Está en la página 1de 7

Patología y Rehabilitación de la Construcción

Tema: Patologías en cubiertas.


Una cubierta es una solución constructiva que protege a los edificios en su parte
superior. Tradicionalmente se han utilizado elementos como las tejas para
componer la parte externa de la estructura, lo que ha provocado que a una
cubierta inclinada, por extensión se le denomine tejado. Actualmente las
cubiertas inclinadas se componen de materiales tradicionales en combinación
de nuevos elementos y tecnologías.
Análisis
Una cubierta de un edificio debe brindar protección contra el agua y el viento y
proveer aislamiento térmico y estanqueidad al inmueble. Podemos clasificar en
tres grupos los motivos por los que aparece una lesión que provoca una falla en
alguna de estas características indispensables que todo tejado debe poseer:

• Diseño y ejecución de la obra errónea o deficiente: Errores de concepto y


aplicación, utilización de materiales de baja calidad…
• Deficiencias en el mantenimiento: Es fundamental la existencia de un plan
de mantenimiento para que la cubierta se mantenga en condiciones
óptimas.
• Lesiones por la acción de agentes externos: Ciclos térmicos, temporales,
tormentas…

Causas

Cuando una cubierta sufre algún tipo de lesión resulta fundamental detectarla y
aplicar medidas correctivas lo antes posible, de lo contrario la degradación
afectará a los demás elementos de la techumbre y puede desencadenar otras
patologías.

Las lesiones más comunes que afectan a las cubiertas inclinadas pueden
agruparse en tres tipos: Debidas a la humedad, a la erosión o a los
desprendimientos.
• Lesiones derivadas de la humedad: Puede deberse a humedad por
filtración o humedad por condensación.
En el caso de la filtración puede deberse a alguna rotura de algún
elemento de la techumbre. En cambio si la estructura está intacta y la
humedad aparece desde el momento de la construcción suele deberse a
una pendiente incorrecta de la cubierta, solapes de los elementos
impermeables insuficientes, remates incorrectos de los aleros…
• En el caso de las humedades por condensación suele deberse a una
ventilación deficiente del interior en combinación con la existencia de un
puente térmico.
• Lesiones causadas por desprendimientos: Las cubiertas están expuestas
a la acción de agentes externos que las deterioran. De este modo los
materiales de unión como los morteros dejan de realizar su función y
algunos elementos del tejado pueden desprenderse ayudados, por
ejemplo, por la acción del viento. El riesgo para las personas que conlleva
este tipo de lesiones hace imprescindible una detección precoz que evite
un accidente.
• Lesiones causadas por erosiones: Las erosiones pueden deberse a
circunstancias mecánicas, físicas o químicas.

Las erosiones mecánicas se producen por la acción de partículas abrasivas


sobre el tejado o por algún elemento que provoca una rotura.
En el caso de las erosiones físicas suelen producirse por la presencia de
humedad en combinación de una bajada brusca de temperatura que provoca
una helada.

Si se trata de una erosión química se debe a la acción de filtraciones de agua


con elementos contaminantes diluidos en ella que afectan a elementos como
piedras calizas u hormigones.

Adicionalmente un factor más que puede desencadenar erosiones son los


organismos que puedan habitar en algún momento la techumbre, como
pueden ser los pájaros o insectos xilófagos.
Soluciones

Lesiones derivadas de la humedad:


En el caso que se hubiese utilizado polietileno o cartón asfáltico, sabemos de su
escasa durabilidad porque estos materiales se resecan por acción del calor, la
solución recomendada es la de levantar las tejas y la aislación vieja, limpiar la
superficie para reponer la aislación, por una de mejor calidad, como serían las
membranas asfálticas prefabricadas, las membranas de polietileno con cámaras
de aire que a la vez son térmicas o las placas de poliuretano prefabricadas.
Para la colocación de estas membranas asfálticas, deberíamos optar por uno de
los dos procedimientos ya conocidos: colocación con calor, o colocación en frío.
Siempre y en todos los casos es importante verificar que las juntas queden bien
solapadas y pegadas, así como que la membrana suba por los remates en forma
vertical.
En el caso que la elección sea utilizar placas de poliuretano prefabricadas,
material térmico e hidrófugo, estas son pegadas a la superficie a través del
primer asfáltico (tipo neutrol o similar) y selladas las juntas con espuma
expansiva de poliuretano.
En el caso de que las filtraciones provengan de fisuras que aparecen en los
remates, por ser estos de ladrillos y estar revocados, se debería en primer lugar
subir la aislación hidrófuga por el remate cubriendo el espesor de las tejas
colocadas sin sobrepasarla; utilizar en la macizada de las tejas con el remate,
un mortero plástico, que contenga un aditivo adherente, lo que le daría más
plasticidad y agarre a la mezcla; revocar el remate con revoque hidrófugo y
acabarlo con tres manos de pintura acrílica, flexible e impermeable (tipo
vedapren acrílico, impacril o viaflex).
Si nos referimos a un techo existente en el cual el remate presenta fisuras, para
la reparación, podemos utilizar selladores de fisuras, que son materiales flexibles
que acompañan la dilatación y contracción. Para utilizar este material se debe
ensanchar y profundizar la fisura, de tal forma que el sellador tenga mayor
superficie de contacto para su colocación, seguidamente se pinta el remate con
tres manos de pintura flexible e impermeable (tipo vedapren acrílico, impacril o
viaflex) colocando a lo largo de la fisura, reparada con el sellador, un tejido de
poliéster (tipo bidim o vedatex) entre la primera y segunda capa de pintura, a fin de
lograr mayor resistencia.
En el caso de los techos planos, una de las causas de patologías ocurre cuando
la impermeabilización no fue hecha correctamente, por ejemplo si se colocó
membrana prefabricada y falló la soldadura en los solapes; o cuando la aislación
hidrófuga falla a causa de la falta de una aislación térmica de protección, o por
falta de la junta de dilatación perimetral, de unión del plano horizontal de la losa
con el plano vertical del pretil, esas patologías se traducen en manchas de
humedad que afloran en el cielorraso del piso inferior, o filtraciones las cuales
incluso podrían afectar a las armaduras de la losa y su resistencia. A veces
ocurre una combinación de varias patologías que se van encadenando por falta
de una intervención a tiempo.
Por eso cuando la aislación hidrófuga existente ha fallado, solo podremos recurrir
a la demolición de la misma para su reposición total. Es importante en cada caso
verificar cual fue la causa para lograr un diagnóstico acertado , a fin de tomar
todos los recaudos pertinentes especialmente si las armaduras fueron afectadas,
lo que determinaría, previo a la reposición de la aislación hidrófuga, realizar la
reparación estructural de acuerdo al daño provocado. Finalmente deberíamos
incluir en la solución a la aislación térmica, elemento fundamental en la
prevención y solución de las patologías en techos planos. Para la solución de los
casos donde se visualicen fisuras, es importante identificar de donde proviene la
falla. Si esta se observa a nivel de unión de la estructura de hormigón con el
parapeto de mampostería, donde generalmente surgen fisuras por dilatación
diferencial, o se deberá demoler el revestido hasta dejar al descubierto la unión
de la losa con la mampostería, donde se colocará un material estructurante como
el geotextil, que actuará de refuerzo, para luego realizar un puente de adherencia
con aditivo adherente, a fin de asentar la primera capa de revoque hidrófugo,
este procedimiento se realizará dos veces, cumpliendo con la norma de
utilización de revoques hidrófugos, previendo la utilización de una buña de
dilatación, para luego reponer el acabado final. Es importante verificar también,
por el lado interno, si se ejecutó correctamente la unión del plano horizontal del
piso con el plano vertical del parapeto, con la colocación de una junta flexible
perimetral que absorberá el esfuerzo de dilatación.
Lesiones causadas por desprendimientos:

Fisuras, filtración de humedad y desprendimiento de baldosas.

En una cubierta de techo plana y con la intensa radiación solar, se producen


fuertes contracciones y dilataciones que comprometen en la impermeabilización
de la cubierta.

Una solución de cubierta de techo invertida, cuando se coloca el aislamiento


térmico encima de la impermeabilización, evita el recalentamiento del techo,
protege más eficientemente la membrana / tela asfáltica, o el aislamiento
impermeable que se emplee.

En la construcción tradicional de cubiertas de techo, el aislamiento térmico se


coloca entre la losa forjado estructural y el hormigón / recrecido de pendiente, las
capas superiores sometidas a intensas variaciones térmicas están sujetas a
cambios de volumen que generan distintas patologías.

Los arreglos de la cubierta de techo habituales con membranas / telas asfálticas


agravan el problema, no aíslan, absorben más calor. En un techo de baldosas la
absorción de radiación solar alcanza 55°C a 80°C en verano y lo somete a fuertes
dilataciones, luego ese calor del techo se transmite hacia el interior de la vivienda.

Será conveniente realizar algunos trabajos:

1. Limpiar la superficie de la cubierta de techo.


2. Ejecutar una impermeabilización MPAR, un polímero coelástico tricapa
que se refuerza con una manta reticulante de refuerzo MG.
3. Aplicar un aislamiento de placas EPS de 50 a 75 mm de espesor,
yuxtapuestas ó junta arrimada, fijarlas con mortero M-EPS ó espuma PU.
4. Colocar una tela geosintética compatible, no tejida, agujada que actúe
como filtrante en el aislamiento térmico del techo.
5. Para proteger las placas de aislamiento térmico de la cubierta de techos
de la radiación UV y evitar su voladura, se esparce, unos 8 cm de gravilla
10 a 20 mm, evitando todo contenido de arena, la granulometría debe ser
pareja para un rápido drenaje del agua de lluvia. No usar piedra partida,
es más barata pero rompe el aislamiento de placas EPS.
6. Una alternativa a la grava, es realizar un deck de madera, o apoyar
baldosas de hormigón suspendidas sobre apoyos, esto protege el techo y
lo hace transitable.
7. Colocar en los desagües de la cubierta de techo unas rejillas canasta, para
evitar que la grava caiga al bajante pluvial.
Lesiones, Patologías por falta de mantenimiento o por mal diseño
1. Patología térmica, Causas probables:
- Ausencia de aislamiento térmico
- Espesor insuficiente del aislamiento térmico
- Ausencia de barrera de vapor
- Mal armado del techo (aislamiento térmico sobre el hidrófugo o
inadecuada ubicación de la barrera de vapor)
- Colocación del aislamiento térmico entre la estructura y el contrapiso -
Absorción de radiación solar directa y difusa por color de la cubierta
(Baldosas coloradas)

Cuando la cubierta tiene sus capas exteriores no aislante térmicas expuestas a


las variaciones climáticas, además del caldeamiento interior, se pueden producir
fisuras, agrietamientos, infiltración de humedad, deterioro del revoque.
Posible solución:
- Colocación de sobrecubierta exterior
- Colocación de barrera de vapor del lado interior, y cielorraso armado,
como complemento de la sobrecubierta, no como única solución, porque
si la energía lumínica no puede ser eliminada hacia el interior, seguirá
acumulando en el sistema
2. MEMBRANA AGLOBADA
Causas pobables:
- Ausencia de barrera de vapor
- Incorrecta colocación de la membrana
- Colocación de membrana sobre sustrato humedo (agua de construccion)
Posible solución:
- Emparchando de globos con membrana autoadhesiva
- Recambio general de membrana con babeteado perimetral ELEMENTOS
QUE DAÑAN EL FOIL DE ALUMINIO (Minimo 40 micrones)
- Elementos punzantes
- Granizo intenso
- Desprendimiento por colocación de la membrana como flotante en la zona
ventora
- Ataque químico de sustancias nocivas al aluminio
- Par galvanico genetado por elementos de hierro humedos
- Accion de proyectiles encendidos
3. TEJAS COLOCADAS RAJADAS
Causa probable:
- Fijacion de la teja con clavo de hierro galvanizado, el que al
humedecerse, se corroe aumendando su volumen y raja el ceramico Posible
solución:
- Reemplazo por clavos de cobre
4. RUINA EN CUBIERTAS DE CHAPAS DE ZINC Causa
probable:
- Masa de zinc puro, corroida por generacion de par galvánico por
sulfatación
- Insuficiente espesor de la chapa Posible solución:
- Reposición de la pieza y eventualmente pintado de la misma

También podría gustarte