Está en la página 1de 6

Una Ventana a La Magia

Ejercicio de Enraizamiento
Cómo Equilibrar las Energías

Existe una práctica muy popular entre las brujas que sirve para equilibrar
las energías. Es una técnica que beneficia tanto a los aspirantes que
comienzan, como a los maestros más veteranos. La mayoría de libros de
magia natural la recomiendan como punto de partida, ya que su práctica
nos ayuda a centrar nuestro cuerpo y mente.

El "Ejercicio del "Enraizamiento" es sumamente beneficioso tanto para


nuestro desarrollo psíquico, como para el avance espiritual. Los magos de
corte pagana lo practicamos antes de celebrar cualquier ritual o
ceremonia. También lo practicamos como ejercicio de preparación antes de
realizar una sesión de Videncia o Tarot.

El mérito de este ejercicio, está en que nos ayuda a encontrar el equilibrio.


Hace que encontremos la armonía (interior y exterior) y nos permite
expandir la consciencia. Cuando se practica correctamente nos ayuda a
mantenernos en perfectas condiciones energéticas, y se convierte en la
salvación de muchas caídas. Veamos cómo hacerlo:

1
Una Ventana a La Magia

El Ejercicio del Enraizamiento (El Árbol Madre)


1. Acude a un lugar natural donde haya un árbol grande y frondoso. Si es
un árbol sabio mucho mejor. Cuando lo hayas encontrado, acércate a él
desde una postura amistosa. Respira profundamente y salúdalo con tus
propias palabras. Toca su tronco con tus manos y siente la rudeza de su
corteza. Obsérvalo y fíjate en su anclaje a la Tierra.

2. Pasea a su alrededor unos minutos para percibir su energía. Cuando te


hayas familiarizado con él, ponte de espaldas al árbol apoyando tu cuerpo
sobre el tronco. Relájate y espera a que tu respiración se normalice.

3. Cuando estés relajado, visualiza que tu cuerpo es “absorbido”


lentamente por el árbol. Imagina que tu cuerpo se mimetiza con él
formando parte de su ser. Imagina que tus pies se adentran en la Tierra
convirtiéndose en raíces. Siente su fuerza y percibe la firmeza que tiene al
estar conectado con la Tierra.

4. Continúa con esta visualización sintiendo que tu cuerpo se funde con él.
Ahora tus pies son raíces profundas que se adentran en la Tierra, y de
ella te alimentas. Sé consciente de que tu cuerpo es el tronco del árbol.

5. Dirige tu atención a las raíces y siente que la Tierra absorbe todas tus
preocupaciones mundanas, todos tus dolores y sufrimientos. Siente que te
descarga de todo el malestar mental y emocional. La Madre Tierra (como
soporte de la vida) recoge todas tus preocupaciones y las dirige hacia el
núcleo planetario para transformarlas.

6. Alarga tus raíces buscando el centro del planeta. Siente que se


adentran en la profundidad de la Gran Madre. Sé consciente de que al
pasar las distintas capas del subsuelo, percibes los restos de otras
civilizaciones, huesos y restos de animales. Al percibir estos restos, toma
consciencia de que la misma Tierra que tú pisas ahora, estuvo ocupada

2
Una Ventana a La Magia

hace tiempo por otros seres. Son tus antepasados.


7. Continúa extendiendo tus raíces hacia abajo. Siente el calor de la Madre
Tierra. Estás llegando al núcleo del planeta. El magma calienta tus raíces,
purificando tu ser de toda negatividad y acogiéndote en su origen.

8. Conforme llegas al núcleo planetario, una luz blanca y pura comienza a


brillar. Es el Espíritu de la Madre Tierra. Su forma es como una esfera de
luz brillante llena de energía. Siente que tus raíces se acercan a esa
esfera y se conectan con ella abrazándola.

9. A través de tus raíces siente la energía del planeta. Es pura, hermosa,


divina. Siente que su energía comienza a subir hacia ti a través de tus
raíces llegando hasta tus pies. La energía entra por las plantas de los
pies, sube por tus piernas, muslos, caderas, sexo, torso, pecho, manos,
brazos, cuello y cabeza. Recréate en esta visualización sintiendo que
absorbes la energía de la Madre Tierra.

10. Cuando te sientas lleno de energía, date cuenta que estás revitalizado
con su poder. Te sientes perfectamente bien, igual que un árbol sano y
lleno de vida. La sensación es maravillosa. Estás cargado de energía vital.
No sientes ningún dolor ni preocupación, puesto que estás en paz y unido
con la Madre Tierra.

11. Imagina que el tronco del árbol se eleva y crece. Las ramas van
dirigiéndose con fuerza hacia arriba buscando la luz del sol. Siente que las
ramas del árbol son tus brazos elevándose hacia el Cielo. Mueve tus
brazos para sentir que tus ramas se elevan hacia arriba. Imagina que el
sol brilla sobre ti, ofreciéndote su luz, calor, amor y protección. Siente las
bendiciones del Padre Sol llegando hasta ti.

12. Toma consciencia de que gracias a la combinación de la Tierra y el Sol,


tu árbol -que ahora eres tú-, comienza a florecer. Tus flores son
hermosas y representan todos los actos de amor que eres capaz de dar a
los demás. Visualiza las flores y siente que amas la vida.

3
Una Ventana a La Magia

13. A continuación observa que las flores se convierten en frutos. Son


grandes y hermosos. Al recibir la energía de la Tierra y al Cielo, tus frutos
son abundantes y perfectos. Los frutos son tus obras, tus acciones
positivas. Siente que los frutos maduran y caen al suelo, ofreciéndolos
generosamente a todos. El árbol se hace grande, tan grande que eres
capaz de sentir el Universo.

14. Dirige tu atención al cielo y visualiza el Universo. Sobre ti están las


estrellas de la galaxia que te acompañan. Siente que te rodean
ofreciéndote su luz y belleza. Las estrellas son los espíritus guías que te
asisten a cada hora. Los maestros protectores que te inspiran. Siéntete
feliz al verlos a tu alrededor.

15. Ahora estás en armonía con el Universo. Eres feliz de estar unido a
todos los elementos de la vida. El Aire sopla suavemente moviendo tus
ramas. El Agua nutre tus raíces hidratándote. La Tierra te arraiga y el
sol acaricia tus ramas ofreciéndote su bendición.

16. Desde las raíces te has conectado a la Tierra. Y desde las ramas al
Cielo. El mundo físico y espiritual están fusionados en ti. Cuando alcances
este estado de conexión, respira profundamente y afirma:
Raíces abajo y ramas arriba
Y en el centro el Equilibrio Armónico

17. Siente tu cuerpo lleno de energía y felicidad. Estás perfectamente bien


en todos los sentidos. Respira profundamente y abre los ojos.
El Ejercicio ha terminado.

Comienza a practicar este ejercicio para que tus energías personales se


equilibren. Practícalo varias veces hasta que lo memorices. Además de
servirte como meditación para calmar el estrés, su práctica te ayudará a
mantenerte conectado.

4
Una Ventana a La Magia

Recomendaciones: para que este ejercicio sea eficaz, necesitas practicarlo


ante un árbol vivo. Así la conexión te ayudará a percibir las sensaciones de
forma directa. Cuando lo hayas practicado varias veces y establezcas el
contacto, recordarás lo que se siente y podrás repetir el ejercicio desde tu
mente -ante el altar y en cualquier lugar-.

Desde la Experiencia: no te sorprendas si descubres que tu enraizamiento


cobra vida propia. Cuando lo practicas diariamente te das cuenta de que el
ejercicio es diferente. Aunque la estructura del ejercicio es igual, las
sensaciones pueden variar. Tal vez un día descubras que las flores de tu
árbol son blancas, rosas o amarillas, y a día siguiente (sin saber porqué)
cambien de color. Con los frutos ocurre lo mismo. Un día puedes “ver”
manzanas, otro, peras y otro grosellas. En realidad no importa porque
significa que estás conectando con las energías diversas de la Naturaleza.

Dependiendo de tu estado y de la conexión que establezcas, el ejercicio


cambiará. Cuando subas las ramas hacia el cielo también puedes sentir
esto. Es posible que un día veas las esferas de luz ofreciéndote mensajes o
información importante para ti, y otro no sientas absolutamente nada. La
clave está en alcanzar un estado interior de equilibrio y abrir los sentidos
para que el ejercicio funcione.

Beneficios: este ejercicio también está diseñado para que puedas


conectarte con la pureza original de tu ser. Su práctica diaria te ayuda a
limpiar el cuerpo energético de la negatividad y te permite a despertar tu
consciencia. También sirve para colocarte en el estado mental necesario
antes de practicar cualquier ritual.
A lo largo de nuestras prácticas mágicas recurriremos a él como punto de
partida. Será nuestra preparación interior. Cuando comiences a
practicarlo, tal vez necesites leer todos los pasos, pero una vez lo
memorices te resultará fácil de recordar. Podrás practicarlo ante tu altar
(visualizándolo) y recordarás las sensaciones.

5
Una Ventana a La Magia

Gestos Rituales: si lo deseas puedes acompañar el ejercicio con gestos que


enfaticen cada paso. Por ejemplo: cuando estés conectando a Tierra puedes
poner tus manos dirigidas hacia abajo para sentir que te adentras en su
núcleo. Cuando estés descargando la negatividad puedes hacer gestos de
expulsión hacia abajo, para “soltar” lo que te desequilibra. Cuando conectes
con el Sol puedes levantar tus manos al cielo. Y al afirmar “Raíces abajo y
ramas arriba…” puedes colocar tus manos en el ombligo como punto de
equilibro. Estos gestos favorecen la concentración y te permiten expresar
cada paso de la meditación.

También podría gustarte