Está en la página 1de 4

LA SANTIDAD REQUERIDA EN TODOS

Lección 11

"Puesto que todo va a ser destruido de esa manera, ¡con cuánta santidad y devoción deben vivir
ustedes!" 2Pedro3:11

Lectura Seleccionada: 2 Pedro 3:8-16

Hemos Traicionado la Santidad

En la lección de esta semana continuamos haciendo énfasis al llamado que nos hace Yahwéh para
que vivamos en santidad. Esta verdad aplica a nuestra sujeción voluntaria para vivir una vida
moralmente recta y en santidad. Después que el hombre perdió el dominio de la creación y pasó a ser
dominado por ella, la santidad se echó a perder.

En realidad, hemos deformado la imagen santa de Yahwéh la que con tanto esmero nos hizo. Ni
siquiera nos parecemos a los ángeles. Admitámoslo, nos disgusta ser "a su semejanza y santidad" e
intentamos por todos los medios y con todas las razones que Yahwéh se acomode a "nuestra
voluntad".

Hasta nos molesta dar cuenta a Yahwéh como se molestó Caín cuando le preguntó por su hermano
Abel. Igual que los israelitas, hemos fabricado nuestros becerros de oro y nos postramos ante ellos
más que lo que hacemos delante de Yahwéh. Lo único que nos falta es decirle al líder:

"Anda, haznos dioses que nos guíen, porque no sabemos que le ha pasado a este Moisés
que nos sacó de Egipto." Éxodo 32:1

Por faltar la santidad en nuestros corazones hemos hecho nuestros dioses y nuestra adoración a
ellos es real. Nada puede interponerse en la demanda. de nuestros conceptos humanos. Nuestros
dioses fabricados aprueban lo que hacemos aunque esto sea contrario a la santidad divina. ¿Qué
cómo se llaman nuestros dioses? Libertinaje, se llama uno. Conciencia personal se llama otro.
Comodidad es llamado aquel otro.

Nuestra estadía en el "Egipto mundanal" destruye la identidad como pueblo santo. Sobre nuestros
cuerpos hay costumbres y obras que pertenecen al Egipto mundanal. Hasta sentimos nostalgia del
Egipto pasado porque nos gustan las "cebollas, los puerros y el pescado" al cual estábamos
habituados a comer. ¡Cómo podremos olvidar las ollas de carne si las mismas nos llenaban nuestros
estómagos hasta la saciedad!

1. ¿Entiendo cabalmente el mensaje que acabo de leer en esta primera parte de la lección de hoy?
Reafirme su contestación usando Oseas 14:9..

1
Falla del Sacerdocio Ante la Santidad

Aarón, sumo sacerdote israelita traicionó la confianza que su hermano Moisés había depositado en él
a fin de mantener al pueblo adorando entre tanto que, como líder, permanecía en el monte 40 días. Se
entregó al reclamo del pueblo y no quiso enfrentarse a las personas que buscaban adorar a los dioses

egipcios. A pesar de su privilegiada posición como sumo sacerdote, tuvo sus debilidades. La
petición del pueblo ante el sumo sacerdote Aarón probaba que ellos no habían podido liberarse
completamente de su ambiente religioso aprendido entre los egipcios.

El lenguaje escritura! califica la idolatría como una degradación a las normas de santidad ya
impuesta por Yahwéh. Si por lo menos el líder hubiese frenado aquella mala conducta y falta de
santidad, al menos no hubiera demostrado tanto descuido, ya que la Escritura nos dice:

"Todos se quitaron los aretes de oro que llevaban en las orejas y se los llevaron a Aarón,
quien los recibió y fundió el oro y con un cincel lo trabajó hasta darle forma de un becerro.
Entonces todos dijeron: ¡Israel, este es tu dios, que te sacó de Egipto! Cuando Aarón vio esto,
construyó un altar ante el becerro y luego gritó:

¡Mañana haremos fiesta en honor del Creador!" Éxodo 32:3-5

Aarón pidió al pueblo los zarcillos de oro que habían en sus orejas, y hizo un dios para el pueblo. Con
cincel en mano, le dio forma del dios Apis, el buey sagrado que representaba una encarnación del dios
egipcio Osiris.

2. Según Ezequiel 20:6-8, ¿qué le había pedido Yahwéh a su pueblo una vez lo sacó de Egipto?

Tras la Falta, una Mentira

La conclusión lisa y llana es que, el corazón carnal retrocede de la adoración verdadera a la falsa con
mucha rapidez. Cada individuo y cada sociedad han establecido su propia forma de adorar al Creador
ignorando que la adoración legítima sólo puede ofrecerse en santidad. El adorador no puede divorciarse
de lo santo, moral y ético, mucho menos de las exigencias requeridas que debe poner en práctica
cuando va a adorar. El requisito de la santidad para con Yahwéh es algo que no debe ignorarse.

¿Desea verdaderamente usted adorar al santo de Israel en santidad? ¿Desea usted que su
adoración sea aceptada por él? ¿Desea usted identificar su vida con la santidad como lo hicieron los
adoradores que agradaron a Yahwéh en el pasado? Entonces, haga un alto en su vida y examine usted
mismo y juzgue; si como adorador está cumpliendo con los siguientes requisitos:

"¿Quién puede subir al monte de Yahwéh? ¿Quién puede permanecer en su santo templo?
El que tiene las manos y la mente limpias de todo pecado; el que no adora ídolos ni hace
juramentos falsos." Salmo 24:3, 4

2
La triple respuesta que se da a las dos preguntas son manos limpias, corazón puro y una vida recta.
El limpio de manos es aquel adorador que no ha sido manchado por la culpa de los pecados
cometidos. Las segunda cláusula exige que el adorador no adore ídolos, lo cual podría referirse a
cualquier símbolo material de lo sobrenatural que es adorado. No faltan quienes juran con el propósito
de convencer a los demás en una transacción aunque esta sea ilícita.

3. ¿Considera usted que la adoración que damos a Yahwéh está acompañada de acciones no
agradables ante su presencia? Utilice Job 11:15 para dar su contestación.

La Santidad Requerida a Nosotros

La santidad exige limpieza, pureza por lo que el adorador debe tener un carácter sagrado. Yahoshúa
es nuestro modelo de santidad. El apóstol Pedro nos dice que "nunca hizo maldad ni hubo engaño
en su boca" (1 Pedro 2:22).

La palabra santidad significa estar separados para Yahwéh a través de la pureza o perfección en la
conducta de los adoradores. Nuestro Salvador enseñó que "no se le puede servir a dos señores",
porque siempre vamos a amar a uno más que al otro, ya que no podemos amar igual a los dos.
Veamos lo que nos dice la Palabra con relación al mundo:

"No amen al mundo, ni lo que hay en el mundo. Si alguno ama al mundo, no ama al Padre;
porque nada de lo que el mundo ofrece viene del Padre, sino del mundo mismo. Y esto es lo
que el mundo ofrece: los malos deseos de la naturaleza humana, el deseo de poseer lo que
agrada a los ojos y el orgullo de las riquezas. Pero el mundo se va acabando, con todos sus
malos deseos; en cambio, el que hace la voluntad de Yahwéh vive para siempre." 1 Juan 2:15-
17

El propósito del apóstol Juan al escribir estas grandes verdades parece haber sido doble. Primero,
exhorta a los seguidores de Yahoshúa a abandonar al mundo y lo que éste ofrece. Segundo, le
advierte las consecuencias que recibirán los que se dejan llevar por los deseos del mundo.

4. ¿Cómo armoniza usted Tito 2:12 con el llamado que nos ha hecho Yahoshúa en cuanto a no
dejarnos arrastrar por la mundanalidad?

El Despojo Voluntario

¿Desea usted ser santo? Presente su cuerpo a Yahwéh como sacrificio santo, tal como se
presentaban los sacrificios aceptables según las leyes rituales. ¿De veras quiere alcanzar la santidad?
Comience por manifestar una buena conducta delante de los hombres y delante de Yahwéh.

¿Está usted dispuesto a no dejar que nadie le detenga en su empeño por obtener la santidad?
Entonces, acuda al Mesías y Salvador Yahoshúa ya que él es nuestro modelo de santidad.

No debemos pasar por alto el mensaje que nos presenta el apóstol Santiago referente a cómo
debemos conducirnos si queremos andar en santidad delante de Yahwéh:

3
"Así, pues, despójense ustedes de toda impureza y de la maldad que tanto abunda y acepten
humildemente el mensaje que ha sido sembrado; pues ese mensaje tiene poder para
salvarlos. Pero no basta con oír el mensaje; hay que ponerlo en práctica, pues de lo
contrario, se estarían engañando ustedes mismos." Santiago 1:21, 22

El abandono de todo mal es la condición necesaria para alcanzar la santidad. El apóstol Santiago
desarrolla la figura de la semilla y el terreno haciendo un reclamo el cual consiste en aceptar
humildemente el mensaje que ha sido sembrado, pues este tiene poder para salvar. El único antídoto
contra el pecado es la obediencia a la Palabra de Yahwéh.

5. Explique con claridad el llamado que se nos hace en 2 Corintios 7:1 en cuanto a la santidad.

Reflexión Final

Lejos había ido el líder espiritual al cooperar con los rebeldes israelitas en hacerle una estatua de un
becerro de oro. No estorbó que el pueblo en su desenfreno diera rienda suelta a los apetitos carnales
mientras Moisés estaba en el Monte.

EL TEMPLO EN LA COMUNIDAD

Un día que caminaba por Kissimmee Fl, y un desconocido me preguntó si sabía dónde estaba la
Comunidad Beit Ha Torah. Le di las señas a fin de que lo encontrara con facilidad. Al terminar de
orientarlo hacia donde quedaba el templo, me dio las gracias y se fue en dirección opuesta. Al ver la
dirección que tomó, le advertí:

¡Señor, la Comunidad está en la dirección opuesta a la que usted va! Si, ya lo sé. Soy el nuevo Pastor y
ando cerciorándome de que todos los vecinos saben donde está. Si mueren sin salvación no es por falta
de un lugar de adoración, sino porque no asisten a él, cuando está tan cerca de sus hogares. 😊😉

También podría gustarte