Está en la página 1de 2

La electroestática suele estar relacionada estrechamente con fenómenos que

podemos apreciar en la cotidianidad, aunque realmente presenta efectos con grandes


consecuencias tanto a sectores industriales, afectando a la maquinaria pesada, como
en la electrónica, dañando pequeños componentes de las computadoras personales.
Alrededor de esta problemática se aborda el tema a profundidad, relacionando la
historia de esta rama de la física con los distintos tipos de fenómenos que abarca y
comprendiéndolos con interés.

La idea de la electroestática surgió en la antigua Grecia, cuando se observa el


fenómeno de trozos de ámbar siendo frotados con lana u otros tejidos, y cómo atraían
objetos pequeños. Por lo tanto se entiende que ésta tiene sus inicios incluso antes de
que se comprendiera la electricidad. No fue tan solo hasta el tiempo comprendido
entre el siglo XIX que la electroestática se incluyó en el estudio del electromagnetismo,
siendo de gran importancia los aportes de James Clerk Maxwell en la matemática y las
interpretaciones de Michael Faraday.

Actualmente se conoce a la electroestática como la rama de la física que estudia los efectos
producidos en los cuerpos como consecuencia de sus cargas eléctricas, efectos que se
comportan según leyes y ecuaciones como:
La ley1 De Coulomb, Describe la fuerza entre dos cargas puntuales.

La ley de Gauss, establece que el flujo eléctrico total a través de una superficie
cerrada es proporcional a la carga eléctrica total encerrada dentro de la superficie.

Tomemos en cuenta que la electroestática está sujeta a leyes como lo hemos visto y
ecuaciones como la de Poisson

La ecuación de Poisson, La definición del potencial electrostático, combinada con


la forma diferencial de la ley de Gauss, provee una relación entre el potencial Φ y
la densidad de carga ρ:
Esta ecuación se usa en las aplicaciones y corresponde al campo electrostático creado
por una distribución continua de carga.
En consecuencia, los fenómenos electroestáticos se definen como acumulación de
cargas en un objeto que, de diversas formas, interactúa con otro. El fenómeno
evidenciado en la antigua Grecia sirve de ejemplo, puesto que el ámbar tiene
tendencia a ser electronegativo, es decir, tener carga negativa, por lo que al frotarse
con un objeto que tiende a desprender electrones, como la lana, se observa la
transferencia de eléctrica de la lana al ámbar, obteniendo características magnéticas,
este fenómeno se denomina electrización por fricción.

Por otro lado, hay distintos tipos de transferencia eléctrica, que principalmente
dependen de qué tan dispuestos estén los materiales de estudio a robar o perder
electrones. Además de la carga eléctrica por fricción, ya mencionada, se puede
observar también carga eléctrica por inducción, que no se ve restringida por el material
que se emplee, pues un objeto ya cargado induce cargas eléctricas en otro de carga
neutra hablemos de este tipo de carga:

Considérese una varilla ya cargada negativamente y una esfera conductora no


cargada, suspendida de un hilo aislante. Al acercarle la varilla cargada negativamente,
los electrones de conducción que se encuentran en la superficie de la esfera emigran
hacia el lado lejano de esta; como resultado, el lado lejano de la esfera se carga
negativamente y el cercano queda con carga positiva. La esfera oscila acercándose a
la varilla, porque la fuerza de atracción entre el lado ahora positivo la esfera y la propia
varilla es mayor que la de repulsión entre el lado negativo y la varilla. Vemos que tiene
una fuerza eléctrica, aun cuando la carga neta en la esfera como un todo sea cero,
pues hay polarización. Este principio es el mismo de cuando en las pantallas de los
televisores antiguos, por acumulación de carga positiva, nuestros vellos al ser
conductores se electrifican y se levantan, aún sin estar en contacto con la pantalla.

Ya que conocemos las formas de transferencia eléctrica, es importante mencionar


algunas de las aplicaciones que se le da a la electroestática, en la xerografía, técnica
que usan las fotocopiadoras, se emplea electrostática en seco para la reproducción o
copiado de documentos o imágenes. Otra aplicación es la desinfección de los barcos
y los aviones con servicios electrostáticos, ofrece a sus clientes mayor seguridad y
salud. Tienen disponible un nuevo instrumento para eliminar virus localmente.
También en los transportes de productos y equipos que pueden llegar a contener una
enfermedad o plagas.

Además de las diversas aplicaciones útiles que se le da a la electroestática como la ya


mencionada hay que comprender que también trae consecuencias, en la electrónica la
electricidad estática puede causar daños a los componentes, por lo que los operarios
han de tomar medidas para descargar la electricidad estática que pudieran haber
adquirido. Esto puede ocurrir a una persona por frotamiento de las suelas de los
zapatos (de materiales como la goma) contra suelos de tela o alfombras, o por
frotamiento de su vestimenta contra una silla de plástico. Hoy en día en los talleres de
reparación o en fábricas de artefactos electrónicos se tiene el cuidado de evitar la
generación de cargas.

Es ya un hecho que la electroestática es considerada en diversos campos como


herramienta y también se han tomado diversas precauciones para evitar daños en los
dispositivos vulnerables a ella, pero es importante resaltar el hecho y compartir la
información a los que habían querido comprender a qué se deben estos fenómenos.

También podría gustarte