Está en la página 1de 11

La batalla de los textileros y confeccionistas contra los importadores

Textileros y confeccionistas lideran una batalla contra los importadores de ropa de


Asia para que paguen más aranceles y así proteger a la industria nacional. En
medio de ese debate hay un negocio que mueve $18 billones al año.

 El país tiene más de 3.600 importadores, en su gran mayoría de producto


asiático. Foto: iStock

La puja para ponerles freno a las importaciones de confecciones está tan dura,
que ni siquiera el guiño del expresidente Álvaro Uribe logró inclinar la balanza y
resolver el nudo ciego en el que se encuentran los pequeños empresarios
agrupados en la Cámara Colombiana de la Confección y Afines (CCC), contra
importadores y grandes superficies que cuentan con el respaldo de Fenalco y la
Andi.

Aunque parezca la típica rencilla entre pequeños empresarios locales contra


poderosos importadores, la realidad es que cualquier decisión que se tome
podría afectar la inflación y el bolsillo de los colombianos, ya que los precios
de las prendas de vestir podrían subir 25%. El dilema consiste en cómo
proteger a la industria local sin elevar los precios de la ropa y que nada de ello
afecte el libre mercado y el derecho a importar en condiciones favorables.

Le puede interesar: Textileros defienden artículos del PND que aumentan


aranceles a importados

Los afectados lograron incluir un artículo en el Plan Nacional de


Desarrollo(PND), en discusión en el Congreso, que suba el valor de los
aranceles que deben pagar los importadores.

En la otra orilla están quienes creen que aumentarlos es inconstitucional y fomenta


el contrabando, tal como lo exponen Bruce Mac Master, presidente de la Andi, o
María Claudia Lacouture, exministra de Comercio y actual presidente de la
Cámara Colombo Americana, quien argumentó en una entrevista a La República
que “la potestad de generar aranceles y decretar acciones relacionadas con
aranceles es del Presidente de la República”.

Foto: Para los gremios, aumentar los aranceles incrementaría el contrabando


y además es una potestad del Gobierno.

En Colombia, este sector mueve al año $18 billones, según Euromonitor,


firma de investigación de mercados. A su vez, de acuerdo con Inexmoda, el
35% de esa torta comercial es de importación; el otro 35% lo produce la industria
nacional; pero 30% se la lleva el contrabando.
El presidente Iván Duque ha dado señales de querer combatirlo frontalmente y así
lo ha demostrado con recientes golpes como la captura de tres funcionarios de la
Dian que trabajaban en el puerto de Buenaventura, y la desarticulación de una
estructura que era liderada por quien es considerado el presunto zar del
contrabando textil en el país. Se trata de Salim Ricardo Yamhure Daccaret, cuyo
arresto fue presentado por el propio Duque.

Las 70.000 empresas formales del sector en Colombia generan 1‘600.000


puestos de trabajo entre directos e indirectos; aunque oficialmente en
el Daneaparece solo medio millón, porque, según expertos, en esas mediciones
no se tienen en cuenta las empresas que tienen menos de 11 empleados.

Le sugerimos: Es diseñadora, indígena y transgénero, con éxito en el mundo


de la moda

La mala noticia es que, de un lado, el fuerte remezón del contrabando y, de otro, el


aumento de las importaciones, produjeron la pérdida de un millón de puestos de
trabajo en la última década.

El país tiene 3.663 importadores de ropa, pero apenas 30 de ellos mueven


80% de esa balanza. El año pasado introdujeron al país 700 millones de prendas.

Guillermo Criado, presidente de la CCC, aclaró que el propósito del nuevo arancel
no es frenar las importaciones, sino resolver un error técnico en el umbral para
determinar el porcentaje arancelario a pagar y que muchos importadores estarían
aprovechando, “algunos de ellos se podrían dar el lujo de aumentar el valor de
cada kilo de ropa que importan para hacerse acreedor al beneficio arancelario y
así pagar menor impuestos”, explicó.

Desde hace años el Gobierno viene tratando de contener la crisis del sector y en
2017 expidió por Decreto una nueva tabla arancelaria que fijó como umbral US$10
por kilo de confección importada. Si el kilo de ropa cuesta US$10 o menos, el
importador paga un arancel de 40 %. Pero si ese kilo cuesta más de US$10
(puede ser US$11), automáticamente el arancel se reduce a solo 15 %.

Lo que sugieren desde la CCC, es que los grandes importadores estarían


aumentando el valor de sus mercancías para pagar el arancel del 15% y no del
40%. O sea, un kilo de ropa que en realidad cuesta US$8, prefieren facturarlo en
US$11, para pagar el arancel más barato, ya que al final del ejercicio la prenda
puesta en Colombia, sigue siendo mucho más barata que producirla en el país.

Lea también: Bajo crecimiento en ventas y utilidades de Inditex en 2018

De ahí que la propuesta que presentó el gremio ante el PND es que se fije un
nuevo umbral de US$20 por kilo y de esa manera evitar lo que ellos mismos
denominan como un “contrabando inverso”, porque en lugar de subfacturar,
sobrefacturan.

Eduardo Visbal, presidente encargado de Fenalco, catalogó de falacia las quejas


de que detrás de todo el debate en contra de subir los aranceles, hay un interés
por proteger a los grandes importadores, “algo ilógico porque ellos también son los
mayores confeccionistas del país”, aseguró.

Explicó que todo el sector es una cadena que se vería afectada si se le añaden
más impuestos vía arancelaria. “Al bajar las importaciones, bajan las ventas de
esos importadores y como tal, también se reducen las compras
nacionales”, dijo el dirigente de Fenalco tras enfatizar que al final del ejercicio se
beneficia el contrabandista, “porque aumentar los impuestos implica aumentar el
contrabando”.

Visbal cree que la mejor manera de solucionar el problema no es proponiendo


más aranceles, sino “desarrollando nuevas líneas de negocio, producción,
comercio, modas”.

Como están las cosas, todo indica que no habrá humo blanco en los próximos
días, y si a ese álgido debate le agregamos la campaña electoral que se avecina,
eso explica la prudente respuesta que dio el expresidente Álvaro Uribe, luego de la
reunión que tuvo esta semana con los textileros, “confiemos que se pueda hacer
un ajuste arancelario que procure el mejor nivel de consenso”.

https://www.dinero.com/edicion-impresa/negocios/articulo/cual-es-el-debate-entre-
textileros-y-confeccionistas-frente-a-los-importadores-de-ropa/269817
Contrapunteo por aranceles a textiles

Redacción Economía
Bogotá
Marzo 24, 2019 - 04:09 PM
   

Archivo
Productores defienden la medida pero tanto Fenalco como la ANDI señalan
su inconveniencia

La intención del Gobierno nacional de establecer un arancel para frenar los altos
índices de contrabando de textiles que ingresan al país, en especial de países
asiáticos, y que representan uno de los mayores problemas para la industria
nacional, ha generado controversia en el sector.
Esta medida fue incluida en el proyecto del Plan Nacional de Desarrollo (PND) que
se discute en el Congreso. La viceministra de Comercio Exterior, Laura Valdivieso
Jiménez, recordó que desde el año pasado se acordó discutir una agenda de 10
puntos con los voceros de la industria textil en el país.

“El gran problema que enfrenta la industria son las importaciones a precios
ostensiblemente bajos”, dijo la funcionaria pero explicó las medidas que ha venido
adoptando el Gobierno del presidente Iván Duque para contrarrestar el ingreso
masivo de confecciones y textiles al país.

La Viceministra a su vez recordó que desde 2016 Colombia impuso un arancel del
40% para todas las confecciones que ingresen a Colombia por debajo de 10
dólares el kilo.

Esa decisión generó tal impacto que Panamá demandó a Colombia ante la
Organización Mundial de Comercio (OMC), pero en octubre pasado ese
organismo le dio la razón a nuestro país al advertir que no constituye una
restricción de comercio en el marco de esos acuerdos internacionales suscritos
por Colombia.

Para el resto de mercancías que superen ese monto mínimo el arancel es de 15%
cuando la mercancía proviene de otros países con los que Colombia no tiene
tratado comercial.

Los precios

“Los efectos de esta medida han ido aumentado los precios de las confecciones
en Colombia”, aseguró la viceministra Valdivieso.

En ese sentido, una de las peticiones de los textileros es incrementar los


aranceles para mejorar los precios de la industria nacional. Sin embargo, no es
fácil adoptarla, según el Gobierno.

“Un aumento arancelario generalizado, además de quitar competitividad, lo que


hace es aumentar las importaciones y el contrabando abierto, que es una de las
grandes problemáticas del sector”, sostiene Valdivieso.

Guillermo Criado, presidente de la Cámara Colombiana de la Confección, defendió


los artículos en el PND que contemplan el arancel de 37,9% para las
importaciones de textiles y confecciones.

“Los artículos propuestos en el PND no violan los topes máximos de la OMC, al


contrario, lo estamos bajando de un 40% a un 37,9%, y es únicamente para los
países que no tenemos tratado de libre comercio”, dijo.
Criado argumentó que esta propuesta, presentada por la Cámara Colombiana de
Confecciones (CCC), es un mecanismo para proteger al sector de confecciones,
que se ha visto amenazado por el bajo arancel del 15% para las prendas que
cuestan más de 10 dólares el kilo: “Hoy tenemos más de 1 millón y medio de
empleos, pero hemos perdido 600 mil. Desde 2016 cuando se instauró el decreto
1744 se le puso un arancel de 40% a las prendas que tuvieran un valor inferior a
10 dólares el kilo, y un arancel del 15% a la prendas que costaran más de 10
dólares el kilo, y eso ha sido devastador, porque más del 80% de las
importaciones quedaron pagando el 15%, entonces lo que hicieron fue legalizar la
subfacturación, y quedó peor que como estaba antes”.

La CCC negó que se tratara de un ‘mico’ para afectar a los colombianos, puesto
que con las importaciones de textiles tampoco ha bajado el precio al consumidor.
Señaló que es todo lo contrario, lo que se busca con esta propuesta es
reglamentar la importación de textiles desde África y Asia, para equilibrar el
mercado, puesto que los costos de producción de la industria nacional son muy
diferente a los costos de otros países, donde por ejemplo un trabajador gana
alrededor de 21 dólares por mes.

“Del año 2016 al 2017 entraron al país 138 millones de kilos de prendas de los
países asiáticos importados legalmente, solamente en 2018 se importaron 52
millones. Esos son cientos de miles de trabajos que se han ido, mientras las
exportaciones de Colombia hacia estos países, con los que no tenemos acuerdos
comerciales, no llegan al 1% de lo que el país exporta”, indicó Criado.

Asimismo recordó que Colombia es un país textil que generó más de 2 millones de
empleos y no puede ser comparado con Panamá, Chile o Suiza que no tienen
industria en confecciones.

Rechazo

Por su parte, gremios como la ANDI y Fenalco rechazaron de plano la imposición


de más aranceles.

“Dichas medidas además de tener posibles vicios de inconstitucionalidad, resultan


inconvenientes. En Colombia este tipo de medidas es potestativo del Presidente
de la República, según el artículo 150 de la Constitución Política”, afirmó Eduardo
Visbal, vicepresidente de Fenalco.

El vocero de los comerciantes agregó que los aranceles solo se pueden modificar
por razones de política comercial y este no es precisamente el caso.

Bajo este panorama, los comerciantes le pidieron al Gobierno nacional no darle


curso a esta iniciativa, adicionalmente porque los altos costos de los aranceles
promoverían un mayor contrabando y eventualmente ahuyentarían la inversión
extranjera.
“También se debe tener en cuenta que una medida de esta magnitud, atizaría la
disputa comercial con nuestro país vecino Panamá, relación que debemos
fortalecer en beneficio del comercio exterior”, concluyó Visbal.

A su vez la ANDI en un comunicado dijo que de aprobarse el arancel afectaría de


forma grave a la industria.

De acuerdo con el gremio después de un periodo en que el sector registró cifras


negativas, las cuales se vieron agravadas por el contrabando, el impuesto que se
menciona en el PND sería nocivo en un momento de recuperación que empieza a
tener esta industria. 

La asociación señala que dicha política arancelaria iría en contra de lo indicado


por la OMC ya que no responde a ninguno de los casos definidos por el organismo
como herramientas de defensa comercial ante las prácticas desleales de comercio
por lo que “se estaría constituyendo una situación irregular con inmensos riesgos
de sanciones al país”. 
De igual manera, afirma que el impuesto pondría en peligro la estrategia de
apertura comercial, ya que iría en contra de esta y no solo afectaría al sector textil,
sino a todos los sectores exportadores. “Por años hemos tratado de adelantar un
proceso de apertura que logre posicionar nuestros productos en los mercados
internacionales. No solo podría tener funestos efectos sobre el sector textil y de
confecciones, sino sería abrir la puerta a inmensos riesgos en todos los sectores
exportadores del país”, afirmó.
El sector textil confección representa el 8,2% del PIB industrial del país, el 21% del
empleo industrial colombiano y el 9% de las exportaciones manufactureras.
Adicional a esto, en el 2018 generó ventas por 5.000 millones de dólares,
producción de 4.500 millones de dólares y más de 550.000 empleos formales. 

https://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/03-2019-contrapunteo-por-aranceles-
importacion-de-textiles

Sigue la 'pelea' por los aranceles en la industria de las confecciones


Abril 11, 2019 - 11:15 p.m.   Por: 
Redacción de El País 
Impacto. Se estima que en la ciudad de Bogotá hay unas 26.000 empresas de
la cadena de confecciones; en Medellín, 14.000 y en todo el país unas 70.000
compañías entre grandes y pequeñas.
El País
 0

Producción industrial del Valle aumentó un 4,3% en enero


Producir en Colombia un kilo de blusas (15 prendas) puede costar, a un precio
muy económico, $150.000, unos US$48, mientras que importarlas vale menos de
la mitad de esta cifra.

Esa diferencia, explica Guillermo Criado, presidente de la Cámara


Colombiana de la Confecciones y Afines (CCCA), hace que la industria en
Colombia no pueda competir y pierda cada vez más espacio.

Por esta razón, el gremio logró que el Gobierno Nacional incluyera en el Plan
Nacional de Desarrollo (PND) un artículo en el que se aumenta el arancel para las
importaciones de textiles y confecciones, decisión que ha despertado la alerta
entre otros miembros de esta cadena productiva.

Actualmente existe un umbral de US$10 por kilo, es decir las prendas que se
importan por debajo de ese valor pagan 15 % de arancel. La propuesta en el PND
es que el umbral aumente a US$20 y el impuesto también. De esta forma, quienes
importen prendas por debajo de US$20 por kilo pagarían un arancel de 37,9 % y
quienes lo hagan por encima de ese valor cancelarían un impuesto de 10 % más 3
dólares por kilo.

“La propuesta es que esto opere para las naciones que no tienen acuerdo
comercial con Colombia, como países de Asia y África, cuyos costos de
producción son muy económicos, en especial por la mano de obra barata”, dijo
Criado.

Agregó el directivo que Colombia tiene costos superiores a los de cualquier país
asiático. “Por ejemplo, la energía vale el doble, la mano de obra 4 veces más y la
carga impositiva es altísima. Pagamos un salario mínimo, con todo lo que implica,
de US$400 y en Asia algunos pagan hasta US$50”.

Según la Cámara de la Confección, en el país hay 70.000 empresas formales en


el sector textil, de diferentes tamaños, que en los últimos 10 años han perdido
unos 600.000 empleos. 

Sin embargo, algunos miembros de la industria de confecciones y textiles plantean


otra cosa. Juliana Calad, directora Cámara de la Cadena Algodón, Fibras, Textiles
y Confecciones de la Andi, aseguró que no se está en contra de los aranceles sino
del método que se está usando para implementarlos.

“Esto debe ser vía el Ministerio de Comercio y no a través del Congreso. Nosotros
sí apoyamos las medidas, pero si son estudiadas técnicamente y tienen en cuenta
a toda la cadena productiva”, dijo.
Agregó que “si analizamos el tema con el Ministerio de Comercio se tendría
en cuenta a todos los eslabones, no es proteger la confección solamente,
sino también las fibras, hilados, textiles, incentivar el cultivo de algodón,
mirar el impacto del contrabando y otros asuntos de competitividad”.

Según cálculos de la Cámara de la Confección, entre 2016 al 2017 entraron al


país 138 millones de kilos de prendas de los países asiáticos importados
legalmente. Asimismo, de acuerdo con datos del Dane, las importaciones de
hilados, tejidos, textiles en 2018 sumaron US$1532,5 millones, cuando un año
atrás había sido de US$1231,8 millones. Asimismo, las importaciones de prendas
de vestir llegaron el año pasado a US$782,9 millones.

Impacto en el Valle

Para el empresario Nelson Aristizabal, la industria de la confección tiene gran


importancia en el Valle y genera alrededor de 80.000 empleos.

En el departamento hay empresas representativas como Studio F, que


genera alrededor de 3000 empleos, Quest, Spataro Napoli, los productores
de fajas, “pero tenemos también muchas compañías pequeñas y talleres que
dependen del negocio, de ahí la necesidad de proteger al productor con
aranceles porque tenemos que competir con los precios irrisorios de los
fabricantes asiáticos”, dijo el directivo.

Desde el Valle se importaron en 2018 US$43,7 millones en vestuario y otros


componentes de textiles.
El Gobierno mexicano impuso esta semana impuestos a las importaciones
de calzado, textil y confección, entre 10 % y 30 %, para frenar las compras
desleales de China.

Sin acuerdo 

La Cámara de la Cadena de Algodón, Fibras, Textiles y Confecciones de la Andi


hizo algunas propuestas para intentar conciliar un cambio en los aranceles que
introdujo el Plan Nacional de Desarrollo, sin embargo, no se llegó a un acuerdo
con los confeccionistas y las iniciativas quedaron para el debate. 

Ayer la Cámara Colombiana de Confecciones de Colombia emitió un


comunicado en el que ratifica que no hay acuerdo con el resto de la cadena
productiva de textiles y confecciones ni con el Ministerio de Comercio. “Las
posiciones son totalmente opuestas y no existe ninguna aproximación”,
dijeron.
https://www.elpais.com.co/economia/sigue-la-pelea-por-los-aranceles-en-la-
industria-de-las-confecciones.html

También podría gustarte