Está en la página 1de 17

I DIPLOMADO CONSTITUCIONAL

“PRECEDENTES VINCULANTES”

“El Plazo Razonable en la Prisión


Preventiva”
Exp: N° 3771-2004-HC/TC
Informe

Autor: Bárbara Ximena, García Prudencio

LIMA,PERÚ
2020
DEDICATORIA

El presente trabajo, se lo dedico a mi madre,


por fomentar en mí el deseo de superación y
amor hacia mi profesión.
ÍNDICE

1. Introducción
2. Datos Generales del Caso
3. Resumen del expediente N.º 3771-2004-HC/TC
3.1 Fundamentos de la Resolución
3.2 Decisión de la Resolución
4. Fundamentos de la Decisión del TC
5. Marco Jurídico Aplicable
5.1 Normas Objeto de control
6. Lineamientos sobre la demanda Constitucional
6.1 Interpretación Jurídica
6.2 Soporte Jurisprudencial
6.3 Bases Doctrinales
7. Valoración Crítica del Análisis Jurídico del Tribunal
Constitucional
8. Conclusión
9. Bibliografía
1. INTRODUCCIÓN
La demanda judicial es un proceso empleado para la resolución de
conflictos sociales con el propósito de solucionar dudas de ámbito
jurídico; donde, el tipo penal es uno de los más recurrentes.
Del mismo modo, un proceso judicial por su misma naturaleza
instrumental tiene que ser útil para ponderar los intereses en
cuestión y a su vez, llevar a cabo la pertinente diligencia de la
entidad estatal encargada de la conducción y resolución del proceso;
la cual, debe ser proporcional al tiempo que la misma conlleve.
Sin embargo, el destino de nuestra colectividad recae sobre el
cumplimiento que desarrolla el Estado frente a la otorgada vigencia
efectiva de la dignidad de la persona, de los derechos humanos
fundamentales, asimismo, de la eficiencia y eficacia que ejecuta la
función pública. Así, la existencia legítima del seguimiento del
delito y de toda la diligencia del Estado, viene a verse como una
situación posible y valida de las prestaciones de justicia en materia
penal.
Por ello, con el paso del tiempo hablar del plazo razonable de la
prisión preventiva es siempre un móvil de contaste debate; ya que,
la detención judicial preventiva no viene siendo debidamente
contemplado.
Consideramos que la situación respecto a este tema se torna
doblemente preocupante, si muchos partimos del supuesto que la
sola imposición de la prisión preventiva, viene a ser la medida más
rigurosa por la que se debe optar; es por ello, que un sector
mayoritario cree que tenemos que efectuarla de forma excepcional o
de última ratio. No obstante, en muchas oportunidades se vulnera el
plazo razonable y es entonces que se configura un grave delito.
A continuación, en el presente trabajo realizaremos el análisis del
precedente vinculante del Tribunal Constitucional N° 3771-2004-
HC, Caso Miguel Cornelio Sánchez Calderón, el mismo que refiere
acerca del plazo razonable de la prisión preventiva.
2. DATOS GENERALES DEL CASO

Expediente: N.º 3771-2004-HC/TC

Tema: El Plazo razonable en la Presión Preventiva

Sub Tema: Titularidad

Caso: Miguel Cornelio Sánchez Calderón


Reclamación
Constitucional: Se presenta recurso extraordinario de
Hábeas
Corpus contra la Primera Sala Penal de la

Interpuesto por: Corte Superior de Justicia de Piura

Miguel Cornelio Sánchez Calderón

Fecha de Publicación:
29/12/2004
3. RESUMEN DE LA SENTENCIA

La presente sentencia expone que en principio el señor Miguel


Cornelio Sánchez Calderón fue detenido por la Policía Nacional el 1
de junio de 1995, después fue procesado por la comisión del delito de
terrorismo y condenado a la pena de cadena perpetua Así mismo,
manifiesta que dicho proceso se anuló, consecuentemente, ocurrió lo
mismo con la sentencia. Motivo por el cual, se le inicio un nuevo
proceso que requería cumpla con un mandato de detención. Razón
por la cual, el sr. Miguel Cornelio Sánchez Calderón declara haber
cumplido hasta la fecha más de 111 meses de reclusión en el
Establecimiento Penal de Río Seco de Piura, evidenciado que se ha
transcurrido más del plazo máximo de detención que el artículo 137º
del Código Procesal Penal. Además, expone que no se expidió la
sentencia en primera instancia, por lo que la privación judicial de su
libertad ha sobrevenido en arbitraria e inconstitucional.

 ACTOS QUE LIMITARON ILEGÍTIMAMENTE LA LIBERTAD

La libertad procesal presupone la existencia previa de negligencia


jurisdiccional, en caso haberse negado o no haberse podido juzgar al
inculpado dentro del plazo legal establecido según el artículo 137° del
Código Procesal Penal. En efecto, la infracción del plazo razonable para
sentenciar es atribuible exclusivamente al juzgador. Para ello, existen
garantías que aseguran la protección frente a las arbitrariedades o
excesos que se puedan cometer durante las intervenciones policiales,
desarrollos de procesos judiciales e incluso el incumplimiento de las
condenas interpuestas a privación de la libertad.
3.1 Fundamentos de la Resolución
Posteriormente realizada la investigación comprendida el sr. Luis
Alberto Cevallos Vega, vocal de la Sala Penal demandada, rinde su
manifestación y declara que el demandado tenía un anterior
juzgamiento, proceso que es declarado nulo a raíz de una sentencia
emitida por el Tribunal Constitucional. De igual forma, el vocal
manifiesta que posteriormente se le abrió un nuevo proceso penal con
mandato de detención con fecha 16 de mayo de 2003, conforme al
Decreto Legislativo N.º 922, acotando que a partir de dicha fecha
transcurre el plazo de detención de 36 meses establecido para los delitos
de terrorismo, el mismo que hasta la fecha no ha vencido.

3.2 Decisión de la Resolución


El Tribunal Constitucional decide establecer el inició de computo de
plazo desde lo estipulado por la norma más reciente. En consecuencia,
el Octavo Juzgado Penal de los Módulos Penales de Piura, con fecha 1
de octubre de 2004, declara infundada la demanda, el mismo conforme
a lo establecido con el artículo 4º del Decreto Legislativo N.º 922, donde
señala, que el plazo máximo para aplicar el artículo 137º del Código
Procesal Penal debe ser contado a partir del auto de apertura de
instrucción, que, en el presente caso, es el 16 de mayo de 2003, siendo el
plazo máximo de detención para el delito de terrorismo de 36 meses, el
mismo que hasta el momento no se ha excedido. Por tanto, la recurrida
confirma la apelada por los mismos fundamentos. Es por ello, que el Sr.
Miguel Cornelio Sánchez Calderón interpone recurso extraordinario,
ante el Tribunal Constitucional peruano, contra la sentencia de la
Segunda Sala Penal de la Corte Superior de Justicia de Piura, de fojas
96, su fecha 20 de octubre de 2004, donde se declara improcedente la
acción de hábeas corpus de autos y es finalmente declarada infundada
la acción de hábeas corpus.

 SECUENCIA PROCESAL DEL PROCEDIMIENTO DE


HÁBEAS CORPUS

En la sentencia del expediente N.º 3771-2004-HC/TC, el sr. Miguel Cornelio


Sánchez Calderón interpone demanda de hábeas corpus solicitando su
inmediata excarcelación. Ahora bien, encontrándose la recurrente en sede
del Tribunal Constitucional, en el estado de absolverse el grado del recurso
extraordinario, con fecha 1 de diciembre de 2004, es importante mencionar,
que entró en vigencia el Código Procesal Constitucional (Ley N.º 28237),
que regula los procesos constitucionales, entre ellos el habeas corpus.
Es entonces, que a parir de este nuevo corpus normativo se establecen “las
normas procesales previstas por el presente Código son de aplicación inmediata,
incluso a los procesos en trámite. Sin embargo, continuarán rigiéndose por la
norma anterior: las reglas de competencia, los medios impugnatorios interpuestos,
los actos procesales con principio de ejecución y los plazos que hubieran empezado”.
Finalmente, analizando el caso se puede interpretar que un proceso
constitucional que se encuentra en curso, como es el de autos, puede
comenzar a ser regido por una nueva ley procesal; no obstante, solo será
posible siempre que la aplicación de la referida norma garantice la vigencia
del derecho a la tutela jurisdiccional efectiva y de acuerdo con lo que
establece el Código Procesal Constitucional, se advierte que a la demanda
no se le imponen requisitos de procedibilidad que afecten el derecho a la
tutela jurisdiccional del accionante, por lo que la aplicación de este corpus
normativo resulta adecuada.

4. FUNDAMENTOS DE LA DECISIÓN DEL TC

Primero, referente a la aplicación del Código Procesal Constitucional (Ley


N.º 28237), el TC señala que, hallándose la causa en sede del Tribunal
Constitucional, en el estado de absolverse el grado del recurso
extraordinario, con fecha 1 de diciembre de 2004, entro en vigencia el
Código Procesal Constitucional (Ley N.º 28237), que regula los procesos
constitucionales, entre ellos el habeas corpus, debe indicarse que el tiempo
de detención judicial preventiva aplicado de conformidad al Decreto
legislativo N.º 922 es el que únicamente ha transcurrido y no el tiempo que
el procesado estuvo detenido en vigor del Decreto Ley N.º 25659, ya que la
derogación del mismo no reconoció el tiempo de prisión preventiva
soportado por el procesado.

En ese sentido, la sala también hace mención al derecho a la presunción de


inocencia y el plazo razonable de la prisión preventiva, concluyendo que la
detención preventiva no debe exceder el plazo razonable porque forma
parte del núcleo mínimo de derechos reconocidos por e1 sistema
internacional de protección de los derechos humanos y, por tanto, no puede
ser desconocido.
Así mismo, Los fundamentos del TC hablan sobre el sistema de limitación
temporal de la prisión preventiva, que nos menciona que se debe exigir la
razonabilidad del plazo.
Según lo expuesto por Guevara: “Las normas internacionales de derechos
humanos no consagran el derecho a un proceso dentro de un plazo legal, sino que
por el contrario prescriben del derecho a un proceso dentro de un plazo razonable,
ello no significa que están negando los plazos legales, sino que parten de un base
realista que es: la imposibilidad humana de finiquitar cualquier tipo de proceso
dentro del frio y matemático plazo legal”.
Para ello, nuestro ordenamiento jurídico penal, respaldado por e1 artículo
137° del Código Procesal Penal que regula e1 plazo máximo de la detención
judicial reconoce que dichos plazos máximos fijados por e1 legislador
integran e1 contenido esencial del derecho fundamental a la libertad
personal, puesto que e1 mantenimiento de la situación de prisión
preventiva por un tiempo excesivo a1 previsto lesiona e1 derecho a la
libertad personal

Luego, se hace referencia sobre los criterios para valorar la razonabilidad de


la duración de la detención judicial y nos dice legislador no es totalmente
libre en su labor de establecer o concretar los plazos máximos legales.
Aunque no haya transcurrido todavía el periodo máximo legal, puede
lesionarse el derecho a la libertad personal si e1 imputado permanece en
prisión provisional más del plazo. Por tanto, su duración debe ser tan solo la
que se considere indispensable para conseguir la finalidad con la que se ha
decretado la prisión preventiva; por lo tanto, si la medida ya no cumple los
fines que le son propios, es preciso revocarla de inmediato; para efectuar
dicha evaluación sobre si la detención judicial excede o no el plazo, el TC
integra el concepto de plazo razonable, que refiere a los criterios sentados por
la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) cf. Caso
Berrocal Prudencio, Exp. N.º 2915-2004-HC/TC.
Posteriormente, analiza los actos lesivos de controversia constitucional;
donde, concluye que no resulta acreditada la reclamación de excarcelación
por exceso de detención, pedido p que, en todo caso, queda supeditada a los
medios procesales que la ley prevé y que puedan ser articulados en el
nuevo proceso penal, por lo que la presente demanda debe ser desestimada.

Finalmente, aborda el tema de las dilataciones indebidas como praxis


punible cometida por los Órganos del Poder Judicial y manifiesta que en
caso de dilaciones indebidas que inciden sobre el derecho a la libertad, es
exigible un especial celo a todo juez encargado de un proceso en el que se
encuentra sumergido un preso preventivo, pues la libertad es un valor
constitucional reconocido por todo el ordenamiento jurídico.

5. MARCO JURÍDICO APLICABLE


5.1 Normas Objeto de control
La relevancia del derecho a ser juzgado en el plazo razonable ha
sobrellevado a un amparo que tiene interés internacional respecto a la
protección de los Derechos Humanos, ello, porque viene a ser un
derecho que se ve afectado al no encontrar una respuesta del órgano
jurisdiccional competente que ejecute las garantías y derechos propio
del debido proceso.
 Del plazo razonable y la detención preventiva

El derecho a que la prisión preventiva no exceda de un plazo razonable, no

se encuentra claramente contemplado en la Constitución. Sin embargo, se

trata de un derecho que sirve de ayuda al pleno respecto de los principios

de proporcionalidad, razonabilidad, subsidiariedad, necesidad,

provisionalidad y excepcionalidad que tiene que cumplir toda prisión

provisional para ser reconocida como constitucional. Se habla,

convenientemente, de una manifestación implícita del derecho a la libertad

personal reconocido en el Artículo 2º, numeral 24 de la Carta Fundamental;

y, en tal sentido, recae en el respeto a la dignidad de la persona humana.

 De los plazos legales de Detención

Tal situación esta expresa en el Artículo 137.º del Código Procesal Penal, que
regula el plazo máximo de la detención judicial. Donde, establece que dichos
plazos deben ser fijados por el legislador integrando el contenido esencial del
derecho fundamental a la libertad personal, puesto que, si es aplicada de
forma excesiva a lo previsto lesiona el derecho a la libertad personal.

 De los criterios para valorar la razonabilidad de la duración de


detención judicial

Los parámetros legales que sigue el TC recaen sobre la integración del


concepto de plazo razonable, que refiere a los criterios sentados por la
doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) cf. Caso
Berrocal Prudencio, Exp. N.º 2915-2004-HC/TC y el caso Tomasi, sentencia
del TEDH que nos habla sobre el análisis de la naturaleza y gravedad del
delito a la hora de ponderar la duración de la detención judicial.

Es menester señalar que existe un amplio campo jurídico de protección al


derecho a ser juzgado en el plazo razonable a nivel de la protección
internacional de los Derechos Humanos, mostrándose, principalmente que su
contenido de protección proviene de las referencias normativas al debido
proceso que exponen estos instrumentos jurídicos internacionales, los cuales,
son lineamientos importantes para los Tribunales.

6. LINEAMIENTOS SOBRE LA DEMANDA CONSTITUCIONAL

6.1 Bases Doctrinales


El plazo razonable emana del Sistema Europeo de Protección de Derechos
Humanos, más adelante albergado por el Sistema Interamericano de Protección
de Derechos Humanos y así también, por el Tribunal Constitucional peruano;
razón por la cual, se encuentra incluido en el derecho al debido proceso o
proceso regular.

Así también, es pertinente contar que los criterios instaurados para determinar
el desarrollo de un plazo razonable, fueron proporcionados por el Tribunal
Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y también acogidos por el sistema y
tribunal señalados anteriormente, se debe saber: la complejidad del caso,
comportamiento del procesado, y la manera en que fue llevado por las
autoridades y judiciales.
Del mismo modo, el plazo razonable presenta una variedad de definiciones,
citando en el presente informe a Zafaroni, Aliaga y Slokar; quienes coinciden y
afirman: “Desde un punto de vista dogmático que un proceso penal cuya tramitación
supera el plazo razonable, esto es de duración excesiva, no sólo lesiona el derecho del
imputado a ser juzgado rápidamente, sino que también afecta a todos y cada uno de sus
derechos fundamentales y sus garantías procesales reconocidas en la Constitución.
Como consecuencia, si el proceso se prolonga indebidamente todas sus reglas de
funcionamiento acabarán distorsionando su derecho a un juicio rápido y los principios
elementales de la actuación legítima del Estado”.

Por lo demás, el Tribunal distingue la existencia implícita del referido derecho


en la Constitución que está plenamente respaldada por su Cuarta Disposición
Final y Transitoria que exige se interpreten de conformidad con los tratados
sobre derechos humanos ratificados por el Perú. Entre ellos, se encuentra
Artículo 9.3° del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que
establece que: “toda persona detenida (...) tendrá derecho a ser juzgada dentro de un
plazo razonable o a ser puesta en libertad”. Por su parte, el Artículo 7.5° de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos, reconoce el derecho de: “toda persona
detenida o retenida (...) a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en
libertad, sin perjuicio de que continúe el proceso”. Por inferencia, queda claro que el
derecho a que la detención preventiva no exceda de un plazo razonable forma
parte del centro de derechos reconocidos por el sistema internacional de
protección de los derechos humanos y, por tal razón, no puede ser omitido.

6.2 Soporte Jurisprudencial


El derecho a un plazo razonable posee una singularidad que lo individualiza y
diferencia de los demás derechos y garantías procesales reconocidas por la
Constitución.

Villena (2009), nos informa que, en las sentencias del Tribunal Constitucional
Español, pueden evaluarse dos líneas jurisprudenciales, citadas a la autonomía
del mencionado derecho. Siendo la primer, la más antigua, cree que el derecho
a un proceso sin dilaciones indebidas es parte integrante del derecho a la
tutela judicial efectiva, en tanto que la segunda línea jurisprudencia “[…]
permite desarrollar los límites del plazo razonable en forma autónoma y
posibilita al afectado con su vulneración un mayor control en la construcción
argumentativa”. No obstante, la autora considera que esta línea presenta un
desarrollo incipiente.

En este primer punto es oportuno mencionar que la función: duración del


proceso, suele ser nombrado como plazo “razonable, “prudente” o “breve”, en
oposición a la duración tasada que implica el plazo legal. Por tal motivo,
cuando no sea posible establecer una duración específica, debido a la
progresividad u otra causa, la única vía accesible ha sido exhortar a que los
entes estatales involucrados, cumplan de manera eficiente y responsable sus
funciones.

De igual forma, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en cuanto


al derecho a ser juzgado en un plazo razonable, ha expresado en el Informe
sobre Terrorismo y Derechos Humanos (Comisión IDH. Informe sobre
Terrorismo y Derechos Humanos, 2002), lo siguiente:

"Los componentes fundamentales del derecho al debido proceso y a un juicio justo


incluyen también el derecho a ser oído dentro de un plazo razonable. Si, bien el concepto
de plazo razonable no es fácil de definir, se han articulado ciertos requisitos previos en
éste y en otros sistemas de derechos humanos que se consideran necesarios para dar
debido efecto a este derecho. Se ha sostenido en particular que el plazo razonable abarca
todo el proceso en cuestión, desde el primer acto del proceso hasta que se dicta una
sentencia definitiva y firme, incluyendo toda apelación que se hubiere interpuesto”
(Comisión IDH. Informe sobre Terrorismo y Derechos Humanos, 2002).

De lo antes mencionado, la Comisión Interamericana, sostiene que el derecho a


ser juzgado dentro de un plazo razonable no presupone únicamente la
prohibición a retrasos indebidos del proceso o juicio, sino también,
fundamentalmente, abarca el derecho a que el proceso no sea demasiado sumario ni
inmediato si no que además no debe obedecer a dilaciones indebidas.

El equilibrio que se establece entre las diferentes fuerzas que interactúan en el


proceso penal, sirven como precedente a la hora de imponer plazos racionales
para ello, en la actualidad en Perú el (Exp. N.º 07566-2005-AA) sirve como
líneas a tonar en cuenta, que van conjuntamente relacionados con la ley, la
jurisprudencia interna e internacional y la doctrina.
7. VALORACIÓN CRÍTICA DEL ANÁLISIS JURÍDICO DEL
TRIBUNAL CONSTITUCIONAL
La desmedida prolongación de la detención judicial preventiva la llega a
desnaturalizar. En tal sentido, los derechos deteriorados, como producto de la
aplicación de excesiva duración de la prisión preventiva, infringen: La libertad
individual, legalidad, presunción de inocencia, defensa, progresividad,
preclusión, entre otros. A su vez, vulnera los principios de: razonabilidad,
proporcionalidad, provisionalidad, excepcionalidad, necesidad, subsidiariedad,
prohibición de exceso; entre otros.
En la sentencia del EXP. N.° 3771-2004-HC/TC, el hecho suscitado muestra los
dos lados del problema por la excesiva duración del proceso penal. Por una
parte, la prolongación del enjuiciamiento los cuales no establecen sobre la
relación material que se oculta en la acción que perjudica los fines sustantivos
del derecho objetivo, ello, dificulta que la tranquilidad jurídica, se restablezca
con la sentencia y sea absolutoria o condenatoria. Por otro lado, tenemos el
derecho fundamental del imputado a que sea juzgado tan velozmente como
cuando es violado por la excesiva duración del proceso y que, por tanto, se le
respete el derecho fundamental a ser juzgado dentro de un plazo razonable.

En ese contexto, una buena idea sería que se dé la posibilidad de incluir


medidas opcionales a la prisión preventiva de una manera más cercana y
acertada a la naturaleza de lo pretendido, claro está, guardando singular
cuidado para no vulnerar los derechos del procesado. De ese mismo
pensamiento es 1RIEGO cuando enseña: “Afortunadamente, los países anglosajones
ofrecen una variada cantidad de modelos alternativos y de experiencias debidamente
evaluadas para la realización de estas tareas, las que es necesario conocer para luego
formular opciones apropiadas a nuestra realidad”.

1
RIEGO, Cristián. Ob. cit., p. 09.
En tal línea,2 RIEGO, va más allá al mencionar: “Una de las ventajas que tiene el
abordaje sistemático de sistemas de control de las medidas alternativas a la prisión
preventiva consiste en que es posible examinar de manera comparativa y específica a la
prisión preventiva en relación con los mecanismos alternativos, que pueden ser muy
variados y diversos en su contenido e intensidad. Esa comparación permite, de acuerdo
con lo observado en la experiencia comparada, justificar por una parte la eficiencia de
los métodos alternativos, su menor costo para el Estado, pero también la conveniencia
de su uso en algunas situaciones para las que en nuestro medio la prisión preventiva
parece como prácticamente ineludible como son delitos de cierta gravedad o en los que el
imputado presenta antecedentes criminales anteriores”. Todo ello, debido a que:
“(…) uno de los problemas más importantes al que se enfrenta el derecho procesal penal
en la actualidad es el de la duración del enjuiciamiento”

Finalmente, consideramos que las vulneraciones incurridas en contra del


procesado, cuando se hace efectiva la aplicación de la prisión preventiva recaen
principalmente en manos de la judicatura. Por ellos, se debe fomentar
mecanismos que permitan un vínculo y comunicación entre las entidades del
sistema que administran la justicia, con el propósito de intercambiar ideas, y
experiencias que los lleven a un accionar más pertinente y justo.

8. CONCLUSIÓN
En ningún contexto se debe violar o atentar con la presunción de inocencia del
acusado. Del mismo modo, consideramos que se debe tomar en cuenta que la
aplicación judicial preventiva es impuesta a un procesado y por tanto no es
culpable hasta que el proceso así lo dictamine. Por tal motivo, resulta,
injustificable y reprochable que se disponga una detención excesiva y abusiva,
que no solo esté ligado al plazo razonable, si no, también reproche jurídico
disponer le mencionada detención excediéndose no solamente del plazo
razonable, si no, también, del plazo estrictamente necesario.
En la resolución del Tribunal Constitucional peruano bajo comentario, es
decir, la del precedente vinculante N.º 3771-2004-HC, no se ha merituado la

2
RIEGO, Cristián. Cit., p. 10.
primacía de la legitimidad y ha prevalecido la legalidad, es desmedro de los
derechos y principios de nuestro ordenamiento jurídico, y lo propio de los
derechos de los procesados.

9. BIBLIOGRAFÍA
- GUEVARA PARICANA, Julio Antonio, 2007 Principios Constitucionales
del Proceso Penal, Lima, Grijley EIRL., pp. 286.
- CARRIÓ, Alejandro, [1984] 2000 Garantías Constitucionales en el Proceso
Penal, Buenos Aires, 4ta, Hammurabi SRL. pp. 547.
- CIANCIARDO, Juan,1998 “El Principio de Razonabilidad: del Debido Proceso
Sustantivo al Moderno Juicio de Proporcionalidad”, Buenos Aires, Editorial
Abaco de Rodolfo de Palma S.R.L., pp. 165.
- COAGUILA VALDIVIA, Jaime Francisco “El Derecho al Proceso en un
Plazo Razonable en Actualidad Jurídica”, Tomo 118, setiembre, Lima, Ed.
Gaceta Jurídica, pp. 49 – 58.
- DÍAZ GRECO, María ,2005 «Los Derechos Fundamentales en la Unión
Europea: de la Carta a la Constitución», Revista Española de Derecho
Constitucional, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales. Nº 74, año
25, mayo/agosto, pp. 139 - 175.

También podría gustarte