Está en la página 1de 1

En la sociedad hay un pensamiento de heteronormatividad un régimen social que presenta las

relaciones heterosexuales necesarias para el funcionamiento de la sociedad y como el único


modelo válido de relación sexo afectivo y de parentesco. La heteronormatividad restringe a las
demás personas que no son heterosexuales a marginarse de la sociedad.

1. El matrimonio es un contrato se firma en una corte, no en la iglesia. Si en la Iglesia no se


permiten homosexuales es su problema, pero las cortes se rigen bajo los principios de igualdad
y derecho, así que el discrimen no es aceptado dentro de ellas.
2. Ofrece una opción legal y virtuosa para los homosexuales. En lugar de vivir en los márgenes de
la sociedad a merced de encuentros furtivos e inestables pueden enmarcarse en un modelo de
estabilidad (afectiva, social, emocional, sexual, etc.) con todo lo que ello implica.
3. No es una cuestión de “promover la homosexualidad” sino de evitar que la discriminación real
haga que los homosexuales se encuentren a sí mismos exiliados en su propia tierra.
4. Entre las más de 1500 especies de animales que tienen parejas del mismo sexo, podemos
nombrar a los chimpancés, pingüinos, cisnes, bisontes, jirafas y diversas aves. Respecto a estos
animales, Janet Mann, bióloga de la Universidad de Georgetown, señala que «no todo acto
sexual tiene una función reproductiva en la supervivencia ni en la evolución».
De hecho, esta conducta tiene que ver con la supervivencia, fortalecimiento de lazos sociales,
adaptaciones biológicas y evolutivas.
5. La ciencia, no obstante, señala que no se trata de una opción, sino que existe evidencia de que
la atracción homosexual es una cuestión genética, relacionada con una base biológica.
Los investigadores han analizado y comparado a gemelos idénticos (comparten los mismos
genes) y a gemelos fraternales (comparten 50% de los genes aproximadamente).
Mientras el primer grupo presenta la misma orientación sexual (homosexual, bisexual o
heterosexual), en el segundo esto no se da tanto. Las conclusiones indican que existe un factor
genético que determina la preferencia sexual de los seres humanos.
Otros estudios han señalado que la orientación sexual es influida por determinados factores
biológicos, desde el útero de la madre. Sandra Witelson, neurocientífica de la Universidad de
McMaster, en Ontario, explica:
La ciencia apoya la teoría de que las diferencias en el sistema nervioso central existen entre los
individuos homosexuales y heterosexuales, y que están posiblemente relacionadas con factores
tempranos en el desarrollo del cerebro.
6. Admitir el matrimonio entre personas del mismo sexo no afecta en nada a los matrimonios
heterosexuales. El Proyecto de ley del Gobierno permite que se acojan a esta institución otras
personas, pero no cambia en lo más mínimo la regulación del matrimonio heterosexual. Y nadie
ha demostrado que este cambio pueda afectar a ningún matrimonio concreto que ya se haya
celebrado o se vaya a celebrar en el futuro.

También podría gustarte