Está en la página 1de 4

1.

Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema de


Justicia de la República: Casación N.º 002081-2009. Lima.

Como anexo presento una casación relacionada a un proceso contencioso


administrativo. La litis que surgió al interior del Ministerio de Energía y Minas; entre la
Compañía Minera Sierra Central S.A.C. contra la decisión del Instituto Geológico
Minero y Metalúrgico (IGEMMET) por la disposición de dar por finalizada la
concesión minera BETA-1.

La compañía que tenía la concesión minera en la zona denominada como BETA-1


señala que si cumplió con hacer el pago del derecho de autorización para el periodo
2003 en la fecha señalada y dentro de los parámetros estipulados por El Texto Único
Ordenado de la Ley General de Minería.

Al respecto debemos considerar los siguientes puntos:

1. La Resolución N.º 070-2007-MEM/CM del 21 de febrero del 2007 decide dejar sin
efecto la concesión de minerales en la zona BETA-1 a cargo de la compañía minera
Sierra Central S.A.C. En dicha resolución se toma como aspecto de motivación para dar
por finalizado el vínculo: El adeudamiento del periodo 2003- 2004 por derecho de
concesión.

Basando la parte considerativa en los siguientes artículos del T.U.O De la Ley General
de Minería. (1992). Al literal establece:

Artículo 10.- La concesión minera otorga a su titular un derecho real,


consistente en la suma de los atributos que esta Ley reconoce al
concesionario. Las concesiones son irrevocables, en tanto el titular
cumpla las obligaciones que esta ley exige para mantener su vigencia. (p.
7)

Sumando al respecto:

Artículo 38.- De conformidad con lo dispuesto por el Artículo 66 de la


Constitución Política del Perú, por ley orgánica se fijan las condiciones
de la utilización de los recursos naturales y su otorgamiento a particulares
estableciéndose por lo tanto que la concesión minera obliga a su trabajo,
obligación que consiste en la inversión para la producción de sustancias
minerales. (…); (p. 13)

Por lo citado anteriormente la entidad pública encargada de otorgar concesiones


mineras, llega a la conclusión de que la empresa Sierra Central S.A.C. viene
incumpliendo con el trabajo periódico de su zona de concesión, por lo que se decide
revocar la autorización de explotación de recursos mineros en la zona geográfica
BETA-1.

2. La empresa Minera Sierra Central S.A.C. sostiene en el Proceso Contencioso


administrativo que si cumplió con el pago para el derecho de concesión del periodo
2003; y con respecto al 2004 se ampara en el artículo 37 del T.U.O de la Ley General de
Minería. (1992) Que establece:

Artículo 37.- Los titulares de concesiones, gozan de los siguientes


atributos: 1. En las concesiones que se otorguen en terrenos eriazos, al
uso minero gratuito de la superficie correspondiente a la concesión, para
el fin económico de la misma, sin necesidad de solicitud adicional
alguna. (…); (p.12)

Como medio probatorio presenta en su demanda copia legalizada del recibo de fecha 30
de junio de 2003 por la suma de 251.25 Dólares americanos realizada por un tercero,
por el Sr. Reynaldo Cahuana. Sumando además como segundo medio probatorio una
copia de un segundo recibo de fecha 25 de junio de 2004 por la suma de 177 dólares
americanos.

La empresa minera sostiene mediante sus fundamentos de hecho que el pago si se


efectuó dentro de los márgenes legales, aunque reconoce que el primero de ellos
realizado por un tercero fue materia de discusión en vía administrativa, viéndose
obligados a realizar un segundo pago el año 2004 por encontrarse aún dentro del
periodo que la ley de la materia señala.

3. La primera instancia del proceso contencioso administrativo da la razón al


demandante que viene a ser la empresa minera; el procurador público del ministerio de
energía y minas apela el fallo y este es llevado a instancia superior: La Sala Civil
Permanente de la Corte Suprema, revoca la sentencia de primera instancia. Y
reformándola declaran infundada la demanda en base a las siguientes consideraciones:
3.1. El razonamiento adoptado por el A quo resulta atentatorio a tenor de lo dispuesto
por el precitado artículo 27°de la Ley N.º 27584 Ley que regula el proceso contencioso
administrativo, antes de su modificatoria. Estimando que no puede ser objeto de
pronunciamiento los medios probatorios y hechos no discutidos en sede administrativa.

Este punto merece una aclaración. La fuente para esta observación por parte de la
segunda instancia surgió por la prueba extemporánea que presentó la compañía minera:
El Informe N.º 340-2007-INGEMMET/DDV del veintisiete de setiembre de dos mil
siete, en el cual se acredita el pago realizado por el Sr. Reynaldo Cahuana. En dicho
informe la entidad pública demandada deja establecido que el pago fue realizado en
favor de la Concesión minera el AMIGO; aunque reconoce que dicho pago no ha sido
utilizado para concretizar algún derecho de vigencia o penalidad.

3.2. La segunda instancia del proceso contencioso administrativo precisa que el artículo
1222 del Código Civil se refiere al pago efectuado por una tercera persona, pero
siempre que este tercero actúe en base a un interés concreto o subjetivo en el
cumplimiento de una obligación, sea con el asentimiento o no del deudor. Dejando
sentado además que como se aprecia en la parte expositiva de la sentencia de primera
instancia el pago realizado por el Sr. Reynaldo Cahuana no fue registrado a favor de la
concesión minera BETA-1.

1.1. Relación jurídica sustancial.

Un proceso contencioso administrativo resulta ser la activación del órgano


jurisdiccional del estado, en donde se plantea una pretensión que surge al interior de una
entidad pública en el marco de su denominación normativa establecida en el artículo
primero del título preliminar del T.U.O de la Ley 27444, donde se establece que las
entidades públicas son aquellas organizaciones político administrativas de una sociedad
humana, que es alojada dentro de un determinado contexto concerniente a espacio y
tiempo. Al respecto según Echandía. (1984) Para lo cual:

(…); La jurisdicción contenciosa administrativa, cuyo objeto es la


creación de un medio técnico jurídico para el control de los órganos
administrativos por el órgano jurisdiccional y lograr así la defensa del
orden jurídico contra sus abusos o desviaciones, y secundariamente para
la solución de los conflictos surgidos entre los particulares y la
administración pública, (…). (p.93)

Agregando que Tal como lo establece la sentencia del tribunal constitucional. (2004)

La acreditación de existencia de una relación jurídica sustancial es la que


permite a uno de sus conformantes tener una pretensión material respecto
del otro. De allí que, de producirse la desavenencia como consecuencia
del supuesto o real incumplimiento material, éste deviene en el
antecedente directo del proceso al interior de sede judicial. (p.4)

En la presenta casuística el hecho que origino el Contencioso administrativo es La


Resolución N.º 070-2007-MEM/CM del 21 de febrero del 2007. Mediante lo cual el
ministerio de Energía y Minas del Perú da por finalizada la concesión minera en favor
de la empresa Sierra Central S.A.C. en la Zona BETA-1. Agotada la vía administrativa
con los respectivos recursos en sede de la entidad pública se acude a la vía
jurisdiccional. Siendo demandante la empresa minera, que busca sea reconocida el pago
por derecho de concesión para el periodo 2003, y con referencia al 2004 su amparo en el
artículo 37 del T.U.O de la Ley General de Minería, para la zona de extracción antes
señalada, por ende, que sea declarada Nula la decisión de dar por finalizada su
concesión.

También podría gustarte