Está en la página 1de 6

Unidad 2

Actividad: Evidencia de aprendizaje

Asignatura: Economía y Desarrollo.


Facilitador: Octavio Mendoza Cornejo
Estudiante: Mariana Montiel Sanchez.
Matricula: ES202108326
Introducción

La concepción sobre el desarrollo en la economía se caracteriza por su


heterogeneidad y no unicidad alrededor de un conjunto de planteamientos
diversos. Al respecto han existido a lo largo de la evolución de la economía del
desarrollo diferentes teorías enmarcadas igualmente en diferentes formas de
pensamiento y opciones ideológicas. Estas distintas posiciones han sido
influenciadas de una forma importante por los respectivos momentos históricos
en los cuales se construyó cada una de las teorías.

Desarrollo

Keynesianismo

La aparición del keynesianismo favoreció el surgimiento de las teorías del


desarrollo por cuanto supuso el rompimiento de la visión mono económica del
neoclasicismo respecto a la existencia de una única situación de pleno empleo.

La visión keynesiana considera ésta como una situación excepcional y concibe


otro escenario como el más frecuente, el desequilibrio y desempleo de los
recursos de la economía.

El keynesianismo reintrodujo en el análisis económico una perspectiva


dinámica y macroeconómica frente al análisis estático y microeconómico
característico del pensamiento neoclásico.

La aparición de la teoría keynesiana favoreció el desarrollo de la contabilidad y


la recolección de datos estadísticos, fortaleciendo el carácter empírico de la
economía.

La principal novedad del pensamiento de Keynes radica en plantear que el


sistema capitalista no tiende a un equilibrio de pleno empleo de los factores
productivos, sino hacia un equilibrio que solo de forma accidental coincidirá con
el pleno empleo. Keynes y sus seguidores de la posguerra destacaron no solo
el carácter ascendente de la oferta agregada, en contraposición con la visión
clásica, sino además la inestabilidad de la demanda agregada, proveniente de
los shocks ocurridos en mercados privados, como consecuencia de los
altibajos en la confianza de los inversionistas. La principal conclusión de su
análisis es una apuesta por la intervención pública directa en materia de gasto
público que permite cubrir la brecha o déficit de la demanda agregada

La economía keynesiana desafió la noción de que las economías capitalistas


laissez-faire podían funcionar bien por sí solas sin intervención del Estado para
promover la demanda agregada y combatir el alto desempleo y la deflación de
la década de 1930. Keynes postulaba que la intervención del gobierno
(reduciendo impuestos y aumentando el gasto público) era necesaria para
sacar la economía de la recesión

Esas medidas procuraban atenuar las fases de auge y caída del ciclo
económico y ayudar al capitalismo a recuperarse tras la Gran Depresión.
Nunca fue intención de Keynes reemplazar la economía de mercado por otra
diferente; solo afirmó la necesidad de una intervención periódica del Estado.

Liberalismo

Adam Smith, David Ricardo y Thomas Robert Malthus, economistas ingleses


proponen el desarrollo económico basado en el libre mercado. Para Smith, los
hombres y la sociedad están sujetos a leyes naturales.

Milton Friedman, ganador del premio Nobel de Economía de 1976. Él enuncia


al liberalismo como:

El movimiento intelectual que […] daba importancia a la libertad como meta


final y al individuo como entidad superior en la sociedad. Defendía […] reducir
el papel del Estado en los asuntos económicos y, por tanto, de aumentar el
papel del individuo; defendía el comercio libre con el exterior, como un medio
de unir a la nación con el mundo en forma pacífica y democrática. En
cuestiones políticas, defendía el desarrollo del gobierno representativo y de las
instituciones parlamentarias, reducción del poder arbitrario del Estado y
protección de las libertades civiles de los individuos.5

El liberalismo clásico nace en los siglos XVII y XVIII. Surge por la necesidad de
romper con los abusos sobre los individuos del modelo aristotélico.

El liberalismo económico afirma que la economía de mercado constituye


la mejor manera de garantizar el crecimiento económico y de mejorar el nivel
de vida de la población de una sociedad dada. Cuando se habla de mejorar
el nivel de vida, se refiere a todos los estratos sociales y en particular los más
desamparados. Este punto merece destacarse dada la opinión ampliamente
aceptada según la cual el liberalismo es una ideología al servicio de la clase
social menos favorecida. Lo contrario es, en general, verdadero: los partidarios
del liberalismo adoptan esta posición porque piensan que este sistema ofrece
las condiciones para mejorar la suerte de las clases desfavorecidas de la
sociedad.

Se trata de un sistema basado en la propiedad privada y en el cual las


decisiones de producción se hacen por la iniciativa descentralizada de los
agentes económicos, principalmente por las empresas, con el objetivo de
obtener beneficios, bajo la señal del sistema de precios y en un contexto de
competencia. La obtención del beneficio recompensa el hecho de que la
iniciativa privada anticipó correctamente las necesidades sociales, tal y como
se manifiestan en una demanda en los mercados. La falta de obtención de los
beneficios sanciona la situación opuesta, es decir, un error en cuanto a la
anticipación de la demanda social.

Capitalismo

La característica esencial del capitalismo es la motivación para obtener


utilidades. Como dijo Adam Smith, el filósofo del siglo XVIII padre de la
economía moderna, “No es de la benevolencia del carnicero, cervecero o
panadero de donde obtendremos nuestra cena, sino de su preocupación por
sus propios intereses”. En una transacción de intercambio voluntario, ambas
partes tienen su propio interés en los resultados, pero ninguna puede obtener
lo que quiere sin tener en cuenta lo que quiere la otra. Es este autointerés
racional lo que puede llevar a la prosperidad económica. En una economía
capitalista, los bienes de capital —como fábricas, minas y ferrocarriles—
pueden ser de propiedad y control privados, la mano de obra se compra por
salarios en dinero, las ganancias de capital corresponden a los propietarios
privados, y los precios asignan el capital y el trabajo a usos que compiten entre
sí.

El capitalismo se basa en los siguientes pilares:

• Propiedad privada, que permite a las personas poseer bienes tangibles, como
tierras y viviendas, y activos intangibles, como acciones y bonos.

• Interés propio, por el cual las personas persiguen su propio bien, sin
considerar las presiones sociopolíticas. No obstante, el comportamiento
descoordinado de esos individuos termina beneficiando a la sociedad como si,
según aseveró Smith en 1776 en La riqueza de las naciones, estuviera
conducido por una mano invisible.

• Competencia, la cual, gracias a la libertad de las empresas para entrar y salir


de los mercados, maximiza el bienestar social, es decir: el bienestar conjunto
de productores y consumidores.

• Un mecanismo de mercado que determina los precios de forma


descentralizada mediante interacciones entre compradores y vendedores; los
precios, a su vez, asignan recursos, que naturalmente buscan la mayor
recompensa, no solo por los bienes y servicios sino también por los salarios.

• Libertad de elección con respecto al consumo, a la producción y a la


inversión: los clientes insatisfechos pueden comprar productos diferentes; los
inversores, emprender proyectos más lucrativos, y los trabajadores, dejar su
empleo por una mejor remuneración.
• Intervención limitada del Estado, para proteger los derechos de los
ciudadanos privados y mantener un entorno ordenado que facilite el correcto
funcionamiento de los mercados

Conclusión

Con la aparición de los postulados keynesianos durante los años treinta y


cuarenta se favoreció el inicio de lo que ahora se denomina economía del
desarrollo. Por una parte, el nuevo enfoque económico permitía el análisis de
dos modelos: el del pleno empleo y el del desempleo, y por otra, el
redescubrimiento de la visión dinámica y macroeconómica que había quedado
relegada hasta entonces en los análisis económicos. Además, por esos años
aparecieron nuevas naciones (especialmente en Asia, debido a la
descolonización) y prevalecía cierta preocupación en las economías
desarrolladas por contener el comunismo y lograr la estabilidad internacional.
Todo esto propició que se buscara una forma de impulsar o acelerar el
desarrollo en las naciones del Tercer Mundo, lo que originó una atención
particular sobre aquellos postulados o teorías que analizaban la economía del
desarrollo. Durante estos primeros años, se configuró lo que se denomina la
teoría de la modernización, en la que el desarrollo económico equivalía a
crecimiento económico. Era generalizada la aceptación de que el crecimiento
sostenido de la renta elevaría gradualmente el nivel de vida de las sociedades.

Ante la escasez de capital en América Latina, su formación es decisiva para


aumentar “el nivel de vida de las masas”; sin embargo, a diferencia de la teoría
convencional, no se considera “indispensable comprimir el consumo de la gran
masa”, ya de por sí “demasiado bajo”.22 El ahorro presente y la inversión
extranjera bien orientadas contribuirían a aumentar la productividad del trabajo.
No se parte del uso alternativo de recursos dados, lo cual implica que un
aumento de la inversión sólo puede hacerse a condición de una disminución
del consumo. En la misma línea, Lewis plantea que “el capital puede crearse
sin reducir la producción de bienes de consumo”, al suponer un excedente de
trabajadores en el sector tradicional con una productividad marginal baja o
nula, que al ser empleados en la industria no afectaría la producción de bienes
de consumo.23 Sin embargo, la demanda de los nuevos asalariados hace que
la producción de bienes de consumo se redistribuya hacia ellos en detrimento
del resto de la comunidad, con lo cual se tiene una redistribución forzosa del
consumo y no una disminución del mismo o ahorro forzoso.

Se entiende a el liberalismo como ideología, el capitalismo económico como


sistema, el individualismo, que sustituye a la concepción comunitaria, la
autonomía moral que cree en la bondad natural del hombre, el contractualismo
social, es decir todo se origina a través de un contrato social, y también, el
democratismo.

Referencias

Instituto Superior de Relaciones Internacionales. (2016) Algunas diferencias


entre el enfoque Keynesiano y el Monetarista. Teoría Económica. Recuperado
19 de octubre de 2020, de
http://www.isri.cu/sites/default/files/publicaciones/articulos/boletin_0116.pdf

Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia. (2006). Las Teorías del


Desarrollo Económico. Apuntes del Cenes. Recuperado 19 de octubre de 2020,
de https://www.redalyc.org/pdf/4795/479548749004.pdf

Vargas, J. G. (2007). Liberalismo, Neoliberalismo, Postneoliberalismo. Facultad


de Ciencias Sociales Universidad de Chile. Recuperado 19 de octubre de 2020,
de http://www.facso.uchile.cl/publicaciones/mad/17/vargas_04.pdf

UDLAP. (s. f.). El Liberalismo. Biblioteca UDLAP. Recuperado 29 de octubre de


2020, de Recuperado 19 de octubre de 2020, de
http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/lri/hernandez_d_m/capitulo1.
pdf

Mahmud, A. (2015,). ¿Qué es el capitalismo? International Monetary Fund.


Recuperado 19 de octubre de 2020, de
https://www.imf.org/external/pubs/ft/fandd/spa/2015/06/pdf/basics.pdf

Lechuga, J. (2014). Teorías de Desarrollo. Bancomext. Recuperado 19 de


octubre de 2020, de
http://revistas.bancomext.gob.mx/rce/magazines/755/4/Teoria_Desarrollo.pdf

También podría gustarte