Está en la página 1de 11

“Año de la Universalización de la Salud”

UNIVERSIDAD NACIONAL DE HUANCAVELICA


(Creada por ley 25265)

FACULTAD DE INGENIERIA DE MINAS CIVIL – AMBIENTAL


ESCUELA PROFESIONAL DE INGENIERIA DE MINAS

PERFORACIÓN Y VOLADURA DE ROCAS II

TEMA:

CRUPO: N° 2
CATEDRATICO: ING:

INTEGRANTES:
 ESPINOZA VITOR, Edson Lincol
 OSORIO HUAIRA, Wilber

CICLO:

VII
LIRCAY – HUANCAVELICA
2020
SISTEMAS DE INICIACION Y CEBADO

1.- INTRODUCCION

La aplicación masiva de los agentes explosivos, como el ANFO, los hidrogeles y las

emulsiones al arranque de rocas, ha exigido un fuerte desarrollo de las técnicas de

iniciación y cebado, debido, por un lado, a la insensibilidad relativa de dichas sustancias y,

por otro, para obtener el máximo rendimiento de la energía desarrollada por los explosivos.

El proceso de detonación precisa de una energía de iniciación para que se desarrolle y

mantenga en condiciones estables.

Los términos más corrientes que se encuentran en la documentaci6n sajona sobre

iniciadores son:

 Primer: Carga de explosivo potente y sensible utilizada para iniciar la columna

principal alojada en el barreno. Son explosivos sensibles al detonador y al cordón

detonante, incluso al de bajo gramaje.

 Booster: Es una carga de explosivo potente que no contiene ningún accesorio de

iniciación y que tiene dos funciones:

1.- Completar el trabajo de iniciación del “primer” en la columna de explosivo.

2.- Crear zonas de alta liberación de energía a lo largo de dicha columna.

Sobre las técnicas de iniciación se han desarrollado a partir de los años 70 diversas teorías,

algunas contradictorias, que han creado cierto confusionismo entre los operadores. En

los apartados siguientes se actualiza el estado de conocimiento y se dan una serie de

recomendaciones prácticas para lograr el máximo aprovechamiento de los explosivos.


2.- INICIACION DEL ANFO A GRANEL

Cuando los barrenos tienen una longitud inferior a los 10 m y se mantienen secos, la

iniciación del ANFO se puede Llevar a cabo con seguridad mediante un solo iniciador.

Si la altura del banco es grande y los barrenos atraviesan zonas con diferentes

características litológicas y grados de fracturación de la roca, se presenta no solo una

posibilidad de aporte de agua, sino incluso que durante la carga del barreno se produzcan

discontinuidades en la columna de explosivo. En estos casos, es aconsejable un cebado

múltiple de la columna disponiendo un iniciador cada 4 o 5 m, ya que con este pequeño

sobrecoste se elimina el riesgo de fallos en algunos barrenos de la voladura.

2.1.- INICIACIÓN CON CARGAS PUNTUALES

En el cebado del ANFO, el rendimiento de un iniciador está definido por su presión de

detonación, sus dimensiones y su forma. Cuanto mayor es la presión de detonación (PD)

mayor será su disponibilidad para la iniciación. El efecto de la (PD) sobre la velocidad de

detonación (VD) del ANFO se ilustra en la Fig.1.


Figura 1. Efecto de la presión de detonación del iniciador sobre la velocidad inicial del ANFO (Junk, 1972).

Como puede observarse con una presión de detonación inferior a un cierto valor se produce

una caída parcial de la VD, sucediendo lo contrario cuando se tiene una PD superior al

citado valor.
De la misma manera se ha estudiado el efecto del diámetro del iniciador. Fig. 2.

Figura 2. Efecto del diámetro del iniciador sobre la velocidad inicial del ANFO (Junk, 1972).

Así pues, las condiciones que debe cumplir un iniciador para eliminar 1as zonas de baja

VD del ANFO son: presión de detonación lo más elevada posible y diámetro superior a 2/3

del calibre de la carga aproximadamente.

La longitud del iniciador también tiene su importancia, ya que éste a su vez es iniciado por

un detonador o Cordón detonante y presentan un determinado tramo de elevación de la

velocidad de detonación. Por ejemplo, un hidrogel para alcanzar la velocidad de

detonación de régimen suele tener una distancia característica de 3 a 6 veces el diámetro de

la carga.
En la Tabla.1 se indican las dimensiones mínimas de iniciadores booster de pentolita para

diferentes diámetros de barrenos.

En cuanto a la forma de los iniciadores, las últimas investigaciones han puesto de

manifiesto que tiene un efecto significativo sobre su rendimiento, por lo que constituye un

campo de estudio abierto.

Aunque existe la creencia general de que la energía producida por el ANFO aumenta con

la VD transitoria de la carga, esta concepción es errónea porque la energía total producida

por un explosivo es constante e independiente de dicha velocidad. Un aumento de la

VD provoca un incremento de la energía de tensión (ET) y por consiguiente una

disminución de la energía de los gases (EB), pero, la suma de ambas permanece constante.

La relación ET/EB es menor en zonas de caída de VD y mayor cuando el iniciador produce

una sobreelevación de la VD.

El aumento de la ET solo es beneficioso en la fragmentación cuando se vuelan rocas duras,

frágiles y masivas. En formaciones sedimentarias o rocas muy tectonizadas se debe

intentar aumentar EB. para aprovechar el efecto de las fracturas y planos de debilidad y

conseguir un desplazamiento adecuado de las rocas.

Por último, se ha visto que la VD de régimen del ANFO es independiente del tipo, peso y

forma de los iniciadores (J un k 1972).


2.2.- CLASES DE INICIADORES

En la actualidad, los iniciadores más utilizados son los multiplicadores fabricados de

pentolita, pues presentan numerosas ventajas entre las que destacan:

 Insensibilidad a los impactos y fricciones.

 Alta resistencia mecánica y por lo tanto estabilidad dimensional.

 Poseen uno o dos orificios por donde el Cordón detonante puede pasar y quedar

retenido o insertar un detonador. Fig.3.

 Son pequeños, compactos, fáciles de manejar y no producen efectos fisiológicos

adversos.

 No se alteran con el tiempo.

Figura.3. Multiplicadores convencionales


Los hidrogeles y emulsiones que son sensibles al detonador o al Cordón detonante pueden

emplearse como iniciadores primarios o cartuchos cebo, con la ventaja de que ocupan asi

toda la sección del barreno y resultan muy eficientes. Cuando estos explosivos precisan

para su iniciación de un multiplicador solo pueden usarse como boosters.

Fig.4.

Figura.4, Cartuchos cebo con multiplicador Detaprime.

2.3.- INICIACIÓN POR CORDÓN DETONANTE

Cuando un Cordón atraviesa una carga de ANFO y tiene un gramaje insuficiente para

iniciarla, la detonación de dicho Cordón crea un frente de presión que se expande de forma

cilíndrica y una chimenea de gas dentro del ANFO. Si el área de la sección transversal del

barreno es pequeña la presión lateral puede comprimir el explosivo y desensibilizarlo.

Según Hagan, en barrenos de 75 a 125 mm un cordón detonante de 10 g/m en una posición

próxima al eje de éstos desensibiliza, al menos parcialmente, las cargas de ANFO. Si el

cordón se encuentra a lo largo de la caña del barreno, el riesgo de desensibilización rara

vez se presenta con un ANFO bien mezclado, pero es posible en barrenos con agua donde

el explosivo se encuentre alterado.


Figura.5. Efecto de la detonación de un cordón situado en el eje de un barreno sobre la velocidad de

detonación del ANFO.

Si el cordón detonante produce la iniciación lateral del ANFO la VD comienza siendo más

baja y aumenta lentamente mientras que el frente de la onda de detonación atraviesa la

sección de la columna de explosivo. Con la iniciación axial se produce entonces un

aumento de la energía de los gases (EB), a expensas de la energía de tensión (ET), lo cual

puede ser muy ventajoso en rocas blandas e intensamente fracturadas y cuando se desea

efectuar una voladura con trayectoria controlada y máximo desplazamiento.

Por otro lado, en la Fig.6, se muestran las pérdidas de energía para el ANFO, cuando éste

sufre danos por el cordón detonante, debido a la precompresión que provoca la combustión

o deflagración de parte de la carga de explosivo.


Figura.6. Pérdidas de energía provocadas en columnas de ANFO por el cordón detonante (Konya y Walter,
1990)

2.4.- INICIACIÓN CON MULTIPLICADOR Y CORDÓN DETONANTE

Cuando el cordón detonante no llega a iniciar bien la carga de ANFO pueden aparecer las

siguientes situaciones:

 En barrenos con diámetros superiores a 200 mm y cordones con gramaje inferior a

10 g/m, la detonación del cordón tiene un efecto insignificante y el ANFO se ve

afectado solamente por el multiplicador.

 Cuando se dispone de un cordón de 10 g/m en el eje de un barreno de 75 a 125 mm,

la detonación del cordón, como ya se ha indicado, comprime y desensibiliza al

ANFO e impide su detonación en puntos alejados del multiplicador. Cuando esto

sucede, la fracción de ANFO que detona disminuye al mismo tiempo que la onda
de choque se propaga a través de la carga. En la práctica, sobre todo en barrenos

inclinados, como el cordón detonante se apoya a lo largo de una generatriz, esta

situación no se produce. Si el cordón inicia lateralmente 1as cargas de explosivo,

los multiplicadores tienen una influencia muy pequeña sobre la efectividad de la

detonación del ANFO. a menos que estén situados muy proximal entre sí,

También podría gustarte