Está en la página 1de 1

  Cristales, cristales...

¿Alguna vez observaron de cerca, por ejemplo con ayuda de una lupa, l
muchos de esos granitos son cubos mas o menos perfectos. Un aspecto
granitos de azúcar. Esa forma externa tan regular revela que los átomos
cristales están sumamente ordenados. En la sal común, por ejemplo, exi
(iones) ordenados como muestra la figura, donde los iones rojos son clo
(Na+). Esos iones se muestran separados entre sí para que pueda verse c
realidad están en contacto.

Los átomos e iones son increiblemente pequeños. Imaginemos que los i


crecen hasta tener 1 cm de diámetro (el tamaño de un garbanzo) ¿de qué
un cubo de unos 17 kilómetros de lado!!...
Si disolvemos un poco de sal en agua y luego dejamos evaporar la solución, la sal
vuelve a cristalizar, vuelve al estado sólido, aunque probablemente los cristales que
se formen sean muy pequeños e imperfectos. Existen otras sales que pueden
conseguirse fácilmente (en una farmacia o una ferretería), con las cuales podemos
intentar obtener cristales grandes y bien formados. Dos de esas sales son el sulfato
de cobre (una sustancia azul que se utiliza para desinfectar plantas) y el alumbre
común (sulfato doble de aluminio y potasio). Veamos como proceder:

Sulfato de cobre: Moler la sustancia hasta obtener un polvo fino (para acelerar la


disolución). En un frasco de vidrio (como los utilizados para mermeladas, café
instantáneo, etc.) verter unas 8 cucharadas rasas de sulfato de cobre molido (aprox.
70 u 80 g) y medio vaso de agua (aprox. 100 ml). Colocar el frasco dentro de una
olla o lata con agua y calentar a ebullición (baño de María), manteniendo unos 15 a
20 minutos. La sal se disolverá hasta que la solución esté saturada, quedando un
resto de sal sin disolver. Cuidando de no quemarse los dedos, filtrar la solución en
caliente a través de un trozo de algodón, tela fina o papel de filtro para café, a otro
frasco limpio. Dejar reposar la solución límpida en el frasco tapado con un papel en
un rincón tranquilo. Al poco tiempo (horas o días, según el grado de saturación de la
solución) comenzarán a formarse pequeños cristales azules, que irán creciendo con
el correr de los días, alcanzado algunos cm de longitud.

Pueden intentarse también las dos variantes siguientes:

a. para obtener cristales más perfectos, atar un cristalito con un hilo fino o un
cabello y suspenderlo en el seno de una solución saturada y fría. El cristal
crecerá lentamente, mostrando caras y ángulos bien definidos.
b. Si se sumerge un hilo de algodón en la solución saturada (dejando un
extremo en el borde del frasco) se formará una cadena de cristalitos a lo
largo del mismo.

Alumbre común: Proceder como antes, pero disolviendo 3 o 4 cucharadas rasas


(unos 30 g) de alumbre bien molido en medio vaso de agua. El alumbre forma
fácilmente hermosos cristales incoloros con forma de octaedros (como si fueran dos
pirámides de Egipto unidas por las bases)