Está en la página 1de 29

San Salvador.

Historia urbana (1900-1940)


América Rodríguez Herrera

Colección Ciudad y Memoria


Volumen 3

Primera edición:
Dirección Nacional de Patrimonio Cultural
Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (CONCULTURA)
San Salvador, 2002

No hallarás otra tierra ni otro mar.


La ciudad irá siempre en ti. Volverás a las mismas calles.
Y en los mismos suburbios llegará tu vejez;
en la misma casa encanecerás. Pues la ciudad siempre es la misma.
Otra no busques, no la hay.

La ciudad, Konstantino Kavafis. Alejandría, 1911.

Presentación

En el actual momento en que la tendencia de la globalización es notoria a nivel mundial, reflexionar


sobre el Patrimonio Cultural de nuestros pueblos, los valores que contiene y las amenazas que lo
acechan, y enfrentarlo a una tendencia de desarrollo, se hace indispensable para lograr un adecuado y
razonable aprovechamiento y manejo de los recursos que lo identifican.

Estudiar su valor en sí mismo carece de sentido, en cambio analizar a un hombre, un pueblo, una época
y su sociedad, permitirá la verdadera comprensión de lo que llamamos valores; así, los que se
encuentran contenidos en el Patrimonio Cultural, tanto tangibles como intangibles, deberán ser
considerados como tales en relación con una sociedad y un grupo cultural determinado. Por tanto, los
valores de nuestro Patrimonio Cultural se relacionan tanto con los hombres que lo crearon dentro de
una sociedad y tiempo histórico determinados, como con el hombre y sociedad actual y todos aquellos
que permitieron su conservación o eventual destrucción en el período que ha existido entre ambos.

De modo muy general, podría decirse que los valores del Patrimonio Cultural van desde el documento
para el conocimiento del origen y desarrollo de una cultura, elemento de identidad de un grupo social
determinado, hasta el de la base que sustenta el desarrollo equilibrado de los países en función del
reconocimiento de las diferencias de las etnias y grupos sociales; es decir, las identidades locales que
conforman el país.

Entre ambos extremos de esta escala, su valoración estética, posibilidades de uso, el valor agregado que
implica la suma de conocimientos que contiene y su aprovechamiento como atractivo turístico, por
mencionar algunos otros valores, ocuparán su lugar según sean manejados por sus custodios, sean estos
el gobierno o la sociedad según el caso.

Si bien la protección del Patrimonio Cultural cada día se difunde con mayor amplitud, y alcanza poco a
poco un auditorio aceptable, todavía no está muy establecida la cultura arquitectónica adquirida por
medio de un trabajo de recuperación del Patrimonio Edificado a nivel aislado, o a nivel urbano, con
intervenciones en centros, conjuntos y poblados de valor cultural. Esto implica en materia de
reconversión, una apropiación del rigor constructivo y de la autoría del diseño de los constructores
-arquitectos ingenieros- de épocas pasadas, con la certeza de que el espacio debe durar más que la
función, dándose cabida en esto, a la adaptación de nuevos usos de inmuebles culturales y a un
reconocimiento de la riqueza no hecha por nosotros en el tiempo que vivimos, situación que no nos da
derecho a destruirlo, sino protegerlo y garantizarle su permanencia en el tiempo.

Es precisamente con esta visión que CONCULTURA con el respaldo técnico-financiero de la Agencia
Española de Cooperación Internacional, AECI, continúa el Proyecto de Inventario de Bienes Culturales
Inmuebles, para además de identificar, reconocer e inventariar el Patrimonio Edificado, sustente las
bases de un control, una regulación y futuras normativas.

Para evidenciar los resultados de este importante proyecto, se ha creado la serie de publicaciones
Ciudad y Memoria, que ahora presenta este volumen dedicado a San Salvador, valorizando el
patrimonio cultural de nuestros pueblos a través de su arquitectura como fiel reflejo y testimonio de la
Memoria Histórica de nuestras ciudades.

Arq. María Isaura Arauz


Directora Nacional de Patrimonio Cultural
CONCULTURA
Septiembre, 2001.
Nota preliminar

Aunque existen pocos estudios que dan cuenta del desarrollo de la ciudad de San Salvador integrando
sus múltiples facetas (histórica, cultural, económica, política y social), son interesantes algunos análisis
realizados por sociólogos, urbanistas y periodistas que han contribuido a dar una idea de los procesos
fundamentales que han conformado a la ciudad, algunos de ellos ricos en análisis económicos y
políticos.

Sin embargo, poco se ha trabajado sobre la cultura urbana de San Salvador. El presente trabajo aborda
la temática de las identidades y la cotidianeidad de los sectores urbanos capitalinos hasta mediados del
siglo XX, con el objeto de contribuir al análisis de la dimensión cultural de la capital del país.
Constituye entonces una primera mirada desde la antropología urbana sobre los procesos
socioculturales que configuraron la sociedad capitalina hasta 1950.

Consideramos que las primeras décadas del siglo XX fueron determinantes en la conformación de los
procesos que llegaron a constituir el crisol alrededor del cual las diferentes clases sociales construyeron
sus propias identidades y se proyectaron con ellas alrededor de una idea de ciudad, que en su
consolidación contribuyó a configurar el proyecto de nación de la república salvadoreña.

El trabajo se concentra en el análisis del papel integrador de la religiosidad popular de una sociedad
pluricultural como lo fue San Salvador en el período estudiado, en tanto receptor de inmigrantes
europeos, palestinos, chinos, etc., y de la población de origen rural que fue desplazada de sus tierras
durante la reforma liberal de fines del siglo XIX. Examina así el aporte de esta religiosidad popular a la
consolidación de las identidades de esta estructura social pluriclasista en un momento de diferenciación
del tejido social, en donde en forma clara empezaron a perfilarse la burguesía, las capas medias y la
clase obrera.

No obstante, el papel jugado por las fiestas patronales encontró elementos de ruptura durante la
insurrección de 1932, en una coyuntura álgida de resolución por la fuerza de las contradicciones del
proyecto de Estado dibujado hasta el momento. A partir de entonces las fiestas patronales dejaron de
proyectarse como una fuerza integradora transclasista; paralelamente, la organización barrial perdía
presencia en la vida social y cultural de San Salvador.

Metodológicamente se utilizaron análisis históricos y etnográficos. Los periódicos de la época fueron


una fuente fundamental de información, la cual proporcionó una panorámica de la vida cultural de la
época. Las fuentes consultadas fueron: El Diario del Salvador desde 1903 hasta 1930; Diario Latino de
1932 a 1944; y La Prensa Gráfica de 1940 a 1950.

Adicionalmente se realizaron una serie de entrevistas con informantes que vivieron la experiencia de
los procesos de urbanización y la vida cotidiana de la sociedad capitalina a partir de los años treinta.

Este trabajo es producto del proyecto “Inventario de Bienes Inmuebles de El Salvador, II Fase”,
realizado por CONCULTURA con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional,
AECI, en el que partimos de que San Salvador es una ciudad con historia, rica en procesos
socioculturales que han heredado una complejidad de símbolos y elementos de identidad en los cuales
los salvadoreños podemos encontrarnos y que lo anterior justifica el esfuerzo iniciado y la necesidad de
su profundización.
El capítulo introductorio fue redactado por Mario Lungo Uclés, y tiene por objeto contextualizar el
trabajo en el desarrollo de la centralidad urbana que la ciudad de San Salvador ha ocupado en la
historia del país.

Este trabajo no habría sido posible sin la generosa ayuda de nuestros informantes: las señoras Dora de
Alas, Adela Machón, Rosana Durán de Ganuza, Graciela Mancía, Natividad de Rivas, Celia Herrera y
el general Gustavo López.

También agradecemos a la Universidad Albert Einstein y a la Universidad Centroamericana “José


Simeón Cañas”, porque en el marco de sus programas de servicio social se pudo obtener la valiosa
colaboración para la recopilación del material empírico, de los bachilleres: Boris Iván Méndez,
Osvaldo Enrique Robles, Erika Chahín y Cinzia Inocenti.

América Rodríguez Herrera, 1998.

NOTA DE LOS EDITORES

Se ha introducido un cuadernillo con reproducciones de sellos postales relacionados con monumentos y


edificios de la ciudad de San Salvador correspondientes a los años 1900-1940. Algunos de estos sellos
formaban parte del original recibido de manos de la autora. Agradecemos la colaboración del señor
Luis Cabrera, cuya colección personal sirvió de base para preparar dicha sección.

En el último capítulo se han introducido planos de sectores de la ciudad capital donde se ubican
algunas de las edificaciones a las que alude la autor. Esto fue posible por la ayuda calificada del
personal del Proyecto de Inventario de Bienes Culturales Inmuebles de El Salvador, Dirección de
Apoyo Técnico a la Dirección Nacional de Patrimonio Cultural, CONCULTURA.
Figura 1: Versión actualizada del croquis de la ciudad de San Salvador en 1594.
INTRODUCCIÓN

La centralidad de San Salvador

Estudiar la cultura urbana de San Salvador y el papel del Centro Histórico en su configuración exige
analizar las diversas facetas de la centralidad urbana de la ciudad. Efectivamente, esta centralidad
comporta múltiples dimensiones de una alta carga simbólica y funcional: política, cultural, económica,
entre otras, que en muchos casos está íntimamente imbricada a la posición regional, nacional e
internacional de la urbe.

Así por ejemplo, la centralidad de La Habana colonial no es ajena al papel de plataforma comercial que
cumplía esta ciudad en los intercambios entre España y el Nuevo Mundo, lo que marca una diferencia
sustancial con la que caracterizaba a Quito en el mismo período, aunque ambas ciudades fueron
configurando Centros Históricos de enorme valor y vitalidad. Las múltiples dimensiones antes
mencionadas alcanzan su mayor condensación, quizás, en el caso de la centralidad de la ciudad de
México, en parte por el peso de las funciones políticas y residenciales prevalecientes antes de la
conquista. Lima es, también, otro importante ejemplo de multifuncionalidad urbana.

Por otra parte, hasta bien entrado en el siglo XX prácticamente la antigua ciudad se confunde con el
Centro Histórico. Será solamente cuando las ciudades latinoamericanas se expanden rápidamente por
las transformaciones económicas y el crecimiento poblacional, que los Centros Históricos se van
convirtiendo en unidades claramente diferenciadas en términos espaciales y funcionales, modificándose
en distintos sentidos su valor simbólico.

¿Cómo se ha desarrollado este proceso en el caso de San Salvador?

Durante los primeros siglos de la colonia, en tanto parte de la Capitanía General de Guatemala, la
Provincia y la ciudad de San Salvador ocuparon una clara posición subordinada respecto a la ciudad de
Guatemala, centro del poder español, lo que explica la ausencia de una arquitectura urbana de carácter
monumental, la limitada diversidad en la composición social de sus habitantes (Lindo, 1990), y la
escasa profundidad de sus expresiones culturales. Poco a poco, sin embargo, se fue creando una base
económica de relativa importancia, basada en el cultivo del añil, que confiere a la ciudad de San
Salvador, a inicios del siglo XIX, una centralidad política, la que se expresa en que ciudadanos de la
misma encabezan los movimientos independentistas en 1811, 1814-16 y finalmente 1821. Esta se
refuerza durante las dos décadas posteriores a la independencia al constituir el asiento de los
principales grupos políticos promotores del mantenimiento de la Federación de Estados
Centroamericanos. Siglo y medio más tarde, pareciera que San Salvador tendería a retomar esta
centralidad a nivel de la región centroamericana cuando se comienzan a instalar en ella las distintas
instituciones que conforman el Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

A nivel nacional, la débil centralidad económica heredada del período colonial, se refuerza en las
décadas de los años 70 y 80 del siglo XIX, con la expansión del cultivo del café y la inserción
definitiva en el mercado mundial (Browning, 1978). Es en este momento que la ciudad de Santa Ana
comienza a competir con San Salvador por la centralidad económica y aun cultural del país, en base a
constituir esta ciudad el asiento de importantes grupos cafetaleros y la llegada también a la misma,
como ocurre en la capital, de inmigrantes que transforman radicalmente la composición social de
ambas ciudades.
En Santa Ana se crea el Banco de Occidente, se construye el Teatro Nacional (de Santa Ana) y nace un
sentimiento de orgullo por la pertenencia a esa ciudad, mientras la población urbana crece, llegando a
superar a la población de San Salvador en el año de 1905, en que contaba con 50,854 habitantes contra
50,304 de la capital. Ya desde mediados del siglo XIX, y a raíz de uno de los frecuentes terremotos que
han asolado a San Salvador, se decidió el traslado de la capital a la ciudad de Santa Tecla, asiento
también de importantes grupos cafetaleros, decisión de corta duración pero que era una expresión de
los cambios económicos, sociales y políticos que se estaban operando en el país.

La lucha por la centralidad a nivel nacional se saldará definitivamente durante las dos primeras décadas
del siglo XX, cuando la instalación de las primeras manufacturas en San Salvador reforzarán la
centralidad política nunca perdida de esta ciudad. A partir de esos años el crecimiento poblacional de la
misma será incesante, surgiendo una clara primacía urbana que consolidará a lo largo de este siglo.

Lo anterior se traduce en una clara ampliación de la base económica de la ciudad, una creciente
diversificación de la estructura social, el aparecimiento de expresiones políticas de nuevo tipo y de
manifestaciones de la cultura urbana cada vez más complejas.

El surgimiento de nuevas organizaciones sociales y la efervescencia política de los años 20, que
culminara en la insurrección popular de 1932 (Dalton, 1972) y el importante papel del pensamiento
político de Alberto Masferrer (Barba, 1997), son un claro ejemplo de estas transformaciones sociales y
políticas. El definitivo desborde territorial de la antigua ciudad que se confundía prácticamente con el
Centro Histórico, y que expande principalmente hacia el oeste del valle en que se asienta, es la
expresión del crecimiento de la nueva economía urbana. La cultura citadina no se queda atrás aunque
marcha a un ritmo diferente manteniendo y recreando expresiones heredadas de la colonia.

Evidentemente la represión posterior a la insurrección de 1932, que inaugura un largo y oscuro período
de dictaduras militares que se prolongará casi medio siglo, provocará cambios sustanciales en el país y
la capital, particularmente en la cultura urbana. Explorar estos cambios es el objetivo de los capítulos
siguientes de este libro.

Queremos al respecto plantear las siguientes interrogantes:

¿Cómo se explica la convivencia de la larga dictadura del general Hernández Martínez con el
florecimiento de algunos de los mejores literatos del país como Salarrué o Claudia Lars?
¿Qué incidencia tiene la represión imperante sobre las manifestaciones de la cultura y sobre todo las
manifestaciones de la religiosidad popular?

Cualquiera que sean las respuestas, es claro que el período que transcurre entre 1932 y 1948 es de
singular importancia para la cultura del país, y el último de estos años, que marca el inicio del proceso
de industrialización y modernización del Estado salvadoreño creado en el último cuarto del siglo XIX,
es también el cierre del ciclo de consolidación de la centralidad y la primacía urbanas de San Salvador,
a partir del cual el Centro Histórico comenzará un período de, hasta el momento, indetenible deterioro.

Volvemos de nuevo a la cuestión del papel del Centro Histórico en la centralidad urbana de San
Salvador, objeto de esta introducción. Podemos sobre esto proponer la distinción de cuatro períodos:
De 1811 a 1850, el Centro Histórico se confunde con la ciudad misma, y la dimensión predominante de
su centralidad es la política. Su papel en la constitución de las bases del Estado Nacional y en la
creación de una identidad nacional son aspectos de la historia nacional aún poco explorados.

Entre 1850 y 1900, el Centro Histórico de San Salvador puede seguir siendo identificado con la ciudad
misma, pero la centralidad urbana es una combinatoria de las dimensiones política y económica, lo que
transforma la simbólica del centro.

Los años que transcurren entre 1900 y 1950 marcan el inicio de la diferenciación espacial entre el
Centro Histórico y la ciudad, debido a la expansión de la misma, mientras que en la centralidad urbana
va adquiriendo cada vez más importancia la economía.

Finalmente, a partir de 1950 la ciudad estalla, se expande aceleradamente, y si bien a nivel nacional su
centralidad en todas las dimensiones es indiscutible, en términos territoriales asistimos a la constitución
de múltiples espacios donde se expresan las distintas facetas de la centralidad, siendo el Centro
Histórico solamente uno de ellos, especialmente por la práctica desaparición de una de las funciones
centrales más importantes: la habitacional.

La periodización propuesta exige, no obstante, una mayor profundización que generaría matices a
incorporar en el análisis. Tarea impostergable, particularmente al final de este siglo que coincide con
una radical transformación de la sociedad salvadoreña que debe reconstituir su identidad nacional
incorporando inéditos procesos como la migración internacional (Lungo, 1997), que están
transformando la cultura nacional y la cultura urbana en particular.
La cultura urbana desde la Colonia hasta la consolidación del Estado Nacional

Figura 2: Versión actualizada del plano de la ciudad de San Salvador en 1807.

La ciudad de San Salvador fue la primera ciudad de españoles que se fundó en el territorio nacional,
recogiendo por ello una rica tradición histórica y cultural. La primacía de que goza en la actualidad
sintetiza ese cúmulo de experiencias que llegaron a constituir una forma de vida, una cultura urbana,
poco explorada y conocida. Las fuentes históricas con que se cuenta en el país ofrecen una visión
limitada de la vida urbana de San Salvador; no obstante, es posible captar una sociedad tenaz que
sobrevivió a la adversidad, logrando adaptarse a las condiciones geográficas, económicas y sociales
desfavorables en muchos momentos a lo largo de casi la mitad del milenio de su existencia.

La fundación de San Salvador. La traza urbana y el sistema de barrios

Durante la colonia, San Salvador fue una de las ciudades más importantes en la Capitanía General de
Guatemala; fue fundada en 1525, durante los primeros años de la conquista y colonización de América.
No existe acuerdo entre los diversos autores sobre la primera ubicación de la Villa de San Salvador.
Esto se debe en parte a que su fundación estuvo relacionada con la defensa y colonización de lo que
posteriormente llegó a constituirse como la Provincia de San Salvador.

Se presume que la primera ubicación de la Villa de San Salvador fue en el antiguo poblado de
Cuzcatlán (Amaroli, 1991), núcleo de gran importancia política y religiosa durante la época
precolombina. La resistencia y los ataques de la población indígena durante los primeros años de la
conquista obligaron a que los vecinos buscaran protección en lugares más seguros, provocando con ello
la reubicación de la Villa hacia otros puntos. La primera localización estable de la Villa de San
Salvador se puede ubicar en el Valle de La Bermuda, en el municipio de Suchitoto, a 40 kilómetros al
noreste de la actual San Salvador, en el lugar conocido como Ciudad Vieja, de la cual todavía se
encuentran algunos vestigios (Lardé y Arthés, 1918; Barón Castro, 1996; Amaroli, 1991; Fowler,
1997).

En 1545 autorizada por la Real Audiencia de los Confines se decidió el traslado de San Salvador a su
actual ubicación en el valle de Quezaltepeque o Cuzcatlán (Barón Castro, 1996). Entre las razones que
se atribuyen a este cambio es la búsqueda de mejores condiciones climáticas y productivas.
Documentos de 1545 señalan que el cambio fue solicitado por hallarse La Bermuda “en parte muy
estéril y muy contrario a la perpetuydad della” (Ramírez y Rogel, en Barón Castro, 1996: 209).

El punto seleccionado ofrecía mejores condiciones. “La Aldea”, como se conocía este lugar, era un
asentamiento localizado en las vegas del río Acelhuate, que había progresado en virtud de ser un punto
de confluencia de un conjunto de pueblos de indios asentados en una fértil y rica región en la cuenca
del río Acelhuate y del lago de Ilopango; en pocos años esta villa progresó en forma notable, a tal grado
que el 27 de septiembre de 1546 le fue concedido el título de Ciudad (Lardé y Arthés, 1918).

San Salvador se construyó atendiendo “la cuadrícula española”, caracterizada por un trazo geométrico
con calles rectas y manzanas cuadrangulares que definían los espacios públicos y privados.

Las Ordenanzas de Carlos I de España, fechadas en 1523, brindaron un marco de ordenamiento y


desarrollo urbano a la ciudad recién fundada:

“Cuando hagan la planta del lugar, repártanlo por sus plazas, calles y solares a cordel y regla,
comenzando desde la plaza mayor, y sacando desde ella calles a las puertas y caminos principales, y
dejando tanto compás abierto, que aunque la población vaya en gran crecimiento se pueda siempre
proseguir y dilatar en la misma forma” (CEHOPU, 1989: 15).

La cuadrícula se inició allá por 1545, con un espacio vacío que correspondió a la Plaza Mayor o Plaza
de Armas, colocándose en las proximidades de la misma las representaciones políticas y religiosas del
régimen colonial como el Cabildo y la primera Iglesia parroquial. Le siguieron en importancia las
habitaciones de los descendientes de encomenderos y funcionarios de la corona.
Como en todas las ciudades fundadas durante la colonia, la distribución espacial reflejaba la
segregación social de sus habitantes, de acuerdo a su relevancia política, social o económica. Esta
distribución espacial se mantuvo a lo largo de la colonia, a pesar de la constante reedificación de la
ciudad a causa de los distintos terremotos que la asolaron casi desde su fundación.

Con un máximo de tres terremotos por siglo, la ciudad se mantuvo en pie sobre la base de múltiples
esfuerzos y recursos que tenían que movilizarse luego de la destrucción provocada por cada sismo.
Cada reconstrucción se hizo respetando el trazo original (Salazar, 1995), de tal manera que la
distribución del espacio tuvo una línea de continuidad en los referentes mentales de los citadinos, no
obstante la imposibilidad de ver reflejado en la ciudad un proceso acumulativo de edificaciones.

De hecho la distribución espacial contribuyó a generar un conjunto de códigos dirigidos a sancionar la


segmentación social surgida del poder colonial, así como también a generar puntos de referencia y una
simbología asociada con esa estructuración de la sociedad.

El crecimiento de la ciudad se organizó a partir del sistema de barrios, alrededor de las parroquias y en
relación con la Plaza Mayor. En la ciudad se establecieron tres conventos de religiosos: dominicos,
franciscanos y mercedarios. Alrededor de los franciscanos se desarrollaron los barrios de La Ronda (de
la Concepción) y San José, mientras que los dominicos se establecieron en los barrios de El Calvario y
Santa Lucía, y los mercedarios tomaron presencia en los barrios San Esteban, La Vega (Salazar, 1995)
y Candelaria.

Observando los planos de San Salvador de 1594 (Lardé y Larín, copia del original en el Archivo
General de la Nación), encontramos que el trazo de la ciudad era irregular en su mayor parte, a pesar de
la cuadrícula inicial trazada sobresaliendo algunas calles que atravesaban o conectaban la ciudad con
importantes asentamientos indígenas y zonas de encomiendas.

Durante los primeros años de vida colonial, la geografía de la Aldea continuaba siendo importante, tan
es así que la primera iglesia de los dominicos se estableció en las vegas del Acelhuate.

Es posible que los primeros suburbios de la ciudad se encontraran en los límites de los barrios, en las
rutas mostradas por los trazos de las calles, y que fueran los puntos sur y oriente, que conectaban con
las zonas de mayor riqueza económica, los que marcaron las tendencias en su crecimiento.

A pesar de que San Salvador era una ciudad de españoles que por ley debía estar separada de los
pueblos indígenas, su desarrollo urbano estuvo muy relacionado con la dinámica social y económica de
los pueblos de indios localizados en sus alrededores. Esta cecanía generó desde muy temprano procesos
de articulación entre la cultura española y la indígena, que de alguna manera contribuyeron a dinamizar
los procesos de mestizaje y sincretismo cultural.

La Iglesia desempeñó un papel preponderante, normativo e integrador de la sociedad colonial. En torno


a las parroquias se organizaba no sólo la vida religiosa, sino también la vida civil, la vida política y la
económica. Tan es así que los diferentes tipos de registros religiosos (bautizos, matrimonios,
defunciones, informes, libros de cofradías, etc.) brindan importante información sobre diferentes
aspectos de la vida seglar, privada o colectiva, de la sociedad colonial. Un ejemplo lo constituyen las
cofradías, que en un inicio nacieron ligadas a los gremios y a la actividad económica, y fueron
adquiriendo un profundo sentido ritual y religioso que fue avanzando como una fuerza organizadora
estrechamente ligada a la vida de los barrios (Rodríguez, 1989).
Las cofradías contribuyeron al desarrollo de las identidades barriales y gremiales de la ciudad, a partir
de la devoción al santo o numen protector: por ello fueron espacios donde se desarrollaban procesos de
sincretismo cultural y religioso, a despecho de la vigilancia y el rechazo de las autoridades religiosas.

Cortés y Larraz en su informe eclesiástico de 1770 señala:

Se hacen velorios con las imágenes de los santos en las casas de los mayordomos, en las fiestas de las
cofradías, en las de los titulares de los pueblos con el desacato de tener presentes las imágenes, con
dos o más candelas encendidas, recibiendo el medio, o el real de cada uno de los concurrentes, a titulo
de limosna; a estos velorios equivalen o son lo mismo las zarabandas, porque todo se reduce a
deshonestidades y embriagueces… Se deja también ver que estas desenvolturas no suceden solamente
una u otra vez, sino con muchísima frecuencia y se hallan tan radicadas, que ya no hay medio con qué
ocurrir a un desorden tan monstruoso, porque ni bastan amonestaciones, ni decretos, ni recurrir a
alcaldes, ni providencia alguna, porque las burlan todas y para ello inventan todo género de
arbitrios…” (Cortés y Larraz, 1958: 110).

Según este cronista, las posibilidades de control de la Iglesia sobre la vida cotidiana de la población
eran limitadas; también la precaria infraestructura educativa en la ciudad propiciaba que los procesos
socioculturales en la Provincia adquirieran una dinámica propia, rica en elaboraciones locales.

Este mismo autor consigna que a fines del siglo XVIII, las cofradías eran la organización religiosa
tradicional más importante entre los pueblos de la región. Existían, para esta misma época, 503
cofradías en San Salvador y 166 cofradías en Sonsonate. Datos globales de la Diócesis de Guatemalan
plantean que sólo en estas dos alcaldías mayores se concentraban un 40,2% del total de cofradías. Así
también que de las 28 cofradías más ricas de la diócesis, 18 estaban ubicadas en San Salvador y 2 en
Sonsonate (García Añoveros, 1978).

El carácter marginal de la ciudad con respecto al sistema colonial

San Salvador fue una ciudad de relativa importancia durante la colonia, relacionada con el auge del
cultivo del añil en la Provincia. No constituía un centro político o administrativo de importancia para el
régimen colonial. Los representantes del gobierno en la provincia no eran miembros de la alta
jerarquía, lo cual implicaba que las edificaciones donde se alojaban no revestían la suntuosidad que
mostraban los principales centros administrativos coloniales en la Capitanía General de Guatemala u
otras capitales del sistema colonial.

La articulación de la Provincia de San Salvador a la economía mundo ocurrió fundamentalmente a


través de la producción añilera a partir de los siglos XVII y XVIII. Analizando a algunos cronistas de la
época colonial, Browning (1975) da cuenta de que desde 1612 las tierras bajas en los alrededores de
San Salvador estaban sembradas fundamentalmente de xiquilite o añil; para 1656 existían 200 obrajes
de añil de la zona que producían 110,000 libras al año.

La importancia productiva de la Provincia es registrada por Juarros, quien consigna que entre 1783 y
1792, de las 9,721,800 libras que se produjeron en el Reino de Guatemala, 8.8843,334 fueron
producidas en la Provincia de San Salvador (Browning, 1975: 119). Este aporte productivo de la
Provincia no se tradujo en una importancia comercial. El intercambio del añil se concentró en un grupo
de comerciantes localizados en Guatemala que tenían una situación privilegiada y monopolizaban el
intercambio con España.

Datos de finales del siglo XVIII siguen mostrando que el añil dominaba la actividad productiva de la
Provincia, a tal grado que desde 1814 se encomendó a las autoridades españolas el fomento de la
diversificación agrícola en toda la Provincia.

El predominio del añil en la economía de la Provincia era evidente. No obstante, es importante


detenernos en el análisis de otras actividades económicas que se desarrollaron en la ciudad. Sería
importante realizar estudios específicos sobre las diferentes actividades productivas que marcaron la
pauta de la evolución económica y social de la ciudad. Es posible que junto a la producción de añil se
desarrollara también una actividad productiva de alimentos y bienes de consumo. La ubicación de la
Provincia fuera de las principales rutas de intercambio comercial encarecía los productos de consumo
importados. Es en este sentido que posiblemente algunas artes y oficios, así como la actividad
comercial, florecieran en la ciudad.

Aparentemente no hay suficientes datos que permitan alcanzar una idea de la complejidad de artes y
oficios y su ubicación espacial en la ciudad de San Salvador durante el período colonial. No obstante,
algunas actividades han sido documentadas por algunos historiadores. Fernández advierte la presencia
de talleres de platería y herrería, además de talleres de cerámica, textiles, madera tallada, productos de
palma, artículos de cuero y productos alimenticios (Fernández, 1996). También la presencia de talleres
de tejido para la elaboración de mantas (Amaroli, 1991).

“Si bien las calles son rectas, las En los pueblos de indios y de indios más ladinizados existentes en
mismas están polvorientas y sucias, los alrededor de San Salvador (Paleca, Aculhuaca, San Jacinto,
y peor pavimentadas que las de la Panchimalco y otros) se producían loza, textiles y productos
capital [se refería a la ciudad de alimenticios (Cortés y Larraz, 1958). La relación con los pueblos
Guatemala, capital de la de indios proporcionó a la ciudad una dinámica comercial y social
Federación]. Las casas asimismo con esos pueblos.
enjalbegadas y de un solo piso no
tienen la pulcritud exterior ni la Estadísticas ocupacionales de la población de la Provincia de San
comodidad y espaciosidad interior Salvador señalan que, para 1807, el rubro de Artes y Oficios
de las buenas casas guatemaltecas. incluía músicos, pintores, plateros, herreros, albañiles, carpinteros,
Un gran defecto es la falta de pilas, sastres, tejedores, zapateros y tintoreros, y agrupaba al 36.91% de
de que están dotadas muy pocas la población (Gutiérrez y Ulloa, citado por Salazar, 1995). En
viviendas (Haefkens, 1969: 72). cuanto a los negociantes, entraban en esta clasificación los
comerciantes, traficantes y panaderos, que incluían el 29.01% de
la población total de la Provincia. Flora Salazar (1995) plantea la hipótesis de que la mayoría de las
actividades artesanales y comerciales se desarrollaban en la ciudad, lo cual podría sugerir no sólo la
diversificación de los oficios y la importancia del sector comercial, sino también la relevancia
económica de la ciudad en este periodo. No obstante, este planteamiento permanece como una línea de
investigación que demandaría una cuidadosa investigación.

Trabajos específicos sobre este tema podrían dar luz sobre el estudio del impacto de la actividad
comercial en la conformación de la identidad cultural de los capitalinos en el contexto colonial.

La Independencia Centroamericana y la consolidación del Estado Nacional


Los estudiosos de los procesos urbanos de las ciudades coloniales consideran que el siglo XVIII fue
crucial para las ciudades coloniales hispanoamericanas, ya que junto a las Reformas Borbónicas se
desarrolló un proceso de modernización sin precedentes que implicó transformaciones en el Estado
colonial. Con ello se pretendía impulsar una política colonial liberalizadora de los rígidos esquemas
productivos y comerciales. Esto trajo una ampliación del Estado y la inversión en recursos humanos
con el objeto de crear una capacidad operativa para los cambios proyectados, reflejándose en un
incremento de la inversión pública y la privada en servicios, áreas recreativas y embellecimiento de la
ciudad (Mellafe en Solano, 1986).

Desde la perspectiva colonial, el sentido de los cambios se orientaba a impulsar una administración
eficiente a fin de lograr una mejor captación de los recursos de los territorios de ultramar.

Uno de los historiadores salvadoreños que ha abordado esta temática señala que las Reformas
Borbónicas ayudaron a crear un sentido de identidad y pertenencia antes inexistente en la Provincia
(Lindo, 1990). La creación de la Intendencia contribuyó a relacionar la administración, el territorio y el
poder, lo cual constituye indudablemente el antecedente de lo que posteriormente llegaron a ser los
límites de la futura República. “las principales ciudades fueron organizadas alrededor de ayuntamientos
y que junto a los Montepíos de Añil constituyeron un punto de encuentro para las actividades políticas
de la élite local” (Lindo, 1990: 8).

A partir de este momento, la ciudad logró un cierto desarrollo con la asignación de nuevas funciones y
la demarcación de nuevos mojones a través de un sistema de ferias, la Aduana, las Cajas Reales y las
garitas a las salidas de la ciudad que orientaron su crecimiento físico.

En este contexto de nuevas relaciones, se empezaron a generar procesos que favorecían el surgimiento
de una conciencia de intereses compartidos frente a una Guatemala que conseguía retener los
privilegios comerciales que le confería su posición jerárquica dentro del sistema colonial.

Otro de los cambios que se suscitaron en este período fue la intención de invertir en la educación de la
Intendencia. Según fuentes de la época, la población permanecía iletrada fundamentalmente por la falta
de estímulos y por la ausencia de todo tipo de escuelas (Lindo, 1990). Para 1770, durante la visita de
Cortés y Larraz, le causó asombro al obispo que la ciudad “que se dice de españoles” careciera de
escuela (Cortés y larraz, 1958: 107).

Los primeros intentos de organizar la educación se dan cuando el Barón de Carondelet proporcionó a
cada barrio de la ciudad profesores de educación elemental durante su visita a finales del siglo XVIII.
De esta misma fecha data la primera Escuela de la República. En 1803, el Arzobispo Peñalver encontró
en su visita a la Intendencia que había 500 estudiantes (Lindo, 1990). En la postrimería de la colonia,
en 1807, Gutiérrez y Ulloa ratifica que la educación en la Provincia era sumamente atrasada.

La élite tampoco era educada. Estaba conformada por un pequeño núcleo de productores que se veían
favorecidos por el acceso a la educación que sus medios económicos le permitían, y por sus vínculos
con el Montepío y los comerciantes guatemaltecos.

Los estudios superiores eran impartidos en la Universidad de San Carlos de la Ciudad de Guatemala.
Esta Universidad graduó en 145 años únicamente a 460 bachilleres provenientes de todas las Provincias
del istmo (Lindo, 1990). A pesar de tener un impacto cuantitativo mínimo, a partir del siglo XVIII la
Universidad de San Carlos tuvo un importante papel en la trasmisión de las ideas de la Ilustración y del
conocimiento científico en el país y en toda la Provincia (Historia de El Salvador, II tomo, 1994).
Es posible que estos procesos contribuyeron en alguna medida a generar un pensamiento con arraigo en
intereses locales. Siendo la ciudad el punto de concentración de esta élite, fue también el espacio donde
fluyeron las ideas del contrato social, de los derechos humanos universales que se constituyeron en el
ideario de las luchas libertarias de la época.

Para algunos autores, la independencia de Centroamérica fue una extensión de la independencia


mexicana (Fonseca, 1996). Bajo esta interpretación la élite local era sumamente débil como para
visualizarse como portadora de un proyecto regional. Esto explicaría el por qué en los años posteriores
a la independencia no emergió con prontitud el perfil del proyecto de Estado para las provincias
centroamericanas.

El intento de unidad a través de la República Federal de Centroamérica (1823-1843) se vio así


rápidamente frustrado. La élite salvadoreña, precaria desde su base política y económica (Lindo, 1990),
se encontró frente a un reto formidable.

En los años subsiguientes el conflicto entre el espíritu separatista y el espíritu unionista se vio
alimentado por las guerras entre liberales y conservadores que sobrevinieron a la independencia. En
este período se establecieron los límites definitivos del país con la anexión de los territorios de la vieja
Alcaldía Mayor de Sonsonate, que incluía los actuales departamentos de Sonsonate y Ahuachapán.

El desarrollo y el ascenso del café provocó los cambios en la estructura económica y social que
incubaron las condiciones que favorecerían el surgimiento de una nueva élite. Fue importante la década
de los cuarenta y cincuenta, particularmente la gestión del general Gerardo Barrios. Se promovió el
cultivo del café, lo que incluyó la desamortización de los bienes en “manos muertas”, que puso en el
mercado de tierras urbano y rural, las propiedades del clero y del Estado.

Barrios fue un caudillo liberal que se proyectaba desde San Salvador. Fue en este período que se
planteó el desarrollo del aparato burocrático del Estado incluyendo la organización del sistema
educativo en los niveles medio y superior. No es fortuito que fuera a instancia suya que la capital del
país regresara a San Salvador, cuatro años después de haber sido trasladada a Cojutepeque a causa del
terremoto de 1854.

El general Barrios tuvo mucho arrastre entre los sectores populares, particularmente entre los artesanos.
San Salvador y en particular el barrio El Calvario fueron su fortaleza. Hay evidencias del apoyo que los
artesanos, desde sus organizaciones barriales, le dieron a este caudillo. La tradición política del
movimiento se documenta a partir de 1858, cuando este sector social intervino de manera decisiva en la
gestión del general Gerardo Barrios, constituyéndose en base popular de este gobierno. “Los barrios El
Calvario, Candelaria y La Vega participaban en la lucha política e igualmente lo hacían en las
festividades religiosas y cívicas. Los artesanos eran en ese entonces el alma rebelde del país” (Revista
Obrera en Vallecillos, 1964: 303).

En una serie de reportajes inéditos publicados en 1902 por el Diario del Salvador (Anales, 1951),
encontramos que “...en 1859, los calvareños fueron llamados repentinamente al servicio [militar] por
Gerardo Barrios”, mientras que en 1863, Barrios resistió el sitio del conservador guatemalteco Rafael
Carrera apoyado únicamente por los artesanos de la capital. (Diario del Salvador, 12 de abril de 1902).

Es posible que esta tradición de lucha, en el corazón mismo de la ciudad, haya contribuido a la
elaboración de nuevos símbolos de identidad y conciencia nacional. Sin embargo, las bases de la
cultura urbana seguían apoyándose fundamentalmente en el marco de la organización tradicional de los
barrios y las cofradías.

No obstante los devastadores terremotos de 1854 y 1873, la ciudad empezó a transformarse. La Iglesia
de la Presentación, luego de ser reedificada en 1854, cambió su nombre por el de Iglesia de San José o
Iglesia del Pilar. Otros que tuvieron que reedificarse fueron la Universidad Nacional, que se había
construido provisionalmente en 1841 en el costado poniente de lo que era el claustro del convento de
Santo Domingo, y la Catedral, en 1846, en lo que había sido la Iglesia Parroquial durante la colonia.

Después del terremoto de 1873, el presidente mariscal Santiago González ordenó que la reconstrucción
de la ciudad debía hacerse con materiales antisísmicos, lo cual significaba abandonar los materiales y
técnicas tradicionales, de paredes gruesas de adobe y calicanto, por las construcciones de lámina
“deployer” o con estructura de hierro, sobre las cuales había una tradición en la arquitectura europea y
norteamericana desde fines del siglo XVIII. Se realizaron muchas construcciones con este material: en
su mayoría fueron edificios gubernamentales.

En las proximidades de la antigua Plaza de Armas, punto de partida de la ciudad en la cuadrícula


original, se reedificaron los edificios que continuaban significando el poder político del gobierno local.

En 1877, en donde fuera la casa solariega de los padres Aguilar, próceres de la Independencia, fue
construida la Casa Blanca para albergar la sede del gobierno, de madera y lámina. Fue una de las
primeras edificaciones que tuvo dos pisos, poseyendo además una torre que sobresalía con dos niveles.
Retomaba la idea de las torres y relojes, de procedencia colonial en las iglesias, así como los torreones
de las edificaciones militares. La torre era un distintivo, un punto de referencia urbano, en la cual se
ubicaba un reloj. Este edificio incorporaba la influencia del estilo victoriano según se usaba en los
Estados Unidos y que nos llegó sobre todo de California.

Es posible que los nuevos conceptos arquitectónicos estuvieran reflejando los cambios ideológicos:
símbolos de distinción o poder que antes sólo pertenecían a la Iglesia y que ahora eran reivindicados
por el Estado. Lamentablemente, en 1918 el edificio fue consumido por un incendio.

En 1877, en la sede del antiguo Cabildo, se construyó el Palacio Municipal, también con dos niveles y
una pequeña torre que sobresalía un nivel. Este edificio también fue destruido por un incendio en 1919.

Con la construcción del Palacio Nacional en 1868, en las proximidades del Convento de los
Dominicos, se inicia un nuevo concepto de la ubicación del poder que buscaba generar un nuevo
núcleo que funcionara como un centro de gobierno, diferente a los referentes coloniales relacionados
con la Plaza Mayor.

La ciudad empezaba a cambiar. Se habían dejado atrás las ataduras del régimen colonial y no obstante
las rupturas que se manifestaron en este proceso de transformación, algunos rasgos de la cultura urbana
se proyectaron en una línea de continuidad, creando puentes entre la ciudad colonial y la moderna. La
traza urbana y la organización barrial y religiosa propiciaron los espacios sobre los cuales se
desarrollaron los nuevos escenarios y las identidades propias de la modernidad y que llevarían adelante
la construcción del Estado salvadoreño.
Los años claves de la transformación de la ciudad: 1880-1920
Figura 3: Plano de la ciudad de San Salvador hacia 1863. Sin fecha
No obstante que el añil continuaba conservando relativamente buenos precios en el ámbito
internacional hasta el último cuarto del siglo XIX, la revolución industrial dibujaba cada vez más el
desplazamiento y adopción de los colorantes sintéticos en la industria textil mundial, mientras el
paisaje rural salvadoreño se modificaba radicalmente con la introducción del cultivo del café
(Browning, 1975).

Esta transformación en el ámbito de la estructura económica del país marcó la vida social a finales del
siglo XIX, y en este contexto se impulsaron en forma lenta algunos cambios en el patrón cultural
salvadoreño. La apertura frente al sistema mundo que su status como nación independiente le brindaba
permitió que algunas actividades se desarrollaran bajo la influencia de los planteamientos
predominantes en el mercado mundial.

Estos fluyeron a través de la constante llegada de viajeros, algunos de los cuales eran representantes de
diferentes gobiernos y potencias europeas interesadas en invertir y extender su hegemonía en las
jóvenes repúblicas del istmo centroamericano. En la producción agrícola existió desde los años
cuarenta el interés por introducir nuevos y más promisorios productos para el mercado internacional.
Entre ellos estaba el café.

Los cambios en la estructura económica se desarrollarán paralelamente y en forma casi imperceptible.


Cuando los precios del añil se vinieron abajo en la década de 1870, El Salvador no sufrió una catástrofe
económica en el sentido estricto, en parte porque junto al declive de este producto, el café venía
ganando terreno en la campiña salvadoreña. Según datos de Browning, en 1870 que se registra el
mayor auge de las exportaciones de añil, El Salvador logró exportar 2,620 miles de dólares; ese mismo
año las exportaciones de café alcanzaban los 663 miles de dólares. Tan solo 5 años después las
exportaciones de café alcanzaban 1,673 miles de dólares, sobrepasando las exportaciones de añil de ese
mismo año, las cuales se calculaban en 1,161 miles de dólares (Browning, 1975).

La expansión del café trajo profundas consecuencias en la estructura social y productiva. La liberación
de la tierra a través de las Leyes de Extinción de Tierras Ejidales y Comunales impulsadas por el
gobierno liberal en 1881 y 1882, eliminaron las trabas que impedían el libre acceso al mercado de las
tierras atadas a las comunidades indígenas y otros sectores de población campesina. A partir de este
momento la producción de café creció notablemente hasta alcanzar en 1891 las exportaciones un valor
de 4,806 miles de dólares.

En términos poblacionales gran parte de la población campesina desplazada de las áreas centrales por
las leyes mencionadas se vio obligada a migrar, sea hacia el norte del país, sea a las ciudades,
especialmente San Salvador y Santa Ana.

Una de las transformaciones más importantes y de gran impacto en la cultura urbana fue la
conformación de una nueva élite social.

No hay estudios suficientes sobre la transición ni la inserción o no de los añileros en la nueva estructura
social. Es posible que algunos sectores con intereses en la producción añilera empezaran a invertir en el
café, pero solo un estudio de este período podría arrojar con exactitud nuevos datos sobre la
conformación de este sector social emergente.

Se puede, no obstante, plantear la hipótesis que la nueva élite se conformó a partir del desarrollo de la
economía cafetalera, en una dinámica que le llevó a una sobreposición de intereses en las diferentes
Una obra literaria escrita
en los días posteriores al
terremoto de 1917 que
ofrece una interpretación ramas productivas desde principios del siglo XX. Este fenómeno tomó
del sentir de un nuevos matices con la llegada de inmigrantes europeos que se introdujeron en
capitalino… los negocios del café, sobre todo en la exportación y el naciente sistema
-¿Y cree usted -preguntó financiero.
un muchacho de talla
hercúlea, de ojos vivaces Uno de los estudios de este período proporciona un listado de 66 miembros
y bravo espíritu- que de la élite salvadoreña que tenían intereses en el café, azúcar, banca y
debemos desocupar la exportaciones. Este listado nos proporciona los apellidos de tres banqueros:
ciudad y dejarla Trigueros, Mejía-Duke, Bloom; nueve exportadores: Deininger, De Sola,
abandonada porque haya Dueñas, Goldtree-Liebes, Meardi, Mugdan, Nottebohm, Sauerbrey y Smith;
sido víctima de un la familia Guirola destaca tanto por su actividad financiera como por la
terremoto, o de varios? exportadora. De once casas considerados como las más suntuosas de El
-Sería lo más prudente Salvador, sólo dos poseían capitales ligados al cultivo del café (Wilson en
-repuso el interrogado. Béjar y Menjívar, 1975; 182-183).
-Pues no y mil veces no
-replica el cadete-. Tal La nueva élite se estableció en las ciudades y fue ésta indudablemente la que
cobardía me parece concluyó la tarea de construcción del Estado iniciada por la élite añilera, y
indigna de nuestros configuró decisivamente la nueva cultura urbana en el país.
mayores. Construyamos
con precaución, pero no El café se constituyó en un eje de crecimiento para
Barón Castro
dejemos señala
este que para fines del siglo
suelo, algunas ciudades del país. Con el café se empezaron a
pasado “el número
consagrado el extranjeros nunca llegó a desarrollar una gran cantidad de actividades
por de
sobrepasar,
esfuerzo varias el de 500 individuos. comerciales y financieras dirigidas a apoyar la
comodemáximo,
heroico
Yageneraciones.
para 1934 laNo crea de migración registró comercialización y la exportación del producto. El
oficina
unusted
totalque
2,618
va a temblar distribuidos como
individuos primer Banco, el Internacional, se fundó en 1880.
sigue:
todosEspañoles va apalestinos 647, italianos Posteriormente se fusionó con el Banco Salvadoreño
los días, ni647,
haber terremoto cadaestadounidenses
366, alemanes 281, año. 234, en el año 1885. La primera sede de este banco fue en
mexicanos
Pero aunque211,así chinos 197, franceses 143,
fuera, no San Salvador. El Banco Occidental fue fundado en
británicos 140, colombianos
deberíamos movernos de 91, suizos 89, otros Santa Ana en 1890 (Béjar y Menjívar, 1985). La
europeos
aquí. 122,superiores
Seamos otros americanos
a 97, otros producción de bienes de consumo y de servicios
asiáticos 6 y africanos
la adversidad… Yo sí amo 2”. Barón Castro, generada por el auge cafetalero contribuyó a dinamizar
Rodolfo.
mi ciudadLa población
nativa, de El Salvador, 1978;
heroica la vida social de las principales ciudades.
464.
y fuerte, culta y grande.
Amo su historia, sus La población rural inmigrante contribuyó a definir el
tradiciones, sus panorama ocupacional y sociocultural de las mismas.
costumbres, amo su suelo, Así, datos demográficos de principios de siglo muestran que Santa Ana se
este mismo suelo en que había convertido, en 1905, en la ciudad más poblada de la república con
ahora reposo. Y vea usted 50,854 habitantes, sobrepasando a San Salvador que para ese momento
(al decir esto, extendía las contaba con 50,304 (Lungo, 1988). Este autor plantea la hipótesis que este
manos amorosamente a período es clave, en tanto sintetiza la lucha por la primacía entre las dos
ras de tierra) de esta ciudades. Para entonces, la producción cafetalera estaba ya consolidada en
materia es hecho mi Santa Ana, mientras la expansión empezaba a desplazarse a la zona central en
cuerpo, y quiero que entre las proximidades de San Salvador.
esta materia se disgregue
un día. Pero no la Solo entre 1915 y 1920, San Salvador creció de 64,743 a 80,900 habitantes,
abandoné, ¡mi ánimo está es decir que en cinco años el incremento poblacional fue de 16,157
templado, como el de habitantes. Durante este mismo período se establecen algunas fábricas en el
todos mis compatriotas,
en fuego de volcanes!

Barba Jacob, Porfirio. El


terremoto de San
Salvador, 1997. 150-160.
país: licores, café molido, jabón, velas, tejidos, aguas gaseosas, hielo y pastas alimenticias, que
empezaron a aparecer en los censos municipales de 1922 (Lungo, 1992).

Este mismo autor plantea también que existen algunos procesos que contribuyeron a darle la primacía
urbana a San Salvador, como fue el crecimiento a partir de la ampliación del aparato burocrático del
Estado y los servicios relacionados con el café, y la centralidad que el ferrocarril le dio a San Salvador
con respecto a los puertos y fronteras, así también con respecto a otras ciudades (trazo que obedeció a
la lógica de comercialización del café). No obstante, lo que realmente propició el desarrollo de los
procesos urbanos de San Salvador fue el desarrollo de la manufactura, que permitió la incorporación de
gran parte de la población emigrada y la necesaria ampliación del Estado y de las actividades
económicas relacionadas con el café, lo que explica el crecimiento y el afianzamiento de la primacía de
San Salvador (Lungo, 1992).

En sustento de esta hipótesis podría agregarse que gran parte de las bases organizativas y técnicas para
este cambio de calidad de la ciudad se encontraban en la actividad comercial y artesanal de San
Salvador, observada desde el período colonial.

No es despreciable el hecho de que San Salvador fuera, a final de cuentas, el centro político
administrativo. Conviene traer a cuenta la contribución de los elementos culturales, de los referentes
simbólicos y de identidad desarrollados a lo largo de la historia en la antigua ciudad colonial, que
proporcionaron un sedimento ideológico y cultural en torno al cual se construyeron nuevas imágenes y
símbolos, que dieron unidad al proyecto de nación que estaba ya consolidado a principios del siglo XX.

Sólo en un proceso en el que se presenta la disputa por la primacía urbana del país es cuando se definen
y consolidan las nuevas identidades urbanas que dibujarían el tejido social del San Salvador de
principios del siglo XX.

Sólo en un proceso de esta naturaleza podemos comprender el arraigo de los capitalinos a su ciudad
frente al terremoto de 1917. Algunas estimaciones de los daños señalan:

“Pocas casas permanecían en pie en Mejicanos, pero en San Salvador la tragedia era casi total,
presentaba un panorama desconsolador, ya que sus hermosos edificios y elegantes calles habían sido
destruidos por la intensidad del terremoto, sembrando el pánico en las poblaciones circunvecinas al
volcán de San Salvador. Muchos edificios se incendiaron. San Salvador se componía de 8,000 casas,
sin contar los edificios públicos, de los cuales 200 casas quedaron intactas, 3,000 fueron destruidas
completamente, 3,000 quedaron en malísimas condiciones, 2,600 casas quedaron menos estrujadas”.
(Fonseca en varios autores, 1986: 64).
Así, a principios del siglo XX, San Salvador experimentaba un crecimiento notable con la
modernización que acompañó a los procesos de ampliación y crecimiento del Estado, de diversificación
del aparato productivo y de complejización de la estructura social.

Un nuevo paisaje urbano fue emergiendo en la ciudad, en


El parque Bolívar rivaliza en situación, gran medida alimentado por la reedificación frente a los
comodidad y elegancia con el parque Dueñas, devastadores terremotos que ocurrieron en este período y
pero aquel le aventaja en condiciones acústicas
la confluencia de inmigrantes de diversas partes del
por las peculiaridades de su lindo kiosco de
madera levantado en el centro geométrico del mundo. Esto último contribuyó a la introducción de los
paseo, y porque está limitado al norte y al estilos arquitectónicos en boga y en general estilos de vida
poniente por los dos mejores edificios del país: la que fueron imponiéndose en la sociedad capitalina de
Catedral y el soberbio Palacio Nacional (…) principios de siglo.
Fueron construidos estos parques respectivamente
en 1867 y 1902. El parque Dueñas, o parte de su San Salvador también se enfrentó a la llegada de
envidiable situación topográfica, entre la preciosa población rural que se ubicó en la ciudad, generando
Iglesia del Rosario, la suntuosa Casa Blanca problemas hasta entonces desconocidos: hacinamiento,
(Palacio Actual del Poder Ejecutivo) y del precariedad e insuficiencia de los servicios e
principal o Palacio Municipal, es en sí un bijou de infraestructura social.
la Metrópolis (…) su estilo inglés permite abarcar
su perímetro con una sola ojeada (…) El parque
Dueñas tiene en el centro una linda gruta de
acuarios muy curiosa que flanquean cuatro El nuevo paisaje urbano de la ciudad
esbeltas columnas coronadas por sendas águilas
doradas que mandó a colocar don Carlos Dueñas El primer Palacio Nacional construido de madera y lámina
en su período de alcalde. Enfrente de esta gruta se en 1868 fue destruido por un incendio en 1889. Este
halla el kiosco, todo de hierro y de moderno gusto edificio se constituyó en un nuevo punto de referencia de
estético fundido en talleres de McIntire y la ciudad: significó la sede del gobierno central en la
Meléndez, su forma octogonal, la cubierta en una medida que se fueron agregando nuevas edificaciones
filigrana de fundición y está fundida por vistosas públicas y privadas que representaban el poder. Así, en
linternillas de colores (…) El parque Bolívar está 1888, se construyó la Iglesia Catedral en el local del
pavimentado y ha sido ensanchado últimamente
enLugares
todo supúblicos
contornode(…) recreo
con (…)
calleEn el cuadrado
nueva, con frente a la antiguo ex Convento de los Dominicos, que fue
Iglesia
triple San José
arboleda hállase elasientos…
y cómodos parquecito Arce,a diminuto
frente uno (…) destruida posteriormente por un incendio en
defue
suserigido
ángulos ense1894-1898.
ve el hotelElNuevo
Parque y alocupa la plaza 1951; el Instituto y el Colegio La Asunción en
Barrios
Mundo
frente
sur al costado
el Banco oriental
Occidental, al de el gran Cafédel Centro, de las inmediaciones de la Universidad, y el
la penitenciaría
oriente
aspecto agreste
Nacional, el mejory montado
solitario, de
este
la paseo secon
ciudad, presta
sus para el edificio de la Tesorería, que después fue
descanso
seis billaresy ylasumeditación
confitería bajo sus elevados
y su cantina bien eucaliptus, destinado para albergar la sede de Correos.
paraíso y bambú, concluido rivalizará
nutrida, la sastrería francesa al S.E. con otros que lucen
sus florecientes tropicales en el centro de la ciudad (…) El En estos procesos de resimbolización, nuevos
parqueUrrutia,
Carlos Morazán La fue erigido
ciudad en 1882
de San situado
Salvador, frente al Teatro puntos emergieron. Esto fue evidente con la
1904,
Nacional, en el corazón neurótico de la Metrópoli, puede
81-96. transformación de la Plaza Santo Domingo en
decirse que toda la ciudad saluda diariamente al gran
soldado… contiene el parque con uno de sus vestíbulos
lo que primero se llamó Parque Bolívar y
hacia el Teatro Nacional, un bello monumento como de 9 posteriormente se destinó a la memoria del
metros de altitud con relieves en bronce empotrados en el general Barrios, llamándola Plaza Gerardo
basamento y que representan el éxodo del liberalismo… El Barrios, frente al Palacio Nacional. Aunque
basamento es un hexágono en que se descansan sentados en ésta consiguió convertirse en la plaza cívica, el
aptitudes políticas cinco bellísimas estatuas cinceladas en parque Dueñas (antigua Plaza de Armas y
mármol de Carrara; cada simbolismo se distingue por su actualmente Plaza o Parque Libertad), continuó
escudo y pabellón, la figura principal de pie en actitud de proyectándose con gran vitalidad en la
presentar al pueblo la constitución de la república descansa simbología de las expresiones cívicas y
sobre la caña que completa el basamento y que está
adornado con vistosa colgadera en relieve de laureles.

Carlos Urrutia, La ciudad de San Salvador, 1904. 81-90.


religiosas. Hay que recordar que durante la colonia la Plaza Mayor era el punto de concentración del
poder político y religioso, era el lugar de los rituales donde se transmitía y sancionaba dicho poder. Aún
en la actualidad, en este punto se realiza la “bajada del Salvador del Mundo”, que es el momento
culminante de los ritos religiosos de los capitalinos.

Se desarrollaron algunos procesos de resignificación de los símbolos y el uso del espacio. Por ejemplo,
el Convento de los Franciscanos pasó a ser la sede del Cuartel Primero llamado de San Francisco, y
después de Artillería (Barón Castro, 1996), mientras la calle de San Francisco, como se llamaba a la
que desembocaba frente al convento, se prolongó hacia el este, tomando desde entonces el nombre de
calle Delgado en honor al prócer José Matías Delgado. En el barrio El Calvario se dedicaron a la
memoria del general Barrios dos de las principales arterias que la atravesaban: la calle Gerardo Barrios,
cuyo trazo sale de la Iglesia El Calvario hacia el occidente, y la avenida 29 de Agosto, día de la muerte
de Barrios, hacia el sur.

La función recreativa y de embellecimiento de la ciudad se desarrolló con la construcción de algunos


parques y paseos como la avenida Independencia, el Campo de Marte, el parque Dueñas (antes Plaza de
Armas), el parque Bolívar (antes Plaza de Santo Domingo y Plaza Barrios desde 1909), la Finca
Modelo y otros. Muchos de ellos se diseñaron inspirados en las construcciones europeas de la época
con similares objetivos. La avenida Independencia había empezado a romper con el concepto de la
cuadrícula, ya que su construcción obedecía a una relación diagonal a la plaza principal.

Estos puntos pasaron a constituir verdaderos espacios de identificación y socialización de los


capitalinos. Por ejemplo, el Paseo Independencia, localizado en el barrio de la Concepción, era la
puerta de la ciudad. La idea era mostrar algo majestuoso a la entrada de la capital, la cual había
adquirido relevancia debido a la proximidad de la terminal de los ferrocarriles de San Salvador.
...Moderna vía al oriente de la ciudad, ya es emporio
Aunque no se sabe con exactitud la fecha de
de la burguesía capitalina los domingos, tanto por
su construcción, es posible que se haya
contener ella la Estación del Ferrocarril al Pacífico y
realizado en las últimas décadas del siglo
Santa Ana, como porque trazada y construida esta vía
pasado. Observando los planos de la época,
sobre un plano científico digno de una capital artística
uno de 1863, levantado por orden del general
de primer orden (…) enfrente de la estación descuella
Barrios, no lo muestra; aparece por primera
el kiosco morisco destinado a los conciertos, y después
vez en el de 1899-1900, levantado por los
el chalet Oriental, restaurante de primera clase bien
ingenieros José María Peralta y Domingo Call
aprovisionado de cuanto ha menester el viajero, el
(Tesis Albert Einstein 1997 / Proyecto IBCI).
traseúnte rico o pobre, de gusto refinado o un simple
burgués. A la primera vista se domina el bulevar a
El Campo de Marte también fue construido a
doble alameda en toda su extensión de 1,500 metros
fines del siglo XIX como un espacio público
alternando con elegante columnata de mampostería
abierto (sin infraestructura) destinado a
que ostenta ya muchas estatuas de mármol italiano y
ejercicios y desfiles militares, a semejanza de
su ferrocarril, de sangre en el centro con vía (…) de
otros similares que se construyeron en
derecha a izquierda se ven los bustos erigidos al
América Latina a imitación del Campo de
primer tonsurado del país Dr. Regalado… al general
Marte de París. Este espacio fue destinado
Arce, al progresista general Porfirio Díaz… y al
posteriormente para la recreación de los
inmortal Manco de Lepanto… La Avenida es en el
capitalinos. Estaba localizado en las
verano el paseo predilecto por toda la clase social que
proximidades del barrio Santa Lucía. Según
en el chalet y la plazuela de la estación encuentra todo
consta en los periódicos, para 1903 este
lo apetecible en paseos de su clase…
espacio se había convertido en un paseo de
moda muy concurrido.
Carlos Urrutia. La ciudad de San Salvador, 1904. 81-
96.
El centro fue ocupado por los sectores emergentes que avanzaron en el desarrollo del comercio, las
finanzas y los servicios. Esto generó una importante demanda e incremento en los precios de la tierra
urbana.

Así, encontramos el edificio del Banco Salvadoreño frente a la Plaza Morazán y los almacenes situados
en los portales de Occidente (1915-1916) y de La Dalia (1917) frente a lo que fue la Plaza de Armas; el
Hotel Nuevo Mundo (1920), ubicado en el edificio que actualmente ocupa el supermercado El Sol,
frente a la Plaza Morazán; el hotel Astoria en la Casa Ambrogi (1875); el Club Internacional, situado en
la actual sede del almacén Prado, al costado sur del Teatro Nacional.

Las primeras infraestructuras urbanas importantes datan de este período. El agua potable era servida
desde diversos tanques de almacenamiento. Los primeros fueron ubicados en las proximidades de los
baños de El Coro y La Chacra. Se distribuía por gravedad a las casas particulares y pilas públicas, estas
últimas destinadas a los sectores de bajos recursos.

Tradicionalmente el agua ha constituido un problema agudo en la capital, así también la carencia de


sistema de aguas negras, lo cual traía altos niveles de morbilidad debido a enfermedades
gastrointestinales y paludismo (Diario del Salvador, 1903, 1910; Haefkens, 1969).

A principios de siglo se empieza a plantear la necesidad de medidores de agua como una forma de
modernización y superación de este servicio, pero una reglamentación que volvía obligatorio el servicio
de agua sólo se presentó en 1933. En 1905 se construyeron las primeras redes telegráficas y telefónicas
con capital norteamericano; en 1920 se introdujo el servicio eléctrico y de alumbrado público en San
Salvador, ampliándose y mejorándose en 1926 (Lungo, 1992). La pavimentación de San Salvador se
realizó en los años 20 y abarcó la red que unía a San Salvador con las poblaciones vecinas.

La transformación de la ciudad había tomado una dinámica insospechada. La ordenanza municipal de


1906 en la que se regulaban los paseos, calles públicas y construcción de edificios posiblemente
contribuyó a orientar la evolución temprana de la ciudad (Lungo, 1992).

Pedro Escalante Arce señala que San Salvador, a pesar de que conservaba básicamente los parámetros
de la arquitectura española, se modificó con aditamentos afrancesados e italianizantes. Muchas casas
tenían detalles victorianos y variaciones de edificios parisinos. Más adelante concluye: “San Salvador
se sumió en el estilo híbrido de la gran casona de madera con balcones tenazmente andaluces -en su
versión hispanoamericana- pero con efluvios marcados de más allá de los Pirineos” (Escalante, 1995:
36). Todavía más, la ciudad tendió a complejizar sus funciones. Se plantearon nuevos mojones. La
construcción del Hospital Rosales en 1891, de estructura metálica traída de Bélgica, abrió posibilidades
de expansión de la ciudad al poniente.

Es posible que la adopción del metal en los sistemas constructivos del país haya encontrado entonces
una mayor acogida, sobre todo porque, para entonces, parte de las ganancias del café eran invertidas en
el sector inmobiliario.

En los periódicos de la época se aprecian diversos anuncios de venta de materiales de construcción,


ofertas de casas prefabricadas y todo tipo de asesorías en el nuevo sistema constructivo. Los daños del
terremoto de 1917 habían sido tan grandes que una empresa foránea ofreció reconstruir San Salvador,
tomando el esquema de las ciudades sureñas de los EE.UU., como una anticipación de lo que fue la
propuesta de los arquitectos Ernesto de Sola y Armando Sol para la construcción de la colonia Flor
Blanca en la década de los cuarenta (Diario del Salvador, 10 de agosto de 1917). Sin embargo, por su
costo no todos podían financiar este tipo de construcciones, de tal manera que el nuevo sistema
constructivo se fue extendiendo de una manera aleatoria.

El metal en la arquitectura había alcanzado un importante desarrollo en algunos países europeos. De


hecho, la materia prima utilizada para las edificaciones en San Salvador era importada
fundamentalmente de Bélgica y Francia. Testimonios clásicos de estas construcciones son el Hospital
Rosales, el Hospicio (actualmente guardería del Mercado Sagrado Corazón), y la Sala Cuna. La
utilización del cemento armado con hierro se observa en el caso del actual Teatro Nacional y del
Palacio Nacional, construidos en 1917 y 1911, respectivamente. El deployer era un sistema utilizado
para la construcción de paredes que consistía en una red metálica desplegable (de allí el nombre con
que se popularizó), sujeta por medio de clavos o grapas a una armazón de madera, a la cual se azotaba
una mezcla de yeso, arena y/o cemento, y finalmente se daba un acabado que inclusive podía ser
lámina lisa, acanalada o troquelada.

“La mancha de las edificaciones de lámina, La adopción del metal como sistema constructivo en
principalmente arquitectura de género civil de San Salvador se realizó en muchos casos haciendo
uso residencial y comercial, está delimitada al adaptaciones utilizando técnicas tradicionales. Tal fue
norte hasta la 11a. Calle; al sur, al Bulevar el caso de las construcciones de bahareque con
Venezuela; al este, hasta la 20a. Avenida y al recubrimiento de lámina. Esta adaptación no es
oeste hasta la 16 avenida. Dentro de la considerada en estricto una arquitectura de lámina, ya
mancha, la concentración es más densa en 4 que la función del metal no es estructural. No obstante,
núcleos: el primero al norte, que se concentra en el país convencionalmente se conoce como tal.
en los alrededores del Parque Centenario; el
núcleo sur en los alrededores de la DUA, La migración tanto internacional como la procedente
entre la 3 Y la 6 Avenida sur y la 6 Calle del interior del país contribuyó también a la
a. a. a.

oriente y Bulevar Venezuela; al núcleo oeste transformación de San Salvador. Los barrios se
entre 15a. Y 7a. Avenida sur, la calle Gerardo poblaron densamente y los suburbios crecieron hasta
Barrios y la 1a. Calle Poniente; el núcleo este marcar tendencias expansivas hacia algunas
comunidades como Mejicanos, Ayutuxtepeque,
y más importante se encuentra de la 6a. Calle
Soyapango, Paleca, Aculhuaca, San Sebastián y otros.
oriente hasta la 14a. Avenida, hasta la 11a.
San Jacinto, que era un pueblo adyacente, se anexó a
Calle oriente”.
San Salvador en 1898.
(Varios autores, 1986: 148).
Algunos sectores de altos ingresos empezaron a
desplazarse a otros puntos de San Salvador. Las
expansiones tempranas durante las primeras décadas
del siglo XX se localizaron en el sector poniente, en las proximidades del Campo de Marte y a lo largo
de la Calle Arce hasta el Hospital Rosales, en terrenos de la familia Dueñas. Se considera que la
primera urbanización fue desarrollada al oeste del Campo de Marte por Herbert de Sola (Lungo, 1992).
Es posible que este sector conocido como la colonia Dueñas fuera destinada inicialmente como zona
habitacional de dicha familia, en terrenos de la finca Guadalupe. Del conjunto de edificaciones de la
época, se conservan hasta nuestros días la Villa Guadalupe, propiedad de Miguel Dueñas, y la Casa
Dueñas, que fue edificada como regalo de bodas para su hija Eugenia Dueñas. Ambas mansiones tienen
detalles de la arquitectura francesa de la época.
Desde la fundación de Santa Tecla en 1854 y por encontrarse en una zona de expansión cafetalera y
buen clima, se fortaleció aún más el poniente como un punto de crecimiento de la ciudad,
concentrándose en ésta los sectores del más alto nivel adquisitivo.

Este proceso coincidió con la demanda de espacio en el


La Casa Dueñas tiene un estilo ecléctico, centro para el establecimiento de un sector comercial y
ya que reúne varios estilos servicios (finanzas, hoteles, etc.). Paralelamente, muchas
arquitectónicos. Existe una tendencia del de las grandes viviendas ubicadas en el área central se
estilo Art-Nouveau, principalmente en la fueron convirtiendo en mesones; los que inicialmente eran
escalera y los balcones, que no llega a edificaciones para dar alojamiento temporal a los viajeros
definirse acentuadamente. Los estilos que se transformaron en viviendas definitivas para familias de
más predominan son el neo-barroco y el bajos ingresos. Eran edificios que tenían numerosas
neo-renacimiento… existe una habitaciones, con servicios compartidos, destinados a
característica que diferencia el uno del familias de escasos recursos (Diario del Salvador, varios
otro. Dicha diferencia se basa en que el artículos, 1903). En las primeras décadas del siglo XX los
neo-renacimiento tiende un poco más al mesones habían pasado a constituir parte de la
valor de las líneas que por la cotidianeidad de la vida del área central de la ciudad,
ornamentación y las fachadas cargadas. extendiéndose luego a los barrios periféricos de la misma.
En el caso de la Casa Dueñas, la
ornamentación hace ver su fachada
cargada, de ahí que… el estilo de la
misma tiene tendencia neo-narroca con
influencia francesa.
La continua presencia de los antiguos barrios
Carlos Majano, 1996.
Los barrios históricos seguían conservando, no obstante, en estas décadas, una intensa vida cultural y
social que giraba en torno a las actividades económicas, políticas y religiosas. Esta última desde las
parroquias o desde las organizaciones civiles destinadas a las fiestas patronales.

Algunos barrios tenían una importancia comercial fundamental: los barrios de Concepción, El Calvario,
San Jacinto y San José en menor medida. En los tres primeros hasta 1930 se ubicaban puntos de
terminal de carretas.

BARRIO DE CONCEPCIÓN

Para 1903, el periódico Diario del Salvador señala que este barrio era uno de los más extensos,
populosos y de mayor comercio, pero con una infraestructura vial deficiente.

Estaba ubicado al suroriente y constituía el punto de entrada a la ciudad para las poblaciones situadas al
oriente y norte del país, incluido el intercambio con Honduras. Próximos al barrio de Concepción se
encontraban La Garita, que como en su oportunidad se planteó, constituyó un punto de control aduanal
durante la colonia, y Los Encuentros, que era un punto de llegada de carretas que transportaban
productos diversos: leña, cereales, frutas, ganado y otras del oriente del país. De allí eran trasladados a
una plaza que funcionaba como un mercado de mayoreo (actualmente La Tiendona), donde se
realizaban las transacciones comerciales para abastecer los mercados ubicados en El Calvario y el
sistema de pulperías y tiendas que había en cada barrio.
En el barrio de Concepción se realizaban las principales transacciones del comercio con Honduras, que
era fuerte proveedor de ganado y granos básicos. También de productos como sombreros de palma,
artículos de talabartería, cueros, pieles y otros materiales indispensables para la industria del calzado.
Es posible que esto haya contribuido a generar condiciones para el establecimiento y concentración de
talleres artesanales de zapateros, y que el barrio haya llegado a reconocerse como “el barrio de los
zapateros”, donde los capitalinos se abastecían del mejor calzado artesanal de la ciudad.

A principios del siglo XX, este barrio contaba con uno de los puntos más distinguidos de la ciudad: la
Avenida Independencia, la cual fue un espacio fundamental para los procesos de socialización e
identificación de los capitalinos. Gran parte de la vida bohemia de principios de siglo se realizó en
algunos bares y cantinas como el Claro de Luna, donde cada noche había música de marimba.

Siendo un punto de entrada, este barrio contribuyó a la proliferación de prostíbulos y cantinas, según se
documenta en las crónicas periodísticas de la época. Por otro lado, el hecho de que en el barrio se
ubicara la terminal de ferrocarriles y, en general, la importancia del gremio de los zapateros
proporcionó algunas características a la cotidianeidad de la vida de sus habitantes, la cual se vio
impregnada de la participación política de estos gremios en el intenso movimiento social que se
desarrolló hasta 1932,

BARRIO EL CALVARIO

En este barrio encontramos, en el período estudiado, una intensa actividad comercial que se mantiene
aún en la actualidad. También una tradición religiosa y política, las dos últimas menos perceptibles hoy
en día.

La actividad comercial ha sido fundamental a lo largo de la historia. En el corazón del barrio se ubicaba
El Chiquero (donde se encuentra actualmente el sótano del Mercado Central), que era otro punto
terminal de carretas y una importante estación del ferrocarril a Santa Tecla cuando éste aún funcionaba.
A El Chiquero llegaban carretas con cereales, dulce, chacalines y pescado salado, que entraban de
diferentes puntos del país. A veces eran carretas que habían llegado previamente a la terminal de
Concepción o de San Jacinto.

Según testimonio de calvareños, este era un lugar comercial donde acudían a diario personas de otros
barrios a abastecerse de víveres y otros productos. En el barrio había telares donde se hacían perales,
cobijas y mantas. Había talleres de zapatería, platería, sastrería, carpintería y panadería. El Mercado
estaba ubicado donde ahora está el parque 2 de Abril, conocido popularmente como parque Hula-Hula,
y había otro en las proximidades de lo que ahora es el Mercado Sagrado Corazón.

En el barrio había almacenes grandes y casas de habitación de familias pudientes. Existían además
bastantes mesones, grandes y pequeños. A veces se otorgaban en estos contratos de subarrendamiento,
mediante los cuales se daban varios cuartos a un inquilino que se encargaba de alquilar a terceros. Eso
generalmente provocaba problemas.

En los mesones se desarrollaba una vida social muy intensa. A veces los conflictos eran agudos e
interminables, pero también se daban espacios de diversión y solidaridad. Por ejemplo, al caer la tarde
se reunían en el patio o en la puerta de la entrada principal a contar chistes o cuentos de miedo, y las
sesiones se prolongaban después de las 9 o 10 de la noche. Como a las 7, a veces llegaban los pianos
que eran trasladados en carretones. Los colocaban e una esquina y empezaban a tocar y a bailar los
niños y jóvenes.

La tradición política de los calvareños deriva de su participación al lado del general Barrios. Era
perceptible aún durante las primeras décadas del siglo XX a través de la existencia de una diversidad de
sociedades de artesanos y sindicatos que reivindicaban en sus idearios los planteamientos de este
connotado líder político (Ver Diario del Salvador, 1903-1930).

No es fortuito que durante la década de los treinta en el barrio El Calvario se conmemorase el 29 de


agosto, efemérides de la muerte del general Gerardo Barrios. Para entonces se hacía una marcha de
gente del lugar y obreros de otras zonas que acudían a rendir tributo a dicho caudillo. Se desfilaba por
toda la calle del mismo nombre, con acompañamiento de banda. La Concordia, que era una asociación
de obreros muy activa, tenía su sede en El Calvario.

Respecto a la tradición religiosa, diversos sitios y monumentos localizados en este barrio están ligados
a las fiestas religiosas de la Semana Santa, ya que la Iglesia del Calvario era punto de salida y llegada
de procesiones que recorrían los principales barrios de la capital. Por ejemplo, la procesión del Vía
Crucis y la del Santo Entierro, período en el que se desarrollaba y compartía una intensa actividad con
los feligreses de otras parroquias, como la de San Esteban, La Merced y Candelaria.

Barrio San Jacinto

A pesar de que históricamente fue un pueblo de indios, su importancia en los ámbitos económico y
social le permitió lograr su integración a la red de barrios de la ciudad a fines del siglo XIX.

Las crónicas periodísticas señalan que a principios del siglo XX se había establecido un buen número
de familias de la clase alta, lo que le daba un aire de distinción. Algunas estaban relacionadas con la
actividad cafetalera y/o comercial.

Este barrio también desarrolló una actividad comercial fundamental. En los terrenos de lo que fue el
cine Regis estaba la terminal de carretas, que controlaba toda la entrada de mercancías de los pueblos
del sur y suroriente del país. Por allí entraban las carretas de Olocuilta, Texacuangos, los Planes de
Renderos y de Panchimalco. Los productos más importantes eran los cereales, aves, huevos, carbón y
leña.

“...cada año una señora de Olocuilta entraba con 300 carretas llenas de maíz. Ella venía en la primera
carreta y detrás de ella, la caravana con el producto que venía a vender…” (Informante: Señora Rosana
Durán de Ganuza).

En esta plaza se realizaban transacciones al mayoreo que luego eran trasladadas a los demás mercados
locales.

San Jacinto también era un punto militar por encontrarse en este barrio el cuartel El Zapote. La Casa
Presidencial fue establecida en el local de la Escuela Normal de Maestros a partir de los años treinta.
Este conjunto fue, a partir de entonces, un nuevo espacio simbólico del poder en las décadas siguientes.

Barrio San Esteban


Este barrio desarrolló una importante tradición de tipo religioso, muy ligada a la del barrio El Calvario.
En la Semana Santa, el barrio de San Esteban era testigo de una serie de procesiones y rituales
fundamentales en la celebración de estas fiestas. La procesión del Vía Crucis, con 14 estaciones o
altares, se realizaba cada viernes de cuaresma y durante el Viernes Santo, de la parroquia de San
Esteban a El Calvario. A lo largo de la llamada Calle de la Amargura, se establecían las estaciones que
consistían en altares donde se detenía la procesión para rezar, según la tradición religiosa. Las
estaciones eran privilegios que asumían los creyentes radicados en el barrio y que se transmitían de
generación en generación.

Durante todo el Jueves Santo, la Calle de la Amargura era recorrida por penitentes, y algunos fieles les
acompañaban, colaborando con la realización de sus votos y penitencias. Generalmente, este día el
Barrio San Esteban era visitado por los capitalinos para celebrar los ritos cristianos.

La loca Amparo

Este es uno de los personajes del San Salvador antiguo que es recogido en la imagen mental de los
capitalinos y cobra vida en el lenguaje cotidiano a través de los dichos populares. Es un símbolo de
locura, confusión y desorden. Así, cuando alguien se encuentra en una situación que encierra alguno de
estos aspectos, o los tres, se le dice que “parece la loca Amparo”, no importando si la persona es
hombre o mujer. La existencia de este personaje se encuentra documentada en el Diario del Salvador de
1903: “La loca Amparo gran escándalo promovió el sábado como a las 6:30 cerca de la Iglesia de La
Merced, una loca que injuriaba y apedreaba a diestra y siniestra a vecinos y transeúntes, esa loca es la
llamada Amparo, a la cual debe encerrarse en un manicomio u obligar a la familia que reside en
Zacatecoluca a que la recoja y cuide de ella….” Una informante que manifestó haberla conocido a
finales de la década de los veinte nos señala: “La loca Amparo le gustaba ir todos los días al centro…
venía siempre por el barrio de La Merced, pasaba por el edificio de Correos y la Universidad y esos
diablos [los estudiantes] como eran bien fregados, cuando pasaba la loca le gritaban o silbaban
¡Chompipa… Chompipa! Y decía aquella mujer bien brava a darles con un paraguas, les tiraba piedras
y les ultrajaba… La loca Amparo se vestía con una falda y blusa blancas, la falda era larga y se cubría
con un tapado negro. Andaba siempre aseada y con su paraguas negro. En el brazo colgaba un
canastillo y traía las piedras preparadas para enfrentar a los estudiantes… Si usted por casualidad
pasaba por donde ella estaba, se exponía a que la golpeara, por eso, cuando la gente la veía venir, cerca
de donde estaba el grupo de estudiantes, mejor salía corriendo… era el desorden que armaba y la gente
prefería salir corriendo. (Informante: Adela Machón). Otras versiones de la loca Amparo la describen
como una mujer que cargaba un “tanate” (bulto de ropa) en la cabeza y andaba desaliñada y sucia.
(Informante: Sra. Natividad de Rivas).