Está en la página 1de 8

BATALLA DE CARABOBO DE MARTÍN TOVAR Y TOVAR

UN MURAL DE ARTE Y DE HISTORIA

El mural está ubicado en la cúpula del Salón Elíptico del Palacio


Federal Legislativo, en Caracas, actual sede de la Asamblea Nacional. Para
esta cúpula los representantes del Gobierno Nacional, en 1884, le habían
solicitado a Martín Tovar y Tovar pintar tres importantes batallas: Carabobo,
Junín y Ayacucho. El artista realizó varios diseños con las tres batallas; pero
luego decidió usar todo el espacio para la Batalla de Carabobo, gesta
definitiva de la Independencia de Venezuela. Esta obra la pintó Tovar y Tovar
en París, entre los años 1885 y 1887 y debido al tamaño y a la complejidad
de la superficie fue necesario apoyarse en planos arquitectónicos y
maquetas a escala. Fue pintada al óleo sobre tela, dividida en secciones
irregulares de diferentes tamaños y pegada sobre una superficie de 458
metros cuadrados aproximadamente. Está colocada sobre una estructura de
madera que la separa de la cúpula. Fue instalada en el Salón Elíptico en
1888, bajo la dirección del propio artista e inaugurada ese mismo año por el
presidente de la República, Dr. Juan Pablo Rojas Paúl. Después de desechar
algunas ideas donde representaba las distintas acciones del combate
separados en cuadros, optó por reunir las más significativas en un plano
continuo, sin interrupción, como si todas esas acciones hubiesen sucedido
en un mismo tiempo, cuando en realidad se dieron en momentos y sitios
diferentes. Para lograr esto se apoya en la continuidad del paisaje, tratándolo
como un gran elemento escenográfico, donde inserta los episodios gloriosos
de los patriotas. Los efectos de profundidad que se aprecian en el plano de la
pintura, el tamaño y las proporciones de las figuras, así como los
componentes del paisaje, fue necesario adaptarlos al espacio cóncavo
elíptico de la cúpula para evitar deformaciones. Tovar y Tovar compuso su
obra para ser observada desde múltiples puntos de vista, a nivel del suelo. El
espectador puede ir girando mientras contempla todo el campo de batalla,
imaginarse que está en el centro de los acontecimientos, junto a los
patriotas, y sentir que todo se desarrolla a su alrededor.
LOS HÉROES DE CARABOBO EN EL MURAL

Para esta importante obra, Martín Tovar


y Tovar seleccionó a los personajes más
sobresalientes del hecho histórico y captó de
manera real las características propias del
paisaje de la sabana de Carabobo. La obra
está organizada por escenas que van
narrando aspectos particulares de la batalla,
donde, en general, los protagonistas aparecen
en primer plano y los grupos de soldados,
patriotas o realistas, en segundo plano o al fondo.

Las imágenes muestran la participación de un ejército organizado y


bien uniformado que logra ahuyentar al enemigo, así como el arrojo de unos
hombres que estuvieron dispuestos a dar la vida por su patria. En este caso
el paisaje cumple una función integradora de las escenas. Éstas, en su
conjunto, nos muestran los diferentes acontecimientos, particularmente
aquellos donde se resalta el heroísmo de los patriotas.
Las escenas resumen la batalla según la interpretación del artista,
para lo cual se apoyó en documentos escritos y testimonios orales de
algunos protagonistas. El inicio de la narración lo podemos observar en la
parte oeste de la elipse, en la escena del Libertador junto a su Estado Mayor,
integrado por cinco oficiales: General en jefe Santiago Mariño, coronel
Bartolomé Salom, bajando la cuesta, coronel Pedro Briceño Méndez, y los
capitanes Juan José Conde y Daniel F. O’Leary. Todos, excepto Salom,
están ubicados en la cumbre del cerro Buenavista. Simón Bolívar, montado
sobre caballo blanco, aparece indicando con su brazo derecho extendido los
diferentes escenarios del desarrollo de la contienda. Bolívar es representado
como un triunfador, el estratega de los acontecimientos. Mira el
desenvolvimiento de los hechos y dirige las acciones como si ya supiera el
resultado final. Su posición destacada en este mural es la glorificación de su
imagen.

En otra escena, a la derecha del grupo del Libertador, se observa el ataque


de los patriotas de la primera división al mando del general José Antonio
Páez. Aquí Tovar y Tovar representó a Páez sobre caballo blanco, con sable
en mano y en traje de gala rojo, girando la cabeza hacia atrás al momento
que llama a sus tropas al ataque. Es como un símbolo del heroísmo del
personaje y del valor de las tropas.
Detrás de Páez se encuentra el coronel Francisco Torres,
comandando al batallón “Bravos de Apure”. Igualmente se puede observar a
los “Cazadores Británicos”, al mando del coronel Thomas Ferriar,
representado en el momento que cae herido de muerte, pero aún con fuerza
para dirigir su unidad.

Junto a la escena anterior el pintor coloca al teniente Pedro Camejo (el


“Negro Primero”) sin vida, junto a otros patriotas muertos. La figura del Negro
Primero se destaca en la escena; también viste uniforme de gala como todos
los oficiales. Se puede ver como un símbolo del sacrificio del pueblo por la
independencia venezolana.
Luego en el otro extremo de la obra, sector este, podemos observar a
dos importantes oficiales: El general Manuel Cedeño, a la izquierda y el
coronel Ambrosio Plaza, a la derecha, quienes son representados al
momento de caer muertos de sus caballos, aun cuando este hecho no
sucedió en simultáneo como lo presenta Tovar y Tovar. La escena de la
muerte de Cedeño y Plaza es realizada en pleno movimiento, de tal manera
que le da mayor dramatismo.

En el lado opuesto a la escena de los “Bravos de Apure”, en la parte


sur de la elipse, se puede ver un despliegue de lejanas tropas de patriotas a
caballo. En el centro está una cabaña ardiendo y con una extensa nube de
humo, preludio de la derrota de los enemigos. En este lugar había acampado
el jefe realista Miguel de la Torre. Cerca se observa un caballo blanco
desbocado, sin jinete como símbolo de la nación libre.

HISTORIA DE LA BATALLA
ALGUNAS CAUSAS
La victoria obtenida en Carabobo el 24 de junio de 1821 por el ejército
republicano comandado por Simón Bolívar fue decisiva para la emancipación
de Venezuela del dominio español. Algunos hechos precedentes a esta gran
victoria fueron fundamentales para la culminación de la guerra y el logro
definitivo de la independencia.
Se pueden considerar importantes hechos. Uno de éstos fue la toma
de Guayana, con el triunfo del ejército patriota en la batalla de San Félix el 11
de abril de 1817, dirigida por el general Carlos Manuel Piar sobre el ejército
realista al mando del mariscal de campo Miguel de la Torre. Este suceso fue
de gran trascendencia en la historia de la emancipación política de
Venezuela y Nueva Granada (actual Colombia), porque en él se conjugaron
varios factores determinantes para la causa americana: El dominio político y
económico en la zona guayanesa y, particularmente, el factor estratégico por
el control del tráfico fluvial a través del río Orinoco. Esta situación permitió a
los patriotas organizar operaciones militares de ofensiva en otros lugares del
territorio.
CAMPAÑA DE CARABOBO

En junio de 1820, un año antes del triunfo en Carabobo, el Libertador


planifica un movimiento militar estratégico en todo el país, conocido como
“Campaña de Carabobo”, con miras a lograr el dominio de la zona central y
en consecuencia la independencia de Venezuela. En abril de 1821 se
reiniciaron las operaciones militares, suspendidas por los Tratados de
Armisticio y de Regularización de la guerra, firmados por Bolívar y Morillo en
Santa Ana (Estado Trujillo).A grandes rasgos el plan consistía en lo
siguiente: El general José Francisco Bermúdez desde Barcelona, en el
oriente del país, debía ocupar Caracas y amenazar los valles de Aragua, en
el centro, para atraer la atención del enemigo hacia esa dirección y así restar
fuerzas a los realistas en el centro del país. El coronel Cruz Carrillo
marcharía por la vía de Nirgua y San Felipe, en el centro-occidente, para
obligar a la Torre a dirigir las tropas en esa dirección. El general José Antonio
Páez se movilizaría desde el sur-occidente, los llanos de Apure y Barinas, y
el general Rafael Urdaneta desde Maracaibo y Coro, en el noroccidente. Las
acciones de los patriotas dieron buenos resultados porque restaron
considerable fuerza al ejército realista. En los primeros días de junio de 1821
el Libertador concentra su ejército en San Carlos y lo reorganiza en tres
divisiones, al mando de Páez, Cedeño y Plaza. El lugar donde se libra la
batalla es una sabana de 4 Km. de longitud de este a oeste y 3 Km. de norte
a sur, bordeada por cerros y colinas, ubicada al suroeste de la ciudad de
Valencia (Estado Carabobo). La Torre distribuyó sus fuerzas en forma tal que
cubrían, al oeste el camino a San Carlos y al sur la vía hacia El Pao. En la
mañana del 24 de junio, desde el cerro Buenavista el Libertador observa la
posición del ejército realista y ordena a las divisiones de Páez y Cedeño
atacar por el flanco derecho enemigo, en tanto que la división de Plaza
seguiría por el centro de la posición defensiva. El enfrentamiento comenzó a
las 11 de la mañana y se desarrolló rápidamente. Todo estaba planificado
por el genio de Bolívar, para que en esa mañana del 24 de junio de 1821 el
ejército republicano hiciera resaltar el espíritu heroico patriota para vencer en
Carabobo. Con este triunfo se reafirma el sublime surgimiento nacionalista y
la unidad del ejército venezolano. Fue en aquel momento cuando los
hombres, manifestando su alto espíritu heroico, transmutaron para siempre la
muerte por la gloria eterna.

RESUMEN BIOGRÁFICO DEL PINTOR

Martín Tovar y Tovar, artista nacido en Caracas en 1827 y fallecido en


la misma ciudad en 1902, cuando tenía 75 años de edad. Desde muy joven
siente inclinación por la pintura y estudia con los más destacados pintores de
Caracas. Luego, para profundizar sus conocimientos de arte, viaja a Madrid y
se inscribe en la Academia de San Fernando. En 1855, cuando tiene 28 años
de edad, regresa a su ciudad natal y se dedica a pintar retratos y a dictar
clases de dibujo. En 1861 forma parte de la directiva del Instituto Nacional de
Bellas Artes. Más tarde abre un taller de pintura combinado con un estudio
fotográfico en compañía de José Antonio Salas. Posteriormente se fue a vivir
a París, pero sin perder el contacto con su país.

Fotografía de Martín Tovar y Tovar en París. Tomada del libro de


Alfredo Boulton

Martín Tovar y Tovar alcanzó el reconocimiento de la sociedad


caraqueña de entonces. En 1874, por iniciativa del presidente Antonio
Guzmán Blanco, el Estado lo contrata para pintar una serie de 30 retratos de
héroes para el Palacio Federal Legislativo, actual sede de la Asamblea
Nacional. En 1883 participa en la exposición conmemorativa del primer
centenario del nacimiento del Libertador con la obra Firma del Acta de la
Independencia, con la cual obtiene Medalla de Oro. Al año siguiente, en
1884, el Gobierno Nacional le encarga varias pinturas para el Salón Elíptico
del Palacio Federal, alusivas a importantes batallas de la emancipación
hispanoamericana. De todas ellas la mejor lograda y la más destacada es la
Batalla de Carabobo
La visión más generalizada que se tiene de Martín Tovar y Tovar lo
identifica como el pintor de la epopeya emancipadora de Venezuela. Esto se
debe a la gran difusión que han tenido sus célebres obras La firma del Acta
de la Independencia, realizada en 1883 por encargo del gobierno de Guzmán
Blanco y exhibida en la exposición del Centenario del natalicio de Simón
Bolívar, y La Batalla de Carabobo, su obra más ambiciosa y a la que se
consagró durante tres años, desde 1884 hasta 1887, cuando es instalada
bajo su dirección en el Salón Elíptico del Palacio Federal.

Textos:
Cruz Barceló Cedeño: La concepción de la obra y resumen biográfico del
pintor
Zaida García: Los héroes de Carabobo en el mural
Baldemar Bottini: Historia de la batalla
Bibliografía:
• BENCOMO BARRIOS, Héctor. Campaña de Carabobo, 1821.
Caracas: Ministerio de la Defensa, 1971.
• BOULTON, Alfredo. Pintura y cultura. Caracas: O. Ascanio Editores,
C.A. 1996.
• Historia de la pintura en Venezuela, Tomo II, Época Nacional,
Caracas: Ernesto Armitano, Editor, 1973.
• CALZADILLA, Juan. Martín Tovar y Tovar, Caracas: Siderúrgica del
Orinoco, 1977.
• DE ARMAS CHITTY, J. A. La Batalla de Carabobo. Antecedentes y
efectos. Caracas: E. Armitano, Editor. 1971.
• Diccionario de Historia de Venezuela, Caracas: Fundación Polar,
1997.
• El Palacio Federal Legislativo. Patrimonio y Restauración. Caracas:
Oficina Técnica de Restauración Integral del Palacio Federal Legislativo,
Instituto del Patrimonio Cultural, 2000.
• Escenas épicas en el arte venezolano del siglo XIX. Catálogo de
exposición,

También podría gustarte