Está en la página 1de 2

Criterio: Criterio de la verdad: Percy Cayetano Acuña Vigil.

Criterio: Criterio de la verdad

El criterio de la verdad es la norma para fijar la veracidad, la


certeza de nuestro conocimiento; el testimonio que confirma y
atestigua la justeza de nuestras ideas; el grado de
concordancia entre nuestras sensaciones y conceptos y la
realidad objetiva.

Para el idealismo, el criterio de la verdad no se halla fuera de


la conciencia humana, en la realidad objetiva, sino en las
sensaciones, en las ideas del sujeto, en la claridad y exactitud
de los conceptos, &c. Desde el punto de vista del idealismo, es
difícil distinguir entre lo veraz y lo falso, entre lo real y lo
fantástico.

Otro criterio de la verdad es, en cambio, la experiencia, la


práctica, comprendida no sólo en el estrecho sentido del único
acto de la comprobación, del experimento o de la experiencia
individual, sino, ante todo, en el sentido de la práctica
histórico-social de los hombres.

“La concepción de la vida, de la práctica, debe ser la primera


y fundamental concepción del conocimiento”. El criterio de la
práctica refuta al idealismo y al agnosticismo, por cuanto
demuestra que nuestros conocimientos sobre las leyes que
rigen la Naturaleza tienen el valor de verdades objetivas, y que
no existen en el mundo cosas incognoscibles.

Criterio de verdad

(del griego κριτήριον: medida para valorar alguna cosa.)


Recurso para comprobar la veracidad o la falsedad de tal o cual
aseveración, hipótesis, sistematización teórica, &c. El criterio
de la verdad radica en la práctica social (Teoría y práctica). Las
teorías científicas reciben su comprobación definitiva en la
práctica: en la producción industrial y agrícola en la actividad.

Si la teoría se aplica con éxito en la práctica, ello significa que


es válida. Los procedimientos para comprobar en la práctica tal
o cual pensamiento pueden ser diferente. Por ejemplo, ciertas
proposiciones de las ciencias naturales reciben su confirmación
en el experimento, relacionado con la observación, con la
medición, con la elaboración matemática de los resultados
obtenidos.

A menudo, la comprobación práctica se realiza por


procedimientos mediatos. Así, cuando establecemos la
veracidad de una determinada proposición recurriendo a la
demostración lógica, nos basamos, en última instancia, en la
comprobación práctica de algunas tesis iniciales de tal o cual
teoría, tesis que, en el marco de la teoría dada, no están
sujetas a comprobación especial.

Ahora bien, comprobar las teorías científicas en la práctica no


significa convertirlas en algo absoluto; las teorías científicas se
desarrollan, se enriquecen, se puntualizan, algunas de sus tesis
se sustituyen por otras. (Verdad absoluta y verdad relativa).
Ello se debe a que la propia práctica social y, por ende, los
procedimientos para confrontar a través de ella las teorías
científicas con la realidad, se desarrollan sin cesar, se
perfeccionan.

De ahí que sólo la práctica social en desarrollo puede confirmar


plenamente o refutar las representaciones del hombre. En la
teoría del conocimiento, es la práctica el criterio de la verdad.
La filosofía contemporánea no reconoce la práctica como
criterio de la verdad o le da una interpretación tergiversada
(por ejemplo el pragmatismo).