Está en la página 1de 3

TRABAJO DE LECTURA GRIEGO II

SÓFOCLES, EDIPO REY

El siguiente trabajo deberá ser presentado, como fecha límite, el día indicado. El
formato a seguir es el siguiente: tipo de letra Arial o Times New Roman a 12 puntos en un
interlineado de 1,15 / 1,5, con sangría y justificado, en caso de ser a ordenador; si es a
mano, se deben cuidar los espacios, especialmente la justificación lateral, además de la
letra.
El trabajo debe estar compuesto de una portada con los datos del alumno/a, un
índice, el trabajo pertinente con las cuestiones numeradas y su encabezado, bibliografía
y/o webgrafía y hay que dejar un folio en blanco final. Todo el trabajo se presentará en un
portafolios trasparente.

1.- Explica qué es el “Complejo de Edipo” relacionándolo con la obra y ejemplificando tu


respuesta con fragmentos del texto.

2.- A partir de los siguientes fragmentos de cuentos populares elabora una redacción
relacionando cada fragmento con la parte similar del mito de la saga de Edipo y
ejemplifica con fragmentos del texto:

Había una vez una niña muy bonita, una pequeña princesa que tenía un cutis
blanco como la nieve, labios y mejillas rojos como la sangre y cabellos negros como el
azabache. Su nombre era Blancanieves.
A medida que crecía la princesa, su belleza aumentaba día tras día hasta que su
madrastra, la reina, se puso muy celosa. Llegó un día en que la malvada madrastra no
pudo tolerar más su presencia y ordenó a un cazador que la llevara al bosque y la
matara. Como ella era tan joven y bella, el cazador se apiadó de la niña y le aconsejó
que buscara un escondite en el bosque.
Blancanieves corrió tan lejos como se lo permitieron sus piernas, tropezando con
rocas y troncos de árboles que la lastimaban. Por fin, cuando ya caía la noche,
encontró una casita y entró para descansar. (Anónimo, Blancanieves)
Hubo hace muchísimos años un gran señor que poseía incalculables riquezas,
pero no era feliz por carecer de heredero a quien legárselas a su fallecimiento.
Así llegó a la madurez, sintiéndose cada día más viejo y en este estado de ánimo
acudía semanalmente a misa, acompañado de su esposa, para pedir a Dios que le
concediera un hijo.
En esta triste situación permanecieron muchos años. Finalmente les nació un
robusto niño, pero la noche anterior tuvo el padre un sueño extraño.
Le pareció ver a un anciano que le predijo el nacimiento de un varón,
anunciándole que debía procurar que no tocara el suelo con los pies antes de cumplir
los doce años, si no quería que le sucedieran irreparables desgracias.
(Anónimo bohemio, El niño perdido)

Osiris era el hijo mayor de Nut, la diosa del Cielo, y de Gueb, el dios de la Tierra.
Se dice que fue el primer rey de Egipto, hasta el día en que la desgracia cayó sobre él.
Seth envidiaba a Osiris, su hermano. Durante una fiesta retó a los invitados a que
entrasen en un cofre. Osiris se introdujo en él y la tapa se cerró... ¡Osiris cayó en su
trampa! Y Seth hizo tirar el cofre al Nilo y se apoderó del trono.
(Anónimo egipcio, La leyenda de Osiris)

Érase una vez el hijo de un rey, a quien entraron deseos de correr mundo, y partió
sin más compañía que la de un fiel criado. (…) Después de vagar mucho tiempo sin
rumbo fijo, llegaron a una ciudad donde residía una orgullosa princesa, hija del Rey,
que había mandado pregonar su decisión de casarse con el hombre que fuera capaz de
plantearle un acertijo que ella no supiera descifrar, con la condición de que, si lo
adivinaba, el pretendiente sería decapitado. Tenía tres días de tiempo para resolverlo;
pero eran tan inteligente, que siempre lo había resuelto antes de aquel plazo. Eran ya
nueve los pretendientes que habían sucumbido de aquel modo, cuando llegó el príncipe
y, deslumbrado por su belleza, quiso poner en juego su vida. Se presentó a la doncella y
le planteó su enigma. (Anónimo, El acertijo)
La reina, sintiendo que se acercaba su última hora, dijo a su esposo que estaba
deshecho en llanto: (…)
-El Estado -repuso la reina con una firmeza que aumentaba las lamentaciones de
este príncipe-, el Estado que exige sucesores ya que sólo te he dado una hija, debe
apremiarte para que tengas hijos que se te parezcan; mas te ruego, por todo el amor que
me has tenido, no ceder a los apremios de tus súbditos sino hasta que encuentres una
princesa más bella y mejor que yo. Quiero tu promesa, y entonces moriré contenta. (…)
Efectivamente, buscó entre las princesas casaderas cuál podría convenirle. A
diario le llevaban retratos atractivos; pero ninguno exhibía los encantos de la difunta
reina. De este modo, no tomaba decisión alguna.
Por desgracia, empezó a encontrar que la infanta, su hija, era no solamente
hermosa y bien formada, sino que sobrepasaba largamente a la reina su madre en
inteligencia y agrado. Su juventud, la atrayente frescura de su hermosa piel, inflamó al
rey de un modo tan violento que no pudo ocultárselo a la infanta, diciéndole que había
resuelto casarse con ella pues era la única que podía desligarlo de su promesa.
(Charles Perrault, Piel de Asno)

3.- Describe de qué modo Edipo conoce el origen de la peste de Tebas, qué le sucede,
cuando conoce la causa, y cómo reaccionará Yocasta. Argumenta tu respuesta y
ejemplifica con fragmentos del texto.

4.- Busca la influencia del mito de Edipo en la pintura y en la escultura, explica, al menos,
cuatro imágenes y relaciónalas con uno o varios fragmentos de la obra.