Está en la página 1de 2

Estudio para células

Abierto para ser sanado - Parte 3

05 octubre 2020

“Sáname, Señor, y yo sanaré; sálvame, y seré salvo; porque eres mi alabanza ". (Jeremías


17:14)

Gracias a Dios, porque Él ha levantado, cada vez más, hombres y mujeres sanados para curar a
otros a través de las experiencias con el Padre. Y a medida que la obra de Dios esté completa,
podemos dar nuestro clamor, siguiendo a Jeremías, quien pidió ser sanado. , demostrando que
la curación es una extensión de la salvación, a la que tenemos derecho.

Si bien no comprende la necesidad de abrirse a la curación, tampoco puede alabar a Dios de


manera perfecta ni tener una mente renovada. E incluso hoy, independientemente de los
niveles que ya haya alcanzado, y de todo en lo que el Señor ya ha trabajado, Romanos 12: 1,2
todavía necesita vivir. “Por tanto, hermanos, les ruego que tengan la compasión de Dios, que
presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios, que es su culto
racional. Y no te amoldes a este mundo, sino sé transformado por la renovación de tu mente,
para que experimentes lo que es la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios ”.

¿Por qué abrirse a la curación?

Quizás esa pregunta resuene en sus pensamientos al recibir este estudio. Sepa que,
independientemente de la posición de liderazgo que alcance y ejerza, siempre necesitará
recibir más de Dios en su espíritu, alma y cuerpo. En el alma, donde se libran todas nuestras
luchas, necesitamos estar atentos, porque en el día a día terminamos enfrentando situaciones
que pueden, eso sí, herirnos y hacer que nuestros sentimientos se debiliten, nuestras
voluntades abandonan la ruta central del Padre. , nuestros pensamientos se desvían y nuestra
capacidad de decidir se ve afectada.

Como vivimos en un mundo de relaciones, hablamos con las personas y dependemos de ellas
para que todo, incluso en muchas situaciones, crezca en Dios. Debido a la necesidad que
tenemos de relacionarnos, terminamos, en algunos momentos, heridos, cuando deberían ser
aceptados; heridos, cuando deberíamos ser amados; ansiosos, cuando debemos descansar en
el Señor.

Por eso, por todo esto y más, necesitamos abrirnos a la sanación en el alma, en nuestras
emociones y sentimientos, en nuestro ser. La falta de una cura enferma, no solo el alma,
generando enfermedades, sino también lo físico, reventando diversos males.

No podemos limitar al Espíritu Santo que conoce la forma correcta y exacta de tratar con cada
uno de nosotros. Él mismo nos ha llevado a ser sanados y ayudar a otros en este proceso. Hay
muchas formas de recibir sanación, como:

1. ORACIÓN

La oración es la forma en que le hablamos a Dios y le expresamos lo que sentimos, lo que


necesitamos, cuáles son nuestras aflicciones, dolores, ansiedades, miedos, heridas,
desengaños ... “No te preocupes por nada; pero que tus peticiones sean conocidas por Dios en
todo con oración y súplica, con acción de gracias ”. (Filipenses 4: 6)

También es a través de la oración que escuchamos la voz de Dios ministrando a nuestros


corazones, recibimos fuerza y fortaleza para continuar y corregir estrategias para recibir la
Sanación Interior que necesitamos.

También podemos decir que a través de la oración resolvemos males que asolan la mente,
traumas que nos acompañan, sean conocidos o desconocidos, y descubrimos lo que hay
dentro de nosotros y que muchas veces ni siquiera sabemos que lo tenemos y cuánto nos está
perjudicando.

Cuando oramos, somos renovados en Dios y sanados para recibir la nueva mente que Él tiene
que darnos. Cuando oramos, la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, viene sobre
nosotros y nos envuelve completamente, transformando todo nuestro ser.

II Corintios 2:16 dice que tenemos la mente de Cristo, y II Corintios 5:17 dice que somos
nuevas criaturas y que las cosas viejas pasaron. Esto significa que uno tiene que pasar por el
proceso de Sanación Interior para eliminar lo viejo y renovar la mente. Oremos para descubrir
qué tiene que hacer Dios en nosotros usando la Sanación Interior.

Continuará...

Vistas del perfil 99