Está en la página 1de 108

ÍNDICE

Prólogo ……………………………………………..

Prefacio …………………………………………….

Capítulo I - Introducción: ¿La Medicina o la fe? ........

Capítulo II –Una clasificación práctica, dialéctica …..

Capítulo III –El Principio Único de la ciencia y de


La filosofía de Extremo Oriente ………

Capítulo IV - Origen del hombre ……………………..

Capítulo V -La Medicina de Extremo Oriente ………

Capítulo VI –El orden del Universo y la


Constitución del hombre ……………….

Capítulo VII –La facultad del juicio supremo ………..

APÉNDICE I …………………………………………

APÉNDICE II …………………………………………
LA FILOSOFIA DE LA MEDICINA DE
EXTREMO ORIENTE.
EL LIBRO DEL PENSAMIENTO SUPREMO.

Georges Ohsawa
Nyoiti Sakurazawa
A mí querido Dr.A.Schweitzer
PROLOGO

YIN y YANG
Metafísica y Física

El principio único es definitivo, pero su traducción y su


interpretación pueden ser metafísicas y físicas.
Al principio, hace mas de cuatro mil años, el Principio Único era una
dialéctica física. Más tarde, intérpretes y comentaristas metafísicos como
CONFUCIO, complicaron la explicación. Luego los médicos… He aquí la
causa de la confusión e incertidumbre que envuelven a la filosofía y la
medicina de Extremo Oriente. Además, los extremo-orientales, siendo
considerados pueblos espirituales, metafísicos o primitivos, hablan una
lengua peculiar, viven en un mundo infinito, eterno y absoluto y, como
consecuencia de ello sus lenguas son indefinidas, imprecisas,
extremadamente profundas y a menudo faltas de claridad. Especialmente
las lenguas china y japonesa (las más extremo-orientales) carecen de la
noción temporal, numeral y de género. En realidad, con mi método, podéis
aprender, perfecta y correctamente el japonés corriente en cuatro horas. Es
la lengua más fácil del mundo que yo conozca.

Al principio, hace más de cuatro mil años, el cielo era considerado


como el más grande símbolo Yin y la tierra como el más grande símbolo
Yang.
El cielo, siendo el espacio infinito, la expansión ilimitada, era
considerado como el mayor representante de YIN, la fuerza centrífuga, la
tierra lo contrario, Yang. Pero más tarde, los metafísicos designaron al
cielo (el vacío) como el generador de todos los fenómenos y de todos los
seres del mundo, la fuerza superior o la divinidad suprema y lo catalogaron
como Yang. Este es el punto de vista metafísico.

Desde el punto de vista de las actividades, el cielo puede ser Yang, el


gran productor, y desde el punto de vista físico, el cielo, la expansión
infinita, puede ser Yin, la mayor pasividad entrópica.
En la medicina china, se clasifica el intestino delgado, la vejiga, la
vesícula biliar, el intestino grueso, etc. en la categoría yang. El corazón, los
riñones, el páncreas, el bazo etc. en la categoría Yin. Es una clasificación
metafísica teniendo en cuenta sus actividades, pero físicamente hablando,
es a la inversa: todos los órganos huecos son Yin mientras todos los
órganos macizos, compactos y densos son Yang.
Pero vivimos en una época científica y física. Haremos bien
adoptando una clasificación física y moderna y unificar la terminología
para la traducción del Principio Único que debería aplicarse a todas las
ciencias naturales aparte de la medicina, así como en todas las ciencias
culturales y en particular en la formación de las ideas fundamentales de un
gobierno mundial.
PREFACIO

He escrito este libro en el África Ecuatorial Francesa, mientras


esperaba el retorno del Dr.A.Schweitzer ( desde principios de noviembre
hasta finales de diciembre de 1955, en su hospital en Lambarené, y desde el
primero de enero al 13 de enero de 1956, en la estación de Andende, de la
Misión Protestante, en la vieja casa dónde el Dr. Schweitzer inició sus
trabajos en 1913), contemplando de tanto en tanto la panorámica de ese
país tan pintoresco, el gran río Ogoue, sembrado de pequeñas piraguas y de
la exultante vegetación de sus ribazos.

El objetivo de este libro es:


1º Enseñar el Principio Único dialéctico, universal, simple y práctico de la
ciencia y la filosofía, de todas las grandes religiones y de toda la
civilización de Extremo Oriente;
2º Su técnica biológica, fisiológica, médica, educativa, sociológica y lógica.
3º En particular su medicina.
4º Como principio de la libertad infinita y de la paz eterna.

El Principio Único de Extremo Oriente es extremadamente simple y


extraordinariamente práctico; todo el mundo puede comprenderlo y
practicarlo en la vida cotidiana. Es la lógica dialéctica universal. Es la
concepción-constitución de la vida y del universo. Es una brújula universal
muy práctica.

La orientación de la vida por medio de esta brújula, es la fe. Y esta


fe, al contrario que la fe “ credo quia absurdum”, es interiormente una
clarividencia que ve todo a través del tiempo y el espacio infinitos, y
exteriormente, el amor universal que abarca todos los antagonismos hasta
hacerlos complementarios unos a otros y distribuye la alegría eterna a todos
y por siempre. Es la fe la que es capaz de mover la montaña desde aquí
hasta el mar. Y es la verdad la que os da la libertad infinita, dicha eterna y
justicia absoluta.
Después de la publicación de mi primer libro en francés (El
Principio Único de la Ciencia y de la Filosofía de Extremo Oriente) en
editorial Vrin en Paris, hace ya veinte años, he seguido trabajando en la
misma dirección. Pero he salido de Japón para siempre cerca de mis setenta
años (octubre 1953) para visitar a mis amigos y a grandes hombres en todos
los países del mundo que comprenderán el Principio Único, esta dialéctica
práctica.
Espero que se lo conocerá como el arte del arreglo floral (El Libro de
las Flores, Plon edit. Paris), la medicina china (La Acupuntura , FranÇois
edit) y la teoría de Judo ( el Libro de Judo , Sekai Seihu edit. Tokyo) que
importé a Europa hace 35 años.
Si no he dado a conocer en primer lugar el Principio Único, es
porque era demasiado difícil para la comprensión del público occidental.
Hasta el final de mi vida viajaré con mi mujer que os enseñará los
platos macrobióticos que curan cualquier enfermedad. Estamos totalmente
a vuestra disposición. Enviarme vuestras preguntas y objeciones y os
contestaré lo antes posible.

G.OHSAWA
En la Estación de la Misión Protestante de Andende (A.E.F) 18 de enero
1956.
Primer Capitulo.

INTRODUCCION: ¿Medicina o fe?

Cuando Gulliver se encontraba en las islas de los Lilliputienses, se divertía


mucho y se burlaba un poco de la falsa concepción del mundo de sus
habitantes, de su ignorancia y de su pequeña fuerza. Pero cuando se
encontró en el país de los Gigantes, tuvo que burlarse y lamentar su propia
impotencia, su ignorancia, su falsa concepción del mundo y su
infinitamente estúpida arrogancia.
J. Swift, el autor de esta historia, quería advertirnos de ser siempre
modestos, humildes y humillados y que debíamos esforzarnos en aprender
de cualquiera, tanto de lo pequeño e insignificante como de lo contrario, de
no temer lo grande y sorprendente.
Esto puede entenderse bastante bien en lo referente al mundo físico y
relativo de las formas, de los colores, del peso, etc. pero no en el mundo
mental y espiritual. Nos equivocamos fácilmente, incluso en nuestro propio
país ( por ejemplo: la estampa japonesa no era valorada en el Japón
moderno y estaba destinada sobre todo a las jovencitas y a los niños, hasta
que los hermanos Goncourt y el profesor Fenollosa reconocieran su gran
valor artístico. Lo descubrieron fortuitamente abriendo paquetes de te
envueltos en dichas estampas.)
El mismo error se cometió en lo referente al Judo, al arte del arreglo
floral, el Haikai, la medicina, etc.
La medicina del Extremo Oriente es, no sólo en Europa, sino incluso
en Extremo Oriente, europeizado, la ciencia peor conocida de la cultura
oriental .Es un mundo totalmente desconocido para la mayoría de
Occidentales y es raro encontrar Orientales que os puedan explicar su
significado e importancia.
Querría ser vuestro guía e interprete para introduciros y recorrerla en
profundidad.
Si os introducís solos, sin ser guiados por un interprete competente
( lo que es muy difícil de encontrar), no veréis lo que es interesante y
acabareis cansados y defraudados.
En Extremo Oriente hay al menos varias escuelas de medicina. En
Europa sólo hay dos o tres.
La medicina Ayurvédica, de más de 5000 años, es practicada por
cientos de miles de médicos.
La homeopatía cuenta con algo menos de practicantes, dos o
trescientos mil.
La medicina china de 4000 años de antigüedad cuenta con al menos
doscientos mil médicos.
La alopatía es practicada por ciento cincuenta mil médicos.
Hay aún otras terapéuticas: la medicina árabe, la naturopatía, la
acupuntura, la moxibustión, la bioquímica, la osteopatía, la quiropráctica,
la palmopatía, la terapéutica espiritual, etc…
Todas estas formas de medicina están vivas y son practicadas.
La homeopatía es de origen alemán, pero totalmente transformadas
por los hindúes.
La quiropráctica ha sido totalmente remodelada por los japoneses.
Todas las demás son ciencias derivadas de tradiciones del Extremo
Oriente.
Los grados de la medicina de desarrollan en el orden siguiente:

7º Medicina Suprema.
(La medicina suprema es una técnica educativa, biológica, fisiológica y
dialéctica, para hacer que el enfermo descubra por sí solo la constitución-
concepción de la vida y del mundo. Cura no sólo todas las enfermedades
actuales y futuras, sino toda desgracia.)

6º Medicina Filosófica.
(Medicina del pensamiento y del discernimiento)

5º Medicina socio-moral, educativa.


(La medicina que establece la salud, la libertad y la justicia de la sociedad)

4º Medicina Macrobiótica.
(El arte del rejuvenecimiento y la longevidad)

3ª Arte de la Salud

2º Medicina profiláctica

1º Medicina sintomática.

En Extremo Oriente, hace miles de años, la medicina evolucionó


desde la medicina sintomática perfeccionada a la medicina perfecta, de la
profiláctica al arte de la salud “yóguica” (o religiosa), del arte de la salud a
la maravillosa macrobiótica, de la macrobiótica a la medicina de la
sociedad, de la moralidad, de la política y de la educación. La medicina de
la sociedad (La filosofía de CONFUCIO es uno de los ejemplos de esta
CATEGORÍA) se fusionó finalmente con la medicina filosófica. Luego,
ésta fue absorbida y se convirtió en una parte de la constitución-concepción
del universo (Los Vedas, el Hinduismo, el Brahmanismo, el Jainismo, el
Budismo, el Taoismo, el Sintoísmo, el Cristianismo, El Islamismo).

El objetivo esencial de todas las grandes religiones es guiar al


hombre hacia la beatitud, es decir, hacia la libertad infinita, la justicia
absoluta, la felicidad eterna, por enseñanzas filosóficas, metódicas y
practicas del Principio Único o del Orden del Universo.
Es por esto que los que sólo investigan a nivel del primer plano
“sintomático” de las medicinas china, hindú, japonesa o árabe desembocan
sólo en un laberinto de hierbas, cortezas, serpientes…
La medicina sintomática es la más elemental y rudimentaria y es
parecida en todas las culturas. Quiere curar la enfermedad (o más bien los
síntomas) a cualquier precio, incluso por medio de técnicas mágicas, sin
considerar en ningún momento si esas técnicas son inmorales.
Pero en Extremo Oriente y en África, la medicina avanzaba.
La medicina de los indígenas africanos se basa en la más alta
concepción de la vida y del Universo. Aunque su expresión sea tan
primitiva (Levy-bruhl la bautizó “mentalidad primitiva”,”magia negra” o
algo “totalmente incomprensible” para los occidentales), es una forma muy
útil para estos indígenas que no tienen ninguna necesidad de letras, o de la
filosofía o de la religión, porque son los hijos grandes de la Madre
Naturaleza y más favorecidos que nosotros para conservar su vida
primitiva.
André Gide dijo acertadamente: “Cuanto menos inteligente es el
blanco, más tontos le parecen los negros”.
Os voy a mostrar la nueva orientación para estudiar la medicina del
Extremo Oriente y la de África. Pero debéis seguir paso a paso, firme y
sólidamente. Poco a poco podréis ver un nuevo horizonte, pero esto será
gracias a vuestro propio proceso, no gracias a mí. No soy más que una
brújula que os muestra la orientación correcta. Todo depende de vuestra
inteligencia y comprensión.
Si queréis saber cómo estaban de avanzadas las matemáticas y sus
aplicaciones prácticas hace miles de años en Extremo Oriente y en África,
debéis leer las “Bios” o algunas obras sobre la cultura de la época de los
Faraones.
En los primeros días de la primavera, se ven los brotes verdes por
todas partes en el campo. Algunos de ellos se convierten en hierbas y
terminan su vida en pocos meses. Otros se convierten en árboles que
mueren al cabo de unos años. Algunos pocos son destinados a convertirse
en grandes árboles que alcanzan cientos y miles de años. Ocurre lo mismo
con la medicina.
Entre las formas de medicina del Extremo Oriente, la mayor parte
son como las hierbas. Hay que distinguirlas de los vegetales que crecen
muy alto, que corresponden a la medicina ayurvédica y a la medicina china.
Todas las otras medicinas pueden desarrollarse hasta la medicina
profiláctica o macrobiótica, pero no mucho más.
Si os iniciáis en la primera etapa de la medicina Ayurvédica o China,
es decir, en la etapa sintomática, os perderéis muy fácilmente porque hay
una enorme cantidad de medicamentos que son extraordinarios por sus
efectos inmediatos y de apariencia milagrosa. Pero todo es paliativo.
Para encontrar la medicina que cura en profundidad y de una vez por
todas, debéis buscar la séptima etapa de la medicina: la constitución-
concepción del universo, la medicina suprema, tal y como RUSKIN la ha
planteado en su “Unto this last”.
No hay que quedarse en la primera etapa sintomática.
En su esencia todas las medicinas del Extremo Oriente están
unificadas: la concepción-constitución de la vida que no es otra cosa que la
matriz de toda la civilización más elevada, toda la filosofía más profunda y
de todas las grandes religiones del Extremo Oriente.
Pero la mentalidad de los que han seguido esta grandiosa concepción
es, en general, del todo incomprensible para los occidentales que la llaman
“mentalidad primitiva”, o simplemente “superstición”.Esto es así incluso
para grandes pensadores, como Levy-Bruhl.
Los occidentales se esfuerzan en encontrar la verdad en los detalles,
por medio de técnicas analíticas, el núcleo en un entorno diseccionado.
Es por esto que voy a guiaros en la vía que va de la más alta
concepción de la medicina a la más baja. Una vez que comprendáis esta
profundidad, podréis comprender todas las artes, toda la civilización, todas
las religiones, incluido el cristianismo, toda la mentalidad del Extremo
Oriente.
Recientemente me han pedido que hiciera una crítica de un largo
artículo sobre el Japón actual, escrito por un eminente periodista francés y
publicado en una importante revista ilustrada de Paris. He aquí mi
respuesta: “Este artículo es correcto y refleja la verdad en todos los
detalles que conciernen la vida de los japoneses de hoy; pero sólo es una
imagen del vestido de una mujer, de la que queremos ver hasta que punto
es elegante, culta y de espíritu profundo. No se puede ver el espíritu
japonés en este artículo, y si no se ve el espíritu no se puede entender!”
He leído numerosos ensayos y muchos libros europeos sobre la vida
y el pensamiento del Extremo Oriente. Eran todos superfluos, ridículos o
absurdos salvo algunos de ellos.
Entre diversos libros acerca del Budismo, el Taoismo, los Gitas, el
Yi King, el Shintoismo, la civilización, la cultura o la filosofía del Extremo
Oriente, los grandes pensadores hindúes, no he visto ni uno solo que haya
conseguido esbozar el espíritu extremo oriental.
Algunos occidentales se esforzaron en traducir el Yi King palabra
por palabra. Otros, libros de la farmacopea china, las fórmulas, las
cantidades de medicamentos, cuando estos no están indicados, porque la
enfermedad es individual. Es un poco como si se tradujera la música de
Beethoven por ondas sonoras filmadas o a Goethe por medio de las
matemáticas.
No puedo expresar lo absurdo y lamentable que me parece todo esto.
Espero que comprendáis mejor que estos escritores, después de haber
entendido el espíritu de los extremo-orientales a través de mi nueva
interpretación de la constitución-concepción de la vida y del Universo, o el
principio único de la ciencia y la filosofía del Extremo Oriente.
Os ofrezco aquí una de las claves del Reino de los Cielos, con la que
podréis abrir cualquier puerta secreta en la civilización extremo-oriental y
que está casi del todo olvidada, incluso para los Orientales, a lo largo de
miles y miles de años.
Hay un gran número de autores, religiosos en particular, que
pretenden que la enfermedad puede curarse por la fe.
¿Qué relación hay entre la medicina y la fe?
¿Es magia, o superstición?
El Dr Alexis CARREL estaba totalmente convencido que hay
curaciones milagrosas entre los creyentes de los milagros de Lurdes.
La medicina de hoy en día, no niega que haya innumerables
prodigios en el funcionamiento humano, inexplicables para sus
conocimientos aunque pueda parecer muy avanzada. Pero los que la
practican, los que insisten sobre la importancia y la superioridad de la fe,
tampoco pueden explicarse el mecanismo.
El que no conoce el mecanismo de su avión, no puede ser un buen
piloto, no se puede confiar en él.
Creer en tal personalidad o en tal tecnica es pura superstición. Es una
mentalidad primitiva, infantil o de esclavo. Tales creencias o confianzas a
menudo desembocan en tragedias. Una tal fe no tiene sentido, es un simple
sentimentalismo, es sinónimo de ignorancia. La fe que cura, es la fe
sentimental y no es la verdadera fe. (ver capitulo IV a propósito de la fe)
En sus seis primeras etapas, la medicina puede ser una superstición,
una acrobacia o una ignorancia si los que la practican no conocen la
concepción de la vida y del universo. Pero hay tantos médicos que no
pueden explicar muchos de los fenómenos farmacológicos o fisiológicos
(¿porqué la adrenalina altera el ritmo cardíaco, porqué ha sido considerada
tan eficaz desde la época de Hipócrates? ¿Porqué la aspirina hace bajar la
temperatura? ¿Que es el automatismo cardíaco? ¿Cuál es el mecanismo de
la sedimentación sanguínea, examen tan usado en medicina? ¿Cuál es el
mecanismo del antagonismo entre los dos sistemas vegetativos de los
nervios ortosimpático y parasimpático? ¿Cuál es el mecanismo de los
fenómenos antagonistas que se producen en el corazón y en el estómago
por uno u otro de estos dos sistemas?...)
Todo esto es un misterio, pero muchos confían en tal medicina
empírica, es pues una superstición moderna.
La medicina puramente empírica que se ocupa únicamente de
investigar los “Devil´s bullet”, medicamentos o venenos, y que actúa a
tientas, es una medicina sintomática experimental muy rudimentaria y una
superstición.
Si, de lo contrario, la medicina está dotada de una brújula que indica
siempre la buena dirección, es decir, la constitución-concepción del
universo, podrá desarrollarse en el buen sentido.
Los estudios médicos deben comenzar por la concepción de la vida y
del universo.
Curiosamente, muchos de los que predican el poder de la fe y de las
curaciones milagrosas de Jesús y de los grandes budistas, toman
medicamentos comprados en farmacias y se hacen tratar en hospitales por
la medicina empírica y sintomática.¿Porqué entonces predican la
importancia y superioridad de la fe? Todo lo que predican de la fe es
correcto, pero no saben lo que es la fe. Sólo son papagayos. Deben
aprender primero que la fe es el conocimiento de la constitución-
concepción del universo, que es la clarividencia que ve todo en el tiempo y
el espacio y el Amor que abarca todos los antagonismos para hacerlos
complementarios, distribuyendo la harmonía eterna.
Voy a mostraros la identidad de la fe y de la medicina superior.
Capítulo II

UNA CLASIFICACION PRÁCTICA; DIALECTICA

“The fundamental principles of Christianity have to be proved


trae by reasoning and by no other method…”
Dr. A. Schweitzer.

Para que una ciencia sea práctica, útil y fértil, es indispensable una
clasificación práctica, fundamental y universal. El Principio Único (la
constitución-concepción de la vida y del universo de Extremo Oriente), no
es más que un método de clasificación dialéctico práctico y universal,
accesible a todo el mundo y que abarca todo lo que existe en el universo y
el mismo universo. Es un monismo absoluto, aunque tenga apariencia
dualista a primera vista. La doble polarización del principio permite una
clasificación en dos categorías opuestas, aplicable a cualquier rama de la
ciencia, tecnología, acción o filosofía, para manejar y resolver problemas
difíciles.
Toda la ciencia y todo el conocimiento humano filosófico,
psicológico y sociológico actual intentan establecer un monismo que sea
real y práctico.
Es curioso como muchos se vuelcan en sus estudios sin saber que en
realidad son dualistas.
1º Materialistas que defienden el monismo materialista están, en
realidad convencidos de que está la materia y el espíritu..Se han basado en
el antagonismo fundamental entre la materialidad y la espiritualidad. Así
pues, son dualistas.
2º Los pacifistas parten del antagonismo entre la guerra y la paz.
3º Los médicos se han preocupado de la fabricación de “devil´s
bullet” para acabar con todos los factores que hacen sufrir a la humanidad.
Se consideran enemigos de estos factores, son pues dualistas.
Casi todos los religiosos se esfuerzan en diferenciar al hombre de
Dios, en lugar de identificarlos. Y el Diablo y Dios…
La psicosomática, o la escuela freudiana por ejemplo, son una nueva
confesión de dualistas.
Casi todos los pensadores, investigadores científicos y culturales de
hoy día son en el fondo conscientemente o no, dualistas. Es por esto que no
se resuelven los problemas, si no que se multiplican cada vez más. Todos
los profesionales, incluidos los políticos, educadores y todos los que luchan
para acabar con el mal o para mejorar las condiciones de vida, son
dualistas.
La dicotomía de DESCARTES fue el primer gran paso hacia el
monismo. Se le admira. Se queda en la dicotomía dualista. ¡Que dé otro
paso más!
El dualismo es exclusivo, egocéntrico. Sus armas son destructivas,
analíticas, brutales, mientras el monismo es constructivo, sintético,
unificador. La vida misma es siempre productiva, unificadora, social,
mientras ocurre lo contrario con la muerte.
El Principio Único es, por una parte un método analítico, pero por
otra, también una clasificación para unificar. Se podría llamar el Principio
de la Gran Unificación.
El Principio Único ordena todas las cosas en dos categorías
contrarias: Yin y Yang según los sabios chinos, “Tamasic y Rajasic” según
los sabios de La India.
Son en realidad, dos complementarios indispensables el uno al otro,
como el hombre y la mujer, el día y la noche. Son los dos factores
fundamentales opuestos que crean, animan, destruyen y reproducen de
nuevo todo lo que existe en el Universo.
En los que predomina la fuerza Yin, se llaman Yin, y en el caso
contrario los llamamos Yang.
Así pues, hay Yin y Yang en una gama infinitamente variada.
Desde el punto de vista físico, lo que es más rico en agua (siendo
iguales las otras condiciones) es yin, mientras que a la inversa es yang.
Desde el punto de vista químico, los compuestos ricos en H, C, Li,
As, Na, son más Yang que los que contienen menos y en cambio son ricos
en otros elementos: K, S, P, O, N.
En resumidas cuentas, Yin y Yang son siempre relativos. No hay
nada absolutamente yin o absolutamente Yang en el mundo.”A” puede ser
Yin en relación a “B”, pero “A“puede ser Yang en relación a “C”.
Todas las características de las cosas y de los hechos en este universo
están en función de la proporción y del modo de combinación de los
elementos Yin y Yang, que no es otra cosa que producto de las dos fuerzas
antagonistas fundamentales.
En otras palabras, todos los fenómenos y todos los caracteres de las
cosas son producciones influenciadas por estas dos fuerzas fundamentales:
la fuerza centrípeta Yang y la fuerza centrífuga Yin.
Según el Principio Único todas las cosas se pueden clasificar en una
de las dos categorías opuestas y luego coordinadas según la proporción
respectiva de sus constituyentes Yin y Yang.
La fuerza centrípeta yang produce los siguientes fenómenos:
Calor (actividad de las moléculas)
Constricción, pesadez (tendencia a caer)
Formas aplanadas, bajas, horizontales
Al contrario, la fuerza centrífuga Yin:
Frío (lentitud molecular)
Dilatación, expansión (tendencia a subir)
Ligereza
Formas grandes, altas, puntiagudas en sentido vertical.

LA FORMA Y EL COLOR

Todo lo que existe en este universo tiene una forma, un color y un


peso característico.
La forma alargada en el sentido vertical es yin, en relación a la
misma forma colocada horizontalmente que es Yang, siendo ésta bajo la
influencia de la fuerza Yang centrípeta y aquélla bajo la fuerza centrífuga
Yin.
La estética define una cierta forma rectangular perpendicular como la
más estética, sin conocer la verdadera razón y sólo por un juicio sensorial,
pero esto puede explicarse por el Principio Único.
En la forma rectangular estética, la fuerza Yin domina
cuantitativamente, lo que simboliza más o menos la tranquilidad o
estabilidad. Efectivamente, en todo lo que es bien estético, la fuerza Yin
domina la fuerza Yang (lo estudiaremos más adelante en la dialéctica del
Extremo Oriente).
LA FORMA

A, B, C y D son formas verticales, es decir, están dominadas por la


fuerza centrífuga.
E, F, G y H son horizontales, están dominadas por la fuerza
centrípeta.
De dos en dos estas formas tienen la misma superficie geométrica,
pero son antagónicas, unas son Yin y las otras Yang.
Particularmente, los antagonismos entre C y G, D y H están más
acentuados.
En la forma C, dividida en dos por una línea horizontal veis en la
parte superior tres veces más de fuerza centrífuga que de fuerza centrípeta
en su parte inferior.
D y H, Yin y Yang, superpuestas forman una cruz.
C y G, superpuestos, la cruz judaica: son símbolos sagrados.

EL PESO.

Lo que es más pesado está más influenciado por la fuerza centrípeta


Yang, lo que es más ligero es donde predomina la fuerza centrífuga.
Cuanto más pesada es una cosa, más yang es. Cuanto más ligera, es más
Yin.

EL COLOR.

La clasificación del color es fácil.


El color frente al que os sentís más caliente y viceversa, son las dos
extremidades Yang y Yin. El resto se encuentra entre los dos extremos.
Todo el mundo lo sabe: Rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo, violeta.
Es el orden natural de los colores que vemos en el espectro de la luz solar
difractada por un prisma o en el arco iris. Esto se puede comprobar
mediante la termometría.

Podéis ahora distinguir Yin y Yang en todas las cosas del universo,
por su forma, su color, el calor, el frío y el peso.
Podéis clasificar la luz y las distintas radiaciones según su longitud
de onda. Cuanto más largas son las ondas, son más yang (rojo, infrarrojo) y
cuanto más cortas, son más Yin (violeta, ultravioleta).
Todas las demás características biológicas, fisiológicas, físicas y
lógicas como el tropismo, la composición química, la distribución
geográfica y bio-ecológica de los productos naturales y sus facultades de
adaptación, pueden distinguirse en yin y yang por sus tres características
fundamentales, sin emplear ningún instrumento ni método analítico.
De la misma manera, podéis clasificar la enfermedad, los microbios
y todos los factores que producen la enfermedad.
Ejercitémonos un poco en discriminar: “¿Cuáles son las verduras y
las frutas más yin?”. Buscar y anotar vuestra respuesta en una hoja antes de
leer la mía, si queréis reforzar seriamente vuestra discriminación práctica.
Son: la berenjena, los higos, la uva roja, la col lombarda, el germen
de la patata, las naranjas sanguinas, el azúcar de caña,…Todos son ya
exteriormente o interiormente azulados o violáceos. Todos son ricos en K y
vitamina C que son muy Yin.
Para comprobar que son muy Yin sólo tenéis que comerlos más de la
cuenta, todos los días durante una semana. Os daréis cuenta que os
volveréis más yin. Es así que dos personas sometidas a las mismas
condiciones dietéticas, al que le gusta y come continuamente estos
productos es friolero y no tiene resistencia frente al frío, en comparación
con el que no los come.
Si les dais todos los días a vuestros hijos, los veréis volverse más yin
(inactivos, frioleros, silenciosos…) y si fuera tuberculoso (enfermedad Yin)
lo veréis morir pronto.
Si le dais estos productos a una mujer embarazada, en varias semanas
sufrirá un parto prematuro y laborioso. Y muy a menudo el bebe nacerá
muerto.
Las personas estériles, las que tienen partos prematuros, son las que
consumen tales productos. Los niños que cojean, son miopes o malos en los
estudios son victimas de tal alimentación.
La despoblación de un país o territorio productor de frutos (ricos en
K y vitamina C) es muy natural.
Los alimentos nos dan la vida y la vitalidad, pero pueden matarnos
muy fácilmente si los comemos de forma desproporcionada y una mala
preparación.
Os puedo hacer una receta dietética mortífera por la que os podríais
matar en pocos días consumiendo platos deliciosos o corrientes. Podríais
incluso acabar con la vida de alguien muy sano y fuerte, en pocas semanas,
sin levantar sospechar y sin fallar como si usarais una pistola.
Al contrario que antes, son Yang los alimentos de color rojo o
amarillo: la carne y todos los productos con hemoglobina, los peces,
huevos, vitamina D, etc., son ricos en Na en relación al K.
La mejor relación K/Na es de 5, los que tienen una relación > 5 son
Yin y los que son < 5 son Yang.
(Arroz: 4,5, patata 512, plátano 840, naranja 570…) Como veis se
puede matar fácilmente con estos últimos.
Pero, ¿cómo se puede definir el K (Yin) y el Na (Yang)?
Los he definido cuantitativamente y cualitativamente por el método
experimental agrícola, biológico, químico, físico, fisiológico y sobre todo
espectroscópico. Na puede ser considerado como un representante o un
indicador del grupo Yang, y K de los elementos Yin. La función K/Na es
muy práctico, ya que Na y K se encuentran en casi todas las composiciones
químicas, pero solo son dos indicadores de dos grupos de elementos (lo que
es muy limitado en la aplicación y hay de hecho muchos otros factores).
EL AGUA

Siendo todos los componentes iguales, lo que es rico en agua es más


Yin que lo que es seco. Cuantitativamente, el agua es la sustancia más
importante de nuestro cuerpo, pero en exceso, puede disminuir nuestra
vitalidad porque significa la disminución de la sangre (anemia). Baja la
temperatura de nuestro cuerpo, que proporciona menos alimento a nuestras
células. Por otra parte, sobrecarga los riñones y el corazón con un exceso
de trabajo.
Lo que contiene demasiada agua es más blando. Esto significa menos
fuerza centrípeta, constrictiva y más fuerza centrífuga .El agua se evapora
continuamente porque está dominada por la fuerza centrífuga. En general,
los que son muy activos beben mucha mas agua que los que no lo son. Esto
es natural, ya que pierden agua en actividades ardientes y tienen sed. Los
que no son muy activos y beben mucho, se vuelven yin, cada vez más
frioleros, inactivos, perezosos, tímidos y débiles.
Si mojáis un grano de cereal seco, que contiene sólo 13% de agua, se
hincha, se descompone (Yin) y el germen (Yin) crece (Yin) para
convertirse en una planta. Todas estas actividades son Yin (expansión).
Estáis más tranquilos cuando llueve, pero os sentiréis mucho más activos y
dichosos cuando luce el sol, y aún más si sois reumáticos. Esto significa
que los reumatismos son enfermedades Yin. Os podéis curar fácilmente
reduciendo el agua y todo lo que es rico en agua. Pero si vuestro paciente
es goloso, este método no es suficiente, porque en nuestro cuerpo el azúcar
se transforma en agua y CO2 y ambos disminuyen las tasas de elementos
Yang y aumentan enormemente la función K/Na.
Hay muchos naturistas vegetarianos y pacifistas a los que les gusta la
vida simple y natural. Pero lo que les gusta más es siempre el azúcar o
cualquier cosa edulcorada artificialmente que es el asesino nº 1 en la
historia de la humanidad.
El azúcar químico e industrial es diferente del azúcar natural, que
contiene todos los minerales, proteínas, grasas y vitaminas naturales para
mantener nuestra vitalidad. El azúcar industrial carece de todos estos
elementos. Encima, contiene muchos productos químicos nocivos. El
azúcar es la verdadera flor del mal que la civilización industrial moderna ha
importado a los países macrobióticos de Extremo Oriente y África. Es
mucho más mortífero que el opio o las guerras, sobre todo para aquellos
que toman arroz como alimento básico.
En la época de Jesús, Buda y Lao TSE, no había veneno químico e
industrial, es natural que no lo mencionaran. Pero si hubieran nacido ahora,
nos pondrían en guardia frente a este veneno.
LA COMPOSICIÓN QUÍMICA.

Podéis distinguir ahora Yin y Yang en todos los alimentos, así como
en todos los seres, objetos y fenómenos, según su color, forma, peso y
composición hídrica. Podéis confirmar su calidad por el llamado método
científico o analítico, consultando la tasa de K/Na en las tablas; pero este
método es bastante grosero e impreciso. Efectivamente, la tasa de K/Na
puede variar mucho entre diversos ejemplares de la misma planta. La parte
superior de una zanahoria y su parte inferior son del todo distintas.

LA DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA.

Todo lo que se encuentra en la región fría, todo lo que se produce y


crece más fácilmente en los países más fríos, es Yang en comparación a lo
que se adapta mejor en los países cálidos. Si hay más diarreas en los países
cálidos, quiere decir que hay más productos Yin; la diarrea debida a la
dilatación de los intestinos (dilatación y expansión son siempre Yin)
causada por factores Yin (físicos, químicos, fisiológicos, biológicos,
microbiológicos o sociológicos) principalmente en los alimentos. La causa
íntima de la diarrea así entendida puede curarse fácilmente.
Los pueblos de los países nórdicos y fríos son siempre más
resistentes fisiológicamente que los del sur porque se nutren con más
alimentos Yang que crecen más fácilmente en un clima Yin. De hecho, los
sujetos Yin no se adaptan fácilmente a un clima Yin, como lo explican los
dos primeros teoremas (“Doce teoremas”) del Principio Único; pero es lo
contrario desde el punto de vista intelectual, estético y espiritual. He aquí
porque los antagonistas son, y no puede ser de otro modo,
complementarios. Y, al mismo tiempo, podéis ver porque las cinco
“Grandes Murallas” son y han sido construidas por los pueblos del sur, para
defenderse contra los bárbaros brutales y crueles (Yang) del norte (incluida
la línea Marginot).
Los elefantes se adaptan mejor en un país caliente y húmedo. Esto
quiere decir que son muy yin. Si hubo Mamuts en la helada Siberia hace
miles de años, quiere decir que en esa época Siberia gozaba de un clima
tropical.
EL GUSTO

Podemos distinguir yin y yang por el sabor, así como por el olor.
Ordenándolos de Yin a Yang son:
Caliente o picante (dilata los capilares), ácido, dulce, salado y
amargo.
No hay que olvidar que se trata de sabores naturales, no artificiales o
químicos. La dulzura del azúcar blanco es cien veces más intensa que la de
la patata dulce. Si queréis localizar el azúcar blanco químico en nuestra
lista de sabores, lo situaríamos por fuera del extremo yin.

CONCLUSION

Habéis comprendido ahora cómo distinguir Yin y Yang, pero todos


los métodos no pueden ser perfectos, y siendo su síntesis más o menos
complicada para los principiantes, os ofrezco otro método muy práctico y
sencillo.
Desde el punto de vista biológico, todos los animales no son sino
vegetales transformados (la hemoglobina es una mutación de la
clorofila).Nuestras condiciones fisiológicas, psicológicas y espirituales
dependen todas de la naturaleza, de la proporción y la preparación de los
alimentos, así como del modo de comerlos. La proporción de Yin y de
Yang debe ser siempre 5:1
-Pero en la preparación, los factores físicos (calor, presión) y
químicos (sal, agua) cambian esta tasa, descomponiendo, diluyendo,
condensando, evaporando, combinando los elementos originales y su
composición. Es pues difícil de mantener siempre estrictamente la
proporción 5:1.
Un método muy fácil y práctico para todo el mundo consiste en
examinar todos los días vuestras deposiciones y vuestra orina, desde el
punto de vista del color, forma y peso. Si vuestra orina es amarillo oscuro y
transparente, si vuestras heces son pardo oscuro, sólidas y formadas, largas
y flotantes y de buen olor, es que la alimentación que tomasteis la víspera
estaba bien proporcionada química y físicamente desde el punto de vista
Yin y Yang. Si su color es muy claro, es que habéis tomado mucho Yin.
Una orina amarilla transparente que produce sedimentos después de diez
minutos, sugiere la existencia de una enfermedad más o menos grave:
trastorno renal por exceso de calorías o por falta de elementos Yang. Si es
muy diluida, transparente y abundante, puede tratarse de diabetes. El que
tiene que orinar mas de cuatro veces en 24 horas ya es un enfermo:
sobrecarga renal, afección cardiaca, etc. El que sufre estreñimiento o que
va al servicio más de dos veces, presenta ya trastornos intestinales más o
menos severos. Si las heces son verdosas y se oxidan fácilmente
ennegreciéndose, es que hay exceso de yin. El que está sano no precisa
papel higiénico, como los animales en su estado natural.
En cualquier caso, el color de vuestras deposiciones debe ser pardo,
de buen aspecto y de olor agradable. Si tienen mal olor, esto indica un mal
funcionamiento del estómago.
La vida es Yang y la muerte Yin. Nuestra vida fisiológica y nuestras
actividades dependen totalmente de los alimentos, que deberían ser todos
de origen vegetal. Son Yin en relación a los animales. La vida y la
productividad de los vegetales dependen de su clorofila. Comemos
productos de clorofila que entra en la elaboración de la hemoglobina, y que
a su vez intervienen en la nutrición celular y descargamos todo lo que no
puede transformarse en sangre roja, solo en productos pardos o amarillos
(heces y orina).
En otros términos, nuestra vida fisiológica no es más que un proceso
que fabrica sangre roja hemoglobínica, partiendo de productos clorofílicos.
Es un proceso de elaboración de Yang a partir de materia Yin.
La preparación culinaria de los alimentos facilita esta transformación
física y química de los vegetales en verdaderos componentes humanos
gracias a los factores Yang (sal, fuego, presión, deshidratación).He aquí el
significado y la importancia del descubrimiento del fuego y la sal, la base
de la grandeza y la tragedia de la humanidad, que diferencia al hombre del
animal. Esta elaboración se hace de un modo continuo en nuestro aparato
digestivo: hidrato de carbono (el más Yang), por la saliva (lo más Yin), las
proteínas por el jugo gástrico, y grasas (lo más Yin) en el intestino (el más
Yang).
Nuestra vida fisiológica es una transmutación de los colores Yin en
colores Yang. Nuestra salud, bienestar y libertad dependen de esta
transmutación.¡Qué sencillo! Es la vida, es su gran secreto, la
transmutación.
Hemos descubierto la transmutación y su mecanismo.
Hemos descubierto lo que cambia, el factor de cambio, el
controlador, el director de producción de todas las películas cómicas y
trágicas del mundo material. Podemos reemplazarlo, sólo tenemos que
practicar desde ahora.
He aquí un primer modelo de ejercicio. Para la berenjena que es una
de las plantas más Yin, ¿qué preparación Yang podéis inventar?
Escribir la respuesta en una hoja antes de leer mi solución.
Se que se puede matar fácilmente a enfermos tuberculosos con
berenjenas, tomates y patatas que pertenecen a la misma familia. Nunca las
prepararía como ensalada cruda, sino bien cocidos en agua o asados
directamente al fuego.
No es suficiente, aún serias un asesino.
Yo, la tomaría bien salada…
Bueno, es un poco mejor, pero no podrías continuar.
Yo la cocinaría con pescado muy Yang y salado, salmón o caballa,
durante más de una hora.
Bueno, es mejor pero no podrías seguir mucho más.
La corto en pedacitos y los conservo en una pasta de soja, de trigo o
de arroz (miso).
Bueno, es la mejor preparación Yang de la berenjena para darles a
los tuberculosos.
Siendo la berenjena muy Yin, absorbe la mayor cantidad de Yang,
hasta el punto que pierde su propia cualidad bajo condiciones Yang
totalmente especiales.
El “DENTIE”, dentífrico a base de berenjena que he inventado de
acuerdo a principios de la medicina china, previene y cura todas las
enfermedades de la boca y de los dientes, incluso la piorrea.
Todas las enfermedades de la boca, en especial las de los dientes y
las encías, como la piorrea, son muy Yin, ya que son esencialmente
provocadas por productos alimentarios muy Yin, ricos en vitamina C y en
potasio. Aparentemente parecería un error utilizar la berenjena, pero la
quemo en un horno para destruir su Yin y obtener la quintaesencia que crea
la berenjena más Yin.
El “DENTIE” es extremadamente Yang. “Cuanto más ancho y
grande es el frente, más grande y ancho será el dorso” ( 4ª ley de la
concepción del universo”: “La más grande ventaja acompaña siempre la
mayor desgracia “y viceversa.

Como segundo ejercicio os planteo la siguiente pregunta:


¿Cómo podríamos hacer para que un perro se vuelva amable, dulce,
tranquilo, paciente y otro muy malo, agresivo, irritable, inquieto, si
tenemos dos perros gemelos recién nacidos?
Respuesta:
Alimentaría a uno de forma vegetariana con 60% de cereales y al
otro con carne (20% de carne o pescado). Al cabo de varios meses veréis
una gran diferencia de caracteres entre estos dos perros: el perro
vegetariano será dulce, tranquilo dócil y querrá a todo el mundo, muy
paciente y resistente al cansancio. El otro será feroz, agresivo perezoso,
egocéntrico, menos resistente que su hermano. Si hicieran una carrera, al
principio el carnívoro iría en cabeza pero en los últimos kilómetros el
vegetariano le pasaría delante. Si se pelearan, el vegetariano intentaría huir,
pero una vez metido en la pelea, el carnívoro acabaría huyendo
ensangrentado.
Del mismo modo, en las competiciones internacionales de larga
distancia, se puede observar que más fuertes siempre eran los más
vegetarianos.
Los vegetarianos son más bien de carácter filosófico y religioso,
inclinados a la meditación, a la estética, a la literatura y la poesía. Los
pueblos no vegetarianos son por el contrario proclives al progreso
mecánico e industrial y a la colonización.
Pero, la primera ley del Universo (“todo lo que tiene principio tiene
fin”) siempre actúa en el mundo relativo. Desde el principio el pueblo
japonés era vegetariano y hasta la importación de la civilización occidental,
en la época de la guerra ruso-japonesa hace unos 50 años. Gracias a esto,
pudo superar múltiples dificultades, y sobre todo luchar contra Rusia hasta
que estalló la revolución en Rusia. Desde entonces, el Japón se
occidentalizó, europeizó, luego americanizó bastante profundamente. Pero,
ciertas ventajas aparentes se acompañan en realidad de las mayores
desventajas. De este modo, los japoneses fueron totalmente desarraigados.
El espíritu japonés se ha perdido, así como toda la tradición, se han dejado,
de alguna manera, colonizar espiritual y filosóficamente. Estaban muy
orgullosos de las dos victorias ganadas por la anterior generación, sin saber
que se habían vuelto totalmente diferentes a sus padres. Esta es una de las
razones por las que fueron completamente vencidos y despojados del 40%
de sus posesiones territoriales, durante la segunda guerra mundial, tal como
lo había predicho. Aquí recibieron una dura lección de la que habría que
haber sacado alguna enseñanza. Las derrotas siempre pueden enseñarnos
algo, así como todo tipo de fracasos y aún más si nos falta la “Brújula
universal”, el Principio Único.

CLASIFICACION DE YIN Y YANG (INN y YO)

La completa clasificación de Yin y Yang de los elementos,


alimentos, de la preparación culinaria, de la constitución y construcción del
hombre y su enfermedad, del tratamiento, de los alimentos específicos…
deberá establecerse a través de las siete etapas del siguiente cuadro:

I- FISICO: color, forma, densidad o peso,..


II- QUIMICO: composición K/NA, porcentaje de agua, sabor
(amargo, salado, ácido, caliente),efecto químico, fisiológico,
biológico, constrictivo o dilatador.
III- BIOQUIMICO: tropismo, autotropismo, heterotropismo, efecto
orgánico, inorgánico, morfológico y psicológico.
IV- BIO-ECOLÓGICO: distribución geográfica, altitud y
climatología.
V- HISTÓRICO: país de origen, adaptabilidad en tiempo y espacio
geológico, geográfico, biológico y embriológico.
VI- IDEOLOGICO: valor económico, biológico, fisiológico,
médico, sociológico y moral.
VII- JUICIO SUPREMO: valor humanístico, biológico, fisiológico,
médico, macrobiótico, sociológico, moral y filosófico.

El antagonismo complementario de NA y K que juega un papel tan


importante en nuestra vida física y espiritual, fue descubierto por un
medico japonés, Sagen Isiduka hace 70 años. Curaba a cientos de
miles de enfermos condenados como “incurables” y abandonados.
Cuando murió, el cortejo fúnebre alcanzaba más de dos kilómetros.
Soy, prácticamente su único sucesor hasta hoy. Pero siendo su
descubrimiento una nueva interpretación bioquímica del Principio
Único, he desarrollado su descubrimiento un poco más, desde la teoría
bioquímica medica al Principio Único de la libertad infinita, de la
dicha eterna y la justicia absoluta, a través de la lógica universal para
todo el mundo.
El antagonismo complementario de NA y K es en realidad la llave que
desvela el gran secreto de la vida por el sistema de los nervios
simpáticos, generador de todas nuestras actividades biológicas y
psicológicas. Pero aún hay más elementos químicos y factores físicos
que juegan un papel más o menos importante en este antagonismo
complementario, como os he dado algunos ejemplos. Por
consecuencia, no hay que insistir más sobre este antagonismo de NA y
K, en especial sobre el K en la vida, como hacen algunos fisiólogos
occidentales.
La vida es extremadamente sencilla. Es creada, animada,
descompuesta y reproducida por un simple principio dualista. Pero
este dualismo no es sólo el de NA y K, hay infinitos como este.
Debemos unificar todos estos dualismos y hallar el principio monista
que es el creador de estos elementos químicos y factores físicos
antagonistas y que los controla hacia una finalidad. He aquí la
aparición y la razón de ser del Principio Único.
No tenemos más que admirar tal descubrimiento y la facultad de
discernimiento supremo que lo ha sistematizado hasta el “Orden del
Universo” hace unos 4 o 5000 años.1

1
(ver “Principio Único de la Filosofía y de la Ciencia de Extremo Oriente” Vrin, Paris, 1929).
CAPITULO III

EL PRINCIPIO UNICO DE LA CIENCIA Y DE LA


FILOSOFIA DE EXTREMO ORIENTE.

La Dialéctica Práctica.

Como hemos visto en el anterior capítulo, nuestro Principio Único es


una dialéctica, quizás la más antigua. El gran maestro de esta
dialéctica es Lao Tse. Al mismo tiempo es un monismo polarizable.
Esta dialéctica que es tan simple y tan práctica es lo opuesto a la
dialéctica marxista en su modo de empleo.
Yin y Yang, tesis y antítesis del Principio Único, se unen uno al otro
por complementariedad. No los llamamos tesis y antítesis, sino Yin y
Yang, como hombre y mujer, o frente y espalda, mano derecha y mano
izquierda, en el fondo no hay una idea opuesta.
El Principio Único nos propone ver a todos los seres y a todos los
fenómenos tal como son y clasificarlos en una de las dos categorías
antagónicas Yin y Yang, según su color, forma, peso, composición,
humedad, tropismo, país de origen, etc. Si se trata de un mineral y no
biológico, la clasificación es simple y fácil. Podéis hacerlo de forma
mecánica o física. Por el contrario, para un alimento destinado a un
enfermo o a vosotros mismos, ya sea biológico o fisiológico, debéis
ser más reflexivos en vuestro juicio, que debe llegar a ser instantáneo.
Supongamos que tenéis un enfermo a vuestro cuidado, vuestra mujer o
vuestra hija, que sufre una enfermedad Yin y que tiene un gran deseo
de tomar fruta. Un enfermo es a veces egoísta y caprichoso, hay que
darle alguna fruta. Si le dais una fruta muy Yin es un crimen. Si le dais
tanto como pide es como torturarla o matarla. Entonces sólo os queda
elegir una fruta Yang.
¿Qué fruta elegiréis? Cerezas, fresas, higos, uva, naranjas, manzanas
plátanos…. Si queréis aliviar al enfermo, escoger manzanas y fresas
rojas (Yang) y pequeñas (Yang). La tasa K/NA de las manzanas
pequeñas es muy baja. Si las cocéis sin azúcar y aún mejor si añadís
un poco de sal.
En Alemania (país muy Yin) en invierno se hacen manzanas al horno
y tarta de manzana que hace resaltar la calidad Yang de las manzanas.
Estas preparaciones son muy razonables para ejercitar vuestra
discriminación. Dedicaros primero a clasificar objetos inorgánicos o
fenómenos tomando un libro de física: el calor, la luz, la electricidad,
la energía, la gravitación, la ley de expansión de los gases, el tamaño
de las gotas de aceite….
Hay cantidad de problemas muy interesantes y aún no explicados en la
naturaleza (energía, electricidad, gravitación) pueden resolverse uno
tras otro con ayuda de la espiral logarítmica del Principio Único (ver
capítulo IV).
Si vuestra esposa os pide que escojáis entre diferentes aceites el más
yang, tomar una pipeta y contar el número de gotas de aceite por el
mismo volumen. El que da menos gotas es el más Yang, ya que su
fuerza centrípeta es más grande. Podéis usar esto para curar una
enfermedad Yin.
He expuesto el Principio Único en 12 teoremas físicos para uso de los
principiantes, os daré algunos ejemplos:
1º- Todos los seres, orgánicos e inorgánicos, así como todos los
fenómenos físicos, fisiológicos, sociológicos o psicológicos están
formados de factores Yin y Yang en diferentes proporciones.

2º Yin atrae Yang si Yin es mayor que Yang y Yin es atraído por
Yang si éste es mayor que él. Efectivamente Yin y Yang se
complementan uno al otro.

3º Yin excluye a Yin y Yang excluye a Yang (porque Yin no es


complementario de Yin ni Yang de Yang)

11º Yin se vuelve Yang en su extremo, y Yang se vuelve Yin en su


exceso (como se deriva del teorema 2º)

12º Todo ser u objeto es Yin en su superficie y Yang en su centro


(porque Yin es la fuerza centrífuga y Yang la fuerza centrípeta).

Las dos últimas proposiciones son muy importantes y útiles en la


práctica, como veréis a medida que avancéis en vuestro estudio.
El principio Único puede resumirse así: “Todo está compuesto por dos
fuerzas fundamentales Yin y Yang”. Son antagónicas en apariencia,
complementarias en realidad y corresponden a la fuerza centrífuga y a
la fuerza centrífuga.
Si pudierais comprender esta realidad, nada os resultaría imposible,
porque lo podríais controlar.
Es por esto que el “I-King” (el más antiguo tratado del Principio
Único recopilado por Confucio) es llamado “el Libro de los
Emperadores “ y trata acerca de cómo aprender el principio de la vida
de la realeza o de los “estudios supremos”. Es por esto que ciertos
sabios han recomendado estudiar el “I-King” a partir de los 50 años de
edad. En Extremo Oriente se aprendía el Principio Único desde la
infancia.
El “I” de “I-King” significa el Principio Único y “King”, el Gran
Libro.
La teoría Yin-Yang es fácil de aprender, incluso para los niños que
saben reconocer fácilmente padre y madre, pero en la práctica, a veces
hay ciertas dificultades. Esta teoría es como una brújula cuyos
símbolos serían Yin y Yang en lugar de N y S. En la practica puede
resultar difícil controlar esta brújula, como por ejemplo la de un
barquito que podríamos llamar “La Vida” y que bailaría, perdido en
medio de una tempestad.
Confucio ha afirmado: “Empiezo a aprender el (Principio Único) a los
cincuenta años. ¡Que pueda vivir una vida libre, recta y dichosa!”
“Ah!, mi Gran Libro se ha roto y descosido tres veces! “ (Durante más
de diez años de intenso estudio).
Cada año, en julio-agosto, llevo organizando desde hace veinte años
una “Nueva Escuela” en la que se aprende la teoría y la práctica del
método para establecer una buena salud, según el Principio Único. Las
reuniones tienen lugar o en la costa, lejos de la ciudad, o en un hotel
tranquilo o cerrado en una estación de ski en plena montaña. Entre los
numerosos alumnos que han participado, hay gente de todas las edades
y de todas las categorías, desde 3 a 70 años, niños pequeños, escolares,
estudiantes, profesores, médicas, políticos, padres, madres, abuelos o
abuelas, incluso familias enteras con miembros de varias
generaciones.
Les hablo del Principio Único en un lenguaje sencillo, sin ninguna
terminología erudita en la primera hora, una vez para siempre. Todos
entienden sin dificultad la teoría y la clasificación Yin y Yang en una
hora. Las demás reuniones se dedican a ejercicios diarios dónde los
participantes pueden hacer preguntas, pero tienen también que
responder lo más rápido posible al ser cuestionados. Los que
practican el Principio Único en la vida cotidiana deben estar muy
alerta. También la rapidez de acción y de pensamiento es una de las
cualidades más importantes a desarrollar. En el transcurso de las
sesiones de preguntas y respuestas entre los alumnos se desarrolla un
constante estimulo que dura toda la estancia en la Nueva Escuela.
Son siempre los jóvenes los que ganan el gran premio en el último
concurso. Las personas más mayores a veces se quedan sorprendidas
ante sus respuestas inmediatas y acertadas. Algunas veces me ha
venido a ver un profesor o un director para preguntarme porqué razón
estos chicos, algunos malos estudiantes en su otra escuela, se muestran
aquí de forma tan brillante y superan a los profesores.
Un día planteé una pregunta:
“Imaginaros que estáis ante dos niños gemelos casi iguales: misma
edad, mismo peso, mismo aspecto, misma talla. ¿Cómo vais a saber
quien de ellos es más Yin?”
Un niño de diez años levanta la mano y dice “lo sé”.
Me quedé un poco sorprendido y aún más porque era el único que
tenía una respuesta entre gente más mayor, incluso su maestro de
escuela.
Los presentes estaban asombrados viendo a este niño llamado Oogami
(10 años). Era un niño que no le gustaba el colegio y era tachado de
mal alumno.
La respuesta era la siguiente: “Profesor, les doy a cada uno de ellos un
golpe fuerte. El primero que llora es el más yin. ¡Estoy seguro
entonces de que ha bebido demasiada agua!
Un gran murmullo de admiración, luego risas en la sala, y como yo
estuve reflexionando un momento, el niño creyó que se había
equivocado, pero le confirmé que su respuesta era correcta, simple y
directa.
Tanto en la escuela como en la Universidad, se estudian conceptos
abstractos, leyes, a menudo inútiles que los estudiantes tienen que
recordar mecánicamente, técnicas profesionales, a veces la gramática
de lenguas muertas o ética! La pretendida educación martiriza al
desgraciado niño.
Los animales no van a la escuela ni reciben formación moral, sin
embargo el hombre por su inmoralidad se pone en una condición por
debajo de los animales. Por eso hacen falta leyes y prisiones para
mantener la sociedad.
Pero es inútil lamentarnos. Incluso Lao Tse hace 2500 años decía:
“Ahora hablamos de ética porque hemos perdido nuestra brújula
universal”.
La ética, como la libertad, se encuentran en el fondo de la esclavitud y
de las dificultades; la moral se encuentra al fondo de la inmoralidad.
La ética así como la libertad deben realizarse por cada individuo para
él mismo. Esto debería ser una dicha inmensa e irresistible, o una gran
alegría que surja con fuerza del fondo de nuestra alma. ¡Pero nunca
obligatoria! Si fuera obligatorio, o adquirido, o imitado, no sería más
que esclavitud.
¿Cómo hacer surgir esta fuente de gran placer en cada personalidad?
Por medio de la educación. Pero ¿Qué educación? La pretendida
educación fue y es algo parecido a un fonógrafo o fábrica de
profesionales, técnicos, ingenieros o profesores en masa, es decir
preparación para la esclavitud.
Ninguna escuela, ninguna universidad para desarrollar la
espontaneidad natural, la creatividad, el amor, en otras palabras, el
instinto. Sin embargo sabemos la maravilla que es el instinto en los
animales. Tenemos el mismo. Si pudiéramos desarrollarlo o al menos
consolidarlo al principio y después aprender, ¡ qué alegría infinita ,
qué entusiasmo de la vida tendríamos!
Hemos descuidado demasiado el instinto desde hace siglos. Nos
hemos ocupado demasiado de los estudios y del progreso de la
civilización material para nuestro placer y confort. Incluso hemos
despreciado nuestro instinto.
Hay dos categorías de educación: la primera es la que desarrolla, o
más bien, desvela la suprema facultad innata de nuestra percepción,
memoria, comprensión y discernimiento hasta convertirla en
clarividencia que contempla la constitución-concepción del Universo.
Esta contemplación se opera a través de todos los fenómenos finitos,
transitorios y en realidad ilusorios. Es el amor que abarca todas las
cosas sin distinción y la alegría que surge eternamente e infinitamente,
es decir, la fe.
La segunda forma de educación es aquella que enseña técnicas,
concepciones mundiales, velando o bloqueando por completo la
calidad innata del instinto o juicio supremo.
Pero es siempre por aquellos que han sido educados durante años de la
segunda forma, que se cometen toda clase de delitos como la
explotación de los pobres, las guerras, las bombas atómicas,..
Los lobos o los tigres jamás han cometido semejantes masacres y
atrocidades como los ingenios de guerra modernos.
El admirable instinto de los animales ha sido estudiado y valorado por
algunos escritores como Ceton, Fabre, Jack London, Maeterlinck…
El hombre es a menudo despreciado, criticado o condenado a causa de
este “instinto”. Entre los animales no hay un solo Nobel (el inventor)
ni un Einstein ( que recomendó el uso de la bomba atómica), ni un
Oppenheimer ( que realizó el plan de Einstein), ni un Edison ( que
contribuyó en numerosos inventos y que desde su 80 cumpleaños
deploraba con toda su alma que no había un solo hombre feliz a pesar
de tantos maravillosos inventos)…
En otro tiempo, la educación de todos los extremo-orientales era de la
primera clase; pero la mayoría fueron vencidos y colonizados por
occidente. Esto puede explicarse por las dos primeras leyes de la
concepción del Universo. Los pueblos de civilización Yang dominan
la civilización yin y a los pueblos yin. Es la ley. Por cierto, “todo lo
que comienza, termina”, incluso la educación de la primera categoría.
Habituados a la paz estable desde miles de años por el Principio
Único, los Extremo-orientales habían descuidado poco a poco su
significado e importancia en la vida práctica y cotidiana.
¡“Samsâra” ¡Todo lo que empieza tiene un fin, esto a una velocidad
acelerada. El principio y el fin son antagónicos, la vida pacífica tendrá
la tendencia a acabar en tragedia, sino este mundo sería demasiado
monótono.
Así como no es necesario que el maestro sea un profesional para la
primera forma de educación, esto es necesario para la segunda. La
verdadera educación, la de un ser libre, feliz y amado por todos,
comienza desde el primer día de vida (o mucho antes, en el período
embrionario) y debe finalizar antes de los 7 años. No hay que olvidar
que es durante los 280 días antes del nacimiento que la primera célula
(huevo humano fecundado) atraviesa todas las etapas biológicas,
creciendo alrededor de tres billones de veces y alcanzando finalmente
varios trillones de células, mientras no crecemos más que una veintena
de veces en veinte años tras el nacimiento. Si podemos considerar este
período un año biológico en el que se crece dos veces su propio peso,
son tres billones de años biológicos los que pasamos en “el palacio de
infancia” (útero en japonés).Así pues habéis nacido príncipe o
princesa, el más amado en palacio.
Es durante estos tres billones de años biológicos que se definen
nuestras características. La formación biológica y fisiológica es pues
mucho más importante que la educación recibida tras el nacimiento,
como escribieron hace miles de años los santos y sabios de Extremo-
Oriente. Podéis valorar la diferencia entre la educación de tres billones
de años embriológicos y la de una quincena de años después de nacer.
Nuestra formación mental habiendo sido completada al nacer, la
educación posterior no tiene nada que añadir, por así decirlo. Si
alguien parece triunfar gracias a su educación posterior, estaba ya
preparado por tres billones de años biológicos. Si un maestro puede
formar hombres libres y felices para siempre, es un mago. Pero una
vez dotado del Principio Único, esta brújula universal, podéis
conseguir algo milagroso. Por ejemplo, curar a un ciego, un
sordomudo o un loco. Sois pues un poco magos.
Si no hay ninguna necesidad de educadores profesionales en la
primera forma de educación, todos los padres y las madres deben ser
verdaderos educadores, es decir seres libres y felices. En realidad un
verdadero educador es suficiente para millones de seres y para varias
generaciones. Este hombre posee la libertad infinita, la felicidad eterna
y la justicia absoluta. Lao Tse, Jesus, Boudha, Mahavira, Nagarjuna,
Asanga, etc. conocemos al menos una docena y desconocemos a
muchos: Son todos aventureros, especuladores. Pasan la vida
ocupados. No tienen tiempo de enseñar. Lo contrario es educador
profesional. Todo el mundo sigue, o al menos quiere seguir o imitar a
los aventureros y especuladores. Si hay alguno que ha renunciado a
seguirlos o imitarlos, está en el fondo deseando seguirles, porque todo
el mundo tiene ansia de libertad.
Si todas las escuelas y universidades fueran cerradas o destruidas, no
habría menos hombres libres y esto sería muy barato. Si a alguien le
gustan las escuelas, que construyan muchas. Habrá muchos mas
esclavos-profesionales y pronto numerosos rebeldes que tarde o
temprano harán una revolución.
Si queréis establecer un centro que sea activo para hacer una sociedad
mejor, hay que crear una pequeña escuela y reunir a una docena de
niños o estudiantes que han sido considerados inferiores a los otros.
Les dedicáis al menos seis años, practicando día y noche el Principio
Único, en teoría y en la vida cotidiana. Podréis entonces ofrecer a la
sociedad hombres libres.
Lo ideal de la educación en Extremo Oriente es el Zen (en chino), Zin
(en japonés), que no es más que el hombre armado del Principio
Único, del Juicio Supremo, de la constitución-concepción del
Universo. Y la educación es sinónimo de vida libre. En una escuela
así, está de más decir que no hay “lecciones” que aprender, ni examen
de memoria, pero hay un trabajo interior que hay que sostener de
forma continua día y noche, tanto para los alumnos como para el
maestro.
El carácter ideográfico chino de la palabra “Zen” está compuesto de
dos partes que representan al hombre y al Principio Único. Éste está
representado por dos líneas horizontales y paralelas, la superior
representa el cielo o Yin, la expansión o la fuerza centrífuga y la
inferior, la tierra Yang, contracción o fuerza centrípeta. El hombre está
simbolizado por las dos líneas oblicuas, una larga (Yin), la otra corta
(Yang). Todo el conjunto significa el hombre armado por el Principio
Único.
Los estudios del Principio Único de la ciencia y de la filosofía de
Extremo Oriente, la constitución-concepción del Universo, se llaman
“Do” en Japon, “Tao” en China, “Yoga” en la India; estos tres
nombres significan “El gran camino” (el infinito, la eternidad, el
absoluto). La marcha por este camino se llama “Gyô” en China y en
Japón, “Yogi” en la India. El carácter chino de “Gyô” está compuesto
de dos partes:
Una es Zen o Zin, la otra es una pareja de dos líneas verticales que
simbolizan unas piernas marchando. El “Gyô” o estudio práctico del
Principio Único es una marcha perpetua, incansable y esforzada para
la realización de “Sí mismo”, o el juicio supremo ( el Zen o Zin).
Toda escuela extremo-oriental es una institución privada. No hay
ningún factor, ni ninguna ideología materialista o espiritualista. Se
lleva una vida sencilla, natural y laboriosa, pero se lucha con todas las
fuerzas para emancipar nuestro juicio supremo, encadenado y cegado.
Es el verdadero “vivere parvo” desde muy temprano por la mañana ( 2
o 3 horas de la madrugada en los templos budistas), hasta tarde por la
noche, sin calzado ni calcetines, incluso en la nieve; se duerme en el
suelo con una manta delgada; se lleva un vestido simple; se come
poco, una vez al día; se trabaja en el campo o en la montaña, la
limpieza del templo…La vida es silenciosa pero llena de actividad,
incluso sin fuego, en los inviernos más fríos y en los grandes calores
del verano. El Maestro os pregunta muy a menudo.
Después de algunos años, el maestro ordena a uno de sus discípulos,
escogido entre los mejores, viajar sin equipaje, ni dinero, para llevar
durante algunos años una vida independiente de sus amigos y de sus
padres, cuidando enfermos, ayudando a los débiles, y desarrollando
constantemente su suprema calidad de juicio. La finalidad de estas
pruebas es la búsqueda de la perfección.
He ensayado varias veces mi método con niños considerados
“atrasados mentales”. Hemos constatado mucha mejoría e incluso
desarrollos asombrosos. En algunos institutos donde mi método
dietético ha sido adoptado desde hace dos años, algunos de estos niños
se han vuelto relativamente geniales. (el genio y el idiota, los dos
opuestos, pueden encontrarse ).
Siendo la fisiología el fundamento de la psicología, parece natural que
se puedan curar enfermedades mentales por la dietética (Ver el final
del capítulo VII , a propósito de un caso de esquizofrenia).
Vamos a ver aún algunos ejemplos referentes a la química y
bioquímica.

Ejemplo 1: ¿Porqué el oxígeno (O2) y el gas carbónico (CO2) pueden


fijarse fácilmente a la hemoglobina y desprenderse, mientras el oxido
carbónico (CO) una vez combinado con la hemoglobina se desprende
difícilmente?

Respuesta: La hemoglobina tiene la propiedad de fijar el oxígeno a


nivel pulmonar, luego la libera para fijar el gas carbónico a nivel de las
células. Es gracias a esta propiedad especial de la hemoglobina, que
las células de nuestro cuerpo pueden recibir oxígeno en todo
momento.
Estos complejos los podemos localizar en línea con el orden del
Universo, Yin-Yang:
Yang -Co2-Hb- O2- Yin.
Significa extremidad Yang, significa extremidad Yin.
El CO2 siendo más pesado que el O2, y la diferencia entre CO2 y O2
es el Carbono, que es Yang según el estudio espectroscópico de mi
primer libro “Principio Único de la Filosofía y la Ciencia de Extremo
Oriente”, siendo su longitud de onda superior a la del O, su fuerza
centrípeta es mayor, por tanto CO2 debe situarse a la izquierda de Hb (
Hemoglobina) y el O a la derecha, ambos a la misma distancia de Hb.
Comparativamente, CO es, evidentemente más yang que O2, por lo
tanto se sitúa a la izquierda de CO2, es el más yang de los cuatro
moléculas comparadas. Además la distancia CO-Hb es mayor que la
de Hb-Co2 y Hb-O2:
CO-CO2-Hb-O2
Esto se puede confirmar por las diferentes propiedades de los tres
gases, como la conductividad de las ondas sonoras.
Una vez comprendido esto, se puede buscar cómo separar CO
combinado a la Hb. Hay varias maneras: se puede utilizar un isótopo
de O2 o rayos más yin que se fijan muy fácilmente al CO y no a Hb.
Si no se conoce la conductividad de las ondas sonoras de Hb, se puede
deducir tomando la suma de las conductividades de CO2 y O2,
divididas por 2.

Ejemplo 2: ¿Porqué las leyes de la conservación de la masa y del


elemento no resultan válidas?
Porque no hay nada invariable en este mundo relativo, según la
constitución-concepción del Universo.
La ley de la conservación de la masa y la materia no es aceptable por
los auténticos extremo-orientales. Cuando un oriental tradicional
aprende por vez primera las leyes de la ciencia occidental, está muy
sorprendido porque estas leyes son demasiado dogmáticas y rígidas.
Una vez que estas leyes son abolidas, la química ha perdido sus armas
más poderosas: los análisis cualitativos y cuantitativos. Es por esto que
hay tantas incertidumbres, a veces trágicas en la química, la industria
alimentaria, la agricultura…Todas estas ramas estaban basadas sobre
la química moderna que pretendía tener la razón científica, lógica y
definitiva. Ellas dependen de la química que, en realidad no tiene una
base concreta y lógica. Estas dos leyes fundamentales de la química no
eran, en el fondo más que una ilusión o una especulación. Era un
relativismo.
El resto de las leyes básicas de la química que están contra el Principio
Único serán abolidas unas tras otras dentro de poco.
Ejemplo 3: ¿Qué es la afinidad química?

Se ha discutido mucho acerca de esto. Se quería una definición


matemática por el poder de reacción química o iónico de los
elementos.
Hoy en día se ha llegado a la ley de acción y reacción de Lechatelier.
Según esta ley no tenemos más que cambiar uno o varios factores
físicos (temperatura, presión, proporción…) para obtener una
determinada reacción.
Los químicos han llegado a tientas a controlar algunas reacciones
reversibles como las siguientes:

N2+2H3 2NH3+12.500 cal.-g.


N2+O2 2NO - 43.200 cal.-g.

En el primer caso (Síntesis del amoniaco) se desprende calor y en el


segundo caso, por el contrario se absorbe calor. No se sabe porqué, no
se quiere saber. A tientas, se encuentran las condiciones óptimas y los
medios para obtener una síntesis o una ruptura. No se quiere saber
porqué una reacción produce calor y la otra lo absorbe. Y cuanto más
profundamente se estudia, más se complica el problema y se ramifica
infinitamente.
Hay que emplear todos los recursos analíticos, matemáticos,
energéticos, electrónicos…Por fin se encuentran varios principios
provisionales que se solidifican y glorifican…y un día desembocamos
en una gran contradicción…Se vuelve a hacer todo de nuevo, pero es
un gran rodeo, es algo así como buscar el centro desde unos bordes
deshilachados, o viajar en las tinieblas, a ciegas, sin brújula y sin
destino. Porqué no se busca en primer lugar una brújula universal?
Sabiendo que N (nitrógeno) y O (Oxígeno) son Yin y que H es su
antagonista Yang, muchas investigaciones podrían simplificarse
enormemente. Si se conocieran tan sólo los dos primeros teoremas del
Principio Único, se podría ya decir que la síntesis entre un elemento
muy yin y otro muy yang es mucho mas fácil que la síntesis entre dos
elementos Yin; ya que Yin y Yang se atraen uno al otro, mientras Yin
y Yin y Yang y Yang se rechazan.
Los científicos dependen totalmente de la lógica de inducción o de la
dicotómica o kantiana, y de la teoría totalmente falsa del empirismo
inglés. Esta es la razón.
Pero todo depende de nuestra facultad de discernimiento, que no es de
ninguna manera inductivo ni empírico. La teoría del empirismo,
siendo simple y pareciendo verosímil, sedujo a sabios como Locke,
Darwin, Malthus y otros que eran muy trabajadores, pero simplistas y
sólo se preocupaban del mundo relativo y material.
El empirismo domina la ciencia moderna, y como consecuencia, todo
el pensamiento occidental. He aquí la auténtica causa de todas estas
confusiones, vacilaciones, y fracasos continuos de las leyes
fundamentales, unas tras otras, de esta gran tragedia de bombas
atómicas, de la gigantesca mecanización de la civilización, que hace
de la humanidad una especie de Frankenstein sin moral ni conciencia.
Este empirismo se ha apoderado de todos los simplistas y los ha
transformado en seres no-pensantes, mecanizados o esclavos.
El empirismo, la lógica inductiva, y la lógica formal, estos tres pilares
de la civilización moderna, forman una trinidad nacida de una matriz
nefasta: la ignorancia completa del mecanismo de percepción,
memoria, comprensión y juicio. El empirismo insiste en el hecho de
que se puede aprender por experiencia. Externamente es más o menos
verdad si sólo concierne a este mundo de relatividad, pero es del todo
falso si entramos en el mundo de lo absoluto.
Para empezar, en la percepción hay varios factores:
1º El fenómeno (que él mismo se ha producido por un proceso muy
complicado)
2º El órgano sensorial, que recibe la imagen, la radiación emitida por
el fenómeno, las ondas proyectadas por el órgano y devueltas.
3º El sistema nervioso transmisor y receptor de estas ondas.
4º La pantalla compuesta por billones de células cerebrales.
5º Lo que observa, lee, escucha esta imagen en la pantalla y la
comprende, juzga y responde con una acción inmediata o la registra en
su memoria.
6º La memoria…

Pero no sabemos nada de estos factores. La fisiología del sistema


nervioso es aún un continente de lo más tenebroso. Ni la función, ni la
construcción, ni el mecanismo de estas células piramidales han sido
exploradas.
Sobre todo, ¿Qué es la memoria de la que dependen nuestro
conocimiento y discernimiento? La memoria es todo un misterio para
el empirismo así como para la teoría inductiva.
Para inducir, deberíamos tener una máquina muy complicada, mil
veces mas complicada que un ordenador. Si tuviéramos que sustituir
nuestro cerebro por un ordenador, ¿Cómo lo alojaríamos en unas
dimensiones como las de nuestro cráneo?
Teóricamente hablando, la cibernética es totalmente ajena al
mecanismo de nuestro cerebro o a nuestra memoria. La cibernética es
física y finita, mientras nuestra memoria es espiritual e infinita.
Pero incluso la inducción, acompañada por la brújula universal, será
muy útil.
El infinito es la memoria. Para comprender esto profundamente, hay
que practicar “gyô” al menos diez años de forma estricta.

CONCLUSIÓN

En todo caso, nuestros sentidos son instrumentos destinados al mundo


de la relatividad y de la materia y no al mundo absoluto o espiritual. El
mundo relativo (y todo lo que en él existe) es limitado, finito, efímero,
transitorio, encuadrado en el tiempo y el espacio. Con mayor razón,
todas las leyes derivadas de sus referencias. Si queréis encontrar algo
eterno, y sobre todo algunas leyes eternas, debéis buscarlas en el
mundo infinito, ilimitado y eterno, adoptando otra máquina
maravillosa llamada “imaginación”, que es otro nombre de la
memoria.
Si entendemos al mundo finito, limitado, transitorio e ilusorio como
“mundo irreal”, y el mundo infinito, ilimitado y eterno como “mundo
real”, todas las concepciones y leyes de este mundo relativo son
“irreales” y espejismos. Los que creen y confían en los espejismos se
encontraran tarde o temprano en un mundo caótico o trágico.
Pero la ciencia está deseosa de utilizar los instrumentos que fortalecen
cada vez más nuestros sentidos. ¡Que descubra la importancia y el
verdadero significado de la otra máquina maravillosa llamada
“imaginación” (las gafas mágicas) que puede por sí sola contemplar
ese mundo real, infinito, absoluto y eterno! ¡Que se descubra que la
espiritualidad no es para nada enemiga de lo material, sino por el
contrario, su complemento indispensable uno al otro, como la mujer y
el hombre, el pecho y la espalda, el principio y el fin. La materialidad
y la espiritualidad son gemelos de lo infinito.

Lao-Tsé dijo: “El uno produce los dos,


(El uno y los dos hacen tres)
Y son estos tres
Los que producen todo….”

El Uno simboliza la matriz, el infinito, la Madre Eterna, la Virginidad


Eterna. Los dos gemelos, los dos polos antagonistas y
complementarios producen todo bajo la dirección de la Virgen Eterna.
Si creéis que las imágenes que veis en el mundo relativo son
verdaderas y reales, os equivocáis.

Como conclusión, os daré otra explicación ejemplar más materialista:


En la reacción de síntesis o de descomposición, se deben distinguir
ante todo elementos yin y yang. Sólo hay tres tipos de reacción que
podamos concebir:

1º (elemento Yang con elemento Yin)


2º (elemento Yang con elemento Yang)
3º (elemento Yin con elemento Yin)

En la segunda y tercera reacción, se puede realizar la reacción por dos


medios antagónicos, uno con uno o varios factores Yang, y la otra con
uno o varios factores Yin, los dos muy fuertes. Pero en la primera
reacción hay cuatro:

a) natural y espontánea, inmediata o con cierta duración ( se puede


controlar)
b) con los medios Yin
c) aumentando la cantidad del elemento Yin
d) aumentando la cantidad del elemento Yang.

En las reacciones (a) y (b) obtendréis un producto Yang o Yin.


En la reacción (c) obtendréis un producto yin y en la reacción (d) un
producto Yang.
Toda reacción depende de diversos factores químicos, físicos,
biológicos (microbianos, catalíticos), bioquímicos, eléctricos,…
Todos los fenómenos fisiológicos, biológicos, psicológicos,
espirituales y sociológicos no pueden evadir estas reacciones
fundamentales. Sobre todo en la terapéutica, podréis utilizar todas
estas reacciones para obtener resultados milagrosos.
Una pregunta química que deberéis resolver y contestarme para
demostrar lo profundamente que habéis comprendido el Principio
Único:

¿Qué es “x(C5H8)”?

¿Qué forma tendría esta composición química?

¿Qué factores producen esta composición en la naturaleza?


¿Cómo podríais producirla por una síntesis química según el Principio
Único?

CAPITULO IV

ORIGEN DEL HOMBRE


¿Qué es la enfermedad?

Desde los dieciséis a los veinte años, luché para salvarme de la


tuberculosis pulmonar y de la úlcera gástrica, así como de otros
trastornos. Más tarde, durante cuarenta años me he dedicado a curar
a miles de enfermos.
Al principio decidí acogerme al gran misterio de la Vida y del
Universo y descubrir todos los secretos de la salud y de la
enfermedad, de la felicidad y la desdicha.
Frente a estas cuestiones tan difíciles, complicadas y profundas, me
vi obligado a empezar por una cuestión que parecía más o menos
simple: el origen del hombre, dejando, como hizo Descartes, todas
las demás cuestiones a un lado.
Al cabo de unos veinte años de búsqueda, encontré una clave muy
curiosa, una espiral logarítmica biológica, fisiológica y lógica. La
investigación fue larga y el descubrimiento extremadamente simple.
Al principio busqué el origen físico, químico y biológico de nuestro
cuerpo, dejando para luego los aspectos psicológicos y espirituales.
Desde los dieciocho años, estudié la medicina del Extremo Oriente,
que me salvó a los 23 años cuando la medicina occidental me había
desahuciado.
Desde entonces, me concentré en estudiar la filosofía de la medicina
de Extremo Oriente y la técnica de la ciencia macrobiótica y la
ciencia del rejuvenecimiento. Por lo tanto, mis investigaciones se
orientaron particularmente a la teoría y la práctica de la nutrición.
¡El que come existe!
El que come puede pensar, hablar, actuar, amar, odiar, pelearse,
atacar, matar y casarse.
El que no come, no puede hacer nada, debe desaparecer.
Ni Buda ni Jesus podían venir a este mundo y predicar, sin alimento.
El hombre, como todos los seres es una transformación de los
alimentos.
Pero, ¿Qué son los alimentos?
Este es otro problema difícil de explicar. Lo he abordado lo mejor
que he podido durante años.
Mi primer descubrimiento dietético fue que todos los alimentos
tienen un origen vegetal y son productos de la clorofila. El animal,
no puede existir sin el vegetal. No podemos digerir materia
inorgánica para producir proteínas, hidratos de carbono, grasas,
vitaminas…sintetizando y vitalizando elementos inorgánicos
(autotrofismo). El vegetal absorbe elementos inorgánicos y los
transforma en alimentos orgánicos complejos en composición y
estructura.
¡Es un verdadero milagro, heterotrofismo!
El vegetal trabaja sin cesar produciendo semillas, tubérculos….para
alimentar a los animales. El vegetal se transforma en animal. El
vegetal es la madre de todos los animales, nos paseamos por un
bosque o un espacio frondoso nos sentimos como un bebe abrazado y
acariciado por su madre.
El hombre es el príncipe de los animales. Todos los animales están
para servirnos y distraernos, pero no tenemos ninguna necesidad de
alimentarnos de productos animales o de su carne (sólo para el
placer). El placer siempre tiene un límite: el azúcar por ejemplo, es
cancerígeno a determinadas dosis.
Biológicamente hablando somos hijos de la madre vegetación y
después de los vegetales. Sin vegetal no puede haber animales en la
tierra. Dependemos de los productos vegetales.
Nuestra hemoglobina sólo es un derivado de la clorofila. Todos los
alimentos vegetales son la materia prima que mantiene y construye
nuestro cuerpo.
La carne de los animales y todos los productos animales no son
materia prima para nosotros. Debemos alimentarnos, en principio,
con vegetales y sus productos derivados. Esta es la ley biológica
fundamental.
Si nos vemos obligados a tomar y alimentarnos de alimentos
animales, por razones climáticas o económicas, los debemos tomar
en cantidades mínimas y con precauciones especiales para
desanimalizarlos o vegetalizarlos, con un delicado arte culinario.
Anatómicamente hablando, según los dientes y los intestinos, el
hombre es vegetariano.
¿Para qué depender de los animales inferiores?
Depender de los superiores es normal y lógico. Lo contrario es una
explotación, es un capitalismo.
La explotación de los inferiores y de los débiles siempre aboca a la
caída del explotador.
¿Por qué nos alimentamos de la leche de animales? En China o en
Japón (incluso en la India), los pueblos han vivido una vida dichosa,
muy pacífica y larga sin alimentarse de la leche animal, durante
miles de años. Incluso ahora, estos pueblos que son mas de mil
millones, beben te sin añadir leche ni azúcar.
Os parecerá sentimental o vergonzoso ser hermanos y hermanas de
leche de una vaca o un cabrito, pero no es cierto. Lo son porque
conocen la ley biológica dictada por la constitución-concepción del
universo.
La leche de vaca es apropiada para los terneros y para su formación,
incluidas sus características fundamentales de especie.
No hay ninguna razón para que el hombre se alimente con leche de
un animal, que le es muy inferior biológica e intelectualmente.
En Extremo Oriente existe una educación biológica magnífica: la
educación embriológica que la madre debe observar muy
estrictamente durante el embarazo y la lactancia. Luego, es la
educación fisiológica que los padres deben procurar cumplir con el
recién nacido. El alimento de un recién nacido es la de la propia
madre. Su salud, sus actividades, su mentalidad, sus pensamientos,
su alimentación, su personalidad, sus lecturas, todo debe estar
estrictamente de acuerdo con la constitución-concepción del
universo: El Principio Único. Si la madre no tiene leche que dar al
bebe, el cabeza de familia debe encontrar una mujer que tenga leche
y un bebe de la misma edad. Para escoger esta nodriza, hay que
conocer todo su entorno: su historia y la de su marido, de su familia,
su personalidad, sus actividades físicas e intelectuales, su fidelidad,
su belleza fisonómica y sobre todo sus características astrológicas.
Nunca hay que adoptar una madre extranjera, muda, sorda, ciega,
avara, influenciable, enfermiza y fea. Debe ser una mujer
trabajadora, creadora, inteligente y moral. No se debería pedir menos
de una nodriza.
Por otra parte, tras la dentición y en todo el mundo, ningún animal
se alimenta y depende de la leche de su madre o de la de otro animal.
La leche es el alimento indispensable de los animales antes de la
dentición. Ni las vacas ni los perros permiten a sus cachorros tomar
leche tras la dentición.
El hombre sabe muy bien que si se alimenta de leche con pan,
huevos o chocolate, se vuelve un “ sopazas” y que la mortalidad de
los niños alimentados artificialmente con leche animal, según la
teoría de la nutrición moderna, es claramente superior a la de los
niños alimentados con leche materna. Se podría mejorar la calidad de
los productos animales para disminuir la mortalidad neonatal, pero es
imposible transformar la leche animal en leche humana. No se puede
violar la ley biológica.
La obsesión por la leche y sus productos es una de las supersticiones
modernas y absurdas que disimula el deseo de placer de los sentidos
y la explotación de los débiles e inferiores. La teoría de la nutrición
que recomienda la leche y sus productos, no es más que publicidad
pagada. Pero esta superstición-explotación de los sentidos tiene un
poderoso aliado: el capitalismo moderno. La superstición de los
sentidos no puede dominar o saltarse la ley biológica, por mucha
ayuda económica que tenga. Lo económico puede dominar o saltarse
la ley biológica y la ética muy a menudo. ¡Que salga el sol de la
suprema facultad de discernimiento, que surja la constitución-
concepción del universo!
Pero la atracción de los sentidos es un rey muy poderoso en este
mundo de materialidad. Es prácticamente inevitable e imposible
dejar de caer bajo su influencia. El placer de los sentidos nos está
permitido mientras permanecemos en una etapa muy baja de
discernimiento. No me opongo totalmente a toda clase de
supersticiones. Podéis admirar todo lo que vuestros sentidos
aprecien, sois libres de hacerlos estáis en vuestro derecho. Pero os
pido que procuréis desarrollar o desvelar la suprema facultad de
vuestro juicio. La felicidad y la desgracia de nuestra vida dependen
sólo y enteramente de nuestra facultad de discernimiento. Si queréis
vivir con libertad infinita (salud perfecta, felicidad eterna) y justicia
absoluta, tenéis que desvelar vuestra suprema facultad de juicio: la
constitución-concepción del universo. La medicina del Extremo
Oriente es una escuela en la que se aprende cómo desarrollar esta
suprema facultad de juicio, biológicamente, fisiológicamente y
lógicamente.
El único defecto que puedo reprochar a la medicina occidental, es la
falta de ética y de espiritualidad. Busca a cualquier precio
“medicamentos” que destruyan todos los síntomas y esto al precio
que sea (moralidad y espiritualidad). Armado hasta los dientes de
medicamentos modernos, de tecnología quirúrgica, se puede hacer
barbaridades, violando las leyes de la naturaleza, es decir, la
constitución-concepción del universo, y acabar en tragedia. Con
mayor motivo usando leyes fabricadas por el hombre.
La medicina sintomática, es decir, materialista, más perfeccionada,
unida a la industria capitalista puede ser la mas potente herramienta
destructora de la moral y espiritualidad de toda la humanidad.
Somos hijos de la Madre Vegetal; Se sacrifica ella misma para
alimentarnos. Somos vegetales transformados. Sin clorofila, no
podemos fabricar nuestra sangre, nuestra vida. Nuestra madre es
vegetal. Es la ley biológica. Si se viola esta ley biológica, tendremos
dificultades fisiológicas, mentales y espirituales. Incluso el simple
vegetarianismo no basta, porque es reaccionario y sentimental.
Los Extremo-Orientales, sobre todo los chinos y los japoneses, son
vegetarianos desde hace miles de años. Han descubierto los secretos
para establecer la salud física y espiritual por el vegetarianismo,
según la constitución-concepción del universo. O más bien una
traducción biológica y fisiológica de la constitución-concepción del
universo, el Principio Único. Es pues natural que se haya deificado el
alimento: la diosa TOYOUKE, símbolo de todo alimento vegetal, es
la más estimada en Japón. Al mismo tiempo, el arte culinario
vegetariano está tan desarrollado, que un japonés se siente tan triste
como si se hubiera convertido en un caballo, cuando se le sirven
platos vegetarianos occidentales.
Los platos vegetarianos japoneses no son sólo apetitosos y admirados
por los gourmet, sino que curan y previenen enfermedades de los
glotones o enfermos que los comen.
Los platos vegetarianos japoneses tradicionales son macrobióticos,
fortificantes y rejuvenecedores. Son deliciosos y muy estéticos. Son
intérpretes de la “Charak-Samhita” ( Parte I) y del “Ni-King”, Canon
del emperador Houang, los dos grandes libros de la medicina del
Extremo Oriente. Son el Alfa y Omega de la medicina. Es con estos
platos dietéticos y macrobióticos que he curado a miles de enfermos.
Os garantizan no sólo la curación y el rejuvenecimiento, sino
también el desarrollo de vuestra memoria, juicio y por consiguiente,
vuestra libertad y pensamiento.
No sólo curan las enfermedades físicas, sino también las dolencias
morales, mentales y espirituales; ya fueran idiotas, imbéciles,
neurasténicos, paranoicos o epilépticos, los he curado con platos
macrobióticos, simples y deliciosos, totalmente vegetarianos y
baratos (un japonés puede ahorrar el 50 o 70% de su coste de vida),
de forma que se puede ganar en lugar de gastar, restableciendo la
salud y la vida.
Se pueden seguir mis directrices macrobióticas en la propia casa. Mi
clínica se llama “Sanarant”.No hay ningún quirófano ni farmacia. El
centro de mi clínica es la cocina; le llamamos “El Taller de la
Vida”.Mis escuelas de salud, mis cursos de vacaciones ( en la
montaña o en el campo) que organizo de vez en cuando, tienen todos
la misma estructura que Sanarant, con la cocina siempre en el centro.
Al cabo de mis investigaciones durante unos veinte años, estoy
totalmente convencido de que el hombre debe mantenerse
dependiente y fiel a la gran madre Vegetal; Pero incluso, haciendo
esto, os podríais confundir tomando demasiado. El exceso en
cantidad es peor que la mala calidad.

La fe

Jesus dijo: “La oración y el ayuno curan la enfermedad más


difícil”.El cura todo con la fe, que no es otra cosa que la oración
perpetua. Y la oración perpetua, o la fe, no es una mendicidad. Es el
pensamiento o la contemplación penetrante de la constitución-
concepción del universo, el infinito, el omnipresente, omnipotente y
omnisciente. La fe, según todas las grandes religiones de Extremo
Oriente, incluido el cristianismo, no es un credo ( credo quia
absurdum), sino una clarividencia de la constitución-concepción del
universo, a través de todos los fenómenos finitos, transitorios e
ilusorios, interiormente hablando, y el amor que abarca todo sin
excepción y la dicha eterna, exteriormente hablando.
Somos glotones, siempre comemos demasiado, por esto el ayuno es
la única puerta abierta para todo el mundo, por la que se puede
entrar, contemplar y disfrutar de la soberbia visión panorámica del
mundo de la fe. Cuanto más pobre se es, más cerca se está de esta
puerta, porque al menos siempre hay hambre; “Vivere parvo”.
Una vez entendido esto, no hay ninguna dificultad en curar las
enfermedades llamadas “incurables”. Sin saber ni comprender esta
grandiosa concepción del universo, nada es posible. En cualquier
caso, nuestra querida madre es el Vegetal.
Es nuestra matriz fisiológica y biológica.

La Madre Vegetal

Pero, ¿Cuál es el origen del vegetal, nuestra gran madre biológica?


Todo el mundo lo sabe: es la tierra- elementos inorgánicos, incluidos
agua y aire.
El mundo inorgánico es la verdadera madre de este mundo orgánico
(Inorgánico, orgánico).
He aquí una interpretación de la ley de contradicción (ver El Orden
del Universo, Cáp. IV). Las dos primeras leyes de la Lógica
Universal, El Principio Único (“Todo lo que tiene un principio tiene
un fin”, “Todo lo que tiene un frente tiene un dorso”, que no son sino
la columna vertebral de todas las grandes religiones de la humanidad
y que sustituir la lógica formal kantiana, eje de la ciencia, de la
filosofía y de la civilización moderna, origen de todos los males
actuales. Lo veremos más adelante.
El principio es lo contrario y el antagonista del fin. El frente es la
antítesis y el opuesto del dorso en este mundo relativo material. La
alegría desemboca en la tristeza, la vida en la muerte, la belleza en la
fealdad, la actividad en la fatiga, la fuerza en la debilidad. Todo se
termina en el mundo contrario al final y todo está animado,
mantenido y destruido por su opuesto. Esta es la gran ley de la
naturaleza que yo llamo el “orden del universo”. Es la gran ley
misteriosa que domina nuestra vida en este mundo de relatividad (no
en el mundo absoluto, eterno e infinito). Es por esto que Jesus dijo:
“ama a tu enemigo” (tu opuesto). Debemos estar muy agradecidos a
nuestro oponente, porque es gracias a él que somos lo que somos. La
alegría, la vida, la belleza, la actividad, la fuerza, etc. en una palabra
“Yang”, son el frente de la tristeza, la muerte, la fealdad, la fatiga, la
debilidad, el dorso “Yin”,o viceversa. El mundo relativo es
dialéctico.
Si habéis comprendido esta ley dialéctica, nada será difícil de
responder, juzgar, sostener, predecir y definir.
Ahora imaginemos lo que es la madre de todos los elementos
inorgánicos, nuestra querida gran madre. La madre y el hijo son
antagónicos, Yin y Yang, como el comienzo y el fin, o viceversa.
Antes hemos visto que el hombre (Yang con sangre roja, actividad
continua y temperatura) es el hijo directo de la madre vegetal (Yin,
con sangre verde llamada clorofila, estable y sin temperatura); la
tierra a su vez, tan Yang, con la velocidad de su rotación y el calor de
su centro.
La madre de los elementos (o de la tierra) deberá ser Yin, ya que el
orden de la naturaleza es alternativo desde el hombre a los
elementos: Yang-Yin –Yang… Es llamada con varios nombres:
fotón, electrón, protón, positrón, neutrón, neutrino…por los sabios
modernos; “Li”, “Ki”, por los sabios chinos; con varios nombres
muy estéticos, literarios o religiosos, por los japoneses. Pero lo
llamamos con un nombre más moderno: el Pre-elemento o el Pre-
átomo. Es invisible, insondable a nuestros sentidos. Es pues Yin.
La madre de la pre-atómica es la energía, Yang.
La matriz de la Energía debe ser entonces Yin. Por una simple
especulación dialéctica, filosófica y cosmológica se puede definir la
matriz de la Energía como los dos polos estabilizados pero opuestos,
las dos extremidades antagonistas. Estos dos polos antagonistas y
fundamentales producen sin cesar desde hace billones de años, día y
noche, ahora y siempre, las dos fuerzas antagónicas y fundamentales:
la fuerza centrípeta Yang y la fuerza centrífuga Yin. Estas dos
fuerzas siendo pre-energéticas, son insondables con los instrumentos
materiales de que disponemos.
Pero es evidente que las dos fuerzas antagónicas producen una
espiral logarítmica, un punto nuclear infinitesimal. Siendo el flujo
pre-energético infinito incesante y universal, produce espirales
logarítmicas infinitamente numerosas, las hace crecer y las anima
infinitamente. Estas espirales entran en colisión unas con otras, para
formar espirales mayores o para desaparecer al neutralizarse y esto
dura trillones de años.
Estas espirales que han sobrevivido y crecen se convierten en la
Energía. Es el nacimiento de la energía.
Es un tema muy interesante y útil, pero ahora no es el momento para
profundizar en ello. Lo dejaremos para otra ocasión.
Concluimos aquí diciendo que Yin y Yang son la mano izquierda y
la derecha del infinito, creadoras y destructoras, hacedoras de todo.
En cualquier caso, hemos visto que el vegetal se sacrifica para
alimentarnos y para convertirse en animal u hombre. La tierra o los
elementos se sacrifican para alimentar y convertirse en vegetal. Del
mismo modo la Pre-atómica, la Energía y los dos polos cada uno a su
vez.
Y el hombre, ¿Qué es lo que debe nutrir, porqué se debe sacrificar?
Esto debe ser de naturaleza Yin puesto que el hombre es Yang. Pero
hay una gama amplísima de Yin. ¿Qué Yin preferís? Yo no lo sé. Sé
que el Yin más grande es el infinito, nuestro origen que imaginamos
y de vez en cuando visualizamos (si el infinito no fuera nuestro
origen o nuestra natura íntima o nuestra memoria o nuestra suprema
facultad de entendimiento, nos sería imposible de imaginar).
Si reconocemos y observamos esta grandiosa constitución-
concepción del universo, este orden universal Yin-Yang y nuestros
lejanos parientes : lo vegetal, los elementos inorgánicos, los pre-
atómicos, la energía y sus dos polos, en especial su vida de sacrificio,
su reencarnación para alimentarnos y para otorgarnos la infinita
libertad, la felicidad eterna y la justicia absoluta, no tenemos ninguna
necesidad de estar enfermos o ser desgraciados, heridos o muertos
por malhechores o microbios o por accidente.
Si morimos de una enfermedad u otra, si morimos en un accidente,
esto prueba que hemos perdido las cualidades del ser humano,
violando el orden del universo durante años. La tolerancia del
infinito es infinita. Nos perdona hasta el final, sin límite. No nos
castiga. Si nos da una enfermedad, es una advertencia. Sólo tenemos
que escucharlo para tomar una buena orientación. Pero nos
esforzamos de matarlo o destruirlo en nombre de la medicina.
El que tiene la fe no tiene ninguna necesidad de morir en un
accidente, ni con mayor razón, por causa de seres inferiores
(microbios o virus), porque la fe es la sabiduría de la gran
constitución-concepción del universo a través de todos los
fenómenos finitos, transitorios e ilusorios.
Si habéis entendido el mecanismo y el manejo de esta gran máquina
universal, la constitución-concepción del universo Yin-Yang,
entenderéis la identidad de vuestra comprensión con el infinito,
porque Yin y Yang son las manos izquierda y derecha del infinito;
aquello que juzga y ordena debe ser la cabeza. La cabeza física
localizada en la parte más alta, con sus ojos, nariz y las orejas, para
ver más lejos que las manos; con mayor motivo, la cabeza infinita,
absoluta y eterna de espiritualidad, dotada de su “radar” y de su mesa
de mandos, puede ver mucho más lejos todo el infinito y toda la
eternidad, tanto pasado como futuro y presente, que las manos
izquierda y derecha, Yin y Yang, y por consiguiente puede evitar
todos los males presentes y futuros. Incluso podéis anular o pagar
todas las faltas que habéis cometido en el pasado, porque dotados de
la concepción-constitución del universo, sois libres y emancipados
del tiempo y del espacio.
Partiendo del infinito, el camino con las dos polaridades, la energía,
la pre-atómica, la tierra, los elementos y el mundo vegetal, para
llegar al hombre, es,” one way communication”. El hombre es el
final del camino. Partiendo del hombre, también hay una nueva vía
“one way Communication”( un único camino), derecho al infinito.
No hay otra comunicación. Pero la mayoría de los hombres parecen
intentar volver al infinito por esta vía. Y mueren a mitad camino,
aplastados por el flujo cuya velocidad es inmensa y cuyo origen es
infinito. Son todos aquellos que se esfuerzan en ocupar, apoderarse,
depender y explotar a seres inferiores (biológicamente retrógrados) y
los bienes terrenales. Ignoran que son muy superiores a estos seres y
a estos bienes, porque ya han superado su etapa para hacerse
hombres. Poseer o depender de seres u objetos inferiores es
decadente, es perder la calidad humana. Además, la ocupación o la
apropiación es un fardo y una perdida de libertad. Tener una gran
fortuna, depender del dinero, o de microbios o virus (vacunación) o
de la fuerza física, política, social, financiera, intelectual…es
abandonar las cualidades humanas, es la muerte prematura o trágica.
Nuestro cuerpo físico es una organización de células. Cada una de
esas células está animada por las dos fuerzas antagónicas Yin –yang,
bajo la dirección del infinito, a través del sistema autónomo de los
nervios que a su vez consta de dos subsistemas antagonistas:
ortosimpático y parasimpático. Y cada célula es también una
organización muy complicada. Esta formada por millones de
elementos (espirales logarítmicas) cargados de electricidad y
alimentados por otras células llamadas sangre que les aportan
energía.
Entendiendo esto, ya veis lo complicada que es esta constitución del
hombre. Mucho más compleja que un imperio mundial. Se la llama y
con razón micro-cosmos. Este imperio tiene una cierta autoridad, una
fuerza Yang en el fondo, centrípeta, constrictiva y opresiva,
incorporando diversas poblaciones u organizaciones débiles e
inferiores (espirales logarítmicas en proceso de formación y sus
organizaciones). Este imperio se expande hasta el extremo, dónde
cesa la fuerza centrípeta constrictiva y opresiva y es sustituida por la
fuerza centrífuga universal. Es la caída o la descomposición brusca,
explosiva y trágica de un imperio o de una gran organización. El
mundo es dialéctico. La calidad está bajo la influencia de la cantidad.
El mundo de lo material y de la relatividad es tan complejo en su
expresión y sus fenómenos… Parece un caos anárquico, pero está
controlado por una ley dialéctica: el Principio Único o Yin-Yang.
Sin embargo hay innumerables imperios en este universo infinito. El
más encumbrado es el humano, el más activado y complicado. Esta
hecho a imagen de “Dios” o del infinito absoluto y tiene la libertad
absoluta, es decir, la fuerza centrípeta que gusta y atrae a todos los
seres inferiores (antagonistas).
Lo que nos gusta y lo que más admiramos es siempre nuestro
antagonista, que acaba por destruirnos inexorablemente. Es la
fatalidad. Es la ley suprema de este mundo de relatividad, de
materialidad.
Pero, si no queréis caer en esta descomposición exasperante, sólo
tenéis que escoger lo que os fortalece y eterniza infinitamente: lo que
os dicta la constitución-concepción del universo, el infinito. Los que
se descomponen son enfermos. En este sentido, no hay una sola
enfermedad en este mundo, sólo hay enfermos, es decir, aquellos que
no quieren ver el infinito o no hayan desvelado el juicio supremo.
Las enfermedades se curan fácilmente.
Incluso la medicina sintomática puede curar las enfermedades por
medio de cirugía destructiva o por fármacos. La medicina
macrobiótica tiene medicamentos realmente milagrosos de origen
vegetal.
Pero es extremadamente difícil curar a un enfermo. Hay que
enseñarle como convertirse en un hombre libre, descubrir por él
mismo el juicio supremo, sin ningún instrumento, con toda su alma y
su voluntad más profunda.
Una vez dotado de esta concepción del universo, del infinito, se está
curado para siempre, pues tenemos una brújula universal. Con la
ayuda de esta brújula podemos ir a cualquier sitio y hacer lo que sea;
podemos comer lo que nos gusta sin peligro.
Defender el abuso de comida y bebida es muy fácil y bueno para los
que no quieren aprender la teoría profunda y prefieren seguir e imitar
a los demás, pero es una posición negativa, como la educación moral
o la ley. Sólo es bueno para los que son dependientes, perezosos o
derrotistas.
Pero, la moral, o la ley más perfecta, oscurecen el juicio supremo del
hombre y hacen de él un “robot”. Para los que son más avaros,
aventureros, orgullosos y no quieren seguir a los demás cumpliendo
la ley restrictiva, no hay un camino fácil. Se convierten en rebeldes o
en “enemigos públicos”.
Podemos recomendar el Principio Único, la concepción del universo,
la dialéctica práctica, la lógica universal, o simplemente la brújula
universal a estas dos clases de hombres, sin peligro. Los que
pertenecen a la primera categoría se animaran a librarse de la
esclavitud; los otros se verán orientados en una buena vía
revolucionaria.
El hombre es una obra maestra entre los animales creados a partir de
vegetales por el infinito, el UNO, con la ayuda de todos los cielos, de
la Tierra-elementos (el tercer cielo), hasta el sexto cielo ( los dos
polos). Se podría decir que la creación de los cinco cielos, desde el
sexto hasta el segundo, son borradores de la creación. Pero la del
hombre es la obra maestra, la más perfecta y la última.
El que se decide a vivir de acuerdo con el principio único o con la
brújula universal en la mano, tiene una vida infinitamente libre, es
feliz para siempre y totalmente justo. Puede escoger cualquier vida
nueva en el futuro puesto que el mismo es el que controla, dirige y el
motor del infinito, el príncipe de la metempsicosis.
Preguntaros a vosotros mismos o a vuestros amigos:
¿Queréis volver a vivir vuestra vida desde el principio hasta ahora
sin cambiar nada?
Si la respuesta es afirmativa, significa que eres un hombre libre,
ciudadano del séptimo cielo, el infinito.
Si la respuesta fuera negativa, o si introducirías algunos cambios, por
pequeños que fueran, significa que el que así responde no necesita ir
al infierno, porque ha vivido en él, vive y vivirá una vida en el
infierno. (Pero entre los que responden afirmativamente, hay
algunos que no son amados en todas partes ni por todo el mundo, que
no están agradecidos por todo lo que les pasa, y que no pueden
encontrar alguien a quien no quieran. Estos mienten, desconfiar).
Pero estos siete cielos no son en realidad concéntricos. Lo he
planteado mal, voy a rectificar un poco. Forman una espiral
logarítmica y no hay ninguna frontera entre estos siete cielos. Si hay
una cierta barrera entre el séptimo cielo, el infinito y los otros, el
mundo material, es imaginario, por una razón práctica. Esta espiral
logarítmica muestra que nuestra concepción del universo es un
monismo polarizable. Siendo su origen el infinito, tiene una
velocidad infinita. Desemboca en el hombre, príncipe heredero del
Reino de los cielos y rey del mundo de relatividad y de materialidad,
a menudo trágico.
Lo curioso es que podemos resolver por esta espiral cualquier
problema, no sólo médico, sino social, psicológico, político,
científico y filosófico. Yo la llamo “las gafas mágicas” o “la gran
lámpara de Aladino”. ¿Queréis ver algunos ejemplos? :

1-De dónde viene el hombre?


No ha venido de su madre, ni de un microbio, ni, con mayor motivo,
de un mono. Sino que ha venido, como lo veréis en nuestra espiral
logarítmica de sus alimentos, que no son sino los vegetales y sus
productos. Ha venido del vegetal. Todos los animales vienen del
reino vegetal. Y hay muchos que se encuentran a mitad camino de
metempsicosis entre el reino vegetal y el reino animal: todos los
seres microscópicos inclusive nuestras células o nuestro pelo o las
uñas. Su evolución es muy larga quizá se remonta a cientos de
billones de años. Lo estudiaremos en la embriología del hombre, más
adelante, es muy interesante.

2-¿Qué es primero, el huevo o la gallina?


El famoso filósofo Bergson consideraba esta pregunta absurda y sin
solución. Pero es fácil contestarla según nuestra espiral logarítmica.
Ninguno de los dos puede ser el primero. Ambos son producidos a la
vez por el infinito, con el concurso de los cinco cielos (desde el
segundo al sexto).

3-¿Qué es la enfermedad?
La respuesta, según la espiral logarítmica es muy simple. Epícleto
dijo: “el hombre es feliz, sino es por su culpa”. Pero hay mucha
gente que es desgraciada o se cree desgraciada, pocos están de
acuerdo con Epícleto. Si hay algunos que aceptan Epícleto, no están
muy al corriente de su culpa como causa última de su desgracia. Pero
yo diría más bien:
“Si el hombre no es feliz, esto quiere decir que ha violado
conscientemente o no, la ley de la naturaleza, el orden del universo,
la facultad suprema de su entendimiento está eclipsada.” A menudo
este oscurecimiento del entendimiento supremo está producido por la
educación embriológica, familiar, escolar o social. ¿Por qué entonces
el infinito omnisciente habría preparado un entendimiento tan
imbécil para el hombre? Puesto que el hombre está destinado para
este mundo de relatividad dónde reina la ley de la inversión: “Lo que
comienza se termina”. Es la enfermedad que nos guía hacia la salud.
Si nos equivocamos en la dirección terapéutica, adoptando la
medicina sintomática, por ejemplo, este es el punto de partida, el
principio que termina siempre en un punto contrario, el terminus, los
principios de la salud, que no son otra cosa que la concepción de la
vida y del universo.
La enfermedad es la guía que nos lleva a la concepción del universo.
Es el infinito mismo. Es por esto que no hay que destruir brutalmente
esta guía, con cirugía o sustancias químicas. ( Ver el capítulo VII , a
propósito de nuestro entendimiento)

¡Aceptar todo con alegría y agradecimiento!


Aceptar la desgracia como la alegría, la enfermedad como la salud, la
guerra como la paz, el enemigo como el amigo más íntimo, la muerte
como la vida, la pobreza como la fortuna…y si no lo queréis, o si no
podéis soportarlo, consultar vuestra brújula, la concepción del
mundo, encontrareis la mejor orientación. Todo lo que os llega, es lo
que os falta. Todo lo que os resulta antagónico, insoportable, es
vuestro complementario. El que no tiene ningún antagonista es el que
es más feliz.

¡Darlo todo, con ganas y agradecimiento!


Dar, dar y dar, sin ninguna segunda intención. Pero dar de lo que
tenéis mucho, y lo que podéis compensar, no es un verdadero don.
Dar verdaderamente, es deshaceros de lo que os es más preciado, lo
más necesario e importante: vuestra vida. ¿Es esto un sacrificio?
Pero, la palabra “sacrificio” es una concepción muy admirada y que
no todo el mundo pone en práctica. Es una bella palabra y a menudo
una decepción. No os lo recomiendo. Pero os aconsejo dar la vida, el
infinito y la concepción de la vida y del universo, lo que os es más
preciado. Pero no de palabra, sino en actos. Convertiros en un
hombre dotado de libertad infinita, de felicidad eterna, de justicia
absoluta. ¡Tener la suprema facultad de entendimiento!
“Aceptar todo y dar todo” puede ser un termómetro que os indique
vuestro estado de salud o enfermedad.
Desde hace más de cuarenta años he tratado muchos enfermos, pero
no he visto uno sólo que comiera correctamente. Todos los enfermos
japoneses que he visto, comían por placer, sin excepción. Comían no
para vivir, sino por el placer sensual. De hecho eran todos muy
glotones.
Comer es para vivir. Vivir es para dar, como hemos visto en nuestra
espiral logarítmica.
Todos los seres viven para dar sus productos y su vida entera, para
volverse seres un poco más elevados. Muchos hombres no saben que
“vivere parvo” es el único camino para entrar en el reino de la
felicidad eterna. Son egocéntricos y egoístas.
No he visto un solo enfermo que sufriera de falta de comida. Comen
para satisfacer su apetito por placer. Comen siempre en exceso, hasta
el extremo. Puede declarar bien alto que toda enfermedad está
producida por exceso de comida. La malnutrición es más bien
excepcional. Si coméis en adecuada proporción, podéis caer
enfermos por comer demasiado. La cantidad cambia la calidad.
Ignoran la ley de la necesidad absoluta, la concepción de la vida.
Comen y beben a su gusto y por el placer sensorial. El hombre está
fabricado así. Un buen apetito es tan necesario en nuestra vida., es el
buen apetito lo que nos alimenta. ¡Qué admirable el buen apetito!
Buen apetito es la felicidad, es la salud, es la libertad. El apetito es
un poco como el aceite para el motor. Sin aceite el motor no anda.
Sin embargo, engrasar debe ser controlado por un experto. Este
experto es el entendimiento supremo; no cualquier entendimiento,
como el sensorial, sentimental, intelectual, social o ideológico.
Admiro sinceramente el buen apetito ¡El mayor glotón! Los grandes
hombres siempre tienen buen apetito, son a menudo los mayores
glotones, pero no os lo recomiendo. “Quedaros en vuestro apetito”,
es muy difícil o imposible. Una recomendación así es negativa. El
buen apetito es la alegría. Si queréis eternizarla, dotaros de la brújula
universal: la concepción de la vida. O bien, masticar al menos treinta
veces un bocado. Masticando completamente cada bocado, os
detendréis por la fatiga de vuestra mandíbula y os mantendréis en
vuestro apetito.
Hay una justicia en la comida. Si el país donde vivís actualmente
tuviera una población de un millón de habitantes y produjera un
millón de manzanas, tendríais derecho a comer una manzana al año.
Pero, si coméis dos, violáis el derecho de uno de vuestros vecinos. Y
si hubierais pagado por dos manzanas, habríais camuflado vuestro
robo bajo la fuerza o la violencia llamada “dinero”.
Es por esto que yo curo tan fácilmente toda clase de enfermedades,
mediante directivas dietéticas sintetizadas a partir de la fisiología y la
filosofía de la medicina Sino-Indo-Japonesa, y el principio más
fundamental de todas las religiones de la humanidad, incluida la
ciencia moderna, ya que esta puede considerarse una nueva religión
al pretender ser el principio de la vida humana.
Había estudiado medicina Sino-Indo-Japonesa desde la infancia y la
medicina occidental después de los treinta años. Pero hace veinte
años dejé esta última después de varios años de práctica, porque era
totalmente paliativa y sintomática y mucho menos eficaz que ésta.
Hoy en día, numerosos médicos japoneses, decepcionados,
abandonan la medicina occidental y estudian el método antiguo, para
el que, desgraciadamente no hay maestros. Algunos de ellos vienen a
mi pequeña clínica y aprenden mi sistema. Reeducados, nos dejan
para establecer sus propias clínicas, hospitales o sanatorios. Son
aproximadamente unos cien. Pero, les enseño muy poco de mi
método paliativo, aunque sea tan eficaz y conveniente como la
acupuntura, la moxibustion y otros procedimientos.
Hace unos 35 años, yo importé la acupuntura a Europa y fui el
primero en practicarla. Desde entonces la acupuntura ha tenido una
gran acogida en Francia y Alemania, gracias al señor Soulié de
Morant que la propagó infatigablemente tras mi marcha de Francia,
hace unos veinte años.
Pero la acupuntura es totalmente paliativa, como los medicamentos.
A menudo produce una curación milagrosa, pero no os la
recomiendo mucho. Si la importé a Europa es porque era más fácil
convencer a los enfermos simplistas que por mi método macrobiótico
y dietético y también para ganarme la vida.
Fui al mismo tiempo el primer importador del arte del arreglo floral y
de la teoría (o espíritu) del Judo. El Judo ahora tiene gran
popularidad, así como el arreglo floral (Kadô), en Europa. Pero
pocos se interesan por el estudio del “dô”, del Jûdô y del Kadô, la
filosofía “Dô” (Tao en chino) significa Principio Único. Judo y Kadô
son pues, una interpretación educativa, cultural o filosófica del
Principio Único, la concepción de la vida y del mundo. Los antiguos
maestros de China, de la India y de Japón quisieron aprender el
Principio Único en toda educación, ya fuera técnica o teórica. Pero a
la larga se olvidaba la importancia y la superioridad del Principio
Único ya que éste era invisible. “Lo que empieza, termina”, siempre
sin excepción. En el primer contacto con una nueva civilización, era
colonizado voluntariamente. Es así como el Japón tradicional se ha
perdido hace unos 80 años aproximadamente. Actualmente no hay
ningún auténtico japonés. Todos están desarraigados. Incluso en
Kodokan, la principal escuela de Judo, no se imparte ninguna
conferencia de “dô”, a pesar de su nombre que significa Escuela de
“dô”.
4-Qué es la enfermedad cardiaca?
400.000 ciudadanos mueren por cardiopatías cada año en USA y
800.000 en todo el mundo. Un tercio de los que consultan, por
preocupación en los hospitales americanos, están ya gravemente
afectados del corazón.
La enfermedad cardiaca es el mayor misterio desde los tiempos de
los faraones. Lo es a pesar de los esfuerzos desesperados de los
médicos y especialistas del mundo entero. Según las estadísticas, hay
ya más de 15.000.000 de ciudadanos americanos que se encuentran
en las manos del gran asesino de la nación. Si cada uno de estos
enfermos debe pagar 1000 dólares como multa, esto le cuesta un
poco más que una guerra mundial a los USA.
Es por esto que “The American Heart Association” paga cinco
millones de dólares y el “National Heart Institute” paga dieciocho
millones de dólares cada año para estudiar la enfermedad. Pero no
han encontrado nada como medicamento, salvo “Rauwolfia
Serpentina” uno de los miles de medicamentos ayurvédicos
(Medicina india que data de más de 5000 años).
Es por esto que los cirujanos americanos tienen tanto trabajo,
haciendo “simpatectomias”, una operación que consiste en cortar
todo el sistema de nervios simpáticos, espinales. No es una curación,
sino una destrucción, como las demás operaciones.
Se pueden comprar riñones artificiales en Estados Unidos a 10
dólares. Pronto se podrá comprar un corazón artificial, como dientes
postizos, ojos, brazos y pies. Quizá en un futuro próximo veamos un
hombre totalmente artificial, o de plástico. Ya hay bancos de sangre
y de ojos. Pronto habrá bancos de corazón, de riñones, de estómago
etc. Se ve ya mucha gente que no tienen su propia cabeza, la
máquina de pensar, sino una cabeza prestada o comprada. Son como
transistores, son robots.
La cosa más curiosa, ridícula o absurda: hay americanos
(voluntarios, varones) que toman hormonas femeninas, corriendo el
riesgo de perder su propio sexo, y eso para evitar el endurecimiento
de sus arterias.
Después de todo, la cardiopatía es un misterio. El asesino es
invencible.
Lo que me resulta más difícil de entender, es porqué no hay un solo
pensador en la medicina moderna y porqué sólo atacan los síntomas
superficiales, en lugar de buscar el origen, la enfermedad en su
totalidad, y lo más curioso es que se destruye, incluso los órganos
vecinos que están sanos, en lugar de reconstruir el organismo
enfermo en su totalidad.
En cualquier caso, la medicina occidental busca a cualquier precio
medios, instrumentos y armas más eficaces para destruir los síntomas
que no son otra cosa que fenómenos derivados de una lucha
fisiológica interna.
El que necesita armas e instrumentos para defenderse, es que tiene
miedo. El que tiene miedo tiene una mentalidad primitiva, infantil o
cruel. Es una mentalidad derrotista, ilógica y en absoluto científica.
Es un eclipse total de la facultad del entendimiento supremo, de la
concepción de la vida. Esto es inevitable para una medicina
sintomática o mágica. Es lo corriente entre los médicos jóvenes.
En los dos grandes libros de la medicina del Extremo Oriente, “
Charak Samhita” de la medicina ayurvédica de la India, que data de
más de 5000 años y “Ni King” o “Sumon” del Emperador Huang,
canon de la medicina china que data de 4000 años, se encuentran
todos los grandes secretos del método educativo, fisiológico,
biológico y lógico (dialéctico) y socio-sanitario, que no es otra cosa
que una aplicación de la concepción de la vida y del universo. Allí se
encuentra el remedio-panacea que cura no sólo la enfermedad
cardiaca, sino toda clase de enfermedad fisiológica, mental e incluso
espiritual. Y no sólo las enfermedades presentes, sino toda clase de
enfermedades futuras.
Es la medicina que garantiza la libertad infinita, el bienestar eterno y
la justicia absoluta para todo el mundo. Es la medicina que desvela la
facultad suprema del entendimiento. El éxito de la medicina
sintomática es la vergüenza más grande para la medicina del
Extremo Oriente.
La curación completa y definitiva de la enfermedad cardiaca según
nuestro Principio Único es muy simple. Se puede curar en pocas
semanas, no importa el tiempo que lleve desarrollándose.
Se trata dietéticamente y no se utiliza ningún medicamento ni
operación. Es muy blanda y económica. Si se siguen estrictamente
mis directrices dietéticas “preparatorias”, basadas en el Principio
Único, la concepción de la vida y del universo, la enfermedad
cardiaca desaparece automáticamente e inmediatamente.
El que sufre de cardiopatía es egoísta, avaro, a veces brutal. La
cardiopatía es el producto de una vida de lujo y de alimentos caros.
En comparación con los leprosos o epilépticos que son más bien
ignorantes, los que sufren de cardiopatía son muy difíciles de curar.
Los pobres leprosos y los epilépticos son ignorantes, mientras los
cardiópatas son gurmets, arrogantes y en el fondo glotones.
En lo que respecta a mis directrices preparatorias, os remito al
siguiente capítulo.
5-Diabetes.
No hay un solo medicamento ni operación que cure la diabetes. El
único medicamento paliativo “insulina” que se emplea aún en
algunos países atrasados ha sido considerado ineficaz al cumplirse
veinte años de su descubrimiento. Se puede curar la diabetes sin
dificultad con mis directrices preparatorias en unas pocas semanas
(dos o tres en general).La calabaza, los guisantes rojos y el puerro
son los alimentos específicos (ver diabetes en capítulo V).

CONCLUSIÓN

Buscando el origen del hombre, hemos encontrado que nuestra


matriz es el mundo vegetal, nuestra gran madre, la pre-atómica, la
bisabuela, la Energía y luego los dos polos Yin y Yang y finalmente
el Infinito. Este último, siendo infinito, no puede ser otra cosa que
espiritualidad, mientras los seis primeros son materia. Hemos visto,
sin buscarla la diferencia y la identidad de los dos mundos de materia
y espíritu, de la individualidad y la totalidad, que es omnipresente,
omnipotente y omnisciente y que no son sino un continuo.
Pero, el mundo relativo de materia no siendo más que un punto
geométrico del infinito y el infinito al ser insondable, todo lo que
conocemos por nuestros sentidos en este mundo no es eterno, sino
efímero, podemos considerarlo ilusorio. Pero sin embargo lo
sentimos como real. Es un poco como nuestra conciencia. Sabemos
que nuestra vida tiene un principio y un fin, pero al mismo tiempo,
sentimos o tenemos la certeza de que hemos estado desde el
comienzo sin comienzo y que estaremos hasta el final sin final.
Como la espiral logarítmica nos lo revela, somos la quintaesencia de
la espiritualidad infinita y un ser transitorio, finito, y físico en
apariencia. Pero como la continuidad entre estas dos fases es
invisible e insondable, nos equivocamos desde hace mucho tiempo.
Y sobretodo, desde la declaración del método dicotomista de
Descartes, estábamos convencidos de que había dos mundos
totalmente separados y heterogéneos. Fue nuestra desgracia y el
origen de todos nuestros males.
Pero nos hemos librado del dualismo por nuestra espiral logarítmica.
La enfermedad es nuestra guía más sincera.
Pero la medicina sintomática que busca la completa destrucción de
los síntomas de la enfermedad, puede ser la enemiga de la
humanidad y de la espiritualidad.
Hace 400 años, había un barquito que navegaba hacia el Este a través
de una gran tempestad en el Océano Indico. En este barquito que
bailaba como una hoja a la deriva en medio de ese torrente rápido y
furioso, estaba un joven muriéndose por unas fiebres y sufriendo
solo. Gritaba….oigo su voz…incluso ahora…”Dolor…Dame más
dolor. OH Señor…”
Unos meses más tarde lo encontramos en Nagasaki (Japón),
rezando…como el primer cristiano en ese país tras treinta años de
predicar, murió. Era Francisco Javier.
Siempre es este espíritu, esta confianza absoluta la que nos salva de
todas las enfermedades y de todos los males. Se llama fe. Yo la
llamo nuestra comprensión del Principio Único. Pero la medicina
sintomática se esfuerza, sin quizá saber ni querer destruir este
sufrimiento que es del todo necesario para consolidar la fe o la
confianza, con todas las armas disponibles, a cualquier precio,
siempre en vano.
CAPITULO V

LA MEDICINA DEL EXTREMO ORIENTE

La medicina del Extremo Oriente es la séptima medicina, según


nuestra clasificación. Es muy científica, inmediata y precisa. Es
extremadamente simple en su apariencia y en su técnica, pero es muy
profunda en la teoría dialéctica llamada también Principio Único, que
es la matriz de toda la filosofía, de toda la civilización, de todas las
grandes religiones, de toda la ciencia y tecnica del Extremo Oriente.
No combate los síntomas. Se preocupa del origen de la enfermedad.
Siendo la causa última de toda enfermedad y desgracia humanas el
resultado de la pérdida de la facultad suprema del entendimiento, la
medicina debe ser sobre todo filosófica y educativa, más que
curativa. Muestra cómo desvelar la suprema facultad de
entendimiento. Se esfuerza en hacer descubrir a uno mismo el
bienestar eterno a todo el mundo, en vez de buscar desesperadamente
placeres efímeros, sin darse cuenta de que hemos nacido en medio de
la felicidad eterna. Para ella, la enfermedad no es más que una buena
ocasión para aprender. Lo veremos en la práctica.

Poliomielitis.
Si se trata de poliomielitis de las piernas, la medicina del Extremo
Oriente razona así:
1- siendo los pies la parte más Yang, baja de nuestro cuerpo, deben
considerarse Yang.
2- Siendo los pies el órgano locomotor, y ésta es el movimiento, son
un órgano Yang. El Yang sólo puede ser neutralizado por factores
Yin, por tanto la causa de esta enfermedad será Yin en exceso.
Si examináis la manera cotidiana de comer del paciente, encontrareis
fácilmente algo Yin muy rico en Potasio (K), vitamina C, química,
agua etc., como frutas (salvo fresas y manzanas), patatas, tomates,
siropes, helados, chocolate, caramelos etc. La fisonomía de la
medicina del Extremo Oriente puede predecir fácilmente la polio. La
mayoría de los niños susceptibles de padecer polio tienen la
fisonomía de un triángulo invertido (ver en la página 34 la forma “C”
o a veces “A”). Es decir, que la enfermedad ha sido preparada desde
la edad embriológica, puesto que nuestra construcción morfológica
fundamental está creada por la nutrición de la madre. La madre es
siempre la responsable.
Los niños con pies planos son susceptibles no sólo de polio, sino
también de epilepsia “japanese B”, la enfermedad cardiaca. 85% o
más de la población de Lambarene, Gabón, África Ecuatorial
Francesa, tiene los pies planos. La bóveda plantar debe ser muy
fuerte, como un resorte, para amortiguar cada shok que todo nuestro
cuerpo recibe en cada paso, y sobre todo al bajar escaleras, para
proteger los billones de células cerebrales tan delicadas en su proceso
de formación.
Una vez comprendido esto, la prevención o la curación de la
poliomielitis es sencilla y fácil para nuestra medicina.
Puedo curarla en dos semanas si el caso es reciente y en dos o tres
meses si lleva varios años.
Los niños susceptibles de polio son Yin en su constitución, así como
en su carácter, y en su cuerpo. Si hay algunos casos de constitución
Yang, como se muestra en el capítulo III en fisonomía, la
enfermedad es pasajera y se cura más fácilmente que las de
fisonomía en forma “C”

La Vacunación.

Esto me parece como la política de los USA “Punto 4” de Truman, o


el “rearme de Japón”. Es como armar al pueblo con pistolas contra
gansters imaginarios. Es admitir que el Gobierno o los “líderes” no
sirven para nada.
Según nuestro método, es simple. Es vivir según el principio “vivere
parvo”. Es dejar el azúcar químico, los caramelos, el chocolate, la
fruta, el café, las especies, el pan blanco, la mantequilla, el queso, la
carne etc., en una palabra, lo que no es absolutamente necesario para
vivir. Con mayor razón, todo medicamento, toda cirugía, toda
vacuna, todo lo que es artificial. Es volver a ser un bebe en brazos de
su madre en la naturaleza.

Lo más curioso es que, si se siguen mis directrices dietéticas


preparatorias, todos los microbios y virus desaparecen o se vuelven
buenos amigos y colaboradores. El “virus” de la polio (no se si existe o
es nocivo, como los demás malhechores) es un misterio para la
medicina sintomática; la polio iatrogénica. (Del gr. ἰατρός, médico,
‒́geno e ‒́ico).

1. adj. Med. Se dice de toda alteración del estado del paciente producida por el
médico.

Cuanto más naturistas, pacifistas, biológicos sois y más seguís mis


directrices dietéticas preparatorias, más los virus y microbios
patógenos se convierten en vuestros amigos íntimos. Quedáis
inmunizados una vez para siempre.
Son desgraciados aquellos que tienen miedo de cualquier cosa en
este mundo relativo. El miedo es el barómetro de vuestra
servidumbre.

Asma.

Es también una enfermedad incurable para la medicina sintomática.


Un día, un joven médico de este hospital me pidió que le ayudara.
(Había venido a ver al Dr. A. Schweitzer, pero como no estaba en ese
momento, aprovechaba para escribir este libro todos los días). Lo
acompañé y me presentó a una joven africana muy enferma. Su
marido desesperado estaba con ella. Estaba hospitalizada desde hacía
diez meses para curar su asma. Pero desde el cuarto mes, la
enfermedad empeoró. El joven médico hacía todo lo posible, sin
obtener ninguna mejoría.
Durante diez minutos le aconsejé según mi método. Al día siguiente,
en una mañana radiante, le visité después de mi paseo.
Para mi gran asombro, la encontré cocinando, preparando el
desayuno. El marido estaba de pie, junto a ella con un temor teñido
de alegría. La moribunda de ayer trabajaba sonriente. Sólo tuvo que
seguir mis directrices durante algunos meses para curarse
completamente. Pero me pedía medicamentos y me costó
convencerla de lo contrario. Le dije: “ Pronto te curarás, ya lo estás a
medias. No necesitas medicamentos. Has tomado tantos durante
estos seis meses que ya es suficiente. Y ahora ya sabes que no hay
ningún medicamento para tu enfermedad ¿No es así?”
“Mira, todos estos pájaros y animales del bosque, nunca vienen como
tú a por medicinas, ni para ser tratados por el médico. No hay un solo
elefante que haya tomado aspirina o quinina una sola vez en su vida.
¿Porqué?...Se curan ellos mismos comiendo lo que es preciso y
dejando lo que no necesitan… ¿Y porque no, nosotros los
hombres?... ¿Somos inferiores o superiores a los pájaros o a los
elefantes?”.
Los dos tenían una mentalidad totalmente inocente y primitiva. Me
miraban sin entender nada.
Pero desde ese día no volví a oír su tos tan violenta durante la noche.
Ya que su cuarto se encontraba a 50 metros por debajo del mío y me
levantaba cada mañana a las 2 h para escribir. Durante la noche
podía oír todos los ruidos de ese hospital, incluso las toses asmáticas
que venían de una cabaña muy alejada.
Al cabo de algunos días, oí de nuevo su tos muy violenta y sus tristes
gemidos durante toda la noche. Le dije a mi mujer: “Ah,seguro que
ayer se saltó mis indicaciones”.
Por la mañana le pregunté. Me confesó, sin problemas que había
bebido mucha agua y que desde entonces tuvo que orinar más de
doce veces. Le aconsejé que no se volviera a saltar mis directrices.
Por la noche, fuimos a verla con el médico joven. Para nuestro
asombro la encontramos terminándose su sexto aguacate. Bajo una
lluvia de improperios del médico, el marido dijo: “Pero los aguacates
son buenos para los enfermos”.De hecho se los dio la Srta L. que es
muy amable y que dice que son muy buenos para mi mujer. Es por
esto que yo no he comido y se los he dejado todos a ella.”
Desde esa ocasión pasó un mes sin volverse a oír su tos. Un pequeño
consejo dietético fue suficiente para curar un asma que había sido
tratado en vano durante más de diez meses.

Epilepsia.
L.M (chico de 11 años) tenía dos o tres ataques de epilepsia
mensuales, desde los dos años. Su madre se había divorciado porque
descubrió que esta enfermedad era hereditaria por parte de su
marido. Había ido al hospital del Dr. A. Schweitzer como costurera,
con su único hijo, esperando encontrar una cura milagrosa para él.
Fue una decepción para ella. Se encontró que no había medicamento
ni operación que lo curara.
Consultado por la madre y el tío, di un consejo muy sencillo para
este niño de vientre extremadamente hinchado.
Durante dos meses no hubo un solo ataque. Se curará del todo tras
algunos meses.
Pero no olvidéis que mis directrices dietéticas no son una orden de
por vida. Tras algunos meses (o varios años en ciertos casos muy
graves) podréis tomar los platos normales. Esto depende de la
naturaleza de vuestra enfermedad.
“Esta clase de demonio sólo sale por la oración o el ayuno” dijo
Jesus. Es cierto, pero hago una concesión para ciertos casos.
Era en la mañana del segundo día de nuestra larga estancia en una
gran plantación de Tanganika en que mi mujer trató un caso de
epilepsia con manifestaciones extremadamente crueles. Era la mujer
del Maharaji (chef cocinero y dueño de la plantación). Estaba
enferma desde hacía 15 años. Había matados tres bebes, uno tras otro
durante los ataques. Se curó totalmente con un simple consejo de mi
mujer (de una vez por todas y antes que el propietario que nos había
invitado para curarse dietéticamente de su enfermedad cardiaca).
Lepra.
El camarero de nuestra habitación (en la casa de visitantes del
hospital del Dr A. Schweitzer en Lamberene) que se llama O (35
años) me pidió consulta una mañana. Era leproso, hospitalizado
desde hacía 4 años para curar su ojo y su pie izquierdo. Tras la
operación perdió el ojo. El pie fue tratado a diario sin obtener
mejoría. Al ser pobre, trabaja como camarero.
Doy las mismas directrices preparatorias.
Al cabo de tres días me dice que las llagas comienzan a secarse y que
sangran y supuran menos. Tras mes y medio, se volvió otra persona.
Antes estaba siempre callado. Al entrar en el cuarto, apenas decía
“buenos días”.Pero luego está feliz con el pie curado tiene la gran
esperanza de casarse pronto. Se volvió alegre y charlatán. Al entrar
en el cuarto, dice en voz alta “buenos días” cuatro veces (dos a mi y
otras dos a mi mujer). ! La psicología está basada en la fisiología ¡
Antes de él cure a cientos, pero en Lamberene es el único que he
curado con mi método. Pero hay otra clase de lepra que es muy
difícil de curar: la lepra de la memoria, de la comprensión, del
juicio…
La lepra, obviamente es una de las enfermedades Yin, muy simple en
su naturaleza Yin y por tanto muy fácil de curar. Esto empieza por la
simpaticotonía (Yin) y termina en la descomposición (Yin) de un
tejido superficial o de otro, a través de la dilatación (Yin) y la
parálisis (Yin), etc por causa de una alimentación demasiado Yin. El
azúcar blanco es el peor enemigo de los leprosos.
Un día, durante un paseo, me encontré a un anciano medio
paralizado. Estaba agachado al borde del gran río Ogooué. Desde la
llegada del Dr Schweitzar , trabajó como enfermero suyo. Desde
hacía varios años, estaba hospitalizado por una parálisis en ambas
piernas.
“¿Por qué este aumento de enfermos, sobre todo de leprosos? No lo
entiendo. En mi infancia no había un solo enfermo aquí.” “Es desde
hace treinta o cuarenta años, ¿no es así?” le dije.
“Exacto, justo unos treinta años…”
“¿Es después de la importación de azúcar, golosinas, chocolate…
no?” Es sin duda el azúcar la causa de este aumento de enfermos…
Es el primer importador de azúcar el responsable…Los europeos que
son carnívoros no toman tantos hidratos de carbono como los
orientales y africanos. Estos hidratos de carbono se transforman en
azúcar en nuestro cuerpo. Nos alimentamos con la cantidad máxima
de hidratos de carbono. Si además tomamos azúcar blanco, que no es
necesario, y no contiene ningún mineral, ninguna proteína, ninguna
grasa y ninguna vitamina, sólo alimentamos microbios nocivos
(tuberculosos o destructores de vitamina B1 en los intestinos). El
azúcar atrae a las hormigas y a muchos insectos, lo mismo ocurre
con los microbios. Si además bebemos mucha agua, perdemos sal
por la transpiración y la orina. Ya sabéis que la sal ahuyenta y mata a
los microbios. La sal es uno de los elementos más importantes de
nuestra sangre. Es más importante que las vitaminas…”
Comprendió vagamente mi improvisada explicación, me prometió
abandonar el azúcar y beber el mínimo de agua. Mi explicación no
era muy clara, pero se acordaba de que hay una tribu, al borde del
gran lago no muy lejos de aquí, en la que se consume mucha sal y
hay pocos leprosos y enfermos.
La comida de los indígenas es extremadamente simple: mandioca o
harina de mandioca fabricada con tubérculos de mandioca “taro”,
bananas verdes y un poco de maíz. Esta es la alimentación principal.
No hay ni verduras ni ensalada. Aún no hay agricultura. De cuando
en cuando comen algunas hierbas silvestres y frutos silvestres de
cuando en cuando. La mayor parte de los frutales son de origen
extranjera, transplantados por los árabes.
Hay dos clases de bananas: las verdes y las amarillas. Las verdes no
son dulces y son mayores que las amarillas que son muy dulces.
Éstas son destinadas a la exportación. Las bananas verdes sirven de
alimento principal, hervidas o asadas etc.
Según la estadística oficial del Congo Belga, la producción agrícola
de este país es la siguiente (1954):
CEREALES:
Trigo………...4.115 Tn
Maíz………319.327 “
Arroz………179.251 “
Otros………….40133 “
TUBÉRCULOS:
Mandioca…..1.763.848 “
Taro………….355.575 “
Patatas…………12.475 “
BANANAS:
Verdes……….1.865.077 “
Amarillas……….17.480 “ (exportación)
8.045 “

Toda esta producción está destinada al consumo doméstico excepto


las bananas amarillas. La suma total de cereales es de alrededor de
medio millón de toneladas; las bananas, más de un millón
novecientas mil.
La alimentación de los indígenas del Congo Belga puede evaluarse
en esta proporción:
Cereales 12%
Tubérculos 48%
Bananas 40%

No he encontrado la estadística del África Ecuatorial Francesa. Pero


he preguntado a mucha gente que viene a Lamberene desde todos los
rincones del país, como a un lugar de peregrinaje dónde se espera un
milagro. Muchos ancianos me han contado cómo comían en su
infancia. Así he podido establecer según esta precaria encuesta, una
estadística un poco subjetiva de la alimentación indígena en Gabón y
en África Ecuatorial Francesa desde hace treinta años hasta aquí. Las
cifras que voy a dar deberán ser corroboradas oficialmente más
adelante.
Producción de alimentos principales en África Ecuatorial Francesa:
Cereales 5%
Tubérculos 40%
Bananas verdes 45%

Es una especulación muy aproximada. Pero se confirmaba


fisiológicamente y biológicamente y por la constitución general de
los indígenas. Además observándolos atentamente se confirmaba en
su reacción curativa a mis indicaciones dietéticas. Se restablecen
muy pronto cuando dejan el azúcar y más que otros pueblos.
Tienen tan poca resistencia contra el azúcar.
La resistencia frente al calor o al frío debe formarse exteriormente
por el calor y el frío continuos, por una parte, e interiormente por el
cambio bioquímico de la constitución, por ejemplo aumentando o
disminuyendo la concentración de sal en nuestra sangre y en nuestras
células. Si los indígenas son tan poco resistentes al azúcar, es que son
más bien vegetarianos. Comen carne de mono, de antílope, de jabalí
y peces, pero en porcentaje muy bajo. Además no han sido
acostumbrados a la reacción química del azúcar. Los platos de carne
proporcionan mucha más sal para nuestra constitución. La química
está muy atrasada en el estudio de lo nocivo que es el azúcar. Se
descubrirá tarde o temprano.
La adaptabilidad fisiológica, por tanto psicológica, parece ser
proporcional a la variedad de la alimentación. La alimentación más
variada es la de los chinos y la menos variada la de los indígenas de
Gabón según he podido ver hasta ahora. La alimentación europea es
menos variada que la de los chinos o japoneses.
Cataratas, Prostatitis, Urodinia.

El enfermo es un pastor de 62 años. Ha pasado una vida muy


piadosa, consagrado a Dios. Al cabo de una larga vida de servicio,
padece numerosos males: cataratas (de un ojo no ve), prostatitis,
cardiopatía, úlceras crónicas en los pies que no se curan (quizá de
origen leproso), urodinia etc.¿Porqué Dios le ha enviado este
sufrimiento a este piadoso pastor? Su mujer sufre desde hace quince
años de curiosos trastornos: cefaleas continuas, dolores agudos en
todo el cuerpo, enfermedad de Tick´s (temblor continuo),
inflamación del conducto lagrimal, gingivitis a pesar de estar
desdentada, etc., (además fue operada dos veces desde 1934 por
problemas de ovarios, pero desde entonces le duele el vientre
continuamente).
Después de una larga vida consagrada a Dios, a los 62 años ¿Aún
hay que sufrir? ¿Es esto la vida? ¿Cuál es el significado de la vida
cristiana piadosa? No tiene fe; pero creyó tan profundamente en la
gracia de Dios durante más de cuarenta años. ¿Dónde está el Reino
de los Cielos? ¿Dónde está Dios? ¿Son una decepción sus largos
años de oración?... ¡Está al borde de su valor!
Pero la desgracia es el barómetro o la báscula de verificación de una
vida: La felicidad depende de nuestra suprema facultad de
entendimiento. El que tiene la clarividencia, la concepción de la vida
y del universo, tiene una visión de todo lo que hay ahora en este
mundo relativo, como en el infinito (en el pasado y en el futuro) y
nunca será desgraciado. Esta es la verdadera fe; pero este hombre no
tiene esta clase de fe. Lo que tiene como fe, es un credo ciego, el
principio de los pobres esclavos; es una creencia sin razón, es la
ignorancia, ignorancia muy valiente (credo quia absurdum). La
ignorancia llamada “Fe” es un falso pasaporte otorgado por
profesionales religiosos.
El pastor y su esposa se daban cuenta que no había ningún
medicamento, ninguna operación que pudiera salvarlos. Pero,
dependiendo aún de la medicina, no han comprendido la fe de Jesus.
La fe es la independencia completa, la libertad infinita, la felicidad
eterna y la justicia absoluta. Una vez establecida esta fe, nada os
resultará imposible, no tendréis ningún sufrimiento, y con mayor
motivo ningún miedo. No dependeréis nunca de nadie ni de ningún
instrumento.
El pastor y su esposa me han entendido perfectamente y me han
prometido purificarse de su “pecado original”, de la falta que habían
cometido en la creación de esta vida fisiológica y biológica, es decir,
escoger, el abastecimiento, la preparación de los alimentos y la
manera de comer. Comer es crear una nueva vida para mañana,
sacrificando el vegetal y sus productos: Si se cometen errores, este es
el “pecado original”, literalmente.
El pastor sin embargo me ha estimulado mucho. Hasta un simple
africano, un piadoso servidor durante toda su vida, inocente y
primitivo, podía comprender que la medicina paliativa y sintomática
debía ser sustituida por la fe y del mismo modo, la fe era lo mismo
que la medicina suprema que cura toda enfermedad fisiológica,
psicológica y espiritual.
Curar la enfermedad, que no es otra cosa que el resultado de nuestro
entendimiento pobre, velado, oscurecido por las inyecciones o por
los fármacos, es decir otros productos de nuestro pobre
entendimiento, es una mentalidad primitiva que confía en la brujería.
El pastor y su mujer sólo tienen síntomas Yin. Demasiado azúcar.
Siendo pastor, tenía más oportunidades de conseguir chocolate,
pasteles, fruta.
¿Pero porqué este pecado original?
¿Por qué nos equivocamos tan a menudo?
¿Por qué hay cosas tan apetitosas en apariencia y tan nocivas para
nuestra vida en este mundo?
¿Porqué lo que satisface nuestros sentidos es tan nocivo?
¿Es un fallo de Dios? La maldad divina no existe!

El Principio Único contesta:


Si no hubiera un principio, por ejemplo “el pecado original” o lo que
sea, no habría un fin. Según la primera ley del orden del universo, el
Principio Único, desde el momento que este mundo tiene un origen o
un comienzo, habrá inexorablemente un fin. Para el que cree que
“pecado original” es una ficción de otro mundo, este mundo dónde
vivimos está lleno de males y esta vida es siempre una clase de
desgracia. Pero para el que conoce la concepción del Universo y sus
leyes, el “pecado original” no es otra cosa que el principio del
“Reino de los Cielos”, el paraíso de la libertad infinita, de la felicidad
eterna y de la justicia absoluta.
¿Por qué nos equivocamos tanto? Porque dependemos demasiado de
nuestros sentidos que sólo sirven en este mundo relativo, ilusorio y
efímero. Muchos buscan la felicidad eterna, la libertad infinita, la
justicia absoluta y la belleza sobrenatural a través de las gafas de los
sentidos. Es como leer una novela con un microscopio para
magnificar y multiplicar el placer de la lectura mil veces.
Es como escuchar la sinfonía nº 9 de Beethoven durante todo el día,
durante semanas, para comprender a Beethoven mil veces más
profundamente.
La ciencia moderna y analítica se esfuerza en inventar instrumentos
más potentes que refuercen sus “sentidos” falsos y ciegos. He aquí
porqué la desgracia y los males del hombre moderno aumentan y se
multiplican de día en día. (Pero “cuanto mas grande es el frente,
mayor es el reverso”), cuanto mayor sea la desgracia, mayor será la
felicidad. El hombre que parte del “pecado original” está destinado a
llegar al bienestar eterno al final, mientras que el que ignora o niega
el pecado original no puede librarse de la desgracia para siempre.

¿Por qué hay cosas tan apetitosas a la vista y tan nocivas para nuestro
cuerpo? La respuesta es la misma que para la anterior pregunta.

¿Porqué lo que satisface a nuestros sentidos es tan nocivo?


Porque nuestros sentidos no son otra cosa que el juicio grosero, y
como somos Yang, fisiológicamente hablando, nos vemos atraídos
por todo lo que es Yin, que nos relaja, dilata y neutraliza. Es por lo
que Jesus había predicado a menudo sobre la importancia de la sal.

¿No es un fallo por parte de Dios? No, está totalmente de acuerdo


con las siete leyes de la concepción del universo.

¿O su maldad? No, es por la gracia del infinito. A tantas


posibilidades de error o de desgracia en este mundo relativo,
corresponden las mismas oportunidades de éxito.

Remedio ético.
Durante un paseo nocturno con mi mujer a la orilla del río, se nos
acercó un anciano africano. Nos ha saludado muy educadamente,
como todos los indígenas, luego me habló confidencialmente de uno
de sus amigos, enfermo y hospitalizado aquí. Me pidió que lo viera
en un punto cerca del camino y yo no pude rehusar.
El enfermo se llamaba E…un viejo indígena paralizado y de 55 años
aproximadamente. Había resultado herido en un accidente hacía diez
meses y enseguida fue hospitalizado. Pero tras algunos meses, se
quedó paralítico de las dos piernas. Las dos piernas eran ya muy
atróficas. Y todas las uñas de una mano estaban podridas, como una
madera atacada por termitas. Era el síntoma de exceso de vitamina D
debido al tratamiento. Era malo, puesto que comía mucho pescado.
Se lo prohibí y le di mis directrices preparatorias, como siempre.
Después, visité a la joven asmática A. Lo curioso fue que el viejo
africano nos siguió hasta ella. En la choza, la joven estaba sonriente.
Su marido parecía contento: “ella va muy bien, como veis. Pronto
dejaremos el hospital…”
Le pregunté por su vecino moribundo, un anciano indígena muy
acabado tras largos meses de tratamiento. También era un asmático
que había visitado algunos días antes a petición de esta mujer. Yo no
quería examinar a otros enfermos hospitalizados. Pero conmovido
por su solidaridad que no sospechaba, cedí.
“Pero, está totalmente curado, mucho antes que mi mujer, pero está
detrás suyo, míralo…”
Para mi gran asombro, me mostró al viejo indígena que nos seguía
por la orilla del río.
“¿Eras tú el que estabas tan mal la semana pasada?” Respondió
afirmativamente.
“Pero, no te reconozco…Has cambiado totalmente… ¿Estás curado?
¿Ya no tienes tos por la noche?...”
A todo contestaba que sí. Parecía muy feliz, la cara radiante.
“…y ahora estoy muy ocupado. En lugar de estar atado a la cama,
visito a todos mis amigos enfermos hospitalizados aquí para
animarles…predicando la importancia de la alimentación según su
teoría…Si, es cierto, me siento totalmente transformado y curado,
después de tantos años de padecimientos; siento la alegría de vivir
por primera vez en mi vida!...No puedo quedarme en mi choza, solo
como antes…”
La semana pasada era aún un moribundo, totalmente desesperado. Se
curó y se volvió otro personaje. Estaba conmovido de verle renacer a
la vida. Antes era muy egoísta, como muchos otros enfermos que
sólo piensan en su salud y su bienestar.
El marido de la joven, el viejo indígena y el camarero han cambiado
mucho. Al principio de nuestra estancia, nos enteramos de que los
hospitalizados no recibían su comida de la cocina común y que cada
uno se lo preparaba por su cuenta. Son efectivamente muy
desconfiados entre ellos y piensan que pueden morir envenenados.
Son muy suyos, lo que es bastante natural y habitual entre los
pueblos Yin.
Pero el marido A y este anciano D han cambiado. Son ahora muy
abiertos con todo el mundo, se preocupan de los demás, por eso no
reconocía a D esa noche. La buena salud es un excelente remedio
ético, mucho más eficaz que oír todos los días áridos sermones.

Hemorragia retiniana en un enfermo diabético desde hace 29 años.

Voy a añadir algunos casos que vi en la India antes de salir para


África.
El profesor D.G. (62 años) de la Universidad de Calcuta, acudió a mi
consulta acompañado de su mujer. Desde hacía algún tiempo había
perdido la visión de su ojo derecho por hemorragia retiniana y la del
ojo derecho estaba reducida al 50%.Desde hacía 7 años se inyectaba
insulina dos veces al día y estaba controlado por cinco especialistas.
Le prometí: “Estará curado en dos semanas”.
“¿Pero, cómo? Estoy enfermo desde hace 29 años y he estado
cuidado muy rigurosamente por cinco especialistas, incluidos dos
oftalmólogos de mucho renombre…No es posible!”.
En realidad no se curó en dos semanas, aunque la hemorragia
retiniana mejoró.
Le pedí entonces que me trajera una muestra de los platos que
tomaba a diario. Así descubrí algunos fallos dietéticos que corregí.
Pasaron otras dos semanas y aún no estaba curado del todo, aunque
la tasa de azúcar en la orina había disminuido mucho. Una nueva
revisión de su comida me llevó a descubrir nuevos errores dietéticos.
Su mujer, desde el principio no mostró el mínimo interés por mi
método.
Consiguió curarse al final del tercer mes. Además, su pelo blanco
empezó a oscurecerse. Este retraso bastante largo se debió a que su
mujer no tenía ni la fe ni confianza alguna; pero no era de extrañar,
porque parecía increíble pretender curar en dos semanas trastornos
que duraban desde hacía 29 años. Era ella, en realidad la que merecía
ser tratada. Estaba muy deshonrada y deprimida.
Desde entonces, el profesor asistió, sin que se lo pidiera a todas mis
conferencias, para hablar de las experiencias que había vivido, y
demostrar que ahora podía leer con sus propios ojos.
Me escribió últimamente: “Siento, por primera vez en mi vida, la
alegría de vivir…”¡ Este método proporciona un rejuvenecimiento!

Diabetes (Ver en capítulo V-87 de la “Guía Práctica”)


El azúcar pasa a la orina. La medicina sintomática da insulina y
prohíbe al enfermo los alimentos ricos en hidratos de carbono. No es
la cura fundamental, sino un retraso de la solución y un disimulo de
la ignorancia de la medicina sintomática. ¿Cómo podemos
conformarnos con esto?
Según la medicina dietética y macrobiótica, la cura del diabético es
muy simple. Se puede curar en pocos días normalmente. Si la
enfermedad tiene un curso de más de veinte años y el cocinero es
muy descuidado, tardará unos meses, pero es raro.
Según nuestro Principio Único, el azúcar es yin y la falta de insulina
que condensa el azúcar en una forma no azucarada, es también Yin
(siendo Yang lo condensador o constrictivo). El páncreas que es un
órgano compacto es (físicamente hablando) Yang. La insuficiencia
de la función de este órgano Yang es Yin, la dilatación generalizada,
principalmente la de los glomérulos de Malpighi. Por tanto la
enfermedad se produce a causa de factores en extremo Yin.
El tratamiento, por lo tanto debe ser Yang, la alimentación Yang, o
una alimentación bien equilibrada, ni Yin, ni Yang: mis directrices
dietéticas preparatorias. En este caso, los alimentos específicos Yang
son: calabaza, zanahoria, “Kuzu”, sarraceno, gomasio, etc.

Albuminuria.
La enfermedad se localiza en la función de los glomérulos de
Malpighi que, cuando están sanos sólo filtran el agua y la sal. Si la
albúmina que es mucho más grande como molécula que el agua y la
sal, pasa libremente este filtro, es obvio que el filtro está dilatado. Es
pues exceso de Yin: producido por una alimentación demasiado rica
en vitamina C, potasio y azúcar. La curación por una alimentación
opuesta o bien equilibrada es inmediata.

Cuanto más trágico, más feliz.


Un indio, padre de 9 hijos, afectado de lepra, está condenado a la
amputación de la pierna derecha. Debió abandonar una Compañía
donde trabajaba desde hacía 20 años y estaba totalmente
desesperado. Venía de muy lejos, llevado por sus amigos a mi cuarto
de Calcuta.
Le dije: “te curarás en tres meses”.
Estaban tan asombrados que no me preguntaron nada.
Su pierna está totalmente violácea, cubierta de sangre y pus en la
parte inferior; está como una manzana podrida, y sin embargo se
curará completamente en tres meses, observando estrictamente mis
directivas dietéticas. Volvió a su región a reunirse con su familia que
le esperaba impaciente, pero esta vez sobre sus propias piernas y sin
ayuda.
Aplicó unos fomentos (cataplasmas) de agua de cocer jengibre y una
cataplasma de “taro” que es una planta silvestre, un tubérculo de la
India y de África, que se cultiva en Japón y es muy apreciada como
verdura.

Insensato.
El que confiaba en mi método dietético para curarlo.
El enfermo no hablaba. Estaba sentado en un rincón de la casa de su
hermano, día y noche. No quería ni comer ni moverse. Pero, de vez
en cuando, se escapaba y vagaba errante por la ciudad extraña
durante días y noches. A su hermano le costaba lo suyo encontrarle.
“Es una intoxicación por el azúcar blanco muy probablemente!”
,dije. Efectivamente, era el jefe de los guardias de un gran almacén
de azúcar. Todos sus colegas robaban azúcar y lo vendían; pero él,
honradamente se contentaba con comer mucho.
Una vez conocida la causa, la cura es fácil. Se curó en unas cinco
semanas. Si no hubiera hecho esto, hubiera sido internado en un
hospital y quizás de por vida.

Esquizofrenia.
Por lo general, la enfermedad mental es mucho más fácil de curar y
de tratar, ya que el enfermo mental tiene muy a menudo mejor salud
corporal que los demás enfermos.
El señor Y, hijo mayor (26 años) de un médico indio en Nairobi,
Kenia, se volvió esquizofrénico hacia el final de sus estudios en
Oxford. Volviendo a la India, fue internado en un hospital durante
dos años desahuciado. Trasladado a Madrás, a la clínica del Doctor
A. que cura las enfermedades con mi método, con uno de mis
discípulos, volvió a ser una persona normal en dos semanas, siempre
con mis directrices dietéticas preparatorias.

Un millonario insensato.
Un millonario que se llamaba K… (45 años), propietario de una gran
firma de costura de Nairobi, Kenia, sufría de miedo. No podía salir ni
dar un solo paso fuera de casa. Se encerraba todo el día en su cuarto,
y no quiso ver a nadie desde hacía 7 meses. Gastó, según dice, más
de quince millones de francos (franceses) para ser tratado por más de
una docena de especialistas de la India y de Inglaterra. En vano.
Intentó varias veces suicidarse.
Mi mujer ayudó a su esposa para que siguiera mis directrices
preparatorias en la cocina, durante tres días. Fue en la tarde del
cuarto día que mi mujer lo acompañó a su casa de costura, pues
estaba preocupado por haber abandonado su trabajo durante tanto
tiempo. Y se quedó allí hasta la noche, tranquilamente. El quinto día,
ya había ido sólo a su despacho cuando mi mujer llegó a su casa.
Enseguida mi mujer le siguió. Lo encontró trabajando en su mesa. Lo
observó durante dos horas a escondidas. Seguía trabajando, dando de
cuando en cuando instrucciones a su personal.

Nairobi, una gran ciudad de enfermos peculiares.


Yo no podía imaginar una ciudad tan moderna en el Este de África.
Es una ciudad pintoresca, llena de flores y plantas, tan fresca, lavada
por la lluvia durante la noche, y con edificios muy modernos. No
había visto nada parecido. Pero, “cuanto más bello es el frente, más
feo es el dorso”: Al cabo de tres días, recibí tantas demandas de
consulta, que el jardín del cónsul de Japón en dónde nos alojábamos
estaba lleno de coches desde el punto de la mañana, durante los tres
meses de mi estancia. Era una ciudad con curiosas enfermedades.
Muchos enfermos venían de lejos: de Monbassa, de Kampala, de
Uganda etc., en avión. Habíamos sido invitados y solicitados desde
Dares-Salaam, Tanganika , por avión.
En esta ocasión vi el lado malo de la ciudad moderna. Había entre
estos enfermos, más de una veintena de millonarios y altos
funcionarios.
Uno de ellos era hijo único (18 años) de un alto comisario de un país
extranjero. Era blando como una muñeca de espuma. Todos sus
miembros temblaban y su cabeza caía en todas direcciones al intentar
levantarse. Andaba danzando con sus cuatro miembros temblorosos,
como un acróbata en una cuerda. Era insoportable a la vista.
Naturalmente había consultado a médicos de todas partes, ya sea en
Londres, Nueva York…, pero todo había sido en vano. Encima, era
sordomudo.
¡Qué tragedia tener un único hijo así! Sin embargo había que enseñar
lo que era la verdadera fe a sus padres, que sin saberlo, violaban las
leyes de la naturaleza, bajo estos climas exóticos dónde el padre
debía funcionar como un alto diplomático .
Un abogado inglés (45 años), H…, sufría de la vista. De vez en
cuando tenía períodos de ceguera completa. Tenía un vicio infantil
de chuparse y comerse las uñas, y las tenida totalmente roídas. Como
Epícleto decía: “los que no están contentos en este mundo son
criminales que han violado la ley de la naturaleza”.Entonces, todos
los enfermos deberían ser mandados a la cárcel y todos los
criminales que han violado la ley del hombre deberían ser mandados
al hospital, como dice Samuel Butler en su libro “Erewhon”.” Debéis
leerlo, o releerlo, os abrirá nuevos horizontes” le dije. ¡Que pena,
tener un juez que se chupa y se muerde las uñas!
Otro millonario tenía tres hijos idiotas!
K.N (63 años), propietario de una gran plantación en Tanganika,
tiene dos hijos, los dos M.A.de Oxford, muy fieles a sus padres
apopléticos.
Por su aspecto, el hijo mayor ya está afectado de una cardiopatía
“incurable”, el más joven, muy elegante de aspecto, pero en el fondo
muy arrogante y egoísta, no podía tener hijos. Vi que la familia se
extinguiría en un futuro no muy lejano.
A otro joven millonario que me invitó a tomar el té, le di el siguiente
consejo:
“Tenéis tendencia a ser mal entendido por vuestros amigos, y la
enfermedad de vuestra hija (de 5 años, enferma desde hace tres) se
agravará dentro de diez días. Debéis transformar totalmente vuestra
filosofía de la vida, vuestra dietética, vuestros hábitos y sobre todo la
manera de pensar de tu mujer (que ha perdido la buena memoria).
Debéis abandonar totalmente vuestra actitud de intransigencia…”
“Es cierto. Siempre soy comprendido por mis amigos, incluso por
mis hermanos. Precisamente iba a romper la relación con mi
hermano mayor, por el asunto de nuestra tienda de novedades del que
soy co-director; pero mi hermano es demasiado dictatorial. A pesar
de haber invertido todo mi capital en el almacén, quiero dejarlo…”
Le advertí que fuera prudente, paciente y sabio. Padecía del hígado.
La enfermedad del hígado está producida por una alimentación muy
rica en proteínas animales y exceso de azúcar. Su única hija era la
víctima de tal alimentación de lujo.
Tres días más tarde, su hermano murió súbitamente de un ataque al
corazón. Me enteré por la prensa. Conservó su fortuna porque no
dejó la empresa, pero iba a perder a su única hija…Cada uno ha de
pagar…
He visto tantos, millonarios, grandes hombres, políticos y pobres.
Esta es la vida que hay detrás de esta ciudad tan pintoresca.
Para terminar con estas tristes historias vividas, voy a contaros una
un poco cómica:
No hay que curar la enfermedad, sino curar al enfermo.
Era al final de la guerra, un día de 1944. El director de una compañía
farmacéutica vino a consultarme. Había ganado una fortuna
fabricando un producto especial para el asma.
“Hoy vengo a pedir sus directrices dietéticas”.
“¿Estás enfermo?”
“Si, tengo un asma incurable”.
“¿Asma? Pero si tienes tu famoso medicamento…”
“Ah, esto no sirve para nada!”
“Pero lo vendes mucho…”
“Se puede vender cualquier cosa si se gastan grandes sumas en
propaganda en la prensa”.
“Entonces, tu producto no es eficaz!”
“Pero tu lo sabes mejor que nadie, escribes siempre que no hay
ningún medicamento ni operación que cure”.
“Pero el tuyo que se vende tan bien…”
“Mi querido maestro, no sabes lo que son los negocios y la industria
de hoy en día…Empecé, no para hacer una fortuna, sino para hacer
buenos medicamentos, eficaces y baratos, para difundirlos por todo
el mundo. Gané una fortuna, pero no he podido realizar mi sueño.
Cuanto más gano más se aleja mi sueño. Y ahora sufro de asma
desde hace años…Por descontado, he probado de todo…en vano. Tu
método es mi última esperanza. Lo conozco bien. De hecho es
gracias a tu método que mi mujer y mis hijos se han restablecido
desde hace diez años, y que siguen bien…”
“¡Eso está muy bien, me hace feliz! Esto quiere decir que tu mujer ha
entendido bien mi método y mi teoría… Entonces, no tengo nada que
ofrecerte, sólo haz caso a tu mujer, es decir, come en tu casa y que
sea ella la que prepare tu comida.”.
“Pero, es muy difícil…”
“Si, lo sé. Tienes que comer todos los días fuera con los amigos y
clientes. Sólo tienes que escoger, la muerte o la vida, ser o no ser, la
longevidad o la muerte prematura “.
Tras una charla muy animada (porque es muy Yang) nos despedimos
sin que le diera directriz alguna.
Cuando hubo salido, mi secretaria, la Srta Sima Moriyama, que había
dejado su importante puesto en una escuela normal superior como
profesora de nutrición, para ser una de mis tres secretarias más fieles,
se decía y para que yo lo oyera:
“Estoy de acuerdo. No hay ninguna necesidad de dar directrices a un
director de una compañía farmacéutica que fabrica y vende tanto
veneno para hacer una fortuna, antes que reconozca que una industria
así es un gran crimen, que deje sus negocios y lo publique en la
prensa…”
“Pero no, Srta Sima, esa no es la razón por la que lo he despachado
esta mañana. Creo que no quiere hacer caso a su mujer a pesar de lo
que ella se esfuerza. ¡Me he dado cuenta, esta mañana por primera
vez, que debe quedarse con su asma; que no debe curarse!”
“Pero ¿por qué?”
“Porque, según nuestra fisonomía, he visto que tiene malas
características Yang, muy difíciles de corregir. Es muy Yang ¿ no?”
“OH, si. Es cierto, es demasiado Yang. Hace mucho ruido, tanto
hablando como andando…”
“Es esto, es demasiado Yang. Tiene muchas amantes, no puede ser
un marido fiel. Esto será muy triste, no sólo para toda su familia, sino
para él mismo. Pero si es asmático, deberá ser muy prudente. El
ataque asmático es muy violento y doloroso. El asma que es una
reacción de su sistema nervioso autónomo, sirve para contrarrestar
sus excesos. Si se curara, siendo en el fondo muy Yang, ¡de cuantos
males no sufriría entonces!”.
“Yin atrae Yang y Yang atrae Yin. Es la ley de la naturaleza. La
naturaleza es autónoma. Mantiene un equilibrio por sus dos fuerzas
antagonistas y fundamentales. Si se come demasiado Yang, quiere
decir que se es Yin o es para conocer nuestra carencia. Si no
entendemos este mecanismo, perecemos, Srta. Sima, no hay que
curar la enfermedad, sino curar al enfermo, como siempre he dicho…
Algunas veces, se puede dejar de hacer un tratamiento…si el
enfermo es demasiado egoísta, y esperar hasta que se vuelva más
humilde y sea capaz de aprender.”

Las etapas de la enfermedad.


Según la medicina del Extremo Oriente, podemos considerar las
siguientes etapas:
1- Una vida sin orden (familia de padres indisciplinados,
cobardes, ingratos, caóticos).
2- Poco entendimiento (caprichoso, sensual, sentimental, rígido,
egoísta, enfermedad mental).
3- Exceso de Yin o de Yang en la alimentación (por gusto o
aversión a ciertos alimentos, desembocando en dolores de cabeza,
dolor de estómago, diarrea, vómitos etc.)
4- Simpaticotonía o vagotonía.
5- Enfermedad de los órganos.
6- Enfermedad psicológica (emocional).
7- Enfermedad espiritual

Todas las enfermedades, tienen relaciones íntimas entre ellas y es


difícil clasificarlas.
Pero se puede dar la localización aproximada de una enfermedad en
una u otra etapa de las que vamos a enunciar. Su esquema representa
el árbol de las enfermedades:
1-Raíz (la vida indisciplinada, cobarde e ingrata)
2. Tronco (la base, la facultad de entendimiento)
3, 4 – Las ramas
5- las flores de la enfermedad
6 y 7- los frutos.
La etapa 1 prepara toda la enfermedad fisiológica a lo largo de años,
al menos diez.
La etapa 2 es la germinación de la enfermedad (catarros, fatiga)
La etapa 3 aparece más o menos de repente, pero se ha ido
preparando a lo largo de años (trombosis, insolación)
La etapa 4 durante la que se preparan enfermedades graves
(deformación o destrucción de órganos, dientes, ojos, corazón).
La etapa 5, el término de la vagotonía o simpaticotomía.
La etapa 6, paranoide, emotivo, colérico, muy agitado, o muy
callado, insociable, pérdida de paciencia, exclusivismo, etc., y el
dualismo, incluidos los que pretenden ser monistas y que no pueden
aceptar la oposición.
La idiotez, la imbecilidad y la locura pertenecen a la etapa 2.
La lepra, la epilepsia, el cáncer de mama a la etapa 3.
Pero las úlceras y canceres gástricos o hepáticos así como la diabetes
se localizan en la etapa 5.
En cuanto a las ictericias, hay de dos clases, una pertenece a la etapa
6 y otra a la 2.
Es evidente que las enfermedades elementales (1, 2, 3) son mucho
más fáciles de curar, mientras que las otras son más difíciles. Lo más
difícil es un carácter intolerante.
En cualquier enfermedad hay que empezar por tratar desde la etapa
más elemental: la vida indisciplinada, cobarde e ingrata. Es decir,
que hay que enseñar ante todo al enfermo el “vivere parvo”, una vida
independiente y autónoma. Sin tratar la raíz de la enfermedad, no hay
curación fundamental.
Nuestro desarrollo fisiológico debe ir en la dirección opuesta a la de
la enfermedad. Pero muchos crecen en la misma dirección que la
enfermedad, guiados por la educación materialista profesional
moderna.
En otro tiempo, la educación de Extremo Oriente se esforzaba en
formar la constitución mental, sacrificando la constitución física.
Hoy en día, hay muchos estudiantes que mueren a mitad camino de
sus estudios, de tuberculosis, neurosis etc. Es la selección natural, es
la competición por la vida. No hay ninguna necesidad de proteger a
los estudiantes enfermos, sino suprimir una educación así, que
produce estos estudiantes. Así se podría ahorrar mucho.
Me gusta y admiro el espíritu deportivo de los ingleses y el espíritu
pionero de los americanos. El auténtico fuerte debe ser y puede ser el
vencedor feliz, siendo la justicia absoluta la verdadera fuerza. La
fuerza sólo se produce por la justicia. La medicina del Extremo
Oriente es la técnica para producir personas fuertes biológicamente,
fisiológicamente y dotadas de una lógica sólida, según el Principio.
Pero este espíritu se perdió hace tiempo. Es por esto que todo
Extremo Oriente fue colonizado físicamente o intelectualmente por
occidentales en uno o dos siglos. La medicina es la parte responsable
por su descuido de la teoría del Principio Único. La teoría sin la
práctica no vale nada, la práctica sin la teoría es peligrosa. La antigua
medicina oriental fue sustituida por la joven medicina occidental, que
disponía de numerosos instrumentos sintomáticos. Todo lo que tiene
un principio tiene un fin. Los médicos Extremo-Orientales que
habían olvidado el Principio Único han desaparecido. En cuanto a la
medicina del Extremo Oriente, su principio Único es eterno e
infinito.

El desarrollo de la enfermedad
(sus raíces 1, tallo 2, ramas 3 y 4, flores 5, frutos 6 y 7 )

Enfermedad espiritual 7 Arrogancia,


exclusivismo,
egocentrismo, mala
memoria,
precopernicano
Enfermedad 6 Dualismo,
psicológica espiritualista,
materialista etc.
Enfermedad de los 5 Cardiopatia, ulcera
órganos gastroduodenal, reglas
irregulares, asma,
diabetes, catarata
Vagotonía o 4 Reumatismo, perdida
simpaticotonía del cabello,
hepatoipatia, calambres
Exceso de Yin o Yang 3 Vómitos, diarrea,
gastralgias,
gastroenteritis,

Bajo entendimiento 2 Idiotez, imbecilidad,


lepra, epilepsia,
constitución paranoide.
Vida indisciplinada 1 Familia desgraciada
Las Dos Manos misteriosas

Hay muchos misterios.


Así, el pajarito se cubre de bellas plumas, luego vuela libremente en
todas direcciones (mucho mejor que un avión cuyo rugido es tan
desagradable) y canta de forma encantadora. ¡Qué ser maravilloso!
Una pequeña semilla, que absorbe un poco de agua, se abre, salen
hojitas y crece día a día para convertirse en una hermosa planta que
acaba dando un millón de semillas…¡También es un misterio!
¿Porqué la semillita absorbe agua? ¿Por qué proceso? ¿Es aún un
enigma!
Pero, mira el sol, ¡esta bola enorme y resplandeciente! ¿Por qué no
cae? ¿Por qué da energía? ¿Por qué sigue tan regularmente girando
sobre nuestras cabezas desde hace miles de años?
Nadie puede responder. Todas estas cosas son un misterio. Ningún
misterio ha sido desvelado desde el comienzo de nuestra tierra. Lo
que hemos aprendido desde hace miles de años no es más que un
punto geométrico, infinitamente pequeño en relación a todos estos
misterios…
Pero hay otro misterio que nos toca de cerca: el hombre, ¡este
desconocido! Encierra una multitud de misterios. Si pudierais
comprender a este desconocido, todo resultaría comprensible. ¿Por
qué y cómo su corazón bombea continuamente día y noche? ¿Por
quien está controlado? ¿Cual es el mecanismo del automatismo
cardíaco? ¿Cuál es el proceso químico del funcionamiento y la
transformación de las proteínas en el estómago que se repite
incansablemente durante toda la vida?
¡El mayor misterio es la memoria! Es la base de todo nuestro
conocimiento. Nuestra comprensión, nuestro juicio, nuestra
expresión, nuestro pensamiento, nuestra acción, todo depende de
ella. Se la llama “tabla rosa”. Es otro nombre de “misterio”.
La vida esta llena de misterios.
La fisiología moderna está sobre la pista de este misterio: el sistema
nervioso vegetativo, que está compuesto de dos sistemas
antagonistas, el ortosimpático y el parasimpático.
El nervio ortosimpático es dilatador. Se encarga de toda dilatación,
expansión de los tejidos y de todos los órganos de nuestro cuerpo.
Por el contrario, el nervio parasimpático controla toda constricción.
Este canaliza una energía Yang, centrípeta, mientras aquel canaliza
una energía Yin centrífuga.
Nuestro cuerpo esta pues bajo la influencia de las dos fuerzas
fundamentales antagonistas: Yin y Yang. Ellas son las dos manos
misteriosas que animan todos nuestros órganos. ¡Vaya! Estamos
sobre la pista de este desconocido, el hombre.
La salud no es más que un buen equilibrio establecido entre estos dos
sistemas antagónicos. La enfermedad no es más que un desequilibrio
pasajero o crónico entre estas dos fuerzas opuestas. El desequilibrio
pasajero se expresa por enfermedades de las categorías 1, 2 o 3,
mientras el desequilibrio crónico se expresa por las enfermedades de
categoría 4, 5, 6 o 7.
Se trata de establecer un buen equilibrio entre estos dos sistemas para
gozar de buena salud. Pero ¿Cuál es la razón del desequilibrio? Está
fuera de toda duda que es nuestra alimentación y nada más ¡El
exceso de alimentos Yin hace al sistema ortosimpático
predominante, así como el exceso de alimentos yang hace
predominar al sistema parasimpático. (Pero no hay que olvidar que
es Yin que anima Yang y que Yin a la larga o en exceso neutraliza
Yang y fortifica Yin y viceversa)
No somos marionetas animadas por estos dos sistemas nerviosos. En
este sentido no somos del todo autónomos. Este es el origen de la
negación de la vida, del fatalismo. Pero, si pudiéramos controlar este
equilibrio por la alimentación diaria, podríamos tener el control. Lo
que mis directrices dietéticas preparatorias recomiendan no es otra
cosa que una selección de alimentos, en vistas a restablecer en todos
los casos un buen equilibrio entre estos dos sistemas antagónicos ( es
obvio que hay alimentos específicos según la constitución individual,
el clima, las actividades y la enfermedad).
Pero, siendo mis directrices preparatorias el resumen esencial de mis
largos estudios, se pueden aplicar a todo el mundo y pueden
establecer con alimentos específicos una buena salud y eso de una
forma general al cabo de un cierto tiempo.
Después de todo, nuestra salud, nuestro bienestar, nuestra libertad y
nuestro entendimiento dependen fisiológicamente de un buen
equilibrio entre los dos sistemas nerviosos. Al mismo tiempo, el
equilibrio depende fisiológicamente o mentalmente de la
constitución-concepción del universo que ya hemos estudiado en los
capítulos I y VII de ese libro, al que os remito.
Vamos a ver estos dos sistemas un poco más profundamente: el
dilatador-relajador y el constrictor, Yin y Yang, que son, en nuestro
cuerpo, la manifestación de las dos fuerzas universales, la fuerza
centrípeta y la fuerza centrífuga.
Si dais un estímulo al sistema ortosimpático, el corazón aumenta su
actividad mientras el estómago ralentiza la suya. ¿Por qué estas dos
tendencias antagónicas son producidas por la misma excitación del
sistema simpático?
Los estudiantes se equivocan a menudo; es natural que tengan
dificultad a recordar estos efectos opuestos, pero no para aquellos
que conocen el antagonismo de los dos sistemas y pueden definir Yin
y Yang del corazón y del estómago.
El corazón, siendo compacto, sólido, pesado, rojo, lleno de sangre,
elástico, tiene todas las características yang. El corazón es pues
Yang. Por tanto, es muy natural que responda a un estímulo del
sistema Yin, ortosimpático. Es yang, por tanto es activo y tiene la
posibilidad de ser activo continuamente como lo ha demostrado el Dr
Alexis Carrel. Es nuestro motor y el motor es yang.
El estómago es yin, ya que está más vacío que el corazón, tiene
menos elasticidad y automatismo, es relativamente pasivo,
segregando jugo gástrico y cansándose con facilidad. Luego, Yin no
puede ser atraído por Yin, sino excluido. Por lo tanto el estímulo
transmitido por el sistema ortosimpático no lo activa.
Con un estímulo dado al sistema Yang, parasimpático, el corazón no
responde y el estómago se contrae violentamente.
Este mecanismo del ortosimpático y del parasimpático controla todas
las actividades de nuestros órganos. La predominancia del
ortosimpático sobre el simpático se llama simpaticotonía y la
predominancia del parasimpático se llama vagotonía.
Sin conocer este doble antagonismo entre las funciones de los dos
sistemas simpáticos y las funciones de los diversos órganos, estamos
perdidos en el laberinto dualista de Yin y Yang. Encima, hay ciertos
fenómenos o funciones fisiológicas de los mismos órganos tanto
producidos por un estímulo simpático como parasimpático:
sudoración, salivación, constipación, etc…entre otros. La cosa más
complicada y más interesante: un estímulo físico y externo Yang
produce una función Yang (en lugar de Yin) al estimular al principio
y paralizando luego el sistema simpático (Yin) y viceversa según el
reparto de los dos sistemas y la dosis de estímulo.
Sin conocer este mecanismo dualista simple de Yin Yang a
diferentes niveles, estamos obligados a decir que nada es simple en el
terreno sintomático, que no es posible atribuir uno de los efectos al
parasimpático y otro al simpático y que según el efector, es a veces el
simpático que es activador y el parasimpático que es inhibidor o al
revés, sin que sea posible encontrar una razón lógica. Es la lógica de
un dictador orgulloso y brutal que condena un inocente a muerte sin
saber la verdad o la falta de la prueba contraria. Es la lógica de un
simplista que nombra a un razonamiento “caos” o un mecanismo
“mágico” o “místico” porque no puede entenderlo. Una lógica tal,
condena todo lo que desconoce como falso.
El cuadro siguiente lo encontré en un librito cuyo autor dice que no
hay ninguna regla general para el antagonismo entre las funciones de
los dos sistemas nerviosos autónomos y que hay casos en que no hay
antagonismo. Observarlo bien. Si habéis comprendido el Principio
Único, encontrareis la regla general del antagonismo entre las
funciones de los dos sistemas, la razón más simple y lógica es la más
maravillosa.

Vísceras Parasimpático (Yang) Simpático (Yin)


Tubo digestivo activación inhibición
Esfínteres lisos Relajación Contracción
Vejiga Contracción Relajación
Corazón Inhibición Aceleración
Bronquios Constricción Dilatación
Glándulas salivares Secreción Secreción especial
Iris Constricción Dilatación
Piel No innervación Contracción
Bazo No inervación Activación
Vasos Dilatación Constricción
Suprarrenal No innervación secreción

Ahora habéis entendido un aspecto fisiológico del antagonismo de


las dos fuerzas universales Yin y Yang, que encontramos a todos los
niveles: físicamente, químicamente, biológicamente,
psicológicamente, sociológicamente e ideológicamente etc.
En realidad, en este antagonismo hay una complementariedad, Yin y
Yang están contrapesados. Efectivamente, cuanto más fuerte se hace
uno de ellos, más el otro se ve atraído y esto hasta el extremo en que
el primero es neutralizado. Toda enfermedad no es más que una
expresión de este proceso. En este sentido, no hay que curar
cualquier enfermedad, porque se regula ella misma. La enfermedad
tiene su razón de ser. Pero si queréis ejercer esa libertad, que es
privilegio del hombre, podéis entreteneros modificando ese proceso.
CONCLUSIÓN

Os he mostrado de forma muy sucinta una pincelada de la medicina


del Extremo Oriente. Ahora debéis avanzar solos. El primer paso que
hay que dar es probar mis directrices dietéticas preparatorias. Las he
dicho: ¡no tomar azúcar blanco y cualquier cosa azucarada! Tomar el
mínimo de agua necesaria para vivir y que os dará tres micciones
(para las mujeres) y cuatro (en el hombre) en veinticuatro horas.
Disminuir los productos animales, sobre todo en climas cálidos, ¡lo
más posible! Evitar los productos alimentarios industriales, ¡en
especial los que contienen colorantes e importados! La economía del
libre cambio viola la ley del universo en la alimentación y por tanto
vuestra salud. Evitar la fruta.
Vuestra alimentación debe conservar las proporciones de 60-70% de
cereales y 25-20% de vegetales bien cocidos o fritos. (¡Evitar las
patatas, tomates y berenjenas ¡)
Hay que sazonar con sal y utilizar aceite vegetal, ¡sobre todo en un
clima cálido! ¡La preparación puede ser a la francesa, china o india! (
nada de vinagre).
Masticar lo más posible, ¡al menos treinta veces por bocado!
A medida que vuestra constitución se modifique, progresareis en la
discriminación del Yin-Yang y del entendimiento superior, se abrirán
nuevos horizontes de la medicina extremo-oriental.
Hay que releer los libros de fisiología, de biología, de anatomía, de
lógica, de física y de química, con las “lentes mágicas” que se llaman
el Principio Único o Yin-Yang. Encontrareis muchos viejos o nuevos
problemas que son muy interesantes y distraídos, como puzzles.
Incluso al leer novelas, descubriréis cosas muy instructivas. Por
ejemplo, leyendo “Heidi”, os asombrareis y maravillareis
descubriendo cómo el abuelo que vive en la cumbre de la montaña
curaba la polio ( enfermedad Yin) de una niña con leche de cabra
(yang, mucho mas yang que la leche de vaca)! Cómo y porqué
escogió la cabra que se alimenta de la hierba pequeña (la más Yang).
Si tenéis la suerte de encontrar una traducción de “Charak-Samhita” (
el principal libro de la medicina India, la parte I, la más importante),
de la “Bhagavat Gita” ( el primer libro de la filosofía India),
“Somon” o “ Ni-King” ( el gran libro del emperador Houan), “Tao-
te-king” de Lao –tse, “I-Kin” ( el librio del Principio Único de todos
los cambios, redactado por Confucio y en el que sólo hay que leer los
pequeños capítulos del apéndice, sobre la cosmología o la
constitución-concepción del Universo), “El libro del Te” de Tensyn
Okakura, pero no otros libros orientales. Todos los libros de la
medicina sintomática del extremo oriente son incomprensibles e
inútiles antes de que entendáis el Principio Único en profundidad.
Ofrecer las directrices dietéticas a vuestros amigos o a vuestros
pacientes y observar minuciosamente lo que ocurre después. De
hecho no hay ningún peligro ¡al contrario que con los medicamentos
y la cirugía! Preguntarme lo que queráis, hacerme todas las
objeciones! Os contestaré con mucho gusto y lo mejor que pueda.
Estoy a vuestra entera disposición. No hay otra manera de estudiar la
medicina del Extremo Oriente.

***

Si después de escucharos acerca de los alimentos que hay que evitar,


alguien os pregunta: ” Pues, qué debemos comer?”…
El que hace esta pregunta es de mentalidad corta, egocéntrica y muy
apegada a sus gustos. He aquí la verdadera causa de su enfermedad y
de su desgracia. Es una confesión involuntaria de su egoísmo, de su
pecado original y cotidiano que comete sin darse cuenta.
No sabía que hay centenares de alimentos en cualquier país del
mundo, salvo algunos países totalmente excepcionales y que un buen
cocinero puede preparar una centena de platos variados, de una
forma totalmente diferente, con la misma materia prima.
El mayor restaurante de Tokio es el “Tokio Kaikan”. Tiene varias
grandes salas y un centenar de comedores privados. Se puede probar
la cocina francesa, italiana, inglesa, china o japonesa e incluso la
bullabesa de “Prunier”.
El maître cocinero de este restaurante, el Sr T.Tanaka, ha admitido
en una conferencia pública que está convencido de la superioridad
culinaria y fisiológica de la preparación según el Principio Único.
“Podemos preparar cualquier plato en “Tokio Kankan” para nuestros
clientes, pero para mi prefiero los platos que prepara mi mujer, según
el método del maestro Sakurazawa” añadió.
El arte culinario es el arte de la vida. Nuestra salud y por tanto
nuestro bienestar, nuestra libertad e incluso nuestra facultad de
entendimiento (justicia), están bajo la influencia de este arte. Es por
esto que sólo el mejor discípulo, puede ser considerado cocinero en
las grandes escuelas o monasterios budistas más tradicionales.
La preparación culinaria es, en realidad, tan importante, tan
fundamental para llevar al hombre a la iluminación y a la realización
de sí mismo, según la tradición del Extremo Oriente.
El mayor edificio llamado “Salud-Bienestar” o “Libertad-paz” de la
humanidad, debe construirse sobre esta base biológica, fisiológica y
lógica.
Si no sois buenos cocineros, sólo tenéis que estudiar el arte culinario.
Si vuestro menú no le apetece a vuestro paciente, si pierde el apetito
e incluso a veces no come, no tenéis de qué preocuparos. Al ser
todos los enfermos glotones (y viceversa), conscientemente o
inconscientemente, la disminución de comida y el ayuno son
necesarios e incluso recomendables. Jesus, Buda y muchos otros
maestros lo practicaban y lo recomendaban.

***

Tras varios años de investigación y observación y sobre todo de


práctica en este sentido, podréis estudiar la medicina sintomática de
Extremo Oriente si queréis o si lo necesitáis. Encontrareis muchos
medicamentos extraordinarios y maravillosos.
CAPITULO VI
EL ORDEN DEL UNIVERSO
(Y LA CONSTITUCIÓN DEL HOMBRE)

El mundo con todo lo que hay en él está producido por dos fuerzas
antagonistas Yin y Yang, la fuerza centrífuga y la fuerza centrípeta.
Estas dos fuerzas fundamentales se controlan mutuamente, así como
todos los cambios y fenómenos de este mundo. Todos los elementos
y todos los fenómenos manifestados: “Los cielos, los planetas y el
centro” ( por estas dos fuerzas antagonistas) “ conservando el rango,
prioridad y lugar, persistencia, recorrido, proporción y estación;
forma, oficio y hábitos en toda una línea de orden “ (“Troïlus y
Cressida”).
Este orden del universo es la base de toda la filosofía, de todas las
religiones y de toda civilización del Extremo Oriente. Es una
grandiosa concepción de la vida y del universo. Es la constitución del
universo. Es la imagen del infinito, de lo que es eterno. Se le puede
llamar La verdad.
Al mismo tiempo, es la lógica universal que puede abarcar la lógica
formal dualista kantiana, rígida, contradictoria, dogmática, utilizable
sólo en este mundo de relatividad y eje de la civilización moderna y
de toda ciencia. Esta lógica formal de Kant es la causa de todos los
males y desgracias de la humanidad moderna. Mientras la lógica
universal al ser una dialéctica práctica, puede abarcar la dialéctica
marxista y hegeliana.
Jesus dijo: “ Descubrir la Verdad! La Verdad os dará la libertad”. Es
sobre esta verdad que yo insisto, pues se identifica con el orden del
universo, la concepción del universo. Jesus llama a veces a esta
verdad “la llave del Reino de los cielos”.
Esta llave se perdió hace tiempo y los profesionales religiosos se
ganan la vida repartiendo falsas llaves llamadas “la ley”. Os voy a
enseñar lo esencial de esta llave en siete partes, de la siguiente
forma:
1-La ley de Inversión: “lo que comienza, termina”
No hay nada que empiece y que no tenga un fin en este mundo de
relatividad. Al comprender esta ley, muchos se vuelven pesimistas.
Pero es por esta ley que algunos se hacen totalmente optimistas,
dichosos para siempre, incluso en las grandes desgracias y
dificultades. Es el caso, por ejemplo de Francisco Javier, libre como
un león sin cadenas, noble y honesto como un niño, extremadamente
valiente como la diosa de la justicia.
Los que son sentimentales y simplistas no entienden el verdadero
significado de esta ley y deben vivir desesperados y desarraigados.
Los que están ciegos a la verdad ( esta ley tan evidente), buscan la
seguridad en la ley formal y creen que el comienzo es independiente
del fin; pero no hay ningún comienzo sin fin en este mundo relativo
y ambos son siempre antagonistas. La gran alegría siempre acaba en
tragedia. La ignorancia y la pobreza acaban en un conocimiento
elevado y en una gran fortuna. El mayor sabio puede volverse el más
estúpido (Fausto); así, si tiene una confianza absoluta en su
conocimiento, se volverá orgulloso y arrogante; no se conoce a sí
mismo.
Esta primera ley de la lógica universal desmonta totalmente la ley de
identidad de la lógica. Enseguida veremos que no hay dos electrones
idénticos.
Una vez comprendida esta primera ley de inversión, nada os debe
asustar. No temáis nada en cuanto a las grandes dificultades que os
torturan ni de los enemigos que os atacan, porque todo lo que
empieza termina. Si no podéis vencerlos, sólo tenéis que esperar,
porque perecerán tarde o temprano. Lo que importa es vuestra salud.
No necesitáis ningún arma! Tenéis la mayor fuerza y la más
poderosa: la justicia absoluta, la constitución-concepción del
universo.

2-La ley de adelante y atrás: “Siempre hay una cara y un reverso”


La cara y el reverso son opuestos entre sí, pero son indispensables y
complementarios entre ellos. Sin cara no hay reverso.
La ciencia moderna, la lógica kantiana sólo ve o la cara o el reverso
y desprecian el otro lado. La industria busca el beneficio e ignora que
el mayor beneficio siempre se acompaña de grandes inconvenientes.
La medicina sintomática ataca los síntomas y desprecia el reverso, la
razón de ser de la enfermedad, el significado y la importancia de la
enfermedad, la gran ley de la selección natural. Es como fusilar a un
supuesto criminal, dejando libre al verdadero responsable, sin pensar
que se ha condenado a un hombre valiente y honrado.
El reverso, vuestro opuesto es el mayor benefactor de la cara, porque
la cara no puede existir sin el reverso. La enfermedad es el reverso de
la salud, no podéis destruirla a cualquier precio.
¡La espalda es el significado de la cara!
3-La ley de No identidad: “ Nada es totalmente idéntico a otra cosa
en este mundo”
Todo lo que existe en este mundo no tiene nada que sea
absolutamente idéntico en el tiempo y el espacio, ya que cada cosa es
respetable, individual y única. Es absolutamente inútil y nocivo
querer crear leyes que rijan todo. Todas las leyes corren el riesgo de
ser falsas, pues están basadas sobre la lógica inductiva y formal. Pero
no hay que declarar tan arrogante y vergonzosamente (como)
J.Frank, de la Corte Suprema de los Estados Unidos) que no hay una
sola ley que sea absolutamente justa en este mundo. Efectivamente,
hay una ley absoluta: el orden del Universo, Yin Yang. Lo absoluto,
infinito y eterno no son más que los tres nombres de Uno, que no
tiene ninguna identidad.

4-Ley de la balanza: “Cuanto mayor la cara, mayor el reverso”


El hombre más brutal es, en realidad el más sentimental, el más débil
y el más simplista. El más guapo exteriormente es el más feo
internamente.
Pero podéis transformar la belleza en fealdad, la dificultad en
facilidad, la grandeza en pequeñez y viceversa, si aplicáis el
Principio Único.

5- El cambio no es más que la diferenciación o integración de los


dos factores antagonistas y complementarios: Yin y Yang. La
estabilidad es un equilibrio.

6-Ley de polarización: El infinito-absoluto eterno se polariza en Yin


y Yang.

7-El infinito- absoluto-eterno es el motor inmóvil de todo lo que


cambia, de la transformación incesante de Yin en Yang y de Yang en
Yin.
Las seis primeras leyes, (1) a (6), son las leyes del mundo de
relatividad, mientras que la séptima es la ley de todo el universo
incluyendo el mundo relativo que no es más que un punto
geométrico del universo infinito-absoluto-eterno.
Este orden del universo es inmutable. Todas las teorías científicas,
filosóficas, ideológicas o sociológicas que no estén establecidas
según este orden del universo o lógica universal, serán destruidas
tarde o temprano y acabaran en un caos trágico y total.
La constitución del hombre.
La constitución-concepción del universo que se manifiesta en la
constitución del hombre, puede expresarse de la siguiente manera:
1- El auténtico hombre tiene libertad infinita.
2- El auténtico hombre conoce la justicia absoluta;
3- El auténtico hombre se identifica con el amor eterno.

El que no posee la libertad infinita no es un hombre de verdad, sino un


hombre frustrado, un esclavo o una máquina que come. Ser libre o no sólo
depende de la libertad humana: o el juicio supremo o un pobre
entendimiento. El hombre puede conocer la justicia absoluta. No debería
vivir de otro modo. La justicia es una necesidad. No se debe o no se puede
castigar a un criminal si no se le puede hacer entender la constitución-
concepción del universo.
El hombre frustrado es como un animal que quiere repartir el bienestar a
sus semejantes y que no puede hacerlo porque aún no es libre, ni dichoso,
ni justo y su entendimiento está velado.
El número de amigos íntimos, y fieles es señal de vuestra libertad, de
vuestra felicidad y de vuestra rectitud. Aquel que puede amar a cualquiera
que se encuentra, que puede establecer la justicia allí donde esté, que
siempre puede ser amado por los que lo conocen, éste es verdaderamente
un hombre libre, feliz y honesto.
No hay que ayudar a los demás a llevar una vida feliz. La felicidad, la
libertad y la justicia no pueden repartirse. La felicidad y la libertad son
otras maneras de llamar a la justicia. La felicidad al igual que la justicia no
se puede repartir. La libertad y la felicidad que se pueden dar no son la
verdadera felicidad y la auténtica justicia, sino una deuda vergonzosa.
La democracia moderna de John LOCKE es bonita de ver, pero en el fondo
es egoísta, sentimental y derrotista. Es negativa. No confía en el hombre.
Se defiende por la violencia llamada “ley”. Está cargada de temor; su
miedo es el símbolo de la ignorancia absoluta de la concepción del
universo.
El hombre puede ser inferior al animal, pero hay en él la posibilidad de
convertirse en verdaderamente humano e incluso divino.
La paz mundial o la federación mundial, puede establecerse sólo sobre la
base de la constitución-concepción de la vida y no de otro modo. La moral
y la religión han fracasado totalmente. No han podido evitar ni las guerras,
ni la corrupción del hombre.
El hombre debe darse cuenta por sí mismo que no es otra cosa que el
infinito-absoluto-eterno. La reorganización de la sociedad no es inútil; pero
el hombre infinitamente libre, eternamente feliz y totalmente honesto no
puede ser creado por una institución social. La libertad se puede alcanzar
en ciertos casos gracias a la esclavitud, pero es la libertad aparente. La
libertad infinita sólo busca la imposibilidad y todo tipo de dificultades. Nos
esforzaremos con toda el alma en la realización de nuestra vida, de nosotros
mismos, para la emancipación de la naturaleza humana. Nada nos resultará
imposible en este camino, porque sabemos o podemos entender esta
constitución dialéctica del universo, la verdad.
CAPITULO VII
LA FACULTAD DEL JUICIO SUPREMO

7 JUICIO SUPREMO ( amor absoluto


y universal que abarca todo, y
transforma todo antagonismo en
complementariedad)

6 JUICIO IDEOLÓGICO ( juicio del


pensamiento y del pensar, justicia e
injusticia)

5 JUICIO SOCIAL ( juicio de la


razón social: moral y económico)
4 JUICIO CONCEPTUAL ( juicio
intelectual, científico)
3 JUICIO SENTIMENTAL ( lo
deseable y lo indeseable)
2 JUICIO SENSORIAL ( lo agradable
y lo desagradable)
1 JUICIO FÍSICO ( juicio mecánico y
ciego)

Nuestra felicidad depende de nuestro juicio. La enfermedad o la salud, la


inteligencia o la locura, la sabiduría o el vicio dependen de nuestro juicio.
Nuestro juicio se desvela de abajo hacia arriba hacia la perfección en el
orden propuesto más arriba.
La espiral logarítmica de las etapas del desarrollo del juicio y de la
maduración morfológica de todo el cerebro.
Al nacer, no podemos juzgar nada, durante varias horas.
Luego, el juicio físico más elemental se despierta.
Al cabo de algunos días, el juicio sensorial empieza a funcionar y a percibir
los dos polos de nuestro mundo relativo: frío-calor. Se desarrolla día a día y
va distinguiendo poco a poco toda la gama y los matices situados entre los
dos extremos: el color, la forma, la temperatura, el gusto agradable o
desagradable, la simpatía o la hostilidad; todo esto en varias semanas.
Tras algunos meses, alcanzamos el juicio afectivo. Distinguimos lo que nos
atrae afectivamente y lo que nos da miedo o hace daño, etc.
En la cuarta etapa, el juicio desarrolla en nosotros la verdadera concepción
de las dos categorías antagonistas: el bien y el mal, lo bonito y lo feo, lo
útil y lo inútil, el alimento y el veneno, lo justo y lo injusto, así como todas
las concepciones naturales o científicas, físicas, psicológicas, etc.
En la quinta etapa, el juicio se vuelve social. Descubre un horizonte más
amplio: la economía y la moralidad.
Al fin en la sexta etapa, se desarrolla la ideología (dualismo, materialismo,
espiritualismo, afirmación o negación de la vida, etc.)
Es en la séptima etapa, la última en que nuestro juicio llega a la
constitución-concepción de la vida y del universo, en que podemos abrazar
todas las oposiciones para establecer la grandiosa unificación universal.
Así veo yo, en grandes líneas el desarrollo natural de nuestro juicio.
Nuestro juicio es en realidad innato como nuestra memoria, es la base de
nuestra facultad de adaptación. Su desarrollo no es más que la propia
realización o de la misma vida. Esta realización puede ser rota, deformada,
interrumpida bajo la influencia del medio biológico, fisiológico y social
durante nuestra infancia. Ahí empieza nuestra desgracia y la razón por la
que hay almas que se paran a mitad camino. Su juicio sigue siendo infantil
y primitivo. Es el caso de los que buscan la medicina sintomática, de todos
los que aman la riqueza, la fuerza, la autoridad, numerosos políticos
famosos, industriales, soldados, médicos, etc. Está claro que no son
enteramente responsables de este estado; en gran medida es el ambiente
que obstaculiza y detiene el desarrollo natural y completo del juicio.
Las cuatro primeras etapas del desarrollo son egocéntricas.
Hay mucha gente que se considera “pacifista”, pero en realidad son
sentimentales y simplistas pues su juicio pertenece a la tercera etapa. Los
verdaderos pacifistas y actores de la paz deben poseer el séptimo juicio.
Esa clase de pacifistas son aquellos a los que no les gusta la guerra. Temen
la guerra. Esta es la razón de ser de su pacifismo. Desconocen el origen de
la guerra. Sin conocer su origen, no se puede resolver el problema.
No es necesario temer a la guerra, pero se debe temer el propio egoísmo, su
sentimentalismo y falta de valor, que pueden ser una de las causas de la
guerra. Esto es cierto para todos, grandes o pequeños, filántropos o
religiosos, si no viven según el principio de “vivere parvo”.
Hay algunos pueblos que se esfuerzan en alcanzar el juicio supremo
imitando a los grandes hombres de la historia. Pero es evidente que la
imitación es un error. Un pueblo así es muy piadoso en apariencia,
desconfiad que no sea muy egoísta. Si queréis ver en qué se ha convertido
un pueblo así, visitar la India, el país natal de Buda.
Veréis a un empleado dar una moneda a un mendigo en las calles de
Calcuta, a un comerciante llevar uno o varios cientos de monedas a la
entrada de su almacén, cada mañana para recibir a los mendigos que pasen,
cogiendo una moneda por turno y marchándose sin decir nada. Está
prohibido dar las gracias, porque según el budismo o el hinduismo, los
ricos tienen el deber de dar y los pobres de tomar. Es un saludo. Si el
mendigo recorre una decena de almacenes cada día, no tendrá necesidad de
trabajar para comer. Y tampoco necesita comprar un traje, porque se lo dan
de cuando en cuando, ni tampoco necesita tener un hogar o una casa. Se
puede dormir en cualquier sitio, ya sea en la acera, o en un jardín. Hay
cientos de miles de mendigos sin techo en Calcuta.
Es un hecho que hay muchos millonarios filantrópicos en la India. Se
encargan de la “distribución” de su fortuna, que han ganado hasta los
cincuenta años (no es por vanidad ni por hipocresía, sino por disciplina
religiosa).
Así pues, los mendigos son la razón de ser de los millonarios filantrópicos
y viceversa y los ricos y los pobres la razón de ser de los religiosos
profesionales.
Hay pobres funcionarios o empleados que reparten de comer a una o varios
cientos de mendigos cada mañana, durante años y años como contribución
de los vecinos y de los ricos. Es una industria social. Son desde hace siglos
los representantes del espíritu del budismo, infectado de innumerables
parásitos llamados “religiosos”. “Cuanto más bella es la fachada, más feo
es el reverso!”
Tal es el reverso de la India, madre de las grandes religiones.
Tal es el fin de un país establecido según principios altruistas.
Pero no debemos olvidar que “Cuanto más grande sea la cara, mayor y más
ancho será el reverso”.Esto significa que aparte de los susodichos
filántropos, hay algunos que son auténticos benefactores.
En cualquier caso, no se puede ser un hombre de juicio supremo desde el
principio. Primero hay que desarrollar el juicio más bajo. Y para eso hay
que soportar el calor, el frío, el hambre y grandes dificultades, no sólo
durante la infancia, sino toda la vida (“vivere parvo”) y aún más con la
edad. Es decir, vivir una vida bastante agitada, llena de dificultades y
tristezas. Se debe amar y ser traicionado. Una vida sentimental
desesperada…
Sin haber tenido una vida así, no se puede y no se debe desarrollar la
facultad conceptual del juicio. Luego, es a través de la vida social e
ideológica que se desarrolla el juicio hasta la facultad suprema. Y el juicio
supremo debe ser reforzado, desarrollado y ampliado infinitamente por
ejercicios del juicio de inferiores categorías así como de las superiores. Ya
que “cuanto mayor es el reverso, mayor será la cara”. Puesto que las siete
etapas del juicio no son extraños independientes unas de otras. Son
diferentes fases de un mismo juicio. Son tallos, raíces, ramas, hojas, flores
y frutos de un gran árbol que se llama “Juicio”. Para que se desarrollen
ramas y se produzcan flores y frutos en cantidad en lo alto de un hermoso
cielo, deben desarrollarse raíces gruesas y finas profundamente en la negra
tierra. La falsa beneficencia son tan solo flores y frutas artificiales.
La flor del loto, flor de Buda, es bella y noble, elegante y piadosa. Pero sus
raíces están cubiertas por el lodo más podrido del fondo del estanque que
nutre y produce estas bellas flores.
A mucha gente le gustan las flores de loto, pero ignoran y detestan el lodo
sucio del fondo del estanque. Son sentimentales o hipócritas, de mentalidad
estrecha y superficial. Hay gente que ama la vida piadosa pura y
filantrópica. Pero si se han escondido en monasterios o en lejanas
montañas, son sólo egoístas y sentimentales.
Hay gente honesta y deshonesta en este mundo. Los primeros se esfuerzan
en llevar una vida piadosa, moral, filantrópica, honrada, a cualquier precio
y en todo momento. La medicina del Extremo Oriente no es para ellos. Esta
está destinada sólo y totalmente a deshonestos que violan la ley de la
naturaleza e ignoran la concepción de la vida, enfermos declarados
“incurables”, débiles y pobres.
En la religión también hay categorías antagonistas: la primera para los
honestos, fuertes, piadosos y confiados en sí mismos; la segunda para los
deshonestos, miserables, pobres, débiles e “incurables”. La religión Yin y
la religión Yang. El budismo Hinayana, moral y piadoso es el budismo
Yang. El Mahayana, filosófico y no religioso es Yin.
La medicina sintomática, profiláctica, científica, macrobiótica o social es
Yang. La medicina filosófica o suprema es Yin.
Todos los grandes maestros, como Jesus, Buda, Mahavira, se dirigen
siempre a un grupo de hombres de todas las profesiones, edades, de todas
las clases, honrados y deshonestos, pensadores y esclavos. Por eso se veían
obligados a usar un lenguaje sencillo, con imágenes y entendible. Siempre
utilizaban alegorías y analogías. Es pues necesario que distingamos entre
las palabras dirigidas especialmente a los honestos de las destinadas a los
deshonestos.
La facultad suprema de juicio.

Hemos nacido dotados con el juicio supremo. El empirismo, la lógica


formal inductiva y el principio de educación moderno, simplista y
sentimental, se oponen a lo que yo pongo en evidencia. Pero el juicio se
basa en la memoria. Sin memoria no habrá ningún juicio. El juicio es más
bien una actividad de la memoria. O lo que constituye el juicio es la
memoria. Y esta memoria es un misterio; su origen, su mecanismo, su
centro de control, todo esto se desconoce. ¿Quién puede crear la memoria?
¿Y Porqué? ¿Y sobre todo, de qué modo?
El empirismo, la lógica formal inductiva no pueden responder a tales
preguntas. La memoria es la misma vida. Es el infinito. Y el infinito no
puede estar compuesto de finito. La constitución-concepción de la vida y
del universo siendo él mismo la conciencia del infinito-absoluto-eterno, no
es otra cosa que una actividad de la memoria. Pero el empirismo, la lógica
formal inductiva y la educación no saben nada del infinito, de la vida, ni de
la conciencia. ¿Acaso pueden imaginar el infinito por inducción de finitos?
¿Pero que es esta “imaginación”? La imaginación no es más que otra
actividad de la memoria.
Además, tenemos otras facultades misteriosas: la percepción, la
comprensión, la elaboración de conceptos, la clarividencia (“percepción
extra sensorial o EPS “ según el profesor RHINE, de Duke University”)
etc. Todos son misterios. Si no saben cómo explicarlos y cómo
controlarlos, no tienen ningún derecho de insistir en la importancia de sus
teorías, estas facultades misteriosas son la identidad de la memoria infinita.
La memoria es el mayor misterio y el más importante. Mi método, mi
medicina pretenden ofrecer un solo arte que desarrolla nuestra memoria. Es
pues muy útil para los estudiantes, para todos los niños y sobre todo para
todos los pensadores o los grandes hombres libres y felices. Los grandes
hombres son, sin excepción, grandes pensadores. Y sin excepción, los
grandes pensadores tienen todos una buena memoria.
Si queréis verificar lo que digo, solo tenéis que practicar mis directrices
dietéticas preparatorias durante algunas semanas. O bien, si se las hacéis
seguir durante tres meses a un niño de diez años, veréis cómo su memoria
se desarrolla extraordinariamente y sus estudios avanzan.
Sobre la existencia de nuestro elevado juicio antes de nuestro nacimiento,
me gustaría hablar largo y tendido en otro estudio dedicado a la
embriología.
Nuestros órganos sensoriales reciben diversas ondas del mundo relativo y
las envían al centro nervioso, el sensorium. El sensorio los reenvía a los
diversos centros del cerebro que los descodifican y los reconstituyen de
nuevo para mandarlos a un centro más elevado. Este centro los lee y
entiende su significado, comparándolos con seres y fenómenos análogos
del pasado, que no es más que una parte de la memoria, la espiritualidad o
el infinito. Y es esta última que reconstituye la naturaleza de la matriz de
estas ondas primordiales y transmite una orden, si es preciso, al cerebelo.
Este último la reenvía a un órgano, para una acción necesaria en el
momento oportuno.
El centro más elevado es el infinito que crea, anima, destruye y reproduce
todo a través de sus dos manos antagónicas, sabe todo, ya sea en el pasado,
en el presente o en el futuro, porque es omnipresente, omnipotente y
omnisciente. El infinito contiene y visiona todo, ya que todo está a su
alcance desde el comienzo sin comienzo hasta hoy y al mismo tiempo hasta
un futuro sin fin.
Debéis volver a mirar la pirámide logarítmica en el capítulo IV, donde
hemos buscado el origen de nuestro cuerpo fisiológico y material, acabando
al final en el infinito. Es decir que nuestro centro que piensa, que se
acuerda, que comprende y que manda es el infinito mismo y nada más.
En japonés, cosa curiosa, la cabeza se llama “Atma”. En sánscrito (y
también en ruso), “Atman” es otro nombre de Brahman, el infinito. En
ruso, “ataman” significa jefe. Se había descubierto la identidad de la cabeza
que piensa, comprende y ordena con el infinito! ¡Qué sabiduría!
Se dice a menudo: “En lo más profundo del corazón”, “en el fondo de mí
mismo”, “El reino de los cielos está en ti” etc. “tener cabeza”, etc. Al
principio, “corazón”, “yo”, “Tu”, “Cabeza”, “Reino de los cielos”,
significaban la “vida” o el infinito o lo supremo. Unos simplistas miopes y
daltónicos, los profesionales religiosos ignorando el infinito o la
concepción de la vida, lo traducían literalmente y cambiaron el significado
original.
Nuestra cabeza es el infinito, la memoria, la comprensión, la facultad de
juicio es la vida misma. Pero la fisiología y la psicología se esfuerzan en
localizar el centro que piensa y juzga, en la cabeza, anatómicamente. Pero
el secreto de nuestro pensamiento no está aún aclarado.
Al ser el infinito único y sin límite en el espacio y el tiempo, abarca todo
infinitamente, el pasado y el futuro, así como el presente. Es un poco como
el autor de una novela. Sabe toda la historia al detalle, porque es el creador
de la historia. Nosotros también, después de haberla leído, nos acordaremos
de todo. Puesto que nosotros, el autor y nosotros, tenemos la misma
memoria, somos uno.
El hombre es un receptor de radio y el puesto emisor es el infinito. Este
receptor funciona con millones de micro tubos de vacío. La sensibilidad y
la claridad de este receptor dependen de la calidad de estos tubos de vacío.
Esta es la causa de la diferencia individual. Y la calidad de estos tubos
depende de su materia y de su técnica de fabricación. Esta materia es la
alimentación y su tecnica de preparación, es el origen de los alimentos y la
manera de comerlos.
Es por esto que se puede comprender y pensar el infinito y todo lo que
contiene. Es por esto que podemos tener memorias infinitamente
numerosas. Por lo que podemos entendernos los unos a los otros: nuestro
cerebro-infinito es único y común a toda la humanidad y a todos los seres
orgánicos e inorgánicos. Por eso podemos aprender cualquier lengua,
visionar cosas que no están delante de nuestros ojos, sino alejadas a miles
de kilómetros ya sea despiertos o durante el sueño. Del mismo modo
podemos ver lo que pasará en el futuro. Nuestro pensamiento es infinito,
omnipresente, omnisciente y omnipotente.
Esto hace posibles los milagros. La memoria o el corazón, o la cabeza que
piensa y juzga, no está en esta cajita llamada “cabeza”, por el contrario,
estamos en la cabeza llamada infinito.
Los Lao-Tse, Budas, Mahaviras, enseñan cómo manipular este receptor y
no necesitaban hablar de la tecnica de fabricación y de la materia, pues en
su época no había capitalismo ni librecambio internacional, ni química que
violaran la ley de la naturaleza.
He hablado largo y tendido acerca de nuestro juicio, y hay aún muchas
cosas que discutir como: “¿Qué es lo absoluto, infinito o eterno?”, “
¿Porqué el hombre es desconocido”? ¿“Cual es el objetivo del infinito”?
“¿Porqué y cómo el infinito produce las dos fuerzas antagónicas-
complementarias”?, etc. Este es el comienzo del estudio del Principio
Único. Pero no es este el momento de ir más lejos. Os ruego de corazón
que estudiéis nuestra espiral logarítmica y que os preparéis para una
verdadera exploración llena de aventuras de este mundo absoluto del
infinito, biológicamente, fisiológicamente y lógicamente, como
Livingstone se preparaba para su última expedición en solitario.
(Ver ejemplos de nuestro juicio en el apéndice)
APÉNDICE I

1. El bien y el mal.

Según el Principio Único, no hay ni bien ni mal en este mundo, sino


Yin y Yang antagonistas y complementarios. Todo lo que es
antagonista es complementario e indispensable mutuamente. Pero al
mismo tiempo no hay nada absolutamente Yin o absolutamente
Yang. En este mundo de relatividad todo cambia en otras
extremidades opuestas. Se puede decir que lo que es eterno, absoluto
e infinito es el único bien y lo que no es absoluto ni infinito ni eterno
es el único mal. Si hay un mal que sea infinito, eterno y absoluto, es
en realidad el bien camuflado.
Al ser el bien lo que amamos y el mal lo que no nos gusta, el bien y
el mal son producto del sentimentalismo, egoísta y exclusivo. Un
bien para A no lo es para B. Es un relativismo. Es un producto de la
tercera facultad de nuestro juicio.

2- La ética o la moralidad.
La ética y la moral son producto de la tercera etapa de nuestro juicio.
Los que predican apasionadamente la ética y la moralidad, son
aquellos que no tienen ninguna fe en la suprema facultad del juicio.
Ignoran la constitución-concepción del universo. Son arrogantes y
autocomplacientes. Son egoístas y derrotistas. En el fondo tienen
miedo.
Lao-Tse dijo: “cuando olvidamos el gran camino por el que
cualquiera puede entrar en el Reino de los cielos, inventamos la
ética”.
La ética es moral, negativa y restrictiva. A nadie le gusta. Debemos
establecer una nueva ética, basada en la séptima facultad de nuestro
juicio. Debe ser estimulante, positiva y práctica para todos.

3- La salud pública e individual.


La salud publica e individual es posible y necesaria? ¿Se puede dar a
los semejantes el verdadero bienestar?
En realidad la salud es extremadamente difícil, casi imposible. No se
puede dar la justicia, pero la justicia es la verdadera clave de la
felicidad. Y la justicia es innata. El desgraciado es aquel que tiene el
principio de la justicia, el juicio de la séptima etapa, eclipsado y
velado. Es pues una nueva educación, biológica, fisiológica y lógica
que trae la salud pública e individual.
4- El alma individual y el alma universal.
Hemos buscado el origen del hombre físico en el capítulo IV y
hemos llegado a parar, cosa curiosa y sorprendente, al infinito, a
través de las 6 etapas biológica, fisiológica, física, lógica y
filosófica: el vegetal, la tierra, la pre-atómica, la energía, los dos
polos dialécticos. Estas 6 etapas, y la primera etapa del hombre y la
ultima el infinito, no son diferentes e independientes, sino que
dependen una de la otra de la misma vida. Forman una espiral
logarítmica. Según esta espiral, el alma individual y al alma
universal son lo mismo, el infinito.
Fijaros bien una vez más en esta espiral logarítmica. Encontrareis
todos los misteriosos problemas resueltos.

5- La hipótesis de Darwin.
Es una de las miles de hipótesis opuestas al Principio Único.
Según la génesis oriental, que es una explicación de la
constitución-concepción del universo, la hipótesis de Darwin es
falsa. Aún no se ha verificado científicamente. Y hay muchos
fenómenos contradictorios. No puede explicar el fenómeno de la
mutación, no sabe lo que es la vida, ni el mecanismo de cambio de
desarrollo o de involución.
La idea de evolución es totalmente imaginaria, simplista, primitiva,
relativista y pre-copernicana.
Según nuestro principio no hay ningún progreso que no se
acompañe de una regresión.

6-Ahimsa

El principio de no violencia es una tendencia general entre los


orientales. Es una ley biológica y médica. El autor de esta ley tenía
la facultad suprema de juicio. No estaba regulado ni por la
moralidad ni por el sentimentalismo (tercera etapa del juicio), sino
basado en la constitución-concepción del universo.
Los pobres sacerdotes profesionales la propagaron como una ley
sentimental. Hay cientos de miles de personas que observan esta
ley como vegetarianos ahora en La India, sin conocer su verdadero
significado. La práctica sin la teoría es sentimentalismo. Y el
sentimentalismo no basta. He aquí porqué hay tantos enfermos
declarados “incurables”.
Esta traducción biológica y fisiológica de la ley de no-violencia es
una ley negativa, prohibitiva, ética. Y a la larga no se puede seguir
la ley negativa.
Hay tantas vacas en La India como en todos los países europeos. Se
admira la leche y sus productos: ghee, mantequilla, cuajada y los
pasteles y el te y café con leche y tanto azúcar (el consumo de
azúcar es de 5000000 toneladas).La veneración de la leche y sus
productos es una explotación biológica y una excusa derrotista para
violar la ley de Ahimsa. Es admitir que no se puede practicar
Ahimsa. Es un gran error o un gran crimen.
Desde el punto de vista biológico, la leche no es un alimento de
adultos. Ningún animal se alimenta de leche tras la salida de los
dientes, incluso los perros. Además la leche de un determinado
animal no es el alimento ideal para los cachorros de otra especie.
Con mayor razón para los bebes. La leche de nuestra madre es
maravillosa para nuestros bebes, pero sería cómico y ridículo
seguir alimentándonos de leche materna a los 20 o 60 años.
Incluso Gandhi, vegetariano estricto, no podía resistir la tentación
de tomar leche de cabra, bajo la excusa que era un consejo de su
médico. Lo lamentó hasta el fin de su vida.
Los occidentales y los ricos de la india admiran la leche. La
medicina, la teoría de la nutrición y mucha ciencia se movilizan
para defender y pagar esta explotación. Imaginar un ternerito que
sigue a su madre vaca intentando beber leche de vez en cuando y
recibe cada vez latigazos de los vendedores de leche fresca en las
calles de Calcuta. Es cruel.
Debemos aprender que es del todo inútil y vano establecer leyes
prohibitivas y negativas. Incluso el gran Emperador budista Asoka
cometió este error. Hay que entender que la fuerza del juicio de
nivel bajo (sensorial, sentimental) es muy grande porque es Yang.
La fuerza del juicio elevado, al ser moral o espiritual (Yin) siempre
se ve eclipsada por la fuerza del entendimiento bajo (Yang),
físicamente hablando. Es por esto que todas las leyes religiosas o
morales no son muy practicadas aunque sean muy estimadas y
admiradas.
Para superar el juicio inferior por el juicio elevado, sólo hay una
técnica según el Principio Único: la nueva educación, biológica,
fisiológica lógica y embriológica.
Ahimsa de hoy en día es sentimental.

7-Samsâra.
Es la base y el punto de partida de la teoría de la rencarnación
(metempsicosis, migración de almas), y de la renuncia al mundo, la
negación del mundo. Esto es un gran error.
En este mundo físico y relativo (desde el primero al sexto mundo)
nada es constante eterno e infinito. Esta es una gran oportunidad
para salvarnos.
Si todo fuera constante e inmodificable no habría ninguna salida
para la libertad infinita, la felicidad eterna y la justicia absoluta.
Este error de la reencarnación negativa viene de la ignorancia de la
constitución-concepción del universo. Conocían Samsâra pero
desconocían el mecanismo. El Principio Único. Esta es la tragedia
de los que practican sin principio.
La ciencia moderna conoció por fin el Samsâra a través de la física
atómica, pero no por el principio. Aquí nació la tragedia de la
matanza de 313.848 personas (mujeres, niños y ciudadanos
desarmados) en Hiroshima y Nagasaki (en la ciudad de Nagasaki
hay un hospital católico, el hospital de San Francisco Javier, en una
colina. En el valle de al lado, hay un hospital anexo a la Escuela de
Medicina de la Universidad de Nagasaki. La bomba atómica cayó
entre estos dos hospitales que fueron destruidos a la vez. En el
hospital universitario murieron cerca de 3000 personas, profesores,
enfermeras y pacientes. Pero en el hospital católico expuesto en la
colina no hubo un solo muerto. Un solo herido, el padre Alcantola ,
sufrió una quemadura en la rodilla. Fuera de este hospital, 8.000
muertos. El vaticano declaró que se había producido “el milagro
del siglo XX”. Pero nadie buscó el secreto de este milagro. El
médico de este hospital, el Dr Akiduki, uno de mis discípulos y yo
mismo lo sabemos, había seguido muy estrictamente mis
directrices dietéticas desde hacía varios años).
Para aquellos que comprenden el Principio Único, la constitución-
concepción del Universo, la mayor tragedia no es más que una
puerta abierta hacia la libertad infinita. Para ellos, el mundo del
“Samsâra” no es más que un teatro en donde se puede representar
cualquier obra.

7- La noble vía de las ocho virtudes.


El budismo enseña que se debe seguir la vía de las ocho virtudes
para convertirse en un hombre libre y feliz: la fe pura, la voluntad
pura, la palabra pura, la acción pura, la conducta pura, la aspiración
pura, la comprensión pura y la meditación pura. Están muy bien
estas ocho virtudes para los que pueden practicarlas, pero no es tan
fácil para algunos. Buda era un gran pensador, pero no era muy
práctico. No enseñó cómo se podían lograr estas ocho virtudes. No
tenía tiempo de explicar y enseñar lo que era la “pureza”. Fue más
un hombre de acción que un educador. Pero tal enseñanza y tal
explicación eran quizás inútiles en su época en que la gente se
alimentaba de comida pura, no adulterada, local y de la estación, en
una proporción natural, porque no había industria química, ni
librecambio, ni capitalismo. La gente se alimentaba 100% puro.
Al cabo de algunos siglos, Nagarjuna, Asanga, Basvandou, etc, ya
tuvieron que explicar en qué consistía la pureza, fue el inicio de la
escuela Mahayana.
En cualquier caso debemos establecer una nueva escuela biológica,
fisiológica y lógica: una educación nueva según la constitución-
concepción del universo, que abarque todas las religiones, toda la
ciencia, toda la filosofía, contradictorias y antagónicas. Esto no
debe ser algo negativo, ni obligatorio, sino algo hermoso de
contemplar, divertido, interesante, y útil hasta que todo el mundo lo
acepte con agrado.

9-Respetar la vida.
Es una nueva idea. Pero si sólo fuera el respeto de la vida de
otros seres humanos, podría significar la destrucción de todos
los seres que parecen enemigos del hombre. Esto no es respetar
la vida. Hay que entender el verdadero significado de la vida: la
constitución-concepción del universo, que no es otra cosa que la
economía del universo y la economía del cuerpo del hombre. Es
la justicia de la economía y la economía de la justicia. Los que
han entendido bien esta grandiosa concepción pueden vivir una
larga y dichosa vida, es muy económico. Todos los vegetales,
todos los animales lo saben y lo practican, pero el hombre no lo
sabe porque su suprema facultad de juicio está eclipsada debido
a una educación demasiado profesional.
Para captar el respeto por la vida, se debe conocer la concepción
de la vida y practicarla, para obtener la longevidad y el
rejuvenecimiento, el amor universal y la tolerancia infinita sin
violencia ni crueldad.

10- El infinito, lo absoluto, lo eterno.


Platón dice que el infinito, lo eterno son inconcebibles. Es cierto
si lo buscamos en este mundo relativo que no es sino un punto
geométrico del infinito. (Ver nuestra espiral logarítmica). Es un
poco como si se dice que no podemos vernos a nosotros
mismos. ¿De dónde viene, adónde va? Aunque podemos ver
nuestra mano, nuestro pie y oír el latido de nuestro corazón. Al
ser la percepción sólo posible en nuestro mundo relativo, en el
mundo de la diferencia. El infinito es infinito, el absoluto es
infinito, lo eterno es infinito. El infinito no tiene parecido y por
tanto tampoco diferencia. No sabemos, no podemos ver el
infinito a través de nuestros sentidos, pero lo conocemos, lo
vemos en nuestra imaginación. De hecho, la memoria, la
comprensión, nuestro juicio son actividades del infinito. Si no
podemos concebir, diferenciar el infinito, es que somos el
mismo infinito.

11- La voluntad.
¿Qué es la voluntad? Es una gran pregunta. Consultar nuestra
espiral logarítmica. Está esbozada ahí. Todo lo que hay en este
mundo relativo tiene una tendencia: la energía, el tropismo,
hambre o sed, o el deseo. Es la voluntad del infinito, polarizada,
desviada, eclipsada y coloreada a través de las seis etapas
relativas. La voluntad infinita es omnipotente, es la vida, es el
infinito. La mayor voluntad que lo realiza todo, es la voluntad
del que conoce la constitución-concepción del universo, el
infinito.
Si queréis hacer de vuestra voluntad la mayor voluntad, sólo
tenéis que purificar vuestro cuerpo según las leyes biológicas,
fisiológicas y lógicas, de las que os he hablado largo y tendido
en los primeros capítulos de este librito.

12- Entropía.
La entropía es una enfermedad Yin producida por la ciencia
moderna Yang. La ciencia se basa en nuestra segunda facultad
de juicio, el juicio sensorial y pretender reforzar nuestros
sentidos que son engañosos. Es pues natural que termine en un
fin trágico llamado entropía. Es la fatalidad que se encarga de
aquellos que se encuentran en este mundo relativo, que tiene un
principio y un fin.

13- Cáncer y leucemia.


El cáncer es la enfermedad de la multiplicación infinita de las
células de uno u otro órgano, es evidente que pertenece a la
categoría Yin: expansión, dilatación. La causa última de cáncer
es siempre el exceso de Yin en los alimentos cotidianos. El
cáncer de la sangre se da sólo entre aquellos que comen muchos
pasteles dulces, café, leche con azúcar. No es maravilloso e
interesante que todos los egoístas perezcan de forma
automática?

14- La puerta estrecha.


La ciencia moderna nos enseña que este mundo es un gran juego
caleidoscópico de ondas de energía y que esta energía está
dominada por la ley universal llamada “entropía” o la muerte
total del universo. Es casi el “vacío total” del budismo. Pero
según nuestro principio único, la constitución-concepción del
universo, habrá otra ley positiva, creadora y antagonista de la
entropía. Puesto que la primera ley del orden del universo nos
garantiza que siempre hay un reverso en relación a una cara. La
ley antagonista de la entropía debe ser una ley creadora,
afirmativa y positiva. Podemos bautizarla como “Generadora
Yin Yang” o simplemente la ley “Yin-Yang”.Los ancianos
sabios y santos la nombraban de diversas maneras: “Tao”, “La
gran vía de la vida”, “Vishnou y Shiva”, “Tamasic y rajasic”,
“Taka y Kami”, “Musubi” etc.
Hemos encontrado esta ley Yin Yang y sabemos cómo controlar
esta máquina. Con esta máquina y entendiendo su mecanismo,
“nada nos resultará imposible”.
Tal es la gran vía de la vida, “TAO”. Sólo tenéis que andar sin
temor. Es amplia, infinitamente amplia. Es imposible que os
perdáis por este camino si vais con los ojos cerrados.
Esta es la puerta estrecha. Es pequeña y estrecha y modesta,
como estas dos palabras gemelas Yin Yang. Pero una vez habéis
franqueado esta puerta tan pequeña, estáis en la libertad infinita,
la felicidad eterna, la justicia absoluta.
APÉNDICE II

La libertad sólo se encuentra en la esclavitud.

La luz sólo se encuentra en la negra noche: Las innumerables


estrellas y los billones de soles no brillan durante el día, los
sabios no se encuentran en un país de sabios, los millonarios no
son millonarios en un país de millonarios.
La libertad preparada y regalada, la libertad en un país
democrático no es la verdadera libertad.
La libertad protegida por la ley sólo es una esclavitud. La paz
salvaguardada por la ley no es más que una paz establecida por
la violencia.
La salud establecida por la medicina o por ciertos instrumentos
es dependiente, incierta, suplicante y viola la ley de la
naturaleza. Una salud así no es más que una vergüenza con
respecto a los animales más pequeños e insignificantes.
La verdadera salud se establece por la conquista de los factores
nocivos que amenazan nuestra vida, sin emplear ninguna
violencia o sobre un acuerdo cooperador y complementario, una
solidaridad universal o una fraternidad íntima establecida con
todos los factores nocivos. Las ideas fundamentales de la
medicina sintomática que se dedica a la destrucción total de los
factores nocivos, son infantiles, primitivas, impracticables,
exclusivas y pre-copernicanas.
La cara no puede existir sin el reverso. El bien no existe sin el
mal. La belleza no puede existir sin la fealdad. La destrucción
total de los antagonistas es un suicidio. La completa
desaparición de la fealdad, del reverso, del mal o de la
esclavitud, significa la muerte de la belleza, de la cara, del bien
o de la libertad.
Si la unión internacional de movimientos feministas condena a
muerte al hombre como responsable de las guerras, si lo ejecuta,
es al mismo tiempo un suicidio para la especie femenina .
La libertad tiene su significado en la esclavitud y en las
dificultades. La belleza tiene la belleza sólo en presencia de la
fealdad. Pongámonos a crear toda clase de dificultades, de
males, de fealdad y desgracia, para hacer de nosotros un hombre
libre, bello, fuerte y dichoso. Es convertir la vida en una novela
de aventuras, como la de Tom Sawyer.
La libertad sólo se encuentra en la esclavitud. La verdadera
salud se establece sólo con las condiciones menos higienicaza
habéis visto tantos ejemplos vivos entre los soldados en el
frente, durante la guerra.
La felicidad debe buscarse en el fondo de la desgracia. El sitio
más seguro bajo un bombardeo violento, es el más próximo al
lugar en que cayó la última bomba.
La medicina, así como toda institución medica moderna, tiene
una orientación negativa, pesimista, derrotista y dañina para la
humanidad.
Es importante entender que la libertad se encuentra sólo en la
esclavitud y en el fondo de la dificultad.
La libertad no se debe regalar. La libertad debe ser conquistada
por aquél que la quiere. Este mundo se ha creado para presentar
al hombre libre. El hombre libre, fuerte, leal y admirable se
presenta sólo y siempre en la desgracia, humillado por la
violencia. Es sólo en el fondo de las dificultades que se puede
desplegar todo el coraje inimaginable. La libertad está sólo en la
esclavitud. La bella flor de loto se alimenta del fango más
putrefacto.
Si el mundo absoluto, eterno e infinito, el séptimo cielo según
nuestra espiral logarítmica, es el mundo real, este mundo
relativo, infinitesimal, limitado y finito, debe ser un mundo
falso e irreal. La mayor verdad en este mundo relativo y falso,
es pues el mayor error en el mundo absoluto y eterno. Del
mismo modo, el bien y el mal, la belleza y la fealdad, la
honradez y la falta de honestidad, la fidelidad y la infidelidad, la
ayuda y la matanza. Todo lo que existe en este mundo irreal,
relativo y falso tiene una naturaleza totalmente contraria. Nada
es cierto, ni real, ni infinito: todo es ilusorio. Es por esto que un
día, Sinran dijo para asombro de sus discípulos: “ Incluso los
honrados pueden salvarse, porqué no los deshonestos?”.
Verdaderamente, dar la libertad a alguien parece un gesto
bondadoso a nuestros ojos, pero es en realidad negarle la
libertad o impedir que desarrolle la facultad de la libertad. Es un
gran crimen.
Si ayudáis a algunos pobres mendigos, todos los días, dándoles
de comer, y esto durante años y años, seguirán mendigando
siempre. Es cometer un error. Además no podéis alimentar a
miles de pobres durante años. Todo lo que no podéis resolver
totalmente o para siempre, es un bien limitado, paliativo, o un
mal. Es por esto que muchos honrados son enviados al infierno,
mientras los deshonestos van al paraíso.
Se ha descubierto la importancia y la existencia de las vitaminas
hace 45 años. Muchos médicos las utilizan para millones de
enfermos y han declarado que ya no habrá más Bari-Bari en el
mundo. Pero al cabo de pocos años se han dado cuenta que no
es una panacea. La mortalidad por el Bari-Bari no baja, sino que
aumenta mientras se corona a los inventores de las vitaminas. Se
sabe que las vitaminas son un asunto complejo. Se clasifican en
A, B, C, D etc. Además hay B1, B2, B3, etc.
Con tales vacilaciones ¿Cuántas víctimas se producen por
iatrogenia?
Hoy día se da vitamina B1 a algunos niños, en vano y sin
obtener mejoría. No saben o descuidan que hay “aneurinasas”
que se multiplican en el intestino, descomponiendo la vitamina
B1. ¿Cuántas víctimas económicas y fisiológicas!
La insulina fue descubierta por dos médicos hace 35 años.
Desde entonces todos los médicos la inyectaban contra la
diabetes que se multiplicaba más y más. Pero se declaró
públicamente la ineficacia de la insulina en el 25º aniversario de
su descubrimiento en la conferencia internacional de
endocrinología en Manhattan.
Es muy tarde. Millones de diabéticos han pagado billones de
dólares por este medicamento ineficaz. ¡Qué decepción para la
medicina! Incluso hoy se utiliza mucho no sólo en países
subdesarrollados sino en las grandes ciudades de los países
civilizados, dónde siempre hay muchos inocentes, ignorantes,
supersticiosos que tienen total confianza en la medicina. ¡La
medicina es la nueva superstición!
Y hay muchos medicamentos parecidos. Es un asesino social,
universal, protegido por la ley. La medicina moderna es el
mayor azote de la humanidad en toda la historia, mayor que
todas las guerras de todas las épocas de la historia.
Pero todos los gobiernos de todos los países civilizados, salvo la
Nueva China, sólo reconocen una medicina, “alopatía”.
A decir verdad, hoy día no hay ninguna libertad para escoger la
clase de medicina. No se puede confiar la salud a otra clase de
medicina que la alopatía en casi todos los países, salvo China o
La India.
En una sociedad libre, el monopolio de cualquier empresa o
profesión se admite bajo el control de la ley y del gobierno. Pero
el gobierno y la ley no deberían proteger ninguna clase de
monopolio. La educación no debe ser monopolizada por un
gobierno ni por la ley. Espero que la “Citizens Medical
Reference Bureau, Inc ( N.Y.USA) against compulsory
medicine or surgery” cumplirá su papel lo antes posible.
Si hubiera un millonario que ofreciera su fortuna para la
distribución gratuita de medicamentos químicos de la medicina
moderna, por un cierto período, con una profunda convicción en
la medicina dictatorial y si en definitiva, estos medicamentos
son declarados “ineficaces” unos tras otros , con la tremenda
desilusión de este millonario, es seguro que irá a parar al
infierno con los amigos médicos que han colaborado con él.
Pero la ley moderna no juzga y no condena a tales
irresponsables. Si Jesús viniera a nuestra sociedad y curara a
todos los enfermos por medio de la fe, es bien seguro que sería
hecho prisionero y castigado por la ley que protege el
monopolio de la medicina.
En todo caso, una gran bondad en este mundo relativo consiste
en una gran maldad en el mundo real, absoluto e infinito, si esta
estuviera basada en la concepción del universo.
Jesús dijo que un rico no puede entrar en el Reino de los cielos.
Debemos saber que es lo mismo para todos los que son ricos, no
sólo en fortuna, sino también ricos en concepciones de todo
tipo, en sentimentalidad, tecnología sociológica, industrial,
científica, médica, religiosa, agrícola, etc., si no están
fundamentados en la constitución- concepción del universo.