Está en la página 1de 21

tema VI.

La Economía Social

VI.I   Contexto

En el mundo y en nuestro país se están experimentando muchos cambios y


transformaciones que cobran singular importancia para explicar el
agotamiento de lo que creímos inamovible. Así, se incluye el tema de
la Economía Social como uno de especial importancia para afianzar el
enfoque de transformación hacia una sociedad con igualdad de
oportunidades.

Hablar de un enfoque de transformación hacia una


sociedad menos desigual y de más de oportunidades,
implica que hay un camino que recorrer para lograrlo y
pensar en formas alternativas para reducir las brechas de
desigualdad y pobreza, así como para recuperar y cuidar la
naturaleza.

Actualmente, un porcentaje importante de la población


mundial vive en condiciones que le impiden o limitan el
acceso a una vida digna y de calidad. La desigualdad, la
pobreza y el creciente deterioro del medio ambiente, son
efectos de un modelo económico que ha privilegiado el
bienestar individual sobre el colectivo, al dinero sobre las
personas y la maximización de las ganancias a costa de la destrucción de la
naturaleza y el tejido social.

Es en este contexto, en el que la Economía Social representa una alternativa de


desarrollo socioeconómico para transitar hacia una sociedad con igualdad de
oportunidades para el acceso, generación y distribución de la riqueza; en
la construcción de tejidos sociales basados en relaciones de solidaridad,
cooperación y reciprocidad, en donde se privilegia el trabajo, al ser humano y
el cuidado del medio ambiente.

Realice la lectura del Tema VI. La Economía Social


 

1
Ahora que se ha comprendido la importancia de contar con información y
herramientas para tomar decisiones informadas al momento de gestionar
nuestro dinero, se sabe que manejar nuestros recursos adecuadamente
determina y condiciona nuestro día a día. Aunque cada persona es diferente y
tiene sus propios objetivos y planes de vida, lo que es común a todos es que
requerimos satisfacer necesidades básicas y la aspiración de tener una
vida de calidad.

Para todos es claro que se necesita alimentación, calzado,


vestido y vivienda, sin las cuales no estaríamos vivos. Pero
cuando hablamos de calidad de vida, es importante
considerar otros factores. Por ejemplo, la Constitución
de los Estados Unidos Mexicanos dice que todas las
mexicanas y mexicanos tienen derecho a una alimentación
nutritiva, suficiente y de calidad, a tener servicios de
salud, un medio ambiente sano, al agua limpia y
suficiente, a una vivienda digna, a la cultura, al deporte, y
que los niños y las niñas tienen derecho a
la educación (Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, 2012. Art. 3° y 4º).

Se puede observar que estos artículos


de la Constitución incluyen elementos
de calidad, es decir, cuando habla de la
alimentación dice que debe ser
nutritiva, suficiente y de calidad.
También menciona que el agua sea
limpia y suficiente e incluye la
educación, la salud, la cultura y el
deporte; y también agrega un elemento
fundamental, el medio ambiente,
señalando que este debe ser sano. Todos estos elementos y su calidad, se
consagran en nuestra Carta Magna como derechos de todas y todos los
mexicanos. Sin embargo, es importante preguntar si todas las personas tienen
acceso a los medios y capacidades para satisfacer, al menos, sus necesidades
básicas.

2
La economía social es un enfoque de transformación hacia una sociedad menos
desigual y de más de oportunidades.

VI.II  Desigualdad

De acuerdo con el informe Tiempo para cuidado: El trabajo de cuidados y la


crisis global de desigualdad, realizado por la asociación OXFAM y presentado
en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, en enero de 2020, se revela
que:

·         En 2019, 2.153 multimillonarios poseían más riquezas que 4.600


millones de personas.
·         El 1% de la población mundial posee el doble de riqueza que 6.900
millones de personas.
·         Los 22
hombres más
ricos del
mundo son
dueños de más
riquezas que
todas las
mujeres de
África juntas.
 La riqueza
mundial
acumulada por las 26 personas más ricas del mundo equivale al
presupuesto de, al menos, 3.800 millones de
pobres. https://bit.ly/37w94n0

Nuestro país no es ajeno a este fenómeno de desigualdad. En el mismo


informe de OXFAM, México se ubica dentro los países con más desigualdad
económica en el mundo. https://bit.ly/37w94n0

En México, al 1% de las personas más ricas le corresponden el 21% de los


ingresos totales de la nación, mientras que el 10% más rico concentra el
46% de toda la riqueza del país.

3
Para ilustrar el caso de México,
imaginemos que la riqueza de nuestro país
fuera un gran pastel y que la población
fuera de 100 mexicanos. Si dividiéramos
el pastel en 100 rebanadas, a una persona
le tocarían 21 rebanadas, a las otras 10 les
tocarían 46 rebanadas y las 23 rebanadas
restantes le tocarían a 89 personas.

VI.III Pobreza

Entre 2008 y 2018 el número de


mexicanos en situación de pobreza pasó
de 49.5 a 52.4 millones, aunque el porcentaje de personas pobres haya
disminuido mínimamente del 44.4% a 41.9%. La situación es particularmente
grave en el sureste del país donde se encuentran los estados con mayor
porcentaje de población en situación de pobreza: por cada 100 personas en
Chiapas 76 viven en una situación de pobreza, en Guerrero y en Oaxaca 66, y
en Veracruz 62. Para los indígenas la situación de pobreza se redujo en solo
1.1% al pasar de 76% a 74.9% entre 2008 y 2018, es decir, en 10 años, su
situación prácticamente no ha mejorado (CONEVAL,
2019 https://bit.ly/2vxC7cz [En línea 14/02/2020]). De acuerdo con la
Encuesta Nacional de Salud 2018, el 55% de los hogares vive con inseguridad
alimentaria.

Estas cifras tienen implicaciones muy profundas y penosas en la vida de la


población afectada, se les han negado los recursos necesarios que
garanticen sus derechos humanos y constitucionales. Los mexicanos que
viven en una situación de pobreza no tienen el dinero suficiente para ingerir
los nutrientes y a las calorías mínimas que se requieren para vivir una vida
sana; tampoco pueden acceder a servicios de salud o de educación que les
permita tener mejores oportunidades de trabajo y acercarse a una vida plena,
les es casi imposible poseer factores de producción como el capital y la tierra.
Sólo cuentan con su trabajo, normalmente mal remunerado, y es muy difícil
para la mayoría poder salir de la pobreza.

La desigualdad, la marginación y la pobreza en México juegan un rol en el


aumento de la violencia que nos lastima a todos, pobres o ricos (Namorado,
Ted; L. F. López-Calva, C. Rodríguez-Castelán y H. Winkler, 2014). El

4
número de crímenes y homicidios en México está muy relacionado con los
bajos niveles de educación entre los jóvenes y con la falta de oportunidades
laborales. (Corona, 2014 en Esquivel, 2016 https://bit.ly/37tkZBS [En Línea
14/02/2020]).

Las consecuencias de la desigualdad y la pobreza son negativas para toda la


sociedad, pues el bienestar de cada uno de sus miembros depende del bienestar
de todos los demás. La interdependencia entre los individuos es inevitable y
necesaria para su desarrollo y florecimiento.

Nuestras vidas están conectadas y dependen unas de las otras. El bienestar físico,
psicológico y social depende profundamente del bienestar físico, psicológico y
social de otros.

VI.IV Degradación ambiental

Tal como se ha desarrollado el modelo


capitalista, demuestra que una de sus ideas
es “crecer primero y limpiar después” ha
generado impactos devastadores en el
medio ambiente, en la naturaleza y en los
recursos que nos ofrecen México y el
mundo, afectando particularmente a las
comunidades más pobres. Estos recursos no
sólo son la base de la economía, sino
también de la vida.

Las Perspectivas del Medio Ambiente


Mundial del Programa de Naciones Unidas
para el Medio Ambiente (2019) https://bit.ly/2StJjQ8 [En línea 14/02/2020])
nos muestra un panorama global:

·        La contaminación del aire es el principal factor ambiental que causa


enfermedades y ocasiona entre 6 y 7 millones de muertes prematuras
cada año en todo el mundo.
·        Estamos pasando por un proceso de extinción de especies que pone en
peligro la vida en el planeta y la capacidad de la tierra de satisfacer las
necesidades humanas.

5
·        La pérdida de diversidad biológica genera enfermedades infecciosas
al ser humano y representa una amenaza para la seguridad alimentaria y
para la producción agrícola.
·        Las amenazas más importantes para la biodiversidad son
la transformación y pérdida de hábitats, las prácticas agrícolas
insostenibles, la contaminación, particularmente la presencia de
plásticos, y la sobre explotación, incluida la tala ilegal.
·        Los océanos y las costas están siendo afectados por el calentamiento
global y la acidificación por contaminación y la sobreexplotación para
la producción de alimentos.
·        El cambio climático está generando aumentos en el nivel del mar y la
acidificación de los océanos está acabando con los corales, fuente de
vida de muchas especies marinas.

El papel de los océanos para la economía y


alimentación nacional y global es muy
importante. En México se capturan
anualmente alrededor de 1.5 millones de
toneladas de pescado. Las pesquerías son,
directa o indirectamente, el sustento de casi
dos millones de familias mexicanas. Los
medios de vida de estas personas dependen
de la salud de los ecosistemas costeros como
los corales, los manglares, las lagunas, los
humedales, entre otros. La degradación de
los sistemas marinos pone en riesgo la
alimentación y los ingresos de estas personas.

El papel de los océanos para la economía y


alimentación nacional y global es muy
importante.

·        La tierra de la que depende la agricultura está erosionándose y


desertificándose a tasas preocupantes.

·        El suelo está perdiendo su fertilidad.

6
·        Por su parte, la deforestación de bosques primarios, los más
importantes por su diversidad y los servicios eco sistémicos que ofrece,
sigue avanzando en todo el mundo.

Los datos oficiales más recientes muestran que México ha perdido


aproximadamente 9.4 millones de hectáreas de bosque entre 1993 y 2011.
Se estima que anualmente se deforestaron alrededor de 348,000 ha entre
2007 y 2011 (CONAFOR, 2015).

·        La contaminación del agua y el desarrollo insostenible están


aumentando la presión sobre los recursos hídricos en todo el mundo, y
esa presión se agudiza por el cambio climático.

·        En la mayoría de las regiones la escasez de agua, la sequía y la


hambruna, traen como consecuencia desastres y un aumento de la
migración.

·        La calidad del agua ha empeorado significativamente durante los


últimos 30 años debido a la contaminación orgánica y química
ocasionada por, entre otras, aguas negras, fertilizantes, plaguicidas,
sedimentos, metales pesados, y desechos plásticos.

En México el 70% de los cuerpos de agua como ríos, lagos y presas están
contaminados; más de 9 millones de mexicanos no tiene acceso al agua
segura para su salud; y el 54% de las aguas negras se descargan sin
tratamiento en ríos o arroyos.

Las causas de la deforestación y, en


general, de la degradación de los
recursos naturales de manejo
colectivo varían a lo largo del país,
pero una de las más importantes es
que los beneficios de la explotación
de los recursos (o de la
contaminación) los reciben
individuos y empresas, pero los
costos de la degradación ambiental
los pagamos entre todos los

7
miembros de la sociedad y esos costos no se consideran al momento de tomar
las decisiones de producción que maximicen las ganancias individuales.

VI.V  Reflexión sobre el modelo económico predominante: Capitalismo

El capitalismo es entonces un sistema económico basado en la propiedad


privada de los medios de producción y en el libre mercado (RAE,
2020 https://dle.rae.es/). Este modelo ha priorizado la maximización de
ganancias y el crecimiento económico sin considerar los impactos en las
comunidades ni en el medio ambiente, afectando particularmente a las
comunidades más vulnerables.

Si en este momento se preguntara, ¿qué valor tiene el dinero para nosotros


y en qué lo usamos?, o cuando se usa para comprar, ¿qué consumimos, en
dónde y por qué? Ante los datos y la información que se ha presentado hasta
ahora sobre la desigualdad, la pobreza y la degradación de la
naturaleza, como resultado del capitalismo,
quizás estas preguntas cobrarían una
singular importancia. Sobre todo, si
pensamos que los problemas de los que
hemos hablado están relacionados y no son
fáciles de resolver. Se relacionan porque
resultan de un sistema económico que
predomina en el mundo y que ha
conformado una cultura.

Cultura: conjunto de modos de vida y


costumbres, conocimientos y grado de
desarrollo artístico, científico, industrial,
en una época, grupos social, etc. (RAE, 2020 https://dle.rae.es/)

Por ejemplo, cuando se compra un pantalón ¿sólo se hace porque se necesita o


porque el bombardeo publicitario a través de los medios de comunicación y
dispositivos móviles lo muestran todo el tiempo, como algo bueno y de una
reconocida marca y nos da ganas de tenerlo? Y si un grupo de mujeres de la
colonia tienen a la venta pantalones, que produjeron en forma cooperativa,
pero no los anuncian en los medios, sin embargo, satisface la misma necesidad
¿qué decidiríamos comprar y por qué?

8
La respuesta dependerá de nuestra cultura de consumo, tal vez se decida no
comprarlo porque no lo necesitamos. O si se decide comprarlo, quizás se
pueda pensar en el precio y si contamos con el dinero para hacerlo. O si es
perjudicial o no para la salud; o en las implicaciones que tuvo producirlo,
como los empleos que se generaron y si éstos fueron bien remunerados o si se
ocupó mano de obra infantil. También, tal vez, podamos pensar si el proceso
de producción de ese pantalón generó contaminación de un río o requirió talar
muchos árboles, o si se hizo pensando en recuperar y cuidar la naturaleza.

Con esto, lo que se pretende es invitar a la reflexión sobre la cultura que


predomina y proponer la revisión de una alternativa que promueve el
bienestar colectivo en lugar del individual; la
distribución de la riqueza de forma justa, y que genera
oportunidades de empleo digno; contribuye a la
creación de oportunidades de desarrollo en las propias
comunidades y a la recuperación y cuidado del medio
ambiente.

VI.VI Economía Social

La economía social pone al centro a las personas y al


medio ambiente para que todos podamos vivir en mejores condiciones. Es un
modelo económico, productivo y organizativo alternativo.

La economía social se refiere a un “conjunto de empresas privadas


organizadas formalmente, con autonomía de decisión y libertad de
adhesión, creadas para satisfacer las necesidades de sus socios a través del
mercado, produciendo bienes y servicios… y en las que la distribución entre
los socios de los excedentes, así como la toma de decisiones no están ligada
directamente con el capital o cotizaciones aportadas por cada socio”
(https://bit.ly/2HnXUGa ).

De acuerdo a la Ley, en México la


economía social (ES) es un sistema
socioeconómico basado en relaciones de
solidaridad, cooperación y reciprocidad,

9
en donde se privilegia al trabajo y al ser humano (Ley de Economía social,
última reforma DOF 12-04-2019, art. 3º). 

La idea de poner al ser humano en el


centro, por encima de las ganancias y del
crecimiento económico ha sido ya
abordada por la Organización de las
Naciones Unidas (ONU) cuando habla de
desarrollo humano. Este concepto
reconoce que crecimiento y desarrollo
son cosas relacionadas pero distintas y
que lo que se busca es un desarrollo
incluyente en donde nadie quede fuera.

El verdadero desarrollo incluyente


intenta contribuir a una colaboración
solidaria incluyente y sostenible, para
eliminar la pobreza, reducir la desigualdad y conservar los recursos naturales,
para que así todas las personas tengan oportunidades para mejorar su vida.

Economía Social, es el “conjunto de empresas privadas organizadas


formalmente, con autonomía de decisión y libertad de adhesión, creadas para
satisfacer las necesidades de sus socios a través del mercado, produciendo bienes
y servicios… y en las que la distribución entre los socios de los excedentes, así
como la toma de decisiones no están ligada directamente con el capital o
cotizaciones aportadas por cada socio” Consulta https://bit.ly/2HnXUGa.

De acuerdo a la Ley de la Economía Social y Solidaria, en México la


economía Social tiene los siguientes fines:

1.       Promover los derechos humanos, la inclusión social y, en general, el


desarrollo integral del ser humano;

2.     Contribuir al desarrollo socioeconómico del país, participando en la


producción, distribución y consumo de bienes y servicios que son
necesarios para la sociedad;

10
3.     Fomentar la educación y la capacitación impulsando prácticas que
fortalezcan la cultura de la solidaridad, la creatividad y el
emprendimiento;

4.    Contribuir al ejercicio y perfeccionamiento de la democracia


participativa;

5.     Participar en el diseño de planes, programas y proyectos de desarrollo


económico y social;

6.    Facilitar a los asociados de los OSSE la participación y acceso a la


formación, el trabajo, la propiedad, la información, la gestión y
distribución equitativa de beneficios sin discriminación alguna;

7.     Participar en la generación de fuentes de trabajo y de mejores formas de


vida para todas las personas;

8.    Impulsar el potencial creativo e innovador de los trabajadores,


ciudadanos y sociedad;

9.    Promover la productividad para lograr la


equidad social.

El verdadero desarrollo incluyente intenta contribuir a una colaboración solidaria


incluyente y sostenible, para eliminar la pobreza, reducir la desigualdad y
conservar los recursos naturales, para que así todas las personas tengan
oportunidades para mejorar su vida.

VI.VII         Organismos del Sector Social de la Economía (OSSE)

11
En la Economía Social participan organismos de propiedad social que están
conformados y administrados en forma asociativa, para satisfacer las
necesidades de sus integrantes y de las comunidades donde se
desarrollan (Ley de Economía social, última reforma DOF 12-04-2019, art.
3º). 

La forma en la que se organizan está basada en el apoyo mutuo y la


cooperación. Como los trabajadores son productores asociados, toman las
decisiones entre todos de manera democrática y logran el objetivo de sus
organizaciones participando activamente.

Para entender cómo son y cómo


funcionan los Organismos del
Sector Social de la Economía, se
usarán como ejemplo a unas
Entidades que forman parte del
Sistema Financiero Mexicano,
las Sociedades Cooperativas
de Ahorro y Préstamo
(SOCAP).

Las SOCAP tienen una forma de funcionamiento que las diferencia de las


Entidades del Sector Privado, específicamente de los bancos comerciales.

12
Si bien todas las Entidades Financieras se dedican a comprar y vender dinero,
las Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo son organizaciones
que realizan la intermediación de dinero entre sus propios socios, es decir,
sus dueños que son las personas que usan sus servicios. Para ser socio de
una SOCAP es requisito aportar un capital.

Así los socios/dueños son los que producen beneficios (como


consecuencia de tomar créditos para producir o consumir y
pagarlos con los beneficios que reciben por su actividad
económica), se los apropian (recibiendo un interés por su
dinero ahorrado y/o beneficios de los fondos sociales).

En estas organizaciones el valor circula entre ahorrador y


acreditado, dejando una parte para que la Cooperativa pueda
mantenerse y crecer, las decisiones sobre el manejo y destino
de los beneficios las toman de manera democrática sus
socios o dueños, independientemente del capital aportado.

Los socios se benefician de los fondos sociales, que pueden


estar destinados a becas estudiantiles para ellos y sus hijos, o para acciones de
mejora comunitarias (calles, escuelas, centros de salud) y otros beneficios
sociales que decidan los socios en asamblea general.

Hasta aquí algunas características de las Cooperativas de Ahorro Préstamo,


que además son comunes a cualquier organismo de la Economía Social:

·        Son organizaciones, no son iniciativas individuales sino colectivas


·        Las personas que las integran son socios y dueños
·        Los socios/dueños son los que se apropian de los beneficios
·        Las decisiones son tomadas de manera democrática por los
socios/dueños en asambleas generales. El peso de la voz y el voto de
cada socio en la toma de decisiones es igual, independientemente de la
aportación al capital de cada uno.

En suma, se puede decir que son personas que se organizan para


proporcionarse los servicios financieros que necesitan con el fin de
mejorar su calidad de vida.

13
Es muy importante destacar que
estas organizaciones no son las
únicas que integran a la
Economía Social, en México, los
organismos que conforman el
Sector Social de la Economía
(OSSE) son ejidos,
organizaciones de trabajadores,
cooperativas, comunidades,
empresas que sean propiedad en
su totalidad o en su mayoría de
los trabajadores y, en general,
todas las formas de organización social para producir, distribuir y consumir
bienes y servicios que necesita la sociedad (Ley de Economía social, última
reforma DOF 12-04-2019, art. 4º).

Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (SOCAP), son


organizaciones que realizan la intermediación de dinero entre sus propios socios,
es decir, sus dueños que son las personas que usan sus servicios. Para ser socio
de una SOCAP es requisito aportar un capital.

Estos Organismos trabajan de manera autónoma y son independientes de


los partidos políticos y las religiones, toman decisiones de manera
democrática y participativa, el trabajo es autogestivo, y tienen un genuino
interés por contribuir para mejorar su comunidad (Ley de Economía
Social y Solidaria, última reforma DOF 12-04-2019, art. 9º).

Los OSSE funcionan de la siguiente manera, porque están basados en una


serie de valores que guían su actuación: 1) ayuda mutua; 2) democracia: 3)
equidad; 4) honestidad; 5) igualdad; 6) justicia; 7) pluralidad; 8)
responsabilidad compartida; 9) solidaridad; 10) subsidiariedad; 11)
transparencia; 12) confianza; 13)
autogestión; y 14) inclusión
social (Ley de Economía Social
y Solidaria, última reforma DOF
12-04-2019, art. 10º).

Así, se ha visto que estas figuras


que integran a la Economía
14
Social se fundamentan en principios y valores, y en consecuencia las prácticas
que siguen. Algunas diferencias entre las empresas de Economía Social y las
tradicionales o de capital, son:

1)       Preeminencia del ser humano y su trabajo sobre el capital: el trabajo y


no el capital es considerado el elemento que permite el desarrollo de las
capacidades de los asociados de las OSSE para producir bienes y servicios de
tal forma que puedan satisfacer sus verdaderas necesidades y lograr su
objetivo común. Por eso, por ejemplo, en un momento de crisis, los asociados
de las empresas de economía social están dispuestos a recibir compensaciones
menores con el objetivo de que la empresa siga operando y que todos
mantengan su trabajo.

2)      Afiliación voluntaria: los trabajadores pueden adherirse a los OSSE y


retirarse de manera voluntaria, incluso como asociados. Es decir, otros pueden
participar y nadie está obligado a ser parte y a permanecer en la organización.

3)      Administración democrática,
participativa, autogestionaria y
emprendedora: los OSSE tienen iniciativa
y todos los asociados o miembros
participan en la toma de decisiones de la
organización. Son autogestionarias
porque se eliminan las jerarquías entre
aquellos que toman decisiones y aquellos
que realizan las labores básicas de su
proceso organizativo; la voz de todos
cuenta y se gobiernan a sí mismos. A
través de la buena organización, la
cooperación y la confianza se movilizan
para avanzar en sus objetivos.

4)      Trabajo para el beneficio mutuo y de la comunidad: En este sentido, a


diferencia del modelo capitalista, los OSSE trabajan por el objetivo común
con la claridad de que así se beneficiarán sus familias y ellos como individuos.

5)      Propiedad social de los medios de producción: En otras palabras, varias


personas son dueñas, de manera colectiva, de los medios de producción que,
como vimos en el módulo anterior, pueden ser: materias primas, herramientas,

15
maquinaria, tecnología, infraestructura, tierra o el espacio donde se lleva a
cabo el proceso y, por supuesto, de su propio trabajo, que es lo más valorado
en la economía social. Como en la propiedad privada, los asociados tienen
derecho a disponer de los bienes, pero de manera consensuada.

6)      Participación económica justa: Los miembros de la OSSE reciben un


pago justo por su trabajo. Esto no quiere decir que todos ganen lo mismo, sino
que la compensación individual depende principalmente del tipo de trabajo
que realiza cada quien. Por otro lado, se busca que no existan enormes
diferencias entre los trabajadores que más ganan y los que menos ganan, pues
también debe haber equidad económica. Asimismo, las utilidades
normalmente se reinvierten. Sin embargo, en caso que el colectivo decida
repartir una parte de estas, dicha repartición se debe hacer a partes iguales o
proporcionales a la participación de cada quien considerando que todos son
dueños.

7)      Destino de
excedentes para la
prestación de servicios de
carácter social: Las OSSE
buscan generar un
excedente o ganancias para
poder existir pero las
ganancias son un medio
para lograr el objetivo
común y no un fin. Los
miembros de las OSSE
destinan los excedentes al
desarrollo de su propia
empresa u organismo,
incluyendo la generación de reservas o ahorros, a crear fondos educativos para
fortalecer las capacidades de los asociados y de sus familias, entre otros.

8)      Incremento y repartición justa de reservas y fondos: Los miembros de


las OSSE buscan incrementar sus reservas y fondos y a reintegrar a sus
asociados parte de los mismos en proporción a su participación.

9)      Educación y capacitación continua: Los asociados de las OSSE están en


un constante y continuo proceso de educación, formación y capacitación

16
técnica y administrativa para actualizarse y mantener el proyecto fuerte frente
al mercado y cumplir así con el objetivo común. Para esto, se crean fondos de
educación con los excedentes que se generan.

10)    Cultura solidaria: Para la ES, es muy importante que los asociados den
según su capacidad y reciban según su necesidad. Esto es posible cuando los
miembros son honestos y han desarrollado confianza entre ellos. La
solidaridad es un concepto clave de la ES y se refiere a un valor personal que
muestra la capacidad que tienen los miembros que pertenecen a una
comunidad o a un OSSE de actuar como un todo, de apoyarse unos a otros.
Esto se produce porque los miembros comparten necesidades y objetivos
comunes, gracias a los lazos sociales que les unen. La definición de
solidaridad se basa en el respeto y la empatía que nos permite entender que el
otro necesita de nuestra colaboración o apoyo (Oxfam, n.d).

11)     Protección del medio ambiente:


Los OSSE deberán garantizar el uso
sustentable de los recursos naturales
en los procesos de producción en los
que participan;

12)     Transparencia: Los asociados de


las OSSE deberán compartir
información periódica de sus
actividades, estados financieros y de
resultados, a todos y cada uno de sus
asociados;

13)     Compromiso comunitario: Las OSSE desarrollan un compromiso


solidario no sólo entre sus asociados, sino también con las comunidades que
se encuentran en el territorio donde desarrollan su actividad para contribuir
con su desarrollo;

14)    Innovación: Con el fin de mantener


su actividad económica y generar
ganancias para el logro del objetivo
común, las OSSE desarrollan habilidades
17
creativas para innovar o incorporar innovaciones de otros en todos los ámbitos
y prácticas.

VI.VIII       Importancia de la Economía social en el mundo y en México

Pero ¿la Economía Social funciona?, la respuesta es que, como cualquier


organización o emprendimiento, el éxito depende de muchos factores. Sin
embargo, hay evidencia que muestra que tanto estados como organismos que
la practican han logrado impulsar prosperidad, eficiencia, equidad y
sostenibilidad.

De acuerdo con datos del Monitor Cooperativo


Internacional www.monitor.coop las 300 cooperativas de mayor facturación
representan la sexta economía mundial.

Por ejemplo, actualmente, la Economía Social es el orden económico


vigente en Alemania, reconocido e implementado por el gobierno en 1990 a
partir de la reunificación de ese país. No cabe duda que Alemania tiene una
de las economías más fuertes y dinámicas del mundo. Es un país próspero,
pero también uno de los más equitativos, líder en la adopción de tecnologías
innovadores y en la protección del medio ambiente.

En México, de acuerdo a un estudio


realizado por el INEGI y con datos
preliminares, se identificó que la
Economía Social participa con el
1.22% en el Producto Interno Bruto
y que ocupa a 4.1 millones de
personas (18% mujeres y 82%
hombres).

18
Es probable que estos datos no sean del conocimiento común, pero si
mencionamos que un ejemplo de empresa de la Economía Social es
la Cooperativa Cruz Azul, dedicada principalmente al cemento, pero que tal
vez por lo que la conozcamos sea por su equipo de futbol.

Se sugiere el video sobre la Cooperativa Cruz


Azul: https://www.youtube.com/watch?v=eE0ZJFMoXek

Otro ejemplo es la Cooperativa Pascual, de la que seguramente todos hemos


consumido alguno de sus refrescos.

Se sugiere el video sobre la Cooperativa Pascual:

https://www.youtube.com/watch?v=RiOdv3bgz4U

Hay cooperativas integradas por jóvenes profesionistas con actividades muy


innovadoras como la gestión ambiental, es el caso de
la Cooperativa Alux que se encuentra ubicada en la Ciudad de México.

Se sugiere el video sobre la Cooperativa Alux

https://www.youtube.com/watch?
time_continue=4&v=ARN8UciTt4Q&feature=emb_logo

También existen ejemplos que están en las zonas rurales, como el caso de
la Cooperativa Tosepan Titataniske, ubicada en la Sierra Norte del estado
de Puebla. Esta cooperativa cuenta con una trayectoria de alrededor de 40
años de trabajo en los que han desarrollado alternativas de vivienda, consumo,
educación, turismo, producción (café, pimienta, miel), ahorro y préstamo,
entre otras, todas en beneficio de su comunidad.

Se sugiere el video sobre la


Cooperativa Tosepan: https://www.youtube.com/watch?v=OpNIfrP1_Lk

Presentar diferentes ejemplos de organismos que integran a la Economía


Social en México, nos sirve para identificar que éstos pueden desarrollarse en
todos los sectores económicos y en muy diversas actividades productivas.

19
En el caso de México, por ejemplo, un
estudio reciente muestra que los
cooperativistas son de los grupos
ocupacionales sin protección social formal,
que tienen menos carencias: en
comparación con otro tipos de empresas
como pequeños propietarios, o
empresarios, los cooperativistas  tienen menos rezago educativo, menos
carencia por acceso a salud, menos carencia por acceso a seguridad social,
menos carencia por acceso a servicios básicos de vivienda, menos carencia
por calidad y espacios en la vivienda, y menos carencia por acceso a la
alimentación (Terruel et al., 2018).

La idea de que la acumulación máxima de riquezas materiales es sinónimo de


felicidad ha demostrado en general ser falsa.

Estudios muestran, por ejemplo, que, en promedio, tener más tiempo libre
genera más felicidad que tener más dinero en economías como la de
Estados Unidos (Hershfield et al, 2016).

La ciencia muestra también que el crecimiento económico de las últimas


décadas en los países desarrollados ha generado un limitado incremento en la
felicidad de las personas (también conocido como bienestar subjetivo) y que
las personas de ingresos medios que valoran los bienes materiales más que
otras cosas como las experiencias tienden a ser mucho más infelices. Tener
más dinero incrementa la felicidad y el bienestar sólo si ayuda a las personas
en pobreza a satisfacer sus necesidades.

Es evidente que el dinero y los bienes materiales son fundamentales para


cubrir las necesidades básicas de la vida de todos y lograr el bien vivir. Para
las personas que no tienen nada, un poco de dinero genera mucho bienestar.

Sin embargo, tener calidad de vida no se reduce al consumo de productos.


Para practicarlo, es necesario entender la manera en la que la mercadotecnia,
con prácticas muy potentes y persistentes, nos hace creer que comprando una
cosa o la otra lograremos la felicidad. Pero esto rara vez es así.

20
Actividad

21