Está en la página 1de 9

1.

2 FISICA DURANTE LOS GRIEGOS


Los griegos hicieron grandes aportaciones a la física, tanto en sus observaciones como en los
conocimientos, pero ellos cometieron el error de no haber experimentado a la realidad, y así no
fueron comprobadas sus leyes.

Un ejemplo de un filósofo matemático griego es el de Pitágoras, el cual creía en que la tierra era circular,
famoso sobre todo por el teorema de Pitágoras, afirmo que todo era matemáticas
.

Algunos de sus descubrimientos son: las ternas pitagóricas, sólidos regulares, números perfectos,
números irracionales, medias y números figurados.

Esta época fue muy importante y más para los griegos, ya que estos observaban los fenómenos y hacían
sus conclusiones, otro científico importante es Empédocles.

Empédocles fue un político y filósofo griego el cual tenía varias de las teorías raíces, una de ellas era la
de la evolución orgánica, la cual suponía que en un principio había numerosas partes de hombres y
animales distribuidas al azar, juntándose por amor y odio.

Aristóteles: fue uno de los más influyentes filósofos de la antigüedad, fue el formalizador de la
economía, astronomía, anatomía y biología. Sus influencias son Platón, Sócrates, y Heráclito, los
experimentos de los ya mencionados le sirvieron a Aristóteles para reafirmar hipótesis, y así descubrir
si era verdad o no
Aristóteles propuso la teoría de la generación espontánea la cual propone el origen espontaneo de peces e
insectos a partir del rocío, la humedad y el sudor
Otro filósofo fue Arquímedes:
Matemático griego, físico, ingeniero, inventor y astrónomo, es considerado uno de los filósofos más
importantes de la época clásica.
Entre sus conocimientos y estudios están la hidrostática, estática y la explicación del principio de la palanca.

Ideo el principio de Arquímedes: ley física que establece que cuando un objeto se sumerge total o
parcialmente en un líquido, este experimenta un empuje hacia arriba igual al peso del líquido desalojado.
La tarea de hacer experimentos o mediciones no fue nada fácil, pero como ya pudimos ver, los griegos
hicieron un papel importante en trabajar bajo las leyes de fenómenos naturales, algunos no
mencionados son: Demócrito, galileo, newton y Epicuro.
Las antiguas civilizaciones orientales realizaron algunos avances en el dominio de la física y llegaron a
conocer intuitivamente las leyes mecánicas sobre la cuña, el plano inclinado, etc. El punto inicial lo marcó
Aristóteles ya que, fueron los griegos quienes establecieron sus primeras bases científicas. Veamos algunas
aportaciones griegas: Demócrito (480-361 a. C.): dio un gran avance teórico en relación a la constitución del
átomo.
Arquímedes (287-212 a. C.): estableció las leyes de la palanca y dio origen a la hidrostática con su
famoso principio, relativo a la acción del agua sobre los cuerpos sumergidos en ella.
Heron (284-221 a. C.): se ocupó de la mecánica, construyó un aparato llamado eolípila, un antecedente
de la máquina de vapor.

Durante los griegos

•A los griegos se les atribuye la invención de la filosofía natural.


•Muchos filósofos se encuentran en el desarrollo primigenio de la física, como
Aristóteles, tales de Mileto entre otros.
•Sin duda un bosquejo de la ciencia se inició en Grecia con los primeros grandes
pensadores griegos.
•Sus explicaciones eran divinas

ARQUIMEDES

fue el más importante de esta época


Escribió importantes obras sobre geometría plana y des espacio, aritmética y mecánica. Definió la ley
de la palanca, y se le reconoce como el inventor de la polea compuesta Invento el tornillo sin fin,
descubrió la ley de la hidrostática: dicho principio establece que todo cuerpo se encuentra dentro de
un fluido experimenta a un empuje vertical hacia arriba, que es igual al peso del fluido desalojado
por dicho cuerpo.
Su famosa frase es “dame un punto de apoyo y moveré la tierra”

TALES DE MILETO

Primer filósofo griego que intento dar una explicación física del universo
•La tierra para él era un disco plano cubierto por la semiesfera celesta flotando en un
océano infinito

En las primeras civilizaciones como la babilonia y la egipcia, la Física estaba


incluida en el trabajo de los sacerdotes, que dominaban en ciertos aspectos de la
óptica y de la astrología, a la que dotaban un significado mitológico.

El c o m p o r t a m i e n to d e la naturaleza se atribuía a las voluntades


imprevisibles de los Dioses.

El panorama empezó a cambiar gracias a los pensadores griegos más tardíos.

El primero en afrontar este empeño fue Tales de Mileto quien en el año


585 A.C predijo un eclipse. Además, describió las propiedades
magnéticas naturales de la magnetita.

Los primeros fundamentos de la lógica sistemática se deben a


 Aristóteles (A.IV A.C). En esta obra destaca el concepto de movimiento, que se
enmarca en la idea de la existencia de dos mundos, el celeste, compuesto por
éter invariable, y el terrestre, en el que se dan los movimientos naturales
 violentos. El movimiento era consecuencia de un “motor”. Las
ideas
aristotélicas permanecieron aceptadas y vigentes hasta el siglo XIV.
Por su parte, Arquímedes (S.III.A.C) fue el creador de la estática de los cuerpos
sólidos, de la ley de la palanca, y de la hidrostática, en la que
destaca el famoso “principio de Arquímedes”.

Otro campo muy cultivado fue la astrología, en el que sorprende


descubrir teorías tan acertadas como la del giro de nuestro planeta en
torno al Sol (Aristarco), la rotación de la Tierra sobre su propiedad eje
(Heraclidas), el cálculo de las dimensiones de la Tierra (Eratóstenes),
etc.
En cuanto a la óptica desarrollaron varias teorías sobre la luz. Conocieron su
propagación rectilínea y enunciaron las leyes de la reflexión (Euclides) y de la
refracción (Cleomedes).
En el siglo II a.C., Ptolomeo aportó descubrimientos en atiendo al último de los
grandes de la ciencia griega.
(Del lat. physica, y éste del gr. fusik ¿, femenino de fusikÕj); suts. f.

Ciencia que estudia las propiedades mensurables y las interacciones de la materia y la energía:
Newton fue uno de los padres de la física moderna.

Sinónimos
Mecánica, cinemática, acústica, óptica, termodinámica, electricidad, magnetismo, hidráulica,
radiactividad.

La Física nació en Grecia en los tiempos de Tales de Mileto; él y sus sucesores intentaron
explicar los fenómenos recurriendo únicamente a causas naturales, pero sólo los trabajos de
algunos científicos, como Arquímedes, fueron importantes para la evolución de esta ciencia; a
Arquímedes se le atribuyen la ley de la palanca y los fundamentos de la estática de los sólidos y
de la hidrostática.
Sin embargo, el método experimental que caracteriza a la física no surgió hasta los siglos XVI y
XVII, y sus principales protagonistas, Galileo y Newton, sentaron las bases de la Física moderna,
las cuales permanecieron inalterables hasta 200 años después.

En la física galileana, se señala como objeto el establecimiento de leyes matemáticas simples,


que enuncian relaciones constantes entre magnitudes, las cuales se reducen, en conjunto, a
coordenadas espaciotemporales. La física cartesiana es mecanicista; lo reduce todo a la
extensión y al movimiento, es decir, a variables galileanas; el progreso reside en la concepción de
conjunto que implica y en el sistemático recurrir a la expresión matemática. La física newtoniana y
leibniziana es la física del siglo XVIII, y descansa sobre dos ideas nuevas: la importancia de la
noción de fuerza concebida como causa del movimiento (el mecanicismo cartesiano es
substituido, por consiguiente, por un dinamismo), y la introducción del cálculo infinitesimal
(inventado separadamente por Leibniz, con un fin matemático, y por Newton en el marco de sus
trabajos sobre el movimiento de los cuerpos). Durante este periodo de tiempo, se lograron
avances espectaculares en el estudio de alguna de las ramas de la Física como la Mecánica,
Acústica, Óptica y Electricidad.

La física clásica del siglo XX se ha beneficiado de los progresos del análisis matemático, y se han
abierto nuevos capítulos que han modificado los horizontes del Universo: la Termodinámica
(Carnot, Mayer, Joule, etc.) abre el siglo del vapor, la electricidad deja de ser un entretenimiento
de laboratorio, la óptica se transforma y la química progresa a pasos de gigante. El coronamiento
de esta evolución es la síntesis realizada por Maxwell en el campo del electromagnetismo y su
generalización a la materia, realizada por Lorentz. A la concepción clásica de la Física le sucedió
una nueva imagen, marcada por las teorías de Planck y Einstein. La física relativista parece no
aceptar los postulados fundamentales de la física clásica, y tratará a la variable tiempo como una
dimensión más, que varía con el sistema de referencia.

Por otra parte, el estudio de lo infinitamente pequeño ha obligado a concebir nuevos métodos,
como la mecánica cuántica y la mecánica ondulatoria, de una enorme abstracción. La verdadera
revolución de la física moderna, es la introducción de los cuantos y las consecuencias de los
trabajos de De Broglie, Schöredinger y Heisenberg, en el sentido de que los fenómenos a escala
del electrón, sólo podían ser tratados por medio de la estadística y el cálculo de probabilidades.

El progreso de la Física y la Química están relacionados a lo largo de la historia, y a su vez, están


vinculados con otras ramas de la ciencia, como las matemáticas e incluso la filosofía. Esta
vinculación se aprecia también en las investigaciones de muchos científicos, que han contribuido
al desarrollo de las dos ciencias. No obstante, y a pesar de esta conexión, la Física y la Química
mantienen su propia y particular identidad. La Física investiga los principios relacionados con el
orden de la naturaleza, mientras que la Química estudia las transformaciones de la materia.

A pesar que las ideas sobre el mundo físico se remontan a la antigüedad, la física no surgió
como un campo de estudio definido hasta principios del siglo XIX.

En la antigüedad los chinos, babilonios, egipcios y mayas observaron el movimiento de los


planetas logrando predecir eclipses, sin embargo, los recién adquiridos conocimientos no les
permitieron explicar el movimiento planetario.
Los griegos realizaron una serie de especulaciones filosóficas introduciendo dos
ideas fundamentales con respecto a los componentes del Universo; el atomismo propuesto por
Leucipo en el siglo IV a.C., y la teoría de los elementos, formulada en el siglo anterior.

Durante el período helenístico, Alejandría se había convertido en el centro científico de la civilización


occidental, realizando sorprendentes avances.
Destacada relevancia tuvo el matemático e inventor Arquímedes, quien logró diseñar con palancas y
tornillos varios aparatos mecánicos prácticos y midió la densidad de objetos sólidos sumergiéndolos
en un líquido. Por el lado de la astronomía cabe mencionar al astrónomo Aristarco de Samos, quien
encontró la relación matemática entre las distancias de la Tierra al Sol y de la Tierra a la Luna. En las
matemáticas destacó el astrónomo, geógrafo y matemático Eratóstenes, que midió la circunferencia
de la Tierra y elaboró un catálogo de estrellas. Hiparco de Nicea descubrió la precesión de los
equinoccios, en el siglo II, y Tolomeo propuso el sistema que lleva su nombre para explicar el
movimiento planetario, que ubica a la Tierra la Tierra en el centro y el Sol, la Luna y las estrellas
giran en torno a ella en órbitas circulares.

Edad Media

Durante el siglo XIII, las universidades medievales fundadas en Europa por las órdenes monásticas,
no registraron grandes avances para la física y otras ciencias. Esto quiere decir que durante este
período histórico se produjeron pocos avances. Sabios como Averroes o Ibn al-Nafis, conservaron
muchos tratados científicos heredados de la Grecia clásica.

Algunos logros que vale la pena destacar fue el trabajo realizado por el filósofo escolástico y teólogo
italiano Santo Tomás de Aquino, quien trató de demostrar que las obras de Platón y Aristóteles eran
comparables con las Sagradas escrituras. Además, el británico Roger Bacon fue uno de los pocos
filósofos que defendió el método experimental como auténtica base del conocimiento científico;
también investigó en astronomía, química, óptica y diseño de máquinas.

Época moderna

Galileo Tycho Brache

Los estudiosos señalan que la ciencia moderna surgió tras el Renacimiento (siglo XVI y
comienzos del XVII). El hito que justifica lo anterior es el logro de cuatro astrónomos destacados
que lograron interpretar de manera muy satisfactoria el comportamiento de los cuerpos celestes.
Nicolás Copérnico propuso un sistema heliocéntrico, en el que los planetas giran alrededor del
Sol, pero el detalle era que él pensaba que las órbitas planetarias eran circulares. Tycho Brahe,
astrónomo danés, adoptó una fórmula de compromiso entre los sistemas de Copérnico y
Tolomeo. Según su fórmula los planetas giraban en torno al Sol, mientras que el Sol giraba
alrededor de la Tierra.

Las medidas tomadas por Brahe permitieron a su ayudante Johannes Kepler


obtener los datos suficientes para atacar al sistema de Tolomeo y enunciar tres leyes que se
ajustaban a una teoría heliocéntrica modificada. Otro hombre clave de la época es Galileo. Él
había oído hablar de la invención del telescopio y construyó uno. Con el telescopio en 1609 pudo
confirmar el sistema heliocéntrico observando las fases del planeta Venus. También descubrió
las irregularidades en la superficie de la Luna, los cuatro satélites de Júpiter más brillantes, las
manchas solares y muchas estrellas de la Vía Láctea.

Los descubrimientos astronómicos de Galileo y sus trabajos sobre mecánica precedieron la


obra del matemático y físico británico del siglo XVII Isaac Newton, uno de los científicos
más grandes de la historia.

La Física a partir de Newton

A Isaac Newton, cuando apenas tenía 23 años, desarrolló los principios de la mecánica, formuló la
ley de la gravitación universal, separó la luz blanca en sus colores constituyentes e inventó el
cálculo diferencial e integral.

Todas sus contribuciones permitieron cubrir una amplia gama de fenómenos naturales. Es decir,
que gracias al aporte de Newton se demostraron que tanto las leyes de Kepler, sobre el
movimiento planetario, como los descubrimientos de Galileo, sobre la caída de los cuerpos, se
deducen de la segunda ley del movimiento (segunda ley de Newton) combinada con la ley de la
gravitación.

Newton también fue capaz de explicar el efecto de la Luna sobre las mareas, a precesión de los
equinoccios

La palabra física deriva del vocablo griego physos, que significa naturaleza.

La física es la ciencia que se ocupa de los componentes fundamentales del Universo, de las
fuerzas que éstos ejercen entre sí y de los efectos de dichas fuerzas.

La física estudia sistemáticamente los fenómenos naturales, tratando de encontrar las leyes
básicas que los rigen. Utiliza las matemáticas como su lenguaje y combina estudios teóricos con
experimentales para obtener las leyes correctas.

La física busca las leyes fundamentales de la naturaleza. Las ramas de la física estudian el
movimiento de los cuerpos, el comportamiento de la luz y de la radiación, el sonido, la
electricidad y el magnetismo, la estructura interna de los átomos y núcleos atómicos, el
comportamiento de los fluidos (líquidos y gases), y las propiedades de los materiales, entre
otras cosas.

La física es una ciencia básica consagrada al estudio de las leyes fundamentales de la naturaleza.
Sus dominios son el movimiento, el calor, el sonido, la luz, la electricidad, el magnetismo, la
electrónica y la energía atómica.

La física es una ciencia en cambio permanente hacia una búsqueda de leyes con rangos de
validez cada vez más amplios. Una ley física es correcta cuando su comprobación da resultados
positivos.

La física cuenta con cuatro pilares básicos: la mecánica clásica, cuyo propósito es estudiar las
leyes que gobiernan el movimiento de los cuerpos; la electrodinámica clásica, dedicada al
estudio de los fenómenos que involucran
  Aristarco de Samos (310 – 230 a.C.), al defender la hipótesis de que la
Tierra gira sobre su eje y que junto con los demás
 planetas gira en torno al Sol, está iniciando la polémica
 filosófica acerca de la fiabilidad de los sentidos, y la contraposición
entre la contemplación y el intelecto, la observación y el razonamiento.
La original hipótesis de
 Aristarco fue desestimada por la comunidad de los filósofos griegos que
se atuvieron a lo contemplado: el sol gira mientras la Tierra debe
comportarse como el propio centro del sistema estelar conocido. Debieron
pasar siglos antes que Copérnico retomara estas ideas, pero otra vez y
en un escenario bien distinto, encontrarían un rechazo oficial

Aristóteles aporta también una doctrina general de “las simpatías “y las “antipatías” de las cosas,
en el marco de la cual pretende explicar la atracción específica del imán sobre el hierro. Antes Tales
había recurrido a un criterio animista al atribuirle “alma” al imán. Empédocles esbozó una teoría
mecanicista de la atracción magnética que fuera desarrollada por los atomistas, especialmente por
Lucrecio al considerar la acción del
imán sobre el hierro como resultado de emanaciones atómicas.

Epicuro (341 -270 a.C.) recibe en su isla natal de Samos la influencia educativa combinada de
seguidores de Demócrito y Platón. Ello explica los fundamentos de su filosofía natural y de su
pensamiento ético. A casi un siglo de las ideas atomísticas forjadas en Abdera, funda en el 306 a.C
una comunidad filosófica en Atenas, la cual sobresalió no solo por el numeroso grupo de sucesores
sino por la asistencia de mujeres y hombres interesados en las atractivas ideas de la filosofía y la
física epicúrea. El epicureísmo va a desarrollar la cosmovisión, contraria a la perspectiva aristotélica, de
un universo eterno e infinito cuyos cuerpos están constituidos por átomos que se diferencian por su
forma, tamaño y peso. La muerte es, según su concepción mecanicista, la aniquilación de los átomos
que constituyen la mente y por consiguiente la ansiedad que se desarrolla en el hombre por una
trágica segunda vida carece de todo fundamento.

Si los sabios griegos sobresalen por el desarrollo del pensamiento hipotético y obtienen resultados
destacados en las Matemáticas y la Astronomía que exigieron mediciones y comprobaciones de las
hipótesis formuladas se puede advertir que no se desarrollan ni siquiera las primeras tentativas de
estudio experimental. El desarrollo de un pensamiento teórico reflexivo y creativo no condujo a un
primitivo trabajo experimental.
A la muerte en el 323 a.C. de Alejandro Magno en Babilonia, sobrevino el florecimiento de lo que
se llamó los “reinos helenísticos” y el gran desarrollo de Alejandría, ciudad fundada por el gran
conquistador en Egipto. Bajo los reinados de Ptolomeo I (305 – 285 a.C.) y Ptolomeo II (285 – 246
a.C.) nació y se desarrolló el “Museo” (dedicado a cultivar las musas y que es considerado como
una relevante universidad), adjunto al cual se creó la más importante biblioteca de la antigüedad. En
este Museo se fueron congregando los pensadores más significativos de la época dando lugar a lo que
se llamó La Escuela de Alejandría.

 La población de Alejandría tenía una maravillosa diversidad. Macedonios y más tarde romanos,
sacerdotes egipcios, aristócratas griegos, marineros fenicios, mercaderes judíos, visitantes de la India
y del África subsahariana — todos ellos, excepto la vasta población de esclavos — vivían juntos en
armonía y respeto mutuo durante la mayor parte del período que marca la grandeza de esta ciudad.
Pero la mayor maravilla de Alejandría era su biblioteca y su museo en sentido literal, una institución
dedicada a las especialidades de las Nueve Musas.

Este lugar fue en su época el cerebro y la gloria de la mayor ciudad del planeta, el
 primer auténtico instituto de investigación de la historia del mundo.

También podría gustarte