Está en la página 1de 427

TEATRO, TEMPLO Y MERCADO

Leonildo Silveira Campos

TEATRO, TEMPLO Y MERCADO


TEATRO, TEMPLO Y MERCADO
Comunicación y marketing de los nuevos pentecostales en América Latina
Leonildo Silveira Campos

Título original: Teatro, templo e mercado. Organização e marketing de um empreendimento


neopentecostal. Coedición Editora Vozes; UMESP; Sociedade religiosa Edi-
ções Simposio ISBN-85-326-1882-0
© Editora Vozes Ltda, 1997; Rua Frei Luís, 100; 25689-900 Petrópolis, RJ.;
http://www.vozes.com.br; Brasil

1ra. Edición Ediciones Abya-Yala


en español Av. 12 de octubre 14-30 y Wilson
Telfs.: 562-633/506-267
Fax: 506-267/506-255
Casilla: 17-12-719
E-mail: editorial@abyayala.org
www.abyayala.org
Quito-Ecuador

Traducción: Dr. Eduardo T. Pánik

ISBN: 9978-04-663-1

Impresión: Producciones digitales Abya-Yala


Docutech/XEROX

Impreso en Quito-Ecuador, Agosto del 2000

Con las debidas licencias


Indice

Agradecimientos.............................................................................................................. 7

Prefacio ........................................................................................................................... 9

Introducción a la edición en español ............................................................................. 11

Introducción.................................................................................................................... 15

Capítulo 1
El pentecostalismo y la Iglesia Universal
en el vaivén de las investigaciones y los paradigmas ...................................................... 29

Capítulo 2
Teatro y religión: la teatralización de lo sagrado en la Iglesia Universal.......................... 55

Capítulo 3
Templo y religión: Espacio cúltico y ritos en la Iglesia Universal..................................... 103

Capítulo 4
Religión y mercado: La Iglesia Universal
y la teoría de la “mercantilización” de lo sagrado........................................................... 147

Capítulo 5
Marketing y religión: la “marketización”
de lo sagrado en la Iglesia Universal .............................................................................. 183

Capítulo 6
Propaganda y religión: La comunicación de la Iglesia Universal..................................... 211

Capítulo 7
Religión y retórica: El discurso de la Iglesia Universal ................................................... 259

Capítulo 8
Teología de la Iglesia Universal ...................................................................................... 285
6 LEONILDO SILVEIRA CAMPOS

Capítulo 9
Organización y religión: dilemas administrativos de la Iglesia Universal ........................ 329

Capítulo 10
Consideraciones finales: cuestiones
que desafían el futuro de la Iglesia Universal .................................................................. 361

Conclusión ...................................................................................................................... 405

Bibliografía...................................................................................................................... 411
Agradecimientos

Después de escribir un libro, esta últi- ro, da Universidade Metodista de São Paulo;
ma tarea de agradecer es también espinosa y Gino Giacomini Filho, da Escola de Comuni-
desafiante. En especial por tratarse de un tex- cações e Arte, Universidade de São Paulo; Ro-
to nacido de una serie de investigaciones bi- berto Venosa da Escola de Administração de
bliográficas, contactos personales y conversa- Empresas da Fundação Getúlio Vargas y Re-
ciones con muchas personas a lo largo de tres nato da Silva Queiroz, da Universidade de
décadas. Somos deudores a un gran número São Paulo, que el día 7 de noviembre de
de conocidos y desconocidos, algunos ami- 1996, en la Universidad Metodista de San Pa-
gos y colegas que ofrecieron ideas, sugeren- blo (UMESP), analizaron exhaustivamente es-
cias e indicaciones, observaciones, todo esto te texto, sugiriendo alteraciones y enrique-
fundido lentamente, con el paso de los años. ciendo en varias partes. Por desgracia, no to-
Por eso, no podemos separar con tranquilidad das las sugerencias pudieron ser incorporadas
cartesiana los límites de lo personal y lo co- aquí y acabamos por resistir a la tentación y
lectivo en una obra de investigación como es- necesidad de actualizarlo, incorporando nue-
ta. En consecuencia, cada una de esas perso- vos eventos, investigaciones y bibliografías,
nas encontrará en este libro un fragmento de surgidas después de aquella fecha, pues los
su contribución, pese a no siempre estar nom- cambios en el campo religioso e intelectual
brada e incorporada como a ellas les gustaría son muy rápidos, lo que puede provocar un
que fuese. En fin, declinar sus nombres sería envejecimiento prematuro del texto.
imposible, pero también dar las gracias no di- Reconozco y agradezco el apoyo ins-
ce todo ni quita las deudas contraídas con titucional de la UMESP, así como la ayuda fi-
tantas personas amigas. nanciera, ya en el final de la investigación, de
Aún así, tengo que nombrar a algunos. la MISION Y DIACONADO MUNDIAL DE
Así, agradezco en modo especial al Prof. Dr. LAS IGLESIAS REFORMADAS EN HOLAN-
Antonio Gouvea Mendonça, maestro y ami- DA. Tampoco puedo dejar de agradecer a los
go, que ya en los años ’70 y durante mis estu- profesores Josué Xavier y Mylnen Negrão Faz-
dios de graduación nos transmitió a nosotros,
zio, por las sugerencias para una mejor pre-
sus discípulos, interés y amor por la sociolo-
sentación estilística y gramatical del texto fi-
gía de la religión. Veinte años después, a mí,
nal en portugués; al profesor Gilson Marcon
personalmente, me acompañó en la orienta-
ción de este trabajo, entre largos y gratifican- de Souza por el auxilio en el trabajo con los
tes diálogos. textos en inglés; al profesor Glauber Piva
Dejo registrada una palabra de agra- Gonçalves, por la ayuda en la investigación
decimiento a los miembros de la mesa de de campo; al reverendo Milton Nuñes, por la
doctorado, los profesores y doctores: Antonio hospitalidad durante algunos días de investi-
Gouvêa Mendonça y Yara Nogueira Montei- gación en Nueva York.
8 LEONILDO SILVEIRA CAMPOS

Hago notar aquí también un agradeci- tegral y cotidiano, que este libro se volvió rea-
mento especial al Dr. Eduardo T. Pánik, meto- lidad.
dista argentino, que reside actualmente en Pese a todo, a pesar de tanta ayuda, la-
São Paulo y que a pesar de encontrarse prepa- mento que este artefacto intelectual aún haya
rando su tesis doctoral, logró tiempo extra pa- quedado distante de lo que planeamos y es-
ra traducir este texto al español, trabajo que perábamos. Tal vez hayamos esperado mu-
duró varios meses, período durante el cual so-
cho, más allá de la capacidad humana e indi-
lidificamos nuestra amistad.
vidual que posee un solo autor. Por eso, pre-
Un agradecimiento especial para
RUTH LENIRA, mi esposa y colaboradora, cisamos caminar hacia situaciones en que las
durante todos los años que duró esta jornada investigaciones sean colectivas, pues sola-
de investigación, al lado de nuestras hijas Mó- mente así los aciertos y desaciertos serán so-
nica y Erica. Fue gracias al apoyo de ella, in- cializados con justicia y equidad.
Prefacio

El pentecostalismo es el movimiento lica del país con más de 10 millones de


religioso de mayor amplitud del siglo XX. Na- miembros. Este crecimiento espectacular se
cido en el sur rural de los Estados Unidos en desarrolló sin embargo muy lenta y solapada-
los primeros años del siglo, en continuidad mente hasta los años 50 en toda la región la-
con las experiencias de “santidad” que des- tinoamericana. El movimiento pentecostal
pertaron al protestantismo norteamericano crecía, de hecho, entre las poblaciones urba-
posterior a la guerra civil, su primer estallido nas y rurales semianalfabetas y pobres, bajo el
está fijado por la tradición pentecostal en impulso de misioneros de origen norteameri-
1906 en la calle de Azuza, en un suburbio de cano. A partir de los años 50, las grandes
la ciudad de Los Angeles. Esta pequeña con- transformaciones económicas de la región la-
gregación animada por el predicador negro tinoamericana bajo la expansión de la econo-
William Seymour agrupaba unos cuantos mi- mía de mercado y la desestructuración de las
grantes blancos pobres y negros quienes em- economías rurales consuetudinarias acarrea-
pezaron a sentirse poseidos por el Espíritu ron millones de desempleados del campo ha-
Santo y a hablar en lenguas extrañas como cia las periferias urbanas. Con el crecimiento
signo de aquel cambio. A partir de entonces, de los grandes cinturones urbanos, las iglesias
esta sorprendente exaltación religiosa se pro- pentecostales conocieron un impulso sin pre-
pagó hacia las principales ciudades nortea- cedente entre esta población desarraigada ba-
mericanas y desde allí, en la década de los jo la conducción de un liderazgo popular de
años 1910, hacia Africa, Asia, Europa y Amé- origen latinoamericano. Se fundaron entonces
rica Latina. unas cuantas sociedades religiosas nacionales
En la región latinoamericana el pri- de rápido crecimiento exponencial como fue
mer culto pentecostal fue celebrado en una el caso de la Iglesia “Brazil para Cristo” del ex
congregación metodista de Valparaíso en Chi- albañil nordestino Manuel de Melo transfor-
le en 1909 provocando una disidencia inme- mado en dirigente religioso de éxito. Una ter-
diata con la fundación de la Iglesia metodista cera ola de sociedades religiosas pentecosta-
pentecostal en 1910, sociedad religiosa que les latinoamericanas vio la luz en la década
reagrupa hoy en día más de un millón de de los 80 cuando nuevas sociedades fueron
miembros en Chile donde es la primera orga- creadas por dirigentes que supieron recurrir a
nización religiosa después de la Iglesia católi- los medios modernos de comunicación y
ca romana. Fenómenos similares ocurrieron transformar el mensaje y las prácticas pente-
en el noroeste de México a partir de 1914 y costales en bienes de consumo para las masas
en Brasil donde, en la misma década, se fun- suburbanas como para los sectores medios de
daron la Asamblea de Dios en Belem y la la población.
Congregación cristiana en Sao Paulo. En Bra- Leonildo Silveira Campos nos presenta
sil también, la Asamblea de Dios es hoy en un ensayo particularmente estimulante sobre
día la primera organización religiosa no cató- la más llamativa de esas iglesias de tercera ge-
10 LEONILDO SILVEIRA CAMPOS

neración pentecostal, la Iglesia Universal del forma en un criterio de logro accesible. Así, se
Reino de Dios, fundada en 1977 por el obis- pone en marcha una lógica de empresa que
po Edir Macedo en Rio de Janeiro. El autor no anima la difusión global del pentecostalismo
se contenta con ofrecernos una mera recopi- y que Silveira Campos reconstruye en el mar-
lación del crecimiento de una sociedad exito- co de la IURD. De la misma manera que la
sa. Forja y elabora un aparato conceptual pa- IURD, los pentecostalismos contemporáneos
ra hacernos entender lo que caracteriza aque- son verdaderas empresas productoras y distri-
llos nuevos movimientos religiosos: su capa- buidoras de bienes simbólicos religiosos ha-
cicad de articular los discursos y la prácticas cia distintos grupos sociales, de manera mul-
religiosas tradicionales a una lógica de merca- tilateral. La multilateralidad de los intercam-
do. Hasta entonces el pentecostalismo se ha- bios que facilita la lógica de mercado induce
bía interpretado de manera clásica como mo- una transformación del tipo de producto ofre-
vimiento de adaptación de los migrantes rura- cido. En un contexto de urbanización acelera-
les a la racionalidad urbana (Willems, Mar- da, se amplía la hibridación cultural. El eclec-
tin), como contrasociedad que responde a los ticismo de las prácticas y de las creencias de
procesos anómicos vividos por los mismos la IURD como de otras sociedades pentecos-
migrantes (Lalive d’Epinay), como catolicis- tales corresponden a esta tendencia generali-
mos de substitución (Bastian), o como discur- zada a la transnacionalización. Eso transfor-
so de la alabanza a la dimensión infrapolítica ma el pentecostalismo mismo. Mientras glo-
(Corten), entre otros. El mérito de la obra de balmente hasta los años 60, el pentecostalis-
Silveira Campos es de articular a la vez el ca- mo latinoamericano respondía en sus discur-
rácter tradicional del pentecostalismo y su di- sos y prácticas a un régimen de “verdad” cer-
mensión hipermoderna. De hecho, el autor cano al modelo religioso protestante hereda-
pone hincapié tanto en la capacidad de la do, desde entonces una religiosidad endóge-
IURD para recuperar los discursos y las prác- na híbrida se construye bajo un régimen de
ticas de la religiosidad popular, en particular “resultado” al utilizar de manera ecléctica
en torno a las prácticas taumatúrgicas, como elementos proviniendo de varias fuentes loca-
en su habilidad de desarrollar técnicas de les, nacionales y transnacionales. El gran mé-
mercadeo adaptándose al universo televisivo rito de esta obra el desentrañar las modalida-
para vender productos llamativos. Esta articu- des de conformación de este nuevo régimen
lación exitosa explica, sin duda alguna, la for- religioso para el cual predomina el rendi-
midable expansión que ha conocido esta em- miento y el logro sobre la veracidad y la orto-
presa religiosa, expansión no solamente na- doxia. Más allá de los juicios de valor que han
cional, pero ante todo internacional. El autor animado una prensa hábil para denunciar los
nos explica de qué manera esta sociedad pen- excesos de un movimiento religioso al creci-
tecostal ha logrado transformarse en una ver- miento exponencial, el autor propone una ex-
dadera transnacional religiosa a través de lo plicación sociológíca del fenómeno que abre
que podemos llamar la fluidez y la hibridez nuevas perspectivas y logra convencer en la
del modelo. La aceleración de los intercam- medida en que permite descentrar la mirada y
bios y la transnacionalización religiosa esti- explicar en lugar de condenar.
mulan la búsqueda del éxito por parte de es- Jean-Pierre Bastian
tos actores religiosos competitivos. Para aque- Centre de Sociologie des Religions
llos movimientos, la ley del resultado se trans- Université Marc Bloch de Strasbourg
Introducción a la edición en español*

En los años 60, los estudiosos pioneros También se veía en esos pentecostalis-
del fenómeno pentecostal en América Latina, mos, una pesada herencia de los movimientos
entre ellos Emilio Willems (1967) y Lalive de santidad existentes originalmente en los
D’Epinay (1970), relacionaban esa forma de Estados Unidos, donde, desde el inicio del si-
religiosidad al éxodo del mundo rural, situán- glo XX, el campo religioso experimentaba un
dolo así en el centro de un explosivo proceso nuevo proceso de recomposición, retomando
de crecimento de las ciudades. con más fuerza, especialmente después de la
Posteriormente, los analistas académi- Segunda Guerra mundial, cuando ganan fuer-
cos incluyeron en esos estudios temas como za los tele-evangelistas que predicaban la cu-
pentecostalismo y lucha de clases, pentecos- ra divina, la batalla espiritual entre Dios y los
talismo e identidad y, más recientemente, la demonios y la búsqueda de ascenso social,
invación del espacio público por un estilo re- respaldado por un nuevo concepto: “teología
ligioso espectacular de profundas repercucio- de la prosperidad”.
nes mediáticas. Hasta entonces, el pentecos- Por otro lado, en el último cuarto del
talismo era considerado un fenómeno margi- siglo XX, hubo analistas de la religión que
nal en la sociedad. Su predicación valorizaba pensaban que el pentecostalismo era una em-
una vida rica pero más allá de la muerte. Los presa capaz de provocar un enorme proceso
galardones de esa vida en los cielos estarían de ruptura con las culturas y religiosidades de
reservados, prioritariamente para los pobres y los pueblos latinoamericanos, promoviendo
desheredados de la tierra. una transformación socio-política y cultural
En esa perspectiva el pentecostalismo sin precedentes. Sin embargo, al final del siglo
era considerado una auténtica religión de XX los pentecostales experimentan un profun-
consuelo para los sufrimientos y pesares del do proceso de rearticulación de sus valores,
presente siglo. De él emergía una consciencia prácticas y rituales. Por eso, a despecho de
alienada y refractaria a las transformaciones quienes ven el campo religioso como algo es-
revolucionarias de la sociedad. Así, era posi- tático, los pentecostalismos están cambiando
ble ver las nuevas comunidades implantadas y no solamente ellos sino, como lo apunta
en las ciudades latinoamericanas, como seña- Jean-Pierre Bastian (1997), todo el campo re-
les apuntando hacia el cielo, de carácter sub- ligioso latinoamericano y mundial está su-
jetivo. Se reserva para la acción cotidiana so- friendo las contracciones y contradicciones
lo una moral de rechazo a la sociedad y a la de un amplio proceso de mutación.
cultura que los acogió. En la expresión de La- En consecuencia de eso surgen nuevas
live D’Epinay, el pentecostalismo era una reli- formas de pentecostalismo y muchos de ellos
gión que ofrecía un “refugio para las masas”. privilegian una acomodación cultural más

* Traducción: Dr. Dario Paulo Barrera Rivera.


12 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

que una ruptura con las culturas tradicionales nes religiosas de pequeños grupos, cerrados y
que la acogieron. Así, esos actores e institu- particularizados, en competencia con institu-
ciones, ahora transfigurados, van dejando de ciones transculturales o transnacionalizadas,
ser vistos como miembros de un universo au- que usan la “midia” con desenvoltura, en un
tosuficiente y autoexplicativo, anclados en un estilo de crecimiento que incluye la construc-
escenario más amplio: la conquista protestan- ción de símbolos al interior de nuevos consu-
te de América Latina, tema de estimulantes es- midores.
tudios de David Stoll (1990) y David Martin Ahora se trata más de mantener un tra-
(1990). bajo misionero y evangelizador, dentro de su
Ahora el estilo pentecostal de ser cris- antiguo sentido teológico y sociológico. Prin-
tiano pasa a ser visto como un ejemplo más cipalmente porque al final del siglo XIX los
de un retorno a lo sagrado, de un reencanta- nuevos agrupamientos religiosos transnacio-
miento del mundo, que lo aproxima a institu- nales pasaron a actuar de una forma calcula-
ciones seculares como: el teatro, con la es- dora y racional. Imbuidos por una mentalidad
pectacularización de la religión; el templo, dominada por el márketing, ellos buscan nue-
con sus rituales y sus formas de alojar lo sa- vos mercados, ofreciendo productos más o
grado en el espacio; y el mercado, local don- menos padronizados o estandarizados a una
de se dan los intercambios de dinero por bie- “clientela” ávida por religiosidades autoservi-
nes simbólicos. cio o alternativas que apuntan hacia un tras-
Sin embargo, la modernización en es- cendente superador de las fragmentadas ex-
te continente aún no se ha completado, a pe- periencias de la vida cotidiana. ¿Cómo que-
sar de que ya hubieron regiones cargadas de dan, en ese contexto, las relaciones entre me-
culturas posmodernas. Comienzan a formarse moria e institución que, segundo Hervieu-Lé-
dentro de ellas islas culturales, centros difuso- ger (1993), es la espina dorsal de la transmi-
res de una sociedad pósmoderna. De ese pro- ción religiosa de una generación para otra?
ceso de hibridación (Canclini, 1989), de sin- ¿Serían esos nuevos pentecostalismos una efi-
cretismo o de bricolage, surge un universo caz retraducción de la experiencia religiosa
pluralista en el cual agentes e instituciones pentecostal para una sociedad globalizada,
coexisten, en un contexto de conflictos, re- dominada por la lógica del mercado?
composiciones y reacomodos continuos. De Por eso, llegó el momento en que los
ese modo, la expansión pentecostal de Amé- analistas se preocupen “menos con lo que se
rica Latina se convirtió en presa fácil de un extingue que con lo que se transforma” (Can-
reencantamiento del mundo, lo que se da clini). Entretanto, la conciencia de ese desafío
dentro de un cuadro de creciente globaliza- há producido innumerables y valiosas contri-
ción (Ortiz, 1994). buciones para una discusión socio-antropoló-
Esa nueva cultura transnacionalizada gica de ese fenómeno. Grupos de investiga-
está fuertemente vinculada a los medios de dores, que intitulamos de “pentecostalistas”,
comunicación de masas, portadora de prácti- que no pasan de una centena, están articula-
cas, ritos y discursos que trascienden los lími- dos alrededor de algunas instituciones como
tes y fronteras hasta ahora existentes. Como la Asociación de Cientistas Sociales de la Re-
resultado de eso tenemos religiones universa- ligión en el Cono Sur, Asociación Latinoame-
lizantes y sectoriales, en las cuales “sectas” y ricana para el Estudio de las Religiones
“denominaciones” se convierten en expresio- (ALER), Instituto de Estudios de la Religión
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 13

(ISER), en algunos centros académicos de exe- con aquello que Reginaldo Prandi (1997) lla-
lencia, los cuales se reúnen en innumerables ma el “vigoroso soplo del espíritu”, que está
congresos, seminarios y eventos realizados en ocupando cada vez más los espacios de espi-
América Latina, Europa y América del Norte ritualidad dejados por el vaciamiento de las
en los últimos años. Comunidades Eclesiales de Base y el reflujo
Entregamos este texto al lector de ha- de la Teología de la Liberación.
bla hispana esperando que el mismo suscite y En ese contexto podemos parafrasear a
estimule más investigaciones. Esto porque David Stoll y preguntar: ¿estará América Lati-
aquí solo analizamos una institución religiosa na tornándose pentecostal? ¿Qué papel de-
– la Iglesia Universal del Reino de Dios – que, sempeñan el marketing religioso y los medios
aunque emblemática, por si misma cataliza y de comunicación de masas en ese explosivo
demarca algunas de las tendencias que han proceso de crecimiento pentecostal? ¿Qué re-
impulsado el suceso del pentecostalismo en laciones podemos establecer entre el riesgo
este continente. del descenso social, el miedo a la exclusión
Sin ambargo, reconocemos con humil- y ese proceso de revitalización religiosa con-
dad la complejidad de ese objeto de estudio y tinental? Además, ¿podemos todavía llamar a
su carácter paradójico, dejando bien claro esa traducción, religiosamente híbrida, que
que la ola pentecostalizante es un movimien- se manifiesta en los templos de la Iglesia Uni-
to y una mentalidad que hace mucho tiempo versal, como ‘pentecostalismo’? o ¿se trata de
abandonó su lecho clásico y se extendió atra- una nueva forma de manifestar la creencia en
vesando fronteras e instituciones religiosas, la acción del Espíritu Santo en un mundo mar-
minando incluso las hasta entonces sólidas cado y regido por la lógica y la hegemonía
murallas institucionales de la Iglesia Católica económica?
Introducción

“Atribuyo el crecimiento de la Iglesia a la ac- conjunto de conocimientos denominados


ción del Espíritu Santo. No se trata de marketing “ciencias de la religión”, el suceso de esta
bien hecho, buena administración ni ninguna empresa “neopentecostal”2. Según estimacio-
otra razón humana. ¡Realmente es la acción del nes, la misma, en veinte años, conquistó en
Espíritu Santo!” (Obispo Edir Macedo, de la Igle- Brasil cerca de cuatro millones de seguidores.
sia Universal del Reino de Dios)1. Optamos por las expresiones “empresa” y
“neopentecostal” por razones que más ade-
Forma parte de la retórica de las orga- lante serán explicitadas, aunque la palabra
nizaciones y grupos religiosos, principalmen- “iglesia” sea justamente empleada para desig-
te de los que se legitiman por medio de los nar una manifestación organizacional de un
líderes carismáticos, explicar sus orígenes a conjunto de creencias, doctrinas y prácticas
partir de lo sobrenatural, presentándose como que vinculan personas a través de rituales co-
expresión legítima de la “voluntad de Dios”. lectivos, a los cuales se les atribuye una efica-
Por eso, esperar que la Iglesia Universal del cia de origen sagrado.
Reino de Dios (IURD), iglesia brasileña funda- Para abarcar de una forma más amplia
da en 1977 con neto corte pentecostal, atribu- un conjunto de observaciones, escogimos co-
ya su origen, expansión y suceso a la “buena mo título de nuestra investigación “Templo,
administración” y al “marketing”, sería ilógico teatro y mercado: Un análisis de la organiza-
e incoherente como mínimo. ción, rituales, marketing y eficacia comunica-
Por otro lado, el análisis de una em- tiva de una empresa neopentecostal: la Iglesia
presa religiosa realizado tan solamente como Universal del Reino de Dios”. Bajo este para-
si fuese un epifenómeno de situaciones socia- guas procuramos discutir el origen y el desa-
les específicas, también corre el riesgo de re- rrollo de una de las formas de cristalización
duccionismo. En esta categoría se encuentran de un cierto tipo de “mentalidad neopente-
casi todos los discursos oriundos de la acade- costal” que, debidamente aculturizada en
mia, los cuales pueden ser expresados en una Brasil, resultó en un emprendimiento religio-
paráfrasis como la siguiente: “Se atribuye a la so-empresarial paradigmático.
acción del marketing bien hecho, a la buena Esa organización, más del “tipo igle-
administración y a la existencia de condicio- sia” que del “tipo secta”, dentro de los pará-
nes socio-económico-culturales favorables, el metros de Troeltsch, se vanagloría de obtener
surgimiento y expansión de la Iglesia Univer- excelentes resultados en sus actividades, de-
sal del Reino de Dios. ¡Pero es pura acción sempeñando una performance a nuestro mo-
humana!”. do de ver, apuntalada por estrategias de mar-
En este texto se pretende describir, ex- keting y de comunicación de masas de nota-
plicar e interpretar, dentro de los límites de un ble eficiencia, aprovechándose para eso de
16 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

los nuevos vientos canalizados y originados entidades religiosas. Hasta este momento
en un mundo sometido a un creciente proce- (1997), la Iglesia Universal se ha mostrado co-
so de globalización económica y cultural. mo una empresa marcada por un crecimiento
Creemos que un abordaje multidisci- que se expresa en altas tasas de adhesiones,
plinar pueda preservar la perspectiva calei- de nueva membresía y de recaudación finan-
doscópica del fenómeno pentecostal con ma- ciera. Si bien esas tasas son de difícil cuantifi-
yor eficiencia. Pero reconocemos que la con- cación, inclusive por causa del rechazo de la
creción de esa meta exigirá un esfuerzo mu- propia IURD a tornar transparentes sus infor-
cho más amplio que una investigación indivi- mes estadísticos, lo que denota la existencia
dual, pues tendría que reunir todas las contri- de “secretos”, que rodean las estrategias mon-
buciones provenientes de la sociología de la tadas por su cúpula. Tal vez la falta de listas
religión y de las organizaciones, de la antro- de miembros, el continuo turn off de frecuen-
pología, teología, filosofía y otras áreas del cia en sus templos, también contribuyan con
conocimiento humano. Por tal motivo, algu- las dificultades para calcular con exactitud el
nas de las ideas expuestas a continuación de- número de fieles y de personas en tránsito en
ben ser aceptadas mucho más como estímu- sus rituales. La única cosa segura es el núme-
los para investigaciones posteriores, obvia- ro de templos suyos: cerca de 2100 en Brasil
mente más profundas y sobre todo, para in- de todos modos, hay templos que tienen vida
vestigaciones de campo, que ser aceptadas corta y son cerrados al poco tiempo de abier-
como conclusiones ya listas y acabadas. tos, aparentemente por no alcanzar el núme-
Esta percepción de la complejidad de ro previsto de frecuentadores y contribu-
nuestro objeto y la imposibilidad de abarcar- ciones.
la en una sola disciplina de estudio, sólo con- A esta altura, podemos preguntar:
firma lo que escribió André Droogers (en Bou- ¿Cuál es el tamaño del universo investigado?
dewijnse, 1991) al referirse al hecho que al ¿Cuántos son los iurdianos? En el período de
analizar el pentecostalismo estamos debatién- nuestra investigación (1993-1996), las esta-
donos con un fenómeno complejo, una reli- dísticas más moderadas señalaban un número
gión paradojal y ambivalente. En este sentido, próximo a los cuatro millones de seguidores.
preguntas como las siguientes ganan relevan- Las cifras más ufanas hacían referencia a ocho
cia: ¿El fenómeno pentecostal es tan sólo “re- millones, que se reunían en más de 2100 tem-
ligioso”, “paradojal” y “ambivalente”? ¿En plos, en cuatro o cinco servicios religiosos
qué sentido la IURD es un fenómeno especí-
diarios, dirigidos por cerca de 7000 pastores y
fico y peculiar dentro del campo religioso
más de 20000 obreros4. Pero sean cuantos
protestante y pentecostal? ¿Hasta qué punto
fueren sus seguidores y simpatizantes, la
ella se distancia de aquellas iglesias y sectas
IURD adquirió una enorme visibilidad social,
pentecostales, consideradas “clásicas” o “his-
en Brasil y en el exterior, lo que hizo de ella
tóricas”? ¿El título “neopentecostal” es ade-
cuado para describir este emprendimiento, un fenómeno social imposible de ser ignora-
surgido en Río de Janeiro hace dos décadas, do, especialmente por el impacto de su actua-
presente hoy en más de 65 países? ción en el interior del campo religioso y en la
El objeto de este estudio, el neopente- cultura brasileña, incluso con repercusiones
costalismo iurdiano3, posee una historia muy en decenas de otros países, donde sus tem-
reciente, si la comparamos con las de otras plos están establecidos.
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 17

El creciente número de estudios aca- ministración, lideranza y relaciones de poder


démicos en Brasil que se dedican a las orga- en el transcurso del proceso de institucionali-
nizaciones religiosas de corte pentecostal es zación, aún en marcha? ¿Qué papel han de-
indicio de que, no solamente la IURD, sino sempeñado el marketing y los sistemas de co-
todo ese universo pentecostal está dejando de municación en esta historia de creciente aglu-
ser un fenómeno exótico y periférico, para tinación de tantas personas e intereses alrede-
volverse un objeto “respetable” y un tema dor de un mismo punto, en un momento his-
preferido de ensayos, artículos, tesis y libros tórico tan peculiar como el actual? ¿Qué cam-
en el área de estudios de la religión, que pue- bios en el contexto socio-cultural y en el cam-
den estar tanto en la perspectiva de la socio- po religioso permitieron tal suceso? ¿Cómo
logía, la antropología, historia eclesiástica, reaccionan los demás competidores y cómo
comunicación y hasta en la psicología social. los allegados del campo religioso? Y final-
De cualquier manera, la historia de la perfor- mente, ¿qué criterios son empleados para ca-
mance y de las mutaciones del campo brasi- racterizarla como una organización religiosa
leño de los años ’90 no podrá ser escrita sin de éxito? Además del crecimiento, queremos
tenerse en cuenta el origen, trayectoria, analizar las tensiones entre continuidad y
boom, y hasta la posible decadencia de la cambio, así como los nexos existentes entre
IURD. los sistemas de comunicación y de marketing
La génesis y expansión de esta origina- empleados por la IURD en su proceso de ex-
riamente pequeña iglesia pentecostal, que en pansión.
los inicios se reunía en un salón comercial En los últimos quince años la IURD su-
que fuera antes una empresa funeraria de Río peró en crecimiento a todas las pequeñas em-
de Janeiro y luego se transformó en una “gran presas pentecostales iniciadas en Brasil, en el
iglesia pentecostal”, trajo para el ámbito del mismo tiempo y espacio, tales como: Casa da
campo religioso brasileño un nuevo actor so- Benção, Cristo Vive, Cruzada Profética Mun-
cial. Las características de este actor las pro- dial Sinais e Prodígios, Igrejas em Obra de
curaremos reunir en un tipo ideal, que aquí Restauração, Igreja Evangélica Maranata,
bautizamos de iurdiano. Tipo que, a su vez, Igreja Evangélica da Renovação, Salão da Fé
forma parte de un universo más amplio – el (Cruzada do Caminho Eterno), Igreja Interna-
neopentecostalismo-, una remodelación y cional da Graça de Deus y hasta la Igreja de
adaptación del neopentecostalismo nortea- Nova Vida, de donde salieron Edir Macedo,
mericano, surgido en medios protestantes, en Romildo Ribeiro Soares, Roberto Augusto Lo-
los inicios de este siglo5. pes, fundadores de la IURD.
Esta opción metodológica nos propo- Esta expansión hizo de la Iglesia Uni-
ne algunas preguntas fundamentales, a las versal, en un corto espacio de tiempo, una de
cuales este texto pretende responder: ¿Qué las grandes denominaciones religiosas del
motivos posibilitaron la transformación de un Brasil, con fuerte presencia en Africa, Portugal
pequeño grupo neo-pentecostal en una gran y América Latina. En ese rápido proceso de
organización religiosa que atrajo algunos mi- crecimiento quedaron atrás las denominacio-
llones de seguidores en tan poco tiempo? nes pertenecientes al protestantismo histórico,
¿Cuál es su perfil organizacional y qué tipo de así como aquellas expresiones religiosas cali-
personas son sus seguidores? ¿Qué transfor- ficadas como “pseudo-protestantes”, tales co-
maciones ocurrieron internamente en su ad- mo los Testigos de Jehová y los mormones. Es
18 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

bueno recordar que algunas de esas empresas con este tema, que el campo religioso en Bra-
y movimientos religiosos en el momento del sil y en el mundo superó, de una forma defi-
surgimiento de la IURD ya actuaban en Brasil, nitiva, los períodos relativamente estables de
incluso desde la segunda mitad del siglo XIX los monopolios y de la coexistencia pacífica
y actualmente consiguen, cuando mucho y a entre los grupos e instituciones, predominan-
duras penas, mantener solamente un creci- do ahora, en este escenario, un clima de tur-
miento vegetativo. bulencia, pluralismo y realineamiento organi-
El tema del cambio y de la metamorfo- zacional. La constatación de este hecho nos
sis del campo religioso brasileño ha sido ob- lleva a la necesidad de que sean respondidas
jeto de varios estudios e investigaciones, re- preguntas como las siguientes: ¿Qué cambios
cientemente llevadas a cabo. Por ejemplo, están sucediendo? ¿De dónde y para dónde se
Paul Freston (1993) analizó las transformacio- desplazan los pentecostales? ¿A partir de qué
nes ocurridas en la práctica política de los lugar epistemológico esas mutaciones han si-
protestantes brasileños; Ricardo Mariano do percibidas? ¿Qué cambia y qué permane-
(1995) enfatizó las mudanzas que el propio ce de aquello que siempre se consideró son
pentecostalismo ha experimentado; André las marcas típicas del pentecostalismo?
Corten (1995) focalizó el crecimiento del El análisis de Paul Freston, aunque ha-
pentecostalismo y del movimiento carismáti- ya enfocado especialmente la práctica y las
co en relación al vaciamiento de la “teología metamorfosis del comportamiento político de
de la liberación”; Cecilia Mariz y Maria das los “evangélicos” brasileños – consecuente-
Dores Machado (1994 a y 1994 b), han rela- mente de los grupos pentecostales -, discute
cionado el pentecostalismo con la cuestión el fenómeno religioso a partir de la teoría de
de la pobreza, del feminismo y de la exclu- las “tres ondas” pentecostales (Gutie-
sión social. Un grupo de investigadores brasi- rrez,1996:295), desenvolviendo categorías de
leños (Alberto Antoniazzi et alii, 1994) produ- periodización inspiradas en David Martin
jo una instigadora colección de artículos que (1990) y Peter Wagner (en Burgess, 1995:
procuran interpretar sociológicamente ese fe- 810s), este último teólogo del Fuller Theologi-
nómeno, en tanto que Jean Pierre Bastian cal Seminary, y que se expresan en una metá-
(1997) lo hizo a partir del contexto latinoame- fora originada en la física – “las ondas” – pa-
ricano como una totalidad. Nosotros mismos ra periodizar ese fenómeno religioso.6
participamos de la publicación (Benjamín La periodización y clasificación de la
Gutiérrez y Leonildo S. Campos, 1996; Benja- expansión pentecostal en el Continente en la
mín Gutiérrez, 1996; y Benjamín Gutiérrez y metáfora de las “tres ondas” colocan en pri-
Dennis Smith, 1997) de una obra colectiva, mer lugar al “pentecostalismo clásico”, fruto
publicada respectivamente en portugués, de una “primera onda” de expansión, el cual
español e inglés, que reune textos de 15 in- fue lentamente fluyendo en dirección al “neo-
vestigadores latinoamericanos, en la cual se pentecostalismo” o al “pentecostalismo autó-
analizan las reacciones del protestantismo nomo”7. Este último es considerado por Fres-
histórico continental delante del fenómeno ton –investigador inglés radicado en Brasil-,
pentecostal, focalizándose en el caso del Bra- como pentecostalismo de “tercera onda”, que
sil el crecimiento de la IURD. resultó en este país en la fundación de la
Hay un consenso, entre esos autores y IURD (1977) y de la Igreja Internacional da
todos los demás investigadores que trabajan Graça de Deus (1980). Entre ambos extremos
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 19

de esta escala, Freston propone un nivel inter- portantes cambios en los ejes principales de
medio, en el cual se situarían los “movimien- la visión protestante de mundo, tal como fue-
tos de cura divina” y otros no menos dinámi- ron sistematizados en el siglo XVI por Martín
cos, integrantes de un pentecostalismo de “se- Lutero y Juan Calvino, presentando hasta sig-
gunda onda”, cuyo origen y expansión se dio nificativas alteraciones en la escatología y so-
entre los años ’50 y ’70, mientras el país ex- teriología del “pentecostalismo clásico”. Ecle-
perimentaba intensas transformaciones políti- siológicamente, hay formas de neopentecos-
cas, la profundización del proceso de urbani- talismo que combinan los sistemas congrega-
zación, industrialización y el deterioro de las cional y episcopal de gobierno, en un mode-
condiciones de vida de los trabajadores y de lo de administración eclesiástica centralizado
la clase media urbana brasileña. El problema en las figuras “obispo”, “misionero” o “após-
de este conjunto de imágenes está justamente tol”. Tales personajes se configuran como lí-
en la mezcla de tipos que resulta en caracte- deres carismáticos, que gobierna sus empre-
rísticas que se cruzan en el interior de cada sas de una manera personalista, centralizado-
uno de los conjuntos clasificados. Por ejem- ra y autoritaria, a veces designadas como
plo, las iglesias de la “Asamblea de Dios” “Iglesia”, “Comunidad” o “Ministerio”.
(pentecostalismo de la “primera onda”), el Esta forma de ejercicio del poder ecle-
“Brasil para Cristo”, “Evangelio Cuadrangu- siástico, común en varios tipos de pentecosta-
lar” y “Dios es Amor” (pentecostalismo de la lismos, generó, entre los iurdianos una mane-
“segunda onda”), ya traían con ellas varias ca- ra de ser muy poco crítica en relación a las
racterísticas que la IURD se limitó a desarrol- autoridades que los gobiernan. El iurdiano
larlas. con facilidad ve, identifica y acepta como sus
Por su parte, Ricardo Mariano (1995: enemigos a las entidades apuntadas por sus lí-
15,190s), investigador brasileño de la Univer- deres. En el caso de la IURD, esos enemigos
sidad de San Pablo, procura apuntar las trans- son el catolicismo, el kardecismo (forma de
formaciones teológicas, axiológicas, estéticas espiritismo), las religiones afro-brasileñas, así
y sociales por las cuales el pentecostalismo como los medios de comunicación en gene-
está pasando en Brasil, principalmente en su ral. La identidad de este movimiento es cons-
vertiente más dinámica, el “neopentecostalis- truida, a través de un proceso de oposición
mo”. Para él, son varias las características pe- continuidad, a una situación hasta entonces
culiares de este nuevo estilo religioso; entre hegemónica en el campo religioso y cultural.
otras, el surgimiento de un comportamiento De allí, la ambigüedad, pues en cuanto el
ético menos riguroso que el de aquellas for- neopentecostalismo iurdiano, en la práctica
mas anteriores de pentecostalismo, moldea- refuerza lo arcaico, la retórica oficial de la
dos a partir de los movimientos de santidad, Iglesia alardea de estar promoviendo una
inspirados en el metodismo, dentro de un pro- “profunda ruptura” con el pasado y con los
ceso de “desectarización” o de abandono de demás actores del campo religioso.
las representaciones estereotipadas de una Por éste y otros motivos, trabajamos
postura contra-cultural que operan en el tipo con la idea de que no hay rupturas totales en
“secta”, según Troeltsch (1960). las sociedades humanas, pero sí continuida-
Como veremos más adelante, al anali- des retrabajadas, síntesis recopiladas sucesi-
zar la teología iurdiana, ese neopentecostalis- vamente, siempre a partir de materiales anti-
mo tanto es resultado como productor de im- guos, pero en respuesta a desafíos históricos y
20 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

concretos, operantes sobre un grupo social en religioso, del cual el neopentecostalismo es


momentos específicos. Esta perspectiva expli- una de sus más conocidas expresiones?
ca nuestra insistencia en retornar siempre a Para nosotros, la IURD está compro-
las formas históricas en las que se experimen- metida con la continuidad de expresiones re-
tan determinados énfasis religiosos, algunos ligiosas secularmente practicadas en la Amé-
de las cuales son considerados por el neopen- rica Latina, a las cuales se adicionaran algu-
tecostalismo como la forma ideal, normal y nos elementos nuevos, entre ellos la lógica y
necesaria de ser cristiano. Con esto procura- la estrategia del mercado. Presuponemos tam-
mos atenuar los diversos énfasis que la IURD bién que el pentecostalismo en la América La-
presenta como sus exclusividades, reservando tina, por haber luchado tanto contra las prác-
para ella tan sólo la maximización de la co- ticas mágicas de una cultura cuyas raíces son
municación y del marketing. pre-colombinas, combinadas con influencias
En este trabajo simpatizamos con la africanas y católicas europeas, acabó por asi-
teoría del imaginario social, desarrollada por milar muchas de esas prácticas y posturas en
las ciencias sociales francesas. Entendemos su proceso de acomodación8.
como imaginario brasileño el conjunto de re- Tal vez por tales motivos, el iurdiano,
presentaciones colectivas sedimentadas y proveniente de diversas vertientes religiosas,
que, transmitidas de una generación a otra, reconoce de manera selectiva, en las prácti-
formaron el substrato común a todos, una es- cas litúrgicas y en la visión de mundo de su
pecie de matriz religiosa que permanece sub- iglesia, los nexos de conexión con su pasado
yacente al catolicismo, a ciertas formas de pero, al mismo tiempo, rechaza algunos as-
kardecismo y de religiones afro-brasileñas. Es- pectos de esa herencia. Con eso, él asume
te terreno contiene el humus en el cual el prácticas típicas de situaciones culturales li-
neopentecostalismo se alimenta tanto ritual mítrofes, posibles de ser caracterizadas como
como teológicamente al apropiarse de símbo- sincretistas, tema que será discutido más ade-
los, lenguajes y visiones de mundo preexis- lante. Por el momento, baste recordar el sen-
tentes a su surgimiento en la historia. tido atribuido a ese término por Roger Bastide
André Droogers (1987: 62-87) afirma (1970: 65-108), al considerar que “el sincre-
que hay una fuente productora de religiosidad tismo (...) consiste en unir los pedazos de la
mínima brasileña, percibida en la religión de historia mística de dos (o más) tradiciones di-
los políticos, artistas, deportistas y comunica- ferentes en un todo que permanece ordenado
dores sociales. Si eso fuese correcto, entonces por un único sistema (...), um bricolage”.
el presente religioso es el resultado de un lar- Es claro que si el análisis de ese fenó-
go proceso de formación generadora, en el meno permaneciese apenas en este nivel, es-
cual una generación reproduce hoy, con las taremos estudiando tan sólo una empresa re-
necesarias adaptaciones, las soluciones reli- ligiosa arcaica, que insiste en hablar de fuer-
giosas culturalmente inventadas en el pasado. zas espirituales buenas y malas que constan-
Pero, ¿dónde hay espacio para un salto cuali- temente interrumpen la marcha de la vida co-
tativo y para el surgimiento de actores religio- tidiana de las personas; en practicar curas, tal
sos radicalmente nuevos? ¿Será que el sólo re- como hacían los antiguos taumaturgos, curan-
currir al pasado es suficiente para que se des- deros o chamanes, usándose para eso prácti-
criban las mutaciones en marcha en el campo cas semi-mágicas y exorcistas; en mandar las
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 21

personas de regreso para la casa, llevando ta- “Mercado”. Intentaremos hacer de esta trilo-
lismanes cargados de energías “benéficas”, gía una especie de hilo conductor de un dis-
destinadas a la solución de los casos más difí- curso cuya meta es reconstruir una realidad
ciles, como la falta de prosperidad y éxito en social que permea el rótulo Iglesia Universal
la vida. del Reino de Dios. Mientras tanto, por tratar-
Insistimos en que el arcaísmo no es la se de metáforas, la metodología exige que las
única vertiente de la identidad construida por mismas sean presentadas, justificadas e inter-
la IURD, pues ella también es portadora de ligadas en este espacio introductorio.
trazos típicos de la postmodernidad. Como Desde Aristóteles (1967:209), la metá-
tal, ella se expande en un terreno cultural re- fora es considerada una figura que “consiste
sultante, por un lado, de la descomposición en conceder a un objeto un nombre que es
de la modernidad y por otro, por la existencia propio de otro, haciéndose esta transferencia
de camadas de población que se encuentran sea del género para la especie, sea de ésta pa-
en una situación marginal con respecto al ra el género, sea de una especie para otra, sea
proceso de modernización experimentado en la base de una analogía”. Sin embargo, pa-
por otras camadas minoritarias de la sociedad ra ser “el medio que más contribuye para dar
brasileña en las últimas cuatro o cinco déca- claridad al pensamiento”, la metáfora precisa
das. Pero, ¿será realmente ese un perfil de ser obtenida de la propia actividad analizada.
postmodernidad, tal como fue estudiado por Ciertamente, están los que condenan el em-
Giddens (1991), Touraine (1994) y Gellner pleo de metáforas en el discurso científico y,
(1994), o apenas un cuadro resultante de las cuando admiten su uso, recomiendan el má-
contradicciones de la alta modernidad, com- ximo de cautela, bajo el riesgo de caerse en
binada con elementos provenientes de la pre- caso contrario en el “océano de la falsa cien-
modernidad? Por eso, es posible distinguir en cia”, que está plagado de metáforas, al decir
la IURD rasgos de una religiosidad postmo- de Max Black (1962:242). En este aspecto se-
derna que permite la expresión individualista guimos a Morgan (1995:338), para quien el
y privatista de la experiencia religiosa, que uso de metáforas es un instrumento excelente
valoriza el cuerpo a ser curado, alimentado, para concebir y describir las organizaciones,
arreglado y solicitado para participaciones ac- realizándose por medio de ellas una “lectura-
tivas en coreografías religiosas. Ese emprendi- diagnóstico” tanto del pasado como del pre-
miento religioso es portador de estrategias sente de una determinada acción social.
que combinan ruptura con continuidad o la Paralelamente, consideramos que el
pre con la postmodernidad. Sin embargo, una simple abandono de las analogías y metáfo-
vez más resurgen en esta discusión las carac- ras, en tiempo de “revoluciones científicas” y
terísticas complejas y paradójicas de la IURD, períodos de “anomalías”, al decir de Thomas
las cuales pretendemos describir y compren- Kuhn (1975), no nos parece una buena solu-
der, a partir de procedimientos que explicare- ción. Además, en los momentos en que hay
mos a continuación. vacíos lógicos y desestructuración de antiguos
Empleamos en este texto una forma de paradigmas, el empleo de metáforas se torna
discurso tomada de la analogía y el lenguaje una necesidad, dada la urgencia de fecundar
de las metáforas. Por tal motivo gran parte del la investigación y estimular la “imaginación
material que sigue está articulado alrededor sociológica” (C. Wright Mills). Con esto, el
de tres ejes metafóricos: “Teatro”, “Templo” y empleo de metáforas acaba ganando fuerza,
22 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

exactamente porque vivimos en períodos de interacción. Tales metáforas servirán para


confusos en la producción de conocimientos indicar formas por las cuales la realidad social
científicos sobre la religión, en que muchos se cristaliza en modos de acción social, ex-
de los modelos y paradigmas tradicionales pectativas y esperanzas compartidas colecti-
han entrado en colapso, provocando la mez- vamente. Con esto, a través de las metáforas,
cla de fenómenos e interpretaciones. Por tales podremos percibir las prácticas sociales de
motivos, se vuelve imposible el uso de viejas una manera distinta, estructuradas a lo largo
teorías para construir nuevos modelos expli- del tiempo y que, al ser estudiadas, exigen la
cativos, dejando en abierto en este proceso de separación de las cristalizaciones surgidas en
reconstrucción, la presentación de pálpitos y el tiempo de las interacciones establecidas
de actos de fe. Como afirma Rubem Alves posteriormente por los actores.
(1979:34,35), “el acto por el cual el científico Aquí consideraremos esas institucio-
abraza una nueva teoría es un acto de fe y de nes como estructuras sociales estructurantes
apuesta”. que, debido al proceso de socialización, de
Renato Ortiz (1994:16), científico so- acuerdo con Peter y Brigitte Berger (en Forac-
cial brasileño, escribiendo sobre las relacio- chi y Martins, 1977:193-199), son interioriza-
nes entre la cultura y el fenómeno de la glo- dos y pasan a formar parte del estilo de vida
balización, observó que existe una profusión de millones de individuos. Queremos averi-
de metáforas al respecto de este asunto, justa- guar hasta qué punto las formas de dramati-
mente porque hay “una realidad emergente zar, intercambiar bienes religiosos y adorar,
aún fugitiva al horizonte de las ciencias socia- como ocurren en los templos de la IURD,
les”. Las “metáforas”, añade Ortiz, “abundan condicionan la reorganización de la vida de
delante de la falta de conceptos” y acaban im- sus seguidores, realizando las promesas con-
poniéndose cuando no hay teorías formaliza- tenidas en los slogans de este emprendimien-
das para explicar anomalías y hechos nuevos. to religioso: “Aquí un milagro espera por Ud.”
Así, en este texto optamos por el uso de me- y “Su vida va a cambiar”. No obstante, para
táforas, en el sentido dado por Paul Ricoeur que eso se concrete, sería preciso escuchar a
(1983:9,10) de un “proceso retórico por el los propios actores, para lo cual presentamos
cual el discurso libera el poder, que ciertas entrevistas efectuadas y el material levantado
ficciones comportan de redescribir la reali- en la programación radiofónica y televisiva
dad, vinculando de esta manera ficción y re- de la IURD en Brasil y en Nueva York.
descripción”, restituyendo “a su plenitud el En cada uno de los capítulos que si-
descubrimiento de Aristóteles (...) que a poie- guen, hay una introducción histórica al fenó-
sis del lenguaje procede de la conexión entre meno allí descrito e interpretado, en las cua-
mythos y mímesis”. les procuramos vincular el fenómeno actual a
En los próximos capítulos usaremos sus raíces históricas, siempre en la tentativa
las metáforas “teatro”, “templo” y “mercado” de mostrar que las prácticas religiosas y cultu-
por causa de las posibilidades de aglutinar al- rales del presente se enraízan en el pasado, y
rededor de ellas datos recogidos sobre las in- sus consecuencias han de proyectarse en di-
teracciones sociales entre actores religiosos rección al futuro. Esto fue realizado con cui-
en diferentes circunstancias sociales y las es- dado especial, para no hacer del presente y
trategias comunicativas, mercadológicas y or- del futuro, éste todavía inexistente, una mera
ganizacionales, que suceden en este proceso reproducción de prácticas religiosas de otros
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 23

grupos sociales, situados en momentos histó- se un objeto de estudio dentro de los límites
ricos distintos. Incluso porque cuando actúa de un cuadro de la sociología de la compren-
de tal manera, el investigador sucumbe a la sión, empleándose la metodología cualitativa
tentación “substancialista”, ya denunciada en la elaboración de un tipo ideal – el neo-
por Pierre Bordieu (1996: 16, 17). pentecostalismo iurdiano-. Es un estudio de
Esta tentación revela un esfuerzo idea- caso, pero al mismo tiempo procuramos com-
lista de no considerar la realidad como algo pararlo exhaustivamente con otras formas de
relacional e intentar reconstruirla como si fue- organizar religiosamente la experiencia hu-
se una reproducción pura y simple, aquí y mana, principalmente las rotuladas de “pente-
allá, de una esencia eternamente reproducida, costales” o las vividas en otros grupos, luga-
indiferente a las características de cada mo- res, épocas y circunstancias, tales como los
mento histórico vivido por un grupo social. movimientos milenaristas. Además, en este
Otro riesgo es el de imaginarse que cada nue- primer capítulo procuramos apuntar las ma-
va generación reinventa la religión, como si neras por las cuales el tema ha sido abordado,
nada hubiese habido antes. Ello equivale a de- los nexos históricos entre el pentecostalismo
cir que no hay “pentecostalismo” o “mentali- iurdiano y los demás comportamientos reli-
dad neopentecostal” divorciada de las condi- giosos descritos, así como las principales for-
ciones concretas de vida de una determinada mas de clasificación de ese fenómeno elabo-
población. En tal sentido, los cortes diacróni- radas por otros varios investigadores. Estimo
cos y la manipulación de los resultados origi- que en el caso de que haya prisa o mucho in-
nados en comparaciones entre diversos perío- terés en el lector por este tipo de discusión,
dos deben ser manejados con mucha cautela. este primer capítulo podrá ser dejado de lado,
Procuramos, entonces, analizar la IURD como recomenzando la lectura por el capítulo si-
un fenómeno social surgido en Brasil, dentro guiente, pero volviéndose a aquél en caso de
de ciertas condiciones específicas, que permi- que posteriormente surja la necesidad de in-
tieron que se construyese un espacio social en formaciones de carácter metodológico.
el cual las personas que lo componen se inte- El capítulo siguiente, Teatro y religión:
ractúan y, entre conflictos y acomodaciones, la teatralización de lo sagrado en la Iglesia
elaboran para ellas mismas y para los otros, Universal del Reino de Dios, forma parte de
una forma de convivencia social tenida y una trilogía articulada alrededor de las ya re-
aceptada como eficiente y eficaz. feridas metáforas: “teatro”, “templo” y “mer-
El texto está estructurado en capítulos cado”. En el mismo trabajamos la hipótesis de
que pueden ser leídos separadamente. En el que muchas características del culto iurdiano
primero de ellos, hacemos una reconstruc- son típicas de una práctica teatral de lo sagra-
ción del objeto de estudio: El neopentecosta- do, pero de una teatralización en la cual to-
lismo y la Iglesia Universal en el vaivén de las dos participan como actores, en una especie
investigaciones y los paradigmas. En el procu- de teatro de arena. En este capítulo deseamos
ramos discutir aspectos epistemológicos y abordar el culto neopentecostal como un es-
metodológicos que han envuelto la investiga- pectáculo de fe para ser vivido y no solamen-
ción y, por eso mismo, se reflejaron en la re- te apreciado cómodamente en un palco.
dacción del texto. En el mismo, discutimos El capítulo tercero, Templo y religion:
cuestiones ligadas al proceso discursivo, que espacio cúltico y ritos en la Iglesia Universal
pretende ser fenomenológico, construyéndo- del Reino de Dios, centraliza el análisis en el
24 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

lugar donde transcurren los ritos y las repre- electivas”, que cultivan formas de compartir
sentaciones de los actores. Aquí resaltaremos lo emotivo. En este contexto, ¿cuál es el perfil
que la primera metáfora, “teatro”, expresa de las personas que frecuentan los templos de
apenas una parte de aquella realidad, pues el la Iglesia Universal, “fieles” o “clientes”?
templo es la “casa de Dios”, un “espacio El quinto capítulo focaliza Marketing y
energético”, donde el tiempo es repartido y religión: la “marketización” de lo sagrado en
experiencias místicas suceden, relacionando la Iglesia Universal del Reino de Dios y tiene
las personas, creando condiciones para la for- por objetivo mostrar cómo esa Iglesia está
mación de comunidades de culto, a pesar del centrada, a diferencia de las iglesias cristianas
espectáculo pasajero que un acto de teatro tradicionales, en las necesidades y deseos de
produce. las personas. Por ser una institución religiosa
El capítulo siguiente, el cuarto, Reli- relativamente nueva, ella tiene flexibilidad
gión y mercado: la Iglesia Universal y la teo- para mudar sus “productos” y adecuarlos de
ria de la “mercantilizacion” de lo sagrado dis- la mejor manera posible para satisfacer la de-
cute, dentro de las flexibles fronteras que de- manda de “consumo”, por este o por aquel
limitan “mercado” y “templo”, las relaciones “producto religioso”. Como resultado de tal
entre la mercantilización y la religiosidad, a estrategia, la IURD asumió en poco más de
partir de las actividades de la IURD. Por un la- quince años, una eficiente y ágil estructura or-
do, en este capítulo se rechaza la interpreta- ganizacional, superando fácilmente a todos
ción predominante en los medios de comuni- sus competidores en el campo religioso brasi-
cación brasileños e internacionales de que la leño. Encaramos el marketing como una de
IURD es apenas una forma de comercializar sus más importantes y calculadas estrategias
lo sagrado y de transformar el templo en “su- de crecimiento.
permercado de la fe”. Pese a ello, aún relati- El capítulo número seis, Propaganda y
vizando esa perspectiva, se apunta en ella ha- religión: La comunicación de la Iglesia Uni-
cia el marketing, aquí visto como una postura versal del Reino de Dios, analiza las maneras
en la cual el público religioso puede ser for- por las cuales la IURD hace su propaganda y
mado, moldeado y orientado en su “consu- emplea los medios de comunicación de ma-
mo”, por medio de técnicas mercadológicas sa, sean orales, prensa escrita, radiofónica o
apropiadas y semejantes a las empleadas por televisiva. En él procuramos mostrar que esta
las empresas comerciales, que atienden al lu- iglesia es un sistema de comunicación que di-
cro financiero. A esta altura no se puede ne- fícilmente tendría alguna posibilidad de suce-
gar que la IURD opera con la lógica y la ra- so si no tuviese la determinación de adoptar
zón instrumental, procedimientos propios de estrategias de comunicación adecuadas a una
la práctica neoliberal, cuya ideología procura sociedad de masas, todo esto sin dejar de ser
presentar el mundo como un mercado global, una forma de “religiosidad oral”.
estructuralmente interrelacionado. Aún así, En el capítulo siete, Religión y retóri-
aunque cada templo sea un “mercado”, en su ca: El discurso de la Iglesia Universal del Rei-
interior se anidan personas que, después de no de Dios, se procuró presentar las caracte-
reencontrar en él un sentido para la vida, for- rísticas del discurso iurdiano y resaltar la retó-
man grupos más o menos comunitarios que, rica como uno de los principales medios de
si no son iglesias en el sentido tradicional del legitimar esa iglesia en las diversas situacio-
término, son como mínimo “comunidades nes en las cuales actúa. Así, la retórica iurdia-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 25

na es analizada en este capítulo a partir de su para emprendimiento (iglesia), organizado e


operacionalidad, inclusive mostrando cómo instituido. En este capítulo es debatida la
emplea palabras de orden y slogans, armas de cuestión de la cultura organizacional, los pro-
guerra, en un lenguaje usado por los que blemas relacionados con el ejercicio del po-
anuncian productos y servicios en su prensa. der, el reclutamiento y entrenamiento de su
En este esfuerzo, no dejamos de lado el uso clero, así como la actuación del pastor iurdia-
de las marcas, signos y exposición institucio- no y, principalmente, los desafíos administra-
nal, en el proceso de creación por la IURD de tivos y de organización que se hacen presen-
su propio espacio social, dentro del campo tes hoy en esta iglesia, principalmente por
religioso, como escenario de lucha entre ac- causa de su crecimiento en ciertos países de
tores e instituciones. la América Latina, Africa, Europa y América
El capítulo ocho versa sobre La teolo- del Norte.
gía de la Iglesia Universal del Reino de Dios y El décimo y último capítulo, Conside-
aborda el conjunto de expresiones teóricas raciones finales: Cuestiones que desafían el
elaboradas por todos, y no solamente por los futuro de la Iglesia Universal del Reino de
agentes especializados envueltos en la expe- Dios, retoma algunas preguntas planteadas
riencia religiosa, conforme Joaquim Wach sin responder, o no profundizadas a lo largo
(1990: 32). O sea, más allá del examen de las de la discusión. Entre ellas, analizamos de for-
realizaciones de un grupo religioso (drome- ma concluyente algunos de los desafíos que
na), es preciso que se analice también el dis- enfrenta el objeto reconstruido: la expansión
curso generado por los autores, a partir de lo mundial, la Iglesia Universal como portadora
que se hace (el legomena). El discurso teoló- de una esperanza de estilo mesiánico-milena-
gico sistematiza, inclusive con finalidades pe- rista dentro de la sociedad de consumo, el
dagógicas y apologéticas, esa visión de mun- machismo de los pastores iurdianos y sus difi-
do que es tanto consecuencia de la acción cultades en las cuestiones de género en un
efectuada como también reproductora de momento en que el papel de la mujer gana
nuevas acciones. En este capítulo se pretende cada vez más destaque y, finalmente, el rela-
mostrar cómo los agentes procuran sistemati- cionamiento de la IURD con la política,
zar y tornar más o menos coherente, su visión creando condiciones para el sugimiento del
de mundo. De esta manera, estableceremos “político de Cristo”. Este capítulo encamina el
una conexión entre exorcismo y liberación, texto en dirección a su final.
cura y salvación, prosperidad y suceso, tres La conclusión está resumida y en ella
aspectos que son indisolubles en la teología procuramos atenernos apenas a lo esencial,
de los emprendedores de la Iglesia Universal, incluso porque ya cada capítulo trae la suya
según nuestro modo de ver. Aspectos que, de propia. Así, muchos ítems que deberían for-
una manera bien práctica, procuran presen- mar parte de la resolución final pueden ser
tarle al iurdiano algo más que una visión del encontrados en la conclusión de cada capítu-
mundo, esto es: darle una guía para la acción. lo, lo que posibilita también la lectura de los
El capítulo nueve analisa la Organiza- capítulos aisladamente, de acuerdo con el in-
ción y religion: los dilemas administrativos de terés de cada lector.
la Iglesia Universal del Reino de Dios, discu- Concluyendo esta introducción, regis-
te el proceso de institucionalización que per- tramos que en el transcurso de la investiga-
mitió el pasaje de la IURD de “movimiento” ción de campo, procuramos colocarnos en
26 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

aquella situación que las ciencias sociales nente, incluso por aquello que Rubem Alves
clasifican como “observación participativa”. (1979: 38) observó: ser imposible la elabora-
Nos concientizamos de que tal postura exige ción de un discurso científico que no sea, al
el cultivo de un proceso de aproximación pa- mismo tiempo, motivado por un substrato
ra quienes están distantes de una experiencia moral. En lo que se refiere a las similitudes en-
religiosa, inclusive como forma de provocar tre el discurso científico y el religioso, Durk-
simpatía en relación al objeto, y también de heim (1979: 496, 507) escribió que “el pensa-
un distanciamiento de quien se juzga muy miento científico es apenas una forma más
próximo a él, aún por causa de la formación perfecta del pensamiento religioso” y que “la
y experiencias biográficas del observador. In- ciencia tiene, por lo tanto, orígenes religio-
tentamos abandonar la ilusión del saber in- sos”. Max Weber (en Cohen, 1982: 87 y 97)
mediato, por medio de la vigilancia epistemo- fue más a fondo en la discusión, resaltando
lógica y de la ruptura con los prejuicios exis- que:
tentes. Tomamos como objetivo desarrollar lo
que Bourdieu y otros (1991: 27) llaman de “No existe ningún análisis puramente ‘objetivo’
una “mirada sociológica”, lanzada sobre el de la vida cultural, o (...) de los ‘fenómenos so-
neopentecostalismo practicado y predicado ciales’, que sea independiente de determinadas
por la IURD. perspectivas especiales y parciales, gracias a las
Colocar en práctica tal perspectiva cuales estas manifestaciones puedan ser, explí-
epistemológica se volvió una exigencia cru- cita o implícitamente, consciente o inconscien-
cial para nosotros, tanto durante la investiga- temente, seleccionadas, analizadas y organiza-
ción como también en la elaboración del pre- das en la exposición, en cuanto objeto de inves-
sente texto. Esto porque tuvimos una forma- tigación (...) Todo el conocimiento de la reali-
ción de pastor presbiteriano y nos propusi- dad cultural es siempre un conocimiento subor-
mos, a pesar de esa vivencia como protestan- dinado específicamente a puntos de vista”.
te histórico, investigar un objeto tenido como
En tal sentido, no existe y humana-
“adversario” del campo religioso al cual per-
tenecemos. En parte, esa tarea fue suavizada mente es imposible, la elaboración de un dis-
por causa de una vinculación profesional que curso científico neutro y exento de prejuicios.
mantuvimos durante más de dos décadas, con Este es el motivo por el cual nuestras conclu-
el sector administrativo de empresas indus- siones finales son presentadas, como aconse-
triales y de la experiencia docente en el área ja Myrdal (1965: 186), con una validez hipo-
de la sociología de las organizaciones y de la tética, inclusive porque la elección de un
religión. Tal vez esas experiencias biográficas, conjunto de hipótesis y de premisas valorati-
al lado de procedimientos metodológicos, nos vas, en otro cuadro biográfico habría provo-
hayan ayudado en el establecimiento de me- cado otras y distintas conclusiones. Aún así,
canismos de vigilancia contra los riesgos de esperamos que esa aparente desventaja haya
distorsiones, con alta probabilidad de aconte- surtido efecto contrario y nos haya ayudado
cer, en especial cuando tantos factores como en la elaboración de este texto.
los anteriormente citados se asocian en una El resultado inevitable de la conjun-
sola experiencia de vida. ción de tantos factores, de la pasión que el te-
Es claro que no siempre resulta sufi- ma despierta en el investigador, de la ambi-
ciente una vigilancia epistemológica perma- ción de abordar tantas cuestiones de una sola
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 27

vez, generó un texto relativamente largo y de- guen pudiésemos provocar discusiones, le-
bemos reconocer que aquí o allí hay algunas vantar cuestionamientos y contribuir así para
simplificaciones o hasta reduccionismos. Por algún avance, no solamente en el conoci-
causa de todo esto, renunciamos a cualquier miento del “neopentecostalismo” iurdiano y
sueño de encontrar respuestas a la totalidad de su organización religiosa, pero sobre todo
de los problemas levantados. Esto porque no para una mejor visión de lo que está suce-
siempre nos damos cuenta de esta necesidad, diendo en el interior del campo religioso con-
cuando todo comienza con la identificación temporáneo, en Brasil y en la América Latina,
inicial del problema. Sin embargo, nos senti- y en sus relaciones con la sociedad en senti-
remos gratificados si en los capítulos que si- do amplio, en este final de siglo.

Notas

1 Edir Macedo, frase formulada en ocasión de la tan por sus templos, comulgan con sus ideas y
conmemoración del 19o aniversario de la Igle- ayudan con su presencia y apoyo financiero al
sia Universal del Reino de Dios, en julio de mantenimiento de tal emprendimiento. En re-
1996, cf. Folha Universal, 7-7-96, p 1b. lación a la historia de la IURD, por falta de un
2 En este trabajo, “neopentecostal” y “neopente- espacio mayor, remitimos al lector a los textos
costalismo” debe ser considerado un tipo de Paul FRESTON (1993), Ricardo MARIANO
ideal, en el sentido weberiano. Fue creado pa- (1995) y al de Alberto ANTONIAZZI et al.
ra dar cuenta de una serie de cambios experi- (1994).
mentados por el “pentecostalismo clásico”, 4 “Obreros” son laicos, hombres y mujeres, con
que se expandió para todo el mundo a partir su correspondiente uniforme, que participan
de la ciudad de Los Angeles (Seymour, 1906). de la dinámica de los rituales, auxiliando a los
Hoy, esos nuevos pentecostales redujeron los pastores en el transcurso de la ceremonia, esti-
énfasis iniciales del movimiento pentecostal – mulando a los presentes, durante todo el perío-
experiencia estática, glosolalia e intensa ex- do en que permanezcan en el recinto del tem-
pectativa por la “segunda venida de Cristo” – plo.
por una predicación centralizada en la cura di- 5 Reconocemos la problemática presente en las
vina, prosperidad material y exorcismo de de- clasificaciones empleadas para hablarse de los
monios. Con eso los “neopentecostales” aban- desdoblamientos del movimiento pentecostal
donaron la dimensión anti-sociedad y los énfa- en la América Latina. Sobre esto nos referire-
sis escatológicos de la vida en el “celeste por- mos a continuación pero ya podemos anticipar
venir” para difundir, principalmente por la ra- que la expresión “neopentecostalismo” no po-
dio y la televisión, una versión del pentecosta- see en Brasil la misma connotación que en
lismo que se adapta mejor a la sociedad capi- otros países, principalmente en los Estados
talista que ahora se arma en los países subde- Unidos. En ese país, desde 1950, se considera
sarrollados. Así, en el análisis que haremos a está en marcha un “nuevo pentecostés”, clasi-
continuación, el “neopentecostal” se diferen- ficado por Stanley Burgess y Gari B. McGee
cia del “pentecostal clásico” o “tradicional”. (1988) como un “movimiento carismático”,
3 Utilizamos el término iurdiano para designar fuera de las estructuras tradicionales del pente-
no solamente a los que frecuentan habitual- costalismo norteamericano.
mente la IURD e ingresan en ella a través del 6 Para una mejor visión de la periodización y co-
bautismo por inmersión, sino también para los nocimiento de la expansión protestante en tres
que mantienen identificaciones parciales con “onda” (“protestantismo”, “metodismo” y
su sistema de creencias y prácticas, que transi- “pentecostalismo”) cf. David Martin (1990) y
28 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

los ítems “Church Growth” y “Third Wave”, tales que se establecieron fuera de las grandes
firmados por el propio Peter Wagner, en Stan- denominaciones brasileñas, pentecostales o
ley M. Burgess (1995). Peter Wagner fue quien protestantes, fundadas y lideradas por empren-
acuñó el término “tercera onda” para designar, dedores religiosos, líderes carismáticos que
no específicamente lo que hemos llamado de habrían preferido “establecerse por cuenta
neopentecostalismo, pero sobre todo, para propia”, sin vínculos, inclusive con misiones
describir los grupos evangélicos no-carismáti- extranjeras. José Bittencourt Filho y otros ana-
cos, que creen en las señales y maravillas del listas de la religión en Brasil, ligados al antiguo
Espíritu Santo, entre ellas curas por la fe, ha- CEDI (Centro Ecuménico de Documentación e
blar en lenguas, exorcismo, etc., para el anun- Información), hoy KOINONIA, Presencia Ecu-
cio del Evangelio. Según Peter Wagner, esta ménica y Servicio, de Río de Janeiro, y al ISE-
“tercera onda” se tornó fuerte en los años 80, R(Instituto de Estudios de la Religión) como Ari
pese a que en la década anterior ya hubiesen Pedro Oro, de la Universidad Federal de Río
creyentes a los cuales él llamó de “cripto-pen- Grande do Sul y Jesus Hortal, de la PUC de Río
tecostales”. Paul Freston emplea el término de Janeiro, están entre los que divulgaron ese
“onda” para clasificar las varias denominacio- término, a través de sus escritos y estudios, pa-
nes pentecostales que surgieron en Brasil. Así, ra designar lo que aquí llamamos de neopen-
incluye en la “primera onda”, los movimientos tecostalismo. Con todo, ¿en qué sentido este
pioneros que dieron origen a la Asamblea de fenómeno religioso es “nuevo”? ¿Y “nuevo” en
Dios y la Congregación Cristiana en Brasil; en relación a cuáles fenómenos religiosos?
la “segunda onda”, el pentecostalismo de las 8 Jean-Pierre Bastian (1994: 288 ss.) ha analiza-
iglesias “Brasil para Cristo”, Evangelio Cua- do esas nuevas formas de religiosidad, origina-
drangular y “Dios es Amor”, todas centraliza- das en el medio protestante, como maneras de
das en la cura divina; en la “tercera onda”, en- acomodamiento del protestantismo. Tal proce-
tre otras, la IURD y otras menores, cf. Paul so de acomodamiento habría originado un tipo
Freston (1993: 64, 82 y 95). Harvey Cox de protestantismo domesticado, en el cual pre-
(1995: 281-285 y 312) también discute la domina mucho más un proyecto social y polí-
cuestión del surgimiento de un pentecostalis- tico de restauración social que de reforma y
mo de “tercera onda”. transformación. El insight de Bastián se debe a
7 La expresión “pentecostalismo autónomo” ha la hipótesis sugerida en 1965 por Pierre Chau-
sido usada desde la segunda mitad de los años nu, para quien los protestantismos populares
’80, para designar a aquellos grupos pentecos- serían más “catolicismos de substitución”.
Capítulo 1
El Pentecostalismo y la Iglesia Universal
en el vaivén de las investigaciones y los paradigmas

“Es imperiosa la rehabilitación del artesano inte- sujeto y objeto del conocimiento”. En la mis-
lectual simple, y debemos intentar ser, nosotros ma línea de argumentación, Gunar Myrdal
mismos, ese artesano. Que cada hombre sea su (1963: 102) contribuyó todavía más al des-
propio ‘metodólogo’ (...), que la teoría y el mé- concierto generalizado, al afirmar que “las
todo se vuelvan nuevamente parte de la prácti-
preguntas expresan nuestros intereses en el
ca de un artesanato” (C. Wright Mills, 1972:
240).
asunto” y que “los intereses nunca pueden ser
puramente científicos”, teniéndose en cuenta
Forma parte de los protocolos que ri- que son “elecciones (y) productos de nuestras
gen la producción académica, comentar las valorizaciones”.
maneras por las cuales se dio la reconstruc-
1. Pentecostalismo: investigaciones
ción de un objeto de estudio, refiriéndonos en
y paradigmas
esta parte a los valores, objetivos, paradig-
mas, metodologías y dificultades encontradas La evaluación de los modelos teóricos,
en la realización de tal iniciativa. Se trata de valores y paradigmas que han orientado las
un ritual semejante a una confesión del pa- investigaciones sobre pentecostalismo es una
ciente a su psicoanalista, que es estimulada exigencia epistemológica de fundamental im-
para provocar paz de espíritu y volverlo cons-
portancia. Ese procedimiento puede contri-
ciente de lo que hasta entonces era apenas in-
buir para la relativización de nuestros propios
consciente. Tratándose del análisis de fenó-
modelos de clasificación, generalización y
menos religiosos ese procedimiento, que es
síntesis. Con esto, devolvemos la ciencia a su
ideal para todas las ciencias, se vuelve obliga-
locus humano y permitimos que sus paradig-
torio. En especial, cuando el investigador re-
mas, como observó Thomas Khun (1972),
conoce mantener con su objeto de estudio
sean vistos como estímulos al conocimiento
dobles lazos de amor o de odio.
Esto puede resultar decepcionante pa- de algunos aspectos del objeto investigado.
ra los que pretenden la plena objetividad sin De esta manera, se evita el surgimiento de la
darse cuenta que la ciencia es una actividad “miopía de las hipótesis”, aquella “ceguera
tan humana que ni aún el ritual preliminar de parcial” que dificulta el abandono de este o
la confesión metodológica puede aminorarlo. aquel camino analítico, sedimentado o petri-
Por eso mismo, concordamos con Lucien ficado por el exceso de uso. Presuponemos
Goldman (1980: 27) cuando afirma que “el que nuestras aproximaciones al pentecostalis-
proceso de conocimiento científico es, él mis- mo traen consigo las marcas de los paradig-
mo, un hecho humano, histórico y social” y mas adoptados por la comunidad de investi-
que eso implica, al estudiarse la vida humana, gadores de un determinado momento históri-
el surgimiento de una “identidad parcial entre co (Maraschin et alii, 1995: 29-54).
30 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

La búsqueda de lagunas en el conoci- movimientos religiosos” de orígenes e inspira-


miento sobre el pentecostalismo nos llevó a ciones variadas, de los fundamentalismos
seleccionar para analizar, de una lista mucho cristianos, islámicos, judaicos, con la explo-
mayor, apenas algunos paradigmas, tales co- sión de movimientos pentecostales y de reli-
mo la secularización y los pares antinómicos giosidades de inspiración africana en la Amé-
“secta” e “iglesia”, “pobre” y “rico”, “opresor” rica Latina, inclusive la persistencia de los
y “oprimido”, “magos” y “sacerdotes”, “mo- cultos de santerías en Cuba y reavivamiento
dernidad” y “postmodernidad”, “racionalidad de las iglesias cristianas en aquel país, confor-
occidental” y “misticismo oriental”. Estas la- me sostienen Rafael Cepeda Clemente et alii
gunas surgen, principalmente, porque las (Gutiérrez, 1996: 141ss), después de casi cua-
transformaciones sociales de todas las espe- tro décadas de régimen socialista.
cies tornan dinámica la búsqueda del conoci- A partir de esa percepción, el pente-
miento y ponen a prueba la capacidad huma- costalismo dejó de ser encarado como si fue-
na para elaborar soluciones y modelos teóri- se un mero estertor de una religión moribun-
cos para responder a las mismas. En la discu- da, una reacción inútil delante de una irrever-
sión de tales paradigmas, podemos localizar sible tendencia universal a la secularización e
el progreso de los conocimientos sobre el irreligiosidad, cuya plenitud se daría en una
pentecostalismo y trazar un panorama de las sociedad “madura”, “adulta” y “superior”,
investigaciones recientes sobre el neopente- exactamente por causa de la racionalidad
costalismo, específicamente la IURD. científica. Algunos analistas basados en Max
Weber (1969), como Brian Wilson (1966),
Pentecostalismo y paradigma Berger (1973 y 1985), Harvey Cox (1969),
de la secularización sostienen que “secularización”, “capitalismo”
y “modernidad” serían procesos históricos
Durante los años ’60, el paradigma de culturales interrelacionados y concomitantes.
la secularización tuvo una enorme aceptación Estas premisas aún son empleadas para estu-
entre los estudiosos del fenómeno religioso. diar, aquí o allá, el pentecostalismo, como si
Ese modelo teórico presuponía que la urbani- los investigadores estuviesen delante de una
zación era un proceso irreversible y, sobre to- especie rara en vías de extinción. De allí el
do, secular. Robert Adolfs (1970), en esa épo- empleo que se hace para describir el pente-
ca, repetía la instigante pregunta filosófica, costalismo, mientras no haya evidencias con-
elaborada en el final del siglo XIX por Nietzs- trarias, de categorías como “minoría cogniti-
che: Los templos y catedrales, ¿no se volverán va”, “ignorancia”, “religiosidad primitiva” y
rápidamente “tumbas de Dios”? Tal paradig- otras, cuya proliferación se da en espacios
ma, durante su período de hegemonía, impi- marginales de una sociedad en camino de la
dió que muchos investigadores viesen lo que “madurez”.
hoy parece obvio: que la evasión de lo sagra- El crecimiento rápido del pentecosta-
do de los moldes que pretendían contenerlo – lismo en los últimos decenios, en la América
las instituciones religiosas – hacia otras áreas Latina, Africa y Asia, llevó a los estudiosos de
de la vida humana no es sinónimo de desapa- la religión a dedicarse nuevamente al análisis
rición y sí de transformación de la religión. de fenómenos tenidos como “exóticos”, reli-
Las anomalías en ese paradigma se exteriori- gión popular o de grupos minoritarios. Todas
zaron por la presencia ruidosa de los “nuevos estas tendencias fueron señaladas por María
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 31

Isaura Pereira de Queiroz (1972: 517 y 523) y también un fenómeno correlativo al incre-
Rubem Alves (1978: 119). Este “redescubri- mento del interés en el área de la producción
miento” del pentecostalismo por los propios erudita sobre el referido tema.
latinoamericanos y su transformación en ob- Esta tendencia de incremento conti-
jeto de estudio privilegiado, puede ser visua- nuó durante los años ’90, lo que puede ser
lizada en el aumento creciente de producción observado en el interés de teólogos, “pastora-
intelectual sobre el mismo, en la forma de li- listas” y “misionólogos” ecuménicos que, reu-
bros, artículos y tesis académicas, cuya tabu- nidos alrededor de la revista Concilium
lación elaborada a partir de una lista biblio- (1996/265) produjeron un número especial
gráfica reunida por André Droogers (Boudew- bajo el título movimientos pentecostales: Un
jinse et alii, 1991), aparece más abajo y nos desafío ecuménico, en el cual reconocieron
puede dar una idea general. la necesidad de tomar en serio un movimien-
to que, en apenas 90 años, consiguió reunir
Tabla No. 1 más de 400 millones de fieles en todo el mun-
Producción intelectual en América Latina do, y ello a pesar de su relativo fracaso en la
sobre pentecostalismo y “carismatismo” mayor parte de Europa. Por este motivo, es
significativa la insinuación que hace el espe-
Década de Nos. absolutos % de la
cialista en comunicación Quentín J. Schulze
producción producción
(in Daniel R. Miller, 1994: 66), al preguntar si
intelectual
el mejor título para el famoso libro de David
Stoll (1990), Is Latin America Turning Protes-
Antes de 1950 13 1,50
tant?, no sería “Is Latin America Turning Pen-
1950 – 1959 44 5,09
tecostals?”. En la misma línea de argumenta-
1960 – 1969 133 15,38
ción, Donald Dayton (1988: 401) escribió
1970 – 1979 191 22,08
que actualmente “los evangélicos (históricos)
1980 – 1990 457 52,83
deben considerarse como un subgrupo de los
Sin fecha consignada 27 3,12
pentecostales y no al contrario”.
TOTAL 865 100
Por lo tanto, como respuesta totalizan-
En esta lista parcial sobre la produc- te, la profecía de la muerte de la religión falló
ción, podemos notar que en los primeros 40 y dos décadas después, el problema es exac-
años, el tema fue analizado apenas en el 1,50 tamente lo contrario, pues se experimenta jus-
% del total de textos recolectados. No obstan- tamente una explosión de religiosidades nue-
te, el aumento de la producción escrita en las vas por todas partes. Ello tornó complicado el
décadas siguientes superó algunas veces la mantener la tesis de la secularización, como
marca del 200 % sobre la década anterior. Por analizan Luis Alberto Gomes de Souza (1986:
ejemplo, el boom en el crecimiento pentecos- 2-17), Robert N. Bellah (1986: 18-37), Sabino
tal de los años ’70 hizo que la producción in- Acquaviva (1961), Sabino Acquaviva e Enzo
telectual que era de 22, 08 %, aumentase pa- Pace (1994), Stefano Martelli (1995), Ferrarot-
ra 52,83 % del total de los textos escritos. Po- ti et alii (1990), entre otros.
siblemente, el crecimiento de la visibilidad Lo que está en el orden del día no es
del pentecostalismo en los medios de comu- mas la extinción y sí la efervescencia de la re-
nicación, en la literatura de los competidores, ligión, exactamente en el interior de una civi-
catolicismo y protestantismo histórico, sea lización que, al menos teóricamente, debería
32 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

haber obstaculizado tal efervescencia. Rota la (1977: 153-162) sobre “la revancha de lo sa-
hegemonía del paradigma de la seculariza- grado en la cultura profana”. También hay
ción, algunos de sus propios entusiastas, por una significativa contribución para ese deba-
ejemplo Cox (1994) y Rubem Alves (1975), te con la autoría de Gilles Kepel (1992), titu-
procuraron revisar sus posiciones y pasaron a lado La revancha de Dios, donde se analiza el
considerar los fundamentalismos y pentecos- resurgimiento de los fundamentalismos cris-
talismos como los más importantes fenóme- tianos, islámicos y judaicos en la segunda mi-
nos religiosos del siglo. Mientras tanto, en el tad de este siglo. El pentecostalismo, particu-
momento de predominio de este paradigma, larmente con su faceta neopentecostalista,
como confirmación de la teoría de Khun so- participa de ese proceso de “reencantamien-
bre los paradigmas, la atención de Cox y Al- to” del mundo y de “revisibilización” de la re-
ves estaba volcada para otra dirección, lo que ligión en nuestra sociedad. Como afirmaran
provocó un tardío retorno de ellos y de otros José J. de Queiroz et alii (1966), son interfaces
autores para una evaluación más realista de la de lo sagrado en plena víspera de milenio.
realidad religiosa latinoamericana1. Mientras, aún con la pérdida de la he-
Este aparente retorno de la religión – gemonía, el paradigma de la secularización
enfatizamos “aparente”, pues ¿cómo puede continúa provocando discusiones, ahora par-
retornar lo que nunca se fue? -, ha sido des- ticularmente en los debates sobre los proce-
cripto por los estudiosos como un proceso de sos culturales de pluralismo, los cambios de
“reencantamiento” del mundo, después de un los papeles sociales de las organizaciones re-
breve período de apuesta en el “desencanta- ligiosas, la exacerbación de la competición
miento”. En una significativa expresión, crea- entre agencias productoras de sentido, la po-
da por S. Acquaviva (1961), hubo apenas un sibilidad de elegir estilos religiosos a partir de
“eclipse de la religión”, tal vez una “desacra- los resultados observados, constituyéndose a
lización” y no una “secularización”. O, al de- partir de esa elección en una apropiación
cir de Thomas Luckmann (1973), la religión subjetiva e individualizante de lo sagrado. Pe-
simplemente se tornó invisible. Son muy esti- ter Berger (1993) acentúa que ese es el con-
mulantes los comentarios de Steve Bruce so- texto, post-secularizado para unos y en secu-
bre este asunto, en los cuales muestra que la larización para otros, favorable a la aparición
religión en el mundo actual tanto expresa un de técnicas de marketing para conquistar y
proceso de vaciamiento institucional del esti- mantener adeptos.
lo “cathedrals” como también apunta para el De allí nuestra insistencia en colocar
surgimiento de cultos más apropiados a los en discusión el sistema de comunicación y de
nuevos tiempos, entre ellos la “new age”. Se- marketing como categorías centrales para en-
gúnBruce (1996: 234), las denominaciones tender el suceso de ciertos grupos neopente-
religiosas tradicionales no pueden “producir costales, entre los cuales está la IURD. Presu-
(más) melodías que exciten las masas”. ponemos aquí dos ideas básicas: la primera es
Es posible, no obstante, que la acepta- que hay un exceso de oferta de productos re-
ción poco crítica del paradigma de la secula- ligiosos, disponibles para todos los gustos y
rización haya sido la responsable por el calu- preferencias. La segunda es que vivimos en
roso debate que provocó entre investigadores una época de mucha credulidad. Estas ideas
brasileños en el final de los años ’70, la publi- impiden un abandono definitivo de las discu-
cación de un artículo de Leszek Kolakowski siones sobre las causas que generaran la apa-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 33

rición del paradigma de la secularización. Sin so, varios analistas del fenómeno religioso
embargo, sí abandonamos la aplicación de tal apuntaban al pentecostalismo como aliena-
paradigma en su sentido universalizante. ción y opio del pueblo. El argumento era sim-
Lo anterior, porque en una sociedad ple y se expresaba de la siguiente forma: si el
en que la religión institucionalizada perdió la continente camina hacia un tiempo de libera-
capacidad de aglutinar a su alrededor las múl- ción de la opresión colonial del Norte sobre
tiples dimensiones de la vida, el proceso ge- el Sur, de los ricos sobre los pobres, el pente-
nerador de sentido se fue transfiriendo para costalismo también sólo puede ser una expre-
los medios de comunicación de masas, espa- sión religiosa de esa situación de violencia y
cio social en el cual se da la gestación de nue- esclavitud o, quien sabe, una señal todavía
vos héroes-modelos, que intentan convencer débil de que las masas estarían empleando la
a los demás que su opción debe ser asumida religión para expresar, de una forma prerrevo-
por todos los destinatarios. Ello, justamente, lucionaria, su descontento con la situación de
por tratarse de una elección “lógica”, “funcio- opresión.
nal” y “práctica”. A su vez, esos comunicado- Visto desde una perspectiva dialéctica,
res se vuelven pivotes de nuevas maneras de la alienación religiosa acentuaría el proceso
vivir lo sagrado, reformulándose así, en el cri- de opresión y provocaría la llegada de tiem-
sol de esos vehículos de comunicación de pos de cambio. Por eso estaban quienes veían
masas, antiguas formas de religiosidad ahora en el pentecostalismo y en la “religión de los
recombinadas con otras tendencias. oprimidos” las “señales revolucionarias” de
un sentimiento que, pese a ser débil, indicaba
Pentecostalismo, ajustes y desajustes sociales que los pobres se estaban despertando para la
llegada de la revolución. A la luz de estos pa-
Al lado, antes y después de la predo- radigmas, se procuró rescatar (Rolim, 1995) la
minancia de la teoría de la secularización, se participación de algunos pentecostales en las
realizaron también investigaciones sobre el Ligas Campesinas, en el nordeste brasileño,
pentecostalismo como factor de ajuste social, en la guerrilla sandinista en Nicaragua y en la
en un contexto de intensos cambios provoca- oposición a Pinochet en Chile. Tal como en
dos por los procesos de urbano-industrializa- los Rebeldes Primitivos, de Hobsbawn (1972),
ción. En general, se usaban criterios funciona- se pensaba que en cada pentecostal estaría la-
listas y algunos investigadores como Emilio tente y en forma embrionaria un “prerevolu-
Willems (1967), Lalive D’Epinay (1970), Cán- cionario”. Dentro de esa perspectiva, el ma-
dido Procópio Ferreira de Camargo (1973), yor desafío sería descubrir las mejores mane-
Beatriz Muniz de Souza (1969) y otros, em- ras de canalizar la “protesta pentecostal” para
plearon teorías sociológicas provenientes de proyectos de transformación social2.
Durkheim, Weber y Troeltsch (1931). Catego- Posteriormente, la esperanza de que
rías tales como anomia, integración, solidari- en el pentecostalismo había un potencial re-
dad y los polos secta e iglesia, para explicar volucionario capaz de provocar rupturas en la
las relaciones del pentecostalismo con una sociedad latinoamericana, fue desaparecien-
sociedad que dejaba de ser rural para volver- do. Así, como la clase obrera fue al paraíso de
se urbano-industrial. la sociedad de consumo, el pentecostalismo
En las décadas siguientes, aún dividi- encontró formas de acomodación en el inte-
dos entre las teorías de conflicto o de consen- rior de la vieja cultura latinoamericana y de la
34 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

nueva sociedad de consumo incorporando, “institución que, como resultado de la obra


en el transcurrir de este proceso, símbolos, de redención, fue dotada de gracia y salva-
discursos y fuerzas que emanan de la religio- ción; puede recibir las masas y adaptarse al
sidad popular de origen ibérico, nativa de los mundo”; a su vez, la “secta” es una institu-
indígenas y africanos, mezclada con el funda- ción formada de voluntarios, “compuesta de
mentalismo de los tele-evangelistas norteame- creyentes cristianos, rigurosos y explícitos,
ricanos. En suma, los pentecostales de clases unidos entre sí por el hecho de todos haber
medias y populares, pasaron a darle configu- experimentado el nuevo nacimiento”.
ración histórica a la idea del milenio, bajo el A lo largo del tiempo, esta tipología ha
soporte ideológico de la “teología de la pros- sido exhaustivamente discutida. Jean Ségui
peridad”3. (1980: 100) escribió una excelente introduc-
Por otro lado, los modelos teóricos ción sobre la sociología de la religión de
empleados por algunos analistas con énfasis Troeltsch. A su vez, R. H. Nieburh (1992) pre-
en la liberación y que consideraban al pente- firió emplear el término “denominaciones”
costalismo como una religiosidad escapista y para estudiar los grupos religiosos estadouni-
un mero opio del pueblo, perdieron populari- denses y Brian Wilson (1970: 26 ss) ha llama-
dad y hegemonía. Tal como el capitalismo, do la atención a las dificultades en aplicar tal
que procuró modificarse después de la apari- concepto fuera de las áreas culturalmente do-
ción de la crítica marxista y de la implanta- minadas por el cristianismo.
ción del régimen comunista en algunas partes Aún así, en los estudios sobre pente-
del mundo, el pentecostalismo también fue costalismo elaborados en el Brasil, desde fi-
forzado a abandonar la postura contra-cultu- nes de los años ’60 todavía se usa ese criterio
ral y a caminar en dirección a una religiosi- para mostrar cómo funciona la religión en la
dad acomodada en una sociedad dominada sociedad, entendida por tales autores como
por el mercado neoliberal. Fue en ese locus un proceso de adaptación de las masas rura-
que surgió el neopentecostalismo, nombre les al mundo urbano, visto como una fuente
dado a una serie de manifestaciones religio- de hostilidad. Con mayor fuerza, en los pri-
sas, más o menos en proceso de distancia- meros tiempos se reservaba el término “secta”
miento de aquel patrón original diseminado, para designar un grupo que se apartaba de la
a partir de 1906, de los Estados Unidos para sociedad, e “iglesia” para el movimiento in-
todo el mundo4. verso, de integración social entre el grupo re-
ligioso organizado y la sociedad que lo al-
Pentecostalismo, “secta” e “iglesia” berga.
El primer texto académico publicado
Otra forma de encarar el fenómeno en el Brasil y que se volvió marco pionero, fue
del pentecostalismo deriva de la aplicación escrito por Beatriz Muniz de Souza (1969). Es-
de la tipología “secta-iglesia”. Este modelo ta autora se concentró en la tensión vivida por
analítico fue desenvuelto por Ernest Troeltsch, los nuevos grupos pentecostales en la ciudad
quien hizo de los tres grandes tipos de organi- de San Pablo y se apoyó exactamente en el
zación religiosa (“iglesia”, “secta” y “misticis- polo “secta e iglesia” para describir la funcio-
mo”), el eje fundamental de su obra Social nalidad de esta expresión religiosa, en un
teaching of the christian churches. Para contexto de rápido crecimiento de la socie-
Troeltsch (1931: 993, 443), la “iglesia” es una dad urbano-industrial. Debido a tal pioneris-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 35

mo, el texto de Beatriz M. de Souza continúa concluye que “nos parece claro que no es
aún treinta años después de su elaboración más posible afirmar que ‘secta’ e ‘iglesia’ sean
como una cita obligatoria en los estudios so- realidades completamente diferentes”.
bre pentecostalismo en el Brasil. Recordemos también que aún los pro-
Debemos reconocer que los concep- pios pentecostales emplean tal polarización
tos “secta” e “iglesia”, a despecho de haber si- para delimitar internamente sus respectivos
do inicialmente empleados conforme a proce- espacios en el campo religioso. Ello porque
dimientos académicos, después se volvieron dada la variedad de grupos, visiones de mun-
“conceptos-armas” o, mejor dicho, instru- do, modelos doctrinarios y litúrgicos, mutua-
mentos de lucha utilizados para desenmasca- mente se acusan de ser “cismáticos” y “here-
rar los fenómenos religiosos no asimilables jes”. Por ejemplo: es muy divulgado por la
dentro de las fronteras establecidas por la or- IURD el texto “Sectas y herejías”, de J. Cabral
todoxia de las instituciones eclesiásticas. Por (1994), considerado “teólogo de la Iglesia
este motivo, hay estudios – entre ellos el de Universal”. De modo semejante, cada grupo
Wilson Gomes (in Antoniazzi, 1994: 254) – pentecostal procura construir una identidad
que han preservado el término “secta” sobre que exprese a su manera la fidelidad a la or-
todo por “razones exclusivamente didácti- topraxis de la iglesia primitiva con relación al
Espíritu Santo, colocando todos los demás
cas”. Es posible que por causa de su funciona-
grupos bajo la égida de “secta” y “herejía”. En
lidad, esos dos conceptos todavía no desapa-
este caso, el sustantivo se transformó en adje-
recieron del ámbito de la sociología de la re-
tivo. Tal situación volvió esta polarización po-
ligión.
co aplicable a la IURD, la Congregación Cris-
Una simple evaluación del lenguaje
tiana en el Brasil o hasta los mismos Testigos
actual nos puede mostrar que ella se encuen-
de Jehová o los mormones. ¿Esos movimien-
tra pletórica de usos ideológicos y políticos tos son sectas? ¿Son iglesias? ¿Son populares?
del polo “secta e iglesia”, casi siempre em- ¿Representan movimientos de reacción o de
pleados para expresar prejuicios y posiciones acomodación social?
políticas incompatibles con el análisis cientí-
fico. Por lo tanto, al decirse que “las sectas Pentecostalismo y conflicto de clases sociales
vienen del Norte” y que son movimientos re-
ligiosos y políticos “financiados por la CIA” La visión de la sociedad como un
con la finalidad de “debilitar la resistencia la- campo de batalla fue empleada tanto por Karl
tinoamericana contra la dominación de los Marx como por Max Weber. Pero el papel
Estados Unidos”, como hace Délcio Monteiro conflictivo desempeñado por la religión en el
Lima (1985), o al mezclarse “sectas” funda- transcurso de las luchas entre los que deten-
mentalistas y pentecostales que “invadieron la tan el capital y los que venden su trabajo, fue
América Latina”, tal como lo hace Florencio asumido como paradigma por Marx, Engels,
Galindo (1994), se contribuye para aumentar Lenin y otros. Como modelo teórico, este pa-
la confusión actual, responsable por la inope- radigma coloca toda la realidad social bajo el
rancia del paradigma “secta-iglesia”. Este se signo de la dominación, clasificando en con-
volvió un enorme paraguas impreciso, de di- secuencia, las clases sociales en dos campos
fícil aplicación en el estudio del fenómeno opuestos: el “rico-dominador” y el “pobre-do-
pentecostal. De allí el acierto de la expresión minado”. Para los marxistas más ortodoxos, la
de Julio de Santa Ana (1992: 11-34), cuando construcción de un mundo nuevo tendría ne-
36 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

cesariamente que pasar por la unificación de tacado en la vanguardia revolucionaria, que


los explotados y por la destrucción de los que “iría a mudar la faz de la Tierra”, conforme
explotan, así como de la ideología religiosa pregonaba el milenarismo marxista. Algunas
que legitimaba tal proceso de explotación. de las dificultades que cercan la manera libe-
Pese a que aquí no avanzaremos más en esta radora de hacer teología, fueron estudiadas
discusión, no se puede olvidar la importancia por Jung Mo Sung (1993), que apunta haber
de Gramsci, conforme señala Hugues Portelli habido anomalías en el paradigma de la “teo-
(1984), para una comprensión marxista del fe- logía de la liberación” y que éstas no fueron
nómeno religioso. captadas por algunos teólogos que trabajaban
La “teología de la liberación”5 desde con los presupuestos de esta escuela teológi-
el final de los años ’80, ayudó a divulgar en- ca. Otros comentarios agudos sobre las “emo-
tre los cristianos las aproximaciones al fenó- ciones de los pobres” y el “romanticismo teo-
meno religioso a partir de la oposición “po- lógico” de ciertos sectores de la teología de la
bres” y “explotadores”. Pero ¿qué había lleva- liberación, fueron hechos por André Corten
do a los intelectuales cristianos a reelaborar el (1995) en un texto recientemente (1996) pu-
discurso teológico, enfatizando la “espirituali- blicado en portugués.
dad” al contrario de la tradicional llave her- Tal vez la creciente “pentecostaliza-
menéutica que hacía del “pobre” y del “ex- ción” de las comunidades protestantes de la
cluido” no sólo el blanco de su compromiso clase media – presbiterianas, metodistas, bau-
sino también el motivo de la manifestación tistas y otras – y el decisivo despertar de los
divina en la historia? Nos parece que el reto- pentecostales para la lucha política, señalen
mar fuerzas del capitalismo, bajo la bandera que el pentecostalismo está rechazando el pa-
del neoliberalismo, la desintegración del so- pel a él destinado en el análisis académico de
cialismo como opción de organización políti- ser la religión de los pobres, oprimidos y alie-
ca de Estado y la estrategia del Vaticano bajo nados. Por tanto, se trata de un rechazo de la
la dirección del papa Juan Pablo II contra la sociedad y del campo religioso tal como están
“teología de la liberación”, desempeñaron organizados. El reciente descubrimiento de la
importantes papeles en el reaparecimiento de política por parte de los pentecostales brasile-
una “actitud más pastoral” por parte de los ños, según apunta Freston (1992, 1993,
cristianos. 1994), demuestra que la superación de este
Sean cuales sean los motivos, de todas paradigma en lo que tenía de más simplista,
formas aumentó en los años ’80 y ’90 la no volvió posible la afirmación contenida en el
creencia en la capacidad de los pobres para título del texto de Boudewijnse et alii (1991),
transformar revolucionariamente el destino de que el pentecostalismo es “algo más que
la historia. Como ironía, los pocos pobres que opio”. Por tanto, reducirlo sólo a una cuestión
aceptaron la “teología de la liberación” rápi- de lucha de clases puede ser una opción me-
damente se entregaron a los delirios de la todológica empobrecedora de la religión de
“teología de la prosperidad” o a los devaneos los pobres.
de una mística individualista, de los cuales la Aún así, no se puede eliminar la po-
Renovación Carismática Católica es uno de breza como tema fundamental para la com-
los ejemplos más claros. Los “pobres” y “ex- prensión de la realidad social, inclusive reli-
cluidos” estaban más interesados en la socie- giosa, del medio urbano e industrial. La anti-
dad de consumo que en ocupar un lugar des- nomia “riqueza-pobreza” continúa prestando
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 37

relevantes servicios para el análisis del pente- nes de brasileños. Esta posición es reforzada
costalismo como forma de convivir o de com- en sus últimos textos (1995: 37-52 y, en Gu-
batir la pobreza, como han demostrado los tiérrez & Campos, 1996: 169-187), cuando
trabajos de Cecilia Loreto Mariz (1988, 1994, Mariz llega a denunciar varias formas de ser
1995 y 1996) y de Maria das Dores Campos analizado el pentecostalismo como maneras
Machado (1996). Mariz (1996: 175) enfatiza de usar el discurso científico para expresar
que “la extrema privación material genera prejuicios contra la religiosidad de las capas
una sensación de ‘powerlessness’, baja esti- más pobres de la población.
ma, exclusión, inseguridad, miedo, fanatismo
y anomia”. Además, que “en una situación de Pentecostalismo, magia y sincretismo
extrema pobreza, de marginación cultural y
Las ciencias sociales, desde los análi-
material, a veces agravada por el racismo, el
sis de Frazer (1991), Durkheim (1992), Mauss
sentido de dignidad personal queda muy
(1974) y Evans-Pritchard (1978), han discuti-
aplastado”. También dice que “problemas co-
do con mucho interés las relaciones entre ma-
mo alcoholismo, desempleo, abandono por
parte del compañero, refuerzan ese senti- gia y religión. De una manera general, los ma-
miento de auto-desvalorización”. Para esta yores exponentes de estas disciplinas acepta-
autora, “las diferentes religiones ofrecen ex- ron con tranquilidad la existencia de una opo-
periencias que ayudan a superar estos senti- sición entre religión y magia. Para Levy-Brühl,
mientos y fortalecer la dignidad personal”. la magia era una consecuencia de una menta-
Por lo cual, ayudan a “restablecer la dignidad lidad prelógica, primitiva o salvaje. Durkheim
del pobre de diferentes maneras”. (1992: 74) encaraba la magia como un con-
Dentro de ese contexto, Mariz tam- junto de procedimientos que persigue “fines
bién analiza la cuestión de la mejoría en la vi- técnicos y utilitarios” y, para alcanzar sus ob-
da material, la recuperación del sentido de jetivos, invoca fuerzas inclusive demoníacas,
coherencia de la vida, por medio de la creen- para hacer de ellas “instrumento de acción
cia en la providencia de Dios, el descubri- mágica”. Para Durkheim, la magia invierte los
miento de una red de apoyo personal y la rituales de la religión, oponiéndose a ella en
reorganización de la vida familiar por medio algún punto y estableciendo así oposición en-
de redefiniciones del papel de hombre y mu- tre magos y sacerdotes. Por eso, magos no for-
jer. Se puede notar que Mariz, pese a colocar man iglesias; como máximo asociaciones,
la pobreza en el centro del análisis del pente- sindicatos de magos, para defensa de los inte-
costalismo, en ningún momento hace apare- reses en juego.
cer la relación del pentecostalismo y la alie- Sin embargo, hay una corriente antro-
nación de los pobres por intermedio de la pológica de la cual Maurice Godelier forma
ideología religiosa. En otras palabras, Mariz parte, que se opone a la distinción entre ma-
rechaza que la alienación sea el factor pre- gia y religión. Godelier (in Carvalho, 1981:
ponderante en la relación del pentecostalismo 153), afirma que no hay una diferencia esen-
con la pobreza. De acuerdo con su punto de cial entre ambos polos, pues “la religión exis-
vista, el pentecostalismo es también una de te espontáneamente bajo una forma teórica
las principales formas de ser superados los (representación-explicación del mundo) y ba-
efectos perversos de una situación económi- jo una forma práctica (acción mágica y ritual
co-social insostenible, en la cual viven millo- sobre lo real)”.
38 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

En los textos de James Frazer (1991: tonces, una permanente y maniqueista oposi-
34), la magia es encarada como un conoci- ción entre magia y religión? Weber reconoce
miento bastardo o hasta inferior con relación que “en la realidad, la oposición es totalmen-
a la ciencia, una falsa asociación de ideas y te fluida” y que, aún en el cristianismo, el
sentimientos, a pesar que la magia ya fuese el concepto de sacerdote “incluye precísamente
inicio de la creencia en una “naturaleza coor- la calificación mágica”. Esto, pese a que para
dinada y uniforme”. El ser humano, según él, la racionalización de la práctica religiosa
Frazer, antes de ser animista y religioso, fue lleve a un creciente debilitamiento del espíri-
mágico. Pero esta idea es rechazada por Mar- tu mágico ante el religioso.
cel Mauss y Hubert, que abogaban haber Pensamos que los ritos, prácticas y vi-
existido antes de la religión y la magia, un pe- sión del mundo cultivados en la IURD sugie-
ríodo de confusión entre ambas. Mauss ren que las relaciones entre magia y religión
(1974) contribuyó para nuestra discusión aquí son a veces mucho más de continuidad y
expuesta, al considerar las tres leyes de la ma- complementaridad que de exclusión. Es posi-
gia: contigüidad, semejanza y oposición. O ble que en esta iglesia, la visibilidad de lo má-
sea, la simultaneidad, identidad y oposición gico y la tensión existente entre ambos polos
son características que consideramos relacio- sean más perceptibles porque su público-ob-
nadas con algunos rituales del neopentecosta- jetivo está formado por personas en situacio-
lismo, lo que será abordado más adelante. nes-límite. Tales individuos experimentan in-
En esta discusión, tampoco se puede tensamente las inseguridades de la vida urba-
dejar de lado las reflexiones de Max Weber na, en los marcos de una economía capitalis-
(1991: 294) al señalar que la religión se carac- ta en proceso de remodelación, aliado a un
teriza por la sumisión y servicios prestados a vías de desarticulación de los modos de vida
la divinidad, en cuanto la magia es una “coer- provocado por el avance de un estilo
ción de Dios”, en la medida en que obliga a “postmoderno”. Todo eso crea oportunidad
los poderes de la divinidad a servir a los fines para el empleo de rituales que reducen las in-
utilitarios de su clientela. Jérôme-Antoine seguridades y restauran en los individuos la
Rony (1957: 111) considera el egocentrismo y creencia de que el mundo puede dejar de ser
el ejercicio de la voluntad humana a cual- no-manipulable y arbitrario.
quier precio como algunas de las fuentes que En este sentido, no podemos concor-
originan la magia. Para Weber, la eliminación dar com Peter Fry y Howe (1975: 81) que atri-
de la dimensión mágica es una consecuencia buyeron apenas a los cultos umbanda una
natural del proceso de racionalización del cierta perspectiva mágica en tal búsqueda de
mundo. En este sentido, la magia sería resul- coherencia y sentido para la vida en el medio
tado de la inseguridad, condición – según él – urbano, exceptuándose al pentecostalismo de
más propia de los campesinos. De allí la ten- esa perspectiva mágica. Consideramos la ma-
dencia campesina para la práctica de la ma- gia como una de las posibles llaves de inter-
gia o de una religión con mayor presencia de pretación del fenómeno neopentecostal,
trazos mágicos. Es claro que la vida urbana de siempre que no se atribuya al término “ma-
nuestra ápoca, experimentada en situaciones gia” un sentido negativo o despreciativo. Por
de pobreza y violencia, provocó en los seres eso, no compartimos el miedo de afirmar que
humanos inseguridades todavía mayores que algunas prácticas iurdianas pueden ser inter-
las vividas por el hombre rural. ¿Habría, en- pretadas como acciones mágicas, en particu-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 39

lar para los que adhieren a esa iglesia y toda- La interpenetración entre los polos
vía mantienen la visión mágica de mundo “religión” y “magia” fue también observada
propia de las religiones populares, de origen por Evans-Pritchard (1978: 257), en el trans-
cristiana o afro-brasileña. curso de los años ’20 entre el pueblo de los
Más aún: la mezcla entre prácticas azande. Ellos crearon asociaciaciones para la
cristianas y mágicas ya ocurrió entre las pobla- práctica de la magia en grupo, con caracterís-
ciones campesinas de Europa en ocasión de la ticas semejantes a las de una “iglesia”: “orga-
transformación del cristianismo en religión de nización, lideranza, grados, tasas, ritos de ini-
Estado, en el siglo IV y también después de la ciación, vocabulario y saludos esotéricos”. El
Reforma protestante del siglo XVI, conforme surgimiento de esos agrupamientos mágicos
demuestra Keith Thomas (1991: 55) al apuntar habría sido causado por la prohibición de la
la resistencia y vitalidad de la perspectiva má- práctica de la magia, determinada por los
gica en los siglos posteriores a la Reforma. En blancos conquistadores de aquella región.
ese aspecto, tampoco concordamos con Mariz Como reacción, los nativos no sólo pasaron a
(1995: 43) cuando coloca en la lista de los la práctica secreta de la magia sino que ade-
“prejuicios racionalistas” la afirmación de que más copiaron los modelos de organización y
lo mágico forma parte del repertorio propues- administración llevados por los europeos. Pa-
to por la IURD. Tales prejuicios pueden existir ra aquel pueblo, la distancia entre “magia” y
sólo si consideramos la magia como una me- “religión” fue reducida, planteándose, por eso
ra depravación de la religión. En consecuen- mismo, la pregunta de si hay, en realidad, un
cia, no vemos ninguna falta de mérito en el abismo entre “el mago” y “el sacerdote”, en el
hecho de personas e instituciones sociales te- transcurrir de sus respectivos relacionamien-
ner experiencias de vida situadas en la fronte- tos con las fuerzas trascendentales. También
ra entre la magia y la religión. cabe preguntarse: ¿De qué manera esos dos
No obstante, hay una nostalgia de lo elementos coexisten en la práctica de la Igle-
mágico dentro de la religiosidad cristiana po- sia Universal?
pular, según escribe Luis Maldonado (1975), La oposición entre “magos” y “sacer-
en la cual podemos incluir el pentecostalis- dotes” también aparece en la reinterpretación
mo. Para nosotros esto es un motivo más pa- de la teoría “weberiana” de la religión hecha
ra que desconfiemos de la total aplicabilidad por Pierre Bordieu (1982: 79). Pero ¿sería esa
de los paradigmas que oponen magia y reli- situación permanente o transitoria? ¿Los ma-
gión en el ámbito del cristianismo protestan- gos pueden construir comunidades y los pro-
te. Pero en realidad la supervivencia de estos fetas y sacerdotes no pueden echar mano de
elementos mágicos aleja, en la visión de mu- una visión mágica de la vida y de sus rituales
chos analistas, el neopentecostalismo del pro- para atraer, congregar y atender las necesida-
testantismo histórico. Según algunos de ellos, des de sus “clientes”, perdón, de sus “fieles”?
como por ejemplo Ricardo Prandi (1991: ¿Una clientela de la magia no puede evolu-
188), el protestantismo histórico tendría un cionar en la dirección de las prácticas comu-
compromiso natural con el proceso de “des- nitarias tipo iglesia, sistematizando visiones
magización” del mundo moderno, lo que ha- de mundo, dando origen a doctrinas, gene-
ría de la IURD la propagadora de un mensaje rando hasta un tipo de clero especialista en la
religioso “falsificador” del protestantismo his- manipulación del ritual apropiado? Así, de
tórico, luego “anti-protestante”. modo semejante, ¿los clérigos no pueden
40 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

también practicar actos mágicos para aumen- ramos este término útil, de difícil reemplazo y
tar la capacidad de atracción de su templo? que su uso más ayuda que entorpece, princi-
Sugerimos aquí que la IURD estimula palmente cuando se trata de comparar fenó-
un tipo de religiosidad que facilita el cruce, menos religiosos en diferentes niveles de inte-
en determinados momentos, de las flexibles gración y aculturación. El neopentecostalismo
fronteras de la religión con la magia. Tal vez, corresponde a la etapa más reciente de inte-
la opción por la satisfacción de las necesida- gración del pentecostalismo a la sociedad la-
des y deseos de los que procuran sus templos tinoamericana y al sistema de mercado.
provoque el surgimiento de una actividad Plutarco atribuía a los ciudadanos cre-
pastoral-mágica, posiblemente más escamo- tenses una desunión sólo superable cuando
teada en otras formas de pentecostalismo. Por surgía algún enemigo común a todos ellos y,
causa de este énfasis, la IURD incentiva que desde entonces, ser sincretista es actuar como
los pastores descubran en qué creen las per- los cretenses. Roger Bastide (1970: 65-108)
sonas para, a partir de esa creencia, realizar empleó el término “bricolage” para designar
un trabajo pedagógico de aproximación. En el fenómeno de la aculturación de religiones
tal sentido, la demanda sobre determinados africanas en el Brasil. Leonardo Boff (1981:
bienes simbólicos, en el campo religioso, 146, 149) reunió varias maneras de concep-
también puede provocar homogeneidades, fá- tualizar el “sincretismo”, afirmando ser una
cilmente interpretadas como sincretismo reli- “adición”, “acomodación”, “mezcla”, “con-
gioso. cordismo”, “traducción” o una “refundición”
Por eso el empleo en los templos iur- de las formas de vivir una fe religiosa. Para
dianos de “agua bendita”, “óleo ungido”, Boff, “el cristianismo es un grandioso sincre-
“manto consagrado”, “mesa blanca con ener- tismo”, proponiendo así una aplicación posi-
gía”, “rosa ungida”, “arena del desierto del Si- tiva de este concepto, dentro de un proceso
naí” y otros elementos a los cuales se atribu- continuo y legítimo de enriquecimiento de
ye eficacia mágica. Los fieles creen que tales una determinada religión. Pese a todo, como
objetos tienen la capacidad de proteger la ca- discurso teológico, el de Boff no escapa a la
sa, el individuo y las relaciones sociales de to- regla y también trata valorativamente la cues-
dos aquellos males atribuidos y personaliza- tión de analizar los “verdaderos” y los “falsos”
dos en la figura de Satanás. Trabajamos con la sincretismos.
idea de que esos rituales y procedimientos es- Renato Ortiz (1980: 100) escribió que
tán contenidos en una relación de continui- el sincretismo es una forma de “unir pedazos
dad con el mundo mágico de las religiones de las historias místicas de dos tradiciones di-
afro-brasileñas y del catolicismo popular. Ta- ferentes en un todo, el cual permanece orde-
les observaciones demuestran las dificultades nado por un mismo sistema”. La IURD, más
que existen para mantener el paradigma de la que otros tipos de pentecostalismo, por causa
separación entre ambas esferas y agentes de sus rituales, lenguajes y algunos aspectos
cuando se trata del neopentecostalismo iur- de su visión de mundo, ha sido tratada por al-
diano. gunos analistas como una modalidad de “pro-
Las mismas dificultades conceptuales testantismo sincrético”. Con todo, ¿cómo sus-
son enfrentadas con el uso del término “sin- tentar un criterio de separación de lo “puro” e
cretismo”, palabra condenada y evitada por “impuro”, sin una correspondiente relación
varios investigadores. Sin embargo, conside- de poder?
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 41

La coexistencia en el protestantismo Al discutirse el neopentecostalismo en


pentecostal entre “magia” y “religión”, llevó a este contexto, es preciso un cierto cuidado
José Bittencourt (in Beozzo, 1993: 107-119) a metodológico debido a que hay muchos que
considerar el pentecostalismo “autónomo” intentan efectuar tal análisis sin notar la exis-
como una forma de protestantismo sincrético. tencia de una controvertida discusión sobre la
Antonio G. Mendonça (1994: 158) también oposición “modernidad” y “postmoderni-
llama la atención para las dificultades en se- dad”. Anthony Giddens (1991), por ejemplo,
parar magia y religión, en los grupos practi- prefiere contraponer a modernidad, un estilo
cantes de la cura divina. Mendonça conside- de vida iniciado en Europa a partir del siglo
ra tales agrupamientos como “iglesias mági- XVII y que se volvió más o menos mundial en
cas”, manteniendo inclusive las comillas al su influencia, el concepto de alta moderni-
referirse a ellas como “iglesias”, actitud que dad, que para él designa un período de radi-
llevó a Ricardo Mariano (1995) a sugerir que calización y de universalización de la moder-
tal posición de Mendonça era resultado de nidad. Para Giddens, la mentada postmoder-
una vinculación personal muy fuerte con el nidad todavía no llegó, pero tiende a ser he-
protestantismo histórico. gemónica en la cultura mundial, principal-
El empleo de ese par antinómico en el mente en aquella transmitida por los medios
análisis de la religiosidad neopentecostal pue- de comunicación, un estilo de vida que hasta
de ser favorecido a través de las observacio- entonces era un fenómeno localizado. Su lle-
nes de antropólogos culturales como Roberto gada a varias regiones del mundo va provo-
Da Mata (1979) y Gilberto Velho (1994) de cando el “desencaje de los sistemas sociales”
que la cultura brasileña desarrolló la capaci- y una ulterior reordenación de las relaciones
dad de unir realidades separadas e inventar sociales, influidas por el contínuo ingreso de
nuevos conocimientos.
relaciones, creando puentes entre espacios
El empleo del concepto de postmoder-
sociales distantes. Como consecuencia de tal
nidad presupone una perspectiva de desconti-
proceso, las fronteras religiosas pierden niti-
nuidad y de rompimiento de las fronteras an-
dez, lo que puede ser notado en afirmaciones
tes delimitadas. Así, el ser humano estaría vi-
como: “Toda religión es buena”, a lo que la
viendo un proceso social de atomización, vol-
IURD agrega: “siempre que se presenten bue-
viéndose más individualista, carente de histo-
nos resultados”.
ricidad, volcándose para sí mismo, en la bús-
Pentecostalismo, modernidad y postmoderni- queda de referencias para el vivir cotidiano.
dad En este contexto, se valoriza lo lúdico, enfati-
zándose el irracionalismo, y se descree de la
Los estudiosos han relacionado el pro- modernidad y de todo lo que la caracteriza.
testantismo al proceso de modernización del Para el individuo, poco interesa el pasado y el
mundo occidental. Entonces, ¿qué transfor- futuro pues su énfasis privilegia el presente.
maciones experimenta la religión si acepta- Según este paradigma, la postmoder-
mos la sustitución del período de la moderni- nidad habría traído profundas implicancias
zación por el surgimiento de una era de para la religiosidad tradicional, inclusive para
postmodernización? ¿Hay alguna relación en- el pentecostalismo, como discuten Víctor
tre el surgimiento del neopentecostalismo y la Westhelle y Paulo Siepierski (in Maraschin:
postmodernidad?6 1993). Sería a partir de la irrupción de la
42 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

postmodernidad que se podrían explicar las • Valorización de la energía y de la poten-


diferencias existentes entre el pentecostalismo cialidad del hombre individual, interliga-
clásico y el neopentecostalismo. La IURD se do con las fuerzas vivas del cosmos y del
prestaría, en tal sentido, para ilustrar bien có- universo. En la IURD, la entrega de la vi-
mo se da la supervivencia de la religión en el da al poder del Espítitu Santo es vista co-
seno de una cultura postmoderna y hasta de mo una reintegración del ser humano en
cómo se puede sacar provecho de esa nueva el propio centro de la naturaleza, pues
realidad cultural, por intermedio de la prácti- “quien procura la Iglesia Universal, pro-
ca de una pastoral adaptativa, tal como obser- cura el Espíritu de la creación”, repite la
va Paulo F. C. de Andrade (1993: 99-113). A propaganda iurdiana.
través de este paradigma, se puede explicar • Globalización del sentimiento religioso,
también el surgimiento de nuevos conoci- con predominio de los patrones universa-
mientos que respondan a las instituciones re- les sobre los particulares. La IURD es una
ligiosas tradicionales, sus rituales y procesos Iglesia que aspira a la universalización de
de institucionalización. su discurso. El término “universal” en su
La postmodernidad ha sido presentada nombre no es, por tanto, una mera casua-
como una de las causas del surgimiento de lidad. Muy por el contrario, presenta una
nuevos movimientos religiosos en Occidente. genuina “vocación universal”, no obstan-
G. K. Nelson (1987) relaciona la penetración te fuertemente pautada sobre tradiciones
de visiones de mundo entre nosotros, prove- particulares, lo que acaba por provocar
nientes de Oriente, a la necesidad que las per- contradicciones y tensiones no siempre
sonas tienen de reordenar la vida en una so- resueltas en este pasar de lo particular a
ciedad materialista y secularizada. En esta lo universal.
misma línea podemos analizar el neopente- • Localización de lo trascendente dentro
costalismo, enfocando el pasaje de un esce- de las personas, con el retorno de la idea
nario cultural occidental, racionalista y cien- de que lo sagrado no puede ser alcanza-
tífico, en el cual predominó la influencia de do exclusivamente por medio de las me-
Newton-Descartes en la producción de una diaciones religiosas tradicionales, sino
visión analítica y desagregadora de la vida, también a través de formas extrasensoria-
hacia una visión más integradora, a la cual se les y de recursos como meditación, con-
le atribuye la condición de ser “holística”. El centración, ejercicios físicos, flores de
advenimiento de esas nuevas opciones de Bach, pirámides y varios otros procedi-
misticismo y religiosidad, en substitución de mientos. En relación a la existencia de
los énfasis en la acción social, acabó por be- fragmentos divinos en el interior del ser
neficiar también los nuevos movimientos reli- humano, la IURD asimiló esa caracterís-
giosos de origen cristiano, entre ellos el caris- tica de la nueva situación cultural pero
mático en la Iglesia Católica y el neopente- desarrolló sus propias técnicas de provo-
costalismo protestante. car éxtasis y despertar en las personas un
Posiblemente, las principales caracte- sentimiento de búsqueda interior de la di-
rísticas de esas transformaciones culturales y vinidad.
religiosas vengan a dar algunas luces sobre el • Rompimiento del monopolio occidental
neopentecostalismo de la IURD, entre ellas: y cristiano sobre las expresiones religio-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 43

sas, trayendo profundas implicaciones in- • El ascenso social y la prosperidad están


cluso para el ecumenismo. Se debilita la intrínsecamente relacionados a la espiri-
rígida separación entre “fe cristiana” y tualidad. Leonardo Orr y Sondra Ray
“paganismo” implicando, según algunos, (1983: xiv) escribieron que: “toda riqueza
una “hinduinización”, “mahometaniza- humana es creada por la mente humana,
ción” o “budinización” del cristianismo. y ser rico es función de la iluminación
En el caso de la IURD, ha habido una (...) el mundo material es el mundo de
cierta “umbandinización” de su visión de Dios (...) cuanto más espiritual usted se
vida y discurso. vuelve, más prosperidad merece (...) Dios
es ilimitado. Las compras pueden ser ili-
¿Es posible establecer alguna relación
mitadas”. El punto de conexión entre la
entre la IURD y la New Age en el contexto de
prosperidad y la vida espiritual se da por
la mediación de la cultura postmoderna? Es
intermedio de la mantenimiento de un
evidente que esa respuesta es inmediatamen-
pensamiento positivo. F. Jameson (1991)
te negativa en el discurso oficial de esta igle-
observó que la New Age es “la lógica cul-
sia. Basta un rápido examen en los escritos
tural del capitalismo tardío”, llevando las
del teólogo de la IURD J. Cabral (1994), para
personas a deleitarse con el consumo,
poder verificar cuánto esa iglesia rechaza tal
hipótesis. Además, por detrás de ese discurso como si las mercaderías tuviesen sobre
apologético hay prácticas y teorías iurdianas, ellas una acción psicotrópica.
que reflejan preocupaciones típicas de la • El sufrimiento es extraño a la lógica de la
postmodernidad de la New Age. Por ejemplo, vida y debe ser evitado, ya que no hay
la filosofía de la Nueva Era resalta algunos ningún valor pedagógico en la enferme-
puntos también presentes en las predicacio- dad, en el malestar, en la pobreza y en el
nes de la IURD. Veamos algunos: dolor.

• La vida material es una manifestación de Es claro que la aproximación de la


un Espíritu eterno, una energía que inte- IURD con la New Age es una hipótesis seduc-
rrelaciona a todos y a todo bajo su in- tora y resalta los aspectos postmodernos de
fluencia y se manifiesta por medio de ob- esa iglesia, pero el simple anuncio de esta úl-
jetos. El locus privilegiado para el aloja- tima puede crear estremecimientos en el prin-
miento de esa fuerza, es el interior de ca- cipal teólogo de la IURD (el pastor J. Cabral),
da uno. que ha escrito varios textos para mostrar exac-
• Los seres humanos son de doble naturale- tamente el carácter demoníaco de la New
za, material y espiritual. Los males vienen Age. Por otra parte, hay necesidad de mejores
de afuera y producen un Yo inferior, por investigaciones sobre este asunto, principal-
eso deben ser exorcizados por la fuerza mente porque tanto la IURD como la New
del Yo superior - Jesucristo, representado Age se encuadran dentro de un clima cultural
físicamente por el pastor-exorcista. de respuestas a desafíos históricos y de exis-
• El mundo se encamina hacia un nuevo tencia de una fuerte demanda de fórmulas co-
período en el cual las contradicciones se- munes de enorme suceso, tales como la cura
rán superadas. Para unos, es la “nueva interior y exterior, prosperidad y sentido para
era”; para la IURD, es el “reino de Dios”. la vida. En tal caso, tal vez haya más coinci-
44 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

dencia entre ambas expresiones que conexio- neo al término pentecostalismo, que supues-
nes en términos de causa y efecto. tamente está claro para todos. Paralelamente,
En esta investigación procuramos apli- aún esta palabra usada en los inicios de este
car un paradigma que en el Brasil fue utiliza- siglo para designar un movimiento religioso
do por primera vez por Duglas Teixeira Mon- surgido en los Estados Unidos y que predica
teiro (1977 y 1979), en el estudio de la religio- el bautismo con el Espíritu Santo - evidencia-
sidad popular, conforme se presentaba en do por medio de reacciones físicas, preferen-
concentraciones de curas y milagros, peque- temente la glosolalia o balbucear de sonidos
ños templos y algunos santuarios pertenecien- inarticulados -, necesita en todo momento,
tes a un catolicismo sectario. Sin duda, como ser mejor explicitada. Desde 1906 el movi-
veremos luego, Monteiro partió de teorías de- miento pentecostal se irradió, dando origen a
sarrolladas por Peter Berger y Thomas Luck- “grupos pentecostales” en varias partes del
mann (1966 y 1967). mundo. Algunos de estos grupos eran autóc-
tonos; otros, resultantes de la llegada de mi-
2. Las tipologías y reconstrucciones sioneros norteamericanos o europeos. Por lo
del pentecostalismo tanto, siguiendo el criterio histórico, “pente-
costales” son todos aquellos que venidos de
¿Qué tipologías y reconstrucciones clases sociales más bajas, adhirieron a los
son empleadas en los análisis del pentecosta- grupos religiosos que hicieron de esa expe-
lismo? A esta altura, es posible percibir que la riencia mística su carácter distintivo.
variedad de paradigmas y metodologías em- En los Estados Unidos hay otra expre-
pleados en los estudios sobre pentecostalismo sión - “movimiento carismático - para carac-
provocó una enorme madeja de términos y terizar grupos semejantes a los pentecostales.
teorías. Es posible que la lucha de paradigmas Esta expresión a veces es empleada indistinta-
haya contribuido a la creación de un laberin- mente para designar a todos aquellos que,
to conceptual, tipológico, de términos y mo- aún no formando parte de las denominacio-
delos teóricos, no siempre conciliables, em- nes pentecostales y hasta rechazando el as-
pleados en la construcción del pentecostalis- pecto distintivo de la glosolalia, se consideran
mo como objeto de investigación. Para mu- vinculados a las experiencias con el Espíritu
chos, la confusión ya se percibe de inmediato, Santo. Pero tales personas son originarias de
en el primer momento de estudio, que está da- camadas más altas de los estratos sociales,
do por la constitución del objeto. Ello porque por lo general clases medias. Y eclesiástica-
para poder hablarse de este fenómeno, se em- mente todavía mantienen alguna vinculación
plean constantemente términos como “neo- con las denominaciones históricas de aquel
pentecostalismo”, “pentecostalismo autóno- país. Muchos de esos grupos desarrollaron
mo”, “pentecostalismo de la cura divina”, teologías propias, métodos peculiares de
“evangélicos carismáticos”, y otros semejan- evangelización y de organización, así como
tes. A todos estos, los medios de comunica- patrones flexibles y entusiastas de liturgias,
ción les añaden otros conceptos y términos quizás provocados por la diversidad de oríge-
que, plagados de prejuicios, agregan más con- nes de los grupos que adherían a esta forma
fusión todavía al discurso del sentido común. de ser pentecostal. David B. Barrett (in Bur-
Por eso, es preciso especificar lo que gess et alii, 1995: 810-830), al trabajar esta-
tenemos en mente cuando unimos el prefijo dísticamente tales movimientos, creó varios
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 45

neologismos y categorías estadísticas como enormes colecciones de nombres y tenden-


“pre-pentecostales”, “casi-pentecostales”, cias “pentecostales”.
“cripto-pentecostales”, “pentecostales-radio- En Brasil, el subcampo religioso pente-
fónicos”, “isolated-radio-pentecostales”, “ca- costal puede ser clasificado de varias mane-
rismáticos de la radio y la televisión”, “caris- ras, dependiendo del criterio adoptado por el
máticos independientes”7. analista. Es así que encontramos referencias a
En aquel país se atribuye el término un “pentecostalismo clásico”, cuyos represen-
“neopentecostalismo” a las personas que tie- tantes principales son la Iglesia Asamblea de
nen mentalidad pentecostal pero que se con- Dios y la Congregación Cristiana en el Brasil;
sideran adeptos de una “renovación espiri- un pentecostalismo de “segunda onda”, para
tual” dentro de los propios cuadros denomi- Paul Freston (1993: 36,ss), “de cura divina”
nacionales a los que pertenecen. De una ma- para Mendonça (1989), formado por las Igle-
nera general, ese “neopentecostalismo” enfa- sias “Brasil para Cristo”, “Dios es Amor” y
tiza el exorcismo, la cura divina, los dones es- “Evangelio Cuadrangular”. En el extremo de
pirituales, la continuidad de la revelación di- la escala encontramos la Iglesia Universal del
vina a través de líderes carismáticos y una Reino de Dios, Iglesia Internacional de la Gra-
parte del mismo acepta la “teología de la cia de Dios, Comunidad Sana Nuestra Tierra,
prosperidad”. Ese “neopentecostalismo” ganó Iglesia Renacer en Cristo, Iglesia Nacional Pa-
fuerza en el mundo religioso norteamericano labra de Fe y otras, todas consideradas pente-
en los años ‘70, período en el que también costalismo de “tercera onda”, en el modelo de
comenzó a penetrar en la América Latina, Freston. O también “pentecostalismo autóno-
provocando el surgimiento de nuevas iglesias, mo”, según el grupo del CEDI o “neopente-
sectas y denominaciones, así como también costalismo”, según Mendonça (1994) y Maria-
escisiones en las principales denominaciones no (1995).
protestantes brasileñas, entre ellas la Metodis- Las tipologías empleadas para la clasi-
ta, Bautista, Presbiteriana, Congregacional y ficación del fenómeno religioso en el Brasil~,
otras. principalmente el pentecostal, toman por ba-
Pero hasta el observador atento, al se la fecha de llegada de sus predicadores al
cruzar las fronteras teológicas y eclesiásticas país o la de fundación del movimiento. Por lo
de los “pentecostales clásicos”, “carismáti- tanto, son criterios históricos y de antigüedad,
cos” y “neopentecostales”, corre el riesgo de lo que queda bien claro en la tipología de
extraviarse por causa de la multiplicidad de Paul Freston, que usa una analogía física –
“mentalidades” y “prácticas pentecostales”. “ondas” – para referirse al inicio, expansión y
Así, el panorama, que ya era confuso, se vol- retroceso de esos movimientos religiosos en
vió todavía más complicado en los años ‘60, el transcurso del tiempo. La dificultad del mo-
con el surgimiento del “movimiento de reno- delo está en la problemática separación entre
vación carismática” en la Iglesia Católica. Las las iglesias y movimientos de “segunda onda”
siglas y nombres forman parte de una lista in- de los de la “tercera onda”. Pues, además de
terminable, alimentada por nuevas escisiones, la Iglesia del Evangelio Cuadrangular (Cruza-
cuya mayor parte se da más por cuestiones da Nacional de Evangelización), las iglesias
administrativas y de organización que teológi- fundadas por Manuel de Melo y David Mar-
cas. Estas divisiones no paran de sucederse, tins de Miranda, Iglesia Evangélica Pentecos-
exigiendo de los analistas la elaboración de tal “Brasil para Cristo” e Iglesia Pentecostal
46 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

“Dios es Amor”, ya traen en sí muchas de las ficada como una iglesia “neopentecostal”.
características desarrolladas posteriormente También preferimos considerarla como un
por las iglesias de la “tercera onda”, en espe- pentecostalismo tardío, cuya especificidad re-
cial la IURD. side justamente en el adecuar su mensaje a
Al modelo tricotómico de Freston, po- las necesidades y deseos de un determinado
demos contraponer los modelos dualistas de público. Se trata de una iglesia que actúa den-
tipologías propuestas por Mendonça (in Lan- tro de un cuadro de pluralismo religioso, cu-
dim, 1989: 37-86) y por el grupo articulado ya estrategia es localizar ámbitos de personas
alrededor del grupo CEDI. Ello, en el sentido insatisfechas, provocando en ellas estímulos
de que el “pentecostalismo clásico” es colo- diferenciados, a los fines de atraerlas para
cado en oposición a una situación nueva que, nuevas experiencias religiosas.
para Mendonça, parece ser un “pentecostalis- La IURD es una empresa religiosa liga-
mo de cura divina” y para el CEDI, según Bit- da al surgimiento de un capitalismo tardío y a
tencourt (in Beozzo, 1993: 107-119), un un cuadro cultural en que las herramientas de
“pentecostalismo autónomo”. Freston y Ma- marketing desempeñan un papel importante.
riano discuten tales clasificaciones y ambos Por eso, la Iglesia Universal no posee un con-
observan que Mendonça considera las nuevas junto de productos a ser empujados, de cual-
iglesias, oriundas de este nuevo momento de quier manera, para públicos indiferenciados.
expansión pentecostal, como meras “agencias Muy por el contrario, ella procura conocer las
de cura divina”, incapaces de generar comu- demandas del público, segmenta y escoge los
nidades, dada la existencia de una masa por- grupos que desea satisfacer con intensidad,
tadora de intereses utilitarios.8 ofreciéndoles productos diferenciados. Algu-
A su vez, el uso de la expresión “pen- nos de los cooptados, cuentan entonces su
tecostalismo autónomo” también puede gene- historia que, en un segundo momento, es in-
rar equívocos, en el caso de no ser mejor ex- sertada en la propaganda televisiva y así pasa,
plicada. Ello ya que una autonomía sólo se a su vez, a recibir los beneficios descubiertos
concreta en relación a alguna cosa. ¿El “pen- por el nuevo convertido.
tecostalismo” de la IURD es “autónomo” en La verbalización y la demostración de
relación a qué? Lógicamente, el modelo sólo esta hipótesis principal exigen el empleo de
se vuelve comprensible si tales movimientos toda una terminología importada, con térmi-
fuesen considerados “autónomos” en relación nos tales como “mercado”, “marketing”,
a las misiones pentecostales extranjeras, al “campo religioso”, “pluralismo”, “competi-
control de las denominaciones protestantes o ción”, “empresa”, términos habituales en las
a los “pentecostales clásicos”. Tal vez el mo- disciplinas como economía, administración
delo dualista tenga la ventaja de facilitar una de empresas, sociología de las organizaciones
mejor comprensión, en la medida en que y otras similares. Es claro que la transposición
contrapone ambos grupos de fenómenos, to- de conceptos, propios de una disciplina para
da vez que emplea con mayor nitidez los cri- otra, no siempre es bien vista por todos. Pero,
terios teológicos, históricos y de organiza- entre tanto, los diversos ramos de la ciencia
ción, resaltando al mismo tiempo el origen han empleado analogías entre diversas clases
social de los fieles. de fenómenos, principalmente cuando se tra-
En todos los modelos contruidos, la ta de clasificar aquellos que no están aún de-
IURD como resulta obvio para todos, es clasi- bidamente agrupados. Por causa de esto, no
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 47

hay ciencia que desdeñe la contribución y el existencia de un desequilibrio entre “produc-


apoyo de otras formas de clasificación en el ción” y “consumo” de “bienes religiosos” y
establecimiento de sus propias maneras de que las entidades tradicionales de atención de
analizar, como observó Pierre Duhen (in Bor- la demanda no se estaban dando cuenta de
dieu, 1975: 284). El empleo de términos pro- esa situación de privación. Una vez descu-
venientes de otras áreas del conocimiento bierto lo que una masa deseaba por medio de
exige que se ofrezcan por lo menos algunas sus varios segmentos, el paso siguiente fue
explicaciones del sentido atribuido a esos tér- procurar ofrecer a las personas lo que ellas es-
minos en el nuevo contexto de discurso. Es lo taban ansiosas por adquirir.
que haremos a continuación. Al principio, Edir Macedo y sus com-
Por mercado, entendemos aquel espa- pañeros comenzaron a apropiarse de cosas
cio social en el cual productores y consumi- despreciadas en el mercado religioso y a
dores se encuentran y, por medio de la comu- transformarlas en productos deseables, adqui-
nicación, efectúan los intercambios de merca- riendo con eso un capital simbólico, que fue
derías y dinero. Lo que caracteriza un deter- creciendo como una bola de nieve. Por lo
minado mercado son las acciones de los tanto, el éxito inicial fue determinante en el
agentes, sus intereses y necesidades y el tipo desencadenamiento del proceso de acumula-
de mercaderías intercambiadas en él. Como ción de capital. Así, gracias al éxito inicial en
ya decía W. S. Jevons (1924: 37), “mercadería satisfacer los deseos de un significativo núme-
es cualquier objeto, substancia, acción o ser- ro de individuos, la empresa se fue volviendo
vicio que pueda proporcionar placer y apartar viable. No obstante, al contrario de otros em-
el dolor”. ¿Podemos entonces considerar la prendedores, Macedo fue transfiriendo para la
acción religiosa de la IURD, un producto cul- nueva “empresa” religiosa los rendimientos
tural por excelencia, como una mercadería? del capital simbólico adquirido y parte de ese
En la lógica de producción y circulación del capital se transformó en recursos financieros
mercado capitalista todo tiende a transformar- aplicados, primero en inmuebles y después
se en mercadería. Sin embargo, ¿cómo rela- en estaciones de radio y televisión.
cionar el nivel de los precios con los costos de A partir del séptimo año de funciona-
producción de un producto religioso? miento de la iglesia, se pasó a aplicar las ren-
Empleamos aquí el concepto de “mer- tas obtenidas en la adquisición de una tecno-
cado de bienes simbólicos”, desarrollado por logía “mediática”, que aumentaría aún más el
Pierre Bordieu y encaramos los bienes religio- alcance de su propaganda. La inversión en las
sos – como salvación, cura, liberación de cul- emisoras de radio y televisión se volvió un
pas, sentido para la vida y otros - como ele- elemento más en el proceso de diferenciación
mentos “producidos” gracias a la instrumenta- de la manera iurdiana de actuar en el merca-
lidad de pastores colocados a disposición de do de bienes simbólicos. Ese crecimiento
un laicado que, convocado por ellos, se afectó las relaciones de fuerza, no sólo en el
muestra dispuesto a adquirir tales “produc- campo religioso como en el de las comunica-
tos”. La escasez es grande pero la IURD des- ciones y producción de bienes simbólicos. De
cubrió formas peculiares de atender la deman- allí la reacción de los competidores religio-
da de sus productos. En este sentido, se reve- sos, simbolizada por la AEVB (Asociación
ló la sagacidad de su dirección que notó la Evangélica Brasileña), por ejemplo, y de la
48 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Red Globo de Televisión, empresa que man- rra, pues el proceso de diferenciación que
tiene desde los años ’70 el monopolio de la operó en la demanda provocó, a su vez, una
comunicación televisiva en el Brasil. diferenciación similar en la oferta. En ese as-
Ante eso, hemos llegado a la conclu- pecto, el dinamismo aparentemente autóno-
sión que la “autonomía del campo religioso” mo del campo religioso comienza a atar al di-
se vuelve cada vez más discutible en una so- namismo del mercado, provocando la erosión
ciedad marcada por la presencia controlado- de los límites tradicionalmente mantenidos
ra del mercado. Esto hace que la religión pier- entre la “empresa comercial” y el “emprendi-
da su dossel, o sea aquel espacio sagrado de- miento religioso”.
limitado. Y que ella misma se vuelva una pie- Por eso, el lector es invitado a partici-
za integrante del juego de intereses que se si- par de una “invasión” del campo religioso, te-
túan entre la “oferta” y la “demanda”. Asumi- niendo como arma los recursos de las cien-
mos con Berger (1985: 149) que el carácter cias humanas. Simultáneamente, es bueno
pluralista de la sociedad se expresa en el au- que se sepa que muchas imágenes prejuicio-
mento de una demanda por religiosidad cuya sas que creamos sobre la IURD es posible que
satisfacción, como ya se dijo antes, no ha si- tengan que ser reformuladas. Sin embargo, los
do atendida por las agencias que tradicional- que se colocan en los extremos en relación a
mente ofrecían sentido a la vida. esta iglesia habrán de quedar desconcertados.
Es exactamente ese vacío lo que gene- Porque en esta reconstrucción que hacemos,
ra la oportunidad para la acción de nuevos la IURD no es una empresa comercial monta-
agentes “vendedores”, verdaderos empresa- da para “ganar dinero”. Más aún: sus relacio-
rios que van a disputar con otros “empresarios nes con la lógica del mercado nos impiden
simbólicos” un lugar dentro del “mercado de que la consideremos sólo como una gran y
bienes simbólicos”. El clima es de competen- singular empresa espiritual. En otras palabras,
cia porque diversas instituciones y movimien- la IURD no es un “ave de rapiña” que se ali-
tos luchan por mejores resultados, sin los cua- menta de la pobreza pero tampoco una obra-
les no se puede ocupar un lugar honroso en prima de “acción desinteresada” del Espíritu
esta sociedad de desiguales. Por eso mismo, Santo de Dios en el mundo. Es justamente esa
en virtud del empresario inicial no conseguir simbiosis entre “comercio” y “religión”, “tem-
legitimarse ante sus pares, pasa a acumular un plo” y “mercado”, “evangelización” y “mar-
capital religioso propio, haciendo de los re- keting”, lo que nos estimuló a intentar demos-
sultados obtenidos su propia fuente de legiti- trar cómo se da ese pasaje de la “religión por
mación. En este cuadro, la lógica predomi- la religión” – si es que algún día existió -, ha-
nante se va volviendo la preferencia del cia el ejercicio de la religión de un modo “co-
“comprador”, en la medida en que la deman- mercial” y utilitarista.
da convalida la forma de acción de estos em- Es cierto que el surgimiento y la rápida
presarios religiosos. expansión de esa iglesia no acontecieron en
Aquí introducimos la discusión sobre el vacío; muy por el contrario, como analiza-
las estrategias de marketing creadas por el remos en otro capítulo, había todo un escena-
“vendedor” que, a nuestro modo de ver, son rio propicio para su aparición y crecimiento.
destinadas a moldear las decisiones de “com- Pero... ¿estaremos hablando de “teatro”, de
pra” de los “bienes religiosos” por parte del “templo” o de “mercado”? Intentaremos ha-
“comprador”. En este punto el círculo se cie- blar de todo ello, puesto que presuponemos
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 49

que la IURD es tanto un “teatro” como tam- de anotaciones. Como tantos otros investiga-
bién es “templo” y “mercado’. Son estas las dores, nosotros también enfrentamos esos
características que dan eficacia a su comuni- problemas. En una ocasión nos dirigimos a
cación, la exactitud con las estrategias de Río de Janeiro en la tentativa de lograr entre-
marketing y una capacidad de persuadir que, vistar a algunos de los integrantes de la cúpu-
en menos de veinte años atrajo más de cuatro la iurdiana. Queríamos conocer un poco más
millones de adeptos. de esa iglesia a partir de la visión de los que
la dirigen. Imaginábamos que el punto de
3. La investigación y el método: Una palabra contacto sería J. Cabral, un antiguo colega del
de justificación magisterio que hoy es influente pastor iurdia-
no. Fuimos bien recibidos pero, pese a todo,
Todos los discursos, incluso los que
él nos desanimó diciendo:
pretenden alcanzar un status científico, sur-
gen de experiencias personales que si son “Siento mucho por no poder hacer nada en re-
ocultadas, pueden negar al lector elementos lación a su pedido de entrevistas en la Iglesia
fundamentales para el juicio del asunto ex- Universal. Tenemos prohibido dar entrevistas o
puesto. En varias investigaciones hechas en el informaciones sobre nuestro trabajo. Esta prohi-
Brasil sobre los fenómenos religiosos, hemos bición viene de arriba. El obispo Macedo prohi-
encontrado un esfuerzo para detallar histórica bió terminantemente cualquier entrevista y él
y biográficamente su discurso académico, tiene sus motivos. Hemos recibido muchas per-
presentando las dificultades experimentadas sonas con solicitudes idénticas a esta; todos vie-
nen con el mismo “discurso”, prometiendo que
en el transcurso de los trabajos de campo.9
van a hacer un trabajo “honesto”. Sin embargo,
A veces tales aclaraciones se vuelven
usted y todos saben que no existe neutralidad.
cansonas para el lector. Sin embargo, ubican Por ejemplo, una vez recibí en casa a una cro-
al conocimiento científico en su contexto ori- nista del diario Folha de S. Paulo; gasté horas
ginal, o sea en la vida cotidiana. Y hacen del conversando con ella y después todo lo que sa-
discurso científico una “artesanía”. Es gracias lió publicado no coincidió con la realidad. No-
a tales “descargas” que se recupera el sentido sotros, en la Iglesia Universal, estamos cansados
histórico y humano de las investigaciones, ha- de ese tipo de tratamiento. Por eso, desgraciada-
ciendo que ellas aparezcan ante el lector co- mente, no podemos dar o autorizar entrevistas.
mo procedimientos involucrados en situacio- Hoy hasta la presencia de investigadores cientí-
nes concretas en las cuales seres humanos se ficos en nuestros templos, evidenciando tomar
motivan y, al mismo tiempo, experimentan di- notas, grabando o fotografiando, puede ser en-
ficultades y obstáculos en la recolección de tendida como una provocación y no serán bien
recibidos por los obreros. No puedo garantizar
datos sobre sus respectivos objetos de es-
cómo las personas serán tratadas en esas cir-
tudio. cunstancias”.10
Por lo tanto, el avance del conoci-
miento sobre determinado objeto no siempre Alguien podría imaginar que tales pa-
puede contar con la buena voluntad de los labras son tan sólo “descargas” de un pastor
que deberían ser observados. Muchas veces, que, atormentado en medio de los trabajos
alrededor de los actores se construye un espa- eclesiásticos, es perturbado por la presencia y
cio infranqueable y se desconfía de todos los las preguntas de extraños en cuyas motivacio-
extraños que aparezcan munidos de máqui- nes no puede confiar. Sin embargo, el caso va
nas fotográficas, filmadoras y hasta de libretas más lejos, pues tales situaciones son más co-
50 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

munes de lo que uno se imagina e indican la nente afecta el registro en la memoria de los
existencia de resistencias de los fieles al estu- eventos religiosos vividos por un determinado
dio científico de sus respectivas religiones. individuo. El pasaje de un pastor al cual un
Durkheim (1991: 508) señala que, por esto seguidor se vinculó emocional y espiritual-
mismo, “el mundo de la vida religiosa y mo- mente es apagado con facilidad por los he-
ral todavía continúa cerrado. La gran mayoría chos de sus sucesores. De tal modo, cuando
de los hombres continúa con la creencia que un agente pastoral sale de escena, no se habla
allí existe un orden de cosas en las que el es- más de él. En la realidad iurdiana sólo vale la
píritu sólo puede penetrar por caminos muy realidad del presente. Tal como en la televi-
especiales”. sión, donde las imágenes tienen vida corta,
Otras dificultades en el análisis de las emociones que marcan en el día de hoy
nuestro tema se refieren al pasaje del pente- son rápidamente reemplazadas por otras, a
costalismo de la etapa de la oralidad hacia un veces aparentando que la dinámica de los fe-
tipo de religión que hace de la radio y la tele- nómenos debe ocultar la perennidad del nó-
visión, al lado de la escritura, sus principales meno.
formas de expresión. Esta nueva realidad exi- Al lado de todo esto, está también la
ge que el investigador desarrolle maneras más cuestión de cómo presentar en el texto final
apropiadas de recolectar los datos, superán- del informe de la investigación datos que po-
dose así la antigua y fundamental práctica del drían complicar la vida del entrevistado den-
examen de documentos escritos. Con esto se tro de la iglesia. Tampoco esta es una discu-
evitan tergiversaciones en el manejo de docu- sión nueva y no implica solamente a nuestro
mentaciones relativas a la comunicación so- trabajo. Sérgio Figueiredo Ferreti (1995: 28)
cial y el análisis de la historia oral, para las las experimentó al investigar los cultos afro-
cuales Antônio Luís Garcia Gutierres (1984) brasileños en la Casa das Minas, en la capital
nos llama la atención. Sin embargo, tal meto- del estado de Maranhão. Es difícil que el in-
dología crea otras dificultades en lo que se re- vestigador escape del cuestionamiento sobre
fiere a la historia oral y al registro de las repre- su derecho de interferir en la realidad obser-
sentaciones elaboradas por los seguidores de vada. ¿Qué límites circunscriben la observa-
la IURD. Para darnos cuenta de tal desafío, ción participante y la publicación de una in-
procuramos conocer y manejar mejor las téc- vestigación sugiriendo cambios en un am-
nicas desarrolladas por Paul Thompson biente ya armado cuando llegó el estudioso y
(1992), que fueron para nosotros de gran va- que con seguridad permanecerá tal cual des-
lor en el transcurrir de esta etapa de la inves- pués de su alejamiento?
tigación. En relación al aspecto metodológico,
Es claro que en la aplicación de esta optamos por la construcción de dos tipos
metodología encontramos otros obstáculos. ideales – “neopentecostalismo” e “iurdiano”.
Por ejemplo, uno de ellos tiene que ver con el Eso porque encaramos el universo pentecostal
hecho que los iurdianos no cultivan la memo- y el campo religioso brasileño como un esce-
ria, lo que es propio de todo movimiento nue- nario de donde suceden fenómenos comple-
vo, en rápida expansión. En los templos de es- jos, cuyos rótulos como “sectas”, “denomina-
ta iglesia hay una constante rotación de pas- ciones” o “iglesias” no nos sirven con facili-
tores así como de “campañas” y “días espe- dad. Por eso es que concordamos con Rubem
ciales”. Ese ambiente de movilización perma- Alves (1979: 35ss), cuando elige el tipo ideal,
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 51

según él por ser una de las mejores maneras menéutica, aquí encarada como ciencia de la
de ser aprehendidos en el protestantismo bra- interpretación, no sólo del discurso sino tam-
sileño, los rasgos fundamentales para su debi- bién de los actos practicados por los agentes
da comprensión, construyendo de esta mane- en proceso de interacción.11
ra el protestantismo de la recta doctrina. El desafío puesto delante nuestro fue el
De tal modo, es posible colocarnos de entender la vida social de millones de per-
dentro de una tradición que viene de Max sonas que participan, aunque sea en grado
Weber, que hizo de los tipos ideales un méto- desigual, de una empresa como la IURD. A
do de trabajo apropiado para ser captadas partir de este contexto procuramos hacer una
aquellas “ideas” que, de forma difusa, domi- reconstrucción de la realidad según una me-
nan los seres humanos en momentos históri- todología cualitativa, en la cual se privilegió
cos apropiados. Ante esta complejidad, “po- el discurso producido por los agentes iurdia-
demos representar y volver comprensible nos en cuanto participantes de esa iglesia.12
pragmáticamente la naturaleza particular de En ese proceso, fuimos forzados a reunir datos
esas relaciones mediante un tipo ideal”, aña- que posibilitasen una reconstrucción de la vi-
de Weber (1991: 105, 109 y 111). La forma- sión de mundo, tanto del grupo como de per-
ción del tipo ideal exige que se dé énfasis uni- sonas comprometidas con la IURD. También
lateral a rasgos, puntos de vista y a la síntesis buscamos amparo teórico en las contribucio-
de un gran número de fenómenos individua- nes de la sociología del conocimiento de Ber-
les, difusos, más o menos presentes en una ger, Luckmann y Mannheim. Con este último
determinada realidad social. Pero, por tratarse (1976: 30, 31) aprendimos que “existen mo-
de una construcción mental, un tipo ideal no dos de pensamiento que no pueden ser com-
puede ser encontrado empíricamente en nin- prendidos adecuadamente en tanto se man-
guna parte de la realidad. tengan oscuros sus orígenes sociales”. De es-
Por lo tanto, considerando la comple- ta y de otras formulaciones extrajimos de la
jidad del movimiento pentecostal en el Brasil sociología del conocimiento la inspiración
y América Latina, desde el inicio procuramos para comprender el pensamiento de los fieles
acoger las sugerencias metodológicas de Paul de esa religión, en el “contexto concreto de
De Bruyne et alii (1982: 139, 180). Por eso una situación histórico-social”.
pensamos que nuestra investigación fluye Con ese objetivo entrevistamos a sim-
dentro de un cuadro de referencia otorgado ples miembros de la IURD y analizamos de-
por la sociología de la comprensión. Por otra claraciones grabadas de programas religiosos
parte, construímos un tipo ideal a través de un de radio y televisión, conteniendo datos que
estudio de caso, posibilitando así la compara- muestran cómo personas concretas entien-
ción diacrónica entre varios tipos de pente- den, comprenden y describen el “mundo de
costalismos. Tal procedimiento sólo se volvió la vida” antes y después de la experiencia de
posible gracias a las perspectivas de la socio- conversión que tuvieron. Las entrevistas, tra-
logía comprensiva, porque ella hace del mo- bajadas para armar el perfil del iurdiano, que
tivo el fundamento de la acción. La compren- se presenta en el capítulo cuarto, contenían
sión de una acción exige que se valoricen las preguntas cerradas y otras abiertas. Aún así,
intenciones de los agentes, sean ellas cons- fuimos obligados a trabajar con datos secun-
cientes o inconscientes. Esto lleva al investi- darios, recogidos de los medios. El objetivo
gador a aventurarse en las fronteras de la her- era captar lo que las personas dicen que está
52 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

sucediendo con ellas, en sus relaciones con la en la solución de sus problemas personales.
IURD. Eso, para ellas vale más que cualquier otra
Los resultados fueron excelentes en la contra-argumentación, las que son considera-
medida en que desmitificaron aquellos prejui- das por ellas como tentativas de perjudicar la
cios insertados en el sentido común, inclusive imagen de la iglesia y de sus pastores contra
por la acción de los medios, que focalizan los buenos resultados allí conseguidos. Sin
únicamente el escándalo de las ofrendas y los duda alguna, la pedagogía empleada por la
exorcismos. La IURD, que se transparenta en empresa de Edir Macedo, que lleva a cada in-
el análisis de la vida de sus fieles, es mucho dividuo a dramatizar colectivamente sus an-
más que la reconstrucción elaborada por los siedades y sufrimientos y a vivirlos con inten-
medios de comunicación seculares, porque sidad y emoción, ha sido muy eficaz en este
las personas relacionadas con ella, en su ma- sentido. Es justamente eso lo que analizare-
yoría realmente creen que la iglesia los ayudó mos en el próximo capítulo.

Notas

1 Una experiencia personal que tuvimos en el punto de vista de Lanternari, “apuntan (...)
1969, ilustra este cambio de perspectiva. En hacia el futuro y la regeneración del mundo”.
ocasión de una visita al Brasil, después de una A su vez, Hobsawn (1972) también procuró
conferencia en el antiguo Seminario Teológico ver en los rebeldes primitivos milenaristas,
de la Iglesia Episcopal, en Santo Amaro, San comportamientos sociales “prepolíticos”, pre-
Pablo, H. Cox tenía a su lado a Rubem Alves cursores de movimientos revolucionarios pos-
como traductor. Entonces fue interpelado por teriores, mejor elaborados. De modo semejan-
un grupo de seminaristas presbiterianos inde- te, Peter Worsley (1980: 318), después de eva-
pendientes, del cual formábamos parte, sobre luar con profundidad los “cultos cargos” de la
“la pentecostalización del protestantismo his- Melanesia, observó que: “Así, el culto milena-
tórico”. No recuerdo si Cox dio o no su opi- rista es típico de las etapas primitivas de la or-
nión al respecto. Pero Alves afirmó: “Este es el ganización política de los campesinos”; tales
tipo de problema que no nos interesa en este cultos unen a las personas, dándoles un pro-
momento”. Realmente el predominio de un yecto coherente por el cual deben luchar, o
paradigma crea un círculo de exclusión temá- sea, por un futuro que será una inversión del
tica, bloqueando reflexiones que posterior- presente.
mente acaban por tomar cuenta de la comuni- 3 La “teología de la prosperidad” es un conjunto
dad de investigadores, hoy del propio Cox y de ideas formuladas en los Estados Unidos, po-
ayer de Rubem Alves. pularizada por los tele-evangelistas y por pro-
2 Vittorio Lanternari (1974: 337, 338), después testantes surcoreanos, que valoriza el consumo
de analizar exhaustivamente movimientos reli- de bienes y servicios típicos de la sociedad de
giosos nativistas en Africa, Melanesia, Poline- consumo como señales visibles de que el fiel
sia, Asia y América terminó su libro saludando convive con Dios.
el carácter innovador, antitradicionalista, anti- 4 En este texto no pretendemos trazar un perfil
conservador y volcado para la ruptura de la so- histórico del pentecostalismo. Sin embargo,
ciedad colonial de los movimientos proféticos, para una mejor localización del lector no es-
mesiánicos, milenaristas y de salvación de los pecializado, consignamos que el pentecosta-
“pueblos oprimidos”. Esos movimientos, según lismo es un movimiento religioso que virtual-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 53

mente irrumpió en los Estados Unidos en el culados a falta de asistencia médica adecuada,
inicio de este siglo, después de dos siglos de sentido para la vida y desamparo frente a la
avivamientos espirituales y de movimientos de burocracia de la vida moderna; e) miedo de
santidad con énfasis en las emociones y bús- enfrentar el día de mañana, angustia y sensa-
queda de la santidad. Las manifestaciones ofi- ción de que alguna cosa está por suceder, etc.
cialmente consideradas pentecostales sucedie- 5 Para los que no están habituados al lenguaje
ron en la Escuela Bíblica Betel, en la ciudad de teológico, aclaramos que “teología de la libe-
Topeka, Kansas, en 1901. El director de la es- ración” fue el nombre dado a un grupo de re-
cuela, Charles Parham, realizó una serie de flexiones (teológicas) surgidas en América Lati-
reuniones de oración con sus alumnos y algu- na, a partir de 1969 y principalmente después
nos de ellos pasaron a expresar sus sentimien- del lanzamiento de textos del sacerdote perua-
tos en glosolalia, o sea, en “lenguas extrañas”. no Gustavo Gutiérrez. Este padre tomaba co-
Para aquel director, el “hablar en lenguas” era mo centro de reflexión la dicotomía entre “po-
la primera evidencia de que la persona había bres” y “ricos”. Javé, el Dios de los judíos y
recibido el “bautismo del Espíritu Santo”. Entre cristianos, era presentado como una divinidad
los predicadores oriundos de esa escuela ha- que hizo una opción preferencial por los débi-
bía un joven negro de origen bautista, W. J. les, excluidos y pobres del continente. Esta co-
Seymour, que en 1906 llevó para Los Angeles rriente teológica entró en decadencia luego de
ese nuevo modo de interpretar la fe cristiana. la operación inquisora del Vaticano y del fin
Allí se estableció en un antiguo templo meto- del socialismo real (caída del “muro de Ber-
dista con el nombre de “Iglesia Apostólica de lín”, etc.), identificado por aquellos teólogos
la Fe”. El domicilio 312 Azusa Street se volvió como un ejemplo de lucha de los pobres con-
la meca del pentecostalismo y de allí el movi- tra las injusticias derivadas del capital concen-
miento se expandió para todo el país y conco- trado en las manos de los capitalistas.
mitantemente para todo el mundo, en donde 6 Sobre las relaciones entre religiosidades popu-
hubiese misioneros protestantes estadouniden- lares y el proyecto de modernización capitalis-
ses. Provenientes de Chicago, los suecos Da- ta de la América Latina, ver Cristian Parker
niel Berg y Gunner Vingren, de origen bautis- (1993). Este autor defiende la idea de que el
ta, fundaron en Belén de Pará en 1911, la igle- proceso de urbano-industrialización capitalis-
sia Asamblea de Dios. El ítalo-norteamericano ta provocó en Latinoamérica el surgimiento de
Luigui Francescon, fundó en San Pablo y San- un tipo particular de secularización que, al
to Antonio da Platina, la Congregación Cristia- contrario de destruir el tejido religioso del con-
na en el Brasil (en 1910). En los años ’50 y ’60 tinente, construyó una sociedad pluralista, en
surgieron las primeras iglesias pentecostales la cual las religiosidades populares, entre las
fundadas por líderes brasileños; entre ellas es- cuales está el pentecostalismo, reconstruyen
taban las iglesias pentecostales “Brasil para las relaciones sociales dentro de nuevos mol-
Cristo” (1956) y “Dios es Amor” (1961). Juzga- des, obviamente, más adaptados al nuevo con-
mos que los motivos que favorecieron el creci- texto económico-social.
miento del pentecostalismo en todo el mundo 7 Según los cálculos estadísticos de Barrett - tal
cristiano fueron, entre otros, los siguientes: a) vez los más amplios que se han publicado -,
crecimiento de la indiferencia religiosa entre los pentecostales podrían ser cuantificados se-
los cristianos; b) rápidos cambios sociales que gún su filiación, en todo el mundo en el año
llevaron a las personas a la pérdida de identi- 1988: Pentecostalismo de la “primera onda”,
dad; c) crecimiento de la insensibilidad de las 176 millones; Pentecostalismo de la “segunda
personas debido a las características de vida onda” (movimiento carismático), 123 millo-
aislada en las grandes ciudades industrializa- nes; Pentecostalismo de la “tercera onda” (mo-
das; d) aumento de los problemas sociales vin- vimiento de renovación espiritual dentro de
54 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

las iglesias históricas), 28 millones. El total de todo el sincretismo con mentalidades de cultos
“pentecostales” en el mundo en aquel año, in- afro-brasileños. Por otro lado, la afirmación de
cluyéndose los 27,9 millones que no pertene- la “inexistencia de comunidad” tal vez haya si-
cerían a ningún grupo pentecostal organizado, do más la percepción por Mendonça y Duglas
sería de 360,9 millones, alcanzando cerca del T. Monteiro (1977) de un momento histórico
21,4% de los cristianos del globo y recaudan- de los grandes espectáculos públicos de cura y
do algo así como 880 billones de dólares por exorcismo. Ello porque, día a día, la IURD es-
año. Según este mismo cálculo, en el año tá construyendo pequeñas - aunque segmenta-
2000 esa cifra alcanzaría, respectivamente, das - comunidades de adoración y compartir
619,3 millones de fieles - cerca del 29,1% de mutuo. Además, creemos que el empleo de
los cristianos, moviendo en donaciones 1.550 “modernos sistemas de administración y mar-
billones de dólares aproximadamente. Con to- keting no son suficientes para no poder carac-
do, las estadísticas no son precisas en lo que se terizar la IURD como una iglesia cristiana. Por
refiere al pentecostalismo. Hay grupos que lo tanto, considerando la época de la elabora-
manipulan sus propios números, para mostrar ción del artículo de Mendonça (1992: 49-60) y
más el tamaño deseable de su iglesia que la los días de hoy, ciertamente el propio autor ha-
realidad, lo que también apunta el rubro “sta- brá de convenir que los pentecostales están
tistics global”, en el trabajo de Stanley M. Bur- mudando rápidamente.
gess y Gary B. McGee (1995: 810-830). 9 Por ejemplo, la investigadora Mônica do Nas-
8 En un texto más reciente, Mendonça (1992: cimento Barros (1995), presentó en su diserta-
51) escribe que el “pentecostalismo de cura di- ción de Magister, una descripción, tal vez de-
vina” no “resiste al análisis más riguroso en masiado extensa para los objetivos propuestos,
cuanto a su identidad cristiana”. ¿Qué elemen- de las dificultades enfrentadas para recolectar
tos llamaron la atención de Mendonça? Entre entrevistas en los viajes entre los estados brasi-
otros, él cita: “por las características empresa- leños de Minas Gerais y Río de Janeiro y mu-
riales de prestar servicios” religiosos “median- chos otros esfuerzos emprendidos en vano pa-
te recompensa pecuniaria”, “alejamiento de la ra intentar conversar con pastores y fieles de la
Biblia”, “inexistencia de comunidad” y una IURD.
práctica de “culto” con notas de “agrupamien- 10 Entrevista con el pastor José Vasconcelos Ca-
to de interesados en la obtención inmediata de bral, Director-Presidente de la Gráfica Univer-
los favores de lo sagrado”. sal, en Río de Janeiro el día 27 de julio de
Mendonça afirma también que sería preciso 1995.
rever “el gradiente propuesto de iglesias tradi- 11 Para un análisis más amplio de las cuestiones
cionales/ pentecostalismo-clásico/ pentecosta- hermenéuticas relativas a la investigación en
lismo de cura divina o autónomo”, pues en el ciencias sociales, ver William Outhwaite
pasaje del clásico para el último, habría habi- (1985). A su vez, la propuesta de una metodo-
do una ruptura “esencial”. A partir de esas logía fenomenológica es evaluada en profun-
constataciones, el autor propone una nueva didad por Robert A. Gorman (1979). Sobre el
nomenclatura: “empresa de magia” o “sindica- concepto de verstehen, “comprensión inter-
to de magos”. Comenzamos la investigación pretativa” y la constitución de una sociología
con ese mismo sentir; sin embargo, en el trans- comprensiva, ver Max Weber (1991: 3-35).
curso de la misma fuimos notando que las 12 Ver Howard Schwartz y Jerru Jacobs (1984) so-
continuidades del neopentecostalismo con el bre las mejores formas de emplear técnicas
“pentecostalismo clásico” y con el protestan- cualitativas como método de reconstrucción
tismo, son mayores que las rupturas, a pesar de de la realidad.
Capítulo 2
Teatro y religión: La teatralización
de lo sagrado en la Iglesia Universal

“Para las masas, el Reino de Dios siempre estu- La inspiración para la aplicación de la
vo sobre la tierra, en la inmanencia pagana de teoría de la dramatización a la IURD vino de
las imágenes, en el espectáculo que la Iglesia les la lectura de un conjunto de textos produci-
ofrecía. Desvío fantástico del principio religio- dos por autores que van desde Víctor Turner
so. Las masas absorbieron la religión en la prác- (1974), Arnold Van Gennep (1978), Erving
tica sacrílega y espectacular que adoptaron (...)
Goffman (1975), Gilberto Velho (1994), Clau-
Ninguna fuerza pudo convertirlas a la seriedad
de los contenidos, ni aún la seriedad del código
de Rivière (1989), Roberto Da Matta (1979) y
(...) Ellas sólo quieren signos, idolatran el juego Jean Duvignaud (1966, 1972, 1973). Todos
de los signos y de estereotipos (...) siempre que ellos se preocuparon, si bien unos más y otros
estos se transformen en una secuencia especta- menos, de las relaciones humanas mediadas
cular...” Jean Baudrillard, 1994: 13-15. por ritos y dramatizaciones. Y no es difícil
percibir que flota sobre ellos la influencia de
“Se trata de todo un medio social que se emo- Durkheim (1989), para quien el rito contiene
ciona porque en uno de sus sectores se realiza el ritmo de la vida social, en la medida en que
un acto mágico. Alrededor de ese acto se forma las personas se reúnen en sociedad para rea-
un círculo de espectadores apasionados, que el
vivar las percepciones y sentimientos que tie-
espectáculo inmobiliza, absorbe e hipnotiza y
nen de sí mismas. Esto puede ser visto con fa-
que como tales, se sienten también actores de la
comedia mágica, como el coro en el antiguo
cilidad en las asambleas religiosas, particular-
drama.” Marcel Mauss, 1974: 160. mente en la liturgia iurdiana.
En Brasil y dentro de una perspectiva
El teatro es una de las posibles metáfo- macro-antropológica, Roberto Da Matta se ha
ras al hablarse de las relaciones que los seres destacado en la captación de algunas caracte-
humanos, en cuanto actores religiosos, esta- rísticas de los procesos sociales de los brasile-
blecen entre sí y con los entes invisibles. Esto ños, expresadas en ritos socialmente dramati-
porque la dramatización, además de mediar zados y en algunos tipos ideales.
las relaciones entre lo visible y lo invisible, Da Matta (1979: 34) insiste en que los
trae a referencia los elementos fundamentales ritos son “momentos especiales de conviven-
que sustentan la unidad y los propósitos de cia social” y deben ser analizados en el con-
los grupos sociales. Jean Duvignaud (1966: texto más amplio en el cual son practicados.
11) al analizar sociológicamente el teatro, es- Esto porque la dramatización es un proceso
cribió que la sociedad recurre al “teatro cada de visibilización de poderosas fuerzas socia-
vez que quiere afirmar su existencia o realizar les que se hacen presentes también en el tea-
un acto decisivo que la consolide”. Por eso, tro-templo. Allí las fuerzas se cristalizan en
ningún otro arte provoca tanta adhesión y cuanto promueven el drama, exteriorizándose
participación entre los miembros de determi- así creencias y presupuestos hasta entonces
nada sociedad como el teatro. invisibles. A su vez, Duvignaud (1966: 11)
56 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

muestra que la acción dramatúrgica ocurre con el objetivo de mover pensamientos, sen-
tanto en el palco del teatro como también timientos y acciones de los seres humanos.
dentro de la rutina de la vida cotidiana. Por Inicialmente, mostraremos la interrela-
causa de la asociación de personas, sea “en ción entre teatro y religión; después analiza-
reunión política, misa, fiesta familiar o en el remos las posibilidades de aplicar la teoría
barrio”, coloca en práctica, “en grado diferen- dramatúrgica al análisis de los fenómenos re-
te, actos dramáticos”. Pero hasta aquí, nada ligiosos y, por último, examinaremos la IURD
de nuevo, pues la antropología cultural está en cuanto espacio privilegiado de representa-
reafirmando lo que Shakespeare por intuición ción.
ya afirmaba hace cuatro siglos: que el mundo
es un gran teatro. l. Religión y dramaturgia
La teatralización permite una fácil vi-
sualización de las maneras por las cuales las ¿Qué relaciones ha mantenido la prác-
fuerzas sociales actúan, cuando transfieren a tica religiosa con el teatro? ¿Cómo ambos ti-
los individuos determinaciones y exigencias pos de práctica social han interactuado desde
que, una vez incorporadas, pasan a formar el surgimiento del teatro, como institución so-
parte de los proyectos de vida anclados en cial, en Grecia? Históricamente no siempre
programas de acción social. Es por tal motivo esas relaciones se dieron de forma pacífica.
que consideramos la dramatización como una Tal vínculo es importante y sirve socialmente
puerta de entrada privilegiada para realizar un como canal de expresión tanto para la reli-
análisis de las formas en que los seres huma- gión como también para la mantención de la
nos vivencian sus relaciones con lo sagrado. cohesión social. Duvignaud (1966: 471)
Mientras tanto, es bueno que insistamos en el muestra que en el teatro, aún la rebelión y el
carácter de metáfora social aquí atribuida al no estar conforme con el orden se pueden
teatro, cuya finalidad es establecer nexo entre manifestar pues “así como la magia es una re-
dos eventos surgidos en contextos diferentes – belión contra lo sagrado, el teatro es una re-
religión y espectáculo teatral. belión contra el orden establecido”.
La metáfora dramatúrgica, como todas Una aproximación a las relaciones en-
las demás, es capaz de despertar nuestra ima- tre religión y teatro requiere un rápido retor-
ginación sociológica y llevarnos a una mejor nar de la mirada hacia el pasado. Eso porque
identificación de las variedades de interaccio- fue en aquel tiempo que, delante de nuevas
nes sociales, que envuelven personas e insti- necesidades resultantes de la vida en grupo,
tuciones, lugares donde transcurren las accio- los seres humanos sofisticaron la comunica-
nes sociales. Esta estrategia metodológica po- ción y desenvolvieron la capacidad de abs-
drá causar alguna extrañeza en quien posee tracción y de colocarse en el lugar de otros.
pocas informaciones sobre los orígenes reli- De esta forma, el proceso de integración so-
giosos del teatro, relaciones que se volvieron cial alcanzó su dimensión total envolviendo,
más evidentes después del siglo V a de C., en además de los órganos del sentido, el lengua-
que los griegos, como consecuencia de la ur- je verbal, relegando los gestos a una posición
banización, establecieron dentro de la ciudad secundaria en el proceso de comunicación.
teatros, templos y mercados. Desde entonces, Hay quien ve en las primeras pinturas
teatro y religión se volvieron maneras de vin- rupestres, las señales de una acción mágica
cular las esferas de lo visible y de lo invisible, de los cazadores primitivos, que al imitar y re-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 57

presentar a los animales, pensaban poder fa- cuentran referencias en Homero cuando escri-
cilitar su captura y faena. Por otro lado, hay bió rituales dirigidos por mujeres asiáticas que
antropólogos que creen en el surgimiento si- en el auge de un culto a su dios sacrificaban
multáneo de la magia, la religión y el teatro. un toro, símbolo de Dioniso. En Grecia, en el
Estos fenómenos con posterioridad se habrían transcurso de este culto, una procesión de jó-
vuelto más complejos debido a la sedentari- venes cargaba junto con los ramos de olivos,
zación y a la práctica de la agricultura, ele- los primeros frutos de la tierra. Se hacían
mentos estimuladores de rituales mágicos y acompañar por una multitud, mucha música y
de fijación de personas alrededor de los san- un sacerdote, cuya función era presidir la ce-
tuarios. Con eso, se introdujeron prácticas remonia. Las grandes piezas teatrales escritas
destinadas a canalizar las fuerzas sagradas pa- por Esquilo, Sófocles y Eurípides eran home-
ra el aumento de la fertilidad de la tierra y de najes al dios Dioniso. En el siglo V a. C., de los
los rebaños. seis días de fiestas dedicados a Dioniso, como
Esa antigua unión entre el altar y el ta- relata Borba Filho (s/d.), la mitad era reserva-
blado teatral también puede ser notada en los da a las representaciones dramáticas.
registros de actos escénicos del culto al dios Algún tiempo después las representa-
egipcio Osiris, aproximadamente en el tercer ciones cambiaron los templos por los teatros,
milenio antes de Cristo. También de los hiti- consagrándose así una separación de los es-
tas, que en la Mesopotamia realizaban actos pacios, inclusive aprovechándose para eso el
de puesta en escena cúltica para, enseguida, desnivel de terreno en las laderas de los mon-
destruir escenarios, muebles y utensillos utili- tes. En ese pasaje, ocurrieron algunos cam-
zados, en un intento tal vez de purificar el bios, tales como la introducción de los co-
santuario contaminado por la proximidad de mentaristas – hypokrites – que dialogaban
lo profano. Pierre-Aimé Touchard (1970: 9) con el coro y, colocados entre los actores y la
relata una leyenda cultivada por los hindúes platea, funcionaban como coadyuvantes,
diciendo que el teatro surgió después de una danzaban o cantaban. Ese espacio recibió el
lucha entre el dios Indra y los demonios, a nombre de la propia actividad, theatron, lugar
continuación de una presentación de actores donde se podía ver una representación. La pa-
cuya dramaturgia revivía una batalla original labra castellana que designa “teatro” viene
entre ambas partes. En el transcurso de la tea- del griego theastai, que significa ver, contem-
tralización, los demonios intentaron colocar plar, mirar. Theatron, por tanto, era tanto el
obstáculos escénicos pero el propio dios allí espacio geográfico donde acontecía la ac-
presente invadió la escena, destruyó los de- ción, como también la propia acción, síntesis
monios y se dedicó a sí mismo el edificio del para donde confluían las diversas maneras de
teatro. comunicación.
El teatro occidental tiene una historia En el theatron los actores hacían pre-
más reciente y pasa por los templos griegos, sente algo ausente, interpretando, poniendo
romanos y católicos. Sin embargo, su cuna fue en escena y presentando, bajo otras formas,
montada alrededor de los rituales del culto a una realidad invisible a los ojos, captada por
Dioniso, el popular dios de la uva, del vino y medio de la imaginación y activada por las
la alegría. Este culto posiblemente surgió en palabras, música, gestos y actuación de los in-
Oriente Medio, en Asiria o entre los habitan- térpretes. En consecuencia, al “hacer teatro”,
tes de las montañas de Tracia y de él ya se en- los actores declamaban, cantaban, represen-
58 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

taban y danzaban. La platea también partici- sa irreal, ausente o imposible de ser percibida
paba activamente, incluso dialogando con los directamente”.
actores. De esta manera, el teatro se fue vol- Teatro y religión son procesos sociales
viendo un lugar obligatorio para quien quería en los que las cosas intangibles se revisten de
ver los dramas, tragedias y comedias, y hasta tangibilidad, y a las visibles se les atribuyen
para discutir el sentido de la vida. Durante el valores invisibles. Ambos se alimentan de la
espectáculo, los actores usaban máscaras y al necesidad humana de encontrar, más allá de
representar un personaje, asumían caracterís- lo visible, una razón que de sentido a las ac-
ticas de otros seres, encarnaban conductas ciones sociales y un objetivo por el cual se
imaginarias, provocaban reacciones en la pla- pueda vivir y hasta morir. La dramatización
tea y a veces hasta llegaban a producir cam- permite el abandono de la pasividad y la rea-
bios en la vida de las personas. Todo eso hizo firmación de que es posible a cada uno inter-
que el teatro griego alcanzase una notable venir en la vida cotidiana, gracias a la ayuda
profundidad psicológica, al punto de ser con- de una dimensión recién descubierta y que se
siderado por Aristóteles (1967: 299) además volvió un eficiente instrumento para remover
de diversión, una forma de provocarse kathar- las dificultades concretas de la existencia.
sis en la platea.1 Tal vez ése sea el motivo por el cual ni
También, por su capacidad de efectuar aún el individualismo moderno, la sensación
el lazo de lo real con lo imaginario, el teatro de que la vida escapa por entre los dedos, o
se transformó en uno de los principales cana- la falta de un motivo central, que organice la
les por el cual de las profundidades del ser experiencia rutinaria, llegaron a eliminar la
humano, emergen deseos y fantasías. De allí atracción ejercida por el espectáculo teatral.
el sentido de recogimiento que se daba a la El propio cine, la televisión y la política, para
ida al teatro, donde se podían oír historias y no hablar de los espectáculos de rock, asimi-
pensar en las realidades fundamentales de la laron métodos y un aire sacramental de la re-
vida humana. Dieciséis siglos después, esa ligión teatralizada, en sus maneras de comu-
costumbre llevó a B. Brecht a considerar al nicarse con las masas. Por lo tanto, sería de
teatro como un lugar privilegiado para con- admirar que la religión en la sociedad de los
vencer a las personas a decidirse por la trans- medios de comunicación de masas continua-
formación de la sociedad. se despreciando el teatro.
Por eso, aún hoy, el teatro funciona La visibilidad de lo invisible en las re-
como un centro de representación y lugar presentaciones teatrales, a pesar del lenguaje
donde se da un proceso socio-cognitivo fun- diferente del cine y la televisión, continúa
damental para el ser humano, que es el cam- atrayendo personas. Por eso, fracasaron aque-
bio de mentalidad por medio de la transfor- llas profecías según las cuales el advenimien-
mación de los sentimientos. El verbo “repre- to de los modernos medios de comunicación
sentar”, que viene del latín repraesentare, en de masas - radio, cine y televisión-, irían a
este contexto se volvió palabra-clave para la provocar la muerte del teatro. A pesar de
comprensión del comportamiento social de ellas, el teatro no solamente continúa vivo
los seres humanos. Filosóficamente, Lalande sino que revivió e invadió todos los sectores
(1993: 995) define representación como el de la comunicación humana, inclusive reto-
acto de “presentar a los sentidos, de una ma- mando la centralidad del culto, ahora un es-
nera actual y concreta, la imagen de una co- pectáculo religioso. De esta forma, el ser hu-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 59

mano continúa aproximándose al espectácu- oponerse al teatro y a tolerar las romerías, co-
lo, el teatro y el show, con aquella expectati- mo nos muestra Pierre Sanchi (1979: 18).
va de que, en el tablado, lo invisible va a apa- Para muchos de sus críticos, las rome-
recer. Según Peter Brook (1970: 39), esa “idea rías eran focos de desorden profano en el in-
tiene un gran poder sobre nuestros pensa- terior de un espacio sagrado, motivo por el
mientos”, en particular en la teatralización de cual siglos más tarde católicos y calvinistas se
lo religioso, gran “teatro de lo invisible”, que unieron en el combate a los actores de teatro,
procura volver visibles los aspectos intangi- conforme registran Duvignaud (1972: 96) y
bles de la experiencia religiosa. Albert Reyval (1924: 1-110). Además, los ac-
El culto católico, en especial el medie- tores eran considerados meros simuladores de
val, dio continuidad al teatro clásico, griego o pasiones no vividas por ellos. Por eso mismo,
romano pues su religiosidad estaba saturada durante mucho tiempo, el teatro no solamen-
de acciones teatrales que acontecían dentro y te estuvo fuera del espacio sagrado de los
fuera del templo. Sin embargo, en el año templos cristianos, como también fue pros-
1210 las escenificaciones en el interior de los cripto de la vida social. En Portugal, en varias
templos, fueron prohibidas. Se preservó tan oportunidades, se lanzaron anatemas sobre el
sólo la misa, forma de poner en escena la pa- teatro y sus actores, en cuanto se realizaban
sión, muerte y resurrección de Jesús de Naza-
cruzadas de “recristianización de las rome-
ret. Aún estando prohibidas, las teatralizacio-
rías”. Muchas festividades religiosas brasile-
nes continuaron fuera de los templos, en las
ñas, como demuestra Brandâo (1987), surgie-
procesiones y romerías que se volvieron im-
ron de las fiestas y romerías ibéricas.
portantes expresiones de religiosidad popular.
Las romerías presuponen una distan-
Con todo, esos actos litúrgicos eran encarados
cia entre lo sagrado, localizado en un punto
por muchos, inclusive más tarde por los pro-
testantes, como sobrevivencias de los elemen- geográfico santificado tenido, en el lenguaje
tos de las religiones de misterio, de los diver- de Mircea Eliade (s/d: 37, 38), como el “cen-
sos pueblos europeos que antecedieron al tro del mundo”, y los “romeros” o “peregri-
cristianismo. nos”, personas distantes de aquel punto, cuya
La herencia pagana llevó a algunos meta es resantificar su vida por intermedio de
analistas sociales a considerar las romerías y la peregrinación. Así, para haber peregrina-
procesiones como las principales preservado- ción, escribe François-Bernard Huyghe
ras de antiguos nexos entre el teatro y la reli- (UNESCO, 1993: 7), “es preciso haber al mis-
gión, substituyendo como escenarios privile- mo tiempo, un vínculo, un camino y un blan-
giados para una reconstitución de las teatrali- co sagrado”. Las peregrinaciones forman par-
zaciones de antes. Actualmente, las romerías te de la mayoría de las religiones, justamente
a los santuarios son acompañadas de músi- porque ellas mantienen el espacio de la crea-
cas, danzas y otras manifestaciones dramatúr- tividad y de lo lúdico.
gicas, constituyéndose alrededor de los acto- Rubem César Fernandes (1982) acom-
res, espacios escénicos de notable valor fol- pañó una romería masculina en dirección a
clórico y religioso. Obviamente, eso muchas un santuario brasileño, registrando algunas de
veces provocó conflictos entre la religiosidad las peculiaridades, coreografías y representa-
popular y la oficial, motivo que desde el ini- ciones de los “caballeros del Buen Jesús”, en
cio de la Edad Media llevó al clero católico a el transcurso de la caminata. En el camino, los
60 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

romeros se alternaban entre la fuga de lo co- poder de la representación sobre las conduc-
tidiano, la fiesta y la esperanza del encuentro tas individuales. En esta fiesta, multitudes de
con lo sagrado, que les rompía la rutina de la peregrinos invaden teatros para permanecer
vida. En general, las romerías son viajes para en oración y apreciar oraciones, cánticos y
“pago de promesa”, envuelven “sacrificios” y escenas de violencia. En las calles se hacen
son encaradas como expresión de gratitud por procesiones para representar el martirio de
las gracias alcanzadas. En la península ibérica Hussain, cuyo cuerpo fue pisoteado por ani-
medieval había romerías que incluían, ade- males y la cabeza cortada, al mando del Cali-
más de la procesión, representación de bata- fa de Damasco. En el ápice de la procesión,
llas contra los moros y desfiles con objetos de en dirección al túmulo del mártir, personas se
culto, tales como imágenes, santísimo sacra- golpean la propia cabeza, dilaceran la carne,
mento y hasta reliquias sagradas. empapan las ropas de sangre y muchos mue-
El protestantismo eliminó el culto a los ren. Elías Canetti (1995: 150) reproduce des-
santos, propuso la secularización de los luga- cripciones conmoventes de esas escenas,
res donde el “servicio” religioso debería suce- mostrando cómo la excitación provocada por
der, ridiculizó el comercio de artesanato y de el xiísmo consigue una total participación del
bienes religiosos asociados a los santuarios público en ese espectáculo, de una forma
católicos. La Reforma colocó, en el lugar de la despreciada por los mahometanos sunitas,
devoción en movimiento, una platea de boca ocurrida pocas veces entre los cristianos y,
cerrada y oídos abiertos, estacionada alrede- más aún, raramente presente entre los judíos.
dor del púlpito, lugar de donde lo sagrado Pero si el teatro nació dentro o a la
irrumpe a través de la palabra articulada ra- sombra de los templos, al lado de las liturgias
cionalmente. El protestantismo también deli- religiosas, ¿cuándo y por qué se secularizó y
mitó la creatividad litúrgica y, aún condenan- en qué puntos el neopentecostalismo tiene
do la misa católica, impuso sobre el culto un que ver con él? Es claro que esa seculariza-
script rígido. El resultado fue el culto ritualis- ción del drama y el abandono de las amarras
ta, que en el caso brasileño el protestante his- religiosas del teatro ocurrieron en Grecia, por
tórico aprendió a prestar a la divinidad con motivos diferentes de aquellos, que acabaron
los misioneros norteamericanos, a despecho por expulsarlo del interior de los templos ca-
de todas las influencias católicas sobre él ejer- tólicos. Esa ruptura es demasiado importante
cidas, según observación de Carl J. Hahn como para ser dejada de lado ya que hubo un
(1989: 223).
período de la historia en que arte, teatro, mú-
Sin embargo, a pesar de tentativas de
sica y danza estuvieron más próximos de la
la catequesis católica de emplear el teatro, el
religión que actualmente. En aquella época,
cristianismo oficial en el mundo moderno
escribe Gerardus Van der Leeuw (1963: 11),
mantuvo una cierta distancia del lado teatral
“canción era oración, drama era divino de-
y espectacular de expresar la fe. Mientras, ese
aspecto dramático de representar la fe de una sempeño, danza era culto... [y cada] acción
manera hasta sanguinaria, floreció entre los del hombre primitivo (...) un acto mágico”.
islámicos del Irán. La fiesta xiíta del Muha- Por lo tanto, cupo al cristianismo, en particu-
rran, cuando se celebra el martirio de Hus- lar, en su modalidad popular o como religión
sain, nieto de Mahoma, ocurrido en el año de masas, el mantenimiento de una cierta
680 de nuestra era, es un buen ejemplo del continuidad entre la estética y la religión.
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 61

El pentecostalismo, más que el protes- los agentes y la construcción de una dimen-


tantismo histórico, ha mantenido en su culto sión simbólica, a partir de esas relaciones, es
una mayor proximidad entre religión y espec- un presupuesto básico. Para ellos, en general
táculo, lo que facilita analizarlo desde el pun- las organizaciones aún las religiosas, son re-
to de vista dramatúrgico. En este sentido, las des de interacción, centros productores de
observaciones de Luis Maldonado (1975: culturas que como antorchas, sustentan y son
247) sobre la religiosidad popular nos ayu- sustentadas por símbolos y signos comparti-
dan, principalmente cuando afirma que “la li- dos por sus integrantes en la vida rutinaria.
turgia es, de algún modo, representación es- Dentro de esa perspectiva encontra-
cénica” y que [la representación] “popular-re- mos tres corrientes preocupadas con la vida
ligiosa tiene mucho de teatral y el teatro tiene cotidiana, segundo Mauro Wolf (1979). La
mucho de festividad religiosa-popular”. Con primera es la del interaccionismo simbólico,
todo, la presencia de lo teatral en los cultos en la cual se incluyen R. E. Park, W. I. Tho-
neopentecostales, provoca situaciones litúrgi- mas, G. H. Mead, H. S. Becker y E. Goffman,
cas ambiguas, en las cuales no hay definición que enfatizan la existencia de relaciones
clara entre culto y teatro, espectáculo de au- coercitivas entre las instituciones y sus miem-
ditorio y manifestación sagrada; en fin, entre bros. Para ellos, la cuestión más importante es
templo y teatro. verificar cómo los individuos, a despecho de
Ante todo eso, podemos preguntar: la coerción, pueden trascender las institucio-
¿Dónde se pueden establecer los límites entre nes y crear nuevas realidades sociales.
teatro y templo? ¿Cuándo se habría iniciado la La segunda corriente es la etnometo-
antipatía entre la religión cristiana y el teatro? dología, de la cual Alfred Schutz es uno de los
¿Por qué el cristianismo institucionalizado, en principales precursores y Garfinkel el princi-
especial el protestantismo histórico, rompió
pal representante (Coulon,1987). Esta corrien-
con el teatro? ¿Por qué motivo el culto iurdia-
te analiza las actividades rutinarias de las per-
no y de otros grupos neopentecostales se rela-
sonas para, a través de ellas, captar el etno, o
cionaron tan bien con la práctica teatral? Pa-
sea la manera por la cual el miembro de una
ra responder a estas cuestiones, principalmen-
organización conoce y describe el mundo
te a la última, será preciso recolectar las prin-
que lo circunda.
cipales contribuciones ofrecidas por las teo-
En la tercera corriente, el construccio-
rías sociológicas, con enfoque dramatúrgico.
nismo estructuralista, se incluyen los nombres
2. Religión y teatro en las teorías sociológicas de Peter Berger, Thomas Luckmann y E. Goff-
man. Estos sociólogos presuponen que las de-
Si el teatro surgió del esfuerzo humano finiciones socialmente compartidas en pautas
para comunicarse mejor con sus semejantes, de significados son moldeadas por los papeles
se vuelve desafiante el empleo de la drama- y paradigmas que afectan la interpretación de
turgia en la comprensión de ese proceso com- cada agente. Es justamente esta corriente la
plejo de interacción social y de comunica- que nos interesa, en especial las contribucio-
ción, incluso por envolver múltiples emisores nes de Goffman (1975: 71) que llevó en las
y receptores. La versión académica de la pers- ciencias sociales hasta las últimas consecuen-
pectiva dramatúrgica es el construccionismo, cias la afirmación de que “la propia vida es
que se desarrolló en la primera mitad de este una representación dramática”. Considera-
siglo. Para sus defensores, la interacción entre mos esta teoría dramatúrgica un eficaz instru-
62 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

mento en la comprensión de la teatralización neopentecostal se construye, culto tras culto,


del culto neopentecostal, tal como puede ser representación tras representación.
visto en la IURD. El papel social se refiere a ese conjun-
Para Goffman, los límites instituciona- to de derechos y deberes que garantizan la
les constituyen el tablado en el cual sucede la ejecución de acciones destinadas a mostrar
vida cotidiana y los actores y la platea se in- que “las cosas son lo que parecen ser”, cuya
teractúan a través de papeles construidos so- realización está vinculada a representaciones
cialmente. En este proceso de interacción, ac- homogéneas y a la existencia de una fachada
tores y platea se influencian mutuamente, ba- con escenario, apariencia y maneras típicas
jo el manto de significados, símbolos y seña- de dramatización3. Goffman (1975: 27, 55,
les comunes, dando como resultado la impre- 67) afirma que fachada es “el equipamiento
sión de que la manipulación debe ser efectua- expresivo de tipo uniformizado intencional o
da con técnica y arte. Sin embargo, la noción inconscientemente empleado durante su re-
de papel ha sido empleada en la sociología, presentación”. Cabe a los actores el celo por
desde Charles Cooley y George Herbert el mantenimiento del control expresivo, evi-
Mead, para explicar el funcionamiento del tándose con eso que una sola nota en falso
mundo social.2 Berger (1974: 104) considera venga a quebrar “la armonía del conjunto de
el papel una “respuesta tipificada a una ex- la representación”. Eso puede exigir, even-
pectativa tipificada”. Así, si los papeles fuesen tualmente, el empleo de cinismo y disimulo,
compartidos por los actores sociales, ellos mezclándose en la representación colectiva
“vuelven posible la existencia de las institu- realidades y artificios, todo combinado para
ciones continuamente como presencia real en el brillo de la escena.
la experiencia de individuos vivos”, conforme La preocupación con el suceso de la
Berger & Luckmann (1978: 108). Eso significa dramatización, a veces exige que los actores
que el proceso dramatúrgico es uno de los escondan del público todo lo que contraríe
medios fundamentales de sobrevivencia de las expectativas, que corrijan los errores antes
las organizaciones en la historia, pues es a tra- de la representación y coloquen para el públi-
vés de él que actores y plateas reviven y con- co, en el final de las mismas, el producto lis-
tinuamente reinventan la institución a la cual to para ser adquirido. Este empeño en obtener
pertenecen. los mejores resultados puede dar origen a
En la dramatización las partes están re- conductas “desviantes” y, eventualmente, el
lacionadas con el todo y la representación de empleo de algún “trabajo sucio”. Dentro de
cada uno se refiere a un drama mayor, cósmi- esa lógica, el suceso es un fin que justifica
co y eterno, del cual cada participante es ape- cualquiera de los medios empleados para al-
nas un coadyuvante. El agente intermediario canzarlo.4
religioso (en este caso el pastor neopentecos- Hay otro aspecto importante para fun-
tal) desempeña la función de coordinar el dra- damentar la aplicación de la dramaturgia en
ma local, de conectarlo al universo de valores el análisis del culto neopentecostal. Me refie-
propuestos por la iglesia, así como vincular la ro a la actuación de los “equipos de represen-
totalidad del mensaje a las necesidades de ca- tación”, según Goffman (1975: 78, 94, 126)
da participante. Es en el interior de ese proce- formados por un “grupo de individuos que
so de interacción social que una comunidad cooperan en la representación de una rutina
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 63

particular”. Sus miembros precisan estar rela- por todos los actores, indistintamente coloca-
cionados por lazos de reciprocidad y familia- dos en el tablado o en la platea.
ridad, evitándose el pasar informaciones a la Gracias a tales características, el culto
platea sobre aquellas interacciones típicas de iurdiano es fuertemente expresivo y sensitivo,
los bastidores. La pluralidad de actores en es- porque en el mismo se valoriza lo visual y au-
cena exige la presencia de alguien que tenga ditivo, reservándose el tacto apenas para al-
funciones de “director del espectáculo” y cu- gunos rituales como la imposición de manos,
ya tarea, además de la orientación de todos sea para bendecir, ungir con óleo, curar o
los aspectos de la representación, es también exorcizar, o para el abrazo entre los matrimo-
la de “traer de vuelta a la línea adoptada a nios. Mientras, tal vez por la presencia de al-
cualquier miembro del equipo cuya represen- gunos muy escasos residuos del puritanismo
tación se vuelva inconveniente”. de origen protestante, la aproximación corpo-
En estas condiciones, cabe al coordi- ral en la IURD es limitada y sólo hay danzas
nador del espectáculo la distribución de pa- rituales de personas, aisladamente. Observa-
peles, la representación de cada actor y el mos abrazos, al son de una música romántica,
mantenimiento de la fachada del espectáculo. con intercambios de juramentos de amor tan
Esa persona cuida también de los que pueden sólo los jueves en la llamada “corriente de la
presentar un papel discrepante, de las activi- familia”, cuando el pastor ora por la reconci-
dades del “farol” y de la “claque”, personas liación de los matrimonios presentes. En el
que en el lenguaje del teatro, son de confian- curso de las manifestaciones de posesiones
za de la dirección y se insertan en medio de espirituales y en el exorcismo hay también
la platea para mudar los rumbos o estimular la manifestaciones corporales intensas y algún
eficiencia de la acción dramatúrgica. Ade- contacto del pastor con el cuerpo del poseí-
más, de ese dirigente se espera el control de do. Aún así, a pesar de esos estímulos al cuer-
la situación, aunque se haga presente alguien po, el culto de esa iglesia todavía está muy le-
capaz de complicar el esperado suceso del jos de aquellas expresiones corporales pre-
espectáculo, en la figura de un “colega des- sentes en los cultos afro-brasileños.
leal”, “renegado”, “que cambia de camisa”,
Con todo, por privilegiar los sentidos,
“traidor”, o hasta un extraño inconveniente.
el culto iurdiano contrasta con algunas prácti-
3. El templo-teatro, escenario, objetos cas litúrgicas del pentecostalismo clásico y
cúlticos y símbolos del histórico. Entre esos contrastes está el
rompimiento con el modelo tradicional de
Del análisis de los cultos de la IURD, dos sacramentos, que en el protestantismo
así como de otras liturgias neopentecostales, histórico son el bautismo y la santa cena. La
podemos observar que son espectáculos a ser IURD incluye en su práctica litúrgica nuevas
asistidos y que cuentan con la participación “señales visibles de la gracia invisible”, inser-
de los presentes. En ellos la coreografía, luces tando expresiones rituales y gestos relativa-
y actores son elementos que se unen en un mente originales para puntuar el tiempo litúr-
festival de acciones, gestos y palabras, media- gico, como también propone nuevos eventos
dos por música y poesía en una peculiar exte- y ciclos de fiestas religiosas. Así, surge en la
riorización de lo sagrado. En el transcurso del IURD un calendario litúrgico centrado en
culto, el espacio litúrgico se vuelve un teatro, “campañas de fe”, eventos sazonados y más
donde lo sagrado es construido socialmente amplios que contienen las “corrientes de fe”,
64 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

una actividad diaria en la vida ritual de la desacralizó la misa católica, eliminando sím-
iglesia. Sus dramaturgias son estandarizadas bolos, luces, colores y vestimentas, desencan-
para todos los templos y planeadas por las au- tando el culto, la IURD al estetizarlo propone
toridades centrales, el colegio de obispos, por un medio término entre los rituales católicos
lo general en reuniones por teléfono, coman- y protestantes. Eso propicia la transformación
dadas por Edir Macedo. del culto en un espectáculo del cual los fieles
Con todo, la administración central de participan intensamente. Tal vez pudiésemos
la iglesia ofrece apenas la matriz con un enre- aquí recordar al padre Vieira (cf. Sermón de la
do principal, cabiendo a los responsables re- Sexagésima, in Gómes, 1972: 120, 121) que a
gionales dar los colores locales a las dramati- pesar de lamentar la aproximación entre el
zaciones y espectáculos. Es dentro de ese es- púlpito y el teatro afirmaba que muchos ser-
pacio que el pastor local ejerce su libertad y mones de su época eran una “comedia, por-
creatividad, incorporando a la liturgia ele- que los oyentes vienen a la predicación como
mentos de la religiosidad popular local. De a la comedia y hay predicadores que vienen
esa forma, el neopentecostalismo hace brotar al púlpito como comediantes”. En ese mismo
de un tronco matriz, en el cual se mezclan sermón, Vieira se refería a la idea corriente de
tradiciones “paganas”, católicas, afro-brasile- que se habían acabado las comedias en Por-
ñas, judaicas y protestantes, una forma de dar tugal, a lo que él contestaba diciendo: “No se
culto a Dios en apariencia original pero, co- acabaron, se mudaron; pasaron del teatro al
mo veremos, en realidad no tanto. De allí, la púlpito”.
influencia de antiguos cultos de la naturaleza, Es claro que la participación en ritua-
la atracción por los topos sagrados, lugares al- les de ese tipo provoca en las personas un ma-
tos, cascadas y playas, así como la tendencia yor sentido de satisfacción y alegría que los
a utilizar símbolos universales como agua, ai- cultos del protestantismo histórico, ritualistas
re, tierra y fuego, al lado de ritos heredados de y a veces opresivos. Waldo César (1992: 48)
los períodos de nomadismo o de la antigua ci- captó bien el comportamiento del fiel al salir
vilización agraria, inagotables fuentes de sím- de un culto pentecostal, en observaciones
bolos y mitos.5 que valen principalmente para el culto-espec-
La liturgia de la IURD trae a colación táculo de la IURD:
una festividad que nos recuerda la alegría del
culto a Dioniso, que casi desconocía la repre- “Aparentemente nadie sale frustrado de un cul-
sión, la negación de las cosas buenas de la vi- to pentecostal por más que se conozca el ritual,
da o hasta la manifestación de una conciencia los cánticos y el mensaje. Lo que se espera que
de culpa. Con eso, esta iglesia abandona la suceda en el púlpito (en el tablado) es apenas el
ética heredada por el pentecostalismo de los primer acto. Después todo el auditorio se trans-
movimientos holliness y del puritanismo in- forma en el tablado de la acción. O hay una in-
glés que, por más de siete décadas influenció versión: el líder se transforma en asistente, en
decisivamente en la práctica y el culto pente- espectador del éxtasis que toma las almas y los
costal.6 En lugar de la predicación de la ética cuerpos de un plenario siempre lleno, manifes-
represiva, como acontece en la Iglesia Pente- tación colectiva y personal. Cada uno para sí y
costal “Dios es Amor” o en la Iglesia Asam- Dios para todos. Desde la llegada, todo es sumi-
blea de Dios, se colocó como eje litúrgico, lo sión, pero en la salida lo que cuenta es la mi-
sión”.
estético. En este sentido, si el protestantismo
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 65

En el templo iurdiano, a través de la marcadores, los actores ejecutan acciones es-


acción de los pastores, el espacio sacralizado, pecíficas. ¿Qué lógica preside la clasificación
los objetos de culto y los símbolos se unen pa- y la reunión de los objetos en el interior de
ra ofrecer a los participantes un espectáculo ese escenario?
alegre y atrayente que, iniciado hace menos Mircea Eliade (s/d.: 35-39) acuñó la
de veinte años, ya sedujo y persuadió a millo- palabra hierofanía para designar la manifesta-
nes de personas en Brasil y el mundo. ¿De ción de lo sagrado dentro de las categorías es-
qué manera esos cuatro elementos teatrales se pacio-temporales. Para él, la manifestación de
unen en esta iglesia para conseguir tanto su- un poder trascendente, deja alrededor del ser
ceso? humano un territorio marcado por las señales
y objetos, verdaderos rastros de la presencia
El templo como espacio escénico
de lo invisible en el interior de un espacio
En la dramatización del espectáculo ahora, por causa de esa manifestación, dividi-
de fe, el escenario es aquella parte del espa- do en sagrado y profano. De esa manera sur-
cio demarcada por la presencia de actores, ge una experiencia primordial, la “fundación
platea y objetos de culto, volviéndose un lu- del mundo”, un “punto fijo”, un centro capaz
gar apropiado para la representación. El esce- de proporcionar a los humanos la visión de
nario siempre fue un elemento fundamental una nueva realidad que, necesariamente, no
para la experiencia de culto, aún después del se agota en el objeto material.
surgimiento del alto grado de abstracción e Sin embargo, al analizar la función de
individualismo del hombre moderno. Hasta lo los objetos en el culto, no podemos dejar de
mágico, escribió Marcel Mauss (1974: 77), recordar una palabra de origen melanesio,
necesita de un lugar cualificado para su cere- objeto de intensas discusiones en las ciencias
monial y a falta de ese espacio, “traza un cír- sociales, empleada por Marcel Mauss (1974:
culo o un cuadrado mágico - un templum - a 137-150) para explicar el poder atribuido a
su alrededor y es allí que él trabaja”, reunien- los objetos mágicos: maná. En culturas de
do en su entorno un “inmenso cónclave”. Oceanía, los objetos tienen maná cuando po-
En la magia y en la religión, para la seen una calidad o un estado diferenciado de
captura o contacto con lo sagrado, hay ritua- los demás, cuyas características son expresa-
les, espacios y objetos propios, así como me- das por las palabras “poder espiritual”, “fuer-
dios apropiados para unir actores y platea al- za sobrenatural”, “influencia no-física”. Los
rededor de la empresa. Tratándose de culto melanesios creían que tales objetos estaban
religioso es indispensable una descripción de dotados de un “fluido vago e impersonal”, lo
cómo ese escenario es arreglado y del papel que les garantizaba la capacidad de generar
desempeñado por los objetos en el desarrollo impresiones favorables en el transcurso de un
de la representación. Tales cuidados son im- rito mágico o religioso. Mauss también obser-
portantes dada nuestra dificultad en imaginar- vó que para ser eficaz, el maná sólo puede
nos las relaciones entre lo humano y lo sagra- “ser manejado por individuos que tengan ma-
do sin tomar en cuenta la mediación material ná, en un acto maná, o sea por individuos
desempeñada por los objetos en el culto. Eso, cualificados, y (que todo ello suceda) durante
puesto que si la religión comienza con la de- el rito”. En aquella cultura es justamente esa
limitación del espacio, el culto sucede en un legitimidad la que garantiza la transmisión del
escenario material donde entre objetos de- poder de un objeto para otro, bien como les
66 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

da la capacidad de alterar circunstancias ad- de Edir Macedo, discos, cintas y CDs. de Li-
versas de la vida, aún a distancia. Así, “el ma- nes Records, la grabadora de la iglesia y pu-
ná es la fuerza por excelencia, la verdadera blicaciones, gorros y adhesivos de la Asocia-
eficacia de las cosas (...) que hace la red pes- ción Beneficiente Cristiana.
car, (...) que la casa sea sólida, que la canoa En el interior, el espacio está dividido
vaya bien en el mar...” entre escenario y platea. El escenario - tam-
Aún para Marcel Mauss (Ibid.: 154, bién llamado “altar” en la retórica iurdiana -
158), la fuerza de los objetos dotados de ma- pertenece a los pastores y obreros, está sepa-
ná no está en ellos mismos y sí en el grupo so- rado del espacio de los “asistentes” y se eleva
cial que los nombró y eligió, objetos singula- algunos centímetros por encima del piso de la
res, proyectando sobre ellos una realidad in- platea. En el templo del barrio de Bras, en San
visible a los ojos. Son esas necesidades colec- Pablo, el escenario está casi dos metros por
tivas las que generan un conjunto de repre- encima de la platea. Entre el escenario y las
sentaciones de las cuales los objetos son frag- sillas destinadas a los demás fieles, hay un
mentos. En este sentido, religión y magia son amplio corredor, usado antes de los cultos co-
dos formas de organizarse representaciones mo una especie de confesionario. En ese co-
próximas entre sí y que tienen por función rredor, frente a frente, los pastores oyen a las
atender “la necesidad sentida por todos” y ex- personas, les dan consejos, oran con ellas, las
teriorizar la “fuerza mágica del deseo” colec- ungen con óleo y a veces les imponen las ma-
tivo. Duvignaud (1983: 71) afirma que el ma- nos, conjurando malos espíriritus. Todo suce-
ná es “una substancia colectiva que se exte- de públicamente, entre ruidos de una multi-
rioriza y dramatiza a lo largo de escenas de tud en movimiento, de una manera natural,
representaciones más o menos teatralizadas, a tal como hace una cartomante que atiende
la que la magia o la religión proporcionan personas en medio del corredor de un shop-
una imagen diversificada”. ping center.
Un espacio escénico está relacionado En el centro, dominando el paisaje, es-
a un contexto geográfico en el cual se locali- tá el escenario-altar, adornado por los objetos
zan los templos, locales donde se da la inte- que, aislados o conjuntamente, también de-
racción entre los actores, objetos y símbolos. sempeñan funciones retóricas. Bien en el cen-
Los templos iurdianos externamente se ase- tro está la tribuna; al lado de ella una gran
mejan mucho más a un salón comercial, cine cruz de madera, un órgano electrónico, apa-
o teatro que a los modelos arquitectónicos de ratos de sonido y, a veces, en el caso del tem-
un templo católico o protestante. En su facha- plo del barrio de Bras, pinturas en la pared
da nunca falta un amplio panel, conteniendo atrás del púlpito y en los vitrales localizados
en letras góticas, el lema de la iglesia: “Jesu- en las paredes laterales, conteniendo figuras
cristo es el Señor” y luego, debajo, “Iglesia de cascadas y aguas en movimiento, elemen-
Universal del Reino de Dios”. Al lado, el in- tos importantes en la geografía del sincretis-
sustituible símbolo iconográfico, un corazón mo religioso afro-brasileño. El escenario es
rojo y dentro de él una paloma blanca en ple- decorado con cortinas y una alfombra roja
no vuelo, ambos estilizados. En el atrio, en cubre todo el suelo. Sobre el púlpito, en el
casi todos los templos, hay un mostrador lla- centro del escenario, un ejemplar de la Biblia
mado “librería”, donde se venden el periódi- permanece abierto. Al lado, una mesa de co-
co Folha Universal y, eventualmente, libros munión con un candelabro de siete velas, cá-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 67

liz de vino, pan, jarras de agua y óleo, un ca- dis, muchas características de lo que se hace
yado de pastor y objetos relacionados a la o se dice en los templos iurdianos brasileños.
“corriente de fe” de aquel día. Con frecuencia
se coloca en la cortina, atrás del púlpito, una Los objetos de culto y lo simbólico en un tem-
faja con dichos alusivos a la “campaña” de la plo-teatro.
semana. Todo es colocado de una manera or-
El observador, al llegar a un templo
ganizada pero si faltase algún objeto en el
transcurso de la dramatización, el pastor-cele- iurdiano por primera vez, se impresiona con
brante lo solicita y rápidamente el equipo de el ambiente relativamente simple si se lo
obreros lo consigue, creándose así un am- compara con la suntuosidad de los templos
biente escénico apropiado para el éxito del ri- católicos o la profusión de imágenes en los
tual.7 ámbitos del umbanda o candomblé. Pero tal
Una cosa que llama mucho la aten- despojamiento es un tanto engañoso, pues
ción de alguien que visita un segundo templo hay una riqueza simbólica escondida atrás
de la IURD es la semejanza visual con el tem- del aparente y funcional “salón de supermer-
plo visitado anteriormente. Quien visitó uno cado” o del “cine”.
de ellos prácticamente conoce todos los de- Pues bien, en ese escenario los objetos
más, pues hay un patrón para los escenarios, van surgiendo durante el culto en función de
las apariencias y las maneras de atender al la dramatización propuesta. La mayoría de
público. Lo propio sucede con las estructuras ellos ya se encontraban sobre la mesa al ini-
escénicas, lenguaje, ideología y posiciones de ciarse la ceremonia y otros son traídos desde
los agentes en todos los lugares donde hay los bastidores por los obreros u obreras. Así,
templos iurdianos. aparecen la “rosa bendecida”, el “óleo de la
Muchas veces tener esa uniformidad bendición”, el “agua bendita”, las “piedras
genera situaciones artificiales y curiosas. Por del Sinaí”, el “pan de Israel”, el “agua del río
ejemplo, en noviembre de 1994 asistimos a Jordan”, la “arena del Sinaí”, el “gajo de ruda”
un culto en el templo de la IURD en la Se- y una infinidad de objetos distribuidos gratui-
cond Avenue, en Nueva York. Allí, el pastor – tamente, pero disponibles después de la parti-
un portugués con acento con leve influencia cipación de las personas en el ritual del ofer-
de Río de Janeiro -, conjuraba demonios torio.
usando una mezcla de portugués con espa- Por eso, juzgamos importante decir al-
ñol. Pese a ser pequeño, el templo poseía un gunas palabras sobre el estatuto ocupado por
escenario con cruz de madera, fotografías de los objetos, tanto en la comunicación huma-
personas enfermas o “hechizadas”, botellas na como también en el culto prestado a los
de agua “bendita”, alrededor del cual cerca
dioses. Así podemos recordar inclusive que
de veinte personas oían lo que se decía y par-
hay una “sociología de los objetos”, en la cual
ticipaban directamente del exorcismo, acom-
Abraham Moles (1972) analiza tanto la dispo-
pañando la oración en una lengua interme-
sición como la utilización de ellos en el acto
diaria entre el portugués y el español, amplia-
da por el sistema de sonido.8 Vimos escenas y comunicativo. Una sociología de ese tipo nos
rituales semejantes en otras metrópolis mun- ayuda a comprender mejor las interacciones
diales como Ginebra, París, Madrid y Lisboa, con lo sagrado, articuladas en el templo de la
en las cuales son mantenidas, mutatis mutan- IURD.
68 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Pero, ¿qué es un objeto? En la filosofía, Tales consideraciones provocan pre-


objeto es todo lo que se opone al sujeto, el ser guntas como estas: ¿Qué sentido comunican
pensante por excelencia, que afecta los senti- los objetos insertados en el culto neopente-
dos. En la sociedad industrial, las cosas son costal? ¿Transmiten los mismos significados
objetos apropiados solamente al tornarse úti- para todos los participantes de la escena? La
les, a través de la manipulación del homo fa- lógica que permite lecturas diferenciadas de
ber. En otras palabras, un objeto no posee va- los mismos objetos de culto, ¿es exógena al ri-
lor en sí mismo sino sólo cuando representa y tual de culto, brota de la propia experiencia
contribuye para localizar y dar status al hom- litúrgica o es una imposición arbitraria del
bre en un determinado espacio social, o sea grupo de fe?
por su valor de uso. El individuo no desea ar- En las observaciones realizadas pudi-
dientemente el objeto en sí mismo sino tan mos notar que la mentalidad mágica presente
sólo el bien intangible del cual se cree es por- en varios grupos pentecostales, nunca consi-
tador. Baudrillard (1973: 207) observó que las dera que sus objetos son portadores de pode-
personas no consumen el objeto y sí el signo res mágicos y sí medios para que ocurra una
que lo substituye, o sea la idea de relación, un manifestación divina. En la lógica religiosa de
objeto-signo. El valor de uso es atribuido gra- un grupo sus propios objetos son siempre
cias a su funcionalidad y utilidad, lo que vuel- “consagrados” y “santificados”, al tiempo que
ve a algunos de ellos una especie de talismán los artefactos manipulados por los competido-
mágico, indispensable para la interacción res son y están sólo al servicio de la “sed de
social. lucro” o hasta de los “demonios”. En otras pa-
Esa constatación que acabamos de labras, los objetos de culto de los competido-
presentar denota la importancia que hay en res están cargados de magia negativa, en tan-
observar en cada uno de los objetos de culto, to los propios consiguen ser un eficiente me-
las marcas de la cultura que lo produjo y la ló- dio de comunicación con Dios. Los ejemplos
gica que orientó su inserción en el escenario. a seguir ilustran bien tales formas de encarar
Esto incluso porque su inclusión no es obra de los objetos materiales en los diversos cultos:
la casualidad y sí consecuencia de una lógica “Muchas personas dicen que la angustia y las
clasificadora y diferenciadora, establecida por peleas en casa son cosas de la época en que vi-
los grupos sociales, tomando en cuenta el po- vimos.Eso no es cierto. Son cosas resultantes de
der de consagración de esos sujetos y las re- la presencia de los demonios. A veces esas per-
glas establecidas por ellos para la taxonomía. sonas quieren ir a la iglesia pero al momento de
Como observó Mauss (1974: 77, 78), la inser- hacerlo pierden el coraje o sucede algo. Todo lo
ción de los objetos en el escenario del culto que impide ir a la iglesia es obra del demonio.
Venga, vamos a ungir su pie derecho y a desa-
pasa por la consagración mágica.9 En la
marrar su vida” (Pastor Lana, Radio Morada del
IURD, por ejemplo, antes de derramar el acei- Sol, 23-6-95).
te santo sobre la cabeza de los nuevos pasto-
res, el obispo consagra el óleo a ser usado, pi- “Participe de la campaña de la ruda contra los
diendo las bendiciones de Dios para que, a malos espíritus el último viernes del mes. Tene-
través de esa unción, los nuevos pastores re- mos la oración de la descarga con ruda, una
ciban la presencia del Espíritu Santo en su vi- oración fuerte, muy fuerte para su vida” (Radio
São Paulo, 29-9-94).
da.10
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 69

“Venga a recibir el pan de la cura, el pan de la zarlo en su aspecto físico. Pues es preciso ir
bendición, el pan del Espíritu. Lleve un pedazo más allá, o sea que hay que contextualizarlo
de pan para un enfermo. ¡El se va a curar!” (Ra- para que se vuelva explícito que la llave del
dio São Paulo, 19-12-95).
significado del objeto no está en la dimensión
“Venga a la Iglesia Universal a recibir una cinta sensible y sí en el interior de los actores y en
para colocar en su brazo. Ud. que hoy está con la lógica resultante de las interacciones sim-
una cinta roja, venga la próxima semana a reci- bólicas. Al hacer esta lectura, notamos ade-
bir una azul en la que está escrito: ‘Perseguí a más el peso sedimentado de las maneras in-
mis enemigos y sólo volví después que los des- ventadas por una tradición cultural para dar
trocé’. Entonces, venga pues el domingo va a re- algún sentido a sus propios objetos.
cibir la cinta azul en todas las iglesias universal. Del mismo modo, los objetos de culto
Deje la cinta del Señor de Bonfin, de los santi- que se pueden encontrar en el escenario iur-
tos y venga a recibir nuestra cinta azul, del co-
diano traen consigo marcas católicas, judai-
lor del cielo”. El pastor entrevistaba una familia
de cuatro personas, en las márgenes del lago Pa- cas, protestantes, afro-brasileñas, o sea las se-
ranoá, en Brasilia, y dijo (sic): “¡Pero miren! Es- ñales de otros escenarios, tiempos y lugares.
ta familia está toda ‘encintada’ ” (Obispo Gon- Eso exige que una sociología de los objetos de
çalves, TV Record, 31-8-95). culto realice una “arqueología” de los mismos
y que se observen las características antiguas,
“En la Comunidad Cristiana Paz y Vida nosotros dentro de la dimensión histórico-cultural. Por
no distribuimos gajos de ruda, óleo bendito, ro- medio de este análisis percibiremos que los
sa perfumada, sal gruesa, etc. Todo eso es co-
significados actuales de ningún modo fueron
mercialización de la fe, acciones de pícaros en
aquellos atribuidos en los orígenes. Y eso no
nombre de Jesús. Tales pastores deberían tener
verguenza de hablar en el nombre de Jesús (...)
podría ser diferente porque los actores cam-
Prometen cosas que no están en la Biblia”. (Pas- biaron junto con las necesidades de la platea.
tor Rodney Paglarim, Radio Morada del Sol, 22- Además de todo, las nuevas demandas forza-
2-95). ron la aparición de objetos diferentes y la re-
cuperación de otros usados anteriormente, en
“Hay por allí una iglesia que distribuye la ‘rosa circunstancias diferentes pero ahora recoloca-
ungida’. Una mujer recibió una rosa en esa igle- dos en circulación gracias al empleo de nue-
sia y se la dio a un hombre que se apasionó por vas llaves hermenéuticas.
ella. Ahora son amantes. Es claro, hermanos,
Posiblemente, más que las iglesias
que esa rosa no tiene el poder del Espíritu San-
to y sí de los demonios! (Ereni Miranda, Radio pentecostales tradicionales, la IURD ya me-
Universo, programa “Voz de Liberación”, Iglesia rezca, sólo por causa de su énfasis en los ob-
Pentecostal Dios es Amor, 10-4-95). jetos como medios para alcanzar lo sagrado,
una atención especial en nuestro análisis. Eso,
En esas declaraciones notamos el ope- pese a que como vimos antes, esta iglesia no
rar de una lógica que niega a los objetos sim- emplea tantos objetos (de culto) cuanto los
bólicos la existencia de ningún valor en sí cultos afro-brasileños. Aún así, se justifica el
mismo. Además, hasta sus significados son levantamiento efectuado con ellos y el análi-
atribuidos en función de las intenciones de sis de los significados que se les atribuyen. Al
los agentes. De allí que es sugestiva la idea de fin de cuentas, los objetos exteriorizan en sus
Baudrillard (1973: 207; 1972: 42ss) sobre la formas y colores, mundos pensados por los
insuficiencia en tomarse al objeto para anali- individuos que los crean y manipulan. ¿Por
70 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

qué no pensar entonces en la combinación de lo que diferencia a una persona tradicional-


los colores de las toallas, cortinas, alfombras, mente religiosa de un fiel de la Iglesia Univer-
cintas distribuidas entre los fieles, color de los sal es la capacidad de este último para colo-
impresos, banderines agitados en ciertas cere- car la fe en acción para alcanzar los objetivos
monias, forros de las bandejas y sacos de propuestos para la vida. Por lo tanto, es im-
ofrendas, iluminación y letreros, propios de la portante que el pastor los emplee eficiente-
Iglesia Universal? mente para despertar a los millares de perso-
Varios analistas, como Rosa María nas que “creen en el Señor Jesús y tienen vo-
Bernardo (1994), han clasificado los objetos y luntad de ser bendecidas pero mientras, no
colores en los cultos afro-brasileños. En el saben colocar su fe en acción.” Por eso, el
candomblé, por ejemplo, predominan el culto debe ser ante todo un estímulo para des-
blanco, el negro y el rojo, colores relaciona- pertar la fe de católicos, afro-brasileños, pro-
dos con su respectivo Orixá. Los colores se re- testantes históricos o personas de cualquier
lacionan también con los cuatro elementos religión, que nada consiguen en la vida, aún
naturales: agua, aire, fuego y tierra. En los teniendo fe, porque no consiguen transformar
templos iurdianos el color rojo predomina en esa fe en acción. De allí, campañas como las
el escenario y está presente en muchas partes, de la primera semana de diciembre de 1995,
objetos e impresos. Su retórica hace constan- titulada “semana de la acción de Dios”, que
tes referencias al rojo de la sangre de Cristo, culminó con el “Domingo de Acción” (10-12-
color empleado hasta en los objetos de plásti- 95).
co de pequeño valor comercial, vendidos en Paralelamente, tener una fe que actúa
la puerta de los templos y que traen el logoti- es algo identificado con la “toma de una de-
po de la iglesia como, por ejemplo, los porta- cisión en la vida”, en el vocabulario iurdiano,
monedas y los llaveros. volverse miembro activo de la iglesia, partici-
En la IURD, los objetos valen por el par de sus “cadenas de fe” y desafíos, hacer
uso y son considerados “puntos de contacto” “sacrificios de fe”, o sea contribuir financiera-
para “despertar la fe” en las personas. “Puntos mente con la iglesia. Es curioso que el neo-
de contacto” es una expresión aplicada a “to- pentecostalismo de la IURD intuitivamente,
do aquello que venga a ser útil para despertar sin ninguna interferencia de científicos socia-
la fe de alguien, de modo que a través de ella les, apoyándose en objetos, descubrió mane-
venga a recibir una respuesta de Dios”. Para ras de tirar los hilos invisibles de la memoria
sustentar bíblicamente esta concepción, el y relacionar el presente al inconsciente colec-
Manual del Obrero (IURD, s/d.: 65-68), cita tivo, donde estarían de acuerdo la teoría de
dos trechos bíblicos. El primero se refiere al Jung, los arquetipos productores de mitos y de
episodio en que Jesús mezcló saliva con pol- toda la mística religiosa.
vo de la tierra, hizo barro y lo pasó por los Por otro lado, la IURD también usa
ojos de un ciego para curarlo. El segundo tex- con suceso la fuerza del lenguaje simbólico
to atribuye al apóstol Pablo milagros realiza- para transponer los límites de la experiencia
dos a distancia, empleando para eso pañuelos inmediata y avanzar más allá de lo visible.
y guardapolvos de uso personal. Con eso dos niveles de significación se inte-
De modo semejante, en la IURD estos rrelacionan, el material y el simbólico, propi-
procedimientos son encarados como artificios ciando un lenguaje inteligible para personas
para “colocarse la fe en acción”. Justamente, procedentes de diversas culturas, desarrollán-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 71

dose de esa forma un tipo de sincretismo o de de conseguirse los resultados? Aún sin estar la
religión montada por los fieles, a partir de un pregunta ya formulada, la IURD explica:
kit básico. “Usamos cosas y objetos no como fetiches si-
La construcción del lenguaje neopen- no para que ayuden a despertar la fe de una
tecostal es facilitada por la diseminación de persona”. En la perspectiva iurdiana los “pun-
una cultura globalizada, más o menos homo- tos de contacto” son útiles, principalmente
geneizada, llevada a todos los rincones del para personas que están en la fase inicial de la
mundo por intermedio de los medios de co- fe y no todas precisan de esa “muleta”. Más
municación de masa. Tal vez haya en las di- aún, la visión que el propio Edir Macedo tie-
versas culturas, la presencia profundamente ne de las personas que procuran sus templos
arraigada de una simbología de inspiración aparentemente no es muy lisonjera. A modo
universal, que facilita la superación de las de ilustración puede servir lo que sigue. Escri-
fronteras culturales, geográficas y políticas. El biendo para esposas de pastores y olvidándo-
suceso del mensaje de esa iglesia es mayor o nos por un momento del machismo embutido
menor en la medida en que hace descubrir los en las palabras, él aconseja:
símbolos de las culturas locales y establece
una conexión con su retórica. Una vez descu- “No se envuelva con el pueblo que llega a la
iglesia porque está lleno de problemas; son per-
bierto el filón, rápidamente se establece allí
sonas de diferentes clases, con una educación
un fecundo proceso de comunicación, acre- diferente. Es preciso tener sensibilidad. La per-
centándosele también que los símbolos son sona precisa estar en el altar de Dios para lidiar
polisémicos, intuitivamente captables, sugi- con el pueblo. Son muchos problemas y Ud.,
riendo varias lecturas simultáneas y creando esposa, no está acostumbrada. No tiene el espí-
condiciones para que personas con visiones ritu que tiene su marido, porque el cayado está
diferentes convivan en una misma comunidad con él (...)”.11
de culto, afectiva o de ideas.
El énfasis en los símbolos, metáforas y Para la IURD, las personas deben ser
alegorías llevó a esa iglesia a distanciarse del atraídas con “carnadas” apropiadas. Un pue-
fundamentalismo protestante y de su lectura blo “supersticioso, idólatra e ignorante como
literal de la Biblia. Ese libro, central para pro- lo es el brasileño”, precisa recibir carnadas a
testantes y pentecostales tradicionales, nos su nivel porque, como dice el obispo, según
parece que ocupa un lugar secundario en to- reproduce Mario Justino (1995: 74), “para ca-
da la dramatización iurdiana, justamente por- da pez debe ser usada determinada carnada”.
que para sus pastores la Biblia es mucho más A su vez, el Manual del Obrero (s/d.: 66, 67)
un depósito de símbolos, alegorías y escenas reconoce que:
dramáticas o hasta un amuleto para exorcizar
demonios y curar enfermos, que la “palabra “No todas [las personas] necesitan de ‘puntos
de contacto’ para despertar fe suficiente. [Pero
de Dios”, encarada por otros grupos protes-
la mayoría de ellas sí] precisa, razón por la cual
tantes como “regla única de fe y de práctica” realizamos en las reuniones las cadenas y distri-
y para los fundamentalistas como “la regla in- buimos gratuitamente cosas relacionadas con la
falible”. Palabra de Dios sea directa o indirectamente, li-
¿Pero, no habría algo de mágico en el teral o simbólicamente, para darles a las perso-
uso de objetos por la liturgia iurdiana? ¿Qué nas una confianza; por lo menos un hilo de es-
diferencia hay, entonces, entre ambas formas peranza, de fe, y así llevarlas a ser bendecidas”.
72 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Los objetos, tanto en la experiencia re- un objeto material, se establece una relación
ligiosa más amplia, como señala Mircea Elia- con lo sagrado, el milagro sucede y del fondo
de (s/d.: 41), como también en la IURD, son de la psiquis humana emergen ciertas figuras
señales que hacen explotar emociones y esta- o arquetipos generadores de nuevas formas de
dos místicos subjetivos y, como tales, provo- comportamiento religioso.
can la reorganización de sentimientos y de El lucro simbólico de la IURD reside
significados en aquellos que tienen una per- en el hecho de ella, a través del despertar de
cepción confusa o poco cultivada del mundo la fe, poder contabilizar para sí misma el pri-
que los rodea. Los “puntos de contacto” ac- vilegio de atribución de significados a tales
túan dialécticamente, pues permiten una espi- símbolos. Es por medio de esa “legitimidad”,
ritualización de lo material y una materializa- respaldada por los “resultados positivos” que
ción de lo espiritual. Son auténticos símbolos palitos de madera son percibidos como la
en la medida en que sirven de puente entre “vara de Jacob” y simples rosas personifican
dos realidades, una visible y otra – no menos al propio Señor Jesús. En otras palabras, por la
importante – invisible a los sentidos, ambas capacidad de dotar a los objetos de significa-
captadas intuitivamente por la fe. El mismo do, la Iglesia proclama que un pan no es sim-
Manual (s/d.: 67) registra el éxito de esa estra- plemente un pan y una piedra es mucho más
tegia y afirma que: que una simple piedra. 12
De esa forma el objeto, al recibir un
“[A despecho de los] opositores, muchas veces
‘bíblicos’, el Espíritu Santo se ha valido de cosas segundo sentido, permite la invasión en la vi-
simples en nuestro medio y bendecido conti- da rutinaria, fría y carente de interés, de las
nuamente la Iglesia Universal (...) Millares y mi- fuerzas de lo imaginario. Así, se transfigura la
llares de personas han sido bendecidas en cade- realidad material por la instalación dentro y a
nas de fe a través de cosas físicas que hemos través de ella, de lo sagrado invisible. Para
distribuido gratuitamente y sobre las cuales ora- que eso suceda es preciso desacreditar los
mos para que a través de esos mecanismos las símbolos de otros grupos religiosos y, even-
personas sean abundantemente bendecidas”.
tualmente, hasta agredirlos o destruirlos, co-
La Iglesia Universal tiene razón en mo sucedió el 12 de octubre de 1995, en oca-
atribuir parte de su éxito al empleo de esos sión del incidente televisivo conocido en el
puntos de contacto porque esa estrategia per- Brasil como “patada a la santa”.13
mite retomar una actividad colectiva de fun- Tradicionalmente los cristianos consi-
damental importancia para el ser humano, deran que los sacramentos son “medios de
abandonada por el protestantismo histórico: gracia” y “señales visibles de una gracia invi-
la capacidad de elaborar y readaptar los sím- sible”. La palabra “sacramento” no es bíblica
bolos de culto. El proceso de simbolización pues ingresó en el vocabulario religioso cris-
recolocado en las manos del pueblo restable- tiano apenas en el tercer siglo. Tertuliano, li-
ce las relaciones humanas con lo trascenden- gado al montanismo, un ilustre antepasado
te. Se establece así una alquimia social y por del pentecostalismo, fue uno de los primeros
medio de ella el creyente se siente otra vez li- en hablar de “sacramento del agua” y del “sa-
gado a la dimensión sagrada, muchas veces cramento de la fe”. Jerónimo empleó la expre-
perdida en medio de una vida cotidiana frag- sión “sacramentum” para traducir la palabra
mentada y amenazada por el proceso cre- griega “mysterium”. Ahora, la IURD sacra-
ciente de secularización. Ahora, a través de mentalizó elementos hasta entonces tenidos
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 73

como banales y destituidos de valor ritual, ha- órganos del sentido y de los “objetos-íconos”,
ciendo surgir una multitud de objetos que a pesar de que esa iglesia excluya el culto a
aparentan tener fuerza de sacramento, ade- las imágenes, tal vez debido a la tradición
más de los siete sacramentos católicos o de protestante, un poco diluida sí, pero aún pre-
los dos protestantes. De esa manera se amplió dominante en ella.
la gama de objetos sacramentables, permi- La Sociología de la Religión tiene co-
tiendo incluir en esta lista piedras, arena, sal, mo una de sus metas vincular lo simbólico-re-
flores, óleo, perfumes, ramos, hojas de árbo- ligioso y el universo cultural a la realidad so-
les y otras cosas más.14 cial en la cual esa interacción se concreta. Ese
Los modos iurdianos encuentran cier- universo no es algo dado para siempre sino
ta correspondencia en algunos ritos de las heredado y continuamente reconstruido. En él
iglesias ortodoxas orientales que mantuvie- una institución religiosa encuentra la susten-
ron, más que la iglesia latina, la herencia reli- tación para su red de símbolos y actividades
giosa griega de afecto a los íconos. Esta temá- típicas, símbolos que mantienen una eficiente
tica provocó intensas controversias iconoclas- capacidad funcional de mediación, cuando
tas en Occidente, tan bien estudiadas por anclados en una cultura que los garantiza y
Alain Besançon (1994) que en el transcurso legitima. En ese sentido resulta significativa la
de los siglos octavo y noveno derivó en una afirmación de Tillich (1967: 254): “Los símbo-
victoria de las tendencias helenistas.15 los religiosos no son piedritas caídas del cielo
Desde entonces, para los cristianos sino que nos enraízan en la totalidad de la ex-
orientales hay un mundo inteligible (kosmos periencia humana”.
noetós), en oposición al mundo sensible (kos- Los símbolos a los cuales los objetos
mos aiszetós). Arnold Toynbee (1984: 13, 14) de culto de la IURD se refieren, forman parte
al estudiar la cultura griega resaltó que la per- de aquel gran número de símbolos figurativos
cepción humana en el presente, tanto del kos- y cósmicos tales como: agua, fuego, alimento,
mos noetós como del aiszetós es influenciada luz, naturaleza que cada religión, a la luz de
por el karma. Esto es, por un conjunto de re- sus características socio-culturales específicas
cetas transmitidas de una generación a otra expresan, ordenan, adaptan y clasifican den-
tro de cuadros culturales propios. Como ob-
por medio de la educación. Por tanto, los sa-
servó Juan Eduardo Cirlot (1984: 5), a veces
cramentos y los íconos están ligados al mun-
un símbolo puede salir de circulación por si-
do sensible y tienen la función de permitir el
glos y volver a ser usado en un próximo mo-
tránsito entre lo sagrado y lo profano, facili-
mento en que se necesite del mismo. Posible-
tándose la transferencia de los objetos de una
mente las condiciones culturales brasileñas
“provincia de significado” para otra. Lo no
más que las de otros lugares, han ofrecido
sensible es alcanzable por lo sensible, exi- mejores oportunidades, situaciones “climáti-
giéndose que el adorador eduque su percep- cas” o el humus necesario para la recupera-
ción y así pueda encontrar en un objeto sen- ción de símbolos hasta entonces en despresti-
sible como la “piedra del río Jordán”, la “pie- gio, desde el inicio de la onda secularizante,
dra filosofal” que explica, da sentido, fuerza y cuya primera vacante fue provocada por la
coraje a la vida.16 En consecuencia, se repi- urbano-industrialización. Fue en este terreno
ten en el culto iurdiano algunos énfasis de la que se volvió posible reactualizar antiguos
liturgia ortodoxa como la valorización de los símbolos, ahora dispuestos en redes culturales
74 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

diversificadas más homogéneas en lo que se mostrar fuerza a la opinión pública e insuflar


refiere a la herencia y orígenes en las antiguas orgullo a sus seguidores que para recaudar di-
religiones y prácticas mágicas. nero.
Con esto, la IURD consiguió superar la Como prueba de eso podemos citar a
frialdad litúrgica protestante y traer de vuelta un pastor de la IURD que reclamaba en la ra-
la teatralidad original del culto, la fuerza ex- dio por haberse realizado una concentración
presiva, la originalidad y la creatividad a un en el estadio Maracaná y ni siquiera haber si-
servicio religioso que perdió casi toda la car- do informada la misma por los medios de co-
ga lúdica y festiva y que por eso mismo, se municación. Su descarga apuntaba hacia la
transformó en servicio religioso (entendiéndo- Red Globo que habría anunciado en su noti-
se aquí lo lúdico y el servicio como cosas ciario que “había un congestionamiento de
opuestas, para el sentido común). El protes- tránsito en el área del Maracaná y que por eso
tantismo cometió el error de excluir de sus li- mismo, los conductores deberían evitar aque-
turgias casi todo el contenido estético y aban- lla región”. Indignado, el locutor decía que el
donó los símbolos, los actos escénicos, la congestionamiento se debía a la presencia de
poesía y hasta las luces y ropas coloridas. En casi 200 mil personas y cerca de 5000 ómni-
suma, como sugiere Mendonça (1985: 31- bus fletados por la iglesia, estacionados alre-
60), al intentar aproximarse al modelo ideal dedor del estadio, un evento que la Globo in-
de la “iglesia primitiva”, el protestantismo his- sistía en no reconocer, no dando la noticia.
tórico acabó por eliminar resquicios teatrales Además él decía: “Si fuese una misa de la
y el lugar de la sensibilidad global y comple- Iglesia Católica para 5000 personas, habría si-
ta del ser humano en situación de culto. do titular del Jornal Nacional (informativo
En el final de ese proceso iconoclasta, nocturno de esa televisora)”.
quedó apenas un escenario vacío y en el me- Edir Macedo continúa una tradición
dio del mismo, el púlpito. Desde allí el predi- iniciada por Manuel de Melo, fundador de la
cador solitario proclama racionalmente la pa- iglesia pentecostal “Brasil para Cristo”. En el
labra de Dios. Pero en los templos neopente- final de los años 50, de Melo realizaba sesio-
costales, con mayor evidencia y a pesar del nes de cura y exorcismo en estadios de fútbol,
púlpito ocupar un lugar destacado en el esce- según documentó Jorge Buarque Lyra
nario, la centralidad litúrgica está en los ritua- (1960).19 Con todo y a pesar del éxito de esas
les de cura y exorcismo, en el “hablar en len- presentaciones, la IURD tiene preferencia por
guas”. En algunos de ellos, en el “danzar en el el templo como escenario de sus rituales tal
Espíritu” o en el recibir el “don de la risa en el vez porque un local cerrado permite un ma-
Espíritu” o sea en la recuperación de la risa y yor control de la dramatización iniciada, un
la carcajada, mediante la imposición de ma- aumento de la densidad, proporcionándose
nos de un pastor 17. así un mayor contagio a la multitud reunida.
Los cultos en la IURD pocas veces Según Neil J. Smelser (1995: 94 y otras), este
transcurren fuera de los templos. Los bautis- mecanismo es fundamental para incentivar
mos suceden dentro de los templos, con la ex- creencias generalizadas, tensiones y activar
cepción de los de presidiarios.18 Las escenifi- las motivaciones colectivas. En el templo los
caciones si se dan afuera, son en grandes es- resultados son mejores y el escenario ya está
tadios o en locales a cielo abierto, calles y armado, no dependiendo por lo tanto de
playas y son realizadas quizás más para de- adaptaciones, pues allí se encuentran algunos
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 75

de los elementos fundamentales para la dra- seres semi-divinos”. Las dramatizaciones pro-
matización, como son el escenario, el audito- porcionan a las personas una salida momen-
rio, los actores y el tablado. tánea del presente y un reencuentro con las
Por lo tanto no es mera casualidad que dimensiones sagradas de la existencia, confir-
gran parte de los templos iurdianos y de otros mando observaciones de Mircea Eliade (s/d.:
grupos pentecostales como la Iglesia Renacer 102, 117). La presencia de lo trascendental en
en Cristo, la Iglesia Internacional de la Gracia la vida quiebra las rutinas, siendo experimen-
de Dios y otros sean cines o casas de espectá- tada con fiestas efervescentes que, según Ro-
culos antiguos y desactivados. Sucede que ger Caillois (1988: 96,97), hacen que cada in-
para la realización de sus cultos se exige, ade- dividuo se sienta realizado, confortado y am-
más del estrado, todo un conjunto de apara- parado por una fuerza superior a sí mismo.
tos electrónicos tales como mesa de sonido, Así, la IURD trae para dentro del tem-
micrófonos, altoparlantes, luces, amplificado- plo el espíritu de las fiestas populares y de las
res de sonido, aparatos musicales y otros, así procesiones católicas. Es como si estas deja-
como un amplio espacio para el acomoda- sen las calles y sucediesen en el interior de un
miento del público. En el curso de la escenifi- templo, donde los fieles dramatizan en micro-
cación hay desplazamiento de personas, mo- procesiones una trayectoria que va de la aflic-
vimientos corporales, formación de filas y rea- ción al milagro, de lo profano a lo sagrado,
lización de procesiones internas. presentando a la divinidad las ofrendas, pa-
Ejemplos significativos de esos rituales gando sus promesas y recibiendo las dádivas
pueden ser vistos en templos de la IURD en divinas para la vida. En el ritual de esa iglesia,
distintos días de la semana, conforme la “ca- la plasticidad de lo sagrado se exterioriza en
dena de fe” de aquel día. Los martes, la “ca- los movimientos corporales de los participan-
dena de los milagros” exige un intenso movi- tes. Lo sagrado deja allí de manifestarse tal
miento de personas en el pasaje por el “corre- como en la Iglesia Católica, a través de la pre-
dor de los milagros”, formado por “setenta sencia muda y petrificada de las imágenes y
pastores”. En otros días está la “travesía” del
de la arquitectura. Pero, al contrario de la
“río Jordán”, el entrar por las “puertas abier-
Iglesia Católica, en la Iglesia Universal cada
tas”, el pasaje por el “arco del amor”, el toque
adorador cree ser él mismo la imagen y seme-
de trompetas en la “caída de los muros de Je-
janza de lo sagrado en la medida en que obe-
ricó”. Esas y otras formas de participación de
dece al “Dios vivo” y demuestra estar entrega-
los fieles ejemplifican la alta movilidad cor-
do a El íntegramente en el culto, de cuerpo y
poral que el culto de la IURD exige de las per-
sonas.20 alma.
Esas acciones simbólicas son vividas Algunos objetos cúlticos colocados en
con mucha intensidad, proporcionando a ca- el escenario-altar, testimonian el lugar fronte-
da fiel la oportunidad de revivir eventos del rizo ocupado por la IURD en el campo sim-
pasado tenidos como esenciales para la fe, de bólico. En el frente del escenario una cruz de
una manera existencial. En cada escenifica- madera vacía, sin la imagen del Cristo crucifi-
ción se rememoran eventos primordiales car- cado, se coloca entre el rigor protestante que
gados de fuerza simbólica. El ambiente es de excluye de sus templos los crucifijos y la Igle-
fiesta lo que facilita la transformación de cada sia Católica, que hace de ellos su marca dis-
uno en “contemporáneo de los dioses y de los tintiva. En el pie de la cruz está el “agua ben-
76 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

dita” y una discreta ánfora de “óleo bendito”, seis de la mañana a las diez de la noche. Ellos
marcas de los cultos kardecistas (espiritistas) y tienen que atender “al por menor” y cuidar
afro-brasileiros. Sobre la mesa está la menorá, también del “por mayor”.
candelabro judaico de siete velas, las cuales Semejante giro exigió nuevos interme-
raramente son encendidas.21 diarios, especialistas en mediación simbólica.
La teatralización y el predominio de la Se espera ahora que el pastor sea, además de
estética sobre el énfasis ético deben ser vistos un buen public relations, también un “anima-
en el contexto de las dificultades experimen- dor de auditorio”. Se comenzó entonces a
tadas por el culto practicado en el protestan- abandonar la idea de tenerse un “pastor-doc-
tismo histórico, el cual se apartó desde su ini- tor”, según observa Jean-Paul Willaime (1992:
cio de la religiosidad popular. Más que eso, el 141). En el centro de una crisis de la liturgia y
culto protestante asumió una postura elitista del campo de los clérigos, según apunta Pie-
pues se ató a una cultura burguesa, individua- rre Bordieu (1996 a: 93ss), la sociedad pasó a
lista, capitalista, de supervalorización de la exigir un nuevo perfil de pastor, en el cual se
racionalidad. Ese clima de descomposición incluyese el conocimiento práctico del public
del culto entre los cristianos tradicionales, relations, la simpatía del show man de los
provocó en muchas personas un aumento por programas de auditorio de las redes de televi-
la demanda de rituales, experiencias místicas sión, la especulación del administrador de
y formas de culto diferenciadas. De esa mane- empresas, la agudez del gerente de marke-
ra, en cuanto las liturgias protestantes perdían ting, la capacidad de oír y orientar del tera-
la capacidad de establecer puentes entre el peuta, la facilidad de representación de un
escenario y la platea y de estimular el com- actor profesional y la eficiencia de un mago.
portamiento y emociones de las personas, Por detrás de esas exigencias está la creencia
crecía el movimiento pentecostal y el neo- de que los que se aproximan a un templo, en
pentecostal. este caso un templo iurdiano, buscan solucio-
Esa es una de las causas del creciente nes para necesidades concretas y no palabras
vaciamiento de la platea que participa de los o teorías sobre la fe. Además de esos nuevos
cultos en las iglesias pertenecientes al protes- intermediarios hay otros actores sociales que
tantismo histórico. Dentro de sus templos un disputan con el clero tradicional el manejo de
muy pequeño grupo de personas desmotiva- los bienes simbólicos, lo que atestigua que el
das repiten un libreto que se asemeja a un es- campo religioso se ha vuelto “un campo de
queleto sin vida. En ellos sólo tienen éxito manipulación simbólica más amplio” que las
aquellos agentes que emplean técnicas desa- fronteras de la religión institucionalizada, co-
rrolladas por activistas de auditorio. Algunos mo escribe Bordieu (1990: 121, 123).
de esos agentes pastorales simplemente co- Resta que analicemos los objetos del
pian las maneras pentecostales de lidiar con culto iurdiano en el contexto de las prácticas
el público pues el problema del pastor protes- mágicas. Eso se vuelve una cuestión impor-
tante tradicional ahora es el de saber cómo tante porque aparentemente, los objetos en
mantener una carrera en una situación de de- esa iglesia son distribuidos, empleados y
bilitamiento de la “clientela”. En tanto, el pas- apropiados dentro de una mentalidad mágica.
tor neopentecostal precisa controlar su tiem- Los que se apropian de los bienes distribuidos
po para no ser aniquilado por una atención a en sus cultos se quieren defender de los ata-
multitudes que procuran su templo desde las ques simbólicos de otros poderes. Así ocurre
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 77

también en el mundo de la magia, donde los dida sobre la “mesa energizada”, para adqui-
amuletos son objetos a los cuales se les atri- rir bendiciones y protección para la vida. Esa
buye el poder curativo y de defensa. Esos ob- mesa habría sido energizada por la imposi-
jetos son individuales o colectivos, pueden ción de manos de pastores que allí habrían
ser creados para un individuo específico o, pasado 24 horas en “oración y santo ayuno”.
como es práctica en la sociedad de consumo, En el programa matinal Despertar de
reproducidos en masa y estandarizados. Pero la Fe y en el horario de la oración especial de
sea cual sea su forma, el poder de un amule- mediodía y de las seis de la tarde, está el mo-
to se debe tanto a la fuerza colectiva como mento en que el pastor ora con un vaso de
también a la autosugestión de quien lo recibe. agua en las manos. El pide que Dios “fluidifi-
Hace casi un siglo sociólogos y antro- que” con el Espíritu Santo tal agua y “que ella
pólogos discuten las relaciones entre magia y sea, en cada una de sus moléculas, cargada
religión. James Frazer (1982, 1991) orientó el con el poder del Espíritu”. Al final, él invita a
debate durante mucho tiempo por intermedio las personas que tuvieron su vaso bendecido
de la división entre la magia homeopática y la con motivo del contacto con el aparato de te-
contaminante. El primer tipo se basa en el levisión, a beber el agua con él.
postulado de que “lo semejante produce lo El locutor anuncia en un programa de
semejante”, y el segundo aboga la contamina- radio de la IURD (Radio San Pablo, 7-8-95):
ción de un objeto por otro, con síntesis en la “Venga a nuestro templo y va a recibir la ‘va-
siguiente frase: “Las cosas que estuviesen en ra de Jacob’. Con ella usted podrá apuntar pa-
contacto prosiguen actuando unas sobre ra el auto, para la empresa en que quiera tra-
otras, aún a distancia y después de cortado el bajar y Dios le va a dar todo lo que usted le
contacto físico”.22 pida. Toda maldición y toda atadura que esté
En el ya citado templo del Bras, el día en su camino será quemada o alejada”.
7 de marzo de 1994 en el “corredor de los se- En septiembre de 1994 aparecieron en
tenta pastores” vimos a personas que procura- programas televisivos de la IURD, pastores
ban curarse, besar o pasar las manos sobre un contando que se bañaron siete veces en el
manto blanco, llamado “manto sagrado”. Con mar con ropas de personas enfermas, dicien-
posterioridad, ese manto fue cortado en pe- do que garantizaban la cura para los que fue-
queños trozos distribuidos entre las personas sen a usar tales piezas de ropa. Es común que
que habían dado una “ofrenda de amor” para las personas traigan para las reuniones bote-
la iglesia.23 llas con agua, fotografías de ausentes y ropas
En una de las iglesias de la zona sur de de enfermos y las coloquen sobre la cruz de
San Pablo, el 19 de diciembre de 1995 vimos madera para recibir la bendición. Como ya
personas que recibían cintas azules para ser relatamos antes, llegamos a presenciar eso en
atadas en las muñecas, adquiriendo así suerte uno de los templos iurdianos en Nueva York.
y protección contra los maleficios demonía- En esa oportunidad vimos al pie de la cruz fo-
cos. En otras oportunidades fueron distribui- tografías, ropas de familiares ausentes, pan y
das cintas rojas, haciéndonos recordar el sig- agua para ser comidos o ingeridos por las per-
nificado de los colores azul y rojo en los cul- sonas enfermas imposibilitadas de estar pre-
tos afro-brasileños. Un viernes, en la “Vigilia sentes ese día en aquel ritual de cura.
de la Mesa Blanca”, las personas en fila pasa- En ciertos templos de la IURD es co-
ban las manos sobre una toalla blanca exten- mún que las personas reciban a cambio de bi-
78 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

lletes verdaderos de R$ 50,00 o R$ 100,00 (lo maticidad provoca actitudes, reacciones y


equivalente al mismo valor nominal en dóla- cambios en el comportamiento de la platea.
res estadounidenses), “fotocopias bendeci- Sin embargo, de ningún modo esa acción es
das” que deben quedar junto con los demás aislada pues el culto neopentecostal exige la
billetes para producir la multiplicación de las participación de todos, algo que no es siem-
riquezas. Aquí aparece disimuladamente una pre posible en una sociedad atomizada y frag-
creencia mágica en la capacidad de una mo- mentada.
neda “sagrada” para generar otras iguales a sí El pastor-actor por medio de palabras
mismas, dando mucha suerte al portador. Mi- y gestos procura integrar a todos los presentes
chael Taussig (1987: 18-31) muestra la mane- en el proceso de exteriorización-interioriza-
ra en que esa creencia se manifiesta en el in- ción colectiva de la fe. Como tal él es un per-
terior de Colombia, donde las personas es- sonaje limítrofe que se desplaza entre las
conden dinero en la hora de bautizar una fronteras de lo sagrado-profano y detenta, por
criatura en la Iglesia Católica, en la esperanza eso mismo, las técnicas de conducir bien a to-
de así poder obtener un billete bendecido. dos en ese proceso de éxtasis. En varias cultu-
¿No sería una versión religiosa del mito de la ras es normal el respeto por los magos, sacer-
“monedita No. 1” de los dibujos animados de dotes, videntes, profetas, hechiceros y otros
Walt Disney? individuos especializados en encaminar pedi-
En todos esos casos es fundamental dos de los laicos, dirigidos a las instancias sa-
que el espacio escénico y la acción de los ac- gradas. Ellos son individuos fronterizos que
tores sean mediados por la presencia de una por haberse colocado en los límites de univer-
simbología, debidamente compartida por to- sos de significado se vuelven admirados y a
dos los participantes. Así el stock de símbolos los cuales se les atribuyen privilegios que nor-
acumulados en el imaginario popular es saca- malmente no se reconocen en las demás per-
do de acuerdo con la procedencia del fiel, lo sonas.
que es facilitado por los aspectos polisémico, Con esa libertad el pastor crea, a par-
sintético, relacional y pre-hermenéutico que tir de un escenario apropiado, un ambiente
los símbolos tienen. En el ritual y en la drama- “mágico” en el cual los miembros del grupo
turgia, los símbolos que se diluyen en el dis- son convencidos de que sus deseos y volunta-
curso racional reaparecen libremente porque des se podrán tornar realidad gracias a la in-
allí hay poesía, música y creatividad. En con- tervención de fuerzas visibles sólo a través de
secuencia, el culto iurdiano alcanza con mu- quien puede ver con los “ojos” de la fe. Según
cho más intensidad los sentimientos, la imagi- sostiene Arturo Castiglioni (1993: 111), para
que la persuasión suceda es fundamental la
nación y los deseos de sus participantes que
mantención de la homogeneidad grupal por-
los demás cultos practicados por otras co-
que es a través de ella que la fuerza grupal ac-
rrientes cristianas.
túa sobre cada individuo, inhibiendo eventua-
4. La dramaturgia religiosa en acción: Acto- les raciocinios independientes y críticos.
res, equipos y platea En el culto de la IURD así como en
otras formas de teatralización, hay una trama
En la dramaturgia, además del escena- que envuelve actores en equipo y estimula un
rio y los objetos es fundamental la actuación sorprendente proceso de interacción social
del actor que con presencia, voz, gestos y dra- con la platea. ¿Qué es lo que hace que el pas-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 79

tor-actor consiga éxito en sus relaciones con ra la platea y con el micrófono en la mano ini-
la platea? ¿Qué se espera de él antes, durante cia una larga oración que puede durar hasta
y después de la teatralización del culto? ¿Qué quince minutos, recorriendo durante ese pe-
preparación recibe para el desempeño de sus ríodo de tiempo los polos litúrgicos situados
funciones dramatúrgicas? La respuesta a tales entre la oración y el cántico. Su voz incisiva y
preguntas exige un análisis parcial del perfil llorosa es ampliada por el sistema de sonido,
del pastor iurdiano, por lo menos en lo que se elemento imprescindible en un culto neopen-
relaciona con el ejercicio de la dramaturgia tecostal. Así, paulatinamente, los presentes
en el culto y en sus participaciones en progra- van siendo integrados en un mismo clima y
mas de radio o televisión. algunos minutos después el pastor está en pie
y la oración continúa, transformándose en
El pastor como actor una canción cantada por él y exhaustivamen-
te repetida por la platea.
El papel de mediación entre lo sagra-
Con esa oración inicial, el pastor pone
do y lo profano pretendido por la IURD toma
en movimiento fuerzas poderosas, basadas en
cuerpo a través de la acción de actores con- el poder de la fe del “pueblo de Dios”, una
cretos, entre los cuales está el pastor que pre- verdadera masa que en los noventa minutos
side el ritual. El es el actor-mediador que ves- siguientes serán controladas y “domestica-
tido como un moderno ejecutivo y en el decir das”.25 Pero la oración y los loores tienen por
del obispo Macedo, “aparece para reventar”. finalidad, como todo rito inicial, llamar la
Con su entrada en el tablado se inicia la dra- atención de lo sagrado hacia lo que irá a ocu-
matización. Se quita el saco y lo coloca sobre rrir en aquel lugar. Edir Macedo (1994: 56) es-
el respaldo de la silla central y entonces, de cribió: “La verdad es que los loores que admi-
camisa con mangas largas y corbata, asume la nistramos a Dios son su alimento (...) Por eso
dirección de un nuevo culto-espectáculo. mismo, antes de hacer cualquier pedido al Se-
En ese momento la multitud es invita- ñor debemos atraerlo con nuestros loo-
da para el loor mientras los obreros se colo- res...”26.
can en el frente teniendo a su lado las obre- Así, sin nerviosismo y demostrando se-
ras. Estas están con sus uniformes estandariza- guridad, el pastor va abriendo caminos entre
dos formados de pollera azul y blusa de color el basurero de insensibilidades acumuladas
entre azul y blanco claro, conteniendo estam- por la rutina secularizante de la vida, “ama-
pados de fondo, pequeñas imágenes estiliza- rrando” y apartando los demonios para que
das de un corazón que adentro tiene la palo- ellos no vengan a perturbar el ritual del culto,
ma que es el símbolo de la IURD. Un auxiliar práctica que iremos a analizar luego. Después
produce en el teclado o en piano electrónico de algunos minutos, el pastor-actor se com-
canciones compuestas por personas de la pro- porta como un show man que detenta un do-
pia iglesia. Cuando no hay organistas se colo- minio casi completo sobre un auditorio sumi-
ca una grabación, reproducida por un toca- so. Con el éxito obtenido hasta entonces él ya
cintas conectado al sistema de sonido, creán- puede ser visto como el guardián de fuerzas
dose así un fondo musical propicio para el de- que regulan y dan sentido a la vida. En la pla-
senvolverse la acción litúrgica.24 tea, los fieles en pie, con las manos cruzadas
En el primer acto el pastor se arrodilla sobre el corazón y los ojos cerrados, balan-
y coloca el rostro en el piso. De espaldas pa- cean el cuerpo rítmicamente mientras oran o
80 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

levantan las manos para encima y cantan. ca. Por eso mismo, la Iglesia Católica procuró
Aparentemente los fieles flotan entre cancio- controlar actores y procedimientos durante el
nes, oración y fragmentos de discursos ensa- exorcismo y en el período de mayor intensi-
yados por el pastor. Está en curso un embria- dad de la lucha contra las brujerías, publicó
gamiento místico de las masas. un manual conteniendo el diagnóstico y las
Desde el punto de vista estético, el au- recomendaciones litúrgicas para disciplinar la
ditorio se presenta como si todos estuviesen acción de sus exorcistas.
practicando una gimnasia aeróbica o un ba- Duvignaud (1966: 33) observó que “el
llet colectivo. El ritmo de los cuerpos y brazos teatro trágico o cómico comienza con el es-
imita los movimientos originales de los mode- pectáculo de un individuo sometido a supli-
los propuestos por el pastor o los obreros. Rá- cios por haber transgredido las reglas comu-
pidamente el clímax es alcanzado, personas nes”. En el culto iurdiano también sucede al-
caen al suelo, algunas son “tomadas por los go semejante, pues los endemoniados fueron
demonios”, otras “manifiestan enfermeda- tomados por fuerzas rebeldes a la voluntad de
des”. La tensión colectiva delante de lo sagra- Dios y sus propósitos de dar salud, éxito y
do y la sensación de carencia, características prosperidad a las personas. La víctima está so-
del primer acto escénico, comienzan a ceder bre presión y contribuye para la reproducción
lugar a un segundo momento. Este aparece del desorden en el mundo. Sólo el exorcismo
marcado por episodios de catarsis, colapso podrá hacer de ella otra vez una persona li-
psicológico de algunos y escenas de exorcis- bre. La platea participa proyectando en el po-
mo. Algunas personas son atendidas en el seído aquellas fuerzas demoníacas que han
propio local donde cayeron por obreros y alterado su propia vida y dramatiza el exorcis-
obreras que intentan exorcizar los casos más mo colocando las manos sobre la propia ca-
fáciles. Los de solución más difícil o que pre- beza o sobre la del compañero de al lado, en
sentan una excelente performance son lleva- cuanto el exorcista realiza su trabajo en la
dos hasta el escenario para continuar la esce- víctima vicaria.
nificación, donde esas personas serán exorci- Semejante poder dado al pastor-actor
zadas. La platea entonces asiste a un espectá- puede generarle la sensación de omnipoten-
culo de alto poder dramatúrgico y participa cia y la admiración de todos, sentimiento que
del mismo. al ser interiorizado puede producir vanidad y
El exorcismo ha formado parte de un orgullo. Edir Macedo insiste en la idea de que
sinnúmero de rituales y ceremonias religiosas, quien hace la obra es Jesús y no el pastor u
mágicas y hasta terapéuticas, practicadas por obispo, intermediarios que poco significan.
la medicina popular de varios pueblos, según Los propios testimonios de fe, colocados en
demuestran las investigaciones de Michael los medios de comunicación iurdianos, aún
Leiris (1958) e Ioan M. Lewis (1977). Como ri- refiriéndose al hecho de haber resuelto sus
tual, el exorcismo camina pari passu con las problemas sólo cuando “encontraron a Jesús
creencias en la magia, hechicerías, brujerías y en la Iglesia Universal” son encuadrados por
demonios. Es un ritual en que el actor-exorcis- el entrevistador, principalmente cuando se re-
ta lucha con fuerzas emocionales muy pro- fieren a nombres de pastores u obispos con
fundas de la psiquis humana, venidas a la luz los cuales sus experiencias religiosas estuvie-
en momentos de alta concentración dramáti- ron vinculadas. En los relatos de fe los nom-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 81

bres son eliminados o relativizados en tanto genera un imperio, en ciertos casos transmiti-
se resalta exclusivamente el de la iglesia o la do de padre para hijo, analizado en el ámbi-
persona de Jesucristo. to de las “iglesias electrónicas” por Quentin J.
Los dividendos de los milagros son ca- Schultze (en Abelman & Hoover: 1990: 41-
nalizados para la relación Jesús/Espíritu San- 52).
to/Iglesia Universal. Eso demuestra que hay Esa situación no ocurre en la IURD
en esa iglesia un formidable mecanismo inhi- pues posee fuertes mecanismos en sus tem-
bidor de personalidades fuertes, carismáticas, plos y medios de comunicación de masas pa-
que puedan desestabilizar su funcionamiento ra impedir la personificación del carisma. Al
normal. En consecuencia, el divisionismo pastor iurdiano le es dado apenas el “carisma
propio del pentecostalismo de transición (en- de función”, reservándose más para Edir Ma-
tendido aquí como las iglesias y movimientos cedo, uno de los pocos remanentes del grupo
situados entre el pentecostalismo clásico y el original que fundó la iglesia, el derecho al
neopentecostalismo, a pesar de estar también “carisma personal”.28 A él se ha dado, hasta
presente en la iglesia Asamblea de Dios), ce- ahora, total obediencia. Eso ha generado difi-
de lugar para el surgimiento de mega-iglesias cultades a veces para conciliarse su voluntad
en el neopentecostalismo. Las mismas sí se soberana con la lealtad al papel preestableci-
centran en líderes fuertes, si bien pueden lle- do a los pastores. Se trata de una estrategia
gar a funcionar hasta sin ellos. Se combinan que ha producido buenos resultados e impe-
así, en la práctica religiosa cotidiana, los tipos dido desastres divisionistas de los cuales, aún
ideales descriptos por Max Weber (1984), la cuando suceden, sus participantes son aisla-
autoridad carismática y la racional-legal y a dos y quedan circunscriptos a espacios deli-
veces se combinan también con la autoridad mitados en el campo religioso. Tal vez sea es-
tradicional, transmitida entre las generacio- te el motivo por el cual hasta ahora pocas es-
nes. Ejemplo de esto último está dado por la cisiones provocadas por ex-líderes de la
Iglesia de la Nueva Vida27. IURD hayan obtenido gran suceso. La falta de
crecimiento de esas iglesias disidentes, con
Mecanismos inhibidores del “vedetismo” excepción de la Iglesia Internacional de la
pastoral Gracia de Dios, demuestra el acierto de Ma-
cedo en atar el éxito de la dramatización nun-
En el tablado del teatro convencional
ca al actor o a sí mismo sino al guión implíci-
se espera que los actores brillen por medio
to, del cual su iglesia demanda honrosa me-
del carisma arrebatador y nuevas plateas sean
diación simbólica29.
atraídas para las representaciones. El culto-es-
Claro que también, en determinados
pectáculo de la “iglesia electrónica”, de ori-
momentos, la fidelidad al papel establecido
gen estadounidense, se caracteriza por la per- puede generar conflictos, en especial cuando
sonalización del pastor-actor, astro principal las reglas son cambiadas de repente por el di-
cuya ascensión, éxito y caída llevan consigo a rector supremo de la dramatización o el guión
todo el equipo de producción. Es claro que el sufre una repentina alteración. Eso quedó evi-
astro-rey impide el eventual inflar de algún denciado en el citado episodio de la “patada
auxiliar y la competencia de satélites, cuya a la santa”. Enseguida que la Red Globo mul-
misión es girar alrededor del tele-evangelista. tiplicó las imágenes trabajadas del obispo Von
Esa centralidad en la persona del predicador Helde pateando la imagen de la patrona de
82 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Brasil, el entonces influyente pastor de la S. Paulo el 19-10-95. Esos hombres fueron


IURD Ronaldo Didini salió en defensa del pri- reubicados en otras áreas de actuación de la
mero. Ambos estaban habituados a luchar iglesia, a despecho de la absoluta lealtad al
con el catolicismo y también con actos icono- papel de iconoclastas que siempre fue practi-
clastas en el interior de los templos iurdianos. cado y exigido de los pastores de la IURD.
Sin embargo, esta vez el acto había sido cap- Con todo, menos de 60 días después,
tado por una cámara de televisión lo que Didini que fuera reemplazado en el programa
constituye una enorme diferencia en una so- por el obispo Gonçalves, brazo derecho de
ciedad de masas. Didini, sin considerar la Macedo, volvió al país y al aire. Primero lo hi-
centralización jerárquica, dio una entrevista zo discretamente pero después asumió abier-
colectiva afirmando que “la Iglesia Universal
tamente el lugar que antes fuera suyo. Sin em-
está solidaria con el obispo Von Helde”. De
bargo, Didini dejó de hablar en nombre de la
inmediato y a través de la radio desde los Es-
iglesia y pasó a moderar su radicalismo con
tados Unidos, donde se encontraba en esos
relación a la Red Globo.30 Macedo notó que
momentos, Macedo retomó el control de la si-
la Red Record podía estar amenazada en el
tuación como director del espectáculo y, se-
gún el diario Folha de S. Paulo, dijo las si- caso que tal proceso continuase, en la mejor
guientes palabras: de las hipótesis a perder anunciantes y en la
peor a tener su permiso de concesión suspen-
“Nosotros queríamos declarar para todo el pue- dido. De todas formas, la “guerra santa” traba-
blo católico, espiritista o evangélico al que to- da contra la Red Globo sólo cesó después de
das las personas que directa o indirectamente una intervención directa de la Presidencia de
fueron alcanzadas por una actitud impensada la República, en el inicio del año siguiente.
(...), insensata del obispo Von Helde (...), que él La fidelidad al papel exige ocasionales
pensó y actuó como un niño, produciendo este flexibilidades en cosas secundarias para man-
hecho nuevo e inconsecuente para todo el pue- tener los objetivos primordiales. Edir Macedo
blo brasileño (...). Queremos, entonces, pedir ha dado a la opinión pública la imagen cohe-
perdón a todos ustedes, católicos, que fueron
rente de un “pastor perseguido”, víctima de la
afectados por esa actitud del obispo Von Helde
Iglesia Católica, la cual usa la Red Globo pa-
(...)”.
ra golpearlo. Es evidente que esa estrategia ha
De inmediato, en el auge de la crisis, dado buenos frutos y ha conservado unido a
su rebaño. Pero todo eso es mantenido a tra-
Macedo apartó del cargo a Von Helde, que
vés de una escenificación que desecha el bri-
era pastor y obispo del templo del barrio de
llo individual de cada pastor y canaliza los
Bras en la ciudad de San Pablo. También a Di-
éxitos para la organización o, en otras pala-
dini de sus actividades al frente de la Asocia-
bras, se personalizan los errores y fracasos. En
ción de Beneficencia Cristiana y del programa este sentido, el ejemplo viene del propio Ma-
nocturno de televisión “25 ª Hora”, en el cual cedo quien dijo en una entrevista (revista Ve-
se realizaban entrevistas sobre asuntos varia- ja, 6-12-95, pp. 70-75) que se considera “el
dos y emitido por la emisora de la iglesia. La estiércol del caballo del bandido (...), un
IURD anunció entonces que Von Helde sería montón de nada (...), una basura”. Sus detrac-
transferido para los Estados Unidos y Didini tores dicen que esa humildad es falsa y no pa-
para Africa, según informó el diario Estado de sa de una jugada de marketing, pero el públi-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 83

co interno ve en esa manifestación una acti- a los clientes. La IURD, por causa de su am-
tud de humildad y mansedumbre, una señal bigüedad organizacional, Iglesia-Empresa, ha-
más de ese carisma. ce de la mensuración de las colectas y de la
¿Serían esas declaraciones de Macedo presencia física de los fieles, las principales
una estrategia para desvincular la organiza- formas de evaluación del trabajo de un pastor.
ción de su propia persona, preparándose para Los pastores elaboran gráficos semanales con-
un proceso de rotación del carisma a corto teniendo el número de frecuentadores en ca-
plazo? En un número especial del periódico da horario y las respectivas colectas. Así, el
Folha Universal (31-12-95), en el auge de la culto-espectáculo es evaluado en función de
lucha contra la Globo, sus redactores elabora- los milagros realizados, de los exorcismos
ron un significativo titular: “La Iglesia Univer- concretados y, sobre todo, en función de los
sal está por encima del Obispo”. Y en el cuer- diezmos y ofrendas recaudados.
po de la nota: En el momento del culto, el pastor es
el hilo de unión entre Dios y los hombres. Su
“El Obispo Macedo ha afirmado innumerables éxito se debe a Dios pero el progreso de la
veces que la Iglesia Universal del Reino de Dios iglesia depende de su habilidad en recaudar
es mayor que él. En la condición de ser huma-
aquello que Edir Macedo dice es “la sangre de
no, el obispo comete sus fallas. Así también to-
la Iglesia”; esto es, el dinero. Por lo tanto, la
dos los demás obispos, pastores, obreros y
miembros. Errar es simplemente humano. Lo capacidad de aumentar el total recaudado es
importante es que reconozcamos nuestros erro- lo que distingue al “pastor de éxito” del “pas-
res, nos arrepintamos de ellos delante del Señor tor improductivo”. Para los que se acostum-
Jesucristo...” bran a superar las metas hay promesas de una
carrera próspera, exteriorizada en la partici-
Es posible que esa centralidad de la pación en los rendimientos del templo y en la
administración en las manos del emprende- promoción que puede llevarlo a volverse un
dor inicial, a nuestro modo de ver, sea el mo- líder estatal o un obispo.
tivo principal para impedir una eventual “ve- Pero para tener éxito el pastor debe,
detización” de algunos actores. Porque cuan- por medio de su acción, integrar las prácticas,
do alguien en la iglesia, aún por cumplir con deseos y expectativas que se encuentran dis-
éxito todas las exigencias de su papel, co- persos en la platea. El “buen pastor” es aquel
mienza a recibir loores y a volverse más visi- que consigue provocar en su auditorio emo-
ble que el propio Macedo, rápidamente ese ciones, una participación continua en los cul-
actor es sacado del escenario y colocado en tos y en las “campañas de fe” y una decisión
posiciones subalternas, en una especie de de comprometerse con compromisos finan-
“heladera eclesiástica”. Tal vez ése sea el ca- cieros más o menos permanentes, en la igle-
so del ex-obispo Renato Suhett, que será ana- sia. Es admirado y querido por su auditorio no
lizado más adelante en nuestro trabajo. porque hable correctamente la lengua patria o
porque use un discurso que denote sabiduría
La evaluación del pastor-actor: productividad
sino sobre todo, por los resultados de su “inti-
Un actor de teatro es evaluado por su midad con Dios”. Tal como el actor teatral,
capacidad de representar, sensibilizar y atraer provoca el momento de efervescencia, des-
las masas, así como el vendedor también lo es pierta aquellas fuerzas supuestamente ador-
a través de las facturas emitidas por la fábrica mecidas en el interior de cada uno, generan-
84 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

do así una integración de las conciencias, en sobre cómo deben actuar para conseguir le-
el sentido dado por Durkheim, fundiéndolas a vantar una buena colecta:
todas en un nuevo orden propuesto por la
iglesia. Para conseguir tales resultados, el pas- – Ud. tiene que llegar y decir: ¡Hola, gente!
Uds. van a ayudar ahora en la obra de Dios. Si
tor-actor precisa dominar el ars o la techné,
Ud. quiere ayudar, amén. Si Ud. no quiere ayu-
productores de persuasión. Y también realizar
dar, entonces Dios va a ayudar a otra persona a
lo que Berger & Luckmann (1973: 104, 105) ayudar, amén! ¿Entienden cómo es esto? Si
atribuyen ser importante para el actor, esto es quiere, amén. Si no quiere, que se embrome! ¡O
corporizar los papeles y efectivizar “el drama da o desciende! ¿Se entiende cómo es esto? Es-
al representarlo en un determinado tablado”. to es así. Porque entonces, así, el pueblo ve co-
Pues ni “el drama ni la institución existen em- raje en Ud. El pueblo tiene que tener confianza
píricamente separados de esta realización re- en el pastor. Si Ud. le muestra aquella manera
petida”. “chocha”, el pueblo no va a confiar en Ud.
Por todo eso es que se puede afirmar
- Tiene que ser el super-héroe del pueblo, ¿no es
que en la IURD, el proceso de evaluación del cierto? (Alguien del fondo).
pastor pasa obligatoriamente por el análisis
de su performance teatral y por la productivi- - Exactamente, tiene que ser el super-héroe para
dad. Ese pastor es entrenado para conseguir que el pueblo diga: Miren, ¿vamos a hacer eso?
resultados prioritariamente monetarios. Los Es el gran desafío. Yo hice eso. Agarré la Biblia
ejemplos a seguir son confirmaciones de ese y dije: ¡Oh, Dios! O el Señor honra a su palabra
aspecto, a pesar que deben ser examinados o (...) y entonces tiré la Biblia, que se despeda-
zó en el piso. Hice eso en la iglesia y en la tele-
con cierto cuidado, pues salieron a la luz pú-
visión. Entonces eso llama la atención. El pue-
blica durante la polémica entre la Red Globo
blo dice: ¡Ese pelea hasta con Dios! Cuidado,
y la IURD en el segundo semestre de 199531. eh! Ahí es que la gente..., entonces están aque-
El primero de ellos forma parte de una llos que son tradicionales y dicen: Já! Ese es un
cinta de video grabada por el ex-pastor Carlos falso profeta, va a ser maldecido. Pero también
Magno de Miranda y que fue llevada al aire están aquellos otros que dicen: Buéh, hace
por la Red Globo de Televisión en el horario cuánto tiempo que yo quería eso; ‘pucha’, yo
de mayor audiencia, pocos días antes de la estoy cansado de leer la Biblia, de leer tantas
Navidad de 1995. El segundo forma parte del palabras y no suceder nada en mi vida... Enton-
libro-declaración escrito por Mario Justino, ces, ése va a quedar a nuestro lado. ¡Es todo o
nada! Y él pone todo allá. Quien se embarca en
otro ex-pastor, en el cual relata las maneras
esta, está bendecido. Quien no se embarca, se
como se pedían resultados y se excluían a los
queda. ¿Entienden cómo es esto? Entonces Ud.
pastores “improductivos” en el final de los nunca puede tener vergüenza o timidez. Pida,
años ‘80. pida, pida. Quien quiera dar, da; quien no quie-
ra dar, no da. Si tiene alguien que no quiere dar,
Escena No. 1 hay un montón que van a dar.

El episodio sucede en un campo de - ¿Tiene que ser con coraje, con valor? (Alguien
fútbol donde, según Carlos Magno, Edir Ma- del fondo)
cedo jugaba en 1990 un partido con la mayor
parte de los líderes de su iglesia. Informal- - Sí, tiene que ser así. Porque el pueblo quiere el
mente, en el intervalo él orienta a los pastores pastor con coraje. El pueblo quiere ver el pastor
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 85

peleando con el demonio. sas de los otros pastores, contando el dinero


recaudado (Grabaciones, Red Globo, 22-12-
- ¡El pueblo está cansado de falsa humildad! (Al-
95).
guien del fondo)
Escena No. 2
- El pueblo está cansado de falsa humildad. El
sacerdote es tan humilde y no da nada, no ofre-
El autor de la declaración es el ex-pas-
ce nada. El sacerdote con aquella manera (...) Y
tor Mario Justino (1995: 59-62). El cuenta có-
nosotros vamos allá y, eso mismo, y “meta para
quebrar” y se vuelve voltereta y hace que el mo sucedían las reuniones dirigidas por el
pueblo se vuelva loco (...) responsable de la región de la IURD en Bahía
(nordeste del Brasil), Carlos Alberto Rodri-
[A partir de este punto, Macedo comienza a gues, en los años ‘80. Este último, hoy obispo,
ilustrar contando una historia de Moisés.] fue enviado a Bahía a fin de “rescatar la Uni-
versal de allí de la desmoralización y evitar la
- Entonces Moisés fue allá, con el mismo caya-
pérdida de los pocos fieles que insistían en
do con el cual había abierto el Mar Rojo y ha-
bía visto tantos milagros; llegó y preguntó: Por
continuar en la iglesia”. A continuación, Justi-
casualidad, ¿de esta roca puede salir agua? Y to- no registra lo que a su modo de ver estaba su-
có en la roca así [haciendo gestos con las ma- cediendo en la Iglesia Universal en aquella
nos] y salió agua! Já, já, já [todos acompañan región y en ese momento:
con carcajadas la acción de Macedo, imitando
a Moisés]. ¡Por casualidad salió agua! Entonces “(...) Prisión de pastores implicados en drogas
Dios se enojó: ¿porque tú (sic) me tenías que (...), adulterios, rebelión de pastores que en ma-
honrar yo no te di un cayado, una fe? ¡Eso es lo sa abandonaban la Universal para abrir sus pro-
que tenemos que decirle al pueblo! pios templos. Al fin de cuentas, templo es dine-
ro (...). Estaban también aquellos (...) que des-
- ¡Nuestro bastón es nuestra fe! (Alguien del fon- viaban dinero de la iglesia para sus cuentas per-
do) sonales (...). Las primeras reuniones de pastores
realizadas por Rodrigues fueron básicamente
- Entonces, yo pregunto lo siguiente [al pueblo]: una concentración de amenazas e insultos. El
¿A quién le gustaría tener el bastón de Moisés? mensaje fue corto y grosero: El pastor que no al-
El pueblo contesta: ‘¡Yo!’ [imitando al pueblo]. canzase la meta de ofrendas que él había estipu-
Pues, Ud. lo tiene; es sólo usarlo; ¿Se entiende lado, recibiría una patada en el trasero (prefiero
cómo es esto, la fe? usar esta palabra). Conociendo nuestro origen
humilde, él prometió hacer regresar a cada uno
[Un joven pastor desde el fondo cuenta cómo de nosotros a la antigua vida dura de albañiles,
consiguió convencer a trescientas personas para recolectores de basura y panaderos en el caso
dar su nombre, tomar sobres y asumir el com- de que no levantásemos el dinero que quería
promiso de dar una suma considerable de dine- (...). En su gestión, el diezmo, que secularmente
ro durante tres meses. El dice (sic): ‘Mire que to- era el 10% de los ingresos, pasó al 30%. El creó
dos los días aparece el doble o el triple de eso también el “Pacto de la Comunidad”, un carnet
en la ofrenda’.] con 12 cuotas que las personas pagaban men-
sualmente. Muy parecido con el conocido jue-
Al poco tiempo, la Red Globo presen- go llamado “Baúl de la Felicidad” y con la des-
tó la última parte: un montaje en que se elimi- ventaja de que en caso que los milagros no su-
nó el audio en que Edir Macedo abre el cofre cediesen el fiel no tendría derecho a electrodo-
de la iglesia en Nueva York y va, entre sonri- mésticos en las casas “Tamakavi”. Bajo la nueva
86 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

dirección, la IURD de Bahía volvió a ser el pa- diencia plena es uno de los elementos más
tio de los milagros (...). Todas las semanas él importantes en la estructura y funcionamiento
[Rodrigues] echaba pastores ‘improductivos’. de esa iglesia. Tanto que anotamos en una de
Pero para no dar esa imagen de que sólo-se-
las declaraciones: “Me parece que las órde-
piensa-en-dinero, echó mano de un plan ma-
nes de un pastor es (sic) para ser obedecida; al
quiavélico: durante las reuniones leía cartas
anónimas de veracidad dudosa en que alguien final de cuentas, él es el hombre de Dios. Y no
relataba cosas sobre la mala conducta de aquel me cabe a mí discutir la orden de un hombre
pastor que Rodrigues ya pretendía despedir. de Dios”. Por ese motivo no le basta al pastor
Después de leídas las cartas se realizaba una vo- simular creencia a pesar de que hay algunos
tación en base al “levantar la mano” para deci- que consiguen practicar bien ese juego. El su-
dir la suerte del pobre infeliz (...). Cobardemen- ceso del show es proporcionalmente depen-
te levantamos las manos por la salida (...). Mu- diente de la capacidad de llevar a la platea a
chos no estaban de acuerdo con sus métodos
creer en su sinceridad. El “buen pastor” de-
pero por amor a sus empleos, no tenían coraje
muestra experimentar las emociones religio-
de manifestarse...”
sas que entrega al público.32
Reafirmamos que el pastor iurdiano Una observación más atenta de los fe-
tiene en común con un actor la incumbencia nómenos que ocurren en el medio neopente-
de encarnar y hacer visible delante de la pla- costal no confirma la versión de aquellos que
tea a personajes invisibles. Para hacer de eso ingenuamente colocan todos los actores-pas-
una realidad concreta, el pastor precisa con- tores en la fosa común de los “farsantes”,
firmar con acciones en el transcurso del culto “manipuladores” y “los que fingen”, cuya úni-
que él es el “hombre de Dios”, a pesar de que ca finalidad sería simular identificación con
ese título sea un presupuesto aceptado por la lo sagrado para “arrancar dinero” del audito-
platea desde el inicio de la dramatización. El rio. Ese prejuicio, además de alimentado por
refuerzo continuo genera una tautología, pues convincentes argumentos, sirvió para colocar
el pastor es el “hombre de Dios” porque es a esos pastores a la defensiva. En el final del
instrumento de “cura”, “milagros” y “prodi- año 1995 y después de continuas denuncias
gios” y, por otro lado, él hace todas esas ma- de “charlatanería” y de “explotación econó-
ravillas porque es el “hombre de Dios”. El ar- mica” del pueblo pobre, los pastores comen-
gumento usado es semejante al empleado por zaron a iniciar y terminar el culto explicando
Levi-Straus al respecto de un famoso hechice- el por qué se pide tanto dinero en la Iglesia
ro de nombre Quesalid que obtenía todo su Universal.33
carisma y prestigio de actos milagrosos que
estaría realizando. Claude Levi-Straus (s/d.: Los equipos y el control
208) registró: “Quesalid no se volvió un gran del “espectáculo de fe”
hechicero porque curaba a los enfermos; él
curaba a sus enfermos porque se había vuelto Entre otras contribuciones de Goffman
un gran hechicero”. al estudio de la sociedad está el análisis del
Es por ese motivo que se exige en la papel dramatúrgico desempeñado por los
IURD obediencia absoluta a los pastores. Su equipos en la administración de una impre-
palabra debe ser acatada sin críticas y todas sión creada. Este autor definió (1975: 78)
sus instrucciones seguidas con rigor. La obe- equipo como “un grupo de individuos que
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 87

cooperan en la escenificación de una rutina cas. En cada templo local hay un pastor-titu-
particular”, a fin de ayudar a mantener una lar que elige o excluye los “obreros de la igle-
determinada definición de la situación. sia”, teniéndose siempre en cuenta las cuali-
La existencia de auxiliares en los ri- dades religiosas de cada uno.
tuales de cultos o de magias es una cosa nor- Los obreros y obreras actúan como vo-
mal. Al lado del actor principal siempre hay luntarios, no tienen vínculos como empleados
actores “secundarios” que mantienen el orden de la iglesia y no reciben ninguna ayuda fi-
durante el transcurso del ceremonial, despe- nanciera por ese trabajo. Ellos reportan a los
ñando la función de “guardianes” de fronteras pastores por los cuales son designados, respe-
o de “porteros” de escenario. Ellos vigilan in- tándose sus respectivas actividades profesio-
cluso para evitar que haya alguna ruptura en nales de la vida cotidiana. Su función es auxi-
el creciente clima emocional, importante ele- liar al pastor antes, durante y después de las
mento para el éxito del servicio religioso, al reuniones, atender las personas que llegan a
punto de ser interpretado por sus participan- los cultos, aconsejarlas, ungirlas con óleo,
tes con expresiones semejantes a: “El culto cuidar de los niños mientras los padres asisten
hoy fue una bendición”. Así, en el catolicismo a las reuniones y dirigir alguno de los depar-
están los “sacristanes” o “coronitas”; en los tamentos en que se divide la iglesia local. El
templos presbiterianos, los diáconos; en los obrero actúa en los templos como si fuese un
cultos afro-brasileños, el “cambono” que au- “vendedor” de un comercio al recibir a los
xilia a los médiums incorporados en la comu- posibles “clientes’. El obispo Paulo Roberto
nicación con los aquellos que consultan o el Guimaraes (TV Record, 11-2-96), caracteriza
“samba”, el auxiliar de “madre pequeña” que así al obrero: “El siempre debe tener una son-
a su vez interactúa con la “madre de santo”. risa en los labios, acoger a las personas con
Tales individuos funcionan como vigilantes cariño (...), dejar los problemas que tiene en
de un determinado “territorio social”, concep- casa y no traerlos para la obra de Dios (...).
to puesto en circulación por Robert Sommer Ud. está trabajando para Jesús y no para el
(1969) en el final de los años ’60. obispo”. En ciertos templos como el de Bras,
En el culto-espectáculo, el pastor iur- por ejemplo, hemos visto obreros cuidando
diano raramente se presenta solo. Su actua- de la limpieza del salón de culto, lo que en la
ción está atada a la acción de otros figurantes práctica viene a ser una especie de mano de
que también son importantes para el éxito de obra gratuita para la IURD34.
esa empresa. Es práctica estar en sus templos, En el transcurrir del culto hay un reali-
además del pastor titular, dos pastores auxilia- neamiento constante entre el pastor, los evan-
res o si no, hombres o mujeres que actúan co- gelistas y los obreros. A veces uno precisa cu-
mo obreros. Todos estos forman juntos un brir la falta o el error de otro. Algunos ejem-
equipo de trabajo factible de desdoblarse en plos a continuación ilustrarán mejor ese as-
otros equipos de propaganda o acción social. pecto de la interacción social entre los diver-
Según el Manual del Obrero (IURD, s/d.: 81, sos actores en ese transcurso de la representa-
100, 101) en la Iglesia Universal hay sólo dos ción:
“órdenes sagradas”: la ministerial, constituida
En el ya citado templo de Bras asistimos al cul-
de pastores, y la laica, formada por evangelis- to del día 28 de julio de 1995, a las 15 horas.
tas. Los pastores y evangelistas son itinerantes Allí un pastor auxiliar muy joven con aparente-
y están siempre sujetos a remociones periódi- mente unos 18 años de edad y participante del
88 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

servicio de culto de aquella tarde, en la hora de tituir la falta o el fracaso de un equipo de tra-
la apelación en favor de las ofrendas, fue hasta bajo. Los ejemplos que siguen, sacados de en-
el frente para entregar una donación por valor tre tantas denuncias y declaraciones – mu-
de trescientos reales (equivalente a unos tres-
chas de difícil comprobación -, sirven como
cientos dólares). Ello después que el pastor-titu-
lar había dicho e insistido varias veces que “el
indicio de que no siempre la IURD emplea
Espíritu Santo me está revelando que aquí hay solamente la persuasión basada en la propa-
una persona dispuesta a dar trescientos reales a ganda para convencer a los enfermos y pro-
Dios”. Con todo, pese a la insistencia, nadie blemáticos para manifestarse en sus cultos.
aparecía. El joven pastor aparentemente “salvó” Debido a la cantidad de ellos, pienso que es
la escenificación, y entonces fue presentado por importante citar algunos:
el pastor-titular de la siguiente forma: “¡Miren,
hermanos! El es muy joven aún, está comenzan- En el Paraná (zona sur del Brasil), un ex-pastor
do su trabajo en la iglesia pero no mide esfuer- de la IURD contó que al iniciar un trabajo en
zos y está dando para Jesús casi todo lo que es- una pequeña ciudad estimulaba al público pre-
tá ganando en este mes. Es un ejemplo para to- sente en la hora de la colecta ofreciendo como
dos nosotros, quienes estamos aquí esta tarde”. su ofrenda personal un billete con el mayor va-
lor de la época. Pero después, al contar el dine-
En otra oportunidad vimos al entonces obispo ro y antes de mandarlo para la sede en San Pa-
Von Helde dirigiendo el culto y llamar la aten- blo, sacaba aquel “billete estimulante” para uti-
ción de un pastor que pese a estar en el “corre- lizarlo nuevamente en otros cultos. Dijo tam-
dor de los milagros” agitando los brazos y oran- bién haber practicado otros fraudes para estimu-
do en voz alta no demostraba mucho entusias- lar el surgimiento de milagros. Por ejemplo,
mo por la representación. Von Helde dijo por el contratar un equipo de “falsos enfermos” en una
micrófono: “¡Más entusiasmo, pastor! ¡Así Dios ciudad vecina para simular milagros y prodi-
no va a oír nuestros pedidos; a Dios no le gusta gios. Los problemas se volvieron ineludibles
el desánimo! El miembro del equipo, más que cuando los simuladores se convirtieron en
apurado, se recompuso e imprimió mayor entu- chantajistas del pastor, amenazando contar en
siasmo a su actuación. la ciudad lo que realmente habría sucedido si
no les fuese dado más dinero. Sin otra alternati-
En el programa Despertar de la Fe hay un mo-
va, el pastor habría abandonado la ciudad y
mento en que varios pastores son invitados a de-
también la Iglesia Universal.
cir su propio nombre, el horario de los cultos y
el domicilio de su templo. Uno de ellos, posi- Un informante nos contó que hacía meses que
blemente nombrado en los días inmediatamen- no se encontraba más con una joven frecuenta-
te precedentes, dijo delante de las cámaras, pa- dora de su templo. Y un determinado día, al en-
ra desconsuelo del pastor Gerson Cardoso, pre- contrarse con ella, le preguntó: “¿Por dónde an-
sentador del programa: “¡Me olvidé la dirección das que desapareciste? ” Y ella le respondió:
de la iglesia!” Rápidamente la producción corri- “Estuve viajando mucho. Estoy trabajando de
gió la falla, colocando en la pantalla la direc- ‘paloma-mensajera’ en varias iglesias”. El infor-
ción de aquel templo. En las semanas posterio- mante dijo no estar entendiendo lo que la mujer
res no vimos más en la televisión al desatento le estaba diciendo, a lo que ella le completó:
pastor. “Recorro varias iglesias haciendo de cuenta que
soy poseída por la ‘paloma-mensajera’ (sic)”.
En el comienzo de la implantación o
consolidación de un nuevo templo, han habi- En una de las declaraciones contra la IURD, en
do denuncias del uso de simulacros para sus- proceso abierto en San Pablo, según relato del
diario Jornal da tarde, Marcia Spósito, comer-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 89

ciante de la zona oeste de la ciudad, dijo haber medio de las cohortes de los adeptos organi-
escuchado a dos parroquianos que frecuenta- zados”.
ban su bar, próximo de la IURD, contar que Tchakhotine (1967: 562, 563) y algu-
eran pagados para infiltrarse entre los fieles y
nos otros estudiosos del comportamiento co-
hacer donativos con recursos de la propia igle-
sia. Obviamente se procuraba incentivar así a
lectivo han apuntado la existencia en la mul-
las demás personas a hacer lo mismo. Los mis- titud de personas activas y pasivas. Según es-
mos hombres contaron también que a veces si- te autor, el segundo grupo llega a cerca del
mulaban enfermedades o posesiones demonía- 90% y sólo asumen determinados tipos de
cas. De todas maneras, tales procesos casi siem- comportamiento si son estimulados o arrastra-
pre acaban siendo archivados por falta de prue- dos por los activos. Ahora bien, los datos re-
bas (Jornal da tarde, 12-10-90).35 cogidos a través de la observación nos esti-
mulan a identificar esos activos con los equi-
En una cárcel de San Pablo algunos nigerianos
que estaban presos por tráfico de drogas, des- pos de monitores del espectáculo de la fe. Ta-
pués de “manifestarse” con demonios en uno de les “funcionarios regulares del culto” ayudan
los cultos de la Iglesia Universal fueron vistos en los templos neopentecostales en la genera-
recibiendo de alguien encargado del culto de ción de una impresión que actúa sobre los
aquella prisión paquetes de cigarrillos en pago participantes. Por lo tanto, de esa acción en
por la “buena actuación” de aquel día36. equipo, resulta una interacción social intensa
que, al decir de Charles Lindholm (1993) pue-
Lo curioso es que a despecho de que de hasta provocar el éxtasis y la pérdida de la
algunos de estos casos se volvieron públicos identidad del “Yo” personal, en la veneración
por intermedio de los diarios, no tenemos co- al líder.
nocimiento de ningún desmentido por parte Por desgracia no todos los analistas de
de la IURD en cuanto a la falsedad de los mis-
los fenómenos religiosos colectivos que ocu-
mos. Y cuando hay alguna referencia a tales
rren en el pentecostalismo han dedicado ma-
denuncias, las tales son encuadradas en el pa-
yor atención al papel de las estrategias racio-
pel de “las mentiras de nuestros perseguido-
nales, resultantes de la articulación entre
res”. Esa actitud de negar siempre, despierta
equipo y dirigentes en la creación de meca-
el surgimiento periódico de otras denuncias
nismos generadores de experiencias místicas
semejantes. La repetición de esas historias
colectivas.
hasta de parte de seguidores de la misma igle-
sia, indica por lo menos la existencia de algu- 5. Extraños: los actores indeseables
nas dudas en cuanto a la extensión y calidad
de los milagros. Tales versiones apuntan a la En virtud de la intensa participación
posibilidad de existir en esa iglesia las deno- de la platea en la escenificación y de sus pe-
minadas claques, que funcionan para garanti- leas con los medios de comunicación, la
zar por medio del contagio el surgimiento de IURD se ha mostrado cada vez más descon-
entusiasmo en el público, aunque sea artifi- fiada con las personas que quieren hacer al-
cialmente inducido. Eso parece ser confirma- gún tipo de registro de lo que ocurre en sus
do por Jean-Marie Domenach (1955: 79), templos. La presencia de periodistas, investi-
quien escribió: “La acción del conductor de la gadores y curiosos es rápidamente captada.
multitud se multiplica casi siempre por inter- Hay individuos que funcionan como “recep-
90 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

tores de informaciones” y transmiten al “di- algo escondido, que no puede ser revelado a
rector del evento” la existencia de anomalías la opinión pública. Pero la teoría dramatúrgi-
durante la sesión de culto. A partir de allí, al- ca permite un análisis de la reacción iurdiana
guien es destinado para acompañar y mante- de otra manera. Porque si pensamos en el cul-
ner sobre vigilancia al extraño, impidiéndole to neopentecostal como una dramaturgia en
superar el límite de tolerancia. Por otra parte, acción, es muy simple concluir que la presen-
la intensa participación gestual permite la cia de extraños a la misma es un riesgo para
identificación rápida y precisa, aunque sea en la representación como una totalidad. En el
medio de millares de personas de aquellos culto iurdiano no hay espacio para asistentes
que no presentan señales propias de perte- aislados en la platea y todo lo que estorba pa-
nencia religiosa.37 ra la buena marcha del culto de inmediato es
En varias oportunidades ha habido encarado como la presencia de los demonios.
conflictos entre periodistas, investigadores y El obispo Macedo (1989: 24) escribió que:
obreros de la IURD. Uno de esos problemas
“Por increíble que parezca, el diablo ataca más
fue relatado así por la propia víctima, Arman-
adentro de la iglesia que en cualquier otro lugar.
do Amenore:
Durante las reuniones es muy común que una
“¡Quema, quema, quema! Cuando oí el grito in- criatura llore, alguien llegue apresurado para
quisidor de la multitud, pensé: ‘No salgo vivo de pedir informaciones, otros manifiesten demo-
esta’. El miedo hizo que mis brazos se durmie- nios aún antes de la oración; en fin, una serie de
sen y las rodillas casi se doblasen (...). Decenas cosas suceden para desviar la atención de las
de obreros me cercaron (...).El pastor cada vez personas del mensaje”38.
más enfervorizado, ordenó: ‘Vamos a expulsar-
lo del templo’ (...). Me pareció que me irían a Esos episodios confirman la importan-
linchar (...). Le pedí a un obrero que me prote- cia de la función del director del espectáculo
giese. El me abrazó y caminando lentamente, desempeñada por el pastor, de quien se exige
implorando calma a la multitud, consiguió sa- la distribución de papeles y la supervisión de
carme de allí” (Folha de S. Paulo, 17-9-95). todo el proceso dramatúrgico, lo que a veces
implica apartar o construir barreras de seguri-
Acontecimientos como el narrado de- dad en torno del extraño.39 Por lo tanto, el
muestran que hay una fuerte tensión entre los pastor funciona como un controlador del cli-
iurdianos y los medios de comunicación. Eso ma teatral. En el culto-espectáculo todos que-
ha provocado el surgimiento de sistemas de dan dependientes de su orientación y de su
seguridad en sus principales templos en San equipo de trabajo. Es él quien encamina la es-
Pablo y Río de Janeiro. Por otro lado, hay téc- cenificación con la ayuda del grupo de obre-
nicas apropiadas para identificar extraños en ros como si no hubiese un orden litúrgico pre-
el culto. Por ejemplo: indagado sobre cómo fijado. O sea que la escenificación aparenta
notaba extraños, un pastor (M.) afirmó: “Ense- no poseer un sistema de “auto-regulación” en
guida se puede sentir que el individuo no tá
sí misma, lo que en ausencia del pastor exige
(sic) batiendo palmas, orando o contribuyen-
que alguien asuma la función de control de
do. Aunque no esté notando nada, uno siente
fronteras. En este caso asume la dirección del
que él está fuera de lo que está sucediendo en
culto cualquier persona que tenga experien-
el culto”.
cia en la conducción de un espectáculo y que
Los medios interpretan la desconfian-
sea portador de una visión más amplia de los
za iurdiana como señal de que realmente hay
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 91

diversos mecanismos que rigen los intercam- tiendo trajes de moda, simulan una posición
bios simbólicos. financiera bien resuelta. No usan en el tabla-
Los obreros y obreras en el transcurso do efectos luminosos como los tele-evangelis-
del culto recorren continuamente los corredo- tas estadounidenses ni conjuntos corales. El
res, estimulando a la platea a participar con pastor conduce el canto cuyas letras son de
emoción de las escenas vividas en el tablado fácil memorización y, eventualmente, en el
o propuestas por el pastor. A veces los obreros templo de Bras algunas de las estrellas contra-
son usados para completar el número 70 para tadas por la grabadora Line Records aparecen
la realización del “corredor de los setenta – en especial- cuando están lanzando un nue-
pastores”. Se trata de una tarea importante vo disco en el mercado religioso.
porque la participación de todos es funda- Con todo, la teatralización y la trans-
mental para concretar el ritual de la IURD. formación del culto religioso en un espectá-
Además de todo, es la participación de la pla- culo es el precio pagado por los religiosos por
tea la que garantiza la fusión culto-teatro y la someter sus acciones a la soberana voluntad
transformación del espacio de culto en un del público. Coincidimos con Baudrillard
teatro total. (1994: 13, 14 y 15) cuando escribe que:
Como todo trabajo realizado colecti-
“Para las masas el Reino de Dios siempre estu-
vamente, es natural el surgimiento de intrigas vo sobre la tierra, en la inmanencia pagana de
entre los miembros de un equipo de obreros. las imágenes, en el espectáculo que la iglesia les
A veces tales conflictos surgen por causa de ofrecía. Desvío fantástico del principio religio-
los lugares más prominentes en el devenir del so. Las masas absorbieron la religión en la prác-
espectáculo. Supimos de conflictos y hasta de tica sacrílega y espectacular que adoptaron (...).
la difusión de relatos falsos a los pastores so- Ninguna fuerza puede convertirlas a la seriedad
bre la idoneidad espiritual de otros obreros en de los contenidos, ni aún a la seriedad del códi-
el templo del barrio de Lapa (San Pablo), en go (...). Ellas quieren apenas signos, idolatran el
ocasión de la compra de la Red Record de Te- juego de los signos y los estereotipos (...), siem-
levisión, pues varios de ellos eran candidatos pre que estos se transformen en una secuencia
espectacular...”
a un empleo en aquella emisora. Pero casi
siempre esos conflictos internos son resueltos
Por eso el protestantismo elitista, de
por el pastor entre los bastidores y raramente
origen estadounidense y europeo, tuvo éxito
la platea toma conocimiento de ellos.
en Brasil sólo entre los que tenían condicio-
Conclusión nes sociales de aceptar su mensaje racionali-
zador del mundo. Y eso era un grupo minori-
Procuramos mostrar en las páginas tario de la población. La aproximación de ese
precedentes que el culto iurdiano se aproxi- mensaje a las masas no se hizo si no a través
ma a la estructura de los shows y de los es- de la entrega a ella de muchas características
pectáculos teatrales. En el mismo los actores y que sólo en aquel momento eran tenidas co-
la platea interactúan entre objetos que forman mo esenciales. Después vinieron los cambios
parte de un escenario. El pastor-actor coman- socio-económicos y las transformaciones en
da con su voz un espectáculo en que la mo- las formas en que las masas han vivenciado la
delación de su voz, la entonación, el ritmo y religión. En ese contexto llegó el mensaje
la velocidad se vuelven un metalenguaje y así pentecostal que fue acogido, transformado y
él crea nuevas realidades. Los pastores, vis- re-estilizado dentro de nuevos moldes.
92 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

La dramatización neopentecostal no teatro que – exactamente porque vuelve lo irre-


es nada más que un momento en que tales al más verdadero que lo real – hace de nosotros
transformaciones son experimentadas en el sueños más vagos, de nuestras difusas aspiracio-
nes, de nuestras más inconscientes necesidades,
escenario de la vida, en nivel simbólico. En
no más testigos de impotencia o de fugas estéri-
ese sentido la Iglesia Universal es un teatro les sino un trampolín para una humanidad más
permanente y sus pastores, obreros y fieles, lúcida y más violentamente ávida de su propia
son actores al participar íntegramente de los realización.”
shows que sobrepasan las paredes del templo
expandiéndose en la vida cotidiana de cada Por ese motivo la IURD consiguió unir,
uno de ellos. por medio de la teatralización del culto, la ne-
El teatro cúltico participa de la crea- cesidad de participación de los fieles, la ofer-
ción de una realidad que se superpone a la ta de nuevos productos simbólicos y las ema-
realidad social pero, al mismo tiempo, procu- naciones originadas en las profundidades del
ra hacer que la vida imite al arte. Pierre-Aimé imaginario social. Deviene de allí el hecho de
Touchard (1970: 201) termina su libro regis- esa Iglesia ser “moderna” y “antigua”, porque
trando: ella tanto concilia como rompe con el pasado,
pero reunifica los fragmentos de mundos lo
“Sí, el teatro, eterno exorcista de demonios, que que le garantiza la posibilidad de actuación
pacifica las pasiones, que junta las soledades; el en un cuadro de “post-modernidad”.
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 93

Notas

1 La palabra katharsis es de origen médica y sig- entonces obispo de San Pablo, al declarar ante
nificaba “acto de evacuación” o de “descarga la policía después del famoso episodio en que
emocional”. Según Aristóteles (1967: 299), la pateó la imagen de la Virgen en un programa
katharsis provoca en el ser humano un efecto de TV, tuvo uno de sus guardaespaldas (un ex-
de purgación de sus pasiones nocivas. La trage- presidiario) preso por portación ilegal de arma
dia es la imitación de una acción importante y y por estar implicado en el apaleamiento de
completa, de cierta extensión; en un estilo periodistas. Carlos Magno Miranda, ex -pastor
vuelto agradable por el empleo separado de de la IURD, denunció públicamente a Edir Ma-
cada una de sus formas, según las partes; ac- cedo, a través de los diarios y en declaraciones
ción presentada no con la ayuda de una narra- efectuadas a la Policía Federal, como receptor
tiva sino por actores y que, suscitando la com- de dinero de traficantes colombianos para po-
pasión y el terror, tiene por efecto obtener la der comprar la Red Record de Televisión en
purgación de esas emociones”. 1989. También que en ese “trabajo sucio” el
2 Es imposible hablar de dramaturgia social sin obispo usó pastores que, con sus respectivas
una referencia a las contribuciones de H.G. mujeres, habrían escondido dólares bajo las
Mead, para quien el ejercicio del papel permi- ropas íntimas para huir de los exámenes de la
te la realización del “Yo” en la otra persona. En aduana brasileña (Ver: Folha de S. Paulo,
su concepto, es fundamental que el proceso de 17.09.95)
socialización del “yo” se realice a través de los 5 A veces, en ceremonias iurdianas hay sincretis-
otros. Sin embargo, una de las mayores contri- mo entre ritos y símbolos originados en el ju-
buciones para el estudio de la sociedad por el daismo y el cristianismo. Por ejemplo, se usa el
prisma de la dramaturgia social, vendría com jugo de uva representando la sangre de Cristo,
E. Goffman. Su libro The presentation of self in “el Cordero de Dios”, para empapar un tapón
everyday life, aparecido por primera vez en de algodón que, llevado dentro de un sobre de
1959, abrió camino para nuevas maneras de plástico es usado para pasarlo en el umbral ex-
ser encarada la adaptación de los individuos, terno de la puerta de entrada de la casa, tal co-
en los nuevos contextos culturales de la socie- mo los hebreos lo hicieron en Egipto. Esa ac-
dad urbano-industrial. ción simbólica sirve para impedir la entrada de
3 Al preguntar a un pastor de la IURD (pastor demonios en el interior de la casa del creyen-
“A”) sobre si había diferencia entre lo que “pa- te.
rece ser” y la “realidad que es” en su iglesia, 6 Ese abandono de la ética puritana que el pen-
respondió: “La IURD no tiene nada escondido. tecostalismo de origen holliness mantuvo, no
Ella es lo que aparenta ser en sus cultos y cere- es radical en la IURD. Nada en esta iglesia ni
monias. No hay necesidad de que el investiga- en nuestra investigación ratifica la conclusión
dor quiera penetrar en los bastidores para co- a que llegó Gualberto Gouvêa (1995), de que
nocerla. Vea los programas de televisión y ra- la Universal es “la iglesia de los placeres”. Y
dio o lea nuestros periódicos. Ella es lo que allí mucho menos, afirmaciones suyas reproduci-
está”. (julio de 1995). das por la Folha de S. Paulo (2-1-96) dando
4 Según noticias de los diarios, Edir Macedo y cuenta de que “La Universal no predica la pro-
otros obispos de la Iglesia Universal andan miscuidad pero dentro del casamiento tolera
acompañados por guardaespaldas. Hay denun- todo tipo de actividad sexual, inclusive la so-
cias de que tales acompañantes sean responsa- domía”. Tampoco que “Los obispos llegan a
bles por la práctica de “trabajos sucios” pero sugerir que el marido dé un baño de vino en la
necesarios para el brillo de la representación esposa antes de besarla, conforme los salmos
iurdiana. En uno de esos episodios Von Helde, de Salomón”.
94 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

7 Erika Fischer-Lischer (1992) elaboró una signi- por ejemplo, muestras del “óleo santo de Is-
ficativa descripción semiótica del teatro ale- rael” y del “agua del río Jordán” fueron confis-
mán de los siglos XVIII y XIX. Hay varias partes cadas y encaminadas al Instituto Adolfo Lutz
de su análisis perfectamente aplicables a la re- para examen e instrucción de proceso criminal
ligión teatralizada de la IURD. por comercio ilegal de productos con “efecto
8 Escenas semejantes pueden ser vistas en el medicinal”. El certificado OR-17.207/89 de
templo iurdiano de Santiago de Chile, en la ca- ese instituto, fechado el 4-1-90 y reproducido
lle Nataniel Cox No. 59, en cuya fachada am- por el diario Jornal da tarde (29-10-90), con-
plios paneles anuncian las “cadenas de oracio- cluyó que el líquido aprehendido era “una
nes que cambiarán su vida”, por eso “pare de mezcla de aceite de soja y aceite de oliva,
sufrir” pues hay una “oración fuerte al Espíritu usualmente destinado a la alimentación huma-
Santo”. na y no para fines medicinales, impropio para
9 Vimos escenas equivalentes a las que aconte- el consumo por estar rancio”. Es claro que los
cen en la IURD en un santuario perteneciente productos distribuidos en rituales religiosos y
a la disidente Iglesia Católica de las Santas Mi- mágicos están bajo la lógica de una economía
siones, que visitamos el 4-1-1995. Durante la simbólica, factible de ser captada apenas por
“misa de exorcismo”, el “padre exorcista” inte- quienes forman parte de ese círculo lógico.
rrumpió el ritual para que las personas fueran 13 Este episodio aconteció el día 12 de octubre
hasta un mostrador en los fondos del templo (de 1995), feriado nacional en el Brasil por es-
para comprar el “bálsamo sagrado” por R$ tar dedicado al culto de la “patrona del país”.
1,00 (un dólar estadounidense, aproximada- Sucedió que en un programa matutino de tele-
mente). El padre dijo que aquel “bálsamo es visión el obispo Von Helde de la Iglesia Unive-
muy valioso y no hay precio que pague el tra- sal, en San Pablo, llevó para el estudio de emi-
bajo que el ‘padre’ Francisco Silva (titular de la sión una imagen de yeso de la santa patrona de
iglesia) tiene para fabricarlo porque es necesa- los brasileños. Para demostrar la “falsedad” del
ria mucha concentración, oración y ayuno pa- culto a los ídolos pateó algunas veces la esta-
ra volverlo apropiado para espantar con su olor tua de yeso. Ese acontecimiento, que fue visto
los demonios de una casa”. tan sólo por algunas decenas de millares de
10 El periódico Folha Universal (31-12-95) trajo personas a través del canal Red Record (pro-
una fotografía y la noticia sobre la consagra- piedad de la propia IURD), se volvió conocido
ción de quince pastores y un obispo en Colom- a nivel nacional gracias a la reproducción que
bia. En la foto todos los pastores y sus respecti- de esas imágenes hizo la Red Globo de TV,
vas esposas estaban arrodillados y debajo apa- competidora de la Record y de la propia IURD.
recía este texto: “El Obispo José Luis presenta Como la Globo tiene un alcance muchísimo
el óleo santo para a continuación consagrar al mayor en la audiencia del país, fue así que de-
nuevo obispo y los pastores”. Con la consagra- cenas de millones de personas tomaron cono-
ción de Dios, óleo, pan, vino, agua, etc. asu- cimiento del asunto, creándose una conmo-
men nuevos significados para la comunidad de ción nacional, ampliamente transmitida por la
creyentes. prensa interna y externa y cuya difusión se hi-
11 Edir Macedo, La mujer según el corazón de zo alrededor del concepto de “guerra santa”.
Dios – controle su lengua, Folha Universal, 2- 14 La Vulgata Latina traduce el término griego
4-95. mysterium por la palabra sacramento. El térmi-
12 Obviamente ese mecanismo no es comprendi- no mysterium era empleado por helenistas y
do por las autoridades policiales y judiciales religiones esotéricas de los primeros siglos de
que insisten en el análisis químico de los obje- la era cristiana, con el significado de “secretos
tos que son aprehendidos en cultos de la herméticos”. A su vez, los autores bíblicos, lo
IURD. En Río de Janeiro, San Pablo y Salvador, usaban en el sentido de “secretos develados”,
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 95

para indicar las relaciones de lealtad que invo- 16 La valorización en los elementos materiales del
lucraban un juramento hecho a la divinidad. proceso de conocimiento parece que nos re-
La definición aceptada por los cristianos fue monta a Epicuro (1341-279 a C.) que defendió
formulada por San Agustín y habla del sacra- la teoría (empirista) del conocimiento por me-
mento como una “señal visible y externa”, or- dio de los sentidos y de la colocación de la
denado por Cristo para significar una gracia in- sensación como el criterio más alto de la ver-
visible. Durante la historia de la iglesia hubo dad. Por otro lado, introdujo la idea de que el
mucha discusión sobre el número de sacra- ser humano debe buscar el placer negativo, un
mentos. En el siglo XII d. de C., Hugo de San estilo de vida que no traiga dolor para el cuer-
Víctor llegó a sostener que eran treinta. La Igle- po ni perturbación para el alma. Edir Macedo
sia Católica aceptó apenas siete y los protes- (revista Veja, 6-12-95: 65, 73), el fundador de
tantes, dos. Además de esos siete, la Iglesia Ca- la IURD, comparando la experiencia mística
tólica tiene también los sacramentalia, ritos de la conversión, afirmó que el placer de ese
comparables a los sacramentos pero que no encuentro fue “más grande que el gozo de
son considerados esenciales para la fe. Entre hombre y mujer”. En esa misma entrevista, el
ellos están las consagraciones, los actos de citado obispo afirma que “el sexo es para que
bendición, exorcismo y otros más. Para los uno tengo placer. Dentro del casamiento, es
cristianos, el sacramento es una promesa de claro. Pienso que Dios creó el sexo también
bendición cuando es correctamente recibido. para que Ud. se saque su ansiedad, descargue
La IURD oficialmente acepta la teoría protes- su carga con otro y así quedar aliviado. Por eso
tante de los dos sacramentos. Su Manual del la mujer es peligrosa. ¡Es un peligro! Hay que
Obrero (Cap. 1, Art.2o, item 11 y 12) registra tener mucho cuidado con ella. Puede ser una
que “el bautismo en las aguas es la inmersión bendición o una maldición”(sic).
del convertido, en agua, en el Nombre del Pa- 17 Tal hábito parece haberse diseminado a partir
dre, del Hijo y del Espíritu Santo, no como me- de una iglesia neopentecostal de Toronto, céle-
dio exclusivo de salvación sino como parte de bre por la práctica de ritos considerados “extra-
ella”. A su vez, “la Santa Cena es una fiesta es- ños” por los demás pentecostales.
piritual por medio de la cual los cristianos, por 18 En el interior de las celdas situadas en las co-
el uso del pan y del vino (jugo de uva), recuer- misarías policiales, el bautismo es realizado
dan juntos la muerte del Señor Jesús”. Mientras por aspersión. Pero si hay espacio para intro-
tanto, la IURD supera algunos límites del pro- ducir una pequeña piscina, entonces el bautis-
testantismo histórico al estimular una actitud mo se hace por inmersión. En la Casa de De-
mágica, al enfatizar el empleo del pan y del vi- tención de San Pablo, la IURD construyó salas
no de la Santa Cena, para alejar malos espíri- propias para sus templos, dejando de usar los
tus o proteger el umbral de la puerta contra la espacios “ecuménicos” compartidos por todas
mala suerte. En estos casos, el pan y el vino re- las demás iglesias que actúan en los presidios
ciben otros significados y funciones, además de la ciudad.
de símbolos de la muerte de Jesús de Nazaret. 19 Edir Macedo tiene una apreciación especial de
15 En aquella época hubo hasta cristianos, como las reuniones en estadios y plazas públicas. De
p. ej. Juan Damaceno (675-749), que llegaron la misma manera actuaba Manuel de Melo que
a decir que el Espíritu Santo habitaba en las en 1958 consiguió llevar cerca de 150 mil per-
imágenes de los santos. La IURD predica hoy sonas para el estadio Pacaembú en una “tarde
que las imágenes de los santos católicos son de bendición”. En esas concentraciones, a pe-
habitadas por demonios que se esconden den- sar de que los seguidores de Melo dijesen que
tro de ellas. En este caso, la destrucción de sucedían milagros, diarios de la época lo acu-
imágenes es un acto de exorcismo iconoclasta. saban de charlatanería (ver O Estado de S. Pau-
96 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

lo del 8-7-1959). Eso le costó a Melo procesos umbanda. Según Teixeira (1994) la presencia
en la justicia, pero los mismos acabaron sien- de símbolos judaicos y cristianos en los cultos
do archivados por falta de pruebas. El 13 de afro-brasileños tales como la menorá es una
marzo de 1960 Melo realizó en la céntrica Pla- herencia del judaismo vía catolicismo. En un
za de la Sé en San Pablo una “tarde de victo- templo iurdiano del barrio paulista de la Luz,
ria”, atrayendo 50 mil personas para conme- vimos también una bandera de Israel con dece-
morar el veredicto del correspondiente Despa- nas de firmas de personas que gustarían recibir
cho Criminal de la ciudad, archivando un pro- “oraciones fuertes”, en la semana en que los
ceso abierto contra él por charlatanería y prác- obispos irían a visitar la Tierra Santa.
tica ilegal de la medicina. 22 James George Frazer (1854-1941) escribió su
20 En domingo, día 31-12-1995, en el templo del magistral colección a fines del siglo XIX e ini-
barrio Bras en San Pablo fueron distribuidas es- cios del XX. Consultamos la edición resumida
padas de plástico, juguetes de niños, para que publicada en México (1991) y un resumen del
las personas reviviesen la disposición del pro- resumen, editado en portugués (1982). En esa
feta Elías de abandonar la caverna en que en- enciclopédica obra, Frazer refleja las preocu-
contraba y enfrentar a la corrupta reina Jeza- paciones y prejuicios de su tiempo con rela-
bel. Es importante recordar que esa campaña ción a la magia. Para él, “la magia es un siste-
fue lanzada para dramatizar la lucha de la ma espurio de ley natural así como una guía
IURD y de su red de televisión Record contra engañosa de comportamiento (...) propia (...)
la Red Globo de Televisión y que había alcan- de la tosca inteligencia no sólo del salvaje sino
zado gran intensidad en aquella semana, según también de los ignorantes y obtusos de todas
informó el diario Folha de S. Paulo el 3 de ene- partes” (1982: 35). Para Frazer, Lévy-Bruhl
ro de 1996. Un jueves en la “cadena de la sa- (1857-1939) y otros, la magia formaba parte de
grada familia”, fue colocado en el medio del la infancia de la raza humana y sería superada
corredor un arco con flores artificiales, una es- con el desarrollo de la ciencia porque ésta iría
pecie de glorieta por donde las personas caren- a remover ese conocimiento “bastardo”, basa-
tes de amor y de paz en el hogar debían pasar. do en una falsa asociación de ideas y senti-
Otro día las personas formaron filas para pasar mientos. Las investigaciones posteriores de
por una puerta abierta dentro de una enorme Jean Piaget concluyen que el niño en los pri-
cruz de madera. Era la “campaña de las puer- meros niveles de crecimiento pasa por una eta-
tas abiertas” que prometía una efusiva presen- pa mágica. Por lo tanto, la magia no sería una
cia del poder de Dios en la vida de quien pa- etapa superada de la humanidad y sí una parte
sase por esa puerta. Una mujer que no pudo ir importante de una conciencia humana en de-
al templo en aquel día, simuló el pasar por la senvolvimiento.
“puerta abierta” en su propia casa y telefoneó Durkheim (1989: 74, 76, 77) también discute
para el programa de radio para decir que tam- largamente la tendencia humana hacia la ma-
bién había sido alcanzada por las “bendiciones gia y sus relaciones con la religión. El conside-
de Dios” (radio San Pablo, 30-8-1995). ra que la magia persigue “fines técnicos y utili-
21 La cruz de madera vacía, presencia obligatoria tarios” y por eso mismo, “no pierde su tiempo
en todos los templos de la IURD, posiblemen- con especulaciones”. Para alcanzar sus fines la
te sea una herencia de la Iglesia de la Nueva magia establece rituales, invoca fuerzas – has-
Vida, frecuentada por Edir Macedo durante ta los demonios si fuera necesario -, haciendo
más de diez años. En el templo central de esa de todos ellos “instrumentos de acción mági-
iglesia, en el barrio de Botafogo, en Río de Ja- ca”. Por este y otros motivos, “religión” se opo-
neiro, en la pared de la fuente de bautismo hay ne a “magia”. Para Max Weber (1991: 293,
una cruz de jacarandá. La menorá, símbolo ju- 294), la religión se caracteriza por la sumisión
daico, aparece también en varios ‘terreiros’ de del hombre a lo sagrado, servicios prestados a
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 97

la divinidad, súplicas, sacrificios y adoración, do por un pastor negro de cerca de 60 años de


en tanto que la magia lo hace por la manipula- edad. El pastor que dirigía el culto, en medio
ción y cohersión de lo sagrado. A partir de esa de una “fervorosa” oración, apartándose del
distinción, Weber proponía una diferenciación micrófono le decía al auxiliar: “¡Más alto, co-
entre el mago y el sacerdote como tipos idea- loca más volumen; más alto, por favor! Toda-
les opuestos. Sin embargo y a pesar de Weber vía no está bien!” Es difícil imaginar el transcu-
reconocer la presencia de una cualificación rrir de un culto de la IURD sin música. Tuvimos
mágica en el sacerdote cristiano, ha prevaleci- oportunidad de ver las dificultades de un pas-
do entre los sociólogos la idea de que hay una tor en la localidad de Lençois Paulista (en el es-
oposición entre magia y religión. Pues bien, tado de San Pablo), que en la víspera de la Na-
delante del empleo de objetos como amuletos vidad de 1995 no podía contar con los obreros
en la IURD y en otros movimientos neopente- u organistas en su templo abierto quince días
costales, ¿podemos mantener esa distinción? antes. Un hermano católico suyo, albañil y ne-
23 En las predicaciones de la IURD, de la Iglesia gro como él, explicó que el hermano pastor
Palabra de Fe – de la pastora Valnice Milholm “consiguió el permiso hace poco tiempo y to-
– y de otras iglesias neopentecostales, hay una davía está arreglando las cosas” (sic).
predilección por lugares de Israel considerados 25 La inserción de las masas, potencialmente ten-
“santos”, “fuertes” y “cargados de bendicio- dientes al desorden, dentro de una frontera es
nes”. Si tuviésemos un espacio mayor podría- un elemento de fundamental importancia para
mos elaborar una extensa lista de esos lugares el análisis hecho por Elías Canetti (1995: 16,
“impregnados de lo sagrado”. Con todo, entre 23, 24). Para él la religión institucional busca
los varios “lugares santos”, se cita mucho el el control de las masas, el establecimiento de
monte Sinaí, el desierto de Judea, el Mar Muer- una frontera que “impide un crecimiento de-
to, las minas del rey Salomón, la tumba de Je- sordenado pero también dificulta y retarda la
sús. Obviamente nunca se dice que hay “luga- desintegración” de la masa. A través de ese
res santos” meramente convencionales y que control la masa se vuelve un rebaño obedien-
no existe ninguna garantía de que los eventos te. “Es común contemplar a los fieles como
registrados en la Biblia hayan sucedido en corderos y elogiar la obediencia”. No obstante,
aquellos exactos lugares. Tampoco se afirma una vez que las masas se habitúan a encontrar
nada sobre los polémicos túmulos de Jesús, en en el templo esa experiencia de unidad y de
Jerusalém. En la visión de esos creyentes, Israel sentido para la vida, se vuelven dependientes
es enteramente una “tierra santa pues en ella de ellas así como dependen del alimento para
pisó Jesús y con su presencia santificó piedras, vivir. A su vez, Roger Bastide (1975) se refiere
arena, agua, etc. Por eso, llevar para casa una a ese fenómeno como la domesticación del
pequeña piedra, supuestamente sacada del río “salvaje sagrado”, según él, un elemento im-
Jordán es llevar un poco de aquel contagio con portantísimo para el establecimiento de formas
el propio cuerpo de Jesús. Esa perspectiva de institucionales permanentes de control de los
ser Israel una tierra mágica lleva todos los años fieles.
a millares de personas a hacer una peregrina- 26 El empleo de los ritos para llamar la atención
ción para Israel viajando a través de varias em- de la divinidad es un procedimiento normal en
presas que atienden el mercado evangélico, los rituales cúlticos de muchos pueblos. Entre
entre ellas la New Tur, de propiedad de la mis- los aztecas el culto servía para revitalizar a los
ma IURD. dioses que podían envejecer o flaquear en la
24 Cuando en noviembre de 1994 visitamos el actividad continua de producir lluvia y alimen-
pequeño templo iurdiano de la Segunda Aveni- tos. Las actividades litúrgicas eran más intensas
da en Nueva York, no había órgano. La música cada ocho años. Periódicamente acontecían
era producida por un aparato de sonido opera- sacrificios humanos que también en otras cul-
98 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

turas tenían por finalidad influenciar sobre las del Obispo Macedo. Así tenemos una Iglesia
decisiones de los dioses y cambiar sus determi- que tiene más unidad que la propia Iglesia Ca-
naciones. La comida y demás ofrendas en los tólica”. (Entrevista al pastor A.)
altares servían para alegrar a los dioses. Los ca- 29 Carlos Magno de Miranda, el disidente más fa-
naneos alegraban a los dioses con la ofrenda moso de la IURD, fundó en la ciudad de Reci-
en metales preciosos y tales dádivas en oro y fe la Iglesia del Espíritu Santo de Dios. Su tem-
plata eran guardadas en arsenales fortificados, plo tiene capacidad para 800 personas y atien-
en los palacios o en los templos. Según inves- de, según nota del diario Folha de S. Paulo,
tigación de Norman Gottwald (1986: 552), los cerca de 1500 personas por semana (Ver: “Pas-
propios hebreos atribuían a Yavé una expre- tor disidente repite práctica de la iglesia de
sión muy repetida en los templos iurdianos: Macedo”, publicada el 29-12-95). Sin embargo
“Mía es la plata, mío es el oro”. Esa creencia, esa iglesia no tuvo hasta ahora tanto éxito co-
aliada a la predicación del diezmo, acumuló mo la Iglesia Internacional de la Gracia de
muchas riquezas en el templo de Jerusalén, Dios, del cuñado de Edir Macedo, ejemplo de
constituyéndose así los famosos “tesoros de una de las divisiones de la IURD que más su-
Iahweh”. ceso tuvo.
27 Nos referimos a la sucesión del obispo Robert 30 Al final del año siguiente y después de dos
Mc Alister, de la Iglesia de la Nueva Vida, cu- transferencias para Africa, Ronaldo Dinini
na de líderes de varias iglesias nuevas tales co- rompió con la Iglesia Universal y pasó a formar
mo la IURD, Internacional de la Gracia de parte de la iglesia Asamblea de Dios.
Dios, Cristo Vive y otras. El mencionado obis- 31 Desde hacía mucho tiempo se sospechaba que
po al morir pasó el liderazgo de la iglesia a su el pastor iurdiano era evaluado en función de
hijo, descartando en esa sucesión a un antiguo su productividad; esto es, del valor de las co-
líder, el obispo Tito Oscar, pastor del templo de lectas recaudadas. La comprobación de esa
la ciudad de San Pablo. Esa sucesión acabó ge- sospecha ha sido confirmada en medio de la
nerando conflictos internos y escisión en tal onda de denuncias que irrumpió en la prensa
denominación, en 1995. Manuel de Melo tam- brasileña en el mes de diciembre de 1995. Si-
bién intentó hacer de su hijo, el pastor Paulo guiendo a la Red Globo de Televisión y las de-
Lutero de Melo, el sucesor de su carisma en la nuncias de su noticiero Jornal Nacional, los
iglesia “Brasil para Cristo” pero, con todo, no días 24 y 25 de diciembre muchos diarios y re-
consiguió realizar ese proyecto. A su vez, Edir vistas reprodujeron denuncias sobre ese tema.
Macedo sólo tiene hijas y un niño adoptivo. La revista IstoÉ (27-12-95) para comprobar la
Por otra parte, David Miranda, de la iglesia “eficiencia empresarial”, reprodujo la lista de
“Dios es Amor”, está transfiriendo una parte de los beneficios pagados a pastores de la IURD
su prestigio para el hijo, las hijas y yernos. en porcentajes, sobre la recaudación de sus
28 Es significativo lo que un pastor de la IURD nos respectivos templos. Presentó también un in-
dijo sobre Macedo: “Todo el mundo adora al forme analítico de las contribuciones de varios
obispo Macedo. El da una orden aquí y allá, en templos paulistanos de la IURD en el año
el extremo de Brasil y aún tratándose de algu- 1990. En primer lugar estaba el templo del ba-
na iglesia distante, la orden es reconocida y rrio de Bras, con una recaudación en octubre
obedecida (...) Macedo es una especie de líder de US$ 1.354.638,03 (cotización del dólar pa-
‘autoritario’ en el buen sentido de la palabra ralelo del momento). Según denuncias de ex-
(...). Es un hombre que tiene todo en sus manos pastores, pastores fueron demitidos por no
dentro de la iglesia (...). Sus decisiones son rá- conseguir alcanzar las cuotas establecidas pa-
pidas e incuestionables en la iglesia. El habló y ra sus templos. El diario Folha de S. Paulo (2-1-
está hablado (...). La unidad de la IURD es ga- 96) presentó el caso de Hamilton Luciano Al-
rantizada por la autoridad única y centralizada meida que fue pastor de los 23 a los 37 años de
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 99

edad en la IURD y que fue expulsado porque Ahora es el momento de darle todo lo que po-
no habría alcanzado la meta estipulada para su damos y hasta lo que no podamos. Si Ud. no
templo en Río de Janeiro, que era de R$ 60 mil quiere dar el diezmo a Dios, Ud. lo va a dar a
mensuales (cifra similar en dólares estadouni- las farmacias, para las fábricas de remedios,
denses). El ex-pastor entró con una acción ju- para los comerciantes de cigarrillos, en fin, Ud.
dicial en la 11ª Sección Civil de la justicia de lo va a dar para el diablo. ¿Por qué entonces no
Río, pidiendo una indemnización de R$ 7,2 darlo para Dios? Miren, no es el pastor quien lo
millones. pide, no. Es Dios mismo quien está exigiendo
32 El título de “buen pastor” fue atribuido por uno un sacrificio de su parte. Quien trajo el sobre
de nuestros entevistados al ex-obispo Renato cargado de monedas, venga al frente. ¡No, no!
Suhett cuando en enero de 1996 éste ya parti- ¡Dios no quiere monedas! Es muy poco para
cipaba de uno de los bloques del programa se- El. ¿Sí o no? Quien no trajo el diezmo pero se
manal “Pare y Piense”, presentado en la TV por compromete a traerlo mañana en el culto de
el reverendo Caio Fábio, adversario de Edir las tres de la tarde, venga a buscar el sobre. Si
Macedo. Suhett era en la IURD un verdadero tiene dinero para recibir de alguien, fuerce el
show man. De él, dice el entrevistado S.: “Ese cobro dando ya para Dios el 10% de esa can-
realmente es un hombre de Dios. El obispo Su- tidad. Dios va a honrarlo a Ud. y va a llevar a
hett es muy espiritual, sus canciones hablan esa persona a pagarle lo que le está debiendo
bien de cerca al corazón de cada uno y cuan- (...)”.
do él fue enviado para los Estados Unidos 34 El empleo de mano de obra gratuita en organi-
nuestra iglesia en Brasil sintió mucho su falta. zaciones religiosas se fundamenta en una “mo-
Es realmente muy espiritual e imprimió esa ca- tivación meramente espiritual” y esto ha sido
racterística a la iglesia en el período en que es- muy común. La propia Iglesia Católica todavía
tuvo al frente de ella...”. La revista Vinde (Año hace uso frecuente de ese tipo de trabajo. Leo-
1, No. 2, diciembre de 1995, pp. 6-10) entre- nardo Boff (1981: 58ss) llegó inclusive a refe-
vistó a Suhett y lo presentó así: “El obispo del rirse al trabajo gratuito en esta iglesia como la
amor revela por qué dejó la Iglesia del Reino manifestación de una especie de explotación
de Dios”. humana. Estas afirmaciones le causaron innu-
33 La siguiente observación aclara bien esa cues- merables dificultades en la relación con la je-
tión. En uno de los templos de la Avda. Cupe- rarquía católica. Al consultar entrevistas en-
cé en la zona sur de la ciudad de San Pablo, el contramos a un miembro de la IURD que esta-
día 19 de diciembre de 1995 el pastor estaba ba trabajando en la reforma de una casa y
en el púlpito hacía más de una hora y pasó a abandonó tal trabajo, desapareciendo por cin-
levantar ofrendas. Eran las 16:10 hs.y dijo: co días. Al sexto retornó para decir que iría a
“Miren, gente, estoy dirigiendo el culto hace descansar para reiniciar el trabajo solamente al
una hora y diez minutos. ¿Les pedí dinero a día siguiente. Consultado por las razones de su
Uds. alguna vez en ese tiempo?” La respuesta comportamiento explicó que había permaneci-
vino con un sonoro “No”, gritado por todos. do todo ese tiempo trabajando como albañil,
“El que esté de acuerdo con los que dicen por durmiendo y comiendo, todo dentro de un
ahí que en la Iglesia Universal los pastores só- templo de la IURD. Preguntado por la forma de
lo sirven para pedir dinero, que levante la ma- pago de ese trabajo que inclusive se prolonga-
no!” Una señora poco atenta, levantó la mano ba por las madrugadas, dijo haber hecho todo
y entonces el pastor le llamó la atención y vol- por “amor a la iglesia y como una ofrenda a
vió a hacer la pregunta. No hubo ninguna ma- Dios que me ha dado tantas cosas buenas a tra-
nifestación, lo que lo llevó a continuar dicien- vés de la Iglesia Universal”. Mario Justino
do: “Muy bien! Hoy recibimos tantas cosas (1995: 27) cuenta que su vida cotidiana en la
buenas de Dios y nada le dimos a cambio. IURD era la siguiente: “Me levantaba a las seis
100 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

de la mañana. Comenzaba por lavar los baños. mular curas milagrosas”, fueron considerados
Después limpiaba el piso y sacaba el polvo de “reportajes-denuncia”, cuya esencia es la de-
las decenas de bancos (...) Procedía a realizar fensa del interés público frente al cual ha de
esa limpieza después de cada una de las cua- ceder la susceptibilidad individual” (Sentencia
tro reuniones diarias. También a veces hacía de del Proceso No. 1620/90, 1º Oficio Criminal
guardia, tanto a la noche como a lo largo del de la Regional Santana, S. Pablo, pp. 6 y 7).
día. Todo eso además de actuar como obrero 36 Declaración de un agente penitenciario sobre
en las reuniones. Generalmente cerraba la igle- la actuación de la IURD en las cárceles de San
sia a las 23 horas, concluyendo así una jorna- Pablo.
da de diecisiete horas de trabajo, cumplida re- 37 En el programa 25ª Hora del día 27 de diciem-
ligiosamente de lunes a lunes. Mientras, yo no bre de 1995, el obispo Gonçalves dijo que por
recibía nada por ese servicio; quiero decir, no causa de “trampas que la Red Globo les estaba
recibía nada en dinero. Mi pago era básica- preparando a ellos”, la IURD estaría colocan-
mente la comida: desayuno, un PH (plato he- do en sus principales templos un sistema de se-
cho) en el almuerzo, y la cena consistente por guridad que incluiría cámaras ocultas para vi-
lo general en un emparedado y una sopa. Por gilar a las personas extrañas y sospechosas.
causa de ese uso del trabajo religioso casi gra- Promesa o no, tal afirmación es una especie de
tuito varias causas laborales fueron abiertas termómetro que indica el nivel de tensión rei-
contra la IURD. Sin embargo, todo en vano, nante en los templos iurdianos, especialmente
pues hay una legislación laboral en Brasil que en aquellos días. En realidad, la presencia de
coloca a los pastores y trabajadores “por voca- una cámara de televisión es una mirada extrã-
ción” fuera de los vínculos del empleo. Tal le- na y delatora de la intimidad religiosa de un
gislación dice que las relaciones pastor-iglesia templo. La cámara crea otra realidad diferente
son de carácter espiritual, sujetas a un senti- de aquella que está siendo dramatizada y, ade-
miento subjetivo de vocación sacerdotal, por más, puede recibir montajes posteriores, ha-
tanto inmune a la legislación secular. También ciendo que por medio de la edición la realidad
establece que la remuneración del pastor sea inicial se configure en otro tipo de realidad. En
considerada “múnus eclesiástico”. Por esos un culto transmitido por la TV, el obispo Paulo
motivos todos los procesos de pastores contra Guimarães interrumpió su sermón y le pregun-
iglesias en los que exigían indemnizaciones, tó a un cameraman no reconocido por él en
según informa la prensa (Folha de S. Paulo, 2- aquel momento: “Ud. es de la Record, ¿no es
1-96), fueron derrotados en la justicia. Aún así, cierto? Si es, muy bien, puede continuar fil-
nuevos procesos de trabajo y por indemniza- mando. Porque los otros vienen aquí, filman y
ción continúan surgiendo, algunos de ellos so- después distorsionan todo”. (TV Record, El
bre todo como necesidad de un ajuste de Santo Culto en su Hogar, 7-1-96).
cuentas del actor con su pasado iurdiano. 38 Esa observación de Macedo indica la fragilidad
35 La publicación de esa noticia, entre otras que de la acción dramatúrgica en ciertos momen-
fueron consideradas negativas por Edir Mace- tos. Sobre eso Peter Berger (1980: 155) escri-
do, acarreó un proceso en la justicia contra el bió: “Cualquier persona que traiga para la si-
diario Jornal da tarde. Macedo alegó que tales tuación la gravedad de intereses externos ‘se-
noticias apuntaban a “sacarle el prestigio que rios’, de inmediato despedaza ese frágil artifi-
goza entre la población brasileña, buscando cio de simulación”. Berger (1979: 126-128)
destruir la institución a la que pertenece”. El 1 ejemplificó la quiebra del proceso de represen-
de julio de 1992 el juez Antonio Celso Aguilar tación social al analizar un episodio titulado
Cortez decidió juzgar improcedente la acción “cuestión de lustrar zapatos”. La quiebra del
penal pues aquellos artículos, incluyendo la ritmo dramático del culto, dentro de la visión
denuncia por uso de “falsos enfermos para si- de Macedo, sólo puede ser una obra diabólica
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 101

a ser enfrentada con exorcismo y amarrando tiene sus asuntos particulares, sus secretos y
demonios. nosotros también tenemos los nuestros.” (Pas-
39 Otros investigadores han relatado que enfren- tor A.) Restan también otras hipótesis, comen-
taron enormes barreras en distintas regiones de tadas por Henri Desroche (s/d.: 15-16).Una de
Brasil para poder observar los cultos de la ellas es derivada del clásico tabú contra el em-
IURD. Por ejemplo, Mónica do Nascimento padronamiento, presente con más intensidad
Barros (1995) gastó muchas páginas de su tra- en la Congregación Cristiana del Brasil. Esos
bajo para contar las dificultades enfrentadas en tabúes son un obstáculo para las ciencias de la
el relacionamiento con un objeto que “habla” religión y han llevado a algunos investigadores
y “no habla”. La IURD es un ejemplo típico de a la desesperación o a la táctica policial de in-
un objeto que se niega a hablar y hace del si- filtrarse entre los miembros del grupo del que
lencio una estrategia de enfrentamiento con la se pretenden levantar informaciones. Ya en el
sociedad. En parte, esa estrategia nació de los comienzo del siglo Durkheim (1989: 508) ob-
conflictos anteriores de sus pastores con la servaba que “(...) el mundo de la vida religiosa
prensa de un modo general. Por otra parte, ese y moral todavía continúa cerrado (..). De allí
silencio puede ser interpretado como un es- vienen las fuertes resistencias encontradas to-
fuerzo para ser preservados los “secretos del das las veces que se procura tratar científica-
negocio” en un contexto de competencia. Uno mente los fenómenos religiosos y morales”.
de sus pastores nos afirmó que “cada empresa
Capítulo 3
Templo y religión: Espacio cúltico
y ritos en la Iglesia Universal

“Sobre su forma elemental, lo sagrado represen- mo todos los otros templos, una “morada de
ta, encima de todo, una energía peligrosa, in- lo sagrado”?
comprensible, arduamente manejable, eminen- El objetivo de este capítulo es describir
temente eficaz. Para quien se decida a recurrir a e interpretar el local de culto iurdiano, a par-
ella, el problema consiste en captarla y utilizar-
tir de la dinámica relación entre lo sagrado y
la de la mejor manera para sus intereses, sin ol-
vidar de protegerse de los riesgos inherentes al
lo profano, en un determinado espacio y así
empleo de una fuerza tan difícil de dominar. intentar entender los rituales, liturgias y fiestas
Cuanto más considerable es el objetivo que se de ese locus y de sus interacciones con el so-
persigue, más necesaria es su intervención y cius a la luz de la pregunta básica motivado-
más arriesgada es su aplicación. Ella no se do- ra: ¿De qué manera los agentes, pastores y fie-
ma, no se diluye, no se fracciona” (Roger Cai- les, construyen sus representaciones colecti-
llois, 1988: 22). vas e interactúan en el espacio y en el tiempo,
a través de los actos cúlticos de la IURD?
“La domus Dei es, por excelencia, la domus
En primer lugar habremos de tratar de
nostra, donde más que las memorias de la fami-
lia y de los primeros sueños se concentran los las maneras por las cuales el espacio y el
sueños de la raza humana, de la comunidad ja- tiempo son delimitados, sacralizados e inter-
más experimentada y de la felicidad siempre pretados. Así, estaremos relacionando las for-
procurada. La domus Dei es construida de me- mas de clasificación con las maneras por las
moria y fantasía. Es en esa memoria y en esa cuales en esa iglesia son organizadas las acti-
fantasía que nuestra vida particular se integra en vidades y es entendido el mundo. En segundo
una historia teológica que, al final de cuentas, lugar, analizaremos la sacralización del espa-
es mucho más nuestra historia que las pretendi-
cio y del tiempo así como las formas de pun-
das ‘historias universales o de civilización’...”
(Jaci Maraschin, 1985: 167). tualizarlos con rituales y fiestas, indagando
también sobre aspectos de la arquitectura, or-
El sistema de culto de la IURD, como ganización del espacio y elaboración de un
todo acto de dramaturgia, exige una intensa calendario concerniente al planeamiento del
participación de cada asistente. Además, para tiempo litúrgico.
su realización es necesario un espacio físico En tercer lugar, pretendemos analizar
apropiado, actores, guión y platea, tal como los ritos religiosos como “momentos especia-
en el teatro convencional y profano. Pero, les de convivencia social”, que consiguen
¿son esos locales de culto tan sólo un mero “colocar en primer plano las cosas del mundo
espacio volcado a las representaciones dra- social”y así reforzar, invertir o neutralizar as-
matúrgicas? ¿Qué eventos acreditan ese espa- pectos del mundo diario. Acompañamos en
cio geográfico a ser también un templo y, co- esta parte la argumentación de Roberto Da
104 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Matta (en Rocha, 1990: 7), al afirmar que: “la Dios nómada, tal como sus adoradores, y só-
ritualización del mundo es directamente equi- lo con posterioridad los hebreos le construye-
valente a una producción cultural porque ri- ron un templo, al lado del palacio real. Eso
tualizar es inventar el drama y dramatizar es aconteció también con otros pueblos, como
llamar la atención hacia alguna cosa que pa- por ejemplo los cananeos, cuyos dioses se
saba desapercibida”. volvieron sedentarios, habitando en territorios
especialmente reservados para ellos, recibien-
1. El Templo Como “Hospedaje” do el nombre de Baal, que significa “posee-
de lo Sagrado dor”, “propietario”, “habitante” de un deter-
minado lugar. Por eso mismo, una guerra de
Las maneras por las cuales lo “sagrado
conquista territorial implicaba siempre un
mora” o es “alojado” por los seres humanos a conflicto de dioses.
lo largo de la historia fueron objeto de análi- Semejantes conceptos se desenvolvie-
sis, entre otros, de Gerardus van der Leeuw ron también entre los mahometanos, que
(1963), de coletáneas organizadas por S. Ani- creen que Alá habita en el santuario de Caa-
ta Starffer (1994) y de Frank J. Glendenning ba, en la Meca. En ese lugar hay una piedra
(1960). Los templos y santuarios, concebidos oscura, considerada un presente que el pa-
para acoger lo sagrado, son construcciones triarca Abraham recibió del ángel Gabriel. De
más o menos recientes en la milenar historia esa manera un antiguo lugar de culto anterior
de las relaciones de los hombres con sus dio- a la era mahometana, recibió nuevas designa-
ses. Esto porque inicialmente la naturaleza fue ciones ahora dentro de los referenciales islá-
el primer espacio cúltico del cual se tienen micos. Los romanos y griegos tenían el hábito
noticias. de construir un templo sobre un topoi, lugar
Para el hombre primitivo todo el cos- sagrado, y algunos de ellos eran vedados al
mos era un sacramento y escenario de mani- público, en especial el núcleo, donde estaba
festación de lo sagrado. Tales representacio- la imagen de la divinidad, lugar exacto de la
nes se daban en puntos geográficos donde la manifestación de lo sagrado. Muchas de esas
monotonía espacial se quebraba, entre los tradiciones se mantuvieron intactas después
cuales estaban los ríos, las alturas de las mon- de la cristianización de Europa.
tañas, a la orilla del mar, las regiones pedre- A pesar de ser considerado uno de los
gosas, los oasis, las cavernas y las selvas. Esos agentes del proceso de secularización, el pro-
espacios atraían como aún hoy sucede, a se- testantismo consiguió hacer del templo un es-
res humanos necesitados de una intervención pacio apenas semidesacralizado. Del interior
de fuerzas trascendentes en su vida y allí in- de los templos protestantes, en la Europa lute-
vocan lo sagrado, solicitan la gracia y el auxi- rana y calvinista fueron sacadas las imágenes
lio para los más variados desafíos y empresas. y los fieles perdieron hasta el hábito de hacer
Posteriormente surgieron los santua- la señal de la cruz al pasar delante de ellas.
rios móviles, armados y desarmados por los Con esto el protestantismo permitió realizar
adoradores, en continuas mudanzas. Pode- en el interior de sus templos cosas que hasta
mos apuntar como ejemplo de eso las tribus el Concilio Vaticano II era imposible que
israelitas que construyeron para el Dios Yavé acontecieran dentro de templos católicos.
un santuario en pleno desierto, colocando en Ciertas alas del protestantismo llevaron hasta
el centro el “arca de la alianza”. Yavé era un las últimas consecuencias esa actitud de desa-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 105

cralización del espacio religioso. Los ejem- de esta expresión de gozo y placer en la presen-
plos a seguir expresan bien esa tendencia de- cia de Dios...”
sacralizadora. En el primero de ellos tenemos
las declaraciones de Manuel de Melo, en La lógica de Melo y Mc Alister aparen-
1968: temente es la misma de otros grupos protes-
tantes, que ven el templo como un espacio sa-
“El pueblo precisa sentirse cómodo en el tem- grado sólo cuando en él se instala un grupo
plo. Por ejemplo: en mi iglesia permito que has- de adoradores. Es posible que ésta sea una he-
ta la hora del culto el pueblo converse cuanto rencia de las experiencias acumuladas por
quiera. Ahí adentro es un verdadero mercado. ambos en los años `50, con el movimiento de
Todo el mundo conversando: ‘¿cómo está tu las “tiendas de cura divina”.2 Las palabras de
madre?’; ‘¿y aquel caballo que Ud. compró?’.
ellos tal vez expresen una tradición acumula-
Todos conversan. En la hora del culto entro en
da por el pentecostalismo desde sus orígenes
el asunto serio. Aquella idea del sujeto entrar en
el templo y pensar que está en un túmulo, en un cuando tuvo conflictos con las demás iglesias
cementerio, ya acabó (...) Yo no permito que mi protestantes. Recordemos que la irrupción
pueblo vea al templo como cosa sagrada. Para pentecostal de 1906 en Los Angeles, se dio en
el pueblo de la iglesia Brasil para Cristo, el tem- un antiguo y abandonado templo de la Iglesia
plo no es sagrado. Lo sagrado es lo que se hace Metodista Africana y que en el transcurso de
allí adentro. El templo en sí tiene apenas una fi- su expansión hubo una oposición férrea de
nalidad: ampara del sol y de la lluvia (...) Cuan- las principales denominaciones protestantes.
do comienza el culto, todo el mundo está satis- Por otro lado, los primeros predicado-
fecho (...) Hice muchas cosas radicales que hoy
res pentecostales no daban importancia al es-
no haría más. Pero percibí que el culto partici-
pacio y sí a los eventos que en ellos aconte-
pativo es el que le gusta al pueblo brasileño”.1
cían. Es posible que la aversión a la arquitec-
El obispo Robert Mc Alister (1977: tura lujosa también esté relacionada con el
128) de la Iglesia de la Nueva Vida, describió desarrollo de la idea de que el abandono del
el comportamiento sin barreras de sus fieles antiguo escenario eclesiástico sería una con-
en el templo, de la siguiente forma: dición sine qua non para el renacimiento reli-
gioso. Y que el resurgimiento de una fe cristia-
“Ella [la comunicación] comienza en el zaguán na poderosa, semejante a la de los primeros
de entrada con abrazos y palabras de mutua es- apóstoles, sólo sería posible fuera de los es-
tima. Al entrar y esperar la hora del culto, los quemas tradicionales de expresión de la reli-
miembros de la familia de Dios intercambian
giosidad cristiana, inclusive los de carácter ar-
experiencias de la semana, contando las bendi-
quitectónico. Walter Hollenweger (1976:
ciones de una cura recibida o sobre un pedido
de oración (...) En el culto del domingo por la 431, 432) cita a Horton que admitió que son
mañana sucede, en este lindo templo, la mismí- “los aposentos altos los que sustentan el po-
sima cosa que acontece en las iglesias pentecos- der del Pentecostés y no los templos”. Hollen-
tales humildes, de madera, en los barrios del su- werger registra:
burbio de la misma ciudad. Como el salmista
David, nosotros batimos palmas para comunicar “El renacimiento se produce en Pentecostés -
nuestra alegría. El cuerpo comienza a moverse. pero no en las iglesias suntuosas donde el ritual
Una fila de personas de brazos dados hacen de Pentecostés está desnaturalizado, sino en el
‘aquella danza’ que no perturba a quien entien- aposento alto, localizado no en las calles cen-
106 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

trales sino en los barrios pobres, donde el poder de sus frecuentadores y que provocan pregun-
del Espíritu divino se manifiesta en dones espiri- tas como: ¿Se estará produciendo entre los
tuales que transbordan y satisfacen las almas”. pentecostales de clases sociales más altas y
más avanzados en el proceso de instituciona-
Salvo excepciones, el pentecostalismo
lización, un retorno a la arquitectura religiosa
hizo que el espacio de culto abandonase la
de mayor lujo y suntuosidad? ¿En qué sentido
arquitectura gótica o rebuscada y se instalase
no se tratará de la exteriorización de un com-
en antiguos garages, negocios comerciales y
plejo de pobreza de un grupo minoritario que
desactivados galpones industriales, comercia-
precisa probar, con el esplendor de sus tem-
les o áreas de entretenimientos. Se buscaba
plos, la riqueza del Dios de los pobres?
entonces al Dios de los místicos, que habita
en el interior de sus adoradores sin importar Aún así, hay entre los pentecostales
que su invocación se diese en un espacio a brasileños una tensión entre la sacralización y
veces dedicado a la presentación de filmes la desacralización del espacio del culto y al-
pornográficos o en un edificio comercial. Du- gunos tabúes han sido empleados para deli-
rante su período inicial, la IURD usó con mu- mitar la experiencia de lo sagrado. Así lo indi-
cha frecuencia espacios de cines en decaden- can los ejemplos que se detallan:
cia y en los cuales horas antes del culto eran
proyectadas películas pornográficas, según En los años ’60, en el barrio de Barcelona de la
informa el diario Jornal do Brasil (30-3-88). localidad de Sorocaba (próxima a San Pablo),
un templo de la Iglesia Asamblea de Dios fue
Es claro que a lo largo de las últimas
construido sin baños. El grupo que allí se reunía
décadas algunos segmentos pentecostales en
argumentaba que la presencia de baños en el
el Brasil construyeron templos lujosos. Un
espacio dedicado exclusivamente al culto divi-
ejemplo de tal “lujo pentecostal” es el templo
no sería fuente de impurezas. La decisión poste-
de la Iglesia de la Nueva Vida, contruido por
rior, por medidas prácticas, de incluir tales ba-
su fundador, el obispo Robert Mc.Alister, en el
ños generó un cisma y varias personas abando-
barrio de Botafogo en Río de Janeiro. El mis-
naron la iglesia por tal motivo.
mo describió (1977: 128) el templo como si-
gue: En la Congregación Cristiana del Brasil y en la
Iglesia Pentecostal “Dios es Amor”, hombres y
“Nuestro templo en Botafogo, Río de Janeiro,
mujeres se sientan únicamente separados. En
está dotado de aire acondicionado, alfombra
los templos de la primera, definidos como “Ca-
azul en los corredores y en la plataforma, luz in-
sa de Oración”, no es permitida la entrada de
directa; muebles de terciopelo rojo en la plata-
forma, la cruz de madera de jacarandá en la pa- hombres sin que estén vestidos de traje y corba-
red de la pira bautismal. La congregación en su ta. En la segunda es imposible la participación
mayoría es de clase media, gente profesional, en el culto de mujeres con pantalones ajustados
muchos de educación superior. En fin, personas u otras señales de que están siguiendo la moda.
que en su mayoría ya han resuelto sus proble- Hay otros templos pentecostales y eventualmen-
mas financieros más urgentes.” te hasta algunos vinculados al protestantismo
histórico en que se colocan auxiliares del pastor
Conocemos algunos templos pente- para impedir la entrada de aquellos que, según
costales en cuya construcción fue usado már- criterio del grupo, estarían por causa de la ropa,
mol o granito, siguiendo proyectos artísticos barba o cabello faltando el “debido respeto” a la
que contrastan violentamente con la pobreza “casa de Dios”.
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 107

Esa tensión entre la sacralización y la ríen, se desplazan y demuestran hasta señales


desacralización del espacio del culto se debe de cansancio, en especial en la hora de los
a la existencia de dos lógicas que insisten, sermones y mientras otras personas se dirigen
una en la desterritorialización de lo sagrado y hasta el “altar” y allí besan la cruz o el “man-
la otra en la sacramentalización del lugar, to sagrado” cuando está colocado sobre la
donde el Espíritu Santo se manifiesta. La lógi- cruz. En los cultos televisados de las mañanas
ca racionalizadora encara el lugar del culto de domingo, se nota claramente que el ser-
como un espacio cualquiera, donde se mez- món es la parte más pesada del culto, pues
clan librería, cantina y espacio de adoración. durante su presentación no siempre los fieles
La otra lógica expresa aquella mentalidad que reaccionan a los incesantes estímulos del pas-
considera un lugar purificado tanto el terreno tor que pregunta: “¿Sí o no, hermanos?”,
cuanto las construcciones, tomándose como “¿Uds. entendieron, sí o no?”, “¡Entonces,
modelo el relato bíblico de Moisés que al en- amén, hermanos!” Sin duda, esa parte del cul-
contrarse con el Dios-Yavé precisó sacarse las to presenta un cuadro próximo del que acon-
sandalias de los pies porque – según la Biblia tece en los cultos de varias iglesias protestan-
- “estaba pisando tierra santa”. Tal vez esas tes históricas. Más: los cultos solemnes de las
tensiones que también existen en el pentecos- mañanas de domingo (El Santo Culto en su
talismo, sean sobrevivencias de una práctica Hogar) son transmitidos apenas parcialmente,
católico-romana de sacralización del espacio. dejando de lado posibles escenas de curas,
Pero eso ocurre en el pentecostalismo exorcismos y, sobre todo, las colectas.
de un modo general. ¿Y qué sucede en la Por otra parte y como veremos más
IURD? Ante todo es preciso que retomemos la adelante, la concepción iurdiana de sacrali-
idea de Gramsci (1978: 144) de que “toda re- dad del templo se fundamenta sobre bases
ligión, inclusive la católica (...) es en realidad distintas de las usadas por el pentecostalismo
una multiplicidad de distintas religiones, fre- tradicional. En la IURD el templo, a despecho
cuentemente contradictorias”. La IURD, por de lo que en él ocurre y de su semejanza con
ser el resultado de un proceso de yuxtaposi- un mercado, es un espacio especial para el
ción de creencias, prácticas y actores porta- adorador. Pero, ¿podemos considerarlo una
dores de mentalidades eclécticas y también “morada de lo sagrado”? ¿Qué sagrado “resi-
por el hecho de ser una iglesia nueva en ex- de” en los templos iurdianos? ¿Es la fuerza sa-
plosivo crecimiento, a pesar de toda la unifor- grada de la colectividad “efervescente”, como
midad discursiva y ritual impuesta por su di-
quiere Durkheim, la fuerza mágica como su-
rección, todavía es un conglomerado y posee
girió Mauss o la fuerza del Espíritu como
una unidad sólo aparente. Es posible que “va-
creen los pentecostales?
rias IURDs” coexistan en los mismos espacios
geográficos y simbólicos, al contrario de lo 2. El templo como un espacio “energético”
que las primeras impresiones indican.
Esa multiplicidad puede ser percibida De todas las experiencias que los gru-
en la práctica y el discurso de sus agentes, pos sociales mantienen con lo sagrado, un lu-
provenientes de tradiciones diversas y contra- gar es separado para la repetición del acto del
dictorias, reflejando así maneras distintas de culto. Ese es el lugar en que se estimula la fe
percepción del espacio de culto. Por eso en con rituales apropiados. Rápidamente él se
sus reuniones hay personas que conversan, vuelve un lugar especial, irradiador de ener-
108 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

gía. Las personas pasan a procurarlo en el an- vos, posibilita a los individuos elevarse por
sia de conseguir acogimiento y protección en encima de sí mismos a fin de conseguir una
una entidad mayor que todos los adoradores. autoridad moral capaz de colocar un punto fi-
nal en la anomia (falta de normas) y satisfacer
El templo: lugar de una fe efervescente sus necesidades. Por lo tanto, para Durkheim
la sacralización del tiempo y del espacio no
Los sociólogos de la religión adeptos a
sería resultante de cualquier manifestación di-
Durkheim colocan como punto inicial de la
vina en la naturaleza, en objetos o en los to-
religión no el surgimiento de la idea de Dios
poi sagrados. Lo sagrado, originado en la pro-
o de alma sino la capacidad humana de expe-
pia sociedad, una vez que irrumpe y es deli-
rimentar intensamente un período de eferves-
mitado se vuelve una fuerza “siempre lista a
cencia y la insistencia en abandonar la rutina
derramarse para el exterior, a escaparse como
de la vida. Se generan así nuevas formas de
clasificar el espacio y el tiempo en porciones un líquido, a descargarse como la electrici-
sagradas y profanas. Para Durkheim (1989: dad”, dice Roger Caillois (1988: 20). Es su ex-
75, 76) la iglesia es “una comunidad moral plosión la que torna necesaria la administra-
formada por todos los creyentes de la misma ción de ese poder pues en caso contrario, co-
fe, fieles y sacerdotes”. Así, Durkheim exclu- mo afirma Roger Bastide (1975: 214-236), se-
ye de esa categoría a los magos y sus seguido- rá una manifestación salvaje, pasible de rom-
res al afirmar que per los moldes en los cuales los humanos pre-
tenden guardarlo. En ese caso la religión es el
“No existe iglesia mágica (...). El mago tiene ejercicio de la domesticación continua de ese
clientela, no iglesia y sus clientes pueden muy sagrado rebelde y peligroso.
bien no tener entre sí ninguna relación, al pun- Según Mircea Eliade (s/d.: 35 ss), la
to de ignorarse unos a los otros: hasta las rela-
manifestación de esa realidad “de orden dife-
ciones que se tienen con el mago son acciden-
rente” se constituye en la esencia de la hiero-
tales y pasajeras”.
fanía. Es así que para él se producen dos mo-
Según la teoría de Durkheim, sagrado dos de ser en el mundo: lo sagrado y lo profa-
y profano están en mundos separados, prote- no. Ello se da gracias a la quiebra de la homo-
gidos y aislados por interdicciones, exigién- geneidad espacio-temporal provocada por la
dose ritos apropiados para el pasaje de una teofanía, permitiéndose el surgimiento de una
dimensión para otra. Sin embargo, lo sagrado oposición entre “espacio y tiempo sagrados”
puede ser expresado por creencias y ritos que y “espacio y tiempo profanos”. De esa expe-
reúnen individuos “que se sienten vinculados riencia primordial surge un “punto fijo”, algo
unos a otros por el simple hecho de tener una capaz de reordenar el caos, instaurando en el
fe en común”. En este caso surge la iglesia, espacio y en el tiempo un mundo organizado,
“una sociedad cuyos miembros están unidos o sea el “cosmos”.
por el hecho de concebir de la misma mane- De acuerdo a Peter Berger (1985: 15,
ra el mundo sagrado y sus relaciones con el 20, 21), la religión es el resultado de esa acti-
mundo profano y de traducir esa concepción vidad humana fundamental de continua bús-
común en prácticas idénticas”. queda en medio del caos de un mundo pleno
Resultante de la interacción social la de sentido y orden. Sobre eso él escribió que
religión, nacida en aquellos momentos de “toda sociedad humana es una iniciativa de
efervescencia y de grandes desastres colecti- construcción de mundo” y que “la religión
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 109

ocupa un lugar destacado en tal empresa”. la Iglesia Universal es, al contrario de obser-
Sin embargo, como todas las actividades de vaciones que se hacían en ocasión del perío-
construcción de mundo, la religión sucede do de su surgimiento, una comunidad de fie-
dentro de una sociedad que “estructura, dis- les mantenida y sustentada por los ritos que
tribuye y coordina las actividades de cons- integran individuos aislados a un gran espec-
trucción del mundo desenvueltas por los táculo de fe, independiente de cualquier espí-
hombres”. Por tanto, la religión se fundamen- ritu de comunidad.
ta en ese “cosmos sagrado” construido por el Para la realización de la voluntad de ir
hombre que después es experimentado como al tempo, el fiel iurdiano no precisa esperar
si fuese algo colocado fuera del mismo. día y hora apropiados, porque los templos de
El templo es el espacio geográfico la Universal son una especie de “templos-ne-
donde el cielo parece haberse encontrado gocio de oportunidades”, que funcionan de
con la tierra y, como tal, está cargado de se- las siete de la mañana a las diez de la noche.3
ñales estimuladoras de experiencias con lo En otras palabras: ellos actúan como si fuesen
sagrado. En el templo, creyentes pentecosta- una “sala de primeros auxilios espirituales” o
les de innumerables denominaciones cantan: una “iglesia-negocio de oportunidades” don-
“En este día feliz, en este santo lugar, yo com- de, de acuerdo a la propaganda, “hay siempre
biné un encuentro con Dios”. Esa experiencia un pastor y un milagro que esperan por Ud.”.
con lo sagrado pone fin a las inseguridades, Más aún, hay líneas telefónicas a disposición,
angustias y tensiones provocadas por los pro- un servicio de S.O.S.espiritual y la posibilidad
blemas de la vida, fundando de esa forma un de participación, por teléfono, en los progra-
nuevo orden en el cual el pentecostal encuen- mas mantenidos en las emisoras de la iglesia,
tra sentido a la vida. El elemento fundante es en la radio y televisión, muchos de ellos en
la experiencia religiosa horizontal y vertical y vivo.
no simplemente el contacto con los aspectos Según la retórica de los pastores, el
físicos de la religión. Con todo, el fiel puede presentarse a uno de esos esos templos es fun-
confesar que es “gracias al Templo que el damental para que el fiel continúe recibiendo
Mundo es resantificado en su totalidad”, co- las bendiciones divinas en la vida. Sobre eso,
mo escribe Mircea Eliade (s/d.: 71). De allí su el obispo Rodrígues afirma (Folha Universal,
deseo de querer estar siempre en el templo, 6-8-95): “Recuerden que el cristianismo en-
participar de sus actividades y ofrecer su pro- vuelve compromiso, comunión con Dios y Su
pio dinero para ayudar a lo sagrado a expan- obra (...). Es imposible que alguien se envuel-
dirse en dirección al mundo profano. va en la obra de Dios sin su iglesia. Esto ya
Por otro lado, para el creyente de la que la misma es un instrumento usado en la
IURD, el templo está asociado al milagro de predicación del Evangelio, organizando y co-
la conversión; por eso desea estar allí más que mandando la evangelización (...). Es imposi-
en cualquier otro lugar para reforzar conti- ble que un cristiano se mantenga firme sin la
nuamente, por medio de los rituales, aquella asistencia espiritual de la iglesia y recibir el
experiencia fundante que originó la nueva vi- alimento divino que ella da”.
da. Del templo, él siente emergir una energía Las citas que siguen apuntan a la nece-
que circula entre todos los participantes de los sidad de crearse en el fiel iurdiano el hábito
rituales y que, según su punto de vista, man- de estar siempre en el templo y no sólo cuan-
tiene y sustenta la comunidad. En ese sentido do surgen las necesidades. La primera cita ex-
110 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

presa bien los motivos por los cuales el fiel obispo y ese hombre cayó; cayeron juntos (...).
necesita vincularse al templo. A pesar de ser Jesús no cae, él está siempre de pie (...). Noso-
del mismo tenor la segunda refleja otra situa- tros siempre hemos sido sinceros aquí al decir-
ción, en la que la que la IURD está a la defen- les a Uds. que no somos nada (...). Estamos su-
jetos a fallas. El obispo Macedo no es nada y él
siva delante de las denuncias y presiones de
mismo dijo en una entrevista que es “la caca del
los medios de comunicación: caballo del bandido”. El obispo Macedo no es
perfecto; es hombre y no Dios (...). Sólo Jesús es
“¿Por qué ir a la Iglesia? En el libro de Hebreos
perfecto (...). Hoy la iglesia está siendo purifica-
10.19-25 está escrito que no podemos dejar de
da por la persecución y el que es cobarde está
congregarnos (...). Tengo pena de la persona que
cayendo afuera (...). Esta obra es del Espíritu
asiste a las reuniones apenas por la TV o la ra-
Santo y no va a acabar porque ella es de Dios y
dio y nunca va a la Iglesia. Ella vive llena de
no del obispo Macedo (aplausos del público)...”
problemas pero gustando de Jesús. La Biblia di-
(Obispo Paulo Roberto Guimaraes, TV Record,
ce que tenemos que congregarnos porque aquí
28-1-96).
hay una conjunción de la fe, una unión de pro-
pósitos en torno al Señor Jesús (...). La persona
El templo iurdiano no es un lugar sa-
sólo se debe cuidar del peligro de apegarse al
pastor. A veces, debido al cariño la Palabra que grado; el templo todo es sí el espacio donde
aquel pastor dio la primera vez en que la perso- el ritual sucede y se crea un clima propicio a
na entró en la iglesia, hizo que se apegase al través de un conjunto de señales que condu-
hombre de Dios. Eso es lo que no puede suce- cen al individuo a un encuentro con lo sagra-
der (...). Ud. se debe apegar a Jesús (...). Aconte- do milagroso. A veces, esa primera experien-
ce de (sic) la persona apegarse tanto al pastor cia es relatada así:
que cuando éste es transferido, la persona va
atrás. Eso es un error. Esta (sic) persona todavía “Cuando llegué por primera vez a la iglesia, el
no nació de Dios; nació de la carne...” (Obispo pastor predicaba sobre el pozo de Siloé (...). De-
Suhett, Folha Universal, 21-11-93). cía que así como el ciego de nacimiento fue cu-
rado, la persona que tocase en aquellas aguas
“Ud. viene toda la semana a la iglesia, participa que estaban dentro del pozo, creyendo, sería
de todas las cadenas pero no viene el domingo curada. Coloqué mi fe en práctica: fui al frente
a la iglesia; vea, el domingo es un día muy im- y toqué en las aguas. Después de eso conseguí
portante...” (Pastor Julio César). La iglesia es mover los brazos (...) y cuatro meses después ya
nuestra madre y es en ella que nosotros nace- podía andar normalmente” (Folha Universal,
mos y nos alimentamos. Debemos amar a la 12-11-95).
iglesia y nunca dejar de congregar (sic). Pero la
iglesia no es el camino. El camino es Jesús. El “Cuando entré en la iglesia de inmediato noté
obispo y el pastor no son el camino y ellos sir- que realmente podría ser feliz. Descubrí que ha-
ven apenas para orientarnos en el palabra. bía encontrado un lugar que en verdad me po-
Nuestra fe sólo debe reposar en la persona de dría llevar hasta Dios (...). Después de aquel día
Jesús. Porque sólo Jesús es perfecto. Ud. debe en que estuve en la iglesia, todo fue cambiando
confiar en el obsipo o en el pastor pero su fe só- para mejor” (Folha Universal, 28-1-96).
lo debe reposar en Jesús. Tener fe no es confiar.
Porque sólo Jesús es perfecto. Ud. debe confiar Los templos y santuarios tienen origen
en el pastor o en el obispo y reservar la fe sólo en ese esfuerzo humano por crear canales pa-
para Jesús (...). Hay personas hoy decepciona- ra una manifestación “organizada” de lo sa-
das, caídas, en el mundo, que perdieron la fe grado. Las religiones precisan de ese espacio
porque un día se apegaron a un pastor o a un para evocar y repetir ritualmente aconteci-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 111

mientos tenidos como centrales para la fe4. El que tenían; se dejaron envolver tan sólo por el
espacio tiene las marcas y las señales provo- clima emocional (...). Es preciso vivir por la fe y
cadoras de lo sagrado, suscitan emociones y no por las emociones o por la música (...). Es
preciso tener cuidado con las emociones, el co-
estimulan la repetición de la hierofanía funda-
razón engaña a la gente en grandes cantidades
dora. La presencia de lo sagrado allí hizo que
(...). Pero quien da la respuesta es Dios...” (TV
el espacio fuese transfigurado y se volviese Record, 28-1-96).
una “fuente inagotable de fuerza y sacralidad
que permite al hombre con la condición de La cuestión actual es cómo transfor-
que allí penetre, tomar parte en esa fuerza y mar la efervescencia en algo duradero, man-
comulgar en esa sacralidad”, según lo obser- tenida de modo ritual y controlable. La conso-
vado por Mircea Eliade (1993: 296, 297) a lidación de esa iglesia como denominación
partir de comentarios de Lévy-Bruhl y A. R. religiosa dependerá sobre todo de las mane-
Radcliffe-Brown sobre las culturas australia- ras por las cuales ese proceso será conducido.
nas. De allí la ansiedad de las personas por Pero como nos dijo uno de sus pastores (A.,
permanecer “en comunión directa con un en entrevista), “si depende del obispo Mace-
‘centro’ productor de sacralidad”. Porque el do, la iglesia no dejará de ser un movimiento
espacio profano es el lugar del caos habitado y para eso, él está dispuesto a luchar hasta el
por demonios, pero el templo es la “casa de fin”. La efervescencia es típica del movimien-
Dios”. En él reina un orden que perdura por- to, pero la institucionalización exige un asen-
que está centrado en el poder de un Dios tamiento de los ánimos, la división y delega-
exorcista, curador y milagroso que es “el mis- ción del poder. Es en ese momento que los
mo ayer, hoy y para siempre”, como repiten problemas administrativos se agrandan, como
constantemente todos los pentecostales. nos muestra Thomas O’Dea (1969: 128, 131),
Además en la IURD ya comienzan a pues el proceso de institucionalización trae
surgir señales típicas de una situación de reli- consigo la burocracia, los cargos, el dilema de
gión institucionalizada, o sea: la deserción y las múltiples motivaciones de los agentes y el
el cansancio de fieles. Los responsables saben conflicto entre las necesidades de las perso-
que es preciso ofrecer alguna cosa además de nas y las exigencias de la organización.
las emociones despertadas en rituales apro-
piados para momentos de crisis. De allí el ini- El templo: espacio que irradia energía
cio de estudios bíblicos y de adoctrinamiento
Para los neopentecostales de un modo
para los más asiduos y la insistencia en llamar
general, el espacio donde vive el hombre es-
el mayor número posible de personas para ta-
tá pletórico de poderes divinos en lucha con
les momentos. En ese sentido, las iglesias del
los rebeldes poderes diabólicos. El territorio
protestantismo histórico poseen mucho más
está lejos de ser neutro en la terrible guerra
know how y la IURD tiene mucho que apren-
entre Dios y los demonios, porque una “gue-
der de ellas. La palabra de uno de los obispos
rra espiritual” está en marcha, exteriorizándo-
iurdianos es un buen ejemplo de lo que esta-
se a través de lances en los cuales los pode-
mos diciendo:
res, divinos o satánicos, conquistan personas,
“Nosotros no tenemos que vivir por las emocio- poblaciones y territorios.5
nes y sí por la fe (...). Cuántas personas pasaron Esta concepción se fundamenta en la
por aquí [templo de Bras], lloraron al son de las creencia, común entre los pentecostales, en
canciones y salieron con los mismos problemas los “demonios territoriales”, la cual acepta la
112 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

idea de que existen espíritus malignos distri- ta de modo semejante. Es que a partir de los
buidos sobre la faz de la tierra, acompañando templos, los pastores se posicionan en “cade-
las divisiones geográficas. En consecuencia, nas de oración” y “santos ayunos” para inva-
hay demonios que cuidan de países, estados, dir el territorio adversario, distribuir la energía
ciudades, barrios, manzanas y que se organi- que viene de Dios y cargar de energía todos
zan en un gran ejército, obedecen a una jerar- los objetos vinculados al templo, dotándolos
quía y a estrategias bien definidas, siempre de un poder que se expande para fuera. Es co-
con el objetivo de hacer una siega de las per- mún que las personas testimonien sea en la
sonas de una determinada área geográfica e radio o en la televisión que su vida mudó y un
impedirles conocer la verdadera predicación milagro les aconteció, “sólo por haber entra-
cristiana – a priori centrada en la liberación do en un templo iurdiano”. Ese lugar se vuel-
de todos los cautivos del demonio. ve, en la mente de las personas, un centro
La predicadora Neuza Itioka y la pas- irradiador de “energías positivas”, la “sed de
tora Valnice Milhoms, una de las principales felicidad”; a continuación, la “morada de lo
expresiones de esa teoría en Brasil, abogan sagrado”.
que los demonios representan una “fuerza in- Esa concepción de un poder que se
vasora”, puesto que “Satanás ha instalado sus expande, hace de los grupos de evangeliza-
príncipes, gobernadores y fuerzas en las na- ción, de los sonidos e imágenes de los medios
ciones, ciudades y poblados. El ejército de de comunicación iurdianos, células retrans-
Dios no respetará muros e invadirá cada po- misoras de energía espiritual. En consecuen-
blado, villa, estado, nación y continente. Es cia, el espacio sagrado es más que un lugar;
tiempo de tomar los reinos para Jesús (...). Es es una construcción colectiva, elaborada por
tiempo de conquistar territorios, extender las un conjunto de actores, pastores, obreros y
fronteras (...), el ejército del Señor tiene que platea, en un proceso de interacción social
reconquistar todo el territorio invadido por el efervescente. Por ese motivo los domicilios de
enemigo. El límite de nuestro territorio es el los templos son siempre anunciados como “el
mundo entero (...). Es por la fuerza invasora local de la bendición”, el “domicilio de la fe-
del ejército que Dios levanta, que el enemigo licidad” o sino, “en tal lugar un milagro espe-
será sometido. No depondremos armas hasta ra por Ud.”. La bendición, cura y liberación
que todas las naciones de la tierra se rindan al tienen un lugar exacto para realizarse, un es-
Señor Jesús” (Valnice Milhoms, s/d.: 12, 15). pacio geográfico peculiar, que es el templo de
Esta creencia en los poderes demonía- la Iglesia Universal.
cos en el espacio terrenal, abre camino a la Esa percepción de la sacralidad del es-
idea que los templos son espacios conquista- pacio de culto es reforzada por medio de
dos para Dios. Eso les proporciona el status de “campañas de fe” tales como la “campaña de
ser lugares saturados de un poder vigoroso y Israel” u “hoguera santa de Israel” que esta-
libertador. La imagen estimula el recuerdo de blecen el vínculo con el espacio idealizado,
aquellas estrategias de las fuerzas armadas es- el suelo “sagrado de Israel”. Y entonces, Israel
tadounidenses del siglo pasado cuando esta- está a la espera de una peregrinación, real pa-
ban instaladas en un fuerte en el medio del te- ra los que tengan condiciones o por procura-
rritorio indígena o más recientemente en las ción para la mayoría de los fieles, bastando
bases aéreas dentro del territorio enemigo, en para ello completar una hoja de papel con sus
Vietnam. La acción milagrosa de Dios es vis- “pedidos de fe” cuyas cenizas son, según los
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 113

pastores, llevadas para Israel. La conexión en- vidables, tales como la Santa Cena en el Getse-
tre Israel y templo se hace por medio de obje- maní, con la participación del obispo Macedo”.
tos como agua, piedra, sal, óleo, traídos por
las caravanas de pastores y fieles que periódi- La creencia en la saturación del poder
camente hacen turismo en aquel país. Ese sagrado en un determinado espacio es algo
imaginario Israel es más que un territorio pues común en la religiosidad popular. La misma
trasciende las fronteras geográficas y adquiere aparece de una forma muy visible en la “co-
una dimensión mítica en las predicaciones de rriente de la liberación” que es realizada en la
esa iglesia. Es la tierra “bendita” donde todo IURD los viernes, día considerado muy “car-
resultaba bien para los que temían a Dios y gado” de “energías espirituales” en los cultos
está marcada por locales “cargados de poder” afro-brasileños. El 24 de junio de 1994 asisti-
tales como los montes Carmelo y Sinaí, el río mos a la ceremonia de la “mesa blanca”, en
Jordán, los “mares” de Galilea y Muerto, las la cual los fieles formaban una columna y pa-
minas del rey Salomón y la tumba de Jesús, saban las manos sobre una mesa cubierta por
entre otros6. una toalla blanca sobre la cual los pastores y
Esos puntos geográficos son conecta- obreros habrían impuesto las manos, luego de
dos con los “espacios sagrados” de aquí, el un período de oración y ayuno. Mientras las
espacio de los fieles. Eso se procura por me- personas desfilaban, los pastores colocaban
dio de ritos que, una vez más, consiguen las manos sobre las cabezas de ellas orando
transformar personas distantes en el tiempo y en voz alta.
en el espacio en “contemporáneas de los dio- Vimos en otro templo (Vila Mariana,
ses”, tal como conceptualizó Mircea Eliade zona sur de la ciudad de San Pablo; 31-1-94)
(s/d.: 101). Así, eventos perdidos en el tiempo, también sobre la mesa que estaba instalada
como el bautismo de Jesús en el río Jordán, su en el “altar”, una piedra que según un obrero
peregrinación por los caminos pedregosos de de la iglesia había sido traída del monte Sinaí.
Palestina y su suplicio, muerte y resurrección En otra oportunidad (templo de Bras, 26-2-
en Jerusalén, se vinculan existencialmente a 96), vimos otra piedra que había sido sacada
la biografía de cada iurdiano que se apropia de las “minas del rey Salomón”. Mediante
de esos espacios, insertando en ellos sus sue- una ofrenda especial las personas tenían dere-
ños y fantasías. Como espacio mítico, Israel cho a colocar las manos sobre esa piedra y
sirve de soporte para que en él se apoyen las entonces se transferían para los fieles energías
necesidades y deseos concretos a ser satisfe- de origen divino que, en el pasado, habrían
chos. El ejemplo que sigue fue tomado de una generado la riqueza de Salomón. En un pro-
propaganda (TV Record, 2-2-96) para las acti- grama de la Radio San Pablo (8-7-94), el locu-
vidades religiosas especiales, del domingo si- tor prometía: “Venga a nuestro templo: hay
guiente: asientos energéticamente bendecidos espe-
rándolo. También hay una ‘mesa blanca’
“No se pierda la ‘unción de los diezmeros’. El energizada. Le vamos a pasar esa energía a
próximo domingo será la consagración de los
Ud. y su vida va a cambiar”. Después de una
diezmeros con óleo santo que el obispo Paulo
música clásica ligera, la emisora transmitió un
estará trayendo de Israel y el lunes iremos a pre-
sentar las imágenes de las peregrinaciones que nuevo “testimonio de fe” en directo desde
300 personas de nuestra iglesia hicieron a Israel. Bras donde había acabado de suceder la “co-
Fueron momentos inspiradores, realmente inol- rriente de los setenta pastores”. Reproducimos
114 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

esa entrevista porque expresa muy bien la La vinculación entre la energía acu-
creencia en la existencia de un espacio carga- mulada en el templo y la vida cotidiana de los
do de energía, en los templos iurdianos: fieles puede ser hecha con el intercambio de
objetos “bendecidos”, como fue registrado
“ - ¿Cuál es su nombre, señora? anteriormente. La propaganda de la “rosa un-
- María Pereira da Silva. gida”, que se transcribe a renglón seguido, fue
- ¿De qué sufría Ud.? transmitida en varios martes en julio de 1994,
- Yo tenía un carozo en la garganta, aquí, eh! en las programaciones de las radios San Pablo
- ¿Hace cuánto tiempo? y Record. Ilustra bien la creencia de que hay
- Hace un mes, más o menos.
un poder concentrado en el templo, el cual se
- ¿Ud, señora, fue al médico?
- No, no fui. Cuando entré aquí, en la puerta
irradia a través de objetos llevados para la ca-
de la iglesia mi hijo me dijo: ‘Madre, ¿Ud. sa o por medio de las ondas hertzianas de ra-
no va al médico por mor (sic) de ese carozo dio:
que tiene ahí?’ Entonces yo le dije: ‘ ¡Hijo,
no voy porque es Jesús quien me va a curar! “Iglesia Universal del Reino de Dios, donde la
Entonces, cuando entré, en la puerta, ¡el ca- victoria lo espera! Uno, dos, tres, cuatro, cinco,
rozo desapareció!’ seis, siete, ocho, nueve (...), setenta pastores
- ¿Sólo por entrar en la iglesia? orando y ayunando por Ud. En la iglesia de Bras
- ¡Sólo por entrar en la iglesia! venga a participar de la reunión más fuerte de la
- ¿Por qué está llorando, señora? Iglesia Universal, Ud. que tiene problemas sin
- ¡De alegría! (con voz baja). solución (...). Martes, cadena de los setenta
- ¿De qué? apóstoles. ¡La rosa ungida! Para Ud., que procu-
- ¡De alegría! (con voz más alta que antes). ró médicos, tomó remedios y nada sirvió. La ro-
- ¿Quién curó a la señora? sa ungida. Para Ud. que es una persona depri-
- ¡Fue Jesús! mida, triste, que tiene problemas interiores y vi-
- ¿Quién, realmente? ve perseguida por recuerdos del pasado. La ro-
- ¡Fue Jesús! (con más entusiasmo). sa ungida. Para Ud. que tiene problemas en sus
- ¡Fue Jesús! ¡Amén, Aleluya, Gracias a Dios! finanzas, está endeudado, envuelto con apues-
(pastor gritando) tas, yendo a la quiebra y no sabe más qué hacer.
(música triunfante y aplausos del audito- La rosa ungida. Para Ud. que tiene problemas
rio)”. en la vida sentimental y nunca fue feliz en el
amor! Martes, cadena de los setenta apóstoles.
Esta forma de percepción del espacio Hoy, distribución de la rosa ungida, Iglesia Uni-
versal del Reino de Dios, Avda. Celso García
es alimentada por los propios pastores. La pa-
No. 499, en el barrio de Bras, en San Andrés (...)
labra de uno de ellos, pastor Mario Luis, dicha y en Santo Amaro (...) Ud. estará recibiendo la
en un programa de radio, comprueba eso: rosa ungida, que representa al propio Jesús, por-
“Hola, gente amiga, gente querida, nuestra que en la Biblia dice: ‘Yo soy la rosa de Sarom’.
iglesia tiene una energía positiva para Ud. Es- ‘Yo soy’ es el nombre de Dios, de Jesús (...). Ud.
te jueves es el día de la oración por la familia, va a colocar esa rosa en el lugar más alto de su
el día de la oración energética de la Iglesia casa porque así como Jesús fue levantado y co-
locado en el lugar más alto que había en Jerusa-
Universal”. Y a continuación usó varias veces
lén en aquella época, en el Calvario, así Ud. va
en su hablar términos como: “oración fuerte”,
a colocar la rosa ungida en el lugar más alto de
“oración energética”, “alianza energética con su casa y todo mal va ser atraído para esa rosa;
Dios”. todo espíritu de vicio, contiendas, homosexua-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 115

lismo, espíritu de prostitución, de adulterio, de anteriores a él, incluye en sus trabajos algu-
enfermedades (...). Es hoy que Ud., mi amigo, va nos puntos de las explicaciones mesmerianas,
a recibir la rosa ungida (...). Va a recibir la rosa principalmente la “teoría del agua magnetiza-
al pie de la cruz y por el poder de la fe todo el da”, procurando darles una base “científica”.
mal que atormenta su vida va a desaparecer
Los teóricos kardecistas, entre los cuales se
aquí, ya en la iglesia (...). No se olvide de traer
el sobre con los pétalos secos de la rosa de la se-
encuentra José Lhomme (s/d.: 59, 65), creen
mana pasada; serán quemados en la hoguera que hay un magnetismo actuando en la natu-
santa... (música clásica otra vez). Iglesia Univer- raleza que hace que seres y cosas se atraigan
sal del Reino de Dios, lugar de paz interior (...) o se rechacen, obedeciendo a la “ley de la afi-
donde el milagro sucede. El domingo (...) Dios nidad”. Entre los varios magnetismos se desta-
le enjugará de los ojos toda lágrima. Venga (...) ca el “espiritual” cuya actuación se da por el
Dios quiere cambiar su vida” (música). pensamiento, vehículo del fluido vital. Este
contiene cualidades buenas o malas con el
La “rosa ungida” es distribuida tam- auxilio de entidades espirituales superiores.
bién en otras ocasiones, recibiendo reinter-
pretaciones adaptadas a otras circunstancias. Magnetizar es la acción de dirigir el “fluido vi-
El periódico Folha Universal (26-11-95) relata tal” sobre un objeto o una persona. La enferme-
que en Porto Alegre “Once pastores represen- dad resulta del desequilibrio de las tensiones
tando a los apóstoles oran por el pueblo y magnéticas entre los puntos positivos y negati-
bendicen con imposiciones de manos sobre vos del organismo. El curandero restablece el
equilibrio a través de su actitud, curando de esa
el altar”. También: “Fue distribuida la rosa,
forma al enfermo. Por lo tanto, el “fluido vital”
que representaba la persecución (...) y por in-
puede ser orientado a vibrar de éste o de aquél
termedio de ella, al ser colocada en cada ho- modo. La acción magnética resulta de una rela-
gar, en consecuencia, se traerá independencia ción por contacto entre el curandero y el pa-
familiar” (sic). ciente, lo que puede ocurrir aún a distancia te-
El argumento usado por los neopente- niendo por medio intermediario un objeto que
costales iurdianos para explicar la “energía pertenezca al enfermo/afligido, un documento o
espiritual” acumulada por el templo, obedece hasta una fotografía. La acción del médium pue-
a la misma lógica de las explicaciones de de hacerse a través de una “dispersión de flui-
Franz Anton Mesmer (1734-1815) que ense- dos maléficos, la descarga o la concentración y
aplicación de fluidos benéficos, el tratamiento”.
ñaba que existen campos invisibles de energía
transmitida por flujos y ondas. Para él, era po- Tales prácticas forman parte de una
sible controlar y dirigir tales flujos invisibles cosmovisión muy diseminada y son fácilmen-
de energías en vista que todas las cosas de la te encontradas en los textos de los teóricos
naturaleza están ligadas entre sí, inclusive el kardecistas brasileños. Las recomendaciones
cuerpo humano. Por lo tanto, los milagros que siguen, reproducidas de José Lhomme
pueden suceder a condición de que las perso- (Ibid.: 66), sobre las mejores maneras de
nas manipulen y dirijan las energías para sus “magnetizar el agua” y mantener sus virtudes
propias finalidades, como escribe Arturo Cas- terapéuticas nos muestran cuanto son toma-
tiglioni (1993: 310). das en serio por los actores:
La misma lógica acompañó al espiri-
tista Allan Kardec quien, algunas décadas des- “Se magnetiza una botella destapada o un vaso
pués y al codificar las enseñanzas de maestros con agua asegurando el recipiente con la mano
116 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

izquierda y haciéndole pases de lo alto hacia Nuevamente, algunos ejemplos ilus-


abajo. A veces también las puntas de los dedos tran algunas de esas prácticas:
de la mano derecha, reunidas encima del golle-
te, sirven para dirigir hacia el líquido el fluido Hay pastores neopentecostales como Esteban
benéfico... (Se reconoce que) “el agua absorbe Hernándes, de la Iglesia Renacer en Cristo y
con facilidad el fluido ambiente y con mayor ra- Benni Hynn, teleevangelista estadounidense,
zón lo que el médium curandero proyecta fuer- que emplean la fuerza de las insuflaciones, so-
temente para saturarla (...). El agua magnetiza- plo caliente o frío, para curar enfermos. R. Soa-
da, absorbida por el enfermo apartado, lleva le- res, de la Iglesia Internacional de la Gracia de
jos un poco de la emanación ‘mediúnica’ y Dios, coloca sus manos con las palmas enfren-
constituye un lazo invisible entre el enfermo y el tando las cámaras y le pide al teleespectador ha-
médium curador”. cer lo mismo sobre la imagen de la mano del
pastor en la pantalla. Con esto, dice Soares: ‘Ud.
En el kardecismo el “agua magnetiza- recibirá por la imposición de manos, la gracia
da” puede llevar consigo los sentimientos po- que está precisando” (TV Gazeta, 13-1-96).
sitivos o negativos que provocaron su vibra-
ción. Sin embargo, si hubiese en ese proceso La IURD emplea ad nauseam el vaso de agua
colocado sobre el aparato de TV, que debe ser
la interferencia de impurezas, las mismas de-
bebido después de la “oración de la fe”. Esa te-
ben ser eliminadas a través de la purificación rapia pentecostal ya fue usada en los Estados
y del perfeccionamiento de los sentimientos Unidos por Oral Roberts y otros predicadores de
del agente magnetizador. Actitud semejante la cura divina después de la Segunda Guerra
es encontrada en el neopentecostalismo Mundial. Nos hace recordar las tácticas del pa-
cuando dice que el pastor, antes de curar o dre Donizetti que en 1955 era párroco de la ciu-
exorcizar, precisa estar “preparado espiritual- dad de Tambaú, en el estado de San Pablo,
mente”, o sea, practicar ayuno y oraciones. cuando atrajo la atención de todo el país por
Sólo así el toque de su mano sobre el enfermo causa de una serie de milagros que allí estarían
y la aplicación del “óleo bendito” surtirán ocurriendo. Según María Isaura Pereira de
Queiroz (1978: 135-208), ese padre recomen-
efecto.
daba que a la hora de la bendición de las seis de
Las curas por las manos son prácticas la tarde, las personas colocasen en sus manos
y creencias tan antiguas como sincréticas, botellas de agua o ropas de enfermos sobre los
mágicas y religiosas y que combinan en sí aparatos de radio, afirmando también que en
mismas tradiciones chamánicas orientales, ju- aquella hora cada aparato de radio se transfor-
daicas y cristianas, hasta elementos de las re- maría en una “sucursal de Tambaú”, pudiéndo-
ligiones animistas, ‘mediúnicas’ y afro-brasile- se recibir los milagros en casa.
ñas. Además, las manos ocupan papel impor-
tante en los rituales y liturgias. Jaci Maraschin En el lenguaje del fiel iurdiano, dirigir-
(1985: 173) escribió que “sería imposible la se al lugar de la bendición es un acto de “su-
liturgia sin las manos”. Los pentecostales usan bir”, vocabulario ya usado por los antiguos is-
las manos, acompañadas o no de óleo, para raelitas en peregrinación a la ciudad de Jeru-
tocar la cabeza o la parte enferma de un cuer- salén. El cree haber vivido con anterioridad
po humano. Ese acto incluye “mucha fe” en en el “fondo del pozo”, lugar de donde fue sa-
quien cura, en los asistentes y en quien desea cado por la instrumentalidad de los pastores,
ser curado7. cuando entonces él se decidió y “subió” para
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 117

la “casa de Dios” y todos sus problemas “fue- acelerada y la industrialización incompleta.


ron resueltos”. Estar continuamente vinculado En la actualidad, el país se encuentra en una
al templo es una condición necesaria para ad- etapa de asimilación de tecnología de punta,
quirir y mantener la energía necesaria para el recientemente surgida en el mundo, y de in-
vivir cotidiano. Al fin de cuentas, como afirma serción en la economía mundial globalizada.
la propaganda iurdiana, “quien procura la Eso ha creado complicaciones en el mercado
Iglesia Universal, procura al Espíritu de la de trabajo, con la imposición de nuevos inte-
creación”. reses en el interior de las intrincadas redes so-
Dentro de esa visión, el templo es el ciales en las micro-regiones económicas, jus-
locus privilegiado para la realización del mi- tamente en el momento de llegada de millo-
lagro y aunque el prodigio acontezca en casa, nes de jóvenes al mercado de trabajo. Esa
es en el templo donde es aprobado, legitima- coincidencia de factores multiplicó el núme-
do y divulgado. Esa iglesia vincula los mila- ro de desempleados y excluidos del sistema
gros al templo, espacio donde opera el mismo económico vigente.
Espíritu presente en la creación del mundo. En los últimos cincuenta años se des-
Por eso mismo, sólo una iglesia conectada montó un escenario que, bien o mal, ofrecía a
con el Espíritu de la creación está capacitada las personas un mínimo de integración, pro-
para reorganizar un mundo desorganizado tección y bienestar. Como resultado de eso
por la presencia del pecado y de Satanás. actualmente la persona común experimenta,
Toda la publicidad de la Iglesia Uni-
en esta sociedad, un alto grado de malestar y
versal, en sus propios medios de comunica-
desprotección, en especial en las capas me-
ción, está volcada para una única meta: llevar
dias y pobres de la población, entre las cuales
personas para el templo. De allí que sean fre-
cuentes expresiones como: “Ud. precisa to- crece el sentimiento de desamparo y de inse-
mar la decisión” – sinónimo de “ir a la iglesia” guridad en relación a los rumbos de la vida.
-; Ud. “tiene que ir al templo”; “Venza al dia- Tal perspectiva produce una cómoda entrega
blo, que no quiere que Ud. vaya hasta la igle- de las esperanzas en manos de planes econó-
sia”, y así sucesivamente. Por eso, Edir Mace- micos “milagrosos” (en Brasil: “Plan Cruza-
do critica a la “iglesia electrónica estadouni- do”, “Plan Collor” y “Plan Real”). También en
dense” pues, según su punto de vista, los “te- la elección de políticos neopopulistas como
leevangelistas electrónicos” ofrecen espectá- Collor de Melo en Brasil y en la creencia fácil
culos que generan personas cómodas en casa en las palabras de milagrosos “hombres de
y que por comodidad dejan de ir a los tem- Dios” de los cuales Edir Macedo es el mejor
plos.8 ejemplo. Otro tanto sucede con la enorme
popularidad de libros esotéricos como los de
El templo: lugar que ofrece protección
Paulo Coelho y las filosofías optimistas de au-
El templo proporciona un espacio aco- to-ayuda como las de Lair Ribeiro. Por otro la-
gedor, un ambiente de protección y de confort do, la clase media experimenta el riesgo con-
espiritual, rubros muy valorizados en una so- creto del descenso social y la falta de salidas
ciedad como la brasileña en que en el último para la recuperación de antiguos símbolos de
cuarto de siglo hubo muchos cambios profun- status y de prestigio, generando por eso mis-
dos que alteraron su fisonomía. Entre ellos, ci- mo la búsqueda por opciones religiosas tan
tamos el éxodo rural intenso, la urbanización diversas.
118 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Max Weber limitó sólo a los campesi- alternativa tipo “individuo en el mundo” pero
nos la inseguridad como fuente generadora manteniendo una retórica levemente rebelde
de magia. Sin embargo, la situación de inse- del tipo “individuo-contra-el-mundo”.
guridad no despierta solamente en ellos la ne- Esta es la causa del surgimiento de
cesidad de la magia sino que también se da nuevas posturas pentecostales, analizadas por
en todas las personas que experimentan tal si- Ricardo Mariano (1995) en “Neopentecosta-
tuación, en cualquier forma de organización les: Los pentecostales están cambiando”. Sí,
socioeconómica. Por ese motivo, se revirtió el cambiando, pero ¿de dónde y para dónde? El
cuadro de secularización que en los años ’60 pentecostalismo está abandonando una ética
fue apresuradamente considerado un proceso de desvalorización del mundo y volcada para
irreversible. En la magia y la religiosidad me- objetivos extra-mundanos, una escatología
nos convencional, se busca de nuevo un con- apocalíptica y una moralidad subjetiva, op-
junto de soluciones prácticas e instrumentales tando por la idea de la aceptación de que es
que den a las personas nuevas seguridades y natural la fruición de las riquezas de la vida,
programaciones de vida. Se aspira conseguir la salud, la prosperidad y de todas las cosas
una teodicea que explique y ofrezca solucio- buenas de la existencia. Se disemina entre la
nes para los desajustes, inseguridades y vio- clase media baja la creencia en la anticipa-
lencias de lo cotidiano. De acuerdo con Le- ción del paraíso ya no trasladado para el fin
wis Coser (1978), personas cansadas de tanto de los tiempos, en un futuro incierto e indeter-
transitar entre los varios mundos de la vida se minado. Para los iurdianos el templo es el ini-
entregan a “instituciones autoritarias” y “lide- cio de una vida en el paraíso a ser construido
razgos fuertes” en la expectativa de estar cam- dentro de la historia, por el esfuerzo de cada
biando libertad por protección, acogida y ca- uno pero con la creatividad del Espíritu Santo.
riño. Después de pasar por el templo, el iur-
Esas transformaciones provocaron el diano sale del espacio sagrado y regresa al
abandono o redujeron la atracción de aque- mundo profano, actuando ahora como un
llas opciones religiosas que mantenían al “in- propagandista eficiente de la nueva fe. Ello en
dividuo-fuera-del-mundo”, como fue el pro- cuanto disfruta en lo que sea posible con to-
pio pentecostalismo inicial, para usar una ca- do lo que la sociedad produce para el bienes-
tegoría de Louis Dumont (1993: 35). La bús- tar y confort del ser humano. Nos parece que
queda del nuevo cielo y de la nueva tierra la experiencia del consumo de bienes religio-
fuera del mundo y de la historia es una opción sos en los templos pentecostales “ablanda” a
limitada y no atrae más al conjunto de los ex- las personas para una participación más efi-
cluidos económica y socialmente. En ese mo- ciente en el mercado de consumo de bienes
mento hay una masa emergente de individuos tangibles e intangibles, de carácter secular. Al
que se sienten al margen del mercado, quie- salir del templo, ahora, ya recargado de ener-
ren aprovecharse del bienestar proporcionado gías, ese individuo vuelve a la sociedad dis-
por el consumo y, por tal motivo, optan por puesto a “exigir”, “determinar” y “luchar” por
una ética centrada en el “aquí y ahora”. Estas sus “derechos de hijo de Dios” – esto es, una
tienden a abandonar todo templo que pro- vida de éxito y bienestar.
ponga una “comunidad renunciante” y prefie- La Iglesia Universal opera dialéctica-
ren otras alternativas que les muestren una mente pues recibe “individuos-fuera-del-
“comunidad integradora” y les prometan una mundo” y envía de vuelta para la sociedad
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 119

“individuos-en-el-mundo”, agresivos, tena- nes dadas, las terapias ofrecidas, se encuen-


ces, dispuestos, optimistas, deseosos de asu- tran muy lejos de la propuesta marxista de
mir la parte que piensan les cabe en la distri- concientización y lucha. El templo es el lugar
bución de riquezas y beneficios de ese “estar- de la prestación de servicios de cura, libera-
en-el-mundo”. Es de esa fuerza motriz de ción, dotación de significados y aprendizaje
donde brota tanto el filón consumista, la par- del camino para una vida de suceso.
ticipación en campañas asistencialistas como La arquitectura de los templos de la
la disposición para una vinculación política IURD refleja esa perspectiva al proponer un
de los iurdianos. Sólo cuando los renuncian- modelo volcado a la participación y no a la
tes se sienten “individuos-en-el-mundo” es contemplación. Los templos católicos invitan
que consiguen participar de las transforma- a los fieles para la contemplación de lo tras-
ciones de las condiciones objetivas de la vida cendente por medio de vitrales de colores,
social. Para el iurdiano el templo es un espa- imágenes, altar, altas torres, el toque de las
cio de movilización para un “estar-en-el mun- campanas, columnas majestuosas y de otros
do” más efectivo y placentero. estímulos visuales. Los templos neopentecos-
Es exactamente ese tipo de personas el tales contienen siempre un escenario y una
que busca el templo iurdiano, no como espa- platea y muchas veces un corredor por donde
cio de fuga, alienación del mundo y refugio, el animador de la platea pasa distribuyendo
como eran muchos de los espacios cúlticos bendiciones, toques sanadores y palabras
del pentecostalismo clásico sino como luga- bendecidas. Así, junto con los pastores y
res donde se puede recargar la “batería de la obreros, el pueblo participa y construye el
vida” con optimismo, esperanza y seguridad momento litúrgico con mucha acción y poca
de que es posible una vida mejor, aquí y aho- contemplación. En ese espacio es posible en-
ra. Para el iurdiano no es mero slogan de su contrar los “oráculos de Dios” y gozar de una
iglesia aquella expresión repetida por la pro- intimidad con él gracias a las palabras y ac-
paganda: “Iglesia Universal del Reino de ciones de los pastores, “hombres de Dios”. Es
Dios, donde una vida mejor espera por Ud.”, en ese sentido que el lugar de reuniones y cul-
y sí una realidad existencialmente experimen- tos es considerado “casa de Dios”, metáfora
tada. que trae consigo una promesa que para con-
En la IURD hay una relativización de cretarse exige una interferencia de un “Dios
aquella concepción de que el santuario es el de los milagros”.
lugar de los sueños inconsecuentes y del refu- Podemos profundizar esta perspectiva
gio contra las frustracionesa de la vida. No se citando a Gaston Bachelard (1978: 201, 202,
aplica satisfactoriamente a su caso el modelo 203 y 207) que propone un análisis de la
marxista del espacio sagrado como “lugar de “poética del espacio”, un ejercicio intelectual
alienación”. El individuo no es alienado de la que él denomina “topoanálisis” y en el cual,
crueldad y violencia de lo cotidiano y no se entre otras cosas, presenta la casa como lugar
intenta hacer del templo una caverna cómoda de refugio y descanso. Esa aproximación fe-
a ser opuesta al caos exterior, donde predomi- nomenológica de la casa debería ser también
na la enfermedad, el fracaso, la confusión y el un “estudio psicológico sistemático de los lu-
desamparo. Muy por el contrario, allí, toda la gares físicos de nuestra vida íntima”, del “es-
miseria de la vida es nombrada, citada y reve- pacio que retiene el tiempo comprimido”, de
lada. Y sin embargo, también las explicacio- la casa que “abriga el devaneo”, “protege al
120 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

soñador” y “permite soñar en paz”. La casa es siendo tenidos como sagrados por las pobla-
aquella “gran cuna” donde la “vida comienza ciones cristianas de hoy”.
bien”; comienza cerrada, protegida y abriga- La movilidad del culto de los neopen-
da” y para ese autor representa el punto geo- tecostales así como de los cultos afro-brasile-
gráfico integrador del ser humano. Sin ella, el ños, puede trasladar el lugar sagrado para lo
“hombre sería un ser disperso” porque la “ca- alto de un monte, peñascos y orilla del mar o
sa natal más que un prototipo de casa es un para la plaza central de una ciudad o hasta
cuerpo de sueños” integradores. Por ese moti- para un estadio de fútbol. Dios hace morada
vo, la casa se relaciona con la centralidad de donde sus fieles se reúnen. Sin embargo, es en
la vida,el “ombligo del mundo”, sirviendo el templo, con sus rituales específicos, que se
hasta de punto fijo para apoyar la palanca que crea un clima propicio para que el individuo
mueve el mundo de la vida. Además de todo, descubra las posibilidades de condensar sue-
la casa tiene la función de integrar los recuer- ños y aspiraciones. Y lo hace a través de
dos y motivar la esperanza haciendo que el aquellos rituales propuestos por los “guardia-
hombre, al psicoanalizar el “inconsciente nes de la casa de Dios”, los obispos, pastores
atrincherado en las moradas primitivas”, haga y obreros.
una “lectura de la casa” y en ella descubra el
“nido vivo” donde frágiles vidas son escondi- 3. Templo, tiempo y ritos
das en un medio adverso. en la Iglesia Universal
La similitud entre la imagen de la “ca-
sa humana” y la “casa de Dios” facilita para el
“Pertenecer al grupo significa tener en el mismo
ser humano la comprensión del templo como momento del día y del año el mismo comporta-
un centro donador de protección, seguridad, miento de todos los otros miembros del grupo”
nutrición y descanso, además de servir para (Pierre Bordieu, 1979: 48).
recargar las energías gastadas en la “calle”. En
ese espacio sagrado, reina el nuevo orden ¿De qué forma se da la sacralización y
centrado en una acción espectacular de la di- división del tiempo en la IURD? ¿Qué peso
vinidad que exorciza las interferencias veni- tienen los ritos en sus prácticas litúrgicas?
das del espacio caótico que es la “ciudad del ¿Cómo se da la articulación de esos ritos en
hombre”. Con el pasar de las generaciones, un calendario de actividades coherente y pla-
esos espacios se vuelven lugares de sacrali- neado? ¿Qué postura asume esa iglesia con
dad indiscutible. Por eso se puede decir con relación a los ritos de los demás movimientos
Eliade (1993: 297) que en el templo no sólo e instituciones religiosas?
las hierofanías se repiten sino que también Las consideraciones que siguen reto-
ellas permiten que el hombre permanezca en man como hilo conductor la teoría de la sa-
“comunicación directa con un ‘centro’ pro- cralización del espacio y del tiempo, formula-
ductor de sacralidad. Por eso, esos centros da por Mircea Eliade. Para él, la hierofanía
muy difícilmente se dejan despojar de sus sor- provoca la fragmentación del espacio y del
tilegios y pasan, a modo de herencia, de un tiempo en áreas sagradas y profanas. Esa bi-
pueblo para otro, de una religión para otra. furcación es seguida por los tabúes que deli-
Los peñascos, las nacientes, las grutas, los mitan el área de lo sagrado, evitándose posi-
bosques venerados en el transcurso de la pro- bles contaminaciones y – para regular el pa-
tohistoria, continúan bajo formas variadas saje de una esfera a otra – surgen los ritos, for-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 121

mas fijas, repetitivas y prescriptas de actitudes popular modelado por la tradición católico-
para con lo sagrado. Así ocurre con los terri- afro-brasileña.
torios alrededor de los santuarios y templos y En este sentido, el rito es una gran ac-
con aquel espacio que circunda el altar de- ción simbólica en que los grupos o individuos
marcado por objetos tenidos como especiales reviven experiencias fundamentales, genera-
por sus vinculaciones con lo trascendente. doras de sentido y de seguridad para la vida
presente. Sin embargo, se trata de una activi-
Ritos que motivan y consuelan dad repetitiva y, como observa Jean Cazaneu-
ve (s/d.: 10, 14), puede ser aplicada tanto a
La concepción que las personas tienen
ceremonias relacionadas con lo sobrenatural
del tiempo y las formas de dividirlo son ele- como también con los hábitos, usos y costum-
mentos importantísimos para develar el mun- bres sociales. Este significado se puede captar
do de la vida y los proyectos de vida de cada con más facilidad si analizamos cómo em-
una de ellas. Sobre eso escribió Karl Mann- pleaba la lengua latina la palabra ritus para
heim (1976: 233) que la “estructura interna de designar indistintamente tanto una categoría
la mentalidad de un grupo nunca puede ser como otra. A nosotros nos interesa el rito co-
más claramente captada que cuando intenta- mo repetición de algo hecho anteriomente
mos comprender su concepción del tiempo, a por los dioses o acciones a ser emprendidas
la luz de sus esperanzas, aspiraciones y pro- bajo su mando para obtenerse ciertos resulta-
pósitos”. Por tal motivo, sea tiempo sagrado o dos, inclusive el de penetrar en espacios y
profano, el discurso elaborado por los actores tiempos dominados por lo sagrado invisible.
sobre él es más complicado que el del espa- La discusión de los ritos trae de nuevo
cio, cuya percepción es ayudada por la di- la antigua cuestión de las relaciones entre re-
mensión material. De allí la cantidad de dis- ligión y magia. Cazeneuve dedica un amplio
cusiones filosóficas y psicológicas alrededor espacio a ese debate resaltando que en la ma-
de las formas humanas de percibir el tiempo y gia los ritos están mucho más al servicio de la
las maneras controvertidas de experimentarlo manipulación de las fuerzas sagradas con ob-
en las diversas culturas construidas por el jetivos utilitaristas que en la religión, donde
hombre a lo largo de los siglos9. hay un esfuerzo de participación humana en
Por eso hay tremendas limitaciones en aquel poder trascendente, originador de la
las comparaciones entre la forma de pueblos salvación. Aún así, en la religión está la nece-
tribales y los urbanos industriales en relación sidad del adorador encontrar en la divinidad
a la concepción del tiempo y su duración. la solución para problemas prácticos de la vi-
Mircea Eliade (1993: 314; s/d.: 81) notó que da. Y eso le genera la permanente tentación
esta cuestión está muy vinculada a las necesi- de colocar las fuerzas sagradas al servicio de
dades humanas de fiestas y de ritos provoca- tal objetivo, tal como ocurre en la magia.
dores de repeticiones que desencadenan un Los ritos religiosos tienen función se-
“eterno retorno”. Por lo tanto, la participación mejante a la del texto de una acción drama-
en los ritos es un bucear en los tiempos inme- túrgica porque ella liga las partes y dota al
moriales. En el caso de la IURD, en los “tiem- caos de la vida cotidiana de un sentido que la
pos bíblicos”, mediados por una lectura de trasciende. Por eso el rito no es apenas un
los pastores a través de la Biblia y de los fie- productor de solidaridad social sino también
les por medio del contenido del imaginario un centro productor de significado y de segu-
122 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

ridades. Victor Turner (1974) observó en la so- minancia de la ortopraxis es una consecuen-
ciedad africana que analizó, que había una cia directa del desmantelamiento de la orto-
relación entre el crecimiento de los conflictos doxia, lo que hace del neopentecostalismo al-
y la demanda social por rituales y que esas go distante del modelo protestante estadouni-
búsquedas se intensificaban en momentos de dense de la “secta fundamentalista”. Esto por-
colapso de las formas tradicionales de com- que el fundamentalismo se caracteriza por la
portamiento religioso. En el caso de Brasil el creencia en el dogma como expresión racio-
régimen militar que gobernó al país pretendía nal y correcta de la fe, mientras que el neo-
aplastar los conflictos sociales con la imposi- pentecostalismo prima por la práctica riguro-
ción de un orden militar que pudiese enyesar sa de la devoción.
esos conflictos. Con todo, cerrado ese ciclo, Aquí, una pregunta perturbadora: ¿Ese
las tensiones se volvieron aún más graves in- énfasis en la práctica no será otra señal de la
cluso por causa de la concentración de rentas influencia de la magia que exige la praxis co-
proporcionadas por el modelo económico rrecta bajo pena de no conseguirse buenos re-
adoptado. sultados? El campo de análisis se puede mos-
Un conjunto de ritos forma el ritual y trar confuso si relacionamos el énfasis pente-
en el caso de los ritos religiosos, hay una litur- costal en los resultados con la repetición de
gia que prescribe las maneras por las cuales los ritos, elementos importantes en la caracte-
los fieles se articulan entre sí cuando están en rización de la práctica mágica. Ello puesto
situación de relacionamiento con lo sagrado. que para una mentalidad mágica esas dos ca-
Los gestos, palabras y a veces la música, en- racterísticas sirven de refuerzo, inclusive por
tran en la composición del rito. Sin embargo, lo que Mauss (1974: 48) observa: “Actos que
no siempre la interacción entre esas partes es no se repiten no son mágicos”. Esta sería otra
pacífica. En la liturgia de los protestantes his- de las causas del éxito del neopentecostalis-
tóricos, sobre todo los de tradición calvinista mo entre las masas despojadas de aquella ma-
o luterana, por ejemplo, hay una supervalori- gia que las circundaran anteriormente en el
zación de las palabras sobre los demás ele- medio rural?
mentos. En el pentecostalismo, en especial en Sin embargo, es fundamental observar
su vertiente neopentecostal, la palabra habla- que el hombre como ser histórico se relacio-
da es muchas veces devorada por los gestos y na con los demás y también con lo sagrado,
la música. En la IURD en una reunión de 90 dentro de estructuras espacio-temporales. En
minutos no son dedicados más de diez minu- ese sentido, los ritos constituyen “moradas de
tos al sermón. El resto del tiempo es dedicado lo sagrado”, construidas dentro del tiempo a
al cántico, a las oraciones, al levantamiento través de gestos, palabras y música. Saint-Exu-
de colectas, realizaciones de rituales de cura péry, citado por Cazeneuve (s/d.: 278) obser-
y de exorcismo. vó que “los ritos son en el tiempo lo que la
Sin embargo lo que hace de un acto o morada es en el espacio”.
acciones un rito, es la repetición. Por este mo- Por eso es que por medio de la ejecu-
tivo, el neopentecostalismo valoriza tanto el ción de los ritos, según apunta Eliade (1993:
rito pues por su intermedio se establece un 313) ocurre la inversión del tiempo y la vuel-
conjunto de modelos que garantizan la repe- ta del hombre a aquel tiempo mítico primor-
tición correcta de formas de éxito en la apro- dial, a los momentos fundadores, lo que lo
ximación y captura de lo sagrado. La predo- vuelve un “contemporáneo de los dioses”,
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 123

mitos y héroes. Ese tiempo sagrado es percibi- tiene consecuencias en la organización y


do por el hombre como indestructible, exen- cuenta del tiempo cronológico. Es justamente
to de contradicciones, desorden y miserias. por eso que judíos, mahometanos y cristianos
En consecuencia, volver a él en los rituales y cuentan y reparten el tiempo de maneras dis-
fiestas es bucear en la fuerza primitiva, gene- tintas. Pero en las sociedades agrarias el hom-
radora de orden, lógica, coherencia. Esto es: bre vive bajo el impulso de la naturaleza, de
se incorpora en los ritos el “espíritu de la crea- donde parten los ritmos y cadencias. El propio
ción”. Los ritos son portadores de una llave calendario eclesiástico con sus liturgias y ri-
usada para abrir espacios temporales que mu- tuales era tributario de los ciclos de la natura-
chas veces residen apenas en la imaginación leza, de sus estaciones, de donde eran saca-
de las personas. Ellos permiten la invasión del das las motivaciones y temas para su elabora-
presente por fuerzas del pasado embutidas en ción. Sobre ese orden natural se constituyeron
sí mismas, alterando el presente. las fiestas judaicas, las innumerables conme-
moraciones de las religiones de la Europa pre-
Ritos y repartición del tiempo: Las “campa- cristiana, después la liturgia católica y mucho
ñas” y “cadenas” de fe más tarde la liturgia protestante.
A su vez, la cultura moderna está vin-
La IURD transmite al observador una
culada a la capacidad humana de crear medi-
unidad ritual y litúrgica mayor que otras de-
das artificiales de tiempo y de imponerse a sí
nominaciones protestantes o pentecostales.
misma, nuevos parámetros de medición. Por
Esa sensación de unidad es compartida por
eso, con el “hombre mercader” y su raciona-
los fieles, a los cuales bien se les puede apli-
lidad, para usar una expresión preferida por
car la frase de Pierre Bordieu (1979: 48) cita-
Jacques Le Goff (1963), surgieron los relojes,
da en este capítulo: “Pertenecer al grupo sig-
nifica tener en el mismo momento del día y los calendarios y se abandonó el “tiempo bí-
del año el mismo comportamiento de todos blico” sobre el cual la iglesia organizaba su li-
los otros miembros del grupo”. Por eso la ob- turgia. Heredera de esa cultura moderna, la
servación de cómo las personas, en tanto que IURD regula los tiempos y movimientos en
fieles de una religión, organizan el tiempo ritmos y cadencias programados racional-
permite que el analista tome conciencia de mente, reflejando así la concepción urbana
toda una manera de ver el mundo. Karl Mann- de tiempo en que la mensuración está en las
heim (1976: 233) expuso eso de la siguiente manos del hombre. Para que eso ocurra, ella
forma: propone una reorganización de los tiempos
fragmentados por el impacto de la moderni-
“La estructura interna de la mentalidad de un dad en ritos propios, las “cadenas” y “campa-
grupo nunca puede ser más claramente captada ñas”. Estas se vuelven maneras actualizadas
que cuando intentamos comprender su concep- de expresión de las obligaciones a ser cumpli-
ción del tiempo a la luz de sus esperanzas, aspi- das por el hombre para con Dios y de éste pa-
raciones y propósitos. Con base en tales propó-
ra con el hombre.
sitos y expectativas, una mentalidad dada orde-
na no sólo los acontecimientos futuros sino tam-
En la IURD los días y horas son unifor-
bién los pasados”. mizados y arbitrariamente divididos, incorpo-
rándose en su lenguaje ritual la idea ya pre-
La aceptación de los ritos como punto sente en la religiosidad popular como plazos,
de pasaje entre los tiempos sagrado y profano deudas, pagos de promesas, peregrinaciones,
124 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

novenas y sacrificios. De esa manera ella pro- cilidad en el ambiente urbano justamente por
pone una división del tiempo en la cual tradi- permitir el atendimiento segmentalizado de
ciones litúrgicas del cristianismo histórico, un gran número de personas? ¿Tendrá razón
centradas en los eventos que marcaron la vi- Paul Frenton (1993), por ejemplo, al afirmar
da de Jesús (nacimiento, bautismo, muerte, que tales “cadenas” son una adaptación de
resurrección y ascensión al cielo), no son las novenas católicas? Es posible que sí pero
prioritarias. En la IURD, al menos en las pu- estamos más inclinados a creer que la IURD,
blicaciones que analizamos y cultos a los que por privilegiar las necesidades concretas de
asistimos, hay mucho menos referencias a la las personas, procuró organizar la “oferta” de
Navidad, Cuaresma, Pentecostés u otras festi- acuerdo con la “demanda” de la manera más
vidades cristianas tradicionales que en los racional y objetiva posible, empleando en su
diarios católicos o protestantes históricos.10 demarcación del tiempo –“cadenas” y “cam-
pañas” – elementos ya comunes en otras igle-
Fig. 1 Folleto con las “cadenas de la fe” sias pentecostales. El folleto aquí reproducido
demuestra que hay una sintonía entre las ne-
cesidades de la clase media baja y los “pro-
ductos” ofrecidos a diario en cualquier tem-
plo iurdiano.
El calendario litúrgico de la IURD se
divide en “cadenas” y “campañas” a las que
se agregan “reuniones”, “vigilias”, “concen-
traciones de fe” y actividades en “semanas es-
peciales” dedicadas a este o aquel tema, de-
pendiendo de las relaciones intitucionales de
esta iglesia con la sociedad en aquel momen-
to. Como ya se dijo, esa división es el resulta-
do de consultas hechas a veces telefónica-
mente entre los obispos. Mas aún: hay una
preocupación por legitimar las actividades li-
túrgicas con una fundamentación situada más
allá del cálculo y de las decisiones racionales
de sus dirigentes. Eso pudo ser notado en la
semana del 12 al 18 de febrero de 1996 cuan-
do el énfasis en los templos de la IURD en to-
do el mundo fue la “purificación”. Todas las
actividades giraron en torno a esa temática y
terminaron el domingo 18 de febrero con el
día del “reencuentro con Dios”. Según Edir
¿Cuál será el origen de las formas em-
Macedo (TV Record, 7-2-96) aquella semana
pleadas por la IURD para repartir el tiempo?
tuvo como objetivo el atraer de vuelta a “los
¿Será su perspectiva mercadológica de
que se alejaron de la iglesia por causa de lo
los bienes simbólicos? ¿Esa manera de repar-
que hablan de ella”, insistiendo en que los
tir el tiempo se habrá diseminado con más fa-
que “se están reencontrando con Dios nunca
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 125

más se irán a alejar de la iglesia (...) por cau- sobre los resultados conseguidos por personas
sas inventadas por el enemigo”. Y que la idea que participaron de esas actividades en otras
de la “Campaña de la Purificación” nació de ocasiones.
una “vigilia de oración” realizada por los Con todo, es preciso separar en las ac-
obispos presentes en la peregrinación a Israel, tividades de la IURD las “cadenas”, activida-
en el monte Getsemaní, en el final del mes de des que obedecen a un calendario semanal
enero de ese año. Siempre según Macedo uniforme y fijo, sólo excepcionalmente flexi-
“Recibimos una revelación divina en el Jardín ble, una especie de repetición continua
y eso va a ser presentado a las iglesias en los (ejemplo en la Fig. 1), de las “campañas de
próximos días. La Iglesia Universal va a dar fe”, actividades esporádicas, realizadas con-
vuelta una página de su historia con esta cam- forme a las exigencias y circunstancias, adap-
paña”. tadas a las condiciones locales de aplica-
La unidad mínima del calendario iur- ción13. Las “campañas” duran varios días, por
diano es el día consagrado a un determinado lo general una semana y no siempre alcanzan
tema, siendo las actividades reuniones y cul- a todos los templos locales. No obstante, en el
tos segmentados por áreas de interés de las período de su vigencia, sus temas y retórica
personas que se unen en las “cadenas”, “cam- prevalecen sobre las “cadenas”. Así, la IURD
pañas” y “días especiales”. Una estrategia de está en campaña todo el año pues termina
marketing consigue atraer las personas “pre- una y generalmente se comienzan otras.
paradas” para insertarse en el templo iurdiano
en una actividad, atraídas por la publicidad Fig. 2 Folleto invitando para una
de la radio, televisión o invitaciones de los ac- de las más populares cadenas de la IURD
tuales frecuentadores. Por otro lado, la IURD
supo trabajar estratégicamente y atraer para sí
gran parte de la demanda por servicios reli-
giosos que en la primera mitad de los años ’90
aumentó en modo considerable en la región
del área metropolitana del Gran San Pablo y
posiblemente en otras regiones brasileñas,
proporcionando así una notable expansión en
el número de templos suyos11.
En la actualidad la estrategia de usar
“cadenas” y “campañas” no es más una ex-
clusividad de la IURD pues otras varias pe-
queñas iglesias y sectas las copiaron, dada su
practicidad y adaptabilidad a las urgencias de
la vida urbana12.
El Cuadro 1 reproducido a continua-
ción, permite una visualización de la distribu-
ción de los rituales iurdianos a lo largo de una
semana, así como los objetivos y algunos tes-
timonios presentados en folletos, el periódico
o programas de radio y televisión de la IURD
126 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Al lado de esas actividades y períodos Infantil” (EBI). La misma funciona en los mol-
rituales están también las “fiestas”, “semanas des de la escuela dominical protestante o del
especiales” y “días especiales” que al ser rea- catecismo católico pero con menos formalis-
lizados despiertan la creatividad de los grupos mo y más festividad16. La EBI sólo funciona
locales, en especial de los más jóvenes que en en el transcurso de las reuniones más concu-
muchos templos marcan las reuniones de una rridas y en los mayores templos; para su reali-
forma dinámica y creativa. Entre otras, anota- zación depende del número de obreras dispo-
mos las siguientes “fiestas”: “fiesta tropical”, nibles. Esa actividad es incentivada por la pu-
“fiesta de la primavera”, “fiesta del amor” y la blicación semanal de una página entera del
“tarde del amor”14. periódico de la iglesia, dirigida a los chicos y
Más: la rigidez con que son programa- conteniendo historias bíblicas, cartas, fotogra-
das las “cadenas”, “campañas” y “semanas fías de niños, actividades para colorir y hasta
especiales”15, excluyéndose las “fiestas”, anuncios como el que sigue:
ofrece muy poco espacio para el imprevisto y
“¡Atención, padres! El día 27 muchos niños se-
cuando ocurre los propios dirigentes quedan rán atraídos y engañados por los supuestos ‘san-
“desprogramados” como en el caso que se ci- tos’ conocidos como cosme y damián (sic), sal-
ta a continuación: drán a las calles en busca de dulces y juguetes
que fueron ofrecidos a los demonios. Por eso
Era el día sábado 18 de junio de 1994, estába- durante esta semana en todas las Iglesias Uni-
mos en el templo del barrio de Bras en San Pa- versal será realizada la unción de protección
blo y en Río de Janeiro en ese mismo horario con la finalidad de quebrar la ‘maldición’ de es-
había una gran concentración en el denomina- te día. Padres, procuren llevar sus hijos a la Igle-
do “Aterro do Flamengo”. Fue colocado en el sia Universal para que Jesús las bendiga” (Folha
escenario un enorme telón para la proyección Universal, 24-11-95).
de las imágenes del evento, generadas por la
Red Record de Televisión. Pero al iniciarse las La EBI procura seguir la misma progra-
transmisiones esas imágenes comenzaron a pre- mación que las “cadenas” de los adultos. La
sentar problemas y entonces el pastor dirigente página especial para el público infantil citada
pidió que las personas se arrodillasen para orar. antes divulga así la programación de las “ca-
En el medio de la oración las imágenes comen-
denas” para los niños:
zaron a ser proyectadas y entonces el período
de oración se interrumpió para un gran aplauso “Lunes: Lluvia de bendiciones para su vida.
para la figura del obispo Macedo. Bajó de un Martes: Si Ud. está algo enfermo participe de las
helicóptero y subió hasta el palco armado en la oraciones realizadas en la EBI. Miércoles: Sea
playa de Flamengo, en frente al monumento a fuerte y tenga coraje en el Señor para enfrentar
los muertos en la 2da. Guerra Mundial. A esa al- la rebeldía, la haraganería, la desobediencia (...)
tura los pastores no sabían cómo continuar la Jueves: Día de la sagrada familia. La EBI estará
reunión pues todo el esquema cotidiano de reu- luchando en oración por la paz en el hogar.
niones se había roto con lo imprevisto. A partir Viernes: Si Ud. anda desanimado, nota que está
de allí y hasta el final, la reunión se volvió ape- muy agresivo dentro de casa, no se quede así,
nas una sesión de cine. no! ¡Las profesoras estarán guerreando contra
todo mal! Sábado: ¡Es mucha alegría! ¡10 horas
Al lado de las “cadenas” más dirigidas en las IURDs., Jesús espera por Ud.! Domingo:
hacia los adultos, están también las adapta- Vamos juntitos a decir: ¡Gracias, Jesús! (Folha
ciones para los niños en la “Escuela Bíblica Universal, 7-1-96).
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 127

Al final de este capítulo, el Cuadro es cambiar su vida de empresario arruinado”. A


No. 1 nos ofrece una visión general de cómo continuación presentó un saquito de plástico
es repartida y organizada la semana en la para ser distribuido a los fieles (TV Record, 21-
IURD, tomándose para eso como unidad bá- 5-94).
sica cada día de la semana. Esa uniformidad La “Campaña de las Locuras de la Fe” tuvo dos
en el uso del tiempo permite que los frecuen- semanas de duración, del 1º al 14 de agosto de
tadores de los templos de esta iglesia en cual- 1994 y enfatizó el comportamiento tenido co-
quier parte de Brasil y el mundo se sientan mo loco de esperar milagros de Dios en condi-
parte integrante de un cuerpo reunido alrede- ciones que indican todo lo contrario. La propa-
dor de los mismos ritos. Periódicamente nue- ganda de la ‘campaña’ prometía la distribución
vas “campañas de fe” son introducidas y el de dos objetos que según los pastores irían a
Cuadro No. 3 (siempre al final de este capítu- despertar la fe de las personas. Con todo, fueron
recibidos por muchas de ellas como si fuesen
lo) nos ofrece algunos ejemplos de cómo ellas
objetos mágicos. El día 7-8, la “vara de Jacob” y
son colocadas en práctica, qué objetivos bus-
el día 14, el “óleo de Israel”. El programa del día
can y qué resultados alcanzan. Ante lo ex- 4 en la televisión entrevistó a una mujer que co-
puesto podemos notar que las “cadenas” y locó la varita en su garage y recibió un coche.
“campañas” se vuelven en la IURD ciclos de Dijo el pastor: “Ella sólo poseía una varita, no
producciones simbólicas que orientan las ac- tenía nada más; con una varita que nosotros da-
tividades de los fieles, plasman los ritos y dan mos en la Iglesia Universal ella la colocó en el
dirección a las reuniones y cultos. garage y obtuvo un auto... (mostrando entonces
En cuanto al clima reinante en los tem- la varita y añadiendo)... Vaya también el domin-
plos en el transcurso de esas campañas, pue- go y reciba su varita y conquiste lo que Ud. de-
sea (...). Ud. va a determinar y Dios va a aten-
de ser percibido en la descripción de dos de
der.” La finalidad de esta campaña es mostrar
ellas, “Bolsa de Dios” y “Locuras de la fe”. Las
que el milagro se encuentra encima del sentido
colocamos a renglón seguido: común, en la dimensión de la fe, instancia inal-
canzable por la lógica rutinaria de la vida (TV
La “Campaña de la Bolsa de Dios” fue realizada
Record, 4-8-94).
en el período del 16 al 22 de mayo de 1994. To-
mó por base bíblica el texto de Ageo 1.6 que di-
ce: “Sembráis mucho y recogéis poco: coméis
Las dramatizaciones son elementos
pero no os hartáis; bebéis mas no os saciáis; os importantes en esas “campañas de fe”. En una
vestís mas nadie se calienta; y el que recibe sa- de ellas denominada “Campaña de Jericó” y
lario, lo recibe en un saco perforado”. En uno que se realiza periódicamente, fueron distri-
de los anuncios de la campaña por la televisión buidas a los fieles cornetas de plástico que de-
registramos: “Campaña de la Bolsa de Dios,
berían ser tocadas durante el ritual para sim-
destinada a personas que están con problemas
financieros que desencadenan otros problemas, bolizar a Josué que, según la Biblia, lideró a
llegando hasta el suicidio. Hay personas que an- los israelitas en la conquista de Canaán cer-
tes fueron grandes empresarios y hoy están en cando la ciudad de Jericó gracias al ruido y
una situación peor que la anterior. Venga hoy, movimiento de los adversarios, al mando de
retire la bolsa que está bendecida. No está per-
Javé. En el imaginario iurdiano Jericó es el
forada. Su suerte financiera va a cambiar. Des-
pués traiga el lunes la bolsa con su pedido para obstáculo aparentemente infranqueable que
ser colocado en la presencia de Dios. Nosotros sólo puede ser superado con el auxilio de las
iremos a descender con la victoria. El propósito fuerzas divinas.
128 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

La naturaleza y funciones de los ritos en la con óleo a los enfermos. De un cierto modo y
Iglesia Universal con lenguajes y apariencias diversas, hay una
reconstrucción simbólica del antiguo confe-
Las actividades de un grupo religioso sionario católico y de las consultas a los guías
se vinculan a un determinado espacio y no se para recibir “pases” tal como en el kardecis-
puede escapar del mismo. Con todo, los luga- mo, umbanda y las religiones afro-brasileñas
res se vuelven más importantes cuanto mayor en general.
sea el nivel alcanzado en el proceso de insti- Sin embargo el pastor iurdiano siem-
tucionalización pues, al llegarse a esa etapa pre procura recibir las personas en forma pú-
se establecen - entre otros fenómenos de orga- blica, al frente, a la vista de todos. Allí, los
nización – una relación dialécica entre los que lo buscan podrán recibir la imposición de
adoradores, los ritos y el diseño físico de los manos, oración o la unción con óleo. De esa
templos. Relacionar las acciones humanas y manera se reconstruye el confesionario cató-
el design ha sido un tema importante en los
licorromano y la consulta por los “pases” es-
estudios teóricos de sociología de las organi-
piritistas y afro-brasileños. Pero ni este acto de
zaciones. Jeffrey Pfeffer (1992: 282) es uno de
hacer públicos los sentimientos impidió la
esos especialistas que, a pesar de haber escri-
aparición de acusaciones a pastores que ha-
to sobre organizaciones no-religiosas, registra
brían mantenido casos amorosos con fieles.
algunas observaciones aplicables a las inte-
Eso demuestra que ni la desprivatiza-
racciones entre los fieles de una religión y el
ción de las relaciones pastor-fieles y la retóri-
espacio religioso, de la siguiente forma:
ca heredera del puritanismo y de los movi-
“Las organizaciones en muchos casos son enti- mientos de santidad de orígenes pentecostales
dades físicas pues tienen oficinas, edificios, fá- que promete la exclusión inmediata de casos
bricas, muebles y cierto grado de dispersión o comprobados de adulterio ha impedido el
concentración física. Llegan a definir distancias surgimiento de denuncias de ese involucrarse
tanto espaciales como sociales entre los indivi- los pastores con mujeres de sus iglesias. Se-
duos y las subunidades de la organización y va- gún Mario Justino (1995) en los años ’60 en
rían no sólo en términos de su diseño organiza-
Bahía (nordeste de Brasil), hubo varios escán-
cional ni de la red formal de relaciones entre pa-
peles, áreas y actividades sino también en sus
dalos envolviendo a pastores y mujeres de la
adaptaciones físicas”. IURD.17 El no respetar esas reglas en el perío-
do inicial de rápida expansión de esta iglesia
Aparentemente, los locales donde los posiblemente haya dado origen a cierto aflo-
iurdianos se reúnen poseen espacios superio- jamiento en las reglas, lo que daría a tales re-
res a las necesidades de la mayor parte de las nuncias cierta plausibilidad.
actividades que allí se desenvuelven y, por ser En la IURD los ritos y liturgias se refle-
amplios, impiden la privacidad e imponen jan también en los muebles de los templos. El
una religiosidad pública. En esos templos to- mobiliario fabricado por una de las empresas
do es público y las acciones de cada uno son de la propia iglesia facilita los movimientos
alineadas y delimitadas por la movilización grupales en el curso de las ceremonias. De
de los demás participantes. Allí la atención esa forma el espacio está al servicio de los ri-
particular dado por el pastor es a la vista de tos y aún cuando los bancos están fijos en el
todos, de la misma manera que la oración, piso hay amplios corredores para permitir el
imposición de manos, exorcismo o unción fácil desplazamiento de las personas. Los co-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 129

rredores tienen así una importancia muy gran- vivir en situaciones en que todo es común. Es
de en el layout de los templos porque es a tra- que la construcción de una comunidad de
vés de ellos que las personas se mueven para personas muy próximas le exige concesiones
realizar los rituales propuestos y los obreros inadmisibles al moderno individualismo urba-
se desplazan durante todo el tiempo de reu- no. En las demás iglesias pentecostales la fre-
nión18. cuencia diaria a los cultos y el fuerte énfasis
Eso es importante porque un ritual al en el respeto de los códigos grupales de com-
prever actos devocionales en grupo fuerza a portamiento generan la intromisión de unos
las personas a interactuar con todos los demás en la vida de otros, lo que provoca conflictos
y no sólo con los que están próximos. Pasar al que, al escapar del control de los líderes, pue-
frente, formar un grupo denso para oraciones den provocar hasta escisiones. En esos casos
y cánticos, desfilar en cuanto se llevan las la necesidad de mediar en un conflicto trans-
ofrendas al “altar”, presentarse para ser exor- forma al liderazgo en una mera administra-
cizado o curado, participar de las actividades ción de conflictos personales y comunitarios.
de la “cadena de la fe” programada para ese Los iurdianos en sus cultos-espectácu-
día, desfilar en el “corredor de los setenta pas- lo, al igual que los católicos romanos en sus
tores”, pasar por la “puerta abierta” o por el misas, dejan de experimentar el precio de ese
“corredor de sal”, todas esas actividades son vivir comunitario. Eso hace que algunos pro-
formas de relacionamiento de los fieles entre blemas potencialmente explosivos sean evita-
sí. Pero en esas oportunidades ocurren “rela- dos y lo que para los críticos de la IURD sería
ciones secundarias” y no “relaciones prima- un hecho negativo se transforme en la
rias” entre las personas. Así, aunque física- postmodernidad en una gran ventaja en la
mente próximas, las personas continúan dis- competencia por nuevos fieles. Por eso la
tantes unas de otras como conviene a los mo- IURD puede afirmar que no tiene problemas
dos de comportamiento de las ciudades. Eso serios de conflictos a nivel comunitario, lo
muestra cuánto se adaptan los rituales iurdia- que es verdad porque ese tipo de dificultades
nos a las características del contexto urba- no son comunes en agrupamientos flexibles y
no.19 Incluso porque tales ritos permiten el temporarios. Claro que aún así, observamos
mantenimiento de formas fluidas de relacio- que se encuentra en marcha la formación de
namiento entre las personas impidiendo la in- un núcleo comunitario alrededor de cada
vasión de privacidad de cada uno pero, con- templo. Eso es resultado y residuo de la con-
tradictoriamente, exponiendo las intimidades vivencia continua de fieles, obreros y pastores
psíquicas en los “testimonios de fe” – entre- en ciertas “cadenas”, “campañas” y cultos. Es
vistas dadas en público o grabadas para los claro que se trata de comunidades segmenta-
programas de radio y televisión de la iglesia. das por intereses, portadoras de algunas ca-
Estas observaciones nos pueden llevar racterísticas diferentes de las tradicionales
a la conclusión que el culto iurdiano, en creadas por los protestantes y pentecostales
cuanto espectáculo de auditorio, no constru- de una mayor tradición histórica.
ye comunidades plenas de unidad como En la IURD el peso de la comunica-
acontece en otros grupos pentecostales donde ción pública y estandarizada aplasta y no es-
los fieles se han organizado en pequeñas co- timula las tentativas de respuestas individua-
munidades de loor y adoración. De esa mane- les y la comunicación entre los participantes
ra se evita la pérdida de energía y el precio de de la liturgia. El poder de los altoparlantes, los
130 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

ejercicios devocionales comunitarios de ora- así sistemas de interacciones que son tanto
ción y los movimientos rítmicos del cuerpo consecuencias del diseño espacial como tam-
impiden la interacción de las personas y la bién agentes provocadores de flexibilidad te-
formación de pequeños grupos de oración, rritorial. Entonces podemos reafirmar que la
estrategias empleadas con éxito en otras igle- base espacial de la religiosidad de un grupo
sias pentecostales para la creación de una co- se vuelve inevitable, por más que eso le cau-
munidad de vínculos primarios. Esa falta de se fuerte rechazo. Con el paso del tiempo, ac-
una relación mayor entre las personas provo- tos y local se van identificando por causa de
ca un fenómeno descripto por Duglas Teixei- las escenificaciones rituales repetitivas, gene-
ra Monteiro (1979: 81-110) como “relaciones rándose así una memoria vinculada al espa-
de clientela” en que las personas están unidas cio físico, elemento más durable que las emo-
sobre todo por intereses utilitarios. La hipóte- ciones y eventos. Hay una expresión signifi-
sis de trabajo defendida por Monteiro prevé la cativa de Halbwachs (1990: 156) que afirma
dificultad si no la imposibilidad de crearse co- que un grupo religioso se precisa “apoyar so-
munidades en esos ambientes saturados de bre un objeto, sobre una realidad que du-
utilitarismo y hasta de magia justamente por re...”. Esto porque el cultivo de emociones y
causa de la fluidez y tránsito de las personas. la realización de ritos desvinculados de un
Con idéntica hipótesis, Mendoça (1992: 49- proceso institucional crean situaciones fugiti-
60) discute las “agencias de cura divina” y la vas y poco indicadas para servir como base fi-
magia practicada por agentes reunidos dentro ja a una instituciónn religiosa. El lugar de reu-
de lo que el autor llama “sindicato de magos”. nión, ligado a los ritos practicados, puede ser
Por eso, la creación de una comuni- ese algo durable con condiciones de garanti-
dad iurdiana alrededor de sus templos enfren- zar la continuidad de una expresión religiosa
ta algunos bloqueos provenientes del tipo de en el tiempo y en el espacio.
comunicación e interacción colocadas en En la IURD el ritual es más flexible
práctica por la dirección de la iglesia pues allí que los practicados por el catolicismo o aún
la comunicación es pública, pasteurizada, por el protestantismo histórico al abrir espa-
centralizadora, unidireccional y manipulado- cios para pequeñas adaptaciones hechas por
ra. Los propios ritos son procesos interactivos los pastores locales. De esa manera, las cam-
que, al ser sistemáticamente practicados por pañas son vividas con pequeñas modificacio-
actores sociales, obedeciendo y ajustándose nes en los distintos lugares y en ese mismo
siempre a patrones preestablecidos, van día, formando la matriz de una institucionali-
abriendo camino para un proceso de institu- zación durable. La apertura relativa de los ri-
cionalización más rápido de lo que a veces tos a las necesidades locales hace que nuevos
desean los líderes de ese movimiento. Socio- temas sean agregados a la matriz elaborada
lógicamente se puede afirmar que todo movi- por los obispos nacionales. Esa apertura le da
miento religioso está destinado a instituciona- a la IURD una enorme ventaja frente a la
lizarse y que la racionalización de los patro- competencia, en especial las iglesias históri-
nes de creencias, ritos y doctrinas es la mayor cas que sufren los efectos del desmontar de
evidencia de que el proceso está en marcha, los escenarios y motivos que sustentaran sus
cuestión que discutiremos más adelante. respectivos rituales durante siglos.
Es dentro de ese contorno que los ritos Esta es una de las causas por las cua-
son practicados en la IURD, estableciéndose les la IURD es vista por algunas personas co-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 131

mo una “iglesia moderna”, en oposición a (sic). El prometió darnos las ventanas del cielo
otras, “iglesias obsoletas” que practican “ri- abiertas. Nosotros vamos a mostrar que creemos
tuales ineficaces” para solucionar los proble- en eso ahora. ¿Amén, gente?”
mas del “hombre moderno”. Otro punto más A continuación el reportaje mostraba
de ventaja es el hecho de que la IURD es per- escenas de personas yendo al frente y colo-
cibida como un movimiento contrario a los ri- cando en una Biblia abierta sobre la mesa di-
tuales cristalizados y con baja preocupación nero, cheques y hasta objetos de uso personal
con las sistematizaciones doctrinarias. Tales como, p. ej., relojes. Algunas personas hacían
características atraen personas que la procu- gestos de desafío a las cámaras de televisión y
ran más por causa de sus “oraciones podero- la platea cantaba, acompañada por un órgano
sas de fe” que por sus doctrinas. En otras pa- y batería: “Esta alegría no se va a ir más / de
labras el atractivo está en la práctica ritual y adentro de mi corazón”. Terminada la colecta
no en la instancia doctrinaria, como ocurre en el pastor preguntó en tono de desafío a las cá-
el protestantismo histórico. maras de TV y a la platea:
Ritos que desafían a un Dios desafiador - “Yo les pregunto ahora a ustedes: ¿alguien
fue obligado a hacer eso?
Los ritos en la IURD entrelazan a los - ¡No!, respondió la masa.
adoradores en un círculo marcado por el de- - Entonces, ¿Ud. por qué dio?
safío. Ellos son desafiados en nombre de Dios - ¡Porque yo quiso!” (sic), respondieron va-
y, al mismo tiempo, deben aprender a desafiar rias personas apostadas al lado de la cáma-
a Dios con una decisión definida y contribu- ra de televisión.
ciones apropiadas20. La IURD es una religión
de provocación y de desafíos. Por eso partici- Acto seguido, el pastor se subió a la
par de uno de sus rituales, sea “campaña” o mesa, se arrodilló y apoyó la cabeza sobre el
“cadena” de fe, es ser colocado delante de un dinero, dejando sobre el tórax y vientre dinero
reto que exige cambios en las acciones y con- recaudado iniciando una oración de consagra-
ductas21. Constantemente el fiel es desafiado ción de lo colectado en aquel momento. Vista
a asumir el papel prescrito por los pastores y desde una perspectiva freudiana, la imagen
para conseguirlo se procura tocar sus bríos. permite una inmediata vinculación entre sexo
Las palabras del por entonces pastor Gonçal- y dinero. Pero escenas de desafío como esas
ves, que hoy es obispo, grabadas en un pro- son comunes en la IURD y en sus programas
grama especial de la TV Manchete (4 y 11-5- de radio o televisión pues todo es hecho de
90) muestran como se emplea la provocación una forma que no le queda al receptor desde
en el ritual de la colecta: la casa o la platea otra opción que tomar una
actitud delante de los demás. Esa actitud pue-
“Atención Ud. que está allí asistiendo a la TV de ser de ir a la iglesia y contribuir o ir al fren-
Manchete. Le voy a pedir ahora, y pedir no es te y presentar su “sacrificio” si la persona estu-
pecado ni es robo, yo le voy a pedir para que
viese en la platea. La premisa básica es que el
ese pueblo traiga todo lo que tiene en su bolsi-
llo. ¡Presta (sic) atención, señores! Ud. ahora va
individuo no puede quedar “avergonzado” de-
a meter la mano en su bolsillo, va a sacar la car- lante de Dios o de las otras personas.22
tera, hacer un cheque y Ud. va a venir aquí en El ritual de provocación es una antigua
el frente (sic), para mostrar para ese mundo que forma de dramatización de las relaciones en-
nuestro Señor Dios no nos deja ser cobarde tre los hombres y lo sagrado así como tam-
132 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

bién de guerras primordiales que, en la imagi- medio de la presentación de un “sacrificio” fi-


nación popular, extrapolan la historicidad al nanciero. Es dando dinero que la persona ex-
tornarse guerras míticas cuya representación presa su adhesión al ejército de Dios y, de-
refuerza el mantenimiento de la cohesión del pendiendo de la época, podrá recibir un cer-
grupo y de su identidad social. Participar del tificado de “participante del ejército de Dios”.
ritual es desafiar aquellas fuerzas que a pesar En otras iglesias neopentecostales se usa el tí-
de haber sido derrotadas anteriormente por lo tulo de “guerrilleros de la oración”. El lengua-
divino, aún insisten en atacar a los fieles de je de los ritos resalta la guerra, las luchas, los
hoy. Por eso, el rito abre la puerta del tiempo desafíos, los actos de coraje y de locura. Al fi-
y admite a los participantes en una lucha que nal de cuentas, Dios y el diablo están en “gue-
sucedió y continúa siendo y debe ser enfren- rra en la tierra del sol”, guerra ésta revivida en
tada hasta la victoria final. cada ceremonia propuesta por el liderazgo
A veces el grupo pierde los hilos de la iurdiano. Como se trata de una retórica y
memoria que ligan la dramatización ritual práctica tradicional del pueblo brasileño, pa-
con los orígenes de esa demanda tales como ra los fieles el optar por uno de los bandos es
las reminiscencias de las guerras medievales algo perfectamente normal. Nada impide que
mantenidas por portugueses y moros en la los fieles asuman su lugar en este conflicto cu-
Edad Media. Ellas son revividas en fiestas po- yas derrotas son socializadas y atribuidas a la
pulares como la “folia de reis”, “folia do divi- “falta de fe” del luchador. Pero sabiamente,
no” y en especial en las caballerías analizadas las victorias son atribuidas a las estrategias de
por Carlos R. Brandão (1974). Esos rituales la Iglesia Universal del Reino de Dios.
populares, relativamente profanos, son ritos
de desafíos y contradesafíos que pueden ser Conclusión
usados por el pueblo como expresión de su
Redondeamos este capítulo sistemati-
disconformidad con determinadas situacio-
zando algunos puntos e insistiendo en otros.
nes. Se coloca de una manera simbólica su
1.Los ritos religiosos aquí analizados
disposición de vencer las dificultades de la vi-
da, siempre atribuidas a la presencia de los no pueden ser vistos como elementos divor-
demonios. ciados de la sociedad que los ha generado.
La realización de la “campaña de la Hay una continuidad entre el tipo de vida ex-
rebelión” en la IURD es un ejemplo de cómo perimentado por las personas en la sociedad
un ritual puede cristalizar situaciones de ma- urbana, industrial y centrada en el consumo,
lestar social aún no nominadas, exteriorizar y la intensidad dramática de la vivencia ritual,
amarguras, rebeliones y esperanzas de cam- verificada en los locales de reunión de los fie-
bios23. Los ritos iurdianos asumen simbólica- les iurdianos. En el rito las personas exteriori-
mente el lugar de las “demandas” de los cul- zan una situación social latente que una vez
tos afro-brasileños. Por otra parte, los cultos manifestada sirve de punto de referencia para
dramatizan las “batallas” de una “guerra espi- la articulación de nuevos tipos de comporta-
ritual” más amplia que está en marcha y de- miento. Los ritos dramatizan visiones de mun-
lante de la cual no se puede permanecer neu- do y también esconden en sí mismos las cos-
tro.24 movisiones que los generaron, volviéndose
En esa guerra, la opción de cada indi- así un tipo de biombo para sistemas de pode-
viduo al lado de la IURD es expresada por res ideológicos. En ese caso son ritos de re-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 133

fuerzo de un orden social que se pretende sus agentes desencadenadores. Una vez reco-
mantener en funcionamiento. locada la lealtad de las personas de las tradi-
2.Nos parece que podemos considerar cionales agencias que prestan servicios reli-
los ritos practicados en la IURD, en especial giosos para la IURD, ahora el fiel depende de
los de sacrificio, las colectas y desafíos asumi- los que se volvieron “dueños del rito”, según
dos por los fieles y el rito del exorcismo, co- expresión utilizada por Da Matta (1979: 92).
mo formas de manifestar y al mismo tiempo O sea que depende de los líderes que deter-
de esconder, procesos de inserción de los in- minan cuándo, dónde, cómo y de qué forma
dividuos en un orden socioeconómico domi- deben ser practicados esos ritos.
nado por el mercado. Esos ritos atienden la 5. Para conseguir esa alternancia se
función básica de sintonizar los receptores in- vuelve necesario que se produzca en el tem-
dividuales con aquellas dimensiones trascen- plo iurdiano el descrédito y descalificación de
dentales básicas que dan sentido a una vida los demás ritos religiosos ofrecidos por las
cotidiana marcada por la imposibilidad de agencias competidoras. Para la IURD los ritos
mantener status, renta y prestigio en las capas de las demás iglesias, sectas y denominacio-
medias de la población y de aspirar por el as- nes tradicionales son “ineficaces” y no produ-
censo social en las capas económicamente cen resultado alguno. Los ritos católicos y “es-
más bajas del espectro social. piritistas” (término genérico que es usado por
3.De esa manera los ritos se intercam- los iurdianos para designar el kardecismo y
bian simbólicamente con situaciones sociales todas las tendencias de los cultos afro-brasile-
despertando en las personas el sueño de cam- ños) son tildados de demoníacos a priori,
bio a corto plazo, basado en una afirmación combatidos por los “ritos puros” y “funciona-
positiva de fe que se expresa en el “yo quie- les” creados por la IURD. El criterio es la fun-
ro”, “yo determino” y “yo puedo”. A su vez, cionalidad del sistema y “contra los hechos
eso se funda en la promesa de que “en la Igle- no hay argumentos”, reafirma continuamente
sia Universal del Reino de Dios un milagro es- la retórica iurdiana. Además, para ser captada
pera por usted”. La búsqueda frenética de los como natural esa lógica es incorporada por el
ritos refleja el cansancio de una vida cotidia- sujeto a través de un proceso de inculcación
na fragmentada y conflictiva, divida entre tan- cuya legitimidad es atribuida a las revelacio-
tos círculos que se diseminan por varias “pro- nes del Espíritu Santo.
vincias de significados”. 6. Por eso no hay ninguna posibilidad
4. Sin embargo, al ser vivenciados, los de ecumenismo con grupos diferentes aunque
ritos iurdianos no exigen fidelidad absoluta de posean ritos idénticos. La fundamentación de
los individuos a todos los demás rituales ofre- los grupos religiosos hace la diferencia y la le-
cidos por el templo. Y esto nos parece que es gitimidad reposa en los resultados, de lo cual
la novedad introducida por la IURD en el el rito es expresión y, tautológicamente, con-
campo religioso. Cada uno puede elegir la firmación. Así, el raciocinio es circular pues la
“cadena” o “campaña” que le interese en IURD tiene los mejores ritos y ellos funcionan
aquel momento, inclusive posibilitando el exactamente porque son garantizados por la
tránsito de ese individuo para otros momentos IURD. Los ritos son procurados porque en una
rituales. No obstante y en último análisis, la época de inseguridades hay necesidad de re-
lealtad del fiel es a la institución religiosa iur- glas “infalibles” de acción colectiva. Como
diana como un todo y no sólo a este rito o a botes salvavidas e islas de seguridad, los ritos
134 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

abren las puertas para un mundo invertido a la tradición y de sus formas de estructuración
las seguridades cotidianas. Tal como escribió del tiempo y del espacio, los “ortodoxos” -
Cazeneuve (s/d.: 211): “Como fundamento y que detentan el poder en la institución religio-
garantía incondicional del devenir humano, sa – excluyen o crean condiciones para que
lo sagrado debe ser ubicado fuera del tiempo los “disidentes” tomen el camino de la defec-
de la condición humana (...). Tiempo y espa- ción y la escisión.
cio sagrados son condiciones para que el rito Es obvio que esas crisis institucionales
mantenga la participación de lo humano en lo de consecuente vaciamiento de ritos no re-
sagrado, al mismo tiempo que la trascenden- presenta la muerte de la religión y de lo sagra-
cia de éste”. do pero sí el momento del nacimiento de nue-
7. Los ritos sagrados, realizados en un vas formas de tener su vivencia. Paul Tillich
determinado espacio, transforman ese lugar (1992: 241, 242, 244) en vísperas de la Se-
en un espacio sagrado. Por eso en el rito está gunda Guerra Mundial, escribió el estimulan-
la garantía de sacralidad del templo, si bien te texto “¿el fin de la era protestante?”. En el
de una manera dialéctica el templo refuerza mismo, el autor registró:
la sacralidad de los objetos, actos y actores
justamente porque están bajo su influencia. “Cuando desaparecen las antiguas formas de in-
tegración, de esos grupos van surgiendo nuevas
En ese espacio iurdiano se da la movilización
masas humanas y los individuos, habiendo per-
de los fieles, por medio de la representación,
dido los objetivos, se vuelven accesibles a in-
elementos tan usados como los dogmas racio- fluencias de cualquier tipo de apelación. [En ese
nalmente elaborados por el protestantismo clima las masas] quieren líderes, símbolos e
histórico. Al demarcar el tiempo, los ritos per- ideas por encima de cualquier crítica, [pues
miten que los fieles separen en su biografía creen] en la posibilidad del entusiasmo, del sa-
personal un antes y un después de conocer a crificio y de la autosujeción a ideas y activida-
Cristo, en la Iglesia Universal. des colectivas. [Desintegradas ellas] precisan de
8. El abandono de los ritos del protes- símbolos capaces de ser comprendidos de in-
tantismo histórico primero por el pentecosta- mediato sin la ayuda del intelecto, (...) de obje-
tividades sagradas más allá de las cualidades
lismo y después por los neopentecostales es
subjetivas del predicador (...). [Sin embargo] ca-
una realidad que no puede ser dejada de la-
si todos esos elementos objetivos desaparecie-
do. Hemos trabajado con la siguiente hipóte- ron de las iglesias protestantes (...), se desenvol-
sis: Como artefactos sociales, los ritos pueden vió la racionalización de la doctrina (...) con la
perder su fuerza comunicativa y generadora consecuente disolución del misterio religioso”.
de vida para un determinado grupo religioso
que siempre los practicó. Eso porque tal como 9. El proceso de ritualización en la
todo lenguaje y según la expresión de Cassi- IURD consigue establecer un puente entre el
rer (1976: 14), los ritos envejecen y dejan de imaginario social, la dimensión trascendental
captar el dinamismo de la vida, volviéndose tenida como eterna, y el presente de las per-
apenas una “abreviatura muerta” o sea, una sonas. Por medio de una alquimia social, esas
morphe vacía porque el dinamismo emigró. personas emergen en una dimensión de in-
Cuando eso ocurre, una primera reacción de temporalidad, disolviéndose así en el rito
parcelas del grupo es la de intentar la revitali- aquellas lagunas entre el pasado, el presente
zación de esos ritos y hasta la creación de y el futuro. Y con ellas, la acusación de algu-
otros ritos paralelos. Pero, usando el peso de nos críticos de ser ella una “religión presentis-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 135

ta”. Esto nos hace recordar una de las frases dos en la cultura popular, según sostiene Da-
de Ludwig Wittgenstein (1968: 127): “Si por vid M. Knipe (Fox, 1988: 107). Además de
eternidad no se entiende la duración infinita esas funciones, también son centros pedagó-
del tiempo sino la atemporalidad, vive eterna- gicos en los cuales se practica la terapia divi-
mente quien vive en el presente”. De allí el na para los males humanos, un espacio de
suceso de esos ritos, en contexto de descom- dramatización y de ritualización de la lucha
posición del mundo colectivo y sentimental contra las fuerzas del mal, lugar de la presen-
de individuos atravesados por las transforma- tación de los sacrificios monetarizados de los
ciones y fragmentaciones de la vida. Por tan- fieles y símbolo de la unidad colectiva del
to, los ritos ofrecen un ancla que estabiliza la pueblo iurdiano y sólo a veces espacio de cul-
frágil embarcación de la vida en los fondeade- tivo de la memoria de los milagros y prodigios
ros de “certezas” y “verdades”. de Dios. Citamos apenas un caso: En el tem-
10. Los templos de la IURD son luga- plo principal de la Iglesia Pentecostal “Dios es
res donde las personas desconectadas de un Amor” hay una “sala de milagros” en la cual
cosmos organizado, redescubren sentido para innumerables muletas testifican haber sucedi-
la vida. Pero por otro lado, ellos reproducen do allí milagros, al lado de frascos contenien-
otros centros simbólicos que, a través de los do sustancias vomitadas por “personas ende-
tiempos, han proporcionado a las personas moniadas”. Son ex-votos de una religiosidad
buena suerte, salud y prosperidad. Se trata de que precisa de los aspectos tangibles para la
construcciones simbólicas de un grupo de comprobación de su eficacia. A su vez en la
adoradores que una vez creados pasan, a su Iglesia Universal, los ex-votos son electróni-
vez, a dar origen a nuevos adoradores según cos pues aquellos que son curados en el tem-
el recetario garantizado por un cuerpo sacer- plo prometen grabar el testimonio tan pronto
dotal. Esta función hace que los templos iur- como sea posible, para divulgar las “maravi-
dianos sean “extensiones tangibles de legados llas” operadas por Dios en aquel “santo
culturales intangibles”, fuertemente incrusta- lugar”.
136 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

ANEXOS
Cuadro 2: Las “cadenas” en la Iglesia Universal del Reino de Dios

Día de Nombre de la Ojetivo de la Rito recomendado Relatos de


la semana “cadena” “Cadena” resultados
conseguidos

Lunes 1. Cadena de la Estimular la creencia Aquellos que estuviesen más En Goiás, un diputado
prosperidad en la prosperidad; orar de acuerdo con los que perdió todo lo que poseía.
por los desempleados; fuesen indicados por la Después de adherir a la
y esti-mular a los micro “campaña de la época”. IURD y a la donación del
-empresarios que están Un ejemplo: El 27-9-1993 diezmo (se da a la iglesia
2. Cadena de la en dificultades financieras; las personas recibían una el 10% de los ingresos
vida regalada estimular un clima de piedra “igual” a la que fue mensuales), recuperó
optimismo entre los que empleada por David para todo lo que había perdido.
venden poco; atraer también luchar contra Goliat.
3. Cadena de los a los que desean trabajar 2. Una mujer cuyos
empresarios por cuenta propia. negocios en una ferretería
(Circunscrita sólo a estaban muy mal así como
los templos de las Se intenta también dar su vida conjugal y vivía
grandes ciudades o un mejor atendimiento a en una casa de tres
capitales, donde hay los que se sienten afligidos habitaciones, hizo
un número mayor de por causa de la recesión, “desafíos”. Hoy los
personas que pueden descenso social o dificultad negocios han prosperado y
ser encuadradas en la de ascenso socio-económico. vive bien con el marido
categoría de en una casa de once
“autónomos” o habitaciones.
“micro-empresarios”).
3. Un hombre que fue
ejecutivo de una
multinacional por 25 años
montó un negocio propio y
tenía 8 locales de óptica.
Quebró, perdió todo,
procuró “centros
espiritistas”. Pero sólo en la
IURD recuperó dos locales,
pagó las deudas y hoy
“vive bien”.

(Periódico Folha Universal


del 21-11 y 17-12-93).

Martes Cadena de los Cura de todo tipo de Pasar por un corredor Cura de un tumor en el
70 pastores o enfermedades. Se destina a formado por 70 o 140 útero (Marina R., 47 años);
apóstoles personas “desengañadas de la pastores y obreros; tocar liberación de los vicios y
medicina” y que ya gastaron objetos “bendecidos” tumores en el seno (Suzeli
Cadena de dinero y esperanzas en otras o “reliquias” como el M.); cura de tuberculosis
los milagros o agencias de cura. “manto sagrado” o (Elizangela M., 22 años);
Cadena de la salud “manto rojo”; imposición depresión profunda (Geny
de manos; recibir unción A., abogada, 37 años);
con óleo. parálisis por derrame (Irene
R., 55 años) y por
meningitis (Luis C., 28
años). Lesiones cutáneas
(Sebastiana B., 33 años);
displasia mamaria (María
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 137

Día de Nombre de la Ojetivo de la Rito recomendado Relatos de


la semana “cadena” “Cadena” resultados
conseguidos

G., 32 años). SIDA, madre


e hija (Sandra A., 37 años);
“útero podrido” (Luciana,
23 años); cáncer intestinal
(María B., 70 años);
Alcoholismo (Antonio L.,
38 años, gerente
de ventas).

(Folha Universal,
días 28-1-96; 7-1-96
y 24-1-96).

Miércoles Cadena de los Para quien desea Frecuentar la iglesia, Abogada, ex-católica, no
hijos de Dios experiencias místicas especialmente las reuniones leía la Biblia y no hablaba
más profundas, bautismo de oración y leer la Biblia. con Dios. Hoy tiene una
con Espíritu Santo, vida religiosa intensa y se
estudios bíblicos. resolvieron los problemas
familiares.

(Folha Universal,
5-11-95, p.4 a)

Jueves Cadena de la Para quien tiene problemas En caso de alcoholismo, Hombre que asaltaba
Familia en el matrimonio, hijos llevar “sal bendecida” domicilios y consumía
viciosos, hogares con peleas, para la casa y colocar en cocaína (Juan E., 25 años,
desunión. la comida del vicioso. ex-interno del reformatorio
de menores FEBEM, hoy
dueño de lavacoches).

Viernes Cadena de la Apertura de los que tienen Exorcismo; pasar por el Mujer que se prostituía
Liberación“ el “camino amarrado” “valle de la sal” y otras desde los 15 años porque
por causa de brujerías, prácticas de-pendiendo le hicieron macumba, en
macumba, envidia, contacto de la “campaña” la IURD “se manifestaba
con entidades, oyen voces de la época. arrastrándose por el piso
y otros síntomas de posesión. como una víbora” (Marlí
C., 30 años, promotora
de ventas).
Crisis de locura por causa
de las “macumbadas”
(Fátima A., 21 años).
Curas de SIDA, contraído
por haber participado de
brujerías (Audi D., en
Angola y María L., en
Portugal).
Vivía en un cementerio,
mendigaba comida; tenía
pactos con el diablo y
comía vísceras de
cadáveres (Luis N.,
42 años).

(Folha Universal, 14-1-96


y 4-6-95).
138 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Día de Nombre de la Ojetivo de la Rito recomendado Relatos de


la semana “cadena” “Cadena” resultados
conseguidos

Sábado 1. Cadena de la Personas con dificultades Bendición del material de En la “cadena de los niños”
grandeza de Dios financieras, vida profesional trabajo; bendición sentimental; se hacen reuniones
y amorosa complicadas. pasar sobre un arco de específicas sólo para
2. Cadena de El sábado se hace un resumen flores; recibir del pastor al chicos, inclusive con la
los niños de las estrategias y temas de las final de la fila una unción presencia de payasos
(Sábados a las 10 reuniones ocurridas durante con óleo. (“Bozo” o “Bozolina”,
horas de la mañana). la semana. Oración y bendición miembros de la iglesia
Actividades especiales para los chicos. y ex-actores de
televisión), para los niños.
distribución de premios
y golosinas.

(Folha Universal, días


14 y 31-1-96 y 4-6-95).

Domingo 1. Corriente del 1. Ofrecer un culto de loor 1. Recibir y llevar para casa Linderval M.,
encuentro con Dios a Dios y al Espíritu Santo. el “óleo santo de Israel” ex-delincuente,
u otros objetos de las ladrón de vehículos
2. Cadena de amor 2. Responder a las necesidades “campañas” ocasionales. durante 5 años, es
(15 horas, en la IURD del de personas con dificultades rescatado de sus andanzas
barrio de la Abolición); en la vida amorosa. 2. A veces se usa tocar Sancho y Katia se
trompetas y desplazamientos encontraron y pusieron
3. Culto de amor 3. Casamiento de personas en el templo para imitar de novios ese mismo día
(En la ciudad de Aracajú); que viven juntas pero al pueblo de Israel en la “cadena del amor”.
no están legalmente casadas. liderado por Josué en las Ambos tenían dificultades
inmediaciones de Jericó. para relacionarse con
4. Cadena de Jerico 4. Estimular la auto-estima personas del sexo opuesto.
(En el barrio de Bras). y la voluntad de vencer (Folha Universal, 1-12-95).
en la vida.
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 139

Cuadro 3: Las “campañas de fe” en la Iglesia Universal del Reino de Dios

Título de Fecha y citación Observaciones


la campaña bíblica

Campaña de la restitución 25-10 a 30-10-1994 Tuvo por objetivo llevar a la persona a alcanzar la prosperidad.
(IURD del barrio de Bras) Ella debe anotar el pedido de lo que desea que Dios le restituya y llevarlo
a los pies de la cruz.

Campaña de las 27-9 a 2-10-1993 Así como David venció al gigante Goliat de un piedrazo, las personas que
“piedras de la fe” 1 Samuel 17.23 fueron al templo recibieron una piedra capaz de derrumbar a sus gigantes.

Campaña de Senaquerib 25-10 a 30-10-1994 Senaquerib es el rey asirio, que precisa ser derrotado. De allí la
(otras IURDs.) 2 Reyes 19.32-37 importancia del ayuno y la oración.
Fue una campaña llevada a cabo en vísperas de las elecciones de segunda
vuelta en Brasil, lo que permitía que cada pastor distinguiese bien cuáles
eran y de qué partido formaban parte los actuales “Senaqueribs”.
La campaña anti-PT (Partido de los Trabajadores) y anti-Lula (su candidato
a presidente) de aquel año generó sanciones a la TV Record y al diario
oficial de la IURD.

(Cf. Folha Universal, 25-9-94, con publicación de derecho de


respuesta del PT)

Campaña de las 29-8 a 31-8-1994 y del Se destina a los que sienten cerradas las puertas de la salud, la prosperidad
“Puertas Abiertas” 1º-2-96 al 6-2-96 y la liberación. “El demonio amarra, pero Jesús abre todas las puertas”.

Campaña de 16 a 22-5-1994 Las personas retiran en el comienzo de la campaña un saquito de plástico


“la Bolsa de Dios” Ageo 1.6 y lo devuelven el lunes siguiente con su pedido adentro. “Los que no
consiguen prosperidad es porque tienen una bolsa perforada donde
depositan su salario”.

Campaña de las 1 a 14-8-1994 Dios hace cosas que la sabi-duría humana dice que son locas. Un ejemplo
“Locuras de la Fe” 1 Corintios 1.25 de fe es usar objetos descartables para colocar la fe en acción. El día 7 de
agosto distribuyeron la “vara de Jacob” y el 14 el “óleo de Israel”.

Campaña “de Israel” Julio de 1994 y Esta campaña está vinculada al día de la “Hoguera Santa de Israel”.
enero de 1996 Las personas pre-paran sus pedidos en formularios especiales que son
quemados en una “hoguera santa” y las cenizas llevadas para Israel. Allí
son lanzadas en puntos geográficos de fuerte identificación emocional de
los cristianos, después de recibir las oraciones de los obispos sobre ellas.

Campaña “de Gedeón” 9 a 16-10-1994 Despertar la confianza de las personas en Dios y así alcanzar sus objetivos
Jueces 6.25-32 en la guerra contra las fuerzas del mal, presentes en la vida financiera.
En una declaración en la TV un hombre dijo haber colocado todo lo que
tenía en el banco, haber hecho votos a Dios en la IURD y haber ganado
una casa con 10 habitaciones, y un auto pues consiguió vender una casa
vieja para la que no conseguía comprador.

(Despertar de la Fe, 7-2-95).

Campaña de “la Ruda” 29-9-1994 Promesa de oración fuerte para “descarga” con el uso de ruda el último
viernes del mes.
(Nótese que la ruda es un elemento importante en la religiosidad popular
afro-brasileña y católica).
140 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Notas
1 En una entrevista dada al periódico metodista exclusión social” de la ciudad de San Pablo,
Expositor Cristiano (Año 83, v. No. 19, del 1- como el que elaboró el equipo coordinado por
10-1968, pp. 1 y 11), Manuel de Melo procuró Aldaíza Spossati en 1996.
mostrar cuánto le gusta al pueblo brasileño el 4 Sobre las vinculaciones entre la distribución
culto participativo, contando una experiencia sagrada del espacio y la geografía humana cf.
que habría realizado. En el primer día hizo un Zeny Rosendahl, Espaço & Religião: Uma
culto litúrgico, estilo presbiteriano o metodista, abordagem geográfica, Río de Janeiro,
como afirmó, y contó 2.500 personas. En el se- EDUERJ, 1996. Sobre el pentecostalismo y la
gundo día anunció que el culto sería del mis- cuestión del espacio recomendamos: M. Ma-
mo tipo y que sólo cambiaría el predicador. Vi- chado, Territoriedade pentecostal: um estudo
nieron 1.000 personas. En el tercer día, me- de caso em Niteroi, Disertación de Magisterio,
diante idéntica promesa, solamente vinieron Universidad Federal de Río de Janeiro, 1992.
cerca de 400 personas. Algún tiempo después 5 En el templo de Bras oímos a algunas personas
hizo un culto con mucha participación. En la saludándose de la siguiente forma: - “¿Cómo
primera noche había 2.500 personas. Prometió está, fulano?”; - “En guerra”, responde el otro.
para el día siguiente un culto igual a aquél y vi- Bien diferente de la manera de los demás pen-
nieron 5.000 personas. En la tercera noche fue tecostales brasileños, que se saludan con la tra-
preciso interrumpir el tránsito de la calle para dicional expresión: “La paz del Señor, herma-
colocar la multitud en el local del culto. no”. Los iurdianos quieren indicar con eso su
2 Estrategia empleada por pentecostales que en- grado de compromiso en una guerra empren-
fatizaban la “cura divina”en el inicio de los dida contra los demoníacos poderes del mal: la
años `50 y que, por entrar en conflicto con las Iglesia Católica, los cultos afro-brasileños y la
demás denominaciones brasileñas, perdieron Red Globo de Televisión.
el acceso a los templos. Así, pasaron, bajo la li- 6 La impresión que nos da es que la “campaña
deranza de los norteamericanos Williams y de Israel” viene a ser una forma de sensibilizar
Boatrigth, a realizar campañas de “cura divi- y captar clientes dentro de los seguidores de la
na” en tiendas de lona, armadas en los centros Iglesia. Las llamadas promocionales, inserta-
de las ciudades brasileñas grandes y medianas, das en las programaciones radiofónicas y tele-
lo que ya era una tradición entre los pentecos- visivas de la iglesia, orientan a las personas in-
tales de “cura divina”de los Estados Unidos en teresadas en esas peregrinaciones a procurar el
la postguerra. El “movimiento de las tiendas”, pastor de la IURD cuyo templo esté más próxi-
Cruzada Nacional de Evangelización, dio ori- mo de la casa. Para la caravana del 24 de ene-
gen tanto a la Iglesia del Evangelio Cuadrangu- ro de 1996 se incluía el derecho de que el tu-
lar como a la Iglesia Pentecostal ”Brasil para rista se bautizase en el río Jordán y participase
Cristo”, a mediados de aquella década. de la Santa Cena en el jardín del Túmulo, se-
3 En cuanto a la localización, los templos de la gún decía la publicidad en la Folha Universal
IURD – al menos en la ciudad de San Pablo – (31-12-95).
se sitúan en corredores de tránsito y comercio. 7 El ex-mendigo Luis, de 60 años de edad, por
Al contrario de los templos pertenecientes al entonces semiparalítico, testimonió su cura en
protestantismo histórico o pentecostalismo el programa “Despertar de la Fe” (TV Record,
“clásico” se ubican lejos del lugar en el que la 19-1-96). Contó que en el comienzo esa cura
gente vive (barrio-dormitorio) y próximos al lo- fue muy difícil de suceder pues “los pastores
cal de trabajo o a las líneas de ómnibus, subte- imponían las manos y no conseguían nada
rráneo o tren. Una distribución geográfica de porque yo no creía en lo que estaba viendo.
los mismos no coincidiría con el “mapa de la Con eso, yo no ayudaba a la cura”. También en
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 141

el kardecismo se exige también la preparación culturas griegas, africanas, orientales y otras,


psicológica del paciente y del curandero para expusieron las formas peculiares en que cada
“reducir la incredulidad y la desconfianza”. Jo- una de ellas ha percibido y expresado sus rela-
sé Lhomme (s/d. 76) observa que cuando el pa- ciones con el tiempo. Entre ellos, el especialis-
ciente “no vibra, se torna impermeable a la ac- ta ruso A. Y. Gourevitch (in Ricoeur, pp. 263-
ción magnética”. 283) mostró que el tiempo es un problema vin-
8 La dirigencia de la IURD no aprecia el modelo culado muy de cerca a la historia cultural de la
estadounidense de “iglesia electrónica”. Posi- humanidad. Ricoeur (p. 39) procuró mostrar
blemente porque no se puede confiar en que que la multiplicidad de maneras de ser experi-
personas sentadas en casa rompan las dificul- mentado el tiempo, conforme a las culturas,
tades para presentar su “sacrificio” financiero a lleva al analista a sentir la necesidad de perci-
Dios o se dispongan a ir hasta el templo. En ese bir que su propia percepción y discurso sobre
sentido, la concepción iurdiana del dinero, la el tiempo también forman parte de un determi-
centralidad de la ofrenda en las reuniones, exi- nado campo cultural.
ge la presencia del fiel en el templo. Es la inte- 10 En la IURD hay festividades vinculadas a las
racción de los fieles entre sí, en los rituales y estaciones del año. Por ejemplo, la “fiesta tro-
en las ofrendas lo que les da una identidad iur- pical” en uno de los templos de Belo Horizon-
diana. Quedarse en casa es encarado en las te cuando hubo distribución de frutas tropica-
programaciones de la IURD como “cosa del les a jóvenes que venían al culto por primera
diablo” pues disuelve el entusiasmo. Eso, inne- vez o a los que volvían al mismo después de
gablemente se refleja en la frecuencia y en la un largo período de ausencia (Folha Universal,
entrega de las ofrendas para la “casa de Dios”. 31-12-95, p. 5b). En ese mismo número del pe-
Juan Batista Ramos da Silva, obispo y dirigente riódico hay un editorial sobre “Feliz año nue-
de la Red Record, al ser entrevistado por la Fol- vo” en el cual se emplea casi en su totalidad la
ha de S. Paulo (12-2-95) sobre los tele-pastores retórica profana para desear a sus lectores sa-
estadounidenses, afirmó: ”Estamos frontalmen- lud, bienestar y prosperidad. Sin embargo, en
te en contra de la iglesia electrónica. Si Ud. algunos templos iurdianos a fin de año hay ár-
quiere comprar carne, va a la carnicería. Si boles de Navidad pero ninguna reproducción
quiere comprar un remedio, va a la droguería. de pesebres.
Si quiere un encuentro más íntimo con Jesús, 11 En Brasil la frecuencia de asistencia a los tem-
precisa ir a la iglesia. En caso de que se comu- plos religiosos aumentó considerablemente en
nique sólo por la televisión, el pastor se distan- la primera mitad de los años ’90. Según inves-
cia de sus ovejas”. Sobre esa misma cuestión, tigación del SEADE (Folha de S. Paulo, 20-4-
el obispo Edir Macedo ya había firmado cinco 95) mientras la participación de actividades
años antes, en la revista Veja (14-11-90): “Estoy políticas partidarias y sindicales de la pobla-
en contra de la iglesia electrónica del tipo de ción cayó a la mitad, la frecuencia de presen-
las existentes en los Estados Unidos, en que el cia en alguna iglesia en proporción se duplicó
pastor se queda en el video y las personas el en cuatro años. Por eso, en cuanto la frecuen-
(sic) asisten en casa, distrayéndose con el tim- tación a partidos políticos y sindicatos cayó en
bre de la puerta o el gato que maúlla. En mi 1990 de 23,1% al 11,8%, en 1994 la participa-
iglesia preferimos el contacto directo con el ción en las actividades de alguna iglesia subió,
pueblo”. en ese período del 16% para el 34,3%.
9 En 1975, Paul Ricoeur (mismo año) al servicio 12 La Iglesia Internacional de la Gracia de Dios
de la UNESCO, reunió textos de un grupo de emplea las siguientes “cadenas” y actividades:
especialistas para confrontar las concepciones Lunes: prosperidad; martes: salud, loor e impo-
de tiempo en varias culturas. En ese texto, filó- sición de manos; miércoles: salud y unción
sofos, teólogos y antropólogos, especialistas en con óleo; jueves: familia; viernes: liberación;
142 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

sábado: prosperidad, reunión de los niños, li- reunión de los empresarios la distribución de
beración; domingo: loor, búsqueda del Espíritu mirra, el “perfume de la prosperidad”. En la
Santo y oración por la vida sentimental. El día Iglesia Internacional de la Gracia de Dios, el
18-12-1995 en el templo-cine de la Avda. São misionero R. Soares anunciaba el 12 de enero
João en San Pablo, a las 15:30 horas cerca de de 1996 en la TV Gazeta “cadenas de fe” cen-
10 personas asistían a la reunión. Un cartel en tradas en el “desafío de las miserias” y el “de-
la salida informaba las fechas y temas de las safío de las enfermedades” en un culto que se-
próximas “cadenas”: “3-12: El lienzo – la vuel- ría “una gran fiesta en nombre de Jesús de Na-
ta por encima, Dt 28.12; 10-12: el trigo – la zaret”. Esos ejemplos muestran el grado actual
prosperidad con Dios, Ecl 3.13; 17-12: la cruz de mimetismo que tomó cuenta del campo re-
– la liberación de Dios, Col 2.15; 24-12: la ca- ligioso.
dena – la quiebra de los grillos, He. 16.25”. 13 En Nueva York la IURD distribuye un folleto en
En la Red Católica de Misiones, parroquia de español anunciando las siguientes “cadenas”:
Cristo Redentor (Avda. Rangel Pestana 1897, “Lunes”, cadena para la prosperidad, para ben-
barrio de Bras), el milagro esperado sólo es po- diciones financieras en su vida y trabajo; mar-
sible después de asistir a nueve misas y cuan- tes, cura divina, unción con aceite, enfermeda-
do, mediante la presentación de un carnet con des incurables, cáncer, sida, tumores, etc.;
sellos comprobando la frecuencia, la persona miércoles, estudio bíblico; jueves, cadena para
podrá entrar en la “tienda de las videncias”, la familia, traer fotografías, ropas de familiares,
una barraca de lona armada al lado del altar agua, pan; viernes, cadena de liberación (ner-
donde está la imagen de Nuestra Señora de la viosismo, depresiones, insomnio, miedo, cons-
Rosa Mística. Es en el interior de esa tienda tantes dolores de cabeza, estómago, mareos,
que el padre Francisco Silva atiende a las per- mala suerte en el amor y dinero, víctima de
sonas y ofrece rezos y unción al que pretende santería, brujería, pensamiento suicida, mal de
el milagro. La pequeña hoja de papel distribui- ojo, envidia, celos, pesadillas, perturbaciones
da para controlar la presencia viene con el si- mentales, vidas que están maldecidas). Do-
guiente timbre sellado: “Novena. Asistir a nue- mingo, recibimiento del Espíritu Santo, 10 a m.
ve misas, intención de sus problemas, una vez y campaña de milagros; tarde de las 7 oracio-
por semana” (sic). Abajo, el espacio para el se- nes, 3p.m. y 6 p.m. Obs.: Llegar media hora
llo: “Fui fiel en...”. Las actividades de ese san- antes de la reunión para hablar con el pastor.”
tuario católico disidente son así divididas: rosa En letras mayúsculas: “SU VIDA PUEDE CAM-
de Sarom, todos los días a las nueve horas, mi- BIAR” (sic). En el templo de la IURD en Santia-
sa de exorcismo, a las tres de la tarde; noche go de Chile hay un cartel anunciando la cade-
milagrosa y rueda de fuego, siete de la noche; na de oración así distribuida: “Domingo, victo-
sábado, aceite consagrado; domingo, cadena riosos; lunes, prosperidad; martes, sanidad;
de la familia. miércoles, vicios; jueves, familia; viernes, libe-
En el programa “Puertas Abiertas” de la radio ración total; sábado, trabajadores”. En aquel
“Morada del Sol”, el 24 de enero de 1996 el templo fuimos hostilizados por la mujer del
pastor Lana, de la Casa de Bendición, prome- pastor que impidió tomar ninguna fotografía
tía para aquel día una “cadena para la quiebra aún en el hall del teatro transformado en tem-
de las maldiciones”, las que serían apartadas plo, en la calle Nataniel Cox Nº. 59. En un fo-
con la “unción perfumada Jehová Jireh” y con lleto que nos entregó el pastor constaban las si-
objetos a ser llevados para la casa. La IURD guientes cadenas de oración: “Lunes, cadena
también emplea perfumes en ciertas “cade- de las grandes realizaciones; martes, gran ca-
nas”. Según se puede constatar en el anuncio dena de sanidad; miércoles, reunión de los hi-
del programa “Despertar de la Fe” de la TV Re- jos de Dios; jueves, gran cadena de oración
cord (12-1-96) en el cual se prometía para la por la familia; viernes, gran cadena de libera-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 143

ción total por aquellos que no tienen suerte larios mínimos como manicura, están buscan-
con nada, están embrujados, trabajados, envi- do una casa para casarse. Pero agrega que es-
diados y desean ser felices; sábado, cadena de taba difícil conseguir eso por los ingresos que
los trabajadores, hacia la bendición económi- tenían en aquella época. Ella en particular dijo
ca de los trabajadores, para el progreso de los que era contraria a la práctica del sexo antes
grandes, medianos y pequeños empresarios; del matrimonio pero que, a pesar de la edad,
domingo, gran día de la victoria, una reunión estaban esperando por el casamiento.
especial donde la plenitud del Espíritu Santo es 15 De entre los innumerables eventos registrados,
derramada en la vida de sus hijos (a las 9:30 y destacamos los siguientes: “Semana de la per-
18:00 horas) y a las 15:00 horas una bendición secución” (3 al 10-9-95); “Semana de los sue-
para su vida amorosa, para Ud. que desea ser ños” (7 al 13-5-95); “Semana de la acción” (2
feliz sentimentalmente.” al 9-12-95); “Domingo de la acción” (9-12-
14 La “tarde del amor” en algunos templos forma 95); “Domingo de la fe”, con distribución de
parte de la “cadena sentimental”, que procura aceite dorado de Israel (12-3-94); “Día de la
atender a personas deseosas de “bendiciones Visión”, cuando las personas llevaron la vasija
divinas” sobre su vida sentimental. En general de aceite vacía para llenar (20-2-95); “Domin-
ocurren en finales de semana cuando las nece- go del descanso de Dios”, distribución del
sidades de una convivencia amorosa con al- “santo óleo” (25-6-95).
guien es más intensa. El Folha Universal el 5- 16 La existencia de la Escuela Bíblica Infantil re-
7-92 y 13-11-94 respectivamente, describen lo presenta otra señal del avanzado proceso de
ocurrido en los templos de Olavo Bilac, Mar- “des-sectarización” de la IURD pues a través
garita II y en otros locales, el paso de las pare- de esas actividades se está produciendo un
jas por el “arco del amor”, recibiendo de los proceso de integración socio-religioso de una
pastores el perfume “nardo”, “corazón perfu- segunda generación de iurdianos formada por
mado”, “manzana del amor” o “té del amor”. hijos de padres que optaron por la iglesia y de-
Muchas personas que frecuentan esos templos sean una formación religiosa de sus hijos den-
son muy carentes de la presencia de un com- tro de esa tradición en la iglesia. Según Michel
pañero o compañera. En dos entrevistas que Hill (1976: 94), que se basó en Max Weber, E.
hicimos en la región del ABC paulista (Gran Troeltsch y otros autores, el desplazamiento de
San Pablo), encontramos datos que confirman las preocupaciones con los adultos para enfa-
la relación entre esa “cadena” y la necesidad tizar la formación religiosa de los niños es uno
en la vida sentimental de las personas. En la de los primeros síntomas de existencia de un
primera, una mujer de unos 35 años, manicu- proceso de dessectarización de un grupo reli-
ra a domicilio y que tenía un hermano homo- gioso. Es significativa la palabra de una madre:
sexual espiritista, dijo que no encontraba ena- “Mi hija Karina, de once años, siempre inven-
morado hasta que en una “reunión del amor” taba una disculpa para no ir a la iglesia. Era re-
el pastor le indicó un novio, el cual ya frecuen- belde y muy nerviosa. A muy alto costo conse-
taba ese templo desde hacía varios años. En la guí hacer que ella participase de las clases de
segunda entrevista el novio de aquella mujer la EBI. Hoy mi hija está completamente cam-
dijo que “su peor problema era la soledad, la biada” (Roseane da Silva, 31 años de la IURD
vida vacía, y que se sentía muy solo”. Para él, de Campos, R.J., en el Folha Universal del 24-
la reunión que más lo marcó de las que tuvo 9-95).
en la iglesia fue la “reunión del amor, donde 17 A pesar que se debe tener mucho cuidado con
encontré a mi novia”. El vive en un cuartito al las declaraciones de disidentes por el carácter
fondo del bar donde trabaja, tiene más de 40 vengativo de las denuncias, incluimos aquí
años de edad, gana un salario mínimo por mes una nueva referencia a Mario Justino (1995:
y junto con la novia que gana cerca de dos sa- 68). La misma registra que en Bahía hacia fines
144 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

de los años ’80 sucedieron una serie de casos nen en esas condiciones en la ciudad son pa-
amorosos entre pastores y mujeres iurdianas. sajeros y “una permanencia transitoria no ge-
La IURD confirmó parte de esas denuncias al nera tradiciones y sentimientos de unión; sólo
incluir en el ambiente de los escándalos al pro- muy raramente él es un vecino en la verdade-
pio Justino, quien se habría envuelto sexual- ra expresión de la palabra”. Claro que la IURD
mente con una obrera de su iglesia. A fines de es un movimiento religioso típicamente urba-
diciembre de 1995 ella fue entrevistada por no, fruto de los procesos de urbanización que
“25ª Hora”, programa de la Red Record de Te- crearon ciudades como Río de Janeiro y San
levisión especial para rebatir críticas transmiti- Pablo. Por tanto, es posible explicar algunas de
das por la Red Globo. La mujer confirmó haber las características de su culto a través del aná-
mantenido relaciones sexuales con el entonces lisis del modo urbano de organizarse la vida,
pastor Justino por la exclusiva insistencia de él, ahora adoptado por antiguos habitantes de zo-
que la habría “seducido” usando para ello su nas rurales brasileñas.
autoridad de pastor. Una nota publicada en el 20 La idea de desafiar a Dios para realizar las pa-
diario Folha de S. Paulo (26-9-90) daba cuenta labras dichas con fe por los hombres y exigirle
que el pastor Paulo Gomes de Oliveira había el cumplimiento de aquello que está registrado
estuprado una joven de 18 años y alegado an- en la Biblia es el cierne de la llamada “confe-
te la policía que realmente cometió el acto ba- sión positiva”, que será analizada en otro capí-
jo el mando de una fuerza demoníaca que ha- tulo. Según sus críticos, al ser colocada en
bía tomado cuenta de su cuerpo. práctica esa teología las personas tienden a
18 Personalmente observamos en el templo de la volverse arrogantes asumiento una postura
Iglesia Metodista Pentecostal de Chile lo que muy diferente de la “humildad”. El propio Edir
Peter Wagner (1994: 108) también registra: los Macedo con frecuencia comenta que le dice a
pentecostales chilenos cambiaron el mobilia- Dios: “O el Señor cumple con su palabra o re-
rio de las iglesias al inventar un tipo de banco viento la Biblia en el piso” (sic). Esa perspecti-
cuyo respaldo posee bisagras. En el momento va sigue la lógica del desafío en la relación con
de la oración los de atrás empujan el respaldo la divinidad.
del banco de adelante y gracias a esas bisagras 21 La práctica de duelos y desafíos es un hábito
encuentran allí un apoyo para el cuerpo. Esos cultural brasileño que se da también en la di-
movimientos precisan ser hechos rápida y si- mensión artística. Hay composiciones musica-
multáneamente para evitar el riesgo de recibir les y poéticas escritas en la forma de duelos
un golpe en las espaldas. Pero como observó que envuelven provocaciones y respuestas que
Wagner, el ruido producido por millares de bi- están presentes, por ejemplo, en los llamados
sagras doblándose al mismo tiempo aumenta “desafíos de cururu” de la cultura campestre
la dramaticidad del culto. de ciertas regiones de la zona de San Pablo. Es-
19 En un texto clásico titulado “El urbanismo co- to también aparece en romerías y peregrina-
mo modo de vida” (in Otávio Guilherme Vel- ciones cuando las personas expresan sus rela-
ho, 1979: 90-113), Louis Wirth resaltó que de- ciones con lo sagrado por medio de un duelo
bido al tamaño del agregado poblacional, la que envuelve promesas, necesidades y pago
ciudad “envuelve modificaciones en el carác- de lo prometido, casi siempre por medio de sa-
ter de las relaciones sociales”. También que los crificios corporales, de tiempo o de dinero. Se
contactos de la ciudad pueden ser “cara a ca- expresa por medio de ellas a la divinidad el co-
ra pero no obstante (a la vez) ser impersonales, raje, osadía y disposición de los adoradores.
superficiales, transitorios y segmentados”. De Rubem Cesar Fernandes (1982) se refiere a ta-
allí la superficialidad, el anonimato, la sofisti- les formas de expresión social en un estudio
cación y racionalidad de tales relacionamien- sobre los romeros a un santuario católico loca-
tos del hombre urbano. Los grupos que se reú- lizado en la ciudad de Pirapora do Bom Jesus.
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 145

Para algunos de aquellos peregrinos, “romería bre de contribución y de inclusión de los mo-
es cosa de machos”, para “personas osadas” y tivos de su rebelión, el pastor dijo: “Entonces
nunca para “temerosos”. A su vez, Carlos Ro- usted no está nada sublevada porque todavía
drigues Brandao (1986a y 1987) relaciona la no tomó la decisión”. Y luego insistió en que la
participación de los devotos en danzas al san- oyente buscase un templo y retirase su sobre.
to con el pago de promesas por gracias alcan- Añadió que las personas al hacer eso estarían
zadas o a ser obtenidas. “agarrando al diablo por el pescuezo”.
22 En octubre de 1995 una periodista de la Red Se trata, obviamente, de una “religión de los
Globo consiguió filmar con una cámara escon- indignados” con la posición que ocupan en el
dida una colecta en un templo iurdiano. En seno de una sociedad, situación que es perci-
aquella oportunidad las personas que no lleva- bida en forma difusa como algo injusto y cruel.
ron ofrendas al frente fueron desafiadas, reci- 24 Yvonne Maggie (1977) hizo del conflicto y sus
biendo de los que estaban próximos una pe- representaciones rituales el inicio de un esti-
queña moneda. Así, dijo el pastor, “la próxima mulante texto sobre el ciclo de la vida de un
vez Ud. tendrá dinero para aceptar el desafío “terreiro” de umbanda, en Río de Janeiro. Va-
de Dios”. Esas imágenes, a pesar de ser de ma- rias páginas (60-65) son dedicadas a las de-
la calidad técnica si se las compara con las que mandas de la madre-de-santo y las implican-
normalmente ofrece esa televisora, fueron cias simbólicas de todo eso para el ritual (127-
puestas en el aire en el programa “Fantástico”, 148). Es posible que una visión de los rituales
que se emite los domingos por la noche y tie- iurdianos como un campo de batalla nos pue-
ne alta audiencia. da ayudar a comprender algunas dimensiones
23 El 29 de septiembre de 1994 fue el “día de la de sus reuniones y cultos, no siempre valoriza-
rebelión” en la IURD. Esta “campaña” fue pro- das en nuestros análisis. Para los fieles de la
puesta para que las personas “expresen la re- IURD las cosas están bien claras: hay una gue-
belión contra el diablo”. En ese día oímos en la rra en el mundo entre las fuerzas de Dios y los
programación de la Radio San Pablo lo si- demonios y esta guerra es reproducida por ba-
guiente: (Pastor atendiendo los oyentes en el tallas externas e internas. O sea que los com-
teléfono) “Hola, hermana, ¿está revuelta? Vaya bates están tanto dentro como fuera de cada
hasta la iglesia para manifestar su rebelión, to- persona. Los ritos son formas de exterioriza-
me su sobre”. La oyente dijo: “Estoy sublevada ción e interiorización de esa guerra total entre
contra ese diablo desgraciado que es el res- enemigos irreconciliables. Participar de los ri-
ponsable por el bajo salario de noventa reales tos es tener su vivencia y, principalmente, su-
que estoy ganando”. El pastor le pregunta: perarlos por medio de la asimilación de una
“¿Usted ya tomó el sobre?” Al saber que la victoria que “ya fue ganada por anticipado por
oyente aún no había retirado el respectivo so- Jesús en la cruz del Calvario”.
Capítulo 4
Religión y mercado: La Iglesia Universal
y la teoría de la “mercantilización” de lo sagrado

“Se puede considerar sospechosa una religión mostrando las limitaciones de esa teoría y el
que mezcla con tanta facilidad a Dios con los reduccionismo que ella impone no sólo a es-
negocios y, tal vez supersticiosamente, hace de- te caso sino también a los fenómenos religio-
pender la fortuna de la protección divina” (Jac- sos en modo general.
ques Le Goff, 1991: 92).
Las preguntas a ser respondidas son:
“Sugiero que el fenómeno de las empresas de ¿Qué utilidad tiene el paradigma “mercado”
cura divina deba ser comprendido según un para el estudio de la IURD? ¿Qué condiciones
modelo económico y no religioso. Lo que le da históricas y culturales estimularon el abordaje
su configuración específica es el hecho de la co- mercadológico y la aparición de este fenóme-
mercialización de bienes espirituales y no el he- no solamente en la segunda mitad del siglo
cho de ser espirituales los bienes comercializa-
XX? ¿Lo “sagrado” está en el “mostrador”?
dos (...). A mi modo de ver, no estamos delante
de una manifestación religiosa que echa mano ¿Quién afirma esto sobre la IURD? ¿A qué ti-
de métodos empresariales. Sugiero la dirección po de “sagrado” y de “mostrador” se refieren
contraria: la mentalidad de empresa aquí co- tales críticos? ¿Solamente ahora, con el surgi-
mienza a producir bienes espirituales” (Rubén miento del neopentecostalismo, es que el púl-
Alves, 1979b: 115). pito-altar y el “mostrador” se encontraron? Al
cabo, ¿qué significa decir que la religión fue
La práctica de la Iglesia Universal del
colocada bajo la égida del “mercado”?
Reino de Dios (IURD) además de ser posible
Fieles a la estrategia antes definida,
de ser comprendida por medio de las metáfo-
iniciamos este trabajo con una aproximación
ras “teatro” y “templo”, puede también ser
vista como “mercado”. Además, los medios histórica intentando establecer los vínculos de
de comunicación en sus exhaustivas cobertu- las tendencias actuales del neopentecostalis-
ras de nuestro objeto de estudio, han conside- mo iurdiano con el terreno socio-cultural de
rado a esta iglesia tan sólo un “mostrador de donde brotó. En seguida analizaremos los
milagros”. Ya analizamos en las páginas ante- principales argumentos usados para caracteri-
riores los vínculos entre las prácticas religio- zar a la IURD - o sea el desvío de la “mercan-
sas de esta iglesia y la teatralización del culto, tilización” de lo sagrado. Ese concepto es em-
sus maneras de sacralización espacio-tempo- pleado por el sentido común, la prensa y al-
ral, sus ritos y prácticas de culto. Ahora colo- gunos trabajos académicos en un sentido pe-
camos como meta describir e interpretar su yorativo y estigmatizante. Pero eso implica
comportamiento a la luz de la teoría de la una forma apologética de hablar de las rela-
“mercantilización” de lo sagrado, inclusive ciones entre la religión y el mercado.
148 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

1. Religión y mercado: aspectos históricos rias, hasta el establecimiento de la actividad


comercial en un espacio geográfico con el
No tenemos estudios específicos sobre nombre de “mercatus” - palabra latina em-
la “mercantilización” de la religión en Occi- pleada para designar mercado, comercio, ne-
dente así como tenemos una “historia de las gocio, asamblea o reunión.
mentalidades”, “historia de la muerte”, “histo- Los primeros mercaderes recorrían en
ria del miedo”, “historia de la vida cotidiana” caravana puertos, villas, ciudades y zonas ru-
y otras similares. Desgraciadamente no hay rales, llevando mercaderías y siendo fuerte-
nada que se asemeje a una historia completa mente escoltados por soldados armados. En-
de la simonía en Occidente. Hay fragmentos tonces se promovían oportunistas ceremonias
de la historia de la Iglesia Católica medieval religiosas, paralelas al evento comercial. Al-
sobre las relaciones económicas establecidas gunos siglos después y con el comercio ya de-
entre la iglesia y la sociedad en los análisis de bidamente establecido, se dejó de lado el tra-
Jacques Le Goff (1988, 1991), Joseph H. bajo de esos mercaderes pioneros. Pero mu-
Lynch (1992) y en estudios de profesores esta- chos de ellos al establecerse en las ciudades
dounidenses asociados a Robert B. Ekelund reforzaron el crecimiento de la burguesía. Es-
(1996), de la Auburn University.1 Empero, las ta clase social algunos siglos más tarde, iría a
relaciones entre la religión y el mercado, aquí conquistar el poder político y económico en
entendido como lugar donde se da el inter- varias partes del mundo, especialmente en
cambio de mercaderías, nunca obedecieron a Europa.
patrones únicos. Ello porque tanto el comer-
cio como la religión son fenómenos dinámi- Cristianismo primitivo, sociedad y comercio
cos y cambiantes en el tiempo y en el espacio.
Además, en una economía de pre-mercado, El cristianismo surgió en una sociedad
aquellas relaciones eran vividas de una mane- ya habituada a la “comercialización” de lo sa-
ra y con el surgimiento del mercado, de otra. grado, porque en el primer siglo de nuestra
Sin embargo, como se vio anterior- era en muchos santuarios religiosos de tradi-
mente, el fenómeno religioso es tan antiguo ción asiático-grecorromana, se practicaba un
que su rastro se pierde en la prehistoria. Pero intenso comercio alrededor del espacio sagra-
sobre el mercado no se puede decir lo mismo do. Incluso en la época de Jesús, el templo de
pues se trata de una entidad relativamente la ciudad de Jerusalén era controlado por una
nueva, si vista como “una institución que co- casta sacerdotal que allí desenvolvía un co-
loca a todos los vendedores y compradores en mercio regular de animales destinados al sa-
contacto recíproco con la finalidad de promo- crificio y cambiaba monedas traídas por ju-
ver el intercambio de bienes económicos o di- díos de todo el Imperio Romano, cuya circu-
nero, para entrega inmediata o futura”, según lación estaba prohibida en el área del templo.
define el Diccionario de Ciencias Sociales Como no había un patrón único de monedas
(Silva, 1987: 743). Su aparición sólo fue posi- se exigía la presencia del cambista cuya fun-
ble después de una serie de cambios en la so- ción era cambiar el dinero de los peregrinos
ciedad, los cuales posibilitaron el abandono por la “moneda del templo”, condición para
del trueque - cuando simplemente se trocaba la aceptación de las ofrendas. Es obvio que
un objeto por otro. Después surgieron los eso era hecho en condiciones ventajosas para
“mercaderes itinerantes”, más adelante las fe- los sacerdotes.
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 149

Según los evangelios (Marcos 11.15- frentamientos entre partidos y facciones en la


17), fue ese comercio en el patio de los genti- comunidad cristiana. Esos conflictos en Co-
les el que ocasionó en los últimos días de la rinto llevaron a Pablo a recomendarles la abs-
vida de Jesús en Jerusalén, un conflicto con tinencia del consumo de carne de “origen du-
los cambistas, lo que por cierto aceleró las doso”.3
conspiraciones que ya estaban en marcha y En la ciudad de Efeso, en Asia Menor,
acabaron provocando su juicio y muerte. Ese hubo otro episodio digno de citarse, relacio-
episodio se volvió conocido como la “purifi- nado con el culto de la diosa Diana - divini-
cación del templo”, espacio sagrado que se- dad que, según aquella creencia, era repre-
gún los evangelios, había dejado de ser “casa sentada por una imagen caída del cielo-4. Ré-
de oración para todos los pueblos” para con- plicas de esa imagen eran fabricadas y vendi-
vertirse en apenas un “escondite de ladro- das por los innumerables fabricantes y comer-
nes”. ciantes que vivían de esa actividad. Demetrio,
Aún en los tiempos neotestamentarios, uno de ellos, lideró a sus compañeros en una
la mezcla de comercio y religión recibió el campaña contra los primeros cristianos cuya
nombre de “simonía” por causa de otro episo- predicación, según su modo de ver, colocaba
dio narrado en las Escrituras cristianas (He- en peligro el futuro de sus negocios. En un tu-
chos de los Apóstoles, 8.9-23), sucedido ya multo de dos horas, la multitud enfurecida
en los primeros años de expansión del cristia- gritaba: “Grande es la (diosa) Diana de los
nismo, por ese entonces apenas una mera e Efesios”. La trifulca llegó a colocar en peligro
insignificante secta judaica. El caso ocurrió en la vida de Pablo, predicador del cristianismo
Samaria donde un mago llamado Simón, al (Hechos de los Apóstoles, 19.22-39).
ver los milagros que los apóstoles producían Algunas décadas después, los cristia-
cuando imponían las manos sobre las perso- nos enfrentaron tremenda persecución por
nas, quiso comprar el “secreto” de cómo ha- parte del Imperio Romano. Si las denuncias
cer las cosas. Su oferta escandalizó a Pedro, del autor del libro de Apocalipsis fuesen “his-
uno de los apóstoles, que le dijo: “¡Que Dios toriadas”, o sea aplicadas en aquel momento
lo mande a usted y a su dinero al infierno! histórico que el “profeta” vivió, notamos que
¿Piensa que puede comprar el don de Dios la presión de Roma llegó hasta el punto de
con dinero?”2 impedir que los cristianos, contrarios al culto
Durante los decenios siguientes, los del emperador, tuviesen acceso al comercio y
contactos de los cristianos con la cultura gre- así pudiesen comprar o vender.5 La decisión
corromana continuaron conflictivos. El pasaje de Roma estaba fundamentada en la costum-
del ambiente judaico para el gentílico generó bre de exigirse obediencia plena de los ciuda-
dificultades en cuanto a la cuestión de la pu- danos del Imperio. Pero los cristianos se opo-
reza, creándose una discusión, ya en las pri- nían, denunciaban y refutaban la fuerza de
meras décadas, sobre el consumo de merca- los dioses paganos y calificaban como magos
derías “ofrendadas a los ídolos”. En algunas a todos los demás cultos competidores. Esa
regiones como por ejemplo Corinto y el sur actitud provocó el aislamiento social de los
de Grecia, la carne antes de llegar a las carni- cristianos, realimentó prejuicios y favoreció el
cerías, pasaba por los templos paganos provo- desencadenamiento de nuevas ondas de per-
cando entre los cristianos, durante muchos secuciones. Eso hizo que los cristianos se en-
años, un problema de conciencia y varios en- cerrasen aún más en una posición que Nie-
150 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

buhr (1967: 67-108) caracterizó como “Cris- obedecieron a razones relacionadas a las es-
to-contra-cultura”. Por ejemplo, Tertuliano, trategias de crecimiento y a las exigencias de
uno de los padres de la Iglesia de los primeros maximización de la comunicación y propa-
siglos, se oponía a la participación de los cris- ganda del nuevo mensaje.
tianos hasta en el comercio.
La complejidad del comportamiento Es claro que una visión sociológica de la pro-
ducción de los textos bíblicos y de la recons-
de los cristianos en los dos primeros siglos,
trucción de la vida social de los cristianos del
exteriorizada en esos y otros episodios de ne-
primer siglo provocó la relativización de mu-
gación de la sociedad organizada, nos impide chos axiomas y verdades aceptadas sin mayores
encarar con seriedad las diversas tentativas de discusiones o críticas por parte de los pentecos-
“retorno a la iglesia primitiva”, que existen en tales. De allí deriva el desprestigio de los estu-
todos los grupos cismáticos – inclusive los dios científicos de la Biblia, característica trans-
pentecostales-. Es preciso que reconozcamos formada en triunfo por los pentecostales, cuyas
que “iglesia primitiva” es apenas un tipo ideal comunidades atraen a personas cansadas del re-
recreado mucho más a partir de la imagina- lativismo de la cultura moderna y que se dirigen
ción que de evidencias históricas. De allí la a ellas deseosas de recibir un “evangelio sim-
ple” y sin “complicaciones”.
violencia apologética a la verdad de los he-
chos, la reconstrucción hecha por grupos Cristianismo medieval, sociedad y mercado
pentecostales de un punto de referencia idea-
lizado al cual ellos dan el nombre de “iglesia La posición cristiana contra la sociedad y el
primitiva”. Todo eso para denunciar a la “igle- abandono de varias instituciones culturales co-
sia moderna” que, entre otros pecados, ten- mo el arte, las fuerzas armadas y el comercio,
dría el de haber abandonado el énfasis caris- principalmente por cristianos montanistas – en-
mático y la centralidad del Espíritu Santo. Pe- tre los cuales estaba el propio Tertuliano en el fi-
nal del segundo siglo -, se fue alterando en oca-
ro esa reconstrucción pentecostal sólo es po-
sión de la oficialización del cristianismo por el
sible si abandonamos diecinueve siglos de
Imperio Romano en el siglo IV. Desde entonces,
cultura cristiana que intermediaron la apari- hubo una especie de adaptación del culto cris-
ción del pentecostalismo y la constitución de tiano a los nuevos lugares de adoración, algu-
la iglesia cristiana como movimiento e institu- nos de ellos antes dedicados a los cultos paga-
ción. nos. Varios santuarios locales fueron reconsa-
Los estudios sociológicos de las comu- grados a los mártires y santos cristianos y, con el
nidades primitivas permiten la observación de paso de los siglos, un comercio de imágenes,
cómo fueron creadas y sobrepuestas las ca- íconos y reliquias sagradas se estableció en su
madas de interpretaciones producidas por los alrededor. Estas prácticas se constituyeron más
de mil años después y a los ojos de los reforma-
cristianos de aquella época en la vivencia dia-
dores, en evidencias claras de la “paganiza-
ria del mensaje originalmente anunciado por
ción” de la iglesia cristiana, lo que habría per-
Jesús de Nazaret. Por eso, no podemos olvi- mitido el surgimiento de un vasto proceso de
dar que “el mensaje inicial del nazareno fue sincretismo. Como muestra Guignebert (1983),
sobrecargado de asociaciones y leyendas ino- es evidente que el triunfo tuvo su precio.
centemente publicitarias”, como observó
Henri Guillemin (1982). En otras palabras: los Con su oficialización, el cristianismo
evangelios y cartas apostólicas así como la se volvió un productor hegemónico de símbo-
conformación del Nuevo Testamento bíblico los, prácticas y rituales religiosos. En ese pe-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 151

ríodo, la iglesia perfeccionó sus medios de Conforme Weber (1968: 13), la reli-
comunicación con la sociedad al inventar la giosidad de los campesinos siempre fue pro-
campana, la torre, el confesionario como pensa a la magia y aún antes del surgimiento
fuente de poder y pesquisa, la composición del utilitarismo de los mercaderes ya se había
musical y otras actividades comunicativas establecido una conexión entre la religión
que facilitaban la “venta” de sus productos cristiana y la prosperidad material. Por su in-
simbólicos, conforme la relación histórica he- termedio se buscaban en los ritos soluciones
cha por el publicitario brasileño Alex Perisci- para estos o aquellos problemas prácticos de
noto (diario Jornal da tarde, 21-10-95). la vida. Con la monetarización creciente de la
Además, después de la desintegración sociedad en el final de la Edad Media, las re-
del poder político del Imperio Romano en liquias, sacramentos y hasta las indulgencias
Occidente, la iglesia continuó siendo el único llegaron a ser cambiadas por monedas. Ade-
centro capaz de mantener el nomos, inicián- más, la introducción de la moneda como for-
dose así un nuevo momento histórico, la Edad ma de intermediación en los intercambios se
Media. Tal etapa sólo terminaría con el adve- reflejó también en la religión, sometiendo
nimiento del mundo moderno, en el siglo movimientos y acciones religiosas a un proce-
XVI. Durante los trece siglos posteriores hubo so de racionalidad más amplio.
una imposición de la fe cristiana sobre una Jacques Le Goff (1991: 90, 108, 124)
población rural portadora de creencias mági- escribió que en esa época toma cuerpo un
cas y paganas, catequesis que apenas formó nuevo tipo de mentalidad, la “mentalidad del
una camada de barniz sobre la antigua reali- mercader”. Sus características serían las si-
dad religiosa. La aristocracia eclesiástica no guientes: utilitarismo, valorización de los co-
consiguió influir profundamente en las masas nocimientos prácticos y no los teóricos; per-
populares. Como señala Keith Thomas (1991: cepción de las diversidades que deberían ser
36-50), en todas partes de Europa se multipli- atendidas, en oposición a la idea teológica de
caban los cultos a las reliquias sagradas, ver- totalidad; búsqueda de lo concreto, lo mate-
daderos fetiches milagrosos a los cuales se les rial y lo mensurable; racionalización del tiem-
atribuían el poder de curar enfermedades y el po por medio de la elaboración de un calen-
de proteger a las personas de los peligros. Se dario profano atado a las necesidades del pre-
creía que esos objetos habían pertenecido a supuesto y ya no ordenado por las fiestas y li-
los santos o por el simple hecho de haber si- turgias de la iglesia; introducción del secreto
do usados en misas, eran cambiados, regala- que debe cercar el negocio, de la meticulosa
dos, robados, vendidos o comprados. Muchos contabilidad que registra todas las actividades
de ellos eran empleados con las finalidades de compra y de venta surgiendo así “una mo-
más diversas, desde el auxilio en el trabajo de ral tierra-a-tierra, hecha de disputa y sentido
parto hasta en la cura de peste en el ganado práctico, ligada a la preservación del dinero,
bovino o para alejar epidemias de sequía, la propiedad, la familia y la salud”.6
hambre o plagas de langostas. Siempre según Sólo algunos siglos después, con el
Thomas, es por eso que “la iglesia medieval protestantismo, la práctica comercial pasó a
se mostraba como una gran reserva de poder ser encarada como una vocación tan santa
mágico capaz de ser empleado para una serie como el ministerio sacerdotal, posibilitando
de finalidades seculares”. al mercader la conciliación entre el amor a
152 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Dios y al dinero. Se rompió así el predominio desde Aristóteles basado en el argumento de


de ideas consagradas por Tomás de Aquino la improductividad intrínseca del dinero. Wal-
(“considerado en sí mismo, el comercio tiene ter Altmann (1994: 211) muestra que el propio
un cierto carácter vergonzoso”) y por el dere- reformador Martín Lutero no escapó de for-
cho canónico que desde Graciano en el siglo mular juicios contudentes a tal respecto, lle-
XII consideraba imposible o muy difícil al gando en su tratado Del comercio y de la usu-
mercader agradar a Dios.7 ra (de 1524) a considerar el comercio como
una forma poco noble de ganarse el dinero.
El protestantismo y la génesis de un sistema Para él la práctica comercial era una actividad
de mercado de difícil compatibilización con el derecho y
la honestidad, valores que debían ser exigidos
Fue solamente en el siglo XVI que las
de los verdaderos cristianos.
condiciones históricas se solidificaron para el
A pesar de todo eso, la resistencia
surgimiento de un sistema de mercado. Pero
eclesiástica contra el comercio externamente
es bueno que nos recordemos que la reforma
fue rota por el crecimiento de las ciudades
protestante se desencadenó, entre otras cau-
que eran la sede de ferias y mercados, locales
sas, por un escándalo que asociaba exacta-
libres donde lejos de la injerencia de los va-
mente religión y mercado: la mercantilización
rios códigos de ética de la nobleza y el clero,
de las indulgencias. Tal como Lutero, muchos
los comerciantes se sometían a sus propias
católicos se rebelaron contra ese proceso de
normas de conducta. Internamente, la resis-
levantar recursos financieros a través de la en-
tencia se rompía por la práctica de los cleros
trega al fiel de la garantía futura de perdón de
de cosas que la propia iglesia condenaba co-
pecados, mediante el pago de una cierta can-
mo el comercio de dinero y hasta de cosas
tidad de dinero.8
“santas”.9
Otras transformaciones sociales co-
En ese contexto se fortalecen el merca-
rrían paralelamente a las alteraciones opera- do y sus agentes burgueses que encontrarían
das en la práctica económica y religiosa. En- en Juan Calvino (1509-1564) la sustentación
tre ellas estaba la urbanización, un factor im- teológica para las nuevas instituciones y men-
portante en el pasaje del sistema de trueque talidades. André Biéler (1970: 58) analiza las
para el de mercado. Las ciudades procuraban posiciones de Calvino, para quien el comer-
desenvolver un clima de libertad en relación cio era una señal visible de la interdependen-
a los poderes de los nobles y los señores feu- cia de las criaturas de Dios, una actividad ple-
dales. Así, paulatinamente, fueron rotos los na de dignidad siempre que estuviese al servi-
impedimentos colocados por la iglesia al co- cio de la construción de un ambiente de paz
mercio y a la búsqueda del lucro. Hasta en- y armonía entre los hombres.10 Con la am-
tonces los comerciantes eran personas mal pliación del comercio y después con la indus-
vistas por la nobleza y maldecidos por el cle- trialización, Occidente dejaría para atrás el
ro, que los consideró “heréticos” en dos con- “mercado restricto” y colocaba las bases para
cilios (Lyon y Viena, siglos XIII y XIV respecti- el surgimiento de un “mercado amplio”, inter-
vamente). conectado, proceso destinado a globalizarse y
En esa época se atribuía a los comer- aún en marcha.
ciantes el pecado de la usura, dándose una Todos esos cambios se reflejaron di-
versión teológica a un prejuicio que venía rectamente en el campo religioso, provocan-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 153

do la desintegración del monopolio católico- jada de su carácter no planeado y asistemáti-


rromano, lo que en un primer momento trans- co y sujeta, como una totalidad, a un método
formó a Europa en un campo de batalla don- consistente”.
de millares de personas perdieron la vida. La racionalidad, el método consistente
Después, con la paz negociada, permaneció al cual se refiere Weber, hizo que hubiese un
el espíritu de competencia habiendo la com- abandono de la tradición como referencial de
petitividad creado condiciones para un cre- conducta, justamente por ser la tradición por-
ciente proceso de racionalización entre los tadora de una memoria social impura, con
protestantes, lo que se expresaría también en contenidos paganos y mágicos. El criterio or-
la tentativa de revertir la disolución de las di- ganizador pasó a ser la competencia, eficien-
ferencias entre magia y religión, según ellos cia y productividad, lo que forzosamente en-
causada por el catolicismo medieval. En esa vuelve racionalidad. En ese espacio de tiem-
época los reformadores atribuían la responsa- po, el capitalismo se fue fortaleciendo e im-
bilidad por la magia, ampliamente practicada bricando cada vez más con el modo de ser
en Europa, a la falta de conocimiento bíblico protestante.
y al interés de la jerarquía católicorromana en El protestantismo, después de pasar
satisfacer tan sólo los apetitos materiales del por los grandes avivamientos espirituales en
pueblo, reforzándose así la caja de la iglesia, los siglos XVII y XVIII, amplió su participación
sin mayores preocupaciones con la “pureza” en el mercado mundial de bienes simbólicos
de la fe cristiana.11 a través de misiones evangelizadoras, estrate-
Para los protestantes, la Iglesia Católi- gia que se mostró eficiente en el proceso de
ca “mercantilizaba” la fe aprovechándose de expansión que ocurrió pari pasu a la expan-
la “ignorancia religiosa” de las masas, siem- sión militar, imperialista y capitalista, en di-
pre tendientes a la superstición y la magia. Se- rección a las nuevas regiones de conquista en
gún Keith Thomas (1991: 115), en Inglaterra Africa, América Latina y Asia.
ese proceso de eliminación de la magia fue En el campo de la filosofía de la cien-
tan prolongado que cuando surgieron los pu- cia, en la trama capitalista, surgieron algunas
ritanos en el siglo XVII, todavía se respiraban de las más desacralizadoras teorías críticas de
los aires de la magia entre los protestantes in- la religión, en el período del iluminismo. He-
gleses. En esa época y para expresar el aban- redero de esas teorías, el positivismo relegó la
dono de la magia, hubo puritanos que hasta religión a los períodos más atrasados de la
llegaron a sepultar sus muertos sin ritos reli- evolución cultural de la humanidad propo-
giosos pensado que de esa manera evitaban niendo su substitución por el nivel científico,
cualquier semejanza con los rituales mágicos. período de madurez del ser humano. Entre
Una de las consecuencias de esas ac- tanto y con posterioridad, Comte colocó en
titudes fue el abandono de todas las formas de lugar de la religión de los “ignorantes” el cul-
sensualismo religioso por parte de los protes- to a la “diosa de la sabiduría”, con templos, ri-
tantes, lo que llevó a Max Weber (1981: 72, tuales y sacerdocio, demostrando que la bur-
81, 82) a escribir que “los católicos no lleva- guesía no era tan racionalizadora como apa-
ron tan lejos como los puritanos (...) la racio- rentaba ser.
nalización del mundo, la eliminación de la El sistema de mercado sólo alcanzó su
magia como medio de salvación (...). La con- ápice cuando consiguió penetrar en el ámbi-
ducta moral del hombre medio fue así despo- to de la religión y ofrecerle la ilusión de ocu-
154 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

par un espacio privilegiado dentro de él, sien- protestante Rubem Alves (1979 a.; 115). Este
do que en realidad la religión se fue transfor- último consideró la “religión mercadológica”
mando cada vez más en una de sus mercade- una empresa comercial, en búsqueda de lucro
rías. De esa manera, el mercado se sacralizó en el comercio de los bienes simbólicos. De
y engendró su propia teología, objeto de estu- la misma forma reaccionó la religión endóge-
dios críticos de teólogos como Franz J. Hinke- na del mercado, que se expresa a nivel vulgar
lammert y Hugo Assmann (1989), Julio de con el dicho “religión es religión, negocio es
Santa Ana (1989) y Jung Mo Sung (1992), cu- negocio” y académicamente por medio de
yas contribuciones han propiciado la denun- una argumentación desarrollada por los eco-
cia de la sacralización del mercado y de los nomistas para probar que el mercado debe
mecanismos vicarios a los cuales se someten permanecer distante de los compromisos éti-
sus víctimas. cos y de los valores morales, según analizan
A partir de ese triunfo del mercado no Julio de Santa Ana (1989: 72) y Franz Hinke-
se puede decir más que la religión usa las le- lammert (1991).
yes del mercado para vender su mercadería Esta polémica sirvió para desenmasca-
sino que ella misma se sometió a esas leyes y rar la supuesta racionalidad del mercado y
se transformó en una mercadería también traer a referencia la conclusión de que “la
vendible en el mercado. Su sumisión a los in- irracionalidad del mercado es, también, la
tereses de los consumidores – fenómeno a irracionalidad de su teología”, como afirma
nuestro modo de ver esencial para poder en- Hugo Asmann (1989: 232). Por otra parte,
tender el neopentecostalismo -, trajo de regre- también quedó claro que la sacralización del
so las discusiones sobre la interioridad de las mercado implica la substitución de antiguos
personas, sus fantasías, deseos y sueños, ma- ejes de la religión cristiana como el amor al
teria prima que siempre unió magia y religio- prójimo, el compartir y el altruismo, por el
sidad popular. egoísmo individualista, eje impulsor del mer-
Queremos anticipar la hipótesis que la cado. Sería bueno recordar el análisis del
IURD encarna algunas ambigüedades históri- mercado que Max Weber (1984: 493ss) dejó
cas mencionadas más arriba, principalmente incompleto:
en el combatir las prácticas católicas y afro-
brasileñas por ser mágicas pero proponiendo “El mercado, en contraposición a todas las de-
rituales que, al ligar religión y prosperidad más relaciones comunitarias que siempre presu-
material, recolocan en primer plano aspectos ponen la confraternización personal (...) es ex-
traño en su raíz, a toda confraternidad [institu-
mágicos y utilitarios que escandalizan a los
yendo] una relación que atraviesa las fronteras
protestantes históricos y desafían la compe- de pueblo, sangre y tribu [imponiendo] la paz
tencia católicorromana. del mercado sobre la protección de un tem-
La inserción de la religión en el merca- plo...”
do causó un cortocircuito tanto en el campo
religioso como en el interior del propio mer- Concluimos el argumento afirmando
cado. En el primero hubo reacción por consi- que hay indicios de que el neopentecostalis-
derarse la religión mercadológica como una mo, en especial de la IURD, representa una
aberración idolátrica. Esta posición fue soste- acomodación de las creencias originalmente
nida tanto por estudiosos católicos – ver, p. protestantes al sistema de mercado. Es que
ej., Ari Pedro Oro (1996: 82) - como por el ahora puede dejar de lado la famosa “ética
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 155

protestante”, vinculada a los orígenes del ca- “No deberían ser tratados como ladrones y
pitalismo y a la práctica de un ahorro ascéti- chantajistas aquellos que dedican sus vidas pa-
co, según tesis de Weber, y substituirla por ra servir al otro. El título de mercantilista no ca-
una ética de consumo compulsivo. Así, el be a ninguna organización religiosa que esté in-
serta en un sistema en el cual nada se puede ha-
mercado consigue atraer a su órbita aún aque-
cer sin dinero; mucho más cuando ese sistema
llas ideas y prácticas religiosas que en su ini- es injusto, corrupto, sucio y – lo que es peor –
cio parecían negar el mundo y predicar el ad- aceptado, propagado e impuesto a los ciudada-
venimiento de su destrucción en una guerra nos en el uso de una racionalidad mentirosa, hi-
de Armagedón, en el fin de los tiempos. pócrita, malvada y sin Dios”.

2. La Iglesia Universal y la “mercantiliza- En 1990, época en que las relaciones


ción” de lo sagrado entre Macedo y los medios de comunicación
aún no se habían roto totalmente, él se expla-
La expresión “mercantilización” de la yó en una entrevista (diario O Globo, 29-4-
religión exige ciertos cuidados al ser usada, 90): “Si yo fuese interesado en dinero no sería
pues se presta a incomprensiones y equívocos pastor, sería político, con buen salario y pre-
incompatibles con el discurso científico. De bendas (...) Brasil todavía es una provincia y
allí el hecho que la coloquemos entre comi- la prensa no traduce la verdad”. En otra entre-
llas. Eso porque en nuestro medio “mercanti- vista (revista Veja, 14-11-90), se le preguntó:
lización” se refiere a algo extremamente ne- “Su iglesia es acusada de ser mercenaria y us-
gativo cuando es aplicado a la religión. Decir ted de usar a Dios apenas como marketing pa-
que ésta o aquella religión es “mercantilista” ra lograr donaciones de las personas que lo
se volvió un estigma que es de difícil remo- buscan. ¿Hay alguna relación entre la fe y el
ción cuando es atribuido insistentemente a dinero?” Macedo respondió:
una institución.
“El dinero es una necesidad del hombre. En la
Sin embargo, dígase de paso que la Biblia aparece como una herramienta con la
“mercantilización de lo sagrado” como un es- misma función que el serrucho tiene para el car-
tigma lanzado a diversas prácticas religiosas pintero y la azada para el labrador. Sin el dine-
es una incoherencia del sistema capitalista, ro es imposible vivir. El propio Jesús tenía su te-
porque si todo en él es negocio y mercadería, sorero, Judas Iscariote. Encontrar que el dinero
¿por qué motivo la religión debería estar fue- es un mal no tiene sentido (...). Decir que el di-
ra de ese mercado? Al final de cuentas, una nero es siempre un mal no es verdad. Puede
ayudar a las personas. Yo, por ejemplo, uso el
sociedad que mercantiliza el sexo, la inteli-
dinero para el bien, lo coloco al servicio de
gencia, los sentimientos humanos más ínti- Dios (...). Cuando es usado por alguien que tie-
mos, ¿por qué se resiste tanto a la idea de que ne a Dios en el corazón, no hay motivo para
los fenómenos religiosos sean considerados que no guste, pues es vehículo de felicidad”.
bienes comercializables? Coherente con el
sistema, Edir Macedo (Folha Universal, 15- Sobre el dinero en manos de personas
10-95) argumenta, al quejarse de la “persecu- “sin Dios en el corazón”, en esa misma entre-
ción” promovida por los medios de comuni- vista Macedo afirmó que (en esos casos) el di-
cación contra él y su iglesia: nero “trae desgracia”. Y citó casos de perso-
156 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

nas que “quedaron ricas de la noche para el Fig. 3 es un buen ejemplo de cómo ese estig-
día” con la lotería y que para ellas las cosas ma es divulgado públicamente. Los medios
no habrían terminado bien. “¿Por qué eso? de comunicación, sin ninguna duda, son uno
Porque aquel dinero carecía de un sustento, de los mayores responsables por la inculca-
no tenía base, no tenía respaldo espiritual”. ción de ese estereotipo en la opinión pública,
Sin embargo, a pesar de las permanen- repitiendo un papel semejante al desempeña-
tes declaraciones de buenas intenciones por do en el período en que los cultos de proce-
parte de la IURD, la prensa le ha dado un tra- dencia africana todavía eran “casos de poli-
tamiento muy duro. Consideramos que tal tra- cía”, ocasión en que hasta el aparato jurídico
to es el responsable por la aparición de un parecía tener “miedo del hechizo”, según se-
arraigado prejuicio público desfavorable a es- ñaló Yvonne Maggie (1992).
ta iglesia tanto en Brasil como en el exterior.
Ese prejuicio alcanza hasta intelectuales del Pentecostalismo y prensa – una relación anti-
nivel de José Saramago (diário Folha de S. gua y problemática
Paulo, 30-1-96), quien sostuvo: “La Iglesia
Un recorrido histórico puede avivar
Universal del Reino de Dios es una organiza-
nuestra memoria sobre el comportamiento de
ción criminal, una cuadrilla que se dedica al
la prensa en ocasión del surgimiento del pen-
crimen y al robo”.
tecostalismo moderno en Los Angeles, Esta-
En el momento en que escribimos es-
dos Unidos, en 1906. Los eventos ocurridos
to, la IURD es presentada a la opinión públi-
en el número 312 de la Azuza Street eran des-
ca brasileña como una entidad dominada por
critos por los diarios con poca simpatía, a tra-
un grupo de personas cuya finalidad es la “co-
vés de frases como: “extraño murmullo de
mercialización de lo sagrado”. El chiste de la
lenguas”, “escenas salvajes” (Los Angeles Ti-
mes), “blancos y negros se mezclan en un fre-
nesí religioso” (Los Angeles Daily Times),
“santos que patalean promueven locas orgías”
(Los Angeles Record), o con caricaturas que
satirizaban el fanatismo y el carácter multirra-
cial de las reuniones de “avivamiento”.12
Otro reportaje apareció el día 3-12-
1906 en el New York American, donde se re-
saltaba la existencia de fenómenos de gloso-
lalia (hablar en lenguas extrañas), milagros,
excitación religiosa, cura divina, adhesión de
una mayoría negra y poco escolarizada al la-
do de un pequeño número de personas “refi-
nadas” y “cultas”. Con todo, la cobertura de
la prensa, ligada a los protestantes blancos,
no consiguió limitar la expansión pentecostal.
Muy por el contrario, tales coberturas servían
Fig. 3. La IURD es una “FEST-FOOD” como propaganda gratuita al movimiento re-
Folha de S.Paulo, 19-9-95. cién iniciado y ayudó más aún a los pentecos-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 157

tales a unirse contra la prensa secular y las de- por los protestantes históricos, pasaron a
nominaciones establecidas hacía más de tres practicar la cura divina en tiendas de lona, ar-
siglos en ese país y que temían la pérdida del madas en los centros de las ciudades y cono-
monopolio de la práctica religiosa.13 cidas como “tiendas de cura divina”. El nom-
El mismo fenómeno sucedió en los de- bre inicialmente usado por el grupo fue “Cru-
más países en los que fue introducido el pen- zada Nacional de Inmigración” y transmitía
tecostalismo. Al principio éste era un movi- una imagen de movimiento interdenomina-
miento imperceptible para la prensa; después, cional que, sin embargo, se volvió el marco
con el aumento del número de adeptos veni- inicial de las iglesias pentecostales “Brasil pa-
dos de otras religiones, pasaba a ser ignorado ra Cristo”, “Evangelio Cuadrangular” y “Dios
en el tratamiento por los que estaban habitua- es Amor”.
dos a monopolizar la dirección del campo re- La prensa religiosa detectó los cam-
ligioso local. En Brasil el periódico O Estan- bios que se producían en el campo religioso,
darte, órgano oficial de la Iglesia Presbiteriana 22 años antes del surgimiento de la IURD, y
Independiente del Brasil, publicó en 1919 registró:
una serie de artículos apologéticos, con la au-
toría del pastor Manoel Machado, contra los “Brasil es una tierra formidable. Da de todo (...).
Dio para producir milagros ahora, en esta tierra.
pentecostales de la Asamblea de Dios, por ese
Alguien, ángel o demonio, estuvo sembrando
entonces en rápida expansión en el norte del sobre las cabezas la descabellada idea del mila-
país. El título de la serie de 23 artículos era gro (...). Formas aberrantes de protestantismo,
“invasión pentecostista” e indicaba el tipo de en completo repudio a la tradición de crítica y
tratamiento dado a los pentecostales. Para el equilibrio que caracterizó la Reforma, producen
autor, eran “presuntuosos”, “proselitistas”, también sus taumaturgos (...). El pan, el reme-
“aprovechadores”, “sectarios peligrosos”, dio, la institución y la dignidad del poder públi-
apenas con “apariencia de piedad”.14 co son, positivamente, el mayor antídoto para la
Mientras, una cobertura más crítica Milagrería (sic) desenfrenada, que arrastra y ex-
por parte de la prensa secular y hasta de la re- plota a nuestro pobre pueblo”. (Luis Pereira
Boaventura, pastor presbiteriano, en El Paraná
ligiosa se dio en Brasil sólo en los años 50,
Evangélico, 1955 sin indicación de mes o pági-
con la llegada a San Pablo del pentecostalis- na).
mo con énfasis en los milagros y la cura divi-
na. La inauguración pública del movimiento La revista metodista Cruz de Malta (ju-
fue en el año 1952 en sesiones de milagros y nio de 1955) presentó un contundente mate-
curas dirigidas por los misioneros estadouni- rial comparando los milagros que estarían su-
denses Harold Williams y Raymond Boatright, cediendo en las “tiendas divinas” con los ope-
ex-actor de cine, en un templo presbiteriano rados por el padre católico Donizetti en la
independiente del barrio paulista de Cambu- ciudad paulista de Tambaú. Una edición pos-
ci.15 terior de la misma revista (octubre de 1955: 3-
El resultado de tal serie de reuniones 6) publicó varias cartas de lectores furiosos
en ese barrio fue la escisión de la comunidad con la comparación entre ambos fenómenos.
que hospedaba y el rechazo de las denomina- Unos la encontraban deshonrosa para el pen-
ciones protestantes para ceder otros templos tecostalismo y otros para el catolicismo. La re-
para ese tipo de trabajo. Fue entonces que vista atribuía los milagros a fenómenos de fá-
esos pentecostales, llamados “curanderos” cil explicación por la psicología. La redacción
158 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

dedicó el número de noviembre de aquel año tar, después de 1964. Los notas que contenían
a la defensa de su tesis, provocando la sus- una mayor seriedad periodística resaltaban la
pensión de la suscripción por parte de varios deserción de católicos y la atracción que ejer-
lectores “pentecostalizados”. cían sobre ellos los líderes carismáticos, por
En las dos décadas posteriores, el pen- lo general tachados de “gananciosos” y “sólo
tecostalismo ocupó páginas de la prensa se- interesados en prestigio y dinero”. Muchos
cular apenas esporádicamente y siempre bajo críticos de aquel período trabajaban con pa-
el lente de que las prácticas pentecostales no radigmas marxistas y conseguían ver en el
pasaban de “manipulación de masas ignoran- pentecostalismo apenas actores de un proce-
tes” y de una práctica pura y simple de “cu- so alienante de las masas, al servicio de los in-
randerismo”. Además, reclamaba medidas tereses capitalistas.
enérgicas de las autoridades. Ya se hablaba En 1977, para hacer una nota sobre las
mucho de “charlatanería” y “curandería” pe- religiones populares en San Pablo, el periodis-
ro casi nada de la “mercantilización” de la fe. ta Robson Costa recorrió durante varios días
A veces el pentecostalismo ocupaba las pági- los principales corredores de milagros del
nas policiales como en los casos de la trage- centro degradado de la ciudad. Encontró en
dia de Malacacheta16, cuando pentecostales ese área templos que, según la nota, poseían
de la Iglesia Adventista de la Promesa fueron “nombres extravagantes”, estaban “instalados
protagonistas de un movimiento milenarista en salas de milagros”, prometían “cura”, “sal-
que derivó en seis muertos. También en el ca- vación” e “infalible protección contra hechi-
so de la Iglesia Pentecostal Dios es Amor cu- cerías”. Además, según el artículo, se estaría
yo líder, David Martins de Miranda, fue pro- dando “una explosión descontrolada”, lo que
cesado en 1976 por la muerte de veinte per- le permitiría hablar “no en templo de los ven-
sonas ocurrida por causa de un derrumbe en dedores ambulantes sino en vendedores am-
São Gonçalo - Río de Janeiro - justamente en bulantes del templo”. El periodista localizó los
el momento de una de sus sesiones de mila- siguientes locales de reuniones: Iglesia del
gros.17 Dios Vivo, Cruzada de la Fe, Iglesia Evangéli-
Desde el final de los años ’50 la pren- ca Pentecostal del Reino de Jesucristo (Sala de
sa - más la religiosa que la secular -, publicó los Milagros), Iglesia de la Fe, Nueva Vida en
innumerables críticas a Manoel de Melo, fun- Cristo, Iglesia Pentecostal “Dios es Amor”,
dador de la Iglesia Pentecostal “o Brasil para Iglesia de Jesucristo, Iglesia Pentecostal “Brasil
Cristo”, cuando a muy alto costo consiguió para Cristo”. La nota (diario Jornal da tarde del
construir el templo del Largo de Pompeya en 24-8-77) incluye la opinión del pastor presbi-
la ciudad de San Pablo, presentado triunfal- teriano independiente Roberto Vicente Cruz
mente en la época como el “mayor templo Themudo Lessa, quien decía lo siguiente:
evangélico de Brasil y del mundo”.18
“Consideramos un absurdo que personas se titu-
En aquel momento la propia Iglesia len pastores, misioneros, bendiciendo vasos de
Católica todavía vivía el período de transición agua, grabando oraciones de cura divina, ele-
y mudanzas del cual el Concilio Vaticano II mentos que si fuesen tomados y oídos curarían
fue un marco decisivo para el campo religio- toda y cualquier enfermedad (...). Peor aún:
so en general. Aún así la prensa reflejaba los anuncian espectacularmente grandes concen-
intereses de la religión mayoritaria y hegemó- traciones en estadios, con día y hora determina-
nica en un cuadro político de dictadura mili- dos, garantizando que el Espíritu Santo estará
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 159

presente allí para curar todas las enfermedades do por “chantajistas en nombre de la fe”.
y solucionar todos los problemas. Además, en Esporádicamente aparecen autores co-
las puertas de las sedes de esas iglesias es colo- mo Adalberto M. Cardoso (1995) y Robert
cado el horario para la atención de los interesa- Abelman & Stewart M. Hoover (1990: 20-22)
dos, como si el Espíritu Santo fuese un Ejecutivo
que han insistido en las vinculaciones de los
a disposición de tales ministros...”.
medios con los propietarios de las empresas
Como aún hoy sucede, predominó en de comunicación. Continuando sobre esa fal-
esa serie de notas la idea de que el pentecos- sa neutralidad de la prensa, es sugestivo citar
talismo no pasaba de sectas distanciadas de un suplemento especial de “Aconteció”, men-
las verdaderas religiones cristianas, de las suario carioca de conocida confesión ecumé-
cuales la Iglesia Católica y los protestantes nica que en 1990 elaboró un análisis muy ob-
históricos serían los mejores representantes. jetivo sobre el tratamiento que la “gran pren-
Esa tendencia continuó dando la pauta a artí- sa” ha dado al pentecostalismo: “¿Informa-
culos del diario Jornal da tarde (27-1-85) so- ción o deformación?”. En ese texto se destaca
bre el éxito económico del “misionero David que el mito de la neutralidad y la objetividad
Miranda”, haciendo inclusive una investiga- de la prensa nos llevó a una visión distorsio-
ción en las escribanías de la ciudad capital de nada del pentecostalismo como fenómeno re-
San Pablo sobre las propiedades que estaban ligioso. La mayor parte de la cobertura dada a
los pentecostalismos repite argumentos pre-
registradas a nombre del misionero o de sus
juiciosos, afirmando ser “sectas importadas de
familiares.
los Estados Unidos”. Tales notas actúan como
Los medios acusan: “La Iglesia Universal es refuerzo de la Iglesia Católica tradicional en
un mostrador de milagros” detrimento de la religiosidad popular de las
CEBs., con un enfoque sensacionalista del
La IURD heredó una historia de rela- oportunismo de los diputados evangélicos y
ciones con los medios que le es poco favora- de la explotación financiera del pueblo por
ble. Aparte de todo, esa iglesia no es respon- “pastores cazadores de fortunas”. De esa for-
sable por la fragmentación del campo religio- ma hay “omisión y deformación de informa-
so y sí fruto de la atomización de agentes e ciones” a través de titulares escandalosos y
instituciones religiosas que existen en el llamativos, que no siempre reflejan incluso el
país.19 Ese cuadro ya existía antes de su surgi- propio contenido de las páginas internas de
miento público, así como muchas de las acu- esos periódicos y mucho menos la realidad de
saciones en su contra. Pero el discurso de la los hechos.20
prensa cambió poco entre los años ‘50 y ’80 Una recopilación y comparación de
en lo que se refiere a las sectas religiosas. Si 31 notas periodísticas sobre las actividades de
hubo alguna alteración fue apenas en el senti- la IURD entre los años 1988 y 1989 publica-
do de explicitarse con más claridad las ideolo- das en varios periódicos brasileños, permitió
gías de los “barones de la prensa”, escondidas el armado de la siguiente tabla, que confirma
bajo la retórica de defensa del “pueblo simple algunas informaciones encima mencionadas:
y humilde”, siempre a merced de ser explota- Algunos titulares y notas, tomadas por
160 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Cuadro Nº 4. Notas publicadas en la prensa sobre la IURD (1988-1989)

Temas abordados en 31 reportajes de periódicos y revistas Porcentaje

Crecimiento del patrimonio de la IURD,


“mercantilización” de la fe y “charlatanismo” 35,4%

Uso de medios “no convencionales” para propagar la fe (reuniones en las


playas, estadios de fútbol, cines) y de medios “ruidosos” (alto parlantes,
conjuntos musicales motorizados con fuerte sonido),
provocando conflictos con la vecindad 22,5%

Conflictos con el catolicismo y religiones afro-brasileñas 12,9%

Expansionismo causante de preocupación en los competidores católicos


y en los evangélicos tradicionales 6,5%

Otros temas 22,7%

Fuente: Diarios O Globo, Jornal do Brasil, Folha de S.Paulo, Jornal do Commércio, revista IstoÉ.

azar, ofrecen fragmentos de las posiciones damente, “aún antes de salir de la bolsa”, de-
asumidas por los diarios contrarios a la IURD: cía Edir Macedo (O Globo, 11-12-88, 18-12-
Hay mucha facilidad para poder fun- 88, Jornal do Brasil, 1-8-88, IstoÉ, 24-8-88).
darse una secta en Brasil pues se exigen pocos Los donativos son dados a cambio de exorcis-
procedimientos burocráticos y ninguna esco- mos, cura y bendiciones (O Globo, 23-10-
laridad del líder; por otro lado, tales sectas 89).
son sustentadas con carnés pagados por los En algunas notas se adoptaba también
fieles (O Globo, 20-7-88). Los fieles ensucian una tesis predominante en la CNBB (Confe-
las playas en sus presentaciones en Leme y rencia Nacional de Obispos Brasileños): por
Copacabana (O Globo y Jornal do Brasil, 8-5- detrás de tanto progreso del pentecostalismo y
88). Perturban la paz pública con ruido (Jornal de las “nuevas sectas” en América Latina ha-
do Brasil, 19-9-88). Llenan el estadio Maraca- bía un interés político de la CIA (Central de In-
ná y ofrecen a la IURD enormes cantidades teligencia de los Estados Unidos) y de grupos
de dinero en donaciones (Jornal do Brasil y O conservadores estadounidenses en desarticu-
Globo, 19-12-88); Fieles de la IURD entran en lar la acción de las Comunidades Eclesiales
conflicto con seguidores de los cultos afro- de Base, comprometidas con la teología de la
brasileños (Jornal do Brasil, 5-2-88, 19-9-88, liberación (Jornal do Brasil, 22-4-89 y 5-5-89;
O Globo, 23-10-88, Folha de S. Paulo, 27-7- Folha de S. Paulo, 4-11-89). En cuanto a Edir
89 y Jornal do Commércio, 17-11-89); La Macedo, el líder de la IURD, finalmente esta-
IURD pide dinero, de preferencia en dólares ba siendo objeto de investigación y de proce-
pues el dinero nacional se desvalorizaba rápi- sos policiales y judiciales en Río de Janeiro
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 161

porque “las actividades de la Iglesia Universal la IURD de mayor visibilidad social estuvo
nada tienen que ver con la difusión de creen- atado a la estrategia de centralizar las contri-
cias religiosas – sólo se presta atención a la buciones en una caja única y acumular capi-
explotación económica de personas humil- tal suficiente para palanquear la expansión de
des”-, construyéndose a costa de esos pobres templos en nuevas ciudades, para comprar
“un imperio evangélico (con) ramificaciones emisoras de radio y televisión. Como esa es-
en la política” (O Globo, 11-12-88). trategia no fue percibida de inmediato por la
Muchas de esas denuncias fueron usa- prensa, se insistía entonces en la hipótesis de
das para instruir un proceso dirigido por el los orígenes externos de los recursos financie-
Procurador General del Estado de Río de Ja- ros mencionados. Con todo, la presión sobre
neiro, acusando a Macedo y la IURD de “es- la caja de la iglesia hizo que los pastores co-
telionato, charlatanismo, curanderismo y menzaran a pedir dinero en sus reuniones sin
ofensa a otros cultos” (Jornal do Brasil, 19-12- ninguna inhibición, lo que llevó a la prensa a
88). En los diarios paulistas encontramos que insistir aún más en el argumento de la “mer-
“la policía investiga donaciones para iglesia cantilización de lo sagrado”. De allí el verda-
carioca” (Folha de S. Paulo, 26-7-88). El tenor dero frenesí que causaban en los medios pala-
del titular demostró cuánto el tema todavía bras de Edir Macedo como las que dijo en una
parecía distante de los medios de comunica- concentración en el estadio Maracana (Jornal
ción de San Pablo. Al final de cuentas se tra- do Brasil, 18-12-88): “Sacudan bien, obreros
taba de una “secta carioca” (o sea, de la ciu- [los sacos de ofrendas], para que ellos vean
dad de Río de Janeiro, distante a unos 450 ki- que están vacíos y sólo vuelvan cuando estén
lómetros). Y su presencia en San Pablo en tan llenos como una bolsa de pochoclo”.
La cantidad de denuncias de los me-
esos momentos era insignificante. Algunos
dios sobre los nuevos movimientos pentecos-
meses después, el diario O Estado de S. Pau-
tales focalizando la cuestión del “charlatanis-
lo daba la noticia de la apertura de proceso en
mo” y de la “mercantilización”, obviamente
Río de Janeiro contra la IURD, acusándola de
tuvo un profundo efecto en la opinión públi-
ser una “secta de barullentos” que practicaba
ca. Es común en las varias “columnas del lec-
el “charlatanismo, curanderismo, vilipendio
tor” de revistas y periódicos observar un au-
de otros cultos religiosos y estelionato contra mento en el número de “cartas de los lecto-
las capas más pobres de la población” (2-4- res” profundizando denuncias y citando casos
89). Pero fue hacia fines de los años ’80 que particulares de “explotación de los pobres”
la IURD se volvió más visible en los medios por los falsos “pastores” y “milagreros”. Por
de comunicación y en consecuencia, blanco ejemplo, un lector del diario O Estado de S.
de ataques. Hasta el comienzo de esa década, Paulo (17-10-84) escribió que David Miranda
todavía no era ni siquiera presentada como mantenía una “industria que hasta fabrica en-
un “peligro” para la Iglesia Católica. En 1982, fermos mentales”, atrayendo personas a través
una lista de las “sectas” y denominaciones de entrevistas con “falsos enfermos”. En esa
que afectaban el catolicismo en Brasil fue ela- carta Miranda es llamado “malandrín”, “zafa-
borada a partir de cuestionarios respondidos do” (loco), un “monstruo” que debería estar
para la CNBB por 64 parroquias y ni siquiera en la cárcel y no “transformando humildes
citó a la Iglesia Universal.21 ‘Geraldas’ [ya que Geralda es el nombre de la
El proyecto de Edir Macedo de dotar a hermana del escritor de la misiva] en enfer-
162 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

mos mentales”. Cartas como ésta existen por acusaciones, el obispo Macedo estuvo preso
decenas en la prensa brasileña. durante once días en mayo de 1992.
Los reportajes considerados más ofen-
Medios y poder – o por qué la Iglesia Univer- sivos por la IURD fueron publicados entre
sal incomoda 1990 y 1991 por los diarios O Estado de S.
Paulo y Jornal da tarde, ambos pertenecientes
Al final de 1989 vendría la noticia que
al Grupo Mesquita. Los de 1991 tuvieron por
iría a perturbar el mundo de los medios de co-
título “negocios de la fe” y analizaban el rápi-
municación y encender los ánimos de los do ascenso del obispo Edir Macedo, denun-
competidores por el control de la producción ciando negocios “secretos” que habrían sido
simbólica brasileña. Representantes de Edir practicados para garantizar la compra de la
Macedo compraron, según la revista IstoÉ/Se- Record. Sin embargo, en aquel momento, el
ñor del 22-11-1989, por 45 millones de dóla- negocio ya estaba concretado y faltaba ape-
res la Red Record de Televisión. Las difíciles nas la legalización de la transferencia de con-
negociaciones entre los “hombres de nego- cesión del canal para el nuevo grupo contro-
cios” escondidos por detrás del diputado ca- lador por parte del presidente de la Repúbli-
rioca Laprovita Vieira y los grupos Paulo Ma- ca, el cual posiblemente fuese objeto de pre-
chado de Carvalho y Silvio Santos sobre el pa- sión de la prensa adversaria de la IURD.
go de los saldos en disputa fueron acompaña- Uno de estos reportajes hacía referen-
das paso a paso por la prensa. Había mucho cia a un préstamo contraído en el Banco del
interés en esta cuestión porque a pesar de que Estado de San Pablo (Banespa) para la compra
la Record estuviese en decadencia, el paso de de la Record. La suma de tal préstamo era de
su control accionario para las manos de arri- un millón cien mil dólares y habrían sido
bistas “fanáticos” con enorme poder sobre las “perdonados” por causa del auxilio dado por
masas, era percibido como un factor de ries- la IURD a Antonio Fleury Filho, para ser ele-
go para los que detentaban el monopolio de gido como sucesor del gobernador Orestes
la comunicación social en Brasil. Quércia. La victoria de Fleury en parte fue ga-
En los meses siguientes para pagar la rantizada por la no-realización de un debate
compra de la Record y de varias otras estacio- entre candidatos al puesto y que sería trans-
nes de radio, la IURD precisó perfeccionar mitido por un pool de emisoras de televisión.
aún más las estrategias de captación de recur- Las encuestas en ese momento daban un pe-
sos financieros de su público. Al final de queño margen de ventaja para otro candida-
cuentas era preciso pagar nada menos que 45 to, Pablo Maluf, y el debate combinado para
millones de dólares por las inversiones reali- las últimas horas de la campaña electoral se-
zadas en la televisión. La respuesta de la pren- ría decisivo para influir en el período de silen-
sa fue aumentar el número de reportajes sobre cio de los últimos días antes de la elección.
las tácticas “mercantilistas” de la iglesia. En Ese debate televisivo no ocurrió porque exigía
1991 surgen las denuncias de Carlos Magno la presencia de todas las emisoras comprome-
de Miranda, un pastor disidente de la IURD tidas y la TV Record a última hora alegó otros
que acusa a Macedo de haber mandado a motivos para suspender su participación en
buscar un millón de dólares a Bogotá, dinero ese grupo. Los diarios O Estado de S. Paulo y
que habría sido donado por traficantes co- Jornal da tarde, pertenecientes a adversarios
lombianos. Como resultado de esas y otras tanto del gobernador Quercia como de Edir
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 163

Macedo, denunciaron el acuerdo que habría el “Fantástico” - programa de variedades que


dado ventajas financieras en el Banespa a la sale al aire los domingos en horario central de
IURD. Curiosamente, la intervención del Ban- la noche -, en el noticiero “Jornal Nacional” y
co Central de la República en el Banespa pro- en la presentación de una miniserie titulada
ducida tres años después, no aclaró nada res- “Decadencia” que trató sobre la trayectoria
pecto a este asunto.22 de un delincuente que se enriqueció usando
La compra de la Record hizo que a la religión. La manera como fue armada la
partir de 1990 la pelea de Macedo con la historia y lo que dice “Don Mariel”, persona-
prensa se volviese un conflicto con las princi- je central que es un falso obispo, permitieron
pales redes de televisión del país. La Televi- la inmediata identificación con Edir Macedo,
sión Manchete (Canal 9), el Sistema Brasilero quien rápidamente relacionó consigo la alu-
de Televisión (Canal 4) y la Red Globo de Te- sión.25
levisión (Canal 5) pasaron a mantener denun- La Record respondió con programa-
cias permanentes contra la Iglesia Universal, ciones especiales contra la Globo llamando
la TV Record (Canal 7) y Edir Macedo. Los tres para declaraciones y debates a escritores, ex-
canales (9, 4 y 5) llevaron al aire programas diputados y periodistas que tuvieron a lo lar-
especiales denunciando la “mercantilización go de sus carreras alguna contienda con la
de la fe”, que estaría siendo practicada por la Globo. La televisora Record fue así moviliza-
IURD en todo el país. La TV Manchete en dos da para la revancha, principalmente con el
semanas consecutivas colocó en el aire el programa de entrevistas y debates emitido a
programa denominado “Documento Espe- diario a las 23:30 hs. y que con el nombre de
cial” (los días 4 y 11-5-1990) y la Globo pre- “25a Hora”, pretendía ser independiente de la
sentó denuncias “en vivo” contra la IURD el IURD pero era dirigido por pastores y obispos
15-5-1990 en el “Globo Reporter”, uno de sus de esa iglesia. El argumento de la defensa se
programas “campeones de audiencia”.23 Cin- centraba en la idea de que había un complot
co días después, el Folha de S. Paulo (20-5- contra los evangélicos brasileños, cuyo creci-
90) comentaba que: “Cuando quiere, la TV miento había despertado celos en aquellos
Globo es capaz de producir periodismo de in- que siempre se beneficiaron de la ignorancia
vestigación de la mejor calidad”, resaltando religiosa del pueblo. En ese caso, la Iglesia
que la “charlatanería de ese culto evangélico Universal era la punta visible de ese avance
que llenó el estadio Maracaná el último vier- evangélico por causa de la adquisición de la
nes santo fue desnudada, pieza por pieza” pe- TV Record. Con tal argumento también se in-
ro que en este momento el motivo real era la tentaba desmontar la versión del pastor oposi-
adquisición por Macedo de la Red Record. Y tor Caio Fábio que sostenía que la Universal
añadía que la Red Globo difícilmente usaría no tenía nada de evangélica. La IURD intentó
la misma táctica para desenmascarar el popu- capitalizar para sí la representación de los
lismo y las manipulaciones electoreras del en- evangélicos afirmando que su crecimiento y
tonces presidente de la República, Fernando persecución estarían alcanzando a la totali-
Collor de Melo.24 dad del “pueblo evangélico” de Brasil.
En los años siguientes, la Globo sopor- La polarización de la pelea alcanzó su
tó prácticamente sola el gasto por la pelea punto cumbre en el episodio de la “patada a
contra la Record, Macedo y la IURD. En esa la santa”, o sea a la imagen de Nuestra Seño-
dirección presentó en forma aislada notas en ra Aparecida. Las imágenes y sonidos de la
164 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Record emitidos en esa ocasión fueron pre- el comportamiento de estos medios. Al res-
sentados ad nauseam posteriormente por la pecto hubo en Brasilia un debate el 25-1-
Globo, con un conveniente montaje adverso 1995, del cual participaron representantes de
al protagonista y a la IURD. Se generaron así la prensa, diputados de la IURD y el filósofo
en todo Brasil, protestas del pueblo católico y Roberto Romano (Folha de S. Paulo, 22-2-
de diversas autoridades. La prensa acompañó 1996).
todos los lances en lo que ella misma definía El examen de los materiales produci-
como “guerra religiosa”. dos por la prensa sobre la IURD nos mostra-
En vísperas de la Navidad de 1995 su- ron que las acusaciones de los medios siem-
cedió un capítulo más de esta pelea cuando la pre giran alrededor de un punto central: la re-
Globo presentó cintas de vídeo adquiridas del caudación del dinero, hecha a través de
pastor disidente Carlos Magno y que ya eran “diezmos”, “ofrendas de amor” y “desafíos de
conocidas por la prensa desde 1991. En esta fe” de los que pasan por sus templos, sean
oportunidad, nuevamente el público se es- miembros fijos o formen parte de la población
candalizó con palabras y actitudes de Edir religiosa en tránsito. En ese contexto, la “mer-
Macedo que aparecía en las grabaciones en- cantilización” se volvió un arma de guerra
señando a pastores a pedir dinero a los fieles. que se amplía más allá de lo simbólico reli-
Esa centralización de las denuncias en la Glo- gioso, instalándose en el campo de la econo-
bo (que según algunos analistas reflejaría un mía real, verdadero dirigente de la industria
capricho personal de Roberto Marinho, su cultural y del mercado de bienes simbólicos
propietario), provocó una “descarga” del co- producidos y distribuidos por los medios bra-
lumnista Clovis Rossi (Folha de S. Paulo, 2-1- sileños. A su vez, la IURD aún rechazando la
96). A criterio de este redactor en aquel mo- acusación de “mercantilismo” asume que “en
mento estaría en curso una “globalización” verdad pide, pues pedir no es pecado y (que)
de la prensa brasileña pues todos los medios los pastores al pedir dinero están cumpliendo
de comunicación simplemente estarían or- la determinación de la Biblia”. Si “pedir estu-
questando denuncias de la Globo contra la viese equivocado – dicen los pastores -, en-
“mercantilización” de la religión por parte de tonces la propia Biblia precisa ser descartada
la IURD. Todo ello, llevado adelante sin el y no sería la palabra de Dios pues es ella la
menor espíritu crítico. que nos autoriza a pedir”. Así, según esos di-
Tal vez pocos profesionales de los me- rigentes:
dios de comunicación de masas puedan decir
con el conocido presentador de TV Boris Ca- “El pueblo de la Universal da por libre y espon-
soy en TJ Brasil, el noticiero nocturno del Ca- tánea voluntad. Está en la Biblia que delante de
nal SBT (Sistema Brasilero de Televisión): “Es Dios Ud. tiene obligación de pagar el diezmo.
preciso tener mucho cuidado pues ésta es una En la Biblia está escrita la palabra ‘ofrenda’ por
más de 640 veces. ‘Ofrenda’ es una expresión
historia con más demonios que ángeles”. Es
de fe. Si Dios no honra lo que dijo hace tres mil
que el resto de los medios reflejaba la división o cuatro mil años atrás, yo es (sic) el que voy a
de poderes políticos y económicos existentes quedar mal (...). Brasil todavía es una provincia
en Brasil que construyen una vasta cortina y la prensa no traduce la verdad (...). Si eso [lla-
ideológica que obstaculiza la formación de mar una persona para una curación sin darle ga-
una ciudadanía que controle desde las bases rantías] es contra la ley, es mejor agarrar la Bi-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 165

blia y tirarla. Eso está en la Biblia” (Edir Mace- agencia productora de bienes simbólicos y no
do, diario O Globo, 24-9-90). presentan una mayor adhesión a tal entidad, o
son miembros activos y devotos de la causa
“El diezmo no es una cuota; es una idea, un
que abrazaron? Si ellos se volvieron tan cohe-
mensaje de Dios diciéndonos que todo lo que
somos y tenemos es de El. No predicamos que sionados, ¿qué fuerza cimenta esa unión a la
las gracias recibidas son proporcionales a las organización dirigida por el obispo Edir Ma-
donaciones. Entonces no serían gracias” (Pastor cedo?
J. Cabral, Folha de S. Paulo, 7-1-96).
3. El perfil de los fieles de la Iglesia Universal
Es posible que la prensa refleje viejos
prejuicios contra los comerciantes, enfocando No todos los estudios sobre el dina-
ahora a los “comerciantes de la fe”. Sin em- mismo de un determinado mercado o sobre el
desempeño de una organización preguntan
bargo, los adeptos de la IURD no piensan de
sobre la identidad del comprador de la si-
la misma forma y la presión de los medios so-
guiente manera: ¿Quién es él, qué piensa, qué
bre ellos los ha vuelto aún más resistentes, así
compra, por qué compra? Para los especialis-
como la propaganda iurdiana ha transforma-
tas en marketing es fundamental descubrir
do las denuncias en mecanismos de persecu-
tanto la motivación que llevó a la persona a la
ción. Mientras, según la dirección de la IURD compra como su disposición en continuar fiel
poquísimas deserciones habrían sucedido a aquel producto. ¿Será posible tratar de la
después de las ofensivas “globalizadoras” del misma forma un “mercado religioso”? ¿Cómo
último trimestre del año ’95.26 ¿Qué estaría establecer el perfil del “consumidor” de los
sucediendo con esos fieles? ¿Serían imper- “productos” de una determinada “marca” re-
meables a los argumentos de los medios? ¿O ligiosa? ¿Qué piensa esa persona, considerada
será que la prensa en el calor de las denuncias “consumidor”? ¿Qué características presenta-
perdió lo que le restaba de objetividad en ba al ser atraída a la iglesia y qué tipo de re-
cuanto a la religiosidad popular? laciones pasó a mantener con las otras perso-
Por eso mismo en nuestra investiga- nas y la sociedad después de esa adhesión? En
ción procuramos escuchar al sujeto concreto las investigaciones de mercado casi siempre
con el cual la Iglesia Universal lidia en sus se emplean modelos cuantitativos, procedi-
cultos y rituales. Estábamos suponiendo que miento éste más complicado para ser realiza-
sólo las emociones, sueños, deseos y decisio- do, principalmente cuando una organización
nes, no siempre racionales, de estas personas religiosa rechaza ser empadronada.
podrían explicar tanto “capricho” en conti- Pensamos que es posible establecer al-
nuar siendo un seguidor de Macedo, aún ba- gunas características y tendencias del iurdia-
jo el fuego cruzado de los medios como una no recolectadas a partir de datos cualitativos,
totalidad. Fue a partir de esa preocupación reunidas por medio de poco más de treinta
que pasamos a entrevistar a personas con el entrevistas hechas con seguidores de la IURD
objetivo de trazar un perfil de los que fueron en las ciudades de Diadema, São Caetano do
atraídos por esa iglesia. Gracias a ese ejerci- Sul, Sorocaba (todas del estado de San Pablo,
cio pudimos volver a una pregunta muy im- en el sudoeste de Brasil) y la región de Santo
portante en este trabajo: ¿Al hablar de iurdia- Amaro (zona sur de la ciudad de San Pablo).
nos nos estamos refiriendo a “fieles” o a Es obvio que esos datos indican más las ca-
“clientes”? ¿Son ellos mera clientela de una racterísticas y tendencias de una pequeña
166 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

muestra que de todo un universo compuesto reafirmándose así el concepto de Durkheim


por millones de fieles iurdianos, los que sólo (1989: 76) de que magos no crean iglesias, o
podrían ser generalizados con extremo cuida- sea, comunidades estables a su alrededor.
do, bajo el riesgo de crearse distorsiones. Más de trece años después de Montei-
Aún así, osamos preguntar: ¿Qué tipo ro pero siempre dentro de esa misma línea de
de retrato surge del registro de las representa- argumentación, Mendonça (1992: 51,52) su-
ciones mentales expresadas por fieles de esta girió el concepto de “sindicato de magos” o
iglesia? ¿Por qué ellos se volvieron seguidores de una “empresa mágica” para describir las
de una religiosidad estigmatizada, ridiculiza- reuniones de fieles que esperan milagros y
da por los medios y tenida por muchos como prodigios en torno de agentes milagrosos. Se-
apenas una forma de “arrancar dinero de los gún él, esos “sindicatos” comprometen la
pobres”? Es evidente que no basta afirmar que “identidad protestante”, por varios motivos
hay apenas un fenómeno de alienación colec- entre los cuales precísamente está el no for-
tiva y que un grupo pequeño está manipulan- mar comunidades. ¿Será entonces la “inexis-
do a una masa ingenua y nada crítica. Nadie tencia de comunidad” la principal señal de la
engaña a varios millones de personas, duran- falta de una “identidad protestante” en tales
te tanto tiempo y sin caer en el descrédito ge- grupos? Desde el punto de vista de Mendon-
neralizado de la opinión pública en cualquier ça los frecuentadores de tales “agencias de
momento. Además, dentro del gran grupo de cura” son “clientes” y la relación entre la ‘em-
personas que sigue a la IURD durante perío- presa’ y el ‘cliente’ es sobre la base del “do ut
dos cortos de tiempo con el único interés de des”, lo que acaba haciendo que el culto asu-
obtener beneficios materiales, hay un núcleo ma “características de ayuntamiento de inte-
de los que viven intensamente esa forma de resados en la obtención inmediata de los fa-
religiosidad y que de ella sacan tan buenos re- vores de lo sagrado”.
sultados como cambios significativos en la Mientras, Mendonça, así como Mon-
trayectoria de sus vidas. Para estos últimos, la teiro y Alves, estaban mucho más interesados
IURD es la “verdadera iglesia del Señor en destacar la transitoriedad de la experiencia
Jesús”. religiosa de esas personas que pasan por las
En los años ’70 al observar el compor- iglesias pentecostales, permanecen allí duran-
tamiento de fieles en grandes concentraciones te un tiempo pero no se afirman en la “carre-
realizadas por diversos predicadores de la cu- ra de la fe”, que en enfatizar los riesgos de to-
ra divina, Duglas Teixeira Monteiro (1979: 84) do eso para la práctica protestante. Sin em-
resaltó el surgimiento de lazos diferentes de bargo, el propio Monteiro destacó que hay
aquellos que tradicionalmente captaban pre- “núcleos activos pequeños, cercados por
dicadores, fieles y comunidades. Según él, grandes clientelas eventuales y fluctuantes”.
esas personas formaban “clientelas eventuales Hallamos válida esta observación también pa-
y fluctuantes”, lo que llevó a Rubem Alves a ra la Iglesia Universal. Pero entonces, si hay
comentar que en esos casos había mucho más “núcleos activos” es que también hay un ce-
un “fenómeno de clientela” que de “comuni- mento que liga a las personas entre sí y a esa
dad”. Para ambos autores la reunión de fieles iglesia, cuyo centro es la autoridad carismáti-
a la espera de milagros no era suficiente para ca del pastor, el “hombre de Dios”. Se provo-
la “formación de congregaciones estables”, ca así el surgimiento de comunidades aunque
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 167

estas no sigan los modelos comunitarios pro- abre.


puestos por el protestantismo histórico.
Pero ¿qué pudimos notar en las inves- En busca del perfil del iurdiano
tigaciones de campo en relación a esta cues-
¿Qué visión de mundo, valores y ten-
tión? ¿Qué tipo de personas encontramos en
dencias presentaron los individuos que entre-
los templos de la IURD: “clientes” o “fieles”?
Antes de referirnos a los fieles, obreros y par- vistamos en el transcurso de la investigación
ticipantes asiduos de las actividades de un de campo? Como dijimos más arriba, las en-
templo durante muchos años, los cuales vi- trevistas sólo pretendían ser cualitativas y usa-
bran con las victorias de su iglesia y se sien- mos formularios con preguntas cerradas lo
ten ofendidos y van a la lucha en defensa del que posibilitó la tabulación de datos de una
obispo Macedo delante de las “persecuciones forma cuantitativa. Tales datos indican más
de la Globo”, hablemos un poco más de las las tendencias que permiten la generalización
poblaciones fluctuantes. de los resultados para toda la población de
En la historia de la Iglesia siempre hu- iurdianos. Aún así, pensamos que esos datos
bo cristianos que participaban de las activida- lanzan luces sobre algunas conclusiones sa-
des religiosas de una manera constante y cadas a partir de declaraciones cualitativas,
otros que procuraban la iglesia apenas en que registramos en las entrevistas o recogimos
ocasiones especiales. Muchos de ellos se tras- en fuentes secundarias.
ladaban para cualquier santuario u otros loca- Entrevistamos a 32 personas, el 46,8%
les donde hubiesen promesas de soluciones del sexo masculino y el 53,2% del femenino.
para sus males. En todas las religiones, los pe- De ese total, 50% estaban casados, 31,2%
regrinos o romeros forman un espectáculo de eran solteros, 12,5% eran viudos y 6,3%, se-
fe y de creencias al colocarse en el camino en parados. Un total de 53,1% tenían hijos, lo
dirección a un determinado punto geográfico que dio un promedio de 3,2 hijos por entre-
tenido como distribuidor de energías y de so- vistado en esas condiciones. En cuanto a la fa-
luciones para sus ansias. Hay innumerables ja de edades, 15,6% tenían edad inferior a los
descripciones etnográficas de situaciones co- 20 años; 25% tenían entre 21 y 30 años;
mo esas en la literatura antropológica y socio- 46,8% eran mayores de 30 y menores de 60.
lógica.27 Los mayores de 60 años representaron apenas
Con los neopentecostales también su- el 9,3% de la muestra.
cede lo mismo. Muchos de ellos transitan de Se les preguntó sobre la renta y propie-
templo en templo y vagan atrás de noveda- dades, y las respuestas obtenidas dieron algu-
des, predicadores, rituales y templos que pro- nos indicios de que estábamos frente a indivi-
meten “tarde de milagros” y soluciones para duos pertenecientes a la clase media baja. Los
todos los “problemas familiares” o económi- resultados fueron los siguientes: 64,5 % dije-
cos. Para esos locales afluyen, de forma seg- ron ser propietarios de la casa donde vivían;
mentada en la IURD y un poco más difusa en 12,9% tenían casa financiada; 22,5 % vivían
otras iglesias pentecostales, una enorme mul- en casas alquiladas o cedidas por parientes.
titud de personas carentes, necesitadas. Mu- En esas casas vivían de promedio 4,4 perso-
chas de ellas vienen de otras decepciones y nas. El perfil de la renta medida en reales28
consideran ser esa la última puerta que se les fue: 65,5% ganaban hasta 400 reales por mes;
168 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

12,5% entre 400 y 1000 reales y el 22% tenía grande como en Río de Janeiro o la Bahía.
una renta encima de los 1000 reales mensua- Para medir el grado de adhesión al
les. Del total de entrevistados, 53,2% se de- proselitismo intenso y al clima de “guerra san-
clararon insatisfechos con lo que ganaban en ta” que periódicamente es retomado en la
cuanto el 43,1% dijeron estar satisfechos con Iglesia Universal, propusimos una pregunta
su actual situación financiera. Nos pareció que hablaba respecto a la invasión de los “te-
que la teología de la prosperidad ejercía una rreros” de umbanda y de candomblé en Río
fuerte atracción sobre los que se declararon de Janeiro, con la finalidad de predicarse a los
insatisfechos con el actual empleo y salario. “espiritistas” que sus “dioses” eran “demo-
Algunos usaron frases como: “Yo no acepto nios”. Las respuestas obtenidas fueron organi-
esta situación y estoy haciendo cadenas de fe zadas entre dos polos: “aprobación” y “recha-
para exigir mis derechos, como hijo de Dios”. zo”, total y parcial. Se colocaron en el medio
Sobre la manera por la cual fueron los 34,5% que se declararon indiferentes a la
atraídos a la Iglesia Universal, el 40,6% dijo cuestión. De los entrevistados, el 43,7% apro-
que eso se dio por intermedio de los progra- bó tales procedimientos, en tanto que menos
mas radiofónicos y televisivos, en tanto que el de la mitad, el 21,8% lo desaprobaron.
46,9% atribuyó esa adhesión a los consejos Intentamos medir el índice de adhe-
de amigos y parientes. Los templos, abiertos sión a la Iglesia Universal por medio de la opi-
todo el día y a veces con obreros en la vere- nión sobre la iglesia, contribución financiera,
da haciendo propaganda de los servicios reli- lectura diaria de la Biblia, frecuencia exclusi-
giosos, atrayeron al 9,3% de las personas en- va de asistencia al templo iurdiano, lectura del
trevistadas. Este porcentaje dijo que había pa- periódico oficial de la iglesia y asistencia de
sado en frente de un templo cuando sintió el los programas de radio o televisión manteni-
impulso de entrar. El tiempo de “membresía” dos por la iglesia. Los resultados fueron los si-
era predominantemente de uno a tres años guientes: personas que dan el diezmo (“diez-
(63,6%), mientras que el 18,7% hacía menos meros”), 15,6%; “diezmeros” u donantes de
de un año que era miembro; el 9,3% hacía ofrendas además del diezmo, 21,9%; contri-
más de tres años y el 8,4% dejó de consignar buyentes eventuales, 50%; nunca contribuyen
cuanto tiempo hacía que frecuentaban aquel financieramente, 12,5% Si fuesen generaliza-
templo. dos, esos datos, podrían desmentir la idea de
La mayor parte de los entrevistados que todos los millones de seguidores de la
provenía del catolicismo (43,7%), mientras IURD mantienen financieramente, con sus
que un 40,6% dijeron no haber tenido antes diezmos, la institución religiosa. Claro que un
“ninguna religión” pero que eran católicos índice superior al 35% de la “membresía” de
por tradición familiar. Un grupo de 12,5% ve- “diezmeros” indica que hay un grado de par-
nían del protestantismo histórico (principal- ticipación en el sustento de la iglesia.
mente presbiterianos, metodistas y bautistas) y Durante los tres años en que realiza-
tan sólo el 3,2% apuntó orígenes en religiones mos visitas a los templos de la IURD, no oí-
afro-brasileñas. Es posible que este pequeño mos ni vimos ninguna orientación de los pas-
número de ex-miembros del umbanda y el tores y obispos a los fieles para que frecuen-
candomblé se deba al hecho de haber entre- ten exclusivamente los templos de esa iglesia.
vistado personas de regiones donde la predo- Solamente con relación a los obreros es que
minancia de cultos afro-brasileños no es tan observamos la existencia de algunas indica-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 169

ciones en tal sentido. Por caso, en el templo dican la existencia de una relación entre la
de Bras es donde más los obreros son prohibi- presencia en la iglesia y el recibir beneficios
dos de frecuentar otro templo, específicamen- venidos de Dios, y el abandono de daños va-
te el del ex-obispo iurdiano Renato Suhett. A rios en la vida. Según ellos, el 29,5% perdie-
su vez, el 87,5% de los entrevistados afirma- ron el empleo; el 23,6% tuvieron enfermeda-
ron no haber visitado ningún otro lugar de des y muerte en la familia; 23,6% vio empeo-
culto que no fuera la IURD en el mes anterior rar su vida en todos los aspectos; 11,7% tuvie-
al de la entrevista. Pero el 12,5% admitió ha- ron problemas con el cónyuge y se separaron;
ber visitado otros templos pentecostales, pro- 5,8% tuvieron dificultades con los hijos y
testantes históricos o católicos en aquel perío- 5,8% experimentaron pérdidas patrimoniales
do. Esos datos pueden indicar que el tránsito en accidentes y robos. Esa manera en que los
religioso de los iurdianos no parece ser tan in- fieles perciben las cosas, refleja la visión utili-
tenso y que hay un proceso de integración de tarista de la religión. También la absorción de
ellos en la vida de esa iglesia a medida que la retórica de los pastores que enfatiza una
pasa el tiempo. Para el 77,4% de los entrevis- “teología retributiva” basada en los méritos
tados, la IURD es una “excelente” o “muy personales de cada uno, en contraste con una
buena iglesia”. Para el 16,2% es apenas “una “teología de la gracia” que aún en el protes-
buena iglesia”, mientras que el 6,4% la en- tantismo histórico fue casi siempre más teóri-
contraron “regular” o “mala”. Entre los entre- ca que práctica.
vistados encontramos apenas uno que la igle- También se les preguntó a los entrevis-
sia le parece “mala” por causa de la exacerba- tados sobre sus hábitos de lectura de la Biblia,
ción en el pedir dinero. Hubo uno más que un criterio tradicionalmente empleado por los
consideró exagerado atribuir todo lo malo a protestantes históricos para la identificación
los demonios y a la “guerra espiritual”. religiosa de todos aquellos que se dicen pro-
El 50% de los entrevistados dijo des- testantes. De los indagados, el 6,7% admitie-
conocer a alguien que haya abandonado la ron leer la Biblia diariamente; el 10% “sólo
iglesia, a pesar de que uno de sus pastores nos una vez por semana” y el 16,6% dijeron que
haya admitido que hay un número grande de “nunca leen la Biblia”. Uno de ellos afirmó:
desistentes, hecho minimizado por la crecien-
“No preciso leer la Biblia pues cuando llego
te y continua entrada de nuevas personas. Es
en (sic) la iglesia el pastor me la lee”. Esos da-
posible que la alta rotatividad de fieles y la
tos indican que hay una fuerte tendencia para
falta de una vida comunitaria más profunda y
una religión utilitaria y que se resume apenas
hasta la segmentación de los públicos en “ca-
denas de fe”, impidan la percepción de esa en el esfuerzo de la contribución financiera
rotatividad por parte de los fieles. En este ca- como forma de aproximarse a la divinidad. En
so y por tratarse de una iglesia de masas, la relación a la lectura del periódico oficial de la
Universal - al igual que la Católica -, tiende a iglesia – el semanario Folha Universal -, el
perder el control sobre el grado de integra- 18,7% lo lee semanalmente; 75% admitieron
ción y de asiduidad de sus fieles. Pero para los que lo leen “sólo a veces” y 6,3% dijeron que
que pudieron indicar casos de desistencia, nunca leen ese periódico. Por otro lado, el
preguntamos qué consecuencias esa deser- 48,3% de los entrevistados afirmaron tener en
ción habría causado en la vida de esas perso- casa discos y grabaciones de la Line Records,
nas. Las respuestas, en orden decreciente, in- la grabadora de la iglesia y el 34,4% poseer li-
170 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

bros de Edir Macedo. Fieles iurdianos y tránsito religioso


El consumo de grabaciones radiofóni-
cas y televisivas de la iglesia indicó las si- La vida urbana postmoderna o un con-
guientes tendencias: No asisten a la progra- texto de alta modernidad, ¿estimula el au-
mación de la TV Record el 29,5%; ven los mento del tránsito religioso? Hay escritos pro-
programas “Despertar de la Fe”, “Palabra Vi- ducidos por científicos sociales entre los cua-
va” o “El Santo Culto en su Hogar”, el 35,3%; les está Luiz Roberto Bernadetti (1994: 19),
dijeron que ven el programa televisivo “25 ª. que enfatizan la existencia de una cierta infi-
Hora” comandado por el pastor Ronaldo Di- delidad actual de las personas a sus orígenes
dini, en ese momento una de las estrellas as- religiosos. Eso hace que el ser humano que
cendentes en la jerarquía de la iglesia, el surge de esas descripciones sea visto como al-
32,4% y apenas ven las películas bíblicas de guien en constante proceso de nomadismo re-
las tardes de los domingos, el 2,8%. Con rela- ligioso.
ción a los programas radiofónicos que son Si eso fuese verdad, el nomadismo
irradiados en San Pablo por la Radio Record y provoca en su interior la convivencia de lógi-
por la Radio San Pablo, solamente el 37,5% cas antagónicas y una interpenetración de
declaró que los oía contra un 62,5% que ad- culturas opuestas. Como consecuencia, ese
mitieron nunca haberlos escuchado. Aún ex- ser humano experimenta una situación de al-
cluyendo el caso de los entrevistados en la to “potencial de metamorfosis” en un campo
ciudad de Sorocaba - donde tales emisoras no de posibilidades variadas, para utilizar cate-
tienen alcance -, nos queda la impresión que gorías de Gilberto Velho (1994: 29) y Alfred
el principal medio de comunicación de la Schutz (1979). Viviendo entonces situaciones
iglesia con sus miembros después del púlpito marcadas por la alternación, el “inmigrante
y el periódico, es la televisión. No la radio. religioso” transita a través de diversas provin-
En cuanto al perfil electoral de los cias de significado. Muchas veces en el trans-
miembros de la iglesia en las elecciones pre- curso de ese proceso, las fronteras cognitivas
sidenciales – cuestión analizada en el penúl- no están nítidas y el individuo se siente un ex-
timo capítulo de este trabajo -, el resultado traño hasta que se alía a un grupo y reconstru-
con relación a las elecciones del segundo tur- ye su identidad en un proceso acentuado de
no del año 1989 (cuando la iglesia apoyó al intersubjetividad.
candidato Collor de Melo), fue: 31,2% vota- Giorgio Paleari (1992) al investigar la
ron en Collor; 15,7% por Lula (“Partido de los religiosidad popular en “favelas” (villas-mise-
Trabajadores”); 18,7% blancos y nulos; ria) de la ciudad de San Pablo, encontró va-
28,2% no votaron y 6,2% no declararon cuál rios casos de tránsito o de “infidelidad” reli-
fue su voto. De tal modo que las declaracio- giosa en que las personas habían frecuentado
nes de la mayoría de los entrevistados confir- en la semana anterior a la encuesta un “terrei-
man el seguimiento de la tendencia dada por ro” del culto umbanda, o había ido a un cul-
los líderes de la IURD, que “collorió” – o sea, to de una iglesia pentecostal y en el fin de se-
que optó por Collor al mismo tiempo que de- mana se había dirigido al Santuario Nacional
monizaba al candidato de izquierda Luis Iná- de la Virgen Aparecida del Norte para pagar
cio Lula da Silva. una promesa. Pero, ¿el iurdiano se encuadra
en situaciones ambiguas como ésta? La res-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 171

puesta es “Sí y No”. Si consideramos a aque- el papel de mediadora y fiadora de la transfor-


llos que forman parte de la “población fluc- mación provocada en su vida.
tuante”, posiblemente eso suceda. Incluso Concluimos también que coexisten en
porque muchos de ellos todavía están en pro- el mismo lugar actitudes típicas de fieles de
ceso de transición religiosa y vienen del cato- un “templo” y clientela de un “mercado”. Es-
licismo, de las religiones afro-brasileñas o de tos últimos no se integran en el grupo ni for-
otras iglesias protestantes.29 man comunidad. Son personas en tránsito
Esos “nuevos creyentes” forman parte que solamente buscan beneficios pasajeros.
de una población intermediaria, encontrada Los fieles permanecen y están llevando a la
en la actualidad con mayor frecuencia en los IURD a volverse una “iglesia” y no simple-
templos de la IURD y refuerzan el número de mente un “mercado”. Por eso, llegamos a la
los que integran el núcleo activo. A veces fa- conclusión de que es posible que las asercio-
milias enteras que adherían a la IURD partici- nes de Monteiro, Alves y Mendonça sean vá-
pan de los encuentros religiosos, llevan a sus lidas para ciertos grupos y en determinadas
hijos menores y los entregan a los obreros que épocas y circunstancias. Pero en el caso de la
les ofrecen un tipo de educación religiosa por IURD actualmente, esas observaciones están
medio de la Escuela Bíblica Universal. Ese de- perdiendo validez pues está surgiendo una
red de comunidades y esto podrá llevarla a
partamento funciona en cuanto los padres
volverse una denominación religiosa seme-
participan de los cultos y “cadenas de fe”. Los
jante a otras que hoy forman parte del protes-
hermanos mayores participan de los grupos
tantismo.
jóvenes, que divulgan la fe y las actividades
de la iglesia en las calles próximas a los tem- Los fieles reconocen: “La Iglesia Universal sa-
plos o en la distribución de alimentos. Tam- tisface”
bién se están multiplicando los círculos para
el estudio de la Biblia en los templos y en los Hemos insistido que las religiones tie-
hogares. Bajo la mezcolanza de la “clientela nen éxito cuando intentan adecuarse a las ne-
fluctuante” crece el número de los que no cesidades y deseos de un público-blanco.
quieren y no pueden ser considerados meros Mientras, palabras como “escasez”, “necesi-
aventureros en la fe y que, de ninguna mane- dades” y “deseos” usadas para caracterizar si-
ra, se consideran “clientes” de una “agencia tuaciones vividas por los individuos antes de
de cura”. encontrar determinadas soluciones para sus
Tales personas consideran cerrada la problemas, se pueden volver conceptos sub-
etapa de la peregrinación de fe y afirman ha- jetivos en el caso de no venir acompañadas
ber colocado un punto final en el tránsito re- de evidencias claras que demuestren quién
ligioso. Tal tránsito, para muchos, evolucionó tiene carencia, de qué y en qué circunstan-
de un “catolicismo de tradición” para una cias. Eso también es válido también para el
“práctica espiritista” hasta descubrir al “Dios contexto de la satisfacción religiosa. Es lo que
vivo” en la Iglesia Universal. Estos no partici- intentamos hacer al mostrar las carencias que
pan más de otras reuniones religiosas, como las personas dijeron tener y cuáles sintieron
ya vimos. Eso indica que hay una cierta exclu- fueron satisfechas en ocasión de la adhesión a
sividad y seriedad en el compromiso religioso la IURD. Entendemos que son las carencias
asumido con la IURD a la cual se le atribuye las que facilitan la constitución de un espacio
172 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

de trueques de bienes simbólicos en esos tem- “Mi casamiento estaba en crisis, mi hijo enfer-
plos/mercados. mo, el salario muy bajo y no tenía dinero ni pa-
El reclutamiento religioso siempre ha ra comprale remedios” (Casada, 26 años, em-
sido hecho a partir de las necesidades no re- pleada doméstica; dos años en la IURD).
sueltas. Esto no es peculiaridad del pentecos- “Cuando llegué a la iglesia no tenía más amigos
talismo. Esta manera de buscarse soluciones y vivía solo desde que mi padre se fue de casa
para el sufrimiento, aflicciones y carencias, (...). No creía mucho en Dios, me parecía todo
forma parte del arsenal cultural de nuestra so- una broma (...). Después comencé a frecuentar
ciedad. Pero, ¿por qué procuran ésta y no la Iglesia Bautista Independiente pero la encon-
otras entidades religiosas? Peter Fry y Gary traba muy quieta, con miedo de luchar contra
Howe (1975: 75-94) ofrecen una significativa los problemas” (Soltero, 15 años, vendedor de
contribución a la respuesta para esta pregun- gas; un año en la IURD).
ta. Para ellos, umbanda y pentecostalismo son “Cuando descubrí el embarazo de mi novia me
formas diferenciadas de responder a las aflic- espanté porque no tenía dinero para casarme”
ciones. Dicen las personas entrevistadas que (Casado, 21 años, empleado comercial; seis me-
se dirigieron a la Iglesia Universal porque ses en la IURD).
creían en la capacidad de la misma para re-
solver sus problemas, al contrario de otras “Me enfermé y comencé a interesarme por la
agencias procuradas antes. La creencia en la IURD a través de la televisión (...). Gano muy
poco, si bien el salario todavía alcanza (...). Vi-
eficacia de algo es, por cierto, medio camino
vo muy solo y todavía estoy conociendo la igle-
recorrido en dirección a la solución de tales
sia, que me parece excelente” (Soltero, 26 años,
problemas lo que puede ser observado en los cartero; un mes en la IURD).
fragmentos de algunas declaraciones:
“Llegué a la iglesia desorientado porque mi es-
“Vine a la Iglesia Universal en un momento en posa acababa de fallecer” (Viudo, 31 años, cho-
que mi hija casada estaba enferma y casi sepa- fer; un año y seis meses en la IURD).
rándose del marido (...). Mi jubilación era muy
escasa y no servía ni para mantenerme, cuanto “Yo era de la Iglesia Bautista y me sentía bien
peor para ayudar a mi hija (...). Frecuentaba la hasta que descubrí a mi esposo con otra mujer;
Iglesia Presbiteriana pero no me gustaba la frial- fue allí que realmente encontré consuelo en la
dad del pastor” (Viuda de 65 años, jubilada; tres Iglesia Universal” (Casada, 35 años, comercian-
años en la IURD). te; un año de IURD).

“Yo estaba lleno de problemas familiares, los hi- “Estaba muy solo, no tenía a nadie a mi lado
jos enfermos, la heladera vacía sólo tenía hielo. (...). Mi vida estaba totalmente complicada (...).
Perdí todo. No tenía ninguna religión pero fre- Yo era muy rebelde y tenía un problema en la
cuentaba el umbanda (sic). No sabía que estaba pierna (...). Me parece que era católico pero la
siguiendo a Satanás” (Mujer casada, 30 años de Iglesia Católica no está con nada (sic); debería
edad, vendedora; tres años en la IURD). ser neutra y no meterse en política porque el Ar-
zobispo de San Pablo defiende al bandido y no
“Mi vida estaba complicada (...). Mi hija estaba al trabajador; defiende al preso que tiene comi-
envuelta con drogas”.(Mujer casada, 40 años, da, televisión, aparato de sonido y todavía exi-
vendedora; un año en la IURD). ge buena alimentación y se olvida de la criatu-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 173

ra abandonada (...). En la Iglesia Universal, en la en que participa de ese esfuerzo de reducir in-
“cadena del amor” conseguí mi novia; en la seguridades, compensar la impotencia huma-
“cadena de la salud”, curé mi pierna (...). La na y reducir las frustraciones delante de la es-
Iglesia Universal es una excelente iglesia porque casez y de la distribución de recursos, de
le pedí al pastor que me consiguiese a alguien y
acuerdo con Thomas O’Dea (1969: 14, 15).
él lo consiguió: ahora no estoy más solo (Solte-
ro, 45 años, empleado en un bar; ocho años de
Por otra parte, la sociedad también actúa cul-
IURD). turalmente, creando o despertando en las per-
sonas deseos y necesidades complementarias.
“Vivía desesperado cuando llegué a la Iglesia Como iremos a analizar, la propaganda de la
Universal. Bebía mucho y tenía problemas de Iglesia Universal actúa de esta manera, tra-
salud. Mis piernas estaban siempre hinchadas yendo a luz deseos sepultados en el incons-
(...). Iba tanto a la Iglesia Católica como a un ciente, insatisfechos, nuevas necesidades,
“terreiro” de benzedeira (sic)” (Soltero, 35 años,
ofreciendo y adaptando tales elementos a la
vendedor de helados; ocho meses de IURD).
situación de los destinatarios de su mensaje.
Los estudios de las motivaciones que La propuesta de vida que la IURD les
actúan por detrás de las acciones humanas da a los fieles puede ser analizada también a
llevó a Abraham Maslow a jerarquizar las ne- la luz de esta jerarquía de Maslow. La distri-
cesidades en forma de pirámide. En la base, bución de alimentos, las promesas de cura fí-
Maslow colocó las necesidades fisiológicas, sica y mental atraen personas necesitadas.
fundamentales para la sobrevivencia, tales co- Ella hace señas hacia los inseguros de una so-
mo hambre, sed, descanso, sueño y otras. Se- ciedad con rápidos cambios sociales por me-
gún él solamente después de satisfacerlas es dio de la teología de la prosperidad y con la
que el ser humano se dedica a la satisfacción idea de un Dios que da seguridad psíquica y
de las necesidades de seguridad. En este tipo espiritual, capacitando a las personas para en-
están incluidas tanto la seguridad física como frentar cambios. La comunidad de los que
la psíquica. En el nivel siguiente están las ne- participan de los cultos, aún segmentados por
cesidades de afecto de parte de los semejan- intereses, o tal vez por causa de sus mecanis-
tes, amigos y familiares. El deseo de participar mos de clasificación del público, ofrece un
de grupos y asociaciones es una de las formas ambiente para el desenvolvimiento de senti-
de manifestación de ese tipo de necesidad. mientos de pertenencia. En las declaraciones
Maslow también clasificó las necesidades de anteriores aparecieron por lo menos dos ca-
status y estima, concluyendo con las necesi- sos – la superación de la soledad por medio
dades de realización, autoconocimiento y au- del descubrimiento de amigos o de la novia,
todesenvolvimiento. como consecuencia de la participación en los
Mientras, no debemos olvidarnos que cultos iurdianos.
las maneras de atender las necesidades huma- Es aquí donde las teorías que conside-
nas son construcciones culturales, así como ran al fiel iurdiano como una “persona sim-
también lo es el propio génesis de esas nece- plona”, “explotada”, “manipulada” y “ofrece-
sidades y deseos.30 Entendemos por cultura dora de recursos monetarios para una banda
aquella capacidad humana de construir me- de explotadores de la fe” se presentan como
canismos controladores de los apetitos y da- extremamente vulnerables pues no se puede
dores de satisfacción. Así, la religión es esen- negar que hay resultados positivos de la ac-
cialmente una forma de cultura en la medida ción social de ese tipo de mensaje y que, por
174 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

lo tanto, no se trata de un mero proceso de nuevos desafíos provenientes de la acelera-


“mercantilización”. En ese caso la cuestión ción de la modernidad que trajeron a cola-
sería la siguiente: ¿Buenos resultados, legiti- ción nuevos problemas, incluso la ruptura de
man medios considerados poco éticos o ma- las personas con los antiguos centros genera-
los por una determinada cultura? En los lími- dores de sentido para la vida.
tes que tiene este trabajo no tenemos espacio Con la finalización de las promesas se-
suficiente para extender la discusión en tal di- cularizantes de la modernidad tales como la
rección pero registramos la pregunta incluso creencia absoluta en la ciencia, el progreso y
como un estímulo para investigaciones en es- el socialismo, se instauró una época de inse-
te área. guridades. Sistemas de creencias y de referen-
cias que aparentaban mucha firmeza se va-
Conclusión ciaron al lado de las utopías, hasta entonces
legitimadas por instituciones religiosas y polí-
Rechazamos mantener el concepto de
ticas que en algunos casos tienen siglos de
que en la Iglesia Universal todo no pasa de un duración. Las instituciones mediadoras de lo
proceso de “mercantilización” de la religión, sagrado comenzaron a perder adeptos, au-
entre otros motivos porque se trata de un ve- mentando considerablemente el número de
redicto de los medios de comunicación y de personas sin iglesias o, para usar un neologis-
los detractores del obispo Macedo, lo que mo – los “des-iglesiados”. En forma paralela
volvió al concepto “mercantilización” un ar- surgieron otras entidades y asociaciones pro-
ma de guerra ideológica o apologética que ductoras de sentido, trayendo consigo dife-
poco aclara sobre la eficacia comunicativa de rentes stocks de símbolos religiosos. El univer-
la IURD. Por eso nos proponemos continuar so simbólico-religioso se expandió para nue-
trabajando esa cuestión, a partir del presu- vas direcciones, superando los límites institu-
puesto de que la teoría de marketing es un cri- cionales antes consagrados.
terio más seguro para analizar la constitución Es punto de consenso el que la religio-
de un mercado religioso en el país, así como sidad institucionalizada sufre hoy un tremen-
para evaluar el dinamismo del campo religio- do proceso de vaciamiento. Cada vez más
so y la actuación de esta iglesia en el contex- multitudes se apartan de las instituciones que
to apuntado. hasta hace poco tiempo administraban la dis-
Recordamos aquí que los modelos tribución de los bienes religiosos. Aún hoy re-
propuestos por la teoría mercadológica, adop- nacen por todos lados nuevas formas de apro-
tada por muchos como herramienta de traba- piación de lo sagrado, visibles o invisibles,
jo, no pueden ser considerados absolutos. En con pretensiones de ofrecer experiencias reli-
especial la teoría de las “elecciones raciona- giosas o semireligiosas, aparte de los receta-
les” y del utilitarismo, que formarían parte de rios institucionalizados y tradicionales. Hay
todas las decisiones tomadas en el ámbito del nuevas demandas a ser atendidas que, a des-
consumo religioso. Obviamente, ese no pue- pecho de la aparente separación traumática
de ser el único criterio de análisis. Incluso entre la práctica religiosa y la tradición, hacen
porque la teoría del marketing religioso surgió emerger sobre los escombros un alarido, se-
en un contexto de modernidad, cuando se va- gún escribe Peter Berger (1973), un “rumor de
lorizó en exceso el aspecto racional en detri- ángeles”. En consecuencia, usando metáforas
mento de la presencia de lo no-racional. Hay gastronómicas, afirmamos que aumenta el nú-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 175

mero de personas dispuestas a usar, ellas mis- munidades enfermas en su diferencia”. Según
mas, un menú religioso y prefieren una espe- este autor, lo que corresponde “a la disocia-
cie de do it yourself en términos de religión, ción de estrategias económicas y de construc-
según Jean-Paul Willaime (1992: 108) o, en ción de un tipo de sociedad, de cultura y de
otras palabras, una religión à la carte. Esto personalidad” cuando las condiciones de la
porque se sienten bien donde a semejanza de creencia económica, la libertad política y la
un “restaurante por quilo”31, se pueden servir felicidad de cada uno perdieron la interrela-
lo que quieren en la cantidad que deseen en ción.
aquel momento. La transformación del “campo religio-
En estas circunstancias, lo sagrado es- so” en “mercado religioso” es una conse-
capa del control tradicional, inmigrando para cuencia de la fuerza homogenizadora del
otras áreas como la política, los deportes, ins- mercado sobre el universo religioso. La cre-
tituciones que dan servicios, encargadas de ciente aplicación del marketing en la genera-
distribuir los bienes simbólicos de una mane- ción de actos e instituciones religiosas está
ra diferente de las tradicionales. A nuestro elevando el gusto del “comprador” y transfor-
modo de ver justamente es ese desplazamien- mándolo en la instancia máxima de juicio de
to de áreas cubiertas por lo sagrado y de dis- los fenómenos religiosos. Es el público “con-
persión de los creyentes, lo que crea espacio sumidor”, creado, descubierto y organizado
para el surgimiento de la disputa por los “per- según reglas mercadológicas, el que detemina
didos”, entre los nuevos movimientos religio- tanto las formas de elaboración y distribución
sos, sin compromisos con la tradición ante- de los bienes religiosos, como la propia es-
rior. En otras palabras, la atomización de tructura asumida por la instancia productora.
agentes e instituciones en el campo religioso, Esa tendencia ocurre también con las artes, tal
la llegada del pluralismo, hizo que el camino como apuntó Pierre Bordieu (1982: 99ss) con
para el marketing surgiese como una opción la teoría de la formación del “mercado de los
práctica de sobrevivencia y no como resulta- bienes simbólicos”. A su vez, Jean Duvignaud
do de un conjunto de discusiones teóricas y (1973: 527) atribuyó a la sociedad industrial
de un cálculo racional. la mercantilización del teatro al afirmar que
Para especificar esa nueva situación se “la sociedad industrial abrió el mercado del
ha usado con frecuencia el término “postmo- teatro”. Podemos parafrasearlo diciendo que
dernidad” que para Alain Touraine (1994) se la sociedad industrial abrió el mercado de
caracteriza como “disociación completa de la consumo religioso, lo que acabó por crear
racionalidad instrumental volcada estratégi- condiciones para el surgimiento de un marke-
camente sobre los mercados móviles y de co- ting religioso.
176 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Notas
1 Sobre el comportamiento de la iglesia en el a. de C. y 480 a. de C., medía 104 metros de
campo económico durante la Edad Media es largo por 49 de ancho. Centralizaba todas las
fundamental el análisis emprendido por Robert actividades de la ciudad de Efeso, siendo im-
B. Ekelund, Robert F. Hébert, Robert D. Tollin- portante centro político y comercial hasta su
son, Gary M. Anderson y Audrey B. Davidson, decadencia en el siglo V de nuestra era.
Sacred Trust: The Medieval Church as an Eco- 5 En el libro bíblico de Apocalipsis 13.17-18 el
nomic Firm, New York-Oxford, Oxford Uni- vidente dice que el monstruo (de sus visiones
versity Press, 1996; así como partes del traba- del futuro) tenía un número y obligaba a las
jo de Joseph H. Lynch, Simoniacal Entry into personas a colocarse una señal en las manos y
Religion Life from 1000 to 1260: A Social, Eco- la cabeza, condición sine qua non para parti-
nomic and Legal Study, Columbus, Ohio State cipar de las actividades comerciales. En el len-
University Press, 1992 y de Jacques Le Goff, guaje simbólico utilizado en ese libro, Babilo-
Your Money or Your Life: Economy and Reli- nia es la propia ciudad de Roma vista como
gion in the Middle Age, New York, Zone una negociante prostituta. La destrucción de
Books, 1988. esa ciudad-símbolo fue cantada en versos en
2 Simón, el mago, después de ese acontecimien- el capítulo 18 porque esa ciudad reunía en sí
to nunca más es mencionado en las escrituras misma el comercio, la prostitución religiosa, la
cristianas, pero la tradición mantuvo varias re- unión de intereses entre comerciantes de todo
ferencias suyas, tal vez algunas de ellas legen- el mundo y la oposición a la “ciudad de Dios”
darias, dando cuenta de su reaparición en va- y sus “santos”.
rias regiones, siempre disputando con los se- 6 Según Le Goff (1991: 90, 108, 124), algunas
guidores de Jesús, inclusive en Roma, adonde de las características citadas ya se hacían pre-
habría tenido mucha influencia con el título de sentes en los mercaderes de fines de la Edad
“Simón, el mago”. Justino Mártir (siglo II), el li- Media. (Tiempo después, las mismas caracte-
bro apócrifo de Hechos de Pedro e Hipólito ha- rísticas fueron atribuidas por Max Weber a la
cen referencia a él. Su importancia se debe ética protestante en el origen del capitalismo.)
exactamente a la tentación sufrida por muchos Entre esas ideas estaba incluso la de constituir
cristianos en el ambiente pagano de los prime- a Dios como socio de un negocio abriéndole
ros siglos; esto es, a la dificultad en separar el una cuenta donde se acreditaba su parte en los
cristianismo de los rituales mágicos entonces lucros. Por tanto, al contrario de lo que se pue-
practicados bajo el rótulo de “cultos de miste- da pensar, contratar a Dios como socio de ne-
rios”. Por eso, Simón es mencionado como uno gocios no fue un descubrimiento de la “teolo-
de los fundadores del gnosticismo cristiano. gía de la prosperidad” y de los “empresarios”
3 Gerd Theissen (1987:133-147) analizó las re- que dan testimonio en los programas de la
laciones entre lo que llama de “fuertes” y “dé- IURD en televisión.
biles” en Corinto. En ese texto, Theissen mues- 7 ¿No será la enorme repulsa católicorromana a
tra lo que estaba en juego en los bastidores de la mercantilización de la religión un resquicio
aquella disputa teológica: era toda una red de de esas antiguas interdicciones a las prácticas
vinculación entre el fiel y la sociedad en la del mercader? Excluyéndose las acusaciones
cual vivía y no solamente se trataba de hábitos utilitarias contra la IURD, ¿no estaría en esa
alimentares. El acceso al mercado de la carne antigua postura la matriz del escándalo que las
era apenas un aspecto de la cuestión de la vin- prácticas iurdianas provocan en la sociedad
culación del cristiano con la totalidad de la vi- brasileña de hoy? Sobre las restricciones al co-
da social, inclusive a través del mercado. mercio y a la usura por parte de la iglesia en la
4 Diana era el nombre romano de la diosa grie- Edad Media y el Deo placere non potest, véa-
ga Artemisa cuyo templo, construido entre 580 se Max Weber (1991: 391).
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 177

8 Conforme Gottfried Fitzer (1971: 2), la venta los rituales de la iglesia y devolvió lo devoto a
de indulgencias en Alemania estuvo a cargo la imprevisible merced de Dios” (p.75). ¿Qué
del monge dominicano Tetzel mandado por hicieron a partir de entonces esas personas?
Hohenzollern, arzobispo de Magdeburgo. Su ¿Abandonaron la magia, los ritos católicos, de-
proyecto incluía distribuir el valor recaudado bido al desprestigio producido por los protes-
de la siguiente forma: 50% para la construc- tantes? Según Thomas es posible que eso no se
ción de la Basílica de San Pedro, en Roma; la haya concretado totalmente y entonces, sobre
otra mitad serviría para cubrir los gastos origi- el final de sus consideraciones sobre el asunto,
nados por la propia recaudación y el pago de hace una pregunta insinuante: ¿Aquellas per-
los voluminosos préstamos tomados por el jo- sonas habrán recurrido a “otros tipos de con-
ven arzobispo del banquero Fugger, para po- trol mágico para substituir los remedios ofreci-
der financiar la compra del elevado puesto por dos por la religión medieval? ¿O el propio pro-
entonces ocupado por Hohenzollern. testantismo habrá violado sus premisas para
9 Como demuestra Le Goff (1991: 71,77), aún la elaborar una magia propia?”
postura eclesiástica en cuanto a la usura y al 12 Esos titulares y chistes fueron reproducidos por
comercio era marcada por una contradicción Harvey Cox (1995: 59). Los diarios de enton-
básica pues la iglesia condenaba teóricamente ces afirmaban que los eventos de avivamiento
esas cosas y hacía de la pobreza el ideal de vi- que allí ocurrían eran “escenas divertidas” o
da, en cuanto transformaba monges y monas- “una amenaza” a la seriedad con que la reli-
terios en agentes y centros distribuidores de di- gión debería ser vivida.
nero a intereses y de comercio. 13 Nils Bloch-Hell (1964: 49) registra que el pri-
10 No obstante, la ética calvinista presuponía la mer número del periódico pentecostal Aposto-
parsimonia, o sea una abstención consciente lic Faith,publicado en Los Angeles en septiem-
del ahorro y de la renta acumulada. Además, la bre de 1906, identificaba la prensa secular con
renta ahorrada era reinvertida, mecanismo ge- la figura del mismo diablo, anticipando de esa
nerador de un ethos favorable al surgimiento forma un futuro de difícil convivencia entre
del capitalismo. Sobre eso escribieron Max pentecostalismo y medios. Pero como señala
Weber (1981) y R. H. Tawney (1971) textos que Hollenweger (1976: 9), la campaña de la pren-
se tornaron clásicos de la sociología moderna. sa contra el pentecostalismo sirvió como pro-
11 Según Keith Thomas (1991: 73, 75), la tenden- paganda gratuita y ayudó a volver todavía más
cia a estigmatizar las prácticas y sacramentos conocido lo que se pretendía combatir como
católicos como magia venía desde los lombar- “fanatismo religioso”.
dos, a fines del siglo XIV. Mientras, en Inglate- 14 Para un análisis detallado de la postura presbi-
rra, el abandono de la magia se volvió más teriana independiente, ver Eber Ferreira Silvei-
fuerte en el curso de la reforma iniciada por ra Lima (en Benjamín F. Gutiérrez y Leonildo
Henrique VIII y en su continuidad, en la pri- S. Campos (1996: 206-207) y (1995: 4,7).
mera mitad del siglo siguiente. En esa época se 15 Los eventos ocurridos en la Iglesia Presbiteria-
analizaron todos los sacramentos en cuanto a na Independiente de Cambuci se volvieron ob-
sus vínculos con prácticas mágicas y uno por jeto de muchos artículos en los periódicos se-
uno fueron abandonados hasta quedar fijos culares que informaban de la presencia de mi-
apenas la Santa Cena y el Bautismo. Personas llares de personas en las sesiones de curas, in-
del pueblo consideraban el agua bendita tan cluso obligando al cierre de las calles del ba-
bendecida “cuanto el orín de una yegua”. Al- rrio para mejor desplazamiento de las masas.
gunos daban aparatosamente el pan bendito Conocemos personalmente personas de la
para sus perros. “A primera vista la Reforma Iglesia Presbiteriana Independiente de aquel
parece haber eliminado todo ese aparato de barrio paulistano que aún viven y fueron testi-
asistencia sobrenatural. Ella negó el valor de monios oculares de ese evento.
178 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

16 Diarios Folha da Manhã (13-4-55; 14-4-55); “Brasil para Cristo” en el Consejo Mundial de
Folha da Noite (15-4-55); O Estado de S. Paulo Iglesias, se puede consultar la entrevista de
(17-4-55); texto de Leonildo S. Campos (1995: Melo en El Expositor Cristiano del 1º-10-1968.
53-68). Ya en 1984, el líder presbiteriano Jaime Wright
17 Ver Boletín del CEI – Centro Ecuménico de In- en carta al O Estado de S. Paulo, atacó contra
formación (Río de Janeiro, No. 113, abril de el triunfalismo numérico de Melo, en nota pu-
1976, p. 2) que registraba noticias, fotografías blica por este diario relacionando la cantidad
y un editorial sobre la tragedia ocurrida en São de miembros y el tamaño del templo, así como
Gonçalo cuando veinte personas murieron y anticipando que la adhesión de Melo al Con-
decenas quedaron heridas en el tumulto. Se- sejo Mundial de Iglesias no pasaba de un utili-
gún el boletín, ese episodio hizo a la prensa tarismo que en breve llegaría a su fin, lo que
considerar al pastor David Miranda como un de hecho después sucedió. (Ver: Jaime Wright,
“hombre malo, explotador de la ignorancia y A respeito de seita, O Estado de S. Paulo, 6-1-
la superstición popular”. Pero “esto es lo mis- 84, p. 39).
mo que atacar el problema de la prostitución 19 A pesar de producirse de una manera distorsio-
tirando piedras a las prostitutas”. Desde el nada y a veces hasta deformada, la prensa ha
punto de vista de ese boletín, “la tragedia de registrado el ascenso y caída de movimientos
São Gonçalo” no era un “simple caso de poli- y sectas religiosas. Para eso, ha mantenido su
cía” porque había “en sus raíces causas estruc- atención dirigida a la identificación de la mez-
turales que solamente [serían] superadas cuan- cla de religión y comercio. Por ejemplo, en los
do el pueblo [dejase] de ser marginado y [pa- años ’70 la entonces influyente revista Reali-
sase] a ser protagonista activo en la solución dad, de la Editorial Abril, trajo una extensa y
de sus propias miserias”. bien fotografiada nota sobre un fenómeno, se-
18 Para ilustrar los tipos de críticas articuladas por gún ella entre comercial y religioso. Se trataba
católicos y protestantes a la actuación de Ma- de doña Cacilda, médium que decía incorpo-
noel de Melo, ver O Estado de S. Paulo (8-7- raba todos los sábados en su campo en la zo-
59). En este diario un reportero colocó un co- na rural del estado de Río de Janeiro, una en-
mentario sobre las declaraciones dadas por tidad umbanda que recibía el nombre de “Se-
Melo a las autoridades policiales, utilizando ñor 7 Encrucijadas de la Lira”. Siempre, según
palabras que enfurecieron al pastor presbite- el artículo, alrededor de ella los familiares ha-
riano Jorge Buarque Lyra (1960). Este pastor in- bían montado un próspero comercio de go-
tentó responder al periodista, por él definido rros, camisetas, llaveros, bolsas, collares, ad-
como “reportero ‘padrinesco’ de O Estado de hesivos para vehículos, banderines y pañuelos,
S. Paulo” (sic), un “clericalista católicorroma- todos estampados con el número 7 en negro
no” que apenas demostraba “fanatismo pérfido dentro de un círculo de color rojo, símbolos
e imbécil”. En otro libro polémico y asimismo vinculados a la magia, umbanda y otras ten-
de defensa de Manoel de Melo, Lyra abrió es- dencias religiosas. Para los redactores, en
pacio para que el propio acusado respondiese aquel lugar había una profunda vinculación
a otro pastor, también presbiteriano. Este últi- entre entretenimiento, devoción religiosa y es-
mo se trataba de Ananías James de Oliveira peranza de enfermos que encontraban en el ri-
que había escrito un artículo contra Melo en el tual, la música, alegría del carnaval y bebida
diario El Brasil Presbiteriano, de enero de alcohólica razones de sobra para insertarse en
1964. La respuesta de Melo terminaba invitan- un modismo que rápidamente desapareció.
do a Oliveira a conocer mejor su “obra de avi- Además, la descripción del ritual hecha por la
vamiento”. Sobre el proyecto de construcción revista no por mera coincidencia se aproxima
del “mayor templo evangélico de Brasil y del muy de cerca a los cultos-shows montados por
mundo” y la inserción de la Iglesia Pentecostal algunos movimientos pentecostales, un cuarto
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 179

de siglo después: “Más de 5000 personas, de 22 El Jornal da tarde (2-4-91) publicó una nota so-
brazos dados y cantando. La música es lenta, bre la transferencia de la Red Record para el
un samba-canción. La gente se va balancean- grupo Edir Macedo, lo que acabó originando
do en un ritmo lento, uniforme. Para quien lo un proceso en la justicia contra algunos profe-
ve de encima es como si alguien hubiese hip- sionales del diario. Entre otras cosas fueron
notizado a toda aquella gente y ordenado que acusados de falsificación de la verdad, según
se ondulase en forma suave, leve, como si fue- nota pagada por la IURD que se publicó en el
se un mar calmo, compacto de cabezas huma- periódico Gazeta Mercantil (3-4-91). La trans-
nas. Todos los participantes de brazos entrela- ferencia de la Record para los nuevos dueños
zados, palmas de la mano para arriba, mirada sólo fue legalizada por el presidente de la Re-
para el suelo, concentrados, cantando: ‘Llegó pública Itamar Franco, el día 24 de febrero de
la hora grande / de la cadena del amor. / Entre- 1994, a pesar de continuar en marcha el pro-
lazamos los brazos, / hermanados con fervor. / ceso por sospecha de fraude cambiario y eva-
Su 7 está curando / nuestros males, nuestro do- sión fiscal (Folha de S. Paulo, 16-3-94). Algu-
lor”. (Realidade, San Pablo, Editora Abril, Año nos meses después la IURD adquirió la sede y
VI, No. 63, junio de 1971, págs. 122-129). todos los equipos de la TV Jovem Pan, invir-
20 Ver: CEDI, Suplemento Aconteció, Centro Edu- tiendo en esta transacción cerca de US$ 30
ménico de Documentación e Información, Río millones, según informa el Folha de S. Paulo
de Janeiro, No. 548, 1990, págs. 6 y 7. Mien- (14-3-95).
tras, en otro suplemento del mismo periódico 23 La Red Bandeirantes de TV (Canal 13) presen-
Aconteció (No. 77, junio de 1989) se publicó tó sus denuncias en el programa “Canal Libre”
como titular: “La Policía investiga a la IURD”. el 17-10-1990 y en el programa de debates Sil-
Bajo una foto, ilustrando nota reproducida del via Popovick en el mes de junio de ese mismo
diario O Estado de S. Paulo, figuraba la leyen- año. Hasta el propio SBT (4), de propiedad de
da: “La multitud de fieles va siendo engañada uno de los vendedores de la Record al obispo
por los misioneros de la secta”. Macedo, abrió espacio para criticar – y en for-
21 Ver lista publicada en el diario O Globo (18- ma bien contundente – las maneras empleadas
12-88), que reprodujo la nómina elaborada por la IURD para “arrancar dinero” del pue-
por la CNBB, tomándose como base el infor- blo.
me de 1982 en el cual 64 parroquias apunta- 24 Paul Freston (1993: 10) comparó el programa
ron en sus áreas de jurisdicción, la existencia “Globo Reporter” del 15-5-1990 hecho contra
de 7 iglesias protestantes históricas, 18 iglesias la IURD, con otro sobre la Renovación Caris-
pentecostales, 107 otros grupos cristianos y 38 mática Católica. El autor mostró que la Red
grupos no-cristianos. La IURD no fue citada Globo de Televisión usaba dos pesos y dos
ninguna vez, así como tampoco aparece en las medidas en sus notas sobre los fenómenos re-
notas del diario Folha de S. Paulo (16-3-86), y ligiosos en el Brasil. Esa parcialidad a fines del
tampoco en artículos sobre el avance pente- año ’95 sería uno de los motivos para que el
costal y la Iglesia Católica del O Globo (18-12- conflicto IURD-Red Globo se volviese un es-
88 cuando dice “protestantes temen por su re- cándalo “nacional” que incluso llevó a repre-
baño”. La transformación de la IURD en blan- sentantes de la Presidencia de la República a
co preferido se dio, exclusivamente, por la dis- exigir moderación en el tenor del discurso de
posición en asumir un espacio privilegiado en ambas partes. Eso después que la Iglesia Uni-
los medios electrónicos, primero alquilando versal hubiese apelado al presidente, diciendo
un horario diario en la Red Bandeirantes de que estaban orando para que él fuese “ilumi-
Televisión y después adquiriendo sus propios nado” y así poder “juzgar con imparcialidad,
vehículos de comunicación (radios y red de te- según información dada por el Folha de S.
levisión). Paulo (7-1-96).
180 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

25 El conocido dramaturgo brasileño Dias Gomes ría resolver un problema. No resolví nada. Sa-
en la construcción de personaje protagónico y lí”. Caso No. 2: José, natural de Bahía y parti-
para armar uno de los parlamentos del “falso cipante de las Comunidades Eclesiales de Ba-
obispo”, usó nada menos que una entrevista se, recibe el ‘santo’ en el “terreiro” umbanda y
dada por Edir Macedo en 1990 a la revista Ve- ora con los creyentes en la calle. Relata: “Por-
ja. En el auge del debate, la IURD prometía un que donde esté y oiga cosas de Dios, yo estoy.
proceso ante la justicia contra Dias Gomes, se- Si paso por la calle y escucho a la gente rezan-
gún informaban los diarios Folha de S. Paulo do, allí me paro y quedo escuchando. Por lo
(15-9-95) y O Estado de S. Paulo (3-9-95, Su- menos una vez por semana, voy para el ‘terrei-
plemento “Telejornal”, p. 9). ro’ Recibo al bahiano y mi mujer a la ‘paloma-
26 ¿Estará habiendo finalmente una crisis en la viajera’. Ahora, la Comunidad (la CEB) de aquí
IURD? Según denuncias de la revista IstoÉ (16- es algo que nunca debe acabar. Uno se en-
1-97, págs. 76-83) en fecha posterior a la re- cuentra con amigos y aprende a ayudar a los
dacción de este capítulo, la recaudación anual demás”. Entre fieles de la IURD no encontra-
de diezmos y ofrendas en 1996 fue el 50% me- mos ningún caso semejante, al menos confesa-
nor que la del año anterior. De la misma for- do. Eso tal vez se deba a la forma exclusivista
ma, siempre según IstoÉ, la frecuencia de asis- de la guerra decretada por los pastores contra
tencia a los cultos de la IURD habría caído en el catolicismo y las religiones afro-brasileñas.
cerca del 30%. Correctas o no, tales noticias 30 Sobre los condicionamientos sociales que ac-
no fueron desmentidas por la iglesia. túan sobre el consumir y la relación entre las
27 La revista Correo de la UNESCO (julio de necesidades, los deseos y la sociedad como
1995, año 23, No. 7), produjo un número es- agente generador de tendencias más amplias,
pecial sobre el tema de las “peregrinaciones” y es estimulante el estudio de Gisela Taschner
su presencia en las principales religiones mun- Goldenstein (1990). En este texto la autora
diales. En el neopentecostalismo, incluso en la compara las tendencias sociales que han sido
IURD, las peregrinaciones adquieren un senti- medidas a partir de 1970 por publicaciones es-
do más simbólico pues las personas se dirigen pecializadas en los Estados Unidos y que refle-
a los templos de los pastores más “llenos de jan las tendencias para el consumo y los cam-
poder”, realizan “peregrinaciones” internas en bios sociales. Por ejemplo, hace 25 años las
los templos o sino “marchan para Jesús”. Lo tendencias mensuradas por la publicación The
hacen anualmente, en caminatas en dirección Yankelovich Monitor (No. 1, mayo de 1971)
a plazas específicas, donde millares de perso- indicaban: Tendencias relacionadas con la psi-
nas hacen oraciones y escuchan bandas de cología de la afluencia, cuyo énfasis era sobre
“música gospel”, como sucedió el 18 de mayo lo qué hacer para tener más; tendencias de an-
de 1996 en San Pablo, con el apoyo de la Igle- ti-funcionalismo como forma de protestar ante
sia Universal. la monotonía de la vida cotidiana; tendencia
28 La cotización nominal aproximada en la épo- de reacción a la complejidad de la vida mo-
ca de la investigación era de un real por cada derna; tendencias vinculadas con el debilita-
dólar estadounidense. miento de la “ética protestante” y tendencias
29 Giorgio Paleari (1992: 48,66) presenta dos re- que reflejan permisividad en la educación de
latos que ilustran bien esa cuestión de la tran- los hijos. Como apunta Goldenstein esa jerar-
sitoriedad entre varias provincias del campo quía de tendencias sufrió alteraciones desde
religioso: Caso No. 1 – Eni dice: “Yo era de la aquel entonces. Algunas cayeron en el ranking
Iglesia Católica, pasé por el culto umbanda y y otras subieron. Un ejemplo de cómo los es-
fui creyente durante dos años. Ahora hace seis pecialistas trabajaron esas jerarquías de las
meses que no frecuento nada más. Cambié de tendencias en los años ’90 aparece en el libro
católica para creyente (umbanda) porque que- de John Naisbitt y Patricia Albuderne, Mega-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 181

trends 2000 (1990). Presuponemos que la varias ciudades brasileñas, en los cuales el
práctica religiosa no se encuentra inmune a las cliente se ve ante una enorme variedad de ali-
mudanzas macro-culturales de una determina- mentos y así va componiendo su plato hasta
da sociedad. llegar a una balanza donde se pesa la comida.
31 La metáfora empleada se refiere a una modali- Se paga, entonces, sólo la cantidad que el con-
dad de restaurantes populares que existen en sumidor eligió según sus propios criterios.
Capítulo 5
Marketing y religión: la “marketización”
de lo sagrado en la Iglesia Universal

“El cliente nunca compra un producto. Por defi- la religión - fenómeno persistente en la histo-
nición, él compra la satisfacción de un deseo” ria de los grupos sociales - un conjunto de co-
(Peter F. Drucker, 1975: 90). nocimientos y técnicas nacidos sólo reciente-
mente, en la trama del capitalismo occiden-
“No es muy difícil persuadir a las personas a ha-
cer aquello que ellas están ansiosas de hacer” tal? ¿Qué relaciones se pueden establecer en-
(Aldoux Huxley, in Kotler:1980: 385). tre las teorías surgidas para legitimar el merca-
do y aquellas auto-elaboradas por sacerdotes
Este capítulo discute la Iglesia Univer- y legos para explicar sus respectivas acciones
sal a partir de una perspectiva más amplia que en el ámbito del templo? ¿Cómo “templo” y
simplemente la de la venta, la mercantiliza- “mercado”, “religión” y “comercio”, “propa-
ción o el charlatanismo, tal como la presentan ganda religiosa” y “publicidad comercial” se
los medios de comunicación. Entender que interrelacionan? ¿Qué implicaciones trae una
marketing es mucho más que simplemente esfera para el comportamiento de la otra? Por
vender. Marketing envuelve el conocimiento último, ¿cómo se da en forma concreta en el
del mercado, su segmentación y la adopción caso de la IURD, esa articulación entre valo-
de una mirada que incluye el punto de vista res religiosos y mecanismos de intercambios,
de los clientes, más que simples técnicas para mediados por la visión y las técnicas del mar-
vender un determinado producto. Por eso keting?
consideramos que el presupuesto de la “mer- El marketing es un conjunto de técni-
cantilización” no explica de forma satisfacto- cas empleadas no sólo para actuar sobre los
ria el crecimiento de esa iniciativa religiosa; mecanismos de trueque sino también para ex-
sólo sirve al nivel del sentido común e ideo- plicar las acciones humanas envueltas en tal
lógico. proceso. Por eso el marketing trae consigo
Sin embargo, para que eso suceda es una forma de ver la realidad social que acaba
necesario que respondamos a las siguientes por dirigir la recolección de datos y la inter-
cuestiones: ¿En qué consiste la perspectiva pretación del comportamiento humano du-
del marketing? ¿Podemos hablar de marketing rante los trueques. Por lo tanto, además de ser
de los bienes simbólicos? ¿Qué conexiones un conjunto de prácticas el marketing tam-
hay entre la “mercantilización de lo sagra- bién acaba provocando el surgimiento de teo-
do”y una visión del fenómeno religioso desde rías explicativas de los hechos sociales en-
el punto de vista del marketing? ¿Qué lazos vueltos en el trueque.
existen entre religión y marketing? ¿Cuáles La aceptación del marketing como
son las posibilidades y los límites al aplicar a una de las maneras de explicar el comporta-
184 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

miento humano y actuar sobre él, impide que idéntica aceptación en ninguno de los casos.
se le atribuya aquella exactitud imaginada por Al principio se propusieron “distribución” y
los positivistas para los conocimientos cientí- “ventas” para designar aquellas actividades
ficos. Incluso porque la perspectiva del mar- contenidas en el término inglés. También se
keting fue elaborada en el seno de la econo- llegó a crear el neologismo “mercadología”
mía occidental y buscó exactamente en las para nombrar las actividades relacionadas
ciencias humanas (como la psicología, socio- con el flujo de bienes y servicios que envuel-
logía y antropología) algunas de sus principa- ven poductores y consumidores. De nuevo el
les fundamentaciones. Como herramienta de sinónimo propuesto no consiguió afirmarse
trabjo el marketing está atado a un discurso posiblemente por causa de la fuerza, incluso
que busca articular ese conjunto de respues- lingüística, de la arbitrariedad política y eco-
tas para problemas vinculados a las relacio- nómica del país donde la palabra “marketing”
nes de intercambio establecidas por los seres se originó. Así, el término “marketing” ade-
humanos, ofreciendo una visión que intenta más de ser el nombre de ciertas actividades
ser lógica, coherente y capaz de explicar los relacionadas con el “mercado”, trae también
fenómenos observados. grabada en sí mismo la historia de la econo-
A su vez, el término “religión” denota mía, administración y de la cultura capitalista
aquel sentimiento que une verticalmente a las dominante en el mundo en este final de siglo.
personas con una esfera tenida como sagrada, El marketing procura no sólo estudiar
y horizontalmente a unos con otros, alrededor como también facilitar la intervención en los
de un centro cognitivo, ético y volitivo de vi- procesos de trueque, influenciando y alteran-
sión del mundo. A partir de allí, son inevita- do el comportamiento de los seres humanos
bles las preguntas: El marketing como teoría y envueltos en esa situación. La definición ofre-
práctica, ¿es apropiado para explicar, al me- cida por Philip Kotler (1980: 31) es clásica:
nos parcialmente, el comportamiento social, “Marketing es la actividad humana dirigida a
las prácticas y el discurso de la IURD y de la satisfacción de las necesidades y deseos, a
otras iniciativas pentecostales? “Templo”, través de los procesos de trueque”. Para él,
“teatro” y “mercado” son espacios sociales “toda organización es una aglutinación deli-
continuos de una sociedad que usa la lógica berada de personas, materiales e instalaciones
del mercado como su horizonte de plausibili- procurando alcanzar algún propósito en el
dad? mundo exterior”. Por tanto, es este conjunto
de conocimientos y herramientas que tienen
1. El marketing y la acción social por tarea coordinar, planear y controlar el
proceso de concretización de esos objetivos.
La palabra marketing es un anglicismo Según Kotler (Idem, 20, 37 y 38), para “sobre-
mundialmente consagrado e introducido en el vivir y tener éxito, la organización debe: 1)
universo de nuestro vocabulario en la prime- atraer recursos suficientes, 2) convertir esos
ra mitad de este siglo, por administradores y recursos en `productos, servicios e ideas, y 3)
estudiosos estadounidenses. Desde la apari- distribuir esos `productos’ a varios públicos
ción de la Fundación Getulio Vargas y su Es- consumidores”. Por eso, el mercado “desde el
cuela de Administración (1954) en Brasil se punto de vista de la organización, es una are-
intentó la divulgación de varias palabras para na en potencial para el intercambio de recur-
traducir o substituir “marketing”, sin obtener sos”. Como tal, está formado por un “grupo
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 185

distinto de personas y/u organizaciones que ella puede resultar de factores ligados al “mo-
tienen recursos, quieren trocar o que podrán do racional, referente a valores, (al) modo
concebiblemente trocar por beneficios dis- afectivo, especialmente emocional, (o al) mo-
tintos”. do tradicional, arraigado por costumbre”. En
Tanto en ese como en otros conceptos otras palabras, también tenemos que tomar en
de marketing se enfatiza la palabra “trueque”, serio los factores supra-nacionales y no-inten-
que caracteriza una acción típicamente hu- cionales, inseridos en el proceso de trueque.
mana, volcada a la valorización de objetos, Pero en ambos casos pesa siempre el factor
bienes y servicios. El trueque es una de las necesidad, verdadero motor del intercambio.
más antiguas actividades sociales que acom- Por otro lado, hay un elemento que
paña al ser humano desde el período de la co- complica este proceso de trueque y que es el
lecta de alimentos y, como proceso, antecede conflicto por el poder controlador del mismo.
hasta el surgimiento de la feria y del mercado. Eso exige la aparición de asociaciones regula-
De este modo, ha permeado las actividades doras de la acción de los individuos y de sus
de todas las especies de instituciones sociales, relaciones en situaciones de intercambio. Pa-
incluso en tribus indígenas como muestra la ra Weber (1984: 699), la cuestión del poder se
antropología económica de Maurice Godelier hace presente en el canje cuando alguien
(1980: 265ss). quiere imponer la “propia voluntad en una re-
Por eso, Mauss (1974, v.2: 37-184) lación social, aún contra resistencias” existen-
considera los trueques, prestaciones, dádivas tes. Las organizaciones comercial, religiosa o
y potlatch de bienes como un “hecho social política son instituciones que hacen de la
total”, encarándolas como motor que coloca continuidad de las relaciones de intercambio
en movimiento “la totalidad de las sociedades su meta principal y para que eso se concrete,
y sus instituciones”, inclusive las religiosas. buscan establecer reglas “legítimas” a fin de
Esto porque los miembros de una sociedad que los trueques sean pacíficos, permanentes
cualquiera siempre poseen cosas deseadas y y no resultantes de la violencia. Max Weber
valorizadas en grados e intensidades desigua- (1991: 15) hizo de la acción socialmente
les. De allí que los intereses y codicias que orientada el fundamento de la sociología
acompañan el proceso de trueque y que, en comprensiva porque la “acción social se
situaciones de paz, generan compromisos de orienta por el comportamiento de otros, sea
entrega simbólica de bienes y, en época de éste pasado, presente o esperado como futuro
guerras, la expropiación violenta. (...)”. Este autor enfatizó que eso también ocu-
Para Max Weber (1991: 43, 44), el rre con las actividades económicas en la me-
trueque es “un compromiso de intereses entre dida en que toman en consideración “los fu-
los participantes por el cual se entregan bie- turos deseos de terceros”.
nes o posibilidades como retribución recípro- Para la elaboración de su filosofía de
ca”. Por lo tanto, “toda oferta [está] basada en acción, el marketing toma como punto de
un acuerdo formalmente voluntario, de utili- partida el axioma de que el ser humano posee
dades actuales, continuas, presentes o futuras, necesidades y deseos a ser satisfechos y que
de cualquier naturaleza, contra determinadas procurará esa satisfacción de una manera u
contraprestaciones de cualquier especie (...)”. otra. El canje es una de las varias formas de
Pero Weber enfatiza que no siempre esta ac- atenderse a esas expectativas, al lado de la
ción es determinada de modo racional pues autoproducción, la coerción o la súplica. La
186 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

palabra marketing está asociada al espacio neadas pesándose en cada trueque los intere-
geográfico y social, donde los trueques se rea- ses de las diversas capas sociales, lo que ge-
lizan, esto es: al mercado. Con todo, el con- nera una adecuación de sus “productos” a in-
cepto es más amplio y se aplica a fenómenos tereses asimétricos debidamente segmenta-
sociales, los cuales se encuentran más allá del dos. El resultado es la elaboración de una teo-
espacio geográfico y engloban todos los espa- ría y técnicas que incluyen la mentalidad ra-
cios sociales donde se dan los canjes, sean cional y calculadora para interferir en el pro-
del tipo que fueren. ceso de trueque y explicarlo advirtiéndose,
La adopción de una perspectiva de con todo, que no siempre la decisión de com-
marketing implica la aplicación de la raciona- pra resulta de decisiones racionalmente toma-
lidad en el análisis, planeamiento, implemen- das por el consumidor.
tación y control de programas cuidadosamen- Pensar y sistematizar la práctica mer-
te formulados para producir trueques volunta- cadológica a partir de las necesidades y de-
rios. De allí la importancia de lo que escribió seos de los clientes es algo reciente en la his-
Max Weber (1984: 419) sobre el mercado, al toria del capitalismo, lo que exigió para desa-
decir que es el locus de las “relaciones aso- rrollarse en sus aspectos teórico y práctico la
ciativas racionales” que dirigen el proceso de apropiación de conocimientos formulados
canje, desde el “regateo preparatorio” hasta la por las ciencias humanas de los dos últimos
consecución del acto de canje. Según Weber siglos. En la práctica, el marketing ha sido em-
la racionalidad se hace presente en todas las pleado tanto para la expansión de una organi-
etapas y el dinero aparece entonces como un zación como para la conservación de su
intermediario en ese proceso pues a él se le clientela. Tales procesos ocurren gracias a la
reserva la tarea de “hacer surgir una relación articulación entre medios y fines, objetivos y
comunitaria gracias a las relaciones de intere- estrategias, todos pasibles de mensuración y
ses reales entre los interesados (...)”. Este au- planeamiento. La finalidad última es la obten-
tor veía en el mercado la realización de una ción de los resultados esperados y la movili-
comunidad que se expresaría en una “rela- zación de todos los recursos para realizarlos
ción vital, práctica más impersonal que pue- con eficiencia y eficacia. El marketing se fun-
de existir entre los hombres (...)”. Para él exis- damenta en el presupuesto de que es posible
te mercado cuando hay “una pluralidad de in- investigar, descubrir, alterar y atender las ne-
teresados que compiten por oportunidades de cesidades y preferencias de las personas por
trueque”, concepto desarrollado por Pierre estos o aquellos productos o servicios.
Bordieu (1982: 99ss) en sus nociones de Tal práctica presupone que es posible
“mercado” y “economías” de “bienes simbó- clasificar las organizaciones o instituciones
licos”. entre las “inclinadas para el mercado” y que
En esas afirmaciones sobre el papel de por eso mismo consiguen buenos resultados,
la racionalidad podemos fundamentar el ar- y las que “están de espaldas para el merca-
gumento de que una organización orientada do”. Estas no se sintonizan con las demandas
para el mercado no desenvuelve tentativas de los consumidores y, por tal motivo, no
quijotescas de establecer canjes con todas las consiguen resultados satisfactorios en sus ac-
personas, ofreciendo mensajes, “productos” y tividades. Estar “inclinado para el mercado”
servicios aleatoriamente. Muy por el contra- en el lenguaje del marketing significa posicio-
rio, sus estrategias son cuidadosamente pla- narse de tal manera que el propio cliente pa-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 187

sa a determinar con sus necesidades y deseos nes”. Pero ¿cómo aplicar el concepto de mar-
el diseño de los “productos”, la propia pro- keting al neopentecostalismo de la IURD?
ducción de ellos y el contorno de las acciones
a ser ejecutadas en los procesos de produc- 2. El marketing aplicado a la religión
ción y distribución. Forma parte también de
La creación de un sistema de mercado
ese conjunto de presupuestos la idea de que
con pretenciones totalizantes tornó inevitable
hay una intensa competencia entre las varias
agencias en la producción y distribución de que religión y mercado acabasen por encon-
productos al consumidor. Esta disputa provo- trarse y, en ciertos casos, hasta estableciesen
ca un dinámico y continuo reposicionamien- alianzas utilitarias. ¿Cómo se dio esa aproxi-
to en el interior del mercado. mación? ¿Qué fuerzas históricas y sociales hi-
En consecuencia, el consumidor es un cieron posible tal fenómeno? ¿Qué tipo de re-
elemento activo y dinámico y está en cons- ligiosidad resultó de esa interacción? ¿De qué
tante cambio, exigiendo siempre de los pro- manera la teoría y la práctica de marketing
ductores una flexibilidad organizacional que pueden explicar el comportamiento institu-
favorezca una rápida atención de sus caren- cional de la IURD y la acción de sus adeptos?
cias y deseos. Además de esta disponibilidad Las preguntas son muchas y nuestras
para cambios permanentes, la organización consideraciones sobre algunas de ellas sólo
también precisa mantener una permanente lu- serán retomadas a lo largo de este texto.
cidez para captar los deseos aún insatisfe- Mientras, es preciso que reconozcamos el ca-
chos, movilizar a los consumidores en agru- rácter relativamente reciente de esa aproxi-
pamientos por intereses, segmentalizarlos por mación así como la existencia de desconfian-
clases sociales u otras formas de clasificación. zas mutuas en cuanto a este tipo de aproxima-
Es así que se consigue facilitar el planeamien- ción, tanto desde el punto de vista teórico y
to de las acciones productivas, maximizar la sistemático como desde el aspecto práctico.
distribución, darle una dirección a la propa- Pero fue exactamente en el área práctica que,
ganda y atender, racional y rápidamente, las paradojalmente, las resistencias fueron meno-
demandas que surjan. res y así debilitaron la insistencia de teóricos
Como un conjunto de prácticas y teo- especializados en religión y marketing de
rías interesadas en la explicación del compor- mantener fronteras excluyentes entre los dos
tamiento social en situaciones de trueque, el dominios. Aún así esa aproximación ha sido
marketing acabó extrapolando el mercado de un proceso lento y conflictivo con mutuas y
los bienes tangibles siendo aplicado también recíprocas exclusiones.
a los bienes intangibles. Eso hizo aparecer es- En lo referente a Brasil, “marketing” es
tudios de marketing aplicados a espacios so- una palabra nueva en los medios religiosos
ciales tan diferentes como el cultural, políti- así como también en las discusiones empren-
co, deportivo, social, personal, ecológico, tu- didas por las ciencias de la religión. Por ese
rístico, escolar, hospitalar, religioso y otros. motivo, la simple mención de “religión” y
Por ejemplo, Philip Kotler (1988) estudia el ‘marketing” en muchas personas provoca ex-
marketing de las organizaciones no-lucrativas trañeza y restricciones ya que juzgan que es-
y, en el caso de Brasil, Gil Nuno Vaz (1995) tá habiendo una mezcla indebida. En Francia,
desenvuelve un marketing institucional en el Jean-Paul Fiplo (1984: 17) escribió que “reli-
cual analiza el “mercado de ideas e imáge- gión” y “marketing” son de un cierto modo
188 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

“dos palabras tabúes porque representan dos dad intrusa y manipuladora que milita contra
formas de poder cuyos excesos pasados o pre- el espíritu de liderazgo pues coloca la moda
sentes irritan a muchos de nuestros contem- por encima del líder. Además, el marketing es
poráneos”. resultado de una “mentalidad desacralizadora
La relación sistemática de religión y de la religión”. Mentalidad que está ligada a
mercado a través de la práctica del marketing la venta, publicidad, relaciones públicas, y
fue hecha por Philip Kotler (1988)1, que pu- trabaja con conceptos que no tienen nada
blicó en 1971 el libro Strategic marketing for que ver con la religión, tales como: “produc-
non-profit institutions, en el cual reunió pio- to”, “trueque”, “mercado”, “público”, “ma-
neramente consideraciones sobre las impli- cro-ambiente”, “metas”, “segmentación”,
cancias del marketing para aquellas organiza- “mensuración” “demanda”, “ciclo de vida de
ciones que no hacen de la búsqueda de la ga- los productos”, “canales de distribución”,
nancia monetaria su meta principal. El desdo- “promoción” y otros más.
blamiento de esa obra, con análisis específi- George Barna (1994: 14, 18, 23), es-
cos sobre las organizaciones religiosas, prin- pecialista en marketing aplicado a la religión,
cipalmente iglesias y sinagogas estadouniden- registró en su libro “Marketing the church”
ses, sólo serían retomadas por él y otros cole- que el marketing es un instrumento muy im-
gas (Norman Shawchuck et alii, 1992) en el portante para el crecimiento de la iglesia. Por
texto Marketing for congregations - Choosing ese motivo los religiosos deben abandonar
to serve people more efectively. aquel espíritu de adversión y de objeciones a
Ese libro tomó como objeto de estudio su uso. Mientras, la adopción de esa herra-
la religión institucionalizada y el presupuesto mienta de trabajo choca en aquellos que afir-
de que tal tipo de religiosidad estaría en crisis man: “El marketing no parece ser una prácti-
en los Estados Unidos por causa de la pérdida ca bíblica sino mundana (pues) somos llama-
de “membresía” y caída en la demanda por dos para estar en el mundo sin ser del mundo,
servicios tradicionalmente prestados por (y) el marketing supera todos esos límites”.
aquellas agencias religiosas. El libro está divi- Para Barna, el principal problema que afecta
dido en tres partes: En la primera se intenta a las iglesias protestantes de los Estados Uni-
justificar el empleo del marketing en el arma- dos es el “hecho de no adoptar un apoyo de
do de estrategias que auxilien a las organiza- marketing - en un medio que se volvió apoya-
ciones religiosas a alcanzar sus objetivos. En do por él”. Esa mala voluntad con relación al
la segunda, los autores muestran cómo orga- marketing hace que el futuro líder, el pastor,
nizaciones religiosas pueden desenvolver pase por entrenamiento en el seminario teoló-
proyectos de marketing. En la tercera, el texto gico sin percibir que “al asumir la dirección
se completa al enfocar cómo proyectos de de una iglesia está siendo llamado a dirigir un
marketing pueden ser colocados en acción en negocio (...). Y el negocio al cual la iglesia se
organizaciones religiosas. dedica es el ministerio”.
En la primera parte los autores hicie- Esa nueva tendencia confirma la hipó-
ron una lista de los principales argumentos tesis lanzada por Peter Berger (1963, 1967) ya
contra la aplicación del marketing a la reli- en los años ‘60 en el sentido que las organiza-
gión. Entre varias críticas, realizaron las si- ciones religiosas en un contexto competitivo
guientes: el marketing cuesta muy caro y des- precisan producir resultados, provocando así
perdicia dinero “dado a Dios”; es una activi- el surgimiento de una racionalización de es-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 189

tructuras y procedimientos. En la anterior si- tión se volvió hipótesis de trabajo para varios
tuación de monopolio no se exigían resulta- investigadores que tomaron prestado del len-
dos de las organizaciones religiosas. Ahora, la guaje económico sus categorías y presupues-
interacción con otras organizaciones similares tos. Con todo, Danièle Hervieu-Léger (1993:
o no, coloca la cuestión de la sobrevivencia 239) elaboró una fuerte crítica al reduccionis-
que va a exigir de los cuadros dirigentes un mo de varios de esos autores que, según ella,
entrenamiento para el desempeño de funcio- habrían introducido “una especie de esquema
nes en las cuales se espera que haya dominio mecánicamente utilitarista que presta a las
de técnicas como “planeamiento”, “logística”, instituciones religiosas las categorías de mar-
“estrategia”, “dirección”, “control” y otras keting simbólico”, en especial al aplicar la
más. Tales actividades se deberán caracterizar idea de las “opciones racionales” en la cues-
por un activismo calculista, pragmático y di- tión de la piedad personal.
námico, lo que incluye luchar para alcanzar El análisis de Peter Berger (1985: 149,
las metas y tener mucha habilidad para rela- 150) parte de la cuestión del pluralismo y de
cionarse con el público interno y externo. la oportunidad de múltiples elecciones reli-
Esa mentalidad calculista impulsó a al- giosas. Pues para él la sociedad estadouni-
gunos responsables de organizaciones religio- dense está marcada por la existencia de innu-
sas a buscar en el marketing principios, técni- merables visiones de mundo que compiten
cas y estrategias que los ayuden a mejorar la para atraer seguidores. El pluralismo habría
performance de sus organizaciones en el ran- forzado a las organizaciones religiosas a
king del mercado religioso. Es claro que ese abandonar la cómoda situación de monopo-
descubrimiento se dio tanto por medio de la lio en la cual la sumisión de las personas era
opción consciente y calculista de una aseso- automática e involuntaria para transformarse
ría como también de procesos intuitivos.2 en entidades competitivas, lo que caracteriza
Además la aproximación a las organizaciones la situación de mercado. Ahora, la lealtad y
religiosas desde la perspectiva empresarial só- los compromisos individuales son resultantes
lo se volvió una hipótesis de trabajo en la se- de un proceso de “compra” o de una coopta-
gunda mitad de los años ‘60, dentro de las ción que orilla la atracción y seducción de un
discusiones sobre las relaciones de la religión “consumidor” ante un “producto”. El predo-
con una sociedad en proceso de seculariza- minio de esa nueva mentalidad muestra que
ción. “gran parte de la actividad religiosa en esa si-
Un punto importante en esa discusión tuación” fue capturada y “dominada por la ló-
fue el lanzamiento en 1967 por Peter Berger gica de la economía de mercado”, trayendo
del texto The sacred canopy: elements of a so- para la estructura de los diversos grupos reli-
ciological theory of religion. En este libro Ber- giosos consecuencias profundas, tanto en su
ger analizó las implicancias de la transforma- aspecto interno como en sus relaciones inter-
ción de las instituciones religiosas en “agen- institucionales.
cias de mercado” y de las tradiciones religio- En Brasil, esa pista fue inicialmente ex-
sas en “mercaderías para el consumidor”. Ese plotada por Duglas Teixeira Monteiro (1979:
y otros textos liberaron la “imaginación socio- 83) cuando muestra que las nuevas sectas
lógica” y estimularon la aplicación de la me- pentecostales, instituciones de umbanda y del
táfora del mercado en la aproximación a los catolicismo se volvieron “agencias de servi-
fenómenos religiosos. Rápidamente la suges- cio”. Además, que no es raro que empleasen
190 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

técnicas semejantes para atender a sus usua- bienes simbólicos producidos o de los “pro-
rios”, poniendo en práctica procedimientos ductos” y la de los consumidores de esos bie-
basados en “modelos casi empresariales de nes. Bordieu resalta que los campos son espa-
actuación y diferenciándose antes por los ró- cios sociales donde ocurren luchas entre co-
tulos y embalajes que por los “productos” que lectividades, agentes e instancias así como la
“ofrecen”. En la conclusión, Monteiro (p. 106) elaboración de estrategias individuales de
observa que la práctica de esas “agencias de acumulación de capital simbólico, usados en
servicio” se constituye dentro de los procesos de trueque. Según esa perspecti-
va, la demanda, producción y consumo de
“Una situación de mercado que en germen tie- bienes simbólicos deben ser vistos a la luz del
ne todos los problemas del ‘marketing’ que le
conflicto, elemento clave para que se entien-
son peculiares, tales como atender las exigen-
dan las relaciones entre agentes religiosos cle-
cias variables del consumidor y al mismo tiem-
po garantizar aquella diferencia marginal que ricales y legos en la disputa por el control de
distingue al producto. Esto sin perjuicio de la los medios de producción y distribución de
uniformidad impuesta por una acción racional”. esos bienes.

Comentando tales propuestas, Rubem 3. El marketing en la expansión


Alves (1979: 115, 117) preguntó con ironía de del cristianismo
teólogo y filósofo: “En la medida en que es
distribuida en forma empresarial, ¿la cura di- Antes de aplicar esta visión al neopen-
vina puede ser clasificada como fenómeno re- tecostalismo, responderemos a las siguientes
ligioso? ¿Dónde debe recaer el énfasis: en lo preguntas: ¿Qué tipo de lectura de la historia
divino o en la empresa? Más adelante Alves del cristianismo y del pentecostalismo pode-
sugiere que ese fenómeno debe ser compren- mos construir, a partir de una visión “marketi-
dido según el modelo económico y no religio- zante”? ¿Podemos aplicar esa perspectiva a
so, admitiendo que “también los valores espi- otros momentos históricos como fue el con-
rituales pueden ser producidos y distribuidos texto pluralista del mundo greco-romano? El
según la lógica de los valores de trueque (y énfasis en el crecimiento, comunicación y
que) así, la cura divina se nos presenta como propaganda, en diversos momentos de esa
un producto natural de la sociedad racional, historia y en especial en los de mayor expan-
empresarial, capitalista: na revelación de la sión, hace de esa relectura una reconstruc-
profunda irracionalidad incrustada en su ra- ción útil para un mejor entendimiento del
cionalidad operacional”. neopentecostalismo practicado por la IURD?
La teoría de Pierre Bordieu (1982) so-
El crecimiento de la Iglesia primitiva
bre el “mercado de los bienes simbólicos” y la
de Otto Maduro (1981) sobre las relaciones La mentalidad de marketing que pre-
entre religión y clases sociales nos auxilió en domina en una sociedad dominada por la he-
la aproximación a la religión neopentecostal gemonía del mercado, ¿ofrece subsidios para
desde el punto de vista del “campo religioso” explicar la expansión del cristianismo desde
como un espacio de conflicto entre producto- los primeros siglos de su historia? ¿La explo-
res y consumidores de bienes simbólicos. La sión cristiana inicial fue una exitosa “campa-
teoría “bourdiana” establece tres instancias: la ña de propaganda”? Tal pregunta pierde el
de los productores o proveedores, la de los aparente aire insólito para quien acepta el pa-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 191

radigma “marketizante”. Sin embargo, un evidente que había necesidades y lagunas no


análisis del imperativo de Jesús para que sus completadas o atendidas por las religiones
discípulos “fuesen, predicasen e hiciesen dis- paganas. Además, desde Alejandro el Magno
cípulos por todas las naciones” y el ardor de y su proyecto de expansión de la cultura grie-
los primeros seguidores en cumplir ese impe- ga y de la imposición de la pax romana por
rativo, explican sólo parcialmente el motivo César, según Klaus Wengst (1983), millones
principal por el cual una oscura secta judía se de personas sin raíces o con problemas de
volvió la “religión oficial del Imperio Roma- identidad se encontraban al margen de los sis-
no” apenas tres siglos después de su surgi- temas culturales. Para ellos un mensaje debi-
miento. Es claro que hubo innumerables cau- damente aclimatado ayudaría en la supera-
sas socio-culturales que contribuyeron para ción de las rupturas, ansiedades y creciente
semejante suceso. pérdida de la identidad.
Hay autores que están reescribiendo la Esa visión sociológica de los “orígenes
historia del cristianismo del punto de vista del cristianos”, desenvuelta entre otros autores
marketing. Uno de ellos es el ya citado Geor- por H. C. Kee (1983), crea condiciones para
ge Barna (1994: 30, 33), quien afirmó: “Mu- explicar el sorprendente crecimiento de la fe
chos actos de Jesús y de sus discípulos repre- cristiana tanto entre los pobres y esclavos co-
sentan verdaderas lecciones de marketing”. mo en las más altas capas del Imperio roma-
Eso, pues él era un “especialista en comunica- no, por medio de criterios económicos, cultu-
ción (...) [que] identificaba su público-objeti- rales y sociológicos. Por otro lado, como ana-
vo, definía las necesidades del mismo y pre- liza Max Pagés et alii (1987: 75-140) nuestras
sentaba su mensaje directamente a ese públi- organizaciones hipermodernas desenvolvie-
co (...)”. Para Barna, Jesús fue un líder incan- ron formas de reclutamiento y entrenamiento
sable que “trabajó larga y duramente para de sus empleados que se asemejan mucho a
transformar un bando heterogéneo de hom- las maneras usadas por los antiguos cristianos
bres de la clase trabajadora en un sistema de para ganar y formar nuevos adeptos.
distribución capaz y bien informado”. Con el En la expansión del cristianismo pode-
paso del tiempo, “sus hombres abrieron ‘es- rosos mecanismos sociales se conjugaron,
critorios de representaciones’ [iglesias loca- cooptaron personas, dirigieron sus acciones y
les] para poder distribuir más todavía su artí- las llevaron a un grado de compromiso tan
culo”. grande que millares de ellas se dejaron hasta
Es claro que si analizamos ese asunto martirizar por la nueva fe. En ese proceso de
desde esa perspectiva, nos permite ver un formación, fueron empleados tanto la retórica
proyecto de marketing y de publicidad, aun- como los símbolos, ampliamente conocidos
que sea elemental, de las prácticas cristianas por sus receptores, a los cuales se les dieron
primitivas. Al final de cuentas, para expandir nuevos significados. Entre ellos estaba la cruz,
la fe aquellos cristianos utilizaron predicacio- que de instrumento de tortura y muerte se vol-
nes, milagros, catequesis, conceptos heléni- vió expresión de la victoria de Jesús sobre sus
cos y una red de comunicación. Se basaron enemigos; el pez, el pan, el vino, el cordero y
en símbolos de gran poder de movilización, tantos otros. Incluso hasta la propia liturgia
generando valores nuevos e intensas emocio- dramatizaba, domingo a domingo, el acto pri-
nes en las masas que hasta ese entonces eran mordial de la nueva fe – la muerte, resurrec-
seguidoras de otras formas de religiosidad. Es ción y glorificación de Jesús de Nazaret.
192 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

Contribuyó también a tal crecimiento Además él también presentó posturas anti-


la adopción de una organización simple y marketizantes al afirmar que el mensaje cris-
práctica con la atribución de tareas entre los tiano era “escándalo para los judíos” y “locu-
primeros seguidores de Jesús, en un clima de ra para los griegos” (1a. Corintios 1.10-25).
poca ostentación. Sin embargo, con el surgi- En el curso del siglo siguiente y debi-
miento de cargos y funciones se iniciaba el do a los conflictos con gnósticos y montanis-
proceso de institucionalización que al princi- tas, textos didácticos fueron empleados para
pio estuvo bajo el control del movimiento. mantener la reproducción de la fe dentro de
Con el paso del tiempo, ese proceso acabó los cánones aprobados por las primeras auto-
siendo presa fácil de una lógica organizadora ridades, episcopalmente autorizadas. Como
de origen imperial que ayudó a la iglesia a resultado de esos esfuerzos surgieron los
asimilar rasgos administrativos del Imperio evangelios y las expresiones teóricas de la fe
Romano. Esta herencia aún persiste en la Igle- entre las cuales el simple, antiguo y eficiente
sia Católica y fue definida por Leonardo Boff “Credo de los Apóstoles” y después innume-
(1981: 58ss) en un texto polémico, como uno rables obras de los apologistas, los “padres de
de los principales obstáculos para la adop- la Iglesia”. No se puede descartar el sincretis-
ción de una práctica liberadora por parte de mo resultante del uso por los cristianos de fór-
esa iglesia. mulas, símbolos, mitos y experiencias de la
La predicación de los primeros cristia- religiosidad pagana de aquellos primeros si-
nos giraba alrededor de un único punto cen- glos y que sirvieron de vehículos eficaces pa-
tral – Jesús – fue de esa centralidad que nacie- ra la comunicación y aceptación de los “pro-
ron los primeros slogans y palabras de orden, ductos” cristianos, generando también una
de fácil memorización por el pueblo: “Jesús vasta cantidad de sectas gnósticas.
es Señor”, “Jesús es Salvador”, “Jesucristo es No obstante, como toda reconstruc-
Dios”. Interesante fue la estrategia intentada ción histórica, la “marketización” de la histo-
por Saulo de Tarso que al convertirse al cris- ria cristiana también corre el riesgo de ser
tianismo se volvió el “apóstol de los gentiles”, apenas una interpretación más ex post-facto.
en ocasión de su visita a Atenas para predicar Con todo, pensamos que una reconstrucción
a los griegos el mensaje cristiano. En el Areó- histórica “marketizante” es útil para estudiar
pago, ya con el nuevo nombre de Pablo (He- las raíces del fervor pentecostal que encontró
chos de los Apóstoles 17.15-34), - si es co- en el final de este milenio, instrumentos para
rrecta la descripción dada por Lucas, autor su acomodación en la sociedad de masas,
del libro de Hechos -, hizo un discurso incor- empleando justamente el ejemplo de los
porando argumentos geográfico-sociales tales “cristianos primitivos”. Aún así con tal pers-
como la existencia previa de un altar dedica- pectiva se corre el riesgo del reduccionismo.
do a innumerables dioses entre ellos “al dios Tal simplificación no permite la contempla-
desconocido”. Justamente fue de ese dios que ción de la dimensión global de un complica-
Pablo se presentó como embajador. El mismo do proceso de aculturación de una religión
decía haberse vuelto griego para ganar a los –aquí, el cristianismo -, en nuevos contextos
griegos y judío para convertir a los judíos a sociales. Aisladamente, esa visión “markete-
Cristo (1a. Corintios 9.22). Nadie fue más res- ra” no permite que se noten los mecanismos
ponsable que Pablo por la divulgación del sociales presentes por detrás de la difusión de
mensaje cristiano en el mundo greco-romano. un nuevo sistema de creencias, en este caso el
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 193

neopentecostalismo, y de su adopción por metositas apoyasen la educación moral y reli-


pueblos de culturas diferentes. giosa ofrecida a los chicos de la calle, em-
pleándose para eso los templos vacíos y esti-
Marketing y cristianismo moderno mulándose el crecimiento de la escuela domi-
nical, desde aquel entonces convertida en la
En el cristianismo, las actividades
más tradicional institución pedagógica protes-
mencionadas más arriba sólo recibieron ofi-
tante.
cialmente su verdadero nombre, propaganda
Esas y otras prácticas hicieron que los
religiosa, en el año 1633. Fue entonces que el
metodistas fuesen los primeros en intentar
papa Urbano VIII creó la Congregatio de Pro-
adecuar el protestantismo a las necesidades
paganda Fide, justamente en una época en
de una masa urbana que vivía sobre el impac-
que la iglesia comenzaba a perder su mono-
to inicial de la revolución industrial inglesa y
polio de quince siglos sobre la producción y
de intensos procesos de movilidad geográfica
distribución de los bienes religiosos de eti-
en dirección a las colonias inglesas de Améri-
queta cristiana. Los grupos protestantes y re-
ca del Norte. Esa tentativa fue tan seria que
formados estaban sólidamente establecidos
los predicadores itinerantes del metodismo, a
en Europa y en ciertas partes de América.
través de las fronteras de penetración en los
Desde 1517 empleaban la prensa, música, y
territorios indígenas estadounidenses, aunque
liturgia para diseminar su mensaje. Así, a des-
sin escolaridad, salieran repitiendo el refrán
pecho del culto despojado de luces, imáge-
wesleyano: “El mundo es mi parroquia”. Tal
nes, sonidos, coreografía, íconos y vestimen-
disposición permitía en tal contexto colonial,
tas sacerdotales, el protestantismo creció ha-
la atención de las necesidades religiosas sur-
ciendo del púlpito su principal centro de ca-
gidas de la expansión de pioneros que, desco-
tequesis.
nectados de los centros urbanos, se sentían
Esa capacidad de rápida apropiación
distantes y abandonados por las organizacio-
de condiciones propicias para el crecimiento
nes religiosas tradicionales. Por tanto, había
de la iglesia se puede ver más fácilmente en
una gran demanda de prácticas religiosas im-
los relatos históricos de los grandes reaviva-
posible de ser atendida por las denominacio-
mientos religiosos ocurridos en el protestan-
nes institucionalizadas en función de nuevos
tismo anglo-americano. En uno de ellos, en la
desafíos. Ese es el contexto del análisis clási-
Inglaterra del siglo XVIII, John Wesley quebra-
co emprendido por H. R. Niebuhr (1992) so-
ba las barreras existentes entre el pueblo sim-
bre el denominacionalismo estadounidense.
ple y los clérigos, iniciando así prácticas que
caracterizaron a los metodistas de aquel pe- Marketing y pentecostalismo
ríodo – como por ejemplo, predicar en minas
de carbón, al aire libre, sobre cajones en fe- Según Sydney E. Ahlstrom (1973), la
rias y mercados y hasta sobre los túmulos en historia de los Estados Unidos ofreció un te-
los cementerios. Los predicadores metodistas rreno fértil al surgimiento de varias prácticas
procuraban a las personas donde ellas estu- religiosas que irían a desembocar en el pente-
viesen y les predicaban de una forma que costalismo. Las raíces históricas y teológicas
ellas entendiesen. El objetivo era alcanzar las (Donald Dayton, 1991) del pentecostalismo
multitudes en sus necesidades morales y espi- precisan ser encontradas en ese cuadro de rá-
rituales. Mecanismo semejante hizo que los pidas transformaciones sociales y de expan-
194 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

sión geopolítica, asociadas al establecimiento urbano, lo que quedó bien claro en el empleo
de la civilización inglesa en el territorio ame- de su experiencia comercial en el planea-
ricano. Desde el punto de vista de lo religio- miento de las campañas y en la adopción de
so, ése fue un período histórico de mucha ten- nuevas técnicas de propaganda tales como
sión entre las principales denominaciones allí carteles colocados en las calles, alquiler de
establecidas y los nuevos movimientos reli- bancos 3 (que en los templos estaban reserva-
giosos más sintonizados con las necesidades dos para los grandes benefactores de la comu-
populares que atribuían a lo divino el origen nidad), anuncios en periódicos, presentación
de un poder y legitimidad, sin duda explica- de coros hasta con mil voces. Para dar cuen-
bles sociológicamente. ta de toda esa enorme infraestructura, Moody
De esta forma el número de adeptos, nombraba personas para los comités de plani-
el suceso, la capacidad de persuadir, seducir ficación financiera, cuya misión era preparar
y movilizar a las masas se volvieron el criterio con anticipación, sus futuras campañas en
último de juicio de este o aquel movimiento una determinada ciudad.
religioso. De acuerdo con el análisis de Her- Billay Sunday, otro “avivalista” pre-
ber Aptheker (1967), en aquella época surgió pentecostal inició sus predicaciones en 1896.
un patrón utilitarista de juicio acompañado Pese a su falta de preparación teológica y pos-
de pocas preocupaciones con los aspectos tura anti-intelectualista, fue ordenado pastor
teóricos de la fe y menos aún con las cuestio- presbiteriano en 1903. Sunday se volvió el
nes teológico-doctrinarias. En este contexto, mayor predicador americano hasta su muerte,
el fiel desvinculado de las grandes denomina- en 1935. Se vestía con lujo, sus gestos eran
ciones religiosas se fue volviendo el juez su- teatrales y llegaba hasta a realizar proezas fi-
premo, tanto de la “ortodoxia” como de la sicas en el púlpito, sacándose parcialmente la
“ortopraxis” de la religión cristiana. ropa en medio de un torrente de palabras.4 En
Algunas características de esa religio- 1900, en diez semanas de campaña él atrajo
sidad práctica y sensitiva se fortalecieron con en Nueva York a casi un millón y medio de
los movimientos llamados “avivalistas” del si- personas. En los momentos de cánticos, llegó
glo XIX. Por ejemplo, en 1860 Dwight Moody a usar un cierto tipo de música con ritmo pró-
(1837-99) se volvió un predicador “avivalis- ximo al del jazz. De acuerdo con lo que regis-
ta”, renunció a un próspero negocio en el tra Richard Hofstadter (1967) su lenguaje era
mercado de zapatos y centralizó sus activida- populachero, anticipando un estilo que me-
des de propaganda de la fe en la Asociación dio siglo después consagraría a algunos “pre-
Cristiana de Jóvenes. Su fama creció después dicadores electrónicos”. Entre estos últimos
de 1872 en la ciudad de Londres, cuando también había muchos hombres simples, de
centenas de millares de personas fueron a oír- personalidad ruda y de dudosos escrúpulos,
lo en una serie de predicaciones. Su mensaje que afectarían la reputación de “seriedad”
era simple, una mezcla de optimismo ameri- acumulada por muchos “avivalistas” estadou-
cano con arminianismo, de cuño dócil, emo- nidenses.
cional y suave, que se iría a volver una carac- En el inicio del movimiento pentecos-
terística del protestantismo americano poste- tal se usó con mucha intensidad la publica-
rior, según muestra Harold Bloom (1994). ción de diarios y revistas que se volvieron ele-
Sin embargo, Moody representaba el mentos fundamentales en la diseminación rá-
pasaje del “avivalismo” rural para un estilo pida del pentecostalismo a través de todo el
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 195

mundo, en un corto espacio de tiempo. Vol- adecuado a los nuevos medios de comunica-
veremos a este tema en un próximo capítulo. ción de masas.
También estimuló el crecimiento del pente- En ese período hubo una explosión de
costalismo la realización de innumerables movimientos e instituciones, creció cada vez
Pentecostal Camp Meeting5. Lo mismo las de- más el pluralismo y la necesidad de tomarse
cenas de millares de campañas de reaviva- en consideración en la predicación y planifi-
miento espiritual realizadas en los Estados cación de la expansión de las iglesias, el gus-
Unidos entre 1912 y 1918, para lo cual se to y las exigencias del público. Se colocan las
usaron tiendas de lona en las cuales se abriga- raíces de lo que hemos llamado la mentalidad
ban miles de personas que de otro modo difí- de marketing, la que se hace presente de mo-
cilmente entrarían en los templos. do privilegiado en el neopentecostalismo. En
Después, en los años ’20, fue el uso de especial en aquél practicado por la IURD, se-
la radio en escala comercial lo que abrió nue- gún analizaremos a continuación.
vos espacios para la divulgación del mensaje
pentecostal. El empleo de ese nuevo medio 4. El marketing de la Iglesia Universal
de comunicación por líderes pentecostales re-
El origen y expansión de la IURD ocu-
cibió un notable estímulo de la predicadora
rre en un momento singular de la historia del
pentecostal Aimee Semple McPherson (1890-
1944). Ella sabía emplear los medios de co- comportamiento religioso de Occidente. Es
municación para divulgar su nombre y men- cuando se deja de lado el énfasis en el “pro-
saje y hubo hasta episodios oscuros de su vi- ducto religioso” acabado, pulido por la tradi-
da, como un supuesto rapto, que en los años ción, refrendado institucionalmente, como los
’30 consiguió mantenerla en los noticiarios dogmas, ritos y teologías, para pasarse a una
estadounidenses durante meses, según infor- centralización en las necesidades del “consu-
man S. M. Burgess y Gary B. McGee (1995: midor”, aquí entendido como un lego poco o
568-571). altamente envuelto con las actividades reli-
El gusto por los gestos y campañas es- giosas. Como pudimos notar, ese movimiento
pectaculares sería desarrollado sólo a partir que resultó en el surgimiento del neopente-
de los años ’50 por los predicadores electró- costalismo, viene de larga data y se cristalizó
nicos tales como Oral Roberts, pionero en el no sólo en la forma de denominaciones reli-
uso de la radio y del Healing Waters, agua pa- giosas como también se instaló en el interior
ra curar enfermos. Otros nombres menciona- de antiguas iglesias, denominaciones y sectas,
bles aquí son: M.G. (Pat) Robertson, de la ra- provocando tensiones, adaptaciones y proce-
dio, político y fundador de la Christian Broad- sos dispares de institucionalización.
casting Network – CBN – y, en la televisión, Por detrás del movimiento neopente-
James O. (Jim) Bakker, su esposa Tammy Faye, costal iurdiano y también de otros, está la ten-
Jimmy Swaggart y tantos otros. Con algunos dencia a construir mecanismos que garanti-
de ellos el pentecostalismo clásico pasó a su- cen la expansión y sobrevivencia institucio-
frir cambios desde el final de los años ’40, co- nal, que se expresan en la necesidad de satis-
nocidos – a falta de otra denominación - con facer los deseos y exigencias del público-ob-
el nombre de “movimiento de la cura divina”. jetivo. Ese conjunto de estrategias llevó a la
Del mismo surgiría a fines de los años ’60 el IURD a distanciarse rápidamente de aquellas
neopentecostalismo, un estilo religioso más pequeñas iniciativas – en verdad, movimien-
196 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

tos de “artesanía religiosa” -, que se instala- mal”, el pastor va haciendo un mapa de las
ban en el mismo suelo fértil de los suburbios necesidades de su público, redirigiendo auto-
de la ciudad de Río de Janeiro, en el final de máticamente su discurso en dirección a las
los años ’70. Quizás su dinamismo se deba, demandas aún no formuladas con claridad.
entre otros motivos, al descubrimiento de las Por eso, esa iglesia consiguió más que
necesidades de ciertas capas sociales de la otros movimientos congéneres uniformizar
adaptación de los “productos”, del despertar bienes religiosos adecuados a cada segmento
de un potencial de creencia hasta entonces y transformar a las personas en participantes
“adormecido”, de la revaluación constante de del proceso de producción. O en una especie
las relaciones con los varios reductos atraídos de socios de una empresa que les ofrece ren-
y organizados por su discurso y sus prácticas. dimientos simbólicos, en cuanto la iglesia se
La IURD colocó en práctica una forma capitaliza monetariamente para nuevas inver-
de mediación que impide la pérdida del con- siones en la propia expansión. De esa forma,
tacto directo entre el predicador y sus oyen- no produce bienes religiosos en masa pero les
tes. A veces tal distanciamiento es causado da a sus fieles una sensación de participación
por el surgimiento de una burocracia religio- en la producción de los bienes deseados. Jus-
sa que se preocupa más de la reproducción y tamente esa participación relativa en el pro-
continuidad de sus propios privilegios que ceso productivo es lo que permitió el estable-
con la satisfacción de las necesidades de los cimiento de una diferenciación entre los “pro-
seguidores. Así, los pastores iurdianos se con- ductos” ofrecidos por la IURD y los demás
siguen mantener próximos de sus seguidores, competidores y, al mismo tiempo, controlar el
anticipar actitudes y cambios de percepción, proceso de realización de nuevos bienes.
gusto y necesidades, aún antes que ocurran. Mientras eso ocurre, los competidores
Citamos dos ejemplos para ejemplifi- tradicionales insisten en producir primero, pa-
car esa búsqueda de sintonía. En el transcurso ra después hacer propaganda, vender ideas,
de las programaciones específicamente reli- símbolos y bienes ya listos, algunos de ellos
giosas de la TV Record, el pastor-presentador en stock desde hace mucho tiempo. Por eso,
es auxiliado por diversas telefonistas que ano- insistimos en que la propaganda para la Igle-
tan “pedidos de oraciones” tales como: “Ma- sia Universal es el elemento fundamental en
ría, empleada, de la ciudad de Recife, pide el proceso de expansión. Incluso porque por
oración por sus hijas que se están comenzan- su intermedio se crea y alimenta el mercado.
do a prostituir, y por el marido que es alcohó- De allí el por qué de la afirmación de que sin
lico y está desempleado”. Otro ejemplo de radio y televisión, la IURD jamás habría al-
cómo los pastores sondean las necesidades de canzado el éxito actual y no se habría mante-
su público, se puede percibir en la estrategia nido a la vanguardia del crecimiento neopen-
de colocar en los templos o, en las veredas de tecostal en Brasil. Los medios de comunica-
sus frentes, mesas en las que los obreros colo- ción hacen que las barreras geográficas, so-
can a disposición de los que pasan un “libro ciales e ideológicas sean rotas y los “produc-
de oraciones”. Allí las personas anotan su tos” iurdianos sean colocados para un públi-
nombre y los motivos por los cuales están so- co necesitado que le paga el precio debido
licitando los rezos del “hombre de Dios”. Así, puesto que se trata de alcanzar la felicidad, el
en un cuerpo a cuerpo con las “fuerzas del bienestar físico y espiritual. Para ellos, esos
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 197

“bienes” son tan “preciosos” que “no hay di- consumidor y que en este caso son las “ben-
nero que los pague”, como nos dijo uno de diciones de Dios”. En segundo lugar, Levitt
sus fieles. colocó que el producto genérico es desdobla-
do en productos específicos o esperados. En
Los “productos” este caso son las “curas”, “prosperidad”, “éxi-
to”, “comunidades de apoyo”, bienes obteni-
En un análisis de las estrategias de
dos según la creencia iurdiana gracias a la fre-
marketing por lo general se valorizan las cua-
cuencia al templo y al pago de las promesas y
tro “P”: “producto”, “punto de ventas”, “pro-
sacrificios, o sea a las contribuciones finan-
moción” y “precio”. Sin embargo, la aplica-
cieras.
ción de ese punto de referencia al marketing
Una tercera categoría empleada por
de las organizaciones no-lucrativas, en espe-
cial las religiosas, exige una inevitable adap- Levitt es la del producto ampliado, formado
tación de esas herramientas de trabajo, prove- por la suma de ventajas adicionales agregadas
nientes del marketing empresarial, cuyo obje- al producto genérico. En la IURD se agrega a
tivo es el lucro monetario. Kotler (1980: 224) la cura del cuerpo el cuidado con la estética,
considera que producto es “cualquier cosa la adquisición de mejores posturas, la elimi-
que pueda ser ofrecida a un mercado para sa- nación de vicios, el consumo de “productos”
tisfacer una necesidad”. E incluye en el mis- apropiados para la belleza y el desarrollo cor-
mo: “Objetos físicos, servicios, personalida- poral, viajes y excursiones; a la prosperidad,
des, lugares, organizaciones e ideas”. En las un empleo que proporcione mejores salarios
organizaciones religiosas esos productos son de preferencia en la condición de jefe o mi-
llamados “ministerios”, “programas”, “servi- cro-empresario y así sucesivamente.
cios”, “trabajos”, “cultos” y se expresan en Por eso mismo, hay un producto po-
himnos, liturgias, jingles, spots, relatos de mi- tencial, esto es aquel que extrapoló las finali-
lagros, oraciones, en fin, todo aquello que dades originales y encontró otras utilidades.
puede ser distribuido en un templo o por in- En los cultos iurdianos, la ofrenda de algunos
termedio de un vehículo de comunicación de símbolos universales como el agua, pan, vino,
masas, cuando es usado por la iglesia. aceite u óleo, empleados a veces para provo-
Pero, ¿qué es lo que una persona pro- car curas, exorcismos, prosperidad material o
cura cuando se dirige a un templo de la alejamiento de demonios, son ejemplos de lo
IURD? ¿Será un producto o la satisfacción de que acabamos de afirmar. En todos esos “pro-
deseos y necesidades? Por lo general, procu- ductos” encontramos la presencia de un pun-
ran un beneficio, que según Marcos Cobra to de referencia fijo que permea toda la predi-
(1993: 182) es todo aquello “que las personas cación de la iglesia y expresa una temática
quieren que él sea”. Ese énfasis en los deseos básica que subsiste bajo todas las formas de
del consumidor abre camino para que note- publicidad. Por tanto, cada producto iurdia-
mos algunas características importantes del no, no obstante formar parte de una “familia
producto “vendido” por la religión a su de productos” es una especie de iceberg que
“clientela”. Theodore A. Levitt (1988: 91; apunta hacia una visión de mundo consustan-
1981: 49-54) creó algunas categorías para ciada en un grupo de ideas centradas alrede-
clasificar los “productos”, colocando en pri- dor de la expresión “Cristo salva, cura y hace
mer lugar los productos genéricos formados prosperar a los que lo aceptan en la Iglesia
por el principal beneficio esperado por el Universal del Reino de Dios”. El producto bá-
198 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

sico es una idea que se hace operable por in- guidores, que participan del “pacto” por me-
termedio del despertar de la fe, hecho posible dio de los “sacrificios”.
de suceder, principalmente en los templos, Al ejercer la función de pastor del tem-
donde todos los ritos ofrecidos tienen como plo local, el pastor iurdiano crea un clima
objetivo activar en los individuos sentimien- propicio en el cual el “producto” inicialmen-
tos que ya estaban presentes pero no siempre te planeado por los obispos, coordinado por
eran capaces de generar actitudes y compor- Edir Macedo, recibe el acabamiento final.
tamientos. Son sentimientos tales como el op- Eso, primero por medio de la conducción del
timismo, la esperanza, seguridad de solución espectáculo de la fe y después en el interior
para todos los problemas, pensamiento positi- de cada fiel en quien se funden las caracterís-
vo y la disposición de luchar y vencer. ticas del producto con sus necesidades inte-
En rigor, en el universo del discurso de riores. Por eso mismo, el templo no es sólo el
la IURD no hay “productos” nuevos y sí for- local de ritos aislados de producción sino el
mas diferenciadas de “manufacturar” y expo- locus del “acabamiento” dado al producto,
ner antiguos “productos” cuya distribución no esto es de su adaptación y distribución a los
es monopolio de esta o aquella iglesia o agen- “consumidores” debidamente segmentados.
cia religiosa. Esa gran línea de “productos”
vincula lo mágico y lo común en la religiosi- Las necesidades y deseos
dad popular a “productos” típicos de la
No hay estrategias de marketing sin el
postmodernidad que enfatizan el bienestar
reconocimiento de la sazón y mutabilidad
psicológico y social de los individuos. La di-
histórica de las carencias humanas así como
ferencia está en la habilidad de la propagan-
de un esfuerzo para una mejor adecuación de
da en combinar lo “viejo” con lo “nuevo”,
los bienes y “productos” a las necesidades del
permitiendo la construcción de puntos de
público-objetivo y a la aceptación de que es
unión de la magia y la religión, del pentecos-
posible interferir en los procesos de búsqueda
talismo con las antiguas formas de religiosi- de soluciones para determinadas demandas.
dad cristiana o no-cristianas, aún vivas en Pero, ¿qué es necesidad? Por lo general, se
América Latina. usa ese término para designar todo aquello
Es obvio que tales mecanismos fuer- que es tenido como fundamental para el bie-
zan la aparición de nuevas posturas por parte nestar de un ser humano. La privación de uno
de aquellos intermediarios religiosos aún vol- de esos elementos causa desequilibrios y ten-
cados para el producto o apenas centrados en siones, provocando medidas destinadas a su-
el esfuerzo de venta. El predicador iurdiano, perarlas. El ser humano vive en sociedad y
pese a posicionarse al lado del producto, es por eso también en un proceso de interacción
instruido a orientarse por el mercado y a ha- simbólica con sus semejantes y posee además
cer de puente entre el bien ofrecido y las ne- de las necesidades instintivas otras tantas de
cesidades concretas y cambiantes de los fieles orden psicosocial, generadas culturalmente.
delante de los cuales él se presenta como el Esas necesidades fueron analizadas y
“hombre de Dios”. Como intermediario “legí- jerarquizadas por varios estudiosos, entre los
timo” pide de forma osada, exige y ruega a cuales se cuenta Abraham Maslow. Sus suges-
Dios por el cumplimiento de las “promesas tiones son didácticamente presentadas en la
hechas”, defendiendo los intereses de los se- forma de una pirámide en cuya base están las
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 199

“necesidades fisiológicas”, vinculadas al previsibles. De esta manera se garantiza la re-


hambre, sueño, sexo y sensaciones de frío. In- compra de los “productos” y no sólo una
mediatamente por encima están las “necesi- compra ocasional. Hay varios estudios sobre
dades de seguridad”, representadas por la fu- la motivación, percepción y decisión de com-
ga de las agresiones físicas ambientales y del prar que trabajan con la psicología del consu-
dolor, seguidas por las “necesidades afecti- midor y focalizan diversas teorías que anali-
vas” como formar parte de un grupo en el zan las motivaciones en la decisión de com-
cual se pueden compartir experiencias diver- pra, entre los cuales están Mary Tcuk (1978) y
sas. Además, el ser humano posee “necesida- Christiane Gade (1980).
des de estima y de reconocimiento” que lo Tradicionalmente en Occidente, las
llevan a querer destacarse en el grupo, con- instituciones religiosas seculares funcionaban
quistar respeto y admiración de los demás. La como locales donde las necesidades religio-
pirámide se completa con las “necesidades de sas de la población eran atendidas. Pero a
auto-realización”, expresadas en la satisfac- partir de los años ’50, en las grandes ciudades
ción por haber conseguido éxito en hacer lo comenzaron a surgir ministerios “para-ecle-
que le gusta y le da placer. siásticos”. O sea, agencias y distribuidores de
Hay otras maneras de clasificar las ne- bienes religiosos, desvinculados institucional-
cesidades humanas, como por ejemplo la de mente de las iglesias y especializados en brin-
Sumner y Keller (en Koenig: 1976: 51-53, 90, dar servicios a segmentos de la población que
91) que las dividieron en las siguientes cate- por causa de la adopción de nuevos modos
gorías: interés por la autopreservación, unión de vida urbano-industriales, se estaban desin-
sexual, gratificación personal y sobrenatural. teresando de las actividades propuestas por
Sin embargo, los estudios sobre el consumi- las iglesias, sectas y denominaciones. En esa
dor, sus necesidades y deseos, principalmente época, en Brasil surgieron la “Palabra de Vi-
en el marketing de ideas y servicios religiosos da” – entidad especializada en la atención de
no siempre resaltan que también debemos jóvenes y adolescentes; la Asociación Pro-
discutir la cuestión de la legitimidad de la Evangelización de Niños (APEC); los Gedeo-
agencia intermediaria del proceso de trueque. nes Internacionales – dedicados a la distribu-
Esto está lejos de ser asunto secundario; muy ción de porciones de la Biblia en los cuartos
por el contrario, esa cuestión tiene enorme de hoteles –; la Asociación de Hombres de
valor, justamente porque el ser humano está Negocios del Evangelio Pleno (ADONEP),
ubicado en lo cultural y busca, además del que reúne pequeños y medios empresarios en
producto en sí, las marcas institucionales de hoteles y restaurantes de lujo para hablarles
los productores y distribuidores. de la fe cristiana.
Las instituciones sociales surgen para Las “mega-iglesias”, entre las cuales
resolver necesidades y provocan la aparición está la IURD con templos de capacidad supe-
de intereses cuya atención genera prácticas rior a las cuatro mil personas, acumulan un
especializadas en la solución permanente de poder financiero mayor, experimentan una
esas carencias. Pero al actuar de esta manera, centralidad administrativa más eficiente que
las instituciones desenvuelven discursos fun- las organizaciones “para-eclesiásticas” y un
damentados en ideologías destinadas a la pro- dinamismo hasta entonces inexistente en las
vocación de actitudes y creencias constantes, iglesias tradicionales. Con eso, las “mega-
repetidas en modo permanente y, por tanto, iglesias reunieron en sí mismas” varios “mi-
200 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

nisterios” o formas de prestar servicios que, combinado con formas antiguas y nuevas de
por causa de los movimientos para-eclesiásti- religiosidad traídas por los europeos y la dis-
cos, se habían desvinculado de las organiza- tribución desigual de bienes hizo brotar en la
ciones del tipo de las iglesias. En ese sentido, Melanesia formas de milenarismos basados
la aparición de esas instituciones religiosas se en la idea de la búsqueda de la prosperidad,
relaciona con la adopción de innovaciones en los llamados “cultos cargos”.
importantes en las formas de distribuir el Por lo tanto, sean cuales fueren las
“producto religioso”. Tal vez, la imagen del maneras de clasificarse las necesidades hu-
templo como un shopping center con sus ca- manas, no se puede dejar de lado que las ins-
llejuelas separando las áreas de servicios y los tituciones existen para la sanción de ellas,
días de “promoción” sea una buena metáfora principalmente de las demandas reprimidas.
para ejemplificar semejante cambio en las es- Inclusive, el éxito institucional es medido por
trategias empleadas en los procesos de distri- el número de interesados atraídos por sus ac-
bución de los “productos” religiosos. Es signi- tividades y discursos. En el caso estudiado, la
ficativa la afirmación de un pastor de la IURD ofrece bienes simbólicos que prometen
IURD: “Si Ud. quiere comprar carne, va a la soluciones segmentadas en un espectro mu-
carnicería, remedios va a la farmacia, bendi- cho más amplio que otras religiones activas
ciones, curas y milagros, a la iglesia”.6 en el “mercado” religioso. Por ejemplo, pro-
Las instituciones nacen de la imperio- cura atacar el hambre de los que viven en “vi-
sa exigencia de atención de las necesidades llas-miseria”, en la calle, están presos, son an-
humanas porque las necesidades insatisfechas cianos en asilos o criaturas en orfanatos, dis-
tribuyéndoles cestas de alimentos básicos, ro-
impulsan a las personas en dirección a nue-
pas y abrigos para el frío, al lado de una pre-
vos “gurús” y otras promesas de soluciones.
dicación de cura divina y de milagros para
Además, las necesidades no satisfechas tien-
esos mismos carentes. De esa manera, consi-
den a agravarse en la medida en que nuevas
gue ofrecer “a cada uno de acuerdo con sus
carencias invaden el campo de la conciencia
necesidades”.
y se sobreponen a aquellas que ya estaban
acumuladas. Por ejemplo, la publicidad en Canales de distribución
los países subdesarrollados es considerada
por varios estudiosos como una actividad ge- A esta altura tenemos que preguntar
neradora de nuevas necesidades que son de- por las maneras como los “productos” iurdia-
positadas sobre deseos aún insatisfechos. Fre- nos, acompañados del slogan “pare de sufrir”,
cuentes y constantes frustraciones pueden llegan hasta las personas necesitadas. O sea,
provocar movimientos de carácter revolucio- ¿cómo se da la distribución y qué tipo de in-
nario, mesiánico o milenarista, centrados en termediarios operan en el curso de ese proce-
promesas sobre la aproximación de una era so? Como vimos antes, el templo es uno de
de abundancia. Y de que hay una “tierra de la los elementos importante en ese esquema de
que fluye leche y miel”, abierta a pocos elegi- distribución. Pero ellos no son apenas una
dos reclutados entre los que sufren de caren- “agencia distribuidora” porque las personas
cias diversas y que, por eso mismo, pasan a que vienen a él para recibir curas de sus aflic-
vivir motivados por la esperanza de días me- ciones encuentran allí pequeñas comunida-
jores. Peter Worsley (1980) muestra cómo ese des, articuladas por intereses segmentados
sueño de la abundancia de bienes materiales, que satisfacen el instinto gregario y forman
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 201

comunidades de consumo dirigido. En ese dos atribuyen sus males a entidades espiritua-
sentido, las comunidades neopentecostales les y la solución de esas aflicciones a la “des-
antes de ser “comunidades de ideas”, como carga”, “exorcismo” o “pago de promesas”.
propone Jean-Pierre Bastian (1994) para las En ese sentido, hay instituciones – en-
minorías religiosas típicas del protestantismo tre las cuales está la IURD – que procuran di-
histórico en América Latina, ellas son “comu- ferenciar su “producto” de la competencia.
nidades de consumo de bienes simbólicos”. Así se da lo que Gil Nuno Vaz (1995: 59, 60)
La fidelidad al templo, como “el local llama “sintonía fina” o una especie de “ajuste
de distribución”, es resaltada siempre en los ideológico” entre la atención a tales necesida-
momentos de testimonio, espacios de fabula- des y el fracaso de otras agencias para reali-
ción y relatos de milagros.7 En él hay fieles zarla. Entonces se procura pasar a través de
que hacen referencia al precio que pagaron los medios de comunicación iurdianos la idea
en términos de esfuerzo personal o contribu- de que ésta, al contrario de otras, es una igle-
ción financiera para el mantenimiento del sia de resultados, “hecho contra el cual no
templo o expansión de la iglesia. Eso les da hay argumentos”, según repite constantemen-
realce, reconocimiento, estima y satisfacción te su propaganda. De esa forma, para volver
por sentirse personas realizadas. Por ejemplo, deseable su “producto” la IURD explota y
es común que en esos cultos el pastor pida un provoca una disconformidad de las personas
aplauso caluroso para el hermano que acabó para con sus opciones religiosas anteriores,
de afirmar que su vida sólo mejoró después mostrando la precariedad de los resultados
que pasó a dar el veinte por ciento de sus in- conseguidos hasta ahora en las agencias com-
gresos para ese templo o que tiene participa- petidoras. En realidad, desde el punto de vista
ción en una determinada “cadena”, viniendo “mercadológico”, la IURD tiene buenos “pro-
al templo tantas veces por semana. Es eviden- ductos”. Sin embargo, eso no basta por sí mis-
te que ese fiel está por encima de otros que mo ya que muchos otros también los tienen.
sólo hacen el “sacrificio del diez por ciento”, Su éxito se debe al empleo de los canales de
se quedan apenas en las “ofrendas de amor” divulgación y de mecanismos de distribución
o vienen al templo solamente una vez por se- ágiles, pues permiten la llegada del producto
mana. al consumidor correcto, en el momento co-
Pero, ¿el “producto” distribuido es el rrecto y en la proporción deseada.
bien percibido y deseado por el comprador? La distribución de los “productos”
No nos podemos olvidar que hay mecanis- Iglesia Universal es hecha por intermedio de
mos de apreciación de los objetos, de forma- los medios de comunicación de masas, radio,
ción de los hábitos y deseos de compra, vin- televisión, revistas, periódicos y, especial-
culados al imaginario social, depósito de don- mente, por su red de templos. La misma en
de el consumidor saca elementos que pro- Brasil superó la marca de los dos mil cien
veen ideas y ofrecen estímulos para la acción. “puntos de venta”. Con todo, ésa, como toda
Es justamente ese recurrir al imaginario lo que distribución, es afectada por las característi-
apunta hacia la continuación de los mecanis- cas del canal elegido. Por ejemplo, el produc-
mos de percepción de un fiel iurdiano en re- to ofrecido en los medios (principalmente ra-
lación a aquellos que esperan milagros en los dio y TV) es presentado de una forma más ex-
“terreiros” de las religiones afro-brasileñas o traordinaria que en el templo. Sobre todo por-
en los santuarios del catolicismo popular. To- que la televisión y la radio operan con emo-
202 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

ciones y expectativas diferentes de aquellos cilita la unificación de los procedimientos y la


sentimientos despertados en una enorme con- administración del comportamiento de los
centración “de fe y de milagros”. En los me- agentes por medio de la imposición de patro-
dios los “productos” son estandarizados y nes semejantes para las actividades del culto.
uniformizados, embalados para el consumo Y también por la implantación de condiciones
en masa, mientras que en los templos, al lado propias de “venta” y política de “precios”, de-
del espectáculo de masas está el marketing de limitación territorial del templo y procedi-
relacionamiento personal, insustituible cuan- mientos en relación a la competencia en el
do se trata de “productos” religiosos. “mercado religioso” local. Al distribuir sus
Los medios de comunicación adversa- “productos”, la IURD no queda prisionera del
rios de la IURD difundieron noticias diciendo “punto de ventas” porque equipos de cada
que esa iglesia practica una especie de fran- templo se instalan en los cruces de avenidas
chising. En nuestras investigaciones no conse- de gran movimiento, para distribuir folletos y
guimos muchas informaciones sobre este periódicos de la iglesia, así como también vi-
asunto, sobre todo porque pastores y obispos sitan barrios, pasando casa por casa, a seme-
no conceden entrevistas. Pero en una peque- janza de los “Testigos de Jehová”.
ña ciudad del interior del estado de San Pa- Se ha aplicado con éxito en la IURD la
blo, el hermano de un pastor de la IURD que idea de que todos son “promotores de venta”
continuó fiel a la Iglesia Católica contó que del “Reino de Dios” y no sólo los obreros,
éste había abierto el templo después de un pastores y obispos. Eso permite que se envuel-
entrenamiento de tres meses, usando para eso va un gran número de propagandistas con-
un sistema de franchising. Según él, su herma- vencidos así como la formación de un cuerpo
no estaría remitiendo mensualmente para la externo de “ventas”, reclutado, activado y
sede de la iglesia cierta cantidad de dinero preparado por medio de un eficaz proceso de
muy por encima de lo que estaba siendo re- marketing interno. Así, las personas son dina-
caudado en aquel momento ya que el templo
mizadas y funcionan como un brazo externo,
aún era nuevo en la ciudad. Sin embargo, ésa
realimentando continuamente el flujo de per-
y otras denuncias no pudieron ser comproba-
sonas a los templos.
das. Por tanto, la falta de mayores evidencias
hizo que llegásemos a la conclusión de que Precio y sacrificio
no hay franchising en la IURD, al menos no
en una cantidad significativa, que pudiese ser ¿Cuál es el precio de los “productos”
comprobada y medida. Entonces, es posible distribuidos por la IURD? En el “mercado” re-
que el ejemplo citado antes, si fuese verdade- ligioso los laicos ofrecen al cuerpo de espe-
ro, sea de un caso aislado puesto que esta cialistas, fuerza, autoridad y remuneración a
iglesia usa un sistema directo de distribución cambio de predicación y cura de las almas.
de sus “productos”. Lo hace así al alquilar o Para que esa economía funcione y se esta-
comprar su propio “punto”, entrenando sus blezcan precios atrayentes, es preciso que
pastores y dando las orientaciones necesarias ambos lados – “vendedor” y “comprador” –
para la expansión de las actividades de aquel compartan una cantidad de semejantes cate-
templo. gorías de percepción y evaluación. ¿En el aná-
El monopolio del proceso de distribu- lisis económico de los bienes simbólicos de-
ción por parte de la dirección de la IURD fa- ben entrar tanto el valor de cambio como el
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 203

de uso? ¿Será la economía de los bienes sim- cuerda que “la iglesia es también una empre-
bólicos, sobre todo de los “bienes religiosos”, sa económica (...) que sólo puede funcionar
una “economía de cosas sin precio”? Inspira- como funciona porque no es verdaderamente
dos en Bordieu (1982: 83; 1996: 165ss) pode- una empresa, porque se niega como empre-
mos preguntar: ¿Qué sucede cuando el espíri- sa”. Así, esa negación es permanente y se
tu de cálculo invade las relaciones religiosas? efectiviza por medio de un lenguaje de eufe-
La aplicación pura y simple de los conceptos mismos. La “verdad económica, o sea el pre-
de la economía en el campo de los “produc- cio, debe ser escondida, activa o pasivamente
tos” y “bienes” religiosos es una tarea muy o dejada vaga (...); se apoya en el tabú de la
complicada y que tiene que ver con tabúes explicitación (...)”. Por eso, notó Bourdieu, los
seculares. Pero como hemos considerado a la obispos se ríen cuando oyen hablar que la
IURD una organización “religiosa-empresa- iglesia es una empresa; y el sacristán y los pa-
rial” es imposible que dejemos de discutir la dres, unos asalariados. Prefieren hablar de
cuestión del precio de sus “mercaderías”. apostolado, fieles, servicio sagrado, pero nun-
Más aún: el término “precio” es una ca de marketing, clientela y trabajo asalariado.
palabra muy significativa en el vocabulario ¿Cómo aparecen esas cuestiones en el
cristiano. Por lo general se emplea “precio” discurso y en la prácticad de la IURD? Ante
para indicar que las relaciones entre el hom- todo es preciso observar que el tabú de la ex-
bre y Dios no tienen precio pues están funda- plicitación es débil en el pentecostalismo, en
das en la gratuidad del acto de dar y recibir. general. Es una religión que habla mucho de
Por otro lado, en el medio religioso-cristiano, dinero y, en modo abierto, en lo que se refie-
“precio” recuerda a mercantilización o tran- re a la presentación de una contra-oferta a
sacción envolviendo dinero, en especial en Dios, por causa de su “gran dádiva” dada a
las iglesias originadas en la Reforma del siglo los hombres – su hijo Jesucristo. Macedo
XVI, que enfatizan la salvación como algo (1993: 75, 79) es bien claro cuando afirma:
gratuito, merced al sacrificio vicario del Hijo “La ley de dar para recibir no es apenas física
de Dios en la cruz y que, por eso mismo, nin- sino también una ley espiritual” y ni el mismo
gún otro sacrificio sería requerido de los hom- Dios “escapó de esa ley cuando dio a su pro-
bres. Esa supervalorización de la gratuidad de pio hijo (...)”. Por lo tanto, “dar el diezmo es
la salvación fue provocada en parte por la lu- ser candidato a recibir bendiciones sin medi-
cha contra la distribución de indulgencias y el da (...)”. Ese es el precio a ser pagado por los
énfasis en la salvación por obras que, según el “candidatos a bendiciones divinas”.
reformador Martín Lutero, sería el centro de Todo precio es una medida relativa de
un edificio religioso fundado en la autoridad valores, atribuido a un determinado producto
papal. Por tal motivo, los protestantes creen y que puede ser visualizado por medio de los
que la salvación viene por la gracia y por la fe valores materiales o de otras formas de repre-
en el sacrificio vicario de Jesus. sentación del esfuerzo desprendido para con-
Paralelamente, las instituciones religio- seguir la satisfacción de determinadas necesi-
sas y sus agentes viven una contradicción al si- dades. El precio que se deberá pagar por su
tuarse en una doble dimensión: la del univer- satisfacción dependerá del concepto que el
so económico y la de un subuniverso antieco- cliente tiene del valor pues, como nos recuer-
nómico cuya teología valoriza la gracia y nie- da Drucker (1975: 91), “el precio es solamen-
ga la economía. Bordieu (1996a: 109ss) re- te una parte del valor”. Precio también se re-
204 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

fiere a la inversión hecha por alguien para ad- asalariados cuyas rentas se sitúan alrededor
quirir algo deseado y puede ser medido en di- de lo que en Brasil y otros países equivalentes
nero, cuyo esfuerzo físico, mental o de tiem- serían tres salarios mínimos mensuales que la
po fue gastado para realizar tal deseo. Fonts misma tasa para quien gana más de veinte de
(en Silva: 1987: 962) lo define así: “Precio es esos salarios. Al contrario de lo que afirman
la medida del valor de cambio de un bien o los pastores, el diezmo no nivela a los contri-
servicio en términos monetarios o en términos buyentes justamente porque coloca sobre el
de otro bien que tenga gran aceptación”. donante pobre un tributo que compromete
Pero la referencia al “precio” de un una parcela importante de una renta por sí so-
“producto” religioso vuelve las cosas un poco la ya insuficiente hasta para la alimentación
más complicadas puesto que estamos lidian- familiar. El sacrificio impuesto a aquellos que
do con un “producto” intangible. Y su “pre- tienen salarios más altos implica tan sólo una
cio” dependerá en gran parte de la reacción y posible reducción de consumo de bienes con-
las actitudes del “consumidor” y también de siderados “de lujo”. Por eso, suena como algo
la capacidad de los “vendedores” en conver- extremamente injusto a quienes no participan
tir bienes espirituales y servicios religiosos en de esa lógica del sacrificio monetario – sobre
moneda. Eso es hecho con más éxito cuando todo a los medios de comunicación seculares
los “vendedores” consiguen hacer tangible -, escuchar de los pastores iurdianos que des-
justamente los aspectos intangibles del “pro- pués de pedir que las personas den para Dios
ducto”. El “precio” de un “bien de salvación” todo lo que tienen en el bolsillo en ese mo-
es fijado tanto por la agencia que lo distribu- mento, incluso hasta el dinero para el trans-
ye como por la reacción de la “clientela”. La porte que los llevaría de regreso hasta la casa,
IURD adopta un criterio ya existente en el afirmar: “Ud. va a volver a casa a pie pero lo
mercado religioso y establecido por la socie- hará sabiendo que Dios está contento con su
dad occidental. O sea que la determinación sacrificio e irá a recompensarlo por eso”.
del precio sobre bases monetarias y la creen- Esa perspectiva queda bien clara en
cia de que el objeto del deseo – aquí, las ben- afirmaciones de Macedo (1993c: passim), que
diciones – es alcanzado por medio del sacri- nos indican la manera en que esa iglesia en-
ficio de “frecuentar la iglesia” y participar de cara el “producto” y el “precio” a ser pagado
las “cadenas” y “campañas”. En esa transac- por el fiel como candidato a recibir las bendi-
ción el dinero gana importante lugar ya que, ciones de Dios:
según Weber (1991: 53), “es el medio de cál-
culo económico ‘más perfecto’ o sea, el me- “Decídase ahora mismo. Dé adiós a las enfer-
dio formalmente más racional de orientación medades, a la miseria y a todos los males; tenga
de la acción económica”. un encuentro con Dios y asuma nuevamente su
Es por ese motivo que el diezmo se posición en la familia de Dios (...). La vida
vuelve la piedra de toque de todo este proce- abundante que El, por su gran amor, nos garan-
tiza a través de Jesucristo incluye todas las ben-
so de monetarización del sacrificio pues faci-
diciones y provisiones que necesitamos o aún
lita la transacción entre ambas partes mientras aquellas que vayamos a desear (...).No pierda la
esconde por detrás de la aparente igualdad de oportunidad de ser socio de Dios. Colóquese a
condiciones una fundamental distorsión de su disposición con todo lo que Ud. tiene y co-
“precios”. Eso porque un diez por ciento de mience a participar de todo lo que Dios tiene
los ingresos es mucho más sacrificio para los (...). El dinero es una herramienta sagrada usada
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 205

en la obra de Dios (...). El dinero, que es huma- guien de hecho se convirtió. Pues el diezmo
no, debe ser nuestra participación, mientras que es
el poder y los milagros, que son divinos, son la
participación de Dios (...). Dar el diezmo es “Una contribución estrictamente voluntaria en
candidatizarse a recibir bendiciones sin límites la cual el diezmero asume un compromiso de-
(...). Cuando le pagamos el diezmo a Dios, El lante de Dios para colaborar con Su Iglesia. A
queda en la obligación de cumplir con Su Pala- cambio, Dios le promete abrir las ventanas del
bra”. cielo y derramar bendiciones sin límites (...).
Cualquier persona puede dar su diezmo en la
En la IURD hay un “contrato social”, Iglesia Universal del Reino de Dios. No es un
una “alianza con Dios”, con fundamento en privilegio sólo de los miembros y no debe ser
la decisión individual de adhesión al pacto considerado un pago del cual se exija recibo ya
por medio de la completa conversión y que que es dado voluntariamente (...) y no existe
resulta en la práctica convicta de la contribu- ninguna pena o ‘disciplina’ para aquel que no
ción sistemática en la forma de diezmo. Por contribuye de esa forma (...). Es claro que a par-
tir del momento en que la persona ‘le roba a
medio de ese sacrificio se consigue la aten-
Dios’, entonces ella pasa a tener crédito con el
ción divina mientras se desvía la ira para los
‘devorador’. Y ese devorador jamás saldrá de su
demonios presentes hacia el chivo expiatorio vida mientras la persona no defina su vida con
–el endemoniado–. El sacrificio del otro es la Dios (...). Nunca nadie amó a otro sin expresar
contrapartida de la ofrenda monetarizada, el su sentimiento con un regalo, una ofrenda. Y la
sacrificio del propio bolsillo. En esa práctica calidad de la ofrenda que se da refleja la calidad
hay un aspecto utilitarista y de coacción má- del amor que se tiene”.8
gica de lo humano sobre lo divino que vuel-
ven atrayentes las observaciones de Max We- Notemos el aspecto ambivalente del
ber (1991: 292, 293): lenguaje iurdiano y la adopción de una lógi-
ca capitalista que considera la dádiva mate-
“(...) La antropomorfización tiende (entonces) a rial como una forma privilegiada de expresión
trasladar al comportamiento de los dioses la gra- de los sentimientos, valores entregados a una
cia libre de un poderoso señor mundano, a ser
institución que se presenta como el represen-
obtenida mediante súplicas, presentes, servi-
cios, tributos, adulaciones, sobornos y por fin y
tante divino en la Tierra. El precio que hay
nominalmente, mediante un comportamiento que pagarle a Dios se relaciona también con
agradable que corresponda a la voluntad del se- los énfasis de la llamada “teología de la pros-
ñor, concibiendo a los dioses, en analogía con peridad”. La falta de éxito financiero y mate-
éste, como siendo seres poderosos e inicialmen- rial en la vida es vista como resultado de la
te más fuertes sólo en términos cuantitativos acción demoníaca. El diablo es el “devora-
(...). Do ut des es el dogma fundamental por to- dor”, simbolizado en la retórica de la iglesia
das partes (...), carácter inherente a la religiosi-
por la langosta cuya plaga aterrorizaba a los
dad cotidiana y de las masas de todos los tiem-
antiguos hebreos. El no-pago de la deuda con
pos y pueblos y también de todas las religio-
nes”. Dios, contraída individualmente en función
de un “contrato” inmemorial, vuelve al fiel
Teóricamente, la Iglesia Universal que tiene conocimiento de eso un candidato
(IURD, s/d.: 49,50) afirma que no es obligato- a la miseria, al desempleo, al exceso de traba-
rio que el miembro sea diezmero. Pero en la jo y poco éxito y, sobre todo, a las enferme-
práctica, serlo es la mejor prueba de que al- dades.
206 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

La ruptura de este círculo vicioso se da ción con los santos, expresadas en la formula-
por medio del pago de la parte humana de la ción do ut des.
deuda, o sea de la entrega de los diezmos. Es-
to debe ser hecho de una forma generosa, se- Conclusión
gún se lee en algunos sobres de contribución
La vinculación entre marketing y reli-
en esa iglesia: “Dios ama a quien da con ale-
gión en la práctica religiosa neopentecostal
gría”. Los medios de comunicación, escanda-
iurdiana introdujo entre nosotros algunos in-
lizados con el “despojamiento del dinero de
gredientes y estrategias responsables por nue-
los pobres” se olvida de observar que forman
vos brotes de expansión y dinamismo del
parte del “precio” pagado por el fiel de la
campo religioso. Los queremos resaltar, a mo-
IURD otras cosas importantes como el sacrifi-
do de conclusión de este capítulo:
cio de las ideas propias, de los patrones tradi-
cionales de comportamiento y hasta de la li- ❑ El descubrimiento de oportunidades
bertad de acción, con la entrega a otros del de mercado y cálculo de su potencial
derecho de pensar libremente. No se ha in- para planificarse nuevas oportunida-
vestigado mucho sobre este asunto. Pero las des, como los casos de la Iglesia Rena-
obras de Erich Fromm (1975) y Charles Lind- cer en Cristo - en el Brasil – y Willow
holm (1993) son importantes para averiguar Creek Community Church – en los Es-
los mecanismos psicosociológicos que ope- tados Unidos.9
ran en la producción de una personalidad ca- ❑ La segmentación del mercado por me-
rente y en el surgimiento de un liderazgo ab- dio de una clasificación de las perso-
soluto como fueron las de Adolfo Hitler, Char- nas de acuerdo con sus necesidades fí-
les Manson y Jim Jones. sicas, espirituales, psicológicas, com-
Pero, a despecho de todas las críticas portamiento religioso y beneficios de-
de los medios de comunicación, los fieles de seados. Eso hace que la heterogenei-
la IURD no se apartaron de la misma – al me- dad de la demanda sea relativizada
nos no en la proporción deseada por sus ad- por medio de la separación de los au-
versarios-. Por el contrario, esa adhesión se ha ditorios, favoreciendo la selección de
vuelto más fuerte aún en aquellas ocasiones los segmentos objetivos y la reacción
en que la opinión pública ha sido bombar- homogénea de la demanda alrededor
deada por campañas de “esclarecimiento” de de este o aquel producto.
la Red Globo contra las “sectas que explotan ❑ Presentación de “productos” simbóli-
al pueblo no-avisado”. Los resultados de tales cos unificados, adaptables a los diver-
campañas han reforzado más todavía aque- sos segmentos, pasibles de reelabora-
llos mecanismos arraigados en la religiosidad ción según las necesidades de cada
popular que siglos tras siglos han llevado a las uno, lo que genera un equilibrio entre
personas a recitar, muchas veces con segun- unificación y personalización del pro-
das intenciones, la oración de San Francisco ducto ofrecido.
de Asís que afirma: “Es dando que se recibe”. ❑ Desarrollo de una retórica apropiada
La solidificación de esa religiosidad se dio para diferenciar un “producto” de
también por causa de la ausencia de clérigos otros similares presentados por la
entre el pueblo y que, por eso mismo, colocó competencia y ofrecer al segmento-
en práctica innumerables formas de negocia- blanco “productos” aumentados,
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 207

“ofreciéndole más de lo que él piensa vehículos se fustigan a las demás


necesitar o de lo que se acostumbró a agencias y “productos” competidores
esperar”, según las palabras de Theo- en el mercado.
doro Levitt (1988: 150). ❑ Evitar el crecimiento de los imitadores,
❑ Tomar en serio las necesidades del disidentes y descontentos internos que
“comprador”, innovando continua- eventualmente se puedan apropiar de
mente el perfil del “producto” y los parcelas de los lucros simbólicos acu-
mecanismos de distribución. mulados.
❑ Insistir en el uso de vehículos apropia-
dos para la difusión en masa de los De esta manera, por todo lo que fue
“productos” típicos de su marca, ree- presentado, afirmamos que la Iglesia Univer-
laborando en forma permanente las sal del Reino de Dios se volvió un campo ex-
estrategias pues, como afirman Al Ries cepcional para la observación del modo como
y Jac Trout (1989: 203), “marketing es un movimiento religioso puede permanecer
una serie de batallas” cuyo “truco con- dinámico y crecer continuamente gracias a las
siste en vencer más batallas que su estrategias de marketing. Eso, en un ambiente
competidor”. que al principio parecía que le era desfavora-
❑ Inhibir e desestimular perspectivas crí- ble por la hegemonía ejercida sobre el merca-
ticas en relación a los propios “pro- do de bienes religiosos por grupos ya tradicio-
ductos”, mientras en su propaganda y nalmente instalados en el campo religioso.

Notas

1 Las contribuciones de Philip Kotler al área del sea atender bien. Según él todas las organiza-
marketing religioso se dieron por medio del ciones están “nadando en un mar de públicos”
análisis de las “organizaciones no-lucrativas”, lo que exige el empleo de “estímulos diferen-
concepto acuñado para especificar organiza- tes para personas diferentes”, de segmentación
ciones que se diferencian de las empresas co- de blancos y posicionamiento diferentes para
merciales porque no hacen de la búsqueda del cada compartimiento. Kotler terminó su entre-
lucro monetario su objetivo básico y funda- vista afirmando que “marketing es una manera
mental. Para Kotler (1988: 28) aunque una de armonizar las necesidades y deseos del
iglesia no procure el lucro es una organización mundo exterior con las finalidades, los recur-
que reúne personas, materiales e instalaciones sos y los objetivos de la institución” (p. 62).
y procura alcanzar algún propósito en sus rela- 2 En los casos que estamos analizando sólo no-
ciones con la sociedad. Para alcanzar sus me- tamos en la Iglesia Renacer en Cristo la presen-
tas, ella precisa de recursos, de convertirlos en cia de una estrategia calculista en el uso del
productos, ideas y servicios para finalmente marketing. Es posible que tanto la IURD como
transferir esos productos a sus clientes-consu- la Iglesia Pentecostal “Dios es Amor” hayan
midores. En una entrevista dada en 1990 a Pe- llegado a técnicas más o menos elaboradas de
ter Drucker (1990: 55-71), Kotler enfatizaba marketing a través de una práctica basada mu-
que hay “ventas” cuando la preocupación de cho más en la intuición obsecada por el creci-
la organización se inicia en el producto a ser miento a cualquier precio y del “ensayo y
“empujado” para el mercado y hay “marke- error” que en una teoría calculadamente im-
ting” cuando el punto de partida son los clien- plantada. No sucede lo mismo con la Iglesia
tes, consumidores o grupos a los cuales se de- Renacer en Cristo cuyo fundador, Estevan Her-
208 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

nandes Filho, fue gerente de marketing de Sin embargo, en el curso de nuestra investiga-
grandes empresas de computación, una de ción se fue afianzando la idea de que no se
ellas multinacional, y ha realizado conferen- puede afirmar que los templos de la IURD son
cias y produjo un texto sobre “el marketing en meros supermercados o agencias impersonales
la iglesia” (s/d.). Cintas de vídeo con sus con- que brindan servicios. Muy por el contrario,
ferencias recorren iglesias, son presentadas y también ofrecen un escenario para la forma-
discutidas por pastores y líderes interesados en ción de comunidades, a pesar de ser segmen-
estrategias de “crecimiento de iglesias”. tadas y hasta fragmentadas, sobre todo por
3 El llamado “alquiler de bancos” se trataba de causa del número de personas que se reúnen –
un hábito estadounidense de mantener bancos centenas o millares – y que, como en las misas
exclusivos en los templos, comprados por las católicas, no siempre pueden ofrecer espectá-
personas ricas y vedados para el uso público. culos de comunidades unidas, donde todos se
4 Es posible que Aimee Semple McPherson, fun- conocen, así como en las pequeñas y medias
dadora de la Iglesia Internacional del Evange- comunidades del pentecostalismo y del protes-
lio Cuadrangular en los años 20 y que llegaba tantismo tradicional. Aún así, son comunida-
a lanzarse al escenario atada por cuerdas invi- des. Preferimos llamarlas “comunidades de
sibles y lujosamente vestida en medio de in- consumo dirigido” en las cuales las personas
tensos efectos luminosos, se haya inspirado en solidifican sus vínculos alrededor del producto
Bill Sunday y dado continuidad a su teatralis- y del “negocio” en el cual eligen sus produc-
mo. tos preferidos.
5 Encuentros de renovación espiritual realizados 7 En las iglesias pentecostales, “dar testimonio”
en zonas rurales, en una especie de campa- es el acto de verbalización delante de todas las
mento improvisado hacia los cuales afluían “gracias obtenidas” por el fiel. Por lo general,
durante varios días millares de personas de los se destina a esa acción una parte significativa
alrededores del evento. del culto o del programa radiofónico o televi-
6 Los pentecostales brasileños han innovado el sivo.
local de distribución. Es común funcionar den- 8 Esta guía-estatuto de la IURD también hace re-
tro de los templos pentecostales un pequeño ferencia a las donaciones hechas por personas
negocito de venta de discos, libros evangéli- y que pueden ser terrenos, joyas, máquinas,
cos, llaveros con versículos bíblicos, etc. Ma- automóviles, etc. Y afirma: “La Iglesia Univer-
nuel de Melo causó escándalo en muchos pro-
sal del Reino de Dios acepta donativos siem-
testantes tradicionales al proponer para el tem-
pre que sean efectuados a nombre de la Iglesia
plo del Largo de Pompeya (en San Pablo), que
y nunca de sus pastores, obreros y represen-
según él sería “el mayor templo evangélico del
tantes (pero) siempre se debe tener el máximo
mundo”, un bar donde el fiel podría comer su
cuidado con el recibo de donativos”. En cuan-
sandwich acompañado de una gaseosa, sin
perder ninguna parte del culto o del sermón. to a ese recibo se deben exigir escrituras reali-
Con relación a la iglesia como supermercado, zadas en escribanías, declaraciones firmadas
idea que discutimos largamente en Brasil con por el cónyuge o dos testigos si la persona fue-
el pastor sueco Anders Ruuth (1994: 296, 297), se soltera. En la edición de los Estatutos que
él hace constar que: “El contacto entre las per- fue consultada, posiblemente de 1993, la
sonas [en la IURD] no se caracteriza siempre IURD se procura eximir de posibles demandas
por una profunda y personal communio sino judiciales futuras, provenientes de personas
por encuentros breves, típicos de los shop- que después que pasa el período de euforia se
pings, de clientela fluctuante y movediza invi- arrepienten del “alto precio pagado” y solici-
tada a participar por una propaganda televisi- tan la devolución de un bien que a esa altura
va “ (las cursivas son del autor). ya fue comercializado por la iglesia.
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 209

9 La Willow Creek Community Church es una personas que visitarían la iglesia por primera
comunidad situada en Barrington, suburbio de vez con el perfil llamado de “Unchurched
Chicago y que tuvo su primer culto en un cine Harry”, que se traduciría como hombre sin
alquilado, el día 12 de octubre de 1975 y en el iglesia, edad entre 25 y 50 años, desconfiado
que participaron 125 personas. Trece años de la tradición religiosa, con poca o ninguna
después cerca de 15 mil personas participaban necesidad de religión. Algún tiempo después
de sus servicios religiosos en cada semana. No desarrollaron el plan “Unchurched Mary”,
se trata de una comunidad pentecostal y sí de orientado hacia las mujeres de los “Harrys”.
una independiente, dentro de los moldes del Consolidada esta etapa, lanzaron el proyecto
movimiento evangelical estadounidense. Su “Christianity 201” destinado a atraer personas
crecimiento se debe a la aplicación de estrate- para los servicios religiosos de miércoles y jue-
gias de marketing tanto en su origen como en ves llamado “Nueva Comunidad”, para aten-
su expansión. Inicialmente, cuatro pastores sa- der a personas con deseos de compartir vida
lieron para entrevistas puerta a puerta, pregun- comunitaria más allá de las mañanas de los do-
tando: “¿Ud. frecuenta activamente alguna mingos. Este trabajo comenzó en 1975 con
iglesia?”. Si la respuesta era positiva, ellos de- cerca de treinta personas y en 1993 ya atendía
cían: “Gracias, que Dios lo bendiga y tenga un más de cinco mil fieles. Las reuniones son dis-
buen día”. Pero si era negativa, ellos pregunta- tendidas, las personas llegan con biblias y cua-
ban: “¿Por qué no? ¿Qué hay en la iglesia que dernos para anotaciones y cantan (mientras
dificulta su frecuentación?”. Las razones por que a los Harrys no les gusta cantar). En esas
las cuales las personas no participaban de los reuniones no se hablaba de dinero pero había
servicios religiosos de las iglesias de la región, lugares donde las personas podían contribuir,
entre otras eran las siguientes: “Es irrelevante ayudar, depositando valores. Se enfatizaba que
para mi vida; usan palabras que no entiendo y “esta iglesia no precisa de dinero”.
hablan respecto a cosas que no me interesan; La Willow Creek Community Church tiene una
la Iglesia y la Biblia no tienen aplicación prác- filosofía y visión de ministerio muy bien articu-
tica en mi vida; es aburrido, rutinario, ellos ladas. Su proyecto es reevaluado anualmente y
quieren mi dinero; no me cuidan; siempre sal- se pide que cada uno exprese lo que espera de
go deprimido de allá o culpable por alguna co- su iglesia para el año entrante. En esa oportu-
sa; invaden mi vida privada y me cansan; me nidad se toma conocimiento de los objetivos
quieren clasificar en una lista de miembros co- de la iglesia, que son: Exaltación, volcado a in-
mo si fuese un rótulo”. Al concluir la entrevis- centivar personas para que adoren a Dios en la
ta los pastores presentaban una cuestión hipo- nueva comunidad tanto en pequeños grupos
tética: “Si existiese una iglesia con característi- como particularmente; Edificación, donde ca-
cas diferentes a esas, ¿Ud. asistiría?” O, tam- da uno debe ayudar al otro a compartir dudas
bién: “¿Si nosotros abriésemos una iglesia con y dificultades; Evangelismo, que comisiona a
características diferentes, podemos llamarlo?”. cada fiel para ganar a otro más; Extensión, ac-
De los resultados obtenidos, sacaron la conclu- ción social dirigido a personas enfermas, pre-
sión que las personas probablemente irían a sidiarios, con matrimonios desechos y otros si-
una iglesia que: Primero, conservase el anoni- milares. En 1993 esta comunidad mantenía 90
mato y no fuese pesada, cansadora. Segundo, ministros trabajando en ministerios atendiendo
presentase un mensaje introductorio nivelador. todas las edades: niños, jóvenes, adultos, sol-
Tercero, evitase presionar a una persona a de- teros y casados, con actividades tales como:
cidir alguna cosa hasta que ella se sintiese lis- Exaltación, koinonia, evangelismo y acción so-
ta para eso. Cuarto, presentase una excelente cial, cada una con su propia línea de produc-
programación. A partir de esa indagación fue tos disponibles. Por ejemplo, entre otras activi-
elaborado el plan “Christianity 101”, dirigido a dades hay campamentos para jóvenes, visitas,
210 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

cursos de orientación sexual, ofrecimiento de iglesia no existe una categoría de miembros


un servicio de cintas de vídeo, pequeños cur- inactivos.
sos (con 6 a 8 sesiones) que abordan proble- Las estrategias de marketing de la Willow
mas familiares, casamiento y divorcio, peque- Creek Community Church fueron estudiadas
ñas células, con ocho a diez personas que se detalladamente por Norman Shawchuck
reúnen para orar, realizar estudios bíblicos y (1992), Philip Kotler, Bruce Wrenn y Gustave
compartir situaciones, y así sucesivamente. La Rath que produjeron el texto Marketing for
adopción de nuevos miembros no es fácil. Es congregations: choosing to serve people more
preciso ser mayor de 12 años, prepararse du- effectively. Esta experiencia nos muestra todo
rante un año en el conocimiento de las doctri- lo que es posible avanzar en el campo del
nas, historia, misión y expectativa de la iglesia. marketing aplicado a la iglesia en una expe-
Sin embargo, es fácil dejar de serlo: cada año riencia histórica y concreta. Estamos convenci-
los miembros son invitados a renovar su com- dos que la IURD a pesar de no tener tanta so-
promiso por medio de una tarjeta que debe ser fisticación, aborda la religiosidad urbana de
completada. Si alquien no quiere devolverla, un modo semejante al empleado por la Willow
es automáticamente excluido ya que en esa Creek Community Church.
Capítulo 6
Propaganda y religión:
La comunicación de la iglesia universal

“Fides publicidad: No es milagro. / En esta hora pel desempeñado por la propaganda y la pu-
de milagros / Un sacerdote me indica el mejor blicidad en el armado de un sistema religioso
banco. /El papa vende coñac en cada esquina. / orientado por el marketing.
Santa María anuncia letras de cambio. / Hasta En la sociedad estadounidense esos
Jehová lanzó una nueva edición de las tablas de
cambios se hicieron visibles ni bien terminada
la ley./ Los tiempos son otros, Señor./ Y los tem-
plos también”. (Carlos Queiroz Telles, Anuario
la Segunda Guerra Mundial. David Riesman,
Brasileño de Propaganda, Edición 1971/1972). Nathan Glazer y Reul Denney identificaron
tales alteraciones a través de investigaciones
“Un mesianismo sin una agencia de noticias no en 1950. Las mismas devinieron el famoso
dispone de los medios para alcanzar sus fines” texto The Lonely Crowd, donde se hace una
(Regis Debray, 1991: 115). evaluación de las transformaciones ocurridas
en el carácter estadounidense, en los papeles
La relación entre un campo religioso y
sociales, la vida económica, en el ejercicio
la sociedad no se da en forma mecánica. Por
del poder y en el entretenimiento. Para descri-
eso es imposible pensarlo como un terreno in-
bir esta nueva realidad, Riesman (1971) creó
dependiente del contexto socio-cultural más
tres tipos ideales: El “tradicio-dirigido”, el “in-
amplio del cual, se quiera o no, se forma par-
te. Presuponemos que el proceso de globali- tro-dirigido” y el “alter-dirigido”. El primer ti-
zación en su aspecto económico y cultural po corresponde a las personas cuyas acciones
provocó serios cambios en el universo religio- sociales son orientadas por la tradición. El se-
so exigiendo así que las organizaciones e ins- gundo, a aquellas dirigidas por valores inter-
tituciones adaptasen sus maneras de funcio- nalizados por el proceso de socialización. El
nar, cooptar y controlar adeptos. tercer tipo representa la adopción de un nue-
Hasta entonces, las organizaciones re- vo estilo de vida que brota de la sociedad ur-
ligiosas funcionaban atadas a la tradición, bana e industrial, en que el individuo asume
principal foma en que se transmiten los valo- un comportamiento social tipo radar pues
res y prácticas religiosas. Después de esos siempre está procurando una receta automáti-
cambios, las personas dejaron de orientar sus ca para la conducta más moderna que haya.
acciones por los programas insertados en las En el curso de la aparición del “alter-dirigido”,
instituciones tradicionales y se volvieron de- los medios de comunicación se volvieron los
pendientes de los medios de comunicación principales proveedores de esos modelos.
como fuentes de modelos para regular sus Gracias a la capacidad de persuasión de la
comportamientos. Por eso, es imposible que publicidad y la propaganda, el “alter-dirigido”
visualicemos el drama social, las relaciones se puede ajustar y ayudar a construir una nue-
humanas alrededor de lo sagrado y los canjes va realidad cultural. También en la misma
de los bienes religiosos, sin un análisis del pa- época y no por mera coincidencia, resurgía en
212 L EONILDO SILVEIRA CAMPOS

aquel país el “movimiento de cura divina” y el visiones de mundo divergentes. Sin tales con-
empleo de la radio y televisión por Oral Ro- flictos, no habría necesidad de elaborar técni-
berts y otros predicadores para la disemina- cas para conquistar a otras personas para una
ción de una religiosidad adaptada a los nue- determinada actitud o visión tenidas como
vos medios de comunicación de masas. “verdaderas” y “únicas”. Pero análisis como
La discusión de esa temática se hace los de Durandin o Serge Tchakhotine (1967)
muchas veces por medio del enfoque de la trajeron algo de positivo en la medida que
conformación pasiva de los individuos a la apuntaron a la relación íntima entre propa-
nueva realidad. En esa perspectiva hay críti- ganda y poder, desnudando los discursos que
cos que enfatizan tan sólo el aspecto manipu- pretendían hacer de esas técnicas instrumen-
lador de la propaganda, la publicidad y el tos “inocentes” al servicio tan sólo de la infor-
marketing sobre las personas. Se resalta sola- mación ofrecida al público.
mente la capacidad de ellas para sacar algún Pero los analistas de la propaganda y
provecho de las masas mientras les crean ne- de la publicidad modernas se han mostrado
cesidades ilusorias y artificiales. Esa discusión poco complacientes cuando analizan la de-
insiste en el nexo entre la publicidad, la pro- senvoltura del neopentecostalismo en los me-
paganda y la mentira, lo que quizás todavía dios, olvidándose que la propaganda nació
sea una consecuencia del escandaloso em- exactamente en el campo religioso. De nuevo
pleo de la propaganda en la Segunda Guerra surgen muchas acusaciones sobre la “mercan-
y en el período posterior a la “guerra fría”. tilización de lo sagrado” cuyas propuestas co-
Guy Durandin (1983: 19, 21), uno de locan como prioridad el discutir las relacio-
los analistas de este tema, apunta que hay nes entre lo verdadero y lo falso, la mentira y
propaganda mentirosa cuando se intenta dar la verdad en el seno de la propaganda religio-
“voluntariamente a un interlocutor una visión sa. Somos de la opinión de que poco sirve dis-
de la realidad diferente de la que alguien mis- cutir si la propaganda cuando es usada por re-
mo tiene por verdadera”. O también cuando ligiosos trabaja con afirmaciones verdaderas o
se presenta al receptor una visión parcial de la falsas porque se trata de afirmaciones volca-
realidad. Para conseguir mantener la separa- das a provocar resultados y situaciones. En
ción entre verdad y mentira, el autor se apoya otras palabras: los propagandistas religiosos
en una posición filosófica de condenación del no están preocupados con los aspectos lógi-
relativismo porque “privados del criterio de la cos y evidentes de una afirmación y sí con el
verdad, los interlocutores ya no están en con- resultado práctico de las mismas. La posición
diciones de defenderse” de la versión que se de ellos se asemeja a la de los pragmatistas es-
les ha presentado. Pero según Durandin, la tadounidenses que afirmaban que lo “verda-
propaganda es exactamente la tentativa de dero es lo que es ventajoso, no importando de
“ejercer una influencia sobre los individuos y qué manera” lo sea.
los grupos”. Eso puede incluir el acto de es- Es fácil observar que en nuestra época
conder aspectos fundamentales para el juicio la propaganda se volvió un elemento funda-
de un hecho, la disimulación de objetivos, mental en las actividades de las organizacio-
siempre con vistas a la perturbación del libre nes religiosas. Su importancia salta a la vista y
ejercicio del juicio racional. es tan evidente su utilidad que ya no depende
Ahora, la propaganda existe exacta- de un juicio especial académico. De allí la
mente porque hay conflictos entre grupos y necesidad de describirla y comprenderla, re-
TEATRO, TEMPLO Y MERCADO 213

saltándose en ese análisis las consecuencias como evidente el colapso de las formas hasta
que el redescubrimiento de la propaganda, entonces vigentes de inculcación de valores.
publicidad y marketing representan para la Naturalmente, la propaganda y la publicidad
configuración de la IURD y del neopentecos- despuntan cuando se constata que hay una
talismo en el campo religioso brasileño. guerra por la fidelidad del público que preci-
sa ser persuadido a mudar sus hábitos u op-
1. Propaganda, publicidad y religión ciones. La propaganda tiene por objetivo de-
limitar, clasificar y jerarquizar el mundo de la
Por lo general, el término publicidad
vida, delimitar los marcos fronterizos entre las
se aplica a las actividades comerciales con-
“provincias de significado” e indicar cuáles
cretas que involucran la divulgación o venta metas deberán ser alcanzadas y qué enemigos
de un determinado producto en el mercado. deben ser combatidos.
La palabra propaganda se reserva para las téc- Hacer publicidad implica el reconoci-
nicas destinadas a los cambios de ideas, com- miento del mundo como un mercado de inter-
portamientos y sentimientos, en especial en lo cambios, en el cual los productos son compra-
referido a las creencias religiosas, ideológicas dos y los servicios contratados. Ella procura
o políticas. E. R. A. Seligman (1933: 521) con- valorizar profusamente un producto con el ob-
sidera que la propaganda es, en su “sentido jetivo de volver su adquisición un acto inevi-
más amplio, la técnica de influenciar la ac- table y sin disculpas por parte del consumidor.
ción humana a través de la manipulación de Para que eso ocurra se atribuyen a los produc-
representaciones”. Jean Cazeneuve y David tos valores adicionales, imágenes que los dife-
Victoroff (1982: 498) definieron publicidad rencian de los competidores ofreciendo a las
como la “técnica de persuasión destinada a personas el consumo no del objeto en sí sino
suscitar o aumentar el deseo de adquirir este del signo que lo substituye, como sugiere Bau-
o aquel producto o requerir determinado ser- drillard (1973: 207). De esta forma, al diferen-
vicio”. En ambas concepciones queda en evi- ciar los productos por medio de un lenguaje
dencia la idea de cambio del comportamien- propio, la publicidad crea el público, reúne a
to o de la actitud del otro, significados presen- los consumidores alrededor de su producto,
tes en los verbos “persuadir” e “influenciar”. proporcionando intercambios entre producto-
En otras palabras, las técnicas de persuasión res y consumidores. O sea, se construye una
surgen exactamente porque hay posibilidad red de ellos teniendo como centro un determi-
de que el destinatario del mensaje diga nado producto. Como muestra Eulálio Ferrer
“¡No!”. (1984), en ese proceso el