Está en la página 1de 25

ACADEMIA MINISTERIAL CABOD

Templo de Adoración Poder de Dios


Ministerio Cabod

TRABAJO FINAL

SANTIAGO

Preparado por:
Cristina Appleton
Josué Morán
Manuel Ortega

Entregado a:
Prof. Carlos Arosemena

Fecha de entrega:
23 de Junio de 2019
ÍNDICE

Introducción 3
Epístola de Santiago: Características Generales 5
Análisis de la Epístola 14
Comparaciones 19
Bosquejo 22
¿Qué hablo Dios a mi vida? Opiniones de integrantes 23
Conclusión 25
Bibliografía 26

2
Introducción
Epístolas Generales
Normalmente las Epístolas Generales reciben menos atención que las epístolas
de Pablo. Sin embargo, son
una parte importante de las
Escrituras y contienen
información vital para la
vida cristiana.

Entre otras cosas, las


Epístolas Generales nos
hablan de la fe, la esperanza y
el amor.

La Iglesia del primer


siglo agrupó las siete
epístolas escritas por Santiago, Pedro, Juan y Judas bajo el nombre de
“generales”.

Estas “Epístolas Generales” son:

 Santiago
 1 Pedro
 2 Pedro
 1 Juan
 2 Juan
 3 Juan
 Judas

Una “epístola” es una carta que será publicada y leída por algún individuo o un
grupo de personas.

2 y 3 Juan, por ejemplo, fueron incluidas como Epístolas “generales” a pesar de


que, aparentemente, fueron dirigida a individuos específicos. Algunos piensan que
en realidad, estas cartas estaban dirigidas a toda la Iglesia, pero Juan las asignó a
ciertos destinatarios específicos para proteger a la Iglesia de la persecución.
Según el Davis Dictionary of the Bible [Diccionario de la Biblia Davis], “La señora
elegida y Gayo —destinatarios de 2 y 3 Juan— probablemente representaban a
toda la Iglesia” (p. 227).

Por otro lado, también existe la posibilidad de que estos siete libros fuesen
agrupados sólo por conveniencia, ya que no cabían dentro de las demás

3
agrupaciones del Nuevo Testamento. Es importante recordar que el término
“generales” fue agregado por escritores cristianos del primer siglo, no era parte del
texto griego original. Por lo tanto, puede no ser del todo preciso para describir
estas siete epístolas. 2 y 3 Juan pueden realmente haber sido escritas para
destinarios específicos.

Orden de valores cristianos

En 1 Corintios 13:13, el apóstol Pablo menciona tres virtudes cristianas, fe,


esperanza y amor, que son examinadas en las Epístolas Generales:

1. Santiago habla de la fe.


2. Pedro habla de la esperanza.
3. Juan habla del amor.

Ya que Santiago nos habla de los principios básicos de la vida cristiana —de los
cuales la fe es una piedra angular, sus cartas encabezan este grupo de libros.

Contexto y síntesis del libro de Santiago

Dado que el Nuevo Testamento menciona a varias personas de nombre Santiago,


la identidad del autor de este libro ha generado cierta controversia. Sin embargo,
la mayoría concuerda en que fue escrito por el medio hermano de Jesús, a quien
Cristo se apareció de forma especial luego de su resurrección (1 Corintios 15:7).

Como revelan las Escrituras, Santiago llegó a ser líder de la Iglesia en Jerusalén
(Hechos 12:17; 15:13; 21:18) y dirigió la Conferencia de Jerusalén (Hechos 15),
donde la Iglesia acordó que la circuncisión no era un requisito para los gentiles
que quisiesen convertirse. Más adelante, Pablo reconoció a Santiago, Pedro y
Juan como “columnas” en la Iglesia (Gálatas 1:18-19; 2:9).

Propósito

Santiago escribió esta epístola para los miembros dispersos —que enfrentaban
muchas pruebas y tribulación— animándolos a ver las dificultades como
oportunidades para desarrollar el carácter cristiano. Les explica que las pruebas
producen paciencia (del griego hupomone), que también significa constancia, total
determinación y persistencia; y, quien logre soportar esto, se convertiría en un
cristiano perfecto y cabal (1:4).

4
Epístola de Santiago
Características principales
Autor principal:
El Espíritu Santo
Palabras claves:
Hermanos, fe, perfecto (perfeccionarse), decir, juez (juzgar, juicio), obras,
condenado (condenación), lengua, ley.
VersÍculos Clave: 
Santiago 1:2-3, “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en
diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.”

Santiago 1:19, “Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír,
tardo para hablar, tardo para airarse.”

Santiago 2:17-18, “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.


Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin tus obras, y
yo te mostraré mi fe por mis obras.”

Santiago 3:5, “Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de


grandes cosas. He aquí, ¡cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!”

Santiago 5:16b, “La oración eficaz del justo puede mucho.”

Temas:
El libro de Santiago incluye los siguientes temas:
 La fe genuina. La declaración de Santiago de que «la fe por sí sola, si no
tiene obras, está muerta» no es una contradicción de la enseñanza de
Pablo de que la salvación se basa solamente en la fe (véase Gá 3:6-14).
Una «fe» que sabe de seguro que Dios existe, pero que carece de
confianza en él o que no se manifiesta en una vida transformada no es fe
del todo.
 Las buenas obras. «Obras» en Santiago es otro término para «frutos», los
cuales sonlos hechos del amor cristiano que inevitablemente acompañan a
la fe auténtica.
 La sabiduría genuina. Santiago contrastó los dos tipos de sabiduría. La
falsa sabiduría produce envidia y una ambición egoísta (3:14), mientras que
la sabiduría genuina produce humildad, obras de misericordia y una buena

5
conducta (3:13). La sabiduría ayuda a los cristianos a controlar sus
palabras (3:1 -12) y promueve la paz, la consideración, la sumisión, la
misericordia, las buenas obras, la imparcialidad y la sinceridad (3:17).
Escritor:
La Epístola General de Santiago fue escrita por el hombre cuyo nombre lleva:
Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo." (Santiago 5:1). Esto, no obstante,
no determina su identidad completamente, puesto que hay por lo menos tres
hombres prominentes en el Nuevo Testamento con ese nombre de Jacobo
(Jacobo, Jacob, y Santiago es considerado como el mismo nombre). (1) Jacobo,
hijo de Zebedeo y Salomé, hermano de Juan y uno de los apóstoles del Señor
(Mateo 4:21; Marcos 1:19;Lucas 5:10); (2) Santiago, hijo de Alfeo, y también un
apóstol (Mateo 10:3; Marcos 3:18; Lucas 6:15; Hechos 1:13); (3) Santiago, un
hermano de Cristo en la carne (Mateo 13:55; Marcos 6:3; Gálatas 1:18,19).
Fecha de Escritura:
No es posible fijar la fecha de la Epístola de Santiago con ningún grado de
seguridad, y cualquier esfuerzo con este fin es poco más que suposición.
Usualmente se hace al determinar los límites en que pudo haber sido escrita, de la
siguiente manera: Se cree que Santiago pudo haber sufrido el martirio cerca de la
mitad de la década sexta del primer siglo por medio de declaraciones hechas por
Josefo y Hegesipo (que, dicho sea de paso, no están de acuerdo, aquel lo pone
alrededor del 62 d. C., cuando se supone que fue apedreado a muerte por un
edicto de Ananos; este último afirma que ocurrió poco antes del sitio de Jerusalén
por los romanos, d. C. 65. De cualquier modo no puede darse una fecha antes del
65 d. C. La carta presupone que el nombre cristiano ya ha sido dado (Hechos
16:26), y era, por los enemigos de Cristo y de cristianos, blasfemado (2:7). Esto
eliminaría la posibilidad que fue escrito antes del año 40 d. C. Además, fue
después de la gran ola de la persecución que pasó por la iglesia bajo la dirección
de Saulo de Tarso (Hechos 8:1 y siguientes versículos), porque aquellos a los
cuales Santiago escribió estaban sufriendo entonces persecución. En vista del
hecho de que había niños sin padres, viudas necesitadas, y hermanos pobres en
abundancia al tiempo de escribir (Santiago 1:27; 2:15-18), y puesto que hubo una
gran hambre en Judea alrededor del año 44 d. C., y aun otra ola de sufrimiento
para los santos pobres en los últimos años de la quinta década, la Carta parece
haber sido escrita, en uno de estos dos períodos. Evidentemente escrita entre el
40 y el 65 d. C., y quizás entre el 44 y 65 d. C., cualquier esfuerzo para fijar una
fecha definitiva no es más que adivinar. Afortunadamente, la verdad de la Epístola,
y su valor para nosotros, no dependen de la fecha cuando se escribió, y, por lo
tanto, no es necesario determinarla exactamente.

6
Lugar de Escritura:
La referencia del escritor a la "lluvia temprana y la tardía" (Santiago 5:7), es una
fuerte intimación que fue escrita en la tierra de Palestina. Esta división de la
temporada de lluvia era característica de la tierra, y muy familiar a todos los que
allí vivían, o que allí habían vivido. La "lluvia temprana", generalmente venía
durante el período de octubre a febrero, y después de la siembra del trigo en
otoño; la "lluvia tardía", venía durante marzo y abril, y poco antes de que el grano
madurara para la cosecha. Era una tierra que con frecuencia sufría sequías, con
hambres que las acompañaban por causa de la escasa lluvia (5:7, 8). Habían
manantiales que producían agua dulce; otras daban sólo agua salada (3:11); y la
tierra producía vino, higos y aceite (3:12). Era una nación ubicada cerca del mar
(3:4; 1:6); y el temible simoon, un viento oriental abrazador que venía de los
desiertos eran bien conocidos al escritor y sus lectores. Estas consideraciones
apuntan a Palestina como la tierra en la cual vivió el autor; y, puesto que Santiago
es mencionado prominentemente en conexión con la iglesia en Jerusalén (Hechos
15:13-21), parece razonable suponer que la Epístola fue escrita de Jerusalén en la
tierra de Palestina.

Destinatarios:
La epístola es dirigida a "las doce tribus que están en la dispersión" (Santiago 1:1).
Aquellos a quienes así se dirigió no son identificados de otra manera; y, por lo
tanto, hay diversidad de opinión concerniente al significado de la frase, "la
dispersión". La palabra (diáspora) aparece en 1 Pedro 1:1, en donde hace
referencia al Israel espiritual, el pueblo del Señor, de las áreas designadas, y sin
consideración de origen nacional o carnal; y en Juan 7:35, en donde se refiere a

7
los judíos (en la carne) esparcidos a través del mundo griego. Las frases, "las
doce tribus", y "la dispersión", son, claro definitivamente judías en su fondo, cuyos
detalles son dados en el comentario bajo Santiago 1:1. Generalmente hablando, el
concepto más razonable y satisfactorio del asunto es que la Epístola fue dirigida a
cristianos, muchos de los cuales eran de ascendencia judía y quizás muy
esparcidos.
Es muy seguro que no fue dirigida a judíos incrédulos por declaraciones repetidas
en la carta, demostrando el hecho de que se dirigía a cristianos, y por el hecho
adicional de que el escritor no hizo un esfuerzo para dar argumentos para apoyar
la Deidad de Cristo como los que son encontrados repetidas veces en los
discursos dados a judíos incrédulos en Hechos. La Epístola no contiene mención
de la cruz de Cristo, o de su resurrección--omisiones sin razón si es que la Carta
tenía la intención de la edificación de judíos incrédulos. También parece muy
improbable que fue dirigida a gentiles incrédulos por el uso de las frases, "las doce
tribus", "la diáspora" (1:1), "vuestra congregación" (2:2), y otras declaraciones
judías típicas; y de la ausencia de argumentos designados para convencer a los
paganos del Un Dios Verdadero, y de Su Hijo, Jesucristo. En esos casos en donde
el escritor se dirige a gente mala, estas palabras son dirigidas a miembros
apóstatas de la iglesia, o en forma de apóstrofe, con frecuencia
característico de escritores. Así consideramos la declaración "las doce tribus que
están en la dispersión", ser un significado figurativo, comparable al "Israel de Dios"
(Gálatas 6:16) de Pablo, y de abarcar a cristianos, ya de descendencia judía o
gentil.
La referencia a las doce tribus que están esparcidas por el mundo “ (1:1) es
nuestra mayor pista. Así mismo, la inclusión de la carta en las “epístolas católicas”
(por ejemplo cartas dirigidas a varias iglesias) refleja la naturaleza encíclica.
Obviamente, una iglesia no es tan prominente como una especifica aunque sea un
grupo de individuos esparcidos y estos parecen ser los judíos fuera de Palestina.
Hay tres posibles interpretaciones de la frase en el 1:1:
 Judíos—esto parece ser improbable por el recurrente uso de “hermanos”, la
carencia de las mayores verdades de los evangelios al respecto de Jesús,
al igualquelamenciónespecificadelafeenCristoen2:1.También,luego del
Exilio Babilónico, muchas de las 2 tribus originales nunca regresaron. La
misma metáfora de los creyentes es empleada simbólicamente en
Apocalipsis 7:4-8.
 Cristianos Judíos—esta pareciera ser la más acertada por el gusto de los
judíos por el libro y la posición de liderazgo de Santiago en la iglesia de
Jerusalén.
 La iglesia como Israel espiritual – esto es posible por uso del término
“diáspora” en I Pedro1:1 y la alusión hecha por Pablo al respecto de la

8
iglesia (creyentes judíos y gentiles) como Israel espiritual (ver Rom.2:28-29;
4:16; Gal. 3:29; 6:16; I Pedro2:5,9).
Motivo de su Escritura:
Porqué la Epístola fue escrita se relaciona íntimamente con la sección anterior, A
QUIÉNES ESCRIBIÓ, y ha de determinarse por ella. Fue escrita, creemos, y ya
hemos indicado, a cristianos, muchos de los cuales-- quizás la mayoría--eran de
ascendencia judía como demuestran las muchas referencias a la adoración e
historia judía, evidentemente siendo el propósito para instruirlos en la fe cristiana y
para cobijarlos de la tentación mundana. Aquellos a los cuales Santiago escribió
estaban en contacto frecuente con paisanos ricos y arrogantes quienes
continuamente los oprimían y perseguían, y sus pruebas eran muy pesadas y
dolorosas para llevar. No era siempre fácil mostrar paciencia y abstenerse de tales
situaciones difíciles y una gran medida de perseverancia cristiana y amor eran
necesarios para poder vivir con propiedad la vida cristiana. Además, había
muchas debilidades inherentes y disposiciones pecaminosas entre ellos tales
como juicios de censura, hablar mal, un uso descontrolado de la lengua, una
disposición halagadora hacia los ricos y una actitud de desdén hacia los pobres,
que necesitaban eliminar de sus vidas antes de poder alcanzar la altiplanicie de
una conducta cristiana noble. La Epístola de Santiago no es, ni tuvo la intención
de ser, un tratado formal teológico, sino una simple presentación sobria de los
principios cristianos, el diseño de la cual era capacitar a los lectores a resistir a los
pecados peculiares de la época; para exhortarles a vivir de tal manera como para
merecer y recibir la aprobación de Cristo; y tener suficiente fuerza para enfrentarse
con los difíciles problemas sociales que entonces prevalecían. La carta, por su
carácter eminentemente práctico, ha sido correctamente señalada como "el
Evangelio del Sentido Común". Es una demostración maravillosa del hecho de que
los principios de Cristo correctamente aplicados y asimilados cabalmente,
plenamente llenarán las necesidades de cada generación, cualesquiera que sea el
período en la historia. Esto demuestra el hecho de que en nuestro día no
necesitamos un nuevo evangelio para una supuesta edad moderna; el evangelio
de Cristo, al ser proclamado y obedecido en su pureza antigua, va a satisfacer
toda necesidad de cualquier edad. Es la única solución de los problemas de un
mundo enfermo, la panacea de las enfermedades del hombre, la medicina
específica para los males de la humanidad. Es nuestra honorable obligación
solemne hacerlo disponible a nuestra edad sin añadir, sin quitar, y sin
modificación.
Canonicidad de Santiago:
Ha habido diversos autores acatólicos, como Massebieau, Spitta y Meyer, que han
atribuido la epístola de Santiago a un judío no convertido. Habría sido en su origen
una especie de Sabiduría judeo-helenística, escrita a mediados del siglo I en Siria
o en Palestina y que posteriormente habría sufrido interpolaciones cristianas.

9
Entre los años 8o y 90 habría entrado en el canon cristiano del Nuevo Testamento
solamente debido a un fraude: mediante la interpolación del nombre de Jesús en
ciertos pasajes y de algunos otros detalles, como la alusión a los presbíteros de la
Iglesia. Por su parte, VonSoden, Harnack, Moffat, Dibelius, Paterson y otros
consideran la epístola como obra de un desconocido, el cual, usando el artificio
literario de la seudonimia, se haría pasar por Santiago. Habría sido compuesta
entre los años 70 y 150 d.C.
Los estudios de todos estos autores han servido para confirmar el origen de la
epístola de Santiago: provendría de un ambiente judío y estaría dirigida a los
judíos de la Diáspora. Pero, por otra parte, no han logrado demostrar que la
epístola originalmente no fuera un escrito cristiano. No solamente el nombre de
Jesús atestigua su origen cristiano, sino principalmente el espíritu evangélico que
la penetra desde el principio hasta el fin y una serie de verdades dogmáticas que
encontramos en ella, las cuales demuestran claramente que la carta fue escrita
por un judío-cristiano.
Todos esos autores acatólicos fundan su tesis en argumentos internos muy
problemáticos, y, en cambio, no tienen en cuenta la tradición, que es unánime en
atribuirla a Santiago hermano del Señor.
Antes de Orígenes no poseemos testimonios explícitos que atribuyan la epístola a
Santiago hermano del Señor. Sin embargo, es utilizada por San Clemente
Romano, por el Pastor de Hermas, San Justino, San Ireneo, Tertuliano y
Clemente Alejandrino, que la cita con frecuencia, e incluso hizo una especie de
comentario sobre ella.
También es importante notar que la epístola de Santiago siempre ha formado
parte de las antiguas versiones: Vetus latina y Pesitta. Esto demuestra que las
iglesias que usaban estas versiones consideraban la epístola de Santiago como
auténtica y canónica; de lo contrario, no la habrían recibido en la colección de las
Sagradas Escrituras. Esto explica también el hecho de que se encuentre en todos
los catálogos de los libros sagrados, si exceptuamos el Fragmento de Muratori y el
Canon Mommseniano.
A partir de Orígenes (f a. 254) comienzan los testimonios explícitos que atribuyen
la epístola a Santiago. Orígenes cita con frecuencia la epístola "que se llama de
Santiago" .
Eusebio afirma que en su tiempo la mayor parte de las iglesias del Oriente leían
públicamente la epístola que se atribuye a Santiago. En Occidente tardó más en
ser admitida; pues, aunque parece que San Clemente Romano, el Pastor de
Hermas, Nova-ciano y San Hipólito de Roma la conocieron, no se encuentra, sin
embargo, en el canon de Muratori, ni es usada por Tertuliano, ni por San Cipriano,
ni por Lactancio. Solamente a partir de mediados del siglo IV, cuando las
relaciones entre Oriente y Occidente se hicieron más íntimas y el canon de la

10
Sagrada Escritura se fue uniformando, vemos a las iglesias de Italia, España,
Galias y África aceptar la epístola de Santiago.
San Hilario cita la epístola de Santiago a propósito de textos de los cuales abusan
los herejes. Y da a Santiago el título de apóstol. Del mismo modo se expresa el
Ambrosiáster, que debió de escribir hacia el año 375. El concilio de Roma, reunido
en el año 380 por San Dámaso, contiene en su canon la epístola de Santiago. San
Jerónimo resume las peripecias por las que tuvo que pasar la epístola con estas
palabras: "lacobus, qui appellaturfraterDomini., unam tantum scripsitepistolam,
quae de septemcatholicisest, quae et ipsa ab alioquodam sub nomine eius edita
asseritur, licetpaulatim tempere procedente obtinueritauctoritatem."
Después del siglo iv la tradición se puede considerar casi unánime. Las dudas
sobre la autenticidad y canonicidad de la epístola fueron debidas, al parecer, a la
incertidumbre sobre el apostolado de Santiago hermano del Señor 39. En el siglo
XVI volvieron a surgir ciertas dudas a propósito del autor de la epístola más bien
que sobre su canonicidad. Erasmo y el cardenal Cayetano dudaron de que hubiera
sido compuesta por Santiago hermano del Señor. Lutero la llama "epístola de
paja," y la retiró ¿el canon como contraria a su doctrina de la justificación por la
sola fe. Sin embargo, los otros reformadores: Melanchton, Zwinglio, Calvino,
alaban la doctrina y la utilidad de la epístola de Santiago y reconocen su carácter
inspirado.
Finalmente, el concilio Tridentino definió solemnemente la canonicidad de la
epístola. Pero con esta definición no ha querido zanjar la cuestión de su autor,
determinando de qué Santiago se trata.
Los datos de la tradición sobre la autenticidad de la epístola son confirmados al
mismo tiempo por diversos argumentos internos. El autor se muestra gran
conocedor del Antiguo Testamento, del que toma sus ejemplos, frases y
pensamientos. Las asambleas de los fieles son llamadas sinagoga44; el amor
desordenado del mundo es un adulterio contra Dios; se alude a la oración de Elías
para indicar la eficacia de la oración; a Job y a los profetas como modelos de
paciencia. La doctrina y el espíritu de la epístola muestran claramente que su
autor es un discípulo apasionado de Jesucristo, que recuerda a los fieles las
enseñanzas del Maestro. Para él son dichosos los que padecen48, los que
escuchan y ponen en práctica la palabra de Dios. Los cristianos han de ser
perfectos para imitar a Cristo, no han de emplear el juramento, etc. También se
podrían citar diversas semejanzas de estilo entre la epístola, el discurso de
Santiago en Jerusalén y el decreto conciliar redactado por el mismo.

11
Género Literario
 Esta carta/sermón refleja el conocimiento de la literatura de sabiduría,
ambas canónicas (Job- cantar de los Cantares) e inter-bíblicas (Eclesiastés
cerca de 180 A.C) hace énfasis en la vida practica –fe en acción.
 De alguna manera, el estilo es muy similar a ambos, los maestros de
sabiduría judíos y maestros griegos y romanos itinerantes de moral (como
los Estoicos). Algunos ejemplos son:
1. Estructuras débiles (saltos de un tema
a otro)
2. Muchos imperativos (54 de ellos)
3. Diatribas (un supuesto objetor
haciendo preguntas, ver 2:18; 4:13). Esto
también lo encontramos en Malaquías,
Romanos y I Juan.
 Aunque hay algunas citas directas del Antiguo
Testamento (ver 1:11; 2:8, 11, 23; 4:6), similar
al libro de Apocalipsis, hay muchas alusiones al
Antiguo Testamento.
 El bosquejo del libro de Santiago es casi más
largo que el libro mismo. Esto refleja la técnica
rabínica de saltar de un tema a otro para
mantener la atención de la audiencia. Los
rabinos le llamaban “perlas en un cordel.”
 Santiago parece ser una combinación literaria del Antiguo Testamento: (1)
sabios (maestros de sabiduría) y (2) profetas (similares a Amos y
Jeremías). Usa verdades del Antiguo Testamento, pero las combina con la
enseñanza de Jesús en el “Sermón Del Monte”.
Ocasión y finalidad de la Epístola:
En el seno de las comunidades cristianas primitivas existían, a pesar de su
ardiente fe en Cristo, desigualdades sociales. Estas daban ocasión a envidias y a
injusticias entre ricos y pobres. Muchos ricos se creían dispensados de hacer
obras buenas en favor del sector necesitado de los cristianos e incluso negaban el
salario al obrero y esclavizaban al justo.
Santiago, habiéndose enterado de este estado de cosas, escribió su epístola, en
la que se propone dar ánimos a los fieles víctimas de las injusticias sociales y
exhortar a ricos y pobres a una vida más conforme con los principios cristianos.
Esto le lleva a inculcar a los cristianos laxos el cumplimiento de las obras de
caridad, de las que se consideraban dispensados.

12
Por este motivo, la carta de Santiago contiene una serie de normas morales
inspiradas en los libros Sapienciales del Antiguo Testamento. Tiene la forma de
una instrucción o de una exhortación moral. El autor parece mirar a las dificultades
de orden moral y social, sobre todo a una cierta tensión existente entre los pobres
y los ricos. El fin principal de la epístola sería, por lo tanto, recordar la enseñanza
auténtica del Evangelio acerca de la riqueza y de la pobreza, de la paciencia en
soportar las pruebas y de la paz social.
Existen 2 teorías importantes:
1. Un intento por aplicar el Nuevo Pacto para judíos cristianos del siglo I
quienes vivían en un contexto pagano.
2. Algunos cree que se trataba de judíos ricos persiguiendo judíos cristianos.
Es probable que los primeros cristianos hayan sido objeto de abusos
antisemitas paganos. Era obviamente el tiempo de necesidad física y
persecución.

13
Análisis de la epístola
Orden de la epístola
 “La Fe Que Funciona” (Stg. 1)
 “La Fe Demostrada por Nuestras Obras y Palabras” (Stg. 2-3)
 “La Fe Demostrada por Nuestra Pureza y Paciencia” (Stg. 4-5)
La meta principal del escritor era animar a aquellos a quienes escribió sufrir con
paciencia sus pruebas, y eliminar de sus corazones y vidas aquellos defectos
serios que los hacían ver en su naturaleza no ser como Cristo.
Capítulo 1. Es el diseño de las pruebas hacer madurar el carácter cristiano. Por lo
tanto, nos podemos regocijar en ellas (1:1-4). Todos necesitamos de la sabiduría
para reconocer esto, y Dios la suplirá (5-7). Sin embargo, nuestra fe, debe de ser
estable; y debemos permitir que circunstancias externas cambien nuestro estado
con Dios (7-11). Perseverancia paciente lleva a la corona de la vida (12). El mal no
se le puede culpar a Dios, sino los resultados de los deseos impropios del hombre,
y eventualmente los llevará a una muerte espiritual (13-17). Dios es la fuente de
todo lo bueno; y es por medio del poder de su palabra que llegamos a ser hijos
espirituales (18-21). Pero, para ser bendecido por ello, tenemos que oír y hacerlo;
y esto incluye los preceptos prácticos del cristianismo tal como el proveer por el
niño sin padre y la pobre viuda (22- 27).
Capítulo 2. Es pecado hacer acepción de personas; y ver con favor al rico
mientras que se ve con desdén al pobre es especialmente reprensible (2:1-4).
Realmente hay más ocasión para ver bien al pobre que al rico; los pobres son
herederos de las bendiciones de Dios; los ricos nos oprimen y nos tratan mal (5-7).
La ley real nos requiere que tratemos a todos por igual, y evitar el hacer acepción
de personas (8-11). Para obtener misericordia hay que ser misericordioso (12, 13).
La fe, aparte de las obras, es muerta; para ser bendecidos, la fe debe siempre ser
acompañada por la obediencia a los mandatos de Dios (14-26).
Capítulo 3. Los maestros tienen una responsabilidad pesada (3:1). Realmente, es
muy difícil para cualquiera de nosotros controlar nuestras lenguas, y ellos tienen la
posibilidad de mucho mal (1-8). Es absurdo suponer que uno es sabio o bueno al
decir maldiciones contra otros. Si lo que tiene es sabiduría, es terrenal, y no de
Dios (9-13). Hay una sabiduría celestial y se muestra en amabilidad hacia otros y
en una vida ricamente llena de buenas obras (17, 18).
Capítulo 4. Los conflictos surgen por causa de deseos impropios (4:1, 2). Los que
así son posesionados, aunque siempre buscan, nunca están satisfechos; algunos
no piden a Dios por sus necesidades; otros piden, pero por las cosas equivocadas
(2, 3). La amistad del mundo es enemistad contra Dios, y siempre debemos tener
cuidado por si nuestras naturalezas bajas nos traen hacia abajo (4-6). La forma
más efectiva para hacer esto es por resistir al diablo y volver a Dios en humildad y

14
contrición (7-10). Debemos evitar todos los juicios de censura para buscar faltas, y
no de no ser culpable de hacer el intento de usurpar los poderes y privilegios de
Dios mismo (11, 12). Dios debe de ser tomado en nuestros planes y propósitos, y
debemos de vivir por el día de hoy, porque no tenemos la seguridad de que
vendrá mañana (13-17).
Capítulo 5. (Pongan atención los ricos (5:1-3)! Lo que han obtenido por medio del
fraude dará testimonio contra ellos en el juicio que pronto vendrá sobre ellos (4-6).
Los fieles han de llevar sus sufrimientos con paciencia, con la seguridad que el día
de descanso viene(7-11). Deben evitar los juramentos innecesarios; han de
encontrar alivio en la oración y en el canto para las pruebas de la vida y para la
expresión de sus gozos (12- 15); los enfermos han de posesionarse del poder
milagroso que entonces estaba en las manos de los ancianos de la iglesia (14,
15); todos han de confesar sus faltas, y de orar unos por los otros (17, 18); y si un
hermano cae en el pecado ha de ayudársele inmediatamente para que su alma
pueda ser salva de la muerte espiritual y eterna (19, 20).

Temas en Santiago
A: Pruebas F: Hechos
B: Sabiduría G: Humildad
C: Pedir H: Lengua
D: I: Santidad
Constancia
E: Ricos J: Parusía (en Griego la venida del Señor, Maranatha en Hebreo)

1:1 3:1-2 / A
1:2-4 /A, D 3:3-12 / A
1:5 /B,C 3:13-18 /B
1:6-8 /D 4:1-3/ C
1:9-11 /E 4:4-10/ D 4 – 8 G
1:12 /A 4:11-12 / H
1:13-18 /I 4:13-17 /G
1:19-21 / H, I 5:1-6 / E
1:22-25 /F 5:7-11 / A, J (7, 9)
1:26-27 /H, I, 5:12 / H
F
2:1-11 /E 5:13-18 /C
2:12-13 / F 5:19-20 / Un tema no lo repite, lo deja abierto (amor)
2:14-26 / F

Grupos en Santiago

15
¿Qué le dice Santiago a cada grupo?
1:9= habla a los pobres
1:10= habla a los ricos

2:6= los dos grupos

3:1= a los maestros


4:8- pecadores y doble mentes

4:13= otro grupo de personas con la misma idea

5:1= los ricos

Imperativos en Santiago
1:2 Tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas.
1:5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios.
1:6 Pero pida con fe
1:19 Todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse.
1:22 Pero sed hacedores de la palabra
2:1 que vuestra fe sea sin acepción de personas.
2:12 Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la
libertad.
3:1 Hermanos míos no os hagáis maestros.
4:7 Someteos, pues a Dios …..purificad vuestros corazones
4:11 no murmuréis
4:12 ¿Quién eres para que juzgues a otro?
5:7 tened paciencia. Y afirmad vuestros corazones.
5:9 no os quejéis
5:10 tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los profetas
5:12 no juréis
5:13 haga oración…cante alabanzas…. llame a los ancianos.. y oren por él.
5:16 confesaos vuestras ofensas…y orad.

La religión pura y la falsa en Santiago

16
Marcas de la religión pura:
1. Incluyen gozo y la paciencia en las tribulaciones (1:2-4)
2. Una fe inalterable (1:5-8)
3. Una aceptación de la situación de la persona en su vida (1:9-11)
4. Vencer las tentaciones (1:12-15)
5. Reconocer de dónde vienen las bendiciones divinas (1:16-18)
6. Oír y hablar espiritualmente (1:19-20)
7. Desechar lo malo y recibir la verdad con mansedumbre (1:21)
8. Practicar la verdad (1:22)
9. Ayudar a los necesitados y mantenerse limpio de contaminación (1:26-27)
10. Buenas obras como una demostración de fe (2:18-26)
11. Respeto para la sabiduría celestial (3:17-18)

Marcas de la religión falsa:


1. Negligencia y olvido de la palabra (1:22-24)
2. Favoritismo entre los ricos y los pobres (2:1-9)
3. Obediencia parcial (2:10-12)
4. Falta de misericordia (2:13)
5. Profesar una fe sin obras (2:17-20)
6. Una lengua sin control (3:1-12)
7. Celos, contención y falsa sabiduría (3:14-16)
8. Pasiones y cosas mundanas (4:1-4)
9. Orgullo, impureza y doble ánimo (4:5-9)
10. Hablar mal y juzgar (4:11-12)
11. Dejar a Dios fuera de nuestros planes (4:13-16)
12. No hacer el bien (4:17) 220
13. Tratar mal a los demás y los deleites terrenales (5:1-6)

17
Comparaciones
Algunos piensan que Pedro se basó en Santiago para escribir 1 Pedro.
Santiago 1 Pedro
1:1 1:1
1:2 1:6-4,12,13
1:11 1:24
1:18 1:3
2:7 4:14
3:13 2:12
4:1 2:11
4:6 5:5,6
4:7 5:6,9
4:10 5:6
5:20 4:8

También tiene un paralelo con el sermón del monte, y Mateo. (Mateo fue escrito
para los Judíos también)
Santiago Mateo
1:2 5:10 al 12
5:1 6:19
1:4 5:48
5:10 5:12
1:5; 5:15 7:7-11
1:22 7:21-27
1:20; 2:10; 3:18 5:20
1:13 6:3
2:10 5:19
1:9 5:13
2:8 5:44
1:26; 3:2-18 5:22
5:12 5:37
4:11 7:1,2
4:4 6:24
4:12 7:1

18
Santiago y Pablo
Santiago y Pablo no se contradicen sino que se complementan entre sí.
Santiago Pablo

Santiago 1:2  “Hermanos míos, tened Romanos 5:3 “Y no sólo esto, sino que
por sumo gozo cuando os halléis en también nos gloriamos en las
diversas pruebas” tribulaciones, sabiendo que la tribulación
produce paciencia;”
Santiago 1:3 “sabiendo que la prueba Romanos 5:3  “Y no sólo esto, sino que
de vuestra fe produce paciencia.” también nos gloriamos en las
tribulaciones, sabiendo que la tribulación
produce paciencia;”
Santiago 1:4  “Mas tenga la paciencia 1 Corintios 1:7  “de tal manera que nada
su obra completa, para que seáis os falta en ningún don, esperando la
perfectos y cabales, sin que os falte manifestación de nuestro Señor
cosa alguna.” Jesucristo;”
Santiago 1:6  “Pero pida con fe, no Efesios 4:14  “para que ya no seamos
dudando nada; porque el que duda es niños fluctuantes, llevados por doquiera
semejante a la onda del mar, que es de todo viento de doctrina, por
arrastrada por el viento y echada de estratagema de hombres que para
una parte a otra.” engañar emplean con astucia las
artimañas del error”
Santiago 1:12 “Bienaventurado el 2 Timoteo 4:8  “Por lo demás, me está
varón que soporta la tentación; porque guardada la corona de justicia, la cual me
cuando haya resistido la prueba, dará el Señor, juez justo, en aquel día; y
recibirá la corona de vida, que Dios ha no sólo a mí, sino también a todos los que
prometido a los que le aman.” aman su venida.”
Santiago 1:15  “Entonces la Romanos 7:7-8  “7 ¿Qué diremos, pues?
concupiscencia, después que ha ¿La ley es pecado? En ninguna manera.
concebido, da a luz el pecado; y el Pero yo no conocí el pecado sino por la
pecado, siendo consumado, da a luz ley; porque tampoco conociera la codicia,
la muerte.” si la ley no dijera: No codiciarás.
8 Mas el pecado, tomando ocasión por el
mandamiento, produjo en mí toda codicia;
porque sin la ley el pecado está muerto.”
Santiago 1:18  “El, de su voluntad, nos Romanos 8:23  “y no sólo ella, sino que
hizo nacer por la palabra de verdad, también nosotros mismos, que tenemos
para que seamos primicias de sus las primicias del Espíritu, nosotros
criaturas.” también gemimos dentro de nosotros
mismos, esperando la adopción, la
redención de nuestro cuerpo.”    
Santiago 1:21  “Por lo cual, Colosenses 3:8  “Pero ahora dejad
desechando toda inmundicia y también vosotros todas estas cosas: ira,
abundancia de malicia, recibid con enojo, malicia, blasfemia, palabras

19
mansedumbre la palabra implantada, deshonestas de vuestra boca.”
la cual puede salvar vuestras almas.”
Santiago 1:22  “Pero sed hacedores Romanos 2:13  “porque no son los oidores
de la palabra, y no tan solamente de la ley los justos ante Dios, sino los
oidores, engañándoos a vosotros hacedores de la ley serán justificados.”
mismos.”
Santiago 2:5  “Hermanos míos 1 Corintios 1:27  “sino que lo necio del
amados, oíd: ¿No ha elegidoDios a los mundo escogióDios, para avergonzar a
pobres de este mundo, para que sean los sabios; y lo débil del mundo escogió
ricos en fe y herederos del reino que Dios, para avergonzar a lo fuerte”
ha prometido a los que le aman?”

20
Bosquejo de Santiago
Bosquejo de Santiago

I. Saludos (1:1)

II. Pruebas y tentaciones (1:2-18)


A. La prueba de la fe (1:2-12)

B. La fuente de la fe (1:2-12)

III. Escuchar y hacer (1:19-27)

IV. Favoritismo prohibidos (2:1-13)

V. La fe y las obras (2:14-26)

VI. Domesticidad de la lengua (3:1-


12)

VII. Dos clases de sabiduría (3:13-


18)

A. Las riñas (4:1-3)

VIII. Advertencia contra la


mundanalidad B. Infidelidad espiritual (4:4)

(cap. 4)
C. El orgullo (4:5-10)

D. La calumnia (4:11-12)

E. La jactancia (4:13-17)

IX. Advertencia a los opresores


ricos (5:1-6)

21
¿Qué hablo Dios a mi vida?
Opiniones de los Integrantes
Josué Moran

¨Esta carta es un recordatorio de que cualquiera puede decir que es cristiano,


pero la mejor evidencia de la fe genuina se manifiesta por la manera como uno
vive.
el Apóstol Santiago es muy claro en esta carta que impacta
nuestras vidas, toca cada parte de nuestra vida cristiana,
nuestra fe y exhorta a los que seguimos a Cristo a seguir pero
cambiando nuestras formas de vivir el evangelios y habla a
puntos específicos el seguir a Cristo no consiste en agradar Al
hombre sino a Dios hay que guardar el testimonio en todo los
sentidos somos nosotros los que reflejamos a Cristo en el
mundo, somos su carta de presentación hagámoslo bien y
llevemos el amor y la fe de Cristo a Otros como el mando.¨

Cristina Appleton

¨Luego de este trabajo he podido profundizar mucho a cerca de esta epístola que
antes de hecho era una de mis favoritas. A lo largo de mi vida cristiana ha servido
de mucho, algo curioso es que mi primera prédica en un ayuno
de jóvenes fue de La fe sin obras es muerta Santiago 2:14-17.
Vemos en la actualidad que hay muchas personas religiosas que
con sólo ir a la iglesia y pretender tener una fe o ayudar a
personas es suficiente, Santiago habla de una Fe que va más
allá de los actos, de que esa fe se va a ir perfeccionando a lo
largo de las pruebas que podamos tener en el caminar cristiano
que nos hará madurar y de la fe en Dios para sacarnos de las
mismas. Además de que todos son importar que cargo
desempeñemos en un trabajo, iglesia o incluso en la vida familiar, todos somos
iguales ante Dios, por lo tanto no debemos mirar a otros diferente, sino con el
amor que Dios nos ha mandado a dar.¨

22
Manuel Ortega

23
Conclusión

El mensaje de Santiago desafía al pueblo de Dios a una fe relevante. El


evangelio cristiano no es estrecho, sino que hace sus demandas sobre la totalidad
de la vida humana.
    En la enseñanza de Pablo, vemos que la acción de Dios en Cristo (para la
salvación de los hombres) resulta en la acción del creyente en Cristo en respuesta
a la acción de Dios. Pero el método de Santiago es diferente. Su carta está llena
de mandatos que dan por sentado que ha habido una experiencia. Santiago
presenta al lector las demandas prácticas del evangelio. Por eso su escrito tiene
tanto que ver con la vida diaria, y no deja lugar al escapismo moral ni a las
especulaciones teológicas. Frente a las afirmaciones del autor, solo nos queda
actuar o no conforme a las demandas del evangelio. De allí que el centro del
mensaje de Santiago se encuentra en su llamado a una vida ética basada en
el evangelio cristiano.

24
Bibliografía

 Vida, Esperanza y Verdad. Epístolas Generales. Página web:


https://vidaesperanzayverdad.org/biblia/santa-biblia/nuevo-
testamento/epistolas-generales/

 Libro de Santiago. Página web:
https://www.gotquestions.org/Espanol/Libro-de-Santiago.html

25