Está en la página 1de 60

TEMA 1 Metabolismo

Introducción al metabolismo. Reacciones catabóli-


cas y anabólicas: etapas. El flujo de energía en las
células. La localización de las rutas metabólicas
en la célula. Regulación del metabolismo.

En la bioquímica estructural hemos examinado las propie-


dades y estructura de las moléculas que constituyen las células.
En esta parte, Bioquímica metabólica, vamos a estudiar cómo
interaccionan esas moléculas para originar y mantener la pro-
piedad que denominamos vida. Para ello, las células realizan
un conjunto de reacciones catalizadas por enzimas que se de-
nomina metabolismo. Estas reacciones se llevan a cabo de for-
ma constante desde la absorción de nutrientes, su degradación
para obtener energía, la utilización de ésta, la síntesis de nue-
vos componentes y la liberación de productos de deshecho. To-
dos estos procesos los realiza la célula manteniendo un equili-
brio dinámico, autorregulándose y cumpliendo con el principio
de máxima economía.

INTRODUCCIÓN AL METABOLISMO

El metabolismo se puede definir como el conjunto de reac- El metabolismo es el


ciones catalizadas enzimáticamente que tienen lugar en la célu- conjunto de reaccio-
nes que tiene lugar
la viva. En él se pueden distinguir cuatro funciones específicas: en las células vivas.
1. Obtener la energía química de los nutrientes.
2. Transformar las moléculas de los nutrientes en unidades
constitutivas o sillares, precursores de los componentes
macromoleculares de las células.
3. Unir o ensamblar los sillares en proteínas, ácidos nu-
cleicos y lípidos, polisacáridos y otros componentes ce-
lulares.
4. Sintetizar y degradar las biomoléculas con funciones es-
pecializadas.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


14 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

Estas funciones no se realizan de forma aislada o inde-


pendiente sino de forma coordinada y organizada. Cada
orgánulo o subunidad celular posee funciones específicas
para establecer y mantener la vida de la célula. Así, algunas
están comprometidas en generar energía para la absorción
de sustancias nutritivas, otras en la movilidad celular o en la
síntesis de biomoléculas. En los organismos superiores, como
el hombre, existen determinadas células o tejidos especializa-
dos en funciones como los glóbulos rojos para el transporte
de oxígeno, las células musculares para la locomoción, las
células glandulares endocrinas para la secreción de hormo-
nas y las células nerviosas (neuronas) para la coordinación
intercelular.
Las secreciones metabólicas están controladas con precisión
por sistemas intrínsecos y extrínsecos, estrechamente interrela-
cionados. El estado dinámico del metabolismo y sus mecanis-
mos reguladores son las características más excepcionales de la
vida, por ello su comprensión es primordial en el entendimien-
to e interpretación de los procesos vitales.

REACCIONES CATABÓLICAS Y
ANABÓLICAS: ETAPAS

El metabolismo tiene lugar a través de secuencias de reac-


ciones consecutivas en las que se transforman los intermedia-
rios químicos o metabolitos.
El metabolismo com- El metabolismo se divide en catabolismo y anabolismo. El
prende el anabolismo catabolismo es la fase degradativa del metabolismo en la que
o conjunto de reac-
ciones de síntesis y el los nutrientes (carbohidratos, lípidos, proteínas) provenientes
catabolismo o con- del medio externo o de los depósitos de la misma célula pue-
junto de reacciones den degradarse generalmente por reacciones oxidativas en pro-
de degradación.
ductos más sencillos como ácido láctico, ácido acético, amonía-
co, urea o CO2. El catabolismo va acompañado de liberación
de la energía inherente en la estructura compleja de las grandes
moléculas orgánicas. La energía es transformada en forma de
adenosina trifosfato (ATP).
El anabolismo es la fase constructiva o de síntesis del meta-
bolismo. También se denomina biosíntesis. En el anabolismo
las pequeñas moléculas precursoras de las células se ensam-
blan para originar componentes celulares como polisacáridos,
ácidos nucleicos, proteínas y lípidos. Puesto que del proceso de
biosíntesis resultan moléculas de mayor tamaño y complejidad
estructural, requiere energía libre, la cual es proporcionada por
la hidrólisis del ATP. El catabolismo y el anabolismo tienen lu-
gar simultáneamente en la célula.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


METABOLISMO 15

El metabolismo se puede organizar en etapas: tres para el


catabolismo y tres para el anabolismo (Fig. 1.1). En la etapa I
del catabolismo los nutrientes de la célula (lípidos, carbohidra-
tos y proteínas) son degradados a sus unidades constituyentes:
grasas, monosacáridos y aminoácidos. En la etapa II estos pro-
ductos se convierten en moléculas más sencillas que convergen
en su intermediario común: acetil-CoA. En la etapa II el grupo La etapa III del cata-
acetilo del acetil-CoA entra en el ciclo de Krebs para ser oxida- bolismo es la misma
que la etapa I del
do a CO2 y H2O, los productos finales del proceso catabólico. anabolismo y se de-
nomina anfibólica.

Figura 1.1.– Las etapas del catabolismo y del anabolismo. La etapa III del
catabolismo y I del anabolismo coinciden, por ello se denomina anfibólica.

El anabolismo también transcurre en tres etapas. Co-


mienza con las pequeñas moléculas de la etapa III del cata-
bolismo, como son los intermediarios del ciclo de Krebs, los
cuales son aminados o transformados en aminoácidos, áci-

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


16 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

dos grasos o monosacáridos. En la etapa III del anabolismo


estas moléculas se ensamblan para formar proteínas, lípidos
y polisacáridos.
Hay que destacar dos hechos:

1º. Cada etapa en el catabolismo o en el anabolismo im-


plica una serie de reacciones catalizadas enzimática-
mente.
2º. La etapa III del catabolismo coincide con la etapa I del
anabolismo, por eso debido a su función doble se de-
nomina anfibólica.

EL FLUJO DE ENERGÍA EN LAS CÉLULAS

Cuando una molécula como la glucosa es degradada a CO2


y H2O, proporciona por cada mol 686 kcal; ésta es la misma
cantidad de calor que se libera cuando se quema en un calorí-
metro; y es que las oxidaciones biológicas son en esencia com-
bustiones. El calor no puede ser utilizado como fuente de
energía por los organismos vivos, los cuales son esencialmente
isotermos, por eso se dice que es energía degradada o degene-
rada. Como se sabe, el calor sólo puede producir trabajo desde
un recipiente a otro con menor temperatura. Por ello, la energía
contenida en los nutrientes celulares se conserva en forma de
energía química que puede realizar trabajo en condiciones iso-
termas. La energía química de los combustibles metabólicos se
transforma en adenosina trifosfato (ATP), el cual se forma a
partir de ADP y fosfato inorgánico mediante reacciones en-
zimáticas acoplados a reacciones oxidativas específicas durante
el catabolismo.
El ATP es la forma El ATP puede difundir a aquellos lugares de la célula en
universal de transpor- que se requiere. El ATP es en realidad una forma de transpor-
te de la energía que
transfiere al hidroli- te de energía química que se libera al hidrolizarse el fosfato
zarse en ADP y Pi. terminal y es transferido a aceptores específicos los cuales se
“energizan” y pueden reaccionar con facilidad y/o unirse a
otras moléculas para originar grandes moléculas durante el
anabolismo.
El NAD+ es la coenzi- Hay otra forma de transferir energía química desde las reac-
ma de la mayoría de ciones del catabolismo a aquellas que requieren energía de sín-
las reacciones de oxi-
dación. El NADPH, la tesis y es mediante la forma de átomos de hidrógeno o electro-
coenzima de la ma- nes. Estas moléculas portadoras son coenzimas como el
yoría de las reaccio- NADH, NADPH o FMNH2 y actúan reduciendo a otras molé-
nes de reducción.
culas o, en ocasiones, transformando su capacidad reductora
en moléculas de ATP.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


METABOLISMO 17

LA LOCALIZACIÓN DE LAS RUTAS


METABÓLICAS EN LA CÉLULA

En las células de los organismos superiores las rutas me- Las enzimas de glu-
tabólicas se realizan en orgánulos o compartimentos, lo que fa- cólisis se encuentran
en el citosol y las del
cilita el desarrollo de las mismas y su regulación. Esta conclu- ciclo de Krebs, en las
sión se ha obtenido de trabajos de investigación en los que se mitocondrias.
han separado los orgánulos o subfracciones y, a partir de ellos,
aislado y purificado las enzimas correspondientes. Se ha com-
probado, por ejemplo, que las enzimas que catalizan la conver-
sión de glucosa en ácido láctico se encuentran en el citosol,
que es la porción soluble del citoplasma, mientras las del ciclo
de Krebs se localizan en las mitocondrias. De la misma forma
se ha comprobado que las enzimas del transporte electrónico
se encuentran en la membrana interna de las mitocondrias y
las que intervienen en la síntesis de las proteínas, en los riboso-
mas. Una visión más amplia de la localización de las enzimas
en una célula hepática se puede observar en la figura 1.2.

Figura. 1.2.– Localización de las enzimas de algunas rutas metabólicas


en una célula de hígado.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


18 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

REGULACIÓN DEL METABOLISMO

Como se ha indicado anteriormente, la célula realiza todos


los procesos con la máxima eficacia y utilizando el menor con-
sumo de energía posible. Por ello, el metabolismo celular se en-
cuentra regulado de forma precisa y constante. En realidad y
de forma general se puede establecer que el ritmo del metabo-
lismo se controla por las necesidades energéticas de la célula,
esto es, las células oxidan las moléculas combustibles a la mis-
ma velocidad que requieren energía.
Existen tres mecanis- La regulación de las rutas metabólicas se puede efectuar
mos por los que se mediante tres clases diferentes de mecanismos. La primera y
regula el metabolis-
mo en células de or- más inmediata respuesta es a través de las enzimas regulado-
ganismos superiores. ras. Estas enzimas ejercen su acción próxima a la cabecera
de las rutas metabólicas catalizando la reacción limitante de
la secuencia. En las rutas catabólicas que conducen a la for-
mación de ATP o NADH estos compuestos son los inhibido-
res alostéricos, mientras en las rutas anabólicas es el produc-
to final de la ruta el que actúa de inhibidor. Como se ha des-
crito en el tema 16 de la Parte 1ª, las enzimas alostéricas
suelen ser activadas o estimuladas por moduladores positivos
específicos como ADP y NAD.
El segundo nivel de regulación metabólica se ejerce a través
del control de la concentración de una enzima. La concentra-
ción de una enzima en cualquier momento es el resultado de
un equilibrio entre la velocidad de síntesis y su degradación. La
velocidad de la síntesis de las enzimas varía dependiendo de
las condiciones. Las enzimas que se encuentran presentes en
cantidades constantes en la célula se denominan constitutivas.
Las que son sintetizadas en respuesta a la presencia de algunos
substratos se denominan inducibles. Los genes que especifican
la síntesis de las inducidas están generalmente reprimidas y
actúan únicamente solo en respuesta a la presencia de substra-
tos específicos.
El control metabólico se ejerce también a un tercer nivel
en los organismos superiores. Las hormonas, sintetizadas y
secretadas por varias glándulas endocrinas, son mensajeros
químicos que estimulan o inhiben actividades metabólicas en
otros órganos y tejidos. Por ejemplo, la deficiencia de la se-
creción de insulina por el páncreas origina un defecto en el
transporte de glucosa en las células del músculo y del hígado,
lo cual conduce a una serie de efectos metabólicos secunda-
rios como un descenso en la biosíntesis de ácidos grasos a
partir de glucosa y una excesiva formación de cuerpos cetóni-
cos por el hígado. La administración de insulina repara estos
defectos.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


METABOLISMO 19

RESUMEN

El metabolismo es el conjunto de reacciones cataliza-


das enzimáticamente que tienen lugar en las células vivas.
Cumple con cuatro funciones específicas que se realizan
de forma coordinada: obtener energía química de los nu-
trientes, transformar estos en moléculas sencillas, unir y
transformar estos para obtener los componentes celulares
y sintetizar y degradar las biomoléculas especializadas. El
metabolismo se puede dividir en catabolismo o procesos
degradativos y anabolismo o procesos biosintéticos. Tanto
el catabolismo como el anabolismo se pueden ordenar en
tres etapas que implica cada una, una serie de reacciones
enzimáticas. La energía química que se obtiene de los nu-
trientes se transforma en ATP que es el compuesto porta-
dor de energía para los procesos que lo requieren: trabajo
mecánico, biosintético y de transporte. En las células ani-
males los procesos bioquímicos se localizan en diferentes
orgánulos o compartimentos, lo que facilita la regulación
que se realiza a tres niveles; mediante las enzimas alostéri-
cas, la síntesis de enzimas y las hormonas.

APLICACIONES CLÍNICAS

Las células animales no pueden llevar a cabo un metabolis-


mo completo como les sucede, por ejemplo, a las células bacte-
rianas, debido a que a lo largo de la evolución han perdido la
capacidad de sintetizar todos los compuestos que requieren
para la vida. Por ello dependen de otros organismos para el su-
ministro de dichos compuestos. Pero, además, en ocasiones las
células humanas sintetizan enzimas defectuosas o defectivas, o
bien producen cantidades insuficientes de una enzima que se
traduce en un suministro insuficiente de un compuesto me-
tabólico esencial. Por ello, una enfermedad metabólica puede
derivar de la incorrecta expresión de una enzima.
La determinación de la actividad de una enzima en los lí-
quidos biológicos o tejidos constituye un indicador valioso de
una determinada enfermedad metabólica.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


20 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

Tabla 1.1.– Algunos ensayos enzimáticos que se utilizan en


el diagnóstico de enfermedades.

Actividad enzimática
Diagnóstico probable
disminuida
Amilasa Enfermedad pancreática
Alanina aminotransferasa Enfermedad cardíaca
Aspartato aminotransferasa Enfermedad cardíaca
Glutamato aminotransferasa Enfermedad cardíaca
Fosfatasa ácida Carcinoma prostático
Fosfatasa alcalina Enfermedad ósea
Creatina Enfermedad cardíaca o muscular
Glucosa 6-fosfato deshidrogenasa Anemia hemolítica
Lactato deshidrogenasa Enfermedad cardíaca
Hexosa 1-P uridil transferasa Galactosemia
Glutatión reductasa Anemia
Elastasa Enfermedad del colágeno

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


TEMA 2 La ruta glucolítica

La ruta glucolítica. Las rutas de los átomos de car-


bono, la de la energía y la de los electrones. Rutas
afluentes de la glucolítica. La regulación de la
glucólisis.

La glucólisis (hidrólisis de azúcar) es el proceso por el que


los organismos escinden la glucosa en ácido láctico en ausencia
de oxígeno molecular con el propósito de obtener energía.
Otros hidratos de carbono utilizan esta ruta para degradarse,
por eso se denomina también la ruta central del metabolismo
de carbohidratos, la ruta de Embden-Meyerhof o la fermenta-
ción glucolítica. Hay otros tipos de fermentación en que el pro-
ducto final no es el ácido láctico, como las fermentaciones al-
cohólicas o acética.
Los hidratos de carbono constituyen la principal fuente
de energía en la dieta humana (aprox. el 47%) y la mayor
parte corresponde a polisacáridos como glucógeno y al-
midón, el resto a la glucosa y disacáridos como lactosa, glu-
cosa y maltosa.

LA RUTA GLUCOLÍTICA

Los carbohidratos de la dieta son digeridos y absorbidos


en el intestino delgado pasando por vía portal a la sangre. En
un período de 30-60 minutos después de la comida se alcan-
za en sangre, generalmente, un nivel máximo de 130 mg/dl La glucólisis anaeró-
(7,2 mol/L) que disminuye a las dos o dos horas y media a bica (fermentación) y
la glucólisis aerobia
70-90 mg/dl. Por la sangre la glucosa llega al hígado donde se o r i g i n a n p i r u v a t o.
metaboliza más del 60%. En condiciones normales el hígado Después el destino
contiene poca glucosa libre ya que bien la convierte en glucó- de este compuesto es
diferente.
geno o la fosforila a glucosa 6-fosfato, que como es impermea-
ble a la membrana plasmática la mantiene retenida en la célula
y en el tejido muscular.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


22 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

En el hígado y en el tejido muscular la glucosa se degrada


mediante una serie de intermediarios fosforilados que se deno-
mina ruta glucolítica o ruta de Embden-Meyerhof. En la ruta
glucolítica se pueden considerar dos etapas. La primera sirve
de preparación y en ella varias hexoras pueden entrar median-
te fosforilación a expensas de ATP. Estos compuestos se con-
vierten en fructosa 1,6-bisfosfato que se excinde para dar dehi-
doxiacetona fosfato y gliceraldehído 3-fosfato.

Fosforilación de la glucosa. Es la primera reacción de la


primera etapa y en ella la glucosa se fosforiza a glucosa 6-fosfa-
to a expensas de ATP. Esta reacción que es irreversible en con-
diciones intracelulares es catalizada por la hexoquinasa:
hexoquinasa
*D-glucosa  ATP o
m D-glucosa-6-fosfato  ADP
2
Mg
'G 0c 4,0 kcal/mol

La hexoquinasa cataliza también la fosforilación de otras


hexosas como fructosa y manosa. La enzima requiere iones
Mg2 que se combinan con ATP para formar el verdadero subs-
trato Mg ATP2, es inhibida por su propio producto y algunos
reactivos sulfhidrilos.
La glucoquinasa ac- El hígado funciona como un regulador de la glucosa sanguí-
túa cuando el nivel nea: cuando los niveles de glucosa son elevados, ésta se meta-
de glucosa es alto en
la sangre. boliza a través de la ruta glucolítica o almacenada como glucó-
geno; cuando los niveles son bajos, se moviliza a partir de

* A partir de ahora y mientras no se especifique lo contrario todos los mono-


sacáridos y sus derivados son D.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


LA RUTA GLUCOLÍTICA 23

glucógeno. En el hígado hay una segunda enzima que fosforila


la glucosa en el hígado, la glucoquinasa, que es específica de la
glucosa; esta enzima tiene menor afinidad por la glucosa que la
hexoguinasa y actúa únicamente cuando el nivel de glucosa
sanguínea es anormalmente alto, como ocurre en la enferme-
dad diabetes mellitus.

Isomerización de la glucosa 6-fosfato. La conversión


de glucosa 6-fosfato a fructosa 6-fosfato es catalizada por la
fosfogluco isomerasa:
fosfogluco isomerasa
glucosa 6-fosfato o
m fructosa 6-fosfato
Mg2
'G 0c 0,4 kcal/mol

La reacción transcurre rápidamente en ambas direcciones


debido a su pequeña variación de energía libre. La enzima re-
quiere para su actividad Mg2 o Mn2.

Fosforilación de fructosa 6-P. Es la segunda reacción de


fosforilación por otra molécula de ATP y catalizada por la fosfo-
fructoquinasa (Fig. 2.1).
fosfofructo
quinasa
fructosa 6-fosfato  ATP o
m fructosa 1,6-bisfosfato  ADP
'G 0c 3,40 kcal/mol

Figura 2.1.– La primera etapa de la glucólisis. En ella se utiliza ATP


para fosforilar los azúcares.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


24 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

La fosforilación de la fructosa 6-P es una reacción esen-


cialmente irreversible como corresponde al valor de 'G 0c y es
un punto clave en la ruta glucolítica. La fosfofructoquinasa es
una enzima reguladora alostérica, con un peso molecular alto
(360.000); es activada por moduladores positivos como ADP,
AMP y fructosa 2,6-bisfosfato, e inhibida por moduladores
negativos como ATP y citrato. La fructosa 1,6-bisfosfato au-
menta la afinidad de la enzima por la fructosa 6-fosfato y dis-
minuye la inhibición por ATP; además, su activación es sinér-
gica con el AMP.

Escisión de fructosa 1,6-bisfosfato. Esta reacción es


catalizada por la aldolasa:
aldolasa
La aldolasa rompe la fructosa 1,6-bisfosfato o
m dihidroxiacetona fostato 
2
Mg
fructosa 1,6-bifosfato  gliceraldehído 3-fosfato
en condiciones intra-
celulares a pesar de 'G 0c 5,73 kcal/mol
su DG0' positivo en
condiciones estándar. Aunque esta reacción tiene un 'G 0c muy positivo en condi-
ciones fisiológicas, la reacción transcurre hacia la formación de
las triosas fosfato porque el gliceraldehído 3-fosfato desaparece
rápidamente al seguir metabolizándose en la ruta glucolítica.

Interconversión de las triosas fosfato. Puesto que


únicamente el gliceraldehído 3-fosfato es metabolizado en la
glucólisis toda la dihidroxiacetona fosfato se transforma en
gliceraldehído 3-fosfato mediante la enzima triosa fosfato iso-
merasa:
triosa fosfato
isomerasa
dihidroxiacetona fosfato o
m gliceraldehído 3-fosfato
'G 0c 1,83 kcal/mol

La segunda etapa de la glucólisis. La segunda etapa


de la glucólisis incluye las reacciones de oxido-reducción y
aquellas de fosforilación en las que se genera ATP. Puesto que,
como hemos visto, una molécula de glucosa se escinde en dos
de gliceraldehído 3-fosfato que siguen la misma ruta, por lo
que se considera sólo una molécula.

Oxidación de gliceraldehído 3-fosfato. Esta reacción


está catalizada por la gliceraldehído 3-fosfato deshidrogenasa
que requiere como coenzima NAD.
La gliceraldehído 3- gliceraldehído 3-fosfato
deshidrogenasa
fosfato deshidrogena- gliceraldehído 3-fosfato  NAD  Pi o
sa cataliza la reac-
ción de oxidación de
o 1,3-bisfosfoglicerato  NADH
la glucólisis. 'G 0c 1,5 kcal/mol

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


LA RUTA GLUCOLÍTICA 25

Ésta es una de las reacciones más importantes de la secuen-


cia glucolítica puesto que se conserva la energía de oxidación
del grupo aldehído del gliceraldehído 3-fosfato en la forma de
un compuesto rico en energía como es el 1,3-bisfosfoglicerato.
La función de NAD es la de portador de electrones o átomos
de hidrógeno. El mecanismo de acción de la enzima es bastan-
te complejo ya que el substrato primeramente se combina con
un grupo  SH del centro activo de la enzima y ésta reacciona
con el NAD. El complejo acil-enzima reacciona posteriormente
con el fosfato para producir 1,3-bisfosfoglicerato. Un hecho
que apoya este mecanismo es que la enzima es inhibida por
aquellos reactivos que bloquean el grupo  SH.

Transferencia del fosfato de 1,3-bisfosfoglicerato. El


1,3-bisfofoglicerato transfiere el fosfato al ADP mediante la en-
zima fosfoglicerato quinasa (Fig. 2.2).
fosfoglicerato
quinasa
1,3-bisfofoglicerato  ADP o
m 3-fosfoglicerato  ATP
'G 0c 4,50 kcal/mol

Figura 2.2.– La etapa segunda de la ruta de la glucólisis. Transformación de


gliceraldehído 3-fosfato en lactato y formación de 2 moléculas de ATP.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


26 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

Ésta es la primera reacción glucolítica en que se forma ATP


y, aunque este proceso requiere 7,3 kcal/mol, la reacción global
es exergónica porque el 1,3-bisfoglicerato es un componente
muy rico en energía y su hidrólisis aporta suficiente energía
para la síntesis de ATP:

1,3-bisfosfoglicerato  H2O o 3-fosfoglicerato  Pi


'G 0c 11,8 kcal/mol

ADP  Pi o ATP  H2O


'G 0c 7,3 kcal/mol
Suma de las dos reacciones:
La fosfoglicerato qui-
nasa es la primera re- 1,3-bisfosfoglicerato  ADP o 3-fosfoglicerato  ATP
acción de la glucóli-
sis que proporciona
0
c
'G total 4,5 kcal/mol
ATP.
Isomerización del 3-fosfoglicerato. Esta reacción es ca-
talizada por la fosfoglicerato mutasa y requiere Mg2:
fosfoglicerato mutasa
3-fosfoglicerato o
m 2-fosfoglicerato.
2
Mg
'G 0c 1,06 kcal/mol

Deshidratación de 2-fosfoglicerato. Esta es la segunda


reacción de la secuencia glucolítica en la que se genera un en-
lace fosfato rico en energía; la enzima que cataliza la reacción
es la enolasa que requiere Mg2 o Mn2 para su actividad:
enolasa
2-fosfoglicerato o
m fosfoenolpirato  H2O
2
Mg
'G 0c 0,44 kcal/mol

Transferencia del fosfato de fosfoenolpirato. El fosfato


rico en energía del fosfoenolpirato es transferido al ADP por la
piruvato quinasa:
La piruvato quinasa
piruvato quinasa
cataliza la segunda
reacción de la ruta
fosfoenolpirato  ADP o
m pirurato  ATP
glucolítica que pro- 'G 0c 7,5 kcal/mol
porciona ATP.
La enzima requiere Mg2 o Mn2 y K, y es una enzima regu-
ladora alostérica con la que actúa como modulador positivo la
fructosa 1,6-bisfosfato y como moduladores negativos el ATP, el
Ca2 y la alanina.

Reducción del piruvato. En el último paso de la glucóli-


sis el piruvato es reducido a lactato a expensas de los electro-
nes donados por el gliceraldehído 3-fosfato a NAD. Estos elec-

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


LA RUTA GLUCOLÍTICA 27

trones son transferidos por NADH y las reacciones catalizadas


por la lactato deshidrogenasa:
lactato
deshidrogenasa
piruvato  NADH  H o 
m lactato  NAD


'G c 6,0 kcal/mol


0

En el organismo humano existen al menos cinco formas di- La lactato deshidroge-


ferentes de lactato deshidrogenasa o isoenzimas. El corazón, hí- nasa cataliza la reac-
ción de reducción de
gado y riñones son especialmente abundantes en isoenzimas la glucólisis. En con-
del tipo H, que tienen relativamente baja afinidad por piruvato, diciones anaerobias o
mientras el músculo esquelético es rico en isoenzimas del tipo aerobias insuficientes
oxida el NADH para
M, que tienen gran afinidad por piruvato y tienden hacia la for- que la glucólisis con-
mación de ácido láctico. tinue funcionando.

LAS RUTAS DE LOS ÁTOMOS DE CARBONO,


LA DE LA ENERGÍA Y LA DE LOS
ELECTRONES

En la ruta glucolítica existen tres transformaciones químicas


que están interconectadas:
La transformación por la que el esqueleto carbonado de la
glucosa se transforma en el del ácido láctico, esto es, el destino
de los átomos de carbono; la de la energía, donde y cómo se
utiliza y forma ATP, y la de los electrones, las reacciones de óxi-
do-reducción.
1º. Destino de los átomos de C de glucosa. La molécula de
glucosa de seis átomos de carbono en la ruta glucolítica
se transforma en dos moléculas de ácido láctico. Si se
enumeran los carbonos asignando el nº 1 al del grupo
aldehído, al escindirse la fructosa 1,6-bisfosfato, los car-
bonos 1, 2 y 3 se confunden con los 6, 5 y 4, respecti-
vamente, en el gliceraldehído 3-fosfato y la posición en
el ácido láctico será:
1
COH
l
H  2C  OH (1)(4)
COH (6)(3)
CH3
l l l
HO  3C  H o 2 H C  OH
(2) (5)
o 2 H COH
(5)(2)
En la glucólisis anae-
l l l robia no hay un cam-
H  4C  OH (3)(6)
CH2OPO32 (1)(4)c
COOH bio neto del estado
l de oxidación de la
H  5C  OH glucosa en compara-
6
l ción con el lactato.
CH2OH
glucosa gliceraldehído lactato
3-fosfato

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


28 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

2º. La secuencia de reacciones en las que se utiliza y se


forma ATP:

glucosa  ATP o glucosa 6-P  ADP

fructosa 6-P  ATP o fructosa 1,6-bisfosfato  ADP

2 1,3 bisfosfoglicerato  2 ADP o


o 2 3-fosfoglicerato  2 ATP

2 fosfoenolpiruvato  2 ADP o 2 piruvato  2 ATP

3º. La secuencia de reacciones de óxido-reducción:

2-gliceraldehído 3-fosfato  2 NAD  2 Pi o


o 2 1,3 difosfoglicerato  2 NADH  2 ATP

piruvato  NADH  H o lactato  NAD

Teniendo en cuenta estos procesos, la ecuación global de la


glucólisis es:

glucosa  2 ATP  2 NAD  2 Pi  4 ADP 


 2 NADH  2 H o 2 lactato  2 ADP  2 NADH 
 2 H  2 NAD  4 ATP  2 H2O

cancelando los términos iguales en los dos miembros:

glucosa  2 Pi  2 ADP o 2 lactato  2 ATP  2H2O

Hay que destacar que, aunque existen dos reacciones de


óxido-reducción, no hay un cambio neto en el estado de oxi-
dación.

RUTAS AFLUENTES DE LA GLUCOLÍTICA

Además de la glucosa, otros carbohidratos entran en la ruta


glucolítica para ser degradados. La glucosa de los polisacáridos
glucógeno y almidón entran en la ruta a través de enzimas que
degradan las cadenas unitariamente y mediante procesos per-
fectamente regulados.
Los disacáridos maltosa, lactosa y sacarosa no se encuen-
tran en la sangre de los organismos superiores. Cuando se in-
gieren con la dieta, son hidrolizados enzimáticamente en el in-
testino delgado en sus componentes hexosas antes de pasar
por vía portal al corriente sanguíneo:
maltasa
maltosa  H2O o glucosa  glucosa

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


LA RUTA GLUCOLÍTICA 29

lactasa
lactosa  H2O o galactosa  glucosa
invertasa
sacarosa  H2O o fructosa  glucosa

Como la glucosa, la manosa es fosforilada en el hígado:


hexoquinasa
manosa  ATP o manosa 6-fosfato  ADP

La manosa es isomerizada a fructosa 6-fosfato por la fosfo-


manosa isomerasa:
fosfomanosa isomerasa
manosa 6-fosfato o
m fructosa 6-fosfato

En el hígado de vertebrados la fructosa entra en la glucólisis Todos los carbohidra-


por otra ruta. La fructoquinasa cataliza la fosforilación de la tos en último término
se transforman en
fructosa: fructosa 6-fosfato
fructoquinasa
fructosa  ATP o fructosa 1-fosfato  ADP

La fructosa 1-fosfato se escinde en gliceraldehído y dihidro-


xiacetona fosfato mediante la fructosa 1-fosfato aldolasa, una
enzima semejante a la aldolasa de la ruta glucolítica:
fructosa 1-fosfato aldolasa
fructosa 1-fosfato o
m
o gliceraldehído  dihidoxiacetona fosfato

La dihidroxiacetona fosfato es un intermediario de la glucó-


lisis y el otro producto el gliceraldehído es fosforilado a gliceral-
dehído 3-fosfato, otro intermediario de la glucólisis, mediante
la reacción:
gliceraldehído
gliceraldehído  ATP o
quinasa
gliceraldehído 3-fosfato 
ADP

La galactosa 1-fosfato es convertida en glucosa 1-fosfato a


través de las siguientes reacciones:
galactosa 1-fosfato
uridil transferasa
UTP  galactosa 1-fosfato o
m UDP-galactosa  PP
UDP epimerasa
UDP-galactosa o
m UDP-glucosa
glucosa 1-fosfato-uridil
transferasa
UDP-glucosa  PP o UTP  glucosa 1-P

Como se puede observar, el UTP tiene, en estas reacciones,


una función muy importante como transferidor de grupos glu-
cosílicos.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


30 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

LA REGULACIÓN DE LA GLUCÓLISIS

En la ruta glucolítica existen tres puntos importantes de con-


trol (Fig. 2.3). El primero es aquel en que la glucosa se fosforila
a glucosa 6-fosfato por ATP y la hexoquinasa. Otro importante
punto de control es la reacción catalizada por la fosfofructoqui-
nasa. Esta enzima reguladora es activada por AMP y ADP e in-
hibida por ATP y citrato. El tercer punto de regulación es la
reacción catalizada por la piruvato quinasa, que es activada
por fructosa 1,6-bisfosfato y AMP. Como se puede observar, las
tres enzimas de control están reguladas por un intermediario
metabólico, pero de una manera especial por la concentración
de AMP, ADP y ATP. De una manera simplificada se puede afir-
mar que la relación ADP/ATP regula el flujo metabólico de la
ruta. Si esta relación es alta porque la concentración de ATP es
baja, la glucólisis se activa para formar ATP. Si, por el contrario,
la relación ADP/ATP es baja, la célula inhibe la fosfofructoqui-
nasa y se interrumpe la glucólisis para no producir más ATP.

La hexoquinasa, fosfo-
fructoquinasa y piru-
vato quinasa son los
principales centros de
control de la glucóli-
sis.

Figura 2.3.– Las tres reacciones de control de la glucólisis y


sus efectores positivos y negativos.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


LA RUTA GLUCOLÍTICA 31

RESUMEN

La glucólisis es un proceso para obtener energía de la


glucosa en ausencia de oxígeno. Tiene lugar en dos etapas
y están implicadas 11 reacciones catalizadas enzimática-
mente. En la primera etapa la glucosa es fosforilada por
ATP y, posteriormente, escindida en dos moléculas de D-
gliceraldehído 3-fosfato. Otras hexosas, pentosas y glicerol
entran en la ruta mediante otras reacciones en esta etapa
para converger también en D-gliceraldehído 3-fosfato.
En la segunda etapa el D-gliceraldehído 3-fosfato es
oxidado por NAD para formar un compuesto rico energé-
ticamente, el 1,3-difosfoglicerato, que cede su fosfato al
ADP para obtener ATP y 3-fosfoglicerato; este compuesto
se isomeriza a 2-fosfoglicerato, el cual se deshidrata a fos-
foenolpiruvato, que nuevamente dona su fosfato al ADP
para formar ATP y piruvato. El piruvato se reduce a lacta-
to por NADH procedente de la deshidrogeneración de la
triosa-fosfato. En la ruta glucolítica entran dos moles de
ATP en la primera etapa y se forman cuatro de ATP en la
segunda. Existen en la ruta tres puntos de regulación, uno
en la entrada y otros dos en la ruta, los cuales sirven de re-
acciones limitantes de la velocidad glucolítica.

APLICACIONES CLÍNICAS
Diabetes mellitus y glucólisis

La insulina y el glucagón son dos hormonas esenciales en


el control homeostático del nivel de glucosa sanguínea. Nor-
malmente después de cada comida experimentamos un au-
mento de glucosa en sangre. Las células E de los islotes de
Langerhaus del pancreas perciben estos niveles de glucosa cir-
culante y liberan insulina que disminuye el nivel de glucemia
principalmente estimulando el transporte activo de la glucosa a
través de las membranas celulares de los tejidos muscular y
adiposo. Esto es así porque la insulina se fija a una proteína re-
ceptora específica de la membrana celular y facilita la entrada
de glucosa. En la enfermedad de diabetes mellitus se produce
un nivel insuficiente de insulina o una hormona defectuosa
con una afinidad disminuida por los centros receptores. Debi-
do a que la glucosa no puede ser captada por las células de los
diabéticos, una característica de estos enfermos es que el nivel
de glucosa en sangre permanece alta y esto va acompañado

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


32 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

de una mayor excreción de orina (poliuria) con una constante


deshidratación. En la diabetes no hay un control de la lipasa,
por lo que se produce una movilización excesiva de ácidos
grasos que llegan a acumularse en el hígado. La ausencia de
insulina favorece la glucogenólisis y la gluconeogénesis por lo
que el estado hiperglucémico se ve exacerbado. El organismo
intenta compensar la falta de glucosa intracelular aumentando
su disponibilidad mediante la gluconeogénosis, aun cuando
haya un suministro adecuado de carbohidratos. Como el orga-
nismo es incapaz de utilizar la glucosa para obtener energía,
ésta debe ser obtenida de los lipidos. Los ácidos grasos son
movilizados y convertidos en acetil-CoA en el hígado, pero
este compuesto no puede ser oxidado a CO2 y H2O en el ciclo
de Krebs debido al inadecuado suministro de oxalacetato. Por
ello, el acetil-CoA es dirigido hacia la conversión de cuerpos
cetónicos como ácido acetoacético y E-hidroxibutírico. El teji-
do muscular puede utilizar los cuerpos cetónicos para su meta-
bolismo energético, pero generalmente su producción es tan
excesiva que hay una pérdida de estas sustancias por vía pul-
monar y renal. El aceto-acetato se degrada fácilmente a aceto-
na, que es exhalada con el aliento. La excreción urinaria de
acetoacetato y E-hidroxibuterato produce pérdida de Na ge-
nerándose un estado de acidosis.
La administración de insulina revierte estos efectos, aunque
se requiere un ajuste de la dieta y una dosis de insulina ade-
cuada.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


TEMA 3 El ciclo de Krebs

La reacción del complejo piruvato deshidrogenasa.


El ciclo de Krebs: reacciones y regulación. Reac-
ciones anapleróticas.

Las células aerobias obtienen la mayor parte de su energía


de la respiración, esto es, de la transferencia de electrones
desde las moléculas combustibles hasta el oxígeno molecular.
La respiración implica la mayoría de las reacciones de la ruta
glicolítica, hasta el piruvato, pero el proceso oxidativo con-
tinúa hasta la transformación en dióxido de carbono y agua.
En este tema comenzaremos con la descripción de la reacción
catalizada por la piruvato deshidrogenasa, un complejo en-
zimático que transforma el piruvato en acetil-CoA. Éste es el
compuesto por el que la mayoría de los átomos de carbono
procedentes del catabolismo de carbohidratos, ácidos grasos
y aminoácidos entran en el ciclo de Krebs. El ciclo tiene como
funciones primordiales, el ser la ruta final de la oxidación de
las moléculas combustibles y el de proporcionar moléculas
precursoras para las rutas biosintéticas. Cuando actúa con
este último objetivo, requiere de reacciones denominadas
anapleróticas que le proporcionan metabolitos y evitan que
deje de funcionar.

LA REACCIÓN DEL COMPLEJO PIRUVATO


DESHIDROGENASA

En el tema anterior hemos estudiado la vía glicolítica en que


la glucosa se convierte en piruvato. Para que este compuesto
sea oxidado completamente a dioxido de carbono y agua en el
ciclo de Krebs se requiere:
a) Que el piruvato pase al interior de la mitocondria.
b) Que se transforme en acetil-CoA.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


34 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

Las enzimas del ciclo de Krebs se localizan de forma orde-


nada en el interior de la mitocondria. La membrana mitocon-
drial es impermeable a los compuestos fosforilados y al acetil-
CoA, por lo que el piruvato de la ruta glicolítica, que se origina
en el citosol, es transportado, mediante difusión facilitada, al
interior de la mitocondria (Fig. 3.1). Posteriormente, el piruva-
to, a través de una descarboxilación oxidativa, se transforma en
acetil-CoA, según la ecuación global:

piruvato  NAD  CoA-SH o acetil-CoA 


 NADH  H  CO2
'G0c 8,0 kcal

Figura 3.1.– El piruvato procedente de la glicólisis atraviesa la membrana mi-


tocondrial para ser oxidado y descarboxilado a acetil-CoA en la matriz mito-
La oxidación del pi- condrial.
ruvato es una reac-
ción irreversible en la La reacción transcurre con una gran variación negativa de
que intervienen tres
enzimas y cinco co- energía libre estándar, lo que indica que en la célula viva es
enzimas. esencialmente irreversible. La reacción está catalizada por el

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


EL CICLO DE KREBS 35

complejo piruvato deshidrogenasa (PDH) constituido por tres


enzimas:
piruvato deshidrogenasa, dihidrolipoil transacetilasa y
dihidrolipoil deshidrogenasa
y cinco coenzimas:
pirofosfato de tiamina (TPP), ácido lipoico, coenzima A
(CoA-SH), nicotinamina adenina dinucleótido (NAD), y
flavinadenina dinucleótido (FAD).
Este complejo multienzimático ha sido aislado y purificado
de varios organismos. El de la especie humana tiene un peso
de 8,5 u 106 daltons y está constituido por 30 moléculas te-
traméricas de la piruvato deshidrogenasa, que contiene unida
una molécula de TPP, 60 moléculas de dihidrolipoil transaceti-
lasa cada una con una molécula de ácido lipoico y seis de dihi-
drolipoil deshidrogenasa, cada una de las cuales se encuentra
unida a una molécula de FAD. El proceso enzimático se es-
quematiza en la figura 3.2. Se ha postulado que la cadena late-
ral del ácido lipoico (lipoil-lisina) actúa como un brazo oscilan-
te para transferir grupos acetilo y átomos de hidrogeno (o los
electrones equivalentes), desde una enzima a la siguiente den-
tro del complejo enzimático.

Figura 3.2.– Descarboxilación oxidativa del piruvato a acetil-CoA por el com-


plejo piruvato deshidrogenasa. Las sustancias que entran y salen del complejo
aparecen enmarcadas. Las enzimas que intervienen son: E1 piruvato deshi-
drogenasa, E2 dihidrolipiol transacetilasa, E3 Dihidrolipoil deshidrogenasa.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


36 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

La reacción catalizada por el complejo piruvato deshidroge-


nasa se encuentra en una posición clave del metabolismo, no
sólo porque sirve de conexión entre la ruta glicolítica y el ciclo
de Krebs sino porque el piruvato y el acetil-CoA son compo-
nentes de varias rutas biosintéticas y degradativas (Fig. 3.3).
Así, el piruvato, además de ser el producto final de la ruta gli-
colítica, se forma en el catabolismo de aminoácidos, en la oxi-
dación del lactato, y es un precursor de la síntesis de aminoáci-
dos, de la glucosa y del lactato. El acetil-CoA se forma en la de-
gradación de los ácidos grasos y de aminoácidos y es un
precursor de la síntesis de ácidos grasos, cuerpos cetónicos, co-
lesterol y otros lípidos de gran importancia biológica.

Figura 3.3.– La reacción catalizada por el complejo PDH se encuentra en una


posición clave del metabolismo. El piruvato y el acetil-CoA son productos fina-
les de varias rutas catabólicas y precursores de otras anabólicas.

No es de extrañar que, dada la posición tan estratégica del


complejo piruvato deshidrogenasa en el metabolismo, su activi-
dad se encuentre regulada con precisión. Exiten dos niveles de
regulación sobre el complejo: uno rápido, en el que los produc-
tos de la reacción (acetil-CoA y NADH) actúan de inhibidores
Figura 3.4.– El complejo (Fig. 3.4) y otro lento mediante modificación covalente y en el
PDH está regulado de que participan dos enzimas más: la PDH quinasa y la PDH fos-
manera rápida por fatasa (Fig. 3.5). Estas enzimas, que también constituyen parte
NADH y acetil-CoA que
lo hacen como efectores integral del complejo PDH, regulan la actividad del mismo a
negativos. través de un mecanismo de fosforilación y desfosforilación. Va-

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


EL CICLO DE KREBS 37

Figura 3.5.– El complejo PDH está regulado de manera lenta por un sistema de
fosforilación/desfosforilación en el que intervienen la PDH-quinasa y la PDH-
fosfatasa.

lores elevados de las proporciones NADH/NAD, acetil-CoA/


CoA-SH y/o ATP/ADP actúan como efectores positivos de la
PDH quinasa, favoreciendo la formación de la PDH activa, no
fosforilada, en PDH fosforilada, poco activa. El resultado neto
de este proceso es el descenso del ritmo en la transformación
piruvato-acetil-CoA.

EL CICLO DE KREBS:
REACCIONES Y REGULACIÓN

El ciclo del ácido cítrico, de los ácidos tricarboxílicos, del El ciclo de Krebs es
ácido tricarboxílico o, simplemente, de Krebs, en honor de su la ruta de oxidación
de todos los combus-
descubridor Hans Krebs, fue la consecuencia de propuestas, tibles metabólicos en
experimentos y deducciones brillantes que han marcado un condiciones aeróbi-
hito en la historia y el desarrollo de la Bioquímica. Krebs basó cas.
sus estudios en los realizados previamente por Thumberg,
Szent Gyorgyi, Martius, Knoop y Ochoa y sus primeros resulta-
dos los publicó en 1937 en las revistas Enzymologia y Lanzet.
El carácter cíclico se debe a que, después de una serie de
reacciones, se regenera el compuesto de partida, el oxalacetato.
En cada vuelta del ciclo de Krebs una molécula de acetilo (del
acetil-CoA) de dos átomos de carbono se condensa con una
molécula de ácido oxalacético de cuatro átomos de carbono
para formar ácido cítrico, un compuesto de seis átomos de car-
bono. Este último se oxida mediante una secuencia de reaccio-
nes, de tal modo que se liberan dos moléculas de CO2 y se re-
genera una molécula de ácido oxalacetato. Este compuesto
puede combinarse con otra molécula de acetilo, iniciando el ci-
clo otra vuelta. En cada vuelta se incorpora una molécula de

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


38 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

En el ciclo entran dos acetilo y se eliminan dos de CO2. Cuando el ciclo está funcio-
átomos de carbono
con el acetil-CoA y se
nando con fines energéticos, una molécula de ácido oxalacéti-
pierden dos en las re- co sería suficiente para lograr la oxidación de un número infi-
acciones 4 y 5 . nito de moléculas de acetilo. En estas condiciones, por cada
vuelta se liberan cuatro pares de hidrógeno (o sus electrones
equivalentes), los cuales pasarán al oxígeno molecular para ob-
tener energía en forma de ATP.
El conjunto de reacciones del ciclo se muestra en la figura 3.6.
Del funcionamiento del ciclo de Krebs se puede destacar los
siguientes hechos:
1. La primera reacción del ciclo es la condensación de una
molécula de acetil-CoA con otra de ácido oxalacético
por la acción catalítica de la citrato sintasa. La reacción

Figura 3.6.– Reacciones del ciclo de Krebs. Los números corresponden a las siguientas enzimas: (1) Citrato
sintasa. (2) Aconitasa. (3) Aconitasa. (4) Isocitrato deshidrogenasa. (5) Complejo D-cetoglutarato deshidro-
genasa. (6) D-cetoglutarato deshidrogenasa. (7) Succinil CoA sintetasa. (8) Succinato deshidrogenasa.
(9) Fumarasa. (10) Malato deshidrogenasa. Los átomos de carbono del acetil-CoA aparecen en color naran-
ja para que pueda observarse que después de las dos descarboxilaciones permanecen integrados en la
molécula de succinato.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


EL CICLO DE KREBS 39

es irreversible porque la hidrólisis del enlace tioéster del


acetil-CoA implica la liberación de una gran cantidad de
energía ('G0c 7,5 kcal) (Fig. 3.6).
2. Hay cuatro reacciones catalizadas por deshidrogenasas
que reducen tres moléculas de NAD y una de FAD: iso-
citrato deshidrogenasa, complejo D-cetoglutarato deshi-
drogenasa, succinato deshidrogenasa y malato deshidro-
genasa. En las dos primeras también se producen des-
carboxilaciones.
3. El complejo D-cetoglutarato deshidrogenasa que catali-
za la transfomación del D-cetoglutarato en succinil-CoA
tiene una estructura similar al de la piruvato deshidro-
genasa; como éste, está constituido por tres enzimas y
las mismas coenzimas: TTP, ácido lipoico, CoA-SH,
FAD y NAD.
4. La reacción catalizada por la succinil-CoA genera un en-
lace fosfato de alta energía en forma de GTP (equivalen-
te a ATP).
5. Los átomos de carbono que se liberan en forma de CO2
por cada vuelta del ciclo no son los mismos que los cap-
tados como acetilos.
6. Algunas sustancias inhiben el funcionamiento del ciclo
de Krebs, generalmente porque compiten con los sustra-
tos por las enzimas del ciclo. Así, el malonato inhibe la
succinato deshidrogenasa y el fluoracitrato la aconitasa.
Las sales de arsénico inhiben el complejo D-cetoglutara-
to deshidrogenasa.
La reacción neta del ciclo es:

acetil-CoA  3 NAD  FAD  GDP  Pi  H2O o


o 2CO2  3 NADH  FADH2  GTP  2H  CoA-SH

Las tres moléculas de NADH y la de FADH2 se oxidan en Cada vuelta del ciclo
la cadena de transporte electrónico, como hemos visto en el de Krebs genera un
fosfato de alta ener-
tema 28 de Fundamentos de Bioquímica Estructural. El oxí- gía por una fosforila-
geno molecular no participa directamente en el ciclo de ción a nivel de sus-
Krebs, pero éste sólo funciona en condiciones aeróbicas por- trato, 3 del NADH y 1
del FADH2. Estos úl-
que el NADH y el FADH2 únicamente transfieren sus electro- timos se reoxidarán
nes al oxígeno molecular en la cadena respiratoria (Fig. 3.7). en la cadena respira-
El ciclo está regulado por la acción de enzimas alostéricas toria.
que responden a las concentraciones de metabolitos celulares y
que son limitantes en la velocidad metabólica del ciclo. En ter-
minos estrictos, el complejo PDH no forma parte del ciclo, pero
su regulación potencia la sensibilidad del sistema de regulación
del ciclo al controlar la cantidad de acetil-CoA que se incorpora
al mismo. En el ciclo existen tres reacciones que se pueden

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


40 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

considerar claves en la regulación y


que son catalizadas por las siguientes
enzimas (Fig. 3.8):
• Citrato sintasa. Cuando aumentan
los niveles de NADH y/o ATP por
encima de lo normal, actúan dis-
minuyendo la actividad de la enzi-
ma y, por tanto, la formación de
citrato.
• Isocitrato deshidrogenasa. Esta
enzima alostérica es, como la an-
terior, inhibida por el NADH y
ATP y estimulada por NAD, ADP
y Ca2.
• D-Cetoglutarato deshidrogenasa.
Este complejo enzimático, como
se ha indicado, es análogo en su
estructura al del piruvato deshi-
drogenasa. Como este, es inhibi-
do por los productos finales de la
reacción que cataliza, que en el
caso del complejo D-cetoglutarato
deshidrogenasa, son: el succinil-
CoA y el NADH.
Se puede subrayar que la velocidad
metabólica del ciclo está regulada de
forma general por el producto final de
las reacciones de obtención de energía
de la respiración, el ATP, y el producto
final de las etapas de deshidrogenación
del ciclo, el NADH.

REACCIONES
ANAPLERÓTICAS
Figura 3.7.– El ciclo de Krebs y la cadena respiratoriaAunque el ciclo de Krebs es la vía de-
están acoplados por los electrones que fluyen desde
los intermediarios del ciclo a través de la cadena al gradativa más importante para generar
oxígeno molecular. ATP, el ciclo es esencial para la biosín-
tesis de compuestos celulares. Así, mu-
El ciclo de Krebs se
controla fundamen- chos aminoácidos derivan del D-cetoglutarato y del oxalaceta-
talmente por tres re- to, y la mayoría de los átomos de carbono de las porfirinas pro-
acciones y por las ceden del succinil-CoA. Cuando esos metabolitos son extraídos
concentraciones in-
tramitocondriales de del ciclo de Krebs, éste deja de funcionar, puesto que se inte-
NAD+ y NADH. rrumpe la formación de oxalacetato.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


EL CICLO DE KREBS 41

Figura 3.8.– Regulación del flujo metabólico a través del ciclo de Krebs. Las
tres enzimas alostéricas están controladas por los niveles de varios efectores po-
sitivos y negativos.

Para que el ciclo siga actuando a un ritmo normal, existen


reacciones denominadas anapleróticas (“de relleno”) que rees-
tablecen los niveles de los intermediarios del ciclo. La más im-
portante es la carboxilación del ácido piruvico para formar áci-
do oxalacético; catalizada por la piruvato carboxilasa
piruvato
carboxilasa
piruvato  CO2  ATP o oxalacetato  ADP  Pi
'G0c 0,5 kcal

La piruvato carboxilasa, que se encuentra en el hígado y Los intermediarios


del ciclo de Krebs
riñón, es una enzima alostérica de peso molecular elevado (al- que se utilizan en
rededor de 650.000 daltons) y un elevado número de subuni- otras rutas biosintéti-
dades proteicas. Su modulador positivo es el acetil-CoA (Fig. cas deben reponerse
para que el flujo me-
3.9). Cuando esta sustancia alcanza un nivel por encima de lo tabólico a través del
normal, activa la reacción favoreciendo la formación de oxala- ciclo no se detenga.
cetatato, el cual se condensa con el acetil-CoA acumulado para
formar citrato y de esta forma permitir que el ciclo siga funcio-
nando.
En el corazón y en el tejido muscular actúa principalmente
la enzima málica (malato deshidrogenasa dependiente de
NADP) y que cataliza la reacción:
enzima
malica
piruvato  CO2  NADPH  H o
m L-malato  NADP


© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


42 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

Figura 3.9.– La reacción anaplerótica catalizada por la piruvato carboxilasa


permite la reposición de intermediarios del ciclo de Krebs para que éste conti-
núe funcionando. En condiciones biosintéticas, al aumentar el nivel de acetil-
CoA, este compuesto actúa como un efector positivo de la piruvato

De estas dos reacciones anapleróticas, la que tiene más im-


portancia cuantitativamente es la catalizada por la piruvato
deshidrogenasa, cuya actividad aumenta con el ejercicio, el
ayuno y la diabetes. Curiosamente la actividad de la enzima
málica se encuentra disminuida en diabetes y aumentada tras
la administración de insulina.

RESUMEN

La reacción catalizada por el complejo piruvato deshi-


drogenasa conecta las rutas glicolítica y el ciclo de Krebs,
ya que transforma el ácido pirúvico en acetil-Co. El com-
plejo está formado por tres enzimas y cinco coenzimas, y
está regulado por modificación covalente. El ciclo cumple
con dos funciones importantes:
1) Es la ruta degradativa final para la oxidación de
moléculas combustibles.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


EL CICLO DE KREBS 43

2) Es fuente de moléculas precursoras para las rutas


biosintéticas.
El ciclo está constituido por una serie de reacciones que
comienzan con la condensación del grupo acetilo del ace-
til-CoA con el ácido oxalacético, de cuatro átomos de car-
bono, para formar ácido cítrico de seis átomos de carbo-
no. En cada vuelta del ciclo, después de una secuencia de
reacciones que generan nuevamente ácido oxalacetato, se
liberan dos átomos de carbono en forma de CO2 y se ori-
ginan tres moléculas de NADH, una de FADH2 y otra de
GTP. El ritmo del ciclo está controlado, principalmente, por
ATP y NADH, que actúan como moduladores negativos
sobre tres enzimas alostéricas: citrato sintasa, isocitrato
deshidrogenasa y D-cetoglutarato deshidrogenasa. Cuan-
do el ciclo funciona con fines biosintéticos, la reposición
de los intermediarios se realiza mediante reacciones ana-
pleróticas. Las más importantes son las catalizadas por la
piruvato carboxilasa y la enzima málica.

APLICACIONES CLÍNICAS

Los casos clínicos derivados de una disfunción del complejo


piruvato deshidrogenasa, ciclo de Krebs y de las reacciones
anapleróticas son consecuencia de una insuficiente actividad
enzimática debido a una deficiencia en una coenzima o a un
defecto estructural de la proteína. Entre los primeros, el caso
más conocido es el de la deficiencia en vitamina B1, y entre los
segundos, la reducida actividad de las enzimas del complejo pi-
ruvato deshidrogenasa, de la fumarasa y de la citrato sintasa.

Deficiencia vitamínica B1

La deficiencia vitamínica B1 ocasiona una enfermedad neu-


rológica y cardiovascular descrita en 1630 por J. Bonitus que la
denominó “beriberi” (cordero), porque las personas que pade-
cian esa enfermedad andaban como los corderos. El problema
continúa siendo grave en el Extremo Oriente, donde el arroz
que es el alimento básico, contiene niveles muy bajos de tiami-
na y practicamente nulos cuando el arroz se descascarilla. Los
pacientes con esta enfermedad suelen tener niveles altos de pi-
ruvato, lactato y alanina en sangre, y baja actividad de los com-
plejos piruvato deshidrogenasa y de D-cetoglutarato deshidro-
genasa.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


44 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

Los síntomas de esta enfermedad se originan como conse-


cuencia de una hipoavitaminosis B1 o tiamina. La tiamina en el
organismo se fosforila a pirofosfato de tiamina (TPP), que es
una de las coenzimas del complejo piruvato deshidrogenasa, y
del D-cetoglutarato deshidrogenasa, por eso las actividades de
estas enzimas en sangre están disminuidas en el beriberi.
Una terapia lógica es una dieta baja en carbohidratos y la
administración de tiamina. La administración de TPP no es
más eficaz que la de la tiamina, dado que la coenzima, al ser
un compuesto fosforilado, no atraviesa las membranas. En oca-
siones la terapia no es tan sencilla ya que la baja actividad del
PDH puede tener un origen genético.
Una deficiencia en piruvato carboxilasa produce tambien
un aumento de piruvato y alanina en sangre, ya que el piruva-
to no puede convertirse en oxalacetato, que es el aceptor de
grupos acetilo en el ciclo de Krebs.

Deficiencia en la actividad fumarasa


Las deficiencias en la actividad fumarasa del tejido cerebral
y del musculo esqueletico ocasionan miopatia mitocondrial.
Los pacientes con encefalomiopatía mitocondrial mueren a los
pocos meses de edad. Presentan cantidades anormalmente al-
tas de fumarato en sangre. Las mitocondrias de músculo es-
quelético y de hígado, obtenidas mediante biopsias, muestran
una actividad en fumarasa prácticante nula. Sin embargo,
mientras las primeras oxidan lentamente el glutamato y el suc-
cinato, las de hígado oxidan ambos sustratos a velocidad nor-
mal. La administración de sustratos gluconeogénicos, como el
lactato o la alanina, alivian los efectos de la enfermedad.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


La ruta de las
TEMA 4 pentosas fosfato

La ruta de las pentosas fosfato. Etapa I. Etapa II.


Rendimiento energético. Regulación de la ruta.

La ruta de las pentosas fosfato es una ruta alternativa a la


glucolítica, cuyas funciones son obtener poder reductor para las
reacciones de biosíntesis y D-ribosa para la síntesis de nucleósi-
dos. La ruta consiste en dos etapas de naturaleza química dife-
rente, la primera implica reacciones de óxido-reducción, y la
segunda reacciones en equilibrio de isomerización y reagrupa-
miento molecular. La primera reacción de la primera etapa re-
gula el flujo del metabolismo a través de la ruta.

LA RUTA DE LAS PENTOSAS FOSFATO

La ruta de las pentosas fosfato, también denominada ruta La ruta de las pento-
de los hexosas fosfato o ruta del fosfogluconato, es otra vía de sas fosfato genera
NADPH para las
degradación de la glucosa con dos funciones primordiales: ori- biosíntesis reducto-
ginar poder reductor en forma de NADPH y obtener pentosas, ras y ribosa 5-P para
concretamente D-ribosa. La primera función es especialmente la biosíntesis de nu-
cleótidos.
importante en tejidos que realizan la síntesis de ácidos grasos y
esteroides, como son el hígado, las glándulas mamarias, los te-
jidos grasos y la corteza adrenal. En el músculo esquelético esta
vía no es activa. En la ruta se pueden considerar dos etapas:
una primera que implica reacciones de óxido-reducción y una
segunda que comprende reacciones de condensación e isome-
rizaciones moleculares.

ETAPA I

La primera reacción es la deshidrogenación enzimática de


la glucosa 6-fosfato por la glucosa 6-fosfato deshidrogenasa

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


46 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

para dar 6-fosfoglucolactona. En condiciones fisiológicas esta


reacción es reversible, pero el producto de la reacción rápida-
mente se hidroliza mediante la 6-fosfogluconolactonasa a 6-
fosfogluconato con una variación alta de energía libre, por lo
que el conjunto de las dos reacciones está desplazado clara-
mente hacia la derecha:

Las tres reacciones En la siguiente reacción el 6-fosfogluconato sufre una des-


de la fase oxidativa carboxilación oxidativa por la 6-fosfogluconato deshidrogenasa
(etapa I) incluyen dos
oxidaciones que pro- que requiere NADP para dar ribulosa 5-fosfato y CO2:
ducen NADPH.

ETAPA II

Esta etapa comprende una serie de condensaciones, iso-


nomerizaciones y reagrupamientos catalizados enzimática-
mente.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


LA RUTA DE LAS PENTOSAS FOSFATO 47

El producto final de los procesos oxidativos de la etapa I, la


ribulosa 5-fosfato, es convertido en ribosa 5-fosfato por acción
de la ribulosa 5-fosfato epimerasa. En esta reacción el carbono
3 de la ribulosa es invertido para dar xilulosa 5-fosfato. Alterna-
tivamente, la ribulosa 5-fosfato puede ser convertida en la al-
dolasa correspondiente, la ribosa 5c-fosfato por la ribosa 5-fos-
fatoisomerasa, una reacción similar a la conversión de glucosa
6-fosfato en fructosa 6-fosfato.
Estas reacciones son:

Posteriormente aparecen reacciones de reordenamiento de Las reacciones de la


átomos mediante la acción de dos clases de enzimas: transal- etapa II son todas re-
versibles.
dolasas y transectolasas, en las cuales se lleva a cabo la transfe-
rencia de unidades de dos y tres átomos de carbono:

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


48 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

La sedoheptulosa 7-fosfato y el gliceraldehído 3-fosfato son


obtenidos de la reacción entre la xilulosa 5-fosfato y la ribosa
5-fosfato catalizada por la transcetolasa:

CH2OH
l
La transcetolasa transfiere el grupo C O de una molé-
l
cula a otra y requiere para su actividad pirofosfato de tiamina
TPP, la coenzima que requieren los complejos enzimáticos pi-
ruvato deshidrogenasa y a-cetoglutanato deshidrogenasa. La
transcetolasa cataliza dos reacciones en las que interviene la
xilulosa 5-fosfato, una es la transformación de xilulosa 5-fosfa-
to y ribosa 5-fosfato en sedoheptulosa 7-fosfato y gliceraldehí-
do 3-fosfato y la otra la transformación de xilulasa 5-fosfato y
eritrosa 4-fosfato en fructosa 6-fosfato y gliceraldehído 3-fosfa-
to. La sedoheptulosa 7-fosfato es un azúcar inusual de siete
átomos de carbono que también se encuentra en las reaccio-
nes del ciclo de Calvín en la fase de la fotosíntesis que no de-
pende de la luz.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


LA RUTA DE LAS PENTOSAS FOSFATO 49

La transaldolasa cataliza la reacción entre la sedoheptulosa


7-fosfato y el gliceraldehído 3-fosfato para producir fructosa 6-
fosfato y una tetrosa, la eritrosa 4-fosfato. La transferencia im-
CH2OH
l
C O
l
plica el fragmento de tres átomos de carbono HO  C  H y
no requiere coenzima. l
En la figura 4.1 se muestra una panorámica de la ruta de
las pentosas fosfato en la que se puede apreciar que los pro-
ductos de la ruta son el gliceraldehído 3-fosfato y la fructosa 6-
fosfato, dos intermediarios de la ruta glucolítica.

RENDIMIENTO ENERGÉTICO

Para conocer el rendimiento energético de la ruta de las


pentosas fosfato es necesario considerar tres moléculas de glu-
cosa 6-fosfato, ya que en la etapa II (Fig. 4.1) se requieren una
molécula de ribosa 5-fosfato y dos de xilulosa 5-fosfato. La ri-

Figura 4.1.– La ruta de las pentosas fosfato. Obsérvese que las reacciones de la
etapa I son irreversibles y las de la II, reversibles. Este hecho permite que si la
célula requiere ribosa 5-fosfato y no NADPH se pueda obtener a través de las
reacciones de la etapa II, mediante los intermediarios de la glucólisis.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


50 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

bosa 5-fosfato y una de las dos moléculas de xilulosa 5-fosfato


sirven como precursores para la formación de una fructosa 6-
fosfato; la segunda, xilulosa 5-fosfato, más la eritrosa 4-fosfato
forman otra molécula de fructosa 6-fosfato y una de gliceral-
dehído 3-fostato. De forma resumida:

3 glucosa 6-fosfato

o
o 3 CO2

¯
2 fructosa 6-fosfato

1 gliceraldehído 3-fosfato

La degradación completa de una molécula de glucosa re-


quiere, para entender fácilmente el proceso, considerar seis
moléculas de glucosa 6-fosfato que originarán 6 CO2, esto es,
tantas moléculas de anhídrido carbónico como átomos de car-
bono tiene la molécula de glucosa (C6H12O6):

6 glucosa 6-fosfato  12 NADP o


o 5 glucosa 6-fosfato  6 CO2  12 NADP  Pi

Dos características importantes de esta ruta es que no re-


quiere ATP una vez formada la glucosa 6-fosfato y que puede
funcionar en condiciones anaeróbicas. Ello es fácil de com-
prender ya que el NADP se puede regenerar en procesos de
biosíntesis, no requiere la cadena respiratoria, y, por tanto, la
ruta permite la producción anaerobia de pentosas.
En condiciones aeróbicas, para que el NADPH se reoxide a
NADP debe reaccionar con NAD, ya que el NADPH es im-
permeable a la membrana mitocondrial. La transferencia de
hidrógenos del NADPH al NAD se produce por un proceso de
transhidrogenación. Por consiguiente, cada mol de NADPH
produciría un mol de NADH y éste, en presencia de oxígeno,
3 moles de ATP. De esta forma la oxidación completa de 1 mol
de glucosa por la ruta de las pentosas fosfato produciría
12 u 3 36 ATP. A este número hay que descontarle un ATP
que se utilizaría en la fosforilación de la glucosa por la hexoqui-
nasa, luego en total serían 35 ATP.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


LA RUTA DE LAS PENTOSAS FOSFATO 51

REGULACIÓN DE LA RUTA

Las reacciones de la ruta de las pentosas fosfato tienen lu-


gar como las de la glucolítica, en el citosol, y la regulación se
produce en la primera enzima de la misma, la glucosa 6-fosfato
deshidrogenasa. La enzima se sintetiza en gran cantidad cuan-
do se ingieren dietas ricas en hidratos de carbono. Cuando una
persona pasa de un estado de inanición a otro en exceso de hi-
dratos de carbono, la glucosa 6-fosfato deshidrogenasa hepáti-
ca puede aumentar más de 10 veces la concentración.
La regulación de la síntesis coexiste con un control fino de La regulación del flu-
la actividad enzimática mediante el NADPH como inhibidor jo de la ruta de las
pentosas fosfato se
competitivo con una constante de inhibición muy baja realiza, fundamental-
(Ki 7 PM). La inhibición es superior al 90% cuando el cocien- mente, a nivel de glu-
te de la concentración NADPH/NADP es mayor de 10. cosa 6-P deshidroge-
nasa.
La concentración celular de la glucosa 6-fosfato es aproxi-
madamente 1 PM; esto limita en cierta medida la actividad de
la glucosa 6-fosfato deshidrogenasa, que tiene una Km en el
rango micromolecular.
Dependiendo de las demandas celulares, una combina-
ción del flujo de intermediarios de las rutas glucolítica y de las
pentosas fosfato puede estar regulada para producir propor-
ciones adecuadas de NADPH, ribosa 5-fosfato y gliceraldehí-
do 3-fosfato.

RESUMEN

La glucosa 6-fosfato puede ser oxidada a través de la


ruta de las pentosas fosfato por un conjunto de enzimas
que se encuentra en el citosol de, principalmente, células
hepáticas, glándulas mamarias, tejido adiposo y corteza
adrenal. Se distinguen dos etapas en función de la natura-
leza de las reacciones. En la I existen dos reacciones que
requieren como aceptor electrónico NADP, que pasa a
NADPH y es el principal compuesto reductor en la síntesis
de biomoléculas como ácidos grasos y colesterol. La oxi-
dación completa de una molécula de glucosa origina
12 NADPH y 6 CO2. Aunque la ruta puede actuar en con-
diciones anaeróbicas, cuando actúa en presencia de oxíge-
no puede producir 35 ATP. La primera enzima de la ruta la
glucosa 6-fosfato deshidrogenasa, controla el flujo a través
de la misma; la actividad y la síntesis de la enzima se en-
cuentran perfectamente reguladas.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


52 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

APLICACIONES CLÍNICAS

Deficiencias de la glucosa 6-fosfato


deshidrogenasa

Se han identificado varios tipos de deficiencia hereditaria de


glucosa 6-fosfato, los cuales producen hipersensibilidad a cier-
tos fármacos, lo que conduce a una anemia hemolítica.
Aunque los primeros casos se descubrieron al tratar enfer-
mos de paludismo con la droga antimalaria primaquina, poste-
riormente se han descrito acciones similares en otros fármacos.
Las células deficientes en glucosa 6-fosfato deshidrogenasa
tienen una baja producción de NADPH, el cual es imprescindi-
ble para mantener el glutation en forma reducida (GSH). Este
compuesto es esencial para mantener la integridad de la mem-
brana de los eritrocitos o glóbulos rojos. Cuando el glutation no
se encuentra en forma reducida, las membranas no conservan
la estructura adecuada y pueden ser destruidas por los fárma-
cos, y esto sucede con mayor facilidad cuando más viejos son
los eritrocitos. Ello explica el alto porcentaje de eritrocitos jóve-
nes circulantes concentrados en las personas con deficiencia en
glucosa 6-fosfato deshidrogenasa.
Curiosamente esta deficiencia grave en el caso de trata-
miento con fármacos ofrece una ventaja a los pacientes que la
presentan y es que tienen menor probabilidad de contraer la
malaria. El parásito de la malaria, Plasmodium falciparum, re-
quiere esencialmente para su crecimiento y desarrollo
NADPH. Las personas con deficiencia enzimática no aportan
suficiente coenzima reducido para el desarrollo del parásito.
Esta “ventaja” ha provocado una selección natural de los defi-
cientes en la glucosa 6-fosfato deshidrogenasa que la padecen,
más de 400 millones de personas en el planeta, concentrando-
se en aquellos países en que la malaria es una enfermedad
endémica.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


Gluconeogénesis
TEMA 5 Glucogénesis-
glucogenólisis

Gluconeogénesis. Regulación de la ruta gluconeo-


génica. Glucogénesis y glucogenólisis. Los ciclos
de substrato.

La gluconeogénesis es la biosíntesis de glucosa y otros hi-


dratos de carbono a partir de moléculas precursoras sencillas.
Es uno de los procesos más importantes de los organismos vi-
vos ya que las células requieren glucosa para el normal meta-
bolismo y algunas, como las del cerebro, de manera esencial.
La gluconeogénesis difiere de la glucólisis en unas pocas reac-
ciones.
La concentración de glucosa en sangre debe permanecer La mayoria de las re-
dentro de un intervalo adecuado y el control se consigue me- acciones de la ruta
glucolítica y glucogé-
diante la regulación precisa del metabolismo del glucógeno, un nica son las mismas.
modelo de regulación de dos rutas inversas. La diferente regu-
lación de las reacciones inversas conduce a la formación de ci-
clos de substrato, de gran importancia biológica en la regula-
ción de la velocidad del flujo metabólico.

GLUCONEOGÉNESIS

Hemos estudiado que la conversión de glucosa 6-fosfato en


piruvato es la ruta central del catabolismo de hidratos de car-
bono en la mayoría de los organismos, tanto en condiciones
aeróbicas como anaeróbicas. De manera similar, el proceso in-
verso, la conversión de piruvato en glucosa 6-fosfato es una
ruta esencial en la biosíntesis de monosacáridos y polisacáridos
en todas las células. Esta ruta se denomina gluconeogénesis
(Fig. 5.1).
Las fuentes de carbono para la gluconeogénesis las consti-
tuyen varios precursores obtenidos principalmente a partir de
L-aminoácidos, del ácido pirúvico o del ácido láctico. Por ejem-

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


54 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

Figura 5.1.– La gluconeogénesis es la biosíntesis de la glucosa


y otros hidratos de carbono.

plo, la síntesis de glucosa en el hígado a partir del ácido láctico


de la sangre que aparece durante una intensa actividad muscu-
lar y en la que la glucosa es degradada a ácido láctico por el
músculo esquelético.
La gluconeogénesis La mayoría de las reacciones en la ruta gluconeogénica des-
es esencial para el de el piruvato a la glucosa son catalizadas por las mismas enzi-
mantenimiento de las
concentraciones nor- mas de la ruta glucolítica y proceden a la inversa de los pasos
males de glucosa en utilizados en la glucólisis (Fig. 5.2). Sin embargo, hay tres pasos
sangre. irreversibles en dirección glucolítica que no pueden utilizarse en
dirección gluconeogénica. En esta dirección las reacciones de-
ben ser sobrepasadas por reacciones alternativas que son más
favorables para la síntesis. Estas reacciones son: la formación
de fosfoenolpiruvato, la formación de fructosa 6-fosfato y la
formación de glucosa.

Formación de fosfenolpiruvato

La primera de estas reacciones es la conversión de piruvato


en fosfenolpiruvato, la cual no puede llevarse a cabo en direc-
ción inversa a la reacción catalizada por la piruvato quinasa de-
bida a un elevado valor negativo de energía libre ('G 0c
7,5 kcal/mol). En vez de esta reacción, la fosforilación de pi-
ruvato es conseguida a través de una secuencia de reacciones
que requiere la cooperación de enzimas del citoplasma y de la
mitocondria. La primera reacción de esta secuencia está catali-
zada por la piruvato carboxilasa mitocondrial:

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


GLUCONEOGÉNESIS GLUCOGÉNESIS-GLUCOGENÓLISIS 55

piruvato carboxilasa
piruvato  CO2  ATP o
Acetil-CoA ()
oxalacetato  ADP  Pi

La piruvato carboxilasa es una enzima reguladora que sólo


es activa en presencia de su modulador positivo, acetil-CoA, y
requiere como coenzima biotina, a la que se une covalente-
mente.

Figura 5.2.– La gluconeogénesis y la glucólisis y las etapas en que divergen.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


56 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

El oxalacetato formado es reducido a malato en la mitocon-


dria a expensas de NADH y mediante la malato deshidrogenasa:
malato deshidrogenasa
oxalacetato  NADH  H o
m malato  NAD


El malato difunde fuera de la mitocondria al citoplasma,


donde es reoxidado por la malato deshidrogenasa citosólica:
malato deshidrogenasa
malato  NAD o
m oxalacetato  NADH  H


El oxalato es fosforilado a fosfoenolpiruvato por el GTP


(guanosina trifosfato) mediante la fosfoenolpiruvato carboxi-
quinasa:
oxalacetato  GTP o
fosfoenolpiruvato carboxiquinasa

o fosfoenolpiruvato  CO2  GDP

La enzima se ha encontrado en el citoplasma de células


hepáticas y requiere Mg2 para su actividad.
La ecuación global de este compuesto de reacciones nece-
sarias para la formación de fosfoenolpiruvato en piruvato es:
o
piruvato  ATP  GTP m
o
m fosfoenolpiruvato  ADP  GDP  Pi

Se requiere, por tanto, dos enlaces fosfatos ricos en energía,


uno procedente del ATP y otro del GTP, esto es

2 u (7,3 kcal/mol) 14,6 kcal/mol

Hidrólisis de fructosa 1,6-bisfosfato

La gluconeogénesis La segunda reacción en que las rutas glucolítica y glucone-


utiliza enzimas es- ogénica divergen es la fosforilación de la fructosa 6-fosfato por
pecíficas para evitar
tres reacciones irre- la fosfofructoquinasa. Esta reacción irreversible es sobrepasada
versibles de la glucó- gluconeogénicamente por la fructosa 1,6-bisfosfatasa
lisis.
fructosa 1,6-
bifosfatasa
fructosa 1,6-bisfosfato  H2O o fructosa 6-fosfato  Pi
'G 0c 3,9 kcal/mol

La fructosa 1,6 bisfosfatosa es una enzima reguladora cuya


actividad es inhibida por AMP y ADP.

Hidrólisis de glucosa 6-fosfato

La glucosa 6-fosfato es hidrolizada a glucosa por la glucosa


6-fosfatasa:

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


GLUCONEOGÉNESIS GLUCOGÉNESIS-GLUCOGENÓLISIS 57

glucosa 6-fosfatasa
glucosa 6-fosfato  H2O o glucosa  Pi
'G 0c 3,3 kcal/mol

La enzima se encuentra presente en el hígado pero no en


músculo ni cerebro.
La ecuación global de la gluconeogénesis que implica la
suma de las reacciones biosintéticas es:

2 piruvato  4 ATP  2 GTP  2 NADH  2 H  6 H2O o


o glucosa  2 NAD  4 ADP  2 GDT  6P

Por cada molécula de glucosa que se forma se requieren seis


enlaces fosfatos ricos en energía y dos moléculas de NADH.
La gluconeogénesis también puede tener lugar a partir de Los precursores glu-
algunos aminoácidos e intermediarios del ciclo de Krebs. Los coneogénicos más
importantes son el
compuestos como citrato, isocitrato, D-cetoglutarato, succinato lactato, la alamina, el
y fumarato pueden convertirse en malato, el cual puede pasar glicerol y el propiona-
al citosol, convertirse en fosfoenolpiruvato mediante la PEP to.
carboxiquinasa citoplásmica e incorporarse a la ruta glucone-
ogénica. El esqueleto carbonado de algunos aminoácidos
como alanina, glutámico o aspartico pueden convertirse en in-
termediarios del ciclo de Krebs o en PEP, por ello se les deno-
mina glucogénicos, y de esta forma entran en la ruta gluconeo-
génica (Fig. 5.3).

REGULACIÓN DE LA RUTA GLUCONEOGÉNICA

La gluconeogénesis está regulada en los tres puntos especí-


ficos de la ruta: la piruvato carboxilasa, la fructosa 1,6-bisfosfa-
tasa y la glucosa 6-fosfatasa. La primera está activada por ace-
til-CoA e inhibida por ADP; la fructosa 1,6-bifosfatasa es acti-
vada por ATP e inhibida por ADP y AMP, mientras que la
glucosa 6-fosfatasa está sujeta a la inhibición por los dos pro-
ductos: glucosa y fosfato inorgánico (Pi ).
Algunas hormonas juegan un papel clave en la regulación de
la ruta gluconeogénica y, en ocasiones, en la ruta glucolítica si-
multáneamente. Así, el glucagón estimula la gluconeogénesis
aumentando la actividad de las enzimas como la fosfenolpiruva-
to carboxiquinasa, al mismo tiempo que inhibe la ruta glucolíti-
ca. Este hecho se realiza por una disminución de la fructosa 2,6-
bisfosfato, que es un potente activador de la fosfofructoquinasa.
La síntesis de las enzimas claves de la gluconeogénesis está
también controlada por la acción de las hormonas insulina y
cortisol. La insulina reprime la síntesis de las enzimas mientras
el cortisol la induce. Esto es fácilmente entendible; así, en una

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


58 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

Figura 5.3.– Puntos de control en la ruta gluconeogénica.

dieta rica en grasas y pobre en glucosa, ésta tiene que ser sinte-
tizada a partir de lactato o glicerol (procedente de la hidrólisis
de trigliceridos), o de los aminoácidos glucogénicos. Todos es-
tos procesos son estimulados por el cortisol.
Por otra parte, en la ruta gluconeogénica existen reacciones
del óxido-reducción que son controladas por la disponibilidad
celular de coenzimas oxidadas y reducidas que se producen en
el proceso de oxidación de los ácidos grasos y en el ciclo de
Krebs.
De forma resumida podemos decir que el control fino de la
ruta gluconeogénica se lleva a cabo por las relaciones

NAD , NADP , ATP


NADH NADPH ADP

el acetil-CoA y algunos intermediarios del ciclo de Krebs, mien-


tras el control de la síntesis depende de señales hormonales.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


GLUCONEOGÉNESIS GLUCOGÉNESIS-GLUCOGENÓLISIS 59

GLUCOGÉNESIS Y GLUCOGENÓLISIS

El anabolismo y el catabolismo del glucógeno se producen


a través de diferentes rutas que están controladas con precisión
y relacionadas entre sí, con el fin de mantener los niveles de
glucosa sanguínea adecuados y disponer de glucosa 6-fosfato
para la producción de ATP.
Prácticamente todas las células de animales superiores con- Los polisacáridos de
tienen glucógeno pero las fuentes más ricas son el tejido mus- la dieta se metaboli-
zan mediante hidróli-
cular y el hígado. En un hombre de 70 kg de peso, el peso del sis a monosacáridos.
tejido muscular es aproximadamente la mitad y el del glucóge-
no 245 g (0,7%), mientras el hígado pesa aproximadamente
1.800 g y el glucógeno que contiene 110 g (6,1%). El hígado
es, pues, el principal reservorio de carbohidratos que se alma-
cena como glucógeno; este proceso anabólico se denomina
glucogénesis. El glucógeno es una fuente de glucosa mediante
un proceso catabólico que se conoce como glucogenólisis. Am-
bos procesos siguen rutas diferentes y están regulados indepen-
dientemente.
Como se ha estudiado anteriormente, el glucógeno es un
homopolisacárido de unidades de glucosa unidas mediante en-
laces D (1 o 4) glucosídicos con ramificaciones D (1 o 6) cada
7-12 unidades.
La glucógeno fosforilasa hidroliza los enlaces D (1 o 4) glu- El almidón y el glucó-
cosídicos del extremo no reductor de la cadena utilizando fosfa- geno se movilizan
mediante fosforila-
to inorgánico: ción.

(glucosa)n  HPO42 o (glucosa)(n  1)  glucosa 1-fosfato


'G 0c 0,73 kcal/mol

Aunque la reacción, de acuerdo con el valor de 'G 0c, es re-


versible, en condiciones intracelulares procede en la dirección
de hidrólisis. La glucógeno fosforilasa actúa repetidamente has-
ta encontrar una ramificación con enlaces D (1 o 6), entonces
entra en acción la enzima D (1 o 6) glucosidasa, una enzima
desramificante, que hidroliza la unión D (1 o 6).
La glucógeno fosforilasa está situada en un punto estratégi-
co entre el glucógeno almacenado como combustible y el siste-
ma enzimático para la utilización del mismo.
La actividad, como veremos, está regulada con precisión
por una serie de controles bioquímicos y fisiológicos interco-
nectados.
La fosforilasa del músculo esquelético, un dímero o un
tetrámero de 97 kcal, puede existir en dos formas interconverti-
bles: una fosforilasa a y una fosforilasa b; cada una de ellas,
según el modelo alostérico concertado, se puede encontrar en

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


60 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

dos formas: activa (R) e inactiva (T). La fosforilasa b se con-


vierte en a mediante fosforilación, un proceso catalizado por la
fosforilasa quinasa (Fig. 5.4). La fosforilasa a se desactiva por
hidrólisis del fosfato, una reacción catalizada por la proteína
fosfatasa 1, una fosfatasa que se encuentra en la célula abun-
dantemente.

Figura 5.4.– La fosforilasa puede adoptar en cualquiera de sus formas, a y b,


una conformación T (tensa, inactiva) o R (relajada, activa). La forma b está
casi siempre en el estado T y la forma a, en estado R.

La fosforilasa b muscular sólo se activa en presencia de ele-


vadas concentraciones de AMP, que actúa alostéricamente,
uniéndose al centro activo de la enzima y alterándo la confor-
mación de la fosforilasa b. El ATP y la glucosa 6-fosfato actúan
como efectores negativos. Cuando el músculo requiere energía
(AMP concentración alta), la fosforilasa b se activa. Por el con-
trario, la fosforilasa a es totalmente activa independientemente
de los niveles de AMP, ATP y glucosa 6-fosfato.
En la mayoría de las condiciones fisiológicas, la proporción
de enzima activa es determinada por las velocidades de fosfori-
lación y desfosforilación.
En la regulación de la La regulación alostérica de la fosforilasa hepática difiere de
degradación del glu- la muscular en dos aspectos importantes:
cógeno intervienen
tres factores o seña- 1. El AMP no activa la fosforilasa b hepática.
les: metabólicas, hor-
monales y neuromus- 2. La fosforilasa a del hígado se desactiva por la unión de
culares. glucosa.
Esto es, la glucosa desplaza el equilibrio de la forma a de R
a T. El hecho principal de la degradación del glucógeno hepáti-
co es liberar glucosa cuando el nivel de esta sustancia en san-
gre es bajo.
La fosforilasa existe también en dos formas: fosforilada,
que es activa y desfosforilada, inactiva. Esta enzima es calcio-
dependiente, en su estado no fosforilado, posee una Km ele-
vada gracias a la presencia del ión Ca2; a concentraciones ci-
tosólicas normales, la enzima es prácticamente inactiva. La

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


GLUCONEOGÉNESIS GLUCOGÉNESIS-GLUCOGENÓLISIS 61

fosforilación de la enzima por una proteína quinasa de AMP-


cíclico aumenta la afinidad de la enzima Ca2 reduciendo el
valor de la Km.
Todas estas etapas de la glucogenólisis se relacionan de una
forma continua mediante factores en que la señal de regulación
inicial se va ampliando mediante un proceso en cascada (Fig.
5.5). Una molécula de AMP-c activa varias de las proteína qui-
nasas las cuales actúan transformando muchas de fosforilasa b
en a, y así sucesivamente.

Figura 5.5.– Reacciones en cascada. Sirven de control y para amplificar


la señal inicial hasta miles de veces.

De forma resumida se puede indicar que en la regulación


de la glucogenólisis intervienen tres factores:
a) Las señales metabólicas intracelulares como la relación
ATP/ADP; un valor alto de la misma inhibe la ruta gluco-
genolítica.
b) Señales hormonales. La epinefrina activa la adenil cicla-
sa, que a su vez activa la cascada glucogenolítica.
c) Estimulación renal. Los impulsos neuromusculares pro-
vocan la liberación de Ca2, el cual activa simultánea-
mente la contracción muscular y la fosforilasa quinasa
que inicia la activación de la glucogenólisis.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


62 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

Las reacciones en El proceso inverso, la glucogénesis, comienza con el inter-


cascada controlan y mediario central del metabolismo de carbohidratos: la glucosa
amplifican la señal
hormonal en la degra- 6-fosfato. La primera reacción es la conversión de glucosa 6-
dación del glucógeno. fosfato en glucosa 1-fosfato por la fosfoglucomutasa:
fosfoglucomutasa
glucosa 6-fosfato o glucosa 1-fosfato
'G 0c 1,74 kcal/mol

Posteriormente, la glucosa 1-fosfato se convierte en UDP-


glucosa. Esta reacción, catalizada por la UDP-pirofosforilasa,
requiere UTP y es esencialmente irreversible porque el pirofos-
fato formado se hidroliza rápidamente por una pirofosfatasa a
dos moléculas de fosfato:
UDP-pirosforilasa
glucosa 1-fosfato  UTP o
pirosfosfatasa
o UDP-glucosa  PP o 2Pi

La UDP-glucosa es la En el segundo paso en la formación de glucógeno la UDP-


forma de glucosa ac- glucosa es transferido al extremo no reductor de la glucosa ter-
tivada para la síntesis
de glucógeno.
minal formando enlaces D (1 o 4) entre el átomo 1 del residuo
glucosílico añadido y el 4-hidróxilo del residuo glucosa de la
cadena. La reacción es catalizada por la glucógeno sintasa:
glucogeno sintasa
UDP-glucosa  (glucosa)n o UDP  (glucosa)n  1

La glucógeno sintasa existe en dos formas: una de ellas es


poco activa en ausencia de glucosa 6-fosfato. Cuando la con-
centración celular de glucosa 6-fosfato aumenta, actúa como
modulador positivo de la glucógeno sintasa elevando su activi-
dad por encima de 40 veces la inicial, favoreciendo la síntesis
de glucógeno.
La glucógeno sintasa no es capaz de originar enlaces D
(1 o 6) en los puntos de ramificación. Sin embargo, hay una
enzima ramificante, la oligo (1,4 o 1,6) glucosil transferasa,
que transfiere segmentos de cadena de seis a siete unidades
desde el extremo en crecimiento hasta otro punto de la misma
cadena o hasta una cadena vecina. La ramificación se fija me-
diante un enlace D-1,6-glucosílico. Cada ramificación puede
ser alargada por adición de más unidades de glucosa hasta que
haya suficientes para transferir otras secuencias de seis a 10
unidades. El crecimiento arboriforme continúa, hasta un deter-
minado tamaño sin que se conozca, hasta ahora, el mecanismo
que limita su tamaño final (Fig. 5.6).
La regulación de la biosíntesis de glucógeno está relaciona-
da coordinadamente con la de la degradación y cuando esta
ruta se encuentra activa, como en el ejercicio, la biosíntesis se
halla inhibida.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


GLUCONEOGÉNESIS GLUCOGÉNESIS-GLUCOGENÓLISIS 63

Figura 5.6.– La degradación y la síntesis de glucógeno están relacionadas


y reguladas indistintamente.

Cuando la epinefrina desencadena la producción de AMP-c, Las condiciones que


se activa la proteína quinasa dependiente de AMP-c. Esta enzi- activan la síntesis de
glucógeno inhiben su
ma ejerce dos efectos simultáneos: estimula la glucogenólisis degradación y vice-
aumentando la conversión de fosforilasa b en a, y al mismo versa.
tiempo inhibe la síntesis de glucógeno favoreciendo la conver-
sión de glucógeno sintasa forma I en la forma D, que es virtual-
mente inactiva en ausencia de suficiente glucosa 6-fosfato.
Si el ATP se utiliza en la extracción muscular, la acumula-
ción de AMP activa alostéricamente la fosforilasa b a fin de ac-
tivar el proceso glucogenolítico. Cuando desciende la actividad
muscular se reduce la utilización de glucosa 6-fosfato, aumen-
tando su concentración y activando alostéricamente la glucóge-
no sintasa D y favoreciendo la glucogénesis. Al mismo tiempo,
la glucosa 6-fosfato inhibe la fosforilasa quinasa AMP-depen-
diente. En el músculo en reposo, la mayor parte de la glucóge-
no sintasa se encuentra en la forma I (activa), mientras la fosfo-
rilasa se encuentra en la forma b (inactiva). En estas condicio-
nes, el estado metabólico del músculo es de síntesis de
glucógeno. Cuando se acumula el glucógeno, éste actúa como
un regulador activando la fosforilasa quinasa y por consiguien-
te la glucogenólisis, e inhibiendo la glucógeno sintasa y con ello
la síntesis de glucógeno.
En la figura 5.7 se muestra el control de la glucogénesis y la
glucogenólisis en el músculo. La proteína quinasa AMP-c de-
pendiente, la fructosa 6-fosfato y el propio glucógeno intervie-
nen en la regulación de la degradación y biosíntesis del glucó-
geno. Cuando éste se encuentra en exceso, activa la proteína
quinasa para favorecer la glucogenólisis e inhibe la fosfatasa
para que la glucógeno sintasa permanezca en la forma inactiva
y no tenga lugar la síntesis de glucógeno. Un efecto similar apa-

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


64 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

Figura 5.7.– El control de la glucogénesis y la glucogenólisis en el músculo.

rece cuando la célula requiere energía iniciado por la epinefri-


na. Por otra parte, un exceso de glucosa 6-fosfato activa el
paso de la forma D a la I favoreciendo la glucogénesis e inhibe
la fosfarilasa quinasa para impedir la glucogenólisis.
El control de los procesos glucogénico y glucogenolítico en
el hígado es muy similar al que tiene lugar en el músculo, aun-
que existen algunas diferencias estructurales. La hormona que
inicia los procesos de movilización de la glucosa del glucógeno
hepático es el glucagón. Esta hormona es liberada por las célu-
las D del páncreas en respuesta a un nivel bajo de glucosa san-
guínea y funciona a través del sistema proteína quinasa AMP-c

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


GLUCONEOGÉNESIS GLUCOGÉNESIS-GLUCOGENÓLISIS 65

dependiente. Como en las células musculares, esta enzima acti-


va la glucogenólisis e inhibe la glucogénesis, aunque la epine-
frina también provoca estos efectos en el hígado.
En el hígado la glucosa libre actúa como una sustancia re-
guladora y, cuando alcanza niveles superiores a los normales,
inhibe la degradación de glucógeno y favorece la síntesis del
mismo. Así, un aumento de la concentración de glucosa activa
la fosforilasa a fosfatasa aumentando la fosforilasa b, que es la
forma poco activa en la ruta glucogenolítica, y, al mismo tiem-
po, activa la fosfoproteína fosfatasa para favorecer la forma I,
activa, de la glucógeno sintasa.

LOS CICLOS DE SUBSTRATO

Un par de reacciones en que el substrato de una enzima es


el producto de otra y viceversa constituye un ciclo de substrato.
Un claro ejemplo es la fosforilación de la fructosa 6-fosfato en
dirección glucolítica a fructosa 1,6-bisfosfato y la hidrólisis de
ésta nuevamente a fructosa 6-fosfato.
Antes a estos procesos se les denominaba ciclos fútiles o
inútiles, porque se creía que en este reciclado no se producía
una ganancia neta de ninguno de los compuestos implicados
para poder seguir siendo metabolizados. Sin embargo, en con-
diciones normales, al estar dichas reacciones catalizadas por
enzimas distintas, no son activas al mismo tiempo, ya que am-
bas suelen estar controladas por efectos alostéricos inversos.
Así en las reacciones anteriores se ha demostrado que, durante
la gluconeogénesis, se produce fosforilación de la fructosa 6-
fosfato a fructosa 1,6-bisfosfato. Este proceso cíclico se ha ob-
servado en otros pares de reacciones opuestas irreversibles.
Este hecho, que se entendió como un fallo o error en el control
metabólico, se considera ahora una ventaja metabólica desde
el punto de vista biológico. Así, una posibilidad es que los ci-
clos de substrato amplifiquen señales metabólicas (Fig. 5.8).

Figura 5.8.– El ciclo de sustrato fructosa 6-fosfato-fructosa 1,6-bisfosfato

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


66 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

Supongamos que la velocidad de conversión de fructosa


6-fosfato (F6P) en fructosa 1,6-bisfosfato (F1,6BP) sea 90 y la
de F1,6BP en GGP, 80, originando un flujo neto en dirección
glucolítica de 90  80 10. Imaginemos que un efector alosté-
rico, como puede ser el AMP, incrementa la velocidad
FGP o F1,6BP en 20% siendo, por tanto, ésta

90  80 u 20 108
100

y reduce inversamente la dirección F1,6BP FGP otro 20% en

80  80 u 20 64
100

El nuevo flujo será 64  10 54, de tal manera que se habría


producido un incremento en el flujo neto de

54 u 100 540%
10

Otra posible función de los ciclos de substrato es la genera-


ción de calor producido por la hidrólisis del ATP. Esto es, la
hidrólisis de ATP origina calor que sirve para mantener el en-
torno celular a una temperatura adecuada para que las enzi-
mas desarrollen una actividad óptima (Fig. 5.9).

o F1,6BP operando para producir ca-


Figura 5.9.– El ciclo de substrato FGP m
lor por hidrólisis del ATP, ya que la reacción neta es ATP o ADP  Pi
('G0c 7,3 kcal/mol).

Este hecho es de gran importancia en algunas especies de


insectos que pueden volar aunque la temperatura ambiental
esté muy por debajo de la corporal.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


GLUCONEOGÉNESIS GLUCOGÉNESIS-GLUCOGENÓLISIS 67

RESUMEN

La gluconeogénesis es la ruta central para la biosíntesis


de carbohidratos a partir de precursores no hidrocarbona-
dos sencillos como lactato, piruvato o algunos aminoáci-
dos.
Esta ruta es común a la glucolítica salvo en las tres
reacciones irreversibles glucolíticamente y que son sobre-
pasadas en reacciones energéticamente favorables en di-
rección gluconeogénica. Así el piruvato es convertido en
fosfoenolpiruvato mediante la secuencia mitocondrial piru-
vato-oxalacetato-malato, seguida de la secuencia citosólica
malato-oxalacetato-fosfoenolpiruvato.
El segundo paso es la hidrólisis de fructosa 1,6-bisfos-
fato a fructosa 6-fosfato y el tercero es la hidrólisis de glu-
cosa 6-fosfato por la glucosa 6-fosfatosa para originar glu-
cosa. La ruta requiere seis enlaces fosfato ricos en energía
y es regulada, principalmente, por la primera enzima, la
piruvato carboxilasa. La gluconeogénesis también se pue-
de lograr a partir de algunos aminoácidos o intermediarios
del ciclo de Krebs.
Los procesos de degradación y síntesis del glucógeno
en células musculares y hepáticas están regulados con pre-
cisión y mediante señales metabólicas y hormonales. Los
ciclos de substrato sirven para amplificar señales metabóli-
cas y pueden generar calor muscular local.

APLICACIONES CLÍNICAS

Se conocen hasta ocho enfermedades en el almacenamien-


to del glucógeno (Tabla 5.1). La enfermedad de Cori o de tipo
III se origina como consecuencia de una deficiencia en la enzi-
ma desramificante y, por ello, la degradación del glucógeno
está limitada quedando moléculas mayores que las normales.
Esto es, las moléculas son mayores debido a que las regiones
internas del glucógeno no pueden ser degradadas por la glucó-
geno fosforilasa.
Después de una alimentación normal, el glucógeno hepáti-
co muestra una estructura normal, pero, a medida que el orga-
nismo requiere glucosa, produce glucosa 1-fosfato que la con-
vierte en glucosa 6-fosfato y que, por hidrólisis, libera glucosa a
la sangre. Las cadenas externas del glucógeno van disminuyen-
do progresivamente hasta que no se puede producir más glu-

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


68
Tabla 1.1– Algunas enfermedades por almacenamiento de glucógeno.
© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial

Tejido u órgano Glucógeno en el órgano


Enfermedad Defecto enzimático Características clínicas
afectado afectado

I Enfermedad de Glucosa-6-fosfatasa Hígado y riñón Cantidad aumentada; Alargamiento masivo del hígado. Falla para
von Gierke estructura normal desarrollarse. Hipoglucemia intensa, cetosis,
hiperlipemia

II Enfermedad de α-1,4-Glucosidasa Todos los órganos Aumento masivo en cantidad; Insuficiencia cardiorrespiratoria que causa la
Pompe (lisosómica) estructura normal muerte normalmente antes de los dos años edad.

III Enfermedad de Amilo-1,6-Glucosidasa Músculos e hígado Cantidad aumentada; ramas Parecidas a los del tipo I pero más leves
Cori (enzima desramificante) externas cortas

IV Enfermedad de Enzima ramificante Hígado y bazo Cantidad normal; ramas Cirrosis hepática progresiva. Insuficiencia hepática.

FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA


Anderson (α-1,4 → α-1,6) externas muy largas

V Enfermedad de Fosforilasa Músculo Cantidad moderadamente Capacidad limitada para realizar ejercicios intensos
Mc Ardle aumentada; estructura normal debido a calambres musculares dolorosos

VI Enfermedad de Fosforilasa Hígado Cantidad aumentada Parecidas a los del tipo I pero más leves
Hers

VII Enfermedad de Fosfofructoquinasa Músculo Cantidad aumentada; Parecidas a los del tipo V
Tauri estructura normal

VIII Fosforilasa quinasa Hígado Cantidad aumentada; Agrandamiento ligero del hígado. Hipoglucemia
estructura normal leve
GLUCONEOGÉNESIS GLUCOGÉNESIS-GLUCOGENÓLISIS 69

cosa 1-fosfato porque las unidades de glucosa están unidas por


enlaces D (1 o 6). En este punto la hipoglucemia estimula la
secreción de glucagón y otras hormonas que estimulan la glu-
coneogénesis, se produce más glucosa y la liberación de ácidos
grasos de las células adiposas. Se origina cetonemia, ya que el
hígado capta una gran cantidad de ácidos grasos y los convier-
te en cuerpos cetónicos. A los pacientes con esta enfermedad
se debe suministrar alimentos ricos en carbohidratos en pe-
queñas y frecuentes tomas.

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


TEMA 6 Metabolismo lipídico

Digestión, movilización y transporte de los lípidos.


b-oxidación de los ácidos grasos. Rendimiento
energético de la oxidación de los ácidos grasos.
Control de la oxidación de los ácidos grasos.

Los lípidos, como grupo heterogéneo de sustancias, de-


sempeñan funciones muy diversas en el organismo, ya que
actúan como vitaminas, hormonas, componentes de membra-
nas biológicas o reserva energética, almacenándose principal-
mente en el tejido adiposo en forma de triacilglicéridos. En el
caso de los mamíferos, el metabolismo lipídico comienza con
la digestión de las grasas ingeridas en la dieta, su transporte a
través de las lipoproteínas, su posterior almacenamiento y su
movilización cuando son necesarios para la obtención de
energía. En este sentido, los ácidos grasos representan la prin-
cipal fuente de almacenamiento de energía en muchos orga-
nismos, ya que suponen una ventaja con relación a los poli-
sacáridos, puesto que en los ácidos grasos el carbono está casi
completamente reducido y, por lo tanto, su oxidación genera
más energía, en forma de ATP, que la de otros compuestos de
carbono como los glúcidos.

DIGESTIÓN, MOVILIZACIÓN
Y TRANSPORTE DE LOS LÍPIDOS

Digestión de los lípidos

La digestión de los lípidos comienza en el estómago me-


diante una lipasa estable frente a ácidos. La velocidad de
hidrólisis es muy lenta, los triacilglicéridos son apenas digeri-
dos a nivel gástrico, debido a que el pH del estómago es muy
ácido y no puede actuar la lipasa gástrica. En la región inferior
del estómago los triacilglicéridos se mezclan con proteínas, hi-

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial


72 FUNDAMENTOS DE BIOQUÍMICA METABÓLICA

dratos de carbono, jugo gástrico y otras sustancias; la degrada-


ción de esta mezcla, junto con la acción motriz del estómago,
origina una sustancia denominada quimo. Al mismo tiempo
que el quimo pasa al duodeno, se mezcla con el jugo pancreá-
tico, el cual contiene sales biliares, lipasa pancreática y estea-
rasas, así como iones bicarbonato, que neutralizan la actividad
del quimo.
La hidrólisis de los La hidrólisis de los triacilglicéridos se produce fundamental-
triacilglicéridos se mente en el intestino delgado por acción de la lipasa pancreáti-
produce fundamental-
mente en el intestino ca, esta enzima se sintetiza en el páncreas en forma de zimóge-
delgado por acción no siendo secretada al duodeno a través del conducto linfático.
de la lipasa pancreá- El zimógeno es activado al ser hidrolizado de forma específica
tica.
por la tripsina, requiriendo para su actividad la presencia de sa-
les biliares e iones Ca2. La lipasa pancreática es específica
para ésteres en la posición D del glicerol, de manera que se es-
cinden ácidos grasos de las posiciones C-1 y C-3, dando como
resultado ácidos libres y E-monoacilgliceroles. La forma purifi-
cada de la enzima es fuertemente inhibida por los ácidos bilia-
res, normalmente presentes en el intestino delgado durante la
digestión de los lípidos, esta inhibición se supera mediante la
acción de la colipasa, una proteína de 12 kDa que se une tanto
a la interfase lípido-agua como a la lipasa, anclándose y acti-
vando a la enzima.
Los fosfolípidos son degradados mediante fosfolipasas es-
pecíficas, que se sintetizan en el páncreas en forma de zimóge-
nos, y son activadas como las lipasas por proteolísis mediada
por tripsina, y de igual modo que ellas requieren la presencia
de ácidos biliares e iones calcio para su actividad y son inhibi-
das por los ácidos biliares.
Las estearasas son una familia de enzimas menos específi-
cas, que catalizan la hidrólisis de otro tipo de lípidos tales como
ésteres de colesterol, monoacilgliceroles u otros ésteres como la
vitamina A con ácidos carboxílicos. A diferencia de las anterio-
res, estas enzimas requieren la presencia de los ácidos biliares
para su actividad.
Las sales biliares emulsionan los triacilglicéridos y ésteres
de los ácidos grasos de cadena larga, haciéndolos accesibles a
la acción hidrolítica de las lipasas y estearasas intestinales.
Este proceso de emulsión es posible gracias a la naturaleza
anfipática de las sales biliares, que pueden formar micelas y
éstas solubilizar otros lípidos, tales como fosfolípidos y ácidos
grasos.
Las micelas son transportadas desde el lumen del intestino
delgado hasta las microvellosidades de las células epiteliales del
mismo, localización en la cual los ácidos grasos de cadena larga
se disocian de las micelas y difunden a través de la membrana

© Editorial Tébar. Prohibida la reproducción sin la autorización expresa de la editorial