Está en la página 1de 12

así que

llegamos
a rusia.

¡vale,
nos toca!

en el verano, el polvo
nos ahogaba. en el
invierno, nos congelá-
bamos en la nieve.

¡si echamos
a los rojos de
los edificios, ten-
la sangre se nos helaba, al igual dremos el camino
que el combustible en las panzas despejado hasta
de los panzers. por eso nos que- el vado del
damos a las puertas de moscú. río!

llegó el verano feldwebel scholz y fozo el cenizo,


otra vez y nos diri- weissenberger, kosher trenk, waldman,
gimos al sur, para wolfie, hans schimdt (sí, contábamos de ver-
probar algo distinto. dad con un hans smichdt) y sepp el salvaje
marchamos hacia los conformábamos el tercer pelotón.
campos petrolíferos
del cáucaso.

en
cuanto pare
la artillería,
¡avanzare-
mos!

aunque no podemos olvi-


darnos del hijo menor de
frau graf. kurt para sus
camaradas. es decir…
de todos
modos, ¿de
yo. quién ha sido
esta puñetera
idea tan ge-
nial?

creo
que a lo
mejor de
hitler…
qué
raro.
joder…
¡¡va-
mos!!
ni pedí
que vinieran,
ni las quie-
ro aquí.

¡creo que la idea de mi escuadrón… que, por cierto, ahora mis-


que unas mujeres Piloten mo está fuera de mi vista riéndose a car-
un avión es una broma! ¡que cajada limpia, porque saben que tengo que
sean aviones de combate estar delante de ustedes y cumplir con
es una broma aún peor! ¡y
esta ridícula tarea… mi escuadrón tiene
destinar a unas mujeres a
como misión detener a los nazis, lo
mi base, a mi escuadrón de
cazas, es la broma cual ya resultaba bastante difícil
más pesada que antes de que aparecieran todas
puede haber! ustedes con sus… sus…

…necesidades
femeninas.

soy el general
de brigada aleksandr
lukin. en nombre del 41º regi-
miento de cazas del ejército
del aire, permítanme ser el
primero en dar la bienvenida
al 599º regimiento de
bombarderos a la
base de vostok.
tengo
entendido que
volarán principalmen-
te de noche, lo cual
está bien, puesto que,
probablemente,
así tendrán alguna
posibilidad de
sobrevivir.

en la oscu-
y mucho más
ridad, se encon-
a ustedes, en parti-
trarán abandona-
cular. un messerschmitt
das a su suerte.
sería capaz de zampar-
no podremos
se esas “máquinas de
hacer nada para
coser” suyas como si
protegerlas.
fueran las sobras
de una comida.

pero el
mero hecho de
que no puedan verlas
no garantiza que no
puedan matarlas. la
artillería antiaérea
alemana es muy buena,
y los pilotos de
caza alemanes son
incluso mejores.

olvídense de todo
lo que hayan podido oír sobre
la superioridad tecnológica del
equipamiento soviético, los
fascistas aún nos sacan mucha
ventaja en ese aspecto.

desde
¿alguna aquí es difícil
está bue- saberlo. pre-
na? gúntaselo a
aleks cuando
vuelva.
aunque esa
bajita tiene
unas buenas
perolas, eso
sí que puedo
verlo…
ojalá pudiera ver qué
cara ponen cuando ¿…y
les diga dónde van usted
a tener que alo- quién un cojín,
hum, la
jarse… es? camarada
teniente anna
kharkova, cama- general.
¿dónde? rada general
de brigada.
eso ya es para
lo veo, pero poder colocarme
¿para qué lo a la altura del
¡je, je, je,
cristal de la cabina,
je, en ese ha traído
camarada general.
viejo esta- aquí? es que no soy
blo de las muy alta.
vacas…!

¿y qué es
eso, exacta-
mente?

creo
que le
gustas.

madre
mía…
¿despe-
jado?

ade-
lántate,
kosher.

joder,
deja de
llamar-
me…

calla
un poco.

¿herr
feldwe-
bel?

¿hay al-
guien ahí mier-
arriba? da…
jura-
ría que
sí.

¿y el
teniente
pabst con
el primer y
el segundo están
pelotón?
vigilando
la planta
baja. bue-
no…
¡cenizo…! me
cago en
dios…

¡soco-
rro!
luego.

¡cógela,
chaval!
¡píllala!
¡graf!
por un instante, aunque seguro que estamos
somos unos salva- viviendo una experiencia límite,
jes infrahumanos. que pocos seres humanos han
vivido, y encima a un millar
kilómetros de casa, con las
zarpas bien metidas en las en-
¿o unos super- trañas de otro país.
humanos?

luego, ya
rezaré para
pedir perdón.

¡tercer
pelo-
tón!
aún
apesta a
boñiga.

los hombres acabarán entrando en razón,


zoya. esto es muy difícil para ellos, porque
esto es
nos ven como unas hermanas o unas novias.
lo que piensa
de nosotras, que el mismo premier stalin
ha afirmado que somos
somos una vacas, así que
iguales a los hombres,
un escuadrón la capitana somos
ya que es un principio
de vacas vola- osipova quiere fundamental del marxis- iguales,
doras… que traiga mo leninismo… ¿eh?
café. ¿me
acompañas?

entonces,
dime, ¿por
qué ellos
pilotan
eso…
…y no-
sotras
esto?

bueno, ya
veremos si piensas ¿ya?
me
lo mismo después hay que
encanta mi
de esta noche. el
máquina de cargarse un
capitán ha dicho que
coser… puente al
ya nos han asignado
nuestra prime- norte.
ra misión.
¡eso es estu-
pendo! ¡es la opor-
tunidad de demos-
trar al general lu-
kin y a sus hombres
de lo que somos
capaces!

tan opti-
mista como
siempre, anna
borisnova
kharkova.

sí,
como
siempre…