Está en la página 1de 5

Universidad Católica de Honduras

“Nuestra Señora Reina de la Paz”

Campus Sagrado Corazón de Jesús

Cartas Católicas

Perfil de la Comunidad Creyente en las Cartas Católicas

Docente:

Sor Martina Moncadas Adela

Alumno:

Luis Fernando Murillo Matute

Número de Cuenta:

0801196805637

Tegucigalpa. M.D.C. 9 de Noviembre del 2020


PERFIL DE LA COMUNIDAD CREYENTE EN LAS CARTAS CATOLICAS

INTRODUCCION

Las cartas católicas comprenden un grupo de cartas del Nuevo Testamento


que no se le atribuyeron a San Pablo. Estas fueron reunidas en una colección,
nombrando a cada una con el nombre del autor a la que fue atribuida por la
tradición.

Su nombre de católicas se debe a que no fueron dirigidas a una comunidad en


particular, sino que estaban dirigidas a todas las tribus, por eso el concepto de
universales, en cuanto a fecha y temática van desde antes del 62 para la carta
de Santiago, hasta finales del siglo I o a comienzos del II para la segunda de
Pedro y Judas.

El objetivo de las cartas es llevar un mensaje a las comunidades para que


puedan enfrentar los problemas, mismos que hoy en día siguen vigentes en
medio de nosotros; las cartas buscan dar respuesta a conflictos, inquietudes,
turbaciones, o dudas por doctrinas erradas, teniendo como fin primordial
conservar la fidelidad del Evangelio de Jesús y la tradición de los apóstoles

Perfil de la comunidad de la carta de Santiago

-comunidad animada para soportar con fortaleza las persecuciones

-exhortada a vivir las virtudes cristianas

-alentada a tener dominio de lengua

-a tener caridad por los pobres

-a no hacer acepción de personas

-condena la avaricia y la ambición

-manifiesta que una fe sin obras es una fe muerta

Perfil de la comunidad de la primera carta de Pedro

-comunidad exhortada a una vida cristiana más santa

-vida santa puesta a prueba en el amor fraterno

-consientes que solo en el amor fraterno vencerán las tribulaciones


Perfil de la comunidad de la segunda carta de Pedro

-comunidad que refuta el error de los que quitan importancia al juicio de Dios

-algunos negaban la Parusía

-recomendada a la paciencia al arrepentimiento y a la conversión

Perfil de la comunidad en la carta de Judas

-conocedores que Dios Padre es fuente de gracia y poder

-que Jesucristo es nuestro Dueño y Señor

-que El Espíritu Santo es quien nos conserva en el amor de Dios

Llamados a vivir de fe y animado por la caridad

REFLEXION

Observando y analizando el perfil en conjunto de las comunidades en las cartas


católicas me hace pensar que la realidad es la misma hoy en día , cuando los
católicos titubeamos en la fe, otros se aferran a doctrinas erradas, otros ponen
en duda la resurrección, et. Esto me lleva a preguntarme ¿existen católicos
auténticos? Porque los bautizados de hoy en día fácilmente se alejan de la
iglesia y por otro lado los que son más coherentes son muy pocos

Desde mi experiencia pastoral como delegado de la palabra de Dios, conozco


algunos católicos convencidos que logran convencer; en unos se destacan
valores y virtudes humanas ; en otros solo la religiosidad popular

En todos ellos de una o de otra forma se manifiesta la comunión coherente y la


práctica religiosa. A raíz de este análisis me atrevo a trazar los rasgos de cómo
sería el perfil de un católico actual tomando en cuenta las características de las
comunidades de las cartas católicas y este debería ser así:

1- Acepta con ilusión a Cristo y su mensaje. consiente de hombre nuevo al


ser bautizado, acepta la doctrina de Cristo, sus valores , sus misterios y
los dogmas de la iglesia, no se limita a ser un católico por tradición más
su fe lo empuja a la meta y siendo luz para los demás.
2- Busca, ama y respeta la relación con Dios: no es algo sino un todo en su
vida, lo más valorado y amado con todo el ser. Su religiosidad se
convierte en adorar, alabar, glorificar y obedecer a Dios.
3- Tiene la esperanza de ver a Dios llevando una vida orientada según el
Evangelio: su pensamiento no es como la de los paganos de las
primeras comunidades, que antes y ahora se le rinde culto y adoración a
dioses como el dinero, el libertinaje, sexo, comodidad, al contrario valora
las cosas según Cristo. Un cristiano fortalecido por la esperanza en
Cristo, confía en Dios, contemplando la muerte como un paso para la
vida eterna, también consiente en la espera de ver a Dios en el cielo y
tener una relación directa con la Santísima Trinidad.
4- Vive la vocación humana y cristiana radicalmente: ama intensamente es
decir con radicalidad, el amor fraterno, el seguimiento de Cristo y la
amistad con Dios. Viviendo con justicia, libertad, paz y amor, además
siendo buen ciudadano y respetando las leyes terrenales,
comportándose como buen padre, hijo, hermano un mejor ser humano
5- Buen practicante, participa activamente en la Eucaristía: santificando las
fiestas y participando con alegría de la Eucaristía dominical, celebrando
vivamente el día del Señor, comiendo su carne y bebiendo su sangre.
6- Progresa en su conversión: esto exige luchar día a día contra el pecado,
ya que al caer se ofende a Dios, asiduo al sacramento de la confesión.
Un creyente de oración, dialogo y comunicación con Dios
7- Comunica su fe y evangeliza: promueve y promulga la Palabra de Dios,
en su familia con sus vecinos, en su trabajo y no digamos en su
comunidad, dando ejemplo y testimonio

Dentro de este perfil sugerido para el creyente actual en nuestra diócesis y


parroquias, al intentar siquiera ponerlo en práctica tendríamos comunidades
más activas más vivas más participativas de la vida, de los problemas o
conflictos de cada uno de sus integrantes, cada una de estas características se
convierte en un desafío a seguir.

Como nos muestran las cartas católicas, enfatizan en preocupaciones y


problemas de las comunidades ya consolidadas, la importancia de la tradición
de los apóstoles y la fidelidad de la misma, junto a la coherencia necesaria
entre la vida y la fe, expresada en el amor al prójimo, la convivencia fraterna, la
vida de oración y la perseverancia en medio de las dificultades y conflictos. Al
leer estas cartas escuchamos los latidos del corazón de Cristo a través del
corazón de estos sus apóstoles

También podría gustarte