Está en la página 1de 3

bloque 2-

D- ¿De qué maneras la intervención profesional se relaciona y articula con los procesos
de socialización primaria y secundaria?

Partiendo de entender categoría Intervención Profesional que nos aporta Cazzaniga


(2015), la misma es un “hacer” fundado, argumentado. Toda intervención está
enmarcada en un lugar teórico, esto quiere decir un modo de ver e interpretar la
realidad, desde un régimen de la mirada .Tiene una intencionalidad, generar alguna
modificación en relación con la situación que se le es presentada. (2015: 14), como
profesionales no actuamos sobre la realidad sino en la realidad, el profesional no llega
a traer la solución a los problemas del mundo, de la gente, sino que llega a construir
desde las bases, de los espacios micro sociales, ahí donde aparece el mundo de la
vida cotidiana, que tiene tanto valor e importancia para cada profesional. Con respeto a
lo planteado, la relación radica en que los trabajadores sociales intervienen con un
sentido e intencionalidad en el campo de la profesión, desarrollando un sentido
práctico, un habitus incorporado en el propio profesional, un sistema o estructuras de
ponderación no conscientes de la realidad que atraviesa los discursos y las prácticas
del trabajador social. Este sentido práctico entendiendo en palabras recuperando de
Parisí (2007) refere a “estructuras no conscientes de ponderación de la realidad
internalizadas vía la socialización (primaria, básicamente; pero también toda forma de
socialización en sentido fuerte)” (Parisí, 2007: 95) que nos determina pero no
absolutamente. Esta categoría nos exige pensar cómo en nuestras prácticas se
articulan diferentes órdenes de sentido que operan en nuestra acción. Este sentido
práctico lo puedo relacionar con lo planteado por los autores Berger y Luckmann
(1984), en relación a la socialización primaria y socialización secundaria, entendiendo
por socialización primaria cuando se lleva a cabo en la infancia, donde el individuo
atraviesa la niñez, comienza cuando el individuo asume el mundo en el que ya viven
otros, este proceso es el más importante para el individuo ya que aprende, incorpora,
interpreta de una manera inmediata un acontecimiento objetivo por ejemplo (cuando un
niño se va criando, y el adulto que lo está acompañando en ese momento, le dice lo
que se puede hacer y no), además de la incorporación mediante ese aconocimiento,
esa interpretación, de ese acontecimiento hay un límite (esto sí y esto no) que
efectivamente es significativo para ese individuo dado que hay alguien que se lo está
diciendo y le genera un valor, un significado particular, haciendo que le preste
atención, permitiéndole identificar un proceso de mutua identificación, donde se
comparten valores, sentidos, significados en ese mundo en el que se ingresa, aquí el
individuo se empieza a dar cuenta que hay un otro generalizado, es la sociedad, la
identidad y la realidad que se cristaliza en el mismo proceso de internalización. Uno no
solo se va dando cuenta que va siendo parte de una sociedad o de un mundo
compartido por otros, sino que además hay significados, sentidos comunes, por esta
razón uno se identifica con la interpretación que ese otro hace de esa realidad.

En segundo lugar, en la socialización secundaria, el niño se vuelve una necesidad, para


que él vaya internalizando otros mundos que se basan en instituciones, donde el
conocimiento se va distribuyendo, es aquí donde se comienza a construir esta
socialización secundaria bajo la idea de división del trabajo y también de la distribución
social del conocimiento en relación a la disciplina y las diversidades de conocimientos
que tienen que ver con esos conocimientos que nos ayuden al desarrollo y en la
construcción de esa realidad, conociendo los roles que se encuentran en esa
sociedad. En este proceso de socialización secundaria hay una baja carga emocional,
habiendo una muy clara identificación entre ese adulto y el niño, puesto que el individuo
ya puede criticar, interpretar, analizar y devolver una opinión.

Volviendo al sentido práctico mencionado anteriormente, es en estos dos procesos de


socialización primaria y secundaria donde se constituyen los sentidos prácticos, como
nos dice Parisí (2007) "la construcción de sentido sobre nuestras prácticas no derivan,
a priori, de la lógica del discurso y de la acción consciente, intencional y voluntaria;
porque siempre pensamos y obramos desde un sentido práctico que parcialmente nos
determina" es decir en el profesional están internalizados los sentidos, reflexiones que
se ponen en juego a la hora de intervenir, posicionándonos y actuando desde un lugar.
La intervención profesional se da a través de estos procesos de socialización.