencia; las hojas deben ser verdes, sanas y podadas a ras de la
inflorescencia, aproximadamente 3 cm el tronco debe ser ligeramente cortado por
debajo de las hojas protectoras.

El contenido de cada envase debe ser homogéneo. Cada envase no debe contener
más que inflorescencias de la misma calidad, calibre, tipo y forma. Además, las
inflorescencias clasificadas en la categoría "Extra" deben ser de color uniforme dentro
de un mismo envase. Las coliflores deben estar bien apretadas en el envase. No
obstante, las inflorescencias no deben deteriorarse por una presión excesiva
(Infoagro, s. f.).

Bibliografía

● Zamora, E. (2016). EL CULTIVO DE LA COLIFLOR. Serie guías - producción de


hortalizas DAG/HORT-013. Universidad de Sonora. Hermosillo, Sonora.
● Cotrina, F. (1998). Cultivo de la coliflor, Hojas Divulgadoras España. N° 21: 1-28.
● Distrito de Riego del Río Yaqui. (2018). drr.yaqui.com. Obtenido de
drr.yaqui.com: http://drryaqui.org.mx/fechascultivos.html
● Franco P. A., Marroquín C. R., Romero Q. J. & Sánchez G. L. (2015).
Academia.edu. Obtenido de Academia.edu:
https://www.academia.edu/16970844/Estudio_de_la_morfologia_y_fisologia_
de_la_Coliflor_bajo_la_tecnica_de_la_hidroponia
● InfoAgro. (s.f.). Obtenido de IngoAgro.com:
https://www.infoagro.com/hortalizas/coliflor.htm
● Tucto, J. L. (22 de Abril de 2016). Como Plantar. Obtenido de Como Plantar:
https://como-plantar.com/author/comoplantar/
● Universidad Técnica de Babahoyo. (s.f). dspace.utb.edu.ec. Obtenido de
dspace.utb.edu.ec: http://dspace.utb.edu.ec/bitstream/49000/460/10/T-UTB-
FACIAG-AGR-000075.03.pdf
● Vila, F. C. (1982). Cultivo de la Coliflor. En F. C. VILA, Cultivo de la Coliflor
(pág. 2). Santiago Estévez, Madrid.: Bravo Murillo, 101. Neografis, S. l.
● Zamora, E. (2016). EL CULTIVO DE LA COLIFLOR. En Z. Everardo, EL
CULTIVO DE LA COLIFLOR (pág. 9). Hermosillo, Sonora: Departamento de
Agricultura y Ganadería de la Universidad de Sonora-Hermosillo
● Ministerio de Agricultura y Ganadería. (1991). Aspectos Técnicos sobre
Cuarenta y Cinco Cultivos Agrícolas de Costa Rica. Dirección General de
Investigación y Extensión Agrícola. San José, Costa Rica.
● BOE. (1985). Norma de Calidad para coliflores destinadas al mercado
interior. BOE» núm. 300.
● BOE. (s.f.). REGLAMENTO No. 23. Diario Oficial de las Comunidades
Europeas. 03/Vol.01.
● INEN. (2003). Hortalizas frescas. Coliflor. Requisitos. Norma Técnica
Ecuatoriana Obligatoria. Quito, Ecuador.

También podría gustarte