Está en la página 1de 9

DONES Y CARISMAS DEL ESPÍRITU SANTO

NOMBRE: MARIO SEBASTIAN ACOSTA CABRERA


GRADO: 11-A
PROFESORA: HERMANA CONCEPCIÓN AGREDA
IECA

ACTIVIDAD
1.Teniendo en cuenta el tema, escribir una oración al ESPÍRITU SANTO
haciendo entrega de su vida a Él. Pidiendo sus dones y carismas.
(Mínimo 3 páginas)

Espíritu Santo tu que estas siempre con nosotros tu que estas siempre
dispuesto a escuchar nuestras plegarias te agradecemos primordialmente por
la vida y los maravillosos días que todos tenemos es una razón por la cual tu
gran espíritu santo nos das la sabiduría para cada día saber que hacer antes
las diferencias y dificultades que se nos presenten cada día
Espíritu Santo, tú que aclaras todo, que iluminas todos los caminos para que yo
alcance mi ideal, tú que me das el don divino de perdonar y olvidar el mal que
me hacen y que en todos los instantes de mi vida estás conmigo, yo quiero en
este corto diálogo agradecerte por todo y confirmar una vez más, que nunca
quiero separarme de ti por mayor que sea la ilusión material. Deseo estar
contigo y todos mis seres queridos en la gloria perpetua. Gracias por tu
misericordia para conmigo y los míos. Gracias por los favores recibidos
Espíritu Santo Dios de infinita caridad Dame tu santo amor espíritu santo de
Piedad y Dulce caridad Lléname de tu sabiduría de tu fuerza y conocimiento
espíritu santo fuente de luces celestiales Mándame tu luz desde los cielos
ilumina mis
El amor de Dios llena la inmensidad del espacio; por lo tanto, no hay escasez
de amor en el universo, sólo en nuestra disposición para hacer lo que sea
necesario para sentirlo. Para lograrlo, Jesús explicó que debemos “[amar] al
Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas,
y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo” (Lucas 10:27).

Cuanto más obedezcamos a Dios, tanto mayor será nuestro deseo de ayudar a
los demás; cuanto más ayudemos a los demás, tanto más amaremos a Dios y
así sucesivamente. Y a la inversa, cuanto más desobedezcamos a Dios y
cuanto más egoístas seamos, tanto menor será el amor que sintamos.

El tratar de encontrar el amor perdurable sin obedecer a Dios es como tratar de


saciar la sed al beber de una taza vacía; se cumple con las formalidades, pero
la sed no se quita. De igual forma, el tratar de encontrar el amor sin ayudar a
los demás ni sacrificarse por ellos es como tratar de vivir sin comer; va en
contra de las leyes de la naturaleza y es imposible lograrlo. No podemos fingir
el amor; éste debe formar parte de nosotros. El profeta Mormón explicó:

“…la caridad es el amor puro de Cristo, y permanece para siempre; y a quien la


posea en el postrer día, le irá bien.

“Por consiguiente, amados hermanos míos, pedid al Padre con toda la energía
de vuestros corazones, que seáis llenos de este amor” (Moroni 7:47–48).

Dios está ansioso de ayudarnos a sentir Su amor, dondequiera que estemos.


Permítanme darles un ejemplo.

Cuando era un joven misionero, fui asignado a una pequeña isla de


aproximadamente 700 habitantes en una región remota del Pacífico Sur. Para
mí el calor era sofocante, los mosquitos eran terribles, había barro por todos
lados, el idioma era muy difícil y la comida era… “diferente”.

Después de unos meses, un poderoso huracán azotó nuestra isla; la


devastación fue enorme; las cosechas fueron destruidas, hubo personas que
perdieron la vida, a las casas se las llevó el viento y la estación del telégrafo —
lo único que nos unía con el mundo exterior— quedó destruida. Una pequeña
embarcación del gobierno normalmente llegaba una o dos veces al mes, de
modo que racionamos nuestra comida para que nos durara cuatro o cinco
semanas, con la esperanza de que para entonces llegara el barco. Pero no
llegó. Cada día que pasaba nos debilitábamos más. Hubo actos de gran
bondad, pero al pasar la sexta y séptima semanas con muy poca comida,
nuestras fuerzas decayeron considerablemente. Mi compañero nativo, Feki, me
ayudó en todo lo que pudo, pero al entrar la octava semana, yo ya no tenía
energías. Me sentaba bajo la sombra de un árbol y oraba, y leía las Escrituras y
pasaba horas y horas meditando en las cosas de la eternidad.

La novena semana empezó con poco cambio externo. Sin embargo, se realizó
un gran cambio en mi interior. Sentí el amor del Señor de manera más
profunda que antes y aprendí, por mí mismo, que Su amor “es más deseable
que todas las cosas… Sí, y el de mayor gozo para el alma” (1 Nefi 11:22–23).
Para entonces yo estaba hecho un esqueleto. Recuerdo que observaba, con
profunda reverencia, los latidos de mi corazón, la respiración de mis pulmones,
y pensaba qué maravilloso cuerpo había creado Dios para albergar un espíritu
igualmente maravilloso. La idea de una unión permanente de esos dos
elementos, que el amor, el sacrificio expiatorio y la resurrección del Salvador
hicieron posible, fue tan inspiradora y satisfactoria, que cualquier molestia física
se desvaneció por completo.

Cuando comprendemos quién es


Dios, quiénes somos nosotros, la
forma en que Él nos ama y el plan
que tiene para nosotros, el miedo
se disipa. Cuando obtenemos la
más pequeña vislumbre de esas
verdades, nuestra preocupación
por las cosas del mundo
desaparece. Y el pensar que de
veras creemos las mentiras de
Satanás de que el poder, la fama
y la riqueza son importantes es
algo ridículo, o lo sería, si no
fuese algo tan triste.

Con tu bella sonrisa, con tu inteligencia, con tus esfuerzos, ni siquiera con el
dinero que tengas, podrás adquirir la salvación de tu alma, sólo junto con el
Espíritu Santo lo podrás tener. Muchos han intentado comprar el favor de Dios
con su dinero, ofrendando, diezmando y dando grandes sumas de dinero como
limosnas y lo que han asegurado es un pase gratuito al infierno y muerte

natural como en el caso de Ananías y Safira , como lo dice la Biblia en: Hechos


5: 1 al 11.

La falta de temor al Espíritu Santo es causal de muerte hasta el día de hoy,


porque Dios no ha cambiado su manera de actuar, de pensar y de hacer las
cosas. Es mejor darle la oportunidad al Espíritu Santo para que nos cambie
para siempre y así participar de todos los parabienes que el Señor tiene parta
quienes aceptan la soberanía del Dios de este Tiempo: El Espíritu Santo de
Cristo. No hacerlo provoca la ira del Señor y de seguro la muerte espiritual y un
pase gratis junto al diablo.

        El Espíritu Santo posee suficiente conocimiento para revelarnos la


voluntad de Dios de manera personal (1 Corintios 2:9,10). Tanto es así que te
permite leer estos escritos porque quiere transformar tu vida en forma integral
porque te ama.  Dios no necesita de nuestras fuerzas, somos nosotros los que
necesitamos de su gran poder y este se encuentra hoy en el Espíritu Santo

Bendito Espíritu Santo, tú que te manifiestas con poder en la vida de nosotros,


hombres bendiciendo haciendo milagros y maravillas con esperanza. Me
acerco a tu presencia hoy. Te pido que aceptes mi corazón humilde y que
recibas con oración para ofrecerme tu ayuda y derramar sobre mí. tus
poderosos dones Espíritu Santo Espíritu de verdad que viene del Padre y
provoca confianza en nuestros corazones, hoy te estoy buscando para que me
ayudes que tu protección amorosa en Huelva que Tulum ilumina y me da
fuerzas y los brazos del padre y el amor al hijo me sostiene para que pueda
salir de mi problema.

Y con su asistencia siempre amable, todo lo que se aplica a mi alma y cuerpo


será remediado de inmediato. Espíritu Santo, fuente inagotable de amor y paz,
espíritu divino que despejará los caminos, nos guiará con sabiduría y piedad, y
no sé nada, espero, dame el aliento que me falta la felicidad que tienes tío,
escucha y derrama sobre mí tus bendiciones. Luego envíame a iluminarme
para encontrar una solución para esta difícil necesidad que me consume y es la
causa de mi desesperación.

El Espíritu Bendito vino y dame tu bendición de que confíe en tu generosidad.


Haz que mi vida sea mejor que tu misericordia, tu justicia y tu poder sean
protección y defensa en todos los malos momentos, y tu amor y tu divinidad me
enseñarán a ser amable y paciente con mis hermanos.

2.Ilustra con ejemplos los dones y carismas del Espíritu Santo

LOS 7 DONES DEL ESPÍRITU SANTO


Temor de Dios Nos recuerda que somos pequeños delante de Dios y de su
a
CARISMAS DEL ESPÍRITU SANTO

Carismas del Espíritu Santo De inspiración:

•Lenguas

•Interpretación de lenguas

Carismas del espíritu santo De revelación:

•Profecía

•Palabra de conocimiento

•Palabra de sabiduría

Carismas del espíritu santo De poder:

•Milagros

•Sanación

•Discernimiento de espíritus

•Carisma de fe