Está en la página 1de 2

Problemática social y ambiental en la región del Catatumbo

La región del Catatumbo se encuentra en un estado de índices altos de afectación a los


derechos fundamentales, es paradójico pues esta región es rica en recursos naturales los
cuales son un puente para lograr calidades de vida digna en el sector rural, el propósito de
este escrito es analizar la problemática de la región del Catatumbo, para lo cual es necesario
conocer el aspecto social y el impacto ambiental que se ha generado a lo largo de los años.
Dentro de los actores sociales encontramos al campesino quien tras la histórica desatención
del Estado en la provisión de bienes y servicios básicos, así como vías e infraestructura,
medios de comercialización, créditos y asistencia técnica para el desarrollo actividades
agrícolas y pecuarias, han acogido la siembra y el procesamiento de la coca como una
fuente de ingresos y un medio de supervivencia; sumado a esto, han sido vulnerados en sus
derechos humanos por parte de los grupos al margen de la ley, quienes se han asentado en
estos territorios donde hay débil presencia estatal y los han convertido en víctimas de
homicidios, delitos contra la libertad y la integridad sexual, desaparición forzada,
desplazamientos, Actos terroristas, tortura, pérdida de sus territorios, amenaza al ambiente
sano, entre otros.
Sin embargo, los campesinos se han organizado en asociaciones y han creado juntas de
acción comunal con el fin de ser escuchados, proponiendo soluciones que beneficien a las
comunidades en general y garanticen sus derechos mínimos, pero algunos de los líderes de
estas agrupaciones no se han salvado de ser víctimas de homicidios y amenazas.
Otro de los actores, y no menos importante, son los dos resguardos indígenas el Motilón
Barí y Catalaura los cuales también han sido afectados en su territorio ancestral causado por
los actores del conflicto, es importante señalar que uno de los grandes desafíos que tiene
nuestro Estado para la construcción de la paz es reparar a las victimas lo cual se intenta
lograr mediante el cumplimiento de la ley 1448 de 2011 que plantea unas medidas de
asistencia y atención, estabilización socioeconómica y reparación integral.
Respecto al aspecto ambiental, esta región es rica en diversidad de ecosistemas, existen
áreas de conservación, diversidad de productos económicos que pueden activar la oferta y
la demanda, recursos naturales que deben ser aprovechados sin generar afectación pues es
compromiso de todos propender por la sostenibilidad ambiental, lo que significa dar un uso
racional a los recursos naturales, de esta manera asegurar la existencia y calidad de vida de
las generaciones futuras.
A pesar de ello, existen problemas como la extracción incontrolada de madera en la reserva
forestal, la pérdida de cobertura vegetal en las zonas altas de las principales microcuencas,
el avance de la erosión en gran magnitud en las provincias de Ocaña y Pamplona, los
impactos ambientales negativos por las voladuras del oleoducto Caño Limón – Coveñas y
la contaminación de las fuentes hídricas, todas estas causadas por el conflicto del uso de la
tierra, la escasez de agua en algunos sectores, el uso de los ecosistemas, la explotación
petrolera, del carbón y demás recursos, los cultivos de coca, las fumigaciones aéreas y el
derrame de crudo, en los cuales los actores del conflicto como campesinos, fuerzas al
margen de la ley y hasta el mismo Estado han provocado.
El Estado colombiano debe apostar por la construcción de una paz estable y por Estado me
refiero al gobierno y los ciudadanos colombianos, todos tenemos la obligación de
propender por un medio ambiente sano y por una sociedad pacifica, en la que prime la
igualdad y en la que el conflicto sea parte de la historia, en cuanto a las problemáticas socio
ambientales existentes, el gobierno nacional no debe dejar las propuestas del acuerdo de
paz en el papel, debe hacer todo lo posible por cumplirle a cabalidad a las víctimas, deben
haber procesos de participación, de sostenibilidad, de competitividad, en la que exista una
armonía con el ambiente, generar estrategias y políticas viables que satisfagan las
necesidades del campesino, de los indígenas, que se les dé un acompañamiento técnico para
producir en un mercado legal que mejore sus condiciones de vida.
Quienes no vivimos el conflicto debemos crear espacios académicos para reflexionar y
crear ideas que se puedan materializar para mejorar esta problemática.

También podría gustarte