Está en la página 1de 17

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE SANTIAGO

(UTESA)

ASIGNATURA
Lengua Española Básica
TEMA:

NOMBRE Y MATRICULA
Luis Arturo Martinez Fernandez
1-20-2169
PROFESOR/A
Joaquín Tejada

Santiago RD.
Universidad Tecnológica de Santiago
(UTESA)
Sede Santiago
Tarea Lengua Española Básica
Prof. Genaro Polanco
Semana 1
Actividades a realizar:
El participante realizará las siguientes actividades:
1. Tomando como base las teorías propuestas en los dos materiales que
aparecen para
ampliar los conocimientos, realizará y presentará un trabajo de
investigación sobre los
siguientes tópicos:
 Las lenguas romances (románicas o neolatinas)
 El español como lengua neolatina
 Origen y evolución del castellano
 La morfología flexiva y morfología léxica
 El morfema y sus clases
 Procedimientos para la formación de las palabras en español.
 Clasificación de las palabras según su composición
2. Imprimirá el material sobre el tema “La Morfología” y realizará los
ejercicios contenidos en
el mismo.
Valor: 5 puntos
Nota: Las tareas de esta asignatura DEBEN SER REALIZADAS EN
WORD Y ENVIADAS POR LA
PLATAFORMA nube.utesa.edu. NO SE PUEDEN ENVIAR NI POR
CORREO NI POR WHATSAPP.
Desarrollo:
• Las lenguas romances (románicas o neolatinas)
Son un grupo de lenguas relacionadas, todas derivadas del latín vulgar
entre los siglos VI y IX y que forman así un subgrupo de la rama
indoeuropea de lenguas. Los principales idiomas de la familia incluyen
italiano, por supuesto, francés, español, portugués y rumano.
El nombre Romance sugiere la conexión máxima de estos idiomas con
Roma. Una forma popular de latín es de hecho el precursor de este grupo
lingüístico.
Las lenguas romances son las siguientes: el portugués, el gallego, el
español, el catalán o valenciano, el francés, el occitano, el italiano, el sardo,
el retorromano y el rumano.
Las peculiaridades de cada una de las lenguas romances, es decir, los
rasgos distintivos que permiten diferenciarlas entre sí, son el resultado de
distintos factores que intervinieron en su formación: el paso del tiempo, el
contacto con las lenguas vecinas, la influencia de los substratos
lingüísticos, la presión de otros pueblos, etc.
Algunas de las características de las leguas romances son:
 El orden sintáctico que más abunda es SVO; es decir, sujeto +
verbo + objeto. De igual forma, aquellas lenguas en las que existen
las preposiciones, como por ejemplo el italiano y el español, la
anteponen al sustantivo.
 El paradigma verbal es, generalmente de tipo flexivo; esto es, las
formas verbales se organizan y clasifican según la persona, el
número, el tiempo, el modo, el aspecto y la voz, entre otras. De esta
forma, la mayoría de las lenguas románicas presentan numerosas
irregularidades verbales. No tenemos más que observar con
detenimiento el paradigma verbal de lenguas como el francés, el
español, el catalán o el italiano, entre otras.
 Por norma general, los sustantivos suelen concordar
gramaticalmente en cuanto al género y el número con el adjetivo
correspondiente y, asimismo, los sustantivos también concuerdan en
número con el artículo, en caso de ir precedidos por este, el cual
deriva del pronombre demostrativo latino. Este es uno de los rasgos
comunes que proceden directamente del latín vulgar.
 El español como lengua neolatina
El latín, como elemento vivo, sufrió innumerables cambios. Su destino fue
singular, empezó siendo la lengua de una comarca en el centro de la
península Itálica y llegó a ser, tras la expansión del poderío romano, la
lengua del mayor imperio conocido en la antigüedad. La vivencia del latín
está en las lenguas romances. Estas formas nuevas del latín son el
provenzal, el sardo, el francés, el occitano, el italiano, el moldavo, el
retorrománico y el rumano, además el español, el catalán, el gallego y el
portugués, que se hablan en la península Ibérica.
Como en toda lengua, en el latín se diferenciaban dos formas de uso: el
latín clásico o lengua estándar, y el latín vulgar, o forma coloquial utilizada
por el pueblo. Esta última, traída por el ejército a las colonias del imperio,
dio lugar a las lenguas neolatinas.
En este proceso de evolución influyeron las continuas invasiones cuyo
propósito era ampliar los dominios, engrandecer el poderío y las riquezas
de los pueblos conquistadores. Sin embargo, con el pueblo romano ocurrió
algo curioso: los germanos los subyugaron por la fuerza, pero su cultura y
su lengua fueron opacadas por el pueblo conquistado, y finalmente se
impuso, entre otros, su forma de gobierno, su lengua, su sistema monetario.
En este proceso de transculturación, el pueblo romano adquirió, en la
convivencia con los dominadores, nuevos usos y voces. Estos préstamos
lingüísticos suponen para la lengua que los acoge diversos problemas de
adaptación para asimilar voces que pertenecen a otra forma fonética y a
otra morfología.
 Origen y evolución del castellano
Durante el siglo V después de Cristo, los llamados pueblos bárbaros
invaden la Península Ibérica. Los más importantes fueron los visigodos.
Los visigodos se adaptaron a la cultura y al latín vulgar que se utilizaba en
España dejaron muchas palabras de su lengua que se llaman germanismos
En el año 711 se produce la invasión árabe. Casi sin resistencia, los árabes
ocupan prácticamente toda la Península. Su cultura es superior a la de los
visigodos. Por esto y por la cantidad de tiempo que estuvieron en España (8
siglos), dejaron muchísimas palabras.
En el norte de España, los cristianos hacen frente a los árabes en pequeños
grupos. Su lengua va evolucionando con el paso de los siglos para dejar de
ser el latín y formar una lengua nueva: El castellano.
Durante la Reconquista, los cristianos van ganando terreno a los árabes, y
con ellos la lengua castellana se va extendiendo hacia el sur de la
Península. Al finalizar el siglo XIV, el castellano es la lengua más usada en
España.
Según parece, el castellano nació en la parte norte de Castilla, en una zona
comprendida entre Cantabria y Burgos.
A la vez que el castellano y debido a diferentes evoluciones del latín, se
desarrollaron otras lenguas que se extienden frente a la dominación árabe.
El vasco, en cambio, permaneció aislado y sin alteraciones con el paso de
los siglos gracias a su situación geográfica.
De esta manera se va formando el actual mapa lingüístico de la Península
ibérica, formado por cuatro lenguas románicas: castellano, catalán, gallego
y portugués; además de una lengua no románica: el vascuence.
• La morfología flexiva y morfología léxica

La morfología flexiva se encarga de explicar la flexión de las palabras, o


sea, los cambios o variaciones que se producen en ellas sin alterar su
categoría gramatical y que se repiten, con idéntico significado, en otras
muchísimas palabras.
En las lenguas flexivas, el nombre se compone de un lexema o raíz y
posiblemente de otros morfemas constituyentes o gramaticales de género,
número o caso gramatical. Así un nombre tiene una forma u otra en
términos de su género, número y a veces caso. El conjunto de formas de
una raíz entre las cuales no existen diferencias semánticas sino sólo
gramaticales, todas estas variantes forman la llamada declinación.
Por otra parte, el nombre también puede recibir morfemas derivativos o
morfemas libres o clíticos como el artículo, sin significado léxico. Estos
otros morfemas no se consideran parte de la flexión.
El verbo se compone de un lexema y de morfemas constituyentes o
gramaticales denominados desinencias que indican tiempo, modo, aspecto,
voz, número y persona. Estas variaciones constituyen la llamada
conjugación. También puede recibir morfemas derivativos afíjales o afijos.

La morfología léxica llamada también formación de palabras, la


morfología léxica estudia la estructura de las palabras y las pautas que
permiten construirlas o derivarlas de otras. Se divide tradicionalmente en
dos subdisciplinas: la derivación y la composición. En ambas se estudian
procesos morfológicos que se aplican a ciertas voces denominadas bases
léxicas. Las palabras derivadas se forman a partir de una base léxica por un
proceso de afijación. Así, dormitorio se crea a partir de dormir, sensatez a
partir de sensato, o robustecer a partir de robusto. En la composición se
unen dos bases léxicas: ceji-junto, saca-corchos. Mientras que las voces
flexionadas (leo, leyendo, leeré) constituyen variantes de una misma unidad
léxica (leer), las palabras derivadas (lector, lectura) constituyen voces
diferentes. Así como el paradigma flexivo es la serie de las variantes
flexivas de una palabra (alto, alta, altos, altas), el paradigma derivativo o
familia de palabras se obtiene con las voces derivadas de ella, como altura,
alteza, altivo, altivez, altamente, altitud, o el verbo enaltecer, así como con
las palabras compuestas que la contienen, como altiplano, altibajo,
altímetro.
 El morfema y sus clases

Los morfemas son unidades mínimas dotadas de significado (recuérdese


que también los fonemas son unidades mínimas, pero no tienen significado)
que pueden estar formadas por uno: a, y, -o, -a, -s… o varios fonemas: luz,
sal, cuaderno… y pueden coincidir o no con la palabra. Ésta, a su vez,
puede estar constituida por uno: a, luz, o varios morfemas: cuadernito,
boticarios.
Morfemas léxicos o lexemas: son morfemas con significado pleno, es
decir, que se refiere a la realidad extralingüística. En ellos se encuentra el
significado central que es común a todas las palabras de la misma familia
léxica. Los encontramos necesariamente en los sustantivos, adjetivos y
verbos.
Libres: son los que forman palabras por sí solos.
Trabados: son los que van unidos a otros morfemas con los que forman
palabras.
Morfemas derivativos o afijos: son los que se añaden al lexema para
formar derivados. Estos morfemas constituyen un procedimiento muy
efectivo de formación de palabras.
Morfemas gramaticales: son morfemas que tienen significado gramatical,
es decir que significan sólo relaciones gramaticales o estructurales.
 Procedimientos para la formación de las palabras en español.

La derivación
Es el procedimiento de formación de una palabra nueva mediante la acción
de morfemas que modifican su significado. Estos morfemas derivativos se
denominan prefijos si van al principio de la palabra, infijos si van al final.
La composición
Es uno de los procedimientos de la lengua para obtener palabras nuevas,
mediante la reunión de dos o más palabras en una sola. Generalmente, se
usan el griego y el latín. Cuando se usan una palabra griega y otra latina, el
compuesto se denomina híbrido.
En todo este proceso influyen el origen de las lenguas o su ascendencia
genealógica. Antes de que surgieran el español o cualquier otra lengua
moderna, el griego y el latín ya utilizaban esos métodos de creación de
palabras, que han continuado en nuestros idiomas.

 Clasificación de las palabras según su composición

Palabras Simples: son las que están formadas por un lexema.


Palabras Derivadas: son las que están constituidas por un lexema y
morfema.
Palabras Compuestas: son aquellas que se forman por la unión de dos o
más lexemas.
Compuestas Propias: están constituidas por dos lexemas que se unen
formando una unidad gráfica y fonética, es decir, una sola palabra.
Compuestas Sintagmáticas: son aquellas que no han llegado a fusionarse
por completo; se mantienen separadas, a pesar de que forman una unidad
semántica.

También podría gustarte