Está en la página 1de 79

Título Original: Génesis

© 2020 Luna Blanca


Diseño de portada: Daniel Lapazano
e-mail: daniel.lapazano@gmail.com
Safe Creative Global Copyright Registry Nro.2002033010788
Luna Blanca
Génesis
—Daniel Lapazano—

Libro 7
Este trabajo está basado estableciendo una fuerte conexión entre
la realidad de las experiencias de abducción y el mundo del mito.
Corrado Malanga, en su artículo “Génesis”, ya había expuesto
su propia hipótesis sobre el origen del Universo y el Hombre,
haciendo, junto con la misma, un reinterpretación de la Cábala
hebrea, para mi gusto, bastante particular. Antes de leer este
artículo se aconseja leer los trabajos de Malanga «Alienígenas
o Demonios»; «Física de las Abducciones», «El tiempo y su
percepción» y «Simulaciones Mentales», ya que ello garantiza una
mejor comprensión de los conceptos no tratados aquí. También
pueden leer, en su defecto, mis libros seriados anteriores (del 1 al
6) si no leyeron o conocen los artículos del profesor Malanga.

Por una cuestión de comodidad he optado por imitar la estructura


narrativa de Génesis del profesor italiano, pese a que los conceptos
contenidos en mi informe difieran un poco de los de él. La idea
es que esa similitud estructural entre ambos trabajos facilite la
comparación de su hipótesis con la mía. Recordemos que Génesis
de Corrado Malanga consta de tres partes o informes, pero aquí,
en este libro, sólo se tratará la primera parte (o sea el primer
Génesis), por lo tanto aquí está la génesis completa de cómo y
porqué se originó el Universo.

El autor
“La gnosis sin la fe es paja
y la fe sin la gnosis es ignorancia”
DL
Génesis † 9

Introducción

Dado que a esta altura del partido (o habría que decir de la historia
humana) hemos logrado reunir suficiente información sobre el
Universo y nosotros, considero que ha llegado el momento de dar
algunas explicaciones sobre el Universo y el porqué estamos aquí.
En qué radica el sentido de nuestra existencia y porqué el humano
sufre tantas tragedias. La información extraída de las ECM y vidas
pasadas, de gente con capacidades psíquicas (médiums), de curas
que practican exorcismos y, fundamentalmente, de las sesiones
de hipnosis realizadas sobre miles de personas abducidas, en
donde destaco por sobre todas ellas las realizadas por el profesor
Malanga, todo esto ha sido inmensamente útil para el hombre
pues nos han dado pistas para atar muchos cabos. En este trabajo
de “unir y atar”, de interconectar teorías y cuestionar dogmas
hemos comprobado qua la ciencia y la religión han estado siempre
conectadas y que ambos saberes son necesarios para entender
completamente la realidad.

En mis trabajos anteriores se intentó describir la naturaleza de la


Conciencia y su relación con el Universo, dando por sentado que
el lector conocía la actividad arcóntica en la existencia humana
(los alienígenas que estudia la ufología). En esos trabajos subrayé
la relevancia de la parte anímica del ser humano, y en cómo ésta
Génesis † 10

era manipulada en forma indiscriminada por su contraparte


masculina. Ahora, con tanta información, ya somos capaces de
dar una imagen más detallada de la creación humana.

Dado que, en la adquisición del conocimiento, la parte anímica


ha ocupado un rol central, y que cualquiera que disponga de
Ánima puede entablar comunicación con ella sin la presencia de
un operador externo, o sea usando un método auto inducido, yo,
para elaborar este informe, también eché mano a la información
ofrecida por mi Ánima, sumando esta información anímica a la
información ya disponible. Por cuestiones de seguridad, realicé
el TCTDF del profesor Corrado Malanga para evitar cualquier
interferencia en el proceso de elaboración del informe y me
dio positivo. En código Malanga soy un “integrado”. En esa
comunicación con mi Ánima pude comprobar, sin la mediación
de terceros, no sólo la veracidad del trabajo del profesor Malanga
sino que obtuve, además, información nueva.

En este trabajo es fundamental la figura del Hombre Primigenio (ya


mencionado en mis anteriores trabajos). Por Hombre Primigenio
(HP) se entiende la expresión de la creación del primer hombre
por parte del Creador, producto éste de la Conciencia inicial.

Hombre Primigenio siempre se ha manifestado como nuestro


“buen padre” y “creador”. Aparece en los mitos como el “dios
supremo” y en las hipnosis profundas como nuestro “maestro
interior”, luciendo siempre un aspecto masculino (avatar) de
anciano de barba blanca. Sin embargo este ser ancestral, este
patriarca, este amo del Tiempo, esconde, tras su apariencia, una
Génesis † 11

naturaleza manipuladora y perversa. Sobre todo para la parte


anímica, quien está bajo su control. Pero vayamos por orden y
analicemos lo que acontece en el inicio, desde el momento en el
que la creación se despierta…
Génesis † 13

La Conciencia y el libre albedrío

La Conciencia existe desde siempre, y es lo único real y eterno.


Puede existir sin nosotros abandonada a su propia plenitud. Pero
en un determinado instante, como si habláramos de un “estado
de atención”, la Conciencia abandona su ensimismamiento y
decide realizar algo. Actuar. Crear alguna cosa.

Al tomar la decisión de crear algo, la Conciencia, recién allí,


entra en la cuenta de que nunca ha creado nada. Se ha pasado
la eternidad en el nirvana siendo consciente sólo de sí misma. De
esta forma acaba de descubrir que posee un “potencial” jamás
utilizado. Esto es el potencial creador.

“Hay algo en mí misma que está plena —dice—, pero


también hay otra cosa que está latente”

Veremos luego que lo “pleno” es la parte anímica y lo “latente” es


la parte masculina (Mente y Espíritu).

La Conciencia, consciente de su “latencia”, por primera vez está


dispuesta a crear. Para hacerlo necesita ideas, palabras, números,
tener un lenguaje. No dispone de ningún lenguaje pero sabe que
eso no es un problema; Conciencia sabe que tiene gnosis, que es
la fuente de las ideas. Además, para poder crear, necesita estar
Génesis † 14

dispuesta a ello, y la Conciencia sabe que tiene esa disposición


pues, efectivamente, ha decidido crear. La Conciencia sabe que
tiene fuerza. Pero la Conciencia es, sobre toda las cosas, un estado
de ánimo, un sentimiento, y sabe que ese estado de ánimo es innato
y precede a toda acción. No lo sabía “antes” de decidirse a crear
pero lo supo cuando decidió hacerlo. Así fue como la Conciencia
decidió crear el Universo.

Al tomar la decisión de crear la Conciencia entra en el plano de


la dualidad. Este conocimiento de la dualidad la Conciencia lo
obtuvo al mismo instante de crear. Si yo decido crear algo también
decido que puedo no crearlo, por lo tanto, en cada elección, la
Conciencia se encuentra siempre frente a dos situaciones dispares.
En cualquier punto del Universo hay colocados estados en donde
puedes andar encima o abajo, a la derecha o a la izquierda, en lo
alto o bajo, y así sucesivamente... Cada cosa que puedes hacer,
tendrá un signo más (+) o un signo menos (-), y tú sabrás qué
hacer. Ese es el origen del libre albedrío; entrar en el juego de la
dualidad.

NOTA: En el Génesis de Corrado Malanga la Conciencia es


entendida de diferente manera. Veamos cómo el profesor la
describe:

“La Conciencia existe desde siempre porque es eterna.


Pero «un día» (metafóricamente) o deberíamos decir
«un instante perceptivo», la Conciencia se despierta
y se enciende.
Génesis † 15

Toma, en ese instante, conciencia de sí misma (de ser,


de existir) pero no sabe cómo está hecha (no tiene
conciencia de sí).

El único modo para saber cómo está hecha sería


reflejándose en un espejo, pero este espejo todavía
no existe. Y por tanto la Conciencia crea un espejo,
que luego es la representación del universo virtual,
como lo hemos descrito en anteriores trabajos. En
este punto, la Conciencia decide que debe hacer
experiencia de sí misma: debe saber, además, de verse
dentro del espejo, conocerse, y rozarse, se podría
decir. En ese instante, la Conciencia emana con su
acto de voluntad, el deseo de hacer experiencia, y
decide hacerla sin limitaciones. El pensar esto en este
instante, produce la invención del dualismo.”

Como hemos podido ver existe una diferencia fundamental


entre mi entendimiento de la Conciencia y el de Malanga. Para
Malanga, la Conciencia no sabe de qué está hecha y necesita el
Universo (virtual) para conocerse. Por ende, si la Conciencia no
pasa por la experiencia de tener un cuerpo o de vivir en el plano
físico no puede alcanzar el autoconocimiento. De esta forma,
en el modelo de Malanga, el Universo virtual se transforma,
de alguna manera, en una necesidad para la Conciencia y para
Ánima, y dado que el Universo virtual abre paso a la dualidad, y
que esa dualidad está asociada (como veremos) a la experiencia
de la muerte y del dolor; la aceptación de la muerte y del dolor se
torna indispensable para dicho autoconocimiento.
Génesis † 16

Este punto es indispensable aclararlo pues es uno de los menos


comprendidos por aquellos que siguen o adhieren a Malanga. Mi
hipótesis, como hemos visto, tiene un punto de partida diferente.

La razón, a mi modo de entender, de que Corrado Malanga


sostenga esta hipótesis es que, en su modelo de Conciencia, ésta
está compuesta por Ánima, Mente y Espíritu. Resulta que estos
tres componentes necesitan del Universo para poder existir. Fuera
del Universo creado dichos componentes son indistinguibles.
Esto explica —como dice él— la necesidad de un “espejo”. Otra
posible razón (que se suma a la anterior) es que el profesor
parece confundir el término “conocer” con “saber”, siendo ambos
términos diferentes. Releamos:

“Toma, en ese instante, conciencia de sí misma (de


ser, de existir) pero no sabe cómo está hecha (no
tiene conciencia de sí).

El único modo para saber cómo está hecha sería


reflejándose en un espejo, pero este espejo todavía
no existe.”

La versión, extraída del original italiano, es esta:

“Prende, in quell’istante, coscienza di sè (di essere,


di esistere) ma non sa come è fatta (non è conoscenza
di sé).

L’unico modo per sapere come è fatta sarebbe


specchiarsi in uno specchio ma tale specchio ancora
non esiste.”
Génesis † 17

En mis trabajos, la Conciencia no está compuesta por Ánima,


Mente y Espíritu (Modelo “Malanga”) sino por Ánima, Gnosis
y Fuerza. Estos tres componentes se expresan claramente en el
relato del profesor al instante de crearse el Universo:

“En este punto, la Conciencia decide que debe


hacer experiencia de sí misma: debe saber, además,
de verse dentro del espejo, conocerse, y rozarse, se
podría decir. En ese instante, la Conciencia emana
con su acto de voluntad (Fuerza), el deseo (Ánima)
de hacer experiencia, y decide hacerla (Fuerza +
Ánima) sin limitaciones. El pensar (Gnosis) esto en
este instante, produce la invención del dualismo.”

Además de lo anteriormente dicho, mi definición de Ánima es


algo diferente a la del profesor; para él, Ánima es inmortal y sólo
existe en el Universo creado, pero para mí, Ánima es eterna y
existe fuera de dicho Universo. El que existe dentro del Universo
virtual es el fractal de Ánima (un “pedacito” del Alma primordial
o Ánima Mundi). El fractal de Ánima sí es inmortal porque necesita
del Universo para existir. Es por eso que ningún humano (incluido
el HP) tiene verdadera Ánima. El único que tiene verdadera
Ánima y experimenta la Vida en todo su potencial es el Creador,
no sus criaturas. Las criaturas “viven de prestado” y se les otorga
un fractal para que tengan sus experiencias. Las criaturas pueden
ser destruidas.

Esta diferencia de modelo hace que la Conciencia (la real, no el


fractal) no necesite de ningún “espejo” para autoconocerse y
Génesis † 18

explorarse a sí misma pues, como ya expliqué, los tres componentes


de la Conciencia prescinden de toda creación. Son autocontenidos
en términos de saber. Respecto a las nociones de “conciencia” y
“sapiencia”, la primera ya contiene a la segunda, mientras que
la segunda necesita de la “experiencia” para convertirse en la
primera (Nuevo Árbol de la Vida; pag. 80).

Ser consciente de uno mismo ya implica “saber” quién se ES,


porque la auténtica conciencia de uno mismo implica dos
cosas: experimentarse y saberse. Si la Conciencia (como supone
Malanga) necesitó de un “espejo” para poder auto conocerse
debe haber sido porque en su estado natural no le era posible
ser consciente de sí, al menos completamente. Y si ella no era
consciente de sí misma en su estado natural, que es el plano real,
tenemos derecho a sospechar que esa primera Conciencia no era
la real; algo le faltaba, estaba incompleta. Luego, y siguiendo con
Malanga, dado que esa Conciencia estaba incompleta, y creó un
espejo para poder mirarse, y al mirarse alcanzó la Conciencia total
de sí misma, se deduce que en lo virtual reside también parte
de lo real; la Conciencia estaba incompleta sin su componente
virtual. De esta forma concluimos que el Universo virtual no es
del todo “virtual”, de la misma forma que lo real (la Conciencia)
no es del todo “real”.

Pareciera que en lo virtual, tal como lo define Malanga en su


Génesis, subsiste algo de la Conciencia real y que la Conciencia
real es, en cierto modo, un estado de inconsciencia virtual, como
si habláramos de un estado de “somnolencia”. Es por eso que
lo real y lo virtual, al crearse el Universo, se dan la mano para
Génesis † 19

alcanzar la Conciencia absoluta.

Llegado a este punto estamos en un serio problema de definir qué


es lo real y que no, y con ello saber qué es realmente la Conciencia.

Este estado de “inconsciencia onírica” en la que subsiste la


Conciencia antes de crearse el Universo parece reflejarse en las
palabras de Malanga cuando dice:

“La Conciencia existe desde siempre porque


es eterna. Pero «un día» (metafóricamente) la
Conciencia se despierta y se enciende. Toma, en ese
instante, conciencia de sí misma pero no sabe cómo
está hecha (no tiene conciencia de sí).”

Ahí está el problema: “no tiene conciencia de sí”

Al observar este problema teórico decidí, como dije al principio,


tomar un punto de partida distinto al elegido por Malanga y definir
a la Conciencia de otra forma. Seguimos respetando la estructura
tripartita establecida por el profesor y aceptando la distinción
entre el plano real (la Conciencia) y el plano virtual (el universo
creado) pero eligiendo la hipótesis de que la Conciencia “ya sabía
quién era” y que creó el Universo, no para autoconocerse, sino
para experimentar lo físico a través de sus criaturas en un acto
de amor.

La creación fue un acto de AMOR.


Génesis † 20

El Creador y su sombra

La Conciencia es única, no dual y eterna. Ésta ha sido, es y será.


Sin embargo, al momento de crear, la Conciencia debe establecer
forzosamente los parámetros de la creación. Debe elegir cómo
quiere hacer las cosas. Estos parámetros no son otros que el
lenguaje que tendrá el Universo, lenguaje que servirá de base
para crear sus propias creaciones. El Universo es como un sistema
informático.

Además de eso debe elegir también el tipo de experiencias


que quiere tener. Existen miles de experiencias por hacer, pero
todas se reducen básicamente a dos; las experiencias felices y las
dolorosas.

De esta forma la Conciencia dispone de dos posibilidades


esenciales; una es el tipo de experiencias y la otra es el lenguaje
a utilizar. La más importante de las dos, obviamente, es el tipo
de experiencias, puesto que elegir un determinado lenguaje es
una necesidad meramente instrumental. Dado que al realizar
estas acciones la Conciencia entra en el plano de la dualidad, la
Conciencia tiene frente a sí la posibilidad de ser dos Creadores
distintos.
Génesis † 21

Cada uno de estos Creadores tienen sus propias líneas de


Tiempo, líneas que se dibujan al instante mismo de pensar la
elección. Es como en el experimento del Gato de Schrödinger
donde el observador debe abrir la caja... La parte de la Conciencia
que alcanza a ver todas estas líneas es la Gnosis. La Conciencia
creadora, gracias a su gnosis, ya sabe de antemano cuáles son sus
cartas. Imaginemos que frente a nosotros se despliega un telar
infinito... Ese telar es el telar del Tiempo. Todas estas líneas de
Tiempo están, por ahora, inactivas. Son mundos que carecen de
Energía. No se pueden ver ni tocar. Son proyectos de mundos.

Estos proyectos de mundos se volverán físicos, palpables,


experimentables, cuando la Conciencia realice su elección. Una
vez realizada la elección, los mundos elegidos se crearán y los
no elegidos desaparecerán de la mirada del Creador. Sus ondas
cuánticas colapsarán.

Sin embargo, esas líneas de Tiempo que no han sido seleccionadas


por la Conciencia siguen existiendo para la Conciencia misma,
pues la Conciencia no es dual. Esto significa que el Creador y
la Conciencia absoluta no son la misma cosa. La Conciencia
absoluta, real y no dual ve todas las líneas de Tiempo, mientras
que el Creador sólo ve las suyas. Así, el Creador resulta ser un
avatar —el primero— de la Conciencia real.

Para que el Universo, con sus cuantiosos mundos, se conforme,


se vuelva físico, es necesario que el Creador los experimente con
su propia Conciencia. El Universo es una simulación virtual que
existe dentro de la Conciencia, no fuera. La parte que realiza la
Génesis † 22

experiencia de vivir el Universo no es otra que Ánima. Así, cuando


la Conciencia elige qué clase de Creador quiere ser, esto es, cómo
quiere hacer las cosas, el otro Creador disponible colapsa junto
con su creación. Esto significa que la parte anímica no quiso tener
esa experiencia y prefirió irse con el Creador elegido, ya que su
proyecto le pareció más atractivo.

Aquí aparece el concepto de sombra, que significa nuestro lado


negativo. No negativo en el sentido de malvado sino de aquél YO
que no quisimos ser. De esta forma, el Creador no seleccionado se
convierte en la sombra del Creador activo. Esta sombra, físicamente,
no existe, pero tiene una existencia potencial. Puede, si el Creador
lo permite, aparecer o manifestarse en el Universo. Recordemos
que ambos Creadores existen en la dualidad.

El Creador no seleccionado, la sombra, vive potencialmente en el


Negaverso.
NCIENCIA
CO
Segundo Creador C2 C1 Primer Creador

C2 C1
G
E
N
E
S
I
NEGAVERSO S UNIVERSO

T C
I I
E E
JARDIN
R L
DEL
R O
EDEN
A
Arbol de la Ciencia
Arbol de la Vida
del bien y del mal
Génesis † 24

El Creador y su linaje

El Creador necesita tener experiencias y para ello crea un ser casi


perfecto. Este ser no es otro que el Adán del Génesis bíblico y
lo llamaremos Hombre Primigenio u Hombre Primordial (HP).
Esta criatura tiene características muy precisas pues fue hecho a
imagen y semejanza del Creador. Posee un fractal de Ánima muy
semejante al Alma del Creador, y una Mente privilegiada que le
permite comprender su mundo. Es un ser altamente inteligente.
Este ser es tan parecido al Creador que suele confundirse con
él, pues ha sido creado casi perfecto. Al ser anímico es inmortal,
incluso dentro de su propio cuerpo. El cuerpo del HP, a diferencia
del nuestro, no envejece jamás.

El Hombre Primigenio no somos nosotros, es el molde del ser


humano físico, un arquetipo. Esta criatura arquetípica posee
una Conciencia, que es un fractal del Creador, y está capacitada
para tener experiencias. Esto es así porque el Creador, para tener
experiencias físicas, necesita de un avatar. Por ende, el HP es el
avatar del Creador, que a su vez es el avatar de la Conciencia
absoluta. Un Dalai diría “avatar de avatares”.

Cada avatar cumple distintas funciones que están bien


determinadas. El Creador se ocupa de crear las reglas del juego,
Génesis † 25

el lenguaje cósmico, los límites de su creación, mientras que el


Hombre Primordial se ocupa de jugar el juego, de elegir las líneas
de Tiempo y vivir sus experiencias. Es lo mismo que jugar al SIM,
donde arrancamos el juego y empezamos a diseñar la ciudad.
La ciudad tendrá la forma y el funcionamiento que nosotros
queramos, pero dentro de las limitaciones del juego establecidas
por el programador. Cada personaje o elemento del juego será
orquestado por el HP, quien tendrá la libertad total de decidir
sobre sus criaturas. Dado que HP es un fractal de Conciencia
del Creador, cada figurilla humana tendrá, a su vez, un fractal
de Conciencia del Primigenio. Esta figurilla humana es lo que
Malanga y yo llamamos Hombre Segundo (HS).

El Hombre Segundo es el segundo linaje adámico y somos


nosotros.

Ya sabemos que el Hombre Primigenio es un avatar del Creador,


pero eso no significa que este avatar sea exclusivamente uno. Por
los escasos datos que hemos obtenido de algunas hipnosis parece
que existen varios Hombres Primigenios dentro de la Creación,
como si habláramos de una gran “familia adámica”. Cada HP tiene
características propias y vive, por lo que suponemos, sus propias
experiencias por separado. Cada uno tiene su propio “reino”,
tal cual se describe en los mitos, y ningún HP puede entrar al
reino del otro sin su permiso. De hacerlo, de permitírselo, deberá
utilizar un avatar y afrontar las consecuencias de sus actos.

Se habrá dado cuenta el lector cómo, en nuestra reconstrucción


del mundo, cada una de estas figuras tiene un canon en los libros
Génesis † 26

antiguos. En ellos se narra la historia de los dioses y su relación


con los pobres mortales, no solo en la literatura hebrea, sino en
la babilónica y en la sánscrita. Es importante comprender cómo
en estos textos antiguos está escrita la realidad de las cosas, el
origen y la razón de nuestra existencia, pero no como historias
cronológicas de acontecimientos ocurridos en ciertos períodos,
sino como mitos, como símbolos arquetípicos de todo lo que
existe, existió y existirá.

NCIENCIA
CO

C2 C1

C2 C1
D
E
M
G A
N
G
O
N
E E
L
I
O HP N HP
E
S
S
E
S
I
S
HS HS

INCORPÓREO CORPÓREO
Génesis † 27

El Hombre Primigenio crea a los alienígenas

En la tradición hebrea, Adán era un ser inmortal y no conocía


la infelicidad, pero luego de comer la fruta del conocimiento
del bien y del mal —desobedeciendo la advertencia de Dios—
cae en pecado grave y es expulsado del Paraíso. Como ya dije
anteriormente, este Adán no somos nosotros y su expulsión, de
forma ideal, está ocurriendo ahora. Los antiguos textos sagrados
deben interpretarse fuera del tiempo y del espacio, pues narran
toda la historia del mundo, no «el antes y después» como se cree
hoy.

Los extraterrestres aparecen aquí, justo luego de la expulsión.


Ellos no tienen Ánima y por ende son mortales. Pese a que pueden
ingresar cuando quieran al mundo material de los humanos, su
espacio natural de existencia no es éste sino el plano astral. Los
extraterrestres están al tanto de la existencia de este Adán caído,
a quien consideran su creador pues entraron al Universo gracias
a él. Los extraterrestres, a diferencia de nosotros, no están hechos
a imagen y semejanza del Adán bíblico, pero están controlados
por éste.

Cuando digo “entraron al Universo” no lo hago en el sentido


de que ellos existían físicamente en un lugar y luego vinieron
Génesis † 28

aquí. Ellos, antes de la caída, tenían una existencia potencial. La


expulsión de Adán del Paraíso hizo que esa existencia potencial
se transformara en existencia física.

Los extraterrestres también están al tanto de la inmortalidad de


HP y aspiran a ser inmortales como él. Sin embargo no pueden
robarle su Ánima pues HP reside en un lugar del Universo en
donde sus criaturas no pueden llegar.

NOTA: Corrado Malanga, en este capítulo, afirma que HP creó a


los alienígenas (yo incluso lo pongo en mi título). No es que esta
afirmación este “mal” sino que yo tomo al HP como lo que es: una
esfera de Conciencia. El Adán pecador, para crear algo, primero
tiene que concebirlo en su Mente. Luego de concebirlo en su
Mente pasa a crearlo (fabricarlo) en el Universo. Sin la existencia
de una “idea” de las cosas no es posible construir físicamente
nada, por lo que los alienígenas, antes de ser “creados”, fueron,
primero, concebidos en la Mente de Adán. Por eso yo utilizo el
término “entraron” y no “creados”, porque la idea del alienígena,
como criatura, no existía antes de la caída; esa idea ingresó en la
Conciencia de Adán luego de haber sido expulsado del Paraíso.
NCIENCIA
CO

C2 C1

D C2 C1 A
E N
M G
O E
N G L
I E
O HP HP S
S

HS

G
CORPÓREO
(baja frecuencia)
E CORPÓREO
(alta frecuencia)
N
E
S
I
Conciencia
desintegrada
S Conciencia
integrada
Génesis † 30

El Árbol de la Vida y el Árbol de la Muerte

En el relato del Génesis se habla, en el segundo capítulo, de la


existencia de dos importantes árboles. Uno es el Árbol de la Vida,
quien posee la fruta de la vida eterna, y el otro es el Árbol del
Conocimiento del bien y del mal, quien otorga el conocimiento
absoluto pero también la experiencia de la muerte. Estos dos
árboles también aparecen en la Cabalá judía y son denominados
de la misma manera, con la diferencia de que son descritos no
como árboles naturales (por ejemplo una higuera) sino como
esferas de la Conciencia divina.

Esas esferas de la Conciencia son las sefirot, para el Árbol de la


Vida, y las qlifot, para el Árbol del Conocimiento.

La Conciencia lo sabe todo y a la hora de elegir las experiencias


que quería hacer en el Universo virtual desechó las dolorosas
y eligió la gozosas. Dicha elección hizo precipitar al abismo al
Árbol del Conocimiento dejando en pié al Árbol de la Vida. Esto
se ve reflejado en el mito bíblico (Apocalipsis; 12,7-9) que relata
el conflicto entre el ángel Miguel y el ángel Lucifer (el Dragón).

“Entonces se libró una batalla en el cielo: Miguel y


sus Ángeles combatieron contra el Dragón, y este
Génesis † 31

contraatacó con sus ángeles, pero fueron vencidos y


expulsados del cielo. Y así fue precipitado el enorme
Dragón, la antigua Serpiente, llamada Diablo o
Satanás, y el seductor del mundo entero fue arrojado
sobre la tierra con todos sus ángeles”

Lucifer era el defensor de experimentar la vida sin limitaciones,


abogaba por la libertad absoluta y la independencia de los
ángeles respecto de la voluntad divina. Miguel no estaba de
acuerdo con eso y prefería que Dios controlara nuestra existencia,
situación que hubiese llevado a los ángeles a depender de él. En
esa contienda, según relata el mito, ganó el grupo liderado por
Miguel, y así Lucifer y sus ángeles fueron arrojados al abismo…
Génesis † 32

En el Árbol de la Vida, Miguel debería corresponderse con la


sefirá Biná, mientras que Lucifer, su sombra, con la qlifá de Biná;
Satariel, quien es llamada también Lucifer. Lucifer representa a
la inteligencia desentendida de la sabiduría, lo opuesto a Miguel.
En los estudios cabalísticos, el arcángel Miguel se corresponde
con la sefirá Hod, que significa “esplendor”, por lo que su qlifá
sería Samael, uno de los nombres de la mítica serpiente bíblica.
Samael significa “la desolación de Dios” y es considerado el
Ángel de la Muerte. Satariel, en cambio, significa “la Luna de
Dios” o “el lado de Dios”, haciendo referencia a su sombra. Si
unimos el significado de las qlifot Satariel y Samael obtendríamos
“La sombra de Dios que conduce a la desolación”. En un caso u
otro estas qlifot nos remite claramente a la tentación de Adán en
el Paraíso.

Una vez que la Conciencia optó por el camino de la mano derecha


o “mundo feliz” creó al Hombre (Adán) y lo puso en el Paraíso.
En el Paraíso, los tres componentes de la Conciencia adámica
están plenamente integrados. El problema es que Adán vive en la
dualidad y eso no lo exime de caer en la experiencia de la muerte.
Adán tiene Ánima como el Creador, por lo que está casi en la
misma situación que él, pero en un contexto más comprometido
pues sabe menos del abismo que aquél.

Digamos que HP es como ese niño rico que nunca conoció la


pobreza.

Es por eso que el Creador, muy al tanto de esto pese a vivir


también, como Adán, en el Paraíso (recordemos que se separó
Génesis † 33

de su sombra una vez que la Conciencia hizo su elección) le


“advierte”, metafóricamente hablando, que no coma del Árbol
del Conocimiento del bien y del mal porque morirá.

El Árbol del Conocimiento tiene una existencia potencial (no


existe en términos físicos) pero dado que HP tiene Ánima puede
ingresar en esa línea de Tiempo. Esta es la razón de porqué en
el Génesis se hace referencia a ese árbol y de que está ubicado
también en el centro del Jardín del Edén, como lo está el Árbol de
la Vida. Ambos árboles están en el centro pues uno es la sombra
del otro. En la Cabalá este árbol está representado por la sefirá
oculta Dáat, que no es una sefirá propiamente sino un camino
de conocimiento a lo desconocido. En el mito, Adán ingresa en
esa esfera oculta para encontrarse con el Árbol del Conocimiento
luego de haber escuchado a la serpiente que le habló de las
“bondades” de este árbol.

La serpiente del Edén, crucial en esta historia, no es algo que está


“allá afuera” a la espera de tentarnos sino que es una metáfora de
nuestra curiosidad humana. Dado que Adán reside en Maljut y
tiene acceso a todo el saber divino, a su ADN, la duda de saber qué
es o no lo correcto es lo que genera el desequilibrio del Pléroma,
quien contiene al resto de las sefirot. Es por eso que la sefirá
Biná, por causa de esta duda existencial, activa la qlifá Satariel
haciendo que ésta ingrese inmediatamente en la Conciencia
adámica. Satariel, quien habita en el Árbol del Conocimiento, es
la voz de la serpiente que hace que Adán dude de su Creador. La
duda de Adán es, a escala humana, la duda de Dios, y esto genera
Génesis † 34

enormes consecuencias cósmicas.

UNIDAD

DUALIDAD
Génesis † 35

Lilith y la caída del Anthropos

Luego de la advertencia de no comer del Árbol del Conocimiento,


el Hombre Primigenio comienza sus experiencias y al final cae
en el mundo de la materia, hecho que prueba que ha comido del
árbol. La fruta prohibida del Árbol del Conocimiento del bien y
del mal no es otra que Nehemot, también llamada Lilith.

Lilith es la sombra de Eva y representa todos nuestros vicios; la


lujuria, el narcicismo, la ausencia de límites en la exploración
del goce. Lilith también representa la necesidad imperiosa de
ser admirado (el mito de Medusa). Se la representa con forma de
mujer porque es un arquetipo femenino vinculado al anthropos.
Su existencia, pese a ser un arquetipo, no es alegórica sino física;
Lilith viven en el cuerpo de las prostitutas, de los nigromantes,
de los súcubos e íncubos, viven en la selva, en los mares, en el
desierto, en cada átomo del planeta Tierra. Lilith es la Madre
oscura y nunca concede nada gratis; siempre pide algo a cambio
por cada cosa que da. Y, por sobre todas las cosas, es una mujer
insaciable, necesita ser alimentada permanentemente con Energía.
Por eso es considerada un demonio por los judíos. El peor de los
demonios femeninos.

Adán tiene un fractal de Ánima que le permite tener experiencias.


Génesis † 36

Ese fractal, en el mito, es Eva (la primera mujer). Eva permite


conectar a su par masculino con la experiencia de tener un
cuerpo, de sentirlo y de gozarlo. Ella es la fuente del placer. En
Maljut (también llamado Jardín del Edén) ese cuerpo tiene una
energía sutil, apenas si se percibe. La sutileza de ese cuerpo
extraordinario permite a Adán conservarlo eternamente; es un
cuerpo bello e incorruptible. Si Adán se involucra demasiado con
la experiencia de su propio cuerpo, ese cuerpo se “densifica”, se
empieza a convertir en una “cáscara”, y esa cáscara hace que su
Espíritu vaya perdiendo mayor conexión con su Ánima. Es como
si sintiera a su Ánima cada vez más lejos, menos presente en su
Conciencia masculina, plano de las ideas y las acciones.

El cuerpo es el femenino inferior y tiene que ver con Lilith, mientras


que Eva es el femenino superior vinculado a la parte anímica. En
la medida en que Adán se conecta cada vez más con Lilith, la
experiencia de lo físico se hace más deseable que la anímica,
hasta que llega un punto en que la Conciencia queda atrapada
en su propio Ego, ya entregada de lleno a sus pasiones. Es en
ese punto del mito en donde Adán “come de la manzana” y se
precipita hacia lo insondable… Ha entrado en la esfera de Dáat,
cuyo planeta regente es Plutón.

Mientras tanto ¿qué ha pasado con Eva?

Eva, luego de ser abandonada, ha quedado en una situación


comprometida. Adán se ha ido con Lilith llevándose con él a todo
el Universo. La experiencia, en el plano físico, Ánima la hace
junto con Espíritu y Mente, pero ambas cosas son Adán, y Adán
Génesis † 37

ahora no está. Eva, al no disponer de Adán, queda perdida en


una suerte de “nube”, que es una región aislada del Universo en
donde los alienígenas no pueden llegar. Además de eso tampoco
recuerda cuál es el camino que la conduce al Paraíso, el lugar en
donde vivía “antes” de ser abandonada por su pareja. De esta
forma, gracias a esta duda, a esta incertidumbre que se genera en
su Conciencia, Eva se queda a vivir a mitad de camino entre el
Edén y la Tierra (digamos que en una suerte de “entre-mundos”),
donde existe el Espacio pero no el Tiempo. En esa medianera vive
sola.

A esto se refieren los gnósticos cuando dicen que Sofía ha perdido


la gnosis.

Mientras tanto el Adán pecador, luego de la caída, entra en la


cuenta de que ha perdido la inmortalidad. Sus criaturas se han
corrompido y ahora copulan con asesinos y demonios, todos
ellos creados con Lilith (es el mito de Caín y su linaje). Entonces,
para evitar la muerte, el nuevo Adán busca que Eva regrese a
su mundo físico (un mundo que ya no es el de antes), pero esta
vez no como su antigua esposa a quien amaba y respetaba sino
como su proveedora de Energía, es decir su esclava. Para lograr
que su Alma regrese al mundo utilizará a los alienígenas como
ayudantes.

Recapitulemos un poco la situación.

La posibilidad de conocer a Lilith era una opción tentadora


para Adán, porque le permitía experimentar la existencia sin
las limitaciones “impuestas” por su Creador. A eso se refiere
Génesis † 38

la serpiente cuando le dice al Hombre: “si coméis de la fruta


seréis como dioses”. Adán, si come de la fruta, tendrá acceso al
conocimiento absoluto y podrá crear cosas nunca vistas. ¡Su obra
superará a la de su Creador!

Este aspecto de la fruta es la que se muestra “seductora”.

Pero aquí aparece un problema que Adán no ha tenido en cuenta,


y no lo ha tenido en cuenta porque no es tan perfecto como su
Creador: el tener un cuerpo físico para hacer experiencias en
él nos enfrenta con nuestro propio Ego, con la experiencia de
la separación (fractal), y si en ese vínculo sensorial de tener
experiencias no dominamos el Ego, éste nos termina venciendo
y así nos desvinculamos de nuestra verdadera esencia, que
es la Conciencia real. El “Sí mismo” al que se refería Jung. La
consecuencia inevitable de esto es el sufrimiento y la pérdida de
la inmortalidad.

Desde luego en el proceso de la muerte, como dice Malanga, la


Conciencia real nunca se pierde. Siempre algo sobrevive tras la
muerte; nunca morimos “completamente”. El problema es que
lo que sobrevive a la muerte no le sirve para nada a la criatura.
A la criatura sólo le sirve su Mente y ese pedacito de Alma que
le permite tener experiencias, y su Mente y ese pedacito de Alma
sólo existe en el Universo virtual, no en el Universo real. En el
Universo real (Ain Sof) sólo existe un solo Ser sin nombre, sin
pasado y sin nadie a quien amar…

¡Dios es el vacío!
Génesis † 39

Por lo tanto, para las criaturas, el acto de morir es un hecho


fáctico, no simbólico.

Según el mito judío, la expulsión del Paraíso se produjo de un


día para el otro. En el hinduismo, en cambio, tardó cuatro eras
(yugas). Ambos mitos no se equivocan pues el Tiempo es algo
relativo; poco Tiempo y mucho Tiempo depende del reloj que
utilicemos. El mito hindú describe la expulsión midiendo el
Tiempo desde dentro del Universo, mientras que el mito judío
lo hace midiéndolo desde el ojo de Dios; un instante. En ambos
casos la expulsión del Paraíso se está produciendo ahora, en este
mismo instante, no hace “siglos” atrás…

Si la caída del Hombre Primigenio se está produciendo ahora,


significa que estamos atravesando una instancia excepcional para
analizar el suceso; todas las piezas están frente a nosotros.

Si lo miramos en perspectiva, lo que ocurrió con Adán fue


simplemente que las criaturas que él había creado, tal como se
muestra en los mitos, dejaron de obedecerle y se abocaron a
vivir sus propias vidas, abandonadas a su ego inflado, y Adán,
el Hombre Primordial, les siguió el juego pues dependía de ellas
para tener experiencias.

Adán vive a través de sus criaturas.

El ego exacerbado de sus criaturas generó un súper Ego, o súper


Yo, en su creador, y así el Primigenio original, piadoso y obediente
de Dios al principio, fue muriendo gradualmente para dar paso
al nuevo Hombre Primigenio; un monstruo soberbio y sin Alma
Génesis † 40

atrapado en su propia temporalidad. Es el mito de Saturno que


mata y destrona a su padre, Urano, para luego reinar en su
lugar exigiendo sacrificios en honor a él, siempre bajo distintos
nombres (An, Anu, Enlil, Jehová, Él, Moloch, Baal, Belzebú,
Odín, Olorún, Cronos, Majishá, Huizilopochtli, Sanat Kumara, el
mismo Saturno...).

Todos esos dioses supremos (pues son los Padres de la creación)


poseen un avatar masculino y personifican la expresión máxima,
el Álter Ego, de la soberbia humana. Satán es el mismo Hombre
autoconvertido en Dios creador. Llegado a este punto, la parte
anímica deberá decidir qué camino quiere tomar. Sólo tiene, en
apariencia, dos opciones; o se queda estancada en su “medianera”
observando, pasiva, lo que pasa en el Universo, o acepta el duro
camino de descender al Inframundo para recuperar la gnosis.

¿Habrá una tercera opción?

NOTA: En el Génesis del profesor Malanga la caída del Hombre


se entiende de otra manera. Para él la caída se produjo porque el
Creador de nuestro Universo (C1) y su criatura (HP) no quisieron
tener la experiencia de la muerte. Su visón teológica es que la
Conciencia, para conocerse a sí misma, debía “morir”, y para
ello le encarga el trabajo de hacer la experiencia de la muerte a
sus dos Creadores. Como ninguno quiso hacer la experiencia,
se eligió a Hombre Primigenio para que la hiciera… y como él
tampoco quiso hacer la experiencia creó a los alienígenas para
que la hicieran, pero ellos tampoco querían morir y al final nos
crearon a nosotros para que experimentemos la muerte. Digamos
Génesis † 41

que todos se fueron “pasando la pelota” hasta que el problema


nos quedó a nosotros. Básicamente, esa es la idea.

Mi opinión es que esta idea es muy “simple” y que además adolece


de muchos interrogantes. Pareciera como que la Conciencia
quiso saber que era la “muerte” y luego de crear el Universo y
empezar a vivir, se arrepintió… Es como el novio que se quiere
casar y cuando llega al altar huye despavorido. Y además de huir
despavorido, como no le puede decir a la novia (la muerte) que
está arrepentido de querer casarse, pone a un familiar en su lugar
para que éste se case en lugar de él (está claro que este familiar
desafortunado somos nosotros…).

Hasta un chico estaría de acuerdo en señalar que esta conducta


del “Ser supremo” es, por lo menos, contradictoria.

Si la Conciencia es tan poderosa como para crear algo tan complejo


como las leyes del Universo o el programa genómico de los seres
vivos, resulta extraño que, por otro lado, se comporte de manera
tan “infantil”. No es algo que esperamos de Dios. Mi hipótesis de
trabajo será diferente, buscando adaptarse a los hechos lo mejor
posible.
Génesis † 42

La estrategia alienígena

Los extraterrestres han entrado al Universo gracias al “pecado


original”. La puerta de entrada fue Hombre Primigenio, quien
los inyectó al mundo con su propia Mente. Antes de la caída, el
Hombre Primigenio tenía en el Edén una figurilla humana que
usaba para tener experiencias. Esta era el Hombre Segundo (HS),
un ser plenamente integrado. Por supuesto que esto es un mito
ya que actualmente no tenemos rastro alguno de esta criatura
excepcional, quien no conocía la muerte y tenía poderes increíbles,
aunque tenemos certezas de que aquella humanidad pacífica y
feliz existió una vez. Sin embargo, al entrar la Mente adámica
gradualmente en la dualidad, producto del ego de las criaturas,
ese HS original fue mutando hasta quedar reducido en lo que es
ahora: un fantoche antropomorfo que apenas si se distingue de
un mono.

Los alienígenas, antiguos dioses o “demonios”, como dice el


Cristianismo, fueron perdiendo su Alma en la medida en que la
perdía su creador. Algunos extraterrestres, incluso, hasta nacieron
sin tener un Ánima, tal es el caso del “seis dedos”, que según
Malanga proviene del Negaverso. Mientras tanto los fractales de
Eva seguían teniendo experiencias en el Universo, suponemos
que a través de la descendencia de aquella raza primordial de la
Génesis † 43

que hablé y de algunas otras que hoy son alienígenas. Pero dada
la situación caótica en la que se encontraban las distintas razas, la
parte anímica fue desistiendo de querer tener experiencias.

Ánima fue abandonando el mundo creado por HP.

A causa de esto las distintas razas alienígenas fueron degenerando


y perdieron, con el tiempo, su capacidad reproductiva, tal como
se evidencia en las hipnosis, la cual planteaba un serio problema
de supervivencia para ellas. Mientras tanto el Hombre Primigenio
seguía allá “arriba” orquestando su juego, mirando todo lo que
pasaba “abajo”.

Hombre Primigenio se dio cuenta que su Ánima la estaba


abandonando y que eso decretaba su fin y el de todo el Universo,
por lo que puso en marcha un plan para hacer que su Ánima no
se escape. Para ello manda a los alienígenas a modificar el ADN
humano con el objeto de que la parte anímica, al momento de
hacer experiencias, tenga menos capacidad para entender su
misión en el cosmos, quién es ella realmente y cómo interpretar
las situaciones que vive. En pocas palabras, busca estupidizarla.
Los alienígenas, a gusto con la idea, ponen en marcha el plan
de Hombre Primigenio y, con el correr de las eras, van creando
distintos prototipos humanos y sembrándolos en el Universo
como si éste fuera una granja. Uno de esos prototipos, ya extinto,
es el de los gigantes, cuyos fósiles hoy la ciencia esconde pese
a que los mitos hablan mucho de ellos. Otro es el hombre de
Neanderthal, raza extinta que luego fue modificada para crear al
hombre de Cromañón.
Génesis † 44

Como la raza humana necesitaba ser controlada también en la


Tierra, los alienígenas crean una raza híbrida que son los reyes
del mundo (homocapensis). Esta raza opera de “puente” entre los
alienígenas y el hombre. La realeza, mitad humana y mitad alien,
posen cualidades genéticas que las hacen aptas para gobernar el
mundo y a su vez contactar con sus creadores. Ellos saben que
no se deben mezclar con las razas “inferiores” si no quieren
degenerar. Los alienígenas, por medio de la religión y las distintas
sociedades secretas, trasmiten a este linaje real el conocimiento
secreto del mundo, saber que vuelve a éstas poderosas. A su vez
esas mismas religiones son usadas para controlar a la gente.

A todo esto los alienígenas aprovechan esta situación para


abducir a los humanos y hacer experimentos con ellos. Una de
las cosas que buscan es resolver su problema de reproducción.
Al abducir a una hembra humana pueden usar su vientre como
incubadora. También utilizan el cerebro humano para guardad la
Mente de algún alienígena muerto, tal como si el abducido fuera
un pendrive. Antes de que muera el abducido, traspasan la Mente
del alienígena a un cuerpo alienígena a punto de nacer y así
consiguen que el recién nacido tenga el recuerdo y la experiencia
del alien que murió; un sucedáneo de inmortalidad.

Malanga le llama a esto Memoria Alienígena Pasiva (MAP).

Pero lo más importante de todo es que los alienígenas se dieron


cuenta que podían (al menos desde el intento) capturar las Almas
de Hombre Primigenio para alcanzar la inmortalidad. El alienígena
lo tiene casi todo; tecnología, habitad y Energía. Lo único que
Génesis † 45

le falta para estar completo es la inmortalidad. Los humanos,


por el contrario, estamos gobernados por una casta política que
restringe el acceso a la vivienda, a la tecnología y a la Energía
(incluso a los alimentos), pero a cambio tenemos un Alma que
nos permite ser inmortales. Somos el “complemento” perfecto de
los alienígenas. Los alienígenas, al tanto de esto, planean crear
un prototipo de alienígena mejorado que pueda ser aceptado por
los fractales de Ánima que llegan aquí. Esto es así porque la parte
anímica recuerda el molde humano original y quiere recuperar
ese molde para seguir teniendo experiencias, por eso no acepta
un ADN distinto. Una vez que los alienígenas consigan esto (un
ADN hibridado compatible), destruirán a la especie humana y
ellos se quedarán con todas las Almas.

Todo lo que pasa en la Tierra es, al fin de cuentas, una lucha por la
vida eterna. El resto; la política y la economía, son meras tapaderas
mediáticas que han sido montadas por ellos para ocultarle a la
humanidad lo que realmente está pasando en el planeta.

Mientras tanto el Hombre Primigenio observa todo desde


“arriba”, favoreciendo a uno y otro bando según su propia
conveniencia. Al igual que los alienígenas, él planea recuperar
su Ánima haciendo sucesivas trampas tanto a los alienígenas
como a los humanos (HS). Respecto a los alienígenas, no les dice
toda la verdad, y esta es que el ser humano es un prototipo de
criatura con un ADN especial que es único en el Universo, y este
lo tiene Hombre Primigenio. Así, engañados por su creador, los
alienígenas trabajan en vano creyendo que pueden hibridarse con
nosotros.
Génesis † 46

A colación con esto y según el resultado de las hipnosis, esta es la


razón de porqué la dinastía que gobierna la Tierra (Rockefeller,
Rothschild, realeza británica…) carecen de la parte anímica. Al
no ser humanos “puros” sus cuerpos no son compatibles con la
parte anímica del humano.

¡Anima los rechaza!

De esta forma, si estos linajes quieren mantener el poder y


alcanzar una vida longeva, incluso más allá de la muerte, tienen
forzosamente que pactar con los alienígenas. Los alienígenas, a
cambio de sus favores, le exigen a los gobiernos que mantengan
en secreto la agenda de manipulación y secuestro humano,
mientras tienen a la gente alienada con las guerras y los conflictos
sociales (crisis económicas, hambre y enfermedad) para facilitar
la aplicación de la agenda y además la cosecha de Energía,
necesaria para la supervivencia alienígena.

Además de engañar a los alienígenas, Hombre Primigenio


engaña a los humanos. La estrategia que utiliza es el sentimiento
de culpa, unido a veces a la autocompasión. También la imagen
arquetípica del “Dios Padre”. Si juntamos ambas cosas tenemos
a la religión.

Mediante los “sistemas religiosos”, en todas sus formas y variantes,


el Hombre Primigenio busca engañar a las Almas haciéndolas
responsables de la existencia que llevan. Allí aparecen cosas como
el karma y la necesidad de evolucionar para alcanzar el Paraíso.
Como un “buen padre” las alienta a que no decaigan y que sigan
luchando para ser mejores personas, ocultándole que también
Génesis † 47

él tiene contacto con las razas alienígenas que someten a esas


mismas Almas. Astutamente juega a dos puntas. A diferencia de
los alienígenas, quienes anhelan la vida eterna, las Almas buscan
a Dios para alcanzar la unidad perdida. Hombre Primigenio le
da a cada grupo lo que necesitan sabiendo que perderán. Al final
Hombre Primigenio destruirá a ambas razas y se quedará para
siempre con las Almas de los humanos. Ese es su plan secreto.

HOMBRE PRIMIGENIO
Génesis † 48

Negaverso

Mientras todas estas convulsiones ocurren en nuestro Universo, el


Negaverso, como un ave negra, se sigue infiltrando cada vez más
en él. Todo el “bicherío” que antes de la caída tenía una existencia
potencial, ahora se vuelven físicos y empiezan a depredarnos
como locos. Dado que la Conciencia adámica se degrada y no
logra recomponerse, el Universo entra en una suerte de entropía
de Conciencia sin retorno.

Esta entropía de Conciencia se manifiesta, lógicamente, en el


Universo, por lo que el tejido espacio-temporal del mismo se
altera y sufre “sacudones”. Es como un ser vivo que, acosado
de un cáncer que no para de expandirse por todo su cuerpo, se
retuerce de dolor. Como toda crisis es, a la vez, una oportunidad
para mejorar, muchas Almas, en esta guerra, empiezan a mejorar
su comprensión del Universo. Esto les da una oportunidad para
conocerse mejor a sí mismas.

En el modelo del profesor Malanga, el Negaverso es el lugar del


“Segundo Creador”. Según él, el Segundo Creador ha creado una
creación miserable que no tiene forma ni color y está condenada
al fracaso. A causa de ello, el Segundo Creador está buscando
recuperar su Ánima para salvar su proyecto cósmico.
Génesis † 49

Desde mi punto de vista esta hipótesis es totalmente errónea,


pero veamos cómo lo describe el profesor en su Génesis.

“El segundo creador, entretanto, ha decidido


recorrer una vía evolutiva diferente pero, al hacer
esto, ha perdido su parte anímica, que no le ha
querido seguir. Ahora, nosotros no sabemos cómo
y por qué esto ha sucedido, pero por medio de los
relatos de los abducidos, podemos deducir que el
segundo creador se ha encontrado en una zona del
universo comprometida, donde el ánima se negó
a seguirlo. El segundo creador se encuentra en un
universo bidimensional, al menos a nuestros ojos. Un
universo en cierre, como lo describen las memorias
alienígenas activas (MAA) de los mismos abducidos,
donde no existe color, ni cuerpo.

Por un lado, tenemos un segundo creador, sin ánima


y sin cuerpo, con una parte anímica de regreso a este
universo, sin contenedores que poder utilizar. Pero
cuando el alma del segundo creador ve la creación
de los extraterrestres (los humanos), intenta entrar
en esos contenedores, que estaban preparados
para albergar el ánima resultante de HP. Para los
extraterrestres, una suerte inesperada.

Lo que ha hecho el segundo creador no está claro, pero


sus intentos de volver a nuestra parte del universo
han fracasado, porque aquí se vuelve sólo si se tiene
Génesis † 50

ánima, porque, de lo contrario, se ven obligados


a estancarse. Una figura que se representa en las
Sagradas Escrituras, es el infierno, donde el diablo
y sus criaturas (los demonios) han sido marginados.
Y, una vez más, nos encontrábamos describiendo
algo que había sido descrito arquetípicamente en
los textos sagrados de una cierta cultura, como, por
ejemplo, la hebrea.”

En el texto de Malanga existen cosas interesantes que sería bueno


discutir. Voy a hacer una lista de los puntos que considero más
sobresalientes, discutiéndolos punto por punto.

A - “El segundo creador ha decidido recorrer una vía


evolutiva diferente”

B - “al hacer esto (recorrer otra vía) su parte anímica no le ha


querido seguir”

C - “Ahora, nosotros no sabemos cómo y por qué esto ha


sucedido”

D - “tenemos un segundo creador con una parte anímica de


regreso a este universo, sin contenedores que poder utilizar.”

E - “Pero cuando el alma del segundo creador ve la creación


de los extraterrestres (los humanos), intenta entrar en esos
contenedores, que estaban preparados para albergar el
ánima resultante de HP. Para los extraterrestres, una suerte
inesperada.”
Génesis † 51

F - “Lo que ha hecho el segundo creador no está claro, pero


sus intentos de volver a nuestra parte del universo han
fracasado.”

G - “Una figura que se representa en las Sagradas Escrituras,


es el infierno, donde el diablo y sus criaturas (los demonios)
han sido marginados.”

En el punto “A”, si lo releemos, la objeción que le hago a Malanga


es que el Segundo Creador no ha creado nada, ya que su mención,
al principio del Génesis, es tan sólo metafórica. La Conciencia, al
momento de crear, tiene sólo dos vías para hacerlo. Si elige una,
descarta la segunda, y si elige la segunda, descarta la primera (es
como en el caso del Gato de Schrödinger que se menciona en la
Física Cuántica).

Si la Conciencia está en la duda de estudiar arquitectura para


recibirse de arquitecto y hacer una casa de material o estudiar
ingeniería para recibirse de ingeniero y fabricar una casa rodante,
está claro que si se recibe de arquitecto, no construirá nunca una
rodante; construirá una de material. Lo mismo a la inversa. Por
lógica es absurdo decir que el constructor de la rodante, mientras
se construye la de material, se irá a “otro mundo” a hacerse la
rodante, pues no existe otro mundo más que aquél que está
creado la Conciencia.

Moraleja: no existe un “Segundo Creador”, lo que existe son


líneas de Tiempo (con su Creador incluido) que no han sido
seleccionadas.
Génesis † 52

Es necesario recordar que las líneas de Tiempo no seleccionadas


poseen una geometría espacio-temporal que la Conciencia mide
y detecta, pero carecen de Energía y masa (por eso no existen
físicamente). La ausencia de Energía y masa podemos entenderla,
en términos matemáticos, como “Energía negativa” y “masa
negativa”, o si queremos como “anti-Energía” y “anti-Materia”.
Dado que vivimos en un Universo dual, la Energía y la anti-
Energía coexisten en un mismo espacio-tiempo, pudiendo ser
percibidas simultáneamente por la Conciencia. Dado además
que el Universo físico es también una creación Mental y en ella
(la Mente) está escrita el lenguaje matemático con la cual fueron
creadas las cosas, Paul Dirac pudo descubrir la “anti-Materia”
en sus propias ecuaciones, mucho antes de que los físicos la
detectaran en los aceleradores de partículas.

Segunda Moraleja: Si la Mente puede concebir algo, es posible que


en el Universo se pueda hallar… ¡pero nunca en el Negaverso! En
el Negaverso no hay cosas “palpables”.

Sobre este tema volveré en otro informe donde abordaré la


cuestión de la dualidad con más detalle.

En el punto “B”, si lo releemos, la objeción que le hago es que el


Segundo Creador, al no haber existido nunca como entidad física
(y aquí me remito al punto anterior), no pudo haber tenido nunca
Ánima. Así, si su Ánima no la “siguió”, como afirma Malanga,
simplemente es porque nunca la tuvo. Ánima siempre siguió al
Creador de este Universo, que es el único Creador.
Génesis † 53

Moraleja: Ánima sigue a los creadores que crean algo, no a los


creadores que no crean nada o que no saben cómo crear. Ánima,
para hacer experiencias, necesita de un Universo físico, jamás se
pondría de lado de alguien que no sabe hacer nada. Simplemente
no tiene sentido. Digamos que Ánima es como una mujer que
se va con el hombre que tiene una casa o al menos sabe cómo
hacerla, no con el que vive en la cuneta y encima no sabe pegar
un ladrillo. Digamos que es algo “interesadilla”.

En el punto “C” Malanga dice, en relación a la situación del


Segundo Creador, que “no sabe cómo y porqué ocurrió todo
esto”, retomando esta cuestión en el punto “F”, donde vuelve
a reconocer que no le queda claro lo ocurrido. Personalmente
pienso (sobre las dudas de Malanga) que no tenemos nada que
explicar. Remitiéndome a lo dicho en los puntos “A” y “B” no
se pueden saber cosas que nunca han pasado. En el Negaverso,
simplemente, nunca ocurre nada.

En el punto “D” yo sigo insistiendo en que el Segundo Creador


nunca tuvo Ánima. Si existen en nuestro Universo Ánimas que
no son originarias de aquí tendremos que buscar otra explicación.
Luego, en el punto “E” el profesor dice que aquellas Almas
del Segundo Creador, huyendo del Negaverso, se toparon con
esta Creación y sintieron deseos de encarnar aquí, tomando los
contenedores humanos no ocupados por las Almas de HP. De
esta forma, en los contenedores humanos podemos encontrar dos
tipos de Almas, cada una de un Creador distinto.

La hipótesis que yo manejo es que estas Almas, que como se


Génesis † 54

verá más adelante son más resistentes a la agresión alienígena,


no pertenecen al inexistente Segundo Creador sino ¡al Primer
Creador!

Dado que el único que tiene Ánima es el que Malanga llama


“Primer Creador”, y no pudiendo negar que existen, al parecer,
dos tipos de Ánimas distintas (en realidad habría que decir
Ánimas con distinto origen), propongo —en contraposición al
modelo de Malanga — la hipótesis del Cristianismo gnóstico
que habla de Ánimas con la gnosis (neumáticos) y Ánimas sin la
gnosis (psíquicos).

G Neumáticos Psíquicos

Según el gnosticismo, la diferencia entre los “neumáticos” y los


“psíquicos” es que los primeros ya llevan consigo el conocimiento
de quiénes son, por lo que no se adaptan fácilmente a su existencia
terrenal, mientras que los segundos han olvidado cuáles son sus
orígenes y se adaptan fácilmente a la política de “granja humana”
que aplican las razas alienígenas (arcontes). Además de esto
los neumáticos, cuando incrementan su saber, instruyen a los
anímicos psíquicos en el conocimiento de la agenda arcóntica,
instándolos a que abandonen este mundo para proyectarse a
otro mejor (Maljut). Así, la hipótesis que usaré en este informe es
que las Almas del Segundo Creador son, en realidad, las Almas
neumáticas de la que habla el gnosticismo, cuyo origen es el
Pléroma y provienen del Primer y único Creador.
Génesis † 55

Las Ánimas del Primer Creador son más capaces de adquirir


conocimientos y luchar contra la agenda alienígena.

Finalmente, en el punto “F” coincido con el profesor en cuanto a


definir al Infierno como el lugar donde los ángeles caídos fueron
arrojados. El tema es que este lugar no existe físicamente; los
demonios “recuerdan” haber estado en el Infierno (Negaverso)
sólo cuando “ingresan” a nuestro Universo, no “antes”. Ellos
poseen una “memoria negativa”, esto es aquella que se construye
exclusivamente con la propia Mente sobre sucesos que nunca
han ocurrido pero que la Mente crea para darle sentido a su
historia, como si habláramos de un “relleno mental”. Esta
creación imaginaria (ya estudiada y reconocida por la ciencia) se
debe a que la Mente no tiene la coordenada Energía (prescinde
del Universo creado para imaginar líneas de Tiempo), lo que
le permite inventarse un pasado y una identidad para poder
justificar su existencia. No es que el alienígena nos esté mintiendo
(caer en eso es un error), sino que la propia Mente del alienígena
crea esta historia de haber vivido en el Negaverso para explicar
su “ingreso” aquí. En otro informe ampliaré sobre este tema.
Génesis de Corrado Malanga

Conciencia
Segundo Primer
Creador Creador
Anima del
Segundo Creador

Adam Kadmon (Up)

Hombre con
Anima
Alien Incorpóreo Alien Corpóreo

Hombre sin Anima


Golem
Génesis † 57

El problema del bien y del mal

En los trabajos de Corrado Malanga se habla de la “dualidad”


como algo intrínseco de la realidad virtual. El Universo es dual y
en cada elección de la Conciencia se crean dos líneas de Tiempo
paralelas, una con el signo (+) y otra con el (-). En base a esto,
conceptos como “lo bueno y lo malo”, “el bien y el mal”, incluso
“lo bello y lo feo”, ideas que tienen gran importancia en la filosofía
platónica y en la teología cristiana, no tienen validez para el
profesor Malanga pues son, según su visión, dos aspectos de una
misma realidad. Este entendimiento llevó al genio italiano a ver a
los alienígenas no como nuestros “enemigos” sino como nuestro
“lado negativo”; el alienígena representa todo lo que negamos
de nosotros mismos, es una proyección de nuestros miedos. Una
vez comprendido esto, Malanga cambió de estrategia pues se dio
cuenta que no tenía sentido seguir combatiendo al alienígena
como si fuera el “malo de la película”. Combatir obstinadamente
al alienígena significaba seguir en la dualidad. El cambio de
método radicó en integrar la Conciencia del abducido o parasitado
para mandar al alienígena a su propio Universo, esto es sacarlo
de nuestras coordenadas espacio-temporales para que así deje de
interferirnos.
Génesis † 58

Estudiando el modelo de Malanga entré en la cuenta de un


pequeño detalle. Este mismo radicó en el descubrimiento de
la existencia de dos tipos de dualidades. Recordemos, antes de
continuar, que el Universo virtual es un espejo de lo que existe
en la Conciencia. La primera dualidad es la del Universo virtual
en relación con la propia Conciencia. Esta dualidad es natural
y no hay manera de evitarla si queremos tener experiencias en
el Universo. La segunda dualidad es la del mismo Universo
pero en relación con la Conciencia desintegrada, es decir con la
parte anímica escindida de su parte masculina. Cuando Ánima
se separa de su complemento, el Universo virtual sufre una
mutación, las condiciones naturales se pierden y el Universo pasa
a desentenderse de Ánima. Esto da origen a nuestro Universo
material, que es un mundo físico que entra en conflicto con la
parte anímica.

Si la primera dualidad tiene que ver con el número “2” la segunda


tiene que ver con el número “4”: 2 veces 2.

Para más información, mirar la lámina al final del capítulo.

En la segunda dualidad, la parte masculina controla la Energía


en el Tiempo pero no la Energía en el Espacio (no puede crear
Energía). La parte femenina, inversamente, controla la Energía en
el Espacio (puede crearla) pero no sabe qué hacer con ella (le falta
la coordenada Tiempo). Esto hace que la conciencia masculina
y femenina, cuando actúan en el Universo material, entren en
un campo de acuerdos y negociaciones (intereses) que tiene
por objeto no el beneficio mutuo sino el beneficio propio. Allí se
Génesis † 59

manifiesta el arquetipo femenino de la “tonta”, la “abusada” y la


“puta” (la situación del abducido) y el masculino del “mentiroso”,
“violador” y “manipulador” (la situación del alienígena).

En el estado de Conciencia integrada (que se corresponde con la


primera dualidad) la parte masculina trabaja en equipo con su
contraparte femenina como si fueran un buen matrimonio y eso
genera el Amor. El verdadero Amor no es “pasión” sino unidad
de uno con el todo (el ágape o amor cósmico).

Estudiado la primera y segunda dualidad observé que en la


primera, la acción se alinea con la intención. El resultado de esto
es: intenciones buenas determinan acciones buenas, intenciones
malas determinan acciones malas. Luego, como la Conciencia está
integrada, el uno y el otro son uno. La naturaleza del Universo es
holística. Si unimos ambas condiciones obtenemos que lo bueno
para mí es bueno para el otro, lo malo para mí es malo para el
otro. Como dice Malanga: “¡mundo feliz!”

En este tipo de Universo dual, el Negaverso y el Universo tienen


existencias separadas, lo que hace que la Conciencia viva libre de
interferencias parasitarias.

En la segunda dualidad no ocurre lo mismo. En este nuevo estado,


la acción no siempre se alinea con la intención. El resultado de
esto es: intenciones buenas no siempre determinan acciones
buenas, intenciones malas no siempre determinan acciones malas.
Luego, como la Conciencia está desintegrada, el uno y el otro no
son uno. La naturaleza del Universo es atómica. Si unimos ambas
condiciones obtenemos que lo bueno para mí siempre es malo
Génesis † 60

para alguien y lo malo para mí siempre es bueno para alguien.


El mundo vive en un estado de conflicto (Árbol Qlifótico) por lo
que siempre tenemos ganadores y perdedores. La vida no puede
complacer a todos.

En este tipo de Universo doblemente dual, el Negaverso y el


Universo se interfieren mutuamente, lo que hace que los demonios
entren y salgan del Universo, contaminando nuestra Conciencia
aprovechando que estamos interferidos.

Una vez entendido esto ya tenemos resuelto el problema filosófico


del bien y del mal. A primera vista pareciera que el concepto del
bien y el mal sólo fuera aplicable en un Universo “ideal”, donde
una cosa y la otra están perfectamente diferenciadas. Es lo que
ocurre (a escala natural) con los “gases ideales” que estudia la
Física, donde volumen, presión, densidad y temperatura se
distinguen y cuantifican con precisión. Este Universo ideal al que
me refiero es el de la Conciencia integrada. Al desintegrarse la
Conciencia y entrar en la segunda dualidad, la franja que separa
lo bueno de lo malo se interponen y ya no es posible distinguir
con precisión dónde termina una cosa y empieza la otra. Es la ley
de la selva.

Una observación más detallada nos permite ver otra cosa. La


dualidad entre el bien y el mal sólo aparece en el plano de las
acciones. Si nos ponemos en el lugar de Ánima, la dualidad,
mágicamente, se diluye. Si matamos a un alienígena, el mal es para
él y el bien es para nosotros (siempre juzgado desde la perspectiva
de la acción). Si en cambio lo vemos desde la perspectiva de
Génesis † 61

Ánima, ya no podemos afirmar que la muerte del alienígena es


algo malo, pues el alienígena no tiene Ánima, no puede sufrir
anímicamente. Así, el matar al alienígena es SIEMPRE un acto
bueno, pues es como tomarse un antibiótico. Lo mismo ocurre
si dos alienígena, en una disputa, se autoaniquilan; también es
un suceso bueno porque éstos ya no molestarán a Ánima. El
problema surge solamente cuando dos seres con Ánima se dañan
entre sí (por ejemplo una pareja). Allí pierden los dos porque el
Ánima es una sola: gane quien gane, los dos pierden. Finalmente
tenemos a los humanos sin Ánima (los desalmados) que sabemos
que son como los alienígenas (Malanga les llama los alienados).
Cuando le pasa algo malo al desalmado, eso será “malo” sólo si
perjudica al anímico. Si no lo perjudica será bueno o, en todo caso,
neutro. Resumiendo, cuando planteamos el problema del bien y
del mal y no queremos caer en la trampa de la dualidad tenemos
que evaluar la situación, estemos donde estemos, siempre desde
la perspectiva de Ánima. Todo lo que beneficie al anímico es
bueno y todo lo que lo perjudique es malo, lo demás no interesa.

Esta afirmación, como se ve, es válida también en el Universo


de la primera dualidad, ya que al estar la Conciencia integrada,
Ánima y lo demás siempre se benefician. Allí no hay que evaluar
nada.

El plano de las acciones tiene que ver con el Espíritu y la Mente,


que son masculinos, y en ese plano siempre estaremos jugando
en la dualidad, queramos o no queramos. Las acciones no son ni
“buenas” ni “malas”, son las herramientas que tiene la Conciencia
para hacer experiencias en el Universo. Lo que está fuera de la
Génesis † 62

acción es el sentimiento, la feminidad, y allí no hay división. Si


yo pongo a un escéptico con Ánima en una sala de torturas, no
necesitará recurrir a la filosofía o a la ciencia para saber que lo que
padece es perjudicial para su salud. En la sala de torturas ¡todos
nos ponemos de acuerdo! Es un buen lugar para hacer filosofía…

Así, entendemos que lo bueno radica en el bienestar del “corazón”,


que es el depositario de toda acción. Cuando el corazón, que es
la sede física de Ánima, está feliz, la Conciencia está integrada y
feliz, pero cuando el corazón sufre, la Conciencia está interferida
y sufre. Eso es lo único malo, el sufrimiento del Alma, que es una
sola y que sólo existe en los anímicos.
NUMEROLOGÍA

En Numerología, el número 2 representa la dualidad. La capacidad


de ver las cosas desde ambos puntos de vista. Tiene que ver con
lo femenino y el plano más profundo de la conciencia. Su objetivo
es lograr la felicidad sin tener la preocupación de lo material o el
dinero. Es el plano del inconsciente y de las experiencias metafísicas.
En el Tarot, el dos se corresponde con la figura de la Papisa.

El número 4, a diferencia del 2, simboliza el mundo material. La


capacidad para usar la mente en la realización de cosas concretas.
El 4 es la estabilidad, el orden, la ley y la previsibilidad. Representa
el plano de los desafíos y la superación de los obstáculos que se nos
presentan. Tiene que ver con lo masculino. En el Tarot, el cuatro se
corresponde con la figura del Emperador.

TAROT

La Papisa (carta número 2 – ver numerología):

Representa la figura de una mujer madura,


pero todavía guapa, tocada como un Papa, que
personifica el poder anímico y espiritual del ser
humano. El libro sobre su regazo, representa el
libro de los secretos, la sabiduría. El manto del
fondo, representa las cortinas del templo. La
Papisa representa el conocimiento en evolución,
el poder del conocimiento, la ciencia oculta,
sacerdotal o iniciática. Alguien que posee el
conocimiento pasado, presente y futuro, para distribuirlo según su
criterio. Sólo están representados tres de los 4 elementos, falta el
terrenal.

El Emperador (carta número 4 – ver numerología):

Está representado por un emperador, un hombre sentado en un


trono y vestido lujosamente. Tiene una edad intermedia, es barbudo,
tiene un cetro en la mano derecha (símbolo de
la tierra), tiene las piernas cruzadas, la mano
izquierda libre y está en actitud contemplativa.
La hierba a sus pies significa la productividad.
El Emperador representa la ambición vinculada
a lo material. El uso de la razón y la lógica por
encima de lo intuitivo y espiritual (La Papisa).
En las relaciones de pareja, el sexo y lo material
son más importantes que los sentimientos.
Como persona es autoritaria y decidida,
siempre en posición de liderazgo.

Para nosotros, el Emperador representa la figura del Hombre


Primigenio; gobernante del mundo material, rey de los Arcontes y
el principal enemigo de Ánima.
Génesis † 65

El destino del Hombre Primigenio y su creación

Es importante discutir, llegado a este punto, el rol que le cabe al


personaje principal de toda esta historia: el Hombre.

No el hombre de Cromañón (nosotros), sino el hombre verdadero:


Hombre Primigenio.

El Hombre Primigenio ocupa un rol centrar en los estudios del


profesor Malanga, ya que esta hermética figura es el gran titiritero
de todas nuestras vidas. Creado a imagen y semejanza del Creador,
Hombre Primigenio cometió el pecado de querer ser igual que
aquél. Sin embargo, mi estudio sobre la “teoría Malanga” y otras
áreas del saber me llevaron a tener que reinterpretar alguna de
las afirmaciones del profesor. Mis objeciones a su trabajo no
radican tanto en cuestiones “de fondo” (que las comparto casi en
su totalidad) sino en algunos detalles que creo necesario discutir.

Propongo esto porque va a llegar un momento en que “El Show


del Misterio” se va a acabar (todos esos canales de You Tube) y
las nuevas generaciones de buscadores van a tener que asumir
a Malanga. Como sé que ese tiempo va a llegar, me adelanto a
futuros debates.

Para empezar, examinemos algunos fragmentos cuidadosamente


Génesis † 66

seleccionados del Génesis (el primero) del profesor. Cada párrafo


lo he enumerado.

“Cuando el Primer Creador C1 creó al HP, lo hizo


para hacer experiencia a través de él. Para evitar
morir, crea un Hombre Primigenio con ánima,
porque quería «hacerlo» morir.” (1)

“La experiencia de la muerte, en efecto, era la única


experiencia que ánima debe hacer, mediante un
cuerpo físico. Ánima no sabe qué es la muerte, y su
tarea es vivir y luego morir en el interior de un cuerpo
físico. Ánima así, siendo inmortal, comprenderá qué
quiere decir empezar y terminar, dos conceptos que
le son totalmente ajenos. Eso servirá al Creador para
entender qué significa no ser eterno.” (2)

En estos párrafos vemos lo que ya conocemos sobre su


interpretación teológica del Génesis, esto es que todas las criaturas
van delegando a otras la experiencia de la muerte. La Conciencia,
en esta teología, se ha transformado en un lastre para todas las
criaturas, pues creó el Universo para experimentar la muerte
pero sus criaturas no quieren saber nada de morir.

Es curioso que el profesor diga que Ánima “no sabe” lo que es


la muerte cuando, en muchas hipnosis, Ánima está al tanto de lo
que pasa en esta región del Universo (por eso, en la mayoría de
los casos, se niega a venir a la Tierra). Por ejemplo, en el libro “La
Vida antes de la Vida”, de la doctora Helen Wanbach (psicóloga
Génesis † 67

estadounidense que le ha practicado hipnosis a cerca de mil


personas en torno al tema de vidas pasadas), los interrogados no
dicen nada sobre esto de que el objetivo de venir a este mundo
es la de “experimentar la muerte”. Los interrogados, muy por el
contrario, hablan de venir aquí para “tener experiencias físicas”,
para “vivir” o para “conocer cosas”, incluso hasta para “ayudar a
los demás”, no para “saber lo que es morir”. Coherente con esto,
en las ECM aquellos que regresaron resaltan la importancia de
la “vida” o del “amor” en esta existencia terrenal, también de la
búsqueda del “conocimiento” como una de las metas importantes,
no de que lo más importante es alcanzar el “conocimiento de
la muerte”. Los únicos que insisten en la necesidad de venir
al mundo para “sufrir y morir”, como camino obligado para
incrementar la Conciencia o evolucionar, son los alienígenas y el
Hombre Primigenio, no la parte anímica.

Personalmente pienso que esta idea de la “muerte” que se


ha forjado el profesor en sus trabajos es más bien un recurso
filosófico que ha usado para justificar su teoría a que algo
extraído rigurosamente de los “datos” o de la voz de la propia
parte anímica. A lo que me refiero es que esta idea de Malanga
no parece tener un buen sustento empírico, y lo peor de todo es
que esta línea metodológica guía buena parte de su investigación,
ya que después relaciona la Conciencia (el plano real) con la
entropía del Universo. Yo, a diferencia de él, me voy a remitir a lo
que Ánima nos dice de diferentes formas y maneras, no a lo que
mi Mente imagine o a lo que algún “gurú espiritual” le pueda
parecer.
Génesis † 68

Sigamos con los puntos.

“HP decide usar a las criaturas construidas por los


extraterrestres para efectuar la experiencia de la
muerte. Tal experiencia, que no ha logrado obtener
utilizando directamente a los alienígenas, sus
criaturas, quiere aplicarla, utilizando a los humanos.”
(3)

Esto que dice Malanga es algo extraño, pues él reconoce que los
alienígenas son los “dioses paganos”, y éstos, según los mitos,
han luchado entre sí y han muerto (Saturno matando a su padre
Urano y luego devorando a sus propios hijos, Perseo matando a
Medusa (hija de Poseidón), Seth matando a Osiris y luego Horus
(hijo de Osiris) matando, en venganza, a Seth, Coatlicue matando
a su esposo al descubrir que le fue infiel, Huitzilopochtli (hijo
de Coatlicue) matando a Coyolxauhqui y sus hermanos para
proteger a su madre...). Hombre Primigenio ya aprendió hace
rato lo que es la “muerte” en la piel de sus primeras criaturas
(los extraterrestres), razas que han venido guerreando durante
eras por el poder, por ende habría que preguntarse qué es lo que
sigue buscando en nosotros, los cromañones, su última creación...
Sigamos.

“En otras palabras HP obliga a sus partes anímicas


a entrar y vivir en los humanos, hacer la experiencia
de la muerte, para luego extraer a la fuerza la parte
anímica, y tenerla para siempre. Nosotros estaríamos
obligados a morir, porque HP quiere vivir para
Génesis † 69

siempre.” (4)

Aquí aparece un claro “exceso de expresión” por parte de


Malanga. Trata a la parte anímica como si fuera un “paquete” que
se mete y se saca de un bolso… Por los datos que tenemos, Ánima
nunca es “obligada” a tener experiencias en el Universo físico.
Lo que ocurre es que Ánima es persuadida o engañada para
que tenga experiencias. A veces es presionada bajo amenazas de
“castigo”. La manipulan mediante engaños (recodemos que ha
perdido la gnosis) y esto sale a raudales en las hipnosis en los
diálogos con Ánima.

“El HP no quiere ayudar al hombre a salvarse


de los extraterrestres, porque sabe bien que si el
hombre vence sobre los extraterrestres, el hombre
representaría el futuro del universo. En efecto, el
hombre tiene respeto por su ánima, que luego es
también la de HP, y ha aceptado hace tiempo la idea
de morir, y no desea atrapar la propia ánima. El
hombre sabe que no existe la muerte, sino del cuerpo
físico; además, es totalmente falso, virtual, no vivo, no
referir una conciencia. Restringir a la parte anímica a
ser bloqueada dentro del propio contenedor, quiere
decir bloquear la conciencia, congelar el universo. El
hombre es el futuro del universo: no HP.” (5)

Este es el punto más importante a discutir sobre su teoría; la idea


de que el Hombre Segundo (nosotros) puede sobrevivir más allá
de Hombre Primigenio.
Génesis † 70

Mi opinión, sacada de los datos, es que el Hombre Segundo (HS)


no puede sobrevivir sin el Hombre Primigenio (HP). La razón de
ello es muy simple; El HS es un fractal de Conciencia de HP, por lo
tanto vive en la Mente de HP y adolece de los mismos defectos que
él. El Universo creado no es material, es una simulación mental.
Los átomos, los planetas, las criaturas, son simulaciones mentales
de la Conciencia. El HS y los alienígenas son pensamientos del
HP. A su vez el HP es un pensamiento (distorcionado) del primer
Creador.

Todo eso crea una red de fractales.

Esta es la razón de porqué los abducidos no puede destruir a


Hombre Primigenio en las simulaciones del Simbad, cuando sí
pueden hacerlo con las otras razas alienígenas. También es la
razón de porqué las Almas ven a Primigenio como su “padre” o
“creador”, ya que éste (HP) es el fractal mayor que les dio origen.

Los alienígenas, al igual que nosotros, también ven a Primigenio


como su “creador”. Claro… ¡Ellos también son fractales de aquél!

Para corroborar esto veamos lo que dice Malanga sobre Hombre


Primigenio en su Génesis.

“Además, notamos que durante los ejercicios de


Simbad que nosotros hacíamos efectuar a estos
abducidos, la habitación del Simbad quedaba vacía,
lo que significa que los extraterrestres habían sido
eliminados, pero dentro de ese dominio virtual
figuraba un hombre alto, grande, poderoso, a veces
Génesis † 71

con una barba blanca, que a veces parecía un hombre


gigante, como si estuviera hecho de piedra.

Este ser, o estaba en silencio, o se expresaba hacia la


parte anímica de manera afectiva. La parte anímica,
al comienzo, consideraba esta figura virtual una
especie de padre, o incluso un dueño, o un creador. A
la larga, las partes anímicas en cuestión empezaban
a notar que esta figura desempeñaba un papel fuerte
de control y de coacción. Esta figura, que además
los abducidos reconocían enseguida como la figura
del Hombre Primigenio (HP), quería convencer a los
abducidos de hacerse raptar por los extraterrestres, y
quería convencer a las partes anímicas a volver con
él (volver a casa), al final de su experiencia en este
mundo…

En el interior del Simbad, no se conseguía


eliminar esta figura con las técnicas que se utilizan
normalmente contra los extraterrestres. Los sueños
de los abducidos mostraban arquetípicamente,
siempre figuras de HP bueno que quiere la parte
anímica que quiere proteger y que debe volver a él,
«el padre».

El enlace con HP a nivel hipnótico parecía venir,


porque HP estaba en el interior del abducido mismo
como si HP fuera el enésimo parásito alienígena a
vencer.”
Génesis † 72

Más que claro ¿cierto?

Noten lo que dice Malanga, a la cual doy fe de la verdad de sus


afirmaciones. Primero reconocer (como ya lo advertí) que HP no
se puede eliminar. Esto es algo lógico porque si HP se extingue
lo hace también el abducido (su fractal). Otra cosa es la parte
anímica, que puede sobrevivir en otro lugar sin el contenedor, la
Mente y el Espíritu.

Esto que afirmo queda bien “patente” en la última frase de


Malanga cuando confiesa:

“El enlace con HP a nivel hipnótico parecía venir,


porque HP estaba en el interior del abducido mismo
como si HP fuera el enésimo parásito alienígena a
vencer.”

Elemental... “Estaba en el interior” porque HP es el fractal mayor


del abducido—como dije antes—, es su Álter Ego, su ascendencia
más poderosa luego del primer Creador. Y es el “enésimo”
parásito a vencer (o sea el último de la serie) porque el último
enemigo que tiene cualquiera, y el más difícil de detectar, es aquél
que reside en lo más hondo de él mismo, aquél que se esconde en
lo más profundo de su Mente inconsciente y se conecta a todos.

Dado que la especie humana sigue empecinada en defender


la Tierra, su estilo de vida, su existencia física, dado que sigue
culpando a terceros de sus desgracias en vez de asumir su
responsabilidad, Hombre Primigenio sigue vivo sostenido por el
Ego de todas su criaturas.
Génesis † 73

Hemos llegado a un punto en la cual ya no podemos seguir


afirmando, como dice Malanga, de que el Hombre Segundo
del plano material, o árbol qlifótico, es el futuro del Universo.
Este prototipo de Hombre Segundo fue un error creacional que
tiene que desaparecer. Quizás algo sobreviva de él cuando esta
creación no esté más, y espero que sea así porque existen cosas
positivas en esta imperfecta criatura, pero confío en que así como
desapareció el Neanderthal y los gigantes (y vaya a saber cuántas
otras razas más) nosotros desapareceremos también junto a aquél
que nos fabricó. Entonces Ánima volverá con el Creador para un
futuro proyecto cósmico...

Esta figura misteriosa que apenas aparece en la teología de


Malanga, y que él refiere con las siglas C1, posee poderes
inconmensurables que superan por lejos al del Hombre
Primigenio. Este Ser también observa todo desde “arriba” y
también, como Primigenio, está moviendo sus fichas.
Serie de libros
ESTUDIOS MALANGA
“Conciencia”
LIBRO 1

“Las Arenas del Tiempo”


LIBRO 2

“Arquetipos”
LIBRO 3
“Huevo Cósmico”
LIBRO 4

“Nuevo Arbol de la Vida”


LIBRO 5

“Materia y Espíritu”
LIBRO 6
“Génesis”
LIBRO 7

“Génesis II”
LIBRO 8
El profesor Corrado Malanga revolucionó el
mundo de la Ufología cuando, tras años de
investigación, publicó su artículo Génesis. En él,
el profesor hacía una interpretación nueva del
Génesis bíblico, vinculando los textos sagrados
con la información dada por los abducidos. En
dicha interpretación, propuso que los ángeles
de Yahvé no eran otros que los alienígenas, y
que el cuerpo humano había sido creado para
mantener al Alma atrapada en la tierra. Yahvé,
según Malanga, no sería Dios sino el mismo
Adam Kadmon, que luego de dejar el paraíso
puso en marcha un plan maestro para que su
Alma inmortal no le abandonara…

Ya confinado en la tierra, el Adán pecador debe


atravesar la experiencia de la muerte, pero no
se rendirá tan fácilmente y se las ingeniará para
ponerle trampas a su Ánima.

¡Comienza la lucha por la vida eterna!

En esta nueva entrega, titulada también


Génesis, el autor propone una línea alternativa
a la del célebre ufólogo italiano, en donde Dios
también juega sus cartas para salvar a su propia
Ánima. Ahora ella, la primera mujer, debe elegir
entre volver al paraíso o seguir junto a Adán, su
marido, en la tierra…

También podría gustarte