Está en la página 1de 11

..

SALA PENAL DE APELACIONES Sub Sede Modulo Penal


EXPEDIENTE : 00202-2012·0·2801-SP-PE-01
ESPECIALISTA : ANYELINA HURTADO VALDIVIA
MINISTERIO PUBLICO: FISCALIA SUPERIOR PENAL DE MARISCAL NIETO ,
IMPUTADO : MENAUT PALOMO, JORGE LUIS
DELITO : VIOLACIÓN A PERSONA EN ESTADO DE INCONSCIENCIA O EN
IMPOSIBILIDAD DE RESISTIR
AGRAVIADO : MENOR DE INICIALES VAMP

SENTENCIA DE VISTA

Resolución Nro.07
Moquegua, veinte de marzo
(
de dos mil trece.·

VI STO S:
En audiencia pública; interviene como director de debates el Juez Superior Jorge de Amat
Peralta.
El recurso de apelación interpuesto por JORGE LUIS MENAUTT PALOMO contra la resolución
número trece, sentencia del veintiocho de setiembre del dos mil doce, expedida por el Juzgado
Penal Colegiado de Moquegua integrado por los Jueces Ramiro Morales Ali (director de
debates), Roger Pari Taboada y Eloy Cupe Calcina, quienes declararon al recurrente autor del
delito de Violación Sexual en agravio de la persona de iniciales M.V.A.R. y le impusieron ocho

e años de pena privativa de libertad, y la reparación civil de tres mil nuevos soles.
El abogado defensor del imputado ha ratificado la apelación y solicitó se revoque la recurrida y
se absuelva a su defendido. A su turno el Fiscal Superior solicitó se confirme la sentencia
-r---a1.1elada. El imputado no concurrió a audiencia debido a encontrarse con orden de captura.
Con lo debatido en la presente audiencia de apelación, los recaudos que obran en el cuaderno
de los de la materia, y,

PRIMERO: Hechos objeto de juzgamiento.


Los hechos incriminados y atribuidos únicamente al recurrente Jorge Luis Menautt Palomo,
debido a que el extremo absolutorio a favor del imputado Elvis Jesús Lara Ticona no ha sido

1
. (V
( impugnado, consisten básicamente en lo siguiente: --- La agraviada había ingerido licor desde la
noche del treintiuno de octubre del dos mil diez hasta la madrugada del primero de noviembre
¿�í
v ,,.¡/)
del mismo año, habiéndola ya el imputado, en el interior del servicio higiénico del Video Pub San u
Fermín, besado e intentado desnudarla, siendo impedida por la víctima. Al salir de dicho local
nocturno le quitó el celular a la agraviada para impedir que se fuera a su casa y le hizo beber
llcor en la esquina de la plaza de armas de Omate. Siendo las cuatro horas con veinte minutos
de la madrugada de dicho día condujo a la agraviada a un terreno baldío (canchón frente a la
Plaza de Armas), para allí a toda fuerza desnudarla (dejándola incluso sin sus prendas íntimas)
con violencia física y sin piedad alguna la lanzó al suelo de tierra y cascajo, la golpeó en la
cabeza contra el suelo y violentamente le practicó el acto sexual por vía vaginal y anal, para lo
cual le sujetó de los cabellos al punto de arrancarle un mechón de once cabellos pese a que ella

( se defendía como podía por su estado de embrlaguez y le imploraba que la dejara. Luego la
abandonó con dlversas lesiones en el cuerpo, empolvada y sin ropas íntimas. A los pocos
minutos fue auxiliada por los propios padres del acusado Menautt Palomo.
Dicho sustrato fáctico, fue finalmente calificado por el Ministerio Público y aprobado judicialmente
como delito de Violación Sexual previsto en el primer párrafo del Art. 170 del Código Penal, dado
que inicialmente postuló el tipo penal previsto en el Art. 171 del citado código, tesis que fue
abandonada.

SEGUNDO: Fundamentos del fallo recurrido.


La sentencia de primera instancia ha adjudicado responsabilidad al imputado Jorge Luis Menautt
Palomo en base a prueba indiciaria, es decir por la sumatoria de hechos acreditados mediante
declaración de la agraviada, testigos y versiones de los propios imputados, debido a que no
existe prueba directa o sindicación de la agraviada contra el imputado. El Juzgado colegiado
----f'f'lncluye que el imputado es el autor del delito en virtud a los siguientes indicios: --- Menautt
Palomo se encontraba reunido en un pub San Fermín con la agraviada libando licor, donde
también se encontraba Elvis Jesús Lara Ticona (imputado absuelto); desde ese momento intentó
desnudarla en el baño; luego los tres (agraviada y los dos imputados) se dirigen a otro pub Don
Angel donde estuvieron corto tiempo; se retiran de dicho lugar y se dirigieron a la plaza principal e
Omate donde desposeen a la agraviada de su celular; luego siguen libando licor; Menautt se
dirige a su casa a traer más licor y le sirvió a la agraviada. Cuando necesitaron miccionar lo
hacían en el canchón aledaño a la plaza y por inmediaciones del coliseo de Omate. El testigo
Jean Cario Oviedo Ciña indicó que aproximadamente a las cuatro de la mañana del primero de

C. noviembre compartió dos vasos de licor con los imputados y la agraviada en la plaza de armas;

2
\ ?J:¡ 1
el testigo Wilfredo Flavio Quispe Choque declaró que entre las cuatro y cuatro treinta de la
V / �
madrugada observó a un varón y a una mujer completamente desnuda, quien decía en voz
fuerte "déjame", lo cual concuerda con la versión de Edgar Diaz Alvarez y Apolinaria Aguilar
Valdivia; la testigo Marlene Ruth Cárdenas Ticona de Ayala (tía de la agraviada y comadre de los
padres del imputado Menautt Palomo) declaró que enterada de los hechos fue a la casa
del imputado siendo atendido por su compadre Jorge Menautt quien manda llamar al imputado
quien indicó no haberle hecho nada a la agraviada y que tuvo relaciones con consentimiento de
ella; la testigo Marlene Cárdenas también ha declarado que la madre del imputado (su
comadre) en momentos que se retiraba del domicilio de éste, es seguida por ella y le pidió que
no asiente la denuncia y "arreglemos", así como que ambos esposos Menautt Palomo fueron
a su casa a pedirle que interceda por ellos para "arreglar" y le propusieron hacer casar al
imputado y
(' agraviada, finalmente prometen pagar la reparación comprometiéndose a meter al cuartel al
imputado o sacarlo lejos de Omate (indicios de actitud sospechosa}, así mismo la madre del
imputado fue vista vistiendo a la agraviada a inmediaciones de la plaza de armas lo que
seguramente no era casualidad; que por la inmediatez y continuidad de la forma en que
sucedieron los hechos, concretamente la hora en que el testigo Jean Cario Oviedo los vio en la
plaza (4 a.m.}, la hora en que los acusados señalaron haber terminado de libar licor (entre las
4.20 y 4.40 a.m.) y la hora en que el testigo Wilfredo Flavio Quispe presenció parte de los hechos
(entre las 4 y 4.30 a.m.), no existe la posibilidad que el autor del delito sea persona distinta al
acusado Menautt Palomo. Por lo que en base a prueba por indicios (los antes señalados) se ha
acordado atribuir responsabilidad penal al imputado a título de autor del delito de Violación
Sexual previsto en el art. 170 del Código Penal.

TERCERO: Argumentos del recurrente.


Eñsede plenaria, concordando con lo expresado en el escrito de apelación, el abogado defensor
del recurrente ha sostenido esencialmente lo siguiente: w •• El Ministerio Público acusó por el art.
171 del Código Penal, pero al no acreditarse dicho delito posteriormente cambia su pretensión y
acusa por, el delito previsto en el art. 170 del Código Penal. El principal testigo Wilfredo Quispe
oque en ningún momento indicó que la agraviada suplicó, pues lo único que dijo fue "déjame".
Dicho testigo dijo que a dos metros identificó a un gordo, y muy alto y escuchó las expresiones
de la agraviada que decía déjame déjame, pero no gritos de auxilio. La agraviada en ningún
momento dijo al Policía Nacional Pamo que había sido violada y que estaba lúcida. No
cuestiona que haya existido violación sexual ya que existe un certificado médico, pero Menautt
(_ no es el autor. Lara Ticona dijo que la agraviada entregó su celular a él; por tanto el imputado no
\�L\


�1
\ le quitó el celular a la agraviada. La testigo Enna Eyzaguirre afirma que el primero de noviembre D r)¡--
a las cuatro treinta horas cuando salía con su acompañante de uno de esos locales y se
encontró en la vía pública con Menautt, Lara, la agraviada y otros. La agraviada entró a su
domicllio para hacer sus necesidades y como no salió, el imputado se encuentra con Enna
Eyzaguirre y su acompañante y se van a casa de ésta. No se determinó que Enna Eyzaguirre
haya mentido; la sentencia no menciona ni valora dicha parte de la declaración de la testigo. No
se valoró los contraindicios, es decir la declaración de Enna Eyzaguirre y la versión de Wilfredo
Quispe Choque. Son dos contraindicios o hasta incluso evidencia. Se atentó contra el Art. 158
del Código Procesal Penal pues sólo procede la prueba indiciaria cuando no hay contraindicios.
Pide se valore las declaraciones de Enna Eyzaguirre y Quispe Choque. Se impuso la pena
máxima cuando el imputado pudo tener causa de inculpabilidad conforme al art. 20.1 del Código
( "•,
Penal. Se impuso una condena sin considerar el principio de proporcionalidad. No se tomó en
cuenta que las condiciones de las personas luego de haber bebido siete u ocho horas; invoca las
eximentes y las atenuantes del Art. 20 y 21 del Código Penal. Las pruebas no pasaron a la
probabilldad ni a la certeza. Invoca el principio de presunción de inocencia y duda razonable.
En ese sentido, los límites del recurso, que determinan las facultades de este Tribunal, conducen
a emitir pronunciamiento sobre lo que es tema de controversia y lo que ha sido objeto de debate
en esta instancia, es decir, sobre el juicio de responsabilidad, en la medida que no se ha
impugnado el injusto penal (la realidad del delito de violación sexual vía vaginal y anal, su
tipicidad ni su antijuridicidad). Por consiguiente el re-examen de dicho apartado debe partir
asumiendo como hecho probado la realidad del delito, tanto más si existe suficiente prueba
material (protocolo médico forense y prueba biológica, entre otros) que comprueba el ultraje
sexual violento por vía vaginal y anal.
Consecuentemente el problema a resolver, vía revisión, consiste en determinar si dichas
testimoniales (de Enna Eyzaguirre y la de Wilfredo Quispe) tienen carácter de contraindicios
fuertes y suficientes (consistentes) como para desarticular (descartar la prueba de cargo) o
desestabilizar (a propósito de la duda razonable invocada por la defensa) el fallo condenatorio
apelado.#� --#

CUARTO: Re-examen del juicio de responsabilidad penal.


El argumento central de la defensa sostiene que no se valoraron las testimoniales de Enna
Eyzaguirre y de Wilfredo Quispe Choque, que tienen calidad de contraindicios y por tanto según
el Art. 158 del Código Procesal impiden la configuración de prueba indiciaria para condenar al
imputado.
.:
t

Como premisa es importante resaltar que conforme al Art. 197 del Código Procesal Civil
(aplicable supletoriamente) en las resoluciones judiciales sólo se expresan las valoraciones
esenciales y determinantes que sustentan la decisión. Cabe señalar, en el presente caso
concreto que la defensa reclama se otorgue valor probatorio a modo de contraindicio a las
declaraciones de Enna Eyzaguirre y de Wilfredo Quispe Choque. Es de anotar que la
declaración del segundo sí ha sido recogida en el texto de la sentencia; en tanto la versión de la
primera también ha sido aludida en la página cinco de la recurrida como medio probatorio
ofrecido por la defensa. Consecuentemente, se verifica que dichas actuaciones sí forman parte
del proceso, del juzgamiento y de la construcción de la sentencia misma.
En cuanto al valor probatorio de la declaración de Enna Eyzaguirre Navarro cabe apuntar que
es familiar lejano del imputado Menautt (así lo ha confirmado el abogado defensor en el alegato
í de clausura en primera instancia), por lo que su contenido debe ser tomado con reservas, con el
agregado que el alegato de defensa en el juzgamiento de primera instancia sólo fue utilizada
para la acreditación del estado de ebriedad del imputado, situación no negada por el Juzgado;
por lo que desde ya se advierte su inutilidad. Empero en segunda instancia la defensa utiliza
dicho testimonio para pretender probar cuestión distinta, es decir, la hora en que se encontró la
testigo con Menautt Palomo (su familiar lejano) esto a las 4.30 a.m.; exactitud horaria que no es
compatible con los hechos y sus circunstancias, desde el momento que la testigo también había
estado bebiendo y continuó bebiendo en su casa con el imputado {con ello pretende probar que
a la hora de la violación el imputado no estaba con la agraviada sino con la testigo). Por tanto no
es razonable exigir exactitud matemática para calcular la hora de dicho encuentro, ni tampoco
sirve dicho medio probatorio para determinar si dicho encuentro seguido de su traslado con
dirección al domicilio de la testigo haya sido anterior o posterior al hecho incriminado, pues sólo
si sirviera para dicho propósito, sería realmente útil para el esclarecimiento del presente caso.
La hora informada por la testigo, cuatro y treinta de la madrugada debe tomarse en cuenta como
una aproximación y por tanto concuerda, o al menos no es incompatible con la secuencia
temporal expresada en la sentencia recurrida, pues en cierto modo (si se supera la duda que
genera eI lazo de parentesco entre imputado y testigo) resulta factible que el imputado se haya
e c6íÍt;;do con la testigo después de la consumación del ultraje sexual materia de juzgamiento.
En conclusión, el aporte probatorio de dicha testimonial no es muy útil y menos determinante; y
en contraposición al abrumador material indiciario detallado en la sentencia, carece de entidad
suficiente como contraindicio para desestabilizar la tesis incriminatoria. En adición a lo
anteriormente señalado, es del caso enfatizar que dicha precisión de la testigo no tiene
corroboración alguna, por lo que tampoco puede ser anotada a favor de la absolución.
,· ..

De otro lado, en relación al valor probatorio de la declaración de Wilfredo Quispe Choque, en


el extremo referido a las características físicas del agresor, es importante rescatar que de su
versión otorgada en juicio oral se advierte que a tres o cuatro metros de distancia (estando claro-
oscuro) vio a un varón con una dama tendida en el suelo, siendo aquél un joven (apreciación
introducida por el Fiscal Provincial en su interrogatorio sin negación del testigo) lo cual
concuerda con el año de nacimiento del imputado (1987), además alto (de metro setenticinco o
metro ochenta), lo que también concuerda o es muy cercano a la estatura del imputado (1.71
m.). Ambos factores se consideran en cierto modo consistentes e inmutables en el tiempo desde
el momento que por regla de experiencia una persona nacida el año 87, actualmente y al tiempo
de los hechos es de todos modos considerada joven; y por otro lado, la estatura de una persona
(su condición de alta) al tiempo de los hechos (año 201 O) y a la fecha no puede tener variación.
( Luego, en cuanto a la contextura física del agente activo del delito, el testigo indicó que
se trataba de una persona gorda, agarrada o "agarradito" como sostiene el abogado
defensor. Frente a ello debe asumirse la expresión "agarrado" como sinónimo fornido, no
necesariamente obeso dentro del léxico común; situación que sí puede variar en una persona
por el transcurso de los años o los meses si se presentan circunstancias apremiantes como por
ejemplo el tener que afrontar un proceso penal por delito grave como el presente. A ello debe
añadirse que el testigo vio al agente con ropa (prendas superiores e inferiores) y estando claro
oscuro debido a la temprana hora del día; por consiguiente dicho dato (singular en relación a
la pluralidad de datos incriminatorios) resulta relativo-variable y por tanto no es suficiente
para calificar como contraindicio determinante o insumo para derribar la teoría delictual del
Ministerio Público. Es importante remarcar que el Juzgado ha utilizado dicha testimonial
únicamente para ubicar en el tiempo a los protagonistas del evento delictivo, es decir para
situarlos en horas de la madrugada (a las cuatro y media de la mañana en que el testigo suele
salir a trabajar) en el lugar de los
-r---Mechos; en tal sentido no puede sostenerse que el testigo haya reconocido al imputado Menautt
Palomo y a la vez haya dado características distintas a la que le correspondían al tiempo de los
hechos. En conclusión, el aporte del testigo, en el extremo reclamado por la defensa, por su
ínfima u iUdácfno abona a favor de la tesis exculpatoria y mucho menos para generar razonable
uda o insalvable duda.

('-+• ,
debidamente detallado y valorado por el Juzgado para validar la teoría inculpatoria del Ministerio
Público (recaudos y argumentos detallados en el segundo considerando de la presente
resolución). Es menester puntualizar que la defensa no ha atacado el valor indiciario otorgado en
la recurrida a cada una de las actuaciones procesales como la declaración de la agraviada,
declaración de los imputados y de los testigos; dicho en otros términos, no ha contradicho el
contenido de tales medios de prueba ni la valoración otorgada por los jueces de primera
instancia, pues únicamente ha pretendido desvirtuarlos o enervarlos en base a dos testimoniales
aisladas e independientes entre sí, las mismas que como ya se expuso supra, carecen de igual o
similar contundencia que las pruebas de cargo. A mayor precisión, la defensa no ha
cuestionado que los indicios utilizados por los jueces a-quo estén probados, ni ha reclamado que
la inferencia no esté basada en las reglas de la lógica, la ciencia o la experiencia; tampoco ha
( cuestionado que exista pluralidad de indicios, concordantes y convergentes (condiciones
previstas en el art. 158.3 del Código Procesal Penal), puesto que tan solo refuta que no se han
considerado otros factores o contraindicios, los mismos que ya han sido calificados como
irrelevantes (no consistentes).
La sumatoria cuantitativa y cualitativa de los indicios utilizados en el fallo recurrido en criterio de
este Tribunal constituyen datos importantes y consistentes de la íngesta conjunta de licor entre
imputado y agraviada durante horas y en diversos lugares, habiendo incluso pretendido
desnudarla (por regla de experiencia es indicador de deseo sexual) en los servicios higiénicos del primer

(}
pub (lugar generalmente alejado de la vista del público y por tanto propicio para actos obsenos) donde
estuvieron (el apetito sexual del imputado hacia la agraviada se manifestó desde el inicio). Adicionalmente,
es innegable que al final, luego de su periplo nocturno terminaron bebiendo en la plaza de armas
(lugar donde fueron vistos por los transeúntes y amigos), donde el imputado trajo más licor de su domicilio
para servírselo a la agraviada (seguramente con la finalidad de alcoholizarla y reducir su eventual rechazo -
efectos adormecedores propios del alcohol-; recordemos que antes ya lo había rechazado). La plaza de armas
r--+---
es lugar muy cercano al escenario de la violación (el canchón fue el lugar propicio para el ultraje sexual
debido al e tadó de la víctima); con el agregado que el celular de la agraviada lo tenían sus
pañantes (medio de retención de la víctima). Así mismo el tiempo y secuencia de los
acontecimientos en el espacio, sin solución de continuidad otorgan una idea sólida de autoría de
la violación a manos de su último y muy cercano acompañante, es decir el imputado Menautt
Palomo. A mayor abundamiento, la declaración de la tía de la agraviada Marlene Cárdenas
quien informó que el imputado reconoció haber tenido relaciones sexuales consentidas con la
agraviada, lo cual no ha sido negado por la defensa en esta instancia, es indicativo, al menos, de

C. reconocimiento del contacto sexual (cuya violencia excesiva aunada a los pedidos de liberación de la víctima,

7
constituyen hecho probado); así mismo, dicho testimonio ha informado que los padres del imputado

(sus compadres) pretendieron "arreglar" como expresión sinónima a la pretensión de llegar a un

acuerdo e impedir la denuncia; lo cual también es indicativo de reconocimiento de culpabilidad


de su hijo (por sentido común, nadie busca insistentemente llegar a arreglos si es que no hay culpabilidad).
Todos esos factores no rebatidos por la defensa, conducen, sin mucho esfuerzo o dificultad a
inferir, más allá de una duda razonable, que Jorge Luis Menautt Palomo es el autor del delito
sub-judice.
Por cuya virtud, siendo el razonamiento de primera instancia acorde a la lógica, reglas de
experiencia y a los criterios humanos del sentido común, tal y conforme ha sido expresado
especialmente en el considerando tercero [relativo a la prueba indiciaria derivada de la
información proporcionada por los protagonistas, sus familiares directos y testigos, todo lo cual
los ubica en el tiempo y espacio en que ocurrió la violación}, corresponde confirmar la decisión
de primea instancia, tanto más si guarda fidelidad con lo actuado y se encuentra arreglada a
derecho. Por todo lo cual el imputado Jorge Luis Menautt Palomo debe ser considerado autor
del delito de Violación Sexual previsto en el art. 170 del Código Penal, en agravio de la dama de
iniciales M.V.A.R ..

SEXTO: Dosificación de la pena.


Dado que la defensa ha hecho alusión no en pocas ocasiones al principio de proporcionalidad y
a las atenuantes del Art. 21 del Código Penal, no cabe duda que implícitamente postula también
la reducción de la pena (sin que la haya señalado como pretensión impugnatoria subordinada).
Por tanto, corresponde a este tribunal verificar la corrección (o no) de la determinación de la
pena, es decir si se tomaron en consideración o no las agravantes y atenuantes o circunstancias
modificativas de responsabilidad antes de acordar la intensidad de la respuesta penal (la pena
justa).

En el presente caso existen diversas circunstancias agravantes (genéricas) como ser los
diver esactos de violencia física sobre la víctima (llegando a arrancarle un mechón de cabellos),
así como el ultraje tanto por vía vaginal y anal, lo cual sin lugar a dudas podría generar la
imposición de la pena máxima de ocho años de prisión. Empero en contrapartida no debe
soslayarse que la excesiva acción violenta pudo generarse a raíz del estado de ebriedad
(ebriedad relativa conforme lo propuesto por la defensa) en que se encontraba el imputado
producto de la ingesta alcohólica desde la noche del día anterior (hecho que forma parte de la

C_ teoría del Ministerio Público), por lo que a tenor del art. 21 del Código Penal concordante con el

u_ J
1
( art. 20.1 del mismo cuerpo legal, debe considerarse la misma como circunstancia modificativa de
responsabilidad que atenúa cuantitativamente la pena. Por consiguiente, resulta proporcional y t-1-
razonable reducir la pena a siete años de privación de libertad {justo medio entre los extremos
de punición legal).

Finalmente, debe integrarse el fallo condenatorio a efectos que conforme al Art. 178-A del
Código Penal, el sentenciado reciba tratamiento terapéutico especializado, previa evaluación
médica o psicológica a efectos de favorecer su resocialización.

SEPTIMO: Reparación civil.


Resulta innegable que para medir los daños de la manera más cercana a lo justo se requiere,
como regla, pruebas tanto en el aspecto material y psicológico. Al respecto, resulta evidente que
se han practicado exámenes de reconocimiento médico (somático) y psicológico a la víctima, de
los cuales se desprenden las huellas materiales y mentales del delito. Tales instrumentos han
de servir como referentes al momento de fijar el monto de la reparación civil, además de los
criterios que brindan la ciencia (la medicina, psicología y la victimología), las reglas de
experiencia y el sentido común.

El principio del daño causada informa que la cuantía del resarcimiento se vincula a la magnitud
de la ofensa al bien jurídico protegido, a la intensidad del ataque, mas no a las posibilidades
económicas del sentenciado. Bajo dicha premisa, es preciso recordar que la violencia sexual
como manifestación de violencia doméstica, como en el presente caso concreto, se traduce en
( actos de violencia física, psíquica y moral; por tanto, constituye tema irritante a la sensibilidad
social y según la doctrina especializada se requiere una intervención disciplinaria
--r ,_ra_nsdisciplinaria) a efectos de promover un espacio de resignificación de las relaciones
familiares. Dicha intervención multidisciplinaria requiere sobremanera la intervención psicólogos
en pos de la disminución del conflicto, es decir, la víctima ha de recibir necesariamente
tratamiento psicológico que le ayude a abandonar u olvidar su situación de víctima de mal trato,
lo cual desde ya implica un presupuesto económico que no es poco oneroso y en criterio de este
Tribunal supera los tres mil nuevos soles fijados en primea instancia a pedido del Ministerio
Público. Cabe añadir que es innegable además, del daño a la salud corporal de la víctima, el
daño a la persona. En tal sentido, merced al principio dispositivo y de congruencia procesal que
rigen este extremo del fallo, no cabe más que validar el monto fijado en la recurrida, tanto más si
no ha sido cuestionado por la defensa (que en cambio sí cuestionó el quantum de la pena).

9
,.

(
Por estas consideraciones, impartiendo justicia a nombre de la Nación, la Sala Penal de
Apelaciones Moquegua, de conformidad con los arts. 12 y 41 de la Ley Orgánica del Poder
Judicial, por unanimidad

HA RESUELTO:

CONFIRMAR la sentencia que declaró a JORGE LUIS MENAUTT PALOMO autor del delito de
Violación Sexual previsto en el primer párrafo del art. 170 del Código Penal en agravio de la
dama de iniciales M.V.A.R. REVOCARON la sentencia en cuanto fija la pena de ocho años de
privación de libertad y REFORMANDOLA impusieron a Jorge Luis Menautt Palomo siete años
de pena privativa de libertad efectiva, la cual cumplirá una vez sea aprehendido e internado en el
establecimiento penitenciario que designe el INPE. Reitérese las órdenes de captura a nivel
nacional de manera periódica; así mismo el Juzgado deberá pedir informe a la Policía Nacional
sobre las acciones tendientes a la ubicación del sentenciado, bajo responsabilidad; con
subsistencia de lo demás que contiene. INTEGRARON la sentencia y DISPUSIERON que el
sentenciado sea sometido a tretamlento terapéutico previo examen médico o
devolvieron. Regístrese y Hágase Saber.-
SS.
DE AMAT PERALTA
LAURA ESPINOZA
COAGUILA MITA
(

¿�
. ••••••....................
.......
Abog Ycny YICke!IDe Mcndo1.a
Coodorl
E$P(CIAL1STALE.(ll,L.\e) • IIOOW> PalM;
��OE��WJQ.EGUA
..-,c,t.llEIO

28 DE SETIEMBRE DEL 2012

20 DE MARZO DEL 2013


(__.
10
10