Está en la página 1de 3

Examen Final de Etica

Integrantes
Loayza Chuyma, Luz Marina
Solano Collado, Alison
Ruiz Figueroa, Maria Carolina
Lumbre Cama, Pedro Edward

Introducción

El acuerdo regional la cual busca tener acceso de cada ciudadano a la información, la


participación pública y el acceso a la justicia en asuntos ambientales en América Latina y el
Caribe (acuerdo escazú). Este acuerdo realizado en la conferencia de las Naciones Unidas
sobre el desarrollo sostenible llevada a cabo en Río el 2012. Misma que fue firmado por 22
países y actualmente cuenta con 9 ratificaciones de los países, Antigua y Barbuda, Bolivia,
Ecuador, Guyana, Nicaragua, Panamá, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadina
y Uruguay.

Dicho acuerdo tiene como objetivo entregar a manos extranjeras el 50% de nuestro derecho
soberano sobre la Amazonia peruana, por otro lado este tratado indica que se mejoraran las
condiciones para que nuestro país brinde y maneje información ambiental y de esta forma
promover la participación ciudadana en la toma de decisiones y la implementación de la
justicia ambiental. Así, por ejemplo, los peruanos de la región del país podrán obtener
información ambiental actualizada, comprensible y ordenada sobre el medio ambiente, para
que puedan participar legalmente en la toma de decisiones, e incluso participar en el
proceso de toma de decisiones. Según lo expuesto, ¿Qué problemas éticos representa el
tratado de Escazú desde el 2018 hasta la actualidad?, dada la interrogante, nos
encontramos en contra del acuerdo, sustentamos nuestra postura con los argumentos
mencionados a continuación:

Argumento 1
El Congreso peruano tras haber firmado el Acuerdo de Escazú, y a la vez ha generado
polémica en los últimos días por los presuntos perjuicios que provocaría a nuestro país ya
que sus críticos aseguran que el Perú perdería soberanía sobre su territorio, pues
instituciones internacionales ajenas al Estado, podrían generar problemas por intereses
propios en el territorio nacional.

El acuerdo de Escazú, suscrito por la Ministra del Ambiente Fabiola Muñoz en setiembre del
2018 busca que cada persona tenga derecho a información ambiental, a participar en las
toma de decisiones ambientales y a acceder a la Administración de Justicia frente a la
defensa de los Derechos Humanos Ambientales.
Sin embargo, la Ministra del Ambiente, Fabiola Muñoz, rechazó tajantemente que la
soberanía del Perú esté en juego.

El problema ético en este primer argumento se refiere al peligro de afrontar la pérdida de la


soberanía del territorio nacional, aunque no hemos escuchado a las comunidades indígenas
de la localidad referirse al respecto, ya que se ha perdido una gran cantidad de hectáreas no
solo por la draga de la zona sino por la pérdida también de la fauna y flora silvestre
endémicas de la selva peruana, que para nada se tomó en cuenta a la firma del tratado.
Como Ciudadanos el estado tiene la obligación de cautelar sus derechos a una vida digna
en un medio ambiente seguro, y sobre todo que el proyecto no afecte su cosmovisión, de
acuerdo a la ética de mínimos de Adela Cortina, donde se espera lo justo para cada uno de
ellos.
Según Giusti nos indica que tenemos el derecho de tener una buena vida, por el simple
hecho de querer vivir mejor, y obtener la felicidad, entonces con esta situación de pérdida
del medio ambiente, los ciudadanos están obligados a movilizarse y buscar otro que
satisfaga verdaderamente su tranquilidad; sin embargo corren el peligro de que el proyecto
se agrande y los vuelvan a sacar de su nuevo territorio.
Aquí podemos apreciar que se están vulnerando los derechos humanos de las comunidades
y etnias de la selva, zona afectada por el proyecto del Acuerdo de Escazú, en lo que se
refiere a la vida digna, derecho al medio ambiente, Intereses comunes para el desarrollo
local, ü Normas de convivencias legítimas y aceptadas.

Argumento 2
De acuerdo con la problemática, los ciudadanos que habitan en la zona no están de acuerdo
con los trabajos que se realizan en Escazú, ya que las autoridades extranjeras no toman
decisiones por cada país, los mismos que tienen el deber y el derecho de proteger y cuidar
el medio ambiente, porque el acuerdo reconoce el derecho de todas las personas a un
ambiente sano, sin embargo lo que se aprecia es una deforestación y un daño cada vez
mayor. Además, una de sus funciones del Estado es escuchar y atender a los ciudadanos
que acuden a la justicia y pedir reparaciones. Así se impacta de manera adversa el medio
ambiente o si no se les toma en cuenta como en este caso, en el cual no se consultó a las
comunidades ni a los ciudadanos de la localidad, pese a que la propaganda promulgada por
el estado indica en una de sus afirmaciones que los ciudadanos de la localidad tienen el
derecho de ser consultados y participar cuando se toman decisiones que podrían impactar al
medio ambiente y proteger a las personas y grupos étnicos que lo habitan.

Según Kohlberg, la ex Ministra de Estado Fabiola Muñoz, se encuentra en el estadio


preconvencional del individualismo e intercambio, al indicar que no perdemos soberanía,
terca ella en abordar intereses propios y ajenos al estado.
El problema ético en este segundo Argumento se encuentra justamente en que serían otros
los que tomarían decisiones, involucrándose en nuestra soberanía, lo que conlleva a
situaciones adversas entre países hermanos, situaciones que pueden ser solucionadas con
solo informar a los ciudadanos de la localidad, haciéndolos partícipes de la problemática y
desarrollo local, tan conveniente para todos los peruanos.
El solo hecho de la desinformación ocasionada por el mismo Estado ha hecho que ocurran
estos problemas los mismos que pudieron haber sido un boom para diferentes tipos de
empresas y microempresas que pudieron haber participado con tercerizaciones o servicios a
la minería para la modernización local, lo cual calza en la etica de maximos, que señala que
los ideales de vida buena, es lo que se considera como lo mejor que nos puede suceder a
todos en nuestro ideal de felicidad.

Conclusión
Finalmente, llegamos a la conclusión que el tratado de Escazú nos haría perder la soberanía
que tenemos en nuestra Amazonía, al entregar el 50% de nuestro derecho soberano
prácticamente estarían acabando con la minería, que es uno de nuestros principales
recursos económicos, si bien es cierto, el medio ambiente está sumamente afectado,
deteriorado, con un exceso de contaminación, como peruanos no debemos permitir que
otros países, o manos extranjeras como son las Ong’s decidan sobre algo que nos
pertenece, cuando nosotros mismos siendo autónomos podemos definir políticas para
mejorar y conservar el medio ambiente, creando mecanismos para explotar nuestros
recursos mediante la agroexportación.

Estos problemas generados por la toma de decisiones ajenas a nuestro país, calzarían en
los derechos colectivos, sociales de segunda generación, llamados económicos, sociales y
culturales, porque justamente estos conflictos se han generado para grupos de personas
vulnerables en una zona también vulnerable por el tipo de extracción que se realiza.